Guadalupe y la Historia del Derecho Mexicano

Comentarios

Transcripción

Guadalupe y la Historia del Derecho Mexicano
José Ramón Narváez Hernández1
Enculturación y derecho novohispano en la fundación de la cultura jurídica.
I. La Historia del Derecho y sus fuentes no dogmáticas
Cada vez es más común escuchar por ahí que los historiadores del derecho se estén
ocupando de ‘fuentes alternativas’2 y no es una moda, ya la historia social nos propuso a
principios del siglo pasado un programa ambicioso para recuperar la riqueza del derecho
como fenómeno social3, entonces encontramos que para saber como es que al destinatario
real llegó el derecho a veces una fría ley no lo puede explicar, sí a esto sumamos el
positivismo que busca sólo lo verificable, un jacobinismo terco que se cierra a la
cosmovisión que en veces justifica un ordenamiento entonces tenemos historias parciales
complacidas sólo en lo que quieren oír, pero si entendemos que el derecho es humano y el
ser humano consta e varias dimensiones entonces se abrirán posibilidades ricas como
sociedades humanas hay para plantear el mejor derecho posible a través de la comparación
histórica, finalmente nuestros derechos nacionales son fruto de todas estas formas de ver y
entender al hombre destinatario de los esfuerzos conspicuos del derecho por alcanzar la
justicia.
En este caso nos mueve el diálogo emprendido con un historiador del derecho que se va
haciendo camino y que se ha aventurado en las relaciones de la literatura y el derecho, nos
referimos al doctor y profesor Faustino Martínez que ha logrado ver detrás de la rima el
1
Doctor en Teoría e Historia del Derecho por la Universidad de Florencia, profesor de la Universidades
Anáhuac del Sur e Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey en Ciudad de México,
comunicaciones: [email protected]
2
El interesante estudio metodológico pero sobre todo didáctico venido del profesor Basadre Ayulo, nos
proponía diversas fuentes indirectas para el conocimiento de la historia del derecho como los emblemas, las
imágenes y los ritos; pero también los dichos, los refranes, los cantares y la poesía, BASADRE AYULO,
Jorge, Historia del Derecho I, Lima, San Marcos, 1997.
3
Cfr. GROSSI, Paolo, et al, Storia Socialee dimensiones giuridica. Strumenti d’indagine e ipotesi di lavoro.
Atti dell’incontro di studio, Firenze, 26-27 aprile, 1985, en: Quaderni Fiorentini per il pensiero giuridico
moderno, Biblioteca: no. 22, 1986.
carácter normativo que una vez buscó no sólo la eficacia sino también la belleza4 como en
innumerables ocasiones lo hizo notar otro español, don Joaquín Costa Martínez, quien veía
en la historia del derecho una materia que podía hacer recuperar al derecho su fertilidad.
En las siguientes líneas esbozaremos un poema en la lengua indígena hoy más difundida en
México, la lengua que hablaban los moradores del Valle de México a la llegada de Cortés,
poema histórico que durante muchos años estuvo codificado a los ojos occidentales por que
estaba escrito de manera metafórica de manera que sólo el indígena comprendía toda la
riqueza, riqueza que captaba no sólo de manera cognoscitiva sino también sentimental pues
el náhuatl es lengua onomatopéyica que busca reforzar el significado de un concepto con el
sonido que envuelve a la palabra oral.
Hay que decirlo también, el documento al que nos referimos ha sido controversial pues
implica mucho también el ámbito religioso y social, seguramente tendrá un significado
extra para aquél que tenga la fe de creer en su contenido, pero independientemente de esto
es importante hacer notar que es una de las fuentes documentales más importantes de la
historiografía mexicana, hoy traducido en varios idiomas.
Esperamos que esta pequeñísima contribución sirva para abrir las brechas a nuevas
investigaciones innovadoras que enriquezcan nuestra materia.
II. Aquí se cuenta...
En 1648 se publicó en la Ciudad de México un libro titulado «Imagen de la Virgen María
Madre de Dios de Guadalupe » escrito por el sacerdote Miguel Sánchez, en él se contaba la
historia de como la Virgen María se apareció a un indígena de nombre cristiano Juan
Diego, este libro sirvió para dar difusión a un escrito denominado en lengua náhuatl: Nican
4
Cfr. MARTINEZ, MARTINEZ, Faustinio, Derecho y literatura: Rabelais o la formulación literaria de un
nuevo camino jurídico, en: Quaderni Fiorentini per il pensiero giuridico moderno, no. XXXII, Milano,
Giuffrè, 2004.
