Parte 1 - misioneros montfortianos

Comentarios

Transcripción

Parte 1 - misioneros montfortianos
PREPARACIÓN A LA CONSAGRACIÓN TOTAL O “TOTUS TUUS”
PRIMERA PARTE
LA PREPARACIÓN
○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○
Páginas 19 a 284
19
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
20
PRIMERA PARTE: LA PREPARACIÓN
INTRODUCCIÓN
A. ¿QUÉ
ES
CONSAGRACIÓN?
Esta parte introductoria sobre la Consagración
está tomada casi textualmente del P. Pío Suárez,
smm que si en algo fue maestro, lo fue precisamente
en la Palabra de Dios y en la Palabra de Montfort.
Esta visión global nos ayuda a ver algo
fundamental: el “Totus Tuus” es una espiritualidad Mariana
de Alianza y de Consagración y, por lo mismo Bautismal y
Misionera.
a) La consagración a la luz del Vaticano II
1. La Consagración sólo se entiende a partir de Cristo pues, de manera eminente,
Él es el consagrado y enviado por el Padre, LG 28. Él es el modelo de toda
consagración, tanto de la antigua como de la nueva Alianza. En él está consagrado
todo el pueblo de Dios.
Jesús vivió su consagración:
– como dependencia del Padre: pertenencia.
– como entrega total a su voluntad: donación.
– por amor: dedicación a la construcción del Reinado o de la Soberanía de
Dios en el mundo.
21
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
En Él está consagrado todo el pueblo de Dios, por el agua (la regeneración) y la
unión del Espíritu Santo, LG 10. En efecto, mediante el bautismo, Jesús comparte
con cada cristiano su vida de consagrado al Padre y de enviado por Él.
De manera que los laicos están dedicados y consagrados a Cristo y por él al
Padre, gracias al Espíritu Santo, LG 34.
2. Los religiosos, por su parte, están consagrados a Dios y a su servicio de
manera muy especial, es decir, siguiendo e imitando, con mayor libertad, a Cristo
obediente, pobre y virgen, PC 1. De aquí que la íntima consagración a Dios sea
la base de la vida religiosa, AG 18.
La consagración es una donación total de sí mismo a Dios. Es un vivir para Dios,
PC 5; un dejarlo todo por Amor a Cristo. De manera que la profesión de los
consejos evangélicos constituye un signo de la consagración a Dios en Jesucristo
por la fuerza del Espíritu Santo, LG 44.
b) Alianza y Consagración
¿Qué es la alianza?
3. Para los Israelitas, la alianza constituyó el punto de partida de la consagración.
En toda alianza hay dos partes. Las dos hacen propuestas y las dos aceptan los
términos de la alianza.
Es así como Dios propone a Israel:
– ser su Dios;
y le pide:
– ir por sus caminos y escuchar su voz.
Israel lo acepta por su Dios y promete ir por sus caminos, escuchar su voz. Por
su parte, Israel propone a Dios:
– ser su propiedad, su pueblo, el bien sagrado de Dios;
– y le pide que lo haga partícipe de su santidad, es decir, que lo consagre.
22
INTRODUCCIÓN
Dios acepta. Hoy te manda el Señor, tu Dios, que cumplas estos mandatos
y decretos. Guárdalos y cúmplelos con todo el corazón y con toda el alma.
Hoy te has comprometido a aceptar lo que el Señor te propone: Que él será
tu Dios, que tú irás por sus caminos, guardarás sus mandatos, preceptos y
decretos y escucharás su voz. Hoy se compromete el Señor a aceptar lo que
tú le propones: Que serás su propio pueblo... que guardarás todos sus
preceptos, que él te elevará en gloria, nombre y esplendor por encima de
todas las naciones... y que serás un pueblo consagrado al Señor tu Dios,
como él te lo ha dicho, Dt 26,16-19.
4. Dios acepta a Israel como propiedad suya y le promete elevarlo a su propia
esfera de santidad, consagrarlo. Si de veras escuchas mi voz y guardas mi
alianza, ustedes serán mi propiedad personal entre todos los pueblos... Serán
para mí una nación consagrada... Todo el pueblo a una respondió diciendo:
Haremos todo cuanto ha dicho el Señor, Ex 19,5-8.
Desde ese momento Israel se convierte en pueblo consagrado a Dios, pueblo de
Dios. Tú eres un pueblo consagrado al Señor, tu Dios. Él te eligió para que
fueras entre todos los pueblos de la tierra el pueblo de su propiedad, Dt 7,6.
Elementos
5. La Consagración implica una vinculación, una separación y una exclusividad,
pues, por su misma naturaleza, constituye una acción que...
• Vincula, une a una persona (tiempo, lugar u objeto) a Dios, en forma
exclusiva. Y bendijo Dios el día séptimo y lo consagró, Gn 2,3.
• Separa, libera de una situación o vinculación anterior, poniendo aparte.
• Reserva para el servicio exclusivo de Dios: reserva para dedicarse a una
misión divina.
c) Dios es quien consagra
6. La consagración es iniciativa de Dios. Sólo Él elige, llama, invita. Él pone su
marca, sus condiciones; eleva, coloca en su esfera de santidad. Sólo Él salva,
23
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
santifica, es decir, hace santo, comunica su santidad, hace que algo sea sagrado,
consagra.
Dios invita: Antes de formarte en el vientre,
– te escogí,
antes de salir del seno materno,
– te consagré y te nombré profeta de los paganos...
– a donde yo te envíe irás;
– lo que yo te mande, dirás.
No les tengas miedo que
– yo estaré contigo para librarte...
– Yo pongo mis palabras en tu boca,
– hoy te establezco sobre pueblos y reyes, para arrancar y arrasar,
destruir y demoler, edificar y plantar, Jr 1,10.
San Pablo nos recuerda que Dios nos eligió con Cristo antes de crear el
mundo, para que estuviéramos consagrados y sin defecto a sus ojos, por el
amor, Ef 1,4.
El hombre responde
7. Dios creó al ser humano a su imagen y semejanza, lo hizo capaz de conocer
y amar, y lo dotó de libertad, es decir, de la capacidad de aceptar o rechazar su
llamada, su propuesta. Él espera de parte de su criatura una respuesta positiva,
una aceptación. Quiere que el hombre sea su colaborador en la obra de su
propia salvación y la de sus hermanos.
Si quieren obedecerme y guardar mi alianza, serán mi propiedad... Serán
un pueblo consagrado... Todo el pueblo a una respondió: Haremos cuanto
dice el Señor, Ex 19,5-8.
La respuesta, la aceptación libre de la elección, del llamado a consagrarse, a
dedicarse a Dios por parte del hombre supone:
– una renuncia a otras posibilidades;
– una adhesión-dedicación libre y exclusiva a Dios: ser la propiedad de Dios;
– y una motivación: por amor.
24
INTRODUCCIÓN
d) Los cristianos, pueblo consagrado de la nueva y eterna Alianza
8.
Ya desde el comienzo, la Iglesia ha sido consciente de estar vinculada con
el pueblo elegido y de ser heredera de las divinas promesas, y por ende de ser
pueblo consagrado por Dios y a Dios.
Es así como el apóstol Pablo dirigiéndose a los cristianos de Roma los
llama consagrados y les dice: a ustedes los predilectos de Dios... llamados y
consagrados les deseo el favor y la paz de Dios nuestro Padre y del Señor,
Jesús Mesías, Rm 1,7; 1Co 1,2. Él mismo se considera consagrado, Ef 3,8.
9. Insiste Pablo en que la consagración al Señor implica una novedad de vida:
– Lo que antes era levadura vieja se torna masa nueva. ¿No saben que un
poco de levadura fermenta toda la masa? Hagan buena limpieza de la
levadura del pasado para ser una masa nueva... Porque Cristo, nuestro
cordero pascual, ya fue inmolado; ahora, a celebrar la fiesta, pero no
con levadura del pasado, no con levadura que es maldad y perversidad
sino con panes sin levadura, que son candor y autenticidad, 1Co 5,7-8.
10. – Lo que antes era hombre viejo es ahora hombre nuevo. Donde hay un
cristiano hay humanidad nueva; lo viejo ha pasado; miren, existe algo nuevo.
Y todo eso es obra de Dios..., 2Co 5,17s. La novedad de vida que trae consigo
la consagración a Dios lleva a un despojo y a un revestimiento. Despójense del
hombre viejo con sus obras y revístanse del hombre nuevo... Revístanse, pues,
como elegidos de Dios, consagrados y predilectos, de entrañas de
misericordia, de bondad, humildad, sencillez, tolerancia..., Col 3,10-14.
11. Esa novedad produce un paso de muerte a resurrección. Al bautizarnos
vinculándonos al Mesías, nos bautizaron vinculándonos a su muerte. Aquella
inmersión que nos vinculaba con su muerte nos sepultó con él, para que así
como Cristo fue resucitado de la muerte... también nosotros empezáramos
una vida nueva... su resurrección, Rm 6,3ss. Así que, en nuestra calidad de
creyentes, de seguidores de Cristo constituimos un pueblo consagrado; lo que
implica un cambio de vida: vida consagrada, consecuencia de una donación total,
de una pertenencia total, de una dedicación total.
25
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
e) El Bautismo, base de toda consagración
12. El bautismo constituye una alianza entre Dios y el bautizado, entre éste y el
Señor, que introduce al cristiano en la esfera de Dios, participándole la vida
divina. Por el bautismo, el creyente:
·
·
·
·
renuncia a cuanto lo esclaviza y ata al pecado;
se entrega al Resucitado, su único Señor;
se compromete con Jesucristo y por Él con el Padre y el Espíritu Santo;
hace del Evangelio su libro de vida en el seguimiento de Jesús.
De manera que el bautismo se constituye en la consagración fundamental por la
que el cristiano llega a ser hijo del Padre, hermano y coheredero de Cristo,
morada del Espíritu Santo, templo consagrado a la Santísima Trinidad. Por ello,
es sano y preciso hablar de la Alianza bautismal, de la nueva y eterna Alianza
prometida por Dios: Jr 31,31-34; Ez 11,17-21; 36, 24-28.
13. Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos, bautizándolos para
consagrarlos al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, y enséñenles a guardar
todo lo que les mandé, Mt 28,19s.
Por el bautismo, el bautizado acepta a Jesucristo y su Evangelio como norma de
vida y se compromete por el tiempo y la eternidad a ser cristiano, es decir, se
trata de una consagración total.
El que quiere a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí... El
que no toma su cruz y me sigue, no es digno de mí, Mt 10,37s; ver LG 44:
Por el bautismo –el cristiano– había muerto al pecado y queda consagrado a
Dios para ser sal de la tierra y luz del mundo, Mt 5,13ss.
f) Cristo y María, modelos de consagración
14. Cristo y María aparecen, en este contexto, como los perfectos modelos de
consagración.
Cristo es el consagrado del Padre para realizar la obra maravillosa de nuestra
salvación. Al entrar en el mundo, dice: Sacrificios y ofrendas no los quisiste,
26
INTRODUCCIÓN
en vez de eso me has dado un cuerpo a mí; holocaustos y víctimas expiatorias
no te agradan; entonces dije: Aquí estoy... para realizar tu designio, Dios
mío... Por esa voluntad hemos quedado consagrados, mediante la ofrenda
del cuerpo de Jesús, Hb 10,4-10.
Él es en sí mismo el Santo de Dios, Mc 1,24. Con amor, acepta y ratifica este
hecho: Por ellos me consagro, para que queden consagrados con la verdad,
Jn 17,19.
15. Por designios insondables de Dios, María llevó en su corazón y en su seno al
Santo, al Consagrado, Lc 1,35 y lo dio al mundo. Dios la adornó con todos los
dones y gracias: llena de gracia. El Hijo la asoció, la consagró a su obra salvadora.
El Espíritu Santo la santificó y la liberó de toda mancha, haciéndola nueva criatura.
Por su sí generoso a los designios de Dios: He aquí la esclava del Señor, hágase
en mí según tu palabra, Lc 1,38, ella fue constituida Madre de Jesús, el
Salvador, el Consagrado. Y se consagró totalmente como esclava del Señor a la
persona y obra de su Hijo, LG 56. Su consagración es total y misionera: a la
persona de Cristo, como sierva del Señor, y a su obra de establecer en el mundo
el reinado de Dios, la soberanía de Dios.
Por voluntad de Dios, María tiene un puesto y un oficio definidos en la Iglesia.
Ella es Madre de la Iglesia y por ende de cada uno de los bautizados –los
consagrados–; Madre nuestra, en el orden de la gracia, LG 61. Y siéndolo,
María comienza a ejercer su función de Madre, respecto de cada cristiano,
desde el momento del bautismo.
Así como en la Encarnación el Verbo se consagró al Padre, gracias al SÍ de
María, de igual manera, en el bautismo, consagración inicial del cristiano, el
bautizado se consagra a Dios, también por medio de María. Es así como la
consagración mariana es renovación de la consagración bautismal.
16. A este propósito, el Papa Juan Pablo II, en su encíclica La Madre del
Redentor, nos recomienda como testigo y maestro de la espiritualidad de
consagración a Jesucristo por medio de María, a san Luis María Grignion de
Montfort, cuando dice: “Me es grato recordar, entre otros testigos y maestros
de la espiritualidad mariana, la figura de san Luis María Grignion de Montfort, el
cual proponía a los cristianos la consagración a Jesucristo por manos de María,
como medio eficaz para vivir fielmente los compromisos del Bautismo”, Red. M
48.
27
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
Y es que el Santo Padre Juan Pablo II fue un ferviente admirador del Padre de
Montfort, en él se inspiró, y vivió la esclavitud mariana. “¡San Luis María de
Montfort! He estudiado su doctrina y lo quiero mucho. El Totus Tuus lo he
tomado de Montfort”, Audiencia 27.11.79.
El 13 de octubre de 2000, en Roma, en una audiencia con los participantes a un
congreso sobre la espiritualidad trinitaria en unión con María de san Luis María de
Montfort, el Santo Padre dijo: “Repitiéndole a diario Totus tuus y viviendo en
sintonía con ella –con María, se puede llegar a la experiencia del Padre mediante la
confianza y el amor sin límites, cf. VD 169 y 215, a la docilidad al Espíritu Santo,
cf. VD 258 y a la transformación de sí según la imagen de Cristo, cf. VD, 218221”. Todo esto nos manifiesta cómo el camino de renuncia y entrega que nos
propone san Luis María en la Consagración total, es un camino que hace posible
escalar las más altas cimas de la unión mística y de la transfiguración en Cristo.
17. San Luis María de Montfort, enseña que “la plenitud de nuestra perfección
consiste en ser conformes, vivir unidos y consagrados a Jesucristo”, VD 120.
Que “por Jesucristo, con Jesucristo, en Jesucristo... podemos tributar al Padre,
en unión con el Espíritu Santo todo honor y gloria y hacernos perfectos y ser
buen olor de vida eterna para nuestro prójimo”, VD 61. “Que la más perfecta de
las devociones es, sin duda, la que nos asemeja, une y consagra más perfectamente
a Jesucristo... La que mejor nos consagra y asemeja a Jesucristo es la devoción
a su Santísima Madre. Y cuanto más te consagres a María, tanto más te unirás a
Jesucristo”, VD 120; Ver RVM, 15.
18. San Luis María enseña, además, que la Perfecta Consagración a Jesús por
María consiste en una entrega total a la Santísima Virgen, para pertenecer
totalmente a Jesucristo por medio de Ella.
Que, por medio de esta consagración:
1) renuevas los compromisos de la alianza bautismal;
2) renuncias a Satanás, a sus seducciones y a sus obras;
3) entregas y consagras a Jesucristo, por medio de María, el cuerpo y el
alma; los bienes interiores y exteriores y hasta el mérito de las buenas
acciones pasadas, presentes y futuras, dejándole pleno poder de disponer
de ti mismo y de cuanto te pertenece para la mayor gloria de Dios, en el
tiempo y en la eternidad, ver VD 121-122 y Fórmula de consagración:
ASE 223-227.
28
INTRODUCCIÓN
19. Preguntas para resolver por escrito y para meditar en esta semana:
1. ¿Cómo vivió Cristo su consagración total al Padre? Ejemplos.
2. ¿Qué es la Alianza? ¿A qué se compromete Dios en la Alianza y a
qué se compromete el pueblo de Dios?
3. ¿Qué semejanzas y qué diferencias encuentra Ud. entre la Antigua y
la Nueva Alianza?
4. ¿A qué se compromete el cristiano por la consagración bautismal?
¿Cómo vivo yo la alianza bautismal?
5. ¿Qué es en definitiva lo que nos propone san Luis María de Montfort
en su itinerario espiritual de la Consagración Total a Jesús por María?
Orar en esta semana diariamente especialmente las Letanías del Espíritu
Santo, No 420 y el Ángelus, No 398, pidiendo la gracia de ser conscientes de lo
que significa en mi vida ser consagrado y pertenecer a un pueblo consagrado.
29
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
B. EL ITINERARIO
A JESÚS
DE LA CONSAGRACIÓN TOTAL
POR MARÍA
Para introducirnos en la comprensión global y
alcance del itinerario montfortiano de la
Consagración Total, ayudan mucho estas
consideraciones tomadas en su casi totalidad de una
presentación que hizo el P. Jaime Cabrejo, smm. a
los formadores montfortianos de A. L. en Paipa, en
noviembre de 2007.
20. Se hace camino al andar… indica un dicho popular que viene de un bello
poema de Machado ¡Y cuánta verdad encierra! Basta dar una ojeada hacia
atrás en nuestras vidas para darnos cuenta de tantos lugares, personas,
situaciones… que hemos vivido… para darnos cuenta que en efecto hemos
recorrido un camino… Estamos rodeados de caminos. Necesitamos caminos.
Las calles son caminos, las carreteras son caminos, las escaleras son caminos,
los atajos son caminos, los senderos son caminos… nos movemos por caminos…
Y esos caminos tienen tramos, etapas, pasos… pero también tienen un término,
un destino… llevan a alguna parte. Los caminos que no tienen destino no son
caminos, son laberintos, son “huecos”. Esos caminos que tienen etapas y punto
de llegada son los que llamamos itinerarios.
21. En la fe también hay caminos, pero no todos son itinerarios. Algunos no
llevan a nada… San Luis María de Montfort, caminante de los siglos XVII y
XVIII, sí que sabía de caminos… de los de polvo y barro y de los de fe y amor.
Era misionero itinerante, como quien dice caminante. Y de itinerarios… ni se
diga. Revisando sus escritos los descubrimos por todas partes…
22. Uno de ellos es el que presenta en estos números del Tratado de la Verdadera
Devoción a María: VD 227 – 233, El itinerario de consagración total a
Jesús por María. Creo que se trata del itinerario más claro y práctico de todos
los que propone porque recoge su intuición fundamental y la pone en
funcionamiento. Se trata de un camino que tiene como elemento central la
consagración total precedida por un serio camino de preparación y seguida por
unas prácticas concretas que la sostienen.
30
INTRODUCCIÓN
Digo que tiene que ver con la intuición fundamental porque para Montfort el
objetivo de la vida de una persona y también de toda la espiritualidad – o
devoción, como él lo dice - es la de alcanzar la madurez cristiana que consiste
en la configuración con Jesucristo2 para reproducir en la vida concreta sus rasgos.
Se trata del ideal del Evangelio que es llegar a ser “otro Cristo”, Gal 2,20, “tener
los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús”, Fil 2,5…
23. Ahora bien, para lograr este fin Montfort propone un itinerario en dos
movimientos: uno de vaciamiento y otro de llenado. El mismo itinerario del Verbo
encarnado tal como lo presenta San Pablo en el cántico de los filipenses3. Se
trata sólo de una indicación esquemática con un desarrollo muy escaso. El
misionero está dando indicaciones y señalando el camino a seguir, pero no lo
explicita. Quien quiera configurarse con Jesucristo deberá seguir su mismo
itinerario. El medio didáctico concreto que propone es el que conocemos como
el “mes montfortiano” que consta de 33 días distribuidos en las dos partes del
camino: 12 días para el vaciamiento y tres semanas (21 días) para llenarse de
Jesucristo4.
24. El primer movimiento es el de vaciamiento de lo que Montfort llama “el
espíritu del mundo”. La indicación de “doce días por lo menos” nos da la idea de
un periodo mas bien largo dedicado a este proceso de reconocer la presencia
2
3
4
Véase, por ejemplo: VD 120: La plenitud de nuestra perfección consiste en asemejarnos, vivir
unidos y consagrados a Jesucristo. VD 273: me consagro a Jesucristo para llevar mi cruz con El,
en la fidelidad de cada día a la voluntad del Padre. VD 61: Primera verdad. El fin último de toda
devoción debe ser Jesucristo, Salvador del mundo, verdadero Dios y verdadero hombre.
Ver también el N. 63. ASE 225: … me consagro totalmente a Jesucristo, la Sabiduría encarnada,
para llevar mi cruz en su seguimiento todos los días de mi vida y a fin de serle más fiel de lo que
he sido hasta ahora. Oración de la Coronilla: … hasta que por medio del Espíritu Santo, tu
Esposo fidelísimo, y de ti, Esposa suya fidelísima, sea formado en mí Jesucristo, tu Hijo, para
gloria del Padre celestial, No 409. Carta No. 20: En la nueva familia a la que ahora pertenezco,
estoy desposado con la Sabiduría y con la cruz. Ellas constituyen todos mis tesoros temporales
y eternos, terrenos y celestes.
«…El cual, siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios. Sino que se
despojó de sí mismo tomando condición de siervo haciéndose semejante a los hombres y apareciendo en su porte como hombre; y se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte
de cruz. Por lo cual Dios le exaltó y le otorgó el Nombre, que está sobre todo nombre. Para que al
nombre de Jesús toda rodilla se doble en los cielos, en la tierra y en los abismos, y toda lengua
confiese que Cristo Jesús es Señor para gloria de Dios Padre». (Fil 2:6-11)
«Quienes deseen abrazar esta devoción particular no erigida aún en cofradía, aunque sería mucho
de desear que lo fuera dedicarán como he dicho en la primera parte de esta preparación al reinado
de Jesucristo doce días, por lo menos, a vaciarse del espíritu del mundo, contrario al de Jesucristo,
y tres semanas en llenarse de Jesucristo por medio de la Santísima Virgen». VD 227
31
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
del mal en la persona y ejercitarse en el desprendimiento de todo aquello que la
separa de su verdadero fin que es la realización personal en Cristo, su verdadera
y plena felicidad.
25. En concreto podemos valernos, al nivel de la realidad social del capítulo
segundo de Aparecida… Y al nivel de persona es necesario hacer que entre en
ambiente de interiorización, de reflexión y de silencio interior… pues se trata de
que quien hace el itinerario perciba en sí mismo la realidad del espíritu del mundo
o de sabiduría mundana y que se disponga a iniciar un camino serio de seguimiento
del Señor. Puede ayudar mucho aquello que Montfort dice sobre la sabiduría
mundana: ASE 75-83.89.
26. El segundo movimiento es el del llenado de Jesucristo en la persona.
Es el principal movimiento para el cual Montfort propone 21 días distribuidos en
tres semanas: la primera dedicada al conocimiento de sí mismo, la segunda al
conocimiento de María y la tercera al conocimiento de Jesucristo. Como se ve
el acento se marca sobre el conocimiento. Pero no cualquier conocimiento, sino
un conocimiento sapiencial, es decir, vivencial, nutritivo, sabroso, dulce…, ver
ASE 8-14. Un conocimiento de cercanía y comunión… Nadie ama lo que no
conoce, ASE 8, dice Montfort.
27. La primera semana del segundo movimiento está dedicada al conocimiento
de sí mismo5. Es interesante ver cómo Montfort percibe este conocimiento. En
primer lugar es un don que hay que pedir. No proviene de un simple ejercicio de
análisis introspectivo que puede engañarnos con las falacias de la sabiduría
mundana. El conocimiento de sí mismo es un don que Dios concede cuando lo
pedimos con espíritu de humildad. Pero este don está unido a la contrición de los
pecados, es decir, a progresiva toma de conciencia de la realidad de mal y del
5
32
«Durante la primera semana dedicarán todas sus oraciones y actos de piedad a pedir el conocimiento de sí mismos y la contrición de sus pecados, haciéndolo todo por espíritu de humildad.
Podrán meditar, si quieren, lo dicho antes sobre nuestras malas inclinaciones, y no considerarse
durante los seis días de esta semana más que como caracoles, babosas, sapos, cerdos, serpientes,
cabros; o meditar estos tres pensamientos de San Bernardo: «Piensa en lo que fuiste: un poco de
barro; en lo que eres: un poco de estiércol; en lo que serás: pasto de gusano». Rogarán a Nuestro
Señor y al Espíritu Santo que los ilumine, diciendo: ¡Señor, que vea! (Lc 18,41); o: «¡Que yo te
conozca!»; o también: ¡Ven, Espíritu Santo! Y dirán todos los días las letanías del Espíritu Santo
y la oración señalada en la primera parte de esta obra. Recurrirán a la Santísima Virgen pidiéndole
esta gracia, que debe ser el fundamento de las otras, y para ello dirán todos los días el himno Salve,
Estrella del mar y las letanías de la Santísima Virgen». VD 228
INTRODUCCIÓN
pecado que hay dentro de la persona. No basta con conocerse sino que es
necesario disponerse a liberarse y progresar en humanidad. En segundo lugar es
un don que hay que trabajarlo poniendo en práctica algunos medios tales como
la meditación y la oración. Para meditar Montfort aconseja sabiamente – no sin
exagerar – considerar las propias debilidades y limitaciones. Para orar recomienda
dirigirse al Espíritu Santo y a María para pedir la gracia de este conocimiento.
28. A nivel bíblico podemos hacer lectio divina de textos que hablan de la
teología del pecado y de la pasión de Jesús. Incluso podemos tomar los mismos
textos que Montfort recomienda de sus escritos, ver VD 78-79. Podríamos orar
también con el Viacrucis bíblico que está adelante en el No 393.
29. La segunda semana se dedica al conocimiento de María6. Al igual que en
la etapa anterior se trata de un don que concede el Espíritu Santo al creyente que
se dispone a recibirlo en una actitud especial de reflexión y oración. María viene
a ser aquí el ambiente que prepara a la persona para el encuentro con Jesucristo,
VD 265. A nivel práctico creo que es válida la sugerencia de Montfort acerca de
meditar algunos textos que él mismo ha escrito: VD 16 36; 83 89, y orar con el
rosario. Incluso podría tomarse todo el Tratado de la Verdadera Devoción y el
Secreto de María, además de los recientes documentos de la Iglesia sobre María:
LG 8, Marialis Cultus, Redemptoris Mater, RVM… y otros. A nivel bíblico se
pueden tomar los evangelios de la infancia.
30. La tercera semana, en el culmen del camino, se dedica al conocimiento de
Jesucristo7. Siguiendo la dinámica del presente itinerario las indicaciones que
da Montfort para esta etapa apuntan a la meditación y a la oración. Meditación
que se centra en la persona de Jesucristo y en la Buena Noticia que proclama y
oración que pide constante e insistentemente su conocimiento como don.
6
7
«Durante la segunda semana se dedicarán en todas sus oraciones y obras del día a conocer a la
Santísima Virgen, pidiendo este conocimiento al Espíritu Santo. Podrán leer y meditar lo que al
respecto hemos dicho. Y rezarán con esta intención, como en la primera semana, las letanías del
Espíritu Santo y el himno Salve, Estrella del mar y, además, el rosario o la tercera parte de él». VD
229
«Dedicarán la tercera semana a conocer a Jesucristo. Para ello podrán leer y meditar lo que arriba
hemos dicho y rezar la oración de San Agustín que se lee hacia el comienzo de la segunda parte.
Podrán repetir una y mil veces cada día con el mismo santo : «¡Que yo te conozca, Señor!», o bien:
«¡Señor, sepa yo quién eres tú!» Rezarán, como en las semanas anteriores, las letanías del
Espíritu Santo y el himno Salve, Estrella del mar, y añadirán todos los días las letanías del santo
Nombre de Jesús». VD 230.
33
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
31. El llamado “mes montfortiano” culmina con la celebración de la Consagración Total a Jesús por María8 en una ceremonia muy comprometedora y
al mismo tiempo sobria; bien preparada a nivel interno y externo. Se centra en la
renovación de las promesas bautismales y en la entrega generosa y amorosa a
Jesucristo confiándose en las manos de María. Dicha entrega debe manifestarse
en un signo externo.
32. Después de la Consagración9 no termina el itinerario, sino que se hace vital,
cotidiano, continuo. Para ello Montfort recomienda renovar el ejercicio de las
tres semanas cada año y repetir continuamente una pequeña fórmula que la
recuerda. Con esto se busca reavivar el don del conocimiento sapiencial y
acrecentarlo.
33. Par vivir este itinerario espiritual y apostólico, Montfort nos propone unas
prácticas concretas que sostienen la Consagración y que él llama Prácticas
exteriores e interiores: VD 226-265; SM 43-49; 60-65; 70-78. Estas prácticas
conducen a unas actitudes interiores que llevan a vivir una vida entera en sintonía
con María, la perfecta discípula y misionera de Cristo, y por lo mismo, a la
docilidad al Espíritu Santo y a la configuración con Cristo.
8
9
34
«Al concluir las tres semanas se confesarán y comulgarán con la intención de entregarse a Jesucristo, en calidad de esclavos de amor, por las manos de María. Y después de la comunión que
procurarán hacer según el método que expondré más tarde recitarán la fórmula de consagración,
que también hallarán más adelante. Es conveniente que la escriban o hagan escribir, si no está
impresa, y la firmen ese mismo día. Conviene también que paguen en ese día algún tributo a
Jesucristo y a su santísima Madre, ya como penitencia por su infidelidad al compromiso bautismal, ya para patentizar su total dependencia de Jesús y de María. Este tributo, naturalmente,
dependerá de la devoción y capacidad de cada uno, como por ejemplo un ayuno, una mortificación, una limosna o un cirio. Pues, aun cuando sólo dieran, en homenaje, un alfiler, con tal que lo
den de todo corazón, sería bastante para Jesús, que sólo atiende a la buena voluntad». VD 231232
«Al menos en cada aniversario, renovarán dicha consagración, observando las mismas prácticas
durante tres semanas. Todos los meses y aun todos los días pueden renovar su entrega con estas
pocas palabras: «Soy todo tuyo y cuanto tengo es tuyo, ¡oh mi amable Jesús!, por María, tu
Madre santísima». VD 233.
INTRODUCCIÓN
C. PREPARACIÓN
A LA
LAS 4 ETAPAS
CONSAGRACIÓN
EN
33
TOTAL
DÍAS
34. Nos inspiramos en las indicaciones generales propuestas por san Luis
María de Montfort en VD, SM y ASE. Pero seguimos también las intuiciones
de discípulos de Montfort, como el P. Pío Suárez y las orientaciones de la
cristología y eclesiología del Vaticano II y de Aparecida para darle mayor
actualidad, unidad y consistencia a este itinerario espiritual y misionero.
1ª Etapa:
2ª Etapa:
3ª Etapa:
4ª Etapa:
Doce días para vaciarnos de los ídolos contemplando a
Dios y llenándonos de Él, ver VD 227.
Una semana para adquirir mejor conocimiento de sí
mismo, ver VD 228.
Una semana para conocer mejor a Jesucristo y su Iglesia,
ver VD 230.
Una semana para conocer mejor a María y la Iglesia,
ver VD 229.
ESQUEMA
DE CADA
CATEQUESIS
35. Diecisiete de estos 33 temas o, si se quiere, de estas catequesis
preparatorias al Totus Tuus, están elaborados en base a lo que presenta el
P. Pío en el Libro de Oro10, pero complementándolos y siguiendo en todos
el siguiente esquema:
I. Sugerencias para comenzar. Aquí recordamos las oraciones que
nuestro Maestro espiritual San Luis María, propone para cada etapa.
Es importante hacer cada catequesis en un clima de oración. Luego
se incluyen algunas preguntas o alguna reflexión introductoria sobre el
tema a partir de la realidad personal. Esto ayuda a personalizar el
contenido para hacerlo vida.
10 Pío Suárez, Libro de Oro, 2da. ed., julio 20 de 2000, Bogotá, págs. 415-448.
35
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
II. Iluminación para meditar y contemplar. Es la parte central y más
extensa de cada catequesis. Esta iluminación está tomada de tres
fuentes:
a. La Palabra de Dios en la Antigua y en la Nueva Alianza. Es la
fuente principal, pues el Totus Tuus es una espiritualidad bíblica y
sapiencial de Alianza y Consagración para formar discípulos misioneros
de Cristo.
b. La Palabra de la Iglesia. La Iglesia cristiana católica a lo largo de
sus 2000 años de historia y magisterio ha producido muchos
documentos que ayudan a la mejor comprensión de la revelación divina
y a su aplicación actual. Esta palabra está tomada de algún documento
de la Iglesia (Concilio Vaticano II, Catecismo de la Iglesia Católica,
Aparecida, o de algún documento papal o incluso de los escritos de
algún santo renombrado en la Iglesia), que expresa la Tradición de la
misma y su Magisterio. El católico ignora con frecuencia la autorizada
y luminosa palabra del Magisterio de la Iglesia de Cristo.
c. La Palabra de Montfort. Ya que se trata del Itinerario espiritual y
misionero propuesto por San Luis María de Montfort, testigo y maestro
de espiritualidad. Espiritualidad que nos ha transmitido a través de sus
escritos.
III. Resumen para reflexionar, orar y comprometerme. Es una
síntesis de la catequesis, y a veces con algunas preguntas y tareas
para seguir ahondando y meditando el tema.
¿CÓMO VIVIR EL TOTUS TUUS?
36. Se incluyen, además otros tres temas: dos en torno a lo que san Luis María
llama las Prácticas Exteriores y las Prácticas Interiores para vivir la Consagración
total y un tercero que es un comentario a la Fórmula extensa de la Consagración
propuesta por san Luis María.
CELEBRACIÓN
DE LA
CONSAGRACIÓN TOTAL EN LA EUCARISTÍA
37. Siguiendo las orientaciones de Montfort y del P. Pío Suárez, se presenta el
esquema a seguir para esta celebración solemne.
36
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
PRIMERA ETAPA
VACIARNOS DE LOS íDOLOS
CONTEMPLANDO A DIOS Y LLENÁNDONOS
DE
ÉL
38. Objetivo: Esta primera etapa de preparación a la consagración busca darle
a Dios, en mi vida, todo el sitio que se merece. Él está llamando a mi puerta:
Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre la
puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo, Ap 3,20ss.
¡La voz de mi Amado que me llama!
¡Ábreme, hermana mía, amada mía...!, Ct 5,2.
Darle todo el sitio al Señor, aceptarlo por su único Dios, caminar por sus senderos,
escuchar su voz, ser elevado en gloria, nombre y esplendor, ser propiedad suya,
pueblo consagrado al Señor... ...es dejarse introducir en el ámbito de Dios, en su
misterio; es contemplarlo y llenarse de Él, de su vida, de su amor; es identificar el
propio proyecto con el proyecto salvífico de Dios... Hasta poderle decir con
Cristo: Todo lo mío es tuyo y lo tuyo es mío, Jn 17,10.
Esto implica vaciarme de los ídolos que se han enseñoreado de mi vida, que me
atan y achican y me impiden ser libre y verdadero. Quien está lleno de lodo, no
puede contener agua cristalina. “Para obtener la Sabiduría encarnada, Jesucristo,
es necesario que te mortifiques, que renuncies al mundo y a ti mismo”, ASE 194.
Se requiere romper con lo mundano, con la sabiduría del mundo y sus falsas
máximas, ASE 198ss. No se amolden a este mundo, Rm 12,2. “La Sabiduría
–dice el Espíritu Santo- no entra en un alma artera, ni habita en cuerpo
esclavo del pecado, Sab 1,4; es decir, en quienes viven a sus anchas, concediendo
a las pasiones y sentidos cuanto apetecen, porque los que viven sujetos a los
bajos instintos son incapaces de agradar a Dios, Rm 8,8;” ASE 194.
37
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
Temas
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
12.
38
Dios, misterio de amor
El mundo, jardín de Dios
Somos la obra maestra de la creación
Presencia del mal en el universo
El pecado, los pecados y sus consecuencias
Victoria del amor
Mortificación universal
Sabiduría del mundo y diabólica
Deseo de la verdadera sabiduría
Encontrar la felicidad
Vocación a la santidad de los discípulos misioneros de Cristo
María inmaculada, modelo del discípulo de Cristo.
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
1er. día o 1ra. catequesis
DIOS, MISTERIO
I. SUGERENCIAS
DE
AMOR
PARA INICIAR
39. -Disponerme a orar. Ayudarme con la invocación al Espíritu Santo, No
407, con las Letanías del Espíritu Santo, No 420 y el Avemaría.
- Diálogo o examen en torno a estas preguntas:
· ¿Qué importancia tiene realmente Dios en mi vida?
· ¿Qué me ha ayudado a conocer y amar más al Dios hecho hombre,
Jesucristo?
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
En la antigua Alianza
40. La experiencia de Dios que tiene el pueblo de Israel es la de un
Dios padre pleno de amor y de misericordia:
Bendice, alma mía al Señor,
y no olvides sus beneficios.
Él perdona todas tus culpas
y cura todas tus enfermedades;
Él rescata tu vida de la fosa
y te colma de gracia y de ternura;
Él sacia de bienes tus anhelos,
y como un águila se renueva tu juventud.
El Señor es compasivo y misericordioso,
lento a la ira y rico en clemencia;
no está siempre acusando
ni guarda rencor perpetuo;
39
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
no nos trata como merecen nuestros pecados
ni nos paga según nuestras culpas.
Como un padre siente ternura por sus hijos
siente el Señor ternura por sus fieles;
porque Él sabe de qué estamos hechos,
se acuerda de que somos barro.
La misericordia del Señor dura siempre,
su justicia pasa de hijos a nietos:
para los que guardan la alianza
y recitan y cumplen sus mandatos…
Salmo 104
Conviene que me pregunte cuál es la experiencia que tengo de Dios… Conviene
que rumie este salmo para experimentar qué me dice Dios en él…
En la nueva Alianza
41. Esta experiencia del amor de Dios y de un Dios que es Amor, se
ahonda y acrecienta en el pueblo de la nueva Alianza. Bástennos algunas
referencias.
“Que yo te conozca, Señor, que yo te ame”, era la oración frecuente de san
Agustín. Dios es Amor, nos dice san Juan, a partir de su propia experiencia de
vida con el Verbo encarnado, Jesucristo. Dios es Amor y fuente del amor en el
corazón humano, puesto que nos ha hecho a imagen y semejanza suya. De manera
que solamente quien ama conoce a Dios.
Dios es Amor que da vida. Por el hecho de amar algo o a alguien, ese algo o
alguien comienzan a existir.
Así que es Él quien ha tomado la iniciativa de amarnos. Todos nacemos con una
gran hipoteca de amor. El nos amó primero, ver 1Jn 4,19.
42. Amigos míos, amémonos unos a otros, porque el amor viene de Dios y
todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama no
conoce a Dios, porque Dios es amor.
40
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
En esto se hizo visible entre nosotros el amor de Dios: en que envió al
mundo a su Hijo único para que nos diera vida. Por esto existe el amor: no
porque nosotros amáramos a Dios, sino porque Él nos amó a nosotros y
envió a su Hijo para que expiara nuestros pecados... Dios nos ha demostrado
su amor.
Si Dios nos ha amado tanto, es deber nuestro amarnos mutuamente... Esta
es una conclusión muy importante. Dios no nos pide nada que Él mismo no haya
practicado.
Si nos amamos mutuamente, Dios está con nosotros y su amor está realizado
en nosotros... Nosotros lo vimos y damos testimonio... Jn 4,7ss. La autenticidad
del amor a Dios se expresa en el amor mutuo de hermanos y hermanas.
b. Desde la tradición de la Iglesia
43. San Bernardo, 1090-1153, recogiendo el sentir de la tradición de la
Iglesia, nos ilustra sobre la respuesta de amor que estamos llamados a dar a
quien es Amor y nos amó primero:
“Entre todas las mociones, sentimientos y afectos del alma, el amor es lo único
con que la creatura puede corresponder a su Creador, aunque en un grado muy
inferior, lo único con que puede restituirle algo de lo que Él le da. En efecto,
cuando Dios ama, lo único que quiere es ser amado: si Él ama, es para que
nosotros lo amemos a Él, sabiendo que el amor hace felices a los que se aman
entre sí.
El amor del Esposo, mejor dicho, el Esposo que es amor, sólo quiere a cambio
amor y fidelidad. No se resista, pues, la amada a corresponder a su amor. ¿Puede la esposa dejar de amar, tratándose además de la esposa del Amor en persona? ¿Puede no ser amado el que es el Amor por esencia?
Con razón renuncia a cualquier otro afecto y se entrega de un modo total y
exclusivo al amor el alma consciente de que la manera de responder al amor es
amar ella a su vez. Porque, aunque se vuelque toda ella en el amor, ¿qué es ello
en comparación con el manantial perenne de este amor? No manan con la misma abundancia el que ama y el que es el Amor por esencia, el alma y el Verbo, la
41
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
esposa y el Esposo, el Creador y la creatura; hay la misma disparidad entre ellos
que entre el sediento y la fuente.
Según esto, ¿no tendrá ningún valor ni eficacia el deseo nupcial, el anhelo del que
suspira, el ardor del que ama, la seguridad del que confía, por el hecho de que
no puede correr a la par de un gigante, de que no puede competir en dulzura con
la miel, en mansedumbre con el cordero, en blancura con el lirio, en claridad con
el sol, en amor con Aquel que es el amor mismo? De ninguna manera. Porque,
aunque la creatura, por ser inferior, ama menos, con todo, si ama con todo su
ser, nada falta a su amor, porque pone en juego toda su facultad de amar…”
c. Desde Montfort
44. San Luis María de Montfort emplea 14 capítulos de los 17 de ASE para
darnos a conocer el amor de la Sabiduría divina por nosotros y para suscitar en
nosotros una respuesta de amor total:
“Finalmente para acercarse más a los seres humanos y testificarles su amor aún
más sensiblemente, la Sabiduría eterna llegó hasta encarnarse, hacerse niño y
pobre y morir por ellos en la cruz. ¡Cuántas veces no exclamó cuando vivía en la
tierra: Vengan a mí, ¡acérquense a mí todos!, Mt 11,28; ¡Soy yo, no tengan
miedo!, Jn 6,20. ¿Por qué temer? Soy semejante a ustedes y los amo. ¡Temen,
quizás, por ser pecadores? -¡Precisamente los busco a ustedes! ¡Amo a los
pecadores! ¡Temen por haberse alejado culpablemente del redil?- Pero ¡Yo soy
el buen pastor!, Jn 10,11.14. ¿Temen, quizás, por estar cargados de pecados,
cubiertos de manchas, abrumados de tristeza? –Por eso precisamente deben
venir a mí, pues yo los libraré de su carga, los purificaré y aliviaré”, ASE 70.
Al terminar el Cap. XIV sobre los sufrimientos que la Sabiduría Encarnada,
Jesucristo, quiso padecer por nosotros, san Luis María concluye: “Sí, en efecto,
la santa Iglesia nos hace repetir todos los días con sobrada razón: El mundo no
lo conoció, Jn 1,10. El mundo no conoce a Jesucristo, la Sabiduría encarnada.
Y, hablando razonablemente, conocer lo que Nuestro Señor ha padecido por
nosotros y no amarlo con ardor –cosa que hace el mundo- es algo moralmente
imposible”, ASE 166.
42
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
III. RESUMEN
PARA REFLEXIONAR, ORAR Y COMPROMETERME
45. Nosotros hemos conocido y hemos creído en el amor que Dios nos tiene,
1Jn 4,16
Al tomar la iniciativa y decisión de realizar la creación, al depositar en el corazón
humano la simiente de su amor, Dios lo estaba introduciendo en su ámbito divino,
lo estaba consagrando.
·
·
·
¿Qué es lo que da sentido a mi vida? ¿En dónde está el centro de mi
vida?
¿Qué lugar ocupa el amor de Dios en mi diario vivir, en mi vocación?
¿Qué voy a hacer para crecer en el amor de Dios manifestado en
Jesucristo?
Súplica: ¡Señor, que te conozca y te ame! ¡Señor, lléname de tu amor!
Recomendación: Que contemples los misterios dolorosos del Santo Rosario
bíblico, No 413.
43
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
2do. día o 2da. catequesis
EL MUNDO, JARDÍN
I. SUGERENCIAS
DE
DIOS
PARA INICIAR
46. -Disponerme a orar. Ayudarme con la invocación al Espíritu Santo, No.
407, con las Letanías del Espíritu Santo, No. 420 y con el Avemaría.
- Diálogo o examen en torno a estas preguntas:
·
·
¿Qué emociones y sentimientos experimento al contemplar la variedad,
belleza y utilidad de las flores y frutos, o de los animales o de los paisajes?
¿Qué descubro en la naturaleza más allá de lo que admiro y contemplo?
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
En la antigua Alianza
47. Muy hermosamente el libro del Génesis nos presenta el universo
como un jardín plantado por Dios para darlo en regalo a la obra maestra de sus
manos, hecha a su imagen y semejanza: el hombre y la mujer.
Cuando el Señor Dios hizo tierra y cielo, no había aún matorrales en la
tierra, ni brotaba hierba... ni había hombre que cultivara... Entonces el
Señor Dios modeló al hombre... sopló en su nariz aliento de vida, y el hombre
se convirtió en ser vivo... El Señor plantó un jardín y colocó en él al hombre
que había modelado... Lo colocó en el jardín de Edén..., Gn 2,4ss.
Contemplar el mundo, las obras maravillosas que contiene es como invitarlo y
dejarlo que nos hable de Dios. El cielo proclama las obras de Dios.
44
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
48. El pueblo de la Alianza así lo experimentó y lo cantó: Dn. 3,57-88. 56
Creaturas todas del Señor,
bendecid al Señor,
ensalzadlo con himnos por los siglos.
Ángeles del Señor, bendecid al Señor;
cielos, bendecid al Señor.
Aguas del espacio, bendecid al Señor;
ejércitos del Señor bendecid al Señor.
Sol y luna, bendecid al Señor;
astros del cielo, bendecid al Señor.
Lluvia y rocío, bendecid al Señor;
vientos todos, bendecid al Señor.
Fuego y calor, bendecid al Señor;
fríos y heladas, bendecid al Señor.
Rocíos y nevadas bendecid al Señor;
témpanos y hielos, bendecid al Señor.
Escarchas y nieve, bendecid al Señor;
noche y día, bendecid al Señor.
Luz y tinieblas, bendecid al Señor;
rayos y nubes, bendecid al Señor.
Bendiga la tierra al Señor,
ensálcelo con himnos por los siglos.
Montes y cumbres, bendecid al Señor;
cuanto germina en la tierra,
bendiga al Señor.
Manantiales, bendecid al Señor;
mares y ríos, bendecid al Señor.
Cetáceos y peces, bendecid al Señor;
aves del cielo, bendecid al Señor.
Fieras y ganados, bendecid al Señor,
ensalzadlo con himnos por los siglos
45
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
Hijos de los hombres, bendecid al Señor;
bendiga Israel al Señor.
Sacerdotes del Señor, bendecid al Señor;
siervos del Señor, bendecid al Señor.
Almas y espíritus justos, bendecid al Señor;
santos y humildes de corazón,
bendecid al Señor.
Ananías, Azarías y Misael,
bendecid al Señor,
ensalzadlo con himnos por los siglos.
Bendito el Señor en la bóveda del cielo,
alabado y glorioso y ensalzado,
por los siglos.
49. De igual manera el Salmo 135 (136) es una acción de gracias por todas las
cosas bellas que Dios ha creado por amor a nosotros:
Dad gracias al Señor porque es bueno.
Porque es eterna su misericordia.
Dad gracias al Dios de los dioses:
porque es eterna su misericordia.
Dad gracias al Señor de los señores.
Porque es eterna su misericordia.
Sólo él hizo grandes maravillas:
porque es eterna su misericordia.
Él hizo sabiamente los cielos:
porque es eterna su misericordia.
Él afianzó sobre las aguas la tierra:
porque es eterna su misericordia.
Él hizo lumbreras gigantes:
porque es eterna su misericordia.
El sol que gobierna el día:
porque es eterna su misericordia.
La luna que gobierna la noche:
porque es eterna su misericordia.
46
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
En la nueva Alianza
50. El pueblo de la nueva Alianza también reconoce y canta la
presencia de Dios en la creación.
El apóstol san Pablo fustiga la incredulidad de los seres humanos que no
reconocen la presencia visible de Dios en la creación: Pues lo que de Dios se
puede conocer está en ellos manifiesto: Dios se lo manifestó. Porque lo
invisible de Dios, desde la creación del mundo, se deja ver a la inteligencia
a través de sus obras: su poder eterno y su divinidad, de forma que son
inexcusables; porque habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a
Dios, ni le dieron gracias, antes bien, se ofuscaron en sus razonamientos y
su insensato corazón se entenebreció, jactándose de sabios se volvieron
necios, y cambiaron la gloria de Dios incorruptible por una representación
en forma de hombres corruptibles, de aves, de cuadrúpedos, de reptiles,
Rm, 1,18-23.
La creación es obra de la Palabra creadora de Dios, de su Sabiduría eterna que
se ha encarnado, que se ha hecho hombre, ver Jn 1,14: Al principio ya existía
la Palabra, la Palabra se dirigía a Dios y la Palabra era Dios: ella al principio
se dirigía a Dios. Mediante ella se hizo todo; sin ella no se hizo nada de lo
hecho. Ella contenía la vida y esa vida era la luz del hombre; esa luz brilla
en las tinieblas, y las tinieblas no la han comprendido, Jn 1,1ss.
b. Desde la tradición de la Iglesia
51. El mundo es obra del poder creador de Dios, de su Palabra eterna, de su
amor creador, de su presencia amorosa que todo lo renueva. San Ireneo nos
dice que Dios ha hecho todas las cosas por sí mismo, es decir, por su Verbo y su
Sabiduría... Por el Hijo y el Espíritu Santo que son como sus manos.
San Agustín, en las Confesiones, al preguntarse qué es lo que ama cuando ama
a Dios, describe lo que está experimentando y desde esa experiencia se sigue
preguntando y le pregunta insistente y escrutador a toda la creación: “Pero ¿qué
es lo que yo amo cuando os amo? No es hermosura corpórea, ni bondad transitoria, ni luz material agradable a estos ojos; no suaves melodías de cualesquiera canciones, no la gustosa fragancia de las flores, ungüento o aromas; no la
47
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
dulzura del maná, o la miel, ni finalmente deleite alguno que pertenezca al tacto o
a otros sentidos del cuerpo.
Nada de eso es lo que amo, cuando amo a mi Dios; y no obstante eso, amo una
cierta luz, una cierta armonía, una cierta fragancia, un cierto manjar y un cierto
deleite cuando amo a mi Dios, que es luz, melodía, fragancia, alimento y deleite
de mi alma. Resplandece entonces en mi alma una luz que no ocupa lugar; se
percibe un sonido que no lo arrebata el tiempo; se siente fragancia que no la
esparce el aire; se recibe gusto de un manjar que no se consume comiéndose; y
se posee estrechamente un bien tan delicioso, que por más que se goce y se
sacie el deseo, nunca puede dejarse por fastidio. Pues todo esto es lo que amo
cuando amo a mi Dios.
Pero ¿qué viene a ser esto? Yo pregunté a la tierra y respondió: No soy yo eso;
y cuantas cosas se contienen en la tierra me respondieron lo mismo. Le pregunté
al mar y a los abismos, y a todos los animales que viven en las aguas y respondieron: No somos tu Dios; búscale más arriba de nosotros. Pregunté al aire que
respiramos y respondió todo él con los que le habitan: Anaxímenes se engaña
porque no soy tu Dios. Pregunté al cielo, Sol, Luna y estrellas, y me dijeron:
Tampoco somos nosotros ese Dios que buscas. Entonces dije a todas las cosas
que por todas partes rodean mis sentidos: Ya que todas vosotras me habéis
dicho que no sois mi Dios, decidme por lo menos algo de Él. Y con una gran voz
clamaron todas: Él es el que nos ha hecho”, Confesiones, L. 10, Cap. VI.
c. Desde Montfort
52. En los números 31-34 del ASE, el P. de Montfort describe las “Maravillas
del poder de la Sabiduría divina en la creación del mundo”:
“La Sabiduría eterna comenzó a brillar fuera del seno de Dios cuando –después
de toda la eternidad- creó la luz, el cielo y la tierra.
Dice san Juan que todo fue creado por la Palabra, es decir, por la Sabiduría
eterna. Salomón, a su vez, la define como madre y artífice de todas las cosas,
Sab 7,12-21. Nótese bien que no la llama solamente artífice del universo, sino
madre del mismo. Porque el artífice no ama ni cuida su obra como lo hace la
madre con su hijo.
48
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
Una vez creadas todas las cosas, la Sabiduría permanece en ellas para
contenerlas, Sab 1,7, sostenerlas y renovarlas, Sab 7,27. Esta belleza
soberanamente recta, después de crear el mundo, estableció el orden maravilloso
que reina en él. Escogió, organizó, sopesó, añadió y contó cuanto hay en él.
Extendió los cielos, colocó ordenadamente el sol, la luna, las estrellas y los
planetas, estableció los fundamentos de la tierra, fijó límites y leyes al mar y a los
abismos, moldeó las montañas: lo pesó y equilibró todo, hasta las mismas fuentes.
Finalmente –dice ella misma- yo estaba junto a Dios y dictaba leyes con precisión
tan perfecta y con variedad tan agradable a la vez, que todo era como un juego
con el cual me divertía y complacía a mi Padre, ver Prov 8, 30-31.
Efectivamente, este inefable juego de la Sabiduría de Dios puede verse en las
diferentes criaturas con que pobló el universo.
Porque, sin hablar de las distintas especies de ángeles –casi infinitas en número,
ni del tamaño diferente de los astros, ni de la desigualdad de los temperamentos
humanos, ¡qué admirables cambios no vemos en las estaciones y los tiempos!
¡Qué variedad de instintos en los animales! ¡Qué diversidad de especies en las
plantas, de hermosura en las flores y de sabor en los frutos! El que es sabio lo
comprenderá, Os 14,10; Sal 107 (106), 43. ¿A quién se ha manifestado la
Sabiduría? En efecto, sólo él comprenderá estos misterios de la naturaleza.
La Sabiduría ha revelado estos misterios a los santos, como leemos en sus
biografías. Por ello, a veces se maravillaban tanto al contemplar la belleza, suavidad
y orden que la divina Sabiduría ha colocado en las cosas más pequeñas, tales
como las abejas, las hormigas, la espiga de trigo, una flor, un gusanillo de tierra,
que quedaban arrobados y extasiados ante ellas.
III. RESUMEN
PARA REFLEXIONAR, ORAR Y COMPROMETERME
53. El plantar con tanto amor el jardín del universo y dárnoslo en regalo es ya
una forma de elevarnos a su nivel divino, de consagrarnos a su servicio, de
trabajar con Él, de crear con Él y de reinar con Él.
49
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
·
·
·
¿Sé contemplar las bellezas del universo?
¿Me dejo llevar a descubrir en ellas y a través de ellas el amor creador
de Dios y su sabiduría?
¿Me siento responsable de cuidar el agua, el aire, la tierra y toda la
riqueza ecológica que Dios ha creado para nuestra vida y felicidad?
Súplica: ¡Señor, que yo sepa descubrirte y contemplarte en la creación! ¡Señor,
que yo sea responsable de la creación que has puesto en nuestras manos y en
nuestras conciencias!
El prefacio de la Iª Plegaria Eucarística con los niños nos invita a glorificar, bendecir
y alabar a Dios por todas las cosas buenas que ha hecho en el mundo:
«Dios y Padre nuestro,
tú has querido que nos reunamos delante de ti
para celebrar una fiesta contigo,
para alabarte
y para decirte lo mucho que te admiramos.
Te alabamos por todas las cosas bellas
que has hecho en el mundo
y por la alegría que has dado a nuestros corazones.
Te alabamos por la luz del sol
y por tu Palabra que ilumina nuestras vidas.
Te damos gracias por esta tierra tan hermosa
que nos has dado,
por los hombres que la habitan
y por habernos hecho el regalo de la vida.
De veras, Señor, tú nos amas, eres bueno
y haces maravillas por nosotros.»
Recomendación: Que contemples los misterios gozosos del Santo Rosario
bíblico. Leer y meditar Eclo 42,15-26; 43, 31-37; peguntarme: qué me dice
Dios en este relato; hacer oración a partir de esa meditación y asumir algún
compromiso o mejorar el que tenemos respecto a la creación. Ver Oficio divino,
Viernes T.O. XXIX, año par; pág. 421-422.
50
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
3er. día o 3ra. catequesis
SOMOS
DE
I. SUGERENCIAS
OBRA MAESTRA
LA CREACIÓN
LA
PARA INICIAR
54. -Disponerme a orar. Ayudarse con la invocación al Espíritu Santo, No.
407, con las Letanías del Espíritu Santo, No. 420 y con ¡Oh Santa María de
Mares Estrella!, No. 397
- Diálogo o examen en torno a estas preguntas:
· ¿Cómo valoro a los seres humanos?
· ¿Qué irrespetos encuentro en mi vida y en mi entorno a la dignidad
humana, a sus derechos y deberes?
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
En la antigua Alianza
55. El pueblo de la Alianza fue más allá de los mitos, al reconocer al
ser humano como la obra cumbre del único Dios vivo y creador:
Dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza... Y creó Dios
al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; varón y mujer los creó. Y
los bendijo Dios y les dijo Dios: Crezcan, multiplíquense, llenen la tierra,
sométanla, dominen... Y vio Dios todo lo que había hecho: y era muy bueno,
Gn 1,26-31.
El ser humano, hombre y mujer, fue creado por Dios con un cuidado y una
predilección especiales. Más que en todo el resto de la creación brillan en él el
poder y la dulzura, la belleza y el orden del amor creador de Dios. Solamente de
él se dice que fue creado a imagen y semejanza de la belleza y perfección de
Dios. Imagen y semejanza, copia viviente de su inteligencia, memoria y voluntad.
51
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
Ser libre como Él mismo. Retrato vivo de la divinidad. En su corazón depositó
Dios la semilla de su amor.
–
–
–
–
Síntesis de las perfecciones de toda la creación.
Dotado de inmortalidad.
Partícipe de su poder creador.
Miembro de la familia de Dios...
56. La dignidad de la criatura humana ha inspirado el salmo 8 uno de los más
bellos y elocuentes del salterio. Oremos con él:
Señor, dueño nuestro,
¡qué admirable es tu nombre
en toda la tierra!
Ensalzaste tu majestad sobre los cielos.
De la boca de los niños de pecho
has sacado una alabanza contra tus enemigos,
para reprimir al adversario y al rebelde.
Cuando contemplo el cielo, obra de tus manos;
la luna y las estrellas que has creado,
¿qué es el hombre, para que te acuerdes de él?
¿el ser humano, para darle poder?
Lo hiciste poco inferior a los ángeles,
lo coronaste de gloria y dignidad,
le diste el mando sobre las obras de tus manos,
todo lo sometiste bajo sus pies:
rebaños de ovejas y toros,
y hasta las bestias del campo,
las aves del cielo, los peces del mar,
que trazan sendas por las aguas.
Señor, dueño nuestro,
¡qué admirable es tu nombre, Señor,
en toda la tierra!
52
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
En el pueblo de la Nueva Alianza
57. Bástenos meditar ese famoso pasaje del Evangelio según San Mateo,
25,31-45.
El Juicio final: Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria rodeado de
todos los ángeles, se sentará en su trono glorioso. Todas las naciones serán
reunidas en su presencia, y él separará a unos de otros, como el pastor
separa las ovejas de los cabritos, y pondrá a aquellas a su derecha y a estos
a la izquierda.
Entonces el Rey dirá a los que tenga a su derecha: “Vengan, benditos de mi
Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo, porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer;
tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron; desnudo, y
me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver”. Los
justos le responderán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de
comer; sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos de paso, y te
alojamos; desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o preso, y
fuimos a verte?”. Y el Rey les responderá: “Les aseguro que cada vez que
lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.
Luego dirá a los de la izquierda: “Aléjense de mí, malditos; vayan al fuego
eterno que fue preparado para el demonio y sus ángeles, porque tuve hambre, y ustedes no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber;
estaba de paso, y no me alojaron; desnudo, y no me vistieron; enfermo y
preso, y no me visitaron”. Estos, a su vez, le preguntarán: “Señor, ¿cuándo
te vimos hambriento o sediento, de paso o desnudo, enfermo o preso, y no
te hemos socorrido?”. Y él les responderá: “Les aseguro que cada vez que
no lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron
conmigo”. Estos irán al castigo eterno, y los justos a la Vida eterna.
La dignidad del ser humano es tan grande que Jesucristo se identifica con sus
hermanos más pequeños.
53
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
b. Desde la Tradición de la Iglesia
58. El Concilio Vaticano II en el primer capítulo de su Constitución Pastoral
“La Iglesia en el mundo actual”, Gaudium et spes, se ocupa ampliamente de la
Dignidad de la persona humana. De ahí tomamos unos apartes, excluyendo por
ahora el pecado y la muerte. Conviene en estos primeros días o sesiones de
preparación a la Consagración, que lea y medite todo el capítulo:
El ser humano, imagen de Dios. “Creyentes y no creyentes están generalmente de acuerdo en este punto: todos los bienes de la tierra deben ordenarse
en función del hombre, centro y cima de todos ellos.
“Pero, ¿qué es el hombre? Muchas son las opiniones que el hombre se ha dado
y se da sobre sí mismo. Diversas e incluso contradictorias. Exaltándose a sí
mismo como regla absoluta o hundiéndose hasta la desesperación. La duda y la
ansiedad se siguen en consecuencia…
“La Biblia nos enseña que el hombre ha sido creado “a imagen de Dios”, con
capacidad para conocer y amar a su Creador, y que por Dios ha sido constituido señor de la entera creación visible para gobernarla y usarla glorificando a
Dios…
“Pero Dios no creó al hombre en solitario. Desde el principio los hizo hombre y
mujer, Gn l,27. Esta sociedad de hombre y mujer es la expresión primera de la
comunión de personas humanas. El hombre es, en efecto, por su íntima naturaleza, un ser social, y no puede vivir ni desplegar sus cualidades sin relacionarse
con los demás.
“Dios, pues, nos dice también la Biblia, miró cuanto había hecho, y lo juzgó muy
bueno, Gn 1,31…” No. 12
59. “Constitución del hombre. En la unidad de cuerpo y alma, el hombre, por
su misma condición corporal, es una síntesis del universo material, el cual alcanza por medio del hombre su más alta cima y alza la voz para la libre alabanza del
Creador. No debe, por tanto, despreciar la vida corporal, sino que, por el contrario, debe tener por bueno y honrar a su propio cuerpo, como criatura de Dios
que ha de resucitar en el último día.
54
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
“…No se equivoca el hombre al afirmar su superioridad sobre el universo material y al considerarse no ya como partícula de la naturaleza o como elemento
anónimo de la ciudad humana. Por su interioridad es, en efecto, superior al universo entero; a esta profunda interioridad retorna cuando entra dentro de su
corazón, donde Dios le aguarda, escrutador de los corazones, y donde él personalmente, bajo la mirada de Dios, decide su propio destino.
“Al afirmar, por tanto, en sí mismo la espiritualidad y la inmortalidad de su alma,
no es el hombre juguete de un espejismo ilusorio provocado solamente por las
condiciones físicas y sociales exteriores, sino que toca, por el contrario, la verdad más profunda de la realidad,” No.14.
60. “Dignidad de la inteligencia, verdad y sabiduría. Tiene razón el hombre, participante de la luz de la inteligencia divina, cuando afirma que por virtud
de su inteligencia es superior al universo material. Con el ejercicio infatigable de
su ingenio a lo largo de los siglos, la humanidad ha realizado grandes avances en las
ciencias positivas, en el campo de la técnica y en la esfera de las artes liberales.
“Pero en nuestra época ha obtenido éxitos extraordinarios en la investigación y
en el dominio del mundo material. Siempre, sin embargo, ha buscado y ha encontrado una verdad más profunda. La inteligencia no se ciñe solamente a los
fenómenos. Tiene capacidad para alcanzar la realidad inteligible con verdadera
certeza, aunque a consecuencia del pecado esté parcialmente oscurecida y debilitada.
“Finalmente, la naturaleza intelectual de la persona humana se perfecciona y
debe perfeccionarse por medio de la sabiduría, la cual atrae con suavidad la
mente del hombre a la búsqueda y al amor de la verdad y del bien. Imbuido por
ella, el hombre se alza por medio de lo visible hacia lo invisible…”, No. 15.
61. “Dignidad de la conciencia moral. En lo más profundo de su conciencia
descubre el hombre la existencia de una ley que él no se dicta a sí mismo, pero a
la cual debe obedecer, y cuya voz resuena, cuando es necesario, en los oídos de
su corazón, advirtiéndole que debe amar y practicar el bien y que debe evitar el
mal: haz esto, evita aquello. Porque el hombre tiene una ley escrita por Dios en
su corazón, en cuya obediencia consiste la dignidad humana y por la cual será
juzgado personalmente.
