Volumen 11 • N.°1 Ilustre Colegio Oficial de Dentistas de Granada

Comentarios

Transcripción

Volumen 11 • N.°1 Ilustre Colegio Oficial de Dentistas de Granada
Volumen 11 • N.°1
Ilustre Colegio Oficial de Dentistas
de Granada
VOLUMEN 11 Nº 1
Enero – Abril 2010
Revista Odontológica Granadina
SUMARIO
Edita: Colegio Oficial de Dentistas de Granada
Directora: María de Nuria Romero Olid
Directores Adjuntos: Eva Mª Rosel Gallardo y
Cristina Ibáñez Romero.
Secretario Redacción: Antonio Luis Bonilla Martos
Editora Sección Científica: Rosa Pulgar Encinas
Responsables Secciones:
Prótesis: Francisco Javier Fernández Parra
Periodoncia: Francisco Mesa Aguado
Odontopediatría: Matilde Ruiz Linares
Cirugía: María de Nuria Romero Olid
Odontología Conservadora: Rosa Pulgar Encinas
Ergonomía: Juan Ignacio Rosales Leal
Medicina Bucal: Patricia Morales García
Odontología Preventiva: Eva Mª. Rosel Gallardo
Ortodoncia: Jose A.Alarcón Pérez
Actualidad Científica: Isabel Yepes Flores
Internet: Daniel Sánchez Durán e Inmaculada
Cabello Malagón
Historia: Fernando Monsalve Morenilla
Blanco y Negro: Alejandra Urréjola Ballesteros y
María Gloria Ruiz Escolano
Correctora Bibliográfica: Raquel FernándezValencia Caballero
JUNTA DE GOBIERNO
Presidente: Fco. Javier García Jerónimo
Vicepresidente: Fco. Javier Fernández Parra
Secretario: Gabriel Zapata González
Tesorero: Ramón del Castillo Salmerón
Vocales:
María de Nuria Romero Olid
María Teresa Briones Luján
Enrique Agredano Martín
Eva María Rosel Gallardo
Cristina Ibáñez Romero
Dirección y Redacción:
Colegio Oficial de Dentistas de Granada
Urb. Parque del Genil, C/Maestro Montero, Ed.
Guadiana, bajo 18004 Granada
Tel.: 958/ 522953 523192 Fax. 523192
E-mail: [email protected]
[email protected]
Http/: www.infomed.es/cgranada
Diseño y maqueta: Whippo Creativos
C/. Caña, 11. 18015 Granada.
Tel. 958 288 224
[email protected]
Fotomecánica: Jerónimo Gómez
Impresión: Ediciones Alsur
Tirada: 750 ejemplares
Depósito Legal: Gr-448/2000
ISSN: 1576-4966
3
Editorial
Nuestro Colegio:
- Movimiento colegial
5
Blanco y negro
- Reliquias dentales
Autoras: Alejandra Urréjola Ballesteros y
María Gloria Ruiz Escolano
8
Semblanzas
- D. Miguel Guirao Pérez: Desde mi recuerdo
Autor: Antonio Fernández Pérez
10
Retazos de Historia
- Las impresiones dentales
Autor: Fernando Monsalve Morenilla
13
Sección Científica
- Nuevas perspectivas en la rehabilitación del
maxilar superior: implantes cigomáticos
14
Autores: Martínez Lara I, Fernández Camacho
RM, Morales Trescastro I, Megías Rodríguez F,
Machuca Ariza J, Ramos Robles MC.
- Clorhexidina en la prevención de la alveolitis
en cordales inferiores. Evidencia científica
18
Autores: Rodríguez-Pérez M, Baca-García P,
Muñoz-Soto E, Romero-Olid MN, VallecilloCapilla M.
Actualidad Científica
- Actualidad científica internacional
Autora: Isabel Yepes Flores
22
Internet
- [email protected] a la red
Autores: Daniel Sánchez Durán e
Inmaculada Cabello Malagón
24
Biblioteca
Revista Odontológica Granadina / Vol.11 N.º1. 2010
Editorial
PRESENTE Y FUTURO DE LA PROFESIÓN DENTAL EN ESPAÑA
4
Desde que inicie mi andadura profesional como dentista al
terminar mi especialidad como
estomatólogo hace un cuarto de
siglo, los cambios han sido muy
significativos.
Aunque el modelo asistencial
sigue siendo básicamente el de la
consulta propiedad del titular de
la misma, o sea, la figura del dentista autónomo, se están viviendo
cambios que suponen un escenario distinto, que aunque más
competitivo puede suponer una
pérdida de calidad en la prestación de servicios al paciente.
Una de las causas más importantes de este cambio es sin duda
la gran plétora profesional existente, tenemos el doble de dentistas que serían necesarios en un
país con el nivel sanitario y de demanda de asistencia odontológica
del nuestro. Esto conlleva que las
consultas tradicionales lo estén
pasando mal. Además las perspectivas no son muy halagüeñas,
según el Consejo General de Dentistas de España, en un análisis de
las tendencias y objetivos de salud oral para el año 2020 el número de profesionales superará ampliamente los 45000, no habiendo
un aumento tan significativo de la
demanda asistencial.
No hay conciencia por parte
de las instancias que regulan el
acceso a los estudios universitarios del problema, ya que la
odontología es una carrera apasionante, pero al mismo tiempo
un callejón sin salida, la posibili-
dad de reciclado a otra actividad
es imposible. Además de las facultades públicas, parece que las
privadas hayan encontrado un
filón económico en formar dentistas, y se autorizan aperturas
de forma anárquica y sin sentido, en Valencia por ejemplo hay
actualmente cuatro facultades de
odontología, incluida la pública.
Sabemos que esto es oferta y demanda, pero el daño que se hace
es irreparable en cuestiones de
frustración profesional ya que el
ejercicio profesional será difícil.
Los jóvenes recién egresados
de la universidad no se arriesgan
a montar clínicas , y optan por el
trabajo por cuenta ajena, lo que
hace aumentar la oferta de servicios en macroclínicas, esto no sería
tan negativo si la visión de estas
no fuera tan mercantilista, ya que
los propietarios en su mayoría no
son dentistas, si no empresarios
o franquiciados a una marca, y
ven al paciente como un cliente,
coartando incluso la libertad de
diagnóstico y tratamiento que es
exclusiva del profesional, esto ha
venido a llamarse la “macdonalización” del sector odontológico.
Se recurre a un marketing muy
agresivo ofreciendo multitud de
tratamientos gratis y garantías
en los mismos, impensables en el
sector sanitario.
les siendo ésta de buena calidad
a un coste muy aceptable, así
como la universidad, que suele
ser buena en calidad pero que en
cuanto al precio es muy variable
habiendo verdaderos abusos por
parte de algunas privadas. El
resto son una cantidad ingente
de cursos algunos impartidos en
centros privados sin referencias
y de dudosa calidad, no existe
ninguna regulación al respecto,
hay curiosidades que dan que
pensar, como un “máster” organizado por una marca franquiciadora cuyo “título” lo expedía
una universidad politécnica en
la cual por supuesto no hay ninguna facultad de ciencias de la
salud y mucho menos de odontología. Por desgracia no se han
desarrollado aspectos de la Ley
de Ordenación de Las Profesiones Sanitarias que exigirían un
número mínimo de horas de formación continuada acreditada al
año a los profesionales para poder ejercer la profesión.
En fin he dado una visión
personal de lo que es y de lo que
nos espera a los profesionales
del “diente”, puedo pecar de pesimista pero creo que hay que tener los pies en el suelo y no huir
de la realidad.
Este gran número de dentistas ha propiciado la existencia
en España de una oferta incontrolada de formación continuada o postgraduada, una parte la
ofrecen los colegios profesionaFrancisco Javier García Jerónimo
Presidente del Ilustre Colegio de Dentistas de Granada
Revista Odontológica Granadina / Vol.11 N.º1. 2010
Nuestro Colegio
MOVIMIENTO COLEGIAL
ALTAS
5
DICIEMBRE
SALVADOR RUIZ PÉREZ
Universidad de Granada
GUILLERMO GARCÍA AGUAYO
Universidad de Granada
RODRIGO AZAÑÓN HERNÁNDEZ
Universidad de Granada
ENERO
LUCÍA MORENO SÁNCHEZ
Universidad de Granada
LETICIA SÁNCHEZ VARGAS
Universidad de Granada
MIRIAM MORCILLO NAVARRO
Universidad de Granada
FEBRERO
GUILLERMO DE HARO MUÑOZ
Universidad de Granada
LAURA CASTRO MUROS
Universidad de Granada
GEORGIA ERICA LOESCHBOR
Universidad de Córdoba (Argentina)
LAURA MAROTO LÓPEZ
Universidad de Granada
DIANA MILENA GÓMEZ PINZÓN
Universidad de Granada
PATRICIA CASARES GÓMEZ
Universidad de Granada
ELISABEL MIRÓN MIRAS
Universidad de Granada
MARZO
MARÍA ESTRELLA OSORIO RUIZ
Universidad de Granada
BAJAS
ALBERTO ALBALADEJO MARTÍNEZ
LAURA CASTRO MUROS
BEGOÑA ELVIRA RUIZ VALENZUELA
JUAN MIGUEL LOZANO LINARES
OLGA GARCÍA MARTÍNEZ
MARÍA CRISTINA IÁÑEZ MANZANO
MÓNICA MINUTELLA ALBARRACÍN
Mª CAROLINA GUILHERME ERHARDT
JATYR PROENÇA
MIRIAM YESTE MATILLAS
ALICIA MEDINA MARTÍNEZ
OLGA MARTÍN MOLINERO
ANTONIO CASARES LÓPEZ
ARACELI CASAS OLEA
Revista Odontológica Granadina / Vol.11 N.º1. 2010
Nuestro Colegio
6
CENA DE SANTA APOLONIA 2010
Revista Odontológica Granadina / Vol.11 N.º1. 2010
Nuestro Colegio
7
Revista Odontológica Granadina / Vol.11 N.º1. 2010
Blanco y negro
Alejandra Urréjola Ballesteros.
