Deportes de Invierno

Comentarios

Transcripción

Deportes de Invierno
SD SKI 260207
5/3/07
13:56
Página 1
Número 8
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
DEPORTES
DE INVIERNO
Historia, diferentes disciplinas
y modalidades, lesiones más
frecuentes y actitudes preventivas
Dr. Daniel Brotons Cuixart
Dr. Josep Mª Buló Solé
Dr. Francisco Tolosa Gallego
Coordinador: Dr. Ramón Olivé Vilás
SD SKI 260207
5/3/07
13:56
Página 2
Coordinador
Dr. Ramón Olivé Vilás
• Jefe de la Unidad de Salud, Centre d’Alt Rendiment de
Sant Cugat
• Jefe de Servicio de Medicina del Deporte del Hospital de
Terrassa
• Máster de Alto Rendimiento (COE)
DEPORTES
DE INVIERNO
Dr. Daniel Brotons Cuixart
• Doctor en Medicina y Especialista en Medicina de la Educación Física y el Deporte
• Médico del Centro de Estudios del Alto Rendimiento Deportivo (CEARE). Consell
Català de l'Esport
• Médico de la Unidad de Medicina del Deporte de la Clínica Fundación FIATC
• Médico de la Real Federación Española de Deportes de Invierno (RFEDI)
Dr. Josep Mª Buló Solé
• Médico especialista en Traumatología del Deporte-Cirugía Artroscópica. Centro
Médico Teknon
• Entrenador Nacional de Esquí Alpino
• Traumatólogo de la Real Federación Española de Deportes de Invierno (RFEDI)
Dr. Francisco Tolosa Gallego
• Médico especialista en Medicina de la Educación Física y el Deporte
• Representante de la RFEDI en la “International Ice Hockey Federation”
• Médico de Fraternidad Muprespa Zaragoza
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 4
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Introducción
Esta nueva monografía que entregamos la dedicamos a los deportes de
invierno y dadas las fechas a las que nos acercamos creo que nos aporta una serie de datos útiles para aconsejar a nuestros deportistas tanto
profesionales como de tiempo libre.
DEPORTES DE
INVIERNO
El origen de los deportes de invierno se remonta a más de 5.000 años
siendo su cuna los países escandinavos donde se han encontrado esquís
en sus pantanos.
Desde esa fecha hasta la actualidad, el crecimiento de este deporte ha
sido espectacular no tan sólo en el número de practicantes sino también
en el desarrollo de nuevas actividades en la nieve, que han merecido su
introducción en el calendario olímpico (snowboard, esquí acrobático o
artístico (freestyle)...) y en la evolución de los materiales utilizados tanto
en la construcción de los esquís como en el de la ropa de abrigo.
Paralelo a ello, la industria turística ligada al tiempo libre y a la práctica
de actividad física en familia, ha propiciado el desarrollo de zonas de montaña con una creciente demanda de áreas esquiables e infraestructuras
hoteleras y de servicios que han generado un despegue económico de
dichas zonas.
Una buena muestra de este auge de los deportes de invierno la tenemos
los fines de semana de los meses de invierno con las largas colas en las
carreteras que nos acercan a los dominios esquiables de nuestro país y
a la mayoría de nuestro entorno. A modo de ejemplo, durante la temporada 2002-2003, 8 millones de esquiadores fueron acogidos en las 357
estaciones de deportes de invierno francesas con 8.000 kilómetros
(1.180 kilómetros cuadrados). En total, la actividad turística de montaña
(verano e invierno) ha generado un volumen de negocio de 9.150 millones
de euros.
Otra buena muestra es el índice de audiencia que se consigue en las
transmisiones televisivas durante la celebración de los Juegos Olímpicos
de Invierno o las competiciones de la Copa del Mundo. En las últimas
Olimpiadas de Invierno celebradas en 2006 en Turín, participaron 80 países con un total de 2.508 deportistas.
El incremento en el número de disciplinas olímpicas en el programa de los
Juegos de Invierno ha sido muy importante, pero además, muchos países
que no contaban en el medallero se han ido incorporando como es el caso
de China que en la Olimpiada celebrada en Salt Lake City en 2002 consiguió su primera medalla de oro, y cuatro años después en Turín 2006
consiguió 4 medallas de oro, 16 de plata y 13 de bronce.
Como vemos, los deportes de invierno en sus diversas especialidades han
sufrido el fenómeno de la globalización, ello ha traído parejo el incremento en el número de practicantes y la complejidad de las diferentes especialidades, lo que hace necesario establecer una serie de consejos prácticos a la hora de escoger el material idóneo para la actividad elegida.
También se impone diseñar una serie de medidas preventivas tanto encaminadas a la prevención de lesiones como a las orientaciones de hábitos
higiénico-dietéticos que permitan una actividad segura para los practicantes según la edad.
Índice
1. HISTORIA DE LOS DEPORTES DE INVIERNO.
DIFERENTES DISCIPLINAS
6
Dr. Daniel Brotons Cuixart
Dr. Josep Mª Buló Solé
2. ACTITUDES PREVENTIVAS EN LA PRÁCTICA DEL ESQUÍ
16
Dr. Daniel Brotons Cuixart
Dr. Josep Mª Buló Solé
3. MEDICINA DEL ESQUÍ ALPINO. CONSIDERACIONES ESPECÍFICAS SOBRE
SNOWBOARD Y TELEMARK
21
Dr. Daniel Brotons Cuixart
Dr. Josep Mª Buló Solé
4. MEDICINA DEL ESQUÍ DE FONDO
38
Dr. Daniel Brotons Cuixart
Dr. Josep Mª Buló Solé
5. HOCKEY SOBRE HIELO
48
Dr. Francisco Tolosa Gallego
6. BIBLIOGRAFÍA
52
El objetivo de este número es desglosar cada una de las especialidades
de los deportes de invierno, sus características técnicas más importantes, las condiciones fisiológicas más adecuadas, las lesiones más frecuentes y las medidas preventivas que podemos utilizar.
Para ello, hemos contado con la colaboración de profesionales íntimamente implicados en esta disciplina deportiva y que han dado soporte a
los deportistas olímpicos de nuestro país.
Dr. Ramón Olivé Vilás
5
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 4
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Introducción
Esta nueva monografía que entregamos la dedicamos a los deportes de
invierno y dadas las fechas a las que nos acercamos creo que nos aporta una serie de datos útiles para aconsejar a nuestros deportistas tanto
profesionales como de tiempo libre.
DEPORTES DE
INVIERNO
El origen de los deportes de invierno se remonta a más de 5.000 años
siendo su cuna los países escandinavos donde se han encontrado esquís
en sus pantanos.
Desde esa fecha hasta la actualidad, el crecimiento de este deporte ha
sido espectacular no tan sólo en el número de practicantes sino también
en el desarrollo de nuevas actividades en la nieve, que han merecido su
introducción en el calendario olímpico (snowboard, esquí acrobático o
artístico (freestyle)...) y en la evolución de los materiales utilizados tanto
en la construcción de los esquís como en el de la ropa de abrigo.
Paralelo a ello, la industria turística ligada al tiempo libre y a la práctica
de actividad física en familia, ha propiciado el desarrollo de zonas de montaña con una creciente demanda de áreas esquiables e infraestructuras
hoteleras y de servicios que han generado un despegue económico de
dichas zonas.
Una buena muestra de este auge de los deportes de invierno la tenemos
los fines de semana de los meses de invierno con las largas colas en las
carreteras que nos acercan a los dominios esquiables de nuestro país y
a la mayoría de nuestro entorno. A modo de ejemplo, durante la temporada 2002-2003, 8 millones de esquiadores fueron acogidos en las 357
estaciones de deportes de invierno francesas con 8.000 kilómetros
(1.180 kilómetros cuadrados). En total, la actividad turística de montaña
(verano e invierno) ha generado un volumen de negocio de 9.150 millones
de euros.
Otra buena muestra es el índice de audiencia que se consigue en las
transmisiones televisivas durante la celebración de los Juegos Olímpicos
de Invierno o las competiciones de la Copa del Mundo. En las últimas
Olimpiadas de Invierno celebradas en 2006 en Turín, participaron 80 países con un total de 2.508 deportistas.
El incremento en el número de disciplinas olímpicas en el programa de los
Juegos de Invierno ha sido muy importante, pero además, muchos países
que no contaban en el medallero se han ido incorporando como es el caso
de China que en la Olimpiada celebrada en Salt Lake City en 2002 consiguió su primera medalla de oro, y cuatro años después en Turín 2006
consiguió 4 medallas de oro, 16 de plata y 13 de bronce.
Como vemos, los deportes de invierno en sus diversas especialidades han
sufrido el fenómeno de la globalización, ello ha traído parejo el incremento en el número de practicantes y la complejidad de las diferentes especialidades, lo que hace necesario establecer una serie de consejos prácticos a la hora de escoger el material idóneo para la actividad elegida.
También se impone diseñar una serie de medidas preventivas tanto encaminadas a la prevención de lesiones como a las orientaciones de hábitos
higiénico-dietéticos que permitan una actividad segura para los practicantes según la edad.
Índice
1. HISTORIA DE LOS DEPORTES DE INVIERNO.
DIFERENTES DISCIPLINAS
6
Dr. Daniel Brotons Cuixart
Dr. Josep Mª Buló Solé
2. ACTITUDES PREVENTIVAS EN LA PRÁCTICA DEL ESQUÍ
16
Dr. Daniel Brotons Cuixart
Dr. Josep Mª Buló Solé
3. MEDICINA DEL ESQUÍ ALPINO. CONSIDERACIONES ESPECÍFICAS SOBRE
SNOWBOARD Y TELEMARK
21
Dr. Daniel Brotons Cuixart
Dr. Josep Mª Buló Solé
4. MEDICINA DEL ESQUÍ DE FONDO
38
Dr. Daniel Brotons Cuixart
Dr. Josep Mª Buló Solé
5. HOCKEY SOBRE HIELO
48
Dr. Francisco Tolosa Gallego
6. BIBLIOGRAFÍA
52
El objetivo de este número es desglosar cada una de las especialidades
de los deportes de invierno, sus características técnicas más importantes, las condiciones fisiológicas más adecuadas, las lesiones más frecuentes y las medidas preventivas que podemos utilizar.
Para ello, hemos contado con la colaboración de profesionales íntimamente implicados en esta disciplina deportiva y que han dado soporte a
los deportistas olímpicos de nuestro país.
Dr. Ramón Olivé Vilás
5
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 6
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Historia de los
deportes de invierno
HISTORIA DE LOS DEPORTES
DE INVIERNO
La primera referencia histórica
se remonta al año 2500 a.C.: se
trata de un grabado de piedra de
feldespato que fue descubierto en
la isla de Rødøy (Noruega) en el
que aparece la figura de un cazador con esquíes. Hay que esperar
tres milenios para hallar el primer
testimonio escrito por el historiador bizantino Procopius quien alrededor del año 500 d.C. relata
una carrera sobre la nieve entre
los habitantes de un “pueblo alejado del norte”. El uso de diverso
material para cazar o luchar era
propio de los países nórdicos,
quienes utilizaban listones de madera y un bastón para desplazarse más rápidamente sobre la nieve acumulada.
Las primeras carreras de esquí
se celebraron en Noruega en las
décadas de 1850 y 1860, después que Sondre Norheim desarrollara técnicas y esquíes en la
provincia noruega de Telemark.
En una competición de saltos de
esquí, donde Sondre Norheim ya
despuntaba, sorprendió a todo el
mundo realizando una curva con
una técnica específica. Se trataba
de adelantar un esquí y hacer una
especie de genuflexión con la rodilla contralateral y con ello demos-
tró que también se podían hacer
curvas con los esquíes y dio origen al esquí de descenso. Más
tarde cerca de Oslo (antigüamente llamada Cristiania), se desarrolló una forma de girar que se basaba en no adelantar uno u otro
esquí, sino llevar los dos esquíes
a la vez (esquí de Cristiania).
La Asociación Noruega de
Esquí se fundó en 1883 y el primer torneo internacional se celebró en 1892. Las competiciones
de fondo y alpino se separaron
aunque los premios se daban por
los resultados obtenidos en conjunto.
Al final del siglo XIX empezó a
alcanzar popularidad en otros países europeos y así el primer club
suizo se formó en 1893. El pionero de la técnica del esquí alpino
fue el austriaco Mathias Zdarsky,
que fabricó su propio material e
introdujo unos esquíes más cortos (180 cm). Fueron años de
gran empuje del esquí en los
Alpes. El primer club alemán se
formó en 1890 y posteriormente
se implantó en Chamonix (Francia)
en 1898, donde obtuvo gran popularidad. Los alemanes, austríacos y franceses, han sido investi-
gadores incansables y desarrollaron la técnica necesaria para
recorrer las grandes pendientes
de los Alpes. Así, y basándose en
las ideas originadas en la región
de Cristiania, surgió la denominada Escuela Alpina, que a lo largo
de los años fue introduciendo verdaderas innovaciones en la técnica y en el material. En España, el
primer club de esquí se creó en
Barcelona en 1890 a cargo del
Centro Excursionista de Catalunya
(CEC).
El esquí de Telemark, quedó
más tarde relegado a Noruega
evolucionando hacia lo que se denominó esquí de fondo o esquí
nórdico.
Rescate de Akonson,
hijo del Rey Hakon, por
dos hombres con
“piernas de abedul”,
cerca de Lillehamer
(1206).
6
7
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 6
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Historia de los
deportes de invierno
HISTORIA DE LOS DEPORTES
DE INVIERNO
La primera referencia histórica
se remonta al año 2500 a.C.: se
trata de un grabado de piedra de
feldespato que fue descubierto en
la isla de Rødøy (Noruega) en el
que aparece la figura de un cazador con esquíes. Hay que esperar
tres milenios para hallar el primer
testimonio escrito por el historiador bizantino Procopius quien alrededor del año 500 d.C. relata
una carrera sobre la nieve entre
los habitantes de un “pueblo alejado del norte”. El uso de diverso
material para cazar o luchar era
propio de los países nórdicos,
quienes utilizaban listones de madera y un bastón para desplazarse más rápidamente sobre la nieve acumulada.
Las primeras carreras de esquí
se celebraron en Noruega en las
décadas de 1850 y 1860, después que Sondre Norheim desarrollara técnicas y esquíes en la
provincia noruega de Telemark.
En una competición de saltos de
esquí, donde Sondre Norheim ya
despuntaba, sorprendió a todo el
mundo realizando una curva con
una técnica específica. Se trataba
de adelantar un esquí y hacer una
especie de genuflexión con la rodilla contralateral y con ello demos-
tró que también se podían hacer
curvas con los esquíes y dio origen al esquí de descenso. Más
tarde cerca de Oslo (antigüamente llamada Cristiania), se desarrolló una forma de girar que se basaba en no adelantar uno u otro
esquí, sino llevar los dos esquíes
a la vez (esquí de Cristiania).
La Asociación Noruega de
Esquí se fundó en 1883 y el primer torneo internacional se celebró en 1892. Las competiciones
de fondo y alpino se separaron
aunque los premios se daban por
los resultados obtenidos en conjunto.
Al final del siglo XIX empezó a
alcanzar popularidad en otros países europeos y así el primer club
suizo se formó en 1893. El pionero de la técnica del esquí alpino
fue el austriaco Mathias Zdarsky,
que fabricó su propio material e
introdujo unos esquíes más cortos (180 cm). Fueron años de
gran empuje del esquí en los
Alpes. El primer club alemán se
formó en 1890 y posteriormente
se implantó en Chamonix (Francia)
en 1898, donde obtuvo gran popularidad. Los alemanes, austríacos y franceses, han sido investi-
gadores incansables y desarrollaron la técnica necesaria para
recorrer las grandes pendientes
de los Alpes. Así, y basándose en
las ideas originadas en la región
de Cristiania, surgió la denominada Escuela Alpina, que a lo largo
de los años fue introduciendo verdaderas innovaciones en la técnica y en el material. En España, el
primer club de esquí se creó en
Barcelona en 1890 a cargo del
Centro Excursionista de Catalunya
(CEC).
El esquí de Telemark, quedó
más tarde relegado a Noruega
evolucionando hacia lo que se denominó esquí de fondo o esquí
nórdico.
Rescate de Akonson,
hijo del Rey Hakon, por
dos hombres con
“piernas de abedul”,
cerca de Lillehamer
(1206).
6
7
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 8
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Diferentes disciplinas
ESQUÍ ALPINO
RESUMEN HISTÓRICO
2500 a.C.
500 d.C.
Primera referencia sobre la práctica del esquí. Grabado de piedra de
feldespato en Noruega, aparece figura de un cazador.
Procopius relata una carrera sobre nieve.
1825
Sondre Norheim crea la técnica de Telemark.
1830
El esquí se extiende como evento deportivo por todo el mundo (Europa,
Canadá, USA y Japón).
1874
Mathias Zdarsky fabrica esquís más cortos.
1900
Cambio de fijaciones por los batallones de montaña de Noruega.
1924
1ª escuela de esquí en Austria, introducción de la cuña y el encadenamiento
de virajes.
1924
Primeros JJOO de Invierno en Chamonix.
1930
Introducción de los cantos en los esquís.
1931
Primeros Campeonatos del Mundo.
1950
La introducción de las punteras disminuye las lesiones por fracturas.
Comprende pruebas de velocidad
y de habilidad, en las que los participantes siguen un recorrido descendente señalado por pares de banderas (puertas) clavadas en la nieve.
Podemos distinguir diferentes modalidades.
Descenso: Se trata de deslizarse
en el menor tiempo posible por una
pendiente con un desnivel que va
entre 800-1.000 m (hombres) y
una duración de 1’30” a 2’, a 500700 m (mujeres) con una duración
aproximada de 1’30”.
considerada la prueba reina del esquí alpino.
Slalom: El esquiador debe ejecutar muchos movimientos en “zigzag” para superar las “puertas” que
se encuentran situadas a lo largo
de toda la pista y a corta distancia
unas de otras. El promedio de longitud es de 536 m y el desnivel se encuentra entre 140 y 200 m para
los hombres, que pasan alrededor
de 55-75 puertas, y entre 120 y
180 m para las mujeres, que pasan
entre 45 y 65 puertas. La carrera
se disputa en 2 mangas, donde
suele variarse el recorrido, de menos de 1’ cada una.
El esquiador que consiga el mejor
tiempo acumulado de las dos mangas es el vencedor. Es necesaria
una gran precisión en los cambios
de dirección con la máxima velocidad.
Los esquiadores intentan mantener una trayectoria lo más recta
posible. Se requiere fuerza, inteligencia, equilibrio, coordinación de
brazos y piernas, pero sobre todo
“saber deslizarse”. Se alcanzan velocidades superiores a los 150
km/h. El corredor debe pasar entre
las puertas colocadas estratégicamente. La prueba de descenso está
8
9
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 8
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Diferentes disciplinas
ESQUÍ ALPINO
RESUMEN HISTÓRICO
2500 a.C.
500 d.C.
Primera referencia sobre la práctica del esquí. Grabado de piedra de
feldespato en Noruega, aparece figura de un cazador.
Procopius relata una carrera sobre nieve.
1825
Sondre Norheim crea la técnica de Telemark.
1830
El esquí se extiende como evento deportivo por todo el mundo (Europa,
Canadá, USA y Japón).
1874
Mathias Zdarsky fabrica esquís más cortos.
1900
Cambio de fijaciones por los batallones de montaña de Noruega.
1924
1ª escuela de esquí en Austria, introducción de la cuña y el encadenamiento
de virajes.
1924
Primeros JJOO de Invierno en Chamonix.
1930
Introducción de los cantos en los esquís.
1931
Primeros Campeonatos del Mundo.
1950
La introducción de las punteras disminuye las lesiones por fracturas.
Comprende pruebas de velocidad
y de habilidad, en las que los participantes siguen un recorrido descendente señalado por pares de banderas (puertas) clavadas en la nieve.
Podemos distinguir diferentes modalidades.
Descenso: Se trata de deslizarse
en el menor tiempo posible por una
pendiente con un desnivel que va
entre 800-1.000 m (hombres) y
una duración de 1’30” a 2’, a 500700 m (mujeres) con una duración
aproximada de 1’30”.
considerada la prueba reina del esquí alpino.
Slalom: El esquiador debe ejecutar muchos movimientos en “zigzag” para superar las “puertas” que
se encuentran situadas a lo largo
de toda la pista y a corta distancia
unas de otras. El promedio de longitud es de 536 m y el desnivel se encuentra entre 140 y 200 m para
los hombres, que pasan alrededor
de 55-75 puertas, y entre 120 y
180 m para las mujeres, que pasan
entre 45 y 65 puertas. La carrera
se disputa en 2 mangas, donde
suele variarse el recorrido, de menos de 1’ cada una.
El esquiador que consiga el mejor
tiempo acumulado de las dos mangas es el vencedor. Es necesaria
una gran precisión en los cambios
de dirección con la máxima velocidad.
Los esquiadores intentan mantener una trayectoria lo más recta
posible. Se requiere fuerza, inteligencia, equilibrio, coordinación de
brazos y piernas, pero sobre todo
“saber deslizarse”. Se alcanzan velocidades superiores a los 150
km/h. El corredor debe pasar entre
las puertas colocadas estratégicamente. La prueba de descenso está
8
9
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 10
Saludinámica
Diferentes disciplinas
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
ESQUÍ NÓRDICO
Slalom gigante: Se introdujo
en las pruebas de esquí alpino al
finalizar la II Guerra Mundial en
1945. Difiere de la anterior en la
longitud de la pista que suele ser
de unos 1,6 km y en el desnivel,
que oscila entre 300 y 400 m. El
número de puertas es igual al
15%
del
desnivel
en
pista.
También se corre en 2 tiempos y
vence el mejor tiempo acumulado.
Slalom paralelo: Corren simultáneamente dos corredores, en
dos pistas paralelas cuyo trazado
es lo más idéntico posible. Se corre en desniveles de 80 a 100 m
con 20-30 puertas y una duración de 20-25”.
Se compone de carreras en
circuito marcado de 15, 30 y 50
km para los hombres y 5, 10 y
30 km para las mujeres. También
existen relevos 4 x 10 km y carrera
de
doble
persecución
“Pursuit” donde se disputan 15
km estilo clásico y a continuación
15 km estilo patinador, y en el caso de las mujeres 7,5 + 7,5 km.
Desde hace pocos años, y por imperativos mediáticos, se hacen
también carreras de velocidad sobre 1,2 km.
Dentro del esquí nórdico se incluye también la modalidad biatlón, en el que se combina esquí
de fondo y tiro con carabina, y la
modalidad de saltos donde los esquiadores se lanzan por el trampolín y culminan un vuelo valorándose la distancia recorrida y el
estilo del saltador (modalidad que
en nuestro país desapareció en
1994). La distancia del salto se
mide desde el borde del punto de
despegue hasta el punto donde
los esquíes del saltador tocan la
nieve en el aterrizaje. El éxito del
saltador depende más del equilibrio y la coordinación que de la
habilidad para saltar. El objetivo
es controlar el movimiento durante el vuelo y un aterrizaje preciso.
Hay pruebas de 90 y 120 m. Se
considera también modalidad olímpica la combinada nórdica, en la
que los atletas combinan esquí de
fondo y saltos.
El esquí de fondo se puede realizar en dos estilos:
Paso patinador: El paso patinador lo introdujo Hill Koch en 1982
después de ganar una Copa del
Mundo. Se patina alternativamente
o simultáneamente (sprints) en pista no marcada. Biomecánicamente
se observa una flexión de cadera,
apoyo en valgo de la rodilla y abducción de cadera, con participación del músculo recto femoral en
Slalom supergigante: Se introdujo en 1983, y es una combinación de las pruebas de slalom y
descenso (“se trata de un minidescenso”). Giros largos y majestuosos efectuados a gran velocidad. Se requiere mucha técnica y
potencia. La carrera se decide en
una sola manga.
10
11
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 10
Saludinámica
Diferentes disciplinas
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
ESQUÍ NÓRDICO
Slalom gigante: Se introdujo
en las pruebas de esquí alpino al
finalizar la II Guerra Mundial en
1945. Difiere de la anterior en la
longitud de la pista que suele ser
de unos 1,6 km y en el desnivel,
que oscila entre 300 y 400 m. El
número de puertas es igual al
15%
del
desnivel
en
pista.
También se corre en 2 tiempos y
vence el mejor tiempo acumulado.
Slalom paralelo: Corren simultáneamente dos corredores, en
dos pistas paralelas cuyo trazado
es lo más idéntico posible. Se corre en desniveles de 80 a 100 m
con 20-30 puertas y una duración de 20-25”.
Se compone de carreras en
circuito marcado de 15, 30 y 50
km para los hombres y 5, 10 y
30 km para las mujeres. También
existen relevos 4 x 10 km y carrera
de
doble
persecución
“Pursuit” donde se disputan 15
km estilo clásico y a continuación
15 km estilo patinador, y en el caso de las mujeres 7,5 + 7,5 km.
Desde hace pocos años, y por imperativos mediáticos, se hacen
también carreras de velocidad sobre 1,2 km.
Dentro del esquí nórdico se incluye también la modalidad biatlón, en el que se combina esquí
de fondo y tiro con carabina, y la
modalidad de saltos donde los esquiadores se lanzan por el trampolín y culminan un vuelo valorándose la distancia recorrida y el
estilo del saltador (modalidad que
en nuestro país desapareció en
1994). La distancia del salto se
mide desde el borde del punto de
despegue hasta el punto donde
los esquíes del saltador tocan la
nieve en el aterrizaje. El éxito del
saltador depende más del equilibrio y la coordinación que de la
habilidad para saltar. El objetivo
es controlar el movimiento durante el vuelo y un aterrizaje preciso.
Hay pruebas de 90 y 120 m. Se
considera también modalidad olímpica la combinada nórdica, en la
que los atletas combinan esquí de
fondo y saltos.
El esquí de fondo se puede realizar en dos estilos:
Paso patinador: El paso patinador lo introdujo Hill Koch en 1982
después de ganar una Copa del
Mundo. Se patina alternativamente
o simultáneamente (sprints) en pista no marcada. Biomecánicamente
se observa una flexión de cadera,
apoyo en valgo de la rodilla y abducción de cadera, con participación del músculo recto femoral en
Slalom supergigante: Se introdujo en 1983, y es una combinación de las pruebas de slalom y
descenso (“se trata de un minidescenso”). Giros largos y majestuosos efectuados a gran velocidad. Se requiere mucha técnica y
potencia. La carrera se decide en
una sola manga.
10
11
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 12
Saludinámica
Diferentes disciplinas
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
ESQUÍ ACROBÁTICO O
ARTÍSTICO (FREESTYLE)
esta fase de deslizamiento e impulsión, y estiramiento forzado
del grupo adductor. En los cambios de apoyo se utilizan mucho
los músculos abductores. El paso
patinador introduce el elemento
“velocidad” en el esquí de fondo.
Engloba tres disciplinas: ballet,
figuras y saltos.
Ballet: Consiste en un programa de saltos, giros y pasos deslizantes, ejecutados al ritmo de la
música, durante un máximo de 2’.
Una pista de ballet tiene una longitud de 260 m y una anchura de
40 m. El programa se juzga por la
dificultad técnica, coreografía y
ejecución del esquiador.
Figuras: Giros muy calculados
y a gran velocidad sobre una pista
con una pendiente muy pronunciada y plagada de “bañeras”. El
competidor es juzgado por la calidad y técnica de los giros y la línea
donde se realiza. También se puntúan los saltos y la velocidad.
Saltos: El saltador realiza una
serie de acrobacias iniciando el
ejercicio lanzándose por la pista
hacia una rampa especial desde la
cual sale proyectado hacia el aire.
La puntuación juzga el despegue,
la forma y ejecución de la maniobra en el aire y el aterrizaje,
aparte de la dificultad.
Paso
alternativo
o
estilo
clásico: Movimientos cíclicos de
flexo-extensión de cadera, combinado con los movimientos de brazos, siguiendo un carril convenientemente marcado. Es mucho más
exigente desde el punto de vista
energético, que el paso patinador.
12
13
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 12
Saludinámica
Diferentes disciplinas
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
ESQUÍ ACROBÁTICO O
ARTÍSTICO (FREESTYLE)
esta fase de deslizamiento e impulsión, y estiramiento forzado
del grupo adductor. En los cambios de apoyo se utilizan mucho
los músculos abductores. El paso
patinador introduce el elemento
“velocidad” en el esquí de fondo.
Engloba tres disciplinas: ballet,
figuras y saltos.
Ballet: Consiste en un programa de saltos, giros y pasos deslizantes, ejecutados al ritmo de la
música, durante un máximo de 2’.
Una pista de ballet tiene una longitud de 260 m y una anchura de
40 m. El programa se juzga por la
dificultad técnica, coreografía y
ejecución del esquiador.
Figuras: Giros muy calculados
y a gran velocidad sobre una pista
con una pendiente muy pronunciada y plagada de “bañeras”. El
competidor es juzgado por la calidad y técnica de los giros y la línea
donde se realiza. También se puntúan los saltos y la velocidad.
