Descarga - Página Jimdo de bomberoscalabozo

Comentarios

Transcripción

Descarga - Página Jimdo de bomberoscalabozo
CONDUCTORES DE VEHICULOS DE EMERGENCIA
Por una actitud proactiva hacia la seguridad
Caminando pausada y tranquilamente por el centro comercial de una ciudad
una familia va atenta a todo tipo de vidrieras, objetos, artículos; como tantas
otras familias en el lugar, absortas en ese mundo de pequeños placeres; que
los puede llegar a distraer? es algo que queda librado a la imaginación.
En otro sector de la ciudad esta ocurriendo una emergencia, no importa cual
o que tipo solo se esta desarrollando una emergencia y el Cuerpo
especializado para este caso como los Bomberos deberán atenderla.
Con la premura y rapidez que el caso requiere presta a partir se encuentra la
dotación con todo su equipamiento, acto seguido la autobomba gana la calle
y se dirige raudamente a la zona del siniestro.
La familia que nos ocupa continuó caminando por un par de cuadras
ingresando a todas las galerías y negocios en la medida que los grupos de
personas apiñadas por la misma curiosidad se lo permitían, de pronto había
algo en el ambiente fuera de lo común que iba incrementándose de a poco,
era un sonido penetrante que llamaba profundamente la atención; este sonido
fue tomando vigor lo cual era imposible no escuchar, era familiar, era una
sirena con poderoso ulular.
Como salido de la nada un vehículo de Bomberos de gran porte con su
llamativo color y luces destellantes apareció doblando rápidamente por la
esquina para pasar velozmente frente a todo el público del lugar, cruzar a la
misma velocidad la boca calle y perderse de la vista de la multitud, que por
pocos segundos continuo observando el horizonte hasta esfumarse
totalmente, fueron segundos de puras sensaciones.
Esta narrativa rápida expresada en las líneas precedentes puede ser “quizás”
parte de alguna novela no obstante es una secuencia de la vida, como poder
titularla……. habitual, común, de todos los días en todo lugar; pues los que
íbamos por ese centro comercial éramos mi familia y quien les escribe, no
importa donde como tampoco supe ni me entere cual era la emergencia.
Lo que intento describir es el peligro que represento el paso de una
autobomba a “alta velocidad” en un centro comercial, poblado de todo tipo de
personas y vehículos, traduciéndose a un “arma mortal” sin la más mínima
posibilidad de poder evitar un accidente en el supuesto caso que se cruce en
su camino alguna persona distraída, “una familia”, vehículo es obvio que la
lista es un tanto mas extensa, como variable, el saldo, el potencial
desastroso, no deja lugar a dudas.
Para la gente fue pura emoción representando el valor inmaculado que
cumplen los Bomberos para la comunidad una rápida respuesta cuanto más
rápida, más efectiva……………….lamentablemente es mi humilde
pensamiento, nada mas alejado de la realidad pero para el neófito la
matemática de la emergencia pasa por este calculo, parte de esta cinética la
brinda el pensamiento popular “rápido como los Bomberos”, la actividad
Bomberil es asociada a este vértigo por el común de la gente y se
entusiasman al ver estas escenas de batallas urbanas, donde los Bomberos
con sus maravillosos, lustrosos e imponentes vehículos se dirigen a combatir
los incendios o a rescatar quienes están en peligro.
Ocurre que las velocidades en los vehículos, los descuidos, la falta de actitud
defensiva, de prevención, de anticipación se aplican a todas las escenas de
la vida en el transito vehicular un accidente no difiere o no diferencia entre
vehículos comunes de aquellos utilizados en las emergencias.
La diferencia la hace el que conduce, inducido por un muy buen programa de
capacitación y concientización.
Como actividad peligrosa que implica un riesgo potencial y que es del más
alto y mejor nivel en este caso los conductores de vehículos de emergencia
no pueden dejar llevarse por la adrenalina del vértigo y el desenfreno de esa
carrera y la velocidad potenciándose por el sonido de las sirenas, las
destellantes luces y las ansias de llegar o llegar, acelerador a fondo, no se
puede cruzar una boca calle sin mediar prevención o anticipación alguna de
tener siempre controlada la unidad.
Debemos concientizarnos que una autobomba por pequeña que sea es un
peligro no poder dominarla a tiempo y que no solo corre riesgo la dotación
sino también todos aquellos transeúntes, peatones y vehículos que cruza a lo
largo de todo su recorrido, inclusive no podemos garantizar que todos
escuchen la sirena y se anticipen a su paso dejando la vía libre, no se puede
cruzar una calle, avenida etc. a la misma velocidad con que se viene a la
mitad del recorrido de una cuadra, se necesita conciencia, reflexión y
concentración; como mencionamos siempre no transformarnos en las
victimas como así también no sumar victimas extras a la emergencia.
