Número 79 - Escuela de Psicología Social de Montevideo

Comentarios

Transcripción

Número 79 - Escuela de Psicología Social de Montevideo
Las dinámicas
del amor
en la familia
Año 8 • Nº 79 • Junio de 2006 • $ 4.-
Graciela Lauro
Ecos de una
experiencia
grupal
Basta existir para ser completo. Fernando Pessoa
Cecilia Torres
Suely Rolnik entrevistada por el Colectivo Situaciones
Sostenerse en la fragilidad,
más allá de toda erudición
Culturas
policiales y
seguridad
ciudadana
Marcelo Percia
Una mirada
inclusiva
de la danza
Marina Gubbay
Existencia y
autocreación,
entre la
alegría y la
angustia
Claudia Mora
79
Director
Entrevista a Suely Rolnik
Director
Román Mazzilli
Secretario de redacción
Walter Vargas
Redacción
Luis Gruss, Patricia Mercado,
Denise Najmanovich,
Daniel Seghezzo
Publicidad
María Eugenia Conde
Colaboran en esta edición
Colectivo Situaciones, Marcelo
Percia, Raquel Bozzolo, Cecilia
Torres, Marina Gubbay, Daniel
Tarnovsky, Graciela Piperno,
Claudia Mora, Graciela Lauro,
Mónica Belucci, Ricardo Arias,
Enrique Guinsberg, Patricia
Garrote, Fernando Castelli,
Marcelo Miceli, Betsabé Pap,
Fernando Vico, Rosana Carballo.
Redacción y
Publicidad
Conesa 473 P.B. “B”
(1426) Capital - Argentina
Tel/fax: (54-11) 4553-1226
A partir del 20 de junio,
nos mudamos a:
Argerich 2543 Dto. B
(1417) Capital
Tel/fax: 4501-1701
E-mail: [email protected]
Website: www.campogrupal.com
Impresión: Genesis S.A.
Campo Grupal es una publicación
de Ediciones Presencia.
Suscripciones
Por 11 ediciones anuales:
Argentina: $ 55.América Latina: u$s 50.Otros países: u$s 60.-
Sostenerse en la fragilidad,
más allá de toda erudición
Lo que sigue es parte de una conversación que mantuvo el
Colectivo Situaciones con la brasileña Suely Rolnik,
a propósito de la próxima publicación en argentina de su libro
con Félix Guattari “Micropolítica. Cartografías del deseo”
(Tinta Limón ediciones, 2006)
C
Colectivo Situaciones
[email protected]
olectivo Situaciones: Hemos notado, a lo largo del libro, un
cierto énfasis sobre las estructuras de la llamada “sociedad
disciplinaria”. Mucho se ha hablado de la superación de este
tipo de poder en las llamadas “sociedades de control”, en las que la
dominación se realiza, según Deleuze, a “cielo abierto”. ¿Cómo evaluás las transformaciones producidas en nuestras sociedades durante
las últimas dos décadas y cómo crees que afectaron la imagen de la
familia, el psicoanálisis y el estado, respecto de lo que ustedes teorizaron en el libro?
Suely Rolnik: El libro puede decir mucho sobre la sociedad disciplinaria, pero habla sobre todo de la sociedad de control cuando se
refiere a la cooptación de los procesos de subjetivación. Segundo, es
verdad que la sociedad se maneja como sociedad de control pero al
mismo tiempo están funcionando regímenes disciplinarios. Esta es la
situación de América Latina.
En tercer lugar, en relación a la cooptación de la “subjetividad flexible” que aparece en la sociedad de control, la cuestión no se plantea, como en la sociedad disciplinar, entre normal o anormal porque
no hay ninguna referencia de normalidad. La normalidad, si se pudiera hablar así, es “ser flexible”, por tanto cambiar todo el tiempo. “Ser
flexible” es una palabra de orden; entonces, no hay un código de la
normalidad. Incluso para la clínica cambiaron completamente los
tipos de síntomas que se padecen; por ejemplo, el síndrome de pánico
o cierto tipo de depresión.
En las sociedades disciplinarias, en los movimientos de los 70,
teníamos todavía la idea de que hay un afuera del sistema donde cabían nuestras utopías. Hoy no hay afuera en lo que estamos haciendo,
sino que todo pasa en inmanencia y esa potencia puede ser construida
en muchas direcciones; entonces las resistencias no se dan contra las
elites nacionales desde una utopía que estaría afuera. La resistencia,
desde el punto de vista de la subjetividad, se da a partir de la pregunta ¿para qué crear?, se da en esta reconexión de las fuerzas de creación
con la experiencia corporal de la existencia real del otro. Esto es totalmente distinto que imaginarse afuera de algo. Y esa reconexión no se
da ni adentro ni afuera, se da por todas partes, donde sea que estés, en
tu trabajo, en tu militancia, en tu pareja, en tu cotidiano en general.
Todo el tiempo corremos el riesgo de desconectar lo que estamos creando de aquello que tu cuerpo te indica por estar vulnerable al otro.
Esto plantea la cuestión de la utopía de un modo completamente
distinto. La utopía no está afuera de la realidad; no hay afuera, sólo
hay una realidad y es ésta. Esto tiene que ver también con la idea de
paraíso, con la imagen religiosa de imaginar la utopía como un mundo
estable que sustituirá al capitalismo. Eso no existe. Porque lo esencial
de la vida es ese proceso continuo de liberación, de tener que reorga-
nizarla permanentemente.
CS: Otra cosa notable del libro es la preocupación por la “gestión
de las singularidades” como modo de escapar tanto al “alternativismo”, o aquello que llamamos “aislacionismo”, como a la gestión
dominante de la realidad. Nos sorprende lo bien que funcionan estas
descripciones para pensar los efectos del 19 y 20 –de diciembre 2001–
argentino.
Si comprendemos bien, la “autonomía” existe en el contexto de esta
“gestión de las singularidades”, como función de autopensamiento
que tiende expandirse y a transversalizar lo social, a contaminar. En
Argentina hemos vivido esta tensión entre marginalización y bloqueo
de los movimientos a favor de una reducción identitaria y de reconocimiento, por un lado, y, por otro, un nuevo esfuerzo de singularización,
de transversalización...
SR: Esto me hace pensar dos cosas. La primera es la cuestión de la
alternativa que surge con los movimientos de los 60 y 70 y es la idea
de que hay un afuera del sistema maldito, pero ese afuera resulta un
adentro totalmente estéril cuando ya no hay afuera. La segunda cosa es
que en los 60 en Brasil había una disociación muy fuerte entre los alternativos de la contracultura y los militantes. Los primeros venían en
general del campo de la cultura y los militantes salían de la universidad: de un lado el artista, del otro el intelectual. Los militantes de la
lucha armada tenían toda una conciencia política de la realidad, pero
tenían una vida totalmente identitaria, una política de subjetivación
totalmente burguesa. Del lado de los alternativos y de la contracultura
había una ruptura real con la subjetivación burguesa y al mismo tiempo una despolitización total. Y esta separación es muy patológica porque si esas dos cosas no están juntas no funcionan.
Por eso gran parte del proyecto sobre Lygia Clark que me ocupó los
últimos dos años lo dediqué a entrevistar gente que estaba en la contracultura para que contara el sufrimiento que significaba hacer cosas y
ser objeto de un desprecio por parte de los militantes. Porque hay que
entender lo que pasaba ahí, con gente como yo que en la contracultura
se sentía muy bien cotidianamente, pero que estaba muy angustiada
con la falta total de problematización intelectual y política de la realidad. Mientras, del lado de la militancia, gente que estaba muy bien con
la discusión intelectual y muy mal con sus formas de vida. Era muy
angustiante, yo me sentía muy frágil por eso. Yo fui a prisión por esa
actividad alternativa, no por la militancia. Era una niña de veinte años.
El gobierno había hecho una campaña de prensa contra la contracultura e inventó toda una narrativa que no tenía nada que ver con lo que
hacíamos. Por ejemplo, una cosa chistosa: yo siempre estaba vestida
con ropa árabe, y ellos decían que yo caminaba por las calles en camisón. La única vez que la televisión me dio la palabra en la prisión –fue
así como mis padres se enteraron que estaba presa– comencé a decir
“sí, sí, yo tomé muchas drogas, y no es una cuestión de irresponsabilidad o de exceso. Es mucha gente en el planeta la que quiere la liberación y romper con la subjetividad burguesa, esto es un movimiento
político”.
Al salir de prisión llegué a París y ahí tuve la suerte de conocer a
Pierre Clastres, y él me presentó a Guattari, a Deleuze y a Lygia Clark.
Fue ahí donde encontré por primera vez una manera de juntar esas dos
CPCC
Centro de Psicoterapia
Cognitiva para el Cambio
El arte del cambio
Trastornos de ansiedad
-Depresión -Crisis vitales
-Tratamientos individuales y
grupales -Parejas y familias
Terapia
de de
grupo
para
trasTerapia
grupo
para
tornos
de ansiedad,
fóbia
trastornos
de ansiedad,
social
y
ataque
fóbia social y ataque
de
de pánico
pánico
Informes:
4824-1064 15-5756-9173
15-5261-8841
Campo Grupal / 2
No basta saber, se debe también aplicar. No es suficiente querer, se debe también hacer. Johann Wolfgang von Goethe
cosas. En la memoria de Brasil esto continúa tal cual, esa escisión permanece. Y muy recientemente me enteré que esa división en Brasil no
sólo es entre contracultura y militancia, sino que se opera también entre
el artista y el intelectual. Pero a mí me interesa algo, que tal vez aquí
en Argentina no vale pero en Brasil sí, y es que los que crean cultura
son mucho más brasileños, crean desde una realidad mucho más local
y también con un lenguaje que tiene el cuerpo vibrátil mucho más presente porque nosotros tenemos una tradición de sensibilidad. Pero del
lado de los intelectuales, todos son sub-franceses, excelentes y muy
buenos intelectuales, pero totalmente disociados de la subjetividad
local. La universidad de San Pablo ha sido creada en los años 50 por
Levi-Strauss y otros intelectuales franceses y eso marcó absolutamente su productividad. En un congreso sobre antropofagia al que me invitaron, me di cuenta que hay un prejuicio de los artistas con los intelectuales terrible por esta causa. Eso es una lástima. Es importantísima esa
relación entre la creación artística y la creación conceptual porque se
alimentan mutuamente.
CS: En relación a esto, quisiéramos preguntarte sobre la relación
entre “macro” y “micro” política. Desde el prólogo mismo del libro se
enuncia la centralidad de este problema en relación a la experiencia
brasileña de los últimos años y entre nosotros esta cuestión ha surgido
con insistencia recientemente: ¿cómo percibís hoy esta cuestión?
SR: Primero, creo que es siempre importante aclarar que “macro” y
“micro” no es lo grande y lo pequeño. Ni los grupos chicos o las parejas a diferencia del estado y la sociedad. Sino la distinción entre estar
solo, sin problemas con la subjetividad, en un funcionamiento que sólo
activa la relación con el otro como una proyección de mis representaciones, que lo categoriza, lo pone fuera de mí, y una subjetividad procesual que quiere la presencia del otro y se dibuja a partir de ahí. Lo
micro sería lo procesual y lo macro sería ese régimen más identitario.
En segundo lugar, el concepto de transversalidad, que yo no lo había
pensado, pero puede ser súper útil nuevamente, porque se lo puede asociar con la idea de ser vulnerable al otro. Transversalidad sería esta presencia fuerte y variable de la alteridad en tu propio cuerpo, en tu propia subjetividad. Entonces, un grupo se aísla cuando crea una imagen
macro, una imagen identitaria de sí mismo y hace sus cosas sólo hacia
dentro. La transversalidad supone que el grupo siga siendo atravesado
por todo lo que está a su alrededor y eso lo hace problematizarse y problematizar su modo de vida todo el tiempo. Entonces, creo que el problema no debería plantearse en términos de cómo juntar los microgrupos con la lucha más amplia, sino cómo mantener en las experiencias
en general la presencia fuerte de la alteridad como condición misma de
la experiencia. Otra cuestión es cómo se vinculan estas varias experiencias para pensar un modo de organización no partidaria ni estatal. Es
importante que esta articulación mantenga un fuerte nivel de transversalidad porque si no rápidamente se vuelve a una identidad de partido,
incluso si no lo llamamos partido y le decimos red.
gobierno, muchas veces hipotecando totalmente su autonomía, y quienes “van por afuera” y se oponen absolutamente, perdiendo también
su autonomía porque, en los hechos, están mas pendientes de enfrentar al gobierno, que de su propio desarrollo...
SR: La cuestión no es estar adentro o afuera. El problema es que es
muy difícil inyectar transversalidad en la máquina estatal. Yo no sabría
hablar de eso porque no participé del gobierno de Lula, pero mis amigos sí lo vivieron y una de sus reflexiones pasaba por ahí. La máquina
estatal tiene su propio funcionamiento y es muy difícil que sea atravesada justamente por la transversalidad. Pero no creo que no haya que
participar. Hay que participar pero manteniéndose vivo y eso, como
decían, es un trabajo eterno. Creo que es un desafío super interesante
que no hay que rechazar, sino enfrentar. Hay experiencias en Brasil,
por ejemplo en el campo de la salud mental con el programa de “humanización de la salud”, que sería muy importante que conozcan.
Por otro lado está el problema de qué pasó con Lula. Para mí hay dos
hipótesis, y cada vez creo más en la segunda. Una posibilidad es que
sufrió la imposición de fuerzas más grandes que las que se singularizaron en él, fuerzas externas que le impusieron otra realidad. La otra sería
que Lula finalmente perdió su capacidad de singularización y se identificó con el neoliberalismo, se identificó con ese lugar identitario.
Tengo la impresión que al comienzo mantenía su capacidad de singularización, pero durante “la crisis” y por la manera en que reaccionó me
parece que perdió todo esa sensibilidad.
CS: Querríamos hacerte otra pregunta más sobre el libro. Esta vez
referente al lenguaje. De un lado se trata de textos que tienen un
inmenso valor, entre otras cosas, porque nos permiten conocer el pensamiento de Guattari en “cámara lenta” (como decís en el prólogo).
Por otro, sin embargo, se percibe cómo, con el paso de los años, este
CS: ¿Y cómo se desarrolla este proceso en Brasil entre estas experiencias, estas singularidades, y el gobierno de Lula? ¿Hay algún tipo
de vínculo positivo en el que las experiencias pueden mantener realmente su autonomía crítica y organizativa? De hecho, esta pregunta
tiene también relación con el proceso actual de Argentina, donde la
polarización se da entre quienes “van por adentro” y participan del
El sufrimiento
suele ser un
acompañante
fiel pero a veces
es bueno
preguntarse si es
el que queremos
Grupo de Experimentación Dramática
"Los Instantes en la Escena"
Coordinan: Claudio Mestre,
Coordinador de Trabajo Corporal
y Psicodramatista
Perico Lascano, Licenciado en Artes
y Ciencias del Teatro
[email protected]
mensajes: 4824-8860
Especialización para quienes
trabajan con grupos
Técnicas psicodramáticas
para la coordinación grupal
Coordinan: Fernando Castelli
y Esteban Fresco
1º y 3º sábado del mes de 15 a 18hs.
CLASE ABIERTA E INFORMATIVA
SÁBADO 17 DE JUNIO 15HS.
Donizetti 59. Alt. Rivadavia 9400. V. Luro
Tel: 4641-0478 Cel: 15-5478-1902
[email protected]
Organiza: Escuela de
Psicología Social Comunitaria
Dir. Norma Españón
PSICODRAMA
Resolución rápida
de conflictos
Individual - Grupal
¿Por qué me
relaciono con la
persona equivocada?
¿Cómo construir un
vínculo placentero y
gratificante?
Los cocodrilos vierten lágrimas cuando devoran a sus víctimas. He ahí su sabiduría. Sir Francis Bacon
4702-4847
15-4417-0049
Campo Grupal / 3
Cuerpos en la noche
Betsabé Pap
[email protected]
I
Desde la ventana de la sala mira sin ver.
Fuma en la oscuridad.
Recuerda.
El día se extingue.
Él está sentado en la escalera: aún no
se sacó ni el abrigo ni el sombrero.
Una mezcla de sol y naciente luna ilumina las hojas de la ventana.
La sombra se proyecta detrás.
Mira el paso de los cuerpos.
Piensa en ella. Sus frágiles piernas. El
pelo revuelto.
Recuerda.
Una mujer pasa con sus hijos. Hablan
gritando. La mujer se queja.
No lo ven.
Los perros comen basura en la esquina.
Los pescadores vuelven del puerto.
Un hombre camina por la calle. Tiene
ojos claros y borrosos. Va triste. Lleva
un bolso liviano de estibador. Se aproxima con paso lento y acompasado.
Una barba áspera cubre sus mejillas. Es
corta y gris. Le sobra piel en pómulos y
ojeras. Lo ve venir desde una cuadra
con la cabeza gacha. Es como si le
pesara cargar con ella.
Cuando cruza delante de la ventana alza
la vista y mira fijo al hombre detrás del
vidrio. Aminora el paso mientras clava
sus ojos en los del espectador. Gira la
cabeza para poder seguirlo con la vista
mientras camina. Sólo cuando lo deja
atrás vuelve a mirar el suelo.
La escena le resulta demasiado larga al
hombre detrás del espejo. Se pregunta
si lo podrán ver desde afuera. O si lo
único que perciben, aterrados o fascinados, es el reflejo de sí mismos.
II
En el puerto alguien recoge su ropa
sucia. El hombre cierra su abrigo y
sale. Siente que el viento agrieta su
piel.
Quizás sólo sean los años o la vida.
Desemboca en una calle que lo devuelve al pueblo.
Anochece.
Camina. Por una vereda lejana pasa una
mujer con sus hijos. Está cansada.
Ellos gritan. La madre no responde
hasta que se fastidia y dice algo. Uno
de ellos amaga con llorar. Pasan.
El hombre se alegra de que por fin se
alejen.
Sigue caminando. El esfuerzo de llegar
a su casa le parece cada vez mayor. El
camino se afina. La calle está harta de
él. Él está harto de la calle. La subida lo
agota.
Pasa frente a una ventana. La luna se
refleja en los vidrios. También su rostro
frío y pálido. Gastado. Nunca se acostumbra a verlo. Pero esa imagen lo
atrapa. Lo asusta. Se da cuenta de que
han pasado demasiados años: se le
escaparon no sabe adónde ni cómo.
Se sumerge en esa imagen. Se pregunta para qué.
Recuerda.
Los instantes se alargan. Su vida entera
aplasta a ese rostro sombrío.
Todo se detiene.
Pasa.
Él sigue caminando.
Al dejar atrás aquel espejo todo retorna
a su habitual monotonía.
Ya es libre de gastar sus años distraídamente.
lenguaje ha sufrido un cierto desgaste bajo el peso abusivo de las
sucesivas modas “deleuzianas” (de la que no pretendemos ser del todo
ajenos) y que han vaciado nociones tales como “deseo”, “intensidad”
o “multiplicidad”. ¿Cómo ves esta cuestión? ¿Cómo vincularse con la
fecundidad de este lenguaje sin contribuir aún más a convertirlo en
una jerga?
SR: De verdad es un libro donde se ve cómo estrictamente Guattari,
más que Deleuze, estaba siempre forzado por las situaciones que
vivía. Y, además, vivía alimentándose de los movimientos sociales
más variados de todo el mundo en los que participaba. Claro que tiene
que ver también con Deleuze, pero la pareja Deleuze-Guattari es de
dos pensadores que tenían su cuerpo vibrátil totalmente vulnerable a
lo que estaba pasando. Y son los pensadores que más lograron llevar
eso a una realidad conceptual. El encuentro es de los dos: uno tenía la
capacidad filosófica de pensar conceptualmente, el otro tenía toda la
inteligencia y la percepción de lo que estaba pasando, y los dos juntos
producían con eso una cartografía conceptual que era muy poderosa.
¿Cómo es esa cartografía?, ¿qué diagrama estaba ahí invisible?
El problema es el de siempre: esa cartografía sirve para pensar la
resistencia pero también sirve para pensar el neoliberalismo.
Entonces, del lado de las resistencias, tenemos ahí una teoría del neoliberalismo fantástica, que poca gente exploró como tal; pero al
mismo tiempo sirve como teoría “del” neoliberalismo, para ser instrumentalizada por él, porque describe perfectamente su realidad y por
eso ha sido incorporada tanto por la resistencia como por él mismo,
vaciando su contenido ético y político. Además es un fenómeno normal, común, que una vez que se hace una nueva cartografía, si uno no
tiene su propio cuerpo vibrátil vulnerable a lo que pasa, termina colgándose a esa cartografía –sea cual sea: de Marx a Deleuze, pasando
por Heidegger y Nietzsche; sea de izquierda o de derecha– como una
referencia con la que se identifica acríticamente. Entonces, uno incorpora un lenguaje que funciona exactamente como cualquier otro y ese
lenguaje no habla. Esto es muy distinto a cuando el pensamiento ha
sido vivido y alimenta una actitud de mi cuerpo, de mi subjetividad,
de mi capacidad de crear y pensar; en ese caso me identifico con esa
actitud y con algunos instrumentos que me da para situarme, pero para
hacer mi trabajo, no para imitar lo que ellos han dicho.
A veces me preguntan si existe un new age deleuzeano, y claro que
se presta. En ese sentido, lo que yo hago cuando me invitan a congresos deleuzeanos es que no uso ninguna palabra de Deleuze-Guattari
La Escuela de Arte y Psicodrama organiza:
Psicodrama entre cerros,
colores y quebradas
Te proponemos recorrer tus
"Paisajes del interior"
viajando por el Noroeste argentino
del 23 al 30 de julio.
Informes: 4807-8017
4431-8773
15-4532-1082
[email protected]
[email protected]
por principio, como una cuestión política. Pero pienso las cosas desde
una actitud que permita entrar. Por ejemplo, estaba en un congreso
deleuzeano en Copenhague (porque ahora se ven deleuzeanos como
conejos), e hice un discurso sobre Lygia Clark y su concepción de la
salud y lo único que yo utilizaba era la concepción de salud de
Deleuze que contraponía “los grandes vivientes de salud frágil” –que