55
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
“La conciencia es el núcleo más secreto y el sagrario del hombre, en el que éste
se siente a solas con Dios, cuya voz resuena en el recinto más íntimo de aquélla.
Es la conciencia la que de modo admirable da a conocer esa ley cuyo cumplimiento consiste en el amor de Dios y del prójimo.
“La fidelidad a esta conciencia une a los cristianos con los demás hombres para
buscar la verdad y resolver con acierto los numerosos problemas morales que
se presentan al individuo y a la sociedad. Cuanto mayor es el predominio de la
recta conciencia, tanto mayor seguridad tienen las personas y las sociedades
para apartarse del ciego capricho y para someterse a las normas objetivas de la
moralidad…”, No. 16
62. “Grandeza de la libertad. La orientación del hombre hacia el bien sólo se
logra con el uso de la libertad, la cual posee un valor que nuestros contemporáneos ensalzan con entusiasmo. Y con toda razón. Con frecuencia, sin embargo,
la fomentan de forma depravada, como si fuera pura licencia para hacer cualquier cosa, con tal que deleite, aunque sea mala.”
La verdadera libertad es signo eminente de la imagen divina en el hombre. Dios
ha querido dejar al hombre en manos de su propia decisión para que así busque
espontáneamente a su Creador y, adhiriéndose libremente a éste, alcance la
plena y bienaventurada perfección.” No. 17.
63. Para meditar dialogando y orando
¿Qué enseñanzas principales destaco de esta doctrina de la Iglesia?
¿Qué me ha ayudado a ser más libre o menos libre?
¿Qué importancia doy a mi conciencia en la toma de decisiones?
c. Desde Montfort
64. El ser humano, vivo retrato de la divinidad
“Si el poder y dulzura de la Sabiduría eterna han brillado tanto en la creación,
belleza y orden del universo, han fulgurado mucho más en la creación del ser
humano. Este, en efecto, constituye su obra maestra, la imagen viviente de su
belleza y perfecciones, el vaso maravilloso de sus gracias, el tesoro admirable de
sus riquezas y su único lugarteniente sobre la tierra: Tú que por tu Sabiduría
56
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
formaste al ser humano para que dominara las criaturas salidas de tus
manos”, ASE 35.
“Para gloria de este maravilloso y poderoso artista, sería preciso explicar aquí la
belleza y excelencia originales que el ser humano recibió de ella en su creación.
Pero el pecado infinito que éste cometió –cuyas tinieblas y manchas recayeron
también sobre mí miserable hijo de Eva- ha entenebrecido de tal manera mi entendimiento, que sólo puedo hablar de ella con tremenda imperfección”, ASE 36.
“Hizo –por decirlo así- una copia o imagen resplandeciente de su inteligencia, de
su memoria y voluntad para infundirla en el alma del ser humano, para que éste
fuera un vivo retrato de la divinidad. Encendió en su corazón la hoguera del amor
puro de Dios. Formó para él un cuerpo totalmente luminoso, y encerró en él,
como en síntesis, las múltiples perfecciones de los ángeles, de los animales y de
las demás criaturas”, ASE 37.
III. RESUMEN
PARA REFLEXIONAR, ORAR Y COMPROMETERME
65. Al crear al ser humano a su imagen y semejanza, Dios lo estaba ya introduciendo en su ámbito divino, lo estaba consagrando, elevándolo a su dignidad.
· ¿Me siento obra de las manos amorosas de Dios?
· ¿Corresponde a ello mi comportamiento?
· ¿Trato a los demás como obras de Dios?
Súplica: ¡Señor, que yo te sepa dar gracias por mi creación! ¡Señor, que reconozca tu presencia en en mis hermanos. Recomendación: Que contemples los
misterios luminosos del Rosario bíblico. Ver La Nueva Era, JOSÉ GALAT: los
hombres dioses contra Dios, ¿Que todo es Dios?, p. 17-20.
4to. día o 4ta. catequesis
57
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
4to. día o 4ta. catequesis
PRESENCIA
I. SUGERENCIAS
DEL
MAL
EN EL
UNIVERSO
PARA INICIAR
66. -Disponerme a orar. Ayudarme con la invocación al Espíritu Santo, No.
407, con las Letanías del Espíritu Santo, No 420, y el Avemaría.
- Diálogo o examen en torno a estas preguntas:
· ¿Cuáles son los mayores males que percibo en el mundo?
· ¿Por qué hay tanto mal en el mundo?
· ¿Qué me ha ayudado a vencer el pecado en mí y qué no?
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
En la antigua Alianza
67. Después del pecado de desobediencia y soberbia de nuestros primeros
padres: Adán y Eva a instigación del demonio, encontramos en el Pueblo de la
Alianza la descripción del fratricidio de Caín:
Yahvé dijo a Caín: ¿Dónde está tu hermano Abel? Contesto: “No sé. ¿Soy
yo acaso el guardián de mi hermano?” Replicó Yahvé: “¿Qué has hecho?
Se oye la sangre de tu hermano clamar a mí desde el suelo”. Pues bien:
maldito seas, lejos de este suelo que abrió su boca para recibir la sangre de
tu hermano. Aunque labres el suelo, no te dará más su fruto…” Gn 4, 8-12.
Así, pues, por desgracia una inmensa sombra de muerte cubrió la obra maestra
de Dios:
– El hombre se reveló contra su Creador;
– la armonía en las relaciones con Dios se destruyen. El ser humano huye de la
presencia de Dios. Busca esconderse.
– las relaciones entre los seres humanos se deterioran con la mentira, la envidia, el odio y la violencia.
– la naturaleza deja de ser el paraíso y el jardín bello y fecundo que produce
frutos a granel.
– el ser humano pierde su equilibrio, su armonía y paz interiores. Se autodestruye.
58
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
68. Muchos siglos después, el rey David lamentará profundamente su desvarío
que le condujo al adulterio y al asesinato de uno de sus mejores amigos y soldados, 2 Sam 11-12.
El Salmo 50, salmo penitencial por excelencia, es un grito sublime del pecador
arrepentido, posiblemente David, que reconoce su culpa y recurre a la misericordia divina para que lo perdone y lo recree dándole un corazón puro, infundiéndole sabiduría y su mismo espíritu y devolviéndole la alegría perdida por la
locura del pecado. Ojalá aprendiéramos de memoria algunos versículos de este
salmo para recitarlos constantemente como oración:
Misericordia, Dios mío por tu bondad;
por tu inmensa compasión borra mi culpa;
lava del todo mi delito, limpia mi pecado.
Pues yo reconozco mi culpa,
tengo siempre presente mi pecado:
contra ti, contra ti solo pequé,
cometí la maldad que aborreces.
En la sentencia tendrás razón,
en el juicio brillará tu rectitud.
Mira, que en la culpa nací,
pecador me concibió mi madre.
Te gusta un corazón sincero,
y en mi interior me inculcas sabiduría.
Rocíame con el hisopo: quedaré limpio;
lávame : quedaré más blanco que la nieve.
Hazme oír el gozo y la alegría,
que se alegren los huesos quebrantados.
Aparta de mi pecado tu vista,
borra en mí toda culpa.
¡Oh Dios!, crea en mí un corazón puro,
renuévame por dentro con espíritu firme;
no me arrojes lejos de tu rostro,
no me quites tu santo espíritu.
59
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
Devuélveme la alegría de tu salvación,
afiánzame con espíritu generoso:
enseñaré a los malvados tus caminos,
los pecadores volverán a ti...
69. El pueblo de la Nueva Alianza reconoce también cómo la historia de la humanidad es una historia de pecado:
Por un hombre entró el pecado en el mundo y por el pecado la muerte, y la
muerte se propagó sin más a todos los hombres, dado que todos pecan... La
muerte reinó desde Adán... incluso entre los que no habían pecado cometiendo un delito como el de Adán, Rm 5,12ss.
Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos y no somos sinceros. Si
confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarnos los pecados y limpiarnos de todo delito. Si decimos que no hemos pecado, lo hacemos pasar por mentiroso y su palabra no está en nosotros, 1Jn 1,8-10
70. – Desde entonces, el mal moral, la corrupción corroe a la humanidad. La
injusticia y la desigualdad la dividen en forma insultante... Nuevas formas de
esclavitud encadenan al hombre. Nuestro mundo adolece de analfabetismo, corrupción, terrorismo, violencia y muerte; tráfico de droga, de armas, de pornografía, de seres humanos, de influencias... El núcleo familiar se desintegra... Todos estamos bajo el dominio del pecado. Torrentes de iniquidad inundan el mundo y llegan hasta el lugar santo...
Ninguno es inocente, ni uno solo, no hay ninguno sensato, nadie que busque a Dios. Todos se extraviaron, igualmente tercos, no hay uno que obre
bien, ni uno solo. Su garganta es un sepulcro abierto, mientras halagan con
la lengua con veneno de víboras en los labios. Su boca está llena de maldiciones y fraudes, sus pies tienen prisa para derramar sangre; destrozos y
ruinas jalonan sus caminos, no han descubierto el camino de la paz. El
respeto a Dios no existe para ellos, Rm 3,9-18.
60
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
b. Desde la Tradición de la Iglesia
71. Meditemos lo que la Iglesia nos dice sobre el pecado en el Concilio Vaticano
II:
“Creado por Dios en la justicia, el hombre, sin embargo, por instigación del
demonio, en el propio exordio de la historia, abusó de su libertad, levantándose
contra Dios y pretendiendo alcanzar su propio fin al margen de Dios. Conocieron a Dios, pero no le glorificaron como a Dios. Obscurecieron su estúpido
corazón y prefirieron servir a la criatura, no al Creador.
Lo que la Revelación divina nos dice coincide con la experiencia. El hombre, en
efecto, cuando examina su corazón, comprueba su inclinación al mal y se siente
anegado por muchos males, que no pueden tener origen en su santo Creador. Al
negarse con frecuencia a reconocer a Dios como su principio, rompe el hombre
la debida subordinación a su fin último, y también toda su ordenación tanto por
lo que toca a su propia persona como a las relaciones con los demás y con el
resto de la creación.
Es esto lo que explica la división íntima del hombre. Toda la vida humana, la
individual y la colectiva, se presenta como lucha, y por cierto dramática, entre el
bien y el mal, entre la luz y las tinieblas. Más todavía, el hombre se nota incapaz
de domeñar con eficacia por sí solo los ataques del mal, hasta el punto de sentirse como aherrojado entre cadenas.
Pero el Señor vino en persona para liberar y vigorizar al hombre, renovándole
interiormente y expulsando al príncipe de este mundo que le retenía en la esclavitud del pecado. El pecado rebaja al hombre, impidiéndole lograr su propia
plenitud.
A la luz de esta Revelación, la sublime vocación y la miseria profunda que el
hombre experimenta hallan simultáneamente su última explicación.” La Iglesia
en el Mundo, 13.
72. Ante esta realidad desoladora y sombría:
· ¿Qué sentimientos experimento y qué actitudes asumo?
· ¿Qué salida encuentro para mí y para la humanidad?
· ¿Cómo puedo colaborar para mejorar el mundo?
61
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
c. Desde Montfort
73. Después de describir la belleza y armonía del ser humano salido de las manos
sabias del Creador, san Luis María no ahorra epítetos para dibujar la imagen
deteriorada y rota del ser humano desarticulada por el pecado, ver ASE 38-39:
– echó por tierra y cubrió de fango la obra salida de sus manos;
– echó a pique la sabiduría, la inocencia, la hermosura e inmortalidad, con tanto
amor, depositadas en él...
– lo que antes era luz se trocó en tinieblas;
– lo que antes era amor se trocó en odio hacia Dios y al prójimo;
– la semejanza de Dios, su morada se trocó en juguete de pasiones...;
– el hijo amado de Dios se redujo a la esclavitud del príncipe del mal;
– el hombre huyó la mirada de su Creador...;
– presa de la muerte, perdió el derecho al cielo;
– y la tierra quedó maldita por culpa suya. ¡Espantosa desgracia!
III. RESUMEN
PARA REFLEXIONAR, ORAR Y COMPROMETERME
74 ¿Qué actitud tomar en medio de tanta desolación? ¿Acaso una actitud de
rebelión, de desesperación o agresividad? ¿O quizás sumergirse en el pesimismo y en la marginación por medio del deporte o la embriaguez o la droga?
¿Comamos y bebamos que mañana moriremos…? ¿Acaso la actitud de indiferencia y tranquilidad de encerrarse en sí mismo: esto no es conmigo?
¡No! Sino una actitud de amor, de esperanza, de solidaridad. Esperanza de la
victoria salvadora. Mayor que todo el mal que ha existido, existe y existirá en el
mundo, mayor es el Amor infinito de Dios y su sabiduría y su poder salvador.
75. Al hacerse nuestro Dios y aceptarnos como su propiedad, al pedirnos ir por
sus caminos, escuchar su voz, al querer participarnos su santidad, Dios nos está
vinculando a Él, separándonos de los torrentes de iniquidad, reservándonos para
su servicio, en una palabra, consagrándonos a Él. Recordemos siempre: ¡para Él
nada hay imposible!
Esta actitud de amor, de esperanza, ha de llevarnos a la contemplación de Jesús
crucificado descubriendo en él la imagen del hombre herido, la solidaridad con
62
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
los rostros humanos desfigurados y la imagen de la victoria del Amor de Dios. A
luchar sin desfallecer para matar el pecado y salvar al pecador. ¡Dios no quiere
la muerte del pecador sino que se convierta y viva! Y todos somos pecadores…
· ¿Cuál es mi actitud frente al mal que inunda la tierra?
· ¿Cuál mi actitud frente a mis pecados?
· ¿Se une mi oración a la oración sacerdotal de Cristo: Jn 17?
Para la Súplica: Conversar con Cristo crucificado y pedirle: ¡Líbranos del
mal!
Sugerencia especial: Orar con el Viacrucis bíblico y mariano, No. 393.
63
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
5to. día o 5ta. catequesis
EL PECADO, LOS PECADOS
SUS CONSECUENCIAS
I. SUGERENCIAS
Y
PARA INICIAR
76. -Disponerme a orar. Ayudarme con el Salmo 50 (ver catequesis precedente) y con el acto de contrición, también con las letanías al Espíritu Santo, No
420.
• Diálogo o examen en torno a estas preguntas:
· ¿Qué es el pecado? ¿Por qué el ser humano peca?
· ¿Cuáles son las consecuencias del pecado?
· ¿Cómo vencer el pecado?
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
En la antigua Alianza
77. El Pueblo de la Antigua Alianza a través de los sabios se había
interrogado sobre el origen del pecado en el ser humano. Pues Dios que es
bueno ha hecho al ser humano a su imagen y semejanza. Sin embargo, la historia
de salvación está llena de escándalos y prevaricaciones, de desobediencias e
infidelidades a la Ley de Dios, desde Adán hasta la venida del Señor pasando
por Caín, David y Salomón, entre otros.
“No digas: mi pecado viene de Dios,
porque Él no hace lo que odia;
no digas: Él me hizo extraviar,
porque no necesita de hombres pecadores;
el Señor aborrece la maldad y la blasfemia,
los que lo respetan no caen en ellas.
64
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
El Señor creó al hombre al principio
y lo entregó al poder de elegir;
si quieres guardarás sus mandamientos,
porque es prudencia cumplir su voluntad;
ante ti están puestos fuego y agua:
elige lo que quieras;
delante del hombre están muerte y vida:
le darán lo que él escoja.
Es inmensa la sabiduría del Señor,
su poder es grande y todo lo ve;
los ojos de Dios ven las acciones,
Él conoce todas las obras del hombre,
a nadie mandó pecar
ni enseñó mentiras a los embusteros;
no deja sin castigo a los mentirosos
ni se apiada del que practica el fraude”, Eclo, 15, 11-20.
1.
2.
¿Qué enseñanzas sacas de la doctrina precedente?
¿De dónde procede la inclinación del hombre a pecar?
78. En el Pueblo de la Nueva Alianza. Al aclarar la realidad de lo
que hace puro o impuro al ser humano, Jesucristo dice en dónde reside
el pecado: Mc 7, 14-23; “De dentro del corazón del hombre salen
los malos pensamientos, fornicación, robos, asesinatos, adulterios, codicia,
malicia, fraude, desenfreno, envidia, blasfemia, arrogancia, desatino. Todas esas maldades salen de dentro y contaminan al hombre”. Mc 7, 21-23.
El pecado tiene, pues, su sede en el corazón del ser humano. Por ello es tan
difícil desenraizarlo. El apóstol san Pablo dice que el pecado habita en nuestro
corazón, ver Rm 7,23. Para consuelo y esperanza nuestra el apóstol emplea el
mismo verbo “habitar” para desearnos “Que por la fe Cristo habite en sus corazones” Ef 3,17; y aún más, para expresar la dignidad del cuerpo humano consagrado a Dios, dice que el “Espíritu Santo” habita en nosotros: ¿No saben que
son templos de Dios y que el Espíritu Santo habita en ustedes? 1Cor 3, 16.
El pecado es, pues, un habitante, un mal inquilino en el corazón del hombre que
termina por apropiarse su corazón, centro de sus sentimientos y deseos. De ahí
que el pecado termina dominando a la persona y la esclaviza. Es lo que sucede
cuando el hombre arroja a Dios por la puerta grande: se le entran los ídolos por
65
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
las ventanas y lo esclavizan. Pues “cada cual es esclavo de quien venció de él” y
“les aseguro que quien peca es esclavo”, Jn 8,34.
79. El apóstol Pablo dice que el problema está en dejarnos conducir por la
obras de la carne11, por el libertinaje; y que la solución está en dejarnos conducir
por el Espíritu Santo. El pecado aparece como un mal uso de la libertad, un uso
perverso del más grande don natural que Dios nos ha otorgado y que nos asemeja a Él. “Ustedes, hermanos, han sido llamados para vivir en libertad.
Pero no esta libertad para dar rienda suelta a sus bajos instintos, más bien
háganse servidores unos de otros…. Les pido que se dejen conducir por el
Espíritu de Dios, y así no serán arrastrados por los bajos instintos… Las
acciones que proceden de los bajos instintos son manifiestas: fornicación,
indecencia, libertinaje, idolatría, superstición, enemistades, peleas, envidias, cólera, ambición, discordias, sectarismos, celos, borracheras y cosas
semejantes. Les prevengo, como ya los previne, que quienes hacen esas
cosas no heredarán el Reino de Dios.
Por el contrario, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, modestia, dominio propio.” Gal 5, 16-23.
La solución es, pues, dejarnos guiar con docilidad y siempre por el Espíritu de
Dios, que habita en nosotros, para vencer así las obras de las tinieblas. El Itinerario de la Consagración Total a Jesús por María, conduce a dejarnos guiar por
el espíritu de María que es el mismo Espíritu de Dios.
1.
2.
3.
4.
¿Qué nos enseña San Pablo sobre el pecado?
¿Qué nos dice Jesucristo respecto al pecado?
¿A qué me conducen estas enseñanzas?
¿Por qué no es fácil vencer el pecado en nosotros?
11 Carne designa frecuentemente en la Biblia al ser humano, en cuanto limitado, débil, imperfecto...
Las obras de la carne no son sólo los pecados carnales: fornicación, prostitución, adulterio…
66
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
b. Desde la Palabra de la Iglesia
80. Del catecismo de la Iglesia católica:
¿A quienes perjudicó el pecado de nuestros primeros padres?
El pecado de nuestros primeros padres les perjudicó a ellos y también a todos
sus descendientes, que somos todos los hombres y mujeres del mundo.
¿Qué es el pecado original?
El pecado original con el que todos nacemos es la privación de la santidad y
justicia originales. El pecado introduce en el mundo una cuádruple ruptura: la
ruptura del hombre con Dios, consigo mismo, con los demás seres humanos y
con la creación toda. Comentario: Es decir, las relaciones con Dios, con uno
mismo, con los seres humanos y con la creación, quedan deterioradas por el
pecado. Todo pecado afecta en alguna medida estas relaciones. De ahí el carácter letal del virus del pecado.
¿Qué consecuencias tiene el pecado original para nosotros?
Producto de estas rupturas, las consecuencias que tiene el pecado original para
nosotros son: el debilitamiento de la naturaleza humana, que ha quedado sometida a la ignorancia, al sufrimiento, a la muerte y a la inclinación al pecado.
81. Escuchemos palabras frescas de la Iglesia en la V conferencia del episcopado latinoamericano y del Caribe en el Documento Aparecida (D.A.)
“La Biblia muestra reiteradamente que, cuando Dios creó el mundo con su Palabra y con el aliento de su boca, expresó satisfacción diciendo: “que era bueno”, Gn 1, 21, y cuando creó al ser humano, varón y mujer, dijo que “era muy
bueno”, Gn 1, 31. El mundo creado por Dios es hermoso. Procedemos de un
designio divino de sabiduría y amor. Pero por el pecado se mancilló esta belleza
originaria y fue herida esta bondad. Dios por nuestro Señor Jesucristo en su
misterio pascual ha recreado al hombre haciéndolo hijo y le ha dado la garantía
de unos cielos nuevos y de una tierra nueva, ver Ap 21, 1. Llevamos la imagen
del primer Adán, pero estamos llamados también desde el principio realizar la
imagen de Jesucristo, nuevo Adán, ver 1 Cor 15, 45. La creación lleva la marca
del Creador y desea ser liberada y “participar en la gloriosa libertad de los hijos
de Dios”. Rm 8, 21), D.A. 27.
67
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
Cada ser humano está marcado en su ser y actuar por el primer y segundo Adán,
pero que desde el principio su vocación ha sido configurarse con la imagen del
nuevo Adán.
82. “El don de la tradición católica es un cimiento fundamental de identidad,
originalidad y unidad de América Latina y el Caribe: una realidad histórico-cultural, marcada por el Evangelio de Cristo, realidad en la que abunda el pecado –
de opresión, violencia, ingratitudes y miserias – pero donde sobreabunda la gracia de la victoria pascual. Nuestra Iglesia goza, no obstante debilidades y miserias humanas, de un alto índice de confianza y de credibilidad por parte del
pueblo. Es morada de pueblos hermanos y casa de los pobres.” Introducción,
D.A. 8.
El pecado no es, pues, solamente una realidad personal sino también social e
histórico – cultural, que afecta las estructuras mismas de la sociedad. Nuestra
historia latinoamericana está marcada por el pecado pero hay esperanza fundada de victoria.
83. “Reconocemos que muchas veces los católicos nos hemos apartado del
Evangelio, que requiere un estilo de vida más fiel a la verdad y a la caridad, más
sencillo, austero y solidario, como también nos ha faltado valentía, persistencia y
docilidad a la gracia para proseguir la renovación iniciada por el Concilio Vaticano II, impulsada por las anteriores Conferencias Generales, y para asegurar el
rostro latinoamericano y caribeño de nuestra Iglesia. Nos reconocemos como
comunidad de pobres pecadores, mendicantes de la misericordia de Dios, congregada, reconciliada, unida y enviada por la fuerza de la Resurrección de su
Hijo y la gracia de conversión del Espíritu Santo.”, D.A. 115
84. La Iglesia latinoamericana reconoce su realidad pecadora, pero también su
riqueza con el poder del Resucitado y el don del Espíritu. Es un reconocimiento
humilde y esperanzador. Pero, hay que luchar. De ahí la necesidad de una Nueva
evangelización de los católicos, pues estamos muy flojos no obstante las riquezas que tenemos para transformar las personas, la cultura y la historia.
1. ¿Qué conclusiones prácticas saco de estas enseñanzas de la Iglesia?
2. ¿Qué tiene que ver el pecado con la economía, la política y la cultura?
68
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
c. Desde las enseñanzas de san Luis María de Montfort
85. “El pecado de nuestro primer padre nos perjudicó a todos casi totalmente;
nos dejó agriados, engreídos e infectados como la levadura agria, levanta e infecta
toda la masa en que se la pone. Nuestros pecados actuales, mortales o veniales,
aunque estén perdonados, han acrecentado la concupiscencia, debilidad,
inconstancia y corrupción naturales y han dejado huellas de maldad en nosotros.
Nuestros cuerpos se hallan tan corrompidos que el Espíritu Santo los llama cuerpos
de pecado, Rom 6,6, concebidos en pecado, Sal 51 [50],7, alimentados en el
pecado y capaces de todo pecado. Cuerpos sujetos a mil enfermedades, que de
día en día se corrompen y no engendran sino corrupción.
Nuestra alma, unida al cuerpo, se ha hecho tan carnal, que la Biblia la llama
carne: Toda carne se había corrompido en su proceder, Gén 6,12. Tenemos por
única herencia el orgullo y la ceguera en el espíritu, el endurecimiento en el corazón, la debilidad y la inconstancia en el alma, la concupiscencia, las pasiones
rebeldes y las enfermedades en el cuerpo. Somos, por naturaleza, más soberbios que los pavos reales, más apegados a la tierra que los sapos, más viles que
los cerdos, más coléricos que los tigres, más perezosos que las tortugas, más
débiles que las cañas y más inconstantes que las veletas. En el fondo no tenemos
sino la nada y el pecado, y sólo merecemos la ira divina y la condenación eterna”
VD, 79.
El P. Pío Suárez, smm, experto en la palabra de Dios y en la palabra de Montfort,
añade este comentario: “No obstante el Bautismo, Rom 6,4ss y que el Bautismo
constituye una nueva creatura, 2Cor 5,17, es claro que “los desequilibrios que
fatigan al mundo moderno están conectados con ese otro desequilibrio que hunde sus raíces en el corazón humano”, GS 10.
Para revestirnos del Hombre nuevo, del nuevo Adán, es necesario vaciarnos de
nosotros mismos, es decir, seguir el mismo camino de anonadamiento de Jesucristo, Ver Filp 2,7; Mt 7,2.
Cada uno puede mirarse en la fauna montfortiana, VD 79 y concluir.
69
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
Es importante que cada uno detecte cuál es su pecado dominante para asumir la
estrategia conveniente en su camino de conversión. Pues el que vence al gigante
vence a los enanos.
III. RESUMEN
PARA REFLEXIONAR, ORAR Y COMPROMETERME
86. El itinerario de la Perfecta Consagración a Jesucristo implica como condición ineludible vaciarnos de nosotros mismos, de nuestras inmundicias y pecados. La realidad del pecado es innegable como negación del proyecto creador y
redentor de Dios. Debemos tomar en serio el pecado aunque sea venial pues es
una enfermedad que termina debilitando al paciente y conduciéndolo a hábitos
malos (vicios) cada vez más difíciles de erradicar.
No debemos desesperarnos ni desconsolarnos por nuestros pecados, pues Dios
ha enviado a su Hijo al mundo no para condenarlo, sino para salvarlo, para
que quien crea en Él tenga la vida eterna. El pecado nos hace sentir la necesidad de un salvador. Gracias a Dios tenemos un Salvador. Basta colaborar con
Él, pero “a Dios rogando y con la mazo dando”, y más dando que rogando,
como dice el P. Benedicto Villalba, smm.
Responder por escrito las preguntas que se han hecho precedentemente.
Para la Súplica: Conversar con Cristo crucificado y pedirle: ¡Dame un corazón puro; infunde en mí un espíritu nuevo!
Sugerencia especial: Seguir orando con el Viacrucis bíblico y mariano, No
393.
70
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
6to. día o 6ta. catequesis
VICTORIA
I. SUGERENCIAS
DEL
AMOR
PARA INICIAR
87. -Disponerme a orar. Ayudarme con las Letanías del nombre de Jesús, No
421, y el Avemaría,
• Diálogo o examen en torno a estas preguntas:
· ¿Conoces casos en los que el amor ha vencido al odio y a la violencia?
¿Cuáles?
· ¿Qué hizo posible esa victoria?
· Recuerda alguna experiencia de la victoria del amor sobre el resentimiento u odio en tu corazón.
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
En la antigua Alianza
88. El Pueblo de la Alianza muchas veces reconoció humildemente
su pecado y las consecuencias desastrosas del mismo, pero al mismo tiempo
jamás perdió la esperanza de salir de esa situación y más de una vez, guiado por
la predicación de los profetas que invitaban a la conversión, logró que el Señor
le perdonara y le salvara de sus enemigos, celebró la pascua, renovó la alianza y
se encaminó de nuevo por la senda de los mandamientos divinos. Baste ver todo
el libro de Baruc que puede leerse como una liturgia penitencial que incluye 4
momentos: convocación de la asamblea, confesión de los pecados y petición de
perdón, exhortación para conseguir la sabiduría y exhortación final para esperar
la restauración. Meditemos algunos versículos de esta oración de los desterrados en el exilio babilónico:
Confesión: El Señor, nuestro Dios es justo; nosotros, en cambio, nos sentimos hoy abochornados… Porque hemos pecado contra el Señor, hemos
desobedecido, no hemos escuchado la voz del Señor, nuestro Dios, ni hemos
71
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
cumplido los mandamientos que el Señor nos había dado… Por eso se nos
acumulan ahora las desgracias… Cada uno de nosotros ha seguido los planes de su corazón obstinado, sirviendo a dioses ajenos y haciendo el mal
ante el Señor, nuestro Dios… Súplica: … Nosotros hemos pecado y hemos
cometido crímenes e injusticias, Señor Dios nuestro, contra todos tus mandamientos. Aparta de nosotros tu cólera porque hemos quedado muy pocos
en las naciones a donde Tú nos dispersaste. Escucha, Señor, nuestra oración y nuestra súplica, líbranos por tu honor y haz que ganemos el favor de
los que nos deportaron, para que conozca todo el mundo que Tú eres el
Señor, nuestro Dios, y que has dado tu nombre a Israel y a su descendencia”… Exhortación: Escucha Israel los mandamientos de vida… ¿Por qué
vives en país enemigo, por qué has envejecido en país extraño…? Porque
abandonaste la fuente de la sabiduría. Si hubieras seguido el camino de
Dios vivirías en paz para siempre… Felices nosotros, Israel, pues se nos ha
revelado lo que agrada al Señor”. Esperanza de restauración: “¡Ánimo,
pueblo mío, memoria de Israel!.. Ánimo, hijos, clamen a Dios, que Él los
librará de la tiranía y del poder de sus enemigos. Yo esperé del Eterno su
salvación y el Santo de Israel me ha llenado de alegría, pues muy pronto el
Eterno, su Salvador, tendrá misericordia de Uds.”
89. El Pueblo de la Alianza tuvo la experiencia de un Dios fiel y misericordioso.
Muchos son los salmos y muchas otras oraciones que expresan esa confianza
inquebrantable en el Señor, la victoria del amor y de la fidelidad divina. Oremos
con el famoso Salmo 130 (129):
Desde lo hondo a ti grito, Señor; ¡Señor, escucha mi clamor!
¡Estén tus oídos atentos a la voz de mis súplicas!
Si llevas cuenta de los delitos, Señor, ¿quién podrá resistir?
Pero de ti procede el perdón, y así infundes respeto.
Aguardo anhelante al Señor, espero en su palabra;
mi ser aguarda al Señor, más que el centinela a la aurora.
Más que el centinela a la aurora, aguarde Israel al Señor.
Porque el Señor está lleno de amor, su redención es abundante;
Él redimirá a Israel de todos sus delitos.
72
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
En conclusión: Aunque hayamos hecho locuras, Él está siempre dispuesto a perdonar, y nos perdona, está dispuesto a amar, y nos ama. Pero, ¡cuidado con
abusar de su bondad!
90. El Pueblo de la Nueva Alianza, ahonda esta experiencia y la
constata en Jesucristo, cuyo nombre significa Salvador… Hay expresiones muy sublimes al respecto. Meditemos algunas para sentirnos
interpelados y motivados a responderle:
Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que
crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se
salve por Él, Jn 3, 16-17.
Es Dios mismo quien se revela en Jesucristo, se manifiesta como Dios de perdón: Dios de ternura y de piedad; lento a la ira y rico en amor y fidelidad, que
mantiene su amor perpetuamente... perdona falta, transgresión y pecado..., Ex
34,4s. Nada, ni el mismo mal ni la muerte, han de poder separarnos del Amor
misericordioso y victorioso de Dios.
¿Quién podrá privarnos de ese amor del Mesías? ¿Dificultades, angustias,
persecuciones, hambre, desnudez, peligros, espada? ... Todo eso lo superamos de sobra gracias al que nos ha mostrado su amor. Porque estoy convencido de que ni muerte, ni vida, ni ángeles ni soberanías, ni lo presente ni
lo futuro, ni poderes, ni alturas, ni abismos ni ninguna otra criatura podrá
privarnos de ese amor de Dios, presente en el Mesías Jesús, Señor nuestro,
Rm 8,35-39.
b. Desde la Tradición de la Iglesia
91. El pensar y sentir de la Iglesia quedan plasmados en la Liturgia. La Plegaria
Eucarística IV destaca de modo especial estas maravillas del Amor infinito de
Dios que no abandona al ser humano al poder de la muerte, sino que tiende a
todos su mano salvadora:
“Te alabamos, Padre santo,
porque eres grande
73
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
y porque hiciste todas las cosas con sabiduría y amor.
A imagen tuya creaste al hombre
y le encomendaste el universo entero,
para que, sirviéndote sólo a ti su Creador,
dominara todo lo creado.
Y cuando por desobediencia perdió tu amistad,
no lo abandonaste al poder de la muerte,
sino que, compadecido, tendiste la mano a todos,
para que te encuentre el que te busca.
Reiteraste, además, tu alianza a los hombres;
por los profetas los fuiste llevando con la esperanza de salvación.
Y tanto amaste al mundo, Padre santo,
que, al cumplirse la plenitud de los tiempos,
nos enviaste como salvador a tu único Hijo.
El cual se encarnó por obra del Espíritu Santo,
nació de María, la Virgen,
y así compartió en todo nuestra condición humana
menos en el pecado;
anunció la salvación a los pobres,
la liberación a los oprimidos
y a los afligidos el consuelo.
Para cumplir tus designios,
él mismo se entregó a la muerte,
y, resucitando, destruyó la muerte
y nos dio nueva vida.
Y porque no vivamos ya para nosotros mismos,
sino para él, que por nosotros murió y resucitó,
envió, Padre, al Espíritu Santo
como primicia para los creyentes,
a fin de santificar todas las cosas,
llevando a plenitud su obra en el mundo.
74
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
c. Desde Montfort
92. Montfort fue muy sensible a la consideración del amor infinito y de la encantadora dulzura de la Sabiduría encarnada, Jesucristo, que no sabe otra cosa que
amar y salvar. En términos muy expresivos destaca estas cualidades que llenan
de esperanza y confianza al ser humano enceguecido o extraviado por sus
pecados:
“Los profetas, a quienes fue revelada de antemano la Sabiduría encarnada, la
llaman oveja y cordero manso, Jn 11,19. Predicen que, gracias a su dulzura, la
caña cascada no la quebrará, el pabilo vacilante no lo apagará, Is 42,3; es
decir, que su bondad será tal que, aun cuando un desdichado pecador se halle
medio destrozado, enceguecido y extraviado por sus pecados y ya con un pie en
el infierno, Ella no consumará su perdición, a no ser que le obliguen a ello.
San Juan Bautista, que vivió cerca de treinta años en el desierto para merecer
con sus austeridades el conocimiento y amor a la Sabiduría encarnada, tan pronto la vio, exclamó –mostrándola con el dedo a sus discípulos-: Este es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo, Jn 1,29. No dice, en efecto, como
hubiera debido: “Este es el Altísimo, éste es el Rey de la gloria, éste es el Omnipotente...”, sino que, conociéndola mejor que nadie la ha conocido ni conocerá
jamás, exclama: “Este es el Cordero de Dios. Ahí viene la Sabiduría eterna, que
para conquistar nuestros corazones y borrar nuestros pecados ha compendiado
en sí todas las dulzuras divinas y humanas, celestes y terrenas.” ASE 119.
“Y ¿qué nos indica el nombre de Jesús –que es el nombre propio de la Sabiduría
encarnada- sino una caridad ardiente, un amor infinito y una dulzura encantadora? ¡Jesús, Salvador, es decir, el que salva al ser humano, aquel cuya característica es amar y salvar al ser humano!”, ASE 120.
III. RESUMEN
PARA REFLEXIONAR, ORAR Y COMPROMETERME
93. El mal no puede tener la victoria final, pues Dios dejaría de ser:
– el Dios que ha tomado la iniciativa de amarnos, 1Jn 4,10 ;
– el Dios-Amor que hace existir todo cuanto ama, Sab 11,24-25;
75
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
– el Dios que nos ama incondicionalmente: todo el mal no le impide amarnos,
Sab 11, 26;
– el Dios cuyo amor es eterno, cuya misericordia no conoce límites, Sal 135
[136];
– el Dios que no excluye a nada ni a nadie de su amor... 1Tim 2,4
– Dios es Amor. Y el Amor es perdón. De manera que el perdón es fruto del
amor, Jn 1,29
– Y el amor de Dios por la humanidad es:
– apasionado y exclusivo, no obstante la ingratitud y la traición...
– es más fuerte que el pecado y que la misma muerte, Os 11,8; Ct 8,6-7.
· ¿Permito que el amor de Dios venza al mal en mí?
· ¿Busco vencer el mal con el bien?, ver Rm 12, 9-20.
· ¿Me estoy dejando transformar por el Señor?
Súplicas: ¡Señor, que yo crea en la victoria de tu Amor salvador!
76
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
7mo. día o 7tma. catequesis
MORTIFICACIÓN UNIVERSAL
I. SUGERENCIAS
PARA INICIAR
94. -Disponerme a orar. Ayudarme con las Letanías del Espíritu Santo, No
420, y el Avemaría,
Anécdota. En una entrevista por TV una adolescente le pregunta a un adolescente violinista: ¿Qué se requiere para ser un buen violinista? Él responde sin
titubear: ‘carisma y dedicación’. La chica muy pilosa le pregunta: ¿Y Ud. cuánto
dedica diariamente al violín? A lo cual el joven responde: ‘cuatro horas al día’ y
añade: ‘al principio cuesta mucho, pero después uno coge práctica y gusto y es
más fácil’. ¿Cuánto tiempo dedicas tú diariamente a la oración y a la lectura de la
Palabra de Dios…? Un genio americano que inventó muchísimas cosas decía
desde su experiencia: “El genio es 1% inspiración y 99% transpiración”.
Diálogo o examen en torno a estas preguntas:
· ¿A qué cosas debe renunciar un buen deportista? ¿Y a qué se debe dedicar?
· ¿Qué renuncias y dedicaciones debe hacer un buen discípulo de Cristo?
· Comparte algo a lo cual te estás dedicando para ser mejor discípulo(a) de
Cristo.
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
95. En el Pueblo de la Antigua Alianza, la gran promesa mesiánica
está unida a la purificación de nuestros pecados y al cambio de corazón:
“Les rociaré con agua pura que les purificará: de todas sus inmundicias e idolatrías los he de purificar. Les daré un corazón nuevo y les infundiré un espíritu nuevo… y haré que caminen según mis preceptos y que
cumplan mis mandatos poniéndolos por obra”: Ez 36, 25-27. Pero esto no
puede realizarse sin la colaboración humana. Dios no puede purificarnos si nosotros no queremos ser puros. Dios no puede sacarnos de nuestras idolatrías si
77
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
nosotros seguimos cultivando apegos desordenados al dinero, al placer, al poder, a la apariencia, etc., que terminan esclavizándonos. La salvación que Dios
nos propone no es algo mágico, sino una propuesta divina de liberación y vida
que exige una respuesta humana de colaboración. No se puede prender una vela
al Diablo y otra a Dios… Hay que optar. Toda opción implica renuncias y dedicación.
96. En el Pueblo de la Nueva Alianza, Jesucristo nos dice: “El que
quiera seguirme, niéguese a sí mismo, cargue con su cruz y me
siga. El que quiera salvar su vida, la perderá; quien la pierda por
mí y por el Evangelio, la salvará. ¿De qué le sirve al hombre ganar todo el
mundo si pierde su vida? ¿Qué precio pagará el hombre por su vida?” Mc
8, 34-37. La invitación a ser discípulo de Cristo implica no buscarse a sí mismo
y sufrir en su seguimiento. Implica un esfuerzo constante de superación puesto
que nada grande se hace sin sufrimiento. Se requiere perseverancia en las buenas acciones, en nuestros compromisos, en nuestros deberes de estado. Eso es
cargar la Cruz. Y me siga. Este seguimiento de Cristo va unido al cumplimiento
de los mandamientos, a realizar la voluntad de Dios que es la santidad a la cual
nos ha predestinado. El seguir a Cristo pide que no nos coloquemos en primer
lugar, sino que actuemos buscando en todo el bien de nuestros hermanos y la
gloria de Dios por encima de todo.
b. Desde la Palabra de la Iglesia
97. Durante el tiempo de Adviento y el tiempo de Cuaresma, la Iglesia invita
reiteradamente a la conversión a través de la oración, el ayuno y las buenas
obras de solidaridad con los hermanos. El Adviento es justamente llamado la
cuaresma de la Navidad, puesto que preparamos la venida del Salvador a nuestros corazones, a nuestras familias a nuestra sociedad… que viven en las tinieblas del error y en las sombras de la muerte, a pesar de tantos alumbrados de
Navidad.
98. San Gregorio de Nisa nos exhorta a combatir bien el combate de la fe.
“El que es de Cristo es una criatura nueva; lo antiguo ha pasado. Sabemos
que se llama nueva criatura a la inhabitación del Espíritu Santo en el corazón
puro y sin mancha, libre de toda culpa, de toda maldad y de todo pecado. Pues,
cuando la voluntad detesta el pecado y se entrega, según sus posibilidades a la
78
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
prosecución de las virtudes, viviendo la misma vida del Espíritu, acoge en sí la
gracia y queda totalmente renovada y restaurada. Por ello, se dice: Quiten la
levadura vieja para ser una masa nueva; y también aquello otro: Celebremos la Pascua, no con levadura vieja, sino con los panes ázimos de la
sinceridad y la verdad.
Ahora bien, el enemigo de nuestra alma tiende muchas trampas ante nuestros
pasos, y la naturaleza humana es, de por sí, demasiado débil para conseguir la
victoria sobre este enemigo. Por ello, el Apóstol quiere que nos revistamos con
armas celestiales: Abrócense el cinturón de la verdad, por coraza póngase la
justicia -dice-, bien calzados para estar dispuestos a anunciar el Evangelio
de la paz. ¿Te das cuenta de cuántos son los instrumentos de salvación indicados por el Apóstol? Todos ellos nos ayudan a caminar por una única senda y nos
conducen a una sola meta. Con ellos se avanza fácilmente por aquel camino de
vida que lleva al perfecto cumplimiento de los preceptos divinos. El mismo Apóstol
dice también en otro lugar: Corramos en la carrera que nos toca, sin retirarnos, fijos los ojos en el que inició y completa nuestra fe: Jesús.
Por ello, es necesario que quien desprecia las grandezas de este mundo y renuncia a su gloria vana renuncie también a su propia vida. Renunciar a la propia vida
significa no buscar nunca la propia voluntad, sino la voluntad de Dios y hacer del
querer divino la norma única de la propia conducta; significa también renunciar al
deseo de poseer cualquier cosa que no sea necesaria o común.
c. Desde Montfort
99. Montfort nos dice: “para adquirir la Sabiduría Encarnada, Jesucristo, hay
que buscarla con ardor, es decir, es preciso estar dispuestos a dejarlo todo, a
sufrirlo todo y emprenderlo todo para llegar a poseerla. Pocos la encuentran,
porque pocos la buscan como ella lo merece”, ASE 61.
100. Por ello, uno de los 4 medios indispensables para adquirir la Sabiduría es la
MORTIFICACIÓN UNIVERSAL, ASE 194-202. Pues la Sabiduría no entra en alma
de mala ley ni habita en cuerpo deudor del pecado, Sab 1,4; ASE, 182.
Hilvanando varios textos bíblicos, Montfort nos ofrece este tejido: “La Sabiduría –dice el Espíritu Santo- no mora en quienes viven cómodamente, Job
28,12-13, es decir en quienes viven a sus anchas, concediendo a las pasiones y
79
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
sentidos cuanto apetecen... Los que son del Mesías –la Sabiduría encarnadahan crucificado sus bajos instintos con sus pasiones y deseos..., Gal 5,24,
llevan su cruz todos los días, Lc 9,23, y están, finalmente, muertos y hasta
consepultados con Jesucristo, Rom 6.4.8; ASE 194. El auténtico deseo de
adquirir la Sabiduría implica, pues, la resolución de romper con el pecado incluso venial y la voluntad de cumplir los mandamientos de Dios. Si deseas la
Sabiduría, cumple los mandamientos, y el Señor te la dará, BenS 1,33; ASE
182.
101. La MORTIFICACIÓN UNIVERSAL no es otra cosa para Montfort que vivir el
programa que Jesucristo nos traza en el Evangelio: El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue cada día con su cruz y me siga,
Lc 9,23; ver ASE 133,1. “La Carta a los Amigos de la Cruz”, la escribe el P. de
Montfort para enseñarnos, la excelencia de la Cruz y cómo llevarla. Este libro es
un comentario y complemento del Capítulo XIII del ASE en el que concluye:
¡Nada de ilusiones! ¡Desde que la Sabiduría encarnada tuvo que entrar en el
cielo por medio de la cruz, por ella tendrán que entrar cuantos la sigan!”, ASE
180. Por algo el gran Apóstol san Pablo decía: Lo que nosotros predicamos es
a un Mesías crucificado, escándalo para los Judíos, locura para los paganos, pero poder y sabiduría de Dios, 1 Cor 1,23-24.
Este tercer medio, la MORTIFICACIÓN UNIVERSAL, la resume san Luis María “en
este precioso consejo: Déjalo todo, y al encontrar a Jesucristo, la Sabiduría
encarnada, ¡lo encontrarás todo!”, ASE 202. ¿No les parece un gran negocio?
¡Pero hay que pagar el precio! Yo le entrego mi “todito” a Dios y Dios me da su
TODO. Es vivir sólo para Dios.
Aquí no hay nada de magia, sino de lucha decidida y continua cada día. Es vivir
cada día las renuncias y promesas que hemos hecho en la Alianza Bautismal,
nuestra consagración fundamental.
102. Otro aspecto de la Mortificación. La Mortificación tiene una dirección muy
positiva. Se trata de hacer, más que de no hacer, y de hacer algo conveniente e
incluso que me gusta y hacerlo bien. Hacer algo que me gusta porque tengo
carisma y veo su utilidad, pero que me cuesta porque requiere dedicación. Se
trata de perfeccionar un don o una cualidad o adquirir una habilidad, o mejorar
un medio (la oración, el estudio, la organización del tiempo, el aprendizaje de un
arte o de un idioma, el aprender a escribir bien, aprender a hablar bien por la
80
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
radio o TV, aprender lo que necesito de informática…) no para buscarme a mí
mismo, sino para mejor realizar la misión que me ha sido encomendada por Dios
en la Iglesia en el mundo. Cualquier opción seria para ser mejor discípulo y
apóstol de la Sabiduría implica renuncias y dedicación. Ambas son parte de la
mortificación universal. También podemos aplicar lo mismo para adquirir alguna
virtud que deseamos y sentimos que nos hace más falta… Pero no temamos ni
nos acobardemos, el Señor nos conoce, nos sostiene y nos ama. Su yugo es
suave y su carga ligera.
La mortificación más importante es cumplir diariamente nuestros deberes de
estado, es decir, hacer bien lo que debemos hacer según nuestro estado de vida
y profesión.
III. RESUMEN
PARA REFLEXIONAR, ORAR Y COMPROMETERME
103. Leamos y meditemos ASE, 194-202 sobre la mortificación universal y
copiemos las frases que más nos impactan para orientar nuestro deseo de entregarnos totalmente a Jesucristo.
¿En qué consiste la mortificación universal?
¿Por qué debo practicarla?
¿Qué renuncias me pide de modo especial el Señor para seguirle mejor?
¿A qué debo dedicarme para consagrar toda mi vida al Señor por medio
de la Virgen?
Las lecturas del tiempo de Adviento son muy adecuadas y nos ayudan mucho
a renunciar al pecado y al mundo con sus insidias. Ojalá las meditáramos.
Súplicas: ¡Señor, dame un corazón nuevo, infunde en mí tu Santo Espíritu!
Orar siempre y diariamente el Santo Rosario, y en este semana con la intención especial de vivir eso que hemos meditado.
81
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
8vo. día u 8va. catequesis
SABIDURÍA
DEL
MUNDO
I. SUGERENCIAS
PARA INICIAR
Y
DIABÓLICA
104. -Disponerme a orar. Ayudarme con las Letanías del Espíritu Santo, No
420 y las letanías Lauretanas, No 422.
Realidad. Todos los seres humanos buscamos la felicidad. Pero no todos la
buscamos de la misma manera. Por ejemplo, difieren mucho las maneras como
Maradona y Charles de Foucauld han buscado la felicidad. ¿Por qué hay una
búsqueda diferente? Porque no todos tenemos la misma sabiduría. “Dios tiene
su Sabiduría. La única digna de ser amada y buscada como un tesoro. Pero
también el mundo corrompido tiene su sabiduría. Y ésta debe ser condenada y
detestada como malvada y perniciosa. Los filósofos también tienen su sabiduría…” ASE 74. El diablo también tiene su sabiduría. Trataremos de esa sabiduría mundana, humana y diabólica a contracorriente de la Sabiduría de Dios.
Diálogo o examen en torno a estas preguntas:
· ¿Según Ud. en qué consiste la sabiduría en general?
· De algunos ejemplos de la sabiduría mundana.
· ¿Qué caracteriza la sabiduría que viene de Dios?
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
105. En el pueblo de la antigua Alianza. Deut 4, 5-8: “Miren, yo
les enseño los mandatos y decretos que me mandó el Señor, mi Dios,
para que los cumplan en la tierra donde van a entrar para tomar
posesión de ella. Pónganlos por obra, que ellos serán su prudencia y sabiduría ante los demás pueblos, que al oír estos mandatos comentarán: ‘¡Qué
pueblo tan sabio y prudente es esa gran nación!’ Pues ¿qué nación grande
tiene un dios tan cercano como está el Señor, nuestro Dios, cuando lo invocamos? Y ¿qué nación grande tiene unos mandatos y decretos como esta
82
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
ley que yo les promulgo hoy?”. Deut 5,33: “Sigan el camino que les marcó
el Señor, su Dios, y vivirán, les irá bien y prolongarán la vida en la tierra
que van a ocupar”.
Estas palabras son una exhortación a la fidelidad al Señor que ha revelado la
sabiduría de sus mandatos al Pueblo elegido con el que hizo Alianza en el monte
Sinaí por mediación de Moisés. Esta sabiduría es fuente de bienestar y de vida,
es decir, de felicidad.
106. En el libro de la Sabiduría, el Espíritu santo advierte: “La Sabiduría no
entra en un alma perversa, ni vive en un cuerpo entregado al pecado. El
santo espíritu que nos instruye huye del engaño, se aparta de los razonamientos sin sentido y se aleja cuando está presente la injusticia,” Sab 1,45. Con estas palabras, se nos manifiestan algunas características de la verdadera
y de la falsa sabiduría. Para mucha gente saber engañar, cometer injusticias, ser
un avivato, embaucar con palabras persuasivas, es sabiduría…
107. Escuchemos una vez más las diferencias entre la sabiduría que viene de
Dios y la del insensato: “Respetar al Señor es síntesis de la sabiduría, cumplir su ley es toda la sabiduría. No es sabiduría ser experto en la maldad, no
es prudencia la deliberación de los malvados. Hay una astucia que resulta
detestable, los insensatos carecen de sabiduría. Más vale el ignorante que
respeta al Señor que el muy inteligente que quebranta la ley. Hay una astucia exacta y a la vez injusta, hay quien es sagaz para aparentar rectitud;
hay quien anda encorvado y se hace el arrepentido mientras dentro está
lleno de engaños; se hace el ciego, se hace el sordo, y cuando no lo piensas
te pone la zancadilla, y si le falta fuerza para hacerte daño, cuando encuentre una ocasión te perjudicará. Al hombre se le conoce por su aspecto, al
sensato lo reconoces al encontrarlo; la manera de vestir, de reír, de caminar
manifiestan el carácter del hombre”, BenS 19, 20-30.
108. En el pueblo de la nueva Alianza. Sant 3, 13-18 “¿Hay entre
ustedes alguien sensato y prudente? Demuestre con su buena conducta que actúa guiado por la humildad propia de la sabiduría.
Pero si ustedes dejan que la envidia los amargue y hacen las cosas por
rivalidad, no se engañen ni se burlen de la verdad. Esa no es sabiduría que
baja del cielo, sino terrena, animal y demoníaca. Donde hay envidia y rivalidad, allí hay desorden y toda clase de maldad. La sabiduría que procede
83
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
del cielo es ante todo pura; además es pacífica, comprensiva, dócil, llena
de piedad y buenos resultados, sin discriminación ni fingimiento. Los que
trabajan por la paz, siembran la paz y cosechan la justicia”.
Es interesante destacar las características de la sabiduría que procede de Dios y
de la sabiduría ‘terrena, animal y diabólica’…
¿Qué sabiduría prevalece en mi vida?
b. Desde la Palabra de la Iglesia.
109. El sabio tiene sus ojos puestos en la cabeza
“Si el alma eleva sus ojos a su cabeza, que es Cristo, según la interpretación de
Pablo, habrá que considerarla dichosa por la penetrante mirada de sus ojos, ya
que los tiene puestos allí donde no existen las tinieblas del mal. El gran Pablo y
todos los que tuvieron una grandeza semejante a la suya tenían los ojos fijos en
su cabeza, así como todos los que viven, se mueven y existen en Cristo.
Pues, así como es imposible que el que está en la luz vea tinieblas, así también lo
es que el que tiene los ojos puestos en Cristo los fije en cualquier cosa vana. Por,
tanto, el que tiene los ojos puestos en la cabeza, y por cabeza entendemos aquí
al que es principio de todo, los tiene puestos en toda virtud (ya que Cristo es la
virtud perfecta y totalmente absoluta), en la verdad, en la justicia, en la incorruptibilidad, en todo bien. Porque el sabio tiene sus ojos puestos en la cabeza,
mas el necio camina en tinieblas. El que no pone su lámpara sobre el candelero sino que la pone bajo el lecho, hace que la luz sea para él tinieblas.
Por el contrario, cuantos hay que viven entregados a la lucha por las cosas de
arriba y a la contemplación de las cosas verdaderas, y son tenidos por ciegos e
inútiles, como es el caso de Pablo, que se gloriaba de ser necio por Cristo.
Porque su prudencia y sabiduría no consistía en las cosas que retienen nuestra
atención aquí abajo. Por esto dice: Nosotros, unos necios por Cristo, que es lo
mismo que decir: “Nosotros somos ciegos con relación a la vida de este mundo,
porque miramos hacia arriba y tenemos los ojos puestos en la cabeza.” Por esto
vivía privado de hogar y de mesa, pobre, errante, desnudo, padeciendo hambre
y sed.
84
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
¿Quién no lo hubiera juzgado digno de lástima, viéndolo encarcelado, sufriendo
la ignominia de los azotes, viéndolo entre las olas del mar al ser la nave desmantelada, viendo cómo era llevado de aquí para allá entre cadenas? Pero, aunque
tal fue su vida entre los hombres, él nunca dejó, de tener los ojos puestos en la
cabeza, según aquellas palabras suyas: ¿Quién podrá apartarnos del amor de
Cristo? ¿la aflicción?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre? ¿la
desnudez?, ¿el peligro?, ¿la espada? Que es como si dijese: “¿Quién apartará
mis ojos de la cabeza y hará que los ponga en las cosas que son despreciables?”, san Gregorio de Nisa.
Así, pues el sabio, que tiene los ojos puestos en Cristo y su Evangelio, es dichoso aunque lo hagan sufrir mucho, pues no se deleita en cosas vanas sino en las
eternas.
c. Desde la palabra de san Luis María de Montfort
110. Tomamos textualmente del Libro “María y la Debilidad de Dios” del P.
Jean Morinay, montfortiano, el comentario siguiente sobre la sabiduría del mundo según Montfort.
La sabiduría del mundo
La sabiduría del mundo: cuando uno conoce, ama, y cuando ama, da a conocer.
Todo depende entonces del conocimiento que haya en el punto de partida, de la
sabiduría que nos anime. Porque hay muchas sabidurías. San Agustín decía que
“dos amores han construido dos ciudades: el amor de Dios construyó la ciudad
de Dios..., y el amor propio construyó la ciudad del mal y del pecado”. A su
manera, san Luis de Montfort añade: “dos sabidurías han construido dos amores”: la sabiduría del mundo ha construido el amor de uno mismo a través de las
falsas riquezas, los falsos placeres, las falsas grandezas de este mundo y la Sabiduría de Dios ha construido el amor a Dios y a nuestros hermanos a través de la
pobreza, la Cruz, la humillación que conducen a la verdadera riqueza, a los
verdaderos placeres, a la verdadera grandeza.
111. Los tres pilares de la sabiduría del mundo
Una vez más encontramos los tres caminos de la búsqueda de la sabiduría. La
sabiduría del mundo no es falsa porque deambule por ellos, sino porque se
extravía por callejones sin salida. En lugar de buscar los auténticos “tesoros” de
85
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
que habla Jesús y de “amontonarlos en el cielo, donde ni polilla ni carcoma los
echan a perder, donde los ladrones no abren boquetes ni roban”, Mt 6,20, corre
en pos de las falsas riquezas de este mundo.
Y como hay tres falsos “tesoros”, hay también tres falsas sabidurías correspondientes a ellos. Montfort las llama “la sabiduría terrena”, “la sabiduría carnal” y
“la sabiduría diabólica”, ASE 80-82.
“La sabiduría terrena” [...] es el amor a los bienes de la tierra. Los sabios del
mundo profesan esta sabiduría [...] cuando apegan el corazón a sus posesiones;
cuando todo lo encaminan a enriquecerse; cuando promueven juicios y litigios
inútiles para adquirir o conservar sus riquezas; cuando –la mayor parte del tiempo– no piensan, hablan ni actúan sino con miras a conseguir o conservar algún
bien temporal...”, ASE 80.
En lugar de buscar los “sólidos placeres” de la verdadera felicidad, la sabiduría
carnal conduce a quienes la siguen a no buscar “sino el gozo de los sentidos;
[...] aman la buena mesa... habitualmente sólo piensan en comer, beber, jugar,
reír, divertirse y pasarlo lo mejor posible”, ASE 81.
Por último, la sabiduría diabólica, en vez de buscar la verdadera grandeza que
pasa por el último puesto –y el servicio, ama y aprecia los honores. Los que la
siguen “aspiran –aunque secretamente– a las grandezas, honores, dignidades y
cargos importantes; [...] buscan hacerse notar, estimar, alabar y aplaudir por los
hombres...”, ASE 82.
Este cuadro de los tres pilares de la sabiduría del mundo apenas tiene que
modificarse hoy para que se adapte a nuestros días: describe en forma tan perfecta no sólo al “gentilhombre” del siglo XVII, sino al hombre de todos los
tiempos que, mañana –lo mismo que ayer y hoy– no podrá menos de buscar su
felicidad por esos tres caminos, a riesgo de extraviarse tomando por auténticos
los falsos valores.
112. Tres características de la sabiduría del mundo
“La sabiduría del mundo, está sellada por la astucia, el conformismo y las componendas.
86
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
La astucia es la forma en que la sabiduría del mundo nos arrastra hacia el mal,
haciéndonos creer que se trata del bien. No se lleva a alguien al mal diciéndole
que es el mal; a éste hay que cubrirlo con apariencia de bien. “Nunca ha estado
el mundo tan corrompido como hoy –dice Montfort– [...] nunca había sido tan
sagaz, prudente y astuto a su manera. Utiliza tan hábilmente la verdad para inspirar el engaño; la virtud, para autorizar el pecado; las máximas de Jesucristo,
para justificar las suyas..., que incluso los más sabios según Dios son víctimas de
sus mentiras”, ASE 79. La “astucia” es también la forma en que todos, cuando
nos guía el espíritu del mundo, sabemos esconder nuestros errores y faltas bajo
apariencia de virtud. Los “sabios del mundo”, dice Montfort, “aspiran –aunque
secretamente– a las grandezas”. Buscan sus caprichos e intereses “pero no de
modo patente y provocador [...] sino de manera habilidosa, astuta, engañosa
y política”, ASE 75.
“El sabio según el siglo... sabe desenvolverse... sacar ventaja temporal de todo,
sin dar la impresión de buscarla; conoce perfectamente los gustos y cumplidos del mundo” ASE 76.
Hay que ver cómo, sobre todo en los Cánticos, Montfort sabe hacer brillar esa
astucia del mundo que quiere impedir a las gentes que se conviertan:
“Convertirse? Demasiado hermoso,
pero un buen espíritu nunca cambia...”
“Dios nunca nos exige
tales obras o penitencias
que mucho orgullo encubren...”
“Deja tanta meditación,
es cosa muy peligrosa,
expone a la tentación
y hace al alma perezosa...” (CT 39,130.133.135).
¿De qué sirven tantos rosarios?
Trabaja más bien, hermano;
aplícate a lo ordinario (CT 39,136).
El mundo es tan “habilidoso” que logra hacerte creer que convertirte es caminar
en contra del Evangelio. Así de simple.
87
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
Sabe hacerte desistir también mediante el conformismo. En el siglo XVII, hablaban de “moda” y de “respeto humano”. Obrar como los otros, como todos,
seguir al rebaño. El conformismo puede cambiar de campo y de nombre, forma
parte siempre de la sabiduría del mundo, que el P. de Montfort describe ante
todo como “conformidad perfecta con las modas y máximas del mundo”. Cuando uno quiere seguir el Evangelio, sencillamente a la letra, siempre se distingue
de los demás, y el mundo no gusta de quienes no son como él, de quienes no
“son como los demás”. Trata de hacerte entrar en la fila. Hay que obedecer al
“qué dirán”... Al contrario, dice Montfort, lo que cuenta es lo que Dios piensa de
nosotros, porque vivimos bajo la mirada de “nuestro gran Jesús”. [Por ejemplo,
la resistencia feroz que opusieron los periodistas Daniel Samper, Florence Thomas
y Carlos Gaviria a la elección del nuevo Procurador Nacional Alejandro Ordóñez
quien no ha temido hacer pública con hechos su profesión de fe católica; ver El
Tiempo, dic. 10-13 de 2008].
Tercera característica de la sabiduría del mundo, las componendas, el “término
medio”, “el gentilhombre” del siglo XVII que se rechaza a escoger entre el Evangelio y un éxito meramente humano. Un trozo de camino con el Evangelio y otro
con el mundo. Y avanzar así hasta la muerte, sin optar jamás, sin comprometerse
de verdad. Porque hay que experimentarlo todo y mantenerse “libre”:
“Vivir como todo el mundo,
huir la senda perfecta” (CT 36,63).
Montfort, hombre del absoluto y de opciones radicales, percibía en qué medida
se hallaba en la ribera opuesta a la donación total esta vida sencillamente “gentil”, al burlarse del Evangelio.”
113. Si en algo fue experto Montfort fue en dar a conocer todas las redes con las
que el mundo en su astuta sabiduría buscar atrapar insidiosamente a los cristianos. Ver sus 14 extensos Cánticos con un total de 1.104 versos sobre el desprecio del mundo y sus redes: 29-39; 107; 150; 156. Ver O.C., pags. 1061ss.
88
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
III. RESUMEN
PARA REFLEXIONAR, ORAR Y COMPROMETERME
114. Quizás el mejor resumen lo encontremos en las mismas palabras de Jesucristo, la Sabiduría encarnada. Una cuando le reprocha a Pedro su reacción ante
el primer anuncio de su pasión: “¡Retírate, Satanás! Quieres hacerme caer.
Piensas como los hombres, no como Dios”, Mt 16,23. Y la otra en su oración
sacerdotal: “Yo les comuniqué tu palabra, y el mundo los odió, porque no
son del mundo, igual que yo no soy del mundo. No pido que los saques del
mundo, sino que los libres del Maligno. No son del mundo igual que yo no
soy del mundo. Conságralos en la verdad: tu palabra es la verdad. Como tú
me enviaste al mundo, yo los envié al mundo. Por ellos me consagro para
que ellos queden consagrados en la verdad”, Jn 17, 18.
¿En qué consiste la sabiduría del mundo?
¿Algunas diferencias entre la sabiduría del mundo y diabólica y la de Dios?
¿Cuándo me he dejado guiar por la sabiduría del mundo? Ver ASE 191-192.
Súplicas: ¡Dame, Señor tu sabiduría!
Orar siempre y diariamente el Santo Rosario como oración bíblica y
contemplativa, y en este semana con la intención especial de vaciarme de la
sabiduría del mundo y diabólica.
89
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
9no. día o 9na. catequesis
DESEO
DE LA
I. SUGERENCIAS
VERDADERA SABIDURÍA
PARA INICIAR
115. -Disponerme a orar. Ayudarme con las Letanías del Espíritu Santo, No
420, y las Letanías de Nuestra Señora, 424.
