Periquillo - Inicio

Comentarios

Transcripción

Periquillo - Inicio
María Rosa Palazón Mayoral
PERIQUILLO SARNIENTO
¿SARNA PÍCARA O SARNA CULPOSA?
4
NOTAS AL MARGEN
243134
40c
Periquillo
Sarniento
¿sarna pícara o sarna culposa?
786070
9
ISBN 978-607-02-4313-4
José Joaquín Fernández de Lizardi, periodista y
autor de folletos por vocación, es conocido, no
obstante, por una novela: El Periquillo Sarniento,
sus cinco tomos retratan la corrupción de la que
nadie se salvaba a principios del siglo xix: vísperas de la Independencia, ésta misma, el Imperio
de Agustín de Iturbide y los inicios de la República encabezada por Guadalupe Victoria.
La acción transcurre en la Ciudad de México
y sus alrededores, centro de pillos y pillajes. El
protagonista de esta novela es Don Pedro Sarmiento, alias Periquillo Sarniento, una vez redimido, y habitando una hacienda como su propietario. Aconseja a sus hijos, ejemplificándoles tal
corrupción “democrática”: de todas las clases,
las castas, la burocracia, y los comerciantes, mediante sus propias y divertidas aventuras.
María Rosa
Palazón Mayoral
Notas al margen Periquillo.indd 1
Universidad Nacional
Autónoma de México
Universidad Nacional Autónoma de México
27/05/13 05:24 p.m.
Periquillo Sarniento: ¿sarna pícara o sarna culposa?
notas al margen
4
Coordinadora
Adriana Sandoval
Comité editorial
Edith Negrín
Esther Martínez Luna
Instituto de investigaciones filológicas
Centro de Estudios Literarios
María Rosa Palazón Mayoral
Periquillo Sarniento:
¿sarna pícara
o sarna culposa?
Cronología
de
Alejandro Amaro Valencia
Universidad Nacional Autónoma de México
México, 2013
Primera edición: 2013
Fecha de término de edición: 30 de abril de 2013
D. R. © 2013, Universidad Nacional Autónoma de México
Ciudad Universitaria, delegación Coyoacán, México, D. F.
C. P. 04510
Instituto de Investigaciones Filológicas,
Circuito Mario de la Cueva, s. n.,
Ciudad Universitaria
http://www.filologicas.unam.mx
Departamento de publicaciones
Tel. 5622 7347, fax 5622 7349
ISBN: 978-607-02-4309-7 (Obra completa)
ISBN: 978-607-02-4313-4
Prohibida la reproducción total o parcial de esta obra —incluido el diseño
tipográfico y de portada—, sea cual fuere el medio, electrónico o mecánico, sin el consentimiento por escrito del titular de los derechos de esta
edición.
Impreso y hecho en México
Contenido
I. Datos biográficos de José Joaquín
Fernández de Lizardi... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 11
II.Fecha de edición...... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 20
III.Estructura de la obra y contenidos éticos...... ... 23
1. La ética social... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 23
1.1 La misoginia y la rebelión ideológica de Lizardi... 24
1.2 Pericos vergonzantes o ética y picaresca... ... ... 26
1.3 Consejos y lecturas ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 27
IV.El mal, la imitación y el arrepentimiento.
Estructura moral...... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 32
V. Las clases y la economía...... ... ... ... ... ... ... ... ... 36
1. El amo, las apariencias y la igualdad... ... ... ... ... ... 36
VI. Patria ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 39
VII.Estilo ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 39
1. Los aciertos y las fallas ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 39
2. El riesgo de las publicaciones ... ... ... ... ... ... ... ... 40
7
3. El habla... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 40
4. Los destinatarios ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 42
5. Estructuración de El Periquillo... ... ... ... ... ... ... ... 43
VIII.La trama y los personajes... ... ... ... ... ... ... ... ... 44
1. La educación en familia y la escuela ...... ... ... ... ... 44
2. Los oficios... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 49
3. La corrupción en personajes de clases bajas
y en los supuestos intelectuales ... ... ... ... ... ... ... 50
3.1 Los pillos ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 51
3.2 El contrabando... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 52
3.3 La rapiña en las agencias mortuorias ... ... ... ... 52
3.4 Subdelegados y la justicia... ... ... ... ... ... ... ... 54
3.5 Los tahúres ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 57
3.6 El clero...... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 58
3.7 La medicina ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 60
3.8 Boticarios...... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 63
3.9 Boticarios-dentistas ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 63
IX.La redención ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 64
X.El Pensador como personaje...... ... ... ... ... ... ... 66
XI.Apéndice y preguntas
a un lector contemporáneo... ... ... ... ... ... ... ... 66
Bibliografía ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 68
Bibliografía y hemerografía sobre El Periquillo
Sarniento, de José Joaquín Fernández de Lizardi... ... 68
Cronología...... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... 75
8
Antes de comenzar, advierto sobre la distinción que realizo entre quien llamo El Periquillo Sarniento, personaje absorbido por
la corrupción colonial, y el redimido Pedro Sarmiento, que escribe la primera redacción de este libro instructivo sobre la honestidad y el bienestar social: las dos caras de la misma moneda
vistas en dos épocas de su vida. También aviso que no he seguido linealmente las tramas, las cuales se pueden consultar en El
Periquillo Sarniento. Este proceder tiene la finalidad de resaltar
el fondo ideológico de la novela en cuestión, su tesoro más preciado y actualizable. Bien dijo Agustín Yáñez que la voz de Fernández de Lizardi puesta en solfa por el Periquillo Sarniento, su
protagonista, “clamó urgencias que subsisten sobre el desierto
de nuestra conciencia colectiva” (Yáñez 1954: VII).
María Rosa Palazón Mayoral
Instituto de Investigaciones Filológicas
Universidad Nacional Autónoma de México
9
I. Datos biográficos
de José Joaquín Fernández de Lizardi
José Joaquín Eugenio Fernández de Lizardi Gutiérrez (1776-1827),
de clase media y “limpio de sangre” (Fernández de Lizardi 1990a:
45), es decir, sin mezclas con los negros y sus castas, que oficialmente fueron considerados humanos y obtuvieron su manumisión hasta 1825, fue originario de la ciudad de México; hijo del
bachiller en medicina Manuel y de Bárbara, hija de unos libreros
de Puebla. Siendo pequeño falleció su madre, y su padre contrajo nupcias con María
Josefa Torres.
Lizardi fue miembro de las clases medias, tirando a la pobreza. Su padre fue
asignado al Real Colegio de Tepotzotlán
que, después de la expulsión de los jesuitas, había caído en franca decadencia, de
manera que su personal era integrado por
los estudiantes que habían fracasado en
las escuelas religiosas de prestigio. Nuestro Lizardi pasó su infancia en aquel pue-
11
blo, donde su padre ganaba una miseria. Debió recibir la primera
educación en colegios de indios, los cuales si bien eran ciudadanos desde la época de Isabel la Católica, eran segregados en su
educación.
Podemos intuir el carácter recto y duro de Manuel Fernández de Lizardi porque, siendo su hijo bastante joven, lo denunció
a la Inquisición por haber copiado unas cartas divinatorias, esto
es, una baraja donde las preguntas casaban con las respuestas
mediante albures que, bajo nuestra mirada, son por demás inocentes. La Inquisición era temida básicamente por sus prácticas
de tortura; fue una institución que reclamaba inculpaciones (en
gran número debidas a odios personales). ¿La intención paterna
fue salvarlo de infamaciones?
De 1792 a 1798 estudió gramática, retórica y filosofía en casa
de maestros particulares, uno de los cuales era su padrino. Se
inscribió en la Real y Pontificia Universidad. No se graduó de
bachiller porque en el momento del grado, su padre enfermó y tuvo que asistirlo,
Con seguridad, José
lo cual contradice, siguiendo la literatura
Joaquín Eugenio Fernández de Lizardi Gutiépicaresca, las canonizadotas biografías
rrez recibió la primera
de “héroes” poderosos conocidas desde
educación en colegios
Grecia y Roma.
de indios, posteriorDurante un periodo fue amanuense;
mente estudió gramática, retórica y filosofía
siempre presumió de su buena letra. Esta
con maestros particunovela sugiere que, por sus conocimienlares. Se inscribió en la
tos legales y por su caracterización de los
Real y Pontificia Univerleguleyos rábulas (1990a: 148), sirvió a un
sidad, pero no se pudo
escribano, uno de tantos abogados sugraduar de bachiller
debido a que su padre
cios que depuraban los expedientes anenfermó y tuvo que
tes de que llegaran al juez de tribunal, esto
ocuparse de él.
es, que, a cambio de prebendas moneta-
12
rias o no, inculpaban a inocentes y exoneraban a culpables. El
juez, por lo tanto, sólo conocía tales expedientes alterados.
En 1810, Lizardi había sido juez interino de Taxco en sustitución de un español. Fue sustituto porque, según las disposiciones borbónicas, sólo los nacidos en la Metrópoli podían ocupar
cargos burocrático-políticos. Es de suponer que el peninsular
huyó o simplemente le heredó el cargo a nuestro autor cuando vislumbró a las tropas insurgentes en las cercanías de esta
ciudad de españoles. La Nueva España se dividía en ciudades
de indios y de españoles. Segregación que funcionó como una
manera de proteger las comunidades no-hispanohablantes de
los iniciales repartimientos de indios, esclavismo disfrazado de redención cristiana.
En aquellos días, la Nueva España, llamada por José Joaquín
Fernández de Lizardi América Septentrional, se hallaba bajo el
gobierno de Francisco Javier Venegas. En Taxco, donde nuestro
periodista era intendente, escribió cartas a este virrey acerca de
los hipotéticos planes que los lugareños fraguaron en defensa
de su “república de españoles”. Explico. La Nueva España estaba organizada en dos, a saber, “repúblicas” o poblaciones de
españoles, y de “naturales” o pueblos originarios. Taxco, habitado por “gachupines”, fue rodeado por tropas de Hidalgo, compuestas de indios. Estaba, pues, en peligro a los ojos de los hispanohablantes que la habitaban. Las cartas mencionadas nunca
llegaron a su destino. Fernández de Lizardi entregó sin presiones las armas al general Hernández, quien comandaba una de
las tropas. Otro dato relevante. En El Pensador Mexicano número
9, Lizardi le felicita el aniversario a Venegas, el texto obedece la
censura: obligaba a escribir alabanzas sin límite a la autoridad, o
no se imprimían los escritos. Después de estos párrafos de marras, nuestro periodista espeta críticas muy fuertes a Venegas
13
sobre su pésimo gobierno. Para colmo, defiende el fuero de los
curas en armas juzgados mediante el fuero de los militares. Luego, la ideología inicial de Fernández de Lizardi no parece contraria a la insurgencia armada.
Nuestro bocón autor vino como reo de Taxco a la capital,
sus bienes fueron embargados y la recientemente inaugurada
libertad de prensa fue suspendida por el déspota Venegas. Pasó
siete meses en la cárcel, donde es de suponer que además de
seguir con sus periódicos y folletos, ideó y posiblemente inició
El Periquillo Sarniento, donde su crítica directa de periodista se
escondía bajo los velos de un género fantasioso, o al menos ésta
fue su pretensión.
El Periquillo… se considera como la primera novela de Hispanoamérica, aunque pienso que ser vanguardia o epígono carece de importancia, lo que resalta en la novela es el contenido
que perfila una sociedad en plena decadencia y hundida desde
arriba hasta abajo en una corrupción casi inenarrable.
Antes de editar los tres volúmenes de El Pensador Mexicano
(fechados en 1816, aunque el texto orienta que lo componía en
1813), aseguró que si bien ninguna actividad honesta es estéril en
el reino (1990a: 148), dedicarse temerariamente en aquellos días
al arte de escribir de tiempo completo, es decir, a las Letras, que
indiscutiblemente deleitan a sus escuchas y a una minoría alfabetizada, pero que no llenaban la bolsa ni del poeta más extraordinario o magnífico. Él persistió en este oficio de malos presagios
porque, dice, la escritura suministra gusto, erudición, y difunde
las fuentes originales que la inspiraron. Si en otros lugares las artes y las ciencias daban de comer, añade nuestro autor en boca
del padre de Pedro Sarmiento, esto ocurría raramente en América, donde faltaban la “proporción”, los estímulos y los premios a
estas formas de dedicar la vida (1990a: 149).
14
En 1813, Lizardi se casa con María Dolores Orendáin. Salió
temporalmente de la cárcel, donde estuvo por su número 9 de
El Pensador Mexicano, porque su hija iba a nacer sin que hubiera
cumplido con el sacramento de la boda, lo cual significaba que
sería una bastarda, estigma tan gigantesco en el siglo xix que sus
biógrafos, como González de Obregón, trataron de esconder.
A invitación expresa de Agustín de Iturbide fue jefe de prensas en Tepotzotlán con el objetivo de tener influencia en un posible giro liberal de la Rebelión de la Profesa, encabezada por
autoridades, altos cargos militares, económicos y eclesiásticos,
que eligieron al militar realista Iturbide como jefe de la insurrección armada. El giro de esta fase fue claramente reaccionario
o contrario a las ideas liberales y modernas, decretadas en la
Constitución de la Monarquía Española de 1812, sin que Lizardi
se percatara de que la conspiración trató de eliminar leyes tan
conspicuas y avanzadas: en su Conductor Eléctrico, nuestro periodista apasionado explicó que, según las nuevas leyes, la soberanía de la nación residía en el pueblo, garantizaba la igualdad
ante la ley y dividía el gobierno en Poder Ejecutivo y Legislativo o
diputados. Cuando los sublevados tomaron la ciudad de México,
escribió que aquel excelente soldado no quería ser presidente.
Después del nuevo golpe de estado que dio Pío Marcha, declarando a Iturbide emperador (Agustín I), Fernández de Lizardi dijo que Agustín sería rey
El Periquillo Sarconstitucional. Rompió todos los lazos con
niento, considerada
Agustín I a partir de que disolvió el Congreso
la primera novela
y encarceló a los diputados rebeldes, espehispanoamericana,
retrata una sociedad
cialmente defendió a su amigo fray Servanmexicana corrupta y
do Teresa de Mier.
decadente en todos
Según hizo saber, le pareció aberrante
sus estratos sociales.
que el emperador dejara marchar a los es-
15
pañoles con el circulante que acumularon, mientras sus tierras
quedaron en baldío, y que se diera a Iturbide una pensión con
la cual podría regresar con un ejército bien armado a retomar
el trono del imperio que hubo de abandonar debido al levantamiento republicano de Casa Mata.
Asimismo, criticó el fausto o lujo de un Imperio; Fernández
de Lizardi ahora era consciente de que la rebelión de La Profesa
había nacido para oponerse a la liberal y republicana Constitución de la Monarquía Española de 1812. Iturbide regresó el tiro:
denunció sus Cincuenta preguntas de El Pensador a quien quiera
responderlas.
El Pensador se dolió, aunque le pareció justo, que los llamados Tamaulipas fusilaran a su amigo Agustín cuando regresó con
la esperanza de volver a ocupar el trono y conservar las políticas
coloniales bajo el disfraz de la liberación política. Esta fase de la
Independencia fue un golpe de estado para evitar los cambios
profundos o anticoloniales.
En sus inicios no confió en la rebelión de Casa Mata, encabezada por Antonio López de Santa-Anna; pero se adhirió a la causa en el tiempo en que Guadalupe Victoria y otros insurgentes la
hicieron suya.
Nuevamente fue huésped de la cárcel cuando en 1821 argumentó en su folleto Chamorro y Dominiquín. Diálogo jocoserio
sobre la independencia de la América que, cuando llegaran los
liberales al poder, gracias a la liberal Constitución de la Monarquía Española (en la cual intervinieron ilustres diputados americanos), España nos daría motu proprio la independencia por
convenirle a esta Metrópoli, que estaba perdiendo sus colonias
europeas y sus colonias americanas porque era incapaz de controlar un territorio tan vasto y que manifestaba ideales de liberación.
16
En junio de 1823 fue a prisión por un foEn 1822 fue excolleto donde fingió un sueño sobre un congremulgado por su
so de ladrones, simbolizando de esta maneDefensa de los
francmasones.
ra la inseguridad que se vivía en la ciudad de
Sufrió por varios
México. No se le permitió este símil imaginameses toda clase de
rio. Por añadidura, fue arrestado en el Hospiataques. Sólo destal de San Andrés por escribir un verso en la
pués de presentar
un “recurso de fuerpared donde le decía “vieja” a su casera Joza” especie
sefa González, por entonces valorada como
de perdón, consigue
heroína de la Independencia. De seguro que
que se levante su
El Pensador no tenía el dinero para solventar
excomunión.
el alquiler debido a que su capital lo reinvertía en la publicación de los que llamó sus “papeles”.
En 1822 fue excomulgado por su Defensa de los francmasones. Después de siglos de haberse decretado, se revivieron las
Bulas de Clemente XII y Benedicto XIV las cuales prohibían el trato de los católicos con los masones. El folleto lizardiano es bastante inocuo porque sólo argumenta que no era ningún delito
mantener en secreto las resoluciones de sus asambleas, todas
de corte liberal. Escribió cinco “ocursos” al Congreso, explicando los motivos de sus inocentes páginas. Lo ignoraron porque
aquel cúmulo de diputados parecía más un concilio reaccionario
que una institución política de avanzada, esto es, laica.
Una vez excomulgado, vivió un terrible ostracismo: la soledad. Experimentó el desprecio de muchos, como el de una fanática que se quejó a gritos porque Lizardi le rozó sus faldas.
Presentó un “recurso de fuerza”, especie de perdón, y a partir
de entonces, nuestro católico, que había leído a los padres de
la Iglesia como San Agustín y San Jerónimo, arremetió incluso
con argumentos teológicos y directamente bíblicos contra el
alto clero, entremetido en la educación y en la vida personal de
17
los ciudadanos. Desde entonces atacó sin miramientos al alto
clero, guía de un pueblo fanatizado, y partidario de España o de
la monarquía.
Lizardi, antecedente de la Reforma, delgado y un tanto bizco, un poco “turnio” según sus palabras, pidió: la separación
de la Iglesia y el Estado, que se extinguieran los canónigos, que
los obispos cobraran un sueldo, que el voto de castidad no se
jurara antes de los veinticinco años, que no se enclaustrara a
las jóvenes sin vocación, que se expropiaran los bienes del clero (por entonces el mayor propietario de bienes muebles e inmuebles del país, los cuales eran de manos muertas, es decir,
no vendibles ni enajenables), y hasta deshizo con ironía feroz el
Catecismo del padre Ripalda, las supersticiones que propiciaba
la religión y que ésta fuera un asunto mercantil. Incluso recla­
mó que no se cobraran los Sacramentos (en esto mostró su co­
nocimiento profundo de los jansenistas españoles como Pedro
Rodríguez, conde de Campomanes, quien fundó las Sociedades
Económicas de Amigos del País; este ilustrado propuso medidas agrarias y la extirEl Pensador Mexicano, antecesor de los
pación de la mendicidad que agobiaba las
ideales de la Reforma,
ciudades, entre otras medidas, y Gaspar
pidió, entre otras coMelchor de Jovellanos, que presidió la prisas, la separación de
mera Junta Central en contra de José Bola Iglesia y el Estado,
naparte; escribió monografías sobre cuesque los obispos cobraran un sueldo, que el
tiones del campo y de justicia; además,
voto de castidad no
defendió la utopía de instaurar la poblase jurara antes de los
ción en la clase media y, como Campomaveinticinco años, que
nes, atacó las supersticiones religiosas y la
no se enclaustrara a las
jóvenes sin vocación,
mercantilización del clero; ambos prohibique se expropiaran los
dos en España por los Borbones y figuras
bienes del clero, etc.
revolucionarias cuando gobernaban los
18
Austrias la Península Ibérica. ¿Los textos de estos teóricos hispanos llegaron al actual México en la valija del gran Houdini, o sea,
el escapista padre Mier, para quien no hubo cárcel ni encierro,
nacional o extranjero, del que no se liberara? Si Lizardi conoció
a tales filósofos hispanos, ¿hubo en aquellos momentos álgidos
reuniones parecidas a las sociedades españolas, donde se leía lo
prohibido? ¿Lizardi, sin ser masón, asistió?).
Cuando los Estados Unidos Mexicanos ingresaron en un
mercado mundial ya repartido entre las potencias colonizadoras
(Inglaterra, Francia, Holanda, Portugal) y en lo interno seguían
pri­vando asonadas políticas variopintas —españolistas, monárquicos, incondicionales del vertical poder civil y del clerical, federalistas— El Pensador temió la reconquista de la Santa Alianza
(llamada localmente la Santa Liga). Los españoles aún tenían en
su poder San Juan de Ulúa, paso marítimo del comercio (imaginó
y propuso varias tácticas para derrotarlos). Éramos la debilidad
socialmente encarnada en lo social, económico, militar y en la
idiosincrasia. Nuestro autor tuvo la suerte de morir sin padecer
la invasión francesa y la pérdida de la mitad del territorio nacional: aunque equivocado sobre el enemigo, sus temores estaban
más que justificados.
Finalmente vivió parte de su utopía: una república federal y
la independencia política; empero siguieron existiendo las enormes distancias entre clases sociales, el congreso estuvo lleno
de sacerdotes, Victoria instauró un fuerte presidencialismo que
opacaba las resoluciones de los diputados, institución que valoraba como la suprema autoridad política; el Ejecutivo sólo debía
ejecutar las resoluciones del Congreso, la agobiante corrupción
siguió privando, y, siguiendo el ejemplo de Don Quijote, José
Joaquín Fernández de Lizardi, El Pensador Mexicano (nombre
19
de su periódico y seudónimo que le atribuyeron) murió melancólico, en la depresión, sin un centavo en la bolsa.
Se acepta que su cadáver fue expuesto para desmentir la
conseja de que murió endemoniado. Fue enterrado en el cementerio de San Lázaro, pocilga que alimentaba cerdos y perros con
los cadáveres.
