Apriete aqui para leer el libro

Comentarios

Transcripción

Apriete aqui para leer el libro
Tabla de Contenido de
Las Últimas Cuatro Potencias Mundiales
Primera parte
-De qué trata este libro..........................................................1
-Exhortación fraternal...........................................................2
-Introducción.........................................................................3
-Cómo me dí cuenta de la interpretación correcta
de Daniel Siete....................................................................6
-Qué son las profecías y para quiénes fueron escritas...........7
-Cómo debatir dos teorías opuestas.....................................12
-Demostración de que la profecía de Daniel 7 sí atañe a
la época actual y a la época previa al regreso de Cristo......13
-Datos que demuestran que el león de la
profecía representa a Inglaterra...........................................17
-Datos que demuestran que el oso de la
profecía representa a Rusia..................................................27
- Datos que demuestran que el tigre de la profecía
representa a China-Asia.......................................................37
-Probabilidad de que la cuarta bestia pueda llegar a ser
una Europa Unida.................................................................59
-La cuarta bestia aliada a las tres anteriores............................61
-Cómo podemos ayudar a creer a un incrédulo sincero..........62
-Comentarios y detalles sobre esta profecía,
y sobre las cuatro bestias......................................................68
-Hay detalles accesorios en esta profecía cuyo
significado dudo o desconozco............................................75
-¿Cuándo estará a las puertas la Segunda Venida
de Nuestro Señor Jesucristo?...............................................83
Segunda Parte
-Demostración de que la profecía de Daniel 7 no atañe
a los cuatro imperios de la antigüedad.............................85
-Aclaración sobre el sueño de la estatua.............................94
-Demostración de que la profecía de Daniel 7
no atañe a ningún otro grupo de imperios
del pasado........................................................................95
-Para finalizar........................................................................102
1
2
Las Últimas 4 Potencias
Mundiales
3
4
Primera Sección
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
32
33
>De qué trata este libro
Este libro le dice, es más, le demuestra al
lector, en qué momento estamos viviendo
respecto a la profecía. Usé adrede el verbo
“demostrar”, porque este libro no es una
exposición de “imaginaciones”, “pensamientos”
y “sentimientos”, sino una exposición de
hechos, que usted puede verificar.
Aquí demuestro que estamos viviendo durante
el surgimiento de la tercera de las últimas cuatro
potencias de la historia de la humanidad.
Inglaterra, Rusia, y China (los países asiáticos de
la Cuenca del Pacífico) son potencias que ya han
llegado a existir; a la vez que una Europa unida
ya se avizora en el horizonte.
Si usted quiere constatarlo personalmente,
simplemente lea este libro por orden, sin saltos y
sin dejar de leer nada; dado que los
razonamientos y hechos previamente tratados,
son la base de los que le siguen. Si no lo hace, no
va a entender bien lo dicho.
El libro tiene dos secciones. La primera, que
comienza en esta misma página, nos explica qué
son las profecías en forma general y demuestra
que la profecía de Daniel 7 se refiere a Inglaterra,
Rusia, China y la Unión Europea. La segunda
sección, que comienza en la página 86,
demuestra que la vieja interpretación del
1
34
35
36
capítulo 7 de Daniel, la interpretación tradicional,
está errada desde su origen.
*
37
38
39
40
41
42
>Exhortación fraternal
Ante todo debemos tener presente la
exhortación de nuestro hermano el apóstol Pablo
cuando dijo:
43
44
45
“Examinadlo todo; retened lo bueno.”
(I Tes 5:21)
46
47
48
49
50
51
52
53
54
55
56
No hay que tener miedo a examinar lo que se
nos pone delante, si tenemos fe en Dios, si
tenemos fe en que Él no va a permitir que nos
engañen, siempre y cuando nosotros seamos
sinceros con Él y con nosotros mismos. Si
nosotros estamos verdaderamente en Él y las
interpretaciones y doctrinas que sustentamos
son de Él, se cumplirá en nosotros lo dicho
personalmente por Nuestro Señor Jesucristo en
Lucas 21:15
57
58
59
60
61
“Porque yo os daré boca y sabiduría, a
la cual no podrán resistir ni contradecir
todos los que se os opondrán.”
(Lc 21:15)
62
63
64
65
66
67
No es cuestión de autosugestionarnos en el
sentido de creernos vanidosamente que
nuestras
interpretaciones
“nos
fueron
inspiradas”; o creernos que tenemos las
interpretaciones y doctrinas correctas, pero
2
68
69
70
71
72
73
luego tener miedo de discutirlas fraternalmente
con los hermanos. El que así procede realmente
no tiene fe en lo que dice creer, o no le cree a
Jesucristo cuando dice que le va a dar boca y
sabiduría.
*
74
75
76
77
78
79
80
81
82
83
84
85
86
87
88
89
90
91
92
93
94
95
96
97
98
99
100
101
102
>Introducción
Yo era ateo por crianza. En Cuba, en la
ciudad donde yo vivía no había iglesia
evangélica, y solamente había dos o tres
cristianos evangélicos, con los cuales no tenía yo
contacto, a los cuales conocí después de
convertirme. Mis padres me criaron ateo, dado el
ambiente falsamente científico que se respiraba
en aquella época y aún hoy se respira en Estados
Unidos, donde vivo. Pensaban ellos que la
ciencia era la respuesta, y con su mejor buena
voluntad me criaron ateo.
En septiembre de 1944, teniendo yo diez y
seis años, vinieron al pueblo unos cristianos que
traían una carpa como la de un circo, desde la
cual predicaban el evangelio a todo el que
quisiera escucharlo. Atraído por la curiosidad, la
música y las ganas de “embromar” a los que
creían “esas boberías”, me llegué con tres o
cuatro amigos más a escuchar. Estaban
predicando sobre las profecías de Isaías; y
aquello me llamó la atención. ¿Cómo podía
alguien saber el futuro con tanta exactitud?
Nunca había yo pensado en la posibilidad de la
existencia de Dios.
En aquella época yo estaba estudiando el
bachillerato, y necesitado de escribir un ensayo
3
103
104
105
106
107
108
109
110
111
112
113
114
115
116
117
118
119
120
121
122
123
124
125
126
127
128
129
130
131
sobre física, fui a la biblioteca de mi padre, que
era médico y tenía muchísimos libros, para buscar
algo sobre el tema que yo tenía que desarrollar.
Cuando estaba en mi búsqueda, mi vista cayó
sobre un pequeño libro en cuyo lomo estaba
escrito “La Biblia”. Cuando lo vi pensé: “este
es el libro del cual estaban hablando los
americanos anoche”. Yo jamás había visto una
Biblia ni sabía lo que era. En aquella época la
Iglesia Católica Romana tenía prohibido leer
la Biblia. Ni en mi casa, ni en el ambiente
estudiantil en que yo me movía, ni en la ciudad
en que vivía, se hablaba de ella.
Extrañado de que mi padre tuviera una Biblia la
abrí, y en la primera página leí la dedicatoria del
que se la había regalado veinte años antes, un
hombre llamado Rogelio Caparrós, que yo sabía
que era amigo de mi padre, pero que hacía años
que no se veían. Tal parece que Dios lo indujo a
regalarle la Biblia a mi padre para que yo la
tuviera a mano cuando llegara el momento
propicio. Tomé la Biblia y el libro de física que
buscaba y me los llevé para mi cuarto.
Comencé a leer la Biblia por la primera página,
como hacía con los demás libros. Cuando iba por
el Éxodo ya yo me había convertido a Dios. Seguí
leyendo con avidez aquel libro ignorado, y al
llegar a Josué 1:8 quedé muy impresionado
cuando leí:
132
133
134
135
136
“El libro de aquesta ley nunca se
apartará de tu boca, antes de día y de
noche meditarás en él, para que guardes y
hagas conforme a todo lo que en él está
4
137
138
139
escrito, porque entonces harás prosperar
tu camino, y todo te saldrá bien”.
(Josué 1:8)
140
141
142
143
144
145
146
147
148
149
150
151
152
153
154
155
156
157
158
159
160
161
162
163
164
165
166
167
168
169
170
Me parecía que era un mandamiento de Dios
directamente para mí. De ahí en adelante me hice
el propósito de leer al menos cinco capítulos
diarios, lo cual he hecho desde entonces hasta
hoy. En estos momentos estoy leyendo la Biblia
por 90 ma vez. Tengo ochenta años, y pienso
seguirlo haciendo con la ayuda de Dios hasta el
día en que me muera.
Tal vez por el medio en que me desarrollé,
nunca sentí la necesidad de pertenecer a una
denominación con exclusión de otras. Aunque he
asistido a diversos tipos de iglesias, no
pertenezco a ninguna y coopero con cualquiera
que tenga como núcleo central de sus doctrinas la
salvación por la gracia de Jesucristo. No
habiendo sentido inclinación por los estudios
teológicos ni por ninguna de las asignaturas que
comúnmente se enseñan en los seminarios para
ayudar a los que quieren dedicarse al ministerio
de la palabra, sí me he dado por entero a la diaria
lectura de la Palabra de Dios. No solamente he
leído la Biblia de Génesis a Apocalipsis muchas
veces, sino que además he escuchado o debatido
las creencias que los diversos hermanos tienen, y
así me he enterado de sus creencias y doctrinas.
Pudiera ser que este libro, no viniendo de una
persona que pertenezca a determinada
denominación, tenga un interés especial para el
lector.
*
171
5
172
173
174
175
176
177
178
179
180
181
182
183
184
185
186
187
188
189
190
191
192
193
>Cómo me dí cuenta de la interpretación
correcta de Daniel Siete
En 1953, leyendo la prensa, vi varias veces que
a China la comparaban con un tigre de papel.
Sabiendo ya que a Inglaterra la simbolizaban
como “el león británico” y sabiendo desde antes
de 1951 que a Rusia la representaban como “el
oso de las estepas siberianas”, caí en cuenta de
que la profecía de Daniel 7 se refería a esos
países.
A pesar de haberme dado cuenta y comprobado
los hechos, no quise decir nada públicamente,
preferí seguir observando el desarrollo de los
acontecimientos, porque temía que a lo mejor yo
andaba divulgando algo que no se debía divulgar.
Pero recientemente pensé que yo estaba
haciendo lo mismo que el siervo a quien le dieron
una mina y él la guardó en un paño, como dice
Lucas 19:20-21. También pensé que las cosas
reveladas no eran para quedarse uno con ellas,
sino para compartirlas, según dice Deuteronomio
29:29.
194
195
196
197
198
199
“Las cosas secretas pertenecen a Jehová
nuestro Dios, mas las reveladas son para
nosotros y para nuestros hijos por siempre,
para que cumplamos todas las palabras de
esta ley.”
(Dt 29:29)
200
201
202
Por eso me decidí a escribir este pequeño libro;
y tengo otros más en mente.
203
204
*
205
206
6
207
208
209
210
211
212
213
214
215
216
217
218
219
220
221
222
223
224
225
226
227
228
229
230
231
232
233
234
235
236
237
238
239
240
241
>¿Qué son las profecías y para quiénes fueron
escritas?
Las profecías no son trozos literarios
destinados a satisfacer la curiosidad de los
creyentes narrándoles pormenorizadamente la
historia de cada país por adelantado. Las
profecías bíblicas son advertencias que Dios le da
a Su pueblo para que conozcan los
acontecimientos que se desarrollarán durante
ciertos períodos de la historia, en algún que otro
país o región, a fin de que estemos preparados
para ellos, por el hecho de que nos conciernen. La
profecía no trata de dar una pormenorizada
relación de todos y cada uno de los
acontecimientos que van a ocurrir durante toda la
historia futura de todos y cada uno de los países
del mundo. Ni siquiera se refiere siempre a los
países principales.
Las profecías están escritas para que,
cuando llegue la época en que Dios desea que
se entiendan, las entienda cualquiera que lea la
Biblia y esté medianamente al tanto de lo que
ocurre a su alrededor. No es menester que el que
las entienda sea un “ungido”, ni un “inspirado”,
ni un personaje especial con dotes maravillosas,
ni cosa que se le parezca.
Muchas de las profecías de la Biblia se dan
por medio de símbolos. Es de pensarse que si
Dios da las profecías por medio de símbolos y no
a las claras, es porque no quiere que se
interpreten hasta que llegue cierta época que Él
tiene determinada. Siendo esto así, los símbolos
proféticos cumplen su cometido, dado que no se
va a conocer su significado en los siglos pasados,
7
242
243
244
245
246
247
248
249
250
251
252
253
254
255
256
257
258
259
260
261
262
263
y sólo viene a hacerse patente ese significado
en el momento que los cristianos debemos
entenderlas. En nuestro caso de Daniel 7,
venimos a comprender el significado de estos
símbolos a las actuales alturas de la historia y no
en los siglos pasados.
De todo lo dicho anteriormente se puede
colegir que las profecías están dadas para que
no se puedan interpretar (al menos en su
totalidad) hasta que llegue la época
determinada por Dios para ello; pero a la vez
en forma tal, para que una vez que llegue esa
época, cualquier cristiano que lea medianamente
a menudo la Biblia y que esté medianamente
enterado de lo que sucede a su alrededor, la
interprete. Si no fuera así, no tendría sentido el
poner dichas profecías en la Biblia. ¿Para qué
ponerlas si no se van a poder interpretar jamás?
Si por otro lado, hiciera falta para su
interpretación dones especiales, ¿para qué iban a
exhortar al cristiano a estar atento a ellas como lo
hace San Pedro en II P 1:19-21?
264
265
266
267
268
269
270
271
272
273
274
275
“Tenemos también la palabra profética
más permanente, a la cual hacéis bien de
estar atentos como a una antorcha que
alumbra en lugar oscuro hasta que el día
esclarezca, y el lucero de la mañana salga
en vuestros corazones. Entendiendo
primero esto, que ninguna profecía de la
Escritura es de particular interpretación;
porque la profecía no fue en los tiempos
pasados traída por voluntad humana, sino
los santos hombres de Dios hablaron
8
276
277
siendo inspirados del Espíritu Santo.”
(II P 1:19-21)
278
279
280
281
282
283
284
285
286
287
288
289
290
291
292
293
294
295
296
297
298
299
300
301
302
303
304
305
306
307
308
309
310
Si Pedro exhorta a que los cristianos estemos
atentos a las profecías es porque sabe que no
hacen falta dones especiales, sino solamente
ganas de enterarse. Es decir, que las profecías
son para todos, no para gente especial.
Si desde siempre fuera factible el interpretar
los símbolos que contienen las profecías,
entonces ¿para qué Dios iba a usar símbolos que
la oculten, si una vez conocido por alguien el
significado de esos símbolos ya no iban a estar
ocultas esas profecías en los siglos posteriores a
su interpretación y anteriores a su cumplimiento?
Lo lógico es pensar que Dios nos dio las
profecías, en forma tal que para todos son
ininterpretables mientras no llegue el momento
apropiado; pero que una vez llegado éste,
cualquiera pueda interpretarlas sin necesitar ni
dones ni genialidades ni cualidades especiales ni
tampoco revelaciones particulares o personales.
Pudiera alguien pensar que de acuerdo con
lo que dicen José en Gen 40:8 y 41:16 o
Daniel en 2:22 y 28, sólo Dios es el que da las
interpretaciones. Pero hay que darse cuenta de
que esas revelaciones antes mencionadas fueron
dadas con el deliberado propósito de que fueran
interpretadas solamente por ellos ambos, a fin de
poner a esos siervos de Dios en posición
ventajosa. No eran para ser interpretadas por todo
el que las conociera. Hay que distinguir dos
casos en las interpretaciones de revelaciones o
profecías, para no pretender formar doctrina con
lo primero que nos viene a la mente.
9
311
312
313
314
315
316
317
318
319
320
321
El primer caso es cuando Dios da una
revelación que sólo uno a quien Él ayude
puede descifrarla. Estas son casi siempre
revelaciones de alcance reducido (dadas para
una sola persona o unas pocas) y de corto plazo,
para ser interpretadas inmediatamente, o a los
pocos días de obtenida. Ejemplos de ellas son:
la de los criados de Faraón, la de Faraón mismo,
la del árbol frondoso de Nabucodonosor y la de
Baltasar.
322
323
324
325
326
327
328
329
330
331
332
333
334
335
336
337
338
339
340
341
El segundo caso es el de casi todas las
demás profecías de la Biblia, que están
dirigidas a multitudes para un futuro lejano.
Ejemplos de estas son: las cuatro bestias de
Daniel, el carnero y el macho cabrío, las setenta
semanas, las de Apocalipsis, Isaías 53, etc..
Estas son o serán interpretadas por muchos de
los que las leen, cuando llegue el momento
apropiado para ello; en cuyo momento los
símbolos utilizados en esas profecías adquirirán
significado, un significado que para cualquiera
será inteligible, debido a las circunstancias y a la
época. No parece ser necesaria, para la
interpretación de este tipo de profecías, una
actuación especial de Dios sobre el humano.
Están diseñadas precisamente para eso: para que
las entienda cualquiera que las lea, pero a su
debido tiempo, y siempre y cuando el lector no
tenga empeño en negarse a ver y a entender.
342
343
344
345
La
exactitud
de
estas
profecías,
comprobable por cualquiera, sirve para
demostrarles a los incrédulos que sean
10
346
347
348
349
350
351
352
353
354
355
356
357
358
359
360
361
362
363
364
365
366
367
368
369
370
371
372
373
sinceros, que la Biblia es el libro de Dios. No
se trata en el presente trabajo del caso de un
escritor tratando de torcer las Escrituras para que
concuerden con su personal interpretación de la
profecía. Lo que se hace en este libro es presentar
al lector la prensa diaria, los diarios y revistas
para que al leerlas, compruebe con hechos, la
certidumbre de la interpretación.
