Pregonero - Life Research International

Comentarios

Transcripción

Pregonero - Life Research International
Pregonero
de Justica
Dedicado a la Biblia sola, como la única regla de fe y práctica;
a la fe sola, como el único medio para ser aceptado para con Dios; y a
Jesucristo solo, como el único mediador entre Dios y los hombres..
Jul - Sep 2010
Volumen 8, Número 3
Introducción editorial :
El matiz de Belsasar – pág. 3
Cartas – pág. 5
Torciendo la Palabra – pág. 6
Grandes palabras de
las Escrituras – pág. 11
Cordero de Dios – pág. 32
Pregonero de Justicia es una revista
dedicada a la restauración del cristianismo del Nuevo Testamento en esta generación. Está destinada especialmente
a sostener la gran verdad de la justificación por la fe en este tiempo, la cual
está siendo amenazada por el humanismo, el emocionalismo, y el ecumenismo. Nuestra revista está basada en el
principio de “sola scriptura” — la Biblia
y únicamente la Biblia como regla de fe
y práctica (2 Tim. 3:15-17). Deseamos
dar a la trompeta del evangelio un son
certero (1 Cor. 14:7-9), para que a través
de palabras sencillas (Hab 2:2) podamos
quedar todos “confirmados en la verdad
presente” (2 Ped. 1:12), y cual Noé, ser
pregoneros de la justicia de Cristo (2
Ped. 2:5).
Editor: Ricardo Marín
Patrocinadores: Todos los que comparten nuestro lema. Esta revista no
tiene patrocinio denominacional. Está
sostenida solamente por ofrendas voluntarias de aquellos que ven en Pregonero de Justicia una esperanza y
salvaguardia para la generación actual.
Colaboradores: Siendo que la verdad
está por encima de las preferencias y
de los prejuicios de cualquier denominación, los editores dan la bienvenida
a los escritos de quienes deseen colaborar y los juzgarán por sus méritos solamente.
Subscripciones son gratis para los que
las soliciten directamente:
Life Research International
P O Box 700 Fallbrook, CA 92088 USA
Julio - Septiembre 2010
SITIO WEB
www.liferesearchinternational.org
2
Pregonero de Justica
Introducción editorial:
El matiz de Belsasar
En la universidad mi hijo escogió la especialidad en
“Comunicación.” Yo no tenía idea de que tal carrera existiera. Sabía de las
especialidades de Inglés, Español, Matemáticas, e Historia – pero ¿qué era
una especialidad en Comunicación? Comencé a considerar la importancia
de la comunicación.
La comunicación es vital. Sin ella no existirían las asociaciones,
el compañerismo, ni la intimidad. Aún antes de que Dios confundiera las
lenguas en la torre de Babel, Él ya sabía del poder del habla. La comunicación
era esencial para una existencia humana armoniosa. Al aire del día Dios se
comunicaba con Adán y Eva en el huerto de Edén (Gen. 3:8). Como todo
buen padre, Dios se comunica con sus hijos.
A través de la naturaleza Dios comunica que él es eterno, poderoso,
y divino (Sal. 19:1-4; Rom. 1:20). Es a través de las palabras, sin embargo,
que él revela más claramente su voluntad. Él habla a través de los profetas y
de Cristo mismo (Heb. 1:1-2). La comunicación de Dios con la humanidad
es variada e incesante.
También nos comunicamos entre nosotros por el uso de palabras.
Las palabras tienen valor sólo cuando su significado es claro. Dios habló
con Adán y Eva y ellos entendieron. Hablaban entre sí y sus palabras tenían
significado.
En nuestros días, como en los de Pedro, el enemigo de la
comunicación vital utiliza un método particular para cambiar el significado
de las palabras (2 Ped. 3:15-16). Lo podríamos llamar “el matiz de Belsasar.”
Aprendí de mi hijo que los “spin doctors” (manipuladores de palabras) son
escritores o editores que utilizan las palabras para comunicar ideas con una
inclinación positiva hacia lo que ellos están promoviendo. Usted puede
haber oído hablar de los acontecimientos que rodearon un ataque Israelí en
2010 contra un barco con destino a Irán. Algunos de los que informaron de
esta crisis seleccionaron palabras que favorecían a Irán – otros escogieron
sus palabras para favorecer a Israel. El matiz que les dieron a sus palabras
tiñó el significado de las ideas transmitidas haciendo a menudo que estas
palabras fueran vasos para llevar dos significados opuestos.
En su fiesta de medianoche en el séptimo siglo antes de Cristo, el
rey Belsasar de Babilonia, hizo un poco de “modulación del significado”
con el vino de Babilonia. Después de haberlo probado “mandó que trajesen
los vasos de oro y de plata que Nabucodonosor su padre había traído del
Vol. 8, Núm. 3
3
templo de Jerusalén, para que bebiesen en ellos el rey y sus grandes, sus
mujeres y sus concubinas.” Dan. 5:2. Las implicaciones están claramente
establecidas: mientras “bebieron vino... alabaron a los dioses de oro y de
plata, de bronce, de hierro, de madera y de piedra.” Dan. 5:4. El “matiz”
favorecía a los dioses de Babilonia y estaba en contra del Dios de Israel.
Los vasos del verdadero templo de Dios se utilizaban para servir el vino del
enemigo así como, en forma simular, un manipulador de palabras escoge
palabras deseables con las que comparte sus ideas.
Actualmente en el mundo Evangélico, muchos están sirviendo el
vino de la falsa doctrina en copas de oro robadas de la casa de Dios. Doctrinas
fermentadas se ofrecen en los vasos tomados de la Biblia. Estos vasos son
palabras. Palabras como “justificación”, “regeneración”, “imputación”
y “propiciación” están siendo utilizadas por estos manipuladores
contemporáneos para enseñar conceptos directamente opuestos a su
significado Bíblico – ¡y pocos de nosotros reconocemos la diferencia!
En esta edición de Pregonero de Justicia Grace Cooper asume el
reto de aclarar las definiciones de algunas de las palabras más importantes
del cristianismo. Su “diccionario” de palabras vitales para nuestra salvación
incluye: “justificación”, “adopción”, “regeneración”, “propiciación”,
“imputación”,
“santificación”,
“reconciliación”,
“redención”,
“predestinación” y “ glorificación.” En un mundo donde las copas sagradas
del santuario han sido capturadas por el enemigo, tenemos que estar seguros
de que el vino doctrinal que estamos bebiendo viene de las uvas de la tierra
prometida.
Escudriñemos juntos las Escrituras.
RAM
4
Pregonero de Justica
Cartas
Esta carta se refiere al Volumen 8, Núm. 2 que me llegó la semana pasada.
Era en cuanto al “alma del hombre” y a su así llamada inmortalidad. Este es uno de los
artículos más excelentes que han publicado en mucho tiempo. Tengo el propósito de usar
ese número para enseñar a mi clase Bíblica semanal en cuanto al tema. Me ayudaría mucho
si luego de éste, publicaran una lista de versos Bíblicos que mencionen la MORTALIDAD
del hombre. Me refiero a versos como los que se encuentran en Eclesiastés 9.
T. C. N., Idaho, EEUU
Quise escribirle porque acabo de leer la reciente edición de Pregonero de
Justicia [Vol. 8 # 2]. ¡Siempre lo disfruto tanto!
¿Sabe lo que me gustó de su publicación en esta ocasión? Nunca me convenció
la idea de que Dios iba a extender el sufrimiento del infierno y el crujir de dientes para
siempre.
Siempre he ignorado ese tipo de declaración. Si la ira de Dios sobre el
impenitente causa inmenso dolor pero culmina en la destrucción o aniquilación de la
persona, cuerpo y alma, esto tiene más sentido para mí y encaja mejor con el Dios que
conozco. Y, por su puesto, me he cansado escuchar en los servicios fúnebres lo que parece
ser un énfasis exagerado de cómo el individuo que ha muerto ha entrado en la gloria y
todos sus problemas han terminado... El cuadro que ustedes pintan da MUCHA más gloria
a Cristo y a su gran regreso. (Aunque, el “entre tiempo” o “sueño” es ciertamente difícil de
explicar y de usar para consolar a un niño, siendo que las ideas son mucho más abstractas
de lo que la mente de ellos a veces puede entender.)
A. L. M., California, EE.UU.
Recibí el Vol. 7 #3, “Libres para escoger” y no tengo palabras para expresar
cuánto he gozado y estudiado Pregonero de Justicia durante los últimos 30 años.