Saltos: El saltador realiza una
serie de acrobacias iniciando el
ejercicio lanzándose por la pista
hacia una rampa especial desde la
cual sale proyectado hacia el aire.
La puntuación juzga el despegue,
la forma y ejecución de la maniobra en el aire y el aterrizaje,
aparte de la dificultad.
Paso
alternativo
o
estilo
clásico: Movimientos cíclicos de
flexo-extensión de cadera, combinado con los movimientos de brazos, siguiendo un carril convenientemente marcado. Es mucho más
exigente desde el punto de vista
energético, que el paso patinador.
12
13
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 14
Saludinámica
Diferentes disciplinas
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
SNOWBOARDING
Su origen se remonta a la década de los 60, cuando Sherman
Popin desarrolló un tipo de trineo,
el snurfer, para deslizarse por las
laderas. En 1969, el surfista y
gran aficionado al esquí alpino
Dimitrje Milovich empezó a diseñar tablas de snowboard, donde
aparte de la madera utilizó poliéster para su fabricación. El COI lo
denominó deporte olímpico en
1994 siendo la competición olímpica inaugural en los JJOO de
Nagano en 1998. Se trata de un
deporte que requiere buenos reflejos, velocidad y buen equilibrio.
Hoy en día dentro de esta disciplina hay tres especialidades olímpicas.
Halfpipe: Originario del skateboarding. Se realiza en un estadio
de connotaciones especiales, tal
como ilustra la Figura 1, donde el
“rider” (corredor) se mueve de un
muro a otro realizando saltos y piruetas difíciles según la normativa
específica.
Rampa de
entrada
5
m0
e a
tr 1
o 0
s 0
Plataforma
Borde
Vertical
10 a 30
centímetros
Transición
1,5 a 3
metros
Parte
plana
Pared
10 a 18
metros
Figura 1. Estadio para la práctica de halfpipe.
Snowboard Cross: Dentro del
snowboard, podemos definir el
Snowboard Cross como un deporte combinado (cíclico – acíclico)
ubicado dentro de los deportes in-
14
dividuales y dentro de éstos en el
bloque de ejecución aislada en
cuanto a su fase de series clasificatorias, pasando a formar parte
del bloque de ejecución simultánea
en grupo cuando nos referimos a
su fase de carreras de a cuatro.
petidores que bajan por la misma
pista, uno al lado del otro, por
dos recorridos paralelos trazados
con puertas y con cintas triangulares azules (recorrido de la derecha) y rojas (recorrido de la izquierda).
Los
trazados,
la
configuración del terreno y la preparación de la nieve deben ser lo
más idénticos posible. El desnivel
entre la salida y la llegada, debe
estar entre los 120 y los 200 m.
A la competición preceden dos
pruebas (“run”) de clasificación; a
las finales acceden los primeros
16 clasificados: se enfrentan en
dos “run” invirtiendo los recorridos (rojo, azul). El atleta que corta
en primer lugar el recorrido de la
segunda prueba supera el reto. A
quien no concluye la prueba o se
sale del trazado en la primera
“run” se le aplica el “penalty time”
(4% del mejor tiempo de clasificación). La segunda prueba es definitiva para pasar a la semifinal o para la asignación de las medallas.
El Snowboard Cross (Boarder
Cross) es una carrera de velocidad en el interior de un circuito similar a los de motocross, con todo
tipo
de
saltos,
curvas
peraltadas y badenes con una
pendiente (de 100 a 300 m) suficiente para obtener velocidades
de más de 90 km/h. La competición comienza con 2 rondas de
bajadas individuales cronometradas, de las que se clasificarán los
32 mejores tiempos (16 en mujeres) para las rondas finales. En
las eliminatorias finales se compite en grupos de 4 “riders” (corredores) de los cuales se irán clasificando los 2 primeros que lleguen
a meta legalmente, hasta llegar a
la gran final por el podium.
Cada competición suele tener
una duración de 3 días en las que
el tiempo oficial se reparte desigualmente.
Slalom gigante paralelo: El slalom gigante es una especialidad
en la que se enfrentan dos com-
15
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 14
Saludinámica
Diferentes disciplinas
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
SNOWBOARDING
Su origen se remonta a la década de los 60, cuando Sherman
Popin desarrolló un tipo de trineo,
el snurfer, para deslizarse por las
laderas. En 1969, el surfista y
gran aficionado al esquí alpino
Dimitrje Milovich empezó a diseñar tablas de snowboard, donde
aparte de la madera utilizó poliéster para su fabricación. El COI lo
denominó deporte olímpico en
1994 siendo la competición olímpica inaugural en los JJOO de
Nagano en 1998. Se trata de un
deporte que requiere buenos reflejos, velocidad y buen equilibrio.
Hoy en día dentro de esta disciplina hay tres especialidades olímpicas.
Halfpipe: Originario del skateboarding. Se realiza en un estadio
de connotaciones especiales, tal
como ilustra la Figura 1, donde el
“rider” (corredor) se mueve de un
muro a otro realizando saltos y piruetas difíciles según la normativa
específica.
Rampa de
entrada
5
m0
e a
tr 1
o 0
s 0
Plataforma
Borde
Vertical
10 a 30
centímetros
Transición
1,5 a 3
metros
Parte
plana
Pared
10 a 18
metros
Figura 1. Estadio para la práctica de halfpipe.
Snowboard Cross: Dentro del
snowboard, podemos definir el
Snowboard Cross como un deporte combinado (cíclico – acíclico)
ubicado dentro de los deportes in-
14
dividuales y dentro de éstos en el
bloque de ejecución aislada en
cuanto a su fase de series clasificatorias, pasando a formar parte
del bloque de ejecución simultánea
en grupo cuando nos referimos a
su fase de carreras de a cuatro.
petidores que bajan por la misma
pista, uno al lado del otro, por
dos recorridos paralelos trazados
con puertas y con cintas triangulares azules (recorrido de la derecha) y rojas (recorrido de la izquierda).
Los
trazados,
la
configuración del terreno y la preparación de la nieve deben ser lo
más idénticos posible. El desnivel
entre la salida y la llegada, debe
estar entre los 120 y los 200 m.
A la competición preceden dos
pruebas (“run”) de clasificación; a
las finales acceden los primeros
16 clasificados: se enfrentan en
dos “run” invirtiendo los recorridos (rojo, azul). El atleta que corta
en primer lugar el recorrido de la
segunda prueba supera el reto. A
quien no concluye la prueba o se
sale del trazado en la primera
“run” se le aplica el “penalty time”
(4% del mejor tiempo de clasificación). La segunda prueba es definitiva para pasar a la semifinal o para la asignación de las medallas.
El Snowboard Cross (Boarder
Cross) es una carrera de velocidad en el interior de un circuito similar a los de motocross, con todo
tipo
de
saltos,
curvas
peraltadas y badenes con una
pendiente (de 100 a 300 m) suficiente para obtener velocidades
de más de 90 km/h. La competición comienza con 2 rondas de
bajadas individuales cronometradas, de las que se clasificarán los
32 mejores tiempos (16 en mujeres) para las rondas finales. En
las eliminatorias finales se compite en grupos de 4 “riders” (corredores) de los cuales se irán clasificando los 2 primeros que lleguen
a meta legalmente, hasta llegar a
la gran final por el podium.
Cada competición suele tener
una duración de 3 días en las que
el tiempo oficial se reparte desigualmente.
Slalom gigante paralelo: El slalom gigante es una especialidad
en la que se enfrentan dos com-
15
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 16
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Actitudes preventivas
en la práctica del esquí
ASPECTOS GENERALES
DE LA PREVENCIÓN
La especial atracción por el deporte blanco, siempre impulsiva,
hace que reflexionemos sobre diferentes aspectos, que no solamente incrementarán la calidad
de la actividad física que se realice, sino que prevendrán de posibles lesiones, que en ocasiones,
nos pueden condicionar toda una
temporada. Es importante pensar que en los primeros días hay
que ser consciente de realizar
una toma de contacto con la nieve, el material, tipo de pistas,
etc. y realizar la actividad física
sin sufrir excesiva fatiga que pudiera condicionar el resto de las
vacaciones.
Disciplina
Un porcentaje importante de
las lesiones son debidas a las colisiones e imprudencias cometidas
en las pistas. Es muy importante
respetar las señalizaciones y balizajes, controlar la velocidad, los
cambios de dirección, adelantamientos, vigilar los cruces, y realizar las paradas correctamente.
Material deportivo
Es sumamente importante dejarse aconsejar por el profesional
correspondiente en la elección de
esquís, botas, palos, y especialmente en la regulación de las fijaciones , que permitirán liberar al
pie en el caso de choque o caída,
y evitarle un
desenlace
traumatológico que
puede llegar a ser muy grave. Se
ha observado que un 47% de los
esquiadores, principalmente niños, no tienen las fijaciones correctamente ajustadas, y tienen
2,1 veces más probabilidad de
padecer una lesión.
Así, y en relación al esquí alpino, la elección de los esquís está
supeditada a varios condicionantes:
En relación al alto rendimiento
deportivo de los corredores, la
talla y el radio de giro vienen determinados por el reglamento de
la FIS. A su vez debemos tener
en cuenta si es para hombres o
mujeres, ya que existen diferencias en el reglamento.
Si hablamos de corredores de
sexo masculino, los esquís de slalom no podrán ser inferiores a
165 cm de altura; si hablamos de
esquís de slalom gigante, no podrán tener un radio de giro inferior a 21 m, ni una altura inferior
a 180 cm en carreras internacionales FIS (185 cm en carreras de
Copa del Mundo, Mundiales y
Olimpiadas). En cuanto a los esquís de las disciplinas veloces, en
slalom supergigante no podrán
ser inferiores a 200 cm de altura
en carreras internacionales FIS
(210 cm en Copa del Mundo,
Mundiales y Olimpiadas) y 33 m de
radio de giro, y en el caso del descenso no podrán ser inferiores a
215 cm de altura tanto en carreras internacionales FIS como en
Copa del Mundo, Mundiales y
Olimpiadas y 45 m de radio de
giro.
Si hablamos de corredores de
sexo femenino, las medidas son
diferentes: 155 cm para esquís
de slalom, si hablamos de esquís
de slalom gigante, no podrán tener una altura inferior a 180 cm
en carreras internacionales FIS
(185 cm en carreras de Copa del
16
Mundo, Mundiales y Olimpiadas).
En cuanto a los esquís de las disciplinas veloces, en slalom supergigante no podrán ser inferiores a
195 cm de altura en carreras internacionales FIS (200 cm en
Copa del Mundo, Mundiales y
Olimpiadas) y en el caso del descenso, no podrán ser inferiores a
210 cm de altura tanto en carreras internacionales FIS como en
Copa del Mundo, Mundiales y
Olimpiadas. Los radios de giro
permitidos son iguales que en
hombres: 21 m en slalom gigante, 33 m en slalom supergigante
y 45 m en descenso.
Para el gran público, debemos
tener en cuenta las medidas antropométricas de cada practicante, aunque debemos partir de una
regla básica: 170 cm para hombres y 160 cm para mujeres, en
esquís polivalentes. Si por ejemplo, una mujer mide 175 cm, le
podemos aconsejar unos esquís
de 170 cm, y si por el contrario
tenemos un hombre de 160 cm,
podría ir perfectamente con esquís de 160 cm.
Así mismo el tipo de esquí que
practiquemos será un condicionante. Según la especialidad , si
nos gusta el freeride (nieve polvo
por grandes pendientes) utilizaremos un esquí más largo, si por el
contrario, nos gusta dibujar líneas curvas en la nieve, utilizaremos esquís más cortos. Pero, en
general, se aconseja llevar esquís
polivalentes y de la talla del sujeto.
En la práctica del esquí de fondo, dependiendo de la modalidad
elegida (paso patinador o alternativo, estilo clásico) las características del material varían. En el estilo
clásico se requieren unos esquís
más largos. Además, es importante considerar si existe un ligero sobrepeso, en relación a la talla, ya que si es así los esquís
serán más largos y más duros (el
puente más rígido). Así, una persona de 180 cm que pese entre
70-80 kg utilizará esquís de 2 m
mientras que con 90 kg serán de
205 cm. En función de la habilidad, el esquí puede ser más duro
(puente menos deformable) y por
tanto dispondremos de un esquí
mas rápido. También hay que considerar el tipo de nieve, ya que si
es nueva, el esquí ha de ser más
duro y si la nieve es más compacta el esquí será más blando, con
más
capacidad
de
tracción.
Respecto a los esquís, estos no
son de microescamas por lo que
habrá que seguir las técnicas de
enceraje que recomiende el técnico. Si queremos practicar paso
patinador, el esquí será más corto, es decir, para 180 cm de altura y 70-80 kg se usará un esquí
de 190 cm, en cambio para un
peso de 90 kg emplearemos los
de 195 cm. En función del grado
de habilidad nos recomendarán un
esquí más duro y por tanto más
reactivo. Los bastones en patinador serán más largos, llegarán
hasta el mentón, y en estilo clásico más cortos, llegando a la altura de los hombros. Una persona
de 180 cm requiere unos bastones de 160 cm para patinador y
150 cm para clásico.
Material accesorio
Guantes , en donde los dedos
no deben estar excesivamente
apretados. Con los niños, es preferible utilizar manoplas , pues
mantienen mucho mejor el calor.
Protección solar y filtros labiales , nos protegerán de la acción de los rayos ultravioletas,
que conjuntamente con el frío,
producirían quemaduras de 1er y
2º grado. Además, hay que tener
en cuenta que la irradiación solar
en la nieve se ve incrementada
por efecto de la reflexión de los
rayos solares sobre ella.
17
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 16
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Actitudes preventivas
en la práctica del esquí
ASPECTOS GENERALES
DE LA PREVENCIÓN
La especial atracción por el deporte blanco, siempre impulsiva,
hace que reflexionemos sobre diferentes aspectos, que no solamente incrementarán la calidad
de la actividad física que se realice, sino que prevendrán de posibles lesiones, que en ocasiones,
nos pueden condicionar toda una
temporada. Es importante pensar que en los primeros días hay
que ser consciente de realizar
una toma de contacto con la nieve, el material, tipo de pistas,
etc. y realizar la actividad física
sin sufrir excesiva fatiga que pudiera condicionar el resto de las
vacaciones.
Disciplina
Un porcentaje importante de
las lesiones son debidas a las colisiones e imprudencias cometidas
en las pistas. Es muy importante
respetar las señalizaciones y balizajes, controlar la velocidad, los
cambios de dirección, adelantamientos, vigilar los cruces, y realizar las paradas correctamente.
Material deportivo
Es sumamente importante dejarse aconsejar por el profesional
correspondiente en la elección de
esquís, botas, palos, y especialmente en la regulación de las fijaciones , que permitirán liberar al
pie en el caso de choque o caída,
y evitarle un
desenlace
traumatológico que
puede llegar a ser muy grave. Se
ha observado que un 47% de los
esquiadores, principalmente niños, no tienen las fijaciones correctamente ajustadas, y tienen
2,1 veces más probabilidad de
padecer una lesión.
Así, y en relación al esquí alpino, la elección de los esquís está
supeditada a varios condicionantes:
En relación al alto rendimiento
deportivo de los corredores, la
talla y el radio de giro vienen determinados por el reglamento de
la FIS. A su vez debemos tener
en cuenta si es para hombres o
mujeres, ya que existen diferencias en el reglamento.
Si hablamos de corredores de
sexo masculino, los esquís de slalom no podrán ser inferiores a
165 cm de altura; si hablamos de
esquís de slalom gigante, no podrán tener un radio de giro inferior a 21 m, ni una altura inferior
a 180 cm en carreras internacionales FIS (185 cm en carreras de
Copa del Mundo, Mundiales y
Olimpiadas). En cuanto a los esquís de las disciplinas veloces, en
slalom supergigante no podrán
ser inferiores a 200 cm de altura
en carreras internacionales FIS
(210 cm en Copa del Mundo,
Mundiales y Olimpiadas) y 33 m de
radio de giro, y en el caso del descenso no podrán ser inferiores a
215 cm de altura tanto en carreras internacionales FIS como en
Copa del Mundo, Mundiales y
Olimpiadas y 45 m de radio de
giro.
Si hablamos de corredores de
sexo femenino, las medidas son
diferentes: 155 cm para esquís
de slalom, si hablamos de esquís
de slalom gigante, no podrán tener una altura inferior a 180 cm
en carreras internacionales FIS
(185 cm en carreras de Copa del
16
Mundo, Mundiales y Olimpiadas).
En cuanto a los esquís de las disciplinas veloces, en slalom supergigante no podrán ser inferiores a
195 cm de altura en carreras internacionales FIS (200 cm en
Copa del Mundo, Mundiales y
Olimpiadas) y en el caso del descenso, no podrán ser inferiores a
210 cm de altura tanto en carreras internacionales FIS como en
Copa del Mundo, Mundiales y
Olimpiadas. Los radios de giro
permitidos son iguales que en
hombres: 21 m en slalom gigante, 33 m en slalom supergigante
y 45 m en descenso.
Para el gran público, debemos
tener en cuenta las medidas antropométricas de cada practicante, aunque debemos partir de una
regla básica: 170 cm para hombres y 160 cm para mujeres, en
esquís polivalentes. Si por ejemplo, una mujer mide 175 cm, le
podemos aconsejar unos esquís
de 170 cm, y si por el contrario
tenemos un hombre de 160 cm,
podría ir perfectamente con esquís de 160 cm.
Así mismo el tipo de esquí que
practiquemos será un condicionante. Según la especialidad , si
nos gusta el freeride (nieve polvo
por grandes pendientes) utilizaremos un esquí más largo, si por el
contrario, nos gusta dibujar líneas curvas en la nieve, utilizaremos esquís más cortos. Pero, en
general, se aconseja llevar esquís
polivalentes y de la talla del sujeto.
En la práctica del esquí de fondo, dependiendo de la modalidad
elegida (paso patinador o alternativo, estilo clásico) las características del material varían. En el estilo
clásico se requieren unos esquís
más largos. Además, es importante considerar si existe un ligero sobrepeso, en relación a la talla, ya que si es así los esquís
serán más largos y más duros (el
puente más rígido). Así, una persona de 180 cm que pese entre
70-80 kg utilizará esquís de 2 m
mientras que con 90 kg serán de
205 cm. En función de la habilidad, el esquí puede ser más duro
(puente menos deformable) y por
tanto dispondremos de un esquí
mas rápido. También hay que considerar el tipo de nieve, ya que si
es nueva, el esquí ha de ser más
duro y si la nieve es más compacta el esquí será más blando, con
más
capacidad
de
tracción.
Respecto a los esquís, estos no
son de microescamas por lo que
habrá que seguir las técnicas de
enceraje que recomiende el técnico. Si queremos practicar paso
patinador, el esquí será más corto, es decir, para 180 cm de altura y 70-80 kg se usará un esquí
de 190 cm, en cambio para un
peso de 90 kg emplearemos los
de 195 cm. En función del grado
de habilidad nos recomendarán un
esquí más duro y por tanto más
reactivo. Los bastones en patinador serán más largos, llegarán
hasta el mentón, y en estilo clásico más cortos, llegando a la altura de los hombros. Una persona
de 180 cm requiere unos bastones de 160 cm para patinador y
150 cm para clásico.
Material accesorio
Guantes , en donde los dedos
no deben estar excesivamente
apretados. Con los niños, es preferible utilizar manoplas , pues
mantienen mucho mejor el calor.
Protección solar y filtros labiales , nos protegerán de la acción de los rayos ultravioletas,
que conjuntamente con el frío,
producirían quemaduras de 1er y
2º grado. Además, hay que tener
en cuenta que la irradiación solar
en la nieve se ve incrementada
por efecto de la reflexión de los
rayos solares sobre ella.
17
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 18
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Las gafas , nos protegerán de
los rayos solares, que pueden
producir quemaduras de la conjuntiva, caracterizándose clínicamente por dolor, sensación de
cuerpo extraño, lacrimeo y fotofobia. En casos extremos, se
puede llegar a la llamada “ceguera
de la nieve”, aunque por lo general
ésta es reversible.
La cinta o gorro, bien ajustados,
para proteger las orejas del frío.
Hay que tener especial atención
con los niños, más inconscientes
en relación a las diferentes agresiones orgánicas que pueden padecer por el frío o el sol.
Alimentación
Unos buenos hábitos dietéticos pueden prevenir lesiones
músculo-tendinosas, derivadas
de “pájaras” por hipoglucemia o
por estados de deshidratación.
El desayuno , ha de ser, conjuntamente con la cena, la comida más importante del día: se
debe asegurar el coste energético que implicará la práctica deportiva, y así se puede tomar
cereales mezclados con yogurt
líquido y miel, zumo de frutas, y
tostadas de pan integral con
queso fresco y/o jamón dulce.
La comida ha de ser pobre en
proteínas y rica en hidratos de
carbono (pasta italiana) y ensaladas, para evitar agobios digestivos que pudieran limitar la oxigenación de los grupos musculares
que se volverán a ejercitar.
Actitudes preventivas
en la práctica del esquí
Entrenamiento
En la actualidad, observamos
muchas “lesiones por fatiga”, debido a que durante la práctica deportiva, se está exigiendo al organismo un mínimo de cualidades
físicas tales como la resistencia
muscular y cardiovascular, fuerza, coordinación y flexibilidad ,
que no tenemos, y que provocan
desequilibrios músculo-tendinosos
con lesiones musculares y articulares que pueden llegar a ser gra-
ves. La temporada de esquí requiere de una preparación física,
que diferirá en función de la especialidad elegida, esquí nórdico, alpino o snow, y que debe estar
asesorada por el técnico correspondiente. Asimismo, y cumpliendo con la normativa de higiene deportiva, debe realizarse un calentamiento previo constituido por
los estiramientos de los grupos
musculares que más utilizaremos
(Figura 2), y por el reconocimiento previo de la pista.
En la cena tomaremos la pieza importante de proteína (carne o pescado) con guarnición (patata guisada, puré de patatas u
hortalizas) que favorecerá la fase
anabólica o de reparación que se
realizará durante el descanso.
Las exigencias propias de la especialidad deportiva que se practique, alpino o fondo, requerirá estrategias nutricionales específicas
enfocadas principalmente a la sobrecarga de hidratos de carbono.
EJEMPLO DE DIETA
Desayuno
7.30h.
Se ha de dividir en dos
colaciones.
Es importante el
aporte proteico.
Zumo de frutas
Bol de cereales integrales con leche
Tostadas con mermelada/embutido/
queso fresco/huevo
11.00h.
Barrita energética o galletas integrales
2 piezas de fruta jugosa
Comida
13.30h.
Pobre en proteínas y
rica en carbohidratos.
Fruta variada
Ensalada completa (tomate, maíz, atún,...)
Ración grande de pasta italiana
Queso/yogurt/tarta helada
17.30h.
Cena
Se tomará la pieza de
proteína más
importante del día.
18
20.30h.
Galletas/fruta/derivado láctico
Verdura/caldo/puré de patatas
Carne o pescado (pieza grande) con
legumbres de guarnición
Macedonia de frutas/sorbete/mus de chocolate
Figura 2. Pequeña rutina de estiramientos antes de iniciar la sesión de esquí.
(Fuente: Pascual Olea F. Propuesta de circuito de calentamiento para la prevención de las lesiones cápsulo-ligamentosas de la rodilla del esquiador. Archivos
de Medicina del Deporte, Vol. XVI nº74 199, pag. 647-652).
19
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 18
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Las gafas , nos protegerán de
los rayos solares, que pueden
producir quemaduras de la conjuntiva, caracterizándose clínicamente por dolor, sensación de
cuerpo extraño, lacrimeo y fotofobia. En casos extremos, se
puede llegar a la llamada “ceguera
de la nieve”, aunque por lo general
ésta es reversible.
La cinta o gorro, bien ajustados,
para proteger las orejas del frío.
Hay que tener especial atención
con los niños, más inconscientes
en relación a las diferentes agresiones orgánicas que pueden padecer por el frío o el sol.
Alimentación
Unos buenos hábitos dietéticos pueden prevenir lesiones
músculo-tendinosas, derivadas
de “pájaras” por hipoglucemia o
por estados de deshidratación.
El desayuno , ha de ser, conjuntamente con la cena, la comida más importante del día: se
debe asegurar el coste energético que implicará la práctica deportiva, y así se puede tomar
cereales mezclados con yogurt
líquido y miel, zumo de frutas, y
tostadas de pan integral con
queso fresco y/o jamón dulce.
La comida ha de ser pobre en
proteínas y rica en hidratos de
carbono (pasta italiana) y ensaladas, para evitar agobios digestivos que pudieran limitar la oxigenación de los grupos musculares
que se volverán a ejercitar.
Actitudes preventivas
en la práctica del esquí
Entrenamiento
En la actualidad, observamos
muchas “lesiones por fatiga”, debido a que durante la práctica deportiva, se está exigiendo al organismo un mínimo de cualidades
físicas tales como la resistencia
muscular y cardiovascular, fuerza, coordinación y flexibilidad ,
que no tenemos, y que provocan
desequilibrios músculo-tendinosos
con lesiones musculares y articulares que pueden llegar a ser gra-
ves. La temporada de esquí requiere de una preparación física,
que diferirá en función de la especialidad elegida, esquí nórdico, alpino o snow, y que debe estar
asesorada por el técnico correspondiente. Asimismo, y cumpliendo con la normativa de higiene deportiva, debe realizarse un calentamiento previo constituido por
los estiramientos de los grupos
musculares que más utilizaremos
(Figura 2), y por el reconocimiento previo de la pista.
En la cena tomaremos la pieza importante de proteína (carne o pescado) con guarnición (patata guisada, puré de patatas u
hortalizas) que favorecerá la fase
anabólica o de reparación que se
realizará durante el descanso.
Las exigencias propias de la especialidad deportiva que se practique, alpino o fondo, requerirá estrategias nutricionales específicas
enfocadas principalmente a la sobrecarga de hidratos de carbono.
EJEMPLO DE DIETA
Desayuno
7.30h.
Se ha de dividir en dos
colaciones.
Es importante el
aporte proteico.
Zumo de frutas
Bol de cereales integrales con leche
Tostadas con mermelada/embutido/
queso fresco/huevo
11.00h.
Barrita energética o galletas integrales
2 piezas de fruta jugosa
Comida
13.30h.
Pobre en proteínas y
rica en carbohidratos.
Fruta variada
Ensalada completa (tomate, maíz, atún,...)
Ración grande de pasta italiana
Queso/yogurt/tarta helada
17.30h.
Cena
Se tomará la pieza de
proteína más
importante del día.
18
20.30h.
Galletas/fruta/derivado láctico
Verdura/caldo/puré de patatas
Carne o pescado (pieza grande) con
legumbres de guarnición
Macedonia de frutas/sorbete/mus de chocolate
Figura 2. Pequeña rutina de estiramientos antes de iniciar la sesión de esquí.
(Fuente: Pascual Olea F. Propuesta de circuito de calentamiento para la prevención de las lesiones cápsulo-ligamentosas de la rodilla del esquiador. Archivos
de Medicina del Deporte, Vol. XVI nº74 199, pag. 647-652).
19
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 20
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Medicina del
esquí alpino
ASPECTOS FISIOLÓGICOS
Viaje
En el caso de que alguna persona
decida iniciarse en los deportes de
invierno, ha de tomar una serie de
precauciones que van más allá de las
estrictamente deportivas. Hay que
ser consciente que, posiblemente,
hay un desplazamiento largo por carretera, y se accederá a lugares
donde el pavimento pueda estar helado o con nieve. Esto implica revisar
bien el coche, llevar cadenas, mantas, etc; es como si se debiera pasar una especie de ITV adaptada a
las circunstancias.
cantes de esquí artístico, y niños en
todas las modalidades de esquí.
Algunos detractores dicen que la utilización del casco aumenta el comportamiento de riesgo. El casco se
ha de reemplazar cada 5 años o después de haber sufrido un impacto.
Casco
Se empezó a dar importancia en
1955, en Innsbruck (Austria) donde
Haid atribuyó el índice de severidad
de muchos traumatismos craneoencefálicos (CE) al hecho de no llevar
casco. Dichos traumatismos CE
son la causa de muerte más frecuente en esquí y snow.
Son los niños y adolescentes los
que prioritariamente han de utilizar
casco, no solamente porque son
menos conscientes de respetar las
señalizaciones correspondientes, sino también por una simple cuestión
de masa corporal, son los que pueden salir más perjudicados de las colisiones. El uso de casco homologado, es decir, que cumple unos
requisitos mínimos comprobados
experimentalmente, reduce significativamente los traumatismos de la
cabeza. Diferentes estudios demuestran que a 15 km/h el casco
disminuye un 90% la energía aplicada sobre la cabeza. La utilización de
casco reduce el índice de severidad
lesional de 18 a 3,8. También hay
que destacar que un casco demasiado grande en niños podría causar
una patología cervical y de cuello, así
como un mayor índice de colisiones
porque imposibilita una adecuada visión. Consideramos grupos de riesgo, es decir, que deben llevar casco:
competidores, saltadores, practi-
20
Otros
En general, cuando hablamos de
prevención hemos de tener en cuenta que:
Los principiantes son grupo de
riesgo, principalmente en la modalidad de snowboard.
