LOS ORÍGENES DE VEJER DE LA FRONTERA

Comentarios

Transcripción

LOS ORÍGENES DE VEJER DE LA FRONTERA
LOS ORÍGENES DE VEJER DE LA FRONTERA
Juan Abellán Pérez
Universidad de Cádiz
Hum. 165
Biblid: [1575-3840] 7-8 (2005-2006) 7-18
Resumen: En este trabajo nos planteamos el origen de Vejer de la Frontera, uno de los núcleos de
población de la cora de Sidonia, cuyo territorio fue limítrofe a Algeciras, la otra unidad políticoadministrativa con la que comparte el espacio de la actual provincia de Cádiz. A traves del análisis de
las fuentes árabes hemos podido acceder a nuevas informaciones que permiten fijar los origenes de
esta villa y de su fortaleza que se sitúan en la Antigüedad Tardía.
Palabras claves: Vejer de la Frontera. Sidonia. Cádiz. Al-Andalus. Mozárabes.
Abstract: In this work we considered the origin of Vejer of the Frontier, one of the population centers
of the cora of Sidonia, whose territory he was bordering to Algeciras, the other politicaladministrative unit with which it shares the space of the present province of Cadiz. Through analysis
of the Arab sources we have been able to accede to new information that allow to fix origenes of this
villa and of their strength that are located in the Delayed Antiquity.
Key words: Vejer of the Frontier. Sidonia. Cadiz. Al-Andalus. Mozárabes
VEJER EN LA CORA DE SIDONIA
Vejer (Bašīr) se inserta en la unidad político-administrativa conocida como la
cora de Sidonia (kūrat Šadūna) que, grosso modo, comprendía el término delimitado por los siguientes distritos: al sur la cora de Algeciras (al-Ŷazīra al-Jad*rā’),
al norte con la de Sevilla (Išbīliya) y con la de Morón (Mawrūr) y al oeste con la de
Tākurūnna con centro en Ronda1.
La villa y plaza fuerte de Vejer se ubica en la parte más meridional de la cora de
Sidonia, constituyendo su territorio una zona de contacto con otra cora, la de
Algeciras, con la que se reparte la totalidad espacial de la actual provincia de
Cádiz. Sin embargo, la línea divisoria entre ambas coras es confusa si nos atenemos a la información que ofrecen las fuentes árabes escritas. Según al-‘Udrī (siglo
XI), aquélla habría que situarla en el curso del río Barbate (wādī Barbāt*), desde su
(1) J. ABELLÁN PÉREZ, Poblamiento y administración provincial en al-Andalus. La cora de Sidonia,
Málaga, 2004, 21.
JUAN ABELLÁN PÉREZ
nacimiento en Montesanto (Munt Šant), cerca de Alcalá de los Gazules, hasta su
desembocadura en Barbate (Barbāt*)2. Ibn Gālib (siglo XII) informa que la cora de
Sidonia llegaba hasta la laguna de la Janda (al-Buh*ayra)3 donde, según Ibn
Ḥayyān, solía acudir el emir ‘Abd al-Rah*mān II a cazar grullas4. A diferencia de
al-‘Udrī e Ibn Gālib, la crónica anónima (siglo XIV o XV) conocida como Dikr
bilād al-Andalus desplaza la laguna de la Janda más al sur llegando a afirmar que
se hallaba muy cerca de Algeciras5, razón por la que algunos historiadores la
incluyen dentro de su territorio.
