La visita de las arañas

Comentarios

Transcripción

La visita de las arañas
De Mes souvenirs de Miss Bryant
La visita de las arañas
Ahora voy a contaros algo que le ocurrió a un árbol de Navidad hace mucho, muchísimo
tiempo, tanto, tanto, que ya se me ha olvidado cuánto.
Era vigilia de Navidad, el día de Nochebuena ¿sabéis? El árbol estaba bien adornado con sus
velas, sus bolas brillantes, sus naranjas alegres, sus manzanas rojas, sus nueces doradas y muchos,
muchos juguetes. Era de verdad un árbol muy hermoso.
Estaba solitario en el gran salón con las puertas bien cerradas para que los niños no pudiesen verlo
hasta la mañana del día de Navidad. Pero todas las personas mayores lo habían visto y lo
encontraban maravilloso.
El gatito también lo había visto con sus grandes ojos verdes; le había dado la vuelta
mirándolo por todas partes. También lo había visto el perro guardián con sus ojos cariñosos; el
canario amarillo lo había contemplado con los ojillos negros antes de dormirse en un rincón de su
jaula. Hasta los ratoncillos grises, a pesar del tremendo miedo que les daba el gato, se habían
atrevido a echar un vistazo al árbol en un momento en que no había nadie.
Pero no todos habían tenido tanta suerte; alguien no lo había visto. Eran… ¡las arañas!
Las arañas, como sabéis, viven en los rincones. En los rincones soleados de las buhardillas y en los
oscuros rincones de los sótanos. Habían resuelto contemplar el magnífico árbol, igual que los demás
de la casa. Pero desgraciadamente, justito antes de Navidad hubo un barullo de limpieza en toda la
casa; las criadas lo habían recorrido todo, barriendo, fregando, sacudiendo, encerando, desde el
sótano hasta la buhardilla. La escoba llegaba a todos los rincones –ris ras, ris ras- y el plumero no
dejaba una telaraña, zip zap, zip, zap. Nadie podía parar en casa con tal batiburrillo. Por eso ellas no
habían podido ver el árbol de Navidad.
A las arañas les gustaba mucho saber todo lo que pasa y ver todo lo que hay que ver; así es
que estaban muy enfadadas. Al fin pensaron: “¿Y si se lo contáramos al Niño? Quizás Él lo
arreglaría.”
Así, pues, se acercaron al Niño Jesús y le dijeron: “Querido Niño, todo el mundo en la casa
ha visto el árbol de Navidad y mañana lo verán hasta los pequeños. Pero a nosotras no nos dejarán
entrar y no lo podremos ver ni por asomo. Tú sabes bien que nosotras somos muy caseras, que no
salimos nunca, que nos gustan las cosas bonitas…, pero ahora han hecho limpieza… y ¡nos han echado!
No podremos ver el árbol; no lo podremos ver.”
El Niño se compadeció de las pobrecitas arañas y les dio permiso para que fuesen a
contemplar el árbol.
Por la noche, cuando todos dormían, las dejó llegar al gran salón. Las arañas fueron bajando
de la buhardilla quedito, quedito; quedito, quedito, fueron subiendo de los sótanos; con sumo
cuidado se deslizaron por debajo de la puerta y se encontraron en el gran salón. Estaban todas: las
mamás-arañas y los papás-arañas, las abuelas-arañas y los abuelos-arañas, hasta las arañas
pequeñas, hasta las arañas-bebés. Corrieron por el suelo con sus ocho patitas y llegaron al pie del
árbol.
Y entonces treparon quedito, quedito, de rama en rama, hasta llegar a lo más alto ¡Trepaban
y miraban! ¡Estaban tan contentas y encontraban el árbol tan bonito! Arriba, abajo, en la punta de
las ramas, en el tronco, en las velas, en los juguetes, quedito, quedito pasaban…
Estuvieron allí hasta que lo hubieron visto todo; y entonces se volvieron al sótano tan
contentas, tan contentas…
De Mes souvenirs de Miss Bryant
Y como la Nochebuena estaba ya muy avanzada, el Niño Jesús bajó para bendecir el árbol y
todas las cosas bonitas que lo adornaban. Pero cuando llegó allí ¡a que no adivináis lo que halló!
¡Telarañas!
Por todas partes donde las arañas habían pasado, habían dejado sus largos hilos de seda. ¡Y
ya os he dicho que habían pasado por todas partes… !
¡Era una cosa muy rara ver toda aquella maraña de hilo gris cubriendo el árbol!
¿Qué haría el Niño? Él sabía que a las mamás no les gustan nada las telarañas. No, de ninguna
manera. ¡Un árbol de Navidad cubierto de telarañas! ¡Imposible!
El Niño Jesús pensó un momento. Luego tocó el árbol con su dedo y he aquí que todas las
telarañas empezaron a resplandecer como si fueran de oro. ¡Brillaban y rebrillaban entre las ramas;
y los largos hilos dorados lo cubrían todo!¡Qué maravilloso era!
Desde entonces siempre se colocan hilos dorados en el árbol de Navidad.

Documentos relacionados