hace 25 años un paquete le borró la sonrisa a

Comentarios

Transcripción

hace 25 años un paquete le borró la sonrisa a
2ª ÉPOCA • NÚMERO 145 • 3 DE MARZO DE 2015
INCLUYE
ÍNTEGRO EL
AS COLOR
NÚMERO 145
DEL 26 DE
FEBRERO DE
1974
BUSTER
DOUGLAS
HACE 25 AÑOS UN PAQUETE LE BORRÓ LA SONRISA A
TYSON
3
2
4-15
Y TYSON PERDIÓ LA VIRGINIDAD EN TOKIO
El 11 de febrero de 1990 sufrió su primera derrota ante
‘Buster’ Douglas. Nunca antes le habían noqueado.
Por Miguel Ángel del Pozo
22-31
GREEN CROSS: EL AVIÓN DE LA TRAGEDIA
Encontrados los restos definitivos del Douglas DC-3 en
el que murieron ocho futbolistas del equipo chileno.
Por Pablo Bargueño
32-39
EL GENERAL AL QUE DERROTÓ MARADONA
Lattek falleció el pasado 1 de febrero. En su etapa en el
Barça, su carácter chocó con el del astro argentino.
Por María Jesús Luengo
40-47
54-102
ÍNTEGRO, EL
NÚMERO 145 DE
AS COLOR DEL
26 DE FEBRERO
DE 1974
JACINTO QUINCOCES. “El fútbol de
hoy es mejor pero... ¡ay!, con el de
antes la gente se levantaba de los
asientos”.
PEIRÓ CUENTA SU VIDA. “Yo era un
jugador caro en el Atlético, pero
lo que ganaba lo justificaba en el
terreno de juego”.
BRINDISI, ÚLTIMA ADQUISICIÓN DEL
‘CALCIO’. El mejor jugador argentino
del momento se marcha al Inter.
CLAVADISTAS DE ACAPULCO, RETO
DE AGUA Y DE MUERTE. Se arrojan
desde 35 metros de altura.
EARL BEECHUM: LLEGARON LOS
AMERICANOS. “No me iría de
España, aunque me llamara un
equipo profesional de EE UU”.
NINO BENVENUTI. “Mi ídolo ha sido
‘Sugar’ Robinson y mi rival más
duro, Carlos Monzón”.
LA MEJOR MUÑECA DE LA GALAXIA
Stephen Curry es el nuevo rey de los triples, tras vencer
en el All Star Weekend celebrado en Nueva York.
Por Manu de la Torre
48-51
ZACH LAVINE, HIJO DE LOS 90
Admirador de Jordan, ya es el segundo jugador más
joven que gana el concurso de mates de la NBA.
Por Abraham Romero
52-53
LA AVENTURA DE UN “ANIMAL PENSANTE”
El afamado neurólogo Oliver Sacks, consciente de que
le quedan un par de meses de vida, se define así.
Por Sebastián Álvaro
Editado por Diario AS
Sociedad Limitada
Presidente: Manuel Mirat
������������������������������������������
Consejero delegado: Ignacio Soto
EL AS COLOR CLÁSICO SOLO ESTÁ
DISPONIBLE EN KIOSKO Y MÁS
CONSÍGUELO GRATIS:
• Si eres suscriptor de AS, El País o
Cinco Días lo tendrás gratis en Kiosko
y Más.
• Si compras en Kiosko y Más un
ejemplar de AS, El País o Cinco Días.
COMPRA UN EJEMPLAR:
• Cada semana a través de la
plataforma Kiosko y Más por 0,79.
��������
�����������
���������
�����������
����������
�����������
����
Director: Alfredo Relaño
Director adjunto: Alejandro Elortegui
Director de AS.com: Luis Nieto
Han realizado este número:
��������������
���������������������������������������������
�����
Coordinación y edición:
Miguel Ángel Vasco, Iñaki Gómez Amores
y Marta Peleteiro
Diseño:
Mariano Tovar y Laura Sánchez
Infografía:
Fernando Robato, Miguel Ángel Fernández y
Sonia Mochón
Fotografía: Archivo AS.
Para cualquier duda, sugerencia o propuesta
puedes escribir a
[email protected]
4
5
Y
TYSON
PERDIÓ LA VIRGINIDAD EN TOKIO
El 11 de febrero de
1990 un imponente
e invencible hasta
el momento Mike
Tyson caía derrotado
ante James ‘Buster’
Douglas. Fue la
primera vez que le
noquearon, su primera
derrota, y el principio
del fin para él.
6
M.A. DEL POZO /
E
l 11 de febrero de 1990
fue el principio del fin para
Mike Tyson. Aquella mañana (la
velada comenzó a las 09:00 hora
local), en el Tokyo Dome de Japón
‘El terror del Garden’ defendía sus
títulos de campeón del mundo de
los pesos pesados. El aspirante,
un ‘Don Nadie’: James ‘Buster’
Douglas. Era tan poca la confianza
que había en el púgil de Ohio que
los promotores se llevaron la velada fuera de Estados Unidos por
el miedo que tenían a que Tyson
reventara a ‘Buster’ en poco tiempo. Como los 93 segundos que
tardó en triturar a Carl Williams
meses antes. Sería un mal negocio y un bochorno para las televisiones y para el tinglado pugilístico que ese espectáculo se diera
en Las Vegas. “Yo he venido a Tokio a ganar”, comentó Douglas en
los días previos al combate, ante
la incredulidad de todos. Mientras
‘Buster’ pensaba en ganar, Tyson
se dedicaba a alternar, cerrar bares, rodar spots, visitar el zoológico de Tokio, firmar autógrafos o
fotografiarse junto al campeón del
mundo de sumo Konishiki. Todo
siempre con Don King a su vera.
Para entender la magnitud de
la derrota de Tyson a manos de
Douglas hay que poner en contexto la meteórica carrera de Mike y
cómo había llegado hasta aquella
pelea que supuso hace 25 años
una de las mayores sorpresas del
deporte mundial. El mejor boxeador de finales del siglo XX, y uno
de los más fascinantes de todos
los tiempos, creció en un barrio
Tyson se dio a conocer en las
Olimpiadas Junior del 82. En
35 segundos tumbó a su rival
en la lucha por el título
7
CAMPEÓN DEL
MUNDO. Mike
Tyson noqueó
a Trevor
Berbick y se
convirtió en
el campeón
de los pesos
pesados más
joven de la
historia. Un
gancho de
izquierda en
el segundo
asalto le dio
el título.
marginal de Brooklyn, donde romper las reglas era sobrevivir. A los
12 años tenía 30 condenas por
robo y violencia. Creció sin padre
y necesitaba una figura paterna,
sin duda. Y eso fue lo que encontró en el mítico preparador Cus
D’Amato, que había entrenado,
entre otros, a Floyd Patterson,
Kevin Rooney, Joe Shaw o Jose
Torres. D’Amato moldeó al joven
Mike y lo convirtió en una máquina de aniquilar y machacar rivales.
Canalizó la naturaleza agresiva de
‘Ironman’ hasta sus guantes, convirtiendo sus puños en armas de
destrucción masiva: “Vi que Mike
era fuerte, que podía aguantar los
golpes. Y estaba dispuesto a ser
constante. Por eso le dije que po-
día hacer de él un gran boxeador
y el futuro campeón del mundo”. Y
Tyson captó el mensaje. Era agresivo, maleducado e insolente. Y
muy inteligente.
D’Amato tuvo que despojar a
Tyson de toda la porquería para
llegar a su interior, y a par tir de
ahí construyó una obra inigualable y un boxeador casi per fecto:
“El boxeo tiene que ver más con
la cabeza que con los puños. Colócate de lado y así podrás lanzar
con peor intención ese golpe. Hay
algo que te está distrayendo”, solía repetirle el viejo Cus a su pupilo cada sesión.
D’Amato presentó a Tyson al
mundo en las Olimpiadas junior
de 1982. Mike Tyson tenía entonces 16 años. “¿Qué vas a hacer
cuando salgas ahí?”, le preguntó
a Mike antes del primer combate.
“Voy a salir como un hijo de perra”, contestó este. Y tardó ocho
segundos en fulminar a su rival.
Con asistencia médica incluida. Y
así fueron pasando los combates
hasta que logró hacerse con el título de campeón olímpico junior.
El combate final apenas duró 35
segundos. Poco más de medio
minuto para que la esquina rival
arrojase la toalla: “No queríamos
que le hiciera más daño”.
Y llegó el momento de dar
el paso al profesionalismo. En
1985. Desde entonces, y KO tras
KO, fue dejando rivales en la lona.
Y con el hándicap de ser mucho
más pequeño que la mayoría de
ellos. No tenía suficiente envergadura para hacer un boxeo más
práctico y metódico. Tenía que
arrollar. Invadir. Echarse encima
de sus rivales y machacarlos. Así
logró aspirar al título de campeón
del mundo. Se presentó el 22 de
noviembre de 1986 ante Trevor
Berbick, dueño del cinturón de
los pesados, con un récord de
27 victorias, 25 por KO y ninguna derrota.
