Viaje al corazón de la Isla

Comentarios

Transcripción

Viaje al corazón de la Isla
Sicilia
Viaje al
corazón
de la Isla
Descubriendo
los colores, los
sabores y los
ritos de la isla
más grande del
Mediterráneo
Regione Siciliana
Assessorato Turismo,
Trasporti e Comunicazioni
POR Sicilia
2000-2006
Misura 4.18 a/b
www.regione.sicilia.it/turismo
UNIONE EUROPEA
Fondo Europeo
Sviluppo Regionale
Sicilia
Viaje al corazón de la Isla
Descubriendo los colores, los sabores y los ritos de la isla más grande del Mediterráneo
Conocer Sicilia
Un paraíso de sol y mar
La isla del tesoro
Oasis verde
indice
pag 04
pag 12
pag 22
pag 54
Lengua.............................. 6
Documentos y moneda..... 6
Clima y como vestirse....... 6
Festividades...................... 7
Transportes....................... 7
Viabilidad.......................... 8
Números útiles.................. 8
02
Detalles geográficos.......... 8
Detalles históricos........... 10
Entre playas, riberas y
escolleras........................ 14
Los barrios marineros, la
pescaturismo y la cocina
de mar............................ 16
Islas menores y áreas
marineras protegidas
paraíso para submarinismo
y snorkeling..................... 18
Chárter náutico, puertos
turísticos y deporte del
mar..................................20
Los primeros asentamientos Los parques regionales... 56
................................................24
Reservas y áreas protegidas
La civilización griega....... 26 ....................................... 58
La civilización romana..... 31
Deportes al aire abierto... 60
El periodo árabe-normando.. Turismo rural y termas.... 62
...........................................33
Federico II y los Suabios.. 38
Sicilia medieval............... 41
La explosión del Barroco... 44
Al tiempo de los Borbones.48
El esplendor de los Florio.50
Los museos..................... 52
La memoria de la Isla
Una isla abierta todo el año
Maestros en recepción
Los mapas de las provincias
pag 64
pag 76
pag 86
pag 100
El registro de las herencias
inmateriales (REI)............ 66
Las celebraciones
religiosas...........................78
El libro de los tesoros
humanos viventes........... 67
Los eventos teatrales y
musicales........................ 80
El libro de las expresiones .68
Entre cultura y folclor...... 82
El libro de los lugares...... 70
Los eventos deportivos.... 84
El libro de los conocimientos
productivos.............................73
El libro de las
celebraciones.....................74
Las carreteras del vino.... 88
Palermo......................... 102
La gastronomía............... 90
Messina........................ 104
Comida de la calle y
antiguos mercados.......... 94
Catania.......................... 106
Artesanía......................... 96
Recepción....................... 98
Siracusa........................ 108
Ragusa.......................... 110
Agrigento....................... 112
Trapani.......................... 114
Caltanissetta................. 116
Enna.............................. 118
03
testo...
Conocer Sicilia
Todo lo que hay que saber para unas vacaciones en Sicilia
Foto grande, particular de un trozo de cerámica artística de Caltagirone (CT).
Arriba, el Duomo de Cefalù (PA); abajo, la Reserva de la desembocadura del Río Belice, Castelvetrano (TP).
6
Conocer Sicilia
Lengua
El italiano es la lengua oficial hablada en toda la región. Está muy difundido
el dialecto siciliano en sus diferentes inflexiones locales, y sobreviven
todavía lenguas de origen griego-albanés y dialectos de influencia
lombarda y francés, el árabe moderno está difundido en las poblaciones de
inmigrantes especialmente presentes en el área de Mazara del Vallo.
Documentos y moneda
El DNI (Documento nacional de identidad) para los habitantes del área UE y
el pasaporte para las otras procedencias. El euro es la moneda corriente.
Clima y como vestirse
Taller típico
Palacio Filangeri Cutò,
Santa Margherita Belice (AG)
El clima es típicamente mediterráneo con largos veranos calientes,
bochornosos y secos en el interior, más frescos cerca del mar. La primavera
y el otoño son las estaciones más aptas para el turismo. Catania posee
la primacía de ciudad más soleada de Europa. En invierno nieves y
temperaturas rígidas se encuentran puntuales en el monte Etna y en las
alturas mayores de los montes Nébrodi y Madonie. La primavera puede
ser lluviosa o soleada con temperaturas muy templadas según los años.
En verano se aconseja un vestuario ligero y cómodo (bermudas, sandalias,
camisetas); en invierno para quien visite las áreas montañesas es oportuno
Conocer Sicilia
7
el utilizo de plumas, jerseyes de lana y zapatos aptos al frío; en otoño y
primavera pantalones largos y jerseyes de algodón son suficientes para
afrontar las agradables noches al aire abierto.
Festividades
El calendario de las festividades es el nacional: Año Nuevo 1 de enero,
Epifanía 6 de enero, Pascua y Lunes del Ángel (marzo o abril), Fiesta de la
Liberación 25 de abril, fiesta de los trabajadores 1 de mayo, Fiesta de la
República 2 de junio, Fiesta de la Asunción 15 de agosto, Todos los Santos
1 de noviembre, Inmaculada Concepción 8 de diciembre, Navidad y San
Estebán 25 y 26 de diciembre. Cada común, además, celebra con una
festividad su propio santo patrono o protector.
Transportes
En Sicilia se llega en avión desde los aeropuertos internacionales Falcone
y Borsellino (Palermo), Fontanarossa (Catania), V. Florio (Trapani-Birgi).
De Palermo, Catania y Trapani salen los vuelos aéreos para las islas de
Lampedusa y Pantelleria. Los principales puertos turísticos para naves de
crucero y transbordadores se encuentran en Palermo, Trapani, Messina,
Catania, Siracusa, Porto Empedocle, Mazara del Vallo, Milazzo. Desde este
último salen las conexiones diarias con las islas Eólias, desde el de Palermo
con la Isla de Ústica, desde el de Trapani con las islas Égades y Pantelleria,
Eventos – conciertos jazz
Puesta de sol en las Salinas,
Marsala (TP)
8
Conocer Sicilia
Vista de Ortigia, Siracusa
desde el de Porto Empedocle con las Pelagias. Trenitalia conecta Sicilia
y el continente, hay estaciones ferroviarias en las ciudades capitales
de provincia y en los centros principales, mientras que la Circumetnea
conecta los pueblos de Etna con la salida de Catania. Eficiente es la red de
autobuses extraurbanos.
Viabilidad
Eventos - conciertos pop
Las autopistas unen Palermo con Catania (A19), Palermo con Messina (A20),
Messina con Catania (A18) y Palermo con Mazara del Vallo y Trapani (A29).
Eficiente la demás red viaria dividida en vías rápidas, carreteras estatales y
provinciales ideales para disfrutar lo mejor posible del paisaje.
Números útiles
Ambulancias/primeros auxilios 118, Carabineros 112, Policía 113, Bomberos 115, Asistencia viaria 116, Cuerpo forestal 1515.
Detalles geográficos
La más vasta de las regiones italianas con 25.708 km cuadrados de
extensión, Sicilia es la isla más poblada del Mediterráneo y dista sólo 140 km
del litoral africano. Sólo 3 km de mares, el Estrecho de Messina, la separan
de Calabria. Del territorio siciliano forman parte administrativamente las
islas menores: Ústica, el archipélago de las Eólias o Lipari, las islas Égades,
las Islas Pelagias y Pantelleria. Una línea de montañas, el así llamado
Apenino sículo, fluye paralela al mar Tirreno en continuidad con el calabrés
y se divide en tres secciones: Peloritani, Nebrodi o Caronia y Madonie. Aquí
se encuentra el monte Carbonara (m 1979), la cima más alta después de
Etna. Otra línea de cadenas más bajas que no supera los 1000 metros
Conocer Sicilia
Los frescos de Borremans en la Catedral de Caltanissetta
9
El Castillo de Gresti, Aidone - Valguarnera (EN)
atraviesa la Isla en diagonal, son los montes Erei y los montes Iblei, más
áridos, caracterizados por yacimientos de sal gema, azufre y sales de
potasio. Etna con sus 3330 m de altura es el volcán activo más grande de
Europa y se eleva aislado en el litoral jónico entre los cursos de agua de
los ríos Alcantara y Simeto. El gran volcán en erupción, con la cima nevada
por buena parte del año, atrae cada año a los vulcanólogos y expertos de
todo el mundo. Inconfundible escenario del paisaje de una buena parte
de la isla, está rodeado por centenares de conos y está recubierto por
coladas lávicas de antigua y reciente formación que crean un espectáculo
geológico sin iguales que se alterna a la vegetación mediterránea de
cítricos y chumberas.
10
Conocer Sicilia
Detalles históricos
El Puente Sarraceno, Adrano (CT)
El Oratorio de S. Agostino,
Corleone (PA)
Por su posición estratégica fue habitada desde la época paleolítica y
mesolítica como demuestran las huellas encontradas en las grutas del
litoral septentrional. Los primeros habitantes fueron, según Tucídides,
los Sicanos que provenían de Iberia (VIII-VII siglo a. C.). Los Élimos, quizá
exiliados de Troia, llegaron de Libia y se instalaron entre Erice y Segesta,
mientras que los Sículos que provenían del continente se instalaron en
la parte oriental de la isla. Desde el año 735 a. C. llegaron los primeros
colonos griegos que causaron la retirada de los Fenicios que habían puesto
su base en la Sicilia occidental entre Mozia y Capo Lilibeo. En 265 a. C.
los Romanos se posesionaron de Messina aliándose con los mercenarios
locales. Al terminar la segunda guerra púnica (212 a. C.) la isla poseída
por los Romanos fue dividida en provincias y disfrutada como granero del
Imperio. Con la fin de la guerra goto-bizantina del año 552 d. C. Sicilia
entró a formar parte del Imperio romano de Oriente y quedó hasta el siglo
IX una provincia periférica. Con la invasión árabe del año 827 Sicilia se
dirigió hacia una nueva época de resplandor. La conquista empezó desde
Mazara del Vallo y terminó en 902 con la toma de Taormina mientras que
en Val di Noto y Val Demone siguió prevaleciendo la civildad griego-latina.
Palermo en el año 831 se hizo la nueva y floreciente capital del Emirato
semi-independiente de la familia de los Kalibi. La conquista normanda de
la Isla comenzó en 1061 con Ruggero de Altavilla coronado rey de Puglia,
Calabria y Sicilia. Al esposo de Costanza de Altavilla, Enrico VI, siguió en
el trono el pequeño Federico II que en 1212 fue coronado por el Papa
confirmando los derechos al trono de la familia de Suebia. En 1266 el
Conocer Sicilia
11
El Lago Biviere, Cesarò (ME)
heredero al trono Manfredi fue derrotado por Carlo de Angió y Sicilia volvió
a caer en una profunda crisis económica mientras que creció en exceso el
poder de los barones (en la Sicilia occidental hasta 1500 los Chiaramonte y
los Ventimiglia dictan ley). En 1415 la Isla se convirtió en virreinato español
con un papel absolutamente marginal en Mediterráneo. No obstante la
insatisfacción y las revueltas en los mayores centros, el dominio español
se mantuvo sólido hasta el tratado de Utrecht (1713) cuando el dominio
español cesó y Sicilia pasó al gobierno de los Saboias. Perseguido por
los franceses, Ferdinando IV de Borbón rey de Nápoles, encuentra en
Sicilia su refugio unificando los dos estados en el reino de las dos Sicilias
y aboliendo los privilegios feudales en 1812. En 1848 empezaron los
movimientos revolucionarios en toda la isla y los sicilianos con el gobierno
provisional de Ruggero Settimo declararon decaídos a los Borbones. El 11
de mayo de 1860 desembarcó en Marsala Giuseppe Garibali que derrotó
en Calatafimi las tropas borbónicas, pero las tensiones sociales destallaron
otra vez con el movimiento de los Fasces Sicilianos reprimidos en 1894 por
Francesco Crispi entonces jefe del gobierno italiano. Se abría por Sicilia,
debido también a una fuerte crisis de la economía agrícola, la página de
las grandes migraciones hacia el nuevo mundo, América. En 1948 nació el
estatuto regional de autonomía promulgado por el gobierno italiano en ley
con la istitución de un parlamento autónomo de la recién nacida Región
Siciliana que tenía que afrontar una situación socio-económica de extrema
gravidad al día siguiente la Gran Guerra. Hoy la Isla desde el punto de vista
económico se presenta como una región con múltiples potencialidades
aún parcialmente expresadas - como en el sector de los transportes y en
el de Hi-tech- o ya conocidas en el mundo: turismo, bienes culturales y
agroalimentario.
Iglesia de S. Pietro, Modica (RG)
testo...
Un paraíso de sol y mar
Entre playas, escolleras, áreas marinas protegidas
y barrios marineros
Foto grande, barrio marinero en provincia de Palermo.
Arriba a la izquierda, la atunara de Scopello (TP); arriba a la derecha, el litoral de Brolo (ME).
14
Un paraíso de sol y mar
Litoral en Ispica (RG)
Entre playas, riberas y escolleras
Playas de arena planas e infinitas, o bien de piedras, pequeñas y empinadas,
escolleras cándidas, con muchos matices del ocre, amarillo y gris, incluso
negras de lava. Con sus 1500 km de litoral, incluyendo las islas menores,
Sicilia garantiza miles diferentes soluciones para unas vacaciones cerca
del mar. Las grandes ciudades ofrecen todas riberas equipadas muy
llamativas, la palermitana playa de Mondello con sus eventos deportivos,
la arena blanca y las palmeras, la arquitectura modernista, o la playa de
Catania querida por los escritores, el litoral de San Leone fuera de Agrigento
o Fontane Bianche en Siracusa, sólo para citar las más conocidas.
Las más pobladas en llena estación son las playas cumbre de las islas
menores y las de las localidades turísticas famosas por la belleza de la
arena fina como polvos de talco, por las azules transparencias del mar
y por la naturaleza espectacular que hace de marco. Se piense en las
playas del litoral tirrénico entre Capo d’Orlando y Patti (Messina), en la
caraíbica San Vito Lo Capo (Trapani) y en las cercanas, pequeñas bahías
Cala Rossa, Favignana,
Islas égades (TP)
Un paraíso de sol y mar
15
de Castelluzzo y de la reserva de Zingaro, también éstas en la provincia
de Trapani, o en Isola Bella bajo Taormina (Messina) con las cercanas
larguísimas playas de Letojanni y Fiumefreddo. En Cefalú, el pueblito
normando en provincia de Palermo, se queda sin aliento frente al azul
del paseo marítimo de arena y guijarros que se extiende bajo la Rocca,
mientras que fuera de la ciudad se abren las playas libres de Settefrati,
Mazzaforno y S. Ambrogio. Pero es en el sur, frente a Africa, que Sicilia
guarda quizá más intactos sus litorales, grandes espacios marcados por el
paisaje de las dunas africanas. Kilometros de dunas labradas por el viento
donde crece solamente extravagante vegetación espontánea interrumpida
por bahías, islotes, promontorios, castillos, torres, atunaras, barrios de
pescadores. Aquí el sol anochece lentamente mientras el mar se pone color
vino, un espectáculo que puede tardar hasta una hora. Y es la luz a decirte
que estás en la porción de tierra más a sur de Europa. Es la Sicilia árida
amada por Andrea Camilleri, en el corazón de la provincia de Ragusa entre
algarrobas, almendros, olivares interrumpidos por la geometría de la piedra
blanca con el mar africano que hace de escenario.