son los creadores y los pensadores– a “la gorda salud dominante”. Y
el énfasis en la fragilidad es lo que abrió el camino para la gente que
estaba ahí, no para volverse deleuzeanos, sino para pensar.
Hay otra manera de recuperar a Deleuze-Guattari, que es una manera de la filosofía universitaria mundial comandada por los franceses,
y que consiste en expulsar a Guattari de la memoria. Entonces, se cita
Mil Mesetas como un libro de Deleuze. Se expulsa a Guattari y se
recupera a Deleuze para la historia de la filosofía y se vacía todo el
pensamiento de los dos para la política y para la clínica. No importa
Deleuze-Guattari.
Si el tono Deleuze-Guattari se ha tomado así, hay que hablar de otra
manera pero manteniéndolos como compañeros importantísimos. Y
esto se lo digo siempre a mis alumnos: está prohibido hablar como
Deleuze y Guattari. Yo cuento siempre que cuando Guattari venía a
Brasil y se acercaba alguien hablándole con su lenguaje, él se ponía
furioso, super angustiado y se volvía una persona ultra desagradable.
Siendo que él era muy generoso parecía como si fuera arrogante en
esos momentos: a esa persona no le contestaba, ni siquiera la miraba.
Una cosa importante en este libro es que se ve cómo ese pensamiento se producía. Es algo que no está en los otros libros. Su pensamiento tuvo un “capítulo Brasil”, una gran repercusión en Brasil. Algo de
eso he recogido en un texto que se llama Esquizoanálisis y antropofagia1. Ahí hablo del modo de subjetivación brasilero, porque nosotros
no nos tornamos flexibles con el neoliberalismo, nosotros tenemos
una tradición de subjetividad flexible en la cultura que ha sido muy
bien circunscripta por el movimiento de antropofagia de los años 20.
Eso ha sido muy importante para la cultura brasileña porque quedó
como un rumbo posible, que no para de ser fecundo y que está mucho
más en el arte que en la cuestión intelectual. Cuando llegó la propuesta del esquizoanálisis fue muy fuerte en Brasil. No era así en Francia:
Deleuze era muy respetado pero Guattari era muy despreciado, aún
hoy es totalmente despreciado. De todo aquello que abrió Guattari en
el campo clínico sólo quedaron restos poco potentes, poco interesantes. En Francia no proliferó (como sí sucedió en Brasil y otros lugares
de América Latina), y el psicoanálisis retomó su poder tranquilamente. Pero en los años 70 el psicoanálisis tembló en sus bases, porque el
Anti-Edipo fue una bomba atómica. La manera en que Lacan reaccionó al Anti-Edipo fue muy, muy inteligente: dio una palabra de orden a
la escuela freudiana que consistía en “no comentarlo”, “no hay que dar
polémica, hay que ignorarlo”. Pero la última parte de la obra de Lacan
se puede leer como un claro diálogo con lo que el Anti-Edipo planteó.
Y es que Lacan no era tonto como sí lo era la institución lacaniana.
CS: Hay un modo de elaboración y escritura fascinante que se ve
aquí, en donde la autoría misma se desmembra y las ideas se presentan con un espesor propio. Casi como un libro de tesis, donde cada
afirmación, provenga de donde provenga, tiene su propia justificación. ¿Cómo ha sido para vos el proceso de decisión sobre este modo
de exposición y escritura?
Formación en
Duelo 2006
Junio - Julio - Agosto
Informes: 4771-4817
[email protected]
www.duelum.com.ar
INSTITUTO MILTON H. ERICKSON DE BUENOS AIRES
Hipnosis Terapéutica – Cursos y tratamientos
Filial - 1986 - The Milton H. Erickson Foundation, Inc. Phoenix, AZ, USA.
- Cursos 2006: Individual y grupal (4 participantes) Unicamente para psicólogos clínicos.
Duración: 10 clases de 2 horas cada una. Secuencia: una vez por semana.
Sistematización: 5 etapas que incluyen: rapport - lenguaje hipnótico – sugestiones indirectas – construcción de metáforas personalizadas.
Prácticas – Aplicaciones clínicas – 4 videos subtitulados en español; 6 en inglés
- Revista Rapport (50 números, más de 4000 páginas con artículos del Dr. M. H. Erickson)
Docente: Lic. Edgar Etkin Psicólogo
Solicite folletos para correo postal, o más informes por e-mail Sánchez de Bustamante 1945 P.B. “A”
C1425 DUM, Ciudad Autónoma de Buenos Aires Telefax 4823-1324 E-mail: [email protected]
Campo Grupal / 4
La belleza es ese misterio hermoso que no descifran ni la psicología ni la retórica. Jorge Luis Borges
SR: Estaba pensando en lo importante que fue el libro en mi vida
para reubicarme en mi proceso. Cuando yo partí del Brasil, rota,
reventada por la imposibilidad de intentar otra política, llegué a París
super frágil –una fragilidad en el sentido patológico– e intenté suicidarme. Después empecé a trabajar con Guattari y, cuando volví, traía
una respuesta. A su vez, en Brasil se abría el comienzo de todo este
proceso de organización y de movimientos. Lo primero fue la organización del viaje de Guattari, y la idea entonces era encontrar todos los
movimientos posibles para discutir.
Ahí ya combiné con el editor de grabar todo para hacer de eso un
libro. El editor quería que haga un libro sólo con la parte “psi” y yo
insistía que no, porque si separas la parte “psi” del resto matas al libro
porque lo interesante justamente es cómo todo aparece al mismo tiempo. Me peleé con el editor que pagó las grabaciones y lo hice con otro
que permitía incluir todo. Tardé tres años en hacer el libro. No me
interesaba sólo extraer tesis teóricas sino que estuviera presente el
proceso en el libro. Eran mil páginas y las organicé por tema. Lo
importante era que estuviera todo lo que se había dicho, y los nombres
de las personas porque la gente lo pidió. Después lo mandé a cada persona a ver si estaba de acuerdo. Nos escribimos mucho con Guattari
discutiendo cada cosa y cuando él venía a Brasil o tenía vacaciones
trabajábamos en el libro. Quería que apareciera este Guattari que yo
amo, amaba y amo, que piensa forzado por los movimientos y que
sólo vive porque hay movimiento, tanto que murió a fines de los 80,
en plena época yuppie y de instalación total del neoliberalismo.
Su especialidad clínica era esa: destrabar el movimiento. Yo quería
que eso estuviera ahí. Cuando salió el libro él me mandó una carta
diciendo que era el regalo más maravilloso que había recibido en toda
su vida. Por eso, porque está ahí registrada la consistencia vital, política, ética de su pensamiento. Y el libro en Brasil tuvo un rol muy
importante para los movimientos, para la gente, y también para la
introducción del pensamiento de Guattari, porque la gente que va a
estudiar Deleuze-Guattari empieza siempre por este libro porque es
una vía de entrada mucho más posible. Y eso también es una intervención política porque ya estudias ese pensamiento desde otro lugar, no
como la última moda parisina.
En su viaje, la agenda era super apretada, empezábamos muy temprano en la mañana hasta tarde en la noche: un grupo, otro grupo y
otro, en los cinco estados. La gente quería pensar conceptos, había una
sed de eso. Hubo momentos complicados, como en Bahía, donde el
encuentro fue organizado por un grupo de lacanianos. Llegamos cansados y había una cena preparada. El único negro que había allí era el
que estaba sirviendo. Guattari empezó a sudar y dijo “tengo que irme
de aquí inmediatamente”. Por suerte logré contactar con otra gente y
se armó una agenda totalmente distinta.
CS: Es interesantísimo lo que contás de los tiempos de la elaboración. Nuestra experiencia en Argentina es muy diferente al respecto.
Las convulsiones de los últimos años impusieron otros tiempos de
intervención para quienes quisieran colaborar a forjar una interpretación en tiempo real: el tiempo de la urgencia. ¿Cómo concebís
actualmente el papel de los textos de investigación política?
SR: No sé si contestaré a la pregunta: puedo hablar de cómo trabajamos en la universidad, porque es una manera muy particular y que
puede tener relación con estas cosas que me están planteando. Para
entrar a hacer una maestría o un doctorado normalmente hay que tener
un proyecto, luego hay que tener hipótesis, y hay que tener un campo
teórico. Para hacer una maestría o un doctorado con nosotros está prohibido tener un proyecto, está prohibido tener hipótesis y está prohibido tener un campo teórico. Nosotros proponemos dejar de lado cierta inteligencia y erudición. En principio no nos interesa eso, recién
después las traerás de otra manera. Lo que nos interesa es que la persona diga, para entrar al programa, qué le está forzando a pensar o
escribir, qué cosa le está causando malestar y tiene necesidad de elaborar. Incluso si no consigue decirlo muy claramente, se trata de que
lo intente. El tiempo que pase ahí será ocupado en dar cuenta de eso
que la está forzando a escribir, si es que no está solamente para recibir el diploma. Luego hacemos un trabajo colectivo y nos reunimos.
Para eso cada vez uno tiene que enviar al resto lo que está escribiendo, lo que está buscando, todos leen y todos participan como un colectivo que se sostiene en su fragilidad. No sabés lo que estás buscando
pero sabés que estás buscando algo que vale la pena y todos ayudan a
dar cuerpo a eso. Entonces, uno trae una película, otro ofrece un libro.
Y los muy inteligentes y eruditos sólo nos interesan cuando consiguen
hacer otro tipo de escritura. Para nosotros el proceso es rico cuando
aparece una manera distinta de leer. Y está prohibido usar los conceptos deleuzeanos, aunque los tres que trabajamos allí somos totalmente deleuzeanos. Se trata de usar los libros desde un planteo propio, no
para plantear algo. Deleuze distingue problema de hipótesis.
Problema es lo que se plantea a nivel vibrátil, hipótesis es lo que tú
creas como concepto para dar cuenta de algo. No se puede empezar
por una hipótesis: comienzas por el problema y a veces ni siquiera
sabes cuál es.
PSICODRAMA GRUPAL
Y CREATIVIDAD
del E.I.P. - Equipo Interdisciplinario Paso
Superv.: Dr. Eduardo Pavlovsky
Coord.: Lic. Silvia Schverdfinger
*Cursos de PSICODRAMA Y
COORDINACIÓN GRUPAL
*Taller de Teatro Espontáneo
y de Texto
*Seminario teórico
Deleuze-Guattari
*Taller de entrenamiento
en Psicodrama
*Laboratorio para
coordinadores grupales
*Ciclo temático de Psicodrama.
CENTRO PARA
LA PERSONA
Consultoría Psicológica
Terapias Psicocorporales
Niños - Adolescentes - Adultos
Grupos de reflexión: Desarrollo
Personal
Pareja y Familia
Directora: Clor. María Angélica Familume
15-5249-9363
4812-9106
[email protected]
PSICODRAMA
Esquizodrama
Multiplicación dramática
Palermo
Instituto Sembrar: Pje Masón 4425
Lomas de Zamora
“Carretel” Cruz Roja Argentina. Dpto salud.
Av. Meeks 115
Mar del Plata
Coordinación: Emilce Quarleri
Docentes invitados
4383-9171
[email protected]
INSTITUTO ALDEBARAN C-215
[email protected]
4581-9047
CONGRESO DE
PSICOLOGIA SOCIAL
CURSOS TEÓRICO-VIVENCIALES
Mar del Plata
Agosto 2006
"TRANSPERSONAL. UNA VÍA DE ACCESO A LA ESPIRITUALIDAD"
Martes de 19.30 a 21 hs. y un taller vivencial de 15 a 19 hs.
Lic. Felipa María de Abajo
"LA RUTA DE LA CREACIÓN. DESBLOQUEOS Y APLICACIONES"
Taller teórico-vivencial: sáb. 10 de junio de 10 a 13 y 15 a 19 hs.
"COMPROMISO, EFICACIA Y CUIDADO DEL TANATÓLOGO"
Taller teórico-vivencial: sáb. 17 de junio de 15 a 19 hs.
ASISTENCIA GRUPAL (solicitar entrevista)
PSICODRAMA TERAPÉUTICO.
ACOMPAÑAMIENTO Y ORIENTACIÓN A NIÑOS Y FAMILIAS EN DUELO
Informes: Güemes 3950, Bs.Aires Te.:4831-3738 de 14 a 19 hs.
[email protected]
*GRUPOS TERAPÉUTICOS
*CONVENIOS CON INSTITUCIONES
Y EMPRESAS
Informes: 4962-4583 Secret. Liliana
[email protected]
www.psicodramagrupal.com.ar
La vida es como una leyenda: no importa que sea larga, sino que esté bien narrada. Lucio Anneo Séneca
Campo Grupal / 5
Tiempos inclementes
LIBROS
POLÍTICA y SUBJETIVIDAD. Asambleas
barriales y fábricas recuperadas. Ana María
Fernández y colaboradores. Tinta Limón 2006
Raquel Bozzolo
[email protected]
La publicación de un libro que presente una investigación universitaria no
siempre motiva el pensamiento, pero
si ese libro es publicado por el
Colectivo Situaciones y su tema de
investigación son las asambleas
barriales surgidas en Buenos Aires a
partir del verano 2001-2002, y las
fábricas recuperadas a partir de esa
crisis, promete algo para pensar.
Este equipo continúa en parte una
línea de trabajo, donde se postula realizar operaciones de lectura de lo
observado en los agrupamientos que
indaga.
Esta vez, visitan unos agrupamientos
que surgen al margen de la existencia
de la academia, y aún de la política en
representación, auque convivan con
ellas. Es decir se vuelcan a registrar y
pensar lo que se está creando y no
sólo a presentar el agotamiento de un
orden institucional.
Los agrupamientos vecinales o fabriles
descritos, inventan para sobrevivir, tal
como ellos como investigadores deben
inventar para existir resistiendo a una
lógica universitaria burocratizada y
mercantilizada. Hay una novedad en
esta publicación: su autora y directora
de la investigación declara la apuesta a
indagar las formas de la radicalidad en
nuestros días, como un anhelo político. La tensión entre este anhelo y los
hallazgos del equipo, atraviesa el texto,
se mantiene así un vacío productivo,
que requerirá nuevos recorridos de
pensamiento. En el libro coexiste un
especial apego respetuoso al registro
de los enunciados de los asambleístas,
con una intervención de Ana
Fernández en la polémica teórico política actual, acerca de las nuevas formas
del poder en tiempos de estallidos institucionales, apoyada en los hallazgos
de la investigación
Vale la pena resaltar el trabajo de elucidación de algunos términos utilizados en sus escritos, tales como empoderamiento y redes, o trama y exigitorio, donde pueden apreciarse los
esfuerzos de los autores, para no quedar capturados en redes de significación ajenas a la experiencia y más cercanas a las actuales propuestas del
capitalismo. Este trabajo coincide con
la potencia de nominación de los propios agrupamientos calificados por los
autores como verdaderos experienciarios.
Las dificultades de un trabajo de pensamiento en la exterioridad de una
investigación académica, se logran
problematizar cuando no sólo se posicionan como difusores de lo hecho por
vecinos y obreros, sino como afectados por la propia situación de desfondamiento de un orden social estatal,
como en el diálogo con el Colectivo
Situaciones que prologa esta edición.
Rescato una frase de un miembro del
equipo, que creo permite apreciar la
potencia de cualquier pensamientoinvestigación, que haga situación:
“Ellos han puesto en evidencia que
nada esta dado, que es posible construir las propias condiciones de existencia y esto ha formulado preguntas
en cada uno de nosotros”
Culturas policiales y
seguridad ciudadana
Presentación leída en la Feria del Libro 2006, del libro de
Gregorio Kaminsky “Tiempos inclementes. Culturas Policiales y
Seguridad Ciudadana”, publicado por Ediciones de la Universidad
Nacional de Lanus.
E
Marcelo Percia
[email protected]
stimado Gregorio:
1.
Enseguida comprenderá porque, en esta ocasión, evito la
forma familiar de “Querido Goyo” o la procaz y desvergonzada
de“Goyito vigilante barriga picante, pensamiento atorrante”. Entre
paréntesis: acabo de entender que en usted el pensamiento atorrante no es el conjunto de ocurrencias perezosas de un vago y limosnero; su filosofía atorrante se desprende del sentido lunfardo del dormir (atorrar) para afirmarse como vigilia macedoniana que sueña lo
imposible. Más adelante le diré algo sobre esto último. Lo cierto es
que acabo de terminar de leer Tiempos inclementes.
El ensayismo de la amistad no es el del comentario complaciente
o la misiva elogiosa, tampoco es un ejercicio de la crítica o una
sociabilidad que pierde o aprovecha el tiempo en presentaciones de
libros; es una práctica del pensar en voz alta, es una tienda en la que
tomamos sombra los que somos sorprendidos al mediodía (circunstancia nietzscheana que persiguen insomnes y obstinados).
Tras leer su escrito, en lugar de la fórmula trillada de
Subordinación y Valor para servir a la Patria, se me ocurren dos
menos escuchadas: Mano dura... mano dura... no hay antídoto para
esta mordedura, o Gatillo... gatillo nadie queda ileso después de
arrojarse desde este altillo. Entre paréntesis: la idea del altillo, que
dejo para más adelante, me viene de una canción que Charly García
escribe en 1990, que se llama No te mueras en mi casa.
2.
En la expresión Tiempos in/clementes, no pasa desapercibida la
referencia al personaje de Caloi: esa criatura desagarrada, imposible
de maniatar, que anticipa, ya en los años setenta, el actual cuerpo
ciudadano. La inseguridad como tatuaje disciplinador.
Porque su “in” de “inclementes” es prefijo de falta, negación o de
formación de verbos, como es el caso (admito que raro) del infinitivo “inclementar" que conjugado junto a un pronombre personal
hace el ridículo pedagógico (la primera persona del plural es “nosotros inclementamos” que significa que practicamos la enseñanza de
la inclemencia).
3.
Sólo el tiempo (que no se confunde en su libro con un fenómeno
atmosférico) soporta con dignidad la cualidad de lo inclemente.
Punto preciso en el que la intemperie existencial hace sentir su
aliento agridulce en las políticas, instituciones, grupos sociales.
Su estudio de subjetividades exasperadas no se destaca por la
inclusión de la filosofía, sino por la denuncia de su exclusión. ¿Qué
confinamiento disciplinar (o defensa boxística) lo lleva a arrinconarse en las cuerdas del análisis institucional? El asunto de la policía es la filosofía.
La filosofía política es siempre un pensamiento de la urgencia.
Una terapéutica del mundo desgarrado. Así lo planteó usted hace
años en su libro sobre Spinoza: La política de las pasiones. En este
proyecto se prepara un pasaje intelectual todavía no advertido: pasar
de la idea de una policía maldita a los pensamientos de los filósofos
malditos de la política.
Tal vez nunca como hasta ahora la convivencia escandalosa de
opulencia y pobreza, de acumulación y despojo. La cuestión de la
seguridad anuncia que la supervivencia de la sociedad humana está
amenazada. ¿Qué puede hacer un filósofo como usted, Gregorio, si
no buscar otro mundo posible? ¿O agudizar la imaginación sin caer
en un fatalismo sufriente o en una resignación quejosa? ¿Qué en el
mundo académico esta travesía no se le reconoce? Bueno, no hay
más que la transitoriedad. Las formas sociales son tan transitorias,
como las famas. Estamos para imaginar otras cosas, no hace falta
que volvamos a contar que no (siempre) somos escuchados.
Director General: Dr. Eduardo "Tato" Pavlovsky
Coordinadora Institucional: Lic. María Carolina Pavlovsky
Nuevo Espacio
GRUPOS PSICODRAMA
Y CREATIVIDAD
Informes: 4778-0195
Campo Grupal / 6
CURSOS DE COORDINACION GRUPAL
Y PSICODRAMA
1er. nivel: curso intensivo - inicia en junio
Otras actividades: • Terapia grupal psicodramática
• Taller de danza teatro • Taller de teatro
• Curso de lectura de G. Deleuze
[email protected]
4.
El pasaje de la investigación al texto es su tránsito desde los sustantivos desalmados de la ostentación académica (violencia, pobreza, desempleo, injusticia, analfabetismo, delito, corrupción) al lenguaje cenagoso de la sensación de inseguridad. Usted pone a la vista
que el problema político de siempre es la perplejidad social ante la
fatalidad de la muerte absurda. Lo cuál (nos) concierne no sólo porque esa truculencia puede arruinar nuestras vidas, sino porque nuestras vidas ya están entramadas en esa ruindad productiva.
Alguna vez le dije que tengo la experiencia cercana de dos personas que se ocupan de asuntos urgentes: una es la mujer más entrañable de mi vida, que piensa la cuestión del desempleo y las políticas sociales; la otra, es usted, Gregorio, que piensa las culturas policiales y la filosofía de la seguridad.
Una de las paradojas que agregaría a las ya mencionadas en sus
tiempos inclementes, es la de la desvalorización intelectual de las
urgencias. Tal vez porque pensar lo acuciante aguijonea la vanidad
de los que se escudan en temáticas consagradas, mientras lo que
urge lleva la prisa nunca premiada de lo apremiante. Así como se
dice que hay barrios seguros e inseguros, existen problemas seguros
e inseguros. La misma diferencia que se traza entre el shopping y la
plaza, es la que veo entre los temas valorados y las urgencias del
pensar. El llamado “aire libre” o “espacio abierto” no designa, en
este caso, una atmósfera fuera de todo local, sino el coraje de los
que juegan a estar en las inclemencias. Los que piensan exteriores
de sí.
5.
Usted escucha el habla de los derechos humanos en el clamor
social del miedo. Hace enlaces de sentido todavía posibles en ese
territorio “del lazo desatado-no del todo”. Entre paréntesis: esta
idea es la que me evocó la canción de Charly García. Porque creo
que narra esta dramática urbana de lo que usted, Gregorio, llama
lazo desatado-no del todo. No te mueras en mi casa, dice: “No sé
que mierda pasó en San Telmo / aunque en verdad mucho no me
interesa. / Te veo deambular cual bicho enfermo / raspándole los
bordes a la mesa. / Te he visto en situaciones similares / presiento
lo tremendo del momento / se ve por tu temblor de maxilares / que
te cargaste un par de bolsas de cemento. / Andá a la esquina a ver