Pero Tyson subió aquella noche al ring del hotel Hilton de
Las Vegas con el alma rota. Cus
D’Amato había fallecido poco
antes. A la esquina de Tyson le
preocupaba que no tuviera la cabeza en la pelea. Unas dudas que
duraron apenas seis minutos, dos
asaltos. Los que tardó Tyson en
aniquilar al campeón de los pesados y enseñarle al mundo quién
8
9
Cus D’Amato fue como un
padre para él. Le convirtió en
el campéon de los pesados
más joven de la historia
era y de lo que era capaz. Una
combinación de golpes rápidos,
un derechazo al torso y un gancho de izquierdas limpio a la cabeza de Berbick que asombraron al
mundo. Tyson se convertía en el
campeón del mundo de los pesados más joven de toda la historia
y empezaba una nueva era para el
boxeo. Tyson pasó a ser una celebridad y una máquina de destrozar
boxeadores y de hacer dinero. Los
más afamados promotores se lo
rifaban. Incluido, como no podía
de ser de otra forma, el extravagante Don King. Y poco a poco su
situación cambió, el destino de
su carrera ya no estaba en sus
manos. Per tenecía a Don King.
Un boxeador letal, una máquina
de triturar, pero frágil mentalmente, en manos de aquel promotor.
Las decisiones que se tomaron
respecto a Tyson y su carrera
eran las que beneficiaban personalmente a Don King y no a ‘Ironman’. Con el cinturón en su mano,
Don King le preparó a su nuevo
pupilo varias peleas con la posibilidad de ir unificando títulos. Tras
ganar en Las Vegas (1-8-1987) a
Tony Tucker en 12 asaltos y a los
puntos, Tyson reunió los cinturones de la WBC, WBA e IBF. Unos
reinados que defendió con sus pu-
SUMO. A
su llegada
a Tokio
Mike Tyson
se dedicó
a conocer
la cultura
japonesa y a
entrenar poco.
ños y sus KO ante Tyrell Biggs (7º
asalto), Larr y Holmes (4º), Tony
Tubbs (2º), Michael Spinks (1º),
Frank Bruno (5º) y Carl Williams
(1º). Y así se llegó a la pelea ante
James ‘Buster’ Douglas. Precisamente se eligió a James por ser
un rival con buena planta. Un tipo
que le aguantase lo suficiente a
Tyson. Pero tampoco demasiado.
Los púgiles llegaron a Tokio varios días antes de la pelea. Había
que aclimatarse. Al horario, al clima, a todo. Y mientras ‘Buster’
se mataba a entrenar y se repetía
una y otra vez que no tenía nada
que perder, Tyson se dedicó a la
farándula. Clubes, fiestas, autógrafos, saraos y poco gimnasio.
En un principio parecía que tampoco iba a ser necesario nada
más. Delante estaría un púgil
que era un buen atleta pero poco
más. Además, ‘Buster’ psicológicamente no llegaba en la mejor
forma posible: su madre había fallecido tres semanas antes y su
esposa padecía serios problemas
de salud. Pero James Douglas llegó a Tokio a pelear. A por el cinturón. Aunque nadie creyera en él.
“Soy alguien y no tengo nada que
perder”, se repetía una y otra vez
‘Buster’ durante las sesiones de
entrenamiento. Algo de optimismo
no le venía mal, ya que enfrente
iba a tener a una bestia con un récord escalofriante: Tyson llegó a
Tokio con 37 victorias, 32 de ellas
por KO y 17 en el primer asalto.
Cero derrotas. Nunca nadie le había tumbado. Casi nada.
La vida de Mike Tyson ya empezaba a ser un espectáculo mediático, con cambios de entrenadores y con un romance y divorcio
con Robin Givens que se llevó la
mitad de su for tuna. Pero poco
importaba. Tyson estaba de vuelta, como rezaban los carteles de
la pelea. De vuelta tras seis meses de su último combate y en
los que se le vio más por las discotecas que por los gimnasios.
Y eso le costó que un sparring
le mandara al suelo durante uno
de los entrenamientos públicos
antes de la pelea de Tokio. Hay
quien todavía sostiene que aquello fue parte del paripé en el que
se había convertido la carrera de
Mike Tyson de la mano de Don
King.
AMOR DE
PADRE. De
la mano de
Cus D’Amato
Mike Tyson se
hizo boxeador
y hombre.
El mítico
preparador
supo
canalizar la
violencia de
‘Ironman’ a
sus puños y le
convirtió en
una maquina
de noquear.
Tras la muerte del viejo Cus,
Mike cayó en las manos y en
las redes del peculiar promotor
Don King. Un error
10
11
Antes de la pelea ante Douglas
se veía más a Tyson por
clubes que en los gimnasios.
Su vida era ya un circo
Fuera como fuese, el 11 de febrero de 1990 ‘Buster’ Douglas
apareció en el Tokyo Dome con la
indumentaria habitual de un boxeador: batín blanco con capucha.
Como toda la vida. Mientras, Tyson
entró en escena con una camiseta
descuidada, sin mangas, excesivamente escotada. Luce músculo y
desde el paseíllo intenta intimidar
a Douglas. Mientras ‘Buster’ salta
y baila durante las presentaciones,
Tyson camina por el ring mirando
a su rival. Quiere intimidarlo. Asesinarlo con la mirada. Como tantas otras veces había hecho. “No
le aparté la mirada, sabía que iba
a hacerlo. Sólo estaba concentrado en romper a sudar. Sólo tenía
una estrategia. Sobrevivir a aquello
y al combate”, apuntó James Douglas recordando esos instantes.
La primera táctica no le funcionó a
Tyson. Y tuvo que ir un paso más
allá: “No eres nadie, ‘Buster’. No
existes. Eres muy malo”, le decía
‘El terror del Garden’ siempre que
tenía opor tunidad. Nada nuevo
para Douglas, que se había hartado de escuchar ese discurso de
Tyson y su entorno durante toda la
semana. Las palabras no duelen.
Las amenazas no noquean.
La pelea comenzó, como era
de esperar, con un Tyson lanza-
CON ‘DON
NADIE’. Mike
Tyson y James
Douglas
posan
juntos en la
presentación
del combate
que les iba
a medir en
Tokio.
AMOR Y ODIO.
Mike Tyson se
enamoró y se
separó de la
actriz Robin
Givens. Un
divorcio que
le dejó sin la
mitad de su
fortuna.
do y dispuesto a fulminar a su
oponente lo antes posible. Era
el favorito. Había tumbado ya a
17 moles en el primer asalto. Y
Douglas no tenía por qué ser una
excepción. Pero el arranque de furia de Mike duró apenas dos asaltos. Dos asaltos que ni siquiera
ganó según las cartulinas de los
jueces. “Si es capaz de mantener
alejado a Tyson esto podría durar
unos cuantos asaltos, pero si no
lo consigue, Mike acabará con él
rápido”, sentenciaban los comentaristas de televisión. Y James
‘Buster’ Douglas, ese tipo que se
subió al ring con las apuestas del
Bellagio (Las Vegas) en contra con
un contundente 40 a 1, empezó a
dominar la pelea. Bailaba y mantenía en la distancia a Tyson. Y le
golpeaba. Así logró hacerse dueño del centro del ring, contra un
Tyson que cada vez está más aletargado, lento y pesado, y cuyas
rodillas le van lanzando señales
según va recibiendo jabs y directos de ‘Buster’. No le aguantan. Y
a eso se suma que no se defiende. A partir del quinto asalto el ojo
de Tyson empieza a hincharse y a
cerrarse. Nadie entiende nada. Ni
los comentaristas de televisión,
quienes asombrados empiezan
a apuntar que podrían estar ante
una noche histórica dentro del
boxeo.
El sexto asalto también es para
el aspirante, al igual que el séptimo. A Tyson, cada vez más cansado y lento, sólo le queda una
salida. Confiar en encontrar un
hueco en la defensa de Douglas y
acabar con esa pesadilla y con un
‘Don Nadie’ que le ha salido respondón. Y ese momento llega en
el octavo round. El aspirante, que
ya se ve tan superior que incluso se atreve a arrinconar contra
las cuerdas al campeón, descuida la guardia un instante. Tyson,
acorralado, golpeado, humillado
y vencido por un ‘paquete’ ve el
hueco y saca el brazo a pasear:
gancho de derecha que explota
en la mandíbula del crecido aspirante y lo manda a la lona. El
árbitro mexicano inició la cuenta, mientras Douglas dio un par
de golpes a la lona, como maldiciendo su suer te, “qué cerca lo
tuve”. Una cuenta lenta. Cuando
llegó a seis y con Douglas toda-
Desde el principio trató de
intimidar a Douglas: “No eres
nadie, ‘Buster’. Eres muy
malo”. No le sirvió de nada
ESPERANZA.
Tyson, con el
ojo izquierdo
hinchado,
observa la
cuenta de
seguridad a
Douglas tras
tumbarle.
‘Buster’ logró
levantarse y
continuar en
el combate...
12
13
“Mi objetivo y mi estrategia era
sobrevivir”. Así afrontó Douglas
una pelea que inició con las
apuestas en contra 40 a 1
vía en el suelo, el árbitro se volvió
hacia una de las esquinas como
pidiendo calma a todo el mundo.
