Mensaje conductor

Comentarios

Transcripción

Mensaje conductor
¡Venga tu Reino!
Título: La mujer invisible
Mensaje conductor
Porque amo a Dios, amo su voluntad por encima de todo. No dejar que el
propio orgullo o el egocentrismo nos aparte de la misión. Tampoco caer en la
trampa de un mal entendido feminismo.


CONTEXTO DEL VIDEO
Una mujer de mediana edad, con una gran capacidad para animar y trasmitir su
mensaje, comenta al auditorio como la mujer generalmente pasa desapercibida en
su familia, parece que fuera invisible, nadie se da cuenta de los que dice, de lo que
hace. Un día va a merendar con sus amigas, se siente menos porque no tuvo tiempo
de arreglarse. La amiga, después de narrar su experiencia de su viaje, le regala un
libro sobre las catedrales del mundo, con una dedicatoria que le hizo cambiar
radicalmente su modo de pensar, en cuanto a ser invisible, porque para Dios nada
pasa desapercibido, Él se da cuenta y toma en cuenta todo lo que hagamos.
Ahí se da cuenta que no es importante que el día de mañana su hijo no sepa que
cocina o que lava, pero que esté feliz de llegar a casa. Está construyendo una gran
catedral.
VIDEO 5 min
En inglés con subtítulos en español.
VER: causas y consecuencias, de lo individual pasar a lo universal y trascendente,
implicaciones, hechos similares.
 La situación que presenta, en cuanto a la situación de la mujer, esposa y madre, no
tomada en cuenta, es muy común.
 En teoría todos reconocen la importancia del papel de la mujer como centro y base
de la familia, sin embargo cada vez las opiniones sobre el sacrificio y abnegación
que esta vocación tiene se ponen en tela de duda.
 Las corrientes que promueven un falso feminismo atacan el modo de pensar que
esta mujer comenta. Porque cuestionan que dónde quedaría la autoestima de la
mujer, su pleno desarrollo, ¿no se debe tomar esto en cuenta?
 La mujer tiene una especial capacidad para la empatía. Entiende mejor el corazón
Centro de Recursos del Regnum Christi
[email protected]








1
¡Venga tu Reino!
humano, lo llaman intuición femenina. Su sensibilidad le permite «sufrir» con el
otro, ponerse en lugar, compadecerse de verdad. Y cuando la mujer descubre al
hombre indefenso, no puede evitar que ese sentimiento de ternura que le viene dado
por su natural afectivo, la invada. Entonces, sonríe, como una forma de decir al
otro: no te preocupes, apóyate en mí. Esa sonrisa es un abrazo que acoge y da
seguridad. La fortaleza de la mujer empieza cuando sonríe en los momentos tristes.1
En junio 2009 se publicó los resultados de una encuesta en Chihuahua:
Hacendosa, cálida, hogareña, trabajadora y conservadora son algunas de las
características que los hombres chihuahuenses dicen requerir en una mujer, lo cual
además debe ir acompañado por una silueta agradable “de esbelta a llenita” (pero
no gordita) y una mente ágil que “resuelva todos los problemas del hogar”.
Lo anterior es resultado de la Primera Encuesta sobre la Situación de las Mujeres
Chihuahuenses desde la Perspectiva Masculina elaborada por Gobierno del Estado
y la Secretaría de Fomento Social, a través del Instituto Chihuahuense de la Mujer.
Dicho estudio muestra datos que revelan que los hombres chihuahuenses siguen
prefiriendo el prototipo de la “mujer de casa”, ya que de los hombres encuestados
un 52.5% señalan que prefieren a las mujeres conservadoras y este porcentaje se
mantiene muy similar tanto en el nivel social bajo como en el nivel alto.
Un fenómeno que se está dando últimamente en nuestra sociedad es que, tanto el
hombre como la mujer, se casan pero quieren seguir viviendo como solteros,
porque cada quien es «independiente». No se toma el compromiso de compartir la
vida con el otro y con los hijos.
Las nuevas generaciones ven el matrimonio, cada vez menos, como un posible
camino de felicidad. Las estadísticas en el descenso del número de matrimonio y la
edad en que se celebra, lo comprueban.
La mujer invisible cae muy fácilmente en la depresión y en la evasión. La
depresión es la enfermedad imperante en nuestra sociedad. El auge de las salas de
juego, donde los principales clientes son mujeres, es un claro ejemplo. No se diga
la adicción a las telenovelas o el tiempo que se pasa frente a la computadora,
estableciendo relaciones con desconocidos o invirtiendo el tiempo en juegos para
no aburrirse.
JUZGAR: juicio humano, valores, anti valores, juicio evangélico
En un matrimonio las responsabilidades se comparten y son diferentes. Esto quiere
decir que el hombre y la mujer van a tener un rol diferente pero sin que uno sea más
importante que el otro. Por lo que la mujer no debe sentirse «menos» importante.
No es lo mismo la cantidad que la calidad. Los extremos siempre serán malos.
La depresión no es sólo la enfermedad más extendida en nuestra civilización, sino su
mal característico. En muchas ocasiones la raíz de la depresión radica en ese sentirse
invisible para los demás y, lo más trágico, para uno mismo.
Viktor Frankl, el psiquiatra austríaco, sobreviviente de Auschwitz, ha impuesto en la
ciencia psicológica moderna el reconocimiento de que la depresión se debe a la
Cf, Garcia Nieves, Sonríe Mujer, www.es.catholic.net
Centro de Recursos del Regnum Christi
[email protected]