Gloria Ruiz Escolano.
Odontólogas Granada.
8
RELIQUIAS DENTALES
A lo largo de los años han
sido muchos los objetos guardados y venerados como tesoros y
reliquias pertenecientes a reyes,
mártires o dioses y que servían
como incentivos a las creencias
de la gente. Muchas de éstas siguen hoy siendo objeto de adoración. Como ejemplo podemos
citar la Sábana Santa en la que
fue envuelto el cadáver de Jesucristo y que se encuentra en Turín, la lanza de Aquiles hallada
en la ciudad de Phaselis o el cáliz
de la Última Cena expuesto en la
Catedral de Valencia.
Curiosas son las historias que
rodean a estas reliquias, pero…
¿qué hay de verdad o leyenda en
ellas? A continuación narramos
la historia de dos dientes sagrados. Uno, el perteneciente a Buda
y otro a Jesús de Nazaret.
EL DALADA O DIENTE DE
BUDA
de Bragança, virrey de Goa. El
rey de Pegu pretendió comprarlo
a cambio de una inmensa fortuna
y Constantino aceptó, pero pronto se opuso a tal negocio el arzobispo de Goa. Más tarde, unos
inquisidores dominicos robaron
el diente, lo trituraron y el polvo
lo arrojaron al río ante el estupor
de la muchedumbre. No obstante, otro virrey, Don Juan, envió
un falso diente al rey de Pegu a
cambio de un millón de cruzados
de oro y un barco de arroz cada
año. Los budistas aceptaron la reliquia como buena y desde 1828,
cada año, una réplica del dalada
sale en procesión dentro de la Karanduwa, un relicario soportado
y transportado por el elefante del
templo y acompañado por cuatro
deidades locales (Natha, Visnú,
Skanda y Pattini).
Saint Antoine de Vincennes, en
Francia, donde se encuentra el
castillo donde aguarda la famosa
reliquia, Luis IX, hijo de Blanca
de Castilla, pudo ser el que lo
adquirió y lo custodió. Luis IX
fue un monarca cristiano muy
afanado por las reliquias de Jesucristo. Llegó a poseer un trozo
de la cruz de Cristo, el hierro de
la lanza con la que le atravesaron
el costado e, incluso, desempeñó
la corona de espinas que se encontraba hasta entonces en Venecia. Lo misterioso es hasta dónde
fueron a parar todas esas reliquias. Lo que sí sabemos es que
su presencia era cierta en abril
del 1791, en Vincennes, en plena
Revolución Francesa y prueba de
ello puede percibirse en un acta
encontrada en la iglesia de esta
localidad:
El diente original puede contemplarse a través de una ventana
en el Templo del Diente, aunque
hay quien tiene sus dudas, sobre
todo los que conocen la historia
de don Constantino, el arzobispo
y los inquisidores.
“ Abiertos los relicarios y practicadas
las ceremonias de costumbre sobre
todos los objetos encerrados en dicho
armario, para poder ser tocados, sin
faltar al respeto debido, se hizo la
descripción de los mismos: una gran
cruz de metal dorado, en medio de la
cruz hay otra cruz formada con restos de aquella en la que murió Jesucristo. Una reliquia guardando una
espina de la corona de la pasión. Un
relicario con sangre de Cristo y sangre del milagro. Un diente de leche
de Jesucristo.”
En la ciudad de Kandy (Ceilán), actualmente Sri Lanka, se
venera el dalada o diente sagrado
de Buda. Buda murió en el año
756 a. C y su cuerpo fue incinerado a las orillas del río Ganges,
salvo el canino superior izquierdo que fue rescatado de las llamas por uno de sus discípulos
y entregado al rey Brahmadata
de Dantapura. Allí permaneció
ochocientos años hasta que pasó
a ser parte de los tesoros del rey
Guhesimba. Éste rey confió la reliquia a su hija Hemamola y a su
yerno Dantakumatra quienes lo
regresaron a Ceilán oculto en los
cabellos de ésta, donde se erigió
un templo en su honor.
No es muy conocida la infancia de Jesús de Nazaret, ya
que ninguno de los evangelistas menciona algún detalle de
esta etapa del niño Jesús. Menos
aún sabemos algo acerca de sus
dientes de leche. Se supone, que
como todos los niños, empezaría
a perderlos a los seis o siete años,
pero… ¿quién pudo guardar uno
de ellos y conservarlo como reliquia?
En el año 1560, los portugueses saquearon Ceilán y el diente
cayó en manos de Constantino
No es posible responder con
seguridad a esta pregunta. Según los vecinos del barrio de
EL DIENTE DE LECHE DE JESUCRISTO
Revista Odontológica Granadina / Vol.11 N.º1. 2010
BIBLIOGRAFÍA
1. Eslava Galán, J. El fraude de
la Sábana Santa y las reliquias
de Cristo. Barcelona: Planeta,
1997.
2. González Iglesias, J. Bocas
Imperiales: anécdotas de la
Odontología a lo largo de la
Historia. Barcelona: Plaza &
Janés, 2001.
Semblanzas
Antonio Fernández Pérez.
Médico Estomatólogo.
10
D. MIGUEL GUIRAO PÉREZ: DESDE MI RECUERDO
El pasado día 24 de marzo falleció en Granada el profesor D.
Miguel Guirao Pérez, Catedrático
de Anatomía y Embriología Humana de la Facultad de Medicina
de la Universidad de Granada.
Fig. 1. De izda. a dcha. Dres. Gálvez, Fajardo,
Guirao y Fernández. Santa Apolonia 2002.
Sirvan estas líneas como homenaje al ilustre científico, humanista, artista polifacético y trabajador infatigable que fue este
querido Maestro. Tenía la virtud
de transmitir su entusiasmo a los
demás en aquello que emprendía,
sus lecciones sobre sofrología eran
un ejemplo de ello.
Le conocí siendo alumno de
primero en la gran sala de disección de la Facultad de Medicina
de Granada, enseñando, como fue
su hábito en su dilatada vida. Esta
distancia me ha obligado a tratarle siempre de Ud. a pesar de sus
reiteradas propuestas de tuteo.
En 1983 se inició su vinculación más directa con la Estomatología. Por iniciativa del Dr. José
Luis Gálvez Rodríguez, y a petición de la Junta Provincial de Granada del Ilustre Colegio Oficial de
Odontólogos y Estomatólogos de
la V Región de la que era Presidente D. José Ortega Aguilar, el
entonces Rector D. Antonio Gallego Morell, consiguió para la Universidad de Granada la creación
de una Escuela de Estomatología.
D. Miguel fue nombrado, entre
otros aspirantes al cargo, su primer Director. Se le presentó la ardua tarea de crear de la nada una
Escuela de Especialistas con todo
cuanto conlleva un centro docente
de esta importancia. Fue necesario
transformar las camarillas y servicios de los estudiantes de teología
en unas modernas instalaciones
con aulas, laboratorios, clínicas y
oficinas, todo ello respetando un
edificio tan emblemático como
es el Colegio Máximo de Cartuja. No era posible una adaptación
muy funcional, pero D. Miguel
consiguió sacar el mayor partido
posible. El ya tenía la experiencia
de haber iniciado en su actividad
académica la Facultad de Medicina y el Hospital Clínico de la Universidad de La Laguna.
Una de las dependencias de la
Escuela de Estomatología, hoy Facultad de Odontología, es el Museo. Se creó pensando que, para
poder valorar en su justa medida
el desarrollo de una especialidad
que ha avanzado tanto en sus
técnicas como en los materiales e
instrumental que se emplean, era
necesario tener presente sus antecedentes. También, y así lo expresó él, como homenaje a los odontólogos granadinos.
D. Ignacio Gallastegui Iturbe,
a la sazón Presidente del Consejo
General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España,
tras visitar el Museo, dijo: que era
un exponente de sensibilidad, buen
gusto y amor a la profesión. El profesor Ustell i Torrent, Director del
Museo de Odontólogos y Estomatólogos de Cataluña, expresó
cuando lo visitó en 1985: …está
ideado de forma muy original, igualando un tiempo que iría desde fina-
Revista Odontológica Granadina / Vol.11 N.º1. 2010
les del pasado siglo a principios del
actual y decorado de conformidad a
ello. Ambas citas pueden dar idea
de la ingente obra que D. Miguel
dejó para la posteridad. Es cierto
que supo ayudarse para la decoración de quienes él denominó el
“equipo siete” uno de cuyos componentes era mi condiscípulo de
bachiller y notable pintor D. Luis
Díaz de la Guardia.
Casi todos los elementos que
integran el Museo y con la finalidad que se solicitaron, especialmente equipos, instrumental y
aparatos, fueron generosamente
donados por profesionales o sus
descendientes no solo granadinos
sino también de otras provincias
de España. No obstante el Museo
originó gastos y según expuso el
profesor Guirao en el prólogo que
tuve el honor que me dedicara en
mi libro “Museo Dental” el museo
pudo desaparecer. Se montó sin presupuesto porque nadie entendía que
se pidiera dinero para algo tan secundario cuando había necesidades tan
perentorias. Afortunadamente este
escollo fue superado y el Rectorado se hizo cargo de la deuda. En
su día por un acuerdo de la Junta
de Gobierno de la Facultad el Museo se dedicó a su fundador.
Fig. 2. Vulcanizador de caucho. Museo Fac.
Odontología. UGR. Fotografías A. Fdez. Pérez.