Realidad. En el Capítulo VII sobre “La elección de la verdadera sabiduría”,
Montfort concluye: “Quedémonos, pues, con Jesucristo, la Sabiduría eterna y
encarnada, fuera de la cual todo es extravío, mentira y muerte: Yo soy el camino, la verdad y la vida, Jn 14,6, ASE 89.
Desear es algo muy importante para lograr una meta. Cuanto más difícil es esa
meta se requiere desearla más y perseverar en el deseo. El que desea algo y
persevera, logra lo imposible. Por algo se ha dicho: “querer es poder” y también
“el deseo y la perseverancia hacen al hombre omnipotente”. San Luis María de
Montfort, como sabio pedagogo enseña que el primer requisito para adquirir la
sabiduría divina y conservarla es desearla. Además, san Luis María nos enseña
algo maravilloso: Dios mismo es el primero que tiene ardientes deseos de comunicarse a nosotros. El deseo de la verdadera Sabiduría, es pues, el encuentro de
dos deseos: de Dios que se nos quiere comunicar y del ser humano que tiene en
su corazón el deseo de Dios, de la verdadera Sabiduría.
Diálogo o examen en torno a estas preguntas:
· ¿Recuerda el camino que has hecho para lograr algo difícil de alcanzar?
· ¿Qué te ha ayudado a desear a Dios, a entrar en comunión con Él?
· ¿Qué alimenta en ti el deseo de Dios?
90
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
116. En el pueblo de la antigua Alianza. En los salmos encontramos
plegarias sublimes que expresan ese deseo ardiente y latente en el corazón
humano de encontrarse con Dios, de abrazarse con Él, de verlo…
- Salmo 62 ¡Oh Dios!, tú eres mi Dios, por ti madrugo,
mi alma está sedienta de ti mi carne tiene ansias de ti,
como tierra reseca, agostada, sin agua.
¡Cómo te contemplaba en el santuario viendo tu fuerza y tu gloria!
Tu gracia vale más que la vida, te alabarán mis labios.
Toda mi vida te bendeciré y alzaré las manos invocándote.
Me saciaré de manjares exquisitos,
y mis labios te alabarán jubilosos.
En el lecho me acuerdo de ti y velando medito en ti,
porque fuiste mi auxilio, y a las sombras de tus alas canto con júbilo;
mi alma está unida a ti, y tu diestra me sostiene.
117. En el pueblo de la nueva Alianza. El encuentro de los dos
deseos, el divino y el humano, de comunicación y comunión lo encontramos en el Prólogo del evangelio según san Juan: Jn 1, 1-14
1
2
3
4
5
Al principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios,
y la Palabra era Dios.
Al principio estaba junto a Dios.
Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra
y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe.
En ella estaba la vida,
y la vida era la luz de los hombres.
La luz brilla en las tinieblas,
y las tinieblas no la recibieron.
91
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
6
7
8
9
10
11
12
13
14
Apareció un hombre enviado por Dios,
que se llamaba Juan.
Vino como testigo,
para dar testimonio de la luz,
para que todos creyeran por medio de él.
Él no era la luz,
sino el testigo de la luz.
La Palabra era la luz verdadera
que, al venir a este mundo,
ilumina a todo hombre.
Ella estaba en el mundo,
y el mundo fue hecho por medio de ella,
y el mundo no la conoció.
Vino a los suyos,
y los suyos no la recibieron.
Pero a todos los que la recibieron,
a los que creen en su Nombre,
les dio el poder de llegar a ser hijos de Dios.
Ellos no nacieron de la sangre,
ni por obra de la carne,
ni de la voluntad del hombre,
sino que fueron engendrados por Dios.
Y la Palabra se hizo carne
y habitó entre nosotros.
Y nosotros hemos visto su gloria,
la gloria que recibe del Padre como Hijo único,
lleno de gracia y de verdad.
En el sublime prólogo del Evangelio según san Juan, encontramos cómo La Palabra –el Verbo de Dios o la Sabiduría de Dios-, que está en Dios, que ha
creado todo, que es luz y vida, ha descendido del cielo, ha venido a los suyos, se
ha hecho “carne”, pero éstos no la recibieron, pero a los que la recibieron les
concedió poder llegar a ser hijos de Dios, es decir, poder participar de la vida
del Hijo de Dios o Sabiduría divina y ver la misma gloria de Dios. También se
nos expresa aquí que aunque Dios desea comunicarse, si el ser humano no le
recibe, se frustra este deseo.
92
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
b. Desde la Palabra de la Iglesia
118. San Anselmo. Al hablar sobre “el deseo de contemplar a Dios”, invita al
ser humano, ansioso del amor divino, a recogerse y orar implorando al Señor
que se deje encontrar.
”Ea, hombrecillo, deja un momento tus ocupaciones habituales; entra un instante en ti mismo, lejos del tumulto de tus pensamientos. Arroja fuera de ti las
preocupaciones agobiantes; aparta de ti tus inquietudes trabajosas. Dedícate
algún rato a Dios y descansa siquiera un momento en su presencia. Entra en el
aposento de tu alma; excluye todo, excepto Dios y lo que pueda ayudarte para
buscarle; y así, cerradas todas las puertas, ve en pos de él. Di, pues, alma mía, di
a Dios: “ Busco tu rostro; Señor, anhelo ver tu rostro.”
Y ahora, Señor, mi Dios, enseña a mi corazón dónde y cómo buscarte, dónde y
cómo encontrarte.
Señor, si no estás aquí, ¿dónde te buscaré, estando ausente? Si estás por doquier, ¿cómo no descubro tu presencia? Cierto es que- habitas en una claridad
inaccesible. Pero ¿dónde se halla esa inaccesible claridad?, ¿cómo me acercaré
a ella? ¿Quién me conducirá hasta ahí para verte en ella? Y luego, ¿con qué
señales, bajo qué rasgo te buscaré? Nunca jamás te vi, Señor, Dios mío; no
conozco tu rostro.
¿Qué hará, altísimo Señor, éste tu desterrado tan lejos de ti? ¿Qué hará tu servidor, ansioso de tu amor, y tan lejos de tu rostro? Anhela verte, y tu rostro está
muy lejos de él. Desea acercarse a ti, y tu morada es inaccesible. Arde en el
deseo de encontrarte, e ignora dónde vives. No suspira más que por ti, y jamás,
ha visto tu rostro.
Señor, tú eres mi Dios, mi dueño, y con todo, nunca te vi. Tú me has creado y
renovado, me has concedido todos los bienes que poseo, y aún no te conozco.
Me creaste, en fin, para verte, y todavía nada he hecho de aquello para lo que fui
creado.
Entonces, Señor, ¿hasta cuándo? ¿Hasta cuándo te olvidarás de nosotros,
apartando de nosotros tu rostro? ¿Cuándo, por fin, nos mirarás y escucharás?
93
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
¿Cuándo llenarás de luz nuestros ojos y nos mostrarás tu rostro? ¿Cuándo volverás a nosotros?
Míranos, Señor; escúchanos, ilumínanos, muéstrate a nosotros. Manifiéstanos
de nuevo tu presencia para que todo nos vaya bien; sin eso todo será malo. Ten
piedad de nuestros trabajos y esfuerzos para llegar a ti, porque sin ti nada podemos.
Enséñame a buscarte y muéstrate a quien te busca; porque no puedo ir en tu
busca a menos que tú me enseñes, y no puedo encontrarte si tú no te manifiestas.
Deseando te buscaré, buscando te desearé, amando te hallaré y hallándote te
amaré.”
c. Desde la palabra de san Luis María de Montfort
119. En el libro de Sermones de san Luis María encontramos estas palabras que
nos iluminan:
“El origen de Uds. es salir de Dios, su meta volver a Dios y su felicidad, gozar
eternamente de Dios. Por lo primero, son totalmente de Dios, por lo segundo,
son totalmente para Dios, y por lo tercero, Dios es totalmente para Uds.”. Esta
consideración es muy importante porque nos dice que el ser humano al mismo
tiempo es deseado por Dios y desea a Dios. El corazón humano no descansa ni
se sacia hasta que encuentra a Dios. De lo contrario fabrica ídolos…
Y el deseo que Dios tiene del ser humano es tan grande que ha hecho lo imposible por ganarse su afecto: nos crea como “imagen viviente y lugarteniente de la
Sabiduría sobre la tierra”, nos escribe un Libro “que es como una carta de la
amante a su amado para ganar su afecto”, y “desde que en un exceso de amor
por él, se hizo semejante al ser humano al encarnarse y se entregó a la muerte
para salvarlo, lo ama como un hermano, un amigo, un discípulo, un alumno, el
precio de su sangre y el coheredero de su reino”, ASE 64.
Y como si fuera poco, se nos da como alimento en la Eucaristía para poder así
“llegar hasta el corazón humano y encontrar allí sus delicias”, ASE 71. Ante esta
realidad, san Luis María exclama: “Hasta cuándo, hijos de los hombres, tendrán
el corazón endurecido y apegado a la tierra? ¿Hasta cuándo se complacerán en
la vanidad y buscarán la mentira? ¿Qué esperan para abrir los ojos y los corazo94
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
nes (inteligencia y afectos) a la divina Sabiduría?” Con estos apremiantes
interrogantes comienza san Luis María de Montfort a exponernos la necesidad
del primer medio para adquirir y conservar la divina Sabiduría: el DESEO
ARDIENTE.
San Luis María ha escrito su libro más importante, el Amor de la Sabiduría
eterna para darnos a conocer la belleza y la bondad de la Sabiduría eterna
“antes de la Encarnación, en la Encarnación y después de la Encarnación” y para
presentarnos los cuatro medios para adquirirla y conservarla, ASE 7 y 14.
La Sabiduría divina de la cual habla san Luis María es ante todo la Sabiduría
eterna y encarnada, Jesucristo, en conformidad con lo que dicen san Pablo y
san Juan, Col 1, 5-20; Jn 1, 1-18. Adquirir y conservar la divina Sabiduría, es
para el Padre de Montfort, vivir unidos a Jesucristo para transformarnos en El,
ver ASE 227.
120. Pero, hay que saber desear, saber buscar la Sabiduría divina. “Desear la
Sabiduría debe ser un gran don de Dios, puesto que es la recompensa de la fiel
observancia de sus mandamientos: Si deseas la Sabiduría, cumple los mandamientos, y el Señor te la dará, BenS 1,26. Reflexiona sobre el temor del
Altísimo y medita sin cesar sus mandamientos; él te dará la inteligencia y,
según tus deseos, te hará sabio, BenS 6,37. En efecto, la Sabiduría no entra
en alma de mala ley ni habita en cuerpo deudor del pecado, Sab 1,4.
Conviene que el deseo de la Sabiduría sea santo y sincero y vaya acompañado
de la fiel observancia de los mandamientos de Dios. Porque existe una multitud
de insensatos y perezosos que tienen millares de deseos, o mejor, de veleidades
por el bien, que no los impulsan a apartarse del pecado ni hacerse violencia, y,
por lo mismo, son ineficaces y engañosos, matan y conducen a la condenación:
Los deseos dan muerte al holgazán, porque sus manos se niegan a trabajar12,”
ASE 182. No se trata, pues, de cualquier deseo veleidoso y ambiguo en el que
falta ardor y coherencia de vida.
12 Prov 21,25. Importancia de los «impulsores» en la sicología aplicada de hoy: la repetición lleva a
la perfección. Las jaculatorias, en la técnica de los maestros de la vida espiritual, ayudan a
mantenerse unidos a Dios.
95
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
III. RESUMEN
PARA REFLEXIONAR, ORAR Y COMPROMETERME
121 Dios desea ardientemente comunicarse a los seres humanos…
El ser humano nace con sed de Dios, con deseo de Dios y sólo se sacia hasta
que lo encuentra.
Pero, no olvidemos jamás este texto fuerte y claro de san Luis María: “Para
adquirir la Sabiduría hay que buscarla con ardor, es decir, es preciso estar
dispuestos a dejarlo todo, a sufrirlo todo y emprenderlo todo para llegar a
poseerla. Pocos la encuentran, porque pocos la buscan como ella lo merece”,
ASE 61.
¿Cómo ha manifestado Dios su ardiente deseo de comunicarse a los seres
humanos?
¿En qué consiste el “deseo ardiente” para adquirir la verdadera Sabiduría? Ver
ASE 181-184.
¿Cómo puedo alimentar este deseo ardiente?
Súplicas: ¡Dame, Señor tu sabiduría! Orar el Santo Rosario pidiendo al Señor
la verdadera Sabiduría.
96
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
10°. día o 10a. catequesis
ENCONTRAR
I. SUGERENCIAS
LA
FELICIDAD
PARA INICIAR
122. Disponerme a orar. Ayudarme con las Letanías del Espíritu Santo, No
420, y con la letanía mariana, No 423.
- Diálogo o examen en torno a estas preguntas:
· ¿Qué es lo que más aprecio en mi vida y por qué?
· ¿Qué es lo que centra mi vida y le da sentido?
· ¿Qué es lo que me hace más feliz?
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
123. El Pueblo de la Alianza fue consciente del amor privilegiado
que Dios tuvo por él sin que tuviera méritos para ello. A lo largo de su
itinerario fue descubriendo el camino sabio de felicidad y de amor que
Dios le trazó en su Alianza, y fue experimentando en dónde se encontraba su
dicha o su desdicha, su vida o su muerte, su felicidad o su desgracia, su centro o
su dispersión, su sentido o su sinsentido, su sabiduría o su locura, su construcción o su destrucción.
Tú eres un pueblo consagrado al Señor, tu Dios; a ti te eligió para que seas,
de entre todos los pueblos que hay sobre la faz de la tierra, el pueblo de su
propiedad. No porque sean el más numeroso de los pueblos se ha prendado
el Señor de ustedes y los ha elegido, pues son el menos numeroso de todos
los pueblos; sino por el amor que les tiene y por guardar el juramento hecho a sus padres, por eso los ha sacado el Señor con brazo fuerte y los ha
liberado de la casa de servidumbre, del poder del faraón, rey de Egipto.
Has de saber, pues, que el Señor tu Dios es el Dios, el Dios fiel que guarda
su alianza y su favor por mil generaciones con los que le aman y guardan
sus mandamientos, pero que da su merecido en su propia persona a quien lo
97
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
odia, destruyéndolo… Guarda, pues los mandamientos, preceptos y normas que te mando hoy poner en práctica, Dt, 7,6-11; Sigan de todo corazón el camino que el Señor su Dios les ha trazado: así vivirán y serán felices… Dt 5,33.
124. El primer salmo del Salterio proclama dichoso al que se goza en la Ley del
Señor y la tiene presente en su vida día y noche. Esta es la fuente de la felicidad
tan anhelada por todos los seres humanos.
Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los impíos, ni entra por la
senda de los pecadores, ni se sienta en la reunión de los cínicos;
sino que su gozo es la ley del Señor, y medita su ley día y noche.
Será como un árbol plantado al borde de la acequia: da fruto en su sazón y
no se marchitan sus hojas; y cuanto emprende tiene buen fin.
No así los impíos, no así; serán paja que arrebata el viento. En el juicio los
impíos no se levantarán, ni los pecadores en la asamblea de los justos;
porque el Señor protege el camino de los justos, pero el camino de los impíos acaba mal.
Salmo 1
Es muy interesante y revelador buscar en todos los libros de la Biblia, a quiénes
el Espíritu Santo llama ‘Dichosos’ o ‘Felices’…
125. En la Nueva Alianza. Jesucristo, a través de parábolas, compara el reino de los cielos, o reinado de Dios a un Tesoro: El reino de
los cielos se parece a un tesoro escondido en un campo: lo descubre un hombre, lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, vende todas sus posesiones para comprar aquel campo, Mt 13, 44. El reino de los
cielos se parece a un comerciante de perlas finas: al descubrir una de gran
valor, va, vende todas sus posesiones y la compra, Mt 13, 45-46.
En hombre que descubrió el tesoro, descubrió algo que no buscaba, mientras
que el buscador de perlas encontró algo que nunca había imaginado. En ambos
casos el tesoro no se posee sino que se encuentra, es un don, un don muy
precioso por el cual vale la pena pagar cualquier precio: hay que despojarse de
todo lo que se tiene incluso de lo que se considere más precioso, hay que hacer
un intercambio. A los que encuentran este tesoro les queda la labor de toda una
vida, la de ir subordinando todo al Reino…
98
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
126. Pocas veces se repara que el mensaje de Jesucristo es un camino, un
itinerario, para la felicidad y la dicha. La carta magna de Jesucristo se llama “Las
Bienaventuranzas” o “las Dichas”. Su mensaje no es fácil de descifrar ni menos
de practicar, pero es posible. Poco a poco lo iremos ahondando y descifrando.
Por ahora lo enunciamos parcialmente para que nos vayamos encaminando por
un camino de felicidad, de dicha inagotable.
Al ver a la multitud, Jesús subió a la montaña, se sentó, y sus discípulos se
acercaron a él. Entonces tomó la palabra y comenzó a enseñarles, diciendo:
Dichosos los que tienen alma de pobres,
porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos.
Dichosos los afligidos, porque serán consolados.
Dichosos los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia.
Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.
Dichosos los misericordiosos, porque obtendrán misericordia.
Dichosos los que tienen el corazón puro, porque verán a Dios.
Dichosos los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios,
Dichosos los perseguidos por la justicia,
porque el reinado de Dios les pertenece.
Dichosos ustedes cuando los injurien y los persigan y los calumnien de todo
por mi causa. Estén contentos y alegres porque su premio en el cielo es
abundante, Mt 5, 1-12. Ver 5, 10-12.
A lo largo de las sesiones siguientes, y sobre todo, de una de las semanas o
etapas posteriores de preparación, iremos descubriendo el Tesoro que puede
motivarnos constante y crecientemente en este camino de Felicidad y Consagración Total.
b. Desde la Tradición de la Iglesia
127. En los Santos Padres, como san Ambrosio, encontramos enseñanzas
maravillosas acordes con el sentir de la Iglesia. Meditemos ésta sobre la alegría al comentar la carta a los Filipenses:
“La misericordia divina, para bien de nuestras almas, nos llama a los goces de la
felicidad eterna, mediante aquellas palabras del Apóstol: Esten siempre alegres
en el Señor. Las alegrías de este mundo conducen a la tristeza eterna, en cam99
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
bio, las alegrías que son según la voluntad de Dios durarán siempre y conducirán
a los goces eternos a quienes en ellas perseveren. Por ello, añade el Apóstol: Se
lo repito, estén alegres.
Se nos exhorta a que nuestra alegría, según Dios y según el cumplimiento de sus
mandatos, se acreciente cada día más y más, pues cuanto más nos esforcemos en
este mundo por vivir entregados al cumplimiento de los mandatos divinos, tanto
más felices seremos en la otra vida y tanto mayor será nuestra gloria ante Dios.
Que su mesura la conozca todo el mundo, es decir, que su santidad de vida
sea patente no sólo ante Dios, sino también ante los hombres; así serán ejemplo
de modestia y sobriedad para todos los que en la tierra conviven con ustedes y
vendrán a ser también como una imagen del bien obrar ante Dios y ante los
hombres.
El Señor está cerca. Nada les preocupe: el Señor está siempre cerca de los que
lo invocan sinceramente, es decir, de los que acuden a Él con fe recta, esperanza firme y caridad perfecta; Él sabe, en efecto, lo que ustedes necesitan ya
antes de que se lo pidan; Él está siempre dispuesto a venir en ayuda de las
necesidades de quienes lo sirven fielmente. Por ello, no debemos preocupamos
desmesuradamente ante los males que pudieran sobrevenirnos, pues sabemos
que Dios, nuestro defensor, no está lejos de nosotros, según aquello que se dice
en el salmo: El Señor está cerca de los atribulados, salva a los abatidos.
Aunque el justo sufra muchos males, de todos lo libra el Señor. Si nosotros
procuramos observar lo que Él nos manda, Él no tardará en darnos lo que prometió.
En toda ocasión, en la oración y súplica con acción gracias, sus peticiones
sean presentadas a Dios, no sea que, afligidos por la tribulación, nuestras peticiones sean hechas -Dios no lo permita- con tristeza o estén mezcladas con
murmuraciones; antes, por el contrario, oremos con paciencia y alegría, dando
constantemente gracias a Dios por todo.”
c. Desde Montfort
128. San Luis María de Montfort considera que el máximo don que Dios le
puede hacer a uno es la presencia en nuestro corazón de la Sabiduría divina. Al
describir uno de los efectos maravillosos que produce la Sabiduría eterna en
quienes la poseen, dice textualmente:
100
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
“Siendo la Sabiduría eterna el objeto de la felicidad y complacencia del Padre
eterno y la alegría de los ángeles, constituye, para el ser humano que la posee, el
principio de los más suaves deleites y consuelos. Le comunica el gusto por las
cosas de Dios y le hace perder el de las criaturas. Alegra su espíritu con el
resplandor de sus luces. Derrama en su corazón la alegría, la dulzura y la paz
más indecibles, como lo atestigua San Pablo al decir: Reboso de gozo en medio
de todas mis penalidades, 2Cor 7,4. Y, antes de él, Salomón: Al volver a
casa, aunque esté solo, descansaré a su lado, pues su trato no desazona, su
intimidad no deprime, sino que regocija y alegra, Sab 8,16. Y no sólo en
casa, sino en todas partes, porque camina delante de mí. Su amistad es noble
deleite, Sab 8,18. En cambio, las alegrías y goces que pueden hallarse en las
criaturas no son más que apariencia de placer y aflicción de espíritu, Sab 8,18,
ASE 98.
III. RESUMEN
PARA REFLEXIONAR, ORAR Y COMPROMETERME
129. Platón y Aristóteles, grandes maestros de la filosofía griega, afirman que
la felicidad del ser humano es inseparable de la verdad y de la autenticidad. Pues
sin la verdad, la felicidad sería un engaño por muy felices que nos sintiéramos.
Pero para Platón la conexión entre Verdad y Felicidad tiene otra fuente y es la
relación de ambas con el Bien, que está más allá de la substancia o esencia y del
que la Belleza y la Verdad proceden. Y Aristóteles, siguiendo la enseñanza de su
maestro, Platón, manifiesta que “vivir bien y obrar bien es lo mismo que ser
feliz”, manifestando así la raíz ética de la felicidad. Así concluye que la felicidad
requiere “una virtud perfecta y una vida entera”.
Celebrando la fiesta de Todos los Santos, Benedicto XVI decía que la felicidad
y la santidad son inseparables puesto que la santidad es la perfección del amor…
· ¿Permito que el amor de Dios venza al mal en mí?
· ¿Busco vencer el mal con el bien?, ver Rm 12, 9-20.
· ¿Soy feliz? Si lo soy, ¿por qué? Si no lo soy, ¿Por qué?
Súplicas: Sugerencia especial: Ora con el Rosario bíblico los misterios gozosos, No 411.
101
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
11°. día o 11a. catequesis
VOCACIÓN A LA SANTIDAD DE LOS
DISCÍPULOS MISIONEROS DE CRISTO
I. SUGERENCIAS
PARA INICIAR
130. -Disponerme a orar. Ayudarme con las Letanías del Espíritu Santo, No
420, con las Letanías en honor de Montfort, No 425, y Bendita sea tu Pureza,
No 406.
- Diálogo o examen en torno a estas preguntas:
· ¿Qué es para ti ser santo o caminar hacia la santidad?
· ¿Qué es lo que más admiras en la vida de los santos que conoces?
· ¿Cuál es el santo de tu devoción?
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
b. Desde la Palabra de Dios
131. En el pueblo de la Antigua Alianza:
“El Señor habló a Moisés: di a toda la comunidad de los israelitas:
“Sean santos, porque yo, el Señor su Dios, soy santo. Respeten a
sus padres y guarden mis sábados. Yo soy el Señor, su Dios. No acudan a los
ídolos ni hagan dioses de fundición. Yo soy el Señor, su Dios. Cuando sieguen la mies de sus tierras… no espiguen después de segar. Tampoco harán
el rebusco de tu viña ni recogerás las uvas caídas. Se lo dejarás al pobre y
al emigrante. Yo soy el Señor, su Dios. No roben ni defrauden, ni engañen a
ninguno de su pueblo. No juren en falso por mi nombre, profanando el
nombre de tu Dios. Yo soy el Señor. No explotarás a tu prójimo ni lo expropiarás. No dormirán contigo hasta el día siguiente el jornal del obrero…
No darás sentencias injustas. No serás parcial por favorecer al pobre ni
para honrar al rico. Juzga con justicia a tu conciudadano. No andarás con
cuentos de aquí para allá ni declararás en falso contra la vida de tu prójimo. Yo soy el Señor. No guardarás odio a tu hermano. Reprenderás abiertamente a tu conciudadano y no cargarás con pecado por su causa. No serás
102
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
vengativo ni guardarás rencor a tus conciudadanos. Amarás a tu prójimo
como a ti mismo. Yo soy el Señor” Lev. 19, 1-18; “Cumplan todas mis leyes
y mandatos poniéndolos por obra, para que no los vomite la tierra a la que
les llevo para que habiten en ella… Sean para mí santos, porque yo, el
Señor, soy santo, y les he separado de los demás pueblos para que sean
míos” Lev. 20, 22.26.
· Resume lo que dice el Señor en estos pasajes.
· ¿Qué te dice el Señor a través de esta Palabra?
· Hagamos una oración de gratitud y súplica al Señor.
· ¿A qué me comprometo después de haber contemplado esta Palabra?
132. En el pueblo de la Nueva Alianza:
“Han oído que se dijo: amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo.
Pues yo les digo: Amen a sus enemigos, oren por los que los
persiguen. Así serán hijos de su Padre del cielo, que hace salir el sol sobre
justos e injustos. Si aman sólo a los que los aman, ¿qué premio merecen?
También lo hacen los recaudadores. Si aman sólo a sus hermanos, ¿qué
hacen de extraordinario? También lo hacen los paganos. Sean pues perfectos
(misericordiosos) como su Padre del cielo es perfecto (misericordioso). Mt
5,43-48.
Este pasaje es parte de todo el Sermón de las Bienaventuranzas descrito en Mt
5 y 6. Describe la novedad de la nueva Ley comunicada por el nuevo Moisés,
Jesucristo. Novedad de la cual Él es testigo y modelo y que resume en el
Mandamiento Nuevo.
Conviene hacer un ejercicio de Lectio divina similar al anterior, ver No 392.
b. Desde la Tradición de la Iglesia
133. En los últimos 40 años la Iglesia, recogiendo la Tradición secular para
transmitirnos hoy el querer de Dios, ha insistido mucho y claramente sobre la
vocación a la santidad de todos los bautizados, de los discípulos misioneros de
Cristo. La Iglesia habla incluso de “la pastoral de la santidad”. Vamos a tomar un
texto del Concilio y otro más reciente de Aparecida, para dejarnos interpelar e
iluminar:
103
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
“Nuestro Señor Jesucristo predicó la santidad de vida, de la que Él es Maestro
y Modelo, a todos y cada uno de sus discípulos, de cualquier condición que
fuesen. Sean, pues, ustedes perfectos como su Padre Celestial es perfecto,
Mt 5, 48.
“Envió a todos el Espíritu Santo, que los moviera interiormente, para que amen
a Dios con todo el corazón, con toda el alma, con toda la mente y con todas las
fuerzas, ver Mc., 12,30, y para que se amen unos a otros como Cristo nos amó,
ver Jn 13,34; 15,12.
“Los seguidores de Cristo, llamados por Dios, no en virtud de sus propios méritos, sino por designio y gracia de Él, y justificados en Cristo Nuestro Señor, en
la fe del bautismo han sido hechos hijos de Dios y partícipes de la divina naturaleza, y por lo mismo santos; conviene, por consiguiente, que esa santidad que
recibieron sepan conservarla y perfeccionarla en su vida, con la ayuda de Dios.
“Les amonesta el Apóstol a que vivan como conviene a los santos, Ef 5,3, y
que como elegidos de Dios, santos y amados, se revistan de entrañas de
misericordia, benignidad, humildad, modestia, paciencia, Col., 3,12, y produzcan los frutos del Espíritu para santificación, ver Gal 5,22; Rom 6,22.
“Pero como todos tropezamos en muchas cosas, ver Sant 3,2, tenemos continua necesidad de la misericordia de Dios y hemos de orar todos los días: Perdona nuestras ofensas, Mt 6, 12.
“Fluye de ahí la clara consecuencia que todos los fieles, de cualquier estado o
condición, son llamados a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la
caridad, que es una forma de santidad que promueve, aun en la sociedad terrena,
un nivel de vida más humano.
“Para alcanzar esa perfección, los fieles, según la diversa medida de los dones
recibidos de Cristo, siguiendo sus huellas y amoldándose a su imagen, obedeciendo en todo a la voluntad del Padre, deberán esforzarse para entregarse
totalmente a la gloria de Dios y al servicio del prójimo. Así la santidad del Pueblo
de Dios producirá frutos abundantes, como brillantemente lo demuestra en la
historia de la Iglesia la vida de tantos santos.” LG, 40.
Durante el día o la semana, conviene que hagamos oración a partir de este texto…
134. Meditemos ahora este otro texto reciente de Aparecida que nos propone
los medios que hemos de emplear para “Configurarnos con el Maestro”:
“Para configurarse verdaderamente con el Maestro es necesario asumir la
104
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
centralidad del Mandamiento del amor, que Él quiso llamar suyo y nuevo: Ámense
los unos a los otros, como yo los he amado, Jn 15, 12. Este amor, con la
medida de Jesús, de total don de sí, además de ser el distintivo de cada cristiano
no puede dejar de ser la característica de su Iglesia, comunidad discípula de
Cristo, cuyo testimonio de caridad fraterna será el primero y principal anuncio,
reconocerán todos que son discípulos míos, Jn 13, 35.
“En el seguimiento de Jesucristo, aprendemos y practicamos las bienaventuranzas
del Reino, el estilo de vida del mismo Jesucristo: su amor y obediencia filial al
Padre, su compasión entrañable ante el dolor humano, su cercanía a los pobres
y a los pequeños, su fidelidad a la misión encomendada, su amor servicial hasta
el don de su vida. Hoy contemplamos a Jesucristo tal como nos lo transmiten los
Evangelios para conocer lo que Él hizo y para discernir lo que nosotros debemos hacer en las actuales circunstancias.” D.A. 137-139.
Aparecida insiste en la identidad de todo cristiano como discípulo misionero de
Cristo. Y coloca el acento en una santidad comunitaria y misionera a partir de la
configuración con Cristo.
b. Desde Montfort
135. Sorprende que san Luis María de Montfort, más de tres siglos antes del
Vat. II, tuviera tanta claridad sobre la vocación de todo cristiano a la santidad:
todo lo que él escribió y predicó se orientó a la pastoral de la santidad. Como
hombre pedagogo y práctico propone motivaciones y medios para lograrla.
Medios que él práctico e hizo practicar.
“Alma, tú que eres imagen viviente de Dios, Gén 1,26, y has sido rescatada con
la sangre preciosa de Jesucristo, 1Pe 1,19, Dios quiere que te hagas santa como
Él, Mt 5,48, en esta vida y que participes en su gloria por la eternidad.
“Tu verdadera vocación consiste en adquirir la santidad de Dios13. A ello debes
orientar todos tus pensamientos, palabras y acciones, tus sufrimientos y las aspi-
13 El concilio Vaticano II, recordando la «vocación universal a la santidad en la Iglesia», concluye:
«Todos los fieles, de cualquier estado o condición, están llamados a la plenitud de la vida cristiana
y a la perfección de la caridad» (LG 40). La vocación de todos los cristianos es ciertamente una y
única: vivir en Cristo con la fuerza del Espíritu.
105
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
raciones todas de tu vida. De lo contrario, haces resistencia a Dios, por no
realizar aquello para lo cual te ha creado y te conserva la vida.
“¡Oh! ¡Qué obra tan maravillosa! ¡El polvo se vuelve luz, la fealdad resplandor,
el pecado santidad, la creatura se transforma en su Creador y el hombre en
Dios! ¡Sí, qué obra tan maravillosa!, lo repito. Pero difícil en sí. Más aún, imposible al ser humano abandonado a sus fuerzas. Sólo Dios con su gracia, y gracia
abundante y extraordinaria, puede realizar con éxito semejante empresa; la creación del universo no es una obra maestra tan excelente como ésta...” SM, 3.
San Ignacio dice: “No sabe el ser humano cuánta resistencia le opone a la gracia
de Dios, ni cuánto puede hacer con la gracia de Dios”. Por ello, san Luis María
nos enseña ese medio admirable, que llama “secreto” para hacer fácil, corta,
segura y perfecta la respuesta a la gracia de Dios… Ese secreto es la Perfecta
consagración a Jesucristo por las manos de María, para la cual nos estamos
preparando.
III. RESUMEN
PARA REFLEXIONAR, ORAR Y COMPROMETERME
136. La Iglesia está llamada a ser santa y misionera. También cada uno de los
bautizados. Dios en Cristo nos ha predestinado a participar de la misma vida de
su Hijo a ser “santos e inmaculados en su presencia por el amor”, Ef 1,4; nos ha
predestinado a participar de la misma vida y de la misma gloria de su Hijo. Para
esto nos ha dado su mismo Espíritu. De modo que la vocación tan sublime a la
cual Dios nos ha llamado es posible con la ayuda del Espíritu Santo. Nuestra
tarea es ser dóciles a este Espíritu. La Virgen María, la esposa fiel del Espíritu
nos ayuda a Ello. Hacia ello se orientan las prácticas interiores y exteriores con
las cuales se cultiva la perfecta devoción a María; lo veremos en las Catequesis
34 y 35.
¿Qué me pide el Señor para responder mejor a la sublime vocación a la que me
ha llamado?
¿Qué voy a realizar de nuevo o mejor para vivir este itinerario de conversión y
santidad?
Súplicas: Sugerencia especial: Ora con el Rosario bíblico los misterios gozosos, No. 411.
106
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
12°. día o 12a. catequesis
MARÍA INMACULADA,
MODELO DEL DISCÍPULO DE CRISTO
I. SUGERENCIAS
PARA INICIAR
137. -Disponerme a orar. Ayudarme con la letanía mariana: No 423, y una
oración al Espíritu Santo, No 407.
- Diálogo o examen en torno a estas preguntas:
1. ¿Qué significa que María fue y es Inmaculada?
2. ¿Tiene algo que ver esto con mi vida?
3. ¿Qué dice el dogma de la Inmaculada Concepción, definido el 8 diciembre de 1854?
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
138. En el pueblo de la Antigua Alianza
En el Pueblo de la antigua Alianza hubo mujeres ejemplares que cumplieron una especial misión divina de salvación y perduran como ejemplos de
confianza total en las promesas del Señor, modelo de virtudes y de compromiso
con el pueblo de Dios: Ruth, Esther, Ana la madre de Samuel, la Madre de los 7
mártires Macabeos, Ana, la profetisa de tiempos de Jesús, Isabel, la esposa de
Zacarías y María, la Madre del Mesías con quien se inicia la Nueva y definitiva
Alianza. La Iglesia ha reconocido en María a la Nueva Eva anunciada ya en el
llamado Proto-Evangelio: Gn 3, 15. Nos detenemos en este texto:
“Pongo hostilidad entre ti y la mujer,
entre tu linaje y el suyo:
él herirá tu cabeza
cuando tú hieras su talón”.
107
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
La Iglesia a lo largo de su Tradición ha visto cumplida esta promesa, este anuncio
profético en Cristo, el hijo de la Mujer, que aplastaría el poder del demonio. Así
Cristo es el nuevo Adán y María la nueva Eva que dan origen a la humanidad
Redimida, a la nueva creación.
139. En el Pueblo de la Nueva Alianza
Detengámonos en el famoso himno cristológico que revela nuestra
vocación cristiana: Ef. 1,3-4
Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo,
que nos ha bendecido en la persona de Cristo
con toda clase de bienes espirituales y celestiales.
Él nos eligió en la persona de Cristo, antes de crear el mundo,
para que fuésemos consagrados e irreprochables ante él por el amor.
En la Virgen María, la Llena-de gracia, se ha realizado plenamente esta vocación. Ella es modelo para nosotros de respuesta al Señor como su esclava de
amor: “Soy la sierva del Señor, hágase en mí según tu Palabra”. El mismo Espíritu divino que llenó a María de la gracia divina, también nos ha consagrado al
Padre, al Hijo y al Espíritu santo en el Bautismo, para que “hagamos lo que Él
nos pida”.
En la Tradición de la Iglesia.
140. El Papa Pío IX, recogiendo la Tradición de la Iglesia y el sentir de todo el
pueblo de Dios, el 8 de diciembre de 1854, definió como doctrina de fe, la
Concepción Inmaculada de la Virgen María:
“En el primer instante de su concepción, por singular privilegio y gracia concedidos por Dios, en vista de los méritos de Jesucristo, el Salvador del linaje humano, fue preservada de toda mancha de pecado original”.
Para definir este dogma, el Papa se apoyó del Proto-evangelio y en el pasaje de
la Anunciación en la cual María es la Llena-de-Gracia. Se valió también de la
afirmación de varios santos Padres como san Agustín quien refutando a Pelagio,
declara que todos los justos han conocido verdaderamente el pecado “excepto
la Santa Virgen María, de quien, por el honor del Señor, yo no pondría en cues108
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
tión nada en lo que concierne al pecado” (De natura et gratia 36); San Efrén no
consideró excesivos algunos términos de elogio para describir la excelencia de
la gracia y santidad de María: “La Santísima Señora, Madre de Dios, la única
pura en alma y cuerpo, la única que excede toda perfección de pureza, única
morada de todas las gracias del más Santo Espíritu, y, por tanto, excediendo
toda comparación incluso con las virtudes angélicas en pureza y santidad de
alma y cuerpo... mi Señora santísima, purísima, sin corrupción, inviolada, prenda
inmaculada de Aquel que se revistió con luz y prenda... flor inmarcesible, púrpura tejida por Dios, la solamente inmaculada”, “Precationes ad Deiparam”, in
Opp. Graec. Lat., III, 524-37. El Papa Pío IX se apoyó también en un argumento filosófico del franciscano Duns Scotto quien decía al respecto de la
Inmaculada concepción: Decuit, potuit, ergo fecit: convenía, podía, luego lo
hizo. Convenía que la Madre del Redentor estuviese libre del poder del pecado
desde el primer momento de su existencia; Dios podía hacerlo, y por ello, lo
hizo.
141. El Concilio Vaticano II recoge y propone de nuevo esta enseñanza,
enriqueciéndola:
“El Padre de las Misericordias quiso que precediera a la Encarnación la aceptación de parte de la Madre predestinada, para que así como la mujer contribuyó
a la muerte, así también contribuyera a la vida. Lo cual vale en forma eminente
de la Madre de Jesús, que dio al mundo la vida misma que renueva todas las
cosas y que fue adornada por Dios con dones dignos de tan gran oficio.
“Por eso, no es extraño que entre los Santos Padres fuera común llamar a la
Madre de Dios toda santa e inmune de toda mancha de pecado y como plasmada por el Espíritu Santo y hecha una nueva criatura. Enriquecida desde el primer
instante de su concepción con esplendores de santidad del todo singular, la Virgen Nazarena es saludada por el ángel por mandato de Dios como llena de
gracia, ver Lc 1,28, y ella responde al enviado celestial: He aquí la esclava del
Señor, hágase en mí según tu palabra, Lc 1,38… Por eso, no pocos padres
antiguos en su predicación, gustosamente afirman: “El nudo de la desobediencia
de Eva fue desatado por la obediencia de María; lo que ató la virgen Eva por la
incredulidad, la Virgen María lo desató por la fe”; y comparándola con Eva,
llaman a María Madre de los vivientes, y afirman con mayor frecuencia: “La
muerte vino por Eva; por María, la vida””, LG 56.
109
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
142. En San Luis María de Montfort
“María es el molde maravilloso de Dios, hecho por el Espíritu Santo para formar
a la perfección a un Hombre Dios por la encarnación y para hacer al hombre
partícipe de la naturaleza divina, mediante la gracia. María es el molde en el cual
no falta ni un solo rasgo de la divinidad. Quien se arroje en él y se deje moldear,
recibirá todos los rasgos de Jesucristo, verdadero Dios. Y esto, en forma suave
y proporcionada a nuestra debilidad, sin grandes trabajos ni angustias, de manera segura, sin peligro de ilusiones, puesto que el demonio no tuvo ni tendrá jamás
entrada donde esté María; de manera santa e inmaculada, sin rastro alguno de
pecado.” SM, 17.
San Luis María se complace siempre en destacar la función de María en la lucha
final contra el demonio: VD 51-54, garantizándonos con Ella la victoria. Ver
Coronilla de alabanzas a la Stma. Virgen…: “Oh Virgen santa e inmaculada no
sé con qué alabanzas honrarte dignamente… No 409.
III. RESUMEN
PARA ORAR Y COMPROMETERME
143. La Iglesia reconoce en María a la creatura más excelsa objeto de las bendiciones divinas y la que mejor ha respondido a la gracia de Dios. Por ello, nos
la propone como modelo del discípulo misionero de Cristo para que la imitemos
en sus virtudes, especialmente en su humildad profunda en su pureza divina (transparencia total) y en su fe viva. Además, lo maravilloso es que Ella está dispuesta
a ayudarnos a realizar nuestra vocación cristiana como Molde que es por la
acción del Espíritu Santo de todos los cristianos.
¿Qué me pide el Señor para mejor imitar a la Inmaculada?
¿En qué me voy a esforzar esta semana para vivir mi sublime vocación cristiana?
Súplicas:
Sugerencia especial: Ora con la oración: “Bendita sea tu pureza” y con el
Himno siguiente.
110
PRIMERA ETAPA:VACIARNOS DE LOS ÍDOLOS
Himno
I
De Adán el primer pecado
no vino en vos a caer;
que quiso Dios preservaros
limpia como para Él.
De vos el Verbo encarnado
recibió humano ser,
y quiere toda pureza
quien todo puro es también.
Si Dios autor de las leyes
que rigen la humana grey,
para engendrar a su madre
¿no pudo cambiar la ley?
Decir que pudo y no quiso
parece cosa cruel,
y, si es todopoderoso,
¿con vos no lo habrá de ser?
Que honrar al hijo en la madre
derecho de todos es,
y ese derecho tan justo,
¿Dios no lo debe tener?
Porque es justo, porque os ama,
porque vais su madre a ser,
os hizo Dios tan purísima
como Dios merece y es. Amén
II
Eva nos vistió de luto,
de Dios también nos privó
e hizo mortales;
mas de vos salió tal fruto
que puso en paz y quitó
tantos males.
Por Eva la maldición
cayó en el género humano
y el castigo;
mas por vos la bendición
fue, y a todos dio la mano
Dios amigo.
Un solo Dios trino y uno
a vos hizo sola y una:
más perfecta
después de Dios no hay ninguna,
ni es a Dios persona alguna
más acepta.
¡Oh cuánto la tierra os debe!
pues que por vos Dios volvió
la noche en día,
por vos, más blanca que nieve,
el pecador alcanzó
paz y alegría. Amén.
III
Ninguno del ser humano
como vos se pudo ver;
que a otros les dejan caer
y después les dan la mano.
Mas vos, Virgen, no caíste
como los otros cayeron,
que siempre la mano os dieron
con que preservada fuiste.
Yo, cien mil veces caído;
os suplico que me deis
la vuestra y me levantéis
porque no quede perdido.
Y por vuestra concepción,
que fue de tan gran pureza,
conserva en mí la limpieza
del alma y del corazón,
Para que de esta manera
suba con voz a gozar
del que solo puede dar
vida y gloria verdadera. Amén
111
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
112
SEGUNDA ETAPA: CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO
SEGUNDA ETAPA
CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO
144. Objetivo: La preparación a la consagración en esta segunda etapa nos
invita a conocernos a nosotros mismos, nuestras sombras y nuestras luces, a fin
de que, consagrándonos a Él, dando el primer puesto en nuestra vida al fulgente
Rey eterno, al verdadero Cordero, cuya sangre consagra las puertas de los
fieles: Él esclarezca las tinieblas del pecado, nos arranque de los vicios y de la
oscuridad del mal, nos restituya a la gracia, al ámbito de su santidad (ver Pregón
pascual).
Esto hemos de hacerlo en un ambiente de oración, de apertura a la acción del
Espíritu Santo, autor de toda nueva creación, y con la mirada fija en María,
modelo acabado de perfecta docilidad. Por esta razón, el P. de Montfort nos
recomienda algunas oraciones, tales como la invocación y las letanías del Espíritu Santo, No 420, Oh Santa María, de mares Estrella, No 397 y una de las
letanías Marianas, Nos. 422-424.
Ya que el ser humano es un ser en relación, es importante que cada uno se mire
a partir de las relaciones que está cultivando con Dios (Creador, Padre, Redentor, Santificador…), con sus hermanos y hermanas, consigo mismo y con la
naturaleza, para que estas relaciones sean sanas y fecundas en orden a realizar la
vocación de consagrados-discípulos-misioneros de Cristo.
Temas
1)
2)
3)
4)
5)
6)
7)
Me cubre la mirada creadora de Dios
Yo, pecador perdonado
Soy una nueva creatura
Todo hombre es mi hermano; toda mujer es mi hermana
Soy corresponsable de la creación
Mi vocación es ser yo mismo en plenitud
Mi misión en la Iglesia y en la Sociedad
113
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
13er. día o 13a. catequesis
LA
ME CUBRE
MIRADA CREADORA
I. SUGERENCIAS
DE
DIOS
PARA INICIAR
145. El P. de Montfort nos recomienda algunas oraciones, tales como la invocación y las letanías del Espíritu Santo, No 420 el ¡Oh Santa María de Mares
Estrella!, No 397 y las letanías Lauretanas, No 422.
Mi realidad como creatura de Dios. Un gran filósofo define al ser humano
como un ser en relación, como un ser de relaciones. La primera gran relación
destacada por la revelación divina es la relación del ser humano con su Creador.
Esta relación se expresa en actitudes y gestos de admiración y gratitud, de sumisión y adoración. La primera página de la Biblia nos revela a Dios como creador
de todo cuanto existe y al ser humano como trabajador semejante a Él y su
lugarteniente en la tierra a quien le confía la administración de cuanto existe.
Diálogo o examen en torno a estas preguntas:
1. ¿Qué sucede cuando el ser humano no se reconoce creado por Dios?
2. ¿Cómo expresas tu relación con Dios Creador?
3. ¿Cómo te sientes como creatura de Dios?
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
146. En el pueblo de la Antigua Alianza
El Salmo 138 (139) complementa de manera maravillosa el relato de
los dos primeros capítulos del Génesis, sobre la acción creadora de
Dios. En mi calidad de ser humano, soy la obra maestra, obra portentosa del
Creador, hecha a imagen y semejanza suya. El Señor me ha modelado entre sus
manos amorosas. Por eso me sondea y me conoce hasta en lo más recóndito de
114
SEGUNDA ETAPA: CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO
mi ser. Para Él no hay secretos en mí. Penetra mis pensamientos. Conoce mis
intenciones. No hay ninguna posibilidad de engañarlo.
Señor, tú me sondeas y me conoces:
me conoces cuando me siento o me levanto,
de lejos percibes mis pensamientos;
distingues mi camino y mi descanso,
todas mis sendas te son familiares (vv 1-4).
Su amor por mí es tan extraordinario y delicado que parece como si me tuviera
en el cuenco de su mano: me sostiene y me guarda de todos los peligros. Mientras
todos los demás pueden cansarse y efectivamente se cansan, Dios no se cansa
conmigo. Su mirada me envuelve por todas partes. Aunque, como en un juego
de infancia a las escondidas, quisiera escapar a ella, no lo podría. No hay lugar
alguno que pueda ocultarme pues para él no hay tiniebla ni noche, ni distancia ni
duración.
Me estrechas detrás y delante,
me cubres con tu mano;
tanto saber me sobrepasa...
¿A dónde iré lejos de tu aliento,
a dónde escaparé de tu mirada?
Si escapo al cielo allí estás tú;
si me acuesto en el abismo,
allí te encuentro;
si vuelo hasta el filo de la aurora,
si emigro hasta el confín del mar,
allí me alcanzará tu izquierda,
me agarrará tu derecha... (vv 5-12).
Mi creador, mi autor, mi artífice es quien, con delicadeza divina, me ha ideado,
me ha formado y me acoge siempre. Cuanto soy y cuanto tengo, física, intelectual
y espiritualmente, es fruto de su amor creador, de su mirada, pues su mirada es
mirada de amor; mirada creadora que, a cada instante continúa creándome.
Tú has creado mis entrañas
me has tejido en el seno materno...
Tus ojos veían mi embrión,
115
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
mis días estaban modelados... sin faltar uno...
¡Qué incomparables encuentro tus designios...
(vv 13.16.17).
Ante esto, no puedo quedarme mudo. Mi voz debe proclamar sus grandezas y
prorrumpir en una sentida acción de gracias. Mi corazón tiene que aborrecer al
hombre malvado, es decir, el mal que hay en mí y fuera de mí, y que me lleva a
separarme de quien no es sino amor y bondad y vida (v 14-24).
147. En el pueblo de la Nueva Alianza
Dios no ha acabado de crear al hombre y a la mujer a su imagen y
semejanza. Él está continuamente creándonos y re-creándonos hasta
que logremos participar plenamente de su misma vida asemejándonos
más al modelo perfecto del ser humano: Jesucristo. En Jesucristo, Dios Padre ha
manifestado la calidad e intensidad de su amor incondicional hacia el ser humano:
“Tanto ha amado Dios al mundo, que entregó a su Hijo único, para que
quien cree en Él no muera, sino tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo
al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por medio
de Él. El que cree en Él no es juzgado; el que no cree ya está juzgado, por
no creer en el Hijo único de Dios. El juicio consiste en esto: que la luz vino
al mundo, y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz. Y es que sus acciones
eran malas. Quien obra mal detesta la luz y no se acerca a la luz, para que
no delate sus acciones. En cambio el que obra conforme a la verdad se
acerca a la luz para que se vea claramente que todo lo hace de acuerdo con
la voluntad de Dios”, Jn 3, 16-21.
Al hacerse más intenso y manifiesto el amor creador de Dios nuestro Padre, la
respuesta del ser humano se torna más responsable o más irresponsable, según
que acoja la luz o que prefiera las tinieblas…
b. Desde la Palabra de la Iglesia
148. “La razón más alta de la dignidad humana consiste en la vocación del hombre a la unión con Dios. Desde su mismo nacimiento, el hombre es invitado al
diálogo con Dios. Existe pura y simplemente por el amor de Dios, que lo creó, y
116
SEGUNDA ETAPA: CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO
por el amor de Dios, que lo conserva. Y sólo se puede decir que vive en la
plenitud de la verdad cuando reconoce libremente ese amor y se confía por
entero a su Creador”, Vat. II, G.Spes, 19.
149 “Te alabamos, Padre santo, porque eres grande y porque hiciste todas las
cosas con sabiduría y amor. A imagen tuya creaste al hombre y le encomendaste
el universo entero para que sirviéndote sólo a Ti, su Creador, dominara todo lo
creado” Anáfora Eucarística IV.
150. Si el ser humano no cultiva su relación con Dios creador y Padre pleno de
amor, se está mutilando en su relación fundamental y esencial, fácilmente se endiosa o se desprecia… y no puede cumplir bien su misión sobre la tierra. Por
ello tantos problemas económicos y políticos en el mundo y tantas ambiciones y
guerras por un pedazo de tierra… Dios ha creado al ser humano por amor y por
amor lo conserva. Además, cuando el ser humano reconoce libremente este
amor y se deja seducir por Él, no se siente nunca solo, experimenta la cercanía
amorosa y providente de Dios y vive en paz. Todos los salmos cantan la confianza total en el Señor… Del cual dirá después san Pablo: “Me amó y se entregó
por mí”…
151. c. En San Luis María de Montfort
Del Cántico 11, 29-30: La paciencia
Ni una hoja cae al suelo sin su expreso
mandato porque amante y generoso
vela su Providencia sobre todo,
pero más sobre el hombre que es su imagen.
Su justicia y su amor miran y pesan,
todas las cruces que a la vida llegan,
su peso y duración están marcados
en el torno de Dios que las moldea.
Si el Señor castigara a su creatura,
lo haría como Padre bondadoso,
117
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
como Padre y amigo razonable
y no como enemigo y sin motivo.
Conoce a cada uno y reconoce
la fuerza y perfección de las personas;
y, según lo que pueda cada uno
de tentación y males proporciona.
Del Cántico 27, 3 - 4: Acción de gracias…
¡Oh gran Dios!, tú me has hecho de la nada,
y de ti recibí cuanto poseo:
tú solo eres mi apoyo y fundamento.
A Dios gracias, gracias, gracias, Señor.
¡Oh gran Señor!, yo soy tu imagen viva,
con fervorosa fe creer anhelo
que la grabaste en medio de mi ser.
A Dios gracias, gracias, gracias, Señor.
III. RESUMEN
PARA ORAR Y COMPROMETERME
152. Me cubre la mirada creadora de Dios. De este Dios que me ha creado por
amor y que me ama entrañablemente. Que nunca me abandona y está cerca de
mí. En quien puedo confiar siempre y totalmente. Que está siempre dispuesto a
ayudarme. Que me está creando continuamente para que siga creciendo a su
imagen y semejanza. Por ello, no estoy nunca solo, no tengo motivos para
desesperar y siempre tengo esperanza. Sea el Señor tu delicia y Él te dará lo que
pida tu corazón…
Para la contemplación:
· ¿Soy consciente de ser obra salida de las manos amorosas de Dios?
· ¿Cómo estoy correspondiendo a este detalle de su amor?
Súplica: ¡Que yo me reconozca como obra de tu amor, Señor! Orar con las
letanías del Espíritu Santo, No 420 y el Santo Rosario, Nos. 410 y siguientes.
118
SEGUNDA ETAPA: CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO
14°. día o 14a. catequesis
YO, PECADOR PERDONADO
I. SUGERENCIAS
PARA INICIAR
153. – El P. de Montfort nos recomienda algunas oraciones, tales como la
invocación y las letanías del Espíritu Santo, No 420 el ¡Oh Santa María de
Mares Estrella!, No 397 y la letanía Mariana, No 423.
Mi realidad.
Sí, soy obra portentosa salida de las manos del Creador. Soy la síntesis de todas
las perfecciones de la creación. Y, sobre todo, soy imagen y semejanza suya.
Por desgracia, el mal, que es una triste realidad, impone su presencia en el universo
y llega hasta mí. Ese mal se opone al amor de Dios a sus criaturas, al amor que
él me tiene. El mal es una potencia maléfica que entró en el mundo con el primer
hombre, y, desde entonces, reina sobre todos los humanos, atiza sus pasiones,
los separa de Dios y les causa la muerte. Y esa potencia maléfica es una realidad
también en mí.
· ¿Qué sentimientos produce en mí la realidad del mal universal?
· ¿Cómo reacciono frente al pecado, a mi propio pecado?
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
154. En el pueblo de la Antigua Alianza
Del Salmo 50
Misericordia, Dios mío, por tu bondad,
por tu inmensa compasión borra mi culpa;
lava del todo mi delito,
limpia mi pecado.
119
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
Pues yo reconozco mi culpa,
tengo siempre presente mi pecado:
contra ti, contra ti sólo pequé,
cometí la maldad que aborreces.
Oh Dios, crea en mí un corazón puro,
renuévame por dentro con espíritu firme;
no me arrojes lejos de tu rostro,
no me quites tu santo espíritu.
Del Salmo 102
El Señor es compasivo y misericordioso,
lento a la ira y rico en clemencia;
no está siempre acusando
ni guarda rencor perpetuo;
no nos trata como merecen
nuestros pecados
ni nos paga según nuestras culpas.
Como se levanta el cielo sobre la tierra,
se levanta su bondad sobre sus fieles;
como dista el oriente del ocaso,
así aleja de nosotros nuestros delitos.
Él perdona todas tus culpas…
Es preciso que humildemente reconozca yo que ese poder perverso también me
oprime a mí, igual que a todos los hombres y mujeres. Soy pecador. He pecado.
Es preciso que yo recurra al Señor, compasivo y misericordioso, para que cree
en mí un corazón puro y me renueve con su espíritu.
120
SEGUNDA ETAPA: CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO
En el pueblo de la Nueva Alianza
155. Todos hemos pecado. Todos somos pecadores.
Por un hombre entró el pecado en el mundo y por el pecado la muerte, y la
muerte se propagó a todos los hombres, dado que todos pecaban..., Rm
5,12.
“Si decimos que no hemos pecado, nos engañamos y no somos sinceros. Sin
confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarnos los pecados y limpiarnos de todo delito. Si decimos que nos hemos pecado, lo hacemos pasar por mentiroso y su palabra no está en nosotros”, 1Jn 1, 8-10.
156. El pecado es tiniebla, mentira y muerte.
Al principio ya existía la Palabra... Y la Palabra era Dios... Ella contenía
vida y esa vida era la luz de los hombres; esa luz brilla en las tinieblas, y las
tinieblas no la han comprendido... La Luz verdadera, la que alumbra a todo
hombre, estaba llegando al mundo... El mundo no la conoció. Vino a su
casa, pero los suyos no la recibieron..., Jn 1,1ss; 8,45.
El pecado es un poder opresor que busca oponerse a la Luz que ha de iluminar
a todo ser humano. Se opone a la Vida y opta en favor de las tinieblas, de la
muerte, y rechaza la Verdad y oprime al pecador. Yo no escapo a esa realidad.
También yo me opongo a la Luz, a la verdadera vida. Siendo yo de los suyos,
me niego a recibirla.
Con el apóstol Pedro podría exclamar: Apártate de mí, Señor, que soy un
hombre pecador o con el publicano allá en el fondo del templo: Ten piedad de
mí, Señor, que soy un pecador.
157. Sí, soy pecador pero perdonado.
Sí, soy pecador, pero pecador perdonado, lavado, purificado por la sangre de
Jesucristo. La sangre de Jesús su Hijo nos limpia de todo pecado, 1 Jn 1,7.
Perdonado como el publicano, como Leví (Mateo), Lc 5, 27-32, como Zaqueo,
Lc 19, 1-10; como el hijo ingrato que dilapidó todo su haber viviendo
121
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
licenciosamente, Lc 15, 11-31; o como la mujer adúltera, Jn 8,1-11; ¿Nadie te
ha condenado?... Yo tampoco te condeno.
b. Desde la Palabra de la Iglesia
158. Resumen presentado por el mismo Catecismo Católico de la Iglesia,
Nos 1485-1498
1485. En la tarde de Pascua, el Señor Jesús se mostró a sus apóstoles y les
dijo: “Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedan
perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos”, Jn 20, 22-23.
1486. El perdón de los pecados cometidos después del Bautismo es concedido por un sacramento propio llamado sacramento de la conversión, de la confesión, de la penitencia o de la reconciliación.
1487. Quien peca lesiona el honor de Dios y su amor, su propia dignidad de
hombre llamado a ser hijo de Dios y el bien espiritual de la Iglesia, de la que cada
cristiano debe ser una piedra viva.
1488. A los ojos de la fe, ningún mal es más grave que el pecado y nada tiene
peores consecuencias para los pecadores mismos, para la Iglesia y para el mundo entero.
1489. Volver a la comunión con Dios, después de haberla perdido por el pecado, es un movimiento que nace de la gracia de Dios, rico en misericordia y
deseoso de la salvación de los hombres. Es preciso pedir este don precioso
para sí mismo y para los demás.
1490. El movimiento de retorno a Dios, llamado conversión y arrepentimiento,
implica un dolor y una aversión respecto a los pecados cometidos, y el propósito firme de no volver a pecar. La conversión, por tanto, mira al pasado y al
futuro; se nutre de la esperanza en la misericordia divina.
1491. El sacramento de la Penitencia está constituido por el conjunto de tres
actos realizados por el penitente, y por la absolución del sacerdote. Los actos del
penitente son: el arrepentimiento, la confesión o manifestación de los pecados al
sacerdote y el propósito de realizar la reparación y las obras de penitencia.
122
SEGUNDA ETAPA: CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO
1492. El arrepentimiento (llamado también contrición) debe estar inspirado en
motivaciones que brotan de la fe. Si el arrepentimiento es concebido por amor
de caridad hacia Dios, se le llama “perfecto”; si está fundado en otros motivos se
le llama “imperfecto”.
1493. El que quiere obtener la reconciliación con Dios y con la Iglesia debe
confesar al sacerdote todos los pecados graves que no ha confesado aún y de
los que se acuerda tras examinar cuidadosamente su conciencia. Sin ser necesaria, de suyo, la confesión de las faltas veniales está recomendada vivamente por
la Iglesia.
1494. El confesor impone al penitente el cumplimiento de ciertos actos de “satisfacción” o de “penitencia”, para reparar el daño causado por el pecado y
restablecer los hábitos propios del discípulo de Cristo.
1495. Sólo los sacerdotes que han recibido de la autoridad de la Iglesia la
facultad de absolver pueden ordinariamente perdonar los pecados en nombre
de Cristo.
1496.
—
—
—
—
Los efectos espirituales del sacramento de la Penitencia son:
la reconciliación con Dios por la que el penitente recupera la gracia;
la reconciliación con la Iglesia;
la remisión de la pena eterna contraída por los pecados mortales;
la remisión, al menos en parte, de las penas temporales, consecuencia del
pecado;
— la paz y la serenidad de la conciencia, y el consuelo espiritual;
— el acrecentamiento de las fuerzas espirituales para el combate cristiano.
1497. La confesión individual e integra de los pecados graves seguida de la
absolución es el único medio ordinario para la reconciliación con Dios y con la
Iglesia.
1498. Mediante las indulgencias, los fieles pueden alcanzar para sí mismos y
también para las almas del Purgatorio la remisión de las penas temporales, consecuencia de los pecados.
123
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
c. Desde las enseñanzas de san Luis María de Montfort
159. “Me parece oír a la Sabiduría, que en la causa del ser humano reconoce
que realmente éste y su posteridad merecen ser condenados eternamente con
los ángeles rebeldes a causa de su pecado. Pero que es preciso compadecerse
de él, porque su pecado obedece más a debilidad e ignorancia que a malicia.
Observa, por una parte, que es gran lástima que una obra maestra tan bien
lograda permanezca para siempre esclavizada al enemigo y que millones de seres humanos se vean para siempre condenados por el pecado de uno solo.
Muestra, por otra parte, los tronos vacíos del cielo por la caída de los ángeles
apóstatas, y que sería bien llenar de nuevo. E indica la gloria inmensa que Dios
recibiría en el tiempo y la eternidad si se salva al ser humano”, ASE 43.
“Viendo la Sabiduría eterna que nadie en el universo era capaz de expiar el
pecado del ser humano, satisfacer a la justicia y aplacar la ira divina, y queriendo
al mismo tiempo salvar al desventurado, a quien amaba por naturaleza, halla un
medio admirable.
¡Proceder asombroso! ¡Amor incomprensible llevado hasta el extremo! La amable
y soberana Princesa se ofrece ella misma en holocausto al Padre para satisfacer
su justicia, aplacar su cólera, liberarnos de la esclavitud del demonio y de las
llamas del infierno y merecernos una eternidad feliz”, ASE 45.
160. Cántico 140: El pecador convertido
1. He perdido a Dios por mi pecado.
¡Ah! ¡Mi corazón está amargado!
Es cierto que bien está manchado,
mas también está enfadado.
2. Traicionar al Rey como un ingrato,
combatir a su abogado,
ofender a Dios, ¡oh, qué atentado!
Llorad, ángeles, mi estado.
3. ¿No podré inmolar mil corazones?
¿Ni una fuente de lágrimas verter
para deplorar todos mis errores?
¡Me siento desmayar, quiero morir!
124
SEGUNDA ETAPA: CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO
4. Gran Dios, ni infierno ni demonio
me dejan implorar perdón,
sólo tú tienes la razón:
pues sólo tú eres mi amigo.
5. Yo adoro de corazón y espíritu
las razones que te hayan afligido,
mas perdona mi corazón contrito
que bañaste con tu sangre, Jesucristo.
6. Jamás tantos siglos habían visto,
y ni siquiera habían oído
que junto a tu sangre rendido
un corazón contrito se ha perdido.
7. Mira, gran Dios, mira, gran Rey,
a tu Hijo frente a mí.
Si su sangre no es para ti ley,
yo pierdo la esperanza y la fe.
8. He merecido de verdad
el infierno por toda eternidad;
mas yo bien sé que tu bondad
supera por amor mi iniquidad.
9. Perdona pues, oh buen Señor,
a este miserable pecador,
por amor a la Madre de Jesús,
por la sangre de su corazón.
10. Con el corazón henchido de pesar,
Señor, te pido yo la paz
y prometo contrito de verdad,
no volver a ofenderte jamás.
125
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
III. RESUMEN
PARA ORAR Y COMPROMETERME
161. Soy ciertamente pecador, pero perdonado gracias a la misericordia de
Dios. Jesucristo instituyó en su Iglesia el sacramento de la reconciliación para el
perdón de los pecadores. Pedir perdón a Dios por nuestros pecados es un don
de Dios que hemos de implorar para nosotros y para nuestros hermanos. Dios
en su misericordia está siempre dispuesto a perdonar a quien se acerque a Él
con corazón humilde y confiado, pues ‘Él no quiere la muerte del pecador,
sino que se convierta y viva’.
Para la contemplación:
· ¿Qué me inspira el hecho de ser un pecador perdonado?
