Envejecimiento y Síndrome de Down

Comentarios

Transcripción

Envejecimiento y Síndrome de Down
Envejecimiento y
Síndrome de Down
UNA GUÍA DE SALUD Y BIENESTAR
www.ndss.org
1
La National Down Syndrome
Society defiende el valor, la
aceptación y la inclusión de las
personas con síndrome de Down.
Imagen
cortesía de
Victoria
Will,
imagen
de portada
cortesía de Joseph Guidi
2
The
National
Down
Syndrome
Society
Índice
Introducción3
Visión general del envejecimiento con síndrome de Down
4
Afecciones frecuentes
6
Bienestar emocional y psiquiátrico
14
Introducción a la enfermedad de Alzheimer
16
El desarrollo de la enfermedad de Alzheimer Cómo reconocer la enfermedad de Alzheimer 18
20
Guía de la enfermedad de Alzheimer para cuidadores 24
Planificación de la vejez
28
El ambiente y el hogar en que vive Pensar en la jubilación Coordinación de la atención Consideraciones sobre el final de la vida 29
31
32
38
Autor principal, Julie Moran, DO
Julie Moran es geriatra especializada en personas mayores con discapacidades intelectuales y del
desarrollo (I/DD). La Dra. Moran es profesora en Harvard Medical School y Beth Israel Deaconess
Medical Center en Boston, MA.
Otros autores / colaboradores
La Dra. Moran y el NDSS desean expresar su agradecimiento al grupo de trabajo que con su esfuerzo
ha hecho posible esta guía: Mary Hogan, MAT; Kathy Srsic-Stoehr, MSN, MS, RN; Kathy Service, NP,
PhD; and Susan Rowlett, LICSW.
Diseño de MSDS · ms-ds.com
www.ndss.org
1
CON LA MIRADA EN EL FUTURO
Las personas con síndrome de Down
viven más que nunca. Conocer las
enfermedades y problemas comunes
en los adultos puede ayudar a
preparar un futuro saludable.
2
The National Down Syndrome Society
Imagen cortesía de Trinnica
Introducción
Actualmente, es común que los adultos con síndrome
de Down lleguen a la vejez y suelan vivir hasta los 50,
60 y 70 años. Aunque hay muchos acontecimientos
emocionantes que acompañan al hecho de envejecer,
la vejez también puede plantear retos imprevistos
para los cuales es posible que los adultos con
síndrome de Down, sus familias y sus cuidadores no
se sientan preparados adecuadamente. Para poder
disfrutar de todos los aspectos maravillosos de una
vida más larga es importante tomar la iniciativa y
conocer los problemas que puedan presentarse.
Los adultos con síndrome de Down, así como sus familias y sus cuidadores,
necesitan información precisa y educación sobre lo que pueden esperar como
parte del envejecimiento para preparar el terreno y envejecer con éxito. La finalidad
de este folleto es ofrecer ayuda con este proceso. Está destinado a distintos tipos
de lectores: familias, profesionales, cuidadores directos o cualquier persona
relacionada con el bienestar general de alguien que tenga síndrome de Down.
Los objetivos de este folleto son los siguientes:
xx Ofrecer orientación, educación y apoyo a las familias y cuidadores de personas
de edad avanzada con síndrome de Down
xx Preparar a las familias y cuidadores de los adultos con síndrome de Down para
los problemas médicos comunes en los adultos
xx Proporcionar a las familias y a los cuidadores información precisa para que
puedan actuar de forma positiva durante toda la vida de los adultos con
síndrome de Down
xx Ofrecer un marco de apoyo para las necesidades médicas y psicosociales comunes
en las personas afectadas por el síndrome de Down a medida que envejecen
www.ndss.org
3
Visión general del envejecimiento con síndrome de Down
Los adultos con síndrome de Down pasan por un “envejecimiento acelerado”, lo que quiere decir
que tienen ciertos problemas y características físicas comunes en los adultos que envejecen de
forma normal pero que les ocurren antes que a la población general.
No se sabe bien cuál es el motivo de esto, pero en gran medida está relacionado con los genes
del cromosoma 21 que están asociados al proceso de envejecimiento. Este cromosoma es
importante porque el síndrome de Down se caracteriza por una tercera copia completa o parcial
del cromosoma 21.
En general, la experiencia del envejecimiento acelerado puede verse desde el punto de vista
médico, físico y funcional. Muchos familiares y cuidadores comúnmente observan que las
personas con síndrome de Down parecen “perder energía” una vez que se acercan al final de
los 40 o principios de los 50.
Para complicar las cosas, todavía no se entiende mucho sobre el “envejecimiento normal”
en adultos con síndrome de Down y, por lo tanto, predecir y prepararse para el proceso del
envejecimiento es más complicado. Este problema requiere más atención e investigación
por parte de la comunidad médica pero mantenerse atento a los cambios precoces permite
responder a estos cambios con más iniciativa.
La siguiente sección describe los problemas médicos y físicos comunes al envejecer y nos
permitirá señalar los asuntos más importantes que debemos tener presentes durante todas
las etapas de la vida.
4
Visión general del envejecimiento con síndrome de Down
www.ndss.org
5
ENVEJECIMIENTO ACELERADO
Los adultos con síndrome de Down
experimentan un “envejecimiento
acelerado”, lo que quiere decir que
por los 40 y los 50 años padecen
ciertos trastornos que se observan
con más frecuencia en los ancianos
de la población general.
6
The National Down Syndrome Society
Imagen cortesía de Blair Williamson
Trastornos médicos comunes
Esta sección se centra en los problemas médicos que se
observan con frecuencia en las personas con síndrome de
Down desde que son adultos hasta que envejecen. Estos
problemas se tienen que vigilar a medida que corre el tiempo
para estar seguros que están bajo observación de un médico
u otro proveedor de asistencia médica.
Pérdida sensorial
Ojos: Los adultos con síndrome de Down corren el riesgo de desarrollar cataratas
prematuras y queratocono. Las cataratas causan opacidad del cristalino del
ojo, lo que produce vista borrosa y discapacidad visual. El queratocono causa
que la córnea redondeada adquiera forma cónica lo que puede producir visión
distorsionada. Un oftalmólogo puede hacer exámenes para detectar ambos
trastornos y se debe hacer una evaluación de los mismos con regularidad.
Oídos: Los adultos con síndrome de Down presentan un riesgo elevado de pérdida de audición
conductiva. Además, tienden a tener los canales auditivos pequeños y con frecuencia pueden
tener una acumulación de cerumen que puede afectar la audición. La acumulación de cerumen
se puede evaluar con los exámenes de rutina del oído y un reconocimiento periódico por parte
de un audiólogo permite evaluar formalmente la pérdida auditiva.
Con frecuencia, las discapacidades sensoriales no diagnosticadas (de la vista o el oído) se suelen
confundir con testarudez, confusión o desorientación en adultos con síndrome de Down. Estos
trastornos son bastante comunes y, cuando se identifican correctamente, pueden mejorar en
gran medida con lentes, ayudas auditivas, limpiezas de oídos y adaptaciones ambientales.
Puntos importantes
✓✓ Hacer exámenes para detectar discapacidad visual y auditiva y exámenes regulares para
evaluar la salud general de los ojos y los oídos.
✓✓ Revisar si hay acumulación de cerumen en los oídos y pedir pruebas audiológicas formales para
detectar la pérdida auditiva.
www.ndss.org
7
Hipotiroidismo
La glándula tiroides participa en varios procesos metabólicos que controlan
la rapidez con la que el cuerpo consume energía, genera proteínas y regula las
hormonas. La disfunción tiroidea es frecuente en adultos con síndrome de
Down y puede producir síntomas de cansancio, lentitud mental, fluctuaciones
de peso e irritabilidad. La disfunción tiroidea se puede detectar fácilmente
mediante un análisis de sangre realizado por un médico de atención primaria
y el tratamiento consistirá normalmente en medicamentos que regulan los
niveles hormonales anómalos.
