Voluntarios - Cruz Roja Boliviana

Comentarios

Transcripción

Voluntarios - Cruz Roja Boliviana
94 años protegiendo la salud, la vida
y la dignidad de las personas
El brazo
humAnitArio de la
cruz rojA boliviana
148 aniversario del Movimiento Internacional de
la Cruz Roja y de la Media Luna Roja
94 aniversario de la Cruz Roja Boliviana
www.cruzrojaboliviana.org
www.cicr.org/spa
Suplemento especial | Domingo 15 de mayo de 2011
2
Trabajamos por la humanidad
148 aniversario del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja | 94 aniversario de la Cruz Roja Boliviana
editorial
Voluntarios: la
esencia de la acción
humanitaria
H
aití, Pakistán, Libia, Siria, Egipto, Japón:
mientras que el mundo entero observaba
la evolución de las crisis humanitarias
que se desataron en cada uno de estos
países, los voluntarios de la Cruz Roja y
de la Media Luna Roja figuraban entre
los primeros grupos en responder. Trátese
de atender a los enfermos y los heridos
o de brindar primeros auxilios y abastecer de agua y alimentos a los
más necesitados, nuestros voluntarios han concedido prioridad al
bienestar de la comunidad desde hace casi ciento cincuenta años.
Este año se celebra tanto el décimo aniversario del Año Internacional
de los Voluntarios como el Año Europeo del Voluntariado. Ello brinda
a la Cruz Roja y la Media Luna Roja una oportunidad de promover
y reconocer la función que los voluntarios han desempeñado en la
consolidación del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la
Media Luna Roja como la más grande red humanitaria del mundo.
Actualmente, una de cada 2.000 personas presta servicios voluntarios
a través de nuestro Movimiento, lo que significa que la casi totalidad
de las comunidades en el mundo cuenta con el apoyo de un voluntario de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Estas cifras son una
verdadera fuente de inspiración y deben constituir un motivo de
orgullo para todos nosotros.
Cabe recordar que, a menudo, los voluntarios también son víctimas
de las mismas crisis a las que responden. El valor y el sentido de la
solidaridad que son necesarios para hacer a un lado el sufrimiento
propio y acudir en ayuda de los demás son verdaderamente dignos
de encomio. Reiteradamente han sido los voluntarios quienes han
puesto manos a la obra, han tendido una mano amiga a un vecino
desconsolado y se han consagrado en cuerpo y alma a sacar adelante
a sus comunidades.
De no contar con el apoyo de los trece millones de voluntarios activos, el Movimiento no sería capaz de asistir a los ciento cincuenta
millones de personas aproximadamente que cada año necesitan de
nuestra ayuda. En 2009, por cada miembro del personal de la Cruz
Roja y la Media Luna Roja remunerado fueron veinte los voluntarios
que ampliaron el alcance del Movimiento y prestaron servicios cuyo
valor aproximado superó los seis mil millones de dólares. No obstante, el valor social de la contribución que realizan los voluntarios
es incalculable y su incidencia, aún más trascendental.
Los desastres seguirán ocurriendo. Las guerras y otras situaciones
violentas, los desastres naturales, los accidentes tecnológicos, el hambre,
las enfermedades y la discriminación forman parte de la realidad del
panorama humanitario. Uno de los recursos más importantes con los
que contamos para hacer frente a estas crisis son nuestros voluntarios,
razón por la cual este año aprovecharemos del Día Mundial de la Cruz
Roja y de la Media Luna Roja (8 de mayo) y el día de la Cruz Roja
Boliviana (15 de mayo) para rendir tributo a los voluntarios por los
invaluables servicios que prestan.
Cedric Schweizer
Delegación Regional del Comité Internacional de la Cruz Roja
para Bolivia, Ecuador y Perú
Abel Peña y Lillo
Presidente de la Cruz Roja Boliviana
94 años protegiendo la salud, la vida y la dignidad de las personas
Cruz Roja Boliviana:
Un brazo humanitario
U
no de los principales objetivos es la promoción
y prevención en salud y
prepararse ante los desastres y situaciones de violencia.
La Cruz Roja en Bolivia, a lo largo
de sus 94 años de existencia, ha ido
adaptando y ampliando sus actividades
con el principal objetivo de cuidar la
salud de las familias bolivianas y de
dar respuesta a las necesidades más
acuciantes en cuanto a la atención
en desastres y crisis con un enfoque
preventivo (antes, durante y después),
entre otros temas.
En sus orígenes surgió para socorrer y ayudar a las víctimas de conflictos armados (Guerra del Pacífico,
1879). Recién en 1917, un 15 de mayo
se crea como una institución “voluntaria y de servicio humanitario, con
preferente accionar en el campo de la
salud”.
CUMPLE SU TRABAJO A TRAVÉS DE UNIDADES
NACIONALES Y DEPARTAMENTALES
SALUD.
Promociona acciones preventivas
y de atención para el cuidado de
la salud de las personas.
VOLUNTARIADO
Capta, forma y motiva el voluntariado altruista, con derechos y
responsabilidades.
SOCORRO Y DESASTRES:
Desarrolla y promueve acciones
para la gestión de riesgos en desastres y conflictos sociales en
situaciones de violencia.
DESARROLLO E INVESTIGACION
Formula e impulsa proyectos en
la Cruz Roja, con estudios de investigación que transparentan la
ejecución de proyectos.
JUVENTUD
Líderes jóvenes movilizan al
voluntariado para formar brigadas en colegios que trabajan en
promoción de la salud, cuidado
del medio ambiente, valores y
cultura de paz.
COMUNICACIÓN Y DIFUSION
Comunica, informa y sensibiliza
a la población con acciones educativas y de movilización, preservando los Principios Fundamentalese e imagen institucional.
LA PRESENCIA DE LA CRUZ ROJA
EN SITUACIONES DE DESASTRES Y
DE VIOLENCIA
La respuesta ante situaciones emergentes ha sido la constante en la acción
humanitaria de la institución, por ello
su labor ha ido generando procesos
para lograr una gestión integral de
reducción de riesgos, en desastres y
situaciones de violencia interna.
