Libro Seguridad Alimentaria Alta Guajira final marzo 10 de 2015

Comentarios

Transcripción

Libro Seguridad Alimentaria Alta Guajira final marzo 10 de 2015
MAPEO DE LA
SITUACIÓN DE
LOS MEDIOS
DE VIDA Y
LA SEGURIDAD
ALIMENTARIA
DE FAMILIAS
VULNERABLES
EN LA ALTA
GUAJIRA
MAPEO DE LA SITUACIÓN
DE LOS MEDIOS DE VIDA Y
LA SEGURIDAD ALIMENTARIA
DE FAMILIAS VULNERABLES
EN LA ALTA GUAJIRA
Uribia, Departamento de La Guajira
Colombia, Diciembre 2014
Coordinación Técnica:
Susana Raffalli A. - Gonzalo Padrilla
Colaboración y Apoyo Logístico:
Cruz Roja Colombiana, Seccional Guajira
José Francisco Ávila Iguarán, OXFAM Guajira
Juan de Luque Pérez, Guía e Interprete Local
TABLA DE CONTENIDOS
I.
II.
III.
IV.
PRESENTACIÓN
ANTECEDENTES DE LA ACTUAL CRISIS HUMANITARIA
OBJETIVOS Y ASPECTOS METODOLÓGICOS
CONTEXTO GENERAL
Ubicación, límites y superficie
Determinaciones Fronterizas e Independencia
Etnia y Demografía
Accesibilidad
Pobreza y estado nutricional
Seguridad
V.
HISTÓRICO DE LAS CRISIS HUMANITARIAS
VI. ECONOMÍA GENERAL Y FINANCIACIÓN DE LA ZONA
Sectores Económicos
Financiación del Municipio de Uribia
VII. ASPECTOS ÉTNICOS Y SOCIALES DE LA ECONOMÍA DEL HOGAR
Ciudadanía e Identidad
Comunidad, familia, propiedad
Movilidad
Gobierno oficial y tradicional
División social del trabajo por género y edad
VIII. ZONIFICACIÓN DE LA ALTA GUAJIRA SEGÚN LOS MEDIOS DE VIDA
Clima, Ecosistemas, Suelo
Recurso Hídrico
Zonas Geo-Productivas Identificadas
Zona Litoral: (Corregimientos de Bahía Honda, Cabo de La Vela, Casuso,
Irraipa, Punta Espada, Punta Estrella, Taroa)
Zona Periurbana: (Corregimientos: Carrizal, Cardón, Jonjoncito)
Zona Fronteriza: (Corregimientos: Castilletes, Guarerpa, Puerto López,
Paraíso, Porshina, Winpeshi)
Zona de Serranías: (Corregimientos: Nazareth, Shiapana, Taguaira,
Tapajarin, Uru)
Calendario Estacional
IX. DESCRIPCIÓN DE LOS MEDIOS DE VIDA IDENTIFICADOS
Base Económica Familiar
Pastoreo: Crianza de Caprinos y Ovinos
Pesca
Tejido Artesanal
Comercio no Regulado con Venezuela
Extracción de Yeso
Remesas Familiares desde Venezuela
Turismo
Mercadeo de Agua
Otras Fuentes de Ingresos Menores
5
9
11
14
14
16
17
19
20
21
22
26
26
29
30
30
31
32
33
33
35
35
38
39
40
40
41
42
43
46
46
47
49
50
51
52
53
53
53
53
X.
GRUPOS SOCIOECONÓMICOS MÁS VULNERABLES POR ZONA
Personas Vulnerables en la Zona Fronteriza
Persona Vulnerables en la Zona Periurbana
Persona Vulnerables en la Zona Litoral
Persona Vulnerables en la Zona de Serranías
Vulnerabilidad de los Medios de Vida
XI. MERCADOS, RUTAS DE ABASTECMIENTO Y PRECIOS
Principales Mercados
Rutas de Abastecimiento
Costos de las Rutas de Abastecimiento
Mercado Monetario
XII. SEGURIDAD ALIMENTARIA
Hábitos Alimentarios.
Acceso Físico al Alimento
Acceso Económico al Alimento
XIII. IMPACTO DE LAS ÚLTIMAS CRISIS SOBRE LOS MEDIOS DE VIDA Y LA
SEGURIDAD ALIMENTARIA
Daños Generales sobre los Medios de Vida y la Seguridad Alimentaria
Déficits en las Fuentes de Ingreso
Déficits en las Fuentes de Alimento
Efectos de la Temporada Seca sobre el Calendario Estacional de la Zona
XIV. ESTRATEGIAS DE SOBREVIVENCIA
XV. PRONÓSTICO Y ESCENARIOS DE RIESGO
XVI. CONCLUSIONES
Mapeo de medios de vida
Histórico de crisis acumuladas
Brechas identificadas en seguridad alimentaria
Brechas identificadas en los medios de vida
Grupos más vulnerables: ¿quiénes, cuántos, dónde?
Estrategias de sobrevivencia
Capacidad de respuesta local
Pronóstico y escenarios de riesgo
XVII. RESPUESTAS PRIORITARIAS
Preparación para la Atención de la Reagudización de la Temporada Seca
(Corto Plazo)
Recuperación Temprana de los Medios de Vida (Corto Plazo)
Protección y Resiliencia de Medios de Vida (Mediano Plazo)
Otras Opciones para Explorar en la Diversificación de Medios de Vida,
en el largo plazo, tendrían que considerar por ejemplo:
XVIII.REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
54
54
55
55
56
58
60
60
61
63
64
65
65
67
68
70
70
71
75
75
77
79
81
81
81
82
82
83
83
83
84
85
85
85
86
87
89
I. PRESENTACIÓN
Apreciado/a lectora/a,
En un ecosistema predominantemente semidesértico vive el pueblo Wayúu de la Alta Guajira. La
crianza de especies caprinas y ovinas, el tejido artesanal, la pesca en la zona litoral, el comercio no
regulado con Venezuela, y la extracción de yeso, constituyen los principales medios de vida de este
pueblo ancestral.
Sus habitantes transitaban sin problema entre Colombia y Venezuela, porque este pueblo indígena,
desde sus orígenes, ocupa un territorio que comprende ambos países. Hasta hace poco, en Venezuela
encontraba programas sociales de ayuda y mercado laboral, lo que permitía a las familias Wayúu
encontrar fuentes de ingreso con las que vivir. Enviaban remesas a sus familias en Colombia y
frecuentaban sus lugares de origen en territorio colombiano, en una dinámica pluri-residencial.
Desde hace unos meses en la frontera entre Colombia y Venezuela la población encuentra controles
al tránsito de personas y mercancías, y cambios en la economía venezolana que han limitado su
acceso a las ayudas y mercados que encontraba en el vecino país. Esto sucedió en una época en la que
en el territorio del lado colombiano, la temporada seca anómala recrudecía las condiciones de vida
en la Alta Guajira; condiciones que ya eran extremas por la ausencia histórica del Estado, y por las
condiciones de exclusión en las que ha vivido el pueblo Wayúu.
En los últimos 5 años la población ha enfrentado una sucesión de crisis consecutivas de orden natural
y antrópicas: las inundaciones de la ola invernal en el año 2010, la instalación de una temporada seca
anómala y muy intensa desde el 2014, dos temporadas secas similares en el 2012 y 2013, un proceso
de deterioro de la institucionalidad y la economía venezolana que ha conducido a la hiperinflación,
la devaluación de la moneda del país vecino, el desabastecimiento y las restricciones al comercio
ilegal de alimentos y combustibles hacia la Alta Guajira colombiana (y otras áreas fronterizas).
Este documento describe la situación que enfrenta el pueblo Wayúu de la Alta Guajira, consecuencia
de la silenciosa crisis de lento surgimiento que viene enfrentando desde hace décadas.
En los medios de comunicación sonaba a finales del año 2014 la sequía en la Guajira, pero lo cierto
es que la población llegaba a este escenario lidiando con una disminución severa del acceso a sus
fuentes de alimento y agua, y una descapitalización crónica de sus medios de vida que no se resolverá
con las próximas lluvias.
Este mapeo concluye que la población Wayúu de la Alta Guajira se encuentra en una situación crítica
de inseguridad alimentaria. Muestra brechas en sus fuentes de acceso al alimento de hasta un 80% y
un incremento de 183% en sus gastos habituales de alimentación.
El principal determinante de la inseguridad alimentaria ha sido el giro forzoso que la población ha
tenido que enfrentar, pasando de abastecerse con productos venezolanos híper-devaluados,
subsidiados y de fácil acceso físico, a abastecerse de productos en Colombia, cuyo acceso físico es
difícil por la precariedad de las vías de comunicación.
•5•
La escasa disponibilidad de agua para el consumo humano y animal, y la ausencia o deterioro de los
micro-acueductos, pozos, molinos y plantas desalinizadoras actúan como factores agravantes
considerables: muchos jagüeyes se han secado, y las mujeres, los niños y niñas, a cargo del
aprovisionamiento de agua para el hogar, demoran más de 1 hora en llegar a la fuente de agua más
cercana que, en muchos casos, se encuentra contaminada o contiene agua salobre.
Para sobrevivir, las familias han recurrido a la venta de su principal capital económico: sus chivos;
pero la escasez de agua ocasionó que los animales estén en condiciones de salud precarias, por lo que
su precio de venta en el mercado es muy inferior al habitual. A la fecha de este mapeo (diciembre de
2014) esta estrategia de sobrevivencia ha significado una descapitalización acumulada del 50% de los
activos familiares totales.
Las cifras de anemia y de retardo del crecimiento infantil registradas en 67% y 73% respectivamente,
confirman la severidad del problema. La desnutrición aguda en menores de 5 años se acerca al 13%,
lo que es clasificado como de seria gravedad por los criterios sanitarios internacionales.
Estamos hablando de unas 210 mil personas en condiciones de vulnerabilidad en las cuatro zonas de
medios de vida que este estudio identificó en la Alta Guajira. De ellas, las más afectadas hasta ahora
son las que habitan la zona fronteriza con Venezuela; y las más vulnerables son las que se encuentran
en la zona periurbana cercana a la cabecera municipal de Uribia.
Las demás personas, ubicadas en las zonas costera y de serranías se encuentran ligeramente mejor por
tener mayor disponibilidad de recurso hídrico, suelos más fértiles (en la sierra) y más opciones de
diversificación de sus medios de vida; sin embargo también son altamente vulnerables, y enfrentan
amenazas comunes a las dos primeras.
Esto es así, especialmente, por la interrupción de las rutas de abastecimiento de combustible y
alimentos desde Venezuela, el difícil acceso geográfico, la débil presencia institucional, la
desertificación y erosión progresiva, la ausencia de lluvias habituales, y la precaria escala y
rentabilidad de sus medios de vida.
Este informe ha sido realizado a partir del trabajo que OXFAM comenzó en 3 corregimientos de la
Alta Guajira (Porshina, Tawaira y Siapana) en octubre de 2014 con fondos propios y del Fondo ERF
(Emergency Response Fund) para Colombia, administrado por OCHA (United Nations Office for
Coordination of Humanitarian Affaires).
Mediante la reparación de micro sistemas de abastecimiento de agua con energía eólica y solar, este
proyecto ha logrado que llegue el agua a lugares en los que desde durante años no hubo suministro.
La relación con las comunidades y con las autoridades tradicionales organizadas en la Asociación
Wayuu Araurayu, nos permitió emprender un trabajo colectivo para la implementación de
soluciones participativas.
El informe propone soluciones, a partir de las costumbres del pueblo Wayúu, e insiste en que la
región, amenazada por procesos de vulnerabilidad crónica y por emergencias de instalación lenta que
impactan en la descapitalización progresiva de los medios vida, no debe ser gestionada con una
sucesión de respuestas de emergencia cortas. La ausencia de lluvias y las restricciones al
abastecimiento desde Venezuela no han terminado y prometen extenderse.
Los pronósticos del IDEAM sobre las escasas precipitaciones que se pueden esperar durante el primer
trimestre del año 2015, y la ausencia de éstas en el mes de enero, permiten anticipar un
•6•
empeoramiento de la situación de acceso a agua, un nuevo deterioro de las áreas de forraje y
alimentación para los animales, y una profundización de la descapitalización de los medios de vida y
de la inseguridad alimentaria.
Este empeoramiento de la situación será especialmente crítico para la población infantil en periodos
de vacaciones escolares ya que durante ellos los niños y las niñas, no tienen acceso a las raciones de
alimentación escolar y al cuidado que usualmente reciben en los internados educativos.
La situación final, si este pronóstico termina de confirmarse, será una crisis severa de la seguridad
alimentaria y un colapso de los medios de vida familiar y acceso a agua segura, en los grupos de
población más vulnerables.
Se necesitan medidas de corto, mediano y largo plazo, algunas de las cuales están detalladas en este
informe. Estas medidas deben incluir la rehabilitación de sistemas de agua ya existentes e inoperantes
por años de abandono, una reconfiguración de los canales de abastecimiento alimentario que dé a las
familias garantías mínimas de acceso a alimentos básicos, sistemas de rendición de cuentas que
garanticen la transparencia en la ejecución de recursos, una infraestructura de servicios competitiva,
un fortalecimiento institucional, y una decidida voluntad por coordinar y consultar las estrategias de
desarrollo local con las autoridades tradicionales y con las comunidades del pueblo Wayúu.
Las comunidades tienen las respuestas a muchas de las preguntas sobre cómo terminar con décadas
de exclusión y superar esta crisis lenta y letal. El resiliente pueblo Wayúu, que enfrenta ahora el
desarrollo de su Plan de Salvaguarda, ha demostrado tener propuestas concretas para su territorio
que se hace urgente escuchar e implementar. OXFAM espera que este informe contribuya a ello.
Aída Pesquera
Directora
Oxfam en Colombia
•7•
•8•
II. ANTECEDENTES DE LA ACTUAL
CRISIS HUMANITARIA
En la zona norte del Departamento de La Guajira (Alta Guajira) se vienen registrando en forma
sostenida desde hace dos años dificultades para el acceso al alimento, así como de acceso a agua. La
situación se comenzó a agudizar con la devaluación de la moneda venezolana (Bolívar Fuerte – Bf. -)
y la restricción del paso de mercancías por la frontera con este país a finales del 2013 (pues gran parte
de la zona ha mostrado una dependencia económica y alimentaria de Venezuela por muchos años).
Esta situación se agravó con la instalación reciente de una temporada seca anómala entre Junio y
Septiembre del 2014, asociada a las amenazas de instalación de un Fenómeno de El Niño que tuvo
consecuencias notables sobre el acceso al agua y sobre la agricultura.
Esta situación generó una movilización humanitaria intensa, incluyendo evaluaciones y respuestas
rápidas y, por parte del Estado, una asistencia humanitaria orientada principalmente a la satisfacción
de las necesidades inmediatas de agua y alimentos.
En los primeros informes del Equipo Humanitario de País (EHP) realizados en Febrero del 2014
(analizando la situación sostenida desde Julio 2013) se concluía que los grupos de población de la
Alta Guajira estaban enfrentando una crisis humanitaria manifestada por:
•
•
•
•
Reagudización de las dificultades para el acceso físico y económico a los alimentos.
Deterioro de los medios productivos agropecuarios.
Desnutrición aguda de 14% en menores de 5 años (Agosto 2013).
Dificultades crónicas para el acceso al agua y saneamiento.
En ese momento se delimitaban como detonantes de la crisis:
• Las restricciones en el comercio con Venezuela por controles aduaneros que han limitado desde
entonces el paso de alimentos, mercancías y combustible, con lo que se interrumpe el único flujo
de bienes alimentarios y no alimentarios en la zona.
• La devaluación de la moneda en Venezuela.
• La deficiencia en las lluvias desde octubre de 2012 hasta Septiembre 2013
• Debilidad institucional y limitada atención por parte del Estado, evidenciada por la falta de
carreteras e infraestructuras, poco desarrollo de mercados de abastecimiento en la zona, baja
cobertura en servicios de agua, saneamiento y medidas tímidas en temas de recuperación y
reducción del riesgo de desastres.
En Febrero del 2014 comenzó una respuesta estatal centrada en la distribución de paquetes de ayuda
alimentaria para compensar los efectos de la restricción del comercio de alimentos con Venezuela. En
Abril del 2014 esta respuesta humanitaria se clausura y los operativos de distribución de la ayuda se
levantan sin una estrategia de salida específica, y sin que la amenaza a la seguridad alimentaria
terminara y sin ningún tipo de acción consecutiva para la reducción de riesgo de desastres en la zona.
En Junio del 2014 la intensa temporada seca por las amenazas de instalación del Fenómeno del Niño
reagudizaron nuevamente la crisis y, los impactos anteriormente mencionados se intensifican, agravados
por la progresiva descapitalización de medios de vida con la que las familias vienen enfrentando la crisis.
•9•
Ante esta nueva crisis, en Agosto del 2014 se realiza un diagnóstico rápido inter-agencial coordinado
por el Cluster de Seguridad Alimentaria, PNUD, PMA y OXFAM en el que se reporta la
intensificación de una crisis de seguridad alimentaria e hídrica en la zona, con especial afectación de
los medios de vida agropecuarios, el agotamiento de pozos y jagüeyes y una prolongación de la
situación de falta de acceso a los alimentos, dada las dificultades para el intercambio aduanal con
Venezuela que parecen no resolverse en el corto plazo.
Durante esta última fase, el Estado continuó la asistencia humanitaria con un “Plan de Choque”
consistente en entrega de alimentos y distribución de agua. Esta ayuda humanitaria estatal llegó
cuando los medios de vida de la población ya estaban afectados y no alcanzó a las rancherías más
aisladas y vulnerables. Nuevamente, ante el inicio de la segunda temporada de lluvias en la zona, la
Unidad Nacional de Gestión de Riesgos de Desastres (UNGRD) vuelve a cerrar el apoyo a la respuesta
desde el nivel central, quedando así una única emergencia lenta y prolongada, gestionada como una
sucesión de emergencias cortas.
Para inicios de Diciembre del 2014, al tiempo de realizarse esta evaluación, las lluvias de esa segunda
fase invernal del 2014 han sido mucho menores de lo esperado y el Instituto de Hidrología,
Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (IDEAM), comienza a emitir alertas de posible
maduración del fenómeno de El Niño 2014-2015 cercanas a un 75%1.
El 10 de Diciembre del 2014, y en el marco de la conmemoración de la declaración de los Derechos
Humanos, la Secretaria de Educación Departamental de La Guajira, encargada en ese momento del
despacho del Gobernador, reconoce institucionalmente las fallas y omisiones de las acciones
gubernamentales a favor del bienestar de la población Guajira en el marco de la presentación de la
auditoría “Crisis Humanitaria de la Guajira”, liderada por la Defensoría del Pueblo.
1 http://institucional.ideam.gov.co/jsp/3227
• 10 •
III. OBJETIVOS Y ASPECTOS
METODOLÓGICOS
Objetivo General
Contar con información oportuna de la situación a nivel de terreno en las zonas más prioritarias de
la Alta Guajira, para establecer recomendaciones sectoriales sobre medidas de recuperación después
de los efectos de la temporada seca anómala Abril-Septiembre del 2014, y sobre medidas de
protección de medios de vida frente a futuras amenazas en la zona.
Objetivos Específicos
1. Identificar y describir los principales sistemas productivos y los medios de vida de la población
más vulnerables de la Alta Guajira.
2. Definir escenarios de riesgo para cada uno de estos grupos y sistemas productivos considerando
sus principales vulnerabilidades y los pronósticos de la situación climatológica.
3. Identificar los daños ya ocurridos por el efecto de las amenazas y crisis desde Enero del 2014 y las
estrategias de afrontamiento que la población ya está asumiendo.
4. Identificar las necesidades de asistencia inmediata y recuperación temprana ante los daños ya
registrados.
5. Proporcionar recomendaciones sectoriales específicas para la adopción de medidas de protección
de medios de vida y reducción del riesgo a mediano plazo.
Fases del Mapeo
El ejercicio se llevó a cabo en estas fases:
• Actualización sobre el contexto de las emergencias en la zona en el año 2014.
• dentificación de las áreas prioritarias a ser evaluadas, en coordinación con Cruz Roja Colombiana
(CRC) y la Secretaría de Asuntos Indígenas de la Gobernación de La Guajira.
• Visita de terreno para consulta a población, sectores económicos, productores y productoras.
• Revisión de hallazgos preliminares con la UNGRD, CRC y OXFAM.
• Consulta de fuentes secundarias de información documental.
• Reporte.
La visita de terreno se completó según estos parámetros:
Fechas:
25 Noviembre - 3 Diciembre 2014
• 11 •
Equipo:
• Cruz Roja Colombiana, Seccional La Guajira
• Oxfam
Áreas Geográficas Evaluadas:
Departamento de La Guajira, Municipio de Uribia:
•
•
•
•
•
•
•
•
Porshina
Flor del Paraíso
Nazareth (Sector New York)
Punta Gallinas
Quebrada Honda
Cabo de la Vela
Carrizal
Uribia, cabecera municipal
Sectores Consultados:
• Gobernación de Riohacha: Representante Departamental del SNGRD, Representante de la
Secretaría Departamental de Desarrollo Económico, Representante Departamental de la Secretaría
de Asuntos Indígenas.
• SNGRD: Representante Municipal del SNGRD de Uribia – Asesor Regional del SNGRD
• Maestra de Porshina, encargada de programa “Cero a Siempre”
• Habitantes de Porshina: entrevista grupal 8 personas (6 mujeres, 2 hombres)
• Corregidora de Flor del Paraíso
• Habitantes de Flor del Paraíso: entrevista grupal 8 mujeres.
• Tienda local de alimentos, Flor del Paraíso
• Autoridades Tradicionales Wayúu, Nazareth: entrevista grupal 8 personas (6 hombres, 2 mujeres).
• Jornalero, entrevista individual, sector New York, Nazareth
• Tienda local de alimentos, Nazareth
• Pescador/Encargado de Hospedaje Turístico: 2 entrevistas individuales, reconocimiento de estado
de pozos
• Asociación de Tejedoras Tradicionales “Creata”, Quebrada Honda: entrevista grupal, 16 mujeres.
• Autoridad Tradicional Wayúu, Cabo de la Vela
• Representante de Asociación de Pescadores de Cabo de La Vela
• Trabajadores de la extracción del yeso, Carrizal: entrevista grupal, 8 personas (3 mujeres, 5 hombres).
• Almacenes del Mercado de las Pulgas, cabecera municipal de Uribia: 3 locales
Captación y Manejo de la Información:
Las personas e instituciones consultadas se identificaron por un proceso de selección intencional, que
permitiera reunir información representativa de todos las áreas geo-económicas y medios
productivos.
La información se captó a través de entrevistas individuales y grupales desarrolladas con ayuda de un
guía local, interprete Wayunaiki-Español.
• 12 •
La información captada, incluso la que expresa cifras aproximadas, es de carácter cualitativo, no fue
obtenida por encuestas y cálculos estadísticos, sino a través de estimaciones de actores y sectores
sobre sus propios procesos, rendimientos productivos y pérdidas. Estas estimaciones fueron sujetas
a cálculos posteriores cotejados con fuentes secundarias de información, incluyendo censos de
productores, rendimientos, precios de alimentos, costos de producción. Para algunos de los análisis
se utilizó como referencia una canasta básica de alimentos calculada con un grupo reducido de
alimentos seleccionados a partir de la canasta ampliada definida para el país (anexos).
Limitaciones y Dificultades:
• Dificultades de acceso a la zona: los desplazamientos demandan tanto o más tiempo que el tiempo
efectivo de entrevistas, por lo que esto hay que incluirlo en la estimación de tiempos que toma el
ejercicio.
• Carencia de cifras oficiales precisas sobre aspectos de la evaluación, por ejemplo, censos de
animales, estadísticas poblacionales, censos de afectación.
• 13 •
IV. CONTEXTO GENERAL
Ubicación, límites y superficie
La Guajira es una región situada entre el extremo nororiental de Colombia y el extremo noroccidental
de Venezuela. Tiene una superficie cercana a los 25.000 km². Políticamente su mayor parte pertenece
al departamento colombiano de La Guajira y una estrecha banda costera al sur pertenece al estado
venezolano del Zulia.
Fig. 1: Mapa Península de la Guajira
Como departamento colombiano limita por el Norte con el mar Caribe, por el Este con el mar Caribe
y la República de Venezuela, por el Sur con el departamento del Cesar, y por el Oeste con el
departamento del Magdalena y el mar Caribe. Cuenta con una superficie de 20.848 km2 lo que
representa el 1.8 % del territorio nacional. El departamento está dividido en 15 municipios y 44
corregimientos así como numerosos caseríos llamados “rancherías”.
La Guajira ha sido subdividida en tres grandes subregiones de acuerdo a la diversidad de sus
características físicas, agroecológicas y humanas presentes en el territorio (CORPOGUAJIRA, 2012):
• Alta Guajira: ubicada en el extremo peninsular, coincidiendo en gran parte con el territorio del
municipio de Uribia y una pequeña porción del municipio de Maicao. Sus límites por el norte van
• 14 •
desde Punta Gallinas y Punta Espada y hasta los corregimientos El Cardón y Matajuna (limítrofe
con Venezuela). Se caracteriza por ser una región plana de tipo semidesértico, con serranías
excepcionales que incluyen la serranía de La Macuira (Parque Nacional), la Serranía Jarara, que
incluyen cerros como La Teta, Cojoro, Carpintero, Cocinas. En ella se instalan varios puertos,
como el puerto carbonífero "Puerto Bolívar", a cuyas operaciones se debe la instalación de la única
vía que conecta el puerto con la capital municipal de Uribia. La población está conformada en un
95% por la etnia Wayúu.
