Los retos de Canon

Comentarios

Transcripción

Los retos de Canon
Los retos de Canon
8
10
El reto de la
tecnología
El nacimiento de la cámara Canon
Los orígenes de Canon se encuentran en Kwanon
Kwanon, la diosa budista de la misericordia, se eligió como
nombre para la primera cámara japonesa de obturador plano
focal de 35 mm. Ésta es la historia de cómo Kwanon llegó a
desarrollarse y obtuvo su nombre.
Anuncio de KWANON en una revista
El logotipo KWANON
Durante los años 30, Leica y Contax fabricaban las dos mejores
cámaras de obturador plano focal de 35 mm. En 1932 sale a la
venta la Leica II, seguida de la Contax I al año siguiente. Ambas
cámaras se fabricaban en Alemania, que contaba con la industria
de maquinaria de precisión más selecta del momento, y en
seguida se convirtieron en el objeto de deseo de los fervientes
amantes de las cámaras de todo el mundo. Mientras tanto, Japón,
que prácticamente no podía alardear de ninguna capacidad
tecnológica, utilizaba las cámaras extranjeras como modelo.
En ese momento, el salario inicial de un licenciado universitario
en una empresa de prestigio era de 70 yenes al mes, mientras
que una cámara Leica modelo D con un objetivo de 50 mm f/3,5
costaba 420 yenes. En otras palabras, las cámaras Leica y Contax
estaban muy por encima del alcance del ciudadano medio que
deseaba comprarse una buena cámara.
Por esta época, Goro Yoshida (1900-1993) intenta crear su propia
cámara (y la primera japonesa) de obturador plano focal de
35 mm con un telémetro (una cámara de 35 mm con telémetro)
desmontando una Leica II y estudiando su diseño. Yoshida, que
siempre había estado fascinado por las cámaras y ya las
montaba y desmontaba cuando aún no era más que un niño,
abandonó la escuela secundaria elemental y comenzó a trabajar
como técnico en reparaciones y remodelaciones de cámaras y
proyectores cinematográficos. A mediados de los años 20, antes
incluso de que alcanzara los 30 años, realizaba numerosos viajes
de ida y vuelta entre Japón y Shangai para conseguir piezas para
los proyectores cinematográficos. Lo que le impulsó a fabricar
una cámara de 35 mm de alta calidad fue algo que le comentó
un comerciante americano que conoció en Shangai: “¿Por qué
tiene que venir a Shangai para conseguir las piezas? Los
japoneses construís los mejores buques de guerra del mundo; si
tenéis capacidad para hacerlo, no hay razón para que no podáis
fabricar algo tan simple como piezas para cámaras. Ahórrese
algo de tiempo y fabríquelas usted mismo”. Esta idea, tan acorde
con su propia naturaleza, encendió la imaginación de Yoshida.
Además, su propio trabajo consistía en reparar y remodelar
cámaras cinematográficas, por lo que no era una sorpresa que
decidiera construir su propia cámara. Y aunque ésta es la
historia de cómo nació la idea de la primera cámara Canon,
encierra una lección de igualdad: que todos, incluso los
japoneses en aquella época, podían conseguir algo si lo
intentaban con el suficiente empeño.
En 1933 nació Precision Engineering Research Laboratory (que
posteriormente pasaría a llamarse “Canon”), estableciéndose en
una habitación de un bloque de apartamentos de tres plantas de
Roppongi en Tokio como taller para fabricar cámaras de 35 mm
de alta calidad. La primera noticia que tuvo el mundo sobre esta
nueva empresa fue un anuncio publicado en junio de 1934 en la
revista Asahi Camera, que en la actualidad sigue siendo una de
las revistas de fotografía más importantes de Japón. Debajo de
una imagen del prototipo de Kwanon, un eslogan con garra
indicaba: “El submarino clase “I”, el avión “tipo 92” y la cámara
Kwanon: los líderes mundiales”. Japón desarrolló varios modelos
del submarino clase “I” durante los años 20, y “tipo 92” hacía
referencia al avión de combate de motor refrigerado por aire del
Ejército imperial japonés. Ambos, tanto el submarino como el
avión, se pregonaban en Japón como los símbolos de la
vanguardia armamentística. De este modo, el anuncio de Canon
vinculaba la primera cámara de 35 mm japonesa con dos
exponentes de la destreza tecnológica de la nación.