Una experiencia y enseñanza nos
dejó en 1998, cuando un terremoto
asoló a la población de Aiquile y Totora, la Cruz Roja organizó los sistemas
de socorro y ayuda humanitaria, de
manera organizada en coordinación
directa con autoridades locales y representantes de los damnificados. Permaneció presente después de la emergencia con programas para construir el
tendido de agua potable y la excavación
de un pozo para incrementar el agua.
Esta experiencia sentó las bases para el
actual sistema en la Cruz Roja.
Otra enseñanza que marcó el accionar institucional, fue el año 2003 en
los sucesos violentos, donde se atendió, auxilió y trasladó a las personas
heridas a centros hospitalarios, en la
ciudad de La Paz como El Alto. A
partir de ello, las normativas internas
adoptaron medidas de protección
para el voluntariado, se intensificaron los cursos y talleres sobre acceso
más seguro y a la fecha se cuenta con
Equipos de Respuesta e Intervención,
compuestos por voluntariado especializado, garantizando una respuesta
rápida y eficaz.
En situaciones de inundaciones,
sequías, deslizamientos, la Cruz Roja
instrumentó acciones de vanguardia
–con los operativos de ayuda humanitaria y llamamientos internacionalesque ayudan a recuperar las pérdidas.
Las acciones están basadas en
normas institucionales, del Comité
Internacional de la Cruz Roja (CICR)
y de la Federación Internacional de la
Cruz Roja y de la Media Luna Roja,
con la finalidad de coordinar y ayudar
mejor, que la llevan a estar preparada
con planes de contingencia, antes,
durante y después de cada emergencia.
INFORME
Suplemento especial | Domingo 15 de mayo de 2011
PRESENTE EN LA
VIDA DEL PAÍS
PRINCIPIOS FUNDAMENTALES
DEL MOVIMIENTO INTERNACIONAL
DE LA CRUZ ROJA Y DE LA MEDIA
LUNA ROJA
•
•
•
•
•
•
•
1879, Guerra del Pacífico. Aún antes
de su existencia formal, hombres y
mujeres con el emblema de la Cruz
Roja sobre fondo blanco, auxilian a los
combatientes heridos, destacándose
nítidamente la figura de la enfermera
Ignacia Zeballos, quien en la batalla
del Campo de la Alianza, realiza una
labor humanitaria de manera heroica
y patriótica.
HUMANIDAD
IMPARCIALIDAD
NEUTRALIDAD
INDEPENDENCIA
VOLUNTARIADO
UNIDAD
UNIVERSALIDAD
MISIÓN. Somos una organización humanitaria de
carácter voluntario sin fines de lucro que basados
en siete principios fundamentales y un emblema
reconocido internacionalmente, contribuye a mejorar
la calidad de vida de las personas más vulnerables
promoviendo el desarrollo de sus capacidades.
VISIÓN. Ser una organización
participativa y autosostenible, de
desarrollo, con un voluntariado
fortalecido generando gestión
eficiente y efectiva, prestando
servicios de calidad.
formativa que imparte a representantes
de las nueve Filiales Departamentales
y 20 Filiales Municipales en las áreas
de juventud, voluntariado, socorro y
desastres, primeros auxilios, administración contable, comunicación
y difusión, salud y desarrollo e investigación.
Desde el año 2009, ha incursionado con cursos de formación virtual a
través del programa Aulas Virtuales,
con cursos a distancia gratuitos para
el voluntariado de la Cruz Roja y ofertando otros, a la población en general.
UN OBJETIVO CLARO:
COMPROMISO
CON LOS VOLUNTARIOS
La Cruz Roja Boliviana ha propuesto fortalecer su trabajo para continuar salvando vidas, proteger los
medios de sustento, y apoyar la recuperación después de desastres y crisis; posibilitar una vida sana y
segura; promover la inclusión social y una cultura de no violencia y paz.
Su red de Filiales Departamentales
está preparada para movilizarse ante
cualquier situación y cuenta con personal voluntario capacitado para educar
a la comunidad a prevenir riesgos.
LA PREVENCIÓN Y PROMOCIÓN
DE LA SALUD
Hoy en día uno de los ámbitos de
actuación es la prevención y la promoción de la salud, que se traducen
en campañas preventivas, acciones de
promoción informativa y ferias de
sensibilización dirigidas a la población
en general, para prevenir enfermedades
y fomentar hábitos saludables.
El programa de salud es amplio,
basa su accionar en los objetivos del
Plan Estratégico 2009 – 2013 de la Cruz
Roja Boliviana y de los objetivos del
Milenio, en coordinación con el Ministerio de Salud y Deportes.
Los temas más recurrentes en salud
que merecen la atención de la Cruz Roja
Boliviana, son los niños menores de
cinco años (AIEPI/NUT), salud comu-
nitaria que prioriza las enfermedades
prevalentes como el Dengue, Malaria,
Fibre Amarilla, lucha contra el estigma
y discriminación hacia las personas que
viven con el VIH y Sida, la promoción
de la donación voluntaria y altruista de
sangre para captar donantes y promover
hábitos saludables.
3
Conscientes de su valor, en los últimos años se han aplicado reformas y
acciones tendientes a fortalecer el voluntariado en la institución que trabaja
por decisión propia y decide otorgar su
tiempo en favor de las personas más
vulnerables.
La Cruz Roja Boliviana está impulsando la formación de líderes que
estén preparados para asumir roles
directivos al seno de la institución, para
ello impulsa cursos de capacitación,
reuniones, campamentos nacionales
y regionales.
Asimismo, genera espacios de encuentro para una mayor integración y
conocimiento de la institución, potenciando el sentido de “pertenencia” del
voluntariado a Cruz Roja Boliviana,
en base a los Principios Fundamentales del Movimiento Internacional de
la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.
