Capítulo XV - Antorcha.net

Comentarios

Transcripción

Capítulo XV - Antorcha.net
CAPÍTULO
X V
Las ciudades
N el siglo X V I I I ,
después de todas
las
medidas
que la
a u t o r i d a d real h a b í a t o m a d o h a c í a doscientos años c o n t r a las i n s t i t u c i o n e s m u n i c i p a l e s , éstas h a b í a n c a í d o en
plena decadencia.
Desde que fué a b o l i d a la
asamblea
p l e n a r i a de los h a b i t a n t e s de l a c i u d a d , que antes ejercía la i n t e r v e n ción de l a j u s t i c i a y de l a administración u r b a n a , los asuntos de
las
grandes ciudades i b a n de m a l en peor. L o s cargos de <• consejeros de
c i u d a d » , i n t r o d u c i d o s en el siglo x v i i i , debían comprarse a l m u n i c i p i o , y con frecuencia el m a n d a t o c o m p r a d o era v i t a l i c i o ( B a b e u , La
ville sous l'anden
régime, p . 153 y sig.). L a s reuniones de los conse-
jos eran escasas •— i m a vez cada seis meses en algunas ciudades — ,
y a u n no se asistía r e g u l a r m e n t e . E l escribano hacía m a r c h a r t o d a
la m á q u i n a , y no dejaba generalmente
de hacerse pagar
b i e n por
152
PEDRO
KROPOTKINE
los interesados. L o s p r o c u r a d o r e s y los abogados, y a u n más el i n t e n dente de l a p r o v i n c i a , i n t e r v e n í a n c o n t i n u a m e n t e p a r a e v i t a r t o d a
autonomía municipal.
E n tales condiciones, los asrmtos de la c i u d a d caían cada vez más
en manos de cinco o seis f a m i l i a s que se distribuían todas las rentas.
Eas rentas p a t r i m o n i a l e s q u e algunas ciudades
habían
conservado,
el p r o d u c t o del derecho de consumo, el comercio de l a c i u d a d , los
impuestos, t o d o servía p a r a enriquecerle?. A d e m á s , alcaldes y síndicos se d e d i c a b a n a l comercio de granos y de carne y se h a c í a n p r o n t o
monopolizadores. G e n e r a l m e n t e la p o b l a c i ó n obrera los odiaba.
El
serrdlismo de los síndicos, de los consejeros y de los regidores hacia
« el señor I n t e n d e n t e » era t a l , que su m e n o r c a p r i c h o era obedecido.
Eos subsidios de las ciudades p a r a a l o j a r el i n t e n d e n t e , p a r a a u m e n t a r
su paga, p a r a hacerle regalos, p a r a presentar sus h i j o s a las fuentes
bautismales, etc., i b a n en a u m e n t o , sin h a b l a r de los regalos que había
que e n v i a r cada año a diversos personajes a París.
E n las ciudades, como en los campos, los derechos feudales
daban
subsistentes;
estaban
u n i d o s a las propiedades.
El
que-
obispo
c o n t i n u a b a siendo señor feudal, y los señores, laicos o eclesiásticos,
— como p o r ejemplo los c i n c u e n t a canónigos de B r i o u d e —
b a n , no solamente derechos
conserva-
honoríficos o el derecho de i n t e r v e n i r
en el n o m b r a m i e n t o de los regidores, sino t a m b i é n , en algunas c i u dades, el derecho de j u s t i c i a . E n Angers h a b í a dieciséis j u s t i c i a s señoriales; D i j o n h a b í a conservado, a d e m á s de l a j u s t i c i a m u n i c i p a l , seis
j u s t i c i a s eclesiásticas, '< el obispado, el capítulo, los religiosos de San
Benigno, l a S a n t a Ca])illa, l a C a r t u j a y l a comandería de la Magdalena ». T o d o eso engordaba en m e d i o del pueblo medio h a m b r i e n t o .
Troves tenía nueve de esas j u s t i c i a s y a d e m á s « dos alcaldías reales ».
L a policía no pertenecía siempre a l a c i u d a d , sino a los que
ejercían
« l a j u s t i c i a ». E n resumen, era siempre el sistema feudal ( i ) .
