La iMpOSterGaBLe vOLuntad de haCer eL Bien

Comentarios

Transcripción

La iMpOSterGaBLe vOLuntad de haCer eL Bien
voluntariado
La IMPOSTERGABLE
voluntad de hacer
el Bien
Carretera ABRIENDO CAMINO
en los Andes Peruanos
Capacitación Mujeres
ganan espacio en la construcción
Formar.
Transformar.
Creer.
El Programa Creer capacita hombres y
mujeres para el ejercicio de profesiones
que atiendan a las demandas de los
Negocios de la Organización. En Brasil,
prioriza candidatos locales que
participan del programa Bolsa Família del
Gobierno Federal. El programa se
implementó también en otros nueve
países donde actúa Odebrecht.
Desde 2008, el Programa Creer
ya capacitó a más de 73 mil personas.
De ese total, 43 mil fueron contratadas
para actuar en las obras de Odebrecht.
E D I T O R I A L
SER ÚTIL,
AYUDAR, SERVIR
E
llos se encuentran en varios
estados brasileños, en Panamá,
en la República Dominicana, en
Perú, en Venezuela, en México, en
Angola, en Mozambique y hasta
donde les alcance el corazón.
Cuando llegan a lugares
donde realizan el ejercicio de
donar su tiempo, su energía y su
generosidad, encuentran personas
que jamás tuvieron la seguridad
de contar con un plato de comida
en la mesa todos los días o que
nunca pasaron por la experiencia de
caminar por las calles de la mano
del padre o la madre o de recibir,
en el local donde enfrentan el
crepúsculo de la vida, la visita de
un hijo o de un nieto.
Es en este tipo de realidad que
los integrantes de la Organización
Odebrecht se integran para realizar
trabajo social voluntario. Lo que los
motiva es un irresistible deseo de
ser útil, ayudar, servir. Compartir.
En las 47 páginas del reportaje
especial sobre el Voluntariado,
conocerás iniciativas que vienen
2
haciendo la diferencia en la vida de
personas que experimentan las más
difíciles (y a veces más dramáticas)
condiciones de vida.
Esperamos que la lectura de
estos relatos, pese al desconcierto
o a la tristeza que, a veces, puedan
provocar, sean un motivo de
inspiración y optimismo para el
lector. Las experiencias presentadas
a continuación han sido capaces
de cambiar no solo la vida de los
niños, de los adolescentes, de los
adultos y de los adultos mayores
beneficiados, sino, también, la de
las personas que realizan estas
acciones - los voluntarios de
Odebrecht.
A partir de ahora, estás invitado
a comprender cómo y por qué eso
está sucediendo. ]
Holanda Cavalcanti
Odebrecht informa
3
d e s t a q u e s
PORTADA
HIDROELÉCTRICA
Almério de Brito, integrante de Odebrecht en las obras de
la Usina Hidroeléctrica Santo Antônio, con niños del Centro
Educacional Semear, en Porto Velho, foto de Almir Bindilatti
58
06
Voluntariado: Brindarse al prójimo y el espíritu
de servir motivan a los integrantes de Odebrecht en sus
acciones de voluntariado social
Complejo Hidroeléctrico de Simplício:
una hazaña de la ingeniería fruto
de la creatividad, perseverancia y
motivación para romper paradigmas
CARRETERA
68
Carretera Carhuaz-Chacas-San Luis, construida
en la Cordillera de los Andes, impulsará el
desarrollo de una región turística de Perú donde
viven más de 200 mil personas
4
55
URBANIZACIÓN
Barra de Tijuca aún más en la
vanguardia con el proyecto Ilha Pura
gente
entrevista
72
62
Conozca algo sobre la vida de Wanda Dorville,
Katherine Calle, Frederico Barbosa y João Freire
66
74
84
comunidad
Alfabetización: empresa y poder
público juntos en un esfuerzo
por el futuro
PASANTÍA
Jóvenes aprovechan la oportunidad
para ingresar en el mundo
profesional
Antonio Gavioli: líder de un equipo que conquista sus
victorias por intermedio del afecto y el respeto
argumento
54
CHARLA FINAL
Luciana Arce y la experiencia
transformadora del voluntariado
Genésio Couto y el involucramiento
de los integrantes de Odebrecht y sus familiares
en las causas sociales
Odebrecht informa
5
P O R T A D A
V o l u n t a r i a d o
π Niños en Manchay, comunidad humilde de Lima: guardería construida con apoyo de las Damas Amigas
6
Celso Doni
El Gesto
LIBERADOR
Con ACCIONES voluntarias,
integrantes de Odebrecht
ayudan a transformar
comunidades y a sí mismos
Odebrecht informa
7
Guilherme Afonso
V o l u n t a r i a d o
π Niños en la biblioteca de la Escuela Secundaria Héroes Mozambiqueños, en Moatize: otro motivo para tener esperanza
Dejar el confort y la seguridad de la vida a la que uno está acostumbrado para sumergirse en la realidad de
aquellos que, muchas veces, no tienen qué comer ni con qué vestirse ni, en ocasiones, una simple compañía,
requiere coraje y generosidad, tiempo y energía. Requiere, sobre todo, amor. Por el prójimo. Por uno mismo.
Este reportaje especial muestra cómo una acción social voluntaria puede ser gratificante,
transformadora y hasta trascendente para todos los involucrados en su ejecución.
En Brasil y en los demás países donde actúan, los integrantes de Odebrecht, teniendo como marco
los principios de la Tecnología Empresarial Odebrecht (TEO), buscan, mediante múltiples iniciativas,
aportar condiciones de vida más dignas, más alegría, protección y esperanza a niños, jóvenes, adultos y
adultos mayores cuyas historia de vida, como verás, muchas veces son capaces de llevarnos a repensar y
reevaluar la forma en que vivimos.
Algunas de estas historias conmovieron hasta las lágrimas a reporteros, fotógrafos y editores
experimentados. Lágrimas frecuentemente seguidas por sonrisas de alivio y optimismo. Perdona si
estas últimas frases te han parecido demasiado sentimentales o excesivamente dramáticas, pero estas
historias que se desarrollan a lo largo de 47 páginas son muy especiales, muy representativas de la
condición humana, y al fin y al cabo nadie es de hierro.
8
π Al fondo, a partir de la izquierda, Luciana Muniz, Marcia Santini, Luiza Cabral da Silva, Solange Penna y Sônia Cruz
en la Escuela Básica Villa Padre Nuestro, en La Romana: computadoras y alegría
MONITORES QUE SE
TRANSFORMAN EN PUERTAS
Texto Luiz Carlos Ramos | Foto Edu Simões
Docentes y alumnos de la escuela de Villa Alemán,
en el municipio de San Pedro de Macorís, en la
República Dominicana, tuvieron un buen motivo para conmemorar el 23 de agosto, fecha de reinicio de
las clases: la llegada de Internet.
El acceso de maestros y de los más de 300 estudiantes de 5 a 15 años al milagro de la informática,
capaz de convertir al mundo más pequeño, se hizo posible gracias a la fructífera alianza entre la comunidad y las esposas de integrantes expatriados
de Odebrecht en la República Dominicana, que donaron las computadoras. Ellas forman parte del MAP
(Movimiento de Amor al Prójimo) que se dedica al
trabajo social voluntario.
La Escuela Básica Alemán, que recibió ocho computadoras, se ubica en las proximidades del tramo
San Pedro Macorís –La Romana de la Autopista del
Coral, que integra el Corredor Vial del Este, parte de
la conexión de la capital, Santo Domingo, con Punta
Cana. Otra escuela, la de Villa Padre Nuestro, en La
Odebrecht informa
9
V o l u n t a r i a d o
π Alumnos de la Escuela Básica Alemán, en San Pedro de Macorís: viviendo nuevos tiempos con el apoyo
de las voluntarias del MAP
Romana, recibió 10 computadoras el año pasado. En
2013, siguió el apoyo con la donación de material escolar y libros para la biblioteca. La entrega fue decidida en una de las reuniones del MAP, cuyo símbolo
es una veleta azul y roja, colores de la bandera de la
República Dominicana, y verde y amarillo, de Brasil.
Sônia Cruz, coordinadora del MAP, que fue docente en Bahía, está casada con el ingeniero Marco Cruz,
Director Superintendente de Odebrecht República
Dominicana. Explica: “Este movimiento existe desde
hace siete años y hoy cuenta con más de 50 esposas
de expatriados de Odebrecht. La mayoría son brasileñas, pero también hay mujeres de Perú, Ecuador,
Colombia, Venezuela y República Dominicana. En
encuentros, como fiestas de Navidad, San Juan y ‘feijoada’ y a través de nuestras contribuciones mensuales, recaudamos fondos que se destinan a obras sociales. Donamos utensilios domésticos, ayudamos a
10
niños y adultos en los hospitales y apoyamos escuelas, entregando computadoras y mejorando las instalaciones. ¡Ha sido magnífico observar la alegría de las
personas beneficiadas!”.
“Advierto cómo todo evolucionó”
La fiesta en la escuela de Alemán comienza con
una representación de los Trans-Innovadores, donde cada uno de los cinco alumnos de un grupo asume un componente de la computadora y cuenta sobre
sus funciones: pantalla, teclado, mouse, procesador y
webcam.
La joven Nairobi Pérez, 13 años, con un afiche colgado en el pecho con un mouse dibujado, recita: “Sin
mí, nada funciona”. Ya aprendió a utilizar Internet y
está en el Facebook. “Tengo muchos amigos”, dice.
El director de la escuela, profesor Victor Grullon,
pronuncia un discurso emocionado: “Trabajo aquí
desde hace 20 años y advierto cómo todo evolucionó.
Agradezco la ayuda de estas señoras de Odebrecht”.
Sônia Cruz habla en nombre del MAP: “Para nosotras, es un honor colaborar con la educación en un
país tan amigo, por el futuro de los niños”.
Luego, todos se dirigen al patio, donde una carpa alberga a los alumnos. Cantan el Himno Nacional
Dominicano y escuchan una charla de la odontóloga brasileña Ila Braga Cruz Vicentin, hija de Sônia y
Marcos Cruz, sobre los cuidados contra las caries.
Los niños reciben del MAP cepillos y pasta de dientes, además de libros, cuadernos y lápices.
Márcia de Sousa, esposa del embajador brasileño
José Marcos Vinicius de Sousa, invitada por Sônia,
ayuda a distribuir los cuadernos. “Es muy gratificante ver estas sonrisas”, dice.
π Miguelito Tamare (abajo en la foto) y Roberto
Napoleón, alumnos de la Escuela Villa Padre Nuestro:
más motivos para sonreír
Escuela reformada y ampliada
El día anterior a la fiesta en Villa Alemán, integrantes del MAP visitaron la escuela de la Villa Padre
Nuestro, en La Romana, donde las computadoras se
entregaron en 2012. El establecimiento de enseñanza
fue reformado y ampliado por Odebrecht. La directora Maria Regina Sarely señala: “Con la reforma, nuestra escuela se tornó más productiva. Y las computadoras brindan nuevas perspectivas a los alumnos”.
