Madison, revela que el aumento de la temperatura

Comentarios

Transcripción

Madison, revela que el aumento de la temperatura
portada
Por Bárbara Arredondo
C
uando Gretchen Rubin decidió solucionar ciertas cosas en su vida, que no se
arreglarían solas, ideó el Proyecto Felicidad. La abogada y escritora se dio
a la tarea de buscar aquellas cosas que tenía que cambiar para ser feliz.
Comenzó en 2006 y, desde entonces ha practicado todo tipo de teorías relacionadas a la felicidad.
En su búsqueda ha estudiado a personajes como Aristóteles, Santa Teresa
de Lisieux, Martin Seligman. También ha devorado libros de autoayuda,
ciencia, religión y filosofía.
Su objetivo es ser más feliz y escribir un libro para compartir lo que aprendió.
Éste será publicado en enero de 2010 y en entrevista exclusiva con Piensa Índigo,
Gretchen platica sus experiencias y descubrimientos para
llevar una vida más feliz.
VER VIDEO
portada
haz clicK
en las fotos
la felicidad según…
Platón
Aristóteles
Epicuro
John
Stuart Mill
Dalai Lama
Gretchen
Rubin
Martin
Seligman
Eve Ensler
Oprah
libros
JUÁREZ,
EL ROSTRO
DE PIEDRA
Para que México existiera fue necesario
Benito Juárez, y sobre todo, la gente
de la que supo rodearse”.
Germán Dehesa hablando del libro de Eduardo Antonio Parra.
[email protected]
CIENCIA
E
POR ESTEBAN CASTRO
n 2030, en tan sólo 21 años, nos enfrentaremos a la catástrofe perfecta.
John Beddington es el principal asesor científico del gobierno británico. Según sus estudios y proyecciones, la gran crisis mundial conjuntará
la escasez de agua, petróleo y alimentos.
El científico asegura que esto generará la gran
diáspora humana del siglo XXI.
Y para que esto suceda no es necesario una gran
pandemia, un cambio climático radical o que la economía mundial vaya cuesta abajo. Las cosas tienen
que seguir su curso natural. Eso es lo que realmente
inspira temor.
El número de personas es el problema.
De acuerdo al Fondo Mundial de la Vida Salvaje,
1986 fue el año en el que la Tierra alcanzó su límite de
capacidad.
Los seres humanos actualmente somos una
aspiradora de recursos. En 2030 esta aspiradora se
convertirá en un hoyo negro. Todos los recursos que
toquemos se desintegrarán. Al final nos quedaremos
sin nada.
Beddington no está solo. El Dr. James Canton,
asesor de la Casa Blanca, dice que el manejo de 8 mil
millones de personas “que demandan salud, comida, trabajo, vivienda y seguridad, será el mayor reto
jamás enfrentado por la civilización”.
La población mundial aumenta
6 millones de personas al mes.
En 2030 seremos 8 mil millones de habitantes,
2 mil millones más que actualmente.
Además, seremos un mundo viejo. Uno de cada
8 tendrá más de 65 años.
Ese grupo poblacional habrá aumentado
en un 140 por ciento.
CIENCIA
LAS CAUSAS
DE LA DIÁSPORA
Estos son los 3 problemas que se conjuntarán
en el año 2030. Hay que actuar de forma inminente.
» COMIDA
» agua
» energía
a
nz
ue
n
cr
is
is
,s
in
Os
am
a,
si
n
in
fl
n momentos de crisis, la música siempre ayuda. Pero, ¿qué hacer cuando
la música del momento es reggaeton?
El rapero más
importante era
Previo a la recesión, el “tuuun tatuta tun” eterno de esas cancioblanco y se dedicaba
nes se convirtió en el gran género. Aún sufrimos sus efectos,
a cantar sobre sí mismo y
pero está a punto de cambiar.
a parodiar a las estrellas pop.
Esto será algo de lo positivo de esta crisis. Al parecer, los años
Pero él era parte de ellas.
de boom económico hacen que la música se incline por los
Que la gente comprara discos de
Aaron Carter e Ivonne Avilés es prueba
temas simples, cantantes pop y modas pasajeras.
de que había una economía fuerte.