Mopohua5… que son las palabras con las que comienza: “Aquí se cuenta…” Es un escrito
atribuido a don Antonio Valeriano indígena converso, discípulo de Bernardino de Sahágun.
Es muy probable que Valeriano escribiera el Nican Mopohua escuchando directamente a
Juan Diego.
La narración es de un alto contenido catequístico, siendo en lengua franca, se difundió
rápidamente, pero no solo esto, sino que toda la historia de las apariciones está descrita con
un simbolismo que el indígena entiende y que es una forma de teología elemental pero
profunda.
Entre el día doce y el diecinueve de 1531, es decir, diez años después de la Conquista de
México, en una colina del norte de la Ciudad de México, entonces capital de Nueva España,
conocida como el Tepeyac, un indígena macehual, o sea, de la clase popular, pudo ver y
platicar con la Virgen María a la que Juan Diego describió como de “perfecta grandeza” La
Virgen le pidió que llevara el mensaje al obispo, que por esos años era Juan de Zumarraga,
que quería que ahí se le construyera un templo para escuchar y atender las peticiones de sus
hijos indígenas. Después de varias gestiones infructuosas Juan Diego logró demostrar la
aparición a las autoridades eclesiásticas gracias a que la Virgen plasmó su imagen en la
tilma6 del mensajero.
Sobre la veracidad de los hechos se conservan dos códices7, el de 1548 atribuido también a
Valeriano, firmado por Sahágun y autenticado por Charles E. Dibbley8. El segundo es la
5
La copia mas antigua se conserva en la Biblioteca Pública de Nueva York en el: Rare Books and
Manuscripts Department, Astor, Lenox and Tilden Foundation.
6
Vestido propio con el que se cubrian los indigenas, a manera de manto.
7
El Códice es un instrumento ampliamente utilizado por los indigenas para contar hechos historicos, se hacía
a través de representaciones pictóricas llamadas glifos.
8
Grafólogo del Banco de Mexico.
denominada Tira de Tepexpan9 o Tepechpan la cual cuenta varios hechos históricos a partir
de 1300 y hasta alrededor de 159010.
El 26 de diciembre de ese mismo año, 1531, la ermita a la Virgen quedaba lista, los
indígenas llamaban al lugar y quizá a la misma Virgen: Coatlacopetl, que para algunos
estudiosos significa: Aquella que ha pisado la cabeza de la serpiente –coatl-; la cuestión es
que al oír este nombre los españoles, lo identificaron con aquel de Guadalupe que era otro
lugar sacro íntimamente ligado a la historia española.
Entonces comenzó un peregrinaje que hasta ahora no se ha detenido, una historia de
milagros y hechos asombrosos como una resurrección y la desaparición de una epidemia en
1548. Pero no sólo a nivel devocional se ha extendido el fenómeno de Guadalupe, sino que
éste es necesariamente punto de referencia en innumerables hechos de nuestra historia
patria.
El reconocimiento papal lo hace Clemente IX en 1667 con una bula que instituye el 12 de
diciembre como fiesta oficial de la Virgen de Guadalupe. Otra historia llena de prodigios y
maravillas es la de la imagen misma, que después de muchos estudios ha llevado a
fascinantes descubrimientos, comenzando por aquel en el que se ha notado que el material
sobre la cual se encuentra la imagen, el «ayate» es un tipo de henequén que no soportaría ni
siquiera diez anos, la imagen no está pintada sino estampada en las fibras. Otro
descubrimiento muy comentado son los ojos de la Virgen, según Tonsmann muestran
9
Este Códice ha sido decifrado por Hernandez I, J. H. En: Revista Historica, vol. I, no. 3 pp. 17-19, 1984.
Según Hernandez el águila con la voluta azul turquesa y puntos rojos sería Juan Diego porque su nombre en
náhuatl es Cuauhtlatoa- justamente águila.