¡Venga tu Reino!
pérdida del sentido de la vida. El hombre necesita tener un sentido último. Y ese
sentido último ha de ser un bien que no se pueda perder.
Son tiempos de «acedia», tiempos de: ceguera para el bien presente, de ceguera para
el bien del que se goza la caridad. No se vive, no se valora, no se comprende.
Toda la mercadotecnia relacionada con el entretenimiento, con el buen «look» que
deben tener, ¿de acuerdo a quién? ¿A qué costo?
Enrique Rojas ha llamado al hombre y mujer actual: «un hombre light» al que se le
propone una felicidad light. Una presunta felicidad que es sólo bienestar pasajero, o
una promesa del mismo. Es la carnada con la que los expertos en marketing nos
hacen caer en el consumismo. Esa felicidad light es exterior, alegrías sin gozo y
entretenimientos que no son más que una tregua en el aburrimiento mortal que
desgraciadamente muchas mujeres y hombres padecen.
La raíz de la tristeza del mundo contemporáneo es la secularización de la vida de los
hombres, coinciden muchos autores. Es el proceso histórico que estamos viviendo,
es un hecho sociológicamente observable y comprobable, es cuestión de poner
atención a los hechos: no se da la negación de la idea de Dios, sino de la negación
de su revelación, de su mensaje. Por la secularización de la cultura el hombre se
«liberó de la religión» y de la sujeción a Dios, salió de la Iglesia y ha caído en la
angustia y la tristeza. La depresión, como se dijo, es la enfermedad social moderna.
El hombre contemporáneo, que creía haberse liberado de Dios, ha venido a caer en
peores dependencias: dependencia del psicólogo y del psiquiatra, dependencia de los
psicofármacos, esclavitud de las drogas y otros vicios sociales. El consumo de
drogas antidepresivas, de hipnóticos y de drogas crece increíblemente. Las
estadísticas de los divorcios y suicidios son otra prueba de la cultura que estamos
viviendo.
El término caridad no se ha desprestigiado ni desaparecido por una casualidad, sino
por un proceso cultural y por lo tanto intencional. Nuestra cultura pretende rechazar
la revelación de un Dios que ama al hombre porque así se libera de la
responsabilidad de tener que corresponderle, amándolo a Él y al prójimo. Lo
paradójico es que al rechazar ser amado para no tener la obligación de responder con
amor, va cayendo del no ser amado en el no ser digno de amor, o sea en el no ser
amable, ni para sí mismo ni para nadie. El que rechaza ser amable a los ojos de Dios
terminará tarde o temprano siendo odioso a sus propios ojos.
CITA EVANGÉLICA
«A continuación iba por ciudades y pueblos, proclamando y anunciando el Reino de
Dios; lo acompañaban los Doce y algunas mujeres que habían sido curadas de espíritus
malignos y enfermedades; María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete
demonios; Juna, mujer de Cusa, un administrador de Herodes; Susana y otras muchas
que les servían con sus bienes» (Lc 8,1)
Centro de Recursos del Regnum Christi
[email protected]
¡Venga tu Reino!
ESPIRITUALIDAD DEL REGNUM CHRISTI
« La vivencia de la caridad, señal inequívoca de la presencia del espíritu de Cristo, tiene
su primera expresión dentro del círculo del hogar, por ser en él donde la convivencia
serena y armónica exige un mayor cuidado, dada la cercanía y la frecuencia de las
relaciones interpersonales. Por ello los miembros del Movimiento:
a. Han de crear, dentro del marco familiar, un ambiente de confianza, comprensión,
alegría, intereses compartidos, perdón, disponibilidad y apertura, de tal manera que las
