20-22 persepolis.qxd

Comentarios

Transcripción

20-22 persepolis.qxd
Persépolis,
de Marjane Satrapi,
en versión animada
20
Una joven historietista iraní —francesa por adopción—, codirector y equipo dieron movimiento dibujado y voces célebres al cómic en el
que ella misma cuenta su vida, entre las convulsiones del país natal y su darkie
adolescencia de exiliada en Austria. Resultó un largometraje de celuloide
sensatamente fiel a la obra original que rozó Oscar y Globo de Oro, y donde
podemos descubrir, entre otras cosas, una suerte de Mafalda persa.
POR GUILLERMO FRANCO.
Q
ué opinaría Mafalda si frente a su mareado globo terráqueo le hubieran preguntado por el Irán del Sha? ¿Y por el de los
Ayatollah? ¿Se la imaginan forzada a usar velo
en el colegio? ¿Compraría con Felipe, en el mercado negro, el último long play de Iron Maiden? ¿Entendería que Almacén Don Manolo
vendía baratísimo porque estaba desabastecido? ¿Qué frases cuestionaría del Corán? ¿Susanita sabría decir cómo, cuándo y por qué desaparecían hijos de vecinos persas?
Los argentinos llevan medio siglo riendo y reflexionando con una niña de nombre Mafalda
(6), fanática de los Beatles, sagaz observado-
ra del mundo desde su monoambiental San
Telmo. ¿Cómo les caerá entonces, ahora, Marji (10), iraní de clase acomodada, simpatizante de ABBA y Iron Maiden, crítica de los gobiernos dictatoriales de su país y los fundamentalismos inhumanos pero también de las revoluciones veladas, las guerras fratricidas y los exilios suicidas?
¡Qué tentación hablar aquí y ahora de Persépolis, la obra surgida de la mano, el talento y
la memoria de Marjane Satrapi, referenciando
(y reverenciando) a la compatriota de aventuras gráficas más famosa! Aunque, a priori, haya dos grandes diferencias: Una, que Marji es
a la autora lo que Felipe (y no Mafalda, por una
cuestión de género) a Quino. Y dos, que le fue
mucho mejor en la pantalla grande a la iraní
que a la argentina. Tanto que dejó de hablarse
de Abbas Kiarostami (El sabor de la cereza),
Samira Majmalbaf (La manzana) y toda aquella fruta que supieron saborear en su momento los comederos cinéfilos internacionales.
“Mientras el cómic estadounidense de superhéroes se ha convertido en la reserva imaginativa del cine comercial, en Europa una
nueva corriente reivindica la vigencia creativa y cultural del medio desde una perspectiva de autor. La autobiografía y la historieta de trasfondo social son los caminos emprendidos por estos nuevos creadores”. Jaume Vidal, El País.
Marjane Satrapi
En el principio, a cuadritos, en papel, corrió tinta, fue el cómic. Cuatro tomos desde Reza Pahlevi hasta el régimen chiíta, donde Marjane Satrapi (Rasht, Irán, 1969), estudiante de Bellas
Artes en Teherán, exiliada en París desde 1994,
descargó toda la bronca & la nostalgia & la pena & la angustia & la alegría & la desesperación
& la sapiencia que decantó en su ser el crecer
en el seno de una familia islamista moderada,
entre gobiernos islamistas recalcitrantes. ¡Nena no, no y no!
Esto dijeron los españoles cuando Norma Editorial publicó los libros en castellano:
“Con esta obra, la ilustradora iraní Marjane Satrapi ha logrado demostrar de un plumazo que
el cómic es capaz —como lo pueden ser la literatura o el cine— de reflejar con crudeza los
episodios menos dulces de la historia. (...) Lo
demoledor de sus textos y de sus dibujos en
la denuncia del fundamentalismo religioso no
envidia en nada a las páginas de Los versos
satánicos (de Salman Rushdie) o Hijos de nuestro barrio (de Naguib Mahfuz)”. Borja Hermoso, El Mundo.