Debo confesar que uno de mis ministerios es visitar a la cárcel los Jueves de
noche con otros dos varones para presentar el Evangelio a los internos. Y el 95% de lo que
presento es lo que he aprendido de Pregonero de Justicia. ¡Gracias!
E. K. G., Wisconsin, EEUU
¡Les saludo en el nombre de nuestro Señor Jesucristo!
Nací Musulmán y recibí una educación completamente Musulmana. Ahora
tengo 41 años, y durante la última década descubrí la verdad de la Biblia y el plan de Dios.
Qué asombroso fue hacer las conexiones, una que nunca antes comprendí.
Estoy gozando de algunas de sus publicaciones. ¡Gracias! Siendo que mis
ingresos son limitados no puedo comprar sus grabaciones... mencionadas en el cupón de
pedidos...Otra vez les agradezco por equiparme con la armadura de la sabiduría.
J. L., West Arsi, ETIOPÍA
Vol. 8, Núm. 3
5
Torciendo la Palabra
por el editor
¡Alterar la Palabra es un asunto serio! Puede llevar a la
perdición eterna de sus autores y puede ocasionar que verdaderos
creyentes tropiecen en su caminar cristiano. El apóstol Pedro lo dejó
claro:
“Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para
salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría
que le ha sido dada, os ha escrito, casi en todas sus epístolas, hablando en
ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las
cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras,
para su propia perdición.
“Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos,
no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza.
Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador
Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén.” 2 Ped.
3:15-18.
La palabra traducida como “torcer” en el original quiere decir
“distorsionar” o “pervertir.” En Griego la palabra que Pedro usa es
strebloô y lleva la idea de “estirar” o empujar fuera de lo correcto.
Ninguna de estas definiciones deja la impresión de que torcer no es
intencional.
En la época de Pedro hubo quienes torcieron las Escrituras y
él advirtió que los escritos inspirados del apóstol Pablo eran objetivo
especial como para ser alterados, torcidos y distorsionados.
6
Pregonero de Justica
En el artículo que sigue a éste, la Señora Grace Cooper presenta
definiciones claras y concisas para algunas de las grandes palabras
de la Escritura. Con la esperanza de que se examinen detenidamente
sus definiciones ofrecemos aquí algunas distorsiones históricas y
contemporáneas de los significados de las diez palabras tratadas en el
próximo artículo. Pueda ser que usted se sorprenda por lo extenso y
popular de estas distorsiones.
Aunque no esperamos la perfección teológica en las obras de
ninguna persona, queremos probar todo y aferrarnos sólo a lo que es
bueno (1 Tes. 5:21). Si el Espíritu de Dios nos fue dado para llevarnos
a todos a la unidad de la fe, creemos que ha llegado el momento de
conformarnos más a fondo a la Palabra de Dios permitiendo que la
lámpara de la verdad disipe la oscuridad. Los siguientes títulos están
colocados en el mismo orden del tema que sigue en el próximo artículo.
De esta manera usted puede comparar las citas enumeradas aquí con
las verdades que Grace Cooper define en su artículo.
1. Justificación: ¿Es la justificación una declaración o una
transformación?
El Concilio Católico Romano de Trento en el capítulo III
declaró: “... si ellos [los hombres] no renacieran de nuevo en Cristo,
nunca serían justificados, ya que en ese nuevo nacimiento se les
concede, mediante los méritos de su pasión, la gracia por la cual son
hechos justos.” Y el nuevo Catecismo de la Iglesia Católica dice:
“La justificación entraña la remisión de los pecados, la santificación
y la renovación del hombre interior.” Párrafo 2019, pág. 560.Desde
el corazón de la Iglesia Luterana, Sínodo de Missouri, Rolf Preus
hablando en “un Congreso sobre las Confesiones Luteranas”, dijo:
“Robert Preus hacía eco de las palabras de aquella hermosa placa
cristiana tradicional que se encuentra en las salas y habitaciones de familias
piadosas... en toda América: “Dios lo dijo, yo lo creo, eso lo establece.”
(Aunque, podría haber quitado la frase “yo lo creo,” a fin de evitar sugerir
que la fe contribuye a la justificación.) En otras palabras, si Dios dice que
el pecador es justo, el pecador es realmente justo. Preste atención a las
anotaciones de la presentación acerca de este punto...
“’La pregunta no es ¿dónde soy justificado por Dios? De hecho, soy
justificado por dentro y por fuera y en todas partes, en lo que a esto concierne.
La cuestión es que estoy justificado, y si estoy justificado, soy justo, y no
solamente considerado como justo. Y la pregunta no es si soy considerado
como justo o hecho justo. Si Dios me considera justo, él me ha hecho justo.´”
<www.christforus.org/Papers>.
En su An American Translation traductor Luterano bíblico, William
F. Beck, tranduce la palabra Griega, dikaiow (justificar), como “hacer justo”
en lugar de “declarar justo.”
El erudito Protestante, E. P. Sanders dice: “La declaración
forense es más que una simple proclamación; es al mismo tiempo
Vol. 8, Núm. 3
7
una ´declaración efectiva´...” Paul and Palestinian Judaism, pág. 540
(énfasis nuestro).
legal?
2. Adopción: ¿Es la adopción un cambio moral o un cambio
En su Audiencia General sobre “El don de Dios de la
adopción divina” el 26 de julio 1989 el Papa Juan Pablo II dijo: “El
Espíritu reproduce en el hombre la imagen del Hijo, estableciendo
así el íntimo lazo fraternal con Cristo... Cristo está con nosotros y
obra en nosotros por el Espíritu Santo, efectuando el diseño eterno del
Padre, quien nos ha predestinado ´para ser adoptados hijos suyos por
medio de Jesucristo´(Efe. 1:5).” [Http://www.vatican.va/holy_father/
john_paul_ii/audiences/]
3. Regeneración: “¿Es posible el nuevo nacimiento aparte de
la fe en Jesús?”
Bennett Broadway escribe: “El renacimiento tiene lugar antes
de que el pecador desee tomar una decisión consciente de recibir a
Jesús...” Y “...la regeneración de una persona no depende de su
decisión de creer.” God’s Awesome Grace (Winepress Publishing,
Enumclaw, WA) págs. 32, 64.
4. Propiciación: ¿Por quién murió Cristo? ¿Fue sustituto o
sólo ejemplo cuando hizo la propiciación?
El erudito contemporáneo, James D. G. Dunn escribe: “La
enseñanza de Pablo no es que Cristo muere ´en el lugar de´ otros
para que éstos escapan a la muerte (como la lógica de la sustitución
implica). Se trata más bien de que al compartir Cristo la muerte de
ellos, esto hace posible que ellos compartan su muerte.” The Theology
of the Apostle Paul (Grand Rapids, Eerdmans, 1998), pág. 223.
En su “Apéndice II”, tomado de Definite Atonement,
(Presbyterian and Reformed Publishing, 1977 págs. 85-101) el Dr.
Gary Long escribe: “...el Calvinista consistente, que se aferra a una
expiación definida, no ve ningún propósito, beneficio o comodidad
en una redención que no redime, una propiciación que no propicia ni
en una reconciliación que no reconcilia, lo que sería el caso si estos
términos son aplicables a los no elegidos... “
Ray Kane escribe: “La expiación de Cristo se limita al pueblo
de Dios – aquel grupo de personas a quienes Dios ha ordenado para
ser salvos.” “...Cristo no murió por todos. Su muerte, su expiación,
fue limitada a los elegidos... Todos los demás tendrán que pasar
personalmente la eternidad en el infierno pagando por sus propios
pecados. Y ninguna persona por quien Cristo murió va a estar en el
infierno. Su sangre no fue derramada en vano por ningún hombre.”
<Comingintheclouds.org>
8
Pregonero de Justica
5. Imputación: ¿La
imputación significa “contar” o
“infundir”?
Peter Stuhlmacher en
su Rediscovering Paul´s View
of Justification escribe: “...la
polémica y... muy discutida
distinción
entre
justicia
“imputada” (que sólo se
acredita al pecador) y justicia
“efectiva” (que transforma
al pecador en su ser) no se
puede sostener en los textos
paulinos.” págs. 61-62.
N. T. Wright rechaza
en general la perspectiva
tradicional Protestante de
N. T. Wright
la justificación y su uso del
término “imputación” que
según él equivale a una “ficción
legal”. What Saint Paul Really Said (Grand Rapids, Eerdmans, 1997),
pág. 102.
6. Santificación: En la santificación ¿debe el Cristiano obrar
o sólo creer?