. Pero lo que e x c i t a b a sobre t o d o la cólera de los h a b i t a n t e s de las
ciudades, era que t o d a suerte de impuestos feudale.s — la c a p i t a c i ó n ,
(I >
\ \ n 5 e Babel!, Ln filie,
ps. 323, 331. etc. Rodolphe Reuss, f
Alsaie
hendant
li
Rf:
.Iv.lim ^
t. I , (Ja el cuadern(5 del Tercer E s t a d o , de Estraburgo, muy interesante acerca de este isiiuto.
LA
GRAN
REVOLUCIÓN
las veintenas, f r e c u e n t e m e n t e los pechos y los « dones g r a t u i t o s » ( i m puestos en 1758 y alrolidos en 1789), lo m i s m o que los « l a u d e m i o s y
ventas », es decir, tasas percibidas p o r los señores en caso de v e n t a
o de c o m p r a p o r sus v a s a l l o s — , pesaban sobre las casas de los h a b i ^
t a n t e s de las ciudades y p r i n c i p a l m e n t e sobre las de los artesanos.
E L
E L
LUJO
SALÓN
E N TIEMPO
ANGULAR
D E LUIS
E N E L HOTEL
X V I
CHILLON
Menores qiiizá que en los campos, pesaban m á s c o m p a r a d o s c o n los
demás i m p u e s t o s urbanos.
P o r último, lo que h a c í a estos i m p u e s t o s t o d a v í a m á s detestables,
era que cuando l a c i u d a d h a c í a su r e p a r t o , centenares de p r i v i l e g i a d o s
reclamaban su exención: el clero, los nobles, los oficiales del ejército
estaban exentos de derecho, lo m i s m o que «los oficiales de l a casa
del rey », escuderos honoríficos y o t r o s que c o m p r a b a n esos « cargos »
sin servicio, p a r a satisfacer su o r g u l l o y l i b r a r s e de los i m p u e s t o s .
E a indicación del t í t u l o , colocado sobre l a p u e r t a , b a s t a b a p a r a n o
154
PEDRO
KROPOTKINE
pagar n a d a a l a c i u d a d . Se c o m p r e n d e el o d i o que esos privilegiados
inspiraban al pueblo.
T o d o el régimen m u n i c i p a l h a b í a de rehacerse. Pero ¡quién sabe
c u á n t o h u b i e r a d u r a d o a ú n , si el c u i d a d o de r e f o r m a r l e se h u b i e r a
dejado a l a A s a m b l e a C o n s t i t u y e n t e ! E n t o n c e s el m i s m o pueblo se
e n c a r g ó d e l asunto, c o n m a y o r m o t i v o c u a n t o en el curso de 1789
v i n o u n a n u e v a causa de descontento a i m i r s e a las y a enumeradas.
E r a l a escasez, el precio e x o r b i t a n t e del p a n , l a f a l t a d e l m i s m o pan
que sufrían las clases pobres en l a m a y o r p a r t e de las ciudades. E n
aquellos m i s m o s m u n i c i p i o s que h a c í a n t o d o l o posible p a r a rebajar
el precio p o r l a c o m p r a de granos o p o r u n a t a s a que regulaba el
precio, el p a n f a l t a b a siempre, y el p u e b l o h a m b r i e n t o hacía cola
a las p u e r t a s de las t a h o n a s .
E n m u c h a s ciudades el alcalde y los regidores seguían el ejemplo
de l a c o r t e y de los príncipes, y especulaban t a m b i é n sobre l a escasez.
H e ahí p o r qué: en c u a n t o l a n o t i c i a de l a t o m a de l a B a s t i l l a y de la
ejecución de F o u l l o n y de B e r t i e r se e x t e n d i ó en p r o v i n c i a s , el pueblo
de las ciudades
c o m e n z ó a sublevarse
en diversos p u n t o s .
