“LOS CARNICEROS DEL NEO PENTECOSTALISMO” “Estos son

Comentarios

Transcripción

“LOS CARNICEROS DEL NEO PENTECOSTALISMO” “Estos son
“LOS CARNICEROS DEL NEO PENTECOSTALISMO”
“Estos son los que causan divisiones; los sensuales, que no tienen al
Espíritu” Judas 1:19.
“Estos son los que causan divisiones; individuos mundanos que no tienen
el Espíritu” biblia de las Américas.
La carta de Judas
La carta de Judas fue escrita cerca de año 70-80 d.C. por quien se cree fue
el hermano de Jacobo, el gran dirigente de la iglesia de Jerusalén, ambos
considerados los medios hermanos de Jesús. Esta carta tiene como
propósito advertir al pueblo de Dios de la gran avalancha de apostasía que
vendría sobre la iglesia, sobre todo en los últimos días, y motivar al mismo
tiempo a los cristianos a luchar con todo su corazón en la defensa de la fe
cristiana.
Esta carta presenta la más fuerte y clara denuncia en contra de los falsos
maestros, revela el carácter y los frutos carnales que tendrán y cómo la
iglesia debe saber identificarlos y denunciarlos. Judas no tiene empacho en
llamarlos; libertinos, mancilladores, blasfemos, animales irracionales,
manchas, impúdicos, nubes sin agua, arboles otoñales, estrellas errantes,
impíos, murmuradores, querellosos, inflados, aduladores, burladores,
malvados, divisores, sensuales etc. En una sola palabra, CARNALES.
El verso 19
Judas dice que estos tipos malvados, que se visten de ovejas pero por
dentro son lobos rapaces, son los que causan las grandes divisiones dentro
del pueblo de Dios, y además que son sensuales, los cuales no tienen en
verdad el Espíritu Santo y por lo tanto no son de Dios, son gente mundana
pero metida en la iglesia, y lo que es peor dentro del liderazgo (Hechos
5:32, Romanos 8:9). Al referirse a un “sensual” especifica una persona
carnal, pero en particular a un creyente más que a un mundano, ya que al
mundano se le menciona como “un hombre natural” (Romanos 7:14, 1ª.
Corintios 2:14, 3:1).
La biblia versión 1569 dice de Judas 19 “estos son los que hacen
divisiones, son como animales, no teniendo el Espíritu”, y otras versiones
dicen de este pasaje, “Son éstos los que causan divisiones, pues son
carnales y no tienen al Espíritu” versión contemporánea y la versión 1977
dice, “Éstos son los que causan divisiones; los mundanos, que no tienen el
Espíritu”.
El creyente sensual o carnal
El diccionario de la real academia española de la lengua define la
sensualidad como una propensión excesiva a los placeres de los sentidos.
Una persona sensual se dedica a satisfacer los gustos naturales, los deleites
de la carne, y se ocupa de las cosas que incitan y satisfacen su vista, su
tacto, su gusto, su oído y su olfato. La palabra sensual en el griego lee
PSIKIKIO “llevado por la mente natural, un ser o persona carnal”.
Todos los seres humanos tenemos un lado de sensualismo o carnalidad pero
esta debe estar subordinada al Espíritu (Romanos 8:1, Gálatas 5:16,
Colosenses 3:5), hoy se escucha mucho “yo creo, yo pienso, yo siento”, el
pragmatismo, el subjetivismo y el sincretismo religioso han reemplazado a
las declaraciones categóricas de la palabra de Dios; el “escrito está” ya
parece no importar.
Los grandes carniceros del neo pentecostalismo
Vivimos días que en la carta de Judas toma más fuerza que nunca debido a
la arremetida brutal del secularismo y la carnalidad en la iglesia. Una
impresionante avalancha de apostasía y hedonismo sin precedentes se ha
desatado sobre el cristianismo nominal, las reuniones cristianas se han
convertido en verdaderos espectáculos y shows mundanos. Los grandes
responsables de esta terrible y degradante apostasía son los famosos líderes
del movimiento neo pentecostal, los cuales aseguran que estamos “viviendo
los días de la lluvia tardía y del vino nuevo”, a estos tipos les llamamos con
toda convicción, sin empacho, con celo de Dios y a la luz de la infalible
palabra de Dios como “los carniceros del neo pentecostalismo”.
Estos líderes paganos, cínicos, maliciosos, depravados, infieles, crueles,
pérfidos, mundanos, carnales, impíos, desvergonzados, facinerosos,
irónicos, hipócritas, presumidos, falsos, egoístas, malvados, insolentes,
