2013 vol. 2 núm. 3 - centro de estudios en zoología universidad de

Comentarios

Transcripción

2013 vol. 2 núm. 3 - centro de estudios en zoología universidad de
Ciencia y Arte
Revista para la
Divulgación
de la
Ciencia
y
las Artes
Diciembre 2013
Año 2, vol. 2
Número 3
David Alvarado Cortes
8
Ciencia y Arte
Vol. 2, Num. 3, Diciembre de 2013
José Luis Navarrete-Heredia
Editor
COLABORADORES EN ESTE NÚMERO
Manuel Anguiano
José Luis Barragán-Ramírez
José Juvencio Castañeda-Nava
Luis Alfredo Mayoral Gutiérrez
José Luis Navarrete-Heredia
Carlos Efraín Reyes González
Raúl Rodríguez Anda
Julieta Rodríguez Licona
Fernando Santacruz-Ruvalcaba
CUENTOS EN ORDEN DE APARICIÓN
Claudia Janeth Ramírez Díaz (primer lugar), José
de Jesús Berber Martínez (segundo lugar), Josselyn
Arceo Zepeda (tercer lugar), Omar Ricardo Torres
González, Selene Bocanegra Flores, Roberto Antonio Castro Falcón, Miguel Ángel Cervantes Cruz,
Juan Antonio Romo Beltrán, José Manuel García
Enríquez, Angela Viridiana Navarro Vera, Laura
Imelda Buenrrostro Espinoza, Alfonso Alejandro
Ochoa Fajardo, Luis Apolinar de la Cruz Gutiérrez,
Fabiola Loreto Zavala Alarcón, Izcally Miroslava
Leal Cisneros, Luis Octavio García Anaya, Victoria Esterfanía Fernández Rodríguez, Ruth Araceli
Iñiguez García, Oscar Iván Rodríguez Moya, Marco
A. Martínez sosa, Arquímedes Godoy, Jorge Adilson
Pinedo Escatel, Luis Enrique Jauregui López, Miguel
Vásquez Bolaños, Silvia Socorro Zalapa Hernández, Servando Carvajal.
&
8
CONTENIDO
LIBROS PARA LOS RESPONDONES; PRÓXIMOS
EVENTOS. CIENCIA BREVE: ¿Por qué se me dificulta abrir y cerrar puertas y cajones en tiempo de
lluvias, Raúl Rodríguez Anda; Serpientes: símbolo
antiguo de Egipto, José Luis Barragán-Ramírez y
José Luis Navarrete-Heredia; Muros verdes: ¿una
alternativa para combatir la contaminación atmosférica en Guadalajara?, Carlos Efraín Reyes
González; El ajedrez y los cinco niveles de logro
que podemos alcanzar, Luis Alfredo Mayoral
Gutiérrez; Ciencia y Paciencia: revista mexicana
de divulgación científica de principios del siglo XX,
José Luis Navarrete-Heredia; Las fantásticas crasuláceas, Julieta Rodríguez Licona. A consumir
camote de cerro, José Juvencio Castañeda-Nava
y Fernando Santacruz-Ruvalcaba. POESÍA EN
EL ROCK: The Scientist, Berryman Guy Rupert,
Buckland Jonathan Mark, Champion William,
Martin Christopher Anthony John. CREACIONES IPADIANAS: José Luis Navarrete-Heredia.
FOTOGRAFÍAS: Mariposas, Manuel Anguiano.
CUENTOS: Día de colecta; El amor de la ánguila...
mejor tenerlo de lejitos; Tardes perfectas; Devónico ilusorio según las leyes de mi memoria; El culpable; Los primeros; El amor más grande; El gran
consejo; El murciélago que quería ser pájaro; El
valeroso Benny; Espíritus del bosque; La batalla
de Miogarosormr; La esencia de Baileyi; Mi padre
el espíritu de la Princesa Tecuani; Mil y un leguas
de Soledad; Peculiar, tan peculiar como la luna
misma; Sobrevive; Tornasol el ave perseverante;
Un nuevo integrante; Una familia diferente; Vuelo
de unas horas; Ramón el ratón que quería volar;
Grades amigas; A la luz; La sociedad desconocida;
Realidad; El último deicididio.
Libros para los respondones...
&
Analiza la letra de la canción incluida en la sección poesía en el rock. Elabora una interpretación de
la misma. Las tres mejores recibiran un libro. La respuesta debe enviarse a [email protected]
q 2
Próximos eventos
1-5 de septiembre 2014
http://museum.unl.edu/research/entomology/RELAS/Colombia2/Colombia.html
27 de abril al 2 de mayo 2014
http://asociacionetnobiologica.org.mx/sncris/index.
html
XVI Simposio de Zoología
20-24 de octubre 2014
[email protected]
IV Congreso Latinoamericano de Aracnología
XLIX Congreso Nacional de la SME
20-25 de julio 2014
http://sme.colpos.mx/congreso.html
I Congreso Latinoamericano de Murciélagos
6-9 de agosto 2014
http://www.relcomlatinoamerica.net/index.php/reuniones/colam
q 3
¿Porque se me dificulta abrir y cerrar puertas y cajones de madera
en tiempo de lluvias?
por
Raúl Rodríguez Anda
Instituto de Madera, Celulosa y Papel, Universidad de Guadalajara, [email protected]
¿Porque se dificulta abrir y cerrar puertas hechas de madera en
alacenas, recámaras o cajones de buros, roperos o cómodas? Es
una pregunta que continuamente nos hacemos, y como se han dado
cuenta esto se acentúa en la temporada de lluvias.
1
A diferencia de los metales y plásticos que son
considerados como inertes, la madera proviene de
seres vivos: los árboles, y por lo tanto, está compuesta
por diferentes tipos de células con funciones muy
específicas. Algunas proporcionan soporte (fibras),
otras conducción (vasos y traqueidas) y un tanto más la
función de almacenamiento (parénquima) (Fig. 1).
Figura1. Fibras, vasos y parénquima.
Por su naturaleza la madera es considerada como
un material higroscópico, esto es, que absorbe o cede
humedad al medio dependiendo de las condiciones
climáticas prevalecientes. ¿Qué tanto absorbe o cede
humedad? Esto varía entre especies, lo que depende de
la estructura anatómica de la madera, densidad y por
sus principales componentes químicos, como son la
celulosa, hemicelulosa, lignina y sustancias extraíbles.
De estos compuestos, las hemicelulosas son las más
vinculadas a la humedad, seguida por la celulosa y la
lignina; por otra parte, las sustancias extraíbles como
son las resinas, gomas y ceras entre otras (Fig. 2),
actúan de forma contraria, esto es, interfiriendo la
absorción de humedad, de tal modo, que las maderas
con altos contenidos de dichas sustancias, son menos
higroscópicas.
2
Figura 2. Sustancias extraibles.
q 4
3
4
5
Figuras 3-5. Tipos de corte de la madera. 3. Longitudinal, 4. Radial, 5. Tangencial.
Otro factor importante, es el tipo de corte que se haya
realizado en las piezas de madera para la elaboración del
mueble, teniéndose tres ejes principales:
1) Longitudinal. Este se da a lo largo del tronco, y las fibras
que proporcionan resistencia a la madera, se desarrollan en
este sentido. Sin embargo, el hinchamiento o contracción en
esta dirección es despreciable, ya que oscila del 0.1 a 0.3% de
la longitud total de la tabla (Fig. 3).
2) Radial. Este se realiza de forma perpendicular al
eje longitudinal y a los anillos de crecimiento (serie de
circunferencias concéntricas vistas en el tronco) y su
hinchamiento y contracción oscila del 2 al 6% del ancho de la
tabla. En este corte, los anillos de crecimiento se observan de
forma vertical en el espesor de la tabla (Fig. 4).
3) Tangencial. Este se realiza también de forma
perpendicular al eje longitudinal, pero tangente a los anillos
de crecimiento, en estos cortes se presentan los mayores
hinchamientos y contracciones, que fluctúan del 5 al 14% del
ancho de la tabla. En este corte los anillos de crecimiento se
ven en forma de arco en el espesor de la tabla (Fig. 5).
Es imposible evitar el hinchamiento y la contracción de
la madera, de forma tal, que si la humedad de la madera
es mayor que la humedad del medio ambiente, entonces
la madera cederá humedad, por lo que las dimensiones se
reducirán (contracción). De forma contraria, si la humedad
del ambiente es mayor que la humedad que posee la madera,
entonces la madera empezará a absorber humedad hasta llegar
a un punto de equilibrio. Y por lo tanto, las dimensiones de la
madera se incrementarán, lo que implicará un hinchamiento.
Sumando los factores anteriormente descritos, y si la
mayoría de las piezas de madera que componen nuestro
mueble están presentes los cortes tangenciales que son los
menos estables por sus altos índices, en la temporada de
secas, donde la humedad relativa del aire es muy baja se dará
entonces el efecto de contracción, donde en circunstancias
extremas pueden ocasionarse rajaduras, holguras en uniones
y ensambles, deformaciones o el deterioro completo del
producto. De forma contraria, los hinchamientos en temporada
de lluvias serán muy grandes y como consecuencia se
dificultará abrir o cerrar una puerta exterior o los cajones del
escritorio o closets. Estas son las razones de como se hincha
y se contrae la madera.
h
Literatura recomendada
Hoadley, R.B. 1992. Understanding Wood: A craftsman’s guide to Wood
technology. The Tauton Pewaa. Inc. Newton, Connecticut. USA.
Simpson, W.T. 1999. Drying and control of moisture content and
dimensional changes. In: Wood Handbook: Wood as an Engineering
Material. Report FPL-GTR-113, USDA Forest Service, Forest
Products Laboratory, USA. 12-1-20.
5
q
Serpientes: simbolo del antiguo Egipto
por
José Luis Barragán-Ramírez y José Luis Navarrete-Heredia
Centro de Estudios en Zoología, Universidad de Guadalajara, [email protected]
Las serpientes también conocidas como ofidios,
culebras o víboras son un grupo de reptiles pertencientes
al orden Squamata cuyo nombre hace alusión a que su
piel está cubierta de escamas. Se caracterizan por su
cuerpo alargado, ausencia de extremidades, lengua
bífida, ausencia de parpados móviles y abertura auditiva
externa.
Desde tiempos ancestrales hasta la actualidad las
serpientes han sido parte importante de la cultura
del hombre, destacando su imagen como símbolo en
diferentes civilizaciones del mundo. Un ejemplo son los
egipcios, quienes veneraban a la diosa Uadyet “señora
del cielo” símbolo del calor del sol y la llama del fuego.
Representada con la figura de la serpiente real, el áspid,
una cobra erguida con la capucha extendida (Uraeus).
El símbolo del Uraeus es un emblema de poder,
protección y realeza que decoraba la corona, joyas y
amuletos de faraones como manifiesto de la autoridad
y el poder de la monarquía, así como dioses, templos y
sepulcros importantes considerados sagrados para los
egipcios, veamos algunos ejemplos.
Hator
Dioses
Hator
Era la diosa de la música, la danza, la alegría y el amor,
además velaba por las minas y los países extranjeros.
Es una mujer con cuernos de vaca en forma de lira que
rodean el disco solar, también suele ser representada
con forma de vaca.
Khnum
Khnum
Dios de la crecida anual del Nilo, de la fertilidad y
del nacimiento. Se representaba como un carnero, pero
luego adoptó la forma de un hombre con cabeza de
carnero.
Osiris
Dios de los muertos, de la resurrección y del
renacimiento de la vegetación. Osiris tiene aspecto de
hombre momificado. Sobre su cabeza lleva una corona
con la forma de un ramo de vegetales flanqueado por
dos plumas de avestruz. Su piel verde es símbolo del
renacimiento.
Sekhmet
Diosa de la guerra, de la enfermedad y de la cura.
Era una diosa muy temida ya que ocasionaba conflictos,
epidemias e incluso la muerte. Bajo su aspecto tranquilo,
se convertía en la gata Bastet, diosa del amor. Sekhmet
es una mujer con cabeza de león.
q 6
Osiris
Sekhmet
Faraones
Hatshepsut
1479-1457 a.C.
Faraona anterior a Cleopatra, fue la primera reina que
marco la historia del país.
Tutmés III
1479-1425 a.C.
Fue uno de los monarcas más importantes y poderosos
de Egipto. Considerado el mayor conquistador en la historia
de Egipto.
Amenofis IV
1351-1334 a.C.
Su reinado se caracterizó por la implementación de una
reforma religiosa que convulsionó violentamente la religión
tradicional. Construyó muchos monumentos y dedicó
templos a su dios Atón.
Tutmés III
Hatshepsut
Tutankamón
1333-1323 a.C.
Es uno de los faraones más conocidos de Egipto. Su
reinado se caracterizó por un retorno a la normalidad en el
plano socio-religioso después de los cambios implementados
por Amenofis IV (Akhenatón).
Seti I
1290-1279 a.C.
Fundó una de las dinastías más grandes de Egipto.
Durante su reinado reorganizó el país y restauró templos y
monumentos estropeados por Amenofis IV.
Tutankamón
Amenofis IV
Ramsés II
1279-1213 a.C.
Fue el faraón que más monumentos construyó. Tras las
guerras a principios de su reinado, Egipto conoció la paz y la
prosperidad después de firmar el primer tratado de paz con
los hititas (pueblo de Turquía).
Ramsés III
1182-1151 a.C.
Su reinado fue el ultimo período de grandeza del Egipto
independiente. Durante su gobierno salvo a Egipto de
terribles invasores, sus batallas quedaron representadas en
las paredes de un templo funerario que construyó.
Seti I
Ramsés II
Joyas
Diadema real del faraón Tutankamón hallada en su tumba,
esta hecha de oro con incrustaciones de vidrio de colores y
piedras semi-preciosas. La diadema contiene la imagen de
un buitre y una cobra, que sirven como iconos de protección
para mantener al rey seguro en su viaje al más allá.
Imágenes modificadas con el programa Portrait Painter de Jixipix a partir
de imágenes publicadas en:
Könemann Verlagsgesellschaft mbH. 2000. Egipto: Templos – dioses –
faraones. Hong Kong, China.
Wiese, A. & A. Brodbeck. 2004. Tutankhamun: the golden beyond:
tomb treasures from the Valley of the Kings. Basel: Antikenmuseum und
Sammlung Ludwig.
Los derechos corresponden a las obras originales.
Ramsés III
Diádema real del faraón
Tutankamón
7
q
Muros Verdes: ¿Una alternativa para combatir la contaminación
atmosférica en Guadalajara?
Por
Carlos Efraín Reyes González
Estudiante del Doctorado BEMARENA, Universidad de Guadalajara, [email protected]
Hace dos años, en cierta ciudad del occidente de México, conocí a una bella y excéntrica señora. En una de
su mano izquierda suele cargar un escudo y sobre la cabeza usa un casco. Suele salir a caminar en los cruces de
López Mateos, Vallarta, Golfo de Cortez y Circunvalación.
Hace una semana, me enteré que estaba hospitalizada, debido a que a sus dolores de cabeza, nauseas e
incluso desmayos se habían vuelto tan frecuentes, que ya eran una señal de alarma; para la guapa mujer. En
el hospital civil un neumólogo fue quien la atendió, este le diagnostico una enfermedad respiratoria crónica,
relacionada con la exposición de contaminantes como: plomo, dióxido y monóxido de carbono, entre otros.
El especialista le ha recomendado, disminuir la exposición a agentes contaminantes en el aire, los cuales son
generados por sus hijos los tapatíos. En especial los que viven en Miravalle, el Centro y los más pequeños de las
nuevas zonas industriales. Esta madre se encuentra en una encrucijada ya que sabe que esos hijos los que más
contaminan, son también los que más trabajan. Una de las medidas para contrarrestar los daños evidentes en
su salud, es aumentar las áreas verdes de su casa, dado a que las plantas actúan como filtros absorbentes de
los contaminantes. Sin embargo, es una señora hecha a la antigua y la planificación familiar no esta dentro de
Imágenes proporcionadas por ©Mayra Arguello Quechuleño.
q 4
su proyecto de vida, entonces no hay espacio para un
nuevo jardín en casa. Una alternativa a la escases de
espacios es construir jardines en muros. Esta señora de
nombre Minerva, que custodia con Justicia, Sabiduría y
Fortaleza a su humilde morada, es consciente que debe
emplear alternativas para mitigar la contaminación en
su casa, Guadalajara. La que desde hace mucho dejo
de oler a rosas. En donde sus hijos, es decir nosotros
los tapatíos, prontamente seguiremos el destino de
Minerva. Los cuadros con enfermedades respiratorias
crónicas, serán más comunes. ¿Te has preguntado cual
es el impacto en tu salud, cuando caminas ó te ejercitas
en las avenidas de esta ciudad?, ¿Hasta cuando
continuaremos acrecentando la gran isla de concreto,
en la que se ha convertido Guadalajara? ¿Sabías que
los muros verdes son una alternativa real para crear un
jardín vertical?
La Minerva, podría ser cualquier tapatío, en especial
aquellos que somos los ¨ciudadanos de a pie¨, aquellos
que caminamos y a veces corremos para alcanzar
un camión y de paso nos tragamos todo lo que sale
del escape. La cobertura vegetal de la ciudad es
insuficiente, esto aunado a la rápida reducción
de la parte boscosa del bosque de la primavera,
que ha agudizado la contaminación ambiental.
Recomendaciones por la Organización Mundial
de la Salud (OMS), señalan que se requieren de
10 m2 de áreas verdes por habitante, sin embargo
Guadalajara cuenta sólo con 4 m2 de áreas verdes
por habitante, muy por debajo de lo deseado. Los
muros verdes, cubiertas enverdecidas o paredes
naturadas son una alternativa para compensar la
falta de áreas verdes, se ha demostrado reducen
la isla de calor urbana, el consumo de energía del
edificio y mejoran la calidad del aire. Las plantas
llegan a filtrar hasta el 85 % de las partículas del
aire, además captan dióxido de carbono y liberan
oxígeno. Un m2 de pasto puede remover anualmente 0.2 kg de partículas suspendidas en el ambiente. Esto
también puede ayudar a prevenir los efectos nocivos de la lluvia ácida ya que el ácido carbónico es una de las
sustancias responsables de la erosión química de edificios ladrillo y mampostería.