Puntos importantes
✓✓ Periódicamente, hacer pruebas para ver anormalidades de la tiroides mediante exámenes de
detección y análisis de sangre.
✓✓ Hable sobre los exámenes con el médico de atención primaria y piense en explorar la presencia
de disfunción tiroidea si aparecen nuevos síntomas de somnolencia, confusión o cambios en el
estado de ánimo.
Apnea obstructiva del sueño
Los adultos con síndrome de Down tienen un mayor riesgo de sufrir apnea del
sueño, un trastorno del sueño que produce un sueño no restaurador de mala
calidad. Los signos de una posible apnea del sueño son ronquidos, resoplidos,
somnolencia diurna, cansancio matutino (dificultad en levantarse de la cama),
siestas excesivas y sueño fragmentado. La apnea del sueño no diagnosticada o
no tratada produce síntomas de irritabilidad, falta de concentración, cambios
de comportamiento y déficit de atención. También puede exigir demasiado esfuerzo al corazón
y los pulmones y causar una presión arterial elevada. La apnea del sueño se puede detectar
mediante un estudio del sueño realizado en un laboratorio especializado. En algunos casos,
las pruebas de sueño se pueden realizar en casa.
Puntos importantes
✓✓ La apnea del sueño es común y con frecuencia no se detecta en adultos con síndrome de Down.
✓✓ Vigile el patrón del sueño, especialmente si hay un cambio en el estado de ánimo,
el comportamiento o la capacidad para concentrarse.
✓✓ Hable sobre sus preocupaciones con un médico de atención primaria para decidir si es
necesario un estudio del sueño.
8
Trastornos médicos comunes
Osteoartritis
Las personas con síndrome de Down suelen ser hiperflexibles. Con los años, esto
puede causar mayor desgaste de las grandes articulaciones (caderas, rodillas,
etc.), lo que aumenta el riesgo de osteoartritis. Los adultos que tienen sobrepeso
o que lo tuvieron anteriormente tienen mayor riesgo. La artritis es dolorosa y
puede reducir la movilidad y el deseo de participar en actividades. En algunas
personas, el dolor puede expresarse a través de cambios de comportamiento
negativos. El dolor no tratado aumenta el riesgo de reducción adicional de la movilidad y
desacondicionamiento debido a la reticencia a participar en actividades o hacer ejercicio.
Puntos importantes
✓✓ Preste atención a los cambios en el modo de caminar o el nivel de actividad, buscando signos de
rigidez o incomodidad.
✓✓ Tenga en cuenta que muchos adultos con síndrome de Down pueden ocultar el dolor o parecen
tener una tolerancia al dolor elevada. Si sospecha que hay dolor, comente la posibilidad de
artritis subyacente con el médico de atención primaria.
www.ndss.org
9
Inestabilidad atloaxoidea y problemas de la columna cervical
La zona de la columna situada en el cuello se llama columna cervical. En adultos
con síndrome de Down, hay un mayor riesgo de inestabilidad entre el “atlas” y el
“axis”, la primera y segunda vértebras de la columna cervical que están situadas
directamente debajo de la base de la cabeza. Esto se conoce como inestabilidad
atloaxoidea. Si hay inestabilidad y se producen cambios en la columna debido a
la artritis, existe un mayor riesgo de daños en la médula espinal en esa zona.
Se puede producir también un estrechamiento gradual del conducto vertebral debido al
desarrollo de cambios artríticos graves en los huesos de la columna. Este problema recibe
el nombre de estenosis espinal.
Cuando se producen cambios crónicos en la columna cervical que afectan a la médula espinal,
se pueden observar síntomas como debilidad en los brazos o las manos, anomalías al caminar
o incontinencia.
Puntos importantes
✓✓ Tenga presente que los huesos del cuello son más vulnerables a medida que los adultos con
síndrome de Down envejecen.
✓✓ Si se presentan nuevos síntomas, puede ser necesario realizar pruebas adicionales de
diagnóstico por imagen o acudir a un especialista.
✓✓ En general se recomienda realizar una radiografía de la columna cervical, como base para
detectar problemas, al menos una vez durante la edad adulta.
Osteoporosis
La osteoporosis causa que la masa ósea pierda densidad, lo que aumenta el
riesgo de fractura. Las personas con síndrome de Down presentan un mayor
riesgo de sufrir la enfermedad, especialmente si hay inmovilidad, baja masa
corporal, historial familiar de osteoporosis, menopausia precoz o exposición
prolongada a determinados medicamentos anticonvulsivos. La osteoporosis
se detecta mediante una prueba de densidad ósea y se puede tratar con
medicamentos, además de ejercicio y cambios en el estilo de vida.
Puntos importantes
✓✓ Hable con el médico de atención primaria sobre los exámenes de densidad ósea, especialmente
si existen factores de riesgo adicionales.
10
Trastornos médicos comunes
Imagen cortesía de Jamie Kaplan
Enfermedad celíaca
La enfermedad celíaca es un trastorno en que el cuerpo no puede digerir el
gluten de trigo y los productos con trigo, causando daños en el revestimiento
del intestino e impidiendo la absorción de ciertos nutrientes.
Cuando está presente, la enfermedad celíaca puede causar molestias
gastrointestinales, carencias nutritivas y a veces irritabilidad general y
cambios en el comportamiento. Las personas con síndrome de Down
tienen un riesgo más elevado de tener este trastorno.
La enfermedad celíaca se puede detectar mediante un análisis de sangre pero requiere una biopsia
y una evaluación del intestino delgado para confirmar el diagnóstico. Normalmente es necesaria
una visita a un especialista en gastroenterología para establecer el diagnóstico formalmente. La
enfermedad celíaca se suele tratar principalmente con una dieta sin trigo.
Puntos importantes
✓✓ Considere la posibilidad de enfermedad celíaca cuando exista pérdida de peso, mala nutrición o
cambios persistentes en los hábitos intestinales.
✓✓ Hable con el médico de atención primaria sobre el aumento del riesgo de enfermedad celíaca y,
si nunca se realizó en la edad adulta, consideré un análisis de sangre para detectar la enfermedad.
Enfermedad de Alzheimer
La enfermedad de Alzheimer de inicio precoz es más frecuente en adultos
con síndrome de Down que en la población general. Es importante conocer
la conexión entre el síndrome de Down y la enfermedad de Alzheimer para
que se pueda realizar una vigilancia adecuada de los signos o síntomas de la
enfermedad. Este tema se comentará en detalle en otra sección.
www.ndss.org
11
Consideraciones relativas a los medicamentos y recetas
La finalidad de esta sección es revisar los principios generales que se deben tener en cuenta
con respecto a los medicamentos. Queda fuera del ámbito y la finalidad de este documento
comentar sobre medicamentos o tratamientos específicos. Hable con su médico sobre
cuestiones relativas a cualquier medicamento específico.
A medida que las personas envejecen, suelen acudir a varios médicos y especialistas. Aunque
es común que varios médicos receten medicamentos a una persona, es posible que no se
comuniquen entre sí en absoluto. Es importante gestionar bien la lista de medicamentos,
asegurándose de que tanto los medicamentos con receta como sin receta, así como sus dosis
y frecuencias, están actualizados.
Como norma general, es aconsejable empezar a tomar los nuevos medicamentos con una dosis
baja y aumentarla lentamente si es necesario. Asegúrese de comprender por qué se recomienda
un medicamento y pregunte por los efectos secundarios. Evite hacer varios cambios de
medicamento de una vez o iniciar o ajustar dos medicamentos al mismo tiempo. Al hacer los
cambios uno a uno se pueden ver con claridad los efectos del medicamento por sí mismo. Todos
los medicamentos, incluidos los medicamentos sin receta y los herbarios, deberían revisarse
periódicamente, especialmente con el médico de atención primaria en momentos de transición
(al salir del hospital, cambiar de vivienda, etc.).