II. Fecha de edición
José Joaquín Fernández de Lizardi, el más común de los hombres sabios y el más sabio de los hombres comunes, ha sido
identificado como el primer novelista de Latinoamérica, que no
el primer narrador. El advenimiento literario o la génesis de su
novela tuvo una bienvenida calurosa: se pagaron por los tres primeros tomos de El Periquillo Sarniento desde dos pesos y cuatro
reales (en origen, cada entrega costaba cuatro pesos, y cuatro
pesos más cuatro reales en las provincias) hasta veinticinco y
sesenta pesos, cantidad exorbitante en aquellos días, lo que no
contrasta demasiado con el precio de su romántica Noches tristes y día alegre. Posiblemente este sonado éxito se dio gracias
al perió­dico El Pensador Mexicano, que leyeron tirios y troyanos;
por este motivo, el título inicial de su obra, que luego tachó por
extenso y poco atinado, fue Vida que el Periquillo Sarniento escribió para sus hijos, y publícala para los que la quieran leer don
J[osé] [Joaquín] F[ernández] de L[izardi], autor del periódico El
Pensador Mexicano. Lizardi dio la noticia de que su primera obra
narrativa se vendía en La Habana, Portugal y quizá la imprimirían
los ingleses, ¿realidad o fantasía?
Los tres primeros volúmenes de El Periquillo…se editaron
en 1816. En una nota del tomo V el autor asienta que los ameri-
20
canos mostraban su voluntad de liberarse de España, “pero es
muy peligroso escribir esto, año de 1813” (1990b: 391), es decir,
en la “época de horror, de crimen, sangre y desolación” (1990b:
391), es decir, cuando inicialmente estaba redactando su novela. La novela consta de V volúmenes: doce capítulos del I, más
prólogo, dedicatoria y advertencia a los lectores y suscriptores;
doce capítulos del II más un prólogo; doce del tomo III; siete del
tomo IV más una advertencia del manuscrito que dejó inédito, y
el V lo integran nueve capítulos.
En los folletos ya más libres de la censura, con tintes menos tiránicos (1820 en adelante), Fernández de Lizardi critica la
impericia militar de los curas insurgentes, cuya causa asumió, si
repasamos lo dicho líneas arriba. La impericia de los caudillos
facilitó su pronta derrota, las masacres, los robos y las violaciones de una tropa desbocada y llena de odios larvados durante
los siglos de la Conquista y del Virreinato. En el folleto Chamorro
y Dominiquín sobre la independencia de América (1821), se nota
su auténtica, no de política obligada, separación de las tácticas
asumidas por los Hidalgo y Morelos: no una desviación, sino que
siempre coincidió con sus ideas antiesclavistas y modernizadoras.
El Periquillo Sarniento
No le costó demasiado al dominio rea­
consta de cinco volúlista hispano acabar con los Hidalgos, Momenes. Su título inicial
relos, Allendes y demás guerrilleros. Tras
fue Vida que el Periquillo Sarniento escribió
sus muertes, la situación empeoró. Conpara sus hijos, y putinuaron con fuerza avasalladora el caos,
blícala para los que la
los robos, los asesinatos, las violaciones…
quieran leer don J[osé]
Por lo mismo, Lizardi pasó una temporada
[Joaquín] F[ernández]
de L[izardi], autor del
en San Agustín de las Cuevas (hoy Tlalpan)
periódico El Pensador
para reestablecerse de una hidropesía y
Mexicano.
evadir aquellos ratos de terror. Las bata-
21
llas mal conducidas habían desatado, por lo tanto, tal crueldad
y tal destrucción que empañaron la utopía de los primeros sublevados.
Como medida alterna, Lizardi abandonó su proclividad a
la lucha armada para imaginar una liberación pacífica gracias a la
Constitución de Cádiz (esta aclaración trata de evitar malas lecturas que sostienen que escribió a favor de que permaneciera la
colonización, obviando que siempre admiró los grandes ideales
de Hidalgo y Morelos, pero temió y hasta aborreció su falta de
habilidad táctico-militar).
Una vez que el actual México obtuvo la independencia, proclamó a estos “héroes” como padres de la patria o nación. Eran
patriotas auténticamente mexicanos que nos otorgaban una personalidad comunitaria para negociar en la escena internacional
(“nación” deriva de natus nationis y de nascio¸ camada y nacido;
o sea que los pueblos se organizan como una familia de hermanos y, por lo mismo, requieren de padres o antecesores; la demagogia posterior no aplica en el momento de fraguar, al estilo
renacentista, una fratría).
El tomo IV de El Periquillo Sarniento fue censurado por el
Alcalde de Corte Felipe Martínez, quien puso rayas al margen
y subrayó la palabra “negros” cuando la trama revela, en Filipinas, otra colonia española (entiéndase en México, porque a los
“morenos” no se les reconoció oficialmente como humanos
hasta 1825, cuando la apreciación lizardiana contra la discriminación que privó la escribió durante la Colonia). Martínez le ordena que las suprima por su carácter inoportuno, perjudicial y
no político, o contrario a un “comercio permitido por el rey”
(1990b: 208). La arbitrariedad de la Conquista y la Colonia entorpeció la publicación. Sin cambiar ni una palabra, Fernández
de Lizardi guardó a buen resguardo este tomo y el siguiente, los
22
cuales vieron la luz póstumamente, en 1830 y 1831, sin mayor
problema, entre otros motivos porque el presidente Guadalupe Victoria decretó la manumisión de los “negros” y sus castas
el 15 de septiembre de 1825. La publicación abarca, pues, desde fines del virreinato hasta el México liberado, aunque simule
estar escrito en 1813 para respetar la continuidad cronológica y
los acontecimientos del virreinato, no de la republica.
Después de que se han leído los XIV tomos de las Obras de
José Joaquín Fernández de Lizardi, editados por la unam en la
colección Nueva Biblioteca Mexicana, es presumible suponer
que nuestro autor aprovechara algunos ratos libres para seguir
en su papel de novelista (escribió cuatro novelas: la que estamos analizando, La educación de las mujeres o la Quijotita y su
prima, Noches Tristes y día alegre, y Vida y hechos del famoso caballero Don Catrín de la Fachenda), siendo por vocación, subrayo,
un periodista (nueve títulos) y autor de folletos (más de 300).
Si bien recursos como el diálogo, los versos entre la prosa y la
ejemplificación con anécdotas personales son una constante en
toda su producción de cualquier género.
III. Estructura de la obra
y contenidos éticos
1. La ética social
Desde la primera página hasta la última se declara que lo que
se ofrece son cuadernos de moral, consejos que don Pedro Sarmiento lega a sus hijos para que manden a la nada el veneno de
los extravíos corruptos. Los instruye mediante la descripción
de los daños que llevan aparejados los vicios, contrarios, opina,
23
a la paz interior y a la felicidad: “Cuando escribo mi vida es sólo
con la sana intención de que mis hijos se instruyan alguna cosita
en las materias sobre las que les hablo” (1990a: 34). Entrega,
pues, un recuento de los escollos donde se estampan los jóvenes que no escuchan los avisos de los “pilotos” experimentados
en los terrenos de la virtud cívico-moral.
1.1 La misoginia y la rebelión ideológica de Lizardi
Los personajes femeninos y demás de la novela aparecen como
fantasmas de un problema comunitario. Son más símbolos que
personalidades distinguibles.
No faltan algunos apuntamientos realistas y a veces misóginos (que después pulirá hasta llegar a aceptar que las mujeres
pueden ser diputadas) o al tenor del patriarcado feroz que privaba en la América Septentrional (continente y punto cardinal que
usaba Lizardi para evitar el nombre de Nueva España). Al citar
las aventuras de Ponciano y Martín, ambos personajes secundarios y un tanto fantasmagóricos, dice que las mujeres pagan o
hacen lo que quieran sus explotadores con tal que se lo exijan.
En otras partes enfatiza la conducción inevitablemente sana de
los maridos y padres, hombres, por supuesto. Empero insiste en
los males que causan las madres consentidoras. E inversamente, Perico mató a su madre por medio de las pesadumbres que
le vertió como un balde de agua sucia hasta que la hundió en
la miseria. Una vez fallecida, al casero le quedó como pago un
montón de trastos rotos, de muebles destripados llenos de chinches, guitarras sordas y nueve tomos despostillados, truncos y
sin estampas de Don Quijote (1990a: 280).
Fernández de Lizardi insiste en la subordinación de las mujeres al padre y al marido bondadosos, y descubre la misoginia
que mamaban las mujeres con los pleitos entre las recamareras
24
(Clara), las nanas (Lorenza), aunque también éstas descubren el
velo de las trampas de Perico en casa del escribano.
Lizardi se detiene en los intentos del chino (que Perico trajo
de una isla, cuyo nombre queda en el misterio, donde naufragó de regreso a su patria bajo el engaño de que él, Don Pedro
Sarmiento, era un noble de Guadalajara) por tener un affaire
forzado con Anita, esto es, por violarla, así como el duelo que se
desató. El Periquillo Sarniento paga los platos rotos porque el
capellán lo increpa llamándole desvergonzado, estafador, alcahuete (1990b: 296). Y no es nada despreciable que Periquillo
confiese que intentó violar a Luisa cuando ésta ya estaba bien
casada. Luisa, con quien había engañado al escribano Chanfaina y cohabitado. Perico recibe arañazos y estrujones que lo
desmechan.
Asimismo, Pedro Sarmiento opina que, para que funcionen, los matrimonios deben ser la unión de mujeres jóvenes y
de hombres de mayor edad, y lo ejemplifica con su última boda.
Por otro lado, al final del último tomo, al frente de una tienda
para después mudarse como administrador de la hacienda que
termina heredando como propietario, asienta que los que viven
bajo un mismo techo deben casarse. A su casa había llegado Don
Antonio, el único preso, por razones injustas, que lo había tratado con amistad. Viejo y a punto de morir llega a la tienda que
regentea Pedro, acompañado de su hija. Sarmiento la pide en
matrimonio, ella acepta; después se muda a la hacienda de San
Agustín de las Cuevas y pormenoriza su boda: el amo de aquella
tierra de cultivo y animales domésticos fue su padrino. Ofició la
misa su confesor y amigo, también redimido, Pelayo. Total, la fiesta se realizó en la casa modesta de una “pastora de la Arcadia”
(1990b: 384). Digresión que revela su animadversión al lujo festivo en un país hundido en la miseria.
25
1.2 Pericos vergonzantes o ética y picaresca
Los pasajes de su vida no son, dice Sarmiento, raros, ni violentan la realidad, ni son fabulosos (1990a: 14), sino las vivencias de
los “Pericos encubiertos y vergonzantes” (1990b: 141), como él
mismo. Su descendencia aprenderá a no exponerse a los malos
tratos si aprovechan los desengaños en cabeza ajena.
El displacer enseña que los “malos maestros” pueden dar
quiméricas buenas lecciones pragmáticas; educa sobre la infidelidad de un teórico amigo; educa sobre la perfidia de una mujer y
de cómo la “trácala” del lisonjero acaba en la enfermedad y en los
excesos mórbidos de sus víctimas. En suma, estos discursos sobre
la justicia social y del individuo podrán servir a su descendencia
como frutillos dulces a partir de sus raíces amargas (1990b: 332).
Ésta es la médula, la espina dorsal que mantiene en pie el
resto de historias sobre la cizaña y la corrupción en grado sumo
que agobiaban al México a fines de la Colonia e inicios de la República. El Periquillo llevó a cabo trapacerías antisociales para
cubrir sus necesidades básicas de supervivencia porque no quiso seguir las orientaciones de su padre de aprender un oficio.
El personaje Januario le advierte a Sarmiento que “consejos
y bigotes […] ya no se usan” (1990a: 208). Cierto, admite. No
obstante, Don Pedro está convencido de que por un mal consejo se han perdido muchos, muchas ciudades, muchos reinos, el
mundo debe su perdición a los malos consejos y ejemplos.
El Pensador es consciente de que el tono de consejo, ombligo que estructura a El Periquillo…, se olvida fácilmente. Para
mostrar los estragos del vicio y pormenorizar laudablemente la
virtud es menester salpimentarlos con anécdotas instructivas,
es decir, con una diégesis o una trama que fije las lecciones.
En honor a la verdad, la base moral a toda prueba vuelve a
ratos los cinco tomos de esta obra una lectura cansina, lenta. Se
26
trata, por lo tanto, de una novela para leerla en partes, poco a
poco, respetando la mezcla, no mutilando ni la instrucción que
pretende ofrecer ni la historia que la ilustra. No basta con enfatizar las andanzas deleznables que obligan a Perico a que las
realice para sobrevivir.
Las expurgaciones que se han dado (versiones resumidas y
hasta ilustradas) mutilan las gracias estilísticas lizardianas y el sentido del libro basado en la moral cristiana. Por ende, no es una lectura para secundaria. Cuando me lo impusieron obligatoriamente
lo leí en diagonal, de manera impertinente a su sentido. Creo que
este camino torcido lo han seguido quienes no tuvieron la paciencia de Job para analizar la multitud de párrafos y la dirección
de los cinco volúmenes de la obra. La hermenéutica o interpretación de El Periquillo… ha fallado o, en buena parte, ha sido
impertinente.
La insistencia en que se trata de una novela picaresca o de
pelados (en calificativo de Agustín Yáñez) obedece a que se ha
leído en diagonal, fijando la atención en los desvíos por malas
sendas del protagonista, no en la manera en que está elaborado
este texto con un foco de atención básico o contrapunto para
criticar la insociable sociablidad, en conocida expresión de Kant,
que agobiaba nuestro pasado y cuyas huellas
reaparecen en niveles aún más anómicos,
El Periquillo... es una
esto es, tan enfermos que o nuestra socienovela para leerse
en partes, sin mutidad cambia o está seriamente amenazada
lar la historia de las
con su desaparición.
1.3 Consejos y lecturas
La hermenéutica o interpretación posterior
al siglo xix ha estado más interesada en las
descripciones humorísticas, cuando no sar-
27
andanzas de Perico,
ni la instrucción que
Lizardi pretende
ofrecer. No es, por
lo tanto, una lectura
para secundaria.
cásticas, de las aberraciones de toda clase que se experimentaron a fines del Virreinato e inicios de la República. Un lector
del siglo xxi verá las huellas degeneradas que persisten hasta
devenir un vacío hacia el que México dirige sus pasos, si no cambia de rumbo.
Fernández de Lizardi introduce, pues, anécdotas ilustrativas anotadas para que la lección se fije en la memoria como
digresiones oportunas. Con este proceder, el valor y la sinceridad para escribir moralizando, Lizardi deseó salvar de los vicios a los flojos y a los disipados, que padecen más situaciones
insoportables que los hombres “arreglados” en el “buen vivir”
(1990b: 315).
Este amplio texto ejemplifica dónde se estrella la juventud
incauta, alejada de la moral cristiana, que obliga a honrar y amar
a Dios y a observar sus preceptos orientados a ser útiles a sus
semejantes, a seguir la regla de oro de no hacer al otro lo que no
se desea que le ocurra a uno mismo, a no desobedecer las potestades benéficas, a no realizar voluntariamente el mal y sí hacer
el bien. En unas cuantas palabras, a seguir los amores fraterno,
filial y caritativo.
Es innegable que existe un sinnúmero de los mal llamados
amigos, los hipotéticos próximos abundan, pero la amistad escasea (1990b: 400) y, por lo tanto, se incide en las manchas, en
los estigmas y en los pecados sociales, afirma en tono sentencioso Pedro Sarmiento.
Hay hombres de carácter tan venenoso que se salen de misa
para decir una mentira y desacreditar a su prójimo (1990a: 283).
Son tan poca cosa que sin duda hacen mucho mal aun creyendo que hacen el bien o que se comportan normalmente. Perico
los compara con el gato que lastima al tiempo de hacer cariños
(1990a: 187). En esta caracterización abarca no sólo a los pobres
28
como Januario, sino a los malvados o corruptos adinerados que
cometen ilegalidades y violencias, que hoy llamaríamos bandidos de cuello blanco. Esta tendencia es la más destacada para la
supervivencia o actualizaciones de esta novela.
Nadie ha dejado de conocer al grosero por sus majaderías,
al inmoral por su pésima conducta, al embustero por sus historias y sus juramentos, al fullero por sus drogas, al ambicioso por
su codicia y al mezquino por sus cicaterías. La lección no debe
olvidarse.
Al anotar sus cuadernos, la intención de Don Pedro es laudable, porque se orienta a enmendar vicios aborrecibles y a ensalzar virtudes como la generosidad. Moraliza con el valor de
la sinceridad para enmienda de periquillos viciosos y disipados
cuya vida tiene efectos insoportables para la comunidad, es decir, pondera a las personalidades arregladas en el “buen vivir”
(1990a: 315) en el hogar y en el terruño propios.
En forma declinada en vocativo —¡oh, hijos!, por ejemplo—,
Sarmiento les dice a sus hijos no afanarse en lograr bienes fugitivos por reglas aciagas que los alejan de la felicidad interna
(noción propia de la cultura heredada de la Grecia clásica y del
cristianismo primitivo); por buscar los bienes, las mercancías y
los lujos sin valor social, Perico Sarniento la perdió durante mucho tiempo. Su vida no fue ni la presenta como la de un santucho, sino como desviada en un ambiente de rapiña mayoritaria,
porque lo mismo es el que roba en coche que el que roba a pie;
y tan dañoso a la sociedad, o más, es el salteador en las ciudades
que en los caminos despoblados (1990a: 328).
Roban el oficial, el soldado, el mercader, el escribano, el juez,
el abogado, el alto clero… El verbo “rapio se conjuga en todos
los modos y tiempos: se hurta por activa, por pasiva, por circunloquio y por participio” (1990a: 329).
29
No, hijos, les aconseja Don Pedro, nunca deben asumir las ideas y los actos que les
inspiren los inmiscuidos en la podredumbre,
sino, dice con Aristóteles, deben ser prudentes. Especifica que la gente feliz aplica
la frónesis, sabiduría práctica o prudencia,
es decir, lo contrario a quienes niegan lo
que no comprenden, emiten afirmaciones
antes de un juicioso análisis de los hechos
y los discursos, y se comportan contra quienes practican la sociabilidad y el espíritu comunitario con sus hermanos, a saber,
los habitantes de esta América del Norte, que después propuso
llamar Anáhuac y acabó por ser Estados Unidos Mexicanos.
Lizardi le hace decir a Sarmiento que se tome su letra como
la de Don Quijote, que sermoneaba con tal asiduidad que Sancho
Panza le dijo que podía tomar un púlpito y andar por la Tierra
predicando lindezas.
Los consejos no son, pues, un añadido, repito, sino el centro
y base de esta novela, escrita por un periodista que no espera
ser leído por los superiores ni los necios obstinados. Y sentencia: el grosero es majadero, el inmoral realiza malas conductas,
el embustero jura en falso, el ambicioso aplica su codicia y el
mezquino sus cicaterías. Todos son los pésimos forjadores de
la nación mexicana que oteaba en el horizonte de un futuro no
demasiado lejano.
Por estas páginas desfilan escribanos, mendigos, sacristanes, boticarios, curas que inculcan las supersticiones, los malos
jueces criminalistas, los abogados embrolladores, los médicos
“desaplicados”, los padres indolentes… y los demás inmorales
que han hecho de la queja su práctica sin hacer nada para solucionar las desviaciones sociales que llevan a término (tesis cuya
Los consejos a lo
largo de la obra no
son meros añadidos,
sino el centro y base
de esta novela, Lizardi los introduce en
anécdotas ilustrativas
para que permanezcan en la memoria.
30
fuente no cita porque los jansenistas estaban prohibidos, sino El
fruto de mis lecturas de Jamin, una serie de epítomes que pasaron la censura inquisitorial; esto es, Fernández de Lizardi oculta,
en buena medida, sus fuentes porque su existencia se desenvuelve en la tiranía de la censura civil y eclesiástica).
Retrata a los preceptores ineptos, a los eclesiásticos relajados, a las coquetas de vida galante o las del rodeo (las sexoservidoras ambulantes, diríamos actualmente), a los flojos, a los
ladrones, a los fulleros y a los hipócritas. Tales individuos imaginarán, como dice Tomás de Iriarte en la fábula “El elefante y
otros animales”, que las advertencias que Sarmiento ha escrito
los aluden personalmente; pero el autor que habla de la culpa
o la mancha es inocente, por lo tanto, “que con su pan se lo
coman” (1990a: 224-225), porque no “destaza” los defectos ni
engrandece las ventajas de la patria que ama.
El amor a la patria debería ser principio de virtudes cívicas y
morales (1990b: 224), si faltan, la denuncia es necesaria. Luego,
se ama a alguien o algo por lo que es, con sus defectos y cualidades. Como dato secundario es interesante saber en nuestros
días que incluso se refiere al San Lunes de los oficiales mecánicos; o ausencia para curarse de la “tranca” con otra “tranca” (o
cruda) (1990a: 301).
Con el Arte poética de Horacio, Lizardi repite que desempeña su quehacer divirtiendo; empero, precisa, que lo hace falto
de la saña que zahiere a las personas en lo individual, no al vicio. Claro que cualquier escritor tiene en mente sujetos reales:
varios hechos se corresponden a la práctica de gente real en
parte, aunque en general no se refiere a ninguno en especial.
Esta amalgama de veracidad y ficción verosímil la aprovecha
para enfatizar la “instrucción” que le ministraron sus anécdotas propias. En resumen, utiliza la fantasía como lo hace cual-
31
quier narrador. Su estilo sentencioso, moralista, se apartó de la
“malicia” sarcástica que señala a individuos con nombre propio
(claro que nadie está exento de alguna que otra salida a lo trivial, confiesa).
Dicho de otra manera, El Periquillo Sarniento ofrece un mural de las secuelas corruptas que durante la Conquista y la Colonia funcionaban como llaga purulenta, y que se agudizaron en
aquella época insurreccionada y de grandes masacres que se
emparejaron con ideales patrióticos sublimes.
Como un mural es menester observar este libro con mucho
tiempo y que lo analicen los amantes de las letras, la Historia,
la lingüística y la sociología. Es un enorme discurso de consulta
porque denuncia cómo reinaba un poder de dominio tremendo.
Como efecto, las prédicas de los opresores beneficiados habían
minado la autoestima de los habitantes de estas tierras, y la fraternidad, por lo tanto, era una práctica hundida en el vacío. En
la elocuencia y retórica popular lizardianas nunca faltaron, a lo
Sancho Panza, los refranes.
IV. El mal, la imitación y el arrepentimiento.
Estructura moral
Fernández de Lizardi define el corazón del mal intencionado y
ególatra como un depósito de arcanos, enigmáticos al principio; y, sin embargo, vacíos de fondo social. Por lo mismo, se
esconden o disfrazan con los ropajes de la bondad. Esto es, los
sádicos y los que quieren todo lo económico, político o cultural sólo para sí o con exclusión de los demás, tienen recámaras
anímicas donde embodegan sus astucias y estrategias hasta
que sus conductas traslucen su iniquidad. Cuando se descubre
32
su corazón perverso, nace el recelo. En antítesis, el hombre de
bien no recela ni encubre sus intenciones. Es merecedor de confianza.