Estamos en un punto en donde los contaminantes en el aire nos han llegado hasta los pulmones. Estudios
realizados demuestran que 1.5 m2 de pasto producen anualmente el oxígeno suficiente para satisfacer las
necesidades anuales de un ser humano. Esta cifra tiene que verse representada cada uno de los 4’434,878
habitantes (INEGI, 2010) de esta ciudad. Por tanto este problema de salud pública y contaminación atmosférica
debe combatirse con alternativas como lo son: los muros verdes.
Literatura citada
INEGI. 2010. Delimitación de las Zonas Metropolitanas de México 2010. http://www.inegi.org.mx/Sistemas/
multiarchivos/doc/702825003884/DZM20101.pdf (Consultado 2 de Enero de 2014).
5
q
El ajedrez y los cinco niveles de logro que podemos alcanzar
por
Luis Alfredo Mayoral Gutiérrez
Centro de Estudios e Investigaciones en Comportamiento, Universidad de Guadalajara, [email protected]
Chess is like a language, the top players are very fluent at it
Vishy Anand (Campeón Mundial de Ajedrez)
Ciencia breve
En el año de 1924 se celebró en Nueva York el
torneo internacional de maestros que convocaba
a los mejores ajedrecistas de la época, entre otros;
Alekhine, un Lasker mayor que terminó ganando
el torneo y Capablanca, que finalizó en segundo
lugar, perdiendo además una partida contra Réti
que puso fin a un extraordinario record de 8 años
sin perder. Amílcar Celaya (1930) en el prólogo
del libro “Curso superior de ajedrez” relata una
anécdota previa a la celebración del torneo que
citamos textualmente:
Cuando los maestros europeos se embarcaron en Hamburgo
para Nueva York con el objeto de participar en el gran certamen
internacional a realizarse en esa ciudad. Réti mostró algunas
composiciones suyas a sus colegas y compañeros de viaje,
encareciendo especialmente la dificultad de una de ellas, a pesar
de la sencillez de los medios empleados: caballo y peón contra dos
peones. El doctor Lasker se interesó por este final, sobre todo, y se
dispuso resolverlo. Como Réti le volviese a advertir que el estudio
era muy difícil, el viejo campeón prusiano respondió sonriente que
estaba dotado de bastante habilidad para esta clase de tareas y que
al otro día, a más tardar, hallaría la solución exacta. Transcurrió,
sin embargo, el plazo señalado por él mismo, sin que Lasker diera
con la clave del enigma. El veterano maestro, tocado en su amor
propio, movía y removía las piezas, pensaba y volvía a pensar,
pero la ansiada solución no aparecía. Lasker perdió hasta los
últimos restos del atildamiento que nunca tuvo, obsesionado por
ese obstáculo que se resistía a sus esfuerzos más inteligentes. Por
fin, ocho días después, y poco antes de tocar puerto, el viejo Lasker,
q 10
cubierto de ceniza, revuelta la cabellera cana, pero brillante -por efecto del
cansancio quizás- la mirada de ordinario opaca, presentaba triunfalmente la
solución completa del enigma a su genial autor. (23-24).
La anécdota nos pone en evidencia la dificultad del
dominio pleno del juego ciencia del ajedrez, al ponerse a
prueba a un campeón mundial como Lasker que invirtió
varios días en solucionar un problema formulado por
Réti. Además, aunque menos evidente, un gran maestro
del ajedrez posee grandes recursos que le permiten ajustar,
-conceptualmente-, su comportamiento en diferentes
niveles de profundidad y extensión, que el ajedrez, en
infinidad de posiciones o situaciones exige.
En el año 2006 Emilio Ribes1 publicó un artículo
especializado sobre conceptos, categorías y conducta, en
el cual reflexiona y propone diferentes formas de ajuste
de la conducta social y donde, entre otros planteamientos
importantes, destaca que los conceptos son las funciones
de las palabras y las categorías delimitan el ámbito de
dichas funciones, “comportarse de acuerdo a un concepto
significa actuar en forma pertinente o apropiada a un
Emilio Ribes Iñesta posee una trayectoria y prestigio internacional en el
campo de la psicología. Nació en Barcelona el 24 de junio de 1944, llegó a
México en 1947, en el exilio originado por la guerra civil española. Se graduó
en psicología en la UNAM, donde también obtuvo un doctorado en filosofía, y
cursó la maestría en psicología experimental en Toronto. La investigación desarrollada a lo largo de varias décadas por el doctor Ribes abarca los aspectos
filosóficos, teóricos y experimentales. Igual se ha preocupado por los campos
de aplicación; como es la educación para la salud, la educación especial, los
modelos para la enseñanza de la ciencia y la educación misma.
1
marco de referencia determinado…” (p. 16). La relación práctica de la persona con los objetos y el entorno que
se establecen mediante el lenguaje y como lenguaje, la calificamos de pertinente sólo si se ajusta al criterio de cada
situación particular, lo que decimos y lo que hacemos poseen sentido o funcionalidad con base en los requisitos
que nos impone una situación, la naturaleza de la tarea y las medidas empleadas, por ejemplo; al aprender un
nuevo idioma, resolver un laberinto, buscar referencias bibliográficas sobre un tema, realizar un rutina, conversar
y demás.
En el ajedrez, por ejemplo, como en muchas otras situaciones, adquirimos un concepto de manera práctica
y mediante el ejemplo, lo aprendemos observando, copiando lo que hacen otros y por corrección, de tal modo
que nos adecuamos o ajustamos, de modo paulatino, a los criterios conceptuales de cada situación, en este caso,
de cada posición al jugar el ajedrez, porque a fin de cuentas el único problema a resolver en cada partida tiene
que ver con la pregunta “¿qué movimiento debo hacer?” Pregunta difícil de responder y varias propuestas y
aproximaciones que pueden probar ser eficaces en diferentes situaciones (Aagaard, 2012).
Por lo que se afirma, el comportamiento se ajusta y cumple criterios de logro relacionados con categorías y
conceptos, o sea, lo que se debe y puede hacer en cada situación de nuestra convivencia cotidiana con los otros
y el mundo ordinario. Ribes procedió a distinguir cinco niveles de ajuste o logro en el “uso” de un concepto y
su relación con los indicadores empíricos. A fin de ilustrar los diferentes ajustes, el autor describió en borrador y
de manera sucinta los comportamientos con sentido y consentidos por otros en el aprendizaje y la práctica del
ajedrez.
Lo que a continuación se expone pretende ser un análisis ampliado y pormenorizado de los logros del jugador
de ajedrez en cada uno de los tipos de ajuste progresivos e inclusivos, que ejemplifican adquisición, posesión y uso
de los conceptos en cada situación que el juego establece; asimismo, para saber si esta reflexión arroja nuevas luces
sobre algunos detalles de la propuesta teórica de Ribes del ajuste conceptual en el juego ciencia. Además, desde
una óptica pedagógica los planteamientos aquí expuestos podrían tenerse en cuenta, como base teórica, para
un programa de enseñanza y entrenamiento en las distintas fases y temas en el ajedrez: aperturas, medio juego,
finales, tácticas y estrategia.
1
Primer nivel. Ajuste por Aceptación. Aun cuando una
persona puede aprender a jugar ajedrez, en un nivel básico,
observando y copiando a otros, por corrección o mediante
acierto y error, generalmente, el primer acercamiento al
aprendizaje del ajedrez supone la aceptación del aprendiz de las
reglas básicas que lo rigen, lo cual implica identificar, reconocer
y reproducir los movimientos legales de las piezas blancas y
negras. Se parte desde identificar las seis diferentes piezas que
componen al juego (peón, torre, caballo, alfil, dama y rey); la
posición correcta de las 32 piezas totales dentro y del tablero
mismo, con una casilla blanca abajo y a la derecha2. Reconocer
un error en la posición o ubicación de una o varias piezas, por
ejemplo, es común ver la dama en la casilla del rey o el alfil en
el lugar del caballo, así como identificar y reconocer en sets
de ajedrez cuál pieza “ambigua” corresponde a una torre, un
caballo, alfil, dama y rey (por ejemplo, piezas representando
personajes temáticos), lo cual no es el caso de los peones
debido a su número y tamaño; pero puede suceder en piezas
que representan indios contra españoles, alienígenas versus
humanos, animales en extinción o dinosaurios, etc., así como
identificar cuáles piezas representan las blancas y las negras,
esto mismo para juegos de colores (vgr, rojas versus amarillas,
doradas versus plateadas, azules versus grises).
Cortesía de Carlos E. Martínez Munguía.
Para posicionar el tablero de manera correcta, en inglés suele decirse “White on
right”.
2
11
q
Se dice que un jugador se ajusta por aceptación cuando
puede reproducir e identificar errores en la posición
inicial del tablero así como de algunas de las piezas, pero
también corresponde al ajuste por aceptación, conducirse
según reglas reconocidas en torneos oficiales e incluso
en partidas amistosas; como las de “pieza tocada pieza
jugada”, jugada ilegal pierde la partida, dar mate sin
obligación de anunciarlo, tomar peón al paso, enroque
corto y largo entre otras.
A modo de ilustración del ajuste por aceptación;
observe el amable lector detenidamente la siguiente
imagen y trate de detectar errores en la configuración.
El ajuste por aceptación ocurre no sólo cuando la persona
identifica y reconoce que el tablero está mal colocado y la
dama blanca no está en su casilla correspondiente; sino
que además es capaz de acomodarlo, junto con las piezas,
de forma correcta.
Cortesía de Carlos E. Martínez Munguía.
2
Segundo nivel. Ajuste por Uso. El ajuste por uso implica al anterior ajuste por aceptación,
es decir, los niveles son progresivos e inclusivos. En este nivel el jugador se desempeña según el
juego típico de ajedrez que podemos observar en niveles infantiles o mejor dicho de aficionados,
donde temas teóricos como la apertura, estrategia, táctica y finales no se consiguen sino sólo por
coincidencia, reproducción de una posición gracias a la memoria o simple suerte. El ajuste por uso
se consigue cuando se interviene según los criterios de pertinencia; cuando se juega según las reglas,
moviendo y esperando el movimiento legal del rival y mover una pieza en consecuencia, por lo
general, el jugador novato se conduce por la posición actual o situación presente y tomando en
cuenta, casi siempre, la jugada legal propia y del contrario en términos inmediatos, es decir, qué
pieza se ha movido, cuál o cuáles se pueden mover, qué pieza está amenazada, a dónde y qué pieza
rival tomar si existe la oportunidad. Es cuando decimos que se juega moviendo las piezas, por las
amenazas y oportunidades de ataque y defensa presentes in situ, con poca o nula idea de un plan
estratégico o previendo o provocando una combinación táctica, propia o del oponente.
Cuando el jugador de ajedrez acepta, reconoce, reproduce y además puede realizar movimientos
pertinentes, y se le presenta la oportunidad de aprender nuevos juegos de estrategia, su ajuste
categorial por uso en el ajedrez le posibilita la capacidad de extender la aplicación de las reglas
iniciales y procedimientos aprendidos a situaciones diferentes, por ejemplo, aplicar algunas de las
reglas al juego de damas o juegos de mesa parecidos como el Xiangqi (ajedrez chino); su variante
japonesa el Shogi o el Go el antiguo ajedrez del Oriente.
3
Tercer nivel. Ajuste por Elección. El tercer tipo de ajuste tiene que ver con el intercambio
de criterios ante un mismo conjunto de objetos, símbolos y acontecimientos. Las piezas se definen en
teoría por un valor numérico al inicio del juego , donde la dama, siendo la pieza más poderosa tiene
un puntaje mayor (9 puntos) que la torre y esta que los alfiles y el caballo, quedando al final el peón (1
punto), sin embargo, un jugador puede hacer caso omiso a lo anterior y elegir cambiar el valor de una
torre y considerar más valioso a un alfil y esta decisión de elección depende de la situación presente,
es decir, de la configuración particular de la partida al identificar un tema táctico, de tal modo que
es más valioso considerar permutar criterios de valor de las piezas por criterios seleccionados por el
jugador según la situación. El jugador que se comporta por criterios de elección se ajusta cambiando,
por ejemplo, su torre, incluso la dama por un alfil o peón contrario porque al final prevé una mejor
posición, una ganancia de material o el jaque mate que da por terminada la partida.
q 12
Aunque elegir lo anterior es inusual, se puede presentar la elección de sacrificar una pieza, sin
compensación material, con el único objetivo de abrir la defensa del contrario y tener mejores
oportunidades de ataque y ganar la partida. Elegir una posibilidad entre múltiples opciones que
se presentan conforme avanza el juego, porque éstas se incrementan de modo exponencial hasta
volverse imposible considerar todas las secuencias posibles, se hace necesario evaluar sólo unas
cuantas opciones y elegir la que uno supone es la mejor. Lo anterior es posible gracias al ajuste por
elección.
La configuración presente de las piezas y la combinación potencial de cada una de ellas, en su
conjunto ofrece funciones polivalentes que deben tenerse en cuenta en la respuesta del contrincante,
sus posibilidades de contraataque o defensa. Es pensar en elegir una combinación posible esperando
a su vez la mejor respuesta del contrario. Diríamos que este ajuste por elección tiene características
tácticas y de estrategia que ocurren sólo en la configuración presente de movimientos sucesivos de
las piezas, temas como desviación, atracción, ataque a la descubierta, doble ataque, intercepción y
demás que se pueden poner en ejecución, incluyendo movimientos defensivos y profilácticos.
4
Cuarto nivel. Ajuste por correspondencia. El cuarto tipo de ajuste, por correspondencia,
se define como el tránsito de criterios de una situación a otra, ampliando los límites funcionales, es transitar
de nueva cuenta los caminos andados, en el ajedrez sería de la siguiente forma, uno aprende a
jugar de modo más o menos sistemático, similar partida tras partida con piezas negras y otro tanto
con blancas, digamos que vamos imponiendo un repertorio personal y definiendo un estilo propio
de juego, influido en buena medida por nuestra personalidad e historia personal en el ajedrez. En
la apertura se pueden repetir los mismos movimientos, aún sin conocer por completo los motivos
estratégicos o tácticos que hay detrás de cada uno de ellos, por ejemplo, en la defensa “francesa” ya
está probada juego tras juego y para alguien puede resultar regularmente sólida en el desarrollo de
sus piezas, el aumento de posibilidades de ataque y la disminución de debilidades en su territorio,
eso en relación al juego, por otro lado, si puede identificar un tema táctico o una secuencia de mate
que otras veces ha intentado y llevado con cierto éxito o revisado en otra fuente, es probable que lo
aplique, lo cual depende de la configuración actual de las piezas y de su análisis. La aplicación de
consejos, que se repiten en varios manuales en las distintas fases del juego, suelen ser de utilidad:
dominio del centro, desarrollo de piezas menores, enroque rápido, entre otras, se usarán en la
medida que estás se vean contrastadas con juegos donde no se aplicaron dichas medidas y la partida
resultó en un rotundo fracaso, aquí se aplica la máxima que reza “siempre se aprende de los errores
y si son del contrario mucho mejor” por lo que se tiende a repetir las jugadas exitosas o preventivas.
Los jugadores con este tipo de ajuste se pueden identificar porque tienen “buen ojo” para los temas
tácticos y con conocimientos teóricos en estrategia y finales.
Este ajuste por correspondencia ofrece al jugador la sensación de que a mayor número de
juegos en su historia mejor comprensión tendrá del juego, sin embargo, jugar numerosos juegos no
necesariamente hace avanzar al jugador a niveles superiores, mejor aún es el estudio de las diferentes
fase del juego combinado con la práctica lo que determina el desarrollo de jugadores profesionales
en el ajedrez, de otro manera, se tendrá una repetición de jugadas de dudosa calidad.
Los jugadores profesionales son los que a través del estudio de sus propias partidas, en libros y el
auxilio de programas de computadora logran tener sentido de una buena posición o una mejor
continuación. Sin embargo, el conocimiento rutinario no es recomendable en el ajedrez, no funciona
aprenderse de memoria movimientos de apertura y finales sin estudiar las razones que hay detrás y
son poco evidentes en cada jugada. La tendencia de jugar de modo repetitivo y según sus intuiciones
no los beneficia demasiado, salvo en partidas rápidas o Blitz, a los jugadores monótonos y poco
creativos una vez terminada la fase de la apertura poco saben cómo continuar en el desarrollo de su
posición, por desconocimiento de las implicaciones.
13 q
5
Quinto nivel. Ajuste por construcción. El quinto tipo de ajuste, es el que se despliega,
generalmente, cuando observamos partidas oficiales de grandes maestros, y se relaciona con la
formulación de nuevos criterios en la abstracción y relación de categorías, este tipo de ajuste permite la posibilidad
de jugar ajedrez sin ver físicamente las piezas, (ajedrez a ciegas) porque se posee una nomenclatura
que lingüísticamente establece la posición de las piezas por coordenadas sin necesidad de verlas
directamente. El tablero identifica 8 columnas con letras de la “a” la “h” e igual número de filas
nombradas del 1 al 8, tomando como punto de origen y orientación el lado de las blancas.
De esta manera, el conocimiento teórico pleno de los diferentes aspectos o fases del juego de ajedrez:
apertura, medio juego y final, incluyendo total dominio del tema táctico y estratégico, obedecen a
un plan general que se plantea jugando con las piezas negras y que se diferencia si se inicia jugando
con las blancas.