En líneas generales, los textos geográficos árabes son imprecisos y confusos. De
su lectura se desprende que el río Barbate marca la separación entre Sidonia y
Algeciras, o si se quiere el límite occidental de la Janda. Sin embargo, cuando
Alfonso X conquistó Vejer y procedió a finales del siglo XIII al repartimiento de su
término entre los pobladores castellanos, se puede comprobar por su Libro de
Repartimiento que una buena parte de la Laguna de la Janda pertenecía a la Cora
de Sidonia y más concretamente al territorio de Vejer: alquería de Manzanete,
Retín, Gadea, Bullones y Casba o Casma (al-Našma)6. En esta última alquería
pernoctó en el mes de febrero del año 1187 Ibn Ŷubayr, según el mismo recoge en
su Rih*la, aunque no la vincula a Vejer sino que dice que era una aldea de la
ciudad de Ibn al-Salīm (Medina Sidonia), lo que con toda seguridad se trata de un
error, ya que lo correcto hubiera sido que hiciera referencia a la cora, máxime
cuando Ibn Ŷubayr en el itinerario que lo llevó al Norte de África no pasó por la
ciudad de Medina Sidonia. Entró en la cora por Šallabar (Jeliver), cerca de
Montellano, de allí a Arcos de la Frontera (h*is*n Arkuš) desde donde se dirigió a
la aldea de al-Našma7 para finalizar su viaje por territorio andalusí en Tarifa
(Ŷazīrat Ṭarīf) donde embarcó.
(2) R. VALENCIA: “La cora de Sevilla en el Tars ī‘ al-ajbār de Ah mad b. ‘Umar al-‘Udrī”, en
Andalucía Islámica. Textos y Estudios, IV-V (1986)), 107-143.
(3) IBN GĀLIB, Kitāb Farh(at al-anfus fī ajbār; tr. esp. J. Vallvé: “Una descripción de España de Ibn
Gālib”, en Anuario de Filología, 1 (1975), 382.
(4) IBN H(AYYĀN, Muqtabis II-1: al-Muqtabis min abnā’ ahl al-Andalus; tr. esp. M. ‘A. Makkī y F.
Corriente, Crónica de los emires Alh(akan I y ‘Abdarrah(mān II entre los años 796 y 847
[almuqtabis II-1], Zaragoza, 2001, 221.
(5) Dikr bilād al-Andalus; tr. esp. L. Molina, Una descripción anónima de al-Andalus, Madrid, 1983,
II, 73-74. Al-Rāzī cuando se refiere a Algeciras menciona la laguna de la Janda como límite: “E a
gran laguna … e yaze sobre el rio Barbate, aquel que quando fincho valio mucho a los de
España. E esta entre una laguna a que non fallan fondo”. Crónica del Moro Rasis. Versión del
ajbār mulūk al-Andalus de Ah(mad ibn Muh(ammad ibn Mūsà al-Rāzī, 889-995; romanzada para
el rey don Dionís de Portugal hacia 1300 por Mohamad, alarife, y Gil Pérez clérigo de don
Perianes Porçel; ed. D. Catalán y Mª Soledad de Andrés, Madrid, 1974, 308.
(6) Véase cartografía en M. A. LADERO QUESADA y M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ: “La población en la
frontera de Gibraltar y el repartimiento de Vejer (siglos XIII y XIV)”, en HID, 4 (1977), 199-316.
(7) IBN ŶUBAYR, Rih(la; tr. esp. F. Maíllo Salgado, A través del Oriente. El siglo XII ante los ojos,
Barcelona, 1988, 47-48.
8
LOS ORÍGENES DE VEJER DE LA FRONTERA
Toda esta información escrita, árabe o cristiana, ayuda a una mejor compresión
acerca del límite meridional de la cora de Sidonia, pero también de los otros
extremos del territorio vejeriego que tan fielmente reflejó el Prof. González
Jiménez en su estudio sobre el Libro de Repartimiento de Vejer8.
Alfoz vejeriego con la ubicación de sus alquerías (siglo XIII)
LA FORTALEZA DE VEJER EN LAS FUENTES ÁRABES
Es extraño que las fuentes geográficas árabes no mencionen ni una sola vez a
Vejer, cuando tenemos abundantes testimonios materiales procedentes de excavaciones arqueológicas. Solo hay dos textos: uno que hace referencia a esta villa de
una manera directa y el otro indirectamente. El primero es de carácter políticomilitar y corresponde al periodo Omeya, al gobierno del emir independiente ‘Abd
Allāh (882-912), abuelo del califa ‘Abd al-Rah*mān III. Su autor es uno de los
grandes cronistas de la etapa omeya, Ibn Ḥayyān, que vivió entre los años 987-8 y
(8) Ibídem, nota 6.