La reserva natural de Vendicari (Siracusa), con sus pantanos salobres es
un lugar de encanto en cualquier estación. Los pantanos fueron utilizados
una vez como salinas, mientras que la gran atunara con encima la torre
de avistamiento de época sueba, fue abandonada en los años 40. Entre
brezo, enebro, tamarisco, se llega a la Cala de los Moscas, casi una porción
de África, la arena ligera, el agua límpida y muy salada rica en serviolas,
mujoles, sargos como sólo en algunas islas menores pasa. Desde Portopalo
siguiendo la carretera costera en dirección Borgo Sampieri y Donnalucata (en
provincia de Ragusa), otras playas salvajes que se extienden por decenas de
kilómetros. Pero la verdadera reina de la fascinación encantada, predilecta
por los guionistas y fotografos es la así llamada “Balata o Escalinada de los
Turcos” poco afuera de Agrigento por la extraordinaria arquitectura yesosa
blanco-ocre excavada por el viento y por las olas. Además de la punta de
Siculiana (Agrigento) se desata la interminable oasis de arena que en la
extremidad oriental toma el nombre de Torre Salsa, verdadero santuario de
la naturaleza protegida.
Vista desde Isola delle Femmine
(PA)
Flora marina (posidonia),
Isla de ústica (PA)
16
Un paraíso de sol y mar
Los barrios marineros, la pescaturismo y la cocina de mar
Del mar a la cultura relacionada con la pesca con sus tradiciones antiguas
que se renuevan. No sólo playas, pues: el turista aficionado que no rechaza
a la búsqueda de los antiguos sabores y de los ritos relacionados con
las profesiones del mar, encuentra en Sicilia infinitos motivos para unas
vacaciones con un sabor verdaderamente especial. Los barrios marineros
han recuperado lo mejor de sus tradiciones unidas a un patrimonio artístico
y cultural muy llamativo. Mazara del Vallo, Sciacca, Licata, Porticello,
Marzamemi, Portopalo di Capo Passero, son hoy las marnerías más
significativas para un número de pesqueros y cantidad de pescado que
vuela sobre los mercados del norte, pero no menos fascinantes son los
barrios de antiguo origen cuya historia está relacionada con el mar como
Cefalú, Giardini Naxos, Milazzo, Marsala, Menfi.
El burgo marinaro de Mondello
(PA)
Casa de Stromboli,
Islas Eólias (ME)
Alrededor de las grandes atunaras de Sicilia, algunas activas, otras desusadas o convertidas en espacios receptivos, se encuentra todo el sabor de la
civildad mediterránea. Como en Marzamemi en provincia de Ragusa, donde
la gran atunara con la pequeña iglesia del siglo XVIII que se abre en la plaza
de piedras lisas, engloba los cuerpos bajos en piedra viva transformados
para la fruición turística en un bar y otros puntos de encuentro y permiten
gozar del espectáculo de la plaza. En Portopalo de Capo Passero (Siracusa),
en Favignana (Islas Égades) y en Scopello (Trapani) emergen otras grandes
atunaras que atestiguan un trozo de la economía siciliana que ya no existe.
Es ésta la patria de una gastronomía de tierra y mar todavía auténtica y de
gran calidad. De aquí, además que de Lampedusa (Islas Pelagie), provienen
los renombrados productos relacionados con el atún que llegan a las mesas
de toda Italia. La botarga, huevas de atún secado según los antiguos rituales
de una vez, es la reina de la pasta, que hay que gustar con pequeños
tomates secados, en salsas y paté con un gusto fuerte. En estos barrios
de mar no es difícil probar, en pequeños restaurantes caseros, un cous
cous de pescado como los del pasado: receta tunisina, sémola “incocciata”
(trabajada) por manos expertas, insuperable sopa con pescado del día con
lo que regala el mar: mero, cabracho, pez cebolla, langosta, pero también
verduras como berenjenas, calabacines, pimientos y patatas. Para concluír
los óptimos granizados de café, o de fruta, melón, moreras, almendra o
higos, acompañados por otra especialidad local, los dulces de almendras.
Mazara del Vallo y Marsala (Trapani) en la parte occidental, son los paraísos
de las vacaciones relacionadas con el mar y sus recursos. Aquí es una
Un paraíso de sol y mar
fiesta por la mañana temprano ir al mercado del pez para asistir a la venta
del pescado. A lo largo de los soleados muelles de los puertos pesqueros,
es fácil encontrar a los pescadores que con las típicas imbarcaciones de
madera modernamente equipadas, durante los períodos de pausa, llevan
al mar a los turistas interesados en conocer historias y técnicas de pesca
con las redes o al curricán. Es la pescaturismo, del amanecer al anochecer,
momentos inolvidables que se concluyen con la inevitable comida a base
de espaguetis a bordo a base de pescado acabado de pescar. Es el gusto
sencillo del mar que queda imprimido: la pasta con la “anciova” (extracto de
tomate, pasta de anchoas, ajo, guindilla y miga tostada) o bien el atún fresco
con cebolla, alcaparras y tomate. De la gastronomía del mar hay quien ha
formado verdaderos santuarios para gastrónomos, uniendo la magia de la
puesta del sol en el mar africano a la sabiduría de jefes de cocina capaces
de guardar los antiguos sabores pero renovando la tradición. Es el caso de
Menfi, pequeño barrio marinero asomado al litoral de Agrigento, pero no
son menos importantes los restaurantes de las zonas marineras históricas
cerca de Palermo, de Catania y de Messina.
La costa de Milazzo (ME)
Pescaturismo
17
18
Un paraíso de sol y mar
área Marina Protegida
Islas de los Cíclopes,
Acitrezza (CT)
área marina protegida el
Plemmirio, Siracusa
Islas menores y áreas marineras protegidas, paraíso para
submarinismo y snorkeling
La Región Siciliana con ley del marzo de 2001 ha firmado una amplia normativa
general sobre las áreas marineras protegidas (AMP) con el Ministerio del
Medio Ambiente. De las 26 actualmente instituidas en Italia, la primera ha
sido la reserva marinera de Ústica, pequeña isla volcánica a 36 millas del
litoral palermitano, verdadero paraíso de los submarinistas. Además de Ústica,
protegida desde el año 1987, hoy en Sicilia en defensa de la biodiversidad de
los ambientes marineros y para que éstos se disfruten de manera correcta,
se cuentan las AMP de Capo Gallo e Isola delle Femmine (Isla de las Mujeres)
Un paraíso de sol y mar
19
en provincia de Palermo, las Islas Égades (Favignana, Levanzo y Marettimo)
en provincia de Trapani, las Islas Pelagias (Lampedusa, Linosa y Lampione)
en provincia de Agrigento, las Islas de los Ciclopes en Acitrezza en provincia
de Catania, el Plemmirio en Siracusa. Esta última acaba de ser instituida y
ya está famosa por sus actividades didácticas dirigidas a las escuelas y a
los minusválidos. Se está estudiando en cambio la institución del AMP de las
Islas Eólias.
La intención de la política de protección del mar y de sus recursos es la de
salvaguardar el patrimonio naturalista, pero también de garantizar un desarrollo
socio-económico de tipo sostenible en zonas donde se tiene que mantener
un difícil equilibrio entre recursos naturales y actividades antrópicas, desde
las más antiguas como la pesca, hasta las más recientes como el turismo.
En la base de los proyectos de desarrollo de las AMP, de hecho, están las
actividades turístico-deportivas que tienen relación con el mar que se integran
con las actividades de pesca y de pescaturismo consentidas sólo en áreas bien
definidas. Por eso en los últimos quince años las islas sicilianas y las áreas
costeras y marineras protegidas han visto florecer actividades de fruición del
mar como el submarinismo, cursos de inmersión con instructor especializado,
o el snorkeling casi siempre organizado con salidas en barco para excursiones
con aletas y gafas de bucear a lo largo de trayectos pre-determinados para
los menos expertos. Sorprenderá la vastidad de las praderas de Posidonia
oceanica, en muchos rincones de las Égades y de las Pelagias aún intacta,
que da refugio a centenares de peces, y la belleza del paisaje submarinero
de las islas volcánicas con grutas con colores increíbles y anfractuosidades
iluminadas por el sol donde se reproducen tranquilos meros de grandes
dimensiones, lubinas, serviolas y sargos, hasta las más raras gorgones rojas y
negras. Recientemente la Dirección del Mar instituida por la Región Siciliana ha
trazado los itinerarios arqueológicos submarineros para la valorización de los
descubrimientos de origen griego-romana que yacen en las profundidades de
área Marina Protegida
Islas Pelagie, Lampedusa (AG)
área Marina Protegida de
Capo Gallo, Palermo
20
Un paraíso de sol y mar
A la derecha cuevas naturales,
Isla de Pantelleria (TP)
Submarinismo en las
islas menores
la mayoría de las islas menores consintiendo la fruición a los apasionados de
submarinismo y garantizando de esta manera una mayor defensa. Son buceos
de fácil acercamiento (I Y II patente) que pueden desvelar toda la maravilla
del mundo antiguo y de los abismos en áreas marineras donde parece que la
historia se haya parado: en Levanzo, en las ánforas romanas y en el sitio de la
Batalla de las Égades, o en situaciones más trabajosas, en las profundidades
de Pantelleria, a la búsqueda de ánforas y relictos.
Chárter náutico, puertos turísticos y deporte del mar.
Desde algunos años Sicilia está tratando de colmar una histórica carencia
en materia de arribadas turísticas. La Isla de hecho, aunque esté en el centro
de las rutas turísticas del mar Mediterráneo quedaba fuera de los circuitos
del turismo náutico internacional. Por este motivo la Región ha individuado
con una específica ley un plano de los puertos turísticos y de las arribadas
individuando hasta 42 de éstas, una cada 30 millas nauticas. Hoy para los
apasionados de chárter náutico es posible alquilar cómodos barcos de vela
y motor con skipper y servicios a bordo en la ruta de las islas menores.
Además, se ha concretizado la posibilidad de navegar tranquilamente
haciendo la intera vuelta alrededor de la isla encontrando puertos seguros
y bien equipados en todas las estaciones con una sencilla reserva. El mar
Un paraíso de sol y mar
siciliano con su clima templado, la favorable temperatura del agua, con sus
golfos y riberas ventosas es un inagotable gimnasio deportivo. En cualquier
lugar en los círculos deportivos y veleros con acceso al mar se practican la
canoa, el piragüismo y la vela en todas sus expresiones, de la clase mistral
a los regates de flota. Palermo y la playa de Mondello son el punto de
encuentro anual de los campeones del mundo del windsurf. Después del
éxito de la prueba siciliana de Copa América que ha visto como campo de
competición el escenario natural de verdad único entre el puerto de Trapani
y las Islas Égades, la costa occidental se ha presentado hace poco como
reina del viento. Además, la presencia de un fuerte viento y oleajes bonitos
en algunos trazos de costa, atrae cada año a centenares de apasionados
y atletas también para la práctica del surf y del más nuevo kitesurf, es
decir surf de vela, especialmente practicado en la ribera del Stagnone en
Marsala y en algunas playas en provincia de Siracusa.
21
Charter náutico
Puerto turístico de Catania
testo...
La isla del tesoro
El patrimonio monumental y arqueológico de Sicilia desde
los primeros asentamientos hasta el ‘900
Foto grande, el área arqueológica de Selinunte (TP).
Arriba a la izquierda, la Basilica de S. Maria, Randazzo (CT); arriba a la derecha, el centro histórico de Taormina (ME).
.
24
La isla del tesoro
Los primeros asentamientos
En la privilegiada posición geográfica de puente entre Europa y África, está
según los historiadores la explicación de los eventos histórico-culturales de
los que Sicilia fue protagonista durante siglos. La vastidad y la centralidad
en el mar, el clima, las tierras fértiles y la gran variedad de su territorio han
permitido que alrededor de 300.000 años atrás el hombre haya llegado
a la actual Sicilia. Entonces, sostienen los estudiosos, existía quizá una
conexión terrestre con el norte de África. Los inicios de la vida en la isla
y hasta un primer ritual relacionado con la caza son atestiguados por las
elegantes pinturas rupestres de la gruta del Genovese en Levanzo (Islas
Égades), donde hay graffiti que remontan a poco antes del año 9000 a. C.
Otros testimonios preciosos del arte prehistórica están a los pies del Monte
Pellegrino, en las grutas de Addaura en Palermo, donde el hombre está
representado con trazos fuertes de perfil y con una gorra.
Necrópolis de Caltabellotta (AG)
El arte de la navegación y de la pesca en mar abierto empezó antes de la
vida estable en las aldeas, como demuestran otros graffiti y descubrimientos
hallados en las grutas de Uzzo en Castellamare del Golfo (Trapani). Del
neolítico siciliano es importante testimonio la cultura de Stentinello
La isla del tesoro
(Siracusa), de donde provienen cerámicas y piedras que demuestran que
la fuente de subsistencia para el hombre instalado ya era la agricultura;
pero igualmente importante era el comercio de la obsidiana, que encontró
su centro de gran irradiación en las islas Eólias y también en Pantelleria,
donde los arqueólogos continúan a encontrar antiquísimas formas de
lugares habitados circulares de extraordinario interés histórico, los “sesi”.
La Edad del Bronce (2.100 a. C.) caracterizada por la metalurgía y por las
tumbas llamadas “a camera” (en salas), deja sus importantes testimonios
en la cultura de Castelluccio, cerca de Noto (Siracusa), y en la cultura de
Thapos, entre Augusta y Siracusa, donde se ha hallado un asentamiento con
características urbanas abierto al comercio. Descubrimientos y testimonios
que nos iluminan sobre las relaciones entre las civilizaciones de los Élimos,
Sicanos, Sículos y Fenicios, se encuentran aún hoy durante complejas
campañas de excavaciones, cuyos sitios más famosos son Morgantina, la
ciudad del rey Marges a pocos km de Enna, Mendolito cerca de Catania, las
Cava de Ispica (Ragusa), la necrópolis de Caltabellotta (Agrigento) y la gran
necrópolis de Panatalica en el Valle de Anapo (Siracusa), todos grandes
museos a cielo abierto donde la historia ha escrito su curso.
25
Cueva del Genovese, Levanzo
Islas égades (TP)
Necrópolis de Pantalica (SR)
26
La isla del tesoro
Mosaicos de Mozia, Marsala (TP)
La actual Sant’Angelo Muxaro (Agrigento) se identifica con la antigua
Camico, ciudad de los Élimos, que asombra por la riqueza de los
equipamientos funebres encontrados. Segesta (Trapani) fue fundada por los
Élimos alrededor del monte Barbaro y dentro de poco se hizo, junto a Erice
y Entella, el centro comercial más próspero de aquella población que se
mezcló a los Sicanos de la Sicilia occidental. Famosa por la belleza del sitio,
dominada por el templo dórico construito aguas abajo y que remonta al siglo
V a. C., guarda en las cuestas del monte una vasta área arqueológica con
descubrimientos antiguos y medievales, entre los que destaca el sugestivo
teatro griego, mientras que en el área extraurbana recientemente se ha
encontrado el santuario Mango, rodeado por poderosas paredes, dentro
del que tenían que estar numerosos edificios sacros, quizá relacionados
con el culto de la Venus de Erice. Recientemente abiertas al público, pero
no menos importantes para los historiadores, son las áreas arqueológicas
del Monte Jato y de Contessa Entellina (ambas en provincia de Palermo),
testimonios de los contactos de los Élimos con las culturas griega y púnica.
Mozia (Trapani), Palermo y Solunto testimonian la necesidad de los Fenicios
de tener puertos seguros después de la caída micénica para garantizarse
la hegemonía comercial en el mar Mediterráneo. El área del Stagnone de
Marsala (Trapani), con el islote de Mozia sede de la riquísima casa-museo
Whitaker, fue base predilecta para los florecientes comercios de las naves
fenicias en el mar Mediterráneo.