John G. Reisinger escribe: “Estoy totalmente de acuerdo que
no´creemos para ser justificados´ y luego ´obedecemos la ley para ser
santificados.´ Esto es uno de los errores fundamentales de la Teología
de Pacto de los Puritanos.” “...´La gracia de Dios que nos salva´ es la
misma gracia poderosa que ´produce en nosotros [como creyentes]
así el querer como el hacer´ su voluntad revelada... “Ambos estamos
de acuerdo que no somos justificados por la fe y santificados por las
obras.” <www.soundofgrace.com/jgr/index037>
La australiana Wendy Howard de la revista Despatch, bajo
el título de “La santificación por la fe sóla” – ¿Has recibido esta
bendición?”, escribe: “Los que son verdaderamente salvos, han
recibido la justificación por la fe. En estos tiempos modernos, muchos
creen que esto es básicamente todo lo que está dado por el Espíritu
Santo – y que después de la justificación ellos tienen que ´trabajar´
para hacer el bien con la ayuda de Dios. Esto no es la verdad, porque
toda la vida Cristiana es acerca del don de nuestro Señor Jesucristo que
Dios nos da llenándonos con el Espíritu Santo.” La santificación por
la fe es una enseñanza hoy descuidada que es sumamente necesaria.”
<www.despatch.cth.com.au>
7. Reconciliación: ¿Qué porción de la humanidad reconcilió
Cristo para con Dios?
Vol. 8, Núm. 3
9
El Dr. Gary Long escribe: “... el diseño salvador de la
expiación es deseada por el Dios trino sólo para los elegidos... ¿Puede
ser cierto... que Dios Padre ha reconciliado, en virtud de la muerte de
Cristo, a los no-elegidos en los cuales su ira condenadora permanece
eternamente? Op. Cit.
8. Redención: ¿Dónde se realiza nuestra redención? Y ¿para
quiénes fue realizado?
De acuerdo con Pedro Abelardo (1079-1142) nuestra
redención “es aquel amor supremo en nosotros como resultado
de la pasión de Cristo.” Exposition of Paul´s letter to the Romans
(Migne, PL, CLXXVIII, cols. 836, 861) (énfasis nuestro).
En A Biblical Critique of Chuck Smith’s Study:”Calvinism,
Arminianism & The Word Of God” Ray Kane declara que la idea
“que Dios ama a todos... pasa a ser NO Bíblica.” “¿Fueron los
‘no ordenados’ [para vida eterna] comprados con un precio? ¿Fue
pagado el rescate en favor de ellos? No. El rescate fue sólo para ´los
que estaban ordenados´ y ni uno solo más.” <comingintheclouds.
org>
9. Predestinación: ¿A quiénes eligió Dios para ser salvos y
predestinados a ser transformados a la imagen de su Hijo?
Ray Kane dice: “Dios hace la elección. Los pecadores no
se eligen a sí mismos para ser salvo... Dios... no tenía la intención
que los... [no-elegidos] sean salvos, sino sólo sus escogidos.” “...
Dios es capaz de salvar a quien quiera que él desee. Así que si
realmente él desea que ninguna alma se pierda, entonces nadie
tendría que preocuparse por el infierno. Sin embargo, sabemos por
las Escrituras que el infierno es muy real y que estará bastante lleno
de pecadores, no porque Dios falló en salvar a aquellas personas,
sino porque ellas no estaban entre los elegidos de Dios.” Op. Cit.
10. Glorificación: Si Cristo no resucitó de la tumba
glorificado ¿qué esperanza hay para nosotros?
Citamos aquí un análisis de los escritos de Emil Brunner
(Dogmátics, vol. II págs.366-368) tal como aparece en The True
Image escrito por Philip E. Hughes. “Brunner sostuvo que Pablo
era ´el más antiguo y más fiable de los testigos de la Resurrección’y
sobre esta base decidió que no era la idea de una tumba vacía sino
del Señor resucitado ‘como una realidad espiritual personal’ lo que
le importaba a él.” “...sostuvo que ´mientras que en las narraciones
evangélicas la vista de la tumba vacía es una cuestión de significado
independiente, en la mente de Pablo, obviamente, no jugó ningún
papel en absoluto.’” “‘...el encuentro con el Señor resucitado fue
concedido sólo a aquellos que creyeron en él.’” págs. 370, 369, 371
(énfasis nuestro).
10
Pregonero de Justica
Grandes palabras de
las Escrituras
por Grace Cooper *
Cada ocupación tiene su propio vocabulario: médicos, abogados,
mecánicos, e incluso amas de casa conocen el nombre y el propósito de
cada una de sus herramientas.
Para los Cristianos “las palabras” son sus “herramientas.” Los
obreros de Dios deben conocer el significado de palabras claves como:
justificación, regeneración, imputación, adopción, propiciación, etc.
Estas palabras parecen ser complicadas, pero el mismo Dios que inspiró a
hombres santos para escribirlas está ansioso por definirlas. A medida que
cada palabra se defina, nuestra apreciación de Dios aumentará.
Palabra Clave # 1: Justificación
La justificación es el acto misericordioso de Dios por el cual
él declara (no hace) judicialmente rectos a todos los que creen en
Jesús y los trata como tales.
________________
* Este artículo es un resumen del material de estudio preparado y
utilizado por Grace Cooper durante toda una vida de servicio cristiano en
el sur de los Estados Unidos. Lo que aprendió como maestra lo acredita a
profesores Bíblicos tales como M. R. DeHaan, MD; Theodore Epp; y Warren
Weirsbe y principalmente a la gracia de Dios. Además de enseñar a otros, ella
y su esposo (difunto) criaron a sus siete hijos en una pequeña comunidad de
Louisiana. Algunas de las ilustraciones aquí incluidas han sido agregadas por
el editor.
Vol. 8, Núm. 3
11
Dios creó a Adán y Eva perfectos y esperaba que lo obedecieran
en forma perfecta. Pero el pecado entró. Todos los seres humanos se
hicieron culpables, pecadores, separados de Dios (Rom. 3:10, 23). Ahora,
además de la obediencia perfecta, la humanidad debe a Dios la muerte por
su pecado.Para que un Dios santo declare recto al creyente pecador y siga
siendo santo, tres cosas deben suceder: 1) un sustituto debe tomar el lugar
de la humanidad, 2) el pecado de la humanidad debe ser colocado en ese
sustituto, 3) la pena del pecado debe ser pagada.
1. Dios mismo en la persona de Jesús tomó nuestra humanidad
convirtiéndose en nuestro Sustituto y Representante (Isa. 53:4; Juan 1:14;
Heb. 2:14-16). Él fue “tentado en todo según nuestra semejanza” sin
embargo, vivió una vida sin pecado en lugar nuestro (Heb. 4:15).
2. Dios puso los pecados de la humanidad sobre su Hijo (Isa.
53:6) quien los llevó a la cruz (1 Ped. 2:24) a través del sacrificio de sí
mismo (Heb. 9:26).
3. La pena del pecado es la muerte (Rom. 6:23). Esta es la muerte
segunda o eterna (Apoc. 20:14). Sólo el infinito Jesús podía experimentar
esta muerte por nosotros y salir con vida después de haber gustado la
muerte por cada ser humano (Heb. 2:9). Dios nunca alteró la pena que
había predestinado. Aun cuando el pecado se colocó en su Hijo inocente,
todavía reclamaba la pena completa.
La justificación es un asunto de Dios. Cuando Cristo es levantado
él atrae a la gente a sí mismo, dándoles la fe (Juan 12:32; Rom. 10:17).
Por la fe nos apoderamos de Cristo, quien llega a ser nuestra justicia.
La justicia (en vida y muerte) que Jesús ganó es legalmente acreditada
a la cuenta del creyente. Aquellos que creen son “aceptos en el Amado”
(Efe. 1:6) y continúan “siendo justificados gratuitamente por su gracia,
mediante la redención que es en Cristo Jesús.” Rom. 3:24.
La justificación es el pronunciamiento celestial de Dios de que
una persona es parte de su familia real. Dios imputa la obra completa de
Jesús a la cuenta de todo creyente y transfiere nuestra cuenta al nombre
de Jesús. A los ojos de Dios somos sus hijos sin pecado, crucificados,
sepultados, resucitados, trasladados y sentados en los lugares celestiales
EN Cristo.
Preguntas para contemplar:
1. ¿Qué única condición debe cumplir la persona antes de ser justificada?
(Rom. 3:28; 4:5) ____________________________________________
2. ¿Cuándo y cómo fue manifiesta a la humanidad la gracia justificadora?