9
JUAN ABELLÁN PÉREZ
1076. La narración que hace Ibn Ḥayyān hay que situarla en los movimientos
secesionistas que protagonizaron la aristocracia árabe local, los descendientes de
los hispano-visigodos que a la llegada del Islam se convirtieron a la fe de los
conquistadores, y los que protagonizó el rebelde ‘Umar Ibn Ḥafs*ūn, todos ellos
con una misma finalidad, independizarse del poder central cordobés. El texto se
sitúa cronológicamente en el año 895 y dice:
“Prosiguió luego al-Mut**ārrif su expedición hasta el castillo de Bejer,
ante cuyas murallas se entabló una encarnizada batalla; mas pasada una
hora, los realistas lograron derrotar a los insurrectos, obligándoles a
refugiarse en la ciudadela. Acto seguido hizo el ejército realista funcionar
catapul-tas, triunfando sobre el primer muro, no sin antes haber
experimentado ambas partes muchas bajas. No pudiendo prolongar más
la resistencia, los sediciosos se rindieron y pidieron el amán, luego que
hubieron jurado fidelidad, entregando sus diezmos”9.
A diferencia de otras fortalezas de la cora de Sidonia, como las de Lebrija,
Monteagudo, Anrina o Gigonza que en repetidas ocasiones volvieron a alzarse en
rebeldía, y, por tanto, a ser objeto de atención de los cronistas árabes, Vejer no
vuelve a mencionarse hasta la conquista de la plaza por los castellanos10, y sólo en
contadas ocasiones, pese al papel estratégico que siguió jugando a lo largo de la
Baja Edad Media por su doble condición de frontera con el Islam, representado por
el reino nazarí de Granada y por los meriníes. Uno de los pocos ejemplos de que
disponemos lo ofrece Ibn Abī Zar‘ en su Rawd** al-qirt*ās en el que se menciona
una sola vez a Vejer:
“[…] llegaron al campamento situado en Jerez los benimerines y árabes
que se habían quedado en Vejer, después de haber asolado en el tiempo
que allí estuvieron todas las mieses de Vejer, huertas, viñas y árboles”11.
Este texto, que data del 1 de mayo del 1285, no hace referencia a la fortaleza ni
a la villa, sino a los recursos económicos de su alfoz más próximo. Sin embargo, sí
lo hace otra fuente musulmana, al-Bayān al-Mugrib, en el que se recoge un pacto
(9)
IBN H+AYYĀN, Al-Muqtabis III: Kitāb al-Muqatabis fī ta’rīj al-Andalus; tr. esp. J. Guraieb, en
CHE, XXV-XXVI, 339.
(10) Pero Marín hace una referencia a la fortaleza de Vejer al describir el milagro que permitió a
Gonzalo de Soria salir del cautiverio que sufría en Algeciras: “Fallaron una carrera,
comenzaron de andar por ella, todavia la claridat antellos fatala media noche, contra el alva
legaron á las albuheras, que havie siete leguas. Quando sallió el sol ovieron a oio el Castiello
de Beber. Quando á las viesperas legaron á el. Otro dia Domingo. Sacaronles y los fierros […].
FR. S. DE VERGARA, Estos son los miráculos romanzados, cómo sacó Santo Domingo los cativos
de catividad: e fizolos escribir Pero Marín, Monge del Monasterio, Madrid, 1736, 219-220.