Douglas se levantó cuando el árbitro llegó a nueve, aunque repasando las imágenes realmente se
observa que pasaron entre 11 y
12 segundos de reloj. “Podía haberme levantado a los seis, pero
me tomé un par de segundos de
descanso”, recuerda Douglas sobre una cuenta que supuso que
Don King no reconociera la victoria y que incluso le llevó a interponer una queja formal ante las distintas federaciones implicadas en
el combate. Queja que quedó en
agua de borrajas.
Con el aspirante en pie, a Tyson sólo le quedaba rematar la
faena. Meyran da la señal para
que continúe el combate pero el
sonido de la campana pone fin
al octavo round. Salvado por la
campana. Va a comenzar el noveno acto y ya nadie duda de que
Tyson tumbará otra vez al correoso ‘Buster’. Es cuestión de tiempo. Sólo eso. Pero en el inicio del
asalto número nueve el aspirante
pasa por encima de Tyson. Y el
décimo sigue en la misma tónica.
Ironman está recibiendo golpe
tras golpe. Su defensa ha dejado
de existir. Y Douglas, a base de di-
DERROTADO.
Tyson es
sostenido
por el árbitro
de la pelea,
Octavio
Meyran, tras
no superar
la cuenta
de diez. No
es capaz de
aguantar
el protector
bucal.
K.O. ‘Buster’
Douglas
tumba a
Tyson ante la
incredulidad
de todos. Era
el primer
boxeador
que lograba
noquear a
‘El terror del
Garden’.
rectos al rostro de su contrincante, evita que se le agarre. Y llega
el momento: gancho de derecha
que llega limpio y hace retroceder a Tyson. En su retirada recibe
una combinación de crochet de izquierda, derecha e izquierda que
le hunde en la lona. Las apuestas han saltado por los aires, al
igual que el protector bucal del
campeón. Por primera vez alguien
ha sido capaz de tumbar a Mike
Tyson. El invencible boxeador de
Brooklyn ha caído y lucha contra
la cuenta del árbitro para volver a
la pelea. Pero sólo acierta, todavía aturdido por la combinación de
golpes que ha recibido, a gatear
por el ring, a recoger el protector
bucal y sostenerlo de lado con la
boca y a ponerse en pie para que
el mexicano Meyran le recoja en
sus brazos. KO. Tyson ha caído y
James Douglas es el sorprendente nuevo dominador de los pesos
pesados.
A partir de entonces tanto a Tyson como a Douglas les cambió la
vida. A ‘Buster’ le ofrecieron una
bolsa millonaria por defender su
corona ante Evander Holyfield, el
rival que Don King tenía en mente
para Tyson cuando este acabara
con ‘Don Nadie’ Douglas. ‘Buster’
perdió en tres asaltos aquel combate ante Holyfield y se embolsó
24 millones de dólares, que hubieran sido 100 si hubiera retenido sus títulos. Pero como él mismo reconoció, no tenía ni ánimo ni
ganas de boxear tras la batalla de
Tokio. Luego vendrían sus problemas de salud, la afición a la comida basura y tres días en coma por
sus malos hábitos alimenticios y
su diabetes. Se recuperó, volvió a
boxear, eso sí, ante rivales de menor entidad, y se retiró a su rancho de Ohio.
Para Tyson la pesadilla no hizo
más que comenzar. “El combate
contra ‘Buster’ Douglas no tendría que haber sido difícil. Antes
que a él había derrotado sin mucho esfuerzo a otros que eran mejores. Pero no me tomé a Douglas
en serio. Fui a Japón y alterné con
muchas mujeres. No entrené ni
me tomé el combate en serio.
No puedo culpar a nadie. Debería haber entrenado más. No me
cuidé y maltraté mi cuerpo. Cuando Cus D’Amato murió y me divor-
Tyson tumbó a su rival en el
octavo asalto. Este se rehizo y
fulminó a Mike en el décimo.
Nadie se lo podía creer
14
SORPRESA.
James ‘Buster’
Douglas se
convirtió
en el nuevo
campeón de
los pesados.
Título que
perdería
poco después
ante Evander
Holyfield en
tres asaltos.
cié, lo perdí todo”, reconoció Tyson años más tarde. Tras aquella
derrota vino su paso por la cárcel
acusado de violación a una miss.
Salió de allí tres años más tarde.
Pero no era el mismo. Regresó
con ganas de subir al ring, pero
era un tipo más salvaje aún. Se
volvió incontrolable. “Perdí toda
mi humanidad y mi reputación allí
dentro”, recuerda un arrepentido
Tyson. Su incidente con Holyfield,
al que acabó arrancando parte de
una oreja de un bocado, y el lamentable espectáculo en la previa ante Lenox Lewis atestiguan la
violencia desmedida con la que ‘El
terror del Garden’ salió de prisión.
Aquel combate con Lewis fue la última oportunidad para Tyson. En
la presentación de la velada intentó agredir al británico: “Me quedé
desconcer tado, preguntándome
qué le pasaba. Ese tipo de cosas
intimidatorias son las que hace
un gilipollas. Él sabía que no me
podía ganar. En el ring no pudo ni
tocarme. Fue valiente, hizo lo que
pudo. Pero yo fui mejor”.
Y así fue, como relata Lewis,
que humilló a Tyson. Se movió
mejor, golpeó mejor y manejó los
tiempos mejor. En el octavo asalto una derecha mandó al suelo a
Tyson. Con la cara ensangrentada y boca arriba, Tyson escuchaba la cuenta. Levantaba un poco
la cabeza, miraba a su alrededor y
volvía a posarla. No quería seguir.
Había tenido suficiente.
Tyson se subió tres veces más
al ring, con más pena que gloria.
Pero ya todo había acabado. Acabó aquella mañana en Tokio con
‘Buster’ Douglas, el ‘Don Nadie’
que había iniciado el principio del
fin de Mike ‘Ironman’ Tyson.
Con el título, Douglas se perdió
entre problemas de salud y
comida basura. Tyson jamás
volvió a ser el de antes
15
16
LAS FOTOS DE LA SEMANA
17
REFLEJOS. Las ciclistas compiten
en la pista y en el espejo durante
la carrera de 10 kilómetros de la
Copa del Mundo de Ciclismo que
se celebra en Saint-Quentin-enYvelines, cerca de París.
CHARLES PLATIAU. Reuters.
AL AGUA. Alison Cragie
(arriba) se cae de la
embarcación debido a
una fuerte ola durante
la carrera del Día de los
Gigantes en Piha Beach,
Auckland, el 21 de febrero.
PETER MEECHAM. Reuters.
EXPLOSIÓN DE COLOR. Joey Logano, del Shell Pennzoil Ford, celebra
su victoria en la línea de meta después de ganar la NASCAR Sprint
Cup Series en el Daytona International, en Florida, el 22 de febrero.
JARED C. TILTON. AFP.
18
19
DUREZA. Los atletas completan una de las pruebas de campo a
través en los Campeonatos de Esquí de Falun. J. NACKSTRAND. AFP.
ATENTOS.
Rune Velta
vuela por
delante de las
ventanas de
los jueces en el
Campeonato
de Esquí de
Falun.
KAI
PFAFFENBACH.
Reuters.
LUCHA. Daniel
Winnik (26), de
los Maple Leafs,
derriba a Ben
Chiarot (63), de
los Winnipeg Jets,
en el Air Canada.
TOM
SZCZERBOWSKI.
USA TODAY
Sports.
DESESPERACIÓN. El francés Renaud Lavillenie se lamenta tras fallar
un salto en los Juegos de Malmo. ANDRAS HILLERGREN. Reuters.
20
21
METIDO EN EL PAPEL. Un
aficionado de Bangladesh
caracterizado de tigre
durante el partido de la
Copa del Mundo de Cricket
entre Bangladesh y Sri
Lanka en Melbourne.
BRANDON MALONE. Reuters.
ACROBACIAS. El argentino de los Tottenham Hotspur’s Erik Lamela
(el segundo por la derecha) cae al suelo tras chocar con el defensa
neozelandés del West Ham Winston Reid (segundo por la izquierda)
el 22 de febrero en White Hart Lane, en Londres. IAN KINGTON. AFP.
A POR TODAS. Los futbolistas
Ziggy Gordon (Hamilton) y Emilio
Izaguirre (Celtic) se golpean las
cabezas durante un choque en
un partido de la liga escocesa el
pasado 22 de febrero.
RUSSELL CHEYNE. Reuters.
MEDIO SIGLO DESPUÉS, APARECIÓ
EL AVIÓN DE LA TRAGEDIA DEL
GREEN CROSS
HALLAZGO. En la imagen, la expedición liderada por Leonardo
Albornoz y Lower López junto a los restos del Douglas DC-3
encontrados el pasado 3 de febrero en Los Andes.
23
REPORTAJE FOTOGRÁFICO: LEONARDO ALBORNOZ
22
24
25
Una expedición liderada por los montañeros Leonardo Albornoz
y Lower López encontró en la Cordillera de Los Andes el pasado
3 de febrero los restos definitivos del Douglas DC-3 en el que
perdieron la vida 24 personas en 1961. Entre ellas, ocho jugadores
del histórico equipo de fútbol chileno Green Cross. Eliseo Mouriño,
crack argentino e ídolo de Banfield, era uno de ellos. 54 años
después, AS reconstruye aquella trágica historia.