· Ver algunas parábolas: Hijo pródigo, Lc 15,11-31; Mujer adúltera, Jn
8,1-11.
Súplica: ¡Ten piedad de mí, Señor, que soy un pecador!
No olvidemos las oraciones recomendadas por Montfort para esta ‘semana’ o
sesiones de conocimiento de nosotros mismos. El Santo Rosario será siempre la
oración privilegiada.
126
SEGUNDA ETAPA: CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO
15°. día o 15a. catequesis
SOY
UNA
I. SUGERENCIAS
NUEVA CREATURA
PARA INICIAR
162. El P. de Montfort nos recomienda algunas oraciones, tales como la invocación
y las letanías del Espíritu Santo, No 420 el ¡Oh Santa María de Mares Estrella!,
No 397 y las letanías Lauretanas, No 422.
Mi realidad.
El proyecto creador de Dios está en camino. Él había prometido una nueva
creación y la realizó en Cristo. En este proyecto estoy yo. Dios ha hecho en mí
una nueva creación. Esa nueva creación transforma todas mis relaciones. Soy
una creatura nueva, soy hijo de Dios. Dios me ama como Padre nuestro. Esto
transforma y afecta toda mi existencia y mi proyecto de vida…
· ¿Cómo vivo mi relación con Dios mi Padre?
· ¿Qué significa que soy una creatura nueva en Cristo?
III. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
En el pueblo de la Antigua Alianza
163. Lejos de Dios todo envejece como un vestido roído por la polilla.
“Escúchenme los entendidos en derecho, el pueblo que lleva mi ley en el
corazón: no teman la afrenta de los hombres, no desmayen por sus ultrajes:
porque la polilla los roerá como a la ropa, como los gusanos roen la lana;
pero mi victoria dura por siempre, mi salvación de edad en edad” Is 51, 78; ver Eclo 14, 7; Is. 50,9.
En cambio, en Dios todo se renueva.
127
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
Dios anuncia una nueva creación: “Miren, yo voy a crear un cielo nuevo y una
tierra nueva…” Is 65, 17. Bajo diversas figuras Dios promete esta re-creación: “Les daré un corazón nuevo, infundiré en Uds. mi espíritu”, Ez 36, 23;
ver Ez 36,22-27; Is 31,31-33; es la gran promesa de la Nueva Alianza, fundada
en el amor eterno de Dios, regida por una nueva ley escrita en los corazones.
También habla de un nuevo David que les pastoreará, ver Ez 34, 23, y un nuevo
templo, ver Ez 40,1ss, lo mismo que de una Nueva Jerusalén, ver Isaías 60,1ss:
“ya no será el sol tu luz en el día, ni te alumbrará la claridad de la luna; será el
Señor tu luz perpetua, y tu Dios será tu esplendor… tu luz perpetua”, Is. 60,1819; ver Apoc 21,23.
En el pueblo de la Nueva Alianza
164. La nueva creación anunciada desde antiguo, Dios la ha querido realizar en
Cristo.
La esperanza de la nueva creación:
“Yo considero que los sufrimientos del tiempo presente no pueden compararse con la gloria futura que se revelará en nosotros. En efecto, toda la
creación espera ansiosamente esta revelación de los hijos de Dios. Ella
quedó sujeta a la vanidad, no voluntariamente, sino por causa de quien la
sometió, pero conservando una esperanza. Porque también la creación será
liberada de la esclavitud de la corrupción para participar de la gloriosa
libertad de los hijos de Dios. Sabemos que la creación entera, hasta el presente, gime y sufre dolores de parto. Y no sólo ella: también nosotros, que
poseemos las primicias del Espíritu, gemimos interiormente anhelando que
se realice la plena filiación adoptiva, la redención de nuestro cuerpo. Porque solamente en esperanza estamos salvados. Ahora bien, cuando se ve lo
que se espera, ya no se espera más: ¿acaso se puede esperar lo que se ve?
En cambio, si esperamos lo que no vemos, lo esperamos con paciencia”,
Rm 8, 18-25.
El Apóstol contempla a la humanidad y a la creación en el camino de salvación –
ya realizada en Cristo, pero aún no concluida- con la mirada expectante y tendida hacia ese futuro de liberación que se hace ya presente en la esperanza por la
presencia del Espíritu en nosotros.
128
SEGUNDA ETAPA: CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO
Esta novedad ha sido inaugurada por Jesucristo, el mediador de la nueva y eterna Alianza, sellada con su sangre Heb 10,19; 12,24, y perpetuada a través de la
Eucaristía: Lc 22,20; 1Cor 11,25; Alianza que se rige por la Ley inscrita en los
corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado, ver 2 Cor 3,3 y Rm 5,5.
165. Esta Ley es el precepto siempre antiguo y siempre nuevo, el del Amor: 1Jn
2,7ss; Jn 15,12; 13,24. Ley que supone una nueva enseñanza: Mc 1,27, contenida especialmente en las bienaventuranzas y en las parábolas que meditaremos
más adelante…
Esto, porque el Señor quiere hacer de todos, hombres y mujeres, una nueva
creación, un Hombre Nuevo, de manera que a través de su renovación se realice la renovación de todo el universo, Rm 8,19; 2Pe 3,13, y por consiguiente, la
dedicación, la consagración total del universo y del hombre a Dios.
166. Vivir como hombres nuevos. Ser nueva creatura en Cristo, implica vivir
como hombre nuevo.
“Les digo y les recomiendo en nombre del Señor: no procedan como los
paganos, que se dejan llevar por la frivolidad de sus pensamientos y tienen
la mente oscurecida. Ellos están apartados de la Vida de Dios por su ignorancia y su obstinación, y habiendo perdido el sentido moral, se han entregado al vicio, cometiendo desenfrenadamente toda clase de impurezas. Pero
no es eso lo que ustedes aprendieron de Cristo, si es que de veras oyeron
predicar de Él y fueron enseñados según la verdad que reside en Jesús. De
Él aprendieron que es preciso renunciar a la vida que llevaban, despojándose del hombre viejo, que se va corrompiendo dejándose arrastrar por los
deseos engañosos, para renovarse en lo más íntimo de su espíritu y revestirse del hombre nuevo, creado a imagen de Dios en la justicia y en la verdadera santidad. Por eso, renuncien a la mentira y digan siempre la verdad
a su prójimo, ya que todos somos miembros, los unos de los otros. Si se
enojan, no se dejen arrastrar al pecado ni permitan que la noche los sorprenda enojados, dando así ocasión al demonio. El que robaba, que deje de
robar y se ponga a trabajar honestamente con sus manos, para poder ayudar al que está necesitado. No profieran palabras inconvenientes; al contrario, que sus palabras sean siempre buenas, para que resulten edificantes
cuando sea necesario y hagan bien a aquellos que las escuchan. No entristezcan al Espíritu Santo de Dios, que los ha marcado con un sello para el
129
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
día de la redención. Eviten la amargura, los arrebatos, la ira, los gritos, los
insultos y toda clase de maldad. Por el contrario, sean mutuamente buenos
y compasivos, perdonándose los unos a los otros como Dios los ha perdonado en Cristo,” Efesios 4,17-32.
En síntesis, nos dice el mismo Apóstol: “Traten de imitar a Dios, como hijos
suyos muy queridos. Vivan en el amor, a ejemplo de Cristo, que nos amó y
se entregó por nosotros, como ofrenda y sacrificio agradable a Dios”, Ef 5,
1-2. Esta obra maravillosa solamente podía realizarla el Nuevo Adán, Cristo,
cabeza de la humanidad renovada, Ef 2,10. En Él, el cristiano llega a ser nueva
creación, 2Co 5,17; Gal 6,15. Y esto, gracias al nuevo nacimiento por el Bautismo, por el agua y el Espíritu Santo, Jn 3,5; Tito 3,5. En una palabra: lo que
importa es ser una nueva creatura en Cristo, Gal 6,15.
b. Desde la Palabra de la Iglesia
167. La nueva Alianza y el nuevo Pueblo de Dios: “Cristo estableció una
Nueva alianza, es decir, el Nuevo Testamento en su sangre, cf. 1 Cor 11,25,
convocando un pueblo de entre los judíos y los gentiles que se condensara en
unidad no según la carne, sino en el Espíritu, y constituyera un nuevo Pueblo de
Dios.
Pues los que creen en Cristo, renacidos de germen no corruptible, sino incorruptible, por la palabra de Dios vivo, cf. 1 Pe 1,23, no de la carne, sino del agua
y del Espíritu Santo, cf. Jn 3,5-6, son hechos por fin linaje escogido, sacerdocio
real, nación consagrada, pueblo de adquisición... que en un tiempo no era
pueblo, y ahora pueblo de Dios, 1Pe 2,9-10.
Ese pueblo mesiánico tiene por Cabeza a Cristo, que fue entregado por nuestros pecados y resucitó para nuestra salvación, Rom 4,25, y habiendo conseguido un nombre que está sobre todo nombre, reina ahora gloriosamente en
los cielos.
Tienen por condición la dignidad y libertad de los hijos de Dios, en cuyos corazones habita el Espíritu Santo como en un templo. Tiene por ley el nuevo mandato de amar, como el mismo Cristo nos amó, cf. Jn 13,34. Tienen últimamente
como fin la dilatación del Reino de Dios, incoado por el mismo Dios en la tierra,
130
SEGUNDA ETAPA: CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO
hasta que sea consumado por Él mismo al fin de los tiempos cuanto se manifieste
Cristo, nuestra vida, cf. Col 3,4, y la misma criatura será liberada de la servidumbre de la corrupción para participar en la libertad de los hijos de
Dios, Rom 8,21.
Aquel pueblo mesiánico, por tanto, aunque de momento no contenga a todos los
hombres, y muchas veces aparezca como una pequeña grey es, sin embargo, el
germen firmísimo de unidad, de esperanza y de salvación para todo el género
humano.
Constituido por Cristo en orden a la comunión de vida, de caridad y de verdad,
es empleado también por Él como instrumento de la redención universal y es
enviado a todo el mundo como luz del mundo y sal de la tierra, cf. Mt 5,13-16,”
Concilio Vaticano, LG 9.
c. Desde las enseñanzas de san Luis María de Montfort
168. Oremos con san Luis María al Espíritu Santo para que podamos vivir como
nuevas creaturas: Cántico 141, 1 - 2, 11 - 12, 13,15.
Ven, ¡oh Padre de las luces!;
ven, ¡oh Dios de caridad!;
forja en mí tu plegaria,
enséñame la verdad,
haz descender a mi alma
una chispa de tu fuego
que la inflame y la penetre
con la presencia de Dios.
Dame tu sabiduría
para gustar la verdad,
dame tu amor que impulse
sin forzar la libertad,
dame tu gracia fecunda
tu poderosa atracción,
dame tu ayuda potente,
tu excelsa paz y tu unción.
Ven, Espíritu, que formas
mártires y confesores,
apóstoles y profetas,
héroes y grandes almas.
Conducido por ti mismo,
vivió Jesús, mi Señor;
a fin de que yo lo imite,
condúceme como a Él.
Haz que te ame intensamente,
y entonces sí te amaré;
conviérteme del pecado,
y yo me convertiré;
si a la atracción de tu gracia
me opuse más de una vez,
hoy me someto a tu imperio
para amarte sin doblez
131
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
Nunca pretendes violentar
mi rebelde voluntad
y por ello es que más le temo
a mi propia libertad.
A tu gracia seductora
siempre opongo resistencia;
me rindo, ocupa tu lugar
con entera autoridad.
Mi pecho sea tu santuario;
sea mi lengua un instrumento,
para hablar con elocuencia
y dar a todos ejemplo.
Por Jesús y por María,
reina en mí con tu poder,
y por siempre glorifique
a Dios con mi proceder.
Dios sólo.
III. RESUMEN
PARA ORAR Y COMPROMETERME
169. Dios me sigue creando. Soy creatura nueva desde el bautismo. Pero soy
también responsable de este camino de crecimiento en las acciones cotidianas
de mi vida. Dios me llama a vivir este proceso.
·
·
·
·
un proceso de crecimiento diario: 2Co 4,16;
un irme despojando del hombre viejo, Col 3,10; Ef 4,22s;
un ir restaurando la imagen del Creador, Rm 13,14;
un ir buscando continuamente las cosas de arriba donde está Cristo, Col
3,1.
· ser luz del mundo y sal de la tierra como miembro de la Iglesia y del
mundo, Vat. II, LG 9.
Y, todo esto, por obra del Espíritu Santo: Rm 8,1-16; Gal 5,16.25.
Demos gracias a Dios Padre que nos ha hecho capaces de compartir la
herencia del pueblo santo en la luz. El nos ha sacado del dominio de las
tinieblas y nos ha trasladado al reino de su Hijo querido, por cuya sangre
hemos recibido la redención, el perdón de los pecados, Col 1,12ss.
Para la contemplación:
· ¿Estoy correspondiendo a Dios que quiere de mí una nueva creación?
· ¿Qué significa para mí: buscar las cosas de arriba?
· ¿Qué relación tiene esto con la consagración?
Súplica: ¡Crea en mí, Señor, un corazón puro!
132
SEGUNDA ETAPA: CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO
16°. día o 16a. catequesis
TODO HOMBRE ES MI HERMANO,
TODA MUJER ES MI HERMANA
I. SUGERENCIAS
PARA INICIAR
170. – El P. de Montfort nos recomienda algunas oraciones, tales como la invocación al Espíritu Santo, No 407, las letanías del Espíritu Santo, No 420 el ¡Oh
Santa María de Mares Estrella!, No 397 y la letanía Mariana, No 423.
Mi realidad.
Para conocerme a mí mismo y actuar como hombre nuevo, requiero analizar mis
relaciones con las demás personas. La nueva creación, el hombre nuevo que
Cristo ha realizado en mí, afecta mis relaciones con el prójimo. Trataré de mirar
mis relaciones, mis sentimientos, actitudes y comportamientos a la luz de la imagen de hombre nuevo que me presenta Jesucristo en el Evangelio y que me
presenta la Iglesia en el mundo de hoy en donde hay tantos rostros desfigurados
por la injusticia, la miseria, la exclusión, el vicio, la violencia y en una palabra, por
el pecado personal de cada uno de nosotros y estructural de la sociedad.
· ¿Qué hace más difícil que yo acepte al otro y a la otra como mi hermano y mi
hermana?
· ¿Cómo vivo mi condición de discípulo de Cristo como hermano universal?
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
171. En el pueblo de la Antigua Alianza
Una de las historias más bellas que nos narra la Biblia es la de José
vendido por sus hermanos y salvador de sus hermanos, Gen 37-50.
Esa historia es reflejo de la humanidad que desde el principio está marcada por
la envidia y el odio de hermanos, ver Gn 4,8, y, para consuelo y esperanza,
también de ejemplos maravillosos de perdón y reconciliación, de esperanza y
133
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
salvación como en el caso de José y sus hermanos. En ese espejo de dos faces,
en los orígenes de las 12 tribus del pueblo elegido, podemos mirar a la humanidad y mirarnos a nosotros mismos.
“Judá se acercó (a José) para decirle: “Permite, señor, que tu servidor
diga una palabra en tu presencia, sin impacientarte conmigo, ya que tú y el
Faraón son una misma cosa. Tú nos preguntaste si nuestro padre vivía aún
y si teníamos otro hermano. Nosotros te respondimos: Tenemos un padre
que ya es anciano, y un hermano menor, hijo de su vejez. El hermano de
este último murió, y él es el único hijo de la madre de estos dos que ha
quedado vivo; por eso nuestro padre siente por él un afecto muy especial.
Tú nos dijiste: ‘Tráiganlo aquí, porque lo quiero conocer’. Y aunque nosotros te explicamos que el muchacho no podía dejar a su padre, porque si se
alejaba de él, su padre moriría, tú nos volviste a insistir: ‘Si no viene con
ustedes su hermano menor, no serán admitidos nuevamente en mi presencia’. Cuando regresamos a la casa de nuestro padre, tu servidor, le repetimos tus mismas palabras. Pero un tiempo después, nuestro padre nos dijo:
‘Vayan otra vez a comprar algunos víveres’. Nosotros respondimos: ‘Así no
podemos ir. Lo haremos únicamente si nuestro hermano menor viene con
nosotros, porque si él no nos acompaña, no podemos comparecer delante
de aquel hombre’. Nuestro padre, tu servidor, nos respondió: ‘Ustedes saben muy bien que mi esposa predilecta me dio dos hijos. Uno se fue de mi
lado; yo tuve que reconocer que las fieras lo habían despedazado, y no
volví a verlo más. Si ahora ustedes me quitan también a este, y le sucede
una desgracia, me harán bajar a la tumba lleno de aflicción’. Por eso, si
me presento ante mi padre sin el muchacho, a quien él tanto quiere, apenas
vea que falta su hijo, morirá; y nosotros lo habremos hecho bajar a la
tumba lleno de aflicción. Además, yo me he hecho responsable del muchacho ante mi padre, diciendo: ‘Si no te lo devuelvo sano y salvo, seré culpable ante ti todo el resto de mi vida’. Por eso, deja que yo me quede como
esclavo tuyo en lugar del muchacho, y que él se vuelva con sus hermanos.
¿Cómo podré regresar si el muchacho no me acompaña? Yo no quiero ver
la desgracia que caerá sobre mi padre”, Gn 44,18-34.
El desenlace de la historia de José. “José ya no podía contener su emoción en presencia de la gente que lo asistía, y exclamó: ‘Hagan salir de aquí
a toda la gente’. Así, nadie permaneció con él mientras se daba a conocer
a sus hermanos. Sin embargo, sus sollozos eran tan fuertes que los oyeron
134
SEGUNDA ETAPA: CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO
los egipcios, y la noticia llegó hasta el palacio del Faraón. José dijo a sus
hermanos: ‘Yo soy José. ¿Es verdad que mi padre vive todavía?’. Pero ellos
no pudieron responderle, porque al verlo se habían quedado pasmados.
Entonces José volvió a decir a sus hermanos: ‘Acérquense un poco más’. Y
cuando ellos se acercaron, añadió: ‘Sí, yo soy José, el hermano de ustedes,
el mismo que vendieron a los egipcios. Ahora no se aflijan ni sientan remordimiento por haberme vendido. En realidad, ha sido Dios el que me envió
aquí delante de ustedes para preservarles la vida. Porque ya hace dos años
que hay hambre en esta región, y en los próximos cinco años tampoco se
recogerán cosechas de los cultivos. Por eso Dios hizo que yo los precediera
para dejarles un resto en la tierra y salvarles la vida, librándolos de una
manera extraordinaria. Ha sido Dios, y no ustedes, el que me envió aquí y
me constituyó padre del Faraón, señor de todo su palacio y gobernador de
Egipto, Gn 45,1-8.
Notemos en esta historia cómo se desgarra el corazón del padre y cómo el
respeto y el amor al padre, Jacob, está en el centro de esta reconciliación. Y
notemos cómo Dios está actuando a través de la historia humana de odio fraterno y de amor paterno. ¿No será, acaso, que el único camino de reconciliación
entre los hombres es reconocer a Dios como el Padre nuestro que nos ama
entrañablemente y que reconozcamos también que todo hombre es mi hermano?
172. En el pueblo de la Nueva Alianza
La gran novedad de la Nueva Alianza es que Dios se ha hecho nuestro
Hermano. Cuando Jesús resucita, su primer mensaje por medio de
María Magdalena es: “Ve a decir a mis hermanos: subo a mi Padre y vuestro
Padre, a mi Dios y vuestro Dios”, Jn 20,17. Cuando, a petición de los discípulos,
enseña a orar, quiere que nos dirijamos a Dios con la entera confianza de hijos
con su Padre: Padre nuestro… ver Lc. 11,1 ss. Y concluye la enseñanza diciendo:
“Pues si ustedes, con lo malos que son, saben dar cosas buenas a sus hijos,
cuánto más su Padre del cielo dará el Espíritu Santo a quienes lo pidan” Lc
11,13.
Y que somos hijos de Dios, nos lo dice claramente la Palabra divina en muchos
pasajes: “Pero cuando se cumplió el plazo, envió Dios a su Hijo, nacido de
mujer, nacido bajo la ley, para que rescatase a los súbditos de la ley y nosotros recibiéramos la condición de hijos. Y como son hijos, Dios infundió en
su corazón el Espíritu de su Hijo que clama: Abba, Padre. De modo que ya
135
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
no eres esclavo, sino hijo, y si eres hijo, eres heredero por disposición de
Dios”, Gal 4, 4-7.
Notemos en este pasaje el lugar de María. Por algo Puebla dijo que María hace
que la Iglesia se sienta familia. La Paternidad de Dios y la Maternidad de María
son claves para la reconciliación y la hermandad universal…
Finalmente, no olvidemos que si ya en la Antigua Alianza se nos ha mandado:
“ama a tu prójimo como a ti mismo”, en la nueva, Jesús, nuestro Hermano, ha
dicho: En esto conocerán los hombres que Uds. son mis discípulos en que se
amen unos a otros, Jn 13,15. Y añade: Este es mi mandamiento: que se
amen unos a otros como yo los amé, Jn 15,17.
b. En la enseñanza de la Iglesia. Meditemos este mensaje universal de amor universal:
173. NO IMPORTA
El hombre es irrazonable, ilógico, egocéntrico.
¡No importa, ámalo!
Si haces el bien,
te atribuyen segundas intenciones egoístas.
¡No importa, haz el bien!
Si realizas tus objetivos,
encuentras falsos amigos y verdaderos enemigos.
¡No importa, realízalos!
El bien que haces, mañana será olvidado.
¡No importa, haz el bien!
La honestidad y la sinceridad te hacen vulnerables.
¡No importa, sé honesto y sincero!
Aquello que has construido durante años,
puede ser destruido en un instante.
¡No importa, construye!
Si ayudas a la gente cosecharás resentimientos.
¡No importa, ayúdala!
Da al mundo lo mejor de ti y te patearán.
¡No importa, da lo mejor de ti!
Beata Madre Teresa de Calcuta
136
SEGUNDA ETAPA: CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO
174. Aparecida sobre el Reino de Dios, justicia social y caridad cristiana:
“Ser discípulos y misioneros de Jesucristo para que nuestros pueblos, en Él,
tengan vida, nos lleva a asumir evangélicamente y desde la perspectiva del Reino
las tareas prioritarias que contribuyen a la dignificación de todo ser humano, y a
trabajar junto con los demás ciudadanos e instituciones en bien del ser humano.
El amor de misericordia para con todos los que ven vulnerada su vida en cualquiera de sus dimensiones, como bien nos muestra el Señor en todos sus gestos
de misericordia, requiere que socorramos las necesidades urgentes, al mismo
tiempo que colaboremos con otros organismos o instituciones para organizar
estructuras más justas en los órdenes nacionales e internacionales. Urge crear
estructuras que consoliden un orden social, económico y político en el que no
haya inequidad y donde haya posibilidades para todos. Igualmente, se requieren
nuevas estructuras que promuevan una auténtica convivencia humana, que impidan la prepotencia de algunos y faciliten el diálogo constructivo para los necesarios consensos sociales”, D.A. 384.
c. En San Luis María de Montfort: sobre el compartir salvador de
bienes espirituales.
175. El séptimo motivo que nos presenta san Luis María de Montfort para movernos a abrazar la consagración total a Jesús por María es el considerar los
grandes bienes que reporta al prójimo:
“Efectivamente, con ella se ejercita de manera eminente la caridad con el prójimo, porque se le da, por manos de María, lo más precioso y caro que tenemos,
que es el valor satisfactorio e impetratorio de todas las buenas obras, sin exceptuar el menor pensamiento bueno ni el más leve sufrimiento. Se acepta que todas
las satisfacciones adquiridas hasta ahora y las que se adquieran hasta la muerte
sean empleadas, según la voluntad de la Santísima Virgen, en la conversión de
los pecadores o la liberación de las almas del purgatorio. ¿No es esto amar
perfectamente al prójimo? ¿No es esto pertenecer al número de los verdaderos
discípulos de Jesucristo, cuyo distintivo es la caridad? ¿No es éste el medio de
convertir a los pecadores, sin temor a la vanidad, y liberar a las almas del purgatorio, casi sin hacer otra cosa que lo que cada cual está obligado a hacer conforme a su estado?”, VD 171.
137
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
Si compartimos lo más, compartiremos lo menos… Recordemos la petición de
la Virgen a Bernardita en Lourdes: “Orar y hacer penitencia por la conversión de
los pecadores”.
III. RESUMEN
PARA ORAR Y COMPROMETERME
176. El mejor resumen lo encontramos en la misma Palabra de Dios:
“Por la obediencia a la verdad han purificado sus almas para un amor fraternal
no fingido: ámense, pues, con intensidad y muy cordialmente unos a otros, como
quienes han sido engendrados no de semilla corruptible, sino incorruptible, por
la palabra viva y permanente de Dios” 1Pe 1, 22-23.
“Amen con sinceridad: aborrezcan el mal y tengan pasión por el bien. En el amor
entre hermanos demuéstrense cariño, estimando a los otros como más dignos.
Bendigan a los que les persigan, bendigan y no maldigan. Alégrense con los que
se alegran y lloren con los que lloran. En cuanto dependa de ustedes, estén en
paz con todos. No te dejes vencer por el mal, antes vence el mal con el bien”
Rom 12, 9-10.14-16.21.
·
·
·
·
¿Qué he de mejorar en las relaciones con mis hermanos y hermanas?
¿Qué voy a compartir en especial con mis hermanos?
¿Cómo voy a expresar mejor mi amor a los pobres?
¿Realmente amo a mis enemigos, a los que me hacen mal o hacen mal a la
Patria?
· ¿Qué disculpas acostumbro sacar para no hacer el bien que puedo hacer?
No olvidar orar al Espíritu Santo y a la Virgen para conocernos y actuar mejor
como hermano.
138
SEGUNDA ETAPA: CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO
17°. día o 17a. catequesis
SOY CORRESPONSABLE
I. SUGERENCIAS
DE LA
CREACIÓN
PARA INICIAR
177. El P. de Montfort nos recomienda algunas oraciones, tales como la invocación al Espíritu Santo, No 407, las letanías del Espíritu Santo, No 420, el ¡Oh
Santa María de Mares Estrella!, No 397 y las letanías Lauretanas, No 422.
Mi realidad.
Mis relaciones con Dios y con los seres humanos son ciertamente las más importantes. Pero también es importante mi relación con las demás creaturas animadas o inanimadas, puesto que se trata del ‘habitat’ en el que Dios nos ha
colocado como administradores para el bien de todos. Hoy la humanidad es
más consciente de los problemas ecológicos y de las amenazas que se ciernen
en el mundo ante el agotamiento gradual de los recursos no renovables y ante la
contaminación ambiental.
· ¿Qué estoy haciendo para mejorar el medio ambiente (aseo, agua, aire,
tierra, fuego, contaminaciones…?
· ¿Cómo vivo mi relación con las plantas y los animales?
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a.
Desde la Palabra de Dios
178. En el pueblo de la Antigua Alianza
Desde el principio de la creación, el ser humano no sólo se siente beneficiario de todo lo que Dios ha hecho para su bienestar y felicidad, sino
que también es consciente de su responsabilidad. El Señor le ha entregado todo
lo creado para que lo administre y lo haga crecer y multiplicarse.
La creación del hombre. “El Señor creó al hombre de la tierra y lo hace
volver de nuevo a ella. Le señaló un número de días y un tiempo determinado, y puso bajo su dominio las cosas de la tierra. Lo revistió de una fuerza
139
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
semejante a la suya y lo hizo según su propia imagen. Hizo que todos los
vivientes lo temieran, para que él dominara las fieras y los pájaros. Le dio
una lengua, ojos y oídos, el poder de discernir y un corazón para pensar. Él
colmó a los hombres de saber y entendimiento, y les mostró el bien y el mal.
Les infundió su propia luz, para manifestarles la grandeza de sus obras, y
les permitió gloriarse eternamente de sus maravillas: así alabarán su Nombre santo, proclamando la grandeza de sus obras.” Eclesiástico 17, 1-10.
Pero con frecuencia el ser humano no reconoce que todo cuando existe es obra
de Dios y, por ello, no alaba al Señor ni le da gracias. El ser humano encerrado
en la ciudad y en las máquinas, acosado por la eficiencia y el trabajo, ha perdido
su capacidad contemplativa: no tiene tiempo para el silencio y la oración. Por
ello, termina adueñándose de la creación y hasta la destruye e impide que los
bienes de la creación y del trabajo lleguen a muchos hermanos que viven en la
miseria.
179. En el pueblo de la Nueva Alianza
Tomemos unas palabras muy duras que nos revelan cómo el ser humano al no reconocer al Creador de todas las creaturas se desordena en todas sus
relaciones y termina idolatrando las cosas y haciéndose esclavo de la obra de
sus manos… y deteriorando la misma creación como nos dice también san Pablo en otro pasaje:
Los paganos, objeto de la ira divina: Rom 1, 18-21.28-31: “En efecto, la
ira de Dios se revela desde el cielo contra la impiedad y la injusticia de los
hombres, que por su injusticia retienen prisionera la verdad. Porque todo
cuanto se puede conocer acerca de Dios está patente ante ellos: Dios mismo se lo dio a conocer, ya que sus atributos invisibles –su poder eterno y su
divinidad– se hacen visibles a los ojos de la inteligencia, desde la creación
del mundo, por medio de sus obras. Por lo tanto, aquellos no tienen ninguna excusa: en efecto, habiendo conocido a Dios, no lo glorificaron ni le
dieron gracias como corresponde. Y como no se preocuparon por reconocer
a Dios, él los entregó a su mente depravada para que hicieran lo que no se
debe. Están llenos de toda clase de injusticia, iniquidad, ambición y maldad; colmados de envidia, crímenes, peleas, engaños, depravación, difamaciones. Son detractores, enemigos de Dios, insolentes, arrogantes, vanidosos, hábiles para el mal, rebeldes con sus padres, insensatos, desleales,
140
SEGUNDA ETAPA: CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO
insensibles, despiadados.” Desterrar a Dios de su vida es el mayor castigo que
se puede dar el ser humano, volviéndose en enemigo de sí mismo al sustituir la
verdad por la mentira. A este destierro o mejor autodestierro, el Apóstol lo
llama: ‘la ira de Dios’. Ver Sof 1,15; Jr 50,11-17; Ez 5,13; 36, 5-13. La raíz de
todos los males es “la ausencia de Dios” producida por el pecado.
180. Cuando el ser humano no reconoce su condición de creatura y no reconoce al Creador en las creaturas, se desordena a sí mismo y hasta se desnaturaliza,
y, en consecuencia, las creaturas mismas animadas e inanimadas sufren las terribles consecuencias: “Yo considero que los sufrimientos del tiempo presente
no pueden compararse con la gloria futura que se revelará en nosotros. En
efecto, toda la creación espera ansiosamente esta revelación de los hijos de
Dios. Ella quedó sujeta a la vanidad, no voluntariamente, sino por causa
de quien la sometió, pero conservando una esperanza. Porque también la
creación será liberada de la esclavitud de la corrupción para participar de
la gloriosa libertad de los hijos de Dios. Sabemos que la creación entera,
hasta el presente, gime y sufre dolores de parto. Y no sólo ella: también
nosotros, que poseemos las primicias del Espíritu, gemimos interiormente
anhelando que se realice la plena filiación adoptiva, la redención de nuestro cuerpo. Porque solamente en esperanza estamos salvados. Rm 8, 1824. Si la caída del hombre ha arrastrado en ella a toda la creación, la salvación
del hombre y de la mujer incluirá también a toda la creación. El destino del
hombre y de la creación es inseparable. Justicia, paz e integridad de la creación
son inseparables.
b. En la enseñanza de la Iglesia.
181. La buena nueva del destino universal de los bienes y ecología. “Con
los pueblos originarios de América, alabamos al Señor que creó el universo
como espacio para la vida y la convivencia de todos sus hijos e hijas y nos los
dejó como signo de su bondad y de su belleza. También la creación es caridad,
manifestación del amor providente de Dios; nos ha sido entregada para que la
cuidemos y la transformemos en fuente de vida digna para todos. Aunque hoy se
ha generalizado una mayor valoración de la naturaleza, percibimos claramente
de cuantas maneras el hombre amenaza y aun destruye su ‘habitat’. “La hermana, nuestra madre tierra” es nuestra casa común14 y el lugar de la alianza de Dios
14 Francisco de Asís. Cántico de las Criaturas 9.
141
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
con los seres humanos y con toda la creación. Desatender las mutuas relaciones
y el equilibrio que Dios mismo estableció entre las realidades creadas, es una
ofensa al Creador, un atentado contra la biodiversidad y, en definitiva, contra la
vida. El discípulo y misionero, a quien Dios le encargó la creación, debe contemplarla, cuidarla y utilizarla, respetando siempre el orden que le dio el Creador.
La mejor forma de respetar la naturaleza es promover una ecología humana
abierta a la trascendencia que respetando la persona y la familia, los ambientes y
las ciudades, sigue la indicación paulina de recapitular todas las cosas en Cristo
y de alabar con Él al Padre, ver 1 Cor 3, 21-23. El Señor ha entregado el mundo
para todos, para los de las generaciones presentes y futuras. El destino universal
de los bienes exige la solidaridad con la generación presente y las futuras. Ya que
los recursos son cada vez más limitados, su uso debe estar regulado según un
principio de justicia distributiva respetando el desarrollo sostenible.” Aparecida,
D.A., 125-126.
c. En San Luis María de Montfort
182. “Dice san Juan que todo fue creado por la Palabra, es decir, por la
Sabiduría eterna. Salomón, a su vez, la define como madre y artífice de todas
las cosas, Sab 7,12-21. Nótese bien que no la llama solamente artífice del
universo, sino madre del mismo. Porque el artífice no ama ni cuida su obra como
lo hace la madre con su hijo. Una vez creadas todas las cosas, la Sabiduría
permanece en ellas para contenerlas, Sab 1,7, sostenerlas y renovarlas, Sab
7,27. Esta belleza soberanamente recta, después de crear el mundo, estableció
el orden maravilloso que reina en él. Escogió, organizó, sopesó, añadió y contó
cuanto hay en él”, ASE 31.32.
“Si el poder y dulzura de la Sabiduría eterna han brillado tanto en la creación,
belleza y orden del universo, han fulgurado mucho más en la creación del ser
humano. Este, en efecto, constituye su obra maestra, la imagen viviente de su
belleza y perfecciones, el vaso maravilloso de sus gracias, el tesoro admirable de
sus riquezas y su único lugarteniente sobre la tierra: Tú que por tu Sabiduría
formaste al ser humano para que dominara las creaturas salidas de tus
manos15, ASE 35.
15 Sab 9,2: «Formaste al ser humano con sabiduría para que dominara todas tus criaturas». Ver
también: Gén 1,28; Sal 8.
142
SEGUNDA ETAPA: CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO
Si el hombre es el lugarteniente de Dios sobre la tierra, ello significa que no
puede prescindir de Dios para cumplir su misión. El ser humano necesita sabiduría divina para organizar el mundo…
III. RESUMEN PARA ORAR Y COMPROMETERME
183. Toda la creación es signo de la bondad y de la belleza de Dios. La responsabilidad del ser humano sobre toda la creación viene de Dios que lo ha hecho
semejante a Él: trabajador, co-creador. Por ello, si el hombre prescinde de Dios
no puede ser responsable del mundo, la creación queda sujeta a la vanidad. El
ser humano está llamado a contemplar, respetar, cuidar, perfeccionar y utilizar en
beneficio de todos, la naturaleza y todos sus recursos renovables o no renovables.
Dios ha querido “que en la plenitud de los tiempos el universo, lo celeste y lo
terrestre, alcanzaran su unidad en Cristo –Instaurare omnia in Christo: recapitular todo en Cristo”, Ef 1,10. Renovar todo en Cristo, o mejor, re-crear todo
en Cristo, equivale a informar (animar) el mundo entero con el espíritu de Jesús,
colocar a Cristo en la entraña de todas las cosas. Cuando sea levantado en
alto sobre la tierra, todo lo atraeré hacia mí. Cristo con su Encarnación, con
su vida de trabajo en Nazareth, con su predicación y milagros por las tierras de
Judea y de Galilea, con su muerte en la Cruz, con su Resurrección, es el centro
de la creación, Primogénito y Señor de toda creatura.
Siendo, pues, Cristo, la Palabra eterna y encarnada por la cual todo ha sido
creado, también por Él todo debe ser re-creado con la colaboración del hombre.
· ¿Qué debo mejorar en mi relación con la naturaleza?
· ¿Qué tiene que ver la consagración total a Jesucristo con el respeto y
amor a la naturaleza y con la ecología?
· Qué implica para mí hacer que en Cristo todo sea restaurado, que todo
tenga a Cristo como Cabeza?
No olvidar orar al Espíritu Santo y a la Virgen para conocerme y actuar mejor
como corresponsable de la redención de todo lo creado animado o inanimado.
143
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
18°. día o 18a. catequesis
MI
VOCACIÓN ES SER YO MISMO
EN PLENITUD
I. SUGERENCIAS
PARA INICIAR
184. El P. de Montfort nos recomienda algunas oraciones, tales como la invocación al Espíritu Santo, las letanías del Espíritu Santo, No 420 el ¡Oh Santa
María de Mares Estrella!, No 397 y la letanía Mariana, No 422, podemos también orar con las Letanías en honor de Montfort, 425 o de María Luisa, No 426.
Mi realidad.
Quizás varias veces me he dicho o le he dicho a los demás: “yo soy así”, expresando con ello ya sea mi sensibilidad, mis gustos o disgustos, mis intereses, mis
reacciones, mis actitudes o mis comportamientos… y hasta para justificarme.
Como que quiero decir: no me pidas otra cosa puesto que yo soy así. Trata de
comprenderme. Cada uno de nosotros es consciente que es único o única y, por
tanto, diferente a los demás. Y en realidad hay tantas diferencias que nos hacen
únicos, como por ejemplo, el tono y acento de nuestra voz: aunque hablemos el
mismo idioma, aunque hayamos nacido en el mismo pueblo, aunque tengamos
los mismos papás, sin embargo la voz de cada hermano es única… Hay también
un dicho: “genio y figura hasta la sepultura”…
Esta consciencia de ser únicos y al mismo tiempo los primeros responsables de
nuestra propia vida, hace que sea muy importante aceptarnos a nosotros mismos y construir nuestra vocación cristiana desde nuestras riquezas y limitaciones
humanas. Y para aceptarnos a nosotros mismos es clave conocernos. Conocer
el tipo de personalidad a la que pertenezco, por ejemplo mediante el Eneagrama,
o por medio de otras ayudas de autoconocimiento, para poder ser dueños de
nosotros mismos y manejar y cualificar nuestras relaciones con Dios, con nuestros hermanos y con toda la creación. Nuestros hermanos y seres queridos o no
queridos, o los sicólogos y formadores, e incluso los golpes y aciertos de la vida
también nos ayudan a conocernos… y a mejor manejarnos. Y ciertamente, el
Espíritu de Dios que todo lo penetra y conoce, es quien mejor me puede ayudar
a conocerme y conocer a Dios y a mis hermanos, para desde ahí amarme, amar144
SEGUNDA ETAPA: CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO
le y amarles… De ahí la importancia de la oración al Espíritu Santo: Haz, Señor,
que me conozca, haz, Señor, que te conozca. Ver Sal 139(138); Catequesis
13. Quien no conoce a Dios no puede conocerse a sí mismo… dice acertadamente Benedicto XVI.
· ¿Me acepto tal como soy?
· ¿Qué cualidades especiales y qué limitaciones encuentro en mi personalidad?
· ¿Qué estoy haciendo para cultivar y encauzar mis cualidades o afrontar
mis limitaciones?
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
185. En el pueblo de la Antigua Alianza
Si contemplamos las diversas vocaciones narradas en la Santa Biblia,
constatamos que la llamada divina es muy personal, única y circunstancial.
Cada persona es llamada en circunstancias diferentes. Cada persona llamada
cumple su misión desde sus características muy personales, desde sus riquezas y
limitaciones, y desde la situación que le corresponde vivir. Contemplemos la
vocación de Isaías, el profeta de la gloria de Dios.
“Vocación de Isaías. El año de la muerte del rey Ozías, yo vi al Señor
sentado en un trono elevado y excelso, y las orlas de su manto llenaban el
Templo. Unos serafines estaban de pie por encima de él. Cada uno tenía
seis alas: con dos se cubrían el rostro, y con dos se cubrían los pies, y con
dos volaban. Y uno gritaba hacia el otro: “¡Santo, santo, santo es el Señor
de los ejércitos! Toda la tierra está llena de su gloria”. Los fundamentos de
los umbrales temblaron al clamor de su voz, y la Casa se llenó de humo. Yo
dije: “¡Ay de mí, estoy perdido! Porque soy un hombre de labios impuros, y
habito en medio de un pueblo de labios impuros; ¡y mis ojos han visto al
Rey, el Señor de los ejércitos!”. Uno de los serafines voló hacia mí, llevando en su mano una brasa que había tomado con unas tenazas de encima del
altar. Él le hizo tocar mi boca, y dijo: “Mira: esto ha tocado tus labios; tu
culpa ha sido borrada y tu pecado ha sido expiado”. Yo oí la voz del Señor
que decía: “¿A quién enviaré y quién irá por nosotros?”. Yo respondí: “¡Aquí
estoy: envíame!”, Is 6,1- 8
145
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
· ¿Qué lección saco con respecto a mi vocación de discípulo misionero de
Cristo?
186. En el pueblo de la Nueva Alianza
Jesucristo llama a cada uno de sus apóstoles por su propio nombre, ver
Mc 3,13-18. Y cada uno fue realmente muy diferente no obstante ser
“columnas de la Iglesia” edificada sobre el fundamento de los apóstoles y
profetas, siendo Cristo la piedra angular, Ef 2,20. Dios permitió incluso que
uno de ellos fuera un traidor… Una de las vocaciones más narradas y simpática
es la de Pedro quien conservó hasta última hora sus peculiaridades. Y ni se diga
la de Pablo que de perseguidor pasó a ser el apóstol por antonomasia con sus
características muy personales.
Vocación de Pablo. “Saulo, que todavía respiraba amenazas de muerte
contra los discípulos del Señor, se presentó al Sumo Sacerdote y le pidió
cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de traer encadenados a Jerusalén a los seguidores del Camino del Señor que encontrara, hombres o
mujeres. Y mientras iba caminando, al acercarse a Damasco, una luz que
venía del cielo lo envolvió de improviso con su resplandor. Y cayendo en
tierra, oyó una voz que le decía: ‘Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?’. Él
preguntó: ‘¿Quién eres tú, Señor?’. ‘Yo soy Jesús, a quien tú persigues, le
respondió la voz. Ahora levántate, y entra en la ciudad: allí te dirán qué
debes hacer’. Los que lo acompañaban quedaron sin palabra, porque oían
la voz, pero no veían a nadie. Saulo se levantó del suelo y, aunque tenía los
ojos abiertos, no veía nada. Lo tomaron de la mano y lo llevaron a Damasco. Allí estuvo tres días sin ver, y sin comer ni beber. Vivía entonces en
Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor dijo en una visión: ‘¡Ananías!’. Él respondió: ‘Aquí estoy, Señor’. El Señor le dijo: ‘Ve a
la calle llamada Recta, y busca en casa de Judas a un tal Saulo de Tarso. Él
está orando, y ha visto en una visión a un hombre llamado Ananías, que
entraba y le imponía las manos para devolverle la vista’. Ananías respondió: ‘Señor, oí decir a muchos que este hombre hizo un gran daño a tus
santos en Jerusalén. Y ahora está aquí con plenos poderes de los jefes de los
sacerdotes para llevar presos a todos los que invocan tu Nombre’. El Señor
le respondió: ‘Ve a buscarlo, porque es un instrumento elegido por mí para
llevar mi Nombre a todas las naciones, a los reyes y al pueblo de Israel. Yo
le haré ver cuánto tendrá que padecer por mi Nombre’. Ananías fue a la
casa, le impuso las manos y le dijo: ‘Saulo, hermano mío, el Señor Jesús –
146
SEGUNDA ETAPA: CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO
el mismo que se te apareció en el camino– me envió a ti para que recobres
la vista y quedes lleno del Espíritu Santo’. En ese momento, cayeron de sus
ojos una especie de escamas y recobró la vista. Se levantó y fue bautizado.
Después comió algo y recobró sus fuerzas.”, Hechos 9, 1-19.
· ¿Qué enseñanza para mi vida saco de la vocación de Pablo?
b. En la enseñanza de la Iglesia.
187. La Iglesia se ha preocupado mucho y ha escrito mucho sobre la formación
que debe impartirse a los sacerdotes. Hoy se insiste también en la formación de
los laicos. Un párrafo tomado del Concilio Vat. II sobre la Formación Sacerdotal nos ilumina cómo la ayuda de la ciencia y, en especial la psicología, es importante para la formación humana que debe conducir a la madurez y a la práctica
de virtudes que podemos llamar muy humanas. Y todo esto ciertamente para
que podamos vivir la universal vocación a la santidad: Vaticano II, Iglesia, Cap.
V. “Porque ésta es la voluntad de Dios, vuestra santificación” (1 Tes., 4,3;
Ef., 1,4).
“Obsérvense exactamente las normas de la educación cristiana, y complétense
convenientemente con los últimos hallazgos de la sana psicología y de la pedagogía. Por medio de una educación sabiamente ordenada hay que cultivar también en los alumnos la necesaria madurez humana, la cual se comprueba, sobre
todo, en cierta estabilidad de ánimo, en la facultad de tomar decisiones ponderadas y en el recto modo de juzgar sobre los acontecimientos y los hombres.
Esfuércense los alumnos en moderar bien su propio temperamento; edúquense
en la reciedumbre de alma y aprendan a apreciar, en general, las virtudes que
más se estiman entre los hombres y que hacen recomendables al ministro de
Cristo, como son la sinceridad de alma, la preocupación constante por la justicia, la fidelidad en las promesas, la urbanidad en el obrar, la modestia unida a la
caridad en el hablar”, Vat. II, OT 11.
147
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
c. En San Luis María de Montfort
188. San Luis María de Montfort decía: “Si yo no hubiera sido sacerdote, hubiera sido el hombre más terrible de mi época”. Esto nos manifiesta cómo se
conocía y cómo tuvo que trabajar un temperamento muy fuerte y violento que
supo encauzar para gloria de Dios y salvación de los hermanos. Él ciertamente
gozó de una formación muy sólida y de acompañantes que le ayudaron a moldear su personalidad. Su vida de oración, su obediencia y mortificación, su gran
amor a Jesús y a María, sus estudios y apostolados y en especial su dirección
espiritual y docilidad al Espíritu, fueron modelando su vida que se fue configurando cada vez más a la de María y Jesús, hasta tal punto que le reconocían
como “El buen padre de Montfort”, “El que tanto amaba a los pobres”, “El
apóstol de la Cruz y del Rosario”. Y san Luis María nunca dejó de ser lo que era:
un hombre solo e insoportable, radical y enérgico, laborioso y piadoso, artista y
caminante, escritor y predicador, místico y profeta. Sus escritos son dardos de
fuego llenos de energía humana y de unción divina, y orientados todos a que
cada cristiano conozca el amor que Dios nos ha tenido, se convierta y viva la
plenitud de la alianza bautismal, es decir su vocación a la santidad. Esta consiste
en vivir unidos y consagrados a Jesucristo. “La vocación para la cual fuiste creado y por la cual Dios te conserva es que adquieras la santidad de Dios”, ver SM
3 y Catequesis 11.
III. RESUMEN
PARA ORAR Y COMPROMETERME
189. “Que te conozca y me conozca” era la gran oración de san Agustín.
Hagámosla nuestra, para que podamos amar a Dios y amarnos como Él quiere,
para que podamos crecer en nuestra identidad personal y en nuestra sublime
vocación cristiana. La gracia no destruye la naturaleza, sino que la presupone y
la perfecciona. Por ello, hemos de estar atentos a toda nuestra persona: nuestro
cuerpo, nuestro temperamento, el tipo de personalidad, nuestras cualidades y
limitaciones para que podamos darle a Dios la mejor respuesta de amor y de
vida. A Pablo que se quejaba de sus imperfecciones pues constataba que siendo
consciente de lo que debía hacer, no lo hacía y que hacía lo malo que no quería
hacer, y hasta suplicaba: ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?, el Señor
le responde: ‘Te basta mi gracia que en tu debilidad muestra todo su poder’.
148
SEGUNDA ETAPA: CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO
Nada pues de desalientos ante nuestras limitaciones y pecados. Hemos de luchar,
no debemos bajar la guardia. Tenemos la ayuda de la gracia divina y la dulce
compañía de María, nuestra Madre querida. No olvidemos que estamos llamados
a ascender siempre hasta la cima de la transfiguración en Cristo pero desde los
cimientos de nuestra carga hereditaria y programación genética, de nuestras
circunstancias, de nuestra específica identidad. Yo debo ser siempre yo y no
otro, pero debo serlo en plenitud. Plenitud que sólo en Cristo se logra y que con
María se hace más corto y fácil el camino… En cada persona hay madera para
tallar un santo… Rubrica tu vida con la excelencia y cosecharás resultados
excelentes.
· ¿Qué debo mejorar en mi relación conmigo mismo?
· ¿Me conozco y me amo como Dios quiere?
· ¿Qué es lo más difícil de aceptar en mí?
No olvidar orar al Espíritu Santo y a la Virgen para conocerme y amarme como
Dios quiere y caminar así hacia la vocación santa a la cual Dios me ha llamado.
149
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
19°. día o 19a. catequesis
MI MISIÓN
Y EN LA
I. SUGERENCIAS
EN LA
IGLESIA
SOCIEDAD
PARA INICIAR
190. El P. de Montfort nos recomienda algunas oraciones, tales como la invocación al Espíritu Santo, No 407, las letanías del Espíritu Santo, No 420 el ¡Oh
Santa María de Mares Estrella!, No 397 y las letanías de Nuestra Señora, No
424, podemos también orar con la letanías en honor de Montfort, 425 o de
María Luisa, 426.
Mi realidad.
En la primera Etapa de preparación consideramos en 12 catequesis el Amor tan
grande que Dios nos ha tenido para llenarnos de Él y vaciarnos de los ídolos, de
la sabiduría mundana y diabólica, vaciarnos del Pecado. En la 2da. Etapa sobre
el Conocimiento de nosotros mismos, nos hemos mirado de cara a las 4 relaciones de todo ser humano: con Dios, con los hermanos, con la naturaleza y con
nosotros mismos, teniendo siempre presente que cada uno de nosotros está
llamado a ‘ser él mismo’ en plenitud. Culminamos esta etapa mirándonos de
cara a nuestra misión en la Iglesia y en la sociedad, pues toda consagración que
viene de Dios es para una misión y no puedo lograr mi plenitud sino en relación
con la Iglesia y la Sociedad.
Con frecuencia criticamos, y con mucha razón y ejemplos, el caminar del mundo
que va tan mal y también a la Iglesia que pierde muchos adeptos y no es más
santa y misionera. Y seguramente tenemos mucha razón y muchos ejemplos…
Sin embargo, conviene que cada uno se interrogue como le decía Kennedy a sus
conciudadanos: ‘No se pregunten qué puede hacer la Patria por mí, sino qué
puedo hacer yo por mi Patria’. Dios nos ha colocado en la tierra para cumplir
una misión. En el Bautismo hemos sido consagrados al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo para ser sal de la tierra y luz del mundo. Nuestra vocación cristiana es
ser no solamente discípulos sino también misioneros de Cristo, como lo ha subrayado reiterativamente Aparecida. Por ello, cada uno va a examinarse a la luz
150
SEGUNDA ETAPA: CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO
de su vocación social y eclesial, es decir, de su vocación para mejorar el mundo
y la Iglesia, como miembro que es de una Sociedad civil y de la Iglesia de Cristo.
· ¿Qué estoy haciendo por mi Patria? ¿En qué estoy tratando de mejorarla?
· ¿Qué apostolado realizo en la Iglesia?
· ¿Pertenezco a un grupo social o eclesial?
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
191. En el pueblo de la Antigua Alianza
El pueblo de la Antigua Alianza vive de manera inseparable su organización social y religiosa. Los profetas hablan con frecuencia de las consecuencias sociales y políticas de la infidelidad del pueblo y sus dirigentes a la
Alianza con Dios. Las oraciones que hacen los que interceden por la salvación
de su pueblo en momentos muy críticos como en el destierro babilónico, reconocen que el pueblo ha quebrantado la Alianza y, por ello, le han venido tantas
desgracias, y apelan a la fidelidad y a la misericordia de Dios. Esta es una lección
muy importante que nos manifiesta que infringir los mandamientos de la Ley de
Dios tiene consecuencias desastrosas no sólo en las personas sino también en el
Pueblo. Consecuencias de carácter social y político. Al mismo tiempo, nos deja
la gran lección positiva que el cumplimiento de los mandamientos divinos es
fuente de bienestar y de felicidad, de libertad y de paz para el pueblo de Dios.
De ahí la exhortación reiterada a la conversión.
192. Exhortación al cumplimiento de la Alianza: Jeremías 11, 1-5.9-12
“Palabra que llegó a Jeremías de parte del Señor, en estos términos: Habla
a los hombres de Judá y a los habitantes de Jerusalén, y diles: Así habla el
Señor, Dios de Israel: Maldito sea el hombre que no escucha las palabras de
esta Alianza, que yo prescribí a los padres de ustedes, el día en que los hice
salir del país de Egipto, de ese horno para fundir el hierro. Yo les dije:
Escuchen mi voz y obren conforme a todo lo que les prescribo; entonces
ustedes serán mi Pueblo y yo seré su Dios. Así mantendré el juramento que
hice a sus padres, de darles una tierra que mana leche y miel, como sucede
en el día de hoy. Yo respondí: “Amén, Señor”.
151
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
El Señor me dijo: Se han conjurado los hombres de Judá y los habitantes
de Jerusalén. Han vuelto a las iniquidades de sus primeros padres, que rehusaron escuchar mis palabras; también ellos han ido detrás de otros dioses para servirlos. La casa de Israel y la casa de Judá han roto la Alianza
que yo había hecho con sus padres. Por eso, así habla el Señor: Yo haré
venir sobre ellos una desgracia de la que no podrán librarse; gritarán hacia
mí, pero yo no los escucharé. Las ciudades de Judá y los habitantes de
Jerusalén irán a gritar a los dioses a los que quemaron incienso, pero ellos
no podrán salvarlos en el tiempo de su desgracia.”
A través de muchos oráculos, el Profeta Jeremías, a nombre de Dios manifiesta
que todos los privilegios de Israel –la Alianza, la Ciudad santa, la realeza, el
sacerdocio, el culto y la circuncisión– son signos ilusorios si faltan la justicia con
el prójimo y el ‘conocimiento’ del Señor, en una palabra, si son infieles a la
Alianza.
193. En el pueblo de la Nueva Alianza: la Iglesia. Jesucristo es el
nuevo Moisés que lleva a plenitud la Ley de la Antigua Alianza. En el
Capítulo 5 del Evangelio según san Mateo, encontramos la novedad de
la Alianza definitiva de Dios con la humanidad, de la cual los cristianos
estamos llamados a ser fermento y testigos como Iglesia.
“Ustedes son la sal de la tierra. Pero si la sal pierde su sabor, ¿con qué se la
volverá a salar? Ya no sirve para nada, sino para ser tirada y pisada por
los hombres. Ustedes son la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad
situada en la cima de una montaña. Y no se enciende una lámpara para
meterla debajo de un cajón, sino que se la pone sobre el candelero para que
ilumine a todos los que están en la casa. Así debe brillar ante los ojos de los
hombres la luz que hay en ustedes, a fin de que ellos vean sus buenas obras
y glorifiquen al Padre que está en el cielo.” Mt, 5, 13-16.
Estas palabras concluyen el camino de la felicidad trazado por Jesucristo en las
bienaventuranzas y preceden lo que debe caracterizar al discípulo de Cristo
llamado a practicar una justicia y un amor sin límites respecto a su prójimo hasta
amar incluso a sus enemigos, ver Mt 5, 17-46. Jesucristo es explícito al proclamar y explicar esta nueva Ley: “Se les ha dicho… pero yo les digo…”, para
concluir con esta exhortación que resume la calidad de vida que se espera de un
152
SEGUNDA ETAPA: CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO
cristiano: “Por tanto, sean misericordiosos como es misericordioso el Padre
de ustedes que está en el cielo” Mt 5,46.
1. ¿Qué consecuencias positivas habría en la Iglesia si los cristianos viviéramos
la nueva Ley de Cristo?
2. ¿Qué consecuencias negativas vemos en el mundo porque los bautizados
somos infieles a la Alianza bautismal?
b. En la enseñanza de la Iglesia.
194. Desde el Concilio Vaticano II, la Iglesia ha exhortado insistentemente a los
cristianos a participar en la misión de la Iglesia y a ser constructores de la vida
plena del Reino en un mundo sediento de vida pero víctima de muchas situaciones de muerte. Veamos algo de lo que nos dice en el Exhortación Apostólica
sobre los fieles laicos: Christifideles Laici:
“Las actuales cuestiones urgentes del mundo: ¿Porqué estáis aquí ociosos todo el día?
El significado fundamental de este Sínodo, y por tanto el fruto más valioso deseado por él, es la acogida por parte de los fieles laicos del llamamiento de
Cristo a trabajar en su viña, a tomar parte activa, consciente y responsable en
la misión de la Iglesia en esta magnífica y dramática hora de la historia, ante
la llegada inminente del tercer milenio. Nuevas situaciones, tanto eclesiales como
sociales, económicas, políticas y culturales, reclaman hoy, con fuerza muy particular, la acción de los fieles laicos. Si el no comprometerse ha sido siempre algo
inaceptable, el tiempo presente lo hace aún más culpable. A nadie le es lícito
permanecer ocioso.” ChL, 3.
195. Consideremos algo de lo que nos dice Aparecida en el Capítulo 7 sobre
“LA MISIÓN DE LOS DISCÍPULOS AL SERVICIO DE LA VIDA”
“La vida nueva de Jesucristo toca al ser humano entero y desarrolla en plenitud
la existencia humana “en su dimensión personal, familiar, social y cultural”. Para
ello hace falta entrar en un proceso de cambio que transfigure los variados aspectos de la propia vida. Sólo así se hará posible percibir que Jesucristo es
nuestro salvador en todos los sentidos de la palabra. Sólo así manifestaremos
153
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
que la vida en Cristo sana, fortalece y humaniza. Porque “Él es el Viviente, que
camina a nuestro lado, descubriéndonos el sentido de los acontecimientos, del
dolor y de la muerte, de la alegría y de la fiesta”. La vida en Cristo incluye la
alegría de comer juntos, el entusiasmo por progresar, el gusto de trabajar y de
aprender, el gozo de servir a quien nos necesite, el contacto con la naturaleza, el
entusiasmo de los proyectos comunitarios, el placer de una sexualidad vivida
según el Evangelio, y todas las cosas que el Padre nos regala como signos de su
amor sincero. Podemos encontrar al Señor en medio de las alegrías de nuestra
limitada existencia, y así brota una gratitud sincera.”, DA 370.
“PERO, las condiciones de vida de muchos abandonados, excluidos e ignorados
en su miseria y su dolor, contradicen este proyecto del Padre e interpelan a los
creyentes a un mayor compromiso a favor de la cultura de la vida. El Reino de
vida que Cristo vino a traer es incompatible con esas situaciones inhumanas. Si
pretendemos cerrar los ojos antes estas realidades no somos defensores de la
vida del Reino y nos situamos en el camino de la muerte: “Nosotros sabemos
que hemos pasado de la muerte a la vida porque amamos a los hermanos.
El que no ama permanece en la muerte”, 1Jn 3, 14. Hay que subrayar “la
inseparable relación entre amor a Dios y amor al prójimo, que “invita a todos a
suprimir las graves desigualdades sociales y las enormes diferencias en el acceso
a los bienes”. Tanto la preocupación por desarrollar estructuras más justas como
por transmitir los valores sociales del Evangelio, se sitúan en este contexto de
servicio fraterno a la vida digna.
Descubrimos así una ley profunda de la realidad: la vida sólo se desarrolla plenamente en la comunión fraterna y justa. Porque “Dios en Cristo no redime solamente la persona individual, sino también las relaciones sociales entre los seres
humanos”. Ante diversas situaciones que manifiestan la ruptura entre hermanos,
nos apremia que la fe católica de nuestros pueblos latinoamericanos se manifieste en una vida más digna para todos. El rico Magisterio social de la Iglesia nos
indica que no podemos concebir una oferta de vida en Cristo sin un dinamismo
de liberación integral, de humanización, de reconciliación y de inserción social”.
DA, 372.
1. Qué lecciones importantes saco para mi vida de estas enseñanzas de la Iglesia?
154
SEGUNDA ETAPA: CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO
c. En San Luis María de Montfort
196. San Luis María de Montfort sueña con lo que él llama los apóstoles de los
últimos tiempos, hombres y mujeres, ver VD 114, perfectos discípulos y misioneros de Cristo, llenos de ardor apostólico para transformar el mundo con la
sabiduría del Evangelio y con la consagración total a Jesús por María:
“Pero, ¿qué serán estos servidores, esclavos e hijos de María?
Serán fuego encendido, Sal 104 [103],4; Heb 1,7, ministros del Señor que prenderán por todas partes el fuego del amor divino. Serán flechas agudas en la
mano poderosa de María para atravesar a sus enemigos: como saetas en manos de un guerrero, Sal 127 [126],4. Serán hijos de Leví16, bien purificados
por el fuego de grandes tribulaciones y muy unidos a Dios17. Llevarán en el
corazón el oro del amor, el incienso de la oración en el espíritu, y en el cuerpo, la
mirra de la mortificación.
Serán en todas partes el buen olor de Jesucristo, ver 2Cor 2,15-16, para los
pobres y sencillos; pero para los grandes, los ricos y mundanos orgullosos serán
olor de muerte.
Serán nubes tonantes y volantes, ver Is 60,8, en el espacio, al menor soplo del
Espíritu Santo. Sin apegarse a nada, ni asustarse, ni inquietarse por nada, derramarán la lluvia de la palabra de Dios y de la vida eterna, tronarán contra el
pecado, descargarán golpes contra el demonio y sus secuaces, y con la espada
de dos filos de la palabra de Dios, Heb 4,12; Ef 6,17, traspasarán a todos
aquellos a quienes sean enviados de parte del Altísimo.
Serán los apóstoles auténticos de los últimos tiempos. A quienes el Señor de los
ejércitos dará la palabra y la fuerza necesarias para realizar maravillas y ganar gloriosos despojos sobre sus enemigos…”, VD 56-58.
16 Una de las doce tribus, posesión especial del Señor, quien a su vez era posesión especial suya.
17 Ver 1 Cor 6,17
155
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
197. Tarea especial: Investigar en la VD, 55-59; ver VD 114, las características de los Apóstoles de los últimos tiempos. Escribir al menos 10 características
y comenta las 2 o 3 que te impacten más.
III. RESUMEN
PARA ORAR Y COMPROMETERME
198. En esta última catequesis de esta segunda etapa sobre el conocimiento
de mí mismo, he sido invitado a colocarme frente a la Iglesia y al mundo, como
cristiano y ciudadano, para ver cuál es el compromiso que estoy asumiendo para
la construcción de un mundo mejor, de la civilización del amor y de una Iglesia
viva, santa y misionera. Por ello, he de interrogarme qué más me pide el Señor
que realice en la Parroquia y en el Barrio en el que vivo. Cómo unirme con otras
personas para hacer mayor bien y no limitarme simplemente a quejarme de lo
que hace falta por hacer o de las cosas malas que suceden a diario y que son
noticia.
Recurriré, por ello, a la oración en unión con María para que el Señor me ilumine
y fortalezca para responder mejor a mi misión en el mundo y en esa parte del
mundo, que es la Iglesia, a la cual tengo la dicha de haber sido incorporado(a)
por el Bautismo.
La oración del Santo Rosario, Nos. 410ss., y las Letanías del Espíritu Santo,
No 420 con esta intención prioritaria, serán mis oraciones preferidas en esta
semana.
199. Tarea final de esta etapa: A la luz de las 7 catequesis que hemos meditado sobre el ‘Conocimiento de mí mismo’, escribir uno, dos o tres compromisos
de mejoramiento personal o de proyección social o misionera que voy a asumir
o que voy a mejorar y cómo.
156
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
TERCERA ETAPA
CONOCIMIENTO DE JESÚS
200. Objetivo: Esta es la vida eterna, que te conozcan a ti único Dios verdadero, y a tu enviado, Jesús, como Mesías, Jn 17, 3. He aquí la meta que se
propone esta etapa: el conocimiento de Jesús, el Mesías y en Él, el conocimiento
del misterio de Dios. Un conocimiento que no es simplemente algo intelectual,
sino una experiencia de vida, una presencia de Dios en nosotros: Yo estoy en mi
Padre y ustedes en mí y yo en ustedes, Jn 14,20.
