18 - Rutaleon66

Comentarios

Transcripción

18 - Rutaleon66
El 25/3/09 11:18, LC escribió:
Muy señor de mi consideración, expreso mis más hondas disculpas, aparte la pena que
me aflige, por este retraso que, aunque plenamente justificado como a continuación
expondré, no deja de ser una descortesía para la atención que tiene a bien prestarme -sea
bien entendido que de manera harto sesgada manque harto locuaz y manque vacua-.
Habiendo descargado de mi alma esta cuita muy menor, mas dolorosa en la sensibilidad
inmediatamente más superficial, el silencio reinante se ha debido a periplos
mediterráneos que han durado más allá de lo pretendido, por mor de su feliz y favorable
resultado.
En ésas estaba cuando oí por tierras maltesas, tan breves como sus argumentos, loar
sobremanera las artes del buen trovador astur-nómada Don Hugo de Labra que con
tanto empeño y tan de seguido cita. No alcanzo a ver si esta nueva soflama poética, algo
musicada, alcanza a su vez a su persona, pero ahí la dejo (attached document) por lo que
pudiera aportar. Debo hacer notar de su atención destacada que lo que escuché acerca
del poeta maletilla, lo fue en el establecimiento en el que suelo alojarme en el lugar de
St Julian, un elegante predio ajardinado con fachada al mar en el que el respeto por las
personas es honra que retrata a su gerente. Valga la muestra que reza en su acceso:
AVVISO della Casa di Tolleranza
Ai SIG. RI CLIENTI è vietato molestare le SIGNORINE PRIMA DI avere pagato la
marchetta
La Direzione
Una vez terminadas las cortesías obligadas y deseadas con no menor intención, ya
encuentro un único sendero que deseaba evitar a toda costa y que no es más que
desdecir todo aquello que sobre el debate sitúa y que con tanto embosque pretende
desviar de lo correcto que se solicita de su actuación gráfica.
Me es particularmente ingrato constatar que, tras estas jornadas, aun no ha puesto
remedio a su desvergüenza mediante el oportuno medio correctivo que le hubiera hecho
gran honor y merecimiento del general aplauso. Y no solamente no lo ha hecho, sino
que se permite la ligereza de afear mi honesta pretensión en la defensa de mi cerdito,
mascota incapaz de ejercer tal por sí misma por su situación y capacidades reducidas.
Veo con asombro y pasmo creciente, cuyas consecuencias mandibulares van siendo
tierra abonada para galenos, que el craso error y la ya manifiesta conducta produce
mayor ímpetu en su ánimo. Este aserto no puede ser más que otra añagaza que esconde
la ausencia de razón que, ya sin duda alguna, esconde para evitar su escarnio íntimo.
Me honra saber que produzco semejante herida en las filas del oponente y sin
maledicencia alguna, como aboga, por otra parte, con similar falta de la debida
vergüenza, torera o no, poco importa ni viene al caso, porque sostenella y no
enmendalla a base de inconsistente palabrería propia más bien de trotaconventos y
desdentados cerebros chochos -tales como el vuestro y el del buen Hugo Labra, que aun
holla la célebre cocina de la casa en la que coincidimos brevemente, sin ánimo putativo
presente, mas por falta de recursos suficientes para abonar su permanencia, dado que
sus rimas un pimiento verbenero ni valen ni son moneda de cambio.
Verdaderamente me repugna hasta extremos ya inconcebibles verme en la penosísima
tarea de revisar punto por punto vuestros patéticos manifiestos en defensa de baluartes
ruinosos, batidos por la fuerza inagotable de la razón que poseo -y por arrobas- en esta
cuestión que nos atenaza pertinazmente, labor que no debiera soslayar un minuto más,
más no sin antes conceder a su ya escasa dignidad una postrera oportunidad de dexalla
caer y enmedalla, leñe.
Quedo, pues, a la espera de no alargar esta cuestión que, presumo, señor mío, ya le
afecta sobremanera y no desearía ser instrumento de espanto, sino de concordia y
satisfacción.
A la espera de la resolución del conflicto que vais a disponer en este momentito, quedo
afectuosamente a su disposición y anhelante de una nueva libación con pinchito de
embutido.

Documentos relacionados