Luciana Muniz, casada con el Director de Desarrollo de Negocios en el Contrato de la Autopista del
Coral, Lito Gusmão, es la tesorera del MAP. “Intentamos multiplicar nuestros fondos y, con eso, obtener recursos para ampliar los beneficios a las escuelas. Aquí, donamos una biblioteca y siempre estamos trayendo libros”, relata.
Otras esposas de integrantes de Odebrecht visitaron a las escuelas, en agosto: las brasileñas Sandra
Bartolomeu, Márcia Santini, Vanessa Campos,
Marcella Brown, Liana Carvalho, Solange Penna
y Letícia Coelho, la ecuatoriana Gabriela Fierro y
la peruana Elizabeth Tejeda. El Responsable de
Comunicación y Nuevos Negocios en Odebrecht
República Dominicana, Claudio Castro, con experiencia en acciones sociales, presta apoyo directo
al MAP.
En la cancha reacondicionada de la escuela de Padre Buestro, Roberto Napoleón, 8 años, y Miguelito
de la Cruz, 10 años, practican el básquetbol. “Soy fanático del básquetbol, pero quiero ser ingeniero”, dice
Miguelito. En fútbol, República Dominicana se posiciona en el 86º lugar, según el ranking de agosto de
la Fifa. Ese país caribeño es una potencia en el básquetbol y en el boxeo, modalidades deportivas con
gimnasios llenos, y en el béisbol, que exporta ídolos
a Estados Unidos. “¡Somos grandes!”, dice Roberto. ]
Odebrecht informa
11
V o l u n t a r i a d o
π A partir de la izquierda, Wanessa Faria, Ivani Galvão, Helena Liberatori, Helen Baldi y Tereza Weyll con niños asistidos por Anar,
en Ciudad de México: apoyo a quien comenzó la vida con dificultades
12
DAME LA MANO
Texto Luiz Carlos Ramos | Foto Ricardo Teles
José Antonio, 15 años, quiere ser músico. Su talento ya se destaca en las clases de piano. Giovani, 16
años, sueña con ser arquitecto. El arte aparece en
sus dibujos. Estrellita solo quiere jugar. Tiene apenas tres años.
Los deseos y la alegría de José Antonio, Giovani
y Estrellita tienen algo en común: los tres integran
el grupo de 34 adolescentes y niños – 17 chicas y 17
chicos – que viven en tres casas en la misma calle
de Ciudad de México, donde reciben apoyo para que
tengan un futuro diferente de los problemas que vivieron durante sus primeros años de vida.
Todos estudian en escuelas públicas y son mantenidos por Anar (Ayuda a Niños y Adolescentes
en Riesgo) una institución de asistencia privada
de origen español (fundada en 1970) que actúa en
México, Perú y Colombia, financiada por un patronato integrado por empresas privadas que solventa
sus gastos.
Se considera en situación de riesgo al menor de
edad que proviene de un ambiente familiar donde
su integridad física, psíquica o emocional se encuentra en peligro, ya sea por fallecimiento de los
padres, o porque los mismos están, por ejemplo, en
la cárcel, o son alcohólicos o drogadictos. Al detectar la situación, los organismos gubernamentales
derivan al menor a Anar. La asociación, que está en
México desde 1995, recibe donaciones para poder
brindar alojamiento, comida, ropa y asistencia a los
menores.
Las tres casas del barrio Santa Cruz Acayucán
cuentan con el trabajo de trabajadores remunerados por Anar y con la actuación misionera de dos
monjas católicas educadoras colombianas, María
Perpetua Hernández y María Rocío Fuerta. En febrero de este año, ese equipo comenzó a recibir el
valioso refuerzo de esposas de integrantes expatriados de Odebrecht en México, que crearon el proyecto Dame la Mano.
Luis Weyll, explica: “Sintiendo la necesidad de desarrollar un proyecto social, conversé con las esposas de integrantes expatriados de Odebrecht y de
Braskem, para que creásemos un grupo desvinculado de los proyectos sociales y de las inversiones
de la Organización y pasásemos a asistir a menores
carenciados, buscando minimizar sus secuelas sociales. Así surgió Dame la Mano”. La logomarca del
proyecto, en verde y rojo, que remite a los colores
de la bandera mexicana y simboliza a los niños en
círculo, tomados de la mano, fue desarrollada por
la voluntaria Lara Solís, esposa de Guillermo Solís,
Director Jurídico de Odebrecht México.
Gabriela Passano, que trabaja en Odebrecht desde hace siete años, del Equipo de Comunicación y
Personas, investigó algunas opciones de instituciones e informó al grupo de esposas que optaron por
apoyar a Anar. “Cuando nos decidimos por Anar,
nos reunimos para evaluar cómo la apoyaríamos y
establecer nuestro plan de acción”, cuenta Wanessa
Faria, casada con el Director de Administración y
Finanzas de Odebrecht México, Gleiber Faria. “Soy
una de las tesoreras, con Ivani Galvão y Louise
Gordilho”, informa. “Apoyamos a los menores de
Anar de dos maneras: mediante donaciones mensuales y el trabajo voluntario, con visitas semanales
a los niños, ayudándolos con deberes de la escuela, práctica de lectura, clase de artesanía y música,
orientaciones sobre higiene bucal y corporal, etc. El
dinero recaudado se deposita en una cuenta bancaria específica para este fin y se utiliza para atender
las necesidades relacionadas con la educación y salud de los niños”.
Odebrecht Informa visitó las tres casas de Anar
y observó de cerca la alegría con que niños y jóvenes retribuyen el cariño de las mujeres brasileñas.
Cumpliendo con una norma de la legislación mexicana, las fotos de estas páginas no muestran los rostros de los menores de edad de la institución.
Como una sola flor seremos
Como dicen los versos de la poetisa chilena Gabriela Mistral, Dame la mano y danzaremos/
Dame la mano y me amarás/Como una sola flor
seremos/Como una flor, y nada más, el nombre no
podría ser más apropiado. Teresa Weyll, esposa del
Director-Superintendente de Odebrecht en México,
“Somos una familia”
Apenas se abre la puerta de la casa Juan Pablo II,
surgen ocho niños para abrazar y sentarse en la falda. La menor, Estrellita, sonríe y salta a los brazos
de Ivani Galvão, que la alza con alegría. “Somos una
familia”, resume Ivani, esposa de Antonio Galvão, de
Braskem. Esta casa recibe niños de hasta 7 años.
Odebrecht informa
13
V o l u n t a r i a d o
π En el sentido horario, Helena (de blanco), Wanessa, Ivani y Tereza, con niños y sus juguetes:
la infancia protegida y disfrutada
Helen Baldi, casada con el ingeniero Eduardo
Rozendo, Director de Contrato de Odebrecht en
el proyecto Etileno XXI, canta con varios niños las
canciones en inglés que les enseñó. ”En Brasil, di
clases de inglés hasta para ejecutivos. Aquí, con niños, ha sido maravilloso”, relata.
La casa de al lado es para niños de 8 a 10 años. La
tercera es la de adolescentes. En esta casa, Helena
Liberatore, casada con Rodolfo Scheefer, ingeniero
de Control de Proyecto de Braskem, le pide a José
Antonio que venga al piano. Él toca las teclas con
arte. Helena asiente: “José Antonio es creativo, tiene
talento para la música”.
Allí cerca, Giovani coloca sobre la mesa sus dibujos de colores. “Él quiere ser arquitecto. Vamos
a apoyar su curso, financieramente”, dice Tereza
Weyll. “Hoy en día, Dame la Mano es más que un
trabajo voluntario de quien quiere hacer el bien. Es
una misión”, afirma.
Además de las cinco voluntarias que fueron a los
hogares de Anar el 19 de agosto, otras 11 voluntarias expatriadas, que estaban de vacaciones fuera
de México, participan del proyecto: Leila Bischoff,
14
Carolina Lepecki, Louise Gordinho, Liziane Ramos,
Adriana Aiala, Maryângela Negrão, Aline Enck,
Janeide Machado, Ana Maria Schimmelpfeng, Sílvia
Pires Migueles y Lara Solís.
Silvia Santillán, Directora General de Anar México,
dice: “Nunca hubo un apoyo como el de este grupo de
voluntarias. Son como ángeles que llegaron a nuestro
hogar, donando tiempo, atención y cariño a nuestros
niños y nuestros adolescentes. Hasta entonces, la donación de extranjeros era apenas financiera”.
Tereza Weyll destacó: “Con el crecimiento de
las operaciones de la Organización Odebrecht en
México, seguramente contaremos con el apoyo de
nuevas esposas expatriadas para fortalecer aun más
el Proyecto Dame la Mano”.
A los dos días de la visita, un terremoto de 6,1 grados en la escala Richter sacudió la Ciudad de México
en las primeras horas de la mañana y provocó la evacuación de edificios altos. No hubo víctimas. Fue solo un susto. Los moradores de las casas de Anar no
sintieron nada: dormían tranquilamente. Las voluntarias de Dame la Mano desean que siempre sea así
en la vida de los jóvenes a quienes ellas ayudan. ]
π Niños en la guardería de la comunidad de Manchay, en Lima: miradas que dicen todo
LAS AMIGAS ASUMEN LA TAREA
Texto João Marcondes | Foto Celso Doni
Colegio Franklin Delano Roosevelt. Lima, Peru, 1997.
En el patio de la escuela, dos niñas, de 6 y 8 años, se
pelean, se gritan, se tiran de los cabellos. La brasileña
Marilene Silveira Luna que fue a buscar a su hijo, reconoce el idioma que hablan las pequeñas: el portugués, con algún acento. ¿De dónde serían? ¿De Bahía?
“¿Quién es la mamá de esas niñas?”, exclama admirada. La madre está a pocos metros, en la sala de dirección, para matricular a las niñas, en la escuela estadounidense de la capital. Preparada para una nueva
vida, llegó para establecerse. Su nombre: Sara Barata.
El encuentro entre Marilene y Sara se convirtió
en algo más que una linda y sólida amistad. Fue más
allá, se transformó en un caso de donación y se convirtió en historia de Perú. Pese a que ambas vivían
en barrios confortables de Lima, los principales trayectos que recorren todas las semanas no son nada
placenteros. Se sacuden en sus autos en los tortuosos y polvorientos caminos hacia Huaycán, un distrito de Lima donde prácticamente no se puede decir que las casas tengan paredes, porque se trata de
delgados enchapados de madera. Los habitantes son
pobres, la mayoría huyeron del interior, de la región
serrana o amazónica, en el tiempo en que la organización terrorista Sendero Luminoso hostigaba a
aquellas regiones.