Semblanzas
12
Al dimitir D. Miguel como Director de la Escuela de Estomatología por motivos de salud, tal vez
por los muchos sufrimientos que
le originó el ambicioso proyecto
que había culminado, le sucedió
su discípulo, también Catedrático
de Anatomía, profesor Chamorro
Ortega. Este tuvo la amabilidad
de nombrarme Conservador del
Museo, cargo en el que fui ratificado por su sucesor el Decano de
Odontología, profesor Llodra Calvo y el siguiente Decano profesor
Ceballos Salobreña. Durante todos estos años he podido constatar, en mi relación con el profesor
Guirao, la preocupación que sentía por el futuro del Museo.
La Real Academia de Medicina
de Granada recibió la petición de
un informe de los distintos museos del área de salud ante la posibilidad de montar un gran museo
unificando todos. Por indicación
de mi Decano, profesor Ceballos,
asistí a varias reuniones que se
convocaron a tal efecto. Una vez
más pude apreciar el cariño que D.
Miguel sentía por el Museo que él
un día creó. Recuerdo que cuando
le comuniqué que había hecho inventario de las piezas que posee el
Museo quedó sorprendido de su
número.
El actual emplazamiento y
decoración del Museo en el Colegio Máximo de Cartuja, aunque
reducido, es inigualable. Pienso
que es muy difícil reproducir
las condiciones que actualmente
tiene, mucho menos si se diseminan sus componentes. Animo a
visitar este Museo en su actual
emplazamiento, creo que los
órganos rectores de la Facultad
darán todas las facilidades para
su visita.
Revista Odontológica Granadina / Vol.11 N.º1. 2010
En los últimos años he mantenido una relación muy directa y
continuada con el profesor Guirao al pertenecer ambos a la Asociación San Cosme y San Damián
de Médicos Jubilados. No hace
mucho nos decía que hacía gimnasia todos los días y era evidente que se encontraba en forma y
lleno de vida. Y ese es el recuerdo
que nos deja a quienes le hemos
tratado en los últimos tiempos.
Por los méritos contraídos con
la Odontología el Colegio Oficial
de Odontólogos y Estomatólogos de la V Región le concedió la
Medalla de Oro y el Colegio Provincial de Granada le otorgó la
máxima distinción que concede,
el Premio Santa Apolonia.
Descanse en paz el Ilustre
Maestro que fue D. Miguel Guirao Pérez.
Retazos de Historia
Fernando Monsalve Morenilla.
Doctor Médico Estomatólogo.
Especialista Universitario en Ortodoncia.
Granada.
LAS IMPRESIONES DENTALES
En la segunda mitad del siglo
XIX, cuatro grandes aportaciones
habían hecho progresar la prótesis
dental sacándola de sus inciertos
aunque inventivos orígenes artesanales: los dientes de porcelana,
las bases de caucho, los articuladores y el método racional para
tomar impresiones que es del que
vamos a hablar en esta reseña.
Para tomar una impresión, dos
cosas son imprescindibles (además del paciente y del profesional):
las cubetas y el material de impresión. Las cubetas o portamoldes
(como también se las denominaba), fueron introducidas en la profesión por Delabarre en 1820; el
yeso como material de impresión,
aunque había sido utilizado con
anterioridad fue presentado mayoritariamente a la profesión por
Chapin A. Harris en 1853.
En el último cuarto del siglo XIX
las cubetas estaban totalmente popularizadas, se construían en latón
niquelado y aluminio y por ejemplo
en España, se vendían en 1873 en
el depósito dental Triviño e Hijos a
un precio de 180 reales el juego.
Los materiales de impresión
usados eran el yeso o (polvo de
París como eufemísticamente se
le denominaba), la cera y la gutapercha (de los cuales el yeso era el
preferido por su exactitud y bajo
costo). A finales del siglo XIX un
nuevo material se unió a este grupo: la godiva, sustancia compuesta de goma de copal, estearina y
greda. Yeso y godiva fueron los
materiales mas usados para tomar medidas en la primera mitad
del siglo XX, hasta la aparición de
los primeros alginatos después de
la II Guerra Mundial.
Para hacernos una idea de las
dificultades a las que se veían
obligados nuestros abuelos en
13
su quehacer diario, vamos a describir brevemente la técnica para
tomar impresiones de escayola.
Primero se batía ésta en una taza,
añadiendo un poco de sal común
para acelerar su fraguado, hasta
conseguir una consistencia cremosa adecuada, se vertía en la
cubeta elegida y se introducía en
la boca con cuidado de que no se
corriera el yeso hacía la garganta
y no le dieran nauseas al paciente.
Para saber cuando el yeso se había
endurecido lo bastante, se hacían
pruebas con el sobrante hasta que
se fracturaba en pedazos, pero
sin llegar a fraguar del todo, lo
que hubiera complicado enormemente la retirada de la cubeta de
la boca, máxime si había dientes
remanentes. Al sacar la cubeta de
la boca, el yeso solía fracturarse
espontáneamente, si no era así se
rompía con un martillo pequeño
y la punta de un orificador. Luego se recomponían los trozos en el
interior de la cubeta, a modo de
puzzle, cerciorándose de que no
faltara ninguno, se pegaban con
cera fundida y se impregnaba la
impresión con agua de jabón o
barniz de sandraca y se procedía
al vaciado con escayola. La retirada del modelo de la impresión
era, como puede comprenderse,
una misión muy laboriosa, sobre
todo si la comparamos con la facilidad con la que actualmente se
desprende el modelo de escayola
de la impresión de alginato.
Para terminar
contaré
una
anécdota que
sucedió en el
gabinete de mi
abuelo,
Blas
Monsalve Ureña a principios
de la Guerra
Civil. Estando
tomando im-
presiones a un paciente con escayola sucedió que sonó la sirena de
alarma premonitoria de un bombardeo aéreo, lo que producía el
lógico pánico entre el personal.
El paciente al oírla dio un salto y
huyó despavorido a buscar un refugio antiaéreo (imaginamos que
al igual que el personal de la consulta). Una vez cesado el bombardeo y vueltas las aguas a su cauce,
apareció el paciente con la cubeta en la boca y el yeso fraguado
totalmente, por lo que hubo que
cortar la cubeta con discos de
acero y carborundum montados
en pieza de mano hasta liberar al
pobre paciente del involuntario
cepo en que había caído.
BIBLIOGRAFIA
1. Martínez del Castrillo, J.M.
Diccionario general de odontología.
Madrid: Bailly-Baillyere; 1904.
2. Monsalve Morenilla, F. La profesión dental en Granada 18751936. Granada: Tesis doctoral.
Universidad de Granada, 1995.
3. Ring Malvin, E. Historia de la
Odontología. Barcelona: Doyma,
1989.
4. Trobo Hermosa, P. Ejercicio
para la oposición a la cátedra de
Prótesis. La Odontología clínica.
8, 458-469, 1934.
5. Triviño Portillo, C. El Cirujano Dentista. Madrid: Diego Valero,
Tomo II, 1875.
Figs. 1 y 2. Cubetas de latón niquelado y aluminio que pertenecieron a profesionales granadinos de principios del siglo XX. Museo de la Facultad de Odontología de la UGR:
Revista Odontológica Granadina / Vol.11 N.º1. 2010
Sección Científica
NUEVAS PERSPECTIVAS EN LA REHABILITACIÓN DEL MAXILAR SUPERIOR:
IMPLANTES CIGOMÁTICOS
Cirujano Oral y Maxilofacial. Prof. Asoc. de la Fac. de Odontología. UGR.
Lda. en Odontología. Postgrado en Implantología Oral. Práctica Privada
***
Lda en Odontología. Práctica Privada.
****
Ldo. en Odontología. Práctica Privada.
*****
Ldo. en Odontología. Práctica privada.
******
Méd. Esp. Estomatología. Prof. Colab. Fac. Odont. UGR. Práctica Privada
*
14
**
INTRODUCCIÓN
El edentulismo completo del
maxilar superior representa un
amplio espectro de situaciones
clínicas, desde aquellas fácilmente tratables mediante implantes
fijados en condiciones favorables,
hasta aquellas en las que nos encontramos una atrofia severa
del maxilar, cuya rehabilitación
implica una reconstrucción tridimensional del mismo.
La atrofia tridimensional que
sufre el maxilar superior, junto
con la neumatización de los senos maxilares, suponen un reto
a la hora de restaurar su forma
y función de manera predecible1.
Se han sugerido muchos procedimientos para solucionar esta
atrofia, previamente a la colocación de implantes, tales como la
osteotomía de Lefort I, injertos
de hueso en aposición sobre el
maxilar y elevaciones sinusales
con autoinjerto o aloinjerto. Los
injertos de hueso autólogo dan
una tasa de éxitos satisfactoria
y está bien documentada, pero
implica una cirugía agresiva, la
morbilidad para el sitio donante
(Breine & Branemark 1980; Isaksson, 1994; Hürrzeler et al, 1996;
Lekholm et al, 1999; Triplett et
al.2000; Kahnberg et al. 2001).
Las técnicas de regeneración ósea
guiada, procedimiento también
documentado, aportarían unos
resultados limitados para pacientes totalmente edéntulos (Buser
et al. 1993; Simion et al. 2001).
Habitualmente estos tratamientos implican largos tiempos de
cicatrización y maduración ósea,
múltiples intervenciones quirúrgicas, tasas de éxito variadas y la
restricción de una carga inmediata, factor importante a tener en
cuenta hoy en día3,4,8,9.
Los implantes cigomáticos fueron introducidos por Branemark y
su grupo, en 1989, para restaurar
la función en pacientes con maxilares severamente reabsorbidos,
en las cuales no era posible utilizar
implantes en forma convencional,
así como para reconstruir grandes
defectos faciales2. Sus resultados
en 81 pacientes tratados con 164
fijaciones en la región cigomática
fueron de un 96,8 % de éxito, con
una media de seguimiento de 10
años (Branemark y cols. 1997). A
partir de esta experiencia diversas
publicaciones han puesto de manifiesto la seguridad de esta técnica,
reflejando una tasa de éxito que en
algunas de ellas es del 100%3,10.