Pedro Sarmiento declara que sus aventuras “pecaminosas”
tuvieron mal fin. Fue un individuo moldeado por circunstancias
nefastas en las que hubo de incurrir para obtener el pan. Es, empero, la contraparte de Don Catrín de la Fachenda, un protagonista de cortas miras, quien aceptó que las situaciones no cambian y es indispensable adaptarse, aprovecharlas. Don Catrín es
un amoral. Periquillo conoce las degeneraciones y desde muy
pronto explicita sus remordimientos, es alguien paradójicamente inmoral obligado y moral en su interior. El Periquillo no es, pues,
una novela picaresca que se mueve entre lo moral e inmoral,
sino que versa sobre un personaje débil de carácter, al menos
en varias ocasiones de su existencia. Reconoce vicios que sigue
por necesidad, y moldeado por las situaciones degeneradas de
los colonizados y, pese a estas razones, es capaz de transformar
su conducta emulando las virtudes de las buenas personas que
conoció y que había conocido en su niñez.
Pedro Sarmiento confiesa que debía a Dios un corazón noble,
piadoso y dócil a la razón. La virtud le prendaba la vista con otros
benéficios potenciales. Los delitos atroces lo horrorizaban; la
culpa le impuso ciertos límites porque al final de alguna acción
ilegal su alma la evadía, lo atormentaba por su carácter por un
lado cruento y por otro anticomunitario. La sensibilidad excitaba
sus entrañas ante escenas escandalosas éticamente. Pero ¿qué
importan las buenas cualidades, las virtudes, si no se cultivan?
Se cuestionaba metafóricamente: ¿cuál es el beneficio de una
tierra fértil si la semilla que se siembra es de cizaña? Mi docilidad,
confiesa y se confiesa, me servía para seguir el ímpetu de mis
propias pasiones, es decir, el ejemplo de sus malos “amigos”;
33
pero cuando trataba con una buena persona, “pocas veces dejaba de enamorarme la
virtud” (1990a: 384).
El planteamiento ético y moral es, pues,
asimétrico, oscilante: pone aquí y allá como
la posta, o correo de entonces, sus buenas
y malas acciones; por ejemplo, no duda en
mofarse y “periquearse” de la gente soez y
grosera como los tahúres (1990a: 325), practicando la fullería.
Cuando entra al servicio de “amos”
con vocación socializante, Periquillo deja atrás los desvíos, se
corrige en dirección hacia los amores fraterno y filial. La razón
antropológica que aduce es que “no hay un hombre tan malo
que no tenga alguna partida buena, y en medio de mis extravíos
conservaba algunas semillas de sensibilidad, aunque embotadas con mi soberbia, y tal cual respetillo y amor a mi religión”
(1990b: 285).
Lejos de ser un hipócrita perverso o un amoral, Pedro Sarmiento muda de buen grado hacia las rutas comunitarias (que
hubo en aquella etapa de capitalismo mercantil y de incipiente
industrialización). En esas ocasiones, su personalidad influenciable deja en el pasado los extravíos del libertinaje y de una existencia desarreglada (1990a: 7), porque “el hombre mientras menos malicioso es más fácil de ser engañado” (1990a: 375).
Perico muestra un carisma que, según la hermenéutica de
lo literal, refleja un carácter inocente y bonachón. Desde la hermenéutica de la sospecha, creo que en el fondo es un individuo
de personalidad endeble, un tanto de siervo o fuera de sí mismo; una personalidad agobiada por las huellas y la actualidad
de la degeneración que privaba en aquella que llamaré una eta-
Periquillo en el fondo
es un ser moral, pues
reconoce sus faltas
y tiene remordimientos de sus malas
acciones, de este
modo no estamos
frente a una novela
picaresca, como se
ha clasificado en
muchas ocasiones.
34
pa de crisis o punto crítico en que las opciones eran renovarse
o morir.
Las inclinaciones sociables o comunitarias de Pedro le nacen, en buena medida, de la educación que recibió de su padre,
un hombre que cualifica como excelente esposo, prudente,
amoroso, afable y juicioso (1990a: 206). Lo instruyó, de entrada, en el Decálogo para que llegara a la paz interior y a la felicidad eterna (1990a: 207). Al salir del ala familiar, que cobija para
obtener el pan, perdió el lustre de su nacimiento, su salud se
extravió y arruinó los bienes de fortuna heredados por simples
excesos no comunitarios.
Sarmiento les explica a sus hijos que es demasiado tarde para
que cambie de conducta, porque el ayer es lo ido; sin embargo, acepta que nunca es tarde para mudar de una pecadora vida
relajada. La justicia siempre tiene redención si hay fe y amor al
prójimo.
Haber traicionado a su padre es lo que Sarmiento más la­
menta: “¿no advertís mi depravado espíritu y condición? Porque
el hombre que se complace en afligir a otro [a su padre y madre]
no puede menos que tener un alma ruin y un corazón protervo”
(1990a: 94).
Harto de sus desviaciones, en un ataque de desesperación
debida a la pobreza, a la soledad y al aburrimiento de existir en
aquel entorno social, Pedro quiso ahorcarse: amarró la reata a
la rama de un árbol; ésta cedió. Después del “porrazo” desistió de su intentona. Este episodio intercalado dice que cuando
fue amparado, después de su intento de suicidio, Perico entró
en una accesoria abierta donde había un velorio. Escribe que
detrás de su “estampa”: “Fui fraile, fui secretario/ y aunque ahora tan pobre estoy, / fui comerciante en convoy, / estudiante y
bachiller. / Pero ¡ay de mí!/ esto fui ayer /y hoy ni petatero soy.”
35
(1990b: 313): la suerte de su nacimiento está opacada por los
extravíos, la salud está arruinada por los excesos y sus bienes
los ha disipado.
Don Pedro advierte a sus descendientes que no se abandonen al vicio ni tomen al pie de la letra su mal ejemplo con la esperanza necia de enmendarse, ellos también, al final de sus años.
Les suplica que honren su memoria después de excusarlo, y esto
conlleva que sean útiles al país, humildes, atentos, afables, benéficos, corteses, honrados, veraces, sencillos, nada pedantes,
prudentes y racionales, o sea, con sabiduría práctica.
V. Las clases y la economía
Cuando su patrón hereda a Pedro Sarmiento su hacienda, éste
se casa con la hija de don Antonio, no sin antes matar de tristeza
y angustias a la hermosa Mariana, a quien sólo quiso para satisfacer su líbido (después de haberla preferido a Luisa).
1. El amo, las apariencias y la igualdad
El amo hacendado envía a Perico a una misión a Manila. En esa
ocasión salta a la vista del Periquillo que el capital en haber de
los comerciantes es expansivo, no tiene patria, sino que entre
sus poseedores priva la avaricia y demás facetas contrarias a la
tendencia comunitaria y al amor a sus compatricios. Los capitalistas burgueses (que Sarmiento llama “ricos”) se aman demasiado a sí mismos (ejercen lo que Aristóteles llamó pleonexía,
es decir, quieren todo para sí, en este caso lo económico, con
exclusión de los demás). No dudan en hacer el mal o agredir a
36
particulares y al mismo colectivo al que pertenecen o deberían
pertenecer.
La moraleja es que la abundancia de bienes es algo secundario, fugaz y negativo en exceso comparada con la vida y la
nación. Por lo mismo, cuando naufraga el barco, los potentados no tienen más solución que tirar por la borda sus riquezas
para no ahogarse durante el hundimiento debido a la sobrecar­
ga del barco. Después Perico vuelve a naufragar y nuevamente
se salva; pierde su capital, y acaba presentándose en la ciudad
de México, repito, como un conde para estafar al “chino” (en
México se llamaban “chinos” a todos los que llegaban de los Mares del Sur) que engañó.
Habitamos, se lee, en una sociedad de apariencias: aun cuando estén llenos de pio­jos, los vivillos amorales, tal vez ladrones o
simplemente aprovechados de los afanes de riqueza en medio
de una población paupérrima, con las ganancias de sus pillerías
se compraban ropa de lujo y adminículos como la “cascarita del
reloj” (esto es, sin la máquina), que colgaban de una leontina.
Don Pedro asegura que la pobreza no hace a los malos, como se
juzga en principio (1990a: 385) ni el “color bajo”, o piel oscura, ni
los vestidos destrozados califican a los perversos.
La ocasión en que Perico visita a Manila, donde aprendió el tagalo, describe que un sujeto inglés se cree con el derecho de maltratar a un comerciante negro por un involuntario encontronazo
(repito, en sentido inverso: la discriminación agobiaba a Manila:
no sólo era realidad en la Nueva España y demás colonias españolas). El inglés ataca al “moreno” y lo reta a terminar el asunto
con pistolas. Por más que el negro repite que no trató de ofenderlo ni quiere morir ni matarlo, el inglés no desiste de su necedad.
El día del duelo, el “moreno” le dice que una de las pistolas está
cargada y la otra vacía, porque no tiene motivo para perpetrar
37
un homicidio gratuito. Con pistola cargada
no la dispara. El inglés, conmovido, lo abraza
y nace entre ambos un asomo de amistad.
La moraleja infaltable es que si todos procedemos de un mis­mo ascendente —“todos somos hijos de un padre y componemos
una misma familia” (1990b: 219)—, por qué
se comete la imbecilidad de la discriminación
esclavista: “es una estupidez despreciar al
negro por negro, una crueldad comprarlo y
venderlo y una tiranía matarlo” (1990b: 219).
¿Qué clase de libertad es la de obrar al antojo propio sin respeto ni subordinación al primer precepto del
Decálogo?
Fernández de Lizardi aspiraba a que se instaurara una clase
media culta, bien alimentada, que no insultara el lustre que debe
tener la convivencia; con una alimentación fuera de medida y con
servicios de tal gala que enfermaran de vagancia a los pudientes.
Con una influencia inesperada de uno de los padres de la Economía, Adam Smith (¿la obtuvo mediante los jansenistas?), califica de aberración social que una minoría de familias conserven su
fastuosidad a costa de infinitos sumergidos en la desdicha y oscuridad. La mejor distribución de las riquezas podría lograr que los
ciudadanos, sin excepción, vivieran con desahogo y comodidad.
La minería no era una solución para el país, y esto porque no
sólo el enclave donde se encuentra un socavón padece cambios,
sino porque los metales no se comen. En los poblados cerca de
las minas de plata los precios de los bienes primarios y secundarios crecen exponencialmente; enerva la industria y el “cabrío”
(1990b: 197). También despierta la codicia de los extranjeros.
Esta alusión insinúa, de paso, que los mares estaban infestados
Fernández de Lizardi
condenaba que unos
pocos tuvieran demasiado mientras que
muchísimos tuvieran
tan poco. Si la distribución de la riqueza
fuera equitativa, los
ciudadanos vivirían
con comodidad y
ello repercutiría en el
bien de la nación.
38
de corsarios ingleses, piratas holandeses o de otros enclaves europeos que se llevaban a manos llenas los metales preciosos, de
modo que España recibía una mínima parte, si es que la recibía
(por esta razón, ¿quién tuvo las posibilidades de una Revolución
Industrial?). Los ingleses se apropiaron de la plata y el oro, además de establecer el comercio en pequeña y gran escala, y tuvieron esta Revolución.
VI. Patria
En el magín que dio a la luz esta novela nace y después se desarrolla la pretensión de ser leal en la forja de la patria. El objetivo
lizardiano fue generar un sentimiento centrípeto, no chauvinista
ni xenófobo, esto es, impulsar la autoestima capaz de enmendar
las deformaciones del poder de dominio que se había padecido
y padecía. Sólo el que ama lo cercano, en un movimiento centrípeto, mira la injusticia, le salta a la vista, se enfada, y entonces
está preparado para extender centrífugamente su amor hacia
el mundo.
VII. Estilo
1. Los aciertos y las fallas
El lenguaje de Fernández de Lizardi es sumamente atractivo
y rico (no así la estructura de la novela). Sin embargo, confiesa y
vuelve a confesar, concediendo a la multitud de críticos elitistas
u oportunistas, que lo atacaron a mansalva, que su estilo tiene
mil y un defectos; y cómo no, alega, si escribir para oyentes con
39
una formación educativa mala requiere “atropellar las reglas
del arte” (1990a: 24). Esto es, un pueblo mayoritariamente no
hispanohablante, cuando intentaba expresarse, cometía faltas
gramaticales que el autor reproduce. Ello molestaba a los “genios” de la pluma que se atenían a la preceptiva y a la gramática
castellana.
En algunas ocasiones, cediendo en demasía, se disculpa a
sí mismo, diciendo con pena que si sus escritos tienen méritos
relevantes, los defectos son producto más bien de sus escasas
luces. A estas alturas de su carrera como escritor valora que sus
errores no son excusables, aunque se debían a que redactaba
entre las distracciones familiares y de los amigos que visitaban
su casa. Admite que hubiera debido enmendar despacio algunas
faltas del lenguaje, pero insistió en que carecía de paciencia y de
recursos. Sin embargo, también admite que como autor no puede ni debe alabar su producción, ni abatirla hipócritamente.
2. El riesgo de las publicaciones
Cabe repetir una aclaración: Lizardi pagaba la publicación de sus
“papeles”, de manera que si no los vendía, pasaba algunos días
de penurias alimenticias y de salud, cuando no de habitación.
Murió de tuberculosis. Se describió como si fuera un gato “enlagartijado”, sin cien pesos para ir a curarse a San Agustín de
las Cuevas, hoy Tlalpan, porque no los tenía para solventar los
gastos familiares y de la imprenta.
3. El habla
Desde el punto de vista de su habla, en este mural de lo que fue
México, o sea El Periquillo…, no detectamos tantas erratas (han
40
de contarse las de los impresores), sino un lenguaje apropiado
para las clases que describe la diégesis o la trama: desde las más
humildes, los honrados llamados “canallas”, como “indios” y
“negros”, así como las clases potentadas en grado sumo.
La riqueza léxica que manejó ha desa­parecido en el intercambio con los medios de comunicación masivos. Ahora bien,
quizá por motivo de la mejor redacción, al finalizar el tomo V nos
enteramos de que El Pensador Mexicano se ha comprometido a
retocar y anotar los cuadernos de Perico: “¡ojalá el éxito corresponda a sus intenciones laudables!” (1990b: 415). Se encargó,
dice el autor homodiegético, o sea el narrador empírico o real,
José Joaquín Fernández de Lizardi, de la corrección, las notas y
de dar la forma última a los cuadernos del autor heterodiegético,
quien figura como narrador del texto, es decir, Pedro Sarmiento.
El Pensador Mexicano afirma que los cuadernos del difunto tienen la gracia que los hace dignos de leerse y publicarse, a
pesar de que los habían tachado de vulgares, entre otras razones, porque en la cárcel El Periquillo dice que los otros presos
le vaciaron encima bacinicas llenas de orines. Víctima de odios
larvados comprensiblemente en contra de alguien de otro nivel
social, aunque la venganza la ejercieran fuera de la justicia del
caso, recibió “unos jarritos de orines […] tantos y tan llenos y
con tan buen tino que al poco estaba hecho una sopa de meados, descalabrado y dado a Judas” (1990a: 367), acto propio de
aquellos desorientados que lo juzgaban un blanquito rico venido a menos.
Si enjuiciaron por ladrones a tales vengativos, fue no por
violación de la ley, sino por falta de “valimiento”. Aún de viejo
Lizardi siente dolor cuando toca las llagas de aquellos agravios
que cicatrizaron tan mal como se aplicaba la ley. Frente a las críticas desaforadas por este episodio, pese a su moral encubierta,
41
contestó a quienes lo señalaron como un vulgar: ¿por qué no
opinaban lo mismo de cuando Don Quijote y Sancho vomitaron
el licor de Fierabrás? En el capítulo X de la primera parte, Don
Quijote se refiere al bálsamo de Fierabrás, medicina para la inmortalidad. Cuando Sancho ve a uno que, al parecer echaba sangre por la boca, percibe que era el bálsamo de fierabrás. Este
personaje lo vomitó sobre Don Quijote y Sancho.
Los que juzga El Pensador que eran aciertos, repite, no merecieron los aplausos de ciertos lectores (la mayoría eran escuchas); pero él no apetece los vítores de los doctores borlados ni
de la plebe ignorante y novelera respecto a sus obras porque,
como escribió Iriarte en “El oso y la mona”, cuando el sabio
aprueba sucede algo malo; pero si el necio aplaude, ha ocurrido
lo peor.
4. Los destinatarios
En 1812, cuando se decretó la libertad de imprenta, Fernández
de Lizardi se hizo periodista y folletinista, es decir, escribió básicamente para el pueblo analfabeto, en el sentido estricto de
esta palabra. Su uso de los diálogos permitía al lector el cambio
de voz, y los escritos de este autor no suponen una lectura retroactiva, sino que repite lo que dijo antes de los párrafos incidentales aclaratorios; sobreabunda, también, en dichos y refranes
populares. En contraste, ocasionalmente utiliza alguna frase en
latín porque estos tropezones aún se escuchaban, según Muratori citado por nuestro escritor, y porque era el medio para dar
a conocer los clásicos, acompañados de su traducción libre. La
versión lizardiana, un tanto maltrecha de citas latinas obedece
a que el latín aún no era letra muerta ni siquiera para los más
ignorantes.
42
5. Estructuración de El Periquillo
El Pensador Mexicano
escribía sobre todo
para el pueblo, el cual
era, en un gran porcentaje, analfabeto.
Hizo uso de diálogos,
pues permitían al lector el cambio de voz,
asimismo, las repeticiones y los dichos o
refranes populares no
eran gratuitos.
Dentro de la trama de El Periquillo se encuentran historias intercaladas a imitación
del barroco cervantino (Isabel, Tadeo, Rosalía, sirvientes, nobles…). En una discusión
con un cura, el autor cita versos de esquina
del popular Negrito Poeta. No cita más versificadores populares de quienes deambulaban por las calles de la América Septentrional, sino que El Pensador las hizo suyas,
dando voz a los que no tenían acceso a los medios escritos; esto
significa que se alejó de los sabios eruditos a la violeta, los pedantes que dicen conocer todo y no penetran en ningún asunto, pues
éstos, consideraba, no necesitaban sus lecciones (1990a: 34).
Si en ocasiones su estilo es menos risible que de costumbre
(se pensaba un tanto bufón), es porque en realidad sus textos
bordan en un fino e inteligente humor (muy a lo Miguel de Cervantes, Francisco de Quevedo y Francisco de Isla), en el entendido de que el humor se parece a las simbólicas máscaras del
teatro: una llora y la otra la consuela, diciéndole que es suficientemente adulto y libre para vislumbrar un asomo de esperanza
social y personal.
Joaquín Lizardi (a veces se llamaba de esta manera) expuso
las vivencias de los habitantes de una colonia, quienes habían
padecido la deformación y la negación, y fueron obligados a un
silencio por demás sospechoso o, si se prefiere, significativo de
su cultura y de sus cualidades. Durante los trescientos y pico
años de conquista y colonización, los dominantes no habían dejado de narrar, generalmente de manera deformada, el mundo
cultural de los dominados, porque cambiaron sus nociones geo-
43
gráficas, alimenticias y hasta algunas de sus costumbres. Ahora
que la derrota era evidente, que la independencia asomaba en
cualquier rincón, los dominantes optaron por silenciar los acontecimientos de la Provincia Autónoma de la Nueva España.
VIII. La trama y los personajes
El texto clava una pica en Flandes, es decir, en la sociabilidad
degenerada, o lo que Kant llamó la “insociable sociabilidad”: somos sociables por naturaleza y cultura; sin embargo, también algunas conductas son contrarias al buen funcionamiento de una
vida fraternalmente comunitaria.
1. La educación en familia y la escuela
Nacido en la clase media, Pedro Sarmiento, apodado El Periquillo Sarniento por un pantalón amarillo, una chaqueta verde que
llevó a la escuela en Tepotzotlán, y por haberse contagiado con
esta enfermedad, tuvo tías y familiares femeninos que de bebé
lo envolvieron como un “cohete” para que no fuera manilargo,
y contra el mal de ojo lo adornaron con manitas de azabache,
ojos de venado y un colmillo de caimán. En cuanto el padre observó a su hijo como un tamal adornado como fetiche, prohibió
este paganismo supersticioso, lo cual tiene otro fuerte regusto
jansenista.
De sus padrinos no hay palabra que valga, dice el protagonista, porque las obligaciones que contrajeron con su ahijado,
cuando murieron sus compadres las olvidaron más rápido de lo
que canta un gallo. Práctica generalizable hasta el fastidio. En
una historia intercalada acerca del Marqués de Baltimonte y la
44
impía Clisterna, Pedro sentencia que los padrinos acreedores de
amor eran una franca minoría comparados con los “odiosos y
malignos” (1990b: 368).
En el colegio, donde asistió mal de su agrado, El Periquillo
aprendió lo que nunca debió haber aprendido e ignoró lo que
debía saber. Fernández de Lizardi aprovecha para darnos directrices pedagógicas. Tuvo, dice, profesores sádicos que ejercían
un oficio tan digno y trascendente como la “última droga que
puede hacer el diablo” (1990a: 56). Aquella severidad le inculcó tanto miedo, y el miedo, torpeza ante aquel “sátrapa infernal” (1990a: 67). La sabiduría en ciencias del mentor, la deslucía
mediante su genio tétrico. Martirizaba a las criaturas con orejas
de burro, con azotes y con la infaltable palmeta. Enfrentado al
axioma de que la letra con sangre entra, ese profesor le generó
temor: su mano actuaba trémula, balbuciente y no articulaba palabra adecuada.
En contraposición, fue alumno, asimismo, de un profesor
indulgente, consentidor, que mimaba sin poner límites a sus
alumnos. Era un ignorante que no distinguía estilos en la lectura;
aprendió a leer aprisa, hablando disparatadamente, o con afectación, según la ortografía y no respetando el sentido. Cuando
fallaba, a la par de la mayoría de sus colegas, la sintaxis y la ortografía no podían estar muy depuradas, porque sobre los cimientos falsos de quienes nunca quisieron educar a sus oprimidos,
“no se levantan jamás fábricas firmes” (1990a: 58).