Puntos importantes
✓✓ Es esencial revisar periódicamente la lista de medicamentos.
✓✓ Cuando revise la lista de medicamentos, tenga en cuenta lo siguiente: ¿Es necesario cada
medicamento? ¿Los beneficios de cada medicamento compensan los riesgos de efectos
secundarios? ¿Es posible simplificar?
✓✓ Piense siempre en los medicamentos cuando observe un nuevo cambio de estado de ánimo,
comportamiento o síntomas físicos. ¿Se acaba de iniciar un medicamento con receta? ¿Se ha
aumentado alguna dosis? ¿Se ha interrumpido algún medicamento repentinamente?
12
Trastornos médicos comunes
MANEJANDO LA HISTORIA MEDICA
Al envejecer, los adultos con síndrome
de Down pueden tener varios médicos
y especialistas, cada uno de los
cuales puede hacer recomendaciones
o ajustes a los medicamentos. Con
frecuencia los médicos que recetan
medicamentos no están en contacto
directo entre sí, por lo que es esencial
supervisar atentamente la lista de
medicamentos.
www.ndss.org
13
Imagen
cortesía de
Dennis
Wilkes
/ Orange
GroveSociety
Center
14
The
National
Down
Syndrome
Bienestar emocional y psiquiátrico
A medida que los adultos con síndrome de Down envejecen,
existe un mayor riesgo de que se les presenten ciertos
trastornos de salud mental comunes como depresión,
ansiedad, trastorno obsesivo compulsivo y alteraciones
del comportamiento. Debe investigarse cualquier cambio
repentino o abrupto en el estado de ánimo o los patrones de
conducta. Se recomienda una evaluación médica exhaustiva
para buscar cualquier trastorno físico o médico nuevo (y
potencialmente corregible) que pueda estar contribuyendo
al cambio de comportamiento o estado de ánimo.
Las enfermedades psiquiátricas pueden tener distintas características en los adultos con
síndrome de Down, por lo que se recomienda su evaluación por parte de un especialista en salud
mental con formación o experiencia en adultos con discapacidades intelectuales. Además de
tener en cuenta los factores médicos y psicológicos que contribuyen a los cambios en el estado
de ánimo, es importante observar cualquier cambio significativo en el entorno o la estructura
social. Preste atención a cualquier trastorno emocional reciente que la persona pueda haber
sufrido, incluida la pérdida de uno de los padres, la pérdida de un compañero de casa, la marcha
de un empleado querido, un conflicto en el lugar de trabajo, etc. Los efectos de estos cambios
no se deben subestimar ya que a estas personas les puede ser difícil sobrellevarlos.
Puntos importantes
✓✓ Las personas con síndrome de Down pueden tener enfermedades psiquiátricas (depresión,
ansiedad, etc.) igual que las demás.
✓✓ Vigile atentamente cuando se produzca un cambio significativo en el estado de ánimo o el
comportamiento y acuda al médico de atención primaria o al especialista en salud mental si los
síntomas persisten o interfieren con la vida cotidiana.
✓✓ No pase por alto otros nuevos problemas médicos o físicos que puedan estar contribuyendo
a estos cambios.
✓✓ Preste atención a cualquier otro cambio situacional que pueda también desencadenar o
exacerbar la tristeza, la ansiedad, etc.
www.ndss.org
15
UN ENFOQUE RAZONADO
Los adultos con síndrome de Down
tienen un mayor riesgo de padecer la
enfermedad de Alzheimer a medida
que envejecen, pero la enfermedad
de Alzheimer no es inevitable. Hay
otros problemas posibles que deben
tenerse en cuenta cuando surgen
preocupaciones en relación con
la memoria, así que un enfoque
razonado es muy importante.
16
The National Down Syndrome Society
Imagen cortesía de
Dennis Wilkes / Orange Grove Center
Introducción a la enfermedad
de Alzheimer
La enfermedad de Alzheimer y el síndrome de Down
comparten una conexión genética, lo que aumenta el
riesgo de demencia a una edad más temprana. Se entiende
que muchas familias y cuidadores estén especialmente
preocupados por esta posibilidad, por lo lo cual el tema se
trata en detalle en esta sección. Obtener información precisa
y educación sobre el riesgo de la enfermedad de Alzheimer
es una forma importante de prepararse para el futuro.
La conexión entre la enfermedad de Alzheimer
y el síndrome de Down
El síndrome de Down se produce cuando una persona tiene una tercera copia completa o parcial
del cromosoma 21. (Normalmente, las personas tienen dos copias de cada cromosoma.) El
cromosoma 21 desempeña un papel fundamental en la relación entre el síndrome de Down y
la enfermedad de Alzheimer ya que porta un gen que produce una de las principales proteínas
que intervienen en los cambios que se producen en el cerebro a causa del Alzheimer. Además,
los científicos han localizado varios genes en el cromosoma 21 que participan en el proceso de
envejecimiento y que contribuyen al aumento del riesgo de la enfermedad Alzheimer. Es esta
propiedad específica del cromosoma 21 lo que hace que preocupe más que esta enfermedad
se presente en las personas con síndrome de Down que en las que tienen otras formas de
discapacidad intelectual.
DEFINICIÓN GENERAL Y RESUMEN
La enfermedad de Alzheimer es un tipo de demencia que destruye gradualmente las células del
cerebro afectando a la memoria de la persona y a su capacidad para hacer juicios, comunicarse
y realizar las actividades cotidianas básicas. La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad
progresiva que avanza de forma gradual y constante a través de las fases inicial, intermedia y
tardía. Estas tres fases se distinguen por sus características generales, que tienden a progresar
gradualmente durante el curso de la enfermedad.
www.ndss.org
17
La enfermedad de Alzheimer no es inevitable en las personas con síndrome de Down. Aunque todas
las personas con síndrome de Down presentan riesgo, muchos adultos con síndrome de Down no
manifestarán en su vida los cambios de la enfermedad de Alzheimer. Aunque el riesgo aumenta con
cada década de vida, no se acerca en ningún momento al 100%. Por este motivo es especialmente
importante tener cuidado y pensarlo bien antes de hacer este diagnóstico, estudiando todas las
demás causas posibles por las que se están produciendo cambios con el envejecimiento. Se calcula
que la enfermedad de Alzheimer afecta aproximadamente al 30% de las personas con síndrome de
Down alrededor de los 50 años. Cuando llegan a los 60 años, esta cifra se acerca al 50%.
Puntos importantes
✓✓ Existe un mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer (demencia) en adultos con síndrome de
Down. Este riesgo aumenta con la edad.
✓✓ No obstante, la enfermedad de Alzheimer no es inevitable en las personas con síndrome de Down.
El desarrollo de la enfermedad de Alzheimer
FASE INICIAL
xx Pérdida de memoria a corto plazo (dificultad para recordar acontecimientos recientes, aprender
y recordar nombres y estar al tanto del día de la semana o la fecha; hacer la misma pregunta varias
veces o contar la misma historia repetidamente)
xx Dificultad para aprender y recordar información nueva
xx Cambios en el lenguaje expresivo (dificultades para encontrar palabras, vocabulario más
reducido, frases más cortas, discurso menos espontáneo)
xx Cambios en el lenguaje receptivo (dificultades para entender el lenguaje y las instrucciones
verbales)
xx Empeora la capacidad para planificar y secuenciar tareas familiares
xx Cambios de conducta
xx Cambios de personalidad
xx Desorientación espacial (dificultad para recorrer zonas conocidas)
xx Empeoramiento del control de la motricidad fina
xx Reducción de la productividad laboral
xx Dificultad para realizar tareas complejas que requieren múltiples pasos (incluidas las tareas
domésticas y otras actividades cotidianas)
xx Estado de ánimo depresivo
18
La enfermedad de Alzheimer y el síndrome de Down
La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad progresiva que avanza de
forma gradual y constante a través de las fases inicial, intermedia y tardía.