Por eso, a mi modo de ver, todo escritor debe
estar accesible a la discusión sana y edificante;
no encerrarse en su torre de marfil sin
permitir a nadie que discuta su teoría. Por eso
yo doy acceso a que me impugnen lo que digo,
porque considero que de la sana discusión sale la
luz, y de esa manera, me beneficio yo, porque me
sacan de mis errores, si es que los tengo, y se
benefician mis interlocutores, porque salen de los
errores suyos si es que los tienen.
De los autores que he conocido ninguno ha
deseado jamás discutir por escrito sus doctrinas, o
sus interpretaciones de la profecía. Dicen las
cosas para que uno se las crea dogmáticamente,
por aquello de “magister dixit”. Y si uno intenta
impugnar con razones y argumentos, por escrito,
lo que ellos enseñan, contestan que no desean
“perder el tiempo” porque están “muy
ocupados”.
*
374
375
376
La discusión es como la luz, molesta solamente
a los que prefieren las tinieblas.
377
378
*
379
380
11
381
382
383
384
385
386
387
388
389
390
391
392
393
394
395
396
397
398
399
400
401
402
403
404
405
406
407
408
409
410
411
412
413
>Cómo debatir dos teorías opuestas
Cuando en ciencias o en cualquier otro asunto,
se discuten dos hipótesis o dos teorías, el
primer paso a dar es hacer preguntas para
entender perfectamente la hipótesis contraria.
El segundo paso que se debe dar es demostrar
cómo la hipótesis contraria no puede ser
correcta; y luego, lo tercero es demostrar cómo
la teoría nuestra sí es correcta, porque explica
lógicamente los fenómenos en estudio. En este
caso yo voy a invertir el orden, haciendo que el
tercer paso sea el segundo, y que el segundo se
convierta en el tercero. En cuanto al primer
paso, ya está incluido al formular mi
interpretación.
En asuntos de cristianismo es necesario, al
discutir, presentar argumentos y razonamientos
tomando la Biblia como base. Eso es este libro,
una discusión sobre la interpretación de esta
profecía de Daniel, en la que primero voy a
demostrar que mi interpretación es correcta, y
luego voy a demostrar que la interpretación
tradicional y “autorizada” no es correcta.
Por eso le pongo número a los renglones, a
fin de que si algún hermano desea mostrarme lo
que él considere que es un error mío, pueda
hacerlo con suma facilidad con sólo referirse al
número del renglón en que está lo que él
impugna. Al momento de la impresión de este
libro mi dirección postal es P. O. Box 655126
Miami FL 33265-5126 USA, y mi E-Mail es
[email protected]
*
414
415
12
416
417
418
419
420
421
422
423
424
425
426
427
428
429
430
431
432
>Demostración de que la profecía de Daniel 7
sí atañe a la época actual y a la época previa al
regreso de Cristo.
Más adelante en este libro demostraré que la
profecía del capítulo 7 no puede estarse
refiriendo a los imperios babilónico, persa,
griego y romano, como siempre ha sido
interpretado. La interpretación tradicional está
errada. También demostraré en ese momento
que tampoco puede estarse refiriendo a ningún
grupo de cuatro reinos ya pasados, ni a ningún
reino solitario ya pasado.
A continuación demostraré que esa profecía sí
se
refiere
a
los
cuatro
imperios
contemporáneos de Inglaterra, Rusia, ChinaAsia, y casi seguramente, la Unión Europea.
*
433
434
435
436
437
438
Leamos el capítulo 7 de Daniel
Ante todo, debemos leer el capítulo 7 de
Daniel, a fin de tener en mente lo que allí dice,
cuando razonemos sobre la profecía.
439
440
441
442
443
444
445
446
447
448
449
450
1 En el primer año de Belsasar rey de
Babilonia, vio Daniel un sueño y visiones
de su cabeza en su cama; luego escribió el
sueño, y notó la suma de los negocios.
2 Habló Daniel y dijo: Veía yo en mi
visión de noche, y he aquí que los cuatro
vientos del cielo combatían en la gran
mar. 3 Y cuatro bestias grandes, diferentes
la una de la otra, subían de la mar.
4 La primera era como león, y tenía alas
de águila. Yo estaba mirando hasta tanto
13
451
452
453
454
455
456
457
458
459
460
461
462
463
464
465
466
467
468
469
470
471
472
473
474
475
476
477
478
479
480
481
482
483
484
485
que sus alas fueron arrancadas, y fue
quitada de la tierra; y púsose enhiesta
sobre los pies a manera de hombre, y
fuéle dado corazón de hombre.
5 Y he aquí otra segunda bestia,
semejante a un oso, la cual se puso al un
lado, y tenía en su boca tres costillas
entre sus dientes; y fuéle dicho así:
Levántate, traga carne mucha.
6 Después de esto yo miraba, y he aquí
otra, semejante a un tigre, y tenía cuatro
alas de ave en sus espaldas; tenía también
esta bestia cuatro cabezas; y fuéle dada
potestad.
7 Después de esto miraba yo en las
visiones de la noche, y he aquí la cuarta
bestia, espantosa y terrible, y en grande
manera fuerte; la cual tenía unos dientes
grandes de hierro; devoraba y
desmenuzaba, y las sobras hollaba con
sus pies; y era muy diferente de todas las
bestias que habían sido antes de ella; y
tenía diez cuernos.
8 Estando yo contemplando los cuernos,
he aquí que otro cuerno pequeño subía
entre ellos, y delante de él fueron
arrancados tres cuernos de los primeros;
y he aquí, en este cuerno había ojos como
ojos de hombre, y una boca que hablaba
grandezas.
9 Estuve mirando hasta que fueron
puestas sillas: y un Anciano de grande
edad se sentó, cuyo vestido era blanco
como la nieve, y el pelo de su cabeza
como lana limpia; su silla llama de fuego,
14
486
487
488
489
490
491
492
493
494
495
496
497
498
499
500
501
502
503
504
505
506
507
508
509
510
511
512
513
514
515
516
517
518
519
520
sus ruedas fuego ardiente. 10 Un río de
fuego procedía y salía de delante de Él;
millares de millares le servían, y millones
de millones asistían delante de él. El
Juez se sentó, y los libros se abrieron.
11 Yo entonces miraba a causa de la voz
de las grandes palabras que hablaba el
cuerno; miraba hasta tanto que mataron
la bestia, y su cuerpo fue deshecho, y
entregado para ser quemado en el fuego.
12 Habían también quitado a las otras
bestias su señorío, y les había sido dada
prolongación de vida hasta cierto tiempo.
13 Miraba yo en la visión de la noche, y
he aquí en las nubes del cielo como un
hijo de hombre que venía, y llegó hasta el
Anciano de grande edad, e hiciéronle
llegar delante de él. 14 Y fuéle dado
señorío, y gloria, y reino; y todos los
pueblos, naciones y lenguas le sirvieron;
su señorío, señorío eterno, que no será
transitorio, y su reino que no se
corromperá.
15 Mi espíritu fue turbado, yo Daniel, en
medio de mi cuerpo, y las visiones de mi
cabeza me asombraron. 16 Lleguéme a
uno de los que asistían, y preguntéle la
verdad acerca de todo esto. Y hablóme, y
declaróme la interpretación de las cosas.
17 Estas grandes bestias, las cuales son
cuatro, cuatro reyes son, que se
levantarán en la tierra. 18 Después
tomarán el reino los santos del Altísimo,
y poseerán el reino hasta el siglo, y hasta
el siglo de los siglos.
15
521
522
523
524
525
526
527
528
529
530
531
532
533
534
535
536
537
538
539
540
541
542
543
544
545
546
547
548
549
550
551
552
553
554
Entonces tuve deseo de saber la verdad
acerca de la cuarta bestia, que tan
diferente era de todas las otras, espantosa
en gran manera, que tenía dientes de
hierro, y sus uñas de metal, que devoraba
y desmenuzaba, y las sobras hollaba con
sus pies: 20 Asimismo acerca de los diez
cuernos que tenía en su cabeza, y del otro
que había subido, de delante del cual
habían caído tres; y este mismo cuerno
tenía ojos, y boca que hablaba grandezas,
y su parecer mayor que el de sus
compañeros. 21 Y veía yo que este cuerno
hacía guerra contra los santos, y los
vencía,
22 Hasta tanto que vino el Anciano de
grande edad, y se dio el juicio a los
santos del Altísimo; y vino el tiempo, y los
santos poseyeron el reino.
23 Dijo así: La cuarta bestia será un
cuarto reino en la tierra, el cual será más
grande que todos los otros reinos, y a
toda la tierra devorará, y la hollará, y la
despedazará.
24 Y los diez cuernos significan que de
aquel reino se levantarán diez reyes; y
tras ellos se levantará otro, el cual será
mayor que los primeros, y a tres reyes
derribará. 25 Y hablará palabras contra el
Altísimo, y a los santos del Altísimo
quebrantará, y pensará en mudar los
tiempos y la ley; y entregados serán en su
mano hasta tiempo, y tiempos, y el medio
de un tiempo.
19
16
555
556
557
558
559
560
561
562
563
564
565
566
567
Empero se sentará el juez, y
quitaránle su señorío, para que sea
destruido y arruinado hasta el extremo; 27
Y que el reino, y el señorío, y la majestad
de los reinos debajo de todo el cielo, sea
dado al pueblo de los santos del Altísimo;
cuyo reino es reino eterno, y todos los
señoríos le servirán y obedecerán.
28 Hasta aquí fue el fin de la plática. Yo
Daniel, mucho me turbaron mis
pensamientos, y mi rostro se me mudó,
mas guardé en mi corazón el negocio.
*
26
568
569
570
571
572
573
574
575
576
577
578
579
580
581
582
583
584
585
586
587
588
589
>Datos que demuestran que el león de la
profecía representa a Inglaterra.
Desde que Inglaterra perdió su imperio, o mejor
expresado tal vez, desde que el Imperio Británico
se convirtió en la Mancomunidad Británica, no se
oye mucho hablar del “león británico”. Sin
embargo, los que vivimos en los años 30 y 40
recordamos multitud de referencias a Inglaterra
en las que ésta estaba simbolizada por un león.
En muchas ocasiones se veían caricaturas en los
periódicos en los que Gran Bretaña se
representaba como un león. Hoy en día eso no se
ve tan a menudo, motivado tal vez por la
decadencia de ese país, que perdió su imperio
después de la Segunda Guerra Mundial.
No obstante he podido recolectar de las
bibliotecas y de la internet, algunas referencias y
caricaturas que harán que ustedes lleguen a la
conclusión de que, efectivamente, Gran Bretaña
era conocida, popular e internacionalmente, como
17
590
591
592
593
un león. Más fácilmente podrán ustedes ver
ahora en la prensa a Rusia representada como un
oso, o a los países asiáticos como un tigre, que a
Inglaterra como un león.
594
595
596
597
598
599
600
601
602
603
604
605
606
607
608
609
610
Margaret Thatcher, la leona. No tan lejos en
el tiempo, sin embargo, durante el gobierno de la
“Dama de Hierro”, cuando Margaret Thatcher era
la Primer Ministro de Inglaterra, salió una
caricatura de un león con la cabeza de esta
señora.
Esta caricatura fue publicada en el Miami
Herald, el miércoles 10 de mayo de 1989, en la
página 31-A. Si se le presentaba como un león,
es porque los que así escribían consideraban que
el público entendía el simbolismo. Fíjense que no
se trata de escritos de personas pertenecientes al
sector religioso, que pudieran estar reflejando sus
personales interpretaciones, sino de gente que
estaba hablando en el año 1989, sobre la política
de Margaret Thatcher.
18
611
612
613
614
615
616
617
618
619
620
621
622
623
624
625
626
627
628
629
630
631
632
El Mercado Común Europeo. En un
semanario llamado “América Libre” de fecha
viernes 28 de abril de 1967, en la página 2, salió
otra caricatura que nos hace ver cómo Inglaterra
era conocida o más bien simbolizada como un
león. Era la época en que Gran Bretaña intentaba
ingresar en el Mercado Común Europeo, a lo cual
se oponía Francia. Aunque la caricatura fue
publicada en un semanario en español, el autor de
la caricatura lo era Knudsen, del Copley
Newspapers. Había habido un referéndum en
Francia cuyos resultados fueron adversos a
Inglaterra. Para trasmitir su mensaje, el
caricaturista pintó una casa en cuya fachada había
un letrero que decía “Mercado Común”, y en la
puerta “Referéndum Francés”. En la parte de
afuera de la casa, como decir en la acera, había un
maltrecho león parado en sus patas traseras con
un gesto de intenso dolor, porque la cola se la
19
633
634
635
636
637
638
habían agarrado al tirarle la puerta. En el cuerpo
del león aparecía el nombre “Inglaterra”. He aquí
otro caso en el que gente que no están
interpretando profecías, sino simplemente
trasmitiendo noticias de índole política,
representan a Inglaterra como un león.
639
640
641
642
643
644
645
646
También en 1848. Lo importante de presentar
estas caricaturas y menciones sobre el león
británico consiste en que no sólo son hechas por
personas que nada tienen que ver con religión,
sino que fueron hechas en diversas épocas,
20
647
648
649
650
651
652
653
654
655
656
657
658
659
660
661
662
663
durante todo el tiempo que duró el vasto imperio
británico, que tenía colonias todo al rededor del
mundo. Si vamos a buscar en la internet,
(http://wsrv.clas.virginia. edu/~dnp5c/Victorian/
monkey.html) veremos que el 8 de abril de 1848
en Punch 14 sacaron una caricatura titulada
“The British Lion and the Irish Monkey”. En
ella aparece de nuevo Gran Bretaña representada
como un león, y de esto hace mucho más de un
siglo. Es decir, que no se trata de algo que
quieren hacer ver ahora “fanáticos religiosos”
que intentan hacernos creer que Inglaterra es el
león de la profecía en Daniel 7. Quienes lo
hacen estaban a mil millas de imaginar que sus
caricaturas podrían ser usadas para demostrar
que, en forma natural y espontánea, Inglaterra
llegó a ser simbolizada por un león.
664
665
21
666
667
668
669
670
671
672
673
674
675
676
677
678
679
En libros recientes. Pero no es solamente en
décadas pasadas que se representaba a Inglaterra
como un león. Tan recientemente como en l995
se publicó el libro “British Political History
1867-1995”, cuyos autores son Malcolm Pearce y
Geoffrey Stewart, publicado por Routledge,
(ISBN/ISSN: 0-415-13812-4), en cuya carátula
aparece una mujer (Britannia) que a su lado
izquierdo tiene un escudo con la bandera
británica y al derecho un león. Lo referente a este
libro se puede buscar en la internet,
(http://itp.thomson.com/cgibin/plweb/hitlist.cgi?db name+routledge&isbntext+0-415-13812-&i1/26/98 emplate)
680
681
682
683
684
685
686
687
688
689
690
En el libro “Rompiendo con Moscú”,
(Breaking with Moscow) escrito por el desertor
soviético Arkady Shevchenko, en la página 103,
renglones 16 al 20, el autor cita al entonces líder
soviético Nikita Kruschev diciendo lo siguiente:
“Los británicos son un caso perdido, por ser
fervientemente anti soviéticos. Puede que la
melena del león esté sarnosa, pero todavía el
22
691
692
693
694
695
696
697
león tiene una poderosa mordida…” Vemos de
nuevo cómo gente de las más disímiles esferas y
nacionalidades concuerdan en simbolizar
Inglaterra con un león. No creo que alguien vaya
a acusar a Nikita Kruschev de complicidad con
“esos fanáticos religiosos” que tratan de
demostrar que Inglaterra es el león de la profecía.
698
699
700
701
702
703
704
705
706
707
708
709
710
711
712
713
Hablando del escudo mencionan el león
inglés. Si vamos ahora de nuevo a ver la internet
(http://www.royal.gov.uk/faq/arms.htm)
veremos que en la descripción del escudo de
armas se menciona tres veces los leones que
representan el Reino Unido, sobre todo en el
renglón número 15 del pie de grabado que
aparece debajo del escudo de armas. Fíjense que
no se trata del hecho de que en el escudo de
armas aparezca un león, cosa que puede tener
cualquier otro escudo de armas, sino del hecho de
que se mencione llamándole “el león inglés”.
23
714
715
716
717
718
719
720
721
722
El león británico en Hong Kong. Otro tanto
sucede con el escudo de armas de la ex colonia
inglesa de Hong Kong, donde al león que aparece
en el escudo de esta colonia le llaman “el León
Británico”. Para comprobar por ustedes mismos
estos datos bastaría que lo buscaran en la internet.
(http://www.bng.nl/ngw/int/asia/asia3.htm)
723
24
724
725
726
727
728
729
730
731
También en deportes se hace referencia al
león británico (British Lion) como puede verse en
un reporte que sobre rugby, juego muy popular en
Inglaterra, existe en la internet (http://www.Sport
server.com/newsroo…/feat/archive/110295/mor1
0005.html).
732
733
734
735
736
En un artículo escrito por Barbara Powell
para el Star Telegram, 28 Junio 1997 en el
25
737
738
739
740
741
742
743
744
745
746
747
748
749
750
751
752
párrafo 7, dice refiriéndose a una funcionaria de
Hong Kong llamada Dorcas Ng lo siguiente:
“Cuando la señora Ng tomó el barco para
atravesar Victoria Harbor hacia la isla de Hong
Kong, ella pudo darse cuenta de que la figura del
León Británico ya había sido quitada del
ayuntamiento de la ciudad.” Cuando los chinos se
encargaron de Hong Kong, toda la heráldica
británica fue retirada, y es a eso a lo que se refiere
la autora. La importancia de mencionarlo aquí es
el hecho de que comprueba una vez más, que
gente de diferentes esferas, orígenes y épocas han
reconocido tácitamente que el símbolo de
Inglaterra es el león.
(http://www.startext.net…64/1:FRONT640628
97.html).
753
26
754
755
*
756
757
758
759
760
761
762
763
764
765
766
767
768
>Datos que demuestran que el oso de la
profecía representa a Rusia.
