descargar pdf

Comentarios

Transcripción

descargar pdf
ARTÍCULO ORIGINAL
Actualización en Nutrición Vol. 16 Nº 2 Junio de 2015: 41-50 ISSN 1667-8052
ISSN 2250-7183
ISSN
2250-7183 (en
(en línea)
línea)
CLÍNICA
GANANCIA DE PESO CORPORAL A PARTIR DE LA MENOPAUSIA
Y PERFIL ALIMENTARIO EN UNA MUESTRA DE MUJERES DE LA
CIUDAD DE BUENOS AIRES
BODY WEIGHT GAIN AFTER MENOPAUSE AND FOOD INTAKE
PATTERN IN A COHORT OF WOMEN OF THE CITY OF BUENOS AIRES
María Laura Rossi1, María Laura Oliva2, Celeste Squillace2, Lorena Belén2, María Beatriz Alorda2,
Laura Maffei3, María Elena Torresani4
1
2
3
Lic. en Nutrición. Docente adscripta de la 1º Cátedra de Dietoterapia del Adulto de la Carrera de Nutrición, Facultad de
Medicina, Universidad de Buenos Aires (UBA). Investigadora
en formación Proyecto UBACYT (Universidad de Buenos Aires
Ciencia y Técnica).
Lic. en Nutrición. Ayudante de la 1º Cátedra de Dietoterapia del
Adulto de la Carrera de Nutrición, Facultad de Medicina, UBA.
Investigadora en formación Proyecto UBACYT
Médica Endocrinóloga. Directora Médica de la Fundación para
la Investigación de Enfermedades Endocrino Metabólicas e
Investigación Clínica Aplicada (FIEEM-ICA). Ciudad de Buenos
Aires, Argentina.
4
Lic. en Nutrición. Dra. en Nutrición (UBA). Profesora adjunta de
la 1º Cátedra de Dietoterapia del Adulto de la Carrera de Nutrición, Facultad de Medicina, UBA. Directora de la Carrera de
Especialistas de Nutrición Clínica, UBA. Investigadora principal
acreditada y Directora Proyectos UBACYT
Correspondencia: María Elena Torresani
E-mail: [email protected]
Presentado: 01/05/15
Aceptado: 03/05/15
Conflictos de interés: ninguno que declarar. Las opiniones y conclusiones vertidas no representan la visión de la entidad que ha
financiado el proyecto.
RESUMEN
ABSTRACT
Introducción: la menopausia conlleva una ganancia del peso corporal no necesariamente relacionada con mayor ingreso calórico.
Objetivos: conocer la ganancia de peso corporal a partir de
la menopausia y su asociación con el perfil alimentario consumido por una muestra de mujeres adultas.
Materiales y métodos: estudio transversal observacional
realizado sobre una muestra no probabilística de 116 mujeres postmenopáusicas que asistieron por primera vez a la
consulta nutricional en un centro endocrinológico de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Variables: ganancia de peso
(en Kg), perfil alimentario según recordatorio de 24 hs, edad
menopausia (≤47 años; >47 años), años transcurridos en menopausia (<5 años; ≥5años), estado nutricional al inicio de
la menopausia (normal: IMC 18,5 a 24,9 Kg/m2; sobrepeso:
IMC 25,0 a 29,9 Kg/m2 y obesidad: IMC ≥30,0 Kg/m2), hábito
tabáquico y ejercicio físico programado. Se utilizó el Programa SARA-versión 1.2.12 para conocer consumo y SPSS 19.0
calculando medias, desvío estándar y rangos. Se calcularon
test de mediana, pruebas x2 o de Fisher y correlación de Pearson o Spearman según tamaño muestral. El nivel de significación estadístico se fijó en p<0,05.
Introduction: menopause leads to body weight gain, not
necessarily related to increased caloric intake.
Objectives: to determine dietary intake profile, body weight
gain from menopause and its association with calories consumed in a cohort of adult women.
Methodology: observational cross-sectional study conducted
on a sample initial non-probabilistic 116 postmenopausal women who attended for the first nutritional consultation endocrinological or in a center of the City of Buenos Aires. Variables:
weight gain (in Kg), food profile as reminder of 24 hs, age
menopause (≤47 years; >47 years), years in menopause (<5
years; ≥5 years), nutritional status at the beginning of the menopause (normal: BMI 18,5 to 24,9 Kg/m2; overweight: BMI
25,0 to 29,9 Kg/m2 and obesity: BMI ≥30,0 Kg/m2), smoking
and physical exercise scheduled. The program was used SARAversion 2.1.12 for consumption and SPSS 19.0 by calculating
average, standard deviation and ranges. We calculated median
test, tests or x2 of Fisher and correlation of Pearson or Spearman as sample size. The level of statistical significance was set
at p<0,05.
41
Actualización en Nutrición Vol. 16 Nº 2 Junio de 2015: 41-50 ISSN 1667-8052
Resultados: el 74,1% de la muestra (n=86) presentó ganancia de peso corporal respecto de su peso habitual al momento
de la menopausia. La ganancia de peso promedio fue de 6,9
(DS=7,4) Kg. El consumo calórico de la muestra fue de 1.366
(DS=491) kcal/día, no alcanzando la mayoría las recomendaciones energéticas de carbohidratos, calcio y fibra dietética.
En general fue alto el consumo de grasas totales, saturadas
y colesterol en relación al aporte calórico. De las mujeres
que ganaron peso, sólo del 11 al 22% superó la recomendación del aporte calórico según edad. La ganancia de peso
fue mayor en los primeros años de la menopausia (p=0,006)
y cuando las mujeres iniciaban esta etapa con sobrepeso u
obesidad (p=0,000). En el modelo de regresión final la ganancia de peso sólo presentó correlación inversa significativa con
los años transcurridos en menopausia (r= -0,370; p=0,000)
sin asociarse con el aporte calórico consumido (r= -0,30;
p=0,785) ni las demás variables estudiadas.
