Prehistoria, Paleolítico y Arte Prehistórico

Comentarios

Transcripción

Prehistoria, Paleolítico y Arte Prehistórico
Prehistoria, Paleolítico y Arte Prehistórico
Introducción General
Lección 1
Arte Prehistórico
1
Sumario
1.
2.
3.
Prehistoria y Arqueología.
Introducción cronológica al Paleolítico.
Aspectos generales de las formas de vida del hombre paleolítico.
3. 1. La caza: aspectos generales.
3. 1. 1. La caza y su reflejo en la industria lítica y ósea.
3. 1. 2. La caza: asentamientos especializados.
3. 2. El hábitat en el Paleolítico: evolución.
3. 3. Mundo funerario, creencias y supuesta religiosidad.
4. ¿Arte en la Prehistoria?: posibilidades interpretativas.
Lección 1
Arte Prehistórico
2
Prehistoria y Arqueología
CONCEPTO DE ARQUEOLOGÍA
CONCEPTO DE PREHISTORIA
Ciencia Auxiliar – Método Arqueológico
Ciencia Histórica
• Arqueología es la recuperación, descripción
sistemáticos de la cultura material del pasado.
y
estudios
• El objeto real de estudio de la Arqueología son por tanto los
objetos materiales que son parte de la cultura de una sociedad dada.
• La Arqueología se encarga de la recuperación y análisis
(clasificación, descripción, tipología…) de los objetos materiales
de las sociedades antiguas.
• La Arqueología es una ciencia auxiliar de la Historia, como lo es
también –y de modo especial para la Prehistoria– la Antropología. A
veces puede especializarse en lo que denominamos Arqueología
Prehistórica que aplica el método arqueológico a la reconstrucción de
los tiempos prehistóricos.
Lección 1
• La Prehistoria –además de una fase previa a los tiempos históricos–
es una disciplina encargada de reconstruir las formas de vida, e
incluso, aunque con evidentes limitaciones, la ideología de los
hombres de dicho periodo.
• Para el prehistoriador, el objeto que debe estudiar engloba las
formas de vida de las sociedades prehistóricas, a las que se acerca
a través de una fuente básica de información que es la cultura
material.
• La Prehistoria se encarga de la reconstrucción, interpretación y
síntesis de la información que le aportan esos materiales, leyéndolos
en un sentido histórico y antropológico.
• La Prehistoria es sólo el análisis de las sociedades que denominamos
prehistóricas, la “historia de los tiempos prehistóricos”.
Arte Prehistórico
3
El Paleolítico: Cronología
1M
500.000
ABBEVILLIENSE
ACHELENSE
Generalización de los bifaces
y del trabajo sobre núcleos
(levallois).
Choopers y Chooping Tools
ERECTUS
HOMO HABILIS.
y
• Primeras estructuras
habitación organizadas.
de
40.000
MUSTERIENSE
• TÉCNICA LEVALLOIS
• CULTURA
OLDUVAIENSE
• HOMO
100.000
• DIVERSIFICACIÓN
TECNOLÓGICA.
Puntas Musterienses.
• HOMO ANTECESSOR.
Desarrollo
de
raederas,
raspadores, buriles…
• Dominio del fuego.
• HOMO
• Aparición de las primeras
estructuras arquitectónicas de
habitación.
SAPIENS
y
NEANDERTALENSIS
HOMO SAPIENS SAPIENS.
• Primeras
documentadas.
sepulturas
20.000
AURIÑACIENSE
15.000
SOLUTRENSE
10.000
MAGDALENIENSE
• INDUSTRIA LÍTICA Y OSEA
Generalización de los útiles microlíticos sobre
núcleo.
Aparición de arpones, azagayas, agujas y
propulsores de hueso y marfil.
• Generalización de las
abundante ajuar (sobre
Magdaleniense).
sepulturas con
todo desde el
• Estructuras de hábitat de todo tipo.
• Arte parietal.
PALEOLÍTICO INFERIOR
Lección 1
PALEOLÍTICO MEDIO
Arte Prehistórico
PALEOLÍTICO SUPERIOR
4
Formas de Vida: la Caza
PREMISA INICIAL
Independientemente de la información que nos proporciona el registro arqueológico, parece lógico pensar que el hombre (y también los primeros
homínidos) debió conceder a la recolección de alimento vegetal y a la caza de animales un papel primordial en el diseño de sus actitudes de vida
y comportamientos.