En la misma forma en que la prensa mundial ha
representado a través de los años a Inglaterra en
la forma de un león, también la prensa mundial
ha representado a Rusia como un oso. Esta
representación de Rusia como un oso ha sido
mucho más reciente y por lo tanto el lector puede
que lo haya visto innumerables veces, pero por si
27
769
770
acaso no fuere así, es bueno incluir aquí algunas
de esas menciones.
771
772
773
774
775
776
777
778
El oso y el Tío Sam. El domingo 17 de febrero
de l985 en la página 5-A de Diario las Américas
aparece una caricatura de Ozón en la que se ve al
Tío Sam representando al gobierno de los
Estados Unidos en una mesa de negociaciones,
frente a un oso que tiene la hoz y el martillo así
como un típico sombrero ruso de invierno.
779
780
781
782
783
784
785
786
787
788
789
El oso en Afganistán. Poco menos de un mes
después, el día 5 de marzo de 1985 en la misma
página 5-A aparece otra caricatura de Ozón en la
que se representa a un oso en Afganistán, el cual
estaba en medio de muchas calaveras y tumbas,
aludiendo así a la época en que Rusia intervenía
en esa nación. El oso tiene una gorra con la
estrella roja que era típica del ejército rojo.
790
28
791
792
793
794
795
796
797
798
799
800
801
Gorbachev como un oso. Pocos días más
tarde en la misma página de Diario las Américas,
el domingo 17 de marzo de 1985 salió una
caricatura de Ozón en la que se ve un oso que
tiene un collar que dice “Gorbachev”, un gorro
de invierno con la hoz y el martillo y unos
cohetes debajo de sus brazos, mientras al fondo
se puede ver el Kremlin. Ver esta caricatura en la
página 30 de este libro.
802
803
804
805
806
807
808
809
810
811
812
El oso y el líder latino. El 4 de mayo de
1985 en la página 5-A salió una caricatura
de Ozón, que era motivada por la visita de
un gobernante latino americano a Rusia.
En la caricatura se ve el Kremlin al fondo,
un oso con el típico sombrero de invierno
de los rusos, que tiene pintado la hoz y el
martillo, y por último se ve al gobernante
visitante que corre a abrazar al oso. Ver la
caricatura en la página 30.
29
813
814
815
816
817
818
819
820
821
822
Jack Anderson menciona al oso soviético.
Ningún periodista, ningún periódico ni medio de
publicidad va a poner símbolos que sus lectores,
escuchas o televidentes no comprendan. Es lógico
pensar que cuando ellos usan el oso como
30
823
824
825
826
827
828
829
830
831
832
833
834
835
836
837
838
839
840
841
símbolo de Rusia es porque saben que todos los
lectores lo entienden.
Jack Anderson es un periodista americano muy
conocido e influyente en los Estados Unidos, el
cual publica su columna en cientos de periódicos,
tanto en inglés como en otros idiomas. Esta
persona tiene que tener la sensibilidad y el
conocimiento suficientes para hablarles a sus
innumerables lectores con un vocabulario y con
unos símbolos que ellos entiendan. Pues bien, en
un párrafo de cierto artículo, Jack Anderson
también simboliza a Rusia como un oso. En un
artículo suyo titulado “Indira Gandhi y su
Devoción a la India”, de 19 noviembre de l984,
publicado en Diario las Américas. Este articulista
habla de la entrevista que su asociado Indy
Badhwar le hizo dos años antes a Indira Gandhi,
que a la sazón era la Primer Ministro de la India.
El párrafo en cuestión dice así:
842
843
844
845
846
847
848
849
850
851
852
853
854
855
856
857
“Hace dos años, la señora Gandhi, que
rara vez concedía entrevistas privadas,
accedió a ser entrevistada por mi asociado
Indy Badhwar. Indira Gandhi demostró
estar visiblemente exasperada por la actitud
de muchos en este país (E.U.) que piensan
que quienquiera que no esté a favor nuestro
en la lucha contra los soviéticos,
necesariamente tiene que estar en contra
nuestra.
‘No estoy ni a favor de los soviéticos ni a
favor de los norteamericanos’, declaró ella,
‘Estoy a favor de la India’.
Y, de hecho, Indira Gandhi siempre
demostró estar dispuesta y estar capacitada
31
858
859
860
861
para rehuir el abrazo del oso ruso tan
pronto como este diera señales de apretar
demasiado.” (Ver fotocopia en la página
siguiente.)
862
863
864
865
866
867
868
869
870
871
872
873
874
Como vemos, para Jack Anderson era obvio
que comparar a Rusia con un oso era algo que sus
millones de lectores entenderían. Es razonable
pues pensar que tal símbolo es de entendimiento
internacional, pues los escritos de este articulista
son para ser leídos en diferentes países. Fíjense
que no se trata de un “fanático religioso” que
intenta influir en sus lectores para que interpreten
una profecía en la misma forma que él lo hace,
sino de un periodista que está hablando de un
tema que se halla a diez años luz de la
interpretación de profecías.
875
876
877
878
879
880
881
882
883
884
885
886
887
888
889
890
891
892
También una escuela de idiomas representa
a Rusia como un oso. En la época del glasnot y
la perestroika, en el año 1988 se anunciaban
varios programas de aprendizaje del idioma ruso
en conjunción con la State University of New
York at New Paltz. En estos programas,
administrados o promovidos por Voices of the
Future, 250 W 57th St. New York, Ny 10107, se
ofrecía llevar a los alumnos a Rusia para allí
aprender el idioma. En la portada del panfleto que
hacía publicidad al programa se veía un oso y un
águila cada uno con el brazo sobre el hombro del
otro. Sabiendo que el águila es el animal que
representa a los Estados Unidos de Norteamérica,
es fuerza entender que el oso representaba a
Rusia. Ambos países en esos momentos
comenzaban una relación amistosa, razón por la
32
893
33
894
895
896
897
898
899
900
901
902
cual se brindaba a los americanos el aprender
ruso, para sus futuros negocios en esa nación.
Vemos de nuevo que no se trata de personas
aisladas que ven las cosas a su manera, sino de un
consenso general, en el cual hasta los propios
rusos que van a enseñar su idioma, consienten en
ser caracterizados por un oso, al publicarse el
panfleto publicitario. Ver una fotocopia de parte
del panfleto en cuestión en la página 35.
903
904
905
906
907
908
909
910
911
912
913
914
915
916
917
918
919
920
921
922
923
924
925
926
927
928
Los militares. Veamos ahora un sector nada
comprometido con la religión, un sector
compuesto de profesionales que sólo se ocupan
de su trabajo, y en nada pretenden ayudar a los
que interpreten la profecía de una u otra manera.
El Estado Mayor del Ejército de Tierra de los
Estados Unidos tiene su departamento de entrenamiento, el cual imprime diversos tipos de libros y
folletos dedicados al aprendizaje de las armas, la
táctica, la estrategia, técnicas, etc. Entre estas
publicaciones hay una serie llamada “Manuales
de Campaña” que en inglés se llaman “Field
Manuals”, y cuya abreviatura son las letras
“FM”. El primer número después de las letras
“FM” se refiere a la asignatura que trate el folleto
o libro, como decir táctica, operaciones, sanidad,
inteligencia, entrenamiento, etc.. Después del
guión viene otro número que se refiere al asunto
específico que se va a enseñar en ese folleto,
como por ejemplo manejo de un arma antitanque
determinada, etc..
Pues bien, en la carátula del FM 34-85-1,
versión de 1983, aparece una bola del mundo que
muestra la región petrolera del Medio Oriente y
un oso, que con un compás en la mano está
34
929
930
931
932
35
933
934
935
936
937
938
939
940
midiendo distancias, mientras que un águila trata
de arrebatarle al oso de su garra izquierda un
mapa. Como vemos, aquí lo que la carátula ha
tratado de representar es la lucha sorda entre
Rusia y los Estados Unidos durante la guerra fría.
Ver una fotocopia de la carátula en esta misma
página 36.
941
942
943
944
945
946
947
948
949
Resumiendo. Creo que con lo hasta aquí
presentado es suficiente para convencer a
cualquiera de que, efectivamente, Rusia está
representada o simbolizada por un oso. Eso sin
contar las innumerables veces que el mismo
lector haya visto tal cosa o pueda observarla en el
futuro. Pasemos pues a demostrar que China y
algunos países asiáticos son representados
36
950
951
952
953
954
955
956
957
actualmente como un tigre, en ojos de las
personas más disímiles, personas de distintos
países, personas que nada tienen que ver con
religión, sino con las finanzas, los negocios, la
política, personas que posiblemente ni siquiera
saben que existe la profecía del capítulo siete
del libro del profeta Daniel.
*
958
959
960
961
962
963
964
965
966
967
968
969
970
971
972
973
974
975
976
977
978
979
980
981
982
983
984
>Datos que demuestran que el tigre de la
profecía representa a China-Asia.
Cualquier cristiano puede entender la profecía.
Como he dicho en otras ocasiones, cuando Dios
da una profecía pública no la da para que
solamente unos pocos personajes maravillosos,
espectaculares, “ungidos”, etc., sean los que la
entiendan, sino que la da en forma que la
entienda cualquiera que lea las Escrituras y sepa
lo que sucede a su alrededor. Por creer que las
profecías públicas de la Biblia tienen que ser
interpretadas por personas especiales, los
hermanos han caído en muchos errores a través
de los siglos, y se han formado muchas sectas que
luego han fracasado en sus predicciones.
Si una profecía pública de la Biblia, es
interpretada por algún hermano, éste debe tener
argumentos claros, fáciles de entender por los
demás hermanos, argumentos convincentes. Si no
los tiene, si para interpretar las profecías tiene que
apelar a conocimientos que no están al alcance de
cualquier cristiano, es porque esa interpretación
no es correcta. Dios no pone las profecías en la
Biblia para que sólo puedan entenderlas los
lingüistas, los teólogos, los eruditos y los
37
985
986
987
988
989
990
991
992
universitarios como Caifás y Gamaliel, sino
para que puedan entenderla los carpinteros y
los pescadores, como Jacobo, Pedro y Andrés.
Basado en esta premisa es que presento aquí los
datos que comprueban incontrovertiblemente,
que hoy en día Inglaterra, Rusia y China se
conocen como el león, el oso y el tigre
respectivamente. Veamos ahora el caso de Asia.
993
994
995
996
997
998
999
1000
1001
1002
1003
1004
1005
China parece ser la cabecera. Inglaterra y
Rusia a la vez que eran países de por sí mismos,
representaban además un conglomerado. En el
caso de Inglaterra, ella era la cabecera del Imperio
Británico y más tarde de la Mancomunidad
Británica. En el caso de Rusia, ella era la
cabecera de la Unión de Repúblicas Socialistas
Soviéticas, que luego de la caída del comunismo
se transformó en la actual Federación Rusa. Pues
bien, en el caso de Asia, China parece ser la
cabecera, pero no la única nación de Asia que
forma parte de ese tigre. Veamos.
1006
1007
1008
1009
1010
1011
1012
1013
1014
1015
1016
1017
1018
1019
Los ingenieros eléctricos. Lo importante de la
presentación de estos datos es que no se trata del
sentir o la interpretación de personas religiosas
que pudieran estar prejuiciados por sus opiniones
sobre la interpretación de la profecía. Se trata de
gente que nada tiene que ver con religión, como
es en este caso una revista profesional de los
ingenieros eléctricos: la edición de junio de 1991
de la revista “Spectrum” del Instituto de
Ingenieros Eléctricos y Electrónicos” (en inglés:
“The Institute of Electrical and Electronic
Engineers”). En la portada de esa edición,
además del nombre de la revista, aparece en letras
38
1020
1021
1022
1023
1024
1025
1026
1027
1028
grandes un letrero que dice: “Asiapower,
technology’s Pacific tilt”. Debajo de ese letrero
aparece
un
tigre
representando
lo
anteriormente mencionado. No hay que
abundar en razonamientos, los que pusieron ese
tigre en la portada nada saben de la profecía,
simplemente le llaman al poder asiático con el
nombre que ellos ven que otros le llaman: el
tigre.
1029
1030
1031
39
1032
1033
1034
1035
1036
1037
1038
1039
1040
1041
1042
1043
1044
1045
1046
1047
1048
1049
1050
1051
1052
1053
1054
1055
1056
1057
1058
Los inversionistas también. Vamos ahora a
ver otro sector muy diferente del primero, los
inversionistas. La “Prudential Mutual Funds”
preparó un folleto dirigido a los inversionistas, en
cuya portada se lee: “An Investor’s Guide to the
Pacific Basin” (Una Guía Para Inversionistas en
la Cuenca del Pacífico), “Prudential Pacific
Growth Fund”; y en el fondo de todos estos
letreros, ocupando toda la página, la cara de un
enorme tigre. (Ver página 41)
Cuando uno hojea el folleto puede advertir en
el índice o tabla de contenido un renglón que
dice: “Strong Growth Prospects Abound in the
Tiger Nations” que traducido del inglés al
español significa: “En las Naciones Tigre
Abundan Fuertes Perspectivas de Crecimiento.”
Este artículo con sus estadísticas y gráficas
aparece luego en la página 6 de dicho folleto,
donde además de repetirse el título mencionado,
puede verse en el cuerpo del escrito la siguiente
oración: “Los Tigres y los Mini-Tigres de la
cuenca del pacífico, colectivamente conocidos
por su tremendo ritmo de crecimiento
económico…” Ver una fotocopia de la carátula, y
una fotocopia de la tabla de contenido en la
página 41; y fotocopia de la página 6 del folleto
en la página 42 de este libro.
1059
40
1060
1061
41
1062
1063
1064
1065
1066
1067
1068
1069
1070
1071
1072
1073
1074
1075
En el Centro de Convenciones de Miami
Beach, se llevó a cabo una feria desde el 23 hasta
el 26 de abril de l998. Anunciando esta feria de
productos de fabricantes asiáticos, apareció en el
Diario las Américas del jueves 23 de abril de
1998, en la página 11-A un recuadro de seis por
ocho y media pulgadas que decía en letras
grandes: “Los Tigres de Asia”, y a continuación
detallaban los productos que se iban a exponer en
la feria. Como vemos ellos mismos se llaman
“Los Tigres Asiáticos”. Ver una fotocopia del
anuncio en cuestión en la página 43.
1076
1077
1078
1079
1080
1081
1082
1083
1084
1085
1086
1087
1088
En un artículo en inglés de Henry Kissinger,
publicado en el Miami Herald, de fecha
domingo 1 de agosto de 1993, en la página 5-C,
este ex Secretario de Estado de los Estados
Unidos hace mención también de los “tigres
asiáticos”. El artículo en cuestión, titulado
“Trade pact is keystone for a new world order”,
tiene en el segundo párrafo de la segunda
columna una oración que dice: “Los Estados
Unidos nunca han tenido un vecino de la
importancia que México va a adquirir en el
próximo siglo, con el tratado NAFTA o sin él.
42
1089
1090
1091
1092
1093
Para entonces será un país con una población de
más de 100 millones de personas, por lo que será
igual a cualquiera de los pequeños tigres
asiáticos, como Corea.” Ver fotocopia parcial del
artículo en la página 44.
1094
1095
1096
1097
1098
1099
1100
1101
1102
1103
En la revista semanal Newsweek de fecha 14
de mayo de 1990, en la página 46, en la sección
“Bussiness” aparece un artículo en el que hablan
sobre la posibilidad o no de que Corea del Sur se
convierta en otro gigante industrial como Japón.
El título del artículo lo dice todo: “El Herido
Tigre Asiático”.
43
1104
1105
1106
1107
1108
Vemos aquí de nuevo gente que no tiene nada
que ver con la interpretación de las profecías,
interpretando las profecías para nosotros.
Mostremos una fotocopia parcial del artículo en
la página 45.
1109
1110
1111
1112
1113
44
1114
1115
1116
1117
1118
1119
1120
1121
1122
1123
1124
1125
1126
1127
1128
1129
1130
1131
1132
1133
1134
1135
El escritor Mario Vargas Llosa, en un
artículo que titula “Un Tigre se echa a correr”,
habla de la rapidez del desarrollo de China como
potencia económica. El artículo salió publicado
en Diario las Américas de fecha 2 de agosto de
1994, en la página 4-A. Cuatro párrafos antes del
final, este conocido escritor dice: “Deng
Xiaoping sacó al tigre de la jaula, creyendo que
teniéndolo bien sujeto de la rienda, lo obligaría a
andar a su ritmo y en la dirección fijada por él.
Pero el animal se ha echado a correr y ahora no
saben cómo pararlo. ¿Sabría usted cómo parar a
un tigre que corre, a no ser matándolo?”
Luego, en el último párrafo del artículo dice:
“Me limito a decirles que me alegra
enormemente que el tigre se haya echado a
correr, y le propongo que brindemos porque ese
lustroso animal siga corriendo como una
exhalación, hasta librarse de las riendas que le
han puesto encima y de quienes las sujetan.
Porque, ¿acaso hay un espectáculo más bello que
45
1136
1137
un tigre corriendo suelto, sin trabas ni
obstáculos, por el ancho mundo?”.
1138
1139
1140
1141
1142
1143
1144
1145
1146
1147
1148
1149
1150
1151
1152
1153
1154
1155
La revista “National Geografic Magazine”,
que nada absolutamente tiene que ver con política
o religión, en su volumen 180 # 5, de noviembre
de 1991, en la página 62 trae unas fotografías de
una convención de directivos de corporaciones,
tailandeses y japoneses. En el pie de grabado de
esas fotos dice: “…Miles de tales proyectos
unidos,
particularmente
en
manufactura
electrónica, han hecho de Tailandia un tigre
asiático, que compite exitosamente al acecho de
los mercados occidentales.” Vemos así como
cunde el calificativo de “tigres” para los países
asiáticos de la cuenca del Océano Pacífico. Ver
la página 49.