El gran Maestro de este camino espiritual, san Luis María de Montfort, recomienda algunas oraciones especiales para esta etapa. Son ellas: las letanías del
Espíritu Santo, No 420, el himno: ¡Oh Santa María de Mares Estrella!, No 397,
y las letanías del Santo Nombre de Jesús, 421. Más que las fórmulas, lo que se
busca es: -la docilidad a la acción del Espíritu Santo; la presencia activa de
María en esta acción transformadora; la contemplación de Jesucristo. La Lectio
divina será el medio más eficaz, No. 392.
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
Temas:
¿Quién eres Tú, Señor?
El Verbo o la Sabiduría de Dios encarnada.
El Mesías e Hijo de Dios
Yo soy el Pan de Vida.
Yo soy la Vid.
Consagrados a Jesucristo en el Bautismo.
Ustedes son el Cuerpo de Cristo.
157
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
20°. día o 20a. catequesis
¿QUIÉN
I. SUGERENCIAS
ERES
PARA
TÚ, SEÑOR?
INICIAR
201. El gran Maestro de este camino espiritual, san Luis María de Montfort,
recomienda algunas oraciones especiales para esta etapa. Son ellas: las letanías
del Espíritu Santo, No 420, el himno: ¡Oh Santa María de Mares Estrella!, No
397, y las letanías del Santo Nombre de Jesús, 421. Siguiendo al mismo
Montfort, hagamos Lectio divina, No. 392, el medio más eficaz para conocer y
amar a Jesús.
Mi realidad.
A través del catecismo hemos aprendido, quizás, algunas respuestas a esta pregunta crucial: ¿Quién es Jesús? Aquí tratamos de responder no propiamente
desde el catecismo sino desde nuestra propia experiencia personal. Lo que buscamos es ser conscientes de nuestra relación personal con Jesucristo y, por lo
mismo, de su influencia real en mi vida personal, familiar, social y eclesial. Buscamos también, a través de estas catequesis, tener una experiencia más profunda
de Jesucristo que nos lleve a centrar toda nuestra vida en Él y en la sabiduría del
Evangelio como miembro de la Iglesia que Él estableció.
· ¿Quién es Jesucristo para ti?
· ¿Qué te ha ayudado a conocer y amar más a Jesucristo?
· Recuerda alguna anécdota de tu relación con Jesucristo.
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a.
Desde la Palabra de Dios
202. En el pueblo de la Antigua Alianza
Ciertamente, el Pueblo de la Antigua Alianza solamente al final tuvo
algún conocimiento de Jesucristo que a muchos defraudó porque la imagen que tenían del Mesías o Salvador prometido no correspondió con la humilde
imagen del pescador de Galilea, cuyos padre y madre, decían ellos, conocían.
158
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
Pero hubo un pequeño Resto de Israel que reconoció en Jesús la “luz para
alumbrar a las naciones y la gloria del pueblo de Israel”. A este pequeño resto
pertenecen, entre otros, Isabel y su esposo Zacarías, su hijo Juan el Precursor,
también los ancianos Simeón y Ana y ciertamente los Santos Joaquín y Ana, su
hija, María de Nazaret y su esposo José. También los apóstoles y varios hombres y mujeres que creyeron en Jesús y lo siguieron.
203. Testimonio de Zacarías, padre de Juan el Bautista.
Una vez que nació el niño y se le soltó la lengua a Zacarías cuando escribió en
una pizarra: ‘Juan es su nombre’, se llenó del Espíritu Santo y profetizó:
“Bendito sea el Señor, el Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su
Pueblo, y nos ha dado un poderoso Salvador en la casa de David, su servidor, como lo había anunciado mucho tiempo antes por boca de sus santos
profetas, para salvarnos de nuestros enemigos y de las manos de todos los
que nos odian. Así tuvo misericordia de nuestros padres y se acordó de su
santa Alianza, del juramento que hizo a nuestro padre Abraham de concedernos que, libres de temor, arrancados de las manos de nuestros enemigos, lo sirvamos en santidad y justicia bajo su mirada, durante toda nuestra vida.
Y tú, niño, serás llamado Profeta del Altísimo, porque irás delante del Señor preparando sus caminos, para hacer conocer a su Pueblo la salvación
mediante el perdón de los pecados; gracias a la misericordiosa ternura de
nuestro Dios, que nos traerá del cielo la visita del Sol naciente, para iluminar a los que están en las tinieblas y en la sombra de la muerte, y guiar
nuestros pasos por el camino de la paz”.
Descubramos en este texto:
· La imagen o figura que Zacarías traza del Salvador: qué características
tiene, quién le envía, a qué viene, de dónde procede, qué nombres le da…
· ¿Qué me dice el Señor en este pasaje?
159
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
En el pueblo de la Nueva Alianza
204. El Testimonio de san Pablo. La vocación de san Pablo y toda
su vida misionera está íntimamente unida a su experiencia personal gradual y creciente de la presencia de Jesucristo resucitado. Esta presencia la comienza a experimentar al comienzo de su vocación cuando iba camino de Damasco a perseguir y encarcelar a los seguidores de Cristo: “Saulo, Saulo, por
qué me persigues? Es la voz que escucha cuando yace caído por tierra y
enceguecido por una luz potente. Y a la pregunta de Saulo: “Quién eres, Señor”,
escucha esta respuesta “Yo soy Jesús a quien tú persigues”. Es muy lindo leer
el Capítulo 9 de los Hechos que nos describe la vocación de san Pablo desde su
primera experiencia de Dios y de la Iglesia. Al tercer día, gracias a la intervención de Ananías, Pablo recobra la vista y es llenado de Espíritu Santo; permanece un tiempo con los discípulos de Damasco y comienza a anunciar abiertamente
que Jesús es el Mesías Hech 9,22.
205. La experiencia que Pablo va adquiriendo de Jesús hacen de él un místico y
un misionero. Un místico que llega a declarar: “Pero todo lo que hasta ahora
consideraba una ganancia, lo tengo por pérdida, a causa de Cristo. Más
aún, todo me parece una desventaja comparado con el inapreciable conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por él, he sacrificado todas las cosas, a
las que considero como basura, con tal de ganar a Cristo y estar unido a él,
no con mi propia justicia –la que procede de la Ley– sino con aquella que
nace de la fe en Cristo, la que viene de Dios y se funda en la fe. Así podré
conocerlo a él, conocer el poder de su resurrección y participar de sus sufrimientos, hasta hacerme semejante a él en la muerte, a fin de llegar, si es
posible, a la resurrección de entre los muertos.” Filp 3, 7-11.
206. Su configuración con Cristo es tal que dice: “Yo estoy crucificado con
Cristo, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí: la vida que sigo viviendo en la carne, la vivo en la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó
por mí. Yo no anulo la gracia de Dios: si la justicia viene de la Ley, Cristo
ha muerto inútilmente.” Gal 2,19-21.
Destaquemos y examinemos:
· ¿Qué cambios se dieron en Saulo de Tarso después de que conoció a
Jesucristo?
160
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
· ¿Qué cambios se han dado en mi vida desde que cultivo una relación
personal con Cristo?
207. b. En la Palabra de la Iglesia.
Ya que lo más importante en relación con Jesucristo, es el encuentro personal
con Él, vamos a presentar un medio muy efectivo que nos propone la tradición
de la Iglesia y que se llama la Lectio Divina, Ver aquí No. 392.
“La tradición de la Iglesia ha introducido la práctica de la Lectio divina, lectura
orante en el Espíritu Santo, capaz de abrir al fiel no sólo el tesoro de la Palabra
de Dios sino también de crear el encuentro con Cristo, Palabra divina y viviente.
1. Ésta se abre con la lectura (lectio) del texto que conduce a preguntarnos
sobre el conocimiento auténtico de su contenido práctico: ¿qué dice el texto
bíblico en sí?
2. Sigue la meditación (meditatio) en la cual la pregunta es: ¿qué me dice el
texto bíblico?
3. De esta manera se llega a la oración (oratio) que supone otra pregunta: ¿qué
le decimos al Señor como respuesta a su Palabra?
4. Se concluye con la contemplación (contemplatio) durante la cual asumimos
como don de Dios la misma mirada para juzgar la realidad y nos preguntamos: ¿qué conversión de la mente, del corazón y de la vida nos pide el Señor?”;
del Mensaje final a los fieles de los Obispos del Sínodo sobre la Palabra
de Dios en la vida y misión de la Iglesia, Oct. 2008.
c. En San Luis María de Montfort.
Sobre el fin último del Culto a María.
208. “El fin último de toda devoción debe ser Jesucristo, Salvador del mundo,
verdadero Dios y verdadero hombre18. De lo contrario, tendríamos una devoción falsa y engañosa.
18 El mensaje del P. de Montfort es auténticamente cristocéntrico. Quien quiera convencerse de ello
y ver en extenso los fundamentos de su doctrina mariana puede leer y meditar su libro «El Amor
de la Sabiduría Eterna» (ASE). La devoción mariana aparece allí (Nº 203ss) como el cuarto y más
eficaz medio para alcanzar la Sabiduría, Jesucristo. (ver también las fórmulas de consagración, vgr.
ASE 223).
161
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
Jesucristo es el alfa y la omega, el principio y el fin, Ap 1,8; 21,6, de todas las
cosas. La meta de nuestro ministerio escribe San Pablo es construir el cuerpo
de Cristo; hasta que todos, sin excepción, alcancemos la edad adulta... Ef
4,13. Efectivamente, sólo en Cristo habita realmente la plenitud total de la
divinidad, Col 2,9, y todas las demás plenitudes de gracia, virtud y perfección.
Sólo en Cristo hemos sido bendecidos con toda bendición del Espíritu, Ef
1,3.
Porque El es el único Maestro que debe enseñarnos,
el único Señor de quien debemos depender,
la única Cabeza a la que debemos estar unidos,
el único Modelo a quien debemos asemejarnos,
el único Médico que debe curarnos,
el único Pastor que debe apacentarnos,
el único Camino que debe conducirnos,
la única Verdad que debemos creer,
la única Vida que debe vivificarnos
y el único Todo que en todo debe bastarnos.” VD 61.
III. RESUMEN
PARA ORAR Y COMPROMETERME
209. A la pregunta ¿Quién eres Tú, Señor?, hemos escuchado las respuestas de
cada uno nosotros y en especial la de Zacarías, la de Pablo, la del mismo Cristo,
en una breve intervención, y la de san Luis María de Montfort. También hemos
aprendido un sencillo esquema que nos presenta la Iglesia para practicar la Lectio
Divina, como medio especial para el encuentro personal con el Señor, a través
de la Palabra viva de Dios. Por ello, estamos invitados a practicar en adelante
este método de lectura orante y sapiencial de la Palabra divina. En No. 392
encontramos un método sencillo para hacer la Lectio divina en unión con María.
Tarea: Hacer Lectio divina a partir de este texto: Filipenses 3, 7-11.
No olvidar las oraciones que Montfort recomienda para esta semana. Tener en
cuenta lo que dice el P. Pío: “Más que las fórmulas, lo que se busca es: -la
docilidad a la acción del Espíritu Santo; la presencia activa de María en esta
acción transformadora; la contemplación de Jesucristo.”
162
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
21°. día o 21a. catequesis
EL VERBO
O LA
SABIDURÍA
DE
DIOS
ENCARNADA
I.
SUGERENCIAS PARA INICIAR
210. San Luis María de Montfort, el gran Maestro de este camino espiritual del
Totus Tuus, recomienda algunas oraciones especiales para esta etapa: las letanías del Espíritu Santo, No 420, el himno: ¡Oh Santa María de Mares Estrella!,
No 397, y las letanías del Santo Nombre de Jesús, 421. añadamos a ello, la
Lectio divina.
Mi realidad.
En el itinerario montfortiano es muy importante conocer y reconocer a Jesucristo como la Sabiduría de Dios, y a la Palabra de Dios escrita como la mesa
de la Sabiduría divina. Jesucristo no sólo fue Profeta y Sacerdote sino también
Sabio.
Los libros de la Antigua Alianza se pueden clasificar en históricos, proféticos y
sapienciales. Estos últimos son: Los Salmos, Cantar de los Cantares y especialmente: Proverbios, Job, Eclesiastés, Eclesiástico y Sabiduría. Ellos alimentan la
corriente sapiencial que culmina en la Nueva Alianza con la Persona de Jesucristo y su sabiduría expresada en el Evangelio y escritos de la Nueva Alianza.
San Luis María de Montfort escribió el famoso libro “EL AMOR DE LA SABIDURÍA
ETERNA”, ASE, basado en el libro de la Sabiduría. En él nos enseña lo que ha
sido la Sabiduría de Dios antes de la Encarnación, en la Encarnación y después
de la Encarnación, y los medios para poseer y conservar esta divina Sabiduría
para configurarnos con Jesucristo. Por ello, es tan importante que leamos y meditemos este libro ASE que contiene en Síntesis, juntamente con la VD y SM, la
espiritualidad montfortiana.
A través de los textos más importantes de la corriente sapiencial de la Antigua y
la Nueva Alianza, san Luis María nos hace descubrir la Sabiduría de Dios en la
Creación y en la Revelación. Y nos presenta la Sabiduría de Dios como don y
como Persona. Como don, es el máximo don que puede otorgarnos el Espíritu
163
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
Santo y como Persona, es el mismo Jesucristo, la Sabiduría de Dios increada y
encarnada.
Como sabio pedagogo, san Luis María nos presenta las falsas sabidurías mundana y diabólica –ver Catequesis 8: Sabiduría del Mundo y Diabólica, para
mostrarnos su astucia, su insidia, su hipocresía y su seducción que conducen a
una vida mediocre y de componendas, a prenderle una vela a Dios y otra al
Diablo, a pretender caminar con un pie en Evangelio y con otro en lo mundano.
No puedo servir a Dios y a los ídolos, aunque muchas veces les he quemado
incienso. No puedo servir a dos señores… Por ello, el reto es quedarme “con
Jesucristo, la Sabiduría eterna y encarnada, fuera de la cual todo es extravío,
mentira y muerte: Yo soy el camino, la verdad y la vida, Jn 14,6”, ASE 89.
· Diga algunas características de la sabiduría mundana y de la sabiduría
diabólica
· Investigue algunas de las características de la Sabiduría divina según el
libro de la Sabiduría.
· ¿Qué diferencia la sabiduría de Jesucristo de la sabiduría mundana y diabólica?
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
211. En el pueblo de la Antigua Alianza.
Oré, y me fue dada la prudencia, supliqué, y descendió sobre mí el
espíritu de la Sabiduría. La preferí a los cetros y a los tronos, y tuve
por nada las riquezas en comparación con ella. No la igualé a la piedra
más preciosa, porque todo el oro, comparado con ella, es un poco de arena;
y la plata, a su lado, será considerada como barro. La amé más que a la
salud y a la hermosura, y la quise más que a la luz del día, porque su resplandor no tiene ocaso. Junto con ella me vinieron todos los bienes, y ella
tenía en sus manos una riqueza incalculable. Yo gocé de todos esos bienes,
porque la Sabiduría es la que los dirige, aunque ignoraba que ella era su
madre. La aprendí con sinceridad y la comunico sin envidia, y a nadie le
oculto sus riquezas. Porque ella es para los hombres un tesoro inagotable:
los que la adquieren se ganan la amistad de Dios, ya que son recomendados
a él por los dones de la instrucción.
164
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
La Sabiduría es más ágil que cualquier movimiento; a causa de su pureza,
lo atraviesa y penetra todo. Ella es exhalación del poder de Dios, una emanación pura de la gloria del Todopoderoso: por eso, nada manchado puede
alcanzarla. Ella es el resplandor de la luz eterna, un espejo sin mancha de
la actividad de Dios y una imagen de su bondad. Aunque es una sola, lo
puede todo; permaneciendo en sí misma, renueva el universo; de generación en generación, entra en las almas santas, para hacer amigos de Dios y
profetas. Porque Dios ama únicamente a los que conviven con la Sabiduría. Ella, en efecto, es más radiante que el sol y supera a todas las constelaciones; es más luminosa que la misma luz, ya que la luz cede su lugar a la
noche, pero contra la Sabiduría no prevalece el mal, Sab 7, 7-14.24-30.
212. En este pasaje se presenta la sabiduría como don divino fruto de la oración.
Su precio es superior a todos los bienes más preciosos como la belleza, la salud,
el dinero y la luz, valores muy apreciados en la cultura griega. Como todo don, la
sabiduría se acrecienta en la medida en que se comparte. Quien adquiere este
don se vuelve amigo de Dios.
La segunda parte del texto nos habla de la naturaleza y características de la
Sabiduría en relación con Dios, con la creación y con la historia. Los términos
empleados son tan sublimes y sus efectos tan maravillosos, que después serán
retomados por san Juan y san Pablo al hablar de la persona misma de Jesucristo,
ver Jn 1,3.10.14; Col 1,15-17; Heb 1,3.
213. Siempre me han impresionado mucho estas características de la Sabiduría
divina: Ella es el resplandor de la luz eterna, un espejo sin mancha de la
actividad de Dios y una imagen de su bondad, Sab 7, 26, por la relación que
encuentro con la revelación posterior de cada una de las 3 Personas divinas y
con lo que en filosofía aristotélico-tomista se llaman los “ tres trascendentales del
ser”, es decir, aquello que caracteriza a todos los seres: su existencia, su verdad
y su bondad. Todo ser: 1. existe, 2. es verdadero y 3. es bueno. Dios: 1. existe
(energía, poder) y es fuente de toda existencia, 2. es luz inextinguible y fuente de
toda luz (verdad, sabiduría) y 3. es amor (bondad): Padre, Hijo y Espíritu
Santo…
165
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
En el pueblo de la Nueva Alianza
214. El Testimonio de san Juan. Al principio existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. Al principio estaba junto a
Dios. Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra y sin ella no se
hizo nada de todo lo que existe. En ella estaba la vida, y la vida era la luz de
los hombres. La luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la recibieron.
Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros. Y nosotros hemos visto
su gloria, la gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y
de verdad, Jn 1,1-5.14.
Comentando el Prólogo del Evangelio según san Juan, dice Benedicto XVI: “Se
trata de un texto admirable que ofrece una síntesis vertiginosa de toda la fe
cristiana. De toda su experiencia meditada en su corazón, san Juan sacó una
certeza íntima: Jesús es la Sabiduría de Dios encarnada, es su Palabra eterna,
que se hizo hombre mortal.”
215. El Testimonio de san Pablo.
La sabiduría del mundo y la sabiduría cristiana. El mensaje de la cruz es
una locura para los que se pierden, pero para los que se salvan –para nosotros– es fuerza de Dios. Porque está escrito: Destruiré la sabiduría de los
sabios y rechazaré la ciencia de los inteligentes. ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde el hombre culto? ¿Dónde el razonador sutil de este mundo? ¿Acaso Dios
no ha demostrado que la sabiduría del mundo es una necedad? En efecto,
ya que el mundo, con su sabiduría, no reconoció a Dios en las obras que
manifiestan su sabiduría, Dios quiso salvar a los que creen por la locura de
la predicación. Mientras los judíos piden milagros y los griegos van en busca de sabiduría, nosotros, en cambio, predicamos a un Cristo crucificado,
escándalo para los judíos y locura para los paganos, pero fuerza y sabiduría de Dios para los que han sido llamados, tanto judíos como griegos.
Porque la locura de Dios es más sabia que la sabiduría de los hombres, y la
debilidad de Dios es más fuerte que la fortaleza de los hombres, 1Cor 1,1825.
166
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
El contenido de la predicación de Pablo es un Cristo crucificado que expresa la
sabiduría y el poder de Dios y que confunde la sabiduría de los que esperan
cosas extraordinarias o milagros y de los autosuficientes porque creen que saben mucho. Se trata de la humilde y poderosa sabiduría del amor que conduce a
Jesucristo hasta la locura de la Cruz. ¡Desde ahí reina…! No tiene otro trono…
216. Este Cristo es también para san Pablo “Imagen del Dios invisible, primogénito de toda la creación, porque por Él fue creado todo, en el cielo y
en la tierra, lo visible y lo invisible… Por medio de Él quiso reconciliar todo
cuanto existe, restableciendo la paz por la sangre de la cruz tanto en las
criaturas de la tierra como en las del cielo”, Col 1,15-16.19.
Vemos que un efecto maravilloso de la muerte de Jesucristo en la Cruz ha sido
reconciliar todo cuanto existe destruyendo por su sangre el muro que separa a
los hombres: el odio, ver Ef. 2,15.
217. También nos dice el Espíritu santo por san Pablo que “En esta etapa final
Dios nos ha hablado por medio de su Hijo… por quien creó el universo. Él
es reflejo de su gloria, imagen misma de lo que Dios es, y mantiene el universo con su Palabra poderosa, Heb, 1,2-3.
Jesucristo ocupa, pues, el centro de la historia en las relaciones de Dios con los
seres humanos. A través de Él, Dios ha pronunciado su palabra definitiva. Ya no
hay nueva revelación. Lo que hay es una mejor comprensión de la misma. Jesucristo es la Sabiduría del proyecto creador – salvador de Dios…
218. Por todo ello, hemos de pedir constantemente “al Dios de nuestro Señor
Jesucristo, Padre de la gloria, que nos conceda su Espíritu de sabiduría y
revelación, para que nos permita conocerlo verdaderamente”, ver Filp.
1,17. Esto es lo que estamos buscando en esta etapa de preparación y lo que
hemos de pretender a lo largo de toda nuestra vida…
167
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
b. Desde la Palabra de la Iglesia
219. En Aparecida: DA. “Procedemos de un designio divino de sabiduría y
amor”, DA 28. “Como discípulos de Jesús nos sentimos invitados a dar gracias
por el don de la creación, reflejo de la sabiduría y belleza del Logos creador”,
DA 489.
Por todo ello hemos de cultivar una actitud contemplativa que sólo es posible en
el silencio y la oración.
“Los cristianos necesitamos recomenzar desde Cristo, desde la contemplación
de quien nos ha revelado en su misterio la plenitud del cumplimiento de la vocación humana y de su sentido. Necesitamos hacernos discípulos dóciles, para
aprender de Él, en su seguimiento, la dignidad y plenitud de la vida. Y necesitamos, al mismo tiempo, que nos consuma el celo misionero para llevar al corazón
de la cultura de nuestro tiempo, aquel sentido unitario y completo de la vida
humana que ni la ciencia, ni la política, ni la economía ni los medios de comunicación podrán proporcionarle. En Cristo Palabra, Sabiduría de Dios, ver 1 Cor 1,
30, la cultura puede volver a encontrar su centro y su profundidad, desde donde
se puede mirar la realidad en el conjunto de todos sus factores, discerniéndolos
a la luz del Evangelio y dando a cado uno su sitio y su dimensión adecuada”, DA
41.
Nuestra tarea cristiana es, pues, transformar la cultura en sus diversas manifestaciones y medios de comunicación, con la Sabiduría del Evangelio…
c. En San Luis María de Montfort.
220. Sobre la encantadora belleza e inefable dulzura de la Sabiduría Encarnada
“La Sabiduría se encarnó con la única finalidad de atraer a su amor e imitación
los corazones humanos. Por ello se ha complacido en adornarse con todas las
amabilidades y dulzuras humanas más atrayentes y delicadas, sin defecto ni fealdad alguna” ASE 117.
168
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
[LA SABIDURÍA ES DULCE EN SU ORIGEN] “Considerada en su origen, la Sabiduría
es toda bondad y dulzura. Es el don del amor del Padre eterno y fruto del amor
del Espíritu Santo. El amor nos la da y el amor la forma: Tanto amó Dios al
mundo, que dio a su Hijo único, Jn 3,16. De suerte que es toda amor, o mejor,
el amor mismo del Padre y del Espíritu Santo.
Nació de la más dulce, tierna y hermosa de todas las madres, la divina María19.
¿Quieres conocer la dulzura de Jesús? Trata de conocer antes la dulzura de
María, su Madre, a quien se asemeja en la dulzura del temperamento. Jesús es el
Hijo de María, y por ello no puede haber en Él arrogancia, ni severidad, ni
fealdad. Infinitamente menos aún que en su Madre, por cuanto es la Sabiduría
eterna, la dulzura y la belleza personificadas.” ASE 118.
[LA SABIDURÍA ES DULCE EN SU NOMBRE] “Y ¿qué nos indica el nombre de Jesús
–que es el nombre propio de la Sabiduría encarnada- sino una caridad ardiente,
un amor infinito y una dulzura encantadora? ¡Jesús, Salvador, es decir, el que
salva al ser humano, aquel cuya característica es amar y salvar al ser humano!
“Nada se canta más suave,
nada se oye con más gozo,
nada se piensa más dulce
que Jesús, Hijo de Dios.”20
¡Oh! ¡Cuán dulce es al oído y al corazón de los predestinados el nombre de
Jesús!
Dulce miel en la boca, melodía en el oído, júbilo en el corazón21, ASE 120.
19 La expresión María divina puede parecer sorprendente. Quiere subrayar la cercanía de la Madre
de la Sabiduría a la divinidad: es morada de Dios, templo de Dios, ciudad de Dios, paraíso de
Dios... (Ver VD 2ss; 264).
20 «Nil canitur suavius, / Nil auditur iucundius, / Nil cogitatur dulcius, /Quam Iesus, Dei Filius», del
himno «Iesu dulcis memoria«, atribuido, sin razón, a San Bernardo (ver PL 184,1307).
21 «Mel in ore, in aure melos, in corde iubilus» (San Bernardo, Sermo 15 in Cantica: PL 183,847).
169
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
III. RESUMEN
PARA ORAR Y COMPROMETERME
221. Jesucristo es la Sabiduría increada y encarnada. En Él reside la plenitud de
la divinidad y, por tanto, toda la riqueza de la Sabiduría y de la Gracia.
San Luis María de Montfort nos ha dejado en su famoso libro “El Amor de la
Sabiduría Eterna” una enseñanza maravillosa para que podamos conocer lo que
es la Sabiduría de Dios antes de la Encarnación, en la Encarnación y después de
la Encarnación y los medios para que podamos adquirir y conservar esta Sabiduría. De ahí la importancia de leer y meditar este libro.
La Consagración Total a Jesús por María se orienta precisamente a dicha finalidad, para que podamos ser “perfectos discípulos, imitadores y esclavos” de la
Sabiduría Encarnada, Jesucristo.
A lo largo de la Antigua y de la Nueva Alianza, encontramos toda una corriente
sapiencial que desemboca en Cristo, Sabiduría de Dios, en la sabiduría de las
bienaventuranzas, de las Parábolas, del Mandamiento Nuevo, es decir, en la
Sabiduría del Evangelio. Por ello, la Santa Biblia es la Mesa de la Sabiduría…
Tarea: Leer y resumir destacando lo que consideres más importante en los
Capítulos 10 y 11 del Amor de la Sabiduría Eterna sobre la Encantadora
Belleza y Dulzura de la Sabiduría Encarnada, ASE 117-132. No olvidar
las oraciones que Montfort recomienda para esta semana. Tener presente lo
más importante: la docilidad a la acción del Espíritu Santo; la presencia activa de
María en esta acción transformadora; la contemplación de Jesucristo.
170
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
22°. día o 22a. catequesis
EL MESÍAS
I. SUGERENCIAS
PARA
E
HIJO
DE
DIOS
INICIAR
222. Oraciones especiales recomendadas para esta etapa: las letanías del Espíritu Santo, No 420, el himno: ¡Oh Santa María de Mares Estrella!, No 397, y
las letanías del Santo Nombre de Jesús, 421. La Lectio divina, el medio más
eficaz para conocer y amar a Jesús.
Mi realidad.
Benedicto XVI dice que la diferencia entre utopía y escatología es que la utopía
es una propuesta humana que se pretende lograr con medios humanos, en cambio la escatología es una propuesta divina que se logra con la ayuda de Dios. Las
ideologías proponen utopías como la marxista: una sociedad sin clases que pasa
por la lucha de clases y la dictadura del proletariado y que justifica todos los
medios de lucha, incluso la armada… O también otra utopía que ha prevalecido
en la historia humana: si quieres la paz, prepárate para la guerra; entonces los
humanos terminan desconfiando más unos de otros y armándose unos contra
otros como medio para obtener la paz… Hasta ahora se ha demostrado que la
guerra no es el camino para la paz, que la violencia engendra más violencia, que
con la guerra todos perdemos, que con la paz todos ganamos. La escatología
cristiana apunta al ideal de la fraternidad universal y a la vida plena como hijos
del mismo Padre. Jesucristo ha derribado el muro que separa los pueblos: el
odio. Jesucristo hace posible que el ser humano viva como hermano universal y
que viva para siempre.
La historia de la humanidad está llena de falsos mesianismos y de falsos mesías…
La Nueva Era es una nueva ideología que promete restablecer el paraíso perdido sin contar con Dios y endiosando al ser humano. Excluye la soberanía del
Dios vivo y personal que se nos ha revelado en la antigua y nueva Alianza y
especialmente en la persona divina y humana de Jesucristo.
171
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
La cultura dominante hoy en día conduce a un subjetivismo exagerado que
relativiza todo y justifica todo y a un agnosticismo que excluye a Dios de nuestra
historia y de nuestra vida personal y social.
Es posible que yo haya caído consciente o inconscientemente en falsos
mesianismos y en ideologías irrealizables… Hay ideologías economicistas como
el capitalismo o neocapitalismo liberal que colocan en un sistema económico la
solución a los grandes problemas de la humanidad. Hay ideologías psicologistas
que colocan la restauración del ser humano en medios simplemente humanos
que ciertamente ayudan pero no bastan… Pues la herida más profunda del ser
humano es el pecado y este no se cura ni con plata ni con tratamientos psicológicos o psiquiátricos ni con una buena política o con un buen político… Sólo
Jesús es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo…
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
223. En el pueblo de la Antigua Alianza.
A lo largo de su historia, Dios siempre consoló a su Pueblo con la esperanza de un Mesías, ungido de Dios y Salvador. En los libros de la
Antigua Alianza encontramos varios oráculos que nos hablan de ello. Tan arraigada quedó la promesa de un Mesías enviado por Dios que los judíos que no
aceptaron a Cristo como Mesías, todavía esperan la venida del Mesías.
Los libros de Samuel relatan una historia que llega a su etapa de madurez con
la formación del reino de David. En el centro de la narración, el oráculo de
Natán, 2 Sam 7, 1-17, asegura la continuidad de la dinastía davídica en el trono
de Israel. Así la historia de David adquiere un significado profético y mesiánico.
El recuerdo de esta historia fue perfilando en Israel la figura ideal de un descendiente de David, de un “nuevo” David, el Ungido del Señor, el Mesías. Y “cuando se cumplió el tiempo establecido”, Gál 4, 4 “de la descendencia de David, como lo había prometido, Dios hizo surgir para Israel un Salvador, que
es Jesús”, Hech 13, 23.
224. Cuando David se estableció en su casa y el Señor le dio paz, librándolo de todos sus enemigos de alrededor, el rey dijo al profeta Natán: “Mira,
172
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
yo habito en una casa de cedro, mientras el Arca de Dios está en una tienda
de campaña”. Natán respondió al rey: “Ve a hacer todo lo que tienes pensado, porque el Señor está contigo”. Pero aquella misma noche, la palabra
del Señor llegó a Natán en estos términos: “Ve a decirle a mi servidor David: Así habla el Señor: ¿Eres tú el que me va a edificar una casa para que
yo la habite? Desde el día en que hice subir de Egipto a los israelitas hasta
el día de hoy, nunca habité en una casa, sino que iba de un lado a otro, en
una carpa que me servía de morada. Y mientras caminaba entre los israelitas, ¿acaso le dije a uno solo de los jefes de Israel, a los que mandé apacentar a mi Pueblo: ‘¿Por qué no me han edificado una casa de cedro?’. Y
ahora, esto es lo que le dirás a mi servidor David: Así habla el Señor de los
ejércitos: Yo te saqué del campo de pastoreo, de detrás del rebaño, para
que fueras el jefe de mi pueblo Israel. Estuve contigo dondequiera que
fuiste y exterminé a todos tus enemigos delante de ti. Yo haré que tu nombre sea tan grande como el de los grandes de la tierra. Fijaré un lugar para
mi pueblo Israel y lo plantaré para que tenga allí su morada. Ya no será
perturbado, ni los malhechores seguirán oprimiéndolo como lo hacían antes, desde el día en que establecí Jueces sobre mi pueblo Israel. Yo te he
dado paz, librándote de todos tus enemigos. Y el Señor te ha anunciado que
él mismo te hará una casa. Sí, cuando hayas llegado al término de tus días
y vayas a descansar con tus padres, yo elevaré después de ti a uno de tus
descendientes, a uno que saldrá de tus entrañas, y afianzaré su realeza. Él
edificará una casa para mi Nombre, y yo afianzaré para siempre su trono
real. Seré un padre para él, y él será para mí un hijo. Si comete una falta, lo
corregiré con varas y golpes, como lo hacen los hombres. Pero mi fidelidad
no se retirará de él, como se la retiré a Saúl, al que aparté de tu presencia.
Tu casa y tu reino durarán eternamente delante de mí, y tu trono será estable para siempre”. Natán comunicó a David toda esta visión y todas estas
palabras, 2 Sam 7, 1-17.
225. En el libro del Profeta Zacarías encontramos el anuncio mesiánico y escatológico de la restauración y gloria de la futura Jerusalén y de la casa de David:
Aquel día, yo me pondré a destruir todas las naciones que vendrán contra
Jerusalén. Derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Jerusalén un espíritu de gracia y de súplica; y ellos mirarán hacia mí. En
cuanto al que ellos traspasaron, se lamentarán por él como por un hijo
único y lo llorarán amargamente como se llora al primogénito, Zac 12,910. La restauración mesiánica está, pues, vinculada “al que ellos traspasaron”,
173
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
que evoca la misteriosa imagen del Siervo sufriente del cual habla el profeta
Isaías: “Que fue traspasado por nuestros pecados”, Is 53,5. Todo el país será
purificado y sólo quedará un “resto”, del que Dios dirá: “¡Este es mi Pueblo! ”, mientras ese “resto” dirá: “¡El Señor es mi Dios! ” Zac 13.9.
En el pueblo de la Nueva Alianza.
226. Para san Juan, “el traspasado” y llorado “como se llora al primogénito” es Jesús, cuyo costado abierto se convirtió en la fuente por excelencia de la
salvación, Jn. 19. 34, 37. Y el Apocalipsis retoma este oráculo de Zacarías para
anunciar que “por él se golpearán el pecho todas las razas de la tierra”,
Apoc. 1. 7. A su vez, san Mateo y san Marcos ponen en boca de Jesús la frase
de Zac 13. 7: “Hiere al pastor y que se dispersan las ovejas”, para referirse al
abandono de sus discípulos durante la Pasión, Mt. 26. 31; Mc. 14. 27.
227. San Mateo nos presenta la genealogía de Jesucristo como hijo de Abraham
e hijo de David, ver Mat 1,17.
Al narrarnos el origen de Jesucristo, Mateo lo presenta como descendiente de
David. Este fue el origen de Jesucristo: María, su madre, estaba comprometida con José y, cuando todavía no habían vivido juntos, concibió un hijo
por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era un hombre justo y no
quería denunciarla públicamente, resolvió abandonarla en secreto. Mientras pensaba en esto, el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo:
“José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que ha
sido engendrado en ella proviene del Espíritu Santo. Ella dará a luz un hijo,
a quien pondrás el nombre de Jesús, porque él salvará a su Pueblo de todos
sus pecados”, Mt 1, 18-21.
228. Mateo reconoce que en Belén se ha cumplido la profecía de Miqueas que
anunciaba el lugar del nacimiento del Jefe y Pastor de Israel, ver Mt 2,6; Miq
5,1ss. Cuando Herodes tiene noticia que ha nacido “el Rey de Israel” lo persigue a muerte, ver Mt 2,2.
Como podemos apreciar, la imagen del Mesías como Rey va cambiando de
perspectiva política, militar y social a la de Salvador como Siervo sufriente que
viene a salvarnos de todos nuestros pecados. Salvación que sólo puede realizar174
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
se cuando hay conversión. La salvación y el Salvador son don de Dios. Esto es
escatología y no utopía fruto de alguna ideología…
229. La entrada humilde y triunfal de Jesús a Jerusalén manifiesta con más claridad el tipo de mesianismo que viene a realizar Jesucristo, quien “no vino a ser
servido sino a servir y a dar su vida en rescate por muchos”:
Cuando se acercaron a Jerusalén y llegaron a Betfagé, al monte de los
Olivos, Jesús envió a dos discípulos, diciéndoles: “Vayan al pueblo que está
enfrente, e inmediatamente encontrarán un asna atada, junto con su cría.
Desátenla y tráiganmelos. Y si alguien les dice algo, respondan: “El Señor
los necesita y los va a devolver en seguida””. Esto sucedió para que se
cumpliera lo anunciado por el Profeta: Digan a la hija de Sión: Mira que tu
rey viene hacia ti, humilde y montado sobre un asna, sobre la cría de un
animal de carga, ver Zac 9,9. Los discípulos fueron e hicieron lo que Jesús
les había mandado; trajeron el asna y su cría, pusieron sus mantos sobre
ellos y Jesús se montó. Entonces la mayor parte de la gente comenzó a
extender sus mantos sobre el camino, y otros cortaban ramas de los árboles
y lo cubrían con ellas. La multitud que iba delante de Jesús y la que lo
seguía gritaba: “¡Hosanna al Hijo de David!¡Bendito el que viene en nombre del Señor!¡Hosanna en las alturas!”.Cuando entró en Jerusalén, toda la
ciudad se conmovió, y preguntaban: “¿Quién es éste?”. Y la gente respondía: “Es Jesús, el profeta de Nazaret de Galilea”, Mt 21, 1-11.
230. “Hijo de David”: este es el título por excelencia que los judíos daban al
futuro Mesías, de quien se esperaba la restauración del reino de David. Por eso
la Iglesia primitiva aplicó este título a Cristo. Ver Mt 9. 27; 12. 23; 20. 30-31;
21. 9; 22. 41-45; Lc. 1. 32; Jn. 7. 42; Rom. 1. 3; 2 Tim. 2. 8; Apoc. 5. 5; 22.
16. “Cristo” significa “Ungido”, o sea, “consagrado por la unción”, y es la traducción griega de la palabra hebrea “Mesías”
231. El Evangelista san Lucas, en la Anunciación a María y en el Cantico de
Zacarías, destaca que Jesús es el Mesías, hijo de David: Concebirás y darás a
luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y será llamado
Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará
sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin, Lc 1,31-33.
175
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
232. Entonces Zacarías, su padre, quedó lleno del Espíritu Santo y dijo
proféticamente: “Bendito sea el Señor, el Dios de Israel, porque ha visitado
y redimido a su Pueblo, y nos ha dado un poderoso Salvador en la casa de
David, su servidor, como lo había anunciado mucho tiempo antes por boca
de sus santos profetas, para salvarnos de nuestros enemigos y de las manos
de todos los que nos odian. Así tuvo misericordia de nuestros padres y se
acordó de su santa Alianza, del juramento que hizo a nuestro padre Abraham
de concedernos que, libres de temor, arrancados de las manos de nuestros
enemigos, lo sirvamos en santidad y justicia bajo su mirada, durante toda
nuestra vida”, Lc 1, 67-75.
233. Jesús el Hijo de Dios. El Evangelio según san Juan, concluye con estas
palabras: Jesús realizó además muchos otros signos en presencia de sus discípulos, que no se encuentran relatados en este Libro. Estos han sido escritos para que ustedes crean que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y creyendo, tengan Vida en su Nombre, Jn 20, 30-31. A través de todo el Evangelio,
desde el Prólogo hasta la Cruz, pasando por las tentaciones del Demonio y el
juicio en el Sanedrín, se proclama que Jesús es el Hijo de Dios. Esta declaración
explícita de Jesús fue causa de su condenación a muerte.
234. Se celebraba entonces en Jerusalén la fiesta de la Dedicación. Era
invierno, y Jesús se paseaba por el Templo, en el Pórtico de Salomón. Los
judíos lo rodearon y le preguntaron: “¿Hasta cuándo nos tendrás en suspenso? Si eres el Mesías, dilo abiertamente”. Jesús les respondió:
“Ya se lo dije, pero ustedes no lo creen. Las obras que hago en nombre de mi
Padre dan testimonio de mí, pero ustedes no creen, porque no son de mis
ovejas. Mis ovejas escuchan mi voz, yo las conozco y ellas me siguen. Yo les
doy Vida eterna: ellas no perecerán jamás y nadie las arrebatará de mis
manos. Mi Padre, que me las ha dado, es superior a todos y nadie puede
arrebatar nada de las manos de mi Padre. El Padre y yo somos una sola
cosa”. Los judíos tomaron piedras para apedrearlo. Entonces Jesús dijo:
“Les hice ver muchas obras buenas que vienen del Padre; ¿por cuál de ellas
me quieren apedrear? ”. Los judíos le respondieron: “No queremos
apedrearte por ninguna obra buena, sino porque blasfemas, ya que, siendo
hombre, te haces Dios”, Jn 10,22-33.
176
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
b. Desde la Palabra de la Iglesia
235. CREO EN JESUCRISTO, SU ÚNICO HIJO, NUESTRO SEÑOR, En los números.
430- 451 del Catecismo de la Iglesia Católica encontramos la explicación amplia de este artículo de nuestra fe. En el Resumen de estos números, dice el
Catecismo:
452. El nombre de Jesús significa “Dios salva”. El niño nacido de la
Virgen María se llama “Jesús” porque él salvará a su pueblo de sus pecados, Mt 1, 21; No hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres por
el que nosotros debamos salvarnos, Hch 4, 12.
453. El nombre de Cristo significa “Ungido”, “Mesías”. Jesús es el
Cristo porque Dios le ungió con el Espíritu Santo y con poder, Hch 10,
38. Era el que ha de venir, Lc 7, 19, el objeto de la esperanza de Israel,
Hch 28, 20.
454. El nombre de Hijo de Dios significa la relación única y eterna de
Jesucristo con Dios su Padre: el es el Hijo único del Padre, ver Jn 1, 14. 18;
3, 16. 18, y Él mismo es Dios, ver Jn 1, 1. Para ser cristiano es necesario
creer que Jesucristo es el Hijo de Dios, ver Hch 8, 37; 1 Jn 2, 23.
455. El nombre de Señor significa la soberanía divina. Confesar o invocar a Jesús como Señor es creer en su divinidad: Nadie puede decir: “¡Jesús es Señor!” sino por influjo del Espíritu Santo, 1 Co 12, 3.
c. En San Luis María de Montfort.
236. La Sabiduría de la cual trata san Luis María de Montfort en su famoso libro
ASE es la Sabiduría divina como don y como Persona:
“La sabiduría sobrenatural se divide en sustancial e increada y en accidental y
creada. La sabiduría accidental y creada es la comunicación que hace de sí
misma a los humanos la Sabiduría increada; en otras palabras: es el don de la
sabiduría. La sabiduría sustancial e increada, a su vez, es el Hijo de Dios,
segunda persona de la Santísima Trinidad, es decir, la Sabiduría eterna en
la eternidad y Jesucristo en el tiempo. Hablamos de esta Sabiduría eterna”,
ASE 13.
177
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
237. Recogiendo la enseñanza de la santa Biblia y de la Iglesia, Montfort centra
toda su cristología y espiritualidad en el misterio de la Encarnación de la Sabiduría eterna en María por obra del Espíritu Santo, gracias al exceso del amor de
Dios Padre:
“Observa cómo, en el instante en que María otorgó su consentimiento de ser
Madre de Dios, se obraron múltiples prodigios. El Espíritu Santo formó de la
purísima sangre de María un cuerpecito y lo organizó con perfección. Dios creó
el alma más perfecta que jamás ha creado. La Sabiduría increada, el Hijo de
Dios, se unió en realidad de persona a ese cuerpo y esa alma. Y así se realizó
este gran portento del cielo y de la tierra, este prodigioso exceso del amor de
Dios: El Verbo se hizo carne, Jn 1,14. La Sabiduría eterna se ha encarnado.
Dios se ha hecho hombre sin dejar de ser Dios. Este Hombre-Dios se llama
Jesucristo, es decir, Salvador, Mt 1,21; Lc 1,31”, ASE 108.
III. RESUMEN
PARA ORAR Y COMPROMETERME
238. Jesucristo es el Mesías o ungido de Dios prometido y esperado como
Salvador de su Pueblo. No se nos ha dado otro nombre bajo el cielo por el cual
podamos ser salvos. Él es el Hijo de Dios que ha venido a traernos vida plena.
Sólo puede ser cristiano quien cree que Jesucristo es el Mesías, el Hijo de Dios
y el Señor. Aceptar el Señorío de Jesús en nuestra vida es lo que nos proponemos a través de la Consagración total a Él por medio de María.
Tarea: Leer y resumir destacando lo que consideres más importante en el Capítulo 9 del Amor de la Sabiduría Eterna sobre la Encarnación y vida en la
tierra de la Sabiduría eterna, ASE 104-116.
No olvidar las oraciones que Montfort recomienda para esta semana. Tener
presente que lo más importante es nuestra relación personal e íntima con Jesucristo que se cultiva de modo especial en el silencio y la oración y en la Lectio
divina.
178
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
23°. día o 23a. catequesis
YO SOY
I. SUGERENCIAS
EL
PARA
PAN
DE
VIDA
INICIAR
239. Oraciones especiales para esta etapa: las letanías del Espíritu Santo, No
420, el himno: ¡Oh Santa María de Mares Estrella!, No 397, y las letanías del
Santo Nombre de Jesús, 421. La Lectio divina, el medio más eficaz para conocer y amar a Jesús. Orar con el CT 132 para el día jueves, sobre el Santísimo
Sacramento.
Mi realidad.
Al ver que comía un enfermo de quien decían que se estaba muriendo, Sancho
Panza, en su sencillez quijotesca, hizo este diagnóstico: si come, no muere… El
alimento es algo vital para el ser humano. El alimento requiere ser digerido y
asimilado para que se convierta en parte de nuestro ser. El alimento es algo tan
natural que, en general, nadie se pone a pensar si tiene tiempo para tomarlo al
desayuno y al almuerzo o a la cena, sino que lo hace cada día con toda naturalidad y si posible, exigiendo que sea exquisito y balanceado. Tan habituados
estamos a comer, que yo les decía a los jóvenes seminaristas: “si estuvieran cada
día junto al Sagrario, como se les encuentra en la cocina, ya estarían sancochados
en santidad”.
Por otra parte, el hambre es uno de los flagelos más ignominiosos que azota a
gran parte de la humanidad: a más de mil millones de seres humanos; es la blasfemia del tercer milenio. Sin embargo, si los seres humanos y los pueblos viviéramos con sobriedad y solidaridad, habría alimento para todos y sobraría…
El ser humano tiene hambre de muchas cosas y parece no saciarse en su insaciable hambre de cosas perecederas. Así como el hambre no perdona y se hace
sentir, la gula tampoco perdona y se hace sentir… personal y socialmente…
Comer significa asimilar… Uno es el resultado de aquello que come, de aquello
que asimila… Por ello, es bueno interrogarme: ¿Qué es lo que yo como con mis
ojos?, ¿con mis oídos?, ¿con mis lecturas?, ¿con mi trabajo?, ¿con mi inteligen179
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
cia?, ¿con mi memoria?, ¿con mis deseos?, ¿con la oración?... Cada uno es el
resultado de lo que come… de lo que asimila…
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
240. En el pueblo de la Antigua Alianza.
En el desierto, los israelitas comenzaron a protestar contra Moisés
y Aarón. “Ojalá el Señor nos hubiera hecho morir en Egipto, les
decían, cuando nos sentábamos delante de las ollas de carne y comíamos pan hasta saciarnos. Porque ustedes nos han traído a este desierto
para matar de hambre a toda esta asamblea”. Entonces el Señor dijo a
Moisés: “Yo haré caer pan para ustedes desde lo alto del cielo, y el pueblo
saldrá cada día a recoger su ración diaria. Así los pondré a prueba, para
ver si caminan o no de acuerdo con mi ley. El sexto día de la semana,
cuando preparen lo que hayan juntado, tendrán el doble de lo que recojan
cada día”, Ex 16, 2-5.
Y el Señor dijo a Moisés: “Yo escuché las protestas de los israelitas. Por
eso, háblales en estos términos: ‘A la hora del crepúsculo ustedes comerán
carne, y por la mañana se hartarán de pan. Así sabrán que yo, el Señor, soy
su Dios’”. Efectivamente, aquella misma tarde se levantó una bandada de
codornices que cubrieron el campamento; y a la mañana siguiente había
una capa de rocío alrededor de él. Cuando ésta se disipó, apareció sobre la
superficie del desierto una cosa tenue y granulada, fina como la escarcha
sobre la tierra. Al verla, los israelitas se preguntaron unos a otros: “¿Qué
es esto?”. Porque no sabían lo que era. Entonces Moisés les explicó: “Este
es el pan que el Señor les ha dado como alimento”, Ex 16,11-15.
El camino por el desierto es el camino desde la esclavitud a la Tierra prometida,
es decir, a la libertad, a la obediencia al Señor, a la justicia y a la solidaridad.
Ante la protesta, dos meses y medio después de salir de Egipto, el Señor hace
sentir que está presente acompañándoles y les da el maná y luego las codornices
para que no desfallezcan hambrientos y desesperanzados, de modo que haya
alimento para todos; pero, también les da cuatro preceptos: 1. recoger sólo la
ración diaria, 2. Nadie debe guardar para el día siguiente, 3. que el séptimo día
descansen y por ello, la ración del sexto día será doble, 4. Guardar dos litros de
maná como testimonio para las generaciones venideras…
180
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
En el pueblo de la Nueva Alianza.
241. Tomamos una parte del famoso discurso sobre el Pan de Vida en Jn 6.
“En este pasaje llegamos al núcleo, al culmen, del discurso del pan de vida: la
revelación de Jesús sobre sí mismo en la Eucaristía. ¡Un evangelio espectacular!,
¡Bellísimo!”, P. FIDEL OÑORO.:
Enseñando un día en la sinagoga dijo Jesús a la multitud: “Yo soy el pan
vivo, bajado del cielo. El que coma de este pan, vivirá eternamente; y el
pan que yo voy a dar, es mi carne por la vida del mundo”. Los judíos discutían entre sí y diciendo: “¿Cómo puede este hombre darnos a comer su
carne?”. Jesús les respondió: “Yo les aseguro que si no comen la carne del
Hijo del hombre, y no beben su sangre, no tendrán vida en ustedes. Y el que
come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré en el
último día. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera
bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en
él. A mí me envió el Padre que tiene vida y yo vivo por el Padre, de la
misma manera el que me come vivirá por mí. Este es el pan bajado del
cielo; que no es como el que comieron sus padres, y murieron; el que coma
de este pan vivirá eternamente”, Juan 6,51-58.
242. El término “comer la carne de Jesús”, evoca la expresión: La Palabra se
hizo carne, Jn 1,14. Es decir, se alude al misterio de la Encarnación. Comer
‘carne de Cristo’ es entrar en comunión con el sacrificio redentor de Cristo en la
Cruz, quien nos da su “carne para la vida del mundo”. No siempre se es consciente que comulgar el pan eucarístico es comulgar con la pasión de Cristo…
La Palabra “comer” se repite en cada una de las siete afirmaciones que Jesús
hace dando cada vez una luz nueva sobre lo que significa comer o no comer su
carne… Comer es asimilar, no es contemplar a Cristo a distancia, sino hacernos
uno con Cristo… es participar de su vida, de su mentalidad, de sus sentimientos
y actitudes… Comer significa que ahora encarnamos a Jesús en nuestra carne,
en nuestra vida… Esto evoca la Alianza...
La finalidad de la comida es dar vida. Con el sacrificio de su vida, nos da vida
con su propia vida. Así, Jesús realiza la alianza plena de Dios en nosotros: “permanecemos” (nos habitamos) el uno en el otro. La “vida” está en esta relación.
181
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
243. Profundización. “En el Evangelio de Juan, en el capítulo 13, la institución
de la Eucaristía está sustituida por un relato bautismal con el lavatorio de los
pies y lo hace allá porque ya lo ha explicado aquí en el capítulo 6. En definitiva, Jesús quiere subrayarnos que estamos llamados a alimentarnos del Verbo
hecho carne, alimentarnos de Él como Palabra en la que hay que creer, ver Jn
6.29.63.68-69, como ejemplo que hay que seguir, como víctima propiciatoria a
la que hay que adherirse. Adherirse místicamente, profundamente en un acto
sacramental. En términos más sencillos y más pobres, Jesús es la vida del hombre. El hombre está hecho para vivir en, con, por, e inclusive de Jesús. Vivir de
Él mediante la fe que escucha su Palabra, que le recibe como un Hijo de Dios,
que cree que Él es el Hijo de Dios encarnado, el Hijo de Dios que ha dado su
vida por mí. Comulgar es encarnar el sentido de la muerte y resurrección de
Cristo, el acto salvífico por excelencia. Es traer a mí todo el poder y la fuerza de
la cruz y hacerme uno con el crucificado mediante la comunión misteriosa con su
sacrificio, su muerte, su cuerpo y su sangre benditos, entregados por nosotros
en la cruz. Nosotros estamos destinados a vivir de Jesús, a encontrar en Cristo
la plenitud de nosotros mismos y a realizar su destino en la comunión y en la
identificación con Él. Comulgamos con sus opciones, con sus actitudes, con sus
comportamientos, con todo el Evangelio. Y comulgamos con la mayor de todas
sus opciones, la de llevar a cabo la voluntad del Padre, ver Jn 6, 38-40, es decir,
rescatar al hombre del precipicio de la muerte dándole vida con su propia vida e
insertarlo en la comunión de vida trinitaria.” P. Fidel Oñoro, cjm, Centro Bíblico del CELAM
b. Desde la Palabra de la Iglesia
244. VATICANO II, CONSTITUCIÓN SOBRE LA SAGRADA LITURGIA. El Misterio
Pascual: “Nuestro Salvador, en la Ultima Cena, la noche que le traicionaban,
instituyó el Sacrificio Eucarístico de su Cuerpo y Sangre, con lo cual iba a perpetuar por los siglos, hasta su vuelta, el Sacrificio de la Cruz y a confiar a su
Esposa, la Iglesia, el Memorial de su Muerte y Resurrección: sacramento de
piedad, signo de unidad, vínculo de caridad, banquete pascual, en el cual se
come a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la gloria
venidera”, SC 47.
Participación activa de los fieles: “Por tanto, la Iglesia, con solícito cuidado,
procura que los cristianos no asistan a este misterio de fe como extraños y mudos espectadores, sino que comprendiéndolo bien a través de los ritos y oraciones, participen conscientes, piadosa y activamente en la acción sagrada, sean
182
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
instruidos con la palabra de Dios, se fortalezcan en la mesa del Cuerpo del
Señor, den gracias a Dios, aprendan a ofrecerse a sí mismos al ofrecer la hostia
inmaculada no sólo por manos del sacerdote, sino juntamente con él, se perfeccionen día a día por Cristo mediador en la unión con Dios y entre sí, para que,
finalmente, Dios sea todo en todos,” SC 48.
245. LA IGLESIA VIVE DE LA EUCARISTÍA22: La Eucaristía edifica la Iglesia.
“Con la comunión eucarística la Iglesia consolida también su unidad como cuerpo de Cristo. San Pablo se refiere a esta eficacia unificadora de la participación en el banquete eucarístico cuando escribe a los Corintios: “Y el pan que
partimos ¿no es comunión con el cuerpo de Cristo? Porque aun siendo
muchos, un solo pan y un solo cuerpo somos, pues todos participamos de
un solo pan ”, 1 Co 10, 16-17. El comentario de san Juan Crisóstomo es
detallado y profundo: “ ¿Qué es, en efecto, el pan? Es el cuerpo de Cristo. ¿En
qué se transforman los que lo reciben? En cuerpo de Cristo; pero no muchos
cuerpos sino un sólo cuerpo. En efecto, como el pan es sólo uno, por más que
esté compuesto de muchos granos de trigo y éstos se encuentren en él, aunque
no se vean, de tal modo que su diversidad desaparece en virtud de su perfecta
fusión; de la misma manera, también nosotros estamos unidos recíprocamente
unos a otros y, todos juntos, con Cristo ”. La argumentación es terminante: nuestra unión con Cristo, que es don y gracia para cada uno, hace que en Él estemos
asociados también a la unidad de su cuerpo que es la Iglesia. La Eucaristía
consolida la incorporación a Cristo, establecida en el Bautismo mediante el don
del Espíritu (cf. 1 Co 12, 13.27).” No. 23
c. Desde la Palabra de San Luis María de Montfort
246. “Queriendo la Sabiduría, por una parte, manifestar su amor a los seres
humanos hasta morir en lugar suyo para salvarlos, y no pudiendo, por otra,
decidirse a abandonarlos, encuentra un secreto admirable para morir y al mismo
tiempo seguir viviendo y permanecer con ellos hasta el fin de los tiempos: es la
amorosa institución de la Eucaristía. Y para satisfacer cumplidamente su amor en
este misterio, no tiene inconveniente en cambiar y trastornar las leyes naturales.
No se oculta en el brillo de un diamante ni de otra piedra preciosa, porque no
quiere quedarse sólo exteriormente con los seres humanos. La Sabiduría se oculta,
más bien, bajo las apariencias de un trozo de pan –alimento propio del ser humano,
22 Carta Encíclica de Juan Pablo II publicada en Roma el 13 de abril de 2003: Jueves Santo.
183
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
a fin de que, al ser comida por éste, pueda llegar hasta el corazón humano y
encontrar allí sus delicias. “Es el invento de un amor intenso” “¡Oh Sabiduría
eterna! -dice un santo-. ¡Oh Dios realmente pródigo de sí mismo por el deseo
que tiene del ser humano!”, ASE 71.
Es muy significativo que San Luis María destaca el vínculo que hay entre Encarnación, Muerte y Eucaristía… Pues, en realidad, son inseparables… ver ASE
69-71. Es el itinerario de la Sabiduría divina para buscar, acercarse y comunicarse al ser humano, para seducirlo y ganarle su amor.
III. RESUMEN
PARA ORAR Y COMPROMETERME
247. Jesucristo es el “Pan vivo bajado del cielo” para que el que coma, no
muera, para que el que coma permanezca en Él, para que el que coma tenga
vida eterna. Para entrar en comunión con el Padre y el Hijo, Cristo nos da su
carne para la vida del mundo. La Eucaristía nos une a Jesucristo. La Sabiduría
eterna se ha encarnado para darnos su carne, para encarnarse en nosotros. En la
Eucaristía Jesucristo “se entrega todo a todos”, CT 129,5. La Eucaristía es el
memorial del misterio pascual de Cristo, vínculo de caridad y de unidad y prenda de vida eterna. La Eucaristía construye la Iglesia. La Iglesia vive de la Eucaristía… El hombre está hecho para vivir en, con, por, e inclusive de Jesús. Vivir
de Él mediante la fe que escucha su Palabra, que le recibe como un Hijo de
Dios, que cree que Él es el Hijo de Dios encarnado, el Hijo de Dios que ha dado
su vida por mí. Comulgar es encarnar el sentido de la muerte y resurrección de
Cristo, el acto salvífico por excelencia.
Tarea: Leer y resumir destacando lo que consideres más importante de estas
referencias de san Luis María de Montfort a la Eucaristía: ASE 69-71; VD Capítulo VI: Práctica de esta devoción en la Sagrada Comunión. Ojalá medites la
Encíclica: “Iglesia, vive de la Eucaristía”. Recomendado el Cap. 6: María, la
Mujer Eucarística.
Para la contemplación y la reflexión:
Ponte ante el sagrario, pregúntate:
· ¿Qué me dice Dios a través de estas palabras: Jn 6, 51-58?
· ¿Qué puesto ocupa la Eucaristía en mi vida diaria?
Súplica: ¡Cuerpo de Cristo sálvame! ¡Sangre de Cristo embriágame!
184
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
24°. día o 24a. catequesis
YO
SOY LA
I. SUGERENCIAS
PARA
VID
VERDADERA
INICIAR
248. Oraciones especiales para esta etapa: las letanías del Espíritu Santo, No
420, el himno: ¡Oh Santa María de Mares Estrella!, No 397, y las letanías del
Santo Nombre de Jesús, 421. Siguiendo al mismo Montfort, hagamos Lectio
divina, el medio más eficaz para conocer y amar a Jesús.
Mi realidad.
Es bueno preguntarme hasta qué punto mi adhesión a la persona de Jesucristo es
también una adhesión a su Iglesia; hasta qué punto mi conocimiento de Jesucristo y mi amor a Él van a la par de mi conocimiento de su Iglesia y del amor a ella.
Es bueno preguntarme hasta qué punto mi compromiso con Cristo es también
compromiso con su Iglesia.
En el ambiente encontramos personas que como las sectas dicen: Jesucristo, sí,
la Iglesia, no. Excluyendo sobre todo la Iglesia cristiana católica que tiene una
historia de dos mil años que la acredita como la Iglesia apostólica con sucesión
ininterrumpida fundada por Jesucristo...
Muchas personas piensan que la religión, la relación con el Señor y su proyecto
de salvación es cuestión privada y personal. Por ello, es bueno preguntarme
sobre la clase y estilo de mi relación con el Señor y mi compromiso en la historia
de salvación como miembro que soy de la Iglesia.
Es bueno que me pregunte hasta dónde soy discípulo misionero de Cristo que
vive la misión esencial de la Iglesia: amar y evangelizar…
185
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
En el pueblo de la Antigua Alianza.
249. La Biblia emplea frecuentemente la imagen de la “vid” o de la
“viña” para representar a Israel. Esbozada por Oseas, 10. 1, esta imagen se vuelve a encontrar en Isaías, 5, 1-7, en Jeremías 2, 21; 5, 10; 6. 9; 12. 10
y en Ezequiel 15, 1-8; 17, 3-10; 19, 10-14. Jesús la utiliza en la parábola de los
viñadores homicidas, Mt. 21. 33-43, y en el discurso de la Última Cena, Jn 15,
1-6, donde se revela a sí mismo como la “verdadera” vid.
El poema de la viña: Voy a cantar en nombre de mi amigo el canto de mi
amado a su viña. Mi amigo tenía una viña en una loma fértil. La cavó, la
limpió de piedras y la plantó con cepas escogidas; edificó una torre en
medio de ella y también excavó un lagar. Él esperaba que diera uvas pero
dio frutos agrios. Y ahora, habitantes de Jerusalén y hombres de Judá, sean
ustedes los jueces entre mi viña y yo. ¿Qué más se podía hacer por mi viña
que yo no lo haya hecho? Si esperaba que diera uvas, ¿por qué dio frutos
agrios? Y ahora les haré conocer lo que haré con mi viña: Quitaré su valla,
y será destruida, derribaré su cerco y será pisoteada. La convertiré en una
ruina, y no será podada ni escardada. Crecerán los abrojos y los cardos, y
mandaré a las nubes que no derramen lluvia sobre ella. Porque la viña del
Señor de los ejércitos es la casa de Israel, y los hombres de Judá son su
plantación predilecta. ¡Él esperó de ellos equidad, y hay efusión de sangre;
esperó justicia, y hay gritos de angustia!, Is 5,1-7.
Israel es para su Dios una viña a la que ama y cuida con celo, de ahí la decepción
de Dios por los pocos frutos que produce su pueblo, ver Os 10,1; Jr 2,21; 5,10;
6,9; Ez 15,1-8; 17, 3-10; 19, 10-14.
250. En el pueblo de la Nueva Alianza
Jesús, la verdadera vid: Yo soy la verdadera vid y mi Padre es el viñador. Él
corta todos mis sarmientos que no dan fruto; al que da fruto, lo poda para
que dé más todavía. Ustedes ya están limpios por la palabra que yo les
anuncié. Permanezcan en mí, como yo permanezco en ustedes.
186
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
Así como el sarmiento no puede dar fruto si no permanece en la vid, tampoco ustedes, si no permanecen en mí. Yo soy la vid, ustedes los sarmientos.
El que permanece en mí, y yo en él, da mucho fruto, porque separados de
mí, nada pueden hacer. Pero el que no permanece en mí, es como el sarmiento que se tira y se seca; después se recoge, se arroja al fuego y arde. Si
ustedes permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo
que quieran y lo obtendrán. La gloria de mi Padre consiste en que ustedes
den fruto abundante, y así sean mis discípulos. Como el Padre me amó,
también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor. Si cumplen
mis mandamientos, permanecerán en mi amor, como yo cumplí los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor, Jn 15, 1-10.
251. Jesús nos revela algo maravilloso: Él es la vid verdadera y nosotros los
sarmientos. Para ser discípulos suyos y producir mucho fruto se requiere estar
unidos a Él vitalmente como la rama al tronco. Para permanecer unidos a Él se
requiere que sus palabras permanezcan en nosotros, es decir, que creamos en
Él y pongamos en práctica su Palabra. El fruto que se espera es que amemos a
los hermanos como Él nos ha amado, v. 12… El viñador es nada menos que el
Padre celestial que poda la viña para que dé más frutos… Uno es discípulo de
Jesús, uno es cristiano, si permanece en Cristo.