10
Anónimo, seguramente perteneció a Alva de Ixtlixochitl y pasó por las manos de Waldeeck, Aubin y
Goupil. Se encuentra en la actualidad en la colección de documentos mexicanos de la Biblioteca Nacional de
Paris, con los números 13 y 14.
figuras humanas perfectamente representadas que en un acercamiento normal son
imperceptibles, así como el sistema venoso y la curvatura cornea11.
III. El Derecho y su enseñanza en tiempos de enculturación.
Como bien se sabe, en Latinoamérica se desarrolló un derecho particular y propio, nacido
de la aplicación del derecho castellano, respetando los usos y costumbres de los pueblos
que encontraron en América; a este derecho suele dársele el nombre de “indiano” y se le
reconoce un gran valor histórico y en parte protector de la cultura indígena. El Derecho
indiano creo figuras ad hoc para los indígenas entre ellas el “abogado de indios” que veía
las causas de los indígenas, obviamente debía conocer la lengua de su defendido o servirse
de los interpretes contratados con este propósito. No se puede descartar que algunos de
estos abogados fueran de origen indígena ya que en 1645 el Virrey Palafox había expedido
la Constitución numero 246 para la Universidad de México en donde decía: “Se declara
que los indios como vasallos libres de su Magestad (sic) puedan y deben ser admitidos a
matricula y grados”.
México vivió en aquellos tiempos una “enculturación”, como hemos visto en el plano
catequístico, pero también en el plano social y jurídico. Un proceso de mestizaje que si bien
fue lento y tal vez doloroso, no fue cruento y autoritario, digamos que hubo un esfuerzo por
parte de ambas partes, colonizador y colonizado de construir una nueva sociedad. Ya en
1555 Carlos V había enviado una declaración a los caciques indígenas de Vera Paz: “...por
ende, por la presente aprobamos y tenemos por buenas vuestras buenas leyes y buenas
costumbres que antiguamente entre vosotros aveis (sic) tenido y tenéis para vuestro buen
11
Se han hecho estudios oftalmlógicos como los de: Rafael Torrija Lavoignet y Javier Torroella Bueno. El
primero en descubrir el enigma de la mirada gudalupana fue el fotografo Marcuè pero este guardo silencio por
largo tiempo a petición de las autoridades eclesiásticas.
regimiento y policía…” La lucha ideológica por descubrir la “humanidad” del indio dio
frutos abundantes en un sistema jurídico que se desarrollo en casi tres siglos12.
Los primeros en darse cuenta de que se necesitaba un acercamiento directo a los indígenas,
fueron los misioneros y entre ellos los franciscanos que desde 1523 contaban con una
escuela de enseñanza elemental en Tezcoco, en 1524 se estableció la respectiva sede de la
Ciudad de México, en 1525 fue el turno de Huejotzingo y en 1527 de Tlaxcala13. Después
comenzaron con aquél experimentó de Santiago Tlatelolco donde tuvieron sinsabores con
el incipiente seminario pero en cambio resultó benéfica la enseñanza y aprendizaje del
castellano por parte de los indígenas y de lenguas francas por parte de los eclesiásticos y
regulares.
La Real y Pontificia Universidad de México abrió sus puertas en 1553 14, en su inicio era
una institución mixta, parte clerical y parte laica, operada por padres Agustinos, entonces
Guadalupe ya era conocida, no obstante el santo patrono elegido fue San Pablo, muy
adecuado señala Lorenzo Luna15 si se tiene en cuenta la raigambre del mensaje paulino a
los “pueblos del mundo” San Pablo es por excelencia patrón de los conversos. A la
inauguración asistió el virrey Luis de Velasco, los oidores y muchos hombres de letras16.
En las primeras cátedras figuran la de cánones y la de decreto, que corresponderían al
derecho canónico. Como bien señala Margarita Mengus17 en un inicio no existieron
12
Cfr. LORENTE SARIÑENA, Marta, La opoisicion a la ley en el primer constitucionalismo,Cuadernos del
Instituto del Investigaciones Jurídicas, 1998, el derecho indiano todavía era vigente en el siglo XIX, se citaba
y recurria a él por la doctrina y en los tribunales y convivió con modernas instituciones hasta el proceso de
codificación.
13
GARCIA GARCIA, Antonio, Las cátedras de lenguas en Indias en: Claustros y Estudiantes, Facultad de
Derecho de la Universidad de Valencia, 1989 tomo I, p. 226-227
14
La Real Cedula de fundación es de dos años antes, 1551.