Cuando hay crisis económica la música se vuelve
No importa si a 10 años de esto alguien
más pensada y de mejor calidad.
aún los recuerda, pues la mayoría de la música
¿Qué nos dejaron los tiempos de bonandel boom económico era desechable y todos querían
za de Bill Clinton? J. Lo, Backstreet Boys,
beneficiarse. Incluso U2 sacó un disco llamado Pop y se
vestían como The Village People.
Venga Boys, Christina Aguilera, etc.
Este modelo se ha replicado en las crisis económicas munUna lista interminable de egos
diales desde el martes negro de 1929.
pop listos para hacernos bailar
De hecho, Noel Gallagher de Oasis, ha declarado que espera que
con sus discos, playeras y
la crisis se agrave porque lo hará escribir mejores canciones. “Los tiempos
conciertos. Éramos conde crisis generan lo mejor en música”, dice el guitarrista.
Así que tiempos mejores se aproximan, por lo menos para los artistas, pues
sumidores viviendo
la crisis parece inspirarlos, y de la buena música todos nos beneficiamos.
la vida loca.
Si
MÚSICA
e
Por Esteban Castro y Juan Antonio Zertuche
x.0
y.574
5
GRUPOS
ENLOSQUE
HAYQUE
INVERTIR
cine
El otro cine
de verano
Rodeados de estrenos
hollywoodenses,
rescatamos algunas
valiosas opciones de cine
para disfrutar. Búscalas
en la cartelera mexicana.
[email protected]
Un café
con
Enrique
Gánem
Los huracanes son
una consecuencia
del calentamiento
del Océano
Atlántico, ¿sabe
qué papel juegan
los aerosoles y cuál
nosotros?
LOS AEROSOLES
Y EL ATLÁNTICO
LOS AEROSOLES
Y EL ATLÁNTICO
LOS AEROSOLES Y EL ATLÁNTICO
E
ste año, la ciencia tiene muchas
noticias: la epidemia de gripe,
el nuevo presupuesto estadounidense para la ciencia y el
posible abandono del proyecto de una
colonia lunar para 2020, en favor de una
en Marte, el inicio de las operaciones del
gran acelerador del CERN (existe gran
expectativa en el equipo mexicano que
participa en este proyecto), etc.
Entre la tormenta de noticias, pesqué
una que llamó especialmente mi atención de la revista Science, el título es
“El papel de los aerosoles en la evolución
de las anomalías de temperatura del
Atlántico Norte”.
El título no es atractivo, y su contenido
menos. Parece un discurso técnico incomprensible, y por lo tanto aburrido, que sólo
llama la atención de –literalmente– un
puñado de expertos.
Disequemos el título para entender
de qué trata. “El papel de los aerosoles”,
en este contexto, se refiere a cualquier
partícula suspendida en la atmósfera,
ya sea polvo común, ceniza volcánica,
fragmentos quemados de meteoritos,
ácido sulfúrico de volcanes o fábricas
y mil cosas más.
Seguimos con “la evolución de las
anomalías de temperatura del Atlántico
Norte”. Desde hace años, la temperatura promedio de esa región del mar ha
aumentado en forma aparentemente
ligera.
Desde 1980, aumenta un cuarto de
grado centígrado por década, sin embargo ese cambio es suficiente para alarmar
a muchos meteorólogos.
De seguir aumentando
la temperatura, podría
alterarse o interrumpirse
una corriente marina
llamada “la banda
transportadora” que
controla las características
no sólo del Atlántico, sino
hasta del Océano Índico.
Un cambio severo en esta corriente
tendría terribles consecuencias climáticas
globales.
¿Se acuerda de la película “El día después de mañana”? Usa exactamente ese
argumento.
Más o menos al mismo tiempo, algunos científicos se dieron cuenta que el
nivel de CO2 en la atmósfera aumentó
mucho en los últimos 100 años.
LOS AEROSOLES Y EL ATLÁNTICO
Este gas permite el paso de la luz del
Sol e impide la dispersión del calor que
genera esa luz al chocar contra la superficie terrestre.