Las intervenciones educacionales
con cintas de vídeo, libros de trabajo
y talleres, consiguen hasta un 62%
de disminución de lesiones de rodilla,
principalmente del ligamento cruzado anterior.
En esquiadores adultos el acondicionamiento juega un papel importante en el incremento de densidad
ósea y por tanto más resistencia a
las fracturas.
En relación a las ortesis, se pueden utilizar como protección, principalmente la ortesis flexible estabilizadora de hombro, la rodillera que
compensa inestabilidad de rodilla y
los guantes con protector de muñeca incorporado, aunque en este último caso hay detractores que aluden
que las fuerzas se transmiten hacia
brazo, codo y hombro y está por ver
su relación con las lesiones.
En esquí alpino las diferentes
competiciones van desde 45” a
2’ lo que hace que los requerimientos energéticos provengan
tanto del metabolismo aeróbico
como anaeróbico, si bien es cierto que el metabolismo anaeróbico reúne la parte sustancial de
las demandas energéticas tanto
en competición como en entrenamiento. Según algunos autores consultados, el 60% proviene de la vía anaeróbica (20%
anaeróbica aláctica, sistema de
los fosfágenos, y 40% de la glucólisis anaeróbica), mientras que
el resto proviene de la vía aeróbica. Los diferentes grupos musculares interesados, principalmente los flexo-extensores de la
rodilla y dorso-lumbares, realizan
un trabajo estático muy intenso capaz de generar valores de lactato
sanguíneo de entre 12 y 15 mM/l.
La práctica del esquí comporta
un elevado ratio de utilización de
glicógeno que eventualmente induce a una depleción de los depósitos musculares al final del
día de un entrenamiento intenso. A pesar de que los sistemas
de entrenamiento son cada vez
más cualitativos, consideramos,
igual que otros autores, que deberían disponer de una mínima
potencia aeróbica, importante
para mantener las demandas
energéticas tanto de entrenamiento como de competición,
proveer una rápida y suficiente
recuperación entre los intervalos de recuperación (series,
mangas…), mantenimiento adecuado de la capacidad neuromuscular y para poder soportar
el estrés total a lo largo de la
temporada, incluso después de
los grandes eventos deportivos
(JJOO, Cptos Mundo). De todas
maneras, según hemos observado, la potencia aeróbica disminuye del 5%-7% a lo largo de
la temporada, debido al aumento de trabajo específico, que
provoca una mejora de su capa-
cidad glicolítica y disminución de
su metabolismo oxidativo. En
relación al umbral anaeróbico,
llega al principio del periodo
competicional entre un 86%89% de su VO 2 máx.
En esquí alpino no está tan
claro que existan factores determinantes del rendimiento como en deportes de fondo, tales
como VO 2 máx., consumo de
oxígeno o velocidad a diferentes
umbrales de lactato. White y
Johnson demostraron que el
VO 2 máx. no es un factor determinante en la evaluación del
esquí alpino.
El rendimiento en esquí alpino
depende por una parte del material y la técnica, ésta última
dependerá a su vez de la actividad neurogénica propia de la coordinación intra e inter muscular
junto con la activación y desactivación de los músculos agonistas y antagonistas y la interacción
entre
órganos
propioceptores, y dependerá por otra
parte del perfil físico, fisiológico
y psicológico.
Potencia aeróbica y anaeróbica
Para evaluar la potencia aeróbica, realizamos un test de
laboratorio en cicloergómetro,
con incrementos minutados de
25 ó 30 W, hasta considerar
que la prueba es máxima.
Realizamos una prueba directa,
es decir, con análisis directo de
los gases respiratorios, e inmediatamente al finalizar la
prueba y hasta el minuto 7-9
post-esfuerzo,
obtendremos
sangre capilar de la oreja para
evaluar el lactato máximo y la
curva de recuperación. Nos interesa evaluar la potencia máxima alcanzada, así como el índice ergométrico o potencia
máxima que han alcanzado en
la bicicleta en relación a su pe-
21
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 20
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Medicina del
esquí alpino
ASPECTOS FISIOLÓGICOS
Viaje
En el caso de que alguna persona
decida iniciarse en los deportes de
invierno, ha de tomar una serie de
precauciones que van más allá de las
estrictamente deportivas. Hay que
ser consciente que, posiblemente,
hay un desplazamiento largo por carretera, y se accederá a lugares
donde el pavimento pueda estar helado o con nieve. Esto implica revisar
bien el coche, llevar cadenas, mantas, etc; es como si se debiera pasar una especie de ITV adaptada a
las circunstancias.
cantes de esquí artístico, y niños en
todas las modalidades de esquí.
Algunos detractores dicen que la utilización del casco aumenta el comportamiento de riesgo. El casco se
ha de reemplazar cada 5 años o después de haber sufrido un impacto.
Casco
Se empezó a dar importancia en
1955, en Innsbruck (Austria) donde
Haid atribuyó el índice de severidad
de muchos traumatismos craneoencefálicos (CE) al hecho de no llevar
casco. Dichos traumatismos CE
son la causa de muerte más frecuente en esquí y snow.
Son los niños y adolescentes los
que prioritariamente han de utilizar
casco, no solamente porque son
menos conscientes de respetar las
señalizaciones correspondientes, sino también por una simple cuestión
de masa corporal, son los que pueden salir más perjudicados de las colisiones. El uso de casco homologado, es decir, que cumple unos
requisitos mínimos comprobados
experimentalmente, reduce significativamente los traumatismos de la
cabeza. Diferentes estudios demuestran que a 15 km/h el casco
disminuye un 90% la energía aplicada sobre la cabeza. La utilización de
casco reduce el índice de severidad
lesional de 18 a 3,8. También hay
que destacar que un casco demasiado grande en niños podría causar
una patología cervical y de cuello, así
como un mayor índice de colisiones
porque imposibilita una adecuada visión. Consideramos grupos de riesgo, es decir, que deben llevar casco:
competidores, saltadores, practi-
20
Otros
En general, cuando hablamos de
prevención hemos de tener en cuenta que:
Los principiantes son grupo de
riesgo, principalmente en la modalidad de snowboard.
Las intervenciones educacionales
con cintas de vídeo, libros de trabajo
y talleres, consiguen hasta un 62%
de disminución de lesiones de rodilla,
principalmente del ligamento cruzado anterior.
En esquiadores adultos el acondicionamiento juega un papel importante en el incremento de densidad
ósea y por tanto más resistencia a
las fracturas.
En relación a las ortesis, se pueden utilizar como protección, principalmente la ortesis flexible estabilizadora de hombro, la rodillera que
compensa inestabilidad de rodilla y
los guantes con protector de muñeca incorporado, aunque en este último caso hay detractores que aluden
que las fuerzas se transmiten hacia
brazo, codo y hombro y está por ver
su relación con las lesiones.
En esquí alpino las diferentes
competiciones van desde 45” a
2’ lo que hace que los requerimientos energéticos provengan
tanto del metabolismo aeróbico
como anaeróbico, si bien es cierto que el metabolismo anaeróbico reúne la parte sustancial de
las demandas energéticas tanto
en competición como en entrenamiento. Según algunos autores consultados, el 60% proviene de la vía anaeróbica (20%
anaeróbica aláctica, sistema de
los fosfágenos, y 40% de la glucólisis anaeróbica), mientras que
el resto proviene de la vía aeróbica. Los diferentes grupos musculares interesados, principalmente los flexo-extensores de la
rodilla y dorso-lumbares, realizan
un trabajo estático muy intenso capaz de generar valores de lactato
sanguíneo de entre 12 y 15 mM/l.
La práctica del esquí comporta
un elevado ratio de utilización de
glicógeno que eventualmente induce a una depleción de los depósitos musculares al final del
día de un entrenamiento intenso. A pesar de que los sistemas
de entrenamiento son cada vez
más cualitativos, consideramos,
igual que otros autores, que deberían disponer de una mínima
potencia aeróbica, importante
para mantener las demandas
energéticas tanto de entrenamiento como de competición,
proveer una rápida y suficiente
recuperación entre los intervalos de recuperación (series,
mangas…), mantenimiento adecuado de la capacidad neuromuscular y para poder soportar
el estrés total a lo largo de la
temporada, incluso después de
los grandes eventos deportivos
(JJOO, Cptos Mundo). De todas
maneras, según hemos observado, la potencia aeróbica disminuye del 5%-7% a lo largo de
la temporada, debido al aumento de trabajo específico, que
provoca una mejora de su capa-
cidad glicolítica y disminución de
su metabolismo oxidativo. En
relación al umbral anaeróbico,
llega al principio del periodo
competicional entre un 86%89% de su VO 2 máx.
En esquí alpino no está tan
claro que existan factores determinantes del rendimiento como en deportes de fondo, tales
como VO 2 máx., consumo de
oxígeno o velocidad a diferentes
umbrales de lactato. White y
Johnson demostraron que el
VO 2 máx. no es un factor determinante en la evaluación del
esquí alpino.
El rendimiento en esquí alpino
depende por una parte del material y la técnica, ésta última
dependerá a su vez de la actividad neurogénica propia de la coordinación intra e inter muscular
junto con la activación y desactivación de los músculos agonistas y antagonistas y la interacción
entre
órganos
propioceptores, y dependerá por otra
parte del perfil físico, fisiológico
y psicológico.
Potencia aeróbica y anaeróbica
Para evaluar la potencia aeróbica, realizamos un test de
laboratorio en cicloergómetro,
con incrementos minutados de
25 ó 30 W, hasta considerar
que la prueba es máxima.
Realizamos una prueba directa,
es decir, con análisis directo de
los gases respiratorios, e inmediatamente al finalizar la
prueba y hasta el minuto 7-9
post-esfuerzo,
obtendremos
sangre capilar de la oreja para
evaluar el lactato máximo y la
curva de recuperación. Nos interesa evaluar la potencia máxima alcanzada, así como el índice ergométrico o potencia
máxima que han alcanzado en
la bicicleta en relación a su pe-
21
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 22
Medicina del
esquí alpino
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
so corporal. La potencia máxima alcanzada en la bicicleta y
las variables de fuerza registradas durante la pre-temporada
pueden ser factores que reflejen
fiablemente, según autores, el
perfil físico y fisiológico. Hay algunos autores que se han atrevido a afirmar que en mujeres,
puede haber una tendencia significativa entre la mejora de la potencia máxima alcanzada en bicicleta
(W máx.) y la mejora en el ranking
mundial.
En la revisión bibliográfica consultada, observamos que en algunos equipos de la Copa del Mundo
la máxima potencia desarrollada
en la bicicleta fue de 4,3±0,4
W/kg en mujeres (Tabla 1), superior a nuestro equipo nacional, vs
4,7±0,4 W/kg en hombres, igual
que nuestros corredores (Tabla
1). Los correspondientes valores de VO2 máx. son 55±3,5 vs
60,47±4,7 ml/kg/min, bastante superiores a los niveles mostrados
por nuestros equipos.
bien la correlación más fuerte, tal
como hemos comentado, es entre W máx. y rendimiento, en los
hombres especialistas en velocidad.
En la valoración y evaluación
longitudinal del perfil fisiológico del
esquiador alpino se han utilizado
también tests cortos de potencia
anaeróbica como el test de
Wingate, para reflejar la capacidad anaeróbica, aunque se ha
cuestionado que un test más corto de lo que puede durar una
prueba de esquí pudiera reflejar
con exactitud las prestaciones físicas. No hemos observado ninguna correlación entre las variables anaeróbicas obtenidas por
este test y el rendimiento en la
pista, aunque sí nos ha interesado para conocer el perfil anaeróbico del deportista en relación al
grupo.
Por otra parte, Bosco sostuvo
que su test era un test válido como predictor del rendimiento en
TABLA 1. PARÁMETROS ERGOMÉTRICOS
MEDIA
Hombres
V02 máx. (ml/kg2/3/min)
W máx. (vatios)
IE (W/kg)
55,5
345,8
4,76
SD
Mujeres
41,7
227,4
3,88
Hombres
6,04
RANGO
Mujeres
5,82
Hombres
Mujeres
50-62,3
38-53
26,16
20,97
310-380
200-250
0,54
0,49
4,16-5,4
3,34-4,8
Evaluación dinamométrica
La realizamos mediante valoración muscular isométrica e isocinética (Figura 3). Nos interesa
mucho conocer el perfil dinamométrico del esquiador alpino, para
valorar:
Relación agonista/antagonista, que en el caso de la rodilla, muchos autores afirman
que
debiera
ser
entre
100/60-70% (porcentaje en
relación al peso corporal).
Desequilibrios musculares entre agonistas/antagonistas y
sus simétricos.
Controlar la rehabilitación
del lesionado, ya que al tener
unos datos pre-lesionales, podemos cuantificar la disminución de los índices de fuerza
muscular tras la lesión y controlar la evolución de su convalecencia.
En la valoración isométrica, utilizamos una mesa dinamométrica
que consta de una célula de carga
y una caja analógica digital, y un
sistema de anclajes muy simple,
que en la práctica nos ha demostrado ser un método sencillo y,
sobre todo, muy práctico.
Es muy importante seguir la
metodología de actuación general
(duración máxima de 5", estiramientos previos, etc.) y específica
que hemos establecido de una
forma muy estricta para todos
los grupos musculares, y principalmente en relación a la angulación articular de la máxima fuerza
muscular y de los sistemas de fijación articular.
Aunque siempre realizamos un
análisis individual, la primera observación interesante es que hemos
de ir en busca de una mejora de la
fuerza relativa del grupo muscular
flexor de la rodilla, siendo los varones los que sufren más variación a
lo largo de la temporada, que así
mismo intervendrá como factor
preventivo en la ruptura del LCA,
por cuanto que mejoramos la estabilidad de la rodilla.
Así pues, y según nuestra experiencia, consideramos como valores dinamométricos óptimos del
grupo muscular agonista-antagonista de la rodilla (% del peso corporal) los mostrados en la Tabla 2:
TABLA 2. VALORES DINAMOMÉTRICOS
ÓPTIMOS DE LA RODILLA
Extensión
Mujeres
Hombres
Lactato máximo (mM/l)
15,96
12,64
La potencia aeróbica parece
ser mejor en los especialistas de
alguna disciplina concreta que en
los “todo terrenos”. De la misma
manera que parece que existe
una mejora de la potencia máxima
alcanzada en los especialistas en
velocidad que en los “todo terrenos”. Pudiera haber una cierta
correlación con el rendimiento deportivo entre los parámetros de
potencia aeróbica (VO2 máx. y W
máx.) en los especialistas más
que en los “todo terrenos”. Si
1,41
1,19
14,7-18
Mayo
Flexión
>85%
55-60%
Octubre
>100%
>70%
Mayo
>100%
>70%
Octubre
>120%
>80%
10-14,5
esquí alpino, para valorar el comportamiento de la extensión muscular después del ciclo estiramiento-acortamiento, y para evaluar la utilización del almacenamiento y reutilización de la energía elástica. Estableció la posibilidad de la correlación positiva
entre sprint, salto vertical, saltos
repetidos y FT fibras. Los sujetos
con mayor porcentaje en FT disponen de mejor capacidad anaeróbica.
Realizamos también una valoración funcional dinamométrica
mediante
el
test
isocinético
CYBEX, donde valoramos el momento de
fuerza máximo (Nm) y
el trabajo de fuerza-resistencia
acumulado
(Tabla 3). A nivel de
grupo no observamos
diferencias significativas entre derecha e izquierda (ni tampoco alteraciones durante la
temporada).
Figura 3. Evaluación isométrica e isocinética
de los músculos del esquiador alpino.
22
23
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 22
Medicina del
esquí alpino
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
so corporal. La potencia máxima alcanzada en la bicicleta y
las variables de fuerza registradas durante la pre-temporada
pueden ser factores que reflejen
fiablemente, según autores, el
perfil físico y fisiológico. Hay algunos autores que se han atrevido a afirmar que en mujeres,
puede haber una tendencia significativa entre la mejora de la potencia máxima alcanzada en bicicleta
(W máx.) y la mejora en el ranking
mundial.
En la revisión bibliográfica consultada, observamos que en algunos equipos de la Copa del Mundo
la máxima potencia desarrollada
en la bicicleta fue de 4,3±0,4
W/kg en mujeres (Tabla 1), superior a nuestro equipo nacional, vs
4,7±0,4 W/kg en hombres, igual
que nuestros corredores (Tabla
1). Los correspondientes valores de VO2 máx. son 55±3,5 vs
60,47±4,7 ml/kg/min, bastante superiores a los niveles mostrados
por nuestros equipos.
bien la correlación más fuerte, tal
como hemos comentado, es entre W máx. y rendimiento, en los
hombres especialistas en velocidad.
En la valoración y evaluación
longitudinal del perfil fisiológico del
esquiador alpino se han utilizado
también tests cortos de potencia
anaeróbica como el test de
Wingate, para reflejar la capacidad anaeróbica, aunque se ha
cuestionado que un test más corto de lo que puede durar una
prueba de esquí pudiera reflejar
con exactitud las prestaciones físicas. No hemos observado ninguna correlación entre las variables anaeróbicas obtenidas por
este test y el rendimiento en la
pista, aunque sí nos ha interesado para conocer el perfil anaeróbico del deportista en relación al
grupo.
Por otra parte, Bosco sostuvo
que su test era un test válido como predictor del rendimiento en
TABLA 1. PARÁMETROS ERGOMÉTRICOS
MEDIA
Hombres
V02 máx. (ml/kg2/3/min)
W máx. (vatios)
IE (W/kg)
55,5
345,8
4,76
SD
Mujeres
41,7
227,4
3,88
Hombres
6,04
RANGO
Mujeres
5,82
Hombres
Mujeres
50-62,3
38-53
26,16
20,97
310-380
200-250
0,54
0,49
4,16-5,4
3,34-4,8
Evaluación dinamométrica
La realizamos mediante valoración muscular isométrica e isocinética (Figura 3). Nos interesa
mucho conocer el perfil dinamométrico del esquiador alpino, para
valorar:
Relación agonista/antagonista, que en el caso de la rodilla, muchos autores afirman
que
debiera
ser
entre
100/60-70% (porcentaje en
relación al peso corporal).
Desequilibrios musculares entre agonistas/antagonistas y
sus simétricos.
Controlar la rehabilitación
del lesionado, ya que al tener
unos datos pre-lesionales, podemos cuantificar la disminución de los índices de fuerza
muscular tras la lesión y controlar la evolución de su convalecencia.
En la valoración isométrica, utilizamos una mesa dinamométrica
que consta de una célula de carga
y una caja analógica digital, y un
sistema de anclajes muy simple,
que en la práctica nos ha demostrado ser un método sencillo y,
sobre todo, muy práctico.
Es muy importante seguir la
metodología de actuación general
(duración máxima de 5", estiramientos previos, etc.) y específica
que hemos establecido de una
forma muy estricta para todos
los grupos musculares, y principalmente en relación a la angulación articular de la máxima fuerza
muscular y de los sistemas de fijación articular.
Aunque siempre realizamos un
análisis individual, la primera observación interesante es que hemos
de ir en busca de una mejora de la
fuerza relativa del grupo muscular
flexor de la rodilla, siendo los varones los que sufren más variación a
lo largo de la temporada, que así
mismo intervendrá como factor
preventivo en la ruptura del LCA,
por cuanto que mejoramos la estabilidad de la rodilla.
Así pues, y según nuestra experiencia, consideramos como valores dinamométricos óptimos del
grupo muscular agonista-antagonista de la rodilla (% del peso corporal) los mostrados en la Tabla 2:
TABLA 2. VALORES DINAMOMÉTRICOS
ÓPTIMOS DE LA RODILLA
Extensión
Mujeres
Hombres
Lactato máximo (mM/l)
15,96
12,64
La potencia aeróbica parece
ser mejor en los especialistas de
alguna disciplina concreta que en
los “todo terrenos”. De la misma
manera que parece que existe
una mejora de la potencia máxima
alcanzada en los especialistas en
velocidad que en los “todo terrenos”. Pudiera haber una cierta
correlación con el rendimiento deportivo entre los parámetros de
potencia aeróbica (VO2 máx. y W
máx.) en los especialistas más
que en los “todo terrenos”. Si
1,41
1,19
14,7-18
Mayo
Flexión
>85%
55-60%
Octubre
>100%
>70%
Mayo
>100%
>70%
Octubre
>120%
>80%
10-14,5
esquí alpino, para valorar el comportamiento de la extensión muscular después del ciclo estiramiento-acortamiento, y para evaluar la utilización del almacenamiento y reutilización de la energía elástica. Estableció la posibilidad de la correlación positiva
entre sprint, salto vertical, saltos
repetidos y FT fibras. Los sujetos
con mayor porcentaje en FT disponen de mejor capacidad anaeróbica.
Realizamos también una valoración funcional dinamométrica
mediante
el
test
isocinético
CYBEX, donde valoramos el momento de
fuerza máximo (Nm) y
el trabajo de fuerza-resistencia
acumulado
(Tabla 3). A nivel de
grupo no observamos
diferencias significativas entre derecha e izquierda (ni tampoco alteraciones durante la
temporada).
Figura 3. Evaluación isométrica e isocinética
de los músculos del esquiador alpino.
22
23
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 24
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
estudios que relatan un deterioro
de la potencia aeróbica y del momento de fuerza máximo a medida que trascurre la temporada,
aunque hay otros que afirman
que las demandas de los programas de competición inducen al estímulo de entrenamiento adecuado para mantener la capacidad
neuromuscular.
Hay diferencias por sexo, ya que
las mujeres realizan el 60% del
valor de los hombres en relación
al momento de fuerza máximo
tanto en la extensión como en la
flexión y alrededor del 55-65%
del trabajo de fuerza resistencia.
Otros autores hablan de un 70%
(Bosco). Es discutible la correlación entre las variables de la fuerza muscular y el rendimiento. Hay
TABLA 3. VALORES CYBEX DE LOS EQUIPOS NACIONALES
HOMBRES
Momento de fuerza máx. (Nm)
Derecha
Media
Izquierda
SD
Media
Medicina del
esquí alpino
El material utilizado actualmente, más agresivo, así como la técnica de carving, requieren una generación del momento de fuerza
superior a velocidades angulares
más elevadas.
Observamos algunos valores ligeramente inferiores a los observados en algún equipo centroeuropeo de la Copa del Mundo
donde el valor del momento de
fuerza máximo (Nm) y trabajo en
la extensión de la rodilla alcanza
los 206±21 vs 334±43, y
2.690±364 vs 4.414±629, en
hombres y mujeres, respectivamente.
SD
Perfil antropométrico
Conc. FLX
137,06
20,2
132,86
14,67
Conc. EXT
253,83
29,47
246,99
27,22
54,9
6,89
53,81
4,63
Rel FLX/EXT
Fuerza resistencia. Trabajo total (Julios)
Derecha
Media
Izquierda
SD
Media
SD
Conc. FLX
1.137,4
131,1
1.104,4
185,92
Conc. EXT
1.735,29
206,37
1.723,26
218,44
66,57
13,11
64,36
9,36
Rel FLX/EXT
MUJERES
Momento de fuerza máx. (Nm)
Derecha
Media
Izquierda
SD
Media
SD
Conc. FLX
80,98
12,26
80,5
15,07
Conc. EXT
161,08
31,23
158,74
37,7
6,96
51,63
Rel FLX/EXT
51,1
6,89
Los esquiadores de la modalidad alpina poseen alrededor de un
45% de fibras de tipo I. A nivel
antropométrico se busca las ventajas de las palancas con el momento de fuerza óptimo a velocidades angulares más elevadas
que surge de la demanda de los
nuevos equipos y la técnica de
carving. Una masa corporal elevada se considera como un beneficio en las especialidades de velocidad (descenso y supergigante).
En estas últimas décadas, el aumento de la masa corporal no ha
sido a expensas del tren inferior,
como siempre ha ocurrido, sino
más bien del tronco y tren superior
(extremidades), debido al entrenamiento que
realizan en la actualidad. En los
pocos
estudios
que se han publi-
Fuerza resistencia. Trabajo total (Julios)
Derecha
Media
Media
SD
Conc. FLX
614,05
97,52
625,44
93,16
Conc. EXT
1.149,75
213,43
1.169,21
244,33
56,63
9,56
52,38
9,55
Rel FLX/EXT
24
Izquierda
SD
Figura 4. Perfil
antropométrico
de los esquiadores alpinos. La
dispersión de las
mujeres se sitúa
más en el componente endomórfico.
cado al respecto, no se observa
correlación entre el perfil antropométrico
y
el
rendimiento.
Depende más de las características motoras, resistencia, fuerza,
velocidad, flexibilidad y coordinación, así como de los factores
psicológicos: la motivación, concentración y habilidad para tolerar
el estrés.
Tienen un somatotipo ecto-mesomorfo, con un porcentaje de
grasa entre el 10%-15% para
hombres mientras que para mujeres es de un 16%-22%, siendo el
somatotipo endo-mesomorfo.
En los chicos destaca su componente mesomórfico estable,
mientras que en las chicas observamos una mayor variabilidad de
su composición corporal, (Figura
4) influenciada por las importantes transgresiones dietéticas de
algunos países a los que acuden
(Sudamérica) para aumentar su %
graso, principalmente a expensas
de los pliegues cutáneos suprailíaco y del muslo anterior, y donde
pueden hacer disminuir sus capacidades funcionales hasta un
10%-12%. Muchos autores han
hecho referencia a que interesan
valores de endomorfia y ectomorfia bajos, y altos valores mesomórficos (bajos y musculosos, lo
que permite tener el centro de
gravedad más bajo).
En relación a
la
bibliografía
consultada respecto a otros
equipos de la
Copa del Mundo,
la edad media
de los esquiadores de alto
nivel
es
de
25,2 años en
mujeres y 27,6
en
hombres,
superior a la de
nuestros equipos. También la
media de altura
es
superior
(166
cm
en
25
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 24
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
estudios que relatan un deterioro
de la potencia aeróbica y del momento de fuerza máximo a medida que trascurre la temporada,
aunque hay otros que afirman
que las demandas de los programas de competición inducen al estímulo de entrenamiento adecuado para mantener la capacidad
neuromuscular.
Hay diferencias por sexo, ya que
las mujeres realizan el 60% del
valor de los hombres en relación
al momento de fuerza máximo
tanto en la extensión como en la
flexión y alrededor del 55-65%
del trabajo de fuerza resistencia.
Otros autores hablan de un 70%
(Bosco). Es discutible la correlación entre las variables de la fuerza muscular y el rendimiento. Hay
TABLA 3. VALORES CYBEX DE LOS EQUIPOS NACIONALES
HOMBRES
Momento de fuerza máx. (Nm)
Derecha
Media
Izquierda
SD
Media
Medicina del
esquí alpino
El material utilizado actualmente, más agresivo, así como la técnica de carving, requieren una generación del momento de fuerza
superior a velocidades angulares
más elevadas.
Observamos algunos valores ligeramente inferiores a los observados en algún equipo centroeuropeo de la Copa del Mundo
donde el valor del momento de
fuerza máximo (Nm) y trabajo en
la extensión de la rodilla alcanza
los 206±21 vs 334±43, y
2.690±364 vs 4.414±629, en
hombres y mujeres, respectivamente.
SD
Perfil antropométrico
Conc. FLX
137,06
20,2
132,86
14,67
Conc. EXT
253,83
29,47
246,99
27,22
54,9
6,89
53,81
4,63
Rel FLX/EXT
Fuerza resistencia. Trabajo total (Julios)
Derecha
Media
Izquierda
SD
Media
SD
Conc. FLX
1.137,4
131,1
1.104,4
185,92
Conc. EXT
1.735,29
206,37
1.723,26
218,44
66,57
13,11
64,36
9,36
Rel FLX/EXT
MUJERES
Momento de fuerza máx. (Nm)
Derecha
Media
Izquierda
SD
Media
SD
Conc. FLX
80,98
12,26
80,5
15,07
Conc. EXT
161,08
31,23
158,74
37,7
6,96
51,63
Rel FLX/EXT
51,1
6,89
Los esquiadores de la modalidad alpina poseen alrededor de un
45% de fibras de tipo I. A nivel
antropométrico se busca las ventajas de las palancas con el momento de fuerza óptimo a velocidades angulares más elevadas
que surge de la demanda de los
nuevos equipos y la técnica de
carving. Una masa corporal elevada se considera como un beneficio en las especialidades de velocidad (descenso y supergigante).
En estas últimas décadas, el aumento de la masa corporal no ha
sido a expensas del tren inferior,
como siempre ha ocurrido, sino
más bien del tronco y tren superior
(extremidades), debido al entrenamiento que
realizan en la actualidad. En los
pocos
estudios
que se han publi-
Fuerza resistencia. Trabajo total (Julios)
Derecha
Media
Media
SD
Conc. FLX
614,05
97,52
625,44
93,16
Conc. EXT
1.149,75
213,43
1.169,21
244,33
56,63
9,56
52,38
9,55
Rel FLX/EXT
24
Izquierda
SD
Figura 4. Perfil
antropométrico
de los esquiadores alpinos. La
dispersión de las
mujeres se sitúa
más en el componente endomórfico.
cado al respecto, no se observa
correlación entre el perfil antropométrico
y
el
rendimiento.