15
LUNA DIAZ, Lorenzo Mario, Las Ceremonias de Fundacion de la Universidad de Mexico (1553) una
propuesta de Analisis en: Claustros y Estudiantes, Facultad de Derecho de la Universidad de Valencia, 1989
p. 1-9
16
idem.
17
MENGUS BORNEMANN, Margarita, La Real y Pontificia Universidad de México, en: Claustros y
Estudiantes, Facultad de Derecho de la Universidad de Valencia, 1989 p. 69-81
impedimentos raciales para inscribirse a la universidad, de hecho los decretos, estatutos y
constituciones hacen énfasis de que se trata de una Universidad “...para que en ella
estudiasen los hijos de españoles y de los indios”18 Los impedimentos posteriores y
limpiezas de sangre que excluían a los negros y las derivaciones raciales, por considerarlos
en estado de esclavitud, así como los judíos o descendientes de estos; era más bien la
reiteración de la concepción franciscana de las “dos repúblicas” por una lado los españoles
y por otro los indígenas, concepción nada alejada de Guadalupe y por mucho tiempo
vigente.
Durante el siglo XIX muchos grupos indígenas presentaron a los diferentes congresos
mexicanos diversas solicitudes de ayuda e intervenciones, fundándose en su calidad de
indígenas y creyéndose todavía un grupo protegido. En el mismo sentido hace algunos
meses oímos la anécdota de Pablo Gutiérrez historiador del derecho en Sevilla, donde
refería la petición que le hicieron algunos representantes del pueblo mosquito al Congreso
Internacional Indígena organizado por la O.N.U., para que él como súbdito de su majestad,
el rey de España, le llevara al rey sus peticiones para que interviniera en un conflicto. Esto
nos muestra la clara visión que tenía el indígena de pertenecer a un grupo que formaba
parte del reino de España no como una colonia propiamente sino como un gobierno
delegado (virreinato), el indígena era súbdito del reino de España y como tal y por ser
indígena gozaba de beneficios como un derecho especial, entre otras cosas. Guadalupe
ayudó a la asimilación cultural desde dos frentes, a los españoles les hizo entender que era
posible la “civilización” del indígena no exterminándolo sino evangelizándolo. Al indígena
le hizo comprender que su cultura no necesariamente debía desaparecer (como era la
concepción en la guerras floridas) sino completarse y perfeccionarse.
¿Qué cosa estudiaban los futuros abogados en este tiempo? La primera cátedra fue la de
“propiedad” se tiene noticia que para 1568 se leían dos cátedras con regularidad en la
18
idem
facultad de leyes, leídas por estudiantes recién graduados y seguramente criollos19. En 1583
la cátedra de instituta contaba con 12 alumnos20.
A través de los estatutos de 1580 que seguían aquellos salamantinos de 1538 nos dicen que
se leía en la facultad de leyes donde había una catedrático de Código y otro de
Instituciones: primer año de Código de edendo y in ius bocando. De enero a febrero de
Pactis, en marzo y abril de Negotis transactionibus, en mayo y junio Negotis gestis y en
julio y agosto, hasta vacaciones in initegrum restitutio y la autentica sacramenta puberum.
En cambio el catedrático de instituta: patria potestate, de usqui sunt sui vel alieni iuris y de
tuttelis. Segundo año, respectivamente: Código. De iudicis, de inofitioso testamento, de
reivindicatione, de servitutibus et aqua y de familiae herciscundae. Instituta: rerum
divisione, rebus corporalibus et incorporalibus, usufructum, de usucapionibus y de legatis.
Tercer año: Código. Rebus creeditis et jure jurando, de condictio indebiti, de
probationibus, de contraenda emptione. Instituta. De legatis, de ereditatisbusque ab
intestato deferuntur y de obligationibus. Cuarto año: Código. De jure dotationum, de
naturalibus liberis, qui admiti ad bonorum possesium possunt, de colationibus y de
impuderum et alys. Instituta. De obligationibus. Quinto año: Código. De fidei commissis, as
trebelianum, acquirenda possessione, de sententis quae pro eo quod interest proferuntur y
de evictionibus y de accusationibus. Instituta: el libro cuarto excepto el titulo de
accusationibus21. En resumen, se estudiaba el ius commune a la manera europea pero con
una “inevitable simplificación de los estudios universitarios con relación a las
universidades europeas”22
19
vid. RAMIREZ GONZALEZ, Clara Inés y PAVON ROMERO Armando, De estudiantes a catedráticos.
