LIBANO DE LOS FENICIOS, recopilación JR Jiménez

Comentarios

Transcripción

LIBANO DE LOS FENICIOS, recopilación JR Jiménez
LIBANO DE LOS FENICIOS, recopilación JR Jiménez,FCA-UNAM,MexicoDF
Los restos arqueológicos indican una ocupación a lo largo de la costa libanesa del mar
Mediterráneo en el periodo paleolítico, y hacia el 4000 a.C. la región había
desarrollado tanto la metalurgia como la cerámica. Hacía el 2500 a.C., la costa fue
colonizada por los fenicios, un pueblo marinero relacionado con los cananeos.
Sus ciudades-estado —que controlaban la mayor parte del territorio de lo que hoy es
Líbano— comerciaban con el antiguo Egipto y se convirtieron en florecientes centros
culturales bajo la influencia de Babilonia, adorando al dios Baal. Alrededor del 2000
a.C. Fenicia fue invadida por los amorreos, luego en el 1800 a.C. por los egipcios y
poco después por los hicsos, quienes lo unieron a sus dominios egipcios. Reconquistada
por los egipcios, permaneció como provincia dependiente hasta el 1400 a.C.
aproximadamente, cuando las incursiones hititas debilitaron la autoridad egipcia, y
hacia el 1100 a.C. era de nuevo un territorio independiente.
1
Tiro se convirtió en el principal estado de la Fenicia independiente y fue pionera en el
comercio marítimo de larga distancia. El matrimonio de Acab, rey de Israel y Jezabel,
una princesa de Tiro, muestra la fuerza de los lazos políticos entre Fenicia y el
antiguo Israel. La exploración fenicia permitió el establecimiento de colonias a lo
largo de todo el Mediterráneo, desde Útica y Cartago en el norte de África, hasta
Córcega y el sur de la península Ibérica (como Gades, la actual Cádiz), diseminando el
alfabeto semítico, que fue posteriormente adoptado por los griegos; los fenicios
circunnavegaron África e incluso comerciantes de Cartago llegaron a las islas
británicas. A pesar de todo, en el 867 a.C. Assurnasirpal II, rey de Asiria, forzó a las
ciudades-estado a pagar tributo y fueron dominadas por tropas asirias. Se rebelaron
varias veces y tras el fin del poder asirio en el 612 a.C., consiguieron salir airosos de
los intentos egipcios por reconquistar el área. Nabucodonosor II de Babilonia había
subyugado toda Fenicia excepto Tiro, lo que dio como resultado la bienvenida a
Persia cuando conquistó Babilonia en el 539 a.C. Fenicia pasó a ser una de las
provincias más importantes y ricas del Imperio persa.
Alejandro Magno conquistó Fenicia junto con el resto de Asia Menor; Tiro
finalmente cayó tras un largo asedio en el 332 a.C. El auge marítimo de la recién
fundada Alejandría obstaculizó el comercio fenicio y tras la muerte de Alejandro la
dinastía Tolemaica de Egipto conquistó las ciudades fenicias, que en el siglo II a.C.
pasaron a manos de los Seléucidas. La identidad fenicia fue arrollada por influencias
helenísticas. Mientras el Imperio Seléucida se desintegraba, el poder creciente de
Roma pasó a ser el más importante en la región.
Por su posición estratégica este territorio fue ocupado sucesivamente por fenicios,
asirios, egipcios, griegos, romanos, árabes y turcos. Los cruzados se apoderaron de la
región entre 1098 y 1291, pero fue recuperada por los musulmanes, y en 1521 pasó a
formar parte del imperio otomano hasta 1918.
2
La Religión Fenicia:
La religión fenicia, en su origen era una religión típicamente cananea en todos sus
aspectos.
En las excavaciones arqueológicas de Ugarit antigua ciudad cananea al norte de
Biblos, se encontraron la mayor colección de tablillas protofenicias referentes a
religión y mitos, ellas son de gran importancia porque confirman que los fenicios
tenían una religión basada en la estructura de la antigua religión cananea.
En la época de la expansión fenicia, podemos distinguir en su religión no solo los
elementos cananeos, sino también muchos prestados de los cultos circunvecinos,
especialmente tomados de los egipcios y más tarde de los griegos. Aunque la religión
había permanecido en su espíritu básicamente cananeo. Los colonizadores fenicios
llevaron su religión a través del mar. En todas partes donde fundaron colonias, se
daba culto a los mismos dioses, si bien no siempre con los mismos nombres y se
realizaban las mismas practicas del culto que en la fenicia de origen.
En la religión fenicia sus cultos se basaban en antiguos mitos cananeos que pretendían
explicar el misterio del ciclo de las estaciones, reproducían la alternancia anual de las
estaciones propiciatorias de las cosechas. Lo que indican venían de pueblos agrícolas,
como seguramente eran los antepasados cananeos, actividad que cambiaron por el mar
por su ubicación. Los textos ugariticos proporcionan múltiples indicios sobre lo que los
fenicios creían. El panteón fenicio se organizaba en torno a una triada, a la cabeza se
encontraba la máxima deidad masculina, llamado EL, Dios Supremo, El creador de los
creadores, El padre de los dioses. Era la deidad universal y gobernaba pasivo sobre
toda la serie de dioses o divinidades menores. Le seguía la Diosa Madre, llamada
Asherat-del-Mar, su consorte, cuyo hijo Baal o Señor, identificado con la juventud, el
dinamismo, la fuerza y la violencia, ha llegado hasta nosotros como el dios fenicio por
excelencia.
El Señor Baal perecía cada ano para simbolizar la ciega de la cosecha y la sequía de la
tierra El hijo renacía luego señalando el retorno de la primavera y una nueva cosecha
3
Este mito ha tenido diferentes versiones, de acuerdo a los textos encontrados.
El mito cuenta que Baal, dios de las tormentas, de la lluvia y de las montañas, en
unión con su esposa Baalat, es decir, "Señora", tuvieron un hijo Aliyan, que junto con
su padre luchan contra Mot, Dios de la sequía y el mundo inferior.
De acuerdo a las tablillas encontradas, este ciclo se repite, el joven dios muere,
desaparece bajo tierra, pero Anat, esposa y hermana de Aliyan, rescata su cuerpo y lo
lleva hasta las alturas de Safón, enterrándolo allí. Luego busca a Mot y le da muerte,
por último resucita Aliyat y se sienta en el trono de Mot. El simbolismo de este texto
es claro. La tierra ha conseguido sobrevivir a la muerte y a la sequía. El joven
aparecerá, sano y salvo, cuando brote la nueva cosecha en primavera.
Los nombres de los dioses del Panteón, variaban según las ciudades, los anteriores
pertenecían Biblos en Sidón tomaban el nombre de Baal Sidón y Astarte en Tiro se
4
identificaban como Melqart y astarte, por último en Cartago se denominaban en un
principio como Melqart y Tanit, cambiando más tarde el nombre por Baal Hammon y
Tanit. Además de estos dioses y diosas, el panteón fenicio, tenía muchas más deidades
con actividades específicas, como el sidonio Eshmun, cuyo cometido era la curación,
Dagón, estaba asociado con el trigo y los cereales y Reshef, con las plagas.
El poder sacerdotal debió ser muy grande, ya que para los fenicios la religión asumía
un papel primordial. Los sacerdotes y sacerdotisas formaban una jerarquía con un
sacerdote a la cabeza a cargo de cada templo y ejercían gran influencia no solo en el
ámbito religioso, sino económico y político en la sociedad. Los templos eran lugares
grandes y complejos, pero hay pruebas de que gran parte del culto fenicio tenía lugar en
pequeños santuarios al aire libre. Son muy escasos los restos de templo, pero un
santuario algo mayor, recientemente descubierto por James Pritchard, en su nueva y
reciente excavación en Sarepta, tiene la forma de un pequeño edificio rectangular,
dentro del cual se alza un altar.
Astarte, 1400 a. de J. C.
Baal, 1350 a. de J. C.
Deidad desconocida,
(Libano)
(Ugarit)
900 a. J. C. (Libano)
El sacrificio era una importante característica que la religión fenicia compartía con
otras. Se realizaban ceremonias cuyo propósito era el de aplacar y fortalecer al dios. El
no honrar regularmente al dios, minaba su valía, poder y deseo de beneficiar a la gente.
Es importante reconocer que los fenicios practicaban el más extremo sacrificio: el de
vidas humanas.
Lo cual les valió el rechazo de sus vecinos hebreos en la fenicia oriental y el de Roma
en la fenicia occidental pues Cartago lo siguió practicando por mucho tiempo Como
5
prueba de los sacrificios humanos en la fenicia oriental solo se dispone de algunas
referencias en el Antiguo Testamento. De la fenicia occidental se tienen pruebas
irrefutables en las excavaciones de un antiguo cementerio de Cartago, donde se han
exhumado pequeñas vasijas de arcilla que contenían los restos de criaturas y niños.
Mezcladas con estas urnas hay otras que contienen los restos de jóvenes animales como
cabritos, corderos, gatos y cachorros.
El Comercio Fenicio:
Las ciudades fenicias del segundo milenio antes de Cristo consiguieron crear una
estructura comercial propia para compensar la diferencia entre sus recursos naturales y
los de sus vecinos.
Por su posición geográfica los fenicios, dice Herodoto, era un pueblo "botado al mar por
su geografía". Como comerciantes y mercaderes fueron los fenicios activos y prósperos,
buscaban y transportaban por las rutas comerciales marítimas de un extremo a otro del
mediterráneo, materias primas y toda clase de productos manufacturados por ellos y
por los pueblos de oriente. Excelentes navegantes y audaces exploradores contaban con
numerosas flotas comerciales y de guerra, estas últimas protegiendo siempre a los
barcos mercantes. Eran naves de estilizadas líneas, veloces y técnicas, dotadas de un
gran espolón de proa que actuaba como ariete y servia para abrir grandes vías de agua
y echar a pique las naves enemigas.
Fenicia nunca fue un Estado unificado en la acepción moderna del término, era más
bien un conjunto de ciudades más o menos importantes cuyos habitantes vivían del
comercio marítimo y de las industrias relacionadas con este, es decir, astilleros,
factorías de artículos manufacturados, aprovechando las materias primas que los
barcos suministraban.
Para los griegos, la prosperidad fenicia, que en su día fue envidiada por todo el
Mediterráneo, procedía en sus inicios del humilde murex, molusco que abundaba en las
costas fenicias y del cual se extraía el tinte color púrpura.
Los tejidos teñidos con púrpura eran en la Antigüedad un artículo de lujo que solo los
6
potentados podían costearse. A partir de este comercio y el de las finas maderas (cedro)
del Líbano, se fueron construyendo las grandes fortunas que luego se invertirían en
fletar orondos cargueros con los que los fenicios comerciaron, dando inicio a la
expansión y la fundación de colonias y factorías, sirviendo de puente entre las grandes
civilizaciones antiguas del oriente y los pueblos del occidente mediterráneo.
Se les ha llamado con mucha propiedad "recaderos del mundo antiguo". Su importante
marina iba a buscar los metales útiles como el estaño, cobre y oro en los lugares mas
apartados, de los cuales se hacia gran consumo en la corte del faraón y en Ninive y
Babilonia. En las colonias fenicias del sur de España encontraron grandes minas de
plata, fuente de riqueza y expansión fenicia. Diodoros escritor clásico anota: " los
fenicios allegaron grandes riquezas en el comercio de la plata. Gracias a este comercio
que realizaron durante mucho tiempo, crecieron hasta el punto de poder fundar
colonias en Sicilia e islas cercanas, en África y Cerdeña y en Iberia".
Vendían en Grecia, en Italia, en todas las costas bañadas por el Mediterráneo, el
incienso y la mirra de Arabia, las piedras preciosas, las especias y marfil de la India, la
seda de China, los esclavos y caballos del Cáucaso.
El comercio fenicio era de intercambio, estos no usaron la moneda hasta el año 400
antes de la era cristiana. En Sidón solo por la influencia de los persas se empezaron a
acuñar monedas, en el reverso estaba impresa la cabeza del rey persa, lo que atestigua
los estrechos lazos que por aquel tiempo unían a Persia y Sidón.
El Arte Fenicio:
En el arte fenicio concurren elementos de muy diversas procedencias: egipcios, griegos,
mesopotámicos, egeos, sirios y micénicos, es decir, fue un arte eminentemente ecléctico.