El origen del nombre Kwanon proviene de la diosa budista de la
misericordia, llamada Kwanon en japonés, y el logotipo recogía una
imagen de esta diosa de mil brazos con las letras KWANON escritas
en las llamas situadas encima de su cabeza. Por otro lado, el nombre
del objetivo se debe a Mahakashapa, uno de los discípulos de Buda
y líder de un grupo religioso. Se eligió por su similitud con las
palabras japonesas que se utilizan para imitar los sonidos del
obturador: “kasha” (cuado se abre) y “pa” (cuando se cierra).
La fabricación de la primera cámara de 35 mm con telémetro de
alta calidad en Japón fue el resultado del sueño de un hombre
que demostró la igualdad tecnológica de Japón con Alemania y
todos los demás países occidentales. Esta pasión y orgullo siguen
transmitiéndose a los objetivos Canon EF actuales, que
representan la cristalización de las tecnologías más innovadoras y
la artesanía más noble.
10
12
El reto de la
tecnología
El reto de fabricar un objetivo de gran resistencia
Cambio en la concepción de los objetivos: el nuevo elemento óptico de la lente DO.
El desafío del equipo técnico de Canon ante el futuro de la tecnología óptica
El ultra teleobjetivo EF 400 mm f/4 DO IS USM le da la vuelta a la
vieja imagen “grande y pesada” de los teleobjetivos, consiguiendo
un diseño mucho más ligero y compacto que los modelos
convencionales. Y detrás del aspecto nuevo e innovador del
concepto “lente DO (elementos ópticos difractivos de varias capas)”
que se utiliza para estos objetivos, se encuentran los intrépidos
esfuerzos de los equipos de producción y desarrollo de Canon.
A mediados de los 90, algunos de los jóvenes ingenieros ópticos
de Canon descubrieron las posibilidades que ofrecía un nuevo
sistema óptico que utilizara “elementos ópticos difractivos” que
aplican “óptica ondulatoria”, un modo de tratar la luz como
ondas. Se sabe que los elementos ópticos difractivos compensan
mucho mejor la aberración de color que los convencionales, por
lo que los ingenieros pensaron que el uso de este tipo de
elementos en los teleobjetivos permitiría el diseño de objetivos
mucho más pequeños y ligeros, dotándolos a la vez de una
compensación muy efectiva de la aberración de color.
Sin embargo, el elemento óptico difractivo de una sola capa que
existía en ese momento producía mucho brillo innecesario (brillo
por difracción) al tomar fotografías con luz natural y, por tanto,
no resultaba útil para los objetivos fotográficos. Uno de los
ingenieros que trabajaba en el diseño, manifestó lo siguiente
sobre el problema al que se enfrentaba el equipo de diseño: “Todo
lo que estábamos intentando no se había probado nunca. Por
ejemplo, tuvimos muchos problemas a la hora de realizar las
complejas fórmulas para calcular de forma precisa el brillo de la
difracción y establecer las técnicas de anulación cromática para
cada caso de difracción y los métodos de corrección de la
aberración cromática”. Aún así, como resultado del esfuerzo
continuo del equipo, el primer prototipo del “objetivo DO” con
una construcción multicapa original se fabricó cinco años
después del inicio del diseño, y consiguió que casi toda la luz que
pasaba por el objetivo resultara útil a efectos fotográficos.