Conclusiones: la mayoría de las mujeres presentó ganancia
de peso corporal a partir de la menopausia, observándose en
los primeros años de la misma el mayor impacto del aumento
de peso. La ganancia ponderal fue independiente del consumo calórico realizado, no encontrándose asociación con el
resto de las variables estudiadas.
Palabras clave: menopausia, ganancia de peso corporal, perfil
alimentario.
Results: 74,1% of the sample (n= 86) presented body weight
gain with respect to their usual weight at the time of menopause. The average weight gain was 6,9 (DS=7,4) kg. The
caloric intake of the sample was 1366 (DS=491) kcal/day, not
reaching most of the energetic recommendations of carbohydrates, calcium and dietary fiber. In general, consumption
of total and saturated fat, cholesterol was high in relation
to caloric intake. For women who gained weight, only 11 to
22% exceeded the recommendation of the caloric intake according to age. The weight gain was greater in the early years
of menopause (p=0,006) and when the women started this
stage with overweight or obesity (p=0,000). In the final regression model weight gain only presented significant inverse
correlation with the years spent in menopause (r = -0,370;
p=0,000) without partnering with caloric intake consumed
(r= -0,30; p=0,785) nor the other variables studied.
Conclusions: the majority of women presented body weight
gain from menopause, being the greater impact of the increase in weight observed during the early years . The weight
gain was independent of the caloric consumption, no association was found with the rest of the variables studied.
Key words: menopause, body weight gain, foodprofile.
Actualización en Nutrición 2015; Vol. 16 (41-50)
Actualización en Nutrición 2015; Vol. 16 (41-50)
42
Rossi ML y col. Ganancia de peso corporal a partir de la menopausia y perfil alimentario / Artículo original
Actualización en Nutrición Vol. 16 Nº 2 Junio de 2015: 41-50 ISSN 1667-8052
INTRODUCCIÓN
La expectativa de vida media de las mujeres argentinas supera los 79 años1, identificándose en América
Latina la edad de la menopausia en 48,6 años por lo
cual la mujer transcurre aproximadamente un tercio
de su vida en postmenopausia2,3. Dentro del proceso
de envejecimiento, la etapa de la perimenopáusica
conlleva diferentes modificaciones en la composición
corporal de la mujer, destacándose la disminución de
la talla4 y el aumento de la masa grasa a expensas de
una ganancia de grasa abdominovisceral5,6,7.
Diferentes autores observaron que la menopausia
contribuye a modificar la distribución de grasa corporal independientemente de la edad y el estado nutricional previo8,9.
Varios trabajos sobre la salud de las mujeres menopáusicas han demostrado que el bienestar general
durante el período climatérico se relaciona altamente con un estilo de vida saludable que incluya una
alimentación equilibrada, el hábito de no fumar y el
ejercicio físico regular10,11. Sin embargo son pocas las
investigaciones llevadas a cabo en mujeres postmenopáusicas que reflejen la calidad global de la alimentación realizada en esta etapa12,13,14.
Las consecuencias de una malnutrición sobre el
desarrollo de determinadas enfermedades, especialmente las crónicas no transmisibles15, involucran un
análisis amplio del patrón alimentario, y en particular
sobre determinados nutrientes considerados críticos
en este período de la vida tales como el aporte calórico, cantidad y calidad de las grasas, sodio, calcio,
fósforo y fibra dietética.
Durante la postmenopausia y el envejecimiento
se reduce la absorción intestinal del calcio, lo que
condiciona el incremento de su movilización ósea por
acción de la parathormona. Se observó que cuando
aumenta el consumo dietario de este mineral se previene la depleción ósea que naturalmente sucede con
los años16. El fósforo también juega un rol fundamental en el metabolismo óseo y en el balance cálcico.
Se ha descripto que una ingesta elevada de fosfatos
favorece el desarrollo de osteoporosis, especialmente
cuando la ingesta de calcio es baja, siendo la proporción ideal para la formación ósea de 1 g de fósforo
por cada 2 g de calcio retenido17.
Con la finalidad de estudiar el área de la nutrición
en la población de mujeres adultas, nuestro equipo
de investigación desarrolla desde el año 2008, en el
marco de los Proyectos UBACYT (Ciencia y Técnica de
la Universidad de Buenos Aires), diferentes líneas de
acción en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en
el conurbano, cuyo objetivo principal ha sido analizar
el impacto nutricional sobre la salud ósea, la interacción con las patologías tiroideas, los factores de riesgo cardiometabólicos y la conducta alimentaria en las
mujeres cuando llegan a la etapa perimenopáusica.
Sobre la base del contexto anteriomente mencionado, el objetivo de este trabajo fue describir la
ganancia de peso a partir de la menopausia, estudiar
si la misma se relaciona con el perfil alimentario, y la
posible mediación de esta relación con otras variables
biológicas y el estilo de vida de las mujeres adultas.
MATERIALES Y MÉTODOS
Se realizó un estudio transversal y observacional
sobre una muestra no probabilística de mujeres menopáusicas beneficiarias de cobertura de medicina
prepaga, que recibieron asesoramiento nutricional
por primera vez en un centro endocrinológico de la
Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
El diseño consideró dos etapas: la primera estudiar la ganancia de peso ocurrida a partir de la menopausia llevada a cabo sobre 116 mujeres que a través de un muestreo consecutivo y por conveniencia
consintieron en participar del estudio. Se incluyeron
mujeres con menopausia natural que habían transcurrido por lo menos un año en amenorrea, según
criterios de la OMS18, y en quienes fuera posible la
medición del peso y la talla. Se excluyeron aquellas
que recibían terapia de reemplazo hormonal (TRH) y
las que durante el transcurso del último año previo al
estudio habían dejado de fumar y/o seguían una dieta restrictiva o habían participado en algún programa
de descenso de peso.