Respirando el aire desértico, bajo un sol inclemente, llegan al centro comunitario del barrio, un
verdadero oasis de alegría y conocimiento para aquella comunidad, y encuentran a Elba Eufrásia, que está
Odebrecht informa
15
V o l u n t a r i a d o
π Asilo Luisa Marilac: el lugar fue reformado gracias al trabajo de las voluntarias
revolucionando la vida y el comportamiento de las
mujeres de Huaycán. Elba tiene 35 años y un rostro algo sufrido. Cuando el fotógrafo de Odebrecht
Informa le pide para posar y sonreír, ella se resiste.
“No sonrío mucho”, dice, con simpatía y resignación.
Fue víctima de violencia doméstica (por parte del exmarido) durante tres años. En aquel entonces no entendía bien por qué le pegaban. Logró escaparse de la
casa violenta. Y quería que su caso sieviera de ejemplo. ¿Pero cómo?
La respuesta vino de la mano de Damas Amigas de
Perú, lideradas por Sara, su presidenta, y Marilene, la
vice. Construyeron el Centro, que posee sala de computadoras y una biblioteca/ludoteca, con TV plasma de 42 pulgadas y una máquina de palomitas, para
las sesiones de cine informales. Lo más importante:
también se brindan conferencias de psicólogos y de
especialistas sobre los derechos de las mujeres y temas vinculados a la ciudadanía.
Con una instrucción adecuada, Elba se convirtió
en una importante líder de la región. Mujeres como
ella y las amigas Maximiliana Machquai, 39 años, y
16
Leonza Quique, 50, utilizan el centro para sus reuniones y manutención, pues allí se produce y vende
su artesanía. “Antes nos sentíamos abandonadas, vivíamos un problema que aquí es muy frecuente, que
es la violencia contra la mujer, pero con la fuerza y
el cariño de estas brasileñas, estamos conquistando
nuestra dignidad”, dice Elba.
La ayuda es un camino de ida y vuelta. “Me siento mejor en Huaycán que en Javier Prado, [sofisticada
avenida de Lima]”, afirma Sara Barata, esposa de Jorge
Barata, durante varios años Director Superintendente
de Odebrecht Perú y actual Director Ejecutivo de
Odebrecht Latinvest. “Con esto me siento realizada,
hace con que todo tenga sentido”, afirma Marilene.
Sara convive de cerca, desde pequeña, con problemas sociales. La madre fue alcaldesa de la ciudad bahiana de Conceição do Almeida, a 171 km de
Salvador, y llevaba a la hija a conocer guarderías, escuelas, asilos y donde hubiera un problema que necesitara solución. “Lo que no hace un pantalón, lo
hará una pollera”, decía doña Lucia Borges, madre de
Sara. La frase resuena en su cabeza.
Actuación en varios frentes
Damas Amigas de Perú es una organización informal de voluntarias, sin fines de lucro, formada por
mujeres de integrantes expatriados de Odebrecht y
algunas invitadas especiales, como Manaura Marilene,
que fundó la organización con Sara, y está casada con
el médico peruano Víctor Luna.
Está integrada por más de 20 mujeres (el número
es variable), que actúan en varios frentes en la capital. En Huaycán, están construyendo el primer colegio con paredes de ladrillos fabricados en la región.
Hicieron reformas y colaboran con la alimentación
de dos asilos. Donaron camas y equipamientos para un hospital de niños y para un hospital de cáncer,
hicieron un comedor y una guardería en otro barrio
pobre de Lima, Manchay, además de organizar diversas charlas y festividades para comunidades humildes. Más de mil personas reciben ayuda directa, y
otra gran cantidad, indirectamente, como las madres
de niños que frecuentan las bien cuidadas guarderías
y pueden salir a trabajar.
“Aquí lo más importante son las donaciones.
Es saber compartir la inteligencia, la sonrisa con
quien lo necesita”, argumenta Maise Guimarães,
recién llegada a Lima e integrada a Damas. Su marido,
Ricardo Boleira, es el actual Director Superintendente
de Odebrecht en el país.
El evento principal de Damas Amigas de Perú es
la Feijoada Anual en la Embajada de Brasil en Lima. El
evento conmemorará 10 años en el 2014. La lista de
invitados ya tiene más de dos mil personas, que pagan un ticket que se destina a los proyectos sociales.
Damas también cuenta con el respaldo institucional
del Grupo Brasil (en Perú), con más de 50 empresas
de varios países que incentivan el trabajo voluntario
y social. Jorge Barata es el presidente del grupo.
Gracias a ese esfuerzo conjunto, las voluntarias
de Damas Amigas de Perú logran hacer sonreír a
la modista Domitila Truero, 92 años, internada en
el asilo Luisa Marilac, completamente reformado
gracias al trabajo de Damas. Sola en el mundo, sin
contacto con la única hija que se casó y se mudó a
Inglaterra, solo se levanta de la cama cuando Sara y
su equipo llegan a la casa del barrio de Surquillo, en
Lima, que alberga a 21 adultas mayores. “¿Sabe lo que
más me gusta de las brasileñas? Son cariñosas, les
gusta abrazar y dar besos”, dice Domitila, sin desviar
los ojos de Sara. ]
π Sara Barata y Domitila Truero, moradora del asilo: cuando el cariño es el bien más preciado
Odebrecht informa
17
V o l u n t a r i a d o
TODO POR UNA SONRISA
Texto Eduardo Souza Lima | Foto Guilherme Afonso
Tichaona, en dialecto chona, quiere decir “vamos a
ver lo que ocurrirá”. Nacido en Zimbabwe, Tichaona
José Xavier fue rebautizado Teacher (profesor),
cuando, siendo niño, se mudó a Mozambique. El
nombre anglo mozambiqueño sería actualmente,
una especie de respuesta al nombre original: viviendo desde los 12 en el Orfelinato São José, en Tete,
a los 19 se remangó la camisa para ayudar a voluntarios del Proyecto Moatize Expansión (PME) a reformar el pequeño parque y la ludoteca de la institución. El deseo de ayudar terminó brindándole una
oportunidad de trabajo como auxiliar de taller de
Odebrecht. Como la filosofía que pauta el Programa
Comparta (Partilhe) incluye la premisa de que ser
voluntario también es trasmitir conocimiento y experiencia, Teacher ahora sueña con enseñar su oficio a los cuatro hermanos que dejó en su país natal.
“Quiero hacer por ellos lo que personas que ni siquiera eran de mi familia hicieron por mí”, dice.
Desde hace cinco años en Mozambique, la pedagoga
bahiana Claudia Andrade, de Odebrecht, Responsable
de Responsabilidad Social, Comunicación y Formación
en PME, tiene su propio “mantra”: “El voluntariado es
π Tichaona José Xavier, el Teacher: “Lo quiero hacer por ellos”
18
un virus; contagia”. Desde 2011, el trabajo voluntario
en PME ya movilizó a cerca de 200 integrantes, en
más de 20 acciones que beneficiaron a 6 mil personas.
Los colombianos Fabio Jaramillo, Gerente de
Calidad, y Sergio Salazar, Coordinador de Control
de Calidad, del equipo de Odebrecht en PME, fueron “contaminados” cuando trabajaban en Estados
Unidos, en las obras de expansión del Metro de
Miami. Allí, ayudaron a reformar casas de personas
humildes en el vecindario. En Tete, se empeñaron en
las reformas de São José, que albergan a 70 niños y
jóvenes, y “contagiaron” a Teacher. “La idea partió de
Sergio, que volvió de una visita diciendo que los niños no tenían adonde jugar”, recuerda Jaramillo. “Los
juegos del antiguo parque estaban en mal estado. Era
peligroso para los niños”, asegura la Hermana Maria
Rafael, que coordina la institución. El virus se diseminó por el mundo: Recibimos donaciones de ocho
países”, cuenta Jaramillo. “Las mujeres se ocupaban de la recreación infantil, mientras los hombres
hacían la parte pesada”, dice Paula Bertasi, de Sao
Paulo, Coordinadora de Gestión de Calidad. El pequeño parque se entregó el 1º de junio.
π Niños en Tete: la atención que reciben en el orfelinato puede hacer toda la diferencia en sus vidas
Odebrecht informa
19
V o l u n t a r i a d o
π Joelma Soquisso: heredera de la misión de Abuela Teresa
En Estados Unidos, Jaramillo y Salazar trabajaron
con el Director de Contrato carioca Paulo Brito, que
ahora los lidera en PME. Brito, que también tiene en
su currículo estadías en Irak y Liberia, es un entusiasta del trabajo voluntario: “El ejemplo viene de
arriba. Cuando uno logra donar tiempo de su vida
cotidiana para ayudar, sus liderados se sienten inclinados a hacer lo mismo”. El voluntariado en PME
alcanzó un nivel de epidemia. “Los domingos, promovemos desayunos de confraternización y vienen
como máximo 30 personas. Cuando realizamos los
Juegos Misión Posible para recaudar donaciones,
reunimos a casi 200 personas”, dice.
El parque infantil y la biblioteca de Cateme, distrito de Moatize, donde se realojaron moradores que
vivían en el área de minería de carbón (realizada por
la minera Vale a través de PME), se inauguraron en
octubre de 2011. Ambos contaron con el trabajo de
los voluntarios de Odebrecht, que, a su vez, tenían
a disposición sobrantes de material de construcción
cedidos por la empresa.
“Los niños no tenían contacto con libros”, recuerda Claudia Andrade. “Es necesario entender
cómo funciona la cultura local. El desarrollo lúdico,
motriz y cognitivo de los niños en la edad preescolar era precario, porque pasaban prácticamente
20
todo el día envueltos en capulanas (tela de colores
con múltiples utilidades), en la espalda de las madres”, explica la psicóloga carioca Adriana Brito, que
coordina el Programa de Responsabilidad Social en
Mozambique.
Reconstrucción de orfelinato
Fue en esta época también que empezaron las acciones en el Orfelinato Mundo de los Más Pequeños,
en Tete. Fundada en 1994, la casa se solventaba
con escasas donaciones y la obstinación y el amor
al prójimo sin límites de Abuela Teresa, dueña del
orfelinato. La situación era precaria: pozos sépticos
obstruidos, dependencias casi en ruinas. Los voluntarios de PME reformaron la cocina y construyeron una nueva red de saneamiento. Sin embargo,
la Abuela Teresa, que murió en abril de este año,
estaba más agradecida por otro motivo. “Decía que
ya había recibido muchas donaciones en bienes y
dinero, pero raras veces en tiempo. Pocas personas
estaban dispuestas a visitar el orfelinato para jugar
con los niños o conversar con ellos”, cuenta Adriana.
Joelma Soquisso, nieta de Abuela Teresa, que heredó los cuidados de los 90 pupilos de la institución,
confirma: “Ellos vienen y juegan con los niños, que
se ponen contentos”.
Claudia Andrade argumenta: “Es importante que
el voluntario se focalice, porque si no se frustra, ya
que nunca logrará resolver todos los problemas del
mundo”. El Programa Comparta surgió para permitir
la coordinación de estas acciones, que se realizaban
esporádicamente desde 2009. “Intentamos identificar las carencias, y, a inicios de este año, montamos
el Menú del Voluntario. Lo hicimos al advertir que
mucha gente quería ayudar, pero no sabía cómo”, explica José Lages Magalhães, de São Paulo, Gerente
Administrativo Financiero, que está en Mozambique
desde hace cuatro años. “Mi rol en el Programa es realizar una mediación entre las instituciones y los voluntarios”, explica la asistente social de Santa Catarina,
Renata Koerich, Responsable de los Programas de
Voluntariado, que llegó a Tete hace dos años.