Exigía
a n t e t o d o u n a tasa sobre el p a n y la carne; demolía las casas de los
p r i n c i p a l e s m o n o p o l i z a d o r e s y con frecuencia t a m b i é n las de los o f i ciales m u n i c i p a l e s ; se apoderaba del H o t e l de V i l l e y n o m b r a b a p o r
elección de sufragio p o p u l a r u n n u e v o a y u n t a m i e n t o , s i n atender
las prescripciones de l a ley, n i los derechos legales del a n t i g u o cuerpo
m u n i c i p a l , n i los «cargos» c o m p r a d o s p o r los «consejeros». A s í se p r o ducía u n m o v i m i e n t o del m á s a l t o alcance r e v o l u c i o n a r i o , p o r q u e l a
c i u d a d a f i r m a b a , no sólo su a u t o n o m í a , sino t a m b i é n su v o l u n t a d
de t o m a r u n a p a r t e a c t i v a en el gobierno general de l a nación. E r a ,
como lo h a n o t a d o m u y b i e n A u l a r d ( i ) , u n m o v i m i e n t o c o m u n a l i s t a
de l a m a y o r i m p o r t a n c i a , en el c u a l l a p r o v i n c i a i m i t a b a a P a r í s ,
que, como hemos v i s t o , se dió su Comniune
el 13 de j u l i o . V e r d a d es
que ese m o v i m i e n t o distó m u c h o de ser general, y no se p r o d u j o con
b r i l l o miis que en algunas ciudades y v i l l a s p e q u e ñ a s , p r e f e r e n t e m e n t e
en el E s t e de F r a n c i a ; pero en todas partes el v i e j o a y u n t a m i e n t o
(I)
Ilistone
pnliliiuc
de ¡a Ré-fulutioii
¡raiKaise,
2A edic.
1903.
LA
GRAN
REVOLUCIÓN
del a n t i g u o régimen h u b o de someterse
a l a v o l u n t a d del p u e b l o ,
o al menos a l a v o l u n t a d de las asambleas locales de electores.
se realizó, p r i m e r o de hecho, en j u l i o y agosto,
Así
la revolución c o m u -
nalista, que l a A s a m b l e a C o n s t i t u y e n t e legalizó después p o r las leyes
municipales d e l 14 de d i c i e m b r e 1789 y d e l 21 de j u n i o 1790.
movimiento
dió
Ese
evidente-
m e n t e u n poderoso element o de v i d a y de v i g o r a l a
R e v o l u c i ó n . T o d a l a fuerza
revolucionaria, como vamos
a v e r l o , se concentró en 1792
y 1793 en los m u n i c i p i o s de
las poblaciones que t o m a r o n
como p r o t o t i p o la
Commune
de París.
E a señal de esta reconstrucción p a r t i ó de París. S i n
esperar l a ley m u n i c i p a l que
la
Asamblea
votaría
des-
TRAJES
D E L A REVOLUCIÓN -
RETRATO
pués, París se dió su Commune,
su M u n i c i p i o .
Nombró
su
Consejo
municipal,
su
alcalde,
B a i l l y , y su c o m a n d a n t e de l a G u a r d i a n a c i o n a l , E a f a y e t t e . M e j o r
que t o d o eso: organizó sus sesenta d i s t r i t o s — «sesenta repúblicas»,
según l a feliz expresión de M o n t j o i e — ; p o r q u e , si esos d i s t r i t o s h a n
delegado
la
autoridad a
la
asamblea
de los
representantes
M u n i c i p i o y a l alcalde, t a m b i é n se l a h a n reservado.
del
«Ea a u t o r i d a d
está en t o d a s partes, decía B a i l l y , y n o en el centro». «Cada d i s t r i t o
es u n poder independiente», d i c e n
la alineación, sin c o m p r e n d e r que
con
amargura
los amigos
de
así es c o m o se hacen las r e v o -
luciones.
E a A s a m b l e a N a c i o n a l , que t a n t o l u c h a b a p a r a n o ser d i s u e l t a
y que t a n t a s cosas t e n í a a s u cargo, ¿cuándo h u b i e r a p o d i d o comenzar
la discusión de l a ley sobre r e o r g a n i z a c i ó n de t r i b u n a l e s ? A ella llegó
apenas al cabo de diez meses. Pero el d i s t r i t o de los P e q u e ñ o s Agus-
PEDRO
KROPOTKINE
t i n o s , desde el i 8 de j u l i o , dice B a i l l y en sus Memorias,
«decretó
por sí solo que se establecieran jueces de paz », y procedió a su elección.
O t r o s d i s t r i t o s y o t r a s ciudades (especialmente E s t r a s b u r g o ) hicieron
lo m i s m o , y c u a n d o llegó l a noche del 4 de agosto y los señores a b d i c a i o n sus derechos de j u s t i c i a señorial, l a a b d i c a c i ó n llegó t a r d e en
muchas ciudades:
los nue-
vos jueces h a b í a n sido
n o m b r a d o s p o r el
así l a A s a m b l e a
yente
no
tuvo
ya
pueblo;
Constituque
hacer
m á s que i n c o r p o r a r en
la
C o n s t i t u c i ó n de 1791 el hecho y a realizado.
