Los asuntos de pareja

Comentarios

Transcripción

Los asuntos de pareja
Los asuntos de pareja
Cuando uno aborda el tema de una sinastría de pareja, lo puede abordar de dos maneras distintas:
1-Preguntarse si puede haber o no una relación durable con la otra persona.
2-Preguntarse si esa persona es compatible o no con nosotros, y si nos va a hacer felices o no.
Aunque no lo parezca, son temas muy distintos. El que una relación cuaje y se mantenga en el tiempo no significa
que haya realmente compatibilidad ni felicidad. Y la buena compatibilidad (felicidad) no garantiza en absoluto la
atracción entre dos personas. Hemos de partir del principio de que uno lo vive todo en esta vida (incluyendo las
relaciones de pareja) partiendo de su propia carta. Por eso vamos a empezar por allí:
1-Las determinaciones natales
La casa que define cómo nos relacionamos con los demás y cómo será la gente que nos atraiga es la VII. Por lo
tanto, lo primero que vamos a hacer es analizar la VII de esa persona. Para ello miraremos los significadores posibles de la VII:
-La cúspide de la casa y los planetas que la aspectan.
-El planeta regente y los planetas que lo aspectan.
-El planeta presente y los planetas que lo aspectan.
-Daremos prioridad a los significadores naturales de la pareja: Venus y la Luna para un hombre; Sol y
Marte para una mujer.
Ejemplo:
-Planeta regente: Júpiter.
-Planeta presente: Saturno
-Planetas con determinación
sobre la VII:
1-Sol aspecta a la cúspide y al
planeta presente
2-Marte aspecta a la cúspide
y al regente
3-Saturno está en la casa y
aspecta al regente.
4-Plutón y Urano aspectan a
la cúspide y al regente
5-Neptuno aspecta al regente
De todos estos, el Sol y Marte
son significadores naturales.
Vamos a buscar ahora los más importantes entre todos esos significadores:
1-Saturno sería el más importante porque:
1
Está en la casa VII.
Aspecta al regente de VII, Júpiter.
Aspecta a un significador natural (Sol) que aspecta él mismo a la cúspide (Sol en trígono a la cúspide de
VII). Como el Sol tiene determinaciones de VII, las da a Saturno.
Dispone de otro significador natural (Marte) que también aspecta a la cúspide, asimilando sus determinaciones sobre la VII.
2-Marte sería el segundo significador porque:
Es significador natural del hombre en una carta de mujer.
Aspecta al planeta regente de VII (Júpiter).
Aspecta a la cúspide de VII.
Aspecta a otro de los significadores naturales (Sol) que también aspecta a la cúspide. Como el Sol tiene
determinaciones de VII por ese aspecto, refuerza las de Marte.
3-El Sol sería otro significador en igualdad de condiciones con Marte porque:
Es significador natural del hombre en una carta de mujer.
Aspecta al planeta presente en la casa (Saturno).
Aspecta a la cúspide de VII.
Aspecta a otro de los significadores naturales (Marte) que tiene también determinaciones de VII.
4-Después vendría Júpiter:
Es regente de la casa.
Aspecta a tres significadores de la casa: Sol, Marte y Saturno.
5-En última instancia dejaríamos a Neptuno, Urano y Plutón que tienen muchos significados sobre la VII (aspecto a la cúspide y a planetas con determinaciones sobre la VII), pero no son significadores naturales ni regentes.
Combinando esto diríamos que esa persona tiene tendencias a elegir parejas saturninas-solares o saturninasmarciales. Por lo tanto, elegirá a sus parejas entre aquellos que estén en esa onda. Es imposible que una persona
muy venusina o lunar la pueda atraer, porque esa onda no está en su destino. Si, por ejemplo, contactara con alguien que tuviera una maravillosa sinastría con ella, pero fuera una persona sin ninguna impronta de Saturno y/o
Marte, no surgiría la atracción. Esa es la principal idea que debemos entender: uno sólo se puede sentir atraído
por las personas que le ayudan a cumplir su destino y que encajen con el patrón previo que tiene esa persona. Cada uno de nosotros, cuando sale al “mercado sentimental”, lo hace con un “producto” en la cabeza y va a
buscar ese producto. Si vas a comprar lechugas, no volverás a casa con un libro en tu cesta de la compra.
