2016-07-01 El Mundo I

Comentarios

Transcripción

2016-07-01 El Mundo I
01/07/2016
Tirada:
217.959 Categoría: Inf General
Difusión:
149.684 Edición:
Su Vivienda
Audiencia: 449.052 Página:
2
AREA (cm2): 673,4
OCUPACIÓN: 63%
V.PUB.: 9.680
ARQUITECTURA Y VIVIENDA
Una bandera arcoíris ondea en el barrio madrileño de Chueca junto al balcón de un piso con un cartel de una inmobiliaria que informa que ha sido vendido recientemente. JAVIER CUESTA
EL MERCADO RESIDENCIAL GAY TIRA DE ORGULLO
Ha aguantado mejor la crisis y empieza a crecer más allá de Chueca, donde escasea la oferta y los precios suben
JORGE SALIDO COBO MADRID
Esta semana se celebra la fiesta internacional del Orgullo Gay con Madrid
como epicentro europeo. SU VIVIENDA conmemora este evento analizando el mercado residencial madrileño
en el que se mueve el colectivo LGTB
(Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) y lo que ha supuesto la
irrupción de estos demandantes de
casa, no sólo para el sector de la vivienda, que ha aguantado mejor la
crisis en estas zonas, sino también para la renovación a nivel urbano.
Este mercado inmobiliario se ha
identificado desde los años 90 con el
barrio de Chueca (en el céntrico distrito de Justicia), pero en los últimos
años ha comenzado a estar presente
en otros enclaves. Cada vez más ban-
deras arcoíris ondean en Lavapiés
(Embajadores) y Malasaña (Universidad). La principal causa de esta expansión ha sido la aceptación social
de este gran colectivo, cifrado en más
de dos millones y medio de personas.
Además del reconocimiento social,
otros factores inmobiliarios han hecho
que el colectivo gay mire más allá de
Chueca. La contada oferta de viviendas y la alta demanda (fundamentalmente de jóvenes, también heterosexuales) junto con los altos precios han
obligado a estos residentes a desplazarse a nuevos destinos de la ciudad.
La llegada de la comunidad LGTB a
Lavapiés o Malasaña es una buena noticia inmobiliaria y urbana. Basta con
ver la profunda transformación de
Chueca, que ha pasado de ser un área
degradada y envejecida a convertirse
en el Soho madrileño, con gran oferta
comercial y de restauración, un proceso conocido como gentrificación.
Desde el punto de vista inmobiliario,
el renacer de Chueca ha dado brillo al
mercado de la vivienda. «El hecho de
ser referencia gay ha impulsado este
sector, algo que ahora está pasando en
otras áreas, como Lavapiés y Malasaña, porque Chueca se ha quedado pequeño», señala Lola Gilaberte, directora de la inmobiliaria Vanity Chueca.
Jorge y Javier ponen voz a este trasvase de la demanda LGTB. Se acaban
de mudar a Lavapiés tras vivir varios
años cerca de Chueca. «Buscábamos
una casa que se adaptara a nuestras
necesidades y que no costara más de
600 euros al mes. Elegimos Lavapiés
por tener un precio relativamente económico, ser un barrio con identidad
propia y con vida y por su cercanía a la
Puerta del Sol, Atocha o al barrio de
Las Letras», comenta Jorge. «La gente
está saliendo de Chueca por sus altos
precios y la normalización, cada día
más patente, de las personas LGTB en
la sociedad madrileña», explica Javier.
El hecho de que la zona gay por excelencia va a otro ritmo se ve en los datos de urban Data Analytics (uDA),
empresa especializada en el Big Data
inmobiliario. Según uDA, que tiene como base las operaciones reales de
compraventa, el valor medio de la vivienda en Chueca asciende a 3.569 euros por metro, por encima de los 3.133
del distrito Centro y muy superior a la
media de la ciudad, de 2.670 euros.