T a i n e y todos los a d m i radores d e l o r d e n a d m i n i s trativo
de los m i n i s t e r i o s
s o m n o l i e n t o s se h a n e x t r a ñ a d o a l a v i s t a de esos distritos
que
se
adelantaban
con sus v o t o s a l a A s a m b l e a ,
TRAJES
D E L A REVOLUCIÓN
-
JULIA TALMA
indicándole l a V o l u n t a d del
pueblo por medio
decisiones,
de
sus
que es como se d e s a r r o l l a n las i n s t i t u c i o n e s h u m a n a s
cuando no son p r o d u c t o de la b u r o c r a c i a . A s í se h a n f o r m a d o todas
las grandes ciudades; t o d a v í a se las ve formarse de l a m i s m a m a nera: a q u í u n g r u p o de casas y algunas t i e n d a s a l l a d o , y este será
u n p u n t o i m p o r t a n t e de l a f u t u r a c i u d a d ; allá u n a línea que se v a
t r a z a n d o poco a poco y será u n a de las f u t u r a s grandes calles; t a l es
la e v o l u c i ó n a n á r q u i c a , l a rínica que se v e en l a l i b r e N a t u r a l e z a . E o
m i s m o sucede con las i n s t i t u c i o n e s , c u a n d o son u n p r o d u c t o orgánico
de la v i d a ; p o r eso tienen las revoluciones t a n i n m e n s a i m p o r t a n c i a en
la v i d a de las sociedades, p o r q u e p e r m i t e n a los h o m b r e s aplicarse a
ese t r a b a j o orgánico, c o n s t r u c t i v o , s i n verse molestados en su o b r a p o r
una a u t o r i d a d que forzosamente representa siempre los siglos pasados.
I,A
Echemos, pues,
GRAN
REVOLUCIÓN
u n a m i r a d a sobre algunas de esas
revoluciones
locales.
E n 1789 las noticias se e x p a r c í a n c o n u n a l e n t i t u d que h o y parece
casi inconcebible. P o r ejemplo, en C h a t e a u - T h i e r r y el 12 de j u l i o y e n
Besangon el 27 no halló A r t h u r Y o u n g u n solo café n i u n solo d i a r i o . E n
FAMILIA
CAMPESINA
D i j o n , nueve meses después de l a g r a n insurrección de E s t r a s b u r g o
y l a t o m a del H o t e l de V i l l e p o r los insurrectos, nadie sabía n a d a
t o d a v í a ; pero las n o t i c i a s que l l e g a b a n de París, aunque t o m a b a n
u n carácter legendario, no podían menos de i m p u l s a r a l p u e b l o a
la insurrección. Todos los d i p u t a d o s , se decía, h a b í a n sido encerrados
en l a B a s t i l l a ; y en c u a n t o a las «atrocidades» a t r i b u i d a s a M a r í a
A n t o n i e t a , h a b l a b a t o d o el m u n d o con perfecta seguridad.
158
PBDRO KROPOTBaNE
E n E s t r a s b u r g o c o m e n z a r o n las p e r t u r b a c i o n e s el
19 de j u l i o ,
en c u a n t o se e x t e n d i ó p o r l a c i u d a d l a n o t i c i a de l a t o m a de l a B a s t i l l a
y de l a ejecución de D e L a u n e y . E l p u e b l o o d i a b a y a a l M a g i s t r a d o
(al consejo m u n i c i p a l ) p o r l a l e n t i t u d c o n que h a b í a c o m u n i c a d o a
los «representantes d e l pueblo», es decir, a los electores, los resultados
de sus deliberaciones sobre el cuaderno de quejas r e d a c t a d o por los
pobres. Entonces l a m u l t i t u d se l a n z ó c o n t r a l a casa d e l A m m e i s t e r
(el alcalde) L e m p , y l a d e v a s t ó .
P o r el órgano de s u « A s a m b l e a de l a burguesía», el p u e b l o p e d í a
(cito t e x t u a l m e n t e ) m e d i d a s «para asegurar
l a i g u a l d a d política de
los ciudadanos y s u i n f l u e n c i a en las elecciones de los a d m i n i s t r a d o r e s
del b i e n c o m ú n y de sus jueces l i b r e m e n t e elegibles (i)». Quería que
se pasase sobre l a ley, y que se eligieran p o r sufragio u n i v e r s a l u n
n u e v o A y u n t a m i e n t o y nuevos jueces. E l M a g i s t r a d o , o sea el g o b i e r n o
m u n i c i p a l , p o r su p a r t e , n o lo quería, y «oponía a l c a m b i o p r o p u e s t o ,
la observancia de m u c h o s siglos». I r r i t a d o el p u e b l o , sitió el H o t e l
de V i l l e , y una g r a n i z a d a de piedras c a y ó en la sala donde h a b í a n
t e n i d o l u g a r las negociaciones d e l M a g i s t r a d o c o n los
representantes
revolucionarios. E l M a g i s t r a d o cedió.