Marji, lúcida, precoz,
valiente, tiene diez
¿Cómo les caerá Marji, iraní
años cuando sueña
de clase acomodada,
con ser la última
simpatizante de ABBA y Iron
profeta, conversa
imaginariamente con
Maiden, crítica de los gobiernos
Dios y con Marx, y
dictatoriales de su país y los
disfruta el olor a rofundamentalismos inhumanos
sas que emana de
pero también de las
los pechos de su
revoluciones veladas?
querida
abuela.
Muere por zapatillas
importadas y lleva,
definitivamente a París, ya no tiene edad sibordadas en la espalda de su campera, aqueno pasado inestable, presente incierto y futullas palabras que a todos nos gustan: “Punk
ro inseguro.
is not dead”.
Tiene catorce, en cambio, cuando —informada de las restricciones a las libertades individuales— pone a la profesora de historia en vereda refrescándole la historia no oficial; y caEnviada por Francia a competir sin suerte por
torce y un día cuando, atemorizados por las
el Globo de Oro “extranjero” y por el Oscar a
represalias, sus padres la exilian por primera
la película de animación, pero presentada con
vez en Austria. Para cuando emigra nueva y
21
Quien, fugazmente, crea ver en Marjane Satrapi
una adoratriz ciega del “primer mundo occidental”, que se auto-distancia de su cultura natal rechazando por completo el modo de vida “oriental y mahometano”, tendrá que ajustar el foco.
Marjane solo repele los extremos, los fanatismos
que promueven y justifican recortes de libertades
individuales y derechos humanos; en Teherán,
Viena, París o Nueva York. Y eso se encarga de
aclarar en entrevistas que respondió para la promoción del film.
Más allá de la dura catarsis personal que significó
para ella contar lo que cuenta en el cómic Persépolis, y volver a refrescarlo al encarar la película,
Marjane se planteó lograr que “el público occi-
dental” considere “a los iraníes como seres humanos, y no como una noción abstracta, no como fundamentalistas islámicos, terroristas, eje
del mal”. “No olvidemos que las primeras víctimas del fundamentalismo son los iraníes mismos”, recalca Satrapi.
Y sigue cuidando que su obra no sea utilizada con
fines propagandísticos de intereses ajenos al de
su propio pueblo. Se asegura que la historietista
rechazó platudas ofertas para ceder la opción de
realizar una versión de Persépolis made in Hollywood. “Cuando escribes una historia como ésta,
conlleva una responsabilidad, no se puede tomar
a la ligera (…) Yo creo que esto en manos de los
estadounidenses no sería una buena idea”, dice,
sin atisbo de titubeos.
Incluso, Marjane afirma
que siempre tuvo claro
esto: Cualquier adaptación cinematográfica de
su cómic tenía que hacerse con dibujos, porque
una versión con actores podría convertirla en una
de esas típicas películas sobre lugares “exóticos”
en las que el casting trata, infructuosamente, de
captar caras conocidas pero parecidas a los personajes y todo se convierte en una caricatura,
dicho esto en el desvalorizante sentido de la palabra, que nada tiene que ver con el buen arte
del dibujo.
POR IVÁN LOMSACOV
22
aplausos, medalla y beso en Cannes 2007,
Persépolis cuenta —dato anecdótico— con
las voces ¡Oh la lá! de Chiara Mastroianni,
Catherine Deneuve y Gena Rowlands.
Esto dijeron los españoles cuando Vértigo
Films la estrenó subtitulada en castellano:
"Didáctica y tierna, trágica y emocionante,
realista y mágica, cómica y atroz, todo a un
tiempo”. Javier Ocaña, El País.
"La conversión del tebeo en película no altera la funcionalidad ni la gracia o espectacularidad del producto”. E. Rodríguez Marchante. ABC.