Mientras tanto, el equipo de producción trabajaba
conjuntamente con el de diseño para desarrollar técnicas que
permitieran la fabricación en serie de los nuevos elementos. Por
ejemplo, un elemento óptico difractivo tiene una rejilla de
difracción de 10 micromilímetros de altura en un círculo
concéntrico. El equipo consiguió crear esta forma tan precisa
mejorando en gran medida la tecnología, el procesamiento y la
precisión de las lentes asféricas híbridas, que se utilizaron con
éxito en la producción de los objetivos EF. Además, mientras los
moldes de objetivo normales presentan superficies pulidas para
el lado de la lente, las superficies de los moldes para la rejilla
de difracción requieren un patrón convexo-cóncavo, por lo que
su pulido era del todo imposible. Para resolver este problema,
desarrollaron una herramienta original de micromaquinado 3D
de ultraprecisión que se podía manejar con una precisión de
varios nanómetros, para producir una superficie de lente sólo
mediante cortes, sin necesidad de pulir ni esmerilar. Y no sólo
eso, sino que también se incorporó una nueva tecnología de
colocación de ultraprecisión, con una escala de micrómetros,
para unir todos los elementos ópticos difractivos, uno de los
aspectos clave del diseño. Este sistema de fabricación en serie
tardó cinco años en implantarse. El resultado de los denodados
esfuerzos de los equipos de diseño y producción fue el “objetivo
DO”, el primer objetivo fotográfico del mundo que incorporaba
elementos ópticos difractivos.
En el pasado, Canon no ha escatimado esfuerzos en desarrollar
avanzados elementos ópticos originales, como las lentes de
fluorita y los objetivos gran angular asféricos, e incorporarlos
inmediatamente en sus productos para aumentar el rendimiento
de sus sistemas ópticos pero, de todos estos logros, la lente DO es
probablemente la que ofrece mayores posibilidades para dar un
giro de 360 grados al mundo de los objetivos intercambiables.
Estas tecnologías continúan en desarrollo gracias al ambiente de
reto constante en el que trabajan los ingenieros de Canon,
transmitido a lo largo de los años. Y el reto se mantendrá
mientras Canon continúe desarrollando tecnologías nuevas e
innovadoras.
12
14
El reto de la
tecnología
El objetivo más sofisticado. La responsabilidad del hombre.
Pulir hasta el nivel de las partículas nucleares.
La habilidad artesanal que consigue objetivos EF de alto rendimiento.
Los objetivos EF presumen de la más alta resolución y calidad de
imagen con un elevado contraste. Detrás del logro de unos
niveles de rendimiento tan elevados están los avances en
tecnología de diseño mediante ordenadores y software de diseño,
que son a su vez objeto de un desarrollo incesante. Sin embargo,
por muy avanzada o novedosa que sea la tecnología empleada
por los ingenieros para diseñar un sistema óptico de alto
rendimiento, si las lentes que se fabrican en serie no están
pulidas con la más alta precisión, no se puede alcanzar el
rendimiento óptico deseado. Por este motivo, las lentes pulidas se
revisan mediante una herramienta de referencia conocida como
“estándar de prototipo”, un instrumento que debe estar fabricado
por un ingeniero en pulido y esmerilado experimentado al más
puro estilo artesanal, una habilidad que aún en la actualidad se
considera como bastante alejada de la tecnología.
El estándar de prototipo es realmente una lente especial que
contiene una imagen especular de las piezas cóncavas y convexas
de la lente pulida. Se podría considerar como un patrón con el
que se mide la lente. Cualquier disparidad en la curvatura de las
superficies del estándar de prototipo y en la lente pulida produce
la aparición de patrones estriados denominados anillos de
Newton. Estos anillos se utilizan para evaluar la precisión del
pulido de la lente: cuantos menos anillos, mejor pulida. Sin
embargo, para que el estándar de prototipo funcione como un
patrón en este sentido, debe estar pulido con un nivel de
exactitud extremo, del orden de 0,03 micrómetros de redondez
(3/100.000 de un milímetro) y ± 1 micrómetro de radio de
curvatura. Evidentemente, este nivel de precisión no se puede
alcanzar simplemente tecleando unos números en un ordenador.
Como un ingeniero en el campo dijo, “la condición del pulido de
la superficie de la lente se juzga evaluando el color y la forma de
los anillos de Newton, y la máquina de pulido se ajusta en
consecuencia. Resulta un proceso muy complicado”. En otras
palabras, es sólo el propio conocimiento y pericia del ingeniero lo
que hace posible pulir con una precisión inalcanzable para una
herramienta mecánica.