Para realizar esta técnica quirúrgica es fundamental tener un
perfecto conocimiento de la anatomía del cigoma o malar, sus relaciones con el maxilar superior,
fosa temporal y con la órbita. Por
otra parte, diversos estudios exponen las variaciones de grosor,
forma y posibilidades de anclaje,
que también deben ser tenidas en
cuenta. El hueso cigomático posee su menor espesor a nivel de
su borde posterosuperior, en el
ángulo yugal, con un promedio
Revista Odontológica Granadina / Vol.11 N.º1. 2010
**
*
Martínez Lara I.
Fernández Camacho RM.
***
Morales Trescastro I.
**** Megías Rodríguez F.
***** Machuca Ariza J.
****** Ramos Robles MC.
de solo 3,1 mm. El mayor espesor
está en la zona media del hueso y
en su borde inferior, donde se articula con el proceso cigomático
del maxilar alcanzando un grosor promedio de 5,36 y 5,30 mm
respectivamente5,6,7.
Imagen 1. Punto más apical del cigomático al
que se dirige la parte apical del implante
Imagen 2. Punto de fresado inicial en la zona
molar del reborde alveolar del maxilar
Los implantes cigomáticos: están disponibles en ocho longitudes diferentes que van desde los
30 a los 52,5 milímetros. La parte
más coronal tiene un diámetro de
4.5 milímetros mientras que la
porción apical tiene un diámetro
de 4 milímetros. La cabeza del
implante está construida con una
angulación de 45º la cual soluciona la inclinación con respecto al
Sección Científica
plano oclusal con que se coloca.
MATERIAL Y MÉTODO
Desde diciembre del 2008 hasta marzo del 2010 han sido tratados un total de 10 pacientes, con
colocación de 22 implantes cigomáticos (Branemark System®
NobelBiocare) y 30 fijaciones convencionales en el sector maxilar
anterior. La edad de los pacientes
estaba comprendida entre 49 y 65
años. Dos pacientes habían sido
tratados previamente con implantes osteointegrados, con fracaso de sus rehabilitaciones completas. Otros dos tenían dientes
remanentes. Los restantes 6 pacientes presentaban edentulismo
completo, con diferentes grados
de atrofia del maxilar superior,
que lo hacían incompatible para
ser tratado con implantes convencionales.
A todos los pacientes se les
realizó como pruebas diagnosticas una ortopantomografía y
un estudio con tomografía axial
convencional o mediante CBCT,
analizando las posibilidades quirúrgicas mediante el software
Nobelguide. (Imagen 3)
bación nasal. La cirugía comienza con una incisión crestal hecha
desde la región molar de un lado
hasta la contralateral con dos
descargas laterales. La superficie
lateral del maxilar es expuesta y
el agujero infraorbitario identificado. Se realiza una pequeña
antrostomía en la parte superior
de la pared lateral del seno, elevando e intentando preservar la
membrana sinusal, circunstancia
que no es imprescindible. Todos
los implantes se colocan siguiendo un patrón secuencial de fresado establecido. Idealmente el implante tiene un anclaje en el proceso alveolar del maxilar superior
y en el hueso cigomático, aunque
en situaciones de atrofia extrema,
exclusivamente se realiza este anclaje en el cigoma (imagen 4).
lando un mínimo de dos fijaciones
entre los implantes cigomáticos.
La intervención finaliza con
la colocación de los postes de impresión, la sutura de los colgajos
y la toma de impresiones para la
prótesis fija de carga inmediata
provisional.
Habitualmente los pacientes
son dados de alta hospitalaria a
las dos horas de finalizar la intervención, con un tratamiento
analgésico, antiinflamatorio y antibiótico convencional, con claras
instrucciones para evitar las maniobras de Valsalva durante las
dos semanas posteriores.
Imagen 4. Maxilar tratado con 4 fijaciones cigomáticas.
Imágenes 6 y 7. Estudio de los maxilares y hueso cigomático con el software.
Imagen 3.
Todos los pacientes han sido
tratados en medio hospitalario,
bajo anestesia general, con intu-
Imagen 5. Especial atención se debe prestar al
posicionamiento final del implante, ya que la
cabeza del mismo está angulada 45º.
Posteriormente, los implantes
convencionales son colocados bajo
el procedimiento habitual, insta-
Imagen 8. Ortopantomografía previa de uno de
los casos.
Revista Odontológica Granadina / Vol.11 N.º1. 2010
15
Sección Científica
finitiva, que es una prótesis fija
atornillada híbrida de metal y resina o ceramometálica. Después
de la colocación de la prótesis los
pacientes son controlados a la semana, al mes, tres meses, seis meses, doce y dieciocho meses.
16
Imagen 14. Cierre de la herida.
RESULTADOS
Ninguno de los pacientes
presentó complicaciones intra ni
postoperatorias, a excepción de
dos que manifestaron molestias
inflamatorias y álgicas en la re-
Imagen 18. Prótesis fija inmediata provisional
de resina.
Imagen 19. Prótesis fija definitiva ceramometálica.
Imágenes 9, 10, 11 y 12. Inserción del implante
cigomático.
gión del pómulo durante las dos
semanas posteriores a la cirugía.
Imagen 13. Postes de impresión atornillados.
Imágenes 15 , 16 y 17. Proyecciones de Waters
y panorámica postratamiento.
De los 22 implantes cigomáticos sólo ha fracasado uno, durante el periodo de carga provisional, obteniendo una tasa de éxito
del 95,45 %, éste fue retirado con
anestesia local, pudiendo mantener una prótesis fija provisional
modificada hasta su restitución.
Todos los pacientes son tratados con carga inmediata, colocándoles una prótesis fija atornillada de resina, provisional, a
las 48 horas de la intervención.
Tras un periodo de 3-4 meses se
toman nuevas impresiones para
la confección de su prótesis de-
Revista Odontológica Granadina / Vol.11 N.º1. 2010
DISCUSIÓN
Las ventajas de la colocación de
implantes cigomáticos en el maxi-
Sección Científica
lar superior frente al tratamiento
con injertos óseos son varias. Una
de ellas es el menor tiempo de
tratamiento7, puesto que desde la
colocación de injertos óseos en el
maxilar posterior hasta la colocación de implantes convencionales
tendría que pasar un intervalo de
tiempo mínimo de 6 meses. Otra
ventaja es tener una morbilidad reducida frente a las técnicas alternativas de reconstrucción , puesto que
los injertos de cresta iliaca o calota
, y las elevaciones de seno maxilar conjuntamente con injertos de
hueso, así como la realización de
osteotomías de Le Fort I e interposición de injertos óseos conllevan
varios tratamientos quirúrgicos y
la hospitalización del paciente. La
tercera ventaja es la posibilidad de
la carga inmediata, siendo necesario la colocación de al menos 2 a
4 implantes convencionales en la
zona anterior del maxilar superior,
basándose en la experiencia clínica
y en cálculos teóricos y biomecánicos. Nuestros pacientes portan su
prótesis fija atornillada de resina
provisional a las 48 horas de la intervención quirúrgica. La mayoría
de nuestros pacientes habían rechazado previamente ser tratados
con injertos de hueso, aceptando
sin problemas la alternativa de los
implantes cigomáticos .
Nuestro grupo establece como
principales indicaciones de los
implantes cigomáticos las atrofias severas del maxilar superior,
Nº implantes
cigomáticos
Bedrossian y cols. 2002 44
Malevez y cols. 2004
103
Hirsch y cols. 2004
124
Branemark y cols. 2004 52
Becktor y cols.
16
Aparicio y cols. 2006
131
Peñarrocha y cols. 2005 21
Estudio
que precisarían procedimientos
reconstructivos, siendo especialmente útiles en las situaciones en
que ya han fracasado rehabilitaciones previas implantosoportadas. Como contraindicación fundamental está la presencia de patología sinusal aguda o crónica.
Todos nuestros pacientes han
sido tratados bajo anestesia general, pero también existe la posibilidad de hacerlo bajo condiciones
de sedación y anestesia local.
La tasa de éxito obtenida
(95,45%) es similar a la de los autores actuales, según se muestra
en el cuadro.
CONCLUSIONES
Con la experiencia acumulada hasta la fecha con este procedimiento reconstructivo, podemos afirmar que los implantes
cigomáticos son una alternativa
terapéutica a los clásicos procedimientos de aumento y reconstrucción maxilar, ofreciendo unas
indudables ventajas y unas tasas
de éxito difíciles de igualar o superar por los mismos.
BIBLIOGRAFÍA
1. Krekmanov L. Placement of
posterior mandibular and
maxillary implants in patients
with sever bone deficiency. A
clinical report of procedure.
Nº de
fracasos
0
0
3
3
2
0
0
Seguimiento
34 meses
6-48 meses
12 meses
72-108 meses
9-69 meses
6-60 meses
12-60 meses
Resultados de Estudios con Seguimiento a Largo Plazo de Implantes Cigomáticos
Tasa de
éxito
100%
100%
98%
94%
90,3%
100%
100%
Int J Oral Maxillofacial Implants 2000;15:722-30.
2. Branemark P-I, Svensson B,
Van Steenberghe D. Ten year
survival rates of fixed prosthesis on four or six implants
as modum Branemark in full
edentulismo. Clin Oral Implants Res 1995;6:227-31.
3. Bedrossian E, Stumpel L III,
Beckely M. The zygomatic
implant: preliminary data on
treatment of severely resorbed
maxillae. A clinical report. Int
J Oral Maxillofacial Implants
2002;17:861-5.