(11) IBN ABĪ ZAR‘, Al-Anīs al-Mut,rib bi-Rawd** al-qirt*ās fī ajbār mulūk al-Magrib wa-ta’rīj
madīnat Fās; tr. esp. A. Huici Miranda, Valencia, 1964, 642.
10
LOS ORÍGENES DE VEJER DE LA FRONTERA
firmado en el año 1266 entre el fundador de la dinastía nazarí Muh(ammad ibn alAh(mar y el rey castellano Alfonso X:
“Pactó treguas el emir Abū ‘Abd Allāh al-Ah(mar con el rey de los
cristianos, Alfonso, por mediación de su hijo, el emir Abū ‘Abd Allāh. Se
dice que se pactó entre ellos por unas 40 localidades amuralladas del país
musulmán. La mayor parte de ellas estaban al Oeste de al-Andalus. Entre
ellas figuraban Jerez, Medina Sidonia, Alcalá, Vejer y otras”12.
Y otra breve noticia de fecha posterior (1291) sobre los benimerines en AlH ulal al-Mawšiyya, donde se dice que el sultán Abū Ya‘qūb Yūsuf:
“Pasó a al-Andalus en el año 690 y sitió Vejer”13.
Ahora bien, la singularidad de este nuevo texto de Ibn Ḥayyān radica en que
retrotrae a finales del siglo IX la primera descripción de la fortaleza de Vejer y de
su recinto amurallado14, cuando hasta la actualidad la arqueología databa estas
construcciones en los siglos XI y XII15, lo cual no es obstáculo para que nos
sigamos preguntando: ¿En qué fecha se sitúa su origen? y ¿es Vejer de fundación
antigua o moderna?, entendiendo por antiguas las fundaciones preislámicas y por
modernas las contemporáneas de época islámica, según la distinción que hacen las
propias fuentes árabes.
Para contestar a estas preguntas hay que recurrir de nuevo a las fuentes y en
este caso a la toponimia, eficaz instrumento que pone de relieve, en general para
casi toda la provincia de Cádiz y en particular para la zona de Vejer, el alto grado
(12) IBN ‘IDĀRĪ AL-MARRĀKUŠĪ, al-Bayān al-Mugrib fī ijtis$ār ajbār mulūk al-Andalus wa-l-Magrib;
tr. esp. A. Huici Miranda, Colección de Crónicas árabes de la Reconquista, Tetuán, 1953-54, II,
337.
(13) Al-H ulal al-Mawšiyya fī dikr al-ajbār al-marrākušiyya; tr. esp. A. Huici Miranda, al-H ulal alMawšiyya. Crónica árabe de las dinastías almorávide, almohade y benimerín, Tetuán, 1952,
202.
(14) Las obras de restauración que A. Jiménez realizó en Vejer, entre los años 1973 y 1977, destaca la
existencia de tres cercas: la primera, de reducidas dimensiones, se correspondería con el castillo;
la segunda, también de tamaño reducido, estaba situada al noroeste de la primera, a la que se
yuxtaponía, comunicándose a través de una puerta; y una tercera que tenía cuatro puertas. A.
JIMÉNEZ: “Obras de restauración en Vejer de la Frontera (1973-1977)”, en Boletín del Museo de
Cádiz, 1 (1980), 71-76. Según el texto de Ibn H ayyān, parece que Vejer, contaba con dos
cercas en época omeya, mientras que la tercera debió de construirse, como dice Alfonso Jiménez,
en el siglo XV ante la amenaza nazarí.
(15) No hay duda de que la fortaleza de Vejer fue una plaza fuerte de las más importantes de la cora
de Sidonia en época omeya, cuya cronología está bien documentada textual y arqueológicamente,
así como algunas de las reformas que sufrió en siglos posteriores. Véase J. ABELLÁN PÉREZ: “La
puerta musulmana del castillo de Vejer de la Frontera”, en Estudios de Historia y de Arqueología
Medievales, 1 (1981), 91-99.