El Periquillo aprendió despropósitos que se enseñaban por
costumbre, dice el ya centrado Don Pedro, o quizá Lizardi, en una
anotación culta a los cuadernos. Esta pésima instrucción aquí y
allende del Atlántico, la puso a la vista Feijoo en sus discursos 10
a 12 del tomo VII de su Teatro crítico, en donde al parecer Jefferson Rea Spell (profesor de la Universidad de Texas, especialista,
45
cuya tesis trata de la vida y obra de Fernández de Lizardi, 1931)
encuentra la hipótesis de que Lizardi fue el Feijoo americano,
que Yáñez considera una valoración exagerada y empobrecedora de El Periquillo… que nada tiene de copia.
Después de la educación primera, como nunca aprendió las
enseñanzas de la filosofía, “con más garbo que el mejor doctor de
la Academia de París” (1990a: 97), desatinaba en Bárbara y en Ferison. En medio de sus discursos huecos echaba mano de pedantes
excrecencias terminológicas mediante silogismos, entimemas,
sorites y dilemas, procedimientos todos ellos lógico-retóricos.
Conversando con su padre, le informa a Perico que las carreras de leyes, medicina y letras eran las “ciencias más oportunas
para subsistir en nuestra patria” (1990a: 148). Cuando ya era bachiller, sus padres le dieron la libertad para que seleccionara la
carrera que más le acomodase (1990a: 148).
Estando tan mal instruido, Juan Largo le pregunta sobre los
cometas. Responde con una estupidez enorme y tan fanfarrona
que el vicario lo rebatió, avergonzándolo. Desde el alma honesta, Sarmiento reconoce que ha sido culpable de meterse en lo
que no entiende.
El buen corazón no basta para ser buenos padres, ayos ni
maestros, hace falta “ciencia, prudencia, virtud y disposición”
(1990a: 64), se lee. Aquel buen hombre, de vocación médica y
cumplidor, daba gusto a la madre consentidora por no disgustarla: atropellando lo justo, se expuso a recoger los frutos de su
“imprudente cariño como me sucedió a mí” (1990a: 87).
Las esposas eran por regla general, dice, no sólo bastante más jóvenes que su pareja, sino, por adición, cándidas y tan
obstinadas que hacían flaquear decisiones atinadas. Por el “chiqueo” materno y las adulaciones de las parientas, sin faltar la
pésima compañía de muchachos “desarreglados” (1990a: 93),
46
acabó hundiéndose en lo más profundo de
Periquillo fue “cuidalos malos senderos, “a costa de no pocas
do” por chichiguas.
reprehensiones” debidas al buen ejemplo
Lo amamantaron
ebrias o sifilíticas, por
de otros niños y adultos (1990a: 93).
lo que mermaron su
Una constante en la extensa producsalud y lo llenaron de
ción lizardiana es el abandono materno en
malos hábitos.
manos de la servidumbre que llenaban a
En la obra de Lizardi
es
una constante el
los bebés de enfermedades al amamantartema
del abandono de
los y de temores supersticiosos, formando
los bebés por parte
niños cobardes y aterrados por fantasmas
de sus madres, quienes
provenientes de una tradición malsana llelos dejan en manos de
la servidumbre que
gada de África (cita a una “etiopisa”) o, en
malcría a los infantes.
menor escala, de las mujeres indias (la mayoría de servicios estuvieron entonces en
manos de esclavas, condición que no tenían los pueblos originarios, legalmente españoles desde tiempos de Isabel la Católica,
aunque sí hubo indias expósitas debido a su pobreza), como el
muy local coco, los macacos, los brujos y los muertos aparecidos: “¡Qué concepto tan injurioso formé de la Divinidad y cuán
ventajosos y respetables hacía a los diablos!” (1990a: 52).
A Periquillo lo dejaron, pues, bajo los cuidados de chichiguas
(nanas que también los amamantaban) que lo llenaron de malos
hábitos y enfermedades; estropearon su salud porque lo amamantaron borrachas, golosas, gálicas (sifilíticas) y, en general,
enfermas del cuerpo y del espíritu. Total, lo dejaron raquítico.
En tales manos de “genio maldito” se volvió mal intencio­
nado, “consentido y mal criado” (1990a: 53). Se levantaba a las
qui­nientas, se bañaba cada campanada de vacante, de tarde en
tar­de, se debilitó porque lo criaron “regalón y delicado”, “sin dirección ni tono” (1990a: 50), porque los chicos deben travesear
al aire fresco y bañarse frecuentemente con agua templada.
47
La madre violó los daños, que quiso evitar su marido, como
la llaga de un hijo borracho, jugador y tahúr, por no ahorrar los
consentimientos, es decir, por no establecer límites prudentes
recibió más agravios que consuelos de su hijo. Distaba de ser el
“hijo de gato que caza ratón” (1990a: 258), fue malcriado, cometió oprobios durante la confusión de aquella anarquía social
carente de los sentimientos de comunidad. Debido a una suerte de mayorazgo de pobre (injusticia hiperbólica que se explica
porque fue hijo único), derrochó, gastó en galanterías sin que
diera nada a su madre, sin favorecerla ni en casos extremos. Si
heredó poco, lo dilapidó, porque “el dinero en manos de un inmoral semeja una espada en manos de un furioso” (1990a: 228).
En su autocrítica, piensa que cometió vilezas, ruindades, a la par
de sus falaces parientes que, fingiendo condolerse de la viuda,
nunca la socorrieron, sino que fueron ingratos, vanos e interesables o pragmáticos. En suma, como el padre fue prudente, se
crió “bien y mal” (1990a: 50).
Pese a sus vaivenes por la ruta correcta e incorrecta, no
aceptó ejercer ningún oficio. La enseñanza tenía un nivel tan
desastroso que, en prueba, obtuvo el grado de bachiller que incrementó su petulancia porque todos “bachillereaban” a un verdadero ignorante. En contraposición, su padre, viendo su holgazanería y poco brillo en las artes libres, lo incita al aprendizaje
de un oficio que le diera de comer, haciendo caso omiso de que
se despreciaban las prácticas manuales, porque todos, opina la
sabia figura de Perico, su padre las consideró igualmente dignas
(asunto que El Pensador Mexicano repetirá en sus folletos).
Así pues, como Pedro no daba el ancho en el estudio, siendo
inteligente, su padre supo que para dar oficio a las criaturas es
menester consultar su genio, su constitución física, sus fuerzas,
su agilidad y sus inclinaciones intelectuales. Si unos son buenos
48
para las Letras, otros para teólogo, médico, abogado, o zapatero, o… Cada individuo es finito y limitado, acertado en unas
prácticas y fallido en otras. Su padre remata con que elija un oficio porque si no sirve para el estudio, y le faltan los medios para
sobrevivir, podría acabar en la “ganzúa” o la “horca” (1990a:
75); “no aproveché este conocimiento” (1990a: 153), dice él.
La madre insiste en que siga con una carrera universitaria,
que le aportaría más honor y pesetas. A pesar de las circunstancias, el padre cede a los caprichos de su esposa, enajenada en la
vieja y grosera preocupación de que los oficios o manualidades
(banausía en griego) envilecen a quienes los ejecutan.
La lección de la obra es consultar el genio y la constitución
física para que el joven seleccione el oficio adecuado. El espíritu
dominante de la madre repitió que un hidalgo sin oficio es mejor
recibido que un sastre o un pintor. Lizardi escogió las letras y
murió como Cervantes, pidiendo limosna (1990a: 152).
2. Los oficios
El intelecto requiere que las manos se muevan. A partir del Renacimiento, se trató sin éxito de desterrar la “vieja y grosera
preocupación de que los oficios convierten en ser-vil a quien los
ejercita” (1990a: 268). Como este prejuicio, proveniente de la
Grecia esclavista, significa sumir en la pobreza, se está hablando
de la tiranía y la altivez contra quien nos da comida, habitación y
vestido a las poblaciones.
Como la imitación de este añejo hábito es mera necedad,
los habitantes de Manila, adonde va a dar El Periquillo, no comprenden la nobleza de los amos, ni el desprecio de ciertas profesiones, ni la negación de valor a los oficios. No convencido aún
de este juicio, a partir de su segundo naufragio nuestro protago-
49
nista se finge conde de Guadalajara: excusa así su falta de oficio
y su fobia al trabajo. Hasta aquí la caracterización del padre, la
madre y su hijo Pedro.
Repito. Mediante sus ínfulas de rico capaz de mantener a
terceros, se trae a México al “chino” (en México se llamó así a
todos los de ojos rasgados, aunque procedieran de los Mares del
Sur), que nada entiende la nobleza hereditaria: a esta palabra le
da el significado de virtud. Pero… “el mundo las más veces aprecia a los hombres y sus títulos reales”, por lo que tienen y no por
lo que dicen y hacen (1990b: 253). Pedro Sarmiento pormenoriza algunas inclinaciones depravadas por el mal ejemplo de los
ricos (por ejemplo, las violaciones y el derecho de pernada), sus
disipaciones en general y su inutilidad. He aquí una aproximación al multiculturalismo en el radio de las colonias hispanas. El
Periquillo explota al habitante de Manila hasta que un mendigo
lo reconoce en presencia del chino. Obviamente Perico niega tener parentela humilde. Esta figura incide en las diferencias culturales, sus valores e ideologías implícitas.
Sin oficio ni beneficio, el Periquillo sobrevive en medio de
la “cizaña” que hundía en el caos a su América Septentrional.
Por esta novela pasan Juan Largo o Januario, el Aguilucho y el
Pípilo, tres de los crápulas más pormenorizados en su carácter
y sus tretas.
3. La corrupción en personajes de clases bajas
y en los supuestos intelectuales
Perico se unió a los mendigos, no con los apuros del caso que
justifican mendigar, como ser casado y sin medios para sobrevivir, sino que en su mayoría eran solteros. El jefe de la cuadrilla
enseñaba a cada quien cómo imponerse en escena para conse-
50
guir limosnas. Unos fingían ser ciegos, otros cojos o baldados,
otros corcovados, otros leprosos. Otros, simulando ser desdichados, lloriqueaban y afectaban el alma con sus ruegos y gritos
lastimeros. Y con estas actuaciones sacaban comida, bebida y
hasta mantenían algunas mancebas.
3.1 Los pillos
Sin manejar ninguna manualidad, en una venta cerca de Río Frío,
le dan posada porque “Dios castiga, pero no destruye a sus hijos
porque éstos le sean ingratos” (1990b: 316). En aquel caserío,
Periquillo, después de haber probado varios empleos, se hace
cofrade de unos ladrones, una “academia de pillos”, un complot
de borrachos, tahúres capaces de encontrar las cosas antes de
que su dueño las pierda. El motivo: “porque es peor morirse de
hambre” (1990b: 322). Por la falta de bienes para sobrevivir, se
une a una cuadrilla de ladrones o cazadores, no de conejos, sino
de gente (1990b: 317). Su teórico papel es el de vigía, o hacer la
guardia. Roban, hurtan, el sereno los descubre, llegan los guardias, la víctima se desmaya. Don Antonio, con quien después
mantendrá una relación entrañable, lleva a la Cárcel de Corte a
Perico, a Januario y al Pípilo, donde conviven con presos sucios
y “empelotados”.
Januario lo había incitado a seguir sus
Periquillo se unió primero a los mendigos,
mañas, e inocentemente Perico lo considequienes fingían estar
ró un amigo útil, eficaz y pregonero de sus
ciegos, cojos o hasta
glorias. Empero, para ridiculizarlo en públileprosos, para obtener,
co, dio a conocer su mote: “conocí cuan
a costa de los demás,
comida y bebida. Desodioso era tener un mal nombre, y qué capués se junta con unos
rácter tan vil es el de los rufianes” (1990a:
ladrones por los cuales
113). Januario o Juan Largo no se saciaba
lo meten a la cárcel.
con hacerle jugarretas, fingiendo amistad
51
sincera. Inclusive, lo mete entre las astas de un toro sin avisarle. Siempre le tiende redes de araña, por ejemplo revelando sus
secretos para burlarse a costa de su honor. En otra sección del libro, ubicada en Calpulalpan, El Periquillo ve a Januario, teniente
de la gavilla, colgado de un árbol. Don Pedro entonces asegura
que le enseñó máximas de conducta erróneas, que él siguió por
desacierto, aunque debido al palo del que surgió (su padre) es
astilla que reconoce las posibilidades de enmendarse.
En la ciudad de México intima con el mulato Aguilita, ladrón
astuto y lisonjero, muy contrario a Don Antonio, quien le profesa
una amistad auténtica. Cuando las culpas agobian a nuestro personaje, siente en las entrañas una luz que le señala el sendero
correcto.
3.2 El contrabando
Perico se escapa de la cárcel, y después de varios tumbos, va
a radicarse a Zacatecas, donde vive con un amo benévolo. En
ese tiempo muere su padre. Después va con sus tías a Veracruz.
Dado el ambiente familiar sano, trabajó con tesón y fidelidad
como “cajero mayor y el árbitro de sus confianzas” (1990a: 345).
No obstante, el contrabando, costumbre usual y gananciosa en
el puerto, logra que pierda lo que ganó en dieciocho años de
trabajo. Las artimañas económicas de las potencias afectaban a
los trabajadores honestos nacionales.
3.3 La rapiña en las agencias mortuorias
Cuando sana de una cuchillada que le clavó el esposo de Luisa la
ocasión en que intentó violarla, entra de sacristán. Esconde las
chorreaduras de las velas y los cabos para venderlos y saca propinas en bodas y bautizos. A una que estaba en el ataúd le roba
su rosario, sus joyas y su ropa. Cerraron el cajón y la ocasión de
52
este abuso dio sus frutos una sola vez, porque tales hazañas no
son repetibles y se descubren fácilmente.
Ha de buscar otro trabajo. Don Pedro aprovecha para detallar el asunto. A quien muere pobre se le disipan los amigos
y deudos como mosquitos incomodados por el humo, dice. El
fausto de los ricos se prolonga mucho debido a la aberración
del mayorazgo o herencia para el hijo mayor, quien suple la personalidad del padre (el resto de los hijos con frecuencia iban a
dar al convento o a la milicia). Los que contaban con recursos
notorios eran enterrados en los conventos; a su funeral se invitaba a los pobres del Hospicio, mientras que los ricos ni siquiera
se asomaban a los funerales de los pobres. La capilla de los “sin
blanca” o dinero (de plata) se llenaba de viejos, contrahechos
y despilfarrados que se llamaron los “hermanos del Santísimo”
(1990a: 237; en cursivas en el original).
El orgullo con que eran tratados los miserables, criados incluidos, la altanería y actitud despreciativa eran redundantes,
es decir, se repetían hasta el aburrimiento. Otros conocidos del
difunto “mandamás” se encajaban, como lo hacía Januario, vestidos con el “lujo” del color negro. Eran atraídos por el repique
de las campanas y el olor del guajolote y del pulque. Tal repique
recuerda no tanto que alguien murió, sino que mañana todos
moriremos, señala Don Pedro a su descendencia. Estas caracterizaciones atañen a cuanto rico se asoma en la escritura lizardiana.
Un “canalla” lo invita a ser soldado: tendría fueros para cometer abusos, comida, ropa, cama, libertad para ir a bailes y no
estar encerrado. Cuidarle la espalda a una monarquía tan lejana
era una praxis muy fácil y redituable. Perico denuncia la leva.
El sino lo ayuda. Durante ocho años se comporta de manera
honrada. Llega a ser asistente de un coronel honesto, afable,
53
instruido en las legislaciones, por cuyo mandato se embarcó
rumbo a Manila.
3.4 Subdelegados y la justicia
En las intendencias, el subdelegado tuvo a su cargo la justicia
o ejercerla, entre otros cargos. La otra práctica que ejerció El
Periquillo después de su primer matrimonio, capítulo en el cual
se muestran los amplios conocimientos lizardianos sobre la justicia, a la sazón llena de ejecutores fraudulentos, situación que no
lo sorprende porque mediante su relación con el tuno de Aguilucho había aprendido que la justicia se compra igual que una simple mercancía. En la ciudad de México se pone bajo las órdenes
de un escribano, quien tomaba las declaraciones preparatorias
anteriores a la confesión de cargo. La corrupción facilitó que los
escribanos engañaran con facilidad a los jueces, abusando de su
confianza.
Una de las partes sustanciales de El Periquillo... es que después de mendigo, Perico acepta ser escribiente del subdelegado
de Tixtla, un ladrón que sacaba su “principalillo” (1990b: 159) en
cinco años. Además era comerciante. Vendía forzadamente a los
indios lo que hacía pasar por semillas. Instruido doctor en cánones
y nada escandaloso, obligaba a comprar fiado y a pagar con semillas buenas. Los indios le trabajaban por jornal (azotaba y encarcelaba a quienes no lo obedecían). Cobraba multas en grande. Por
quinientos pesos liberó a un asesino. Era jugador, estafaba a los
habitantes de ese pueblo no hablante del español, no pagaba a
sus criados. Compraba en el tianguis (mercado de un solo día) a
precios ridículos, y en sus tiendas revendía a precios elevados. Sus
propios hijos le reconvinieron que trabajara para tal malandrín.
La historia toma un giro inesperado. El Periquillo había caído
en la prisión. En tal privación de libertad fue objeto de burlas pe-
54
sadas por parte de los indios, los negros, los lobos, los mulatos,
porque era un “cucharero” blanco (en aquel entonces los amantes de lo ajeno robaban los cubiertos, en especial las cucharas
porque tenían mayor cantidad de plata). No fue sentenciado.
Entre rejas conoció a un usual escribano, Chanfaina, quien, viendo la buena letra de Perico, lo emplea como su amanuense.
Tareas que cumple con “puntualidad, tesón y eficacia” (1990a:
411), esto dice que gracias a sus habilidades, sale de la cárcel.
El Coronel predica al escribano Periquillo que en los procesos jurídicos debe privar la verdad para que el juicio sea justo.
Le muestra la sabiduría ordenadora de las leyes contra la justicia de compadres. Por ejemplo, a su ahijado lo recrimina con
estas palabras: No señor, le dijo el Coronel, la obligación de un
defensor es examinar si el cuerpo del delito está correctamente justificado. Un pelo en la sopa es que El Periquillo le pone los
cuernos con su esposa Luisa. Posteriormente, se encuentra con
esta esposa de Chanfaina, casada con otro. Ella se mofa de que
su anterior marido lo hubiera sacado de su casa a bofetadas. Intenta violarla, pero Sancho Martín, su nuevo esposo, le clava un
puñal en las costillas y Perico es internado por enésima vez en
el hospital.
Pese al ejemplo excepcional citado, el
Después de mendigo,
texto detalla que las acciones y las palaPeriquillo trabaja como
bras de los escribanos no coinciden, como
escribiente del subdelegado de Tixtla, quien
en el caso del licenciado Casalla, uno entre
también era un hombre
muchos fraudulentos de la justicia. Perico
corrupto y ladrón.
se enteró de que un “amigo”, preso por
En general, los escribaocho meses en el Morro de La Habana, tenos hacían caso omiso
nía una hermana de no malos bigotes (Luide las leyes o las manipulaban a su antojo por
sa). El escribano deshonesto la favoreció,
unas cuantas monedas.
soltándole de la cuerda con más facilidad
55
que Don Quijote a Ginés de Pasamonte, según Don Pedro. En su
lugar, amarró a un indio tirado en la calle que estaba borracho y
dormido. La víctima ni siquiera entendió las acusaciones. Fernández Lizardi acude a otro episodio similar, el del Payo y Lorenza
(historias dentro de la historia principal al modo de Don Quijote).
Los escribanos que cumplían honestamente con sus deberes, sufrieron indirectamente los vejámenes que atañían al resto,
efectos de la inculpación en falso, sentencia Pedro Sarmiento.
En general los escribanos atropellaban las leyes, recurrían a testimonios falsos. Por unas onzas invocaban cédulas y órdenes
reales interpretándolas a voluntad, porque del arte por medio
de la “cábala con la pluma se aprende mañas” (1990a: 415). Con
tal ejemplo del “cagatinta perverso” (1990a: 415), Perico Sarniento aprendió a acriminar y defender reos, formar sumarias
y a conducir procesos. Por ejemplo, a don Severo, un pobre, lo
trataron con soberbia, utilizaron “testigos instrumentales” o citaron nombres de supuestos culpables (1990a: 419), y le enredaron con latinajos ajenos a su comprensión.
De nuevo, por su tendencia al delito, fue encarcelado en la
Cárcel de Corte (ya con el subdelegado Chanfaina muerto). Harto de su condición de mal viviente decide suicidarse. Entonces
la bondad aparece: una india lo lleva a su jacal y le da un frugal
tentempié.
La cuadriga buena del alma de Periquillo, opuesta a la parte
mala (en metáfora de El Fedro de Platón), le dice que hubo tantos
escribanos y represores “tan pelotas” o faltos de entendimiento
y honestidad, tan maliciosos, que habían logrado que el vulgo los
mirara con un enorme desafecto, que el pueblo detestara una
profesión que, por definición, debería ser noble, ordenadora y
ética. Nada extrañaba que la población confundiera sus deberes
con los actos de los criminales trapaceros. Casalla replica, en di-
56
rección contraria del lado bueno (o Sarmiento) de Perico, que le
enseñaron tales principios cantándole la verdad sobre la honestidad por simple envidia. Sarmiento persiste en sus llamadas de
la conciencia. Sin las leyes y sin ordenamiento ético, se estaba llenando el país de tiranos, así como desgraciadamente en Europa,
América y cualquier otro lugar, los abogados se manejaban por
la fuerza, el orgullo y hasta la grosería contra los desgraciados.
Lizardi aprovecha esta pudrición legal para calificar, además,
la “fiesta” de los suplicios y las ejecuciones como un espectáculo horrendo, funesto y vengativo: falla notable del aspecto legal
de la justicia. Aunque es una verdad inobjetable que si la humanidad se sujetara a la equidad y a la recta razón, se desconocerían
los castigos.
Desgraciadamente, el origen de las leyes penales se debe a
que es necesario que se sometan los ímpetus desordenados mediante el temor de perder los bienes, la libertad, la reputación o
la vida, escribe Sarmiento citando a un jurista.