2-Cuándo se producen los encuentros sentimentales
Se producen cuando los significadores de VII de esa persona están activos en la carta, bien sea por:
-Una progresión secundaria o una simbólica
-Una dirección primaria
-Una profección
-Una configuración universal
-Un tránsito
-Una fardaria
Cuantos más factores coincidan y cuanto más importantes sean, más importante será la relación. Un simple
tránsito puede dar una aventura, pero no un matrimonio. Obviamente, hay también un factor edad y social. Es
decir: si estos factores se activan a una edad demasiado temprana o tardía, o cuando la persona ya tiene un compromiso difícil de romper, lo más probable es que deje pasar el tren.
2
Vamos a ver unos ejemplos sobre la carta anterior:
1-Primera relación de pareja a los 16 años (6 años de duración)
Nativa
Primera pareja
Hemos visto que para esa nativa los principales significadores de la VII eran Saturno, Marte y el Sol. En este caso
la primera pareja es un Leo (Sol) con ascendente Capricornio (Saturno), pero, además, tiene un Sol aspectado por
Saturno y Marte. Marte, a su vez, está en trígono con recepción por exaltación a la cúspide de I y en sextil con
mala recepción (equivalente pues a una cuadratura) a la cúspide de VII. Esto indica que Marte potenciará mucho
la personalidad, pero, al mismo tiempo, dañará la relación de pareja.
En resumen: la nativa ha cumplido con su pulsión interna de buscar a una persona de impronta Solar-MarcialSaturnina. Ha “comprado” el producto que estaba condicionada a comprar.
¿Cuándo empezó la relación?
Progresiones secundarias
-Marte (significador de la VII) estaba sobre Venus natal (significador natural de enamoramiento).
-Mercurio (regente natal de I) se oponía a Júpiter (regente de VII)
-La Luna activaba la T cuadrada natal (Marte-Júpiter-Neptuno-Urano) con su conjunción a Júpiter (regente
de VII).
De todo esto lo más importante es la secundaria de Marte-Venus. La progresión de la Luna sobre el regente natal
de VII es importante, porque, aunque activa ese punto cada 7 años, esta vez lo hace al mismo tiempo que hay una
progresión secundaria del regente natal del ascendente (Mercurio) opuesto al de VII (Júpiter) y un tránsito de
Urano y Júpiter a Júpiter del radix que veremos en la RS. Las secundarias funcionan sobre todo si están reforzadas
por la RS. Vamos por lo tanto a cotejarlas con la RS.
3
Progresiones secundarias
RS
Como se puede observar, la conjunción de Marte-Venus de las
secundarias está activada por el
trígono de los mismos en la RS
(Venus sobre su posición natal).
Por otro lado, en secundarias en
esas fechas pasaba la Luna sobre
Júpiter (regente natal de VII).
Esto está activado por el tránsito
de conjunción de Urano y el de
trígono de Júpiter. Saturno estaba
cuadrado con el Sol (como en el
natal), pero ya cerca de hacer el
trígono a Júpiter, y Neptuno transitaba la VII. Es decir: todos los
planetas natales con determinación
sobre la VII (menos Plutón) estaban
activados: Marte, Júpiter, Urano,
Neptuno, Saturno, Sol.
La franja en verde es el espacio de
profección de la VII que caía en la I
de RS.
4
Profecciones
Es importante lo que hemos visto
arriba de que el espacio de profección de la VII cayera en la I de RS,
pues los significados anteriores
indicaban que se activaba el tema
del amor, no que se iniciara una
relación. Uno puede enamorarse
sin alcanzar sus objetivos. En
cambio, si hay relación entre la VII
y la I entre la profección y la RS, sí
hay relación de pareja.
En la carta de al lado tenemos la
carta de la profección ya más avanzada, para la fecha de inicio de la
relación y vemos que el ascendente
profectado estaba sobre Júpiter
natal (regente de VII) que activaba
la Luna en secundarias y los tránsitos citados.
2-Segunda relación de pareja y boda a los 25 años
Nativa
Pareja
Vimos antes que la nativa tenía tendencia a buscar parejas solares-marciales-saturninas. La segunda pareja tiene
un Sol saturnino (es un Acuario) aspectado por Saturno y Marte. Pero tiene, además, un Marte en I aspectado por
Urano-Neptuno-Júpiter y Plutón. Si comparamos esto con el regente de VII de la nativa, vemos que es Júpiter (en
domicilio de Marte) aspectado por Urano-Neptuno-Marte y Plutón. Es decir: intervienen los mismos planetas:
Marte, Urano, Neptuno, Júpiter y Plutón. Hay pues una total concordancia entre las determinaciones de pareja de
5
la una y la personalidad del otro. Y es que nos olvidamos a menudo que la astrología es descriptiva: la gente que
te rodea es como la muestra tu carta.
