barcelona - Alicia Sornosa

Comentarios

Transcripción

barcelona - Alicia Sornosa
VIAJES
Vuelta al Mundo en Moto
La Ruta de los
Exploradores Olvidados
Primera
Etapa
Salimos desde la celebración de las BMW
Riders en Formigal, rumbo a Barcelona.
Desde allí zarparíamos en un ferry hasta
Civitavecchia, (Italia) y visitar las tierras
de uno de los pueblos más misteriosos,
los etruscos. La próxima etapa será desde Roma hasta Egipto pasando por Israel.
Miquel S
ilvestre y
Alicia So
cantral d
rnosa en
e ASM en
la
Barcelon
mensaje
a, empre
ría y tran
sa de
sporte q
los viajero
ue ay
s con los
envíos de udarán a
otras co
sas alred
neumátic
erdor de
os y
l mundo.
Alicia Sornosa
BARCELONA
La llegada a Barcelona fue tranquila, por carretera y comenzando
a ver como se comporta mi BMW F 650 GS, “Descubierta” cargada con las maletas
que 2TMoto me había montado y yo llenado con 100 kg más de peso . El camino,
por la autovía lo realicé con escoltas, delante Carlos Llabrés un gran amigo de
Mallorca que alquila motos y hace rutas en la isla a través de su empresa IMM
Rent & Tour, detrás Miquel Silvestre que viajaba lleno de orgullo tras el éxito de
la exposición de la primera parte de su documental sobre La Ruta de los Exploradores Olvidados titulado “Los Naúfragos de la Invencible” y su siempre amena
e interesante charla con magnificas fotos de sus viajes, todo en las BMW Riders
2011, en Formigal.
Pensando que los días que nos quedaban hasta embarcar hacia Italia serían
tranquilos, Barcelona se me antojaba como unas jornadas pre-viaje para terminar de organizar todo y repasar el equipaje, las cámaras de fotos, preparar el
ordenador...etc. Nada más lejos de la realidad, la cantidad de amigos que quisieron
despedirse o conocer a Miquel para que les dedicara su libro de viajes en moto
por África Un millón de piedras (Barataria) eran como una romería, día tras día
acabábamos por las tardes en el Bar Paddock de la Avenida Paralelo 92, un bar
de madera al estilo irlandés pero plagado de detalles de motos, no en vano lo
abrió el legendario piloto “el Bayeta” y ahora regenta Chelo, una liviana mujer, su
hermana, que nos facilitó los encuentros y las cervezas en su recoleta terraza
en plena acera. Miquel se despedía de amigos que yo conocía por vez primera,
personas implicadas en bonitos proyectos que tienen que ver con la solidaridad
y la ilusión que se siente sobre dos ruedas, como Eduard López Arcos de “Ride
to Roots”, un viajero que planea cruzar África y poder recaudar fondos para la
ONG Riders for Health, como Sergio Morchón “Doctor Jaus” otro viajero (www.
thelongwaynorth.com), un médico motero que acercó la vacuna de la gripe hasta
el brazo de Miquel en plena calle y muchos más que nos hicieron beber y brindar
hasta no poder más.
68 | AUTO AVENTURA 4X4
o por la Via
Alicia Rodand
o de los
Francígena, un
egrinación
caminos de per
ás antiguos
hasta Roma m
AUTO AVENTURA 4X4 |69
VIAJES
Vuelta al Mundo en Moto
que pasa con sus pasajeros, sus peticiones y quejas si las hay. Como no, una de
las preguntas directas en esta entrevista fue sobre el trato a las motocicletas.
Ellas están mimadas en la bodega, atadas y aseguradas con cinchas y cuñas para
que no se muevan ni golpeen unas con otras. Este tipo de ferrys son utilizados por
muchos motoristas para llegar a islas como Cerdeña, además de llegar hasta a
Italia en la época estival. Como dijo Anna, las vacaciones de muchos comienzan en
este Grimaldi, por lo que la atención al pasajero se extrema y cuida con delicadeza.
Dos días con su noche es lo que se tarda en llegar de nuevo a tierra firme. Tras
las variadas comidas (por cierto con una calidad muy buena) en el autoservicio,
algunas horas de gimnasio y un relajante masaje en el spa, desembarcamos en
Civitavecchia, la tierra con forma de bota nos esperaba.