A medida que progresa la enfermedad es de esperar que las capacidades y
aptitudes se deterioren y aumente la necesidad de apoyo y supervisión por
lo que es necesario prepararse anticipadamente para cada paso siguiente.
FASE INTERMEDIA DE LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER
xx Disminución de la capacidad para realizar tareas cotidianas y de cuidado personal
xx Empeoramiento de la memoria a corto plazo y conservación general de la memoria a largo plazo
xx Aumento de la desorientación temporal y espacial
xx Empeoramiento de la capacidad para expresar y comprender el lenguaje (el vocabulario se
reduce aún más, se comunica con frases cortas o palabras aisladas)
xx Dificultad para reconocer a personas y objetos familiares
xx Mal juicio y disminución de la atención a la seguridad personal
xx Fluctuaciones de estado de ánimo y conducta (ansiedad, paranoia, alucinaciones, inquietud,
agitación, vagabundeo)
xx Cambios físicos relacionados con la progresión de la enfermedad, como por ejemplo:
–– Nuevas crisis convulsivas
–– Incontinencia urinaria y posible incontinencia fecal
–– Dificultades para tragar
–– Cambios en la movilidad (dificultad para caminar y percepción deficiente de la profundidad)
FASE AVANZADA DE LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER
xx Deterioro significativo de la memoria (pérdida de memoria a corto plazo y memoria a largo
plazo, no reconoce a sus familiares ni caras conocidas)
xx Dependencia de otras personas para todas las tareas de cuidado personal (bañarse, vestirse,
ir al baño y finalmente, comer)
xx Aumento de la inmovilidad con dependencia final de una silla de ruedas o cama
xx Pérdida profunda del habla (palabras o sonidos mínimos)
xx Perdida del mecanismo de masticar y tragar, que produce episodios de aspiración y neumonías
xx Incontinencia total (tanto urinaria como fecal)
www.ndss.org
19
Cómo reconocer la enfermedad de Alzheimer
ESTABLECIMIENTO DE LA “SITUACIÓN INICIAL”
Se sospecha que existe enfermedad de Alzheimer cuando se observa un cambio o una serie
de cambios en una persona en comparación con su nivel funcional anterior. Por lo tanto, para
observar los cambios eficazmente debemos estar informados sobre lo que la persona era capaz
de hacer en su mejor momento. Esta podría considerarse la “situación inicial” de la persona.
Tiene mucha importancia disponer de una buena descripción y un perfecto conocimiento de la
situación inicial de una persona para poder utilizarla como base de comparación si se observan
cambios a medida que la persona envejece. Es extremadamente útil registrar información
sobre la situación inicial durante toda la edad adulta, anotando las aptitudes básicas de cuidado
personal, los logros personales, los hitos académicos y laborales, los talentos, las aptitudes y
los pasatiempos. También se puede establecer formalmente la situación inicial acudiendo a
un especialista en memoria, donde se pueden revisar estos componentes así como probar la
capacidad de la memoria.
Los exámenes formales de detección de problemas de memoria deberían ser prioritarios
durante la edad adulta intermedia y avanzada. La enfermedad de Alzheimer es un diagnóstico
clínico. Eso significa que es necesario que un médico la diagnostique basándose en su criterio.
Imagen
cortesía de
Dennis
Wilkes
/ Orange
GroveSociety
Center
20
The
National
Down
Syndrome
No existe un solo análisis de sangre, radiografía o escán que pueda confirmar el diagnóstico.
El diagnóstico depende en gran medida de un historial preciso en el que se detalle la pérdida
progresiva de memoria y de las funciones cotidianas. Es de vital importancia que alguien (un
familiar, un cuidador durante mucho
tiempo, etc.) que conozca bien a la
persona proporcione el historial. Es
La mayoría de los adultos con síndrome
importante consultar la opinión de
un especialista que tenga en cuenta
de Down no comunican que les preocupa
todos los factores para determinar un
la memoria. En lugar de eso, se necesita un
diagnóstico cuidadoso. No merece la
cuidador perspicaz que conozca bien a la
pena apresurarse en el diagnóstico.
Asegúrese de que la evaluación ha sido
persona para identificar cambios prematuros
exhaustiva y de que se han tenido en
o preocupaciones y llamar la atención sobre
cuenta todas las demás posibilidades.
ellos a un profesional médico.
Tenga en cuenta que muchos de los
trastornos comunes relacionados con
el envejecimiento y el síndrome de
Down que se describen al principio de este folleto se pueden confundir con la demencia si no se
identifican correctamente (pérdida auditiva, disfunción tiroidea, pérdida de la vista, dolor, apnea
del sueño, etc.). Si la persona está mostrando cambios en comparación con su memoria inicial
o sus funciones, es importante consultar con el médico de atención primaria para evaluar la
presencia de esos otros trastornos potencialmente tratables o corregibles.
EVALUACIÓN DE LA MEMORIA
Busque a un especialista en memoria (un geriatra, neurólogo, psiquiatra o neuropsicólogo). Lo ideal es
que el especialista tenga experiencia en la evaluación de personas con discapacidades intelectuales.
Las evaluaciones deben ser completas y estar adaptadas adecuadamente a la discapacidad intelectual
inicial de cada paciente. Una evaluación exhaustiva debe tener en cuenta todos los demás factores
(médicos, psiquiátricos, ambientales, sociales) que podrían también explicar o contribuir a los
cambios comunicados (consulte Trastornos médicos comunes en la página 6).
DESPUÉS DEL DIAGNÓSTICO
En primer lugar, asegúrese de que el diagnóstico parece acertado. ¿Se llegó a él de forma
cuidadosa y exhaustiva, excluyendo cuidadosamente las demás posibles causas que podrían
explicar los cambios que se observaron y comunicaron?
Después, desarrolle activamente una red de apoyo. La característica principal de la enfermedad
de Alzheimer es que se trata de un trastorno progresivo, lo que significa que las necesidades de
la persona van a aumentar con el tiempo. La red de apoyo incluye al médico de atención primaria,
el especialista en memoria y otros especialistas médicos, cuidadores, personal de programas de
día o talleres, personal de apoyo del estado o de instituciones, otros familiares, amigos, etc.
www.ndss.org
21
APRENDA SOBRE LA DEMENCIA
El objetivo de este folleto es ofrecer una introducción básica a este tema pero deben buscarse
otros recursos para saber más y obtener apoyo. Al final de este folleto se proporciona
información sobre algunos recursos. Colabore estrechamente con el equipo médico. Haga
con regularidad citas de seguimiento y evaluaciones periódicas con especialistas en memoria
para controlar los cambios y revisar las estrategias de tratamiento.
Una gran parte del manejo de la demencia consiste en proporcionar el apoyo adecuado a medida
que la enfermedad progresa. Es muy importante aprender los principios y estrategias generales
de atención para ayudar a cuidar de forma eficaz a las personas con enfermedad de Alzheimer.
En las siguientes páginas encontrará un manual elemental sobre los principios de atención que
servirá como introducción básica.
Puntos importantes
✓✓ Es importante la evaluar el deterioro de la memoria con exámenes regulares. Fíjese si hay
síntomas de confusión o pérdida de memoria, además de cambios en las aptitudes y las funciones
cotidianas, que se están deteriorando comparados con las capacidades “iniciales” previas.
✓✓ Cuando se sospeche que existe demencia, es importante realizar una evaluación completa
que tenga en cuenta otros trastornos médicos comunes que le pudieran estar causando
los síntomas a la persona. También deben tenerse en cuenta los factores psiquiátricos o
emocionales.
✓✓ Si se ha diagnosticado la enfermedad de Alzheimer, familiarícese con las características
generales de la enfermedad durante la vida de una persona para que le ayude a tomar la
iniciativa de planificar y establecer las expectativas adecuadas.
✓✓ Establezca redes de apoyo formales (médicos, trabajadores sociales, coordinadores de casos,
personal de apoyo) e informales (los parientes, cuidadores, asistentes temporales) para hacer
frente a la evolución de la enfermedad.