E n t r e t a n t o , v i e n d o a los h a m b r i e n t o s en l a calle, l a b u r g u e s í a
b i e n acomodada se a r m ó c o n t r a el p u e b l o , y el conde
Rochambeau
se presentó a l c o m a n d a n t e de l a p r o v i n c i a «solicitando que l a buena
burguesía f u e r a a r m a d a y u n i d a a las t r o p a s p a r a hacer l a policía»,
lo que el estado m a y o r de l a t r o p a , i m b u i d o de ideas aristocráticas,
no a c e p t ó , como n o lo h u b o aceptado D e L a u n e y en l a B a s t i l l a .
A l día siguiente corrió el r u m o r e n l a c i u d a d de que el M a g i s t r a d o
h a b í a revocado sus concesiones, y el p u e b l o asaltó de n u e v o el H o t e l
de V i l l e p i d i e n d o l a abolición de los consumos y de las oficinas de
los consumeros. Y a que se h a b í a hecho en París, b i e n podía hacerse
en E s t r a s b u r g o . A las seis, masas «de obreros armados con hachas y
martillos» a v a n z a r o n p o r tres calles hacia el H o t e l de V i l l e . D e r r i b a r o n las puertas a hachazos, r e c o r r i e r o n t o d o el edificio y se dedi(i)
irvj.
Lctlic
des reprJsentiints
(R. Keuss, l'A'.sace
de la botirgeoisié
pendant
la RévolulPnt
niix
dipuUs
de Strasbourq
liaufaise,
París, 1881.
a Versailles,
28 julio
Documentos, acrvi.)
LA
GRAN
REVOLUCIÓN
carón a d e s t r u i r c o n e n c a r n i z a m i e n t o t o d o s los viejos papeles existentes en las oficinas. «Se h a ejercido u n f u r o r b á r b a r o con los papeles:
todos h a n sido a r r o j a d o s p o r las v e n t a n a s y destruidos», escribe el
L A DEMOLICIÓN D E L A B A S T I L L A
( De una estampa de l a época)
nuevo M a g i s t r a d o . Se d e r r i b a r o n las p u e r t a s dobles de t o d o s los a r c h i vos p a r a qtiemar los d o c u m e n t o s antiguos, y , en su o d i o a l M a g i s t r a d o ,
el pueblo rompía hasta los muebles del H o t e l de V i l l e y los a r r o j a b a
al e x t e r i o r . E a c á m a r a de los escribanos y «el depósito de las masas
en litigio» t u v i e r o n l a m i s m a suerte. E n la o f i c i n a de percepción
i6o
PEDRO
KROPOTKINE
los coiisitmeros se d e r r i b a r o n las p u e r t a s y se
s a q u e ó l a recaudación.
L a t r o p a s i t u a d a f r e n t e a l H o t e l de V i l l e n o p u d o i m p e d i r l o : el pueblo
h a c í a lo que quería.
E l M a g i s t r a d o , poseído de t e i T o r , se apresuró a r e b a j a r los precios
de l a carne y del p a n : puso a doce sueldos l a «micha» de seis l i b r a s ( i ) .
D e s p u é s e n t r ó a m i s t o s a m e n t e en negociaciones c o n las v e i n t e «tribus»
o g u i l d a s de l a c i u d a d p a r a hacer u n a n u e v a c o n s t i t u c i ó n m u n i c i p a l .
E r a necesario apresurarse, p o r q u e los m o t i n e s c o n t i n u a b a n en Estrasb u r g o y en las b a i l í a s p r ó x i m a s , donde el p u e b l o d e s t i t u í a los prebostes de los m u n i c i p i o s y n o m b r a b a o t r o s p o r su v o l u n t a d , f o r m u l a n d o
a l m i s m o t i e m p o «demandas sobre los bosques y o t r o s derechos, direct a m e n t e opuestos
a u n a posesión l e g í t i m a m e n t e a d q u i r i d a . E s u n
m o m e n t o en que cada u n o se cree en el caso de procurarse l a restitución de los supuestos derechos», dice el M a g i s t r a d o e n su c ^ r t a d e l 5
de agosto.