ÚLTIMO
ADIÓS. Sobre
estas líneas,
la portada
de la revista
chilena
‘Estadio’ del
20 de abril
de 1961.
Familiares
y amigos de
los fallecidos
escoltan sus
ataúdes.
PABLO BARGUEÑO/
C
ubiertos con las enseñas
de sus respectivas instituciones, escoltados por sus compañeros, acompañados de una
multitud que se identificó contrita y respetuosa con el dolor del
deporte, hicieron su último viaje
las víctimas del desastre aéreo
que segó vidas de futbolistas, árbitros, un dirigente y un funcionario. Fue el último acto del drama
que conmovió al país, en todas
sus esferas, durante quince días,
que fueron de ansiedad al comienzo y de ruda realidad más tarde.
Han pasado a la eternidad esos
muchachos de los cuales escribimos tantas veces, los que llegaron a ser nuestros amigos en este
campo común del fútbol.
“‘ESTADIO’ siente hondamente el peso de la tragedia y está
conmovido, junto a Green Cross,
la ANFA, la Asociación de Árbitros, la Asociación Central de Fútbol y los deudos de los deportis-
tas desaparecidos”. La solemne
nota de la revista chilena ‘Estadio’ (1941-1982) data del 20 de
abril de 1961. Diecisiete días antes, el 3 de abril, un Douglas DC3 se estrellaba en lo más profundo de la Cordillera de Los Andes
chilenos. Fallecieron las 24 personas que iban a bordo, entre las
que se encontraban ocho jugadores del Green Cross, el entrenador y un kinesiólogo. Casi 54
años después, cuando ya parecía que esas majestuosas mon-
REGIÓN MUY
ESCARPADA.
Leonardo
Albornoz,
uno de los
líderes de la
expedición,
posa en la
Cordillera de
Linares, la
región donde
encontraron
los restos del
avión.
tañas habían devorado por completo los restos de aquel avión,
las cenizas de los fallecidos y las
esperanzas de los familiares —ya
ancianos—, saltó la noticia. Una
expedición de montañeros liderada por Leonardo Albornoz y Lower Santos encontró los restos
del avión siniestrado en un punto
indeterminado de la Cordillera de
Linares, Región del Maule (Chile).
Ese 3 de febrero de 2015, Deportes Temuco, el club heredero del
viejo Green Cross, pudo cerrar por
fin el círculo y dar carpetazo a su
particular leyenda negra.
Sin GPS pero con
baqueanos.
Los últimos días de enero de
2015 Leonardo Albornoz y Lower Santos se encontraban en el
corazón de Los Andes chilenos,
pero no estaban practicando alpinismo. Era la tercera expedición
que organizaban para dar con
los restos del Douglas DC-3 desaparecido en 1961. No llevaban
GPS. Les acompañaban baqueanos, una especie de sherpas del
sur de América, nativos conocedores a la perfección de las bondades y trampas que presenta la
enorme masa montañosa andina.
“Cuando andas con los baqueanos debes tener mucha sintonía
con ellos e intentar distinguir la
leyenda de la verdad. Tuvimos
más empatía con ellos que otras
expediciones urbanas, más académicas, pero que no lograron
ese feedback con ellos, nos les
daban su espacio”. Las palabras
de Leo Albornoz al otro lado del teléfono suenan severas y denotan
un respeto brutal hacia la montaña y sus pobladores. La expedición era consciente de que con el
paso de los años, la leyenda en
torno al avión se iba agrandando
y deformando, de modo que las
pistas sobre su paradero no eran
muy fiables. “Es una historia de
trago, de fogata. A menudo despreciamos las creencias y las historias de los lugareños pero entremezclamos la información”.
Albornoz lleva el montañismo
en la sangre. Se podría decir que
la Cordillera de Los Andes fue su
primera escuela, y muchos pensaban que era un loco cuando de
niño subía los cerros con la única
compañía de su propia sombra.
Ese conocimiento y desparpajo
natural con las alturas le hicieron,
sin embargo, ser muy cauto y andar con pies de plomo, e idear un
La expedición fue acompañada
por varios baqueanos, una
especie de sherpas que
habitan en el sur de América
26
plan en tres etapas para dar con
el avión donde falleció parte de la
plantilla del Green Cross. “Llevábamos mucho tiempo buscándolo. Era la tercera vez. Hicimos una
primera aproximación en enero de
2014 y una segunda en abril de
2014. La segunda vez ya encontramos par te de la cola tras un
duro trabajo de rastrillado. Fuimos
acotando el sector de búsqueda y
teníamos la certeza de que estaba ahí el avión. Pero un avión extraviado en Los Andes es como
una aguja en un pajar… conocemos mucho esos cerros”.
El hallazgo.
La expedición definitiva, formada
por nueve personas entre montañeros y baqueanos, duró seis
días. La temperatura media du-
Albornoz: “Era
la tercera
expedición que
organizábamos;
llevábamos
mucho tiempo
buscándolo”
27
rante el día alcanzaba los 35º C, y
por la noche el mercurio descendía brutalmente hasta los 0º C.
Leo Albornoz recuerda con la precisión de un relojero el momento
en que encontraron el Douglas.
“En la última parada móvil que hicimos nos juntamos en la cornisa
de una piedra para hidratarnos.
No hicimos ningún comentario.
Estábamos mucho más allá de la
capacidad física, apenas encendimos un par de velas. En Chile estamos muy vinculados al cóndor,
y lo cierto es que vimos cero vida
durante la expedición. Al ir llegando donde más tarde encontraríamos los restos del avión, bajaron
tres o cuatro machos de cóndor y
eso lo tomamos como una señal.
Todos nos miramos. Esas aves
nos estaban señalando el hallazgo. El cóndor es un sinónimo de
fortaleza. Y lo cierto es que el último tramo lo hicimos casi por inercia, la roca estaba muy resbaladiza y no teníamos visión inmediata
hacia abajo. Podíamos ver perfectamente cómo en la montaña más
próxima había avalanchas cada
cinco minutos. Los baqueanos,
al ver los restos del avión, me dijeron que apuntara ahí con mi teleobjetivo. En ese último tramo el
cambio de temperatura era muy
brusco y teníamos mucho miedo
de una posible avalancha, así que
tratábamos de avanzar por donde
se veía más piedra”. Habían llegado. Encontraron restos del
avión, de huesos, y también una
media blanca que perfectamente
podía ser de fútbol. Parecía que
tenía cosida una ‘H’. Esos nueve
hombres estaban al límite de sus
fuerzas, así que no hubo celebraciones, no hubo brindis, no hubo
abrazos. Improvisaron una oración
y los baqueanos encendieron las
28
INFORME
OFICIAL.
En total,
41 páginas
en las que
se detallan
todas las
inspecciones
técnicas
llevadas a
cabo por
la DGA
(Dirección
Aeronáutica
de Chile).
velas. “Cada uno masticaba su
propia historia personal. Para nosotros el círculo está cerrado”.
Interrogantes y leyendas.
¿Por qué el Estado chileno fue
incapaz de encontrar los restos
del Douglas DC-3 durante casi 54
años? Para Leo Albornoz, “en el
61 la tecnología no era la misma
y la climatología era muy complicada en abril (cuando ocurrió el
accidente). Aquí en Chile es cuando empieza el invierno. Yo pienso
que sí encontraron la cola con un
pedazo de fuselaje, pero seguramente se les hizo imposible llegar
hasta el final. A la madre de uno
de los fallecidos le dijeron que
habían encontrado la billetera de
su hijo chamuscada y una alianza de matrimonio. Incluso se dijo
que hubo un funeral simbólico y
que los ataúdes estaban llenos
de piedras. Otra teoría de la gente era que se silenció mucho el
tema porque Chile iba a organizar
el Mundial de 1962 y por eso se
manejó con mucha discreción”.
Algunas teorías señalan que el
Estado chileno silenció el tema
debido a la proximidad del
Mundial de fútbol de 1962
29
El contexto en el que ocurrió
el accidente no era precisamente
favorecedor. Efectivamente, todo
el país estaba volcado con la organización del Mundial de Chile
de 1962, como recuerda el libro
‘Centenario, historia total del fútbol chileno (1895-1995)’: “La comisión de inspección de la FIFA,
encabezada por Ernst Thomen,
en dos semanas recorre canchas,
hoteles, estadios y ciudades. La
FIFA da el visto bueno a las sedes en su declaración oficial. Los
matches finales se jugarán en los
cuatro centros designados, que
son: Arica, Viña del Mar, Santiago y Rancagua”. De cara al máximo organismo del fútbol mundial
no era muy positivo presentar al
país como un destino con graves
problemas de seguridad aérea, y
el accidente del Green Cross podría dar al traste con las ilusiones
mundialistas de todo un país.
ELISEO MOURIÑO
EL CRACK ARGENTINO QUE NO LLEGÓ A DEBUTAR
La investigación oficial.