3.5 Los tahúres
En los inicios de la trama o diégesis, cuando era huérfano, “sin
casa ni hogaza” (1990a: 282), bajo la influencia de Juan Largo,
entra a la pillería del juego en condición de cócora. Sin dinero
y con ingenio obtiene ganancias mediante la vigilancia del que
lleva el monte: advierte las trampas, ve la primera carta y después las dos que componen el albur. Aprende a fabricar barajas
marcadas y otros arbitrios que son robos declarados y latrocinio (1990a: 291): el juego quita al enganchado mucho más de lo
que le aporta, aclara Sarmiento. Como cócora come, no paga y
duerme donde cae: Perico lo hace en la mesa de billar, tapándose con frazadas repletas de piojos, que comparte con mulatos, ratas, un gallo y aromatizado con “estornudos traseros”
57
(1990a: 299). Fernández de Lizardi detalla el lenguaje de los tahúres, las trampas, prácticas definitorias de los garitos y escucha
la abundancia de juramentos, las blasfemias y las obscenidades
a que eran propensos los desdichados negros y sus mezclas. Periquillo trampea al mulato Aguilucho de manera tan obvia que
se desata la trifulca y el mulato le deja los dientes flojos y las
narices rotas. Otro ejemplo: en los garitos quitan a un payo su
dinero, que le dan a Periquillo Sarniento, después de una “tarea
de trancazos” (1990a: 315), de costillas rotas y de partirle la cabeza a la víctima.
Don Pedro Sarmiento escribe que únicamente sobreviven
en y del juego los tramposos y ladrones. De los últimos la gente
se previene; del jugador, no, aunque también merece cárcel. El
juego engancha o aliena el alma. Por ejemplo, en un episodio,
tras las rejas conoció a Aguilita, quien incluso empeña sus pantalones por jugar al monte.
3.6 El clero
Al clero le toca otra reprimenda, la cual abrió el agujero del
ostracismo y de la discriminación, en donde El Pensador fue a
caer en 1822 con motivo de su excomunión. Lizardi, el jansenista
mexicano, narra que bajo la influencia de un
tal Martín, “un bicho menos maleta que Juan
En El Periquillo
Sarniento también
Largo” (1990a: 153), más enamorado que Cuse critica al clero.
pido, más jugador que Birján, bailador, tonto
Lizardi sentencia
y zángano de colmena, entra a estudiar para
a través de Don
sacerdote. Martín no tenía la más mínima voPedro que para el
cación, pero sus padres lo encajonaron en el
sacerdocio se necesita vocación, capaseminario. Con temple acomodaticio, Martín
cidad de celibato,
aconsejó al Periquillo que cerrara los ojos y
sabiduría y virtud.
emprendiera su misma profesión, la mejor
58
carrera, porque sería bien recibido en cualquier parte, venerado,
respetado y se le disimularían sus defectos, aunque sólo leyera
los peores libros de moralina seudo-religiosa: nadie lo motejaría
ni le llevaría la contra. Asistiría, además, a los mejores bailes, juegos y estrados.
Martín le asegura que a los curas jamás les falta un peso,
aunque sea por una misa mal dicha (1990a: 154). Con que estudie
tres o cuatro autores archisabidos, sería loado como un consumado teólogo y moralista, un “Séneca para el confesionario y
un Cicerón para el púlpito” (1990a: 155): “ordénate y quítate de
ruidos, que después tú me darás las gracias por el buen consejo”
(1990a: 156).
Perico emprende la carrera del sacerdocio creyendo que no
se necesita más ciencia que estudiar cuatro distinciones y los
cuatro casos más comunes de la moral. Se encaja, pues, en el
sínodo, enterado que si en éste acierta por casualidad, sería elevado a presbítero, y aumentaría el número de los idiotas, con
descrédito de todo el estado clerical (1990a: 158). Se percata de
que los ricos mantienen al capellán. Gracias a su padre, pronto
se entera de que él era inepto (le faltaba capellanía) para destinarse a vicario y administrar los sacramentos, y esto porque
desconocía las lenguas de los indios (1990a: 156), la mayoría de
habitantes de la Nueva España. Don Pedro concluye que para
entrar a esta carrera hace falta tener vocación y capacidad de
celibato: “siempre he deseado que los ministros del altar estén
plenamente dotados de ciencia y virtud” (1990a: 159), porque
“un sacerdote es un sabio en la ley, doctor de la fe, sal de la Tierra y la luz del mundo” (1990a: 160).
Si en vida de su padre, nuestro vividor moralista tomó el hábito religioso, a la primera ocasión, abandona el seminario, dejando atrás el encierro nocivo y el estómago debilitado. Deser-
59
ta porque ¿qué hará el secular más escandaloso en tales lances
cuando ve que un religioso que ha profesado la virtud, que ha
jurado separarse del mundo y refrenar sus pasiones, escandaliza
con su “perverso ejemplo” (1990b: 119). Por ejemplo, el confesor
cumplía con sus funciones “de priesa” (1990a: 241), en oposición
a sus largas visitas en las casas de los pudientes. Éstos los invitaban por lujo y por vanidad, no por devoción. Este clero servía
más para adular que corregir a los amos o patrones y demás feligreses; incluso percibe sus dobleces el chino. El Pensador atenúa
lo malo de los curas de alcurnia con ejemplos notorios: en aquel
espacio históricamente lúgubre para la religión auténtica, conoce al converso Martín Pelayo, sacerdote con vocación contraria
al mercantilismo, con quien se confesó desde entonces hasta su
muerte y de quien recibió el Viático. Se confesaba viniendo a la
ciudad de México desde San Agustín de las Cuevas. Otro párrafo
lleva la misma orientación en el caso de Don Roque.
Después de fungir como vigía de la gavilla de ladrones a la
que se había incorporado, Periquillo regresa a la capital. Entra a
los ejercicios de la Profesa, donde conoce a Don Roque, confesor que lo acomoda en una tienda. Es un sacerdote sabio, ejemplar, que le enseña cómo se disfrazan los vicios como virtudes
(1990b: 347): los lisonjeros y oportunistas llenan de incienso al
ídolo que los favorece por criminal que sea; con la mayor desvergüenza alaban sus maldades como acciones heroicas.
3.7 La medicina
Quizá por la veneración a su figura paterna insiste en la pésima
atención que hubo en la Nueva España en asuntos de salud. No
falta en la novela el matasanos Dr. Purgante. Los médicos charlatanes engañaban con terminajos generalmente desatinados, con
títulos retumbantes de enfermedades que se sacaban de su ma-
60
gín como verdaderos enigmas. Se presentaban como dueños de
los arcanos divinos de la naturaleza, siendo “punches”, es decir,
sapos de talla mediana que se inflan en los charcos y, empujando el aire, acaban por confundirse con becerros.
Un médico, por lo común, se atribuía títulos pomposos en
sus presentaciones en carátulas, y lanzaban al aire promesas. El
resultado final era el parto de los montes. Como los abogados,
los médicos son indispensables y, en principio, positivos socialmente; pero viendo a la mayoría que profesaba como sanador, lo
cierto es que abundaron los médicos farsantes que con mil trampas ocultaban su ignorancia. En resumen, asoman con asiduidad
en las páginas de El Periquillo Sarniento las farsas en que estuvo
sumido el sector salud, como las del Dr. Purgante.
La medicina fue un negocio teatral con actores duchos en
poses o pantomimas, como mover la cabeza de un lado al otro
y morderse los labios mientras tomaban el pulso. Su juramento
hipocrático de asistir por caridad y con la eficacia que les era posible, los mediquillos lo metieron en el fondo de una caja fuerte,
porque lo valoraron como simple quimera. La charlatanería es
enemiga de la salud, y en ocasiones aliada de la corrupción. Por
ejemplo, un payo, herido en un garito, va a convalecer al hospital. El escribano entra donde yace y lo amenaza para que confiese sus pecados. El miedo del payo es tal que dice lo que quiere
al dominante abogado ayudado por el capellán. El médico le da
una consulta fugaz, receta sangrías, lavativas y cataplasmas, y lo
remite a la sala de recuperación, no de cirugía, para curarle una
herida. El payo huye más lastimado que nunca.
El Pensador Mexicano explica estas desviaciones homicidas.
Periquillo había entrado al servicio del doctor Purgante, quien
hablaba en latín y mataba con sus recetas de eméticos (purgas)
porque ignoraba qué drogas son nocivas según la enfermedad.
61
La pregunta es: ¿cómo el Protomedicato (institución examinadora de los médicos) lo había examinado y aprobado? En un santiamén, nuestro personaje aprendió la pedantería de su maestro
y su afición a las purgas.
Un chiquillo en plena adolescencia, originario de Tula, le pidió que fuera a auxiliar a los enfermos de su región, donde no
había ni un consultorio para asistir a los enfermos. Se marcharon. Por urbanidad, Perico envía a los principales su “recado”
ofreciendo sus servicios. De hecho sus pacientes son los indios,
con quienes usaba los latines y recetaba evacuaciones a mansalva. Fernández de Lizardi ilustra:
¡Ay, señor, […] se muere mi padre! Yo afirmé, afectando mucha
serenidad de espíritu, y con la confianza de un profeta le respondí:
— Callen ustedes niñas, ¿qué se ha de morir?; éstas son efervescencias de humor sanguíneo que oprimiendo los ventrículos del
corazón, embargan el cerebro porque cargan con el pondos de
la sangre sobre la espina medular y la traschiatería; pero todo se
quitará en un instante, pues si evaquatio fit recetur pletora [con la
evacuación liberaremos la plétora] (1990b: 41).
Los miembros de ese pueblo originario le pagaban con gallinas, frutas, huevos, queso… Si sanaban, crecía su fama de ducho
en su carrera; si morían, pues “ya estaba de Dios” (1990b: 40).
Se hace de un buen capital. Nadie lo acusaba de homicidio. Sin
embargo, el cura lo reta: “tatita hablemos en [la] lengua [con]
que nos entendamos como la gente!”. Perico le responde con
lecciones mal citadas de Galeno, amasadas con otras de Hipócrates y Avicena (1990b: 44). La farsa dura poco. Una peste mata
a la población de Tula. Los tártaros eméticos son contrarios a la
basca, la fiebre y los delirios. En la cuarentena los afectados ex-
62
piran. Perico sale corriendo de Tula, bajo una lluvia de pedradas
y maldiciones en lengua náhuatl: la sangre se le bajó hasta los
talones (1990b: 76). Regresa a la ciudad de México.
3.8 Boticarios
Otro empleo de Perico es el de boticario. Lo consigue provocando
mil lástimas y contando treinta mil mentiras. Lo acepta el boticario y lo viste con “decencia”. Perico asciende a aprendiz por sus
relativos conocimientos del latín. Por simple vanidad prevaricó.
Don Pedro Sarmiento dice que a pesar de ser la mano derecha del médico, un boticario sigue sus caprichos pragmáticamente, a saber, Perico era obligado a llenar con agua las redomas.
En contraposición a los médicos, el boticario no pone magnesia
sino polvos de arsénico a sus menjurjes. Como los médicos no
eran duchos en el nombre de las medicinas, la “droga va segura”
(1990b: 22) si se conserva su color original del jarabe.
El enfermo está persuadido de que el remedio lo sanará porque ignora que los boticarios son inexorablemente tramposos
comerciantes que encarecen las drogas que faltan en las boticas
y no en la suya.
El boticario nunca estaba en su droguería, sino que se marchaba con sus amigos a jugar. Periquillo decide robarlo; empero
se salva porque la conducta de su amo no es precisamente honrada, y más le vale que sus artimañas no se divulguen: sólo lo
multan y Perico sale del apuro porque tan sólo es aprendiz y no
el responsable.
3.9 Boticarios-dentistas
Dando un brinco analicemos el asunto del Barbero y de cuán
“increíble” es el terreno que avanza el cobarde en su carrera,
escribe Don Pedro. Durante una temporada teme que Chanfaina
63
lo busque para vengarse de la infidelidad
que cometió con Luisa. Encuentra al barbero Agustín Rapamentas, amigo de sus
padres, y a quien conoció siendo niño. Lo
conmueve con “llanto de viudas” (1990b:
7), refiriéndole la muerte de su padre y un
altero de malas vivencias como embargos
y la pérdida de múl­tiples empleos. En su
entusiasmo discursivo va apropiándose de
personajes literarios como el mariscal Birón, que le rompió un plato en la cabeza y lo persiguió con un
cuchillo porque, siendo su mayordomo, le sirvió la sopa fría. El
Barbero sonríe: ha invocado como reales a personajes nobles de
comedia que Periquillo suponía olvidados, como les estaba sucediendo a los nobles: la herencia por motivos de sangre era ya
un anacronismo.
Cuando acepta aprender el oficio de barbero y dentista, que
a la sazón se ejercían juntos, rapa inicialmente a un perro, el cual
gemía lastimosamente debido a las cuchilladas que le infringía.
Hubo de sacarle la muela a una vieja. Le cortó una cantidad de
trozos de mandíbula que sirvieron de almuerzo para el gato del
lugar (1990b: 11 y ss.). La vieja le regresa las ofensas bañándolo y
chamuscándolo. Los barberos raramente eran buenos en su
oficio de odontólogos, pero una minoría exageró su impericia,
como Periquillo.
Otro empleo que
consigue Periquillo
es el de boticario.
Aprende las malas
mañas que los boticarios tenían. Después
ejerce el oficio de
barbero-dentista
en el cual también
hizo de las suyas.
IX. La redención
Más adelante, al finalizar la diégesis, Perico se casa con la hija
de Don Antonio, de catorce años (1990b: 376), quien lo había
64
protegido cuando Perico había estado en prisión. Está acongojado por la culpa. Se cuestiona qué puede hacer un secular de
existencia escandalosa como la suya cuando observa que un religioso, que ha profesado la virtud, que ha jurado separarse del
mundo y de refrenar sus pasiones, escandaliza con su “perverso
ejemplo” (1990a: 119).
Don Antonio muere siendo dueño de la hacienda que había
administrado, siendo el patrón más solidario, generoso y justo
de una hacienda. Un protector que lo convierte en heredero universal de sus bienes y de su bonhomía. Sus últimos días los vive
en la bonanza, como dueño de la hacienda que le hereda don
Antonio. Y la pasa divertido porque la virtud jamás ha estado
reñida con la alegría y la honestidad (1990b: 351): Dios no nos
quiere mustios ni zonzos (1990b: 351).
En la parte última de la novela le toca el turno a Tánatos. En
aquellos sus últimos momentos declara que no existen los diablos (tema que repite en su Pastorela) porque Dios no necesita
valerse de títeres aéreos para castigar y aterrorizar al pecador.
La mala conciencia, los remordimientos son demonios y espantajos alojados en el alma.
Como disposición testamentaria, prohíbe que en sus minutos postreros las devotas empiecen a “jesusearlo”, obligándolo a marcharse con ese sonsonete y con un altero de quejas desaforadas. Tampoco en su cabecera debe escucharse la
cantinela de “Jesús te ayude, Jesús te ampare y te favorezca”
(1990a: 401), porque su constricción deposita su confianza en
la misericordia que ha despertado en su corazón la fe, la esperanza y la caridad. Demanda que lo dejen bien morir sin que
le pongan caldo en la boca, sino que se la humedezcan con
algodones mojados.
65
X. El Pensador como personaje
Para terminar el texto se informa que por sus aprendizajes en el
arte de componer y por su letra magnífica, Don Pedro Sarmiento
(El Periquillo), delega a El Pensador Mexicano, autor constante y desgraciado, conocido por el mote de El Pensador Mexicano (como Pedro Sarmiento carga con el apodo de El Periquillo
Sarniento) amén de un dinero para los pobres (en el novenario
se distribuyeron para los pobres dos mil pesos de limosna que
devolverían cuando hubieran hecho negocio y ya no lo necesitaran), la tarea de pulir los cuadernos que escribió, reconociéndose como hombre inculto que hereda a sus hijos unos cuantos
consejos. En alabanza del narrador inventado, o sea, Don Pedro
Sarmiento, El Pensador Mexicano, el autor real, escribe que
consideró al Periquillo su amigo verdadero y tanto “nos hemos
amado que puedo decir que soy uno mismo con El Pensador y él
conmigo” (1990b: 396).
XI. Apéndice
y preguntas a un lector contemporáneo
Estas páginas que traslucen fe nos indican que después de nuestro paso por tantos vericuetos de acciones desviadas, que colocaron al actual México al borde del precipicio, entre los horrores de la historia se asoma la redención nacional porque somos
compensados con las buenas acciones que abren la puerta a la
felicidad personal y del país.
Don Pedro Sarmiento ordena a su progenie que no presten sus cuadernos a hipócritas, a curas que negocian con sus
feligreses vivos y muertos, ni a los abogados u oficiales fanfa-
66
rrones ni a médicos farsantes e inhumanos, ni a escribanos o
relatores de mala calaña, ni a procuradores del mismo jaez, ni
a ladrones y comerciantes usureros, ni albaceas que roban las
pertenencias de sus teóricos protegidos o ladrones de herencias, ni a padres indolentes, ni a beatas necias y supersticiosas,
tampoco a ricos avaros, ni a mozos que no saben servir y que es
necesario correrlos del servicio, ni a… ¿Mantiene este libro su
actualidad? ¿Cuáles de las corrupciones se han eliminado? ¿Por
qué Fernández de Lizardi habrá tenido una influencia mayúscula en el siglo xix mexicano y hasta hispanoamericano?
67
Bibliografía
Fernández de Lizardi, José Joaquín. Obras VIII-Novelas. El Periquillo Sarniento (tomos I y II), prólogo, edición y notas de Felipe
Reyes Palacios, México: Instituto de Investigaciones Filológicas, Centro de Estudios Literarios, unam, 1990a (Nueva
Biblioteca Mexicana, 86).
—. Obras IX. Novelas. El Periquillo Sarniento (tomos III-V) y Noches tristes y día alegre, presentación, edición y notas de Felipe Reyes Palacios, México: Instituto de Investigaciones Filológicas, Centro de Estudios Literarios, unam, 1990b (Nueva
Biblioteca Mexicana, 87).
Bibliografía y hemerografía sobre
El Periquillo Sarniento,
de José Joaquín Fernández de Lizardi
Alba Koch, Beatriz de. Ilustrando la Nueva España: Texto e imagen
en El Periquillo Sarniento de Fernández de Lizardi. Cáceres:
Universidad de Extremadura, 1999 [Se presentó previamente como tesis doctoral en Princeton University Press].
Altamirano, Ignacio Manuel. “Discurso leído en la sesión que el
Liceo Hidalgo celebró en honor de don José Joaquín Fernández de Lizardi y El honor de don José Joaquín Fernández de
Lizardi”, en Ignacio Manuel Altamirano, Obras completas I y
III. Discursos. Cartas. Documentos. Estudios (1889 y 1890), 1ª
reimp. México: Centro de Investigaciones Científicas Ingeniero Jorge L. Tamayo S. A. C., pp. 291-297 y 88-93 respectivamente.
68
Altamirano, Ignacio Manuel. La literatura nacional. Edición y prólogo de José Luis Martínez. México: Porrúa, 1949. 3 vols.
Álvarez de Testa, Lilian. Ilustración, educación e Independencia: Las ideas de José Joaquín Fernández de Lizardi. México:
unam, Coordinación de Humanidades, 1994 (Seminario de
Estudios para la Descolonización de México).
Anderson-Imbert, Enrique. Historia de la literatura hispanoamericana I. La Colonia. Cien años de república. 2ª ed. México: Fondo de Cultura Económica, 1970 (Breviarios, 89).
Azar, Héctor. El Periquillo Sarniento de José Joaquín Fernández
de Lizardi. Versión teatral de… México: unam, Dirección
General de Difusión Cultural, 1962 (Textos del Teatro Estudiantil, 3).
Bancroft, Robert. “El Periquillo Sarniento and Don Catrín de la Fachenda: wich is the masterpiece”, en Revista Hispánica Moderna, núm. 34, 1968, pp. 533-538.
Bolaño e Isla, Amancio. Estudio comparativo entre el Estebanillo González y el Periquillo Sarniento. Discurso de ingreso a la
Academia Mexicana de la Lengua correspondiente de la Española leído el 24 de octubre de 1969. México: unam, 1971.
Bueno, Salvador. “El negro en El Periquillo Sarniento: antirracismo de Lizardi”, en Cuadernos Americanos. México, año XXXI,
vol. CLXXXIII, núm. 4, jul.-ago., 1972, pp. 124-139.
Camurati, Mireya. La fábula en Hispanoamérica. México: unam,
CEL, 1978.
Carballo, Emmanuel. “El nacimiento de la novela”, en Historia de
las letras mexicanas en el siglo xix, México: Universidad de
Guadalajara/ Salí, 1991, pp. 47-51.
—. “José Joaquín Fernández de Lizardi”, en Diccionario crítico de las letras mexicfanas en el siglo xix, México: Océano/
Conaculta, 2001, pp. 74-77.
69
Compton, Timothy. Mexican Picaresque Narratives: El Periquillo
Sarniento, Lewiswburg: BucKnell University Press, London/
London: Associated University Press, 1997 (detecta elementos de la picaresca mediante códigos; asimismo, comenta la
cronología de la narrativa mexicana y recoge las críticas con
que fue recibido El Periquillo Sarniento).
Cros, Edmond. “The values of liberalism en El Periquillo Sarniento”, en Sociocriticism, núm. 2, Montpellier, 1985, pp. 85-109.
Davis, Jack Emory. “Mexican Spanish and El Periquillo Sarniento”, en Arizona Quantely, núm. 63, 1950, pp. 250-255.
Fein, John M. “Inconsistencies of characterization in the Periquillo”, en Modern Language Notes, Baltimore, vol. LXXIII,
núm. 6, junio de 1958, pp. 428-431.
Fernández, Sergio. “El mensaje de Periquillo en el momento de
la Independencia”, en Filosofía y Letras, núm. 47-48. México:
unam, ffyl, 1952, pp. 275-286.
González Obregón, Luis. “El centenario de El Periquillo Sarniento.
Un siglo de vida: 1816-1916”, en Revista de Revistas, México,
3 de diciembre de 1916, p. 5.
—. Don José Joaquín Fernández de Lizardi (El Pensador Mexicano), México: Ediciones Botas, 1938.
González Peña, Carlos. Historia de la literatura mexicana. Desde
sus orígenes hasta nuestros días. México: Porrúa, 1963.
Henestrosa, Andrés y José Antonio Fernández de Castro. Periodismo y periodistas de Hispanoamérica. México: sep, 1997.
Henríquez Ureña, Pedro. Las corrientes literarias en la América
Hispana. México: fce, 1969.
Hernández García, Jesús. La educación en la obra narrativa y periodística de José Joaquín Fernández de Lizardi [Tesis doctoral. Oviedo: Universidad de Oviedo, Departamento de Ciencias de la Educación, 1997].
70
Jiménez Rueda, Julio. Resúmenes de literatura mexicana. Mé­
xico: 1922.
—. Letras mexicanas en el siglo xix. México: fce, 1944.