Depende más de las características motoras, resistencia, fuerza,
velocidad, flexibilidad y coordinación, así como de los factores
psicológicos: la motivación, concentración y habilidad para tolerar
el estrés.
Tienen un somatotipo ecto-mesomorfo, con un porcentaje de
grasa entre el 10%-15% para
hombres mientras que para mujeres es de un 16%-22%, siendo el
somatotipo endo-mesomorfo.
En los chicos destaca su componente mesomórfico estable,
mientras que en las chicas observamos una mayor variabilidad de
su composición corporal, (Figura
4) influenciada por las importantes transgresiones dietéticas de
algunos países a los que acuden
(Sudamérica) para aumentar su %
graso, principalmente a expensas
de los pliegues cutáneos suprailíaco y del muslo anterior, y donde
pueden hacer disminuir sus capacidades funcionales hasta un
10%-12%. Muchos autores han
hecho referencia a que interesan
valores de endomorfia y ectomorfia bajos, y altos valores mesomórficos (bajos y musculosos, lo
que permite tener el centro de
gravedad más bajo).
En relación a
la
bibliografía
consultada respecto a otros
equipos de la
Copa del Mundo,
la edad media
de los esquiadores de alto
nivel
es
de
25,2 años en
mujeres y 27,6
en
hombres,
superior a la de
nuestros equipos. También la
media de altura
es
superior
(166
cm
en
25
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 26
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Medicina del
esquí alpino
ASPECTOS TRAUMATOLÓGICOS
Y EPIDEMIOLOGÍA LESIONAL
mujeres y 181 cm en hombres),
con una masa corporal de 65,1
kg vs 87 kg y un porcentaje de
grasa corporal de 24,5% vs
15,8% (Tabla 4).
TABLA 4. CARACTERÍSTICAS ANTROPOMÉTRICAS
HOMBRES
MEDIA
Edad (años)
SD
RANGO
19,43
0,98
18-20
1,73
0,05
1,62-1,79
Peso (kg)
73,44
7,71
61-84
IMC (kg/m2)
24,54
1,63
22,8-27
% grasa
11,75
2,27
9,59-15,5
% músculo
47,11
1,49
44,3-48,1
Altura (m)
MUJERES
MEDIA
SD
RANGO
3,86
17-29
1,63
0,08
1,45-1,73
Peso (kg)
59,36
7,82
44-68,8
IMC (kg/m2)
22,34
2,85
18,4-18,7
% grasa
14,91
2,36
10,3-18,7
% músculo
43,04
2,95
36,7-46,1
Edad (años)
Altura (m)
19,3
Tal como especifican los autores consultados hay una diferencia significativa del perfil antropométrico entre sexos, pero no
entre especialistas (especialidades técnicas/velocidad).
Preparación física
El trabajo específico de calidad,
siempre se realiza sobre una base
aeróbica teniendo en cuenta que
son velocistas:
Incrementar la fuerza de las
masas musculares interesadas (miembros inferiores, abdominales, extensores de columna,
cintura
escapular),
favoreciendo las contracciones estáticas (isométricas) y
dinámicas (isotónicas), con el
objetivo de ganar los diferen-
26
tes componentes de la fuerza
(velocidad, rápida, explosiva,
resistencia...), y por tanto la
potencia.
Interesa realizar entrenamientos específicos lo más largos posibles, con niveles de
lactato por encima de 8 mM/l,
ya que estarán entrenando la
coordinación muscular a unos
niveles de acidez importante,
que en muchos es lo que les limita el buen rendimiento deportivo. El ácido láctico se
opone al funcionamiento del
músculo e interfiere en la capacidad de coordinación.
Aumentar la resistencia orgánica general, de forma que
permita asimilar perfectamente el trabajo de calidad, los
desplazamientos y las competiciones.
Control de la ansiedad precompetitiva, y todos los estados
psíquicos que pudieran transtornar las horas de sueño.
Es muy importante corregir los
vicios posturales, que hacen que
el tronco vaya hacia delante y
pueda generar lumbalgias. En este sentido, el trabajo de los músculos del tronco debe ir orientado
a desarrollar la fuerza resistencia, salvo para los abdominales y
oblicuos que han de entrenarse
en la fuerza explosiva, por su intervención rápida en la corrección
de errores técnicos del tronco.
La epidemiología lesional en los
deportes de invierno está en función
de la disciplina que se practica, así
como de la constante innovación en
el material. Así en el esquí alpino, tal
como observan algunos autores, el
índice
lesional
entre
tren
superior/tren inferior ha disminuido
de 4:1 a 2:1, siendo las lesiones
más frecuentes del tren superior las
entorsis de hombro y del ligamento
colateral cubital del primer dedo. En
cuanto a las del tren inferior han disminuido las fracturas tibiales del
adulto hasta en un 89%, (aunque
parece que los esquís tipo carving
pudieran ser la causa de volver a incrementar las fracturas tibiales) y
en cambio han aumentado las entorsis de rodilla y especialmente del ligamento cruzado anterior (LCA) hasta
en un 280%, según autores consultados.
Tren inferior: rodilla
La rodilla se afecta principalmente
en alpino, freestyle y snowboard. Se
produce por caída, las fijaciones no
saltan y el esquí produce una entorsis
de rodilla. Las lesiones se pueden producir sin que haya mayor violencia.
La lesión del LCA se asocia en
muchas ocasiones a meniscopatía y
afectación del ligamento lateral interno, en la mayoría de las ocasiones se produce un desequilibrio en
valgo con rotación externa y flexión
de la rodilla, con posterior inclinación
hacia atrás, sin caerse, intentando
recuperar la postura (Figura 5). Con
programas educativos específicos
se ha podido reducir en un 62% las
entorsis de LCA respecto a un grupo control. En estos programas se
explica que durante una caída hay
que mantener las rodillas flexionadas
y no intentar levantarse mientras
los esquís siguen deslizándose. En
una caída, el riesgo de lesión de las
extremidades inferiores aumenta de
forma significativa si las fijaciones no
saltan y por tanto el esquí no se libera.
A
B
C
Figura 5. Mecanismo de ruptura del ligamento
cruzado anterior.
A. Valgo y rotación externa.
B. Caída hacia atrás mientras la pierna sigue su
trayectoria. La fijación no salta.
C. Intento de recuperar la posición.
disciplinas más técnicas. Las fracturas de rodilla son más comunes en
las disciplinas que implican velocidad
como supergigante, descenso o saltos. En el “cross country” suceden
pequeñas entorsis que no llegan a
fractura ni a romper los ligamentos.
Clínicamente se produce hinchazón (hidrops), después del accidente
que se puede traducir en una hemoartrosis, que nos puede hacer sospechar una ruptura ligamentosa o
una fractura asociada si aparecen
gotas de grasa. Una meniscopatía
raramente se asocia a hinchazón
post-trauma. Realizaremos las exploraciones clínicas para valorar inestabilidad (Lachman, pívot shift)
así como el estudio Rx y con RMN
que nos confirmarán el diagnóstico.
Es importante descartar una fractura de meseta tibial asociada (Figura
6).
Según datos bibliográficos, la ruptura del LCA es más propia de las
27
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 26
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Medicina del
esquí alpino
ASPECTOS TRAUMATOLÓGICOS
Y EPIDEMIOLOGÍA LESIONAL
mujeres y 181 cm en hombres),
con una masa corporal de 65,1
kg vs 87 kg y un porcentaje de
grasa corporal de 24,5% vs
15,8% (Tabla 4).
TABLA 4. CARACTERÍSTICAS ANTROPOMÉTRICAS
HOMBRES
MEDIA
Edad (años)
SD
RANGO
19,43
0,98
18-20
1,73
0,05
1,62-1,79
Peso (kg)
73,44
7,71
61-84
IMC (kg/m2)
24,54
1,63
22,8-27
% grasa
11,75
2,27
9,59-15,5
% músculo
47,11
1,49
44,3-48,1
Altura (m)
MUJERES
MEDIA
SD
RANGO
3,86
17-29
1,63
0,08
1,45-1,73
Peso (kg)
59,36
7,82
44-68,8
IMC (kg/m2)
22,34
2,85
18,4-18,7
% grasa
14,91
2,36
10,3-18,7
% músculo
43,04
2,95
36,7-46,1
Edad (años)
Altura (m)
19,3
Tal como especifican los autores consultados hay una diferencia significativa del perfil antropométrico entre sexos, pero no
entre especialistas (especialidades técnicas/velocidad).
Preparación física
El trabajo específico de calidad,
siempre se realiza sobre una base
aeróbica teniendo en cuenta que
son velocistas:
Incrementar la fuerza de las
masas musculares interesadas (miembros inferiores, abdominales, extensores de columna,
cintura
escapular),
favoreciendo las contracciones estáticas (isométricas) y
dinámicas (isotónicas), con el
objetivo de ganar los diferen-
26
tes componentes de la fuerza
(velocidad, rápida, explosiva,
resistencia...), y por tanto la
potencia.
Interesa realizar entrenamientos específicos lo más largos posibles, con niveles de
lactato por encima de 8 mM/l,
ya que estarán entrenando la
coordinación muscular a unos
niveles de acidez importante,
que en muchos es lo que les limita el buen rendimiento deportivo. El ácido láctico se
opone al funcionamiento del
músculo e interfiere en la capacidad de coordinación.
Aumentar la resistencia orgánica general, de forma que
permita asimilar perfectamente el trabajo de calidad, los
desplazamientos y las competiciones.
Control de la ansiedad precompetitiva, y todos los estados
psíquicos que pudieran transtornar las horas de sueño.
Es muy importante corregir los
vicios posturales, que hacen que
el tronco vaya hacia delante y
pueda generar lumbalgias. En este sentido, el trabajo de los músculos del tronco debe ir orientado
a desarrollar la fuerza resistencia, salvo para los abdominales y
oblicuos que han de entrenarse
en la fuerza explosiva, por su intervención rápida en la corrección
de errores técnicos del tronco.
La epidemiología lesional en los
deportes de invierno está en función
de la disciplina que se practica, así
como de la constante innovación en
el material. Así en el esquí alpino, tal
como observan algunos autores, el
índice
lesional
entre
tren
superior/tren inferior ha disminuido
de 4:1 a 2:1, siendo las lesiones
más frecuentes del tren superior las
entorsis de hombro y del ligamento
colateral cubital del primer dedo. En
cuanto a las del tren inferior han disminuido las fracturas tibiales del
adulto hasta en un 89%, (aunque
parece que los esquís tipo carving
pudieran ser la causa de volver a incrementar las fracturas tibiales) y
en cambio han aumentado las entorsis de rodilla y especialmente del ligamento cruzado anterior (LCA) hasta
en un 280%, según autores consultados.
Tren inferior: rodilla
La rodilla se afecta principalmente
en alpino, freestyle y snowboard. Se
produce por caída, las fijaciones no
saltan y el esquí produce una entorsis
de rodilla. Las lesiones se pueden producir sin que haya mayor violencia.
La lesión del LCA se asocia en
muchas ocasiones a meniscopatía y
afectación del ligamento lateral interno, en la mayoría de las ocasiones se produce un desequilibrio en
valgo con rotación externa y flexión
de la rodilla, con posterior inclinación
hacia atrás, sin caerse, intentando
recuperar la postura (Figura 5). Con
programas educativos específicos
se ha podido reducir en un 62% las
entorsis de LCA respecto a un grupo control. En estos programas se
explica que durante una caída hay
que mantener las rodillas flexionadas
y no intentar levantarse mientras
los esquís siguen deslizándose. En
una caída, el riesgo de lesión de las
extremidades inferiores aumenta de
forma significativa si las fijaciones no
saltan y por tanto el esquí no se libera.
A
B
C
Figura 5. Mecanismo de ruptura del ligamento
cruzado anterior.
A. Valgo y rotación externa.
B. Caída hacia atrás mientras la pierna sigue su
trayectoria. La fijación no salta.
C. Intento de recuperar la posición.
disciplinas más técnicas. Las fracturas de rodilla son más comunes en
las disciplinas que implican velocidad
como supergigante, descenso o saltos. En el “cross country” suceden
pequeñas entorsis que no llegan a
fractura ni a romper los ligamentos.
Clínicamente se produce hinchazón (hidrops), después del accidente
que se puede traducir en una hemoartrosis, que nos puede hacer sospechar una ruptura ligamentosa o
una fractura asociada si aparecen
gotas de grasa. Una meniscopatía
raramente se asocia a hinchazón
post-trauma. Realizaremos las exploraciones clínicas para valorar inestabilidad (Lachman, pívot shift)
así como el estudio Rx y con RMN
que nos confirmarán el diagnóstico.
Es importante descartar una fractura de meseta tibial asociada (Figura
6).
Según datos bibliográficos, la ruptura del LCA es más propia de las
27
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 28
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
DESGARRO
MENISCO
ROTURA DE
LIGAMENTO
CRUZADO
ANTERIOR
ROTURA
LIGAMENTO
Figura 6. Lesiones en la rodilla.
La reconstrucción del LCA se realiza mediante injertos tomando el tendón del músculo semitendinoso,
músculo recto interno, tendón rotuliano (hueso-tendón-hueso), vía artroscópica. El retorno a la actividad
no es hasta los 6 meses, aunque en
“cross country” pueden iniciarse a
los 3-4 meses.
Otras patologías asociadas:
Ruptura de LLI. Se recomienda tratamiento conservador.
En las rupturas totales, se recomienda inmovilización durante 2-3 semanas, precisándose
de 6-8 semanas para la completa cicatrización. Las rupturas parciales se solucionan con
rehabilitación, iniciando la actividad deportiva a las 3-4 semanas, cuando el dolor no interfiere en la práctica del
esquí.
Lesión meniscal. Revisión artroscópica.
Fracturas de platillo tibial. Son
de buen pronóstico, y la vuelta
a la práctica del esquí será alrededor de los 6 meses, dependiendo del grado del trauma.
28
El dolor anterior de rodilla es una
disfunción patelar muy frecuentemente observada en saltadores de
esquí. Se trata de una forma del
síndrome Sinding-Larsen Johansens
(rodilla del saltador) que se produce
por un mecanismo de sobresolicitación. En la exploración clínica notamos un polo inferior de patela muy
sensible, e histológicamente observamos microdesgarros del tendón
rotuliano, degeneración mixomatosa y proliferación capilar. En función
de la clínica encontramos cuatro
grados, desde el dolor infra y supra
patelar después de la actividad deportiva, hasta la ruptura del tendón
patelar que provoca impotencia
funcional. Es muy importante realizar una buena rehabilitación a base
de trabajo excéntrico, como mínimo de 3 meses. Si no mejora está
indicado tratamiento quirúrgico.
Tren superior
Las lesiones del tren superior
suponen alrededor del 35% del total de lesiones de esquí alpino y cerca del 50% del total de lesiones de
snowboarding. La más frecuente
en alpino es la lesión del pulgar y,
en el snowboard, la fractura de
muñeca.
Medicina del
esquí alpino
Las lesiones de hombro suponen un 4-11% del total de lesiones del alpino y del 22 al 41%
del total del tren superior. Se lesiona a razón de 0,2 a 0,5 veces por 1.000 días de esquí. En
relación al snow supone un 816% del total y del 20 al 34%
del tren superior. Las causas
más frecuentes son las caídas, y
el mal apoyo del bastón en esquí
alpino o bien las piruetas aéreas
del snowboard. Las lesiones más
frecuentes son la patología del
manguito
de
los
rotadores
(24%), luxación y subluxación
glenohumeral anterior (22%), esguince acromioclavicular (24%) y
fractura de clavícula (11%).
El mecanismo consiste en una
carga axial con el brazo extendido, colisión directa, o una fuerza
excéntrica mientras el esquiador
mantiene el brazo en abducción
por exceso de fuerzas de rotación externa durante el anclaje
del bastón, en muchas ocasiones
prolongado en el tiempo. La prevención se basará en evitar las
caídas mejorando la técnica, utilizando los bastones apropiadamente en el tiempo de apoyo justo para mantener el equilibrio.
Según las estadísticas hay mayor incidencia de lesión de hombro en hombres, y los que padecen fractura de húmero son los
adultos.
En la inestabilidad glenohumeral tiene lugar una traslación excesiva de la cabeza humeral sobre la glenoide. Pueden ser
traumáticas vs atraumáticas,
anterior vs posterior vs multidireccional, subluxación vs dislocación, primaria o recidivante.
La mayoría son traumáticas y
anteriores. Haremos el diagnóstico por la clínica y el estudio
radiológico. Es importante valorar patología asociada, tal como
fractura de húmero, de tuberosidad mayor, lesión de Hill-Sachs,
manguito rotadores y patología
neurovascular. El tratamiento
empleado consiste en una reducción mediante la maniobra de
Milch, abducción y rotación ex-
terna, e inmovilización que va de
1 a 3 semanas (según autores). Cuanto más joven es el paciente más riesgo de recidiva,
por lo que algunos autores recomiendan la estabilización artroscópica en luxaciones a jóvenes,
en donde se aprovecha para solucionar una posible lesión anterio-inferior
del
labrum,
tipo
Bankart. La vuelta a la práctica
del esquí dependerá del tiempo
que tarda en alcanzar el máximo
rango de movimiento y la máxima
fuerza.
El esguince acromioclavicular
se produce por colisión directa
sobre el acromion. En función de
la severidad del trauma se pueden lesionar desde los ligamentos acromioclaviculares (estabilidad horizontal), a los coracoclaviculares (estabilidad vertical), a las inserciones claviculares de deltoides a trapecio
(Figura 7). Comúnmente la clasificación de inestabilidad acromioclavicular es de 6 grados, basa-
29
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 28
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
DESGARRO
MENISCO
ROTURA DE
LIGAMENTO
CRUZADO
ANTERIOR
ROTURA
LIGAMENTO
Figura 6. Lesiones en la rodilla.
La reconstrucción del LCA se realiza mediante injertos tomando el tendón del músculo semitendinoso,
músculo recto interno, tendón rotuliano (hueso-tendón-hueso), vía artroscópica. El retorno a la actividad
no es hasta los 6 meses, aunque en
“cross country” pueden iniciarse a
los 3-4 meses.
Otras patologías asociadas:
Ruptura de LLI. Se recomienda tratamiento conservador.
En las rupturas totales, se recomienda inmovilización durante 2-3 semanas, precisándose
de 6-8 semanas para la completa cicatrización. Las rupturas parciales se solucionan con
rehabilitación, iniciando la actividad deportiva a las 3-4 semanas, cuando el dolor no interfiere en la práctica del
esquí.
Lesión meniscal. Revisión artroscópica.
Fracturas de platillo tibial. Son
de buen pronóstico, y la vuelta
a la práctica del esquí será alrededor de los 6 meses, dependiendo del grado del trauma.
28
El dolor anterior de rodilla es una
disfunción patelar muy frecuentemente observada en saltadores de
esquí. Se trata de una forma del
síndrome Sinding-Larsen Johansens
(rodilla del saltador) que se produce
por un mecanismo de sobresolicitación. En la exploración clínica notamos un polo inferior de patela muy
sensible, e histológicamente observamos microdesgarros del tendón
rotuliano, degeneración mixomatosa y proliferación capilar. En función
de la clínica encontramos cuatro
grados, desde el dolor infra y supra
patelar después de la actividad deportiva, hasta la ruptura del tendón
patelar que provoca impotencia
funcional. Es muy importante realizar una buena rehabilitación a base
de trabajo excéntrico, como mínimo de 3 meses. Si no mejora está
indicado tratamiento quirúrgico.
Tren superior
Las lesiones del tren superior
suponen alrededor del 35% del total de lesiones de esquí alpino y cerca del 50% del total de lesiones de
snowboarding. La más frecuente
en alpino es la lesión del pulgar y,
en el snowboard, la fractura de
muñeca.
Medicina del
esquí alpino
Las lesiones de hombro suponen un 4-11% del total de lesiones del alpino y del 22 al 41%
del total del tren superior. Se lesiona a razón de 0,2 a 0,5 veces por 1.000 días de esquí. En
relación al snow supone un 816% del total y del 20 al 34%
del tren superior. Las causas
más frecuentes son las caídas, y
el mal apoyo del bastón en esquí
alpino o bien las piruetas aéreas
del snowboard. Las lesiones más
frecuentes son la patología del
manguito
de
los
rotadores
(24%), luxación y subluxación
glenohumeral anterior (22%), esguince acromioclavicular (24%) y
fractura de clavícula (11%).
El mecanismo consiste en una
carga axial con el brazo extendido, colisión directa, o una fuerza
excéntrica mientras el esquiador
mantiene el brazo en abducción
por exceso de fuerzas de rotación externa durante el anclaje
del bastón, en muchas ocasiones
prolongado en el tiempo. La prevención se basará en evitar las
caídas mejorando la técnica, utilizando los bastones apropiadamente en el tiempo de apoyo justo para mantener el equilibrio.
Según las estadísticas hay mayor incidencia de lesión de hombro en hombres, y los que padecen fractura de húmero son los
adultos.
En la inestabilidad glenohumeral tiene lugar una traslación excesiva de la cabeza humeral sobre la glenoide. Pueden ser
traumáticas vs atraumáticas,
anterior vs posterior vs multidireccional, subluxación vs dislocación, primaria o recidivante.
La mayoría son traumáticas y
anteriores. Haremos el diagnóstico por la clínica y el estudio
radiológico. Es importante valorar patología asociada, tal como
fractura de húmero, de tuberosidad mayor, lesión de Hill-Sachs,
manguito rotadores y patología
neurovascular. El tratamiento
empleado consiste en una reducción mediante la maniobra de
Milch, abducción y rotación ex-
terna, e inmovilización que va de
1 a 3 semanas (según autores). Cuanto más joven es el paciente más riesgo de recidiva,
por lo que algunos autores recomiendan la estabilización artroscópica en luxaciones a jóvenes,
en donde se aprovecha para solucionar una posible lesión anterio-inferior
del
labrum,
tipo
Bankart. La vuelta a la práctica
del esquí dependerá del tiempo
que tarda en alcanzar el máximo
rango de movimiento y la máxima
fuerza.
El esguince acromioclavicular
se produce por colisión directa
sobre el acromion. En función de
la severidad del trauma se pueden lesionar desde los ligamentos acromioclaviculares (estabilidad horizontal), a los coracoclaviculares (estabilidad vertical), a las inserciones claviculares de deltoides a trapecio
(Figura 7). Comúnmente la clasificación de inestabilidad acromioclavicular es de 6 grados, basa-
29
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 30
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
da en el daño ligamentoso y el
desplazamiento clavicular observado en el estudio radiológico
con pesos en las manos entre
4,5 a 6,8 kg (Tabla 5):
TABLA 5. CLASIFICACIÓN INESTABILIDAD ACROMIOCLAVICULAR
I. Entorsis acromioclavicular.
Dolor. No desplazamiento
No quirúrgico
II. Esguince de los ligamentos
acromioclaviculares y elongación
de los coracoclaviculares.
Desplazamiento menos de la mitad
del lado sano
No quirúrgico
III. Ruptura ligamentos acromioclaviculares
y coracoclaviculares.
Desplazamiento más de la mitad
del lado sano
Controvertido
IV. Ruptura de los ligamentos
estabilizadores con posterior
desplazamiento de la clavícula
Quirúrgico
V. Igual pero con rupturas
insercionales del deltoides
y trapecio en la clavícula
Quirúrgico
VI. Rotura ligamento y
desplazamiento de la clavícula
por debajo del acromión o
coracoides
Quirúrgico
Diagnóstico: Rx en estrés con
peso en las manos de 4,5 a 6,8
kg, diferenciará las lesiones de
tipo II de las de tipo III.
Tratamiento de I y II: 1-2 semanas de reposo y crioterapia.
Tratamiento de III: Las ortesis estabilizadoras dependerán de la presencia de una posible lesión dérmica
y/o neurológica.
Tratamiento quirúrgico: Fijación
acromioclavicular
con
reconstrucción
ligamentosa.
Es
importante
la
posible
lesión
arterial o plexo
braquial en las
lesiones tipo VI.
Las fracturas
de clavícula son
Figura 8. Radiografía
causadas por
que muestra fractura
una fuerza en
en la clavícula.
dirección caudal
del hombro, o
por colisión directa. El diagnóstico se realiza por la deformación
subcutánea o exploración radiológica
(Figura 8). Se puede asociar a patología esternoclavicular, acromioclavicular o neurovascular. La mayoría se
localizan en el 1/3 medio.
Estabilización con ortesis en 8 de
guarismo. Intervención indicada
cuando hay compromiso vascular,
fractura abierta o en profesionales
del esquí. Las fracturas laterales se
dividen en:
Fractura espiroidea
de húmero
Esguince y/o
luxación de
codo
Ligamentos
acromioclaviculares
estirados
Rotura de
ligamentos
acromioclaviculares
Figura 7. Distintos
acromioclavicular.
30
grados
Rotura de ligamentos
acromioclaviculares y
coracoclaviculares
de
lesión
Figura 9. Fractura del húmero asociada a una luxación tras una caída
con brazo extendido.
Medicina del
esquí alpino
I. Mínimo desplazamiento.
II. Involucra a los ligamentos coracoclaviculares, y el segmento medial es inestable.
III. Compromete a la articulación
acromioclavicular.
Las fracturas proximales de
húmero aparecen tras la caída con
brazo extendido y carga axial en húmero proximal, de gran impacto en
jóvenes y de pequeño impacto en
adultos. Es esencial el examen neurovascular para la valoración del nervio supraescapular, radial, o musculocutáneos.
Realizaremos el diagnóstico clínico y exploración radiológica (frontal y
axial). Se puede asociar a una luxación (Figura 9).
Se utiliza la clasificación de Neer,
basada en el número de fragmentos
(gran tuberosidad, pequeña tuberosidad, cabeza y cuello), desplazamiento (1 cm) o angulación (45º). En
las fracturas no desplazadas se realiza tratamiento conservador con
movilización pasiva a las 2 semanas.
La patología del manguito de los
rotadores es el resultado de una resistencia contra abducción activa de
hombro en la pendiente durante una
caída. En jóvenes, mayormente queda una tendinopatía que se resuelve
conservadoramente. En adultos es
típico un arrancamiento que pudiera
requerir cirugía.
La exploración
muestra dolor y
debilidad a la abducción resistida.
En muchas ocasiones no acuden
inmediatamente
al servicio médico
de pistas, sino
más bien se dan
cuenta
cuando
notan la debilidad
y el dolor nocturno. En adultos el
posible arrancamiento se demostrará con RMN.
El pulgar del esquiador supone
1/3 de las lesiones del tren superior y un 7-8% del total de lesiones.
Involucra a la articulación metacarpofalángica y concretamente a
su ligamento colateral cubital, por
caídas apoyando la mano en pronación y pulgar hacia atrás, o bien
por una mala técnica de presa del
bastón que permite que al caer
se produzca un movimiento forzado del pulgar en abducción e
hipe rextensión (Figura 10). La rotura completa del ligamento (esguince grave) sucede en el 30%
del total de esguinces y requiere
tratamiento quirúrgico.
Con frecuencia ocurre en población adolescente, y se recomienda
no utilizar bastones con correa,
que retienen el bastón en la mano,
y no pueden desprenderse de él al
caer.
La rotura del LCC puede ser
parcial, en cuyo caso no hay inestabilidad, o total, con inestabilidad y
subluxación de la falange proximal
(como consecuencia de la rotación
en supinación que ejerce el ligamento íntegro). La rotura del LCC puede ser en su trayecto o puede haber fractura-arrancamiento a nivel
de la falange proximal.
El diagnóstico lo haremos mediante una Rx en estrés en busca
de bostezo articular.
Se debe explorar
en flexión, cuando
los LCC están tensos, y no en extensión. Se debe comparar el bostezo
con el lado sano.
Es imprescindible
la exploración radiológica, en pronación
forzada de la mano.
Figura 10. Lesión del pulgar
del esquiador.
A raíz de los trabajos de Steiner los
tratamientos han
variado.
31
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 30
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
da en el daño ligamentoso y el
desplazamiento clavicular observado en el estudio radiológico
con pesos en las manos entre
4,5 a 6,8 kg (Tabla 5):
TABLA 5. CLASIFICACIÓN INESTABILIDAD ACROMIOCLAVICULAR
I. Entorsis acromioclavicular.
Dolor. No desplazamiento
No quirúrgico
II. Esguince de los ligamentos
acromioclaviculares y elongación
de los coracoclaviculares.
Desplazamiento menos de la mitad
del lado sano
No quirúrgico
III. Ruptura ligamentos acromioclaviculares
y coracoclaviculares.
Desplazamiento más de la mitad
del lado sano
Controvertido
IV. Ruptura de los ligamentos
estabilizadores con posterior
desplazamiento de la clavícula
Quirúrgico
V. Igual pero con rupturas
insercionales del deltoides
y trapecio en la clavícula
Quirúrgico
VI. Rotura ligamento y
desplazamiento de la clavícula
por debajo del acromión o
coracoides
Quirúrgico
Diagnóstico: Rx en estrés con
peso en las manos de 4,5 a 6,8
kg, diferenciará las lesiones de
tipo II de las de tipo III.