Actúa de la misma manera que los
vidrios de un invernadero; ahí se inició el
jaleo del “calentamiento global”.
Una de las consecuencias que podemos ver, y a veces sentir, involucra a los
huracanes.
Basta con un aumento en la temperatura del mar, para que suba la cantidad
de vapor caliente en el aire.
De ahí sale la energía para estas
tormentas.
Con un cambio de medio grado
centígrado se produce un incremento
espectacular en su frecuencia y ferocidad.
Éste es uno de los serios motivos de
preocupación de los investigadores.
En el artículo, Amato Evan,
un investigador del Centro
de Estudios Meteorológicos
Cooperativos por Satélite de
la Universidad de WisconsinMadison, revela que el
aumento de la temperatura
del Atlántico Norte tiene una
causa diferente.
Cuando menos dos terceras partes
del aumento anual de temperatura se
deben a que el polvo y otros materiales
arrojados por erupciones volcánicas.
En particular las del Pinatubo en 1991
por las Filipinas, y la del Chichonal, de
1992 en México, que se ha asentado
lentamente.
Esto es fácil de entender. Las erupciones volcánicas producen nubes de
roca pulverizada y toda clase de gases,
incluyendo compuestos de cloro y azufre,
que al entrar en contacto con la humedad
atmosférica generan ácidos, como el
sulfúrico.
Estos materiales flotan libremente
en la atmósfera y absorben grandes cantidades de luz solar.
Al reducir la cantidad de luz que alcanza la superficie, estos aerosoles reducen
la temperatura del mar, y puede tener un
efecto muy importante si ocurre en zonas
clave.
Piense en el Pinatubo. Este volcán
produjo la segunda erupción más violenta del siglo XX.
En pocos días, arrojó unos 10 kilómetros cúbicos de roca pulverizada al aire, y
unos 20 millones de toneladas de óxido
de azufre.
LOS AEROSOLES Y EL ATLÁNTICO
Esta erupción generó más aerosoles
que casi cualquier otra desde que nació la
geología como ciencia.
El material alcanza la estratosfera, y
se dispersa por el mundo. A esto se suma
el efecto de las frecuentes tormentas de
polvo y arena de todo el mundo.
El resultado es que baja un poquito
la temperatura del mar, y esto es más
notable en zonas del planeta situadas
dentro de los trópicos, en donde cae la
mayor cantidad de energía solar, y que, se
encuentren cerca lugares ricos en tormentas de arena o polvo.
Ésta es la descripción exacta de la
zona en donde nacen los huracanes del
Atlántico: normalmente comienzan como
zonas de baja presión cerca de la costa
occidental de África del Norte. Luego
viajan más o menos paralelas al Ecuador,
ganando energía con el tibio vapor
del mar, hasta que llegan a nuestro
continente.
Si el mar es un poco más fresco, la
cantidad total de huracanes disminuye.
En 1991 hubo apenas 8 huracanes, y
sólo tres alcanzaron categoría 3 o superior. En 2005 hubo 15 –el récord actual– y
7 de ellos alcanzaron o superaron la cate-
goría 3, y éste también es el récord. La
diferencia de temperatura promedio en el
Atlántico Norte entre ambos años fue de
menos de un grado centígrado.
Desde el Pinatubo, no ha ocurrido otra
erupción explosiva y especialmente violenta en todo el mundo.
Los aerosoles
volcánicos han disminuido
lentamente, y las
tormentas de arena no
pueden causar el mismo
efecto. El resultado es que
el mar se ha calentado, y
el número de huracanes
violentos también creció.
Es cierto que estamos lastimando
severamente el ecosistema terrestre, y que es posible que esto cambie
al clima, pero ahora sabemos que,
en el mejor de los casos, sólo somos
responsables por menos del 30 por
ciento del calentamiento del Atlántico
Norte, uno de los motivos principales
para lanzar la alarma mundial sobre el
“cambio climático”.
última
La felicidad
humana
generalmente
no se logra con
grandes golpes de
suerte, que pueden
ocurrir pocas veces,
sino con pequeñas
cosas que ocurren
todos los días”.
Benjamin Franklin (1706-1790),
Estadista y científico estadounidense.

Documentos relacionados