¿Cuándo se produjo la boda?
Progresiones secundarias
Las progresiones secundarias son notables:
-Sol en trígono a Saturno natal en VII (ambos
significadores de la VII).
-Mercurio (regente del ascendente) opuesto a
Júpiter (regente de VII).
-Descendente sobre Saturno en VII y en sextil
a Júpiter (regente de VII) y cuadrado al Sol
natal.
-La Luna progresada en X (estatus social) en
sextil a Saturno natal en VII.
RS
Si cotejamos la RS con las secundarias, vemos que:
-El DS está partil sobre el DS de
las secundarias, en sextil a Júpiter
natal y cuadratura al Sol natal.
-Venus está donde estaba Mercurio
en secundarias (regente natal de I),
opuesto a Júpiter (regente natal de
VII).
Aparte de esto, han actuado dos
configuraciones universales:
-Saturno-Plutón sobre Júpiter natal
(tres planetas con determinaciones
de VII).
-Conjunción Júpiter-Urano en la
VII natal.
Se pueden aportar muchos más ejemplos, pero harían este trabajo muy farragoso. Lo importante pues es recordar
unas cuantas cosas:
6
-Cada uno nace con un patrón mental sobre las relaciones de pareja. La carta describe ese patrón mental y a
las personas que encajarán con él. Obsérvese cómo los dos significadores naturales aquí eran el Sol (y la primera
pareja fue un Leo, signo del Sol) y Marte en Acuario (y la segunda pareja ha sido un Acuario-Aries).
-La atracción depende más de la adecuación a ese patrón que de la compatibilidad, ya que el nativo busca
ante todo cumplir con su programación.
-Las posibles parejas aparecen cuando los significadores natales de VII están muy activos. Esa activación no
necesita ser a través de buenos aspectos ni de planetas benéficos. Si uno tiene una “programación” tensa para las
relaciones de pareja, las iniciará en momentos de tensión. Y los planetas que la inicien son los que llevan una
carga de VII en esa carta.
3-La compatibilidad
Al hacer una sinastría entre dos cartas, uno debe partir pues, como ya hemos dicho antes, de los significadores de
la pareja para esa persona, pues cada uno tenderá a relacionarse con aquellos que encajen en su programación
personal. Ahora bien, entre los diversos candidatos algunos, además de encajar, serán más compatibles con el
nativo y otros lo serán menos.
Pero, ¿qué se entiende por “compatibilidad”? En los libros de sinastrías encontramos listas de “buenos” y “malos” aspectos y te dirán que si Saturno del otro está cuadrado con tu Luna, jamás te podrá atraer esa persona. En
cambio, si Venus del otro hace un trígono a tu Luna, tendréis un amor dulce y tierno. Esto es mentira. La gente
se suele sentir atraída por quien le “mueve”. ¿Cómo te puede “mover” otro? Puede ser por la compatibilidad o
porque de alguna manera responde a tus pulsiones internas. Pero básicamente el protocolo es éste:
1-Nos atrae la gente que está en la misma “onda” que nosotros. Si, por ejemplo, uno tiene una Luna saturnina,
le atraerá gente que tenga una Luna saturnina (por signo o aspecto). Lo mismo pasa con los demás planetas personales (Sol, Marte, Venus, Mercurio). Nos atraen porque responden a los mismos impulsos que nosotros y coincidimos con ellos. Un buen o mal aspecto puede hacer esa compatibilidad más fácil o más complicada, pero
no son necesarios. Por ejemplo: si mi Mercurio está en Tauro, seré más compatible intelectualmente con alguien
que tenga a Mercurio en Tauro o Libra, o aspectado por Venus (aunque no haya aspecto entre nuestros dos Mercurios). Si, encima, la Venus del otro hace un aspecto a mi Mercurio, la compatibilidad será mayor. En el amor, el
orden de preferencia es: la Luna (es lo más importante en la compatibilidad), Sol, Ascendente, Marte y Venus,
Mercurio.
2-Las tendencias que compartimos con los demás pueden ser para bien o para mal. Uno puede buscar al otro para
ser feliz o para torturarse juntos. Por eso no todos los aspectos tienen la misma importancia, sino que son claves aquellos que refuerzan una tendencia natal. Por ejemplo: si no tengo el Sol aspectado por Urano y el Urano de otro hace cuadratura a mi Sol, tenderé a huir de esa persona porque me resultará irritante. En cambio, si mi
propio Sol está mal aspectado por Urano y el Urano del otro le hace un mal aspecto, me sentiré impelido hacia esa
persona para vivir con ella esa mala experiencia. Si mi Luna natal no tiene ninguna relación con Júpiter, no me
atraerá especialmente una persona cuyo Júpiter haga un buen aspecto a mi Luna. En cambio, si mi Luna natal sí
tiene relación con Júpiter, buscaré a gente cuyo Júpiter la beneficien. Queremos que los demás nos den lo que
ya tenemos.