• La Media Guajira: se localiza en la parte central del departamento. Sus límites se extienden desde
El Cardón y Matajuna, hasta Riohacha, y la Cuchilla de Pangrande, en los Montes de Oca. Es una
región plana, semidesértica donde predomina el paisaje semiárido. Está conformada por los
municipios de Manaure, Maicao en su mayor extensión y parte de los municipios de Riohacha y
Uribia. Posee grandes recursos mineros y mayor disponibilidad de recurso hídrico. La población
incluye indígenas Wayúu mestizos, negros. En esta región se da más actividad agropecuaria y
comercial.
• La Baja Guajira: se extiende al occidente enmarcada por partes de la Sierra Nevada de Santa Marta
y por las ramificaciones de la Cordillera Oriental, llamada Serranía de Perijá (Montes de Oca). Está
conformada por los municipios de Dibulla, Albania, Hatonuevo, Barrancas, Fonseca, Distracción,
San Juan del Cesar, El Molino, Villanueva, Urumita y La Jagua del Pilar. Está bañada por los ríos
Ranchería y Cesar, los dos más largos de La Guajira y por todos los ríos que bajan de la Sierra
Nevada de Santa Marta hacia el Mar Caribe. En ella se dan todos los pisos térmicos. Muestra gran
contraste con las anteriores, siendo ésta húmeda y rica en flora y fauna por tener un régimen
pluvial más abundante y con suelos fértiles lo que la hace más activa en el sector agropecuario.
Fig. 2: Mapa Departamento de La Guajira, Colombia.
Delimitación de Áreas y Municipios. Corpoguajira, 2012
• 15 •
Del lado venezolano, La Guajira es uno de los 21 municipios del estado Zulia, ubicado al norte del
estado, con una superficie de 2.369 km², y una población Wayúu de 65.545 habitantes, con
estrechos nexos familiares con la población del lado venezolano. El estado Zulia en Venezuela, es uno
de los más ricos del país, es la zona de extracción petrolera y Maracaibo, su capital, es uno de los
principales mercados de la zona.
Uribia es el municipio más grande de La Guajira, abarca más de la tercera parte de su área. La mayoría
de su población hace parte del pueblo Wayúu y su territorio incluye un espacio rural de propiedad
colectiva llamado “Resguardo Indígena de la Alta y Media Guajira”. El municipio en su totalidad
ocupa un área de 8,200 km², con una extensión rural de 8.190 Km² y 10 Km2 aproximadamente de
población urbana (POT, 2001).
Determinaciones Fronterizas e Independencia
La Guajira Independiente
El territorio guajiro se independiza de la administración de la monarquía española en 1820, pasando
a formar parte de los Estados Unidos de Colombia en una campaña dirigida por José Prudencio
Padilla. Posteriormente la parte peninsular es segregada de dicho estado para convertirse en el
“Territorio de La Guajira”, regido como intendencia. En 1965 se conforma como el actual
departamento colombiano de “La Guajira”. Particularmente Uribia como municipio nace de la
refundación de la ranchería original de Chitki en 1935, en honor del caudillo liberal Rafael Uribe2.
“Cuando llego a una ranchería… me parece a veces que me encuentro en un siglo distante,
allá por los días de la conquista, incrustado en un capítulo de aventuras inverosímiles.
Capitán Londoño, fundador de Uribia. 1935”.
Diferendo Fronterizo3
El intento de definir las fronteras de Colombia y Venezuela se remonta a la época en la cual ambas
naciones conformaban una sola entidad colonial conocida como la “Gran Colombia”. En 1829 se
comienzan a separar en entidades independientes y a partir de ese año se conforman sucesivamente
los países de Colombia, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Perú.
Estas separaciones se han establecido con una definición de fronteras muy imprecisa. Los límites se
han tratado de demarcar con más claridad a través de varios tratados binacionales. En 1941 se firma
el tratado definitivo de demarcación de fronteras, pero particularmente el área fronteriza de La
Guajira permanece en conflicto, especialmente en torno al conocido como "Golfo de Venezuela". El
problema del conflicto (aún activo) de las áreas marinas del Golfo, se centra en que éste posee una
gran importancia estratégica por sus yacimientos de petróleo.
De todos los acuerdos fue fundamental el conocido como la tesis de la "Costa Seca" (1980), la cual
planteó que la totalidad del Golfo de Venezuela sería soberanía del país homónimo y Colombia no
tendría jurisdicción alguna sobre las aguas, pero si sobre el territorio terrestre, incluyendo su población.
Los límites en La Guajira han quedado así definidos entre los mares territoriales de los dos países, con
Castilletes como Hito No. 1 de la línea fronteriza entre ambos países.
2 (http://www.laguajira.gov.co/web/)
3 http://es.wikipedia.org/wiki/Frontera_entre_Colombia_y_Venezuela
• 16 •
Las consecuencias sociales de esta aventura cartográfica y política se expresan por la gran extensión
del límite y por las dificultades de haberse adjudicado a Venezuela solo las aguas, quedando un gran
contingente de población venezolana establecida en límites terrestres y bajo la administración
Colombiana. Esto ha dificultado, entre otras cosas, el movimiento poblacional que por siglos se
realizó naturalmente, el control migratorio y aduanal y la imprecisión sobre las responsabilidades
políticas y ciudadanas sobre aquel territorio. Especialmente por parte de Colombia, el abandono de
la zona es evidente en cuanto a un déficit considerable de servicios públicos, especialmente vías de
acceso y servicios de agua y saneamiento.
Otros dos grandes problemas sociales de la delimitación fronteriza son el contrabando y los
movimientos de grupos armados. Ambos gobiernos mantienen a la región en una recesión económica
constante por la aplicación de controles fronterizos de la llamada “actividad comercial no regulada”.
Entre 2004 a 2007 se tomaron medidas de control aduanero severas por parte de Colombia con
respecto a su comercio departamental, al que considera —en gran parte— como contrabando. A
partir de inicios del 2014 el gobierno de Venezuela, sumergido en una gran crisis económica e
institucional, impone severas restricciones para el paso de mercancías, especialmente combustible,
alimentos básicos y agua, para evitar así el contrabando de extracción hacia Colombia.
Las ciudades fronterizas más importantes son:
Tabla 1. Correspondencia Ciudades Fronterizas.
Frontera Colombo-Venezolana. Dic. 2014
COLOMBIA
VENEZUELA
FRONTERA NORTE, CASTILLETES - URIBIA
Castilletes
Castilletes
Flor de la Guajira
Puerto López
FRONTERA MEDIA , CERRO DE LA TETA - URIBIA
Cojoro
(Capital Alta Guajira Venezolana)
Rancho Grande
FRONTERA SUR, PARAGUACHÓN – URIBIA
Paraguachón
Winpeshi
Maicao
Cuatrovías
Paraguaipoa – Los Filuos
Maracaibo
Etnia y Demografía
Predominancia Étnica
La Guajira es el Departamento que aloja la mayor cantidad de población indígena de Colombia
(20%). Las tendencias de censos muestran que el 46% de la población es de origen indígena, 8%
afrocolombianos y la población mestiza representa un 45%4.
4 (http://www.laguajira.gov.co/web/)
• 17 •
Esto significa que la población indígena (conformada por miembros de los pueblos Wayúu, Ijka,
Wiwa y Kággaba) se consolida como mayoría en el Departamento, todas con una fuerte tradición
cultural y una visión propia del bienestar. Los Wayúu se extienden por el centro y norte, los Kogi, Ika
y Kankuamo predominan en la sierra nevada (Diagnóstico Interagencial UN-OXFAM, 2014).
La población Wayúu se asienta en forma de resguardos y reservas. El resguardo indígena es una
división territorial de carácter legal que, por medio de un título, garantiza a determinado grupo
indígena la propiedad sobre su territorio, poseído en forma colectiva y tradicionalmente habitado por él.
La lengua hablada por el pueblo Wayúu se denomina Wayuunaiki.
La población criolla la conforman las comunidades afro descendientes junto a la población mestiza
constituida de las mezclas del tipo africano e indígena. La Guajira recibió en la década de 1930 y de
1970 un gran contingente de inmigrantes musulmanes procedentes del entonces extinto Imperio
Otomano —o turco, usado a la vez como gentilicio de todo el que comercia— y de Líbano Palestina,
lo que ha determinado una gran influencia en las actividades y tradición comercial móvil de la zona.
Demografía
De acuerdo a las proyecciones del DANE para el 2014 (Censo 2005), Uribia tiene una población de
168.286 personas con un 51% de población femenina y un 49 % de población masculina y una
densidad poblacional de 21.291 personas por kilómetro cuadrado. La población rural equivale a un
95% de la población total, es decir, unos 159.872 Habitantes. El promedio de habitantes por familia
es de 6 a 8, lo que equivale a un total aproximado de 26.000 familias, lo cual se corresponde con el
último censo no oficial realizado para la distribución de ayuda humanitaria en Marzo-Agosto 2014.
No se tienen estadísticas oficiales más actualizadas5.
El municipio tiene veintiún (21) corregimientos de los cuales, en orden de importancia, son centros
pobladores mayores: Nazareth, Puerto Estrella, Siapana, Cabo de la Vela. Los corregimientos menores
son: El Cardón, Wimpeshi, Guarerpa, Bahía Honda, Carrizal, Punta Espada, Castilletes, El Paraíso,
Taroa, Casuso, Taguaira, Porshina, Irraipa, Taparajin, Urú, Jojoncito y Puerto López.
En estos centros poblados se ubican las rancherías que agrupan viviendas familiares dispuestas en el
territorio con una gran dispersión.
No se cuenta con un censo actualizado de población por corregimiento. Lo más actual corresponde
al registro del ente territorial de gestión del riesgo de desastres (Consejo Municipal de Gestión del
Riesgo – CMGRD - Uribia) que muestra cifras registradas en el último plan de respuesta humanitaria
en los planteles educativos; estas cifras son algo superiores que las proyecciones del DANE para el
2014 (CMGRD, Uribia, 2014):
5 Diagnóstico Interagencial UN-OXFAM, 2014
• 18 •
Tabla 2. Población Aproximada por Zona
Geo-Económica, Alta Guajira, Dic. 2014
CORREGIMIENTOS
Nº FAMILIAS
Nº HABITANTES
Litoral
Bahía Honda
Cabo de La Vela
Casuso
Irraipa
Punta Espada
Punta Estrella
Taroa
TOTAL LITORAL
1345
257
659
1331
83
1768
303
5.746
10.760
2.056
5.272
10.648
664
14.144
2.424
45.968 (22%)
Sierra
Nazareth
Shiapana
Taguaira
Tapajarin
Uru
TOTAL SIERRA
1.355
930
1.056
892
740
4.973
10.840
7.440
8.448
7.136
5.920
39.784 (18%)
Fronteriza
Castilletes
Guarerpa
Puerto López
Paraíso
Porshina
Winpeshi
TOTAL FRONTERA
293
318
346
846
319
1.707
3.829
2.344
2.544
2.768
6.768
2.552
13.656
30.632 (15%)
Peri-Urbana
Carrizal
Cardón
Jonjoncito
TOTAL PERI-URB.
1.149
7.370
3.190
11.709
9.192
58.960
25.520
93.672 (45%)
GRAN TOTAL
URIBIA
26.257
210.056
Accesibilidad
En la Alta Guajira el acceso a los corregimientos y rancherías generalmente se hace a través de vías
sin pavimentar que se encuentran en muy mal estado.
La capital municipal de Uribia está comunicada con: el Municipio de Manaure por una carretera
asfaltada y en mal estado de 20 Km de longitud; el Municipio de Maicao por la ruta de Cuatro Vías,
con una carretera de 38 Km de longitud (asfaltada gran parte), y, por la misma ruta, con la capital
departamental Riohacha a 95 Km de distancia.
El interior del municipio puede decirse que es en general marcadamente inaccesible. La accesibilidad
entre la cabecera municipal de Uribia y sus propios corregimientos es muy precaria. Existe una vía de
• 19 •
terracería construida por la empresa Cerrejón que comunican la cabecera urbana, con Puerto Bolívar
(puerto carbonífero de la zona) y facilita el acceso a zonas periurbanas y rancherías de la zona costera
nor-occidental. Otras vías en muy mal estado comunican con el resto de los corregimientos del norte,
nor-este, centro y sur del municipio, en trechos solo transitables con vehículos de doble tracción, y
trayectos de entre 2 y 6 horas de tránsito. En partes de recorrido hay pedazos de vías a medio
asfaltar6.
El acceso a la mayoría de corregimientos y rancherías colombianas de la zona sur-este de Uribia es
más fácil hacerlo por Venezuela. Del lado venezolano de la frontera la zona es transitable por una vía
de unos 100 Km., pavimentada, con trechos de terracería en buen estado (2h de recorrido) llamada
el “Corredor Wayúu”. De especial importancia en este corredor es el troncal 06 que comunica el
mercado venezolano “Los Filúos” con los poblados venezolanos de Cojoro y Castilletes y que da paso
en Colombia a los poblados de Rancho Grande, Paraguachón y el propio Castilletes colombiano.
Estas son las principales rutas de entrada de personas y mercancías desde Venezuela hacia Colombia.
En el capítulo sobre acceso a mercados se resume la distancia en tiempo entre los principales puntos
de Uribia.
Pobreza y estado nutricional
El 96% de la población del municipio de Uribia tiene necesidades básicas insatisfechas (NBI), pero la
afectación en las áreas rurales es muy superior a la del casco urbano (98 % rural versus 43%
urbanas). El acceso de los hogares a los servicios básicos es muy bajo; solo el 6.1% tiene acceso a la
energía eléctrica, el 3.5% al servicio de alcantarillado y el 5.3% a acueducto7.
Según el DANE, la incidencia de pobreza extrema en la Guajira en el 2012 fue cerca de tres veces la
pobreza extrema nacional: 28% y 10% respectivamente8.
En el mapa de la situación nutricional de Colombia, La Guajira se registra como el Departamento con
los más altos niveles de desnutrición crónica (para el 2012 el 25% de sus niñas y niños menores de
5 años muestra retardo del crecimiento y el 30% de los niños y niñas entre 5 y 9 años). El
departamento se incluye también entre las zonas de más alto registro de hogares con niñas, niños y
mujeres con anemia (>35%) y de inseguridad alimentaria general9.
En cuanto a cifras registradas recientemente en centros de atención nutricional, la situación se registra
mucho más crítica. En Julio del 2014 la Secretaría Departamental de Salud, en coordinación con
Unicef, reportaron en Uribia cifras de desnutrición aguda del 13% en menores de 5 años (en los
criterios sanitarios de clasificación de la gravedad de la desnutrición entre “Leve” (<5%) y
“Crítica”(>15%), esta cifra corresponde a una prevalencia muy alta y a una situación de seria
gravedad). Las cifras de anemia y de retardo del crecimiento fueron de 67% y 73% respectivamente10.
La situación nutricional de los niños y niñas de la Alta Guajira se encuentra en parte protegida por el
acceso a programas de alimentación complementaria apoyados por el Instituto Colombiano de
Bienestar Familiar (ICBF) y la Municipalidad de Uribia en los centros educativos llamados
6 http://www.uribia-laguajira.gov.co/index.shtml
7 Diagnóstico Interagencial UN-OXFAM, 2014
8 EHP, 2014
9 ICBF/PMAS, 2013
10 Unicef, 2014
• 20 •
“Internados Indígenas”. Dadas las grandes distancias entre las rancherías dispersas y estos centros
(4-5 horas), muchas familias dejan a sus hijos pernoctando en estos centros todo el año escolar, lo
cual les da al mismo tiempo la movilidad para desplazarse a los diferentes lugares en los que usan sus
medios de vida en forma estacional.
Seguridad
El pueblo Wayúu ha sido gravemente afectado por la confrontación entre los grupos armados ilegales
que se disputan el dominio de esta zona por diversas razones. Las particularidades geográficas de este
territorio, tales como la salida al Caribe, la frontera con Venezuela, la interconexión con los
departamentos de Magdalena y Cesar, los corredores hacia la Sierra Nevada de Santa Marta y la
Serranía del Perijá, lo convierten en un punto estratégico para el tráfico de armas, mercancías,
narcóticos, gasolina, vehículos y personas (Observatorio del Programa Presidencial de Derechos
Humanos, 2009).
En cuanto al movimiento de grupos armados, se calcula que las FARC y el ELN tienen unos cinco
frentes en la frontera. Las organizaciones de derechos humanos denuncian casos de desplazamiento,
asesinato y amenaza por parte de grupos paramilitares vinculados con el narcotráfico; y desde el
2010 se ha recrudecido un segundo periodo de violencia, caracterizada por el sicariato y otras
acciones delincuenciales.
El paso fronterizo con Venezuela se ha complicado en los últimos meses. Se presentan denuncias de
ciudadanos Colombianos que han pasado a territorio Venezolano y la guardia Bolivariana les
decomisa sus permisos de transito o pasaportes y, en algunos casos, son expulsados por
Paraguachón, Cúcuta o Arauca.
• 21 •
V. HISTÓRICO DE LAS CRISIS HUMANITARIAS
En la Alta Guajira se vienen acumulado los efectos de estas crisis y emergencias desde el 2010:
a. Ola Invernal 2010-2011 (Fenómeno de La Niña):
Esta temporada de lluvias fue catalogada como la peor en los últimos 40 años en Colombia. En La
Guajira fue el período con más precipitaciones en los últimos diez años. La situación se originó
debido a las abundantes lluvias provocadas por depresiones tropicales y frentes cálidos propios de la
época, ocasionados por el fenómeno de La Niña que se extendió hasta Noviembre del 2010,
empeoradas por los efectos indirectos del huracán Earl y la tormenta tropical Matthew (CDGRD, La
Guajira, 2012)
Esta temporada de ola invernal produjo fuertes aguaceros que causaron afectación por inundaciones
en 14 de los 15 municipios del departamento. El Consejo Departamental de Gestión de Riesgos de
Desastres (CDGRD) reportó una grave situación, destacándose la afectación de Uribia como una de
las más críticas, con cerca de 170.000 personas afectadas. Al comparar la afectación de La Guajira con
el resto de los departamentos del Caribe, se constata que el departamento tuvo impactos por debajo
de los del promedio de la región, excepto en el número de hogares con pérdidas de ganado. Este
aspecto, sumado a la relativamente baja pérdida de inmuebles, da un indicio de la condición de
ruralidad del departamento. Más de 1.218.000 cabezas de ganado, más de 20.000 peces, más de
298.000 aves y más de 27.400 especies menores resultaron afectadas en el departamento, tras la
temporada de lluvias 2010 – 2011 (CDGRD, La Guajira, 2012).
Gráfico 1. Unidades agropecuarias y bienes afectados en
La Guajira en la temporada invernal 2010-2011. UNRGD, 2012
80000
70000
60000
50000
40000
30000
20000
10000
0
Inmuebles
afectados
Fincas
afectadas
Hogares con
cultivos
perdidos
La Guajira
Promedio Caribe
• 22 •
Hogares con
pastos o
bosques
perdidos
Hogares con
pérdidas de
ganado
En temporadas de lluvias intensas como esta, no solo se afectan las márgenes de ríos y cascos
urbanos, sino se da también el deterioro de terracerías que están en muy mal estado, dejando a zonas
aisladas por varios días, así como el soterramiento de pozos con enlodamiento de agua.
b. Inflación, desabastecimiento y devaluación monetaria en Venezuela
La crisis de institucionalidad y las distorsiones económicas en Venezuela en los últimos 15 años han
conducido al país a un desempeño económico precario que se refleja en los siguientes indicadores
macroeconómicos:
Al cierre del año 2010 la inflación en Venezuela alcanzaba un mínimo de 20%, obtenido en parte
gracias a la postergación de varios ajustes económicos para la campaña de la última presidencia de
Hugo Chávez. En 2013 el Banco Central de Venezuela registra un salto de la inflación al 56%, en un
contexto de constricción del sector productivo local y caída en las importaciones del sector privado.
El último reporte de precios dado en Septiembre del 2014, indica que la inflación entre agosto de
2013 y 2014 fue de 63%, la más alta de América Latina. En cuanto a la escasez, los registros señalan
el desabastecimiento de más de uno de cada cuatro productos básicos. La elevación de las cifras y el
manejo distorsionado de información en materia económica es de tal escala que, el Banco Central de
Venezuela no ha publicado más indicadores en los últimos 3 meses. La mayoría de los analistas
independientes distan ampliamente de las previsiones y registros oficiales, y calculan que la inflación
del 2014 en Venezuela podría cerrar en torno a 75%, mientras que la de 2015 alcanzaría los tres
dígitos y rondaría 110%.
En cuanto a la devaluación de la moneda venezolana (Bolívar Fuerte – Bf.) y el cambio a Pesos
Colombianos ($COL), las cifras son más alarmantes. A inicios del 2010, 1 Bf. se cotizaba en cerca de
$COL200, mientras que al momento de la realización de esta evaluación, 1 Bf. se cotizaba en cerca
de $COL20, es decir una devaluación del 1.000%.
La inflación y el desabastecimiento han ocasionado que sea cada vez más difícil para los guajiros
trabajando en Venezuela enviar las remesas en especie que usualmente se enviaban a Colombia
(alimentos, medicinas, repuestos).
Por su parte, la devaluación de la moneda Venezolana ha ocasionado que las remesas en dinero
enviadas desde Venezuela a Colombia se hayan disminuido en volumen, frecuencia y especialmente
valor. Un salario diario para un empleo no formal calificado como el que el colombiano ganaba en
Venezuela en el 2010, representaban aproximadamente $COL30.000 en el 2012, actualmente
representan $COL4.000.
c. Temporada Seca 2013 - 2014
Colombia registró en el 2013 una temporada seca anómala asociada a amenazas de instalación del
fenómeno de El Niño que se mantuvo entre un 60% y 80% toda la temporada. No se confirmó su
instalación, pero el déficit de precipitaciones fue intenso, especialmente entre Octubre y Diciembre
del 2013 con una extensión hasta Marzo del 2014; se esperaba una recuperación de las lluvias
habituales entre Abril y Mayo que no llegó.
Las principales consecuencias de esta temporada seca fueron, la desaparición casi completa de todo
tipo de agricultura a partir de la mitad de 2013, la reducción del número de animales por familia, una
progresiva descapitalización de los medios de vida familiares y el incremento de la dependencia del
comercio y de los mercados locales venezolanos11.
11 Diagnóstico Interagencial UN-OXFAM, 2014
• 23 •
d. Control fronterizo del paso de productos básicos desde Venezuela
El diferencial cambiario entre el bolívar y el peso Colombiano impulsado por una gestión económica
controlada e híper-subsidiada en Venezuela motivó, además del descenso en el volumen y el valor de
las remesas familiares hacia La Guajira, un contrabando de extracción a gran escala de productos
subsidiados desde Venezuela hacia Colombia.
La escala de la extracción de combustible y alimentos básicos hacia Colombia llegó a tal nivel, que el
gobierno venezolano impuso controles aduaneros para limitar el paso de productos a partir de
Diciembre del 2013, oficializado en Febrero de 2014. Las restricciones establecen un flujo mínimo
permitido por persona, equivalente a las cantidades que se estiman son necesarias para el consumo
familiar, no comercial. Estos controles han surgido efecto para el control del contrabando, pero han
resultado a la vez en fortalecimiento de las redes de tráfico de productos que se dan entre los
comerciantes informales de ambos países, y la guardia venezolana que participa en la extorsión
cobrando sumas considerables para el paso ilegal de mayores volúmenes.
Esta situación agravó las dificultades para el acceso al alimento que ya venía deteriorada en la zona,
dadas las disminuciones de la producción de alimentos para el auto-abastecimiento en las familias
rurales de La Guajira colombiana.
e. Temporada Seca 2014
La última crisis se desarrolla a partir de la instalación de una temporada seca anómala del período
Marzo-Mayo del 2014, que se manifestó en Colombia con una intensa disminución de las
precipitaciones y un desabastecimiento severo de agua y forrajes en la zona de La Alta Guajira,
además de una interrupción de la actividad agrícola a pequeña escala que las familias hacen para el
autoabastecimiento del hogar en pequeñas rozas. La situación fue tan severa que, la mayoría de
municipios del Caribe y, en especial de La Guajira, declararon estado de calamidad pública y se
desplegó una respuesta humanitaria de entes oficiales y no oficiales.
Esta situación de déficit sostenido de precipitaciones, vista con perspectiva temporal, equivale a la
instalación de una temporada seca muy larga, equivalente a unas lluvias muy deficientes desde
Septiembre del 2012, es decir, una “sequia de tres años” como lo percibe la propia gente de la región.
Para inicios de Diciembre del 2014, al tiempo de realizarse esta evaluación, las lluvias de esa segunda
fase invernal del 2014 han sido mucho menores de lo esperado y el Instituto de Hidrología,
Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (IDEAM), comienza a emitir alertas de posible
maduración del fenómeno de El Niño 2014-2015 cercanas a un 75%12.
Por otra parte, el recorrido por la zona hace evidente el bajo nivel de agua captada por los jagüeyes
usuales y los nuevos construidos en Agosto del 2014. Se registra la intención de las autoridades
locales de extender el estado de calamidad declarado en la zona desde Junio del 2014.
El histórico de amenazas sobre los medios de vida en la zona desde el 2010 se resume en la siguiente
figura y al análisis de sus impactos sobre los medios de vida y la seguridad alimentaria de la población
se analiza en secciones posteriores:
12 http://institucional.ideam.gov.co/jsp/3227
• 24 •
2010
2011
2012
2013
2014
2015
Ola invernal (2010 - 2011)
Devaluación Bolívar, inflación y desabastecimiento en Venezuela (constante desde 2010)
Huracán Sandy
(Zona litoral)
Exploración Sísmica yacimientos petróleo y gas
por Chevron y Global (Zona litoral)
Crisis de la Frontera
Colombo-Venezolan
a: Restricción al
paso de mercancías,
cierre nocturno,
penalización del
contrabando de
extracción desde
Venezuela (2014)
Temporada seca
2014-2015
Efectos
temporada seca
2014-2015
Las amenazas por fenómenos naturales y antrópicos en la zona no han sido solo de carácter súbito o
asociadas a irregularidades aisladas del clima.
