unidad 1: pobreza, marginación e infancia

Comentarios

Transcripción

unidad 1: pobreza, marginación e infancia
CURSO VIRTUAL “POBREZA E INFANCIA”
UNIDAD 1: POBREZA, MARGINACIÓN E INFANCIA
Tema 3: Pobreza e infancia:
Para nadie es un secreto que un Estado, gobierno y sociedad que se planteen una
visión de largo plazo deben construir un modelo de desarrollo y un nuevo
proyecto histórico, basado en el capital humano que posee. Este modelo de
desarrollo deberá ser de calidad, competitivo, capaz de adaptarse a los cambios
de los tiempos que vivimos; y que sabrá también ser solidario, y compartir con
los demás los beneficios del desarrollo. Esto sólo será posible si se cuenta con un
plan de desarrollo nacional que responda a las expectativas de desarrollo de la
persona humana. Contar con un plan de desarrollo nacional, tiene que ser el
resultado de la participación protagónica de todos los ciudadanos y ciudadanos
de una nación. Por tanto, pensamos en un modelo de desarrollo que tenga como
centro y fin superior del desarrollo a los niños, niñas y adolescentes, quienes
representan potencialmente el capital humano para el presente y futuro de
nuestras sociedades. Esto nos lleva a plantear la ineludible necesidad, no sólo
brindar la cobertura para atender las necesidades de salud, educación,
recreación, sino también y fundamentalmente el grado de satisfacción de las
necesidades básicas personales del ser humano. Y es que no sólo importa la
cobertura de los servicios, sino también la calidad de éstas; y especialmente
brindar la satisfacción real y sustantiva de los derechos y necesidades básicas de
los niños, niñas y adolescentes, a fin de que puedan desarrollarse plena, digna y
gozosamente, para que de verdad sean felices en este planeta tierra que es y será
nuestra última morada.
a. Mapa de pobreza de los niños (as) y adolescentes en el mundo
Ninguna sociedad en la faz de la tierra donde el niño, niña y adolescente sufre y
sobra por los niveles de desigualdad y pobreza puede ser una sociedad justa, una
sociedad democrática. Son cosas incompatibles. Lamentablemente, la pobreza es
uno de los más acuciantes problemas en las que se encuentran sumergidos
Área de Formación Virtual
CURSO VIRTUAL “POBREZA E INFANCIA”
millones de niños, niñas y adolescentes en América Latina y el mundo. Es por
ello, que Amartya Sen, nos enseña que el:
"El proceso de desarrollo no consiste esencialmente en extender la oferta de
bienes y servicios, sino las capacidades de la gente... Necesitamos prestar más
atención a crear y asegurar los derechos y convertirlos en capacidades".
El planteamiento precedente es lo que mejor refleja el pensamiento del Premio
Nóbel de economía de 1998,
Amartya Sen, que se han caracterizado “por un
particular interés en los miembros más pobres de la sociedad”. Para Sen, la
preocupación por el ser humano concreto debe nutrir los análisis económicos
permanentemente. Así para él, un problema central actual como el desempleo no
puede razonarse con las categorías económicas usuales. No se trata de una pura
cuestión de reducción o pérdida de ingresos. Los daños que deberían
considerarse son más amplios. Exceden totalmente las visiones puramente
economicistas, que analizan el desempleo sólo en términos de oferta y demanda,
y especulan sobre él modo como si fuera una mercadería más. Sen resalta en uno
de su trabajos:
“Hay mucha evidencia que sugiere que el desempleo tiene factores negativos
sobre el bienestar y la libertad, que va mucho más allá de la pérdida del ingreso,
incluyendo daños psicológicos, pérdida de las motivaciones para trabajar, las
habilidades y la autoestima, aumento en enfermedades y mortalidad, ruptura de
las relaciones familiares y de la vida social, acentuación de las tensiones raciales
y de las asimetrías de género”. Las altas tasas de desempleo y sus largos períodos
de duración que prácticamente han democratizado la pobreza en las sociedades
latinoamericanas , tienen, como indica su señalamiento, graves “costos” que
deberían tomarse en cuenta, más aún cuando se trata de la situación de los
niños, niñas y adolescentes. Sen se reafirma en que el desarrollo social es clave
para el crecimiento económico. Las condiciones de nutrición, salud y educación
de la población de un país van a influir fuertemente en el desarrollo. El capital
humano es fundamental, como hoy ya se admite. Es por ello, que Sen rechaza la
idea de considerar a los seres humanos “como instrumentos del desarrollo
Área de Formación Virtual
CURSO VIRTUAL “POBREZA E INFANCIA”
económico” Ellos son el fin del desarrollo, y el fin de éste es: “la ampliación de la
capacidad de la población para realizar actividades elegidas libremente y
valoradas”. Asimismo considera que la equidad económico-social fundamental
para lograr el desarrollo. Sen, muestra en sus trabajos cómo países modestos en
recursos pero con alta equidad, y menciona entre ellos a Costa Rica, han logrado
para sus ciudadanos y ciudadanas altos niveles de esperanza de vida, educación
y libertad real. Señala también cómo en regiones como “el Sur y el Oeste de Asia,
América Latina y África, los componentes de equidad social y sus implicaciones
económicas han sido particularmente dejadas de lado”1.