(2 Tim. 1:9-10) _____________________________________________
3. Mencione dos atributos de Dios que lo mueven a justificar a los
pecadores? (Efe. 2:4) ________________________________________
4. Enumere dos cosas que Jesús tenía que hacer para llegar a ser nuestro
Sustituto. (Juan 1:14; Heb. 4:15) _______________________________
12
Pregonero de Justica
5. ¿Qué otra cosa además de vivir una vida perfecta tuvo que hacer Jesús
en la tierra para que pudiéramos ser justificados? (Heb. 9:22; Juan 11:5052) _ _____________________________________________________
Una ilustración de la justificación
El acusado que se presenta ante el juez para responder por su
presunto delito puede ser culpable o inocente. Cuando el juez escucha
el caso y las pruebas se presentan, se tiene que tomar una decisión,
“culpable” o “no culpable”. Si el juez dice: “¡Culpable!” esa declaración
no cambia al acusado en criminal. Si el juez dice “No culpable” eso no lo
transforma al instante en ciudadano respetuoso de la ley. El veredicto de
“no culpable” del juez, sin embargo, limpia el registro del acusado. Ningún
crimen queda para ennegrecer su pasado. Sale de la sala del tribunal sin
condenación, como si nunca se le hubiera acusado. Tal veredicto debe
inspirarlo a vivir en armonía con la ley, especialmente si sabe que era
culpable del delito por el cual fue llevado al tribunal.
Palabra Clave # 2: Adopción
La adopción es el acto de Dios por el cual le da a una persona
una posición legal en su familia.
Antes de la creación de este mundo Dios tenía una familia de
ángeles (Job 38:6-7). El ángel principal se rebeló y tomó un tercio de
esa familia con él (Apoc. 12:3-9). Dios está recuperando esta pérdida
con su familia humana. Adán fue creado para ser el primero de muchos
“hijos” de Dios. Pero cayó y ahora sólo los creyentes en Jesús son los
hijos adoptivos, hijos e hijas, de Dios.
La adopción de Dios está siempre acompañada por el nuevo
nacimiento. Este entrar a la vida desde la muerte espiritual se produce por
la Palabra y el Espíritu Santo (Juan 3:5).
Vol. 8, Núm. 3
13
La adopción en la familia de Dios trae privilegios. El octavo
capítulo de Romanos enumera algunos de ellos: a) los hijos de Dios son
guiados por el Espíritu de Dios (v. 14). b) Son libres para no seguir la
corriente elemental de este mundo donde Satanás preside (v. 15; Efe. 2:2;
Gal. 4:3). c) Tienen el privilegio de hablar con Dios como su Abba, su
querido papá (v. 15). d) Los hijos adoptados tienen seguridad porque han
sido elegidos, hechos legalmente parte de la familia de Dios, y les ha sido
dado el Espíritu que les asegura que ellos son los hijos de Dios (v. 16). e)
Se han convertido en herederos de Dios, dándoles derecho a todo lo que
el Hijo de Dios, Jesús, merece (v. 17). f) Y reciben el privilegio de sufrir
con Jesús hasta la glorificación (v. 17).
El acto adoptivo de Dios no sólo da privilegios, sino también
cada privilegio trae responsabilidades. Esto incluye permitir que el
Espíritu Santo nos guíe para que andemos como es digno de nuestra
nueva posición en la familia de Dios (Efe. 4:1).
Preguntas para contemplar (elija la mejor respuesta):
1. La adopción es:
a. un acto de Dios
b. un proceso de crecimiento de bebés a adultos
c. seguridad de vida eterna
2. La adopción:
a. da a los creyentes la vida y la naturaleza de Dios
b. coloca a una persona en la familia de Dios donde puede crecer
y madurar espiritualmente
c. nos ayuda a disfrutar de la familia de Dios en la tierra
d. tanto “b” como “c”
3. Los hijos adoptivos de Dios tienen el privilegio de:
a. caminar y hablar con Dios
b. pecar sin temor al castigo
c. tanto “a” como “b”
4. Los hijos adoptivos de Dios tienen la responsabilidad de:
a. mantenerse en la familia de Dios
b. caminar como es digno de su nombre
c. crecer en gracia y conocimiento
d. tanto “b” como “c”
Una ilustración de la adopción
Cuando se desea adoptar a un niño se tiene que ir ante un juez
para que considere su caso. Simplemente tomar un niño y llevarlo a su
casa no es adopción. Cada vez que el padre anterior quiera sacar al niño
14
Pregonero de Justica
puede hacerlo, ¡más no cuando se lo adoptó legalmente! El juez firma
los papeles de adopción dando a los nuevos padres todos los derechos
sobre el nuevo hijo y dando al niño todo derecho sobre los privilegios y
la herencia de la familia.
Palabra Clave # 3: Regeneración
La regeneración es un acto de Dios por el cual se imparte
la misma vida y naturaleza de Dios en cada persona que confía en
Jesucristo como su Salvador personal.
Jesús ordenó: “Os es necesario nacer de nuevo.” El nuevo
nacimiento o regeneración, es tan real y tan necesario, como lo es el
nacimiento físico (Juan 3:1-7). “Lo que es nacido de la carne, carne es; y
lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.” Juan 3:6.
Cada niño tiene dos padres humanos y cada niño que nace en
la familia de Dios también tiene dos padres: el agua y el Espíritu. El
Espíritu de Dios toma la Palabra de Dios (representada por el agua [Tito
3:5; Efe. 5:26]) y le muestra al pecador que está perdido, muerto en
delitos y pecados. Luego señala a Jesús, la solución. El pecador mira y
vive porque en ese momento el Espíritu Santo imparte la vida de Dios en
el creyente. “El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha.”
Juan 6:63 (cf. Job 33:4). “El Espíritu vivifica.” 2 Cor. 3:6 (Cf. 2 Ped.
1:4). Pedro lo explica así: “Siendo renacidos, no de simiente corruptible,
sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para
siempre.” 1 Ped. 1:23.
El nuevo nacimiento es un cambio radical de vida y de naturaleza
que inicia una regeneración continua en la experiencia del creyente. “El
amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu
Vol. 8, Núm. 3
15
Santo.” Rom. 5:5. Andamos en la luz y en comunión con otros creyentes
sabiendo que continuamente necesitamos la sangre de Cristo para
limpiarnos de todo pecado (1 Juan 1:7). También sabemos que nuestra
continua regeneración culminará en glorificación cuando seamos como
Jesús (Rom. 8:17, 29; 1 Juan 3:2).
La palabra “regeneración” se usa sólo dos veces en la Biblia. En
Mateo 19:28, Jesús está hablando de la época en que con nuevos cuerpos
celestiales nuestra regeneración será completa en el reino de los cielos.
En Tito 3:5, Pablo escribe de la obra purificadora del Espíritu Santo en la
que el Verbo y el Espíritu producen nueva vida en el creyente. Vamos a
tratar con los efectos continuos de la regeneración cuando consideramos
“La santificación en práctica.”
Preguntas para contemplar (elija la mejor respuesta):
1. La regeneración es:
a. un acto de Dios que justifica a los que creen
b. el nuevo nacimiento
d. reforma
2. La regeneración:
a. da comunión permanente en la familia de Dios
b. imparte la naturaleza divina y el Espíritu al creyente
c. garantiza la libertad del poder de Satanás
3. Para experimentar la regeneración, se requiere:
a. ser atraído por el Espíritu Santo
b. ser bautizado
c. hacer buenas obras
Una ilustración de la regeneración
Cuando se coloca en el suelo, la semilla de maíz es dura e
inactiva. Rodeada de tierra fértil y la humedad que da vida, el núcleo
comienza a germinar. Estos dos elementos actúan sobre la semilla y la
nueva vida surge, primero hierba, luego espiga, después grano lleno en la
espiga. Si la regeneración continúa producirá frutos (Mar. 4:26-28). Cada
semilla que brota para vida es un ejemplo de la regeneración.
Palabra Clave # 4: Propiciación
La propiciación es la obra de Jesucristo en la cruz por la cual
satisfizo la santidad de Dios para que Dios pudiera extender la gracia
y la misericordia a los pecadores perdidos.
Como nuestro representante Adán escogió la separación de Dios.
Así todos llegamos a ser criminales, culpables de violar la ley de Dios,
dignos de muerte y de la ira de Dios.
16
Pregonero de Justica
Por puro amor Dios envió a su Hijo para ser la propiciación por
nuestros pecados (1 Juan 4:10). Jesús voluntariamente tomó sobre sí el
pecado, para que nosotros no tuviéramos que pagar su castigo. La ira de
Dios contra el pecado cayó sobre Cristo en lugar nuestro. Jesús llegó a ser el
sacrificio sustitutivo que pagó por nuestros pecados. El carácter santo y justo
de Dios fue satisfecho. En Cristo, la humanidad fue puesta en libertad.