El matrimonio oriundo de Salvador, Roberto
Veiga, Coordinador del área de Personas, y Bruna
Veiga, del equipo de Control de Documentación, participó activamente de los Juegos Misión Posible y
siempre que puede visita los orfelinatos. “Uno siempre sale de allí con energía renovada después de ver
aquellas caritas sonriendo”, dice. Cristiano Augusto
Guimarães, de Minas Gerais, Gerente de Provisiones
siempre busca colaborar con donaciones.
Aprender enseñando
Uno de los grandes desafíos actuales de Mozambique es el combate al VIH/Sida. Contra él, el
virus del voluntariado ha demostrado ser una de
las vacunas más eficaces, como bien lo saben los
integrantes mozambiqueños de PME. La psicóloga
Rita Henrique utiliza el tiempo libre para llevar su
“calor, afecto y cariño” a los huérfanos. Formadores
del Programa Creer (Acreditar), Flávio Moisés João
y Vicente Abílio Correia reclutaron a sus exalumnos para ayudarlos a construir la Ludoteca de la
Asociación Agrícola M’Padue, en Tete.
“Cuando realizo un trabajo social, es como si
fuera mi responsabilidad”, afirma Flávio. Damilio
Fazenda, Patricio Saope y Flávio crearon la Asociación
Generación Verde, que utiliza el teatro para impartir
nociones de salud, higiene y respeto al medioambiente
destinado a las comunidades de la región, por amor a
“la camiseta”, como se dice allá. Y Moisés de Azevedo,
formado por el programa Creer y hoy integrante del
equipo de Gestión Contractual, ya perdió la cuenta de
lo que hizo para ayudar a montar el acervo de la biblioteca de la Escuela Secundaria Héroes Mozambiqueños,
en Moatize. “Ser voluntario es aprender enseñando. Es
estudiar, estudiar y estudiar para estudiar”, define. ]
π Flávio Moisés João (a la izquierda) y Vicente Abílio Correia: movilización para construir una ludoteca
Odebrecht informa
21
V o l u n t a r i a d o
π Casa de Oración: local de reflexión y orientación sobre diversos temas
AQUÍ SOMOS MÁS FUERTES
Texto Eduardo Souza Lima | Foto Guilherme Afonso
La epopeya de Ezequias merece un capítulo aparte en la saga de las acciones de voluntariado de
los integrantes del Proyecto Moatize Expansión
(PME), en Mozambique. En cada visita a una comunidad asistida por la Agencia Misionera y Asistencia Social (Amas), entidad que fundó y preside,
en cada charla con un voluntario que atrajo a su
causa, se escribe un nuevo capítulo.
“Él saca todo de su bolsillo para alimentar a los
niños”, señala Eusébio Hale Marques, morador del
Barrio 4, en Moatize. Hoy, el trabajo de Ezequias
Samuel da Rosa – desde hace cinco años Encargado
de Producción en PME, oriundo de Alegre (ES) y
actualmente radicado entre los sertones de África
y Campos (RJ)- ya beneficia a más de 16 mil personas. Él destaca la dimensión humana de lo que
hace: “Muchas de esas personas habían perdido
22
la capacidad de soñar. Pero no se puede soñar con
volar mientras ni siquiera se tienen condiciones de
caminar”.
El calor (que en verano llega a los 50°C), las lluvias torrenciales de invierno, los 13 dialectos que
se hablan en la región y las largas distancias, nada
de eso detiene a Ezequías. “Él desaparece en medio
de la selva, encuentra un pequeño poblado y ayuda
a alguien”, cuenta el Director de Contrato de PME,
Paulo Brito.
Visitar la aldea de Gola, en Malawi (el trabajo de
Amas ya superó las fronteras de Mozambique), a
casi 100 km del alojamiento de PME, es una experiencia casi trascendental. El equipo de Odebrecht
Informa lo hizo. Desde la selva, surgen más de cien
mujeres y niños que siguen nuestros automóviles,
cantando alegremente. El Amas brinda asistencia a
85 aldeas de Mozambique y del país vecino, en un
radio de 700 km. Por lo general, son los propios
moradores quienes buscan a Ezequías. “La noticia
se difunde a través del boca a boca”, explica.
Casa de oración
La recepción que tuvimos en las calles cubiertas de polvo del Barrio 4 también fue inolvidable.
Como en Malawi, el encuentro tiene lugar en una
casa de oración, construida por voluntarios ayudados por la propia comunidad, donde se escuchan
bellos cánticos. El Evangelio es apenas una de las
formas de transmitir otros mensajes. “Vamos a
las escuelas, realizamos charlas sobre nociones
de higiene y la importancia de la preservación del
medioambiente”, comenta el mozambiqueño José
Conforme, Líder del Equipo de PME y voluntario.
“Decimos que las enfermedades no siempre son
provocadas por malos espíritus, sino por la mosca que se posó en sus heces y después en los alimentos”, relata Ezequías. En Gola, existen réplicas
de la casa de oración para uso secular. “Cuando
construimos una casa, aprovechamos para enseñar un oficio a los lugareños, formando albañiles,
pintores, carpinteros”, explica Luis Roce, también
mozambiqueño, Líder del Equipo de PME y voluntario.
Hoy, Amas cuenta con 20 voluntarios en su
equipo de colaboradores fijos, como la nutricionista de São Paulo, Paula Marques, que decidió permanecer en Mozambique, incluso después de finalizar su contrato con PME. Fundada el año pasado,
la entidad también adoptó socialmente a 200 niños, reforma escuelas y bibliotecas, construye parques infantiles y distribuye entre las comunidades
a las que asiste, 3 toneladas de harina por mes.
“Nuestro trabajo creció mucho, fundamos la
ONG por una cuestión de transparencia”, dice
Ezequías. Creció tanto que abrió filial en Brasil, en
Campos (RJ) presidida por su hijo Felipe Samuel
Rosa, que también trabaja en Odebrecht como
Auxiliar de Seguridad del Trabajo del proyecto
“Vivir Feliz” (Morar Feliz): “Recaudamos fondos
para Mozambique, recolectando donaciones o vendiendo camisetas de Amas”, explica. “El principal
objetivo de Amas es la formación de personas para
beneficio del prójimo”, dice Ezequías. Una misión
que comienza en casa. ]
π Ezequias da Rosa: antes de volar, caminar
Odebrecht informa
23
V o l u n t a r i a d o
NO AL ABANDONO
Texto Carlos Pereira | Foto Holanda Cavalcanti
“Algunos necesitan comida, vestimentas y alimentos. Pero otros necesitan cariño, cuidado,
de alguien que escuche su historia con atención.
Nuestro objetivo principal es hacer este tipo de
aporte, donar amor”, dice Andrea Rabello, representante de Esposas en Acción, conformado por
esposas de integrantes expatriados de Odebrecht
en Panamá, que se movilizaron para realizar acciones de voluntariado social en el país y, también, para promover la integración de las personas de la Organización.
Cuando comenzó, hace siete años, eran seis mujeres. Motivadas por el deseo de retribuir todo lo que
les proporcionó el país que las recibió, realizaron
acciones en refugios de no videntes, asilos y orfelinatos. “La solidaridad es una de las virtudes más
lindas del ser humano, es una necesidad. Contener
el dolor de los demás hace con que uno se olvide
del propio dolor”, señala Andrea.
El grupo creció, las actividades se concretaron
y se diversificaron. Actualmente, con 90 mujeres activas, Esposas en Acción utilizan las redes
sociales para organizar encuentros y actividades
para recaudar fondos y se dividieron en equipos,
cada una con su líder, a efectos de aprovechar
mejor las variadas aptitudes de las personas involucradas y, de esa manera, potenciar los resultados.
π A partir de la izquierda, Patricia Bittencourt, Patrícia Lobo y Andréa Rabello, con jóvenes atendidas por
el Lar Rosa Virgínia: apoyo y afecto para combatir el desamparo
24
π Maritzia Grifo: buena voluntad y compromiso
Jóvenes víctimas de la violencia
El Hogar Rosa Virginia, casa provisoria para madres adolescentes, es una de las instituciones atendidas por Esposas en Acción. Pese a los desafíos
diarios, o a sus consecuencias, la Hermana Cándida,
directora de la institución, trasmite la serenidad que
caracteriza a los religiosos que actúan en proyectos
sociales cuando hablan sobre su trabajo y la vida de
las jóvenes atendidas.
Tienen entre 10 y 18 años y fueron víctimas de
abuso sexual y otros tipos de violencia. “Llegan
desnutridas, a veces enfermas, pero siempre con
mucha rabia en el corazón”, describe la Hermana
Cándida. Como ejemplo, la religiosa cuenta la
desconcertante historia de M.
M. llegó al Rosa Virginia a los 13 años, con un
hijo en los brazos y el alma destrozada. Pasó su
infancia siendo violada constantemente por el
padre y, bajo todo tipo de amenazas, vivía en silencio. M. quedó embarazada y el violador, disimuladamente, actuó como un hombre preocupado y consciente de sus deberes: la acompañó a las
consultas médicas y contaba a los demás que el
embarazo era fruto de un noviazgo irresponsable.
“Hasta la hora del parto, M. no tuvo la oportunidad de revelar su secreto”, relata la Hermana.
Confiando en la impunidad, el padre fue a conocer el hijo y allí mismo fue detenido.
M. y su bebé salieron de la maternidad directamente hacia el Hogar Rosa Virginia, ambos
desnutridos. “Las demás niñas se turnaban para amamantar al bebé con su propia leche. En un
mes, los dos ya se encontraban mucho mejor”, recuerda la Hermana Cándida, resaltando que M.,
así como las demás jóvenes, no renuncian al derecho de criar a sus hijos. “El sentimiento materno aflora aun en la adversidad. Ellas quieren salir adelante, estudiar, trabajar, porque aman a sus
bebés”.
Según la líder del grupo que atiende al Lar
Patrícia Lobo, Esposas en Acción ayudan al Rosa
Virginia con US$ 600 mensuales, a través de alimentos, además de conseguir medicamentos
cuando se necesitan. También se donan ropas y
juguetes. La constante presencia de las voluntarias en la casa tiene un efecto terapéutico en el corazón herido de las jóvenes, a través de los lazos
de afecto y respeto logrados. “Cuando no pueden
estar presentes, se mantienen en contacto. Son
como ‘angelitos’ para nosotros”, dice la Hermana
Cándida. Las jóvenes también reconocen la dedicación de las esposas. El año pasado, de forma espontánea les presentaron un baile. Representaron
su gratitud.