burlones, sarcásticos, arrogantes, avaros, delincuentes y malignos, son los
responsables de introducir en la iglesia todo tipo de herejías, aberraciones y
enseñanzas contrarias a la fe cristiana y la santidad bíblica; la falsa doctrina
prosperidad, la metafísica, las redes apostólicas, la incubación, las ofrendas
de pactos, el Dominionismo, la megalomanía, el ecumenismo, el
pragmatismo y cuanto diablo y doctrina de demonio existen (Mateo 7:15,
1ª. Timoteo 4:1, 2ª. Pedro 3:1-3, Judas 4).
Nombrarlos uno por uno, daría para muchas páginas y ocuparía mucho
tiempo, algunos de estos carniceros son; Pat Robertson, Paul Crouch líder
de enlace, Benny Hill, Kenet Hagin, el psicólogo Joel Osteen, el ecuménico
Rick Warren y en el mundo hispano la lista es igual o más larga; en la
Argentina; Alberto Motessi “político de profesión”, el gran payaso del
circo neo pentecostal Dante Gebel, el anémico Tito Diroco, Luis Palau y su
satánico “festival”, el lunático Cash Luna en Guatemala, el impío de Rony
Chaves en Costa Rica, la loca de Ana Méndez en México, el arrogante
falso profeta Guillermo Maldonado en Miami, el hereje Cesar Castellanos y
su maquiavélica enseñanza de G12 en Colombia, el gran farandulero
Marcos Witt y cantantes tanto o más mundanos que él, como Jesús Adrián
Romero, Marcos Barrientos, Alex campos, el afeminado Samuel
Hernández, Ingrid Rosario y una gran cantidad de comerciantes y artistas
del evangelio que lucran con su don y visitan gran parte del mundo con sus
conciertos mundanos y frívolos.
Practicas aberrantes de estos carniceros
Si las enseñanzas y la teología infernal que estos carniceros enseñan y
promueven ya es herética, satánica, mortal y toxica (Gálatas 1:6-10, 1ª.
Timoteo 4:1, Hebreos 13:9) mucho peor lo son las prácticas en sus cultos,
conferencias, congresos y eventos, “Y no participéis de las obras
infructuosas de las tinieblas, más bien reprendedlas; porque vergonzoso es
aun hablar de lo que ellos hacen en secreto” Efesios 5:11-12, aunque
ahora ya han dejado de hacerlo oculto sino que lo publican y promueven
por todas partes.
Unciones extrañas y ridículas, como hacer caer una botella de aceite sobre
la gente, dar cachetadas del “Espíritu” a los hermanos, ungir escobas,
entregar chicles ungidos a los miembros de la congregación, la ridícula
“unción del caballo”, el baile sensual de un pastor con sus acompañantes en
trapos menores, esparcir agua con una manguera a la gente, pastores
subiendo al altar vestidos del chapulín colorado, de Batman, de Superman,
pastoras vestidas como la mujer maravilla, convertir el altar en un ring de
boxeo, hacer humor cristiano en los cultos y muchas otras atrocidades y
excesos que evidencian que los líderes de este nuevo movimiento son gente
carnal, los más grandes representantes de la apostasía y los modernos
instrumentos del diablo para desviar y engañar a miles de cristianos.
Apartémonos de los tales y vivamos como Dios ordena en su palabra
Dios ordena tácitamente en su palabra evitar a los tales y no compartir con
ellos (1ª. Corintios 5:9-11, Timoteo 3:5), pero además denunciarlos y
desenmascararlos con toda fuerza y convicción, como lo hizo Jesús con los
fariseos, Juan el bautista con Herodes, Pablo con Himeneo y Fileto y Juan
con Diotrefes (Mateo 23, Mateo 14:14, 1ª. Timoteo 1:20, 2ª. Timoteo
2:17, 3ª. Juan 9). Pablo hace esta fuerte amonestación al pueblo de Dios;
“Porque hay aún muchos contumaces, habladores de vanidad y
engañadores…a los cuales es preciso tapar la boca; que trastornan casas
enteras, enseñando por ganancia deshonesta lo que no conviene” Tito
1:11.
Culminación
Esto es parte del cristianismo bíblico y de la verdadera apologética
cristiana, debemos apartarnos totalmente de estos carniceros y denunciarlos
a viva voz tal como lo dice la escritura 2°. Corintios 6:14-17. Quien no
comparte esta postura y cree que está mal desligarse de estos carniceros y
denunciarlos por sus herejías, mentiras y malas prácticas, está totalmente
desfasado de la palabra eterna e infalible de Dios “Porque nada podemos
contra la verdad sino por la verdad”.

Documentos relacionados