Sobre esta muestra inicial se efectuó en cada una
de las mujeres la valoración antropométrica de peso y
talla según técnicas estandarizadas y se indagó sobre
la variación de peso a partir de la menopausia, calculada por la diferencia entre el peso actual y el peso
habitual referido al momento de la menopausia.
La segunda parte del estudio abarcó a aquellas
mujeres que se vieron afectadas por el aumento
de peso corporal (n=86, considerada a ésta como
muestra final), estudiando los posibles factores asociados al mismo.
Para conocer el perfil alimentario se utilizó el método de recordatorio de 24 hs realizado por un Lic.
en Nutrición entrenado. Se incluyeron modelos visuales de alimentos para estandarizar el tamaño de las
porciones19. El consumo de alimentos recabado fue
ingresado al Programa SARA-versión 1.2.12 (Sistema
de Análisis y Registro de Alimentos) del Ministerio de
Rossi ML y col. Ganancia de peso corporal a partir de la menopausia y perfil alimentario / Artículo original
43
Actualización en Nutrición Vol. 16 Nº 2 Junio de 2015: 41-50 ISSN 1667-8052
Salud y Ambiente de la Nación Argentina, y se calculó
el aporte individual de calorías, macronutrientes (carbohidratos, proteínas y grasas), perfil de grasas (colesterol, ácidos grasos saturados, monoinsaturados y
poliinsaturados), consumo de fibra dietética, sodio,
calcio y fósforo. Se expresaron en kcal, g o mg/día
según corresponda.
A los fines de conocer los posibles factores predictores de la ganancia de peso, se estudiaron las
siguientes variables: edad de la menopausia (≤47
años; >47 años), años transcurridos en menopausia (<5 años; ≥5 años), estado nutricional al inicio
de la menopausia según índice de masa corporal
(IMC) considerando normal: IMC 18,5 a 24,9 Kg/
m2; sobrepeso: IMC 25,0 a 29,9 Kg/m2 y obesidad:
IMC ≥30,0 Kg/m2)20, hábito tabáquico y ejercicio
físico programado.
Para categorizar la variable edad de la menopausia se tomó como punto de corte 47 años, en base
a la postura de Ortega Cevallos et al. quienes consideran menopausia temprana cuando ocurre antes
de esta edad21. Respecto del tiempo transcurrido en
menopausia, se consideró menopausia inicial ≤5 años
y tardía >5 años, seleccionando este punto de corte
por producirse durante los primeros 2 a 5 años de
menopausia la mayor caída estrogénica y las principales manifestaciones clínicas según el Taller de los
Estadios del Envejecimiento Reproductivo de 2001
(STRAW, según sus siglas en inglés) y revisado en
2011 (STRAW + 10)22.
Se consideró hábito tabáquico según la OMS a la
práctica de consumir tabaco en el último mes en sus
diferentes formas y posibilidades, independientemente de la cantidad consumida, incluso un cigarrillo23.
El ejercicio físico se definió como la subcategoría
de actividad física programada, estructurada y repetitiva que responde a un fin en el sentido de mejorar
o mantener uno o más componentes de la forma física24. Se consideró una frecuencia de por lo menos
tres veces por semana de 50 a 60 minutos cada vez,
para alcanzar las recomendaciones mundiales dadas
por la OMS de un mínimo de 150 minutos semanales
de ejercicio aeróbico moderado25.
Se determinó la prevalencia de inadecuación de
la ingesta de nutrientes, utilizando las ingestas dietéticas de referencia y el requerimiento (IDR) teniendo
en cuenta promedio estimado (RPE) o ingesta adecuada (IA) según nutriente considerado, dadas por
la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos
(NAS)26,37 para el grupo etario de 31 a 51 años y mayores de 50 años.
44
Se consideró el porcentaje de la muestra con ingesta inadecuada a la proporción de mujeres cuyo
consumo se encontró por debajo (en el caso de
calorías, calcio y fibra) o por encima de la meta
(en el caso de calorías, grasas, colesterol, relación
calcio-fosforo) o la recomendación utilizada como
valor de referencia.
Análisis estadístico de los datos
Todos los análisis estadísticos se efectuaron con
software SPSS versión 15.0. Las variables cuantitativas se expresaron mediante media, desvío y rango.
Para comparación de medias, se utilizó (ANOVA) de
un factor, con posterior Test de Tukey, y correlación
de Pearson; alternativamente prueba de Kruskal
Wallis y test mediana según ajuste a supuestos. Para
las variables categóricas, frecuencia y porcentaje,
con pruebas x2 o de Fisher y correlación de Spearman. Se trabajó con nivel de significación <0,05 en
todos los casos.
Resguardos éticos
El Comité de Revisión Institucional (CRI) de la
Fundación donde se realizó la investigación aprobó
el protocolo del estudio. Antes de implementar el
trabajo de campo se obtuvo el consentimiento informado que se aplicó en los estudios sobre salud y
en todos los casos se respetó la confidencialidad de
los datos y la identidad de las mujeres entrevistadas.
RESULTADOS
Se estudiaron inicialmente 116 mujeres menopáusicas, auto-reportando ganancia de peso a partir
de esta etapa el 74,1% (n=86) y se conformó con
ellas la muestra final del trabajo.
En el Cuadro 1 se presentan los valores medios
de la muestra, siendo la edad promedio de 59,9±6,9
años y la edad de la menopausia 47,9±4,2 años. Al
inicio de esta etapa las mujeres refirieron un IMC medio de 28,1±4,6 kg/m2, presentando el 72,1% sobrepeso (n=39) u obesidad (n=23), sin encontrarse mujeres con bajo peso. La ganancia de peso promedio
auto-reportada fue de 6,9±7,4 Kg.