La característica fundamental de este arte fue fundir, asimilar y armonizar en todo
original, corrientes artísticas diferentes.
7
Durante un millar de años, fue imposible moverse por el mundo mediterráneo sin
encontrarse con artículos fenicios: las joyas, el vidrio, el marfil tallado, los recipientes
de metal decorado: los diseños eran de una amplia y desconcertante variedad, pues los
artistas fenicios los adoptaban de otras culturas para satisfacer los variados gustos de
sus clientes. Al principio los fenicios actuaban sobretodo como tratantes, los buhoneros
contentos de comerciar con cerámica minoica o escarabeos egipcios, fortalecieron el
comercio marítimo, pero su pericia no tardo en desarrollarse. Con el tiempo fundaron
una industria de creación artesanal, donde se hacían la mayoría de los objetos
decorativos con los que comerciaban.
Trabajaban miniaturas de marfil exquisitamente labradas, aunque fabricaban figurillas,
placas ornamentales y artículos útiles, la principal producción en marfil de los fenicios
consistía en paneles decorativos para muebles de su propia creación con maderas de alta
calidad. Los asirios apreciaban mucho estos muebles y recibieron muchos como tributo y
como botín. El marfil fenicio provenía de los colmillos de elefantes indios y africanos.
De hecho los cartagineses criaban elefantes en sus granjas. Fabricaban adornos de oro,
plata, cobre y bronce, producidos en serie. La orfebrería es su mayoría es creada en
filigrana y "granulada", este proceso estuvo olvidado durante muchos siglos e intrigo a
los joyeros hasta que fue redescubierto en la década de 1920. Tanto la Iliada como la
Odisea, describen con admiración los recipientes de plata sidonios.
8
Plinio dice que la invención del vidrio se debe a los fenicios, al igual que la pasta
vitria. Sin embargo esta tradición la heredaron de Egipto y Mesopotamia, pero
adquirieron gran pericia en la manufactura de abalorios y objetos ornamentales.
También fabricaban pequeños frascos de incienso y otros recipientes, usando arena de
primera calidad procedente de las de Tiro. Los fenicios empleaban una pasta de arena
fina combinada con carbonato sódico. Sometiéndola a grandes temperaturas y
añadiéndole pigmentos, la mezcla se convertía en vidrio de colores. Las fábricas de
pasta vitria produjeron los "vasos", objetos muy usados por los fenicios, que hacían
gran uso de los perfumes. Homero, alaba una de los productos más famosos de los
artesanos fenicios, las copas con figuras en relieve e incisas, de una exquisita elegancia
y belleza. Las fabricaban en oro, plata o bronce, eran consumados maestros en su
técnica.
En el siglo IX antes de nuestra era, nace en Chipre una cerámica fenicia bellamente
decorada, cuya superficie podía competir incluso con el metal. Los fenicios difundieron
el uso de las ánforas como envase de almacenamiento, las figuras de cerámica a molde
se puso al alcance de un público muy amplio y dejo de ser exclusivo de las clases
elevadas. Los fenicios se interesaron más en su cerámica por su utilidad que por la
belleza.
9
Estatuilla en
Bronce que
representa a un
dios fenicio
Estatuilla de Bronce de
1500 a. de J. C. .
Representa a un dios de
Siria.
Un curioso aspecto de esta venta es que la mayor parte de lo que ha perdurado
proviene de otros países, lo cual refleja la manera en que los fenicios inundaban sus
mercados, pero ello ha dificultado el poder conocer el verdadero estilo fenicio y
diferenciarlo. Los fenicios salieron a través del mar, llevando consigo esta economía
mixta de industria, arte y comercio y la desarrollaron en sus colonias occidentales.
10
El Alfabeto Fenicio:
HISTORIA DESDE EL PASADO HASTA NUESTROS DIAS
La prehistoria de la Montaña Libanesa permanece envuelta en el misterio.
El Líbano como entidad geográfica y realidad histórica fue conocido desde
muchos siglos. Pero, del pueblo Libanés que vivía en la Montaña Libanesa
en la antigüedad, antes de la llegada de los Arameos, nada se sabe. Los
arqueólogos encontraron muchos vestigios de las civilizaciones antiguas
sobre la costa del Libano-Fenicia. La costa libanesa recibirá más tarde el
nombre de Fenicia.
El pueblo libanés en la edad neolítica (6000 años antes de Cristo), Fue el
primer pueblo que dejó las grutas y las tiendas para construir casas
individuales en piedra. El arqueólogo francés Maurice Dunand, que
dirigió las excavaciones de Biblos, descubrió allí, bajo las últimas camadas
superpuestas de muchas civilizaciones sucesivas, los fundamentos de
varias construcciones sobre el suelo virgen. El famoso arqueólogo tuvo la
sorpresa de descubrir que eran las más antiguas habitaciones, en piedra
tallada, que se conocieron en la superficie del globo.
Esas construcciones remontan a un tiempo en que Egipto y Caldea,
igualmente fabulosos, construían solamente con ladrillos o con tapia
vulgar.
11
Esto significa que la costa libanesa, por la misma época, ya había
progresado bastante para atacar la dura materia de la roca y utilizarla
para edificar su casa.
Este descubrimiento demuestra que la mas antigua instalación de una
ciudad libanesa, Biblos, data aproximadamente del año 6000 A. C. Es el
final de los tiempos prehistóricos, la edad que llamamos Neolítica. La
comunidad libanesa de aquellos tiempos lejanos construyó la casa y el
túmulo: la residencia del ser vivo y el lugar de descanso del muerto. Así la
civilización libanesa aparece, en primer lugar, en la construcción, base de
toda civilización.
En la época Eneolítica (3800-3200 a.C.), Las casas de piedra de forma
circular o rectangular aumentaron mucho en Biblos y en otras ciudades
libanesas. Los instrumentos de piedra, abundantes en la época neolítica,
fueron cada vez menos numerosos frente al uso de una materia nueva, el
cobre. Este descubrimiento, el primero que se debe totalmente al poder del
espíritu humano, introdujo al hombre en la maravillosa aventura de la
edad de metal que es todavía la nuestra.
En la época de la civilización pre-urbana del Líbano (3200-3000 a.C.), En
vez de cabañas o casas monocelulares independientes unas de otras, los
libaneses de aquel tiempo construyeron sólidas casas rectangulares
divididas habitualmente en tres salas. Muchas innovaciones en este punto
y en el ámbito de la vida social prepararon la organización urbana.
La civilización urbana (3000-2500 a.C.), Coincide con la presencia de los
Cananeos que los Griegos llamaron Fenicios. Ellos habitaron la costa
libanesa y la región meridional de Siria, principalmente la famosa Ugarit.
La época pre-Amorita (2500-2150 a.C.), Revela la existencia de una rica
burguesía fenicia, principalmente en Biblos, la primera ciudad urbanizada
del mundo, según el testimonio de muchos arqueólogos e historiadores.
La conquista Amorita (2150-2000 a.C.), Dejó una transformación total en
la organización urbana de Biblos. La venida de Abraham de Our a
Harran y de allí a Palestina es un aspecto de esta gran migración. Ella
marca el inicio de la historia de los Patriarcas en la Biblia.
12
El tiempo de los Amoritas (2000-1750 a.C.) , Dejó, como principales
vestigios, sarcófagos monumentales y nuevos templos en la ciudad de
Biblos. Políticamente, Egipto tuvo una gran influencia en el país. Los
Gebailitas, es decir, los habitantes de Yebail-Biblos, usaban, en el inicio,
la escritura jeroglífica de Egipto, después una escritura que llamamos
pseudo-jeroglifica de su invención.
Cerca del año 1750 a.C., Llegaron los Hiksos, hordas guerreras
indoeuropeas y ocuparon Siria, el Líbano, Palestina y Egipto hasta el año
1580 a.C. aproximadamente.
En el Siglo XVIII o XVII a.C., Los Fenicios, en Biblos, basándose sobre
sus escrituras pseudo-jeroglificas, inventaron el ALFABETO que es la
mejor dádiva para la humanidad entera. Se trata de un alfabeto de
consonantes, fácil para escribir sobre papiro y si bien nació por una
necesidad de comerciar, también se conservan fragmentos de inspiración
literaria y religiosa.
La época de la dominación Egipcia (1580-1200 a.C.) Comienza con la
victoria de Thutmes III. El rey de Biblos aliado fiel del Faraón de Egipto
hacía la guerra contra los príncipes sirios que vivían bajo la hegemonía de
los Hittitas.
A partir del Siglo XIV a.C., Los Fenicios de la orilla marítima del
Mediterráneo oriental, se distinguieron por su perfecta ruptura con los
métodos políticos de sus vecinos: no entraban mas en las luchas que
dominaban en las otras poblaciones del Oriente. En vez de entrar en
guerras abiertas, como hacían otros países, con los Asirios o los Persas, al
contrario, los Fenicios, por su diplomacia, llevaron a los invasores a pagar
sus servicios en el mar. Aceptaron también la lucrativa misión de
intermediarios entre Asia y el mundo mediterráneo.
Entre 1200 y 1100 a.C.,Fue marcada la irrupción de los “Pueblos del
Mar”. Siria, el Libano-Fenicia y Palestina llegaron a ser el lugar de
encuentro de tres pueblos migrantes casi sincronizados. Los Arameos
ocupan la Siria septentrional y el Líbano, el pueblo israelita se instala en
Canaan y los “Pueblos del Mar”, venidos de las islas de las márgenes del
mediterráneo occidental, preparan para si un lugar en medio de las
poblaciones de la orilla marítima de Fenicia Tiro domina en el Sur y
13
Aradus en el Norte.
Es la época de la navegación fenicia hasta África y España.
La hegemonía de Tiro y de Aradus se acentuó mas entre 1100 y 725 a.C.
sobre la región del Mediterráneo. Monopolizaron el comercio oriental y sus
barcos surcaban el mar en toda su extensión. Es la época de las grandes
expediciones marítimas conjuntas hechas por el rey Hiram I de Tiro y su
vecino, el rey Salomon. Las ciudades fenicias (Tiro, Sidon, Aradus, Biblos,
etc.) eran ciudades estado, gobernadas democráticamente por una
asamblea de comerciantes y marinos y un rey o un magistrado electo que
llamaban Juez. Esta Ciudad- Estado democrática es anterior a la polis
griega.
En 814 a.C., La famosa Alisa o Elissar, hermana del rey Pigmalion de
Tiro se dirige al occidente para fundar la ciudad púnica de Cartago a fin
de dominar gradualmente el Occidente.
La dominación Asirio-Babilonica comenzó en 725 y terminó en 539 a.C.,
inicio de la época Persa. Los nombres más famosos son los reyes asirios
Salmanazar, Tiglatfalazar, Assurbanipal y el rey neo-babilonico
Nabucodonosor que tomó Jerusalén en 586 a.C. y exiló el pueblo en
Babilonia.
En 539 a.C.,El rey persa Ciro conquistó Babilonia y consiguió la
hegemonía sobre todos los países vecinos, del Indus al torrente de Egipto.
Siria, Libano-Fenicia, Palestina y Chipre, forman la 5ta “Satrapia”. Los
puertos fenicios llegaron a una prosperidad extraordinaria. El país fue
pacificado y la administración bien organizada.
La dominación persa en el Libano-Fenicia terminó en 332 a.C., época de
la conquista de Alejandro Magno. Alejandro murió en el año 323 a.C. y su
inmenso imperio fue dividido entre sus generales.
En 218 a.C., en la parte occidental del Mediterráneo, el general cartaginés
Aníbal ocupó Italia durante 15 años. Fue esta la segunda guerra púnica
(218-219 a.C.).
14
La destrucción de Cartago en 148 a.C., por los Romanos permitió a estos
extender su conquista a todas las márgenes del Mediterráneo occidental.
La época romana en el Líbano (63 a.C. 330 d.C.), empieza con la
conquista de Pompeyo. En esa época, las grandes posibilidades comerciales
de los Fenicios fueron bien orientadas y dirigidas. Así, el Libano-Fenicia y
la Palestina llegaron a un alto nivel de prosperidad y de progreso. Grandes
monumentos fueron construidos en varias ciudades del país.