El resto del día lo dedicamos a varias cosas; Descubierta pasó por el concesionario de BMW Control 94, donde retocaron la altura de las tijas para que fuese más
fácil su manejo, visitamos a un nuevo patrocinador, Adidas Eyewear, que nos ofreció
varias monturas con sus cristales para este periplo de 18 meses alrededor del
mundo. Continental nos envió hasta Badalona sus TKC 80, neumáticos off road que
montaremos en el Cairo, al concesionario Neumáticos Zapata donde su dueño nos
ofreció herramientas necesarias para el cambio de las mismas. Visitamos a BDO,
una firma internacional de consultoría y auditores que patrocinan a Miquel desde
hace años y que dispone de un gran equipo humano (el que conocí durante una
pantagruélica comida). Gracias a un nuevo patrocinio ASM Mensajería Urgente,
no tuvimos que cargar aún más las motos. Debido a la amplia red internacional de
envíos de que dispone esta empresa española fundada en el 87, nos harán llegar
los neumáticos hasta Egipto donde los montaremos para atravesar África. Y
por fin, con todo preparado salimos hasta el puerto a embarcar las motos en el
ferry “Ciudad de Barcelona” de la empresa italiana Grimaldi que nos facilitó los
camarotes para ambos.
EN TUSCIA
EL FERRY
Con las motos cargadas hasta el límite y la
cabeza llena de ilusión y nervios llegamos al
embarque, allí nos esperaba alguien más Ignasi Calvo, otro amigo de Miquel que
nos regaló su libro “22 días, 11.111 km” sobre su experiencia en el Mongol Rally. Libro
que estoy consumiendo a grandes pasos, recomendable 100%.
Ya en la fila para entrar en la enorme tripa de acero del ferry la emoción de
comenzar un gran viaje me inundó. Miraba por el retrovisor y veía a Miquel charlando con el móvil en la mano, no se como podía hablar con nadie en estos momentos, supongo que cosas de haber recorrido más de 60 países sobre sus BMWs. Me
las había ingeniado para adelantar al resto de motoristas y colocarme la primera,
tenía ganas de entrar triunfante en el Ciudad de Barcelona, sin que nadie tapara
mi visión de la bodega y los operarios organizando el tráfico rodado. Motos en fila,
motores apagados, hora de subir a los camarotes.
El ferry de Grimaldi bien parece un crucero, es muy grande con tres alturas habitables, piscina con bar, zona para los canes, varios restaurantes, un self-service,
casino, zona de guardería, bares y la joya de la corona, una zona en la popa con un
magnifico spa y gimnasio. Tras entrevistarnos con Anna Checa, la Comisaria de
este gran barco, dispusieron un gran camarote en mejor zona y la invitación tanto
al gimnasio como el spa para nosotros. No nos podría habar salido mejor, comenzamos La REO (Ruta de los Exploradores Olvidados) con lujo y comodidad. Durante
la entrevista con Anna sobre su trabajo en el barco me di cuanta que es como un
gran hotel, más de cien personas a las que coordinar para que restaurantes, bares
y zonas de esparcimiento estén perfectas, la Comisaria tiene que saber todo lo
70| AUTO AVENTURA 4X4
en la fila de
Alicia Sornosa
y hacia
entrada del Fer
na
Italia. Barcelo
Civitavecchia
Llegamos pasadas las 20 horas, la noche
enseguida nos envolvió, conducir en Italia es
toda una aventura, pero de noche es algo más. Carretera hacia arriba, carretera
hacia abajo, con los coches pegados a la parte trasera y Miquel pendiente de mi
seguridad e integridad, encontramos un pueblecito. Un bar abierto y muchas
trattorias de las que se escapaba un delicioso olor a pizza hacían que mis tripas
se comenzaran a quejar. Lo primero, encontrar hotel. Vueltas y más vueltas y como
preguntando se llega a Roma, conseguimos que un amable italiano nos guiara con
su coche hasta un bed&breakfast entre la oscuridad de una carretera comarcal
sin una mala raya reflectante en sus orillas.
Miquel y yo vamos unidos con un cordón umbilical entre nuestros cascos.
Podemos hablar, avisarnos y hasta oír la respiración del otro siempre que no nos
separemos más de 100 metros. BMW Motorrad nos ha equipado la cabeza y es
una de las cosas que estoy agradeciendo cada vez que subo a Descubierta. El
navegador (de la marca alemana) nos guía y encuentra las gasolineras Shell que
se encuentran en nuestra ruta, así viajo segura y acompañada, incluso en estas
oscuras carreteras en las que los automóviles van como flechas, como si llegaran
tarde continuamente.
Negociamos el precio de la noche y nos ofrecieron una amplia habitación con baño
en una casita cercana a la del hotel. El camino de tierra hasta llegar a la misma
estaba bacheado y roto, pero el cansancio y el hambre pudieron más que el miedo
a caerme y los ánimos (siempre los tengo) de Miquel por el intercomunicador, me
hicieron subir del tirón y aparcar en la puerta. Bajamos a cenar. Pasta y carne con
ensalada, una botella de Brunello de Montalcino y mañana será otro día.