LA INFORMACIÓN DEL REGISTRO ARQUEOLÓGICO
LA INDUSTRIA LÍTICA Y ÓSEA: TECNOLOGÍA
• Sólo el diseño mental de un útil concreto (asociado a una función y no recogido directamente de la
naturaleza) justifica el carácter intelectual de la cadena productiva tecnológica.
• A través del Paleolítico, el hombre fue desarrollando notablemente su capacidad técnica, partiendo
seguramente de utilizar formaciones de roca naturales como herramientas, pasando por su preparación
sobre nódulos (choopers, chooping tools y bifaces) y llegando a la reducción del tamaño de los líticos, al trabajar
sobre lascas (raederas, raspadores, cuchillos, buriles…).
• La evolución fue en un doble sentido: formas más claras y perfeccionadas y volumen cada vez menor,
incorporando elementos auxiliares a las piezas microlíticas (madera, hueso…) y otro tipo de materias primas
como el hueso.
LA ESTRATEGIA DE CAZA: YACIMIENTOS ESPECIALIZADOS
• Prácticamente desde el Paleolítico Inferior, nos encontramos con testimonios de campamentos de
cazadores, si bien, a medida que nos acercamos al Paleolítico Superior, el hombre parece tener más claras las
formas de aprovechar determinadas estrategias de caza, acudiendo en determinadas estaciones y circunstancias
a los lugares en los que sabía podía encontrar animales.
• El desarrollo y especialización de estas estrategias de caza implicará también un progresivo desarrollo en los
útiles, destinado a diseñar herramientas que facilitaran las tareas cinegéticas (p. ej.: el arco, los propulsores, las
hondas…)
Lección 1
Arte Prehistórico
5
Industria Lítica y Ósea
PALEOLÍTICO INFERIOR
• Es posible que se cazara por medio de
trampas y que los útiles más antiguos
conocidos (Olduvaiense) obedecieran a tareas
de despiece final de las presas.
• Desde el Achelense, el perfeccionamiento
de los bifaces y el desarrollo de la técnica
levallois en la fabricación de puntas sí
parece remitir a la fabricación de posibles
armas, al empuñar estas piezas en la madera o
el hueso.
• El resto de piezas sobre lasca que
conocemos en este periodo (raederas, buriles,
raspadores..) parecen asociadas a labores
subsidiarias de la caza.
Lección 1
PALEOLÍTICO MEDIO
• En este momento cobran importancia los
cazaderos como centros de caza aunque no
siempre especializados (caza oportunista).
También debió desarrollarse la pesca,
documentada en algunos yacimientos.
• El útil clave para la caza y la pesca fueron
las denominadas puntas Musterienses,
instrumentos hechos sobre lascas para
generar una forma triangular incisiva, que
atravesaba la piel del animal.
• Los denticulados, raspadores, cuchillos de
dorso o perforadores irían asociados a tareas
de preparación de útiles de madera y
hueso vinculados a la caza y al trabajo de
pieles.
Arte Prehistórico
PALEOLÍTICO SUPERIOR
• Por el desarrollo evolutivo, en esta época, la
caza se especializa, generándose determinadas
estrategias para poder cazar animales en
masa y de forma selectiva, fruto de una
efectiva observación del entorno. También la
pesca y el marisqueo está documentado por
su presencia en adornos.
• La industria lítica no presenta variaciones
notables en materia cinegética, y se siguen
utilizando las puntas (ahora Gravetienses).
• Se desarrolla mucho la industria subsidiaria
de azagayas, arpones y propulsores de
hueso o de madera, que hacen más efectivas
las técnicas.
6
La Caza en el Paleolítico
PALEOLÍTICO INFERIOR
• CUEVA DE L´ARAGÓ (Tautavel,
Francia): Cueva dominando una zona de
llanura y abierta a la meseta y los bosques. Su
apertura a distintos ecosistemas nos permite
conocer las piezas normalmente cazadas:
bueyes, lobos, elefantes, leones y oso
cavernario. Por la gran cantidad de útiles
tayacienses cortantes se documenta el
trabajo de pieles.
• TORRALBA-AMBRONA
(Soria):
Cazadero de elephas antiquus. Seguramente,
obligaban con fuego a que los mamuts se
dirigieran hacia el pantano, donde quedaban
atrapados y eran despedazados con los
bifaces, de los que han aparecido muchos
restos.
Lección 1
PALEOLÍTICO MEDIO
PALEOLÍTICO SUPERIOR
• L´HORTUS
(Languedoc,
Francia):
Cazadero instalado en una pared de casi cien
metros de altura (debió utilizarse la técnica
del despeñamiento). Se cazaban lobos,
linces, panteras, ciervos, bóvidos, y sobre
todo cabras. Algunos de los huesos fueron
trabajados para extraer el tuétano, tal vez
valorado como alimento.