En resumen, la vasta obra de Sen “ha restaurado una dimensión ética en la
discusión de problemas económicos vitales” En una América erizada de agudos
problemas en campos decisivos para la población como la pobreza y la inequidad,
y en donde han proliferado con tanta facilidad y abundancia “análisis económicos
empobrecidos –como el Nóbel los llama-, dogmas y convencionalismos, resulta
crucial recuperar esta dimensión ética en el debate sobre la economía, tan
venidas a menos en este mundo desbocado por la globalización neoliberal2.
Las reflexiones que anteceden, nos acerca a visualizar de mejor manera, cómo
podemos hacer realidad los derechos de las personas, mediante el desarrollo de
las capacidades y habilidades de los pobres; y además, cómo debemos entender
la economía para abordar integralmente la situación de pobreza en la que viven
millones de niños, niñas y adolescentes en América Latina y el mundo.
Asimismo, la propuesta de Sen, nos ilumina el camino para saber identificar
hasta que punto los niños, niñas y adolescentes, han sido prioridad para los
gobiernos de los países pobres y, también de los países que son conocidos como
desarrollados. Del mismo modo, nos ayuda a desbrozar los intrincados caminos
para luchar por el desarrollo; y de qué manera estamos comprometidos en la
lucha contra la pobreza que actualmente afecta
1
2
Vése Kliksberg, Bernardo. Op. Cit. Pp. 123-125
Ibíd. Pág. 125
Área de Formación Virtual
y atenaza la vida social de
CURSO VIRTUAL “POBREZA E INFANCIA”
millones de niños. Niñas y adolescentes, no sólo en la región latinoamericana,
sino en todo el mundo.
Ante esta cruda realidad, ¿cuál es la estrategia a seguir para lograr el pleno
desarrollo humano de nuestras poblaciones?
La respuesta se simple y sencilla, en primer lugar debemos comprender quiénes
son las personas consideradas pobres, dónde se encuentran y qué les impide
salir y superar la situación
de pobreza. En segundo lugar, si comprendemos
plenamente la pobreza y el juego de la economía, podemos establecer grados de
prioridad entre las posibles intervenciones públicas buscando impacto previsto
para erradicar la pobreza. Por ello, se hace indispensable conocer plenamente,
quienes, cuantos y en qué lugares geográficos habitan los niños, niñas y
adolescentes pobres en el mundo.
Los compromisos asumidos en las metas del milenio, tanto por los gobiernos de
los países desarrollados, así como de los países en vías de desarrollo, es erradicar
la pobreza para el año 2015. Sin embargo, la realidad concreta nos indica que los
indicadores de
pobreza no han mejorado sustancialmente, según cifras
proporcionadas por el Banco Mundial la proporción de la población mundial que
vive en la pobreza extrema3, no ha disminuido significativamente. Según
proyecciones estadísticas se prevé que el número de pobres pasará de 1.200
millones a 1.500 millones a partir del año 2000.
Si hacemos una rápida indagación acerca del estado mundial de la Infancia,
(publicado por UNICEF el 2001) constataremos que de 120 millones de niños
nacidos en el año anterior, casi 11 millones menores de 5 años murieron ese
mismo año. Asimismo, en 1998 las cinco enfermedades más mortíferas para los
niños fueron los trastornos perinatales en un 20%; infecciones de las vías
respiratorias un 18%; enfermedades diarreicas un 17%; y enfermedades
prevenibles mediante la vacunación un 15%, y infectados por el paludismo un
7%.