LA PRE-TOSCANA
Nos despertamos en el campo,
entre huertas y frutales, tierra húmeda la de esta zona, con olores conocidos del
mediterráneo y el bosque bajo. Pino, encinas, castaños de indias e higueras por
doquier; perales, manzanos y tomateras que me encargaba de esquilmar todas
las mañanas. Tierra rica en sabores la de la región de Tuscia con las ciudades de
Viterbo, Vetralla y Bomarzo. Una zona casi desconocida gracias a la importancia
de la exuberante Toscana, con la que linda. Pero esta tierra estaba llena de sorpresas que durante la siguiente semana íbamos a descubrir.
Los etruscos fueron un pueblo del que “nacieron” los romanos, no se sabe mucho
de ellos, pero eran inteligentes y muy organizados, navegaban, tenían muy presente
la muerte y fueron los primeros en canalizar el agua que en esta tierra brota casi
de cualquier lugar. Primera misión, descubrir alguna de las muchas necrópolis
que siembran esta zona. Y allí fuimos a la de Axia, impresiona el trabajo en piedra
a modo de cuevas con sepulcros en los bordes de un camino que baja al valle, es
una de las necrópolis más grandes y menos cuidadas que he visto. La vegetación
se ha hecho la dueña del lugar, helechos higueras, castaños y encinas lo cubren
todo con sus hojas, raíces y olor a madera húmeda. Debió ser impresionante esta
ciudad de los muertos de la que disponía este misterioso pueblo. Seguimos el
camino de barro y piedra y bajamos al valle, los ojos se tienen que acostumbrar a
la extensión de los cultivos que hacen que el horizonte tenga mil colores de verde.
Aquí todo tipo de verduras de “flor” como el brócoli son cultivadas y recolectadas.
La agricultura es la base de esta rica zona.
AUTO AVENTURA 4X4 |71
VIAJES
Vuelta al Mundo en Moto
LAS TERMAS ETRUSCAS
Otro de los legados de los etruscos son las termas. Aunque la mayoría están
comercializadas por hoteles-balneario, aún quedan algunas abiertas a cualquiera
que quiera meterse en este agua caliente y caliza que brota mágicamente del
manantial que las alimenta. El color blanco de la piedra hace que las piscinas
tengan un asombroso color turquesa. Los nativos que las usan canalizan el agua
para que llene unas u otras a su antojo, así todos contentos, hay agua caliente
para cada uno y sin aglomeraciones.
Anna Checa y Alicia en un momento de la
entrevista.
Abajo:
Calle del pueblo de Vetralla, en Tuscia, Italia
EL BOSQUE ENCANTADO
De la zona de Vetralla nos acercamos a Bomarzo, circular por estas carreteras
menos transitadas y con un asfalto negro y nuevo fue una gozada. Llevo la moto sin
las maletas laterales que he dejado en el hotel y es otra cosa. Me siento muy segura
y me envalentono en las curvas y subidas. La llegada a este pueblo suspendido en
una colina, entre Viterbo y Orte es magnifica. Desde aquí se ve perfectamente el
valle que tiene debajo, con frutales y huertas y mucho arbusto que nos avisa de
lo que vamos a encontrar: el bosque encantado, el Boque de Bomarzo. Tomamos
un pannini en el primer bar que vemos y una vez saciada nuestra hambre, bajamos
el pueblo por otra cuesta y llegamos a este misterioso lugar. Para entrar, 10€
por barba, no está nada mal, se nota que lo quieren cuidar. Este extraño lugar
está sembrado de enormes, gigantescas figuras que representan todo tipo de
excentricidades y espantos. La más conocida es la cara con la boca abierta de lo
que podía ser un ogro enfadado, pero hay de todo, elefantes, tortugas, jarrones y
vasijas de desmesuradas medidas, hombres gigantes luchando y orondas mujeres
de grandes pechos y monstruosas dimensiones. Una casa inclinada, un panteón,
jardines, fuentes y riachuelos están rodeados de vegetación. Todo tipo de árboles y
plantas y mucho, mucho laurel lo cubren todo. Este bosque es el sueño, la pesadilla,
de un condotiero (un mercenario) que tras la decadencia de su profesión debida a
los modernos ejércitos se retiró a su castillo con su amada, la noble Giulia Farnese.
La repentina muerte de su mujer hizo que se volviera un loco huraño y mandara
construir en 1550 este inquietante jardín a Pirro Ligorio, el arquitecto que terminó
la cúpula de la Basílica de San Pedro tras la muerte de Miguel Ángel.