si llueve / buscate un bar abierto que aún se puede / tomate un whisky a ver si se te pasa / pero por favor no te mueras en mi casa. / El
barrio fue y será una porquería / (ya lo sé) hay pocos como yo
samaritanos / te escucharé primor mas con el día / rodarás barranca abajo por Belgrano. / He visto muchos casos de epilepsia /
conozco la leyenda del colmillo / tomemos el asunto con asepsia /
pero por favor no te mueras en mi altillo”.
6.
Lo criminoso de estos tiempos es, como apunta desde el principio, que “se legitiman medios que no preservan vidas ni bienes con
la finalidad de...preservar vidas y bienes”. Permítame una asociación con la ensayística nacional. Arturo Jauretche, en un texto en el
que cuenta el nacimiento de FORJA, propone algo que tan bien respira en sus ideas. Jauretche sugiere“dar vuelta al vigilante para que
en lugar de cuidar que la libertad del hombre no lesione a los dueños de lo económico, cuide de que los dueños de la economía no
lesionen la libertad del hombre”.
7.
Usted explica, cuando subraya la diferencia entre seguridad pública y seguridad ciudadana, el estado controversial de ésta última. En
su texto se recuerda que “dentro de la tradición política occidental
una de las funciones indispensables del Estado es la de ser garante
de seguridad, liberando al individuo del miedo a los otros”. Asunto
que, a su vez, evoca algo que hablamos sobre el artículo del más
nocturno de nuestros amigos, el enunciado de que para detener una
guerra no alcanza con instruir el no matarás, sino que se necesita el
advenir del vocativo que pide no nos matemos.
La cuestión de la seguridad moviliza reflejos de guerra. El Estado
mismo es la razón del después de la guerra. La lógica del enemigo
no deja muchas opciones de convivencia con el otro: me defiendo
del otro controlándolo o matándolo. El miedo que el otro me da, se
potencia con el miedo que le doy. No se trata del don del miedo,
sino del terror como lazo.
Un padre dispara contra su hijo matándolo. No reconoce en la
oscuridad el cuerpo atlético del muchacho que salta el muro del jardín porque esa noche se olvida la llave. Un accidente fatal por exceso de miedo. Me ha pasado: asustarme de mi propia sombra. La proximidad está habitada por el miedo, la vecindad por el recelo, el
amor por el abandono, la mismidad por la culpa o la renuncia.
El temor no es sólo reacción emocional de un cuerpo amenazado
es intimidad con el daño o deseo intimidado. Nuestros amigos
nietzscheanos dirán que eso dice la voz inactual del autor de
Zarahustra que imagina una morada en la que pueda habitar lo
extraño. O diremos que, más cercano, Rozitchner piensa el temor
como experiencia de sujeción social; incluso la amenaza de castra-
La ambición es el último refugio de todo fracaso. Oscar Wilde
ción freudiana como recurso moderno que regula la potencia
deseante. O también otros, tantos, como Ulloa (para citar a un psicoanalista cuyo diván todavía se respeta) que piensa en términos de
una cultura de la mortificación.
8.
Si me permite, Gregorio, quiero poner el proyecto de este libro
junto a la intención de Oscar Del Barco, autor de una de las piezas
de filosofía política que más nos ha conmocionado en los últimos
meses. Quiero referirme a un asunto difícil de plantear: el deseo de
pensar lo imposible como ética política. Se dice que algo es imposible cuando no se puede hacer o conseguir. Muchas cosas de la vida
recuerdan esa inaccesibilidad. No voy a enumerar las figuras de lo
que no podemos realizar. Pero para la filosofía política lo imposible
no es la imposibilidad.
Escribe Oscar Del Barco en esa carta que llegó a muchos destinos: “Al decir esto no pretendo justificar nada ni decir que todo es
lo mismo. El asesinato, lo haga quien lo haga, es siempre lo mismo.
Lo que no es lo mismo es la muerte ocasionada por la tortura, el
dolor intencional, la sevicia. Estas son formas de maldad suprema
e incomparable. Sé, por otra parte, que el principio de no matar, así
como el de amar al prójimo, son principios imposibles. Sé que la
historia es en gran parte historia de dolor y muerte. Pero también
sé que sostener ese principio imposible es lo único posible. Sin él no
podría existir la sociedad humana. Asumir lo imposible como posible es sostener lo absoluto de cada hombre, desde el primero al último”.
Una policía armada de vocablos capaces de alojar en el lenguaje
a los excluidos del habla es lo imposible que este libro demanda a
pensar.
9.
El problema de la otredad siempre llama a la palabra, el escenario problemático de toda guerra es el lenguaje. Con esto concluye el
libro: Discursos de sangre, regueros de palabras. La necesidad de
armamento discursivo. Cito del texto: “La institución policial es, y
debe ser, una fuerza política cuyo parque armamentístico debe ser
primeramente discursivo, aun cuando nuestro país sea indigente de
palabras verdaderas”.
Un disparador de palabras. Es cierto las palabras alcanzan también a los cuerpos, detienen y encierran, hieren y matan. Muchas
veces se ha querido comparar la invención del proyectil macizo que
sale de un arma de fuego con la fuerza de un vocablo. No es el caso
de general Carl von Clausewitz (de quien sólo suele citarse el aforismo continuador de los otros medios). El prusiano de entrada alerta contra las almas filantrópicas que imaginan que existe una manera artística de persuadir, desarmar o derrotar al adversario sin excesivo derramamiento de sangre. Declara que esa es una idea tan falsa
como peligrosa inspirada en el sentimentalismo.
10.
Viven con pocas palabras. Están flacos, raquíticos, las caras chupadas, caminan encorvados, cuelgan los brazos hasta las rodillas.
No tienen nada, venden hasta su ropa. Nunca hicieron la experiencia de contar qué les pasa. No hablan, se comunican con fórmulas.
El mundo es un código mínimo. Parecen locos, vagabundos, no se
bañan. El paco o bazuco, la gilada o la base, la porquería son los
nombres de la droga más adictiva, mortífera y barata del momento.
Despojados también del don del habla deambulan como espectros
en Retiro, Lugano, Mataderos, La Boca, San Telmo, Devoto o
Abasto. Muchos llegan en patrulleros al psiquiátrico. Allí los enfermeros tampoco hablan.
11.
Su libro, Gregorio, sitúa la tragicidad de la vida insegura en estos
tiempos. La palabra que detona no es verbo mediador, denuncia de
instituciones abusivas o interpelación política. Ofrece un estado
conversacional en el que el lenguaje de la hospitalidad intenta alojar lo que no entiende.
12.
En uno de mis libros de escuela primaria había una lectura con el
titulo de El vigilante de la esquina. La ilustración representaba a un
buen hombre vestido de uniforme subido a una garita para dirigir el
tránsito. El texto creo que decía: El vigilante de la esquina es un
hombre fiel y cariñoso. Saluda a los chicos obedientes cuando vuelven de la escuela. Nos cuida de ladrones, vagabundos, y mentirosos. Ayuda a cruzar la calle a los viejitos. Tiene en el cinturón un
palo que, si es necesario, utiliza para castigar a los malos. A veces,
lleva también un revólver para matar a un perro rabioso que anda
suelto por ahí, o a una fiera salvaje que se puede escapar de uno de
los circos que visitan el barrio. Entre paréntesis: la señorita Dora,
mi maestra de tercer grado, no imaginaba, entonces, que esos custodios de la bondad, en tiempos del estado del terror, patrullarían las
calles como perros rabiosos y fieras salvajes.
Explica, usted, Gregorio, que esa idea del vigilante de la esquina
que conocimos de chicos se comenzó a implementar en Francia. La
figura se conoce como policía de proximidad. Un sistema explorado en barrios hace unos años. Consiste en ubicar agentes de policía
(siempre los mismos que circulan dentro de la comunidad) que se
ganan la confianza, incluso la amistad de los vecinos. Conocen los
problemas, detectan cualquier irregularidad o presencia sospechosa
y transmiten seguridad.
Pero, al leer este libro advierto que su ensayística de la seguridad
dispara otra idea: la de una policía hablante. No vigilante de la palabra sino garante de la posibilidad de hablar. Contener el delito o la
violencia es también albergar la potencia de decir desquiciada en
muchos ciudadanos.
13.
Se conoce un breve texto de Sarmiento que se titula El gaucho
malo1. Describe a ese tipo como un misántropo que habita en los
desiertos perseguido por la ley. Un personaje entregado a los vicios
próximo de un salvaje que siente aversión por la moral de los blancos. Piensa así: “Este hombre divorciado con la sociedad, proscripto por la leyes, este salvaje de color blanco, no es en el fondo un ser
más depravado que los que habitan en las poblaciones”. Admite
que es un bandido, pero señala que roba por profesión sólo caballos.
Agrega que el osado prófugo puede ser inofensivo con los viajeros,
un individuo cariñoso con las mujeres y capaz de prodigiosas hazañas. “Si el acaso lo echa alguna vez de improviso entre las garras
de la justicia, acomete a lo más espeso de la partida, y a merced de
cuatro tajadas que, con su cuchillo, ha abierto en la cara o en el
cuerpo de los soldados, se hace paso por entre ellos; y tendiéndose
sobre el lomo del caballo para sustraerse a la acción de la balas
que lo persiguen, endilga hacia el desierto...”.
Cito este fragmento de ensayismo sobre la vida matrera, porque
encuentro allí un antecedente para este libro, suyo y compartido,
que intenta ofrecer palabras a la otredad desalojada de los debates
intelectuales. No es seguro que sus vocablos puedan ser escuchados,
no obstante quedarán las marcas de sus mordeduras y el vértigo de
los que no se mueren, pero se sienten cayendo desde el altillo.
Nota
1 Este itinerario que comenzaría con Sarmiento, puede seguir con Fray Mocho
(José Sixto Alvarez que muere en 1903, un escritor que entre otras cosas funda la
revista Caras y caretas) quien es autor de una compilación de relatos que llevan el
título de Memorias de un vigilante (tal vez afectados por su breve experiencia como
comisario de investigaciones), y podría avanzar hasta las aguafuertes porteñas de
Arlt, para llegar a literatura de Rodolfo Walsh por apresurar sólo menciones que estallan en muchos otros flujos.
Espacios en
Palermo Soho
4831-6272
4832-5625
www.espaciosoler.com.ar
BELGRANO
Consultorios con
sala de espera
Hora – Día – Módulo
$5.- Descuentos
4788-0723
4821-0465
Alquiler de sala
y consultorio
Módulo /día / hora
Giribone 911 Capital
Tel: 4553-8052 / 4552-3484
(lunes a viernes de 17 a 20 hs)
[email protected]
E S P A C I O
PSICOANALITICO
DE BARCELONA
UNA HERRAMIENTA
DE CRECIMIENTO
Agenda Junio 2006
Talleres vivenciales destinados a:
*Comunidad educativa: “Violencia en el aula”
Reservá
*Padres: “Comunicación eficaz”
tu vacante
*Comunidad: “Cine debate”
*Adolescentes: “Orientación vocacional”
*Comunidad: “Herramientas para trabajar con grupos”
*Adultos mayores: “Reencuentro” Un espacio para jóvenes de 70
Informes de 9 a 12 y de 15 a 19 hs. Tel (011) 5166-0727 4831-5676
[email protected] www.smbpsicosocial.com.ar
El amor y la tos no pueden ocultarse. Proverbio italiano
Campo Grupal / 7
“Malabaristas de sueños”
Ecos de una
experiencia grupal
I
Cecilia Torres Garibaldi
[email protected]
ntento esbozar, desde mi lugar de co-coordinadora de un
grupo de Psicodrama, las resonancias de una clase vivencial y teórica, dentro de los devenires de un proceso de
formación.
El grupo, de constitución heterogénea en edades, género y
procedencias, se reúne durante tres horas, una vez por semana, en una institución dedicada a la investigación y formación
desde la corporalidad, el psicoanálisis y la producción de poéticas como camino de cura.
El coordinador a cargo del Seminario se ha ausentado por
varios encuentros, dado su compromiso, en diversas ocasiones al año, de dar talleres y cursos en el exterior. Esta es una
de ellas.
Es mayo de 2006 y estamos transitando un eje temático que
a comienzos de año se constituyó en demanda del grupo al
planificar los temas a abordar: el juego y Psicodrama.
En mi condición de única coordinadora presente en la
clase, sugiero que nos introduzcamos en el tema proponiendo
una experiencia de “Trabajo en Lugares Simultáneos”, modalidad creada por Mario Buchbinder y desarrollada en su texto
“Poetica del desenmascaramiento, caminos de la cura”, edit.
Planeta, Bs. As., 1993.
Comenzamos la experiencia deambulando por el espacio,
dejando “en barbecho” sus cuerpos, demorándolos en vagabundeos sin tiempo, entregados a y acompañados por la vibratilidad de la música, que, como un volcán en erupción, va fundando otros climas.
Entonces, acerco al espacio escénico una serie de objetos
que buscan detonar nuevas configuraciones en el grupo.
Transformación del espacio que invita a viajar, como en una
alfombra mágica, por los diversos estares y dimensiones de
los paisajes interiores de cada una/o. Así, cada rincón del
salón se va conformando en un ámbito de juego y enunciación
especifico, usando elementos heterogéneos a través de una
diversidad de códigos expresivos: instrumentos de percusión,
temperas, pinceles y cartulinas, telas, disfraces y máscaras,
crealinas, papeles y lápices Amplia libertad para transitar sin
tiempo por cada “escenario” o“paisaje”.
Entonces, las fuerzas, como islotes, se van concatenando,
algo informe que se percibe en el aire y en el clima introspectivo de cada participante, que comienza a rodar sin rumbo fijo,
se va construyendo en cada pasaje de manos o de cuerpos,
transformándose, como en una sucesión de infinitos efectos
de trucos de magos y magas, en nuevos artificios.
En una cadencia particular, al rato comienzan a aparecer
hojas manuscritas, esculturas, singulares composiciones en
láminas coloridas, sonidos enlazados unos con otros, personajes con máscaras, juegos escénicos con telas, aros, pelotas. La
intensidad y duración de la experiencia deja un breve momento para los comentarios, que se prolongan largamente en el
siguiente encuentro, para el que se había pedido que leyeran
un material bibliográfico del mismo autor referido a esta
experiencia: “Reportaje a trabajo en lugares simultáneos” del
mismo texto. Y también, si lo deseaban, resonar metafóricamente con él a través de alguna recreación libre, usando las
herramientas que quisieran, con la intención de “romper” la
organicidad propia del texto, de devorárselo y asociarlo con
sus saberes previos, para así sustraerse de una modalidad instituida de “texto-verdad”, en la que los lectores/alumnos suelen/solemos quedar enchalecados en el lugar de meros descifradores de “el sentido” de un texto y reducidos a una empobrecedora repetición.
Un subgrupo decide tomar como disparador la idea de la
“caja negra” usada por los comunicólogos (y mencionada en
el texto) para montar una “instalación” peculiar, en la que
comienzan a emerger gestos, sonidos, personajes mezclados
con los dibujos, esculturas, máscaras y textos producidos en la
experiencia de TLS…
Un personaje, “la maga”, invita a introducirse en la “caja”
a quien lo desee. Los compañeros, en un ir, van entregándose
en un interminable suceder de escenas con inquietantes títeres
o bizarros personajes inéditos. Equipamiento colectivo de
enunciación. Gestación de nuevos versos. Los poros de mi
piel de coordinadora se dilatan para verlos y escucharlos y
siento que ya no me necesitan, están improvisando y creando
desde lo que vivieron y leyeron, la máquina imaginante ya se
ha echado a andar prescindiendo de tutoría alguna. Hacen acto
la letra del texto a través de sus cuerpos, en cada gesto, en
cada juego escénico. Se han agenciado de las ideas del autor,
las están deconstruyendo en mil fragmentos y dándolas a luz
nuevamente de inimaginadas maneras. Me enseñan sus signos
inventados. Se han adueñado de los conceptos, del espacio y
del tiempo y están creando sus propias versiones del mundo.
Y tengo el privilegio de poder ver este alumbramiento desde
una distancia que me permite vibrar con el latido de cada contracción.
En un momento, se produce una detención. Aplausos. Le
propongo a todo el grupo resonar con lo vivido a través de la
palabra, en una ronda de comentarios, o con los cuerpos.
Eligen la segunda opción.
Durante las escenas improvisadas, alguien había hablado
del circo. Tomo esa idea y con los músicos de Le Cirque du
Soleil y luego unas telas que son dejadas en el centro del
salón, se zambullen nuevamente en el espacio escénico.
Yuxtaposiciones, aquelarre de emociones, afectaciones, sonidos, gestos, pinceladas en el aire, intensidades que se juegan
como átomos que giran y se chocan unos con otros, potenciándose en inesperados encuentros y distancias, en otros
tiempos y geografías.
Calidades de movimiento en carrusel onírico, luces y sombras, reflejos en el agua de infinitas imágenes, roces de pieles,
los sonidos y gesticulaciones nos envuelven misteriosamente,
no sabemos hacia dónde vamos, solo que están viéndose,
oliéndose escuchándose y sintiéndose intensamente, , , encontrándose y desencontrándose en una infinita celebración .
Los juegos escénicos como espacios de cumplimiento de
sueños escondidos y celosamente guardados en el cajón de lo
prohibido, y que hoy se agitan y revelan, pasando a ser protagonistas centrales de este encuentro.
Nuevas constelaciones de estrellas, instalación de otras
lógicas, cambios de lugares, gestos y posiciones, aperturas a
melodías desconocidas pulsadas por una orquesta de músicos
en vibrátiles fluires, agudos - graves en conjunciones sorpre-
Digresión
Repensar las
Psicoterapias
En el TLS creado por Buchbinder, al igual que la multiplicación dramática propuesta por Kesselman y Pavlovsky, o el
teatro espontáneo, el/la coordinador/a, luego de marcar el
encuadre, parece pasar a jugar, en los momentos más álgidos
de la experiencia, casi un rol de fondo más que de figura,
favoreciendo que este último sea asumido por el grupo y su
producción. En este sentido, Piperno plantea la complementariedad fálica respecto de la coordinación: a mayor lugar de
figura del coordinador, mayor lugar de fondo del grupo; a
mayor lugar de fondo del coordinador, mayor lugar de figura
del grupo. En realidad, el/la coordinador/a va basculando
entre estos y otros lugares, recibiendo y resonando con, intuyendo nuevas oportunidades para sugerir y estimular la provocación de nuevos desplazamientos y flujos de intensidades,
puntuando algunas rarezas o insistencias.
Sin embargo, me quedan picando interrogantes. Uno de
ellos: como coordinadores/as grupales ¿es posible enriquecer nuestra caja de herramientas e inventar nuevas modalidades, más allá de las conocidas, para que el grupo como encrucijada de fuerzas pueda, sin puerto de llegada ni de partida,
atravesar por los ciegos tanteos desde la oscuridad de la incertidumbre y lograr eventuales encuentros con lo que tal vez
abra, como una caja de Pandora, a otras respiraciones, emergiendo y percibiéndose así como nueva con-figura-ción fluctuante, y adueñándose de sus propias historias.
Encuentre este libro en librerías
Yenny, Cúspide, Paidós, Letra
Viva, Galerna o telefónicamente.
Envíos al interior del país.
Acercamiento Centrado en la Persona
Ricardo Vergara/Ediciones
- Psicoterapias Vol 2 - 176 pag. $ 22.-
Buscamos 10 autores para el Vol. 3
Fecha límite 15 de julio
Informes: 4776-4234 ó 155-763-4072
www.rvediciones.com.ar
Campo Grupal / 8
sivas, torrentes de estertores de vida.
Las ilusiones del grupo se encienden y motorizan los nuevos mitos que le dan sostén.
Alumbramiento de nuevas historias, cercanía con lo dormido, perdido y silenciado de cada uno. Se reteje una trama de
hilos interrumpidos, se arman nuevos lazos, las partículas
retoman el movimiento en multiplicidad de giros, vibraciones
y contactos, y se arma potencia subjetivante que trasciende lo
imaginado.
Emergen en mi mente paradigmas, teorías y técnicas aprendidas: lo preescénico y el libre “juego escénico” de
Buchbinder, la “otra escena” de Maci, lo “semiótico” de
Kristeva, el flujo de intensidades de Deleuze, lo molar y lo
molecular de Kesselman- Pavlovsky, el lugar de la coordinación en el tercer momento epistémico de Fernandez, Guattari
y el amigo intercesor, pero ahora todo eso se esfuma y, entregándome casi sin resistencias, me dejo afectar por lo que
acontece, palpitando, atravesada por la poesía y la belleza que
emerge.
Luego de la tormenta de temblores y desmesuras, momento del compartir latires, rememoración de lo vivido, esbozo
de elaboración de esas emociones encontradas sola/o y con
otras/os, intento de pasaje a una reestructuración, confrontando desde la palabra con eso, extraño o no, descubierto en cada
una/o. Construcción de un espacio conciente para intentar alojar ese conglomerado de pasiones y, al deletrearles un nombre,
reconocerlas, buscándoles algunos sentidos.
Desde el lugar de coordinadora, busco intentar despojarme
de exigencias, dejarme acompañar cercanamente por el no
saber, cediendo el espacio a los garabateos verbales de cada
uno de los miembros del grupo, y mi “tartamudear”. Las
veces que lo puedo lograr, como en esta ocasión, siento la percepción de que algo va cambiando en las energías, en nuestros
gestos congelados y en las miradas sobre nosotros mismos,
