Ficha artística y técnica

Comentarios

Transcripción

Ficha artística y técnica
El Teatro de La Abadía,
en coproducción con Animalario,
presenta
Texto Alberto San Juan
a partir de la obra de Carlo Goldoni
Versión Andrés Lima y Alberto San Juan
Dirección Andrés Lima
Puede que la vida sea un viaje, un tránsito. Una patera llena de seres humanos, en el mar, a merced
de las olas. Puede que todos seamos iguales y que el final, para todos, sea la muerte. Puede que lo
importante sea disfrutar del viaje, ligero de equipaje. Y puede que en esta patera todos busquemos la
felicidad.
Sólo las relaciones de dominación entre los seres humanos amargan el viaje. Y el hambre.
La comedia Argelino, servidor de dos amos se basa en esta tragedia. La lucha de clases, la lucha de
sexos, la lucha por encontrar trabajo, por encontrar pareja, por encontrar comida, por sobrevivir.
¿Actualidad? Puede que la tenga. Puede usted mirar el periódico de hoy.
Andrés Lima
Ficha artística
Versión
Texto
Dirección
Andrés Lima y Alberto San Juan
Alberto San Juan
Andrés Lima
REPARTO
Elisabet Gelabert
Clarisa
Javier Gutiérrez
Argelino
Alberto Jiménez
Pantalone
Virginia Nölting
Beatriz
Daniel Moreno
Silvio
Nerea Moreno
Florinda
Pepa Zaragoza
Esmeraldina
Escenografía y vestuario
Beatriz San Juan
Iluminación
Dominique Borrini
Montaje musical
Guillermo Bautista
Ayudantes de dirección
Asesor de árabe
Ayudante de escenografía
Ayudante de vestuario
Celia León e Inés Enciso
Mohammed Younssi
Esmeralda Díaz
Cristina Morales
Una coproducción del Teatro de La Abadía y Animalario
Me urge un país mejor. Me urge un país que mire con profunda indignación
cada paliza, cada violación, cada abuso, cada asesinato.
Me urge un país que deje de mirar con indolencia el dolor ajeno.
Cecilia Lavalle
Argelino
Puede que la vida sea un viaje, un tránsito. Una patera llena de
seres humanos, en el mar, a merced de las olas. Puede que todos
seamos iguales y que el final, para todos, sea la muerte. Puede
que lo importante sea disfrutar del viaje, ligero de equipaje. Y
puede que en esta patera todos busquemos la felicidad.
Sólo las relaciones de dominación entre los seres humanos
amargan el viaje. Y el hambre.
La comedia Argelino, servidor de dos amos se basa en esta
tragedia. La lucha de clases, la lucha de sexos, la lucha por
encontrar trabajo, por encontrar pareja, por encontrar comida,
por sobrevivir.
¿Actualidad? Puede que la tenga. Puede usted mirar el periódico
de hoy.
Andrés Lima
Teatro de La Abadía – Argelino, servidor de dos amos – Del 13 de diciembre al 20 de enero
2
La primera pregunta sería: ¿qué derecho tiene uno a cambiar las palabras que otro
dejó escritas? La primera respuesta: ninguno. Así pues, sin derecho alguno –pero
convencidos de la necesidad de dialogar con la obra de quienes nos precedieron–,
emprendimos la tarea de transformar el texto de Goldoni con entera libertad.
Arlequino hablaba de la lucha de clases, de la dificultad de convivir cuando los seres
se dividen en amos y criados. Argelino –nuestra irrespetuosa, o no tanto, versión del
clásico– habla de lo mismo, centrándose en la servidumbre de nuestro tiempo: los
inmigrantes. Practicamos con total impunidad el terrorismo que supone dejar morir a
personas que huyen de la miseria. A algunos de ellos –millones– los ponemos a
nuestro servicio y los explotamos para tener más tiempo para ser explotados nosotros
también.
