Artículo completo PDF

Comentarios

Transcripción

Artículo completo PDF
n av e
e s pac i a l
« m è to d e »
NO ME CABE EN LA C
CABEZA,
ABE
‘ERGO’ NO ES POSIBLE
n el 2008 tuvimos los primeros indicios de que
conclusión: es imposible. Es normal. Es un mecanismo
la economía no iba del todo bien. Las vivieninnato de defensa en el ser humano. En muchos de los
das, de repente, dejaban de venderse y es que la
casos lo que subyace es la falta de información, ya que
oferta superaba a la demanda. Ante esta situación, creo
cuando conocen los datos que ignoraban, llegan por sí
que la mayoría pensó lo mismo que yo: el precio de la
mismos a la conclusión correcta.
vivienda tendrá que bajar. Era lo lógico. Sin embargo,
El problema está cuando la creencia se mantiene a pepor todas partes, en el supermercado, en la cafetería... y
sar del peso de las pruebas en contra (por cierto, justasobre todo en las tertulias de radio y televisión, oíamos
mente eso es lo que diferencia a la ciencia de la pseudola misma cantinela: «Lo que pasará es que el precio se
ciencia; eso y el lucro económico que suele acompañar a
estabilizará, y no subirá más. Pero no puede bajar. Es
la segunda). Esta enfermiza forma de pensar es particuimposible.» Bueno, menos de un año después de esas
larmente crónica en los conspiranoicos, cuya justificapoco proféticas palabras, el precio de la vivienda emción ante las pruebas en contra suele ser que todo es una
pezó a bajar. ¿Cómo es posible esta falta de previsión?
conspiración de la comunidad científica y la clase polítiSencillamente, mucha gente había invertido su dinero
ca (vamos, el aceite y el agua) que se han puesto de acuer(y esperanzas) en el ladrillo y no quería ni pensar en la
do para ocultar la «verdad». Existe una conspiranoia que
posibilidad de tener pérdidas. No les cabía en la cabeza.
nos resulta especialmente molesta a los astrónomos: la de
Algo similar ocurrió cuando me casé con el banco, quiesi el hombre llegó a la Luna. En la cabeza de esta gente
ro decir, cuando firmé mi hiposimplemente no cabe la idea de
teca, en 2005. El Euríbor estaba
que seres humanos como ellos
al 2,2%, pero existía la posibihayan podido caminar sobre la
lidad de contratar una hipoteca
superficie de esa bolita blanca
«A LOS CONTRARIOS
de interés fijo; eso sí, al 4,5%.
que ven de noche en el cielo.
A GALILEO NO LES ENTRABA
Ante mi pregunta de si no sería
Por tanto, nunca sucedió. Los
EN LA MOLLERA QUE
una buena alternativa, el banargumentos que esgrimen son,
quero me contestó: «No, poren muchos casos, infantiles, y
PUDIERA HABER MONTAÑAS
que el Euríbor nunca pasará del
ponen en relieve principalmenEN LA LUNA, POR TANTO,
4,5%.» Le pregunté que cómo
te su propia ignorancia.
EL TELESCOPIO NO
sabía eso. Condescendiente, me
Uno de estos argumentos deFUNCIONABA»
respondió con un argumento
nuncia la ausencia de estrellas
irrefutable: «Ten en cuenta que
en las fotografías: Todos sabeahora los bancos estamos dando
mos que de día no vemos las
el 2,2%. Si llegara al 4,5%, subiestrellas porque la atmósfera
ría a más del doble y la gente que está ahora contratando
dispersa la luz del Sol. Pero si no hubiera atmósfera, sehipotecas no podría afrontarlo, y sería una catástrofe. Es
ríamos capaces de ver las estrellas incluso de día, como
imposible.» Sencillamente, no le cabía en la cabeza. Dos
ocurre durante un eclipse total. Bien, en la Luna no hay
años después, el Euríbor sobrepasó el 4,5%.
atmósfera, ¿dónde están, por tanto, las estrellas? El proEn ambos casos encontramos el mismo argumento:
blema reside en que las estrellas brillan muy poco. Si se
no lo entiendo, me da miedo, me supera... vamos, no me
ajusta la exposición para que salgan correctamente excabe en la cabeza, luego no puede ser, es imposible. Este
puestos los astronautas y el suelo lunar (blancos, y por
argumento no se limita al campo de la economía. Lo
tanto muy brillantes), las estrellas quedan subexpuestas.
encontramos en todas partes: a los contrarios a Galileo
Si expongo bien las estrellas, en lugar de suelo y astronno les entraba en la mollera que pudiera haber montañas
autas lo que veré será una confusa mancha blanca. Haga
en la Luna, por tanto, el telescopio no funcionaba; a los
usted una fotografía nocturna de un objeto muy brillante
miembros del partido político A no les cabe en la cabeza
en primer plano y verá que no salen las estrellas.
la posible corrupción de uno de sus líderes, por tanto