para ir aflorando en el clima grupal un estar desde la ternura,
gestándose movimientos que abren a nuevas preguntas y que
iluminan nuevos senderos, que tal vez puedan ofrecer a lo privado de metáfora otro lugar y otros sentidos, quizá más amables.
docencia - asistencia - investigación
talleres - grupos de encuentro - arte
actualización y profundización en el ACP
Palpa 2493 - 4783-3038 - 4783-0598
www.casabierta.com [email protected]
El amor no tiene cura, pero es la única medicina para todos los males. Leonard Cohen
Bailar la diversidad
Una mirada inclusiva
de la danza
“Bajo el impulso de la alegría, el hombre gritó.
El grito concretose en palabras,
pero éstas no fueron aún suficientes
y el hombre moduló las palabras en canto,
luego, insensiblemente fue moviéndose sobre el canto,
hasta que de pronto tradujo en el baile, la alegría
de la vida”
Confucio (siglo V, A.C.)
E
l hombre ha bailado desde siempre en sus distintas
culturas y épocas de la vida, por múltiples razones y
de diversas maneras. Establecer el origen de la danza
es remontarse a los orígenes mismos de la vida humana. La
danza surge del trabajo; de la repetición cíclica de un movimiento para aumentar la eficacia y multiplicar las fuerzas;
surge de la imitación de la naturaleza para comprenderla y
dominarla; surge de la necesidad colectiva de unión, participación y fortalecimiento; surge del deseo de amor, de la
fe, de la angustia ante la muerte, la emoción, la alegría y el
dolor.
La danza es más que un cuerpo en movimiento, no son
solo formas en un espacio y en un tiempo sino el reflejo de
un individuo en una comunidad y en una cultura determinada. Es un lenguaje a través del cual el hombre se relaciona
activamente consigo mismo y con los otros hombres, con la
naturaleza y el entorno viviendo experiencias que trascienden el poder de las palabras y la mímica, es decir, cuando el
hombre no está separado de sí mismo, sino enteramente
presente en lo que hace.
En 1997, con dos colegas y amigas – Andrea Fernández
y Gabriela Guebel– se funda Danza Sin Límites, asociación
que cultiva la experiencia artística en el campo de la danza
para todas las personas desde la diversidad y la diferencia.
Se basa en el Proyecto DanceAbility creado por Alito
Alessi y Karen Nelson en 1987 en los Estados Unidos.
Ambos dicen, “Cuando comenzamos a trabajar con personas con capacidades diversas, las familiaridades y presunciones acerca del movimiento ya no nos guiaban. Nuestros
hábitos y patrones no funcionaban más. Bailar con un cuerpo diferente significa que tenés que mover tu propio cuerpo de forma diferente.”
La misión de Danza Sin Límites es crear e impulsar proyectos que den sostén a la expresión creativa de todas las
personas, más allá de su discapacidad, experiencia o cultura.
Históricamente las personas con discapacidades han sido
aisladas de la sociedad. Este aislamiento ha limitado frecuentemente su experiencia física, emocional y social,
como así también su expresión artística.
Danza Sin Límites promueve espacios en los que danzar
en silla de ruedas, sobre una pierna o sobre dos, solo y con
otros, sea materia de todos los días para ayudar al ser humano a vivir mejor.
Se busca estimular los deseos y las posibilidades de bailar de cada uno ya que la danza le pertenece a todos y solo
podemos hacerla propia bailando.
“Hay que perseguir a las ideas como a liebres, no para
atraparlas sino para verlas correr, no seguirlas –perseguirlas
- demasiado, para permitirles volar”. Esta metáfora es un
hilo conductor en las clases de Danza Inclusiva, propuesta
pedagógica de Danza Sin Límites. El compromiso radica
justamente en desafiar a todos a expandir sus capacidades
expresivas y creativas en la danza, sin aislar a nadie.
En los encuentros se trabaja el cuerpo como instrumento,
el movimiento como lenguaje y la improvisación como técnica. El punto de partida es aquello con que los participantes cuentan –lo que hay– y se busca lo que se puede hacer
con eso. Todo ser humano desea cambiar y sin embargo
tiende a permanecer igual. Un factor clave en la resistencia
al cambio es que las personas se comportan como si su futuro estuviese inexorablemente condicionado por el pasado.
La idea es intentar revertir los patrones habituales de movimiento a partir de ejercicios simples que inviten a los participantes a ponerse en contacto con las propias sensaciones
y paulatinamente llegar a la percepción del otro, del grupo
y del entorno. El hombre es plástico y capaz de transformaciones infinitas, sin embargo, se sabe que los cambios se
dan en pequeñas dosis a lo largo de la vida. Hay algo para
transformar en la búsqueda por sentirse mejor. Transformar
algo de cómo uno se piensa a uno mismo. En este sentido,
el modificar patrones habituales de movimiento conduce a
modificar patrones emocionales y de pensamiento. La terapista ocupacional y bailarina Bonnie Bainbridge Cohen
dice, “La mente es como el viento, el cuerpo como la arena.
Si queremos saber cómo sopla el viento, podemos mirar la
arena”.
La finalidad de Danza Inclusiva es ayudar a las personas
a redescubrir el amor por su cuerpo a través del movimiento, el juego y la creatividad. Esta forma de danza explora
cómo se puede reconocer y cultivar la diversidad entre
todos haciendo elecciones cada vez más fortalecidas para
expresarnos de manera personal y única a través del movimiento. Uno de los pilares de la Danza Inclusiva es el concepto de ética corporal, tanto para el propio cuerpo como
para el cuerpo ajeno. “La ética no se enseña sino que se
practica”, dice el educador francés, Celestín Freinet. La
ética del cuerpo se refiere al cuidado y respeto de cada persona por su cuerpo, a un entrenamiento conciente no traumático ni automático y a la búsqueda de la propia identidad
corporal como así también de la propia manera de bailar y
a la actitud de escucha en el trabajo con los otros.
Se busca la coherencia entre el sentir, el pensar y el hacer
a través de ejercicios de improvisación que estimulen en el
ser humano el derecho a desarrollar su propio lenguaje de
movimiento. La danza, como las demás actividades artísticas, desarrollan la sensibilidad, la percepción, el sentido
estético, la imaginación, la fantasía, la creatividad, la comunicación y la capacidad de emocionarse.
Danza inclusiva intenta ser una concepción de danza en
constante evolución – así como lo es también el estudio de
la improvisación – con un final abierto que asegure siempre
la inclusión. Este espacio abierto da cabida a que cada
danza, cada vínculo, cada persona transforme nuestro camino.
Existe en nuestro medio la urgente necesidad de nuevos
métodos de enseñanza que alienten la integración y la participación de todos los miembros de la sociedad. El equipo
de trabajo de Danza Sin Límites cultiva una constante revisión de la función educativa. Solo despertando en nosotros
mismos una actitud de libertad creativa podremos despertar
en el alumno un proceso de búsqueda personal capaz de
ayudarlo a entrar en contacto con su verdadera singularidad.
Podría decirse que los objetivos del trabajo son:
-Promover el encuentro de personas con habilidades mixtas para la experimentación artística a través de la improvisación en la danza.
-Expandir las posibilidades expresivas a partir de la
modificación de patrones habituales de movimiento.
-Ayudar a explorar y a desenraizar prejuicios que las personas con y sin discapacidades tienen respectivamente.
-Concientizar el concepto de accesibilidad a las artes,
especialmente a la danza, lenguaje que ha sido desvalorizado y silenciado desde siempre.
la Universidad de Málaga, España - hace una brillante reflexión al respecto, “Ser mujer, ser gitana, ser síndrome de
Down, ser negra, ser paralítico o ser sencillamente niña o
niño es un valor. La naturaleza es diversa y no hay cosa más
genuina en el ser humano que la diversidad. No hay dos
amapolas iguales. No existe historia de la humanidad si no
existen niños y niñas. La historia de la humanidad es la historia de la diversidad”. Somos seres únicos e irrepetibles y
es un compromiso de toda sociedad aceptar la diversidad en
la cual estamos inmersos como una forma de enriquecimiento colectivo.
Danza Sin Límites propone ser una experiencia no sólo
estética y artística, sino también ética y humanizadora convergiendo en torno a valores sociales de libertad y transformación.
Desde la diversidad y la diferencia se funda Danza Sin
Límites con el fin de movilizar a nuestra comunidad hacia
un territorio de inclusión, aceptación e igualdad de oportunidades.
Un objetivo ambicioso, pero posible.
¡Quedan todos invitados a bailar!
Bibliografía
Najmanovich Stephen, “Free Play, la improvisación en la
vida y en el arte” Editorial Planeta
Stone Randolf, “Construyendo la salud” Editorial Paidos
Stokoe Patricia, “Expresión Corporal: Guía Didáctica
para el Docente” Editorial Ricordi
Stokoe Patricia, “Expresión Corporal: Arte, Salud y
Educación” Editorial Humanitas
López Melero - Profesor de Ciencias de la Educación de
Dir: Graciela Jasiner
[email protected]
Instituto de Investigaciones Grupales
Marina Gubbay
Programa Intensivo de
Capacitación en Coordinación de Grupos
Con: MultiRecursos Técnicos, Seminarios Teóricos y
Experiencias de Entrenamiento.
Se cursa un sábado por mes, de 10 a 17.30hs
Mesa Redonda: “Relatos de experiencias en Grupos”
Coordina: Graciela Jasiner
“Palabras y músicas, un espacio terapéutico grupal con adolescentes” Alejandro Sacchetti
“Instalaciones estéticas, invenciones grupales” Marcelo Percia
“Educación por el Arte, taller y grupos” Laura Bernardo (I.V.A. Labardén)
4833-7808
[email protected]
Sábado 15 de Julio 15hs
Un barco no debería navegar con una sola ancla, ni la vida con una sola esperanza. Epícteto
Guatemala 4334
www.ingrupos.com.ar
Campo Grupal / 9
DESDE MEXICO
Enrique Guinsberg
[email protected]
Lo dicho por un funcionario electoral estatal puede extenderse a todo
el proceso electoral donde se eligen Presidente y legisladores el 2
de julio: La contienda pasó ya de
la guerra de lodo a verdaderos
basurales. Nada nuevo, pero la
“guerra sucia” que se está desarrollando es un nuevo golpe a la credibilidad democrática y de los partidos políticos.
Según gran parte de los analistas
políticos, asustado por la ventaja
en las encuestas de Andrés
Manuel López Obrador (AMLO) candidato centroizquierdista opositor- el oficialista y su partido lanzaron una intensa campaña señalándolo como “un peligro para México”
por supuesto gran endeudamiento
de la ciudad del Distrito Federal en
la que fue gobernante y que se
proyectaría a todo el país de
ganar, por tener apoyo económico
del presidente venezolano Hugo
Chávez de quién sería un imitador,
y por ser responsable de los desórdenes en Atenco, una población
cercana. Según los seguidores de
AMLO todo absolutamente falso,
pero buscando crear un clima de
miedo en algunos sectores de la
población a través de un intensa
campaña mediática y mercadotécnica.
Con esa misma perspectiva se
entiende lo de Atenco, donde a
partir de un hecho menor -un
pequeño incidente con vendedores
de flores- se desencadenó una
impresionante acción represiva con
un muerto, muchos lesionados,
centenares de detenidos, y violación de mujeres por la policía en lo
que algunas autoridades no tuvieron más remedio que reconocer,
ante múltiples pruebas y reacción
internacional, que hubo “algunos
excesos”, pero justificando la
acción como una necesidad. Es de
recordar que la población de ese
poblado impidió hace años, con
importantes movilizaciones donde
el uso de machetes fue un símbolo, la construcción del nuevo aeropuerto del DF, frustrando lo que
para algunos era un gran negociado, por lo que al mencionado sentido de la acción represiva se sumaría la venganza.
Un clima electoral con más ataques mutuos que propuestas, a lo
que suma una fuerte presencia
presidencial de spots radiales y
televisivos en una acción del Poder
en apoyo al candidato que implicaría la continuidad de un “proyecto
exitoso”, algo prohibido por la ley
electoral y por decisión de la
Suprema Corte de Justicia pero no
cumplido. Lo que podría ocasionar
una impugnación a todo el proceso
electoral, sobre todo si, como se
cree, los resultados finales serán
muy cerrados.
La apelación al miedo sigue siendo
una de las herramientas básicas
para la búsqueda y el mantenimiento del poder, con apoyo en la
creciente sensación de inseguridad
existente en cada vez más personas y sectores sociales del mundo
entero. No importa que para conseguirlo se violen normas ni haya
un debate serio y constructivo:
¿qué importancia puede tener esto
si la mayor parte de los candidatos
y partidos políticos saben que lo
importante es ganar? Que esto
ocasione un cada vez mayor deterioro en ellos y el proceso “democrático” es un pequeño detalle,
parece que aquí y en todos lados...
Universidad Autónoma
Metropolitana- Xochimilco
Campo Grupal / 10
Relatos múltiples
Manifiesto nómada...
una antiproclama (in)viable
U
Daniel Tarnovsky*
[email protected]
na demora; una errancia en el silencio. Tal vez un gesto?
Me mirás; te veo...
¿Por qué me mirás así? Qué me estás queriendo decir?
Sí, sí....me lo puedo imaginar.
¿Sabés quién sos; quién soy?
¿Se te ocurre en dónde estamos?...la realidad entra en crisis; estalla en
el encuentro; balbuceamos un lenguaje com-partido; sin partido.
Tu piel y mi piel son un buen abrigo; ahora cuando todo se congela; o
se quema; o se intoxica; o se mata; o se suntuariza(?)...o se inunda; o se
finge; o se pudre o se des-nutre...o...o...ohhh.
Respire amigo. Hoy nada va a estallar. Creo que solo por hoy. Parece
que ya, por hoy, quizá...no nos queda tiempo para que respire el miedo;
que muerde, raspa, arde...
Perdón...¿viste la luna? Desde dónde se ve la luna en las Academias y
los Instituídos...te lo ruego...¿DONDE está la luna? En filo, en
psico...en...¿DONDE?
¡Uf! Me cansé.
Caminemos lento amigo; el campo, el verde, el aroma, la grama
húmeda....¿eh? ...¿el miedo a la plaga? Ahhh...no te preocupes.
Una fuga frente a las cotidianas capturas, un intento de amar-nos. Una
oreja que mire, una lengua que huela, un ojo que palpe, una manada, un
caracol.
Se agotaron las ficciones; y me parece que sí; tal vez, tu sexo y el mío;
Eros; ENTRE nos, grupúsculo; devenir minoritario; máquina que
MUTA, no (de)muda-da...como nos habitualizan...nos habituamos a la
mudez que instala, y microcontagia el poder; máquina que
MUTA...decía.
Mientras...; vos, yo, nosotros; tartamudeamos trayectos, quereres,
creamos amistades y fratrías posibles.
No es cuestión de números; ni afiliaciones...mas bien de la buena tierra...la fértil...y cartografías.
Balbuceos de autonomías...micro-expansiones deseantes.
NOS VENIAMOS BUSCANDO...ERA POR ESO QUE HOY ESTAMOS AQUÍ. En imágenes, en una “pedagogía” (perdón por la palabra)
de la imagen-tiempo-noción-sensación.
Conceptos de la razón. Insurrectos: Me viene Burton y su Gran Pez;
por qué no Greeneway y su “tempestad”; Laurie Anderson y sus
“Universos”; Borges y sus caminos cruzados.
Vos, yo, nosotros...piel a piel...cuerpo a cuerpo...yuxtapuestos...corazón-afecto-afectación....nomadizados en el ser del devenir; otros de
nosotros.
Dijiste.....qué cosa?
Nómades...GRUPO Nómade...te decía.
¿Ah, sí? El poder...invisivilizado en nuestras molecularidades, y parpadeos... Shhh!!!!!
La entropía: Mis mitocondrias temen perder su perfil; sus nítidos bordes, prolijamente modelados.
Estamos aquí porque sí; y por qué no? Porque cuando se agotan los
continentes institucionales; deseamos a pura fuerza del deseo habitar el
espacio-tiempo del encuentro; pre-extensivo-intensivo; y porque ya no
creemos en la religión oprobiosa y sofocante de ningún poder instituido...cristalizado. Pero sí en la potencia que crea poder...sueños...más
conexiones. Producciones de subjetividad en situación.
Mi hijo; sí; Valentín; tiempo cronos 3 años y 10 meses...tiempo del
aión....intensivo...libre...inmanencia Nómade; el gran componedor de
combinatorias.
Sí, creo que Valentin, el hijo del niño que podemos devenir; nos enseña a nomadizar; espeja risueñamente la oxidada osamenta de nuestra
imaginación; hace lo “mismo” de infinitos modos...un cartógrafo
Klínico? No tiene plan, ni programa previos...ni formatos lineales. No
hay partido ni plan de acción...Jaimito es su muñeco preferido.
Y el otro día lo observe en sus infinitos juegos-soliloquios...en su desfachatada vocación de descubridor-inventor: cambia la mirada, no el
paisaje...un palo, una bella y simple rama devino guitarra, monstruo,
mole, auto, bastón, lápiz, camión, el, yo, entre-nos cuerpos afectados...compositor...mago de la multiplicidad.
¿En qué estábamos?
Somos cardúmenes, títeres que golpeamos la mesa cada mañana; infinitos, diminutos...y cada día, vuelve y vuelve a empezar, y....te acordás
cuando trepábamos los árboles y nos imaginábamos hombremono?....Tantas imágenes/tiempos otros, no-idos como en la canción
melancólica; sino otras temporalidades...OTRIDADES...somos otridades...metáforas de otros mundosmiles...
¿Perdón; y el gran titiritero?
Pero....me estás confundiendo...¿cuál es tu propuesta?
Subir al árbol y que veamos juntos la belleza amarilla de cada día que
vuelve a empezar...arte de vivir...¿dolor de padecer?...en cada síntoma
que grita, en cada saqueo, en cada exclusión...de pte Pueyrredon a
Nueva Orleáns...de cromañon a tartagal...desde el Burn Out al pannic
attack y las papeleras del espanto y las canciones mesopotámicas ...pervivimos en el borde; tajeados; jadeantes.
Nos creyeron des-inventados para siempre...marionetas afeitándonos
cada mañanita, entrañas rociadas con soda cáustica....Pero había
Luna...¿sabés que Marte tiene dos lunas?...”pánico y miedo” se llaman...por suerte la nuestra allí; blanca y galana, ámbar, no tiene repuesto.
Me gusta la calle de alamedas, olmos y moras de mi infancia...y el
chapaleo en la orilla del mar, ¿y a vos?
Dale...soltá las simetrías, poné al monstruo nuestro de cada día en
remojo, por un rato, apenas, al gran panóptico mercantil...abandona esos
simétricos textos de verdades reveladas; las simetrías son como....ruinas
visuales.
¿Cómo? No llores, estamos juntos, interesados, crispados, en-a-morados, dis-cordantes
Valentín, el niño, subvierte su juguete, lo crea en realidad; lo inscribe...el juego propuesto, devino “SU” juguete-juego.
Ah...ENTENDI! qué alivio.
Seminario: breve itinerario, larga preparación; para com-poner juegos-juguetes, singulares y colectivos, clínicos y anticlínicos, politicoeticoestéticos. Des armarlos; re-armarlos, co-armarlos...paráfrasis de
Bacon, Artaud, Kafka, John Cage, Cronenberg, médicos payasos; Los
recuperados en “fábricas”; Marcos y tantos nomadizados sensibles; que
nos interpelan en el modo de construcción de saberes y prácticas.
Descanso-descansemos en la noche diáfana; al amanecer en la esquina de mi casa cuando no rugen los colectivos, escucho un ruiseñor y veo
tus dedos, tensos, tersos, dis-rítmicos con la música;... qué bueno!
Componemos otros im-posibles.
¿Dónde estamos? Quiénes somos?
¿Una escuela? Nido de víboras coprofágicas; y claustro fobígenas.
Ricardo, mi peluquero, otro más que me enseña a nomadizar; él hace un
movimiento así con la mano, rozando el parietal, y dice tsa/tsa/tsa; “que
aquí te van sacando de a fetas la materia gris hasta que no queda nada...”,
y los pibes que cartoneaban buscando basura en la puerta de la peluquería le partían el corazón...y ahora dejó de “sentirlos”...estamos fritos?;
psicopatologizados for ever?...dice Ricardo “ que no te queda nada”...y
así vamos...con Flores rotas, la nueva clínica del vacío(¿); EFECTO
BONSÁI, nube tóxica...reducidores de almas-cabeza.
¿Cómo te llamás?...no sé.
Nomadizar: viajar sin moverse
Grupo: interjuego de subjetividades.
Salud mental: acciones para resistir el dolor, la enfermedad, la muerte, el infortunio.
¿Cómo me decías?
Sí. Claro...estamos en una clase; señores, ¿le sacaron punta al lápiz?
Los estratos, los conceptos, la lógica del ser; cortes, flujos, líneas, planos...la revolución y las estrellas...devenir im-perceptibles...........el
saqueo, la devastación macro y microfísica, la clonación de subjetividades-NO PARA...no-pa-ra.
De ahí que afirmamos este encuentro-máquina-potencia-pregunta...sin principio, sin desarrollo, sin final; solo un delicado recorrido, una
invitación a gozar de la placidez de nuestros paisajes...probando a diseñar nuestras propias reglas, a inventar-producir nuestros propios lenguajes; como el niño-nómade.
Tu cuerpo-nuestro desear-buscamasconexiones...
Siempre mas conexiones
Y la cosa...duele tanto...y pulsa tanto.
Dale...¿qué tal si esta noche miramos juntos la luna?
Pensar y “aprendi-señar” jugando.
“Crear las condiciones para la invención” decía Deleuze... para que
estalle el “acontecimiento”.
Bien-venidos. Buenas Noches.
Sólo salgo para renovar la necesidad de estar sólo. Lord Byron
*Integrante del Grupo Nómade.
Carta abierta sobre
el 1er. Congreso
Andino de
Psicodrama
Existencia y autocreación
Entre la alegría
y la angustia
E
Claudia Mora
[email protected]
n los primeros parágrafos de Ser y tiempo, Martin Heidegger hacía
un llamado a responsabilidad, un llamado que no se fundamentaba en una ética del la moral o del deber de corte kantiano sino en