Entre otras de las tendencias lentas que se ha registrado en la zona (muy probablemente asociadas a
los efectos del cambio climático) se encuentran:
• Desertificación de la zona. De acuerdo con estudios realizados por el IDEAM, cerca del 24% de las
tierras en Colombia son susceptibles a la desertificación y el 0.7% de la extensión del suelo
nacional presentan procesos de desertificación. El departamento más afectado por procesos de
desertificación en el país es el de La Guajira.
• Depredación del bosque nativo.
• Aumento del nivel del mar. El Ministerio de Medioambiente y el Instituto de Investigaciones
Marinas y Costeras (INVEMAR) calculan que el 30% de las costas colombianas están erosionadas
por el incremento del océano y que las costas más erosionadas del país son las de La Guajira, con
183 kilómetros de costa ya afectadas.
• Salinización de pozos.
• Disminución de la fauna marina y de los rendimientos de la pesca artesanal.
“La lluvia ya no deja agua en jagüeyes. Antes llovía de día y de noche, ahora ya no,
por eso anda mi abuelo buscando la lluvia cada vez más lejos con la misma pala de sembrar”.
Registro, Entrevista, Vecina de Quebrada Honda
• 25 •
VI. ECONOMIA GENERAL
Y FINANCIACIÓN DE LA ZONA
La economía del departamento depende de la explotación de minería y gas, el comercio, el turismo,
los servicios y, en menor grado, la agricultura y la ganadería.
En la clasificación de competitividad que maneja la Oficina de Estudios Económicos del Ministerio
de Comercio, Industria y Turismo (MinCIT), La Guajira ocupa el último escalafón (22/22) según el
indicador de competitividad global de acuerdo a criterios como infraestructura, fortaleza económica,
finanzas públicas, entre otros (MinCIT 2013).
La participación del PIB departamental en el total nacional para el 2011 fue del 1.15% . La estructura
del PIB departamental por sectores muestra una preponderancia de la explotación de minas y
canteras (56%), seguida de los servicios comunales y sociales (15%) y, en menor grado, de la
agricultura (4.5% - incluyendo cultivos, pecuaria, silvicultura y pesca), el turismo (3.9%), la
construcción, el transporte y las comunicaciones (MinCIT 2013).
Particularmente en Uribia la economía local destaca por ser binacional. En grandes sectores del
Municipio (especialmente la zona sur-este, norte y central) circulan las dos monedas (el Peso
Colombiano y el Bolívar Venezolano) y, en muchos lugares, solo circula la moneda venezolana y la
referencia de las personas locales al estimar sus ingresos y gastos se hace en Bolívares.
La extracción de recursos en la Alta y Media Guajira generalmente se basa en megaproyectos gasíferos
(gasoducto a Venezuela), hidro carburíferos (especialmente la explotación del carbón de El Cerrejón)
y energéticos (parque Eólico Jepirrachi) que, junto a la actividad turística (construcción de
infraestructura en el Cabo de La Vela), han sido señaladas como actividades de gran impacto
ambiental y poco beneficio para las comunidades indígenas13.
Sectores Económicos
La minería representa en generación de recursos financieros cerca del 60% de la economía del
departamento. Incluye la explotación de sal marina y gas natural en Manaure, el carbón en los
yacimientos de los municipios Maicao, Albania, Hatonuevo, Fonseca y Barrancas. También se
encuentran la de canteras y la explotación aurífera en Dibulla (MinCIT, 2013).
El Cerrejón es la operación de minería de carbón de exportación a cielo abierto más grande del
mundo. Los depósitos de carbón se encuentran en una extensión de 69.000 hectáreas y el material
se transporta en tren desde la mina hasta Puerto Bolívar, mayor puerto carbonífero de América14.
Se da también una extracción a menor escala de yeso, talco y arena. En Uribia, la sal se ubica
principalmente en los corregimientos de Bahía Honda, Carrizal y Cardón. El talco y la esteatita se
explotan también en la Serranía de Jarara, Bahía Portete, Bahía Honda.
El yeso se encuentra en yacimientos abundantes en Carrizal y Cardón; San José de Bahía Honda,
Portete, Puerto Estrella, Santa Cruz. Los yacimientos son producidos por evaporación marina; es un
13 IGAC/CORPOGUAJIRA 2009
14 IGAC/CORPOGUAJIRA 2009
• 26 •
recurso natural renovable. La explotación es informal, de pequeña escala y de subsistencia, en gran
parte atribuido a la falta de infraestructura y a las distancias a los centros de consumo (POT, Uribia
2001).
En la Guajira no se ha producido una integración del sector minero con el resto de la economía15. En
Uribia, la actividad resulta de un débil tejido productivo en donde la mayoría de las empresas son
de menos 5 personas, más proclives a la subsistencia y menos a las actividades económicas de
acumulación (CDGRD, La Guajira, 2012).
El potencial minero de la Alta Guajira incluye, cobre (en Castilletes y en el Macizo de la Macuira),
cromo (Cabo de la Vela y en la Serranía de Macuira), titanio (Cabo de la Vela y al norte de la Serranía
de Jarara y Macuira), barita (Serranía de Cosinas y Jojoncito).
La agricultura no es un renglón económico de peso en la economía del departamento y,
particularmente en la Alta Guajira, lo es menos. Los cultivos extensivos son más importantes en la
baja y media Guajira dada la mayor disponibilidad del agua que aporta el Río Ranchería y su distrito
de riego a medio construir desde el 2006.
Las tierras que tienen vocación netamente agrícola corresponden al 7.5%, y la vocación ganadera es
del 4.96% del área total del departamento. El 11.43% de las tierras del departamento deben ser
protegidas o dedicadas a la conservación y al uso forestal de protección16.
En Uribia las actividades agropecuarias, aunque fundamentales para el pueblo Wayúu de la Alta
Guajira, no son de peso económico e incluyen especies como yuca, maíz, sorgo, fríjol, cacao, coco,
plátano, dividivi, guayacán y mangle; en ganadería predomina el pastoreo de ganado caprino. Los
corregimientos con mayor vocación para el aprovechamiento agrícola en el municipio son Nazareth,
Taparajin, Paraíso, Guarerpa, Siapana, Urú, Jojoncito y poblados cercanos a la cabecera municipal,
tales como Jojoro, Isirowao, Sochinchon, Jomorrory, Botocherra, Katsaliamana, Parillen y Rafael de la
Calle17.
No hay un inventario ovino-caprino oficial para la Alta Guajira, pero se sabe que el departamento
reporta las mayores cifras de tenencia de este tipo de ganado en el Anuario Estadístico del sector
Agropecuario y Pesquero del 2011 (2.318.216 cabezas de ganado) (MinCIT, 2013).
Se ha dicho que La Guajira es un territorio muy vulnerable alimentariamente, pues no solo no
produce alimentos, sino que el equilibrio que había logrado frente a la forma de vida de esta zona
desértica se ha roto por la producción de cultivos perennes de corte comercial que acaparan la poca
agua disponible. La fragilidad alimentaria se agudiza con las tierras de sus municipios antes
productores de alimentos, hoy están dedicadas a grandes extensiones de palma y otros
agro-combustibles. Amplias zonas del departamento como Uribía y Manaure, además de vivir con
sed, viven de los alimentos obtenidos en la frontera con Venezuela, generándose así una gran
vulnerabilidad que determina que, el más leve cambio en el abastecimiento de alimentos y agua
desencadene una situación extrema de inseguridad alimentaria y nutricional18.
15
16
17
18
Cámara de Comercio de La Guajira, Informe 2010
IGAC/CORPOGUAJIRA 2009
POT, Uribia 2001
http://catorce6.com/index.php/columnistas-invitados/item/776-la-guajira-no-solo-vulnerable-sino-fr%C3%A1gil-alimentariamente
• 27 •
“La Guajira solo saca carbón y ese ni se come…
y, por lo que estamos viendo,tampoco da de comer”
Sara E. del Castillo. Revista catorce6. 14 Octubre 2014
La pesca en el Departamento aporta menos del 10% del rendimiento pesquero de la costa de
Colombia.
La pesca industrial como actividad es prácticamente inexistente en la Alta Guajira. Las empresas
pesqueras a mayor escala tienen sede en Cartagena y realizan faenas en sus aguas, sin realizar
desembarco de productos.
La pesca artesanal (continental y marina), se basa principalmente en la producción de pescados como
mojarra, lisa, bagre, róbalo, pargo, camarones, langosta y tortugas. La pesca artesanal es importante
social y productivamente, pero sus áreas de pesca son constantemente invadidas por las operaciones
de embarcaciones de empresas pesqueras a escala, así como afectadas por incapacidad de los
pescadores artesanales en cuanto a desplazamiento y artes para su captura. La pesca artesanal se
distribuye por canales de comercialización sobre los que las comunidades no tienen control y la
producción queda invisible en las cifras reportadas por la pesca industrial. Sin embargo, aún sin
considerar el valor agregado, la pesca artesanal puede representar ingresos directos importantes a los
pescadores. El mercado principal para lo que se extrae en la zona son los hospedajes de la zona,
Cartagena, Venezuela y Las Antillas19.
La industria representa un 4% de la economía, conformada por el procesamiento de madera,
producción de carbón vegetal, y productos derivados de metales y concreto para la construcción
(IGCA/CORPOGUAJIRA 2009).
El turismo es un sector en crecimiento, pero no llega a aportar más del 4% del PIB departamental. La
región cuenta con 3 parques naturales (La Macuira, la Sierra Nevada y el Los Flamencos), las ruinas
históricas de Puerto López y los balnearios públicos de toda la costa occidental. El Cabo de la Vela,
las salinas de Manaure y Punta Gallinas (punto más septentrional de América del Sur) las principales
zonas de movimiento turístico (MinCIT, 2013.
El sector de servicios y comercio representa el 15% de la economía del Departamento. Es llevado por
empresas mixtas que prestan servicios públicos domiciliarios y empresariales, y una diversidad de
entidades prestadoras de servicios de salud, logística, banca, entre otras. El comercio es la principal
actividad generadora de empleo (junto al sector de transporte) e involucra la importación de
electrodomésticos por los puertos libres de Maicao, Manaure y el comercio no regulado de alimentos,
combustible y licores desde Venezuela, Panamá y Las Antillas (MinCIT, 2013).
En cuanto a la energía, La Guajira muestra un alto potencial energético a partir del aprovechamiento
de la radiación solar, de la energía eólica y el gas natural, todas parcialmente explotadas. La energía
eólica en el municipio de Uribia ha sido utilizada por muchos años para el bombeo de agua. Uribia
presenta el más alto potencial eólico del país. El potencial eólico de todo el departamento tiene una
capacidad suficiente para satisfacer más necesidades del país20.
El Parque Eólico Japirachi se ubica en Uribia y es el primero del país. Está funcionando desde el
2004. A pesar que se concibió con modelo de gestión de infraestructura con comunidades indígenas
en el marco de la Convención de UN para el Cambio Climático, toda la energía generada se exporta
19 POT, Uribia 2001
20 POT, Uribia 2001
• 28 •
a una estación eléctrica en Puerto Bolívar, donde alimenta operaciones de exportación de carbón de
Cerrejón, y de Puerto Bolívar se distribuye al resto del país, sin aportar energía para beneficio de la
comunidad guajira. La existencia del Parque Eólico ha contribuido, sin embargo, al incremento del
turismo al Cabo de la Vela. El parque es de propiedad de las Empresas Públicas de Medellín.
Financiación del Municipio de Uribia
El municipio, por otra parte, es receptor de las compensaciones y regalías producto de la exportación
del carbón y gas natural. Igualmente se reciben regalías por la explotación de gas en sitio próximo al
litoral municipal.
A partir del 2012 se hizo operativo en el país el Sistema General de Regalías (SGR) por medio de
decreto respectivo que determina la distribución, objetivos, fines, administración, ejecución, control,
el uso eficiente y la destinación de los ingresos provenientes de la explotación de los recursos
naturales no renovables de las diferentes zonas del país, precisando las condiciones de participación
de sus beneficiarios. Se espera que todos los recursos del SGR sirvan para financiar proyectos de
inversión presentados por las entidades territoriales a los llamados Órganos Colegiados de
Administración y Decisión - OCAD-, quienes serán los encargados de priorizarlos, aprobarlos y
designar el ejecutor de los mismos21.
Por su parte, El Sistema General de Participaciones SGP está constituido por los recursos que la
nación transfiere por mandato a las entidades territoriales – departamentos, distritos y municipios,
para la financiación de los servicios a su cargo, en salud, educación. Los aportes de Sistema General
de Participaciones (se dice que para Uribia son unos 15.000 millones de pesos), los maneja el alcalde
y según la reglamentación se esperaría que el 5.4% de estas participaciones se inviertan en proyectos
de abastecimiento de agua: en Acto Legislativo 04 de 2007 se incluyó en la composición del Sistema
General de Participaciones una participación específica para Agua Potable y Saneamiento Básico que
representa el 5,4% del total de estos recursos, valor equivalente a lo que históricamente se debía
destinar al sector dentro de la participación de Propósito General22.
21 http://www.laguajira.gov.co/web
22 http://www.minvivienda.gov.co/viceministerios/viceministerio -de-agua/monitoreo-a-los-recursos-del-sgp-apsb/recursos-
del-sistema-general- de-participaci%C3%B3n-para-agua-potable
• 29 •
VII. ASPECTOS ÉTNICOS Y SOCIALES
DE LA ECONOMÍA DEL HOGAR
Ciudadanía e Identidad
El recorrido por gran parte de la Alta Guajira, y en especial por las zonas rurales permite detectar
rápidamente que es una región con tierras, redes sociales y familiares entres dos países, que viven
identidades y problemáticas políticas y sociales comunes, pero situaciones diferentes en cuanto a su
ubicación y a la jurisdicción de la responsabilidad por su seguridad y su abastecimiento. Estas
garantías básicas son cartográfica, administrativa y políticamente responsabilidad de Colombia, pero
las ha garantizado en gran parte Venezuela.
Los rasgos que hacen parecer a esta población, más identificada y sustentada por Venezuela son
evidentes en el recorrido:
• Muchas personas sólo tienen documentos de identidad venezolanos
• La moneda que circula en varias zonas es solo el Bolívar, y en algunos casos una combinación de
Bolívar/Peso.
• La jerga del lenguaje común es mucho más propia del pueblo venezolano que del colombiano.
• La señal de TV y de telefonía móvil en muchas de las zonas es la de Venezuela
• El registro civil de recién nacidos tiende a hacerse de preferencia y en forma preliminar en
Venezuela por las facilidades de acceso. Confirman estos hallazgos, registros del Plan Territorial de
Uribia en los que se reporta que son muy frecuentes los errores en los documentos de identidad
de la población del municipio debido a la falta de registro y de cedulación de amplios sectores de
la población rural, el desconocimiento de los procesos y rutas de las instituciones del estado
colombiano y la ausencia de oficinas en los corregimientos.
Fig. 3: Mapa de área de influencia Wayúu
Territorio
Wayúu
• 30 •
Comunidad, familia, propiedad
El pueblo Wayúu se distribuye de manera dispersa en su territorio y su concepción de comunidad no
tiene la misma distribución espacial ni simbólica que la de las comunidades no indígenas.
La delimitación sin linderos de un espacio común, se define por la proximidad a un recurso natural
determinado, tal como un jagüey, un manglar, una salina o un yacimiento de yeso23.
La dinámica de poblamiento se basa en asentamientos llamados rancherías o Piichipala. Las
rancherías están formadas por varios ranchos unifamiliares de una planta que albergan parientes
uterinos (por línea materna) que conforman un grupo de residencia definido o clan. Es decir, cada
clan está conformado por varias familias emparentadas por vía materna que se establecen en una o
más rancherías. El número aproximado de familias por ranchería es de 5-20 y el número de clanes
por corregimiento impreciso, pero puede suceder que un clan y sus rancherías queden dispuestos
abarcando varios corregimientos. Lo que sí es preciso es que, en una misma ranchería solo conviven
personas de un mismo clan24.
Este arreglo social y territorial determina que la sociedad Wayúu sea básicamente matrilineal, es decir
con jerarquías y vínculos reconocidos por la vía materna y un apellido heredado de la mujer. El tío
materno mayor es quien ejerce la autoridad y los parientes por línea paterna son quienes ejercen la
solidaridad o trabajo conjunto.
Este tipo de parentesco materno que define al “clan” asegura alianzas y elementos culturales tan
importantes para la definición de territorios, propiedades e identidad, como los son el idioma, los
sistemas de control social, las reciprocidades y los ritos25.
La dispersión de sus caseríos es muy grande. La densidad de población de Uribia es de las más bajas
de Colombia y está muy por debajo del promedio departamental. Las mayores concentraciones de
población se ubican en los centros poblados de la cabecera municipal, el poblado en Nazareth y el
Cabo de la Vela26.
La gran mayoría de las casas se encuentra a varios minutos una de otra, para un manejo cómodo y
diferenciado de sus rebaños. Sin embargo, en cada ranchería de 10 a 20 familias los miembros
comparten derechos de usos de recursos comunes como la huerta, el pozo, el cementerio27.
Las únicas excepciones a la definición del clan en sentido territorial son las familias que se han
fragmentado para migrar hacia lugares más prósperos en la Baja y Media Guajira o en Venezuela.
También se desfragmentan del clan momentáneamente los niños enviados a los internados indígenas
para su educación. Estos internados mitigan las dificultades de acceso que enfrentan las familias para
llegar a las escuelas cada día y dan margen para la movilidad de los adultos en busca de sus medios
de vida. En ambos casos (migración e internados) el clan sigue funcionando como clan pero en
territorios separados.
23
24
25
26
27
Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos, 2009
Ibidem
Ibidem
Ibidem
POT, Uribia 2001
• 31 •
El primer sentido de propiedad en la zona lo delimita el espacio rural de propiedad colectiva llamado
“Resguardo Indígena de la Alta y Media Guajira”. Este resguardo indígena es propiedad colectiva de
la comunidad Wayúu y los clanes familiares pueden hacer uso de él sin títulos de propiedad ni
delimitaciones específicas28.
La noción de tierra entre los indígenas guajiros se basa en los derechos de uso y no en los de
propiedad. Por lo tanto su relación con la propiedad es claramente indirecta, la tierra no se considera
un bien comercial que requiera ser cuantificado para valorarla, es solo un bien de uso sobre el cual
se tiene derecho hasta el límite en que esté siendo utilizado por otro clan29.
El territorio que un clan Wayúu usa como medio de vida para el pastoreo y la agricultura se delimita
por la pertenencia al clan que usa en común recursos colectivos. La separación entre una ranchería y
otra la dan así los recursos comunes como el corral, la huertas, el jagüey, el cementerio que su clan
utilizan. En los registros de las entrevistas en la zona es frecuente encontrar que las familias saben
dónde comienzan y terminan sus recursos calculando “hasta donde comen sus animales”.
El uso de estos recursos es exclusivo de cada clan y sus rancherías, y se regula por el derecho de
acceso dado por la pertenencia al clan y su territorio, lo cual supone una adscripción territorial local
muy rigurosa: cada corral y cada huerta es propiedad de un clan y solo éste puede asignar a sus hijos
el derecho a utilizar los recursos30.
Para el Wayúu lo primordial es la inscripción del clan en el suelo y, de esta forma, la adscripción o
asignación de un suelo al clan. Los principales usos de la tierra como la vivienda, el pastoreo
(veraneo) y los cultivos, estos usos afirman los derechos que sobre la tierra tiene un clan y es difícil
por esto que un clan comparta recursos colectivos con otro (POT, Uribia 2001).
El respeto por la propiedad de estos territorios de cada clan es riguroso, dado el cuidado que las
familias Wayúu tienen de evitar conflictos sociales que pueden ser muy costosos de compensar,
generalmente a través de concesiones de parte del rebaño caprino.
Movilidad
Según la tradición Wayúu, cada clan obtuvo para sí y sus rebaños unos territorios claramente
delimitados por Maleiwa (el Creador), y estos clanes aprendieron a alternar estos territorios a lo largo
de la península según las estaciones seca y de lluvias, hasta conformar así un sistema de varias
residencias para el mismo grupo, definidas según la disponibilidad de agua y pastos para los
rebaños31.
Esta dinámica de poblamiento no implica que sean una población nómada. Los Wayúu se
caracterizan por ser más bien "poli residenciales", es decir, dada la necesidad de subsistir con base en
una economía mixta, los miembros de las familias pueden desplazarse en busca de trabajo y
establecerse en otras localidades en forma estacional, pero sin llegar a abandonarlas y siempre
retornando (Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos, 2009).
28
29
30
31
http://www.uribia-laguajira.gov.co/index.shtml#3
Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos, 2009
Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos, 2009
POT, Uribia, 2001
• 32 •
Es por esto que la movilidad y los desplazamientos del pueblo Wayúu se pueden clasificar en tres
tipos actualmente: la primera relacionada con la naturaleza poli-residencial de la población indígena
en un contexto que le da disponibilidad de recursos en forma estacional, la segunda vinculada la
movilidad a la que se han visto presionados entre dos países cuando los acuerdos limítrofes separaron
el territorio en dos y, más recientemente la movilidad resultado del conflicto armado interno en
Colombia (Uribia, Plan Municipal de Desarrollo 2012).
Este carácter móvil y poli-residencial de la población Wayúu ha determinado las siguientes
adaptaciones y dificultades:
• Existencia de internados para niños en los que puedan completar sus estudios en un solo lugar.
• Dificultad para establecer censos precisos de población. Como ejemplo de esto se tiene que, los
últimos censos elaborados para el reparto de la asistencia humanitaria durante la temporada seca,
variaron entre sí por aproximadamente 4.000 familias entre una entrega y otra luego de 4 meses.
• El sentido de clan puede ser más fuerte que cualquier otra iniciativa que intente otras formas de
asociación, como por ejemplo grupos productivos, cooperativas de artesanas etc.., especialmente
cuando estas iniciativas se focalizan geográficamente en unidades de gestión que abarquen a más
de un clan.
Gobierno oficial y tradicional
Entre el pueblo Wayúu existe todavía la autoridad tradicional y un sistema autóctono de
administración de la justicia. La autoridad de un clan es ejercida por vía materna, a través de los tíos.
La autoridad regional es ejercida por personas acreditadas para ello, aunque sean de diferente clan.
La administración de justicia se da por el ejercido por un portador de la palabra o "palabrero", quien
resuelve los conflictos entre los diferentes clanes32.
Estas autoridades tradicionales Wayúu son muy útiles para el enlace con las autoridades oficiales de
los municipios y corregimientos (corregidores).
División social del trabajo por género y edad
Prácticamente en todas las actividades productivas participan mujeres y hombres. No hay ningún
medio de vida exclusivo solo de mujeres o solo de hombres, pero sí son diferentes los roles que
ejercen las mujeres y los hombres:
• Son generalmente los hombres los encargados del pastoreo de vacunos y del pastoreo
ovino-caprino a zonas amplias de alimentación. Las mujeres también participan en el pastoreo
trasladando a los animales a los abrevaderos de agua.
• En el tejido, las mujeres están involucradas en todas las etapas de elaboración de las piezas, desde
la compra de las materias primas hasta el traslado a los mercados, con énfasis en las mochilas y
32 Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos, 2009
• 33 •
•
•
•
•
hamacas. La elaboración de “Guajiras” (alpargatas hechas con caucho de llantas) y los sombreros
son elaborados con más frecuencia por hombres.
En cuanto al trabajo asalariado local, se puede observar a las mujeres empleadas como ayudantes
en los hospedajes turísticos, como maestras o enfermeras. Los hombres pueden verse en este tipo
de empleo, además de cómo empleados de baja cualificación en los proyectos de minería.
En las autoridades tradicionales Wayúu participan tanto mujeres como hombres. Sin embargo los
administradores de justicia y mediadores de arreglos o “palabreros” son sólo hombres. Así mismo,
en las autoridades no tradicionales a nivel municipal solo han participado hombres no indígenas
como alcaldes en los últimos años.
En el caso de los niños y niñas, participan en apoyo a prácticamente todas las actividades
productivas familiares, con la excepción de la pesca y el tejido.
En el caso de los niños y niñas, participan en apoyo a prácticamente todas las actividades
productivas familiares, con la excepción de la pesca y el tejido.
• 34 •
VIII. ZONIFICACIÓN DE LA ALTA GUAJIRA
SEGÚN LOS MEDIOS DE VIDA
Clima, Ecosistemas, Suelo
El clima en el departamento de La Guajira es cálido y seco a nivel del mar, en donde la temperatura
promedio anual es de 29°C, con máximas de 39°C en la zona desértica de Uribia. La brisa marina y
los vientos alisios del noroeste, actúan durante la mayor parte del año e influyen en el régimen
climático en esta zona del país, con periodos lluviosos cuando disminuyen su intensidad, y periodos
secos cuando ésta se incrementa. Estos vientos hacen que la Alta y Media Guajira tengan acentuadas
condiciones de aridez, debido a que las nubes son transportadas hacia el sudoeste del departamento,
región donde se registran las mayores lluvias33.
El régimen de precipitación en el departamento es de tipo bimodal, caracterizado por tener dos
períodos de mayores lluvias (abril-mayo y septiembre-noviembre), alternados con dos de menores
lluvias (diciembre-marzo y julio-agosto). El segundo período del año representa en promedio el 55%
del total de lluvias anualmente, mientras que en buena parte de la Alta Guajira, la primera temporada
de lluvias apenas llega a un 5% del total anual34.