Martínez, José Luis. “Fernández de Lizardi y los orígenes de la
novela en México”, en Letras Patrias. Revista trimestral del
Departamento de Literatura y de la Editorial del Instituto
Nacional de Bellas Artes, núm. 3 (México, julio-septiembre
1954), pp. 5-19.
Meyer-Minnemann, Klaus. “Aproximaciones de realidad en las
novelas de José Joaquín Fernández de Lizardi”, en Aproximaciones de realidad en la novela hispanoamericana de los
siglos xix y xx, Frankfurt/ Madrid: Veruvert/Iberoamericana,
1994, pp. 47-61.
Monterde, Francisco y Guillermo Díaz Plaja. “Punto de partida
de la novela mexicana. José Joaquín Fernández de Lizardi”,
en Historia de las literaturas mexicana y española. México:
Porrúa, 1955, pp. 489-492.
Oviedo y Pérez de Tudela, María del Rocío. La obra de José Joaquín Fernández de Lizardi. Prosa periodística. 2 vols. Tesis
doctoral. Madrid: Universidad Complutense, 1982.
Pitol, Sergio. “Sobre El Periquillo Sarniento”, en Revista de la Universidad de México, núm. 421, 1986, pp. 3-7.
Raffi-Béroud, Catherine. “La picaresca como única posibilidad literaria, El Periquillo Sarniento”, en Actas del I Congreso Internacional sobre la Picaresca. Madrid: Fundación Universitaria
Española, 1979.
—. “Periquillo Sarniento y Don Catrín de la Fachenda: dos facetas
de una misma realidad”, en Culture et Societé en Espagne et
en Amèrique Latine an xixè siècle. Textes réunis por Claude
Dumas. Lille Centro d´Etudes Ibèriques et Iber-amèricaines
du xixè siècle del’Université de Lille III, 1976, pp. 109-120.
71
Reyes Palacios, Felipe. “Fernández de Lizardi antes de El Periquillo”, en Literatura Mexicana, vol. X, núms. 1-2, 1999, pp.
35-67.
Ruiz Barrionuevo, Carmen. “El Periquillo Sarniento de Fernández
de Lizardi y los problemas textuales de las cuatro primeras
ediciones”, en Siglo Diecinueve, Valladolid, 2, 1996, pp. 147162.
Ruiz Castañeda, María del Carmen. “Prólogo” a El Periquillo y La
Quijotita. México: Porrúa, 1967 (Sepan Cuántos, 71).
Salomon, Noel. “La crítica del sistema colonial de la Nueva España en El Periquillo Sarniento”, en Cuadernos Americanos, I,
138, ene.-feb., 1965, pp. 167-169.
Spell, Jefferson Rea. “Prólogo” a El Periquillo Sarniento. 28ª ed.
México: Porrúa, 2004.
—. “The Intellectual background of Lizardi as reflected in El Periquillo Sarniento”, in PMLA, LXXI, núm. 3, june 1956, p. 414432.
—. “The Historical and social background of El Periquillo Sarniento”, in The Hispanic American Historical Review, XXXVI, November 1956, pp. 447-470.
—. “A textual comparison of the first tour editions of El Periquillo Sarniento”, en Hispanic Review, XXXI, 2 april 1963, pp.
134-147.
—. “New Light on Fernández de Lizardi and his El Periquillo
Sarniento”, en Hispania, núm. 4, dic. 1963, pp. 753-754.
Vogeley, Nancy. “Defining the Colonial reader: El Periquillo
Sarniento”, en pmla, vol. 102, núm. 5, Octubre 1987, pp.
784-800.
—.El Periquillo Sarniento: the problem of Mexican Independence.
Tesis de doctorado. California: Stanford University, 1972.
72
Vogeley, Nancy. “Introduction”, in The Mangy Parrot. The life
and times of Periqullo Sarniento, written by himself for his
children. Translated by David Frye. Cambridge: Hackett Publishing, 2004.
Yáñez, Agustín. “La patria del Periquillo”, en Romance, 1:5, 1940,
pp. 3-4.
—. “Estudio preliminar” a El Pensador Mexicano, selección y
notas de..., México: unam, 1954 (Biblioteca del Estudiante
Universitario, 15), pp. V-LII.
73
- Gran Bretaña:
•E. Gibbon publica
la primera parte de
su obra: Decadencia
y caída el Imperio
romano.
•Adam Smith publica:
Ensayo sobre la
naturaleza y las causas
de la riqueza de las
naciones
1776
- España:
•10 de noviembre. Real
Cédula que manda
realizar un censo
general de la población
en América.
Francia, Gran Bretaña
y España
Año
José Joaquín Fernández
de Lizardi
•15 de noviembre.
Nace, en la ciudad de
México, José Joaquín
Eugenio Fernández de
Lizardi Gutiérrez, hijo
de Manuel Fernández
de Lizardi y de Bárbara
Gutiérrez Malpartida,
es bautizado como
español en la parroquia
de Santa Cruz y
Soledad.
Nueva España
•22 de agosto. Por
Real Orden, se crea la
Comandancia General
de las Provincias
Internas en la zona
septentrional del
virreinato de Nueva
España, con capital
en Arizpe y bajo
jurisdicción de la
Real Audiencia de
Guadalajara.
•Primer mapa general
de la Nueva España
realizado por Alzate y
Ramírez.
- Estados Unidos:
•Enero. Thomas Paine
proclama su panfleto
Common sense a favor
de la independencia y
la forma de gobierno
republicana.
•12 de junio. La
Declaración de
Derechos de George
Mason es aprobada
por la Convención de
Virginia.
•4 de julio. El Congreso
aprueba un documento
redactado por
Thomas Jefferson que
finalmente se convierte
en la Declaración de
Independencia.
Alejandro Amaro Valencia
Estados Unidos e
Hispanoamérica
Cronología
- Estados Unidos:
•17 de octubre. George
Washington logra su
primera victoria en la
Batalla de Saratoga.
•Se redactan los artículos
de la Confederación.
- España:
•19 de febrero. José
Moñino, conde
de Floridablanca,
toma posesión
como Secretario del
Despacho de Estado.
Ocupará el cargo hasta
el 27 de febrero de
1792.
1777
Estados Unidos e
Hispanoamérica
- Hispanoamérica:
•22 de agosto. Por
orden de Carlos III, y a
propuesta del entonces
Ministro de Indias José
de Gálvez y Gallardo, se
crea el Virreinato del Río
de la Plata.
Francia, Gran Bretaña
y España
1776
Año
•Mayo. Creación del
Tribunal de Minería
sobre el modelo
de los Consulados
de Comerciantes.
Permite a los mineros
hacer uso de su
propio fuero.
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
- Estados Unidos:
•Comienzo de la Guerra
de Independencia
americana.
•El capitán James Cook
descubre Hawái.
1778 - Francia:
•30 de mayo. Muere
Voltaire.
•2 de julio. Muere JeanJacques Rousseau.
Estados Unidos e
Hispanoamérica
- Hispanoamérica:
•8 de septiembre: Se expide la Real Cédula de
creación de la Capitanía
General de Venezuela.
Francia, Gran Bretaña
y España
1777 •20 de febrero. Real
Cédula que prohíbe
los empalados y otros
espectáculos en las
iglesias de todo el
imperio.
Año
•En la capital, fuerte
epidemia de viruela
que será controlada
hasta 1780.
Nueva España
•27 de octubre. Su padre,
Manuel Fernández de
Lizardi, aprueba su
examen de Bachiller
en Medicina. Por ello,
es probable que en
este año comience su
práctica como médico
en el Hospital de
Naturales de la ciudad
de México.
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
- Gran Bretaña:
•Samuel Compton inventa
la mule Jenny, máquina
de hilar movida por
energía hidráulica.
1779 - Francia:
•El conde de Buffon
publica: Las épocas de la
naturaleza.
1778 - España:
•12 de octubre. Carlos III
firma el Reglamento para
el comercio libre. Se permite a doce puertos españoles el libre comercio
con el imperio americano
(con excepción de Nueva
España).
Año
- Hispanoamérica:
•Rebelión de esclavos en
la Hacienda de San José,
en la costa de Perú.
Estados Unidos e
Hispanoamérica
•Siendo todavía virrey Antonio María
de Bucareli y Urzúa,
cargo que tomó el 23
de septiembre de 1771,
se pone en práctica la
política de libre comercio entre España y las
Indias.
•23 de agosto. Martín
de Mayorga es nombrado virrey.
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
1781
1780 - España:
• 12 de abril. Se firma el
Tratado de Aranjuez
entre Francia y España,
por el cual la segunda
interviene en la Guerra
de Independencia de los
Estados Unidos.
Año
- Estados Unidos:
• Agosto. George
Washington derrota
definitivamente a los
ingleses en Yorktown,
Virginia. Proclamación
de los Articles of
Confederation.
- Hispanoamérica:
• En Perú, comienza la
rebelión indígena encabezada por Túpac
Amaru II.
- Estados Unidos:
• Abolición de la
esclavitud en
Pennsylvania.
Estados Unidos e
Hispanoamérica
• Se funda la Academia
de San Carlos.
Nueva España
• Su padre obtiene la
licencia del Protomedicato o Tribunal Médico.
Posiblemente, en éste
año sea nombrado médico del Real Colegio de
San Francisco Javier en
Tepotzotlán. Así, José
Joaquín pasa su niñez
en esta población.
José Joaquín Fernández
de Lizardi
1782
1781
Año
Francia, Gran Bretaña
y España
- Hispanoamérica:
• Marzo. En Nueva
Granada, surge
la “rebelión los
comuneros”.
Movimiento opuesto a
las disposiciones fiscales
de la Corona española.
• 18 de mayo. Túpac
Amaru II es ejecutado
en la Plaza de Armas del
Cusco, Perú.
Estados Unidos e
Hispanoamérica
• Por orden del virrey
Martín de Mayorga, la
ciudad de México se
divide en 8 cuarteles.
El objetivo es contar
con un sistema de
seguridad y vigi­lancia
más eficiente.
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
• Se edita, nuevamente,
la Gaceta de México.
• Se funda la Academia
de Bellas Artes.
• 17 de junio. Bernardo
- Hispanoamérica:
de Gálvez sustituye a
• Se extingue la Compañía
su padre como virrey.
Guipuzcoana de Caracas, Venezuela.
1785
Nueva España
1784
Estados Unidos e
Hispanoamérica
• 29 de abril. Matías de
- Estados Unidos:
Gálvez es nombrado
• 3 de septiembre. Se
virrey.
firma el Tratado de París
-o Tratado de Versalles- • Se publican las
Ordenanzas de
entre Gran Bretaña y
Minería, destinadas
Estados Unidos que
a formalizar y
pone fin a la Guerra de
sistematizar las
Independencia de los
nuevas políticas
Estados Unidos.
económicas de la
Corona.
Francia, Gran Bretaña
y España
1783
Año
José Joaquín Fernández
de Lizardi
1786
Año
Francia, Gran Bretaña
y España
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
• Habiendo enviudado su
• Se promulga la Real
- Estados Unidos:
padre, contrae nuevas
Ordenanza para el
• Se lleva a cabo la
nupcias con María Joseestablecimiento
“Rebelión de Shays” en
fa Torres en la ciudad de
e Instrucción de
la ciudad de Concord,
México.
Intendentes de
Massachusetts.
Exérsito y Provincia en
Granjeros dirigidos
el Reino de la Nueva
por Daniel Shays se
España. El documento
manifiestan en contra
da carácter legal
de una ley que los
al sistema de
enviaba a prisión por no
intendencias; además,
pagar sus deudas.
fija las funciones de
corregidor y alcalde
- Hispanoamérica:
mayor.
• En Perú, se proclama
• Una crisis agrícola
la Instrucción sobre
provoca la “Gran
la educación, trato y
hambre”.
ocupaciones de los
• Se funda el Jardín
esclavos.
Botánico.
Estados Unidos e
Hispanoamérica
Francia, Gran Bretaña
y España
- Estados Unidos:
• La Convención de Filadelfia proclama la Constitución de EE.UU.
Estados Unidos e
Hispanoamérica
- Hispanoamérica:
• Con la disolución de la
Compañía Guipuzcoana
de Caracas, Venezuela
es integrada a la política
de libre comercio.
- Estados Unidos:
1788 - España:
• 14 de diciembre. Muere • 13 de septiembre. El
Congreso ratifica la
Carlos III, rey desde
Constitución Federal.
1759. Lo sustituye su hijo
• George Washington es
Carlos IV.
electo primer presidente
de los Estados Unidos.
1787 - Gran Bretaña:
• E. Cartwright inventa el
telar mecánico.
Año
• 8 de mayo. Es
nombrado virrey
Alonso Núñez de Haro
y Pe­ralta.
• 17 de agosto. Manuel
Antonio Flores, nuevo
virrey.
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
Estados Unidos e
Hispanoamérica
- Estados Unidos:
1789 - Francia:
• 5 de mayo. Se inaugura • 30 de abril. George
Washington toma
la Asamblea de los
posesión como primer
Estados Generales en
presidente electo.
Versalles.
• 17 de junio. El tercer
Estado se separa y crea
la Asamblea Nacional.
• 9 de julio. La Asamblea
Nacional se nombra
a sí misma Asamblea
Nacional Constituyente.
• 14 de julio. Toma de la
Bastilla, símbolo del
inicio de la Revolución
francesa.
Año
• 29 de febrero. La
política de libre
comercio se amplía
a Nueva España. Se
sustituye el sistema
de flotas por uno
de registros; así, se
intenta romper con
los monopolios y con
el corporativismo.
Se crean los
nuevos Consulados
de Guadalajara,
Veracruz y Puebla
para contrarrestar el
monopolio del de la
ciudad de México.
• 16 de octubre. Juan
Vicente de Güemes,
segundo conde
Revillagigedo, es
nombrado virrey.
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
1789 • 4 de agosto. En la
llamada “noche de la
locura”, la Asamblea
Nacional Constituyente
acuerda la supresión del
feudalismo, eliminando
las prebendas que
recibía el clero y los
derechos señoriales de
los nobles.
• 27 de agosto. La
Asamblea Nacional
Constituyente publica
la Declaración de los
Derechos del Hombre y
del Ciudadano.
Año
Estados Unidos e
Hispanoamérica
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
1790 - Francia:
• 13 de febrero. Un
decreto prohíbe los
votos monásticos, es
decir, se suprimen las
órdenes regulares.
• 26 de febrero. División
administrativa
de Francia en 83
departamentos.
Año
Nueva España
- Hispanoamérica:
• 28-29 de octubre. Revuelta de esclavos y
negros libres en la colonia francesa de Santo
Domingo (actual Haití).
• El virrey Revillagigedo
- Estados Unidos:
ordena el
• Primer censo revela
levantamiento de un
que los Estados Unidos
censo.
tienen una población de
casi cuatro millones de
personas.
• La capital es trasladada
temporalmente a
Filadelfia.
Estados Unidos e
Hispanoamérica
José Joaquín Fernández
de Lizardi
1791
Año
Estados Unidos e
Hispanoamérica
- Estados Unidos:
- Francia:
• 14 de junio. Se promulga • El Congreso autoriza
la creación del primer
la ley Le Chapelier.
Banco.
Instaura la libertad de
• Se ratifica la Ley de
empresa y proscribe
Derechos o Bill of Rights.
las asociaciones y
corporaciones gremiales
de todo tipo.
• 3 de septiembre.
En acto solemne, la
Asamblea Nacional
Constituyente promulga
la nueva Constitución.
• 1 de octubre. La
Asamblea Nacional
Constituyente se
convierte en Asamblea
Legislativa.
Francia, Gran Bretaña
y España
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
1792 - Francia:
• 20 de abril. La Asamblea
Legislativa declara la
guerra a Austria y a
Prusia.
• 30 de julio. La
Marsellesa se canta en
París por primera vez.
• 10 de agosto. Las
fuerzas populares,
sans-culottes, asaltan el
Palacio de las Tullerías
provocando la huída de
Luis XVI de Borbón.
• 20-21 de septiembre.
En su primera sesión,
la Convención Nacional
instituye la República
Francesa.
Año
Estados Unidos e
Hispanoamérica
José Joaquín Fernández
de Lizardi
• Habiéndose trasladado
a la ciudad de México,
José Joaquín Fernández
de Lizardi se inscribe a
los cursos de gramática
latina impartidos por
Manuel Enríquez de
Agreda.
Nueva España
• 1 de enero. Se funda
el Real Seminario de
Minería.
Francia, Gran Bretaña
y España
1792 - España:
• 28 de febrero. Carlos
IV sustituye al conde
Floridablanca como
primer secretario de
Estado. Su lugar lo
ocupa el conde de
Aranda. Se pretende
mejorar las relaciones
con Francia.
• 15 de noviembre.
Manuel Godoy es
nombrado primer
secretario de Estado.
Sustituye al conde de
Aranda.
Año
Estados Unidos e
Hispanoamérica
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
Estados Unidos e
Hispanoamérica
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
• Ingresa al Colegio de
• Se concreta el censo
- Estados Unidos:
1793 - Francia:
San Ildefonso a los curpoblacional. La
• 21 de enero. Después de • Eli Whitney inventa
sos de filosofía bajo la
población supera los
la despepitadora de
ser sometido a juicio,
dirección de Manuel Ancuatro millones.
algodón. Con ello, se
el otrora Luis XVI de
tonio de San Cristóbal y
• Se descubre en
acelera el crecimiento
Borbón -convertido
Garay.
Guadalajara una
industrial de esta
en el ciudadano
conspiración
cosecha y se propicia la
Luis Capeto por la
de 200 criollos
institucionalización de
Convención Nacional–
acaudillados por el
la esclavitud en el sur
es guillotinado
padre Juan Antonio
del país.
• 24 de junio. Se promulga
de Montenegro,
y adopta la Constitución
vicerrector del colegio
del año I del calendario
tapatío de San Juan
republicano.
Bautista.
• 5 de septiembre.
Comienza “El
Terror” cuando la
Convención vota a
favor de instrumentar
medidas para
reprimir la actividad
contrarrevolucionaria.
Año
Francia, Gran Bretaña
y España
Estados Unidos e
Hispanoamérica
- Estados Unidos:
1794 - Francia:
• Los granjeros de
• 10 de junio. El Tribunal
Pennsylvania dan
Revolucionario
origen a la “Rebelión
proclama la Ley del 22
del whisky”. Es
de Pradial. Comienza el
una respuesta a los
“Gran Terror”.
impuestos sobre el
• 27 de julio (9 Termidor).
alcohol.
Derrocamiento de
• La Batalla de Fallen
Robespierre.
Timbers acaba con el
• 28 de julio. Ejecución de
poder indio en Ohio.
Robespierre, Saint-Just
y otros jacobinos.
1793 • 16 de octubre. María
Antonieta, otrora
reina, es guillotinada y
su cabeza expuesta al
pueblo parisino como
triunfo de la Revolución.
• 31 de octubre. Los
líderes girondinos son
guillotinados.
Año
• 12 de julio. Es
nombrado virrey
Miguel de la Grúa
Talamanca y
Branciforte, marqués
de Branciforte.
• 2 de diciembre.
Polémico discurso de
fray Servando Teresa
de Mier sobre la
virgen de Guadalupe.
Nueva España
• Después de ser denunciado por su propio
padre, el Tribunal del
Santo Oficio y la Santa
Inquisición le abre un
expediente bajo la
sospecha de “practicar
suertes divinatorias,
amatorias y obscenas”.
Aunque comparece,
el episodio no pasa a
mayores.
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
1795 - Francia:
• 1 de abril. Se firma
el primer Tratado de
Basilea con Prusia.
Concluye el conflicto
armado.
- España:
• Por iniciativa de Jovellanos, se crea el Real
Instituto Asturiano de
Náutica y Mineralogía,
en Gijón. Se pretende
aplicar las ideas de la
Ilustración en la enseñanza.
1794 • 12 de noviembre. La
Convención Nacional
clausura el Club de los
Jacobinos.
Año
- Estados Unidos:
• Se firma el Tratado de
Pinckney. Con él, se abre
el Mississippi al comercio estadounidense; a su
vez, se elimina a España
como posible rival en el
Oeste.
Estados Unidos e
Hispanoamérica
• En la capital, se
produce la conjura
hecha por el contador
Juan Guerrero.
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
1795 • 22 de julio. Un segundo
Tratado de Basilea
pone fin a la Guerra del
Rosellón con España.
• 22 de agosto.
Constitución del año
III del calendario
republicano.
• 5 de octubre. El “golpe
de los señoritos” es
aplastado por Napoleón
Bonaparte.
• 26 de octubre.
Disolución de la
Convención Nacional.
• 3 de noviembre. Se
constituye El Directorio.
Año
Estados Unidos e
Hispanoamérica
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
1795 - España:
• La Sociedad Económica
de Madrid publica el
Informe en el expediente
de ley agraria, escrito
por Jovellanos.
Recomienda poner fin a
las restricciones al libre
cambio de propiedad
y critica el régimen
de amortización
eclesiástica.
• Septiembre. Carlos
IV otorga el título de
“Príncipe de la Paz”
a Manuel Godoy por
su participación en el
Tratado de Basilea.
Año
Estados Unidos e
Hispanoamérica
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
Estados Unidos e
Hispanoamérica
- Estados Unidos:
1796 - Francia:
• John Quincy Adams es
• 2 de marzo. Napoleón
electo presidente.
Bonaparte es nombrado
General en Jefe del
ejército francés en Italia.
• 10 de mayo. Al ser
descubierta la
“Conspiración de los
Iguales”, que pretendía
derrocar al Directorio y
aplicar la Constitución
de 1793, Babeuf y
otros conjurados son
arrestados.
Año
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
-España:
• Abril. La flota inglesa
bloquea el puerto de
Cádiz.
- Gran Bretaña:
• Thomas Malthus
publica: Ensayo sobre el
principio de la población.
1797 - Francia:
• 4 de septiembre (18
de Fructidor). Golpe
de Estado de Paul
Barras contra los
constitucionalistas.
• 17 de octubre.
Concluyen, de manera
victoriosa, las campañas
de Napoleón en Italia.
Año
Estados Unidos e
Hispanoamérica
• Brota una epidemia
de sarampión que
será controlada hasta
el año siguiente.
Nueva España
• Obtiene matricula en
la Universidad, en la
cátedra de retórica de
Francisco Zambrano
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
- España:
• 19 y 25 de septiembre.
Reales Decreto y Cédula
de Consolidación
de Vales Reales
ordenan la venta
de propiedades de
fundaciones religiosas e
instituciones caritativas.