CRUZ ROJA BOLIVIANA, HOY
•
•
LA FORMACIÓN, UNO
DE LOS PILARES
•
La Cruz Roja Boliviana trabaja
año tras año para ampliar su oferta
•
La Cruz Roja Boliviana hace
posible su trabajo gracias a sus
2.000 voluntarios y voluntarias
en todo el territorio nacional.
Una Oficina Central en la ciudad
de La Paz
Nueve Filiales en todas las Gobernaciones del país
20 Filiales Municipales en provincias de Bolivia
15 de mayo de 1917. En el Liceo
Venezuela de la ciudad de La Paz,
un grupo de profesores y alumnas
apoyan la iniciativa del Dr. Juan Manuel
Balcázar y fundan Cruz Roja Boliviana,
como una institución voluntaria y de
servicio humanitario, con preferente
accionar en los campos del bienestar
social y la salud.
1932, Guerra del Chaco. Conformado
el Comité Nacional de Salud,
inmediatamente se integra Cruz
Roja Boliviana para auxiliar a los
combatientes. Se destacan las
valiosas actuaciones benévolas de las
señoras Antonia Zalles de Cariaga y
María Josefa Saavedra.
23 de agosto de 1938. Mediante
Decreto Supremo el Gobierno Nacional
reconoce oficialmente a Cruz Roja
Boliviana, como asociación privada,
de servicio, voluntaria, independiente,
auxiliar de los poderes públicos en el
ámbito humanitario.
1940-1960. Se consolidan las nueves
Filiales que funcionan en las capitales
de departamento. Se destacan los
trabajos en campos diversos a través
de Centros de Salud, Maternidad en
La Paz, Orfelinatos, Cunas de Leche,
Centros de Madres, Centros de
Capacitación.
1963. Por sus valiosos aportes en
beneficio de la población boliviana,
la institución es distinguida con la
Condecoración “Cóndor de los Andes”.
1970-1990. La Cruz Roja Boliviana
mejora y modifica su estructura, así
como diversifica su accionar en los
campos de desastres, salud, bienestar
social y juventud.
1990-2010. Establecidos sus Planes
Nacionales de Desarrollo, la Cruz Roja
Boliviana prioriza el fortalecimiento
y desarrollo de la comunidad y de la
institución, extremando esfuerzos
al realizar actividades, proyectos
y programas en beneficio de la
población boliviana en campos
importantes como socorro/desastres,
salud, comunicación/difusión,
juventud y voluntariado; prioriza
siempre el respeto por la persona
humana, la no discriminación
y la no violencia, trabajando
coordinadamente con las instancias
pertinentes de los gobiernos nacional,
departamental y local.
4
Trabajamos por la humanidad
148 aniversario del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja | 94 aniversario de la Cruz Roja Boliviana
VOLUNTARIOS Y VOLUNTARIAS: SOLIDARIOS ANTE TODO
Ser voluntario… es
servir con el corazón
Armando Gareca Chávez
La formación cruzrojista lo ayuda para
asumir responsabilidades y ser líder
Era muy tímido, me costaba hablar en público, pero eso quedó atrás, desde que ingresé a la Cruz
Roja Boliviana Filial Tarija, las oportunidades no cesaron, porque participo de cursos, talleres de
capacitación, en salud, evacuación escolar, asisto a eventos y actividades para ayudar a las personas,
así fuí perdiendo el miedo”, expresa a tiempo de recalcar que formarse en liderazgo, le trajo cambios
importantes en su vida personal y profesional. “Tengo 22 años y desde hace un año soy voluntario, estudio en la
Escuela de Auxiliares en Enfermería que imparte la Cruz Roja” señala, manifestando gratitud y entusiasmo por ser
parte de una organización humanitaria, “no pensé que las capacitaciones me ayudaran a asumir responsabilidades
para dirigir grupos, ser parte de acciones solidarias y estar preparado para socorrer cuando la población lo requiere,
por todo ello estoy agradecido con la Cruz Roja Boliviana”. Se muestra seguro y firme en sus convicciones y sonríe
al recordar a su familia “ellos están muy orgullosos, satisfechos por verme participar de varios eventos, ayudando a
tantas personas que necesitan de nosotros, por todo ello trato de darle el tiempo que puedo, me organizo para no
descuidar mis estudios y cumplir también con la institución que confía en mi”. Finaliza comentando que es apenas
un inicio porque ha decidido continuar como voluntario de la Cruz Roja en Tarija.
Lizeth Sunavi Morejón
Corazón y empeño para el voluntariado
Lizeth es esa persona que siempre está donde la necesitan. Su dedicación en la Filial Oruro la
distingue por ser la responsable del área de voluntariado, desde hace 11 años. Ella es alguien
indispensable al momento de dirigir, coordinar y ejecutar acciones que vayan en beneficio de
la comunidad. Es un nexo interno entre el voluntariado joven y el de la tercera edad “no hago
distinción a la hora de organizar y dar responsabilidades, en eso hay que tener equilibrio, por eso me llevo bien con
todos, sea con Doña Marujita o con el Jefe de Juventud”, responde. Los primeros contactos que tiene un voluntario
nuevo, son con ella que tiene la tarea de orientar, presentar y acreditarlos como parte de la institución. Su
entrega la sitúa muy cerca del Directorio Departamental como del voluntariado en general. Cuenta que más que
una actitud es una responsabilidad estar donde está, porque desde ahí tiene la capacidad de ser solidaria con la
convicción de ayudar al prójimo con buenas acciones. Ve al voluntariado orureño en un proceso de aprendizaje,
necesario para que cumpla con los propósitos de la institución, el cual requiere de motivación para hacer bien
las cosas. Manifiesta su esperanza y deseos de que la Filial Oruro, sea un referente para las personas que desean
hacer voluntariado, que aperture nuevas opciones para las personas porque en la Cruz Roja se aprende muchas
cosas, no sólo se dan cursos de primeros auxilios, “en la Cruz Roja hay un mundo de posibilidades para jóvenes
y adultos”, enfatiza
Sandivel Gonzáles Montaño
Está formada para apoyar psicológicamente a
niños y niñas luego de los desastres
Está formada para apoyar psicológicamente a niños y niñas luego de los desastres Sandivel es
voluntaria de la Filial Cochabamba –desde hace cinco años- y lo que más aprecia es trabajar
con niños y niñas luego de que han sufrido el trauma de perder sus viviendas, pertenencias y en
algunos casos, familiares. “No hay nadie que los ayude, el apoyo psicológico pasa desapercibido, en
todo se piensa menos en el dolor y miedo de los niños y niñas que necesitan de mucho afecto”. Orgullosa comenta que
en los últimos años, junto con otros voluntarios fue formada por UNICEF en el programa Un Nuevo Sol para el
Bienestar Comunitario para atender la respuesta a emergencias en el área de protección. A partir de ello, tuvo la
oportunidad de desarrollar actividades de apoyo psicosocial. Recuerda que este año, trabajó con los niños y niñas
en Quillacollo, luego de que las intensas lluvias inundaran varias zonas de la ciudad.