22
La enfermedad de Alzheimer y el síndrome de Down
LA COMUNICACIÓN ES LA CLAVE
Busque siempre oportunidades
de ofrecer tranquilidad
y confianza. Busque las
emociones que hay detrás de las
palabras y conecte por ahí.
Imagen cortesía de
www.ndss.org
Kathleen Egan
23
Guía del síndrome de Down
y la enfermedad de Alzheimer
para cuidadores
Gran parte del manejo de la demencia consiste en
proporcionar el apoyo adecuado a medida que la enfermedad
progresa. Para ayudar a brindar un cuidado efectivo a una
persona con la enfermedad de Alzheimer es extremadamente
importante aprender los principios generales del cuidado así
como estrategias específicas dirigidas al cambio que ocurre
en sus necesidades. El objetivo de esta sección es servir como
breve manual elemental e introducción básica a los principios
de cuidados en el contexto de la demencia.
Cómo abordar la prestación de cuidados
LA VERDAD SOBRE LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER
La enfermedad de Alzheimer no es parte normal del envejecimiento. Es progresiva y, por último,
mortal. Lamentablemente, no existe ninguna cura para la enfermedad de Alzheimer pero
es posible para los cuidadores optimizar la independencia y la calidad de vida de la persona
con Alzheimer y síndrome de Down a pesar de la presencia de la demencia. Para superar esta
experiencia se requiere un enorme apoyo. Establezca un equipo contratando, aceptando y
utilizando todos los recursos a su disposición.
Una de las principales características de la enfermedad de Alzheimer es la pérdida de la memoria
a corto plazo y la incapacidad para aprender y recordar información nueva. Por lo tanto, las
expectativas deben reajustarse para aceptar que el objetivo ya no es enseñar nuevas aptitudes
ni aumentar la independencia.
DIFICULTADES CONDUCTUALES COMUNES
Los métodos tradicionales de ofrecer incentivos o recompensas son contraproducentes ya
que requieren que la persona recuerde el incentivo a corto plazo, por ejemplo, “si puedes
24
Guía del síndrome de Down y la enfermedad de Alzheimer para cuidadores
quedarte callado mientras estamos en la camioneta, te compraré un helado”. La capacidad para
aprender y recordar nuevas normas ya no es posible para una persona con la enfermedad de
Alzheimer y puede producir frustración en los demás. Igualmente, intentar negociar con alguien
que tiene demencia utilizando la lógica o la razón será con frecuencia una experiencia poco
provechosa y frustrante ya que estas aptitudes se deterioran progresivamente. Los cambios de
comportamiento suelen escapar al control de la persona con demencia. No hacen las cosas para
fastidiar al cuidador aunque a veces puede ser difícil no tomar ciertas acciones como algo personal.
LA IMPORTANCIA DE UN ENFOQUE POSITIVO
La comunicación no verbal es esencial. A medida que la demencia progresa, las personas confían
más en las señales emocionales para interpretar la comunicación sintonizándose con el tono de
voz, las expresiones faciales y el lenguaje corporal. Preste atención a la comunicación no verbal y
cree una atmósfera que transmita una sensación de seguridad y amparo. Sonría y evite los tonos
de voz negativos ya que la persona puede sentirse amenazada o asustada por estos y reaccionar
negativamente. Evite palabras negativas como “no” o “basta ya”. Utilice un lenguaje positivo o neutro
para redirigir la conversación. Preste atención a la emoción y conecte a ese nivel. ¿Que está intentando
decir realmente? ¿Estoy ansioso? ¿Confuso? ¿Deprimido? ¿Asustado? ¿Frustrado? ¿Enfadado?
PRIMEROS PASOS PARA MEJORAR LA COMUNICACIÓN
Busque siempre oportunidades de ofrecer tranquilidad y confianza. Participe en la realidad de la
persona; póngase en su lugar. No le corrija. Busque siempre las emociones que hay detrás de las
palabras y conecte por ahí. Intente evitar estos problemas comunes:
xx Tratar de convencer, negociar o apelar a la lógica o la razón
xx Esperar que la persona siga nuevas normas o pautas
xx Entrar en una discusión
xx Corregir
CONSEJOS GENERALES DE COMUNICACIÓN VERBAL
xx Utilice palabras y frases breves y simples
xx Dé instrucciones paso a paso y haga una sola pregunta a la vez
xx Espere la respuesta pacientemente
xx Evité las preguntas abiertas. Ofrezca opciones o sugerencias:
Por ejemplo, en lugar de “¿Qué quieres para desayunar?” Diga, “¿Quieres cereal o tostadas?”
xx Cuente con repetir la información o las preguntas
xx Convierta las frases negativas en frases positivas. Por ejemplo, en lugar de “No entres en la
cocina”. Diga, “Ven conmigo, necesito que me ayudes con algo.”
xx Manifieste las cosas en lugar de preguntarlas. Por ejemplo, en lugar de:
“¿Quieres ir?” Diga, “¡Vamos!”
www.ndss.org
25
Imagen cortesía de Dennis Wilkes / Orange Grove Center
EL ARTE DE REDIRIGIR LA CONVERSACIÓN
La redirección es una herramienta de comunicación importante y poderosa en momentos de
frustración, enfado y ansiedad. Esta técnica redirige el tono o el enfoque de la conversación
hacia algo que distrae de modo positivo o agradable. Trate de no crear una historia totalmente
falsa. Céntrese en la parte de la información que sea aceptable para la persona. Elimine los
detalles que no ayuden a la persona o que puedan causar ansiedad, miedo o actitud defensiva.
INTERVENCIÓN EN LOS COMPORTAMIENTOS
El comportamiento es una forma de comunicación aunque no siempre está claro lo que podrían
comunicar estos comportamientos. Los comportamientos problemáticos pueden presentar
un riesgo para la seguridad propia o la de los demás. Algunos de estos son la agresividad física
y verbal, las autolesiones, el comportamiento sexual inapropiado, deambular o perderse. Los
comportamientos molestos aumentan la frustración y la ansiedad propia y de los demás pero, en
general, no presentan un riesgo para la seguridad. Entre estos está el andar de un lado para otro,
esconderse, acaparar cosas, hurgar o aferrarse a algo.
A veces los comportamientos se expresan como reacciones a algo específico. Esto se suele
denominar “desencadenante” conductual. Algunos desencadenantes frecuentes son:
xx Problemas de comunicación (entender mal lo que se está diciendo)
xx Frustración debido a tareas que son demasiado difíciles o abrumadoras
xx Factores ambientales estresantes (sonidos altos, incluidas las voces altas, mala iluminación,
compañeros de hogar molestos)
xx Disturbios personales (enfermedad familiar, fallecimiento de un ser querido, cambio de
un empleado)
xx Estado médico (dolor físico, malestar, enfermedad)
xx Estrés del cuidador o del entorno
26
Guía del síndrome de Down y la enfermedad de Alzheimer para cuidadores
Los cuidadores pueden intentar modificar el desencadenante interviniendo de las formas
siguientes antes de que empiece la agitación o cuando empiece:
xx Transmitir confianza y, si es apropiado, un toque de ternura
xx Utilizar técnicas de distracción o redirección hacia algo agradable
xx Tener en cuenta que en cada momento funcionan enfoques diferentes
xx Ser paciente y flexible
Puntos importantes
✓✓ La comprensión de las características básicas de la enfermedad de Alzheimer puede permitir
la comunicación eficaz y satisfactoria.
✓✓ A medida que progresa la demencia, el contenido de lo que se está diciendo es menos
importante que la emoción y el tono transmitido en lo que se dice.
✓✓ Utilice la redirección positiva para evitar la confrontación y la frustración.