Fue amor, y no ira, lo que impulsó a Dios a enviar a su Hijo para
que muriera. La cruz no cambió la ira de Dios en amor. Dios siempre ha
sido un Dios de ira contra el pecado. También siempre ha sido santo, justo y
misericordioso. La caída del hombre no tomó a Dios por sorpresa. Cuando el
pecado entró él tuvo que exigir que se lo castigara de acuerdo a su santa ley
para que él pudiera permanecer justo y Justificador. La ira de Dios contra el
pecado y su amor por los pecadores no cambia nunca. “Toda buena dádiva
y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no
hay mudanza, ni sombra de variación.” Sant. 1:17 (cf. Mal. 3:6, Hechos 2:23;
1 Ped. 1:20).
La propiciación es la acción de Dios en favor de la humanidad,
pero sólo beneficia a aquellos que se refugian en Cristo. Fuera de él sólo
hay condenación. ¿Por qué es esto así? El apóstol Juan nos dice: “El que en
él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque
no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.” Juan 3:18. El apóstol
Pablo está de acuerdo en que la propiciación de Cristo llega a ser nuestra
únicamente cuando creemos en la sangre derramada de Cristo (Rom. 3:25).
Preguntas para contemplar (elija
la mejor respuesta):
1. Haga una lista de palabras o frases
que describen la propiciación:
a. ___________________________
b. __________________________
c. ___________________________
d. __________________________
2. La propiciación es la obra de
Jesús en la cruz:
a. p
ara aplacar la ira de
Dios
b. para satisfacer la justa
ley de Dios; pagar el
precio exigido
c. p
ara
redimir
a
la
humanidad
d. tanto “b” como “c”
Vol. 8, Núm. 3
17
3. Dios fue movido a dar a su Hijo como propiciación:
a. P
or su justa ira contra el pecado
b. Por su amor por la humanidad
c. Por su espíritu que condona
4. Verdadero o Falso (explique las declaraciones falsas)
__ a. D
ios se convirtió en un Dios de ira tras la entrada del pecado
en la raza humana. _______________
__ b. La Palabra de Dios tiene poder para exaltar la amorosa
provisión de Dios, independientemente de las ideas
mundanas. _______________________________
__ c. D
ios no estaba preparado para expiar el pecado por lo
tanto, Jesús convenció al padre de que le permitiera pagar
el precio. ________________________
__ d. Jesús es la propiciación para el creyente obediente, pero no
para el creyente carnal. _______________
Una ilustración de propiciación
El oficial sobre la moto gritó por su altavoz diciéndole al conductor
que se detuviera. Al lado de la autopista se acercó a la ventanilla del
conductor y le preguntó qué estaba leyendo mientras conducía. Después
de llenar el talón de multas le pidió al conductor que lo firme y le entregó
una copia diciendo: “Dios te bendiga”, antes de regresar a su motocicleta.
¿Qué clase de bendición podría ser una multa de tráfico? Cuando
llegó la fecha de la corte el oficial de patrulla no se encontraba. Durante
un año el conductor culpable estuvo obligado a llamar a la corte una vez
al mes preguntando si el oficial ya había renovado la multa.
Sin saberlo, el apurado conductor había firmado un papel que
sólo lo acusaba de ir a 50 millas por hora en una autopista cuyo límite de
velocidad era de 70 millas por hora. En lugar de añadir una buena multa
a sus logros, el oficial debe haber decidido tomar la pérdida sobre sí en
lugar de ponerla a la cuenta del conductor. El policía tomó el castigo y
dejó al conductor en libertad.
Palabra Clave # 5: Imputación
La imputación es un acto de Dios por el cual la justicia que
Jesús desarrolló en la tierra es legalmente acreditada a la cuenta del
pecador en el cielo.
Jesús dejó todas las glorias del cielo y vino a la tierra para vivir
como los seres humanos viven. “Por amor a vosotros se hizo pobre,
siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.” 2
Cor. 8:9. Tenemos una deuda que nunca podremos pagar y estamos en
18
Pregonero de Justica
bancarrota espiritual. Jesús vino al mundo para resolver nuestra cuenta.
Nuestro pecado fue imputado a él, que no tenía pecado. Esto le costó
su vida, porque la paga del pecado es muerte. Ahora su vida recta y su
muerte propiciatoria pueden ser acreditadas a nuestra cuenta.
En Romanos 4, Pablo usa repetidamente la palabra “imputar.”
Nuestras Biblias en Español la traducen en una variedad de formas:
“contar,” “atribuir,” “inculpar,” “imputar.” Dios puso justicia en la cuenta
de Abraham ¿Qué fue lo que le permitió a Abraham recibir esta adición
especial a su cuenta? Fue la fe (Rom. 4:3). “Y no solamente con respecto
a él se escribió que le fue contada, sino también con respecto a nosotros a
quienes ha de ser contada, esto es, a los que creemos en el que levantó de
los muertos a Jesús, Señor nuestro.” Rom. 4:23-24.
Filemón tenía un esclavo llamado Onésimo. Onésimo robó
a su amo y huyó. Es figura de los pecadores perdidos – en bancarrota
y merecedores de la muerte. Mientras se escondía en Roma, Onésimo
se encontró con el apóstol Pablo y fue convertido. El amor de Pablo
por Onésimo lo llevó a buscar su libertad por lo que escribió una carta
a Filemón: “Así que, si me tienes por compañero, recíbele como a mí
mismo. Y si en algo te dañó, o te debe, ponlo a mi cuenta.” Fil. 1:1718. Las peticiones de Pablo presentan los dos aspectos de la imputación:
acreditar a una persona el valor de otra persona y cargar a la cuenta de
una persona con la deuda de otra. De la misma manera Dios les atribuye
a los creyentes la obra y el carácter de Jesús y pone en la cuenta de Cristo
la deuda de pecado de ellos.
Preguntas para la contemplar:
1. ¿Cuál debe ser nuestra actitud hacia nuestros pecados pasados? (Rom.
6:11; Filip. 3:13) _ ________________________________________
2. ¿Cuál debe ser nuestra actitud
hacia los pecados de otros?
(Mat. 6:14-15) _____________
3. ¿Cuál debe ser nuestra actitud
hacia nuestras palabras y
acciones? (Mat. 12:36-37; 1 Cor
4:2-5) ____________________
4. ¿Qué palabra podría resumir la
respuesta correcta del hombre al
acto de la imputación divina? _
5. Enumere tres sinónimos de
“imputar.” (Rom. 4:3-6) _ ____
_________________________
Vol. 8, Núm. 3
19
Una ilustración de la imputación
El padre de Juan Pérez sabe que su hijo enfermo está en
bancarrota. Movido por su amor paga la deuda de su hijo en su totalidad.
Pero Junior tiene que tener dinero para vivir o va a entrar en deuda
de nuevo. Por lo tanto, su padre firma un cheque en blanco y le dice
al banquero: “Si surgen más deudas de mi hijo favor de cargarlas a mi
cuenta.” El banquero sella “Pagado” en la cuenta del hijo y la transfiere al
nombre del padre. Cuando creemos en Jesús, nuestra cuenta de pecados
es marcada “Totalmente Pagado” y una nueva cuenta se abre en el cielo
para tratar con nuestros pecados en el futuro.
Palabra Clave # 6: Santificación
La santificación es la obra misericordiosa de Dios, en cooperación
con el creyente, en separarle (purificarle) para Dios y su servicio.
La palabra original para “santificar” a veces se traduce: “santo,”
“consagrado”, “santificado” y “dedicado.” La santificación nos separa del
pecado y nos une con la santidad para que podamos servir a Dios. Hay
tres aspectos de la santificación: 1) la posicional, 2) la práctica, y 3) la
perfecta.
1) La santificación posicional es la justicia que cada creyente
tiene en Cristo en el cielo (1 Cor. 1:30). Los creyentes han sido colocados
en el cuerpo de Cristo y su santa obediencia los cubre (1 Cor. 12:13; Heb.
10:10, 14).
2) La santificación práctica es el infundir continuo y progresivo
de una justicia que realiza el Espíritu Santo en cooperación con el
20
Pregonero de Justica
creyente (Rom. 8:4; Fil. 2:12). En vista de la misericordia de Dios,
nosotros, como cristianos debemos glorificar a Dios por la manera en que
vivimos, limpiándonos “de toda contaminación de carne y de espíritu,
perfeccionando la santidad en el temor de Dios.” Rom. 12:1; 2 Cor. 7:1
(Cf. 1 Juan 3:3).