“Desde el mes de marzo trabajamos en Quillacollo, con actividades lúdicas, de recreación y apoyo afectivo con los
niños, eso me llena de alegría, me encanta hacerlo, las personas nos ven llegar y se alegran, saben que llevamos ayuda”.
Es una voluntaria joven que expresa sentimientos de angustia cuando ve a personas y familias que pierden todo
frente a las catástrofes, siente que aporta, “es un granito de arena frente a la magnitud de dolor y la desesperanza”,
por ello se siente bien y más aún cuando las personas sonríen y le dicen gracias, eso es suficiente para ella. Está
capacitada para ayudar y trabajar día y noche, porque cuando hay inundaciones u otros desastres, no descansa, su
familia ya sabe y comprende, incluso el viajar en camión por varios días, dormir en carpas, llegar a comunidades
donde no llega ayuda. “Muchas veces me dicen no vayas, pero es más fuerte mi deseo de ayudar, porque sé que
tampoco hay muchos voluntarios para cumplir estas tareas, cada vez hay menos, creo que el voluntariado está en
extinción, hay que trabajar para encontrar más personas voluntarias.”
A todos ellos
los une su
amor a la Cruz
Roja Boliviana
y el deseo de
servir a las
personas más
vulnerables
Patty Mogro Herrera
La pasión de
formar brigadas
escolares para
evitar riesgos
Su ingreso a la Cruz
Roja Boliviana Filial
Chuquisaca –hace
un año- coincide con la puesta en
marcha del programa educativo de
evacuación y salvamento escolar,
a objeto de formar instructores en
colegios para que respondan ante
emergencias. Es parte del grupo de
voluntarios y voluntarias que actúan
como instructores, para ello son
capacitados en base a guías de formación. “Soy parte del equipo de voluntarios que da talleres de capacitación a docentes y estudiantes de nivel
intermedio y medio en cuatro colegios
de Sucre, para enseñarles a identificar
riesgos dentro de su infraestructura,
elaborar planes de evacuación con
señalizaciones y formas para abordar
una situación emergente que evite el
pánico”, cuenta que es una experiencia nueva, porque nunca pensó
que podría capacitar a profesores y
recibir de ellos agradecimientos por
enseñarles a responder frente a los
desastres. Entusiasmada explica que
el trabajo en los colegios se aborda
con afecto, cariño, que no son tan
formales, hay bastante interacción y
participación, respondiendo a todos
los cuestionamientos que les hacen,
incluso cuando le preguntan ¿qué
más hace la Cruz Roja? Formada
en la unidad de socorro tuvo que
aprender primeros auxilios, ello
le permitió ser un referente en su
familia, donde tiene a una mamá
orgullosa que comenta que tiene una
hija que brinda auxilio, “también
enseño a mi familia a cuidarse, les
doy consejos”, expresa.
TESTIMONIOS
Suplemento especial | Domingo 15 de mayo de 2011
José Luis Coronado
Orgulloso de ser parte de proyectos de desarrollo
que ayudan a las comunidades
Se define “muy arriesgado, que le gusta la acción”, señala que desde niño deseaba ser parte de una
institución humanitaria, descubrió que le gustaba ayudar a las personas, por eso buscó ser parte de
la Cruz Roja Boliviana “me acerqué a ellos, fui a la Filial Santa Cruz y me dieron la oportunidad de
pertenecer a la institución, sin ponerme ninguna traba”, recuerda que fue hace tres años, empezando
como un voluntario más, para luego descubrir que le agradaba ser parte de proyectos comunitarios. “En las
comunidades percibo la realidad -en directo- por eso soy parte del Proyecto de Mejoramiento de Microcuencas para
evitar derrumbes, deslizamientos en la comunidad El Torno, apoyo las acciones que son consensuadas, planificadas
con los representantes, líderes y la comunidad, ellos son muy organizados, acompañan todo el proceso de gestión, se
constituyen en vigilantes y noto su esfuerzo en participar”. Expresa que su experiencia ha sido fabulosa y que lo
llena de satisfacción percibir el afecto de las familias cada vez que llegan a una comunidad y que digan “aquí llegó
la salvación de nuestro problema”. Califica a los comunarios de “valientes”, aprende mucho de ellos, ve su realidad
y valora todos los sacrificios que hacen para salir adelante, el deseo de aprender lo que se les enseña y así estar
prevenidos cuando sucedan desastres. Manifiesta el deseo de que se sumen a la Cruz Roja Boliviana Filial Santa
Cruz, voluntarios que salgan de las mismas comunidades.
5
Voluntariado
en cifras
400 mil
millones: es la estimación en
dólares de la contribución
económica de los voluntarios en
los 37 países estudiados como
parte de una investigación global
efectuada por la Universidad
Johns Hopkins.