El jugador que se ajusta por construcción al juego considera la partida en su conjunto, -incluso al
contrincante-, como un todo coordinado, apreciando el planteamiento estratégico y las posibilidades
tácticas de cada situación y las potenciales derivadas, varias jugadas adelante y siempre tratando de
imponer su estrategia. Previendo incluso la mayoría de las consecuencias de cierto movimiento del
otro jugador. Conoce gran número de partidas ajenas y sabe las líneas frecuentemente seguidas, lo
que lo hace poseedor de un repertorio rico y flexible. Hace uso intenso de la estrategia, entendida
como el planteamiento de la partida, estableciendo objetivos y concibiendo los medios para llegar a
ellos.
La misma posición analizada por un gran maestro en ajedrez lo lleva a meditar profundas líneas
de secuencia, considerando las mejores respuestas de su adversario, a diferencia de un novato, quien
puede hacer el mismo movimiento pero, con la consideración de un tema táctico muy superficial, en
el mejor de los casos si ha hecho alguno. El conocimiento teórico profundo de distintas aperturas le
permite proponer y contribuir con variantes novedosas rara vez antes vistas en la historia del ajedrez,
con ciertas expectativas de triunfo, sin embargo, estas construcciones innovadoras planteadas en una
partida, sólo el tiempo y otros grandes maestros y entrenadores del juego podrán considerarla como
aportación valiosa o sólo como un intento infructuoso, algunos ejemplos de ajuste por construcción
novedosas en su tiempo y que han adquirida popularidad, son conocidas por el nombre de su
fundador en unos casos y en otros por la ciudad o el lugar donde primera vez se jugó; como ejemplo
esta la apertura Ruy López, la variante Najdorf en la defensa Siciliana o la apertura Catalana entre
muchas más.
En otras ocasiones, cuando la partida está equilibrada y ambos bandos han llegado a una posición
con pocas o nulas posibilidades de triunfo, no se necesita de realizar sesudos análisis y malgastar
tiempo de reflexión cuando la posición se declara como tablas teóricas, -empate- y cualquiera de los
jugadores, en este nivel, las acepta o propone sin mayor discusión. Sin embargo, en jugadores con
niveles de juego menor, una posición de tablas teóricas no siempre es considerada así y casi siempre
los lleva a seguir con la partida hasta que uno de ellos termina equivocándose y perdiendo el punto
en una partida perfilada para compartirlo.
Reflexión final
En el ajedrez el criterio de logro, primero y último, es dar jaque mate al rey contrario, pero cada
movimiento de pieza establece una configuración o situación particular y los atributos o propiedades
de cada una de las piezas es contingente o dependiente de su posición, sus valores son relativos, por
consiguiente tenemos diferentes criterios de logro conforme avanza el juego. El ajuste conceptual
se visualiza cuando el ajedrecista actúa con base en reconocer, formular y aplicar criterios de ajuste
respecto de los atributos de las piezas en una situación específica que establece el juego, por lo que
podemos afirmar que el criterio que regula la acción determina la finalidad de la situación, por
ejemplo, en la apertura existen consejos generales aceptados, como se mencionó más arriba: dominio
de las casillas centrales, desarrollo de piezas menores: caballo y alfil, en ese orden, no invertir más de
dos movimientos en la misma pieza y otros, más pero nunca aplicados al pie de la letra, porque los
q 14
criterios de logro se establecen según la posición de las piezas.
Los conceptos y las categorías no son esquemas fijos que se adquieren y se aplican unívocamente. Poseer un
“concepto” es observar de cierta manera o considerar un evento o situación desde una óptica particular, en el
ajedrez es ver ciertas combinaciones o lograr un análisis extenso y profundo de la posición que el adversario quizás
no logra captar y obtener ventaja de ello. Lograr un nivel de ajuste por construcción en el ajedrez, le permite
al jugador no sólo recordar muchas partidas y ser flexible en su estilo, sino al igual que el artista o músico, tener
conocimiento pleno de las diferentes fases del juego como si de notas musicales se tratase.
Por último, quisiera retomar algunas ideas de Kasparov tomando en consideración el último nivel de ajuste
conceptual, el de construcción, al que todo apasionado del ajedrez aspira. Al hablar sobre la diferencia de un
ajedrecista ganador de un perdedor, a nivel de grandes maestros, para él la voluntad de hacer lo impensable es lo
importante: la sorpresa. Una estrategia brillante es, sin lugar a dudas, una cuestión de inteligencia, pero cuando ésta
carece de audacia no es suficiente. Puesta la oportunidad, debes tener agallas para lograr ventaja en el juego y lograr
poner de cabeza a tu oponente; cuando éste logra anticipar cada movimiento que realices, tu propia estrategia se
deteriorará progresivamente. Kasparov apunta a desarrollar un juego dinámico con plena confianza en sí mismo
y con la capacidad de tomar riesgos en posiciones críticas, evitando la simplicidad.
h
Referencias
Aagaard, J. (2012). Grandmaster preparation: Calculation. Quality Chess UK Ltd., Glasgow,
United Kingdom.
Ribes, E. (2006). Conceptos, categorías y conducta: reflexiones teóricas. Revista
Latina de Pensamiento y Lenguaje, 15(1): 5-23.
Réti, R. (1931). Estudios completos. Fundamentos/Aguilera, Madrid.
Las imágenes con los personajes de DC se elaboraron
a partir de fotografías. Se editaron con varios programas
de la compañía Jixipix. Se agradece a Comicastle las
facilidades otorgadas para la elaboración de las fotografías.
Los derechos de los personajes pertenecen a DC. Cortesía de
José Luis Navarrete-Heredia.
15 q
The Scientist
por
Poesía en el rock
Berryman Guy Rupert, Buckland
Jonathan Mark, Champion William,
Martin Christopher Anthony John
Come up to meet you, tell you I’m sorry
You don’t know how lovely you are
I had to find you, tell you I need you
Tell you I set you apart
Tell me your secrets and ask me your questions
Oh, let’s go back to the start
Running in circles, coming up tails
Heads on a science apart
Nobody said it was easy
It’s such a shame for us to part
Nobody said it was easy
No one ever said it would be this hard
Oh, take me back to the start
I was just guessing at numbers and figures
Pulling your puzzles apart
Questions of science, science and progress
Don’t speak as loud as my heart
Tell me you love me, come back and haunt me
Oh and I rush to the start
Running in circles, chasing our tails
Coming back as we are
Nobody said it was easy
Oh, it’s such a shame for us to part
Nobody said it was easy
No one ever said it would so hard
I’m going back to the start
Oh ooh, ooh ooh ooh ooh
Ah ooh, ooh ooh ooh ooh
Oh ooh, ooh ooh ooh ooh
Oh ooh, ooh ooh ooh ooh
q 16
Tomado de: http://www.metrolyrics.com/the-scientist-lyrics-coldplay.html
Ciencia y Paciencia: revista mexicana de divulgación científica de
principios del siglo XX
por
José Luis Navarrete-Heredia
En fechas recientes, la divulgación científica en México ha crecido de
El autor agradece de manera especial
a Antonio Mendoza, biblioanticuario y
amigo por la cesión de la colección de
Ciencia y Paciencia. Gracias.
manera importante. Se cuenta ahora con varias revistas de divulgación
cuya distribución nacional ha permeado a un publico de varias edades y
formación académica. Museos, congresos, coloquios, conferencias, son
también cada vez mas comunes como parte de las actividades culturales
en varias ciudades. Ciencia y Arte es parte de este crecimiento cultural en
la divulgación científica. Pero no quiero hablar de Ciencia y Arte. Más bien
quiero compartir uno de mis hallazgos fortuitos en la feria del libro usado
del pasado mes de noviembre en la ciudad de Guadalajara. Realmente una
grata sorpresa. Resulta que un buen amigo mio me mostró una colección
parcial de una revista de divulgación científica denominada Ciencia y
Paciencia. Sin dudarlo, le comente que me interesaban todos los ejemplares
que tenía. Conseguí cuatro tomos empastados. Lamentablemente la
colección no está completa, pero, aquí algunos datos.
Ciencia y Paciencia fue una publicación mensual de la Editorial Sayrols
fundada en 1925 (actualmente Lyrsa Editores). Con base en la fecha de
publicación del número 18 (febrero de 1936) se concluye que el primer
número debió publicarse en septiembre de 1934. No tengo la certeza de
ese dato y vía telefónica con Lyrsa Editores (nombre actual de la editorial)
comentaron la carencia de archivos de la Editorial Sayrols. El número 20
(abril 1936) menciona que la “revista está dedicada a llevar al conocimiento
del público los descubrimientos e inventos de mayor interés que se van
realizando en todo elmundo, así como el desarrollo y mejoramiento de
todo objeto útil a la humanidad, nuestro deseo sería también dar una
amplia publicidad a lo que en México se hace en ese sentido”. Más adelante
enfatiza: “no será sino poco a poco como vayamos obteniendo el material
que nos será proporcionado por los hombres de ciencia, expertos y técnicos
mexicanos a los cuales desde el primer número de “Ciencia y Paciencia”
ofrecimos las páginas de esta revista con todo desinterés.
En este contexto, el contenido de sus 98 páginas por número a un
precio de 50 centavos en la capital y 60 centavos en los estados, tenía una
fuerte carga de información proveniente del extranjero, que incluía datos
sobre aviación, mecánica, automovilismo, radio, electricidad, medicina,
descubrimientos, inventos, historia natural, para reír o no, pasatiempos,
entre otras secciones. Todos los números que forman parte de mi
colección, tienen al final crucigramas, notas para juego de cartas, domino,
ajedrez y ejercicios matemáticos. No tengo la certeza de cuántos números
se editaron ni la fecha de conclusión. Si alguien puede proporcionar
información será gratamente recibida.
Editorial Sayrols fue la misma que editó muchas publicaciones
semanales, quincenales o mensuales, incluidas entre ellas: Amenidades,
La Familia, Misterio, Fémina con ases y estrellas, Sucesos para todos,
Paquin, entre muchas otras. Es de sorprender su interés en una revista de
divulgación científica y a un costo superior al de las historietas de la época.
Actualmente me deleito con el contenido de la misma. He encontrado
información muy interesante. Aquí una prueba. Las imágenes anexas
corresponden a las portadas o contraportadas de los números que forman
mi colección. ¡Una pequeña probadita de lo que fue Ciencia y Paciencia!
17 q
q 20
Creaciones iPadianas
por
José Luis Navarrete-Heredia
Mirando a través de la ventana
Xantipa
Cangrejo mirando al mar
Don Rhino
21q
Las fantásticas crasuláceas
por
Julieta Rodríguez Licona
Estudiante del Doctorado BEMARENA, Universidad de Guadalajara, [email protected]
Las crasuláceas son plantas suculentas. La palabra suculencia proviene del latín succus,
que significa jugo, por lo tanto, se entiende que son plantas que almacenan agua en todo
o gran parte de su cuerpo (representando el 80 % de la planta). Comúnmente se les conoce
como: “conchitas”, “siemprevivas”, “flores de roca”, “colas de zorra” y “dedos de niño”.
Pertenecen a la familia Crassulaceae y en el mundo existen aproximadamente 1,410
especies, de las cuales, 342 crecen solamente en México, lo que hace de nuestro país el
mas importante en concentración de especies en el continente americano.
Las crasuláceas pueden ser anuales, es decir, viven sólo una temporada y mueren después
que dan flor, o pueden ser perennes, viviendo mas de diez años. Crecen como hierbas o
arbustos. Un gran número de especies tiene el tallo reducido haciendo que las hojas crezcan
muy juntas y formen una roseta, y en muchas otras el tallo es elongado. Las hojas pueden
tener ceras o pelos y sus colores son: verde oscuro, verde claro, verde – azuloso, púrpura,
rojo, rosa o amarillo. Las flores siempre crecen en conjunto, a lo que se le denomina
inflorescencia y cada flor tiene forma de estrella o de campana y son hermafroditas, es decir,
en la misma flor se encuentran ambos sexos. Los pétalos se encuentran en una gran gama de
colores, teniéndose: blancos, anaranjado, rojos, amarillos, rosados o púrpura. Las semillas
son minúsculas y a simple vista parecieran polvo o tierra. Se propagan con gran destreza
por medio hojas y tallos caídos o arrancados, por hijos o semillas, y son tan increíblemente
aguerridas, que aun cuando parecieran haber muerto tras ser pisadas o devoradas por algún
insecto, vuelven a rebrotar con fuerza, y de ahí su nombre de “siemprevivas”.
Viven en los sitios mas calurosos y secos utilizando sus pelos y sus ceras como armas
contra la alta insolación, y a su suculencia para soportar hasta cuatro meses sin agua. También
crecen en las escalofriantes paredes rocosas de las montañas, adhiriéndose hábilmente
con sus raíces a las pequeñas hendiduras. En invierno se protegen del frío deteniendo su
respiración, tal y como lo hacen los osos en la hibernación, resistiendo así hasta -4 °C.
En la naturaleza, no son sólo una cara bonita mas, ya que también ayudan a evitar la
erosión del suelo, retienen humedad y son hogar para un sin fin de insectos. Gracias a su
belleza y a su resistencia a las condiciones adversas, son usadas para: techos y muros verdes,
arreglos florales y plantas decorativas. Además de su uso como plantas ornamentales,
también se les atribuyen propiedades medicinales, como es el caso de los “dedos de niño”,
los cuales, según la medicina tradicional mexicana, limpian los ojos cuando se sufre de
conjuntivitis. No hay que perderlas de vista dentro del mundo vegetal, ya que sus cualidades
de supervivencia, forma de reproducción y variada arquitectura, no dejan de sorprender y
resultar fantásticas.
h
Literatura recomendada
Ávila, S. M.; G. Araceli De la R. y Reyes S. J. 2005. Jardín Botánico del Instituto de Biología de la UNAM,
La colección de crasuláceas (siemprevivas). Floral. 15 (1): 14 – 16.
Meyrán, G. J. y C. López L. 2003. Las crasuláceas de México. Sociedad Mexicana de Cactología A. C.,
México, D.F.
Reyes, S. P. J.; Islas, L. M. De los A.; González, Z. O.; Carrillo, R. P.; Vergara, S. F. R.; Brachet, I. C. P.
2011. Echeveria: Manual del perfil diagnóstico del género Echeveria en México. Universidad Autónoma
Chapingo, Chapingo, Estado de México.
q 22
De arriba hacia abajo:
Echeveria sp., Crassula
capitella Thunberg, Sedum
dendroideum Mociño y
Sessé; Cotyledon orbiculata
Linnaeus.
De arriba hacia abajo y de izquierda
a derecha: Echeveria setosa Rose y
Purpus, Graptopetalum bellum Morán y
Meyrán, Echeveria laui Morán y Meyrán,
Graptopetalum macdougallii Alexander,
Crassula ‘Pagoda’, Echeveria pulvinata
Rose, Graptopetalum pentandrum Moran,
Graptopetalum
pentandrum
Moran,
Echeveria elegans Rose, Echeveria secunda
Booth,
Graptopetalum
paraguayense
Walther, Pachyphytum glutinicaule Morán.
23
q
A consumir camote de cerro
por
José Juvencio Castañeda-Nava*, Fernando SantacruzRuvalcaba**
*Estudiante del Doctorado BEMARENA, Universidad de Guadalajara, [email protected];
**Departamento de Producción Agrícola, Universidad de Guadalajara, [email protected]
Flor femenina
El camote de cerro pertenece al género Dioscorea, nombre
otorgado en honor al griego Pedacio Dioscorides (c. 40 - c.
90) quien fue un personaje importante en el estudio de
las plantas y su aplicación en la medicina en la época del
emperador Nerón. Es una planta que se colecta en Jalisco,
Colima, Nayarit, Zacatecas, Michoacán y otros estados para
su consumo. Su hábitat natural son las grandes cañadas
generalmente conviviendo entre matorrales.
“Los camoteros” quien son conocidos con este nombre por
recolectar este tubérculo durante los meses de noviembre a
mayo, lo realizan con el fin de venderlos o consumirlo, esta
actividad comienza desde muy temprano en el día según lo
que cuentan, se disponen a trasladarse al lugar de colecta
a las cinco de la mañana. Dependiendo de las distancias
pueden acercarse en vehículo, pero esto no les asegura que
no tengan que caminar hasta varios kilómetros para llegar
al punto donde se encuentran las plantas. Al llegar al lugar
comienzan a observar las enredaderas que se encuentran
encima o incluso enredada entre los matorrales. Es necesario
tener ojo de experto para saber cual es la planta correcta,
debido a que existen también otras plantas de enredaderas
que comparten el hábitat con el camote de cerro, las más
comunes son las ipomoeas y otras conocidas como chayotillo,
para elegir la planta adecuada se basan en el grosor del tallo.
Ya ubicada la planta se hace el uso de las herramientas, las
cuales son un azadón y una barra de tamaños pequeños para
su fácil transporte y manejo, se comienza a cavar buscando
“el burrito” el cual es un nudo presente donde se unen la
parte del tallo y la raíz.
Para obtener el camote de cerro se abren pozos profundos
moviendo rocas y raíces que se encuentran en su camino,
cuando el tubérculo es de gran tamaño. “La tarea” diaria
de un camotero son diez kilogramos, para esto se pueden
tardar casi todo el día; es un trabajo pesado y peligroso, hay
personas que han muerto desbarrancados en la búsqueda del
tubérculo, por eso su precio de venta.
¿Pero cuál es el interés que se tiene por este tubérculo?
Además de ser una botana cocida muy sabrosa en compañía
de sal, limón y chile, la cual es la forma más común de
q 24
Planta cultivada bajo malla sombra
Fruto
“Camotero”
consumirlo; su calidad nutricional es muy buena, ya que contiene buena cantidad
de carbohidratos, proteínas y minerales importantes para la salud. De todas
estas sustancias que presenta tiene una que sobresale por sus beneficios, la cual
es conocida como diosgenina; dicho compuesto años atrás puso a México en la
vanguardia para la producción de medicamentos hormonales, debido a que las
especies de dioscoreas de México presentaron mayor porcentaje de diosgenina que
las especies de otras partes del mundo. Lo anterior produjo una sobre explotación
irracional de este recuso, pero esto se termino cuando se fabricó de manera sintética
este compuesto.
