capturas de pantallas.qxp

Comentarios

Transcripción

capturas de pantallas.qxp
AUTORES CIENTÍFICO-TÉCNICOS Y ACADÉMICOS
Capturas de pantallas
Ramón Montero
E
s muy corriente que cada vez que escribimos un libro, artículo,
tutorial, informe…, y otros documentos similares, tengamos que
incorporar una o varias capturas de pantallas, cuestión que solemos
resolver de forma fácil mediante las funciones de Imprimir Pantalla
y Pegar, pero como suele ocurrir con otros temas, si profundizamos
un poco, veremos que podemos mejorar en mucho las imágenes capturadas de la pantalla de nuestro ordenador.
Vamos a analizar en este artículo con cierto detalle las características y posibilidades más importantes de las Capturas de Pantallas,
o screenshots en inglés.
à
Empezando por lo básico
En primer lugar vamos a comentar lo más básico, esto es, capturar
una pantalla y pegarla en un documento Word. Para realizar esta
acción es suficiente con mostrar en la pantalla de nuestro PC la imagen que nos interesa capturar, pulsar en la tecla [Imp Pant], ir a nuestro documento Word (o a otro programa si es el caso), situar el cursor
en el lugar adecuado y seleccionar la opción Edición > Pegar, o lo
que es lo mismo, pulsar la combinación de teclas [Ctrl] + [V].
Pero ¿qué es lo que realmente ocurre cuando realizamos esta
acción?
En realidad, cuando pulsamos la tecla [Imp Pant] estamos ordenando a nuestro equipo que “haga una foto” o que “capture” todo lo
que hay en ese momento en la pantalla y la coloque en el Portapapeles de Windows, esa zona de la memoria interna donde Windows
45
ACTA
Capturas de pantallas
guarda los elementos dispuestos para ser incorporados en nuestros documentos cuando nos interese,
normalmente mediante la función de Pegar, que es la
encargada de recoger la última imagen que hayamos
pasado al Portapapeles y añadirla al documento de
trabajo.
Es lo mismo que ocurre cuando usamos el proceso de Copiar y Pegar, con la particularidad de que lo
que copiamos es la imagen que hay en la pantalla de
nuestro PC.
Este proceso es especialmente interesante porque
no precisa de ninguna herramienta ni programa especial para su ejecución y puede ser realizado fácilmente en cualquier ordenador.
En este procedimiento sólo existe una posible
variante, que es realizar la captura pulsando la combinación de teclas [Alt] + [Imp Pant], que permite
realizar la captura sólo de la ventana activa en el
momento de la captura. Si la ventana activa ocupa
toda la pantalla, es lo mismo pulsar la tecla [Imp Pant]
que la teclas [Alt] + [Imp Pant], pero si la ventana
activa es más pequeña que la pantalla, debemos utilizar la forma de captura más indicada a cada caso
(ver la figura 1).
La captura con [Alt] + [Imp Pant] también es la
mejor solución cuando se trabaja con escritorios virtuales más grandes que la pantalla o con dos o tres
monitores (ver la figura 2), ya que la pulsación aislada de la tecla [Imp Pant] implica en muchas ocasiones la captura de todo el escritorio de trabajo, cosa
que no suele ser útil.
Figura 2. Los equipos con dos monitores utilizan
formas propias de capturas
à
Portapapeles o archivo
Aunque la utilización de incorporar la captura en
nuestro documento Word directamente desde el Portapapeles de Windows con la función de Pegar es el
sistema más usual en este proceso, debemos acostumbrarnos a no hacerlo así, ya que de esta forma,
todo el proceso se deja en manos de Windows y nosotros no controlamos casi nada.
Lo mejor es, después de pulsar la tecla de captura, abrir algún programa de diseño gráfico que trabaje con gráficos de mapa de puntos (puede servir
Microsoft Paint perfectamente), pegar la imagen en
dicho programa, comprobar que todo es correcto y
Figura 1. Diferentes modos de capturas
46
Capturas
de pantallas
guardarlo como un archivo en el formato que más
nos interese (después hablaremos de los formatos).
talla, o sea, de nuestro sistema gráfico: resolución y
número de colores, principalmente.