La civilización griega
El Teatro Griego de Palazzolo
Acreide (SR)
La colonización griega empezó en el siglo VIII a.C., cuando la isla ya había
entrado en contacto con el mundo miceneo y fenicio, como testimonian los
hallazgos conservados en los museos de Lipari y de Siracusa. La expansión
griega llevó, a lo largo de menos de dos siglos, a la fundación de Naxos
(734 a.C.), Siracusa, Messina, Lentini, Catania, Megara Iblea, Milazzo, Gela,
Acre (Palazzolo Acreide), Imera, Selinunte, Camarina y Agrigento (580 a.C.),
en cambio Taormina se remonta al siglo IV a.C. La dominación cartaginés,
de todas formas, se quedó confinada en la Sicilia norte-occidental. Es
probable que junto con los colonos llegaron también los artistas griegos. Al
lado de una producción de estilo griego en Sicilia se acerca una producción
de ceràmica en estilo “mixto” de inspiración oriental, con figuras de rombos
y líneas rotas que se alternan a seres humanos y pàjaros con técnicas
polícromas con los tonos del rojo, blanco y negro. El templo, màxima
expresión de la genialidad de los arquitectos de la antigüedad griega,
La isla del tesoro
encuentra sus màximos ejemplos en Agrigento, Selinunte y Segesta (en
provincia de Trapani). Pero quizàs sean los teatros que encarnan mejor el
sentido y la vitalidad del mundo clàsico, que vuelve a vivir hoy durante
las representaciones teatrales que se repiten cada verano con carteleras
de niveles internacionales. El màs conocido entre los teatros griegos es lo
de Siracusa, que se remonta al siglo V a.C. y luego arreglado en el siglo III
a.C. por Gerone II, pero no menos fascinantes son los teatros de Segesta,
Taormina, Eraclea Minoa, Tindari, Morgantina y Palazzolo Acreide.
27
área Arqueológica de Morgantina
(EN)
Desde Selinunte, ciudadela dórica de la isla, puede empezar un viaje en el
universo de la civilización helénica en Sicilia. De aquí proviene la mayoría
de la producción plàstica arcaica, en gran parte guardada en el museo
El Teatro Griego de Tindari (ME)
28
La isla del tesoro
El Teatro Griego de
Eraclea Minoa (AG)
El Teatro Griego de Siracusa
arqueológico de Palermo. El parque arqueológico, que se extende por
270 hectàreas, compete con lo de Agrigento, con el que representa uno
de los sitos de turismo arqueológico màs importante del Mediterràneo. La
acrópolis de Selinunte, una colina que domina el mar que ha guardado
los restos de la antigua ciudad envuelta en el silencio y en el misterio de
los siglos hasta nuestros días, tiene un encanto inigualable: sobresalen las
columnas del templo C, cuya fachada era dotada de una doble columnata y
de un tímpano decorado con una enigmàtica cabeza de Gorgona (guardada
en el museo arqueológico de Palermo). En la colina oriental, en cambio,
estàn el templo F, el templo E, reconstruido alrededor de la mitad del siglo
XX, y el colosal templo G, uno entre los màs grandes templos griegos
antiguos, quedado inacabado al momento de la destrucción de la ciudad
(ocurrida en 409 por los cartaginenses) como demuestran los trozos de
columnas en elaboración todavía existentes en las cercanas canteras de
Cusa. Interesantes y sugestivos son especialmente, al final, los restos de
un santuario extra-urbano a poca distancia de la acrópolis, dedicado a la
Malophoros, identificable con Demetra. Según los historiadores, Siracusa
fue fundada en 733 a.C., un año después de Naxos. El primer núcleo de la
ciudad, que prosperó pronto después de la expulsión de los Sículos, era la
isla de Ortigia, donde estàn los restos del templo de Apolo de época arcaica,
luego trasformado en iglesia bizantina y en mezquita durante la época àrabe.
La isla del tesoro
29
El Templo de Hércules,
Valle de los Templos de Agrigento
Siracusa fundó, en dirección sur-este, las colonias de Eloro y Kamarina y,
debajo del tirano Gelone, empezó la costrucción de los principales edificios
públicos, como la poderosa muralla y el castillo Eurialo para el control de
la ciudad desde el mar, empujado por los continuos conflictos contra los
cartaginenses. Con Ierone II nacieron el altar y el teatro. A la izquierda del
altar estàn las grandes canteras, las latomias, con su sugestivo apelativo
de Paraíso, que en realidad fueron lugar de sufrimiento y reclusión. No hay
que perderse una visita al museo arqueológico “Paolo Orsi” con sus tres
secciones, un verdadero viaje en el arte y en la cultura helénica. Agrigento,
fundada por colonos procedentes de Gela alrededor de 150 años después
de Siracusa con el nombre de Akragas, surgía en una área fortificada de 450
hectàreas entre la acrópolis antigua, la peña Atenea (la Agrigento de hoy)
y el valle hasta la colina de los templos, meta privilegiada para una visita
arqueológica y naturalística sugestiva. En particular entre los diferentes
edificios sagrados se señalan el templo de Juno, dórico de la mitad del
área Arqueológica Monte Jato,
S. Giuseppe Jato,
San Cipirello (PA)
30
La isla del tesoro
siglo V a.C., destruido por un incendio y restaurado luego por los Romanos;
el templo de la Concordia, que se remonta a 440 a.C., trasformado durante
la época bizantina en basílica a tres naves y vuelto al aspecto de hoy en
1748; el templo de Júpiter Olimpio, este también de dimensiones enormes,
rodeado por una muralla que incluía las semicolumnas, con al lado los
área Arqueológica de Solunto (PA)
Telamones, grandes gigántes de piedra de más de siete metros de altura,
que daban la impresión de sostener el peso del arquitrabe y son visibles
hoy en el museo arqueológico que guarda, además, preciosos restos de
época prehistórica y antigua. Interesante también el barrio helenísticoromano, con su sistema viario rigidamente ortogonal y las casas con una
rica pavimentación decorada con mosáico. Imera, a pocos kilómetros de
Termini Imerese a lo largo de la costa palermitana, surgía encima de un
pando delimitado por dos ríos. Según los historiadores, en el mar en frente
a la ciudad una coalición de Agrigentinos y Siracusanos derrotó en 480
a.C. una flota cartaginés. Esta victoria dio a los Griegos la hegemonía sobre
casi toda Sicilia y se celebró con la costrucción del templo de la Victoria,
cuyos restos se pueden ver muy bien hoy a poca distancia de la área
arqueológica que incluye el poblado antiguo y el antiquarium. Una última
alusión merecen dos ciudades que, aunque no fuesen de orígen griega,
demuestran, como Segesta por otro lado, cuanto profunda y difundida
La isla del tesoro
31
haya sido la helenización de las poblaciones no griegas de Sicilia. Solunto,
cerca de Bagheria, en posición estratégica encima del Monte Catalfano
y asomada al mar, fue fundada de los Púnicos pero, conquistada por los
Romanos en la mitad del siglo III a.C., presenta una planta urbanística y
un sistema de casas claramente helenístico-romano. Morgantina, encima
de una colina en el centro de Sicilia en provincia de Enna, fue, como ya
dicho, la ciudad de los Morgeti, que en la segunda mitad del siglo IV a.C.
tomó, debajo de la influencia de Siracusa, un aspecto helenístico, hoy bien
visible en los restos del senato ciudadano, de las monedas, de las cañerias
de barro cocido, del matadero, del barrio, de los talleres y sobre todo del
pequeño pero exquisito teatro, de recién restaurado y juntado a la agorá y
al santuario a través de escalones. En los lados más altos de la ciudad son
evidentes los barrios residenciales entre los que se destacan, en el lado
oriental, la casa de Ganimedes decorada con mosáicos y otra con antiguas
inscripciones en griego.
La civilización romana
Entre 264 y 241 a.C. la primera guerra púnica se desarrolló en Sicilia,
punto estratégico para el futuro de los comercios en el Mediterráneo. Años
de conflictos y guerras entre las flotas rivales llevaron al choque final en
el mar en frente a las Égades, batalla que vio la victoria de Roma contra
la flota cartaginés. Así que los Púnicos fueron obligados a dejar la isla,
El Templo Griego de Segesta
(TP)
32
La isla del tesoro
La Villa del Casale,
Piazza Armerina (EN)
Los mosaicos de la
Villa Romana de Patti (ME)
mientras Sicilia sufrió una nueva organización administrativa y económica:
la pusieron en las manos de un pretor nombrado por el senato romano y
grande empuje se le dio a la agricultura.
La mayoría de testimonianzas del arte romana en Sicilia se encuentran sin
duda en la Villa Romana del Casale en Piazza Armerina (Enna). Se trata de
una entre las más lujosas residencias romanas tardías de campo existentes
que, con una intervención especial de la Región Siciliana, es sometida a
un macizo restauro. La villa es conocida por la belleza de los mosaicos
que adornan casi todas las salas. Compuesta de diferentes partes, antes
que nada están las salas de las termas, con el calidarium, el octagonal
frigidarium, el tepidarium, y luego la entrada verdadera, de donde se abren
salas y ambientes de diferente tamaño. Es difícil no quedar impresionados
con la bellezza de los mosaicos: en el vestíbulo hay animales encuadrados
con coronas de laurel, en el gimnasio las corsas del circo máximo, y luego
la sala del rapto de las sabinas, el pasillo de la gran caza, las escenas
alegóricas de Hércules y la destrucción de los Cíclopes, la representación
del oriente, la lucha entre Éros y Pan. Es probabile que los mosaicos sean
obra de maestros del norte de África y que se remonten al comienzo del
siglo IV d.C. En Centuripe, a pocos kilómetros de Enna, otros ejemplos de
La isla del tesoro
la presencia romana: los valles entre los rios Salso y Simeto debían de
ser lugares estratégicos por la fertilidad de la tierra y para el control del
pasaje de las mercancías de occidente a oriente. Aquí están vestigios de
casas romanas con pinturas atribuibles a la edad de Augusto, mientras un
precioso busto del sucesor de Adriano, Antonino Pio, es guardado en el
pequeño museo de la ciudad de Enna. Cerca de Noto Marina (Siracusa), a
la orilla del río Tellaro, está la Villa Romana del Tellaro que se remonta al
siglo IV d.C., con espléndidos mosaicos que representan escenas de caza,
mientras que, otra villa de época romana con mosaicos variopintos, está
en Patti (Messina).
El periodo árabe-normando
Desembarcados en Mazzara en 827, los Árabes acabaron a lo largo de un
siglo, con la toma de Taormina y de Rometta (Messina), la conquista de
Sicilia. Palermo, tan como la mayoría de Sicilia occidental, mantiene hoy
todavía una fuerte huella islámica en la planta urbana y viaria de los barrios
antiguos (piénsese entre los otros en el barrio de la Kalsa), pero también
en el dialecto, en los usos y costumbres cotidianos. Desde Palermo árabe,
lugar de delicias y solaces, llegan los versos y testimonianzas de poetas
y viajeros musulmanes, que cuentan de una ciudad-jardín que tuvo el
33
Hallazgo del Museo de Centuripe
(EN)
34
La isla del tesoro
privilegio de llamarse Al Madina, como la ciudad del profeta Maometto. En
972 un viajero de Bagdad, Ibn Hawkal, ya describió huertos y jardines de
delicias a lo largo de las orillas del río Oreto y viñedos que llegaban hasta
la Monreale de hoy, hundidos en la conca de los naranjos. La ciudadela,
llamada Al Kasr, el Cassaro de hoy, estaba rodeada por puertas con
nombres que hacían referencia a jardines y plantas, como el papiro utilizado
para la fabricación de cordajes y papel, y a manantiales de agua dulce.
Ejemplo perfecto de Palermo árabe era el fantàstico castillo de la Favara,
o de “Maredolce”, del emir kalbita Gia’far, descrito como un “paraíso de
fluidos rios” entre palmas, agrios, flores, lagos y manantiales. No menos
Trinita di Delia, Castelvetrano (TP)
Palacio de los Normandos,
Palermo
maravillosos se presentaban seguramente, a los ojos de los viajeros, los
otros castillos suburbanos, la Zisa, del árabe “aziz”, o sea espléndida, y
la Cuba, que aunque erigidos por los reyes normandos Guillermo I y II,
presentan las características del arte islámica, tanto desde el punto de
vista arquitectónico como en el plan de los grandes jardines, surcados
por los rios según el esquema islámico que tomaba inspiración desde el
La isla del tesoro
35
paraíso de Alá. Un espejismo oriental, cuando Palermo fue comparada con
Córdoba, la ciudad de las cien mezquitas. Los Normandos guiados por la
familia de los Altavilla, que empezaron la conquista de la isla en 1061 y
que expugnaron Palermo en 1072, hiciéndola su capital, no se olvidaron
de homenajear a la civilización de los vencidos. Ellos construyeron sus
edificios metiendolos en el medio de parques y reservas de caza utilizando
maestros árabes, dejando así viva la influencia de la cultura islámica tanto
en la organización de los volúmenes, escuadrádos y nítidos, como en los
elementos decorativos, como resulta evidente, además que en los ya
citados castillos de la Zisa y de la Cuba, en las grandes catedrales de
A la izquierda la Cuba, Palermo
Monreale, de Cefalù, de Mazara del Vallo, y en las iglesias de la capital
del reino, como la capilla Palatina, dentro del Palacio de los Normandos, la
Magione, Santa Maria dell’Ammiraglio (llamada la Martorana, encargada
al clero de rito griego-bizantino), San Cataldo, San Giovanni degli Eremiti y
San Giovanni dei Lebbrosi, todos monumentos por los que se ha acuñado
justamente la denominación de estilo árabe-normando. El esplendor de
Arriba el Castillo de la Zisa,
Palermo
36
La isla del tesoro
La Catedral de Cefalù (PA)
la ciudad de entonces es expresado muy bien por la testimonianza del
geógrafo árabe Idrisi, que se remonta a 1154 “Palermo, construida como
Córdoba, espaciosa en las vías, deslumbra la vista por su aspecto, un río
de agua perpetua la cruza, los palacios del rey la rodean como si fuesen
joyas...”
La fusión de elementos artísticos musulmanes y cristianos, aportación de
los conquistadores normandos, alcanzó niveles artísticos muy altos en la
Catedral de Monreale y en el quiosco al lado, conocido por sus columnas
cubiertas de mosaicos y taraceadas y por su preciosa fuente en su centro.
Edificada por Guillermo II entre 1172 y 1176, la Catedral, externamente de
aspecto macizo y provista de dos torres, deslumbra por la riqueza artística
S. Giovanni degli Eremiti, Palermo
La isla del tesoro
del interior, casi enteramente cubierto con una riquísima decoración de
mosaico, que revela una clara inspiración a la tradición bizantina: destacan
los mosaicos del ábside, dominados por la figura del poderoso Cristo
Pantocrator, y los de las paredes de las naves, que representan escenas
bíblicas y episodios del Evangelio. Otro increible ejemplo de arquitectura
normanda es la Catedral de Cefalú, construida debajo Roger II durante la
conquista de la ciudad, ya fortaleza romana y árabe; el monumento, puesto
entre la roca y el mar en posición totalmente escenográfica, guarda en el
interior, el fantástico ciclo de mosaicos encima del fondo de oro del ábside,
hechos alrededor de 1148 probablemente por maestros bizantinos.