3-Solemos buscar a gente que activa los puntos clave de nuestra carta. Muchas veces son los puntos más
duros de esa carta. Cuando más duro sea ese punto, más tenderemos a activarlo. Por eso es importante ver si
esa mala experiencia nace de nosotros o del otro. Si nace de nosotros, la repetiremos con otras personas. Si
nace del otro, la ruptura nos librará de ello. A menudo culpamos a los demás, pero no nos damos cuenta de que
sólo nos han dado aquello que andábamos buscando. Lo natural es que cuando una persona haga un aspecto muy
malo a nuestra carta tengamos tendencia a huir de ella (eso es lo lógico y lo recomendable), pero, si estamos con7
dicionados interiormente a buscar esa mala experiencia, ese aspecto nefasto será al contrario lo que nos hará engancharnos a ella. Por eso primero se interpreta la carta natal, buscando los puntos fuertes y débiles de cada
uno y después se interpretan las similitudes y aspectos de la sinastría siguiendo las pautas habituales (Júpiter y Venus facilitan, Saturno frustra etc.) para ver si mantienen, mejoran o empeoran las determinaciones
natales. Lo normal es matnernerlas y hay que evitar empeorarlas. Comparemos ahora las dos cartas anteriores
(advierto al lector que uso los orbes clásicos de los planetas, no de los aspectos):
Nativa
Luna
Primera pareja
Nativa A
Pareja B
Compatibilidad
Aspectos
En XI
Signo jupiterino
Cuadrada con Saturno
Conjunta al Sol
En IX
Signo venusino
Sextil a Saturno
Sextil a Urano y Venus
Lunas saturninas
Saturno de B cuadra a la
Luna de A
Venus de A en sextil a la
Luna de B
A nivel emocional (Luna) comparten la tendencia a buscar la frustración (ambos tienen una Luna aspectada por
Saturno) y la realizarán juntos. La cuadratura del Saturno de él al de ella incrementa la frustración de la nativa.
Como podemos ver, era peor la determinación natal de ella y será peor la experiencia para ella. Ella cumple por
lo tanto a través de él su necesidad de que la machaquen emocionalmente.
El trígono de Venus de A a la Luna de B es muy importante, pues ella aporta a la Luna de él la dosis venusina que
necesita (tiene una Luna en domicilio de Venus y sextil a Venus), por lo que la relación emocionalmente será más
gratificante para él y satisfará su necesidad de cariño (Venus) y de tener mujeres atractivas (Luna-Venus, Venus
en VII). Es también importante que la Venus de A caiga en la I de B, pues es el mismo eje donde está la Venus
natal de él (en VII). Él cumple a través de ella su destino Luna-Venus.
Nativa A
Sol En XI
Signo jupiterino
Cuadrado a Saturno
Sextil a Marte
Conjunto a la Luna
Trígono al DS
Trígono a Urano
Pareja B
En VIII
Signo solar
Sextil a Júpiter
Trígono a Saturno
Cuadratura a Marte
Compatibilidad
Sol jupiterino
Sol marcial
Sol saturnino
8
Aspectos
Júpiter de A en sextil al Sol de B
Saturno de A en trígono al Sol de B
Saturno de B en cuadratura al Sol de A
Un Sol en Piscis y uno en Leo no son parecidos a primera vista, pero sí lo son por el toque jupiterino, saturnino y
marcial que comparten. A tiene el Sol cuadrado con Saturno. Eso indica una tendencia a relacionarse con hombres inmorales, con graves defectos o fracasados, o, al menos, hombres que no están a la altura. El Saturno de B
cuadra al Sol de ella, así que comparten un destino de fracaso (Saturno) que ella vivirá a través de él. Aquí también es peor la determinación de la nativa y la sinastría será también peor para ella. Ese destino viene sobre todo
de la mujer: de hecho, el hombre fracasó estrepitosamente mientras estaba con ella (empezó estudiando arquitectura y acabó trabajando de albañil), pero, después de la ruptura, consiguió una posición social algo más holgada,
aunque con fracasos cada vez que intentó ascender. Ella por lo tanto cumple a través de él su tendencia a relacionarse con hombres fracasados y decepcionantes.