Por este motivo, si cambiamos la resolución de
una pantalla, también cambiamos el tamaño de la
imagen de su captura y el de su correspondiente
archivo. Por el mismo motivo, si cambiamos la profundidad de color de una determinada pantalla, también se modificará el tamaño del archivo que contiene la imagen de la captura.
En este punto, debemos preguntarnos ¿qué es
mejor?, ¿capturas con resoluciones altas y máxima
profundidad de color o todo lo contrario?
Figura 3. Paint puede servir para crear el archivo con la captura
A partir de ese momento, podemos ir a nuestro
documento de Word e incorporar la captura mediante la opción Insertar > Imagen > Desde archivo.
Este sistema nos proporciona el máximo control
sobre nuestra captura, ya que nos da la oportunidad
de realizar modificaciones en la imagen, nos permite incorporar la captura en cualquier momento, hace
posible que adjuntemos los archivos de las imágenes
conjuntamente con el del documento cuando entregamos el trabajo a la imprenta, admite que puedan
participar varios autores en la elaboración del documento, nos proporciona la oportunidad de decidir la
calidad de la imagen eligiendo el formato de archivo, etc.
Como suele pasar, la respuesta es “depende”.
Cada caso requiere unas condiciones diferentes, pero
en general, lo más práctico es recurrir a capturas con
resoluciones y número de colores intermedios, que se
parezcan lo máximo posible a lo que puede ver normalmente un usuario en su monitor, pero que sea lo
más legible posible, tanto en lo que se refiere a los
textos como a las imágenes.
En principio, si la captura se hace con la resolución más baja posible (640x480, 800x600), conseguimos que los textos se vean más grandes y se lean
mejor, pero también, que las imágenes se muestren
con una calidad menor. También en este caso se consigue una vista general de la pantalla reducida y de
peor calidad, pero con la ventaja de que el tamaño
del archivo es menor (ver la figura 4).
La única desventaja que tiene es que precisa que
le dediquemos algo más de nuestro tiempo y seamos
suficientemente organizados para manejar un listado
detallado de las capturas (figura01.bmp: vista general
del programa, figura02.bmp: vista del menú superior,
etc.). Debe quedar claro que sus ventajas anulan claramente a sus inconvenientes y es el proceso que
debemos adoptar con todas nuestras capturas de
pantallas.
à
Figura 4. Captura realizada a una resolución de 800x600
Resolución y color de la captura
Las características de la captura de una pantalla se
corresponden con las características de nuestra pan-
Por el contrario, si optamos por una captura con
la resolución más alta posible (1280x1024,
1600x1200), conseguimos textos con un tamaño de
47
ACTA
Capturas de pantallas
letra más pequeño y que se leen peor, aunque las
imágenes se capturan con más calidad. Igualmente
conseguimos una vista general de la pantalla más
grande y de mejor calidad, a costa de manejar archivos más grandes (ver la figura 5).
hacer una composición manual pegando las partes
que vayamos capturando cada vez que realizamos
una captura, o bien, utilizar alguna aplicación que
realiza la captura completa en un solo paso.
Entre los programas que permiten estos tipos de
capturas, tenemos:
n IE Snapshot (http://www.limperex.com/snaps-
hot/)
n Web2Pic (www.anloer.com/web2pic/)
n thumbalizr (http://www.thumbalizr.com)
La aplicación thymbalizr funciona a través de
Internet, sin necesidad de instalar ningún programa.
En la figura 6 se puede ver una página web capturada de forma que muestra todo su contenido, que
normalmente no vemos completa en nuestro monitor.
Figura 5. Captura realizada con una resolución de 1600x1200
De lo dicho anteriormente se deduce que la captura debe ajustarse a su contenido y a su fin. Si contiene textos que interesa que se vean bien, o si el
tamaño del archivo es muy importante, hay que bajar
la resolución. Si lo que más importa de la captura es
la visión general o las imágenes, y el tamaño del
archivo no es especialmente importante, debe hacerse a resoluciones altas.