Quizá por ello se despachó tan
rápido la investigación oficial, a
cargo de la Dirección Aeronáutica de Chile (DGA), dependiente
en aquel entonces de la Fuerza
Aérea de Chile. AS accedió a dicha investigación. Un total de 41
páginas en las que se detallan todas las inspecciones técnicas llevadas a cabo por la DGA así como
las circunstancias, pruebas, antecedentes, examen de los restos
e hipótesis. Entre el farragoso
lenguaje funcionarial chileno de
1961 se encuentra la conclusión
del accidente: “…los radiofaros
no cubrían totalmente el área
por lo que la aeronave o perdió
contacto con ellos o sus señales
eran demasiado débiles. Esta situación, agregada al fuerte viento
que soplaba a esa altura, derribó
el avión hacia la cordillera. Cuan-
INOLVIDABLE. Mouriño era un ídolo en Argentina,
especialmente en Banfield. Allí jugó cinco años. Una de
las gradas del Estadio Florencio Sola lleva su nombre.
Eliseo Víctor Mouriño Oyarbide (Buenos Aires, 3 de junio de
1927 – Chile, 3 de abril de 1961)
era todo un ídolo en la Argentina
de los años cincuenta. Primero en
Banfield, donde llegó a jugar cinco
temporadas. Tal fue la devoción
de la grada por Mouriño que una
de las tribunas del Estadio Florencio Sola lleva su nombre. Fue
precisamente en Banfield donde
comenzó a destacar como un centrocampista total, hasta el punto
de que sus compañeros veían
en él al auténtico entrenador del
equipo.
Tras su paso por Banfield recaló en Boca, donde disputó ocho
fructíferas temporadas. Con la
albiceleste jugó 25 par tidos y
ganó dos Copas América (1955
y 1959). Green Cross lo fichó en
1961. Era la contratación estelar
y un movimiento estratégico de
todo Chile en aras de la expansión
de su fútbol con vistas al Mundial
de 1962. Se topó con la muerte
en aquel Douglas DC-3.
Así lo recordó ‘Estadio’: “Era
un crack” (…) “Sólo estábamos
esperando una cosa, que jugara
dos o tres partidos, que recibiera
los primeros aplausos, que insinuara los verdaderos alcances de
su contratación. Sólo aguardábamos poder verlo con la camiseta
de Green Cross” (…) “Era un half
de apoyo auténtico” (…) “un auténtico jefe del medio campo, que
al pase justo y al dribbling preciso
unía una característica que jamás
le abandonó: fibra, moral, espíritu indómito” (…) “No fue posible
verlo. Pero aun enfocando su caso
desde el simple punto de vista del
jugador, hay algo que resulta imposible apar tar de la tragedia.
Porque sin haber lucido nunca
la casaca de Green Cross, Eliseo
Mouriño ha quedado identificado
para siempre con esos colores.
Eternamente”.
30
31
EL ESCUDO Y EL UNIFORME DEL GREEN CROSS
PRIMERAS
NIEVES. La
zona y la
época del
año en la que
tuvo lugar
el accidente
pudieron
dificultar
el hallazgo
del avión.
En abril
comienza el
invierno en
Chile.
do se le autorizó para invertir el
curso, el piloto inició un viraje hacia la derecha, es decir hacia la
cordillera, contra la cual se estrelló a los 7.000 pies”.
Al Green Cross le miró un
tuerto.
En el momento del fatídico accidente, el equipo Green Cross regresaba de Osorno, donde había
jugado el sábado 1 de abril de
1961 un par tido de la Copa de
Chile contra el conjunto local. El
equipo se dividió en dos grupos.
Viajaron en dos aviones distintos
porque parte de la plantilla no deseaba viajar en el primer avión al
tener que hacer muchas escalas.
La decisión fue fatal para el segundo grupo.
El Green Cross fue fundado el
27 de junio de 1916. En sus inicios era un equipo de la capital
que era apodado como ‘El Pije’
debido a que era un club relacionado con empresarios de la
época. Poco antes del accidente
el club había logrado ascender a
El equipo viajó en dos aviones
porque algunos jugadores
no querían hacer escalas; el
destino con éstos fue cruel
Primera División. Todavía se estaba reponiendo de la muerte de su
presidente, Ignacio Iñiguez, y del
incendio de su sede social cuando
se produjo la tragedia.
Después de estas desdichas
el club perdió fuerza en Santiago
y se trasladó al sur de Chile, al corazón de la Araucanía, para fusionarse con Deportes Temuco en el
año 1965. Es aquí donde ‘El Pije’
se convierte en el ‘Indio Pije’, por
ser esta la región de los pueblos
originarios de Chile.
“El club se encuentra en la región más pobre de Chile, pero es
gente de mucho esfuerzo por lo
que sabemos que nuestra responsabilidad como institución es
devolver el cariño a la gente a través de un juego que principalmente exige el sacrificio de sus jugadores para hacernos respetar en
nuestra ciudad. Nosotros trabajamos día a día para volver a la Primera División y ser el equipo que
era conocido en Chile como una
cancha imbatible del sur del mundo”. Habla Jerónimo Díaz Tomic,
gerente general de Deportes Temuco, el club heredero del Green
Cross. El club por fin pudo cerrar
su herida con el descubrimiento
de los restos del Douglas DC-3:
“Como Depor tes Temuco y herederos de la historia del Green
Cross fue pasar de la incredulidad de la noticia que estábamos
escuchando a un sentimiento de
profunda emoción cuando pudimos ponernos en contacto con
los alpinistas que encontraron el
avión. Para nuestra institución es
el cierre de un capítulo triste de
nuestra historia”.
Agradecimientos: Leo Albornoz,
Deportes Temuco y Museo Aeronáutico de la Dirección General de
Aeronáutica de Chile.
las Melinao, quien es el goleador
histórico de la selección de fútbol
de Chile.
“El escudo del Green Cross es
la cruz patada verde, que simboliza la vida. Esta se fusionó con la T
de hierro de la ciudad de Temuco,
que en su interior tiene el volcán
Villarrica y la copihue, la flor na-
cional de Chile. Nuestro uniforme
en los años 90 se hizo característico por utilizar camiseta blanca
con franjas verdes. Otra de las características es el luto que portaremos de por vida en nuestra camiseta para recordar a nuestros
fallecidos en el trágico accidente
de Los Andes”.
HERNAN JARA
Deportes Temuco milita en la segunda categoría del fútbol chileno.
Es el equipo más grande del sur
de Chile por su hinchada. Según
algunos estudios del fútbol chileno, es el equipo fuera de Santiago
que más afición lleva al estadio y
el cuarto a nivel del país. Su presidente actualmente es Marcelo Sa-
DEPORTES TEMUCO HOMENAJEÓ AL GREEN CROSS
El pasado 15 de febrero, Deportes Temuco realizó un sentido homenaje a los integrantes de aquel
legendario Green Cross. Fue en la
antesala de la séptima jornada de
la fase zonal sur del torneo de la
Primera B, en el estadio municipal de Villarrica. Los Rangers de
Talca fueron el equipo rival. La
plantilla de Depor tes Temuco al
completo saltó al terreno de juego con una réplica de la camiseta
que utilizaba el Green Cross en el
año 1961. El capitán del equipo,
Arturo Sanhueza, aseguró: “Para
nosotros, que vestimos esta camiseta, se trataba de algo muy
especial y lo tomamos como tal.
Todo salió bastante bien. Además
tuvimos la colaboración del árbitro
(Christian Rojas), que nos dejó tomarnos el tiempo necesario para
poder hacernos la foto. Hubo el
correspondiente minuto de silencio y todo salió muy bien. Estamos muy orgullosos y contentos
por haberlo realizado”.
32
Udo Lattek falleció el pasado 1 de febrero. El técnico alemán que hizo
grande al Bayern pasó por el fútbol español dirigiendo al Barça, pero su
estancia en el banquillo azulgrana no fue todo lo exitosa que se esperaba.
Perdió una Liga en las seis últimas jornadas y ganó una Recopa. Su
carácter, recto y autoritario, chocó con el de un genio llamado Maradona.
UD
LATTEK
EL GENERAL ALEMÁN AL QUE SÓLO DERROTÓ MARADONA
33
34
35
MARÍA JESÚS LUENGO /
N
o podía esperarle más,
siempre llegaba tarde,
estaba en juego mi autoridad y
el resto de jugadores aplaudieron, pero al día siguiente Maradona habló con el presidente y
mis días estaban contados”. Así
se puede resumir el paso de Udo
Lattek por el Barcelona (18 meses, de 1981 a 1982), el de un
general que fue derrotado por la
estrella más díscola.
Udo Lattek (Bosemb, Prusia
del Este, 1935-2015) ha sido el
entrenador alemán más laureado de todos los tiempos. A él se
le atribuye la evolución del fútbol
europeo en la segunda mitad del
siglo XX e hizo al Bayern un grande de Europa.