37
Piazza Repubblica y el Duomo
de Mazara del Vallo (TP)
La Catedral de Monreale (PA)
38
La isla del tesoro
Federico II y los Suabios
La Torre Octagonal, Enna
El Castillo Ursino, Catania
Hijo de Enrique VI de Suabia, emperador del Sacro Romano Imperio,
y de Costancia de Altavilla, última heredera de los reyes normandos de
Sicilia, Federico II de Hohenstaufen reunió en sí mismo el trono imperial
y el siciliano. Después de quedarse huérfano y por eso encargado a la
tutela del papa Innocenzo III para garantizar los derechos de la familia
de Suabia, el jóven soberano fue encoronado rey de Sicilia en 1198,
cuando tenía sólo 4 años. Federico II, “stupor mundi”, apassionado de
arte y de literatura, promotor de refinados entretenimientos y actividades
culturales, creò alrededor de si una clase dirigente fuertemente tendente
al antropocentrismo, o sea al dominio del hombre sobre la naturaleza y el
mundo animal. Las fuentes históricas, además de retratar al emperador
suabio absorto en el arte de amaestrar los rapaces y en batidas de caza,
así nos transmiten la imagen de una nobleza, vive alrededor de diferentes
castillos del reino, verdaderas casas abiertas a solaces y mundanidades,
donde el soberano y su corte se dedicaban al otium, practicando el arte, la
ciencia y la poesia (máxima demostración de eso es la producción literaria
de la así llamada “Scuola poetica siciliana”. A testimonianza del poder de
Federico, quedan diseminados en gran parte de Sicilia castillos y fortalezas,
La isla del tesoro
39
baluartes estratégicos para el control del territorio y la afirmación del poder,
patrimonio arquitectónico de recién sometido a restauros y abierto hoy al
público. No es errado, de hecho, hablar en Sicilia de un verdadero circuito
medieval de los castillos, que toca de hecho todas las provincias. Los
de evidente huella federiciana son muchos y todos en óptimo estado de
conservación. Es el caso del Castillo Ursino en el corazón de la ciudad de
Catania, cuya edificación la quiso Federico II personalmente para completar
la conquista y el control de la Sicilia oriental, hoy sede del museo comunal
y de la pinacoteca. A la época de Federico II remontan también la Torre
Octagonal y el Castillo de Lombardia a Enna, aunque a lo largo de mucho
tiempo su costrucción se atribuyó erróneamente a Federigo II de Aragón.
Adscrita al mismo proyectista de la Torre Octagonal de Enna, en un escollo
puesto a la entrada del puerto de Trapani se eleva la Colombaia, esa
también de forma octagonal, utilizada al comienzo como cisterna para la
recogida del agua de lluvia. La tradición cuenta que de esta torre salían
El Castillo Maniace, Siracusa
40
La isla del tesoro
los avisos para el sistema defensivo del siglo dieciséis puesto a punto del
arquitecto de Florencia Camillo Camilliani contra las incursiones que venían
del norte de África.
Poderoso es el Castillo Maniace en Siracusa, erigido por Federico en la
punta de la isla de Ortigia con funciones defensivas y puesto a plomo en
el mar. Hasta algunos años antes fortaleza militar, ahora abierto de nuevo
para espectáculos de verano y congresos. El Castillo de Milazzo (Messina)
fue incluso en 1239 por Federico, entre los Castra Exempta por los que se
tenía que nombrar un castellano. Puesto en una posición espléndida en la
cresta de la colina, mira por un lado al puerto de Milazzo, y por el otro a una
playa bonita. Interesante los ladrillos de piedra negra que provienen de las
cercanas Islas Eólias. De la misma época de Federico también es el castillo
de Giuliana (Palermo), construido alrededor de 1240 en la parte más alta
del poblado; después pertenecer al rey Federigo de Aragón, pasó en las
manos de algunas entre las más importantes castas de épocas sucesivas:
los Ventimiglia, marqueses de Geraci, los Peralta, los Luna, los Cardona, los
Gioeni y por fin los Colonna de Paliano en 1812.
El Castillo de Lombardia, Enna
El Castillo de Giuliana (PA)
Pero quizás el lugar con el encanto más grande de Sicilia medieval, donde
la atmósfera de los siglos medievales ha quedado casi intacta, es Erice
(Trapani). Aislado encima del Monte San Giuliano, asomado al mar y a
menudo envuelto por la niebla, el burgo, de orígenes élima muy antiguas y
sede de un mítico santuario dedicado a Astarte (o bien, Venus) fue poblado
de nuevo en época normanda y volvió a florecer entre el siglo XII y XIV,
período al que se remontan la planta urbanística y los monumentos más
La isla del tesoro
importantes: la Iglesia Madre, las iglesias más antiguas y el castillo llamado
de Venus en homenaje a la antigua divinidad.
41
El burgo medieval de Erice (TP)
Sicilia medieval
A la muerte de Federico II, en Sicilia estallaron ásperos conflictos entre
grandes barones y ciudades. Durante el siglo XIV la vida de la isla se
caracterizó por el decaímiento del poder regio y la lucha para el predominio
entre potentes familias de barones, entre las cuales destacaban en Sicilia
occidental los Chiaramonte y los Ventimiglia que construiron en las áreas
El Castillo de Milazzo (ME)
42
La isla del tesoro
El techo de madera de la Catedral
de S. Nicolo’ Nicosia (EN)
Palacio Chiaramonte, conocido
como “Steri”, Palermo
del río Belice, de los montes Nebrodi, Madonie y de la zona de Agrigento,
magníficas estructuras (por otra parte los señores feudales fueron
incentivados en eso por la Pragmática del rey Martino, una ley del comienzo
del siglo XV que autorizaba las expropiaciones de tierras para construir
palacios aptos a aumentar la belleza de la ciudad). Consolidada en el siglo
XIV una posición de preminencia, la famiglia Chiaramonte ampliaba sus
intereses en Sicilia oriental. Señores de Modica, Scicli, Chiaramonte Gulfi,
pero también de Alcamo y Caccamo, establecieron su corte en Palermo
en el Palacio “Steri”, en la plaza Marina, hoy uno de los monumentos
medievales más bonitos de la ciudad, que será sede del Tribunal de la
Inquisición sucesivamente, y hoy es sede del Rectorado de la Universidad.
Empezada en 1307, de impacto austero, la costrucción de tres pisos se abre
alrededor del grande patio y choca por la bellezza de las ventanas bíforas
decoradas. De origen y estilo chiaramontano también son muchas iglesias
de Agrigento, Taormina, Modica y numerosos castillos, entre los cuales
destacan el de Caccamo (Palermo), uno entre los más grandes de la isla,
La isla del tesoro
43
El Castillo Chiaramontano de
Mussomeli (CL)
fortificado por Manfredi I Chiaramonte, y lo de Mussomeli (Caltanissetta),
que se eleva aislado encima de una rupe, cuyas salas se han abierto al
público de recién, los subterráneos y la capilla interna; luego el castillo de
Alcamo, construido por los condes de Modica en el siglo XIV y hoy sede de
un interesante espacio expositivo. Al final, entre las testimonianzas del siglo
XV parece justo señalar el magnífico techo de madera de la Catedral de San
Nicolò en Nicosia (Enna), hoy visitable virtualmente en el centro cívico de
Palacio Nicosia.
El Castillo de los condes de Modica,
Alcamo (TP)
44
La isla del tesoro
Palacio Nicolaci, Noto (SR)
Iglesia de la Anunciación,
Palazzolo Acreide (SR)
La explosión del Barroco
Una explosión de decoraciones de marmol, de adornos y estatuas en las
arquitecturas civiles y eclesiásticas, en los palacios del ayuntamiento y
en las villas nobiliares, una nueva sensibilidad cromática en el arte: es el
estilo barroco, que florece en toda Sicilia. En especial en la parte oriental,
La isla del tesoro
cuyas ciudades, destruidas por un terremoto devastador en 1693, fueron
reconstruidas y organizadas de nuevo desde el punto de vista urbanístico
tomando un carácter tan especial que hoy una amplia área de Sicilia (el
Val di Noto) ha sido incluida en la World Heritage List de Unesco como
patrimonio de la Humanidad. El área incluye Catania, Caltagirone y Militello
Val di Catania en provincia de Catania, Palazzolo Acreide y Noto en provincia
de Siracusa y Ragusa Ibla, Modica y Scicli en provincia de Ragusa.
45
Palacio Biscari, Catania
En Catania la arquitectura barroca se concentra a lo largo de via Crociferi.
En la ciudad del monte Etna predominó la obra de Giovan Battista Vaccarini
quien se ocupó de la escenografía de la plaza de la catedral, poniendo el
palacio pretorio y la fuente del elefante inspirada en Bernini, en cambio
Caltagirone encierra ejemplos únicos de arquitectura del siglo XVII, como la
escalinata de Santa Maria del Monte. A los pies de la escalinata chocan las
fachadas barrocas de las iglesias de San Giuseppe y de San Giacomo.
Ragusa esconde en el corazón del antiguo barrio de Ibla una estructura
arquitectónica barroca perfectamente conservada, dominada por la Catedral
de San Giorgio con la elegante fachada dividida en tres partes. No hay
que perder un tranquilo paseo entre las pequeñas calles del casco antiguo
que se desarrollan entre magníficas fachadas de palacios e iglesias, para
percibir, ojos arriba, el triunfo de las ricas decoraciones a lo largo de las
cornisas y debajo de los balcones. El mismo placer que dan los callejones y
las plazas de Modica, Scicli y Noto, sobre todo a la puesta de sol o con las
Vista de Ragusa Ibla (RG)
46
La isla del tesoro
luces de la noche, cuando el color de la piedra se hace más caliente y las
formas grotescas de animales o seres humanos transfigurados se exaltan
en su inmovilidad. En Modica, ciudad natal del poeta Salvatore Quasimodo,
la iglesia de San Giorgio parece desafiar el cielo con su poderosa escalinata
de doscientoscinquenta escalones. En la pequeña ciudad de Noto está
abierta al público la grande catedral destruida por el recién terremoto; su
centro es un verdadero salón, con el teatro y los lujosos palacios, entre los
que destaca el de Villadorada con sus ricas escenografías floreales que
sostienen los balcones.
Palacio Beneventano, Scicli (RG)
Plaza Pretoria, Palermo
En la ciudad de Palermo de final del siglo XVI, fuerte ya es el estilo manierista
que se superpone a los esquemas renacentistas y prepara al barroco, como
en la Porta Nuova y en la Porta Felice. El barroco florece en la iglesia de
S. Domenico, Santa Teresa a la Kalsa y en las del Santissimo Salvatore,
pero sobre todo en la octagonal estructura de los Quattro Canti (Cuatros
Cantones), en el cruce con el Cassaro y la española via Maqueda, donde en
la redundancia de las decoraciones, a las que trabajó el arquitecto Mariano
Smiriglio, está claro ya que se hayan superado los esquemas del siglo
XVI. Cada rincón es decorado por estatuas que representan las cuatros
estaciones, los cuatros reyes españoles y las cuatros santas patronas de los
cuatros barrios de la ciudad. Un himno al fasto y a la riqueza se encuentran
en la cercana Piazza Pretoria, con la fachada del Palacio de las Águilas,
sede del Ayuntamiento, y en frente se eleva la grande fuente, complejo
de marmol de tema mitológico con estatuas, balaustradas y escalones,
construido al comienzo por una villa de Florencia y luego trasladado en
Palermo en 1575. Es Palermo donde además floreció, a final del siglo
XVII, el arte escultórica de Giacomo Serpotta, artista de nuevo valorado
de recién. Sus obras maestras se pueden admirar en los oratorios y en
La isla del tesoro
las iglesias del casco antiguo gracias a itinerarios temáticos organizados
por el Ayuntamiento: el Oratorio de S. Lorenzo, el de S. Cita y el de San
Domenico o del Rosario. En el primero los estucos de increíble belleza y
plasticidad representan exuberantes alegorias y escenas de la vida de
San Lorenzo. En el altar, realizado también por Serpotta, estaba la famosa
Natividad de Jesús, última obra de Caravaggio, hecha en 1609 y robada
en 1969. En el corazón de la antigua Palermo, aún templos del barroco:
son la iglesia de Casa Professa, con la contigua espléndida biblioteca,
donde se entra por el gran patio del siglo XVIII, y la cercana iglesia de San
Giuseppe dei Teatini, construida entre el siglo XVII y el XVIII con la poderosa
cúpula y el campanario en estilo barroco. En el interior, entre estucos y
mármoles taraceados, diferentes obras maestras plásticas y pictóricas,
entre las cuales una pintura de Pietro Novelli y el crucifijo de Fra’ Umile da
Petralia. Digno de mención la historia del complejo del Oratorio dei Bianchi,
construido en 1542 por la noble Cofradía dei Bianchi; esta, formada
por eclesiásticos y caballeros, tenía la tarea de “ayudar a morir” a los
condenados a muerte, ocupandose de ellos antes, en los días precedentes
la ejecución, confesándolos e induciéndolos al arrepentimiento, luego,
acompañándolos al patíbulo en una procesión donde los cofrades llevaban
un hábito y un capucho blancos. En la sala destinada a las reuniones de los
cofrades sobresalen las ricas decoraciones de Gaspare Fumagalli.
47
Los estucos de Serpotta en
S. Cita, Palermo
El Oratorio dei Bianchi, Palermo
48
La isla del tesoro
Mure delle Cattive (muros de las
Cautivas), Palermo
Villa Palagonia, Bagheria (PA)
Al tiempo de los Borbones
Después de la muerte en 1700 del Rey de España Carlos II, empieza
un periodo de rápidas alternancias en la dominación de Sicilia, con los
Borbones que desde 1734 hacen renacer un reino meridional autónomo
respeto a España, que va a durar hasta la unificación de Italia. Desde el
punto de vista arquitectónico y urbanístico, estos son los años en los que
la nobleza era presa de la frenesí del veraneo, que era satisfecha con la
costrucción de magníficas villas, entre las cuales la famosa Villa Palagonia
en Bagheria. Para los soberanos borbónicos, que fijaron la capital del reino
en Napoles, Sicilia sempre quedó de todas formas un rifugio privilegiado,
La isla del tesoro
49
La Real Casina de caza de Rey Ferdinando, Bosco di Ficuzza (PA)
como testimonian las obras por ellos queridas y llegadas hasta nuestros
días. Destaca la exótica costrucción de la Palazzina Cinese en Palermo,
obra del arquitecto Venanzio Marvuglia, comisionada por Ferdinando
dentro de su reserva de caza, el Parque de la Favorita a los pies del Monte
Pellegrino. Además de la sistemación de la Favorita como jardín “a la
inglés”, Marvuglia hizo muchas otras notables costrucciones, entre las
cuales dos pabellones del Jardín Botánico, entre los más ricos de Europa,
y la Real Casina de caza dentro de perímetro de la Reserva del bosque de
Ficuzza de hoy, en provincia de Palermo. Querida por el rey Ferdinando
al comienzo del siglo XIX, la Ficuzza fue a la misma vez reserva de caza,
por la abundancia de la fauna, y lugar de entretenimientos por la corte. La
sencillez casi neoclásica de la estructura y el fasto borbónico del palacio
real se funden perfectamente con la espectacular naturaleza de la Roca
Busambra y de los bosques circunstantes. En Palermo se remontan al siglo
XIX las Mura delle Cattive, es decir Muros de las Cautivas, así llamados
porque en este lugar paseaban, al amparo de ojos indiscretos, las viudas
llamadas Captivae porque prisioneras del sufrimiento y del luto.
La Palazzina Cinese, Palermo
50
La isla del tesoro
El esplendor de los Florio
El florecer del estilo Liberty en Palermo, estación breve pero muy feliz, a
la que correspondió una fuerte recuperación de la economia de la ciudad,
es indisolublemente ligado a la historia de la familia Florio, llegada en
Sicilia en la fin del siglio XVIII por negociar especias, y en dos generación
supo conquistarse los favores de la nobleza palermitana gracias a la boda
de Vincenzo Florio con doña Franca, refinada doña di corte. El padre de
Vincenzo, Ignacio, inició la actividad de la pesca del atún en Favignana,
creando una pequeña industria de la conservación del atún en aceite. Sus
intereses empresariales iban del sector minerario a lo de las funderias, de
la producción de la cerámica a la seda. Cuando, en la mitad del siglo XIX
algunas familias ingleses empezaron en Sicilia occidental la producción
del vino Marsala, Vincenzo Florio recogió enseguida sus capitales y con los
Ingham fundó la primera compañia de navegación, atraendo la atención de
la nobleza siciliana y europea. Bien conocidos son también los éxitos de
su “Targa Florio”, la primera competición automovilística en carretera, que
se hace aún hoy, llegada a ser una leyenda entre los apasionados de los
coches de carreras. A la muerte de Ignazio, su hijo llegó a redoblar el entero
patrimonio, las naves de la flota Florio a finales del siglo ya eran cinquenta
y colegaban diariamente Napoles y mensualmente Nueva York. Por eso
hoy se habla de imperio económico y de época de los Florio: su historia
demostró que Sicilia era tierra de grandes y nuevas oportunidades.