Pasos para lograr una comunicación satisfactoria
PRIMEROS PASOS EXPRESIÓN FACIAL
TONO DE VOZ
xx Aproxímese
de frente
xx Establezca y
mantenga el
contacto visual
xx Hable despacio
y con claridad
xx Sonría
xx Identifíquese
xx Utilice el nombre
de la persona
xx Si es posible,
manténgase al
nivel de los ojos
xx Sea amable
y muéstrese
relajado
xx No olvide el
humor: las
sonrisas y las
carcajadas hacen
mucho
xx Sea paciente y
comprensivo
xx Utilice un tono
de voz amable
y relajado
xx Transmita una
sensación de
calma
LENGUAJE CORPORAL
xx Evite los
movimientos
bruscos
xx Sea abierto y
relajado con sus
puntos de vista
xx Mantenga
la calma y la
confianza para
transmitir
seguridad
xx Utilice gestos
tales como
señalar
xx Dé pistas visuales
www.ndss.org
27
Imagen
cortesía de
Dennis
Wilkes
/ Orange
GroveSociety
Center
28
The
National
Down
Syndrome
Planificación de la vejez
Como muchos de los consejos que se ofrecen en este libro, este
es un campo en el que es importante mantener la iniciativa.
La planificación anticipada del futuro tiene una importancia
enorme ya que muchos de los problemas que se tratan a
continuación hacen más difícil tomar decisiones dentro del
contexto de una crisis. Crear un plan que sea sostenible durante
toda la vida requiere pensar siempre en lo que pueda suceder.
Mantener las conexiones sociales
Normalmente, las personas con síndrome de Down son muy sociables. Sin embargo, a
medida que envejecen, la “pérdida de energía” puede requerir ajustes y más flexibilidad en
las actividades de la vida diaria y los horarios. Mantener fuentes de enriquecimiento, placer y
estímulo es esencial para las personas con síndrome de Down igual que para las personas de la
población general que envejecen. En particular, el aburrimiento puede dar lugar a un estado de
ánimo depresivo y comportamientos negativos.
La interacción social puede ayudar a mantener el bienestar físico y mental por lo que deben
facilitarse actividades para ratos de ocio que se basen en los intereses de la persona, que
aumenten al máximo los estímulos o que ofrezcan la oportunidad de sentir placer. Con respecto
a los adultos con síndrome de Down y enfermedad de Alzheimer, será importante identificar
opciones de entretenimiento que no frustren a la persona. Las fotografías familiares y la música
que se disfrutó en el pasado pueden ser reconfortantes y agradables.
El ambiente y el hogar en que vive
Durante todo el proceso de envejecimiento es necesario evaluar periódicamente el ambiente
en que vive dicha persona para identificar los problemas y hacer ajustes que permitan mantener
la buena salud, la independencia, la intimidad y la dignidad al mismo tiempo que se garantiza la
seguridad. Tenga en cuenta todos los aspectos de las necesidades: médicos, físicos, sociales,
emocionales y la seguridad personal. ¿La vivienda actual los satisface adecuadamente?
Incorpore las preferencias de la persona con síndrome de Down prestando atención a la
seguridad y la calidad de vida. Busque lugares para vivir que permitan “envejecer en el mismo
sitio”, es decir, que puedan adaptarse a los cambios físicos y funcionales que se puedan presentar
www.ndss.org
29
con la vejez. Para adultos con enfermedad de Alzheimer, planifique con antelación un lugar que
pueda adaptarse a las necesidades que aumentan a lo largo de la enfermedad. Un ambiente
familiar, tranquilo y predecible puede fomentar la sensación de seguridad en las personas que
están pasando por cambios de memoria.
CONSIDERACIONES CUANDO VIVEN EN CASA CON LA FAMILIA
Cuando los adultos con síndrome de Down siguen viviendo en casa mientras envejecen, los
padres pueden tener 70, 80 o 90 años y seguir personalmente involucrados como cuidadores
principales. A veces este papel cambia a otros familiares: hermanos, primos, etc. Cuando una
persona adulta sigue viviendo en casa es importante que la familia tome la iniciativa y piense en
planes para el futuro.
Tenga en cuenta que el envejecimiento es un proceso dinámico. Las cosas siempre están cambiando
tanto para los padres, hermanos y otros familiares como para la persona que recibe los cuidados.
Haga un esfuerzo por tomar la iniciativa anticipándose a las necesidades y preocupaciones.
xx Desarrolle un plan que pueda evitar una posible situación de crisis generada por la enfermedad,
la evolución de la enfermedad, la incapacitación o la muerte. Haga un plan que pueda ser
sostenible durante toda la vida. Depender de un cuidador parte de la familia puede ser muy
estresante y poco realista a lo largo de muchos años.
xx Analice y, cuando sea posible, defina las funciones de los hermanos o de otros parientes. Consiga
la ayuda necesaria para los familiares que asuman la mayor parte de la responsabilidad para así
coordinar la atención y apoyo. Anticipe los cambios que se producen con el envejecimiento e
inicie un diálogo sobre las funciones familiares en la planificación del cuidado en el futuro.
CONSIDERACIONES CUANDO VIVEN EN UN HOGAR DE GRUPO
Las personas responsables, ya sean familiares, amigos o tutores, pueden desempeñar un
papel importante en este entorno, especialmente si la persona no es capaz de comunicar sus
necesidades. Las siguientes consideraciones pueden mejorar tanto la calidad de vida como la
calidad de la atención que recibe una persona que envejece en un hogar de grupo:
xx Pida información sobre las residencias con experiencia en atender durante toda sus vidas
a adultos con síndrome de Down.
xx Hable sobre los efectos que tiene el envejecimiento en la persona y sus compañeros en la
misma situación, con la mirada puesta en la calidad de vida de todos ellos.
xx Actúe con iniciativa y busque opciones que permitan a las personas envejecer en el mismo
sitio. Dichos lugares ofrecen modificaciones en el entorno físico y la estructura de prestación
de cuidados para adaptarse a las necesidades que surgen a medida que la persona envejece.
TRANSICIÓN AL NUEVO MODO DE VIVIR
Cada vez es más común que ocurran cambios en el modo de vivir de los adultos, especialmente
al acercarse la vejez. Estos cambios pueden estar relacionados con preocupaciones por la
30
Planificación de la vejez
seguridad, cambios en la familia, limitaciones de personal, problemas con los compañeros en
situación similar o falta de atención continuada del mismo proveedor. En el caso de que sea
necesario un cambio en el modo de vivir será importante tener en cuenta los siguientes aspectos:
xx Tenga en cuenta las necesidades físicas, sociales, emocionales y médicas de la persona.
Busque el lugar para vivir que ofrezca oportunidades para llevar un estilo de vida activo de
forma continuada con proximidad a los parientes y a los amigos.
xx Defina qué factores contribuirían a una “transición sin problemas”, reconociendo que ciertos
desafíos serán parte de cualquier cambio importante en la vida. Actúe con iniciativa. Recuerde,
con frecuencia es más fácil que las personas se adapten a los cambios cuando se sienten cómodas
y no se ven agobiadas por las circunstancias o están pasando por una pérdida importante o una
crisis familiar. Cuando dejan la vivienda familiar, reconozca lo difícil que puede ser esa transición
desde el punto de vista emocional para los padres que han sido “cuidadores toda la vida”.
Pensar en la jubilación
Muchas personas han participado en un ambiente de trabajo o en un programa de día durante
muchos años. Algunos han tenido un trabajo remunerado durante largos periodos de tiempo, a
menudo a tiempo parcial. Es posible que las personas con síndrome de Down deseen jubilarse
antes de la edad típica para hacerlo. Quizás algunos deseen seguir trabajando a medida que
envejecen, a veces con un horario modificado o una rutina simplificada. Si con el paso del tiempo
se producen cambios físicos, funcionales o de memoria, una rutina modificada más centrada en
las actividades recreativas puede ser muy beneficiosa.