3) La santificación perfecta es aquella obra vivificante final del
Espíritu Santo en la glorificación cuando nuestras naturalezas corruptibles se
conviertan en incorrupción (Rom. 8:17-18; 1 Cor. 15:53; 1 Tes. 5:23).
Normalmente hablamos de la santificación en el sentido práctico.
Esto es porque la santificación posicional es generalmente conocida
como justificación continua y la santificación perfecta se conoce como
glorificación. Con Jesús ponemos el énfasis en lo que está pasando en la
vida del creyente en este mundo: “No ruego que los quites del mundo,
sino que los guardes del mal ... Santifícalos en tu verdad: tu palabra es
verdad.” Juan 17:15-17. “Estando persuadido de esto, que el que comenzó
en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.” Fil.
1:6.
Dios desea apartar en santificación a todo pecador que se le
acerque buscando redención (Ex. 31:13). Está escrito: “Sed santos, porque
yo soy santo.” 1 Ped. 1:16. Los cristianos son apartados del mundo, de la
carne, y del diablo y continuamente se los separa más y más de estos tres
enemigos de la santidad. La santificación culmina en estar eternamente
separados del mundo, de la carne, y del diablo.
Preguntas para contemplar (elija la mejor respuesta):
1. ¿Qué aspecto de la santificación tienen en Cristo los que creen en
él? _____________________________________________________
2. ¿Qué aspecto de la santificación tienen los creyentes en sí mismos? _ _
3. ¿Qué aspecto de la santificación anhelan experimentar en el futuro los
creyentes? ________________________________________________
4. ¿Qué responsabilidades tienen los creyentes en lo que respecta a su
santificación? _____________________________________________
5. ¿Cuál es el principal medio de santificación usado por el Espíritu
Santo? ___________________________________________________
6. ¿Cuáles dos aspectos de la santidad son mencionados en 2 Corintios
7:1? _____________________________________________________
Una ilustración de la santificación
La mujer nativa estaba sentada con las piernas cruzadas en el
piso mientras sus manos movían el hilo con agilidad pasando los colores
Vol. 8, Núm. 3
21
vivos de un lado a otro dentro del telar. Alrededor de su espalda pasaba
una correa que le sujetaba el telar en su lugar mientras el otro extremo de
su tejido se ataba a la pared opuesta. Hilo tras hilo se tomaba desde el eje
y se tejía en el patrón designado. Mientras se separaba el hilo se estaba
convirtiendo en un hermoso tapiz.
Dios está tomando los hilos de nuestra experiencia y tejiendo una
pieza de arte sagrado para su reino. Cuando el último hilo se comprima en
su lugar, el tapiz se podrá sacar del telar y colgarse en su hogar celestial.
Al igual que la mujer con su telar Dios está santificando a sus hijos
preparándolos para el cielo.
Palabra Clave # 7: Reconciliación
La reconciliación es un acto de Dios que reúne a lo que se
había separado.
La Biblia comienza con un registro de perfecta armonía –
el hombre a la imagen de Dios, unido con Dios en mutuo amor y en
comunión diaria. Pero el pecado nos puso en enemistad, en guerra, contra
Dios. Estamos separados tanto en naturaleza como en acciones. Llegamos
a poseer propensiones pecaminosas y culpa original (1 Cor. 15:22; Rom
8:7). En Adán “el pecado entró en el mundo... y por el pecado la muerte,
así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto [en él] todos pecaron.”
Rom. 5:12. Si el pecador permanece en guerra con Dios va a morir y
estará eternamente separado de Dios. Por lo tanto, la humanidad necesita
ser reunida con Dios, reconciliada.
22
Pregonero de Justica
Jesucristo ha eliminado todo obstáculo que separaba a Dios de
la humanidad. Cuando Adán cayó Jesús intervino como “el Cordero
inmolado desde la fundación del mundo.” Dios quiso reconciliar a la
humanidad consigo mismo, pero su naturaleza santa no podía ser cambiada.
Teniendo a Jesús como rescate por la raza caída, Dios se reconcilió con
la humanidad y entonces la humanidad podría ser reconciliada con Dios
en Cristo. “Dios... nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el
ministerio de la reconciliación... Así que, somos embajadores en nombre
de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en
nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.” 2 Cor. 5:18-20. Por los méritos
de la sangre de Cristo podemos ser reconciliados con Dios y salir a invitar
a otros a que también se reconcilien con él.
Preguntas para contemplar:
1. Además de separar al hombre de Dios ¿quiénes más estaban separados
por el pecado? _ __________________________________________
2. ¿Que dos cosas nos trajo el pecado de Adán a todos?
_______________________________________________________
3. De acuerdo a Romanos 5:11, ¿cuándo recibimos la reconciliación? _
4. ¿Qué posición tienen los reconciliados para con Dios?
_______________________________________________________
Una ilustración de la reconciliación
Tal vez usted ha visto alguna pareja de casados peleando – no
sólo un intercambio de palabras. Oh, sí, hubo palabras, y fuertes, y más
y más fuertes. Pero no terminó ahí. Los platos fueron lanzados a través
de la cocina, los puños traspasaron la pared, y las dos partes dijeron
“¡estoy harto de ti!” El resultado fue alejamiento y separación.
Después de trasladarse a mundos separados el marido comenzó
a pensar que debiera buscar la reconciliación. Perdonaría a su esposa y
le pediría que lo perdonara – pero ¿cómo iba a decírselo a su esposa?
Ella había cortado toda comunicación y también aseguró una “orden
de restricción” en su contra. A pesar de haberle perdonado todas esas
palabras rencorosas, todos los platos rotos, necesitaba un embajador
que vaya donde ella a decírselo y a pedirle que lo perdone.
Tal vez usted aceptó la tarea de llevar el mensaje a la esposa.
Se acercó a ella y le dijo que su marido quería pedirle perdón por todo
el daño que había causado a su hogar y a su matrimonio y que él le
perdonó toda su responsabilidad en la separación y que quería reunir su
matrimonio y su hogar.
Algunos cónyuges separados resisten la reconciliación. Todo
lo que podemos hacer es darles la buena noticia de que su ex pareja se
Vol. 8, Núm. 3
23
ha reconciliado con ellos
y que quiere restaurar
su matrimonio. Otros
abrazan la buena noticia
y se reconcilian.
Palabra Clave # 8:
Redención
Redención es el
acto costoso de Dios de
comprar la humanidad
de regreso al pagar el
precio que la justicia
demandaba.
Es
por
la
misericordia
amorosa
de Dios que hemos sido
redimidos (Sal. 44:26,
Tito 3:4). La redención es un misterio divino que continuará revelándose a
lo largo de la eternidad (Isa. 55:8-9; Rom. 11:33), pero pueda tomando un
breve vistazo a algunos ejemplos del Antiguo Testamento puede ayudarnos a
comprender algo de la belleza de esta palabra.
En el Antiguo Testamento la redención generalmente se asocia con
la liberación de siervos, de animales de sacrificio, o de bienes inmuebles
confiscados.
Adán vendió su posesión. Eran los bienes raíces de la humanidad
los que fueron hipotecados. Jesús se hizo nuestro hermano para poder
redimir aquella posesión, como está escrito: “Cuando tu hermano
empobreciere, y vendiere algo de su posesión, entonces su pariente
más próximo vendrá y rescatará lo que su hermano hubiere vendido.”
Lev. 25:25.
Abraham ató a su hijo Isaac sobre el altar para el sacrificio
que Dios le había pedido que hiciera. La vida del joven fue librada,
redimida, cuando el ángel del Señor llamó a Abraham y le dijo:
“No extiendas tu mano sobre el muchacho.” Dios había provisto un
sacrificio sustituto – un carnero trabado en un zarzal. Y Abraham “lo
ofreció en holocausto en lugar de su hijo.” Gen. 22:9-14.
En Egipto los hijos de Israel llegaron a ser esclavos. Dios,
por medio de Moisés, tomó medidas drásticas para redimirlos.
Redimió a su pueblo echando las naciones de delante de ellos (1
Crón. 17:20-21).