En un día como hoy, acudimos al teatro para contar y escuchar historias –de las que
realmente apenas sabemos nada– con la intención de reírnos, conmovernos e,
incluso, reflexionar. Reflexionar con la representación de cómo el ser humano
destruye al ser humano. A la salida del teatro y bajo innumerables formas, nos espera
esa misma destrucción. ¿Continuamos?
Alberto San Juan
Teatro de La Abadía – Argelino, servidor de dos amos – Del 13 de diciembre al 20 de enero
3
Arlequino es el Zanni por excelencia
Ante todo conviene recordar el origen histórico y social del Zanni.
Zanni es el apodo que daban los venecianos, en el siglo XV, a los
campesinos del valle del Po y, en particular, a los de los valles de
Bérgamo. Zanni deriva del nombre Gianni, Giovanni, y está ligado
a un momento determinante de la historia de Venecia. Allí, en
efecto, a principios del siglo XVI, ocurrió un hecho extraordinario:
el nacimiento del capitalismo moderno.
Muy pocos saben que el capitalismo nació en Italia –cuando
menciono esta obviedad histórica el público, sobre todo en el
extranjero, se queda estupefacto–, gracias a los bancos, símbolo
de nuestra civilización renacentista, estandarte de la alta
burguesía, alta en el sentido de valor, sin ironías. El Magnífico,
origen de la máscara grotesca del noble venido a menos, era un
banquero. Las familias más importantes de Florencia son familias
de banqueros: no es casual que quien se apropió definitivamente
del título de descubridor de las Américas fuera un Vespucio,
vástago de una familia de banqueros, quienes, al subvencionar la
segunda, tercera y cuarta expedición de Colón, enviaron al hijo
Amerigo para que controlase que el genovés no se quedara con
nada. Resulta sintomático que América –la del Norte– lleve el nombre de un banquero.
Gracias a la genialidad de los banqueros de entonces, en Venecia inventaron la maona.
Era el paquete de acciones comerciales ofrecidas en venta a los ciudadanos, y –por
primera vez en la historia de la humanidad– ya no son los reyes, los príncipes, los
duques quienes organizan las guerras, sino los bancos, que naturalmente involucran a
todos los ciudadanos pudientes y arrojados. Cada ciudadano se convierte en
participante y, sobre todo, en provocador de guerras. Guerras de colonización, claro.
En efecto, por aquel entonces Venecia consigue multiplicar exageradamente sus
territorios, cuyos propietarios siguen siendo sus ciudadanos, miembros de las
Repúblicas de Génova y Venecia que, a causa de la enorme cantidad de tierras
adquiridas, se ven obligados a emigrar a Turquía, Oriente Medio, Oriente Bajo, Oriente
Alto, Grecia, Irán, Irak, Siria, Líbano, etc.
Esta gente logró que se desarrollara también la economía de su tierra materna gracias
al restablecimiento de la esclavitud. Los géneros alimentarios llegaban a los mercados
de toda Italia a mitad de precio, lo que llevó a la ruina a los campesinos, los Zanni
sobre todo. Como ya no conseguían vender sus productos, tuvieron que abandonar sus
tierras y emigrar en gran número a Venecia y Génova: diez mil, se calcula, llegaron en
tres años a la laguna, un éxodo increíble, si se piensa en la escasa población de la
época: diez mil varones y diez mil hembras obligadas a seguir a sus Zanni.
Veinte mil personas invaden una ciudad de poco más de cien mil habitantes, como era
entonces Venecia. Es lógico que los pobres desgraciados se convirtieran en personajes
importantes que perturban el clima de un ambiente. Provocan resentimiento y
desprecio, y en seguida son víctimas de burlas y mofas, como suele ocurrir. Se vuelven
los chivos expiatorios de cualquier malhumor, como toda minoría indefensa que se
respete: hablan mal la lengua de la ciudad, son desastrosos, tienen una gazuza
desesperada y se mueren de hambre, sus mujeres aceptan los trabajos más humildes,
hasta de putas –el de criada es un mercado ya saturado–.