1156
46
1157
1158
1159
1160
1161
1162
1163
1164
1165
1166
1167
1168
1169
1170
1171
1172
1173
1174
1175
1176
También la televisión ha usado el término
“tigres asiáticos” para los países antes
mencionados. En el programa “Impact” del
domingo 2 de noviembre de 1997, a las 7:45 de
la noche, (hora de Miami), presentado por la
cadena CNN, mencionaron la frase “tigres
asiáticos” para referirse a los países de la cuenca
del Pacífico.
Se ve que el nombre ha “pegado” y que ya
cualquiera que escuche la frase sabe de quienes se
trata. Vuelvo a repetir, que si alguien es sensible a
qué tipo de palabras usar para ser entendido por
los demás, son los periodistas y los medios de
difusión en general, puesto que además de ser
vital para su negocio, tienen vasta experiencia en
el tema. No se trata solamente de la prensa
escrita, es la prensa en general y sus lectores,
oyentes y televidentes, los que acuñan y autorizan
el hecho de identificar a esos países con un
tigre.
1177
1178
1179
1180
1181
1182
1183
1184
1185
1186
1187
1188
1189
1190
1191
En la revista “The Economist”, que como
ustedes comprenderán por su nombre, no tiene
nada que ver con los “fanatismos religiosos” de
que tan a menudo acusan falsamente a los
cristianos, se publicó un artículo donde se
menciona con el nombre de tigres a cuatro
naciones de la cuenca del Pacífico. En su edición
del 18 de julio de 1992, en la página 21, aparece
un trabajo titulado “Los Chinos de Ultramar: una
Fuerza Motriz”. En este trabajo se analiza el
impacto que en la economía regional tienen los
55 millones de chinos que viven fuera de su país,
pero que conservan su cultura y su lealtad a la
nación de origen de sus antecesores. Al principio
47
1192
1193
1194
1195
1196
1197
1198
1199
1200
1201
1202
del tercer párrafo, contestando una pregunta
retórica que se hace el autor sobre la posibilidad o
no de que estos chinos étnicos puedan influir en
la economía de la China continental, este artículo
dice: “La primera respuesta es que ellos disponen
de recursos que van mucho más allá de su
número. De los cuatro tigres asiáticos, (que son
los países pobres de más rápido desarrollo
durante los últimos treinta años), solamente
Corea del Sur no tiene tantos chinos étnicos.” Ver
una fotocopia en la página 50.
1203
48
1204
49
1205
1206
1207
1208
1209
1210
1211
1212
1213
1214
1215
1216
1217
1218
De nuevo en la revista “The Economist” se
utiliza el apodo de “tigres”. En su edición del 15
de agosto de 1992, en la página 25, trae un
artículo que se titula “Saciando la sed de los
tigres”, en donde habla de la rápida expansión de
la economía asiática y su necesidad de petróleo.
Este es otro ejemplo de cómo diversos sectores,
sin pretenderlo, nos ayudan a interpretar las
profecías de la Biblia, y a identificar los países a
los que se refiere. Pueden ver más adelante una
fotocopia parcial del artículo en cuestión en la
página 51.
1219
1220
1221
1222
1223
1224
1225
El líder chino Deng Xiaoping. Fíjense ustedes
en que nada de lo que les he presentado se trata
de una interpretación optimista de los hechos para
que concuerden con mi interpretación de la
profecía de Daniel 7, sino de positivas
evidencias que nadie puede negar, a menos
50
1226
1227
que quiera taparse los ojos con el deliberado
propósito de no ver.
1228
1229
1230
1231
1232
1233
1234
1235
1236
1237
1238
1239
En la revista “Newsweek” del 17 de febrero de
1992, en la página 35, salió un artículo titulado
“La Provincia Renegada de China”, en el cual
se habla del rápido y fuerte crecimiento
económico de la provincia china de Guangdong.
En el pie de grabado de la fotografía que aparece
en esa página, arriba a la derecha, se le llama el
quinto tigre de Asia a dicha provincia. Luego, a
mediados del segundo párrafo de este trabajo,
51
1240
1241
1242
1243
1244
1245
1246
1247
1248
1249
1250
refiriéndose a la opinión que Deng Xiaoping tenía
de esta provincia dicen: “El mismo Deng, en una
visita de dos semanas que hizo a Guangdong, le
llamó a aquella región el quinto tigre asiático.”
Vemos aquí que aún los mismos líderes
chinos, en este caso Deng Xiaoping, motejan de
tigres a sus propios países o regiones. Supongo
que nadie vaya a acusar al líder comunista chino
de estar en combinación con los cristianos para
demostrar que la Biblia está correcta en sus
profecías. Ver página 53.
1251
52
1252
1253
1254
1255
1256
1257
1258
1259
1260
1261
Un artículo de Luis Fernández Caubí,
publicado en Diario las Américas de fecha 21 de
octubre de 1993, en la página 4, tiene como
titular el siguiente: “Los Tigres del Lejano
Oriente”. Vemos de nuevo cómo escritores de
distintos orígenes étnicos y nacionales
concuerdan en llamar a las naciones de la cuenca
del Océano Pacífico con el alias de “Tigres”.
1262
1263
53
1264
1265
1266
1267
1268
1269
1270
1271
1272
1273
1274
1275
1276
1277
1278
1279
1280
1281
1282
1283
1284
1285
1286
1287
1288
El escritor y periodista Ariel Remos publicó
en “Diario las Américas” de fecha 16 de enero de
1994, página 1-A, un artículo titulado “Modelo
Chino es Inaplicable en Cuba”, en el que
comentaba declaraciones del economista Antonio
Jorge.
A mediación del penúltimo párrafo de dicho
artículo el doctor Remos comenta refiriéndose a
lo que dijo el economista Antonio Jorge lo
siguiente: “Y, a mayor abundamiento, agrega que
Cuba tampoco contará, y mucho menos en el
presente, con la necesaria inversión extrajera,
tecnología, créditos financieros, facilidades
bancarias y redes de mercadeo, distribución y
venta, como para poder competir no sólo con sus
vecinos, sino también con los tigres asiáticos.”
Vemos que otra persona cuyo trabajo es la
comunicación masiva, sabe que sus lectores
entienden quiénes son los tigres asiáticos. No
son dos o tres, son muchos los que demuestran
sin pretenderlo, que se puede identificar a esos
países del Asia con el tigre de la profecía.
1289
54
1290
1291
1292
1293
1294
1295
1296
1297
1298
1299
1300
1301
1302
Otro tanto ocurre con José Ignacio Rasco,
que en la página 5-A del Diario las Américas de
fecha 6 de febrero de 1994, al final del quinto
párrafo del artículo titulado “El Caos en Rusia”
dice: “El hombre viejo de la septuagésima década
marxista era un burócrata cansado, sin estímulos
ni apetencias para el progreso, que no logró la
disciplina de sus vecinos chinos, especialmente
en el campo agrícola, ni mucho menos, la de sus
vecinos asiáticos, los cuatro tigres.” Ver
fotocopia en la página 56.
1303
1304
1305
1306
1307
1308
1309
1310
1311
1312
1313
1314
1315
El presidente del Perú, Alberto Fujimori,
aseguró ante el Consejo Económico de la Cuenca
del Pacífico, que su país “ya comenzó a rugir, y
pronto se convertirá en el tigre de los Andes,
para competir con los tigres del Asia en materia
de desarrollo económico.” Esta información
salió en Diario las Américas del 23 de mayo de
1996, página 2-A, en el primer párrafo de ese
reportaje, bajo un titular que dice: “Seremos
Pronto el Tigre de los Andes”. Más adelante, en
el octavo párrafo de ese mismo reportaje se lee:
“Recordando el éxito espectacular de los
55
1316
1317
1318
1319
1320
1321
1322
llamados tigres asiáticos. (Singapur, Corea,
Hong Kong y Taiwán), Fujimori dijo que Perú
‘comparte con nuestras contrapartes asiáticas, un
compromiso con el crecimiento, la productividad
y el trabajo duro, y ya estamos comenzando a
rugir’.” Ver la fotocopia de esta información en
la página 57.
1323
1324
1325
1326
1327
1328
1329
1330
1331
1332
1333
1334
1335
1336
1337
El Presidente de Estados Unidos, Bill
Clinton, también califica de tigres a los países de
la cuenca del Pacífico. En un reportaje de primera
plana del Diario las Américas del Sábado 10 de
mayo de 1997, en el primer párrafo dice: “San
José de Costa Rica (EFE). El presidente de
Estados Unidos, Bill Clinton, elogió la conquista
de la paz en toda Centroamérica y aseguró que,
por su crecimiento económico, los “jaguares”,
como definió a estas naciones, sólo están en
segundo lugar después de los tigres asiáticos.”
El titular de este reportaje es el siguiente: “Bill
56
1338
1339
1340
1341
1342
Clinton elogia a los “jaguares” de Centroamérica
tras los tigres de Asia”. Está claro que todo el
mundo, desde los estadistas hasta el hombre de
pueblo, le llama tigres a esas naciones de la
cuenca del Pacífico.
1343
1344
1345
1346
1347
1348
1349
1350
1351
Por último, de nuevo el Presidente Clinton
califica a las naciones del Pacífico como “tigres
asiáticos”. En la edición de Diario las Américas
57
1352
1353
1354
1355
1356
del jueves 18 de diciembre de 1997, en la página
10-A en la sección titulada “Economía” aparece
un retrato del Presidente bajo un subtitular que
dice: “Clinton apoya la economía de los tigres
asiáticos, junto al FMI”.
1357
1358
1359
1360
1361
1362
1363
1364
1365
1366
1367
1368
No hay que “ver” donde no hay. La mayoría
de los que han tratado de interpretar esta profecía
lo han hecho arguyendo que las características de
estos animales se parecían a lo que a su modo de
ver era el país con que la querían identificar. Por
ejemplo, para “probar” que el tigre representaba a
Grecia, decían que el tigre era un animal ágil y
rápido, y que igualmente las conquistas de
58
1369
1370
1371
1372
1373
1374
1375
1376
1377
1378
1379
1380
1381
1382
1383
Alejandro Magno habían sido muy rápidas. Es
decir, que había que tener muy buena voluntad y
mucha imaginación para ver que tal animal
identificaba a más cual nación, y nunca se estaba
seguro de si era correcta o no esa identificación.
En el caso que les presento, sin embargo, no
hay que hacer esfuerzos de imaginación para
identificar las naciones dichas, con los
correspondientes animales; es el mismo público
el que nos los identifica. No es cuestión de forzar
la imaginación para ver algo, que solamente
nosotros vemos, es que los demás nos lo dicen
por su nombre. Sin embargo no es tan clara la
identificación de la cuarta bestia.
*
1384
1385
1386
1387
1388
1389
1390
1391
1392
1393
1394
>Probabilidad de que la cuarta bestia pueda
llegar a ser una Europa unida.
Los cuatro principales datos identificativos de
esta cuarta bestia sólo se verán cuando ya ésta
esté en el pináculo de su poder. No se da ningún
dato para identificarla antes de que surja, sólo
nuestro propio sentido común, el cual a veces nos
falla.
Los cuatro datos identificativos más claros son:
1395
1396
1397
a) Que se levantará después del tigre, según el
versículo 7, (ya ese tigre se levantó).
1398
1399
1400
1401
b) Que tendrá un poder mayor que el de las
bestias anteriores si nos atenemos a lo que
dice el versículo 23.
1402
59
1403
1404
1405
c) Que aquel reino o imperio se desmembrará
dando lugar a 10 reyes, como dice el
versículo 24, y por último.
1406
1407
1408
1409
1410
d) Que después de surgir esos diez reyes se
levantará otro que tumbará a tres de los 10 y
el cual será el antiCristo, como se ve en los
versículos 24 y 25.
1411
1412
1413
1414
1415
1416
1417
1418
1419
1420
1421
1422
Como vemos ninguno de los cuatro datos
identificativos de la cuarta bestia, excepto el
primero, nos permite asegurar de antemano, cual
va a ser ese último imperio, antes de que éste esté
en el pináculo de su poder.
No obstante, si uno analiza el mundo actual
puede darse cuenta de que no es fácil que surja
un poder como el descrito, a no ser una
Europa unida. Por eso dije que uno puede
utilizar el sentido común en este caso, pero no
siempre se acierta.
1423
1424
1425
1426
1427
1428
1429
1430
1431
1432
1433
Otro caso pudiera ser el de los países
musulmanes unidos, pero no les veo
probabilidad,
porque
no
tienen
la
industrialización ni la infraestructura ni el
armamento atómico necesario para aterrar a los
demás países, como dice la profecía que hará la
cuarta bestia. Esto de aterrar a las demás naciones
se puede hacer más creíble, si a esta cuarta bestia
se le unen las tres primeras. Veamos.
*
1434
1435
1436
1437
60
1438
1439
1440
1441
1442
1443
1444
1445
1446
1447
1448
1449
1450
1451
1452
1453
1454
1455
1456
1457
1458
1459
1460
1461
>La cuarta bestia aliada a las tres anteriores.
Una de las cosas que podemos asegurar de esta
cuarta bestia del capítulo 7 de Daniel, es que el
antiCristo surgirá de ella, como podemos ver
en los versículos 24 y 25. Si leemos Apocalipsis
13 podremos ver que el capítulo trata de dos
bestias, la segunda de las cuales surge siguiendo a
la primera, pero trabajando juntas y durante el
mismo período, al igual que en Daniel 7 el
onceno cuerno, (el pequeño), o antiCristo surge
de la bestia anterior, o sea, la cuarta bestia
desmembrada. De aquí podemos deducir que la
primera bestia del capítulo 13 del Apocalipsis,
es equivalente a la cuarta bestia de Daniel.
Si aceptamos esa equivalencia podremos
darnos cuenta, si leemos la descripción de esta
cuarta bestia en Ap 13:2 que tiene semejanza con
un leopardo (o tigre), sus pies son de oso y su
boca de león. O sea, da la sensación como si a la
Unión Europea se le hubiera aliado, o ésta
hubiera tomado como satélites, a China (tigre),
Rusia (oso) e Inglaterra (león), y que de ahí
dimanara la extraordinaria fuerza que le atribuye
la profecía.
1462
1463
1464
1465
1466
1467
1468
1469
1470
1471
1472
Resumiendo. Como vemos, no puedo
presentar pruebas de que la cuarta bestia sea una
Europa Unida aliada a Inglaterra, Rusia y China,
pero no son descabelladas tampoco las conjeturas
hechas, desde el punto de vista profético, que es
el que nos interesa en este trabajo. A medida que
se acerquen los acontecimientos podremos ir
viendo más claramente las cosas. Como dije al
principio, Dios pone símbolos en las profecías
para que no se sepa su interpretación desde el
61
1473
1474
1475
1476
principio, pero que se pueda entender cuando
llegue el tiempo apropiado, si nos mantenemos
leyendo la Biblia y atentos a los acontecimientos.
*
1477
1478
1479
1480
1481
1482
1483
1484
1485
1486
1487
1488
1489
1490
1491
1492
1493
1494
1495
1496
1497
1498
1499
1500
1501
1502
1503
1504
1505
1506
1507
>Cómo podemos ayudar a creer a un
incrédulo sincero.
Bueno, hasta ahora he probado la veracidad de
esta profecía sólo para los que creen que la Biblia
dice la verdad, o sea para los creyentes; porque
un incrédulo podría alegar que ha sido pura
coincidencia, mera casualidad, el hecho de que en
la profecía se hayan mencionado cuatro animales
en cierta secuencia, y que luego se hayan
presentado cuatro naciones que pueden
honestamente identificarse por medio de esos
cuatro animales. Veamos, matemáticamente, si
en realidad es posible que ocurra esa
“casualidad” que pudiera alegar un incrédulo
sincero.
El hecho de que de los muchos animales que
existen se escojan cuatro en cierta secuencia, no
puede atribuirse honestamente a la casualidad.
Las probabilidades de que tal cosa ocurra por
mera coincidencia son excesivamente escasas,
casi cero.
Si usamos en nuestros cálculos todos los
animales existentes, las probabilidades son una
en billones. Solamente piensen de coyotes,
hienas, hipopótamos, jirafas, zarigüeyas, castores,
y otros cientos de mamíferos; añádanles reptiles
como el cocodrilo; además las aves, los insectos,
los peces etc.. Es más, sin llegar a utilizar los
miles de animales que existen en el mundo,
62
1508
1509
1510
1511
1512
1513
1514
1515
1516
1517
1518
1519
usando solamente los 113 animales mencionados
en la Biblia, que yo he podido encontrar, la
probabilidad de acertar esos cuatro símbolos en la
misma secuencia en que se han manifestado
recientemente, es casi cero.
Veamos primero cuántos animales he
encontrado que se mencionan en la Biblia, y
tengan en cuenta que hay muchos más que han
escapado a mi búsqueda. Los voy a poner por
orden alfabético, y voy a incluir el pasaje donde
se mencionan para que nadie vaya a creer que yo
estoy inflando la cantidad.
1520
1521
1522
1523
1524
1525
1526
1527
1528
1529
1530
1531
1532
1533
1534
1535
1536
1537
1538
1539
1540
1541
1542
Hay por lo menos 113 animales mencionados.