Tratamiento de I y II: 1-2 semanas de reposo y crioterapia.
Tratamiento de III: Las ortesis estabilizadoras dependerán de la presencia de una posible lesión dérmica
y/o neurológica.
Tratamiento quirúrgico: Fijación
acromioclavicular
con
reconstrucción
ligamentosa.
Es
importante
la
posible
lesión
arterial o plexo
braquial en las
lesiones tipo VI.
Las fracturas
de clavícula son
Figura 8. Radiografía
causadas por
que muestra fractura
una fuerza en
en la clavícula.
dirección caudal
del hombro, o
por colisión directa. El diagnóstico se realiza por la deformación
subcutánea o exploración radiológica
(Figura 8). Se puede asociar a patología esternoclavicular, acromioclavicular o neurovascular. La mayoría se
localizan en el 1/3 medio.
Estabilización con ortesis en 8 de
guarismo. Intervención indicada
cuando hay compromiso vascular,
fractura abierta o en profesionales
del esquí. Las fracturas laterales se
dividen en:
Fractura espiroidea
de húmero
Esguince y/o
luxación de
codo
Ligamentos
acromioclaviculares
estirados
Rotura de
ligamentos
acromioclaviculares
Figura 7. Distintos
acromioclavicular.
30
grados
Rotura de ligamentos
acromioclaviculares y
coracoclaviculares
de
lesión
Figura 9. Fractura del húmero asociada a una luxación tras una caída
con brazo extendido.
Medicina del
esquí alpino
I. Mínimo desplazamiento.
II. Involucra a los ligamentos coracoclaviculares, y el segmento medial es inestable.
III. Compromete a la articulación
acromioclavicular.
Las fracturas proximales de
húmero aparecen tras la caída con
brazo extendido y carga axial en húmero proximal, de gran impacto en
jóvenes y de pequeño impacto en
adultos. Es esencial el examen neurovascular para la valoración del nervio supraescapular, radial, o musculocutáneos.
Realizaremos el diagnóstico clínico y exploración radiológica (frontal y
axial). Se puede asociar a una luxación (Figura 9).
Se utiliza la clasificación de Neer,
basada en el número de fragmentos
(gran tuberosidad, pequeña tuberosidad, cabeza y cuello), desplazamiento (1 cm) o angulación (45º). En
las fracturas no desplazadas se realiza tratamiento conservador con
movilización pasiva a las 2 semanas.
La patología del manguito de los
rotadores es el resultado de una resistencia contra abducción activa de
hombro en la pendiente durante una
caída. En jóvenes, mayormente queda una tendinopatía que se resuelve
conservadoramente. En adultos es
típico un arrancamiento que pudiera
requerir cirugía.
La exploración
muestra dolor y
debilidad a la abducción resistida.
En muchas ocasiones no acuden
inmediatamente
al servicio médico
de pistas, sino
más bien se dan
cuenta
cuando
notan la debilidad
y el dolor nocturno. En adultos el
posible arrancamiento se demostrará con RMN.
El pulgar del esquiador supone
1/3 de las lesiones del tren superior y un 7-8% del total de lesiones.
Involucra a la articulación metacarpofalángica y concretamente a
su ligamento colateral cubital, por
caídas apoyando la mano en pronación y pulgar hacia atrás, o bien
por una mala técnica de presa del
bastón que permite que al caer
se produzca un movimiento forzado del pulgar en abducción e
hipe rextensión (Figura 10). La rotura completa del ligamento (esguince grave) sucede en el 30%
del total de esguinces y requiere
tratamiento quirúrgico.
Con frecuencia ocurre en población adolescente, y se recomienda
no utilizar bastones con correa,
que retienen el bastón en la mano,
y no pueden desprenderse de él al
caer.
La rotura del LCC puede ser
parcial, en cuyo caso no hay inestabilidad, o total, con inestabilidad y
subluxación de la falange proximal
(como consecuencia de la rotación
en supinación que ejerce el ligamento íntegro). La rotura del LCC puede ser en su trayecto o puede haber fractura-arrancamiento a nivel
de la falange proximal.
El diagnóstico lo haremos mediante una Rx en estrés en busca
de bostezo articular.
Se debe explorar
en flexión, cuando
los LCC están tensos, y no en extensión. Se debe comparar el bostezo
con el lado sano.
Es imprescindible
la exploración radiológica, en pronación
forzada de la mano.
Figura 10. Lesión del pulgar
del esquiador.
A raíz de los trabajos de Steiner los
tratamientos han
variado.
31
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 32
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
• Esguince leve: Dolor en el trayecto ligamentoso sin bostezo articular. Tratamiento fisioterapéutico
durante 3 semanas. Inmovilización
flexible.
• Esguince moderado: Con menos de 30º de laxitud articular, se
realiza inmovilización rígida durante
3-4 semanas.
•
Esguince
total:
Bostezo de más de
30º. Ruptura completa. Tratamiento quirúrgico.
• En las fracturas
por arrancamiento,
se ha observado que
el bostezo articular
es menor de 30º y
los elementos estabilizadores de la articulación están íntegros. Si
el fragmento no está
desplazado, se trata
conservadoramente.
Lesiones en espalda
y cabeza
Algunos autores hacen referencia a que la lesión de espalda supone un 0,01 por 100
días/esquiador, y son las que pueden
generar
secuelas.
Generalmente ocurren después de
caídas tras saltos, más que por colisión. Representan una cuarta parte de las lesiones de los snowboarders, en los que el 77% de las
lesiones son en la espalda y el 30%
en la cabeza, por los saltos. Hay
estudios que hacen referencia a
que en los jóvenes entre 7 y 17
años, las lesiones de cara y cabeza
están entre 17% y 22%. En general los traumatismos craneoencefálicos (CE) pueden significar el
14% de las lesiones de esquí y
snowboard global. Lógicamente la
prevención se basa en la utilización
del casco.
Esquí y snowboard pueden provocar traumatismos en la columna,
que pueden evolucionar hacia fracturas vertebrales, luxaciones, su-
32
bluxaciones, contusiones en médula espinal o lesión vascular. Hay que
tomar las medidas adecuadas para
mantener la adecuada ventilación y
circulación, estabilizar cabeza y
cuello en posición neutral, si es posible, y adaptar medidas que prevengan la posible hipotermia hasta
que tengamos la evacuación asegurada. Según algunos estudios consultados, los hematomas subdurales consecuencia de una caída más
colisión son más frecuentes en el
grupo de snowboard, y la fractura
occipital en el grupo de esquí.
Es importante tener en cuenta,
tal como se remarcó en el 2º
Simposium Internacional sobre
conmoción en el deporte (Noviembre 2004), que cualquier conmoción supone unas alteraciones patofisiológicas en el cerebro, y que
en primera instancia podemos catalogarlas de leves pero que pueden evolucionar en el tiempo hacia
una clínica severa. También es importante tener en cuenta el síndrome del 2º impacto, es decir atletas
que todavía no se han recuperado
totalmente de un traumatismo CE,
pueden sufrir un segundo impacto,
aparentemente leve, que puede
desarrollar una insuficiencia respiratoria, lo que se asocia a un índice
de mortalidad elevado.
Medicina del
esquí alpino
La Federación Internacional de
Esquí (FIS), aconseja no participar
en ninguna actividad deportiva hasta una semana después, como mínimo, de haber desaparecido todos
los síntomas propios del traumatismo, habiendo superado perfectamente un completo examen neurológico.
Lumbalgias. El esquí facilita posiciones y movimientos no fisiológicos que pueden derivar en alteraciones estáticas estructuradas
(Figura 11 y 12). Se requiere de un
buen balance muscular entre la
musculatura tónica que mantiene la
postura y tiende hacia la retracción, y los músculos fásicos con
tendencia a la hipotonía/debilidad.
La tendencia al acortamiento de los
músculos tónicos puede acentuar
un desequilibrio muscular, así como
la aparición de dichas alteraciones
estáticas.
En slalom o gigante, las lumbares
están sometidas a fuerzas de
compresión y torsión que debieran ser neutralizadas por la musculatura estabilizadora del tronco.
En
muchas
ocasiones
observamos acortamiento de la
musculatura
isquiocrural
que
acentúa la hiperlordosis y la anteversión de pelvis, con actitud cifótica compensatoria y desencadenamiento de la lumbalgia del
esquiador.
Observamos como causa de las
lumbalgias:
• Microtraumatismos repetidos
en los ligamentos iliolumbares, que
requieren tratamiento conservador.
• Síndromes facetarios, que representan el 10-15% de las lumbalgias. Originados por hiperextensión
o comprensión, y en muchas ocasiones secundarios a una hiperlordosis
lumbar, que facilita el compromiso
del arco posterior y/o dismetrías de
las extremidades inferiores. La musculatura de alrededor se contractura, no hay dolor irradiado pero existe una disminución del rango de
movimiento de las vértebras afectadas. La exploración no evidencia radiculopatía anterior. Requiere tratamiento fisioterapéutico.
• Microtrauma originado por mala
alineación, muy típico en esquiadores, hiperlordosis, dismetrías en pelvis y extremidades inferiores. Es
muy frecuente en atletas que están
sentados mucho rato con el cuerpo
en rotación y muy frecuente en esquiadores con la musculatura tónica
acortada.
Figura 12. Las lumbares controlan
el equilibrio y la fuerza de la
musculatura.
Figura 11. Fuerzas de compresión y
torsión a las que están sometidas las lumbares.
Las lumbares son como una
plataforma de fuerza que controlan la fuerza de la musculatura
del tronco y pelvis, que han de
estar bien equilibradas para que
la musculatura del tren inferior
pueda ejercer la máxima fuerza.
• Degeneración discal, desencadenada por los movimientos de comprensión, cizallamiento y rotación.
• Epifisitis lumbar, desencadenada
por la flexión lumbodorsal y las
hiper extensiones forzadas. Se trata
de una osteonecrosis aséptica propia de los esquiadores en periodo
de crecimiento y que genera lumbalgia.
33
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 32
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
• Esguince leve: Dolor en el trayecto ligamentoso sin bostezo articular. Tratamiento fisioterapéutico
durante 3 semanas. Inmovilización
flexible.
• Esguince moderado: Con menos de 30º de laxitud articular, se
realiza inmovilización rígida durante
3-4 semanas.
•
Esguince
total:
Bostezo de más de
30º. Ruptura completa. Tratamiento quirúrgico.
• En las fracturas
por arrancamiento,
se ha observado que
el bostezo articular
es menor de 30º y
los elementos estabilizadores de la articulación están íntegros. Si
el fragmento no está
desplazado, se trata
conservadoramente.
Lesiones en espalda
y cabeza
Algunos autores hacen referencia a que la lesión de espalda supone un 0,01 por 100
días/esquiador, y son las que pueden
generar
secuelas.
Generalmente ocurren después de
caídas tras saltos, más que por colisión. Representan una cuarta parte de las lesiones de los snowboarders, en los que el 77% de las
lesiones son en la espalda y el 30%
en la cabeza, por los saltos. Hay
estudios que hacen referencia a
que en los jóvenes entre 7 y 17
años, las lesiones de cara y cabeza
están entre 17% y 22%. En general los traumatismos craneoencefálicos (CE) pueden significar el
14% de las lesiones de esquí y
snowboard global. Lógicamente la
prevención se basa en la utilización
del casco.
Esquí y snowboard pueden provocar traumatismos en la columna,
que pueden evolucionar hacia fracturas vertebrales, luxaciones, su-
32
bluxaciones, contusiones en médula espinal o lesión vascular. Hay que
tomar las medidas adecuadas para
mantener la adecuada ventilación y
circulación, estabilizar cabeza y
cuello en posición neutral, si es posible, y adaptar medidas que prevengan la posible hipotermia hasta
que tengamos la evacuación asegurada. Según algunos estudios consultados, los hematomas subdurales consecuencia de una caída más
colisión son más frecuentes en el
grupo de snowboard, y la fractura
occipital en el grupo de esquí.
Es importante tener en cuenta,
tal como se remarcó en el 2º
Simposium Internacional sobre
conmoción en el deporte (Noviembre 2004), que cualquier conmoción supone unas alteraciones patofisiológicas en el cerebro, y que
en primera instancia podemos catalogarlas de leves pero que pueden evolucionar en el tiempo hacia
una clínica severa. También es importante tener en cuenta el síndrome del 2º impacto, es decir atletas
que todavía no se han recuperado
totalmente de un traumatismo CE,
pueden sufrir un segundo impacto,
aparentemente leve, que puede
desarrollar una insuficiencia respiratoria, lo que se asocia a un índice
de mortalidad elevado.
Medicina del
esquí alpino
La Federación Internacional de
Esquí (FIS), aconseja no participar
en ninguna actividad deportiva hasta una semana después, como mínimo, de haber desaparecido todos
los síntomas propios del traumatismo, habiendo superado perfectamente un completo examen neurológico.
Lumbalgias. El esquí facilita posiciones y movimientos no fisiológicos que pueden derivar en alteraciones estáticas estructuradas
(Figura 11 y 12). Se requiere de un
buen balance muscular entre la
musculatura tónica que mantiene la
postura y tiende hacia la retracción, y los músculos fásicos con
tendencia a la hipotonía/debilidad.
La tendencia al acortamiento de los
músculos tónicos puede acentuar
un desequilibrio muscular, así como
la aparición de dichas alteraciones
estáticas.
En slalom o gigante, las lumbares
están sometidas a fuerzas de
compresión y torsión que debieran ser neutralizadas por la musculatura estabilizadora del tronco.
En
muchas
ocasiones
observamos acortamiento de la
musculatura
isquiocrural
que
acentúa la hiperlordosis y la anteversión de pelvis, con actitud cifótica compensatoria y desencadenamiento de la lumbalgia del
esquiador.
Observamos como causa de las
lumbalgias:
• Microtraumatismos repetidos
en los ligamentos iliolumbares, que
requieren tratamiento conservador.
• Síndromes facetarios, que representan el 10-15% de las lumbalgias. Originados por hiperextensión
o comprensión, y en muchas ocasiones secundarios a una hiperlordosis
lumbar, que facilita el compromiso
del arco posterior y/o dismetrías de
las extremidades inferiores. La musculatura de alrededor se contractura, no hay dolor irradiado pero existe una disminución del rango de
movimiento de las vértebras afectadas. La exploración no evidencia radiculopatía anterior. Requiere tratamiento fisioterapéutico.
• Microtrauma originado por mala
alineación, muy típico en esquiadores, hiperlordosis, dismetrías en pelvis y extremidades inferiores. Es
muy frecuente en atletas que están
sentados mucho rato con el cuerpo
en rotación y muy frecuente en esquiadores con la musculatura tónica
acortada.
Figura 12. Las lumbares controlan
el equilibrio y la fuerza de la
musculatura.
Figura 11. Fuerzas de compresión y
torsión a las que están sometidas las lumbares.
Las lumbares son como una
plataforma de fuerza que controlan la fuerza de la musculatura
del tronco y pelvis, que han de
estar bien equilibradas para que
la musculatura del tren inferior
pueda ejercer la máxima fuerza.
• Degeneración discal, desencadenada por los movimientos de comprensión, cizallamiento y rotación.
• Epifisitis lumbar, desencadenada
por la flexión lumbodorsal y las
hiper extensiones forzadas. Se trata
de una osteonecrosis aséptica propia de los esquiadores en periodo
de crecimiento y que genera lumbalgia.
33
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 34
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Traumatismos torácicos
Se asocian a traumatismos
craneoencefálicos, y principalmente acontecen en las disciplinas de
velocidad (descenso, supergigante). Los más típicos son:
• Fracturas de costillas. Obligan a
estar entre 4-6 semanas inactivo.
• Contusión pulmonar. En combinación o no con las fracturas de
costillas, o con neumotórax o hemotórax. Esputo sanguinolento. Si
la saturación de oxígeno decae se
requerirá oxígeno, control del dolor
y ventilación artificial.
• Neumotórax/hemotórax. El espacio pleural se llena de aire o sangre y puede colapsar el pulmón lo
que provoca respiraciones cortas y
pulso rápido. El distress respiratorio a veces es tan agudo que se ha
de procurar punción evacuadora.
• Tamponamiento pericárdico. La
colisión pudiera provocar un llenado
de sangre del saco pericárdico, lo
que provoca una disminución del llenado diastólico y disminución de la
presión arterial. Oxigenación y
transporte sanitario urgente.
•
Lesión
traqueal/bronquios.
Generalmente asociada a neumotórax. Enfisema subcutáneo, respiración corta y esputo sanguinolento.
Intubación y posible traqueotomía.
Traumatismos abdominales
A veces las lesiones no se manifiestan inmediatamente.
• TA cerrado. Control signos vitales. Posible entrada en shock.
• TA penetrante.
quiadores de fondo en edad puberal,
demuestran tener alteraciones del
platillo vertebral anterior que a veces se combina con hipercifosis dorsal (Scheüermann) posiblemente por
los microtraumas repetidos y excesiva carga de la espalda todavía inmadura (antes de los 17 años de
edad) sometida a gran velocidad, especialmente en la postura hacia adelante, de mayor significancia que en
el grupo control, según los estudios
consultados. En el estudio, empezaron a realizar deporte de competición hacia los 6 años. Las hernias de
Schmorl ocurren más frecuentemente en las lumbares altas y dorsales bajas, mientras que las lesiones en el platillo superior se han
observado más frecuentemente que
en el platillo inferior.
Así como en otros deportes
las anormalidades de espalda se
asocian a la enfermedad clásica
de Scheüermann (cifosis), en jóvenes atletas de deportes de invierno se asocian con el desarrollo
de anomalías en columna toracolumbar, que podemos catalogar
de Scheüermann atípico. También
se ha demostrado la relación entre
el incremento de las presiones axiales y hernias de Schmorl (teoría
d’Osgood Slatter).
Hay una fuerte evidencia entre el
entrenamiento intensivo y competición en deportes de esquí durante la
adolescencia, y un número alto de
lesiones en el ángulo anterosuperior
del cuerpo vertebral en columna toracolumbar y lumbar (epifisitis por
osteonecrosis aséptica), respecto a la
población control que no realiza esquí.
En el estudio radiológico realizado
al equipo nacional de esquí alpino hemos observado (Tablas 6, 7 y 8):
Medicina del
esquí alpino
TABLA 7. ESTUDIO RADIOLÓGICO
EQUIPO NACIONAL MASCULINO
TABLA 6. ESTUDIO RADIOLÓGICO
EQUIPO NACIONAL FEMENINO
50%
37%
37%
Dismetrías de extremidades
inferiores
40%
Escoliosis dorsal
62%
Escoliosis lumbar
40%
Conflictos femoro-rotulianos
30%
Dismetrías de extremidades
inferiores
Hiperlordosis lumbar
Escoliosis lumbar
25%
Escoliosis dorsal
60%
Conflictos femoro-rotulianos
Dos casos de espondilolisis y listesis
L5-S1 y un caso de agenesia de costilla
flotante.
Un único caso de epifisitis L1-L2.
TABLA 8. ASISTENCIA TRAUMATOLÓGICA DURANTE LA TEMPORADA
2005/2006 EN LOS ESQUIADORES DE ALTA COMPETICIÓN DE LA REAL
FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE DEPORTES DE INVIERNO (RFEDI)
Atletas lesionados
21
Total accidentes
26
Repeticiones en un mismo atleta
5
Lesiones en hombres
Repeticiones
Lesiones en mujeres
Repeticiones
10
1
11
4
LESIONES
3
Rotura LCA
1
Esguince LLI rodilla
1
Rotura plastia
1
Lesiones meniscales rodilla
3
Fractura pubis
1
Luxación hombro o subluxación
3
Síndrome compartimental tibias
1
Fracturas metacarpianos mano
4
CCR
1
Lumbalgia
4
Fractura vertebral D12
1
1
Epicondilitis
1
Esguince LLE tobillo
Condropatía rótula
CIRUGÍAS
Luxación hombro
2
Plastias LCA
1
Fracturas metacarpiano
2
Meniscos externo
1
Lesiones en la práctica del esquí alpino
22
Lesiones en la práctica snowboard
2
Lesiones en la práctica del esquí acrobático
1
Lesiones en la práctica del esquí nórdico
1
Anormalidades radiológicas en
columna toracolumbar en esquiadores
Los esquiadores de alpino, los saltadores y en menor escala los es-
34
35
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 34
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Traumatismos torácicos
Se asocian a traumatismos
craneoencefálicos, y principalmente acontecen en las disciplinas de
velocidad (descenso, supergigante). Los más típicos son:
• Fracturas de costillas. Obligan a
estar entre 4-6 semanas inactivo.
• Contusión pulmonar. En combinación o no con las fracturas de
costillas, o con neumotórax o hemotórax. Esputo sanguinolento. Si
la saturación de oxígeno decae se
requerirá oxígeno, control del dolor
y ventilación artificial.
• Neumotórax/hemotórax. El espacio pleural se llena de aire o sangre y puede colapsar el pulmón lo
que provoca respiraciones cortas y
pulso rápido. El distress respiratorio a veces es tan agudo que se ha
de procurar punción evacuadora.
• Tamponamiento pericárdico. La
colisión pudiera provocar un llenado
de sangre del saco pericárdico, lo
que provoca una disminución del llenado diastólico y disminución de la
presión arterial. Oxigenación y
transporte sanitario urgente.
•
Lesión
traqueal/bronquios.
Generalmente asociada a neumotórax. Enfisema subcutáneo, respiración corta y esputo sanguinolento.
Intubación y posible traqueotomía.
Traumatismos abdominales
A veces las lesiones no se manifiestan inmediatamente.
• TA cerrado. Control signos vitales. Posible entrada en shock.
• TA penetrante.
quiadores de fondo en edad puberal,
demuestran tener alteraciones del
platillo vertebral anterior que a veces se combina con hipercifosis dorsal (Scheüermann) posiblemente por
los microtraumas repetidos y excesiva carga de la espalda todavía inmadura (antes de los 17 años de
edad) sometida a gran velocidad, especialmente en la postura hacia adelante, de mayor significancia que en
el grupo control, según los estudios
consultados. En el estudio, empezaron a realizar deporte de competición hacia los 6 años. Las hernias de
Schmorl ocurren más frecuentemente en las lumbares altas y dorsales bajas, mientras que las lesiones en el platillo superior se han
observado más frecuentemente que
en el platillo inferior.
Así como en otros deportes
las anormalidades de espalda se
asocian a la enfermedad clásica
de Scheüermann (cifosis), en jóvenes atletas de deportes de invierno se asocian con el desarrollo
de anomalías en columna toracolumbar, que podemos catalogar
de Scheüermann atípico. También
se ha demostrado la relación entre
el incremento de las presiones axiales y hernias de Schmorl (teoría
d’Osgood Slatter).
Hay una fuerte evidencia entre el
entrenamiento intensivo y competición en deportes de esquí durante la
adolescencia, y un número alto de
lesiones en el ángulo anterosuperior
del cuerpo vertebral en columna toracolumbar y lumbar (epifisitis por
osteonecrosis aséptica), respecto a la
población control que no realiza esquí.
En el estudio radiológico realizado
al equipo nacional de esquí alpino hemos observado (Tablas 6, 7 y 8):
Medicina del
esquí alpino
TABLA 7. ESTUDIO RADIOLÓGICO
EQUIPO NACIONAL MASCULINO
TABLA 6. ESTUDIO RADIOLÓGICO
EQUIPO NACIONAL FEMENINO
50%
37%
37%
Dismetrías de extremidades
inferiores
40%
Escoliosis dorsal
62%
Escoliosis lumbar
40%
Conflictos femoro-rotulianos
30%
Dismetrías de extremidades
inferiores
Hiperlordosis lumbar
Escoliosis lumbar
25%
Escoliosis dorsal
60%
Conflictos femoro-rotulianos
Dos casos de espondilolisis y listesis
L5-S1 y un caso de agenesia de costilla
flotante.
Un único caso de epifisitis L1-L2.
TABLA 8. ASISTENCIA TRAUMATOLÓGICA DURANTE LA TEMPORADA
2005/2006 EN LOS ESQUIADORES DE ALTA COMPETICIÓN DE LA REAL
FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE DEPORTES DE INVIERNO (RFEDI)
Atletas lesionados
21
Total accidentes
26
Repeticiones en un mismo atleta
5
Lesiones en hombres
Repeticiones
Lesiones en mujeres
Repeticiones
10
1
11
4
LESIONES
3
Rotura LCA
1
Esguince LLI rodilla
1
Rotura plastia
1
Lesiones meniscales rodilla
3
Fractura pubis
1
Luxación hombro o subluxación
3
Síndrome compartimental tibias
1
Fracturas metacarpianos mano
4
CCR
1
Lumbalgia
4
Fractura vertebral D12
1
1
Epicondilitis
1
Esguince LLE tobillo
Condropatía rótula
CIRUGÍAS
Luxación hombro
2
Plastias LCA
1
Fracturas metacarpiano
2
Meniscos externo
1
Lesiones en la práctica del esquí alpino
22
Lesiones en la práctica snowboard
2
Lesiones en la práctica del esquí acrobático
1
Lesiones en la práctica del esquí nórdico
1
Anormalidades radiológicas en
columna toracolumbar en esquiadores
Los esquiadores de alpino, los saltadores y en menor escala los es-
34
35
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 36
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
TELEMARK
SNOWBOARD
El snow es una especialidad olímpica cuya popularidad va “in crescendo”
así como también las estadísticas lesionales. En competición es obligatorio protegerse con casco, gafas,
máscara, protecciones de muñecas y
antebrazos. Las botas pueden ser
blandas, con mayor índice de lesiones
en tobillo, y duras, proporcionando
mejor soporte y estabilidad pero con
mayor índice de lesión en rodillas. Así
pues unas botas híbridas (mixtas) serán más convenientes en los deportistas principiantes para prevenir lesiones.
Fractura escafoide
Fractura radio
Carpo
Cúbito
Figura 13. Localización de las lesiones en el brazo por la práctica del snowboard.
Los estudios estadísticos realizados por Thomas Moore del Rocky
Mountain Sports Medicine y
Orthopedic Clinic (Colorado) muestran
que las lesiones de la extremidad superior se equilibran con las de la extremidad inferior, y que tanto en las lesiones de tobillo como de muñeca, el
50% son fracturas (Figura 13).
Consideraciones
específicas
Observamos los siguientes porcentajes estadísticos:
La incidencia lesional por especialidad es la siguiente:
14,2±5,3 /1.000 carreras, para saltos
6,1±1,8 para snowboarders
3,1±0,9 para halfpipe
Hay
nución
mano,
tor de
estudios que relatan la dismidel 85% del índice lesional en
muñeca y brazo con protecmuñeca, aunque depende de
la biomecánica del
brazo la incidencia de
lesiones en codo y
hombro.
En el telemark las fijaciones están
libres por la parte trasera, las botas
y los esquís son mucho más flexibles
comparado con el esquí alpino, aunque actualmente se utilizan esquís
muy parecidos a los del esquí alpino.
No se asocian tanto a lesiones de ligamentos y meniscos de rodilla como en alpino ni a fracturas de tren
inferior. El índice lesional se sitúa en
torno a 8,9/1000 días de esquí,
siendo el 27% en rodilla,18% pulgar
y 12% hombro. Solo un 15% de las
entorsis de rodilla hacen referencia
a una posible meniscopatía o patología de LCA, frente al 90% del esquí
alpino. Esto se debe a que el tobillo
está mucho más suelto, y no hay
una fijación por su parte posterior,
por lo que tenemos otra articulación
aparte de la rodilla que absorbe el
estrés torsional.
Es curioso observar que existe
una mayor incidencia de lesiones en
función de la hora del día, mayoritariamente ocurren entre las 11-12h
y las 14-16h, horarios de más
afluencia. La edad se sitúa entren
los 30 y los 49 años. Existe una correlación muy importante entre el nivel técnico y la lesión, ya que los muy
experimentados apenas se lesionan.
Los principiantes
tienen más lesiones
en muñeca/brazo
(46%) que los exLuxación cubital
pertos (20%), por
el contrario los expertos tienen más
lesiones de cabeza/
cuello que los principiantes (17%
vs 13%, pues son los que hacen
más actividades de riesgo (saltos,
halfpipe, etc.).
Las lesiones de tobillo son pocas
(5%), sobretodo si se utilizan botas
híbridas.
En relación a esta estadística los
consejos preventivos de la US
Snowboard Team son:
• Seguir un correcto programa
de preparación física.
36
74,1%
hombres
25,9%
mujeres
45,2%
principiantes
31,4%
nivel medio
23,4%
expertos
49,1%
patología del tren superior
35%
muñeca/mano
15%
hombro
15%
cuello/cara
12%
tobillo. 3% fracturas de calcáneo
• Usar equipación correcta, botas
híbridas para los principiantes.
• Aprender con un instructor entrenado.
• Usar protecciones de muñeca o
trabajar con el puño cerrado.
• Usar casco.
• Practicar en áreas reservadas
para snowboard.