3
Según el Banco Mundial son considerados pobres extremos las personas que sobreviven con menos de un dólar diario.
Área de Formación Virtual
CURSO VIRTUAL “POBREZA E INFANCIA”
Por otra parte, a lo anteriormente señalado se añade que más de un 20% de los
niños, niñas y adolescentes
en edad escolar (educación primaria), no están
matriculados.
Alrededor de 20 millones de niños han tenido que desplazarse a causa de los
conflictos sociales y políticos generados por la violencia social y política.
Asimismo, más de 10 millones de niños y niñas menores de 15 años, han perdido
a su madre o a ambos progenitores a causa del VIH-SIDA que es una pandemia
de la época que está creciendo como si fuese una mancha de aceite.
Alrededor de 177 millones de niños padecen de crecimiento frenado debido sobre
todo a la desnutrición que sufren la mujeres embarazadas.
Cerca de 15 millones de niñas de 15 a 19 años dan a luz todos los años. El
embarazo precoz y no deseado es otro de los más acuciantes problemas que
afecta a la infancia en el mundo.
Este es pues el panorama de la situación infancia a ocho años de iniciado el Siglo
XXI; y a dieciocho años de vigencia de la Convención sobre los Derechos del Niño.
Todo lo relatado anteriormente, se da pese a las promesas hechas por los Estados
y gobiernos durante la década de los 90, acerca de lo que se debía hacer a favor
de la niñez más necesitada del mundo, conforme está estipulado en la
Convención sobre los Derechos del Niño, especialmente en su artículo Nº 4.
Los escalofriantes indicadores sobre la situación de la infancia en el mundo, son
más que suficientes para invertir en programas integrales que promuevan las
capacidades y habilidades de los niños, niñas y adolescentes. Los niños, niñas y
adolescentes tienen el pleno derecho a comenzar la vida de la mejor manera
posible, sólo así se estará garantizando el desarrollo humano para las presentes y
futuras generaciones.
Área de Formación Virtual
CURSO VIRTUAL “POBREZA E INFANCIA”
b. Aislamiento y la falta de poder de los niños.
Los niños y niñas son aquellas personas a quienes nadie ha escuchado por
mucho tiempo. Aún ahora, no obstante que se habla de brindarles espacios de
participación, sin embargo, estos espacios todavía son muy reducidos debido al
adultocentrismo de las sociedades. Sin embargo, asistimos a la emergencia de
nuevos sentidos comunes y subjetividades, que están ayudando a superar la
situación de aislamiento en que se encuentra el niño; y hay experiencias
innovadoras de organización y participación protagónica de los niños, niñas y
adolescentes.
En vastos sectores de la sociedad latinoamericana, hay la idea de ver a los niños,
niñas y adolescentes como a los ciudadanos del futuro, sin comprender que son
ciudadanos del presente; y por consiguiente, como sujetos de derecho, como
sujetos económicos y políticos deben ser escuchados, atendidos y tomados en
cuenta por nosotros los adultos.
Cabe preguntarse, entonces ¿cómo prepararlos para el futuro, si no se les
reconoce ahora en su condición de ciudadanos?. La falta de poder de decisión de
los niños no es otra cosa que el haber sido ignorados siempre por los adultos,
quiénes creen que son los únicos que tienen algo que decir acerca de la infancia y
sus problemas.
Esta falta de poder radica en que los niños, niñas y adolescentes no pueden
defenderse de los muchos abusos que se cometen hacia ellos, con la bendición
muchas veces de quienes viven con ellos, sus maestros, los jueces, los policías,
los trabajadores sociales; y los operadores de infancia del Estado que todavía
actúan con la doctrina de la situación irregular del niño, considerándolos como
objetos de protección.
El aislamiento y la falta de poder en el niño, aún se hace más dramática en la
infancia marginada y excluida, que por su misma situación de marginalidad son
permanentemente discriminados y despreciados porque son considerados seres
Área de Formación Virtual
CURSO VIRTUAL “POBREZA E INFANCIA”
humanos prescindibles. La mayoría de estos niños marginados son aquellos que
provienen de familias desestructuradas y que viven en el desamparo o dificultad
social que lesiona la condición humana.
