El rediseño del `Subte` de Buenos Aires Es fácil de imaginar como

Comentarios

Transcripción

El rediseño del `Subte` de Buenos Aires Es fácil de imaginar como
El rediseño del ‘Subte’ de Buenos Aires
Es fácil de imaginar como “el pánico escénico”, según la expresión utilizada por el
fundador de Diseño Shakespear, debió estar presente en muchos momentos durante los
14 años en que su estudio concebió y desarrolló completamente el rediseño del Subte,
que hoy ven y usan cotidianamente miles de personas en la capital argentina.
En este sentido, la situación de los Subterráneos en 1994, antes de iniciarse un proceso de
rediseño radical que concluiría del todo en 2007, no era precisamente ideal. La
señalización implantada, un elemento tan importante para el adecuado funcionamiento de
un sistema de transporte, se confundía entre el ruido semiótico creado por los
innumerables
mensajes
gráficos
de
la
ciudad.
Por otro lado, en 1995, Diseño Shakespear rescató la voz popular Subte para la imagen
oficial de este servicio. A Ronald Shakespear, la anterior denominación –Subterráneos- le
sonaba burocrática, alejada de los ciudadanos y, en este sentido, afirma que el nuevo
nombre ha servido para emblematizar el metropolitano de Buenos Aires.
La actualización de la imagen acometida en 2007, por su parte, supuso entre otras cosas
la adopción de colores distintos para las bocas de acceso de cada línea, un cambio radical
que, en su momento, algunos describieron con expresiones como que se habia “puesto el
arcoiris
en
la
ciudad”.
En cualquier caso, pese a los avances conseguidos gracias al rediseño que se detalla en
este ‘Cómo se hizo’, los problemas relacionados con la obsolescencia de la
infraestructura si siguen afectando, desgraciadamente, al día a día de los usuarios del
Subte.
Como reconoce Shakespear, en este sentido, “hay cosas que se pueden aportar desde la
red semiótica, para mejorar las condiciones de uso, y otras que no”.
“Se puede decir, con algún atrevimiento, que teníamos a priori un partido tomado”,
explica Shakespear sobre el rediseño del Subte, citando la influencia que tuvieron en el
proyecto los trabajos de Jock Kinneir y Harry Beck, respectivamente, autores de la
señalización de las autopistas británicas y del mapa del metro de Londres, entre otros
proyectos.
No obstante, comenta también, el equipo del rediseño del Subte también se aproximó al
al resultado final a través de la experiencia extraída de visitas a ciudades con suburbanos
populares, como Moscú, Estocolmo, Amsterdam, Londres, Barcelona, París, Berlín,
Nueva York o Washington.
En Buenos Aires, cuenta Shakespear “se rescataron los colores históricos de las líneas” y
“se salió a la calle para emblematizar el Subte en el paisaje urbano de las bocas de
acceso”.
El equipo, que como es lógico realizó “muchos prototipos, correcciones y
actualizaciones”, acabó decantándose, respecto a la tipografía, por “una fuente
pragmática como la Frutiger, en la convicción de su eficiencia”. Así, se desechó “la
amada Helvética, de la señalización de Buenos Aires y los Hospitales Municipales”,
(proyectos realizados por el mismo estudio).
Otro cambio importante respecto a la anterior imagen del Subte fue la instalación, en las
bocas de acceso, de un mapa de la red, para “procurar una relación entre el arriba y el
abajo”.
En este sentido, fue fundamental la horizontalización y simplificación acometida del
plano del Subte, que permitió avanzar de forma muy visible en legibilidad.
En los túneles del Subte, “se reemplazó la epidemia de cartelitos por una cenefa maestra
que recorre los 220 metros del andén”. Para Shakespear, así se consiguió “una suerte de
cinturón perpetuo que ata la red, como las migas de pan de Hansel y Gretel” y, por lo
tanto, se hizo más fácil la tarea de localizar la información.
El equipo también trabajó “en la tecnología y política de emplazamiento” de las señales,
“su secuencialidad y, sobre todo, en la predictibilidad”, algo que Shakespear subraya
como vital. “Las señales no sólo deben estar allí donde son requeridas, sino que debe
parecer que siempre estuvieron allí”, insiste el diseñador.

Documentos relacionados