Dario Fo
Goldoni y Arlecchino
Carlo Goldoni (Venecia, 1707 - París, 1793) está considerado como
uno de los fundadores de la comedia moderna al convertir los
viejos canovacci (guiones base sobre los que improvisaban los
actores de la antigua commedia dell’arte) en textos literarios
escritos con consistencia dramática.
A los catorce años se fugó con una tropa de cómicos ambulantes,
pero volvió al hogar familiar, terminó la carrera de Derecho y llegó
a ser cónsul de Génova en Venecia, aunque siempre siguió
soñando con el teatro.
Escribió unas 150 obras, entre las que se pueden destacar La
familia del anticuario (1749); El café (1750); La posadera (1753);
Los enamorados (1759); Trilogía del veraneo (1761); El abanico
(1763). En 1750 publicó El teatro cómico, obra en la que expresaba
por boca de sus personajes sus ideas de reformar el teatro y
adaptarlo a su tiempo. Estas innovaciones provocaron una fuerte
polémica, por lo que prefirió marcharse a París a trabajar para la
Comédie Italienne, que estaba interesada en sus ideas
renovadoras. En 1770 escribió una comedia en francés, El regañón
benéfico, para la boda del rey Luís XVI y Maria Antonieta. Además,
fue profesor de italiano en la corte de Versalles, pero como consecuencia de la
Revolución Francesa perdió su trabajo y murió pobre en 1793.
Arlecchino, servitore di due padroni se estrenó en Venecia en 1745. El nombre de
Arlequino se adoptó doscientos años después con la versión de Giorgio Strehler para el
Piccolo Teatro de Milán, en 1947. Goldoni creó una trama con diálogos ágiles y
chispeantes, que plantea problemas intemporales, con personajes extraídos de la
commedia dell’arte: el mercader, el doctor, el posadero, los amantes y el criado
Arlequino, llamado por Goldoni Trufaldino, que nació en los valles de Bérgamo y se
había tenido que trasladar a Venecia a buscarse la vida. Se pone a servir a dos
patronos al mismo tiempo en medio de equívocos, duelos, engaños, peleas amorosas y
conflictos generacionales, en los que el interés afectivo se mezcla con el económico. La
comedia rebosa de humor e ironía, pero a través de la carcajada se articula una crítica
a la sociedad de su tiempo (la falta de derechos de las mujeres, el abuso de los amos
sobre los criados, la opulencia de unos frente al hambre de otros, etc.).
Con esta libérrima revisión de su Arlequino, La Abadía se suma a las celebraciones del
300 aniversario del nacimiento de Carlo Goldoni.
Imágenes del montaje de Giorgio Strehler para el Piccolo Teatro de Milán (1947)
Teatro de La Abadía – Argelino, servidor de dos amos – Del 13 de diciembre al 20 de enero
5
Dirección
Andrés Lima
Rostro conocido por su papel protagonista en la serie
televisiva Policías, películas como Los lunes al sol de
Fernando León, en teatro conocemos a Andrés Lima ante
todo como director de espectáculos con la compañía
Animalario como Alejandro y Ana, Lo que España no
pudo ver del banquete de la boda de la hija del
Presidente (Premio Max al Mejor Espectáculo 2003),
Pornografía barata, que pudimos ver en La Abadía,
Últimas palabras de Copito de Nieve de Juan Mayorga, Hamelín también de
Mayorga y coproducida con La Abadía (cuatro Premios Max), y recientemente, en
coproducción con el Centro Dramático Nacional, Marat/Sade de Peter Weiss. Lima
fue también el encargado de dirigir la Gala de los Premios Goya 2003.
En esta misma temporada 07-08, una vez estrenado nuestro Argelino, Andrés dirigirá
el espectáculo Bonheur? en la Comédie Française.
Varios de sus espectáculos con la compañía Animalario fueron creados en estrecha
colaboración con Alberto San Juan como (co-)autor: El fin de los sueños (Premio
Max 2001), Tren de mercancías huyendo hacia el Oeste y ¿Qué te importa que
te ame?, mientras que el propio Lima escribió los textos de Pornografía barata,
Las siamesas del puerto y Una noche italiana.