Por otra parte, urge también la atención que merecen recibir los niños
desplazados o marginados por situaciones de conflicto armado o terrorismo como
ha sucedido en Centro América y Latinoamérica, quienes se ven desarraigados de
su lugar de origen, de sus tierras, su familia y amigos, perdiendo sus redes
sociales y afectivos, creciendo por tanto en un aislamiento, que en nada beneficia
a su salud mental o a su desarrollo biosicosocial.
Por ello, es necesaria desarrollar programas integrales para la atención de los
problemas de estos niños y niñas; pero no sólo en lo que se refiere al bienestar
material, que es muy importante, sino también, y principalmente ofrecerles a
estos niños el bienestar emocional y afectivo basado en la escucha, el afecto, el
amor y la ternura. Sólo de esta manera podrán desarrollar su personalidad, su
autonomía, su autoestima, su curiosidad; y un plan de vida personal y colectivo
para que sean responsables y libres en una sociedad incluyente y tolerante.
Asimismo, es muy importante trabajar con los niños, niñas y adolescentes la
reconstrucción de los vínculos sociales y afectivos en una sociedad donde la
cohesión social está dramáticamente deteriorada. Ello implica atender tanto a
aquellos niños que viven en situaciones difíciles, así como para los que gozan de
protección desde que vinieron al mundo. En suma, todos los niños tienen los
mismos derechos y han nacido para ser felices.
c. Debilidad, vulnerabilidad de los niños.
Al revisar algunos documentos de los organismos internacionales sobre la
pobreza y la infancia, constatamos que hablan de debilidad y vulnerabilidad de
los niños, niñas y adolescentes. Este enfoque debemos entenderlo como la
imposibilidad de afrontar las transformaciones repentinas y dramáticas de las
condiciones de vida en que viven los niños, niñas y sus familias, como
Área de Formación Virtual
CURSO VIRTUAL “POBREZA E INFANCIA”
consecuencia de las políticas de ajuste o terapia de shock (políticas económicas y
sociales neoliberales), que desde la década de los años 80 se vienen aplicando en
toda América Latina, en un contexto de globalización de la economía de mercado
y las comunicaciones, siguiendo para tal efecto los dictados del Consenso de
Washington, impuestos por los países desarrollados a los países de la periferia
para solucionar la crisis económica del capitalismo4. Estas políticas económicas
de corte neoliberal,
han generado inmensos archipiélagos de desigualdad y
pobreza; y más aún, han agravado dramáticamente la situación de los niños
pobres y sus familias ante la imposibilidad de defenderse contra la inestabilidad
económica que han generado estas políticas de libre mercado.
En el fondo las reformas neoliberales se hacen para reformar las sociedades, para
que éstas funcionen sobre la base de los principios del individualismo, el egoísmo
y la libertad individual, sobre cuyas bases se funda la economía de mercado. El
mercado se constituye así en “la” institución asignadora y distribuidora por
excelencia, cuyo funcionamiento genera teóricamente un bienestar colectivo. Es
una fórmula tan atractiva pero engañosa e irreal, pues olvida que este sistema
lleva al bienestar general sólo bajo condiciones muy restrictivas como: que rodos
los mercados sean competitivos, que exista información completa y que exista un
sistema político capaz de arbitrar entre lo que es bueno para el individuo que no
sea malo para la sociedad. Cuando esto no sucede, como es el caso de todos los
países de América Latina y del Perú en particular, el neoliberalismo sólo favorece
y premia a los más grandes, a los más modernos y a los más competitivos y el
resto, es decir, la inmensa mayoría queda excluido o le cuesta mucho integrarse
en el nuevo modelo. Así el sistema distributivo generado por el neo-liberalismo
premia y gratifica al eficiente, al grande, al rico, y castiga sin piedad al pequeño,
“La solución propuesta para resolver ambos tipos de crisis ha venido de los organismos multilaterales como el Banco
Mundial, el Banco Interamericano y el Fondo Monetario Internacional y de una corriente de pensamiento generada en los
medios académicos y gubernamentales de Washington, bajo la forma del Programa de Ajuste Estructural o Reformas
Estructurales, más conocido como “Consenso de Washington”. Agenda de reformas económicas, institucionales y políticas
que se han aplicado en Inglaterra de Margaret Thatcher, en los Estados Unidos con el gobierno de Ronald Reagan, o en
América Latina en México, Chile o Perú. Las reformas componentes del denominado Consenso de Washington son:
disciplina fiscal, priorización del gasto público, reforma fiscal, liberalización financiera, mantenimiento de un tipo de cambio
competitivo, liberalización comercial, fomento de la inversión extranjera, la privatización de las empresas públicas,
desregulación y el reconocimiento de los derechos de propiedad. En su conjunto se trata de reformar los roles del sector
privado y del sector público. El contenido del nuevo paradigma neo-liberal o neo-conservador se sustenta en viejas tesis del
utilitarismo, del individualismo y de la libertad individual”. (Gonzáles de Olarte, Efraín. Neoliberalismo y el péndulo de largo
plazo. En: Neoliberalismo y desarrollo humano. Desafíos del presente y del futuro. Pp. 23-24)
4
Área de Formación Virtual
CURSO VIRTUAL “POBREZA E INFANCIA”
al ineficiente y al pobre, más aún cuando el papel redistributivo del Estado se
reduce a la mínima expresión, porque todo queda librado a la ley del libre
mercado5.