En la Alta Guajira la precipitación total anual es inferior a 500 mm y se va incrementando hacia la
parte media y baja donde alcanza los l.000 mm (Pabón, 2001). La sequedad especialmente marcada
en la zona norte de la Guajira se debe a los vientos alisios que soplan todo el año con dirección Este
y Noroeste, que no encuentran barreras montañosas que obliguen a la masa de aire a condensar su
humedad35.
Fig. 4: Mapa de precipitación (mm) del Departamento de La Guajira (IGAC, 2009)
33 CORPOGUAJIRA, 2012
34 IGAC/CORPOGUAJIRA, 2009
35 Corpoguajira & Invemar, 2012
• 35 •
Las precipitaciones en el Municipio de Uribia, disminuyen de suroeste a noreste. De acuerdo a los
registros del IDEAM, los lugares donde se registran las mayores precipitaciones promedios
multianuales son el área de influencia de los siguientes poblados: Orocho (403 mm), Auyama (266.9
mm), Cabo de la Vela (339 mm), Jojoncito (459 mm), Perpana (328.4mm), Buenos Aires
(367.5mm), Siapana (264.3 mm), Rancho Grande (256.5 mm) y Jasay (260 mm). Los lugares donde
se registran las menores precipitaciones (lluvias) promedios multianuales son los corregimientos de
Puerto Estrella (218.9 mm), Puerto López (183.5 mm), Irraipa (230.8 mm), Sillamana (209 mm),
Bahía Hondita (222.4 mm), y Puerto Bolívar (226.3 mm) (Plan de Desarrollo Municipal de Uribia,
2012).
En la Alta Guajira se registran los valores de evapotranspiración (ETP) más altos del país, presentando
totales anuales mayores a los 2.000 mm, que en sectores puede alcanzar hasta 2.400 mm.
Concomitantemente, los sectores con déficit de humedad más altos están localizados en la Alta
Guajira con valores superiores los 1.750 milímetros anuales. De acuerdo a lo anterior, los tipos de
clima que pueden encontrarse en la Alta Guajira son Cálida Árido, Cálido Semiárido y Cálido Muy
Seco36.
La Guajira posee una variedad de ecosistemas terrestres. En la Alta Guajira el ecosistema árido,
desértico, de vegetación espinosa. Los bosques húmedos son escasos, alrededor de la Sierra de La
Macuira y de la Sierra de Jarara. Los ecosistemas típicos de la Alta Guajira determinan las siguientes
Zonas de Vida37:
• Matorral desértico subtropical (md-ST).
• Monte espinoso subtropical (me-ST).
• Bosque seco subtropical (bs-ST).
• Bosque Húmedo Subtropical (bh – ST).
• Zona marico costera - Mangle
Fig. 5: Zonas de vida de la Alta Guajira (adaptado de Corpoguajira & Invemar, 2012)
36 IGAC/CORPOGUAJIRA, 2009
37 Corpoguajira & Invemar, 2012
• 36 •
Los suelos más abundantes de la Alta Guajira son de bajo nivel de acidez, con alta mineralización y
bajo intercambio iónico debido a la escasez de materia orgánica, lo que los hace poco fértiles y con
baja disponibilidad de minerales esenciales para la agricultura. Pueden clasificarse cuatro tipos
principales:
Tabla 3. Tipos de Suelo, Alta Guajira (Adaptado de IGAC, 2009)
TIPO DE SUELO
FERTILIDAD
Suelos de planicie
marina y fluvio marina
Fertilidad baja y en algunas
áreas limitados por capa salina
(> 16 dS/m) y saturación
de sodio (> 15%)
Suelos de lomerío
estructural y erosional
Fertilidad moderada
Suelos de montaña
erosional
Fertilidad moderada
Suelos de valle aluvial
Fertilidad baja a moderada
Fig. 6: Mapa de suelos Alta Guajira (Adaptado de IGAC, 2009)
• 37 •
Recurso Hídrico
La Guajira hidrográficamente se divide en tres cuencas. Cesar – Ranchería, Mar Caribe y Golfo de
Maracaibo. De ellas se desprenden corrientes de agua que cruzan el territorio. En la Sierra Nevada de
Santa Marta, nacen los más importantes ríos del departamento: el Cesar y el Ranchería. Ambas
fuentes de agua están localizadas en la vertiente sur oriental, y riegan principalmente los territorios
agrícolas y pecuarios de la Baja Guajira, donde se construyó la represa y se proyecta desde el año
2006 el distrito de riego del rio Ranchería38.
Las zonas más afectadas por la limitada disponibilidad del recurso hídrico se localizan en la Media y
Alta Guajira donde predomina la población indígena. En el Municipio de Uribia, no existe ninguna
arteria fluvial que pueda llamarse río; sólo se presentan unos cauces naturales o zanjas de erosión que
se les denomina arroyos, por los cuales corren torrencialmente en época invernal las aguas de las
lluvias, o se les denomina “arroyos de arena en épocas secas”. A diferencia de esta situación, en la
Sierra de La Macuira brotan cascadas notables39.
En los corregimientos rurales y rancherías la fuente de abastecimiento de agua proviene de jagüeyes,
pozos o cacimbas. El agua se dedica principalmente a uso doméstico, aseo personal y consumo
animal, la de uso agrícola es mínima. La de consumo humano es transportada en múcuras o baldes
de la fuente a la casa, trabajo este al que se dedican principalmente las mujeres y niños.
En algunos sectores se han instalado pozos y molinos. Las provisiones de agua bajo esta forma han
tenido un impacto semi-aglomerante en la población, manifestado por el sobrepastoreo. Los
asentamientos guajiros tradicionales se ubican en las cercanías y casi nunca al lado de estas fuentes
de aguas (naturales o provistas), puesto que no se puede contar con una sola fuente, que es casi
siempre estacional.
El agua de pozos y molinos varía en su grado de salinidad pero aparentemente no está contaminada.
Sin embargo al llegar el líquido a las albercas caseras y jagüeyes descubiertos, se contamina con los
excrementos de los animales que tienen acceso por el mal estado de las cercas. En general, la
población no le da ningún tipo de tratamiento al agua (POT, Uribia 2011).
Los pozos abastecen frecuentemente agua salobre (agua no apta para consumo humano, pero
utilizada para sanitarios, aseo doméstico y personal, riego, etc.). El agua desalinizada (apta para
consumo humano) se reparte ocasionalmente en carro tanques que llegan a puntos céntricos de
distribución a los que llegan los usuarios. El suministro de agua con carro tanques en la Alta Guajira,
es infortunadamente de escaso cubrimiento, ocasional, y es susceptible de verse sujeto a presiones
de diversa índole40.
El deficiente acceso a agua potable en la Alta Guajira está determinado por factores como una oferta
hídrica escasa y sujeta a fuertes estacionalidades, la demanda actual, y la debilidad institucional para
la administración del recurso hídrico que se traduce en una deficiente prestación de los servicios
públicos de acueducto y alcantarillado en la mayoría de los municipios. Además en un
aprovechamiento deficiente de los grandes volúmenes de agua que escurren en la región en cada
temporada lluviosa41.
38
39
40
41
• 38 •
CDGRD, La Guajira2012
Ibidem
POT, Uribia 2011
CONPES 3430, 2006
Zonas Geo-Productivas Identificadas
Para un mapeo adecuado de los medios de vida de las Anta Guajira, el área fue zonificada en zonas
homogéneas de acuerdo a los siguientes criterios:
• Ecosistema
• Principales sistemas productivos (los más comunes a todas las familias y los de mayor
importancia para las familias más vulnerables).
• Mercados en los que se abastece y con los que se integra su producción.
De acuerdo a estos criterios fueron identificadas las siguientes zonas:
•
•
•
•
Zona litoral
Zona fronteriza
Zona de serranías
Zona peri-urbana y central
Fig. 7: Zonas Geo-Económicas. Alta Guajira
• 39 •
Zona Litoral – Corregimientos: Bahía Honda, Cabo de La Vela, Casuso,
Irraipa, Punta Espada, Punta Estrella, Taroa:
-
Esta zona representa aproximadamente el 22% del total de la población de Uribia.
-
Muestra un promedio anual de lluvias entre 125 y 250 mm.
Predomina en esta zona el ecosistema del tipo Matorral Desértico Subtropical (md – ST).
Incluye áreas geográficas costeras del noroeste, y sur-este (Castillete, Flor de la Guajira, Paraíso).
Es la región más árida del país, con tierras barridas por fuertes vientos que incrementan las
condiciones de sequedad y provocan considerable erosión eólica.
La evapotranspiración es muy alta y llega a exceder las disponibilidades de agua, lo que ocasiona
una deficiencia de este elemento para la vegetación durante varios meses del año.
-
En los playones salinos no se presenta vegetación dada la escasa precipitación y la salinidad de los
suelos. En las mesas y taludes la vegetación también es muy escasa. A la orilla de los arroyos
intermitentes crece una vegetación más desarrollada de árboles pequeños y arbustos de trupillo,
palo verde, dividivi y guamacho, entre otros, los cuales permanecen verdes aún en la entrada de
la estación seca.
-
Los medios de vida incluyen la actividad pesquera en las áreas cerca de la costa, por pescadores
que pescan a orillas pero viven un poco más adentro del territorio, en la misma zona. Se da
también el pastoreo extremadamente extensivo y en parte trashumante de caprinos y ovinos, con
rebaños de tamaño reducido, algo más grandes donde ha sido posible construir y establecer
jagüeyes. Durante los cortos períodos de lluvia se establecen cultivos temporales a muy baja
escala en huertas cercadas en sitios con las mejores condiciones de suelos, pero se puede decir que
la agricultura es prácticamente inexistente, los alimentos son traídos de afuera (principalmente de
Venezuela, Uribia y Maicao).
-
El tejido artesana el otro de los medios de vida común a todas las familias.
-
La pequeña zona costera del lado sur-oeste de la península (Castilletes, Flor de La Guajira, Puerto
López, se abastece principalmente en el mercado del lado venezolano llamado “Los Filúos”. El
paso de mercancías por la vía marítima a través del punto fronterizo común de Castilletes es muy
limitado por ser una zona muy militarizada).
-
Para compras en más pequeña escala se usan las tiendas locales de las rancherías, pero estas a su
vez son abastecidas en los mercados colombianos y venezolanos mencionados.
-
La moneda predominante en circulación es el Peso Colombiano
El turismo, principalmente en el Cabo de la Vela, es otra de las actividades productivas.
Esta zona, por el lado de la costa nor-occidental, se abastece principalmente de los mercados en
Colombia (Uribia, Maicao, Barranquilla) y, en menor grado de los mercados venezolanos
(especialmente Maracaibo a través de Maicao).
Zona Periurbana - Corregimientos: Carrizal, Cardón, Jonjoncito
-
Representa aproximadamente el 45% del total de la población deUribia
Predomina en esta zona el ecosistema del tipo Monte Espinoso Subtropical (me – ST)
Se localiza en el centro y noroeste de la llanura central del municipio, al norte aproximadamente
• 40 •
de la carretera Riohacha - Maicao. Por la costa occidental, la zona de vida llega aproximadamente
hasta Carrizal. Por el este, llega hasta las estribaciones de las serranías de la Alta Guajira, cerca de
Rancho Grande. Poblaciones y/o poblados como Uribia, Carrizal, El Cardón, encuentran en esta
zona de vida
-
Las condiciones bioclimáticas son más favorables que en el md-ST, tanto en número de especies
como en tamaño, biomasa y crecimiento de las mismas, El riego no es usual dada la falta de agua
y el alto contenido de sales de la misma.
-
Muestra un promedio anual de lluvias entre 250 y 500 mm.
-
Los medios de vida incluyen la actividad comercial y administrativa en los centros poblados más
grandes así como economías de enclave para la explotación de yeso y sal, tanto artesanal como
industrial. El pastoreo extensivo de cabras se constituye casi que en el único uso de la tierra rural
para esta zona de vida, aunque en menor proporción se encuentra ganado bovino y asnos, éste
último como bestia de carga ligera. Los rebaños se concentran cerca de los pozos, molinos y
jagüeyes, así como en sitios donde la vegetación presenta mejores condiciones de crecimiento.
Dichas concentraciones, a su vez, pueden contribuir a un mayor deterioro del ambiente. En
aquellos sitios donde se presentan mejores condiciones de suelos se establecen huertas.
-
Como cultivos más comunes se tienen el maíz, millo, el fríjol, la sandía y otros en menor
proporción. El riego no es usual dada la falta de agua y el alto contenido de sales de la misma. El
proceso de deterioro de la vegetación se ha acelerado al ser utilizada la vegetación leñosa como
única fuente de combustible, no obstante su bajo volumen de madera o biomasa.
-
Otras actividades productivas se relacionan con la pesca, presente también en la zona de vida
md-ST.
-
El tejido artesana el otro de los medios de vida común a todas las familias.
-
La moneda predominante en circulación es el Peso Colombiano
La evapotranspiración es bastante alta y la falta de agua para la vegetación es notoria por varios
meses en el año.
Esta zona, al igual que la zona del litoral nor-occidental se abastece principalmente de los
mercados en Colombia (Uribia, Maicao, Barranquilla) y, en menor grado de los mercados
venezolanos (especialmente Maracaibo a través de Maicao). Para compras en más pequeña escala
se usan las tiendas locales de las rancherías, pero estas a su vez son abastecidas en los mercados
colombianos mencionados.
Zona Fronteriza - Corregimientos Castilletes, Guarerpa, Puerto López,
Paraíso, Porshina, Winpeshi:
-
Representa aproximadamente el 14% total de Uribia
-
Incluye áreas geográficas y poblados fronterizos con Venezuela (Paraguachón, Ranchogrande, Flor
de la Guajira, Porshina, Winpeshi, Guarerpa).
-
Muestra un promedio anual de lluvias entre 250 y 500 mm.
Predomina en esta zona el ecosistema del tipo Matorral Espinoso Subtropical (md – ST), aunque
algunos poblados se localizan, más exactamente, en una transición con la zona de vida de la zona
litoral.
Los medios de vida incluyen el comercio no regulado con Venezuela, el transporte interfronterizo,
el pastoreo extensivo de cabras como actividad común a todas las familias y en menor proporción
• 41 •
el ganado bovino y asnos. Como en el resto de las zonas, los rebaños se concentran cerca de los
pozos, molinos y jagüeyes, así como en sitios donde la vegetación presenta mejores condiciones
de crecimiento. Dichas concentraciones, a su vez, pueden contribuir a un mayor deterioro del
ambiente. En aquellos lugares con mayor disponibilidad de agua y suelos más húmedos los
hogares mantienen huertas en épocas de lluvias con cultivos como el maíz, millo, el fríjol, la
sandía y otros en menor proporción. El riego no es usual dada la falta de agua. La escala de esta
producción es muy baja y solo da para el autoabastecimiento familiar.
-
El acceso a los alimentos se da en una gran proporción a través del comercio con Venezuela.
-
La moneda predominante en esta zona es el Bolívar venezolano.
El tejido artesana el otro de los medios de vida común a todas las familias.
La población de esta zona se abastece principalmente en los mercados venezolanos de “Los Filúos”,
“Cojoro” y, en menor grado en Maracaibo. Para compras en más pequeña escala se usan las tiendas
locales de las rancherías, pero estas a su vez son abastecidas en los mercados venezolanos
mencionados. Para algunas actividades comerciales como la venta de tejidos artesanales se usan
los mercados de Uribia y Riohacha.
Zona de Serranías - Corregimientos Nazareth, Siapana, Taguaira,
Tapajarin, Uru:
-
Representa aproximadamente el 19% del total de la población de Uribia.
Predomina en esta zona el ecosistema de tipo Bosque Seco Subtropical (bs – ST), y en menor grado
el Bosque Húmedo Subtropical (bh – ST).
-
Se ubica principalmente en la parte central de la Serranía de Jarara, en la parte occidental de la
Sierra de La Macuira y en el valle intramontano entre las dos serranías. Las alturas más elevadas
están por los 400-700 m.s.n.m.
-
Esta zona, dadas sus condiciones, resulta en fuente de agua para gran parte de las áreas aledañas.
El promedio anual de lluvias para esta zona de vida, en términos generales, está entre 500 y 1,000
mm y hasta 1414 mm para en las áreas más reducidas de bosque húmedo.
-
Las elevadas temperaturas provocan que la evapotranspiración potencial sea superior al agua
precipitada y de ahí la necesidad de tener agua para riego por la notoria falta de ella para los
cultivos en varios meses del año.
-
Dadas las mejores condiciones bioclimáticas relacionadas con la humedad en esta zona de vida, la
vegetación exhibe mayor tamaño, biomasa y crecimiento que en el monte espinoso subtropical
(me-ST).
-
Los medios de vida incluyen la actividad caprina y ovina. En el piedemonte, con topografía plana
u ondulada, cerca de los pozos de agua o los jagüeyes se concentra un gran número de rebaños.
En ciertos sitios de esta zona ha sido cortada la vegetación para establecer pastos, para un pastoreo
extensivo y la vegetación natural ha sido bastante alterada. En las partes planas y en suelos
aluviales de mejor calidad se han establecido huertos para cultivos de maíz, fríjol, yuca, sandía,
ahuyama y algunos frutales como mango, níspero, grosella, marañón, papaya, guanábana,
mamoncillo, palma de coco, guayaba y algunos cítricos, pero para el autoabastecimiento familiar,
no como fuente de ingreso. También, como en otras zonas, se obtienen ingresos del tejido
artesanal.
• 42 •
-
Para esta área de la Alta Guajira es recomendable la protección de las fuentes de agua. En los planes
agrícolas debería tenerse especial cuidado con el sobrepastoreo, ya que este acelera los procesos
de erosión del suelo y la degradación de la vegetación. Como en las otras dos zonas, el tejido
artesanal es otro de los medios de vida común a todas las familias.
-
Las familias en esta zona se abastecen en pequeñas tiendas locales de sus rancherías, abastecidas
a su vez en los almacenes de Nazareth o en los mercados venezolanos de los Los Filúos y Cojoro.
Algunas familias compran directamente en Nazareth y, los almacenes en Nazareth se abastecen en
Maicao y en Uribia.
-
En la zona circulan con igual frecuencia el Bolívar y el Peso Colombiano.
Calendario Estacional
Las actividades de las zonas están especialmente marcadas por el régimen bimodal de lluvias. Se da
en la zona un invierno o estación lluviosa corta (Iwa) entre Abril y Mayo y uno largo de Septiembre
a Noviembre (Juyapú). Las lluvias invernales caen apenas en unos pocos aguaceros de gran intensidad
(son comunes aguaceros entre 80 y 181 mm en 24 horas, en contraste con períodos de sequía de más
de 6 meses). El 60% de las lluvias cae en el invierno largo de entre Septiembre y Noviembre. Entre
Diciembre y Marzo se da una época de verano seco usualmente con vientos (Jemiai) y durante Junio,
Julio y Agosto se da una temporada seca muy intensa, generalmente sin viento42.
La estación lluviosa más corta (Iwa) se siembra cultivos de crecimiento rápido como las variedades
tempraneras de maíz y fríjol que se pueden cosechar a los 40 días de la siembra. La época de invierno
largo (Juya) se siembra las variedades de maíz, frijol, millo y auyama que necesitan abundante agua y
requieren mayor tiempo para su crecimiento y maduración y se cosechan de 120 a 150 días
después43.
Durante estos períodos de lluvias las comunidades cosechan para su propio consumo o el
intercambio en menor escala. Por esto, la dieta en las épocas de cosecha es más diversa. Durante los
periodos de sequía se dan las migraciones temporales de población hacia Venezuela a trabajos
informales y se incrementa el ingreso de alimentos y otros bienes, medidas estas que se utilizan para
enfrentar la falta de alimentos e ingresos en estos periodos44.
En cuanto a la actividad pesquera, las máximas capturas son en Agosto, Septiembre y Octubre y
durante el mes de Noviembre, Diciembre. Entre Enero y Junio se registran los más bajos niveles de
captura45.
En épocas de sequía el mercado con Venezuela, así como el propio, es más notorio. Las familias se
ven obligadas a vender parte de sus animales para compensar la falta de alimentos, y a disminuir el
tamaño del rebaño frente a la escasez de pastos. En época de lluvia, es lo contrario; estos retienen sus
animales y aumentan así su rebaño; entonces abunda la leche, el queso y la cojosa.
El calendario escolar determina dos aspectos importantes: durante la época de vacaciones los niños
pierden el acceso a los programas de alimentación escolar y es buena temporada para el turismo,
especialmente el de turistas nacionales. Por estas fechas el precio del transporte sube en un 40%,
especialmente en Diciembre.
42
43
44
45
POT, Uribia 2001
Diagnóstico Interagencial UN-OXFAM, 2014
Diagnóstico Interagencial UN-OXFAM, 2014
POT 17
• 43 •
Las épocas de siembra por cultivo son:
Tabla 4. Épocas de Siembra. Cultivos Tradicionales Alta Guajira
(Diagnóstico Interagencial UN-Oxfam, 2014)
LLUVIAS LARGAS
(Septiembre-Noviembre)
LLUVIAS CORTAS
(Abril-Mayo)
Maíz Rojo (Agosto, Septiembre, Octubre)
Maíz Tempranero o Cuarentón (Abril)
Sorgo / Millo (Septiembre-Octubre)
Sorgo / Millo Tempranero (Abril)
Frijol – Caraota (Septiembre, Octubre)
Yuca (Septiembre, Octubre)
Frijol Pico Negro (Abril)
Auyama – Calabaza (Septiembre, Octubre)
Patilla – Sandía (Noviembre, Diciembre)
Melón (Noviembre, Diciembre)
Patilla (Abril)
Melón (Abril)
• 44 •
• 45 •
Tabla 5. Calendario Estacional Alta Guajira, Dic. 2014
IX.
DESCRIPCIÓN DE LOS MEDIOS
DE VIDA IDENTIFICADOS
Base Económica Familiar
La base de la economía familiar en la Alta Guajira puede decirse que se fundamenta en dos tipos de
actividades: las actividades tradicionales de tipo más bien primario por las que se producen
alimentos, textiles y materias primas con valor de intercambio y las actividades tradicionales del tipo
más bien terciario que incluyen básicamente los servicios. En el primer tipo se ocupa principalmente
población indígena, mientras que en el segundo tipo se implica población indígena en menor grado
y población mestiza46.
Estas actividades no se realizan de manera exclusiva. Dadas las condiciones poco productivas de sus
tierras para la actividad agrícola, los Wayuú de la Alta Guajira no dependen ni se implican en un solo
medio de vida, sino que desarrollan una economía mixta, basada en la cría y pastoreo, junto a una
horticultura a pequeña escala en las zonas húmedas, además de actividades como el tejido y el
comercio, o la pesca artesanal y la extracción minera en la zona costera. La horticultura se práctica
más como una fuente de acceso al alimento para el auto-abastecimiento familiar, que como un medio
productivo para la generación de ingresos.
Las actividades productivas son útiles al sustento familiar bien sea para el ejercicio de una economía
doméstica de trueque, que es frecuente en la zona dado su aislamiento, o para el intercambio
comercial en moneda. Los trueques son en general para la adquisición de algún alimento o para el
pago de transporte en la zona o hacia fuera de ella. Los bienes más usados para el intercambio son los
animales y los productos de las huertas si la temporada de lluvias permitió cosecha abundante.
La minería mecanizada y de alta tecnología no es propiedad de los Wayúu, se explota a gran escala
en proyectos y concesiones privadas de las que el indígena Wayúu participa en forma y con
beneficios muy marginales.
Los medios de vida que sustentan la base de la economía familiar varían en la relevancia de su aporte
al ingreso total y siguen el mismo patrón de diversidad de las zonas geo-productivas descritas. Las
fuentes de ingreso identificadas fueron (en orden de frecuencia y de cantidad de familias que
dependen de estas formas de producción):
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
Pastoreo: crianza de animales, principalmente caprinos (chivos y cabras), ovinos (ovejas) y
ganado vacuno, con preponderancia marcada a la crianza de caprinos.
Tejido artesanal de piezas utilitarias (mochilas y hamacas).
Comercio no regulado con Venezuela: principalmente gasolina y alimentos básicos.
Remesas en moneda o en especies desde Venezuela: población colombiana ocupada en empleo
no-formal en Venezuela, principalmente como empleadas domésticas, ayudantes de albañilería,
vigilantes, jornaleros.
Pesca: pescadores a pequeña y mediana escala con medios propios.
Extracción de yeso (y en Manaure de sal).
Ingresos ocasionales a pequeña escala y ocasionales: venta de agua, hospedajes turísticos,
elaboración y venta clandestina de licor (chirinche).
46 IGAC/CORPOG, 2009
• 46 •
8.
9.
Prestación de servicios: escuelas, centros de salud y oficinas públicas.
Actividad comercial regulada: pequeñas tiendas comerciales en cada ranchería.
La escala de producción de estos medios de vida varía de una zona geográfica y agro-ecológica a otra.
A continuación se describen algunos aspectos de las principales fuentes de ingreso:
Pastoreo: Crianza de Caprinos y Ovinos
• Es la actividad en la que participa mayor número de personas y alrededor de la cual funcionan los
sistemas legales, políticos, sociales, etc. Gran parte de la vida del Wayúu de la Alta Guajira es
determinada por el ciclo de tenencia y las necesidades de sus caprinos.
• Los integrantes del pueblo Wayúu que pastorean se llaman “arulewi” o pastores de rebaños.