Abeja
Jue 14:8
Abubilla
Lev 11:19
Águila
Lev 11:13
Araña
Prv 30:28
Asna
Nm 22:21
Asno
Gn 12:16
Áspid
Dt 32:33
Avestruz
Lev 11:16
Avispa
Ex 23:28
Azor
Lev 11:13
Babosa
Lev 11:30
Ballena
Mt 12:40
Basilisco
Jer 8:17
Becerra
Gn 15:9
Becerro
Gn 18:7
Behemoth
Job 40:10
Buey
Job 40:10
Búfalo
Dt 14:5
Búho
Dt 14:15
Buitre
Lev 11:14
Caballo
Gn 47:17
63
1543
1544
1545
1546
1547
1548
1549
1550
1551
1552
1553
1554
1555
1556
1557
1558
1559
1560
1561
1562
1563
1564
1565
1566
1567
1568
1569
1570
1571
1572
1573
1574
1575
1576
1577
Cabra
Cabrito
Calamón
Camella
Camello
Caracol
Caradrión
Carnero
Ceraste volador
Cerdo
Chacal
Chivo
Cierva
Ciervo
Cigüeña
Cisne
Cocodrilo
Codorniz
Comadreja
Conejo
Cordero
Corvejón
Corza
Corzo
Cuclillo
Cuervo
Decacornio
Dragón
Dromedaria
Dromedario
Elefante
Erizo
Esmerejón
Gallina
Gallo
Gn 15:9
II Cr 35:7
Lev 11:18
Gn 32:15
Gn 12:16
Lev 11:30
Lev 11:19
Gn 15:9
Isa 14:29
Lev 11:7
Isa 34:13
Gn 30:35
Jer 14:5
Dt 12:15
Jer 8:7
Lev 11:18
Lev 11:30
Ex 16:13
Lev 11:29
Lev 11:5
II Cr 35:7
Dt 14:17
Prv 5:19
Dt 12:15
Dt 14:15
Gn 8:7
Dn 7:7
Jer 51:34
Jer 2:23
Isa 60:6
I R 10:22
Sof 2:14
Lev 11:13
Mt 23:37
Mt 26:34
64
1578
1579
1580
1581
1582
1583
1584
1585
1586
1587
1588
1589
1590
1591
1592
1593
1594
1595
1596
1597
1598
1599
1600
1601
1602
1603
1604
1605
1606
1607
1608
1609
1610
1611
1612
Garza
Gato
Gavilán
Gaviota
Golondrina
Gorrión
Grulla
Gusano
Halcón
Herodión
Hormiga
Ibis
Ixio
Lagarto
Lamia
Langosta
Lechuza
Leona
León
Leopardo
Leviatán
Liebre
Lobo
Milano
Mono
Monstruo Marino
Mosca
Mosquito
Mulo
Murciélago
Onocrótalo
Oruga
Osa
Oso
Oveja
Dt 14:18
Isa 13:22
Lev 11:16
Lev 11:17
Jer 8:7
Prv 26:2
Jer 8:7
Ex 16:20
Dt 14:15
Dt 14:16
Prv 6:6
Dt 14:16
Dt 14:13
Lev 11:30
Isa 34: 14
Ex 10:4
Lev 11:16
Nah 2:11
Nah 2:11
Jer 13:23
Job 41:1
Lev 11:6
Sof 3:3
Lev 11:14
I R 10:22
Lam 4:3
Ex 8:21
Mt 23:24
Esd 2:66
Lev 11:19
Sof 2:14
Joel 1:4
II Sam 17:8
I Sam 17:34
Gn 4:2
65
1613
1614
1615
1616
1617
1618
1619
1620
1621
1622
1623
1624
1625
1626
1627
1628
1629
1630
1631
1632
1633
1634
1635
1636
1637
1638
1639
1640
1641
Paloma
Palomino
Pavo
Pelícano
Peludo
Perdiz
Perro
Pez
Piojo
Polilla
Pulga
Pulgón
Quebranta huesos
Rana
Ratón
Revoltón
Sanguijuela
Serpiente
Somormujo
Tábano
Tigre
Topo
Toro
Tórtola
Unicornio
Vaca
Víbora
Yegua
Zorra
Gn 8:8
Gn 15:9
Job 39:13
Sal 102:6
Isa 34:14
I Sam 26:20
Ex 11:7
Ex 7:18
Ex 8:16
Job 4:19
I Sam 24:14
Joel 1:4
Lev 11:13
Ex 8:2
Lev 11:29
Joel 1:4
Prv 30:15
Gn 1:24
Lev 11:17
Jos 24:12
Dn 7:6
Lev 11:30
Dt 33:17
Gn 15:9
Nm 23:22
Gn 12:16
Hch 28:3
Cnt 1:9
Jue 15:4
1642
1643
1644
1645
1646
1647
En matemáticas se llaman “permutaciones” a los
pequeños grupos de símbolos, que se pueden formar
usando un número mayor de símbolos, sin repetir
ninguno dentro del pequeño grupo; y
diferenciándose un grupito de otro, bien sea por
66
1648
1649
1650
1651
1652
1653
1654
1655
1656
1657
1658
1659
1660
1661
1662
1663
tener diferentes símbolos, o por tener los mismos
símbolos, pero en diferente orden. La fórmula de
las permutaciones se puede usar para el cálculo de
las probabilidades.
Llamemos “n” al número total de símbolos, o sea
al grupo grande; llamemos “r” al número fijo de
símbolos que tiene cada uno de los pequeños grupos
que se pueden formar usando los símbolos del
grupo grande; y llamemos “p” al número de
permutaciones, o sea, al número de grupitos
pequeños que se puede formar usando los símbolos
del grupo grande, sin repetir ningún grupito. La
fórmula para hallar el número de permutaciones
(pequeños grupitos) que se puede formar con una
cantidad “n” de símbolos, tomados en grupitos de
a “r” número de símbolos es la siguiente:
1664
1665
nPr
= n (n-1) (n-2) (n-3) ………{ n – (r-1)}
1666
1667
1668
1669
1670
1671
1672
1673
1674
1675
1676
En la Biblia se mencionan no menos de 113
animales, (sin contar los otros animales conocidos
por ellos que no han sido mencionados). En la
profecía de Daniel 7 se mencionan 4 animales en
cierto orden o secuencia. Las posibilidades de que
por pura casualidad, esos cuatro animales se
mencionaran en el mismo orden en que luego
aparecieron en la historia, es igual al número de
permutaciones que se puede hacer con esos
números. Apliquemos la fórmula y veamos:
1677
1678
113P4
= 113 x 112 x 111 x 110 = 154, 529,760
1679
1680
1681
(ciento cincuenta y cuatro millones, quinientos
veintinueve mil, setecientos sesenta)
1682
67
1683
1684
1685
1686
1687
1688
1689
1690
1691
1692
1693
Es decir, que las probabilidades de que por
casualidad las bestias del capítulo 7 de Daniel se
mencionaran en el mismo orden en que han
aparecido recientemente en la historia es de una
probabilidad entre más de ciento cincuenta y
cuatro millones.
¿Puede alguien honesto creer que esas casualidades
se dan? ¿No es más lógico pensar que el que inspiró
esa profecía al profeta Daniel sabía lo que iba a venir
al mundo y lo anunció con más de 2500 años de
antelación?
1694
1695
1696
1697
1698
1699
1700
1701
1702
1703
Hay dos tipos de incrédulos: los que no creen, y
los que no quieren creer. Si alguno de sus amigos
pertenece al primer grupo, preséntele esta profecía
para ayudarlo a creer. Pero si alguno pertenece al
segundo grupo, preséntele también esta profecía para
que en el día del Juicio Final no pueda decir que él
nunca vio una prueba científica de la existencia de
Dios, y de que la Biblia es inspirada por Él.
*
1704
1705
1706
1707
1708
1709
1710
1711
1712
1713
1714
>Comentarios y detalles sobre esta profecía, y
sobre las cuatro bestias.
Aunque los detalles de quién puede ser el
antiCristo, así como la interpretación de algunas otras
profecías, incluyendo las del Apocalipsis, las pienso
hacer en otro libro, para no recargar mucho el
presente trabajo, sí quiero añadir aquí algunos
comentarios pertinentes sobre esta profecía, y
algunos detalles que se pueden entresacar.
1715
1716
1717
a) Levántate, traga carne mucha. Cuando leemos
en 7:5 la descripción que Daniel nos hace de la
68
1718
1719
1720
1721
1722
1723
1724
1725
1726
1727
1728
1729
1730
1731
1732
1733
1734
1735
1736
1737
1738
1739
1740
1741
1742
1743
1744
1745
1746
1747
1748
1749
1750
1751
1752
segunda bestia, el oso, vemos que a esta bestia se le
dice: “Levántate, traga carne mucha”. En Rusia,
bajo el comunismo, tuvieron lugar las llamadas
“purgas”, que consistían en detener y ejecutar a
aquellas personas que, a pesar de no haber hecho
nada contra el gobierno, por su origen social o su
anterior status económico, pudiera sospecharse que
representaban un futuro enemigo para el régimen.
Bajo esa clasificación, todo el que había sido
propietario de finca, comerciante, oficial del ejército,
propietario de casas, industrial o en general, todo el
que hubiera estado económicamente mejor antes, que
bajo el nuevo régimen, era sospechoso de convertirse
en un futuro enemigo, y por lo tanto ellos
consideraban “justificable” su ejecución. En estas
purgas, millones de personas eran enviadas a la
muerte; o a la Siberia, donde de todas maneras
morían.
De acuerdo a los cálculos más recientes del actual
gobierno ruso, 110 millones de personas fueron
exterminadas a lo largo del mando del partido
comunista de la ex Unión Soviética. Eso sin contar
los millones de muertes que, inducidas por Rusia,
ocurrieron en China cuando esta última nación era su
satélite, así como en muchos otros países donde la
subversión comunista impelía a la lucha de clases.
Según el diario “Rossiskaya Gazeta”, órgano
oficial del Parlamento de la actual Federación Rusa,
esta cifra supera las muertes que han ocasionado
todas las guerras habidas durante el siglo XX.
Cualquiera que sea sincero y que lea esta profecía,
se da cuenta de que esa frase: “Levántate, traga
carne mucha”, se cumplió a pie de la letra en la Rusia
comunista, en el oso de la profecía. Ver una copia
fotostática del Diario las Américas del 1 julio de
69
1753
1754
1755
1756
1757
1992, página 1-A, donde apareció esta noticia. Lo
más importante de este dato es que no fue dado por
enemigos de Rusia, sino por los actuales jerarcas
rusos, muchos de los cuales vivieron en la época de
esas purgas.
1758
1759
1760
1761
1762
1763
1764
1765
1766
1767
1768
1769
1770
1771
1772
1773
b) El surgimiento de estos imperios es sucesivo y
no simultáneo, eso se ve cuando en los versículos 6
y 7, al narrar el surgimiento del tigre y de la cuarta
bestia, respectivamente, usan en ambos casos la frase
“después de esto….”, refiriéndose a que el
surgimiento de la bestia que en ese momento
anunciaban, ocurrió después del surgimiento de la
bestia anterior. Más claramente aún se ve cuando al
final del versículo siete dice que la cuarta bestia era
muy diferente de todas las que habían surgido antes
que ella; de donde se ve que esa cuarta bestia surgió
después de las tres primeras, y no todas al mismo
tiempo.
1774
1775
1776
1777
1778
“6 Después de esto yo miraba, y he aquí otra,
semejante a un tigre, y tenía cuatro alas de
ave en sus espaldas; tenía también esta bestia
cuatro cabezas; y fuele dada potestad.
70
1779
1780
1781
1782
1783
1784
1785
1786
Después de esto miraba yo en las visiones
de la noche, y he aquí la cuarta bestia,
espantosa y terrible, y en grande manera
fuerte; la cual tenía unos dientes grandes de
hierro; devoraba y desmenuzaba, y las sobras
hollaba con sus pies; y era muy diferente de
todas las bestias que habían sido antes de
ella; y tenía diez cuernos.”
(Dn 7:6-7)
7
1787
1788
1789
1790
1791
1792
1793
1794
1795
1796
1797
1798
1799
1800
1801
1802
1803
1804
1805
1806
A pesar de que el surgimiento de estas bestias es
sucesivo, se ve que ninguna de ellas cesa para dar
lugar a la siguiente, como es el caso de los
imperios babilónico, persa, griego y romano,
vaticinados en el sueño de la estatua del capítulo dos
del libro de Daniel. Los cuatro imperios de la
antigüedad, anunciados en el capítulo dos de Daniel,
todos cesaron para dar paso al siguiente imperio. En
el caso de las cuatro bestias de Daniel 7 todas las
bestias o imperios duran hasta llegar el final de la
cuarta.
Este final es narrado en los versículos 11 y 12,
donde dice que mientras aquel onceno cuerno (el
antiCristo) procedente de la cuarta bestia hablaba
“grandes palabras,” mataron a aquella bestia, le
quitaron o le habían quitado el señorío a las otras tres
y se les dio prolongación de vida. O sea, que las tres
(león, oso y tigre) duraron hasta el final de la cuarta, y
algo más.
1807
1808
1809
1810
1811
1812
“11 Yo entonces miraba a causa de la voz de
las grandes palabras que hablaba el cuerno;
miraba hasta tanto que mataron la bestia, y
su cuerpo fue deshecho, y entregado para ser
quemado en el fuego.
71
1813
1814
1815
1816
Habían también quitado a las otras bestias
su señorío, y les había sido dada
prolongación de vida hasta cierto tiempo.”
( Dn 7:11-12)
12
1817
1818
1819
1820
1821
1822
En resumen, estos imperios surgen sucesivamente, existen los cuatro a la vez por un tiempo, el
cuarto es destrozado, y los otros tres duran un
tiempo extra, hasta la entrega del reino a
Jesucristo, como indican los versículos 12-14.
1823
1824
1825
1826
1827
1828
1829
1830
1831
1832
1833
1834
1835
“12 Habían también quitado a las otras
bestias su señorío, y les había sido dada
prolongación de vida hasta cierto tiempo.
13 Miraba yo en la visión de la noche, y he
aquí en las nubes del cielo como un hijo de
hombre que venía, y llegó hasta el Anciano de
grande edad, e hiciéronle llegar delante de él.
14 Y fuele dado señorío, y gloria, y reino; y
todos los pueblos, naciones y lenguas le
sirvieron; su señorío, señorío eterno, que no
será transitorio, y su reino que no se
corromperá.”
(Dn 7:12-14)
1836
1837
1838
1839
1840
1841
Fíjense en que los cuatro imperios de la antigüedad,
Babilonia, Persia, Grecia y Roma, no existieron todos
la mismo tiempo, ni ninguno duró hasta la Segunda
Venida de Jesucristo; pero las cuatro bestias de
Daniel 7 sí.
1842
1843
1844
1845
1846
1847
c) Los 10 cuernos que surgen de la cuarta bestia
son simultáneos y no sucesivos. Me baso para
pensar así en el hecho de que en el versículo 24,
donde se habla de cómo surge el onceno cuerno, se
dice: “…y a tres reyes derribará.”, lo cual me da la
72
1848
1849
1850
1851
1852
1853
1854
1855
1856
sensación de que esos tres reyes estaban ya reinando
simultáneamente. Si no fuera así los hubiera tenido
que tumbar uno detrás del otro, es decir, tumbar al
primero, dejar que surja el segundo, tumbar a este
segundo, dejar que surja el tercero, tumbar a este
tercero, etc.. La forma en que se habla, sin embargo,
nos hace pensar que esos tres reyes derribados se
hallaban reinando al mismo tiempo, en países que se
derivaron del desmembramiento de la cuarta bestia.
1857
1858
1859
1860
1861
1862
1863
1864
1865
1866
1867
d) Los diez cuernos proceden de la cuarta
bestia, no viceversa. No se confunda el que lea la
profecía, y piense que diez países europeos van a
formar una sola nación. Esa futura nueva nación
puede estar formada por quince, por veinte países, o
por lo que sea. Cuando se explica lo que significan
los 10 cuernos, se dice que de aquel reino se
levantarán diez reyes, o sea, que el reino se
desmembrará en diez pedazos, no que diez
naciones se unan para formar un solo reino.
1868
1869
1870
1871
1872
1873
“Y los diez cuernos significan que de aquel
reino se levantarán diez reyes; y tras ellos se
levantará otro, el cual será mayor que los
primeros, y a tres reyes derribará.”
(Dn 7:24)
1874
1875
1876
1877
1878
1879
1880
1881
1882
e) Los cuatro vientos del cielo combatían en la
gran mar. En el versículo 2 Daniel dice que los
cuatro vientos del cielo combatían en la gran mar.
Esto nos da la impresión de referirse a esta época de
perturbaciones políticas, que como nunca antes,
vivimos actualmente desde hace décadas. Como dato
curioso que deseo que mantengan en mente para
futuras interpretaciones que explicaré en otro libro,
73
1883
1884
1885
1886
fíjense que las cuatro bestias de esta profecía
suben de la mar. Luego vean cómo en Apocalipsis
13:1 la primera bestia sube de la mar, pero la
segunda, la de Ap 13:11 sube de la tierra.
1887
1888
1889
1890
1891
1892
1893
1894
f) El onceno cuerno es el antiCristo. Debo
recalcar que la cuarta bestia no es el antiCristo,
sino que es la confederación de naciones de la que
después surge el antiCristo. Ahora bien, ese onceno
rey que derriba a tres de los diez anteriores es, a mi
modo de ver, el antiCristo. Me guío para pensar así
en lo que en el versículo 25 se dice que él hace:
1895
1896
I) Hablará palabras contra el Altísimo,
1897
1898
II) A los santos del Altísimo quebrantará,
1899
1900
III) Pensará en mudar los tiempos y la ley,
1901
1902
1903
1904
IV) Durará su hegemonía tiempo, tiempos y el
medio de un tiempo, que parecen ser tres años
y medio,
1905
1906
1907
1908
1909
V) Luego el Juez le quita su señorío y lo destruye
(versículo 26); igual que dice en II Tes 2:8-9
que le sucederá al antiCristo durante la
Segunda Venida del Señor.
1910
1911
Leamos estos pasajes:
1912
1913
1914
1915
1916
1917
“25 Y hablará palabras contra el Altísimo, y
a los santos del Altísimo quebrantará, y
pensará en mudar los tiempos y la ley; y
entregados serán en su mano hasta tiempo, y
tiempos, y el medio de un tiempo.