la constitución ontológica del Da-sein, es decir de aquel que somos
nosotros mismos en cada caso.
Heidegger partía de una premisa compartida con los filósofos existencialistas: no se es sino que se va siendo, nuestro ser se constituye en la
práctica de vivir. No hay una esencia previa, común al género humano
que se actualice en la existencia de cada individuo sino que hemos sido
arrojados al mundo, y no nos queda otra posibilidad que hacer lo que
habremos de ser. Aún cuando intentemos rehuir esa responsabilidad y
acabemos actuando como todos actúan, diciendo lo que todos dicen,
haciendo lo que cualquiera hubiera hecho en mi lugar. Heidegger agregaba que el modo de eludir la responsabilidad de la existencia es jugar
el juego del impersonal, ese que somos todos pero que no tiene nombre
propio. Fingir que el camino está hecho y no queda más que recorrerlo.
En esta actitud también nos estamos jugamos la vida, porque la existencia, en tanto previa a la esencia, es el modo de ser que caracteriza a lo
humano.
Jean Paul Sartre expresaba esta misma idea diciendo que estamos condenados a la libertad. Aunque decida someterme al dictamen de las normas de los usos y costumbres estoy eligiendo. Soy necesariamente libre.
En este sentido, una vez más en la historia de la filosofía, libertad y necesidad terminaron por coincidir.
Podemos vivir entonces haciéndonos cargo de la responsabilidad de la
existencia o tratando de eludir la libertad que nos constituye como los
seres humanos que somos. En ambos casos elegimos, no podemos dejar
de ser libres aun cuando nos sometamos al imperio de lo instituido, de
lo dado, de lo que es ética y políticamente correcto.
A pesar del profesado ateismo de Sartre y en consonancia con la raíz
místico teológica del pensamiento de Heidegger, la tesis fundamental del
existencialismo era solidaria con cierta manera de concebir la dimensión
sagrada de lo real: el ser es autopoiético, el mundo, del cual somos fragmentos, se recrea permanentemente en nosotros. En cambio, la idea de
un Dios trascendente que posee en su entendimiento el concepto de
hombre al que luego da existencia, es solidaria con la interpretación técnica del mundo, Dios se asimilaría a un artesano que posee en su espíritu el concepto de un objeto que luego fabrica. Si la esencia precede a la
existencia, cada uno de lo individuos humanos realizaría el concepto de
hombre ya presente en el espíritu divino. Ser humano equivale entonces
a seguir un modelo y ese modelo de lo humano es el que dicta las normas.
A partir del siglo XVIII; con los filósofos de la Ilustración, se suprime
la idea de un Dios trascendente, sin embargo permanece la noción de una
naturaleza humana que se realiza en nosotros, y por lo tanto cada individuo es un ejemplo del concepto general de hombre que como todo concepto, es eterno, inmóvil, inmutable. ¿Cómo interpretar entonces las
diferencias? Como meros accidentes in-esenciales. La humanidad se asimila a una lógica que somete toda diferencia a la identidad de lo Uno.
Lo que era múltiple y singular se asimila a la ley de la identidad. Las
consecuencias de este pensamiento que se expresó en todas las políticas
de la conquista y de la colonización son tristemente célebres: el aplanamiento, la devastación de etnias, culturas y pueblos que no respondían a
las características de lo que se interpretaba como el modelo de lo
Humano. En el mejor de los casos, la asimilación que implica igualmente, la aniquilación de toda diferencia porque bajo el imperativo de la asimilación lo mejor que le puede pasar al diferente es dejar de serlo. Pero
además, si la naturaleza del hombre precede a su existencia histórica
entonces la historia, tanto la historia personal, como la historia general
no será otra cosa que la realización de esa naturaleza.
En cambio, al suprimir la idea de un Dios pensado como fundamento
trascendente al devenir de la historia, el existencialismo dejaba abierta la
puerta para concebir de otro modo la sacralidad de lo real: des-sustantivando la idea de Dios, entendiendo a lo sagrado como la dimensión creativa del ser que produce, ineludiblemente, la diferencia en los modos de
lo humano.
Se me objetara, que el mundo pensado como autopoiesis, no es una
tesis del existencialismo, pero sí lo es la idea de un hombre que construye su esencia y, si lo humano se construye a sí mismo en apertura al ser,
como lo había entendido Heidegger, entonces también el mundo en tanto
mundo del hombre se recrea permanentemente.
“El hombre, continuaba Sastre, no es otra cosa que lo que él se hace”y
esto coloca sobre cada uno toda la responsabilidad de la existencia, de la
existencia singular, pero también de la existencia del hombre en tanto
fragmento de mundo, porque al elegir el modo según el cual estoy
viviendo, soy co-creador de la realidad que me rodea y entonces la elección no compromete solamente al individuo. Nos elegimos, pero al elegirnos tenemos la posibilidad de elegir un mundo más amable que habitar, un mundo cuyo sentido no sea la utilidad y el dominio de lo otro,
sino la recuperación de esa unidad originaria que nos liga a la naturale-
za y a las cosas de las cuales al afán de control y de manipulación del
capitalismo productivista nos ha separado.
Tal vez no sea ocioso insistir en la idea de responsabilidad existencial,
porque el sentido instituido de la noción de responsabilidad la asocia con
el trabajo, con el cumplimiento del mandato, de la norma, de los deberes, deberes que vienen impuestos por la idea de que ser, ser alguien, es
ser básicamente un individuo productivo y útil a la sociedad. Nos preguntamos si hemos hecho algo en la vida, si hemos trabajado por “el progreso” de la humanidad. De este modo el sentido general de la existencia queda asociado a la producción. “Alguien importante” lo es en función de lo que produce. Y entonces resulta que fuimos responsables si
nuestra vida arroja un cálculo positivo respecto a lo mucho o poco que
hayamos hecho en relación con lo que se esperaba de nosotros.
Pero el sentido de responsabilidad implícito en la expresión “responsabilidad existencial”, no tiene que ver con lo que hacemos como individuos productores sino con lo que estamos haciendo de nosotros mismos y por añadidura de nuestro entorno. Porque la vida no es un medio
para obtener resultados sino un fin en sí misma y porque lo humano no
es un género al que le corresponda el modo de ser de lo instrumental, no
es un mero útil, por lo tanto tampoco puede ser inútil ya que lo inútil no
es más que un modo deficiente de ser de lo útil.
Desde luego esto no implica un quietismo sino el abandono del mero
producir para habilitar un hacer que más que un producir sea un crear.
En esta disyunción entre los dos sentidos de responsabilidad, se juega
parte de nuestra coyuntura histórica. Y habría que agregar que cuando
hablamos de elegir una forma de hacer y de hacernos a nosotros mismos
no aludimos a una de-cisión que hemos de tomar en tanto individuo que
dis-pone de su vida, como si se tratara de un objeto manipulable, sino
como un co-creador atento a como la dimensión poiética de lo real acontece en su existencia. Atento a las señales de “un mundo” que se recrea
y que recrea en nosotros diferentes formas de habitarlo.
Sartre agregaba que la angustia es el sentimiento que acompaña el
vacío de sentido que implica abandonar el modelo conocido para encontrarse sin normas ni preceptos que nos determinen. Sin embargo en este
punto, aún acordando con los existencialistas, podríamos preguntarnos si
la angustia no un momento a ser superado, no es sólo una de las caras de
una moneda cuya otra faceta es la alegría de saber que, si no estamos
pre-determinados por una esencia, entonces todo está por hacerse.
George Bataille ponía de relieve este otro aspecto de la apertura existencial cuando sostenía que el miedo y la angustia, acompañan siempre
a la trasgresión, en la medida en que la misma implica en cada caso el
sacrificio, la muerte del individuo que hemos sido, pero la muerte conlleva, como la otra cara inseparable de la misma moneda, la re-generación de la Vida que, para recrearse, necesita abandonar lo que ya fue, lo
que no es más que una cáscara vacía. Y esa risa no es una risa humana,
es la alegría del mundo que juega en nosotros el juego de la creación
Este movimiento de muerte y re-generación se manifiesta en nuestra
vida porque cada vida es una forma singular según la cual la vida se da.
Y con la regeneración de la vida, el miedo se convierte en un sentimiento de profunda alegría, la risa sustituye al vértigo que provoca el vacío
de sentido frente a la ausencia de normas. El deseo de crear, de probar
de experimentar sustituye a la angustia y sustituye también a ese sentimiento de tedio, de hastío frente a la eterna repetición del modelo institucionalizado. Y esa risa, no es del todo humana, es la risa de un mundo
que juega con nosotros y en nosotros el juego de la autocreación.
Seminario de introducción
al contexto no - verbal
Agosto 19 y 20 (Sábado y Domingo).
Full inmersion. 18 horas.
Dictado y coordinado: Prof. Dr. Rolando Benenzon
Las formas de estructuración de los códigos no - verbales
y los procesos de comunicación y salutogénicos
más allá de las palabras.
Descubrimiento de la propia identidad
corpórea - sonora - no verbal y su interrelación en grupo.
La trans temporalidad y trans espacialidad.
El cuerpo como instrumento mediador y de monitoreo.
Certificados avalados por los Centros Benenzon de España, Italia y Bélgica.
Informes, reserva de vacantes e inscripción
Fundación Benenzon de
Musicoterapia
Email: [email protected]
[email protected]
Teléfono: 4702 -6366
Web: www.fundacionbenenzon.net
Secretaria: de Lunes a vienres de 14 a 20 horas
Todo le es perdonado a quien no se perdona nada a sí mismo. Confucio
Graciela Piperno
[email protected]
Querido Santiago*: Sinceramente
soy yo la agradecida por esta
experiencia. Me pareció maravilloso este Con-greso, estoy conmovida con toda la calidez que le
puso la gente que, no solo nos
recibió con mucho cariño, sino
que además hizo los máximos
esfuerzos por agasajarnos:
Natalia y Fran-cisco, que nos
prestaron generosamente la casa,
María de los Ángeles Vaca, la presidente de Apse, Paulina Córdova,
con quien compartimos el día de
las madres en familia, la Patri
Vargas, la dulce de Alexandra
Armas, todas magníficas anfitrionas que devinieron en excelentes
guías turísticas para mostrarnos lo
más bello de Quito. Trasmitíles
por favor una vez más que me
quedo con un emocionado recuerdo de cada una de ellas.
También te agradezco a vos, porque gracias a tu invitación tuve la
ocasión de conocer de cerca y
charlar con personas extraordinarias, la mesa que me tocó compartir con Niksa Fernández, la
fundadora de la Escuela
Venezolana, con Esly Carvalho,
su par de la Escuela Ecuatoriana
y con Anita Ruiz, representando al
Ecuador actual, fue un espacio
encantador, con la tibieza y la
informalidad que yo esperaba,
compartiendo la historia, las anécdotas, las informaciones sobre lo
que estamos trabajando ahora y
coincidiendo sobre los sueños a
futuro para nuestro psicodrama
querido.
Y en cuanto a Sergio Perazzo, ya
lo conocía del Iberoamericano que
hicimos en Buenos Aires, pero no
había tenido el gusto de compartir
momentos como éste: tuvo la
humildad de participar de mi taller
como uno más y luego se acercó
y me dijo cuatro palabras muy elogiosas sobre la Terapia Escénica,
palabras que me dieron un calorcito en el alma que aún hoy conservo, y que me fortalecen para
seguir investigando mis temas de
aquí en adelante. ¿Cómo se paga
todo esto?
Fue inolvidable ese magnífico
taller de apertura que coordinó
Perazzo y la extraordinaria clausura de los folkloristas ecuatorianos, con su sus trajes regionales,
sus máscaras, su colorido y su
gracia. Haber podido ver en vivo,
por ejemplo, el famoso Baile de la
Cinta, fue la "frutilla de la torta",
como decimos nosotros cuando
todo fue muy chévere y algo le
hace de extraordinario remate.
Todavía no le manifesté totalmente a Lili Fasano mi gratitud hacia
ella, que fue mi puente para conocerlos, creo que lo haré en estos
días...Sé que ustedes la quieren
mucho y eso es algo que a mi
también me pasa, con lo cual,
ahora que lo pienso, sumo otra
cosa más que nos une.
Y desde las tripas te digo que la
vivencia fue la de una vuelta a lo
moreniano, a re-descubrir la
magia de los juegos y de la creatividad en los caldeamientos, de la
catarsis de integración en las
escenas y de la profundad entrega en los sharings. Desde las tripas también les envío a todos los
ecuatorianos un fuerte abrazo y,
por milésima vez, toda mi gratitud.
*Santiago Jácome,Director de la Escuela
Ecuatoriana de Psicodrama Campus
Grupal.
Campo Grupal / 11
TEATRIBUS
Fernando Castelli
[email protected]
Tres filósofos
con bigotes
En psicodrama cada uno representa su propia historia. En teatro espontaneo cada uno elije
quien quiere que lo represente.
En el teatro un director elije los
actores que quiere que reprentene la historia de otro y le da un
formato determinado a la puesta.
Estas eran las variantes posibles
hasta que llegó Vivi Tellas. "Tres
filosofos con bigotes" es un buen
ejemplo de esta divertida experiencia. Los personajes son tres
filosofos que tienen bigotes y
discuten distintos temas. Desde
temas presocraticos hasta un
debate sobre la importancia del
bigote en la filosofia. Cada tema
es teatralizado y representado
con recursos simples y efectivos.
Lo interesante de esta puesta es
que los actores son los personajes y/o viceversa. Es decir los
actores que representan a los
tres filosofos son tres filosofos
con bigotes que se llaman en la
vida real igual que en los personajes y le pasan las mismas
cosas. Es decir son ellos y
hacen de ellos. Contra toda
especulación técnica nunca se
pierde el acontecimiento teatral.
Al final invitan al público con una
picada griega para poder seguir
intercambiando pensamientos.
No es la única vez que Vivi
Tellas se aventuró en estas lineas. Puso en escena, Cozarinsky
y su médico, representada por el
propio Edgardo Cozarinsky y su
médico de cabecera.
Ficha
Actuan: Eduardo Osswald,
Jaime Plager, Alfredo Tzveibel.
Dirección: Vivi Tellas
El camarin de las musas
Mario Bravo 960
4866-0655
Domingo 20 hs.
Constelaciones familiares
Las dinámicas
del amor en la familia
C
Graciela Lauro
[email protected]
onstelaciones Familiares. Con ese sugestivo nombre se conoce
al método terapéutico creado por el filósofo alemán Bert
Hellinger. En un primer momento uno puede confundirse un
poco y relacionarlo con las constelaciones estelares y la astrología,
aunque este trabajo terapéutico nada tiene que ver con esa disciplina.
En una constelación familiar se configura o posiciona espacialmente el sistema familiar con el objetivo de devolverle el orden para que el
amor pueda circular por él sin obstáculos. Es una terapia sistémica
familiar.
¿Por qué un sistema relacional entra en desorden? Según Hellinger,
esto ocurre cuando se infringen los “Órdenes del Amor” que, dentro del
sistema, tienen la entidad de leyes. A veces, el desorden es producto de
la exclusión o del olvido de alguno de los miembros; o de la compensación inadecuada entre dar y recibir (tomar); o del juzgamiento de las
acciones de los padres por parte de los hijos, o bien de que alguien
intenta ocupar el lugar de alguno de los integrantes de la red para evitarle un dolor.
Estos órdenes se pueden percibir si el amor fluye, si uno puede estar
en sintonía con su destino, si uno tiene toda su fuerza y puede concretar sus metas, porque puede que uno haga cosas y no llegue, y el punto
no resida en la manera en cómo las está haciendo sino en que, quizás,
ese no sea su camino.
Cuando uno tiene su lugar adecuado en el sistema, entonces puede
hacer lo que le toca hacer, paso por paso, y lo que está haciendo lo
colma, aunque surjan dificultades.
Los órdenes del amor en la vida cotidiana son volver a lo esencial, a
lo más sencillo: reconocer de dónde venimos y quiénes somos.
Reconocer a nuestros padres y a todos los que pertenecen a nosotros,
estar centrados en nuestro lugar como padres, parejas, hijos, compañeros, jefes, empleados, etc.
Las constelaciones familiares se inscriben dentro de los métodos
escénicos diagnósticos pero con la diferencia de que no se adelantan
consignas o informaciones a los participantes, sino que lo central es la
percepción que surge a través de representantes de los miembros del
sistema. La percepción corporal da cuenta de la complejidad relacional
y a la vez permite deducir soluciones dentro de un espectro más
amplio.
Un campo de sabiduría
La constelación genera un campo de sabiduría al cual tienen acceso
los “representantes” para percibir informaciones relacionadas con el
sistema y el “alma familiar” de quienes representan. Lo que sorprende
a todos los que toman contacto por primera vez con el método es cómo
los representantes perciben esta información. El propio Hellinger lo
explica acudiendo al concepto de campos mentales del biólogo Rupert
Sheldrake. Son campos en los cuales estamos inmersos, de tal forma
que modelan nuestro comportamiento y nos proporcionan información.
El método creado por Hellinger es transgeneracional debido a que
pone en escena lo ocurrido muchas generaciones atrás. Sabemos que,
muchas veces, los hechos actuales no nos conducen a una solución del
problema. ya que éste se remonta a través de sucesos ocurridos mucho
tiempo atrás.
Se trabaja con la apertura de la mirada a hechos familiares no concientes, no reconocidos, con los lazos invisibles, con los miembros
muertos, por ejemplo, con el fin de apuntar a la solución, no mirar tanto
hacia la problemática sino hacia a la solución y dejar “hablar” a las
imágenes, a los gestos, a las emociones, a los movimientos, en lugar de
a las palabras.
Una ayuda innovadora
Bert Hellinger enseña un concepto totalmente distinto de la ayuda:
ésta tiene sentido cuando la persona la necesita. En este trabajo, la
autonomía del paciente es una premisa importante. Los pacientes no
llegan y dicen “Yo quiero constelar esto” sino que se acercan con una
pregunta “No sé que me pasa, perdí mi trabajo otra vez”, por ejemplo,
entonces el constelador elabora una hipótesis sobre lo que habría que
configurar.
Mucha gente ha experimentado el efecto sanador de las constelaciones familiares porque llegan al núcleo de la problemática y producen
cambios muy profundos.
En un primer momento, el paciente enuncia su conflicto y cita los
principales hechos de su vida familiar: nacimientos, muertes, casamientos, separaciones, crímenes, abandonos, etc. En una segunda
etapa, él mismo selecciona de entre los participantes del grupo a los
representantes de los familiares indicados por el coordinador, que son
necesarios para realizar la constelación (por ejemplo, la madre y el
padre o la esposa y los hijos). En tercer lugar, los ubica en un espacio,
tal como le surge en ese momento y según su imagen interna. El cuarto paso consiste en preguntas que el coordinador formula a cada uno de
los representantes sobre la dirección de su mirada, cómo se sienten en
ese sitio y el impulso que los guía, por ejemplo, el de permanecer o
marcharse. Durante el quinto momento comienzan los movimientos: el
coordinador indica a los representantes qué lugar tomar y qué palabras
pronunciar. También puede permitir que se desplieguen los movimientos del alma, es decir, que los representantes se muevan según sus
impulsos y así poder habilitar una solución, encontrando la situación en
la cual todos los miembros de esa familia recuperan su fuerza y su sintonía con el destino común que los une. Esto permite que la paz y la
armonía vuelvan a inundar el sistema.
Las constelaciones no sólo sirven para solucionar problemas que una
persona presenta en forma individual, pueden también ser muy útiles
en conflictos de pareja; del mundo adolescente; en empresas, hospitales, cárceles y escuelas; o, como ya señalamos, para la curación de
heridas históricas difíciles de cicatrizar.
Terapeutas que coordinan talleres de constelaciones, coinciden en
recomendarlas para resolver situaciones en las que reina gran confusión familiar, o cuando se presentan cuadros depresivos, de ansiedad
grave, fobias, o en casos en los cuales las explicaciones o lo intentos de
solucionar algo no hayan tenido efecto.
Constelaciones y globalidad
Desde que, en 1988, la terapia familiar sistémica de Bert Hellinger
comenzó a ocupar un lugar importante en la sociedad europea, el terapeuta ha recorrido distintas partes del planeta para divulgar su método
• Asistencia psicológica grupal
• Entrevistas de orientación
• Talleres expresivos
Servicios
bibliográficos
en psicoanálisis,
psicología,
humanidades
Búsquedas
personalizadas.
Libros, revistas.
http://www.vivilibros.com
[email protected]
Campo Grupal / 12
Docencia: Curso “Introducción a las técnicas de
coordinación grupal” Viernes 19 hs.
www.varones.com.ar
Sábado 17 de Junio de 14 a 18 hs.
Entusiasmo y pasión en el
desempeño del rol profesional
Burn out. Moobing. Resiliencia. Psicodrama. Grupo
Coordina el Lic. Guillermo Augusto Vilaseca y equipo
Con inscripción previa al 4804-5811