En caso de duda o de una situación intermedia, la
mejor opción es hacer la captura a una resolución de
1024x768, que es la más utilizada actualmente por
los usuarios, y en consecuencia, es la que más se
identifica con la vista de la pantalla que se tiene normalmente.
En este apartado hay que comentar un caso especial que tiene que ver con la resolución de la captura
cuando se trata de una página web que no cabe en la
pantalla.
Las páginas webs están diseñadas para que se
vean completas en su dimensión horizontal (ancho),
pero no suelen verse completas en su dimensión vertical (alto), siendo preciso que el usuario se desplace
por su contenido utilizando el ratón o el teclado y la
barra de deslizamiento vertical o las teclas de desplazamiento.
Si queremos capturar una página web completa,
incluida la parte que no se ve en la pantalla, debemos
48
Figura 6. Captura de una página web completa
En cuanto al número de colores, salvo casos con
equipos muy antiguos, los sistemas gráficos normales
trabajan siempre con una profundidad de color de
calidad fotográfica (mínimo de 16 bits o 65.536 colores), lo que es suficiente para cualquier captura de
pantalla. Trabajar con mayor número de colores solo
proporciona archivos de mayor tamaño, sin que se
aprecie el aumento de calidad.
Pero si el control de colores de las capturas no es
importante normalmente, sí lo es si nuestro documento termina impreso en blanco y negro (en realidad, en
Capturas
de pantallas
grises). Si este es el caso, es completamente inútil que
capturemos en colores, ya que el usuario final no los
verá.
En este caso, podemos hacer nosotros mismos la
transformación a escala de grises, reduciendo así el
tamaño de los archivos de las capturas, o bien, si no
importa mucho el espacio que ocupan los archivos,
podemos dejar que hagan la transformación en la
fase de maquetación e impresión del documento.
Si el documento se imprime en escala de grises,
puede pasar que al hacer la captura con colores no
veamos cómo va a quedar el documento final y tengamos una sorpresa desagradable, tal como se puede
ver en el ejemplo de la figura 7. Por este motivo,
debemos ver siempre cómo se comporta la captura
en escala de grises en nuestro documento de Word,
proceso que podemos hacer fácilmente con la opción
Color > Escala de grises, disponible en la barra
de herramientas Imagen.
plantea la duda del formato más adecuado para guardar las capturas.
Si solo nos interesa una vista general, sin que nos
preocupe que se puedan leer los textos y se puedan
ver los detalles, podemos utilizar el formato JPEG
(extensión JPG), que reduce mucho el tamaño del
archivo al utilizar técnicas de compresión, aunque disminuye la calidad de la imagen por ser un formato
que trabaja con pérdida de información.
Si nos preocupa que se puedan leer los textos y/o
que se puedan ver bien los detalles de la captura, es
más adecuado trabajar con alguno de los formatos
que no pierden información al guardar la imagen en
un archivo, como es el caso de BMP o TIFF (extensión TIF).
Si utilizamos formatos que no comprimen su
información, necesitaremos mucho espacio para
guardar los archivos. Este espacio puede ser reducido
drásticamente comprimiendo todos los archivos finales con algún proceso de compresión general que
genere formatos ZIP, RAR o similares.
Hay que recordar que, si las capturas van a ir en
un documento que se va a publicar en Internet o en
cualquier medio que precise su lectura en la pantalla
del PC, las imágenes nunca se verán con la misma
calidad que si se imprimen.
à
Utilidades de captura
Existen muchas utilidades de captura de pantallas,
algunas formando parte de los programas de diseño
gráfico y otras que funcionan de forma aislada.
Figura 7. Captura que se ve bien en colores y
mal en escala de grises
Por si acaso, recuerdo a todos que en cualquier
equipo se pueden cambiar las características del sistema gráfico entrando en Inicio > Panel de control
> Pantalla > Configuración, aunque existen formas más fáciles y cómodas de realizar modificaciones
para las capturas, tal como veremos más adelante.