La unión con Jesucristo es inseparable de la unión con la Iglesia, pues la Iglesia
es Cristo mismo que sigue creciendo como la Vid verdadera… La unión vital
con Cristo es también unión vital con los hermanos. El mandamiento nuevo es
dado en este contexto de permanecer en Cristo… Uno no puede permanecer
en Cristo si no ama a los hermanos como Él nos ha enseñado con su vida y su
palabra. Uno no pertenece a la Iglesia de Jesucristo si no permanece en Jesucristo y si no ama a los hermanos. Uno no permanece en la Iglesia, si no permanece en Cristo y si no ama a los hermanos.
b. Desde la Palabra de la Iglesia
252. VATICANO II, CONSTITUCIÓN SOBRE LA IGLESIA LG 6: Las varias figuras de la Iglesia: “Como en el Antiguo Testamento la revelación del Reino se
propone muchas veces bajo figuras, así ahora la íntima naturaleza de la Iglesia se
nos manifiesta también bajo diversos símbolos tomados de la vida pastoril, de la
agricultura, de la construcción, de la familia y de los esponsales que ya se vislumbran en los libros de los profetas… La Iglesia es “agricultura” o labranza de
187
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
Dios, 1 Cor 3,9… El celestial Agricultor la plantó como viña elegida ver Mt
21,33-43; ver Is 5,1ss. …La verdadera vid es Cristo, que comunica la savia y
la fecundidad a los sarmientos, es decir, a nosotros, que estamos vinculados a Él
por medio de la Iglesia y sin Él nada podemos hacer, Jn 15,1-5…”
253. DE SAN CIRILO DE ALEJANDRÍA23. Yo soy la vid, vosotros los sarmientos:
“El Señor, queriendo enseñarnos la necesidad que tenemos de estar unidos a él
por el amor, y el gran provecho que nos proviene de esta unión se da a sí mismo el
nombre de vid, y llama sarmientos a los que están injertados y como introducidos
en él, y han sido hechos ya partícipes de su misma naturaleza por la comunicación
del Espíritu Santo (ya que es el santo Espíritu de Cristo quien nos une a Él).
… Hemos sido regenerados por él y en él, en el Espíritu, para que demos frutos
de vida, no de aquella vida antigua y ya caduca, sino de aquella otra que consiste
en la novedad de vida y en el amor para con Él. Nuestra permanencia en este
nuevo ser depende de que estemos en cierto modo injertados en Él, de que
permanezcamos tenazmente adheridos al santo mandamiento nuevo que se nos
ha dado, y nos toca a nosotros conservar con solicitud este título de nobleza, no
permitiendo en absoluto que el Espíritu que habita en nosotros sea contristado
en lo más mínimo, ya que por Él habita Dios en nosotros.
… Del mismo modo que la raíz comunica a las ramas su misma manera de ser, así
también el Verbo unigénito de Dios infunde en los santos un cierto parentesco de
naturaleza con Dios Padre y consigo mismo, otorgando el Espíritu y una santidad
omnímoda, principalmente a aquellos que están unidos a él por la fe, a quienes
impulsa a su amor, infundiendo en ellos el conocimiento de toda virtud y bondad.
c. Desde la Palabra de San Luis María de Montfort
254. “Bajo el cielo, no tenemos los hombres otro diferente de Él al que
debamos invocar para salvarnos, Hech 4,12. Dios no nos ha dado otro fundamento de salvación, perfección y gloria que Jesucristo. Todo edificio que no
esté construido sobre esta roca firme, se apoya en arena movediza, y se derrumbará infaliblemente tarde o temprano.
Quien no esté unido a Cristo como el sarmiento a la vid, caerá, se secará y lo
echarán al fuego, ver Jn 15,6. En cambio, si permanecemos en Jesucristo, y
23 Comentario al Evangelio según san Juan, martes Semana V de Pascua.
188
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
Jesucristo en nosotros, no pesa ya sobre nosotros condenación alguna: ni los
ángeles del cielo, ni los hombres de la tierra, ni los demonios del infierno, ni
creatura alguna podrá hacernos daño, porque nadie podrá separarnos de la
caridad de Dios presente en Cristo Jesús, ver Rom 8,39.
“Por Jesucristo, con Jesucristo, en Jesucristo lo podemos todo: tributar al Padre
en la unidad del Espíritu Santo todo honor y gloria; hacernos perfectos y ser olor
de vida eterna para nuestro prójimo”, VD 61.
En VD 61 y 62, San Luis María dice que el centro y el todo de nuestra vida
cristiana es Cristo y que si establece la devoción a la Santísima Virgen, su fin no es
apartarnos de Cristo, sino “para ofrecernos un medio fácil y seguro de encontrar a
Jesús. “La plenitud de nuestra perfección consiste en asemejarnos, vivir unidos y
consagrados a Jesucristo… la devoción que mejor nos consagra y hace semejantes a Nuestro Señor es la devoción a su santísima Madre. Y cuanto más te consagres a María, tanto más te unirás a Jesucristo”, VD 120; ver VD 60-61.
III. RESUMEN
PARA ORAR Y COMPROMETERME
255. Con la Imagen de la Vid aplicada a su persona, Jesucristo nos manifiesta
hasta qué punto Él nos da vida, para que vivamos de su misma vida y permanezcamos en su amor. Con esta imagen de la Vid verdadera, Jesucristo nos enseña en
qué consiste la Iglesia y qué se requiere para ser discípulo suyo: permanecer en Él,
estar unido a él como el sarmiento a la vid que se alimentan de la misma savia. Se
trata, pues de una unión orgánica, vital, animada por el mismo Espíritu. Por algo la
Iglesia reconoce que el Espíritu Santo es el alma de la Iglesia. Es su savia. Esta
imagen de la Vid y los Sarmientos expresa también la calidad de las relaciones que
hemos de cultivar entre los cristianos. Por algo en esta enseñanza sobre la Vid
verdadera, el Señor nos da el mandamiento nuevo: ver Jn 15, 12. La Iglesia es,
pues, Jesucristo mismo que sigue creciendo como una Vid. El amor a Jesucristo y
a su Iglesia son inseparables, pues si Él y el Padre son una sola cosa, Él y la Iglesia
también son una sola cosa. Quien rechaza a la Iglesia, rechaza a Cristo. Lo que se
espera de la vid y de cada sarmiento unido a la vid es que dé muchos frutos. Para
ello el Padre la poda. Es necesario dejarnos podar, cortar lo que no sirve…
Hacer Lectio divina sobre Jn 15, 1-17 y escribir aquello que más te impactó en
esta sublime enseñanza. Añadir también una oración al Señor y trazar un compromiso especial que manifieste qué frutos espera de mí el Señor. No olvidemos que
buscamos conocer y amar más y mejor a Jesucristo inseparable de su Iglesia.
Meditar especialmente VD 120 y 60-61.
189
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
25°. día o 25a. catequesis
CONSAGRADOS A JESUCRISTO
EN LA ALIANZA BAUTISMAL
I. SUGERENCIAS
PARA
INICIAR
256. Oraciones para esta etapa: las letanías del Espíritu Santo, No 420, el himno: ¡Oh Santa María de Mares Estrella!, No 397, y las letanías del Santo Nombre de Jesús, 421. Igualmente, hagamos Lectio divina, el medio más eficaz
para conocer y amar a Jesús.
Mi realidad.
Soy bautizado. ¿Soy consciente de mi condición de bautizado? ¿Vivo realmente
el bautismo? ¿Sabía que el bautismo es mi Alianza con Dios? ¿Sabía que el
Bautismo es la consagración cristiana por excelencia? ¿Por qué Jesucristo es el
Consagrado por excelencia?
En el camino del conocimiento de Jesucristo es importante meditar que por la
Alianza Bautismal hemos sido consagrados al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
Por el bautismo participamos de la misma naturaleza de Dios. Somos constituidos sus hijos y nos hemos comprometido a renunciar al pecado y al demonio y
a cumplir los mandamientos del Señor. El mismo Espíritu que ungió a Jesucristo,
el enviado del Padre, ha ungido a cada bautizado para que sea luz del mundo y
sal de la tierra. El Bautismo es una Alianza y una Consagración. La Consagración Total a Jesús por María a la cual nos estamos preparando es para que
podamos vivir de una manera más fácil y mejor nuestra alianza bautismal, nuestra consagración como templos vivos de Dios. La falla mayor de los cristianos
católicos es que no cumplimos las promesas o compromisos de la Alianza Bautismal. Por ello, toda la renovación de la Iglesia se orienta a que el cristiano sea
consciente de su sublime vocación a la santidad como Bautizado y de los compromisos que ello conlleva para que los viva como discípulo misionero de Cristo.
En el Bautismo se inicia nuestra configuración con Cristo en quien comenzamos
a estar injertados y animados por el mismo Espíritu. Un bautizado es una nueva
creatura y está llamado a ser otro Cristo. Pero para ello es necesario vaciarnos
190
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
del espíritu del mundo, renunciar al pecado y vivir como discípulo de Cristo.
Jesucristo ha sido el consagrado por excelencia a la voluntad del Padre y, como
tal, es el modelo acabado de toda consagración.
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
257. En el pueblo de la Antigua Alianza.
La oferta de la Alianza y de la Consagración: Ustedes han visto
cómo traté a Egipto, y cómo los conduje sobre alas de águila y los
traje hasta mí. Ahora, si escuchan mi voz y observan mi alianza, serán mi
propiedad exclusiva entre todos los pueblos, porque toda la tierra me pertenece. Ustedes serán para mí un reino de sacerdotes y una nación que me
está consagrada’. Estas son las palabras que transmitirás a los israelitas”.
Moisés fue a convocar a los ancianos de Israel y les expuso todas estas
palabras, como el Señor se lo había ordenado. El pueblo respondió
unánimemente: “Estamos decididos a poner en práctica todo lo que ha
dicho el Señor”. Y Moisés comunicó al Señor la respuesta del pueblo, Éxodo 19, 4-9.
La experiencia del pueblo israelita en el desierto llega a un momento culminante
y decisivo cuando Dios le ofrece ligarse con él por medio de una Alianza y
consagrarle como la nación de su propiedad. El Dios que les habla por medio de
Moisés es el que los ha sacado mediante portentos maravillosos de la esclavitud
de Egipto para conducirle a la Tierra prometida, tierra de libertad y de vida. A
este pueblo de esclavos libertos, el Dios de la creación y de la historia le ofrece
que sea un pueblo sacerdotal, una nación consagrada. Dios es quien toma la
iniciativa para ofrecer la Alianza y para hacer de este pueblo el pueblo de su
pertenencia con todo lo que ello significa. El Pueblo responde: “pondremos en
práctica todo lo que ha dicho el Señor”. Después vendrá la revelación del Decálogo: Ex. 20,1ss.
Toda la historia de Israel gira en torno a este acontecimiento de la Alianza y de su
Consagración. La consagración equivale a participar de la santidad de Dios:
Sean santos porque yo su Dios soy Santo, Lev 19,2, es la introducción a la
proclamación de los mandamientos de Dios en el libro del Levítico. Vivir la
Alianza es cumplir los mandamientos de Dios.
191
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
En el libro del Deuteronomio, Dt 5-11, se destaca el compromiso fundamental
de la Alianza que se resume en el compromiso de Israel de ser el pueblo de Dios
y el compromiso divino de ser el Dios de Israel. Este es el don más grande de
Dios y la sublime vocación del pueblo elegido: ser consciente que el Dios Soberano y Señor del universo, se ha fijado en la insignificancia de este pueblo para
consagrarlo, para separarlo y revestirlo de santidad haciendo Alianza con él, ver
Dt 7,7-8.
Tarea: Leer estos capítulos 5 a 11 del Deuteronomio y extraer las ideas más
importantes en torno a la Alianza de Dios con su Pueblo elegido y los compromisos del Pueblo con el Dios vivo y verdadero.
En el pueblo de la Nueva Alianza.
258. Jesucristo es el Mesías, el ungido de Dios, el Consagrado por excelencia (ver tema 22): “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado por la unción. Él me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres, a
anunciar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, a dar la libertad a
los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor”, Lc 4, 16-19.
259. Jesucristo es el nuevo Moisés, mediador de la nueva y eterna Alianza de
Dios con los hombres. Él mismo lo declara en la institución de la Eucaristía: Esta
copa es la Nueva Alianza sellada con mi Sangre, que se derrama por ustedes, Lc 22,20. Como nuevo Moisés nos ha dado en el monte de las
bienaventuranzas la Nueva Ley, ver Mt 5, 1-10. Además de ratificar que el
primer mandamiento de la Ley de Dios es amarlo con todo el corazón, con toda
la inteligencia, con todas nuestras energías y que el segundo es amar al prójimo
como a uno mismo, ver Mc 12, 30-31, nos da un mandamiento nuevo: amarnos
unos a otros como Él nos ha amado, Jn 15, 12, y añade que en eso conocerán
los hombres que somos sus discípulos, ver Jn 13,15.
260. Como consagrado de Dios, como Siervo de Dios, Jesucristo manifiesta su
amor al Padre cumpliendo siempre su voluntad. Este es el lema de toda la vida
de Jesucristo: hacer la voluntad del Padre: Es necesario que el mundo sepa
que yo amo al Padre y obro como él me ha ordenado, Jn 14,31.
261. El nuevo Pueblo de Dios es el pueblo consagrado. Al acercarse a
Jesucristo, la piedra viva, rechazada por los hombres pero elegida y precio192
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
sa a los ojos de Dios, también ustedes, a manera de piedras vivas, son
edificados como una casa espiritual, para ejercer un sacerdocio santo y
ofrecer sacrificios espirituales, agradables a Dios por Jesucristo. Ustedes…
son una raza elegida, un sacerdocio real, una nación santa, un pueblo adquirido para anunciar las maravillas de aquel que los llamó de las tinieblas
a su admirable luz: ustedes, que antes no eran un pueblo, ahora son el
Pueblo de Dios; ustedes, que antes no habían obtenido misericordia, ahora
la han alcanzado, 1 Pe, 2,4-5.9-10.
El nuevo Pueblo de Dios que surge de la muerte y resurrección de Jesucristo, el
Pueblo de la nueva Alianza sellada con la sangre de Cristo, es un pueblo consagrado al Señor como pueblo elegido, pueblo sacerdotal y pueblo misionero.
262. El nuevo estilo de vida del pueblo consagrado. Como elegidos de
Dios, sus santos y amados, revístanse de sentimientos de profunda compasión. Practiquen la benevolencia, la humildad, la dulzura, la paciencia.
Sopórtense los unos a los otros, y perdónense mutuamente siempre que alguien tenga motivo de queja contra otro. El Señor los ha perdonado: hagan ustedes lo mismo. Sobre todo, revístanse del amor, que es el vínculo de
la perfección. Que la paz de Cristo reine en sus corazones: esa paz a la que
han sido llamados, porque formamos un solo Cuerpo. Y vivan en la acción
de gracias. Que la Palabra de Cristo resida en ustedes con toda su riqueza.
Instrúyanse en la verdadera sabiduría, corrigiéndose los unos a los otros.
Canten a Dios con gratitud y de todo corazón salmos, himnos y cantos
inspirados. Todo lo que puedan decir o realizar, háganlo siempre en nombre
del Señor Jesús, dando gracias por él a Dios Padre, Col 3, 12-16.
La nueva vida con Cristo y en Cristo, que se alimenta sobre todo de la Palabra
de Cristo, conduce a un estilo de vida semejante al de Jesucristo quien ama y
perdona sin límites.
b. Desde la Palabra de la Iglesia
263. EXHORTACIÓN APOSTÓLICA SOBRE LOS FIELES LAICOS: Por el Bautismo
somos consagrados y participamos del oficio sacerdotal, profético y real
de Jesucristo. “Los fieles laicos participan en el oficio sacerdotal, por el que
Jesús se ha ofrecido a sí mismo en la Cruz y se ofrece continuamente en la
193
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
celebración eucarística por la salvación de la humanidad para gloria del Padre.
Incorporados a Jesucristo, los bautizados están unidos a Él y a su sacrificio en el
ofrecimiento de sí mismos y de todas sus actividades, ver. Rm 12, 1-2. Dice el
Concilio hablando de los fieles laicos: “Todas sus obras, sus oraciones e iniciativas apostólicas, la vida conyugal y familiar, el trabajo cotidiano, el descanso
espiritual y corporal, si son hechos en el Espíritu, e incluso las mismas pruebas
de la vida si se sobrellevan pacientemente, se convierten en sacrificios espirituales aceptables a Dios por Jesucristo, ver 1 P 2, 5, que en la celebración de la
Eucaristía se ofrecen piadosísimamente al Padre junto con la oblación del Cuerpo del Señor. De este modo también los laicos, como adoradores que en todo
lugar actúan santamente, consagran a Dios el mundo mismo”.
“La participación en el oficio profético de Cristo, “que proclamó el Reino del
Padre con el testimonio de la vida y con el poder de la palabra”, habilita y
compromete a los fieles laicos a acoger con fe el Evangelio y a anunciarlo con la
palabra y con las obras, sin vacilar en denunciar el mal con valentía. … Son
igualmente llamados a hacer que resplandezca la novedad y la fuerza del Evangelio en su vida cotidiana, familiar y social, como a expresar, con paciencia y
valentía, en medio de las contradicciones de la época presente, su esperanza en
la gloria “también a través de las estructuras de la vida secular”.
“Por su pertenencia a Cristo, Señor y Rey del universo, los fieles laicos participan en su oficio real y son llamados por Él para servir al Reino de Dios y
difundirlo en la historia. Viven la realeza cristiana, antes que nada, mediante la
lucha espiritual para vencer en sí mismos el reino del pecado, ver Rm 6, 12; y
después en la propia entrega para servir, en la justicia y en la caridad, al mismo
Jesús presente en todos sus hermanos, especialmente en los más pequeños, ver
Mt 25, 40.
“… La participación de los fieles laicos en el triple oficio de Cristo Sacerdote,
Profeta y Rey tiene su raíz primera en la unción (consagración) del Bautismo, su
desarrollo en la Confirmación, y su cumplimiento y dinámica sustentación en la
Eucaristía” Exh. Apost. sobre los Fieles Laicos, 14.
264. Esta Exhortación Apostólica del Papa Juan Pablo II, sobre La vocación y
misión de los Laicos en la Iglesia y en el Mundo, ilumina sobremanera la
identidad de los laicos que ha sido tan resaltada recientemente en Aparecida al
recordar su carácter de “discípulos misioneros de Cristo” como consagrados
por el Bautismo al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, ver D.A., 160.
194
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
c. Desde la Palabra de San Luis María de Montfort
265. Perfecta renovación de las promesas bautismales: “He dicho que esta
devoción puede muy bien definirse como una perfecta renovación de las promesas del Santo Bautismo, Ver VD 120.
“De hecho, antes del Bautismo, todo cristiano era esclavo del demonio, a quien
pertenecía. Por su propia boca o las de sus padrinos, renunció en el Bautismo a
Satanás, a sus pompas y a sus obras, y eligió a Jesucristo como a su Dueño y
Señor, para depender de Él en calidad de esclavo de amor.
Es precisamente lo que hacemos por la presente devoción: renunciar -la fórmula
de consagración lo dice expresamente- al demonio, al mundo, al pecado y a
nosotros mismos y consagrarnos totalmente a Jesucristo por manos de María.
Pero hacemos algo más: en el Bautismo hablamos ordinariamente por boca de
otros los padrinos y nos consagramos a Jesucristo por procurador. Mientras
que en esta devoción nos consagramos por nosotros mismos, voluntariamente y
con conocimiento de causa.
“En el Santo Bautismo no nos consagramos explícitamente por manos de María
ni entregamos a Jesucristo el valor de nuestras buenas acciones. Y después de él
quedamos completamente libres para aplicar dicho valor a quien queramos o
conservarlo para nosotros. Por esta devoción, en cambio, nos consagramos
expresamente a Nuestro Señor por manos de María y le entregamos el valor de
todas nuestras buenas acciones.
“Los hombres hacen voto en el Bautismo dice Santo Tomás de renunciar al
diablo y a sus pompas”. Y “este voto había dicho San Agustín es el mayor y más
indispensable”. Lo mismo afirman los canonistas: “El voto principal es el que
hacemos en el Bautismo”. Sin embargo, ¿quién cumple este voto tan importante? ¿Quién observa con fidelidad las promesas del Santo Bautismo? ¿No traicionan casi todos los cristianos la fe prometida a Jesucristo en el Bautismo? ¿De
dónde proviene este desconcierto universal? ¿No es, acaso, del olvido en que
se vive de las promesas y compromisos del Santo Bautismo y de que casi nadie
ratifica por sí mismo el contrato de alianza hecho con Dios por sus padrinos?
“Es tan cierto esto, que el concilio de Sens, convocado por orden de Ludovico
Pío para poner remedio a los desórdenes de los cristianos, juzgó que la causa
195
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
principal de tanta corrupción de las costumbres provenía del olvido e ignorancia
en que vivían las gentes acerca de los compromisos del Santo Bautismo, y no
encontró remedio más eficaz para combatir tamaño mal que excitar a los cristianos a renovar las promesas y votos bautismales24.
“El Catecismo del concilio de Trento, fiel intérprete de las intenciones de este
santo concilio, exhorta a los párrocos a hacer lo mismo y a acostumbrar al pueblo fiel a recordar y creer que los cristianos han sido consagrados a Jesucristo,
Señor y Redentor nuestro. Estas son sus palabras: “El párroco exhortará al pueblo fiel para hacerle comprender que nosotros, más que cualquier hombre, debemos ofrecernos y consagrarnos eternamente como esclavos a Nuestro Señor
y Redentor”25.
“Ahora bien, si los concilios, los Padres y la misma experiencia nos demuestran
que el mejor remedio contra los desórdenes de los cristianos es hacerles recordar las obligaciones del Bautismo y renovar las promesas que en él hicieron, ¿no
será acaso razonable hacerlo ahora de manera perfecta mediante esta devoción
y consagración a Nuestro Señor por medio de su amantísima Madre?26. Digo de
“manera perfecta” porque para consagrarnos a Jesucristo utilizamos el más perfecto de todos los medios, que es la Santísima Virgen”, VD 126-130.
24 En el No. 48 de la RMat, el Papa Juan Pablo II presenta a san Luis de Montfort como Testigo y
Maestro de espiritualidad mariana por la renovación y vivencia en su consagración de las promesas bautismales. Es nota recibida de la tradición de la «Escuela francesa de espiritualidad». El
Papa Clemente XI (junio 6 de 1706) había confirmado esta línea de apostolado monfortiano y
dado al P. de Montfort el título de «Misionero apostólico». La fórmula «clásica» de consagración
que el P. de Montfort nos propone (ver ASE 225) y las de sus «contratos de alianza» insisten en
ello (ver Obras BAC 451, 623, 626). Por su parte, el Papa Pablo VI invitaba a «dar al hecho de
haber recibido el Santo Bautismo toda su importancia» (Ver Ecclesiam suam, 6-8 1964). La
liturgia de la Vigilia Pascual nos ofrece también una fórmula concreta de renovación de las promesas bautismales. Lo característico de Montfort es la referencia a la Madre de Jesús y de la Iglesia
y su ubicación en la historia de la salvación.
25 Ver VD 129.
26 El Papa Pío XII, al celebrar los 25 años de las apariciones de Fátima consagró el mundo entero al
Corazón Inmaculado de María (1942). Varias naciones lo hicieron siguiendo su ejemplo. Pablo VI
renovó más de una vez esa consagración (Nov. 21 /64) e invitó a todos los cristianos a renovarla
(ver Signum Magnum, 13-5 1967; con ocasión del cincuentenario de Fátima). Y Juan Pablo II
renovó constantemente la consagración total a María y la repitió en todos sus viajes misioneros.
Ver folleto Juan Pablo II y Luis María de Montfort, maestros y testigos de Espiritualidad
Mariana, Alberto Rum y Miguel Patiño, Colección Totus Tuus, No 30.
196
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
III. RESUMEN
PARA ORAR Y COMPROMETERME
266. El Bautismo es la Consagración más importante y la base de todas las
demás consagraciones: la religiosa, la matrimonial y sacerdotal. La consagración
total a Jesucristo por medio de María propuesta por san Luis María de Montfort
no es otra cosa que vivir en unión con la santísima Virgen María la consagración
o alianza bautismal.
Por la Consagración bautismal ya no me pertenezco; pertenezco a Jesucristo, mi
hermano y Señor, mi Maestro y amigo, por medio de María. Por esta consagración entro a formar parte de Cristo, quedo injertado en Él y quedo consagrado
como templo vivo de la Santísima Trinidad. Por esta consagración hago la promesa a Dios de renunciar al demonio, al mundo y al pecado para vivir como hijo
de Dios y discípulo misionero de Cristo que se deja guiar por el Espíritu Santo.
La consagración es dedicación. El bautizado está llamado a dedicarse a las cosas de Dios, a construir el Reino de Dios como sacerdote, profeta y rey…
Jesucristo es el consagrado por excelencia pues fue ungido por el Espíritu de
Dios para construir el pueblo de la nueva Alianza sellada con su sangre inmaculada
y redentora.
No hay dignidad más grande que la del bautizado. Pero también no hay compromiso más grande que el del bautizado, llamado a ser otro Cristo, luz del
mundo y sal de la tierra.
Sigamos orando con las letanías del dulce Nombre de Jesús, No 421 y de san
Luis María de Montfort, No 425, e invocando la ayuda de la Virgen especialmente mediante el Santo Rosario, Nos, 410ss. No olvidemos que la contemplación diaria del Santo Rosario no debe omitirse ningún día de la preparación.
Ojalá leyéramos y meditáramos lo que nos dice el Concilio sobre los laicos: Vat.
II, Const. sobre la Iglesia, Cap. IV y la Exhortación Apostólica sobre los Laicos
de Juan Pablo II y extrajéramos algunas ideas por escrito…
197
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
26°. día o 26a. catequesis
USTEDES
SON EL
I. SUGERENCIAS
PARA
CUERPO
DE
CRISTO
INICIAR
267. Orar con las letanías en honor de San Luis María de Montfort, No 425 y la
Coronilla, No 409.
Mi realidad.
No falta quien diga: creo en Jesucristo, pero no creo en la Iglesia. No faltan
quiénes se fijan sólo en los cristianos mediocres y no en los buenos cristianos
para descalificar el Evangelio y a la Iglesia de Cristo. Ojalá leyéramos más la
vida de los santos…
Al ser bautizado yo he sido no solamente injertado en Jesucristo la Vid verdadera, Jn 15, 1, sino también incorporado en Él. Soy parte del Cuerpo de Cristo. Quizás no sea muy consciente de esta sublime realidad y de esta gran responsabilidad…
La figura de la Iglesia como Cuerpo de Cristo nos va a revelar otros aspectos
muy importantes del misterio de la Iglesia que es inseparable de Jesucristo su
fundador, así como son inseparables la Cabeza y el Cuerpo, el Cuerpo y la
Cabeza… Rechazar a la Iglesia es rechazar a Cristo mismo. Amar a Cristo es
amar a su Iglesia.
La imagen de Jesucristo como la Vid verdadera y nosotros como los Sarmientos, ver Jn 15,5, nos manifestó con insistencia que es necesario permanecer
unidos a Él como la rama al tronco para producir frutos, y que requerimos ser
podados por el Padre que es el viñador. La savia que circula por la Cepa o
Tronco de suma calidad es nada menos que el Espíritu Santo…
Ahora, la nueva imagen para describir la Iglesia nos manifiesta que los miembros
de Cristo somos diferentes como los diversos órganos del cuerpo y que, por
ello, son diversas las funciones que estos ejercen para beneficio de todo el cuerpo. En esta figura el acento se coloca en la unidad del Espíritu que anima a todo
el Cuerpo y su Cabeza y en la diversidad de dones y carismas con los que el
Espíritu enriquece a cada uno para ejercer ministerios para bien común.
198
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
La Iglesia no es, pues, una masa amorfa de creyentes ni un simple conglomerado
religioso. En su realidad más profunda la Iglesia es Cristo mismo que sigue creciendo como una gran Vid. La Iglesia con Cristo a la Cabeza forma un solo
Cuerpo orgánico, ordenado, vital, interactivo. La Iglesia, es por ello, ministerial.
De ahí se desprenden su carácter jerárquico y los diversos ministerios.
Surgen, seguramente, las preguntas, ¿y por qué los cristianos no damos mucho
fruto? ¿Por qué hay pecados en la Iglesia? ¿Por qué los frutos que produzco en
el mundo no son de la mejor calidad? Una respuesta podemos encontrarla en las
Palabras del mismo Jesucristo: Si Uds. permanecen en mí y mis palabras
permanecen en Uds. darán fruto abundante y serán mis discípulos, porque
sin mí no pueden hacer nada ver Jn 15, 1-8. Y esta otra: Si alguien me ama,
cumplirá mi palabra, mi Padre lo amará y vendremos a él y habitaremos en
él, Jn 14,23… La Iglesia en sus miembros es santa y pecadora, necesitada de
conversión y de poda permanente… Esta es la realidad de la Iglesia al mismo
tiempo santa y pecadora, divina y humana, temporal y eterna. Esta es también la
realidad humana y divina de cada cristiano llamado a la santidad, a la unión
permanente y creciente con Cristo piedra angular, Ef 2,20, de su Iglesia cimentada sobre los apóstoles y profetas.
Sobre esta Iglesia, Cuerpo de Cristo, en camino a la plena unión con Cristo y a
la cual pertenezco por el Bautismo, continuamos meditando.
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
En el pueblo de la Antigua Alianza.
268. La comunicación del espíritu a los ancianos. Moisés salió a
comunicar al pueblo las palabras del Señor. Luego reunió a setenta
hombres entre los ancianos del pueblo, y los hizo poner de pie alrededor de
la Carpa. Entonces el Señor descendió en la nube y le habló a Moisés.
Después tomó algo del espíritu que estaba sobre él y lo infundió a los setenta ancianos, Ex 11, 24-25.
269. Institución de los Jueces, colaboradores de Moisés. Moisés siguió el
consejo de su suegro y puso en práctica todo lo que él le había indicado.
199
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
Entre todos los israelitas, eligió a algunas personas capaces, y las puso
como jefes del pueblo: jefes de mil, de cien, de cincuenta y de diez personas, que administraban justicia al pueblo permanentemente. Ellos presentaban a Moisés los asuntos más difíciles, y juzgaban por sí mismos las cuestiones de menor importancia. Luego Moisés despidió a su suegro, y este
regresó a su país, Ex 18, 24-27.
270. En el Pueblo de la antigua Alianza, Moisés comparte su espíritu con 70
ancianos que le ayudarán a comunicar al Pueblo la Palabra del Señor. Después
instituye Jueces para que le ayuden a administrar justicia al pueblo, pues él solo
no alcanzaba y el pueblo se fatigaba haciendo cola. Por otra parte, la concentración de poder en una sola persona produce hecatombe… Una vez hecha la
Alianza en el monte Sinaí, el Pueblo quedó consagrado al Señor como un
pueblo sacerdotal, ver Ex 19, 6. Todo ello indica cómo el Señor distribuye
dones y ministerios a favor de su pueblo. Los reyes, los profetas, los sacerdotes y los sabios ejercieron ministerios en favor del Pueblo de Dios.
En el pueblo de la Nueva Alianza.
271. El Cuerpo de Cristo: Así como el cuerpo tiene muchos miembros, y
sin embargo, es uno, y estos miembros, a pesar de ser muchos, no forman
sino un solo cuerpo, así también sucede con Cristo. Porque todos hemos
sido bautizados en un solo Espíritu para formar un solo Cuerpo –judíos y
griegos, esclavos y hombres libres– y todos hemos bebido de un mismo
Espíritu.
El cuerpo no se compone de un solo miembro sino de muchos. Si el pie
dijera: “Como no soy mano, no formo parte del cuerpo”, ¿acaso por eso
no seguiría siendo parte de él? Y si el oído dijera: “Ya que no soy ojo, no
formo parte del cuerpo”, ¿acaso dejaría de ser parte de él? Si todo el cuerpo fuera ojo, ¿dónde estaría el oído? Y si todo fuera oído, ¿dónde estaría el
olfato?
Pero Dios ha dispuesto a cada uno de los miembros en el cuerpo, según un
plan establecido. Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría
el cuerpo? De hecho, hay muchos miembros, pero el cuerpo es uno solo. El
ojo no puede decir a la mano: “No te necesito”, ni la cabeza, a los pies:
200
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
“No tengo necesidad de ustedes”. Más aún, los miembros del cuerpo que
consideramos más débiles también son necesarios, y los que consideramos
menos decorosos son los que tratamos más decorosamente. Así nuestros
miembros menos dignos son tratados con mayor respeto, ya que los otros
no necesitan ser tratados de esa manera. Pero Dios dispuso el cuerpo, dando mayor honor a los miembros que más lo necesitan, a fin de que no haya
divisiones en el cuerpo, sino que todos los miembros sean mutuamente solidarios. ¿Un miembro sufre? Todos los demás sufren con él. ¿Un miembro
es enaltecido? Todos los demás participan de su alegría, 1Cor 12, 13-27.
272. Los ministerios y los carismas
Ustedes son el Cuerpo de Cristo, y cada uno en particular, miembro de ese
Cuerpo. En la Iglesia, hay algunos que han sido establecidos por Dios, en
primer lugar, como apóstoles; en segundo lugar, como profetas; en tercer
lugar, como doctores. Después vienen los que han recibido el don de hacer
milagros, el don de curar, el don de socorrer a los necesitados, el don de
gobernar y el don de lenguas. ¿Acaso todos son apóstoles? ¿Todos profetas? ¿Todos doctores? ¿Todos hacen milagros? ¿Todos tienen el don de
curar? ¿Todos tienen el don de lenguas o el don de interpretarlas? 1Cor
12, 28-30.
Muchas enseñanzas se destacan de este maravilloso texto bíblico sobre la naturaleza de la Iglesia:
· Somos el Cuerpo de Cristo y cada uno es miembro de este Cuerpo. Esta
es la Iglesia, cuya Cabeza es Cristo mismo.
· Todos los miembros de este Cuerpo son importantes aunque su función
no parezca destacada. Así lo estableció Dios.
· Unos miembros necesitan de los otros. Debemos ser solidarios. Somos
miembros unos de otros y para los otros.
· Los carismas son dones del Espíritu Santo para la edificación del Cuerpo
de Cristo y para la construcción del Reino de Dios.
· Unos ministerios son más importantes que otros. Ellos son: los apóstoles,
los profetas y los doctores cuyo ministerio está en relación especialmente
con el ministerio de la Palabra…
Anotemos que la Iglesia cristiana católica, la Iglesia de Cristo, tiene, a lo largo de
2000 años, la sucesión ininterrumpida de los Apóstoles en el Papa y los Obispos
por medio de los cuales el Señor guía y gobierna, enseña y santifica.
201
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
b. Desde la Palabra de la Iglesia
273. La Iglesia, Cuerpo místico de Cristo: Vaticano II, Iglesia 7: “El Hijo
de Dios... constituyó a sus hermanos… como su cuerpo, comunicándoles su
Espíritu.
“La vida de Cristo en este cuerpo se comunica a los creyentes, que se unen
misteriosa y realmente a Cristo… por medio de los sacramentos. Por el bautismo nos configuramos con Cristo: Porque también todos nosotros hemos sido
bautizados en un solo Espíritu, 1 Cor 12,13.
“… En la fracción del pan eucarístico, participando realmente del cuerpo del
Señor, nos elevamos a una comunión con Él y entre nosotros mismos. Porque el
pan es uno, somos muchos un solo cuerpo, pues todos participamos de ese
único pan, 1 Cor., 10,17. Así todos nosotros quedamos hechos miembros de
su cuerpo, ver 1 Cor 12,27, pero cada uno es miembro del otro, Rom 12,5.
“Pero como todos los miembros del cuerpo humano, aunque sean muchos, constituyen un cuerpo, así los fieles en Cristo, ver 1 Cor 12,12. También en la constitución del cuerpo de Cristo hay variedad de miembros y de ministerios.
“Uno mismo es el Espíritu que distribuye sus diversos dones para el bien de la
Iglesia, según sus riquezas y la diversidad de los ministerios, ver 1 Cor., 12,1-11.
Entre todos estos dones sobresale la gracia de los apóstoles, a cuya autoridad
subordina el mismo Espíritu incluso a los carismáticos, ver 1 Cor 14.
“… La cabeza de este cuerpo es Cristo… Él es la cabeza del cuerpo que es la
Iglesia. Él es el principio, el primogénito de los muertos, para que tenga la primacía sobre todas las cosas, ver Col 1,5-18.
“… Es necesario que todos los miembros se asemejen a Él hasta que Cristo
quede formado en ellos, ver Gal 4,19.
“… Él dispone constantemente en su cuerpo, es decir, en la Iglesia, los dones de
los servicios por los que en su virtud nos ayudamos mutuamente en orden a la
salvación, para que siguiendo la verdad en la caridad, crezcamos por todos los
medios en Él, que es nuestra Cabeza, ver Ef 4,11-16.
202
TERCERA ETAPA: CONOCIMIENTO DE JESÚS
“Cristo, por cierto, ama a la Iglesia como a su propia Esposa, como el varón que
amando a su mujer ama su propio cuerpo, ver Ef 5,25-28; pero la Iglesia, por su
parte, está sujeta a su Cabeza, ver Ef 5,23-24)…
274. En la Constitución dogmática sobre la Iglesia, emanada del Concilio Vaticano II, la Iglesia se define a sí misma en 8 capítulos. El 1ro. habla de la naturaleza de la misma Iglesia. En este capítulo dedica todo un denso número para
hablar de la Iglesia como cuerpo de Cristo. Esto expresa la importancia que
tiene esta figura. Hemos tomado sólo unos apartes muy ricos en contenido. Ellos
nos manifiestan claramente que:
· Jesucristo ha constituido a la Iglesia como su cuerpo, y para ello ha comunicado su propio Espíritu.
· Esta comunicación de Cristo se hace concreta en cada cristiano especialmente a través del Bautismo y de la Eucaristía.
· De esta manera somos miembros de Cristo y, al mismo tiempo, miembros los
unos de los otros. Este es el fundamento de nuestra solidaridad cristiana, de
la comunicación de bienes.
· Pero así como siendo muchos miembros constituimos un solo cuerpo, de la
misma manera hay diversidad de miembros y ministerios para el servicio común.
· Los dones y ministerios proceden del mismo Espíritu.
· Entre todos los dones y ministerios se destaca el de los Apóstoles que disciernen los carismas y presiden las Iglesias locales.
· Todos los miembros de Cristo estamos llamados a asemejarnos a nuestra
Cabeza.
· Cristo ama a su Iglesia como a su Esposa.
c. Desde la Palabra de San Luis María de Montfort
275. María, Madre de la Iglesia: “Uno por uno, todos han nacido en ella
(ver Sal 87 [86],6), dice el Espíritu Santo. Según la explicación de algunos Padres,
un primer hombre nacido de María es el Hombre Dios, Jesucristo; el segundo es
un hombre hombre, hijo de Dios y de María por adopción.
Ahora bien, si Jesucristo, Cabeza de la humanidad, ha nacido de Ella, los predestinados, que son los miembros de esta Cabeza, deben también, por conse203
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
cuencia necesaria, nacer de Ella27. Ninguna madre da a luz la cabeza sin los
miembros, ni los miembros sin la cabeza; de lo contrario, aquello sería un monstruo de la naturaleza. Del mismo modo, en el orden de la gracia, la Cabeza y los
miembros nacen de la misma madre. Y si un miembro del Cuerpo místico de
Jesucristo, es decir, un predestinado, naciese de una madre que no sea María, la
que engendró a la Cabeza, no sería un predestinado ni miembro de Jesucristo,
sino un monstruo en el orden de la gracia”, VD 32.
276. En el Cap. II, Nos 22-48 de la VD san Luis María nos presenta a María en
el misterio de la Iglesia. Esta presencia activa es fruto de la colaboración de
María con cada Persona de la Santísima Trinidad. En el No. 32 destaca cómo
Ella es Madre de la Iglesia, al ser Madre de su Cabeza que es Cristo. María
nos ayuda a ser Iglesia: “Cuando el Espíritu Santo, su Esposo (de María), la
encuentra en un alma, vuela y entra en esa alma en plenitud, y se le comunica
tanto más abundantemente cuanto más sitio hace el alma a su Esposa. Una de las
razones de que el Espíritu Santo no realice ahora maravillas portentosas en las
almas es que no encuentra en ellas una unión suficientemente estrecha con su fiel
e indisoluble Esposa”, VD 38.
III. RESUMEN
PARA ORAR Y COMPROMETERME
277. El bautizado es una persona incorporada en Cristo. La Iglesia es el cuerpo
de Cristo. Los cristianos somos miembros unos de otros como parte del Cuerpo
de Cristo. Este es el fundamento de la comunicación de bienes. En el Cuerpo de
Cristo hay diversidad de dones y de carismas para la construcción de la Iglesia
y del Reino. El Espíritu Santo es la fuente de la unidad en el Cuerpo y de la
diversidad de dones y carismas: 1Co 12, 4-6. María es Madre de la Iglesia
porque es Madre de la Cabeza que es Cristo. Por medio del Espíritu Santo y
María, Dios sigue suscitando y formando discípulos de Cristo. María nos ayuda
a ser Iglesia. Sin María la Iglesia está huérfana de Madre.
Tarea: Resume en tres párrafos a qué te compromete(s) e(a)l ser Cuerpo de
Cristo. No olvides orar…
27 Ver VD 264.
204
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
CUARTA ETAPA
CONOCIMIENTO DE MARÍA
278. Objetivo: Durante este período hemos de dedicarnos al conocimiento de
aquella que Dios, en su infinita sabiduría, escogió como el medio por excelencia
para enviarnos al Salvador, es decir, a María. Ella que es carne de nuestra carne,
fue escogida por Jesús en la cruz para una gran misión, ser la madre de los
redimidos.
El Padre de Montfort nos invita a contemplar la conducta de Dios que ha dado
un puesto importantísimo a María en su misterio de salvación y a imitar a las
personas de la Sma. Trinidad. En efecto, Dios Padre entregó a su Unigénito al
mundo solamente por medio de María... Dios Hijo se hizo hombre para nuestra
salvación, pero en María y por María. Dios Espíritu Santo formó a Jesucristo en
María pero después de pedir su consentimiento... VD 16ss; SM 35.
Si en su Sabiduría, Dios no halló otro medio mejor para venir a nosotros que
María, ella debe ser el camino más fácil, corto, perfecto y seguro para llegar a Él
y, por ende, para procurar la mayor gloria de Dios, VD 152; 222.
Es preciso orientarlo todo, en esta etapa, oraciones y actividades, al conocimiento de María. Pedir al Espíritu Santo nos revele el misterio de María. Por ello
recomienda el P. de Montfort algunas oraciones especiales, tales como las
letanías del Espíritu Santo, No 420, ¡Oh Santa María de Mares Estrella!, No
397 y la contemplación del Santo Rosario del Rosario, Nos. 410ss., VD 229.
Estas oraciones están enderezadas a obtener de Dios un conocimiento contemplativo de María y una gran docilidad a la acción del Espíritu Santo, único capaz
de consagrarnos, transformarnos, hacer de nosotros una nueva creación.
El conocimiento amoroso de María nos conduce a practicar la verdadera devoción a Ella, que consiste sobre todo en imitar sus virtudes características, y
a no caer en las insidias de las falsas devociones. Así podremos establecer
205
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
una relación íntima y fecunda con ella en orden a nuestra transformación en
Cristo como discípulos misioneros suyos. Aún más, el itinerario montfortiano
conduce a conocer y practicar la perfecta devoción a María, a establecer la
perfecta relación con Ella, que no es otra que la Consagración total a Ella para
consagrarnos totalmente y mejor a su Hijo y a su obra salvadora.
Temas o Catequesis
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
206
María de Nazaret, la Nueva Eva
Consagrada al servicio de Dios
Dichosa porque ha creído
La esposa y templo del Espíritu Santo
María, uno de los 4 medios para configurarme con Cristo-Sabiduría
La verdadera devoción a María o verdadera relación con Ella
La perfecta devoción a María o Consagración total.
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
27°. día o 27a. catequesis
MARÍA
LA
I. SUGERENCIAS
NAZARET,
NUEVA EVA
PARA
DE
INICIAR
279. Oraciones recomendadas en esta etapa: El Santo Rosario, Nos. 410ss.,
Bajo tu amparo, No 402 y las Letanías en honor de San Luis María, No 425.
Puedes escoger y distribuir para cada día o semana. La que no debes omitir es
el Santo Rosario, No 410ss.
Mi realidad.
Desde pequeño, en mi casa y en la escuela he invocado a la Virgen y la he
querido como Madre. Seguramente he practicado alguna devoción a Ella y he
cultivado así una relación cercana con Ella. Pero, es posible que no conozca
suficientemente el lugar de María en la historia de la Salvación por voluntad de
Dios, y tantas enseñanzas que la Iglesia nos ha comunicado en torno a la Madre
de Dios y Madre nuestra, reconocida como modelo de vida cristiana en sus
relaciones con Dios Padre, con Dios Hijo, con Dios Espíritu Santo y con la
Iglesia.
Es posible también que yo haya caído en falsas devociones a María y que no
conozca las cualidades de la verdadera y perfecta devoción a nuestra Madre.
Por ello, es tan importante conocer más y mejor a nuestra Madre y Maestra, a
nuestro modelo y hermana mayor, para que cultive una auténtica relación con
Ella y viva como verdadero discípulo misionero de Cristo en su Iglesia y para el
mundo.
207
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
En el pueblo de la Antigua Alianza.
280. La primera Mujer: Eva. La primera Mujer y el primer Hombre
ocupan un lugar privilegiado en el proyecto creador de Dios:
Dios dijo: Hagamos al hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza; y que le estén sometidos los peces del mar y las aves del cielo, el ganado, las fieras de la tierra, y todos los animales que se arrastran por el suelo”. Y Dios creó al hombre a su imagen, lo creó a imagen de Dios, los creó
varón y mujer. Y los bendijo, diciéndoles: “Sean fecundos, multiplíquense,
llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar, a las aves del
cielo y a todos los vivientes que se mueven sobre la tierra”. Y continuó
diciendo: “Yo les doy todas las plantas que producen semilla sobre la tierra,
y todos los árboles que dan frutos con semilla: ellos les servirán de alimento. Y a todas la fieras de la tierra, a todos los pájaros del cielo y a todos los
vivientes que se arrastran por el suelo, les doy como alimento el pasto
verde”. Y así sucedió. Dios miró todo lo que había hecho, y vio que era muy
bueno. Así hubo una tarde y una mañana: este fue el sexto día, Gn 1, 26-31.
281. El universo, con todas las maravillas y misterios que encierra, ha sido creado por el único Dios y es la manifestación de su sabiduría, de su amor y su
poder. Por eso, cada una de las cosas creadas es “buena” y el conjunto de ellas
es “muy bueno”. En ese universo, al hombre y a la mujer les corresponde un
lugar de privilegio, ya que Dios los creó “a su imagen” y los llamó a administrar
y completar la obra de la creación.
Pero ese prólogo tan bello de la creación se va oscureciendo con los personajes
que se van sucediendo comenzando por Adán y Eva, Caín y sus descendientes
y continuando con los pueblos que intentan edificar la torre de Babel, y que
representan simbólicamente el pecado constante de la humanidad entera que
pretende ocupar el puesto de Dios, constituyéndose así en norma última de su
propia conducta. Esta pretensión, en lugar de convertir al hombre en dueño de
su destino, hizo entrar en el mundo el sufrimiento y la muerte, rompió los lazos
fraternales entre los seres humanos y provocó la dispersión de los pueblos. En el
208
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
marco de esta historia, Dios va a realizar su designio de salvación, que tiene su
momento culminante con la nueva Eva, María, y con el nuevo Adán, Jesucristo,
con quienes inicia una nueva creación.
En el pueblo de la Nueva Alianza
282. Simplemente María de Nazaret. Nos hallamos ante la figura
de una joven, mujer sencilla, humilde. Su nombre es MARÍA. Ama de casa, está
desposada con un hombre justo, trabajador de profesión. Ella es Madre de
Jesús, el Mesías, el nuevo Adán, ver Rom 6,12-21, no por querer humano sino
por intervención divina. Jacob fue padre de José, el esposo de María, de la
que nació Jesús, llamado el Mesías... María, su madre, estaba prometida a
José y, antes de vivir juntos, resultó que esperaba un hijo por obra del
Espíritu Santo, Mt 1,17.18.20.
El evangelista Mateo añade que esto sucedió para que se cumpliera lo que
dijo el Señor por el profeta: Miren: la virgen concebirá y dará a luz un hijo
y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa Dios-con-nosotros, Is 7,14;
Mt 1,22; Lc 1,27.30; Hch 1,14.
Por su parte, Marcos presenta a Jesús como el carpintero, el hijo de María,
Mc 6,3.
Es significativo que el Dios Padre Creador cuando decide hacer una nueva creación envía a su Hijo nacido ya no de tierra virgen sino de una sencilla mujer
virgen que está desposada con un trabajador y concibe por obra del Espíritu
Santo.
283. Su vida, al igual que la de cualquier mujer judía oriunda de un pueblo pobre
e insignificante, como lo era Nazaret, fue una vida ordinaria, sencilla, concreta...
Ella es una mujer del pueblo que vive los acontecimientos alegres o tristes que
todo mundo vive. Como las demás, es una mujer que se desposa con un varón;
una mujer que llega a ser madre, que visita a su pariente Isabel, que va en peregrinación a Jerusalén, que asiste a una boda, que aparece inserta en el clan
familiar, con frecuencia, hostil a Jesús: sus parientes fueron a echarle mano,
porque se decía que no estaba en sus cabales, Mc 3,21. Mujer-madre que
tiene que vivir la muerte atroz de su propio Hijo... Mujer que hallamos en medio
de la comunidad apostólica, Hch 1,14.
209
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
284. María es una mujer que sabe escuchar y poner en práctica. Así nos la
presenta Jesús. Todavía estaba Jesús hablando a la gente, cuando su madre
y sus hermanos se presentaron fuera, tratando de hablar con él. Uno se lo
avisó: Oye, tu madre y tus hermanos están ahí fuera y quieren hablar contigo. Pero él contestó al que le avisaba: ¿Quién es mi madre y quiénes son
mis hermanos?... Cualquiera que pone por obra la voluntad de mi Padre
del cielo, ése es hermano mío y hermana y madre, Mt 12,46-50.
Sabe hacer reclamos y reproches maternales cuando juzga que es su deber:
Hijo, ¿Por qué te has portado así con nosotros? ¡Mira con qué angustia te
buscábamos tu padre y yo!, Lc 2,48.
Es una mujer que sabe reflexionar: María conservaba todo esto, meditándolo
en su corazón, Lc 2,19. Una mujer que sabe hablar, tomar iniciativas, como
sucedió en las bodas de Caná: No tienen vino... Hagan lo que él les mande, Jn
2,3.5.
285. Sensible al sufrimiento, María llora, pues la espada del dolor atraviesa, con
frecuencia, su corazón de mujer, de madre, de esposa. A la vez que de las bendiciones de su Hijo, participa también de su pasión y muerte redentoras: Mira,
éste está puesto para que todos en Israel caigan o se levanten; será una
bandera discutida, mientras que a ti una espada te traspasará el corazón,
Lc 2,34s. Esa mujer sabe alegrarse con el auténtico gozo, el gozo que lleva a
reconocer al Autor de todas las maravillas realizadas en el cielo y en la tierra.
Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi
Salvador... Porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí, él es Santo... Lc 1,47.
b. Desde la Palabra de la Iglesia
María, la nueva Eva.
286. “Los Santos Padres estiman a María, no como un mero instrumento pasivo, sino como una cooperadora a la salvación humana por la libre fe y obediencia. Porque ella, como dice San Ireneo, “obedeciendo fue causa de la salvación
propia y de la del género humano entero. Por eso, no pocos padres antiguos en
su predicación, gustosamente afirman: “El nudo de la desobediencia de Eva fue
210
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
desatado por la obediencia de María; lo que ató la virgen Eva por la incredulidad, la Virgen María lo desató por la fe”; y comparándola con Eva, llaman a
María Madre de los vivientes, y afirman con mayor frecuencia: “La muerte vino
por Eva; por María, la vida”, Vat. II, LG 56.
La Virgen María colabora con Dios en la historia de salvación respondiendo con
fe libre y con total obediencia a su vocación de ser Madre del Redentor y por Él
y en Él, madre de los redimidos. Así queda constituida como nueva Eva, Madre
del Hombre nuevo y de la nueva humanidad.
287. De esta manera María es también modelo de la Iglesia, como lo atestigua el
mismo documento citado en el No. 63: “Porque en el misterio de la Iglesia que
con razón también es llamada madre y virgen, la Bienaventurada Virgen María la
precedió, mostrando en forma eminente y singular el modelo de la virgen y de la
madre, pues creyendo y obedeciendo engendró en la tierra al mismo Hijo del
Padre, y esto sin conocer varón, cubierta con la sombra del Espíritu Santo,
como una nueva Eva, practicando una fe, no adulterada por duda alguna, no a la
antigua serpiente, sino al mensaje de Dios. Dio a luz al Hijo a quien Dios constituyó como primogénito entre muchos hermanos, Rom, 8,29, a saber, los fieles a
cuya generación y educación coopera con materno amor”.
María es, pues, Madre no sólo porque engendra sino porque educa y acompaña.
c. Desde la Palabra de San Luis María de Montfort
288. María, la nueva Eva, la Virgen fiel nos ayuda a ser fieles y a perseverar en la virtud
“María es la Virgen fiel, que por su fidelidad a Dios repara las pérdidas que la
Eva infiel causó por su infidelidad, y alcanza a quienes confían en Ella la fidelidad
para con Dios y la perseverancia. Por esto, un santo la compara a un áncora
firme, que los sostiene e impide que naufraguen en el mar tempestuoso de este
mundo, en donde tantos perecen por no aferrarse a Ella: “Atamos -dice- las
almas a tu esperanza como a un áncora firme.”
211
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
“Los santos que se han salvado estuvieron firmemente adheridos a Ella, y a Ella
ataron a otros para que perseveraran en la virtud.
“¡Dichosos, pues, una y mil veces, los cristianos que ahora se aferran fiel y enteramente a María como a un áncora firme! Los embates tempestuosos de este
mundo no los podrán sumergir ni les harán perder sus tesoros celestiales.
“¡Dichosos quienes entran en María como en el arca de Noé! Las aguas del
diluvio de los pecados que anegan a tantas personas no les harán daño, porque
los que obran por mí no pecarán, BenS 24,30, Vulgata, dice la divina Sabiduría
; es decir, los que están en mí para trabajar en su salvación no pecarán.
“¡Dichosos los hijos infieles de la infeliz Eva que se aferran a la Madre y Virgen
fiel, la cual permanece siempre fiel y no puede negarse a sí misma: Si somos
infieles, Ella permanece fiel, porque no puede negarse a sí misma, ver 2Tim
2,13, y responde siempre con amor a quienes la aman: Yo amo a los que me
aman, Prov 8,17. Y los ama no sólo con amor afectivo, sino también con amor
efectivo y eficaz, impidiendo, mediante gracias abundantes, que retrocedan en la
virtud o caigan en el camino, y pierdan así la gracia de su Hijo”, VD 175.
San Luis María nos presenta lo dicho anteriormente como el 8tvo. motivo para
que abracemos la perfecta devoción a María, pues ella nos garantiza la perseverancia en la fidelidad a Dios y en la virtud.
III. RESUMEN
PARA ORAR Y COMPROMETERME
289. María, fue una mujer sencilla de Nazaret de Galilea que desempeñó los
oficios domésticos de una esposa y madre pobre de su tiempo y cultura. Pero
también fue una mujer reflexiva y creativa que dialoga y toma iniciativas. Tuvo
que soportar muchos sufrimientos a causa de ser Madre del Redentor y de los
redimidos. Brilla de modo especial por su fe y obediencia a Dios que la constituyó Madre del nuevo Adán, Jesucristo. Ella ha sido comparada justamente con
Eva como Madre de los vivientes que nos recupera lo que había perdido la
primera Eva por su incredulidad y desobediencia.
Ella es modelo de la Iglesia como Virgen y Madre. Ella nos ayuda a ser fieles al
Señor y a perseverar en el camino de la virtud. Por ello, la importancia de relacionarnos con Ella de manera íntima y constante.
212
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
Tarea: Haz un pequeño resumen comparando a Eva con María en el Plan de
Salvación y destacando por qué y en qué María nos puede ayudar para ser
mejor discípulo(a) de Jesucristo.
Súplica: ¡Oh María, enséñame a escuchar y poner en práctica la Palabra del
Señor!
No olvides orar como dijimos al principio para que el Espíritu Santo te ayude a
conocer más y mejor a la nueva Eva.
290. Eva y María; San Ireneo, contra los herejes: sobre la recapitulación del
género humano: “Pues de la misma manera que Eva, seducida por las palabras
del diablo, se apartó de Dios, desobedeciendo su mandato, así María fue
evangelizada por las palabras del ángel, para llevar a Dios en su seno, gracias a
la obediencia a su palabra. Y si aquélla se dejó seducir para desobedecer a
Dios, ésta se dejó persuadir a obedecerle, con lo que, la Virgen María se convirtió en abogada de la virgen Eva.
Así, al recapitular todas las cosas, Cristo fue constituido cabeza, pues declaró la
guerra a nuestro enemigo, derrotó al que en un principio, por medio de Adán,
nos había hecho prisioneros, y quebrantó su cabeza, como encontramos dicho
por Dios a la serpiente en el Génesis: Establezco hostilidades entre ti y la
mujer, entre tu estirpe y la suya; ella te herirá en la cabeza, cuando tú la
hieras en el talón.
Con estas palabras, se proclama de antemano que aquel que había de nacer de
una doncella y ser semejante a Adán habría de quebrantar la cabeza de la serpiente. Y esta descendencia es aquella misma de la que habla el Apóstol en su
carta a los Gálatas: La ley se añadió hasta que llegara el descendiente beneficiario de la promesa.
Y lo expresa aún con más claridad en otro lugar de la misma carta, cuando dice:
Pero cuando se cumplió el tiempo, envió Dios a su Hijo, nacido de una
mujer. Pues el enemigo no hubiese sido derrotado con justicia si su vencedor no
hubiese sido un hombre nacido de mujer. Ya que por una mujer el enemigo había
dominado desde el principio al hombre, poniéndose en contra de él.”
213
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
28°. día o 28a. catequesis
CONSAGRADA
I. SUGERENCIAS
AL
PARA
SERVICIO
DE
DIOS
INICIAR
291. Oraciones recomendadas en esta etapa: El Santo Rosario, Nos 410ss.,
la Salve, No 401, Oh Santa María de Mares Estrella No 397; letanías marianas,
Nos 422-424, y las Letanías en honor de San Luis María, No 425. Puedes
escoger y distribuir para cada día o semana. La que no debes omitir es el Santo
Rosario y la Lectio divina.
Mi realidad.
Reconozco a la Virgen María como Madre de nuestro Salvador y Madre nuestra. Pero, es posible que no haya meditado sobre su consagración al servicio de
Dios como Madre del Redentor y madre de los redimidos.
Por ello, es bueno comenzar preguntándome qué entiendo por consagración.
Cuáles son las características de la consagración. ¿Quién es el que consagra?
¿Tiene algo que ver la vocación con la consagración? ¿Hay alguna relación entre
consagración y misión?
Todo esto es importante, puesto que el itinerario de vida espiritual y apostólica
propuesto por san Luis María de Montfort, es un itinerario de consagración, es
una espiritualidad de consagración… En este itinerario, brillan como modelos
Jesucristo y María, como hemos visto y veremos.
214
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
292. Consagración en el pueblo de la Antigua Alianza
El tema de la Consagración lo hemos tratado tanto en la Introducción
de estas catequesis como en la Catequesis No 25: Consagrados a Jesucristo por el Bautismo. Ahí nos detuvimos en la Alianza como consagración y
en el Pueblo Consagrado, lo mismo que en Jesucristo el perfecto consagrado.
Conviene que las volvamos a leer y meditar. Ahora nos detenemos en la figura de
María como modelo de consagrada al servicio de Dios. Por ello, como iluminación en la Antigua Alianza tomaremos el ejemplo de una vocación personal.
293. Vocación de Jeremías, ejemplo de consagración.
La palabra del Señor llegó a mí en estos términos: “Antes de formarte en el
vientre materno, yo te conocía; antes de que salieras del seno, yo te había
consagrado, te había constituido profeta para las naciones”. Yo respondí:
“ ¡Ah, Señor! Mira que no sé hablar, porque soy demasiado joven” El Señor me dijo: “No digas: ‘Soy demasiado joven’, porque tú irás adonde yo
te envíe y dirás todo lo que yo te ordene. No temas delante de ellos, porque
yo estoy contigo para librarte –oráculo del Señor–”. El Señor extendió su
mano, tocó mi boca y me dijo: “Yo pongo mis palabras en tu boca. Yo te
establezco en este día sobre las naciones y sobre los reinos, para arrancar y
derribar, para perder y demoler, para edificar y plantar”, Jer 1,4-10.
Antes de proseguir, es bueno hacer una Lectio divina sobre este texto, para
mirar mi vocación cristiana de discípulo y misionero de Cristo a la luz de la
vocación de Jeremías…
Entre las grandes figuras del Antiguo Testamento, ninguna tiene una personalidad
tan atrayente y conmovedora como JEREMÍAS. En varios poemas de una sinceridad estremecedora, nos hace penetrar en el drama de su existencia. Nació
poco más de un siglo después de Isaías, y todavía era muy joven cuando el
Señor lo llamó a ejercer el ministerio profético, 1. 6. En los primeros años de su
actividad profética, sus esfuerzos están dirigidos a ‘desarraigar’ el pecado en
todas sus formas. Bajo la influencia de Oseas, su gran predecesor en el reino del
Norte, Jeremías insiste en que la Alianza es una relación de amor entre el Señor
e Israel. Que la Alianza es un matrimonio. Si el pueblo no mantiene su compro215
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
miso de fidelidad, el Señor lo rechazará como a una esposa adúltera. Pero sus
invectivas violentas y sus anuncios sombríos se pierden en el vacío. Entonces
Jeremías se rinde ante la evidencia. El pueblo entero está irremediablemente
pervertido, 13. 23. El pecado de Judá está grabado con un buril de diamante en
las tablas de su corazón (17. 1). Un profeta puede traer a los hombres una
palabra nueva, pero no puede darles un corazón nuevo, 7. 25-28. En el año 587
sobrevino la catástrofe final, tantas veces anunciada por el profeta: Jerusalén fue
arrasada por las tropas de Nabucodonosor y una buena parte de la población
de Judá tuvo que emprender el camino del destierro a Babilonia.
294. Jeremías evoca la historia del Éxodo para mostrar que Israel había perdido
el contacto con sus orígenes. Los tiempos de la marcha por el desierto tenían
todo el encanto del “primer amor” (2. 2-3). Pero apenas entró en la Tierra prometida, el Pueblo contaminó el suelo con sus ídolos. Como una esposa infiel,
abandonó al Señor, la “fuente de agua viva”, para “cavarse cisternas agrietadas”
incapaces de retener el agua (2. 13). Como profeta del Señor, anuncia, entonces, una Nueva Alianza en la cual Dios daría a su Pueblo un corazón nuevo y un
espíritu nuevo, para que pueda ser su Pueblo fiel: Los purificaré de todas sus
impurezas y de todos sus ídolos. Les daré un corazón nuevo y pondré en
ustedes un espíritu nuevo: les arrancaré de su cuerpo el corazón de piedra
y les daré un corazón de carne. Infundiré mi espíritu en ustedes y haré que
sigan mis preceptos, y que observen y practiquen mis leyes. Ustedes habitarán en la tierra que yo he dado a sus padres. Ustedes serán mi Pueblo y yo
seré su Dios, Jer 36, 25-28, es decir, Uds. serán el pueblo consagrado.
En el Pueblo de la Nueva Alianza
295. Vocación y Consagración de María.
En el sexto mes, el Ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de
Galilea, llamada Nazaret, a una virgen que estaba comprometida con un
hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. El nombre de la
virgen era María. El Ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: “¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo”. Al oír estas palabras, ella
quedó desconcertada y se preguntaba qué podía significar ese saludo. Pero
el Ángel le dijo: “No temas, María, porque Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y
216
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su
padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá
fin”. María dijo al Ángel: “¿Cómo puede ser eso, si yo no tengo relaciones
con ningún hombre?”. El Ángel le respondió: “El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el niño
será Santo y será llamado Hijo de Dios. También tu parienta Isabel concibió un hijo a pesar de su vejez, y la que era considerada estéril, ya se
encuentra en su sexto mes, porque no hay nada imposible para Dios”. María dijo entonces: “Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo
que has dicho”. Y el Ángel se alejó, Lc 1, 26-38.
El mejor comentario al pasaje anterior, lo encontramos en las mismas palabras
de la Iglesia en la Constitución dogmática L.G, no, 56 del Vat. II. Pero, vale la
pena que nos detengamos en el pasaje anterior haciendo Lectio divina en torno
a la vocación de María para descubrir qué me dice Dios hoy a mí como consagrado al Señor por el Bautismo.
b. Desde la Palabra de la Iglesia
296. María en la Anunciación. “El Padre de las Misericordias quiso que precediera a la Encarnación la aceptación de parte de la Madre predestinada, para
que así como la mujer contribuyó a la muerte, así también contribuyera a la vida.