Patricia Bittencourt, casada con Eduardo Bittencourt,
Gerente Administrativo y Financiero de los proyectos Cinta Costera y Patrimonio Histórico, es
otra de las esposas que siempre reserva un tiempo para enterarse cómo va todo en Rosa Virginia.
Resalta que es una prioridad del grupo crear las
Odebrecht informa
25
V o l u n t a r i a d o
π Lia Saldanha: “Queríamos participar en la educación de estos niños”
condiciones para que las jóvenes tengan la oportunidad de ser independientes en el futuro. “Estamos
seleccionando cursos profesionales y vamos a buscar cómo patrocinarlos. Algunas chicas están terminando secundaria y quieren ingresar a facultad,
ser abogadas”, cuenta, orgullosa.
“Queríamos abrazar a estas niñas”
La sicóloga social Maritzia Grifo ascendió en
la administración pública hasta llegar a Directora
General del Sistema Carcelario de Panamá. Actualmente dirige el Hogar Divino Niño, una fundación sin fines de lucro, creada como un apostolado católico, y utiliza su rica experiencia para
ayudar a 28 niños, de 0 a 5 años, a encontrar un
hogar.
Después de visitar y conocer la seriedad
del trabajo realizado en Divino Niño, seis participantes de Esposas en Acción, lideradas por
Miriam Prato, elaboraron un proyecto, con objetivos específicos y cronograma de trabajo,
y firmaron una alianza con la institución. “Al
26
contrario de lo que parece, el trabajo voluntario,
además de buena voluntad, exige compromiso”,
subraya Maritzia, elogiando el comportamiento
de las esposas.
Al menos dos veces por semana, promueven, en el Divino Niño, actividades educativas,
culturales y recreativas, como lecturas de cuentos, juegos educativos y elaboración de dibujos,
y apoyan a las demás actividades regulares. Lis
Saldanha, expatriada desde hace 10 años, contó
qué dejó en su casa al nieto de 9 meses, que viajó desde Brasil para visitar a los abuelos. “Es mi
compromiso”.
Vistiendo la camiseta de Esposas en Acción,
Lis se destaca por su energía y buen humor en
el centro del agitado jardín del Divino Niño,
repleto de niños corriendo de un lado a otro.
“Más que apoyar financieramente a la institución, queremos participar en la educación,
trasmitir valores, estimular la imaginación,
abrazar, literalmente, a estos niños. Y lo estamos haciendo”. ]
UNA CAUSA LLAMADA PERSONAS
Texto Ricardo Sangiovanni | Foto Kamene Traça
La creencia de que todos son capaces de ayudar a
mejorar la vida de individuos y de comunidades
fue lo que llevó a Luciana Arce (ver entrevista con
ella en la sesión “Charla Final” en esta edición) a
crear, en 2008, el grupo Kambas del Bien (Kambas
do Bem), que reúne a cerca de 80 esposas de integrantes expatriados de Odebrecht en Angola y hoy
ofrece cursos y servicios a la población carenciada
en tres locales de los suburbios de Luanda.
Kambas (palabra que, en el dialecto kimbundo,
significa amigos/as) aprovechan las habilidades de
sus integrantes dispuestas a practicar el voluntariado y a utilizar sus talentos para el bien del prójimo. Muchas de ellas se proponen impartir cursos de formación en culinaria e informática, entre
otras áreas.
La falta de cualificación para el trabajo es uno de
los grandes desafíos de Angola, país que está en reconstrucción desde hace poco más de 10 años. “Es
imposible permanecer indiferente, y el país nos da
oportunidades de donarnos a los más necesitados”,
sostiene Luciana, casada con Ernesto Baiardi, Líder
Empresarial de Odebrecht Infraestrutura en África,
Emiratos Árabes y Portugal.
La primera acción de Kambas fue viabilizar, mediante eventos de benificencia, la construcción
de una fuente en la comunidad de Mussende, en
Viana, en la Gran Luanda, donde no había agua.
Con esa primera realización, Mussende inició su
proceso de transformación. El siguiente paso fue
construir, en sociedad con Odebrecht, un complejo
educacional en la comunidad, inaugurado en octubre de 2009.
El éxito en Mussende motivó a Kambas a extender su actuación a otras comunidades de Viana.
Así, en abril de 2010, se inauguró, en Honga, una
iglesia con salas de capacitación, guardería y puesto
ambulatorio. En 2011, Kambas inició sus trabajos en
Zango, con la implantación del Centro Educacional
Socioprofesional Auxiliadora de Zango (Cesa), con
apoyo del Gobierno y de Odebrecht. La gestión de
esos complejos se entregó a instituciones religiosas,
lo que asegura su sostenibilidad. Un cuarto proyecto, aún más audaz, está en marcha en Zango, con un
aporte de US$ 500 mil realizado por Kambas, para
la construcción de una escuela secundaria dotada
de cuatro laboratorios profesionales (para informática y electricidad).
π Luciana Arce visita la sala de aula del Cesa: presencia constante en las iniciativas apoyadas por Kambas del Bien
Odebrecht informa
27
V o l u n t a r i a d o
π Kambas del Bien: difusión de conocimientos para la formación de profesionales angoleños
“Conocí a Kambas del Bien antes de vivir en
Angola. Fue otra motivación para venir”, cuenta “kamba” Shirley Gonçalves, esposa de Marcos
Torres, Director de Contrato del proyecto Sistema
Vial de Luanda. Estuvo a cargo de la coordinación de
los cursos en Honga y también participó en la planificación del curso de formación de mozos, cuyas clases, por otra parte, se realizan en su propia casa.
Para Kambas, la fuente de motivación para el trabajo voluntario se define en una sola palabra: Dios.
“Somos instrumentos para llevar la esperanza a los
demás. No soy solamente transformadora, sino que
la transformación ocurre dentro de mí”, cuenta la
abogada “kamba” Maria Eugenia Pérez Ferrer, esposa
de Javier Chuman Rojas, Director de Contrato de la
construcción de la carretera Catata-Lóvua, que recibe semanalmente a las compañeras en su casa para
reuniones ecuménicas de estudios bíblicos.
π Etevalda (de camisa blanca): palabras de estímulo
28
Creer en el ser humano
La fe, religiosa o en valores humanísticos, también está detrás del voluntariado desarrollado aisladamente por integrantes de Odebrecht en Angola. La
herrera angoleña Etevalda Fernandes, del proyecto de
construcción de viviendas populares de Zango, distribuye mensualmente regalos a niños de hospitales
públicos de Luanda. La acción comenzó hace tres
años, cuando llevó un regalo al sobrino hospitalizado
y advirtió cómo el gesto no solo lo alegró a él, sino a todos los niños internados. “Conté la idea en la
iglesia de Nuestro Señor Jesucristo en el Mundo y
pasamos a recaudar donaciones y a organizar visitas
para llevar no solo regalos, sino también palabras de
estímulo”.
Otra acción es desarrollada por el pedagogo Gerri
Vissapa, Responsable del Programa de Desarrollo de
Personas en Angola. Desde hace 10 años, lidera un
grupo de boy scouts de 12 a 16 años, por donde ya
pasaron cerca de 400 jóvenes. Su preocupación es
desarrollar valores como caridad y actitud comunicativa. “Ya acepté jóvenes delincuentes, con hermanos que perdieron la vida en el crimen. Hoy, esos
chicos regresaron a la escuela”, relata Gerri, con orgullo. “No nos podemos conformar en culpar siempre a la guerra civil. Si no ayudamos al que está al
margen del sistema, no estaremos haciendo nada”.
Ayudar es el apodo de la ingeniera brasileña Alice
Ponciano, Responsable de Medioambiente en la obra
de la hidroeléctrica de Lauca, a 300 km de Luanda.
Cuando necesitó contar con sus cuatro auxiliares
para funciones más elaboradas, advirtió que ninguno sabía leer y escribir bien. “Consulté a compañeros
pedagogos, elaboré fichas y, hace un mes, comenzamos un curso de alfabetización. Uno no solo tiene
que trabajar, tiene que hacer algo por el prójimo”. ]
π Gerrí Vissapa: estímulo a la actitud comunicativa
π Alice Ponciano con integrantes de Odebrecht en las obras de Laúca:”uno tiene que hacer algo por el prójimo”
Odebrecht informa
29
V o l u n t a r i a d o
π Charles Stubs con Stephanie Carvajal, Coordinadora de Programas de AmeriCorps, organización que apoya las iniciativas
del Rebuilding Together (a la izquierda), y Jacqueline Contney: “Lo que más me emocionó fueron los gestos inesperados”
30
FUERZA PARA RECONSTRUIR
Texto Thaís Reiss | Foto Stephanie Meyer
Las flores y palmeras recién plantadas en la entrada
de la casa de Charles Stubbs están afectadas por el
fuerte sol del verano en Miami. Stubbs, 65 años, es
un veterano que sirvió durante dos años en la guerra de Vietnam. Residente en la región de Coconut
Grove desde 1960, acompañó las grandes transformaciones en el barrio y recuerda la época cuando
todas las casas eran construidas en el estilo shotgun,
residencias rectangulares, estrechas, con un promedio máximo de 3,5 metros de ancho y dormitorios
dispuestos uno tras otro. Ese era el estilo de construcción más popular en el sur de Estados Unidos
entre el fin de la Guerra Civil Estadounidense (18611865) y mediados de la década de 1920.
Pero no fue solo la comunidad alrededor de donde reside Charles Stubbs la que cambió. A lo largo
de los años, vio cómo se deterioraba su propia casa,
debido a la falta de recursos para mantener la propiedad. Había mucho por hacer. Hoy, gracias a los
voluntarios de la organización Rebuilding Together,
la residencia fue pintada, se reparó la electricidad, y
se colocó un nuevo sistema de ventilación y nuevas
puertas y ventanas resistentes a los huracanes.
“Lo que más me emocionó fueron los gestos inesperados, como la cama nueva que me regalaron”,
cuenta Stubbs. “Antes, me dolía mucho la columna,
pero ahora logro dormir bien y descansar”.
Rebuilding Together (del inglés, Reconstruyendo
Juntos) es una organización sin fines de lucro, fundada hace 30 años en Midland, en Texas, con el
nombre de Christmas in April (Navidad en Abril).
Iniciada por un grupo de voluntarios que organizaba grupos de ayuda mutua todos los meses de abril,
para reparar casas en los alrededores de Midland, su
principal objetivo es promover reformas en las casas
de veteranos de guerra, adultos mayores, víctimas
de desastres, personas con capacidades diferentes y
familias de bajos ingresos que necesitan de reformas urgentes. Rebuiding Together cuenta con más
de 200 afiliados distribuidos por Estados Unidos
y un balance de 3,4 millones de voluntarios que ya
reformaron más de 100 mil viviendas, lo que corresponde a un valor de mercado estimado en US$
1.300 mil millones.
“Tenemos una oferta cada vez menor de viviendas populares en Estados Unidos y, sobre todo, en
Miami”, dice Bob Miller, voluntario y Presidente del
Consejo de Administración de Rebuilding Together
Miami-Dade desde hace 10 años. “Necesitamos preservar ese inventario para las futuras generaciones”.