Es el comienzo de la
desamortización de las
propiedades de la iglesia
española.
1798 - Francia:
• 1 de julio. Comienza la
campaña de Napoleón
en Egipto.
Año
- Estados Unidos:
• Se crea el Ministerio
para asuntos de Marina
(Navy Department).
Estados Unidos e
Hispanoamérica
• 31 de mayo. Miguel
José de Azanza es
nombrado virrey.
Nueva España
• Su padre muere en
Tepotzotlán. Por ello, se
ve forzado a abandonar
sus estudios sin recibir
el título de Bachiller en
Artes.
• Por su buena caligrafía
se convierte en
amanuense público,
probablemente en
la misma ciudad de
México. Ésta será su
principal actividad hasta
prácticamente 1808.
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
Estados Unidos e
Hispanoamérica
- Estados Unidos:
1799 - Francia:
• 9 de octubre. Napoleón • Abolición de la
esclavitud en Nueva
Bonaparte regresa a
York.
Francia.
• 9 de noviembre (18
Brumario). Napoleón
Bonaparte da un golpe
de Estado que acaba
con el Directorio, última
forma de gobierno
de la Revolución
francesa. Inicia el
periodo conocido como
Consulado.
• 13 de diciembre. Se
aprueba la Constitución
del Año VIII que otorga
el poder ejecutivo y
legislativo al Primer
Cónsul, Napoleón
Bonaparte.
Año
• En la capital, Pedro de
la Portilla encabeza la
“conspiración de los
machetes”.
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
1799
Año
- España:
• 5 de junio. El barón Alexander Von Humboldt
parte del puerto de La
Coruña, con rumbo a la
América española.
- Gran Bretaña:
• En Londres, aparece
el panfleto del jesuita, peruano exiliado,
Juan Pablo Vizcardo y
Guzmán: Carta dirigida
a los españoles americanos. Por primera vez,
un latinoamericano
no-indígena exhorta a
sus compatriotas a rebelarse contra la Corona
española.
Francia, Gran Bretaña
y España
Estados Unidos e
Hispanoamérica
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
1801
Estados Unidos e
Hispanoamérica
Nueva España
- Francia:
• 9 de febrero. El
Tratado de Lunéville
entre Francia y Austria
establece la paz.
• Rebelión indígena en
- Estados Unidos:
la sierra de Nayarit.
• Thomas Jefferson
La encabeza el indio
toma posesión como
Mariano.
presidente.
• Comienzo del “Segundo
Gran Despertar”.
• 29 de abril. Félix
- Estados Unidos:
de Berenguer de
• Rebelión fallida del líder
Marquina toma
esclavo Gabriel Prosser,
posesión como virrey.
en Richmond, Virginia.
• La capital se traslada,
- Gran Bretaña:
de manera definitiva, a
• 5 de mayo. Gran Bretaña
Washington D.C.
proclama la Act of Union
para unir a Gran Bretaña
e Irlanda en el Reino
Unido.
Francia, Gran Bretaña
y España
1800 - Francia:
• 13 de febrero. Creación
del Banco de Francia.
Año
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
- España:
• 13 de febrero. Se firma
el Convenio de Aranjuez
entre Francia y España.
Establece las condiciones en las que se
unirán los ejércitos y flotas de España, Francia y
Batavia, para combatir a
Gran Bretaña.
Año
1801
Estados Unidos e
Hispanoamérica
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
1802 - Francia:
• 25 de marzo. Se pacta la
Paz de Amiens con Gran
Bretaña.
• A iniciativa de
Napoleón, se promulga
la Constitución del año
X. Este documento
le otorga el título de
Cónsul único y vitalicio.
• 20 de mayo. Comienza
la “Guerra de las
Naranjas”. Conflicto
militar que enfrenta a
Francia y España con
Portugal, por negarse
a romper su alianza
tradicional con Gran
Bretaña. Concluye el 29
de septiembre con la
firma del Tratado de
Año
Estados Unidos e
Hispanoamérica
• Rebelión del indio
Pedro Martín en
Teocelo, cerca de
Jalapa.
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Madrid, mismo que fija
la obligación de cerrar
los puertos portugueses
a sus aliados británicos
y permitir el paso libre a
Francia.
Francia, Gran Bretaña
y España
Estados Unidos e
Hispanoamérica
Nueva España
• Se expide la
- Hispanoamérica:
1804 - Francia:
Real Cédula de
• 1 de enero. Jean-Jacques
• 2 de diciembre.
Consolidación de Vales
Dessalines hace oficial la
Napoleón Bonaparte
Reales.
independencia de
se corona a sí mismo
la nueva República de • Humboldt realiza el
en la Catedral de Notre
primer mapa útil de
Haití. Se convierte en su
Dame, ante la presencia
Nueva España.
primer gobernante.
del Papa Pío VII. Se
convierte en Napoleón I.
• Enero. José de
- Estados Unidos:
1803 - Gran Bretaña:
Iturrigaray toma
• 18 de mayo. Se rompe la • 30 de abril. Se obtiene
posesión como virrey.
la Luisiana, vendida por
Paz de Amiens al declaNapoleón en 15 millones • 22 de marzo.
rar la guerra a Francia.
Humboldt llega al
de dólares.
puerto de Acapulco.
Año
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
1805 - España:
• 21 de octubre. Se libra
la Batalla de Trafalgar,
cerca de Cádiz. La
armada británica, al
mando del Almirante
Nelson, destruye las
flotas conjuntas de
Francia y España.
1804 - España:
• 14 de diciembre. Se
declara la guerra a Gran
Bretaña.
• 28 de diciembre.
Debido a la guerra con
Gran Bretaña, el rey
decreta la Real Cédula de
Consolidación de Vales
Reales.
Año
Estados Unidos e
Hispanoamérica
• 1 de abril. Primer
número del Diario de
México.
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
1806 - Francia:
• 9 de octubre. Prusia
declara la guerra a
Francia.
• 14 de octubre. Napoleón I derrota al ejército
prusiano en la Batalla de
Jena.
• 1 de noviembre. En
Berlín, Napoleón I
decreta el “Bloqueo
Continental” contra
Inglaterra.
- España:
• 24 de enero. Se estrena
en Madrid El sí de las niñas de Leandro Fernández de Moratín.
Año
Estados Unidos e
Hispanoamérica
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
Estados Unidos e
Hispanoamérica
- Estados Unidos:
1807 - Francia:
• 7 de julio. Con la Paz de • Robert Fulton realiza el
primer viaje en un barco
Tilsit, el Zar Alejandro I
a vapor, desde Nueva
de Rusia pone fin a las
York hasta Albany.
hostilidades con Francia.
• 18 de octubre. Con el
pretexto de atacar
Portugal, el ejército
napoleónico inicia la
invasión de la Península
Ibérica.
• 30 de noviembre. Un
ejército franco-español
entra en Lisboa. La
familia real portuguesa
se ve obligada a huir a
Brasil.
Año
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Estados Unidos e
Hispanoamérica
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
• Escribe el primer texto
• 8 de junio. Llega la
- Estados Unidos:
que de él se tiene nonoticia de la caída
• 1 de enero. Se prohíbe la
ticia: el poema Polaca,
de Manuel Godoy y
importación de esclavos
en honor de Fernando
de la ascensión de
en Estados Unidos, no la
VII. Se publica al año
Fernando VII al trono
esclavitud.
- España:
siguiente en la ciudad de
de España.
• 18-19 de marzo. El Motín
México en un volumen
• 14 de julio. Se conocen
de Aranjuez en Madrid
de composiciones.
las abdicaciones de
provoca la destitución
Bayona de Carlos IV y
de Manuel Godoy, así
Fernando VII.
como la abdicación del
• 29 de julio. Llega
rey Carlos IV en favor de
la noticia del
su hijo Fernando VII.
levantamiento del
• 23 de marzo. El ejército
pueblo español contra
napoleónico ocupa
los franceses.
Madrid.
• 9 de agosto-9 de
• 2 de mayo. Comienzan
septiembre. Juntas
los levantamientos de
celebradas en la
los patriotas españoles
capital por el virrey
contra la ocupación
José de Iturrigaray
francesa.
con la Real Audiencia,
Francia, Gran Bretaña
y España
1808 - Francia:
• 2 de febrero. El ejército
napoleónico ocupa los
Estados Pontificios.
Año
Francia, Gran Bretaña
y España
1808 • 5 de mayo. Se firma el
acuerdo de Bayona.
Fernando VII abdica
en favor de su padre,
Carlos IV, este último
en favor de Napoleón,
quien a su vez, proclama
a su hermano José
Bonaparte como rey de
España.
• Septiembre. En
Aranjuez, se crea la
Junta Suprema Central
que gobernará en
nombre de Fernando
VII.
Año
Estados Unidos e
Hispanoamérica
el Ayuntamiento
de México y demás
autoridades para
resolver la situación
política del virreinato.
• 15-16 de septiembre.
El hacendado español
Gabriel de Yermo
aprehende por la
noche al virrey José
de Iturrigaray. La
Audiencia nombra
virrey al mariscal
de campo Pedro
Garibay. También son
aprehendidos los
licenciados Francisco
Primo de Verdad y Ramos y Juan Francisco
de Azcárate, regidores
del Ayuntamiento de
México, entre otros.
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
José Joaquín Fernández
de Lizardi
- Gran Bretaña:
• En Londres, aparece la
publicación mensual
El Español. Su director
es José María Blanco y
Crespo, mejor conocido
como Joseph Blanco
White.
- Francia:
• 2 de abril. Napoleón
contrae matrimonio
con María Luisa, hija del
emperador de Austria,
Francisco I.
- Estados Unidos:
• El presidente James
Madison anexa la parte
occidental de la Florida.
• Siendo teniente de jus• 13 de septiembre.
ticia o juez temporal en
Francisco Xavier
Taxco, en sustitución de
Venegas asume el
un europeo que huye
cargo de virrey.
por la cercanía de las
• 15-16 de septiembre.
tropas de Hidalgo, escriSe inicia en Dolores,
- Hispanoamérica:
be dos cartas al virrey
Guanajuato, el
• 19 de abril. Inicia
Venegas para proponer
levantamiento
en Venezuela
un plan defensivo de
dirigido por Miguel
el movimiento
Taxco. Las cartas nunca
Hidalgo.
independentista.
llegan a su destinatario.
• 25 de mayo. Tiene lugar, • 23 de septiembre.
Proclama de Francisco
en Buenos Aires, la
Xavier Venegas
Revolución de Mayo.
contra la insurrección
Se expulsa al virrey
de encabezada por
Baltasar Hidalgo de
Miguel Hidalgo.
Cisneros y se nombra
• 19 de julio. Francisco
Javier de Lizana y
Beaumont asume el
cargo de virrey.
Nueva España
1810
Estados Unidos e
Hispanoamérica
- Estados Unidos:
• James Madison
toma posesión como
presidente.
Francia, Gran Bretaña
y España
1809 - Francia:
• 13 de mayo. Napoleón I
entra en Viena.
Año
1810
Año
Estados Unidos e
Hispanoamérica
en su lugar a la Primera
- España:
Junta. Este hecho
• 24 de septiembre.
marca el inicio de la
Comienzan a sesionar
independencia.
las Cortes en Cádiz con
• 20 de julio. En
la participación de
Santa Fe, capital
diputados americanos.
de Nueva Granada,
• 10 de noviembre.
inicia el proceso de
Decreto de las Cortes
independencia.
que establece la libertad
• 18 de septiembre. En
de imprenta.
Santiago de Chile, se
realiza la Primera Junta
Nacional de Gobierno.
Inicia el primer período
de la independencia
llamado Patria Vieja.
Francia, Gran Bretaña
y España
• 28 de septiembre. Las
tropas insurgentes
toman Guanajuato.
Comienza el asalto
a la Alhóndiga de
Granaditas.
• 20 de octubre. En
su entrevista de
Charo, Morelos es
comisionado por
Hidalgo para sublevar
la costa del Sur.
• 29 de noviembre. En
Guadalajara, Hidalgo
decreta el Bando que
abolía la esclavitud y
los tributos.
• 20 de diciembre.
Comienza la
publicación de
El Despertador
Americano.
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
1811
Año
Francia, Gran Bretaña
y España
Nueva España
- Estados Unidos:
• 2 de marzo. El
presidente Madison
aplica el embargo
comercial a Inglaterra.
• Sangrienta revuelta de
esclavos en Luisiana.
• 17 de enero. Félix
María Calleja
vence a las fuerzas
insurgentes en la
batalla de Puente de
Calderón.
• 25 de enero. Hidalgo
es despojado del
mando insurgente.
- Hispanoamérica:
• 14-15 de mayo. Proclama • 21 de marzo. Miguel
Hidalgo, Ignacio
de la independencia
Allende, Ignacio
de Paraguay por José
Aldama, Mariano
Gaspar Rodríguez de
Jiménez, Mariano
Francia.
Abasolo y otros
• 5 de julio. En Venezuela,
insurgentes, son
se firma el Acta de
aprehendidos en
Independencia.
Acatita de Baján
27 de noviembre. Se
y conducidos a
fundan las Provincias
Monclova.
Unidas de la Nueva
Granada.
Estados Unidos e
Hispanoamérica
- Publica:
• 19 versos, algunos de
ellos: Aviso patriótico
a los insurgentes a la
sordina; Diálogos críticos
sobre diferentes asuntos;
La gloría de México
en María Santísima de
Guadalupe; La muralla
de México y La verdad
pelada.
• A principios de año,
entrega las armas y
municiones a las tropas
de Miguel Hidalgo.
• Apresado por el realista
Nicolás Cosío, viaja
como reo a la capital.
Sus bienes le son
embargados.
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Año
Francia, Gran Bretaña
y España
Estados Unidos e
Hispanoamérica
José Joaquín Fernández
de Lizardi
• 21-26 de junio. Ignacio • 7 folletos, destacan tres
Diálogos críticos.
Aldama, Ignacio
Allende, Juan Aldama • En polémica entablada
con Juan María Lacunza,
y Mariano Jiménez,
le ofrece 6 respues­tas
son fusilados en
en el Diario de México.
Monclova. Sus
cabezas son cortadas
y remitidas a
Guanajuato.
• 31 de julio. Miguel
Hidalgo es fusilado en
el patio del Hospital
Real de Chihuahua. Le
es cortada la cabeza
para remitirla a
Guanajuato.
• 19 de agosto. Es
creada, en Zitácuaro,
la Suprema Junta
Gubernativa de
América encabezada
por I. López Rayón.
Nueva España
- Francia:
• 7 de septiembre. En la
Batalla de Borodino,
Napoleón I vence al
ejército ruso.
1812
José Joaquín Fernández
de Lizardi
- Publica:
• En el Diario de México,
su fábula “La abeja y el
zángano”, así como sus
poesías “Buscapié” y el
“Envite”.
• 9 de octubre. Aparece
el primer número de su
periódico El Pensa­dor
Mexicano. Se publicará
en tres tomos, hasta el 8
de noviembre de 1814.
• 24 versos, entre ellos: El
glorioso protomártir san
Felipe de y Si la envidia
fuera tiña.
Nueva España
• 2 de enero. Calleja
toma Zitácuaro.
• 2 de mayo. Morelos
rompe el sitio de
Cuautla.
• 27 de mayo. Se publica
el primer número del
periódico insurgente
El Ilustrador
Americano.
• 19 de julio. Se publica
el primer número del
Semanario Patriótico
Americano, dirigido
por Andrés Quintana
Roo.
• 30 de Septiembre.
Lectura de la
Constitución de Cádiz
y su jura, en la ciudad
de México, por
Estados Unidos e
Hispanoamérica
- Estados Unidos:
• Reelección de James
Madison con apoyo del
Sur y el Oeste.
• 1 de junio. El presidente
Madison declara, con
la aprobación del
Congreso dominado
por los republicanos, el
estado de guerra con
Gran Bretaña.
- España:
• 19 de marzo. Las Cortes
de Cádiz promulgan la
Constitución liberal.
• 11 de Agosto. José I
abandona Madrid
- Hispanoamérica:
temporalmente. En
mayo de 1813 lo hará de • 2 de noviembre.
Simón Bolívar publica
manera definitiva.
el Manifiesto de
• 9 de noviembre.
Cartagena. Documento
Decreto de las Cortes
político, por el cual, el
que abolía las mitas y los
libertador analiza el
servicios personales de
proyecto emancipador
los indios.
de Venezuela y
Colombia.
Francia, Gran Bretaña
y España
Año
Francia, Gran Bretaña
y España
• 15 de noviembre. Real
orden de las Cortes de
Cádiz sobre el reparto
de tierras a los indios.
Año
1812
Estados Unidos e
Hispanoamérica
José Joaquín Fernández
de Lizardi
• 11 folletos, entre ellos:
Francisco Xavier
Aviso importante sobre
Venegas, la Audiencia,
las juntas parroquiales
el Ayuntamiento y
citadas para el domingo
demás autoridades.
29 del corriente
• 5 de octubre. El
[diciembre] y La
virrey Francisco
igualdad en los oficios.
Xavier Venegas se
• 7 de diciembre. Es
ve obligado a hacer
detenido por el receptor
público el decreto
Roldán. Pasa en prisión
sobre la libertad de
siete meses por pedir,
imprenta.
el 3 de diciembre, en el
• Carlos María de
número 9 de El Pensador
Bustamante publica
Mexicano, que el virrey
El Juguetillo,
Venegas revocara
aprovechando la
el bando que daba
recién concedida li­
injerencia a los militares
bertad de imprenta.
en el enjuiciamiento de
• 25 de noviembre.
los curas rebeldes.
Asalto y toma de
Oaxaca por Morelos.
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
- España
• 22 de febrero. Las
Cortes de Cádiz
decretan la abolición de
la Inquisición.
- Francia:
• 14 de septiembre.
Napoleón fracasa en su
campaña de Moscú.
• 16 de octubre. Derrota
del ejército napoleónico
ante una coalición de
ejércitos europeos en la
Batalla de Leipzig.
• Sale temporalmente de
• 25 de febrero. Se
prisión para contraer
publica, en Oaxaca,
matrimonio con María
el primer número del
Dolores Orendáin
Correo Americano del
Hurtado antes del
Sur.
nacimiento de su hija
• 4 de marzo. Félix
que llevará por nombre
María Calleja toma
María Dolores.
posesión como virrey.
• Aún preso, envía
• 12 de abril. Morelos
algunas cartas a los
toma Acapulco.
virreyes Venegas y
• 14 de septiembre. Se
Calleja pidiendo piedad
instala el Supremo
y sosteniendo su
Congreso Nacional,
inocencia.
en Chilpancingo. El
• 7 de julio. Sale de
mismo día, Morelos
prisión.
da a conocer a la
Nueva España
1813
Estados Unidos e
Hispanoamérica
• 5 de diciembre. Bando
de Francisco Xavier
Venegas suspende la
libertad de imprenta.
Francia, Gran Bretaña
y España
1812
Año
Francia, Gran Bretaña
y España
• 21 de junio. Fuerzas
francesas a las órdenes
del rey José I
son derrotadas en
Vitoria por las fuerzas
conjuntas españolas y
británicas al mando del
duque de Wellington.
• 11 de diciembre. Con
la firma del Tratado
de Valençay, se pone
fin a las hostilidades
entre Francia y España.
Además, se reconoce a
Fernando VII como rey
de España.
Año
1813
Estados Unidos e
Hispanoamérica
José Joaquín Fernández
de Lizardi
- Publica:
Asamblea un
• Cierra el primer tomo
programa llamado
de El Pensador Mexicano
Sentimientos de la
con un Soneto en que
Nación.
renuncia al oficio de
• 5 de octubre. Morelos
escritor.
decreta abolida la
• 10 folletos, entre ellos:
esclavitud.
Proclama de El Pensador
• 6 de noviembre. Se
a los habitantes de
expide el Acta solemne
México en obsequio del
de la declaración de
excelentísimo señor don
independencia de la
Félix María Calleja del Rey
América Septentrional.
y Reflexión patriótica
sobre la próxima
elección.
• La obra de teatro Auto
mariano para recordar la
milagrosa aparición de
nuestra madre y señora
de Guadalupe.
Nueva España
1814
Año
Estados Unidos e
Hispanoamérica
Nueva España
• 10 de Agosto. El virrey
- Estados Unidos:
- Gran Bretaña:
Calleja da a conocer el
• 24 de diciembre. Se
• George Stephenson
real decreto que anula
firma el Tratado de
construye la primera
la Constitución liberal
Gante entre Estados
locomotora de vapor.
de Cádiz.
Unidos y Gran Bretaña.
• Comienza la iluminación
Queda establecida una • 22 de octubre. En
con gas en las calles de
Apatzingán, es
“paz perpetua” y se
Londres.
promulgado el
pone fin a la Guerra de
documento que lleva
1812.
- Francia:
por nombre Decreto
• 6 de abril. Napoleón I
constitucional para la
abdica al trono imperial - Hispanoamérica:
libertad de la América
y es desterrado a la Isla • 2 de enero. La Asamblea
mexicana. A este
Nacional de Venezuela
de Elba.
documento se le
otorga a Simón Bolívar
• 1 de octubre. Comienza
considera la primera
los poderes absolutos.
a sesionar el Congreso
Constitución política
• Reconquista española
de Viena. El objeto de
en la que se declara
de Venezuela.
su convocatoria es
a México como un
restablecer las fronteras • 2 de agosto. En Perú,
pueblo libre.
levantamiento de Mateo
de Europa tras la
Pumacahua, prócer de
derrota de Napoleón,
la independencia.
así como restaurar las.
Francia, Gran Bretaña
y España
- Publica:
• Tres fábulas, entre
ellas: El oso, la mona y el
cerdo.
• Tres folletos, destaca:
Elogio de nuestro
augusto soberano el
señor don Fernando VII.
• En marzo, en El
Pensador Mexicano,
presenta su Proyecto
fácil y utilísimo a nuestra
sociedad.
• En noviembre, el último
número de El Pen­sador
Mexicano.
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Año
- España:
• 4 de mayo. En Valencia,
Fernando VII firma un
decreto que declara
ilegal la reunión de
las Cortes de Cádiz,
incluida la Constitución.
El absolutismo queda
restablecido.
• 21 de julio. En Madrid, un
decreto de Fernando VII
restablece la Inquisición
ideologías políticas
previas al inicio de la
Revolución Francesa.
Francia, Gran Bretaña
y España
Estados Unidos e
Hispanoamérica
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
- Francia:
• 1-20 de marzo. Napoleón
Bonaparte abandona
su exilio en Elba y
establece “el gobierno
de los cien días”.