"Animación limpia y fiel al estilo de los libros pero aún así de gran inventiva (...)
Nunca sucumbe a lo previsible o lo sentimental”. Nando Salvá, Cinemanía.
Los cordobeses, sí los distribuidores se portan, podrán evaluar esta película que en Baires ya se estrenó. ¿(Re)Irán?
www.persepolislapelicula.es
www.sonypictures.com/classics/persepolis/
www.guiadelcomic.com/comics/persepolis.htm
Persépolis, como otras historietas de Marjane Satrapi, cuenta desde la matriz —con una
visión natural y fluidamente femenina— vivencias de un país donde, precisamente, ser
mujer es un dolor de ovarios. Y hace aflorar
a la iraní como un emblema de mujeres historietistas.
Aparentemente, las féminas que consumen
comics son bastante menos que los hombres
que lo hacen; y —como en el rock— las chicas que asumen protagonismo público en
este arte son visiblemente menos que los
muchachos. Sin embargo, las que son, las
que están, son mucho más que lo que hay:
resaltan por la calidad de su propuesta.
Su intuitiva capacidad de inside predispone
a las damas de manera especial para la síntesis que requiere narrar gráficamente. Y culturalmente más predispuestas que los machos a hablar de sí mismas sin grandes veladuras, las hembras que dibujan y escriben en
cuadritos han producido varios hitos del cómic autobiográfico, tan en boga por estos días, del costumbrismo de género y de la autocrítica de clase. Un par de ejemplos paradigmáticos nos pueden abrir el camino hacia
otras talentosas creadoras de historietas.
Bien cercano y ultra-expuesto es el caso de
Maitena, sus retratos —empáticos pero no
exentos de ironía— de mujeres de toda su
edad y su crónica de la guerra de los sexos
desde el campo de batalla, exportados a decenas de países.
Más lejana, pero acercada a nuestro país en los
años 80 por la revista Humo®, está —justamente—
una gran influencia de
Maitena: Claire Bretecher,
que inició la auto-flagela-
ción irónica femenino-feminista con los rollos
psicológicos y corporales de una princesa medieval llamada Celulitis. En Los Frustrados, Claire repartíó cachetazos humorísticos de mano
abierta y uñas largas a la burguesía intelectual
progresista de su país, a veteranos e hijos del
mayo francés. Y lo hizo en molinete desde el
centro del círculo. Con ponzoña que, si no mata, fortalece. Bretecher contagió poderosamente trazos y modos a muchas colegas mujeres,
pero también a exponentes masculinos y ni
tanto, como el alemán Ralf König y la pintura
de su aldea gay, el sarcástico sin límites galo
Vuillemin, y —por propiedad transitiva— nuestro Langer y sus latigazos sadomasocas a la
clase media argentina.
Desde Canadá surgió Julie Doucet, precozmente premiada autora de una obra auto testimonial casi punk, capaz de cuestionar todos
los esquematismos del sexismo, desde el machismo hasta un feminismo agriado, en álbumes como Si Yo Fuera Hombre.
En la nómina internacional podemos sumar
firmas como Annie Goetzinger, Chantal Montellier, Roberta Gregory, Alisa Kwitney, Jill
Thompson y varias más.
La selección nacional la podemos completar
con Gisella Dexter (heredera estilística de Hugo Pratt en los 50), Patricia Breccia (hija del
prócer Alberto), María Alcobre, Ana von Rebeur,
Petisuí, María Delia Lozupone, Clara Lagos, Carochinasky, Sole y alguna otra. Las tres últimas,
las más contemporáneas, trasparentan semanalmente su cotidianeidad de mujeres fuera
de la media en el blog Historietas Reales.
Y en Córdoba hay que irle poniendo ojo a la
sensibilidad de Mariana “La Pelada” Salina
—perla negra del grupo V de Viñeta— cuya capacidad autoral está en promisoria etapa de
maduración.

Documentos relacionados