La vida a un ritmo más lento no debería ser equivalente a una vida sin estímulos ni
oportunidades. El acceso a una comunidad y la conexión con la misma contribuirán a una
sensación de bienestar. A las personas con síndrome de Down y diagnóstico de la enfermedad
de Alzheimer les pueden parecer demasiado estresantes las exigencias de salir de casa y que
las lleven diariamente a un programa de día. Será importante tener flexibilidad para permitir
modificaciones en el horario de la persona a medida que la enfermedad progrese.
Puntos importantes
✓✓ Mantener las conexiones sociales es una prioridad en todas las etapas de la vida.
✓✓ Pensar con iniciativa es la clave para mantener un modo de vivir satisfactorio y sostenible.
✓✓ Ya es cosa de rutina que los adultos con síndrome de Down lleguen a la vejez. La transición
fuera del hogar familiar a otro modo de vivir es común. Comience a hablar de estos temas
anticipadamente para evitar tener que tomar decisiones durante una crisis.
✓✓ Igual que la población general, algunos adultos con síndrome de Down desearán reducir las
exigencias y expectativas sobre ellos a medida que envejecen. Piense en explorar vías en las que
la jubilación podría ser una realidad.
www.ndss.org
31
PLANIFICACIÓN DEL FUTURO
Planifique con antelación. Trate de tomar
las decisiones durante las épocas en las
que las cosas están calmadas y relajadas,
cuando se puedan sopesar todas las opciones
y no haya sensación de urgencia o de crisis.
32
The National Down Syndrome Society
Coordinación de la atención
La coordinación de la atención es un proceso de tomar decisiones centrado en la persona y
compartido para identificar y prestar los cuidados, los servicios y el apoyo necesarios. Para
las personas con síndrome de Down la necesidad de apoyo es un proceso que dura toda la
vida y que evoluciona, tiene transiciones y cambia basado en muchos factores. Es necesario
un enfoque integral en el que se tome la iniciativa, basado en la colaboración, la comunicación
continua y el trabajo en equipo para que la coordinación de la atención sea eficaz y responsable.
Aunque la coordinación de la atención es un proceso continuo general, hay veces en las que
la coordinación se centra en necesidades de atención específicas y periódicas. Por ejemplo,
cuando se lleva a una persona a la sala de emergencias o cuando la hospitalizan, esa “transición”
para ingresar en emergencias o en el hospital y para regresar a casa requiere comunicación,
colaboración y coordinación entre familiares, cuidadores, proveedores de atención médica y otras
personas para entender la atención y el apoyo que necesita una persona con síndrome de Down.
En la atención centrada en la persona, la coordinación debería ser planificada por un equipo de
personas que incluya a la persona con síndrome de Down (“la persona central”). Los miembros
del equipo pueden variar a lo largo del tiempo según el apoyo y los servicios necesarios. Los
miembros del equipo pueden ser, entre otros: padres y otros familiares; personal y cuidadores
del hogar de grupo, programa de día u otros servicios asistenciales; médico de atención primaria
y otros médicos especialistas; personal de enfermería; dentista; psicólogo o especialista en
comportamiento; trabajador social; nutricionista; terapeuta físico o terapeuta ocupacional;
patólogo del habla; coordinador de recursos o coordinador del caso; personal de servicios de
apoyo comunitarios; proveedor de cuidados terminales u otros según corresponda.
Durante cualquier reunión de coordinación de la atención, consulta médica, hospitalización u
otra situación similar, alguien debe iniciar y dirigir la planificación de la atención con el equipo.
Este “líder de equipo” puede identificar a los principales participantes; solicitar opiniones de
los demás miembros del equipo; iniciar una conversación sobre puntos fuertes y dificultades;
facilitar el desarrollo de un plan y la colaboración en el mismo con objetivos que todos
comprendan. Con frecuencia, un líder de equipo puede ser un coordinador de cuidadores,
un familiar, el gerente o un miembro del personal de enfermería de un hogar de grupo, el
coordinador del caso o el coordinador de recursos. El líder de equipo puede cambiar según la
situación para coordinar la atención.
Por ejemplo, si la persona central va a recibir el alta del hospital, el coordinador de casos del
hospital puede ser el líder del equipo que reúne a los familiares, el representante del personal
del hogar de grupo y el representante del programa de día para garantizar que se comprendan
las instrucciones del alta y la atención de seguimiento. O bien, si la persona central está
teniendo dificultad para comer alimentos sólidos en casa y debe hacer una transición a una
dieta de purés y líquidos espesados, el líder del equipo puede ser un dietista que se reúna
con un patólogo del habla, los representantes de los cuidadores familiares y el personal del
programa de día para enseñar a los cuidadores la preparación de alimentos, las técnicas de
alimentación y las precauciones que deben tener si se aspiran alimentos y bebidas.
www.ndss.org
33
COORDINACIÓN DE LA ATENCIÓN
El siguiente gráfico describe el proceso de coordinación de la atención. Los miembros del
equipo, incluida la persona con síndrome de Down (la persona central), se comunican,
colaboran y se coordinan para identificar los puntos fuertes y las dificultades de la persona
central; planifican y establecen objetivos; inician el plan de acción; y evalúan o valoran de nuevo
los progresos en cuanto a la satisfacción de las necesidades y el cumplimiento de los objetivos.
Tenga presente que debe:
xx Compartir la información pertinente sobre la persona central, como por ejemplo,
observaciones, signos, síntomas, medicamentos, etc.
xx Comentar las necesidades de atención que afectan a las hospitalizaciones tales como que
la persona acostumbra a deambular, las preferencias alimentarias, inestabilidad al caminar,
destreza verbal, etc.
SS OORREE
D
D
EEAA
L
L
PP
FFAAM
MIILL
IIAARR
EE
EVA
LU
YD
L
L DE
NA E DÍA
SO A D
ER RAM
G
R
A
U SO
AL GRE
O
EL EV
PR
N
PLA EL ÓN
AR CCI
E A
C
PR P
O
PROV
E
ATENC EDO
I
Ó
N MRES
D
É
DI
Planificación de la vejez
IN
I
C
DE I
A
SERVICIOS
UNITARIOS
COM
LA PERSONA
PL
AN
ES
PERSONAL DE EL
AR DE GRUPO HOG
ERTES
OS FU
NT ADES
U
P
LT
AR FICU
I
TIVOS
BJE
Y O CIDOS
ES BLE
TA
34
S
EM
xx Conocer claramente las necesidades de atención de seguimiento y los tratamientos y compartir
la información con las personas que no participaron en las conversaciones del equipo.
FIGURA 1
Ejemplo de atención centrada
en la persona. Los miembros
del equipo rodean a la persona
central y los pasos de la
coordinación de la atención
son un proceso continuo y
cambiante entre todos los
miembros.
COMUNICACIÓN, COLABORACIÓN Y COORDINACIÓN
La coordinación de la atención implica tener una perspectiva amplia para prestar la atención
adecuada por el motivo adecuado, por parte de las personas adecuadas y en el momento
adecuado a la persona que envejece con síndrome de Down. Como se describe en esta guía,
hay muchos aspectos de la salud, los problemas médicos y el modo de vivir que se deben tener
en cuenta durante la vida de una persona. Tenga en cuenta que la frecuencia de las reuniones
y conversaciones para coordinar la atención, así como la participación de los miembros
del equipo, varía según las necesidades de la persona central. Las conversaciones pueden
celebrarse anualmente, mensualmente o con más frecuencia, o en el momento de un cambio
de comportamiento agudo o repentino, una hospitalización o un cambio en el modo de vivir.
Cuando se identifican y evalúan los puntos fuertes y las dificultades, la siguiente tabla describe
los distintos dominios de habilidades, capacidades, dificultades, entorno, preferencias y recursos
de la persona central que se pueden tener en cuenta a la hora de realizar una planificación y
coordinación completa de la atención.