¿Pero porqué se sigue colectando? no todas las especies de Dioscorea se siguen
colectando en Jalisco, sólo D. sparsiflora y D. remotiflora, las cuales son conocidas
comúnmente como camote de cerro, aparte de buscarlas por su sabroso sabor,
son recomendadas en la medicina alternativa para disminuir los problemas de la
menopausia, de acuerdo con algunas personas que padecen este mal; se menciona
que es muy efectivo para aminorar los síntomas de este padecimiento. Dentro del
interés científico se han realizado estudios con la diosgenina y células cancerígenas,
donde se han reportado buenos resultados inhibiendo el crecimiento de estas células
malignas. En otro tipo de investigaciones se ha comprobado que este compuesto
De derecha a izquiera y de arriba hacía abajo: Tubérculo; tubérculo de forma “alargada”; cocción del camote para su venta.
25
q
ayuda a retardar el envejecimiento. Además, dentro del
conocimiento empírico se menciona que tiene bondades
para quitar manchas en la piel, también se recomienda
para la osteoporosis consumir el agua con la que son
cocidos los camotes, e incluso se menciona que tiene
propiedades afrodisiacas. Por todas estas características
se convierte en un alimento atractivo para su consumo
El camote de cerro no sólo se puede comer cocido en
agua, también capeado con huevo, guisado con chorizo;
en otros países del mundo como Colombia, existen
muchas recetas elaboradas con un tubérculo del mismo
género que el camote de cerro, el cual es conocido como
ñame; al sustituir en las recetas el ñame por el camote de
cerro se pueden realizar desde postres como el dulce de
ñame el cual lleva agua de coco, canela y pasas. Pero si
no se es amante de los postres, otra de las alternativas es
el mote de queso, el cual consiste en cocer el camote con
un poco de ajo hasta dejarlo espesar un poco y agregar
antes de servir un sofrito de cebolla, ajo y jitomate, junto
con unos trozos de queso duro. Ya sea por que le agrade
el sabor o por los beneficios que este tiene, pero vamos
a… consumir camote de cerro.
h
Literatura recomendada
Contreras-Pacheco, M. L., F. Santacruz-Ruvalcaba,
J. A. García-Fajardo, J. J. Sánchez, M. A. Ruíz, M.
Estarrón-Espinosa y A. Castro-Castro. 2013 Diosgenin
quantification, characterisation and chemical
composition in a tuber collection of Dioscorea spp. in
the state of Jalisco, Mexico. International Journal of
Food Science and Technology 48: 2111–2118
Cronin, H. y Z. Draelos. 2010. Top 10 botanical ingredients
in 2010 anti-aging creams. Journal of Cosmetic
Dermatology 9: 218-225.
Guízar, A., J. Montañéz e I. García. 2008. Parcial
caracterización de nuevos almidones obtenidos del
tubérculo de camote del cerro (Dioscorea spp). Revista
Iberoaméricana de Tecnología Postcosecha 9:81-88.
Hinke, N. 2008. El barbasco. Ciencias. 89:54-57
Huerta, C. 1998. El barbasco: paradigma y paradoja de la
riqueza vegetal de México. Biodiversitas. 18:8-13.
Mostul, B. y M. Cházaro. 1996. Camote del cerro: una
dioscorea comestible de México. Cactus and Succulent
Journal 68(1):6-8.
Raju, J. y R. Mehta. 2009. Cancer chemopreventive and
therapeutic effects of diosgenin, a food saponin.
Nutrition and Cancer 61(1): 27–35.
q 26
De arriba hacia abajo: camote en forma de “torta”; camote
cocido listo para su consumo con sal y limón; poblaciones de
camote y su impacto de explotación.
Cuentos de Animales
Durante las actividades del XV Simposio de Zoología que organiza el Centro de Zoología y el
Cuerpo de Zoología de la Universidad de Guadalajara, se realizó un primer concurso sobre cuentos de
animales. La respuesta fue bastante aceptable. El Comité Organizador eligió algunos de ellos, mismos
que se colocoron a la vista de los asistentes al evento y mediante votación fueron seleccionados los
tres primeros lugares. Se presentan aquí los ganadores así como aquellos cuentos de los participantes
que los enviaron para su publicación en Ciencia y Arte. Adicionalmente se incluyen tres cuentos de
profesores del Centro Universitario. A todos, gracias por su participación. Esperamos que el XVI
Simposio de Zoología ¡cuente con un mayor número de cuentos!
h
1
Día de colecta
Claudia Janeth Ramírez Díaz
La mañana estaba soleada. Había llovido en exceso en los últimos días, sin embargo, ese sábado
la naturaleza mostraba toda la variedad de colores que los ojos son capaces de captar, pero que, si no
se les prestaba mucha atención, también se podría caminar sin ver más allá del verde inferior y el azul
superior, y aun así, seguir sintiéndose feliz: arañas en espera de una presa que equivocara su camino,
chapulines componiendo alegres canciones, abejas atareadas con tantos deberes, libélulas salvajes
volando como ráfagas en busca de alguien menos hábil, escarabajos enamorados haciendo el arte de
la creación. Cada uno de ellos, al menos un ejemplar, iban siendo depositados en botecillos de plástico
que los conservaban en el mejor momento de sus diminutas vidas.
- Yo creo que si nos vamos para allá encontraremos más bichos.
- No, mejor hay que irnos pegados al río; entre más humedad mejor.
Caminaron. Al lado del río encontraron una especie de ortóptero de colores psicodélicos, y cuando
se disponían a colectarlo, escucharon gritos desesperados que retumbaban en el denso bosque. Esos
alaridos reflejaban una angustia que sólo podría compararse con aquella en que la vida corre peligro
por obra de manos ajenas.
- ¿Qué hacemos?
- Sígueme, escóndete atrás de estas piedras.
- Pero… ¿y si lo podemos ayudar?
- ¿Pero y si nos joden también a nosotros? Mejor escóndete y no hagas ruido.
Repegados contra la hojarasca, con las caras aplastadas de tanta compresión voluntaria, como si
cada milímetro les valiera para salvarse el esqueleto. El sonido de unos pasos les informó la inminente
llegada de los extraños; sus respiraciones eran entrecortadas y sincronizadas ya con el latido del
corazón que resonaba en sus oídos.
- Esconde también la pata atrás de la piedra, tarado - le alcanzó a susurrar al oído en el último
intento por mantenerse a salvo- o terminarán por colectarnos.
2
h
El amor de la ánguila… mejor tenerlo de lejitos
José de Jesús Berber Martínez
Tengo que admitirlo, siempre quise estar enamorado. Mis primeros recuerdos se remontan a estar
dormido en un río, llevando a cabo mi metamorfosis; ya entonces anhelaba conocer a las hembras
de mi especie y enamorarme locamente de una de ellas. Pasó mucho tiempo, años, largos años,
antes de que por fin avistara una hembra en medio de esta absurda isla de hombres. Cuando por fin
27
q
ocurrió no vi a una ¡sino a cientos de ellas! Todas llegaban de río arriba y entonces pensé que quizás
siempre habían estado allí ¡Qué tonto me sentía ahora por no haber ido jamás en aquella dirección!
Y, a pesar de ver a tantas, yo sólo quise a una; me enamoré a primera vista ¡ella resaltaba! Parecía
ser quién tenía el cuerpo anguiliforme más versátil de todas, sin duda alguna ¡ella podía estar en
cualquier recoveco que se lo planteara! Me enamoré de ella, sí, y la amé intensamente por largos
días pero de pronto… todo cambió. Al inicio parecía que esta relación era de ensueño, que yo era un
macho dominante, que viviríamos aquí por siempre y consagraríamos en éstas aguas nuestro amor
pero ¡oh gran mentira la que vivía! Un día ella quiso emprender un viaje y yo francamente no pude
resistirme a sus persuasiones. Ella prometió un viaje de ensueño y yo lo creí. Comenzamos nuestra
travesía y nadamos y nadamos y nadamos. Salimos de nuestro estero (¡oh, cómo me dolió dejar ese
estero!) y abandonamos las aguas someras para descender más allá de donde llega la luz. Todo era
oscuro allí pero ella no dejaba de nadar, yo sólo la seguía esperando perpetuar nuestro amor allá en
el lugar al que ella se dirigía (que sabe Poseidón dónde demonios era). Nuestro viaje fue largo pero
por fin, luego de meses, apreciamos un inmenso bosque de algas que flotaban allá en la superficie
pero cuyos talos eran tan largos que llegaban hasta el fondo. Los lugareños nombraban a éste sitio
“mar de los zargazos” y a decir verdad era un lugar romántico. Por fin perpetuaríamos nuestro amor…
pero estaba exhausto ¡cansado de verdad! Cómo deseaba enamorarme cuando joven, se suponía que
sería algo increíble, que viviría con mi hermosa anguila en dulces aguas iluminadas, alimentándonos
de pequeños pececillos, larvas o gusanos y haciendo el amor cada crepúsculo y cada amanecer pero
esto… ¡esto no era lo que me habían prometido! El colmo llegó cuando el buen Congri, un primo
tercero que pasaba por allí, me dijo que ni siquiera conocería a mis hijos, que me iba a morir después
de “hacerlo” y que, para acabarla de colmar, ellos no se parecerían en nada a mí ¡iban a parecer unas
condenadas hojas! ¡¿En qué momento tuve que conocer a esta anguila?! Para qué me fui a enamorar
Poseidón ¡¿Para qué?!
3
h
Tardes perfectas
Josselyn Arceo Zepeda
Esta es la historia de dos bellos cotorros que desde pequeños fueron sacados de su casa, la selva.
Eran tan pequeños que no soportaban el peso de su cabeza. Fueron vendidos ilegalmente y llevados
a una zona muy fría, ellos solo gritaban con gran perturbación y temor. La mujer con la que vivían,
se volvió para ellos su nueva madre. Los amó mucho desde la primera vez que los vio y les dijo: tú
te llamaras Rosa y tu Burro, en ese momento, ella no sabía cuánto afectaba sacar a un animal de su
hogar.
Sin saber mucho, ella los cuido y los amó, los alimentaba, los dormía en una cajita por el inmenso
frío del lugar. Crecieron, se emplumaron y se pusieron de un hermoso color verde, también aprendieron
a decir una gran cantidad de palabras, entre ellas sus nombres: Burro y Rosa. Les encantaba hacer
travesuras por toda la casa, morder los sillones, romper zapatos, los lápices, todo lo que se les
atravesara, volar de un espacio a otro, bañarse era una de sus actividades favoritas, pero lo que más
les encantaba, era hacer travesuras mientras nadie los veía. Todo era perfecto y bello, su nueva mamá
los amaba y ellos se adoraban. Siempre estaban tan juntitos que parecían un sólo cotorro. Todos los
días por la tarde la casa estaba sola para ellos dos, siempre esperaban con ansias que llegara la tarde;
sólo esperaban escuchar a su madre decir: ¡regreso pronto, los amo!
Era el momento, comenzaba una gran fiesta en la casa; mientras Burro sacaba las cosas de la
despensa: semillas y frutas, Rosa salía al patio a gritar: ¡la casa está sola! no necesitaba decirlo
más de una vez cuando cientos de aves coloridas volaban al interior de la casa todas las tardes. Era
una gran fiesta, comían semillas y frutas hasta llenarse, reían a carcajadas, la casa se convertía en
un aviario todas las tardes. Una bandada de aves se paraba sobre los sillones para contar lo que
habían hecho durante el día. Cuando veían al sol alejarse, era momento de despedirse y decir hasta
mañana. Cuando se retiraban las aves, acababa la magia, todo era como antes, una casa vacía con
q 28
dos cotorros solamente, el ruido de la puerta era la llegada de mamá. Se acuestan en su caja cierran
los ojos, y al abrirlos esperan ver la hermosa tarde que les espera…
h
Devónico ilusorio según las leyes de mi memoria
Omar Ricardo Torres González
…Rubicundo, como un hallazgo que Darwin omitió al redactar,
Como una impresión que Wallace guardó en un cajón,
La regla será: “caer pero saber caer”.
Rito ad-hoc
Evitó colapsar la aleta dorsal pues habría perdido horas buscando alimento, eran épocas de
zozobra y verdadera carencia, apatía y supervivencia, el predador desertor dejaba atrás un mar de
sensaciones, cosa que en otras poblaciones había formulado interrogantes, defunciones y por último
la desesperada extinción. Sujeto a las corrientes internas, merodeó en busca de respuestas, se reflejó
en la sustancia legamosa de los peces bruja que, hambrientos desdeñaban una mueca de vacío.
Continuó escudriñando.
- ¿A dónde fue el gran cazador?- canturreaban los arrecifes coralinos, hartos de albergar cobardes
y ser observados por seres conocidos como ammonites, seres horribles recién llegados de la nada,
donde todo lo invisible era leyenda, donde el orden de las circunstancias obligaba a matar por diversión.
Nadó para apartarse y relajar la mandíbula, tenía miedo, miedo a la involución, temor a la inmortalidad,
no deseaba llegar a viejo, ahora que faltaba el eslabón final, la tradición que a través de miles de
generaciones había permanecido esclarecida, - ¿Era necesario migrar para encontrar la muerte?intentó cruzar palabra con un par de lampreas pero éstas evadieron la causa pues huían sin razón
aparente del camino. Miró sorprendido, aquella criatura parecía el reflejo de su alma, hileras dentadas,
ojos laterales, provisto de una velocidad formidable, un paso en la evolución jamás visto, se dirigía
silenciosamente hacía él.
-¿Eres tú el paso entre la posteridad y yo?-preguntó alegremente.
-Soy presa si te lo propones, tu verdugo si me lo permites. Repuso el extraño acercándose
rápidamente.
El resto del acto sería parte de la historia de la vida, tras comenzar la persecución, en un instante fue
alcanzado y acorralado, el miedo había desaparecido, así como el lugar que “el gran cazador” estaba
de nuevo ocupado. Cerró los ojos y…
-Bienvenido-.Susurró antes de ser engullido.
h
El culpable
Selene Bocanegra Flores
Tenía yo cinco años, era la más pequeña de la familia. Me despertó un olor raro, sentía mi pijama
mojada, me levanté de un salto, sin perder tiempo corrí hacia la cocina, mamá, como de costumbre
prepara el desayuno, cuando le conté lo sucedido se dibujó una sonrisa en su rostro y lo que me dijo
fue lo que más temía.
- Te ha ganado la chis- me dijo.
- ¿Qué?, pero yo ya no me hago en la cama.- repliqué.
Mamá me acompaño al cuarto, donde también dormían mis dos hermanas, mientras me tranquilizaba
me metió a bañar y limpio lo sucedido. Cuando salí del baño y me dirigía a desayunar, iba distraída
29
q
pensando que planes haría para divertirme, nada me preparó para lo que sucedería. Al entrar a la
cocina dos pares de ojos me miraban y sonreían, se habían enterado mis hermanas, todo el día fue
de burla y apodos.
En la cena no quise tomar líquido alguno, no me volvería a pasar, fui al baño antes de acostarme,
y repitiendo- ¡que no te gane, que no te gane!- me fui quedando dormida, escuche el maullido de un
gato y no supe más de mí.
Otra vez ese olor, y al instante abrí los ojos, no, otra vez no, pero esta vez nadie se enteraría, mis
hermanas aún no se despertaban, me cambie de ropa quite las sabanas y las escondí. Pero tarde o
temprano todo se sabe, mamá trato de convencerme que era normal y para distraerme me propuso
acompañarla en sus quehaceres.
Fuimos a la tienda de la cuadra, donde me llamo la atención un gato enorme y esponjoso, nunca
lo había visto, me miraba con singular familiaridad, se acercó a mí y escuche su ronroneo, cuando lo
intente acariciar salió corriendo, Don Beto, el dueño de la tienda había salido.
- No le hagas muchas caricias, ese es el gato siriaco- dijo. El día paso sin más imprevistos.
A la cuarta noche desde que empezó todo, no quise dormir sola y pedí a mamá que me dejara
dormir con ella.
A media noche se escuchó un grito, papá se levantó de un salto y se dirigió a la habitación. Mamá
y yo lo seguimos, al entrar papá tranquilizaba a mi hermana mayor, quien nos explicó lo sucedido.
- Sentí que algo se subió a mi cama era como un peluche muy suave, después sentí como si alguien
hubiera derramado agua tibia.- la pijama de mi hermana y las sabanas estaban mojadas y ahí estaba
ese olor, mamá y papá parecían desconcertados, no pudiendo explicar lo sucedido nos llevaron a
todas a dormir a su habitación.
En el desayuno no se habló más que del misterioso ser que había visitado a mi hermana, yo me
alegre, no era la única que se hacía en la cama. Necesitábamos saber que sucedía, papá resolvió
quedarse en el cuarto para dar con el culpable.
Al anochecer nos dirigimos a dormir a la habitación de mis padres, papá haría guardia en nuestra
habitación. A media noche nos despertó un fuerte golpe, fuimos a la habitación donde se encontraba
papá, quien nos explicó lo sucedido.
- Yo dormitaba cuando un ruido me despertó, vi la pequeña silueta de un animal, paseo por las tres
camas y en la tercera se metió debajo de las cobijas entonces es cuando he aventado un zapatazo y
al prender la luz… - ¿Y que era?- Preguntamos todas al mismo tiempo.
- Era un gato grandotote y peludo- contesto.
Cuando termino de narrar lo sucedido mamá se dirigió a la tercera cama, mi cama, levanto la colcha
y oh sorpresa, había un charco de orín dibujado en la cama. Era un gato, el gato siriaco que don Beto
había ahuyentado días antes, mamá también lo identificó con la descripción y todos nos soltamos
riendo.
