(SEGURIDAD VIAL)

Comentarios

Transcripción

(SEGURIDAD VIAL)
(SEGURIDAD VIAL)
En Argentina mueren más de 7000 personas por año a causa de
lesiones producidas en accidentes de tránsito; es la primera causa de
muerte entre los 10 y 35 años de edad y los niños están expuestos a
estos riesgos debido a imprudencias de los adultos.
¿Dónde nos sentamos?
La seguridad vial de los niños es absoluta responsabilidad de los padres y tutores.
Las mujeres embarazadas deben proteger a su bebé usando siempre el cinturón de
seguridad en el coche, cuidando que la parte horizontal de la correa pase por debajo de
su vientre y la diagonal pase por encima del mismo.
Los niños de 0 a 9 meses deben tener un asiento de seguridad colocado detrás del
respaldo del asiento del acompañante, mirando hacia atrás.
Los niños de 9 meses en adelante deben tener su asiento colocado en el asiento
trasero del auto, mirando hacia atrás o hacia adelante.
1. Los niños no deben viajar en el asiento delantero, cualquiera sea su edad, ya que tiene un alto
riesgo de sufrir graves lesiones: por ejemplo, en caso de una frenada brusca pueden golpearse
contra el interior del auto.
2. Un bebé no debe viajar en brazos de su madre u otra persona en el asiento de adelante, porque
no podrá ser sostenido en caso de un choque, y corre gran riesgo de golpear contra las paredes del
auto o salir despedido por el parabrisas. Si además la madre no tiene puesto el cinturón de
seguridad, el bebé puede sufrir lesiones por el golpe de ella contra el niño, ya que el peso de la
mamá o quien lo lleve y hasta el del niño, aumenta por la fuerza del choque.
3. Las bolsas de aire o airbags instaladas como protección para adultos, en el asiento
delantero, pueden causar serias lesiones a niños que viajen en este mismo asiento.
4. Siempre deben trabarse las puertas con los seguros,
5. La luneta trasera del auto debe estar libre de todo tipo de objetos (incluso juguetes,
mamaderas, etc) porque las cosas sueltas en el auto pueden salir disparadas como proyectiles al
frenar bruscamente o chocar, provocando lesiones graves y hasta la muerte de bebés y/o adultos.
6. No se deben utilizar celulares mientras se maneja por ningún motivo, ni siquiera el “manos
libres”.
Todos los pasajeros del automóvil, no importa dónde estén
sentados, deben usar cinturón de seguridad.
¿Cuál sillita usar?
Los menores de 10 años deben viajar en el asiento trasero de los automóviles. Los niños
en edad escolar pueden utilizar elevadores y ser sujetados con el cinturón de seguridad,
pero los preescolares y lactantes deben utilizar sistemas de retención infantil (SRI). Los
sistemas de retención infantil son dispositivos diseñados para cumplir la misma función
que los cinturones de seguridad en los adultos. Si el niño viaja en brazos de un adulto y
sufren un accidente, el adulto –por instinto- extenderá sus brazos. Además, el choque
multiplica varias veces el peso del niño, que puede ser despedido del automóvil.
Las sillas instaladas en el sentido contrario a la marcha resultan especialmente eficaces
ya que las fuerzas de una desaceleración súbita (choque) se distribuyen en el cuerpo y
la cabeza del niño de manera óptima. Los SRI ofrecen un elevado nivel de protección en
la prevención de las muertes por tránsito, ya que reducen las defunciones de lactantes
en aproximadamente 71%, y las de niños pequeños, en 54%. Igualmente, aunque
vayan bien sujetados, los niños corren un riesgo especial, ante impactos laterales.
Existen distintos modelos de SRI, se diferencian en la edad y el peso que toleran del
niño, la protección lateral, el sistema de anclaje al automóvil y calidad de los materiales.
También difieren en la manera de fijarse a los automóviles: puede ser utilizando el
cinturón de seguridad o con ganchos superiores e inferiores tipo LATCH o ISOFIX.
Recomendaciones para viajes largos
La teoría en ciertos casos se ve muy lejana a la realidad y las vacaciones suelen ser un
punto crítico en la que los niños, debido a varios factores, se “revelan” a los sistemas de
seguridad. Es por eso que en caso de viajes largos el menor suele dejar de utilizar los
elementos de seguridad infantil porque se aburre o sufre calor y se pone molesto. Por tal
motivo es necesario mantener la temperatura del habitáculo entre 19º y 24º, renovar el
aire con frecuencia, no fumar, no colocar elementos que molesten al niño -que además
pueden ser peligrosos en caso de una frenada brusca- y detenerse cada 2 horas para
descansar. El niño copia a los mayores, es por eso que los padres deben educar con el
ejemplo y hacer uso de los elementos y las normas de seguridad.
¿Cómo entretenerlos?
Música: Escuchar la música favorita del niño o ir cantando durante el viaje es una
actividad que puede hacer más entretenido y divertido el desplazamiento.
Tablet o Ipad: Con sus dibujos animados o películas favoritos, los niños pueden estar
horas entretenidos con la tablet o el Ipad.
Cuentos: Leerles sus cuentos preferidos o brindarles revistas o libros blandos o de
goma que no sean duros o perjudiciales en caso de frenos bruscos o accidentes.
Juguetes o Juegos: No debe faltar algún
juguete habitual de los niños. A todos los
peques les encanta salir de casa con sus
juguetes favoritos. Otra opción es recurrir
a juegos viajeros como el “veo veo”, “adivina las patentes”, “bingo viajero”, etc.
Es importante cuidar la hidratación del niño con mucha
agua y buena alimentación durante todo el viaje
Tomar Conciencia
La realidad indica que hay que incrementar la seguridad de los niños dentro del vehículo
y esa es tarea de los padres. Es importante que los mayores reconozcan los riesgos que
puede sufrir el chico y adoptar las medidas necesarias para que el viaje se convierta en
un paseo seguro y, para eso, las sillitas son un elemento fundamental.
Los padres ven el uso del sistema de retención infantil como una obligación y, por lo
tanto, el precio condiciona la compra. Esto se debe a que muchos desconocen
los daños que puede ocasionar un impacto a una velocidad moderada, como es la
permitida en ciudad (40 ó 60 km/h). Refiriéndonos al tránsito urbano, la posibilidad
de que un niño sobreviva sin ninguna medida de seguridad (sillita, amoldador, cinturón
de seguridad, etc.) es prácticamente nula.
Además, recordemos que la fuerza que produce un niño de aproximadamente 20 kilos al
irse hacia adelante, en un impacto a 60 km/h, es superior a los 300 kilos. Es decir, la
fuerza con la que golpearía contra los elementos que tuviera en frente será 17 veces su
propio peso.
ALGUNAS LESIONES MÁS COMUNES:
Siempre es mejor cuidar y prevenir