Temas que se deben tener en cuenta al coordinar la atención
HABILIDADES
Y CAPACIDADES
ENTORNO
Y ACTIVIDADES
AFECCIONES
RECURSOS
xx Físicas
xx Modo de vivir
xx Nutrición
xx Psicológicas /
conductuales
xx Empleo /
jubilación
xx Oral / dental
xx Servicios y apoyo
comunitario
xx Cognitivas
xx Compromiso
social /
actividades
xx Capacidades
funcionales
(actividades de
la vida cotidiana)
xx Sensoriales
(vista, oído,
tacto, olfato)
xx Comunicación
xx Actividad del
programa de día
xx Rutinas
cotidianas
xx Apoyo espiritual
xx Preferencias /
aversiones
xx Riesgos de
seguridad
xx Patrón de
evacuación
xx Patrón de sueño
xx Trastornos
xx Alergias e
intolerancias
xx Financiación
xx Necesidades
de dotación de
personal
xx Necesidades
de transporte
xx Jurídicos
xx Medicamentos
xx Atención
preventiva
xx Tratamiento
y servicios
xx Necesidades
de cuidados
paliativos y
terminales
www.ndss.org
35
Además, cuando se desarrolla un plan, los siguientes elementos pueden ser útiles a la hora de
considerar una dificultad o un objetivo específico:
xx Puntos fuertes / oportunidades
xx Problemas / dificultades
xx Objetivos / resultados
xx Personas responsables
xx Educación necesaria
xx Calendario / fechas objetivo
xx Evaluación
xx Pasos siguientes
La coordinación, la colaboración y la comunicación (las tres C) durante la vida de una persona
con síndrome de Down son los componentes básicos de atención centrada en la persona.
Compartir información, observaciones y buenas prácticas; mantener a la persona central
implicada; aprender de los demás; y garantizar la continuidad y la coherencia del plan de atención
ilustran las tres C en acción
Puntos importantes
✓✓ Es común y corriente que las necesidades individuales se vuelvan más complejas con la edad.
Prestar cuidados a un adulto con síndrome de Down se convierte en un esfuerzo cada vez más
cooperativo que requiere tanto trabajo en equipo como liderazgo.
✓✓ Mantenga abiertas las líneas de comunicación y solicite opiniones e información de los demás
miembros del equipo que participan en la vida cotidiana y la atención a la persona.
✓✓ Mantenga a la persona con síndrome de Down como punto central para fomentar una
colaboración que permita a la persona prosperar y tener éxito durante su vida.
✓✓ Busque asesoramiento jurídico sobre apoderados para atención médica, poderes notariales
y testamentos vitales.
36
Planificación de la vejez
CULTIVAR LA COMUNIDAD
Envejecer tiene sus altibajos
para todo el mundo. Los adultos
con síndrome de Down, así como
sus familiares y cuidadores,
necesitan una red de apoyo
para ayudarles a celebrar las
victorias y ofrecer orientación
durante los tiempos difíciles.
Recuerde que debe pedir ayuda
y mantenerse conectado.
www.ndss.org
37
Imagen cortesía de Victoria Will
Consideraciones sobre el final de la vida
Hablar sobre los deseos relativos al final de la vida es difícil para la mayoría de las personas.
Sin embargo, abordar estos temas con iniciativa en un momento en el que no haya crisis
o urgencia, da tiempo para pensar, reflexionar, hacer preguntas y finalmente tomar una
decisión informada. Las conversaciones sobre el final de la vida en general se refieren a
los deseos en cuanto a reanimación, ideas relativas a la alimentación artificial y objetivos
generales de atención, incluidas limitaciones en la agresividad de la atención, especialmente
en casos de enfermedades graves o terminales.
Antes de hablar sobre estos temas, es necesario que esté claro quién es la persona que toma
las decisiones en relación con la atención a la salud. Algunas personas toman decisiones por sí
mismas mientras que otras tendrán tutores legales. Es extremadamente importante aclarar esta
información y revisarla y actualizarla periódicamente.
En el entorno de la enfermedad de Alzheimer, estas conversaciones son especialmente
importantes ya que la enfermedad es terminal. Es preferible tener una conversación activa antes
de que la demencia esté en una fase avanzada minimizando el riesgo de una crisis imprevista. Un
hospicio (centro de cuidados terminales) es una opción que puede ser muy beneficiosa para los
adultos con enfermedad de Alzheimer avanzada si se ajusta a los objetivos de atención generales.
Puntos importantes
✓✓ Identifique quién es la persona responsable de tomar decisiones médicas: ¿la persona central,
un miembro de la familia, un tutor nombrado por un tribunal?
✓✓ Busque la participación activa de la persona que toma las decisiones sobre los deseos relativos
al final de la vida. Tenga una conversación con el médico de atención primaria para aclarar
términos desconocidos y para documentar formalmente los deseos u objetivos.
✓✓ Afronte las conversaciones más difíciles en un momento en el que no haya crisis, cuando las
decisiones se puedan tomar de forma relajada, de modo que todos los aspectos se puedan
considerar y analizar.
38
Planificación de la vejez
Recursos
ADULT CONGENITAL HEART DISEASE ASSOCIATION
www.achaheart.org
Sitio web informativo sobre temas relacionados con enfermedades cardiacas congénitas
ALZHEIMER’S ASSOCIATION (OFICINA NACIONAL)
www.alz.org
800-272-3900 (línea 24 horas)
El principal recurso del país para obtener información y recursos sobre la enfermedad de Alzheimer
AMERICAN ASSOCIATION ON INTELLECTUAL AND DEVELOPMENTAL DISABILITIES
www.aaidd.org
Publica varios recursos, incluida información sobre la atención y la planificación para el final de la vida
AMERICAN SLEEP APNEA ASSOCIATION
www.sleepapnea.org
Promueve la concienciación y trabaja para lograr mejoras continuas en los tratamientos de la apnea del sueño
AMERICAN THYROID ASSOCIATION
www.thyroid.org
Promueve la salud tiroidea y la comprensión de la biología del tiroides
THE ARC
www.thearc.org
La mayor organización nacional con base en la comunidad que defiende y sirve a las personas con discapacidades
intelectuales y del desarrollo y a sus familias
CELIAC DISEASE FOUNDATION
www.celiac.org
Organización dedicada a prestar servicios y apoyo en relación con la enfermedad celíaca
NATIONAL EYE INSTITUTE
www.nei.nih.gov
Realiza y apoya la investigación, la formación y la divulgación de información relacionada con la vista
NATIONAL INSTITUTE ON DEAFNESS AND OTHER
COMMUNICATION DISORDERS CLEARINGHOUSE
www.nidcd.nih.gov
Un amplio sitio web con recursos sobre todos los aspectos relacionados con la comunicación
NATIONAL INSTITUTE OF NEUROLOGICAL DISORDERS AND STROKE
www.ninds.nih.gov
Su objetivo es reducir la carga de las enfermedades neurológicas
NATIONAL TASK GROUP ON INTELLECTUAL DISABILITIES AND DEMENTIA PRACTICES / NTG
www.aadmd.org/ntg
Dedicado a la divulgación de información y a la formación relacionada con los exámenes, la atención sanitaria,
los apoyos familiares y comunitarios y la atención a largo plazo de la discapacidad intelectual y la demencia
www.ndss.org
39
La National Down Syndrome Society defiende el valor, la
aceptación y la inclusión de las personas con síndrome de
Down. NDSS imagina un mundo en el que todas las personas
con síndrome de Down tengan la oportunidad de mejorar su
calidad de vida y se conviertan en miembros valorados de
comunidades en las que sean bien acogidos.
“Envejecimiento y síndrome de Down: una guía de salud y
bienestar” está dedicado a Jane Davey Hamilton, su hijo Peter
y su legado de devoción hacia él. NDSS desea expresar su
agradecimiento a la familia de Peter por financiar esta guía
para familias, amigos y cuidadores de personas con síndrome
de Down.
Si desea más información sobre NDSS y el síndrome de Down,
visite www.ndss.org.
40
Planificación de la vejez
42
666 Broadway 8th Floor · New York, NY 10012 · 800-221-4602 · ndss.org · © NDSS 2013
The National Down Syndrome Society

Documentos relacionados