Misa inicio - Delegación para la Pastoral Familiar.

Comentarios

Transcripción

Misa inicio - Delegación para la Pastoral Familiar.
Misa final de la
Semana de la Familia
Renovación de las Promesas
Matrimoniales
09 de Octubre de 2011
INTRODUCCIÓN
Motivación:
Bienvenidos hermanos a esta celebración Eucarística con la que concluimos
la Semana de la Familia 2011 que hemos vivido bajo el lema: “Familia,
escuela de comunión.”
Ciertamente ha sido una oportunidad que el Buen Dios nos ha regalado para
que pudiéramos compartir, en espíritu familiar, una reflexión seria sobre la
responsabilidad que atañe a este núcleo vital de la sociedad que es la familia.
Sin lugar a dudas esta institución que no nace del querer del hombre, sino
que es de carácter divino, pues Dios es su autor, es algo muy querido y
anhelado por todos, pero no siempre estamos conscientes de la
responsabilidad que conlleva el conformar una familia.
Todos cuantos trabajaron estos días profundizando en la realidad de su
propia familia, su responsabilidad en la formación del ser humano, su estilo de
vida al interior y hacia el exterior, como testigos fieles de ese amor que Dios
ha sembrado en el alma de cada uno de sus hijos, habrán salido fortalecidos y
es el momento de agradecer a Dios toda su bondad y misericordia.
Pero, conscientes de nuestra debilidad imploraremos al Padre su gracia y
bendición para continuar un camino de conversión hasta lograr ser lo que el
plan original de Dios espera de cada familia.
Acudimos a nuestra Stma. Madre pidiéndole suscite en nuestros corazones
esos sentimientos que nos lleven a celebrar dignamente el misterio
sacrosanto de la Eucaristía.
Nos ponemos de pie para recibir al celebrante, cantando…
Coro: “”
I. RITOS INICIALES
Constitución de la asamblea
Guía:
Reunidos por el Padre en torno al altar dispongámonos a participar con fe en
la celebración del misterio de nuestra redención
Celebrante:
¡La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del
Espíritu Santo estén con todos ustedes!
R:/ Y con tu espíritu.
II. Rito Penitencial
(A continuación se hace el acto penitencial, al que el sacerdote invita a los fieles, diciendo:)
Celebrante:
Reconociendo que hemos pecado, imploremos al Padre purifique nuestros
corazones de toda culpa, para celebrar dignamente estos misterios.
.
Peticiones de perdón.
1. Señor, Tú que no dejas de amarnos y esperas siempre nuestro
arrepentimiento y conversión.
R/: Señor, ten piedad de nosotros.
2. Señor, Tú que amorosamente nos corriges apartándonos de nuestros
errores que nos alejan de Ti.
R/: Cristo, ten piedad de nosotros.
3. Señor, Tú que nos alimentas con tu Palabra y tu cuerpo, otorgándonos la
fuerza para vencer al mal.
R/: Señor, ten piedad de nosotros.
Coro: "”
Celebrante:
“Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros.....”
R/: Amén
Gloria
Oración Colecta
III. LITURGIA DE LA PALABRA
Guía:
Es Dios que viene a nuestro encuentro en la Sagrada Escritura. Abramos
nuestro corazón para acoger su Palabra. Que ella sea luz para nuestro
entendimiento. Por eso dispongamos los oídos del cuerpo y del alma,
escuchando con atención.
Lecturas.
Guía:
En la primera lectura el profeta Isaías nos recuerda nuestra salvación pues
Dios no se olvida de su pueblo y al final será Él quien cubra sus necesidades,
enjugue las lágrimas de sus rostros, le devuelva la honra perdida y venza a la
muerte. Pongamos atención.
Primera Lectura:
Is 25, 6-10
Salmo responsorial: 22, 1-6
Guía:
En la segunda lectura San Pablo nos exhorta con su palabra a adherirnos al
Señor, expresándolo en esta frase “todo lo puedo en aquel que me fortalece”,
asegurándonos que Dios proveerá a todas nuestras necesidades.
Escuchemos.
Segunda Lectura:
Flp 4, 12-14. 19-20
Guía:
En el Evangelio Mateo nos presenta la parábola sobre aquellos que fueron
invitados al banquete y despreciaron la invitación, con lo que las puertas del
Reino se abren para dar cabida a muchos que son llamados, pero son pocos
los escogidos.
Coro: “Aleluya”
Evangelio: Mt 22, 1-14
Coro:
(Para la Aclamación del Evangelio)
“”
Homilía
Profesión de fe: Creo…
Oración de los fieles.
Celebrante:
Padre bondadoso que a través de tu Hijo Amado Jesucristo nos invitas a pedir
lo que anhela nuestra alma, en la certeza que seremos escuchados; acoge
nuestras súplicas. Lo hacemos en íntima unión con María nuestra Madre.
1ª Padre Bueno, te rogamos por la Iglesia, consérvala santa y fecunda. Ilumina
con la luz del Espíritu Santo a tu Vicario en la tierra, el Santo Padre Benedicto XVI
y a los obispos, legítimos sucesores de tus apóstoles. Consérvalos fieles a tu
Palabra y a su misión, sirviendo en tu nombre a tu Pueblo santo. Con María
roguemos al Señor.
R/ Escúchanos, Señor, te rogamos
2ª Padre misericordioso, te rogamos por todos cuantos tienen la facultad de
gobernar. Que en sus determinaciones procuren servir a quienes representan y
ejerzan la autoridad no para velar por sus intereses, sino por los de toda la nación.