• Cultural y económicamente es la principal actividad generadora de ingresos, especialmente por su
extensión en la zona. Aunque el ganado caprino tiene un gran valor simbólico, se comercia
ampliamente con él y es base de la alimentación familiar.
• Los rebaños no son un bien colectivo, cada clan tiene una marca de hierro o símbolo para marcar
sus animales.
• El ganado caprino es señal de riqueza, estatus y poder. Su intercambio no comercial es útil para
sellar pactos sociales, como derecho sobre una descendencia o para compensar daños o delitos,
solucionar conflictos y establecer la paz. Por eso se dice que las cabras y chivos en la cultura
Wayúu son una importante prenda garante de estabilidad y paz, de perpetuación de la casta, y una
inversión de sustento y reciprocidad.
• Las cabras (kaa'ulaa) o chivos, registran el mayor número de cabezas por familia y son cuidados
en rebaños. Anteriormente se criaban muchos asnos y mulas, valiosos para el transporte de agua,
pero en los últimos años las epidemias y severas condiciones de sequía han diezmado estas
especies. Los bovinos se consideran el mayor valor, pero su crianza es limitada por las condiciones
ambientales.
• La especie caprina es la más abundante porque, a diferencia de las ovejas, es la que mejor se adapta
a las condiciones extremas de alta temperatura, consumiendo no solo la capa de gramíneas, sino
también las hojas de árboles y arbustos.
• La crianza se hace por medio de un pastoreo extremadamente extensivo y en parte trashumante,
tras fuentes de agua. El ganado es abrevado generalmente día por medio, pues muchas veces debe
ser llevado a distancias de hasta 15 kilómetros.
• La alimentación de los chivos, ovejas y el ganado vacuno es principalmente el trupillo y el cactus
tipo tuna. En épocas de escasez de forraje, es habitual que las familias cosechen las láminas de
tuna y las chamusquen para quitarle las espinas y suministrarlas como alimento animal al que
llaman “arepita verde”. El trupillo es una importante fuente de alimento para los animales en tanto
crece en forma silvestre y es resistente al déficit hídrico, se encuentra abundantemente en las
zonas áridas y semiáridas.
• El pastoreo diario generalmente lo hacen los hombres. El transporte del rebaño a abrevaderos
generalmente lo hacen las mujeres, las niñas y los niños, y requiere que las personas caminen
hasta 3 horas diarias dependiendo de la disponibilidad de fuentes de agua. Los animales toman
agua de los mismos jagüeyes de los que se abastecen las personas.
• La vacunación del ganado es en teoría gratuita como parte de los servicios de las UMATAS, sin
embargo, las dificultades de acceso en la zona limitan que los animales se mantengan en buen
esquema veterinario. Las familias con más recursos compran eventualmente las vacunas en
Venezuela.
• 47 •
• El sacrificio de los animales para el auto-abastecimiento familiar se realiza en cada ranchería, sin
medida sanitaria específica. Las rancherías más próximas al casco urbano hacen uso de la planta
de sacrificio municipal, en la que también se sacrifican los animales que se venden a mayor escala
en los mercados municipales. Este proceso se da bajo condiciones de manejo inadecuado de
desechos orgánicos, lo cual puede generar riesgos para la población y rancherías vecinas por la
contaminación de arroyos e infiltraciones de líquidos de descomposición orgánica en los acuíferos
y terrenos de la zona.
• Actualmente se viene presentando un desmejoramiento en las especies debido a cruces no
programados y entre reducidos grupos de animales.
• El sobrepastoreo con caprinos ha depredado mucho la disponibilidad de forraje y la vegetación en
general, lo que ha generado una disminución considerable de otras especies que servían como
fuente de alimentos como venados, conejos e iguanas.
• El aislamiento de la Alta Guajira y la baja cobertura de vacunación de los animales ha dificultado
un adecuado censo oficial de los animales existentes en la zona.
• En épocas de verano y escasez de agua cuando la disponibilidad de forraje es baja, las familias se
ven en la necesidad de vender sus animales para disminuir el rebaño y compensar la falta de
alimento animal, así como para obtener alimento. En época de lluvia, es lo contrario; los rebaños
se retienen y multiplican y abundan los productos derivados.
• El pueblo Wayúu, intercambia sus animales en pie, o bien vende las pieles y derivados como la
leche, cuando es época de lluvias.
• El pueblo Wayúu no ha podido integrar suficientemente su actividad caprina a las cadenas de
valor del mercado de animales en la zona. Su poder de negociación con el animal depende del
tope de precios que se establezca en los mercados más grandes y el valor del animal es más
reducido en época seca, cuando aumenta su oferta.
• Las familias con más recursos llevan directamente a los animales a los mercados más grandes en
sus propios transportes. Las familias más pobres deben recurrir a intermediarios que se quedan
por parte del valor o deben restar del ingreso por la venta el animal los elevados gastos en
transporte.
Los gastos o inversión productiva en esta actividad son mínimos, especialmente entre las familias de
bajos recursos. Las familias que pueden vacunar a sus animales reportan que las vacunas son una
inversión de aproximadamente 400 Bf. (COL$8.000 /animal/año).
Para la venta de un animal las familias sin transporte deben invertir en costos de transporte que
oscilan entre COL$18.000 – COL$100.000, dependiendo de su lejanía al mercado más cercano. En
algunos casos, los transportistas cobran entre COL$8.000-10.000 por cada animal transportado.
Fueron frecuentes las entrevistas en las que familias mencionan que se ven en la necesidad de invertir
un animal como pago del servicio, lo cual representa una inversión muy costosa para el capital
familiar (en términos de dinero y de alimentos).
El rendimiento por la venta comercial del animal depende del precio al que se logre vender. Los
precios varían de un mercado a otro, siendo los precios más elevados los que se consiguen en los
mercados de Uribia y Riohacha (COL$50.000 – COL$60.000 /animal) y el de menor rendimiento el
que se consigue en Venezuela (2.000 Bf. – COL$ 10.000) por el bajo rendimiento actual de la
conversión de la moneda.
La frecuencia con la que se vende un animal es muy variable. Se registraron frecuencias entre 1
animal/semana hasta registros de familia que hacen una venta en volumen, estacional, de unos 10-20
animales para afrontar la temporada seca de 3-4 meses.
• 48 •
Pesca
• Es una actividad generadora de ingresos tan predominante como el pastoreo, pero en las áreas de
costa, especialmente en la costa nor-occidental.
• Al pueblo Wayúu que se dedican a la pesca se les llama Apalaanchis o “pastores de mar” o “corazón
volcado al mar”. También se les llama “playero”.
• No todos los pescadores artesanales lo hacen a la misma escala. Los de más pequeña escala hacen
pesca continental, no pueden por su tipo de embarcación (cayuco de madera) entrar a mar
abierto, ni tampoco cuentan con licencia para este tipo de recorrido y pesca. Se les llama
“orilleros” y representan cerca de un 60% de los pescadores. Los que, aún todavía haciendo pesca
artesanal no industrial pueden tener embarcaciones más sofisticadas representan un 20% de la
población de pescadores. Por último están los que son solo empleados de lancha o ayudantes, no
poseen embarcación de ningún tipo y dependen de la cosecha compartida con el propietario de la
embarcación.
• Aumentar la escala de la pesca como forma de mejoramiento de los medios de vida es un intento
complejo y difícil. La pesca a más escala tiene muchos requerimientos en equipo e infraestructura
(lancha, combustible, facilidades portuarias, licencia de manejo de las embarcaciones, facilidades
para conservación de mayores volúmenes de producción.
• La pesca está sujeta a estacionalidad. En las épocas en las que el nivel de captura es bajo
(Diciembre-Junio), su ingreso disminuye mucho y diversifican empleándose en otra actividad.
• Diversifica su actividad pesquera con otras que sí pueden tener más viabilidad en la zona como la
extracción de yeso y sal y el turismo (bien sea bajo servicios de transporte a turistas o para
emplearse como dependiente de los hospedajes cuando el nivel de pesca es bajo).
• Tanto orilleros como ayudantes de pesca, toman la decisión de diversificar su actividad cuando el
ingreso por concepto de la pesca baja a menos de 250.000-300.000 COL$/mes.
• En la pesca participan tanto hombres como mujeres, sin embargo, las mujeres se dedican más a
las labores de limpieza y comercio del producto ya desembarcado. Algunas mujeres de más
recursos tienen sus lanchas propias y realizan y se benefician de la actividad contratando
ayudantes.
• Por su tradición y por la falta de infraestructura de pesca que le permita pescar más allá de la costa,
el pescador “orillero” suele trabaja insistentemente los mismos sectores de mar que están próximos
a ranchería; si estos se deterioran, secan o agotan el pescador tendrá que pescar cada vez en
condiciones más difíciles, obtener menos rendimientos y eventualmente diversificar su medio de
vida.
• El pescador artesanal no tiene acceso estable y ventajoso al mercado. Para ellos es difícil tener
control sobre su posición, términos comerciales precios de su pesca, dada su bajo nivel de
organización y la poca capacidad de tener infraestructura para conservar y transportar su carga.
Por esto, el producto de la pesca artesanal Wayúu es obtenido y repartido en los mismos
lugares, muchas veces a intermediarios y empresas exportadoras.
• Los pescadores artesanales son el grupo con menor posibilidad de cultivar rozas o huertas
familiares, dada la pobre calidad del suelo en la zona costera.
• En la zona de Cabo de Vela hay unos 600 pescadores asociados en aproximadamente 10
asociaciones, a su vez federadas y apoyadas por la Autoridad Nacional de Pesca (AUNAP). Los
pescadores federados tienen la facilidad de legalizar su actividad, tener mayor acceso a
mercados y a proyectos de apoyo al desarrollo de la actividad.
Los gastos de producción para las embarcaciones de orilleros son mínimos, quizás solo en carnada
(aproximadamente COL$10.000 por viaje). Para una lancha más grande, de pesca marítima, los costos
de producción son aproximadamente COL$500.000 /viaje (COL$30.000 aceite, COL$150.000
Gasolina, COL$60.000), sin incluir el mantenimiento de redes y motores. El costo de una lancha a
mediana escala es de aproximadamente COL$60 millones, incluyendo los aparejos de pesca.
• 49 •
Los pescadores mar abierto (pesca marítima) sacan entre 40-50 Kg de producto por día
(COL$800.000 a COL$1 Millón / día). De esta ganancia tienen que cubrir los costos de inversión y
la asignación de la ganancia correspondiente a los ayudantes de pesca.
Los orilleros a cayuco sacan de 3-5 Kg de producto por día (COL$50.000 - COL$100.000)
El ayudante de pesca, sin embarcación trabaja y recibe un ingreso calculado bajo un esquema de
"reparto de beneficio de las cosechas", por el cual, el propietario de la lancha conserva la mitad de lo
ganado, y reparte la otra mitad entre los ayudantes, usualmente 3-4 por lancha. Por lo tanto, su
ingreso por viaje son unos COL$80.000 - COL$100.000 por viaje. El pago de la actividad no se les
hace por viaje sino por mes.
Los precios del pescado al momento de realizarse esta evaluación oscilaban entre COL$4.000 COL$7.000, con los costos más altos pagados en la cabecera departamental y municipal y lo menores
a nivel de desembarque. El costo de la langosta estaba entre COL$12.000 - COL$20.000 siguiendo
el mismo esquema.
Tejido Artesanal
• El tejido artesanal, como el pastoreo es una actividad productiva a todas las familias y común a
todas las zonas geográficas identificadas.
• Es una actividad cuya maestría se hereda de generación en generación y que se usa en las familias
para elaborar objetos utilitarios de uso propio y objetos de valor para el intercambio comercial.
Las piezas tejidas incluyen mochilas, hamacas, bordado de trajes, alpargatas o “guaireñas”,
sombreros y tapices. El valor de las piezas obtenidas está sujeto a la cantidad de material
empleado, a la técnica de imbricado del tejido, al diseño de sus figuras y, en menor grado al
tiempo destinado a su elaboración.
• Las mujeres tejen predominantemente mochilas y hamacas y los hombres las guaireñas y
sombreros, así como sectores de las piezas más grandes, por ejemplo las bandas o asas de las
piezas.
• Este tipo de producto textil, cuando se maneja bajo la forma de “artesanía” comercial puede ser de
difícil mercadeo. Primero porque puede ser un mercado fácil de saturarse debido a que no son
objetos de producción para un público a escala, y segundo porque las piezas de mayores
rendimientos comerciales resultan costosas por su gran inversión de tiempo y recurso. En su
versión más rentable, el tejido Wayúu difícilmente podrá ser una actividad comercial a escala.
• Se sabe que hay varias organizaciones que agrupan mujeres tejedoras, sin embargo, en todo el
recorrido solo fue posible reconocer una activa. Esta organización (CRATA) es apoyada por la
empresas Cerrejón y opera desde Quebrada Honda. Sus socias reconocen amplios beneficios de
asociarse como son: n mayor reconocimiento monetario de su mano de obra, un mercado de
oferta estable en cantidad y precio, disponibilidad de adelanto de capital de trabajo,
capacitación para mejorar la calidad de los productos, aumento de la rentabilidad de su trabajo
hasta tres veces en comparación a su trabajo no grupal.
• A pesar de estos beneficios, la asociación viene en decadencia, se han desincorporado más de la
mitad de las socias y no ha sido posible cumplir con los pedidos más recientes. La principal razón
que da su representante para explicar este deterioro son los conflictos que se tienen entre mujeres
de diferentes clanes.
Los costos de inversión no son muy altos. La cantidad de hilo que lleva la mochila promedio es de
1-2 Kg. y cuesta comprado en Venezuela el equivalente a COL$3.000. A este costo hay que sumarle
• 50 •
la mano de obra y el costo del transporte que puede ser lo más elevado. Al igual que con los animales,
el costo de transportar una mochila al punto de venta puede ser equivalente a una mochila también.
El tiempo de elaboración de una mochila puede ser de 1-3 semanas dependiendo de la calidad. Esta
actividad no es una actividad a dedicación exclusiva. Las mujeres combinan el tejido con otras
actividades reproductivas en lo económico y en lo social.
Los rendimientos de la venta de una pieza pueden ser de un 30%-40% y los precios se incrementan
a medida que aumenta la cadena de valor desde el mercado local hacia los mercados foráneos. El
costo de una pieza puede incrementarse hasta un 300% entre el mercado local y el mercado a nivel
de Bogotá o en el exterior. Los precios oscilan entre COL$50.000- COL$120.000 por una mochila y
entre COL$400.000- COL$1.500.000 por una hamaca.
Comercio no Regulado con Venezuela
• El paso de mercancías desde Venezuela hacia Colombia se ha dado por muchos años bajo la forma
de encomiendas que las familias asentadas en Maracaibo enviaban a sus parientes (principalmente
alimentos) y para la actividad comercial legal, a pequeña y mediana escala. Este intercambio
también se hacía en sentido inverso y los venezolanos cruzaban con frecuencia la frontera para la
adquisición de bienes a precios atractivos cuando su moneda estaba más fuerte.
• La devaluación de la moneda venezolana a márgenes exorbitantes por un lado, y los grandes
subsidios con los que el estado venezolano mantiene su economía controlada, por otro, han
impulsado que el tráfico habitual de mercancías haya aumentado mucho la escala y se practique
sin regulación, con márgenes de ganancias altamente especulativos y, por lo general, bajo
esquemas de extorsión por las autoridades fronterizas que también se enriquecen con los ingresos
que se hacen para permitir el tráfico de volúmenes ilegales de mercancía.
• Como actividad remunerativa se registró, incluso, en rancherías alejadas de la frontera,
especialmente bajo la forma de pequeños puestos de expendio de gasolina. Sin embargo, no
todas las familias que obtienen ingresos de esta actividad lo hacen a la misma escala.
• Las personas que se dedican a este negocio a una escala grande, rentable y bien remunerativa son
familias con capital para compra de mercancía e incluso medios de transporte y espacios para el
expendio. La persona que hace esto a gran escala en la frontera y a lo interno por las rutas en
Uribia e incluso para llevar mercancía a Maicao se le llama “bachaquero” si comercia alimentos y
productos básicos o “pimpinero” si el producto es gasolina. Estos “bachaqueros” y “pimpineros”
locales le compran a otro en territorio venezolano, que incrementa en el primer punto de
transacción el costo de los productos subsidiados.
• Bachaqueros y pimpineros, a pequeña escala, trabajan como expendedores minoristas del
combustible en los caminos y andenes. Las personas que realizan esta actividad a pequeña
escala, ingresan un bajo volumen de mercancía, generalmente gasolina, y la rentabilidad de
esta actividad, al igual que la escala a la que pueden hacerla, es muy baja.
• La venta de alimentos y, especialmente de gasolina, se realiza al consumidor final en Colombia a
un precio mucho más favorable que si se comprara en tiendas y estaciones regulares de Colombia.
• Algunos de estos pimpineros, los más grandes, se han organizado en cooperativas para formalizar
su actividad económica y entrar en acuerdos con ambos gobiernos.
• La manipulación y transporte del combustible ilegal ingresado de esta forma a Venezuela se ha
convertido en una gran amenaza para las personas que se dedican a este oficio y sus comunidades.
La amenaza se asocia a la inadecuada manipulación del combustible, a la falta de seguridad de los
expendios y al transporte inadecuado e inseguro. Los accidentes, intoxicaciones y explosiones se
• 51 •
han dado con frecuencia y, en ocasiones, a este flujo comercial no regulado de combustible se le
llama la “caravana de la muerte”47.
Los rendimientos de esta actividad pueden ser entre un 100%-200% si se trata de gasolina y de hasta
200% si se trata de contrabando de alimentos.
La unidad habitual de compra es la “pimpina” equivalente a 20 lt. de gasolina. El costo de la pimpina
en la frontera para el momento de la evaluación era de COL$27.000, y el expendio al menor subía a
COL$50.000 (185% más). El margen de ganancia para el pimpinero venezolano es aún mayor, si se
considera que el precio subsidiado de la gasolina en el país es casi gratuito (1 pimpina, comprada a
precio oficial de estación de servicio costaría aproximadamente 3 Bf., en comparación a 1.500 Bf. que
es el precio ilegal de venta al pimpinero final que ingresa el producto a Colombia.
Extracción de Yeso
• La extracción de yeso y otros minerales ha sido una actividad originaria del pueblo Wayúu de la
que luego fue quedando relegado a medida que la actividad se fue tecnificando o se adquirieron
derechos de propiedad y uso sobre los yacimientos.
• Actualmente participan en esta actividad familias muy pobres que solo trabajan en la fase de
extracción, con gran esfuerzo físico, en condiciones laborales de clima y temperatura extremas, y
percibiendo muy poco del beneficio final de la extracción. La extracción o “cosecha” en “charcas”
particulares y a muy pequeña escala es muy rara.
• Las familias que se dedican a la extracción de yeso combinan este medio de vida con crianza de
pequeños rebaños, reventa de combustible venezolano, tejido y otras de mucho menor escala
como la producción y/o reventa de licor ilegal.
• Los períodos de extracción son dos al año, que coinciden con las temporadas secas. La extracción
es cíclica, es decir, no hay disponibilidad de trabajo en todas las “charcas” y puntos de embarque
a la vez. El propietario del yeso puede decidir comenzar a extraer de las zonas costeras más
retiradas antes de que comience la temporada de lluvias, de manera que tenga el producto ya
recogido cerca de la cabecera municipal, a tiempo, antes de que comience a llover. Por esta razón,
los puntos de extracción y carga suelen absorber una gran cantidad de mano de obra y, esta
concentración de gente en un mismo punto baja mucho la remuneración por el trabajo, debido a
que se paga por unidad de extracción o de carga.
• En la extracción generalmente participan los hombres. En el empacado y carga de camiones en
puntos específicos de la distribución trabajan mujeres y hombres.
La secuencia de la actividad es la siguiente:
• La persona con derecho a extraer en un lote de playa, vende un "volteo" de material en bruto a al
dueño del transporte (COL$18.000). El dueño del transporte y de la mercancía extraída paga por
cargar un camión de material (volteo) aproximadamente COL$190.000. En esta labor participan
unas 40 personas, por lo que el reparto de ese ingreso resulta en COL$2.500 /persona. Una vez
en la ranchería, el material se cierne, empaca y carga en un camión. Esta fase del proceso se paga
por bulto cernido, empacado y cargado en el camión que lo sacará del municipio. Por cada bulto
procesado se pagan alrededor de COL$270. Es decir para el camión de aproximadamente 700
bultos, el pago es de unos COL$200.000. En este proceso también participan unas 40
personas/camión.
• El rendimiento total por un camión de yeso cargado es de unos COL$6.000. La frecuencia de
carga no es fija, y no necesariamente es a diario.
47 Gobernación de La Guajira. Consejo Departamental de Gestión de Riesgo de Desastres. "Plan Departamental de Gestión del Riesgo". Colombia, 2012.
• 52 •
Remesas Familiares desde Venezuela
• Es una de las formas de ingreso más comúnmente mencionadas en todas las zonas visitadas. Hace
una década, las estadísticas mostraban que un 30% de la población Wayúu recibía salarios en
algún momento de su año y que el 75% de este porcentaje laboraba en Venezuela.
• Puede que esta tendencia se haya conservado hasta ahora, aunque el escenario probable es que
tienda a disminuir dada la excesiva disparidad cambiaria que deja muy bajo rendimiento de
cualquier salario devengado en moneda venezolana, con respecto al dólar. Sin embargo, la escasez
de recursos y la falta de un mercado laboral dinámico del lado colombiano de la frontera, siguen
impulsando a esta población a buscar opciones en Venezuela.
• En la mayoría de los casos, el pueblo Wayúu que se emplea en Venezuela lo hace en oficios no
cualificados como empleo doméstico, vigilancia, jornaleo, albañilería.
• Como se mencionó antes, la devaluación de la moneda Venezolana ha ocasionado que las remesas
en dinero enviadas desde Venezuela a Colombia hayan disminuido en volumen, frecuencia y
especialmente valor. Un salario diario para un empleo no formal calificado como el que el
Colombiano ganaba en Venezuela en el 2010, representaban aproximadamente $COL30.000,
actualmente representan $COL4.000.
• Dada la devaluación actual del Bolívar, esta fuente de ingreso como medio de vida se registró con
muy poca importancia relativa en comparación con el resto de actividades productivas. Puede que
la tendencia próxima en esta situación se revierta y que, del lago de La Guajira colombiana,
comience a experimentarse una presión demográfica mayor por el tránsito de regreso de
población Wayúu que se había establecido allá, e incluso de venezolanos.
Turismo
La actividad turística es otro medio de vida. La potencialidad turística de la zona es muy alta, dados
sus parajes naturales e, incluso, la oportunidad para turismo etnográfico. Sin embargo, la viabilidad
de este tipo de actividad está muy concentrada en la zona de Cabo de la Vela. El resto de la región no
presenta ni las condiciones viales, ni los servicios sanitarios y de infraestructura y seguridad básicos
que den garantías para la inversión en una actividad turística entable.
Mercadeo de Agua
Otros diagnósticos en la zona reportaron el comercio de agua como un medio de vida en temporada
seca. Se reportaron poblados en los que las familias compran carro tanques completos a
$COL160.000- $COL200.000, a transportistas que, por abastecer su carro tanque pagan
$COL10.000 (un rendimiento de más del 1.000%).
El carro tanque traído desde Maicao o Venezuela cuesta unos $COL500.000, incluido el transporte.
Otras Fuentes de Ingresos Menores
Además de esas actividades principales y más frecuentes se registraron también:
• Servicios como maestras y maestros, transporte escolar, transporte de mercancías, conductor de
moto, empleado público. En este tipo de actividad participan personas con más recursos y mejor
preparación.
• Ventas clandestinas de licor. Se trata de un licor llamado “chirrinche”, obtenido del maíz elaborado
en alambiques artesanales clandestinos. No es una actividad realizada a una escala considerable y
la investigación sobre la misma ofrece muchas limitaciones. El costo de una botella de chirinche es
aproximadamente COL$3.000 /0.5 lt.
• 53 •
X. GRUPOS SOCIOECONÓMICOS
MÁS VULNERABLES POR ZONA
Como se mencionó, no todas las personas que obtienen tienen su sustento a partir de los medios de
vida descritos hasta ahora para la Alta Guajira, tienen los mismos capitales de trabajo, el mismo
rendimiento y las mismas capacidades de resiliencia económica y física, aunque participen de la
misma actividad productiva.
Por esta razón, es útil caracterizar para cada una de las zonas geo-económicas delimitadas
(potenciales áreas de influencia de los proyectos futuros), aquellos grupos de población que,
dedicándose a las mismas actividades productivas, pertenecen a diferentes estratos económicos y
sobrellevan vulnerabilidades diferentes. Esta estratificación tiene el doble propósito de identificar las
familias más vulnerables (a las que les es más difícil enfrentar y recuperarse de una emergencia), e
identificar las acciones que en forma más efectiva y eficiente pueden apoyarlas para su resiliencia.
Los diferentes grupos por estrato socio-económico y de vulnerabilidad fueron caracterizados en
cuanto a éstos parámetros:
•
•
•
•
Perfil de sus actividades productivas
Ingresos (estimación aproximada)
Ubicación más probable en el área de crisis
Cantidad (estimación aproximada de familias en estas condiciones)
Personas Vulnerables en la Zona Fronteriza
En esta zona, la diferencia más consistente en cuanto a la seguridad de medios de vida entre los
diferentes grupos la da el tamaño del rebaño caprino y la posibilidad de tener recursos y capital de
trabajo que faciliten el comercio no regulado con Venezuela. También las jerarquías en los sistemas
de autoridad tradicionales son un determinante, posiblemente asociado a los otros.
Los hogares más vulnerables de esta zona suelen hacer su sustento a partir de 3 a 4 fuentes de ingreso.