Fueron los mismos hijos de Dios quienes se vendieron en
esclavitud. Por sus iniquidades se vendieron. Y “para hacer volver
a él a Jacob” Dios envía a su “Siervo.” “Y conocerá todo hombre
que yo Jehová soy Salvador tuyo y Redentor tuyo, el Fuerte de
Jacob.” “Ciertamente volverán los redimidos de Jehová; volverán
a Sión cantando y gozo perpetuo habrá sobre sus cabezas... Porque
así dice Jehová: De balde fuisteis vendidos; por tanto, sin dinero
24
Pregonero de Justica
seréis rescatados.” Isa. 50:1-5; 49:3-52:3. Al derramar su vida hasta
la muerte el Siervo de Dios llegó a ser nuestro Redentor (Rom. 3:24,
1 Ped. 1:18-19.). No fue por medio de la fuerza que Dios tomó de
nuevo a la raza humana. Más bien fue por medio de la vida santa y
dolorosa muerte de Cristo que la misericordia y la justicia pudieron
alcanzarse en su cruz.
Preguntas para contemplar:
1. ¿Qué cosa no podía hacer Dios para redimir a la humanidad caída? __
2. Cuando Adán vendió a la raza en esclavitud ¿quién pagó el precio por
nuestra libertad? __________________________________________
3. ¿Cuál fue el precio de la redención de la humanidad?_____________
4. ¿Qué papel juega un esclavo comprado en el proceso de su
redención? _ _____________________________________________
5. De acuerdo con Tito 2:14 ¿cuál fue el propósito principal de Dios al
redimir a la humanidad? ____________________________________
Una ilustración de la redención
Con la ayuda de su padre un niño pequeño construyó un barco muy
bonito para navegarlo en una laguna cercana. Día tras día él disfrutaba de su
barco. Un día un fuerte viento llevó la hermosa nave al otro lado de la laguna
donde la corriente se la llevó río abajo. El muchacho corrió persiguiéndola
alrededor de la laguna, pero cuando llegó al rio el barco no estaba. Durante
muchos días buscó a la orilla del río con la esperanza de localizar a su navecilla
prendida en algunas ramas o varada en algún banco de arena – mas todo fue
en vano.
Vol. 8, Núm. 3
25
Ese otoño su padre lo llevó a la feria del condado. Todo el año había
estado ahorrando sus monedas para este día especial en el que habría muchas
posibilidades de gastarlas. Vagando de un kiosco a otro, fue seleccionando
los alimentos y artículos que deseaba comprar. También tenía previsto ir a la
noria y otras atracciones luego de comer. Entonces, en uno de los kioscos lo
vio: un bote pequeño y hermoso en la vitrina. Para su asombro, era igualito
al que él y su padre habían construido – pues era el mismo. Tomando todo su
dinero con tanto esfuerzo ganado, ahorrado para las golosinas, paseos, juegos
y baratijas en la feria, compró de vuelta su buque perdido. Con alegría lo
mostró a su padre y le dijo que estaba listo para irse a casa.
Palabra Clave # 9: Predestinación
La predestinación es el plan eterno de Dios de transformar a
sus hijos a la imagen del Señor Jesucristo.
El primer paso en el plan de predestinación de Dios fue la “elección.”
Elección quiere decir escoger. Conociendo el fin desde el principio, Dios
previó la caída del hombre. Antes de la fundación del mundo escogió a Cristo
como a su Elegido, el Sustituto y Garante de la raza. Habiéndonos escogido
EN Cristo nos predestinó a ser hechos conforme a la imagen de su Hijo
(Rom. 8:29). En ninguna parte dice la Biblia que somos “predestinados” para
ser salvos, sino que siempre dice que somos predestinados a llegar a ser como
Jesús. En Cristo somos escogidos para ser salvos y todos los que entran en él
por la fe, están predestinados a ser hechos como él. Jesús dijo: “...esta es la
voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él,
tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.” Juan 6: 40.
Había en Israel un cobrador de impuestos, despreciado por su fraude
mas amado por Dios. La luz del cielo penetró en su corazón. En lugar de
tapar su pecado y esconderse de la luz, la aceptó y quiso ver a Jesús. Por
fe se convirtió en un verdadero israelita, un hijo de Abraham. Jesús le dijo:
“Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de
26
Pregonero de Justica
Abraham. Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había
perdido. “Luc. 19:9-10. Al entrar en Cristo, Zaqueo estaba predestinado a ser
transformado a su imagen.
Preguntas para contemplar:
1. De acuerdo a Romanos 10:13 ¿a quienes se limita la elección? _________
2. De acuerdo a Juan 12:36 ¿qué medios usa Dios para traer a las personas
hacia Cristo? ________________________________________________
3. ¿Qué es lo que la predestinación hace?
___ a. determina que algunos se salvan
___ b. determina que algunos se pierdan
___ c. determina que los creyentes serán hechos conforme a
Jesús
4. ¿Cuál es el fin último de la predestinación? ________________________
Una ilustración de la predestinación
¿Ha visto alguna vez una línea de montaje automatizada? Tal vez
eran botellas llenándose de jugo. A medida que cada botella era colocada
en la línea de ensamblaje, ésta estaba predestinada a ser llenada con el jugo.
Muchas botellas podrían haber permanecido en la estantería esperando su
turno, pero para aquellas que se encontraban en la banda su destino había sido
fijado – serían llenadas de jugo. La decisión de llenarlas con jugo tuvo lugar
mucho antes de que el producto final estuviera sellado.
Palabra Clave # 10: Glorificación
La glorificación es la culminación del plan eterno de Dios de
hacer a sus hijos como él en carácter.
La gloria de Dios es su carácter. Cuando Moisés le pidió ver su
gloria, le mostró su bondad, proclamando su santo nombre (Éx. 33:1819): “¡Jehová! ¡Jehová! fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la
ira, y grande en misericordia y verdad; que guarda misericordia a millares,
que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo
tendrá por inocente al malvado.” Éx. 34:6-7.
Sólo Dios tiene la gloria última y sólo Dios en verdad merece la
gloria, pero los cristianos tienen el maravilloso privilegio de tener parte
en la gloria de Dios (Rom. 8:30, 1 Ped. 1:24.). Existe la gloria que Jesús
tenía antes de venir a la tierra y también la gloria de su realización terrenal
de la obra que Su Padre le dio para hacer (Juan 17:4-5). Podríamos llamar
a la primera “gloria eterna” y a la segunda “gloria adquirida.” En su
oración sacerdotal Jesús se refiere a la primera como la esencia misma
de Dios: “aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese”.
Acerca de la segunda dice: “Yo te he glorificado en la tierra; he acabado
la obra que me diste que hiciese.” Nunca vamos a experimentar la esencia
Vol. 8, Núm. 3
27
total del ser de Dios; esa gloria pertenece sólo a Dios. Nosotros, sin
embargo, seremos semejantes a Jesús como “el Hijo del hombre” en que
edifiquemos caracteres santos, vidas espirituales que glorifiquen a Dios.
Originalmente el hombre fue creado con la gloria de Dios pero
el pecado dañó nuestra gloria: quedamos destituidos de la gloria de Dios
(Rom. 3:23). Por lo tanto, nuestra gloria termina en la tumba, a menos
que entremos en su salvación, compartamos la gloria de Dios, y nos
convirtamos en alabanza de su gloria (Efe. 1:12). En su petición a su
Padre, Jesús continuó: “La gloria que me diste, yo les he dado, para que
sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí, para que
sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste,
y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.” Juan
17:22-23.
La santificación culmina en la glorificación. Ambos son
principalmente la obra del Espíritu Santo (2 Tes. 2:13; 2 Cor. 3:18.).
Cuando venga lo perfecto, entonces Dios habrá hecho a su pueblo “aptos
en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros
lo que es agradable delante de él por Jesucristo; al cual sea la gloria por
los siglos de los siglos. Amén.” Heb. 13:21
.
“Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo
de la tierra, y en el mar, y todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que
está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y
el poder, por los siglos de
los siglos... Amén. “Apoc.
5:13-14.
Preguntas
para
contemplar (verdadero
o falso):
___ 1. Los
creyentes
serán glorificados
con la gloria que
tuvo Jesús antes
de la fundación
del mundo.
___ 2. Jesús pagó el
precio
supremo
para que podamos
estar con Él y
compartir
su
gloria.
___ 3. Jesús es glorificado
en la vida de su pueblo.
28
Pregonero de Justica
___ 4. Nuestra glorificación es precedida por el llamado de Dios, su
justificación, su regeneración y su santificación.
___ 5. Nuestra glorificación se completa en “el día de Jesucristo”, según
Fil. 1:6.