Que sean promotores y gestores de la paz, la justicia y la equidad. Con María,
roguemos al Señor.
R/ Escúchanos, Señor, te rogamos
3ª Padre del Amor Infinito, te rogamos por las familias, de manera particular por los
esposos que son la base de esta comunidad de amor y vida. Que en sus crisis de
entendimiento no se cierren en sí mismos; que en sus necesidades temporales no
olviden que para Ti no hay nada imposible; que en todo momento te busquen y se
unan a Ti para mostrar a sus hijos el camino que los lleve al encuentro contigo,
único seguro en sus vidas. Con María, roguemos al Señor.
R/ Escúchanos, Señor, te rogamos
4ª Padre y Señor nuestro, mira con bondad a nuestros hijos y jóvenes
desamparados que son la generación del mañana. Protégelos del mal, fortalécelos
con tus dones a fin que se despierte en ellos el anhelo de servirte en los que más
lo necesitan y así puedan entregarse a Ti, como discípulos más cercanos o
conformar familias que aporten nuevos hijos tuyos a este mundo. Con María
roguemos al Señor.
R/ Escúchanos, Señor, te rogamos
5ª Padre eterno, te rogamos por todos cuantos sufren: enfermos, necesitados,
incomprendidos, separados, abandonados, encarcelados, postrados, desahuciados
y cuantos se han apartado de Ti o no te conocen. Conscientes de que estás en
cada uno de ellos mueve nuestros corazones a acogerlos como lo haríamos
contigo. Que este espíritu solidario sea fecundo en nuestras familias y
comunidades. Con María roguemos al Señor.
R/ Escúchanos, Señor, te rogamos
Celebrante:
Todo esto te lo pedimos, Padre, por Jesucristo tu Hijo porque sabemos que
Tú, que tienes el poder, eres misericordioso y vives y reinas por los siglos de
los siglos.
R/: Amén
IV. Liturgia Eucarística
Canto al ofertorio:
“”
Oración sobre las ofrendas
Santo (El coro entona el Sanctus)
V. Plegaria Eucarística
Rito de Comunión
Padre Nuestro
Cordero de Dios (El coro entona el Cordero de Dios)
Comunión
Guía:
El Señor nos invita a recibirlo en el Pan consagrado que es su propio cuerpo.
A través de este gesto entramos en comunión íntima con nuestro Dios y
Señor y con todos los hermanos en Cristo. Por unos minutos nos haremos
tabernáculos vivos llevando al Señor en nuestro cuerpo. Unamos nuestro
espíritu al suyo y tengamos un coloquio de amor con Él que dio su vida por
mí, por ti, por todos. Acerquémonos con confianza a recibirle.
Mientras se reparte la comunión cantamos:
“”
Oración después de la Comunión
Renovación de las promesas del matrimonio.
Guía:
Agradeciendo al Señor el alimento de su Cuerpo y su Palabra, invitamos a los
matrimonios presentes que deseen renovar su promesa matrimonial, a tomarse de
la mano derecha y responder las preguntas del celebrante.
Celebrante:
Queridos esposos y esposas, al concluir la Semana de la Familia que hemos
vivido, los invito a que, libre y voluntariamente, renueven sus votos matrimoniales
actualizando el sacramento que ya han recibido.
¿Están dispuestos a renovarlos en esta ocasión?
Ambos: R/ Sí, estamos dispuestos.
Celebrante:
Ustedes esposos: ¿Quieren renovar su entrega total a sus esposas recibiéndolas
de igual forma y, con la ayuda del Espíritu Santo, les prometen fidelidad en lo
favorable y en lo adverso y, así, amarlas y respetarlas como Cristo a su Iglesia, el
resto de su vida?
Esposo: R/ Sí, quiero.
Ustedes esposas: ¿Quieren renovar su entrega total a sus esposos recibiéndolos
de igual forma y, con la ayuda del Espíritu Santo, les prometen fidelidad en lo
favorable y en lo adverso y, así, amarlos y respetarlos como Cristo a su Iglesia, el
resto de su vida?
Esposa: R/ Sí, quiero.
Celebrante:
El Señor confirme este consentimiento que han manifestado ante la Iglesia y
derrame su bendición abundante + sobre ustedes.
Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre
VI. RITO DE CONCLUSIÓN
Bendición y envío
Guía:
Inclinemos nuestras cabezas para recibir la bendición de nuestro Pastor.
(Una vez recibida la bendición y el envío, el Guía dice)
Guía:
Al despedirnos rezamos juntos la oración por la familia de esta semana.
Oración Semana de la Familia
Padre bondadoso y misericordioso,
ponemos en tu corazón la vida
de nuestra familia,
todo lo que somos y la originalidad
que nos regalaste,
nuestras historias personales
y familiares,
lo que anhelamos y queremos,
aquello que nos alegra y también
lo que nos entristece.
Enséñanos a descubrirte y amarte
en cada uno de nosotros
y así juntos crecer en comunión,
para reconocer y realizar el proyecto
que soñaste para nuestra familia.
Que la fuerza de lo que compartimos
en esta pequeña Iglesia Doméstica
sea fuente de vida para nosotros,
permitiéndonos anunciarte con amor
y fidelidad.
Te pedimos que amparados en María,
nuestra buena Madre,
comuniquemos a nuestros hermanos
la maravilla de caminar por la vida,
con la certeza del amor que tienes
por cada uno de nosotros. Amén
Coro: “”

Documentos relacionados