01/07/2016
Tirada:
217.959 Categoría: Inf General
Difusión:
149.684 Edición:
Su Vivienda
Audiencia: 449.052 Página:
3
AREA (cm2): 698,9
Por otra parte, desde uDA informan
de que los precios se están disparando
en Lavapiés y Malasaña. Sobre todo,
en Lavapiés, donde suben a un ritmo
del 21%. En Malasaña, la escalada es
del 10,1%. Estos notables incrementos
ponen de manifiesto que dichos barrios están de moda en general y, particularmente, entre la comunidad
LGTB. Además, Lavapiés goza del menor plazo de venta. Las viviendas se
venden aquí en 11,6 semanas, mientras que en el resto de zonas estudiadas este periodo ronda las 14 semanas.
Gilaberte admite que la crisis también ha afectado al mercado de la vivienda en Chueca, aunque remarca
que ha resistido mejor que otras zonas
gracias, en parte, al motor de la demanda gay. Eso sí, lamenta que aquí
afecta mucho más la sequía de crédito.
«Quizá por ello», prosigue, «ahora hay
más oferta de alquiler que de venta».
Apunta que, por ejemplo, el arrendamiento de un piso exterior de 70 metros cuadrados y un dormitorio cuesta
unos 800 euros al mes. «Los precios,
tanto de venta como de alquiler, están
subiendo y eso ha hecho que salgan
inmobiliarias como setas», advierte.
OCUPACIÓN: 65,4%
ARQUITECTURA Y VIVIENDA
EL MERCADO DE LA VIVIENDA EN LOS 'BARRIOS ARCOÍRIS' DE MADRID
Datos del segundo trimestre de 2016
Precios medios
(euros por m2)
Evolución interanual
(en %)
MALASAÑA
Plazo medio de venta
(en semanas)
Rentas medias de alquiler
CONDE
DUQUE
3.108
10,1
SALESAS
CHUECA
(euros por m2)
14,6
15,3
3.569
4,4
13,6
15,5
CENTRO
AUSTRIAS
3.133
6,5
13,3
SOL
14,9
LETRAS
MADRID
CAPITAL
Parque
de
El Retiro
LAVAPIÉS
LA LATINA
2.723
2.670
MAYOR INMUNIDAD A LA CRISIS
Roberto Hernández, director de Inmobiliaria Gamero, corrobora que «los
precios no han caído en Chueca como
en el resto de la ciudad y ahora están
estabilizados e incluso repuntando un
poco». Tanto Hernández como Gilaberte recalcan que no hay que olvidar
que Chueca, además de ser el barrio
gay, está cerca del centro. Al margen
del colectivo LGTB, que tiene un peso
relevante, argumentan que cuenta con
demanda de todo tipo, desde solteros
a parejas jóvenes pasando por inversores que compran para alquiler.
«He visto evolucionar el barrio por
completo y puedo decir que actualmente vive su mejor momento. Mejor
incluso que cuando empezó el movimiento gay. Ahora está todo más normalizado», indica Hernández. De cualquier modo, espera que el mercado inmobiliario «no se vuelva loco».
«Además, hoy no es tan dependiente
de la demanda LGTB. También destaca la demanda de gente joven sin hijos.
Por contra, apenas buscan casa las familias tradicionales», declara.
La ausencia de las familias en Chueca parece evidente viendo las tipologías existentes. «Hay producto variado, desde estudios de 25 o 30 metros
cuadrados a viviendas de 200 a 250,
V.PUB.: 9.920
11,6
16
21
4,6
14,8
GENTRIFICACIÓN Y LUJO
12,4
FUENTE: uDA (urban Data Analytics).
pero abundan los pisos de 45, 50 o 60
metros, los más demandados», comenta Hernández. «Los precios no son baratos», avisa. «Un piso de 50 metros
sin reformar en Chueca ronda los
150.000-160.000 euros. Si está reformado, se va a 190.000-200.000», dice,
reconociendo que Malasaña, que colinda con Chueca, es más económico.
Desde uDA ratifican que las viviendas más demandadas en Chueca y de
mayor rentabilidad son los pisos de
dos dormitorios de 70 a 100 metros
cuadrados, cuyo precio unitario asciende a 4.140 euros por metro.
