VCF 160 AMUNT.indd

Comentarios

Transcripción

VCF 160 AMUNT.indd
PABLO
AIMAR
24 AMUNT MAGAZINE
“Siento mucha
nostalgia de Mestalla,
de Valencia y del Club”
Texto JAVIER RIBES / Fotografía Francisco martí, ARCHIVO VCF
Durante mucho tiempo el Valencia CF fue detrás de una de las
jóvenes joyas del casi infinito y prolífico fútbol argentino. Era final
de siglo y principio del siguiente y los técnicos pensaron en Pablo
César Aimar como uno de los refuerzos del mercado de invierno de
la temporada 2000-01. Era la estrella del River Plate, uno de los
mejores clubes de ese país, y una pieza cotizada para los mejores
equipos europeos. No fue una tarea fácil pero al final se consiguió.
Magia, talento, gambetas, visión de juego, calidad técnica…son
algunas de las innumerables cualidades de este futbolista nacido
en Río Cuarto y que ya muy pronto destacó como jugador. Primero
en su tierra natal y después en Europa, y en el Valencia CF.
AMUNT habló con él y nos dejó claro el profundo amor que siente
por la ciudad, por el club y por la que fue su afición durante cinco
temporadas y media.
25 AMUNT MAGAZINE
“TE DAS CUENTA EN ESTOS
MOMENTOS Y VALORAS AHORA
AÚN MÁS LO MUCHO QUE
LOGRAMOS CON EL VALENCIA CF
ANTE DOS GIGANTES COMO REAL
MADRID Y FC BARCELONA”
1
2
3
4
IMÁGENES PARA
EL RECUERDO
1. Se trataba de un jugador de una
calidad técnica exquisita. 2. Con Mista se
entendió muy bien, en especial en aquella
memorable temporada 2003-04 del doblete.
3. En Europa dejó muchos destellos de su
clase. En la imagen saluda a Owen, del
Liverpool. 4. Con la selección Argentina
absoluta le faltó conquistar un gran título.
26 AMUNT MAGAZINE
onsiderado como uno de
los jugadores de mayor talento del fútbol argentino
y de la historia casi centenaria del Valencia CF, Pablo Aimar sobresalió muy
pronto en este deporte.
Muy pequeño ya le daba patadas al balón con sus amigos del pueblo y, mientras
muchos de ellos desistieron
de pelear con el paso del tiempo, nuestro protagonista
insistió e insistió hasta constatar que en sus botas había algo más, improvisación, elegancia, toque, distinción, sentimiento… El Estudiantes de Río Cuarto fue
su primer club más o menos estructurado en el que
ya fue deleitando a sus entrenadores y a sus propios
compañeros con un cuidado con el balón que no tenían otros niños.
“Un día hablaron con mi padre para ir a hacer
unas pruebas con River Plate. Me desplacé a Buenos Aires, que nada tenía que ver con Río Tercero de apenas
200.000 habitantes. Las hice y me aceptaron para las
categorías inferiores, pero su familia pensó que era mejor que esperara a dar ese salto y volviera a casa”.
Sin embargo, Pablo era tan bueno que Daniel Passarella, una de las estrellas míticas de Argentina y entonces en River Plate, habló con su padre para que el
pibe viajara a la capital y jugara con los millonarios.
“En ese momento te das cuenta de que vales para el fútbol. Con 17 años firmé mi primer contrato profesional,
te pagan por algo que me apasionada y me sentía el joven más feliz del mundo. Mis padres, en ese momento,
fueron conscientes de que un club del nivel de River quería a su hijo. Siempre me dieron libertad para elegir y
me apoyaron”.
En River fue haciendo historia, ganándose un sitio en el once inicial, deleitando a la hinchada de millonarios, marcando goles importantes y, sobre todo,
jugando de forma diferente. “Cuando llegué me di
cuenta de sus grandeza. Dentro del estadio había un
colegio y te acostumbras a ver a tus ídolos de cerca. Al
estar dentro veía todos los partidos y te vas impregnando de todo lo que significa la institución. Habían
futbolistas de tanto nivel que para mí era un sueño hecho realidad estar cerca de ellos”.
“CONOZCO BIEN A PAKO
AYESTARÁN Y SÉ QUE VA
A DARLE ESE CARÁCTER
GANADOR Y COMPETITIVO
A LA PLANTILLA”
Conocía bien al Valencia CF
Con Enzo Francescoli como uno de sus grandes ídolos, Pablo Aimar entró en la órbita de muchos clubes
europeos. Era una pieza cotizada en River y por su juventud y progresión constituía un jugador muy interesante. “En una pretemporada mi agente me habló del
gran interés del Valencia CF en ficharme. Yo conocía
bien al club porque militó Ariel Ortega, que era uno de
mis referentes. Además, de que a lo largo de su historia
siempre contó con mucho jugadores argentinos, en especial Mario Alberto Kempes, uno de los mejores futbolistas de mi país y del club. Y después de pensarlo, de