Lo cual vale en forma eminente de la Madre de Jesús, que dio al mundo la vida
misma que renueva todas las cosas y que fue adornada por Dios con dones
dignos de tan gran oficio.
Por eso, no es extraño que entre los Santos Padres fuera común llamar a la
Madre de Dios toda santa e inmune de toda mancha de pecado y como plasmada por el Espíritu Santo y hecha una nueva criatura. Enriquecida desde el primer
instante de su concepción con esplendores de santidad del todo singular, la Virgen Nazarena es saludada por el ángel por mandato de Dios como “llena de
gracia”, Lc 1,28, y ella responde al enviado celestial: “He aquí la esclava del
Señor, hágase en mí según tu palabra”, Lc 1,38. Así María, hija de Adán, aceptando la palabra divina, fue hecha Madre de Jesús, y abrazando la voluntad
salvífica de Dios con generoso corazón y sin impedimento de pecado alguno, se
consagró totalmente a sí misma, cual, esclava del Señor, a la Persona y a la
217
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
obra de su Hijo, sirviendo al misterio de la Redención con Él y bajo Él, por la
gracia de Dios omnipotente”. LG, 56.
María es la “Llena-de-gracia”, “plasmada por el Espíritu Santo y hecha nueva
criatura”, es decir, es consagrada, ungida, por el Espíritu de Dios. Y Ella responde con la disponibilidad total de sierva del Señor, ‘consagrándose así totalmente
a la Persona y obra de Jesucristo’.
c. Desde la Palabra de San Luis María de Montfort
297. María, en el misterio de Cristo:
“Dios Padre comunicó a María su fecundidad, en cuanto una pura creatura era
capaz de recibirla, para que pudiera engendrar a su Hijo y a todos los miembros
de su Cuerpo místico.
Dios Hijo descendió al seno virginal de María como nuevo Adán a su paraíso
terrestre para complacerse y realizar allí secretamente maravillas de gracia.
Este Dios-hombre encontró su libertad en dejarse aprisionar en su seno; manifestó su poder en dejarse llevar por esta jovencita; cifró su gloria y la de su
Padre en ocultar sus resplandores a todas las criaturas de la tierra para no revelarlos sino a María; glorificó su propia independencia y majestad, sometiéndose
a esta Virgen amable en la concepción, nacimiento, presentación en el templo,
vida oculta de treinta años, hasta la muerte, a la que Ella debía asistir, para
ofrecer con Ella un solo sacrificio y ser inmolado por su consentimiento al Padre
eterno, como en otro tiempo Isaac, por la obediencia de Abrahán, a la voluntad
de Dios. Ella le amamantó, alimentó, cuidó, educó y sacrificó por nosotros28.
¡Oh admirable e incomprensible dependencia de un Dios! Para mostrarnos su
precio y gloria infinita, el Espíritu Santo no pudo pasarla en silencio en el Evangelio, a pesar de habernos ocultado casi todas las cosas admirables que la Sabiduría encarnada realizó durante su vida oculta.
28 «Concibiendo a Cristo, engendrándolo, alimentándolo, presentándolo en el templo al Padre,
padeciendo con su Hijo mientras Él moría en la cruz, cooperó en la restauración de la vida
sobrenatural de las almas. Por tal motivo es nuestra Madre en el orden de la gracia», LG 61.
218
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
Jesucristo dio mayor gloria a Dios, su Padre, por su sumisión a María durante
treinta años, que la que le hubiera dado convirtiendo al mundo entero por los
milagros más portentosos. ¡Oh¡ ¡Cuán altamente glorificamos a Dios cuando
para agradarle nos sometemos a María, a ejemplo de Jesucristo, nuestro único
modelo!”, VD 16-18.
La participación de María en la obra de la Redención ha sido por el beneplácito
de las 3 divinas personas. Por ello, la devoción a María es necesaria a los hombres para alcanzar la salvación; ver VD 39. “La devoción que mejor nos consagra y hace semejantes a Nuestro Señor es la devoción a su santísima Madre. Y
cuanto más te consagres a María, tanto más te unirás a Jesucristo”, VD 120.
III. RESUMEN
PARA ORAR Y COMPROMETERME
298. Tarea: Leer y resumir los Nos 14 a 21 de VD sobre la presencia de María
en el Misterio de Cristo. Puede hacerlo escribiendo una o dos frases de cada
número. Luego escribir algunas conclusiones para su vida espiritual y apostólica.
Leer y resumir: VD 120 y 121 con la misma metodología anterior. No
olvidemos las oraciones propias para estos días para poder establecer una relación
más íntima con la Santísima Virgen, nuestra Madre y Modelo especialmente
como consagrada al Señor y a su obra salvadora.
219
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
29°. día o 29a. catequesis
DICHOSA
I. SUGERENCIAS
TÚ QUE HAS
PARA
CREÍDO
INICIAR
299. Oraciones recomendadas en esta etapa: El Santo Rosario, Nos 410ss.,
la Salve, No 401, Oh Santa María de Mares Estrella No 397; letanías marianas,
Nos 422-424, y las Letanías en honor de San Luis María, No 425. Puedes
escoger y distribuir para cada día o semana. La que no debes omitir es el Santo
Rosario y la Lectio divina.
– Mi realidad.
1. ¿Qué fundamenta mi fe en Jesucristo?
2. ¿Cómo expreso mi fe en Él?
Para conocer a la Virgen María, es muy importante mirarla en el Evangelio como
la Virgen creyente. La fe es la virtud fundamental en la Antigua y en la Nueva
Alianza. Sin la fe es imposible agradar a Dios. La bienaventuranza o la dicha más
importante en el Evangelio está vinculada a la fe: “Dichosos los que sin ver creyeron” le dice el resucitado al incrédulo y sorprendido Tomás; “Dichosos más
bien los que escuchan la Palabra de Dios y la ponen en práctica”, replica Jesús a
la exclamación de una mujer admirada que dice: “Dichoso el vientre que te llevó
y los pechos que te amamantaron”…
La fe entendida como fidelidad a Dios es tan importante que “el justo vivirá
por su fidelidad”, Heb 2. 4. La fe justifica al hombre, librándolo del pecado y
dándole la vida de Dios, ver Rom. 1. 17; Gál. 3. 11. Sin la fe no podemos ser
perdonados ni justificados. Un cristiano es un creyente.
Por otra parte, el gran pecado reiterado del Pueblo de Israel es su incredulidad,
no escuchar al Señor, no confiar en Él. A través de los profetas, el Señor increpa
al pueblo de Israel su falta de fe.
La fe es inseparable de la obediencia a los mandatos del Señor, a la sumisión a
Él, a la fidelidad a la Alianza. La fe es confianza total en el Señor. La confianza
lleva al compromiso y a la fidelidad.
220
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
Todos los signos milagrosos que Jesús realizó requerían la fe y eran para fortalecer la fe, ver Mt 9,1ss.; Mt 9,22; Mt 13,58; Mt 15,28.
La fe es un itinerario de vida que nace de una relación interpersonal. Como dice
Benedicto XVI: “No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o por una
gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona que da
un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva”.
Una de las motivaciones más importantes que Montfort coloca para que abracemos la Perfecta devoción o relación con María es que Ella nos hace partícipes
de su fe, es decir, nos ayuda a ser creyentes o fieles como Ella y con Ella.
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
Ejemplo en la Antigua Alianza: la Fe de Abraham
300. El Señor dijo a Abram: “Deja tu tierra natal y la casa de tu
padre, y ve al país que yo te mostraré. Yo haré de ti una gran nación y te
bendeciré; engrandeceré tu nombre y serás una bendición. Bendeciré a los
que te bendigan y maldeciré al que te maldiga, y por ti se bendecirán todos
los pueblos de la tierra”. Abram partió, como el Señor se lo había ordenado, y Lot se fue con él. Cuando salió de Jarán, Abram tenía setenta y cinco
años. Tomó a su esposa Sarai, a su sobrino Lot, con todos los bienes que
habían adquirido y todas las personas que habían reunido en Jarán, y se
encaminaron hacia la tierra de Canaán, Gn 12, 1-5.
301. El mejor comentario a la vocación y a la fe de Abraham lo encontramos en
la Carta a los Hebreos: Heb 11, 9-12: Por la fe obedeció Abraham a la llamada de salir hacia el país que habría de recibir en herencia; y salió sin saber
adónde iba. Por fe se trasladó como forastero al país que le habían prometido y habitó en tiendas con Isaac y Jacob, heredero de la misma promesa…
Por fe también Sara, aún pasada de edad, recibió vigor para concebir, porque
pensó que era fiel el que lo prometía. Así de uno solo, y ya cercano a la
muerte, nació una multitud como las estrellas del cielo como la arena
incontable de las playas.
221
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
302. Abraham es, pues, el peregrino que vive pendiente de la promesa de Dios.
La Palabra del Señor irrumpió en su vida de una manera misteriosa e imprevisible, y lo puso en camino hacia un futuro totalmente nuevo. Obedeciendo a esa
palabra divina, y sin otra garantía que su confianza en la fidelidad de Dios,
Abraham rompió sus ataduras terrenas, sus vínculos nacionales y familiares, y
partió hacia un país desconocido, como acabamos de leer en la Carta a los Heb.
Por su fe, que más de una vez se vio sometida a duras pruebas –sobre todo
cuando Dios le ordenó sacrificar a su hijo Isaac– él llegó a ser el padre y el
modelo de todos los creyentes, ver Rom. 4 y Gál. 3. 7.
Ejemplo en la Nueva Alianza: la Fe de María
303. Gracias a la Palabra de Dios, podemos intuir la grandeza de María. Más
que por su maternidad física, María es grande por haber sido la primera creyente. Primera porque a ella antes que a nadie fue revelado el misterio de la Encarnación. Primera porque nadie creyó con más profundidad en él que María. Ella
tuvo que vivir la fe como un itinerario, como proceso, como un crecimiento, en
medio de dificultades. Partiendo de la sorpresa, tuvo que pasar por la angustia,
la incomprensión hasta llegar a la búsqueda serena depositando toda su confianza en Dios, su Salvador.
304. Sorpresa: Frente al saludo del ángel, María se sorprende y se pregunta
qué saludo es aquél, ver Lc 1,29. Lo mismo le sucede al escuchar a Jesús en el
templo en medio de los doctores. Y es que la sorpresa es el primer paso de la fe.
Y María pasó de sorpresa en sorpresa a lado de Jesús. Él la escuchaba y ella lo
escuchaba. Él aprendía de ella y ella lo aprendía todo de Él. Y así crecía su fe.
¡Bienaventurada tú que te has dejado sorprender por las maravillas de Dios!
305. La angustia constituye un segundo paso en el proceso de la fe. Y María
vivió con gran intensidad esa angustia. La vivió en el momento de la anunciación,
en Belén, ante los pastores y los magos, ante la persecución de Herodes, en la
huida a Egipto, en la pérdida del Niño en el templo, en la pasión y muerte de su
Hijo. Angustia, oscuridad, inseguridad, dolor... Mira con qué angustia te buscábamos tu padre y yo ¡Bienaventurada tú que has vivido la angustia, la oscuridad
que conduce a la luz!
222
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
306. Un tercer paso en el caminar de la fe está constituido por la incomprensión. Igual que los apóstoles, igual que nosotros, María, muchas veces no comprendía lo que el Señor quería decir. Es un consuelo para nosotros saber que
también María en su caminar de fe tropezaba con grandes dificultades y pruebas. ¡Bienaventurada tú que supiste vivir la noche de la fe! Y en esa noche de la
fe, María se daba a la búsqueda serena, apacible, confiada del querer de Dios
¡Hágase en mí según tu palabra! La fe es búsqueda, es confianza, es espera, es
disponibilidad, es apertura a Dios, en medio de las circunstancias cambiantes de
la vida... ¡Bienaventurada tú que has creído!
307.¿He experimentado en mi vida de fe, en mi itinerario de fe y fidelidad, sorpresa, angustia, incomprensión serenidad, como aconteció en María? Ejemplos.
b. Desde la Palabra de la Iglesia
308. En la maravillosa exhortación apostólica Marialis Cultus, Pablo VI, siguiendo
al Concilio Vat. II, subraya que María es “modelo maravilloso de la Iglesia en
orden de la fe, de la caridad y de la perfecta unión con Cristo”, LG 63; y luego,
para destacar cómo María es modelo de la Iglesia para el ejercicio del Culto,
muestra a María con cuatro cualidades: Virgen oyente, Virgen orante, Virgen
Madre, Virgen oferente, destacando la virtud de la fe como la primera y fundamental.
María la virgen oyente: “María es la “Virgen oyente”, que acoge con fe la
palabra de Dios: fe, que para ella fue premisa y camino hacia la Maternidad
divina, porque, como intuyó S. Agustín: “la bienaventurada Virgen María concibió creyendo al (Jesús) que dio a luz creyendo”; en efecto, cuando recibió del
Ángel la respuesta a su duda, ver Lc 1,34-37, “Ella, llena de fe, y concibiendo a
Cristo en su mente antes que en su seno”, dijo: “he aquí la esclava del Señor,
hágase en mí según tu palabra” Lc 1,38; fe, que fue para ella causa de bienaventuranza y seguridad en el cumplimiento de la palabra del Señor”, Lc 1, 45: fe,
con la que Ella, protagonista y testigo singular de la Encarnación, volvía sobre
los acontecimientos de la infancia de Cristo, confrontándolos entre sí en lo hondo de su corazón, ver Lc 2, 19. 51. Esto mismo hace la Iglesia, la cual, sobre
todo en la sagrada Liturgia, escucha con fe, acoge, proclama, venera la palabra
de Dios, la distribuye a los fieles como pan de vida y escudriña a su luz los signos
223
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
de los tiempos, interpreta y vive los acontecimientos de la historia”, Marialis
Cultus, 17.
c. Desde la Palabra de Montfort
309. San Luis María de Montfort destaca que uno de los efectos maravillosos
del cultivo de la perfecta devoción a María o Consagración total es que Ella nos
hace partícipes de su FE y luego nos describe las características de esa fe viva
de María.
Participación en la fe de María
“La Santísima Virgen te hará partícipe de su fe. La cual fue mayor que la de
todos los patriarcas, profetas, apóstoles y todos los demás santos. Ahora que
reina en los cielos, no tiene ya esa fe, porque ve claramente todas las cosas en
Dios por la luz de la gloria. Sin embargo, con el consentimiento del Altísimo, no
la ha perdido al entrar en la gloria29; la conserva para comunicarla a sus más
fieles servidores en la Iglesia peregrina.
Por lo mismo, cuanto más te granjees la benevolencia de esta augusta Princesa y
Virgen fiel, tanto más reciamente se cimentará toda tu vida en la fe verdadera:
una fe pura, que hará que no te preocupes por lo sensible y extraordinario; una
fe viva y animada por la caridad, que te hará obrar siempre por el amor más
puro; una fe firme e inconmovible como una roca, que te ayudará a permanecer
siempre firme y constante en medio de las tempestades y tormentas; una fe penetrante y eficaz, que como misteriosa llave maestra te permitirá entrar en todos
los misterios de Jesucristo, las postrimerías del hombre y el corazón del mismo
Dios; una fe intrépida, que te llevará a emprender y llevar a cabo, sin titubear,
grandes empresas por Dios y por la salvación de las almas; finalmente, una fe
que será tu antorcha encendida, tu vida divina, tu tesoro escondido de la divina
sabiduría y tu arma omnipotente, de la cual te servirás para iluminar a los que
viven en tinieblas y sombras de muerte, para inflamar a los tibios y necesitados
del oro encendido de la caridad, para resucitar a los muertos por el pecado,
para conmover y convertir con tus palabras suaves y poderosas los corazones
29 Ver VD 34; R Mat 25, 26.
224
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
de mármol y los cedros del Líbano y, finalmente, para resistir al demonio y a
todos los enemigos de la salvación”30, VD 214.
III. RESUMEN
PARA ORAR Y COMPROMETERME
310. Tarea: Responde por escrito a estas preguntas:
· ¿Cuáles son las características de la fe de María?
· ¿Qué te sugieren en el proceso de tu fe?
Oraciones: No olvidemos las oraciones propias para estos días. Mira la Estrella, invoca a María: Plegaria: ¡Hágase en mí según tu palabra! ¡Creo, Señor,
pero aumenta mi fe!
30 Ver entre muchas otras reminiscencias bíblicas: Gál 5,6; Col 1,23; 2,3; Rom 5,1 2; Heb 11,33; Lc
1,79; 1Pe 5,8 9.
225
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
30°. día o 30a. catequesis
ESPOSA Y TEMPLO
DEL ESPÍRITU SANTO
I. SUGERENCIAS
PARA
INICIAR
311. Oraciones recomendadas en esta etapa: El Santo Rosario, Nos 410ss.,
la Salve, No 401, Oh Santa María de Mares Estrella No 397; letanías marianas,
Nos 422-424, y las Letanías en honor de San Luis María, No 425. Puedes
escoger y distribuir para cada día o semana. La que no debes omitir es el Santo
Rosario y la Lectio divina.
– Mi realidad.
1. ¿Qué lugar concreto ocupa el Espíritu Santo en tu vida?
2. ¿Qué tiene que ver la espiritualidad cristiana con respecto al Espíritu Santo?
La catequesis sobre María, nueva Eva, nos hizo meditar de modo especial en la
relación de María con Dios Padre, el Creador. La Catequesis sobre la Fe de
María, nos manifestó sobre todo su relación con Dios Hijo, el Salvador. Esta
catequesis No 30 nos va a presentar la relación de María con el Espíritu Santo,
el Santificador. Y, ciertamente, las 3 catequesis manifiestan a María vinculada
con la Iglesia y con cada cristiano en particular. Lo que pretende la ‘más perfecta devoción a María’ es que la tomemos como modelo de vida cristiana, como
modelo de virtudes, como modelo de sus relaciones con Dios Padre, con Dios
Hijo y con Dios Espíritu Santo y que vivamos estas relaciones en sintonía con
Ella.
226
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
En la Antigua Alianza.
312. Cumplimiento de la promesa mesiánica. Con ocasión de
Pentecostés y ante el asombro de los judíos porque cada uno oía a los apóstoles
hablando en su propio idioma, Hech 2,6, Pedro pronunció su primer discurso
para aclarar que se estaba cumpliendo lo anunciado por el Profeta Joel: Jl 3,1-5
a quien cita textualmente:
Estos hombres no están ebrios, como ustedes suponen, ya que no son más
que las nueve de la mañana, sino que se está cumpliendo lo que dijo el
profeta Joel: “En los últimos días, dice el Señor, derramaré mi Espíritu
sobre todos los hombres y profetizarán sus hijos y sus hijas; los jóvenes
verán visiones y los ancianos tendrán sueños proféticos. Más aún, derramaré mi Espíritu sobre mis servidores y servidoras, y ellos profetizarán”, Jl
3,1-2; Hech 2, 15-18.
El apóstol Pedro termina su discurso con estas palabras: A este Jesús, Dios lo
resucitó, y todos nosotros somos testigos. Exaltado por el poder de Dios, él
recibió del Padre el Espíritu Santo prometido, y lo ha comunicado como
ustedes ven y oyen, Hech 2,32-33.
313. La donación del Espíritu Santo es la gran comunicación que Dios hace
a su Pueblo, a sus servidores y servidoras, puesto que mediante esta comunicación Dios va a habitar en cada persona y va a hacer de la Iglesia, templo vivo de
su presencia. Es muy importante destacar que en la profecía se mencionan: hijos
e hijas, servidores o siervos y servidoras… La gran promesa de la Nueva Alianza, de la Nueva Consagración del Pueblo de Dios era nada menos esta: Los
purificaré de todas sus impurezas y de todos sus ídolos. Les daré un corazón
nuevo y pondré en ustedes un espíritu nuevo: les arrancaré de su cuerpo el
corazón de piedra y les daré un corazón de carne. Infundiré mi espíritu en
ustedes y haré que sigan mis preceptos, y que observen y practiquen mis
leyes, Ez 36, 25-27.
227
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
En la Nueva Alianza
314. El Espíritu Santo habita en ustedes. Pero ustedes no están animados
por la carne sino por el Espíritu, dado que el Espíritu de Dios habita en
ustedes. El que no tiene el Espíritu de Cristo no puede ser de Cristo. Pero si
Cristo vive en ustedes, aunque el cuerpo esté sometido a la muerte a causa
del pecado, el espíritu vive a causa de la justicia. Y si el Espíritu de aquel
que resucitó a Jesús habita en ustedes, el que resucitó a Cristo Jesús también dará vida a sus cuerpos mortales, por medio del mismo Espíritu que
habita en ustedes. Hermanos, nosotros no somos deudores de la carne, para
vivir de una manera carnal. Si ustedes viven según la carne, morirán. Al
contrario, si hacen morir las obras de la carne por medio del Espíritu, entonces vivirán. Todos los que son conducidos por el Espíritu de Dios son
hijos de Dios. Y ustedes no han recibido un espíritu de esclavos para volver
a caer en el temor, sino el espíritu de hijos adoptivos, que nos hace llamar
a Dios ¡Abba!, es decir, ¡Padre! El mismo Espíritu se une a nuestro espíritu
para dar testimonio de que somos hijos de Dios. Y si somos hijos, también
somos herederos, herederos de Dios y coherederos de Cristo, porque sufrimos con él para ser glorificados con él, Rom 8, 9-17.
315. Es importante hacer Lectio divina sobre este texto para descubrir más
profundamente qué dice el Señor ahí, qué me dice personalmente y a qué me
compromete. No olvidemos que la oración debe preceder a la lectura y que se
trata de una lectura orante que invita a alabar, dar gracias y suplicarle al Señor
para que yo pueda encarnar y transmitir esa palabra…
b. Desde la Palabra de la Iglesia
316. El Espíritu Santo en el drama interno del hombre: la carne tiene
apetencias contrarias al espíritu y el espíritu contrarias a la carne. “La
oposición a Dios, que es Espíritu invisible, nace ya en cierto modo en el terreno
de la diversidad radical del mundo respecto a él, esto es, de su “visibilidad” y
“materialidad” con relación a él, Espíritu “invisible” y “absoluto”; nace de su
esencial e inevitable imperfección respecto a él, ser perfectísimo. Pero la oposición se convierte en drama y rebelión en el terreno ético, por aquel pecado que
toma posesión del corazón humano, en el que “la carne tiene apetencias con228
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
trarias al espíritu, y el espíritu contrarias a la carne”, Gal 5,17. Como ya hemos
dicho, el Espíritu debe “convencer al mundo ” en lo referente a este pecado. San
Pablo es quien de manera particularmente elocuente describe la tensión y la
lucha que turba el corazón humano. Leemos en la Carta a los Gálatas: “Por mi
parte les digo: Si viven según el Espíritu, no darán satisfacción a las apetencias de la carne. Pues la carne tiene apetencias contrarias al espíritu, y el espíritu contrarias a la carne, como son entre sí antagónicos, de forma que no hacen
lo que quisieran” Gal 5,16ss… Como escribe el Apóstol: “Ahora bien, las obras
de la carne son conocidas: fornicación, impureza, libertinaje... embriaguez, orgías y cosas semejantes”, Gal 5,19-21. Son los pecados que se podrían llamar
“carnales”. Pero el Apóstol añade también otros: “odios, discordias, celos, iras,
rencillas, divisiones, envidias”. Todo esto son “las obras de la carne”. Pero a
estas obras, que son indudablemente malas, Pablo contrapone “el fruto del Espíritu”: “amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio de sí”, Gal 5,22ss. Por el contexto parece claro que para el Apóstol no se trata de discriminar o condenar el cuerpo, que con el alma espiritual
constituye la naturaleza del hombre y su subjetividad personal; sino que trata de
las obras, —mejor dicho, de las disposiciones estables— virtudes y vicios,
moralmente buenas o malas, que son fruto de sumisión (en el primer caso) o
bien de resistencia (en el segundo) a la acción salvífica del Espíritu Santo.
Por ello, el Apóstol escribe: “Si vivimos según el Espíritu, obremos también según el Espíritu”, Gal 5, 25. Y en otros pasajes dice: “Los que viven según la
carne, desean lo carnal; más los que viven según el Espíritu, lo espiritual ”; “mas
nosotros no estamos en la carne, sino en el Espíritu, ya que el Espíritu de Dios
habita en nosotros ”, Rom 8, 5.9.
“… Los términos o polos contrapuestos son, por parte del hombre, su limitación
y pecaminosidad, puntos neurálgicos de su realidad psicológica y ética; y, por
parte de Dios, el misterio del don, aquella incesante donación de la vida divina
por el Espíritu Santo. ¿De quién será la victoria? De quien haya sabido acoger el
don”, Encíclica de Juan Pablo II sobre el Espíritu Santo en la Vida de la
Iglesia y del Mundo, DV 3.
229
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
c. Desde la Palabra de Montfort
317. El Espíritu Santo y María. “Cuando María ha echado raíces en un alma,
realiza allí las maravillas de la gracia que sólo Ella puede realizar, porque sólo
Ella es la Virgen fecunda, que no tuvo ni tendrá jamás semejante en pureza y
fecundidad.
“María ha colaborado con el Espíritu Santo en la obra de los siglos, es decir, la
encarnación del Verbo de Dios. En consecuencia, Ella realizará también los mayores portentos de los últimos tiempos: la formación y educación de los grandes
santos, que vivirán hacia el final de los tiempos, están reservados a Ella31, porque sólo esta Virgen singular y milagrosa puede realizar, en unión del Espíritu
Santo, las cosas excelentes y extraordinarias.
“Cuando el Espíritu Santo, su Esposo, la encuentra en un alma, vuela y entra en
esa alma en plenitud, y se le comunica tanto más abundantemente cuanto más
sitio hace el alma a su Esposa. Una de las razones de que el Espíritu Santo no
realice ahora maravillas portentosas en las almas es que no encuentra en ellas
una unión suficientemente estrecha con su fiel e indisoluble Esposa.
“Digo “fiel e indisoluble Esposa” porque desde que este Amor sustancial del
Padre y del Hijo se desposó con María para producir a Jesucristo, Cabeza de
los elegidos, y a Jesucristo en los elegidos, jamás la ha repudiado, porque Ella se
ha mantenido siempre fiel y fecunda”, VD 34-35.
III. RESUMEN
PARA ORAR Y COMPROMETERME
318. La donación y efusión del Espíritu Santo es una de las grandes promesas
mesiánicas en la antigua Alianza. Esta donación y efusión se realiza, gracias al
misterio pascual de Cristo, en Pentecostés cuando los apóstoles reunidos en
oración con María y otras mujeres, recibieron al Espíritu Santo y comenzó así la
Iglesia a difundir por el mundo entero, sin miedo y con valentía, el mensaje evangélico.
31 Ver VD 47 49.
230
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
Es tan importante el Espíritu Santo en la vida del cristiano, que solamente son de
Cristo los que tienen el Espíritu de Cristo. Podemos decir que un cristiano es un
hombre más el Espíritu Santo y que una cristiana es un mujer más el Espíritu
Santo que habita en ellos. Somos templos vivos del Espíritu Santo. De ahí la dignidad tan grande de cada persona y de cada cuerpo humano, ver 1Cor 6,19-20.
El ser humano tiene dificultad para relacionarse con el Espíritu de Dios y para
dejarse guiar por el Espíritu invisible de Dios. Las debilidades y tendencias pecaminosas del ser humano hacen ahogar la presencia y acción del Espíritu cuyos
frutos principales son amor, alegría y paz. El pecado y el Espíritu Santo son
llamados habitantes en el corazón humano. Ser cristiano es dejarse guiar por el
Espíritu de Dios y producir las obras del Espíritu y no las de la carne.
Por medio del Espíritu Santo y María, Dios ha hecho la obra más maravillosa en
la historia: la Encarnación del Hijo de Dios. Por el Espíritu Santo y María, Dios
continúa haciendo obras maravillosas en las personas transformándolas en imágenes de Jesucristo. Cuanto más el Espíritu Santo encuentre a María en un alma,
tanto más puede realizar obras maravillosas. María nos ayuda a ser dóciles y
fieles a la acción del Espíritu, como Ella siempre lo fue y ha sido. Ella es la Llenade-Gracia, es decir, llena del Espíritu Santo. El Espíritu Santo y María trabajan
en llave por la misma causa. Por ello, al Espíritu Santo por María y con María.
Tarea: Resumir VD 34-36:
· ¿Por qué el Espíritu Santo y María son tan importantes para la vida de un
cristiano?
Oraciones: No olvidemos las oraciones propias para estos días y en particular
las letanías al Espíritu Santo, el Santo Rosario y el ejercicio orante de la Lectio
divina.
231
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
31°. día o 31a. catequesis
MARÍA, UNO DE LOS 4 MEDIOS
PARA CONFIGURARME CON JESUCRISTO
I. SUGERENCIAS
PARA
INICIAR
319. Oraciones recomendadas en esta etapa: El Santo Rosario, Nos 410ss.,
la Salve, No 401, Oh Santa María de Mares Estrella No 397; letanías marianas,
Nos 422-424, y las Letanías en honor de San Luis María, No 425. Puedes
escoger y distribuir para cada día o semana. La que no debes omitir es el Santo
Rosario y la Lectio divina.
Mi realidad.
La vida cristiana es un itinerario ascético y místico de configuración con Jesucristo y de asumir su misión. El itinerario de la Consagración Total propuesto por
san Luis María de Montfort es un itinerario de vaciamiento, de renuncia, de
abnegación y también de adquisición, de configuración de transfiguración para
construir el reinado de Dios en el mundo comenzando por uno mismo.
Montfort ha propuesto diversos itinerarios para realizar la vocación cristiana
hacia la plenitud en Cristo. Todos ellos tienen muchos aspectos de convergencia
que se resumen en la frase evangélica programática propuesta por Jesús mismo
y desarrollada por San Luis María en su Carta a los amigos de la Cruz: El que
quiera seguirme, niéguese a sí mismo, cargue con su cruz cada día y sígame,
Lc 9,23. Es la misma propuesta radical hecha por Jesús mismo, en términos de
amor, a una inmensa muchedumbre que le seguía: Le seguía una gran multitud.
El se volvió y les dijo: “Si alguien viene a mí y no me ama más que a su
padre y a su madre, a su mujer y a sus hijos, a sus hermanos y hermanas, y
hasta a su propia vida, no puede ser mi discípulo. El que no carga con su
cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo”, Lc 14, 25-27.
Este camino radical que caracterizó toda la vida y los escritos del P. de Montfort,
está trazado esquemáticamente en los cuatro medios que propone para “adquirir y conservar la Sabiduría divina”, ver ASE 7, 14 y 181-227. Camino en el cual
la relación que cultivemos con María tiene un lugar muy especial pues como él
232
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
mismo lo dice en VD: Ella hace que el itinerario cristiano sea “más fácil, corto,
perfecto y seguro”, ver VD 152 y ASE 212.
1. ¿María te ha ayudado a ser más cristiano? ¿En qué y por qué?
2. ¿Qué importancia tienen en tu vida cristiana ‘el deseo’ y ‘la abnegación’?
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
a. Desde la Palabra de Dios
En la Antigua Alianza.
320. La falsa y la verdadera religión. De muchas maneras y en muchas ocasiones, Dios fustigó por medio de los profetas la falsa religión de los que
querían granjearse su amistad y benevolencia viviendo a espaldas de sus mandamientos y, en especial, de la justicia y solidaridad con el prójimo.
¿Qué me importa la multitud de sus sacrificios? –dice el Señor–. Estoy
harto de holocaustos de carneros y de la grasa de animales cebados; no
quiero más sangre de toros, corderos y chivos. Cuando ustedes vienen a ver
mi rostro, ¿quién les ha pedido que pisen mis atrios? No me sigan trayendo
vanas ofrendas; el incienso es para mí una abominación. Luna nueva, sábado, convocación a la asamblea... ¡no puedo aguantar la falsedad y la
fiesta!…Por más que multipliquen las plegarias, yo no escucho: ¡las manos
de ustedes están llenas de sangre! ¡Lávense, purifíquense, aparten de mi
vista la maldad de sus acciones! ¡Cesen de hacer el mal, aprendan a hacer
el bien! ¡Busquen el derecho, socorran al oprimido, hagan justicia al huérfano, defiendan a la viuda!, Is 1, 11-17; Ver Is 58, 6-7.
321. En el Profeta Miqueas, el Señor nos presenta una maravillosa síntesis de la
verdadera religión, de la auténtica relación que le agrada a Dios: Se te ha indicado, hombre, qué es lo bueno y qué exige de ti el Señor: nada más que
practicar la justicia, amar la fidelidad y caminar humildemente con tu Dios,
Miq 6,8. El P. Pío Suárez al comentar este versículo decía que aquí estaban
sintetizados los mensajes de tres Profetas: Amós: practicar la justicia; Oseas:
amar la fidelidad; Isaías: caminar humildemente con tu Dios. Amós es el profeta
de la justicia; Oseas del amor fiel e Isaías de la gloria de Dios.
233
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
En la Nueva Alianza
322. De muchas maneras, los escritos de la Nueva Alianza desenmascaran la
falsa religiosidad e invitan y orientan a la verdadera. Recordemos algunas:
Como el cuerpo sin alma está muerto, así está muerta la fe sin obras, Sant
2, 26.
No todo el que diga: ¡Señor, Señor!, entrará en el reino de los cielos, sino el
que haga la voluntad de mi Padre del cielo, Mt 7, 21.
Si mientras llevas la ofrenda al altar te acuerdas de que tu hermano tiene
algo contra ti, deja la ofrenda delante del altar, ve primero a reconciliarte
con tu hermano, y después vuelve a llevar tu ofrenda, Mt 5,23-24.
Este es su mandato: que creamos en la persona de su Hijo Jesucristo y nos
amemos unos a otros como Él nos mandó. Quien cumple los mandatos
permanece con Dios y Dios con él. Y sabemos que permanece con nosotros
por el Espíritu que nos ha dado, 1Jn 2,23-24.
b. Desde la Palabra de la Iglesia
323. Configurados con el Maestro. “La admiración por la persona de Jesús,
su llamada y su mirada de amor buscan suscitar una respuesta consciente y libre
desde lo más íntimo del corazón del discípulo, una adhesión de toda su persona
al saber que Cristo lo llama por su nombre, ver Jn 10, 3. Es un “sí” que compromete radicalmente la libertad del discípulo a entregarse a Jesucristo, Camino,
Verdad y Vida, ver Jn 14, 6. Es una respuesta de amor a quien lo amó primero
“hasta el extremo”, ver 13, 1. En este amor de Jesús madura la respuesta del
discípulo: “Te seguiré adondequiera que vayas”, Lc 9, 57. El Espíritu Santo que
el Padre nos regala nos identifica con Jesús-Camino, abriéndonos a su misterio
de salvación para que seamos hijos suyos y hermanos unos de otros; nos identifica con Jesús-Verdad, enseñándonos a renunciar a nuestras mentiras y propias
ambiciones, y nos identifica con Jesús-Vida, permitiéndonos abrazar su plan de
amor y entregarnos para que otros “tengan vida en Él””, Doc. Aparecida, 151152.
234
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
324. La configuración con el Maestro es una respuesta radicalmente libre y
amorosa que compromete al discípulo a entregarse a Jesucristo, a consagrarse
totalmente a Él. Es un “sí” total como el de María… Esta respuesta sólo puede
surgir del conocimiento amoroso de Jesucristo Sabiduría de Dios. En su libro
ASE, Montfort utiliza 14 capítulos para darnos a conocer la Sabiduría de Dios
antes de la Encarnación, en la Encarnación y después de la Encarnación. Luego
describe en 3 capítulos los 4 medios para configurarnos con esa Sabiduría Encarnada, Jesucristo, es decir para ser un “perfecto discípulo, imitador y esclavo”
suyo, ASE 227. Al colocar el misterio de la Encarnación en el Centro, ya podemos vislumbrar que coloca a María, ciertamente no como el centro, pero sí en el
Centro…
c. Desde la Palabra de Montfort
Los cuatro famosos medios: ASE 181-227
1 DESEO ARDIENTE
325. En el libro de Sermones de san Luis María encontramos estas palabras que
nos iluminan:
“El origen de ustedes es salir de Dios, su meta volver a Dios y su felicidad, gozar
eternamente de Dios. Por lo primero, son totalmente de Dios, por lo segundo,
son totalmente para Dios, y por lo tercero, Dios es totalmente para ustedes”32.
El ser humano al mismo tiempo es deseado por Dios y desea a Dios. El corazón
humano no descansa ni se sacia hasta que encuentra a Dios. Efectivamente, “la
Sabiduría es para el ser humano, y el ser humano es para la Sabiduría, ASE, 64.
Sobre el deseo ‘apremiante’ que Dios tiene de comunicarse a los seres humanos, ver ASE cap. VI.
326. El deseo es el motor del ser humano. Una persona se identifica por sus
deseos… Querer es poder. El deseo es la clave del éxito. El punto de partida de
32 S 791, Le Livre des Sermons du Père de Montfort, Documents et Recherches, VI, pag. 483,
Centre International Montfortain.
235
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
cualquier logro por más difícil que sea, es desearlo. Un deseo ardiente y perseverante hace omnipotente al ser humano.
327. San Luis María nos dice cómo desear la Sabiduría. “Desear la Sabiduría
debe ser un gran don de Dios, puesto que es la recompensa de la fiel observancia de sus mandamientos: Si deseas la Sabiduría, cumple los mandamientos,
y el Señor te la dará, BenS 1,26. Reflexiona sobre el temor del Altísimo y
medita sin cesar sus mandamientos; él te dará la inteligencia y, según tus
deseos, te hará sabio, BenS 6,37. En efecto, la Sabiduría no entra en alma
de mala ley ni habita en cuerpo deudor del pecado, Sab 1,4.
Conviene que el deseo de la Sabiduría sea santo y sincero y vaya acompañado
de la fiel observancia de los mandamientos de Dios. Porque existe una multitud
de insensatos y perezosos que tienen millares de deseos, o mejor, de veleidades
por el bien, que no los impulsan a apartarse del pecado ni hacerse violencia, y,
por lo mismo, son ineficaces y engañosos, matan y conducen a la condenación:
Los deseos dan muerte al holgazán, porque sus manos se niegan a trabajar33. El Espíritu santo, Maestro de ciencia, huye del engaño, se aparta del
razonamiento sin sentido y se aleja cuando está presente la injusticia, Sab
1,5", ASE 182; ver ASE 61: ¿cómo desear la Sabiduría?
2. ORACIÓN
CONTINUA
328. “Cuanto mayor es un don de Dios, tanto más difícil es alcanzarlo, ¿Cuántas plegarias y trabajos no implicará entonces el don de la Sabiduría, que es el
mayor de todos los dones de Dios? … La oración es el canal por el cual Dios
comunica ordinariamente sus gracias, y de modo especial la Sabiduría. El mundo imploró por milenios la Sabiduría. María se preparó durante catorce años
con la plegaria para recibirla en su seno... Salomón sólo la alcanzó después de
haberla pedido por largo tiempo y con ardor extraordinario… ver Sab 8,21. …
Si alguno de ustedes se ve falto de Sabiduría, pídasela a Dios, que da sin
regatear y sin humillar; Él se la dará, Sant 1,5, ASE 184.
33 Prov 21,25. Importancia de los «impulsores» en la sicología aplicada de hoy: la repetición lleva a
la perfección. Las jaculatorias, en la técnica de los maestros de la vida espiritual, ayudan a
mantenerse unidos a Dios.
236
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
329. ¿Cómo pedir la Sabiduría?
1. Con fe viva y firme, sin titubear, ver Sant 1,6.
2. Con fe pura, sin apoyar la oración en consolaciones sensibles, en visiones o
revelaciones extraordinarias… aunque te veas asaltado por distracciones,
dudas y tinieblas interiores, por ilusiones en la imaginación, hastío y tedio en
el corazón, tristeza y agonía en el alma… Todo el que pide recibe: Si ustedes, malos como son, saben dar cosas buenas a sus niños, ¿cuánto más
el Padre del cielo dará el Espíritu Santo –el Espíritu de Sabiduría, a los
que se lo piden?, Lc 11,13.
3. Pedir con perseverancia… como el amigo importuno de la parábola, Lc
11,5-8… Dios quiere que lo importunes; se levantará infaliblemente tarde o
temprano.. ASE 185-190.
4. Oración de Salomón para implorarla: Sab 9,1-6.9-18.
El Santo Rosario. “Personalmente no encuentro nada tan eficaz para atraer a
las almas el Reino de Dios, la Sabiduría eterna, como el unir la oración vocal con
la mental mediante la recitación del Santo Rosario y la meditación de los quince
misterios encerrados en él34”, ASE 193.
3. MORTIFICACIÓN UNIVERSAL
330. Pero no basta orar. Montfort nos dice: “para adquirir la Sabiduría hay que
buscarla con ardor, es decir, es preciso estar dispuestos a dejarlo todo, a sufrirlo
todo y emprenderlo todo para llegar a poseerla. Pocos la encuentran, porque
pocos la buscan como ella lo merece”, ASE 61.
Hilvanando varios textos bíblicos, Montfort nos ofrece este tejido: “La Sabiduría
–dice el Espíritu Santo– no mora en quienes viven cómodamente, Job 28,1213, es decir en quienes viven a sus anchas, concediendo a las pasiones y sentidos
cuanto apetecen... Los que son del Mesías –la Sabiduría encarnada– han
crucificado sus bajos instintos con sus pasiones y deseos... Gal 5,24, llevan
su cruz todos los días, Lc 9,23, y están, finalmente, muertos y hasta
consepultados con Jesucristo, Rom 6.4.8, ASE 194.
34 En «El Secreto Admirable del Santísimo Rosario», SAR, amplía el P. de Montfort su mensaje
práctico sobre el Santo Rosario para convertirse y salvarse.
237
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
331. ¿Cómo mortificarse?
1. Vivir en auténtica pobreza interior y exterior, ASE 197. Humildad, vida sobria
y desprendida.
2. Romper con lo mundano, con las sutilezas de las máximas del mundo, ASE
198-199
3. Vivir en contacto con la Sabiduría: silencio, huída y soledad para orar con la
Sabiduría, ASE 200.
4. Poner en juego una ascesis cuidadosa: austeridad de vida, mortificaciones
voluntarias, ayunos, vigilias… ASE 201. Una de las mejores: cumplir bien los
propios deberes… AC 42.
5. Unir la mortificación externa y voluntaria a la del juicio y a la de la voluntad,
mediante la santa obediencia, ASE 202. Prudencia y consulta. Resumen:
“Déjalo todo, y al encontrar a Jesucristo, la Sabiduría encarnada, ¡lo encontrarás todo!”, ASE 202.
4. UNA TIERNA Y VERDADERA DEVOCIÓN A MARÍA
332. “Aquí tienes, finalmente, el mejor medio y el secreto más maravilloso para
adquirir y conservar la divina Sabiduría: una tierna y verdadera devoción a la
Santísima Virgen”35, ASE 203.
Por estas razones:
1. “María es Madre de la Sabiduría” por la Encarnación. “Sólo María es el
árbol de vida, y Jesús su único fruto. Por eso… ¡Si deseas tener a Jesús,
debes tener a María”, ASE 204.
2. “María es Señora de la Sabiduría encarnada. No porque sea superior
o igual a la Sabiduría, que es verdadero Dios. Blasfemo sería pensarlo o
decirlo… Esto significa que María, por su plegaria poderosa y su divina
maternidad, obtiene de Jesús cuanto quiere… y comunica sus dones a
manos llenas, especialmente el que encierra a todos los demás: Jesús,
fruto de su vientre”, ASE 205-206. Ver final de ASE 207.
35 Condensa aquí San Luis María la doctrina que más ampliamente expondrá en El Secreto de María
y en el Tratado de la Verdadera Devoción ...: la devoción a la Santísima Virgen es el medio
maravilloso y más excelente para llegar a la unión con Jesucristo y crecer más y más en la
configuración con Él.
238
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
3. “María es Trono regio de la Sabiduría Eterna”… por ser “Santuario de
la Santísima Trinidad, trono de Dios, templo de Dios…” ASE 208. “¿Qué
hacer para que nuestro corazón sea digno de la Sabiduría? …¡Introduzcamos –por decirlo así- a María en nuestra casa, ver Jn 19,27, consagrándonos a Ella como servidores y esclavos suyos!, ASE 211.
4. “María es imán sagrado de la Sabiduría que dondequiera que esté
atrae tan fuertemente a la Sabiduría que ésta no puede resistir… Entre
todos los medios que existe para poseer a Jesucristo, María es el más
seguro, fácil, corto y santo”, ASE 212.
Conclusión: leer ASE 214.
¿En qué consiste la verdadera devoción a María? Lo trataremos en la
siguiente catequesis.
III. RESUMEN
PARA ORAR Y COMPROMETERME
333. La antigua y la nueva Alianza ponen de manifiesto en qué consiste la falsa y
la verdadera religión. La Iglesia enseña que la configuración con Jesucristo es
una respuesta libre y amorosa del que quiere ser su discípulo. Montfort propone
4 medios para vivir como discípulos de Cristo. La verdadera devoción a María
es uno de los cuatro y el más importante: Ver VD 50, 43, 75; SA 25.
239
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
32°. día o 32a. catequesis
EL VERDADERO CULTO Y LA VERDADERA
DEVOCIÓN A MARÍA
I. SUGERENCIAS
PARA
INICIAR
334. Oraciones recomendadas en esta etapa: El Santo Rosario, Nos 410ss.,
la Salve, No 401, Oh Santa María de Mares Estrella No 397; letanías marianas,
Nos 422-424, y las Letanías en honor de San Luis María, No 425. Puedes
escoger y distribuir para cada día o semana. La que no debes omitir es el Santo
Rosario y la Lectio divina.
–Mi realidad.
1. ¿Qué caracteriza a mi entender una falsa devoción o falsa relación con la
Santísima Virgen?
2. ¿Una verdadera relación con la Virgen a qué conduce al cristiano?
335. En esta catequesis nos apartaremos del esquema que veníamos realizando,
para concentrarnos sobre todo en la Palabra de Montfort, sin que ello signifique
que no le daremos importancia a la Palabra de Dios y a la Palabra de la Iglesia.
Siguiendo la pedagogía de san Luis María, vamos a presentar algunas
características de falsas devociones a la Santísima Virgen, es decir, falsas
relaciones con Ella que van contra el mismo Evangelio, ver Nos. 350-353. En
ese trasfondo oscuro meditaremos en las características de la Verdadera
Devoción.
Ya que la verdadera devoción se nutre de prácticas devocionales y litúrgicas
muy provechosas, veremos las condiciones que Montfort coloca para que éstas
sean fructíferas.
240
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
II. ILUMINACIÓN PARA MEDITAR Y CONTEMPLAR
b. Palabra de la Iglesia
336. Sobre el verdadero culto y la verdadera devoción hacia la Virgen
María
“El Sacrosanto Sínodo enseña en particular y exhorta al mismo tiempo a todos
los hijos de la Iglesia a que cultiven generosamente el culto, sobre todo litúrgico, hacia la Bienaventurada Virgen, como también estimen mucho las
prácticas y ejercicios de piedad hacia ella, recomendados en el curso de los
siglos por el Magisterio…
… Cultivando el estudio de la Sagrada Escritura, de los Santos Padres y doctores y de las liturgias de la Iglesia bajo la dirección de Magisterio, ilustren rectamente los dones y privilegios de la Bienaventurada Virgen, que siempre están
referidos a Cristo, origen de toda verdad, santidad y piedad, y, con diligencia,
aparten todo aquello que sea de palabra, sea de obra, pueda inducir a error a los
hermanos separados o a cualesquiera otros acerca de la verdadera doctrina de
la Iglesia.
Recuerden, pues, los fieles que la verdadera devoción no consiste ni en un
afecto estéril y transitorio, ni en vana credulidad, sino que procede de la fe verdadera, por la que somos conducidos a conocer la excelencia de la Madre de
Dios y somos excitados a un amor filial hacia nuestra Madre y a la imitación de
sus virtudes, Vat. II, LG 67.
337. JUAN PABLO II: “Al poner a la Madre de Cristo en relación con el misterio
trinitario, Montfort me ayudó a comprender que la Virgen pertenece al plan de la
salvación por voluntad del Padre, como Madre del Verbo encarnado, que concibió por obra del Espíritu Santo. Toda intervención de María en la obra de
regeneración de los fieles no está en competición con Cristo, sino que deriva de
él y está a su servicio. La acción que María realiza en el plan de la salvación es
siempre cristocéntrica, es decir, hace directamente referencia a una mediación
que se lleva a cabo en Cristo”.
241
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
c. En la enseñanza del San Luis María de Montfort
338. Presupuesto. “Es por ello importantísimo: 1. conocer las falsas devociones,
para evitarlas, y la verdadera, para abrazarla; 2. conocer cuál es, entre las
diferentes formas de devoción verdadera a la Santísima Virgen, la más perfecta,
la más agradable a María, la más gloriosa para Dios y la más eficaz para nuestra
santificación, a fin de optar por ella“, VD 91.
339. Falsas devociones a María Santísima
“Hay, a mi parecer, siete clases de falsos devotos y falsas devociones a la
Santísima Virgen: 1. los devotos críticos; 2. los devotos escrupulosos; 3. los
devotos exteriores; 4. los devotos presuntuosos; 5. los devotos inconstantes;
6. los devotos hipócritas; 7. los devotos interesados”, VD 92.
1 y 2. “Los devotos críticos y escrupulosos son, por lo común, sabios orgullosos,
engreídos…, que critican casi todas las formas de piedad... Ponen en duda todos
los milagros e historias referidas por autores fidedignos... Se irritan al ver a las
gentes sencillas y humildes arrodilladas para rogar a Dios ante un altar o imagen
de María o en la esquina de una calle36.”…, VD 93. Temen deshonrar al Hijo al
honrar a la Madre, rebajar al uno al honrar a la otra. No pueden tolerar que se
tributen a la Santísima Virgen las justísimas alabanzas que le prodigan los Santos
Padres… Oigamos algunas de sus expresiones más frecuentes: “¿De qué sirven
tantos rosarios? … ¡Hábleme, más bien, de los devotos de Jesucristo… ¡Hay
que recurrir a Jesucristo: Él es nuestro único mediador! Hay que predicar a
Jesucristo: ¡esto sí es sólido!”37.…, VD 94
3.4.6. “Los devotos exteriores, presuntuosos e hipócritas cifran toda su
devoción a María en prácticas externas… Rezan muchos rosarios, pero
atropelladamente. Oyen muchas misas, pero sin atención… sin enmendar su
vida, sin vencer sus pasiones, sin imitar las virtudes de la Santísima Virgen…”
VD 96. Son pecadores aletargados en sus pasiones o amigos de lo mundano…
36 Montfort constata y defiende legítimamente estas manifestaciones de la religiosidad popular que
son una expresión de la convicción eclesial de la presencia de María en el peregrinar actual del
pueblo de Dios.
37 El culto de María jamás de opone al de su Hijo: Ella busca la gloria de Jesús y la realización del
proyecto de amor que el Padre le ha encomendado en la salvación de los hombres, mientras
coopera siempre con la acción del Espíritu Santo, en disponibilidad absoluta.
242
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
Duermen pacíficamente en sus costumbres perversas, sin hacerse mucha violencia
para corregirse…; se prometen a sí mismos que Dios les perdonará, que no
morirán sin confesión ni se condenarán, porque rezan el rosario, ayunan los
sábados, pertenecen a la Cofradía del Santo Rosario, a la del escapulario…
etc.”38., VD 97. “Encubren sus pecados y costumbres pecaminosas bajo el
manto de la Virgen fiel, a fin de pasar a los ojos de los demás por lo que no son”,
VD 102.
5.7. Devotos inconstantes e interesados. “Son los que honran a la Santísima
Virgen a intervalos y como a saltos. Ya fervorosos, ya tibios... Más vale no
recargarse con tantas oraciones y prácticas devotas y hacer menos, pero con
amor y fidelidad, a pesar del mundo, del demonio y de la carne” VD 101. “Son
aquellos que sólo acuden a la Santísima Virgen para ganar algún pleito, evitar un
peligro, curar de una enfermedad o por necesidades semejantes, sin las cuales
no se acordarían de Ella. Unos y otros son falsos devotos, en nada aceptos a
Dios ni a su santísima Madre” VD 103.
340. Resumen. “Pongamos, pues, suma atención, a fin de no pertenecer al
número de los devotos críticos, que no creen en nada, pero todo lo critican; de
los devotos escrupulosos, que temen ser demasiado devotos a la Santísima
Virgen por respeto a Jesucristo; de los devotos exteriores, que hacen consistir
toda su devoción en prácticas exteriores; de los devotos presuntuosos, que,
bajo el oropel de una falsa devoción a la Santísima Virgen, viven encenagados
en el pecado; de los devotos inconstantes, que por ligereza cambian sus
prácticas de devoción o las abandonan a la menor tentación; de los devotos
hipócritas, que entran en las cofradías y visten la librea de la Santísima Virgen
para hacerse pasar por santos, y, finalmente, de los devotos interesados, que
sólo recurren a la Santísima Virgen para librarse de males corporales o alcanzar
bienes de este mundo”, VD 104
38 La auténtica devoción a María lleva a la conversión y a dejarse transformar por la Palabra de Dios,
bajo la fuerza del Espíritu Santo (Lc 11,28); ver LG 56; VD 108.
243
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
341. Características de la Verdadera Devoción y del Verdadero Culto a
María.
“Después de haber desenmascarado y reprobado las falsas devociones a la
Santísima Virgen, conviene presentar en pocas palabras la verdadera. Esta es:
1. Interior; 2. Tierna; 3. Santa; 4. Constante; 5. Desinteresada39. , VD 105”.
1. Es interior. “Es decir, procede del espíritu y del corazón, de la estima que
tienes de Ella, de la alta idea que te has formado de sus grandezas y del
amor que le tienes”, VD 106. Inteligencia y corazón.
2. Es tierna. “Vale decir, llena de confianza en la Santísima Virgen, como la
confianza del niño en su querida madre. Esta devoción hace que recurras
a la Santísima Virgen en todas tus necesidades materiales y espirituales
con gran sencillez, confianza y ternura, e implores la ayuda de tu bondadosa Madre en todo tiempo, lugar y circunstancia…”, VD 107. Sentimientos
3. Es santa. “Es decir, te lleva a evitar el pecado e imitar las virtudes de la
Santísima Virgen, y en particular su humildad profunda, su fe viva, su obediencia ciega40, su oración continua, su mortificación universal, su pureza
divina, su caridad ardiente, su paciencia heroica, su dulzura angelical y su
sabiduría divina. Estas son las diez principales virtudes de la santísima
Virgen”, VD 108. Imitación.
4. Es constante. “Te consolida en el bien y hace que no abandones fácilmente las prácticas de devoción. Te anima para que puedas oponerte a lo
mundano y sus costumbres y máximas; a lo carnal y sus molestias y pasiones; al diablo y sus tentaciones. De suerte que, si eres verdaderamente
devoto de la Santísima Virgen, huirán de ti la veleidad, la melancolía, los
escrúpulos y la cobardía”41. VD 109.
5. Es desinteresada. “Es decir, te inspirará no buscarte a ti mismo, sino sólo
a Dios en su santísima Madre. El verdadero devoto de María no sirve a
esta augusta Reina por espíritu de lucro o interés ni por su propio bien
temporal o eterno, corporal o espiritual, sino únicamente porque Ella merece ser servida y sólo Dios en Ella….”, VD 110.
39 Ver LG 67.
40 La colaboración de María a la obra de la salvación fue de absoluta y total disponibilidad y
consagración al proyecto de Dios. Ver LG 56; SM 40; VD 81.119.121.122.173. 175.177.178.206...
41 Ver VD 214.
244
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
“¡Ah! ¡Cuán agradable y precioso es delante de Dios y de su santísima Madre el
devoto de María que no se busca a sí mismo en los servicios que le presta! Pero
¡qué pocos hay así! Para que no sea tan reducido ese número, estoy escribiendo
lo que durante tantos años he enseñado en mis misiones pública y privadamente
con no escaso fruto”, VD 110.
Tarea: resume el qué consisten las falsas devociones a la Santísima
Virgen y cuáles son las características de una verdadera devoción, es
decir, de una verdadera relación con la Virgen.
Diversas prácticas de devoción a María.
342. En el Cap. IV de la VD Montfort enuncia diversas prácticas que él llama
interiores y a otras exteriores de devoción a María. Nos limitamos a enunciar
algunas que expresan sabiamente los medios para cultivarla. Para san Luis María, como sabio pedagogo, los medios son muy importantes.
“La verdadera devoción a la Santísima Virgen puede expresarse interiormente de diversas maneras. He aquí, en resumen, las principales: 1. Honrarla, como
a digna Madre de Dios, con culto de hiperdulía, es decir, estimarla y venerarla
más que a todos los otros santos, por ser Ella la obra maestra de la gracia y la
primera después de Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre; 2. Meditar
sus virtudes, privilegios y acciones; 3. Contemplar sus grandezas; 4. Ofrecerle
actos de amor, alabanza, acción de gracias; 5. Invocarla de corazón; 6. Ofrecerse y unirse a Ella…”, VD 115.
“La verdadera devoción a la Santísima Virgen tiene también varias prácticas
exteriores. Estas son las principales: 1. Inscribirse en sus cofradías y entrar en
las congregaciones marianas; 2. Entrar en las órdenes o institutos religiosos fundados para honrarla; 3. Publicar sus alabanzas; 4. hacer en su honor limosnas,
ayunos y mortificaciones espirituales y corporales. 5. Llevar sus libreas, como el
santo rosario, el escapulario o la cadenilla; 6. Rezar atenta y modestamente el
santo Rosario… Nos. 410ss. o la coronilla de la Santísima Virgen, No 409,
compuesta de tres padrenuestros y doce avemarías, en honor de su corona de
doce estrellas o privilegios; o el oficio de Santa María Virgen, tan universalmente
aceptado y rezado en la Iglesia; … u otras oraciones, himnos y cánticos de la
245
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
Iglesia, como la Salve; Madre del Redentor, No 403; Salve, Reina de los
cielos, No 404 según los tiempos litúrgicos ; el himno ¡Oh Santa María de
Mares Estrella!, No 397; la antífona ¡Oh gloriosa Señora!, el Magnificat,
No. 396, etc., u otras piadosas plegarias de que están llenos los devocionarios;
7. Cantar y hacer cantar en su honor cánticos espirituales… adornar sus altares,
coronar y embellecer sus imágenes; 10. Organizar procesiones y llevar en ellas
sus imágenes y llevar una consigo, como arma poderosa contra el demonio; 11.
Hacer pintar o grabar sus imágenes o su monograma y colocarlas en las iglesias,
las casas o los dinteles de las puertas y entrada de las ciudades, de las iglesias o
de las casas…” VD 116.
343. Condiciones para que estas devociones sean medios de santificación.
“Existen muchas formas de verdadera devoción a la Santísima Virgen42 inspiradas por el Espíritu Santo a las personas santas y que son muy eficaces para la
santificación… Estas devociones constituyen maravillosos medios de santificación, siempre que se hagan con las debidas disposiciones, es decir: 1. Con la
buena y recta intención de agradar a Dios sólo, unirse a Jesucristo, nuestra meta
final, y edificar al prójimo; 2. Con atención, sin distracciones voluntarias; 3. Con
devoción, sin precipitación ni negligencia; 4. con modestia y compostura corporal respetuosa y edificante”, VD 117. Estas orientaciones son muy importantes
para hacer bien las oraciones vocales devocionales o litúrgicas. La preparación
será siempre clave de éxito para una buena ejecución.
III. RESUMEN
PARA ORAR Y COMPROMETERME
344. Una verdadera devoción a María debe estar fundada en la revelación
cristiana, por tanto en el Evangelio y en las enseñanzas de la Iglesia en su Tradición.
Por ello, es tan importante estudiar y meditar lo que la Biblia nos dice de María
y los documentos que la Iglesia ha publicado para ilustrarnos y orientarnos sobre
el culto verdadero y la verdadera devoción a la Madre de Dios y Madre nuestra.
Igualmente la lectura constante de VD y el SM de San Luis María de Montfort.
La auténtica devoción a María lleva a la conversión y a dejarse transformar por
la Palabra de Dios, bajo la fuerza del Espíritu Santo, Lc 11,28; ver LG 56; VD
42 Los Padres del Concilio Vaticano II recuerdan y aprueban las devociones marianas reconocidas
por la Iglesia; ver LG 66; MC, Intr.
246
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
108. Devoción sin justicia y solidaridad con los hermanos especialmente los más
pobres no es cristiana sino diabólica.
La auténtica devoción debe ser constante y santa que lleva a imitar las principales virtudes de la Santísima Virgen.
Una auténtica devoción a ella incluye también una relación de ternura filial y
cariño que lleva a varias manifestaciones incluso externas de amor como las
miradas frecuentes y los besos…
Para realizar bien los ejercicios de piedad, como la Coronilla, el santo Rosario,
el Ángelus, el Magnificat, No 396, y las acciones litúrgicas como las Eucaristías
en honor de la Virgen, las Liturgias de la Palabra en las fiestas marianas, se
requiere estar atento a unas condiciones especiales y prácticas de preparación y
ejecución para no caer en la rutina estéril y cansona.
Sirve mucho contemplar gradualmente y por algún tiempo, a María en algún
misterio y desde una virtud especial que nos esforzamos por adquirir y pedirle al
Señor una tierna y verdadera devoción a nuestra Madre querida.
247
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
33°. día o 33a. catequesis
LA PERFECTA CONSAGRACIÓN A JESUCRISTO
O “TOTUS TUUS”
345. //NB. Considerando que esta catequesis y las dos siguientes son pura
doctrina montfortiana, nos apartamos del esquema que veníamos siguiendo para
facilitar su presentación, consulta posterior y asimilación//.
Pero no olvidemos orar, repasar el tema sin precipitación para asimilarlo y vivirlo
que es lo más importante.
346. Totus Tuus. Me encanta esta expresión latina porque expresa en síntesis
lo fundamental de la Consagración total a Jesús, Sabiduría encarnada, por manos de María. Se trata de una donación total (totus), se trata de una dependencia total (tuus), se trata de una relación entre Tú y yo, una relación que san Luis
María no teme en llamar “esclavitud de amor” y que mucha gente joven de
hoy la acepta sin reticencias como me consta. Del 7 al 9 de julio del 2001
participé en el 1er. Encuentro Nacional de “Esclavos de María” en Salta, Argentina. Como que frente a muchas esclavitudes actuales, descubren que “la esclavitud de amor” nos hace realmente libres y felices. Como testimonio más reciente están esos laicos asociados bajo el nombre de “Lazos de Amor Mariano” que
unas dos veces por mes llevan a Seminario de Choachí, Cund., más de 100
personas, entre las cuales muchos jóvenes, muchachos y muchachas, para renovar su vida cristiana a través del “Totus Tuus”.
347. Por algo, el Santo Padre Juan Pablo II tomó esta expresión como lema de
su vida espiritual y apostólica, que ha sido tan fecunda. Y no se avergüenza de
confesarlo. Recordemos el testimonio que nos dio en San Lorenzo, Francia, el
19 de septiembre de 1996, al devolverle la visita que Montfort le había hecho a
su predecesor Clemente XI el 6 de junio de 1706, en la homilía, ante todos los
consagrados religiosos de la diócesis de Luçon. Leyó lo esencial de la fórmula
monfortiana de consagración aplicándosela: “Yo,... Juan Pablo, yo Carlos- pecador infiel, renuevo y ratifico hoy en tus manos (las manos de María) los votos
248
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
de mi bautismo; renuncio para siempre a Satanás, a sus pompas y a sus obras y
me consagro totalmente a Jesucristo, la Sabiduría encarnada, para llevar mi cruz
en su seguimiento todos los días de mi vida…”, ASE 225. Que un anciano Papa
diga en este tiempo estas palabras en una Homilía que sale al mundo entero y
que es dicha con ocasión de una visita pastoral a la primogénita Francia para
celebrar sus 1500 años de cristianismo con el bautismo de Clodoveo, eso ratifica a nivel eclesial la intuición de san Luis María de Montfort para “refundar el
cristianismo” a partir de la Alianza Bautismal. Y lo más lindo fue el gesto que hizo
a continuación, dejando a un lado el papel y dirigiendo su dulce y segura mirada
a los participantes, añadió: “la repetimos cada día”. Comentando este gesto,
nuestro Padre ex-general de los montfortianos, Bill Considine, dijo que “Al emplear su nombre de bautismo, su nombre de Papa y el de san Luis María, entretejió toda su vida con la experiencia de Montfort”.
348. Y es que en realidad el “Totus Tuus”, expresión de la Consagración Total,
es lo medular de nuestro camino espiritual y apostólico. Esto lo desarrolla ampliamente el P. Gaffney en el artículo sobre la Consagración, publicado en el
Diccionario de Espiritualidad Monfortiana (P. 270ss. de la edición en castellano). El P. Gaffney se complace en decir, citando a san Luis María que “La Consagración Total tiene unos fundamentos tan sólidos que “no se la podrá condenar sin trastornar los fundamentos del cristianismo; VD 163, ver VD 180”.