74
1918
1919
1920
Empero se sentará el juez, y quitaranle su
señorío, para que sea destruido y arruinado
hasta el extremo”
(Dn 7:25-26)
26
1921
1922
1923
1924
1925
1926
1927
1928
“Y entonces será manifestado aquel inicuo, al
cual el Señor matará con el espíritu de su
boca, y destruirá con el resplandor de su
venida; a aquel inicuo, cuyo advenimiento es
según operación de Satanás, con grande
potencia, y señales, y milagros mentirosos…”
(II Tes 2:8-9)
1929
1930
1931
1932
1933
1934
1935
1936
Como vemos, todo lo que hace este cuerno onceno
coincide con lo que sabemos que hará el antiCristo;
incluso vemos que después de él toman el reino los
santos del Altísimo (versículo 27). Es decir, que hay
suficientes indicios para pensar que el onceno
cuerno es el antiCristo.
*
1937
1938
1939
1940
>Hay detalles accesorios en esta profecía cuyo
significado dudo o desconozco.
1941
1942
1943
1944
1945
1946
1947
1948
1949
1950
1951
1952
a) Tres costillas entre sus dientes. Aunque el oso
de la profecía está perfectamente identificado como
Rusia, y no se necesitan mayores datos para
admitirlo, por simple curiosidad diré que la frase
“tres costillas entre sus dientes”, referente al oso, se
la atribuí siempre a un símbolo de las tres primeras
naciones que la Unión Soviética se anexó, las cuales
fueron Estonia, Latvia y Lituania. Pudiera ser que
eso tuviera otro significado, porque no tengo prueba
alguna que me confirme mi sospecha, pero es el
único significado que siempre le he visto.
75
1953
1954
1955
1956
1957
1958
1959
1960
1961
1962
1963
1964
b) Dos alas de águila. En el caso del león, no
estoy seguro de qué puedan significar las alas de
águila que el león tenía, aunque supongo que se trate
de la natural relación (incluso de ayuda militar
durante la Segunda Guerra Mundial) que siempre ha
habido entre Inglaterra y los Estados Unidos, cuyo
símbolo nacional es el águila. Lo demás que se dice
en el versículo 4 no sé qué cosa significa, aunque el
hecho de que le arrancaran las alas de águila al león,
me da la impresión de una separación o ruptura entre
Estados Unidos y la Gran Bretaña.
1965
1966
1967
1968
1969
1970
1971
1972
1973
1974
1975
1976
1977
1978
1979
1980
c) La cuarta bestia es muy diferente de las otras
según los versículos 7 y 19. Esa característica es la
que más distingue a la cuarta bestia de las tres
primeras, y a esa diferencia se le pone énfasis en
ambos versículos. El ser diferente de las tres
anteriores con tan gran diferencia se lo atribuyo yo a
que el poder de esta bestia no va a ser solamente el
clásico poder político-militar que hasta ahora se ha
conocido en la historia, sino un poder primordialmente económico, que podrá paralizar la vida
civilizada de cualquier país. Será, a mi modo de ver
un poder financiero nunca visto, el cual pudiera
manifestarse sobre todo, a través del boicot
económico, a lo cual pudiera unirse restricciones en
el flujo del petróleo, debido a presiones bancarias.
1981
1982
1983
d) Toda la tierra. En el versículo 23, refiriéndose
a la cuarta bestia dice:
1984
1985
1986
“…y a toda la tierra devorará, y la hollará, y
la despedazará.”
1987
76
1988
1989
1990
1991
1992
1993
1994
1995
1996
1997
1998
1999
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
No puedo estar seguro de si la frase “toda la tierra”
se refiere a “toda la Tierra”, es decir, todo el
planeta, o si se refiere a “toda la tierra”, o sea, las
tierras de aquellos lugares solamente: Eurasia y
África.
Hay casos en la Biblia en que se usa la frase
“toda la tierra”, pero no se refiere a todo el
planeta, sino a la parte habitada en aquella época en
que se hablaba, o a la parte que ellos conocían. Por
eso debemos ser cautos en la interpretación de esa
frase. Interpretarla como “todo el planeta” implica
que ninguna región del planeta escapará; mientras
que interpretarla como “todas aquellas tierras”
implica que habrá algunas regiones que sí escaparán.
Si vamos a tomar en forma absolutamente
gramatical lo dicho, tenemos que pensar que se trata
de todo el planeta; pero es el caso, que esa frase ha
sido dicha en otros pasajes en forma que de ninguna
manera se refiere a todo el planeta, sino a aquellas
tierras entonces habitadas, o aquellas tierras de las
que se estaba hablando. Veamos.
2009
2010
1) En Gn 11:9 dice lo siguiente:
2011
2012
2013
2014
2015
“Por esto fue llamado el nombre de ella
Babel, porque allí confundió Jehová el
lenguaje de toda la tierra, y desde allí los
esparció sobre la faz de toda la tierra.”
2016
2017
2018
2019
2020
2021
2022
En este caso vemos usada dos veces la frase en
cuestión, y en cada caso tiene significado diferente.
Cuando dice “confundió allí el lenguaje de toda la
tierra” se está refiriendo, evidentemente, a toda la
raza humana que se había concentrado en los
alrededores de Babel; y por lo tanto no estaban en
77
2023
2024
2025
2026
2027
2028
2029
2030
2031
2032
2033
2034
toda la tierra, estaban solamente en la región donde se
fabricaba la torre.
Por otro lado, cuando dice “…y desde allí los
esparció sobre la faz de toda la tierra”, nos hace ver
que el objetivo era esparcirlo por todo el planeta; y si
el objetivo era esparcirlos por toda la Tierra, entonces
está más que claro que esta vez la frase “toda la
Tierra” se refiere a todo el planeta. Pero la primera
vez que se usó la frase no se estaba refiriendo a todo
el planeta, pues si toda esa gente hubiera estado en
todo el planeta, no hacía falta luego esparcirlos por
todo el planeta.
2035
2036
2037
2038
2039
2040
2041
2042
2043
2044
2045
2046
2047
2) Analicemos también Gn 41:57. Es bueno
parar mientes en el hecho de que en nuestro diario
hablar, y en este caso en la Biblia, las palabras
muchas veces no son usadas con el significado
absoluto que ellas tienen. Digo que es bueno,
porque de esa manera no yerra uno atribuyendo
ese significado absoluto a esas palabras en otros
pasajes donde ese significado se daría de punta con
lo que dice el resto de la Biblia. Esto es muy
importante, sobre todo, cuando se van a interpretar
profecías o se va sentar doctrina.
En el versículo mencionado dice:
2048
2049
2050
2051
“Y toda la tierra venía a Egipto para comprar
de José, porque por toda la tierra había
crecido el hambre.”. (Gn 41:57)
2052
2053
2054
2055
2056
2057
Si analizamos el uso de la frase “toda la tierra” en
este versículo, nos damos cuenta de que no se
refiere a toda la Tierra, es decir, que no se
refiere a todo el planeta, sino a toda la tierra
cercana a aquellas regiones. Es evidente que los
78
2058
2059
2060
2061
2062
2063
2064
2065
2066
2067
habitantes del continente americano no fueron a
Egipto a obtener alimentos de José, les era
imposible hacerlo; y lo mismo puede decirse de
lugares tan remotos como Japón, China, India,
Australia e Inglaterra. Lo más seguro es que en esos
lugares ni siquiera hubiera la escasez de alimentos
que aquejaba a aquella región en ese momento. Es
el contexto, y sobre todo la lectura integral de la
Biblia, la que nos mostrará cual es el significado
que tienen frases y palabras.
2068
2069
2070
2071
2072
2073
3) Si leemos ahora el capítulo cuatro de
Jeremías, veremos que este profeta está vaticinando
la destrucción de Israel, y en ese contexto menciona
“toda la tierra” refiriéndose a Israel solamente, no a
todo el planeta. Veamos.
2074
2075
2076
2077
2078
2079
2080
2081
2082
2083
2084
2085
2086
2087
2088
2089
2090
2091
2092
“Porque la voz se oye del que trae las nuevas
desde Dan, y del que hace oír la calamidad
desde el monte de Efraím. Decid a las
gentes: he aquí, haced oír sobre Jerusalem:
Guardas vienen de tierra lejana, y darán su
voz sobre las ciudades de Judá. Como las
guardas de las heredades, estu-vieron sobre
ella en derredor, porque se rebeló contra mí,
dice Jehová. Tu camino y tus obras te
hicieron esto, esta tu maldad: por lo cual
amargura penetrará hasta tu corazón.
¡Mis entrañas, mis entrañas! Me duelen las
telas de mi corazón: mi corazón ruge dentro
de mí; no callaré; porque voz de trompeta has
oído, oh alma mía, pregón de guerra.
Quebrantamiento sobre quebrantamiento es
llamado; porque toda la tierra es destruida;
en un punto son destruidas mis tiendas, en un
79
2093
2094
2095
2096
2097
2098
momento mis cortinas. Hasta cuándo tengo
de ver bandera, tengo de oír voz de trompeta?
Porque mi pueblo es necio; no me conocieron
los hijos ignorantes y los no entendidos;
sabios para mal hacer, y para bien hacer no
supieron.”
(Jer 4:15-22)
2099
2100
2101
2102
2103
2104
2105
2106
2107
2108
2109
2110
2111
2112
2113
2114
2115
2116
2117
2118
Para darnos cuenta de que se refiere a Israel
solamente, y no a todo el planeta, basta leer todo el
capítulo, pero para facilitar el trabajo incluí aquí los
versículos desde el 15 al 22, en donde se observa
que se menciona a Dan y a Efraím, de donde se
deduce que hablan de Israel. Después mencionan a
los que vienen de tierra lejana hacia Jerusalem, los
cuales son los que destruyen a Israel; por lo tanto,
los que vienen de tierra lejana a destruir no son los
destruidos, su tierra no es la destruida. De aquí se
deduce también que no se refiere a todo el planeta.
Más adelante dice que toda la tierra es destruida, y
sin embargo nos damos cuenta de que solamente
hablan de Israel, sobre todo, porque después de esa
mención se usa la frase “mi pueblo”, que nos hace
ver de nuevo que hablan de Israel.
En resumen, que vemos claramente que la frase
“toda la tierra” no siempre significa todo el
planeta, aunque pudiera significar tal cosa.
2119
2120
2121
2122
2123
2124
2125
2126
2127
4) En Ezequiel 32:4 vemos usada la frase
“toda la tierra” en una forma metafórica e
hiperbólica. Comparando a Egipto con una ballena,
dice que la sacará a tierra y la abandonará para que
se harten de sus carnes las bestias de toda la tierra.
Es evidente que de ninguna manera pudieran ir a
Egipto todas las bestias de toda la Tierra; cuando
más, irían las de los alrededores.
80
2128
2129
2130
2131
2132
“Y te dejaré en tierra, te echaré sobre la haz
del campo, y haré que se asienten sobre ti
todas las aves del cielo, y hartaré de ti las
bestias de toda la tierra.” (Ezq 32:4)
2133
2134
2135
2136
2137
2138
La hipérbole es una figura retórica muy usada en
la Biblia, sobre todo por San Pablo, para llamar la
atención sobre algún asunto. En este caso Ezequiel
usa una hipérbole, y por eso menciona la frase
“toda la tierra”, pero no se refiere a todo el planeta.
2139
2140
2141
2142
2143
2144
2145
2146
2147
2148
2149
2150
2151
2152
2153
2154
2155
2156
2157
2158
2159
El haber presentado aquí estos pasajes, es para
que comprendan cómo es prudente y sensato el
pensar que cuando en Daniel 7:23 se habla de que la
cuarta bestia devorará “toda la tierra”, pudiera estarse
refiriendo a aquellas tierras de alrededor y no a todo
el planeta. Tal vez se refiere a Eurasia y África. Es
decir, que no se trata de una interpretación
caprichosa, sino una posibilidad basada en la forma
en que se habla en la propia Biblia.
Yo me inclino a creer que en ese pasaje de Daniel
la frase “toda la tierra” no significa todo el
planeta. Pudiera estarse refiriendo a Eurasia y
África, o tal vez al Oriente Medio y sus
alrededores. Me baso para creerlo así en que al
menos en dos ocasiones se les promete a los
cristianos que hay posibilidades de escapar. Si los
cristianos pueden escapar en algún lugar, entonces la
frase “toda la tierra” no se refiere a todo el planeta.
En Ap 3:10, en la carta que Cristo le envía a la
Iglesia de Filadelfia, le dice:
2160
2161
2162
“Porque has guardado la palabra de mi
paciencia, yo también te guardaré de la hora
81
2163
2164
2165
de la tentación que ha de venir en todo el
mundo, para probar a los que moran en la
tierra.”
(Ap 3:10)
2166
2167
2168
2169
2170
2171
2172
O sea, que se hace evidente que el dominio del
antiCristo no afecta al 100% de los habitantes del
planeta, pues la iglesia de Filadelfia no es afectada.
También en Ap 12:6 y 14, se ve que hay escape
para los siervos de Dios, por cuanto la mujer, en
ambos casos, encuentra un refugio:
2173
2174
2175
2176
2177
“Y la mujer huyó al desierto, donde tiene
lugar aparejado de Dios, para que allí la
mantengan mil doscientos y sesenta días.”
(Ap 12:6)
2178
2179
2180
2181
2182
2183
“Y fueron dadas a la mujer dos alas de grande
águila, para que de la presencia de la
serpiente volase al desierto, a su lugar, donde
es mantenida por un tiempo, y tiempos, y la
mitad de un tiempo.”
(Ap 12:14)
2184
2185
2186
2187
2188
2189
2190
Como vemos hay razones para creer que la frase
“toda la tierra” no siempre significa “todo el
planeta”, y hay también razones para creer que en Dn
7:23 la frase “toda la tierra” no significa tampoco,
todo el planeta.
*
2191
2192
2193
2194
2195
2196
82
2197
2198
>¿Cuándo estará a las puertas la Segunda Venida
de Nuestro Señor Jesucristo?
2199
2200
2201
2202
2203
2204
2205
2206
2207
2208
2209
2210
2211
2212
2213
2214
2215
2216
2217
2218
2219
El capítulo 24 de Mateo nos muestra cuándo será
la Segunda Venida del Señor. Allí el mismo Jesús
nos da las señales cercanas y las inmediatas de su
próximo advenimiento, lo cual será objeto de un
futuro libro. El Sermón Profético abarca desde la
época de Jesús hasta su Segunda Venida, por lo cual
se hace la descripción a grandes saltos, dado que
abarca mucho tiempo.
La profecía de Daniel, sin embargo, se concreta a
ver como con una lupa, una pequeña sección del
mapa general, mostrando aparte, (como se hace en
los mapas en un recuadro ampliado), la etapa final
del mundo, el tiempo de los cuatro últimos imperios
que surgirán. En otras profecías también se toman
períodos más cortos de los últimos tiempos, para así
detallarlos más y dar más información sobre ellos.
Es como cuando a una pequeña porción de un mapa
grande se le rodea con un cuadrito, y ese cuadrito se
amplifica en un costado del mapa, para dar mayores
detalles de ese lugar en particular.
2220
2221
2222
2223
2224
2225
2226
2227
2228
2229
2230
2231
Evidentemente, de los cuatro últimos reinos ya
tres han surgido, y el cuarto se avizora en el
horizonte. Está pues claro que hemos entrado en la
recta final de la historia del gobierno humano. Nos
hallamos en la etapa del tigre, debemos esperar pues
la etapa de la cuarta bestia. Una vez que la veamos en
todo su poder, debemos esperar su desmembramiento en diez pedazos. Una vez ocurrido esto, ya
estamos en la mera etapa del fin, veremos levantarse
un rey que va a derrocar a tres de los anteriores, el
cual se convertirá en un perseguidor de los cristianos,
83
2232
2233
2234
2235
2236
2237
2238
2239
2240
2241
2242
2243
2244
2245
2246
2247
2248
2249
2250
2251
2252
2253
2254
2255
2256
en el antiCristo. Después de un reinado de
aproximadamente tres años y medio, ocurrirá la
Segunda Venida de Nuestro Señor.
El día y la hora nadie la sabe, pero el tiempo y
circunstancias que marcan su cercanía sí son de
dominio público, pues está escrito en las profecías,
para que cuando llegue el momento apropiado todo
cristiano que lea la Biblia y esté al tanto de lo que
ocurre a su alrededor, pueda darse cuenta del
momento que está viviendo. Si fuera absolutamente
imposible saber cuándo está cerca la Segunda
Venida del Señor, no se darían en la Biblia
tantísimas profecías que nos orientan al respecto.
No es como muchos hermanos creen, que la
Segunda Venida puede ocurrir lo mismo el día de hoy
que dentro de cien años. El que así piensa está errado,
desorientado, por no conocer las profecías y atenerse
a la interpretación tradicional de ellas. No es lógico
que Dios, por un lado, nos dé las profecías para que
sepamos cuándo está llegando el momento, y por el
otro lado, pensemos que ese período previo a su
Advenimiento sea imposible de saberlo. El día y la
hora nadie lo sabe, pero sí sabremos cuándo se
halle a las puertas, porque el mismo Señor Jesús lo
promete en Mt 24:32-34 cuando dice:
2257
2258
2259
2260
2261
2262
2263
2264
2265
“De la higuera aprended la parábola: cuando
ya su rama se enternece, y las hojas brotan,
sabéis que el verano está cerca. Así también
vosotros, cuando viereis todas estas cosas,
sabed que está cercano, a las puertas. De
cierto os digo, que no pasará esta generación,
que todas estas cosas no acontezcan. ”
*
2266
84
2267
2268
2269
2270
2271
Segunda Sección
2272
2273
2274
>Demostración de que la profecía de Daniel 7 no
atañe a los cuatro imperios de la antigüedad.
2275
2276
2277
2278
2279
2280
2281
2282
2283
2284
2285
Todos los que han interpretado esta profecía de
las cuatro bestias del capítulo siete de Daniel,
consideran que en ella se está hablando de los
imperios de Babilonia, Persia, Grecia y Roma. Esta
es la interpretación tradicional, la que siempre ha
existido, al menos la que yo siempre he escuchado.
Están en un error, y paso a demostrarlo con cinco
pruebas diferentes, cada una de las cuales es
suficiente por sí sola para invalidar esa interpretación
tradicional.