«Chueca, Lavapiés y Malasaña son
tres barrios donde el proceso de gentrificación se encuentra en etapas diferentes. Chueca fue el primero y ese
proceso está finalizado, por lo que la
relación de oferta y demanda es de reposición. Por contra, Malasaña y Lavapiés están iniciando esa transformación y las casas con mejor comporta-
M.Vaquero / EL MUNDO
miento son diferentes por el perfil
social que se está implantando», especifica Carlos Olmos, director de uDA.
Como recuerda Hernández, los inmuebles pequeños son fruto de segregaciones de casas y especifica que la
demanda suele preferir un producto a
reformar. «Estas viviendas salen más
económicas y a la gente le atrae hacer
los hogares a su gusto», afirma, al
tiempo que no olvida que también hay
demanda LGTB para hogares grandes
y exclusivos. «En este escaparate, las
calles más cotizadas son Fuencarral,
Hortaleza o Valverde», explica.
Mirando a este mostrador de casas
de alto nivel, Gilaberte declara que su
empresa comercializa un piso exterior
de 250 metros por 1,6 millones de euros. «El comprador gay también pide
este tipo de propiedades. Se trata, por
ejemplo, de directores de empresas
con alto poder adquisitivo. Lo más caro en el corazón de Chueca está en las
plazas, donde apenas hay oferta y ésta
contrasta con el grueso del producto,
situado en calles estrechas», asegura.
Una voz autorizada en el exclusivo
escaparate de casas de Chueca y alrededores es Eduardo Crisenti, director
de la zona Centro de Engel & Völkers.
«En general, el mercado en Chueca lleva unos años estable. Las zonas con un
público concreto aguantan mejor la
crisis y, además, las oscilaciones del
precio no son muy grandes», expone.
Al hablar de demanda segura también
se refiere a la gran presencia de inversores que, al calor de la comunidad
LGTB, ven en Chueca una buena inversión donde «alquilar es sencillo».
En este punto, uDA informa de que
el alquiler más caro de las áreas analizadas está en Chueca (15,5 euros al
por metro cuadrado), aunque, en esta
ocasión, no dista mucho del resto de
valores. La renta media en Malasaña
se sitúa en 15,3 y en Lavapiés en 14,8.
Pero estas diferencias seguirán ampliándose, ya que el mayor crecimiento de los precios se da en Chueca.
Exactamente, más de un 8%. «Al igual
que pasa en la compra, los pisos pequeños son los que menos tiempo tardan en alquilarse», recalcan en uDA.
LOS BARRIOS DE
MALASAÑA Y
LAVAPIÉS SE
CONVIERTEN
EN NUEVOS
DESTINOS DEL
COLECTIVO LGTB
En la misma línea que el resto de expertos, Crisenti admite que «la zona
está algo saturada y de ahí que el público gay esté desplazándose a otras
áreas». «Chueca ya no es la novedad»,
sostiene. «Este perfil con poder adquisitivo», añade, «está a la última y ahora mismo la tendencia está en Embajadores y Lavapiés». En concreto, Crisenti cita las zonas de La Latina y Tirso
de Molina. «El fenómeno de gentrificación que vivió Chueca se empieza a
notar en Embajadores, con cierto movimiento hasta Malasaña, hasta, por
ejemplo, la calle Conde Duque», dice.
Centrándose en el sector del lujo,
Crisenti reconoce que en Chueca no
hay mucha oferta y que se limita a viviendas reformadas de más de 300 metros en edificios representativos. «Hemos tenido casas estupendas en las calles Libertad o Fuencarral, pero a la
demanda le cuesta mucho gastarse
uno o dos millones en estas áreas con
tanto movimiento», indica. «Aquí el alto standing queda desmerecido porque
hay mucha oferta de ocio», remarca.
Destaca un comprador muy variado
con gran presencia de extranjeros. «En
este sector, Chueca va mucho más allá
del mundo LGTB», concluye.

Documentos relacionados