349. El P. Pío Suárez, especialista en la Palabra de Dios y en la Palabra de
Montfort, estaba convencido de la importancia de recuperar en la Iglesia, en su
acción pastoral y espiritual, el sentido profundo y fecundo a la Consagración
bautismal y de las diversas consagraciones, expresado en la Biblia y en el Magisterio, pero que ha quedado represado en el papel. El “Totus Tuus” propuesto por Montfort es precisamente, según su testimonio, un camino corto y seguro,
accesible a todos para vivir dichas consagraciones. En un artículo muy interesante que escribió en 1988 en el primer intento fuerte de Congregación para
promover el doctorado del P. de Montfort, el P. Pío destaca el fundamento
bíblico de la Consagración, tomado sobre todo del Tema de la Alianza que
atraviesa toda la Biblia y culmina en el Bautismo y la Eucaristía, pasando por la
Encarnación y la Cruz.
350. Nuestra consagración bautismal no es otra cosa que la participación en
la misma consagración de Jesucristo, el Siervo de Dios, que no ha venido a
hacer su voluntad sino la del Padre, Heb 10,6, que no ha venido a ser servido
249
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
sino a servir, que aceptó libremente –Héme aquí- el designio crucificante de la
Encarnación para conducirnos a la nueva tierra de promisión.
351. Urgente reto pastoral. En su tesis de grado en Roma: “Vivir el Bautismo
en comunión con María”, el P. Jaime Cabrejo anota este reto pastoral: “en el
pueblo cristiano es muy arraigada la devoción mariana. Pero muchas veces ésta
se limita a una práctica pía de devoción privada, intimista e interesada, sin ninguna o con muy poca relación con el resto del misterio cristiano, en especial con el
bautismo y con todas sus exigencias de configuración con Cristo, de conversión
y de vivencia comunitaria de la fe. Pareciera a veces –es al menos mi observación particular en algunas diócesis de Colombia– que la evangelización caminase
en una dirección y la devoción mariana en otra, sin encontrarse o a veces incluso
en competencia,” Introducción a la Tesis.
352. Contemplemos un momento el misterio de la Encarnación, la obra
maestra del Dios creador. Permitámonos una contemplación sideral, no para
quedarnos en las nubes: el espacio sideral y los astros y estrellas que lo recorren.
La velocidad de la luz es de 300.000 kmts. por segundo. Hasta ahora barrera
insuperable para la técnica humana. A esta velocidad, el sol está a 8 minutos/ luz
de la tierra. Es decir, la luz se demora 8’ para recorrer los 150 millones de
kilómetros que nos separan del Sol. El sol está, pues a 8’ luz de nosotros. Esta
distancia es poca si se compara con la estrella más cercana a nosotros después
del sol, y que se llama Alfa a 4,5 años luz. Pero esta distancia es pequeña si se la
compara con Aldebarán (de la Constelación43 Tauro) a 68 años luz y con la
Const. Orión a 900 años luz, y todo esto dentro de nuestra galaxia, la Vía Láctea, cuyo centro está a 26.000 años luz del sol. La galaxia Andrómeda que está
a 2,2 millones años luz, es la galaxia más cercana a la nuestra y es el objeto más
distante que se puede ver a simple vista desde la tierra. La Vía Láctea y la
Galaxia Andrómeda pertenecen a una agrupación pequeña de unas 20 galaxias,
y tienen 100.000 o 200.000 millones de estrellas cada una. Hay millones de
galaxias... Bueno, detengámonos y adoremos al Señor con el salmo 8: Señor,
dueño nuestro, ¡qué admirable es tu nombre en toda la tierra!... Cuando
contemplo el cielo, obra de tus manos; la luna y las estrellas que has crea43 Constelación es una agrupación convencional de un grupo de estrellas fijas, con una determinada
figura y un nombre propio. En la actualidad se aceptan 88 constelaciones, 12 de ellas pertenecen
al Zodíaco: Piscis, Aries, Tauro… Galaxia es un sistema estelar compuesto por un inmenso
conjunto de estrellas. Una de estas galaxias es la Vía Láctea a la cual pertenece nuestro Sistema
solar… Alrededor del sol giran 8 planetas mayores…
250
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
do, ¿qué es el hombre, para que te acuerdes de él; el ser humano, para
darle poder?... Señor, dueño nuestro...
353. Meditemos algo más. Hoy que se ha llegado a descubrir lo que se ha
llamado el “Mapa de la vida humana”. Este descubrimiento es tan importante
que se le compara al giro copernicano en la astronomía logrado por Galileo. Se
ha descifrado el Genoma o código genético completo de una persona. El código
genético contiene todas las características hereditarias de una persona. Pues
bien, el cuerpo humano tiene cerca de 100 billones de células. Dentro del núcleo
de cada célula se encuentra los 23 pares de cromosomas conformados principalmente por el ADN. En cada uno de los cromosomas hay miles de genes que
son los portadores de la información genética de los seres vivos. Esto servirá, se
espera, para curar los males hereditarios a partir de los genes defectuosos...
Ciertamente el poder de Dios Creador y su Sabiduría son inconmensurables.
Ciertamente se requiere ser muy sabio y poderoso para crear cielos y tierra... y
más aún al ser humano y hasta una sola célula del ser humano…
Bueno, Uds. dirán qué tiene que ver esta digresión con la Encarnación. Pues
bien, este Dios vivo y verdadero a quien no sabemos qué admirar más, en su
sabiduría y poder en lo macro y en lo micro de la creación, este Dios a quien no
pueden contener los cielos de los cielos ni el espacio sideral con sus millones de
galaxias, ha querido bajar a la Tierra, simple boronita sideral, para encarnarse en
el seno de una criatura, que aunque es la más excelsa de todas, nos dice san Luis
María, es “menos que un átomo, o mejor, es nada, porque sólo Él es El que es,
Ex 3,14” VD 14… Con cuánta razón exclama María con voz profética ante la
profesión de fe de Isabel: “Desde ahora me felicitarán todas las generaciones porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí”, Lc 1, 48-49.
354. El P. Jean Morinay, smm, contemplando extasiado este misterio de la encarnación concluye que Dios necesitaba poco para crear el cielo y la tierra, pero
“mucho para borrarse” en el Niño de Navidad. En su libro la humildad de Dios,
el P. Varillon dice “Poco poder hace falta para hacerse ver, mucho para
borrarse”. Y “Dios se borra al encarnarse. “El encuentro de Dios en la inmensidad del universo no es tan desconcertante como su encuentro en el pesebre de
Belén y en la Eucaristía”, Juan Pablo II… Cada vez que oramos mi oración
preferida, la Coronilla, No. 409, estamos proclamando lo que dice un himno a
la Virgen: “Tú llevas a quien el mundo entero no puede contener”. Se entiende
mejor que la “humildad profunda” que le pedimos a Dios al meditar el misterio
251
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
de la Encarnación es ante todo, la humildad de Dios en su anonadamiento, ver
Filp. 2, 5-11. Esta es en el fondo la primera bienaventuranza, presupuesto y
fundamento de las demás.
355. Hay tres anonadamientos de Dios que conmueven profundamente al P.
de Montfort, que Dios le otorga también vivir profundamente y que nos propone
como los máximos motivos para amar a Dios. El anonadamiento de la Encarnación, el anonadamiento de la pobreza y el anonadamiento de la Cruz. En los tres
se destaca a un Dios no ha venido a ser servido sino a servir y a dar la vida para
la redención de todos. Un Dios que no sabe otra cosa que amar y salvar: ¡Jesús,
Salvador, es decir, el que salva al ser humano, aquel cuya característica es
amar y salvar al ser humano!, ASE 120.
356. En VD y SM, Montfort destaca más el anonadamiento de la Encarnación, en el que todo un Dios, “todopoderoso siempre independiente y suficiente a sí mismo”, acepta depender de una criatura.
En ASE y luego AC, destaca más el anonadamiento de su pasión hasta la Cruz
como expresión máxima de la Sabiduría del amor, para concluir: “Y, hablando
razonablemente, conocer lo que nuestro Señor ha padecido por nosotros y
no amarlo con ardor... es algo moralmente imposible”, ASE 166.
En su vida personal y misiones, en sus Cartas y Cánticos y en sus Fundaciones religiosas, Reglas Manuscritas y ACM, destaca más el anonadamiento
de la pobreza, siendo pobre y sirviendo y evangelizando a los pobres.
El P. de Montfort nos propone precisamente amar a Dios imitándolo en lo mismo que Él ha hecho: depender totalmente de un ser humano, ser pobre y padecer hasta la cruz. Se trata, pues de entrar en la misma experiencia divina de la
sabiduría del amor.
357. El P. Morinay anota al respecto: “Entre las tres opciones que el Amor ha
hecho, en su sabiduría, para unirse a nosotros: la pobreza, la cruz y la dependencia de María, Montfort nos invita sobre todo a ésta última porque contiene
a las otras dos y es quizás la más humana”, pues Dios “Padre no dio ni da su Hijo
sino por medio de María, no se forma hijos adoptivos ni comunica sus gracias
sino por Ella. Dios Hijo se hizo hombre para todos solamente por medio de
María, no se forma ni nace cada día en las almas sino por Ella en unión con el
252
CUARTA ETAPA: CONOCIMIENTO DE MARÍA
Espíritu Santo, ni comunica sus méritos y virtudes sino por Ella. El Espíritu Santo
no formó a Jesucristo sino por María y sólo por Ella forma a los miembros de su
Cuerpo místico y reparte sus dones y virtudes”, VD 140. Se hace ahora más
claro lo que ya meditamos sobre los dos fines principales del Totus Tuus o
esclavitud de Jesús en María que Montfort propone: 1) “honrar e imitar la dependencia inefable que Dios Hijo quiso tener respecto a María para gloria del
Padre y para nuestra salvación”. Dependencia que se hace total en el misterio de
la Encarnación; y 2) “agradecer a Dios las gracias incomparables que otorgó a
María, y especialmente el haberla escogido por dignísima Madre; elección realizada precisamente en este misterio”, Ver VD, 243.
358. Por todo ello, san Luis María llega a esta conclusión “Si honrar a la
Santísima Virgen es necesario a todos los hombres para alcanzar su salvación, lo
es mucho más a los que son llamados a una perfección excepcional. Creo personalmente que nadie puede llegar a una íntima unión con Nuestro Señor y a una
fidelidad perfecta al Espíritu Santo sin una unión muy estrecha con la Santísima
Virgen y una verdadera dependencia de su socorro”, VD 43.
359. Espiritualidad Trinitaria. El P. Gaffney en su artículo sobre la Trinidad,
publicado en el diccionario de espiritualidad en Castellano, reconoce con la Iglesia
que “El misterio de la Santísima Trinidad es el misterio central de la fe y de la vida
cristiana... es la fuente de todos los otros misterios de la fe; es la luz que los
ilumina”; luego critica con algunos teólogos contemporáneos el hecho de que la
fe en el misterio de la Trinidad no tenga ningún impacto en la vida de los cristianos, que carecen realmente de una espiritualidad trinitaria. Afirma por el contrario, lo que demuestra a lo largo del artículo, que la fuerza y la pertinencia de la
espiritualidad de san Luis María está en que “logra compartir a sus oyentes y
lectores la experiencia viviente de la grandeza e intimidad del Dios Trinidad,
principio y fin de la creación y meta última de la fe bautismal”. Y al final, anota de
manera conclusiva: “De múltiples maneras... san Luis María insiste en su enseñanza que María es la compañera de la Trinidad en todas sus obras de gracia, es
decir, de la divinización de la creación. Luego añade que “Montfort le grita hoy
al mundo que el olvido de María sólo puede llevar al debilitamiento de la experiencia vital del misterio de la Trinidad...” “Es imposible entrar en la espiritualidad
de Montfort sin ser atraídos a una vida de la Trinidad misma”. Finalmente concluye que la mística trinitaria, a los ojos de Montfort, es una mística misionera y
comunitaria, como lo es el mismo misterio, un misterio misionero y de comunidad o familia. “Montfort nos recuerda que todo cristiano está llamado a hacer
253
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
una experiencia profunda de la Trinidad” y nos enseña por qué y cómo. Personalmente para mí, la mayor riqueza del mensaje espiritual de san Luis María es
que acerca a todos los cristianos los misterios centrales del cristianismo: el misterio de la Trinidad, el misterio de la Encarnación y el misterio de la Redención y
enseña cómo sumergirse en ellos y vivirlos gracias a dos secretos: María y la
Cruz.
360. Con ocasión del Congreso celebrado en Octubre de 2000 en Roma, sobre
Montfort, una espiritualidad trinitaria en comunión con María, el santo Padre nos
dijo al final, el 13 de octubre, unas palabras que nos expresan cómo el “Totus
Tuus” puede llevarnos a las más altas cumbres de la unión y del dinamismo
místicos, gracias a la presencia de María en la relación con cada una de las
personas divinas44:
“Sí, toda la espiritualidad cristocéntrica y mariana que enseña Montfort deriva de la Trinidad y lleva a ella… “María es totalmente relativa a Dios, y yo la
llamaría muy bien la relación con Dios, la que sólo existe en relación con Dios”,
VD, 225. Por esta razón la Toda Santa lleva hacia la Trinidad. Repitiéndole a
diario Totus tuus y viviendo en sintonía con ella, se puede llegar a la experiencia del Padre mediante la confianza y el amor sin límites, ver VD 169 y 215, a
la docilidad al Espíritu Santo, ver VD 258, y a la transformación de sí según
la imagen de Cristo”, ver VD 218-221.
361. Para responder orando:
¿Qué características del “Totus Tuus” te impactan más y por qué? ¿Hacia dónde
apunta esta espiritualidad del “Totus Tuus”?¿A qué me llama el Señor a través de
esta meditación?
44 Ver texto completo No 448.
254
¿CÓMO VIVIR EL TOTUS TUUS?
¿CÓMO VIVIR EL TOTUS TUUS?
34°. día o 34a. catequesis
A. PRÁCTICAS
DE
PERSEVERANCIA
362. No olvides iniciar orando. P. e. Las letanías en honor de Montfort.´
Para llegar a una meta hay que emplear los medios adecuados… San Luis María, como sabio pedagogo nos propone los medios que en su vida personal y
apostólica ha constatado como eficaces.
Organizo las ‘Prácticas de perseverancia’ no sólo a partir de la enumeración
organizada en VD 227-256 y en SM 60-65 respecto a las ‘prácticas exteriores’; sino también de VD 266-273, SM 70-78, ASE Cap. XII y especialmente
de los cuatro medios para adquirir y conservar la Sabiduría divina: ASE 181227.También de la misma vida del san Luis María, pues sus discípulos tenemos
un quinto “medio”: conocer y amar a san Luis María. Asumo, además, como
criterio de organización lo que la Iglesia en su magisterio nos ha dicho especialmente en los últimos años sobre el cultivo de la vida espiritual.
363. 1. LA PREPARACIÓN: Tanto para hacerla por primera vez como para renovarla. En ambos casos vale el mismo esquema de los 33 días que nos da san Luis
María, aunque para renovarla empleemos sólo una semana o un fin de semana.
En ese esquema se trata de descubrir el amor que Dios nos ha tenido (creación,
historia, Palabra) y la vocación a la que nos ha llamado, la realidad del pecado,
la renuncia al pecado, a las falsas sabidurías, al demonio y a mí mismo que me
conducen al vaciamiento para poder llenarme de Jesucristo, la Sabiduría Encaranda
y entregarme totalmente a Él dependiendo de María, para llevar mi cruz en su
255
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
seguimiento todos los días de mi vida. Se trata, pues, de un Catecumenado de
reiniciación cristiana, que culmina con la renovación de la Alianza Bautismal
en unión con María, para instaurar en el mundo el reinado de Jesús por María.
El Camino espiritual y apostólico propuesto por san Luis María es ante todo un
camino de Fe, de Sabiduría y Amor... Amor que se expresa en el ardor misionero por evangelizar a los pobres y por la formación de apóstoles de fuego en la
escuela del “Totus Tuus”.
364. 2. LA LECTIO DIVINA EN UNIÓN CON MARÍA
Viendo la estructura de ASE, la vida y todos los escritos del P. de Montfort, se
concluye con evidencia que la Palabra de Dios fue el centro de su vida, de su
predicación y catequesis y de su mensaje escrito, ver artículo de Jean Paul
Michaud, Biblia/Palabra de Dios, en el DEM, pag. 150-176. Para s. L. M., la
santa Biblia es la mesa de la Sabiduría de la cual se nutrió siempre y sabía de
memoria y cuyo radicalismo quiso ardientemente vivir y comunicar.
- Da mucha unidad a nuestra vida el tomar como textos de la Lectio los de la
Eucaristía de cada día, y resulta muy eficaz realizarla en unión con la Virgen
Sabia, Madre, Trono, Imán y camino de la Sabiduría, ver ASE 203 ss. Precisamente son la Palabra de Dios y la Oración continua las que van a tener
vivo en nuestro corazón el DESEO ARDIENTE o hambre y sed de sólo Dios y
de su Reinado en el mundo.
- Sobre la actualidad e importancia de la Palabra de Dios en la vida de todo
cristiano, ver en el Concilio SC, 103; DV, 21. 25 y Mensaje del último Sínodo. Montfort nos ha legado una espiritualidad bíblica de corte sapiencial.
Montfort hizo continuamente Lectio divina.
Vale la pena que me pregunte qué importancia doy a la Lectio divina frecuente… En el No 392 encontramos un esquema sencillo para hacer Lectio
divina en unión con María.
365. 3. LA EUCARISTÍA EN UNIÓN CON MARÍA: El Padre de Montfort, apreció en
alto grado la presencia de Sabiduría Encarnada en la Eucaristía, ver ASE 71, y
nos recomienda vivir la comunión eucarística en unión con María, ver VD 266273. Para el P. de Montfort, la Eucaristía era central en las Misiones. En sus
Cánticos no sólo exalta el valor de la Eucaristía sino que llega hasta ridiculizar el
deplorable estado en que se encuentran muchos templos, vasos sagrados y
256
¿CÓMO VIVIR EL TOTUS TUUS?
objetos de culto... Ver CT 112, 128, 136, 41. También este misterio es objeto
de sus Sermones: S, 330-341.
- Hoy, a la luz de las enseñanzas del Concilio, SC, y Postconciliares, ha sido
destacado el valor de la celebración eucarística, como celebración del Misterio Pascual y como Sacramento de la Nueva Alianza, como quicio y fundamento de la Comunidad cristiana y como cima del culto divino y de la santificación de los hombres. Y con la Eucaristía, todas las acciones litúrgicas...
Ver aquí No. 390.
Valdría la pena examinarme sobre el centralismo de la Eucaristía en mi
vida y qué puesto le doy a María en esta celebración diaria: preparación y
acción de gracias.
366. 4. LA ORACIÓN CONTINUA EN UNIÓN CON MARÍA: “Cuanto mayor es un don
de Dios, tanto más difícil es alcanzarlo, ¿Cuántas plegarias y trabajos no implicará entonces el don de la Sabiduría, que es el mayor de todos los dones de
Dios? … La oración es el canal por el cual Dios comunica ordinariamente sus
gracias, y de modo especial la Sabiduría”, ASE 184.
Para fomentarla, el P. de Montfort nos presenta particularmente el Avemaría, el
Ángelus, No 398, el Rosario, Nos. 410ss, Oh Jesús que vives y reinas en María,
No. 394, la Coronilla, No. 409, el Magnificat, No 396, la celebración del misterio de la Encarnación, la repetición frecuente de nuestra Consagración a lo
largo de la jornada. Ya que el Rosario es la más característica juntamente con la
Coronilla, no deben omitirse en la vida diaria del consagrado montfortiano, ver
ASE 193.
- Ciertamente como religiosos y luego como sacerdotes, la oración más importante y eficaz que no hemos de omitir ningún día es el Oficio Divino
completo, como ministerio de la oración para la santificación de la Iglesia y
salvación del mundo. Acostumbrémonos a cargar el Breviario y el Ordo y a
orar todo el Breviario.
- Lo que vale para orar bien el Rosario, vale para toda forma de oración que
hagamos. A ello podemos añadir la celebración especial de las fiestas de la
Virgen.
257
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
- Nosotros tenemos un tesoro de oraciones, gracias al legado de Montfort:
SM 66, 67, 68-69; ASE 1-2; VD 67 y, sobre todo, SA y los Cánticos;
además tenemos las oraciones de las Fiestas o memorias de San Luis María
y María Luisa, y las letanías que son muy preciosas. Tenemos, un rico arsenal, o mejor, un rico tesoro a utilizar y compartir...
367. 5. LA RENUNCIA EVANGÉLICA O MORTIFICACIÓN UNIVERSAL: empleo este
término monfortiano para agrupar lo que nos dice Montfort en el SM sobre el
cultivo del “árbol de la vida”, SM 71-78, y en 3er medio para adquirir y conservar
la divina Sabiduría. También incluyo aquí el SACRAMENTO DE LA RECONCILIACIÓN,
ver No 391.
Por qué la mortificación y ¿cómo mortificarse? Ver los Nros 330 y 311
precedentes. Todo lo que escribe sobre el “TERCER MEDIO” para adquirir y
conservar la Sabiduría, lo resume en esta consigna: “Déjalo todo, y al encontrar
a Jesucristo, la Sabiduría encarnada, ¡lo encontrará todo!” ASE 202, Ver
ASE 61.
- En las Misiones, él no permitía renovar las promesas del Bautismo a quien no
había hecho una confesión general. En los Contratos de Alianza, los que
habían renovado los votos bautismales se comprometían a confesarse con
frecuencia, ver Contratos de Alianza45.
Montfort ha sido muy claro que la renuncia evangélica es condición “sine
qua non” del seguimiento de Cristo. Lo comenta ampliamente en la Carta
AC a partir del versículo en que sintetiza todo el programa de la vida Cristiana, Mt 16,24.
- Pero uno no lo “deja todo” sino que se está continuamente agarrando de
muchas cosas porque en la práctica no ha encontrado EL TESORO... El secreto
de la castidad religiosa está ahí... También de la pobreza y obediencia, que
son opciones sapienciales y radicales. Para cultivar “el árbol de la vida” o
vida de Cristo en nosotros a través de la Consagración a María, “Debes –
dice san Luis María, ser fiel en cortar y arrancar mediante la mortificación y la
violencia a ti mismo, todos los placeres inútiles y las ocupaciones vanas con
45 San Luis María Grignion de Montfort, Obras Completas, Ediciones Montfortianas, Bogotá,
2003, pags. 818-820.
258
¿CÓMO VIVIR EL TOTUS TUUS?
las criaturas, o sea, mortificar el cuerpo, guardar el silencio interior y dominar
los sentidos”, SM 73.
- El pecado no está en amar a las creaturas, sino en no amarlas demasiado. Y
no se las ama demasiado –incluyéndonos a nosotros mismos, porque nos
buscamos a nosotros mismos aún en el amor... La renuncia evangélica es
para ser “liberos”, ver SA 7-12.
- Al respecto, sirve mucho orar el Viacrucis. En el No 393 hay un lindo Viacrucis para orarlo en unión con María.
ASE XIII y XIV, lo mismo que AC nos ayudan a conocer mejor la Sabiduría
paradójica de la Cruz, que en definitiva es la misma Sabiduría del Amor practicada y enseñada por Cristo y por todos los Santos, y que conduce a ‘la
locura de la Cruz gloriosa’.46
368. 6. -LA CADENILLA. Es un signo externo de consagración muy significativo
que expresa que estamos ‘encadenados a la Virgen’ y con Ella ‘encadenados a
Jesús-Sabiduría’ con lazos de amor y de fidelidad. Ver SM 65. Razones que da
Montfort para no despreciar este signo que puede ser llevado ‘en el cuello, en el
brazo, el pie o la cintura’:
* Para librarnos de las funestas cadenas del pecado… que nos han
esclavizado.
* Para honrar las cadenas con las que Jesús se dejó atar para hacernos verdaderamente libres.
46 En el Consistorio de Cardenales, celebrado con ocasión del jubileo del año 2000, tanto ellos en su
mensaje final como el Santo Padre en su homilía de clausura dijeron algo que corrobora lo anterior
en apretada síntesis, y que no se cansa de repetir la Iglesia, que si en algo es maestra es en vida
espiritual: + «...Proponemos a todos con gozo la consigna de continuar a tener fija la mirada en
Cristo y contemplar su rostro a través de la familiaridad con la Palabra de Dios, la oración asidua
y la comunión con Él, la participación en la Eucaristía, sobre todo el día del Señor, la acogida de
la misericordia del Padre en el sacramento de la Reconciliación, y un valiente compromiso a la
santidad, sentido y destino de todo ser humano y fuente y energía del actuar pastoral de la Iglesia»
(Mensaje de los Señores Cardenales, reunidos en Consistorio en Roma, mayo 21-24/ 2001). +
«En la carta pastoral «al comienzo del Nuevo Milenio» escribí que «la perspectiva en la cual debe
colocarse todo el camino pastoral es el de la santidad» (n. 30), cultivada en la escucha de la Palabra
de Dios, en la oración y en la vida eucarística...» (Juan Pablo II, Roma, mayo, 24, 2001).
259
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
* Para recordar que sólo debemos obrar por el amor: pues son ataduras de
amor, Os 11,4.
* Para recordar nuestra dependencia de Jesús y de María en calidad de
esclavos.
369. 7. LA VIDA LOS ESCRITOS DE SAN LUIS MARÍA. Nosotros, a diferencia de san
Luis María de Montfort, tenemos otro medio excelente para vivir el Totus
Tuus: la Vida de este santo místico y misionero y sus escritos. Por ello será
siempre muy útil estar leyendo y meditando sus escritos y las biografías que se
han hecho de él, lo mismo que los diversos artículos de espiritualidad montfortiana.
En el LIBRO DE ORO encontramos: ASE, VD, SM, AC y SA de Montfort.
260
¿CÓMO VIVIR EL TOTUS TUUS?
35°. día o 35a. catequesis
B. ACTITUDES
DE
CRECIMIENTO
370. No olvides iniciar orando. P. e. Las letanías en honor de Montfort o de
María Luisa, 425.426.
San Luis María, como sabio pedagogo, nos advierte que “no es suficiente que te
consagres a María en calidad de esclava(o) una vez para siempre, ni aún que
renueves la consagración cada mes o cada semana... La dificultad se halla en
entrar en el espíritu de esta devoción, que te colocará en actitud de absoluta
disponibilidad y esclavitud respecto de María y, por Ella, de Jesucristo”, SM 44.
Por ello, las diversas prácticas ‘exteriores e interiores’ o medios, para lograr
este objetivo maravilloso.
Estas prácticas o actitudes interiores que llamamos, siguiendo al P. Pío, ‘Actitudes de Crecimiento’, son: hacer todas nuestras acciones por María, con María,
en María y para María para hacerlas mejor por Jesús, con Jesús, en Jesús y
para Jesús, Ver VD 257. Pues lo que se busca con esta Consagración Total es
vivir “una total y absoluta disponibilidad respecto de María”, como “esclavos de
amor” y “por Ella, de Jesucristo”, SM 44; 28; VD 55.67.68.72. Esta finalidad
es la que se pretende con las diversas prácticas de perseverancia (Cat. 34) y de
Crecimiento (Cat. 35), propuestas por san Luis María.
Se trata, pues, de un itinerario espiritual, de una espiritualidad de abarca a toda
la persona y se realiza a lo largo de toda la vida.
371. Por María: es decir, conforme al espíritu de María... que es el Santo Espíritu de Dios, ver VD 258s. Es una actitud de docilidad y obediencia. Es dejarnos
impulsar por María que nos invita y ayuda siempre a ser dóciles al Espíritu Santo
y a obrar conforme al Evangelio, a “hacer lo que Él nos diga”. Sirve mucho
repetir constantemente: “Renuncio a mí mismo y me consagro a ti, querida Madre mía”, ver VD 259. Por ello, antes de leer la Palabra de Dios, unámonos a la
Virgen y pidámosle su ayuda, para que acojamos esta Palabra como Ella siempre lo hizo, no como simple Palabra humana, sino como Palabra de Dios para
ser vivida. Igualmente estamos invitados a celebrar la Eucaristía y a participar
261
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
plenamente de la misma mediante la comunión, en unión con la Virgen, para que
Ella nos ayude a acoger a su Hijo como Ella lo hizo y a hacer de nuestra vida un
don total para el bien de nuestros hermanos. Obrar por María es también, orar
siempre en unión con nuestra Madre querida, “confiando en su intercesión y
poder ante su Hijo”, SM 48. La oración es clave para el discernimiento y la
docilidad. Por ello, san Luis María nos recomienda mucho en las llamadas prácticas exteriores el Avemaría, la Coronilla, No 409, y el Santo Rosario,
Nros.410ss. Muchas veces estas oraciones se hacen muy a la carrera y sin meditación. Hay que esforzarse por encontrar el método que más ayude. Después
de haber hablado de estas y otras prácticas de devoción, san Luis María dice
que “constituyen maravillosos medios de santificación” pero “siempre y cuando
se hagan con las debidas disposiciones”, ver VD 117.
Dos criterios evangélicos de discernimiento para saber si nos estamos dejando
conducir por el Espíritu Santo que es también el Espíritu de María:
1. Mt 7, 15-20: Por sus frutos: Los resultados o frutos en la vida espiritual y
misionera son el mejor criterio para evaluar si lo que estoy o estamos haciendo es conforme a la voluntad de Dios.
2. Gal 5,22: Amor, alegría, paz… Si en las acciones que realizo estoy experimentando de manera constante esos tres primeros frutos del Espíritu Santo,
ello es señal de que me estoy dejando guiar por el Espíritu de Dios.
372. Con María: es decir, a imitación de María, ver VD 260. Es mirar a María
como nuestro modelo y nuestro molde, o mejor, nuestra modeladora. “La práctica
esencial de esta devoción consiste en tomar a María como modelo acabado de
tus acciones”, SM, 45. Lo que pretendemos es ser modelados a imagen de
María, modelo de todas las virtudes y “la primera y más perfecta discípula de
Cristo”, MC 35. Lo que se busca es “entrar en sintonía con la voluntad y las
disposiciones de María”, SM, 46. Para ello, debes esforzarte por evitar el pecado
e imitar las virtudes de la Santísima Virgen, y en particular estas 10: “su humildad
profunda, su fe viva, su obediencia ciega, su oración continua, su mortificación
universal, su pureza divina, su caridad ardiente, su paciencia heroica, su dulzura
angelical y su sabiduría divina”, VD 108, ver 260. “Ella es... el Santo de los
santos, en donde son formados y moldeados los santos” VD, 218. Sirve mucho
tomar por cierto tiempo como materia de meditación y de ejercicio cada una de
estas virtudes. San Luis María nos enseña, en cada misterio del Rosario, a pedir
262
¿CÓMO VIVIR EL TOTUS TUUS?
ayuda para poner en práctica alguna virtud, ver Nos. 415 ss. Esto es también lo
que nos ha dicho el Concilio respecto al verdadero culto y a la verdadera devoción
a María, ver Iglesia, 6747.
373. En María: es decir en íntima unión con María en todas las actividades de
nuestra vida, VD 261ss. “Si María, que es el árbol de la vida, está bien cultivada
en ti mismo por la fidelidad a las prácticas de esta devoción, dará su fruto en
tiempo oportuno, fruto que no es otro que Jesucristo”, VD 218. “Escucha bien
lo que digo: los santos son moldeados en María... quien sea arrojado en este
molde divino, quedará muy pronto formado y moldeado en Jesucristo, y Jesucristo en él”, VD 219. Se trata de habitar en María, “paraíso del nuevo Adán”,
“Santuario de la divinidad”, “mansión de la Santísima Trinidad”, “Torre inexpugnable” en donde estamos al abrigo del demonio, de la sabiduría mundana y del
pecado, VD 261; 264, y que María habite y reine en nuestros corazones. Al
respecto, san Luis María emplea una imagen muy linda y expresiva al considerar
a María como el monte o montaña en donde Dios habita y se revela:
“Dichosos una y mil veces los sacerdotes,
los hombres y mujeres que de manera especial
has escogido y predestinado para morar contigo
en este monte abundante y divino, Ver Sal 87,1,
...En este monte aprenderán
de la boca misma de Jesucristo,
que siempre mora allí, la inteligencia
de sus ocho bienaventuranzas.
En este monte divino
serán transfigurados con Él como en el Tabor,
morirán con Él como en el Calvario,
resucitarán con Él cada día
en la vivencia del Evangelio
y la celebración del misterio pascual,
47 «Recuerden, finalmente, los fieles que la verdadera devoción no consiste ni en un sentimentalismo
estéril y transitorio ni en una vana credulidad, sino que procede de la fe auténtica, que nos induce
a reconocer la excelencia de la madre de Dios, que nos impulsa a un amor filial hacia nuestra Madre
y a la imitación de sus virtudes» Vat. II, Iglesia, 67. «La Madre de Dios es tipo de la Iglesia en el
orden de la fe, de la caridad y de la unión perfecta con Cristo» (Idem, 63; ver 65: «...María, que
resplandece como modelo de virtudes para toda la comunidad de los elegidos»)
263
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
y con Él subirán al cielo en la ascensión diaria
como desde el monte de los Olivos”, SA 25.
Todas las prácticas de verdadera devoción o perseverancia propuestas por san
Luis María, se orientan a esta unión mística con María hasta la comunión de vida
y virtudes. Al respecto San Luis María nos dice: “Esta consagración, vivida con
fidelidad, produce en el alma frutos innumerables48. El principal de los cuales es
hacer que María viva de tal modo en ti que ya no vivas tú, sino María en ti,
ver Gál 2,20, que el alma de María por decirlo así venga a ser tu propia alma”,
SM 55.
Pero, esta total unión con María y, por Ella y en Ella, con Jesucristo, no se logra
sin la renuncia constante a todo lo que nos aleja de Cristo y llevando con paciencia cada día la cruz de nuestros deberes de estado.
374. Para María: es decir al servicio de María, VD 265. “Conviene que no te
quedes ocioso sino que actúes como buen siervo y esclavo...”, VD 265. María
por el Sí de la Anunciación “se consagró totalmente como esclava del Señor a la
persona de su Hijo y a su obra sirviendo con diligencia” a la redención de la
humanidad, Concilio Vaticano II, LG 56. Tu consagración a Jesús por María es
una consagración apostólica o misionera en la Iglesia. “Pero ¿qué serán estos
servidores, esclavos e hijos de María? –Serán fuego encendido, Sal 104 [103],4;
Heb 1,7, ministros del Señor que prenderán por todas partes el fuego del amor
divino... Serán apóstoles auténticos de los últimos tiempos. A quienes el Señor
de los ejércitos dará la palabra y la fuerza necesarias para realizar maravillas...”,
Ver VD 54-58.
375.¿Cuáles son los compromisos prioritarios de los Consagrados hoy en la
Iglesia?
El Santo Padre Juan Pablo II ha trazado explícitamente 4 compromisos prioritarios
a toda la familia monfortiana49:
1. “Hacer fructificar la “preciosa herencia de san Luis María, tesoro que no
debe quedar escondido”.
48 Estos efectos los expone Montfort en VD 213-225.
49 Mensaje del Papa Juan Pablo II a la Familia Monfortiana, Vaticano, 21 de junio de 1997, ver aquí
texto completo: No. 447
264
¿CÓMO VIVIR EL TOTUS TUUS?
2. Renovar la presencia entre los pobres.
3. Renovar la inserción en la pastoral de la Iglesia.
4. Renovar la disponibilidad para la evangelización”.
Examínate en estas 4 actitudes interiores para ver en qué estás
flojo y cómo mejorar o qué compromiso concretar.
Oración sugerida para después de la Comunión eucarística
Hacer todas las cosas por María, con María, en María y para María,
para hacerlas más perfectamente por Jesús, con Jesús, en Jesús y
para Jesús, VD 257.
Por María. Repite lenta y amorosamente:
María, confío en ti: ¡Hazme libre y dócil a tu Espíritu para que haga
siempre lo que Jesús me diga!
Con María. Repite lenta y amorosamente:
María, quédate conmigo para que pueda crecer en tus diez principales
virtudes: humildad profunda, fe viva, obediencia ciega, oración continua,
mortificación universal, pureza divina, caridad ardiente, paciencia heroica,
dulzura angelical y sabiduría divina”, VD 108.
En María. Repite lenta y amorosamente:
María, guárdame en tu corazón para que Jesús pueda vivir y reinar en mí
por su Espíritu de santidad y por la plenitud de sus dones.
Para María. Repite lenta y amorosamente:
María ayúdame a ser discípulo misionero de la Sabiduría Encarnada,
Jesucristo tu Hijo, para que pueda hacer algo significativo e incondicional
por Él, para la construcción del Reino y la gloria de Dios Padre .
265
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
36°. día o 36a. catequesis
C. COMENTARIO A LA FÓRMULA
LA CONSAGRACIÓN TOTAL
DE
376. En el Acto de Consagración encontramos tres partes:
I. Preparación
II. Ofrecimiento
III. Súplica final.
377.
I. En la PREPARACIÓN, nos dirigimos primero a la Sabiduría eterna y encarnada y después a la Santísima Virgen.
Inicia con una invocación que es una profesión de fe en la Sabiduría divina:
¡Oh Sabiduría eterna y encarnada,
amabilísimo y adorable Jesús,
verdadero Dios y verdadero hombre,
Hijo único del Padre eterno,
y de María siempre virgen!
Luego dirige a esta Persona divina una oración que es sucesivamente de: adoración, acción de gracias y alabanza, de reparación y súplica.
ADORACIÓN:
Te adoro profundamente
en el seno y esplendores del Padre,
durante la eternidad,
y en el seno virginal de María,
tu dignísima Madre,
en el tiempo de la encarnación.
La adoración se dirige a la Persona, que es una sola en la eternidad y en el
tiempo y en su doble naturaleza.
266
¿CÓMO VIVIR EL TOTUS TUUS?
ACCIÓN DE GRACIAS Y ALABANZA:
Te doy gracias
por haberte anonadado,
tomando forma de esclavo,
para liberarme de la cruel esclavitud del demonio.
Te alabo y glorifico
por haberte sometido libremente y en todo a María, tu Madre
santísima,
para hacerme por Ella tu esclavo fiel.
Gracias y alabanzas por el misterio de la Encarnación, misterio de vaciamiento,
por el cual me libera de la esclavitud del demonio, y por su sometimiento a María
por el cual me enseña a ser por Ella su siervo fiel.
REPARACIÓN:
Mas, ¡ay! Ingrato e infiel como soy,
no he cumplido contigo los votos y promesas
que tan solemnemente te hice en el bautismo;
no he cumplido mis obligaciones
ni merezco llamarme hijo ni esclavo tuyo.
Y no habiendo en mi nada
que no merezca tu cólera y rechazo,
no me atrevo a acercarme por mí mismo
a tu santísima y augusta Majestad.
La reparación es presentada como una humilde confesión de nuestras propias
faltas. El pecado es un “No” a Dios. Es infidelidad a la Alianza bautismal. Como
hijo pródigo, no merezco llamarme hijo y ni siquiera esclavo suyo. Ni siquiera su
siervo, puesto que si soy fiel apenas me puedo llamar “siervo inútil”…
Surge entonces naturalmente nuestra última actitud ante Dios, la de una oración
humilde y ferviente, para obtener contrición, perdón y enmienda. Pero no por
nosotros mismos, tan indignos. Sino por medio de María:
SÚPLICA
Por ello, acudo a la intercesión y misericordia de tu santísima Madre.
Tú me la has dado como Mediadora ante ti. Yo espero alcanzar de ti, por
mediación suya, la contrición y el perdón de mis pecados y la adquisición y
conservación de la Sabiduría.
267
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
La oración es la debilidad de Dios y la omnipotencia del hombre. Y María es la
omnipotencia suplicante. Por ello, el recurso a la oración y a la intercesión de
María para pedir el perdón y para adquirir y conservar la unión con Jesucristo, la
Sabiduría divina.
378.
II. EL OFRECIMIENTO O DONACIÓN TOTAL. Va a ser hecha a Jesús por
María. Por eso, saludamos a nuestra Madre a quien contemplamos coronada con una triple corona:
Primero, de grandeza inefable:
Te saludo, pues, ¡oh María inmaculada!, tabernáculo viviente de la divinidad en donde la Sabiduría eterna, escondida, quiere ser adorada por ángeles y hombres.
María es el Arca de la nueva Alianza, Tabernáculo inmaculado y viviente de la
divinidad, la montaña santa en la que habita Dios.
Segundo, coronada de poder:
Te saludo, ¡oh Reina del cielo
y de la tierra!
A tu imperio está sometido
cuanto hay debajo de Dios.
“Hizo cosas grandes en mí, todas las generaciones me llamarán bienaventurada...”
Tercero, coronada de bondad:
Te saludo, ¡oh Refugio seguro de los pecadores!: todos experimentan tu
gran misericordia.
Ella es refugio de pecadores y consuelo de los afligidos, pues ella “es
misericordiosa como misericordioso en nuestro Padre celestial”.
Por todo ello, con inmensa confianza, no obstante nuestra pequeñez y extrema
indigencia, nos acercamos a Ella, para hacer nuestra entrega o consagración
total a Jesucristo ratificando el compromiso de vivir la Alianza bautismal:
268
¿CÓMO VIVIR EL TOTUS TUUS?
Atiende mis deseos de alcanzar
la divina Sabiduría,
y recibe para ello los votos y ofrendas
que en mi bajeza te vengo a presentar.
Llegamos así a la parte central y culminante con la fórmula de CONSAGRACIÓN
que expresa de manera consciente y libre nuestra voluntad de entrega total a la
persona de Jesucristo y su obra, cargando diariamente con la cruz y siguiéndole
como discípulo misionero fiel.
Yo, N. N., pecador infiel,
renuevo y ratifico hoy en tus manos
los votos de mi bautismo;
renuncio para siempre a Satanás,
a sus pompas y a sus obras
y me consagro totalmente a Jesucristo,
la Sabiduría encarnada,
para llevar mi cruz en su seguimiento
todos los días de mi vida
y a fin de serle más fiel
de lo que he sido hasta ahora.
Enseguida nos entregamos y consagramos totalmente a María para que por Ella,
con Ella y en Ella vivamos la perfecta consagración a Jesucristo.
Te escojo hoy,
en presencia de toda la corte celestial
por mi Madre y Señora.
Te entrego y consagro,
en calidad de esclavo,
mi cuerpo y mi alma,
mis bienes interiores y exteriores
y hasta el valor de mis buenas acciones pasadas, presentes y futuras.
Dispón de mí y de cuanto me pertenece, sin excepción, según tu voluntad, para mayor gloria de Dios
en el tiempo y la eternidad.
269
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
La Consagración es total. Es total vaciamiento, es total donación, es total pertenencia es total disponibilidad para lo que el Señor y la Virgen quieran de mí en la
construcción de la soberanía de Dios en el mundo.
379
III. SÚPLICA FINAL.
La ofrenda está hecha. Que nuestra Señora se digne aceptarla. Es la súplica
final. Como para persuadirnos de lo que hemos hecho, enriquecemos la súplica
con un triple sentido, –honrar la sumisión del Verbo eterno a María, rendir
homenaje al poder de Jesús y de María sobre nosotros, agradecer a la Santísima
Trinidad los inefables privilegios de nuestra Madre y Reina: son delicadísimas
expresiones de Montfort:
Recibe, ¡oh Virgen benignísima!,
esta humilde ofrenda de mi esclavitud,
en honor y unión de la sumisión
que la Sabiduría eterna
ha querido tener para con tu maternidad;
en honor del poder que ambos tenéis
sobre este gusanillo y miserable pecador
y en acción de gracias
por los privilegios
con los que la Santísima Trinidad
ha querido favorecerte.
Añade ahora una promesa de fidelidad, para que nuestras expresiones no
sean simples palabras bonitas, sino que se traduzcan en actos de sumisión:
Declaro que de hoy en adelante
quiero, como verdadero esclavo tuyo,
buscar tu gloria y obedecerte en todo.
Y cuando nos parece que hemos dicho todo, nos recuerda también que nos
dirijamos a María, ya desde ahora nuestra Reina y Señora, para hacerle 3 últimas peticiones insistentes:
270
¿CÓMO VIVIR EL TOTUS TUUS?
La primera, que seamos aceptados por Jesús:
¡Oh Madre admirable!
Preséntame a tu querido Hijo,
en calidad de eterno esclavo,
a fin de que, habiéndome rescatado
por tu mediación,
me reciba ahora de tu mano.
La segunda, que nos obtenga la Divina Sabiduría, gracias a la íntima unión con
la Reina celestial:
¡Oh Madre de misericordia!,
alcánzame la verdadera Sabiduría de Dios,
colocándome para ello entre aquellos
a quienes amas, enseñas, diriges,
nutres y proteges
como a tus verdaderos hijos y esclavos.
La tercera y última condensa la meta del itinerario montfortiano presentado en
ASE, VD, SM y AC, es decir para que lleguemos a vivir la plenitud de la
alianza bautismal como perfectos discípulos de la Sabiduría Encarnada, Jesucristo, meta y culmen de esta consagración:
¡Oh Virgen fiel!
Haz que yo sea en todo
tan perfecto discípulo, imitador y esclavo de la Sabiduría encarnada,
Jesucristo, tu Hijo, que logre llegar, por tu intercesión y a ejemplo
tuyo,
a la plenitud de su edad sobre la tierra
y de su gloria en el cielo.
Amén
271
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
37°. día o 37a. catequesis
CELEBRACIÓN DE LA
CONSAGRACIÓN EN LA
EUCARISTÍA
380. Comentario
Nos hemos reunido como Pueblo de Dios para realizar un acto solemne y comprometedor: renovar, con clara conciencia nuestra consagración de cristianos
por manos de María a Jesucristo y a nuestros hermanos.
Consagrados básicamente al Señor desde nuestro bautismo, hechos hijos
adoptivos de Dios, María se ha convertido allí mismo en Madre nuestra. El Papa
Juan Pablo II, renovando el gesto de consagración de otros predecesores suyos, y nuestros mismos pastores nos han consagrado a ella y por ella y en ella a
Jesús.
Hoy sentimos la necesidad de reflexionar a la luz de la Palabra de Dios y, dentro
de esta celebración, en nuestra vida pascual de consagrados a Jesucristo, a
ejemplo de María y bajo su protección.
Oración
Oh Dios y Padre nuestro: confirma el propósito de estos hijos tuyos y haz
que la gracia del bautismo produzca en ellos frutos de plenitud, mediante
una vida consagrada, a la edificación de tu reino. Por nuestro Señor Jesucristo... Amén.
381. Liturgia de la Palabra
Comentario
El tema central de nuestras lecturas de hoy es el de la alianza, que
hacen el antiguo y el nuevo pueblo consagrado al Señor. María es la
mujer consagrada, la que vivió en plenitud la alianza de Israel con su
Dios y la primera de la nueva alianza en consagrarse a su Hijo y a su
272
CELEBRACIÓN DE LA C ONSAGRACIÓN EN LA EUCARISTÍA
obra. María nos invita hoy a seguirla y a realizarnos, mediante una
obediencia incondicional a Jesucristo.
Primera lectura: la alianza de Israel con Dios: Ex 19,3-8.
382. Moisés subió hacia el monte de Dios y el Señor lo llamó desde el monte, y
le dijo: Habla así a la casa de Jacob, diles a los hijos de Israel: Ustedes han visto
lo que hice a los egipcios, cómo les llevé en alas de águila y les traje a mí; por
tanto, si quieren obedecerme y guardar mi alianza, entre todos los pueblos serán
mi propiedad, porque mía es toda la tierra. Serán un pueblo sagrado, regido por
sacerdotes. Moisés volvió, convocó a las autoridades del pueblo y les expuso
todo lo que le había mandado el Señor. Todo el pueblo a una respondió: Haremos cuanto dice el Señor.
Palabra de Dios
Salmo responsorial
Todos: Protege a tu pueblo, Señor.
Den gracias al Señor, invoquen su nombre,
den a conocer sus hazañas a los pueblos,
cántenle al son de instrumentos,
hablen de sus maravillas. R/.
Proclamen su nombre santo,
que se alegren los que buscan al Señor.
Recurran al Señor y a su poder,
y busquen continuamente su rostro. R/.
Recuerden las maravillas que hizo:
sus prodigios, las sentencias de su boca,
estirpe de Abrahán, tu siervo,
hijos de Jacob, su elegido. R/.
El Señor es Dios, Él gobierna toda la tierra:
se acuerda de su alianza eternamente,
de la palabra dada por mil generaciones,
de la alianza con Abrahán,
del juramento hecho a Isaac,
confirmado como ley para Jacob,
como alianza eterna para Israel. R/.
273
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
Segunda lectura: los cristianos, pueblo consagrado: 1P 2,4-5.9-10.
383. Al acercarse a Jesús, piedra angular desechada por los hombres, pero
elegida y digna, van entrando en la construcción del templo espiritual, formando
un sacerdocio santo, destinado a ofrecer sacrificios espirituales que acepta Dios
por Jesucristo. Ustedes son linaje elegido, sacerdocio real, nación consagrada,
pueblo adquirido por Dios, para publicar las proezas del que les llamó de las
tinieblas a su maravillosa luz. Los que antes no eran pueblo, ahora son pueblo de
Dios; los que no habían alcanzado misericordia, ahora han alcanzado misericordia.
Palabra de Dios.
Aleluya. Aleluya. [Rm 12,1] Ofrezcan su propia existencia como sacrificio
vivo, consagrado, agradable a Dios. Aleluya.
Evangelio: María invita a renovar y vivir la alianza con Dios en Jesucristo: Jn 2,1-12.
384. En aquel tiempo había una boda en Caná de Galilea y la madre de Jesús
estaba allí. Jesús y sus discípulos estaban también invitados a la boda. Faltó el
vino y la madre de Jesús le dijo: “No les queda vino”. Jesús le contestó: “Mujer,
déjame, todavía no ha llegado mi hora”. Su madre dijo a los sirvientes: “Hagan lo
que él les diga”. Había allí colocadas seis tinajas de piedra, para las purificaciones
de los judíos. Jesús les dijo: “Llenen las tinajas de agua”. Y las llenaron hasta
arriba. Entonces les mandó: “Saquen ahora, y llévenselo al mayordomo”. Ellos,
se lo llevaron. El mayordomo probó el agua convertida en vino sin saber de
dónde venía [los sirvientes sí lo sabían, pues habían sacado el agua], entonces
llamó al novio y le dijo: “Todo el mundo pone primero el vino bueno y cuando ya
están bebidos el peor; tú, en cambio, has dejado el vino bueno hasta ahora”. Así
en Caná de Galilea, Jesús comenzó sus signos, manifestó su gloria y creció la fe
de sus discípulos en él. Después de esto bajó a Cafarnaúm con su madre, sus
parientes y sus discípulos, y se quedaron allí unos cuantos días.
Palabra del Señor.
274
CELEBRACIÓN DE LA C ONSAGRACIÓN EN LA EUCARISTÍA
Homilía
Procesión ante los Signos
385. [Catequesis sobre la procesión ante los signos]
* La procesión
Ir en procesión simboliza el peregrinar del cristiano a través de la vida con
María y en pos de Jesucristo, en cuyo seguimiento se ha comprometido a
caminar por el tiempo y la eternidad.
* La cruz
La Cruz es el trono de gloria del Crucificado en la cristología del Evangelista san Juan. En nuestra procesión avanzamos en seguimiento de ella,
como signo de renuncia y redención en obediencia al Padre con Jesús y de
triunfo con Él.
*El Evangelio, libro de vida del cristiano
El Evangelio es libro de vida del cristiano y programa que realizar en seguimiento de Cristo. La Palabra de Dios, libro de vida del cristiano, es otra
forma de presencia del Señor en el caminar del consagrado. Con Jesús y su
Evangelio es nuestro compromiso.
*El cirio encendido
Hoy se nos recuerda como en la gran vigilia del Sábado santo, que Cristo es
la luz del mundo, ver Jn 8,12, y que el cristiano, iluminado por Él, no puede
esconder esa luz: tiene que brillar ante quienes buscan la salvación. El
consagrado debe ser un evangelizador de tiempo completo: su misión es la
de Jesús, enviado a llevar la Buena Noticia a cuantos buscan la salvación,
ver Mt 28, 16-20.
* La pila bautismal
Ante la pila bautismal –donde un día comenzó la vida del cristiano como
hijo de Dios– se renuevan las promesas bautismales. Allí está el agua
purificadora que con el Espíritu Santo regeneró al creyente y le llevó a
comprometerse con Jesucristo aceptando para el tiempo y la eternidad el
Evangelio en toda su integridad y radicalidad.
275
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
Se trata de volver a las fuentes esenciales y más puras de la auténtica vida
cristiana, el bautismo, cuyas promesas y votos, renueva nuestra consagración de hoy.
* El símbolo del Espíritu Santo
Su presencia en la historia de la salvación y en la vida de cada cristiano es
sentida como nunca en nuestro momento histórico. Con María, Madre de
Jesús y del creyente, son los grandes “forjadores de santos”, VD 34-35. A
él acudimos con la disponibilidad propia de la Madre del Señor, que “se
consagró totalmente a la persona y a la obra de Jesús”, LG, 56.
* La imagen de María
Junto con la Cruz y el Evangelio, la imagen de María recuerda que ella ha
sido la primera discípula, la primera cristiana y seguidora de Jesús. Madre
y modelo del cristiano, nos precede al encuentro con Cristo. Consagrada
totalmente a Cristo y a su obra, educadora de la fe, pedagoga del Evangelio... nos anima con su intercesión, ejemplo y asistencia: con ella todo se
nos hace fácil, en el seguimiento de Jesús, entonces la seriedad de los compromisos ya no aterra a nadie: junto Él está la Madre que a todos ama y
asiste y a todo ayuda: “Yo soy la servidora...”
* La imagen de Montfort
La presencia de Montfort, su vida y sus escritos son para el consagrado
una fuente continua de inspiración para vivir su entrega total a Jesús por
María como discípulos y misioneros.
386.
[Ante los 6 signos, pasan ahora, de dos en dos o en grupitos, para
renovar sus compromisos bautismales]
1. Ante la Cruz. Renuncio para siempre al demonio, al mundo al pecado, a
mí mismo y, en especial, a . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
........................................
2. Ante la Santa Biblia. Creo firmemente en todas las verdades del santo
Evangelio de Jesucristo.
276
CELEBRACIÓN DE LA C ONSAGRACIÓN EN LA EUCARISTÍA
// Bendición del agua.
V/. El Señor esté con ustedes.
R/. Y con tu espíritu.
Oremos:
Oh Dios, que te has servido del agua para significar la gracia del Bautismo.
Oh Dios, cuyo Hijo, al ser bautizado en el Jordán,
fue ungido por el Espíritu Santo;
colgado de la cruz,
vertió de su costado agua junto con la sangre;
y, después de su resurrección, envió a sus apóstoles:
“Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos...”
Mira ahora a tu Iglesia en oración
y haz que el agua de esta fuente reciba, por el Espíritu Santo,
la gracia de tu Unigénito,
para que a su contacto, el hombre
creado a tu imagen y semejanza y
limpio en el bautismo,
muera al pecado y renueve su compromiso contigo
en Jesús por el Espíritu Santo.
Te pedimos, Señor, que al renovar
nuestro compromiso vital por Jesucristo,
resucitemos con Él a la plenitud de la vida
conforme al Evangelio y en unión con María,
con su ejemplo y protección,
avancemos por las sendas de la santidad
y lleguemos a la perfecta madurez en Jesucristo.
Que vive y reina contigo... Amén. //
3. Ante la Pila Bautismal y Cirio.
Prometo, con la gracia le Dios que no me faltará, guardar los mandamientos
de Dios y de la Iglesia, aceptados el día de mi bautismo.
4. Ante el Espíritu Santo. ¡Oh Espíritu Santo!, prometo con tu fuerza
transformadora, vivir siempre disponible a tu palabra y acción, a ejemplo de
la Virgen María, para ser cada día imagen más perfecta de Jesucristo.
5. Ante la Virgen. Me consagro totalmente a Jesucristo por tus manos, ¡oh
María!, para llevar mi cruz en su seguimiento todos los días de mi vida.
277
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
6. Ante Montfort. Creo que de la manera como viva estos compromisos depende mi realización o mi fracaso por la eternidad.
Todos concluyen con esta oración:
Oh Dios, que encendiste en san Luis María
el anhelo de anunciar tu Evangelio a las gentes,
concédenos por su plegarias, que conducidos por María,
seamos dóciles a tu Espíritu
y nos convirtamos en apóstoles infatigables de tu Reino
atendiendo con solicitud fraterna el clamor de los pobres.
Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.
387. ACTO DE CONSAGRACION A JESUS POR MARIA
[Se recita en seguida de rodillas ante el altar esta fórmula extensa y original]
¡Oh Sabiduría eterna y encarnada,
amabilísimo y adorable Jesús,
verdadero Dios y verdadero hombre,
Hijo único del Padre eterno,
y de María siempre virgen!
Te adoro profundamente
en el seno y esplendores del Padre,
durante la eternidad,
y en el seno virginal de María,
tu dignísima Madre,
en el tiempo de la encarnación.
Te doy gracias
por haberte anonadado,
tomando forma de esclavo,
para liberarme de la cruel esclavitud del demonio.
Te alabo y glorifico
por haberte sometido libremente y en todo a María, tu Madre santísima,
para hacerme por Ella tu esclavo fiel.
278
CELEBRACIÓN DE LA C ONSAGRACIÓN EN LA EUCARISTÍA
Mas, ¡ay! Ingrato e infiel como soy,
no he cumplido contigo los votos y promesas
que tan solemnemente te hice en el bautismo;
no he cumplido mis obligaciones
ni merezco llamarme hijo ni esclavo tuyo.
Y no habiendo en mi nada
que no merezca tu cólera y rechazo,
no me atrevo a acercarme por mí mismo
a tu santísima y augusta Majestad.
Por ello, acudo a la intercesión
y misericordia de tu santísima Madre.
Tú me la has dado como Mediadora ante ti.
Yo espero alcanzar de ti, por mediación suya,
la contrición y el perdón de mis pecados
y la adquisición y conservación de la Sabiduría.
Te saludo, pues, ¡oh María inmaculada!,
tabernáculo viviente de la divinidad
en donde la Sabiduría eterna, escondida,
quiere ser adorada por ángeles y hombres.
Te saludo, ¡oh Reina del cielo
y de la tierra!
A tu imperio está sometido
cuanto hay debajo de Dios.
Te saludo, ¡oh Refugio seguro de los pecadores!:
todos experimentan tu gran misericordia.
Atiende mis deseos de alcanzar
la divina Sabiduría,
y recibe para ello los votos y ofrendas
que en mi bajeza te vengo a presentar.
Yo, N. N., pecador infiel,
renuevo y ratifico hoy en tus manos
los votos de mi bautismo;
renuncio para siempre a Satanás,
a sus pompas y a sus obras
279
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
y me consagro totalmente a Jesucristo,
la Sabiduría encarnada,
para llevar mi cruz en su seguimiento
todos los días de mi vida
y a fin de serle más fiel
de lo que he sido hasta ahora.
Te escojo hoy,
en presencia de toda la corte celestial
por mi Madre y Señora.
Te entrego y consagro,
en calidad de esclavo,
mi cuerpo y mi alma,
mis bienes interiores y exteriores
y hasta el valor de mis buenas acciones
pasadas, presentes y futuras.
Dispón de mí y de cuanto me pertenece, sin excepción,
según tu voluntad, para mayor gloria de Dios
en el tiempo y la eternidad.
Recibe, ¡oh Virgen benignísima!,
esta humilde ofrenda de mi esclavitud,
en honor y unión de la sumisión
que la Sabiduría eterna
ha querido tener para con tu maternidad;
en honor del poder que ambos tenéis
sobre este gusanillo y miserable pecador
y en acción de gracias
por los privilegios
con los que la Santísima Trinidad
ha querido favorecerte.
Declaro que de hoy en adelante
quiero, como verdadero esclavo tuyo,
buscar tu gloria y obedecerte en todo.
¡Oh Madre admirable!
Preséntame a tu querido Hijo,
280
CELEBRACIÓN DE LA C ONSAGRACIÓN EN LA EUCARISTÍA
en calidad de eterno esclavo,
a fin de que, habiéndome rescatado
por tu mediación,
me reciba ahora de tu mano.
¡Oh Madre de misericordia!,
alcánzame la verdadera Sabiduría de Dios,
colocándome para ello entre aquellos
a quienes amas, enseñas, diriges,
nutres y proteges
como a tus verdaderos hijos y esclavos.
¡Oh Virgen fiel!
Haz que yo sea en todo
tan perfecto discípulo, imitador y esclavo
de la Sabiduría encarnada,
Jesucristo, tu Hijo,
que logre llegar,
por tu intercesión y a ejemplo tuyo,
a la plenitud de su edad sobre la tierra
y de su gloria en el cielo.
Amén.
388. Canto de ofertorio
* Oración de ofrendas
Recibe, Señor, nuestras ofrendas y transfórmalas en misterio de salvación,
cuya eficacia junto con el amor de María, Madre de la Iglesia, nos inflame y
haga dignos de participar más íntimamente en la obra de la redención. Por
J.N.S. Amén.
* Prefacio
V/. El Señor esté con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.
V/. Levantemos el corazón.
R/. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
281
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
V/. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R/. Es justo y necesario.
Realmente es justo y necesario, es nuestro deber y salvación, darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, y alabar,
bendecir y proclamar tu gloria, al conmemorar a la Bienaventurada Virgen María.
Porque Ella, al recibir tu Palabra en su Corazón Inmaculado, mereció concebirla
también en su seno virginal, y, al dar a luz a su Creador, favoreció el crecimiento
de la Iglesia naciente.
Ella, al recibir junto a la cruz el testamento del amor divino, aceptó como hijos a
todos los hombres, engendrados por Cristo a la vida sobrenatural.
Ella, mientras los Apóstoles esperaban al Espíritu Santo prometido, al unir su
oración a la plegaria de los discípulos, se constituyó en modelo de la Iglesia en
oración.
Y, elevada a la gloria del cielo, sigue cuidando con amor materno de la Iglesia
peregrina y conduce benigna sus pasos a la patria hasta que llegue glorioso el día
del Señor.
Por eso, con todos los ángeles y santos, te aclamamos cantando sin cesar: Santo, santo, santo...
* Antífona de comunión
Había una boda en Caná de Galilea y la Madre de Jesús estaba allí... Así, en
Caná de Galilea comenzó Jesús sus signos, manifestó su gloria y creció la fe de
sus discípulos.
* Oración final
Después de recibir, Señor, la prenda de la redención y de la vida, te imploramos,
suplicantes, que tu Iglesia, gracias a la acción maternal de María, instruya a
todas las naciones con el anuncio del Evangelio y llene toda la tierra con la
efusión del Espíritu Santo. Por J.N.S. Amén.
* Bendición final
Que Dios, inspirador de los santos propósitos, les ilumine y reconforte, por
intercesión de la Virgen María, a fin de que cumplan fielmente sus promesas
bautismales ahora renovadas y colocadas en manos de la Madre del Señor. T.
Amén.
282
CELEBRACIÓN DE LA C ONSAGRACIÓN EN LA EUCARISTÍA
Que el Señor les conceda caminar gozosamente, junto con María, en pos de
Jesús, dedicados al servicio de sus hermanos. T. Amén.
Que el amor de Dios haga de ustedes una verdadera familia, consagrada a María y reunida en el nombre del Señor y que sea signo viviente de la caridad de
Cristo. T. Amén.
Y que sobre cuantos han participado en esta celebración, descienda la bendición de Dios Omnipotente, Padre, Hijo y Espíritu Santo. T. Amén.
389. - PRÁCTICAS CONCRETAS PARA VIVIR MIS COMPROMISOS BAUTISMALES
1. Cada mañana: dedicaré algunos minutos a la oración personal y renovaré
mi consagración total a Jesucristo por María; recitaré cada día la coronilla
de la Santísima Virgen y el santo Rosario.
2. Haré con frecuencia semanal la Lectio divina para encarnar en mi vida la
Palabra de Dios.
3. Renovaré con mayor solemnidad esta consagración en el aniversario de esta
fecha.
4. Participaré en la celebración de la Eucaristía, de manera especial cada
domingo en mi parroquia, recibiré la sagrada Comunión y revisaré mis
compromisos con Jesucristo por medio de María. Con frecuencia me acercaré al sacramento de la reconciliación.
5. Trataré de vivir en la presencia de Cristo y de María en todos los momentos de mi vida. Procuraré para ello hacer todo por María, con María, en
María y para María para vivir y actuar mejor con Jesús, por Jesús, en
Jesús y para Jesús.
6. Obraré cada día, de acuerdo a mi fe cristiana, cultivando especialmente la
sinceridad y la responsabilidad y buscaré ser promotor de justicia y de paz.
283
MANUAL PARA PREPARAR Y VIVIR LA CONSAGRACIÓN TOTAL A JESÚS POR MARÍA
7 Algún compromiso más personal ..............................................................
.................................................................................................................
.................................................................................................................
.................................................................................................................
.................................................................................................................
En fe de lo cual firmo,
............................................................................
Lugar y Fecha ………............................................................................
Sacerdote testigo ……......…....................................................................
284

Documentos relacionados