Una ilustración de la glorificación
En el Perú es posible observar trabajos Incaicos con piedra tan
estrechamente unida que no necesita mortero en medio. Salomón
construyó un templo de piedra pulida. Cada piedra cortada de la
montaña fue cincelada, pulida y equipada para su lugar en el templo
antes de ser llevada al sitio. Cuando llegaban a Jerusalén se unían,
convirtiéndose en la casa de Dios. Sin el sonido de hacha o martillo
se encajaban perfectamente. Cuando Dios nos haya completado
ajustándonos para la nueva Jerusalén y todos nuestros bordes
ásperos sean limados, él llenará su templo de su gloria. Al igual que
un maestro de obras hoy Dios está puliendo las piedras vivas. Cada
uno debe estar tan perfectamente equipado como un muro Inca. El
cincelado es la obra de santificación de sus hijos, preparándolos para
el cielo. Al fin el templo será lleno de la gloria de Dios.
Preguntas comprehensivas:
1. Cuando una persona oye el mensaje de Cristo Jesús y cree, Dios declara
que la tal persona es aceptada a su vista – ¿qué palabra describe esa
declaración? _____________________________________________
2. Cuando una persona entra en Cristo por la fe, Dios y el creyente cooperan
en una obra de purificación que progresivamente separa al creyente más
y más para Dios y su servicio – ¿qué palabra describe esa obra? ___
3. Dios volvió a comprar a la humanidad que se había vendido en las
manos de Satanás – ¿qué palabra describe esa transacción? ________
4. La entrada en la familia de Dios con todos los derechos de una herencia
eterna viene a aquellos que entran en Cristo por la fe – ¿qué palabra
describe esa inclusión?
5. Todo aquel que confía en Jesús como su Salvador personal es nacido de
nuevo y recibe la vida y la naturaleza de Dios – ¿qué palabra describe
este nuevo nacimiento? ___________________
6. En la cruz Jesús satisfizo la santidad de Dios haciendo posible la
extensión de la gracia y la misericordia a pecadores que no las merecen
– ¿qué palabra describe ese acto? ___________
Vol. 8, Núm. 3
29
7. Jesús se ofreció para mediar entre un Dios ofendido y la humanidad
pecadora para que las dos partes separadas se reunificaran nuevamente
– ¿qué palabra describe dicha reunificación? ____________________
8. La justicia que Jesús desarrolló en la tierra es legalmente acreditada
a la cuenta celestial del pecador que cree – ¿qué palabra describe esa
acreditación? _ __________________________________________
9. El propósito eterno de Dios es hacer a todos aquellos que entran por la
fe en su Hijo Electo semejantes a él en carácter – ¿qué palabra describe
ese propósito? ___________________________________________
10. Dios por su Espíritu Santo completará su plan eterno de hacer a todos
sus hijos tal como él en carácter – ¿qué palabra describe ese acto de
limpieza final? __________________________________________
Clave de respuestas:
Preguntas sobre la “justificación:” 1. la fe, creer en la Palabra de Dios; 2. por
la aparición de nuestro Salvador Jesucristo, 3. su rica gracia y su gran amor,
4. tomar nuestra naturaleza y vivir una vida sin pecado; 5. sufrir y morir, dar
su vida, derramar su sangre.
Preguntas sobre la “adopción:” 1. (a), 2. (b), 3. (a), 4. (d)
Preguntas sobre la “regeneración:” 1. (b); 2. (b); 3. (a)
Preguntas sobre la “propiciación:” 1. a) de regalo; b) Cordero de sacrificio;
c) sacrificio sustitutorio, d) el precio de la redención. 2. (d). 3. (b). 4. a) falso,
(Dios siempre ha odiado el pecado y amado a la justicia); b) verdadero; c)
falso, (Dios simplemente pone en acción su plan preordenado); d) falso,
(Dios pagó por todo pecado, pero esa expiación es efectiva sólo para aquellos
que la aceptan).
Preguntas sobre la “imputación” 1. considerarse muerto hacia ellos y
ponerlos atrás; 2. perdonarlos; 3. recordar que habrá un día de cuenta final; 4.
Gratitud, agradecimiento, u obediencia; 5. contar, acreditar, atribuir.
Preguntas sobre la “santificación:” 1. santificación posicional; 2.santificación
práctica; 3. santificación perfecta; 4. cooperación con el Espíritu de Dios en
limpiarnos de pecado y perfeccionar en nosotros la santidad; 5. la Palabra de
verdad; 6. carne y espíritu.
Preguntas sobre la “reconciliación:” 1. el hombre fue separado del hombre;
2. la condenación (culpabilidad) y la corrupción (la propensión al pecado); 3.
ahora, cuando creemos; 4. la cercanía (“hechos cercanos” Efe. 2:13).
30
Pregonero de Justica
Preguntas sobre la “redención:” 1. cambiar su ley, su naturaleza; 2. Dios
lo hizo; 3. la vida y la muerte de Cristo; 4. La aceptación (creer); 5. tener un
pueblo especial, purificado.
Preguntas sobre la “predestinación:” 1.para los que creen (cualquiera que
entra en Cristo, el Elegido, por fe); 2. la luz; 3. (c); 4. ser conformados a la
imagen de Cristo (la glorificación [Rom. 8:30]).
Preguntas sobre la “glorificación:” 1. F; 2. V; 3. V; 4. V; 5. V.
Las respuestas para las “preguntas comprehensivas” se dan aquí haciendo
uso de los números de las palabras claves dadas en cada sección del artículo
anterior: (1), (6), (8), (2), (3), (4), (7), (5), (9), (10).
Se envían SUBSCRIPCIONES GRATIS a quienes las soliciten directamente. Envíe su pedido a: Pregonero de Justicia P O Box 700
Fallbrook, CA 92088 USA
_____ Deseo unirme a la lista regular de suscriptores para recibir
gratuitamente el Pregonero de Justicia
Nombre_________________________________________________
Dirección________________________________________________
_______________________________________________________
Ejemplares adicionales de éste y números anteriores están disponibles
con solo marcar los que desea recibir:
___ 1-1 El bautísmo del Espíritu
___ 1-2 El pentecostalismo
___ 1-3 El mensaje de San Pablo*
___ esp La justificación por la fe*
___ 2-1 Paradojas Bíblicas *
___ 2-2 Protestar o perecer *
___ esp El movimiento carismático*
___ 3-1 La ley y el evangelio *
___ 3-2 El movimiento de santidad*
___ 3-3 El poder de la imputación*
___ esp El panorama religioso *
___ 4-1 Martín Lutero habla
___ 4-2 Cómo leeremos la Biblia?
___ 4-3 Aceptación y ética *
___ 4-4 La revolución inmoral
___ 4-5 El don de lenguas
___ 5-1 Guardaos de los hombres*
___ 5-2 Los eventos finales*
Vol. 8, Núm. 3
___ 5-3 Identificando al anticristo
___ 5-4 El espíritu del anticristo
___ 6-1 El anticristo hoy
___ 6-2 La aceptación divina
___ 6-3 ¿Qué es el evangelio?
___ 6-4 Por fe sola
___ 7-1 Cabeza federal
___ 7-2 Aspectos legales y morales
___ 7-3 Libres para escoger
___ 7-4 El Príncipe del pacto
___ 8-1 John Henry Newman
___ 8-2 ¿Es el alma inmortal?
___ 8-3 Grandes Palabras
* = limitado a un ejemplar
___ Cuatro Grandes Certezas
___ Lista de precios para CDs
31
Lamb of
Cordero
de God
Dios
Roberto D. Brinsmead
6
4
L. Shaw
atrio
llevó
el the
cor-de-ri-to
fiel,
1.“Den-tro
With - in del
the tab
- er se
- na
- cle court
lit-tle Lamb was
led,
cor-de-ri-to
en - pas-to
veo- sy
yo,
2.“Cuan-do
Now - evahora
- rytime
I see a Lamb up
on the gras
plain
man-so
blan-co
pa-ra
ti:
3.“Haz-me
Then make Señor
me like cor-de-ro
the gent - le Lamb
withywhite
and wool
- ly fleece:
6
4
Topa-ra
of - o-fre-cer
fer up its su
gentvi-da-allí,
- le life with
sins up -sobre
on itsél.
head.
pe-ca-dos
I En-ton-ces
know that ev’
time I sin,
heart a hirió.
- gain.
mi - ry
pe-ca-do
hoy I apierce
Dios His
de nuevo
Come
- in mi
my will
- ing heart, and
make all
sin to cease.
Ha- live
bi- with
ta en
co-ra-zón
y haz-lo
lim-pio
sí.
“Je-sús,
de of
Dios,
O Je - susCor-de-ro
was the Lamb
God en
whocruel
died upal-tar
- on the mu-rió:
cru - el tree:
Las
cul-pas
mí-as
llevó,
en heart
a-go-nía
expiró.
He took
the blame
for él
all my
sin; His
did break
in a - gon - y.

Documentos relacionados