Lattek nació en Bosemb, actualmente Polonia, pero territorio
alemán antes de la Segunda Guerra Mundial. Hijo de un granjero,
de niño estuvo en un campo de
prisioneros danés. No había escuela y se pasaba el día jugando
al fútbol y corriendo. Fue atleta,
corría los 100 metros en menos
de 11 segundos, una velocidad
que le sir vió para ser futbolista
y jugar como delantero en el Marienheide, Bayer Leverkusen, Wipperfürth y Osnabrück. Su carrera
fue discreta, pero aprovechó para
formarse como entrenador.
Gracias a su trabajo en las categorías inferiores de la federación alemana se hizo un hueco
como asistente del seleccionador
Helmut Schoen, con el que acudió
A Udo Lattek se le atribuye la
evolución del fútbol europeo en
la segunda mitad del siglo XX e
hizo al Bayern un grande
EL HOMBRE
DE HIERRO.
Udo Lattek
era un
hombre
“serio, recto y
bueno”, según
palabras de
sus propios
jugadores.
al Mundial de 1966. Allí coincidió
con Franz Beckenbauer y se ganó
su confianza. Cuatro años después fue el propio Beckenbauer
el encargado de preguntarle si
quería entrenar al Bayern, equipo
al que dirigió de 1970 a 1975 y
de 1983 a 1987.
En su primera época en el Bayern coincidió con jugadores de la
categoría de Beckenbauer, Müller,
Hoeness, Maier y Breitner. Fueron
su carácter y la confianza que generaba en los futbolistas los que
le permitieron manejar ese vestuario con tantas estrellas. “Sabía perfectamente lo que necesitábamos. Siempre tocaba la tecla
correcta”, le definía Beckenbauer.
Planificaba entrenamientos muy
exigentes físicamente, no consentía la indisciplina y así convirtió al Bayern en un grande de Europa. Su mayor éxito fue la Copa
de Europa de 1974, de tan mal recuerdo para el Atlético de Madrid.
En su primera época en el equipo
de Múnich consiguió cinco títulos
CON DIEGO. Maradona
llegó al Barça en 1982
y sólo coincidió con
Lattek, seis meses.
Después fue despedido
por Núñez.
36
(tres bundesligas, una Copa de
Europa y una copa de Alemania).
Dejó el banquillo del Bayern en
1975 tras un enfrentamiento con
la directiva para fichar por el Borussia Mönchengladbach, donde
en cuatro años ganó dos bundesligas más, una Copa de la UEFA y
fue finalista de la Copa de Europa,
que ganó el Liverpool. De 1979 a
1981 dirigió otro de los grandes
equipos alemanes, el Borussia de
Dortmund.
En junio de 1981 firmó con
el Barcelona. Fue Alan Simonsen, que coincidió con él en el
Gladbach, quien aconsejó su fichaje
a Gaspart. Para aprender español
acompañó a la Selección española durante una gira por Sudamérica
aquel mes de junio y se presentó
en el Camp Nou hablando un perfecto castellano. En aquel Barcelona, la estrella era su compatriota
Bernd Schuster, precisamente uno
de los jugadores que más problemas le ocasionó. En su primer año,
el Barça fue un líder sólido hasta
que a falta de seis jornadas comenzó a fallar y fue la Real Sociedad la
que se alzó con el título. Ese año, el
Barça ganó la Recopa (2-1 al Standard de Lieja). En 1982 llegó al Barça Diego Armando Maradona y su
llegada fue el fin de Lattek, quien
no terminó la temporada.
Lattek no podía entender el divismo de Schuster y Maradona;
él premiaba el colectivo sobre las
individualidades. Para él lo importante era ganar, y no el espectáculo. Por eso eran continuos sus
roces con la prensa de aquella
época, cuando elogiaban a Diego. “Qué, Udo, hoy ha estado fantástico Maradona”, le dijeron tras
marcar el argentino un auténtico
golazo en el estadio del Estrella
Roja. “Pero no sólo Maradona,
también Julio Alberto”, respondió
el técnico alemán.
Cuando fichó por el Barça se
marchó de gira con la Selección
para aprender español y
conocer a los jugadores
37
LA COPA DE EUROPA. Udo Lattek ganó con
el Bayern la Copa de Europa de 1974, título
tan llorado por los atléticos, que perdieron
en el partido de desempate (1-1 y 4-0).
BUNDESLIGA. En Alemania además
de al Bayern dirigió al Borussia
Mönchengladbach, al Dortmund, al
Colonia y al Schalke.
38
Los desencuentros entre el
técnico y sus dos máximas estrellas fueron continuos, desde
el día que dejó a Maradona fuera
del autobús porque siempre llegaba tarde hasta el castigo a Schuster sin jugar en un partido en Santander porque el jugador le había
acusado de borracho (dicen que
Udo se bebía tres cervezas sin desayunar). En este último conflicto
tuvo que intervenir el presidente
Núñez, que reunió al técnico, al
jugador alemán y a la prensa en
su domicilio. Lattek siempre pensó que quien pidió su cabeza a
Núñez fue Maradona.
Tras su muerte, el pasado 1 de
febrero, Schuster habló en el diario Bild. “Estoy convencido de que
Udo hubiera estado mucho tiempo
en Barcelona y hubiera tenido éxitos si no hubieran fichado a Maradona. Las mentalidades de los
dos eran como el día y la noche.
39
Lattek siempre era consecuente
en la búsqueda de sus objetivos
y Maradona se tomaba las cosas
con mucha tranquilidad”, dijo
Bernd, quien también insistió en
el carácter festivo del argentino:
“Cuando yo estaba en la cama a
las nueve de la noche, Diego empezaba a disfrutar de la vida nocturna”.
A pesar de todos los problemas que vivió en Barcelona, se
fue sin ningún reproche, aunque
tiempo después definió al Barça
como “un club de locos”. Hay jugadores como Marcos Alonso que
le recuerdan así: “Era muy duro
en los entrenamientos. No se casaba con nadie. Era serio y recto,
pero bueno”.
De Barcelona regresó a Alemania, donde volvió a dirigir al Bayern, con el que ganó otras tres
ligas y dos copas. En 1987 decidió dejar los banquillos, pero
aún dirigió al Colonia, en 1991,
al Schalke 04, en 1992, y al
Dortmund, en 2000, al que salvó
del descenso en cinco partidos.
Udo Lattek también ejerció
como periodista y fue redactor jefe
del ‘Sport Bild’. Se fue retirando
de la vida pública, persistían sus
problemas con el alcohol, que nacieron tras la muer te de su hijo
Dirk por leucemia y que le cambiaron el carácter, fue intervenido
de dos tumores cerebrales, sufría
Parkinson y murió el pasado 1 de
febrero en una residencia de Colonia, donde vivía con su esposa
Hildegard, a los 80 años. Adiós a
un gran entrenador.
DOS GRANDES TÉCNICOS. En la imagen, Lattek
ecoge un premio junto Jürgen Klopp, actual
entrenador del Borussia Dortmund.
UNA LEYENDA. Udo
Lattek ha sido uno de
los mejores técnicos del
siglo XX. El entrenador
alemán más laureado.
AL RESCATE. En el año 2000 el Borussia estaba en serio
peligro de descenso y llamaron a Udo Lattek , que salvó
la situación en cinco jornadas.
40
41
STEPHEN
CURRY
LA MEJOR
MUÑECA DE
LA GALAXIA W
El base de los Warriors es el
nuevo rey de los triples, tras
arrebatarle la corona a Marco
Belinelli en el All Star Weekend
celebrado en Nueva York. No
es sólo un ‘francotirador’; es el
santo y seña de Golden State,
el equipo de moda en la NBA.
MANU DE LA TORRE/
CARTEL DE
LUJO. No
se le puede
poner ningún
pero al título
ganado por
Stephen Curry.
Se enfrentó
a auténticas
ametralladoras: Marco
Belinelli, Klay
Thompson,
Kyle Korver...
ardell Stephen Curry se
coronó durante el último
y reciente All Star Weekend como
el mejor triplista de la NBA. Se llevó un concurso que contaba con
los mejores exper tos de la Liga
desde la larga distancia. Un cartel
de auténtico lujo. Pero, ni su compañero y hermano Klay Thompson, ni el estilizado Kyle Korver,
ni Marco Belinelli, el anterior campeón, pudieron con él. El rey del
triple se llama Stephen Curry. Sin
embargo, y para ser justos, el hijo
de Dell Curry (tirador consumado
y leyenda de los Charlotte Hornets
Stephen es hijo de Dell Curry,
lanzador consumado y leyenda
de los Charlotte Hornets
en la década de los 90
42
PRESENTE
Y FUTURO.
Stephen
representa
el presente
y el futuro.
Su primer
MVP de la
temporada se
encuentra a
la vuelta de la
esquina. ¿Por
qué no este
mismo año?
en la década de los 90) es mucho
más que un mero francotirador. Es
el santo y seña de los Golden State Warriors, el equipo de moda y
que bajo la batuta de Steve Kerr
comanda en estos momentos la
mejor liga de baloncesto del planeta. Verle jugar es una delicia
para la vista. Pocos aúnan tanto
talento, calidad, eficacia, espectacularidad y visión de juego como
este base nacido el 14 de marzo
de 1988 en Akron (Ohio), la misma localidad en la que LeBron James vino al mundo. Y es que este
chico de 1,90 ha osado superar al
mismísimo ‘Rey’, siendo el más
votado por los aficionados entre
los titulares del All Star Game de
Nueva York.