De su trayectoria como actor destacamos su interpretación de Diderot en El libertino
de Eric-Emmanuel Schmitt, producción de La Abadía, dirigida por Joaquín Hinojosa;
Mirandolina, propuesta de Ernesto Caballero a partir de La locandiera, de Goldoni;
La ratonera, de Agatha Christie; Los cuernos de Don Friolera, de Valle-Inclán; y
Popcorn, de Ben Elton. Además, trabajó en Las bizarrías de Belisa, de Lope de
Vega; Air Port, con la compañía escocesa Suspect Culture; La boda de los
pequeños burgueses, de Brecht; La penúltima, de Pinter; Los otros, de
Grumberg; y Medora, de Lope de Rueda.
Por último, reseñamos algunas de sus intervenciones en la pantalla grande: El viaje
de Carol, de Imanol Uribe; Juana la loca y Celos, ambas de Vicente Aranda; La
primera noche de mi vida, de Miguel Albaladejo; Un buen novio, de Chus
Delgado y Días de fútbol, de David Serrano.
Versión y texto
Alberto San Juan
Firma la versión junto con Andrés Lima, pero su faceta más conocida
es sin duda la de actor. Ha trabajado en los siguientes espectáculos
teatrales: Marat/Sade de Peter Weiss; Hamelin, de Juan
Mayorga; Alejandro y Ana. Lo que España no pudo ver del
banquete de la boda de la hija del presidente; Tren de
mercancías; Pornografía barata y El fin de los sueños, todas
dirigidas por Andrés Lima; El obedecedor (dir. Amparo Valle);
Perdida en los Apalaches (dir. Sanchis Sinisterra).
Animalario. Bonitas historias de entretenimiento sobre la
humillación cotidiana de existir fue su primer trabajo como autor y dio nombre a
la compañía en 1996. Otros textos suyos llevados al escenario son Qué me importa
que te ame, para las compañías Riesgo y Ración de Oreja, y El fin de los sueños
(Premio Max al mejor autor 2002).
En cine ha intervenido en las siguientes películas: Casualiday, de Max Lemcke; Días
de cine, de David Serrano; Bajo las estrellas, de Félix Biscarret; Los dos lados de
la cama, de Emilio Martínez Lázaro; Garfia, de Manolo Matji; Haz conmigo lo que
quieras, de Ramón de España; Días de fútbol, de David Serrano; La casa del
dolor, de Ramón de España; Cosa de brujas, de José Miguel Juárez; Valentín, de
Juan Luis Iborra; El otro lado de la cama, de Emilio Martínez Lázaro; No dejaré
que me quieras, de José Luis Acosta; Km 0, de Yolanda García Serrano y Juan Luis
Iborra; San Bernardo, de Juan Potau; Sobreviviré, de David Menkes y Alfonso
Albacete; La mujer más fea del mundo, de Miguel Bardem; La sombra de Caín,
de Paco Lucio; Los lobos de Washington, de Mariano Barroso; La ciudad de los
prodigios, de Mario Camus; Zapping, de Juan Manuel Gómez Pereira; Entre las
piernas, de Manuel Gómez Pereira; Insomnio, de Chus Gutiérrez y Airbag, de
Juanma Bajo Ulloa, y en televisión ha participado en la XVII edición de los Premios
Goya, dirigida por Andrés Lima y en Más que amigos, de Daniel Ecija.
Ha sido galardonado, entre otros, con los siguientes premios: mejor actor por Bajo
las estrellas (Festival de cine de Málaga 2007) y por Horas de luz (Festival de Cine
Español de Toulouse).