El pastoreo representa aproximadamente el 40% de su ingreso total (con base en una tenencia de
menos de 20 animales por familia), el tejido artesanal un 20%, el comercio a muy pequeña escala con
Venezuela (especialmente venta micro-minorista de combustible) representa un 20% del ingreso total
y otras fuentes de ingreso menores el 20% restante (especialmente remesas recibidas desde
Venezuela). Sus casas son de materiales rústicos, no tienen pozo propio, el pastoreo de animales hasta
abrevaderos les quita un tiempo considerable y sus rozas no llegan a 1 Ha. El ingreso aproximado de
estas familias se estimó por inferencia de algunos costos de sus activos y deducciones de sus gastos
en transporte en aproximadamente COL$150.000 /mes.
Estos hogares más vulnerables pueden representar aproximadamente el 70%-80% de la totalidad de
hogares de la zona fronteriza, es decir unos 2.700 hogares.
Las familias con mayores recursos económicos tienen en general rebaños de 100 a 200 chivos/cabras,
pueden tener ganado vacuno, poseen transporte de carga y moto. Tienen casas más elaboradas con
albercas, pozos particulares y corrales bien establecidos. Sus rozas son de 2 o más hectáreas y aves de
corral, aproximadamente entre 5-10 o más. Las tiendas pequeñas de alimentos abastecidas en
Venezuela son propiedad de estas familias. No suelen emplear jornales para el pastoreo o la atención
de la huerta.
• 54 •
Personas Vulnerables en la Zona Periurbana
En esta zona, la diferencia más consistente en cuanto a la seguridad de medios de vida entre los
diferentes grupos la da, no solo el tamaño del rebaño caprino, sino también la posibilidad de tener
acceso a un trabajo asalariado en la cabecera municipal de Uribia. Al igual que en otras zonas las
jerarquías en los sistemas de autoridad tradicionales son un determinante, posiblemente asociado a
los otros.
Los hogares más vulnerables de esta zona suelen hacer su sustento a partir de 4-5 fuentes de ingreso.
El pastoreo representa aproximadamente el 30% de su ingreso total (tenencia de menos de 20
animales por familia), el tejido artesanal un 30%, la extracción de yeso un 20% y otras fuentes de
ingreso menores el 20% restante (especialmente la pesca en menor escala que las familias del litoral
y las remesas recibidas desde Venezuela). No poseen fuentes de agua propia y sus viviendas son más
precarias. El ingreso aproximado de estas familias se estimó por inferencia de algunos costos de sus
activos y deducciones de sus gastos en transporte en aproximadamente COL$135.000/mes.
Estos hogares más vulnerables pueden representar aproximadamente el 60% de la totalidad de
hogares de la zona periurbana, es decir unos 7.000 hogares.
Las familias con mayores recursos económicos son las asalariadas que ocupan puestos públicos o que
prestan algún servicio en la cabecera municipal. En las zonas más retiradas del casco, el principal
criterio de riqueza es el tamaño del rebaño como en otras zonas (100 a 200) chivos/cabras. Estos
hogares tienen transporte, mayor accesibilidad a caminos transitables. Tienen casas más elaboradas
con albercas, pozos particulares y corrales bien establecidos. No tienen rozas más grandes que las de
las zonas más rurales pero si pueden tener mayor cantidad de aves de corral. En las propiedades de
estas familias por lo general funciona alguna tienda para el abastecimiento de las rancherías cercanas.
No suelen emplear jornales para el pastoreo de sus animales. Los que tienen derecho de uso de
“charcas” de playa para la explotación de yeso, puede que empleen cerca de 40 personas para la
extracción y el empacado.
Personas Vulnerables en la Zona Litoral
En esta zona, la diferencia más consistente en cuanto a la seguridad de medios de vida entre los
diferentes grupos la da, especialmente, la posibilidad de tener capital de trabajo para las dos
actividades más rentables que son la pesca y el turismo. Entre familias de la zona que no se dedican
a la pesca artesanal, el tamaño del rebaño caprino puede ser, como en otras zonas, un criterio
importante. Al igual que en otras zonas las jerarquías en los sistemas de autoridad tradicionales son
un determinante, posiblemente asociado a los otros.
Los hogares más vulnerables de esta zona suelen hacer su sustento a partir de 4-5 fuentes de ingreso.
El pastoreo representa aproximadamente el 30% de su ingreso total (tenencia de menos de 20
animales por familia), la pesca artesanal un 30%, el tejido artesanal un 20% y otras fuentes de ingreso
menores el 20% restante, incluyendo pequeños salarios como ayudantes en los establecimientos
turísticos del Cabo de la Vela.
Los más pobres no tienen arte de pesca alguna y trabajan como ayudantes en lanchas de pescadores
a mayor escala y, cuando la época de pesca baja, se emplean en establecimientos turísticos. Son
también muy vulnerables los pescadores a pequeña escala que tienen embarcaciones y equipos
pequeños (orilleros) ya que deben pasar largas faenas de pesca continental para la obtención de muy
bajos rendimientos.
• 55 •
Estos productores tienen pequeños rebaños de caprinos porque la actividad pesquera no permite
inversión de tiempo en rebaños grandes. Como otros grupos, puede que tengan aves de corral, sin
embargo, las huertas son más improbables en esta zona. El ingreso aproximado de estas familias se
estimó por inferencia de algunos costos de sus activos y deducciones de sus gastos en producción y
transporte en aproximadamente COL$210.000 /mes.
La zona litoral al sur-este de la península, aunque tienen acceso al mar, la pesca artesanal no es su
actividad productiva predominante, sino el comercio no regulado con Venezuela en
complementariedad con el pastoreo.
Estos hogares más vulnerables pueden representar aproximadamente el 70% de la totalidad de
hogares de la zona periurbana, es decir unos 4.000 hogares.
Las familias con mayores recursos económicos son las propietarias de equipos de pesca marítima a
mayor escala y los propietarios de establecimientos. Estos hogares tienen transporte, casas más
consolidadas, albercas. Puede que tengan grandes rebaños pero en zonas más distantes. Las rozas no
son tan viables en esta zona como en otras. Suelen emplear ayudantes de pesca y dependientes para
la atención de los establecimientos turísticos. Cada pescador con lancha a mediana escala puede
emplear entre 4-5 personas.
Personas Vulnerables en la Zona de Serranías
En esta zona, la diferencia más consistente en cuanto a la seguridad de medios de vida entre los
diferentes grupos la da el tamaño de sus rebaños, la posibilidad de tener un empleo asalariado en
Nazareth o la capacidad de cultivar extensiones mayores de tierra en las zonas con buen acceso al
agua. Aunque la agricultura comercial no es frecuente, la medida de la extensión de tierra cultivada
da margen para garantizar la seguridad alimentaria e intercambiar los excedentes. Como en el resto
de la zona, las jerarquías en los sistemas de autoridad tradicionales pueden ser también un
determinante.
Los hogares más vulnerables de esta zona tienen entre 3 a 4 fuentes de ingreso. El pastoreo representa
aproximadamente el 60% de su ingreso total (tenencia de 10-30 animales por familia), el tejido
artesanal un 20%, el comercio a muy pequeña escala con Venezuela (especialmente venta
micro-minorista de combustible) representa un 10% del ingreso total y otras fuentes de ingreso
menores el 10% restante. Como en otras zonas, sus casas son de materiales rústicos, no tienen pozo
propio, el pastoreo de animales hasta abrevaderos les quita un tiempo considerable y sus rozas son
de un paco mayor tamaño, determinadas por el mayor acceso a agua (1-2 Ha). El ingreso aproximado
de estas familias se estimó por inferencia de algunos costos de sus activos y deducciones de sus gastos
en transporte en aproximadamente COL$210.000/mes.
Estos hogares más vulnerables pueden representar aproximadamente el 60%-70% de la totalidad de
hogares de la zona fronteriza, es decir unos 2.900 hogares.
Las familias con mayores recursos económicos generalmente están empleadas en Nazareth o tienen
rebaños de más de 200 chivos/cabras. Pueden tener ganado vacuno, poseen transporte de carga.
Tienen casas más elaboradas con albercas, pozos particulares y corrales bien establecidos. Sus rozas
son de 2 o más hectáreas y aves de corral, aproximadamente más de 10-20. Las tiendas pequeñas de
alimentos en las rancherías y el camino son propiedad de estas familias. No suelen emplear jornales
para el pastoreo o la atención de la huerta.
En el siguiente cuadro se resumen los diferentes parámetros para los productores por sector.
• 56 •
Tabla 6. Caracterizacion de familias con los medios de vida más
vulnerables en las diferentes zonas geoeconómicas delimitadas.
Alta guajira, diciembre 2014
INGRESOS
(COL$)
CORREGIMIENTOS
CANTIDAD
• 3 a 4 fuentes de ingreso
• % Ingresos por fuente: cría
caprinos-ovinos (40%), tejido
artesanal (20%), remesas (20%),
FRONTERA
comercio no regulado desde
Venezuela (20%)
• Casas son de materiales rústicos,
sin pozo propio
• Rozas no llegan a 1 Ha.
150.000
COL$/mes
Guarerpa
Paraíso
Porshina
Winpeshi
Castilletes
Puerto López
2.700
hogares
aprox.
• 3 a 4 fuentes de ingreso
• % Ingresos por fuente: cría
caprinos-ovinos (30%), tejido
artesanal (30%), extracción yesoarena: (20%), pesca (10%), remesas
PERIURBANA
desde Venezuela (5%), Otros (5%)
• Extracción de yeso, muy precaria
• Casas son de materiales rústicos,
sin pozo propio
• Rozas no llegan a 1 Ha
135.000
COL$/mes
Carrizal
Cardón
Jonjoncito
7.000
hogares
aprox.
210.000
COL$/mes
Bahía Honda
Cabo de La Vela
Casuso
Irraipa
Punta Espada
Punta Estrella
Taroa
4.000
hogares
aprox.
210.000
COL$/mes
Nazareth
Shiapana
Taguaira
Tapajarin
Uru
2.900
hogares
aprox.
ZONA
PERFIL
LITORAL
• 4-5 fuentes de ingreso
• % Ingresos por fuente: cría
caprinos-ovinos (30%), pesca
(30%), tejido artesanal (20%),
remesas desde Venezuela (10%),
comercio no regulado desde
Venezuela (5%), otros (5%)
• Ayudantes de pesca sin equipo
• Orilleros con embarcaciones y
equipos pequeños
• Faenas largas y poco productivas
• Casas son de materiales rústicos,
sin pozo propio
• Rebaños caprinos y rozas pequeñas
SERRANÍAS
• 3-4 fuentes de ingreso
• % Ingresos por fuente: cría caprinoovino (60%), tejido artesanal (20%),
comercio no regulado desde
Venezuela (10%), remesas desde
Venezuela (5%), otros (5%)
• Casas son de materiales rústicos
• Mejor acceso a agua
• Rozas 1-2 Ha
• 57 •
Vulnerabilidad de los Medios de Vida
Los principales factores de vulnerabilidad comunes a todos estos grupos son:
• Dependencia económica y alimentaria a actividades productivas sujetas a una temporada lluviosa
cada vez escasa e irregular.
• Insuficiente acceso a fuentes de agua.
• Falta de control sanitario de sus rebaños.
• Depredación del bosque brinda gramíneas y forraje para alimento animal, lo que genera
desertificación.
• Precaria oferta laboral y productiva del mercado colombiano en esta zona.
• Bajo capital financiero, natural y técnico para que la población tenga garantía para intentar la
diversificación de sus medios de vida.
• Debilidad institucional y falta de cumplimiento de proyectos de acceso a servicios por parte de las
autoridades locales.
• Impunidad entre entes gubernamentales en el proceso de rendición de cuentas de la gestión
pública que, en la región, es deficiente.
Además de estas vulnerabilidades, son vulnerabilidades particulares las personas en la zona fronteriza:
•
•
•
•
La dependencia importante al abastecimiento alimentario en Venezuela.
El aislamiento geográfico del territorio Colombiano por falta de vías de comunicación.
La salinización de aguas subterráneas.
Falta de regularización de documentos de ciudadanía en una población que vive bajo la
administración Colombiana, pero dependen de Venezuela para sus registros ciudadanos, su
mercado laboral y su acceso a servicios y alimentos.
• Difícil accesibilidad.
Son vulnerabilidades particulares de las personas en la zona litoral:
• Dependencia a una actividad pesquera de bajo rendimiento y altamente demandante de tiempo e
infraestructura.
• Falta de capital de la población pesquera para aumentar de escala en su actividad y tener acceso a
niveles más rentables de la cadena de valor de la pesca.
• Dependencia productiva del propietario de los medios de producción pesquera, o del
intermediario comercial del producto.
• Poca capacidad para el desarrollo de la actividad turística a mayor escala hasta que la región tenga
acceso a servicios de comunicaciones, de infraestructura sanitaria y de seguridad menos precarios.
• La salinización de aguas subterráneas
• Erosión costera y aumento en el nivel del mar.
• El aislamiento geográfico del territorio colombiano por falta de vías de comunicación.
Son vulnerabilidades particulares de las personas en la zona peri-urbana:
• La extracción de yeso entre este grupo le ofrece condiciones muy precarias en términos de
generación de ingresos y condiciones de trabajo.
• Aunque están más cerca de la carretera transitable de la zona, están también más expuestos a la
• 58 •
acumulación de residuos sólidos de la zona peri-urbana, y a la contaminación por la línea férrea
próxima.
• Sobredemanda de las pocas fuentes de trabajo, especialmente en las zonas de extracción de yeso
que han ido bajando en rentabilidad a medida que se saturan de trabajadores.
Son vulnerabilidades particulares de las familias en la zona de serranías:
• El aislamiento geográfico del territorio colombiano por falta de vías de comunicación.
• Como en la fronteriza, falta de regularización de documentos de ciudadanía en una población que
vive bajo la administración Colombiana, pero depende de Venezuela para sus registros
ciudadanos, su mercado laboral y su acceso a servicios y alimentos.
Las vulnerabilidades particulares en torno a la realización de tejido artesanal como medio de vida
común a todas las zonas, son:
• Pérdida progresiva del valor y la calidad para producir más rápido y a mayor escala.
• Introducción de mercados externos exigentes que han creado una demanda por un tipo de pieza
con diseños y concepción diferente a la originaria Wayúu: se han pedido diseños tradicionales,
aunque se haya aumentado la calidad del tejido. Baja disponibilidad de tiempo para el tejido en
tiempos en que las dificultades en otros medios de vida le exigen mayores inversiones de tiempo,
como por ejemplo la sequía que demanda jornadas más largas y distantes de pastoreo y búsqueda
de agua.
• Para que la actividad sea rentable, las tejedoras deben dedicar un tiempo considerable, casi al nivel
de una actividad a jornada completa, lo cual no es viable, sino que haría a las tejedoras
dependientes de un solo tipo de actividad productiva en un medio de altos riesgos para la
seguridad económica de las familias.
• El mercado para las piezas más rentable, de más valor, es reducido.
• 59 •
XI. MERCADOS, RUTAS DE ABASTECMIENTO
Y PRECIOS
Principales Mercados
En la zona de la Alta Guajira se encontraron 3 tipos de establecimientos para el abastecimiento
alimentario:
a. Pequeñas tiendas locales en las rancherías
Estas tiendas se ubican en los centros poblados más grandes de los corregimientos, cerca de los
internados educativos y varias rancherías pueden abastecerse de ellas.
Propiedad de vecinos del lugar con capital de trabajo.
No tienen gran capacidad de almacenamiento, ni bodegas.
b. Mercados y almacenes más grandes en las cabeceras municipales y departamental
Abastecen a las tiendas pequeñas de la zona y a los habitantes de los centros poblados urbanos y
periurbanos. Son los mercados municipales de:
• Uribia: Mercado Las Pulgas, Mercado de Animales barrio “La Florida”, Punto de recolección de
pescado “Puente El Riito”.
• Riohacha: mercado público “Mercado Viejo”, es el más concurrido y el que realmente da
dinámica al abastecimiento de la ciudad y la zona. Mercado nuevo, construido para
reemplazar el viejo pero que no ha cobrado importancia.
• Sector de “Cuatro Vías”, ubicado en el cruce de vías entre Riohacha, Uribia, Maicao y Albania,
es un punto estratégico de circulación comercial y punto de venta informal de combustible,
comida y artesanías.
• Maicao: mercado público, maneja volúmenes comerciales grandes de alimentos y combustible
ingresados desde Venezuela y mercancía libre de impuestos que ingresa de Las Antillas y
Panamá.
c. Mercados en territorio venezolano
• Mercado “Los Filúos”: se tiene acceso a él por el corregimiento de Paraguachón al sur-este de
la península y abastece gran parte de la zona fronteriza y de la zona de la serranía de La
Macuira y Jarara. Se ubica en el poblado venezolano de Paraguipoa y abastece la zona desde
hace décadas, incluso antes de la delimitación de fronteras.
• Mercados de Cojoro: se tiene acceso a la zona por los poblados de Rancho Grande y La
Esperanza, al sur-este de la península. Incluyen los propios almacenes de Cojoro y,
recientemente, un centro de acopio oficial instalado para contrarrestar los efectos de las
restricciones fronterizas de Venezuela sobre La Guajira. Es un expendio de alimentos tipo
comisariato, manejado por el ejército venezolano y surtido por la red de alimentos subsidiados
Pedval, de Venezuela. En este mercado se abastecen 60 proveedores autorizados de Colombia
que llevan los alimentos a precios subsidiados y controlados para la venta en las rancherías del
lado colombiano.
• Maracaibo: mercado público a mayor escala, de la segunda ciudad más importante de
Venezuela.
• 60 •
Rutas de Abastecimiento
Centros Mayoristas:
El abastecimiento (especialmente alimentario) de la zona, se origina en mercados a gran escala tanto
en Colombia como en Venezuela.
Los mercados mayoristas de Colombia que abastecen a la zona son:
• Central de abastos del centro del país (Tunja, Bucaramanga y Bogotá): abastece principalmente a
los almacenes del mercado municipal de Riohacha y Maicao con frutas y verduras.
• Puerto de Barranquilla, central de abastos de Medellín y Valledupar: abastecen a los almacenes del
mercado municipal de Uribia, Riohacha y Maicao con alimentos básicos no perecederos (arroz,
maíz, pastas, aceite, azúcar).
• Mercado público de Maracaibo (Venezuela): abastece principalmente a todos los mercados
municipales de la Alta Guajira y a la ruta comercial Paraguaipoa (Venezuela) – Paraguachón
(Colombia) a través del abastecimiento del mercado de Los Filuos en Venezuela. Es un centro
de abastecimiento de alimentos básicos no perecederos y de combustible.
Fig. 8: Rutas de Abastecimiento de Mercados Municipales
Desde Centros Mayoristas (Diagnóstico Interagencial UN-Oxfam, 2014)
Zona Fronteriza:
Las rancherías de la zona fronteriza se abastecen del sistema de comercio ilegal con Venezuela
operado por los llamados “bachaqueros” que compran en Venezuela (Mercado Los Filuos y
Maracaibo) e ingresan los productos a Colombia. Estos “bachaqueros” tienen transporte propio y
gran capital de trabajo. Como medio de abastecimiento el “bachaquero” no es de importancia para
las rancherías pequeñas de la zona, ya que su lugar de venta final es en Maicao. Las operaciones
• 61 •
ilegales de este tipo de intermediario han motivado las restricciones fronterizas en toda la zona. Los
vecinos de las rancherías más pequeñas están inconformes porque se ven afectados por las
restricciones de un comercio ilegal a escala, del cual ellos no se estaban beneficiando.
En menor escala, las tiendas de las rancherías locales de Uribia se abastecen de las rutas de suministro
menores que cubren habitantes de las propias rancherías, propietarios de vehículos y motos que se
abastecen a menores volúmenes también en el mercado venezolano Los Filuos. El paso de productos
de este tipo de intermediario también se halla actualmente restringido a cantidades solo para el
consumo familiar.
En menor grado, los habitantes de las rancherías van directamente a los mercados venezolanos o
reciben encomiendas directas desde Venezuela a través de servicios de encomienda legales cuyas
operaciones están muy restringidas en este momento.
Los servicios de transporte que cubren estas vías generalmente operan los jueves y domingos.
Zona Sierra:
Se abastece siguiendo las mismas rutas de abastecimiento de la zona fronteriza, con la diferencia de
contar con almacenes que manejan mayores volúmenes en el poblado de Nazareth. Estos almacenes
de Nazareth se surtían habitualmente de los mercados venezolanos, pero ahora han desplazado sus
centros de abastecimiento hacia Maicao y Uribia.
Zona Litoral y Zona Periurbana:
Se abastecen principalmente en los almacenes de Uribia y, en menor grado en los mercados
municipales de Uribia y Riohacha. Estos mercados, a su vez, se abastecen en gran medida de
mercancía traída de diferentes destinos, especialmente Maicao y Barranquilla.
Fig. 9: Áreas de Abastecimiento bajo los Diferentes Mercados de la Zona
• 62 •
Costos de las Rutas de Abastecimiento
El costo del transporte para cubrir las rutas de abastecimiento depende de la ubicación en la Alta
Guajira. En general, las rutas más costosas son las que abastecen a las áreas menos accesibles de la
Zona Fronteriza y de la Zona de la Sierra. Las zonas del litoral desde Cabo de la Vela y periurbana son
más económicas por la facilidad de acceso que ofrece la carretera carbonera entre Uribia y Puerto
Bolívar.
El costo varía también por el tipo de transporte, siendo más económicos los transportes colectivos
tipo camión que las motocicletas.
El costo aproximado de estas rutas (ida y vuelta) es:
Tabla 7. Costo Aproximado de Rutas de Transporte.
Alta Guajira. Dic, 2014
DESDE
Corregimientos de
la zona fronteriza
Corregimientos
de la Sierra
MacuiraJarara, y desde
Nazareth
DESTINO
COSTO
TIEMPO
Uribia
Camión: $ 50.000 (1200 Bf)
Moto: $ 60.000 (1.500 Bf)
6-7 horas
Mercado venezolano
Los Filuos
Camión: $ 28.000
Moto: $ 50.000
2 horas
Mercado venezolano
Cojoro
Camión: $ 15.000
Moto: $ 20.000
3 horas
Acceso por ruta
venezolana
Camión: $ 12.000
2 horas
Uribia
Camión: $ 100.000
6 horas
Mercado venezolano
Los Filuos
Camión: $ 60.000
4 horas
Camión: $ 10.000
Moto: $ 12.000
30 min.
Local entre
Rancherías
Corregimientos de la zona
litoral, Punta Gallinas y
Quebrada Honda
Uribia
Camión: $ 100.000
7 horas
Corregimiento de
la zona litoral y
Periurbana,
Cabo de la Vela y
Carrizal-Cardón
Uribia
Vehículo: $ 25.000
1-2 horas
• 63 •
Estos costos pueden incrementarse hasta en un 40% en Diciembre.
El costo del transporte para los humanos no suele incluir el del transporte de un animal, el cual suele
incrementar el pasaje en $COL 8.000 - 10.000.
Mercado Monetario
En los municipios de Riohacha y Maicao, se encuentran al menos algunas sedes de las principales
entidades bancarias en Colombia, entre ellas el Grupo Aval, Bancolombia, y el Banco Agrario. En
consecuencia también se tienen cajeros de Servibanca y la red de Cajeros ATH. En los municipios de
Uribía y Manaure, se cuentan con una única sucursal del Banco Agrario y de Bancolombia
(Diagnóstico Interagencial UN-OXFAM, 2014).
Como parte de este sector del mercado son importantes de mencionar las casas de empeño que
operan en la cabecera municipal de Uribia. Al recorrido por el mercado municipal se identificaron al
menos 2. En estas casas de empeño las familias Wayúu suelen dejar en prenda por dinero en efectivo
trabajos textiles.
• 64 •
XII. SEGURIDAD ALIMENTARIA
Hábitos Alimentarios
La dieta Wayúu es bastante monótona la mayor parte del año y aumenta su diversidad por un período
de 3-4 meses durante y después de las lluvias, cuando aumenta la disponibilidad local de frutas,
verduras y leche.
En general las familias con menos recursos hacen una sola comida al día y el resto del día se
mantienen tomando la chicha o bebida de arroz azucarada que se mantiene disponible en la cocina.
Las fuentes habituales de los cereales de la dieta son: el arroz, el maíz y el sorgo (millo), Con el maíz
hacen preparaciones como “bollitos”, arepas, mazamorras y pudines llamados “funche”, con clara
influencia de la alimentación de los esclavos negros de Las Antillas.
Las fuentes más usuales de proteínas son las carnes de chivo, de cordero, el pescado y los huevos.
También se consumen los derivados de la leche de cabra. Estas carnes son preparadas por las familias
que tienen menos recursos, con agua y “color”. Entre los productos de pesca se da un consumo
acentuado de pescado seco (chucho), caracol, y camarón.
Las fuentes habituales de frutas y vegetales son: la patilla (sandía), el melón, la calabaza, el plátano y
las frutas de tunas y cardones. Esto garantiza el suministro, pero muy precario, de Vitaminas A y C,
dada su disponibilidad solo en limitados meses del año y sujeto a la intensidad de las lluvias.
“Las verduras y las frutas aquí son como decir aleluya”
Registro, Entrevista, Vecina de Flor de La Guajira
La alimentación puede mejorar mucho por unos meses después de las lluvias y al momento de losn
ritos, especialmente funerales, durante los cuales el pueblo Wayúu suele usar sus animales y reservas
familiares para repartir alimentos hasta por dos semanas en los usuales dos entierros que se le da a
un difunto.