11
JUAN ABELLÁN PÉREZ
de romanización que se había alcanzado, perceptible tanto en el propio término de
Vejer como en el de las numerosas alquerías y aldeas de su territorio.
Un buen número de fortalezas y atalayas emplazadas en primera línea de costa o
situadas más al interior, cuya fábrica se ha atribuido al Islam bien porque se hace
mención de ellas en las fuentes árabes o por los testimonios materiales que se
conservan de esa época, son en realidad de época preislámica. El proceso de
remodelación que experimentaron algunas plazas fuertes es anterior a la presencia
de los musulmanes en Hispania. Ibn H(ayyān en su Muqtabis II-1 recoge una
noticia de al-Rāzī, que a su vez había tomado de otros autores más antiguos, en la
que dice literalmente:
“He leído en la carta de ‘Abd Allāh b. Kulayb al emir ‘Abd al-Rah%mān
(II) acerca de Sevilla:
Al venir de Beja, Dios honre al emir, he visto en la margen del río de
Córdoba vestigios de ciudades, fortalezas, castillos y atalayas conexas
y próximas, hasta que, al llegar a Qal‘at Gazwān, esas fortalezas
conectan con Itálica y Coria hasta Sevilla, y luego se extienden desde
ella hasta Qal‘at Ward, Jerez [de la cora de] de Sidonia, y Astah%,
hasta Cádiz y aquella zona costera; no tengo la menor duda de que los
antiguos hicieron estas fortalezas y atalayas sólo como defensa contra
este enemigo normando que habrá estado llegándoles en distintas
épocas”16.
El texto no hace referencia explícita a Vejer, pero su fortaleza tiene una
correspondencia con la mayoría de las construcciones defensivas de la cora de
Sidonia: Paterna, Gigonza, Tempul, Arcos, Calsena, Asta Regia, Lebrija, Anrina,
Monteagudo, etc., e incluso algunas de las que llevan en su nombre uno o dos
étimos árabes también denotan un origen antiguo, como es, por ejemplo, Alcalá de
los Gazules, en cuya fortaleza (qal‘a), en los niveles estratigráficos más inferiores,
la arqueología ha puesto de manifiesto la existencia de una cantera de época
romana con la presencia de fragmentos cerámicos de terra sigillata, o el caso de
Arcos de la Frontera y de Alcalá del Valle en el extremo más septentrional de la
provincia, lugares estos ellos sobre los que la población árabe mostró su
preferencia para de establecer sus asentamientos, al contar con una población
hispano-visigoda acogida a las Capitulaciones.
Pero quizá, lo más sobresaliente de la información que transmite al-Rāzī sea la
vinculación del sistema defensivo costero a la amenaza de los pueblos del mar,
sistema defensivo constituido por fortalezas que poco tienen que ver con las
construidas posteriormente en los siglos IX y X cuando la amenaza de los norman-
(16) IBN H(AYYĀN, Muqtabis II-1…, 317-328.
12
LOS ORÍGENES DE VEJER DE LA FRONTERA
dos se hace más patente, es decir, los ribāt,, que jalonaron toda la línea costera
asidonense17.
SOCIEDAD
El otro texto aludido tampoco hace referencia explícita a Vejer, pero sí a una
parte de su población y a su filiación religiosa. Se sitúa cronológicamente en los
primeros momentos de la presencia del Islam en la Península Ibérica y está
vinculado a la gran sequía que asoló a al-Andalus durante 7 años, de la que da
amplia información el cronista del siglo XIII Ibn al-Šabbāt,. Según este cronista
norteafricano durante, los seis primeros años sólo llovió sobre determinados
lugares en algunas estaciones, pero el séptimo fue de sequía total:
“La mayor parte de las gentes de al-Andalus buscaron protección contra
la sequía y recurrieron al uso del río de Medina Sidonia: el Barbate.
Acaeció esto en el año 136h/7 de julio de 753 a 26 de junio de 754 que,
por tal motivo, se vino en llamar «Año de Barbate»”18.