No obstante, ambos son personas amantes de la buena vida y generosos (Júpiter) y comparten ese rasgo juntos,
reforzándolo mutuamente. El sextil del Júpiter de ella al Sol de él le facilita a él cumplir su destino de prosperidad, pues esa relación mejoró su estatus social.
Ascendente
Nativa A
Signo de Mercurio
Sextil del Sol
Trígono de Urano
Trígono de Marte
Cuadratura de Plutón
Pareja B
Signo de Saturno
Cuadratura de
Luna
Trígono de Marte
Compatibilidad
Marte
Aspectos
Luna de A en mal sextil a asc. de B y trígono a su DS
Mercurio de A cuadrado a ascendente de B
Venus de B en sextil a ascendente de A
Mercurio de B cuadrado a ascendente de A
con buena recepción
B tiene un conflicto de la Luna con el eje I-VII. La Luna hace una cuadratura con mala recepción al Asc. Eso a él
(Asc.) le hace inestable emocionalmente y veleta, infantil e inmaduro. En cambio, la cuadratura de la Luna al DS
es con buena recepción y eso hace que sus parejas (DS) sean maternales y protectoras. El sextil de la Luna de ella
con mala recepción a su Asc. y en buen trígono a su DS refuerza ambas tendencias: le ayuda a él a seguir siendo
infantil (mal aspecto de la Luna al Asc.) y hace que encuentre una madre en su pareja (buen aspecto al DS).
También se puede comprobar cómo la forma de ser mercurial de A es incompatible con la personalidad de B: no
le interesa él intelectualmente. En cambio, él sí encuentra interés intelectual en la forma de ser de ella (su Mercurio está en cuadratura con buena recepción al Asc. de ella)
Venus
Nativa A
En X
Signo saturnino
Oposición de Urano
Sextil de Mercurio
Pareja B
En VII
Signo solar
Conjunción a Urano
Sextil a la Luna
Cuadratura a Neptuno
y Júpiter
Compatibilidad
Venus uraniana
Aspectos
Urano de A conjunto a Venus de B
Neptuno-Júpiter de A cuadrados a Venus
de B
Urano de B opuesto a Venus de A
Marte de B cuadrado a Venus de A
Son compatibles en la tendencia a vivir el amor (Venus) de una forma libre (Urano), lo cual lleva al desastre
(Urano en mal aspecto a Venus en las dos cartas). Para ambos, Urano tiene determinaciones sobre la VII: tendencia a la ruptura de pareja. El Urano de cada uno hace un mal aspecto a Venus del otro. Esto es un destino compartido, así que cada uno dará al otro la experiencia del fracaso de no saber combinar amor y libertad, y
una ruptura de pareja traumática.
El punto negro de la carta de B es Venus en VII mal aspectada por Urano, Neptuno y Júpiter. A le va a hacer
vivir esa mala experiencia a través de los aspectos. Si bien ambos entendían el amor como algo libre (VenusUrano), él le añadía el hecho de usar esa libertad para tener muchas aventuras sentimentales (Venus-Neptuno). A
le va a facilitar esa tendencia a través de su mal aspecto de Neptuno. Curiosamente, el Neptuno de ella está sobre
el MC de él, así que es la imagen pública de él (MC) la que se verá empañada. B hacía mucha publicidad de sus
infidelidades y eso acabó dañando su imagen. Él vivirá por lo tanto a través de ella su destino de ser infiel y de
perjudicar su reputación por sus devaneos.
9
Marte
Nativa A
En IX
Signo saturnino
Sextil al Sol
Cuadratura a Urano y
Neptuno-Júpiter
Pareja B
En IV
Signo venusino
Cuadratura al Sol
Cuadratura a Urano
Cuadratura a Venus
Compatibilidad
Marte solar
Marte uraniano
Aspectos
Venus de A cuadrada a Marte de B
Urano de A cuadrado a Marte de B
Luna de A en sextil a Marte de B
Neptuno-Júpiter de B cuadrados a Marte
de A
Venus de B opuesta a Marte de A
Comparten ambos una tendencia a los estallidos de Marte-Urano, y, de hecho, ella refuerza en él esa tendencia (el
Urano de ella cuadra al Marte de él), por lo que la relación será tormentosa. El punto negro de la carta de ella es
la T cuadrada entre Marte-Urano-Júpiter-Neptuno que él activa completamente. Por otro lado, se puede observar
cómo él tiene un Marte venusino nefasto (está exiliado en Tauro) y los malos contactos Marte-Venus son respectivos. Hay por lo tanto un conflicto entre la sexualidad (Marte) y el amor (Venus). A no tiene conflicto entre el
amor y el sexo (Venus y Marte), pero B sí y lo vivirá en esa relación.