Reparto
Elisabet Gelabert
En las últimas temporadas la hemos visto en espectáculos del Centro
Dramático Nacional como Un enemigo del pueblo, de Henrik
Ibsen o Divinas palabras, de Valle-Inclán, ambas dirigidas por
Gerardo Vera. Pero Elisabet Gelabert pertenece a la cantera de
actores de La Abadía, y ha sido en esta casa donde ha desarrollado
el grueso de su carrera en montajes como: Terrorismo, de los
hermanos Presnyakov (dir. Carlos Aladro); El rey se muere, de
Eugène Ionesco (dir. José Luis Gómez); El Rey Lear, de
Shakespeare (dir. Hansgünther Heyme); Mesías, de Steven Berkoff
(dir. José Luis Gómez); El mercader de Venecia, de Shakespeare
(dir. Hansgünther Heyme); Baraja del rey Don Pedro, de Agustín García Calvo (dir.
José Luis Gómez); Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte, de Valle-Inclán
(dir. José Luis Gómez); El señor Puntilla y su criado Matti, de Bertolt Brecht (dir.
Rosario Ruiz Rodgers); Entremeses, de Cervantes (dir. José Luis Gómez).
En cine ha trabajado en las siguientes películas: La noche del hermano (dir.
Santiago García de Leániz); Te doy mis ojos (dir. Icíar Bollaín) y Amores que
matan (cortometraje dirigido por Icíar Bollaín). Fue nominada en el apartado de
mejor actriz revelación en los Premios Goya 2003 por Te doy mis ojos.
En televisión ha participado en las series Motivos personales, Hospital Central,
Un lugar en el mundo, Policías y Compañeros.
Javier Gutiérrez
Habitual en los montajes de Animalario, ha participado en Hamelin,
Alejandro y Ana. Lo que España no pudo ver del banquete de
la boda de la hija del presidente, Pornografía barata y El fin
de los sueños, todas dirigidas por Andrés Lima. También en Tren
de mercancías, dirigida por Lima y Alberto San Juan. Con Teatro
del Duende y bajo la dirección de Jesús Salgado, ha trabajado en La
tinaja, La cabeza del dragón, Santa Cruz, Roberto Zucco,
Entre palos y Vivir como cerdos. Otros trabajos teatrales son:
Los 3 mosqueteros buscando a Dartañan, dir. Javier Veiga; El
séptimo cielo, dir. José Pascual; Otelo, dir. A. Díaz Florián; En
alta mar, dir. Karen Matute; etc.
En cine le hemos podido ver en: El otro lado de la cama (Emilio Martínez-Lázaro),
Días de fútbol y Días de cine (David Serrano), Crimen ferpecto (Álex de la
Iglesia), El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo (Juan Cavestany y Enrique
López), Un franco, catorce pesetas (Carlos Iglesias), Salir pitando (Álvaro
Fernández Armero), Gente de mala calidad (Juan Cavestany), entre otras.
También en televisión ha intervenido en series como Los Serrano, Aída, Cámara
café, Periodistas, Policías, etc.
Alberto Jiménez
Ligado a la Abadía desde su fundación, le tuvimos hace un par de
temporadas en Comedia sin título de Lorca, dirigida por Luis
Miguel Cintra. José Luis Gómez le dirigió en Retablo de la avaricia,
la lujuria y la muerte de Valle-Inclán y Baraja del rey Don
Pedro de Agustín García Calvo. También en esta casa ha participado
en La noche XII de Shakespeare, dirigido por Gerardo Vera, Las
sillas de Ionesco, dirigido por Carles Alfaro, y Bertolt Brecht
cumple 100 años y ¡Santiago (de Cuba) y cierra España!,
ambas dirigidas por Ernesto Caballero. Otros montajes en los que ha
trabajado son: Calígula de Albert Camus y Un tranvía llamado
deseo de Tennessee Williams, ambas dirigidas por José Tamayo;
Eco y Narciso de Calderón, Querido Ramón y La última escena, también dirigidas
por Ernesto Caballero; Himmelweg de Mayorga, dirigida por Antonio Simón;
Historia de una escalera de Buero Vallejo, dirigida por Juan Carlos Pérez de la
Fuente; La persistencia de la imagen de Raúl Hernández Garrido, dirigida por
Javier Yagüe; las tres partes de Nada es casual, dirigidas por el propio Jiménez junto
a Rosa Manteiga; etc.