Estos notables ingenieros pulen y esmerilan los objetivos de
acuerdo con factores minuciosos, como determinar la condición
de la superficie colocando sus manos en la maquina de pulido
cuando está en funcionamiento y regulándola en consecuencia, o
bien ajustar la cantidad de pulido evaluando la cantidad de
cristal que ha surgido del calor del pulido. En las manos de uno
de estos excepcionales ingenieros, la rugosidad superficial del
estándar de prototipo una vez acabado tiene una finura que se
mide en ángstroms, es decir, en la misma magnitud que las
partículas atómicas, puesto que un ángstrom equivale a la
diezmilmillonésima parte de un metro. Esta perfección es algo
que sólo puede lograr un artesano muy experimentado y,
obviamente, no es el trabajo de un típico ingeniero de pulido.
Los estándares de prototipo que estos ingenieros pulen para el
uso con equipos ópticos presentan más de 3.000 variedades, a
partir de un radio de curvatura inferior a 1 mm a infinito
(superficie plana), y cada vez se fabrican más para cubrir la
creciente demanda de la producción.
La tecnología de Canon, que ha creado tantos objetivos
excepcionales, sólo es posible con la destreza del ingeniero de
pulido como artesano, que convierte en realidad el concepto del
diseño. Los objetivos Canon, que marcan el camino en el mundo
de las imágenes, deben sus incomparables niveles de rendimiento
a la maestría de las personas que los fabrican.
14
Objetivos L
Donde los sueños son cristalinos.
La brillante línea roja grabada en el tubo del objetivo. Y una L de “lujo”.
El objetivo Canon EF serie L tiene un nivel de calidad lo suficientemente alto como para considerarse profesional,
gracias a un diseño que proporciona un innovador rendimiento de imagen, una operabilidad excepcional y una gran
resistencia ante las distintas condiciones atmosféricas y el paso del tiempo.
“L” es una denominación reservada exclusivamente a un número reducido de objetivos
que pueden superar los estándares de rendimiento más rigurosos,
gracias al uso de fluorita (cristal artificial), una superficie asférica pulida,
lentes UD o super UD u otros materiales ópticos especiales.
Un diseño óptico sin compromiso unido a unas teorías ópticas y unas tecnologías de ingeniería de precisión
que beben tanto de la tradición como de la vanguardia.
Y el resultado de nuestra incansable búsqueda de estos ideales es la serie L de objetivos Canon EF.
El reto de la
tecnología
La serie L. El fruto de la tecnología de los objetivos.
El reto interminable. La historia de los objetivos Canon.
18
El reto interminable. La historia de los objetivos Canon.
La historia de los objetivos Canon ha sufrido varias
transiciones, desde el telémetro a las series R, FL, FD y, ahora,
la serie EF. En todas las épocas, Canon siempre se ha centrado
en un desarrollo en favor de la evolución. Lentes asféricas,
fluorita, USM, IS y DO, y las demás nuevas tecnologías se han
incorporado activamente, ayudando a Canon a mantener su
posición como líder mundial en el desarrollo de objetivos.
Permítanos presentarle algunos de nuestros objetivos que han
dejado huella en la historia del desarrollo de los objetivos.
1961
Canon 50 mm f/0,95
En 1961 salió a la venta el 50 mm f/0,95, que presumía de la mayor
apertura de todos los objetivos para cámaras fotográficas del mundo.
Este objetivo legendario adquirió fama de superar el brillo del ojo
humano, reforzando aún más el prestigio internacional de Canon.
1946
1964
Serenar 50 mm f/3,5!
Canon comenzó a trabajar en los objetivos poco después del final de
la Segunda Guerra Mundial. Desarrollado y fabricado completamente
en la empresa, el primer objetivo que vio la luz fue el Serenar 50 mm
f/3,5. Serenar significa “claro”, lo que simboliza la claridad que
perseguía el equipo de desarrollo.
1951
Serenar 50 mm f/1,8!
Cinco años después de comenzar la producción, surgió un objetivo que
realmente se puede considerar un clásico. Partiendo de un objetivo tipo
Gauss (uno de los tipos básicos de construcción del objetivo) y
evolucionando su desarrollo, conseguimos un rendimiento de imagen
cristalino incluso con una apertura máxima. Los diseñadores de
objetivos de todo el mundo quedaron asombrados con el resultado, y
los objetivos Canon obtuvieron rápidamente un gran reconocimiento
por su calidad de talla mundial.