• 18 de junio. Napoleón
es derrotado por las
fuerzas anglo-prusianas
en la Batalla de
Waterloo.
• 22 de junio. Napoleón
es desterrado, de forma
definitiva, a la Isla de
Santa Elena.
• 26 de septiembre.
Declaración en París
que constituye la Santa
Alianza.
Año
1815
Nueva España
- Hispanoamérica:
• 6 de diciembre. Después
de tres meses de sitio, la
ciudad de Cartagena de
Indias es ocupada por
Pablo Morillo. Inicia la
Reconquista española
de Nueva Granada.
• 5 de noviembre.
- Estados Unidos:
Morelos es capturado
• 8 de enero. Victoria
por las tropas
del general Andrew
realistas en Texmalaca
Jackson, en la Batalla de
(Guerrero).
Nueva Orleans, contra
• 22 de diciembre.
los ingleses. La batalla
Morelos es fusilado en
se libra después de
Ecatepec.
firmarse la paz, pero
antes de que se
conociera la noticia en
los Estados Unidos.
Estados Unidos e
Hispanoamérica
- Publica:
• El Prospecto de El
Periquillo Sar­niento.
• Los periódicos Alacena
de Frioleras y Cajoncitos
de la Alacena (hasta
1816), así como Las
Som­bras de Heráclito y
Demócrito.
• El verso El mentado
Chicharrón.
José Joaquín Fernández
de Lizardi
1817
1816
Año
- Gran Bretaña:
• David Ricardo publica:
Principios de economía
política y tributación.
Francia, Gran Bretaña
y España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
- Publica:
• 15 de mayo. Fray
• Tres tomos de El PeriquiServando Teresa de
llo Sarniento. Empero, se
Mier zarpa, junto
prohíbe la publicación
a Francisco Xavier
de los otros dos tomos.
Mina, del puerto de
Liverpool, Inglaterra.
Su destino es la Nueva
España
• 18 de septiembre.
Juan Ruiz de Apodaca
toma posesión como
virrey.
Nueva España
- Publica:
• 22 de abril. Después
- Estados Unidos:
• El volumen de Fábulas
de haber hecho
• 4 de marzo. James
de El Pensador Mexicano,
escala en Estados
Monroe toma posesión
así como el verso El
Unidos, fray Servando
como presidente.
anuncio de la paz.
y Francisco Xavier
• 8 de marzo. Creación de
Mina llegan al puerto • Circula su Pastorela en
la Bolsa de Nueva York.
dos actos.
de Soto la Marina
• 20 de noviembre.
(Tamaulipas).
Comienza la Primera
Guerra Seminola en
Florida.
- Hispanoamérica:
• 9 de julio. Proclama de
la independencia de
Argentina por Manuel
Belgrano.
- Estados Unidos:
• El Congreso autoriza la
creación del segundo
Banco de los Estados
Unidos.
Estados Unidos e
Hispanoamérica
1818
1817
Año
Francia, Gran Bretaña
y España
- Hispanoamérica:
• 12 de febrero.
Chile proclama su
independencia de
España, la encabezan
José de San Martín y
Bernardo O´Higgins.
• 23 de octubre. Bernardo
O’Higgins promulga la
Constitución Provisoria
de Chile.
- Estados Unidos:
• Fin de la Guerra
Seminola.
Estados Unidos e
Hispanoamérica
• 27 de octubre. Mina
es capturado en el
rancho El Venadito.
• 11 de noviembre.
Fusilamiento de Mina.
Nueva España
- Publica:
• El primer volumen de la
novela La Quijotita y su
prima.
• El folleto Anatomía
o disección moral de
algunas calaveras.
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
- Gran Bretaña:
• 16 de agosto. Masacre
de Peterloo contra
la población civil, en
Manchester.
Año
1819
- Hispanoamérica:
• 17 de diciembre. En la
ciudad de Angostura,
Simón Bolívar funda la
República de Colombia
con la Unión del Virreinato de la Nueva Granada y la Capitanía General
de Venezuela.
- Estados Unidos:
• 22 de febrero. Por el
Tratado Adams-Onís,
España cede a Estados
Unidos los territorios
de Oregón y Florida; a
cambio, obtiene Texas.
Estados Unidos e
Hispanoamérica
Nueva España
- Publica:
• La novela Noches tristes
y día alegre.
• El segundo volumen de
La Quijotita y su prima
• En dos volúmenes,
Ratos entretenidos
• El verso El voto de
México en la muerte de
la reina nuestra señora.
• Es probable que en
este año haya escrito su
drama Todos contra el
Payo y el Payo
contra todos.
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
Estados Unidos e
Hispanoamérica
Nueva España
José Joaquín Fernández
de Lizardi
- Publica:
• 20 de abril. Llega
- Estados Unidos:
1820 - España:
• 25 folletos que tienen
la noticia de que
• 6 de marzo. James
• 1 de enero. El joven
como eje temático
Fernando VII juró la
Monroe firma el
coronel Rafael del Riego
la Constitución, por
Constitución de Cádiz.
Compromiso de
se subleva y obliga al rey
ejemplo: La catástrofe
• Mayo. Algunos
Missouri. En él, este
Fernando VII a aceptar
de Cádiz; La palinodia de
simpatizantes del
estado es admitido en la
y a jurar la Constitución
El Pensado y Respuesta
régimen absolutista
Unión como esclavista,
liberal de 1812. Lo último
de El Pensador a la
preparan la
mientras que se prohíba
ocurre el 7 de marzo.
Cómica Constitucional.
Conspiración de la
la esclavitud al Norte del
• 9 de marzo. Abolición
• El verso El indio y la india
Profesa.
paralelo 36º 30´.
de la Inquisición.
del pueblo de Actopan.
• 31 de mayo. El virrey
Apodaca jura la
Constitución.
• 9 de junio. Abolición
de la Inquisición.
Año
1821
Año
Estados Unidos e
Hispanoamérica
- Hispanoamérica:
• 28 de julio. Perú
proclama su
independencia de
España.
• 30 de agosto. Con
la proclamación de
la Constitución, el
Congreso de Cúcuta
establece la República
de la Gran Colombia.
• 15 de septiembre. Se
firma el Acta de
- Estados Unidos:
- Francia:
• 4 de marzo. James
• 5 de mayo. Muere
Monroe inicia su
Napoleón en el exilio, en
segundo periodo
la Isla de Santa Elena.
presidencial.
Francia, Gran Bretaña
y España
• Nuevamente es
llevado a prisión por lo
expuesto en su folleto
Chamorro y Dominiquín.
Diálogo jocoserio sobre
la independencia de la
América
• Atendiendo a la
invitación de Iturbide,
se incorpora al Ejército
Trigarante como jefe de
prensas en Tepotzotlán.
• 10 de febrero.
Agustín de Iturbide
y Vicente Guerrero
se entrevistan en
Acatempan.
• 24 de febrero. Iturbide
firma el Plan de Iguala.
• 5 de julio.
Derrocamiento del
virrey Apodaca. A
fin de mes, Juan
O’Donojú llega al
puerto de Veracruz.
• Agosto. Chiapas,
hasta entonces
una intendencia de
Guatemala, decide
suscribirse al Plan de
Iguala.
- Publica:
• 37 folletos, entre ellos:
A las valientes tropas
del Ejército Imperial
Mexicano de las Tres
Garantías; Defensa de
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Nueva España
1821
Año
Francia, Gran Bretaña
y España
Independencia de
Guatemala; con ello, se
logra la Independencia
de Centroamérica.
• 3 de octubre. En
Cúcuta, Simón Bolívar
y Francisco de Paula
Santander juran
como presidente
y vicepresidente,
respectivamente, de
la República de la Gran
Colombia.
Estados Unidos e
Hispanoamérica
• 24 de agosto. Iturbide
y O’Donojú firman el
Tratado de Córdoba.
• 27 de septiembre.
Entrada triunfal del
Ejército Trigarante a la
ciudad de México.
• 28 de septiembre.
Firma del Acta de
Independencia.
Nueva España
la libertad de imprenta;
El Pensador Mexicano
al excelentísimo señor
general del Ejército
Imperial Americano don
Agustín de Iturbide e
Ideas políticas y liberales
[1 y 2].
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
Estados Unidos e
Hispanoamérica
- Estados Unidos:
1822 - España:
• Denmark Vesey,
• 7 de febrero. La
un negro libre de
Santa Alianza decide
Charleston, Carolina
intervenir en España
del Sur, encabeza una
para restablecer el
revuelta de esclavos
absolutismo.
severamente sofocada.
• 12 de febrero. Las Cortes
españolas declaran nulo
- Hispanoamérica:
el Tratado de Córdoba.
• 24 de mayo.
Ecuador alcanza su
independencia de
España tras la victoria
de Antonio de Sucre en
la Batalla de Pichincha.
• 7 de septiembre.
Don Pedro, rey de
Brasil, proclama la
independencia de
Portugal. El 1 de
diciembre es coronado
emperador con el título
de Pedro I.
Año
• 9 de enero.
Gabino Gaínza,
Capitán General de
Guatemala, anuncia
la unión de toda
Centroamérica a
México.
• 28 de marzo. La
Gaceta Imperial de
México publica la
circular española que
rechaza el Tratado de
Córdoba.
• 23 de mayo. Se
dispone que Iturbide
sea Emperador
Constitucional de
México.
• 21 de julio. Agustín de
Iturbide es coronado
emperador con el
título de Agustín I.
NuevaMexicano
España
Imperio
- Publica:
• 57 folletos en los
que trata diversos
temas, desde Agustín
de Iturbide hasta
su excomunión,
destacan: Ausente del
emperador, México
queda mejor; Defensa
de los francmasones;
Cartas [1 a 4] al Papista;
Defensa de los diputados
presos y demás presos
que no son diputados, en
especial el padre Mier;
Segunda defensa de los
francmasones; Maldita
sea la libertad de
• Es excomulgado por
su Defensa de los
francmasones.
José Joaquín Fernández
de Lizardi
1822
Año
Francia, Gran Bretaña
y España
Estados Unidos e
Hispanoamérica
José Joaquín Fernández
de Lizardi
imprenta y
• 31 de octubre.
Desvergüenzas y
Agustín I disuelve el
excomuniones no
Congreso. En su lugar,
destruyen las sólidas
instala una Junta
razones.
Nacional Instituyente
• El verso La nueva tonada
el 2 de noviembre.
de trágala, trágala.
• 2 de diciembre. En
• El drama El uniperso­nal
Veracruz, Antonio
del arcabuceado de hoy
López de Santa Anna
26 de octubre de 1822
se levanta en armas
• El periódico El Amigo de
contra Iturbide.
la Paz y de la Patria.
• 6 de diciembre. Santa
Anna proclama el Plan
de Veracruz.
Nueva Mexicano
España
Imperio
Francia, Gran Bretaña
y España
Estados Unidos e
Hispanoamérica
Imperio
Nueva Mexicano
España
• 1 de febrero. Se firma
- Estados Unidos:
1823 - España:
el Plan de Casa Mata.
• 2 de diciembre. En
• 7 de abril. Con la
• 19 de marzo.
el mensaje anual del
bendición de la Santa
Abdicación de
presidente al Congreso,
Alianza, Luis XVIII envía
Agustín I al trono y su
se promulga la famosa
a España al ejército
ulterior exilio.
Doctrina Monroe
francés, de los “cien mil
• 1 de julio. En
(que empezó a ser
hijos de San Luis”, para
Guatemala,
llamada de esta forma
devolver a Fernando VII
el Congreso
sólo desde 1852). La
su autoridad legítima. Se
Constituyente de las
Doctrina advierte a
restaura la monarquía
Provincias Unidas del
las naciones europeas
absolutista.
Centro de América
que se abstengan de
• 1 de octubre. Fernando
aprueba un decreto
intervenir en los asuntos
VII declara nulos, y de
que establece la
hemisféricos.
ningún valor, todos los
independencia;
actos realizados por el
con ello, se separa
régimen constitucional. - Hispanoamérica:
definitivamente de
• Francia reconoce la
México.
independencia de Haití
proclamada en 1804.
Año
- Publica:
• 48 folletos, entre ellos:
Fuera reyes absolutos,
que el pueblo quiere
Congreso; La defensa
de los gachupines de
Juanita la Curtidora y La
resurrección de Hidalgo y
Morelos.
• El drama El unipersonal
de Agustín de Iturbide,
emperador que fue de
México.
• 24 de octubre. Después
de presentar un recurso
de fuerza y pedir perdón
a la Audiencia, consigue
que se levante su
excomu­nión.
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Francia, Gran Bretaña
y España
- Gran Bretaña:
• Legalización de las
trade-unions inglesas.
1824 - Francia:
• 16 de septiembre.
Muere Luis XVIII, le
sucede su hermano
Carlos X.
1823
Año
- Hispanoamérica:
• 28 de julio. Proclama
de la independencia de
Perú por José de San
Martín y Simón Bolívar.
• 7 de diciembre. Simón
Bolívar convoca al
Congreso de Panamá.
• 9 de diciembre. Derrota
definitiva de las tropas
realistas en Ayacucho.
- Estados Unidos:
• Es electo presidente
John Quincy Adams.
Estados Unidos e
Hispanoamérica
• El verso El sueño de la
anarquía.
• Los periódicos El Payaso
de los Periódicos y El
Hermano del Perico que
cantaba la Victoria
José Joaquín Fernández
de Lizardi
• Se enrola en la
• 23 de enero. Estalla
conspiración
el primer movimiento
antiespañola en
importante contra los
Cuernavaca que tiene
empleados españoles
por jefe al brigadier
dirigido por el general
Francisco Hernández.
José María Lobato.
• 31 de enero. Es
- Publica:
aprobada la primer
• 23 folletos, los temas
Acta Constitutiva de
principales refieren
la Nación Mexicana
los problemas de la
que adopta la
recién creada República
forma de república
Mexicana, por ejemplo:
representativa,
Disputa de los congresos;
popular y federal.
impugnación que los
NuevaMexicano
España
Imperio
1824
Año
Francia, Gran Bretaña
y España
Estados Unidos e
Hispanoamérica
José Joaquín Fernández
de Lizardi
gatos Barbilucio y
• 11 de mayo. Iturbide
Machucho hicieron
zarpa, desde
del papel titulado Si
Southampton,
los liberales no dejan
Inglaterra, rumbo a
la lenidad, perece la
México.
República o cuatro
• 17 de Julio. Iturbide
palabras a El Pensador
desembarca en el
Mexicano; Pésame
pueblo de Soto la
de El Pensador por la
Marina, en la costa
muer­te de Iturbide
de Nuevo Santander
a sus apasionados y
(Tamaulipas).
Pronóstico po­lítico de El
• 19 de julio. Iturbide es
Pensador Mexicano.
fusilado.
• Una breve obra lla­mada
• 5 de octubre. Se
La tragedia de los gatos.
publica la Constitución
Federal de los Estados • El periódi­co
Conversaciones del Payo
Unidos Mexicanos.
y el Sacristán (en dos
• 10 de octubre.
tomos, hasta 1825).
Guadalupe Victoria
• Participa, además, en
inaugura el primer
algunos comunicados
periodo presidencial
en El Sol y El Águila
de la República
Mexicana.
Mexicana.
Nueva España
Estados
Unidos
Mexicanos (México)
Francia, Gran Bretaña
y España
Estados Unidos e
Hispanoamérica
- Hispanoamérica:
1825 - Francia:
• 28 de mayo. Coronación • 6 de agosto. Se
proclama el Acta de
de Carlos X en la
Independencia de
Catedral de Reims.
Bolivia.
Ésta será la última
coronación de un rey en • 25 de agosto.
Uruguay declara su
Francia.
independencia de Brasil.
• 29 de agosto.
- Gran Bretaña:
Portugal reconoce la
• Primera línea ferroviaria
independencia de Brasil.
del mundo entre
• 10 de diciembre. El
Stockton- Darlington.
Imperio del Brasil
declara la guerra a
las Provincias Unidas
del Río de la Plata
(Argentina). El conflicto
llegará a su fin hasta
1828.
Año
Estados
Unidos
Nueva España
Mexicanos (México)
• Es nombrado editor de
la Gaceta de México.
• Después de casi dos
años de trámites,
consigue la asignación,
como premio a
sus servicios a la
Independencia, de
sesenta y cinco pesos
de sueldo mensual de
Capitán Segundo de
Infantería.
- Publica:
• 23 folletos, algunos
títulos son: Defensa de
un gachupín que quieren
arcabucear y 2 Diálogos
de los muertos. Hidalgo e
Iturbide.
• La segunda parte de la
obra teatral de comedia
El negro sensible.
José Joaquín Fernández
de Lizardi
1826
1825
Año
Francia, Gran Bretaña
y España
- Hispanoamérica:
• 22 de junio. Se instala el
Congreso de Panamá.
Estados Unidos e
Hispanoamérica
• 10 de Julio. Firma
del Tratado de
Amistad, Comercio
y Navegación entre
México y los Estados
Unidos de América.
• 26 de diciembre.
Tratado de Amistad,
Comercio y
Navegación entre
la Gran Bretaña y
México.
• Guadalupe Victoria
declara abolida la
esclavitud.
Nueva España
Estados
Unidos
Mexicanos (México)
- Publica:
• 28 folletos, algunos de
ellos: A los sordos se les
grita y al gobierno se
le incita, o sea nuevas
medidas de precaución
contra la maldita Liga;
Anita la Tamalera ha
dado en ser diputada y
De aquí a noviembre no
hay patria yendo como
va la danza.
• El periódico Correo
Semanario de México
(hasta 1827).
• El verso El grito de
libertad en el pueblo de
Dolores.
En breve artículo del
Águila Mexicana, propone la amortización de la
moneda.
José Joaquín Fernández
de Lizardi
José Joaquín Fernández
de Lizardi
• Enero. Se descubre la - Publica:
supuesta conspiración • 12 folletos, entre ellos:
Testamento y despedida
encabezada por el
de El Pensador Mexicano
padre Joaquín Arenas.
[en dos partes]; Diálogo
Pretendía restablecer
por El Pensador entre
el dominio español en
el Fiscal y el Defensor
México.
del padre Arenas; y su
• Mayo. Decreto que
último escrito: Hasta en
prohíbe a todos los
el teatro hacen da­ño los
españoles ocupar
gachupines con mando.
puesto alguno en la
administración pública • El drama El grito de
liber­tad en el pueblo de
o militar, hasta que
Dolores y La tragedia del
España reconozca la
padre Arenas.
independencia.
Nueva España
Estados
Unidos
Mexicanos (México)
- Estados Unidos:
1827 - España:
• Se traza el ferrocarril
• Marzo-septiembre. En
Baltimore-Ohio.
la región de Cataluña se
lleva a cabo “La revuelta
de los agraviados”.
Es considerado un
movimiento precursor
del Carlismo.
Estados Unidos e
Hispanoamérica
• Levantamiento de
• Escribe una carta a
indios yaquis y mayos
Guadalupe Victoria
en el norte de México.
dedicándole su novela El
Periquillo Sarniento.
Francia, Gran Bretaña
y España
1826
Año
1832
1827
Año
Francia, Gran Bretaña
y España
Estados Unidos e
Hispanoamérica
• 20 de diciembre. Se
aprueba la primera
ley de expulsión de
españoles.
Estados
Unidos
Nueva España
Mexicanos (México)
• Se publica la novela
Vida y hechos del famoso
caballero Don Catrín de
la Fachenda. Obra póstuma.
• Escribe una carta al
coronel Manuel Reyes
Veramendi.
• 21 de junio. Muere en la
Ciudad de México. Al día
siguiente, es sepultado
en el cementerio de San
Lázaro
José Joaquín Fernández
de Lizardi
Periquillo Sarniento: ¿sarna pícara o sarna culposa?
Editado por: Instituto de Investigaciones Fi­lo­lógicas
Jefe del Departamento
de Publi­caciones: Sergio Reyes Coria
Fecha de impresión: 22 de julio de 2013
Impreso en los talleres: Desarrollo Gráfico Editorial, S. A. de C. V., ubicados en
Municipio Libre 175-A, col. Portales, del. Benito Juárez,
C. P. 03300, México, D. F.
Lectura en originales: Iván Cerón Olvera
Cuidado de la edición: Américo Luna Rosales
Diseño de portada: Omar Reyes Solorzano
Diseño de interiores y
composición tipográfica: María Guadalupe Martínez Gil
Tipos: Candara 10.5:15, 9.5:14, 8.5:12
Número de ejemplares: 500
Papel: Cultural 90 g
Proceso: impresión Offset
María Rosa Palazón Mayoral
PERIQUILLO SARNIENTO
¿SARNA PÍCARA O SARNA CULPOSA?
4
NOTAS AL MARGEN
243134
40c
Periquillo
Sarniento
¿sarna pícara o sarna culposa?
786070
9
ISBN 978-607-02-4313-4
José Joaquín Fernández de Lizardi, periodista y
autor de folletos por vocación, es conocido, no
obstante, por una novela: El Periquillo Sarniento,
sus cinco tomos retratan la corrupción de la que
nadie se salvaba a principios del siglo xix: vísperas de la Independencia, ésta misma, el Imperio
de Agustín de Iturbide y los inicios de la República encabezada por Guadalupe Victoria.
La acción transcurre en la Ciudad de México
y sus alrededores, centro de pillos y pillajes. El
protagonista de esta novela es Don Pedro Sarmiento, alias Periquillo Sarniento, una vez redimido, y habitando una hacienda como su propietario. Aconseja a sus hijos, ejemplificándoles tal
corrupción “democrática”: de todas las clases,
las castas, la burocracia, y los comerciantes, mediante sus propias y divertidas aventuras.
María Rosa
Palazón Mayoral
Notas al margen Periquillo.indd 1
Universidad Nacional
Autónoma de México
Universidad Nacional Autónoma de México
27/05/13 05:24 p.m.

Documentos relacionados

Periquillo Sarniento Para SuS hijoS

Periquillo Sarniento Para SuS hijoS lectura pertinente, es decir, según lo que indica el texto. Hemos trabajado pensando en ti, como ahora pienso, joven que no alcanza aún a imaginarse como un adulto encorbatado y trajeado detrás de ...

Más detalles

II. El modelo de la esposa en la Nueva España de

II. El modelo de la esposa en la Nueva España de Con esta publicación la Fundación Foro Jovellanos pone a disposición de sus Patronos y Amigos de Jovellanos una investigación hecha con rigor y a la vez con ame­nidad narrativa. Tanto el investigad...

Más detalles