Mercurio
Nativa A
En XI
Signo de Marte
Sextil a Venus
Trígono a
Urano
Pareja B
En VIII
Signo de Mercurio
Conjunto a Plutón
Sextil a Neptuno
Compatibilidad
No hay ninguna compatibilidad intelectual.
Aspectos
Júpiter-Neptuno de A en sextil (mala recepción) a Mercurio de B
Urano y Saturno de B en trígono a Mercurio
de A
Luna de B opuesta a Mercurio de A
Son Mercurios muy distintos y poco compatibles. Él de ella es más inquisitivo y el de él más imaginativo. Cada
uno refuerza esa tendencia en el otro, pero eso no sirve de nada ya que le hace ser más como es él mismo, no los
hace acercarse al otro.
Si reflexionamos sobre qué lección vital representa cada uno para el otro:
-Ella vivirá con él la experiencia de la cuadratura de Saturno a la Luna y el Sol (frustración y fracaso,
miedos y sentimiento de inferioridad que las repetidas infidelidades de su pareja aumentaron). También vivirá la experiencia de Venus-Urano y comprobará que no se puede dar carta blanca a una pareja si ésta no
la sabe utilizar. También experimentará el tener una pareja infiel (Júpiter-Neptuno) y la ira (MarteUrano). Ahora bien, hay otras experiencias de las que se librará al romper la pareja: la inestabilidad emocional del otro (Luna-Asc.), sus conflictos entre el amor y el sexo (Venus-Marte) etc.
-El también tenía una tendencia al fracaso y la frustración (Saturno-Luna-Sol), pero menor (los aspectos
no son tan malos), así que, después de la ruptura podrá reencauzar mejor su vida dentro de sus límites: no
necesita ya fracasar tanto y puede recuperar su autoestima. Ahora bien, siguió siendo veleta e inestable
(Asc.-Luna) y continuó con sus devaneos.
Pasemos ahora a la compatibilidad con la segunda pareja:
Luna
Nativa A
Pareja B
Compatibilidad
Aspectos
En XI
Signo jupiterino
Cuadrada con Saturno
Conjunta al Sol
En VIII
Signo jupiterino
Conjunta a Saturno
Cuadrada al Sol
Cuadrada a Plutón
Trígono a Urano
Trígono al Asc.
Toque de Júpiter
Toque de Saturno
Toque del Sol
Luna de A en sextil a Venus de B
Luna de A en trígono a Saturno y Júpiter de B
Luna de B en trígono al Sol de A
Luna de B en conjunción al eje I-VII de A
Luna de B en trígono a Urano de A
Luna de B en sextil a Marte de A
Como se puede ver, hay una fuerte coincidencia en el toque jupiterino y saturnino de ambas Lunas. Esto es
reforzado por el aspecto de la Luna de A en trígono a Júpiter y Saturno de B. Se puede deducir de ello que, aun10
que ambos sean personas con tendencia a la frustración emocional, lo llevarán algo mejor juntas (dentro de sus
límites). El toque jupiterino les hace sintonizar en una energía más expansiva.
Ambos tienen un mal aspecto Sol-Luna indicando patrones equivocados en la relación hombre-mujer. Esto puede mejorar gracias al trígono de la Luna de B al Sol de A. De hecho, la relación de pareja les ha ayudado a mejorar sus arquetipos masculinos y femeninos.
A no tiene una Luna uraniana, pero B sí y consigue que A le aporte ese toque con el trígono del Urano de A a
la Luna de B. Esta manera de B de vivir las emociones (Luna) sin trabas (Urano) que lleva a un desapego emocional y una tendencia a no implicarse emocionalmente con la gente es permitida por el trígono del Urano de ella.
Esa parte es propia del destino de B y es él quien la aporta, involucrando a su pareja en ello. Otra cosa que nace
de él es el aspecto Luna-ascendente-descendente, identificando así a la pareja con sus emociones y atribuyendo,
muy a su pesar, un rol materno a su cónyuge. Él lo consigue eligiendo a una persona cuyo DS está casi partil
sobre su Luna. No obstante, como esto no forma parte del destino de A (al contrario, tiene una cuadratura de la
Luna a Saturno en VII), acabará procurando liberarse de ese papel maternal. Vemos que en esta parte hay un
destino contradictorio entre ambos (el de él es el de encontrar una esposa-madre y el de ella negarse a ser
madre de su marido) y lo cumplirán ambos alternativamente a lo largo de los años.