FL 19 mm f/3,5
Este objetivo super gran angular de 19 mm presumía del ángulo de
visión más largo de todos los objetivos para cámaras SLR del
momento. La disposición simétrica del sistema óptico con elementos
de lente cóncavos delante y detrás y convexos en el centro, hizo
posible eliminar la distorsión, la diferencia cromática de la relación de
ampliación máxima y la aberración de coma, conocida como
astigmatismo. Las lentes cóncavas ayudaron a conseguir suficiente
iluminación periférica sin comprometer el ultra gran angular. A
menudo se decía que era difícil conseguir un objetivo de tamaño
pequeño, corregir la aberración esférica y ofrecer el suficiente brillo de
esquina a esquina con este tipo de sistema óptico, pero el FL 19 mm
f/3,5 lo consiguió gracias a la incorporación del grupo de lentes
convexas. Se vendía con un visor especial, puesto que la colocación del
objetivo requería la elevación del espejo. También se utilizó para
realizar retratos de mujeres con un efecto ligeramente surrealista.
1969
1953
FL-F 300 mm f/5,6
Serenar 100 mm f/3,5
El primer objetivo Canon de 100 mm fue el Triotar f/4 de tipo
enfoque largo, con una construcción de tres elementos de lente en
tres grupos. La fama llegó con el teleobjetivo tipo 100 mm f/3,5 con
cinco elementos de lente en cuatro grupos: un teleobjetivo medio
ligero y compacto con sólo 69,5 mm de longitud y 205 g/7,2 onzas de
peso y un diámetro máximo de 44 mm. En el modelo II el peso se
redujo a 184 g/6,5 onzas, por lo que se convirtió en un éxito entre los
amantes de las cámaras.
Desde muy temprano, Canon emprendió investigaciones para
convertir la fluorita, que presenta características que no ofrece el
cristal óptico, en un material útil para los objetivos fotográficos. Sin
embargo, la fluorita natural resulta difícil de encontrar en cristales
grandes y suele presentar muchas impurezas, por lo que su uso en
una lente resultaba imposible. Canon alcanzó el éxito en la carrera
por desarrollar técnicas que eliminaran las impurezas e hicieran
crecer artificialmente los cristales. El primer objetivo del mundo en
utilizar fluorita fue el FL-F 300 mm f/5,6. Gracias a la fluorita no sólo
se consiguió eliminar la aberración de color, sino que también fue
posible diseñar objetivos más cortos. Con 300 mm, éste fue en su día
un innovador superteleobjetivo compacto. Estos elementos de lente de
fluorita se han incorporado en numerosos objetivos EF, así como en
muchos otros superteleobjetivos de alto rendimiento de la serie L.
18
1971
1975
FD 55 mm f/1,2 AL
En 1971 tuvo lugar el nacimiento de la F-1, una verdadera cámara con
sistema SLR y especificaciones profesionales, que estuvo acompañada
por los objetivos de la serie FD. Estos objetivos recibieron una alta
puntuación gracias a su rendimiento óptico, que proporcionaba alto
contraste, nitidez y excepcional equilibrio cromático, así como a su
excelente rendimiento mecánico y facilidad de uso. El FD 55 mm f/1,2
AL fue la primera lente asférica del mundo compatible con la
visualización SLR y el control de diafragma automático. Los rayos de
luz que penetran por el borde de la lente esférica no se refractan igual
que los que pasan justo por el centro. Por esta razón la posición del
enfoque queda mal alineada provocando aberración esférica, que en
objetivos de gran apertura puede generar destellos. Los objetivos
asféricos solucionaron este problema, puesto que no generaban destellos
a máxima apertura y seguían ofreciendo imágenes de alto contraste.
Canon ha desarrollado las herramientas mecánicas necesarias para
fabricar estos objetivos. La incorporación de nuevas tecnologías en los
productos es el resultado de un desarrollo constante, de principio a fin.