Otro de los argumentos favoritos es el de la bandera
todo es una conspiración del partido B; a los creacionisque ondea al viento: ¡Pero si en la Luna no hay vientas no les entra que durante la inmensísima mayoría de
to! Evidentemente, la falacia está en la propia frase, que
la historia de la Tierra, el hombre no pintara nada, por
asume que la única manera que tiene una bandera de
tanto el mundo tiene menos de 10.000 años; a un creyenondear es con el viento. Pero precisamente, como no hay
te le supera la idea de que la vida termine con la muerte,
aire, en la Luna una bandera ordinaria colgaría como un
E
252
Anuario 2010 MÈTODE
Eugene A. Cernan, comandante del Apollo 17, saluda a la bandera en
la Luna. Obsérvese el bastidor que la mantiene extendida; un auténtico diapasón vibratorio.
Sombras no paralelas en el exterior, en un día soleado. ¿Acaso estamos en un planeta con cuatro soles? ¿O es un simple efecto de la
perspectiva?
trapo y no se vería bien. Por ello se añadió un bastidor
horizontal en la parte superior para mantenerlas bien
visibles. Esta estructura metálica es muy sensible a las
vibraciones, y funciona casi como un diapasón musical. El propio acto de plantarla le transmite vibraciones
suficientes para hacerla ondear, de una forma muy característica. Cualquiera que vea estos vídeos (youtube.
com/watch?v=8Vl0JJhVSVQ) se dará cuenta de que lo
que la bandera hace cuando la clavan y enroscan es vibrar, no ondear con el viento. Pero, claro, vende más una
interpretación maliciosa.
Por no extenderme más, termino con el argumento
de las sombras no paralelas: el Sol está muy lejos, por
lo que sus rayos vienen paralelos. Por tanto, las sombras deben ser también paralelas. Pero en las fotografías lunares vemos que no lo son, luego debe haber más
fuentes de luz, ergo ¡son focos en un plató! De nuevo,
el falaz argumento se desmonta solo. Si uno usa dos focos de luz ¡lo que se obtiene son dos sombras por cada
objeto! Y no es eso lo que vemos en las fotos de las
Apollo. Además, cualquiera que haya hecho una foto en
el exterior un día soleado verá cómo las sombras de los
objetos fotografiados no aparecen paralelas (aunque sí
lo sean) debido a la perspectiva. Y si encima el terreno
no es plano sino sinuoso, como en la Luna, la dirección
de las sombras puede cambiar enormemente.
Si lo anterior le ha sabido a poco, le recomiendo un
documental de la serie MythBusters en que se trataron
punto por punto todos los argumentos conspiranoicos.
Incluso llegaron a simular la gravedad lunar con un
avión en caída controlada para demostrar la plausibilidad de los movimientos de los astronautas. Si se lo
perdió, lo puede encontrar en youtube: youtube.com/
watch?v=Z6Mjmw732SQ
Pero si a pesar de todo sigue sin estar convencido
de si se fue o no a la Luna (lo cual es comprensible ya
que, después de más de treinta años, no se ha vuelto a
hacer un esfuerzo serio por volver –y eso tiene delito),
permítame que le dé dos argumentos de peso. Uno de
ellos pesa concretamente 382 kg. Esa es la cantidad de
rocas lunares que trajeron de la Luna los astronautas de
las misiones Apollo y que se encuentran repartidas por
laboratorios de todo el mundo; rocas que son imposibles
de encontrar en la Tierra, pues, entre otras características, están recubiertas de microcráteres de impacto por
la larga intemperie lunar. El otro es sociológico: cuando
la aventura lunar tuvo lugar, estábamos en plena competencia EE UU-URSS. De hecho, la Unión Soviética
tenía espías dentro de la NASA durante los alunizajes,
y una tecnología equiparable que les permitiría detectar el fraude. Tenía también una buena motivación para
mostrar al mundo el presunto engaño de los americanos: dejar en ridículo al competidor. Pero no lo hicieron.
Y conociendo a los seres humanos, la única explicación
de que no lo hicieran es porque no pudieron. Sencillamente, porque sí ocurrió.
FERNANDO BALLESTEROS
Foto de la Tierra y de la ISS (izquierda) realizada desde el transbordador espacial (derecha). Pero... un momento. ¿Dónde están las estrellas? ¿Es todo una conspiración para ocultarnos que la estación
espacial, el transbordador y la Tierra son en realidad maquetas? ¿O
simplemente el fotógrafo ajustó la exposición de la cámara para que
salieran bien expuestos los objetos en primer plano y, por consiguiente, dejó subexpuestas las débiles estrellas?
Observatorio Astronómico de la Universitat de València
Anuario 2010 MÈTODE
253

Documentos relacionados