Rossi ML y col. Ganancia de peso corporal a partir de la menopausia y perfil alimentario / Artículo original
Actualización en Nutrición Vol. 16 Nº 2 Junio de 2015: 41-50 ISSN 1667-8052
inadecuación al calcio y fibra, en las de 50 años o
menos, la totalidad de la muestra presentó inadecuación a la fibra y el 89% inadecuación al calcio. El
60,5% tuvo una relación inadecuada entre el consumo de calcio y fósforo.
Caracterización
de la muestra
Media
(n=86)
DE Mínimo Máximo
Edad (años)
59,9
6,9
46
75
54
Edad de la
menopausia (años)
47,9
4,2
37
56
45
49
51
Tiempo transcurrido en menopausia
(años)
12,1
8,2
0
35
5
10,5
17,2
PrevaPerfil
Estándar
lencia
Media
DE
Mínimo
Máximo
alimentario
de referencia inadecuación (%)
IMC al inicio de la
menopausia
(kg/m2)
28,1
4,6
20,9
43,4
24,5
27,5
30,3
Aporte
calórico
(kcal/día)
1366 491
398
88,8
77,9
Ganancia de peso
a partir de la
menopausia (kg)
6,9
7,4
0,5
31,5
2,0
4,5
8,6
2880 1380 kcal±10%
(31-50 años)
1280 kcal±10%
(>50 años)
Carbohidratos (g/día)
144.8 63,8
13,6
412,9
45-65% del
VCT (*)
66,3
Proteínas
(g/día)
58,9 19,8
16,0
130,4
0,8g/kg/d (*)
66,3
Grasas
totales (g/día)
61,2 30,3
6,3
170,9
20-35% del
VCT (*)
72,1
Grasas saturadas (g/día)
19,3 10,3
2,4
52,9
< 7% del VCT
(**)
86
Grasas monoinsaturadas
(g/día)
20,7 11,9
1,6
64,0
Hasta 20% del
VCT (**)
-
Grasas poliinsaturadas
(g/día)
17,4 11,5
0,7
56,8
hasta10% del
VCT (**)
-
Colesterol
(mg/día)
176
98
11
490
< 200mg (**)
33,7
Fibra dietética
(g/día)
10,8
6.0
0,9
37,1
25 g (31-50
años)
21 g (>50 años)
(*)
100
93,5
Sodio (mg/día)
1217 972
206
6220 1.500 mg (31-50
años
1.300 mg (51 a
70 años) (***)
22,2
35
583 314
62
1764 1.000 mg (31-50
años)
1.200 mg (>50
años) (*)
88,8
93,5
Percentilos
P25
P50
P75
59,5 64,25
DE: desvío estándar.
Cuadro 1: Caracterización de la muestra, con valores
medios, DE y rangos.
En el Cuadro 2 se describe el perfil alimentario
para el total de las mujeres encuestadas. No se encontraron diferencias estadísticamente significativas
entre las que presentaron normopeso vs exceso de
peso corporal.
El promedio de kilocalorías consumidas fue de
1366±491 kcal/día (rango: 398,4-2880kcal/día).
Considerando los valores medios de la ingesta proteica en relación a la media del peso corporal, se obtuvo un consumo de 0,86 g de proteínas/kg/día. El
consumo promedio de carbohidratos fue de 145±64
g/día. En cuanto al consumo de grasas el promedio
de grasas totales consumidas fue de 61±30 g/día
y 19±10 g/día de ácidos grasos saturados (AGS).
Tanto la relación de ácidos grasos saturados vs
polinsaturados (AGS/AGP) como de ácidos grasos
monoinsaturados vs polinsaturados (AGM/AGP) se
aproximaron a 1 (1,09 y 1,18 respectivamente).
Al evaluar la prevalencia de inadecuación utilizando como referencia las tablas de IDR dadas por
la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos
(NAS) se obtuvieron los siguientes datos:
- El consumo calórico fue inadecuado para la
mayoría de la muestra (para el 89% de las mujeres
de 50 años o menos y para el 78% de las mujeres
mayores de 50 años). Sólo del 11 al 22% superó la
recomendación del aporte calórico según edad.
- El 86% de las mujeres presentó inadecuación
por exceso para los AGS y el 34% para el colesterol.
- Se observó una alta prevalencia de mujeres
con ingesta inferior al valor de referencia de calcio
(583±316 mg/día) y fibra (11±6 g/día). Mientras el
93,5% de las mujeres mayores de 50 años presentó
Calcio
(mg/día)
Relación
calcio/fósforo
2
1,4
1
12
≤ 1,5
60,5
DE: desvío estándar. kcal: kilocalorías.
(*) Dietary Reference Intakes (DRIs): Estimated Average Requirements, Food and Nutrition Board, Institute of Medicine, National
Academies. Dietary Reference Intakes for Energy, Carbohydrate,
Fiber, Fat, Fatty Acids, Cholesterol, Protein, and Amino Acids
(2002/2005); and Dietary Reference Intakes for Calcium and
Vitamin D (2011)27
(**) ATP III28
(***) Dietary Reference Intakes: Electrolytes and Water. Food
and Nutrition Board.Institute of Medicine. National Academy of
Sciences. USA. 2002, 200429
Cuadro 2: Perfil alimentario de las mujeres postmenopáusicas (n=86).
Rossi ML y col. Ganancia de peso corporal a partir de la menopausia y perfil alimentario / Artículo original
45
Actualización en Nutrición Vol. 16 Nº 2 Junio de 2015: 41-50 ISSN 1667-8052
En el Cuadro 3 se observan los valores medios
de la ganancia de peso en relación a cada una de
las variables estudiadas. La ganancia de peso fue
mayor en los primeros cinco años de la menopausia
(p=0,006) y cuando las mujeres iniciaban esta etapa
con sobrepeso u obesidad (p=0,000).