4. Eric D. Ferrara, John Paul Stella.
Restoration of the edentulous
maxilla: the case for the zygomatics implants. J Oral Maxillofac Surg 2004;62:1418-22.
5. Yuku Uchida et al. Measurement of the maxilla and Zygoma as as Aid in Installing Zygomatic Implants. J Oral Maxillofac Surg 2001;59:1193-8.
6. Gonzalez, E. D.; Sanz, R.A. &
Hidalgo, H. Estudio anatómico en relación a los sitios comprometidos en la técnica de
implantes cigomáticos. Int J
Morphol 2007; 25(1):133-7.
7. Nkenke E., Hahn M., Lell M.
Anatomic site evaluation of
the zygomatic bone for dental
implant placement. Clin Oral
Impl Res 2003;14:72-9.
8. Fernandez Ateca B, Colorado Bonnin M, Gay Escoda
C. Implantes transcigomáticos. Av Periodon Implantol
2004;6(3):129-41.
9. Aparicio C., Malevez C. El
implante
trans-cigomático.
RCOE 1999; 4:171-84.
10. Chantal Malevez et al. Clinical
Outcome of 103 consecutive
zygomatic implants: a 6-48
months follow-up study. Clin
Oral Implants Res 2004;15-8.
Revista Odontológica Granadina / Vol.11 N.º1. 2010
17
Sección Científica
CLORHEXIDINA EN LA PREVENCIÓN DE LA ALVEOLITIS EN CORDALES
INFERIORES. EVIDENCIA CIENTÍFICA
18
* Odontólogo. Práctica privada Granada.
** Catedrática de Odontología Preventiva. UGR.
*** Odontóloga. Colaboradora Máster Cirugía e Implant. Oral. UGR.
**** Profesora Asociada Cirugía Bucal. Prof. Máster Cirugía. UGR.
***** Profesor Titular Cirugía Bucal. Director Máster Cirugía. UGR.
1. INTRODUCCIÓN
Actualmente para el clínico
sanitario supone un gran reto
estar actualizado sobre técnicas,
pruebas, materiales, etc. valorando su eficacia, y efectividad. Esta
situación se ve potenciada por la
presión que, cada día más, ejercen
los pacientes, debido a su acceso
a la información (fundamentalmente vía Internet), haciéndoles
copartícipes de las decisiones clínicas.
La actualización requiere de
un trabajo importante debido a
que el número de fuentes bibliográficas es muy elevado y más
aún el número de artículos que
se publican.
Un problema añadido es que
no todo lo que se publica tiene la
adecuada calidad, por lo que es
fundamental saber acceder a la
información. Internet ha modificado las vías clásicas de acceso a
la información y la velocidad a la
que ésta se actualiza, por lo que
hay que desarrollar nuestras habilidades para realizar búsquedas
rápidas sobre las publicaciones
biomédicas o nuevas investigaciones, como de importantes revisiones o metaanálisis, y valoración crítica, para poder tomar las
decisiones más apropiadas en el
diagnóstico y tratamiento de los
pacientes, no basándolo sólo en
la experiencia y criterio personal
del profesional, siendo capaces
de traducir esta evidencia cientí-
* Rodríguez-Pérez M.
** Baca-García P.
*** Muñoz-Soto E.
**** Romero-Olid MN.
****** Vallecillo-Capilla M.
fica en la práctica diaria. Esta metodología, denominada medicina
basada en la evidencia (MBE), o
en nuestro campo, odontología
basada en la evidencia (OBE),
es la respuesta actual ante los retos que nos presenta la práctica
odontológica del siglo XXI.
objetiva y específica, que enfoque
nuestra búsqueda electrónica y
conlleve a unos resultados eficaces, como por ejemplo: para formular esta pregunta debemos
actualizarnos sobre alveolitis,
terceros molares y medidas terapéuticas.
La American Dental Association
(ADA) la ha definido como un
enfoque hacia la salud bucal que
requiere una integración racional
del estudio sistemático de la evidencia científica clínica relevante, junto
con el estudio de la salud bucal y médica del paciente, con la experiencia
clínica del dentista y las necesidades
y preferencias del paciente1.
La alveolitis es una complicación postextracción dentaria, que
tiene una incidencia en terceros
molares retenidos entre un 2030% y entre 2-3% el resto de las
extracciones. Han existido numerosas interpretaciones, llegando
a referirse hasta 17 definiciones
diferentes. La definición más reciente la describe como un dolor
postoperatorio en y alrededor
del alveolo dentario, el cual se incrementa en severidad en algún
momento entre el primer y tercer
día postextracción, acompañado
de una desintegración parcial o
total del coágulo sanguíneo intraalveolar, con presencia o no
de halitosis, reduciendo temporalmente la calidad de vida del
paciente debido a la presencia de
dicho dolor.2,3
2.
EVIDENCIA SOBRE ALVEOLITIS SECA Y TERCEROS MOLARES (ejemplo práctico).
Para llevar a la práctica la OBE
debemos solventar las siguientes
fases1:
2.1. Comenzar con el paciente, constituyendo una pregunta
clínica enfocada derivada del
caso individual (PICO: patient,
intervention, comparison, outcome),
Revista Odontológica Granadina / Vol.11 N.º1. 2010
Sección Científica
Los estudios epidemiológicos
han detectado múltiples factores de
riesgo en el desarrollo de la alveolitis postextracción, como serían la
dificultad de la extracción, inexperiencia del cirujano, mala higiene o
boca séptica, pacientes predispuestos a la hipovascularización, uso de
anticonceptivos orales (elevan los
niveles séricos de estrógenos que,
como consecuencia, incrementan
la actividad fibrinolítica), inadecuada irrigación intraoperatoria,
edad avanzada, sexo femenino,
tabaquismo,
inmunosupresión,
trauma quirúrgico, factores que
disminuyen la irrigación del alveolo, como puedan ser el uso de una
solución anestésica con vasoconstrictor o anestesia intraligamentosa, por la diseminación bacteriana
dentro del ligamento periodontal
debido a estas técnicas anestésicas,
zonas menos vascularizadas, diabetes descontrolada, etc. Existen
dos hipótesis de teorías etiopatogénicas, fibrinolítica de Birn donde
el trauma operatorio de extracción
libera gran cantidad de quinasas
que activan el plasminógeno, que
desintegra la fibrina, o la bacteriana, donde los componentes bacterianos en bocas sépticas activan el
proceso fibrinolítico, o incluso una
mezcla de ambos.3
Dado que la etiología del cuadro no es conocida, la principal
arma terapéutica de la que disponemos es la prevención, motivo por el cual se han realizado
importantes esfuerzos en conseguir métodos y protocolos efectivos y eficaces en este aspecto,
estudiándose agentes antifibrinolíticos, lavados, antisépticos y
antibióticos3. Quizás los fármacos que más éxito han tenido en
la prevención de la alveolitis son
los antisépticos, destacando la
clorhexidina4, y los antibióticos
locales, especialmente la tetraciclina. Aunque los antibióticos son
efectivos en su prevención, el alto
coste, importantes efectos secundarios y la posibilidad de generar
resistencias, justifican la investigación de nuevos tratamientos
efectivos a un menor coste y con
menores efectos adversos. Por lo
tanto, al informarme previamente del problema clínico que me
presenta la alveolitis, podemos
enfocar nuestra pregunta:
¿Podríamos prevenir la incidencia de alveolitis seca tras la
extracción de cordales inferiores,
con el uso de clorhexidina y sin
antibióticos sistémicos5?
2.2. Seleccionar la fuente adecuada de información y realizar
la búsqueda.
Hay dos tipos de fuentes basadas en la evidencia: primarias
y secundarias. Las primarias son
las publicaciones de investigación originales, y las secundarias son publicaciones donde se
ha sintetizado la literatura primaria utilizando el método MBE.
Fuentes secundarias realizadas
por grupos especializados en
MBE, como Cochrane, que realiza revisiones sistemáticas de una
pregunta PICO, buscando, extra-
yendo, analizando y sintetizando
todos los hallazgos basados en las
fuentes primarias, con directrices
muy estrictas que permiten la
duplicación y actualización. También incluyen las fuentes secundarias las revistas de OBE, como
Journal of Evidence Dental Practice
o Evidence Based Dentistry, que
realizan resúmenes explícitos
y concisos de las publicaciones
más relevantes y prácticas, junto
con comentarios de los expertos
sobre la metodología y validez
de los estudios. Estas fuentes secundarias no recogen todos los
temas, por lo que en muchos casos tenemos que recurrir a información de artículos originales de
bases de datos biomédicas como
Medline (Medlars on line), Scopus o
WOS (ISI Wed of Knowlwdge). Por
lo tanto, a través de nuestra pregunta PICO, obtenemos una serie
de palabras clave, que se formulan específicamente para obtener
una serie de artículos de interés
que debemos de cribar, respecto
a la utilidad de su información
en nuestra práctica. Para ello recurrimos a las más importantes
bases de datos biomédicas, como
son Nuestra búsqueda la realizamos actualizada a Diciembre de
2009 y sin límite de antigüedad
ni idiomas, cruzando todos los
términos posibles que relacionen
clorhexidina y alveolitis, como
son (chlorhexidine OR chlorhex*)
AND (osteitis OR dry socket OR
alveolitis OR alveolar osteitis
OR alveolitis sicca dolorosa OR
fibrinolytic alveolitis), entremezclándolos, usando los algoritmos
y estrategias de búsqueda que lo
hagan reproducible por cualquier
investigador. Se obtienen 28 artículos en PubMeb, 24 en Cochrane, ISI Wed of Knowlwdge 54 y
Scopus 27.
Revista Odontológica Granadina / Vol.11 N.º1. 2010
19
Sección Científica
20
2.3. Evaluar la evidencia en
cuanto la veracidad y aplicabilidad en la práctica clínica.