Este episodio lo refiere también la crónica anónima del siglo XI conocida como
Ajbār Maŷmū‘a19.
Sin embargo, no es éste el texto que quiero comentar sino otro cuyo autor es alRāzī, donde se refiere lo siguiente:
“E quando andaba la era de los moros en ciento e veinticinco años, fincho
un rio que ha en su termino, que ha nombre Barbate. E aquel dia que este
rio fincho auia seis años que non llobiera; e todos fueron ledos e pagados
porque finchara, e toboles muy gran pro; e todos dixeron ca era milagro
de Dios, que non sabian de adonde finchara, ca estaba seco e non llouia, e
por esso llamaron aquel año el año de Barbate. E los cristianos decian que
la Madre de Ihesuchristo lo auia fecho por milagro, e se lo auia dicho a
uno que andaba con ganado e se le moria todo, ca era grande la cuita que
passaban los omes e los ganados, e lo decian assi los cristianos e lo creian
los malaventurados. E después que esta vez obo finchado este rio non
menguaba la su corriente Moguer que non lloviese, e assi lo fallamos
escrito”20.
(17) J. ABELLÁN PÉREZ: “Las rábitas de la fachada atlántica gaditana”, en La Rábita en el Islam.
Estudios interdisciplinares, Sant Carles de la Ràpita, 2004, 254-262.
(18) IBN AL-ŠABBĀT*, Kitāb S+ilat al-s*imt; tr. esp. E. de Santiago Simón: “Un fragmento de la obra
de Ibn al-Šabbāt (siglo XIII) sobre al-Andalus”, en CHI, 5 (1973), 36.
(19) Ajbār Maŷmū‘a; tr. esp. E. Lafuente y Alcántara, Ajbar Mchmuâ. Crónica anónima del siglo XI,
Madrid, 1984, edición facsimilar de la de Madrid, 1867.
(20) AL-RĀZĪ, Crónica.., 307-308.
13
JUAN ABELLÁN PÉREZ
De su lectura podemos extraer que, el término de Vejer, cuando aún no habían
transcurrido 50 años desde la implantación del Islam en al-Andalus, contaba con
una población mayoritaria de hispano-visigodos21 que se mantenía fiel a sus
creencias religiosas, frente a una minoría de conversos, los muladíes que, aunque
profesaban la nueva fe, no habían logrado romper totalmente con su anterior
religión y, por tanto, su proceso de islamización era muy superficial, hasta el
extremo que el propio al-Rāzī los califica de “malaventurados”.
La intervención de Santa María evoca la importancia que tenía el culto mariano
en una fecha tan temprana entre los miembros de la comunidad mozárabe, y la
influencia que ésta ejercía sobre el resto de la población indígena, lo que a su vez
es un claro exponente de que el proceso de islamización de los muladíes apenas si
se había iniciado a finales de la primera mitad del siglo VIII, de tal manera que en
los momentos de mayor adversidad, los problemas encuentra justificación y
solución en las antiguas creencias religiosas. En este caso, en Santa María que,
aunque fuese considerada como un modelo a seguir por las mujeres musulmanas,
nunca se aceptaron los numerosos milagros que se le atribuían22.
Al- Rāzī confirma la permanencia de la población indígena en sus lugares de
origen, y ello fue debido a su sometimiento mediante el sistema de Capitulaciones,
tal como lo recoge Ibn al-Qūt,iyya en el siglo X, haciéndose eco de informaciones
anteriores:
“Algunos sabios antiguos dicen, hablando de España, que la mayor parte
de ella se sometió por capitulación, excepto algunos lugares bien conocidos, porque después de la derrota de Rodrigo todas las ciudades
capitularon; de aquí que los cristianos que las habitaban continuaron
poseyendo sus tierras y demás propiedades con el derecho a venderlas”23.
