Eslovaquia, la oportunidad de consolidar los negocios españoles

Comentarios

Transcripción

Eslovaquia, la oportunidad de consolidar los negocios españoles
Eslovaquia, la oportunidad de consolidar los negocios
españoles en el Este y Centro de Europa
Aunque en los últimos años ha aumentado considerablemente la
presencia empresarial española en la República Eslovaca, las
posibilidades económicas y comerciales que brinda el país para
consolidarse en la europa central y del Este siguen siendo
desconocidas por los negocios españoles.
Los Gobiernos de ambos países concentran sus esfuerzos en
aprovechar las buenas relaciones que mantienen en el marco político
e institucional para intensificar las relaciones económicas y
comerciales bilaterales.
Así se puso de manifiesto en julio de 2002, cuando tuvo lugar la última
visita oficial de SSMM los Reyes de España a la República Eslovaca.
Para optimizar dicha visita se celebró, bajo el patrocinio del ICEX y en
colaboración con la Oficina Comercial de Bratislava, un Encuentro
Empresarial Hispano-Eslovaco en el que participaron 22 empresas
españolas de diferentes sectores, así como cerca de 60 entidades
eslovacas. De este Encuentro, surgieron varios proyectos de inversión
y cooperación entre empresas que se han materializado con éxito
posteriormente.
Sin embargo, Eslovaquia sigue sin aparecer como un país prioritario
en las actuaciones de promoción comercial y empresarial españolas.
En 2003, el número de misiones inversas sectoriales fue de seis (flor
cortada, ingeniería nuclear, cerámicas de construcción, maquinaria y
componentes de construcción de obra civil, aparatos y sistemas de
climatización, y finalmente, segmento “gourmet” dentro del sector
alimentario), así como cuatro misiones directas multisectoriales, dos
misiones directas monosectoriales (maquinaria agrícola e iluminación)
y una misión de estudio sobre el sector de automoción.
Aun así, en el ámbito económico, los intercambios comerciales han
aumentado sustancialmente en los últimos años. España goza, tras la
Federación Rusa, del mayor superávit comercial con Eslovaquia. En el
ámbito de la inversión, que ha estado ligada fundamentalmente a los
procesos de privatización de las grandes compañías industriales y de
servicios públicos, la actividad empresarial española ha sido, hasta la
fecha, muy reducida, pero se está incrementando, sobre todo en el
sector de la automoción, los servicios de transporte y metalurgia.
Según Francisco Javier Medina, agregado comercial de España en
Eslovaquia, “se ha incrementado la inversión directa española en el
sector industrial y servicios, y nuestras empresas participan en
proyectos financiados con fondos pre-adhesión (ISPA y PHARE) y
bancos de desarrollo”.
A este respecto, Medina apunta que “en 2003 cinco empresas (solas o
en consorcio) han estado en la lista de este tipo de concursos, y dos
de ellas han resultado ganadoras. También se ha producido el primer
acuerdo de cooperación en un sector tan sensible como el de la
gestión de residuos nucleares. Este convenio lo han firmado Enresa
SA y SE-YVZ, una subsidiaria de la generadora eléctrica, Slovenske
Elektrarne”.
Elena Vico, responsable del proyecto de Enresa, afirma que el
acuerdo consiste en el intercambio de información, muy enriquecedor
para la industria nuclear española, tras el desmantelamiento de la
central eslovaca.
Además, la presencia empresarial española en el país se pone de
manifiesto con firmas como el Grupo Antolín y Jobelsa, del sector de
la automoción, Soluziona, Iberinco, Unión Fenosa, Altadis, Uralita y
OZKN, subcontratistas de Induyco para la producción de trajes.
Medina añade que “también nuestras empresas más importantes de
ingeniería están tomando interés por proyectos y programas que se
van a realizar en Eslovaquia”.
En cuanto a los movimientos de exportación, el sector automoción es
el que tiene mayor peso, ya que su porcentaje sobre el total de ventas
se sitúa en torno al 60%. Le siguen las partidas correspondientes a
material eléctrico y electrónico, alimentos (vinos, carnes, frutas y
verduras) y productos químicos y farmacéuticos. Las exportaciones
españolas a Eslovaquia se han multiplicado casi por nueve desde
1995, de 53,46 millones de euros a 496 en 2002.
“Los sectores con mayor demanda potencial para la introducción de
productos son: alimentación (excepto vinos), textil y calzado,
maquinaria y sistemas para actividades agropecuarias, cerámicas de
construcción y maquinaria”, concluye el responsable de la Oficina
Comercial en Bratislava.
La inversión española en Eslovaquia es muy escasa. Acumulada
desde 1996, no representa más que un 0,20% de toda la inversión
extranjera directa. No obstante, la presencia empresarial española es
mayor que lo que reflejan las cifras de inversión registradas
oficialmente, puesto que una parte de su inversión se ha efectuado a
través de sociedades no residentes.
En el ámbito turístico y considerando el número de pernoctaciones y
visitantes en ambas direcciones, el saldo es claramente favorable para
España. Así, mientras de España viajaron a Eslovaquia 5.463
personas en 2002, el número de visitantes eslovacos a España
alcanzó en torno a los 20.000.
Este sector se encuentra en fase de desarrollo, lo que significa que
puede ser un campo muy interesante para las empresas españolas, a
la cabeza del mercado turístico internacional. ::

Documentos relacionados