José Condorena Queso
Satisfecho por trabajar en las calles y ferias
promoviendo cuidados para la salud
Dejo todo para estar presente los fines de semana en la feria 16 de Julio en la ciudad de El Alto, para
promocionar el cuidado de la salud”, comenta José, asegurando que a veces sacrifica estar con sus
amigos y familia para dar su tiempo y ser parte de campañas de información educativa. Es parte del
equipo de brigadistas que está presente en la feria, cada Domingo, “participé en la campaña para
prevenir la Gripe A (H1N1), inculcando a las personas para que periódicamente laven sus manos, adopten nuevas
prácticas, como doblar el brazo al estornudar”, explica acotando que el voluntariado en la ciudad de El Alto, se
forma en varios temas de salud, “sensibilizamos a las personas para que sean donantes de sangre, a los jóvenes para
que tengan cuidado con las enfermedades de transmisión sexual, el uso del condón, la lucha contra el estigma y la
discriminación hacia las personas que viven con el VIH y Sida, entre otros temas”. “Estoy ‘agarrado’ en la Cruz Roja
desde hace cinco años atrás, no somos muchos, pero trabajamos en una ciudad donde las personas son de bajos
recursos, hacemos todo lo que podemos y nos formamos para estar capacitados”. Comenta que en la feria 16 de
Julio las personas los reconocen “ellos son doctores de la Cruz Roja” los señalan y saludan aunque no saben sus
nombres. Recorriendo las calles en la feria -que es extensa- recibe diferentes solicitudes, algunos le piden que los
cure, otros piden información para ser voluntarios y mientras entabla diálogo con ellos, escucha relatos de casos
y situaciones personales, que terminan en solicitudes de ayuda y consejo.
10 mil
millones: es la contribución en
dólares del valor del tiempo
que los voluntarios dedicaron
a la erradicación de la polio y a
campañas de vacunación en las
comunidades en todo el mundo,
según Naciones Unidas.
Anabel Rodríguez Villena
Los disturbios violentos en el 2003 marcaron su vida y dejaron
enseñanzas
Anabel es voluntaria de la Filial La Paz, hace 11 años, es muy reconocida por su responsabilidad,
conocimientos y compromiso con la misión institucional, lo que la ha llevado a ser parte de hechos
que por su calidad violenta, aún sangran en ella. Su sensibilidad la muestra a flor de piel, aún le
duele recordar lo que vivió en febrero y octubre del año 2003, “no medimos las consecuencias, ni el
peligro al que nos expusimos, estuvimos al medio de las balas, esos momentos actuamos sólo pensando en auxiliar a
heridos, socorrerlos… había tantos, que junto a mis compañeras Claudia Lanza, Ana Rosa Boyán y Oscar Gutiérrez
hicimos hasta lo imposible por atenderlos y a los más graves trasladarlos hasta el hospital”. “Esos hechos violentos
marcaron mi vida, porque emocionalmente me afectó, necesité de apoyo psicológico, por los hechos sangrientos y los
momentos eufóricos de algunas personas, que detenían la ambulancia, revisaban todo, no entendían que a nosotros
nos interesaba sólo salvar vidas. Cuando regresé a casa y vi por la televisión lo que pasaba recién me di cuenta del
peligro”.. Al recordar, no puede menos que agradecer a “mi otra familia que es la Cruz Roja Filial La Paz, ellos me
dieron fortaleza, porque somos como hermanos, nos cuidamos, protegemos y ayudamos”, acota que ello le ha permitido
encontrarse a sí misma, “no puedo dejar la Cruz Roja, a veces por trabajo me ausento, pero extraño y regreso porque
en ningún otro lugar he encontrado lo que encontré en la Cruz Roja”. “Ahora cuando hablo con voluntarios nuevos,
les recomiendo que estén preparados ante cualquier situación. A partir de estos hechos, la Cruz Roja Boliviana, tomó
medidas para cuidar al voluntariado a tener un acceso mas seguro”.
Johnny Gómez Sandi
Cumple el sueño de enseñar primeros auxilios
Conversar con Johnny es como abrir un libro de historias que nacen en Potosí, tiene mucho que
decir, es uno de los voluntarios más antiguos, es parte de la Unidad de Socorro y Desastres y
conoce de cerca el desarrollo e historia de la Cruz Roja Boliviana Filial Potosí “empecé desde
abajo, hace 18 años, me formé en primeros auxilios básicos y fui avanzando hasta pasar los cursos
más avanzados que me permitieron ser instructor”, indica. Considera que la Cruz Roja ha sido una escuela de
formación que le permitió cumplir el sueño de enseñar primeros auxilios, “me encanta capacitar, ayudar a
formar a otros voluntarios y voluntarias, como a personas que lo solicitan, porque estoy convencido que una de las
formas de ayudar a salvar vidas, es saber primeros auxilios”. Comenta que en sus años de voluntario fue parte de
las brigadas de socorro para brindar auxilio en situaciones de violencia, enfrentamientos, huelgas de hambre,
accidentes, simulacros, otros. Muy reflexivo expresa que todas las personas deberían aprender las técnicas básicas
de los primeros auxilios “estamos trabajando para llegar a los colegios, a enseñar a los niños y jóvenes a trabajar
con ellos desde sexto de primaria hasta el nivel secundario y así formar las brigadas educativas”. “Es importante
ser un buen voluntario, dar lo que uno tiene con mucha responsabilidad, convicción y desinterés”, manifiesta.
78
es el porcentaje en el que
disminuyeron las muertes por
sarampión entre 2000 y 2008
gracias a que, con la ayuda de
los voluntarios del Movimiento,
se extendió la vacunación.
45%
es el porcentaje de la mano de
obra sin fines de lucro compuesta
por voluntarios, según un estudio
de la Universidad Johns Hopkins
sobre 37 países.
6
Trabajamos por la humanidad
148 aniversario del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja | 94 aniversario de la Cruz Roja Boliviana
Respeto del
emblema de
la Cruz Roja
L
a Cruz Roja, dispuesta sobre un fondo blanco, se cuenta
entre los escasos símbolos que la gente reconoce de
inmediato, en cualquier lugar del mundo. La media
luna roja también, en la mayoría de los países musulmanes. Aunque desde el comienzo estos signos sirvieron para
identificar a los servicios sanitarios de las fuerzas armadas, han
llegado a representar la asistencia humanitaria imparcial que se
presta a quienes sufren.