• SOLUTRÉ (Dordoña, Francia): Cazadero
estratégico y especializado en la caza del
caballo y de los cérvidos. Ante la dificultad de
hacerse con la manada de frente, se idearon
sistemas de caza en masa arrinconando a los
caballos en la meseta hacia el acantilado,
donde los despeñaban a más de doscientos
metros de altura.
• PECH D´AZÉ (Dordoña, Francia):
Cazadero no especializado, en cuya cueva
matriz se diseño un sistema de piedras sobre
las que aplicar fuego para, tal vez, preparar la
carne y cocinarla.
• Por los restos de fauna, con diversificación
zonal,
parece
deducirse
una
superespecialización: mamuts y renos
(Europa del Este), caballos (Francia y
Península Ibérica), y cérvidos (en cualquier
zona). El 80% de los restos de fauna hallados
obedecen a estos tipos.
Arte Prehistórico
7
El Hábitat en el Paleolítico
PALEOLÍTICO INFERIOR
• Como durante todo el Paleolítico, el
hombre vivió en un estado de nomadismo,
si bien debió ocupar en breves periodos de
tiempo espacios determinados que se han
interpretado como “campamentos base”. Se
sitúan casi siempre en cuevas o en abrigos.
• Como elemento de organización del hábitat
tiene una extraordinaria importancia la
“domesticación” del fuego. Los hogares
parece debieron centrar los establecimientos
(TERRA AMATA, Niza), como lo harán en
todo el Paleolítico.
• Algunas veces, el espacio se organiza con
círculos de piedra, soportes vegetales, o
maderas a modo de cabañas (LAZARET,
Dordoña).
Lección 1
PALEOLÍTICO MEDIO
• La arqueología está demostrando que,
desde el Musteriense, el hombre perfecciona
el acondicionamiento del entorno elaborando
elementos arquitectónicos sencillos que
sirvieran de abrigo (fondos de cabañas y
hogares).
• MOLODOVA I (Rusia), ofrece un ejemplo
de cabañas construidas a partir de un círculo
de huesos de mamuts y que sostenían pieles
fijadas sobre postes de madera.
• Se empieza a percibir una especialización
funcional en la distribución del hábitat,
reservando
algunos
espacios
para
determinadas actividades (CUEVA MORÍN,
España).
Arte Prehistórico
PALEOLÍTICO SUPERIOR
• La diferenciación en el tipo de restos
hallados informa de la adaptación del
hombre prehistórico –y de la forma de
habitación que escogía– al medio climático
y físico.
• Así, están documentadas estructuras sobre
zócalo circular de piedras grandes, sobre las
que se colocaban huesos y, por
aproximación de hiladas, se cerraban en
cúpula. En el interior, el centro lo constituía
el hogar, al modo de las de MEZINE y
POUCHARI. También se conocen cabañas
de madera, rodeadas de piedra (DOLNI
VESTONIÇE, Chequia).
• En
algunos
puntos,
se
aprecian
campamentos con cierta organización
espacial y presumiblemente también social de
sus habitantes (PINCEVENT, París).
8
El Mundo Funerario Paleolítico
PALEOLÍTICO MEDIO • Estructuración intencional de los enterramientos, con distinción en el espacio para niños, para adultos,
y, en estos, para hombres y mujeres (LA FERRASSIE, Dordoña y SHANIDAR, Iraq), pero siempre
establecidas en los lugares de habitación.
• Aparición de las ofrendas a los difuntos (raederas en LA FERRASSIE; y cráneo de cérvido en QAFZEH,
Nazaret).
• Alteraciones y modificaciones rituales de los cadáveres (MONTE CARMELO, Israel, donde el cráneo
debió arrancarse al deshacerse los ligamentos, y después, sepultarse el resto del cadáver; perforaciones
rituales como MONTE CIRCEO; o estudio detallado de las posturas funerarias como en QAFZEH).
• Preparación de la sepultura (fosa y laja en LA FERRASSIE; cubierta de flores blancas y amarillas y ocre
sobre la piel en SHANIDAR).
• Se mantienen e intensifican los mismos tipos de comportamientos detectados en el Paleolítico Medio, pero
algunos cobran especial importancia.
