eduardo apunta en punta y en su punto

Comentarios

Transcripción

eduardo apunta en punta y en su punto
EDUARDO APUNTA EN PUNTA Y EN SU PUNTO
• ¿Qué haces en tu tiempo libre y con el dinero que te queda libre? Esto es lo que te define.
• Actitud ante la Ultreya. "El rito, el rato, el reto". ¿Es un rito para ti? ¿Es ir a pasar el rato? ¿ó es
un reto?
• Cada uno es cada uno y tiene sus cadaunadas.
• Cada vez que estamos peregrinando hacia la realidad, se multiplica la alegría. Si reconoces que
es difícil, encomiéndate a Dios, no a la doctrina.
• Con los amigos del Señor se pierde, pero con el Señor no se pierde nunca.
• Cuando a una persona le pides más de lo que te puede dar, te privas de lo que te puede ofrecer.
• Cuando el hombre hace gol al misterio, puntúa su soledad. Y cuando el misterio hace gol al
hombre, puntúa su libertad.
• Cuando la Iglesia no ha sido humana no ha sido cristiana.
• Cursillos es la simbiosis de tres palabras: "Cristo, Persona, Amistad"
• Cursillos es: " La mejor noticia, Dios en Cristo nos ama, comunicada por el mejor medio, la
amistad, hacia lo mejor de cada uno, que es su ser de persona"
• Debería haber una ecología espiritual.
• El cristiano hace sinfonía del ruido, porque el Evangelio sitúa todo en su lugar.
• El Cursillo está diseñado para formar cristianos creyentes y a veces nos salen cristianos creídos.
• El Evangelio ni pasa, ni pesa, ni pisa.
• El Evangelio no es un piloto mecánico, no es optar por la virtud, es ir ejerciendo a cada
momento la virtud de optar.
• El mundo se puede arreglar en dos minutos y sobra uno.
• El reino de Dios está dentro de nosotros mismos, la historia del cristianismo quizá sea la
terquedad de haberlo situado en otra parte.
• En Cursillos no expedimos el carné de conducir, expedimos el carnet de conducirse... por la vida.
• Eres el director del banco de tus talentos.
• Es esa posibilidad de ser libres la que nos hace iguales ante sus ojos.
• Hacer el bien no está mal. Siempre y cuando ese bien sea sincero, no revista hipocresía ni la
necesidad de quedar bien por compromiso.
• Han hecho más víctimas los caprichos que las miserias.
• Hay que ser como las abejas para ir chupando lo que de verdad te interesa para meterlo en la
mochila de las ideas con que tienes que transitar por el mundo.
• Hay que ser naturales, normales, esto es lo que bien dice y bendice Dios.
• La amistad, cuando no hay reciprocidad, engendra poder.
• La fe es lo que Dios ha hecho para acercarse al hombre.
• La fe siempre se presenta con el embalaje de la religión. Lo malo es que es demasiado embalaje
y, a veces, cuando lo has quitado todo, sientes que ya no te queda nada.
• La gente no quiere paz, lo que quiere es ganar la guerra.
• Donde no se ha barrido, no interesa que haya luz.
• La oración es dejar hablar a Dios.
• La oración te acompaña cada día, va siempre con uno mismo.
• La persona que no lleva su rumbo, se derrumba.
• La proliferación anárquica de la buena semilla produce conflictos más raros que la cizaña.
• La religión es lo que el hombre ha hecho para acercarse a Dios.
• La religiosidad es un torbellino que se lleva la fe y que, además, tranquiliza mucho.
• La verdad nos hará libres, que es como tenemos que ser los hijos de Dios.
• La verdad, tarde o temprano, flota siempre por sí misma; no necesita flotadores.
• La vida es bella, la gente es importante y vale la pena vivir
• Lo cristiano es la culminación de lo posible.
• Lo humano es la conjunción de lo divino.
• Lo peor de todo es el agradecimiento cuando se pudre.
• Lo peor es cuando alguno quiere que sus faltas de ortografía se conviertan en reglas de
gramática.
• Lo que nos separa de Dios es una duda muy grande y él nos ha puesto en el trance de que
tengamos fe en él, que es lo que nos une.
• Lo que queríamos al principio, y seguimos queriendo aún, es que la libertad del hombre se
encuentre con el espíritu de Dios.
• Los amigos han de ser como la sangre, que acuden al primer rasguño.
• Los cristianos tenemos que estar en el mundo y no en el cielo. En todo caso estamos para hacer
en el mundo el cielo posible.
• Los fantasmas son totalmente epidérmicos, quitas la sábana y no queda nada.
• Nadie ve el mandamiento que pisa. Tú puedes ver todos los ladrillos, menos el que está a tus
pies.
• No hay que confundir el precio con el aprecio.
• Nuestro movimiento precisa de personas que sepan creer; pues ya tenemos muchas que creen
saber
• Oración y vida integran un presente continuo.
• Para ser cristiano hoy, hay que ser fiel al Evangelio, abierto a todas las realidades y atento a las
personas.
• Que el Cristo de cada persona sea la persona de Cristo.
• Que la vida entre en la Ultreya y la Ultreya entre a la vida, que nos debe impulsar a que nuestras
Ultreyas sean VIDA y SOLO VIDA, sin temas, sin frases bíblicas, sin reflexiones pías.
• Que nadie quede a tu lado sin saber que Dios lo ama.
• Quien no está convencido ya está vencido.
• Quince padrenuestros al hilo dejan muy relajado y alguno se cree que eso es el cielo.
• Ramón de Campoamor decía que «hay cosas que dejan en los labios la miel y pican en el
corazón». Yo digo que hay que ir con cuidado, pues hay gente que escribe muy bien lo mal que
piensa.
• San Juan de la Cruz tiene los pies en el suelo aunque tenga en el cielo la ambición, y eso lo hace
distinto.
• Si la persona se encuentra consigo misma, ve que siempre tiene recursos para ser bueno, porque
Dios le ayuda.
• Si no lo entiendes es porque no le amas, si le amaras le comprenderías siempre.
• Siempre el hombre vale más que las cosas del hombre.
• Sobre una persona que piensa bien y malvive no tenemos por qué pensar que ha de tener
envenenados todos sus pensamientos.
• Sólo hay que creer lo que no podemos saber.
• Soy la persona más anormal de este mundo, pero siempre estoy apuntando a la normalidad de
las personas del mundo.
• Soy un aprendiz de cristiano, nada más.
• Tengo la manía de estar al corriente de las corrientes que corren.
• Una persona se define, no por lo que hace, sino por cómo reacciona ante lo que no puede hacer.
• Ver con ojos nuevos las cosas de siempre, eso logra el Señor en la Persona a través de un
Cursillo.
• Yo creo que las cosas sólo pueden arreglarse con el Evangelio o con «La Codorniz».

Documentos relacionados