Sin embargo, que una persona, organización o empresa participe
o quiera tomar parte en actividades humanitarias no le da derecho a utilizar el emblema de la Cruz Roja. De hecho, el uso de los
emblemas está regido por los Convenios de Ginebra de 1949, por
los Protocolos adicionales de 1977 y por la legislación nacional.
En el Estado Plurinacional de Bolivia, la Ley No 2390 de 2002 dispone que, aparte de los servicios sanitarios de las fuerzas armadas,
solamente la Cruz Roja Boliviana, el CICR y otros componentes
del Movimiento Internacional de la Cruz Roja pueden usar este
emblema. De esta manera se limita el riesgo de utilizaciones abusivas, las mismas que podrían menoscabar el respeto y la confianza
que el símbolo de la Cruz Roja inspira a la población.
Integrantes del movimiento
El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja está integrado por diferentes componentes guiados por los
mismos Principios Fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.
Comité Internacional de la Cruz Roja
Organización imparcial, neutral e independiente, el Comité Internacional
de la Cruz Roja (CICR) tiene la misión exclusivamente humanitaria de
proteger la vida y la dignidad de las víctimas de los conflictos armados y
de otras situaciones de violencia, así como prestarles asistencia. El CICR
se esfuerza asimismo en prevenir el sufrimiento mediante la promoción
y fortalecimiento del derecho humanitario y los principios humanitarios
universales. Fundado en 1863, el CICR dió origen a los Convenio de Ginebra y al Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna
Roja, cuyas actividades internacionales en los conflictos armados y en
otras situaciones de violencia dirige y coordina.
Las Sociedades de Cruz Roja y Media Luna Roja
Las Sociedades de Cruz Roja y Media Luna Roja personifican la labor y
los principios del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media
Luna Roja en más de 186 países. Auxiliares de los poderes públicos de
su respectivo país en el campo humanitario, las Sociedades Nacionales
brindan una gama de servicios que van desde la prestación socorro en
casos de desastre a programas de asistencia social y de salud. En tiempos
de guerra, asisten a los civiles afectados y apoyan a los servicios médicos
de las fuerzas armadas donde sea necesario. Todas las actividades de la
Cruz Roja y de la Media Luna Roja tienen un objetivo fundamental:
ayudar sin discriminación a quienes sufren, contribuyendo a mantener y
promover la paz en el mundo.
Federación Internacional de Sociedades
de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja
La Federación Internacional de
Sociedades de la Cruz Roja y de la
Media Luna Roja
La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz
Roja y de la Media Luna Roja funda su labor en los
principios del Movimiento, propiciando, facilitando
y promoviendo las actividades humanitarias que llevan a cabo las Sociedades Nacionales para mejorar
la situación de las personas más vulnerables, en base
a los Principios del Movimiento de la Cruz Roja y de
la Media Luna Roja. Fundada en 1919, la Federación
dirige y coordina la asistencia internacional que presta
el Movimiento Internacional de de la Cruz Roja y de la
Media Luna Roja a las víctimas de desastres naturales y
tecnológicos, a los refugiados. En el plano internacional,
la Federación actúa en calidad de representante oficial de
sus Sociedades Nacionales que la constituyen. Además,
fomenta la cooperación entre ellas y obra por acrecentar
la capacidad y la eficiencia de las mismas para llevar a
cabo programas de asistencia social, salud y preparación
en previsión de desastres.
RESUMEN
Suplemento especial | Domingo 15 de mayo de 2011
El CICR en el Estado
plurinacional de Bolivia
En la actualidad, el CICR está presente en más de 20 países de América Latina y el Caribe a través de seis
Delegaciones: Brasil, Colombia, Haití, México, Perú y Venezuela. Cuenta además con una Misión en Guatemala
y una oficina en Argentina. El CICR ha propuesto al Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia de abrir una
Misión permanente en Bolivia, la misma que le permita desarrollar sus actividades de manera más eficaz y
adaptada al contexto.
E
n Bolivia, el Comité Internacional de la Cruz Roja
(CICR) desarrolla actividades humanitarias desde
1933, en el contexto de la
guerra del Chaco (1932 – 1935). En el
mes de mayo de ese año, los delegados
del CICR obtienen autorización para
visitar los diversos lugares donde están
internados prisioneros bolivianos, en
Paraguay. El CICR visita hospitales
militares y veinticuatro centros de internamiento en los que se encuentran
casi la totalidad de los 1,200 prisiones
de guerra bolivianos. Cabe destacar
que estas visitas fueron las primeras
que realizó el CICR a prisioneros de
guerra en América Latina.
Desde ese entonces y hasta la fecha,
diversas actividades se despliegan en
Bolivia. En estrecha coordinación con
las autoridades e instituciones bolivianas, el CICR les brinda asesoramiento
y apoyo técnico a través del despliegue
de una serie de actividades:
7
Policía Boliviana
El CICR brinda asesoramiento
y apoyo técnico a la Policía
boliviana en la integración de
estándares sobre uso de la fuerza y protección de la persona
en la doctrina, entrenamiento,
sistema educativo y régimen
disciplinario de la institución
policial. Para ello, realiza cursos
de derechos humanos aplicados
a la función policial en el mantenimiento del orden público.
“El CICR viene formando a la
policía boliviana brindándonos
conocimientos sobre el debido
respeto de los derechos humanos. A través de los cursos de formación de instructores policiales
en derechos humanos aplicados
a la función policial cerca de 300
policías conocemos de manera
profesional cómo hacer uso de la
fuerza y de las armas del fuego
en el marco del respeto a los
derechos, libertades y garantías
constitucionales enmarcadas en
la nueva constitución del Estado
plurinacional de Bolivia y el derecho internacional de los derechos humanos de los individuos”,
afirma el Teniente Coronel de la
Policía Boliviana, Rommel Raña
Pommier, uno de los primeros instructores policiales en derechos
humanos formados por el CICR.