FD 400 mm f/4,5 SSC
Los teleobjetivos convencionales requerían para el enfoque el
alargamiento de todo el objetivo, por lo que el tamaño de la
estructura mecánica era inevitablemente muy grande. Sin embargo,
este objetivo adoptó un sistema de enfoque trasero con el que al
enfocar sólo se movía una parte del objetivo, consiguiendo así una
operabilidad más suave. Otra característica era el sistema de paso de
enfoque variable, que enfocaba el motivo lentamente en los disparos
de larga distancia y rápidamente en los primeros planos, exactamente
igual que el ojo humano. Además, era un objetivo compacto y ligero.
El sistema de enfoque trasero se ha empleado desde entonces en
muchos objetivos, contribuyendo en gran medida a la creación del
enfoque automático de gran velocidad utilizado en los objetivos EF.
1982
1973
TS 35 mm f/2,8 SSC
Nuevo FD 14 mm f/2,8L
Éste fue el primer objetivo de cámara de 35 mm con funciones de
inclinación y desplazamiento, ideal para la fotografía arquitectónica y
comercial, que hasta entonces había estado monopolizada por las
cámaras de formato ancho. Este objetivo actuó como trampolín para
la serie EF de TS-E.
Éste fue el objetivo con el gran angular de mayor tamaño de la serie
de objetivos FD, empleando elementos de lente asféricos para
eliminar la distorsión. Canon desarrolló el software para diseñar las
lentes asféricas mediante ordenadores. Fue necesario comenzar con
tecnologías básicas y periféricas para continuar generando tecnologías
vanguardistas.
1973
1989
FD 35-70 mm f/2,8-3,5 SSC
Éste fue el pionero de los objetivos de zoom corto, gracias a su diseño
exclusivo y simple de grupo de dos lentes. Estaba equipado con un
tubo de construcción precisa, en el que el zoom movía los grupos de
lentes frontal y trasero a la vez y de forma no lineal, con las posiciones
de ambos grupos alejándose en los ángulos amplios y acercándose en
los ángulos de teleobjetivo, sin que el tubo cambiara de longitud.
Asimismo, el diafragma del grupo de lentes trasero se movía con él,
mientras que el diámetro de apertura cambiaba según el zoom. Y no
sólo eso, sino que también incluía un mecanismo de macro. Realmente
era un objetivo muy innovador. En esa época los objetivos zoom se
consideraban peores que los objetivos de distancia focal fija y, por
tanto, los fotógrafos profesionales no solían utilizarlos, pero, a medida
que el rendimiento excepcional de este objetivo fue adquiriendo fama,
se convirtieron en una pieza estándar de la equipación profesional.
19
EF 50 mm f/1,0L USM
Cuando salió a la venta, este objetivo estándar presumía de la mayor
apertura entre las cámaras SLR de 35 mm. Con dos elementos
asféricos pulidos y cuatro elementos de lente de vidrio de alto índice
de refracción, proporcionaba un rendimiento de imagen excepcional
con un alto contraste y un reflejo mínimo, incluso a la máxima
apertura de f/1,0. El mecanismo flotante ayudaba a mantener una
alta calidad de imagen, incluso en distancias de enfoque cortas,
mientras que la función de enfoque manual electrónico permite el
enfoque manual continuo mediante un toque muy ligero incluso en
modo de enfoque automático. Esto consiguió mejorar el enfoque
automático, ya de por sí rápido, que empleaba un motor ultrasónico
o USM (del inglés Ultrasonic Motor) tipo anillo para el avance.
El reto interminable. La historia de los objetivos Canon.
1995
2001
EF 75-300 mm f/4-5,6 IS USM
EF 400 mm f/4 DO IS USM
Éste fue el primer teleobjetivo intercambiable para cámaras SLR
equipado con una función de estabilización de imagen. Un par de
sensores giroscópicos detectan el movimiento de la cámara y
accionan la óptica correctiva (el segundo grupo de lentes) en
dirección opuesta para eliminar el posible desenfoque de la imagen,
lo que lo convierte en un objetivo innovador. El efecto de
estabilización de imagen resulta adecuado para el equivalente a dos
velocidades de obturación.* El autofoco silencioso se consigue
mediante el uso de un micromotor USM para el avance del autofoco.