El Villino Florio, Palermo
La Almadraba Florio de Favignana,
Islas égades (TP)
La isla del tesoro
Palermo se hizo la capital del Art Nouveau, cuyos mirables ejemplos hoy son
varios jardines, teatros y villas privadas en toda la isla. Entre los artistas de
la época destaca el nombre del arquitecto G. Battista Filippo Basile, cuyas
obras reflejan una autonomía expresiva de nivel internacional. Un itinerario
palermitano del siglo XX muestra sus obras principales, entre las cuales el
Teatro Massimo, templo de la lírica europea, que fue terminado por el hijo
Ernesto y que consigue conjugar la clasicidad helénica con la elegancia
del estilo nuevo. De Basile también es el proyecto del Jardín Inglés de la
via Libertà, así como la Villa de Caltagirone (Catania) con fuertes influjos
orientales. Pero la joya más refinada del grande arquitecto quizás es el
Villino Favaloro en Palermo, que interpreta perfectamente las aspiraciones
de la alta burguesia en expansión. Recogió la herencia del padre Ernesto
Basile, que realizó la Villa Igiea, el Villino Florio, los quioscos de ciudad,
incluyendo Palermo en los flujos artísticos del modernismo europeo sin
olvidar la grande lección de la clasicidad. Merece sin duda una visita al
histórico Grand Hotel Villa Igiea, magnífico por su excepcional posición en
frente del mar en el arrebal marinero de Acquasanta, hoy sede de la Marina
de Villa Igiea. Meta preferida por la aristocracía europea al comienzo del
siglo XX, el hotel dentro guarda verdaderas joyas del arte liberty, como la
sala Basile, con sus elegantes frescos a tema floreal y los adornos de la
época.
51
El Charleston, Mondello (PA)
No menos sugestivo es el itinerario quel lleva hasta la playa de los
palermitanos, Mondello. Pantano malsano hasta el siglo XIX, se hizo meta
de élite con la apertura de los primeros balnearios (como el Charleston).
Una sala de Villa Igiea, Palermo
52
La isla del tesoro
A la izquierda el Museo
Arqueológico de Aidone (EN)
A la derecha el Museo de las
Marionetas de Palermo
El Museo Arqueológico
de Agrigento
Los museos
Imposible verlos todos. Son muchos, y de extraordinario interés por su
ubicación, los museos sicilianos. No hay que perder absolutamente, como
ya dicho antes, los museos arqueológicos, para los que hay que dedicar
una visita larga y esmerada. En Palermo el Museo “Salinas” en la Olivella,
en Siracusa el Museo “Paolo Orsi”, en Agrigento el Museo Arqueológico
en la ciudad antigua, en Caltanissetta el Museo Arqueológico dentro de la
abadía normanda del Santo Spirito. No menos importantes son los museos
arqueológicos de Lipari, dentro del castillo, el Museo de Gela (Caltanissetta),
el de Marsala (Trapani) al Baglio Anselmi, el Museo de Aidone (Enna), el
Museo “del Satiro” en Mazara del Vallo (Trapani), así como los pequeños
y grandes antiquarium que se abren en posición panorámica cerca de las
áreas de excavaciones: Solunto, Camarina, Imera, Eraclea Minoa, sólo para
citar algunos.
Después de visitar y gozar plenamente de la bellezza del mundo antiguo,
nuestra atención es llamada por el arte de la Edad Media en adelante, con
sus obras pictóricas y escultóricas, no sólo de escuela siciliana, junto con
la cerámica y el arte sacra. Entre los museos más significativos citamos
en Palermo la Galeria Regional de Palacio Abatellis y la nueva estructura
museal dedicada a la pintura moderna en el complejo de Sant’Anna; en
Messina el Museo Regional con las salas dedicadas a Caravaggio; en
Catania el Museo Comunale de Castillo Ursino; en Enna el Museo Alessi; en
Siracusa la Galleria Regionale de Palazzo Bellomo; en Trapani el Museo del
Coral en el Palacio Pepoli; en Caltagirone (Catania) el Museo Regional de
La isla del tesoro
53
la Cerámica y lo del Pesepre; en Cefalù (Palermo) la Casa-museo del barón
Mandralisca con el famoso Retrato de Ignoto de Antonello da Messina; en
Castelbuono (Palermo) el Museo Civico dentro del castello medieval de los
Ventimiglia.
De enorme interés cultural son también los museos etno-antropológicos
y las collecciones públicas y privadas que testimonian de la vida y de las
civilidades del pasado: en Palermo el Museo Etnográfico “Giuseppe Pitré”,
contiguo a la Palazzina Cinese; únicos en su género el Museo Internacional
de las Marionetas en Palermo y el Museo del Carretto Siciliano de Terrasini
(Palermo), en la espléndida sede de Palacio d’Aumale. Otras pequeñas
pero importantes realidades museales son la Casa-museo de Antonino
Uccello en Palazzolo Acreide (Siracusa), el Museo Etno-antropológico del
Valle del Belice en Gibellina (Trapani), el de Artes y Tradiciones Populares de
Modica (Ragusa) y por fin el Museo Etnográfico del Corleonese en Corleone
(Palermo).
El Satiro Danzante, Museo
de S. Egidio,
Mazara del Vallo (TP)
El Museo Pepoli de Trapani
testo...
Oasis verde
Descubriendo parcos y reservas para vivir
Sicilia con el lema de la naturaleza, el deporte y el bienestar
Foto grande, la reserva del Valle de Anapo (SR).
Arriba a la izquierda, el monte Etna en erupción (CT); arriba a la derecha, la Cueva Carburangeli (PA).
56
Oasis verde
Los parques regionales
A la izquierda el Parque Regional
del Río Alcantara (ME-CT)
A la derecha el Parque Regional
del Monte Etna (CT)
Los parques regionales hoy son una realidad eficiente tanto por la protección
de muy delicados ecosistemas, como por la valorización turística, deportiva
y didáctica de las áreas de montañas. Los parques sicilianos son cuatro
en orden de creación: el Parque del Monte Etna (Catania), de Madonie
(Palermo), de Nebrodi (Catania, Enna y Messina) y, último nacido, el Parque
Fluvial del río Alcantara (Messina y Catania). Este último es por cierto un
sistema natural de belleza casi primitiva, donde el paisaje es marcado
por el encuentro entre agua y fuego, con el río que excava y encuentra
la lava hirviente, creando grandes arquitecturas de piedra: gargantas,
paredes lisas, saltos de agua, bloques de piedras lisas y escuadrados. Si
el río Alcantara es caracterizado por la vegetación fluvial (con el plátano
oriental y el sauce blanco, especies endémicas que en las orillas, a pocos
metros del agua, se mezclan a los agrios y las chumberas), el Parque del
Monte Etna, con su orografia marcada por las erupciones lávicas, es un
verdadero jardín botánico. El grande volcán activo - con sus 3.300 metros
es el más grande de Europa - presenta la vertiente norte cubierta por un
espeso manto de nieve a lo largo de casi todo el invierno, y las grandes
selvas de abedulas y hayas representan un insólito paisaje del norte a poca
distancia del mar.
Oasis verde
El Parque de Nebrodi se estende a lo largo de la costa tirrenica, abrazando
Sicilia verdísima con sus espacios inmensos, con amplios bosques y selvas
donde se mantienen tradiciones muy antiguas ligadas al trabajo de la tierra,
al tejido, a la ganaderia y al utilizo de culturas transmitidas por pastores,
carboneros, ganaderos de caballos, artesanos de la cerámica. Madonie
constituyen un verdadero microcosmos natural donde se representan
todas las especies vegetales del Mediterráneo, con ejemplares en otros
lugares desaparecidos, restos botánicos de la última glaciación como
57
El Parque Regional de Nebrodi
(ME-CT-EN)
El Parque Regional de Madonie
(PA)
58
Oasis verde
La reserva del Bosque de
Malabotta (ME)
la Abies nebrodensis, en un ambiente de extraordinaria belleza donde
aparecen raras orquídeas salvajes. Entre las raridades protegidas hay
también 90 especies de mariposas, algunas endémicas. En área parque
caen diferentes burgos medievales que ofrecen al visitador un patrimonio
histórico-artístico de inestimable valor.
Reservas y áreas protegidas
La Reserva del Zingaro,
S. Vito lo Capo - Castellammare
del Golfo (TP)
Son casi 80 las perlas verdes de Sicilia, reservas naturales donde el paisaje
mediterráneo, tanto colinar, cuanto palustre o de montaña, ha sido en
mínima parte alterado por el hombre y sus actividades. Verdaderas oasis
de belleza abiertas a la fruición de los turistas 365 días al año, gracias
al sistema de la gestión dada a
entes públicos - como la Azienda
Foreste Demaniali que por ejemplo
administra el bosque de Malabotta
(Messina), Provincias o Comunes
como la Provincia de Ragusa que
administra la reserva del río Irminioo associaciones ambientalistas como Legambiente, Italia Nostra y
WWF, que administra la reserva de
Capo Rama en Terrasini (Palermo).
Oasis verde
Las primeras en ser creadas han hecho la historia del ambientalismo
siciliano. Por eso se habla del Zingaro, con su línea de costa salvaje y la
rara vegetación mediterránea de palmera enana, la antigua almadraba
y los farallones. Hoy las reservas sicilianas son verdaderos laboratorios
naturales donde la tutela de la flora, la fauna, del paisaje arqueológico
y antrópico se mezcla con actividades didácticas y de experimentación.
Como por la isla de los Conejos en Lampedusa en el archipélago de
las Pelagie (Agrigento), donde cada verano se organizan los campos de
salvaguardia de las tortugas Caretta caretta que ha vuelto a depositar los
huevos en la arena cándida. En Pantelleria (Trapani) desde algunos años –
además de tutelar los sitios arqueológicos y las típicas casas (dammusi) –
el asno de Pantelleria ha vuelto, practicamente extinto pero “ensemblado”
gracias al trabajo de los investigadores; en cambio en Vendicari - cerca de
Noto (Siracusa) - siguen invernando los pájaros exóticos que se detienen
tranquilos en este hábitat entre agua dulce, vegetación lacustre y mar
mientras se mueven para África. Única por impacto paisajístico y por las
dimensiones de la necrópolis (más de 5000 tumbas), es la reserva de
Pantalica en el Valle del río Anapo (Siracusa). El río ha excavado en los
siglos su cauce en la caliza de los altiplanos ibleos, abriendo profundos
cañones en el medio de una salvaje vegetación fluvial. Aún extraordinarias
son la reserva de Stagnone en Marsala (Trapani) y la reserva de Trapani y
Paceco donde salinas, molinos de vientos y naturaleza se mezclan en un
sucederse de colores y escenarios que, sobre todo a la puesta de sol, dejan
boquiabiertos.
59
La reserva del Río Irminio, Ragusa
Reserva de Capo Rama,
Terrasini (PA)
60
Oasis verde
Deportes al aire abierto
Free climbing
Senderismo
Las áreas protegidas son un ejercicio inagotable para el senderismo. En
Sicilia es una experiencia única conseguir subir encima de los volcanes
activos con vista al mar como Stromboli (Islas Eólias) cuya subida
empieza enseguida después de la puesta de sol (obligatorio tener guía
local autorizada), o el Monte Etna, con senderos de diferentes tipología
y dificultad. No menos practicados son el free-climbing, el rafting a lo
largo de las catarratas y ríos del Alcantara, los paseos a caballo en los
bosques, la espeleología en cueva, el vuelo en ala delta entre mar y colinas.
Para los apasionados de la espeología, en provincia de Palermo están
imponentes masas rocosas de orígen calcárea como el Monte Quacella
(Palermo) a pocos kilómetros de Petralia Soprana, o Monte Cane, Monte
Genuardo, Monte Pellegrino y Rocca Busambra, verdaderos paraísos para
los escaladores. Otras excursiones en cueva son en la Cueva Carburangeli
en Carini o a las Serre de Ciminna (ambas en la provincia de Palermo),
cuya formación se remonta alrededor de 6 miliones de años antes, cuando
el mar Mediterráneo era una especie de grande lago salado. Aquí están
numerosas cuevas que se desarrollan longitudinalmente que por casi 80
metros entran dentro del vientre de la tierra. En algunas se encuentran
signos y grafítos, antiguas trazas del hombre, atracción para espeleólogos
y naturalistas. Alrededor de la Rocca Busambra, crece lozano el Bosque
de la Ficuzza rico de carrascas, castaños, fresnos. Numerosos son en la
zona, los senderos para el excursionismo de media dificultad y para los
paseos en mountain bike en senderos adecuatamente señalados. El golf es
Oasis verde
Golf
practicado en cambio, en lugares naturales de rara bellezza: en Castiglione
de Sicilia en el Parque del Monte Etna y en Collesano al comienzo del
Parque de Madonie. Entre los numerosos senderos, para los apasionados
de senderismo a pie o a caballo, hay que preferir los que llegan a la cumbre,
donde la mirada va a toda Sicilia. Para los excursionistas más expertos,
hay que aconsejar el sendero que además llevar al pueblo de Polizzi, lleva
al Vallone Madonna degli Angeli. El itinerario, bien marcado y en óptimas
condiciones serpentea primero a lo largo de una carretera forestal, luego
entra dentro de bosques de hayas. De notable fascinación paisajística e
interés botánico – estamos en la vertiente de Castelbuono, dominado por
castaños y encinas seculares de extraordianario tamaño- es el sendero que
de Piano Sempria lleva al bosque de acebos gigantes de Piano Pomo, en
una atmósfera de cuento.
En los montes Nebrodi, se pasea entre senderos didácticos de la Tassita de
Caronia a lo largo de sitos de producción del carbón, “i fussuni”, o debajo
de las espectaculares peñas del Castro, en Alcara Li Fusi, esperando de ver
el vuelo de los alimoches sedentarios que viven en estas rocas.
Equiturismo
61
62
Oasis verde
Turismo eno-gastronómico,
la tradición láctea
Agrioturismos
Turismo rural y termas
Por la mayoría de antigua vocación agrícula, los amplios campos del
interior de la isla, producen hoy en día trigo, aceite, agrios y siempre más
vinos notables y apreciados en todo el mundo. Intensa es ya la actividad
de transformación de los productos de la tierra, del pan a los quesos, a los
embutidos, a los vegetales, a los productos conservados en aceite. Alrededor
de un ambiente rural de fuerte sugestión, con colores deslumbrantes como
el amarillo y el verde, crece la oferta de itinerarios eno-gastronómicos, en
cambio una realidad afirmada es el agroturismo, o sea la vacación en finca.
Casales y granjas, villas y casas de campo donde, hasta el final del siglo
pasado, la vida era marcada por los rítmos de la siembra y de la cosecha,
ofrecen hoy hospidalidad en pisos con muchas comodidades donde pasar
vacaciones con el lema de la tranquilidad total. Aquí perfumes y sabores
de la mesa son los de entonces, y el turista que alberga en la finca, vuelve
Oasis verde
a descubrir la vida del campo participando a petición en la cosecha de los
productos de la huerta y del jardín, en la producción del vino y del aceite,
en el cocimiento de leña del pan, en la ritual preparación del requesón y
del queso. Pero Sicilia sabe ofrecer también pausas tonificantes para los
apasionados de termas y del bienstar, hecho ya conocido por los árabes
que han dejado en Cefàlà Diana (Palermo) una increíble instalación termal
ante litteram. En épocas más recientes se abren las puertas de muchos
centros termales como Sciacca (Agrigento) y Acireale (Catania); Geraci
Siculo (Palermo), conocida por las propiedades oligominerales del agua;
Montevago (Agrigento) y Calatafimi/Segesta (Trapani) muy frecuentadas
por las piscinas naturales de aguas sulfúreas calientes; y en conclusión los
centros termales de Alì Terme y Terme Vigliatore (ambas en provincia de
Messina), Termini Imerese y Sclafani Bagni (Palermo), Castellammare del
Golfo (Trapani), Lipari y Vulcano (Islas Eólias).