à
Formatos
Hemos quedado en que vamos a guardar siempre
las capturas en archivos gráficos, por lo que se nos
Los motivos por los que se suelen utilizar estos
programas son:
n Permiten definir la tecla que inicia la captura.
n Permiten ajustar el tiempo de retardo para la
ejecución del proceso.
n Permiten capturar el cursor.
n Permiten seleccionar la zona de la pantalla a
capturar (pantalla, ventana, área, objeto, etc.).
n Permiten elegir el lugar donde se guarda la imagen (disco, Portapapeles, correo electrónico,
etc.).
n Permiten guardar las imágenes en varios formatos (BMP, JPEG, GIF, PNG, TIFF, TGA, etc.).
n Permiten editar la imagen (rotar, recortar, modificar tamaño, controlar los colores, etc.).
49
ACTA
Capturas de pantallas
No puede haber dudas en que la utilización de
estas utilidades facilita el proceso de la obtención de
las capturas, sobre todo si son parte del programa de
diseño que utilizamos, ya que integra la imagen directamente en el programa para su edición posterior.
Entre las utilidades gratuitas y en español disponibles (con más o menos funciones) tenemos:
n Gadwin PrintScreen
(http://www.gadwin.com)
n MWSnap (http://www.mirekw.com/winfreeware/)
n Captura (http://www.hernansoft.com/produc-
tos.html)
Los usuarios que se defienden con el inglés tienen
muchas más opciones, y entre otras:
n Cropper (http://blogs.geekdojo.net/brian/arti-
cles/Cropper.aspx)
n Screenshot Captor (http://www.donationco-
der.com/Software/Mouser/screenshotcaptor/)
n HoverSnap (http://www.hoverdesk.net/freewa-
re.htm)
Hay otras utilidades que se utilizan mucho para
modificar la resolución de la imagen que se desea
capturar sin necesidad de tener que modificar la resolución de toda la pantalla. Uno de estos programas es
WindowSize (http://www.markuswelz.de/freeware/),
imprescindible para los usuarios que trabajan con
pantallas de altas resoluciones y precisan reducir el
tamaño de sus capturas sin modificar su sistema gráfico.
En cualquier página web de descarga de programas o CD de utilidades podemos encontrar varios
capturadores y herramientas de utilidad.
à
Recortes
No siempre es adecuado incluir toda la captura en
nuestro documento, tal como se ve en la pantalla,
siendo muy normal que tengamos que recortar la
imagen antes de su incorporación, ya sea por cuestión de reducción de tamaño, o por mejorar su legibilidad, o por cambiar el diseño clásico por otro distinto, o por mostrar un detalle concreto, o por cualquier
otro motivo.
Estos recortes deben hacerse con un programa de
diseño gráfico como Microsoft Paint, Paint Shop
Pro, Photoshop, o similar.
Entre las muchas posibilidades que se nos pueden
presentar con los recortes, vamos a ver algunas.
Por ejemplo, si solo queremos hacer referencia a
una página web donde lo que más nos interesa es
que se vea la dirección URL, podemos recortar la
captura para dejarla como se ve en la figura 9, eliminando la parte que no interesa.
Figura 8. Screenshot Captor es una de las mejores utilidades de
captura de pantallas
Existen algunas utilidades que no son capturadores de pantallas puros, pero son interesantes porque
realizan funciones relacionadas con el control de
la pantalla. Tal es el caso de POP Presenter
(http://www.mundopc.net/freeware/), capaz de añadir
varios efectos (bordes, resaltes, lupa, zoom, etc.) a
cualquier elemento de la pantalla, que si bien sirven
para capturarlos con esas propiedades, también se
utilizan mucho para presentaciones.
50
Figura 9. Captura de página web recortada para
dejar visible la dirección URL
Pero puede pasar lo contrario, o sea, que nos interese mostrar solo el contenido de la página web, siendo lógico que recortemos la captura para que quede
de forma parecida a como se muestra en la figura 10,
sin que se vea la parte del navegador.