Un aspécto de la Real Universidad de México en el siglo XVI en: Claustros y Estudiantes, Facultad de
Derecho de la Universidad de Valencia, 1989 p. 279- 289.
20
Idem.
21
Estatutos de Farfán, foja 80.
22
MONTANOS FERRIN, Emma, Felipe II y la Universidad de México, en: Actas y Estudios del XI Congreso
del Instituto Internacional de Historia del Derecho Indiano, Instituto de Investigaciones de Historia del
Derecho, Buenos Aires, 1997 pp. 385-430
Una cuestión interesante es que Felipe II por Real Cédula de 19 de septiembre de 158023,
había ordenado la institución de “cátedra de las lenguas de la tierra” encargada a la
Compañía de Jesús, cátedra que debía impartirse en el ámbito universitario, lo más
interesante es que al parecer estas cátedras realmente funcionaron sobre todo en la
Universidad de México24 y aunque en su mayoría estuvieron destinadas a clérigos y
religiosos, no descartamos la idea de que algún abogado las haya seguido, sobre todo
aquellos “pocos” si bien por la paga, seguían la carrera de “abogado de indios”.
IV. Patrona de los abogados y causas perdidas.
Era obvio que el suceso guadalupano llevaría al reconocimiento de la Virgen María de
Guadalupe como patrona de la Ciudad de México en sentido político porque la designación
la hace la Real Audiencia, Guadalupe comparte el patronazgo junto con Felipe de Jesús el
protomartir mexicano que muriera en Japón a causa de la fe25.
Lo que quizá no tenga una razón muy lógica, es que haya sido nombrada patrona del Ilustre
y Real Colegio de Abogados, sobre todo existiendo tantos santos patronos del gremio como
lo puede ser Santo Tomás Moro o San Ramón de Peñafort. Así, en los primeros estatutos de
176026 encontramos 13 artículos donde se trata la cuestión de las “fiestas de Nuestra Señora
de Guadalupe” el capítulo se dedica a “los santos patronos”.
Como sabemos, la fiesta de la “Nuestra Señora de Guadalupe” se realiza el 12 de
diciembre27. Los estatutos del Colegio ordenaban realizar estas fiestas “...con la presencia
23
GARCIA GARCIA, Antonio, Las cátedras... op cit., p. 226-227
Idem.
25
Se celebra el 5 de febrero y se cuenta que era una fiesta muy grande en la Ciudad de México, para algunos
historiadores el hecho de que la Constitución Mexicana se feteje en este mismo día les ha llevado a pensar que
fue una sustitución festiva con doble trasfondo.
26
Para la elaboración de este punto hemos seguido a: MAYAGOITIA y HAGELSTEIN, Alejandro, De Real
a Nacional: El Ilustre Colegio de Abogados de México, en: Cuadernos del Instituto de Investigaciones
Juridicas, La Supervivencia del Derecho Español en Hispanoamérica durante la época independiente, 1998,
27
Por decreto del arzobispo de la Ciudad de México en el siglo XVII, las campanas de la Catedral
Metropolitana se hacían sonar los días 11 y 12 de diciembre en honor a la Virgen de Guadalupe.
24
de la Real Audiencia en forma de tribunal, del Ayuntamiento, del Virrey y de otras
autoridades”28 La Asistencia de estos personajes es un claro privilegio del Colegio como lo
señala Alejandro Mayagoitia, y aunque como el también aclara en una nota “Al parecer
pocas veces se cumplía con esta obligación. Algunas veces por que el Colegio no tenía
suficientes fondos para llevar a cabo la función, otras por que las autoridades simplemente
no acudían” de todos modos, nos parece que podemos deducir algunas cuestiones de este
privilegio. Primero podemos decir que el gremio tenía una buena relación con las
autoridades y que el Colegio cumplía con su función, como sabemos la colegiación era
obligatoria para el ejercicio de la abogacía, esto nos lleva a otra conclusión y es que todos
los abogados de alguna u otra forma estaban ligados a la devoción a Guadalupe, así lo
demuestra las diferentes portadas de tesis universitarias que se encuentran en el Archivo
General de la Nación en el ramo Universidad, sean para bachiller, licencia o doctorales, en
donde es frecuente ver la imagen de la patrona. Un sin fin de manifestaciones del Colegio
de Abogados y de los mismos abogados estuvieron emparentadas con la devoción
guadalupana misma que se mantuvo de manera formal y legal hasta los estatutos que
rigieron en el siglo XIX, la adaptación de uno los gremios más formales, como lo fue el de
abogados, a la modernidad, implico grandes cambios pero también fue un sector en donde
las viejas prácticas, entre ellas el uso del antiguo derecho y Guadalupe, siguieron vigentes
todavía un buen periodo después de desaparecido el antiguo régimen.