En el año 1496 de la era romana, un niño nació en Belén, una humilde
aldea de Palestina. Desde este nacimiento un nuevo periodo comenzó en el
mundo dividiendo la historia de la humanidad en antes y después de
Cristo. Por errores en los cálculos, lo que debía ser el año cero en esta
división histórica fue el año 6 según algunos, y el año 4 según otros,
cuando nació Jesús.
En el inicio de su vida pública, Jesús realizó su primer milagro en Caná de
Galilea, una pequeña ciudad del Sur del Líbano que se encuentra a unos
Km. de la ciudad de Tiro y de Sidon donde Jesús opero varios milagros y
tuvo muchos encuentros con la población.
Entre 53-58 de la era cristiana aconteció el tercer viaje de San Pablo que
pasa por Tiro y encuentra una comunidad de cristianos.
En el año 222 de nuestra era fue fundada la Escuela de Derecho de
Beirut, la ciudad denominada “Madre de las Leyes”. De ella surgieron los
mas grandes juristas romanos: Gayo, Ulpiano y Papiniano.
La influencia fenicia en el Imperio Romano se patentiza en tres
emperadores de origen libanés: Septimo Severo, Alejandro Severo y
Caracalla; este ultimo famoso por otorgar la ciudadanía romana a todos
los habitantes del imperio (Año 212).
La fecha del bautismo del emperador Constantino (337) es algo básico
para la vida politico-religiosa de los cristianos del Líbano y de otros países
del Oriente.
En 476, el Imperio Romano occidental cayó bajo los golpes de los
Bárbaros, en tanto el del Oriente o Bizancio prosiguió una larga historia
hasta el año 1453.
15
Un punto característico del Siglo V fue la evangelización de la Montaña
Libanesa por los discípulos de San Marón.
En 634 empiezan las victorias de los Árabes Musulmanes sobre los
Bizantinos. En pocos años los seguidores de Mahoma conquistan toda la
Siria, la Palestina y el litoral del Líbano.
El año 685 fue fundado el patriarcado maronita y elegido San Juan
Marón como primer Patriarca Maronita.
A partir del año 676 de la era cristiana, varios contingentes guerreros
llamados “Maradaitas” aparecieron en las regiones montañosas del
Oriente Próximo. La montaña del Líbano fue el centro principal para sus
concentraciones y expediciones contra los Omeyades de Damasco.
Los Abasidas (750-977) derrumbaron la dinastía Omeyade en el año 750 e
hicieron de Bagdad la capital del nuevo régimen en lugar de Damasco.
Eran mucho menos tolerantes que los Omeyades con los cristianos del
Líbano.
Durante la primera mitad del Siglo X, Siria, Líbano y Palestina habían
sido invadidos parcialmente por los Bizantinos. Después de varias
peripecias de avances y de retrocesos, se quedó Antioquía en las manos de
los Bizantinos, y el resto del Oriente Próximo permaneció bajo el mandato
de los Árabes.
Los Fatimitas (977-1055) se apoderaron del Oriente Próximo en 977. Su
dominación fue precaria, porque eran conquistadores pasajeros sin
influencia real y profunda en el país.
En 1054, la separación entre Roma y Bizancio quedó completa. En el
Líbano los Griegos que vivían principalmente en las ciudades del litoral
rompieron también con la Santa Sede.
La pequeña comunidad druza, en el Siglo XI, se refugió en el Líbano,
región de Wadi-Ttaym, conquistando muchos adeptos entre los
Musulmanes del Líbano y de Siria.
16
En 1095, los Seljukides conquistaron todo el litoral libanés menos Trípoli
y Yebail-Biblos que formaron un principado independiente y conocieron
una gran prosperidad intelectual y económica.
En 1097 los Europeos hicieron la Primera Cruzada y entraron en el
Oriente Próximo en consecuencia de las invasiones Arabes.
El año 1187 es la fecha de la victoria de Salah El-Din sobre los Cruzados
en Hattine (Líbano). Declinación del Reino Latino de Jerusalén.
En 1250 los Mamelucos suceden a los Arabes.
En 1292-1293 los últimos Cruzados salieron del Oriente Próximo, menos
de Chipre.
En 1516, los Turcos sucedieron a los Mamelucos en el Oriente. La época
Turca u Otomana duró muchos siglos (1516-1918).
En 1544-1697 es la época de los “Maan”, es decir, el Reino de los
Príncipes Maan cuyo mejor representante es Fakhreddin II (1598-1635).
En 1584 fue fundado el Colegio Maronita de Roma.
En 1697-1842 es la época de los “Chehab” cuyo más famoso representante
es Bechir II (1790-1840).
El año 1840 es conocido por la provocación de los conflictos entre
Cristianos y Druzos en la Montaña Libanesa.
En el año 1842 fue inaugurado el régimen de dos Kaimakamats, es decir,
la división del Líbano en dos distritos, uno al norte, administrado por un
maronita, otro al sur, administrado por un druzo.
El año 1860 ha sido el año tristemente famoso por la masacre de los
Cristianos del Líbano y de Damasco por los Druzos y los Otomanos. La
intervención del ejército francés de Napoleón III, paró las masacres
confesionales.
17
El 9 de junio de 1861 se promulgó el Protocolo de 1861 que establece el
régimen de la “Mutassarrifiat”, consistiendo en el reconocimiento de la
autonomía administrativa del Monte Líbano, según un “Reglamento
Orgánico” elaborado por las Grandes Potencias.
En 1866: Fundación de la Universidad Americana de Beirut.
En 1875: Fundación de la Universidad Francesa Saint Joseph de los
Padres Jesuitas, en Beirut.
En 1914-1918: Primera Guerra Mundial.
En 1918: Fin de la época Otomana y entrada de las tropas francesas e
inglesas en el Líbano.
En el mes de abril de 1920, el Líbano entró bajo Mandato francés, en
conformidad con el Congreso de San Remo. En la misma época, el
Patriarca Maronita Elías Hoyek reclamó la independencia del Líbano, en
nombre de todos los Libaneses, en el Congreso de Versalles (Francia).
El 31 de agosto de 1920, el general Gouraud, Alto Comisario francés en el
Levante, decretó el restablecimiento del Líbano en “sus fronteras
geográficas e históricas”. El 1º de septiembre proclamó el estado del “Gran
Líbano”. Pero su independencia reconocida por la potencia mandataria no
será mas que teórica.
El 23 de mayo de 1926, el “Gran Líbano” se transforma en “República
Libanesa”, después de haber establecido y promulgado democráticamente
una constitución, adoptando el régimen parlamentario.
El 27 de marzo de 1929, Charles Debbas fue nombrado primer Presidente
de la República Libanesa.
En 1929-1930, Emile Edde fue nombrado Presidente del Consejo de
Ministros. Consiguió del Parlamento plenos poderes y legisló por decretosley. Procede principalmente a la reforma administrativa y judicial del
joven Estado Libanés.
18
El día 31 de enero de 1933 fue nombrado Habib Pacha Al-Saad para
suceder a Debbas en la presidencia de la República.
En 1934, con la elección de la nueva Cámara de diputados de 25
miembros, la vida política libanesa tomó gradualmente su curso.
En enero de 1936, Emile Edde fue elegido Presidente de la República
Libanesa. Es el primer Presidente elegido por la Asamblea Nacional y el
primer maronita que nombra a un mahometano como Presidente del
Consejo.
El día 3 de septiembre de 1939 comenzó la Segunda Guerra Mundial.
En el mes de abril de 1941 fue nombrado Alfred Naccach para dirigir, de
modo provisorio, el estado libanés, en lugar de Emile Edde que había
renunciado.
El día 18 de marzo de 1943 fue nombrado Ayub Tabet nuevo Presidente
de la República Libanesa.
El día 22 de julio del mismo año el abogado Pedro Trad fue nombrado
como nuevo Presidente provisorio, en lugar del anterior.
En el mes de agosto de 1943, Bechara El-Khoury fue elegido Presidente de
la República.
En el mismo año, el día 22 de noviembre, el Líbano obtuvo efectivamente
su independencia, pero sufriendo las consecuencias de la rivalidad francobritanica.
El día 31 de diciembre de 1946 el ultimo soldado extranjero deja el
Líbano.
El día 14 de mayo de 1948: Proclamación del Estado Judío. No tiene
constitución. Básase en dos leyes, procedentes del mandato británico, la
Ley del retorno a la “Tierra Prometida” y la Ley mosaica sobre la
Nacionalidad.
19
Esa declaración tuvo como principal resultado la guerra entre Israel y los
países árabes. Primera llegada de los refugiados palestinos al Líbano.
El 23 de marzo de 1949: Fallecimiento del ex Presidente Emile Edde cuyo
sepelio se transformó en una manifestación política extraordinaria,
revelando la extensión y el enraizamiento de su liderazgo.
En 1952, el Frente Nacional de Oposición organizó una huelga general en
el Líbano. El resultado fue la dimisión del Presidente Bechara El-Khoury
(18 de septiembre) y la elección del Presidente Camille Chamoun (22 de
septiembre).
En mayo de 1958: Revuelta de los jefes de la Oposición Libanesa contra el
poder y la política del Presidente Chamoun.
En septiembre de 1958: Elección del teniente general del ejercito Fouad
Chehab como Presidente de la República Libanesa.
En la noche del 30-31 de diciembre de 1961: Tentativa frustrada de un
golpe de estado por el Partido Popular Sirio.
En 1964: Elección de Charles Helou Presidente de la República.
20
El 5 de junio de 1967, la Guerra de Seis Días estalló entre Árabes e
Israelíes. Los Árabes pierden. Nuevos refugiados palestinos llegan al
Líbano.
El 3 de noviembre de 1969, después de ciertos enfrentamientos entre la
Resistencia Palestina y el Ejercito Libanés, fue firmado el famoso
“Acuerdo del Cairo”.
En 1970: Elección de Soleiman Frangie como Presidente de la República
Libanesa.
En mayo de 1973: Enfrentamiento del ejercito libanés y las
organizaciones palestinas.
El día 13 de abril de 1975: Inicio de la Guerra Libanesa que duró 16 años,
con cientos de miles de desalojados, de emigrados, de muertos y de
mutilados.
1976 Batallas en todas partes. Entrada del ejercito de Liberación
Palestina (fuerzas bajo el control sirio). Los lideres del país reconocen que
el problema es Líbano-Palestino. Rachid Karame, Primer ministro, se
opone a la intervención del ejercito libanés para el control de la situación.
Llamamientos contra la invasión Siria (Jumblat, Edde, Frangie, Karame,
vanguardia del Ejercito Libanés, etc.)
Julio de 1976 llegada de “la Fuerza Arabe de la Paz”
Creación de un mando militar unificado de las Fuerzas Libanesas, bajo el
mando de Bachir Gemayel. Termina el año 1976 con un balance general de
los 20 meses pasados de guerra: 60.000 muertos, 200.000 heridos, 7000
mutilados, 30.000 huérfanos, 400.000 desalojados, 95 pueblos destruidos,
y pérdidas materiales muy grandes.
1977 enfrentamientos entre la Fuerza de Disuasión Árabe y el Ejercito
Libanés en Fiyadiye: lo que degenera en la guerra de los 100 días (Julio Octubre ), cientos de miles de proyectiles caen sobre las zonas residenciales.
16 de marzo 1977, Kamal Jumblat, presidente del Partido Progresista
Social, fue asesinado. En contra-reacción, muchos secuestros y asesinatos
contra los cristianos pensando que eran los mismos responsables.
21
En 1979, las Fuerzas de Disuasión Árabes se convierten en fuerzas
únicamente sirias: los demás países árabes dejan de participar en estas
fuerzas. Fuad Boutros, ministro de Asuntos Exteriores del Líbano, va a
la ONU: reclama la suspensión de los ataques de Israel contra el Sur del
Líbano, y suspensión de las actividades de los palestinos desde el territorio
libanés. Mientras, hubo choques entre “Amal” (Movimiento Chiita) y las
Fuerzas Sirias.
1980 – 1981 Ataques militares sirios muy graves contra la parte oriental
de Beyrouth y Zahle. Además, sigue una ola de atentados con explosivos y
asesinatos políticos.
1982: Invasión amplia del Líbano por el ejército israelí, salida de los
combatientes palestinos y de la fuerza de disuasión de Beyrouth
occidental, elección del presidente Bachir Gemayel (33 días de presidencia
llenas de esperanzas para todo el Líbano) que fue asesinado en una
explosión por un sirio; lo sucede su hermano Amin Gemayel, como
presidente del Líbano.
