File - San Francisco de la Caleta

Comentarios

Transcripción

File - San Francisco de la Caleta
PALABRA QUE DA VIDA
-Reflexionemos-
LA PAZ QUE NOS DEJÓ
SER SANTOS… SER FELICES…
COMO SAN MARTÍN DE PORRES
MARTÍN
LO QUE IMPORTA EN ESTA VIDA NO ES SER PERFECTO SINO AMAR DESDE
TU PEQUEÑEZ, CON TODO LO QUE TÚ ERES. ÉSA ES LA PAZ QUE TE DEJO,
LA PAZ QUE TE DOY.
MARTES 20 DE MAYO DE 2014
Del Evangelio según san Juan 14, 27-31
Jesús dijo a sus discípulos: - «La paz les dejo, mi paz les doy; no se las doy
yo como la da el mundo. Que no tiemble su corazón ni se acobarde. Me han
oído decir: "Me voy y vuelvo a su lado." Si me amaran, se alegrarían de que
vaya al Padre, porque el Padre es más que yo. Se los he dicho ahora, antes
de que suceda, para que cuando suceda, sigan creyendo. Ya no hablaré
mucho con ustedes, pues se acerca el Príncipe del mundo; no es que él
tenga poder sobre mí, pero es necesario que el mundo comprenda que yo
amo al Padre, y que lo que el Padre me manda yo lo hago.»
LECTURAS COMPLEMENTARIAS:
HECHOS 14, 19-28 - CONTARON A LA IGLESIA LO QUE DIOS HABÍA HECHO POR
MEDIO DE ELLOS.
SALMO 144 - QUE TUS FIELES, SEÑOR, PROCLAMEN LA GLORIA DE TU REINADO
MARTES 5TA. SEMANA PASCUA - Cristo, antes de su pasión
y muerte, habla de paz y anima a los apóstoles a no preocuparse
ni sentir miedo. Nada ni nadie le va a impedir a él llevar a cabo su
misión de amor. --- Nadie tampoco nos va a arrebatar a nosotros la
paz interior, la serenidad y la libertad, si estamos unidos a Dios en
el amor.
PARA REFLEXIONAR
EL PROFUNDO AHNELO DE PAZ
Quizá nunca como en los últimos meses ha sido tan intenso, tan
global, el deseo de paz en nuestro mundo. Existen instituciones de todo tipo dedicadas a trabajar por la paz.
¿Por qué es tan intenso este anhelo? ¿Por qué se ha producido esta enorme ola mundial? ¿A qué responde? ¿Cómo se
entiende la paz? Es tan enorme el caudal de propuestas que no
sabríamos encontrar respuestas acertadas a estas preguntas. Lo
que percibimos con claridad en este cuadro es la fuerza profética de las palabras de Jesús: La paz les dejo, mi paz les doy. No
se las doy como la da el mundo.
 En estas palabras no se hace una llamada a “luchar
por la paz” sino a “recibir el don de la paz”. Este es un
cambio sustantivo. Hoy nos sentimos protagonistas de la lucha por la paz. Multiplicamos las manifestaciones, enarbolamos pancartas, inundamos internet de “sitios pacifistas”
... Todo esto es síntoma de un anhelo profundo, humano,
pero ¿es éste el camino hacia la paz? Al mismo tiempo que
luchamos por conseguirla, ¿nos esforzamos por acogerla? El
gran don del Resucitado es la paz.
 La paz de Jesús no parece coincidir con la paz del mundo.
Esto resulta chocante. A menudo, nuestro concepto de paz
equivale a ausencia de conflictos, a tranquilidad. Esta paz
de “fin de semana tumbados en la arena” no es la paz de
quien ha venido a traer fuego a la tierra. La paz que Jesús
anuncia y la paz que Jesús es (Cristo es nuestra paz)
es una realidad que va más allá de la ausencia de
guerra: implica una forma de entender la vida y las relaciones con Dios, con los demás, con la naturaleza. Aislada
de este contexto, se convierte en una caricatura y no en
una buena noticia.
Los invitamos a terminar repasando el Decálogo de Asís para
la paz. En él encontramos caminos concretos para hacer más
pacífica y pacificadora nuestra vida cotidiana. Es la manera de
convertir el don de Jesús en compromiso de vida.
PARA ORAR
Señor Dios nuestro, Padre siempre fiel:
Tu Hijo Jesucristo mantuvo su paz y libertad interior
aun en el trance terrible de su pasión y muerte,
porque fue fiel a su misión de amor.
Que él nos dé la misma lealtad y amor,
para que las dificultades de la vida
no perturben nuestros corazones,
sino que nos guarden firmemente anclados en ti,
que eres nuestro Dios y nuestro Padre. Amén.
PARA ACTUAR
– Con la paz de Jesús se enfrentan los
problemas de la vida, sin miedo, sin temor, con coraje y valentía.
DECÁLOGO DE ASÍS POR LA PAZ
1. Nos comprometemos a proclamar nuestra firme convicción
de que la violencia y el terrorismo se oponen al auténtico
espíritu religioso, y, condenando todo recurso a la violencia y
a la guerra en nombre de Dios o de la religión, nos comprometemos a hacer todo lo posible por erradicar las causas del
terrorismo.
2. Nos comprometemos a educar a las personas en el respeto y
la estima recíprocos, a fin de que se llegue a una convivencia
pacífica y solidaria entre los miembros de etnias, culturas
y religiones diversas.
3. Nos comprometemos a promover la cultura del diálogo,
para que aumenten la comprensión y la confianza recíprocas
entre las personas y entre los pueblos, pues estas son las
condiciones de una paz auténtica.
4. Nos comprometemos a defender el derecho de toda persona
humana a vivir una existencia digna según su identidad
cultural y a formar libremente su propia familia.
5. Nos comprometemos a dialogar con sinceridad y paciencia,
sin considerar lo que nos diferencia como un muro insuperable, sino, al contrario, reconociendo que la confrontación
con la diversidad de los demás puede convertirse en ocasión de mayor comprensión recíproca.
6. Nos comprometemos a perdonarnos mutuamente los
errores y los prejuicios del pasado y del presente, y a
sostenernos en el esfuerzo común por vencer el egoísmo y el
abuso, el odio y la violencia, y por aprender del pasado que
la paz sin justicia no es verdadera paz.
7. Nos comprometemos a estar al lado de quienes sufren la
miseria y el abandono, convirtiéndonos en voz de quienes
no tienen voz y trabajando concretamente para superar
esas situaciones, con la convicción de que nadie puede ser
feliz solo.
8. Nos comprometemos a hacer nuestro el grito de quienes no
se resignan a la violencia y al mal, y queremos contribuir con
todas nuestras fuerzas a dar a la humanidad de nuestro
tiempo una esperanza real de justicia y de paz.
9. Nos comprometemos a apoyar cualquier iniciativa que promueva la amistad entre los pueblos, convencidos de que
el progreso tecnológico, cuando falta un entendimiento sólido entre los pueblos, expone al mundo a riesgos crecientes
de destrucción y de muerte.
10.
Nos comprometemos a solicitar a los responsables de las
naciones que hagan todo lo posible para que, tanto en el
ámbito nacional como en el internacional, se construya y
se consolide un mundo de solidaridad y de paz fundado en la justicia.
«Mi paz les doy»
Elimina todo lo que no sea útil,
hermoso o alegre.

Documentos relacionados