E n este estado, el 11 de agosto llegó a E s t r a s b u r g o l a n o t i c i a de
la noche del 4 de agosto en l a A s a m b l e a , y el m o t í n se hizo t o d a v í a
m á s amenazador, c o n m a y o r m o t i v o p o r haber hecho el ejército causa
c o m ú n con los a m o t i n a d o s . E n t o n c e s
resignar sus poderes (Reuss, L'Alsace,
el M a g i s t r a d o se resolvió
a
p. 147). A l día siguiente, el 12
de agosto, los trescientos regidores resignaban a su vez sus «cargos»,
o, p o r m e j o r decir, sus p r i v i l e g i o s .
L o s nuevos regidores n o m b r a r o n los jueces. A s í se
constituj'ó
el 14 de agosto u n n u e v o M a g i s t r a d o , u n Senado i n t e r i n o ,
que d i r i -
giría los asuntos de l a c i u d a d h a s t a que l a A s a m b l e a de
Versalles
estableciera u n a n u e v a c o n s t i t u c i ó n m u n i c i p a l . S i n esperar esta c o n s t i tución, E s t r a s b u r g o se dió u n A y u n t a m i e n t o y jueces a s u gusto.
A s í se h u n d í a el a n t i g u o régimen en E s t r a s b u r g o , y el 17 de agosto,
M . D i e t i i c h f e l i c i t a b a a los nuevos regidores en los siguientes términos:
«Señores: l a revolución que acaba de operarse en n u e s t r a c i u d a d
será l a época de l a v u e l t a de la confianza que debe u n i r a los ciudadanos
(i)
E l saco de trigo estaba entonces a 19 libras. L o s precios subieron en fin de agesto hasta
1 8 y 3 0 libras; de tal modo, (pie se prohibió a los tahoneros cocer bollos, panecillos de leche, etc.
LA
GRAN
REVOLUCIÓN
de un m i s m o m u n i c i p i o . . . E s t a augusta asamblea acaba
el v o t o l i b r e de sus conciudadanos p a r a
ser
sus
de
recibir
representantes...
E l primer uso que habéis hecho de vuestros poderes h a sido n o m b r a r
vuestros jueces... ¡Qué fuerza nacerá de esta unión!»
LUIS
Y
Dietrich
BLANC
propuso establecer que cada año, el 14 de agosto, día de l a r e v o l u c i ó n
en E s t r a s b u r g o , fuera día festivo piara la c i u d a d .
E n esta l e v o l u c i ó n h a de notarse este hecho i m p o r t a n t e : l a b u r g u e sía de E s t r a s b m g o se h a b í a e m a n c i p a d o del régimen feudal; se h a b í a
dado u n gobierno m u n i c i p a l democrático; pero n o entendía en m a n e r a
alguna despojarse
de los derechos feudales
( p a t r i m o n i a l e s ) , que le
pertenecían sobre ciertos camipos de las inmediaciones. Cuando
los
X62
PEDRO
KROPOTKINE
dos d i p u t a d o s de E s t r a s b u r g o en l a A s a m b l e a N a c i o n a l f u e r o n i n v i tados p o r sus colegas a abdicar sus derechos d u r a n t e l a noche del 4 de
agosto, se n e g a r o n a hacerlo.
Y
c u a n d o después, u n o de aquellos dos d i p u t a d o s
(Schwendt)
insistió cerca de los burgueses de E s t r a s b u r g o , pidiéndoles que no
se opusieran a l a c o r r i e n t e de l a R e v o l u c i ó n , sus c o m i t e n t e s persistier o n , no o b s t a n t e , en r e c l a m a r l a c o n s e r v a c i ó n de sus derechos feudales.
D e ese m o d o se v i ó formarse en aquella c i u d a d , desde 1789, u n p a r t i d o
que se proponía unirse a l r e y — «el m e j o r de los reyes», «el m.ás c o n c i l i a d o r de los m o n a r c a s » — , con l a m i r a de conservar sus derechos
sobre «las ticas señorías» que pertenecían a la c i u d a d b a j o el derecho
feudal. L a c a r t a con que el o t r o d i p u t a d o de E s t r a s b u r g o , T u r c k h e i m ,
después de haber h u i d o de Versalles el 5 de o c t u b r e , da su dimisión
( p u b l i c a d a p o r Reuss), representa u n d o c u m e n t o del m á s a l t o interés,
por c u a n t o en él se ve y a c ó m o y p o r qué l a G i r o n d a h a b í a de r e u n i r
b a j o su b a n d e r a burguesa a los «defensores de las propiedades», al
m i s m o t i e m p o que los realistas.