22
1983: Acuerdo del 17 de Mayo concluído entre el Líbano y Israel: sin
ejecución.
1985 Crisis económica, financiera y social, con bombardeos descontrolados.
Los israelitas se retiraron del Sur del Líbano dejando el control de la zona
al llamado “Ejercito del Sur del Líbano”. Mientras tanto, se formó el
nuevo partido “Hezbulah” (el Partido de Dios) para luchar contra los
israelitas y todos los que colaboraban con ellos. Una ola muy intensa de
“kidnaps” hizo que varios de los extranjeros que vivían en el Líbano desde
años se sintieran en peligro y empezaran a volver a sus países.
1988 El Presidente Amin Gemayel designó, poco antes de la expiración de
su mandato, al teniente general del ejercito, Michel Aoun, como Primer
Ministro, quien a su vez, designó a ministros y dirigió el país hasta las
elecciones presidenciales siguientes. Se proclamó como liberador del Líbano
de todas las ocupaciones (la israelita y la siria, según él decía). Miles de
libaneses acudían cada día al palacio presidencial para apoyar sus
posiciones. Enfrentamientos feroces entre el Ejercito Libanés y las
Fuerzas Libanesas militares con muchas pérdidas humanas y materiales.
1989: El encuentro de Taef en Arabia Saudita lo cual elaboró una nueva
constitución libanesa dando más prerrogativas a los musulmanes en la
gestión política del país. El General Aoun se opuso a las decisiones del
encuentro de Taef.
1989, Noviembre: Elección de René Moauad como nuevo presidente en el
aeropuerto militar de Klayaat, en la frontera norte con Siria: el Presidente
fue asesinado unos días después.
23
Elección del Presidente del Líbano Elías Hraoui. Ataque aéreo Sirio sobre
el palacio presidencial contra el General Aoun quien se refugia en la
embajada de Francia y luego se exilia en Francia.
Al principio del mandato del Presidente Hraoui, hubo elecciones de
diputados con poca participación del pueblo y por consiguiente con poca
representatividad popular.
1992 en Octubre: designación de Rafic Hariri (empresario importante en
Arabia Saudita) como Primer Ministro.
En 1995 Durante 1995 la atención del gobierno se centró en la solución
del conflicto armado y la reconstrucción de Beirut. En enero el Consejo de
Seguridad de las Naciones Unidas resolvió extender su intervención en el
país. Al comienzo de las negociaciones entre Israel y Palestina en Oslo,
Noruega, Hezbollah y el Ejército Libanés del Sur reanudaron sus ataques
para desplazar las tropas israelíes y postergar la negociación con Siria.
La suerte de los palestinos en Líbano era incierta. La ONU estimó que el
gobierno negaba los derechos civiles a 338,000 de ellos.
El 24 de junio el ex líder maronita Samir Geagea fue sentenciado a cadena
perpetua por el asesinato de su rival Dany Chamoun y su familia. El
balance político se volcó hacia los musulmanes.
24
El primer ministro al-Hariri impulsó el proyecto "Horizonte 2000" para la
renovación urbana de Beirut, así como una reforma constitucional para
extender el mandato presidencial de seis años por tres años más para
obtener la estabilidad necesaria para su proyecto. Su idea de restablecer la
condición del Líbano como mercado financiero central en Medio Oriente
avanzó. Un plan de reconstrucción de la zona comercial y residencial de
Beirut tropezó con el hallazgo de piezas arqueológicas, lo que motivó una
controversia acerca de la importancia de su rescate y su incidencia en los
costos de la renovación urbana.
En las elecciones parlamentarias realizadas en cinco vueltas entre junio y
setiembre de 1996 el abstencionismo fue importante y se reportaron miles
de irregularidades administrativas. La lista progubernamental encabezada
por al-Hariri, en cuya composición influyó la presencia de tropas sirias,
obtuvo la mayoría. A pesar de todo, Hezbollah perdió solo un escaño.
Si bien para esa fecha reinaba la paz, no se hablaba más de una "buena
frontera" sino de una "zona de seguridad", y se aceptaba de hecho una
ocupación disfrazada en el sur.
Elecciones de diputados a nivel de todo el país.
El Papa Juan-Pablo II visitó al Líbano el 10 de Mayo 1997: una de las
visitas más exitosas que hizo el Papa en sus múltiples giras apostólicas en
el mundo.
1998 Elección de un nuevo Presidente de la República Libanesa llamado
Emile Lahoud que a su vez era teniente general del ejército libanés.
Formación de una nueva cámara de ministros tecnócratas, para remediar a
la enorme deuda general del país, herencia del gobierno anterior.
25
La Masacre de Sabra y Shatila
Sabra y Shatila, la historia que carga la masacre por Xavier Abu-eid
Antecedentes de la acción israelí en el Líbano
“En Shatila no judíos mataron a no judíos ¿qué tenemos que ver nosotros con eso?”
(Primer Ministro de Israel, Menahem Begin, en 1982).
“El jueves y el viernes por la mañana, los ministros y funcionarios (de Israel) ya sabían
acerca de la matanza, y nada hicieron para detenerla. El gobierno lo sabia desde la noche
del jueves y no movió un dedo ni hizo nada para impedirla” (Eytan Haber del periódico
israelí Yediot Ahranoth)
Cuando se me pidió algo sobre Sabra y Shatila, se me puso en graves aprietos. El principal
problema no es el hecho de escribir sobre una pagina negra de la humanidad y
particularmente del pueblo palestino, sino que me resulta prácticamente imposible generar
un trabajo de carácter puramente académico, cuando luego de la masacre de cientos de
civiles desarmados, sus responsables llevan a cabo una vida tranquila, sin mayores
contratiempos e incluso el principal responsable, Ariel Sharon, hoy se da el gusto de dar su
punto de vista nada menos que desde la primera magistratura de Israel.
26
Es importante dejar en claro antes de continuar, que este trabajo desarrolla una visión
palestina de la masacre acaecida entre los días 16, 17 y 18 de Septiembre de 1982. por
tanto, los argumentos aquí esgrimidos van en base a los hechos vividos, a la legalidad
internacional y particularmente al concepto de “Responsabilidad de Mando” acuñado en la
Cuarta Convención de Ginebra de 1949.
Para introducirnos en la masacre propiamente tal, debemos tener claro algunas cosas, ya
que el asesinato deliberado de cientos de civiles refugiados palestinos en Líbano
evidentemente no fue al azar.
Luego de la salida de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) de Jordania en
1970, a raíz del conflicto vivido con el rey Hussein y que trajo como consecuencia el
asesinato de 20 mil palestinos en el denominado “Septiembre Negro”, tanto las fuerzas
militares como el aparato social y político palestino se trasladan al Líbano, en virtud de un
acuerdo firmado tiempo atrás entre la Liga Árabe y el gobierno libanés en el cual se le daría
libertad de movimiento en su territorio a las fuerzas de la resistencia palestina.
A la llegada de la OLP al también conocido como “país de los cedros” (aunque de ello
queda muy poco), la situación política interna se encontraba bastante tensa. La constitución
política dejada por Francia antes de su retirada del país en la década del cuarenta, hasta el
momento cumplía su objetivo de que ciertos sectores controlen el país, subyugando a otros
vastos tantos a no poder ejercer altos cargos en el aparato gubernamental. Por ello es que
como presidente de la republica podía ser electo solo un cristiano de rito Maronita, como
jefe de gabinete un musulmán sunita y como presidente del parlamento un musulmán chiíta.
A favor de ese orden se mostraba la derecha libanesa y en contra las fuerzas progresistas
comandas por el Partido Comunista Libanés del cristiano George Hawi y el Partido
Socialista Progresista del druso Kamal Jumblatt principalmente.
En ese escenario político, y con una derecha asustada por el brusco cambio demográfico
acaecido en el Líbano con la llegada de los palestinos (en su mayoría musulmanes) y
político (en su mayoría de izquierda), comienza una de las tantas guerras civiles en el
Líbano (recordemos que la primera fue en 1870). La OLP, fiel a sus principios, combate al
lado de la izquierda, quienes por primera vez se vieron con la capacidad militar necesaria
como para derrotar a las fuerzas de la derecha libanesa, lideradas por el Katayeb (la
Falange) y con nombres insignes como Pierre, Basheer y Amin Gemayel, Saad Haddad y
Fuad Abunader entre otros.
En el transcurso de la guerra civil de 1976, y debido al importante desarrollo militar de la
izquierda en base a los refuerzos palestinos, se intensifican los contactos entre los
falangistas libaneses en el poder e Israel. Teniendo un objetivo en común como la
aniquilación de la OLP y la erradicación del Líbano, no tardarían en utilizar un vocabulario
común.
27
Israel invade el Líbano en una primera oportunidad (1978-operación “Río Litani”), donde
utilizando una antigua táctica de la guerra de Suez en1956, paracaidistas llegarían hasta el
Río Litani en pleno suelo libanés, para luego atacar en dos frentes desde norte y sur,
desalojando el sur del Líbano de combatientes palestinos, operación fracasada y que
determino el repliegue de tropas israelíes hacia sus indefinidas fronteras.
Sin embargo, a Israel se le presenta una nueva oportunidad. En 1982 reciben un nuevo
mensaje de auxilio por parte de los falangistas libaneses, al que tampoco tardarían en decir
que si. Luego de tensas negociaciones con Estados Unidos, el gobierno israelí comandado
por Menahem Begin (responsable de la masacre de Deir Yassin en 1948), acuerda sellar en
tres días la suerte de la OLP en Beirut. El gobierno de Ronald Reagan acepta a condición de
que la operación en suelo libanés no superase las 72 horas acordadas.
Un gran revés tuvieron las fuerzas israelíes en su entrada en acción. Con la excusa de que la
OLP atacaba desde el Sur del Líbano las posiciones sionistas (a pesar de que la resistencia
palestina llevaba meses sin atacar dichas zonas para no forzar una eventual invasión), el
ministro de defensa israelí, Ariel Sharon, lanza a su mando decenas de miles de sus mejores
hombres en tierra, mar y aire hacia el Líbano bajo el nombre de “Operación paz para
Galilea”. Lo que no contaba Sharon es que la resistencia conjunta palestino-libanesa
resistiría algo mas que 72 horas: 88 días fue la resistencia en lo que la historia conocería
como el “Cerco de Beirut”.
Luego, y con un Líbano destruido, la OLP comandada por Yasser Arafat acepta la
mediación de Naciones Unidas, quienes ofrecen la salida del Líbano hacia Túnez (las
fuerzas militares a Argelia). A su vez Estados Unidos, a través de su emisario Philip Habib,
garantiza a los palestinos el cuidado de los civiles que quedarían en los campos de
refugiados a través de una fuerza multinacional compuesta por soldados italianos, franceses
y estadounidenses, ninguno de los cuales asumiría sus puestos al momento de la salida de
las fuerzas nacionales palestinas.
28
Tanto Israel como la Falange lograban una parte de sus objetivos, pero en las mentes mas
desquiciadas de uno y otro también se asomaba otro objetivo en la base de la anulación de
la presencia palestina en El Líbano. Prueba de ello son las declaraciones de Ariel Sharon,
quien al mando de su ejercito ocupante del país acabe, no solo entabla relaciones cercanas
con los lideres falangistas (Elia Hobeika como líder de la milicia), sino que inventa una
serie de infundadas aseveraciones para mantener tensa la atmósfera, particularmente el 11
de septiembre de 1982 cuando señaló que "dos mil terroristas" se encontraban en los
campos de refugiados de Sabra y Shatila (1).
Lo concreto es que el 14 de Septiembre de 1982, días después de la retirada total de las
fuerzas palestinas hacia el valle de Al Bekaa, donde serian trasladados marítimamente hacia
Túnez y Argelia, estalla una carga explosiva que termina con la vida del electo presidente
libanés Basheer Gemayel, un falangista insigne. Ante esto se concretizan dos reacciones:
Una desesperación a grandes rasgos por parte de sus seguidores libaneses (que como
buenos fascistas, han de generar una suerte de “adulación” por el líder), y el consiguiente
aprovechamiento por parte de Ariel Sharon, para que violando los acuerdos de armisticio
firmados ante Naciones Unidas, toma posesión de Beirut Occidental, donde se encontraban
principalmente los campos de refugiados palestinos de Bourj al Bourajne, Sabra y Shatila.