Por ello, el neoliberalismo, bajo democracia, durará tanto como sea capaz de
general el espejismo e ilusión de que creará empleo y mejorará ingresos, es decir
de prometer la inclusión social a través del mercado. Si no logra convertir el
espejismo y la ilusión en realidad será sólo un modelo pasajero, que será
reemplazado por una mejor oferta política. Esta cuestión nos plantea hacernos
una pregunta central: ¿qué capacidad de reformarse a sí mismo tiene el
liberalismo, hasta lograr ser sostenible, es decir capaz de ser apoyado por las
mayorías como un sistema incluyente y benéfico?. La respuesta es obvia, la
realidad económica, social, política y cultural que vivimos está plagada de
exclusión6.
En esta especie de paraíso de la exclusión y pobreza, los padres de los niños
pobres perdieron sus trabajos, o quedaron en la condición de trabajadores
informales,7 percibiendo remuneraciones míseras que no les permite satisfacer
las necesidades básicas de los miembros de la familia. Por otra parte, ante la falta
de sistemas de previsión social de parte del Estado, que les debería asegurar una
atención integral, los niños y niñas han quedado desprotegidos para acceder a los
servicios de una educación y salud de calidad. Sin embargo, a pesar de estas
limitaciones las familias y los niños pobres han desarrollado una serie de
estrategias de sobrevivencia basadas en un trabajo digno, como parte de su lucha
por el derecho que les corresponde a gozar de una buena calidad de vida, para
cuyo objetivo reconocen que la educación es el factor clave para el desarrollo
humano y el asenso e inclusión social.
5
Véase Gonzáles de Olarte, Efraín. Op. Cit. Pág. 27
Ibíd. Pág. 27
7
“El impacto de la crisis en el empleo, en el salario, en las carencias materiales, no sólo pone tensas a las gentes, listas a la
defensa y al conflicto. Lo que es importante es observar cómo todo eso saca a flote los prejuicios, los estereotipos, los
modelos de conducta personal y los modelos imaginarios de organización familiar”. (Pimentel Sevilla, Carmen. La familia y
sus problemas en los sectores urbanos pobres. Pág. 21)
6
Área de Formación Virtual
CURSO VIRTUAL “POBREZA E INFANCIA”
Como lo hemos señalado anteriormente, las reformas neo-liberales que fueron
aplicadas para crear bienestar social según sus mentores, actualmente están
asfixiando la vida de los sectores sociales más vulnerables que están
conformadas por los niños, las niñas, las mujeres, los niños desplazados, los que
viven en situación de calle, o los que padecen alguna forma de explotación o
maltrato. Además, los que provienen del campo o viven las zonas rurales
empobrecidas, que han sido olvidadas históricamente por el centralismo
asfixiante e indolente que caracteriza a las grandes urbes del continente
latinoamericano.
En definitiva, es muy importante tener que construir nuevos sentidos comunes y
subjetividades para la generación de una ideología alternativa al neo-liberalismo,
que sea capaz de incluir a los niños, niñas, adolescentes y los inmensos sectores
excluidos, y la recuperación y desarrollo de nuevas formas de solidaridad y
reciprocidad, como valores ético-culturales de convivencia a nivel planetario. Es
por ello, que debemos pugnar por la construcción de una democracia moderna,
incluyente y tolerante, para hacer frente al neo-liberalismo extremo que pregona
la libre competencia y el monopolio en política e ideología que nos está
conduciendo a la anomia y al abandono de parte del Estado a cumplir su misión
de protección social8.
d. Nacer y crecer siendo pobre.