Muestra
(n=86)
Variables
estudiadas
Ganancia de peso
(en kg)
n
%
Media
DE
valor p
≥65 años
<65 años
21
65
24,4
75,6
7,2
6,8
8,3
7,1
0,84
Edad inicio
de la menopausia
≤47 años
>47 años
31
55
36,0
64,0
7,7
6,4
7,9
7,1
0,46
Años transcurridos en
menopausia
<5 años
≥5 años
20
66
23,3
76,7
10,8
5,7
9,2 0,006 (*)
6,4
Estado
nutricional al
inicio de la
menopausia
Normal
Sobrepeso
Obesidad
24
39
23
27,9
45,4
26,7
3,3
5,1
13,8
2,6 0,000 (*)
4,7
9,8
Ejercicio físico
programado
No
Sí
54
32
62,8
37,2
7,8
5,5
7,5
7,1
0,16
Hábito
tabáquico
Sí
No
27
59
31,4
68,6
7,7
6,6
10,3
5,6
0,53
Por encima
de las RDA
Adecuado
Por debajo
de las RDA
7
8
71
8,1
9,3
82,6
7,4
3,1
7,3
10,7
2,4
7,4
0,31
Edad
Aporte
calórico
r
p
Edad
-0,096
0,380
Edad inicio de la menopausia
0,069
0,529
Años transcurridos en menopausia
-0,370
0,000
Estado nutricional al inicio menopausia
0,124
0,256
Ejercicio físico programado
-0,091
0,405
Hábito tabáquico
-0,179
0,100
Aporte calórico
-0,030
0,785
r de Pearson – p< 0,05.
Cuadro 4: Análisis de correlación.
DE: desvío estándar.
(*) p significativo <0,05.
Cuadro 3: Valores medios de la ganancia de peso a partir
de la menopausia.
En el modelo estadístico final se observó una correlación inversa significativa entre la ganancia de
peso corporal y los años trascurridos en menopausia (r= -0.370; p=0,000). No hubo asociación entre
la ganancia de peso y el consumo calórico (r= -0.30;
p=0,785), ni con las demás variables estudiadas
(Cuadro 4).
46
Ganancia de peso a partir de la menopausia
(n = 86)
DISCUSIÓN
En este trabajo se indagó sobre la ganancia de
peso a partir de la menopausia. Se observó que la
misma se produjo en la mayoría de las mujeres inicialmente estudiadas (74,1%). Tales evidencias son
similares a las encontradas en investigaciones anteriores donde estudiamos el perfil antropométrico
de las mujeres perimenopáusicas y observamos que
aquellas postmenopáusicas (77%) aumentaron de
peso en forma significativa al comparar con las premenopáusicas (47%)6.
Varios autores demostraron que la menopausia se
asocia independientemente de la edad a un aumento del peso corporal. Wing et al. siguieron durante
3 años a 485 mujeres de Pennsylvania de mediana
edad (42 a 50 años) y observaron que la ganancia
media de peso promedio fue de 2,25±4,19 kg durante ese período, habiendo ganado el 20% de la
población 4,5 kg o más. Cuando el análisis se limitó
al grupo de mujeres no fumadoras, la ganancia de
peso promedio durante los 3 años de seguimiento
fue de 2,12±4,05 kg11. En nuestro trabajo la media
de ganancia de peso fue de 6,9±7,4 kg y en las mujeres fumadoras de 7,7±10,3 Kg.
En una encuesta realizada por Basdevant et al. en
mujeres europeas postmenopáusicas, entre 52 y 58
años de edad, aproximadamente el 50% sostuvo un
aumento del peso corporal de al menos 4,5 kg durante la perimenopausia30.
A partir de los datos del Virgilio-MenopauseHealth Study se investigó en un estudio epidemiológico longitudinal italiano el efecto de la menopausia
sobre el peso corporal y la distribución de la grasa
corporal en 577 mujeres pre, peri y postmenopáusicas. Tras ajustar por edad, se encontró que el IMC
fue significativamente mayor en el grupo de perime-
Rossi ML y col. Ganancia de peso corporal a partir de la menopausia y perfil alimentario / Artículo original
Actualización en Nutrición Vol. 16 Nº 2 Junio de 2015: 41-50 ISSN 1667-8052
nopáusicas y postmenopáusicas que en las mujeres
premenopáusicas31.
Sin embargo, dado que el peso corporal aumenta con la edad en ambos sexos32, en la mujer aún
no está claro y se discute si la tasa de aumento se
encuentra influenciada por la edad, la ocurrencia de
la menopausia o ambos factores33,34,11, documentándose que por cada década transcurrida en la mujer
adulta se incrementa significativamente la prevalencia de sobrepeso y obesidad35. El Women´s Health
Study (HWS) sugiere que el aumento de peso no es
una consecuencia de la transición menopáusica, sino
de la edad36.
En un reciente trabajo retrospectivo desarrollado
en 574 mujeres caucásicas españolas después de la
menopausia, se observó cómo el IMC aumentó significativamente con la edad y el tiempo transcurrido
desde la menopausia37. Estas cifras fueron confirmadas por estudios anteriores que demostraron correlaciones directas significativas entre el aumento del
IMC, la edad y el tiempo desde el inicio de la menopausia38,39. En nuestro estudio, por el contrario,
se observó que la ganancia de peso era mayor en
los primeros años de la menopausia. De este modo,
aquellas mujeres que transcurrieron menos de 5 años
en esta etapa presentaron significativamente mayor
ganancia de peso en comparación con las que transcurrieron más de 5 años en menopausia (p=0,006).
A su vez, aquellas mujeres que iniciaron esta etapa
biológica con sobrepeso u obesidad fueron significativamente las que más peso ganaron a partir de la
menopausia (p=0,000).