Nativa
Sol
Nativa A
En XI
Signo jupiterino
Cuadrado a Saturno
Sextil a Marte
Trígono al DS
Trígono a Urano
Conjunto a la Luna
Pareja
Pareja B
En XII
Signo saturnino
Cuadrado a Saturno
Sextil a Marte
Cuadrado con la Luna
Trígono a Neptuno
Opuesto a Plutón
Compatibilidad
Saturno
Marte
Luna
Aspectos
Sol de A: trígono a la Luna, Saturno, Júpiter y
Urano de B
Sol de B conjunto a Venus de A
Sol de B opuesto a Plutón de A
Sol de B en trígono a Júpiter de A.
Sol de B en sextil a Saturno de A
De nuevo la nativa ha ido a buscar a una persona con un Sol saturnino y marcial (sus determinaciones natales de
VII). Recibe de B la dosis de Saturno, Júpiter y Urano que necesita con los tres trígonos de B. Es importante ver
cómo ambos tienen Soles mal aspectados por Saturno y el Saturno del otro les hace un buen aspecto. Eso no resuelve el problema ya que ambos viven mal esa energía, pero permite una ligera evolución. De hecho, vivirán
11
ambos la experiencia del fracaso y de los miedos e inseguridades, pero se ayudarán mutuamente a mejorarlo. Es
un destino compartido.
Por otro lado, cada uno aporta una energía propia que no tiene el otro, pero la consigue en él: A tiene un Sol en
trígono a Urano (por lo que tiende a ser muy independiente y a buscar sendas menos trilladas, con posiciones
políticas tirando a anarquistas) y Urano de B hace un trígono a su Sol: por un lado, a A le gusta la independencia
(Urano) de B y, por otro, B favorece y alimenta las tendencias anarquistas de A con las que se identifica (es un
Acuario).
El Sol de A está en signo jupiterino y el Júpiter de ambos aspecta al Sol del otro. En este caso es A (la más jupiterina) la que enseña a B el valor del confort y le aporta prosperidad (Júpiter).
B tiene un Sol opuesto a Plutón y Plutón de A le hace una oposición, reforzando sus tendencias natales a ser acaparador, celoso y obsesivo.
Ascendente
Nativa A
Signo de Mercurio
Sextil del Sol
Sextil de Urano
Trígono de Marte
Cuadratura de Plutón
Pareja B
Signo de Marte y
Marte en I
Cuadratura de
Venus
Trígono de la
Luna
Compatibilidad
Marte
Aspectos
Asc. de A opuesto a la Luna de B
Asc. de A cuadrado con Plutón de B
Asc. de A cuadrado con Sol de B
Asc. de B conjunto a Mercurio de A
Asc. de B sextil a Marte de A
Asc. de B trígono a Urano de A
Los caracteres no son muy compatibles, salvo en lo de Marte (son ambos directos y expeditivos), pero eso en realidad sólo cumple la determinación de ella a tener parejas marciales (Marte natal aspecta a la cúspide de VII y al
regente de VII). No obstante, cada uno saca del otro a través de los aspectos las energías a las que está acostumbrado. Él saca el toque luna con su Luna sobre el DS de ella, convirtiendo a su pesar a su pareja en una segunda
madre. Ella saca el toque Urano con su Urano en trígono al asc. de él, arrastrándolo a su forma de pensar uraniana
y a la libertad de pensamiento. A su vez, aunque el hombre no sea mercurial, el Mercurio de ella en conjunción al
asc. de él permite una aproximación mental.
Venus
Nativa A
En X
Signo saturnino
Oposición de Urano
Sextil de Mercurio
Pareja B
En X
Signo saturnino
Cuadratura al eje I-VII
Compatibilidad
En X
Signo saturnino
Aspectos
Venus de A conjunta a Mercurio de B
Venus de A cuadrada a Saturno de B
Venus de B sextil a Luna de A
Venus de B cuadrada a Mercurio de A
Son Venus muy parecidas (en X y en signo de Saturno). No obstante, la Venus de A necesita un contacto de Mercurio y por eso es doble el aspecto Venus-Mercurio entre ambas cartas. Esto forma parte del destino de ella (no de
él), y por eso es ella la que le aporta a él el contacto con el arte y la belleza (Venus de A conjunta a Mercurio de
B). En cambio, él a menudo se hará el remolón (cuadratura de su Venus al Mercurio de ella) o incluso lo obstaculizará (cuadratura de su Saturno).