La pobreza es un inaceptable estado de la cuestión que daña terriblemente la
dignidad del ser humano y genera terribles consecuencias en el espacio y mundo
social de las familias y los hijos -niños, niñas y adolescentes- de estas familias
que la padecen; y los condena a vivir sin posibilidad de participar en la
construcción de un destino común. Entre los niños y niñas en
situación de
pobreza, existe un grupo particularmente vulnerable: aquellos que viven en
condiciones de alto riesgo. Estos niños que dadas las circunstancias enfrentan
mayores dificultades, son el resultado de un círculo maligno, perverso y vicioso
Área de Formación Virtual
CURSO VIRTUAL “POBREZA E INFANCIA”
de la exclusión que ha condenado a muchos de ellos desde su nacimiento. Esta
situación, se condice con el crecimiento material, que podría abrir ilusiones y
esperanzas para que todos puedan vivir digna y gozosamente en este solar
llamado América Latina.
Los niños de la pobreza, son el rostro que baña las sociedades latinoamericanas,
hace 10 años la CEPAL informaba que de los 441 millones de latinoamericanos
de entonces, 191 millones vivían por debajo de la línea de pobreza y que de esta
cifra, 78 millones eran niños menores de 18 años, un 42% del total de ese grupo
de edad. Esto es, “prácticamente la mayoría de los niños pobres”. Esta tendencia
se ha desarrollado desde entonces y la situación en los barrios pobres, tanto
urbanos y rurales es alarmante. Los problemas que los niños presentan aquí son
característicos: dificultad para concentrar su atención en la clase, dificultad para
aprender en la escuela, subdesarrollo físico, desnutrición, problemas de lenguaje,
problemas orgánicos neurológicos, maltrato familiar, abuso, temor, inseguridad,
problemas de conducta. Todo esto sucede, en medio de una bonanza
macroeconómica9.
Nacer y crecer siendo pobre, significa por tanto, vivir con un estigma, el de
la pobreza, que limitará a los niños, niñas y adolescentes el desarrollo de sus
capacidades y habilidades para el ejercicio real y sustantivo de sus derechos y
libertades individuales. La situación de pobreza impide a los niños, niñas y
adolescentes, tanto a nivel personal y colectivo lograr un desarrollo que les
permita la creciente satisfacción de las necesidades (y realizaciones) humanas,
una potenciación de las capacidades individual-familiares y una consolidación de
las personas como ciudadanos y ciudadanas10.
Los niños y niñas pobres nacen con una carga genética de desnutrición,
bajo peso, corta estatura, o crecimiento frenado, debido a que sus madres y sus
abuelas también padecieron de desnutrición. Son niños y niñas que asisten a
escuelas pobres, tal cual lo hicieron sus padres. Por otra parte, los niños de la
9
Véase Pimentel Sevilla, Carmen. Op. Cit. 14-15
Véase Schuldt, Jugen. Mercados abiertos e igualdad de oportunidades. En: Neoliberalismo y desarrollo humano. Desafíos
del presente y del futuro. Pág.119
10
Área de Formación Virtual
CURSO VIRTUAL “POBREZA E INFANCIA”
pobreza se dedicarán a los mismos trabajos, y en las mismas malas condiciones
que lo hicieron sus antecesores. Seguirán viviendo en espacios geográficos
carentes de los servicios básicos de agua potable, alcantarillado y electricidad.
Ante esta situación de pobreza de los niños: “La lógica del sistema llamado
neoliberal esconde toda una concepción del ser humano que reduce la grandeza del
hombre y la mujer a la capacidad de generar ingresos monetarios; exacerba el
egoísmo y el ansia de ganar y poseer; induce fácilmente a atentar contra la
integridad de la creación y, en muchos casos, desata la codicia, la corrupción y la
violencia. Al generalizarse entre los grupos sociales, destruye radicalmente la
comunidad”11.
“Se impone de esta manera un orden de valores que establece el primado de
la libertad individual como medio para poder acceder a todo tipo de satisfacciones
y placeres considerados legítimos irrestrictamente, como la droga y el erotismo.
Esta libertad, que rechaza cualquier interferencia del Estado en la iniciativa
privada, se opone a los planes sociales, desconoce la virtud de la solidaridad y
acepta únicamente las leyes del mercado”12.