relaciones entre todos los miembros de la familia estén impregnadas de un genuino
amor recíproco, iluminado y sostenido por el ejemplo y la presencia de Cristo en el
hogar.
b. A los hijos corresponde comprender y ayudar a sus padres, preocupándose por ellos,
rodeándoles de respeto, cariño y comprensión, y colaborando con ellos en la buena
marcha del hogar. Han de ser dóciles y obedientes a ellos, especialmente en todo lo que
ve a la propia formación y al bien de la familia. Procuren atender con especial cercanía
y gratitud a sus padres ancianos, enfermos o necesitados.
c. Traten de solucionar sus problemas y diferencias por medio del diálogo constructivo,
en el que todos estén abiertos a los puntos de vista de los demás, los consideren
desapasionadamente y hagan el esfuerzo por armonizar los intereses personales con los
de la familia, sabiendo renunciar generosamente a sí mismos en bien de los demás.»
(Manual del miembro del Regnum Christi n. 291)
ACTUAR: sobre uno mismo (rectificando lo que haya que mejorar), sobre las
causas que están en la raíz del hecho, actuar sobre el hecho si es posible.
1. Revisar en el balance diario la actitud que tengo hacia mi vocación. ¿Mi vida está
caracterizada por la alegría interior que nace de la certeza de saberse amada por
Dios y que todo lo que haga, o deje de hacer, será tomado en cuenta? ¿Esto me da
paz o mi inquieta?
2. ¿Qué mensaje trasmito a mi familia sobre mi misión? ¿Qué papel tiene Dios en esta
misión?
3. Poner medios concretos, con nombre, fecha y horario, para fomentar la
comunicación familiar, buscando valorar los diversos roles que cada miembro de la
familia tiene.
4. ¿Cómo percibe tu familia la «Buena Nueva» del Evangelio? Proponerte medios
para que la fe en Cristo sea una experiencia y no sólo una teoría.
5. Buscar participar en los medios de comunicación, por ejemplo en el periódico local,
para mandar un artículo sobre el valor del papel de la mujer en la familia.
6. Hacer un grupo de análisis y reflexión que busque identificar en los medios de
comunicación de la localidad las corrientes de pensamiento contrarias a la fe que
están permeando a la cultura, para buscar contrarrestarlas o al menos prevenir sobre
ellas. Por ejemplo, sacar buenas y acertadas reseñas sobre películas, juegos de
video, series de televisión, no atacando sino buscar presentar hechos que hablen por
sí mismo de las consecuencias.
Centro de Recursos del Regnum Christi
[email protected]
¡Venga tu Reino!
1.
2.
3.
4.
5.
6.
CONCLUSIÓN: CLAVES PARA DAR LO MEJOR DE TI
Una mujer madura es la que saca de su propia interioridad el sentido y la dirección
de sus acciones y no de los criterios de moda.
El ambiente en un hogar es lo que marca el futuro de la familia. Todos son
responsables de crear este buen ambiente, no es labor exclusiva de la madre, pero si
depende de ella el trasmitir y formar en este sentido a los hijos.
Para que la mujer sonría tiene que aprender a vivir «despacio», sin dejarse
atropellar por el torbellino de las circunstancias. Necesita tiempo para estar atenta a
los otros, a su esposo, a sus hijos.
La televisión erosiona gravemente la comunicación y la vida familiar. Poner
atención al uso que se le da en la familia.
La madurez se expresa en la fidelidad al deber y en la honestidad con que se vive la
misión, frente a Dios, a la Iglesia, al Movimiento, a la sociedad y, también, frente a
uno mismo.
¿Quieres un modelo? Imita a la Virgen Santísima en tres virtudes fundamentales:
pureza, fidelidad y humildad.
Centro de Recursos del Regnum Christi
[email protected]

Documentos relacionados