2286
2287
2288
2289
2290
2291
2292
2293
1) Los profetas de Dios nunca “profetizaron”
el pasado. En este caso como en casi todas las
profecías, es de primordial importancia conocer el
momento en que el profeta recibió la visión o habló
sobre ella. Si vamos a Dan 7:1 veremos que esta
visión fue recibida por Daniel en el primer año de
Belsasar, que fue el último rey de Babilonia:
2294
2295
2296
2297
2298
“En el primer año de Belsasar rey de
Babilonia, vio Daniel un sueño y visiones de su
cabeza en su cama, luego escribió el sueño y
notó la suma de los negocios.” (Dan 7:1).
2299
85
2300
2301
2302
2303
2304
2305
2306
Si vamos ahora a leer Dan 5:30-31, al final del
sacrílego festín de Belsasar, cuando Daniel interpretó
la escritura en la pared, veremos que Belsasar fue el
último rey de Babilonia, porque lo mataron esa
misma noche, es decir, que el imperio babilónico
terminó con él, y comenzó el imperio persa.
Veamos:
2307
2308
2309
2310
2311
“30 La misma noche fue muerto Belsasar, rey
de los Caldeos, 31 y Darío de Media tomó el
reino, siendo de sesenta y dos años.”
(Daniel 5:30-31)
2312
2313
2314
2315
2316
2317
2318
2319
2320
Del examen de estas dos citas anteriores podemos
razonar, sin forzar las circunstancias, que cuando
Daniel recibió la visión del capítulo siete ya el
imperio babilónico había existido por más de
setenta años, y se hallaba en su etapa final.
Tengamos este dato verídico muy en cuenta para el
razonamiento que un poco más adelante haremos.
Leamos ahora los versículos 16-18:
2321
2322
2323
2324
2325
2326
2327
2328
2329
2330
“Llegueme a uno de los que asistían, y
preguntele la verdad acerca de todo esto, y
hablome, y declarome la interpretación de las
cosas. Estas grandes bestias, las cuales son
cuatro, cuatro reyes son, que se levantarán en
la tierra. Después tomarán el reino los
santos del Altísimo, y poseerán el reino hasta
el siglo, y hasta el siglo de los siglos.”
(Daniel 7:16-18)
2331
2332
2333
2334
Cuando Daniel le pregunta “a uno de los que
asistían” cuál era el significado de aquellas cosas,
este ángel le responde que aquellas cuatro bestias
86
2335
2336
2337
2338
2339
2340
2341
2342
2343
2344
2345
2346
2347
2348
2349
2350
2351
2352
2353
2354
2355
2356
2357
2358
2359
2360
simbolizaban cuatro reinos que se levantarían en
el futuro, en la Tierra. Al decir el ángel la frase
“que se levantarán”, está indicándonos que todavía
no se habían levantado, que era algo que ocurriría
en el futuro. Por lo tanto, eso excluye al imperio
babilónico, que ya estaba agonizando, y que ya
hacía más de setenta años que se había levantado.
Todo el que interpreta que esta profecía representa
a los imperios ya pasados de Babilonia, Persia,
Grecia y Roma, adjudica el león a Babilonia, el oso
a Persia, el tigre a Grecia y la bestia de los diez
cuernos a Roma. Pero si ya demostramos por un
lado que el león estaba en el futuro cuando Daniel
recibió la visión, y por el otro lado que Babilonia ya
se había levantado hacía más de setenta años, y
que en ese momento estaba agonizando, tenemos
que llegar a la conclusión de que Babilonia no
puede ser el león.
Y si Babilonia no puede ser el león, por ende
Persia no puede ser el oso, ni Grecia el tigre ni
Roma la bestia de los diez cuernos. Es decir que
todo el entarimado que se haya armado sobre esa
suposición, cae por su peso.
En resumen, no es lógico pensar que Daniel estaba
“profetizando” el pasado (Babilonia), al profetizar el
advenimiento de la primera bestia, el león.
2361
2362
2363
2364
2365
2366
2367
2368
2369
2) ¿Dos revelaciones al mismo profeta para el
mismo evento? Los que defienden la interpretación
tradicional para Daniel 7, también interpretan que la
visión de la estatua, del capítulo dos del libro de
Daniel, es un vaticinio de los cuatro imperios de la
antigüedad, Babilonia, Persia, Grecia y Roma.
Yo estoy de acuerdo con esa interpretación del
capítulo dos, porque eso se hace evidente desde el
87
2370
2371
2372
2373
2374
2375
2376
2377
2378
2379
2380
2381
2382
2383
2384
2385
2386
2387
2388
2389
2390
2391
2392
2393
2394
2395
2396
2397
2398
2399
2400
2401
momento que Daniel le dice a Nabucodonosor en
2:38 “Tu eres aquella cabeza de oro”. Si
Nabucodonosor era la cabeza de oro, está dentro de la
lógica que el pecho de plata representara al imperio
que siguiera al de Babilonia, que fue el persa; y que
el vientre y los muslos de metal (bronce)
representaran al imperio que siguió al persa que fue
el imperio griego de Alejandro Magno; y por último,
que las piernas de hierro representaran al imperio
romano, que fue el que sustituyó al imperio griego.
Así que por esa razón, yo estoy de acuerdo con la
interpretación de que el sueño de la estatua del
capítulo dos era una profecía sobre los cuatro
imperios de la antigüedad, pero no estoy de acuerdo
con que el capítulo siete habla de los mismos
imperios de la antigüedad.
Ahora bien, si el sueño de la estatua claramente nos
informa que iban a haber cuatro imperios, ¿cuál
sería el propósito de darle otra vez a Daniel una
segunda visión para informarnos la misma cosa?
Si se tratara de una nueva revelación en la que se
pormenorizaba sólo una sección de la anterior, en la
que se ampliara un segmento de la de Daniel dos, yo
podría creer que se diera una nueva visión para
ampliar lo revelado, pero ese no es el caso.
No recuerdo yo que Dios le haya dado a un mismo
profeta dos revelaciones diferentes en distintas
épocas, para vaticinar el mismo evento histórico, ni
creo que tal cosa exista. Como vemos, no es lógico
pensar que le hayan dado a Daniel en el capítulo
siete, exactamente la misma información que le
revelaron en el capítulo dos.
2402
2403
2404
3) Si en un cuarteto se substituye un miembro,
ya no es el mismo cuarteto. Supongamos que una
88
2405
2406
2407
2408
2409
2410
2411
2412
2413
2414
2415
2416
2417
2418
2419
2420
2421
2422
2423
librería anuncia que está vendiendo los Cuatro
Evangelios, en un paquete que contiene solamente
cuatro libros, cada uno de los cuales es uno de los
Cuatro Evangelios, y que además de eso, se puede
encontrar allí otros libros envasados también en
paquetes de a cuatro y envueltos todos en papel
transparente. Si al pedir un paquete de los Cuatro
Evangelios en esa librería, a usted le dan un paquete
que contiene cuatro libros, y al recibirlo usted ve a
través del papel transparente que el primer libro es El
Quijote, usted puede tener la seguridad de que ese
paquete no son los Evangelios, porque el paquete
solamente puede contener los cuatro Evangelios.
Ese es el mismo caso de la interpretación
tradicional de esta profecía. Si el primer miembro de
una serie está errado, ya esa serie no es la que usted
se imaginaba. Si el león no es Babilonia, (porque ésta
estaba agonizando, y el león estaba aún en el futuro),
tampoco el oso es Persia, ni el tigre es Grecia, etc..
2424
2425
2426
2427
2428
2429
2430
2431
2432
2433
2434
2435
2436
2437
2438
4) Un pastor amigo mío me sugirió que a lo
mejor Babilonia no era el león, sino que lo era
Persia, y así, Grecia sería el oso, Roma sería el tigre y
el próximo imperio que se levantó, el imperio
musulmán, sería el de los diez cuernos.
Ante todo, el aceptar esta hipótesis echa por tierra
de todas maneras todos los razonamientos en que
hayan podido basarse los que sustentan la
interpretación tradicional, la de que las cuatro bestias
representaban los cuatro imperios de la antigüedad.
Digo que los echa por tierra, porque todas las
consideraciones que ellos hubieran esgrimido para
identificar a Babilonia como un león quedarían fuera
de lógica.
89
2439
2440
2441
2442
2443
2444
2445
2446
2447
2448
2449
2450
2451
2452
2453
2454
2455
2456
2457
2458
2459
2460
2461
2462
2463
2464
2465
2466
2467
2468
2469
2470
2471
2472
2473
También quedarían fuera de lógica las
consideraciones que antes los motivó a identificar a
Persia como un oso; y tendrían por lo tanto que
comenzar a inventar nuevas consideraciones para
demostrar que debe identificarse Persia como un
león y no como un oso.
Lo mismo ocurriría al tener que anular la
identificación de Grecia con el tigre, aduciendo que
éste era un animal ágil y veloz, como las conquistas
de Alejandro Magno, (que es lo hace la interpretación
tradicional), y tendría que comenzar ahora a justificar
su identificación con un oso, dando por malos los
argumentos que antes daban por buenos, y en los que
basaban su afirmación de que el tigre identificaba al
imperio greco-macedónico.
Otro tanto ocurriría con Roma, a la que habría que
identificar ahora como un tigre, desechando todo lo
concerniente a su identificación anterior con la bestia
de diez cuernos, y dando por errados todos los datos
y características con que se forzaba a asemejarla a esa
cuarta bestia.
Lo que pretendo probar con esto es que la
sugerencia de esa segunda hipótesis no salva la
interpretación tradicional, sino que también la
destruye. Ni la interpretación tradicional ni su
sucedánea, (la hipótesis de que el león sea Persia),
resisten el razonamiento.
En cuanto a la interpretación tradicional, como dije
al principio, los profetas de Dios nunca
“profetizaron” el pasado, sino el futuro. No es
lógico pensar que Dios le dio a Daniel una visión
para “profetizar” que Babilonia se levantaría en un
futuro, cuando ya hacía más de setenta años que se
había levantado, y en ese momento ya estaba
agonizando. Es algo así como el que ahora pretenda
90
2474
2475
2476
2477
2478
2479
2480
2481
2482
2483
2484
2485
2486
2487
2488
2489
2490
2491
2492
2493
2494
2495
2496
2497
2498
2499
2500
2501
2502
2503
2504
2505
“profetizar” que en el futuro se levantará un país
llamado Los Estados Unidos de Norteamérica,
cuando ya hace más de doscientos años que se
levantó.
O sea, que el anuncio del futuro levantamiento del
primer reino de esta visión, representado por un león,
no puede concordar de ninguna manera con un rey
que ya reinaba ni con su dinastía o imperio que ya
agonizaba.
En cuanto a la segunda hipótesis, la de que el
león es Persia, etc., podemos decir que después del
imperio musulmán no vino el antiCristo ni ocurrió la
Segunda Venida. Si la primera bestia (león) hubiera
sido el imperio persa, entonces la segunda, que es el
oso, sería el imperio griego, la tercera, que es el tigre,
tendría que ser el imperio romano, y la cuarta bestia
tendrían que ser los conquistadores musulmanes,
cuyo imperio feneció hace ya varios siglos, por lo
cual no duró hasta la Segunda Venida de Cristo
como Daniel 7:17-19 y 23-27 dice que ocurrirá con
la cuarta bestia.
Si leemos atentamente toda la secuencia desde el
versículo 7 al 14 veremos que durante la existencia
de la cuarta bestia, y derivada de ella, surge el
antiCristo y ocurre la Segunda Venida de Cristo. Es
bien sabido que los musulmanes perdieron su
imperio, y que a) ni el antiCristo surgió, b) ni
ocurrió la Segunda Venida de Cristo, c) ni ocurrió
que después del imperio musulmán tomaran el reino
los santos del Altísimo, como declaran paladinamente los versículos 17-18 que ocurrirá después de
fenecida la cuarta bestia. Veamos.
2506
2507
2508
“Estas grandes bestias, las cuales son cuatro,
cuatro reyes son, que se levantarán en la
91
2509
2510
2511
tierra. Después tomarán el reino los santos
del Altísimo, y poseerán el reino hasta el siglo,
y hasta el siglo de los siglos.” (Dan 7:17-18)
2512
2513
2514
2515
2516
2517
2518
2519
2520
2521
Es por lo tanto evidente, que tampoco la cuarta
bestia puede ser el fenecido imperio musulmán. Y si
la cuarta bestia no pudo ser el imperio musulmán,
entonces tampoco el león pudo ser Persia, ni el oso
pudo ser Grecia, ni el tigre pudo ser Roma. Es decir,
que como quiera que traten de identificar las
bestias, jamás encajan lógicamente en ningún
hecho histórico del pasado, como sí encajan en el
presente.
2522
2523
2524
2525
2526
2527
2528
2529
2530
2531
2532
2533
2534
2535
2536
2537
2538
2539
2540
2541
2542
2543
5) Ya no existen los imperios babilónico, persa,
griego y romano. Vamos a leer Dan 7:11-13 para
que veamos que durante la existencia de la cuarta
bestia es que viene Nuestro Señor Jesucristo, y que
aunque ella es destruida, las tres bestias anteriores
aún permanecen en existencia. Esto nos hace ver
que esta visión no puede estarse refiriendo a los
imperios babilónico, persa, griego y romano, porque
estos imperios ya no existen, mientras que según la
profecía de Daniel 7 el león, el oso y el tigre sí van a
existir cuando llegue el fin. Por tanto, la frase “…y
les había sido dada prolongación de vida hasta
cierto tiempo” no puede estarse refiriendo a
Babilonia, Persia y Grecia, porque a ninguno de estos
imperios le fue dada prolongación de vida, sino que
cada uno de ellos desapareció para dar lugar al
siguiente. El imperio babilónico cesó para dar paso al
persa, éste fue desecho por Alejandro Magno que
estableció el imperio greco-macedonio, el cual a su
vez, ya dividido, sucumbió ante el empuje romano.
Veamos.
92
2544
2545
2546
2547
2548
2549
2550
2551
2552
2553
2554
2555
2556
“Yo entonces miraba a causa de la voz de las
grandes palabras que hablaba el cuerno;
miraba hasta tanto que mataron la bestia, y
su cuerpo fue deshecho, y entregado para ser
quemado en el fuego. Habían también quitado
a las otras bestias su señorío, y les había sido
dada prolongación de vida hasta cierto
tiempo. Miraba yo en la visión de la noche, y
he aquí en las nubes del cielo como un hijo
de hombre que venía, y llegó hasta el
Anciano de grande edad, e hiciéronle llegar
delante de él.”
(Dan 7:11-13)
2557
2558
2559
2560
2561
2562
2563
2564
2565
2566
2567
2568
2569
Como vemos, durante la existencia de la cuarta
bestia persisten las tres bestias anteriores, y es
durante ese período que ocurre la Segunda Venida
de Cristo. Si durante la existencia de la cuarta bestia
(una vez dividida en diez) ocurre la Segunda
Venida, es indudable que la cuarta bestia es el
último imperio humano que va a existir. Si
posteriormente a la destrucción de la cuarta bestia,
todavía existen las otras tres, como dice en el
versículo doce, es indudable que no se refieren a los
imperios babilónico, persa y griego, que ya no
existen.
2570
2571
2572
2573
2574
2575
2576
2577
2578
Resumiendo. Con todo esto que he explicado
creo que quede bien claro en la mente del lector
que, efectivamente, esta profecía de Daniel 7 no
puede ser interpretada en la forma tradicional,
no puede interpretarse como algo referente a los
cuatro imperios del pasado antes mencionados. Ya
esto debería ser suficiente para hacernos pensar que
debe referirse a algo posterior al imperio romano.
93
2579
2580
2581
2582
2583
2584
Guiándonos por todo eso, es muy lógico suponer que
esos cuatro reyes, reinos, imperios o lo que sean,
serán los últimos cuatro antes de la Segunda Venida
de Jesucristo; nunca aquellos cuatro que comenzaron
antes de su Primera Venida.
*
2585
2586
2587
2588
2589
2590
2591
2592
2593
2594
2595
2596
2597
2598
2599
>Aclaración sobre el sueño de la estatua
Los que piensan que la profecía de la estatua con
cabeza de oro y la de las cuatro bestias son iguales
alegan que en realidad el Imperio Romano todavía
existe, porque ven alguna similitud entre ciertas
instituciones actuales de algunos gobiernos, y las del
Imperio Romano. Motivado por eso alegan ellos que
los reyes europeos pasados y actuales, son
descendientes del imperio romano y que lo
personifican. Por lo tanto, consideran que aquel
imperio romano de la antigüedad es la cuarta bestia, y
que todavía existe. ya que dice la profecía del
capítulo dos, “en los días de estos reyes…”.
2600
2601
2602
2603
2604
2605
2606
“Y en los días de estos reyes, levantará el Dios
del cielo un reino que nunca jamás se
corromperá; y no será dejado a otro pueblo
este reino; el cual desmenuzará y consumirá
todos estos reinos, y él permanecerá para
siempre.”
(Dn 2:44)
2607
2608
2609
2610
2611
2612
2613
Pero es el caso, que aquí se habla de los días de
“estos reyes” en plural, mientras que de la cuarta
bestia se habla en singular, es una sola. Además,
los países que hoy componen Europa no son
descendientes de los romanos, sino de los
bárbaros que destruyeron y poblaron el Imperio
94
2614
2615
2616
2617
2618
2619
2620
2621
2622
2623
2624
2625
2626
2627
2628
2629
2630
2631
2632
2633
2634
2635
2636
2637
2638
2639
Romano, incluyendo a Italia, que fue invadida por
los ostrogodos.
La explicación de esa similitud que algunos ven, a
mi modo de ver, es que el Imperio Romano, por sí
mismo y a través de la Iglesia Católico Romana,
influyó enormemente en las instituciones y
gobiernos de estos bárbaros, y en otros gobiernos
modernos, y por eso muchos creen que el Imperio
Romano persiste. Pero la realidad es que cuando se
dice “en los días de estos reyes”, esa frase se refiere
a los reinos o naciones que resultaron de la
destrucción del Imperio Romano, los cuales
durarían hasta el fin de los tiempos, pero no como
un Imperio Romano, sino como naciones
independientes, como “estos reyes”.