L o que pasaba en E s t r a s b u r g o da u n a idea b a s t a n t e clara de lo
que pasaba en o t r a s grandes ciudades.
Así, en Troyes, c i u d a d de
que tenemos t a m b i é n d o c u m e n t o s m u y c o m p l e t o s , se v e el m o v i m i e n t o
compuesto de los m i s m o s elementos. E l p u e b l o , a y u d a d o p o r los c a m pesinos vecinos, se s u b l e v ó desde el 18 de j u l i o ,
en c u a n t o se supo
q u e en P a r í s se h a b í a n q u e m a d o las oficinas de consumos. E l 20 de
j u l i o e n t r a r o n en la c i u d a d g r u p o s de campesinos armados de
quillas, hoces y palos, p r o b a b l e m e n t e con intención de
hor-
apoderarse
del t r i g o que f a l t a b a y que los logreros h a b í a n a m o n t o n a d o e n sus
almacenes; p e r o l a burguesía se c o n s t i t u y e en g u a r d i a n a c i o n a l y
rechaza a los campesinos, a los que da y a el n o m b r e de «bandidos».
D u r a n t e los diez o quince días siguientes, a p r o v e c h á n d o s e del pánico
que se extiende, (se h a b l a de q u i n i e n t o s «bandidos» salidos de P a r í s
para asolarlo t o d o ) , l a burguesía organiza su g u a r d i a n a c i o n a l , y todas
las poblaciones se a: m a n t a m b i é n . Pero entonces el p u e b l o se manifiest a descontento. E l 8 de ^ o s t o , p r o b a b l e m e n t e a l a n o t i c i a de l a noche
LA
(JRAN
REVOLUCIÓN
163
del 4 de agosto, el p u e b l o p i d e armas p a r a todos los v o l u n t a r i o s y
una tasa p a r a el p a n . E l a y u n t a m i e n t o v a c i l a , y entonces, el i g de
agosto, se depone e! a y u n t a m i e n t o y , como en E s t r a s b u r g o , se n o m b r a o t r o en su lugar.
E l p u e b l o i n v a d e el H o t e l de V i l l e , se apodera de las a r m a s y se
las reparte. V i o l e n t a el depósito de la gabela, pero aquí n o saquea
MUJER
D E LA EPOCA —
RETRATO
ANÓNIMO
t o d a v í a : «se hace vender l a sal a seis sueldos». P o r último, el 9 de sept i e m b r e , el m o t í n , que no h a b í a cesado desde el 19 de agosto, alcanzó
su p u n t o c u l m i n a n t e . L a m u l t i t u d se apoderó d e l alcalde H u e z , a
q u i e n acusaba de haber t o m a d o l a defensa de los comerciantes logreros,
y le m a t ó . S a q u e ó s u casa, l o m i s m o que las de u n n o t a r i o ; l a d e l c o m a h d a n t e Saint-Geoiges,
q u i e n q u i n c e días antes m a n d ó hacer
fuego
c o n t r a el pueblo; l a del t e n i e n t e de gendarmería, que h a b í a
hecho
ahorcar i m h o m b r e en u n m o t í n
precedente, y a m e n a z ó (como se
hizo en P a r í s después del 14 de julio) con saquear muchas
otras.
164
PEDRO
KROPOTKINE
Después reinó el t e - r o r en l a a l t a burguesía d u r a n t e unos
quince
días; pero l a burguesía logró organizar l a g u a r d i a n a c i o n a l , y el 26 de
s e p t i e m b r e a c a b ó p o r sobreponerse a l pueblo desarmado.
E n general parece que el furor del p u e b l o se dirigía t a n t o c o n t r a
los representantes
burgueses que m o n o p o l i z a b a n los v í v e r e s
DESPUÉS D E L 4 D E
como
AGOSTO
c o n t r a los señores que m o i r o p o l i z a b a n l a t i e r r a . E n A m i e n s , c o m o
en Troyes, el p u e b l o a m o t i n a d o estuvo a p u n t o de m a t a r a tres negociantes, p o r lo cual l a burguesía se apresuró a a r m a r su nñlicia. Puede
decirse que esta creación de m i l i c i a s en las ciudades, que en todas
partes se h i z o en agosto y septiembre, p r o b a b l e m e n t e no h u b i e r a
t e n i d o l u g a r si el l e v a n t a n ñ e n t o p o p u l a r se h u b i e r a l i m i t a d o a los
campos y se h u b i e r a d i r i g i d o sólo c o n t r a los señores.