Después de esa noche no nos engañaría más, ya sabíamos quién era el culpable, ¡el gato siriaco!
h
Los primeros
Roberto Antonio Castro Falcón
El tiempo existe desde que nuestras primeras galaxias comenzaron a moverse, desde entonces, la
energía y la materia, hemos tratado de vivir juntos, combinarnos y complementarnos. Cuando nuestra
Tierra se enverdeció y pobló por criaturas de todas formas, tamaños y colores, los primeros bípedos,
nuestros abuelos, y sus temidos y sabios antepasados, comenzaron a observar los astros, a interpretar
sus mensajes, a comprender sus ciclos, a ofrecer tributos y a invocar a las celestiales fuerzas cósmicas
q 30
que, continuamente, empapaban con luz, claridad y abundancia a las nacientes comunidades. Los
grandes decían que, las fuerzas del sol y de la luna provenían de juguetones jaguares de fuego
que revoloteaban por el universo recién surgían en la oscuridad del mismo. Estos maravillosos y
resplandecientes cosmonautas, iluminados por auras de todo el espectro de luz, eran atraídos desde
su nacimiento al planeta brillante, al planeta vivo, que los llamaba y adoraba, convirtiéndolos en
deidades, que gobernaban con equilibrio, prosperidad y conciencia. Todos éramos hijos de la misma
tierra, tomábamos no más de lo que requeríamos, bebíamos la misma agua, respirábamos la misma
brisa y nos protegíamos con el mismo fuego, los animales hablábamos el mismo idioma, los bosques
nos guarecían… Un día (ni bueno, ni malo) a un ser, casi humano, se le ocurrió manipular a su
beneficio los elementos que abundaban en la corteza de la Tierra, que era todo lo que él conocía,
combinó el fuego con la tierra y creó metales, entrelazó la carne con los placeres y fundó el ego,
sincronizó el tiempo con la tierra y consiguió abundancia, mezcló sangre y oro y obtuvo poder. Los
secretos fueron propagados tan rápidamente que la inequidad, la impunidad, el abuso y la tristeza
se volvieron tan normales y rutinarios como el azul en nuestros cielos cada día; el miedo y odio por
parte de los animales empezó, las religiones puras, claras y antiguas fueron suplantadas por creencias
absurdas, externas y con intenciones no verdaderas, los humanos se dividieron primero en razas,
después en lenguas y paulatinamente en posesiones, nuestros jaguares poco a poco desaparecieron
y su luz, con el tiempo se extinguió, sabemos de ellos por las duras rocas que nos hablan en silencio y
a los abuelos que nos dan pistas de las leyes celestes, gracias a esto, aún quedan relictos de la magia
que guía al universo desde tiempos inmemoriales, sólo es cuestión de agradecer, escuchar y conocer
los pequeños detalles que acontecen incansablemente.
h
El amor más grande
Miguel Ángel Cervantes Cruz
Lucho era un halcón, quizás algo torpe para cazar, el motivo porque a este no le gustaba hacer lo
mismo que a los demás.
Víctor su padre vivía siempre con la vergüenza de saber que su propio hijo no supiera cazar como
los demás de la parvada, ya que estos siempre se burlaban de ellos.
Una mañana, padre e hijo salieron en busca de alimento ya que llevaban varios días en ayunas
y tenían demasiada hambre. De pronto en lo más bajo del bosque encontraba un pobre conejo de
nombre Cody, el pobre no podía caminar.
Entonces Víctor le dijo a Lucho: “inútil esta es tu oportunidad de demostrar que eres mi hijo, vez a
ese conejo que esta abajo” –“sí” contesto Lucho. Tráemelo y verás como los demás te empezarán a
respetar.
A Lucho no le queda más remedio que seguir las ordenes de su pesado padre.
Bajó con toda la intención de atrapar a ese conejo pero de pronto Cody le dijo: -“espera por favor
no me atrapes no ves que no puedo seguir con mi camino tengo que llevarles estas lechugas a mis
hijos que llevan varios días sin haber probado bocado, te lo suplico ten piedad de mi”. En ese momento
Lucho entro en un grave dilema: “que hago si no se lo llevo a mi padre este se enojara conmigo y me
desconocerá como hijo, y la verdad yo no quiero perder su amor, pero por otro lado si hago lo que él
me pide, esos pobres conejillos se morirán de hambre y perderán a su padre y a mí no me gustaría
que me hicieran eso, ni modo, te ayudaré amigo.
Lucho voló hacia con su padre diciéndole: “yo no puedo hacer eso, ese pobre conejo tiene que
llevarle comida sus hijos y yo no puedo dejarlos sin su padre, entiendo que te sientas enfadado de mi
pero cazar yo no puedo, no me gusta y eso no es lo que yo realmente quiero, lo siento papá, si no me
quieres volver a ver lo entenderé, adiós y gracias por tu amor. Víctor en ese momento estaba a punto
31
q
de perder a lo que más amaba en este mundo y decidió ayudar a su hijo: “espera Lucho yo te ayudo
tienes razón hijo mío, si eso no te gusta hacer, no lo hagas solo porque yo te lo pida, las cosas tienes
que hacerlas de corazón, ven vamos a llevar este pobre amigo a su casa.
Los dos halcones salieron rumbo a la madriguera de Cody y entregaron esa lechuga a esos
indefensos animalitos, y ambos aprendieron una valiosa lección de VIDA.
No hay amor más grande que el de un hijo hacia sus padres y que lo que los demás piensen de él
no importa porque su hijo es más que los demás.
h
El gran consejo
Juan Antonio Romo Beltrán
Todo comenzó cuando uno de los grupos animales más grandes del planeta perdió a uno de
sus integrantes, ellos confiaban en su fuerza pero no confiaban en la “inteligencia” del humano, el
rinoceronte había desaparecido, hartos ya estaban de las acciones de nosotros y decidieron citar el
consejo terrestre. Este consejo estaba compuesto por todos los mamíferos, pero solo los más sabios
podrían participar con su voto, los demás solo tenían voz y pocas veces se atrevían a opinar, eran
tímidos ante gran sabiduría, habrían de darse prisa por que se esperaba una respuesta y ésta debía
de ser comunicada a lo largo y ancho de todo el planeta ya que la madre de todo esperaba respuesta
para tomar acción.
Dentro del grupo de los sabios se encontraba por supuesto el elefante, el africano y el de la India,
sus perspectivas eran diferentes pero igualmente importantes, se encontraba el león más viejo, la edad
le había dicho mucho, le seguían la jirafa, la cebra, el gorila y el murciélago entre otros, el murciélago
era de gran importancia ya que aparte de compartir la información hacia las lejanías conocía distintos
ambientes y podía hacer una red informativa y así comunicarlo por todo el viejo continente, la decisión
estaba casi tomada pero debían tomarse en cuenta los consejos de los demás puntos del planeta,
entonces el consejo escogió a cuatro individuos fuertes, rápidos y audaces, cada uno correría hacia
cada punto cardinal informando a cualquiera que se encontrara, pero el objetivo era que la información
llegara a atravesar los mares. El león llego donde el desierto acariciaba al mar allí se encontró con
la orca un mamífero cosmopolita y pronto informó a todo el consejo marino desde el oso polar hasta
la ballena azul, todos estaban de acuerdo con la respuesta pacifica de los terrestres, la noticia se
corrió pronto llegando al nuevo continente y a los demás. Todos estaban de acuerdo se encontraban
amenazados y todo era difícil, no querían que sus crías vivieran lo mismo, llegada la información a todo
rincón el jaguar debía informar a la madre de todo, para esto hay un intermediario, un ser viejo y muy
sabio, parece ser inmóvil pero a pesar de esto es el único que tiene contacto directo con la madre de
todo, la ceiba con sus raíces puede lograr la comunicación, ¿pero cómo podría comunicarse un animal
con una planta?, el jaguar debía de escalar la ceiba, la más vieja que se encontrase, y conectarse
con ella por un lenguaje de vibraciones que todos conocen, solo que esto duraría tres días y el jaguar
tendría que dar su vida.
Todo está echado a la suerte, ella ya lo sabe y tomo la decisión, todo ser vivo en el planeta a
excepción del humano, entraría en un sueño que duraría lo suficiente para que todo se pudiera equilibrar.
El humano se encontraría con un reto importante y difícil, vivir sin ellos sin todos ellos, mamíferos,
insectos, etc. Y así antes de que el humano desapareciera todo despertaría y nosotros veríamos el
gran valor que nuestros hermanos tienen y así la tregua no se volvería a romper, el humano entendería
el lenguaje universal, ya no sería un ser poderoso que estuviera por sobre todos los animales sino un
hermano más en este planeta.
q 32
h
El murciélago que quería ser pájaro
Ana Cristina Rivera Puga
Hace muchos años, vivía un murciélago tan perezoso, que el solo hecho de pensar en ir a cazar
bichos para alimentarse, lo agotaba terriblemente. Un buen día, cuando volvía a casa a dormir, vio por
una ventana, a un pajarillo enjaulado, al que no le faltaba de nada, a pesar de encontrarse encerrado.
Decidido a lograr tener una vida tan cómoda como la del pajarillo, comenzó a frecuentar los lugares
en los que jugaban los niños, con la esperanza de que alguno lo adoptara como mascota. Pero, los
días fueron pasando y ningún niño parecía fijarse en su apariencia. Al darse cuenta de que nadie lo iba
a querer por su escasa belleza, intentó modificar su aspecto, con algunos elementos que le dieran una
imagen más a aproximada a un pájaro.
Fue así como consiguió que un niño, al que no le importaba su ridículo aspecto, se lo llevara a casa
y lo puso en una bonita jaula. Tan orgulloso estaba de la hazaña que había cometido, que no se dio
cuenta que la comida que su nuevo amo le había puesto en su jaula, no tenía nada que ver con la que
consumía habitualmente. Al comprobar que no era esa vida la que deseaba, escapo de la jaula y volvió
a su antiguo hogar.
h
El valeroso Benny
José Manuel García Enríquez
Era un día soleado en Ciudad Bosque, y la jornada apenas comenzaba para Benny. Benny es una
pequeña hormiga que vive junto a sus hermanas y hermanos en lo que a él le gusta llamar “su castillo
subterráneo”, y como dije antes, la jornada comenzaba para él; sin novedad alguna, Benny salió a
Ciudad bosque para traer cualquier cosa que les pudiera ser útil para él y su familia, como por ejemplo
hojas caídas de los árboles, pequeñas semillas, y si corría con suerte, algún rico fruto. He de señalar
que Benny es una hormiga muy valiente, y siempre que se enfrenta con situaciones peligrosas trata de
solucionarlas sensatamente.
- Hoy parece ser un buen día –pensó- Espero que no me agarre la lluvia como la última vez, eso sí
que fue molesto. De repente Benny escucho un silbido. – ¡Hey Benny! ¿Qué hay? –Era su amiga Mary,
la mariposa- ¿A trabajar arduamente como siempre? –Sí Mary, a ganarme el pan de cada día, no como
mis hermanos que se hacen llamar “Guerreros” y a la hora de la hora le sacan a las patadas –Dijo
éste, algo molesto- Te entiendo, mira no porque seas mi amigo, pero la verdad es que cuando te veo
cargar esas semillas en tu espalda, cual pípila, me nace un verdadero orgullo hacia ti- Gracias Mary, tu
siempre levantándome el ánimo – Esta vez lo dijo más contento y siguió con su camino- Te veo luego
Mary Benny recolecto muchos víveres para su familia en lo que iba del día. Encontró semillas de girasol,
bastantes hojas, y para su fortuna una manzana que apenas comenzaba a descomponerse. Más sin
embargo no todo pintaba bien, pues en una de sus últimas rondas del día, cuando llego a su castillo
subterráneo, Benny se dio cuenta de que algo había sucedido. Vio que en la entrada se encontraban
muchas de sus hermanas, malheridas, y pa´ pronto corrió a ayudarlas –Hermanas ¿Qué ha ocurrido?
–Preguntó verdaderamente alarmado- -Nos han atacado las hormigas de la otra ciudad- Expuso una
de ellas, que por suerte se encontraba a salvo y que ayudaba a sus hermanas no tan afortunadasSe llevaron los víveres que recolectamos durante la última semana, y además secuestraron a diez
de nuestras pequeñas hermanas- agregó. ¿Y alguien ha hecho algo? – Dijo Benny- Sí, las tropas
guerreras partieron enseguida, rumbo al gran lago- contestó su hermana, con algunas lágrimas en los
ojos.
33
q
Benny completamente consternado partió rumbo al gran lago, se sentía triste y a la vez enfurecido
porque habían perdido el fruto de una semana de esfuerzo, pero más que eso les habían robado a sus
indefensas hermanas. Mientras caminaba ideaba un plan, puesto que él no era tan grande como sus
hermanos guerreros era necesario usar la cabeza. En el camino se encontró a Mary, la cual le saludo
como acostumbraba –Hola Benny ¿Cómo va todo? –Ahora no, Mary – Dijo tajantemente- Pero ¿A
dónde vas? Si quieres te doy un aventón –Mmm… Sí, sí por favor. Voy hacia el gran lago –Contestó
rápidamente Cuando alcanzó a divisar a las tropas enemigas, Benny planeó junto con Mary por encima de
sus pequeñas hermanas, y una por una las fue cogiendo y poniendo en un lugar seguro. Las tropas
enemigas no sabían quién les arrebataba sus portentosos premios, y gruñían enfurecidas. Cuando
tomo a la última de sus hermanas Benny acudió con las tropas guerreras de su familia, las cuales iban
apenas a la mitad del camino, y les contó lo espectacular que había resultado su plan. Él se sintió muy
bien con lo que hizo, y no tomo importancia de los víveres robados, pues sus hermanas eran lo más
importante.
Benny y Mary obtuvieron el galardón a los guerreros más astutos y aguerridos de Ciudad Bosque,
por lo que su compromiso hacia su familia, y la valentía por la que siempre se caracterizó fue finalmente
recompensada.
h
Espiritus del bosque
Ángela Viridiana Navarro Vera
De noche, cuando la voz de los nativos se confundía con el cántico melancólico de los lobos y
ambos se perdían en la bruma de la sombría noche, sus sombras de desdibujaban entre los reflejos
de la luna, cuando el hombre era libre y el animal, también. Mientras danzaban -como era tradición- se
contorsionaban y se convertían por momentos en pájaros, serpientes, flores y coyotes, se despojaban
de su personalidad y su alma se fusionaba con la de naturaleza, por un momento todos eran animales.
Pero un día, los demonios del hombre despertaron y lo volvieron codicioso. El hombre ruin y ciego
por su avaricia usurpó su territorio, cometiendo un sinfín de injusticias y atrocidades. El río se secó, el
ruiseñor dejo de cantar, el aire se oscureció y la tierra comenzó a emanar un fuerte y putrefacto olor a
muerte. Los ocho pueblos horrorizados, pidieron ayuda a su dios Yuku, dios de la lluvia, como habría
hecho en épocas pasadas. Así que eligieron al rápido y noble gorrión, para llevar el mensaje ante
Yuku. El noble gorrión surco los cielos con sus avilés y gráciles alas y voló ante la presencia de Yuku,
a quien le contó todas las atrocidades cometidas por el hombre y el horror e indignación de los Yaquis
quien desesperados pedían su auxilio.
Yuku encolerizado por el mensaje del gorrión, mando inmediatamente otro mensaje para los Yaquis,
tenían que salir de su tierra cuanto antes posible. El gorrión voló de nuevo hasta tierra donde se
reunió con los ocho pueblos y les comunicó el mensaje del Dios de la lluvia. Los Yaquis aunque
desconcertados y entristecidos obedecieron la nueva orden y marcharon hacia el sur, este y oeste, se
diseminaron en todas direcciones. Yuku con el poder de toda su ira, mando un tromba nunca antes
vista por el hombre, pasó el tiempo y no hubo un solo día en el cual no cayeran del cielo innumerables
torrenciales, parecía que el cielo se iba a caer. Después de la devastadora tormenta, después de que
la ira de Yuku hubo cesado, quedaron pocos sobrevivientes y los que sobrevivieron se habían ido hace
mucho tiempo.
Yuku mando llamar al noble halcón y le hizo llegar a los Yaquis un nuevo mensaje, ahora podían
regresar, su tierra les pertenecía de nuevo. De aquel épico viaje, muchos no regresaron, había pasado
mucho tiempo. Cuenta la leyenda que en las noches que hay luna llena, se les puede ver vagar, son
sus espíritus que regresaron en forma de animal.
q 34
h
La batalla de Miogarosormr
Laura Imelda Buenrostro Espinoza
Estremeciéndose con la más profunda angustia hace 4000 años, la noche que tanto había esperado
Niohoggr el dragón más poderoso y malvado de las altas montañas de Alemania, celebraba su victoria
aquella noche que las estrellas no alumbraron mas, la noche más larga y silenciosa de los tiempos,
todo conspiro para que pudiera cumplir su tan querido plan.
A media noche el voló y voló tan lejos hasta alejarse de la misma tierra, cada vez se acercaba
más a su objetivo hasta que con su gran hocico y su inmensa furia logró desaparecerla del universo
arrojándola lo más lejos posible, todo quedo desalentador y más oscuro que la misma noche, Niohoggr
había arrojado la más cercana estrella a la tierra “Ara”.
A la mañana siguiente si es que podía ser llamada de tal forma, la humanidad desconcertada se
preguntaba porque su estrella Ara no había alumbrado, ¿Qué había sucedido?, acaso ¿se marchó?
o es que ¿murió? De repente el más fuerte y estruendoso sonido salió de entre las montañas, era el
rugido del dragón Miogarosormr que durante años había dormido, hermano de Niohoggr, al enterarse
del cometido y de la desgracia que había provocado Niohoggr, enfurecido extendió sus largas alas
y emprendió un vuelo sin tiempo fijo de regreso, el no tenía limites, buscaría a Niohoggr, si fuese
necesario hasta el último rincón del universo.