Al comparar el perfil alimentario de las mujeres
menopáusicas no se encontraron diferencias estadísticamente significativas según el aumento de peso,
por lo cual los resultados y la discusión de los mismos
se presentan para el conjunto de la muestra.
En este trabajo no se asoció el mayor aporte calórico o la ingesta de alimentos ricos en grasas con
mayor ganancia de peso a partir de la menopausia.
Pocos estudios han evaluado los patrones dietéticos
de mujeres menopáusicas40. Los requerimientos nutricionales en esta etapa presentan características especiales. Una alimentación apropiada, el reordenamiento
lipídico y el ejercicio físico representan herramientas
importantes para disminuir y prevenir el aumento de
la morbimortalidad relacionada con la obesidad, los
eventos cardiometabólicos y la osteoporosis.
El patrón global de la alimentación no alcanza,
en términos generales, las recomendaciones energéticas respecto a las IDR (89% de las mujeres de 50
años o menos y 78% para las mujeres mayores de 50
años). Este grupo de mujeres consumió en promedio
1366±491 kcal/día, a diferencia del trabajo de Úbela et al. donde la ingesta fue excesiva (122% de las
IDR= 2540 ±24.9 kcal/día)41.
Al igual que en el trabajo de Rebolledo et al.
efectuado en mujeres chilenas42 se advierte, paradójicamente, que el bajo aporte calórico no condice
con el estado nutricional de la mujer en esta etapa.
Esto probablemente pueda deberse a que nuestra
población, perteneciente a un nivel socioeconómico medio-medio alto a pesar de no haber recibido
previamente asesoramiento nutricional, esté más
concientizada sobre la importancia del cuidado nutricional en este momento de su vida, siendo éste
un tema exhaustivamente tratado actualmente por
los medios de comunicación. Por otro lado, es posible que parte de esta inconsistencia también se
explique por la disminución del gasto energético de
reposo que ocurre con la edad9 y la menor tasa de
oxidación de grasas observadas en las personas con
sobrepeso u obesidad43.
Respecto del calcio, el 88,8% de la muestra de
50 años o menos presentó inadecuación, al igual que
el 93,5% de las mujeres mayores de 50 años, según
las recomendaciones actuales de calcio consensuadas
por el Institute of Medicine de Estados Unidos en el
año 201137.
No se observó consumo proteico en exceso, presentando el 66,3% de las mujeres un consumo inadecuado respecto de las IDR. El consumo de sodio aportado por los alimentos fue inadecuado para el 22,2 al
35% de las mujeres según la edad. Cabe aclarar que
debido a las dificultades técnicas para evaluar la cantidad de sal agregada a las preparaciones, solamente
se consideró el sodio aportado por los alimentos naturales y aquellos industrializados.
Finalmente respecto del estilo de vida de la muestra, observamos que el 31,4% presentó hábito de
fumar y sólo el 37,2% practicaba ejercicio físico programado. Sin embargo, no encontramos asociación
significativa entre este estilo de vida y la ganancia de
peso corporal a partir de la menopausia.
Posibles limitaciones del estudio
Se mencionan a continuación las posibles limitaciones del estudio:
- Por tratarse de un trabajo de diseño transversal, para obtener la variable ganancia de peso, el
peso habitual al momento de la menopausia debió
ser auto-reportado por la paciente. Sin embargo,
Rossi ML y col. Ganancia de peso corporal a partir de la menopausia y perfil alimentario / Artículo original
47
Actualización en Nutrición Vol. 16 Nº 2 Junio de 2015: 41-50 ISSN 1667-8052
se encuentra validado en diferentes investigaciones
epidemiológicas la utilización de datos antropométricos de peso y talla referidos por el encuestado44,45.
Por otra parte, si bien el diseño transversal permite
describir y conocer cuál es el perfil alimentario actual de las mujeres que ganaron peso luego de la
menopausia, la mayoría de los consumidores adultos, salvo que exista una intervención al respecto,
mantiene hábitos alimentarios arraigados a través
de los años.
- La medición de la circunferencia de la cintura hubiera permitido conocer en forma más exhaustiva la
distribución de la grasa corporal de la muestra y relacionar a posterior con el perfil alimentario consumido.
- Podría haber existido dentro de la muestra la
tendencia a la sobrestimación o subestimación de
las porciones de alimentos consumidos, considerada
a esta actitud dentro de las principales fuentes de
error en los métodos de recordatorio. Sin embargo,
actualmente no hay un ajuste normal para la corrección del sesgo de sub-registro, siendo el uso de los
recordatorios de 24 hs en las encuestas de población de gran tamaño, el mejor método disponible y
validado para tal fin46,47,48.
- Respecto del análisis de posibles factores predictores de la ganancia de peso, no fueron analizadas
en este trabajo otras variables que pudieran interferir,
tales como la actividad física espontánea, como son
los trabajos domésticos, extra‐domésticos, particularmente aquellos que exigen mayor esfuerzo físico
y recreación al aire libre. Además de otros síntomas
relacionados con diferentes etapas de la menopausia,
como la ansiedad, el estrés y la depresión.
- Por último, son necesarios futuros estudios de
mayor envergadura para constatar estos hallazgos.
Debido al acotado tamaño muestral, los resultados
aquí obtenidos sólo representan tendencias que no
deben extrapolarse a las mujeres adultas en general.
CONCLUSIONES
La mayoría de las mujeres estudiadas presentó ganancia de peso corporal a partir de la menopausia.
Al inicio de esta etapa biológica, el peso corporal
ya se encontraba aumentado en el mayor porcentaje
de la muestra.