Una vez que encontramos la
evidencia sobre un tema, se realiza un análisis crítico de la misma, para decidir si los resultados
son creíbles y si los hallazgos son
aplicables a un paciente individual. Análisis fundamentado por
una jerarquía preestablecida de
mayor a menor evidencia, dependiendo del procedimiento a
estudiar.
Pirámide de la evidencia científica. US Agency for Health Care
Policy and Research, 2000. ECC:
Ensayo clínico controlado.
Los artículos sobre la clorhexidina se analizaron y clasificaron, limitándonos a los de
mayor calidad para evaluar
nuestra pregunta clínica como
era la eficacia de la clorhexidina
en la prevención de la alveolitis, recurriendo a los metaanálisis, revisiones y RCTs (estudios
clínicos randomizados)6. Por lo
tanto obtuvimos 1 metaanálisis, 2 revisiones y 13 RCTs. Los
RCTs fueron clasificados por las
dosis y pautas de aplicación de
los diferentes autores para la prevención de la alveolitis. Como
resultados de las revisiones y
metaanálisis de los artículos que
usaron colutorios de clorhexidina
comentan que los enjuagues con
clorhexidina al 0.12%, dos veces
al día, tanto preoperatoriamente
(de 1 a 7 días previos) y siete
días tras la intervención, parecen reducir la incidencia de AO
(alveolar osteitis). Además las
reacciones adversas del uso de
clorhexidina parecen insignificantes.7,8,9,10,11,12,13,14,15,16,17,18,19,20,21.
Más recientemente, los estudios de la reducción de la alveolitis con la clorhexidina parecen
estar más encaminados al uso en
gel, como es el grupo de TorresLagares que encuentra una importante reducción de esta patología con el uso del gel 0.2%
dentro del alveolo (53 pacientes,
11% de incidencia), respecto a
gel placebo (50 pacientes, 30% de
incidencia). Lo más reciente es la
comparación de Hita-Iglesias del
gel de CHX al 0.2%, respecto al
colutorio, encontrando una reducción significativa de AO a favor del gel21,22,23,24,25. Respecto a los
metaanálisis ninguno es posterior
al uso de los geles bioadhesivos,
existiendo solo una revisión.
Podemos concluir que parece
ser que la clorhexidina puede ser
una importante herramienta de
prevención de la alveolitis tras la
extracción de los terceros molares
inferiores, destacando el campo
de los geles, pero sería necesario mayor número de estudios
RCTs, con mayor número de
pacientes, estudiando con gran
precisión los factores de riesgo en
los pacientes, como la dificultad
de la extracción, anticonceptivos,
tabaco, etc, para que posteriores
metaanálisis de los mismos, que
ya incluyan estudios con geles,
nos puedan conducir a un uso
clínico racional y evidente de
los mismos, en función de cada
caso en particular.
Desde el inicio de las investigaciones sobre la eficacia de la clorhexidina respecto a la reducción
de la incidencia de la alveolitis
los resultados han sido satisfactorios, no teniendo claro las pautas
de administración. Algunos estudios ven eficaz el enjuague una
semana antes y después, aunque
según otros parece suficiente con
irrigación intraoperatoria y enjuagues a la semana siguiente. La
concentración se ha ido evolutivamente aumentando, comprobando
una mayor efectividad del 0.2%,
sin riesgo de aumentar los efectos adversos. Como punto final
parece ser que el gel bio-adhesivo
nos permite colocar el antiséptico
dentro del alveolo y administrarlo
justamente el mismo día de la extracción, sin tener el paciente que
realizar enjuagues que pudieran
alterar la integridad del coágulo.
3. BIBLIOGRAFÍA.
2.4. Integración de la evidencia, con la experiencia, las preferencias del paciente y aplicarlo
en la práctica.
Revista Odontológica Granadina / Vol.11 N.º1. 2010
1. Cuenca E, Baca P. Odontología preventiva y comunitaria.
Principios, métodos y aplicaciones. Barcelona: Ed Masson
2005.
2. Hedström L, Sjögren P. Effect
estimates and methodological
quality of randomized controlled trials about prevention
of alveolar osteitis following
tooth extraction: a systematic
review. Oral Surg Oral Med
Oral Pathol Oral Radiol Endod 2007;103:8-15.
3. Noroozi AR, Philbert RF.
Modern concepts in understanding and management
of the dry socket syndrome:
comprehensive review of the
literature. Oral Surg Oral Med
Oral Pathol Oral Radiol Endod 2009 Jan;107:30-5.
4. Luciana Gazaniga MR, Hashizuma Lina N, Maltz M. The
effect of different formulatios of chlorhexidine in reduction of levels of mutans
Sección Científica
streptococci in the oral cavity:
A sistematic review of the literature. Journal of Dentistry
2007;35:359-70.
5. Sancho Puchades M, Herráez
Vilas, Berini Aytés L, Gay Escoda C. Antibiotic prophylaxis to prevent local infection
in oral surgery: Use or abuse?
Med Oral Patol Oral Cir Bucal
2009;14:28-33.
6. Jadad AR, Moore A, Carrol D,
Jenkinson C, Reynolds DJM,
Gavaghan DJ, et al. Assessing the quality of reports of
randomised clinical trials: is
blinding necessary? Control
Clin Trials 1996;17:1-12.
7. Berwick JE, Lessin ME. Effects
of a chlorhexidine gluconate
oral rinse on the incidence of
alveolar osteitis in mandibular third molar surgery. J Oral
Maxillofac Surg 1990;48:444-8.
8. Bonine FL. Effect of chlorhexidine rinse on the incidence of
dry socket in impacted mandibular third molar extraction
sites. Oral Surg Oral Med Oral
Pathol Oral Radiol Endod
1995;79:154-7.
9. Caso A, Hung LK, Beirne OR.
Prevention of alveolar osteitis
with chlorhexidine: a metaanalytic review. Oral Surg
Oral Med Oral Pathol Oral
Radiol Endod 2005;99:155-9.
10. Delilbasi C, Saracoglu U, Keskin A. Effects of 0.2% chlorhexidine gluconate and amoxicillin plus clavulanic acid on the
prevention of alveolar osteitis
following mandibular third
molar extractions. Oral Surg
Oral Med Oral Pathol Oral
Radiol Endod 2002 ;94:301-4.
11. Field EA, Nind D, Varga E,
Martin MV. The effect of chlorhexidine irrigation on the
incidence of dry socket: a pi-
lot study. Br J Oral Maxillofac
Surg 1988;26:395-01.
12. Fotos PG, Koorbusch GF, Sarasin DS, Kist RJ. Evaluation of
intra-alveolar chlorhexidine
dressings after removal of impacted mandibular third molars. Oral Surg Oral Med Oral
Pathol 1992;73:383-8.
13. Hermesch CB, Hilton TJ, Biesbrock AR, Baker RA, CainHamlin J, McClanahan SF,
Gerlach RW. Perioperative use
of 0.12% chlorhexidine gluconate for the prevention of
alveolar osteitis: efficacy and
risk factor analysis. Oral Surg
Oral Med Oral Pathol Oral
Radiol Endod 1998;85:381-7.
14. Larsen PE. The effect of a
chlorhexidine rinse on the incidence of alveolar osteitis following the surgical removal
of impacted mandibular third
molars. J Oral Maxillofac Surg
1991;49:932-7.
15. Larsen PE. Use of chlorhexidine to prevent alveolar osteitis. J Oral Maxillofac Surg
1990;48:1244-5.
16. Metin M, Tek M, Sener I. Comparison of two chlorhexidine
rinse protocols on the incidence of alveolar osteitis following the surgical removal of
impacted third molars. J Contemp Dent Pract 2006;7:79-86.
17. Ragno JR Jr, Szkutnik AJ. Evaluation of 0.12% chlorhexidine
rinse on the prevention of alveolar osteitis. Oral Surg Oral Med
Oral Pathol 1991;72:524-6.
18. Shepherd J. Pre-operative chlorhexidine mouth rinses reduce
the incidence of dry socket.
Evid Based Dent 2007;8:43.
19. Shepherd J. Rinsing with chlorhexidine may reduce incidence of dry socket after third
molar surgery. Evid Based
Dent 2005;6:36.
20. Smith KG. Chlorhexidine gel
reduces incidence of alveolar
osteitis after extraction of the
mandibular third molars. Evid
Based Dent 2009;10:54-5.
21. Tjernberg A. Influence of oral
hygiene measures on the development of alveolitis sicca
dolorosa after surgical removal of mandibular third molars.
Int J Oral Surg 1979 ;8:430-4.
22. Hita-Iglesias P, Torres-Lagares
D, Flores-Ruiz R, MagallanesAbad N, Basallote-Gonzalez
M, Gutierrez-Perez JL. Effectiveness of chlorhexidine gel
versus chlorhexidine rinse in
reducing alveolar osteitis in
mandibular third molar surgery. J Oral Maxillofac Surg
2008 ;66:441-5.
23. Torres-Lagares D, InfanteCossio P, Gutierrez-Perez JL,
Romero-Ruiz MM, GarciaCalderon M, Serrera-Figallo
MA. Intra-alveolar chlorhexidine gel for the prevention
of dry socket in mandibular
third molar surgery. A pilot
study. Med Oral Patol Oral
Cir Bucal 2006;11:179-84.
24. Torres-Lagares D, GutiérrezPérez JL, Infante-Cossío P,
García-Calderón M,RomeroRuiz MM, Serrera-Figallo MA.
Randomized,
double-blind
study on effectiveness of intraalveolar chlorhexidine gel in
reducing the incidence of alveolar osteitis in mandibular
third molar surgery. Int J Oral
Maxillofac Surg 2006;35:348-51.
25. Minguez-Serra MP, SalortLlorca C, Silvestre-Donat FJ.
Chlorhexidine in the prevention of dry socket: effectiveness of different dosage forms
and regimens. Med Oral Patol
Oral Cir Bucal 2009;14:445-9.