Un pensamiento lógico parecería ilógico que quienes están a favor de la vida
y acuden a salvarla se expongan más de lo debido o no tengan en cuenta el
valor de llegar respetando la seguridad propia y la del resto de la comunidad,
esta es la situación de todo vehículo de emergencia en el que su chofer no
tuvo y no tiene la formación que requieren estas personas, con saber
conducir tener la habilitación que sea, un optimo conocimiento de bombas
etc. etc. no basta, hay que profundizar la concientización y la educación de la
adrenalina en la vía publica.
Todas y cada una de las unidades tienen sus características técnicas y
requiere habilidades de manejo especiales adaptadas al vehículo las
unidades mas livianas y medianas son ágiles y con una gran reacción a la
velocidad que se les exige.
Cuando son de portes más pesados con su carga liquida y dotación de
personas mas peligro aun, imposibles de dominar o controlarlas en
situaciones de riesgo para evitar un accidente, donde las maniobras son muy
rápidas y espontáneas, cuando ocurren estos incidentes mayormente son
desastrosos.
Extraídos de la información técnica aplicable a los autos, tomemos estos
datos y hagamos una comparación con la realidad de los vehículos de
emergencia:
1. Circulando a 50 kph necesita para frenar 12 metros mientras que
circulando al doble de velocidad necesita 4 veces más de distancia.
Imaginemos una autobomba de más de 10 toneladas a 60 kph en
zona urbana.
PREGUNTA.
Están entrenados los conductores en manejo defensivo aplicado
a vehículos de emergencia?
2. Para frenar totalmente un vehículo que circula a 100 kph en un día
lluvioso se necesita un espacio libre igual al largo de una cancha de
fútbol.
Imaginemos una autobomba con su dotación a la mitad de
velocidad cuanto necesitaría para frenar a tiempo en condiciones
de lluvia.
PREGUNTA
Tienen cursos y formación con prácticas de este tipo los
conductores, por ejemplo los que se inician o los que van ser
futuros conductores?
3. En caso de un choque a 60 kph para poder sujetar con sus brazos a
un bebe de nueve meses y evitar que salga despedido necesitaría la
misma fuerza que se requiere para alzar un vehículo mediano.
Calculemos el peso de un Bombero con su equipo personal, cuan
violento seria el impacto dentro de la propia autobomba al salir
despedido en una violenta frenada.
PREGUNTA
En su Cuerpo de Bomberos, todos los vehículos tienen
cinturones de seguridad? Los usan? Exigen su uso?
4. En caso de un choque a una velocidad 50 kph, un objeto suelto en el
interior del vehículo que pese medio kilo impactara con una fuerza
equivalente a 50 kilogramos es decir cien veces su peso.
Calculemos cualquiera de los objetos o equipos que se
transportan en la cabina de la autobomba y puedan estar sueltos,
mal amarrados, débilmente asegurados.
PREGUNTA
La gran mayoría de las autobombas doble cabina en sus asientos
traseros llevan los equipos de respiración autónomos como
respaldo tomados por un sistema de seguro que permite al
Bomberos ajustárselo al cuerpo y salir con él colocado, en sus
vehículos tienen un seguro para que no salgan despedidos,
calculemos para el EPRA unos 20 kilogramos aproximadamente
(mas – menos) cien veces su peso 2000 kilogramos!!!
5. Para frenar su vehículo desde que advierte el peligro hasta que pisa el
pedal usted tarda aproximadamente 2 segundos, circulando a 60 kph
en esos segundos usted recorre 17 metros a lo que deberá sumar 18
metros mas que recorrerá su vehículo hasta detenerse totalmente.
Usted anticipa la velocidad respecto del posible riesgo?
PREGUNTA
Esto nos vuelve a nuestro tema original están concientizados sus
conductores en adoptar una aptitud defensiva/preventiva para
anticiparse sin arriesgarse a posibles situaciones imprevistas?
En el caso puntual de Argentina es una de las tantas asignaturas
pendientes que tienen servicios de emergencias como los Cuerpos de
Bomberos, entrenar y brindarle capacitación acorde a los tiempos que
vivimos a los conductores de la institución y en todo el sentido de la
formación integral con una fuerte concientización en la seguridad, conocer
a los vehículos en profundidad, descubrir sus puntos vulnerables (livianos
y rápidos, pesados con gran volumen de carga liquida, quizás ocho
personas de dotación en la doble cabina, centro de gravedad alto,
materiales sin estar “firmemente” sujetos o amarrados, otros sueltos etc.
etc.).