Según la Cuarta Convención de Ginebra, desde ese mismo instante, es Ariel Sharon en su
calidad de líder de las fuerzas ocupantes, el responsable de la integridad de los civiles en las
zonas tomadas.
El rápido movimiento de los falangistas en busca de venganza se ve alentado por la
presencia israelí, quienes no tardan en cercar los campos de refugiados y prohibir la salida a
sus habitantes, quienes avizoraban lo peor luego de la muerte de Gemayel. Israel insta a la
falange a creer que los palestinos habían asesinado al electo presidente libanés, algo nunca
comprobado. De hecho, posteriormente se apuntaría principalmente a la Inteligencia Siria y
(como no) al Mossad israelí.
Las sospechas hacia este ultimo son aun mas fundadas, en el sentido de que solo horas
después del asesinato de Gemayel las tropas de Sharon invaden Beirut Occidental, es decir,
un movimiento de tropas no fácil de realizar con tan poca antelación ni coordinación.
Es así como un día después de dicho movimiento de tropas, milicianos falangistas bajo la
permisiva mirada de los soldados israelíes ingresan a los campamentos y masacran casa por
casa a cientos de civiles.
La reacción de Sharon no fue de alarma. De hecho durante las noches del 16 y el 17 de
Septiembre, las bengalas del ejercito israelí alumbrarían los cielos de Shatila y Sabra para
facilitar la macabra labor de quienes operaban dentro del campamento. De hecho, el
periodista irlandés Gordon Thomas, citando a Elia Hobeika, en un articulo publicado por El
Mundo, señalaba que “Sharon «hizo un gesto afirmativo con la cabeza» cuando al
comandante de la fuerza de ataque le transmitieron sus ordenes a través de la radio: «Que
sea la última vez que me lo pregunta. Usted ya sabe lo que tiene que hacer». Así comenzó
la carnicería. Duró dos días, dejó 2.000 muertos y millares de heridos” (2).
29
Sin ninguna protección, los “2000 terroristas” anunciados por Sharon se convertían en
quinceañeros que usaban rifles de caza para defender sus familias. Los objetivos no eran
hombres armados, sino mujeres embarazadas a las que se les abrirían los estómagos y niños
a los que se les cortarían los genitales y familias enteras a las que se les ametrallaba persona
a persona en sus mismas casas. No existe una cifra oficial de muertos, pero contando los
desaparecidos, no es difícil dar una suma de seis mil personas victimas de la brutalidad
impartida por la falange y sus defensores israelíes. Un resumen perfecto de lo visto a la
entrada a los campamentos luego de la masacre, lo da Mirna Mugitehian, enfermera de la
Cruz Roja Internacional “los torturaron a todos, atados de manos y pies. Luego, a los
hombres les cortaron las manos y los pies, y a las mujeres los pechos” (3)
Ante el derecho internacional, el desenlace de la masacre de Sabra y Shatila, convierte a
Ariel Sharon en un criminal de guerra. Un juicio llevado a cabo en su contra por tribunales
belgas, es abortado por su calidad de Primer Ministro de Israel y no porque no existan
suficientes pruebas para juzgarlo. En enero del 2002, uno de los aliados de Sharon en el
Líbano y posterior enemigo, Elia Hobeika, volaba por los aires luego de que una carga
explosiva destruyera su Mercedes Benz en Beirut. Hobeika era considerado uno de los
responsables materiales de la masacre pero el lo refutaba tajantemente. Justo al sábado
siguiente debía declarar frente a tribunales belgas, y según el, tenia pruebas claras del que
el rol de Sharon fue mas relevante del que Israel señala. “Lo que voy a decir y demostrar va
a provocar estupor” declaraba al parlamentario belga Josy Dubie.
Y aunque Israel negó cualquier responsabilidad en el asesinato, la pregunta es muy simple
¿A quien le convenía matar a Hobeika?
1- Del documental “The Accused” de la BBC, 17 de Junio de 2001.
2- El Mundo (España), Domingo 27 de enero de 2002.
3- “Sabra y Shatila” publicado por la representación de la OLP en Brasil, 1984.
30
El futuro visto desde Beirut»
Ahmed Amr
NileMedia.com
Traducido por Germán Leyens
Scott McClellan, portavoz de la Casa Blanca, amenazó arrogantemente a Siria con
“consecuencias” si no se retira inmediatamente de Líbano. Condoleezza Rice ofreció
despachar tropas estadounidenses a Beirut. El embajador estadounidense en Beirut hizo
sentir su peso e impartió órdenes a Siria.
A la mañana siguiente, Bush y su alegre banda de aficionados habían bajado el tono de su
mensaje a “que los sirios hagan el favor de abandonar Líbano a fines de mayo para que
haya elecciones libres y justas” – lo que ya había sido aceptado por Damasco.
¿Qué ocurrió en esas veinticuatro horas? Bueno, parece que a medio millón de libaneses
simplemente no les gustaron los modales de McClellan y que estuvieron dispuestos a salir a
las calles de Beirut para darle una clase de etiqueta. Los manifestantes agitaban las mismas
banderas libanesas vistas en las anteriores manifestaciones “anti-sirias” y cantaban el
mismo himno nacional libanés. Con la excepción de que en el mar de banderas rojas y
blancas también hubo letreros denunciando la intervención de EE.UU. Unos pocos me
llamaron la atención. “Todos nuestros desastres son hechos en EE.UU.”, “No a la 1559” y
“No a la intervención extranjera”. Pero el que McClellan debería haber notado fue uno
inmenso que simplemente decía “SORPRESA”.
Los aturrullados y atolondrados eruditos estadounidenses le restaron importancia a todo el
acontecimiento como si no fuera otra cosa que un picnic de militantes resentidos de
Hezbolá. Pero el clan druso de Arsalan bajó de las montañas y los maronitas del clan
Franjieh llegaron desde Trípoli. Es difícil diferenciar a todos los varios grupos libaneses –
pero unos treinta partidos diferentes estuvieron representados en la marcha. Los nasseristas
pan-árabes estuvieron hombro con hombro con grupos pan-sirios e izquierdistas. Facciones
tribales de casi cada rincón de Líbano enviaron sus contingentes a unirse a la multitud
reunida en la plaza Riad El Solh.
Primero fue el himno nacional y canciones de la resistencia. Luego vinieron las consignas
de preparación “Beirut Horra Horra - Amerika Etlaay Barra” que pueden ser traducidas
como “Beirut es libre y EE.UU. debería preocuparse de sus propios asuntos”. Es una
lástima que no enseñen libanés coloquial en el Departamento de Estado. Porque hubo ese
agorero denuesto dirigido al embajador estadounidense: "Ya safir el Amrikan - ekhla eidak
aan Lebnan" – una clara advertencia de que no meta las manos en los asuntos libaneses.
Todos los discursos sonaron más o menos iguales. Exigieron una investigación rápida e
independiente para determinar quién asesinó a Rafiq Hariri. Todos deseaban también
independencia y soberanía – pero no estaban dispuestos a ver marines estadounidenses y
legionarios franceses desembarcando en la costa de Beirut. Aplaudieron a Siria por cumplir
su misión de estabilizar a Líbano.
31
Los oradores apoyaron unánimemente el acuerdo de Taef, que incluye el repliegue sirio y
expresaron su rechazo a la resolución 1559 de la ONU que ilegaliza a la resistencia libanesa
y sirve para arrebatar a los palestinos su “derecho al retorno”. Todos los oradores pidieron
unidad nacional, paz civil y diálogo, y prometieron no volver jamás a las antiguas
barricadas de la guerra civil. Denunciaron la interferencia israelí en los asuntos libaneses y
mostraron con el dedo a Washington por utilizar la resolución 1559 para impulsar las
antiguas ambiciones de Sharon de convertir a Líbano en un estado satélite.
El punto culminante del evento fue el discurso de Hassan Nasrallah y vale la pena prestar
atención a lo que dijo. Recordó deliberadamente a la multitud que se encontraba en medio
de una ciudad que había sido bombardeada hasta quedar en escombros por los aviones y la
artillería israelí en el verano de 1982. Y advirtió contra aquellos que quieren resucitar el
“Acuerdo del 17 de mayo” de 1984. Esa fecha podrá no significar nada a la mayoría de los
estadounidenses pero se refiere a un humillante tratado preparado por George Schultz y
firmado por el presidente Amin Gemayel mientras los tanques israelíes rodeaban Beirut.
Habría convertido a Líbano en un servil estado estilo Vichy, obligado ante Tel Aviv. Los
eventos posteriores obligaron a Gemayel a renunciar al perecedero tratado. La referencia de
Nasrallah a ese acuerdo fue un desafío directo a los neoconservadores en la administración
Bush a que abandonaran sus fantasías de partidarios del Likud. También constituyó una
clara advertencia a todo miembro de la oposición libanesa que se sienta inclinado a
colaborar con los israelíes y sus agentes en Washington.
Después de castigar a George Bush, Nasrallah se dirigió a Francia. “Presidente Chirac:
sabemos que usted ama a Líbano. Lo instamos a que reevalúe su política. Usted dice que
apoya a la democracia en Líbano. ¿Formarán parte los libaneses reunidos aquí hoy de esa
democracia?” Habría que señalar que Chirac y la Unión Europea han resistido una
considerable presión estadounidense para que difamen a la resistencia libanesa como
‘terrorista’.
Nasrallah pasó luego a presentar un desafío a la oposición. Podrán escoger si quieren que
los sirios se retiren dignamente según el acuerdo de Taef o humillados bajo la resolución
1559 de la ONU. Si insisten en esta última alternativa – que también significaría el desarme
de la resistencia libanesa – tendrían que considerar que se dejaran de lado todas las demás
provisiones del acuerdo de Taef, que fue negociado precisamente por Rafiq al Hariri.
Nasrallah podrá haber sonado como un abogado que subrayaba un delicado detalle legalista
de menor importancia. Pero estaba formulando una amenaza.
Lo que Nasrallah estaba diciendo a la oposición era: “Ustedes quieren que se vayan los
sirios. Nosotros también. Pero no olvidemos que – a pesar de todos sus errores – hay que
reconocer que permitieron que Líbano emergiera del caos de la guerra civil. Incluso si se
quedaron más de la cuenta, – deberíamos enviarles una nota de agradecimiento, antes de
despedirnos de ellos. No es hora de olvidar nuestros buenos modales libaneses. Queremos
que los sirios se vayan con su dignidad intacta. Una vez que se hayan ido, queremos
mantener calurosas y fraternales relaciones con nuestros hermanos árabes en Damasco. Que
ningún israelí se imagine que les hemos enviado una invitación para que devoren a Líbano.
32
En todo caso, ahora es obvio que los sirios se van a ir. Pero 1559 es otra cosa. No sólo
apunta a los sirios – ha sido elaborada para fomentar la guerra civil y la querella sectaria.
Los estadounidenses del Likud han colocado a los libaneses que resistieron contra la
ocupación israelí en la misma lista negra que Al Qaeda. Es algo simplemente inaceptable.
Pero la implementación del acuerdo de Taef es una cosa. Otra diferente es la
implementación total de la resolución 1559 que significa descartar el acuerdo de Taef.”
De manera que, ¿qué significaría el abandono del acuerdo de Taef para la oposición
libanesa? Como 1559, una de las provisiones del acuerdo de Taef incluyó la retirada total
en última instancia de las fuerzas sirias. Pero el acuerdo de Taef – que terminó con quince
años de disputas sectarias – contenía otras provisiones. Como los Acuerdos de 1943,
estableció un sistema confesional que permitió que los cristianos maronitas y los
musulmanes suníes retuvieran ciertos privilegios – incluyendo la poderosa presidencia y el
puesto de primer ministro. No es una concesión pequeña en un país en el que los chiíes
forman de lejos el grupo étnico más grande.
En efecto, Nasrallah le estaba ofreciendo una alternativa a la oposición. Podía alinearse con
la 1559 inspirada por los neoconservadores o podía conservar la preponderancia política de
la elite maronita y suní. No podía lograr las dos cosas.