Su amplia trayectoria cinematográfica incluye títulos como: Oviedo express (Gonzalo
Suárez), El hombre de arena (José Manuel González); Atlas de geografía
humana (Azucena Rodríguez), Los aires difíciles (Gerardo Herrero), Mar adentro
(Alejandro Amenábar), El viaje de Carol (Imanol Uribe), El Bola (Achero Mañas),
Amo tu cama rica (Emilio Martínez Lázaro), etc.
También en televisión le hemos podido ver en Los hombres de Paco, Los
simuladores, El comisario, Hospital central, Manos a la obra o Compañeros,
entre otros.
Virginia Nölting
Estudió Arte Dramático en Málaga y tiene una amplia
formación también en Teatro Físico, Danza, Canto e
Improvisación. Dentro de su experiencia profesional en Teatro
se puede destacar: Marat Sade (Animalario y Centro
Dramático Nacional); Ay Hafa Drim (Producciones
AFRESQUITO); Cada Mochuelo a su olivo (Histrión Teatro);
Cabaret Nómada, Cabaret Caracol y Hotel Calamidad
(Lavi e Bel); Barataria y Casting (Teatroz); Rama (Málaga
Danza); Don Juan (Teatro para un Instante) y su colaboración
en otras compañías como: Ayuno en Acción, AZ-Producciones,
Camaleón Teatro, Petí Comité, Calle 42 o Anthares Teatro. Obtuvo los
premios a la mejor interpretación femenina en Palma del Río en 1998 por
Hotel Calamidad, en 2000 por Cabaret Caracol y Teatro Cánovas (199596) por Caricias.
Ha participado en los cortos de cine: Borrados del mapa, de Dioni Palacios
(2006); Historia de una villa de José Caballero (2005); Hasta que la vida
nos separe, La Fórmula y El numerito de Carlos Fierro (2005); La casa
de la luna de Gaby Beneroso (2002); Dirlanda, de Ansi Mätari e
Inquietud de Pablo Accino (2002). En TV, sus trabajos han sido: A pecho
descubierto y El secreto del héroe de TV Movie; Planta 25 de Alba
Adriática; Dos lunas de Diagonal TV; Fuera de control, Mis adorables
vecinos y 7 vidas de Globomedia y Arrayán de LINZE TV y Canal Sur.
Daniel Moreno
Perteneciente a la compañía del Teatro de La Abadía desde 1998,
en la pasada temporada le tuvimos en el montaje de La ilusión de
Kushner/Corneille que dirigió Carlos Aladro. También estuvo en
Mesías, de S. Berkoff, Retablo de la avaricia, la lujuria y la
muerte, ambas con dirección de J. L. Gómez, El señor Puntila y
su criado Matti, de B. Brecht y dirigido por R. Ruiz Rodgers, El
rey Lear, dirigido por Hansgünther Heyme y Sobre Horacios y
Curiacios, dirigido por Hernán Gené. Así mismo, ha intervenido en Sólo desechos,
de la Cía. Sinónimo de lucro, Sueña Cuento, con La Escena de Helicón y dirección de
Rosa Briones; La tempestad, de Shakespeare y Ligazón / la rosa de papel,
Anfitrión, Las galas del difunto y Entremeses de Cervantes, con Oripando Teatro,
dirigidas las cinco por M. Cubero; La entretenida y Céfalo y Pocris, ambas bajo la
dirección de L. Dorrego; Arsénico y encaje antiguo, con la Cia. Wiracocha Teatro,
dirigida por Adrián Torres y La boda de los pequeños burgueses, también con
Wiracocha, pero esta vez bajo la dirección de Mercedes Carrión. En 2006 alternó el
trabajo actoral en Insectarium, dirigido por Rolando Sanmartín, con su participación
en la ópera con marionetas Orfeo y Eurídice de la Cía. La mar de marionetas.
Daniel Moreno ha participado en cortos de cine como La noche boca arriba
Meteora, ambos dirigidos por Rubén Marquerie.
o
Nerea Moreno
Licenciada por la RESAD, su trabajo más reciente han sido los
Sainetes de Ramón de la Cruz que dirigió Ernesto Caballero para la
CNTC. Otros trabajos suyos son: La piel, de Juan Mayorga (dir.