Sistema penitenciario
El CICR visita a mujeres y hombres
privados de libertad y promueve un trato humano y digno a dichas personas.
Por ello, de manera confidencial, comparte, en un diálogo constructivo, sus
recomendaciones con las autoridades.
Por otro lado, brinda su apoyo en el
desafío de controlar las enfermedades
que comprometen la salud pública, que
a menudo se concentran y se complican
en un medio penitenciario, tales como
la tuberculosis y el VIH /SIDA y ofrece
su asesoría técnica, capacitación y apoyo financiero para un fortalecimiento
estructural del sistema penitenciario.
En el presente año, el CICR apoya
al centro de recuperación social para
adolescentes y jóvenes en conflicto con
la ley, denominado Qalauma, donde se
trata de recuperar a los jóvenes con la
participación directa de la familia. El
CICR organizará y financiará la visita
de los familiares para que participen
en la recuperación de sus hijos.
Convenio. El CICR ha firmado un acuerdo de cooperación con la Policía Boliviana que permite la integración de
estándares internacionales del uso de la fuerza al interior de la institución.
ayudarlos”, afirma Shirley, promotora
formada en salud mental comunitaria.
Cruz Roja Boliviana
Presencia histórica: Guerra del Chaco (1935 – 1938), prisioneros de guerra
bolivianos, visitados por delegados de CICR.
nal la revisión del Manual del Uso de
la Fuerza en Conflictos Internos y la
realización de talleres de formación
con instructores en DIH.
forenses, el CICR busca favorecer una
pronta respuesta a los familiares de las
personas desaparecidas en las décadas
de los años 70 y 80.
Instituto Nacional de Medicina
Forense
Personas afectadas por la violencia
Fuerzas Armadas
El CICR también continúa apoyando a
las Fuerzas Armadas en la integración
del Derecho Internacional Humanitario
(DIH) en su doctrina e instrucción.
Al respecto, el CICR ha firmado un
convenio de cooperación y ha acordado
con el Ministerio de Defensa Nacio-
Apoyo al Instituto Nacional de Medicina Forense en la capacitación y
participación de expertos forenses en
conferencias regionales y en la integración de una red latinoamericana de
medicina forense. Fortaleciendo capacidades y competencias de los expertos
Las secuelas psicológicas de los hechos violentos ocurridos en Pando
en el 2008 impulsaron al CICR a que
en coordinación con comunidades
campesinas indígenas de Pando, la
Confederación Nacional de Mujeres
Campesinas Indígenas originarias de
Bolivia “Bartolina Sisa”, el Instituto
Shirley, promotora en salud mental
que tiene la confianza de su comunidad.
de Terapia e Investigación (ITEI) y la
ONG Herencia se inicie un proyecto
de formación en salud mental comunitaria que cuenta con el respaldo del
Ministerio de Salud y Deportes.Diez
promotores comunitarios de la zona
fueron formados en el 2010 y 10 nuevos
serán formados en el presente año.
“Las personas que se han visto
afectadas por la violencia tienen miedo, desconfían y se aíslan, a veces se
vuelven más violentos con la familia,
los promotores estamos en capacidad
de identificar algunos síntomas y de
De manera conjunta, el CICR y la Cruz
Roja Boliviana promueven el conocimiento sobre el necesario respeto de la
misión médica, la misión humanitaria
y el emblema de la cruz roja.
Por otro lado, el CICR brinda un
fortalecimiento institucional y desarrollo operacional a la Cruz Roja Boliviana
al capacitar equipos de intervención
rápida en situaciones de emergencia.
Se han fortalecido y capacitado equipos
en siete de los nueve departamentos.
Medios académicos
Apoyo en la integración del DIH en los
programas regulares de enseñanza de
las facultades de derecho de las principales universidades del país.
Comisión Nacional Permanente
para la Aplicación del Derecho
Internacional Humanitario
Asesoría técnica, capacitación y
apoyo a la CNPADIH para la promoción e implementación del DIH en el
ordenamiento interno boliviano.
8
Trabajamos por la humanidad
148 aniversario del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja | 94 aniversario de la Cruz Roja Boliviana
La CRUZ ROJA EN EL MUNDO
LIBIA
Comienza la remoción de
armas sin estallar
La contaminación por armas, el desplazamiento, la detención y la escasez de
agua y de medicamentos son los problemas más acuciantes que deben afrontar
actualmente las personas en Libia. El CICR, desde sus oficinas en Trípoli y
Bengasi, sigue prestando asistencia a las víctimas a pesar de las difíciles condiciones de seguridad reinantes.
Los civiles en Libia se ven expuestos al peligro que conlleva la presencia
de municiones sin estallar o de artefactos explosivos abandonados en muchos
lugares, como Ajdabiya, Misrata y Bengasi, donde se han librado violentos
combates. En los últimos días, se han reportado casos de personas lesionadas,
sobre todo niños. En Ajdabiya, además de tener que vivir en la incertidumbre
de no saber cómo evolucionarán los enfrentamientos, muchas familias no
pueden regresar a sus hogares debido a la amenaza que representan las municiones sin estallar. Estos artefactos que, incluyen cohetes, obuses y morteros,
se encuentran diseminados en distintas partes de las zonas residenciales, hasta
en los jardines o dentro de las casas o los edificios públicos.
“El 3 de mayo, empezamos a remover artefactos peligrosos en muchas
zonas de Ajdabiya”, señaló Herby Elmazi, delegado del CICR encargado de la
operación de remoción. “Éste es el comienzo de un importante esfuerzo por
reducir los riesgos que representa para la población civil la contaminación
por armas. Se espera que, en el futuro próximo, esta actividad se extienda
también a Misrata, ciudad convulsionada por el conflicto”. Antes de proceder
a la eliminación o desactivación de los dispositivos en condiciones seguras,
los expertos del CICR marcan las zonas más afectadas. “El CICR es la única
organización que, gracias a un equipo plenamente operacional, puede remover
actualmente este tipo de artefactos en Libia”, añadió el señor Elmazi.