Tres generaciones juntas en la misma casa
“Muchas veces llegamos a las casas y nos encontramos con personas de tres generaciones viviendo
juntas. Con frecuencia, los abuelos son los dueños,
pero la hija también vive allí con los hijos chicos,
que los cuidan los abuelos mientras la hija trabaja”,
relata la ingeniera Jacqueline Contney, integrante de
Odebrecht, Responsable del Control de Costos en el
proyecto del Puerto de Miami. “Las casas son antiguas, pequeñas y no fueron proyectadas para albergar a tantas personas”.
Jacqueline conoció Rebuilding Together hace dos
años, mediante una iniciativa de Odebrecht en la
obra del Metrorail de Miami. Actualmente, además
de participar en grupos de ayuda mutua y eventos
de beneficencia con su marido, Ross Contney, y la
hija Jordyn Contney, de 6 años, Jacqueline es la tesorera de la filial en Miami.
“Es muy gratificante saber que el trabajo que desarrollamos tiene un impacto tan directo en nuestra
comunidad”, subraya Jacqueline. “Solo en la región
donde vive el Sr. Stubbs, ya reformamos casi 100 residencias. Estamos, por lo tanto, reacondicionando
todo el barrio y no solo una casa”. Bob Miller agrega:
“Además de trabajar con las residencias, nos involucramos también con otros proyectos relevantes y
que beneficien a la comunidad”, complementa Bob.
“Ya demolimos, por ejemplo, a una crack house, pintamos una iglesia y construimos playgrounds”. ]
Odebrecht informa
31
V o l u n t a r i a d o
π A partir de la izquierda, atrás, Luis Romero, Getsy García, Asdrúbal Zuleta y Yemina Lorenzo; adelante, Grisell Martínez, Crisbely
Irisme, Elenitza Berrios y Carmen Viva: voluntarios de Odebrecht en Venezuela que actúan en diversos sectores
32
DECLARACIONES DE AMOR A LA VIDA
Texto Edilson Lima | Foto Andrés Manner
Son las siete de la mañana en el sitio de obras de
la Estación Tamanaco, de la Línea 5 del Metro de
Caracas. Los trabajadores llegan para otro día de
trabajo, pero, desde julio, una actividad especial
ha cambiado la rutina de sus mañanas: la práctica
de la calistenia. Los equipos liderados por el instructor voluntario Willian Carvajal, realizan ejercicios físicos para estirar la musculatura de piernas, brazos, tronco y cabeza. “Primero experimenté
y percibí que los ejercicios colaboraban con nuestro
bienestar. Después, decidí tornarme instructor del
grupo”, comenta Willian.
A los 42 años, actúa como Técnico de Seguridad
del Trabajo en el mismo sitio de obras. “Aquí en la
obra, mi trabajo es hacer inspecciones, acompañar las actividades del personal, mejorar los procedimientos de trabajo, transmitir informaciones
de seguridad. Cuando me enteré del Programa de
Calistenia, sentí curiosidad y advertí que estaba
muy relacionado con mis actividades. Entonces me
entrené y hoy tengo el gusto de acompañar al grupo en su día a día”.
El programa fue implantado por la médica Ana
Colmenares, Responsable de Salud en el proyecto de
la Línea 5. Como se trata de ocho frentes de trabajo,
optó, con apoyo del Equipo Dirigente de la obra, por
movilizar a las personas de dentro y fuera de la empresa para actuar como instructores voluntarios.
“Todos fueron entrenados y ayudan a crear la cultura de la prevención. Orientamos a los trabajadores
sobre cómo proceder en sus actividades cotidianas.
Por ejemplo, sobre la mejor forma de levantar materiales pesados. Una postura incorrecta puede causar
lesiones musculares graves”, explica Ana.
Con Willian, hoy son 23 voluntarios, y los resultados son visibles: “Las personas relatan que están
logrando mejor calidad de vida y las quejas de dolores han disminuido”, dice la médica.
Un equipo dispuesto a ayudar
Ya sea en los frentes de trabajo, o en las oficinas de apoyo, las acciones voluntarias han surgido de varias maneras. En 2010, los integrantes del
sitio central de las obras del Metro, ubicado en el
Parque Miranda, realizaron una campaña para recolectar materiales para las víctimas del terremoto
de Haití, que devastó una parte del país. Asdrúbal
Zuleta, Responsable de Servicios Generales, fue
uno de los que más se involucró. “Todos se movilizaron y logramos hacer algo gratificante en pro de
π Elongación en el sitio de obras: inversión en el bienestar para los trabajadores
Odebrecht informa
33
V o l u n t a r i a d o
π Reforestación del Parque Galindo, en Caracas: esfuerzo conjunto protagonizado por la comunidad y por la empresa
los haitianos”, recuerda. “Acciones como esta nos
engrandecen como seres humanos. Fue una experiencia única”, complementa la compañera de trabajo Aracelis Villegas, Responsable de Costos.
Ellos y sus compañeros de campaña recaudaron cerca de media tonelada de alimentos no perecederos, agua y productos de higiene personal.
“Montamos puntos de recolección en las oficinas y en los frentes de trabajo”, explica Elenitza
Berrios, Coordinadora de Responsabilidad Social.
También se donaron botas y pantalones de seguridad del trabajo a los profesionales que actuaron en Haití, que fueron entregados en su destino
por la Organización Cáritas de Venezuela y por la
Protección Civil del país.
En 2011, el grupo realizó nuevas donaciones, esta vez a las víctimas de las lluvias que, a fines de
aquel año, alcanzaron a 10 estados venezolanos.
Los voluntarios recaudaron 300 kg de alimentos y
productos de higiene personal. En 2012, realizaron
donaciones a las familias que tuvieron víctimas
fatales y heridos en la explosión de la Refinería de
Amuay, en el norte del país.
Yermina Lorenzo, del equipo de Ingeniería, dice: “Todo lo que hagamos, siempre será poco, pero
hay que hacerlo siempre”. Carmen Vivas, del Área
de Correspondencia, resalta: “Esas causas nos unen
cada vez más como equipo”.
El siguiente paso del grupo es donar ropas y artículos de bebés a familias humildes de la comunidad
La Dolorita, atendidas por los proyectos sociales del
34
Metrocable. “Acciones como estas están basadas en
valores empresariales plenamente identificados con
nuestros valores familiares. Esto engrandece mucho el espíritu de servir”, argumenta Getsy García,
del equipo de Planeamiento.
Reforestación
Además de las campañas y donaciones, parte del
equipo de la oficina participa de las actividades de
reforestación del Parque Galindo, en la localidad
de Petare. Durante la visita a Caracas, el equipo de
Odebrecht Informa acompañó una de las actividades, que involucró, por un lado, a integrantes de la
empresa y, por el otro, a niños y adultos de las comunidades próximas al parque.
Liderados por la ingeniera Nexys Ramírez, Responsable del Programa Ambiental en las obras de la
Línea 5, los voluntarios plantaron, en ese día, 225
mudas. La semana anterior, se plantaron cerca de
100 mudas y, hasta fines de 2013, se habrán plantado más de 400 en total. “Por cada árbol retirado
en el radio de influencia de nuestras obras, debemos
plantar ocho mudas. Firmamos una asociación con
el Instituto Nacional de Parques y estamos reforestando este espacio público”, explica Nexys.
Para el mantenimiento y cultivo de las mudas,
Nexys contará con el apoyo de María Luisa Fernández,
56 años, moradora de la comunidad Alcabala. En
2010, María Luisa fundó el Frente Ambientalista
Urimare, con otros moradores, y, desde entonces,
pasaron a cuidar el parque. “Como el parque es un
espacio público, es decir, es nuestro, comprendimos
que debemos cuidarlo”, comenta.
Pequeñas actitudes, significados gigantescos
Las acciones voluntarias pueden ser colectivas o individuales. Sofia Peña, 27 años, integrante
del equipo de Gestión de Calidad y Riesgo, asumió una actitud que, aparentemente es sencilla,
pero que, para una mujer, es muy desafiante: cortó
33 cm de su largo cabello y lo donó a la institución
SenosAyuda, que trabaja con la prevención del cáncer de mama y apoya a mujeres en su tratamiento
de quimioterapia. “Para una mujer, perder el cabello
con la quimioterapia es muy doloroso. Entonces decidí ayudar en lo que podía”, cuenta.
Influenciada por la actitud de Sofia, Johana
Camargo, 33 años, también decidió colaborar y donó a la institución 40 cm de su cabello. “Cuando vi
su gesto, sentí que también podía ayudar. Colaborar
con esas mujeres que están en tratamiento es muy
gratificante”, describe Johana. Los cabellos donados
se transforman en pelucas para las pacientes.
El matrimonio Edwin Medrano y Ana Spadaro, 54
y 50 años, respectivamente, del equipo de Planeamiento,
decidió donar las colecciones y los libros del hijo Jesus
Enrique, 17 años, al Centro de Educación Simoncito, una
escuela con 240 niños de 6 meses a 5 años. “Mediante la
educación, podemos formar mejores personas para
construir un mundo mejor”, dice Edwin. “La lectura siempre debe ser cultivada, para conocer mejor
al mundo y ampliar nuestros horizontes”, completa
π Ana Spadaro y Edwin Medrano: educación para
un mundo mejor
Ana. Además de esa iniciativa, los dos apadrinaron
a cinco niños de proyectos apoyados por la Iglesia
Santa Mónica, donde son catequistas.
Antonio Tavares, Director de Contrato de las
obras de la Línea 5 del Metro de Caracas, destaca:
“Emprendedor es aquel que encuentra la solución y
da respuesta a los problemas. Las acciones voluntarias fortalecen ese espíritu en las personas que las
practican”. ]
π Sofia Peña (a la izquierda) y Johana Camargo: acto ejemplar de solidaridad
Odebrecht informa
35
V o l u n t a r i a d o
π El “tío” Sergio Koch: desarrollo de liderazgo y cultivo de las virtudes humanas
ALGUIEN CON QUIEN CONTAR
Texto Fabiana Cabral y Renata Meyer | Foto Ricardo Chaves (RS) y Paulo Fridman (SP)
“Yo era muy racional, del tipo de persona para quien
´uno más uno siempre es igual a dos’. Cuando me
convertí en voluntario, advertí que es posible que la
suma sea igual a tres”. Después de más de 10 años de
apoyo financiero a diversas ONGs, el ingeniero mecánico Roberto Ferraboli Júnior decidió ver con sus propios ojos cómo sus contribuciones se transformaban
en mejorías. “Decidí donarme”, comenta el integrante
de Braskem, que trabaja en el Polo Petroquímico del
ABC (SP). De esa manera comenzaron sus contactos
con el GRAACC (Grupo de Apoyo al Adolescente y
al Niño con Cáncer), que mantiene el Instituto de
Oncología Pediátrica, hospital que atiende a 3 mil niños por mes en la capital paulista.