El EF 400 mm f/4 DO IS USM es un superteleobjetivo que incorpora
en una parte del sistema óptico la “lente DO (elementos ópticos
difractivos de varias capas)” propia de Canon. En comparación con
los objetivos que tienen las mismas especificaciones de diseño y sólo
emplean elementos ópticos refractivos, no sólo mantiene la misma
alta calidad de imagen, sino que también proporciona una longitud
un 27% más corta y un peso un 31% más ligero. También está
equipado con un mecanismo de estabilización de imagen que corrige
el desenfoque de las fotografías tomadas sin trípode para el
equivalente de dos velocidades de obturación*, así como una función
de parada AF y una construcción a prueba de polvo y con protección
frente a salpicaduras, lo que le proporciona prácticamente el mismo
rendimiento que el superteleobjetivo tipo L de la serie IS.
* Basado en una velocidad de obturación de “1/longitud focal” segundos, indicada
como el límite de la fotografía manual sin estabilización de imagen.
1999
* Basado en una velocidad de obturación de “1/longitud focal” segundos, indicada
como el límite de la fotografía manual sin estabilización de imagen.
El nacimiento del objetivo EF
EF 300 mm f/2,8L IS USM
Este objetivo ha conseguido una reputación tal que se ha convertido
en el símbolo de los objetivos profesionales de Canon. En 1974 se creó
el objetivo de fluorita FL 300 mm f/2,8 SSC, un teleobjetivo de alto
rendimiento con la primera aplicación a nivel mundial de la fluorita
para un objetivo de cámara de gran apertura. Este objetivo marcó un
camino que seguiría el FD 300 mm f/2,8 SSC y posteriormente el
EF 300 mm f/2,8L IS USM. Este rendimiento innovador ha producido
numerosas fotografías consideradas clásicos en el campo del deporte,
el periodismo y la publicidad. El EF 300 mm f/2,8L IS USM está
equipado con un mecanismo de estabilización de imagen que mejora
en gran medida la movilidad. El sistema óptico ofrece una excelente
calidad de imagen gracias a la inclusión de un elemento de lente de
fluorita y dos de lente UD. El reducido peso del grupo de lentes de
enfoque y las mejoras en el algoritmo de avance del autofoco lo
convierten en un enfoque automático extremadamente rápido, y entre
sus características adicionales se incluye una nueva función que ajusta
instantáneamente el enfoque y una nueva función de parada del
autofoco. El uso de magnesio y un sistema óptico más ligero
proporcionan al objetivo un peso reducido en comparación con los
modelos anteriores, mientras que la goma que se utiliza en la
montura y los conmutadores dota al objetivo de unas excelentes
características de protección frente a polvo y salpicaduras.
Los objetivos EF, nacidos de la búsqueda activa de nuevas
tecnologías y basados en los conocimientos obtenidos a lo
largo de 60 años de experiencia en el desarrollo de objetivos,
han igualado o superado el rendimiento óptico de la serie FD
de objetivos, logrando un nuevo nivel de precisión de
enfoque automático y un control totalmente electrónico, y
sentando las bases del nuevo sistema de cámaras EOS SLR,
que ofrece ya las especificaciones de diseño de las próximas
generaciones.
Estos objetivos fueron diseñados pensando en el futuro, no
sólo centrándose en el rendimiento de imagen, sino con una
idea global de todo el sistema. Concretamente, destacan la
montura electrónica de gran diámetro que permite una
computerización total de la comunicación de datos entre la
cámara y el objetivo, y el sistema de avance del motor del
objetivo, que emplea un diafragma de alta precisión
conducido electromagnéticamente junto con un accionador
perfecto del autofoco (sistema de avance) dentro del objetivo.
Uno de estos accionadores de enfoque automático fue el
primer motor ultrasónico (USM) del mundo, que proporciona
un par de torsión alto sin ruido de funcionamiento, equipado
con unas excepcionales características de inicio y parada, y
accionador ideal que incluso mejora la velocidad y precisión
del autofoco. Inicialmente, el USM sólo se incluía en los
objetivos L, pero en la actualidad se encuentra en la mayoría
de los objetivos EF. En 1995 se desarrolló el EF 75-300 mm
f/4-5,6 IS USM, el primer objetivo SLR intercambiable del
mundo con un mecanismo de estabilización de imagen
incorporado. Este mecanismo se encuentra ahora en el
superteleobjetivo tipo L de la serie IS, representado por el
EF 300 mm f/2,8L IS USM, que estabiliza toda una nueva
categoría de objetivos. El EF 400 mm f/4 DO IS USM,
desarrollado en 2001 con una lente DO, posee el potencial
oculto para provocar una nueva revolución en el mundo de
los objetivos intercambiables.