La ganancia de peso corporal se correlacionó en
forma inversa con el tiempo transcurrido en menopausia, siendo en los primeros años donde se observó el
mayor impacto del aumento del peso corporal. Éste
fue independiente del consumo calórico realizado. No
hubo asociación con las demás variables estudiadas.
48
El perfil alimentario de las mujeres se caracterizó
por un alto consumo de grasas en proporción al valor
calórico consumido, no alcanzando la mayoría de la
muestra las recomendaciones energéticas, de carbohidratos, calcio y fibra dietética.
Se deberá educar con el fin de controlar el consumo de grasas, dado que la mayoría de las mujeres
presenta sobrepeso u obesidad y un alto consumo de
este macronutriente.
Se sugiere implementar en la mujer adulta estilos
de vida saludables que permitan contrarrestar o minimizar la ganancia de peso corporal reportada a partir
de la menopausia, con el consiguiente aumento del
riesgo cardiometabólico.
Agradecimientos
Este trabajo forma parte del Proyecto UBACYT
(2010-2012) “Impacto nutricional sobre los factores de riesgo más prevalentes en mujeres pre y
postmenopáusicas”, subsidiado por la Universidad
de Buenos Aires. Agradecemos la predisposición y
buena voluntad de las pacientes que hicieron posible su realización.
REFERENCIAS
1. World Health Statistics 2010. World Health Organization
2010.
2. Blumel JE, Chedraui P, Calle A, et al. Age at menopause in
Latin America. Menopause 2006; 13 (4): 706-712.
3. Torresani ME. Asociación entre riesgo cardiovascular y consumo de licopeno en mujeres pre y postmenopáusicas. ALAN
2009; 59(2): 120-127.
4. Torresani ME, Oliva ML, Rossi ML, Echevarría C, Maffei L. Pérdida de talla y factores de riesgo para osteoporosis en mujeres
adultas. Actual. Osteol. 2012; 8(1): 9-18.
5. Blümel JE, Cruz MN, Aparicio NJ. La transición menopáusica:
fisiopatología, clínica y tratamiento. Rev. Chil. Obstet. Ginecol. 2000; 65(3): 215-220.
6. Torresani ME, Oliva ML, Echevarría C, Rossi ML, Maffei L. Perfil
antropométrico de mujeres perimenopáusicas. Spanish Journal of Community Nutrition 2007; 13 (1): 6-10.
7. Lovejoy JC. The menopause and obesity. Prim. Care Clin. Office Pract. 2003; 30 (2): 317-325.
8. Ijuin H, Douchi T, Oki T, Maruta K, Nagata Y. The contribution
of menopause to changes in body fat distribution. J. Obstet.
Gynaecol. Res. 1999; 25: 367-372.
9. Poehlman ET, Toth MJ, Gardner AW. Changes in energy balance and body composition at menopause: a controlled longitudinal study. Ann. Intern. Med. 1995; 123: 673-675.
10. Gutherie JR, Smith MA, Dennerstein L, Morse C. Physical activity and the menopause experience a sectional study. Maturitas 1995, 20:7180.
11. Greene J, Visser AP. Longitudinal studies. Maturitas 1992,
14:157-160.
Rossi ML y col. Ganancia de peso corporal a partir de la menopausia y perfil alimentario / Artículo original
Actualización en Nutrición Vol. 16 Nº 2 Junio de 2015: 41-50 ISSN 1667-8052
12. Vidal MC, Farré R. Anthropometric assessment of nutritional
status and estimate of iron and vitamin C intake in postmenopausal women and men over 45 years of age. Nutr Hosp
2001; 16:162-169.
13. Rico H, Canal ML, Mañas P, Lavado JM, Costa C, Pedrera JD.
Effects of caffeine, vitamin D, and other nutrients on quantitative phalangeal bone ultrasound in postmenopausal women.
Nutrition 2002; 18:189-193.
14. Schoppen S, Carbajal A, Pérez Granados AM, Vivas F, Pilar Vaquero M. Food, energy and macronutrient intake of postmenopausal women from a menopause program. Nutr. Hosp.
2005, 20 (2):101-109.
15. Krauss RM, Eckel RH, Howard B, et al. AHA Dietary Guidelines:
revision 2000: a statement for healthcare professionals from
the Nutrition Committee of the American Heart Association.
Circulation 2000, 102:2284-2299.
16. Nordin BEC. Calcio y osteoporosis. Nutrición. 1997; 13: 664686.
17. López L, Suárez M. Fundamentos de Nutrición Normal. El Ateneo. 2002: 252-255.
18. World Health Organization. Report of a WHO Scientific Group:
Research on the Menopause in the 1990's. Geneva, Switzerland: World Health Organization; 1996. WHO Technical report
Series 866.
19. Vázquez MB, Witriw AM. Modelos visuales de alimentos & tablas de relación peso/volumen. Buenos Aires. 1º Ed. Octubre
de 1997.
20. Clinical guidelines on the identification, evaluation and
treatment of overweigth and obesity in adults. NIH Publication
Nº 98. 1998.
21. Ortega Ceballos PA, et al. Factores reproductivos y de estilos
de vida asociados con menopausia temprana en mujeres mexicanas. Salud Pública Méx. 2006; 48 (4): 300-307.
22. Harlow SD, Gass M, Hall JE, Lobo R, et al. Resumen ejecutivo del taller de los estadios del envejecimiento reproductivo
+ 10: abordaje de un objetivo inconcluso en la estadificación
del envejecimiento reproductivo. Revista del Climaterio 2012;
15(86):97-108.
23. World Health Organization (WHO). World Health Organization
report on the global tobacco epidemic. The MPOWER package. (Internet 2008). Citado: 19 de septiembre de 2013. Disponible en: http://www.who.int/tobacco/mpower/mpower_spanish.pdf.
29. Dietary Reference Intakes: electrolytes and water. Food and
Nutrition Board. Institute of Medicine. National Academy of
Sciences. USA. 2002, 2004.