“El primer día no sabía con que me depararía", relata Roberto. En agosto de 2012, lo invitaron a participar
en el grupo Recanto de Paz (Cantinho da Paz). Durante
tres sábados por mes, Roberto pasa las tardes con niños y familiares, en diversas áreas del hospital. “Ellos
necesitan hablar y ser escuchados, y nuestro grupo debe de estar preparado emocionalmente para, explica.
36
Según Roberto, su tiempo pasó a ser mejor utilizado desde que inició las acciones en el GRAACC,
hace un año: “Estar disponible para ello es un valor
personal. Aprendí que no puedo quejarme de nada,
porque tengo casa, familia, amigos y alimento. No sé
si tendría la fuerza que tienen estas personas, e intento trasmitir exactamente eso, fuerza”.
Ricardo Serbaluki, también ingeniero mecánico en el Polo del ABC, ayudó a diversas instituciones antes de llegar al GRAACC. Su esposa y él, comenzaron con donaciones y a participar de eventos
en una entidad para niños carenciados en la Zona
Este de São Paulo. “Uno de ellos tenía leucemia y a
partir del seguimiento del caso conocí el GRACC”,
cuenta. Ya son seis años en el grupo: “El momento de mayor felicidad es cuando una familia abandona el hospital, después de un tratamiento exitoso”. Ricardo subraya: “Hacer el bien, hace bien”. Y
agrega: “Descubrí que las acciones les hacían bien a
ellos y también a mí. Entendemos nuestros límites
y de lo que somos capaces”.
Necesidad y disponibilidad
Roberto y Ricardo forman parte de los 460 voluntarios del GRAACC que actúan en 20 sectores del hospital y en la Casa de Apoyo Ronald McDonald, fundada
en asociación con la red McDonald’s para albergar a 30
familias durante tratamientos prolongados. El primer
paso para tornarse voluntario es agendar una visita monitoreada, que se realiza semanalmente.
“Mostramos cómo funcionan los sectores y evaluamos el perfil de los candidatos según nuestra
necesidad y la disponibilidad de cada uno”, explica
Gilda Bezerra, coordinadora de Relaciones Públicas
del GRAACC. Todos pasan por un reclutamiento,
capacitación y pasantía antes de iniciar los trabajos.
“Nuestro programa es diferenciado, ya que los voluntarios hacen de todo”, comenta.
Según Gilda, el GRAACC se tornó un referente en Brasil. “Recibimos la certificación ISO 9001 de
Voluntariado por cuarto año consecutivo”. Para ella el
voluntariado cambió en los últimos años en el país.
“Antes, la mayoría de los voluntarios eran adultos
mayores. Hoy, se involucran personas de distintas
edades. Existe un mayor compromiso y los participantes buscan hacer lo que les gusta también en sus
acciones. Eso hace la diferencia”.
Responsable legal
En el despacho que ocupa en la ONG Acción
Social de Fe, en Porto Alegre, el analista de sistemas
de Braskem en el Polo Petroquímico de Triunfo (RS),
Ricardo Ruschel, contempla las tarjetas con mensajes
de cariño que recibió de los niños atendidos por la
entidad, en el Día del Padre. Presidente de la ONG
desde marzo de 2012, es el responsable legal de 32
menores en situación de abandono o víctimas de
abusos cometidos en el ámbito familiar que viven
en cuatro casas-hogares mantenidas por la entidad,
luego que el Juzgado de Infancia y de Adolescencia
retirara la tenencia a los padres. Ruschel es responsablde de administrar las casas con los recursos recibidos principalmente de la Alcaldía, a través de la
Fundación de Asistencia Social y Ciudadanía (FASC),
asegurando asistencia integral a los niños con alimentación, salud, educación y esparcimiento, deporte y cultura.
La ONG también promueve el Servicio de Apoyo
Socioeducativo (Sase) Escuela de Vida, que ofrece talleres educativos, actividades recreativas y apoyo pedagógico a cerca de 60 niños de 6 a 14 años, en situación de vulnerabilidad social. Ruschel cuenta con el
apoyo de un equipo de educadores, administradores,
asistente social y sicóloga: “El trabajo desarrollado intenta dar un nuevo significado a las experiencias de
vida de los niños, estimulando su autonomía, para
que, en el futuro, sean capaces de recorrer sus propios
caminos”.
Cocineros de Guardia
En 1998, Nelson Tschiedel, ingeniero químico en el
Polo de Triunfo, reunió algunos amigos para una acción de voluntariado para beneficiar a los frecuentadores del refugio nocturno público Monseñor Felipe Diel,
en Porto Alegre. El objetivo era brindar a las personas,
la mayoría en situación de calle, una comida de calidad,
π Ricardo Ruschel: incentivo a la búsqueda de autonomía
Odebrecht informa
37
V o l u n t a r i a d o
π Cocineros de Guardia: el grupo llega a servir hasta 140 platos por noche
preparada y servida por el grupo. Así surgió la iniciativa que más adelante se llamó Cocineros de Guardia.
El grupo, coordinado actualmente por Ana Bárbara
Maldaner, Kátia Hirt y Cinthia Coelho, logró nuevos
adeptos y, hoy, al menos 20 integrantes de Braskem
participan de la acción, que se realiza una vez al mes.
Los Cocineros de Guardia llegan a servir 140 platos de
comida por noche, subsidiados con el dinero recaudado entre los participantes. En el menú: frijoles, arroz,
carne, verduras, ensalada, jugo y postre.
“Lo interesante en el voluntariado es que las personas no esperan a ser reclutadas para colaborar. Cada
voluntario trae adentro una voluntad de cambiar el
mundo, no importa cómo. Muchas veces una sonrisa
ya hace la diferencia”, destaca Nelson.
Valores de la enseñanza religiosa
A las seis de la tarde de un domingo, en São Paulo,
Vanessa Santos da Cruz de Souza intenta que la
atiendan niños entre 9 y 12 años, que están alegres,
parlanchines y curiosos con la presencia del equipo
de Odebrecht Informa en uno de los salones de la
Iglesia Batista Ministerio de la Reconciliación. “En
esta franja etaria ellos ya no se reconocen más como
niños y quieren actuar como adultos. Son maduros
para la edad y saben lo que quieren”, dice Vanessa, 26
años, secretaria de Braskem, sonriendo y pidiendo silencio para iniciar las actividades.
38
Con otros dos orientadores, desde hace un año y
medio Vanessa imparte clases de enseñanza religiosa
durante un domingo por mes en la iglesia. Un equipo
de orientadores –o “tíos”, como los llaman los niñoses responsable de una jornada de actividades, que
abarcan música, danza, teatro y recreación. “En cada
clase, aprendo más y advierto que aún no sé nada. No
existe la rutina y es muy gratificante”, revela.
Vanessa comenzó a participar de acciones voluntarias a los 12 años, en una iglesia católica, dando clases de catecismo a niños de 3 a 10 años. “Cuando había
clase de religión, quería ser mi maestra. Luché por eso”,
cuenta. Con la rutina de la carrera, estudio y trabajo social, casi renunció cuando creía que no lograría compartir su tiempo: “La entrega es total. Hay que donarse de
alma, administrando tiempo y quehaceres”.
Con solo 22 años, la técnica en Química en el Polo
de Triunfo, Maila Cardoso se convirtió en líder comunitaria por su actuación en el Curso de Liderazgo
Juvenil (CLJ), destinado a la evangelización de jóvenes
de 13 a 18 años. Presidente de CLJ en la diócesis de
Novo Hamburgo (RS), su municipio de origen, integra
un grupo de jóvenes que se reúne semanalmente en la
Catedral de São Luiz Gonzaga para debatir temas actuales y promover acciones de voluntariado.
Una de las actividades realizadas una vez por mes
es brindar cariño y atención a los niños de un hogar provisorio. Los jóvenes visitantes se dedican a
π Vanessa de Souza: “En cada clase, aprendo más”
π Maila Cardoso (a la derecha, sentada):
experiencia impactante
entretener a los niños con juegos y entretenimientos
a lo largo de una mañana. “Es una experiencia muy
impactante, que nos hace reflexionar sobre la importancia de la familia”, resalta Maila. El grupo también
visita mensualmente a un hospital de la ciudad, que
incluye oraciones y músicas destinadas a los pacientes. “Uno siempre piensa que va a hacer un bien al
prójimo, sin embargo, en verdad, lo hacemos para nosotros mismos”, destaca.
En Montenegro (RS), a 55 km de Porto Alegre,
Sergio Koch, técnico de mantenimiento en Braskem,
es uno de los coordinadores del movimiento Onda
(Objetivo Nuevo de Apostolado), de la Parroquia São
João Batista, creado para aproximar a los jóvenes entre
10 y 14 años al catolicismo. Se dictan cursos, charlas,
acciones sociales y paseos, en encuentros semanales.
“Más que conectar a los jóvenes a los valores cristianos, Onda educa para la vida, despertando el espíritu
de liderazgo y promoviendo las virtudes humanas”,
afirma Sérgio, que desde hace ocho años participa activamente en el movimiento.
Todos los sábados por la tarde, Sérgio se reúne
con otros “tíos” –como los llaman a los orientadores
de Onda- para realizar las actividades previstas en el
cronograma. Sérgio también ayudó a construir el actual espacio donde se realizan las actividades, ubicado
en las dependencias de la parroquia. Además de participar en las obras, amuebló los salones con mesas y
sillas cedidas por Braskem. ]
Odebrecht informa
39
V o l u n t a r i a d o
EL PLACER DE CONOCER... Y AYUDAR
Texto Andressa Saurin | Foto Geraldo Pestalozzi
La ciudad de Mineiros, en el suroeste de Goiás.
Provenientes de grandes ciudades del país, acompañando a sus maridos, esposas de integrantes de
Odebrecht Agroindustrial en el Polo Araguaia, llegaron al Centro-Oeste brasileño para vivir en una
región donde, hace cinco años, solo había campo.
Hoy funcionan allí dos unidades de la empresa.
“Estamos juntos desde hace 10 años. Viví en
Maceió, Salvador y São Paulo, donde estábamos
hacía siete años, cuando recibimos la invitación
de venir para acá. Digo ‘recibimos’ porque es un
proyecto familiar. Aceptamos la invitación como
una oportunidad para todos”, dice Paula Baracho,
esposa de Érico, Responsable de Personas y
Administración en el Polo Araguaia. A los 35 años,
abogada y madre de Isadora, de casi 2 años, Paula
es una de las mujeres que forman parte del grupo
de Acompañantes. Conoce a fondo la Tecnología
Empresarial Odebrecht (TEO) y la utiliza como elemento imprescindible de su cotidiano en el trabajo,
en la casa y en los momentos de esparcimiento.