Steph representa el presente y
el futuro. Es uno de esos jugadores magnéticos, ante los que resulta difícil no caer rendido a sus
Fue el jugador más votado
por los aficionados entre los
titulares del All Star Game
disputado en el Madison
43
pies. Es guapo, rico (lo será mucho más en los próximos años) y
luce una sonrisa que le ha ayudado a conquistar el mundo de la canasta y que en los próximos meses podría ser todavía mayor. Su
primer MVP de la temporada se
encuentra a la vuelta de la esquina. Sólo James Harden, Anthony
Davis o los recuperados LeBron
o Russell Westbrook podrían impedirlo. A la hora de escribir este
ar tículo, era el séptimo máximo
anotador (23,6 puntos de media), quinto asistente (7,9), líder
en robos de balón (2,2) y en triples anotados (165: 3,2 por partido) del curso. Estadísticas de
superestrella, pero que no explican todo lo que es. Su manejo del
bote y del balón le permiten hacer
diabluras sobre el parqué: romper
tobillos o cinturas de sus defensores, levantar al público de sus
asientos con sus malabarismos o
pases que sólo él ve. Pura magia.
Rara es la noche en la que no se
vea al número 30 de los Warriors
colarse en los ‘highlights’. Y eso,
en una liga como la NBA, tiene un
doble valor.
Puede que le falte explosividad
para romper hacia canasta o para
defender a alguno de los bases
más atléticos (véase Westbrook),
pero su gran inteligencia sobre la
pista hace que disimule, si es que
las tiene, sus carencias. Devoto
cristiano, está casado con Ayesha Alexander, con la que tiene un
hijo y un segundo en camino. Desde que nació estaba predestinado
a ser deportista. No sólo su padre
(Dell) completó 16 temporadas en
la NBA, sino que su madre (Sonya)
fue una destacada jugadora de voleibol durante sus años universitarios. Desde muy pronto, Stephen
se decantó por el baloncesto. Creció en Charlotte, donde asistió al
colegio que su madre había montado. Ya en el instituto se dio a
44
DEBUT
AGRIDULCE.
Su debut en la
NBA coincidió
con una mala
campaña de
los Warriors,
pero Stephen
Curry brilló
a nivel
particular:
17,5 puntos y
5,9 asistencias
de promedio.
conocer. Estábamos ante uno de
los mejores de su generación. No
pudo asistir a Virginia Tech (la universidad en la que se conocieron
sus padres), así que de entre las
distintas becas que recibió, se
decantó por la de Davidson, un
centro que llevaba décadas alejado de la élite de la NCAA. Fue el
encargado de poner a los Wildcats de nuevo en el mapa. En 2006
su llegada se convirtió en todo un
acontecimiento. Bob Mckillop, el
aún técnico, se encargó de difundir por la institución que Curry era
“alguien especial”. Cumplió con
las expectativas en los tres cursos que estuvo. Al marcharse se
fue acumulando récords: máximo
anotador y triplista de la historia
de Davidson. Pero lo realmente
relevante a día de hoy ocurrió durante su primer año (freshman),
al promediar 21,5 tantos por en-
Fue drafteado por Golden State
con el número siete en 2009,
el mismo año que Griffin (uno),
Harden (tres), Ricky (cinco)...
45
cuentro. Sólo Kevin Durant, en la
Universidad de Texas, superó dicho registro entre los novatos de
la 2006-07. No han salido malos
estos chavales.
Tras su periplo en Davidson,
cuando le quedaba un año para
graduarse, llegó el momento de
dar el salto a la NBA. Con una técnica y mecánica exquisitas, fue
drafteado por Golden State con
el número siete en 2009, compar tiendo promoción con Blake
Griffin (uno), James Harden (tercero), Ricky Rubio (quinto) o DeMar DeRozan (noveno). En los
Warriors coincidió con toda una
leyenda de los banquillos, Don
Nelson: el técnico con más victorias en liga regular de la historia.
Deportivamente hablando no fue
un año exitoso, pero el playmaker
lo aprovechó para dejar su carta
de presentación: 17,5 puntos,
4,5 rebotes, 5,9 asistencias y
1,9 robos. Destacados números
que le dejaron a un peldaño de
convertirse en el mejor rookie del
año. Tyreke Evans, entonces en
los Kings y actualmente en los Pelicans, le arrebató el galardón.
En el verano de 2010 formó
parte de la selección estadounidense que conquistó el Mundial
de Turquía. Cuatro años después, repetiría cita en España.
No sabe lo que es perder (18-0)
en una Copa del Mundo. Si todo
sale bien, estará en los Juegos
de Río en 2016. Pero ahora, sólo
preocupa una cosa: ganar el anillo. “Ese es el objetivo, no hay
otro”, puntualiza. Regresando al
pasado, tras colgarse al cuello
su primer oro mundialista, siguió
enchufando triples (“trabajo cada
día para ser mejor”) e insuflando
nuevos aires para la franquicia de
Oakland. Su impecable comportamiento en la cancha le valió el
premio al jugador más deportivo
del curso 2010-11. Sin embargo,
Curry no es sólo baloncesto. Por
encima de todo está el ciudadano. Ha participado en numerosos
programas sociales solidarios y
de apoyo a la comunidad. El chico perfecto. Tanto es así que, durante el lockout que amenazó con
dejarnos sin NBA la temporada
siguiente, Stephen optó por retomar los apuntes para regresar al
campus y avanzar así con sus estudios de sociología.
De vuelta a la competición, vivió su momento más amargo. El
tobillo derecho que se había operado en mayo de 2011 como consecuencia de los diversos esguinces que había sufrido en su año
‘sophomore’ se declaró en rebeldía. Apenas pudo disputar 26 partidos de un total de 66, viéndose
afectado su rendimiento notablemente. Desde entonces le persigue una fama de jugador de cristal mal fundamentada. En los dos
cursos y medio posteriores sólo
se ha perdido nueve partidos. De
un total de 217. No obstante, él
mismo reconoce tener esa preocupación por su estado físico.
“Las lesiones. No soy de los que
tienen miedo a fallar. Me gusta tomar riesgos. Pero poner en riesgo
UN FIJO EN SU
SELECCIÓN.
Sus buenas
actuaciones
en la NBA le
llevaron a
la selección
de Estados
Unidos, con la
que conquistó
el oro en los
Mundiales
de Turquía y
España.
46
MIEDO A LAS
LESIONES.
Cuando
está sobre
el parqué,
lo que más
le preocupa
es su estado
físico: “No
tengo miedo a
fallar, pero las
lesiones... esas
sí que me dan
miedo”.
tu cuerpo cada día, eso sí me da
miedo”, admitía en 2013 en una
entrevista al ser preguntado sobre
qué es lo que más teme cuando
está en la cancha.
Afortunadamente, superado el
bache volvimos a ver su mejor versión. Mejorada, incluso, al ganar
madurez y asumir un mayor protagonismo. En la 2012-13, y ya
con Mark Jackson en el banquillo,
consiguió llevar a los Warriors de
regreso a los playoffs por primera vez en los cinco últimos años.
En la postemporada justificó con
creces la extensión de su contrato por cuatro años y 44 millones
de dólares, que entró en vigor a la
campaña siguiente (visto lo visto,
un chollo) y acabó por confirmar
su condición de jugador franquicia. Doblegaron a Denver en la primera ronda e hicieron sufrir a los
Spurs en la segunda. Fue un año
Reggie Miller: “Siempre he
dicho que Petrovic fue el mejor
tirador que he visto pero me
entran dudas tras ver a Steph”
47
excelente en todos los sentidos.
En un encuentro ante los Knicks
clavó 11 triples para dispararse
hasta los 54 puntos, acabando la
liga regular con 272 triples convertidos. Récord en la historia de la
Liga. Por si fuera poco, acabó por
cimentar una sociedad de auténtico lujo junto a Klay Thompson. En
los dos últimos años han batido la
plusmarca de tiros anotados desde más allá del arco. Ahora están
en ritmo de volverlo a hacerlo. Los
‘Splash Brothers’, como así se les
conoce en La Bahía, además de
suponer un espectáculo sin igual,
amenazan con convertirse en una
de las mejores duplas de todos
los tiempos.
El curso anterior, Curry siguió
haciendo lo que mejor sabe: jugar
al baloncesto maravillando a propios y extraños. Mejoró sus promedios en puntos (24) y asistencias (8,5) y los Warriors superaron
los 50 triunfos en ‘regular season’
por primera vez en lo que llevamos de siglo XXI. Sin embargo, la
extrema competitividad del Oeste
les hizo caer en el séptimo partido
de la ronda inaugural ante los Clippers. Una derrota que acabó por
significar el despido de Mark Jackson, pese al apoyo público de la
plantilla (Steph el primero).