Desde luego, los israelíes y sus serviles brigadas neoconservadoras en Washington no
verían ningún problema en la reiniciación de la lucha civil en Líbano. Pero para Líbano, la
reapertura de las heridas del pasado y el combate por quién obtiene qué trozo de la torta
política llevaría a un caos total. Para mantener a Líbano entero, el acuerdo de Taef debe
seguir entero.
En el caso improbable de que facciones tribales irredentistas se sientan tentadas a descartar
el acuerdo de Taef, puede ocurrir cualquier cosa. Si estalla otra guerra civil, nunca volverá
a haber otro Rafiq Hariri para volver a recomponer Beirut.
La amenaza de Nasrallah es un signo de advertencia de lo rápido que se pueden deteriorar
las cosas si no se tiene cuidado. Antes de que George Bush aproveche una barata ventaja
interior de su pavoneo en Beirut, le haría bien prestar un poco de atención seria. Su
administración y sus pregoneros en los medios de masas insisten en presentar los eventos
en Líbano como un rápido dividendo resultante del lodazal iraquí. Pero puede ocurrir que el
viento sople en la dirección contraria. Si Líbano comienza a desintegrarse, los chiíes en Irak
– que tienen vínculos antiguos con Irán – podrían reaccionar de manera inesperada. Bush
tiene que reconsiderar su cruzada por criminalizar a Hezbolá – un movimiento que es
aplaudido por la vasta mayoría de los libaneses y de los árabes por dirigir la resistencia
contra la agresión israelí. Nasrallah no es Bin Laden y Hezbolá no es los talibán.
Ahora es seguro que los sirios se van. Una vez que se hayan ido, el tema del desarme de
Hezbolá se convierte en un asunto interno de Líbano. Chirac tiene que convencer a los
estadounidenses de que el camino más corto para lograr ese objetivo es descriminalizar a la
resistencia libanesa, terminar con la ocupación israelí de las Granjas Sheba y obtener
garantías a toda prueba de que Tel Aviv jamás volverá a invadir Líbano.
33
También ayudaría si EE.UU. tratara de llamar menos la atención y se concentrara en
arreglar el lío en Irak antes de emprender nuevas iniciativas para desestabilizar a Líbano y
Siria.
Los libaneses tienen que mantener la paz y bajar el tono de la retórica. La retirada siria
parece ser un hecho. Sobra decir que aquellos que asesinaron brutalmente a Rafiq al-Hariri
tienen que ser encontrados y deben pagar por sus crímenes, y eso pronto. Existen los que
conocen la respuesta. No fue una conspiración de una persona. Una recompensa sustancial
y una oferta de clemencia junto con una investigación bajo supervisión internacional
llegarán lejos para curar las heridas en un Líbano soberano e independiente.
Las diferencias entre la oposición libanesa y las multitudes que se reunieron en la plaza
Riad el Solh no merecen este nivel de discordia. En realidad, muchos libaneses
probablemente manifestaron en ambas ocasiones. Las pasiones despertadas por el brutal
asesinato de Hariri no deberían ser utilizar para provocar una lucha civil. Si estuviera vivo
actualmente, Hariri no escatimaría esfuerzos por encontrar una base común. Ahora que los
sirios se van, el único punto importante de enfrentamiento es la renuncia inmediata de
ciertos individuos en las agencias libanesas de seguridad que pueden o no haber fallado en
la protección de Hariri o que no han mostrado algún progreso en sus investigaciones. ¿Por
qué esperan hasta que los destituyan? ¿No podrían simplemente renunciar y dejar el sitio
para que lo ocupen individuos más competentes?
Aparte de los neoconservadores y los israelíes, todas las demás partes – incluyendo a los
estadounidenses – tienen todo que ganar y nada que perder si impulsan a los libaneses hacia
un terreno común. Los sirios se van con sus cabezas bien altas. Los libaneses logran una
oportunidad de cumplir con el sueño de Hariri de construir un país cosmopolita en el que
las diversas sectas de Líbano puedan vivir en armonía. A Chirac se le reconocería el mérito
de haber navegado con seguridad por sobre las traicioneras divisiones étnicas del Levante y
por facilitar una paz duradera. En cuanto a Bush, lograría evitar otro atolladero que sólo
puede agregar mucha arena movediza a la que ya tiene en Irak.
Leer la buenaventura en las hojas de té en Beirut no es cosa de aficionados. Sin embargo,
ayuda si todas las partes leen en la misma taza. Para desactivar la actual crisis, Nasrallah
tiene que retirar su amenaza de descartar el acuerdo de Taef y Walid Jumblatt tiene que
reconsiderar su llamado a la intervención extranjera. Por el bien de la paz, Aun debería
considerar la prolongación de su retiro en París y Amin Gemayel tiene que denunciar
públicamente el Acuerdo del 17 de mayo y retirarse a los escaños de los no participantes.
En cuanto a los actores extranjeros en este drama, los sirios tienen que completar el
repliegue de su ejército y de sus unidades de inteligencia según el plan establecido. Francia
debería instar a Washington a echar un vistazo a la realidad y Bush tiene que ignorar a su
guardia pretoriana neoconservadora y comenzar a prestar atención a Chirac. Mientras tanto,
Scott McClellan debería preocuparse de sus modales y acostumbrarse a unas pocas
‘sorpresas’ libanesas más.
Ahmed Amr es editor de www.NileMedia.com
34
Líbano: ¿El fin de los Acuerdos de Taef?
Marlin Dick*
MERIP, Nota Informativa núm. 105, 20 de agosto de 2002
Traducción: Beatriz Morales, CSCAweb (www.nodo50.org/csca)
"El impulso que parecía haber tomado la construcción de la soberanía -moderando la
influencia siria en los políticos libaneses- se ha detenido. La oposición libanesa está siendo
marginada a causa del 11 de septiembre o simplemente por factores internos"
Los políticos y los medios de comunicación libaneses consideran el 7 de agosto de 2001
como la fecha en que el gobierno libanés empezó a tomar medidas enérgicas contra las
libertades públicas. Aquella tarde, una cadena de televisión favorable a la oposición emitió
en directo imágenes de miembros del ejército libanés asaltando las oficinas de las figuras
políticas cristianas Tawfiq Hindi y Nadin Lteif. Estos últimos, junto con otras muchas
personas, fueron acusados de "colaborar con Israel", de dedicarse a actividades políticas
prohibidas y de proferir gritos contra el "Estado policial". Las detenciones se produjeron
cuando parecía que se estaba formando una poco común alianza confesional de elementos
cristianos con el fin de desafiar al gobierno, especialmente por su constante consentimiento
de la "presencia" de más de 30.000 soldados sirios en Líbano.
El 3 de agosto de 2001, el patriarca maronita [1], cardenal Nasrallah Sfeir, inició una
histórica visita al sur del Monte Líbano, bastión de la comunidad drusa. La primera
incursión de Sfeir en la residencia del dirigente druso [2] Walid Yumblatt -que tuvo un
recibimiento público digno de admiración- llevó a los observadores a describir la visita
como una "reconciliación" entre las comunidades drusa y maronita. Las milicias drusa y
maronita fueron enconadas rivales en uno de los más sangrientos episodios de la guerra
civil libanesa, la Guerra de la Montaña de 1983-84 [3]. Los asombrados televidentes vieron
a jóvenes hombro con hombro y ondeando las banderas de las Fuerzas Cristianas Libanesas
y del Partido Socialista Progresista de Yumblatt.
35
Cuando dos días después la caravana de Sfeir volvía a casa, a ambos lados de la carretera
había miles de cristianos libaneses despidiéndolo. Como se siguió emitiendo en directo, se
vio a montones de personas gritando "¡fuera Siria !" o burlándose de Emile Lahoud, el prosirio presidente de Líbano. Más de cien personas fueron detenidas bajo la acusación de
insultar a un país árabe hermano, alterar el orden público o gritar consignas provocativas.
El 9 de agosto tuvo lugar una concentración ante el Palacio de Justicia de Beirut para
protestar pacíficamente por las detenciones. Ante las cámaras, miembros de la seguridad
vestidos de paisano pegaron y sacaron a rastras a los jóvenes manifestantes de ambos sexos,
que fueron arrestados por "atacar al personal de seguridad" y provocar escándalo público.
El 19 de agosto, una multitud de figuras políticas, entre las que se encontraban Yumblatt,
reconocidos políticos musulmanes, grupos de izquierda y representantes del bloque
parlamentario del primer ministro, Rafiq Hariri, se reunía para denunciar el
comportamiento de las autoridades.
Sin embargo, un año después de los acontecimientos de agosto esas incipientes coaliciones
eran incapaces de reunirse de nuevo, y tampoco lo deseaban. Yumblatt no asistió ni a la
concentración ni a la conferencia de prensa posterior. En cambio, almorzó en el palacio
presidencial y elogió como había "tratado" Lahoud las repercusiones de los arrestos del 7
de agosto. El impulso que parecía haber tomado la construcción de la soberanía moderando la influencia siria en los políticos libaneses- se ha detenido. La oposición
libanesa está siendo marginada a causa del 11 de septiembre o simplemente por factores
internos.
Lahoud 'versus' Hariri
Las presiones para reformar el moribundo sistema político-económico libanés y establecer
relaciones con Siria aumentaron tras la retirada de Israel, en mayo de 2000, de casi todo el
territorio que ocupaba en el sur de Líbano, y la muerte dos semanas después del presidente
sirio, Hafez al-Asad. La retirada israelí provocó el llamamiento a enviar al ejército libanés a
la frontera, principalmente por parte de políticos cristianos. El llamamiento más
significativo en septiembre de 2000 procedió del Consejo de obispos maronitas del país,
encabezados por Sfeir. Lahoud y otros políticos veteranos rechazaron los llamamientos,
argumentando que el ejército no sería utilizado para garantizar la seguridad israelí. La
resistencia guerrillera continuaría con las Granjas Shebaa, una franja de terreno en la
frontera de los Altos de Golán, todavía ocupados por Israel. Los obispos instaron también a
la retirada siria de Líbano, lo que movió a las autoridades a declarar que la presencia siria
es "necesaria, temporal y legítima".
Mientras tanto, Yumblatt continuó con el acercamiento a las comunidades cristianas
iniciado unos años antes, dedicando a la presencia siria algunas criticas mordaces aisladas.
Durante las elecciones parlamentarias del verano de 2000, Yumblatt casi arrasó en los
barrios en los que había presentado candidatos -drusos y cristianos- contra figuras
incondicionalmente pro-sirias. La visita de Sfeir a la residencia de Yumblatt coronó una
serie de intentos de reconciliación que, a juzgar por el virulento contraataque de las
autoridades, tuvieron gran éxito.
36
Mientras la batalla entre el Estado y la oposición se apoderaba de los titulares, la ofensiva
del 7 de agosto también puso de relieve la lucha entre Lahoud y Hariri, que divergen
profundamente sobre una variedad de cuestiones políticas y no se llevan bien
personalmente. El asalto tuvo lugar mientras Hariri y el ministro de Defensa, Jalil Hrawi,
estaban fuera del país y por lo tanto, sin conocimiento del gobierno. Según los términos de
la nueva Constitución adoptada en 1989, el gobierno ejerce la autoridad ejecutiva.
'Qornet Shehwan'
En abril de 2001, varias docenas de políticos cristianos formaron el Qornet Shehwan, una
coalición de oposición que tomaba su nombre del monasterio maronita en el que los
miembros fundadores se habían estado reuniendo. La coalición agrupaba diputados
independientes, un ex -embajador en Washington y representantes de grupos de derecha
como las Fuerzas Libanesas [4] y el Movimiento Patriótico Libre del general Michel Aoun.
Haciéndose eco de Sfeir y de los obispos, Qornet Shehwan apoyó el envío del ejército a la
frontera y el mantenimiento de unas excelentes relaciones con Siria siempre y cuando la
relación recuperara el equilibrio. Pero la aparición de Qornet Shehwan llega en un
momento en que la disputa Lahoud-Hariri está marginando a la oposición.
Durante su primer periodo como primer ministro (1992-1998), Hariri tuvo que hacer frente
a una significativa oposición a la política neoliberal de su gobierno. Cuando Lahoud tomó
posesión de su cargo en 1998 nombró a Salim Hoss al frente del primer gobierno. Pero
Hariri volvió triunfante tras unos excelentes resultados en las elecciones parlamentarias de
2000. Los libaneses experimentaron rápidamente el estilo francés de la cohabitación, al
tiempo que se requerían más esfuerzos, a veces con orientación siria, para distender las
discrepancias entre Lahoud y Hariri. Con la carga añadida de una economía vacilante y una
fuerte presión para reducir el servicio de la deuda externa, ni Lahoud ni Hariri podían
atender a las demandas de la oposición para aventajar al rival.