HABEMUS PAPA
De Bomarzo nos dirigimos a un bello lugar por
uno de los caminos que los peregrinos utilizaban para llegar a Roma, la vía Francigena que recorría Francia, Austria y cruzaba los Alpes, es una ciudad con un casco
antiguo muy bien conservado, casi idílico, aquí queríamos encontrar las monedas
de la suerte de las que Carlos Rodríguez me había advertido por el Twitter. Estas
monedas (como a otras, en muchas civilizaciones a las monedas se les ha atribuido
el regalar suerte) se acuñaron en Viterbo, sede en 1257 de la curia romana.
Estaban en el palacio papal, al lado de la Catedral de San Lorenzo de esta
localidad, Viterbo de la que parece que un corcel con su jinete iba a salir de una
de sus adoquinadas calles en cualquier momento a rescatar a su doncella,
asomada a las típicas ventanas venecianas de apertura vertical y madera
cuidadosamente barnizada. En este palacio se celebró en 1268 uno de los
cónclaves más largos de la historia. La curia eclesiástica estuvo más de 34
meses sin llegar a un acuerdo sobre quien sería el siguiente pontífice. Tuvieron
que encerrarles bajo llave, después alimentarlos solo a pan y agua para más
tarde levantar los tejados y obligarles así, pasando hambre y frío, a llegar
a un acuerdo y elegir al siguiente Papa, que fue italiano para acabar con el
dominio francés en esos momentos.
Hicimos fotos, grabamos imágenes para el posterior documental que
prepara Miquel y nos fuimos de allí satisfechos con nuestro trabajo y un
día bien aprovechado. Al día siguiente deberíamos pasar por el mercado
de Viterbo, buscar la joya de esta tierra, la trufa y encontrar una manera
de cocinarla en el camping gas, tarea exclusivamente reservada para mí,
72 | AUTO AVENTURA 4X4
cas públicas
Termas Etrus
bo, muy
camino de Viter
rmas del Papi
cerca de las Te
Alicia r
ecolec
tando
manza
peras y
nas de
lo
s fruta
Tuscia
les de
usca
Necrópolis Etr
piedra
excavada en la
cosa que me encanta. La trufa no estaba de temporada pero aún así conseguimos
que nos hicieran una demostración de cómo los perros la encuentran. El señor
Calmanti (Valium lo llama Miquel) nos enseñó los tiestos donde ha plantado los
árboles (encinas) que hacen simbiosis con el preciado hongo en tierras calizas y
que pretende llegar a cultivar, cosa que aún ningún mortal ha conseguido. Tras
la interesante charla sobre el tartuffo nero, nos regaló unos cuantos de estos
hongos, con los que por la noche yo cocinaría la primera receta de este viaje.
De nuevo en el hotelito, nuestra casa cansados pero contentos. Me dispuse a
cocinar el tartufo con parmesano y huevos, sencillo a la vez que delicioso. Es un
manjar de dioses, pensé.
El tiempo en la Tuscia tocaba su fin, siguiente parada Roma. En la capital de
Italia nos alojamos en un camping a unos kilómetros de la ciudad monumental
“Seven Hills”. Por la tarde Miquel expuso en el Instituto Cervantes (sito en la Plaza
Nabona) su exitoso documental. Patrizia, de la Libreria Espagnola lo organizó
todo. Una mujer muy simpática y pizpireta que debió ser un bellezón en su época
(bueno, y lo sigue siendo). Tras el documental charlamos con las personas que se
acercaron a verlo, nos tomamos unas Nostro Azzurro (cerveza típica de aquí) y
partimos para el pequeño bungaló en el que pernoctamos. Al día siguiente visitamos la Iglesia de Gesú de los Jesuitas que es su cuartel general, para intentar
contactar con alguno que hablara español y diera nociones a Miquel sobre Pedro
Páez, el siguiente explorador que buscaríamos en Egipto. Por la noche, de nuevo
a un bar a tomar cerveza, esta vez a la tienda bistró de Paola Furlan, una amiga
suya, motorista y empresaria que nos invitó a cenar tras una tarde de speed date.
Eso consistió en reunir a varios hombres y mujeres que se colgaban una cartel
con un número y tenían 15 minutos para conocerse antes de pasar a la siguiente
cita. Divertido, pensé.
Tras vivir Roma y su caótico tráfico en el que aunque somos mayoría, las dos
ruedas no cuentan, ciudad en la que creí que si tenía un accidente sería por culpa
de otra moto, en la que faltaban los retrovisores para saber por donde te van a
pasar, a tres centímetros de las maletas, en la que todos tienen prisa, en la que no
se conduce, se pilota... nos dirigimos a Salerno. Allí nos espera un carguero (que no
un ferry ni un crucero) en el que conviviremos con su tripulación y carga durante
nueve días, totalmente incomunicados, hasta que lleguemos a Israel.
AUTO AVENTURA 4X4 |73

Documentos relacionados