Típico cortijo
Las antiguas termas de
Cefalà Diana (PA)
63
testo...
La memoria de la Isla
El registro de las herencias inmateriales como medio para
la tutela de las tradiciones etno-antropológicas
Foto grande, el Palio de los Normandos, Piazza Armerina (EN).
Arriba a la izquierda, “i canaloni“ de Burgio (AG); arriba a la derecha, la Semana Santa de Enna.
66
La memoria de la Isla
La Matanza en Favignana,
Islas égades (TP)
El tejido con los telares históricos
en Sperlinga (EN)
El registro de las herencias inmateriales (REI)
Además de los bienes artísticos, el patrimonio cultural de una comunidad
cuenta con el patrimonio etno-antropológico en el que concentra su propia
irrepetible identidad. Desde 1977, la Región Siciliana los ha tutelado
igualándolos a los primeros. Hablamos de tradiciones y formas expresivas
transmitidas oralmente y que UNESCO ha llamado “Herencias inmateriales”,
desarrollando una acción de tutela escrita en la Convención de 2003 y
finalizada a la costitución de un patrimonio mundial que hay que salvaguardar
en el que ya se han incluido las Marionetas sicilianas. Haciendo suyo este
objetivo, la Región Siciliana ha promulgado un decreto en el julio de 2005, en
el que ha acogido las nuevas indicaciones constituyendo el REI.
La memoria de la Isla
67
El libro de los tesoros humanos viventes
Se canta aún en la isla la canción de los pescadores de la almadraba.
Fortunada página del empresariado siciliano por lo menos hasta los años
50, todo el perfil de Sicilia es marcado por las almadrabas que hoy se han
restaurado para el turismo. Exactamente, la almadraba es el conjunto de
redes que se tiran al mar, pero es también el grupo de edificios que en
tierra eran destinados a las fases de la lavoración del atún, a la custodia de
los equipos y a la hospidalidad de los pescadores. Símbulo de esta forma
especial de la cultura siciliana es el rais, jefe carismático de la almadraba y
figura compleja donde se concentraban sabiduria, pericia, sacralidad. Hoy
es todavía posible escuchar y ver el espectáculo de la matanza si se va
entre mayo y junio en la isla de Favignana, islas Égades.
Entre los tesoros humanos hay que señalar un especial grupo de cantores,
los carreteros. Tradicionalmente ligados a una economía que veía en el
carro el medio de transporte por excelencia, su cultura canora se alimentó
de las dificultades de los recorridos que impusieron la difusión de los
fondaci, lugares de descanso y asilo para caballos, mulos y carreteros. En
estos lugares de encuentro, los carreteros se desafiaban en competiciones
de canto que iban de los temas amorosos a los de queja civil o de
invocación religiosa y ponían a prueba la habilidad en la elaboración de
una línea melódica personal que se sirve de intonaciones más articuladas
y ricas de matices que el sistema tonal pueda consentir. Es aún posible hoy
escuchar sus acrobacias sonoras en ocasión de fiestas como S. Giuseppe
en Bagheria (Palermo) o S. Anna en el barrio del Borgo Vecchio de Palermo.
En Burgio (Agrigento) es testimoniada aún hoy una técnica de la lavoración
de la cerámica caracterizada por su sencillez y por la fuerte mezcla de las
técnicas de producción islámica. La producción de Burgio, donde la familia
Las cerámicas de tradición
islámica en Burgio (AG)
Los Cantores de Carros,
Bagheria (PA)
68
La memoria de la Isla
El Castillo de Sperlinga (EN)
Masi representa la expresión más alta, asegura una elevata adhesión a
los esquemas expresivos de la más antigua tradición como raramente es
posible encontrar.
Burgo de orígen medieval, Sperlinga (Enna) ofrece un encanto especial
no solo por el famoso castillo excavado en la roca sino también por la
conservación de la tradición del tejido de esteras y alfombras con telares
movidos manualmente.
El libro de las expresiones
Cantos llenos de ecos bizantinos pueden escucharse en ocasión de la
Semana Santa en las comunidades griego-albaneses aún presentes
en provincia de Palermo en los pueblos arbëreshë: Piana degli Albanesi,
Contessa Entellina, S. Cristina Gela, Palazzo Adriano y Mezzojuso. En
estos lugares se conservan formas litúrgicas ligadas a esta tradición cuya
orígen se debe a la diáspora de las poblaciones albaneses, después de
la conquista otomana de Costantinopla. Lo que caracteriza este repertorio
canoro de himnos y declamaciones basadas en los testos sacros es el
El Pesepre vivente de Custonaci
(TP)
La memoria de la Isla
69
sistema musical de tipo modal que nos acuerda directamente los modelos
de la música bizantina.
En el periodo de las fiestas de Navidad en Custonaci (Trapani) se hace
anualmente un pesepre vivente que a lo largo de los años ha mejorado la
representación ampliando el sentido en dirección museológica. La exacta
recostrucción, entre las cuevas Mangiapane e Scurati, de las escenas
y de los contestos en los que se ambienta la historia del Hijo Divino ha
empezado, de hecho, un proceso de investigación del territorio que, como
por un museo, funziona para tutelar el patrimonio de artes y tradiciones
existentes. De hecho son artesanos de Custonaci y de las áreas limítrofas
que representan el trabajo (herrero, pastor, carpintero) que también en la
vida cotidiana hacen.
Entre las novedades de interés, por la feliz coesistencia de turismo y cultura,
se señalan los parques ligados a personajes literarios, que representan una
manera alternativa de gozar de la literatura y del viaje. Se trata de lugares
donde encontrar de nuevo las atmósferas ofrecidas por las páginas de los
escritores más importantes de la isla. Estas áreas en Sicilia son dedicadas
a Salvatore Quasimodo (Modica), Luigi Pirandello (Agrigento), Giovanni
Verga (Aci Trezza), Stefano D’Arrigo (Messina), Elio Vittorini (Siracusa). En
la área etnea es posible hacer un recorrido completo de inmersión en el
mundo de Verga. Antes que nada hay la Casa Museo que está al número 8
Músicas y cantos litúrgicos de la
Comunidad Arbëreschë (PA)
70
La memoria de la Isla
El burgo de Aci Trezza (CT)
de la muy central calle S. Anna, cerca de la plaza de la Catedral. Es la casa
que lo ha visto nacer y educarse y guarda todos los objetos personales y
las antiguallas del famoso autor de “I Malavoglia” y “Mastro don Gesualdo”.
Los manuscritos originales y los millares de papeles escritos a mano son
guardados en cambio en la Biblioteca Regionale Universitaria de Catania.
La zona, desanuda sus itinerarios entre los lugares hechos famosos por
las novelas. En Aci Trezza, por ejemplo, se rivisitan la Casa del Níspero,
los callejones, la plaza, la fuente, la iglesia, la costa de los Cíclopes y el
puerto.
El libro de los lugares
Los jardines de pietra degli Iblei
(RG)
Hay actividades humanas que caracterizan el paisaje. Los procesos de
antropización, de hecho, resienten de la cultura local y esta, a su vez,
es influenciada por el territorio y sus recursos. En esta interacción entre
hombre y ambiente, de hecho, toman forma las actividades que constituyen
la tradición de una comunidad. Hablamos de la nota técnica de la “piedra
a seco” utilizada por exigencias prácticas como la facil disponibilidad del
material. Esta se basa en la utilización de la pietra como único elemento
La memoria de la Isla
71
Los “dammusi” de Pantelleria (TP)
constructivo y sin el utilizo de materiales agregantes o ligantes. En
esta manera se realizan casas, cuadras, pozos y sobre todo, muros de
contenimiento. Justo estos últimos se revelan elementos de continuidad
entre naturaleza y cultura y dan al paisaje agrario el aspecto esperado por
la legislación para el impacto ambiental. Es posible observar abundancia
de muros aún perfectamente íntegros en el campo ragusano y más en
general en la área iblea, donde queda una cultura de la pietra como suma
de recurso natural y cifra del conocimiento del hombre.
Otras tantas variedades de ejemplos, con la misma riqueza de casas
hechas con muros de piedra a seco, está en la isla volcánica de Pantelleria
donde hay los característicos “dammusi”, originariamente almacenes de
equipos agrículos y sucesivamente ampliados y articulados para ser casas
rurales de piedra con la característica forma cúbica con encima una joroba
blanca.
La civildad mineraria de Sicilia
centro meridional, el Parque
Minerario de Floristella
Grottacalda (EN)
72
La memoria de la Isla
Los conocimientos
productivos del vino
Los conocimientos productivos
del trigo y del pan en provincia
de Enna
Signos de una general cultura de la piedra, ampliando el sentido, están
en las áreas que una vez era centro de intensos tráficos industriales y
comerciales ligados a la extracción del azufre. El caso de las solfataras ha
sido, en todos los sentidos, épico en la historia de la isla. Una anticipación
de los paisajes visionarios que se pueden observar en el área entre Enna,
Caltanissetta y Agrigento, corazón de la antigua producción de azufre, es
posible recibirla en provincia de Palermo visitando los lugares de la mina
de Lercara. En años recientes la Región Siciliana ha empezado un proyecto
de recuperación de las minas entre los cuales destaca el ya fruible Parque
Minerario de Floristella Grottacalda (Enna) cuya extensión total es alrededor
de 400 hectáreas.
La memoria de la Isla
73
Los conocimientos productivos
del queso en los Montes Madonie,
Nebrodi y Peloritani
El libro de los conocimientos productivos
Entre los conocimientos productivos un lugar de relieve adquieren los de
natura alimentar como los del vino (en toda Sicilia) o el del pane y del trigo
strictamente ligado a la provincia de Enna.
El ciclo lácteo es quizás el más certificado, puesto que la isla se precia de
un gran número de quesos de gran valor e historia. Entre los con forma de
paralelepípedo se señala el caciocavallo palermitano (debe su nombre a la
forma alargada que toma cuando se le pone a caballo de un palo durante la
lavoración) en cambio entre los quesos de forma ovoidal hay la provola de
los montes Nebrodi, un típico caciocavallo cuyo peso cambia según la zona
de producción y cuyo sabor cubre la serie entera, del dulce al picante y la
provola de los montes Madonie, de sabor dulce y delicato caracterizada por
una costra amarillo ocre.
A pasta hilada es la vastedda del Belice que originariamente nace de la
reelaboración de los quesos de oveja podridos y hay que comerlo fresco.
Entre los conocimientos artesanales por lo menos una citación va a
la tradición de los bordados y de los encajes aún hoy testimoniada en
diferentes lugares pero con centros privilegiados por la zona oeste en
Isnello (Palermo) y por la zona oriental en Chiaramonte Gulfi (Ragusa).
El arte del tejido en Sicilia se remonta a la época árabe, pero es con los
Normandos que recibe el impulso que hicieron las fábricas del Palacio Real
de Palermo la más alta expresión de manufactura de precio especializada
La tradición del bordado
74
La memoria de la Isla
en bordados con hilos de oro, perlas y corales. Desde el siglo XV, eliminado
de las leyes Suntuarie el recurso a materiales preciosos, se trasmite el
“bordado en blanco”, o sea en tela blanca, y con hilo blanco. Las técnicas
testimoniadas aún hoy, son las del “filet” y del “desfilado”.
Por lo que se refiere al arte de los ceramistas, Caltagirone se precia de la
primacía gracias a la búsqueda arqueológica que testimonia como en estas
zonas el arte se remonte al siglo IV a.C. Los árabes introdujieron la técnica
de la “invetriatura” aprendida en el área entre la Mesopotámia y el Nilo,
pero fueron los Normandos que dieron el impulso para el desarrollo de una
artesanía de arte que mereció a los habitantes una fama difundida en toda
la zona mediterránea.
El libro de las celebraciones
La fiesta representa un microcosmos en la que se pueden coger todos los
aspéctos que caracterizan una comunidad y su cultura. En esa se puede
coger la identidad de una población que ciclicamente reafirma si misma.
La Semana Santa en provincia de
Caltanissetta
La tradición de la cerámica del
pesepre artístico de Caltagirone
Entre las fiestas que se pueden distinguir en el universo festivo de la
isla, destaca aquella dedicada a San Giuseppe. Una vez toda Sicilia se
preciaba de cerimonias y ritos especiales para el santo carpintero, hoy
quedan vigorosas certificaciones en la provincia de Trapani. En Salemi por
ejemplo la fiesta todavía es muy sincera y el 19 marzo es posible admirar
arquitecturas y decoraciones hachos con pan en los que se expresan la
fantasía y la pericia artesanal de los panificadores.
Entre los santos patronos que en toda Sicilia se festejan sin ahorrar dinero
o energías, resalta la fiesta de Santa Rosalia en Palermo por la que hay
dos recurrencias, el “festino” que se hace entre las espectacularizaciones
en la noche entre el 14 y el 15 de julio y la “acchianata” (subida) del 4
septiembre cuando se ven a millares de fieles en peregrinaje encima del
sacro Monte Pellegrino donde se descubrieron los huesos de la Santa.
Por quienes está en Sicilia durante el periodo pascual, tiene solo que
escoger. Imposible enumerar los lugares donde las celebraciones atraen
la curiosidad y la atención. Entre muchas se citan las procesiones de San
Cataldo y Caltanissetta, caracterizadas por la presencia de numerosas
varas (urnas, tabernáculos), cada una expresión de una cofradía o de una
categoria de artesanos. Durante el carnaval el diviertimiento es seguro,
gracias a los desfiles de carros alegóricos que ya desde diferentes puntos
de vistas constituyen el momento relevante de los festejos siguiendo
La memoria de la Isla
75
El Carnaval de Acireale (CT)
una tendencia a la espectacularización que no es típica de la isla. Hace
excepción el de Acireale (Catania) entre los más antiguos de Italia.
Desde el 12 al 14 de agosto en Piazza Armerina hay la singular “Cavalcata”
que representa el colofón de “La quintana del Saracino” más conocido
como “Palio dei Normanni”, un torneo caballeresco que recuerda la
conquista normanda y la contemporánea echada de los Sarracenos. Premio
anualmente dado al barrio que gana, entre los cuatros que se lo contenden,
el estandarte pontificio que recuerda su descubrimiento en ocasión de la
liberación de la ciudad de la peste de 1348 y que reenvia a 1161, año
en que los habitantes escondieron el estandarte para salvarlo de la furia
vengadora de Guillermo el Malo.
El “Festino” de S. Rosalia,
Palermo
Una isla abierta todo el año
Las celebraciones religiosas, los eventos teatrales y musicales,
folclorísticos y deportivos de una región que os espera todo el año
Foto grande, anuncio de la Targa Florio.
Arriba, “Festa dei Diavoli” de Prizzi (PA); debajo, “il Teatro dei Due Mari” en Tindari (ME).
78
Una isla abierta todo el año
Las celebraciones religiosas
La Procesión de los Misterios,
Semana Santa en Trapani
La Fiesta de S. Agata, Catania
Imposible cuentarlas todas: famosas o desconocidas, de todas formas
apasionantes, ricas de sugestiones seculares y de encanto, ceremonias
religiosas o preestreno cultural, eventos mundanos y espectaculares, las
manifestaciones en Sicilia van más allá de folclor y animan la isla todo
el año. Sicilia en primavera se trasforma en un teatro de procesiones
que expresan la centralidad pascual como momento de síntesis entre
la religiosidad pagana y la cristiana. Entre las celebraciones, la de los
Misterios de Trapani es sin duda la más conocida pero también digna
de atención es la de Marsala (Trapani) y de San Cataldo (Caltanissetta).