correo-e: [email protected]
www.clinicagrupal.com.ar
La envidia es el gusano roedor del mérito y de la gloria. Francis Bacon
Nos
mudamos!
a través de talleres, seminarios, conferencias y congresos internacionales.
La efectividad de la técnica de las constelaciones familiares facilitó
su extensión por Latinoamérica, especialmente en Argentina, Bolivia,
Chile, Colombia, México, Nicaragua, Perú, Paraguay Uruguay y
Venezuela. En otras latitudes, ha logrado penetrar sociedades como la
china y la japonesa, demostrando la universalidad de los “Órdenes del
Amor”.
En nuestro país, el método fue introducido en 1999 por Tiiu
Bolzmann, austríaca de origen estoniano, fundadora del Centro Bert
Hellinger de Argentina. Ese mismo año, Hellinger visitó el país por primera vez y mostró la dinámica de las constelaciones en vivo.
En el 2001, durante su segunda visita, coordinó una serie de talleres
que fueron transcriptos en el libro Imágenes que solucionan1.
Tras cuatro años de ausencia, en el 2005, se reencontró con los
argentinos en un colmado auditorio del barrio de Belgrano y dirigió un
seminario de cuatro días en una sala de la calle Corrientes. Entre el 4 y
9 de julio próximos volverá a nuestro país, primer punto de su gira por
América, que incluye además Chile, México, Brasil y EE.UU.
Influencias de Bert Hellinger para crear su método
° PRINCIPIOS DE LA RELIGIÓN CATOLICA
Y LA MEDITACIÓN.
° FENOMENOLOGíA FILOSOFICA.
° DINAMICA GRUPAL.
° TRANSCULTURACIÓN (FUE MISIONERA EN AFRICA 15
AÑOS).
° PSICOANÁLISIS.
° TERAPIA PRIMAL.
° TERAPIA GESTÁLTICA.
° ANÁLISIS TRANSACCIONAL.
° CONCEPTOS DE BOSZORMENYI-NAGY.
° TERAPIA SISTÉMICA FAMILIAR.
° CONCEPTO DE JERARQUÍA FAMILIAR.
° HIPNOTERAPIA.
° PROGRAMACIÓN NEUROLINGÜÍSTICA.
° TERAPIA PROVOCATIVA.
Nota
A partir del
20 de junio
estrena nueva
redacción.
Para ir
agendando...
Argerich 2543
Dto. B
(1417) Capital
Tel/fax:
4501-1701
Nos seguimos
viendo!
1 Taller de Constelaciones. Trabajo Terapéutico Sistémico. Bert Hellinger / Tiiu
Bolzmann. Ed. Alma Lepik.
Funciones de
Teatro Espontáneo
en el IFT
Un espacio vacío para ser habitado
por historias, tan interesantes como para
ser puestas en escena.
Todos los sábados de Junio, 21 hs.
en Boulogne Sur Mer 549 - Reservas 4962-9420
...y continúa abierta la inscripción para el
Curso de Teatro Espontáneo
Informes: 4431-1806 [email protected]
Dr. Pierre Weil en la Argentina
24 y 25 de junio de 2006
Pierre Weil, psicólogo, pedagogo y escritor, galardonado con el
Premio Unesco 2000 y nominado para el Premio Nobel de la Paz 2003
“EL ARTE DE VIVIR EN PLENITUD”
Este Seminario Teórico Vivencial representa una gran oportunidad de
revisión de vida, pues constituye un examen de cómo cada uno utiliza su
energía en la vida cotidiana y en qué nivel de su ser. A través del cultivo
de la presencia en la vida cotidiana, el participante aprende a vivir plenamente, eligiendo entre ser un autómata o un ser consciente.
Conferencia con entrada libre y gratuita: viernes 23 de junio.
Informes e Inscripción: Güemes 3950 - Buenos Aires
Tel.: 4831-3738 de 14 a 19 hs. [email protected]
El humor es un caos emocional que se recuerda con regocijo. James Thurber
De los derechos
de la mujer
Mónica Belucci
En la Argentina no se ha generalizado un debate serio y profundo sobre
el aborto. Existen declaraciones
sonoras, terminantes y cerradas,
cargadas de imputaciones y adjetivos, que aparecen como fogonazos
cuando algún suceso las provoca.
Así ocurrió a fines del año pasado,
con la posible cercanía del barco en
el que se practican abortos en
aguas extraterritoriales. Así ocurre
cuando un ministro sugiere la necesidad de discutir la despenalización
del aborto.
Mientras estos espasmos ocupan la
primera plana de los medios, se
supone que un número indeterminado de médicos e institutos practican
abortos – en inmejorables condiciones de asepsia y con riesgo controlado - a mujeres de clase media y
alta que pueden pagar aranceles a
partir de los 2.500 pesos por intervención, haciéndolos pasar por cirugías menores. Y que otro número
indeterminado comadronas administran interrupciones del embarazo –
en las condiciones de más alto riesgo y con un grado espantoso de
mortalidad – a miles de mujeres y
niñas pobres con aranceles a partir
de los 100 pesos. Y existen también
maniobras abortivas autoinducidas
que suelen terminar en mutilaciones
y muerte.
La discusión – o más bien el intercambio de admoniciones, demonizaciones y amenazas de tirar ministros al mar – se limita al enunciado
de convicciones doctrinarias sobre
el inicio de la vida (algo que para el
mundo científico sigue siendo un
interrogante) y a veces, desde otro
extremo, a la “defensa” del aborto
como si éste fuera reductible a un
simple trámite. Así se configuran en
el discurso coloquial cotidiano dos
bandos, los a favor y los en contra.
Falsa discusión. Banalización. No
hay opciones. No hay disyuntiva. Se
llega al aborto, cuando se llega,
como único camino. ¿Qué mujer
elige estar a favor? ¿ Cómo estar a
favor del desgarro, el dolor y la
mutilación?
Afuera de este absurdo quedan las
cosas que deberían importar: A
quién beneficia y a quién perjudica
el actual régimen de criminalización
del aborto; quién pierde y quién
gana con su contrapartida de clandestinidad; por qué son saboteadas
las políticas públicas sobre salud
reproductiva y educación sexual;
qué condiciones socio culturales y
económica favorecen el alarmante
crecimiento del embarazo preadolescente. Por qué el grupo social
más vulnerable – jóvenes mujeres
pobres, quienes naturalmente
debieran ser las primeras en recibir
protección y asistencia - resulta la
víctima silenciada de especulaciones retóricas que, con el propósito
alegado de defender la salud, la
vida, la moral o el bienestar, buscan
más bien perpetuar porciones y
reductos de poder.
Este debate es que el que está
ausente del escenario natural que la
república tiene para dirimir y decidir
sobre las cuestiones públicas, que
es el Poder Legislativo. Es en este
escenario donde debería de una
vez debatirse si el aborto seguirá
siendo o no una figura del Código
Penal.
Para esto, es necesario que en el
imaginario social se abra un lugar
desde el cual arrancarle a la sexualidad femenina sus estigmas de violencia, sometimiento, vergüenza,
escarnio y abominación, tan favorables para el control y la dominación
y tan contrarios al humano desarrollo de la autonomía.
Campo Grupal / 13
La Casona Cultural
Humahuaca nació con la
idea de promover,
intercambiar, vivenciar,
difundir, investigar y
aprender actividades en
las áreas de:
· Psicodrama, talleres y
seminarios de teatro
espontáneo, y psicodrama comunitario.
Coordinación: Grupo TEA
· Tiempo libre y
Recreación, cursos ,
dinámicas grupales y de
juego . coordinación
grupo Los del Marco.
Arte y Cultura, talleres
y cursos de : TEATRO
ESCUELA - DIBUJO Y
PINTURA-DramaturgiaCORO - DANZA Butohdanza afro-danza arabeTALLER DE
COMPOSICIÓN DE
CANCIONES,
LABORATORIO DE
ARMADO DE
ESPECTÁCULOS
TALLER DE
CREACIÓN: OTRAS
DRAMATURGIAS
TALLER DE CONTACT
-IMPROVISACIÓN
Exposiciones, Peñas,
Recitales...
· Comunitaria, La comunidad de la casona está en
contacto con el barrio y
con otras organizaciones
e instituciones barriales,
creando eventos, y
tejiendo, con gran sentido artesanal, un tejido
social desarticulado.
Intentando protagonismo comunitario para
recuperar la salud social.
Atentos también desde
el ofrecer el espacio, los
recursos técnicos o
humanos, adaptándose a
la necesidad social del
momento: talleres de
salud gratuitos, eventos
culturales de jóvenes
hacia jóvenes, Caravanas
recreativas, espacio de
encuentro con el INAI
Instituto Nacional de
Asuntos Aborígenes,
espacios de salud grupales, promociones culturales espacio de juegos
gratuitos , trabajo con
los niños del barrio,
milongas callejeras junto
al grupo de vecinos, pintadas de murales en la
calle espacios etc.
CASONA CULTURAL
HUMAHUACA
Humahuaca 3508
abasto - capital
tel: 4862-5369
www.casonahumahuaca.com.ar
Campo Grupal / 14
El golpe, el dolor nos muestra la realidad
Ángeles caídos
y el fin de la ilusión
-Un joven de 16 años fue asesinado hoy a golpes y de un piedrazo en la cabeza, aparentemente por una patota integrada por una decena de chicos que deambulaba por el
barrio porteño de Palermo, informaron fuentes policiales.
-El grupo corrió a la víctima, identificada como…s, por tres cuadras y la golpeó violentamente, según señaló Juan Carlos Blumberg, quien se acercó a la familia del chico
muerto ni bien se conoció la noticia.
- Este caso resulta similar al homicidio de Ariel, de 20 años, quien fue atacado en una
playa de Brasil el pasado 19 enero.
-… logró regresar gravemente herido al departamento de su amiga donde efectivos
policiales ya habían sido alertados del ataque, según los voceros policiales. No obstante,
el joven murió minutos después.
-Y a medida que pasan los días se suman nuevos testimonios sobre lo que pasó: hoy, un
joven que presenció la pelea dijo que Matías fue golpeado por una sola persona. “Es uno
de los hijos de un barrabrava de River”,
- Para mí y mis compañeros, el policía fue violento”, dijo. Y agregó: “Le pegó una patada en las costillas".
-El abogado de la familia de las víctimas, designó a un médico legista para que participe como "parte" en los exámenes complementarios de la autopsia y para el caso de una
eventual exhumación del cadáver para un segundo estudio.
- La investigación por la muerte del adolescente Matías entró en las últimas horas en
una zona oscura, mientras siguen desfilando testigos por el juzgado.
Ricardo Arias
E
[email protected]
“Si llama el destino será con esos compases de la Vª Sinfonía”.
Luwding von Beethoven
sta es la “Realidad”. Aquí estoy -me dice-. El presente, hoy, me ha
cruzado huyendo con esos sueños hacia el pasado y ¡que paradoja! Todos me preguntan -¿Qué pasará?- ¿quieren saber que está
pasando? ¡Nada! –les digo-.
Solos, todos, corremos de aquí para allá: de barrio en barrio de ciudad
en ciudad, de calle en calle. Hasta que me caí, cansado de correr. Asi de
simple.
Es cierto, estoy golpeado, esto me hace sentir real; ahora estoy en el
hall de Ocampos 2006. Ocupo desde hace un instante este sitio cubierto
de dolor. Pero, al fin y por fin, ya no vago por el espacio ideal de una
ciudad invisible.
Ya no pertenezco al sueño de mis padres. Ya no soy ilusión de mi
mama ni de mi papa. Ellos me han soltado y estoy muriendo en el hall
de Ocampos 2006.
El golpe, recién sucedió; fue en la calle, antes de llegar al hall, en la
vereda del maxikiosco; y antes –otros golpes- fueron en el colegio y en
la disco.
¿Ahora? ahora siento, manos que me tocan, no las veo; estas mismas
son aquellas otras y, ahora fraternalmente quieren que viva. Luego de
que me golpearan desde hace un tiempo breve. Todas mis manos hacen
real este cuerpo, hoy, huidizo y maldicho.
Yo siempre golpeo: siempre cuando necesito ausentarme de los sueños de mis padres. El golpe me rescata del espacio imaginario e indiferente de los sueños familiares.
Entonces, por fin, esto: Ya soy nombrado –biendicho- y esta vez como
extraño al ideal de papá y mamá. Soy, uno mas, de las patotas que huyen
del ideal vertical de un nombre soñado en cruz. A decir verdad ni mis
padres saben cual es su (mi) mi deseo trashumante. A ellos también los
supera su ilusión de que hay un lugar seguro, por eso se mueven entre
mascaras y a veces, de cuerpo en cuerpo, para no estar como yo: hastiado de nada.
Desde el suelo alcanzo a escuchar que mi familia se está yendo; como
siempre y hoy como nunca, a otro barrio, a otro espacio: quizás un montevideo ideal. Sus máscaras se trastocan en espectáculos marginales,
algunos televisivos, para mantenerse en su centricidad del bien-decidos.
Yo, en cambio, ya estoy en un territorio maldicho, tironeado por dichos
previos que, en hora clave, insisten en desautorizarme.
Reafirmo que no es de casualidad ni naturalmente que estoy aquí
sobre el piso frió: yo elegí este sitio. Pero nadie quiere este lugar impar,
donde (me) pregunto ¿Qué sucede con estos sueños vaciados? Sueños
transformados en huellas que, tatuadas en un anhelo idiota, me ocupa
este cuerpo desfalleciente en el goce mortificante de imágenes familiares.
Siento que los seres por los cuales soy querido ya se están alejando;
otra vez, antes de haberme tenido me creen perdido.
Y aquí tirado, desde mis padres, no obstante de alguna certeza menor,
ellos continúan con sus miradas extraviadas solicitando rondas de reconocimiento de peritos. Ya son muchos.
Dicen ¡Nadie se muere naturalmente a los 16 años! Perplejos no dejan
de no interrogarse. Ellos solos tienen solo otras certezas mayores:
¡Seguridades! donde yo ya no dispongo de tiempo, igual que ellos, para
averiguarlas.
Mientras, dándome infinitas vueltas sin su necesaria revuelta, siguen
desconociéndome sin dirección ni sentido. De a ratos me rastrean por
videos, en análisis clínicos, en informes del shopping, de las disco, de
vigiladores prefectos, federales, de los indispensables vigilantes médicos
y psicólogos que también son convocados a decir sus opiniones desaforadas; y repreguntan a educadores de educación digna de dignas escuelas católicas y publicas; y también amigos que hacen sus comentarios
–en serie y en paralelo- en la TV junto a las patotas diversas de las familias bien.
Todos tratan de reconstruir…el círculo de la Seguridad que les aporta
el Ideal del cual no pudieron evitar que me fugara. No tienen mala intención, solo, apenas corri un poco y me dejaron caer cómo justificación de
su tiempo fracasado.
Mis gestos, con su inocencia y belleza, se resisten a ser capturados
por la lógica de los peritos forenses- médicos, teólogos, educadores y
jueces- que son los nuevos sitiadores de este alterado territorio demarcado por el Museo Nacional de Bellas Artes, el Malba, el maxirreal Museo
Renault, el Museo de la Tradición; el Museo Decorativo pegados a los
shoppings. Pero la verdad insiste en “llegar tarde donde nunca pasa
nada”, inclusive el día de mi muerte tan familiar entre la seguridad de los
museos.
Efectivamente, es mi Muerte la que, en este amplio hall hospitalario y
rodeado de un ejército de guardias privados, solicita ser escuchada: que
se la tenga en cuenta en público. Que se haga un acto de conciencia de
su existencia. No quiere que se le sea indiferente.
Ella es precoz en mí, por lo cual requiere un esfuerzo de realidad
mayor, para ver sus límites y ramificaciones. Se la nombra como Patota,
Policía, Uno-solo, Zoronguito, Abasto, River, Palermo, País y otros
nombres y ya no solo sencillamente como otro exceso del pulsionar de
los cuerpos de padres bien.
Que son otra cosa que esos sueños angelicales, y que tienen como destinatarios muchos niños adolescentes, esos, cuyas figuras mortificadas se
dibujan como decorados de una calle abandonada a la riqueza de a Bella
Indiferencia e Impunidad de ciudadanos ocupados con todo.
Para terminar, y no extenderme mas – ya no tengo interés- como ven
soy, yo también, uno de esos Niños y Niñas que deambulan por el territorio áspero de la ciudad más concreta imaginada por fuera de los museos; funámbulos de las fronteras olvidadas y rotas previamente por los
padres de los padres apropiadores del poder y la seguridad.
Propietarios desencaminados y desescuchadores de la conversación
viva, con todos los niños y niñas de las calles- sean bellos o monstruosos-.
Padres del presente que en una dimensión de ideal exigen tener Ángeles vaciados; sin presente ni lazo social.
Mis padres ya están aquí para enterarse que conseguí lo que Otros
insistían en no darme: un refugio, una pausa, un ritmo, una interrupción
radical del palabrerio inconsistente. Ya caí, ya estoy en estas mismísimas
calles, las de esta ciudad donde los sueños que soñaron a mis padres
insisten en no reconocerlas como dignas de ser vividas.
La muerte, puntual, me saco del paraíso ahora estoy tendido cerca de
la calle. Mis amigos y amigas siguen corriendo tratando de escapar de
los sueños encerrantes de sus progenitores.
Ya estoy caído y les digo, en verdad, que preferí este exilio al desamparo abarrotado de consignas e indiferencias y ya no diré otra vez “por
que me has abandonado”.
Mi anhelo es quedar lejos de la seguridad ficticia del Ideal único y
transformar esta -tal vez mi ultima- huida en reencuentro con la realidad.
Quiero ponerme junto a otros con mis palabras a medias. Maldicho o
bendito ya no estaré solo; seguiré corriendo por los barrios de esta
Misteriosa Buenos Aires. Ya estoy exiliado de los familiares sueños asfixiantes, al menos, por un instante, eterno. Así es como están mis cosas:
estoy aliviado de abandonar la Ilusión de ser distinto a los chicos y chicas de una ciudad como tantas otras.
El arte es, de todas las mentiras, la que engaña menos. Gustave Flaubert
CINEFILIA
AGENDA
Patricia Garrote
[email protected]
Orgullo y prejuicio
Psicodrama
El Instituto de Psicodrama Moreno comienza sus grupos de
formación. Tel: 4862-7867 de 12:30 a 16:30 hs. Palermo
Curso intensivo de iniciacion en psicodrama grupal
En junio. Cupos limitados.
Nuevo Espacio. Grupos, Psicodrama, Cratividad
Direccion general, Dr. Eduardo Pavlovsky
Informes 4778-0195 [email protected]
Actividades 2006 en Grupal-Mente
- Curso (presencial- a distancia)
Multirecursos lúdicos y participativos para la coordinación grupal
- Talleres: Un espacio de reflexion: Qué ves cuando te ves?
Trabajamos las fantasias, temores y miedos que nos revela
nuestro cuerpo frente al espejo.
-Volver a empezar... Superar una separacion, es un trabajo
doloroso pero necesario, y recorrerlo con otros nos facilita y alivia el camino. La propuesta es poder atravesar los miedos, las
dudas y angustias que nos son comunes en esta situación.
www.grupal-mente.com [email protected]
[email protected] 155-479-9169
Danza teatro
Está abierta la inscripción al curso anual de danza teatro, a
cargo de la Lic. Carolina Pavlovsky, terapeuta corporal, bailarina,y coreógrafa.
No se requieren conocimientos previos. Informes al 47780195 martes, miercoles y viernes de 11 a 18 hs.
Grupos de Psicodrama, orientación en esquizoanálisis
Deleuze-Guattari. Abierta la inscripción 2006 a los:
- Grupos intensivos de verano - Grupos anuales (inicio en
abril)
El trabajo será teórico práctico.
Se trabajará a partir de textos de J. Moreno; G. Deleuze;
F. Guattari, Foucault, Nietzsche, Spinosa, Simmel.
Informes e inscripción: 4982-4655 [email protected]
CambiArte, El arte del cambio
El Centro de Psicoterapia Cognitiva para el Cambio anuncia la
apertura del espacio de terapia grupal para trastornos de
ansiedad y ataque de pánico.
Informes: 4824-1064 15-5756-9173 15-5261-8841
Escuela Psicoanalítica de Psicología Social
Inscribe para la carrera de Psicología Social Psicoanalítica,
los Cursos de Posgrado de Formación en Psicoanálisis,
de Análisis Institucional, de Coordinación
Psicoanalítica de Grupos Operativos, y el Taller de
Técnicas Activas para Grupalistas.
INFORMES: Echeverría 2806 1ºp, lunes, miércoles y
viernes de 17 a 21, martes y jueves de 9 a 14,
tel. 4706-2397 [email protected]
www.psicosocial.com.ar
Psicodrama
Esquizodrama-multiplicación dramática.
Curso-taller introductorio
Palermo-Lomas de Zamora-Mar del Plata
Coordinación: Emilce Quarleri. Docentes invitados.
Informes e inscripción: 4383 9171 / 4772 2610
Congreso de Psicologia Social
Mar del Plata - agosto 2006
Instituto Aldebaran - Lic. Felipa María de Abajo
[email protected] 4581-9047
Problemáticas actuales de la teoría y la clínica con
niños y adolescentes
Jornada Anual
Fecha: Viernes 22 y Sábado 23 de Septiembre de 2006
Lugar: Universidad del Salvador - Facultad de Psicología y
Psicopedagogía
Ejes temáticos
1) Constitución subjetiva y los modos actuales de la cultura
infanto-juvenil
2)Constitución del superyo y los ideales, la moral y la ética
3) Vigencia del psicoanálisis en los sistemas de salud
Invitados confirmados: Dra. Silvia Bleichmar - Dra. Adriana
Granica - Lic. Clara R de Schejtman - Dr. Juan Carlos
Volnovich
Informes: ASAPPIA 4953 -5789
www.asappia.com.ar
[email protected]
Actividades en Psicodrama grupal y creatividad
- Taller de entrenamiento en Psicodrama - para psicodramatistas y estudiantes avanzados. Una vez por mes dos horas
primer sábado 14,30 hs. Coord. Silvia Schverdfinger
- Laboratorio quincenal para coordinadores grupales- Una
hora y media jueves 12 hs. Coord. Daniel Vega y Silvia
Schverdfinger
- Taller de Teatro entre T.Espontáneo y T. de Texto- primer
sábado al mes de 10,30 a 13,30 hs. Coord. Alejandra
Pulicicchio (de La Combinada) y Natalia Gualtieri.
Seminario teórico Deleuze-Guattari- un sábado al mes de
17,30 hs. a 19 hs. a cargo de docentes de [email protected]
- Ciclo temático de Psicodrama- un sábado al mes de 17,30 a
19,30 hs. a cargo de Esteban Fresco
Informes: 4962-4583
[email protected]
Taller de menopausia
Una oprtunidad para elegir lo que deseo
Encontrar la femeneidad, el deseo, el placer de disfrutar y
reencontrarme en esta etapa de mi vida.
Informes 4924-0389 y 4901-7671
[email protected]
Laboratorios de prácticas institucionales
Espacio diseñado para compartir los interrogantes que suscita
el trabajo en y con las instituciones.
Modalidad de trabajo: Nos reuniremos una vez por mes,