La gran propiedad, heredada de la Antigüedad Tardía, se mantuvo, y así ocurrió
para el término de Vejer, así ocurrió como han puesto de manifiesto Alberto
Bernabé y Ana Carreras24 desde un punto de vista estrictamente arqueológico.
Estas explotaciones agrícolas, a pesar de su continuidad en manos de sus antiguos
propietarios, los potentes, se convirtieron en el objetivo de los árabes que no
(21) J. ABELLÁN PÉREZ: “Espacios sagrados de la diócesis Asidonense (siglos VI-XII) a través de la
arqueología, la epigrafía y la toponimia”, en Iglesias y Fronteras, Alcalá la Real, 2005, 9-19.
(22) M. EPALZA, Jesús entre judíos, cristianos y musulmanes hispanos (siglos VI-XVII), Granada,
1999, 175 y ss.
(23) IBN AL-QŪT,IYYA, Ta’rīf iftitāh$ al-Andalus; tr. esp. J. Ribera, Historia de la conquista de
España de Abenalcotía el cordobés, Madrid, 1926, 173.
(24) A. BERNABÉ SALGUEIRO y A. CARRERAS EGAÑA: “Vestigios de época Republicana y Augústea en
la cuenca de los ríos Barbate y San Ambrosio”, en Janda. Anuario de Estudios Vejeriegos, 1
(1995); también “Yacimientos romanos en Barbate y en su término municipal”, en Janda, 3
(1997). Una síntesis sobre esta etapa puede verse en A. MUÑOZ RODRÍGUEZ, Vejer de la
Frontera, Cádiz, 1996, 21-34.
14
LOS ORÍGENES DE VEJER DE LA FRONTERA
cesarían en sus propósitos hasta hacerse con su control mediante la puesta en
práctica de diversos métodos: bien accediendo a la propiedad de aquellas
explotaciones que habían sido abandonadas por sus titulares tras la derrota de
Rodrigo o bien mediante matrimonios.
Según la teoría de Lévi-Provençal sobre el proceso de asentamiento de los
conquistadores, basado fundamentalmente en criterios ecológicos, los árabes se
establecieron en las grandes arterias fluviales donde el proceso de romanización
había sido mayor, mientras que los beréberes lo hicieron en las tierras altas del
interior donde reprodujeron su entorno originario.
La teoría de Lévi-Provençal se adecúa perfectamente al espacio vejeriego:
amplia romanización, abundantes acuíferos y existencia de la gran propiedad sujeta
al pago de rentas agrarias (jarāŷ) que posteriormente serían la base económica del
asentamiento de una fracción de los árabes ŷundíes llegados a al-Andalus a
mediados del siglo VIII al mando de Balŷ.
Durante la larga historia del Vejer andalusí, su estructura social no experimentó
cambios sustanciales, al menos hasta el siglo X. Durante esa etapa, que se
corresponde con el periodo omeya, la población de la zona fue mayoritariamente
indígena y cristiana con la pervivencia de su estructura eclesial de la que son un
buen ejemplo los templos rurales construidos en el siglo VII por el obispo Pimenio:
San Ambrosio y La Oliva25. Sin embargo, a medida que la convivencia entre
musulmanes y cristianos se fue deteriorando, el número de mozárabes fue disminuyendo, bien por su conversión al Islam o bien por su desplazamiento a zonas más
aisladas y seguras del interior. Este proceso de movilidad se constata desde un
punto de vista estrictamente arqueológico. Las dos direcciones posibles son hacia
el macizo montañoso que se alza en la ensenada de Bolonia, conocido con el
nombre de La Silla del Papa, y hacia el término de Alcalá de los Gazules, hacia la
sierra de las Sepulturas. En cada uno de los casos las manifestaciones arquitectónicas de carácter religioso son diferentes26. Se parte de una construcción de tipo
basilical de tres naves, como es el caso de San Ambrosio, con asociación de dos
tipos de sepulturas que responden a cronologías distintas: los típicos enterramientos
hispano-visigodos, cuyas fosas estaba delimitadas y cubiertas de grandes losas
irregulares27, y los enterramientos situados a la entrada de cada una de las celdas de
la comunidad monástica que se asentó posteriormente, ya en época andalusí, o
como en el caso de La Mesa de Algar, donde se estableció un monasterio en época
bizantina, asociado a una necrópolis con sepulturas magníficamente trabajadas y
cubiertas de grandes losas que tienen esculpidas cruces griegas y en su interior
excelentes materiales funerarios de vidrio, metalistería y cerámica.