Volando y volando transcurrían días enteros, solo transcurría el tiempo hasta que llego lo esperado
el encontrarse frente a frente Miogarosormr y Niohoggr , esperando lo peor y sin pensarlo Niohoggr
atacó sin piedad a Miogarosormr, lanzando fuego comenzaba la batalla, los hermanos lastimándose de
manera más salvaje que se pueda imaginar, rasgándose centímetro a centímetro aquella gruesa piel,
quemaduras por todas partes y hasta acabar con la vida de Niohoggr, fue doloroso para Miogarosormr
enfrentarse y quitarle la vida a su propio hermano.
Miogarosormr sin más, siguió su rumbo y voló mas allá de la tierra, entre los planetas se encontraba,
hasta lograr ver lo más hermoso y brillante que pudo haber visto era la gran estrella a la que llamó Sol,
con sus grandes garras la tomó y viajó durante días enteros para llevarla a la tierra, la postró sobre
el cielo y a la mañana siguiente al salir la gran luz de Sol, él no fue bien recibido por ser hermano
de Niohoggr, el comenzó a contar su larga y complicada aventura de traer a la tierra a Sol, se
convencieron realmente de la bondad de Miogarosormr.
Ahora cada día la humanidad agradece al gran dragón Miogarosormr que con su coraje, furia y
valentía logro de nuevo la luz en la tierra.
En la actualidad no se ha podido tener pruebas de la existencia del dragón, pero gente afirma
haber tenido un encuentro con el mismo Miogarosormr.
h
La esencia de Baileyi
Alfonso Alejandro Ochoa Fajardo
En un tiempo muy lejano, existió un lobo llamado Baileyi, el siempre soñó con ser un aventurero
en busca de la fuente de la sabiduría y la verdad, siempre dudo si algún día podría encontrarla, pero
tenía la certeza que en base a los acontecimientos pasados a lo largo de su juventud, lo acercarían
a la satisfacción interior de la que los seres compartimos en nuestra vida. Así que, por perseguir sus
sueños sucedió algo sorprendente…
Una mañana con sol radiante, y ambiente fresco por la lluvia que acaba de pasar en el bosque, se
puso a pensar en cómo lo lograría, y ocurrió algo interesante, dedujo para sí mismo, que la mejor manera
35
q
de encontrar la plenitud en la vida, era viajando por el mundo, sin saberlo con certeza, pensaba que si
viajaba se darían casualidades para encontrar el camino de la sabiduría por medio de la exploración.
Dejó de pensar tanto en cómo hacerlo y decidió actuar, así que ese día totalmente decidido, harto y
aburrido de la monotonía de lo cotidiano, partió de su manada en busca de lo extraordinario.
En los primeros días de viaje sin saber con lo que le deparaba, se encontró con la choza del místico
Alouatta, el chaman aullador, el se encontraba meditando en silencio, Baileyi tenía dudas acerca de su
viaje y quería preguntarle acerca de lo que debería de hacer, pero antes de que hablara, Alouatta habló
“tus dudas se aclaran al continuar tu camino, cree en ti en los momentos difíciles y sigue adelante”.
Pasaron semanas de viaje, a veces se sentía con hambre, comía de lo que encontraba en el camino
y dormía donde podía, bajo arboles, cuevas, y todo lugar que le brindara algo de protección. Él, en
estas semanas, se había dado cuenta, que lo que habitaba en su casa no era el centro de todo lo
que hay a su alrededor, extrañaba a su manada y de vez en cuando pensaba en volver, pero cuando
sucedía esto, recordaba su sueño y las palabras de Alouatta.
Siguiendo su camino llego a un lugar en donde se escuchaban hermosos cantos, observó mejor y
avisó diferentes tipos de aves muy coloridas e impresionantes, Mocinno el quetzal, rey de las aves, se
posó enfrente de Baileyi, y le comentó que si quería obtener la sabiduría tendría que cerrar los ojos, al
cerrarlos tendría que escuchar únicamente el canto de sus hermanos y sentir su respiración, cuando
lo hizo no sucedió nada, estaba impaciente, Mocinno lo observó y suavemente le dijo, “para penetrar
en tu ser necesitas relajarte primero”.
Baileyi lo volvió a intentar pero esta vez, cerrando sus ojos suavemente, sintiendo su respiración
tranquila, y al escuchar las aves se relajó, sin darse cuenta, se sentía pleno y contento, había encontrado
la paz, encontró su ser, a lo que añadió “todo lo que pasa en la vida no es casualidad, todo sucede
por alguna clase de razón, la felicidad esta dentro de nosotros mismos, el poder principal está en el
amor, amémonos a nosotros mismos, amemos lo que está a nuestro alrededor y así encontraremos la
satisfacción personal”
Baileyi había encontrado la fuente principal de la sabiduría, de él, dependía continuar con su camino
para construir su historia, ya que, cada quien es el creador de lo que pasa a su alrededor.
h
Mi padre el espíritu de la Pantera Tecuani
Luis Apolinar de la Cruz Gutiérrez
Nunca antes me había asustado tanto como aquella noche en la que escuche gritar a mi hermana
menor Mitztli, corrí hacia ella y la cogí entre mis brazos mientras me abrazaba mi espalda con lágrimas
en el rostro lleno miedo y asombro señalaba hacia un punto entre el bosque húmedo, de inmediato
volteé la mirada pero no logre distinguir nada que fuese ajeno del mismo bosque, era casi media
noche, mi madre nos habían mandado a recoger unos cuantos trozos de madera para la chimenea
que abastecía de calor mi humilde hogar puesto que era época de invierno, y solo éramos cuatro
mujeres en la casa, La abuela Yeyetzi la más sabia y vieja de la aldea, mi madre Aketzali, Mitztli mi
hermana menor 10 años que yo, yo me llamo Tamalatzin tengo quince años de edad, pertenezco a
una comunidad indígena de origen náhuatl llena de magia, de mi padre no se mucho solo sé que murió
justamente al nacer mi hermana, en la aldea es considerado como un héroe, el motivo lo desconozco,
hasta hace poco, justamente esa noche la cual Miztli juro ver una fiera salvaje de aspecto felino de
color amarillo, al principio creí que eso era imposible puesto que la aldea estaba rodeada de dos
grandes ríos por donde les era imposible cruzar a los animales a la aldea.
Soltamos la carga de madera que llevábamos entre los brazos al escuchar el estremecedor rugido
que al parecer provenida del bosque justamente en la dirección que mi hermana había señalado,
corrimos hacia la aldea, le contamos lo sucedido a mi madre, cuando Yeyetzi la abuela, intervino
con una voz ronca y fuerte -¡ya es momento de que sepan la verdad!- Puesto que solo Miztli puede
q 36
salvarnos nuevamente de Tecuani, ¿Tecuani? -pregunte- yo no comprendía palabra alguna hasta que
me explicó mi madre que hace exactamente cinco años una pantera de color amarilla como las de ese
tiempo logro cruzar la aldea y acabo con la mayoría de la aldea, mi padre se sacrificó encerrando a la
bestia en su propio cuerpo ya que mi aldea tenía conocimientos antiguos de chamanismo y mi padre
había heredado toda esa sabiduría y conocimientos paranormales, mi padre logró salvar a la aldea
pero el espíritu de la pantera Tecuani juró regresar cuatro años después para liberarse del cuerpo de
mi padre que tenía preso su espíritu, ya era tiempo y esa bestia no era más que mi propio padre con
el espíritu de aquella pantera que venía a cobrar venganza, mi abuela deducía que tal vez existía solo
una forma de terminar de una vez con todas con dicha maldición, y esa era sacrificando a mi hermana
pues ella había nacido el mismo día en el que el mi padre había contenido el espíritu de Tecuani, yo
una noche antes tuve un sueño que no entendía hasta este día, en el sueño veía un flecha dorada
cruzar el cuerpo de una pantera. Mi abuela tenía un arco con unas flechas que fueron sagradas por
generaciones dicen que pertenecieron a los ancestros de mi aldea las cuales fueron heredadas por
generaciones hasta llegar de mi abuelo quien tendría que entregar a mi padre el mismo día que él
entregó su cuerpo para encapsular y detener el espíritu de la bestia, corrí y tomé el arco con las flecas,
Salí de la choza cuanto me tope frente a frente con aquella bestia que era enorme y exactamente con
forma de pantera, apenas tomé una flecha y la pantera corrió hacia a mi apunte con el arco hacia ella
y logré acertar en el cuerpo de la patera de inmediato vi destellar chispas de colores que salían de la
pantera y vi como una especie de humo se elevaba en el cielo dejando solo el cuerpo de un hombre,
ese hombre era mi padre quien asombrado me miraba fijamente a mí y a mi familia quien estaban
justamente a un paso tras de mi lo abrace fuerte con lágrimas en los ojos y el agradecido me susurro
al oído todo está bien Tamalatzin tu padre estará contigo por siempre, por eso te puse Tamalatzin que
significa guerrero valiente. Desde entonces todas las panteras visten de luto por la pérdida del espíritu
de Tecuani.
h
Mil y un leguas de soledad
Fabiola Loreto Zavala Alarcón
-¿Y porque estas siempre sola?- le preguntó la joven tortuga-.
- Yo nací en una gran familia de ballenas, hermosas, grandes e imponentes, que reinaban en
todo el océano atlántico, migrábamos cada año y volvíamos para disfrutar del calor y el clima del
Caribe, con mis padres y mis hermanos recorrí muchos lugares, y conocimos muchos animales.
En mi juventud me gustaba aventurarme, y tener acercamientos con los humanos, a pesar de la
oposición de mi padre y mis hermanos, pues decían que un día me harían daño, pero todos a los que
me había acercado eran buenos y se maravillaban al verme, más aun si me dejaba acariciar por ellos,
incluso había escuchado que los buenos nos cuidaban en lugares especiales.
-También eh oído cosas así, pero aún les tengo miedo, entonces ¿tenías una gran familia?
-Así es era grandioso, nadábamos juntos y cantábamos al ponerse el sol.
-¡Vaya! Y que les pasó, nunca he visto otra como tú.
Sally se quedó pensativa y la joven tortuga pudo notar tristeza en la ballena.
- Lo recuerdo muy claramente, esa mañana disfrutábamos de los primeros rayos del sol, cuando mi
padre advirtió un enorme bote que se acercaba, su aspecto era tétrico, de pronto los humanos que
iban empezaron a lanzarnos armas, vi como mi padre intentaba protegernos, eran demasiados, mi
madre me dijo que huyera, yo no quería pero me empujo con fuerza y me gritó que me salvara, ellos
luchaban por protegerme por ser la menor, y vi como poco a poco esos hombres se llevaron a mi
familia, había sangre y mis hermanos heridos, y volví cuando el bote se fue, solo quedó mi hermano
herido quien antes de morir me dijo que siempre me cuidaría y que no debía rendirme, porque un día
al atardecer encontraría una ballena como nosotros con quien poder entonar mi canto. Entonces nade
y recorrí los mares nuevamente pero esta vez sola, cantándole al sol y a la luna con la esperanza de
37
q
encontrar alguien con quien volver a tener una familia.
Al terminar, la ballena cerró los ojos y la joven tortuga supo porque Sally era llamada la ballena
solitaria, que recorría los mares cantándole al sol y a la luna.
h
Peculiar, tan peculiar como la luna misma
Izcally Miroslava Leal Cisneros
- ¡No lo permitiré más! Ese Julián me las pagará, de todos modos el tiene los dientes más atroces
que yo, casi parece que les pasó el autobús escolar por encima.
Replicaba aquella tarde de piernas cruzadas en el jardín, con lágrimas en los ojos y las manos
empuñadas el pequeño Roberto. A quien los compañeros solían apodar de una manera peculiar, tan
peculiar como la luna misma.
- ¿Que sucede joven amigo? –Exclamó el abuelo que salía como todos los viernes a las cuatro a
leer en el jardín de la gran casa.
- Nada, nada sucede. –El valor tomó su alma y sus manos arrojaron lejos las gotas de agua que aun
salían por sus ojos.
- Bueno si Roberto no le cuenta al abuelo que sucede, el abuelo no contará a Roberto donde es que
su madre a ocultado los chocolates. –Dijo el senil en tercera persona. El viento acaricio sus rostros, y
tras unos segundos de timidez, el pequeño comenzó a charlar con el anciano que le inspiraba infinita
confianza.
- En la escuela… Los niños… Aun se burlan de mí, me han apodado, “dientes de sable”, ¡y ni
siquiera sé lo que eso es! –Dijo Roberto con la mirada baja y dejando a la intemperie sus desalineados
dientes, aun de leche.
Unas risas por parte del abuelo hicieron el momento más ameno, y entonces tomo al muchacho
del hombro y le dijo… - En mis tiempos, solíamos llamar a los “dientones”, conejos a lo mucho, pero
¿“dientes de sable”? ¡Vaya que los tiempos han cambiado! –Seguía aquella risa burlona. –Pero no
debes sentirte mal por ello, como lo has dicho, ni siquiera conoces lo que eso es. –Agregó.
- No, pero no suena agradable cuando todos los niños se ríen de ti.
- Bueno, te contaré algo, te contaré que es un “dientes de sable”, pero tienes que estar preparado.
- ¿Preparado? -Cuestionó el pequeño sorprendido por el suspenso que el abuelo agregaba al
comienzo de su narración.
- Así es, ya que es terrorífico lo que voy a contarte, pues es peculiar, tan peculiar como la luna
misma. Bueno aquí vamos… Se decía entre sabios, que hace muchos años, antes de que el hombre
mismo pisase esta tierra incluso, existió una criatura que era muy veloz, tanto que su figura se movía
con tal agilidad, que solo los ahora celestiales lo habían podido contemplar, poseía una mirada de
fuego, y decían que si lo mirabas directo, veías tu misma muerte reflejada. No se sabe con exactitud si
poseía corazón, pero tenía consigo una de las armas naturales más poderosas de todos los tiempos…
Sus colmillos, por lo que lo llamaban “el dientes de sable”, tigre para los amigos. – Continúo el abuelo.
- Sus afilados dientes, podían atravesar el cuello de sus víctimas. Y todo el reino animal entonces, le
temía por su poder. Pero él era peculiar, tan peculiar como la luna misma.
El anciano hizo una pausa y miró al pequeño que imitaba con gesticulaciones el rugido de un
poderoso felino.
- No tenía ni idea de que era abuelo, pero creo que no me ofenderé nuevamente cuando Julián y los
niños de la escuela me llamen así, al contrario, ahora se que soy una de las criaturas más poderosas
¡de todos los tiempos! –Roberto comenzó a reír. –Apuesto a que Julián no sabe ni siquiera lo que es
el dientes de sable. Dijo el pequeño más para si y dejando salir una carcajada entusiasta.
- Apuesto a que no mi joven amigo. –Dijo por último el longevo que se encontraba atento a las
palabras.
q 38
Y aquella tarde peculiar, tan peculiar como la luna misma, el pequeño Roberto entrelazó su futuro.
Pues ese hecho, lo llevaría a estudiar paleontología, y ser el afortunado hombre en encontrar, el
esqueleto casi entero de un dientes de sable, varios años adelante, se dedicó al estudio principal de,
el dientes de sable, recordando así, aquella tarde en la que él y el abuelo encontraron los chocolates
que escondía su mamá y que hablaron de la criatura por la cual él era apodado. Así, la primera de las
publicaciones que realizó tras su hallazgo la dedicó a su entonces difunto abuelo. “Dicen los sabios,
que existió un ser humano, capaz de reparar los males que entran por los oídos tocando el corazón,
un ser que es peculiar, tan peculiar como la luna misma, mi abuelo”
h
Sobrevive
Luis Octavio García Anaya
En una misteriosa isla en donde convive la penumbra y la soledad, donde los más valientes coexisten
con sus fobias más agobiantes, se desangran de soledad, con tal desesperación que hieren su alma
deseando la muerte. Este mundo tan lamentable es el hogar un halcón con rostro demacrado aunque
teniendo alas no pudo salir de los miles intentos hasta que se desgarraron sus alas. Por tal motivo dejó
de emprender de nuevo vuelo ya no tenía ningún sentido. Por muchos años estuvo alimentándose de
los restos de alimentos que llegaban del mar y del viento; se sentía desolado con una esperanza vacía.
Se paseaba por la playa, en el interior de la espesura de la selva, en cuevas; todo era igual no había
algo con que regocijarse o una pequeña agrado de este mundo sombrío.
Intento pensar que era un sueño, si claro pero sentía el golpeteo suave de la brisa, lo frío del mar, lo
rasposo de la arena. Al darse cuenta que perdió toda la satisfacción de la vida, de todo lo que le gozaba
estaba en el olvido, dejó de ingerir ningún alimento. Al sentir que su vida pronto iba a desaparecer vio
una pluma cayendo suavemente y cerró los ojos.
h
Tornasol el ave perseverante
Victoria Esterfanía Fernández Rodríguez
Esta es la historia de un ave soñadora acostumbrada a comer néctar de las flores más altas de la
montaña, donde pocos organismos habitaban, ya que el denso frío abundaba y los rayos del sol poco
llegaban. Su mamá una colibrí amante de la naturaleza, de los bellos amaneceres, entonaba una
armoniosa melodía cuando los rayos del sol se asomaban entre las inmensas montañas. Su hija se
llamaba Tornasol, por el color de su plumaje verde, que reflejaba un arcoíris cuando la luz del sol la
iluminaba, pasaba las noches soñando con muy lejos volar con llegar a pasar entre las altas montañas
que por siempre han sido su hogar, poder conocer la orilla del mar y del néctar de otras flores poder
probar, la densa nieve dejar de sentir y entre el calor de la costa poder vivir. Mientras su familia le
decía: No sueñes tanto princesita que tus sueños son imposibles de cumplir, pues nuestra especie en
la costa no puede vivir. Tornasol, los escuchaba, más nunca dejó de soñar con lejos poder llegar.