37
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 36
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
TELEMARK
SNOWBOARD
El snow es una especialidad olímpica cuya popularidad va “in crescendo”
así como también las estadísticas lesionales. En competición es obligatorio protegerse con casco, gafas,
máscara, protecciones de muñecas y
antebrazos. Las botas pueden ser
blandas, con mayor índice de lesiones
en tobillo, y duras, proporcionando
mejor soporte y estabilidad pero con
mayor índice de lesión en rodillas. Así
pues unas botas híbridas (mixtas) serán más convenientes en los deportistas principiantes para prevenir lesiones.
Fractura escafoide
Fractura radio
Carpo
Cúbito
Figura 13. Localización de las lesiones en el brazo por la práctica del snowboard.
Los estudios estadísticos realizados por Thomas Moore del Rocky
Mountain Sports Medicine y
Orthopedic Clinic (Colorado) muestran
que las lesiones de la extremidad superior se equilibran con las de la extremidad inferior, y que tanto en las lesiones de tobillo como de muñeca, el
50% son fracturas (Figura 13).
Consideraciones
específicas
Observamos los siguientes porcentajes estadísticos:
La incidencia lesional por especialidad es la siguiente:
14,2±5,3 /1.000 carreras, para saltos
6,1±1,8 para snowboarders
3,1±0,9 para halfpipe
Hay
nución
mano,
tor de
estudios que relatan la dismidel 85% del índice lesional en
muñeca y brazo con protecmuñeca, aunque depende de
la biomecánica del
brazo la incidencia de
lesiones en codo y
hombro.
En el telemark las fijaciones están
libres por la parte trasera, las botas
y los esquís son mucho más flexibles
comparado con el esquí alpino, aunque actualmente se utilizan esquís
muy parecidos a los del esquí alpino.
No se asocian tanto a lesiones de ligamentos y meniscos de rodilla como en alpino ni a fracturas de tren
inferior. El índice lesional se sitúa en
torno a 8,9/1000 días de esquí,
siendo el 27% en rodilla,18% pulgar
y 12% hombro. Solo un 15% de las
entorsis de rodilla hacen referencia
a una posible meniscopatía o patología de LCA, frente al 90% del esquí
alpino. Esto se debe a que el tobillo
está mucho más suelto, y no hay
una fijación por su parte posterior,
por lo que tenemos otra articulación
aparte de la rodilla que absorbe el
estrés torsional.
Es curioso observar que existe
una mayor incidencia de lesiones en
función de la hora del día, mayoritariamente ocurren entre las 11-12h
y las 14-16h, horarios de más
afluencia. La edad se sitúa entren
los 30 y los 49 años. Existe una correlación muy importante entre el nivel técnico y la lesión, ya que los muy
experimentados apenas se lesionan.
Los principiantes
tienen más lesiones
en muñeca/brazo
(46%) que los exLuxación cubital
pertos (20%), por
el contrario los expertos tienen más
lesiones de cabeza/
cuello que los principiantes (17%
vs 13%, pues son los que hacen
más actividades de riesgo (saltos,
halfpipe, etc.).
Las lesiones de tobillo son pocas
(5%), sobretodo si se utilizan botas
híbridas.
En relación a esta estadística los
consejos preventivos de la US
Snowboard Team son:
• Seguir un correcto programa
de preparación física.
36
74,1%
hombres
25,9%
mujeres
45,2%
principiantes
31,4%
nivel medio
23,4%
expertos
49,1%
patología del tren superior
35%
muñeca/mano
15%
hombro
15%
cuello/cara
12%
tobillo. 3% fracturas de calcáneo
• Usar equipación correcta, botas
híbridas para los principiantes.
• Aprender con un instructor entrenado.
• Usar protecciones de muñeca o
trabajar con el puño cerrado.
• Usar casco.
• Practicar en áreas reservadas
para snowboard.
37
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 38
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Medicina del
esquí de fondo
ASPECTOS FISIOLÓGICOS
Se trata de un deporte que requiere una gran exigencia tanto cardiovascular o central como muscular o periférica. La mejor edad donde
aparece el máximo rendimiento es
por lo general entre los 25 y 35
años. Los parámetros predictivos
del rendimiento son el VO2 máx. (laboratorio), umbral anaeróbico y la
resistencia
del
tren
superior.
Algunos autores relatan que un valor predictivo del buen rendimiento,
es la potencia generada (W/kg) y
W/kg2/3 en un ergómetro de brazos.
Otros autores hacen referencia como predicción al VO2 máx. en
ml/kg2/3/min, ya que el coste energético para el esquí en relación al peso
corporal disminuiría con el peso del
cuerpo, aunque no está claro, principalmente en mujeres. Incluso se ha
sugerido en hombres no relacionar
el VO2 con el peso en relación a la
predicción del rendimiento mientras
que en mujeres sí. Existen otros factores como el material, enceraje,
etc. que pueden marcar diferencias
significativas en la valoración del rendimiento deportivo, sin contar la dureza de las condiciones climatológicas en las que compiten.
Los practicantes de este deporte
presentan una capacidad aeróbica
elevada en relación a otros deportes, y si hacemos un repaso bibliográfico observaremos que se han
descrito valores cercanos a los 90
ml/kg2/3/min. A la misma velocidad
que una persona corriendo, en la
práctica del esquí de fondo se tiene
10 ml/kg2/3/min más. Algunos autores prefieren valorar el VO2 máx. en
ml/kg2/3/min como más predictivo del
rendimiento, e incluso se ha dicho
que para ganar una Copa del Mundo
se requiere como mínimo un potencial aeróbico de 350 y 290
ml/kg2/3/min para hombres y mujeres, respectivamente. Los valores
medios de nuestro equipo nacional
se sitúan torno a los 77,5±7,6
ml/kg2/3/min.
En relación a la resistencia aeróbica, si evaluamos la intensidad del
38
esfuerzo en porcentaje de utilización
del VO2 máx., durante toda una carrera de esquí de fondo no hay más
variación que un 10%, mientras que
en una carrera de 15-30 km puede
ir entre el 90-95%, en una de 50
km irá al 85-90%, sin que existan
diferencias significativas entre los
dos estilos. Aunque la velocidad sea
mayor practicando el estilo paso patinador, el gasto energético aumenta con la práctica del estilo clásico.
Autores relatan que el clásico tiene
más demanda energética, un 10%
de VO2 máx. y una FC superior en
un 6%.
en piruvato se oxide en la mitocondria (lactato como substrato). Así
pues la energía anaeróbica contribuye de forma significativa. Se ha descrito que en carreras de 15 km la
contribución de la energía anaeróbica
supone un 10% del total de la energía utilizada. Así podremos describir:
La técnica de empuje implica una
gran exigencia del tren superior,
principalmente en el paso patinador,
lo cual ha influido de forma significativa en la metodología del entrenamiento. Se han hecho estudios donde se ha demostrado en laboratorio
que utilizando únicamente tren superior se ha alcanzado el 90% del VO2
máx. total, e incluso se ha comparado con deportistas de canoa y se ha
observado que los esquiadores de
fondo tienen un VO2 máx. más elevado que ellos utilizando sólo brazos.
En relación a la fuerza muscular de
tren inferior, hay estudios que demuestran que los esquiadores de
fondo tienen una fuerza isométrica
de cuádriceps menor que los de alpino pero mayor que un corredor de
800 m.
• Pruebas de duración media, el
esquiador va al límite de su VO2
máx., normalmente por encima
del umbral anaeróbico, manteniendo unas cifras de lactatemia próximas al umbral. No llega a agotar las reservas de
glucógeno muscular.
• Pruebas de corta duración:
<45’, el esquiador suministra
una potencia superior a su VO2
máx. En gran parte del recorrido, usando el metabolismo
anaeróbico láctico y recuperando en las bajadas.
• Pruebas de larga duración, >2h
el esquiador va por debajo de su
umbral anaeróbico, salvo en tramos finales. El factor limitante
será las reservas de glúcidos en
hígado y músculo, y en segundo
lugar su capacidad aeróbica.
Fibras musculares. Autores nórdicos han descrito una predominan-
cia de fibras lentas en vasto lateral,
en deltoides y tríceps braquial (7075% ST), aunque menos que los
maratonianos (80%).
Perfil antropométrico
Generalmente presentan un somatotipo ectomesomorfo, siendo
su porcentaje graso entre 7,5%
y 10,5% (Faulkner), la media del
porcentaje graso del equipo nacional es de 8,5%±1,2, destacando
su componente mesomorfo, cuya
significación está de acuerdo con
la evolución de esta modalidad,
por cuánto que los circuitos actuales exigen un gran empleo de
la fuerza, conjuntamente con la
resistencia y potencia aeróbica.
La valoración de los pliegues
cutáneos, principalmente en las
mujeres, ha de realizarse conjuntamente con los hábitos alimentarios y con la evaluación del entrenamiento, nunca por si sólo, ya
que podríamos caer en grandes
errores si sólo valoramos la composición corporal (Tabla 9).
Preparación física
Se trata de aumentar la resistencia orgánica general y la adaptación
cardiocirculatoria al esfuerzo para
TABLA 9. VALORACIÓN DE PLIEGUES CUTÁNEOS
El incremento de la vía aeróbica y
las características de sus fibras
musculares, condicionan que el acúmulo de lactato sea menor que en
los especialistas alpinos. Así desde
el punto de vista anaeróbico hemos
observado niveles de lactato de 510 mmol/l después de una carrera
corta. La velocidad alta, las carreras
cortas y el perfil del circuito contribuyen a que haya más acumulación
de lactato, aún en carreras de alrededor de 1 h, y es por esto que muchos autores inciden en la importancia del “turnover” de lactato que en
el organismo ha de ser elevado, es
decir, que después de la conversión
Peso corporal
Pliegues
Interpretación
Igual
Igual
Se mantiene PM o PG
Igual
Aumenta
Disminuye PM y aumenta PG
Igual
Disminuye
Aumenta PM y disminuye PG
Aumenta
Mantiene
Aumenta PM o fluidos, disminuye PG
Aumenta
Aumenta
Aumenta PG y posible PM
Aumenta
Disminuye
Disminuye PG, aumenta PM
Disminuye
Mantiene
Disminuye PM, mantiene PG
Disminuye
Aumenta
Disminuye PM y aumenta PG
Disminuye
Disminuye
Disminuye PG y posible disminución PM
PM: peso muscular; PG: peso graso.
39
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 38
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Medicina del
esquí de fondo
ASPECTOS FISIOLÓGICOS
Se trata de un deporte que requiere una gran exigencia tanto cardiovascular o central como muscular o periférica. La mejor edad donde
aparece el máximo rendimiento es
por lo general entre los 25 y 35
años. Los parámetros predictivos
del rendimiento son el VO2 máx. (laboratorio), umbral anaeróbico y la
resistencia
del
tren
superior.
Algunos autores relatan que un valor predictivo del buen rendimiento,
es la potencia generada (W/kg) y
W/kg2/3 en un ergómetro de brazos.
Otros autores hacen referencia como predicción al VO2 máx. en
ml/kg2/3/min, ya que el coste energético para el esquí en relación al peso
corporal disminuiría con el peso del
cuerpo, aunque no está claro, principalmente en mujeres. Incluso se ha
sugerido en hombres no relacionar
el VO2 con el peso en relación a la
predicción del rendimiento mientras
que en mujeres sí. Existen otros factores como el material, enceraje,
etc. que pueden marcar diferencias
significativas en la valoración del rendimiento deportivo, sin contar la dureza de las condiciones climatológicas en las que compiten.
Los practicantes de este deporte
presentan una capacidad aeróbica
elevada en relación a otros deportes, y si hacemos un repaso bibliográfico observaremos que se han
descrito valores cercanos a los 90
ml/kg2/3/min. A la misma velocidad
que una persona corriendo, en la
práctica del esquí de fondo se tiene
10 ml/kg2/3/min más. Algunos autores prefieren valorar el VO2 máx. en
ml/kg2/3/min como más predictivo del
rendimiento, e incluso se ha dicho
que para ganar una Copa del Mundo
se requiere como mínimo un potencial aeróbico de 350 y 290
ml/kg2/3/min para hombres y mujeres, respectivamente. Los valores
medios de nuestro equipo nacional
se sitúan torno a los 77,5±7,6
ml/kg2/3/min.
En relación a la resistencia aeróbica, si evaluamos la intensidad del
38
esfuerzo en porcentaje de utilización
del VO2 máx., durante toda una carrera de esquí de fondo no hay más
variación que un 10%, mientras que
en una carrera de 15-30 km puede
ir entre el 90-95%, en una de 50
km irá al 85-90%, sin que existan
diferencias significativas entre los
dos estilos. Aunque la velocidad sea
mayor practicando el estilo paso patinador, el gasto energético aumenta con la práctica del estilo clásico.
Autores relatan que el clásico tiene
más demanda energética, un 10%
de VO2 máx. y una FC superior en
un 6%.
en piruvato se oxide en la mitocondria (lactato como substrato). Así
pues la energía anaeróbica contribuye de forma significativa. Se ha descrito que en carreras de 15 km la
contribución de la energía anaeróbica
supone un 10% del total de la energía utilizada. Así podremos describir:
La técnica de empuje implica una
gran exigencia del tren superior,
principalmente en el paso patinador,
lo cual ha influido de forma significativa en la metodología del entrenamiento. Se han hecho estudios donde se ha demostrado en laboratorio
que utilizando únicamente tren superior se ha alcanzado el 90% del VO2
máx. total, e incluso se ha comparado con deportistas de canoa y se ha
observado que los esquiadores de
fondo tienen un VO2 máx. más elevado que ellos utilizando sólo brazos.
En relación a la fuerza muscular de
tren inferior, hay estudios que demuestran que los esquiadores de
fondo tienen una fuerza isométrica
de cuádriceps menor que los de alpino pero mayor que un corredor de
800 m.
• Pruebas de duración media, el
esquiador va al límite de su VO2
máx., normalmente por encima
del umbral anaeróbico, manteniendo unas cifras de lactatemia próximas al umbral. No llega a agotar las reservas de
glucógeno muscular.
• Pruebas de corta duración:
<45’, el esquiador suministra
una potencia superior a su VO2
máx. En gran parte del recorrido, usando el metabolismo
anaeróbico láctico y recuperando en las bajadas.
• Pruebas de larga duración, >2h
el esquiador va por debajo de su
umbral anaeróbico, salvo en tramos finales. El factor limitante
será las reservas de glúcidos en
hígado y músculo, y en segundo
lugar su capacidad aeróbica.
Fibras musculares. Autores nórdicos han descrito una predominan-
cia de fibras lentas en vasto lateral,
en deltoides y tríceps braquial (7075% ST), aunque menos que los
maratonianos (80%).
Perfil antropométrico
Generalmente presentan un somatotipo ectomesomorfo, siendo
su porcentaje graso entre 7,5%
y 10,5% (Faulkner), la media del
porcentaje graso del equipo nacional es de 8,5%±1,2, destacando
su componente mesomorfo, cuya
significación está de acuerdo con
la evolución de esta modalidad,
por cuánto que los circuitos actuales exigen un gran empleo de
la fuerza, conjuntamente con la
resistencia y potencia aeróbica.
La valoración de los pliegues
cutáneos, principalmente en las
mujeres, ha de realizarse conjuntamente con los hábitos alimentarios y con la evaluación del entrenamiento, nunca por si sólo, ya
que podríamos caer en grandes
errores si sólo valoramos la composición corporal (Tabla 9).
Preparación física
Se trata de aumentar la resistencia orgánica general y la adaptación
cardiocirculatoria al esfuerzo para
TABLA 9. VALORACIÓN DE PLIEGUES CUTÁNEOS
El incremento de la vía aeróbica y
las características de sus fibras
musculares, condicionan que el acúmulo de lactato sea menor que en
los especialistas alpinos. Así desde
el punto de vista anaeróbico hemos
observado niveles de lactato de 510 mmol/l después de una carrera
corta. La velocidad alta, las carreras
cortas y el perfil del circuito contribuyen a que haya más acumulación
de lactato, aún en carreras de alrededor de 1 h, y es por esto que muchos autores inciden en la importancia del “turnover” de lactato que en
el organismo ha de ser elevado, es
decir, que después de la conversión
Peso corporal
Pliegues
Interpretación
Igual
Igual
Se mantiene PM o PG
Igual
Aumenta
Disminuye PM y aumenta PG
Igual
Disminuye
Aumenta PM y disminuye PG
Aumenta
Mantiene
Aumenta PM o fluidos, disminuye PG
Aumenta
Aumenta
Aumenta PG y posible PM
Aumenta
Disminuye
Disminuye PG, aumenta PM
Disminuye
Mantiene
Disminuye PM, mantiene PG
Disminuye
Aumenta
Disminuye PM y aumenta PG
Disminuye
Disminuye
Disminuye PG y posible disminución PM
PM: peso muscular; PG: peso graso.
39
13:57
Página 40
Medicina del
esquí de fondo
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
soportar sin sobrecarga el entrenamiento, los desplazamientos y las
competiciones. El volumen de entrenamiento realizado durante la pretemporada, tiene como principal objetivo ir aumentando su captación
máxima de oxígeno hasta llegar al potencial máximo según las posibilidades fisiológicas de cada uno.
Teniendo en cuenta el perfil de los
circuitos, ha aumentado considerablemente el trabajo de fuerza, tanto
de tren superior como inferior y principalmente en lo que se refiere al
componente fuerza-resistencia.
TABLA 11. P.ESPECIFICA (roll-esquís)
Estadio
Tiempo
(min)
Pte
(%)
V
(km/h)
1
3
1
12
2
3
2
12
3
3
2,5
12
4
3
3
12
5
3
3,5
12
6
3
4
12
FC
Lact.
mM/l
Estadio
Tiempo
(min)
Pte
(%)
V
(km/h)
1
3
6
6
2
3
8
6,5
3
3
10
7
4
3
12
7,5
5
3
14
8
6
3
16
8,5
FC
Lact.
mM/l
• E4: Ritmo de VO2 máx. 92100%. Lactato >6 mM/l.
En pre-temporada, cuando se hace un volumen importante de entrenamiento en roll-esquí utilizamos un
test ergométrico mucho más específico, en un tapíz de dimensiones
muy superiores al estándar y con
roll-esquí, utilizando el siguiente protocolo:
Test de tren superior. Se alcanza un porcentaje de VO2 máx. en relación al VO2 máx. alcanzado en tapiz, que oscila en un rango del 60%
al 85%. Se utiliza un test de 1-9’,
tiempo en que el esquiador utiliza la
técnica de “doble poling” (empuja), y
se valora el trabajo total acumulado
en un ergómetro especializado en
tren superior.
Valoración de los datos de laboratorio. La valoración funcional, por regla
general, la realizamos en tapiz siguiendo
el protocolo de Martin y col (Figura 14,
Tabla 10). También, y teniendo en cuenta que durante la pre-temporada se entrena un volumen importante en roll-esquí, realizamos un test más específico,
en un tapiz de grandes dimensiones y
TABLA 10. P.GENERAL
Empieza glicólisis anaerobia, sesiones de 30-40’.
Figura 15. Test de laboratorio
más específico sobre roll esquís
y con bastones.
sobre roll-esquís y con bastones (Figura
15, Tabla 11).
El tiempo máximo alcanzado es
un buen indicador de la actual forma
física. Es importante graficar la FC,
el lactato/velocidad y la pendiente
(Figura 17). Es fácil identificar el
punto de inflexión de la curva del lactato, y en relación a la FC máxima
podemos identificar 4 zonas de entrenamiento:
• E1: Ritmo lento o de recuperación activa: 65-75%, ritmo lento
larga duración. Metabolismo de
las grasas como fuente lactato
>2 mM/l.
guientes intensidades: fácil, moderadamente fácil, moderada, fuerte y
extremadamente fuerte.
Las primeras dos series han de
ser similares a E1 y E2. El tercer intervalo es el ritmo de una carrera
larga (50 km) la cuarta de una carrera de 5 km y la última máxima intensidad. Se grafica la HR/lactato o
lactato/velocidad. Igualmente el test
lo procedemos a realizar sólo cuando empuja, siendo la distancia algo
más corta, o bien realizamos lactatemias exclusivamente para controlar si el entrenamiento que realizan
es el adecuado (Figura 16).
Test de lactato en campo. Son
mucho más específicos, si bien las
condiciones ambientales como temperatura y velocidad del viento no se
pueden controlar. Se procede a 5
series de 1,25 a 1,50 km de distancia, aumentando la intensidad. La
escala de Borg determina las si-
Figura 16. Toma de muestra para la
realización del test de lactato.
TEST DE CAMPO (JJG/04)
190
12
170
10
150
8
130
6
110
4
90
70
• E2: Ritmo medio entre el 75-85%
FC máx. Metabolismo de CH, entre 1-3 h lactato 2-4 mM/l.
Figura 14. Pruebas realizadas en
el laboratorio para valorar la
preparación física general del
deportista.
40
• E3: Ritmo alto entre el 85-92%
HR máx. entreno de umbral
anaeróbico, lactato 4-6 mM/l.
Lact (mM/l)
5/3/07
FC
SD SKI 260207
2
50
0
E 1
E 2
E 3
E 4
E 5
FC (lpm)
Lact (mM/l)
Figura 17. Graficación del test de
campo realizado en nieve.
41
13:57
Página 40
Medicina del
esquí de fondo
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
soportar sin sobrecarga el entrenamiento, los desplazamientos y las
competiciones. El volumen de entrenamiento realizado durante la pretemporada, tiene como principal objetivo ir aumentando su captación
máxima de oxígeno hasta llegar al potencial máximo según las posibilidades fisiológicas de cada uno.
Teniendo en cuenta el perfil de los
circuitos, ha aumentado considerablemente el trabajo de fuerza, tanto
de tren superior como inferior y principalmente en lo que se refiere al
componente fuerza-resistencia.
TABLA 11. P.ESPECIFICA (roll-esquís)
Estadio
Tiempo
(min)
Pte
(%)
V
(km/h)
1
3
1
12
2
3
2
12
3
3
2,5
12
4
3
3
12
5
3
3,5
12
6
3
4
12
FC
Lact.
mM/l
Estadio
Tiempo
(min)
Pte
(%)
V
(km/h)
1
3
6
6
2
3
8
6,5
3
3
10
7
4
3
12
7,5
5
3
14
8
6
3
16
8,5
FC
Lact.
mM/l
• E4: Ritmo de VO2 máx. 92100%. Lactato >6 mM/l.
En pre-temporada, cuando se hace un volumen importante de entrenamiento en roll-esquí utilizamos un
test ergométrico mucho más específico, en un tapíz de dimensiones
muy superiores al estándar y con
roll-esquí, utilizando el siguiente protocolo:
Test de tren superior. Se alcanza un porcentaje de VO2 máx. en relación al VO2 máx. alcanzado en tapiz, que oscila en un rango del 60%
al 85%. Se utiliza un test de 1-9’,
tiempo en que el esquiador utiliza la
técnica de “doble poling” (empuja), y
se valora el trabajo total acumulado
en un ergómetro especializado en
tren superior.
Valoración de los datos de laboratorio. La valoración funcional, por regla
general, la realizamos en tapiz siguiendo
el protocolo de Martin y col (Figura 14,
Tabla 10). También, y teniendo en cuenta que durante la pre-temporada se entrena un volumen importante en roll-esquí, realizamos un test más específico,
en un tapiz de grandes dimensiones y
TABLA 10. P.GENERAL
Empieza glicólisis anaerobia, sesiones de 30-40’.
Figura 15. Test de laboratorio
más específico sobre roll esquís
y con bastones.
sobre roll-esquís y con bastones (Figura
15, Tabla 11).
El tiempo máximo alcanzado es
un buen indicador de la actual forma
física. Es importante graficar la FC,
el lactato/velocidad y la pendiente
(Figura 17). Es fácil identificar el
punto de inflexión de la curva del lactato, y en relación a la FC máxima
podemos identificar 4 zonas de entrenamiento:
• E1: Ritmo lento o de recuperación activa: 65-75%, ritmo lento
larga duración. Metabolismo de
las grasas como fuente lactato
>2 mM/l.
guientes intensidades: fácil, moderadamente fácil, moderada, fuerte y
extremadamente fuerte.
Las primeras dos series han de
ser similares a E1 y E2. El tercer intervalo es el ritmo de una carrera
larga (50 km) la cuarta de una carrera de 5 km y la última máxima intensidad. Se grafica la HR/lactato o
lactato/velocidad. Igualmente el test
lo procedemos a realizar sólo cuando empuja, siendo la distancia algo
más corta, o bien realizamos lactatemias exclusivamente para controlar si el entrenamiento que realizan
es el adecuado (Figura 16).
Test de lactato en campo. Son
mucho más específicos, si bien las
condiciones ambientales como temperatura y velocidad del viento no se
pueden controlar. Se procede a 5
series de 1,25 a 1,50 km de distancia, aumentando la intensidad. La
escala de Borg determina las si-
Figura 16. Toma de muestra para la
realización del test de lactato.
TEST DE CAMPO (JJG/04)
190
12
170
10
150
8
130
6
110
4
90
70
• E2: Ritmo medio entre el 75-85%
FC máx. Metabolismo de CH, entre 1-3 h lactato 2-4 mM/l.
Figura 14. Pruebas realizadas en
el laboratorio para valorar la
preparación física general del
deportista.
40
• E3: Ritmo alto entre el 85-92%
HR máx. entreno de umbral
anaeróbico, lactato 4-6 mM/l.
Lact (mM/l)
5/3/07
FC
SD SKI 260207
2
50
0
E 1
E 2
E 3
E 4
E 5
FC (lpm)
Lact (mM/l)
Figura 17. Graficación del test de
campo realizado en nieve.
41
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 42
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Medicina del
esquí de fondo
ASPECTOS PATOLÓGICOS
La problemática médica del esquí
de fondo viene dada por las infecciones y las lesiones por sobresolicitación.
En un estudio epidemiológico realizado en Suecia, se observó que el
74% de los practicantes de esquí
de fondo dejaron de entrenar por
patología infecciosa. Las infecciones
del tracto respiratorio superior fueron las más frecuentes 92,3%, la
mayoría de las cuales fueron en invierno. Provocaron una media de
ausencia del entrenamiento de 7 días, y aparecieron en los mesociclos
de entrenamiento de mayor carga,
inductores de inmunodeficiencia. Las
del tracto respiratorio son mucho
más frecuentes que otras como
mononucleosis infecciosa, lesiones
dermatológicas, procesos gastrointestinales y del tracto urinario. El pico máximo de infecciones es en enero. Se da el caso que es un sector
de población que es fácil que vuelva
a entrenar cuando todavía no está
bien curado. La Federación Sueca
de carreras de orientación, en relación a una serie de muertes súbitas
que sucedieron durante el período
entre 1979-1992 en jóvenes atletas de esquí de orientación, iniciaron
un estudio mediante cuestionarios
realizados a 406 practicantes, y llegaron a la conclusión que una de las
causas más importantes que hubieran podido desencadenar la muerte
súbita fue entrenar o competir sin
haberse recuperado completamente
de alguna enfermedad común (Kail,
B 1996).
Infecciones de las vías aéreas superiores
• Resfriado común. En la mayoría
de ocasiones es de origen viral
(95%), aunque observemos esputo purulento, producido por
una proteína, la mieloperoxidasa.
• Rinosinusitis. Inflamación de la
mucosa nasal y senos paranasales. Generalmente viral (90%) y
1 de cada 50 progresa a una sinusitis bacteriana.
• Sinusitis bacteriana. General-
42
mente con indicadores de infección bacteriana presentes que
tratamos con amoxicilina o bien
con cefaloxina si pensamos en
infección por estafilococus.
• Faringitis. Generalmente viral
(60%-80%). Se cuestiona la administración de los antibióticos,
sólo para las complicaciones de
los estreptococos (prevención
fiebre reumática o absceso periamigdalar).
• Infecciones por estreptococos
B-hemolíticos. Causan del 536% de todas las faringitis y el
15% de las del adulto. Fiebre,
ganglios laterocervicales. Hemos
de administrar penicilina ya que
sino pueden crear muchas resistencias antibióticas, o fiebre reumática con historia de valvulopatía.
• Bronquitis aguda. Proceso catarral de larga duración (3 semanas), etiología viral (90%) con esputo purulento o no, diagnóstico
por Rx, auscultación pulmonar,
fiebre, taquicardia. El 5-10% de
los casos es producido por
Chlamydia pneumoniae, micoplasma o pertusso. El proceso viral
puede inducir a una hiper-reactividad bronquial, cuando se alarga.
Utilizamos antibióticos (controversia por las resistencias que se están observando a la PNC, cefalosporinas y macrólidos).
tología asmática. Después del esfuerzo aparece una clínica de episodios de
tos, dolor/quemazón torácico, sensación de un proceso catarral mal curado, que puede durar de 24 a 48 h
post esfuerzo. En ocasiones son deportistas que refieren historia clínica
de atopía, alergias o procesos catarrales de vías altas recidivantes.
zará tratamiento con beta agonistas (corta y mediana duración), inhibidores de leucotrienios o cromoglicato disódico, según la pauta establecida por el médico especialista.
En caso que los síntomas sean más
severos, se utilizarán corticoides inhalados o beta agonistas de larga
duración.