Revista Odontológica Granadina / Vol.11 N.º1. 2010
21
Actualidad Científica
ACTUALIDAD CIENTÍFICA: REVISANDO LA LITERATURA
22
Isabel Yepes Flores.
Odontóloga.
Práctica privada.
UNA RARA COMPLICACIÓN
EN LA EXTRACCIÓN DEL
TERCER MOLAR INFERIOR
INCLUIDO: CASO CLÍNICO.
Presentamos una rara complicación ocurrida tras el intento
de extracción del tercer molar
incluido en una consulta odontológica bajo anestesia local. El
paciente requirió ingreso en el
servicio de urgencias para la extracción, de forma urgente, de
la pieza a través de un abordaje
cervical bajo anestesia general e
intubación nasotraqueal por desplazamiento de la pieza hacia la
fosa submandibular durante el
intento de extracción ambulatoria. El paciente presentó signos
evidentes de inflamación en la
región submandibular con desplazamiento de la vía aérea hacia el lado opuesto. Las complicaciones derivadas de la cirugía
del tercer molar son, en algunos
casos, mortales y pueden aparecer tras un acto quirúrgico aparentemente de bajo riesgo. Estas
complicaciones han sido ampliamente descritas en la literatura.
Aún así consideramos importante el presentar complicaciones poco frecuentes en la cirugía
del tercer molar ya que esto nos
permitirá conocerlas y ofrecer la
mejor solución en cada caso.
Aboul-Hosn Centenero, S.; Sieira
Gil, R. y Monner Dieguez, A. Rev
Esp Cirug Oral y Maxilofac [online]. 2009, vol.31, n.5, pp. 333-336.
ISSN 1130-0558.
ELEVACIÓN DE SENO MAXILAR: ANÁLISIS CLÍNICO DE
NUESTRA EXPERIENCIA EN
MÁS DE 100 CASOS.
La elevación de seno maxilar es uno de los procedimientos
más versátiles en cirugía oral, de
modo que hay descritos diversos
abordajes, tipos de injertos, posibilidad de asociar otras técnicas
preprotésicas y colocar implantes de manera simultánea o diferida, dependiendo de la altura
ósea inicial. Nuestro propósito es
comunicar nuestra experiencia
después de intervenir 131 casos.
Se analizó una serie de 131 procedimientos llevados a cabo en
91 pacientes consecutivos, entre
1996 y 2007. La edad media fue
de 50,43 años (23-69). El control
radiológico pre y postoperatorio
se realizó mediante ortopantomografía y TC dental. Se analizó
la tasa de éxito implantario (implantes osteointegrados y cargados) comparando los distintos
injertos, el hábito tabáquico, las
patologías asociadas y la colocación simultánea o diferida de los
implantes. Así mismo, el tiempo
(meses) necesario para cargar la
prótesis se ha comparado entre
los diferentes tipos de injerto. En
las zonas aumentadas se colocaron un total de 228 implantes
roscados. La altura preoperatoria
media del suelo del seno fue de
6,59±2,11 mm y la postoperatoria
de 14,57±2,33 mm. El seguimiento medio fue de 2,94 años (1-12).
La tasa de éxito implantario global fue de 96,91%, no habiéndose
encontrado diferencias significativas entre los distintos injertos,
patologías asociadas o el hábito
tabáquico. En base a este análisis
retrospectivo, se concluye que la
elevación de seno es una técnica
versátil, eficaz, segura y predecible; con una tasa de éxito implantario muy alta independiente del
Revista Odontológica Granadina / Vol.11 N.º1. 2010
tipo de injerto, morbilidad, hábito tabáquico y colocación simultánea o diferida de los implantes.
El empleo de injerto óseo autólogo requiere un tiempo de espera
para la carga protésica significativamente menor.
Cho-Lee, Gui-Youn et al. Rev Esp
Cirug Oral y Maxilofac [online].
2009, vol.31, n.4, pp. 223-230.
ISSN 1130-0558. doi: 10.4321/
S1130-05582009000400001.
SIALOLITOS EN CONDUCTOS Y GLÁNDULAS SALIVALES: REVISIÓN DE LITERATURA.
La sialolitiasis es una afección
que se produce por la obstrucción
de una glándula salival o de su
conducto excretor por la formación de concreciones calcáreas o
sialolitos en el parénquima de los
mismos. Existen teorías que afirman que los sialolitos en las glándulas y conductos salivales son
originados por la mineralización
de varios componentes como:
cuerpos extraños, detritus celulares y microorganismos, depositándose inicialmente una matriz
orgánica, probablemente de glucoproteínas, para luego posteriormente presentarse el depósito
de material inorgánico que inicia
su mineralización. Esta patología
desencadena una serie de signos
y síntomas hasta la obstrucción
del conducto que no permite el
paso de la saliva, lo que produce
sintomatología dolorosa y tumefacción. Existen otras entidades
patológicas de glándulas salivales que pueden confundirse con
sialolitiasis como sialoadenitis,
hipertrofia maseterina, patologías
Actualidad Científica
relacionadas con la articulación
temporomandibular, osteomielitis, mucocele, otras como quistes
de retención mucoso, abscesos
sublinguales y otras alteraciones
del piso de la boca. Los métodos
más comunes utilizados para el
diagnóstico de sialolitiasis son la
sialografía convencional, ecografía, resonancia magnética nuclear,
tomografía asistida por computador, endoscopia, en ocasiones las
radiografías laterales de cráneo y
radiografías oclusales. Estos métodos diagnósticos son variables
según las necesidades del paciente y accesibilidad, localización
del sialolito, el tamaño del mismo
y los signos y síntomas presente.
El manejo de estas alteraciones
incluye procedimientos no quirúrgicos y quirúrgicos invasivos
o no que implican en ocasiones la
eliminación de la glándula.
reducción adecuada del pilar
que permita un espesor propicio
de los materiales restauradores,
mientras se permite a la vez un
acceso fácil a la higiene dental.
El perfil de emergencia de una
restauración en un área estética
presenta dos aspectos: la forma
subgingival y la forma supragingival. La forma subgingival debe
seguir los contornos de la unión
cemento esmalte y el soporte de
los tejidos gingivales. Considerando las limitaciones, el espesor aumentado de los contornos
subgingivales
interproximales
conduce a un incremento en la
altura de la papila, mientras que
una ampliación de los contornos
faciales favorece un posicionamiento apical de los tejidos gingivales. Estos y otros aspectos
clínicos deben ser conocidos por
el odontólogo cuando desea realizar una restauración con éxito.
Rebolledo Cobos, M.; Carbonell
Munoz, Z. y Diaz Caballero, A..
Av Odontoestomatol [online]. 2009,
vol.25, n.6, pp. 311-317. ISSN
0213-1285. doi: 10.4321/S021312852009000600002.
Gomez Mira, F. y Ardila Medina,
C.M.. Av Odontoestomatol [online]. 2009, vol.25, n.6, pp. 331-338.
ISSN 0213-1285. doi: 10.4321/
S0213-12852009000600005.
CONTORNOS Y PERFIL DE
EMERGENCIA: APLICACIÓN
CLÍNICA E IMPORTANCIA
EN LA TERAPIA RESTAURADORA.
RECONSTRUCCIÓN ALVEOLAR DE MAXILAR ATRÓFICO
CON INJERTO DE CALOTA
CRANEAL: A PROPÓSITO DE
DOS CASOS.
Una adecuada atención de
los tejidos duros y blandos alrededor del diente y del implante
antes, durante y después de los
procedimientos
restauradores
incrementarán enormemente la
probabilidad de un buen resultado. Los contornos coronales son
determinados normalmente por
la anatomía dentaria, la condición periodontal, la localización
del margen gingival de la restauración y el acceso a la higiene
bucal, sin dejar de considerar el
compromiso estético subyacente. Los contornos de una restauración apropiada requieren una
La atrofia alveolar del maxilar
superior es un reto difícil de solventar en la práctica clínica para
la rehabilitación dental sobre implantes. Existen varios métodos
de reconstrucción con dicha finalidad. Aunque la elección del método depende de varios factores, de
los más importantes son la cantidad de hueso remanente y los
deseos del paciente. Presentamos
dos casos en los que hemos efectuado la rehabilitación prostodóncica sobre implantes MG Osseous,
no removible en uno y removible
en el otro. Previa a la colocación
de los implantes se llevó a cabo la
reconstrucción alveolar con injerto óseo de calota craneal.
Modelo Perez, A.; Rendon Infante, I. y Budino Carbonero,
S.M.. Avances en Periodoncia [online]. 2009, vol.21, n.3, pp. 141-144.
ISSN 1699-6585. doi: 10.4321/
S1699-65852009000300003.
SÍNDROME DEL MENTÓN
ENTUMECIDO. A PROPÓSITO DE UN CASO.
El síndrome del mentón entumecido o neuralgia mandibular
maligna es un cuadro poco conocido por el odontólogo general pero
con el que están bastante familiarizados los especialistas en Oncología. El paciente afecto presenta,
dentro de un cuadro oncológico,
un entumecimiento uni o bilateral
de las áreas inervadas por los nervios mentonianos , sin relación, en
muchos casos, con una tumoración
a ese nivel. Presentamos un caso de
un varón de 82 años que padecía,
en noviembre de 2005, un cuadro
febril leve y anestesia en el territorio inervado por el mentoniano
derecho y un molar 46 con tratamiento de conductos obturados
años atrás. Tras múltiples estudios,
resultó padecer un cáncer pulmonar con diseminación ósea en el
que, hasta su fallecimiento (mayo
- 2008) no se pudo constatar masa
tumoral en el territorio mandibular. Por otro lado, el tratamiento de
los cánceres metastáticos o primitivamente óseos con bisfosfonatos
I.V. que pueden provocar osteonecrosis, aún pueden confundir más
a la hora de llegar a un correcto
diagnóstico del dolor o entumecimiento maxilar. En el caso que nos
ocupa se sumó una osteonecrosis
de esta etiología al cuadro neurálgico mentoniano.