Capturas
de pantallas
Figura 13. Mensaje de la Barra de tareas
cuando se activa Avast! Home
Figura 10. Captura de página web recortada para
dejar visible solo su contenido
Otro caso típico es cuando nos interesa solo una
parte muy determinada de la captura, como puede
ser el menú de un programa. En la figura 11 podemos
ver un ejemplo de la barra del menú superior de
Microsoft Word y en la figura 12 podemos apreciar la
misma barra con un menú desplegando sus opciones.
bles, botones y otros elementos que conforman los
programas de forma automática, evitándonos el trabajo manual de los recortes.
à
Combinaciones
Trabajando con capturas también se nos darán
casos en los que debemos hacer combinaciones de
éstas para mejorar la información que proporcionan.
Tal es el caso de la figura 1 de este artículo, donde
se han combinado tres capturas, complementadas
Figura 11. Captura recortada mostrando la barra de herramientas
del menú superior de Word
Figura 12. Captura recortada mostrando las opciones
del menú de ayuda de Word
En algunas ocasiones, el recorte de parte de una
captura sirve para eliminar todo lo que no tiene interés en esa imagen para ese caso concreto. Si nos fijamos en el ejemplo de la figura 13, vemos que se han
eliminado todos los iconos que se ven en la Barra de
tareas y todos los elementos accesorios del Escritorio
de Windows para dejar solo los que interesan en este
caso particular.
Para finalizar este apartado, quiero comentar que
algunos programas capturadores de pantallas incluyen la opción de capturar “objetos”, lo que permite
realizar las capturas de menús, iconos, listas desplega-
Figura 14. Secuencia de pasos a dar para modificar
el color de una figura 3D con Word
51
ACTA
Capturas de pantallas
con algunos textos y figuras geométricas, para mostrar los diferentes modos de capturas con el teclado.
Otro caso muy corriente se da cuando queremos
indicar la secuencia de acciones que debemos realizar
para activar una determinada opción, tal como se
puede ver en la figura 14, donde se muestran gráficamente las funciones que hay que seleccionar para
poder cambiar el color de una figura 3D con Word.
Tenemos un caso parecido al anterior si se trata de
mostrar gráficamente la sucesión de acciones o de
ventanas que aparecen cuando se produce un determinado proceso. En la figura 15 se pueden ver los
avisos que aparecen al descargar el correo electrónico con un programa que detecta y elimina el spam,
dando una sensación de secuencia ordenada capaz
de suplantar a una animación.
Figura 15. Ejemplo de avisos que se producen al descargar el
correo electrónico con Spamihilator
Otra situación que se resuelve con combinaciones
de capturas se da cuando es preciso mostrar varias
posibilidades de un mismo objeto gráfico. En el ejemplo de la figura 16 podemos apreciar en una sola imagen las distintas variantes que puede adoptar el icono
del programa Windows Defender según sea su actividad del momento.
Añadiendo determinadas figuras a las capturas o
modificándolas adecuadamente, podemos mejorarlas
sustancialmente, tal como vamos a ver en los ejemplos que siguen a continuación.
Si nos interesa resaltar una determinada zona de
la captura sin que se pierda la visión del conjunto,
tenemos varias posibilidades, y entre las posibles
soluciones, vamos a ver algunas ideas en las figuras
siguientes.
En la figura 17 se ha optado por resaltar la zona
deseada con un rectángulo, solución que deja el resto
de la imagen igualmente visible.
Figura 17. La zona remarcada contiene
las funciones de la Calculadora de Windows
En la figura 18 se ha decidido por emborronar la
zona de la imagen que no interesa al usuario, dejando nítida solo la parte importante, para que destaque.
Figura 16. Diferentes posibilidades del icono de
Windows Defender
à
Añadidos y complementos
Una captura puede y debe mejorarse en la mayoría de los casos para ampliar la información que proporciona o para cambiar su aspecto y hacerla más
original.