El equipo de remoción trabaja en estrecha cooperación con los voluntarios
de la Media Luna Roja Libia, que desempeñan un papel fundamental a la hora de
definir las zonas que han sido contaminadas en Ajdabiya. Transmiten la información al equipo del CICR para que éste pueda proceder a la operación de remoción.
Muchas familias no pueden
regresar a sus hogares debido a
la amenaza que representan las
municiones sin estallar. Estos
artefactos que, incluyen cohetes,
obuses y morteros, se encuentran
diseminados en distintas partes de
las zonas residenciales, hasta en
los jardines o dentro de las casas
o los edificios públicos.
COLOMBIA
Más de 180.000 personas
recibieron un apoyo en 2010
SIRIA
Llamamiento para obtener acceso a las
personas atrapadas en la violencia
JAPON
La Cruz Roja ayuda a damnificados por el
tsunami a mudarse a viviendas temporales
ás de 180.000 personas afectadas por el conflicto armado y otras formas de violencia en Colombia recibieron,
en 2010, un apoyo directo del Comité Internacional
de la Cruz Roja (CICR), según se señala en el informe anual de
actividades en Colombia que fue presentado en abril en Bogotá.
“Todas las víctimas, sin distinción, deben recibir una atención
oportuna. Nos preocupan las consecuencias humanitarias no
solo de la acción de las partes en conflicto, sino también de
la consolidación de nuevos grupos armados”, dijo el jefe de la
delegación del CICR en Colombia, Christophe Beney. “Si bien
la situación mejoró en algunas zonas, la población de varios
departamentos del país sigue sufriendo las consecuencias de
las acciones y los enfrentamientos armados”.
En 2010, el CICR documentó 768 presuntas violaciones al
derecho internacional humanitario, incluidos casos de homicidio,
amenazas, desapariciones y ocupación de bienes civiles, registró
35 casos de desplazamiento masivo y atendió a 38.000 personas
desplazadas. Además, se presentaron casos de violencia sexual,
reclutamiento de menores, infracciones contra la misión médica
y contaminación por armas.
Además de brindar ayuda directa a 180.000 personas, 700.000
se beneficiaron de manera indirecta con la labor del CICR en 2010.
Entre estos beneficiarios indirectos, por ejemplo, se incluyen las
poblaciones que pueden aprovechar las obras de infraestructura
o la capacitación de líderes comunitarios en primeros auxilios.
l Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) deplora la
pérdida de vidas y los heridos, a raíz de los violentos
incidentes registrados en Siria desde mediados de marzo.
La Institución pide un acceso inmediato y sin trabas a las
personas que necesitan ayuda.
“Es urgente que los servicios sanitarios de emergencia,
los socorristas y demás personas que prestan servicios vitales
puedan llegar rápidamente a las personas necesitadas”, dijo la
jefa de la Delegación del CICR en Damasco, Marianne Gasser. “La
violencia ha dado lugar a un elevado número de víctimas, y si la
situación empeora, tememos que haya más pérdida de vidas”.
Voluntarios de la Media Luna Roja Árabe Siria y demás
personal sanitario trabajan denodadamente para prestar los
primeros auxilios y evacuar a las víctimas. Incumbe a todos
la responsabilidad de permitir que puedan realizar su labor en
condiciones de seguridad y que se respeten sus ambulancias y
otros vehículos.
Desde que estalló la violencia, el CICR coordina su acción
con la Media Luna Roja Árabe Siria, que entrega suministros
esenciales, como botiquines de primeros auxilios, camillas y
demás equipamiento para la respuesta de emergencia. Ambas
instituciones cooperan con el Ministerio de Salud de Siria, a fin
de llevar ayuda a las zonas afectadas por la violencia; asimismo,
trabajan conjuntamente para entregar suministros médicos a
los hospitales y otros centros de atención de salud en el país.
imie Yamada señala el edificio donde se encontraba el pequeño apartamento que hasta el mes pasado compartía con
sus dos hijas. Al igual que en muchas otras estructuras, hoy
solo queda el esqueleto tras el tsunami que embistió Rikuzentakata,
el 11 de marzo.
Esta ciudad costera de 30.000 habitantes fue diezmada por
el desastre. Los únicos signos que quedan en el barrio donde
estaba el edificio de apartamentos en el que vivía la Sra. Yamada
son los cimientos sobre los que se alzaba. Kimie, maestra de
primaria, estaba en el aula cuando sobrevino el terremoto y pensó
de inmediato no solo en sus hijas, sino también en sus alumnos
para asegurarse que estuvieran a salvo en las colinas. Camino a
tierras más altas, se cruzó con una anciana que no podía caminar.
Entonces, la cargó en su espalda y la llevó hasta un lugar seguro,
acto al que resta importancia. “Nos apoyábamos unos a otros”,
comenta con timidez.
Desde aquel día, la Sra. Yamada y sus hijas viven con los padres
de ella. Están apiñados y Kimie siente que son una carga para ellos,
pero eso está a punto de cambiar. Su familia fue una de las primeras
seleccionadas para recibir una de las viviendas prefabricadas que
acaban de construirse. El Estado está construyendo 70.000 de esas
viviendas en Iwate, Miyagi y Fukushima, las tres prefecturas más
castigadas. La Cruz Roja Japonesa, utilizando fondos recibidos de
otros países, equipará dichas viviendas con varios electrodomésticos,
proyecto del que se beneficiarán hasta 280.000 personas.
M
E
K
Suplemento especial editado por Cruz Roja Boliviana y Comité Internacional de la Cruz Roja. Redacción: Licenciada Ana Rosa Boyán Godoy, Jefe de la Unidad Nacional de Comunicación y Difusión de la CRB. Ewmail:
[email protected];
Coordinación: Oficina de Comunicación de la Delegación Regional del CICR para Bolivia, Ecuador y Perú. Email: [email protected] / [email protected]

Documentos relacionados