30. Basdevant A, Elia D, Demyttenaere K, et al. The effects of
hormonal and life events on body mass index: a study in
European women aged 52-58 years. Ref. Gynecol. Obstet.
1993; 1: 542-547.
31. Pasquali R, Casimirri F, Labate AM, Tortelli O, Pascal G, Anconetani B, et al. Body weight, fat distribution and the menopausal status in women. The VMH Collaborative Group. Int. J.
Obes. 1994, 18(9):614-621.
32. Rolland Cachera MF, Cole TJ, Sempe M. Tichet J, Rossignol C,
Charraud A. Body mass index variations: centiles from birth to
87 years. Eur. J. Clin. Nutr. 1991; 45: 13-21.
33. Akahoshi M, Soda M, Nakashima E, et al. Effects of menopause on trends of serum cholesterol, blood pressure, and body
mass index. Circulation 1996; 94: 61-66.
34. Blümel JE, Castelo-Branco C, Rocangliolo ME, et al. Changes
in body mass index around menopause: a population study of
Chilean women. Menopause 2001; 8: 239-244.
35. Flegal KM, Carrol MD, Kuczmarki RJ. Overweight and obesity
in the United States: prevalence and trends, 1960-1994. Int. J.
Obes. Relat. Metab. Disord. 1998; 22: 39-47.
36. Crawford SL, Casey VA, Avis NE, McKinlay SM. A longitudinal
study of weight and the menopause transition: results from
the Massachusetts Women’s Health Study. Menopause 2000;
7: 96-104.
37. Cuadros JL, Fernández Alonso AM, Cuadros AM, Chedraui P,
Pérez López. Body mass index and its correlation to metabolic
and hormone parameters in postmenopausal Spanish women.
Gynecological Endocrinology 2011; 27(9): 678-684.
38. Guthrie JR, Dennerstein L, Dudley EC. Weight gain and the
menopause: a 5-year prospective study. Climacteric 1999; 2:
205-211.
39. Akahoshi M, Soda M, Nakashima E, Tominaga T, Ichimaru S,
Seto S, Yano. The effects of body mass index on age at menopause. Int. J. Obes. Relat. Metab. Disord. 2002; 26: 961-968.
40. Barrera P. Nutrición y menopausia: enfoque. Rev. Col. Menop.
1998; 4:7-15.
41. Úbeda N, Basagoiti M, Alonso Aperte E, Varela Moreiras G.
Hábitos alimentarios, estado nutricional y estilos de vida en
una población de mujeres menopáusicas españolas. Nutr.
Hosp. 2007; 22(3):313-321.
24. Warburton DE, Katzmarzyk PT, Rhodes RE, Shephard RJ.
Evidence-informed physical activity guidelines for Canadian
adults. Applied Physiology Nutrition and Metabolism 2007;
32: 16-68.
42. Rebolledo A, Vázquez M, Del Canto B, Ruz M. Evaluación de la
calidad y suficiencia de la alimentación de un grupo de mujeres de la región metropolitana de Chile. Rev. Chil. Nutr. 2005;
32(2):118-125.
25. World Health Organization (WHO). The health benefits of physical activity in developing countries (2005).
43. Carrasco F, Reyes E, Núñez Ch, Riesermman K, Rimler S, Sánchez G, et al. Gasto energético de reposo medido en obesos
y no obesos: comparación con la estimación por fórmulas y
ecuaciones propuestas para la población chilena. Rev. Med.
Chile 2002; 130: 51-60.
26. Dietary Reference Intakes (DRIs): estimated average requirements, food and nutrition board. Institute of Medicine, National Academies. Dietary reference intakes for energy, carbohydrate, fiber, fat, fatty acids, cholesterol, protein, and amino
acids (2002/2005).
27. Dietary Reference Intakes (DRIs): estimated average requirements, food and nutrition board. Institute of Medicine, National Academies. Dietary reference intakes for calcium and
vitamin D (2011).
28. Third Report of the National Cholesterol Education Program
(NCEP). Expert panel on detection, evaluation and treatment
of high blood cholesterol in adults (Adult Treatment Panel III)
Final Report. Circulation 2002; 106: 3143-3241.
44. Shin D, Song W. Validity of BMI calculated from self-reported
height and weight of men and women in United States: National Health and Nutrition Examination Survey 2005-06. J. Am.
Diet Assoc. 2011; 111 (9) Suppl: A10.
45. Gondim M, D´Aquino M, Brandao P. Validity of self-reported
weight and height: the Goiania Study, Brazil. Rev. Saude Publica 2006; 40:1-7.
Rossi ML y col. Ganancia de peso corporal a partir de la menopausia y perfil alimentario / Artículo original
49
Actualización en Nutrición Vol. 16 Nº 2 Junio de 2015: 41-50 ISSN 1667-8052
46. Serra Majem L, Morales D, Domingo C, Caubet E, Ribas L, Nogués RM. Comparación de dos métodos de valoración de la
ingesta de alimentos y nutrientes: recordatorio de 24 horas y
cuestionario de frecuencia semicuantitativo. Med. Clin. (Barc)
1994; 103: 652-656.
50
47. Block G, Wakimoto P, Jensen C, Mandel S, Green RR. Validation of a food frequency questionnaire for Hispanics. Prev.
Chronic Dis. 2006; 3: A77.
48. Novotny JA, Rumpler WV, Riddick H, Hebert JR, Rhodes D,
Judd JT, Baer DJ, McDowell M, Briefel R. Personality characteristics as predictors of underreporting of energy intake on 24hour dietary recall interviews. J. Am. Diet Assoc. 2003; 103:
1146-1151.
Rossi ML y col. Ganancia de peso corporal a partir de la menopausia y perfil alimentario / Artículo original

Documentos relacionados