hablar con la familia, decidí irme a España con 21 años.
Era la edad ideal para que sucedan las cosas, la inconsciencia de la juventud me hizo coger ese tren llamado
Valencia CF y salir de Argentina”.
Y el albiceleste reconoce que fue una decisión
acertada. “Comprobé lo que pensaba antes, que llegaba
a una institución muy importante de la Liga española,
a una ciudad fantástica, a una afición increíble y a un
estadio, Mestalla, del que descubrí la pasión con la que
los hinchas viven por y para su equipo. Siento nostalgia de Mestalla, me encantaba jugar allí y, además, disfrutamos de una época maravillosa con la conquista de
muchos títulos. Todo ello por delante de dos potencias
muy superiores como Real Madrid y Barcelona”.
De ahí que el protagonista de AMUNT valore
ahora con el paso del tiempo lo conseguido con el club
de Mestalla. “Te das cuenta en estos momentos y valoras aún más lo mucho que logramos con el Valencia CF
ante dos gigantes como Madrid y Barça. Es muy difícil
competir con ellos y nosotros lo hicimos y de qué forma.
Dos títulos de Liga en tres años, en una competición tan
exigente como la española, demuestra que ese equipo
era un equipazo y que no era casualidad que estuviéramos tan arriba”.
27 AMUNT MAGAZINE
En ese Valencia CF de la temporada 2000-01 había una plantilla muy definida, con un estilo muy concreto y que había despertado desde la conquista de
la Copa del Rey en 1999. Desde ese título el equipo
fue in crescendo, con una idea muy clara de fútbol y
con futbolistas contrastados. “En un primer momento
cuesta adaptarse como es lógico. Yo llegué muy joven y
a mi lado tenía futbolistas con mucha experiencia que
creían en su trabajo y en sus fuerzas. El idioma también
me ayudó a adaptarme rápido y luego todo fue sobre
ruedas. Éramos una máquina casi perfecta. Mi primer
año jugué una final de la Champions League, imagínate, y al siguiente gané una Liga. Y aún llegaron más
trofeos importantes. Fue increíble”.
1
2
Un estilo ganador
Ese Valencia CF tenía un estilo que le hizo dominar
el fútbol español y ser muy competitivo en Europa.
“Nuestro fuerte era no encajar goles. Peleábamos por
cada balón, por cada acción. Era muy difícil ganarnos.
Luego teníamos la capacidad de ser letales en ataque y
de acertar. Esa mezcla de seguridad defensiva con perfección ofensiva nos permitió levantar dos copas de la
Liga. En un torneo de la regularidad esa potencia nuestra fue clave. Ahora veo el Atlético de Madrid y me recuerda nuestro equipo”.
Está muy agradecido al Valencia CF por haber
sido tan importante en su carrera deportiva y su vida
personal. “Valoro esos cinco años y medio allí con mucho cariño, con mucho respeto y muchos recuerdos.
Disfruté como nadie de las Fallas, del clima, de la ciudad, de los valencianos, de los aficionados, del club, del
fútbol, vamos de todos. Dos de mis hijos, además, son
valencianos Agustín y Sara, con lo que cada vez que los
veo pienso en Valencia. Siempre que puedo vuelvo allí,
donde guardo muchos amigos. Así es que puedo considerarme como en casa cada vez que estoy allí”.
En la actualidad Pablo Aimar se encuentra en
una etapa de relax a la espera del futuro. “He parado
para estar con la familia, para estudiar inglés, para jugar al tenis con los amigos y para estudiar el curso de
entrenador. No sé si me dedicaré a ello, pero me voy a
preparar por si acaso. Mi idea es ver si valgo para eso,
pero antes tengo que cumplir todos los trámites. Ahora
voy a descansar después de tanta exigencia como jugador y en un futuro no muy lejano decidiré qué hacer
con mi vida profesional”.
En el banquillo del Valencia CF ha regresado
un viejo conocido del internacional argentino. “En
nuestra época de tantos éxitos deportivos llegamos a
creernos que podíamos ganar a cualquiera y en cualquier escenario. Ese carácter competitivo nos hizo llegar muy lejos y ahí estaba Pako Ayestarán. Le conozco
bien y sé que va a darle ese carácter ganador y competitivo a la plantilla. Le recuerdo con mucho cariño y
sólo espero que le vaya bien, porque se lo merece. Además, si le va bien a Pako le irá bien al Valencia CF. De
ahí que vaya todo unido".
IMÁGENES PARA
EL RECUERDO
1. El 'pibe' celebra un gol con
el brasileño Ricardo Oliveira.
2. Pablo abraza al gigante
John Carew en un partido en
Mestalla ante el Basilea.
28 AMUNT MAGAZINE
29 AMUNT MAGAZINE