Entonces, el interés de los Estado y de las organizaciones privadas sin
fines de lucro debería centrarse en romper este círculo de miseria e injusticia
hecha estructura social, priorizando el gasto e inversión social en proyectos
productivos que apunten a mejorar los servicios de salud, nutrición
saneamiento, priorizando
especialmente las zonas rurales y
y
los lugares de
mayor concentración de pobreza. Por ejemplo, en el caso peruano, en
Huancavelica, Puno, Apurímac, donde los niveles de pobreza y extrema pobreza
son realmente alarmantes. Asimismo, brindando oportunidades de capacitación y
empleo digno, donde la población pueda trabajar directamente en aquellos
proyectos que les beneficie directamente. Finalmente, deberían impulsar
actividades económicamente rentables, socialmente justas y ecológicamente
equilibradas generando el surgimiento de una economía solidaria.
11
El neoliberalismo en América Latina. Carta de los provinciales de la Compañía de Jesús de América Latina. En:
Neoliberalismo y desarrollo humano. Desafíos del presente y del futuro. Pág. 238
12
Ibíd. Pág. 238
Área de Formación Virtual
CURSO VIRTUAL “POBREZA E INFANCIA”
Finalmente: “Queremos contribuir a la construcción de una sociedad en la
que todas las personas, sin exclusión, pueden tener los bienes y servicios que se
merecen por haber sido llamadas a compartir este camino común hacia Dios. No
reclamamos la sociedad del bienestar, de las satisfacciones materiales ilimitadas,
sino una sociedad justa, en la que nadie quede excluido del trabajo y del acceso a
bienes imprescindible para la realización personal como la educación, la salud, el
hogar y la seguridad”13, especialmente para la felicidad de los niños pobres de
América Latina.
“Queremos una sociedad en la que todos podamos vivir en familia, mirar el
futuro con ilusión, compartir la naturaleza y legar sus maravillas a las
generaciones que nos sucederán. Una sociedad atenta a las tradiciones culturales
que dieron una identidad propia a nuestros pueblos nativos, a los pobladores que
llegaron de otras partes, a los afroamericanos a los mestizos” 14.
“Una sociedad que se muestre sensible a los débiles, a los marginados, a
quienes han sufrido los impactos de los procesos económicos que no ponen al ser
humano en primer lugar. Una sociedad democrática, construida participativamente,
en la que la actividad política sea una opción de los que quieren entregarse al
servicio de los intereses generales que a todos nos importan” 15.
En suma, queremos construir una sociedad donde los niños pobres, no
sean considerados como objetos prescindibles, sino sujetos de derechos, donde
sean los primeros en recibir la satisfacción de sus necesidades básicas y de
desarrollo humano, sólo de esta manera acabaremos con los círculos viciosos de
la pobreza. Un ejemplo digno a seguir por los gobernantes latinoamericanos es
Cuba. En Cuba no obstante el bloqueo económico que sufre por más de cuarenta
años y las restricciones propias de una nación con escasos recursos naturales,
ha logrado un avance significativo en el desarrollo humano. Es el único país de la
región donde no existe la desnutrición infantil, ni analfabetismo, según UNICEF.
13
Ibíd. Pág. 239
Ibíd. Pág. 240
15
Ibíd. Pág. 240
14
Área de Formación Virtual
CURSO VIRTUAL “POBREZA E INFANCIA”
Los altos índices de desarrollo humano alcanzados por los cubanos han merecido
el reconocimiento del Banco Mundial.
En consecuencia, pensamos que estamos a tiempo para lograr el gran
sueño bolivariano de la integración latinoamericana, que duerme en el olvido
desde hace más de un siglo, gracias a la escasa voluntad política de quienes nos
han gobernado, y a la cortedad de vista intencionada de quiénes saben que de
otra manera será muy difícil mantener las condiciones de dominación existentes.