La FIS incluye 4 opciones para poder diagnosticar un AIE, y poder
realizar el tratamiento adecuado,
utilizando medicamentos incluidos en
la lista de sustancias dopantes:
Cuando las condiciones atmosféricas son muy adversas, es importante aplicar todo tipo de prevención para no desencadenar AIE, y aparte del
tratamiento farmacológico y el calentamiento específico, también se suelen utilizar válvulas que calientan el aire, tal como ilustra la foto.
• Test broncodilatador. Será positivo cuando la FEV1 sea 12%
superior al administrar un B2
agonista.
• Determinación de parámetros
funcionales ventilatorios pre y
post esfuerzo, hasta 30’ post
esfuerzo. Existirá hiperreactividad bronquial cuando la FEV1
disminuya un 10%.
• Respuesta broncoconstrictora,
definida por la reducción de un
15% de la FEV1 tras la administración de un aerosol hipertónico.
• Respuesta broncoconstrictora
positiva tras la administración
de metacolina.
En procesos poco relevantes, o
como forma de prevención se reali-
• Proceso gripal. Postración, mialgias, fiebre, etc. Tratamiento
sintomático. Es muy importante
utilizar mascarilla durante los viajes.
Asma
En deportes de invierno la incidencia de asma inducida por esfuerzo
(AIE) es de alrededor de un 35%, con
mayor incidencia en la disciplina de esquí de fondo. Existe una hiperreactividad bronquial latente que se desencadena principalmente por el aire frío,
seco, y al realizar un ejercicio exhausto. Muchos de los afectados no necesariamente tienen clínica clásica de pa-
Pruebas de laboratorio realizadas
para diagnosticar el asma inducido por esfuerzo.
Patología ocular
Se ha descrito patología del ojo
en relación a la hipotermia ya que
se ha observado que los ojos están
directamente expuestos en disciplinas de larga distancia en deportes
de invierno. Se ha podido observar
que la parte inferior de la conjuntiva
se lesiona frecuentemente si no se
protege. El hielo en los párpados
puede causar patología. La parte inferior de la córnea está constantemente expuesta mientras que la superior se protege con el parpadeo.
Esto produce hiperemia, edema y
erosiones en la córnea. Causa rubor, dolor y lacrimeo. Estas erosiones pueden inducir infecciones. La
mejor prevención es utilizar gafas,
tanto en ambientes competitivos como lúdicos. Es importante sacarse
el hielo de los párpados constantemente, lo cual prevendrá lesiones
corneales. Es importante evitar la
exposición al viento, bajas tempera-
43
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 42
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Medicina del
esquí de fondo
ASPECTOS PATOLÓGICOS
La problemática médica del esquí
de fondo viene dada por las infecciones y las lesiones por sobresolicitación.
En un estudio epidemiológico realizado en Suecia, se observó que el
74% de los practicantes de esquí
de fondo dejaron de entrenar por
patología infecciosa. Las infecciones
del tracto respiratorio superior fueron las más frecuentes 92,3%, la
mayoría de las cuales fueron en invierno. Provocaron una media de
ausencia del entrenamiento de 7 días, y aparecieron en los mesociclos
de entrenamiento de mayor carga,
inductores de inmunodeficiencia. Las
del tracto respiratorio son mucho
más frecuentes que otras como
mononucleosis infecciosa, lesiones
dermatológicas, procesos gastrointestinales y del tracto urinario. El pico máximo de infecciones es en enero. Se da el caso que es un sector
de población que es fácil que vuelva
a entrenar cuando todavía no está
bien curado. La Federación Sueca
de carreras de orientación, en relación a una serie de muertes súbitas
que sucedieron durante el período
entre 1979-1992 en jóvenes atletas de esquí de orientación, iniciaron
un estudio mediante cuestionarios
realizados a 406 practicantes, y llegaron a la conclusión que una de las
causas más importantes que hubieran podido desencadenar la muerte
súbita fue entrenar o competir sin
haberse recuperado completamente
de alguna enfermedad común (Kail,
B 1996).
Infecciones de las vías aéreas superiores
• Resfriado común. En la mayoría
de ocasiones es de origen viral
(95%), aunque observemos esputo purulento, producido por
una proteína, la mieloperoxidasa.
• Rinosinusitis. Inflamación de la
mucosa nasal y senos paranasales. Generalmente viral (90%) y
1 de cada 50 progresa a una sinusitis bacteriana.
• Sinusitis bacteriana. General-
42
mente con indicadores de infección bacteriana presentes que
tratamos con amoxicilina o bien
con cefaloxina si pensamos en
infección por estafilococus.
• Faringitis. Generalmente viral
(60%-80%). Se cuestiona la administración de los antibióticos,
sólo para las complicaciones de
los estreptococos (prevención
fiebre reumática o absceso periamigdalar).
• Infecciones por estreptococos
B-hemolíticos. Causan del 536% de todas las faringitis y el
15% de las del adulto. Fiebre,
ganglios laterocervicales. Hemos
de administrar penicilina ya que
sino pueden crear muchas resistencias antibióticas, o fiebre reumática con historia de valvulopatía.
• Bronquitis aguda. Proceso catarral de larga duración (3 semanas), etiología viral (90%) con esputo purulento o no, diagnóstico
por Rx, auscultación pulmonar,
fiebre, taquicardia. El 5-10% de
los casos es producido por
Chlamydia pneumoniae, micoplasma o pertusso. El proceso viral
puede inducir a una hiper-reactividad bronquial, cuando se alarga.
Utilizamos antibióticos (controversia por las resistencias que se están observando a la PNC, cefalosporinas y macrólidos).
tología asmática. Después del esfuerzo aparece una clínica de episodios de
tos, dolor/quemazón torácico, sensación de un proceso catarral mal curado, que puede durar de 24 a 48 h
post esfuerzo. En ocasiones son deportistas que refieren historia clínica
de atopía, alergias o procesos catarrales de vías altas recidivantes.
zará tratamiento con beta agonistas (corta y mediana duración), inhibidores de leucotrienios o cromoglicato disódico, según la pauta establecida por el médico especialista.
En caso que los síntomas sean más
severos, se utilizarán corticoides inhalados o beta agonistas de larga
duración.
La FIS incluye 4 opciones para poder diagnosticar un AIE, y poder
realizar el tratamiento adecuado,
utilizando medicamentos incluidos en
la lista de sustancias dopantes:
Cuando las condiciones atmosféricas son muy adversas, es importante aplicar todo tipo de prevención para no desencadenar AIE, y aparte del
tratamiento farmacológico y el calentamiento específico, también se suelen utilizar válvulas que calientan el aire, tal como ilustra la foto.
• Test broncodilatador. Será positivo cuando la FEV1 sea 12%
superior al administrar un B2
agonista.
• Determinación de parámetros
funcionales ventilatorios pre y
post esfuerzo, hasta 30’ post
esfuerzo. Existirá hiperreactividad bronquial cuando la FEV1
disminuya un 10%.
• Respuesta broncoconstrictora,
definida por la reducción de un
15% de la FEV1 tras la administración de un aerosol hipertónico.
• Respuesta broncoconstrictora
positiva tras la administración
de metacolina.
En procesos poco relevantes, o
como forma de prevención se reali-
• Proceso gripal. Postración, mialgias, fiebre, etc. Tratamiento
sintomático. Es muy importante
utilizar mascarilla durante los viajes.
Asma
En deportes de invierno la incidencia de asma inducida por esfuerzo
(AIE) es de alrededor de un 35%, con
mayor incidencia en la disciplina de esquí de fondo. Existe una hiperreactividad bronquial latente que se desencadena principalmente por el aire frío,
seco, y al realizar un ejercicio exhausto. Muchos de los afectados no necesariamente tienen clínica clásica de pa-
Pruebas de laboratorio realizadas
para diagnosticar el asma inducido por esfuerzo.
Patología ocular
Se ha descrito patología del ojo
en relación a la hipotermia ya que
se ha observado que los ojos están
directamente expuestos en disciplinas de larga distancia en deportes
de invierno. Se ha podido observar
que la parte inferior de la conjuntiva
se lesiona frecuentemente si no se
protege. El hielo en los párpados
puede causar patología. La parte inferior de la córnea está constantemente expuesta mientras que la superior se protege con el parpadeo.
Esto produce hiperemia, edema y
erosiones en la córnea. Causa rubor, dolor y lacrimeo. Estas erosiones pueden inducir infecciones. La
mejor prevención es utilizar gafas,
tanto en ambientes competitivos como lúdicos. Es importante sacarse
el hielo de los párpados constantemente, lo cual prevendrá lesiones
corneales. Es importante evitar la
exposición al viento, bajas tempera-
43
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 44
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
turas y luces focales (destellos).
Requieren tratamiento tópico o con
antibióticos si así lo dicta el especialista. Generalmente no dejan secuelas.
También destacamos el ojo rojo
causado por conjuntivitis que pudiera ser viral, alérgica, bacteriana o
producida por cuerpo extraño.
Deficiencias de hierro
Tiene una alta incidencia en las
mujeres de todas las disciplinas así
como en los hombres de “crosscountry”. Lógicamente, su importante función en el transporte de
oxígeno, hace que intervenga directamente en los rendimientos aeróbicos, y en la recuperación de
los esfuerzos anaeróbicos. Los entrenamientos en altitud son especialmente sensibles
en atletas con deficiencia de hierro.
Describimos los
tres estadios clásicos:
I. Estado subclínico, con depleción de las reservas de hierro, que
se caracteriza por niveles bajos de ferritina,
que en relación a nuestra experiencia, hemos
encontrado una relación directa con aumento de la fatiga en el trabajo de resistencia.
Teóricamente
se
recomienda suplementación nutricional, aunque en deportistas
de alto nivel esta alternativa es totalmente ineficaz.
II. Deficiencia de hierro, generalmente por incremento tanto de la
intensidad como de la duración de
los entrenamientos. Observamos
unas sideremias bajas, conjuntamente con disminución de la transferrina, saturación de la ferritina y
transferritina y disminución directa
del rendimiento aeróbico.
44
III. Anemia ferropénica, con una
reducción significativa de la hemoglobina y hematocrito, y clínica clara de
reducción de la capacidad de trabajo
físico, recuperaciones muy lentas, y
mayor sensibilidad a coger algún
proceso infeccioso.
La prevalencia de la depleción de
hierro (con ferritinas inferiores a 2030 mg/dl) en esquí de fondo va desde el 42% al 50%, principalmente
en deportistas amateur, ya que los
profesionales están muy sensibilizados a realizar suplementaciones de
hierro durante la temporada, tomando de 45-60 mg hierro elemental/día siempre en ayunas y con zumo ácido. Entre las causas más
frecuentes observamos la ingesta
insuficiente en la dieta, procesos
gastrointestinales, exceso de sudoración y dismenorreas en mujeres.
Consideramos importante monitorizar constantemente la serie roja
y el metabolismo del hierro, por lo
que en atletas de nivel de Copa del
Mundo, les realizamos análisis de
sangre cada 6-8 semanas máximo,
para prevenir estados carenciales,
sobre todo en deportes de invierno
donde se hacen muchos entrenamientos en altura durante la pretemporada.
Tríada femenina
Consiste en trastornos de la conducta alimentaria, amenorrea y osteoporosis. Afecta tanto al rendimiento como a la salud de las
chicas. Prevalece fundamentalmente en atletas de esquí de fondo, en
biatletas y en saltadoras de esquí.
Muchas de estas atletas padecen
un balance energético negativo, y el
57% de ellas han padecido experiencias con oligo/amenorrea en el pasado. Un 29% han padecido fracturas
de estrés en el pasado, aunque ninguna de ellas ha estado catalogada
de osteoporosis/osteopenia.
Principalmente la tríada se centra
en una disminución de estrógenos,
lo cual afecta a la densidad mineral
ósea, cuyo pico máximo se ve dismi-
Medicina del
esquí de fondo
nuido. Todas se han relacionado con
irregularidades menstruales, asociadas a una baja densidad mineral
ósea, principalmente en columna, y
con poca opción de reversibilidad. A
la larga pueden sufrir osteporosis y
fracturas. Las alteraciones estrogénicas rompen el ciclo óseo de formación-reabsorción, exacerbando micro lesiones óseas e incrementando
el riesgo de fracturas de estrés.
Los trastornos de la conducta alimentaria, derivados muchas veces
de inputs negativos del entorno del
atleta, inducen a la anorexia y bulimia nerviosa.
Una dieta por debajo de 2.000
kcal no solo será hipocalórica en deportes de invierno sino que también
habrá una deficiencia en carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y
minerales, que no se compensan
con suplementaciones nutricionales.
Es importante plantear señales de
alarma. Así, nosotros hemos procurado reuniones entre entrenadores
y psicólogos expertos para poder
actuar rápidamente.
Factores desencadenantes de
trastornos de la conducta alimentaria:
• Incremento excesivamente rápido de la carga de entrenamiento, tanto en intensidad como en
volumen.
• Edad muy temprana de comienzo
en esquí de fondo competitivo.
Hay que monitorizar aspectos
dietéticos, posibles lesiones, enfermedades, cambios de carácter, frecuencia cardiaca basal.
En el esquí alpino son más frecuentes trastornos de la conducta
alimentaria de forma aislada.
Patología traumática y epidemiología lesional
La incidencia de patología traumática en el esquí de fondo se estima
entre 0,49 y 5,63 por 1.000 días/esquiables. Hay pocos estudios al
respecto, ya que es difícil de evaluar
la incidencia lesional de fondo pues
muchas veces no son zonas acotadas y organizadas médicamente.
Los esquiadores con traumas menores especialmente de tren superior, evitan el hospital y son tratados
por otro personal médico por lo que
no reportan la incidencia. La técnica
utilizada diferencia el tipo de lesión,
ya que realizando paso patinador los
esquís son más cortos, más reactivos y menos flexibles, y los bastones
más largos, las botas más altas y las
fijaciones más estables, lo cual hace
que haya tendencia hacia las lesiones
propias de alpino, al menos más que
en el estilo clásico donde la bota es baja y más libre para el movimiento del
tobillo. Ahora bien, no hay diferencias
significativas en relación a la prevalencia lesional entre paso patinador y estilo.
• Se controla la dieta a una edad
que todavía es muy temprana.
En un estudio en el equipo sueco
durante 1 año, se observó que el
75% de las lesiones eran por sobresolicitación y el 25% por accidente.
• Evento traumático (pérdida de
un ser querido, etc.).
Destacamos la siguiente patología
traumática:
En esquí de fondo pueden aparecer trastornos de la conducta alimentaria en el periodo preparatorio.
No se debe dejar a las atletas que
realicen estrategias y conductas alimentarias solas, necesitan de una
dietista, especialmente cuando el
objetivo de pérdida de peso se quiere alcanzar durante un periodo de
mucha carga de entrenamiento.
Tren superior. Destacamos el “pulgar del esquiador”, esguince acromioclavicular y fractura de 1/3 medio de
clavícula, que ocurre cuando el esquiador de fondo cae directamente sobre
su hombro.
Las caídas con el bastón atado, en
flexión de hombro y rotación externa
forzada, pueden subluxar y/o luxar el
hombro.
45
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 44
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
turas y luces focales (destellos).
Requieren tratamiento tópico o con
antibióticos si así lo dicta el especialista. Generalmente no dejan secuelas.
También destacamos el ojo rojo
causado por conjuntivitis que pudiera ser viral, alérgica, bacteriana o
producida por cuerpo extraño.
Deficiencias de hierro
Tiene una alta incidencia en las
mujeres de todas las disciplinas así
como en los hombres de “crosscountry”. Lógicamente, su importante función en el transporte de
oxígeno, hace que intervenga directamente en los rendimientos aeróbicos, y en la recuperación de
los esfuerzos anaeróbicos. Los entrenamientos en altitud son especialmente sensibles
en atletas con deficiencia de hierro.
Describimos los
tres estadios clásicos:
I. Estado subclínico, con depleción de las reservas de hierro, que
se caracteriza por niveles bajos de ferritina,
que en relación a nuestra experiencia, hemos
encontrado una relación directa con aumento de la fatiga en el trabajo de resistencia.
Teóricamente
se
recomienda suplementación nutricional, aunque en deportistas
de alto nivel esta alternativa es totalmente ineficaz.
II. Deficiencia de hierro, generalmente por incremento tanto de la
intensidad como de la duración de
los entrenamientos. Observamos
unas sideremias bajas, conjuntamente con disminución de la transferrina, saturación de la ferritina y
transferritina y disminución directa
del rendimiento aeróbico.
44
III. Anemia ferropénica, con una
reducción significativa de la hemoglobina y hematocrito, y clínica clara de
reducción de la capacidad de trabajo
físico, recuperaciones muy lentas, y
mayor sensibilidad a coger algún
proceso infeccioso.
La prevalencia de la depleción de
hierro (con ferritinas inferiores a 2030 mg/dl) en esquí de fondo va desde el 42% al 50%, principalmente
en deportistas amateur, ya que los
profesionales están muy sensibilizados a realizar suplementaciones de
hierro durante la temporada, tomando de 45-60 mg hierro elemental/día siempre en ayunas y con zumo ácido. Entre las causas más
frecuentes observamos la ingesta
insuficiente en la dieta, procesos
gastrointestinales, exceso de sudoración y dismenorreas en mujeres.
Consideramos importante monitorizar constantemente la serie roja
y el metabolismo del hierro, por lo
que en atletas de nivel de Copa del
Mundo, les realizamos análisis de
sangre cada 6-8 semanas máximo,
para prevenir estados carenciales,
sobre todo en deportes de invierno
donde se hacen muchos entrenamientos en altura durante la pretemporada.
Tríada femenina
Consiste en trastornos de la conducta alimentaria, amenorrea y osteoporosis. Afecta tanto al rendimiento como a la salud de las
chicas. Prevalece fundamentalmente en atletas de esquí de fondo, en
biatletas y en saltadoras de esquí.
Muchas de estas atletas padecen
un balance energético negativo, y el
57% de ellas han padecido experiencias con oligo/amenorrea en el pasado. Un 29% han padecido fracturas
de estrés en el pasado, aunque ninguna de ellas ha estado catalogada
de osteoporosis/osteopenia.
Principalmente la tríada se centra
en una disminución de estrógenos,
lo cual afecta a la densidad mineral
ósea, cuyo pico máximo se ve dismi-
Medicina del
esquí de fondo
nuido. Todas se han relacionado con
irregularidades menstruales, asociadas a una baja densidad mineral
ósea, principalmente en columna, y
con poca opción de reversibilidad. A
la larga pueden sufrir osteporosis y
fracturas. Las alteraciones estrogénicas rompen el ciclo óseo de formación-reabsorción, exacerbando micro lesiones óseas e incrementando
el riesgo de fracturas de estrés.
Los trastornos de la conducta alimentaria, derivados muchas veces
de inputs negativos del entorno del
atleta, inducen a la anorexia y bulimia nerviosa.
Una dieta por debajo de 2.000
kcal no solo será hipocalórica en deportes de invierno sino que también
habrá una deficiencia en carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y
minerales, que no se compensan
con suplementaciones nutricionales.
Es importante plantear señales de
alarma. Así, nosotros hemos procurado reuniones entre entrenadores
y psicólogos expertos para poder
actuar rápidamente.
Factores desencadenantes de
trastornos de la conducta alimentaria:
• Incremento excesivamente rápido de la carga de entrenamiento, tanto en intensidad como en
volumen.
• Edad muy temprana de comienzo
en esquí de fondo competitivo.
Hay que monitorizar aspectos
dietéticos, posibles lesiones, enfermedades, cambios de carácter, frecuencia cardiaca basal.
En el esquí alpino son más frecuentes trastornos de la conducta
alimentaria de forma aislada.
Patología traumática y epidemiología lesional
La incidencia de patología traumática en el esquí de fondo se estima
entre 0,49 y 5,63 por 1.000 días/esquiables. Hay pocos estudios al
respecto, ya que es difícil de evaluar
la incidencia lesional de fondo pues
muchas veces no son zonas acotadas y organizadas médicamente.
Los esquiadores con traumas menores especialmente de tren superior, evitan el hospital y son tratados
por otro personal médico por lo que
no reportan la incidencia. La técnica
utilizada diferencia el tipo de lesión,
ya que realizando paso patinador los
esquís son más cortos, más reactivos y menos flexibles, y los bastones
más largos, las botas más altas y las
fijaciones más estables, lo cual hace
que haya tendencia hacia las lesiones
propias de alpino, al menos más que
en el estilo clásico donde la bota es baja y más libre para el movimiento del
tobillo. Ahora bien, no hay diferencias
significativas en relación a la prevalencia lesional entre paso patinador y estilo.
• Se controla la dieta a una edad
que todavía es muy temprana.
En un estudio en el equipo sueco
durante 1 año, se observó que el
75% de las lesiones eran por sobresolicitación y el 25% por accidente.
• Evento traumático (pérdida de
un ser querido, etc.).
Destacamos la siguiente patología
traumática:
En esquí de fondo pueden aparecer trastornos de la conducta alimentaria en el periodo preparatorio.
No se debe dejar a las atletas que
realicen estrategias y conductas alimentarias solas, necesitan de una
dietista, especialmente cuando el
objetivo de pérdida de peso se quiere alcanzar durante un periodo de
mucha carga de entrenamiento.
Tren superior. Destacamos el “pulgar del esquiador”, esguince acromioclavicular y fractura de 1/3 medio de
clavícula, que ocurre cuando el esquiador de fondo cae directamente sobre
su hombro.
Las caídas con el bastón atado, en
flexión de hombro y rotación externa
forzada, pueden subluxar y/o luxar el
hombro.
45
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 46
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Alrededor del 10% de la patología
traumática hace referencia a la cabeza, cuello y tronco, con lesiones
que pueden ir desde las fracturas
por comprensión de vértebras lumbares o fractura de coxis debida a la
misma caída. También están descritas las laceraciones faciales que pudieran ser debidas a la vegetación
cercana a las rutas esquiables.
En el paso patinador, y debido a la
altura de los palos, se fuerza el hombro en extensión y rotación externa.
Esta técnica, implica más protagonismo al empuje con bastón, lo que
ocasiona tendinopatías a nivel del tríceps, por la extensión repetida del
codo, así como del manguito de rotadores de hombro (Figura 18).
Tren inferior. La velocidad (circuitos con pendientes muy pronunciadas), ha inducido de forma más fácil
que hace unos años a encontrarnos
Tendón del
supraespinoso
Acromion
Músculo
supraespinoso
1002
Húmero
802
Figura 18. Lesión a nivel del
hombro producida por la
práctica del paso patinador.
con patología de LCA asociado
a meniscopatía, así como patología de tobillo, por inversión aguda
con afectación astragalina, la base
del V MTT. La entorsis del ligamento
colateral medial de la rodilla, tras un
46
Medicina del
esquí de fondo
estrés en valgo de la misma, es bastante frecuente, siendo el tratamiento conservador, mediante trabajo de recuperación funcional,
basada en la propiocepción.
Un grupo sueco, describió varios
casos de lo que denominaron la cadera del esquiador, fractura proximal de fémur, debido a las altas velocidades, y equipamiento de poca
protección.
La patología por sobresolicitación
(75%) afecta principalmente al manguito de rotadores, peroneos y tendón rotuliano. Aparece epicondilitis
por sobrecarga debido a los movimientos repetidos de muñeca, periostitis, tendinopatía de Aquiles,
bandeleta iliotibial, bursitis trocanterea. Aflorecen muchos conflictos femoropatelares debido a que la técnica exige las rodillas flexionadas, con
todo el cuerpo encima del esquí, el
pie pronado y en flexión plantar para
asegurar el borde del esquí a la nieve, y la cadera y rodilla en extensión
acaban el movimiento, alteraciones
que en muchas ocasiones se asocian a patología de la bandeleta iliotibial.
También está descrito el dedo del
pie del esquiador de fondo, por hallux rigidus, debido a la dorsiflexión
en estrés de primera articulación
metatarso falángica. El examen demuestra una rigidez articular con osteofitos palpables en cara dorsal.
Radiológicamente se observan cambios osteoartríticos, que en algunas
ocasiones requieren de cirugía.
do una mayor incidencia en hombres
que en mujeres (68% ante 59%), y
en estilo clásico y empuja (diagonal y
double-poling). En muchos de los casos la solución ha sido conservadora, a base de evitar tanta hiperextensión esquiando, recuperación
activa con gimnasio, estiramientos,
cambio de técnica, etc.
En la patogénesis del dolor hemos de considerar la técnica. En el
empuja (double-poling) y patinador
hay una flexión y extensión rítmica
del tronco, mientras que en el estilo
clásico la espalda está posicionada
más estáticamente con ligera flexión
hacia adelante. Existe mayor conflicto lumbosacro a expensas de la extensión de la pierna por contracción
del glúteo. El estrés rotacional es
mayor en clásico que en los otros
dos estilos, si bien no es un estrés
rotacional máximo, pero si suficiente para que estructuras capsuloligamentosas generen dolor. También,
en el estilo clásico la carga en las
lumbares (músculo erector spinae)
es mucho más estática, lo que se
contrapone a la carga dinámica del
músculo iliopsoas, por flexión de la
cadera. En el paso patinador, no se
carga tanto ni se exige tanta fuerza
al músculo erector spinae o a los flexores de la cadera. Hay autores que
han defendido la teoría de que la rigidez de los flexores de la cadera
combinada con la debilidad del músculo erector spinae es muy común
en la génesis de la lumbalgia.
Aunque nosotros no los hemos
observado, están descritos los síndromes compartimentales a nivel del
tibial anterior, que requiere fasciotomía.
La lumbalgia de características
mecánicas es una lesión por sobresolicitación que se da con gran frecuencia. En un estudio epidemiológico, se observó que el 64% de los
esquiadores de fondo de alto nivel
presentaban lumbalgias, presentan-
47
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 46
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Alrededor del 10% de la patología
traumática hace referencia a la cabeza, cuello y tronco, con lesiones
que pueden ir desde las fracturas
por comprensión de vértebras lumbares o fractura de coxis debida a la
misma caída. También están descritas las laceraciones faciales que pudieran ser debidas a la vegetación
cercana a las rutas esquiables.
En el paso patinador, y debido a la
altura de los palos, se fuerza el hombro en extensión y rotación externa.
Esta técnica, implica más protagonismo al empuje con bastón, lo que
ocasiona tendinopatías a nivel del tríceps, por la extensión repetida del
codo, así como del manguito de rotadores de hombro (Figura 18).
Tren inferior. La velocidad (circuitos con pendientes muy pronunciadas), ha inducido de forma más fácil
que hace unos años a encontrarnos
Tendón del
supraespinoso
Acromion
Músculo
supraespinoso
1002
Húmero
802
Figura 18. Lesión a nivel del
hombro producida por la
práctica del paso patinador.
con patología de LCA asociado
a meniscopatía, así como patología de tobillo, por inversión aguda
con afectación astragalina, la base
del V MTT. La entorsis del ligamento
colateral medial de la rodilla, tras un
46
Medicina del
esquí de fondo
estrés en valgo de la misma, es bastante frecuente, siendo el tratamiento conservador, mediante trabajo de recuperación funcional,
basada en la propiocepción.
Un grupo sueco, describió varios
casos de lo que denominaron la cadera del esquiador, fractura proximal de fémur, debido a las altas velocidades, y equipamiento de poca
protección.
La patología por sobresolicitación
(75%) afecta principalmente al manguito de rotadores, peroneos y tendón rotuliano. Aparece epicondilitis
por sobrecarga debido a los movimientos repetidos de muñeca, periostitis, tendinopatía de Aquiles,
bandeleta iliotibial, bursitis trocanterea. Aflorecen muchos conflictos femoropatelares debido a que la técnica exige las rodillas flexionadas, con
todo el cuerpo encima del esquí, el
pie pronado y en flexión plantar para
asegurar el borde del esquí a la nieve, y la cadera y rodilla en extensión
acaban el movimiento, alteraciones
que en muchas ocasiones se asocian a patología de la bandeleta iliotibial.
También está descrito el dedo del
pie del esquiador de fondo, por hallux rigidus, debido a la dorsiflexión
en estrés de primera articulación
metatarso falángica. El examen demuestra una rigidez articular con osteofitos palpables en cara dorsal.
Radiológicamente se observan cambios osteoartríticos, que en algunas
ocasiones requieren de cirugía.
do una mayor incidencia en hombres
que en mujeres (68% ante 59%), y
en estilo clásico y empuja (diagonal y
double-poling). En muchos de los casos la solución ha sido conservadora, a base de evitar tanta hiperextensión esquiando, recuperación
activa con gimnasio, estiramientos,
cambio de técnica, etc.