52
Figura 18. La zona nítida contiene las funciones
de la Calculadora de Windows
Capturas
de pantallas
En la figura 19 se ha oscurecido toda la zona de la
imagen que no tiene interés, dejando sin tocar el área
que realmente importa, consiguiendo que se distinga
claramente del resto.
Figura 19. La zona más clara contiene las funciones
de la Calculadora de Windows
Otra forma de resaltar una zona de una imagen es
simular la iluminación de dicha zona con un “foco” o
“una linterna”, dejando el resto “a oscuras”. En la
figura 20 se puede ver un ejemplo de aplicación de
este efecto.
Figura 20. La zona iluminada contiene las funciones
de la Calculadora de Windows
Ahora vamos a ver lo que se denomina “efecto de
lupa”, consistente en mostrar con un tamaño mayor
que el resto la parte de la imagen que deseamos destacar. En la figura 21 podemos ver un ejemplo resuelto con este tipo de resalte, especialmente útil cuando
no se ve bien la imagen completa.
Figura 21. La zona aumentada contiene las funciones
de la Calculadora de Windows
En algunas ocasiones mejoramos las capturas
añadiendo marcas, flechas, símbolos, figuras geométricas, y otros añadidos gráficos que complementan la
captura. En la figura 22 se puede ver un ejemplo de
captura con varios añadidos.
Figura 22. Los elementos marcados contienen funciones especiales
de la Calculadora de Windows
Otras posibilidades para añadir a las capturas son
los bordes (adecuados cuando el borde de la imagen
se confunde con el fondo), las sombras (para resaltarlas sobre el fondo de forma diferente), los efectos 3D
(cuando se quiere dar una sensación de profundi-
53
ACTA
Capturas de pantallas
dad), los textos (indicados para complementar la
información de la captura), la fecha (para marcar el
día de la captura), la hora (cuando es importante fijar
el momento exacto de la captura), el autor o propietario (si se considera adecuado dejar constancia de la
propiedad de la imagen), etc.
En ciertos casos puede ser interesante aplicar
“efectos especiales” o filtros de edición de imágenes.
En la figura 23 se puede ver una captura retocada de
forma especial para llamar la atención del lector.
Las capturas no tienen por qué ser uniformes,
aburridas o mal hechas. Pueden trabajarse para que
sean más atractivas y que informen de forma más eficaz.
Como resumen, los puntos más importantes a
tener en cuenta son:
n Hay que seleccionar la resolución de la captura
más adecuada a cada caso.
n Hay que asegurarse de que se ve bien en esca-
la de grises cuando no se imprime en color.
n Hay que guardar las capturas como archivos e
insertar éstos en el documento.
n Los formatos mejores para guardar las capturas
son BMP, TIFF y PNG.
n Existen utilidades que facilitan el proceso de
control de las capturas.
n Hay que trabajar las capturas para que sean
más atractivas, originales y útiles.
Por último, quiero recordar que las imágenes ajenas tienen siempre una propiedad intelectual y unos
derechos de autor que hay que respetar. Cuesta muy
poco solicitar el permiso de publicar capturas de sitios
web o programas a sus propietarios.
Figura 23. Google ha “roto” todos los records
de los servicios en Internet
à
Comentarios finales
Aunque no hemos visto todas las posibilidades de
las capturas de pantallas, sí hemos comentado las
cuestiones más importantes sobre estas imágenes.
54
Relacionado con lo anterior, no es extraño que
tengamos que borrar algún dato de una captura (por
ejemplo, cuando se muestra el nombre de usuario y
la contraseña de entrada a un servicio web o una
determinada dirección URL que no es pública).
En estos casos no es bueno quitar de la imagen
ese dato y debemos encontrar una solución que deje
claro que en ese lugar existe una información, aunque no se puede mostrar al público. Las formas más
usuales de tratar este asunto son: tachar el dato,
emborronarlo, taparlo, difuminarlo o algo similar.

Documentos relacionados