El hecho de que esos países y otros muchos que
no descienden del Imperio Romano, se unan en el
futuro para formar la cuarta bestia de Daniel 7, no
significa que la cuarta bestia es el antiguo Imperio
Romano. Esos reyes fueron influidos por Roma: a)
Capitolio, b) Jurisprudencia, c) Senadores d) Uso
del latín, etc.. A pesar de estos hechos, indiscutiblemente, los cuatro imperios del capítulo dos son cosa
del pasado y los del capítulo siete cosa del presente
y el futuro.
*
2640
2641
2642
2643
>Demostración de que la profecía de Daniel 7 no
atañe a ningún otro grupo de imperios del pasado
2644
2645
2646
2647
2648
Habiendo demostrado ya que esta profecía no
puede referirse al levantamiento de los imperios
babilónico, persa, griego y romano, es forzoso
admitir que tiene que estarse refiriendo a otros
95
2649
2650
2651
2652
2653
2654
2655
2656
2657
2658
2659
2660
2661
2662
2663
2664
2665
2666
2667
2668
2669
2670
2671
2672
cuatro imperios. ¿Pudiera estarse entonces
refiriendo a otros cuatro imperios ya pasados?
Tampoco puede estarse refiriendo a otros cuatro
imperios ya pasados. Hay quienes piensan que esas
cuatro bestias, aunque es cierto que no representan a
los imperios babilónico, persa, griego y romano,
pudieran representar otros cuatro imperios posteriores
al romano, pero anteriores al siglo veinte. Es cierto
que ha habido muchos imperios desde la época
romana hasta hoy, pero ninguno de ellos ha
presentado las características que se describen en este
capítulo 7 de Daniel. Por lo tanto, no puede estarse
refiriendo a imperios del pasado, sino a imperios
actuales o futuros. No, no puede estarse refiriendo a
imperios pasados, por varias razones.
1) Durante la primera descripción de la cuarta
bestia, la cual es hecha por Daniel en los versículos
8-14 se intercala un paréntesis (9 y 10) para decirnos
que en esos momentos, durante la existencia de la
cuarta bestia, un Anciano de grande edad, que
evidentemente es Dios, se prepara para iniciar una
actividad que al parecer es un juicio o cosa parecida,
por el hecho de que dice que “el Juez se sentó” y “los
libros se abrieron”. Veamos:
2673
2674
2675
2676
2677
2678
2679
2680
2681
2682
2683
“8 Estando yo contemplando los cuernos, he
aquí que otro cuerno pequeño subía entre
ellos, y delante de él fueron arrancados tres
cuernos de los primeros; y he aquí, en este
cuerno había ojos como ojos de hombre, y
una boca que hablaba grandezas.
9 Estuve mirando hasta que fueron puestas
sillas: y un Anciano de grande edad se sentó,
cuyo vestido era blanco como la nieve, y el
pelo de su cabeza como lana limpia; su silla
96
2684
2685
2686
2687
2688
llama de fuego, sus ruedas fuego ardiente. 10
Un río de fuego procedía y salía de delante de
él: millares de millares le servían, y millones
de millones asistían delante de él; el Juez se
sentó, y los libros se abrieron.” (Dn 7:8-10)
2689
2690
2691
2692
2693
2694
2695
2696
2697
2698
Este paréntesis de los versículos 9 y 10 nos sirve
para darnos cuenta de que la cuarta bestia dura
hasta el final de los tiempos, por cuanto aún está en
existencia cuando el Anciano inicia el juicio. Si dura
hasta el final de los tiempos, no puede estarse
refiriendo a imperios ya pasados, sino a uno actual
o futuro; por lo tanto, no sólo no puede referirse al
imperio romano, sino que no puede referirse a ningún
imperio que ya haya muerto.
2699
2700
2701
2702
2703
2704
2705
2) En los versículos 17 y 18 el ángel le dice a
Daniel que después de esas cuatro bestias, tomarán
el reino los santos del Altísimo, por lo tanto, la
cuarta bestia tiene que ser la que está en el poder
hasta la época en que toman el reino los santos del
Altísimo. Leamos este pasaje:
2706
2707
2708
2709
2710
2711
2712
“Estas grandes bestias, las cuales son cuatro,
cuatro reyes son, que se levantarán en la
tierra. Después tomarán el reino los santos
del Altísimo, y poseerán el reino hasta el
siglo, y hasta el siglo de los siglos.”
(Dn 7:17-18)
2713
2714
2715
2716
2717
2718
Si la cuarta bestia está en el poder hasta que toman
el poder los santos del Altísimo, es evidente que esa
cuarta bestia es el último imperio del mundo; por lo
tanto, no puede estarse refiriendo a ningún reino
pasado, a ningún imperio ya muerto, sino a uno
97
2719
2720
actual o futuro, porque los santos del Altísimo nunca
han tomado el reino.
2721
2722
2723
2724
2725
2726
3) En los versículos 21 y 22 vemos que la cuarta
bestia, o el cuerno que de ella surgió hacía guerra
contra los santos y los vencía, hasta que intervino en
el asunto el Anciano de grande edad, el cual dio el
reino a los santos, eternamente. Veamos:
2727
2728
2729
2730
2731
2732
2733
“Y veía yo que este cuerno hacía guerra
contra los santos, y los vencía, hasta tanto que
vino el Anciano de grande edad, y se dio el
juicio a los santos del Altísimo; y vino el
tiempo, y los santos poseyeron el reino.”
(Dn 7:21-22)
2734
2735
2736
2737
2738
2739
2740
2741
2742
2743
2744
2745
Si la cuarta bestia durará hasta que el Anciano de
días dé el juicio y el reino a los santos, se evidencia
de nuevo en este otro pasaje, lo mismo que se dijo en
el pasaje anterior; es decir, que ningún reino pasado
puede ser representado por la cuarta bestia. Sobre
todo, porque ninguno de ellos ha llegado hasta la
Segunda Venida de Jesucristo, lo cual es un
requerimiento indispensable para que pueda
parecerse a los imperios descritos en esta profecía del
capítulo siete. Así que eso tiene que estar en el futuro.
Pero…¿qué futuro?
2746
2747
2748
2749
2750
2751
2752
2753
¿De qué futuro habla esta profecía. ¿Qué dice a
esto San Pablo? Es admisible que cualquiera de los
imperios que existen actualmente o que en el futuro
puedan llegar a existir, pudieran durar hasta el
Segundo Advenimiento de Jesucristo, pero de
ninguna manera se puede decir que los imperios ya
caídos, llegaron hasta ese Segundo advenimiento.
98
2754
2755
2756
2757
2758
2759
2760
2761
2762
2763
2764
2765
2766
2767
2768
2769
2770
2771
Por lo tanto, esta profecía tiene que estar
hablando: a) de la actualidad y del futuro, o b)
solamente del futuro.
¿Cómo saber entonces si habla de la actualidad y
del futuro, o si habla del futuro solamente? Ante todo
tenemos que darnos cuenta de que tanto si esta
profecía habla de los eventos actuales y los que
ocurrirán en el futuro, como si la tal profecía habla
solamente de eventos que ocurrirán en el futuro, ese
futuro puede ser de dos clases: a) un futuro que llega
hasta la Segunda Venida de Cristo o b) un futuro
que termina antes de la Segunda Venida de Cristo.
Evidentemente, la segunda suposición queda fuera de
lugar, por lo ya antes analizado, y porque aquí se
demuestra de nuevo que el cuarto imperio llega hasta
el Advenimiento de Jesucristo, debido al testimonio
de Daniel y San Pablo. Veamos primero el testimonio
de Daniel 7:7-14 .
2772
2773
2774
2775
2776
2777
2778
2779
2780
2781
2782
2783
2784
2785
2786
2787
2788
“Después de esto miraba yo en las visiones
de la noche, y he aquí la cuarta bestia,
espantosa y terrible, y en grande manera
fuerte; la cual tenía unos dientes grandes de
hierro, devoraba y desmenuzaba, y las sobras
hollaba con sus pies; y era muy diferente de
todas las bestias que habían sido antes de
ella, y tenía diez cuernos.
Estando yo contemplando los cuernos, he
aquí que otro cuerno pequeño subía entre
ellos, y delante de él fueron arrancados tres
cuernos de los primeros; y he aquí, en este
cuerno había ojos como ojos de hombre, y
una boca que hablaba grandezas.
Estuve mirando hasta que fueron puestas
sillas; y un Anciano de grande edad se sentó,
99
2789
2790
2791
2792
2793
2794
2795
2796
2797
2798
2799
2800
2801
2802
2803
2804
2805
2806
2807
2808
2809
2810
2811
2812
cuyo vestido era blanco como la nieve, y el
pelo de su cabeza como lana limpia; su silla
llama de fuego, sus ruedas fuego ardiente.
Un río de fuego procedía y salía de delante de
él; millares de millares le servían, y millones
de millones asistían delante de él; el Juez se
sentó, y los libros se abrieron.
Yo entonces miraba a causa de la voz de las
grandes palabras que hablaba el cuerno;
miraba hasta tanto que mataron la bestia, y
su cuerpo fue deshecho, y entregado para ser
quemado en el fuego.
Habían también quitado a las otras bestias
su señorío, y les había sido dada prolongación de vida hasta cierto tiempo.
Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí
en las nubes del cielo como un hijo de
hombre que venía, y llegó hasta el Anciano
de grande edad, e hiciéronle llegar delante de
él. Y fuele dado señorío, y gloria, y reino; y
todos los pueblos, naciones y lenguas le
sirvieron; su señorío, señorío eterno, que no
será transitorio, y su reino que no se
corromperá.”
(Daniel 7:6-14)
2813
2814
2815
2816
2817
2818
2819
2820
2821
2822
La cuarta bestia dura hasta la Segunda Venida.
En este pasaje vimos que estando Daniel
contemplando el surgimiento de la cuarta bestia y
analizando cómo un onceno cuerno subió y derribó a
tres de los diez anteriores, declara cómo ese onceno
cuerno “hablaba grandezas”, lo cual nos lo
identifica como el antiCristo, no sólo por lo que
aquí dice, sino por lo que luego interpreta el ángel
que daba esta visión, en los versículos 21 y 25.
100
2823
2824
2825
2826
2827
2828
2829
2830
2831
2832
Por lo tanto, si durante la existencia de la cuarta
bestia surge el antiCristo, es lógico concluir que esa
bestia o imperio durará hasta la Segunda Venida,
puesto que como dice San Pablo en II Tes 2:8-9
refiriéndose al antiCristo, el Señor destruirá a aquel
inicuo con el resplandor de su venida. Si el Señor en
su venida destruye al antiCristo, y el antiCristo surge
durante la cuarta bestia, se hace forzoso razonar que
la cuarta bestia durará hasta la Segunda Venida de
Cristo. Veamos.
2833
2834
2835
2836
2837
2838
2839
2840
“…y entonces será manifestado aquel inicuo,
al cual el Señor matará con el espíritu de su
boca, y destruirá con el resplandor de su
venida; a aquel inicuo, cuyo advenimiento es
según operación de Satanás, con grande
potencia, y señales, y milagros mentirosos,…”
(II Tes 2:8-9)
2841
2842
2843
2844
2845
2846
2847
2848
2849
2850
2851
Ahora bien, si la cuarta bestia está en existencia
durante la Segunda Venida, eso significa que los
cuatro imperios de que habla esta profecía de Daniel
7 son los últimos cuatro imperios que habrá en el
mundo. Es aceptable pues asegurar que esta profecía
se refiere al caso “a”, un futuro que llega hasta la
Segunda Venida de Cristo. Lo que tenemos que
preguntarnos ahora es si ese período a que se refiere
la profecía y el cual llega hasta el fin, ha comenzado
ya o comenzará en el futuro.
2852
2853
2854
2855
2856
2857
Ese período de las cuatro bestias ya comenzó, y
paso a demostrarlo. Esto fue demostrado en la
primera sección del libro. Actualmente nos hallamos
en la antesala del fin. Ya se han levantado Gran
Bretaña, Rusia y China. Solamente falta que se
101
2858
2859
2860
2861
2862
2863
2864
2865
2866
2867
levante el próximo imperio, el cuarto de esta profecía
y el último de la historia de la humanidad en que rija
el humano. Otra vez insisto en que quien lea
medianamente a menudo las Sagradas Escrituras y
esté medianamente enterado de lo que sucede a su
alrededor, podrá interpretar aquellas profecías que
Dios haya destinado a que sean interpretadas en esta
época, nunca aquellas cuya época no haya llegado
aún.
*
2868
2869
2870
2871
2872
2873
2874
2875
2876
2877
2878
2879
2880
2881
2882
2883
2884
2885
2886
2887
2888
2889
2890
2891
>Para finalizar
Hermanos, yo creo que la mejor manera de llegar
a la verdad, de hallar la teoría correcta entre las
muchas que escuchamos, es debatiendo. Yo aprendo
mucho de los debates, porque mis amigos, y sobre
todo mis oponentes, me hacen ver mis errores.
Basado en que creo sinceramente tal cosa, me
ofrezco a debatir, por escrito, con quienes
consideren que algo de lo dicho por mí está
errado.
Cuando a algunas personas no les gusta la
interpretación de índole doctrinal o profética que
uno tiene de algún pasaje de la Biblia, pero tampoco
tienen argumentos para negarla, la única cosa que se
les ocurre decir es: “¡¡Bueno!!, ¡en realidad hay
muchas interpretaciones!”. Esto es muy común
sobre todo entre los no creyentes, pero también
desgraciadamente entre los hermanos. Si hay
muchas interpretaciones, estúdielas usted, deseche
las que no tengan lógica, y mantenga y defienda la
que considere correcta. Así opinaba nuestro
hermano San Pablo cuando en I Tes 5:21 dice:
2892
102
2893
“Examinadlo todo, retened lo bueno”.
2894
2895
2896
2897
2898
2899
2900
2901
2902
2903
2904
2905
2906
2907
2908
2909
2910
2911
2912
2913
2914
2915
2916
2917
2918
2919
2920
2921
2922
2923
2924
2925
2926
2927
El decir solamente que “hay muchas interpretaciones y por lo tanto yo no creo en ninguna”,
equivaldría a decir que “hay muchos médicos y que
por eso yo no voy a ver a ninguno”. “O que hay
muchas medicinas y por eso no uso ninguna”. “O
que hay muchos tipos de ropa y por eso no compro
ninguna”. “O que hay muchas teorías científicas y
por eso yo no creo ni estudio ninguna de ellas”.
En algunas ocasiones en que he encontrado quien
ha disentido de lo por mí mantenido, le he pedido
que me ayude a salir de mi error, mostrándome los
argumentos que él tiene para ello, a lo cual por lo
regular responden que “no tienen tiempo”. Sin
embargo, luego uno los ve por horas frente al
televisor, en el teatro, en la playa, en el juego de
pelota, etc.. No es que estas cosas sean malas, pero
si usa el tiempo en ellas, que no me venga luego con
el pretexto de que no tiene tiempo para buscar la
verdad y sacarme de lo que él considera un error
mío.
El problema real que aqueja a muchos de estos, es
que aman más sus placeres que la verdad de Dios, o
que el ayudar a un hermano a salir de su error. O tal
vez lo que sucede es que en realidad lo que quieren
es desacreditar la interpretación, pero no tienen un
solo argumento para lograrlo. Es decir, tienen
tiempo para lanzar al ruedo la duda, para echarle
una bola negra a lo expresado por uno, pero “no
tienen tiempo” para demostrar que uno está errado,
o para reconocer honestamente que él es el que está
equivocado. Hay tiempo para calumniar, pero no
para investigar y llegar a una conclusión
cristianamente.
103
2928
2929
2930
2931
2932
2933
2934
2935
Al decir “hay muchas interpretaciones” lo que
están haciendo es tratar de desacreditar una interpretación doctrinal o profética. De esa manera lo que
están tratando de decir, sin tener el valor de decirlo,
es “esa interpretación tuya no me gusta, pero yo no
puedo esgrimir razones y me es más fácil
calumniarte”, de otra manera tendría que admitir mi
error, y eso lastima mi ego.
2936
2937
2938
2939
2940
2941
2942
2943
2944
2945
2946
2947
2948
2949
2950
2951
2952
2953
2954
2955
2956
2957
2958
2959
2960
2961
2962
Si algún hermano ve un error en mi exposición
y tiene suficiente amor cristiano para sacarme de mi
error,
puede
enviarme
un
E-Mail
a
[email protected], o escribirme al P. O. Box
655126 Miami, FL 33265-5126.
Se lo agradeceré en el alma, porque yo amo más
la verdad que mi “ego”, sobre todo la verdad de
Dios. Si alguien me lleva a la verdad aunque sea a
costa de lastimar mi “ego”, es una bendición que
agradeceré. Si alguien me saca de un error, en la
próxima edición de este libro, notificaré quién y
cómo me sacó del error, y se lo agradeceremos
mucho, tanto yo como aquellos que hayan sido
conducidos al error por culpa mía, si es que en
realidad yo estaba errado.
Si por el contrario, alguien ve algo que me pueda
ayudar a demostrar que estoy en lo cierto, también
le agradeceré que me lo haga saber.
Por favor, mencionen el número de página y el
número de los renglones a que ustedes se refieren.
Que Dios los bendiga y les dé luces y dialéctica
para atacar mi error y demostrar qué cosa es lo
cierto y qué cosa es lo falso.
***
**
*
104

Documentos relacionados

De qué trata este libro........................

De qué trata este libro........................ de la palabra, sí me he dado por entero a la diaria lectura de la Palabra de Dios. No solamente he leído la Biblia de Génesis a Apocalipsis muchas veces, sino que además he escuchado o debatido las...

Más detalles