alrededor de tres horas. Hemos diseñado un dispositivo de
trabajo que supone la exposición y problematización de
una experiencia por vez, por lo que la participación puede
ser en cada laboratorio, sin obligación de continuidad.
Sábado 3 de Junio, de 10 a 13 hs.
Se solicita comunicar intención de asistencia, por vía telefónica o por mail:
Arevalo 1840 – Telefax 4774-6645/4772-7439/4771-0247
docencia[email protected] www.aappg.org.ar
Actividades del Centro de Biocreatividad
- Escuela de Formación
Se encuentra abierta la inscripción para el Ciclo 2006.
Coordinador: 2 años. Operador: 3 años. Talleres TeóricoPrácticos.
Opción mensual para el interior del país a combinar.
- Talleres de Biocreatividad
- Entrevistas Orientativas
- Sesiones Terapéuticas de Análisis Bioenergético
Individual – Grupal – Pareja – Familia
Imperdible: 4 clases personalizadas, introductorias a la
Biocreatividad, de 60´ cada una. Arancel promocional
Informes: Luis Viale 89 – Capital Federal – 011 4855 2772
Buscanos en Internet
www.biocreatividad.com.ar [email protected]
Conversando de salud mental en El Bancadero
Espacio propuesto para el intercambio y debate
2º lunes de cada mes 20.30hs.
12 de junio Presenta: Lic. Juan Carlos Nocetti
"No hay crisis de la familia sino de cómo pensarlas"
La cita es en: Carlos Gardel 3185 2º E, Capital
4865-0923 / 4862-0944 de 16 a 20 hs.
[email protected]
Inscripción abierta
Centro Dos tiene abierta la inscripción para el Curso Superior
Psicopedagogía Clínica con orientación psicoanalítica y para
los Dispositivos de Formación en Psicoanálisis: La práctica clínica con adultos y Clínica de la niñez y adolescencia.
Modalidad de Cursada intensiva para profesionales de Capital,
GBA o Interior del país - Charlas Informativas
Informes: 4961-2197/ 8072, de lunes a viernes de 10 a 20
hs. o en Av. Pueyrredón 538 ˆ 1º A (primer cuerpo), Capital
Los instantes en la escena
Un espacio para investigar nuestro potencial corporal y escénico, los equilibrios que se juegan en un instante y la dinámica temporal y espacial, que moviliza y despierta nuestra creatividad.
Nos reuniremos : viernes 26 (y todos los viernes) de 19 a 21
hs en El Cantón de los Sueños - Mario Bravo 942 Timbre 3
(entre Córdoba y Tucumán)
Costo por encuentro $5 (alquiler sala y publicidad)
Puesta en el Alma - Claudio Mestre y Perico Lascano
Confirmanos tu presencia al 4824-8860/15-5337-9621
[email protected]
Técnicas de Abordaje Gestáltico en Trastornos
Corporales
Seminarios dirigido a Psicólogos, Médicos Psiquiatras y estudiantes avanzados de dichas carreras.
Modalidad: teórico-práctica
Horario: viernes, de 19 a 21 hs.
Duración: 4 encuentros, de 2 hs. cada uno
Inicia: viernes 9 de Junio de 2006
Se entregan certificados de asistencia
Informes e Inscripción: Centro Argentino de Psicoterapia
Breve. Buenos Aires - Argentina
Tel. (011) 6326-4934 / 15-5669-2302
[email protected]
www.psicobreves.com.ar
Enraizando
Filosofía en Casabierta - lectura y producción.
Grupo de lectura de textos, como pretexto para reflexionar
acerca de los fundamentos filosóficos y epistemológicos de
nuestro modo de comprender y practicar el Acercamiento
Centrado en la Persona.
Recorreremos autores como Spinoza, Deleuze, Merleau-Ponty,
entre otros.
Duración un año - un vez por semana - una hora y media
Facilitadores: Dr. Claudio Rud - Lic. Viviana Rey
Viernes de 15 a 16:30 hs. 4783-0598
www.casabierta.com
[email protected]
Experiencias en Grupos
Mesa Redonda: “Relatos de Experiencias en Grupos”
Alejandro Sacchetti: “Las palabras y las músicas, un espacio
terapéutico grupal con adolescentes” ; Marcelo Percia:
"Instalaciones estéticas, invenciones grupales y Laura
Bernardo: “Educación por el Arte, taller y grupos” (I.V.A.
Labardén)
Se realizará el Sábado 15 de Julio 15hs.
Informes e inscripción: (011) 4833-7808
Mail: [email protected]
Página web: www.ingrupos.com.ar
Capacitación Intensiva en Coordinación de Grupos
Abierta la inscripción al Programa de Capacitación Intensiva
en Coordinación de Grupos con MultiRecursos Técnicos y
Experiencias de Entrenamiento que se dicta hasta Diciembre,
en el Instituto de Investigaciones Grupales que dirige Graciela
Jasiner.
Se cursa un sábado por mes de 10 a 17.30hs.
Informes e inscripción: (011) 4833-7808
Mail: [email protected]
Página web: www.ingrupos.com.ar
Técnicas psicodramaticas para la coordinación grupal
Especialización para quienes trabajan con gruposFernando
1º y 3º sábado del mes de 15 a 18hs.
$70.- por mes.
Se entregan certificados
Clase abierta informativa - sábado 17 de junio 15hs.
Donizetti 59. Alt. Rivadavia 9400. V. Luro
Coordinan Fernando Castelli (Psicodramatista) y Esteban
Fresco (Psicodramatista y Acompañante terapeutico)
Inscripción e Informes: 4641 0478. Cel: 15 54781902
[email protected]
Escuela de Psicología Social Comunitaria
Dir. Norma Españón
Conversaciones entre analistas
Carlos Fraiman entrevista a Isidoro Vegh
Jueves 8 de junio 20 hs
Entrada libre, Inscripción previa
4833-3395 [email protected]
www.alefpsi.com
Teatro Creativo
Cursos Anuales para Principiantes y Avanzados
Un lugar para desplegar nuestras posibilidades creativas y
expresivas.
1) Principiantes: Para descubrir nuestro cuerpo y nuestra voz
como materia expresiva...jugar, inventar, descubrir, sorprendernos, arriesgar, crear todo el tiempo....Martes 20,30/
Jueves 20,30 Hs.
2) Avanzados: Una propuesta investigativa...transitar preguntas y seguir descubriendo tus potencialidades expresivas...La experiencia del actor con el público...Miércoles 19 Hs.
Docente: Andrés D. Chan
Casona Cultural Humahuaca-Abasto-Bs. As.-Humahuaca 3508
Info: cha[email protected]
Tel. 4686-2880
Coaching ontológico
Coachingy Psicologia, instituto dedicado a la
Capacitación y el Coaching personal y empresarial,
anuncia el lanzamiento de su Programa de Formación
virtual en Coaching Ontológico, y de sus procesos de
Coaching individual, en forma virtual y presencial.
Directora: Lic. Mónica Reta.
Informes e inscripción: 011-4280-6647 /15-4073-8709
[email protected]
www.coachingypsicologia.com.ar
Las melodías que pueden escucharse son dulces, pero aquéllas que no pueden escucharse lo son más. John Keats
Me encuentro en uno de esos
cines múltiples donde conviven la
biblia y el calefón. Estoy llegando
sobre la hora y una cola interminable llama mi atención. Y sí,
vine a ver una de amor; ¡qué
éxito que está teniendo... en esta
época! ¡Va a ser difícil conseguir
entrada! Pero me equivoqué de
fila, esa enorme cantidad de
gente se agolpa para ver “Misión
Imposible III” y oculta la magra
hilera femenina que se dispone a
entrar al mundo de Jane Austen.
¿Orgullo y prejuicio es una película para mujeres? ¿Existe eso?
Me crié con determinadas consignas. Mi abuela pacientemente
se sentaba al borde de mi cama
a leer La Cenicienta, La Bella
Durmiente y Blancanieves, mientras yo soñaba con el Príncipe
Azul que viniera a rescatarme.
¿Rescatarme de qué? Tal vez de
las penurias del mundo capitalista. ¿Qué hubiera pasado si mi
vida transcurriera en el Siglo
XVIII? Quizás esperaría, como la
protagonista de la película, a un
joven caballero rebosante de
poder y herencias que desafiara
los códigos de la época y se
casara con la que él quisiera, y
no con la que le imponía su
clase. En la Inglaterra de Austen
parece que lo ideal era casarse
con un rico y poderoso que sacara a la familia a flote... y, pensándolo bien, ése no es sólo el ideal
de esa época.
¿Porqué las mujeres seguimos
soñando y suspirando con
alguien que nos rescate de por
vida? Hoy en día las consignas
del capital son bien claritas:
mujer, libérate, trabaja hasta
parar la olla, instruye tu mente
anquilosada, pero cría a tus hijos
y preserva el modelo familiar,
pilar de todo el capitalismo. ¡Qué
me importa la liberación! Estoy
estresada, harta de salir a buscar
el mango que me haga morfar, y
no hay un sólo príncipe al rescate en kilómetros a la redonda.
Máxima Zorreguieta hay una sola
y se pescó al de Holanda, sin
vueltas. Pero ¡ojo!, hasta la más
pintada princesa postmoderna y
globalizada tiene que ganarse el
pan con el sudor de su frente.
Viaja de Holanda al noroeste
argentino para fomentar la microempresa; ella es linda, sonriente,
tiene hijos rosados y nutridos y
trabaja para el capital. Nada de
tomar el té con la reina. El estado holandés está muy orgulloso
de su trabajadora princesa que
no hace otra cosa más que
generar confiabilidad con su presencia y, al mismo tiempo,
fomenta entre las coyas norteñas
a que la imiten: señoras déjense
de hacer locro, los tiempos han
cambiado, vayan a producir, no
hay poderosos que vengan a
rescatarlas. Ahora nos dicen que
hay que aprender de las princesas de la globalización, son ellas
las que rescatan al estado capitalista.
Dos códigos contradictorios repiquetean en las cabezas femeninas: por un lado se suspira por el
amor idílico que nunca se hará
realidad, por otro se trabaja para
producir y consumir, que es lo
que le conviene al aparato para
seguir subsistiendo; si no es así,
¿porqué siguen siendo exitosas,
desde Austen a la fecha, las fórmulas de las novelas de la televisión?
Campo Grupal / 15
La Selección
Luis Gruss
[email protected]
No me gusta la selección. Se lo dije a los muchachos en el
bar. Es cierto que no tengo amigos ni voy a los bares. Pero qué
importa. La selección no me gusta para nada. Hay un tal Messi,
por ejemplo, que no crecía. Lo llamaban Pulgarcito. Un día fue
a Europa, le inyectaron no sé qué por vía intramuscular y ahora
es un gigante. Lionel Messi es la esperanza argentina.
Hay otros nombres destacados. Un tal Crespo. Un tal
Riquelme. Un Sorín que toca el violín. La rima es demasiado
fácil pero no puedo evitarla. La vida es difícil. Al menos para
mí que, como decía Ana en la época de oro, no tengo carné de
hombre. No sé hacer el amor (igual ya está hecho) ni asados. No
sé manejar. No puedo entender qué significa la posición adelantada. La mía es atrasada. Vivo a la vuelta del mundo: sin bares,
sin amigos, sin asados y sin Clemente del Tuyú. Una vez anduve a caballo y subí a una montaña de verdad. Pero de esto no
voy a hablar por dos razones.
El fútbol me encanta. Una vez jugué y todo. También fui a la
cancha de River. Queda cerca del río. Me gusta el río aunque
esté contaminado. Cuando era chico iba a pescar a un balneario
llamado El ancla. Es buen nombre de balneario. Se lo puede
asociar con barcos y esas cosas. Ahí besé a una novia llamada
Flor Americana (yo le decía Florcita para resumir). Pero no me
quedé en eso. También le acaricié los pechos y, tímidamente, la
entrepierna. “No juguemos con fuego”, me advirtió ella cuando
era tarde. Ya es tarde, le dije. Pero la selección no me agrada.
Me gustan Juliette Binoche y las playas de Pernambuco. No
pienso perderme un solo partido. Mañana juegan Tucbuntú y
Finlandia en Berlín. El muro cayó hace rato. Las alemanas son
rubias y lechosas. El día está gris. Cuando uno dice gris los
imbéciles asocian con tristeza, lluvia y demás tonterías. Para mí
cualquier día está bien. Y esta noche se puede se puede. Pienso
en las ballenas que se acercan a la costa. Es época de apareamiento. Se las ve muy bien desde las bardas: enamoradas y
astutas.
Riquelme patea la pelota. Todos lo hacen. Y yo en el arco
recibiendo pelotazos. Uno tras otro. Día y noche. Sábado y
domingo. Batman y Robin. A veces quisiera ser Superman. Si
pudiera volaría a Ushuaia para sentarme junto al fuego en el
Parque Nacional. Después bordearía la orilla del lago hasta llegar al hito fronterizo y desaparecer. El partido va a terminar.
Esta selección no me gusta para nada.
Jurado
Fernando Vico
[email protected]
Siempre quise ser experto. Me preocupé por aprobar con muy
bien 10 felicitado, por no llevarme materias a marzo y por entrar
en la universidad. Terminé la carrera, hice el master, el doctorado y después viajé al exterior. A Chicago, para ser más preciso.
Una ciudad que no es conocida como la Rosario norteamericana sino como Chicago. Después de tres años me gradué y me
dieron una toga, un diploma y un vaso de ponche.
Mi título en Filología me convertía en alguien respetado en el
ámbito académico. Podía elegir el lugar que quisiese para desarrollar mis investigaciones. Sin embargo, antes de que tomara
una decisión, un importante ejecutivo me contactó para ofrecerme un trabajo específico.
Necesitaban a un latino para cubrir una vacante. No sé qué le
vi a la oferta, la cuestión es que nos reunimos en su oficina en
un rascacielos. Este hombre tenía una secretaria que le rascaba
la espalda y le hacía mimitos. Me sirvieron café, me ofrecieron
panecillos y me mostraron unos videos para convencerme.
“Queremos que seas jurado. Necesitamos a un experto”, me
dijo Brian, mientras Claire le acariciaba el pelito. Dudé un instante, pero cuando vi el cheque con seis ceros, decidí aceptar el
reto. A los pocos minutos estaba con un chino, un francés y tres
norteamericanos en una sala. Firmamos contrato y comenzamos
a estudiar las reglas.
Teníamos que elegir a las mejores sin pensar en los sponsors
ni el dinero que estuviera en juego. Nos habían elegido para
encarar tamaña responsabilidad y no podíamos defraudar. El
francés esbozó cierta desconfianza respecto de los jurados norteamericanos, pero el directivo encargado del tema ahuyentó
cualquier tipo de dudas. Todos los países tienen las mismas
Campo Grupal / 16
MUNDIAL
DE FÚTBOL
Veintidós jugadores, un rectángulo
verde, el sonido estridente de un
silbato y millones de espectadores
atentos al gran espectáculo del
mundo. Volvió el fútbol planetario. Y junto a él esa costumbre claramente subversiva que tiene el
pez banana de mirar hacia otro
lado. El pez se desvía siempre.
Pero lo hace a tal punto que muy
pronto se olvida de qué o de quiénes ha resuelto desviarse.
posibilidades. No habrá favoritismos. Sería un escándalo ante la
prensa mundial, explicó. Para eso habrá más de sesenta cámaras destinadas a seguir cada una de las movimientos de las participantes.
En un primer momento pensé que todos los jueces provendrían del mundo ilustrado. Pero el francés era cocinero, el negro
había estado cinco años en prisión y el pelirrojo trabajaba en
bienes raíces. El chino era el único que había estudiado. Tenía
un título en ciencias empresariales o algo así.
Supuse, entonces, que a mí me correspondería darle un sustento teórico a cada exposición. Para eso intenté fundamentarme en el asunto. Releí a Freud y a Battaile y lo combiné con una
poca de Barthes y otra de San Agustín.
Lamentablemente, durante la primera jornada sólo tuve veinte segundos para exponer. Todo el asunto de la ceremonia inaugural nos había quitado el tiempo. En el segundo programa no
me fue mucho mejor, aunque pude enhebrar algún concepto
relacionado con la maternidad y el inconsciente.
La gente se aburre, me explicaba Brian, mientras Claire le
lamía la oreja. ¿Understand?, me preguntó. Y yo pensé en el
cheque e seis ceros y entendí.
Para la tercera temporada me vistieron de oso. Al chino le
tocó ser pajarito y el negro se disfrazó de iguana. Hay que renovar el show, debemos impactar visualmente desde cada perspectiva, nos contó David, el nuevo productor ejecutivo.
Después del quinto año cancelaron definitivamente el ciclo.
Pero no pude volver a la filología. Desde otra cadena me ofrecieron seis ceros para ser jurado en una competencia mundial de
culos. Contraoferté otro número y aceptaron. La experiencia
también se paga.
Poppy fields
Betsabé Pap
[email protected]
Alguien dijo basta y empezó el juego.
Las mariposas vuelan en sentidos imprevisibles. Bailan. Sus
alas en blanco y negro son campos de ajedrez.
Hay plantaciones de amapolas en lugares perdidos. Y valles
rojos encerrados en paredes de piedra y cielo.
Alguien corre perdiéndose entre las flores sin llegar a ningún
lado ¿Para qué seguir entonces? Quizás para ser flor entre piedras.
Alguien muere en un suspiro y otro nace. Y la única forma de
soportarlo es atravesar campos de elevadas amapolas o aturdirse
con el sonido del viento. Pero lo consiguen sólo quienes ignoran
los gritos desfallecientes y escuchan al viento.
Poppy fields, dice una canción. Yo quisiera vivir en esos campos musicales. Y que sean siempre rojos. Y el verde de las hojas,
brillante. Que las noches sean claras y se reflejen sobre pétalos
aterciopelados. Quisiera que nunca mueran las flores. Que nunca
cambien ni pierdan su belleza. Y sobre todo pediría no aburrirme, si hubiese alguien a quién pedir. Desearía que esas flores
siempre me parezcan hermosas para no tener que imaginar algo
mejor. Vivir sin saber soñar con otros momentos para no desear
nada imposible o lejano.
Y que no sea demasiado pedir.
Viviría sin casa, sin necesidades, sin cansancio, sin nostalgias.
Sola bajo algún rayo de luna quisiera que no existieran los ins-
tantes. Pero para correr hay que cambiar de lugar. Y sin cansancio hay hastío.
No se puede tener todo.
Ella corre empujada por alguna fuerza oculta. A veces parece
que las flores se movieran a su alrededor arrastradas por la brisa.
Pero son los tallos y los pétalos los que se adelantan al sentido
del viento. Se agachan para dejarlo pasar mostrándole el rumbo.
La nena se detiene y mira. Ve el cielo asomarse por encima de
los capullos aún sin abrir. Algo se mueve en el aire. Algo respira. La tierra palpita y todos cambian de posición. De pronto los
insectos levantan vuelo y anochece. Pero en la oscuridad un
astro dorado y redondo resplandece.
Empieza la danza. Un canto dirige los movimientos. El olvido
de los pájaros desciende. Todo se repite fugazmente. Ella sigue
avanzando como si no se diera cuenta de que hasta el viento se
derrumba. Como si no supiera que ni siquiera existe algo llamado mundo.
¿Para qué seguir esta locura?
Un millón de espectadores la espían desde las gradas. Pero
ella insiste en su juego sin reglas. Unos pájaros bajan en picada
hasta rozar el suelo. Otros vuelan como una cuña abriendo un
claro azul sobre el rosa del cielo crepuscular. Ella mira inmóvil,
convencida de su pertenencia y armonía. Y quizás sea esa la
solución: la única forma de vivir.
Todos participan. Pero saben que el juego terminará para ellos
y que otros continuarán o destruirán sus obras. Pero prefieren no
pensar. Y por eso corren, vuelan o se posan bajo el cielo confundiéndose en el paisaje.
Quizás mezclándose en esta danza se distraigan de su destino.
Un relator
Marcelo Miceli
[email protected]
Si debo remontarme al origen, fueron esos balbuceos de bebé,
esos bebeceos, la antesala de los comentarios actuales, los que
voy mejorando, como el orfebre a su vasija, en cada nueva presentación.
Ignoro un pasado sin palabras: primero fue la dicción y antes
de eso no sé qué fue, silencio supongo, pero nombrar el silencio
es romperlo, es llenarlo con la hemorragia del verbo, con la verborragia que derrama la boca para manchar lo que mira. Nunca
sufrí de carencias alfabéticas para relatar cuerpos en movimiento: los pasos danzantes del desplace. Soy el testigo que hace
visible los hilos ocultos entre los seres y entre los objetos y los
seres. Pero pude no haber sido.
Me rechazaron de escuelas deportivas con la ligereza de
quien se cree eterno. Debí indagar: no supe el motivo desde el
vamos. Vamos a ver por qué nadie te quiere en sus filas, entre
vermús, pensó en voz alta el viejo Escalada, uno de esos tipos
que ya no nacen. Y entonces aplicó la metodología de su sistema estadístico para comprender las diferencias entre quien les
habla y muchos, si no todos, los cronistas y relatores en boga.
Puedo fanfarronear, hacer una gambeta innecesaria, y tras los
resultados señalar que los superaba con amplitud tanto en conceptos, memoria y precisión. Pero sí: había un motivo, siempre
lo hay.
Escalada se impacientó hasta la brutalidad de apretarme los
huevos con un broche para que mi tono se elevara no sé cuántas octavas. Ese gesto desesperante, pero infructuoso por sobre
todo, marcó no el final de la relación, pero sí el fin de los tratamientos por hacer de mí un cronista deportivo a la usanza.
En el temblor de las mesas puede sentirse el bajo vibrato de
mis cuerdas vocales. Es un tren que hace temblar la tierra pero
muy de lejos. Cada vez que digo cuerdas me pienso acorralado,
aguantando cross siniestros hacia mi garganta. Hay un cantante
de voz cavernosa y devenido en budista que se asemeja a lo que
quiero expresar cuando digo que es imposible, con o sin broches, modificar mi naturaleza. Y no debe ser casual entonces
que yo también haya pensado, cuando la fe me flaqueó, en retirarme hacia aposentos de superchería mística.
Pero uno propone y Dios dispone: no será fútbol sino otro
deporte, me consoló Escalada que encima agregó qué extraños
son los caminos del Señor. Por un momento temí que me viniera con el persevera y triunfarás. Pero en su defensa debo indicar
que me acompañó en la búsqueda de aquellos ejercicios que no
necesitan de la elevación tonal que requiere, por no repetir fútbol, y a riesgo de antiguo, diré el balompié.
Opté por el golf, por el verde, por las caminatas, por la serenidad de los jugadores, porque cuando la pelotita entra al hoyo
me doy el gusto y grito golf, goolff.
Cuando la necesidad nos arranca palabras sinceras, cae la máscara y aparece el hombre. Lucrecio