PALEOLÍTICO SUPERIOR
• Se generaliza (en la mitad de los yacimientos es así) la costumbre de espolvorear con ocre el cadáver, en
la creencia de que el ocre devolvería la vida al muerto o en un intento de evitar la descomposición
(SHANIDAR).
• Perfeccionamiento y diversificación zonal de las posturas: posición fetal hacia la izquierda en la zona
francesa; hacia la derecha en la Europa Central; postura alargada en Italia…, a veces con “almohadas” de
piedras.
• Es habitual la presencia de ajuares compuestos de diversos útiles, así como el ornamento de los cadáveres
con piezas dentarias o conchas (CUEVA MORÍN).
Lección 1
Arte Prehistórico
9
¿Creencias y Religiosidad?
CANIBALISMO RITUAL
Parece un tema de gran importancia en la Prehistoria. Pudo darse un canibalismo ritual entre
individuos de un mismo grupo o incluso un canibalismo motivado por los enemigos de un grupo
concreto. Está bien documentado en la trepanación del cráneo (MONTE CIRCEO), y en
grandes conjuntos funerarios (L´HORTUS).
CULTO AL OSO CAVERNARIO
A veces, de la convivencia de fauna y restos humanos pueden extraerse conclusiones precipitadas,
pero lo cierto es que existen yacimientos como el de DRANCHENLOCH (Suiza) y
REGOURDON (Francia), en los que abunda el cráneo de oso. Tal vez la importancia del oso
como habitante de las cuevas ambicionadas por el hombre Paleolítico pueda explicar este
fenómeno religioso.
ORNATO Y ESTÉTICA PERSONAL
Los hallazgos de ajuares funerarios concretos (P. ej.: MENTON, Francia, con redecilla de
cuentas y dientes o SUNGIR, Rusia, donde el cadáver iba cubierto de collares de marfil, tal vez a
modo de sujeción de la vestimenta) y de bolitas de ocre (sobre todo a partir del Paleolítico
Superior) demuestran un cierto gusto por el adorno personal y el tatuaje.
¿RELIGIOSIDAD?
Al margen de las posibles interpretaciones que pueden darse al arte rupestre y lo mucho que se
ha discutido sobre este tema, sí parece lógico pensar que los hombres del Paleolítico sintieron
alguna necesidad de expresar su trascendencia. En ese sentido, es muy útil la información de
los primitivos actuales que permiten suponer para los tiempos prehistóricos la existencia de
chamanes que, a modo de sacerdotes, eran intérpretes de la sabiduría de un determinado grupo
(“danzarín” de LES TROIS FRÈRES (Ariège, Francia).
Lección 1
Arte Prehistórico
10
¿Arte?: Esquemas interpretativos
INTERPRETACIÓN ESTÉTICA
• Las primeras teorías interpretativas sobre el Arte Paleolítico nacieron al ritmo de la aparición de los primeros testimonios del
arte mueble, por eso, casi trasladando al mundo prehistórico una forma de ver la vida típicamente decimonónica, se pensó que
los hombres prehistóricos dedicarían un tiempo al ocio manifestado en estas representaciones (en especial en varillas, arpones,
propulsores…).
• La aparición del arte parietal y la certificación de su autenticidad hizo a muchos revisar esta teorización al observar en él
superposiciones que destruían las figuras precedentes, lo que parecía estar un poco reñido con el gusto estético.
• La puesta en práctica de la investigación de campo antropológica con primitivos actuales aportaría también nuevas luces a
la interpretación del Arte Paleolítico, dejando fuera esta teoría.
• Surgió a medida que se iba investigando con pueblos primitivos actuales, a partir de una cierta comparación entre la
religiosidad de pueblos protohistóricos (los celtas, p. ej.) que cuentan con un animal protector antes de alcanzar el estadio
urbano, y a partir de la magnificación del culto al oso cavernario.
INTERPRETACIÓN TOTÉMICA
• Admite que el Arte Paleolítico es un vehículo de representación de los animales protectores de cada grupo humano, de tal
manera que en él sólo se representan escenas totémicas.
• El descubrimiento progresivo de una cierta uniformidad en todos los abrigos y cuevas (el caballo y el bisonte son los más
representados y, seguramente, también los más cazados) hará revisar esta teoría pues no parece lógico que todos los pueblos
tuvieran los mismos protectores.
INTERPRETACIÓN MÁGICO-RELIGIOSA
• Esta teoría afirma que en realidad, sobre las figuras debió operarse una cierta magia de caza o de vudú. Se representaría
aquello que se desearía cazar o poseer. La presencia de superposiciones de signos a modo de flechas sobre algunas
representaciones de animales iría en ese sentido. En el arte mueble sucedería lo mismo cuando algunas figuras llevan incisiones
peculiares a modo de heridas.