Marte
Nativa A
En IX
Signo saturnino
Sextil al Sol
Cuadratura a Neptuno
Cuadratura a Júpiter
Oposición a Urano
Sextil al DS
Pareja B
En I
Signo de Marte
Sextil al Sol
Oposición a Neptuno
Cuadratura a Júpiter
Cuadratura a Urano
Trígono a Plutón
Compatibilidad
Sextil al Sol
Oposición a Neptuno
Cuadratura a Júpiter
Cuadratura a Urano
Aspectos
Marte de A sextil a Luna de B
Marte de A cuadrado a Neptuno de B
Marte de A opuesto a Urano de B
Marte de B trígono a Saturno de A
Marte de B opuesto a Júpiter de A
Marte de B en trígono a Plutón de A
Ambos Martes coinciden en los malos aspectos de Júpiter, Urano y Neptuno. Como para ambos Marte tiene determinaciones de VII y Marte está en la I de él, define a la pareja. Esto es lo peor de la sinastría, pues, a través de
12
la pareja, A vivirá una faceta distinta de esa T cuadrada de la que había vivido en su primera relación. Tendrá que
aprender a lidiar con el autoritarismo de Marte.
Mercurio
Nativa A
En XI
Signo de Marte
Sextil a Venus
Trígono a Urano
Pareja B
En XI
Signo de Saturno
Sextil a Marte
Conjunto al Sol
Trígono a Neptuno
Oposición a Plutón
Cuadratura a Saturno
Compatibilidad
Marte
Aspectos
Mercurio de A conjunto al ascendente de B
Mercurio de A cuadrado a Venus de B
Ambos Mercurios en sextil
Mercurio de B conjunto a Venus de A
Mercurio de B en sextil a Saturno de A
Son Mercurios distintos, pero compatibles en lo marcial y en el aspecto entre ellos. Como el de ella es venusino,
sacará de su pareja ese toque a regañadientes (lo cual indica que le arrastrará a actividades intelectuales artísticas).
El de él es saturnino, y el sextil del Saturno de ella no mejora esto, pues incide en la conciencia de sus problemas
intelectuales.
La lección vital de esa relación es, obviamente, Marte. Las determinaciones natales de ella a tener una pareja del
carácter de Marte mal aspectado con Urano, Júpiter y Neptuno se cumplen perfectamente a través de la personalidad marcial del hombre. Esa es la tarea a realizar: aprender a canalizar esta energía. No obstante, el trígono del
Saturno en VII de A al Marte en I de B (y a su Plutón natal) aportó la llave y permitió con el tiempo el control y la
contención de esa dinámica. Saturno es un planeta que se desarrolla en la madurez, y nos enseña a decir NO con
firmeza y a poner límites a Marte. De entre los planetas que hacen difícil la vida a los demás (Marte, Saturno y
Plutón), contrariamente a las apariencias, Marte es el más ingenuo. No es consciente de estar gritando o avasallando, criticando, insultando o despotricando y cree que lo normal es que él mande y los demás obedezcan. El
único planeta capaz de ponerle muros de contención con serenidad es Saturno.
Como se ha podido ver en este ejemplo:
-Cada uno busca a personas que encajen con sus determinaciones natales.
-Esa coincidencia con las determinaciones natales puede ser con una parte de ellas, y cada vez aprenderemos una lección con esa persona. En el caso de la primera pareja, se trataba de aprender los peligros de
Urano-Venus y los de Neptuno en asuntos de pareja. En el de la segunda, el objetivo era aprender a librarse
de la energía negativa de Marte y su tendencia al despotismo. Cada persona representa pues una oportunidad para mejorar nuestros problemas personales sirviéndonos de espejo.
-A su vez, cada uno impone al otro su destino y le hace actuar a menudo de una forma que no es propia de él, para bien o para mal. Es importante distinguir bien en la sinastría qué es lo que nos corresponde, ya que, en el caso de una ruptura de pareja, volveríamos a repetir esas pautas de comportamiento, pero
también qué es lo que viene del otro y si nos conviene o no. Si lo que te viene del otro es un trígono de
Júpiter, será bueno, pero si lo que te viene es una cuadratura de Plutón a tu Venus (que no estaba en tu carta), no estás obligado a vivir esa experiencia y tal vez te convenga romper esa relación. No conviene cargar
con más dolor del que nos corresponde.
-Las relaciones de pareja importantes se inician o formalizan cuando están activos los significadores de la
pareja de esa persona.
13

Documentos relacionados