Documentos relacionados

Número 80 - Escuela de Psicología Social de Montevideo

Número 80 - Escuela de Psicología Social de Montevideo Director Román Mazzilli Secretario de redacción Walter Vargas Redacción Luis Gruss, Patricia Mercado, Denise Najmanovich, Daniel Seghezzo Publicidad María Eugenia Conde Colaboran en esta edición Co...

Más detalles

Número 85 - Escuela de Psicología Social de Montevideo

Número 85 - Escuela de Psicología Social de Montevideo nmersos en la cultura de nuestra época, tenemos la intención de interrogarnos sobre las marcas que ésta deja sobre el sujeto. Nuestro objetivo es situar algún dato característico en la subjetividad...

Más detalles

Número 52 - Escuela de Psicología Social de Montevideo

Número 52 - Escuela de Psicología Social de Montevideo 4 De Brasi, Juan Carlos. ÒLa explosi—n del sujetoÓ Ed. Multiplicidades, Montevideo 5 Fern‡ndez, Ana Mar’a. ÒEl campo grupalÓ. Ed. Nueva Visi—n. 6 Alejandro Raggio, Prof. Agregado. Area de Psicolog’...

Más detalles

Número 77 - Escuela de Psicología Social de Montevideo

Número 77 - Escuela de Psicología Social de Montevideo La metáfora, sin metáfora, de Cromañón / Colectivo Situaciones

Más detalles