Un día denso y nublado, Tornasol despertó buscando el sol, pero está vez poco salió, voló al jardín
de todas las mañanas para saciar la necesidad de alimento y del néctar poder beber, tristemente se
puso a pensar en que talvez la luz no podría verla más. Ese día transcurrió nublado y sin mucho sol
que apreciar. Por la noche susurro: Buenas noches señor Sol! Donde quiera que te encuentres, algún
día te podré apreciar. De repente escucho una voz que provenía de un lugar desconocido, Tornasol
al principio se asusto y pensó: solo estoy imaginando, pero la voz insistió, aquellas palabras que
escuchaba comenzaban a tener sentido alguno, un mantra de esperanza alentando a sus sueños
nunca abandonar, con fe y persistencia hacerlos realidad.
39
q
Al día siguiente mientras observaba una radiante puesta del sol admirando los destellantes amarillos
hasta los colores rojizos, se dispuso a volar, pensando en como llegar a su soñado lugar e imaginó
despertar con un radiante sol todas las mañanas. Pero Tornasol se encontraba frente a un dilema el de
continuar a lado de su familia, o el de emprender un largo viaje de su vida para descubrir horizontes
desconocidos con la incertidumbre de no saber cual será el destino que le deparará, sin embargo
esa idea le merodeaba por la mente, le parecía excitante el entregar su destino a lo desconocido. El
colibrí se alimentó como de costumbre, se dispuso a hablar con su madre, se despidió de su familia y
comenzó a emprender su viaje, voló hacia direcciones poco conocidas por los de su especie, cuando
el cansancio invadió todo su cuerpo decidió mantener estable su vuelo para despedirse de aquella
montaña donde se encontraba su familia.
Cuando Tornasol se encontraba lejos de la vista de lo que fue su hogar, donde el panorama
empezaba a cambiar, se detuvo en un jardín floreado a beber del preciado néctar de aquellas coloridas
flores de un lugar que no se imaginaba que pudiera existir, aunque no se percibía la orilla del mar, el
lugar se encontraba enverdecido y lleno de atractivas flores de las cuales podía alimentarse, bebió
hasta saciarse y cuando se disponía a continuar, de repente empezó a sentirse mal, la cabeza le dolía
y la mirada no podía enfocar, pues se encontraba intoxicada por una inflorescencia que no estaba
acostumbrada a chupar, Tornasol el viaje no pudo continuar y decidió refugiarse en algún lugar, de
pronto la oscuridad invadió el lugar, la presencia de otras aves se alcanzaban a percibir, deseando
regresar a su hogar, extrañando el calor de su mamá, cerro los ojos y se puso a contar, cuando los
abrió, ya se encontraba amaneciendo y el miedo ya había desaparecido, pensó en regresar a su
hogar pero la voz de su lado la continuo alentando, está ves comió con mucho cuidado pues no quería
volverse a intoxicar, después de la saciedad, se puso a pensar en volar muy lejos y alto, volar hasta
llegar a un lugar, donde sus sueños se hacen realidad, la curiosidad y el deseo la motivó a perseguir
su destino.
El viaje fue intenso y con complicaciones en el camino, pues las aves de rapiña no paraban de
merodear, después de un largo recorrido, la temperatura comenzaba a aumentar, la humedad se
hacia mas persistente y las especies de plantas diferentes eran de su antiguo hogar, a lo lejos se
observaba el inmenso océano, donde Tornasol soñaba con volar y su cuerpo alegremente mojar, la
felicidad recorría todo su cuerpo y la recompensa que obtuvo a nada se podrá igualar, pues con lucha y
sacrificio llegó hasta ese lugar. Así fue como el colibrí acostumbrado a habitar entre las altas montañas
decidió migrar hacia la orilla del mar.
h
Un nuevo integrante
Ruth Araceli Iñiguez García
Hace mucho tiempo, un pequeño cachorro de lobo se perdió de su manada cuando cruzaban un
enorme río en busca de alimento. El pequeño lobo caminó mucho buscando la estrechez del río
para cruzar y encontrar a su familia, débil por tanto correr y por la falta de alimento, cayó enfermo
en el camino, las aves de rapiña volaban sobre de él esperando el momento de su muerte. Una tribu
que buscaba un buen lugar para establecerse vio al cachorro moribundo, una pequeña niña corrió
hacia el Lobezno y lo abrazo, lo cubrió con una piel de búfalo y al detenerse le dio a beber agua y lo
alimentó. Una semana después el pequeño lobo estaba completamente recuperado, pero extrañaba
a su manada, la niña era buena con él, pero él le tenía miedo, pues jamás había visto algo igual. La
tribu continuó su camino y se llevó al lobo consigo, fue ahí donde una fuerte nevada separó a la tribu,
poco a poco se fueron reuniendo, la niña al verse perdida, se refugió en un árbol con el tronco hueco,
pero la nieve cubrió la entrada, dejándola atrapada. La tribu estaba desesperada buscando a la niña,
el lobo conocía a la perfección su olor, así que ayudado por su gran sentido del olfato fue a buscarla. El
pequeño lobo la encontró y le quitó la nieve de encima, pero no lograba hacer que la niña despertará,
q 40
así que regreso la tribu y trató de comunicarles que la niña necesitaba ayuda, pero no lograba hacer
que lo entendieran, así que les robó un trozo de venado que habían cazado para alimentarse y corrió
hacía la niña dejando un rastro de sangre, los hombres de la tribu corrieron detrás de él, al alcanzarlo,
lo vieron echado sobre el pecho de la niña, entendieron entonces por qué lo había hecho, tomaron a la
niña en brazos y la llevaron a donde se habían establecido, la metieron a una tienda de donde jamás
se separó el lobo, defendiendo a la niña de los desconocidos curanderos que iban a su auxilio. La niña
mejoró y supo lo que el lobo hizo por ella, así que decidió hacer del lobo su amigo, lo alimentó, cuidó y
le enseñó trucos, por lo que el lobo adoptó a la tribu como su manada y los ayudaba a cazar, además
les avisaba cuando estaban en peligro y los defendía ante osos y otros depredadores.
h
Una familia diferente
Oscar Iván Rodríguez Moya
Era una vez en África donde se encuentra una manada de leones, esta era una familia; la mama
Kenia, el papá Nacho, el hijo mayor Toni y la hija pequeña Ezby. La familia era muy unida, ellos se
la llevaban muy bien con los animales, no se atacaban, ellos nunca atacaban para comer si no que
solo comían los restos de animales que ya habían sido atacados por otros depredadores. Los otros
animales no les temían todo lo contrario se protegían entre sí, las familias eran muy unidas, la de
los antílopes y leones, ellos se escondían juntos de las personas, les temían sentían que eran seres
despiadados que solo querían llevárselos para maltratarlos pues es lo que habían escuchado de una
familia de guepardos, de la cual se habían llevado a uno de sus bebés. Siempre que veían personas
huían y no sabían porque los atacaban.
Un día Ezby estaba con su hermano cuando escucharon un ruido Toni le dice – Ezby corre ya
vienen, son humanos, nos van a llevar. Ezby y Toni se echaron a correr lo más rápido que pudieron
pero Ezby era muy pequeña y no corría tan rápido como Toni, así que poco a poco Toni la dejó atrás.
Ezby no sabía qué hacer ya no vio a Toni entre el pastizal y estaba muy asustada pues los humanos
venían arriba de unas camionetas. Ezby se quedó congelada, sin poder moverse o emitir algún sonido.
Cuando Toni llegó con su familia y la de los antílopes le dijó que habían escuchado un ruido, que eran
los humanos, que Ezby y el trataron de huir pero que la perdió de vista a los pocos segundos, cuando
sus padres y los antílopes escucharon, corrieron lo más rápido posible al lugar donde Toni y Ezby
estaban jugando, pero cuando llegaron era demasiado tarde pues Ezby estaba arriba de la camioneta
se la estaban llevando, trataron de alcanzarlos pero fue inútil. Kenia y Nacho estaban devastados, muy
tristes, y juraron que la próxima vez que vieran a un humano lo atacarían sin pensarlo dos veces, no
permitirían que se llevaran a otro de su grupo.
A las pocas semanas volvieron los humanos, y esta vez los leones no actuarían de la misma
manera, ya no tenían miedo, ahora estaban furiosos. Kenia y Nacho se mantuvieron escondidos bajo
el pastizal, y en cuanto bajó la primera persona de la camioneta, corrieron directamente a él, Kenia
estaba enfrente de él y Nacho atrás para no dejarle salida y lo atacaron, él pudo librarse gracias a
que sus compañeros lo ayudaron pero le dejaron muchas heridas en el rostro, él estaba sangrando
demasiado así que los humanos decidieron irse. Kenia y Nacho no se sentían de lo más orgullosos por
ese acto pero sabían que tenían que hacer algo por haberse llevado a su hija. Pasaron unos meses sin
haber visto a otro humano, creían que ya los habían alejado por completo cuando otra vez los vieron
venir, ahora los leones habían reunido a más animales para ahuyentarlos para siempre, así que todos
los estaban rodeando; la camioneta estaba en el mismo lugar donde habían capturado a Ezby y la
persona que estaba arriba de la camioneta era la misma que se la había llevado y había sido atacada
por los leones. Todos los animales estaban esperando el momento indicado, cuando la persona bajara
de la camioneta, no tendría escapatoria, ¡lo matarían!
El humano sabía que cuando bajara lo volverían atacar pero sin miedo se baja de la camioneta, en
41
q
ese momento los animales corrieron hacia él, pero cuando baja, también aparece la pequeña Ezby
sana y salva, en ese momento la leona Kenia les dice – ¡ALTO, tienen a mi hija!
Todos los animales se detienen, esperando a que algo suceda, entonces Ezby corre de regreso con
su familia, ve a sus padres y les dice a todos – estas personas no son malas, lo único que hicieron fue
llevarme a un lugar donde había leones y otros animales, también hay guepardos, ¡ahí esta Rosa!;
lo que estas personas hacen es verificar que estemos bien, que no tengamos heridas o estemos
enfermos, que crezcamos bien, ¡no son malos!, son biólogos que quieren cuidarnos.
Todos se quedaron asombrados de la revelación que estaba haciendo Ezby y uno de los ñus le
pregunta – ¿Qué es eso que tienes en tu oreja? Ezby le contesta – es un aparato que utilizan para
saber dónde estamos, por si nos perdemos nos lleven otra vez con nuestra manada y para saber
cuántos leones, avestruces, chacales, antílopes, ñus, impalas, gacelas, rinocerontes, jabalíes, jirafas,
hienas, buitres, ciervos, leopardos, guepardos, cebras hay en la sabana.
Todos los animales comenzaron a reflexionar y algunos aún muy apenados, sobre todo los papás
de Ezby, fueron con el humano a que les pusiera uno de esos aparatos, lo hicieron en muestra de su
arrepentimiento por haberlo querido atacar. De ahí en adelante las personas fueron más seguido a
observarlos y ellos nunca más los volvieron a atacar y todos vivieron en armonía.
h
Vuelo de unas horas
Marco A. Martínez Sosa
- ¡Detente!. No quiero comerte; quiero que vivas. Por mucho tiempo las había visto volar durante un
par de semanas pero ahora las veo alzar vuelo al amanecer y caen al anochecer… Están gastando
demasiado rápido su vida.
La libélula se detuvo temerosa a ser devorada sobre la rama de una planta y el gorrión le hablaba con
cautela desde una rama más alta.
- Lo sabemos, pero es porque desde que comenzamos no dejamos de volar, porque pensamos
que si logramos volar durante más tiempo poco a poco podremos vivir más que un par de semanas.
Nosotras somos más frágiles que las libélulas grandes del resto del mundo…
- En tal caso te diré que si me sigues podrás aplazar tu vida, tendrás tanta que le podrás regalar a
todas tus compañeras. Tendrán lo que siempre han querido…
La libélula sentía sospecha, sin embargo, le quedaban unas horas de vuelo y vida.
Siguió al gorrión hasta una cascada, ahí en una parte, había una roca saliente que partía la corriente
que caía al vacío e imitaba una fuerte lluvia…
- Escucha, si logras esquivar todas las gotas que caen por aquella roca saliente y llegas hasta arriba
obtendrás la vida de todos los animales que lo han intentado, de todas formas, ¿qué puedes perder?
te quedan unos minutos de vida…
La libélula no lo pensó y voló tan rápido como pudo, se detuvo y miró lo grande que era aquella
subida… Sacudió sus alas y comenzó a volar esquivando cada gota de agua. Cada vez volaba más
rápido, cada vez volaba con más seguridad, cada vez estaba más cerca del final, pero… cada vez se
cansaba un poco más y las gotas caían incesantemente.
El pájaro expectante veía todo con asombro y expectación; en un momento el ruido de la cascada
pasó a segundo término… En aquel momento en el que la cima de la cascada se mezclaba con el
sol… en ese momento le perdió de vista y expectante alzó su vuelo.
q 42
h
Ramón el ratón que quería volar
Arquímedes Godoy
Érase una vez un ratón llamado Ramón, el soñaba con volar, lo intentaba con distintas cosas y no
podía, siempre caía. Vivía en un bosque cerca de una gran ciudad, un día en busca de comida vio
algo en el aire (se acercó cuidadosamente), estaban unos humanos volando papalotes (los observó
con mucha atención), un rato después los humanos se fueron dejando entre el pasto botes, bolsas
y un papalote. Ramón quien intento volar tantas veces con distintas cosas entendió que tal vez era
imposible pero al ver los papalotes en el aire pensó en la única posibilidad que le quedaba y esta
era planear. Entonces, Ramón se llevó el papalote y le adaptó unas agarraderas al centro, subió al
árbol más alto de la región con nervios y emoción a la vez, saltó con el papalote en la espalda y se
fue en picada ¡cuando de repente, se enderezó el papalote! comenzó a planear por encima de las
copas de los demás árboles, emocionado Ramón sintió que era lo más parecido a volar, su sueño se
cumplía, al aterrizar el papalote fue lo más rápido que pudo a contarle a sus amigos y familiares, pero
todos lo juzgaban de loco después de tantas veces que había caído intentando volar con otras cosas,
Ramón les dijo “no me crean, véanlo”, agarró su papalote y subió a un árbol, desde la cima brincó y
planeo dejando boquiabiertos a los que tanto lo habían molestado, en realidad volar para un animal
terrestre era algo inalcanzable, por la cual todos comenzaron a pedirle subir al papalote. Ramón, muy
inteligente, sabía que algunos eran más pesados o livianos que él, así que comenzó a diseñar sus
propios papalotes basándose en la estructura del que tenía, pero estos fueron de distintos tamaños
para soportar otros pesos, un día el bosque se empezó a incendiar, todos los animales empezaron a
acorralarse y asustados pensaron que morirían, Ramón al ver la situación y con muchos papalotes
construidos pensó que esta sería la solución, así que llamó a todos a que empezaran a subir al árbol
para adaptarles un papalote en la espalda, todos asustados con los ojos cerrados brincaban desde la
cima siguiendo las instrucciones de Ramón, al ver que planeaban por arriba del fuego hasta llegar a
un lugar fuera de peligro vieron a Ramón como el héroe del bosque, el sueño de Ramón se convirtió
en la salvación de la población. Después esta técnica la comenzaron a usar para planear por encima
de las carreteras que limitaban el cruce para ir en busca de sus familiares o alimento al otro lado del
bosque, fue la manera en que animales terrestres como serpientes, lagartijas, ranas, roedores y otros
mamíferos ahora podían moverse por el aire, las aves sorprendidas por este suceso decidieron formar
un escuadrón aéreo junto con Ramón para alertar con tiempo a la población cuando los humanos
entraran al bosque ya que era mejor refugiarse de ellos y esperar a que no se saliera de control otra
fogata, de esta forma Ramón a pesar de ser una especie terrestre se le veía con mucha frecuencia
surcando los cielos alertando de los peligros y cumpliendo su sueño.
h
Grandes amigas
Jorge Adilson Pinedo Escatel
En un hermoso y majestuoso bosque vive una abeja que acostumbra salir muy temprano de su casa
en busca de comida, un día al pasar cerca de unas salvias observa que en el piso esta una pequeña
mariposa recostada sobre una piedra, la abeja entusiasmada se acerca y le pregunta: ¿te encuentras
bien? -La mariposa sin aliento y con una mirada perdida le contesta “si, solo estoy cansada”, bien
entonces levántate y vamos a volar sobre los árboles -dijo la cigarra- espérame, acabo de tomar un
descanso y tengo que seguir trabajando -contestó la mariposa murmurando- trabajando ¿y eso para
qué? -pregunto la abeja sin comprender lo que decía la mariposa- tengo que llevar comida a mi
hogar, para poder alimentar y cuidar a mis hijos, valla tienes hijos ¿y siempre los cuidas? -preguntó
otra vez la abeja- Si, busco la comida y la reparto entre mis hijos -contesta la mariposa - la abeja
confundida por la forma de pensar de su amiga, sonríe y le grita: ¡Hey tu¡ deberías cuidar a mis
hijos, la mariposa riendo a carcajadas le dice: -claro que no- estoy demasiado ocupada consiguiendo
43
q
comida para los míos y tu quieres que te ayude, la abeja no sabía qué hacer y mientras pensaba algo
nuevo para convencerla, bajo la cabeza para meditarlo y para cuando regresó la mirada, la mariposa
se había marchado. Al día siguiente la abeja regresó nuevamente al campo de salvias donde se
había conocido y observó a la mariposa recolectando néctar, inmediatamente la abeja voló tan rápido
como pudo y cuándo estaba cerca grito; Hola ¿Cómo estas amiga?, La mariposita voltea, sonríe y le
contesta: -bien, aquí trabajando- “oye tengo una gran idea” -dijo la abeja- que te parece si tu cuidas
a mis hijos mientras yo te ayudo a recolectar comida y a cambio te pagare con muchos dulces todos
los días. La mariposa se quedo intrigada y le pregunta ¿Que me garantiza que siempre me darás los
dulces? -La abeja responde- eso no es problema, mis hijas saben perfectamente hacerlos, la mariposa
dudosa pero convencida por el trabajo sencillo dice: está bien amiga acepto la ayuda. Con el tiempo la
mariposa era feliz comiendo los dulces que hacían las pequeñitas abejitas y la mama abeja disfrutaba
cada día que salía en busca de comida por todo el bosque. Su relación de amigas fue tan fuerte que
poco a poco fueron contagiando su amistad a otras mariposas junto con abejas y estas comenzaron a
repartirse las tareas del hogar y viviendo enormemente felices bajo la sobra de los grandes árboles.
h
A la luz…
Luis Enrique Jauregui López
En esta tarde, rondan los mosquitos mientras los ignoro, me preparo mentalmente para realizar mi
tarea de las 7:22pm, de pronto por la ventana del apartamento los zumbidos por la oreja me causan
escalofríos, de esos que fluye la adrenalina por el cuerpo, como chapuzón de agua fría, y la ansiedad
de soltar un manotazo. Nunca me gustaron los insectos voladores, especialmente los mosquitos, no
quiero parecer egoísta, sinceramente dan mucha comezón cuando pican (aún mas en los nudillos).