A. del Valle González, M. Romero Maroto, A. Barreiro Rivas, N.
San Román Aragón. Endodoncia
Vol.27/3.
Revista Odontológica Granadina / Vol.11 N.º1. 2010
23
Internet
Daniel Sánchez Durán.
Inmaculada Cabello Malagón.
Odontólogos. Granada.
24
[email protected] A LA RED. ERGONOMÍA EN INFORMÁTICA: PARTE 2
Las nuevas tecnologías tanto en nuestros hogares como en
centros de trabajo (con las particularidades del gabinete odontológico) crean la necesidad de
una adaptación específica de
nuestra manera de trabajar.
Tanto el escribir como simplemente realizar lectura o estudio frente a un ordenador
puede contribuir a la aparición
de una lesión postural, lo que
añadido al riesgo propio de
nuestra profesión puede precipitar rápidamente algún trastorno músculo-esquelético, especialmente en hombros, cuello o espalda. Estos trastornos
a veces pasan desapercibidos al
presentarse como síntomas más
generales de molestias difusas
que pueden confundirse como
simple cansancio físico.
Durante los próximos artículos de la serie iremos desarrollando, parte a parte, diferentes apartados para mejorar
el ambiente de trabajo así como
las posturas a adoptar.
BÚSQUEDA DE LA POSICIÓN DE TRABAJO
Evitar malas posiciones. No
sentarse en la misma posición
durante todo el día, ni encorvarse, ni inclinarse demasiado
hacia atrás (Lo cual se asemeja a las posturas ergonómicas
a adoptar específicamente en
nuestra profesión) Hay que
prestar especial atención a las
posturas de la tarde ya que es el
momento del día de mayor fatiga y cuando se suelen notar los
síntomas de haber adquirido
malas posturas repetidas durante
el transcurso del día.
Es recomendable:
- Cambiar de posición de forma
presente dentro de las posturas
que resulten más cómodas.
- Hacer descansos breves y frecuentes, por ejemplo ponerse
de pie y caminar.
- Hacer cambios de actividad
frecuentes que obliguen a
levantarse y moverse. Esto
también es aplicable al medio
odontológico; la fatiga es mayor cuando sólo se realiza la
misma actividad durante todo
el día sin moverse del sitio.
PIES, RODILLAS Y PIERNAS
Debemos dejar suficiente espacio para las piernas en nuestro
lugar de trabajo y no bloquearlo
con cajas u objetos, como la propia unidad del ordenador, que
nos obliguen a tener una postura
forzada. Tenemos que:
- Levantarnos y caminar.
- Cambiar de postura y mover
las piernas con frecuencia.
- La postura correcta es con los
pies apoyados en el suelo o un
reposapiés (no inclinado) y no
colgando desde la silla.
- Las piernas deben tener suficiente sitio debajo de la mesa
sin presión sobre los muslos.
ESPALDA
Si la silla es ajustable debe realizar el ajuste a su cuerpo sobre
todo si es un puesto compartido
con otras personas, también se
debe revisar con frecuencia este
ajuste y cambiarlo si es posible
dentro de la jornada para cam-
Revista Odontológica Granadina / Vol.11 N.º1. 2010
biar de postura.
Hay que emplear toda la
superficie del asiento y el respaldo para una buena postura
y no colocarse en el borde.
HOMBROS Y CODOS
La posición para cuidar de
los hombros es con los codos
en la hilera del teclado o ligeramente por encima de éste.
ANTEBRAZOS, MUÑECAS
Y MANOS
Los teclados divididos son
recomendables si no se usa
uno convencional, pero hay
que adaptarlos correctamente,
puesto que de lo contrario solo
producirá más molestias que
uno convencional. Lo que se
explique sobre postura relajada
y neutra también es aplicable a
los usuarios de PDA y teléfonos
móviles de nueva generación
“táctiles”.
- Hay que dejar una posición
neutra para manos y muñecas
- No se deben doblar las muñecas hacia abajo ni apoyar
las palmas sobre el teclado
reposa-manos (estos son
sólo para las pausas de lectura y no para escribir)
- No se deben doblar las muñecas en exceso hacia dentro (una contra otra).
Para más información consultar las siguientes páginas web:
www.cdc.gov/spanish/niosh/
fact-sheets/Fact-sheet-705001.html
www.ergomonia.cl
www.semac.org.mx
http://ergonomia.deamerica.net
Biblioteca
Ortodoncia Lingual
Información de Novedades
26
Harfin / Ureña
Procedimientos y aplicación clínica
AUTORES:
Julia Harfin: Doctora de la Universidad de Buenos Aires. Profesora Titular de la
Cátedra de Ortodoncia de la Escuela de Odontologia de la Universidad Maimónides.
Directora de la Carrera de Especialización en Ortodoncia de la misma Universidad.
Augusto José Ureña Rodríguez: Profesor Adjunto de la Carrera de Especialización
en Ortodoncia de la Escuela de Odontología de la Universidad Maimónides. Director de
las Clínicas de Formación Docente de la misma Universidad.
Este libro fue escrito pensado en todos los ortodoncistas
interesados en la práctica lingual y está organizado de manera
de brindar al profesional soluciones prácticas y eficientes
para las situaciones clínicas que enfrenta diariamente en su
consultorio.
Se ha desarrollado en forma de Atlas. La primera parte describe
paso a paso y en forma muy detallada los procedimientos de
laboratorio para lograr resultados óptimos.
ESPECIALIDAD PRINCIPAL: ODONTOLOGÍA
En la actualidad se puede afirmar que la técnica lingual
permite lograr resultados al menos iguales, y en algunos casos
mejores, que cuando se utilizan brackets vestibulares, siempre
que se respeten los protocolos de tratamiento. Para confirmar
esta premisa se han utilizado solamente casos clínicos para
ejemplificar cada una de la situaciones clínicas habituales,
describiendo en forma exhaustiva los distintos pasos para su
corrección.
Un tomo de 304 páginas.
Encuadernación: Cartoné.
Formato: 20 x 28.
Tipo Publicación: Consulta.
EAN: 9789500682626. Edición: 2010.
Precio: 65 €
Más de 900 figuras clínicas ilustran los distintos temas
desarrollados en capítulos de acuerdo a las distintas patologías
que se presentan en la práctica diaria. Todos los temas se
desarrollan sobre la base de descripción de casos clínicos reales
de los autores.
91 131 78 00
La riqueza y variedad de los casos clínicos presentados, la
excelente iconografía y la completa de apoyo la hacen una obra
única en su estilo, la mejor guía en español sobre el tema, e
imprescindible para todo ortodoncista que practique la técnica
en su consultorio así como para el que quiera iniciarse en ella.
91 131 78 05
Alberto Alcocer, 24 • 28036 Madrid
[email protected]
www.medicapanamericana.com
La información contenida en este documento puede variar por el editor sin previo aviso. Datos válidos
salvo error tipográfico.
Farmacología. Texto y Atlas
Lüllmann / Mohr / Hein
Texto y Atlas. 6ª Edición
ESPECIALIDAD PRINCIPAL: FARMACOLOGÍA Y TERAPÉUTICA
Información de Novedades
Un tomo de 420 páginas.
Encuadernación: Rústica.
Formato: 12,5x17.
Tipo Publicación: Texto.
Edición: 2010.
EAN: 9788498352177
Precio: 45 €
91 131 78 00
91 131 78 05
Alberto Alcocer, 24 • 28036 Madrid
Esta sexta edición de Farmacología: Texto y Atlas, edición traducida ya
a más de diez idiomas, presenta, en un formato práctico de bolsillo y
con un diseño didáctico impecable, los contenidos fundamentales de
la farmacología completamente revisados y actualizados. La óptima
visión general resulta de la división del libro en partes separadas por
colores, junto con el valioso concepto de edición a doble página. Entre
sus características se destacan:
La primera parte, Farmacología general, presenta información detallada sobre temas generales como la absorción,
la distribución y la eliminaciónde los fármacos, además de
analizar los mecanismos moleculares de los efectos farmacológicos.
La segunda parte, Farmacología especial, describe los distintos grupos de fármacos con énfasis en los aspectos funcionales y terapéuticos.
La tercera parte, Tratamiento de patologías especiales, incluye información sobre la terapéutica de patologías comunes
e importantes como la hipertensión arterial, el infarto de
miocardio, la sepsis, el asma y muchas otras.
Más de 170 láminas, con un diseño gráfico cuidado, ilustran
el contenido en forma clara y simple, y facilitan la comprensión de los principios básicos de cada tema.
El glosario proporciona un panorama de los términos farmacológicos más importantes.
Un libro de gran utilidad para estudiantes de medicina, odontología
y farmacia, y para médicos y farmacéuticos que deben repasar sus
conocimientos y visualizar rápidamente las relaciones farmacoterapéuticas.
[email protected]
www.medicapanamericana.com
La información contenida en este documento puede variar por el editor sin previo aviso. Datos válidos
salvo error tipográfico.
Revista Odontológica Granadina / Vol.11 N.º1. 2010

Documentos relacionados

Volumen 9 • N.°2 Ilustre Colegio Oficial de Dentistas de Granada

Volumen 9 • N.°2 Ilustre Colegio Oficial de Dentistas de Granada Directores Adjuntos: Eva Mª. Rosel Gallardo y Cristina Ibáñez Romero Secretario Redacción: Antonio Luis Bonilla Martos Editora Sección Científica: Rosa Pulgar Encinas Responsables Secciones: Prótes...

Más detalles