Esta empieza el Miercoles Santo con la Sacra Representación del proceso
de Jesús y sigue con el Jueves Santo con la procesión que ve a Dolores
buscando y encontrando al Cristo Muerto. El Viernes Santo se participa a la
Scinnenza (deposición del Cristo Muerto en la vara) y a un nuevo encuentro
entre Dolores y el Hijo exánime con el acompañamiento de tambores y
de las quejas fúnebres. Durante el Domingo de Resurrección el triunfo de
la Vida sobre la Muerte se caracteriza por la presencia de once gigantes
de pasta de papel (Sanpauluna) que representan los apóstoles fieles y
acompañan a la Vírgen al encuentro con el Hijo resucitado. Particularmente
sugestivo es el Jueves Santo en Caltanissetta. Protagonistas son las
varas, grupos de estatuas de carta de papel que representan escenas de
la Pasión de Jesús y realizados al final del siglo XIX por una familia de
famosos artesanos comisionados por varias corporaciones (panificaderos,
minadores, hortelanos, los que trabajaban el yeso, etc.). No hay que
perder el espectáculo único de la fiesta pascual en la cercana Pietraperzia
Una isla abierta todo el año
79
El Signuri di li Fasci (Señor
de las Fajas), Viernes Santo
en Pietraperzia (EN)
(Enna) llamada “Lu Signuri di li Fasci” con la población en corteo por las
estrechas calles sostenendo un majestuoso palo rodeado por kilómetros
de tela blanca. Fuera del ciclo pascual muchas otras fiestas merecen una
señalación. Bien conocida es la celebración de la Santa Patrona de Catania,
Santa Agata que anima de fervor religioso el centro barroco de la ciudad
etnea en los primeros días de febrero y culmina en la procesión de cera de
las velas. Santa Lucia patrona de Siracusa se recuerda el 13 de diciembre,
fecha del martirio cuando se rasgó los ojos. Para recordarla, se lleva en
procesión una estatua de plata de más de tres metros de altura, de la
Catedral de Ortigia a la Basílica de Santa Lucia al Sepolcro.
Es de la primera semana de julio la celebración de San Calogero (Agrigento),
pero fiestas en su honor se tienen en toda la provincia ligadas a antiguos
ritos paganos. Se entiende así el número enorme de fiestas que se le
dedican. No hay que perder la tammurinata de San Calò. Se percibe la
fuerza de los símbulos ligados al ciclo del pan; para la celebración los fieles
practican el ayuno devocional y durante la procesión desde los balcones
se tira el pan. No menos sugestivas las fiestas de los Montes Nebriodi: en
Capizzi (Messina) aquella para San Giuseppe y en julio la fiesta del santo
patrono San Giacomo.
La “Veronica”, Semana Santa
en Marsala (TP)
80
Una isla abierta todo el año
Representaciones clásicas
en el Teatro Griego
de Segesta (TP)
La estación teatral de Julio
Musical Trapanés
Los eventos teatrales y musicales
Únicas en su género y parte ya de la tradición cultural siciliana, abren la
estación cultural de comienzos de mayo. Son las representaciones clásicas
de Siracusa, organizadas por el Instituto del Drama Antiguo en el escenario
único del Teatro Griego de la ciudad, que a su vez han sugerido iniciativas
semejantes entre las cuales el Festival Internacional del Teatro Clásico de
los Jóvenes en Palazzolo Acreide. Piénsese en las representaciones del
Teatro de Los Dos Mares, espectáculos clásicos ambientados en los teatros
de Taormina y de Tindari en provincia de Messina, las representaciones
del teatro de Segesta (Trapani), y el circuito más recién de los Teatros de
Piedra que animan a lo largo del verano los sitos arqueológicos menores
(Palazzolo Acreide, Morgantina, ecc). Desde la antigüedad a nuestros
días con las “Orestiadi” de Gibellina (Trapani), un festival que de mayo a
septiembre propone poesía, teatro, música étnica, con ojo atento en las
nuevas expresiones del universo cultural y artístico del Mediterráneo. La
cornisa es el grande Cretto de cemento blanco firmado por Alberto Burri.
Aún teatro y música animan las calurosas noches de verano pleno de la
mundana Taormina en el escenario del Teatro Antiguo, con el inagotable
programa de TaoArte que acaba a final de octubre. La música étnica es al
centro del Womad, el circuito ideado por Peter Gabriel para dar espacio a
los nuevos talentos.
Imperdible para los apasionados del género el Festival de Morgana
(Palermo) que se basa en la tradición de los Pupi Siciliani.
Una isla abierta todo el año
81
La estación teatral del “Vincenzo
Bellini” de Catania
La música lírica, sinfónica y contemporanea se celebra dentro de los
grandes teatros sicilianos: en Palermo el Massimo y el Politeama sede
de la Orquestra Sinfónica, el Bellini en Catania, el Vittorio Emanuele en
Messina, en cambio en los últimos años han florecido reseñas veraniegas
de prestigio internacional: es el caso del Etna Fest que de Catania se
mueve en los pueblos del Monte Etna y propone lo mejor de los artistas
internacionales y una abundante sección dedicada al cine, o el más clásico
Julio Musical Trapanese. En Monreale, vuelve irrenunciable la cita para
apasionados al comienzos de noviembre con la Semana de Música Sacra
en la espectacular cornisa de la catedral árabe-normanda.
Representaciones clásicas
en el Teatro Griego de Siracusa
82
Una isla abierta todo el año
“L’infiorata” de via Nicolaci
en Noto (SR)
Entre cultura y folclor
También el Carnaval siciliano toma tonos grandiosos dictados por la tradición
de las maestranzas que trabajan con tiempo y con sabiduria artesanal en
la realización de los carros alegóricos. Hablamos de Carnavales de Acireale
(Catania), de Sciacca (Agrigento) y de Termini Imerese (Palermo) que no
tienen nada que envidiar por belleza de los carros e implicación popular a los
carnavales más famosos de Viareggio o Putignano. No menos espectacular
por su ambientación es la Festa del Mandorlo in fiore (Feria del Almendro en
flor) que en febrero anima con fiestas el Valle de los Templos de Agrigento
con corteos, músicas y danzas, ya se ha hecho una cita internacional del
folclore. Quizá menos conocida es la Danza del Taratatà de Casteltermini
(Agrigento), evento que remonta a la dominación árabe, espectacular por
ritmos, trajes y escenografia. En los Montes Madonie y en la parte interna
de Sicilia vuelven en agosto las rememoraciones medievales en traje de
la época como por ejemplo en Geraci Siculo (Palermo) en el corazón del
Parque de Madonie cuando se rememora el Torneo de los Ventimiglia. Aún
Una isla abierta todo el año
83
El Cous Cous Fest,
S. Vito lo Capo (TP)
sugestiones que no hay que perderse en la barroca Caltagirone (Catania)
que se pone luces, las típicas “lumere”, la espléndida escalinata de
Santa Maria del Monte la noche del 24 julio y siempre en julio, prepara
la majestuosa Infiorata, evento presente además en Noto (Siracusa). Citas
culturales de relieve son las ligadas a la figura de Luigi Pirandello al que
la ciudad de Agrigento dedica una Semana de Estudios Pirandelliani, en
cambio el mundo del cine se reune, además que en Taormina por el famoso
Festival de junio, también en Lipari en ocasión del premio Hefesto de Oro. In
conclusión, evento símbulo de integración mediterránea, el Cous Cous Fest
de San Vito Lo Capo (Trapani) cuando jefes de cocina que vienen de todo el
Mediterráneo se desafían para decidir el mejor cous cous del año.
La escalinata iluminada en
Caltagirone (CT)
84
Una isla abierta todo el año
El Concurso Hípico Internacional
“Coppa degli Assi”
Los eventos deportivos
Entre los eventos deportivos que tienen como escenario el mar siciliano y
otros lugares de especial belleza paisajística, algunos han hecho la historia.
Es el caso de la Targa Florio, la competición más antigua que se recuerde,
disputada en las montañas de Madonie desde el comienzo de este siglo,
hoy celebrada también en versión Rally Histórico en toda Sicilia. Otras
son las citas dedicadas a los deportes motorísticos, a testimonianza de
una verdadera pasión ya radicada: la cronoescalada de Erice(Trapani), las
competiciones en autódromo de Pergusa (Enna) y el trofeo histórico ciudad
de Cefalù todavía dedicado a Vincenzo Florio.
El autódromo de Pergusa (EN)
La Targa Florio
Una isla abierta todo el año
85
De los motores al mar, es la cornisa tropical de la playa de Palermo que
acoge ya desde hace años, en la mitad de mayo, el circo de windsurf
mundial con el World Festival on the Beach, combinado con el voleibol
de playa, a la vela y a los conciertos nocturnos de jazz. En la pequeña
Ustica (Palermo) vuelve puntual cada verano la Semana de las actividades
Submarinas para los apasionados de mar, cuevas y fondos. En el Parque
de la Favorita de Palermo se tiene en septiembre el Concurso Hípico
Internacional Copa de los Ases, cita de primer importancia para caballeros
y amazonas que vienen de todo el mundo.
Aún Palermo con su clima envidiable es sede de la Maratona promovida por
el Ayuntamiento que ve el desfile de centenares de atletas en la calle en un
domingo de comienzos de noviembre.
El Windsurf World Festival
on the beach
Maestros en recepción
Entre bódegas, restaurantes, tiendas y estructuras receptivas
Foto grande, pasta con sardinas.
Arriba a la izquierda, galletas al limón; arriba a la derecha, frito palermitano.
88
Maestros en recepción
Las carreteras del vino
Si tres es el número perfecto, y tres son las cúspides que encierran la isla
siciliana, siete es el número de la Creación, de las maravillas… y de las
carreteras del vino en Sicilia. Siete por lo tanto, los itinerarios extraordinarios
que, de brindis en brindis, llevan al descubrimiento de una tierra bendita
por el sol, cuya tierra fertil ha creado, junto con muchos mitos clásicos, una
agricultura extraordinaria que toma sustancia en uno de sus productos más
apreciados en el mundo: el vino.
Vinos tintos
Cantinas tradicionales
Empezando por la provincia palermitana, se sigue la Via del Monreale
D.O., o sea 16 milas hectáreas de viñedos entre los cuales el Catarratto
seguramente es el rey. Las D.O. producidos en estas colinas son Contea di
Sclafani, Contessa Entellina y Monreale, nombre que nos acuerda seguro la
bonita ciudad normanda con su famosísima catedral. Mirando a oeste, se
alarga la Carretera del Vino Alcamo D.O., que incluye las D.O. de Erice y la
de Marsala (Terre d’Occidente y Val di Mazara). Tratandose de la provincia
(la de Trapani) con más viñedos de Italia, es de verdad una zona que hay que
gustar paso tras paso, desde la espléndida Erice medieval, a la reserva de
las Salinas hasta el “Satiro Danzante” en Mazara del Vallo. Demasiados son
las D.O. aquí producidos para ser recordados en este espacio. Siguiendo
la curva que lleva a las orillas del Canal de Sicilia, ahí es la Carretera del
Vino Terre Sicane, en la provincia de Agrigento, donde, con el Valle de
los Templos como escenario, la cultura enológica puede ser considerada
remolque de la economia de la zona. Las D.O. son los de Santa Margherita
di Belìce, Sambuca di Sicilia, Menfi y Contessa Entellina.
Adentrándose en el corazón de la isla, se atravesa la Carretera del Vino de
los Castelli (Castillos) Nisseni, donde el célebre vidueño del Nero d’Avola
está junto a los sitios arqueológicos de Morgantina, Piazza Armerina y
Sperlinga con su magnífico castillo. La D.O. es la de Riesi. Famoso como el
Maestros en recepción
Nero nisseno, el Cerasuolo di Vittoria firma la Carretera del Vino con el Val di
Noto, con las capitales barrocas de Noto y Modica sólo para citar algunos.
Siracusa, luego, es de verdad un encanto, sobre todo si se toma también
con el homónimo Moscato. Para cerrar la escenografia de la parte sur
oriental siciliana se eleva el Monte Etna, cuya carretera del vino lleva a lo
largo de las laderas del volcán. Un clima especial, una tierra fertil de fuego
y de lava para viñas únicas como el Carricante blanco, endémico. Estamos
dentro del Parque del Monte Etna: además del vino, la belleza de un rincón
de naturaleza de verdad incontaminada. De la áspera tierra volcánica a
los dulces pendientes de las Eólias para acabar el tour enológico con la
carretera del vino de la provincia de Messina, desde la ciudad del estrecho
hasta las siete hermanitas del Mediterráneo. Las D.O. del Faro o la nueva
del Mamertino acompañan hasta el mar abierto el sabor inconfundible del
Malvasia, acogedor y apasionado justo como Sicilia.
Vinos blancos
Viñedos
89
90
Maestros en recepción
Los “anelletti” al horno
La gastronomía
Antipastos y salsas
“Comen como si vayan a morir mañana, y en cambio construyen como
si nunca tuvieran que morir”. Lo ha dicho Empedokles hablando de los
habitantes en Akragas, pero es un modismo que, en en lejano siglo V a.C.,
lo habían sacado de los Griegos que llegaron en Siracusa y conocieron los
antiguos habitantes de Sicilia, isla que ha dado los natales a Epicarpo de
Siracusa, que en 485 a.C. fue el primero en escribir del arte de la cocina;
a Ladbaco, que alrededor de 380 a.C. creó la primera escuela de cocina;
a Terpsione, que en los mismos años profundizaba la que iba a ser ciencia
Maestros en recepción
de la alimentación; a Archestrato, que de 320 a.C. organizaba comidas
para los vips griegos; y a Procopio de’ Coltelli que en el siglo XVII exportó
en Francia la tradición siciliana de los sorbetes helados, de origen árabe,
hechos famosos con el nombre de helados.
En conclusión, hablar de gastronomia en Sicilia significa hablar del mismo
adn siciliano, que hoy todavía tiene una fe absoluta en la “mangiata” (un
almuerzo que dura una tarde entera junto a toda la familia reunida). De
ahí, uno se puede tirar en unos de estos almuerzos riquísimos, intentando
enseñar algunos platos típicos.
Sólo para abrir el apetito, como antipastos, hay cardos y alcachofas metidos
en masa y fritos, los embutidos (el salsichón de Chiaramonte Gulfi o el de
Sant’Angelo di Brolo es lo que aconsejamos), las olivas “acciurate”, o sea
ahogadas en el aceite virgen extra junto con especias típicas, y la caponata,
una receta a base de berenjenas. No puede faltar el plato de panelle,
escalope de harina de garbanzos increiblemente ricas con un poquito de
limón. Y además los quesos, desde el caciocavallo al maiorchino, desde el
ericino al piacentino y al fiore sicano... vamos a la pasta. Antes que nada,
la pasta al horno, o sea un molde de “anelletti” embutidos con todo lo que
la fantasia del cocinero sugiere: salsa, carne molida, berenjenas, queso
de pasta blanda, salsichones…para los paladares más delicados hay la
pasta con sardinas, deliciosa. En verano es imposible perderse la pasta con
los “tenerumi”, o sea los pimpollos de la planta de los calabacines largos.
Sencilla como la pasta a la trapanés, o sea con el tomate crudo y el ajo, o
La pasta a la “Norma”
91
92
Maestros en recepción
Atún con alcaparras
como la pasta a la “Norma” con la salsa y las berenjenas fritas. Vamos a
los segundos platos, o sea pescado en todas las maneras (de costumbre
cocinado al horno o a la brasa) como el pez espada, el atún, las lubinas
etc., sin olvidar las sardinas “a beccafico”, envueltos de sardinas rellenos
de pan rallado, piñones, pasa de Corinto; o – y aquí se pasa a la carne- la
riquísima salchicha, frita o a la brasa, la carne de carnero, tradicional para
el lunes de Pascua junto con el cabrito. Por lo que se refiere al uso de
la carne de cerdo se podrían escribir enciclopedias. Como guarnición, la
clásica ensalada: tomate, hinojo, cebolla, lechuga… y quien más tenga
más ponga. Claramente con todo va el pan, aquello cocido en el horno de
Envueltos de pez espada
Maestros en recepción
leña, que tiene un perfume inconfundible. Después de la fruta, el dulce. Hay
la “cassata”, es verdad, pero hay también otras obras maestras como los
“buccellati” a base de marmelada de higos, la fruta martorana a base de
azúcar y harina de almendra, los “cuddureddi”, pasteles con relleno de miel
o de requesón o de fruta confitada, los dulces de almendra o las “reginelle”,
galletas cubiertas de sésamo. Encima de todo los “cannoli”, presentes en
toda la Isla.