Amenazada
por el p u e b l o en su f o r t u n a , l a burguesía, sin esperar los acuerdos
LA
GRAN
REVOLUCIÓN
165
de l a Asamblea, c o n s t i t u y ó , i m i t a n d o a los Trescientos de París, sus
m u n i c i p i o s , en los que forzosamente
debió a d m i t i r
representantes
del p u e b l o a m o t i n a d o .
E n Cherburgo el 2 1 de j u l i o , en R u á n el 24, y tm muchas o t r a s
ciudades
de menor i m p o r t a n c i a procediendo
de idéntica
el pueblo h a m b r i e n t o se subleva a los g r i t o s de ¡Pan!
logreros!
¡Abajo
los consumos!
manera,
¡Mueran
los
E o que significaba: e n t r a d a l i b r e de las
provisiones que v i e n e n d e l campo. F o r z ó a l a y u n t a m i e n t o a rebajar
el precio d e l p a n , o se apoderó de los almacenes de los logreros y se
llevó el t r i g o , o saqueó las casas de los que eran conocidos p o r haber
t r a f i c a d o sobre los precios de los comestibles. E a burguesía se aprov e c h ó de ese m o v i m i e n t o p a r a deshacer el a n t i g u o g o b i e r n o m u n i c i p a l , i m b u i d o de feudalismo, y p a r a n o m b r a r u n n u e v o a y u n t a m i e n t o
elegido
sobre u n a base democrática. A l m i s m o t i e m p o , t o m a n d o p i e
del pánico p r o d u c i d o p o r el l e v a n t a m i e n t o d e l «pueblo bajo» e n las
ciudades y de los «bandidos» e n los campos, se armó y o r g a n i z ó s u
g u a r d i a m u n i c i p a l . C o n lo c u a l «restableció el orden», e j e c u t ó a los
i n d u c t o r e s populares y c o n frecuencia fué a restablecer el o r d e n e n
los campos,
donde persiguió
a los campesinos
e hizo ahorcar —
ahorcar s i e m p r e — a los «inductores» de los campesinos
q u e se re-
belaron.
Después de la noche d e l 4 de agosto, esas insurrecciones
urbanas
se e x t e n d i e r o n m á s a ú n , estallando p o r diferentes p u n t o s y en todas
partes. Eas tasas, los consumos, las ayudas, las gabelas n o se p a g a r o n
y a . « Eos recaudadores de pechos están apuradísimos », dice N e c k e r
en su m e m o r i a d e l 7 de agosto. F u é necesario r e d u c i r a l a m i t a d d e l
precio de l a sal en dos generalidades
a d m i n i s t r a t i v a s rebeldes; l a
percepción de los derechos de consumos no se hacía y a , y así s u cesivamente.
«Una i n f i n i d a d de lugares» estaba en rebeldía c o n t r a el fisco. E l
p u e b l o n o quería y a pagar el i m p u e s t o i n d i r e c t o ; en c u a n t o a los
impuestos directos n o se negaba a pagarlos, pero impom'a condiciones.
E n Alsacia, p o r ejemplo, «el p u e b l o se niega a t o d o pago hasta que
paguen los exentos y privilegiados».
i66
PEDRO
KROPOTKINE
A s í es c ó m o el p u e b l o , mucho antes que la Asamblea,
h i z o l a revo-
lución e n las localidades, se dió r e v o l u c i o n a r i a m e n t e i m a n u e v a a d m i nistración m u n i c i p a l , distinguió entre los impuestos que
aceptaba
y los que se negaba a pagar, y dictó el m o d o de repartición i g u a l i t a r i a
de los que p a g a r í a a l E s t a d o o al M u n i c i p i o .
E s t u d i a n d o esta manera de obrar
d e l p u e b l o , y no enfrascándose
en el estudio de l a o b r a l e g i s l a t i v a de l a Asamblea, es c ó m o se c o m prende el genio de l a g r a n R e v o l u c i ó n , que es el genio, lo p r o f u n d o , lo
íntimo de todas las revoluciones pasadas y f u t u r a s .