Se puede recurrir al soporte por instituciones que décadas atrás no
estaban en el País y que debido a la siniestra tasa de accidentabilidad
vehicular mas el avance tecnológico abrieron sus puertas a la
especialidad haciendo importantes aportes a la seguridad en el transito y
que este aporte o colaboración puede redundar en excelentes beneficios
para el conocimiento y la concientización de los conductores de vehículos
de emergencia.
En caso que no exista normativa nacional, provincial o regional para
trabajar en base a objetivos concretos, se puede acceder a las normas de
NFPA tales como:
-NFPA1002:
norma
de
calificaciones
profesionales
para
operador/conductor de autobombas.
-NFPA1071: norma por calificaciones profesionales para técnicos de
vehículos de emergencia.
-NFPA1451: norma para un programa de entrenamiento para operaciones
con vehículos del servicio de Bomberos.
No deseo ser injusto en mi apreciación ya que de pronto muchos Jefes de
Bomberos tienen en agenda este tema como tantos otros, no obstante
debemos aceptar que es algo que antes nunca se tuvo en cuenta y en la
actualidad no aparece todavía esta formación o su aparición es por demás
parsimoniosa.
No contamos con informes directos de accidentes de vehículos de
emergencias, no hay devolución de experiencias entre las instituciones,
lecciones aprendidas para evitar que le ocurra a otro, no hay estadísticas
centralizadas en las que podamos extraer información sobre tendencias,
parámetros, causas y consecuencias como para orientar en la formación
nuestros objetivos y en la tarea diaria nuestro trabajo predictivo de
mantenimiento y mejora.
Existe un apoyo en la divulgación de información por parte de
Instituciones tales como el ISEV, que por medio de sus “newsletter”
pregona la doctrina de la seguridad y el conocimiento real de la
problemática del transito vehicular.
Para informarnos contamos con la magia de la web y con información que
algunos sitios divulgan por medio de distintos medios, recién ahí nos
enteramos de que hay accidentes de vehículos de emergencia, entre ellos
autobombas con resultados funestos, en el accidente todos pierden.
Debemos tener en cuenta que el parque automotor a crecido en Argentina
de manera desmesurada, que los problemas de accidentes no solo están
circunscriptos a la gran ciudad, que en toda ciudad hay problemas
vehiculares, accidentes, como así también en toda vía de transito y que en
esa maraña mecánica debe transitar y llegar cualquier vehículo de
emergencia, la mala situación que esta viviendo el País en esta materia
obliga a las instituciones de emergencia a entrenar acorde a los tiempos a
sus conductores para no ser victimas de esta compleja agresividad.
Convengamos también que la estructura vial colapso junto con el transito
e inclusive el accionar de la justicia y los organismos de gobierno que
deben trabajar para solucionar esta cuestión, solución al menos por el
momento ausente en presente y futuro.
Por tales y esenciales motivos este entorno crítico no puede ni debe
escapar al conocimiento de los responsables de las Instituciones de
emergencia para trabajar acorde a la problemática, tener una respuesta
efectiva y segura para llegar sin mayores trastornos a la escena del
siniestro.
El tema es por demás extenso y nos demuestra que existen otros temas
a tener en cuenta ya que a nivel internacional existen buenos ejemplos
donde los Cuerpos de Bomberos tuvieron que diversificar y modificar su
respuesta en relación a variables tales como el tipo de siniestro, la hora
“pico” de transito, la magnitud y particularidades de la emergencia; en
estos casos observamos que las unidades pesadas de otrora en la
actualidad fueron reemplazadas por unidades mas pequeñas, en algunos
casos se hecho mano a servicios de respuesta utilizando motocicletas,
para disminuir la demora de tiempo y poder sobrepasar los nudos de
transito que se producen en horas extremas.
En el A B C de la seguridad en la emergencia de incendios esta seria la
etapa inicial “A” compuesta por la organización de la respuesta a partir de
la recepción del llamado de emergencia y el despliegue de las unidades
hacia la escena, tanto en esta etapa como en las que se encadenan
simultáneamente se deben tener en cuenta las medidas de seguridad
especificas para que como siempre estemos evolucionando hacia la
seguridad, en esta oportunidad en el transito vehicular.
“Es importante llegar al siniestro para auxiliar a quienes nos necesitan
Es obligatorio retornar a la institución y a la familia que también nos necesitan”
Gerardo Fabián Crespo

Documentos relacionados