Al percatarme de sus danzas en la lámpara del living donde suelo hacer mi tarea tranquilo y en paz,
los miro y parecen realizar un ritual extraño que la mayoría puede confundirlo con torpeza al chocar
contra la bombilla que emana la luz a estas horas que se va desvaneciendo el sol, vienen y van desde
la ventana volando. En ese momento me dirigí a mi habitación en busca de un trapo, una prenda sucia
y arrugada para chicotearlos. Entré, cuidando siempre mantener estable el ecosistema de ropa tirada.
Decidido a exterminar el enjambre, que invita a los zancudos hermanos que vagan en la corriente de
aire fresco a entrar por la ventana en su fiesta nocturna juntándose con fervor a la celebración de
choques violentos contra esa pequeña fogata contenida en el bombillo para calentarse (o algo mas
misterioso que nadie sabe), tomé una camisa y un latigazo bastó para fulminar a unos pocos y marear
a otros cuantos. Los más gordos quedaron embarrados como gotas de cátsup (sangre), otros en el
piso, B+, A- y un raro caso de AB+. Con un aire de meta cumplida, me di cuenta de que uno que otro
logró refugiarse en algunos rincones escuchando solamente el eco de sus alas. Me puse a pensar en
los mosquitos,- ¡son increíbles!, concluí, madres en busca del alimento de sus críos, necesidad que
los lleva a la muerte en búsqueda de un chorrito de vida, que los hace subir cinco pisos hasta entrar
por la ventana con sus alas de díptero, sin duda alguna su coraje, su amor es digno de admirarse,
revoloteando, superando a muchos de nosotros en su acto heroico. Es por eso que les tengo un cariño
lejano, al mirar esa manchita en el techo que me hace ver realmente que los insectos son increíbles, muy
hermosos, sin olvidar a las pequeñas catarinas, las mariposas en el campo, coleópteros, lepidópteros,
libélulas, y por supuesto los mosquitos (excepto los del dengue que son corrompidos).
De vez en cuando dejo que me piquen en las piernas o en las manos mientas duermo, otras veces
me dedicó a la pintura rupestre o a practicar los aplausos cuando es necesario.
h
La sociedad desconocida
Miguel Vásquez Bolaños
De la inmensidad de formas vivientes la mayoría son solitarias, pocas son sociales. Estas destacan
por sus complejas y escrupulosas organizaciones en pro de la supervivencia. Las industriosas que uno
q 44
advierte trabajando son la punta del iceberg, bajo la superficie se desarrolla una sociedad desconocida…
… la legiones guerreras asolan con todo lo que encuentran a su paso para poder satisfacer la
demanda de alimento por parte de sus sucesoras. Sus hábitos nómadas las obligan a deambular entre
las tierras y aguas sin preocupación por erigir una fortaleza permanente.
… mientras tanto en tierras lejanas las agricultoras colectan vegetales, debidamente seleccionados,
para sus labranzas. Tras un sofisticado proceso realizan las siembras para obtener los codiciados
frutos fúngicos.
… las sigilosas y decididas ganaderas obtienen sus alimentos atendiendo a sus rebaños, como si
ordeñaran a un ente vacuno aunque no desaprovechan para degustar una chuleta de vez en vez.
… las artistas carpinteras esculpen el interior de los arboles para elaborar sus nidos, siendo una
intrincada red de habitaciones y pasillos para albergar a sus congéneres.
… para cuidar la entrada al palacio son indispensables las porteras, que con sus equipadas cabezas
clausuran perfectamente la puerta, permitiendo el ingreso solo a los convidados.
… las tejedoras explotan a sus infantes para formar sus casas hilando entre las hojas.
…. la eficiencia de las patrulleras resulta en el beneficio mutuo, su hospedero recibe protección y
ellas a cambio tienen refugio y alimento.
… los frutos son acarreados por las cosechadoras hasta las bodegas internas para ser almacenados
hasta que sean requeridos para formar parte de sus platillos.
… las eficaces estrategias llevadas a cabo por las cazadoras son resultado de una combinación de
armas: mandíbulas adaptadas, ojos prominentes y un potente aguijón.
…. transgrediendo las fronteras naturales de sus residencias las invasoras expanden sus poderíos,
estrangulando a las nativas menguando su población casi llegando a la extinción.
… las limitaciones para poder consumir alimento lo resuelven con la ayuda de terceras. Las fieles
cautivas obedecen a las esclavistas.
… en las comarcas desérticas el alimento escasea por largos periodos de tiempo, las juiciosas
recaudadoras llevan su carga hasta el interior de la morada para que las bodegas vivientes almacenen
sus dotaciones de comida que les serán útiles en la época de estiaje.
h
Realidad
Silvia Socorro Zalapa Hernández
- Despierta, despierta, Sandro, despierta.
- Déjame dormir, Juanito.
- Ya es hora, ya se puso el sol, ¡es el gran día!, el árbol debe de estar rebosante de frutos aromáticos
y suculentos.
- Está muy lejos, Juanito.
- Sí, pero recuerda lo sabrosos que son, y ¡hay para todos!
Los dos murciélago emprendieron el largo vuelo, con la promesa de degustar esos sabrosísimos frutos
del maravilloso árbol. La noche era oscura y callada, su condición favorita para volar muy lejos.
- ¿Ya casi llegamos, Sandro?
-Sí, ya casi
-¿Que es esa luz tan brillante, no veo el árbol?
- No lo sé, veamos.
-Sandro, ¿dónde está el árbol, ¿dónde están todos los demás árboles? , ¿que son esas cosas que
echan tierra en la espalda? - ¡mira! humanos, tenían que ser humanos - ¿pero, a dónde se llevaron
todos los árboles?, que no saben que ahora no tendremos que comer. Una vez escuche que los
humanos tiraban árboles con cosas como esas, ¡pero con murciélagos que dormían adentro!, no todos
pudieron despertar, fue una masacre.
- Esos son puros cuentos Juanito, no creas.
45
q
- ¿Entonces a dónde se los llevaron?
- Cálmate, los llevan a otros lados para que otros murciélagos también coman de esos frutos, vámonos,
comeremos algo en el camino de regreso.
Sandro sabía que esto ya había pasado muchas veces, los humanos destruían sus árboles, y que
nunca más ningún murciélago comería de los frutos de ese árbol, esa era la realidad.
h
El último deicidio
(Fantasía a la memoria de un espíritu)
Servando Carvajal
De nuevo sintió sobre sí esa fría mirada que le había inquietado, que le había robado el sueño de
varias noches; esa mira aguda, implacable y tenaz que mordía cada uno de sus miembros: su cuerpo.
Sus ojos se abrieron... Escudriñó la penumbra de su cuarto, decidido a enfrentarse a ella... Una
sensación de ahogo se apoderó de su garganta; la amarga excitación de un miedo le fue consumiendo
poco a poco los sentidos: nada, aparentemente nadie a quien culpar de esa mirada... Resignado, es
decir, con desesperación, volvió a sumirse en el letargo de la inconciencia. Su respiración se modificó
a tal extremo, que apenas si se escuchaba el lento fluir de su sangre por las venas y el golpeteo
arrítmico de su corazón. El reloj marcaba las 4 y 11...
Adormecido por un arrullo inquieto, comenzó a soñar que era soñado por alguien; de pronto, apareció
dentro de su cuerpo el deseo de huir a esa silenciosa orilla del mar de los recuerdos. Refrescarse con
el agua tibia de sus alegrías, mirar la lejanía disuelta en esos lúgubres pensamientos que le asaltaban
a cada momento y que luego, como gaviotas quiméricas, se perdían graznando en un horizonte gris.
Sintió deseos de esperar al viento golpeando sus espaldas. Vio frente sí a un sol. La energía se había
acumulado en sus brazos. Sus piernas se movieron armónicamente. Caminó, no supo cuanto tiempo,
qué le importaba saberlo, si a cada paso que daba se encontraba más solo, más muerto... Tembló al
recordar su estado actual: sí, más muerto. Percibió el tacto helado de una angustia que le acarició
el pelo. No era la primera vez que tenía esa percepción, tampoco esperaba que fuera la última. Sin
embargo, era esa su condena y esto es lo que a intervalos lo parecía enloquecer.
Sintió las largas cadenas de proteínas rompiéndose al contacto del sol, el reclamo desesperado
de los genes que se movían bajo su piel. Pronto vendrían las moscas y pondrían sus huevecillos en
los orificios, le comerían los ojos, penetrarían por la nariz, se retorcerían las larvas dentro de su boca,
disputándose la lengua, después bajarían por el tracto y llegarían al estómago. Luego allí, fermentarían
los restos de lo que había comido por la tarde, la papilla espesa se cuajaría y quizás, todavía entonces,
sentiría el deseo de excretarla, pero sus músculos ya no responderían, se habrían adherido a sus
huesos, formando una masa compacta, inerme... Sofocado, dejó que se escuchara un gruñido en
su vientre. Habían sido esas sus últimas palabras, era ahora una alegría. Recordó su situación y
sintió la necesidad de seguir caminando, el movimiento era lo importante, lo que le animaba; si de
pronto le llegara el deseo de correr: lo haría, pues le era preciso escapar de esa agonía que le estaba
atormentando.
Miró a su alrededor, una oscuridad eterna le impidió reconocer el camino. Escuchó a sus pies el
pausado correr de un arroyo. Recordó que había sentido sed la noche pasada. Se inclinó y bebió
con avidez hasta que el agua brotó por sus poros, luego harto, vomitó sobre su imagen que se había
encendido: que se había dibujado en la negrura del ocaso. Quedaron en sus carnes, como una
remembranza, lo resabios de la sal y la sed. Con desesperación hundió sus manos en el agua y le vino
a la memoria su génesis. Uno a uno, se fueron desprendiendo los dedos de sus manos. Una fantasía
febril los iba transformando en pececillos multicolores que nadaban em contra del curso del arroyo: se
movían ágiles... Sus cuerpos escuálidos se habían cubierto de escamas: de cieno... Arrobado dejaba
que el tiempo transcurriera insensible y que su cuerpo se creciera a cada momento. Por fin, cansado
de tanta estupidez, se levanto del suelo y abandonó el lugar; dejaba atrás al arroyo y a sus dedos...
q 46
Dirigió suplicante una mirada al cielo, éste le beso con sus labios de noche y le acarició... Sintió
renacer sus células muertas, pero el frío entumió sus ansias y quedó preso en esa inquietud. El aire,
ahora cruel, traspasaba su figura, el medio se había tornado abiótico. «He nacido y he crecido —se
dijo— soy amófilo.»
Con esfuerzo sobrehumano continuó su camino, cada vez más lento: observaba figuras grotescas,
sin definición, que danzaban en aquelarre, le atraían, le hartaban... Por último la fatiga se hizo presente
y se recostó en la inmensa llanura: todo era de una luminosidad transparente. «Es de noche», pero no
se dio cuenta si lo había afirmado o lo preguntaba... Buscó al sol, o a la luna. «Uno de los dos proyecta
esta luz...» Vio ahora a la luna, en el espacio, en el tiempo, vestía de fiesta, le sonreía... «¡Traidora!»,
por ella se asomaban los misterios y vio crecer su noche fantástica... Hizo el intento de cerrar los ojos
pero los párpados no le respondieron. Observó venir una sombra que se acercaba inexorable, con
lentitud. «Tú —le decía— eres lo que siempre quisiste ser...» «Tú —replicaba un eco—, eres falso: cada
quien tiene lo que quiere...» «¿Qué quiero? ¿Qué quieren? ¿Qué puede ofrecer mi mente estéril?»
«¡Déjenme...!» La sombra se acercó aún más y pudo reconocer por sus contornos al fantasma de su
leyenda: «¡Endriago...!» Sintió las ardientes garras que se apoderaron de sus rostro, de su cuello, de
sus brazos: su cuerpo. Miles de imágenes lo veían: eran sus hermanos, eran sus amigos, eran sus
amantes...
Trató de despertar de su pesadilla y entonces oteó al desierto. «Es mi mundo, mi casa, mi iglesia.»
Buscó la figura idealizada de su dios en el cielo y se fijó en las estrellas: descubrió su ignorancia.
Empezó por contarlas: continuó con su tarea hasta que agotados los números, utilizó las letras y
construyó palabras y luego enumeró cada uno de los vicios, de las virtudes. Su pensamiento fue más
allá de lo inútil e ideó una humanidad desecha, perdida dentro de la inmisericorde maraña de sus
creaciones. A cada hombre le asignó su astro, su planeta, su estrella, él: por ser diferente, el mejor, el
más audaz, tomo una galaxia... Fue arrebatando lentamente los elementos del espacio y los acomodó
en sus espaldas, sobre sus ijares, uno a uno, todos juntos. Después, abrumado por el peso de su
carga sagrada, se arrastró dejando a cada movimiento jirones de su carne putrescible...
Adolorido, pero al mismo tiempo realizado, regresó de nuevo al arroyo de su principio. Besó con
piedad las aguas. La sal ingrata, le quemó de nuevo los labios y la sed se hundió hasta sus sienes que
palpitaron con fuerza. De su garganta debilitada escapó un grito: el único grito extraído a fuerza de
jalarlo con las uñas. Un grito que heló las sangre de sus manos y sus pies... Sintió su cuerpo relajarse,
experimentó el resultado de un ayuno infinito: hambre, hambre... Tomo una de sus estrellas y la devoró
con ansia tal que ésta le devolvió a su paladar, el sabor agradable de la grasa eructante del último
pedazo de carne que había comido: lo último que había quedado al tragarse el cuerpo de su madre.
Recordó que ese despojo tenía el dulce sabor de la ternura: «quizás fue uno de sus pechos, quizás
una mejilla o su vientre...» Decidió no volver a empezar, a pesar de todo, sentía remordimientos.
Prefirió continuar con la sed que lo agobiaba. Vino a su mente su infancia, su lactancia y deseó sentir
otra vez ese fino hilo de leche en su boca... Este deseo inconsciente se fue acrecentado más y más,
lo reclamaba con vehemencia, hasta que delirando, se abrazó a una roca y acercando su cara: sus
labios, succionó con desesperación... Se grabó en sus papilas un incipiente gusto terroso... Escaparon
de sus cuencas dos lágrimas: hubieran sido muchas, pero nada más dejó correr dos, y le dolieron
hasta el alma. Se sentía acosado por los remordimientos...
Su imaginación giró produciendo un vértigo insostenible, su mundo era proteico, su vida cambiaba.
Ahora era egoísta: trepanó su cráneo y arrancó con furia su cerebro, le prendió fuego con los rescoldos
de saliva que le quedaron. Dejó, insensible, que el viento se llevara las cenizas de su odio. Llegado
el momento de la metamorfosis completa: arrancó de su vientre los vestigios de una estéril matriz,
desapareció su sexo del cuerpo... Ahora era él y era ella: era andrógino, era un ser único. Era su padre
y su madre, era su hijo y su amante al mismo tiempo...
Volvió al oscuro invierno de infancia y de nuevo fue demonio: fue ángel, fue lumbre iridiscente
que subrayó su inocencia. Crepitaban las llamas, su infierno se consumía de prisa... Sus huesos
fosforescentes, huían a apagarse al Estigio... Se regresó caminando lentamente, cargando el peso de
47
q
la muerte sobre su nuca, sobre su alma. Una sombra inmensa, larga y silenciosa y evidentemente no
suya, le seguía de cerca... Sintió la inquietud de una vida inmarcesible y se vino acercando nuevamente
al cuarto en tinieblas. Descubrió que esa mirada que le había inquietado, que le había robado el sueño
de varias noches era la de su madre. Trepidaron sus huellas. Otra vez se había quedado en vela.
Observó, mitificado, su cuerpo en una silla, en cualquier parte. Ese presentimiento que se apoderó
de su alma lo había llevado muy lejos. Vio de pronto que su cuerpo se iba haciendo pequeño, cada
vez más pequeño... Miró en torno suyo, quizás por última vez: quería grabar para la eternidad, en los
recuerdos, los sueños de su locura. Con desesperado esfuerzo, cogió con sus manos mutiladas una
migajas de pan de sobre mesa: las llevó a su boca... Escuchó un tic-tac: son las 4 y 12... Fijó su mirada
en el techo. Sintió perder su figura hasta ser una masa amorfa, después bruscamente todo su tamaño
y, por último, convertido en un punto, dejó la malograda esencia de la razón dentro de su imaginación...
Los Virreyes, Zapopan
Julio de 1977
h
q 48
Mariposas
por
Manuel Anguiano
49
q

Documentos relacionados