93
Dulces de fruta “martorana”
La cassata, los cannoli y dulces
con almendras
94
Maestros en recepción
Comida de la calle y antiguos mercados
La comida de la calle, o sea los típicos tenderetes de Palermo donde es
posible comer casi todo, está aún hoy en toda la ciudad y sobre todo en los
barrios populares al margen de los grandes mercados históricos: la Vucciria
(del francés bucherie - carniceria), el Capo, Ballarò (quizás el rincón más
multiétnico de la ciudad) y el Borgo Vecchio. Se llega siguiendo el fuerte
olor de frito: presentados sin ceremonias en grandes bandejas cubiertas
de papel, se lucen detrás del vidrio las típicas “panelle”, de las que ya
hemos hablado, que se pueden comer dentro de grandes bollos de pan y
sésamo, a las que a menudo se combinan los así llamados “cazzilli” fritos
(o sea croquetas de patatas fritas en el aceite). No menos ricos son las
berenjenas fritas o el “cicireddu”, o sea peces pequeñísimos enharinados
y fritos al momento. A menudo en la entrada de la freiduría resiste el cartel
“pani cà meusa”. Quiere decir que allí se respeta la tradición. Se trata de
una comida riquísima para paladares fuertes. Puestos en la manteca de
cerdo para hervir, las interioras del buey, bazo y pulmón se sirven dentro
del pan y se sazonan con limón o a veces con requesón o queso local. No
menos popular es la “stigghiola”, brochetas de oveja o de ternero asados
en la parrilla.
Vendedor de pan y “panelle”
Nacidos con los árabes, los suk presentes en diferentes ciudades y pueblos
de la isla guardan perfectamente las raíces árabes de la cultura siciliana en
la manera de posicionar la fruta fresca, las naranjas sobre todo, y la seca,
pero también las grandes variedades de especies exóticas, las especias, que
vienen del cercano y lejano oriente y las aceitunas, en su increíble variedad
Maestros en recepción
95
El mercado del pez en Catania
de perfume de ajo, orégano y guindilla. Bonitos son los bancos del pescado,
como en el famoso mercado del pez de Catania. Destacan peces espadas
enteros, meros oscuros, doradas y sargos, mejillones y almejas, pulpos y
otros crustáceos, abunda el pescado azul, con las sardinas ya limpiadas,
caballas, pez plateado y “caponi”. Las gambas, desde los grandes y rojos
de Mazara del Vallo, a los más pequeños de arena, a menudo ya limpios y
desgranados.
En los mercados de Sicilia se habla, se contrata y se vive hundidos en un
mundo que casi parece un teatro.
Vendedor de pan con bazo
El mercado de la Vucciria,
Palermo
96
Maestros en recepción
Fabricación del mimbre
Artesanía
Típico cinturón del vestido
arbëreshë
¡Qué es que no consiguen hacer las manos de los sicilianos! En la isla se
labra el hierro como si fuera un bordado y se borda como si se labrara de
cincel. Se taracea la madera como si se entallase el marmol y se juega
con los colores de los diferentes marmol como si pintaran cuadros. En
breve, de las cerámicas a las mayólicas, a los encajes más preciosos,
pasando por los productos en hierro forjado que han hecho inmortal el
estilo liberty. Ciertamente únicos son los objetos en piedra lávica, a menudo
decorados con el procedimiento de la “ceramización”, de verdad increibles
testimonianzas de como Sicilia consiga utilizar todo lo que la naturaleza le
ofrezca, hasta la durísima lava que, oportunamente tallada, puede hacerse
cualquier cosa, del sencillo adorno hasta el más robusto mueble. Increibles,
por ejemplo, las mesas - soberbiamente decoradas - pero también los
objetos de orfebrerías, las miniaturas o los sencillos adornos.
Extraordinaria es la artesanía producida en los pueblos de lengua albanés.
En Piana degli Albanesi, por ejemplo, se producen las joyas más originales
de la isla: “battipetto” con corazones de coral, pendientes en oro con la
característica forma de barquitos (los pindajet), o los espléndidos cinturones
de plata (brezi) típicos del vestido tradicional arbëreshë. Hermosísimos los
iconos bizantinos, tallados aún hoy con los antiguos sistemas de las hojas
de oro.
Maestros en recepción
La cerámica artística
Famosas las cerámicas y las mayólicas, preciosísimos manufactos
conocidos en el mundo desde la antiguedad. Quizá Caltagirone sea el
centro más conocido, pero no hay que olvidar que el arte de la cerámica
es una de las tradiciones que en Sicilia se trasmiten desde la noche de los
tiempos y otros lugares para buscar magnífica cerámica son Santo Stefano
di Camastra (Messina), Sciacca y Burgio (Agrigento). Vasos, azulejos, pero
también platos y relojes iluminados por la especial mezcla de colores azul
fuerte y amarillo. No menos importantes son las terracotas, entre las cuales
aconsejamos las auténticamente falsas que representan, con especiales
procesos de tecnología adelantada, los manufactos de Sicilia griega,
donde el color ocre y el negro son los elementos que se destacan más.
Y si el bordado es aún hoy el entretenimiento más popular, cierto que las
“trappite” son verdaderas curiosidades: se trata de alfombras entretejidas
con fajas de tela coloreada que aún hoy se pueden encontrar en la zona de
Trapani. En cualquier lugar, en cambio, hay objetos hechos con las hojas de
palmeras trenzadas, como cestos, bolsos, cuévanos y otros. Sobre todo en
la zona de Siracusa, en cambio, se puede comprar papel obtenido según la
antigua lavoración del papiro.
Elaboración del papiro
97
98
Maestros en recepción
Recepción
Sicilia se precia de una antigua tradición para la hospidalidad. Los hoteles
históricos que han hecho Sicilia meta famosa en todo el mundo, atraendo a
nobles europeos, artistas y viajeros entre el final del siglo XIX y el comienzo
del siglo nuevo, constituyen el grande patrimonio de los hoteles de la isla. A
este se añaden nuevas realidades que van hacia los nuevos estilos de vida
y las nuevas requeridas de un mercado siempre más orientado hacia una
vacación exclusiva y de calidad.
Bar en los cascos antiguos
Agrioturismos elegantes
De recién, gracias a la contribución de los fondos comunitarios dados por
la UE, el nivel de muchas estructuras hoteleras ha crecido mucho. Al lado
de los hoteles cinco estrellas lujo de los que la isla se precia, situados
especialmente entre Taormina y las ciudades capitales de provincia, y a
los grandes y pequeños hoteles restructurados según modernos criterios,
se ha añadido una oferta de nuevos servicios como centros de bienestar,
las instalaciones deportivas, las playas y las dársenas equipadas. Pero es
la recuperación de los bienes arquitectónicos cerrados, palacios históricos
puestos en posiciones estratégicas a plomo en el mar, con un encanto de
antigüedad de verdad irrepetible, que, por iniciativa pública o privada, se
han trasformado en pocos años para constituir la verdadera novedad en el
sector de la recepción hotelera. Se trata de ex conventos, palacios, cortijos
y castillos, grandes almadrabas, casillas ferroviarias, viejas salinas, fincas
y casales, que hacen una carrera para ofrecer ambientes elegantes y para
sorprender al viajero con un encanto especial donde es siempre Sicilia que
se destaca con toda su unicidad.
Un viaje, este entre las nuevas estructuras receptivas de la isla, que nos
lleva de verdad a cada rincón, desde el mar de las pequeñas islas a los
Maestros en recepción
99
Hotel con vista mar
grandes espacios del interior. En los cascos antiguos ha prorrumpido la
hospidalidad en B&B, fórmula tanto querida a los extranjeros que aman
el turismo por su cuenta y buscan una relación personal con los lugares.
No hay palacio nobiliario de Palermo, Caltanissetta, Catania, Siracusa,
Ragusa que no cuente con una nueva pequeña realidad de mes en mes.
Compiten para ofrecer paisajes que dejan sin palabras, ambientes con
adornos de diseño o muebles antiguos, desayunos a base de productos de
la casa y mucha amabilidad. Todo eso con precios de verdad increíbles. La
recuperación de las estructuras patronales y rurales han hecho aumentar
mucho la hospidalidad en el campo: casi todos los grandes cortijos de Sicilia
occidental y oriental ofrecen piscinas, manejos, itinerarios en bicicletas
pero sobre todo cursos de cocina y una gastronomia única en el mundo.
Hotel de lujo en el centro
de la ciudad
Los mapas de las provincias
Isola di
Ustica
Isola di
Levanzo
Isola di
Marettimo
I
S O L E
I. delle
Femmine
Isola di Favignana
E
G A D I
AEROPORTO
FALCONE - BORSELLINO
T RAPANI
Palermo
A29
A20
A29
Trapani
P ALERMO
A29
A29
I.le dello
Stagnone
AEROPORTO
V. FLORIO
BIRGI
A29
A19
A29
Mazara del Vallo
A29
M
O
N
T
I
S
I
C
A
N
I
Agrigento
Porto Empedocle
Isola di Pantelleria
T RAPANI
Isola di Linosa
I
S O L E
P
E L A G I E
Isola di Lampione
Isola di Lampedusa
A GRIGENTO
I. di Strombolicchio
I
S O L E
E
(
O L I E
O
L
)
I P A R I
Isola di
Panarea
Isola di
Salina
Isola di
Filicudi
Isola di
Alicudi
Isola di
Stromboli
Isola di Lipari
Isola di Vulcano
M ESSINA
Milazzo
A20
A20
A20
M
N
E
O N I
M A D
E
B
R
N
T
I
E
L
O
R
A
N
I
Messina
A18
I
D
O
O
P
IT
Parco dei Nebrodi
Parco
A18
dell’Alcantara
Parco delle Madonie
L EGENDA
MONTE ETNA
Parco dell’Etna
capital de provincia
A19
confines de provincia
A18
Enna
A19
I.le Ciclopi
Catania
Caltanissetta
PIANA
DI
autopistas
carreteras principales
carreteras secundarias
A19
AEROPORTO
FONTANAROSSA
C ATA N I A
A18
A18
A18
áreas naturalísticas
aeropuertos
puertos
M
O
N
T
I
I
Ragusa
B
L
E
I
Siracusa
102 Los mapas de las provincias
Los mapas de las provincias 103
Legenda
capital de provincia
áreas arqueológicas
A18
autopistas
carreteras principales
carreteras secundarias
áreas naturalísticas
aeropuertos
puertos
puerto/atraco turístico
centro termal
castillo
sito WHL UNESCO
Palermo
104 Los mapas de las provincias
Los mapas de las provincias 105
Legenda
capital de provincia
áreas arqueológicas
A18
autopistas
carreteras principales
carreteras secundarias
áreas naturalísticas
aeropuertos
puertos
puerto/atraco turístico
centro termal
castillo
sito WHL UNESCO
Messina
106 Los mapas de las provincias
Legenda
capital de provincia
áreas arqueológicas
A18
autopistas
carreteras principales
carreteras secundarias
áreas naturalísticas
aeropuertos
puertos
puerto/atraco turístico
centro termal
castillo
sito WHL UNESCO
Los mapas de las provincias 107
Catania
108 Los mapas de las provincias
Legenda
capital de provincia
áreas arqueológicas
A18
autopistas
carreteras principales
carreteras secundarias
áreas naturalísticas
aeropuertos
puertos
puerto/atraco turístico
centro termal
castillo
sito WHL UNESCO
Los mapas de las provincias 109
Siracusa
110
Los mapas de las provincias
Legenda
capital de provincia
áreas arqueológicas
A18
autopistas
carreteras principales
carreteras secundarias
áreas naturalísticas
aeropuertos
puertos
puerto/atraco turístico
centro termal
castillo
sito WHL UNESCO
Los mapas de las provincias
111
Ragusa
112
Los mapas de las provincias
Legenda
capital de provincia
áreas arqueológicas
A18
autopistas
carreteras principales
carreteras secundarias
áreas naturalísticas
aeropuertos
puertos
puerto/atraco turístico
centro termal
castillo
sito WHL UNESCO
Los mapas de las provincias
113
Agrigento
114
Los mapas de las provincias
Los mapas de las provincias
115
Legenda
capital de provincia
áreas arqueológicas
A18
autopistas
carreteras principales
carreteras secundarias
áreas naturalísticas
aeropuertos
puertos
puerto/atraco turístico
centro termal
castillo
sito WHL UNESCO
Trapani
116
Los mapas de las provincias
Los mapas de las provincias
117
Legenda
capital de provincia
áreas arqueológicas
A18
autopistas
carreteras principales
carreteras secundarias
áreas naturalísticas
aeropuertos
puertos
puerto/atraco turístico
centro termal
castillo
sito WHL UNESCO
Caltanissetta
118
Los mapas de las provincias
Legenda
capital de provincia
áreas arqueológicas
A18
autopistas
carreteras principales
carreteras secundarias
áreas naturalísticas
aeropuertos
puertos
puerto/atraco turístico
centro termal
castillo
sito WHL UNESCO
Los mapas de las provincias
119
Enna
testo...
Editor: Región Siciliana - Concejalia Regional del
Turismo, de las Comunicaciones y de los e Transportes
tel. +39 (0) 91 7078230/258/276
fax +39 (0) 91 7078212
[email protected]
.
Realizazión: Gruppo Moccia con la collaboración de
Sicily Comunication.
Textos: capítulos 1, 2, 3, 4, 6 Maria Laura
Crescimanno; capítulo 5 Giampiero Finocchiaro;
capítulo 7 Maria Laura Crescimanno y Emilia Gatti.
Compaginación y proyecto grafico: Angelo Cirello.
Fotos: Francesco Italia, Fotografi Associati, Franco
Barbagallo, Dagherrotipo, Melo Minnella, Pucci Scafidi,
Walter Leonardi, Hanne Carstensen, Andrea Guarneri,
Giuseppe Leone, Fatos Vogli.
Agradecemos por otras fotos: Società Consortile Terre
Sicane, Areas Marinas Prodegidas del Plemmirio, de
Ustica y de las Islas Ciclopes, Krea, los Ayuntamientos
de Patti, Nicosia y Mazara del Vallo, Azienda Regionale
Foreste Demaniali, Provincia Regionale de Enna.
Imprenta: MediaCenter&Management - Octubre 2008
Para los transportes regionales consultar el sitio:
www.regione.sicilia.it/turismo/trasporti
Para el servicio de transporte urbano,
consultar los sitios de los Ayuntamientos
Para los museos y los sitios arqueológicos,
consultar el sitio:
www.regione.sicilia.it/beniculturali
Intervención financiada de la Unión Europea - medida
4.18.a/b POR Sicilia 2000/2006 – FESR.
Copia gratuita - Assessorato Turismo,
Trasporti e Comunicazioni
Sicilia
Viaje al
corazón
de la Isla
Descubriendo
los colores, los
sabores y los
ritos de la isla
más grande del
Mediterráneo
Regione Siciliana
Assessorato Turismo,
Trasporti e Comunicazioni
POR Sicilia
2000-2006
Misura 4.18 a/b
www.regione.sicilia.it/turismo
UNIONE EUROPEA
Fondo Europeo
Sviluppo Regionale

Documentos relacionados

Nunca como en Sicilia tanta gente se ha

Nunca como en Sicilia tanta gente se ha Alrededor de ella se halla una serie de islas menores: al norte las islas Eólidas y Ustica, al oeste las islas Egates, al sur las islas Pelagias y Pantellería (por un total de 25.708 Km2). Su litor...

Más detalles