Salomé Aguiar, 1998); Fuck (Teatro Fucktoría, 1999); El monstruo
de los jardines (dir. Ernesto Caballero, 2000); El magic kinder
(cabaret, Teatro Fucktoría, 2000); Yo estaba en casa y
esperaba... de Jean Luc Lagarce (dir. Ernesto Caballero, 2001);
Demonios y espantapájaros, de J. I. Manterola (Teatro Fucktoría,
2001); diversas obras entre 2002 y 2005 con la compañía
Tragaleguas; Mercado inmobiliario, texto y dirección de Nicanor
Cardeñosa (2004); Sentido del deber, texto y dirección de Ernesto Caballero (2005);
Dulcinea, de Mauricio Sotelo y Andrés Ibáñez (dir. Gustavo Tambascio, 2006) y Ay
amor, qué infierno (Sala Tarambana, 2006).
Pepa Zaragoza
Licenciada por la RESAD. Ha desarrollado su carrera como actriz en
montajes tanto de textos clásicos como contemporáneos. Ha
trabajado junto al director Eduardo Vasco en varias ocasiones: La
bella aurora de Lope de Vega, Dar tiempo al tiempo de Calderón
de la Barca, Camino de Wolokolamks de H. Muller. Ha participado
en los montajes de la compañía Teatro Impar Vida y amores del
libertino Voldemar o El vendedor de cuentos y Casa con dos
puertas. Entre sus últimas apariciones en escena destacan los
montajes con Teatro Meridional, dirigidos por Álvaro Lavín, Jacques
el fatalista, Cómo ser Leonardo, QFWFQ, o Cyrano. También
Los cuernos de Don Friolera, dirigido por Chema Adeva.
Ha trabajado puntualmente en televisión (Desalmado Cupido, Robles
investigador) y en cine (Las voces de la noche de Salvador García Ruiz y Los
abajo firmantes de Joaquín Oristrell).
Escenografía y vestuario
Beatriz San Juan
Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid,
amplió sus estudios sobre escenografía y vestuario en la London
University. En teatro ha diseñado la escenografía y el vestuario de:
Marat/Sade, de Peter Weiss (dir. Andrés Lima); Hamelin, de Juan
Mayorga (dir. A. Lima); Últimas palabras de Copito de Nieve, de
Juan Mayorga (dir. A. Lima); Animalario, de Alberto San Juan
(Animalario); Alejandro y Ana, de Juan Mayorga y Juan Cavestany
(dir. A. Lima); Hoy es mi cumpleaños (dir. Luis Bermejo). También
ha diseñado el vestuario de: El fin de los sueños, de Alberto San
Juan (dir. A. Lima); La noche y la palabra, de J. M. López (dir. A.
Lima); Prosinecky, de Paco Mir; Políticamente correcto (dir. Paco
Mir); Demasiado humano, de Jaime Romo (dir. M. Traspasos), y
Mandíbula afilada, de C. Alberola (dir. Paco Mir).
En cine ha trabajado en Días de cine y Días de fútbol, ambas de David Serrano; Un
día bueno lo tiene cualquiera, de Santiago Lorenzo, Gente de mala calidad, de Juan
Cavestany, y El asombroso mundo de Borjamari y Pocholo, de Juan Cavestany y
Enrique López. En televisión ha trabajado en Periodistas y fue la escenógrafa de la Gala
de los Premios Goya 2003.