(25) J. ABELLÁN PÉREZ: “Urbanismo religioso en la cora de Sidonia”, en La ciudad en al-Andalus y el
Magreb, Granada, 2002, 121-138.
(26) J. ABELLÁN PÉREZ: “Espacios sagrados de la diócesis Asidonense”, op., cit.
(27) F. GILES, A. SÁEZ y A. ÁLVAREZ: “Tumba visigoda de «El pabellón» en la ermita de San
Ambrosio (Barbate)”, en Boletín del Museo de Cádiz, 1 (1980), 63-70.
15
JUAN ABELLÁN PÉREZ
Sin embargo, la comunidad mozárabe en sus desplazamientos y nuevos
asentamientos generó edificios religiosos muy diferentes: el grupo que se ubicó en
La Silla del Papa levantó iglesias de tipo rupestre y sepulturas excavadas en roca,
mientras que el que se dirigió hacía las sierras interiores edificó iglesias más
complejas y típicamente mozárabes, similares a las que había en las sierras
malagueñas. Un ejemplo de ello es la iglesia del Jautor (Alcalá de los Gazules), de
doble ábside y sepulturas exteriores, similares a las descritas para San Ambrosio,
que puede datarse en torno al siglo X, lo que por otro lado, viene a demostrar la
edificación de nuevos templos pese a la prohibición islámica.
Esos desplazamientos no significaron que la comunidad mozárabe de Vejer
desapareciera en su totalidad, sino sólo una dispersión que también se puede
constatar a través de la toponimia.
Todo ello nos permite afirmar la continuidad de la población indígena vejeriega,
convertida o no al Islam, así como la presencia de grupos árabes. Sin embargo no
tenemos constancia documental ni arqueológica que nos confirme la presencia de
beréberes con anterioridad a la fitna del siglo XI, y, aunque tampoco tenemos datos
de época posterior, creemos que con la llegada de los imperios norteafricanos,
almorávides y almohades, la situación debió de cambiar como ocurrió en otras
zonas similares de la provincia de Cádiz y, en general, en todo el territorio
andalusí.
Nuestra hipótesis es que la escasez de citas de Vejer en las fuentes árabes se
debe a la presencia de un poblamiento mayoritario de mozárabes cuyas rentas
agrarias fueron el sostén de los árabes ŷundíes, y por tanto, este espacio periférico,
cuyos tributos no fueron a engrosar las arcas del estado omeya, no les preocupó
hasta las revueltas muladíes y mozárabes de los siglos IX y X que tendían a la
independencia. Luego, cuando Almanzor realizó la reforma del ejército y acabó
con el sistema originario de los asentamientos ŷundíes, éstos, habían accedido ya a
la propiedad de la tierra a través de diversos mecanismos como el matrimonio. Sin
embargo, no sabemos nada de la etapa final del califato omeya en Vejer. El silencio
de las fuentes se puede interpretar como que este espacio no participó en los
acontecimientos bélicos derivados de la fitna o que se trataba de una zona de
influencia espiritual, cristiana y musulmana (sufismo), a la que acudieron a
retirarse temporalmente personajes como el célebre sufí Ibn ‘Arabī de Murcia, pero
de escasa relevancia política y económica.
16
LOS ORÍGENES DE VEJER DE LA FRONTERA
Plano de Vejer de la Frontera (Alfonso Jiménez)
17