En la patogénesis del dolor hemos de considerar la técnica. En el
empuja (double-poling) y patinador
hay una flexión y extensión rítmica
del tronco, mientras que en el estilo
clásico la espalda está posicionada
más estáticamente con ligera flexión
hacia adelante. Existe mayor conflicto lumbosacro a expensas de la extensión de la pierna por contracción
del glúteo. El estrés rotacional es
mayor en clásico que en los otros
dos estilos, si bien no es un estrés
rotacional máximo, pero si suficiente para que estructuras capsuloligamentosas generen dolor. También,
en el estilo clásico la carga en las
lumbares (músculo erector spinae)
es mucho más estática, lo que se
contrapone a la carga dinámica del
músculo iliopsoas, por flexión de la
cadera. En el paso patinador, no se
carga tanto ni se exige tanta fuerza
al músculo erector spinae o a los flexores de la cadera. Hay autores que
han defendido la teoría de que la rigidez de los flexores de la cadera
combinada con la debilidad del músculo erector spinae es muy común
en la génesis de la lumbalgia.
Aunque nosotros no los hemos
observado, están descritos los síndromes compartimentales a nivel del
tibial anterior, que requiere fasciotomía.
La lumbalgia de características
mecánicas es una lesión por sobresolicitación que se da con gran frecuencia. En un estudio epidemiológico, se observó que el 64% de los
esquiadores de fondo de alto nivel
presentaban lumbalgias, presentan-
47
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 48
Hockey sobre hielo
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
HOCKEY SOBRE HIELO
Deporte de gran exigencia física
por la rapidez y contacto intenso en
el juego que goza de gran popularidad en muchos países del centro y
norte de Europa y en América del
Norte. En España es un deporte poco conocido y practicado, con tan
sólo 8 equipos participando en la liga
española: C. H. Jaca, Club Gel
Puigcerda, F.C. Barcelona, Txuri
Urdiñ de San Sebastián,
C. H.
Majadahonda, C. H. Madrid, C. H.
Gasteiz y C.H. Valle de Arán.
Nuestra selección nacional está
englobada en el grupo II mundial,
muy lejos de los auténticos dominadores de este deporte (Chequia,
Rusia, Suecia, EE.UU., Canadá,
etc.).
La portería mide 1,22 m de alto
por 1,83 de ancho y se coloca sobre el centro de la línea de gol.
El equipo
Está compuesto por un máximo
de 20 jugadores y 2 porteros pudiendo haber un máximo de 6 jugadores por equipo sobre el hielo, normalmente 1 portero, 2 defensas y
3 delanteros (2 alas y 1 centro).
Los elementos fundamentales de
este deporte son:
• Patines de hockey con refuerzos de seguridad sobre todo en
el talón.
• Palo o stick que puede ser de
madera o aluminio. Consta de
un mango recto y una pala discretamente curvada para el mejor manejo de la pastilla.
La pista
Se juega sobre una superficie helada de 56-61 m de largo por 2630 m de ancho con las esquinas redondeadas (Figura 19). La pista
está rodeada por una valla de madera o plástico de 1,20 m de altura
sobre la que se colocan mamparas
protectoras de metacrilato.
ZONA NEUTRAL
Línea de Gol
Línea Azul
Línea Central
Línea Azul
Línea de Gol
ZONA DE DEFENSA
Equipo A
• La pastilla o puck. Es de caucho
vulcanizado y tiene un diámetro
de 7,62 cm y un grosor de 2,5
cm. Su peso oscila entre 156 y
170 g.
ZONA DE ATAQUE
Equipo B
Dirección del Juego
Equipo A
El juego
El partido consta de 3 tiempos de
20 min a reloj parado, con descansos de 10 min en los que se alisa el
hielo.
Todos los saques se realizan con
un saque neutro (bowling) en el que
dos jugadores intentarán ganar la
posesión de la pastilla lanzada por el
árbitro.
Las acciones son rapidísimas y se
suceden continuamente situaciones
de ataque y defensa provocando que
el jugador esté en continuo movimiento con aceleraciones, frenadas
y cambios bruscos de dirección por
lo que fundamentalmente se realizan
esfuerzos máximos de tipo anaeróbico. Pero un partido suele durar alrededor de 2 h 15 min por lo que poseer una buena capacidad aeróbica
es fundamental, tanto para realizar
el esfuerzo durante un tiempo tan
prolongado como para disponer de
una buena capacidad de recuperación entre los esfuerzos anaeróbicos. Esto condiciona que los cambios de jugadores sean frecuentes,
no permaneciendo normalmente en
pista por periodos superiores a los
2 min.
Una cualidad imprescindible en los
jugadores es la fuerza, tanto de tren
inferior para poder patinar con velocidad, como de tronco y tren superior para realizar y soportar las cargas y efectuar los disparos a
puerta.
Lesiones
El equipo protector y la preparación física intensa son los mejores
medios para evitar las lesiones en el
hockey. La incidencia lesional está
por debajo de la mayoría de los deportes de equipo, si bien las lesiones que se pueden producir son
más graves. Prácticamente el
90% de las lesiones ocurren durante los partidos, posiblemente
por la intensidad y agresividad con
la que se emplean los jugadores
en ellos.
En el mecanismo lesional hay que
tener en cuenta varios factores:
• Es un deporte de velocidad y la
pista está rodeada por una valla, lo que supone un alto riesgo
de colisión capaz de provocar
importantes lesiones.
• Se emplea un stick para el juego
y el puck puede alcanzar velocidades de hasta 200 km/h por lo
que existe riesgo de lesiones
por impacto.
• Los jugadores llevan patines con
cuchillas existiendo riesgo de heridas por corte.
• El carácter violento de contacto
durante el partido.
• La posición de flexión del jugador
cuando patina y la asimetría de
los lanzamientos pueden ocasionar problemas de sobrecarga
especialmente en raquis lumbar,
isquiotibiales y adductores.
Elementos de protección:
• Casco. Debe ser homologado.
Puede llevar acopladas rejas
(obligatorias en categorías sub20) o visores.
• Guantes que cubran mano y
muñeca con protecciones en su
zona dorsal.
• Pantalón con protecciones rígidas y semirrígidas que cubran
especialmente la zona lumbar,
crestas iliacas y zona lateral y
anterior del muslo. Debe cubrir
hasta encima de la rodilla.
Figura 19. Pista de hockey sobre hielo.
48
49
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 48
Hockey sobre hielo
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
HOCKEY SOBRE HIELO
Deporte de gran exigencia física
por la rapidez y contacto intenso en
el juego que goza de gran popularidad en muchos países del centro y
norte de Europa y en América del
Norte. En España es un deporte poco conocido y practicado, con tan
sólo 8 equipos participando en la liga
española: C. H. Jaca, Club Gel
Puigcerda, F.C. Barcelona, Txuri
Urdiñ de San Sebastián,
C. H.
Majadahonda, C. H. Madrid, C. H.
Gasteiz y C.H. Valle de Arán.
Nuestra selección nacional está
englobada en el grupo II mundial,
muy lejos de los auténticos dominadores de este deporte (Chequia,
Rusia, Suecia, EE.UU., Canadá,
etc.).
La portería mide 1,22 m de alto
por 1,83 de ancho y se coloca sobre el centro de la línea de gol.
El equipo
Está compuesto por un máximo
de 20 jugadores y 2 porteros pudiendo haber un máximo de 6 jugadores por equipo sobre el hielo, normalmente 1 portero, 2 defensas y
3 delanteros (2 alas y 1 centro).
Los elementos fundamentales de
este deporte son:
• Patines de hockey con refuerzos de seguridad sobre todo en
el talón.
• Palo o stick que puede ser de
madera o aluminio. Consta de
un mango recto y una pala discretamente curvada para el mejor manejo de la pastilla.
La pista
Se juega sobre una superficie helada de 56-61 m de largo por 2630 m de ancho con las esquinas redondeadas (Figura 19). La pista
está rodeada por una valla de madera o plástico de 1,20 m de altura
sobre la que se colocan mamparas
protectoras de metacrilato.
ZONA NEUTRAL
Línea de Gol
Línea Azul
Línea Central
Línea Azul
Línea de Gol
ZONA DE DEFENSA
Equipo A
• La pastilla o puck. Es de caucho
vulcanizado y tiene un diámetro
de 7,62 cm y un grosor de 2,5
cm. Su peso oscila entre 156 y
170 g.
ZONA DE ATAQUE
Equipo B
Dirección del Juego
Equipo A
El juego
El partido consta de 3 tiempos de
20 min a reloj parado, con descansos de 10 min en los que se alisa el
hielo.
Todos los saques se realizan con
un saque neutro (bowling) en el que
dos jugadores intentarán ganar la
posesión de la pastilla lanzada por el
árbitro.
Las acciones son rapidísimas y se
suceden continuamente situaciones
de ataque y defensa provocando que
el jugador esté en continuo movimiento con aceleraciones, frenadas
y cambios bruscos de dirección por
lo que fundamentalmente se realizan
esfuerzos máximos de tipo anaeróbico. Pero un partido suele durar alrededor de 2 h 15 min por lo que poseer una buena capacidad aeróbica
es fundamental, tanto para realizar
el esfuerzo durante un tiempo tan
prolongado como para disponer de
una buena capacidad de recuperación entre los esfuerzos anaeróbicos. Esto condiciona que los cambios de jugadores sean frecuentes,
no permaneciendo normalmente en
pista por periodos superiores a los
2 min.
Una cualidad imprescindible en los
jugadores es la fuerza, tanto de tren
inferior para poder patinar con velocidad, como de tronco y tren superior para realizar y soportar las cargas y efectuar los disparos a
puerta.
Lesiones
El equipo protector y la preparación física intensa son los mejores
medios para evitar las lesiones en el
hockey. La incidencia lesional está
por debajo de la mayoría de los deportes de equipo, si bien las lesiones que se pueden producir son
más graves. Prácticamente el
90% de las lesiones ocurren durante los partidos, posiblemente
por la intensidad y agresividad con
la que se emplean los jugadores
en ellos.
En el mecanismo lesional hay que
tener en cuenta varios factores:
• Es un deporte de velocidad y la
pista está rodeada por una valla, lo que supone un alto riesgo
de colisión capaz de provocar
importantes lesiones.
• Se emplea un stick para el juego
y el puck puede alcanzar velocidades de hasta 200 km/h por lo
que existe riesgo de lesiones
por impacto.
• Los jugadores llevan patines con
cuchillas existiendo riesgo de heridas por corte.
• El carácter violento de contacto
durante el partido.
• La posición de flexión del jugador
cuando patina y la asimetría de
los lanzamientos pueden ocasionar problemas de sobrecarga
especialmente en raquis lumbar,
isquiotibiales y adductores.
Elementos de protección:
• Casco. Debe ser homologado.
Puede llevar acopladas rejas
(obligatorias en categorías sub20) o visores.
• Guantes que cubran mano y
muñeca con protecciones en su
zona dorsal.
• Pantalón con protecciones rígidas y semirrígidas que cubran
especialmente la zona lumbar,
crestas iliacas y zona lateral y
anterior del muslo. Debe cubrir
hasta encima de la rodilla.
Figura 19. Pista de hockey sobre hielo.
48
49
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 50
Hockey sobre hielo
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
• Peto y hombreras.
• Rodilleras y espinilleras.
• Coquilla.
• Protector de cuello y garganta.
La equipación del portero es diferente, condicionada tanto por la función de detener los disparos como
por la de protegerle de los impactos
de la pastilla:
• Guardas para las piernas.
• Peto, de mayores dimensiones
que el de los jugadores.
• Casco, es diferente y debe llevar
obligatoriamente reja con una
separación en el entramado por
la que no pueda pasar la pastilla.
• En la mano que sujeta el stick
lleva un escudo en su zona dorsal (para rechazar los disparos)
y en la otra, la caza, que es un
guante similar al de béisbol.
• El stick es más ancho y la pala
es recta y más larga.
• En la espalda no lleva apenas protección siendo la zona mas vulnerable cuando abandona la portería o se lanza sobre el hielo.
Con estas protecciones se evitan
muchas lesiones encontrando que la
zona de más incidencia lesional es la
cara, ya que es la zona más desprotegida, puesto que la mayoría de jugadores mayores de 21 años no
usan reja o máscara de protección y
en muchos casos ni siquiera una
pantalla que cubre la mitad superior
de la cara.
Son frecuentes las laceraciones y
las fracturas nasales o de piezas
dentarias por impacto directo tanto
del stick como de la pastilla. No es
frecuente la utilización de protector
dental (obligatorio hasta los 20
años) que además de evitar las lesiones dentales previene la conmoción
cerebral por impacto sobre la mandíbula.
Las lesiones más preocupantes
se producen a nivel vertebral y, aunque no son frecuentes, son capaces
de provocar grandes incapacidades
por fracturas vertebrales que ocasionen daños neurológicos irreversibles, por eso está sumamente penalizado cargar por la espalda pues
puede provocar que el jugador que
recibe la carga impacte con su cabeza contra la valla sufriendo graves
lesiones cervicales.
ves son los traumatismos craneoencefálicos y los traumatismos por impacto del puck sobre el cuello (otra
zona desprotegida habitualmente).
Podemos concluir que la preparación física adecuada, el uso de equipo protector y el correcto seguimiento de las normas del juego son
factores determinantes en la disminución de la incidencia lesional en un
deporte de colisión como el hockey
sobre hielo.
Otras lesiones afortunadamente
infrecuentes pero sumamente gra-
La rodilla es la segunda zona más
lesionada y la que causa más días de
baja deportiva. Los giros frecuentes, la posición de flexión y en rotación externa del pie al realizar la fase
de impulso y el contacto en la zona
lateral por otro jugador condicionan
que las lesiones de ligamento colateral interno, meniscos y/o ligamento
cruzado anterior se produzcan con
relativa frecuencia.
La luxación glenohumeral por caída sobre la mano y la luxación acromioclavicular o la fractura de clavícula en los impactos laterales por
carga contra la valla se producen
con cierta frecuencia.
Las fracturas de los dedos de la mano por impacto
de stick o del puck son posiblemente las más comunes
de las fracturas en extremidades siendo más raras las
fracturas de radio distal o
escafoides.
Fracturas de tobillo o tibia
son infrecuentes y se ocasionan la mayor parte de las
veces al deslizar sobre el hielo tras una caída e impactar
contra la valla con la cuchilla
del patín provocando torsión
de tobillo.
50
51
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 50
Hockey sobre hielo
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
• Peto y hombreras.
• Rodilleras y espinilleras.
• Coquilla.
• Protector de cuello y garganta.
La equipación del portero es diferente, condicionada tanto por la función de detener los disparos como
por la de protegerle de los impactos
de la pastilla:
• Guardas para las piernas.
• Peto, de mayores dimensiones
que el de los jugadores.
• Casco, es diferente y debe llevar
obligatoriamente reja con una
separación en el entramado por
la que no pueda pasar la pastilla.
• En la mano que sujeta el stick
lleva un escudo en su zona dorsal (para rechazar los disparos)
y en la otra, la caza, que es un
guante similar al de béisbol.
• El stick es más ancho y la pala
es recta y más larga.
• En la espalda no lleva apenas protección siendo la zona mas vulnerable cuando abandona la portería o se lanza sobre el hielo.
Con estas protecciones se evitan
muchas lesiones encontrando que la
zona de más incidencia lesional es la
cara, ya que es la zona más desprotegida, puesto que la mayoría de jugadores mayores de 21 años no
usan reja o máscara de protección y
en muchos casos ni siquiera una
pantalla que cubre la mitad superior
de la cara.
Son frecuentes las laceraciones y
las fracturas nasales o de piezas
dentarias por impacto directo tanto
del stick como de la pastilla. No es
frecuente la utilización de protector
dental (obligatorio hasta los 20
años) que además de evitar las lesiones dentales previene la conmoción
cerebral por impacto sobre la mandíbula.
Las lesiones más preocupantes
se producen a nivel vertebral y, aunque no son frecuentes, son capaces
de provocar grandes incapacidades
por fracturas vertebrales que ocasionen daños neurológicos irreversibles, por eso está sumamente penalizado cargar por la espalda pues
puede provocar que el jugador que
recibe la carga impacte con su cabeza contra la valla sufriendo graves
lesiones cervicales.
ves son los traumatismos craneoencefálicos y los traumatismos por impacto del puck sobre el cuello (otra
zona desprotegida habitualmente).
Podemos concluir que la preparación física adecuada, el uso de equipo protector y el correcto seguimiento de las normas del juego son
factores determinantes en la disminución de la incidencia lesional en un
deporte de colisión como el hockey
sobre hielo.
Otras lesiones afortunadamente
infrecuentes pero sumamente gra-
La rodilla es la segunda zona más
lesionada y la que causa más días de
baja deportiva. Los giros frecuentes, la posición de flexión y en rotación externa del pie al realizar la fase
de impulso y el contacto en la zona
lateral por otro jugador condicionan
que las lesiones de ligamento colateral interno, meniscos y/o ligamento
cruzado anterior se produzcan con
relativa frecuencia.
La luxación glenohumeral por caída sobre la mano y la luxación acromioclavicular o la fractura de clavícula en los impactos laterales por
carga contra la valla se producen
con cierta frecuencia.
Las fracturas de los dedos de la mano por impacto
de stick o del puck son posiblemente las más comunes
de las fracturas en extremidades siendo más raras las
fracturas de radio distal o
escafoides.
Fracturas de tobillo o tibia
son infrecuentes y se ocasionan la mayor parte de las
veces al deslizar sobre el hielo tras una caída e impactar
contra la valla con la cuchilla
del patín provocando torsión
de tobillo.
50
51
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 52
Bibliografía
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Martin DT, Skog C, Gillam I, Ellis L,
Cameron K. Protocols for the physiological
ski
techniques.
Clin
J
Sport
Med
1998;8(2):88-91.
country skiers with low back pain. Int. J
assessment of cross-country skiers and
biathletes”. Capítulo 16, pág. 244-256.
the lumbar spine of 39 young crossSports Med 1998;9:196-197.
Eriksson K, Németh, Eriksson E. Low
back pain in elite cross-country skiers. A
Ronsen O, Borsheim E, Bahr R,
Moore T. Snowboarding injuries. Br J
Sports Med 2000;34:79.
retrospective
epidemiological
study.
Kocher
M,
Dupré
M,
Feagin
J.
Forjussen J, Bahr R. Injuries among
Shoulder injuries from alpine skiing and
competitive snowboarders at the natio-
snowboarding. Aetiology, treatment and
KlarlundPedersen B, Haug E, Kjeldsen-
Scand J Med Sci Sports 1996;6(1):31-
nal
prevention. Sports Med 1998;25(3):201-
Kragh J, Hostmark AT. Immuno-endocri-
35.
2005;33:370-377.
elite
level.
Am
J
Sports
Med
11.
ne and metabolic responses to long distance ski racing in world-class male and
Hoffman MD, Clifford P. Physiological
Neumayr G, Hoertnagl H, Pfister R,
female cross-country skiers. Scand J
aspects of competitive cross-country
Koller A, Eibi G, Raas E. Physical and
Turcotte RA. An on-site test battery to
Med Sci Sports, Vol 14, nº 1 (February
skiing.
Physiological factors associated with
evaluate giant slalom skiing performance.
2004;14(1):39-48).
1992;10(1): 3-27.
success in professional alpine skiing. Int J
J Sports Med Phys Fitness 1990 Sep;
Sports Med 2003;24:571-575.
30:276-282.
Millet GP, Boissiere D, Candau R.
J
Heinz
of
Sports
Schelkun
P.
Sciences
Skiing. Ski-Skating Brings Speed and
ques in cross-countrys. J Sports Sci
New
2003;21(1):3-11.
Bosco C. Evalutation and planning of
conditioning training for alpine skiers.
Spotsmedicine Vol 20, nº 2, Febrero
Sweden.
CONI, Italy.
1992.
2004:14:128-133.
physician
and
Scand
J
Med
Sci
Sports
FIS MEDICAL GUIDE 2004/2005.
Rachbauer F, Sterzinger W, Eibl G.
McCrory P. The role of helmets in
nique and classical cross-country ski ra-
Radiographic abnormalities in the thora-
skiing and snowboarding. Br J Sports
cing speeds. Med Sci Sports Exerc
columbar Spine of young elite skiers. Am
Med 2002;36:314.
2003;35(5):818-25.
J Sports Med 2001;29(4):446-9.
Verges S, Flore P, Favre-Juvin A.
Federiuk CS, Zechnich AD, Vargyas
Blood lactate concentration/heart rate
GA. Telemark skiing injuries: a three-year
relationship: laboratory running test vs
study.
field roller skiing test. Int J Sports Med
1997;8:204-10.
Wilderness
Environ
Physiological predictors of performance
Pascual Olea F. Propuesta de circuito
de calentamiento para la prevención de
Sports Med 2002;32(12):785-793.
las lesiones capsulo-ligamentosas de la
rodilla
Macnab AJ, Smith T, Gagnon FA and
Bladin C, Mc Crory P, Pogorzelski A.
incidence of head/face and cervical spine
Snowboarding injuries: current trends
injuries in young skiers and snowboar-
and
ders. Inj Prev 2002;8:324-327.
future
directions.
Sports
Med
2004;34(2):133-9.
male and female subjects. Scand J Med
Sci Sports 2002;12(6):347-53.
Ronning R, Ronning I, Gerner T,
Archivos
de
nº74
199, pag.647-652.
Vives J, Gutierez JA, Brotons D.
Valoració dinamomètrica específica en
de
l’esport.
APUNTS,
vol
XXVII, Nº 106, 1990.
Tuggy ML, Ong R. Injury Risck factors
Engebretsen L. The efficacy of wrist protectors in preventing snowboarding inju-
Vives J, Gutierrez JA, Brotons D.
Med 2000;28(1):83-9.
ries. Am J Sport Med 2001;29:581-
Registre de la força màxima isomètrica
585.
en esportistes: determinació de les an-
Morris PJ, Hoffman DF. Injuries in
Hemmingsson P, Bauer M, Birgegard
diagnosis treatment. Postgrad Med
G. Iron status in elite skiers. Scand J
1999;105(1):89-91,95-8,101.
Med Sci Sports 1991;1:174-179.
of injuries in classic and skating Nordic
esquiador.
among telemark skiers. Am J Sports
cross-country skiing. Trail markers for
Butcher JD, Brannen SJ. Comparison
del
Medicina del Deporte, Vol XVI,
Medicina
in cross-country ski treadmill tests in
52
Koehle MS, Lloyd-Smith R, Taunton JE
Macnab M. Effect of helmet wear on the
K.
Bernard P, Mischel A. Manueal tutor
del Ski. Editorial Tutor.
Alpine ski injuries and their prevention.
Med
2003;24(6):446-51.
Henrilsson-Larsen
DL,
Made C, Elmqvist L-G. A 10 years
The
Welde B, Evertsen F, Von Heimburg E,
L,
Montgomery
study of snowboard injuries in Lapland
Injuries.
Ingulf Medbo J. Energy cost of free tech-
Larsson P, Olofsson P, Jakobsson E,
RE,
Cross-Country
Energy cost of different skating techni-
Burlin
Andersen
Mahlamäki
S,
Solmakallio
S,
gulacions òptimes pels diferents grups
Fukuda O, Takaba M, Saito T, Endo S.
musculars.
Revista
portuguesa
de
Head injuries in snowboarders compared
Medicina Deportiva. Nº11:137-144,
with head injuries in skiers. Am J Sports
1993.
Med 2001;29:437-440.
Michelsson J-E. Radiological findings in
53
SD SKI 260207
5/3/07
13:57
Página 52
Bibliografía
Saludinámica
COMUNICADOS MENARINI EN SALUD Y DEPORTE
Martin DT, Skog C, Gillam I, Ellis L,
Cameron K. Protocols for the physiological
ski
techniques.
Clin
J
Sport
Med
1998;8(2):88-91.
country skiers with low back pain. Int. J
assessment of cross-country skiers and
biathletes”. Capítulo 16, pág. 244-256.
the lumbar spine of 39 young crossSports Med 1998;9:196-197.
Eriksson K, Németh, Eriksson E. Low
back pain in elite cross-country skiers. A
Ronsen O, Borsheim E, Bahr R,
Moore T. Snowboarding injuries. Br J
Sports Med 2000;34:79.
retrospective
epidemiological
study.
Kocher
M,
Dupré
M,
Feagin
J.
Forjussen J, Bahr R. Injuries among
Shoulder injuries from alpine skiing and
competitive snowboarders at the natio-
snowboarding. Aetiology, treatment and
KlarlundPedersen B, Haug E, Kjeldsen-
Scand J Med Sci Sports 1996;6(1):31-
nal
prevention. Sports Med 1998;25(3):201-
Kragh J, Hostmark AT. Immuno-endocri-
35.
2005;33:370-377.
elite
level.
Am
J
Sports
Med
11.
ne and metabolic responses to long distance ski racing in world-class male and
Hoffman MD, Clifford P. Physiological
Neumayr G, Hoertnagl H, Pfister R,
female cross-country skiers. Scand J
aspects of competitive cross-country
Koller A, Eibi G, Raas E. Physical and
Turcotte RA. An on-site test battery to
Med Sci Sports, Vol 14, nº 1 (February
skiing.
Physiological factors associated with
evaluate giant slalom skiing performance.
2004;14(1):39-48).
1992;10(1): 3-27.
success in professional alpine skiing. Int J
J Sports Med Phys Fitness 1990 Sep;
Sports Med 2003;24:571-575.
30:276-282.
Millet GP, Boissiere D, Candau R.
J
Heinz
of
Sports
Schelkun
P.
Sciences
Skiing. Ski-Skating Brings Speed and
ques in cross-countrys. J Sports Sci
New
2003;21(1):3-11.
Bosco C. Evalutation and planning of
conditioning training for alpine skiers.
Spotsmedicine Vol 20, nº 2, Febrero
Sweden.
CONI, Italy.
1992.
2004:14:128-133.
physician
and
Scand
J
Med
Sci
Sports
FIS MEDICAL GUIDE 2004/2005.
Rachbauer F, Sterzinger W, Eibl G.
McCrory P. The role of helmets in
nique and classical cross-country ski ra-
Radiographic abnormalities in the thora-
skiing and snowboarding. Br J Sports
cing speeds. Med Sci Sports Exerc
columbar Spine of young elite skiers. Am
Med 2002;36:314.
2003;35(5):818-25.
J Sports Med 2001;29(4):446-9.
Verges S, Flore P, Favre-Juvin A.
Federiuk CS, Zechnich AD, Vargyas
Blood lactate concentration/heart rate
GA. Telemark skiing injuries: a three-year
relationship: laboratory running test vs
study.
field roller skiing test. Int J Sports Med
1997;8:204-10.
Wilderness
Environ
Physiological predictors of performance
Pascual Olea F. Propuesta de circuito
de calentamiento para la prevención de
Sports Med 2002;32(12):785-793.
las lesiones capsulo-ligamentosas de la
rodilla
Macnab AJ, Smith T, Gagnon FA and
Bladin C, Mc Crory P, Pogorzelski A.
incidence of head/face and cervical spine
Snowboarding injuries: current trends
injuries in young skiers and snowboar-
and
ders. Inj Prev 2002;8:324-327.
future
directions.
Sports
Med
2004;34(2):133-9.
male and female subjects. Scand J Med
Sci Sports 2002;12(6):347-53.
Ronning R, Ronning I, Gerner T,
Archivos
de
nº74
199, pag.647-652.
Vives J, Gutierez JA, Brotons D.
Valoració dinamomètrica específica en
de
l’esport.
APUNTS,
vol
XXVII, Nº 106, 1990.
Tuggy ML, Ong R. Injury Risck factors
Engebretsen L. The efficacy of wrist protectors in preventing snowboarding inju-
Vives J, Gutierrez JA, Brotons D.
Med 2000;28(1):83-9.
ries. Am J Sport Med 2001;29:581-
Registre de la força màxima isomètrica
585.
en esportistes: determinació de les an-
Morris PJ, Hoffman DF. Injuries in
Hemmingsson P, Bauer M, Birgegard
diagnosis treatment. Postgrad Med
G. Iron status in elite skiers. Scand J
1999;105(1):89-91,95-8,101.
Med Sci Sports 1991;1:174-179.
of injuries in classic and skating Nordic
esquiador.
among telemark skiers. Am J Sports
cross-country skiing. Trail markers for
Butcher JD, Brannen SJ. Comparison
del
Medicina del Deporte, Vol XVI,
Medicina
in cross-country ski treadmill tests in
52
Koehle MS, Lloyd-Smith R, Taunton JE
Macnab M. Effect of helmet wear on the
K.
Bernard P, Mischel A. Manueal tutor
del Ski. Editorial Tutor.
Alpine ski injuries and their prevention.
Med
2003;24(6):446-51.
Henrilsson-Larsen
DL,
Made C, Elmqvist L-G. A 10 years
The
Welde B, Evertsen F, Von Heimburg E,
L,
Montgomery
study of snowboard injuries in Lapland
Injuries.
Ingulf Medbo J. Energy cost of free tech-
Larsson P, Olofsson P, Jakobsson E,
RE,
Cross-Country
Energy cost of different skating techni-
Burlin
Andersen
Mahlamäki
S,
Solmakallio
S,
gulacions òptimes pels diferents grups
Fukuda O, Takaba M, Saito T, Endo S.
musculars.
Revista
portuguesa
de
Head injuries in snowboarders compared
Medicina Deportiva. Nº11:137-144,
with head injuries in skiers. Am J Sports
1993.
Med 2001;29:437-440.
Michelsson J-E. Radiological findings in
53

Documentos relacionados