Dejado atrás un verano algo
convulso y ya con Steve Kerr asentado y Klay Thompson renovado,
el equipo de Oakland ha dado un
salto de calidad que le ha propulsado a la cima de la NBA. El tiempo ha dado la razón a la directiva
ya que Kerr no sólo ha conseguido
mantener el estilo vistoso, rápido
y anotador en ataque (con 110,3
tantos comandan dicha clasificación), sino que también ha dotado
al grupo de un orden defensivo.
Se ve al equipo más consistente atrás y menos dependiente de
la inspiración de los ‘Splash Brothers’. Un punto a favor en una
competición tan larga e intensa.
La clave del éxito: “La química en
el vestuario está en lo más alto.
No existen grandes egos. Todo lo
contrario. Sólo nos preocupamos
de ganar y jugar bien. Eso de divertirnos en la pista es parte del
proceso”. Curry ‘dixit’.
Y como no podía ser de otra
manera, el bueno de Stephen sigue sorprendiendo. A principios
de este 2015 convir tió el triple
número 1.000 de su carrera. Claro está, nadie lo había logrado a
su edad (aún con 26 años). Tiene
una muñeca infalible que ha hecho que Reggie Miller (la leyenda
de los Pacers convertida ahora en
comentarista), se rindiese a sus
pies. “Siempre he dicho que Drazen Petrovic fue el mejor tirador
que he visto, pero me lo empiezo a cuestionar tras ver a Steph
Curr y...”, escribió en su Twitter.
Es una comparación en toda regla con el ‘Mozart de Sibenik’, a
quien admiraba cuando todavía
era un niño y presenciaba algunos
de sus partidos sentado en las rodillas de su padre. ¿Puede existir
algún halago mejor que éste? Quizá dentro de 20 o 30 años, a los
futuros MVP’s les comparen con
Stephen Curry…
CONTRATO
‘CHOLLO’. En
la temporada
2012-13
extendió su
contrato con
los Warriors
por cuatro
años y 44
millones de
dólares (visto
lo visto, un
chollo para
Golden State).
48
49
VUELO SIN
MOTOR.
LaVine era el
gran favorito
desde que se
anunciaron
los
participantes
y no
defraudó.
Realizó tres
mates de
máxima
puntuación.
ZACH
LAVINE
HIJO DE LOS 90
El base-escolta de los Timberwolves, nacido en
1995, se convierte en el segundo más joven en
ganar el Concurso de Mates. Su ‘sello’: el mate con
la camiseta de Jordan en la película Space Jam.
50
RELANZANDO
EL
CONCURSO.
El Dunk
Contest ha
sido criticado
durante los
últimos años
por su poco
nivel. La
aparición de
LaVine, un
bálsamo para
el futuro.
ABRAHAM ROMERO /
P
ara todo aficionado al baloncesto que haya nacido
a principios de los 90 hay una película que lo marca absolutamente todo: Space Jam. Algo más de
una hora que juntaba en una pantalla los dibujos animados más
famosos de la época (los Looney
Tunes) con el símbolo del baloncesto mundial: Michael Jordan.
Entre monstruos, conejos y dioses del baloncesto creció LaVine,
soñando, como todo hijo de los
90, con vestir aquella camiseta
blanca de la Tune Squad. Vio la
película a los cinco años y se obsesionó con ella desde entonces.
Hasta el All-Star.
El pasado sábado la vida de LaVine cambió a la vez que el futuro
de un Concurso de Mates renacido, salto a salto, por este crío de
Los aficionados no han
tardado en encumbrarle al
Olimpo de los mates junto a
Jordan, Wilkins o Vince Carter
51
Washington. Las comparaciones,
siempre odiosas, ya le sitúan a
la altura de Julius Erving, Jordan,
Dominique Wilkins, Vince Carter,
Nate Robinson y otros grandes de
los Dunk Contest, más por esperanza y ganas de relanzar el fin de
semana que por realidad, a pesar
de que ésta haya sido fabulosa.
Se convir tió, a sus 19 años, en
el segundo jugador más joven en
conseguir el trofeo. Ahora, en la
NBA, los mates son LaVine.
Hijo de un ex jugador de la NFL,
LaVine ha demostrado un excepcional don para los mates desde
su época en la Universidad de Los
Ángeles (UCLA), a donde llegó porque su padre, Paul, fue hincha del
equipo durante su infancia. En la
Costa Oeste pasó un año, de más
a menos, hasta que decidió declararse seleccionable para el draft
de la NBA al no encontrar un sitio
de titular en el equipo. Terminó
en los Minnesota Timber wolves
y a pesar de que le quedan aún
muchas cosas que mejorar para
hacer carrera en la NBA, su explosión mundial en el Concurso de
Mates le dará un colchón sobre la
opinión pública para quitarse presión durante sus primeros años.
En sólo un día los seguidores de
LaVine en Twitter se duplicaron,
le han hecho su propia ‘intro’ de
Space Jam (Space Zach), su cara
ha salido en las portadas de los
principales medios deportivos del
mundo y su salto con la camiseta
de Jordan será recordado como lo
fue el de MJ desde el tiro libre, los
de Carter en el 2000 o el de Nate
Robinson sobre Howard hace sólo
unos años. “Tenemos que entretener, estamos para eso. Sólo quería hacer pasar un buen rato a la
gente”, explicaba el joven Zach
después del concurso. Y que siga
entreteniendo.
EL SUEÑO DE
SU INFANCIA.
LaVine creció
obsesionado
con Space
Jam. De ahí
el homenaje
que hizo a la
película en
uno de sus
mates. Vistió
la equipación
de la Tune
Squad.
52
53
O
OLIVER
SACKS
LA AVENTURA DE UN ANIMAL PENSANTE
El afamado neurólogo
americano Oliver Sacks
SEBASTIÁN ÁLVARO
confiesa que sabe que su
muerte dista solamente unos meses, debido a que
un melanoma ocular, tratado con éxito hace años, se
ha reproducido en una metástasis en el hígado.
liver Sacks ha decidido
que no va a ver más los
telediarios ni a prestar atención
a la política y a los debates sobre
el calentamiento global. “No es
desapego, es distanciamiento”,
afirma en un indispensable ar tículo publicado recientemente en
‘El País’ y poco antes en el ‘The
New York Times’. El motivo de esa
decisión está en que se le acaba el tiempo. Literalmente. Este
neurólogo nor teamericano de
fama mundial (gracias también
a libros como ‘Despertares’ o ‘El
hombre que confundió a su mujer
con un sombrero’) acaba de saber que morirá en unos meses
porque forma parte del exiguo 2%
de casos en los que un melanoma
ocular, tratado con éxito hace nueve años, se ha reproducido con
metástasis en el hígado. Así que
este hombre de 81 años,
que nadaba un kilómetro
y medio todos los días
y se sentía francamente bien de salud, se ha
visto ante la evidencia
del final como algo tan
cier to como inminente.
En el ar tículo se define
como un animal pensante en este hermoso planeta, algo que por sí mismo “ha sido un privilegio
y una aventura”, y lo que
ha decidido es editar los
libros que tiene a medio
escribir, disfrutar de los
amigos, viajar si le es posible, divertirse e incluso
tener tiempo para “hacer
el tonto”.
Lo único a lo que re-
nunciará es a la absurda representación diaria de las noticias,
algo que sé por propia experiencia que resulta muy gratificante.
En definitiva, va a seguir viviendo
esa aventura como lo ha hecho
hasta ahora: con todas sus fuerzas mientras le sea posible. Oliver Sacks no ha necesitado que le
anuncien su inminente salida de
escena para saborear a conciencia el lujo de ser un animal pensante y hacer honor a ese privilegio exprimiendo sus capacidades,
lo que, en su caso, ha ayudado
además a no pocos congéneres.
Nacemos con sólo una cosa segura: que nos vamos a extinguir aunque sin que conozcamos la fecha
fija de ese momento. Es algo que
muchos parecen empeñarse en
ignorar (como si así lograran, ilusos, engañar a la ‘pelona’, como
la llaman los mejicanos) o les angustia como a la soberbia criatura que era el replicante de combate Nexus 6 en ‘Blade Runner’,
que no quería que todo lo vivido
se perdiera “como lágrimas en
la lluvia”, pero que gente como
Sacks nos demuestra que en realidad ese final no importa. Mejor
dicho, ese final forma parte de un
ciclo natural que es nuestra propia vida. Ese final inevitable nos
hace comprender la esencia de
las cosas, buscar la coherencia
de nuestra vida, hacer recuento
de lo vivido y amado, nos hace poner en orden nuestras cosas, despedirnos de nuestros seres queridos y reírnos de todas las veces
que nos atrevimos a vivir aventuradamente, en que ‘hicimos el tonto’: aquel beso furtivo a aquella
chica en nuestro primer baile, la
primera montaña que ascendimos, la primera vez
que, de verdad, nos negamos a hacer algo que
contrariaba nuestra honestidad y nuestra ética.
La primera vez que lloramos de amor, la primera
vez que nos atrevimos a
intentarlo, pensando en
que nunca nos perdonaríamos no haberlo intentado… Porque lo que de
verdad importa es que al
final de ese camino maravilloso lo que sientas
es gratitud por lo hecho,
conocido y vivido, por lo
que has dado y recibido,
por la gente a la que has
conocido, como le ocurre a él.

Documentos relacionados