Ropa limpia Oración

Comentarios

Transcripción

Ropa limpia Oración
angelus 17–18/2012
cuestión religiosa www.cathberne.ch/mcebienne • 9
Ropa limpia
Fijaos en los que tienen hambre, en los
que están desnudos,
en los necesitados de
todo, en los peregrinos,
en los que están presos. Todos éstos serán
los que os ayudarán a
sembrar vuestras obras
en el cielo... La cabeza,
Cristo, está en el cielo,
pero tiene en la tierra
sus miembros. Que el
miembro de Cristo dé
al miembro de Cristo;
que el que tiene dé al
que necesita. Miembro
eres tú de Cristo y tienes que dar, miembro
es él de Cristo y tiene
que recibir. Los dos
vais por el mismo camino, ambos sois compañeros de ruta.
Desde hace unos años se dice: «La arruga
es bella». Esa frase la dijo Adolfo Domínguez, un diseñador de moda que se hizo conocidísimo con ese slogan. Cada uno tiene
sus opiniones, pero yo prefiero la ropa bien
planchada…
Es por eso que quiero pasar, como ya es mi
costumbre, de las cosas normales a las cosas
más espirituales: el alma, nuestra vida y nuestro ser como cristianos, nuestra vida como hijos de Dios o nuestra relación con Él.
Cuando yo veo un cesto de ropa limpia me
alegra, pero siempre creo que le falta darle el
«estirón».
Recuerdo una historia que me contaron cuando era más joven. Decía que había un hombre
que no había hecho nada malo durante toda
su vida y cuando le llegó la muerte se presento
ante Dios y le dijo: «Señor, mira mis manos,
están completamente limpias. No he hecho
nada malo en toda mi vida». A lo que Dios
le respondió: «Sí, es cierto, están limpias, pero
están vacías».
Es muy frecuente que se oiga eso de yo no
hago nada malo, yo no tengo pecados. Y con
esto nos quedamos tan satisfechos. Nuestra
vida como cristianos no se limita a no hacer
nada malo, Además hay que hacer algo bueno.
No nos podemos conformar con tener la ropa
lavada, hay que darle el retoque de la plancha.
Y mi pregunta es: Si en nuestra vida normal
somos así, ¿por que somos tan cicateros con
Dios? ¿Por qué nos limitamos a lo mínimo, y
a veces ni eso? ¿Es que Dios no se lo merece?
¿O es que sólo lo necesitamos cuando tenemos
alguna necesidad?
Pensad y reflexionad que creo que vale la pena.
Felices pascuas.
Sembrad siempre buenas obras
De los sermones de San Agustín, obispo
Sermón Morin 11, sobre las bienaventuranzas
Foto: amisabel quintero
Y en nuestra vida normal hay muchas situaciones en las que no sólo nos conformamos
con lo estrictamente necesario, sino que siempre ponemos un plus que nos parece lo normal. Un padre no se conforma con no pegar a
sus hijos o con no hacerles nada malo. Además
se ocupa de sus problemas, les ayuda en lo que
puede, se sacrifica por ellos. Un trabajador,
siempre hay excepciones, se puede ocupar de
que su trabajo sea bueno, de que sus jefes estén
contentos con él. Con nuestros amigos hacemos tres cuartos de lo mismo.
Sed ricos en buenas obras, dice el Señor.
Éstas son las riquezas que debéis ostentar,
que debéis sembrar. Éstas son las obras a las
que se refiere el Apóstol, cuando dice que
no debemos cansarnos de hacer el bien, pues
a su debido tiempo recogeremos. Sembrad,
aunque no veáis todavía lo que habéis de
recoger. Tened fe y seguid sembrando. ¿Acaso el labrador, cuando siembra, contempla
ya la cosecha? El trigo de tantos sudores,
guardado en el granero, lo saca y lo siembra.
Confía sus granos a la tierra. Y vosotros, ¿no
confiáis vuestras obras al que hizo el cielo y
la tierra?
Foto: machbel
El pobre camina agobiado; tú, rico, vas cargado. Dale parte de tu
carga. Dale, al que necesita, parte de lo que
a ti te pesa. Tú te alivias y a tu compañero
le ayudas.
Oración
Señor, Dios nuestro, que en la humildad y
sencillez de san Isidro, labrador, nos dejaste un ejemplo de vida escondida en ti, con
Cristo, concédenos que el trabajo de cada
día humanice nuestro mundo y sea al mismo tiempo plegaria de alabanza a tu nombre.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Documentos relacionados