Iluminación
Dominique Borrini
Creador de iluminación para ópera, teatro y danza. Ya trabajó en La Abadía en El Señor
Puntilla y su criado Matti, dirigida por Rosario Ruiz Rodgers y con José Luis Gómez
en el Odéon en La vida es sueño. En 1989 coincidió con Klaus Michael Grüber en La
muerte de Danton de Büchner en el Théâtre Nanterre-Amandiers, y más tarde se
reencontrarían para Hypérion de Maderna en la Opéra Comique, La Traviata en el
Châtelet, L’Incoronazione di Poppea, Triptyque Boulez/Grüber en el Festival d’Aix-enProvence, Aída en el De Nederlandse Opera de Amsterdam y Boris Godunov en el Théâtre
Royal de la Monnaie. Ha colaborado también con :Ariel Garcia Valdés en La Favorita,
Teatro Real de Madrid, Il Barbiere di Siviglia en la Ópera de Massy, Fedra de Ohana en
Vichy, Heldenplatz de T. Bernhard, Las tres hermanas de Chéjov en el TNC de Barcelona,
Bodas de sangre en Sevilla; con Laurence Dale en el Sueño de una noche de verano de
Mendelssohn, La ópera seria de Gassmann, Powder Her Face de T. Ades, Das Land des
Lächens en Salzburgo, Ariadne auf Naxos en Monte Carlo; con Christophe Perton en
Dido y Eneas en Génova, L’enfant Froid Mayenburg, Le Belvedère de Horwath, Woyzeck
de Büchner; con Alessandro Baricco en City para el festival RomaEuropa; con Marthe
Keller en Diálogos de Carmelitas en la Ópera del Rhin; con Louis Erlo en La condenación
de Fausto en Lyon; con Peter Konwitschny en Casandra en el Châtelet… También ha
colaborado con Bérangère Bonvoisin, Stéphane Fievet, Sylvain Lhermite, Sergi
Belbel y los coreógrafos Blanca Li, Bernardo Montet y Roland Petit. De sus
encuentros con diferentes pintores-escenógrafos como Eduardo Arroyo, Gilles Aillaud
o Bernard Michel, nació una complicidad que ha enriquecido su paleta expresiva en el
tratamiento dramático de sus espacios de luz. Dedica además una pequeña parte de su
tiempo
a
la
enseñanza.
Montaje musical
Guillermo Bautista
Formado en canto, trompa, repertorio vocal, piano, educación
auditiva y análisis, armonía y contrapunto con varios profesores
entre los que destacan: Santiago Calonge, Gergely Gyula, Adelino
Barrio, Antonio Fauró, Martin Schmidt, Istvan Szerjan o Helmut
Rilling (Bachakademie Stuttgart).
Es director titular y fundador de la Orquesta y Coro PromizeVs y del
Coro Proyecto Guerrero, y colaborador habitual del Ensemble
instrumental del mismo nombre.
Ha dirigido, entre otras, la Missa St. Johannis de Deo de Haydn, el
Misericordias Domini y el Requiem de Mozart, Carmina Burana de Carl Orff.
También ha dirigido algunas obras contemporáneas como la ópera La noche y la
palabra de J. M. López López, con dirección de escena de Andrés Lima y estrenada en
La Abadía, o Minnesang de Emmanuel Nunes en los ciclos Musicadhoy y en los Tage
für neue Musik de Zurich. Recientemente ha estrenado una performance con voces,
escena y electroacústica, basada en el Officium Defunctorum de Tomás Luis de
Victoria, con montaje escénico de Ignacio García.
En el ámbito del teatro ha realizado la banda sonora de Palabras para Ofelia dirigido
por Celia León, ha impartido cursos de canto e interpretación musical en la Joven
Compañía Nacional de Teatro Clásico, con la que ha colaborado también en el montaje
musical de Las Bizarrías de Belisa de Lope de Vega.
Actualmente participa también como asistente para el montaje de El Mesías de
Händel para Fabio Biondi, y tiene en proyecto la grabación en los próximos meses de
la obra completa para coro de Francisco Guerrero.
Para más información
Animalario
Esther o Joseba
C/ Augusto Figueroa 47-1º-2ª
28004 Madrid
Tel 91-5226372
Móvil 618-318230
[email protected]
Distribución
Traspasos
Charo Fdz. Insausti
C/ Antonio de Sucre 1 bajo
01003 Vitoria-Gasteiz
Tel 945-279238 y 945-121081
Móvil 619-400223
[email protected]

Documentos relacionados