La modernidad no reconoció tintes políticos ni devociones, entró de lleno en el derecho a
través de su fijación en las codificaciones nacionales. En México especialmente a través de
sus leyes de reforma que fue otra manera de adecuar las reglas del derecho privado francés
a la realidad mexicana. En el plano político urgía la laicización de la vida pública, entonces
comenzó una desacralización de algunas instituciones y la sacralización de otras.
28
Idem.
V. Símbolo Nacional.
La Guadalupana representa en México no sólo un hecho religioso sino un motivo de
identidad nacional, en la “Virgen morena” se ve representado el pueblo mexicano fruto de
dos culturas, por eso Miguel Hidalgo y Costilla, padre de la patria uso como estandarte para
convocar a la lucha de independencia, la imagen de Guadalupe. El 12 de octubre de 1821
Agustín de Iturbide confía de manera pública, la suerte de la nación mexicana a Nuestra
Señora de Guadalupe una vez lograda la independencia, él mismo, al proclamarse
emperador de México tiempo después, crea la orden de caballeros de Guadalupe. En 1828
el Congreso Nacional, declara fiesta oficial el 12 de diciembre día de la Virgen de
Guadalupe. Veinte años después se firma el tratado de paz entre México y Estados Unidos,
derivado de la guerra en Texas, dicho tratado se firma en el santuario de Guadalupe.
Antonio López de Santa Ana estando en el poder, reinstituye la orden caballeresca de
Guadalupe en 1853. En 1858 Benito Juárez decreta un nuevo calendario oficial
eminentemente laico y la única fecha religiosa que respeta es el mismo 12 de diciembre,
reconociéndole, de algún modo, una connotación patriótica.
Uno de los primeros actos oficiales del emperador Maximiliano en la capital mexicana fue
el de rendir homenaje a la Virgen en su templo, y en 1867 vuelve nuevamente a poner
vigente la histórica orden de caballeros y modifica sus estatutos, unos días antes de abdicar.
Recordamos que Venustiano Carranza se hacía llamar “el guadalupano”. Desde tiempos de
la Colonia, era un acto oficial obligado de primer tiempo, que todo gobernante mexicano
asistiera al santuario de Guadalupe, esta práctica fue abolida por Benito Juárez, dos
persecuciones religiosas vivió México una en el siglo XIX y otra el siglo pasado, las dos de
carácter material y legal lo que originó en México ciertas reticencias al culto guadalupano
aún así, se cuenta de manera extraoficial que el presidente López Portillo regalaba en sus
visitas presidenciales otros países la imagen de Guadalupe y a veces agregaba que era una
de las cosas de más orgullo entre los mexicanos.
Todos estos hechos históricos tienen estrecha relación con el significado de Guadalupe, que
para algunos ha llegado a ser: patrona, pretexto político, motivo de identidad nacional,
unidad y porque no, modelo conducta. Con la libertad de cultos instaurada en nuestras
declaraciones de principios no tendremos ninguna reticencia en decir como se decía en
algún tiempo en manera ligera: en México no seremos todos católicos, pero eso sí, todos
somos guadalupanos. Este año con el planteamiento de la canonización del indio Juan
Diego, se reviven las viejas disputas sobre la veracidad de los hechos de 1531, hechos que
han sobrepasado la geografía mexicana y se extienden a toda América con la institución de
Guadalupe como patrona del Continente, quizá es un mensaje oculto que nos tocará
descifrar en el esfuerzo de muchos países latinoamericanos por entendernos con nuestros
pueblos indígenas.

Documentos relacionados