Mientras tanto, los grupos de oposición como Qornet Shehwan no han logrado implicar a
Lahoud, Hariri o a los sirios en algo que pareciera un diálogo. En cambio están contentos
propugnando objetivos difíciles de conseguir, como limpiar el poder judicial, descentralizar
los poderes del gobierno y llevar a cabo reformas económicas y políticas a gran escala.
Durante casi un año, los acontecimientos del 11 de septiembre han permitido a las
autoridades invocar al coco de la "crítica situación regional" para mantener a la oposición al
margen. Yumblatt ha visto por donde soplan los vientos. En su último "discurso electoral"
describe un segundo acuerdo Sykes-Picot que dividirá la región, destacando las amenazas
de EEUU contra Iraq, Líbano y Siria; no es este el momento, insinúa el líder druso, para
resolver problemas decisivos como el equilibrio entre Beirut y Damasco.
El verano del Patriarca
Aunque la Intifada y la guerra de Washington "contra el terrorismo" mitigaron la
inclinación del Estado a responder a la oposición, la marejada avanzó a pesar de todo. La
elección parlamentaria para cubrir el escaño vacante del difunto diputado de la oposición
Albert Mojeiber, proporcionó a la oposición la posibilidad de mostrar su fuerza en las
urnas. Qornet Shehwan dividió sus votos entre algunos que apoyaban al dueño de una
37
televisión, Gabriel Murr y otros que apoyaban al abogado activista Ghassan Mojeiber,
sobrino del difunto diputado. Mientras tanto, los partidarios del régimen apoyaron a la
sobrina de Murr, Mirna.
Finalmente, Gabriel Murr fue declarado vencedor de una muy reñida carrera tras la retirada
de su sobrina a instancias del Estado. Las Fuerzas Libanesas y los partidarios de Aoun
participaron en las elecciones, lo cual es significativo -habían boicoteado las tres primeras
vueltas de las elecciones parlamentarias después de la guerra. No se conoce todavía el
sistema de distritos para las elecciones libanesas de 2005. Podría ser preparado con el fin de
derrotar a las figuras de la oposición como en las vueltas anteriores. Aun con todo, las
elecciones de junio han dejado su impronta, aunque sólo sea en los carteles de Aoun y de
las personalidades de las Fuerzas Libanesas, Basir Gemayel [5] y Samir Geagea, exhibidos
en los mítines electorales. Para Yumblatt y otras figuras de izquierda, aquellas caras
recuerdan a la peor violencia sectaria de la guerra.
El sistema experimentó una segunda sacudida importante en junio, cuando figuras
maronitas de Los Ángeles se reunieron en un Congreso Mundial Maronita. Las
resoluciones del congreso hacían un llamamiento a la retirada siria de Líbano, pero no se
detuvieron ahí. Los participantes también votaron apoyar la Ley de Responsabilidad de
Siria, una legislación propuesta en el Congreso de EEUU que aprobaría una serie de
sanciones contra Siria si la Casa Blanca no podía probar que Siria no apoya a Hizballah,
importa petróleo iraquí, desarrolla armas de destrucción masiva o mantiene tropas en
Líbano. Dicha Ley ha sido apoyada igualmente por el Comité Americano-Israelí de
Asuntos Públicos (AIPAC, en sus siglas en inglés) y el Comité Estadounidense por un
Líbano Libre, cuyo círculo dorado de "partidarios principales" incluye al ex funcionario del
departamento de defensa, Richard Perle, a la ex embajadora ante Naciones Unidas, Jeane
Kirkpatrick, y al comentarista pro-israelí Damiel Pipes, entre otros. Aunque la Ley aún está
pendiente [de aprobación] en el Congreso, la administración Bush y la USA Engage, una
coalición de empresarios con intereses comerciales, se oponen firmemente a ella.
El congreso de maronitas expatriados provocó una tormenta de protestas de los medios
políticos de Líbano. Algunos de los que participaron trataron de restar importancia a las
medidas arguyendo que no podían derrotar al núcleo de electores anti-Siria en la diáspora.
Damasco percibe que su aproximación a los cristianos libaneses durante la primera mitad
de 2002, mediante el repliegue militar y la primera visita a Líbano del presidente Bashar alAsad, fueron recompensadas con posiciones "extremistas". A mediados del verano
Damasco estaba lo suficiente irritado como para contraatacar en varios frentes. Más
particularmente, varias docenas de diputados maronitas han empezado a explorar la
posibilidad de formar un "grupo consultivo" que sería un contrapeso de Qornet Sheswan.
Recientemente, Asad ha dado la bienvenida a quien quiera ir a Damasco a discutir las
relaciones bilaterales, arrastrando a una corriente de políticos cristianos a hacer la caminata.
Pero la comunidad cristiana del Líbano posterior a la guerra tiene un líder político: el
patriarca maronita. Sfeir sigue apelando a la soberanía completa y a la independencia,
situándose a sí mismo por encima de la discusión. No respaldó del todo las resoluciones de
Los Ángeles y sigue apelando a mantener las mejores relaciones posibles con Damasco
siempre y cuando sean entre iguales.
38
Según Sfeir,el régimen de Asad aún no ha emitido propuestas de paz equiparables -reducir
el número de trabajadores sirios en Líbano, por ejemplo, o liberar al prisionero Geagea.
¿El fin de Taef?
Los acuerdos de Taef de 1989 o "Documento de Acuerdo Nacional" fue negociado por
miembros del Parlamento en un balneario de montaña cerca de la costa saudí del Mar Rojo.
[6]
Taef volvió a sintonizar el sistema político libanés, tomando prerrogativas presidenciales y
confiriéndoselas al gobierno en su totalidad, e hizo también un llamamiento a la retirada
siria del Valle de la Bekaa en la frontera con Siria. El documento, un proyecto para el
sistema político libanés, no abolió la práctica según la cual se reservan puestos del gobierno
para determinados grupos confesionales, pero pidió la formación de un comité para discutir
sobre una paulatina desconfesionalización de la política. El documento ya tiene 13 años y
las provisiones fundamentales aún no se han llevado a cabo.
Las figuras relevantes piden con frecuencia que se ejecuten los Acuerdos de Taef pero las
posturas de Lahoud y Hariri son significativas. Lahoud raramente llama al documento por
su nombre; su lema favorito es construir un "Estado de Derecho e Institucional". Hariri
desestimó recientemente todo el debate de Taef afirmando que el documento ya se ha
aplicado en un "97%". Mientras dos veteranos políticos libaneses permanecen
aparentemente fríos respecto a Taef resultó irónico ver surgir el problema durante una
concentración organizada el 7 de agosto por partidarios de Aoun. Algunos oradores
reclamaron olvidar Taef y confiar en las resoluciones internacionales para forzar la retirada
de Siria. Yumblatt ya ha denunciado que la concentración era una versión local de la
conferencia de Los Ángeles e incluso un miembro de Qornet Shehwan como el diputado
Nassib Lahoud que estaba presente, se vio obligado a distanciarse de cierta retórica de la
concentración. Pero está claro que los Acuerdos de Taef están pasando por un mal
momento en Líbano.
39
-------------------------------------------------------------------------------Notas de CSCAweb:
1. Cristianos orientales
2. Los drusos son un grupo confesional musulmán derivado del chiísmo.
3. Organizaciones confesionales maronitas fueron aliados de Israel durante la invasión de
1982 y la posterior ocupación de parte de Líbano. Los drusos del Partido Socialista de
Yumblat se encuadran en el campo nacionalistas aliado de los palestinos.
4. Las Fuerzas Libaneses, organización de extrema derecha, fueron las responsables de las
matanzas de Sabra y Chatila en septiembre de 1982.
40
5. El asesinato de Gemayel en 1982 fue el precursor de las masacres de los refugiados
palestinos por parte de las milicias de las Fuerzas Libanesas en Sabra y Chatila. Tras dos
meses de combates y asedio, en el verano de 1982, el mediador norteamericano Philip
Habib logra el compromiso de la OLP de desalojar Beirut-Oeste a cambio de garantizar la
protección internacional para la población palestina de los campos de refugiados situados
en la periferia sur de la ciudad, los de Sabra y Chatila. Los combatientes palestinos
abandonan la capital libanesa el 1 de septiembre, y el 10 de septiembre lo hace la fuerza
multinacional desplegada. Tras el asesinato -nunca esclarecido- el día 15 del recién elegido
nuevo presidente libanés Bachir Gemayel (dirigente del Partido Kataeb o Falange,
formación de la extrema derecha maronita aliada de Israel), el ejército israelí ocupa BeirutOeste en contra de lo pactado con EEUU.
6. Los Acuerdos de Taef fueron firmados en octubre de 1989, a iniciativa de una comisión
tripartita de la liga Árabe -compuesta por Argelia, Arabia Saudí y Marruecos- para poner
fin a la guerra civil libanesa. Los Acuerdos preveían, para el bien de la reconciliación
nacional en Líbano, la modificación de la Carta Nacional -impuesta por Francia y que
desde la independencia de Líbano había forjado un reparto de poder por grupos
confesionales favorables a los cristiano-maronitas- a fin de garantizar el equilibrio político
interno, si bien respetaba con ello su carácter esencialmente antidemocrático y los
privilegios de las élites político-económicas. Los Acuerdos de Taef prevén una reducción
de los poderes del presidente de la República (maronita) en beneficio del Consejo de
ministros y, sobre todo, del primer ministro (musulmán suní) y del presidente del
Parlamento (musulmán chií). Los acuerdos prevén igualmente que el Parlamento se
componga a partes iguales por representantes cristianos y musulmanes. En Taef se asumió
asimismo la continuación de la presencia de las tropas sirias en el país y el compromiso de
poner fin a la ocupación israelí del sur de Líbano.
41
¿SERA EL LIBANO TEATRO DE OPERACIONES
PARA LA AVANZADA CONTRA SIRIA
Marzo de 2005
Por: Maria Cristina Montenegro, El Mundo de España
Desde una perspectiva realista, en materia de relaciones internacionales, se
sostiene que los estados luchan por el poder debido a que se sienten inseguros, en
un ambiente anárquico donde nadie tiene el derecho a mandar ni la obligación a
obedecer.
42
Al menos en teoría, eso explica que cada estado tienda a lograr un adecuado
grado de poder que impida a los otros pretender lo que le pertenece y, si la
disuasión no alcanza, actuar en consecuencia.
Esto es: “ el dilema de la seguridad” como resultado de la naturaleza anárquica
del escenario internacional. Visto en sentido negativo, la falta de poder para
mantener la seguridad llevaría a la desaparición del estado por la impotencia ante
un oponente decidido.
Si bien es cierto que logrado un umbral de seguridad, que permita la supervivencia
del estado ( objetivo primero del interés nacional), existen variados objetivos o
valores a lograr. Sin entrar en el debate sobre la conceptualizaciòn del
poder y sus atributos, interesante desvelo teórico desatado por
Morgenthau, lo cierto es que un país que no posea un instrumento miliar,
en condiciones para afrontar las amenazas reales o potenciales,
difícilmente pueda mantener su autonomía nacional, supuesto de su
supervivencia, y, de paso, amén de generar hacia su región inmediata
una suerte de desequilibrio estratégico que retroalimente su propia
situación de vulnerabilidad.
No es un dato menor que en el camino de los denominados “estados fallidos” la
más dramática manifestación de su colapso es la falta de capacidad para defender,
hacia adentro, la vida, los bienes y la propiedad de sus ciudadanos y, hacia fuera,
la incapacidad para entrar, con los atributos necesarios de fuerza, en los negocios
internacionales.
Más allá de la buenas intenciones del idealismo, la política internacional sigue
siendo un proceso continuo de conflicto- cooperación. Ni hablar en un escenario
donde los jugadores se han multiplicado y los “indeseables” han adquirido
poder en base dinero y armas sofisticadas compradas, precisamente, con ese
dinero proveniente del delito internacional. A esto hay que sumar las formas
sutiles, especies de extensiones tentaculares, que penetran en todas las ramas de
la burocracia estatal y de sectores de las elites nacionales corrompiendo
voluntades.