Al momento de realizarse la evaluación, y dada la escasez en las lluvias, las huertas familiares no se
habían trabajado en su mayoría, o estaban ya quemadas. Las familias venían con una alimentación
sostenida carente completamente de verduras y frutas en los últimos 9-12 meses. Estas observaciones
fueron consistentes con los hallazgos del mapeo anterior realizado en agosto del 2014 por agencias
de Naciones Unidas y OXFAM, en el que se reportó la predominancia de solo tres tipos de alimentos
en la dieta de la población: mazamorra o chicha de maíz, seguido por los azucares (azúcar blanca y
en ocasiones panela) y finalmente las grasas, especialmente el cebo de los animales propios.
Ocasionalmente carne de chivo y huevos.
Este tipo de alimentación debe estar sustentando los altos niveles de anemia registrados (ver
descripción del contexto) y no tarda en ocasionar enfermedades asociadas a los déficit de vitamina A,
vitamina C y morbilidad infantil secundaria.
• 65 •
Fuentes de Alimento por Zona
Dada las condiciones ambientales tan poco aptas para cultivos, especialmente para el cultivo de los
cereales básicos de la alimentación, la Alta Guajira tiene una dependencia marcada de la compra de
alimentos para su seguridad alimentaria. Esta situación, puesta en la perspectiva de la falta de vías de
comunicación en la zona y de la debilidad institucional del estado colombiano para garantizar el
abastecimiento regular de la zona, hacen que la seguridad alimentaria familiar en la Alta Guajira sea
muy frágil y crítica de garantizar.
Además de las compras en el mercado, las familias de la Alta Guajira se abastecen de otras fuentes de
alimentos de menor importancia como son:
-
Rebaños de animales (especialmente cabras y ovejas): carne y leche.
Pesca
Huertas familiares o “rosas” con cultivo a pequeña escala: especialmente para frutas y hortalizas ya
que el tamaño de las rozas trabajadas no es suficiente para alcanzar a abastecer los requerimientos
de los cereales básicos de la alimentación familiar (maíz o sorgo).
Aves de corral: a muy pequeña escala para la obtención de carne y huevos.
Encomiendas en especie que se envían desde Venezuela, actualmente en disminución por el
desabastecimiento, la inflación y los controles fronterizos en aquel país.
Animales silvestres: conejos, iguanas, frutos del cardón, harina de la vaina del mangle, sin
embargo, el aporte de estas fuentes silvestres es bastante marginal dada la degradación de los
paisajes originales.
Programas estatales de ayuda: incluye la alimentación escolar que niñas y niños reciben en los
internados indígenas, los suplementos nutricionales que el ICBF reparte en programas especiales
a familias vulnerables en centros de salud y las raciones de emergencia de 10 días de duración que
han sido entregadas solo en 2 ocasiones desde el inicio de la crisis de la frontera (Febrero 2014).
La importancia relativa de cada una de estas fuentes de alimentos varía de una zona a otra en esta
forma:
Zona Fronteriza:
•
•
•
•
Tiendas en rancherías abastecidas en Venezuela: 60%
Producción propia: 20%
Encomiendas desde Venezuela: 10%
Compra en Colombia: 10%
Zona de Serranías:
•
•
•
•
Tiendas en rancherías abastecidas en Venezuela: 40%
Producción propia: 30%
Compra local en Nazareth: 20%
Encomiendas desde Venezuela: 10%
• 66 •
Zona del Litoral:
•
•
•
•
Tiendas en rancherías abastecidas en Uribia: 40%
Producción propia: 40%
Compra directa en Uribia: 10%
Encomiendas desde Venezuela: 10%
Zona Peri-Urbana:
•
•
•
Colombia: Uribia, Riohacha, Maicao, Barranquilla
Venezuela: Maracaibo
Moneda predominante: Peso
Acceso Físico al Alimento
Como se describió en el capítulo de mercados, el acceso físico al alimento la familia lo tiene a través
de pequeñas tiendas en las rancherías. Estas tiendas tienen muy poco inventario, no ofertan
productos frescos y se abastecen a través de rutas sin garantías de permanencia, especialmente las que
se basan en el comercio ilegal con Venezuela.
La distancia promedio para tener acceso a estos expendios es de 2-7 horas desde los corregimientos
más cercanos y más distantes respectivamente. La complejidad del acceso a estos expendios, más que
por la distancia en kilómetros, lo da el estado de las carreteras.
El tiempo destinado a este acceso alimentario es considerable si se descuenta del tiempo disponible
que la familia podría utilizar para otras actividades productivas como el tejido y el pastoreo. En este
sentido, el costo de este desplazamiento sobre los medios de vida va mucho más allá que el costo
monetario del pasaje. Productivamente, el aislamiento geográfico en la Alta Guajira es de los costos
más severos que tiene que pagar la población por los vacíos que ha dejado el estado Colombiano en
la atención del municipio.
La otra fuente de abastecimiento directo al alimento es el autoabastecimiento a partir de sus propios
rebaños, de aves de corral en pequeña escala y de las huertas familiares (apain yüüja).
Las huertas familiares se cosechan después de los dos períodos de lluvias, así como también se tiene
en este momento las fases de mayor ceba de caprinos y el aumento de la producción de leche y
productos derivados. El período de la mayor diversidad y cantidad de la alimentación se da entre
Octubre-Enero y Mayo-Julio.
Los cultivos tradicionales más frecuentes en las rozas son fríjol, ahuyama, maíz, sorgo, patilla, melón,
plátanos.
Si esta producción de pancoger da excedentes (épocas de suficiente lluvia y zonas más húmedas), las
familias los usan no solo para el propio abastecimiento, sino para el trueque por otros productos de
primera necesidad.
• 67 •
El producto de las huertas familiares abastece la familia de alimentos frescos por unos 3-4 meses.
La labranza de las huertas son mínimas, sin agroquímicos y con semillas autóctonas por su
adaptación a la condición agroecológica local. Las plantas cultivadas están ecológicamente adaptadas
al clima desértico, mostrando un ciclo de vida extremadamente corto de 3-8 semanas (especialmente
el maíz y el sorgo local que pueden rendir cosechas en apenas 40 días).
Cuando hay colapso de las huertas o las personas no siembran anticipando la severidad de la
temporada seca, la semilla local se pierde, no se recambia o se liquida para la alimentación familiar.
En estos casos las semillas repuestas son traídas desde Venezuela, lo cual supone un costo no solo
económico sino agro-ambiental, pues muy seguramente se tendrán bajos rendimientos posteriores en
comparación a lo usual. Por esta razón el pueblo Wayúu previene la siembra cuando anticipa
precipitaciones deficientes y, en tiempos de siembre, trabaja solo una porción pequeña de tierra como
pilotaje hasta verificar la fuerza de las precipitaciones. EL recorrido por la zona permitió evidenciar
que las prácticas agrícolas no son las más eficientes, incluyendo la inadecuada delimitación de surcos,
la multiplicidad de semillas por postura y la poca asociación de especies.
Acceso Económico al Alimento
El acceso económico al alimento en la zona se ve dificultado y aumentado exponencialmente de una
manera muy costosa para la población de la Alta Guajira por los siguientes factores:
-
El incremento que el precio original de un alimento básico va adquiriendo desde su origen en los
mercados municipales de Colombia y Venezuela, hasta los expendios locales en los
corregimientos (este incremento puede ser hasta de un 50%).
-
El costo del transporte local entre los corregimientos y los mercados de cabeceras municipales y
de Venezuela. Como se describió en la sección de mercados estos costos son muy elevados: un
análisis comparativo de estos costos de transporte y el costo de la seguridad alimentaria familiar
permite inferir que, el costo promedio de un viaje a la cabecera municipal de Uribia para una
familias Colombiana de la zona de las serranías de La Macuira y Jarara, de la zona de Punta
Gallinas, Taroa, Quebrada Honda y de la zona fronteriza con Venezuela, equivale a la canasta
básica de alimentos que podría a abastecer a la familia por 3-4 semanas o al costo de 2 chivos de
sus ahorros (con los que habitualmente se abastecen de proteína por un mes).
“Para vender un chivo hay que llevar el chivo y otro para pagar el transporte”
Registro, Entrevista, Vecina Porshina
-
Restricción del abastecimiento que Venezuela le garantizaba a la Alta Guajira Colombiana: con la
restricción del paso de alimentos básicos entre los dos países, las familias Colombianas de la Alta
Guajira que antes compraban sus alimentos en Venezuela pagando en bolívares, se han visto
obligadas a (sin que se haya incrementado su poder adquisitivo), comprar en Colombia en lugares
mucho más inaccesibles, productos Colombianos no subsidiados más costosos.
-
La doble economía Peso/Bolívar: como se describió, en gran parte de la península (con la
excepción de la cabecera municipal de Uribia, su zona periurbana y la zona del Cabo de la Vela)
• 68 •
se mueve una economía pagada en bolívares Venezolanos y pesos Colombianos. Las familias en
las que sus medios de vida son sustentados en bolívares Venezolanos (comerciantes, familias con
remesas, vendedores minoristas), se ven expuestos a la dificultad de hacer un ingreso en una
moneda devaluada como el bolívar y afrontar los costos de su subsistencia en pesos, a un
diferencial cambiario muy desfavorable (este diferencial equivale a que, el ingreso de una familia
Colombiana de la Alta Guajira dependiente de Venezuela, puede verse devaluado en un 180% al
tener que abastecerse en el mercado Colombiano).
-
El cambio desde un abastecimiento alimentario garantizado por Venezuela, hacia un
abastecimiento garantizado por Colombia representó un incremento de la canasta básica
alimentaria familiar del 183%. Para este análisis, se calculó una canasta mínima de alimentos que
recoge los alimentos más consumidos a precios de ambos países:
Tabla 8. Costo Canasta Mínima de Alimentos para 1 semana.
Alta Guajira. Dic, 2014
Precio
Precio
Venezuela
Uribia
Bf/Kg
Total COL$
Precio
Venezuela
Total Bf
Alimento
Kg/Fam/Sem
Precio
Uribia
Kg COL$
Arroz
5,0
2.200
11.000
80
400
Pasta
3,0
4.000
12.000
75
225
Maíz Entero
2,0
2.000
4.000
38
76
Maíz Harina
1.3
2.500
3.250
80
104
Aceite
1.5
3.200
4.800
130
195
Azúcar
0.8
2.000
1.600
54
43
Café
0.4
5.600
2.240
38
15
Atún
3.8
4.200
15.960
110
418
54.850 COL$
TOTALES
• 69 •
1.476 Bf.
29.520 COL$
XIII. IMPACTO DE LAS ÚLTIMAS CRISIS SOBRE LOS
MEDIOS DE VIDA Y LA SEGURIDAD ALIMENTARIA
Las fuentes de ingreso y de los alimentos de los grupos más vulnerables de la población han tenido
un impacto negativo acumulado desde el 2010-2011 hasta la fecha por las crisis sucesivas
ocasionadas por la ola invernal, la devaluación del bolívar, la temporada seca del 2012 y 2013 y,
finalmente, la actual temporada seca que da inicio en un momento en el que la región aún no
desarrollaba suficientes mecanismos de adaptación a la crisis de desabastecimiento alimentario por la
restricción del paso de productos por la frontera venezolana.
“Uno sabe que esto está duro porque el día de los muertos aquí fue solo, solo”
Registro, Entrevista, Maestra en Porshina
Daños Generales sobre los Medios de Vida y la Seguridad Alimentaria
Las fuentes de ingreso, particularmente, se vieron deterioradas en un inicio por los efectos de las
inundaciones de la ola invernal 2010-2011que ocasionó aislamiento de algunas zonas, pérdida de
animales por la dificultad de pastoreo en zonas anegadas y epidemias animales. El mercado del tejido
artesanal disminuyó al reducirse el turismo en la zona, lo mismo que disminuyó la actividad
pesquera por el clima y la pérdida de redes y equipos.
La posterior devaluación del bolívar creó inicialmente un efecto favorable dado el gran rendimiento
del peso para comprar alimentos venezolanos a costos ínfimos, por la devaluación y por los grandes
subsidios aplicados por el gobierno venezolano. Sin embargo, este efecto favorable inicial ocasionó
una pérdida intensa del valor de las remesas familiares que se recibían en toda la zona y, con el
tiempo, las facilidades de compra de alimentos híper devaluados se restringieron a consecuencia del
contrabando generado.
Las restricciones fronterizas causaron daños como:
• La conversión del patrón habitual de compras de productos subsidiados y devaluados de
Venezuela a la compra de productos colombianos más costosos.
• El incremento en el precio del combustible traído ilegalmente de Venezuela.
• La tendencia a incorporar cada vez más personas del grupo familiar a las rutas de compras en
Venezuela, para así tener acceso a una mayor cantidad de alimentos restringidos a cantidades
límites por persona. Esto ha redundado en un menor tiempo familiar disponible para el pastoreo
y otras actividades productivas.
• Afectación de toda la estructura de costos de la canasta básica incluyendo: aumento del precio de
los productos, costo de combustible para el transporte incrementado, aumento de las distancias
usuales recorridas para comprar los alimentos que no está siendo posible adquirir en Venezuela.
• Estrategias de sobrevivencia familiar para afrontar el aumento del costo de los alimentos básicos,
especialmente a partir de la reducción del tamaño de los rebaños.
• 70 •
Finalmente, el efecto de 3 temporadas secas consecutivas, muy intensas han causado los siguientes
daños:
• Las familias han visto reducidas la disponibilidad de gramíneas, forrajes y agua. La reducción en
el número de animales perdidos registrado durante las entrevistas es equivalente a una
disminución del 50-80% del rebaño total familiar.
• El estado de los animales se ha visto deteriorado por desnutrición e ingesta de agua salina.
• Las familias han tenido que invertir más tiempo en la actividad usual de pastoreo y búsqueda de
agua, lo cual ha ocasionado una disminución de tiempo productivo en otras tareas como el tejido.
• El precio de los animales en los mercados se ha disminuido hasta en un 50% debido al aumento
de la oferta por parte de las familias y a la pérdida de la calidad del animal en peso, tamaño y
estado de salud.
• Las familias han dejado de ordeñar los animales por la disminución en la producción de leche en
animales más deshidratados.
• Gran parte de las rozas o huertas familiares en la ruta recorrida no se han sembrado, o se
sembraron a menor escala previendo los bajos rendimientos ante la insuficiencia de las lluvias
hasta ahora. Solo las ubicadas en las cercanías de los arroyos en la reducida zona húmeda de la
región estaban en crecimiento parcial. En el diagnóstico previo, aproximadamente la mitad de las
familias reportaron ya no tener reservas de semillas para los próximos ciclos.
• En casi todo el recorrido, con la excepción de Nazareth, los jagüeyes estaban a un nivel muy bajo,
pese a que la visita se realizó al final de la temporada de lluvias. De igual forma, la mayoría de los
molinos encontrados en el recorrido estaban inactivos por falta de mantenimiento o con un
volumen de agua muy reducido. Finalmente, los pozos verificados en la zona costera, al norte de
la península (Quebrada Honda, Punta Gallinas) estaban con muy bajos niveles de agua, algunos
soterrados por el movimiento en los arroyos de arena en la última lluvia (la segunda de solo dos
lluvias en toda la temporada) y llenos de sedimentos.
Las familias de la zona llegan a esta última crisis de la intensa temporada seca acumulada, con una
descapitalización considerable de sus medios de vida y un déficit severo en su seguridad alimentaria
expresados, para el último año 2013-2014 en los déficits concretos en sus fuentes de ingreso y de
alimentos que se detallan a continuación:
Déficits en las Fuentes de Ingreso
El acumulado de amenazas y crisis en el último año (2013-2014) ocasionó una brecha o déficit total
en el aporte de las diferentes fuentes de ingreso y en la totalidad de estos ingresos, a esta escala en las
diferentes zonas:
Zona Fronteriza:
Déficit del 60% en el aporte de la totalidad de las fuentes de ingreso, siendo la mayor disminución la
atribuible a la reducción de los ingresos por cuenta de la actividad comercial no regulada desde
Venezuela (reducciones de hasta el 75% por la restricción para el paso de mercancías en la frontera)
y la reducción del tamaño de sus rebaños caprinos para poder afrontar el aumento del costo de sus
alimentos básicos al verse en la necesidad de comprar mercancías colombianas.
• 71 •
Gráfico 2. Impacto de las crisis humanitarias
sobre los medios de vida en la Zona Fronteriza.
Uribia, Alta Guajira, Colombia, Dic.2014
Zona de Serranías:
Déficit del 40% en el aporte de la totalidad de las fuentes de ingreso, siendo la mayor disminución la
atribuible a la reducción de la actividad ovino-caprina (33%) por efecto de la temporada seca y la
mayor demanda de gastos en alimentos al tener que comprar mercancías Colombianas. El tejido
artesanal se vio también afectado por la menor cantidad del tiempo disponible para esta actividad,
dadas las mayores demanda de tiempo para jornadas las largas de pastoreo y acceso a fuentes de agua.
En esta zona, dada su lejanía con respecto a la frontera y a los mayores costes del transporte, la
actividad de comercio a pequeña escala con Venezuela prácticamente se pierde para las familias de
menores ingresos. Como ya se mencionó, 20% de los ingresos de las personas en esta zona, dependen
de ese comercio que se perdió.
Gráfico 3. Impacto de las crisis humanitarias
sobre los medios de vida en la Zona de Serranías.
Uribia, Alta Guajira, Colombia, Dic.2014
• 72 •
Zona Litoral:
Déficit del 48% en el aporte de la totalidad de las fuentes de ingreso, siendo la mayor disminución la
atribuible a la reducción de la actividad ovino-caprina (50%) y la reducción del tejido artesanal. La
temporada seca afectó también la economía de la zona dados los mayores gastos en agua que tuvieron
las familias con hospedajes turísticos para cubrir las demandas. Al igual que en la zona de la sierra,
en esta zona la actividad de comercio a pequeña escala con Venezuela prácticamente se pierde para
las familias de menores ingresos. En esta zona, sin embargo, la pesca actúa como medio de vida
amortiguador a pesar de que tuvo reducciones importantes también por el incremento de los precios
de la gasolina no regulada cuyo paso se restringió con el control fronterizo.
Gráfico 4. Impacto de las crisis humanitarias
sobre los medios de vida en la Zona Litoral.
Uribia, Alta Guajira, Colombia, Dic.2014
Zona Periurbana:
Déficit del 50% en el aporte de la totalidad de las fuentes de ingreso, siendo la mayor disminución la
atribuible a la reducción de la actividad ovino-caprina (50%) por la reducción de los rebaños ante la
escasez de alimentos y los mayores gastos familiares en alimentos, la reducción del tejido artesanal y
los ingresos por la extracción de yeso que, aunque no se afectan directamente por la sequía, captó un
incremento de mano de obra a partir de los hogares que vieron mermado el sustento por los efectos
de la sequía (ocasionándose una concentración mayor de personas involucradas en esta actividad y
la disminución de la rentabilidad total que les resulta de la extracción al repartirla). Al igual que en
las zonas de la sierra y litoral, en esta zona la actividad de comercio a pequeña escala con Venezuela
prácticamente se pierde para las familias de menores ingresos.
• 73 •
Gráfico 5. Impacto de las crisis humanitarias sobre
los medios de vida en la Zona Periurbana.
Uribia, Alta Guajira, Colombia, Dic.2014
El acumulado de amenazas y crisis en el último año (2013-2014) ocasionó una brecha o déficit total
promedio del 50% en las fuentes habituales de ingresos familiares, siendo las zonas más afectadas la
zona fronteriza por la reducción drástica en los ingresos que antes se generaban en el comercio no
regulado con Venezuela, ahora restringido, y la zona periurbana por el deterioro indirecto de fuentes
de ingreso secundarias como la extracción del yeso y el tejido que se redujeron a consecuencia de las
estrategias de sobrevivencia que las familias pusieron en marcha para adaptarse a la temporada seca
y a la reducción del comercio con Venezuela.
Gráfico 6. Impacto de las crisis humanitarias
sobre los medios de vida en todas las zonas.
Uribia, Alta Guajira, Colombia, Dic.2014
• 74 •
Déficits en las Fuentes de Alimento
El acceso al alimento se ha visto afectado por la acumulación de las últimas crisis en la zona,
especialmente en lo relacionado con el acceso económico. El cambio desde un abastecimiento
alimentario garantizado por Venezuela, hacia un abastecimiento garantizado por Colombia
representó un incremento de la canasta básica alimentaria familiar del 183%.
Gráfico 7. Incremento de costos en alimentación
según diferencial de monedas (Venezuela-Colombia)
Uribia, Alta Guajira, Colombia, Dic.2014
Las familias de la zona han tenido que afrontar esta pérdida en su poder adquisitivo alimentario con
un déficit total promedio del 40% en las fuentes habituales del acceso al alimento, siendo las zonas
más afectadas la zona fronteriza por su alta dependencia a las compras en expendios de alimentos
abastecidos casi en su totalidad en Venezuela, así como la zona periurbana por su mayor dependencia
a expendios con mercancía Colombiana que resulta de mayor valor monetario. En todos los casos, la
principal fuente de alimentos que se disminuyó fue la compra local de alimentos provenientes en
Venezuela, además de la disminución en las fuentes de producción propia afectadas por las
temporadas secas sucesivas.
El déficit en las fuentes de alimentos ha podido incrementarse a un 65% si las familias no hubiesen
reducido su capital familiar (especialmente su rebaño caprino) para afrontar el incrementar de la
compra de productos colombianos a la que han tenido que recurrir desde la aplicación de las
restricciones fronterizas.
Efectos de la Temporada Seca sobre el Calendario Estacional de la Zona
En la siguiente tabla se reflejan los efectos de los primeros meses de la temporada seca 2014-2015 y se
proyectan los esperados ante la insuficiencia del patrón de lluvias que se esperaba para la actual temporada.
• 75 •
Tabla 9. Cambios en el calendario estacional por causa
de la temporada seca 2013-2014. Alta Guajira, dic. 2014
Nuevo agotamiento
de forrajes
• 76 •
XIV. ESTRATEGIAS DE SOBREVIVENCIA
Las familias han enfrentado las crisis sucesivas de este año asumiendo una serie de estrategias de
sobrevivencia destinadas especialmente a:
• Cubrir los costos de su canasta básica de alimentos incrementados al comprar parte, o la totalidad
de la misma como producto colombiano, pagado en pesos.
• Cubrir los nuevos costos del transporte a los mercados municipales de Colombia como nueva ruta
de abastecimiento alimentario o los incrementos que los transportistas han hecho para cubrir el
incremento en el precio del combustible ingresado desde Venezuela (incluyendo los costos de la
extorsión de las autoridades fronterizas).
• Liquidar animales de su rebaño para afrontar los costos de un acceso más caro al alimento y
compensar el deterioro de las áreas de forraje.
Las principales estrategias de sobrevivencia registradas fueron:
Estrategias de alto riesgo para los medios de vida y seguridad alimentaria
• Venta de animales: es una estrategia de sobrevivencia que el pueblo Wayúu usa tardíamente, más
para obtener dinero adicional y adquirir alimentos que para proteger al animal de la desnutrición
o para desconcentrar las áreas de pastoreo. Se constató muchas veces en terreno que, dado el
significado simbólico del animal, muchas familias prefirieron conservar su animal hasta que
muriera, antes que venderlo. Por lo tanto, suele ser una estrategia de las familias en mucha
necesidad. El costo habitual de un chivo vendido en época de temporada seca, fue 50%-60%
menos que el costo habitual, por el deterioro de las condiciones del animal. Este costo oscilaba
entre $ 20.000 $ 30.000.
• Día de alimentación solo a base de chicha de maíz, e incluso en forma insuficiente por la escasez
de agua.
“La cuchara se nos pone pesada, si hay para la mañana, ya no hay para comer en la noche”.
Registro, Entrevista, Vecina en Carrizal.
• Liquidación de las semillas de las huertas que no se sembraron.
• Empeño de las piezas de tejido artesanal. Las casas de empeño se ubican en Uribia y estas suelen
pagar por la pieza de tejido mucho menos que la mitad de su valor y liquidarla a un precio un
poco mayor. Se registraron precios en la casa de empeño de Uribia hasta de $ 180.000 por
hamacas cuyo costo original puede ser de $ 500.000.
• Desincorporación de los niños de los internados para apoyar la búsqueda cada vez más difícil de
agua y pastoreo. Esta estrategia trae como consecuencias no solo las de la desescolarización, sino
que el niño que no asiste al internado queda sin acceso al programa de alimentación escolar.
• Implicación de más personas de la familia en la compra de alimentos en Venezuela para obtener
más cantidad de rubros restringidos en su compra por persona. Esta estrategia implica la
desinversión de tiempo productivo destinado al pastoreo, el tejido o la pesca, para aumentar el
acceso a los alimentos.
• 77 •
• Aumento de la migración y de actividades ilícitas como la delincuencia en los centros poblados,
la producción de licor clandestino y la continuación del contrabando ahora ilegal y penalizado en
Venezuela.
Estrategias más seguras (incluso con posibilidad de ser apoyadas para mejorar su eficiencia):
• Uso de las láminas del cactus tipo tuna para la alimentación animal, luego de un proceso de
chamusque para retirar las espinas: esta actividad se ha visto dificultada por el aumento del costo
del butano comprado en Venezuela.
• Préstamos o intercambios de comida o animales entre familias
• Compra de agua: 1 Cisterna $COL240.000 comprada en Venezuela o $COL 180.000 comprada
en Colombia y cobro de peaje para paso de carro tanques: 3-4 mil litros son entregados durante
el recorrido bajo esta modalidad de “peaje”. Esta estrategia, aunque puede resultar en una pérdida
de recurso económico para las familias que compran, puede ser explorada como medio de ingreso
con potencial de ser optimizado, hasta tanto los entes públicos no respondan a sus obligaciones
de suministro.