e. La voz de los niños pobres:
Históricamente, la voz de los niños pobres, nunca ha sido tomada en cuenta por
los adultos y por los grupos del patrón del poder. Sin embargo, en la última
década del siglo XX, con la aprobación de la Convención sobre los Derechos del
Niño16, todos los niños de la faz de la tierra, sin distinción de raza, género, clase
social y posición económica son reconocidos como sujetos de derechos, y la voz
de ellos tiene que ser tomada en cuenta, además tienen que ser escuchados, pues
este derecho irrenunciable está claramente explicitado en el Artículo12: “1. Los
Estados Partes garantizarán al niño que esté en condiciones de formarse un juicio
propio el derecho de expresar su opinión libremente en todos los asuntos que
afectan al niño, teniéndose debidamente en cuenta las opiniones del niño, en
función de la edad y madurez del niño. 2. Con tal fin, se dará en particular al niño
oportunidad de ser escuchado, en todo procedimiento judicial o administrativo que
afecte al niño, ya sea directamente o por medio de un representante o de un órgano
apropiado, en consonancia con las normas de procedimiento de la ley nacional”; y
el artículo 13: “1. el niño tendrá derecho a la libertad de expresión; ese derecho
incluirá la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de todo tipo,
sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o impresas, en forma
artística o por cualquier otro medio elegido por el niño. 2. El ejercicio de tal derecho
16
El 20 de noviembre de 1989 la Asamblea General de la Naciones Unidas aprobó esta normativa internacional, que
además tiene carácter vinculante.
Área de Formación Virtual
CURSO VIRTUAL “POBREZA E INFANCIA”
podrá estar sujeto a ciertas restricciones, que serán únicamente las que la ley
prevea y sean necesarias...”17
Lo paradójico de este enunciado de la Convención sobre los Derechos del Niño,
que reivindica el derecho que tienen los niños pobres a que su voz sea escuchada
y tomada en cuenta, aún no es una práctica cotidiana en las sociedades
latinoamericanas. Las necesidades, los deseos y las aspiraciones no sólo de los
niños pobres, sino de todos los niños del mundo, no están a la altura de las
circunstancias que se ofrecen desde el ámbito de la normativa internacional,
desde el ámbito de la comunicación, de la información, de la movilidad social o el
ocio. La satisfacción inmediata supera con creces la capacidad de disfrute de un
ser humano normal. La satisfacción excede cualquier fantasía individual y
colectiva18.
Esto sucede en un contexto de globalización, que según Edgar Morín es: “un
nuevo desembarco del capitalismo en el mundo”. Por eso, tenemos que
comprender a la globalización interpretándola como un proceso de cambios
acelerados en el mundo; y que está anclada en ese viejo capitalismo que es
reestructurado, y en el dispositivo de Occidente de hacerse universal y
hegemónico, pero que para entenderlo nos demanda aprender a ver las
paradojas, como en el presente caso, por un lado se proclama el derecho que
tienen todos los niños de ser escuchados, pero por otro parte se les niega a
ejercer este derecho.
Es por ello, que debemos estar en la capacidad de entender que: “En el umbral del
siglo XXI, las comunicaciones nos unen estrechamente, la tecnología abre paso
para nosotros nuevas posibilidades de conocimiento y creatividad y los mercados
penetran en todos los espacios sociales. En contraste con la década pasada, la
economía de la mayoría de nuestros países ha vuelto a crecer”. (El Neoliberalismo
en América Latina. Carta de los Provinciales de la Compañía de Jesús de América
Latina. Ciudad de México, 14 de Noviembre de 1996)
17
18
Save the Children. Convención sobre los Derechos del Niño. Pp. 15-16
Véase Baudrillard, Jean. La agonía del poder. Pág. 14
Área de Formación Virtual
CURSO VIRTUAL “POBREZA E INFANCIA”
“Este crecimiento material, podría abrir esperanzas para todos, deja sin embargo a
multitudes en la pobreza, sin posibilidad de participar en la construcción de un
destino común; amenaza la identidad cultural de nuestros pueblos y destruye los
recursos naturales. Se calcula que en América Latina y el Caribe hay por lo menos
180 millones de personas que viven en la pobreza y 80 millones sobreviven en la
miseria”.Ibíd.
“Las dinámicas económicas que producen estos efectos perversos tienden a
convertirse en ideologías que absolutizan determinados conceptos como el mercado,
por ejemplo, que de un instrumento útil y necesario para elevar y mejorar la oferta
y reducir los precios, pasa a ser el medio, el método y aun el fin que rige las
relaciones entre los seres humanos”.Ibíd. Y en este desigual juego, los que pierden
son los niños pobres, que son acallados e invisibilizados sistemáticamente.
Tenemos entonces una tarea enorme que realizar en diversos niveles de la
sociedad para que la voz de los niños pobres sea escuchada y tomada en cuenta.
Área de Formación Virtual

Documentos relacionados