Así las cosas, el asesinato del ex primer ministro libanés Rafik Hariri, de seis de sus
guardaespaldas y cinco civiles en la ciudad de Beirut, puso en los titulares de los
medios un nuevo foco de tensión en Medio Oriente.
Pero, entre las variadas consecuencias de lo que allí ocurre, no debiera pasarse
por alto las raíces mismas del desbalance estratégico creado en la década del
setenta en la región. El resultado de la “ seguridad tutelada” no puede tener
otro resultado, si se mantiene en el tiempo, que las posibilidades reales de
convertir a este territorio en un tembladeral hacia adentro y hacia fuera.
43
De la guerra civil a la “normalidad tutelada”
Los últimos acontecimientos del Líbano han puesto, en la mira de la comunidad
internacional, la realidad de una nación cuya seguridad está garantizada por su
vecino, en definitiva con un destino amarrado a la decisión de otro estado. Para
colmo de males, luego del 11S el vecino forma parte de los llamados miembros del
Eje del mal.
El pequeño territorio de unos 10.000 Km. cuadrados y con unos 3.6 millones de
habitantes, ha sido y es una fuente más de conflictos en Medio Oriente. La guerra
civil que enlutó al país entre 1975 y 1990, se originó en el enfrentamiento de unos
treinta grupos armados enfrentados. Esto derivó en la fragmentación del país en
varios territorios controlados por diferentes grupos: la Falange Cristiana, el grupo
chii Amal, agrupación musulmana y drusos, entre los más importantes.
La Influencia Siria se inició en 1976, cuando el gobierno libanés pidió a Siria
intervenir en el país para poner fin a la guerra civil que, un año antes, se había
desatado entre milicias drusas y cristianas a las que luego se agregarían otras
fuerzas políticas y milicias armadas, incluido las palestinas. Damasco envió a la
convulsionada Líbano alrededor de 30.000 militares en misión de estabilizar la
situación derivada de la guerra civil En realidad, sostienen varios analistas, el
objetivo era servir de contrapeso a la penetración israelí. Motivo por el cual en ese
caldero se cocinaron a lo largo del tiempo los conflictos regionales de Siria, Israel y
la OLP.
En 1978, interviene Naciones Unidas con una resolución que conminaba a los
israelíes a retirarse de esos territorios con el objeto de que el gobierno del Líbano
pudiera restablecer la autoridad.
Dos años después, se produce el asesinato del presidente electo del país y la
inestabilidad se expande hacia la región. Bashir Gemayel, de procedencia cristiana,
pertenecía a Falanges Libanesas y fue elegido presidente del Líbano por el
Parlamento el 23 de agosto y fue asesinado el 14 de septiembre debido a sus
acciones para desalojar las bases operativas de milicias palestinas que alimentaban
desde el territorio libanés la violencia árabe- israelí. Por ello en 1985, el gobierno
de Israel envía tropas al sur del Líbano para establecer una “ zona de
seguridad” y reclama el retiro de las tropas sirias.
En octubre de 1989 se intentó poner fin a los enfrentamientos mediante la
redistribución del poder entre las diferentes grupos o comunidades. El Documento
de Acuerdo Nacional o, más conocido, los Acuerdos de Taif,. firmado por los
legisladores libaneses en Arabia Saudita, establecieron las bases necesarias para
salir de la crisis.
44
45
Los principales puntos fueron el cese de la violencia, la reforma política, el
establecimiento de relaciones especiales entre Damasco y Beirut y un cronograma
para la retirada de las tropas sirias (1). Es así como, en el marco de estos acuerdos,
Siria adquirió un indiscutido tutelaje político sobre el Líbano.
La participación de Siria en la Guerra del Golfo, del lado de la coalición occidental,
hizo pensar que podría convertirse en un control de las bases palestinas de
Hezbollah y, por otro lado, el manejo de la masa de refugiados palestinos que
llegan a ese territorio.
Amistades peligrosas en un escenario explosivo
Pese a las expectativas, el territorio libanés continuó siendo el campo de
entrenamiento y de refugio del terrorismo palestino, no solo de Hezbollah sino de
Hamas y la Jihad islámica y, se supone, aprovechan sus bases en esos territorios
para penetrar en Irak alimentando la insurgencia en ese país. Esta situación puso a
Siria en la mira de Estados Unidos con la consiguiente inscripción dentro de los
países que forman parte del Eje del mal.
Aún Francia, antiguo amigo de Siria, decidió apoyar la propuesta
norteamericana de solicitud de retiro de las tropas en el Lìbano
presentando un borrador de resolución ante el Consejo de Seguridad de
Naciones Unidas. Este solicitó la retirada de “ todas las tropas
extranjeras” del territorio libanés (2). Aunque no menciona
explícitamente a Siria se supone que de no acatarse la resolución esta
sufrirá las sanciones correspondientes.
Pero, Siria intentó evitar su desalojo a partir de un recurso legal que permitiera la
extensión del mandato del actual presidente Emile Lahhud(3) , defensor de la
presencia siria, por un periodo más largo que el que el establecido por la carta
constitucional. Su principal opositor fue el ex primer ministro Hariri quien tenía
buenas relaciones con Damasco, incluidos negocios con altos funcionarios sirios.
Cuando el gobierno de Assad impulsó la reforma constitucional, Hariri rompió con
Damasco y renunció al cargo de primer ministro. Para él estaba claro que lo que se
intentaba era que Emile Lahoud continuara al frente de una presidencia que estaba
en sintonía con la continuidad del tutelaje sobre El Líbano(4). Desde entonces fue
un impulsor de la propuesta de Francia y Estados Unidos ante Naciones Unidas
para el retiro de las tropas del país. Además, consiguió unir a la oposición, de cara
a las elecciones de mayo, que impulsan una plataforma común antisiria. Aunque
explícitamente no estaba vinculado a la plataforma se supone que el gobierno sirio
lo tenía por su gestor
46
En respuesta al asesinato de Hariri, las presiones de Estados Unidos, Francia y las
Naciones Unidas aumentaron en los últimos días. El Secretario General Kofi Annan
investigará el caso del ex primer ministro y solicitó, con el voto unánime de sus 15
miembros, un informe urgente de las “ circunstancias, causas y consecuencias de
este acto terrorista”.
47
”El Consejo, se sostiene, está preocupado por el potencial desestabilizador (del
atentado), y expresa su esperanza en que el pueblo libanés pueda salir unido de
este terrible acontecimiento”. Sobre la posibilidad del envió de una fuerza
multilateral es una posibilidad que no se descarta pero por el momento es algo “
que debemos considerar con mucho cuidado al igual que el Consejo de
Seguridad” señaló el Secretario General Annan a los medios de comunicación.
Por ahora, Bashar Assad, presidente de Siria, hizo un movimiento de tropas
reubicando unos 3.000 hombres acantonados en Beirut hacia la frontera siria.
Quedan aún unos 12.000 hombres, en la capital lo que indicaría que los tiempos
de las Naciones Unidas no es el tiempo de Assad y que la retirada dependerá de
las consideraciones sirias. Aunque la presión norteamericana y la actitud de
Francia puede poner a Assad en la opción de retirarse en los próximos meses.
Las consecuencias del tutelaje consentido
Hacia adentro del Líbano, la presencia siria plantea una división en la opinión
pública. Dentro del complejo mosaico que compone la sociedad existen quienes se
oponen a la continuidad de la tutela siria y quienes, por el contrario, aspiran a su
mantenimiento. En esta posición se encuentra el mismísimo presidente libanés.
Mucho de los partidarios de esta corriente desean la permanencia del ejército sirio
por una cuestión concreta: si éstos se retiran quién detendrá a los israelíes cuando
avancen contra las organizaciones terroristas con bases al sur?.
Este dilema de seguridad tiene su base en la prolongada tutela consentida por
parte de la ciudadanía libanesa para mantener un endeble statu quo, asumiendo el
riesgo de quedar atrapada en el conflicto Sirio- Israelí- Palestino en una suerte de
ofrenda para quien les garantiza la paz entre facciones enfrentadas. Con el tiempo
la opinión de la ciudadanía se dividió en dos. Aquellos que quieren la continuidad
de la tutela siria y quienes desean restaurar la soberanía plena de su país
Por su parte, la comunidad internacional asumió durante años que la presencia
Siria e Israel en el Lìbano era parte del delicado equilibrio en Medio Oriente. Israel
se retiró en el 2002, luego de 22 años de ocupación. Para Siria las cosas han
cambiado: hay un escenario diferente a partir de la guerra contra el terrorismo
lanzada por Estados Unidos y ella está sindicada, nada menos, que como parte del
Eje del Mal.
El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, por Resolución 1559, de septiembre
de 2004, instó a las fuerzas extranjeras a salir del territorio y respetar la soberanía
del país. Las pretensiones de enmendar la Constitución para la continuidad del
Presidente Emil Lahud, pro sirio, responde a una maniobra Siria para continuar su
tutelaje.
48
Washington y París responsabilizaron a Siria de estar detrás de la decisión del
gobierno de El Líbano de enmendar la Constitución, que permite a un Presidente
permanecer en su cargo sólo seis años, sin posibilidad de renovar el mandato.
La reforma constitucional abría paso a un nuevo mandato del presidente pro sirio
Emil Lahud, quien debía pasar a retiro. Rafic Hariri, a la sazón primer ministro de
El Líbano, se opuso a ese cambio legal. Tras aprobarse la reelección del
presidente, Hariri dimitió como primer ministro y, como diputado, se fue
aproximando cada vez más al grupo que pedía el fin de la tutela de Damasco. (5)
El asesinato de Rafic Hariri (6), ex primer ministro opositor a la enmienda,
desencadenó la reciente crisis que logró unir las voluntades de Estados Unidos y
Francia, enfrentados en oportunidad de la intervención norteamericana en Irak.
Es evidente que Estados Unidos a dado muestras claras de sus intenciones cuando
retiró abruptamente a su embajadora, Margaret Scobey, y Condoleza Rice,
Secretaria de Estado, manifestó que la representación en Damasco quedará
vacante “ por tiempo indeterminado”. Lo que implica que de no mediar un retiro
militar sirio la cuestión del Líbano puede encenderse como un nuevo foco bélico en
la región.
Ahora bien, los libaneses quedarán rehenes de los conflictos ajenos como lo han
estado desde hace años hacia el sur. Es el costo de haber mantenido la
tranquilidad y una relativa estabilidad a partir de una seguridad tutelada. Sólo dos
preguntas:
a) Quién llenarà el vacío militar dejado tras la retirada Siria?
b) Será El Líbano parte del teatro de operaciones de una guerra posible contra
Siria?.
Por ahora son sólo dos preguntas inquietantes y una reflexión final:
La defensa y la seguridad en manos de otro resulta una póliza peligrosa, su
eficacia no depende del interés propio sino de los intereses y voluntades ajenas.
En esta inteligencia el Líbano, hoy, es toda una lección.
Notas
Siria nunca cumplió en su totalidad el Acuerdo de Taif. No sólo no retiró sus
tropas sino que mantuvo su influencia a lo largo del tiempo con la anuencia de la
comunidad internacional para mantener el statu quo.
(2)
El novedoso documento, patrocinado por EEUU y Francia, fue adoptado como
reacción al proceso constitucional que se estaba llevando a cabo en Beirut.
Washington y París responsabilizaron a Siria de estar detrás de la decisión del
gobierno de El Líbano de enmendar la Constitución, que permite a un Presidente
(1)
49
permanecer en su cargo sólo seis años, sin posibilidad de renovar el mandato.
Diario El Mundo
(3)
Lahoud, un ex comandante del ejército, fue elegido presidente en octubre de
1998 con la bendición del fallecido presidente sirio Hafez al Assad, padre del actual
presidente de Siria Bashar al Assad.
(4)
La reforma constitucional abría paso a un nuevo mandato del presidente pro
sirio Emil Lahud, quien debía pasar a retiro. Rafic Hariri, a la sazón primer ministro
de El Líbano, se opuso a ese cambio legal. Tras aprobarse la reelección del
presidente, Hariri dimitió como primer ministro y, como diputado, se fue
aproximando cada vez más al grupo que pedía el fin de la tutela de Damasco.
Fuente: diario El Mundo de España
50

Documentos relacionados