Para tener una idea de las dimensiones de estas estrategias, se estimó que:
• La venta un chivo pueden contribuir a cubrir el 80% de los gastos de alimentación familiar de una
semana.
• La venta de una hamaca como prenda en empeño puede ayudar a cubrir los gastos de alimentación
familiar por un mes.
• La inversión en la compra de agua equivale 5 veces el costo de una canasta familiar.
“Hemos tenido que ir cada vez más lejos buscando la lluvia”
Registro, Entrevista, Corregidora, Flor de La Guajira
• 78 •
XV. PRONÓSTICO Y ESCENARIOS DE RIESGO
La evolución de la situación de seguridad alimentaria y medios de vida en la zona pueda estar sujeta
a varios escenarios dependiendo de la evolución de las condiciones climáticas y de la situación del
abastecimiento alimentario de la zona.
Al momento del último diagnóstico realizado en Agosto de este año, durante la temporada seca
agravada por la falta de las precipitaciones esperadas en Abril y Mayo, se anticipaban dos escenarios
posibles de evolución de la situación (Diagnóstico Interagencial UN-OXFAM, 2014).
a. Lluvias normales en Octubre y Noviembre. Temporada seca habitual, normal de Enero-Marzo
2015, en la que se estarían todavía sintiendo los efectos del desabastecimiento alimentario
originado en Venezuela, de la pérdida de animales a causa de la temporada seca 2014, junto a la
vulnerabilidad habitual de los medios de vida en cada zona.
b. Lluvias por debajo de lo normal en Octubre-Noviembre del 2014 y reagudización de la sequía
entre Diciembre 2014 – Marzo del 2015.
Al momento de publicarse esta evaluación, se constata la instalación del escenario (b), es decir,
precipitaciones insuficientes en Octubre-Noviembre de este año con posible reagudización de la
sequía, de la inseguridad alimentaria y de la descapitalización de los medios de vida. El reinicio de
las predicciones del IDEAM sobre un aumento al 75% de la posibilidad de una maduración del
Fenómeno del Niño apoyarían la noción de que este es el escenario más probable.
Ante esta situación cabe replantear dos nuevos escenarios:
Esta implicará un nuevo agotamiento de las áreas de pastoreo, la venta de más animales sin que las
familias hayan repuesto aún sus animales perdidos entre Junio y Septiembre del 2014 y una
profundización de la escasez de alimentos frescos por el fracaso en las cosechas de las huertas
familiares, la ceba de animales y el ordeño de cabras.
Esta situación sería aún más crítica que la ocurrida en la primera temporada seca del 2014, dado que
las familias vienen arrastrando la descapitalización de sus medios de vida y dado que, por esta
temporada los niños y niñas estarán aún de vacaciones y no tendrán acceso a los programas de
alimentación escalar.
Por esta época y bajo este escenario, solo se tendrán como amortiguadoras de esta situación, el resto
de medios de vida que estuvieron en buena temporada entre Diciembre – Enero del 2014, como son
la pesca, el turismo y, asociada a esta, la mayor venta de tejidos artesanales.
Sin embrago, estas alternativas compensatorias solo fueron beneficiosas para las familias vulnerables
de la zona del litoral nor occidental.
• 79 •
Por lo tanto es urgente:
• Reanudar las respuestas a la emergencia por temporada seca.
• Proteger los medios de vida que las familias aún conservan, además de intervenciones de
recuperación de los medios de vida ya perdidos sistemáticamente, especialmente a lo largo del
2014.
Este escenario debe incluir como premisa que la situación de inflación desabastecimiento y
devaluación de la economía Venezolana, no solo no mejorará, sino que parece que entrará en una
crisis aún más severa a causa del colapso de su institucionalidad y la disminución de los precios del
petróleo.
Es necesario el compromiso con acciones a más largo plazo que deben pasar necesariamente por una
reconfiguración de los circuitos de abastecimiento alimentario de la zona para hacerlos menos
dependiente de Venezuela y una integración de la Alta Guajira al resto de Colombia a través de vías
de comunicación adecuada, de la normalización del registro de ciudadanía de sus habitantes, del
acceso a esquemas de protección social como los que gozan otras zonas del país y a un mercado
laboral igual o más atractivo que el que ha representado Venezuela hasta ahora o pueda representar
en el futuro.
• 80 •
XVI. CONCLUSIONES
Mapeo de medios de vida
1. La economía de todo el departamento de La Guajira a nivel macro depende de la explotación de
minería y gas, el comercio, el turismo, los servicios y, en menor grado, la agricultura y ganadería,
con preponderancia de la crianza de caprinos Pero en la Alta Guajira, para el pueblo Wayúu, estos
sectores siguen siendo los preponderantes.
2. El ecosistema predominante de la zona es semidesértico, incluyendo una mezcla de zonas de
monte espinoso y matorral desértico con una vocación agrícola muy baja, una zona costera y un
área de serranías con bosque seco y húmedo muy reducida.
3. Aunque el sector minero industrial es el más preponderante en el PIB departamental, la mayor
parte de la población no vive de él. A nivel micro económico los principales medios de vida
identificados son, en orden de importancia y frecuencia: crianza de especies caprinas y ovinas,
tejido artesanal, pesca, comercio no regulado con Venezuela y extracción de yeso.
4. De estos medios de vida, los más rentables y de mayores potencialidades y viabilidad son la
crianza caprina y la pesca. El tejido artesanal es un medio de vida extenso y común, pero no ofrece
grandes posibilidades de expansión y rentabilidad. Las opciones de diversificación de medios de
vida en la zona pueden explorarse por la vía de la optimización e innovación de la extracción
minera con mayor participación de la población. La innovación y expansión de mercados de la
actividad caprina y de la pesca. La producción de energía eólica y solar son áreas muy
promisorias, y útiles para la extracción de agua, pero de difícil participación comunitaria como
actividad generadora de ingresos.
Histórico de crisis acumuladas
5. Quizás la crisis originaria y fundamental que afecta a la población de la Alta Guajira sea las
delimitaciones fronterizas y sus decisiones cartográficas. Esta población pasó a ser, desde hace
décadas, una población venezolana reconocida por un estado que les ofrecía vías de acceso,
integración territorial, programas sociales de ayuda y mercado laboral, a ser una población en un
territorio colombiano casi aislado geográficamente y abandonado institucionalmente en cuanto a
provisión de servicios básicos que garantices niveles de vida mínimos.
6. En los últimos 5 años la población ha enfrentado una sucesión de crisis consecutivas de orden
natural y antrópicas. Desde las inundaciones de la ola invernal 2010-2015 hasta la instalación de
una temporada seca 2014-2015 anómala y muy intensa, pasando por dos temporadas secas
similares en el 2012 y 2013 y un proceso de deterioro de la institucionalidad y la economía
venezolana que ha conducido a la hiperinflación, la devaluación de la moneda, el
desabastecimiento nacional y las restricciones al comercio ilegal de alimentos y combustibles
hacia la Alta Guajira colombiana (y otras áreas fronterizas).
7. La temporada seca del 2014-2015 no se solventó como se esperaba con el inicio de la segunda
temporada de lluvias (Octubre-Diciembre). La población homogéneamente tiene registro de solo
2 lluvias considerables en la temporada, lo cual no ha sido suficiente para que prosperen los
• 81 •
cultivos de huertas familiares, para que se reestablezcan las áreas de pastoreo de la anterior sequía,
así como tampoco para llenar los reservorios de agua habituales y los nuevos construidos en
respuesta a la última emergencia.
8. Al momento de realizarse esta evaluación 22 Dic 2014, el IDEAM pronostica nuevamente una
posible maduración del Fenómeno del Niño a probabilidades de un 75% y la dependencia
municipal del SNGRD expresa su intención de mantener el estado de calamidad y la previsión de
un recrudecimiento de los efectos de la temporada seca.
9. La población llega a este escenario probable lidiando con una disminución severa del acceso a sus
fuentes de alimento y una descapitalización crónica de sus medios de vida que no se resolverán
como crisis con las últimas lluvias, ni al iniciar las próximas esperadas para Abril del 2015.
Brechas identificadas en seguridad alimentaria
10. Se puede concluir que la Alta Guajira se encuentra en una situación crítica de inseguridad
alimentaria, mostrando brechas en sus fuentes de acceso al alimento hasta de un 80% si no se
recurre a la liquidación de los medios de vida familiar como estrategia de afrontamiento.
11. El principal determinante de la inseguridad alimentaria ha sido el giro forzoso que la población
ha tenido que dar desde abastecerse con productos venezolanos híper-devaluados, subsidiados
y de fácil acceso físico, a abastecerse de productos Colombianos cuyo acceso físico es difícil por
la precariedad de las vías de comunicación y cuyo acceso económico ha resultado en un
incremento de 183% en sus gastos habituales de alimentación, La nueva canasta básica de
alimentos en el nuevo contexto de abastecimiento supone una estructura de costos en la que se
ha incrementado el precio del alimento y el aumento de los gastos de transporte para tener
acceso a mercados colombianos, mucho más inaccesibles que los mercados venezolanos de los
que se dependía.
12. Las temporadas secas sucesivas desde el 2012 han contribuido también a la inseguridad
alimentaria familiar por la disminución severa del rendimiento de las huertas familiares y de los
rebaños de caprinos y ovinos usados para el autoabastecimiento familiar.
13. Confirman la crisis actual de inseguridad alimentaria las cifras de desnutrición aguda reportadas
en la zona, las cuales se acercan al 13% en menores de 5 años (nivel clasificado como de seria
gravedad por los criterios sanitarios internacionales. Las cifras de anemia y de retardo del
crecimiento registradas en 67% y 73% respectivamente, confirman la severidad del problema
Brechas identificadas en los medios de vida
14. Los hogares han enfrentado la sucesión de crisis recurrentes con una descapitalización
acumulada del 50% de sus activos familiares totales, siendo el medio de vida más afectado la
disminución de sus rebaños ovino-caprinos (disminución o brecha del 60%-80%) y la
reducción del comercio con Venezuela (disminución o brecha del 75%).
15. La situación actual equivale a una intensificación progresiva y continua de la inseguridad de los
medios de vida familiar.
16. La escasa disponibilidad de agua para el consumo humano y de animales y la ausencia o
deterioro de los micro-acueductos, pozos, molinos y plantas desalinizadoras actúan como
factores agravantes considerables.
• 82 •
Grupos más vulnerables: ¿quiénes, cuántos, dónde?
17. Las zonas más afectadas hasta ahora es la zona fronteriza con Venezuela y la más vulnerable la
zona periurbana cercana a la cabecera municipal de Uribia.
18. El número aproximado de familias totales en estas zonas más vulnerables es de 15.538 (3.829
en la zona fronteriza y 11.709 en la zona periurbana). Los corregimientos más vulnerables en la
zona fronteriza son Paraíso, Porshina, Winpeshi, Castilletes y Puerto López. Los corregimientos
más vulnerables en la zona peri-urbana son Carrizal, Cardón y Jonjoncito.
19. Aunque las zonas costeras y de serranías se detectan en un poco mejor situación por tener
mayores disponibilidades de recurso hídrico, suelos más fértiles (sierra) y más opciones de
diversificación de sus medios de vida (pesca, turismo y extracción de yeso), también son zonas
vulnerables con amenazas comunes a las otras zonas, especialmente por la interrupción de las
rutas de abastecimiento de combustible y alimentos desde Venezuela, el difícil acceso
geográfico, la debilidad de las instituciones públicas, la desertificación y erosión progresiva, y la
precaria escala y rentabilidad de sus medios de vida.
Estrategias de sobrevivencia
20. Las estrategias de sobrevivencia de la población más urgente de contrarrestar por su impacto
severo sobre la seguridad alimentaria y de medios de vida son: la reducción en la alimentación,
la venta de activos como animales y piezas textiles de mucho valor y la compra de agua.
21. Entre las estrategias ya utilizadas ampliamente por la población, y cuya optimización podría
tener mucha potencialidad como intervenciones exitosa de protección de la seguridad
alimentaria y de los medios de vida están: los actuales circuitos informales y altamente
especulativos de transporte de alimentos y combustible por transportistas y familias locales y la
utilización de la tuna como alimento animal en épocas de escasez de gramíneas y forrajes.
Capacidad de respuesta local
22. La zona, amenazada por procesos de vulnerabilidad crónica y afectada predominantemente por
emergencias de instalación lenta que impactan sobre todo en la descapitalización progresiva y
lenta de los medios vida, está siendo gestionada con una sucesión de respuestas a crisis cortas,
iniciadas cuando ya se ha declarado la calamidad y finalizadas al cesar la amenaza natural, en los
mejores casos, o a pesar de que esta amenaza persista como es el caso del cese del suministro de
alimentos aunque las restricciones del abastecimiento originario desde Venezuela no haya
terminado y prometa extenderse.
23. Las respuestas humanitarias hasta ahora se han orientada a mitigar los daños de las emergencias
naturales y económica, pero no a atender la emergencia de medios de vida que permanece aún
por mucho tiempo luego de una emergencia de instalación lenta.
24. No contar con una infraestructura de servicios competitiva (acueducto, alcantarillado, aseo,
limpieza, energía eléctrica, comunicaciones y carreteras) y con un fortalecimiento institucional
regional y municipal, limita las posibilidades de la zona, en especial la de inversiones en sectores
diferentes a la minería industrial de la que no se está beneficiando la población más vulnerable.
• 83 •
Pronóstico y escenarios de riesgo
25. Los pronósticos del IDEAM sobre las escazas precipitaciones que se pueden esperar ya y durante
el primer trimestre del año, permiten pronosticar un empeoramiento de la situación de acceso a
agua, un nuevo deterioro de las áreas de forraje y una profundización de la descapitalización de
los medios de vida y de la inseguridad alimentaria en los próximos 3 meses (Enero-Marzo 2015)
y una prolongación de la emergencia de medios de vida hasta Mayo del 2015 cuando la
población (de ser favorable la primera temporada de lluvias del 2015), pueda tener cosechas de
sus huertas y rendimiento de la actividad ovino-caprina; Este escenario podría cambiar si se
registraran todavía en Diciembre lluvias tardías de la temporada final del año, pero esto es
improbable.
26. Este empeoramiento de la situación será especialmente crítico para la población infantil que
actualmente está de vacaciones, y que no tendrá acceso hasta Febrero del 2015 a las raciones de
alimentación escolar y al cuidado que usualmente se les brinda en los internados educativos.
27. El pronóstico de la situación final si este escenario termina de instalarse es una CRISIS SEVERA
DE LA SEGURIDAD ALIMENTARIA Y UN COLAPSO DE LOS MEDIOS DE VIDA
FAMILIAR (incluyendo agua segura) en los grupos de población más vulnerables.
• 84 •
XVII. RESPUESTAS PRIORITARIAS
Preparación para la Atención de la Reagudización de la Temporada Seca
(Corto Plazo)
1. Duración Probable: Enero a Abril 2015.
2. Componentes sugeridos:
• Suministro de agua segura (incluyendo tanques de almacenamiento de 500 litros, baldes de
acarreo, implementos de higiene, filtros de cerámica).
• Ayuda alimentaria de emergencia consultando el contenido del mercado distribuido con las
comunidades indígenas.
• Suministro de complementos de alimento animal para caprinos y ovinos.
• Monitoreo constante del estado nutricional y promoción de saneamiento y salud
3. Precauciones:
• Las rutas de distribución deben garantizar el acceso a los lugares más remotos
• Los criterios de asignación de alimentos humanos, de animales y de agua deben ser con base
en la protección de los más vulnerables, no en base al criterio de la población más afectada que
puede ser la que más recursos tenga para su propia recuperación (por ejemplo, ganaderos con
gran número de animales deteriorados).
• El paquete de ayuda alimentaria (mercado) debe ajustarse en contenido para aumentar el
aporte de maíz, leguminosas y aceite y excluirse alimentos no adaptados a las costumbres de
la población, o que pueden causar un daño sobreañadido como la leche en polvo para preparar
con agua del lugar. El suministro de agua en carro tanques no llega de manera simultánea, ni
regular, ni con la calidad esperada, de manera que no es confiable pensar que el suministro de
ésta para preparar la leche esté garantizado.
• No se deben distribuir hamacas en la zona para no desplazar uno de los medios de vida de la
población que vive del tejido artesanal.
• Los alimentos para animales deben entregarse especialmente para caprinos y ovinos y a la
población más vulnerable en las rancherías.
Recuperación Temprana de los Medios de Vida (Corto Plazo)
Cualquier iniciativa de protección de medios de vida en la zona o de reducción del riesgo de
desastres, no será del todo efectiva si no se procede a recuperar los medios de vida que la población
ha ido liquidando sostenidamente durante un año, hasta la fecha.
Estas medidas incluyen:
• Reposición de ganado
• Reposición de semillas
• 85 •
• Distribución de semillas e insumos agrícolas para cultivos de ciclo corto en áreas con vocación
agrícola y disponibilidad de recurso hídrico.
• Subsidios compensatorios basados en una estimación de los activos familiares que se perdieron
en casas de empeño o en intercambios de sobrevivencia.
Protección y Resiliencia de Medios de Vida (Mediano Plazo)
Para Garantizar la Seguridad Alimentaria:
1. Reconfigurar las rutas de acceso al alimento en las zonas fronteriza y de serranía especialmente
para asegurar que estas poblaciones tienen una garantía de abastecimiento alimentario
gestionado en Colombia y no dependiente de una economía foránea colapsada como la de
Venezuela. Entre las opciones para esto:
• Rutas de transporte subsidiado para facilitar el acceso de alimentos Colombianos entre los
mercados de Uribia, Riohacha y Maicao y las rancherías (puede explorarse optimizar las rutas
existentes).
• Centros de acopio de alimentos Colombianos en rancherías claves para el acceso al resto de la
población.
• Microcréditos para la operatividad de tiendas de alimentos básicos en las rancherías,
abastecidas con rutas de abastecimiento dentro del territorio colombiano.
Para la Protección de los Medios de Vida Ovino - Caprino:
1.
Parcelas de forraje (bancos de alimentos) para caprinos y ovinos en las zonas con más
disponibilidad de agua para riego (sierra). El uso racional de láminas de tuna como alimento
animal o de producción de alimento ensilado en la zona de serranía, puede constituirse en una
estrategia que reduzca la deforestación ocasionada por los rebaños.
Consideraciones:
• Estas parcelas no serán exitosas si demandan que la población deje sus patrones habituales de:
pastoreo extensivo, mantenimiento de animales semi-estabulados y movilidad por el territorio
para cubrir diferentes medios de vida estacionales.
• La propuesta de parcelas fijas de forraje, como áreas colectivas de alimentación que impliquen
estabulación de animales y permanencia de la población en un solo lugar bajo riego continúo
todo el año, se basa en supuestos muy riesgosos que no son consistentes con los rasgos
culturales de una población milenariamente pastoralista, polirresidencial y con una amplia
diversidad de medios de vida que les ha garantizado su supervivencia en tiempos difíciles.
• Un proyecto de parcelas colectivas de forraje solo será efectivo entre familias de un mismo
clan, es decir no si supone el uso colectivo de recursos entre familias de diferentes clanes. La
cosmovisión Wayúu no pasa por el uso de áreas colectivas de forraje reducido, de allí la razón
de que sus rancherías estén tan dispersas porque, cada unidad familiar delimita la extensión
de su territorio hasta el límite del área donde comen sus rebaños.
• Se recomienda entonces que estas parcelas se planifiquen no cómo áreas de pastoreo sino
como bancos de alimentos para la producción esporádica de forraje que pueda ser cortado y
ensilado para distribución.
• 86 •
• Los cálculos para la instalación de estas parcelas deben considerar el número de familias que
se podrían abastecer de estas áreas. Para el cálculo de la necesidad de alimento animal en la
zona de las serranías donde esta opción puede funcionar, se deben considerar los
requerimientos de nutrición animal para el rebaño de unas 3.000 familias vulnerables (60%
del total de familias de la zona de serranías). Si se proyecta que las áreas de forraje abastezcan
de alimento animal ensilado a la población vulnerable de la Alta Guajira, la estimación de
beneficiarios podría ser de 8.000-10.000 familias.
2.
3.
4.
5.
6.
Producción piloto de alimento para caprinos y ovinos a partir de las variedades de tunas. Este
tipo de práctica ya es usada por la población pero en forma ineficiente, por falta de recursos para
retirar las espinas. La disponibilidad de tunas a todo lo largo de la península y las evidencias
sobre la efectividad de su uso en otros países de la región son elementos a favor de gran la gran
potencialidad de esta propuesta.
Siembra y conservación de arbustos tipo moringa y trupillo como cercas vivas de jagüeyes y
corrales, dada su amplia resistencia a la sequía y su alto valor nutricional para animales
Creación de cadenas de acceso al mercado para mejorar la cadena de valor del producto
ovino-caprino en cuanto a estabilidad de la demanda, precios y volúmenes de producción.
Asistencia técnica para el adecuado manejo del hato ovino-caprino.
Créditos veterinarios para el acceso a kit sanitarios mínimos para animales.
Apoyo al Componente de Tejido Artesanal:
1. La potencialidad de expansión de esta actividad productiva es limitada por el difícil mercado, la
necesidad de implicar a las mujeres a dedicación exclusiva para que sea rentable y las dificultades
para que, culturalmente, funcionen las cooperativas entre clanes en la población Wayúu.
2. Para mejorar en algo el nivel actual de actividad serían necesario: la creación de cadenas de acceso
al mercado para mejorar la cadena de valor del tejido en cuanto a estabilidad de la demanda,
precios y volúmenes de producción, la asistencia técnica en mejoría de calidad de los productos,
y liderazgo.
Protección de la Actividad Pesquera:
1. Creación de cadenas de acceso al mercado para mejorar la cadena de valor del producto de pesca
en cuanto a estabilidad de la demanda, precios y volúmenes de producción.
2. Acceso a equipos y aparejos de pesca (cayucos y redes), especialmente aptos para el uso de
mujeres.
3. Acceso a créditos de pesca que permitan a las mujeres aumentar su escala productiva con la
adquisición de equipos a escala y contratación de personal.
Otras Opciones para Explorar en la Diversificación de Medios de Vida, en
el largo plazo, tendrían que considerar por ejemplo:
1. Mejorar las condiciones laborales y salariales de extracción del yeso y explorar el aumento de la
escala de esta actividad con mayor participación de población vulnerable.
• 87 •
2.
3.
4.
5.
Cultivos comerciales como la sábila.
Explotación racional del mangle y la tuna.
Implementar sistemas de extracción de agua con energía foto voltaica.
Implementar sistemas caseros de filtración de agua y de desalinización en las zonas con agua
salobre.
6. Siempre consultar, previo el diseño de las iniciativas, con las autoridades indígenas ancestrales.
Para el éxito en la implementación operativa de estas estrategias, es fundamental contar con mecanismos de manejo de las dificultades y retos que se enfrentan en la zona como son:
• La falta de acceso y vías de comunicación.
• La falta de energía eléctrica.
• La economía mixta con alta preponderancia de la circulación del Bolívar Venezolano como
divisa
• La falta de registro ciudadano y documentos oficiales de identidad colombiana entre la población que maneja doble nacionalidad, las dificultades de representatividad de la población de
las autoridades locales, el carácter móvil, “pluri-residencial” y pastoril de la población Wayúu,
y su altísima dispersión geográfica en el territorio.
• 88 •
XVIII. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1.
1. Alcaldía Municipal de Uribia, La Guajira, “PLAN MUNICIPAL DE DESARROLLO COMPROMETIDOS CON URIBIA"). Colombia, 2012.
2.
Alcaldía Municipal de Uribia, La Guajira. “Plan de Ordenamiento Territorial”. Colombia, 2001.
3.
CORPOGUAJIRA & Invemar. Atlas marino costero de La Guajira. Serie de Publicaciones
Especiales de Invemar No. 27. Santa Marta, Colombia, 2012.
4.
Equipo Humanitario de País. “Informe Final MIRA: Alta Guajira – Uribia (La Guajira),
Colombia, Colombia, Febrero 2014”.
5.
Gobernación de La Guajira. Consejo Departamental de Gestión de Riesgo de Desastres. "Plan
Departamental de Gestión del Riesgo". Colombia, 2012.
6.
ICBF/PMAS, 2013. “MAPAS SITUACIÓN NUTRICIONAL EN COLOMBIA”. Colombia, 2013
7.
INSTITUTO GEOGRAFICO AGUSTIN CODAZZI/CORPOGUAJIRA (IGAC/CORPOGUAJIRA).
“Estudio general de suelos y zonificación de tierras del departamento de La Guajira”.
Colombia, 2009).
8.
Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible/Corporación Autónoma Regional de La
Guajira-CORPOGUAJIRA. “Plan De Acción, La Guajira”. Colombia, 2012
9.
Ministerio de Comercio, Industria y Turismos –MinCIT-. Oficina de Estudios Económicos.
Perfil Departamento de La Guajira. Colombia, 2013.
10. Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos. “Diagnóstico de la situación
del pueblo indígena Wayúu”. Colombia, 2009.
11. PNUD/WFP/Cluster Seguridad Alimentaria/OXFAM. Diagnóstico Interagencial 2014: “Informe
de Evaluación de Necesidades de Medios de Vida, Seguridad Alimentaria, Agua, Saneamiento e
Higiene en el Departamento de La Guajira”. Colombia, Agosto 2014.
12. UNGRD. “Estandarización de Ayuda Humanitaria de Colombia”. Colombia, 2012
13. Unicef. “Situación nutricional de algunas comunidades Indígenas Wayúu de los
corregimientos de Nazareth y Cabo de la Vela del municipio de Uribia, La Guajira”. Colombia,
Marzo 2014.
• 89 •
• 90 •
Financiado por:

Documentos relacionados