20
Nuestros recuerdos... sus recuerdos
1930
1950
Kwanon
(Prototipo)
1960
IIC
L2
III
VT Deluxe
Original
(Hansa Canon)
IV
1970
RP
F-1
AT-1
R2000
FTb
A-1
L1
AV-1
7
S
IIIA
Cámara F-1 de
avance a motor
de alta velocidad
L3
J
1980
RM
IVS
VL
EX AUTO
JS
AE-1 Program
FX
IIA
VL2
NS
Nueva F-1
FP
FTb-N
(Modelo posterior)
IID
1940
VIT
AL-1
7S
EF
IVSb
JII
VIL
T50
IIF
JII
Pellix
TX
FT QL
AE-1
P
IVSb2
S
Canon Flex
Nueva cámara F-1
de avance a motor
de alta velocidad
IIS2
SII
Pellix QL
TLb
IID2
IIB
T70
TL
VT
21
EX EE
F-1 (Modelo posterior)
Historia de las cámaras Canon
1990
T80
2000
EOS 10
EOS 5000
EOS-1V
T90
EOS 700
EOS 55
EOS 30
EOS 10D
EOS 20Da
EOS 300D
EOS-1D Mark II N
T60
EOS 650
EOS 3000 N
EOS 3000V
EOS 5D
EOS·DCS 1/3
EOS 1000
EOS 620
EOS Kiss III L
EOS-1D Mark II
EOS 500N
EOS 30D
EOS 750
EF-M
EOS D30
EOS IX E
EOS 30V/33V
EOS 850
EOS 400D
EOS 100
EOS IX 50
EOS-1D
EOS 630
EOS 1000S
EOS-1Ds Mark II
EOS-3
EOS D60
EOS-1
EOS 5
EOS 20D
EOS 3000
EOS 300V
EOS RT
EOS 500
EOS 300X
EOS D6000/2000
EOS-1Ds
EOS-1N
EOS 350D
Cámaras Canon de objetivo intercambiable fabricadas desde la década de los 30.
•Todos los productos a los que se hace referencia con la denominación Kiss son modelos japoneses.
EOS 300
22
Objetivos blancos Canon capturando el momento en un acontecimiento deportivo
23
EF LENS WORK III
Los ojos de EOS
Septiembre de 2006, octava edición
Edición y planificación
Canon Inc. Lens Products Group
Producción y publicación Canon Inc. Lens Products Group
Impresión
Nikko Graphic Arts Co., Ltd.
Gracias por su colaboración a: Brasserie Le Solférino/Restaurant de la Maison Fouraise, Chatou/
Hippodrome de Marseille Borély/Cyrille Varet Créations, Paris/Jean
Pavie, artisan luthier, Paris/Participation de la Mairie de Paris/JeanMichel OTHONIEL, sculpteur
©Canon Inc. 2003
Los productos y especificaciones pueden cambiar sin previo aviso.
Las fotografías que aparecen en este documento pertenecen a Canon Inc. o se han utilizado con autorización de
los fotógrafos.
CANON INC.
30-2, Shimomaruko 3-chome, Ohta-ku, Tokyo 146-8501, Japan

Documentos relacionados

Accesorios para objetivos EF

Accesorios para objetivos EF USM (con ángulos amplios), EF 24-105 mm f/4L IS USM (con ángulos amplios), EF 28-300 mm f/3,5-5,6 L IS USM (con ángulos amplios), MP-E65 mm f/2,8 1-5x Macro Photo, TS-E 45 mm f/2,8, EF-S 10-22 mm f...

Más detalles

Canon Fact Book 2015/2016

Canon Fact Book 2015/2016 Depreciación y amortización

Más detalles