• Dentro de este sentido mágico, parece que debió tener algún tipo de importancia una cierta veneración a la fecundidad,
manifiesta en las vulvas femeninas, en algunos signos, en parejas de animales.
• Otras teorías (pedagogía cinegética, arte conmemorativo, arte ritual iniciático…) no deben ser excluidas y tal vez
también puedan seguir arrojando luz sobre la interpretación del Arte Paleolítico.
Lección 1
Arte Prehistórico
11
1-3. RAEDERAS. Útiles sobre lasca trabajados con retoque
continuo y, seguramente, destinadas al trabajo de raspado de las
pieles de animales. Según sea su retoque se habla de raederas simples
(1 y 3) o dobles (2), laterales (1) o transversales (2 y 3), de cara plana
(3) o bifaciales (1-2).
4-6. PUNTAS MUSTERIENSES. Útiles sobre lasca en los que el
trabajo de sus bordes ha dado como resultado una cierta forma de
punta triangular. No sólo sirvieron como puntas para cazar, también,
sobre todo si no eran levallois (4), por su retoque unifacial (5-6) para
idéntica función que las raederas.
1
2
3
7. RASPADOR. De menor tamaño que las raederas, es un útil sobre
lasca en el que, por medio de retoques oblicuos, se ha generado un
filo redondeado cortante. Debió servir para el raspado de pieles
endurecidas.
8-11. DENTICULADOS. Se clasifican en este grupo todos aquellos
útiles líticos sobre lasca o lámina en los que en algún punto del filo
aparece además un muesca adyacente más o menos regular. Es difícil
determinar si la muesca que les da nombre es intencional o resultado
de desgaste por un uso determinado. En cualquier caso, cuando el
denticulado es un añadido a un tipo de los anteriormente descritos se
les clasifica como tales, siendo raederas (8 y 9), raspadores (10) o
perforadores (11).
7
5
9
12. CUCHILLOS DE DORSO. Útil sobre hoja o lasca estrecha o
no demasiado ancha en la que se trabaja un solo borde por medio de
un retoque abrupto (12). Si se conserva todavía parte del córtex natural
de la lasca originaria se habla de cuchillo de dorso natural (13).
Lección 1
4
Arte Prehistórico
8
6
10
11
12
13
12
1-2. PALEOLÍTICO INFERIOR ARCAICO. Chopper (1),
Chopping Tool / Protobifaz (2). Se trabaja directamente el nódulo, con
percusión externa dura, para producir una superficie rugosa o un filo
cortante, unifacial o bifacialmente, quedando sin retoque gran parte
del córtex.
1
3-4. PALEOLÍTICO INFERIOR EVOLUCIONADO. Bifaces
(3-4), a veces denominados bifaces olduvaienses evolucionados. El
retoque sobre el nódulo ha producido un filo cortante a partir del
retoque bifacial, aunque sigue quedando visible parte del córtex.
5, 7 y 8. ACHELENSE MEDIO. Bifaz con retoque en la parte
proximal y distal en forma lanceolada (5) tal vez para empuñar en
lanza de madera; bifaz limande (ovalado y plano) sobre núcleo
trabajado (7); y hendedor o hacha de mano (8).
2
3
6
5
4
6. ACHELENSE MEDIO. Raedera levallois sobre núcleo. Retoque
bifacial convexo buscando elaborar un filo cortante y de raspado. Por
su precisión debió fabricarse ya con la ayuda de un percutor blando,
al igual que 5-7 y 8.
13-18. ACHELENSE MEDIO - CLACTONIENSE. Industria
sin bifaces, sólo sobre lascas procedentes de un núcleo trabajado:
Buril clactoniense para trabajo de hueso y madera (13), raedera de
retoque cóncavo (14); perforador con pedúnculo (15) y con
denticulados (17); y raspador con retoque abrupto (16, 18). Expresan
la adaptación de la forma del útil a las diversas funciones subsidiarias
de la caza.
9-12. ACHELENSE SUPERIOR – MICOQUIENSE. Industria
sobre pequeñas lascas, que convive con elementos típicos del
Musteriense y de la Tradición Achelense. Incorpora ya las novedades
líticas del Paleolítico Medio: cuchillos de dorso (9-10) y puntas tipo
musteriense (11-12).
Lección 1
11
8
9
10
7
12
13
14
15
Arte Prehistórico
16
17
18
13

Documentos relacionados