“A veces me pongo a hablar con amigas sobre
delegación”, comenta Paula. Con otras esposas, pasó por un programa de interacción cultural donde
se discutió la importancia de la integración y del
involucramiento del grupo para superar, en conjunto, los desafíos de la nueva realidad. Intercambiaban
información sobre médicos, escuelas, niñeras y actividades para los hijos. Dos aspectos quedaron muy
claros en ese programa: necesitaban organizarse para ayudar a las que pasarían por la misma situación
y para apoyar a la comunidad. Compenetradas con
su rol como ciudadanas y prontas para actuar, formaron dos equipos.
Apoyo a proyectos ya existentes
Abem – Acción para el Bien de Mineiros, es liderada por Liliani Mazzarioli Baldini Pires, esposa de
Vinicius Jacob, Responsable de Tratos Culturales
en la Unidad de “Água Emendada”. Llegaron a la
ciudad hace un año y medio. “Advertí que tendríamos una oportunidad para crecer juntos y ahora
estoy realizando muchas cosas en las que siempre
creí”.
Mediante interacciones con la Alcaldía y la Secretaría
de Acción Social, Liliani y las demás integrantes de
Abem identificaron en la comunidad oportunidades
40
π A partir de la izquierda, de pie, Francisca de Araújo, Lilian Cruvinel,
Fernanda Amoroso, Karim Kochh, Michellini Kabbas, Liliani Pires,
Alessandra Rodrigues y Jaqueline Marzinotto (con la hija, Ana Eduarda,
en la falda); adelante, de rodillas, a partir de la derecha, Gislaine Maia,
Paula Baracho y su hija, Isadora: contención e integración
π Michellini Kabbas (a la izquierda) y Fernanda Amoroso: orientación al que llega
de actuación voluntaria y pasaron a trabajar diariamente en proyectos ya existentes. “No vale la pena
crear nuevos proyectos si tenemos otros en marcha
que necesitan nuestra ayuda”.
Acompañadas por los hijos Vitória, 11 años, y
Guilherme, de 5, y del equipo de Odebrecht Informa, Liliani y Paula entregaron colchones sobrantes de los alojamientos de Odebrecht a la asociación Rescatando Vidas, que atiende a adictos a
psicofármacos. “Todo lo que sucede aquí es voluntario: desde la internación de los jóvenes hasta la alimentación que se prepara todos los días.
El objetivo de Abem es apoyar a los proyectos,
no solo con donaciones, sino también brindando
ayuda para que las personas puedan crecer y estructurarse de la mejor forma”, afirma Liliani.
Del otro lado de la ciudad, Fernanda Amoroso y
Michellini Kabbas aprueban la versión final de la
Guía de Bienvenida a la ciudad, desarrollada por el
grupo Hombro Amigo. La publicación, con informaciones sobre hospitales, médicos, instituciones
de enseñanza, entre otras indicaciones, ayudará a
las familias recién llegadas a adaptarse con más
facilidad y rapidez a la ciudad.
“El proyecto surgió de la necesidad de acercarnos a las personas y mitigar las dificultades
del que llega. La Guía será como una brújula, con
informaciones que buscábamos cuando llegamos aquí”, explica Fernanda (esposa de Rodrigo
Amoroso, Responsable del Área Agrícola de la
Unidad Agua Emendada), que coordina las actividades en paralelo a los desafíos de su rol de
madre.
Mientras los hijos están en la escuela, Fernanda
y Michellini, esposa de Marco Amaral, Responsable
de Salud, Seguridad y Medio Ambiente en el Polo
de Araguaia, trabajan con celeridad para finalizar
la Guía. “Tenemos responsabilidades y metas que
cumplir, como en cualquier otro trabajo. La diferencia es que, en el trabajo voluntario, estamos
todo el tiempo haciendo el bien: para los demás y
para nosotros”, señala Fernanda. ]
Odebrecht informa
41
V o l u n t a r i a d o
π Rogério Tadeu Ramos Sarro, Director de Concesión de Foz en Limeira (primero a la izquierda, adelante),
con consejeros del Bolsão de la Ciudadanía y representantes de la entidad asistencial Nosso Lar: apoyo al niño.
Al ENCUENTRO DEL OTRO
Texto Bruna Paulino | Foto Bruna Romaro e Holanda Cavalcanti
Es Navidad. Un gran árbol, que forma parte de la
decoración temática, compone la planta baja del
shopping Bourbon, en el barrio de Pompeia, en São
Paulo. Además de adornos y luces, el árbol tiene
otro elemento importante. Al lado de las moñas
hay papeles. Los clientes del shopping se acercan,
eligen uno de ellos y entregan paquetes. En ese momento, se eligió a un niño para darle un regalo. El
equipo del Lions Club Brasil, voluntariamente, recibe los regalos y los entrega a niños humildes.
Nicanor Florença, integrante del equipo de Ingeniería de Odebrecht Ambiental, socio de Lions Club
desde hace ocho años y presidente de 11 distritos,
incentiva y organiza acciones sociales. Conoció el
club por intermedio de la Masonería y se identificó con la misión del programa: promover los principios de buena gobernanza y buena ciudadanía y
crear el espíritu de comprensión entre los pueblos.
“Vengo de un hogar humilde y recibí ayuda cuando la necesité. Participar del Lions es una forma
42
de retribuir”, dice Nicanor, que, un día, escuchó la
pregunta de un niño beneficiado por la acción del
Lions en el shopping Bourbon: “¿Quien dice que
Papá Noel no existe?”.
Nicanor ingresó en Odebrecht Ambiental hace tres años y promovió algunas acciones en su
equipo. El día de su cumpleaños, cambió la tradicional “colecta” para un regalo por la recaudación
de 40 litros de aceite de cocina. Este tipo de práctica forma parte de su día a día. El 24 de agosto,
Día de la Infancia, estuvo en la institución Amparo
Maternal, que apoya jóvenes madres carenciadas,
en Villa Mariana, São Paulo, con algunos compañeros del club. En el centro, se encontraba Ana
Paula Siqueira, 27 años, con Rebecca en su falda.
La niña usaba una moña lila en la cabeza y no dejaba de mirar a Nicanor mientras él entregaba kits
de higiene personal. Eso se grabó en la memoria, al
igual que la pregunta del niño que recibió el regalo
de Navidad.
“Estas donaciones siempre llegan en el momento
justo. Son buenas para nosotros que necesitamos de
ayuda en ese momento, y excelentes para el desarrollo de nuestros bebés. Estamos muy agradecidas”,
cuenta Ana Paula, madre de tres hijos, que está en
Amparo desde hace siete meses. “Nosotros servimos” es el slogan del Lions. Una de las características del Socio Odebrecht ya formaba parte de la lista
de valores personales de Nicanor.
Bolsão de la Ciudadanía
Este mismo espíritu de ayuda y solidaridad motivó a Zenides Gomes a ser voluntaria para participar en el Bolsão de la Ciudadanía, en la operación de
Foz, empresa de Odebrecht Ambiental que actúa en
el segmento de agua y saneamiento, en Limeira (SP).
“Es muy gratificante poder ayudar a quien lo necesita. Me siento muy bien”, cuenta ella, que ya actúa
desde hace ocho años en el programa, que depende
integralmente del involucramiento de voluntarios.
El Bolsão de la Ciudadanía ayuda a instituciones registradas en el Centro de Promoción Social
Municipal, ente autónomo de la Alcaldía cuyo objetivo es desarrollar prácticas de asistencia social a
la población humilde del municipio. Cada año, los
13 consejeros del programa, todos integrantes de
Foz, se reúnen y eligen a las cuatro instituciones
que ayudarán a lo largo del año con la recaudación
de alimentos, artículos de higiene o dinero, según
la necesidad.
El programa también se extendió a otras unidades de Foz, en Río Claro (SP) y Blumenau (SC), a través de Sandro Stroiek, Director de Concesión, que
conoció el Bolsão cuando actuaba en Limeira. Según
él, hay mucha necesidad de involucrarse debido a
los largos contratos de la empresa, que duran como
mínimo 30 años. Los integrantes, que muchas veces
deben trasladarse, se mudan a la ciudad, pasan mucho tiempo viviendo en el lugar y construyen una
vida. “En la concesión, tenemos que vivir en la ciudad, interactuar con la comunidad y la sociedad civil
organizada”, argumenta.
Al final de cada campaña de recaudación, los
miembros del consejo se reúnen y hacen la entrega
de los productos, interactuando con el público beneficiado. En otras fechas conmemorativas se realizan algunas donaciones esporádicas. Este año, para
celebrar el Día Nacional del Voluntariado, en agosto,
el Bolsão recaudó 100 kilos de alimentos que se entregaron a la casa de asistencia social al niño Nuestro
Lar, y contribuirá con la alimentación y salud de 35
niños en situación de vulnerabilidad social.
No solo el que recibe las donaciones se beneficia con un impacto positivo; también lo obtiene
el que ayuda. “Es una acción gratificante”, afirma
Zenides. Recuerda que la entrega más marcante que
acompañó fue al Cren (Centro de Rehabilitación y
Educación Nutricional), que trata niños y adolescentes desnutridos. “Me conmovió ver a los niños
humildes debilitados que necesitaban ayuda”. ]
π Nicanor Florença (al centro): “Vengo de un hogar humilde y recibí ayuda cuando la necesité”
Odebrecht informa
43
V o l u n t a r i a d o
EL FUTURO NOS ESPERA
Texto Thaís Zanchettim | Foto Almir Bindilatti
En la fachada azul de la casa 7.627 de la calle Tarciana de Abreu, barrio JK II, en Porto Velho, se lee:
“Centro Educacional Sembrar (Semear)”. La identificación no traduce integralmente el propósito de la
pequeña escuela. Hay indicios más precisos en la
frase grabada al costado: “El sueño apenas comenzó. El futuro nos espera”. Para que la institución,
que atiende a 237 niños carenciados, se convirtiera en realidad, siete amigos comenzaron, en 2008,
un proyecto social destinado a la educación, sí, pero, sobre todo, a la construcción de un mañana más
digno en relación a las esperanzas que se habían
depositado en la iniciativa.
En el inicio de aquel año, el grupo solo tenía la
idea en la cabeza y un terreno vacío donado por la
iglesia que frecuentan (del Evangelio Cuadrangular).
Se necesitaba todo lo demás. Para recaudar fondos,
organizaron eventos de benificencia. Después de
muchas fiestas y venta de rifas, se dotó al lugar con
cuatro salas de aula climatizadas, comedor, secretaría y área de esparcimiento cubierta. Con la estructura pronta, lograron, a través del poder público,
docentes, merienda, uniformes y material escolar.
El propósito del Sembrar extrapola el abecé de
los libros. “Priorizamos los valores, temas referentes al carácter y la importancia de la familia”, explica Daise Carvalho, directora y una de las fundadoras de la escuela.
En el primer año, se pudo atender a 120 niños.
Hasta hoy, pasaron por los bancos de la escuela más de 1.100 mil alumnos de seis barrios humildes de la capital de Rondônia. Sin embargo, el
número de beneficiados es muy superior. Las acciones también benefician a la familia de los estudiantes –muchas veces desestructurada, conformadas por madres solteras o por jóvenes que
π Daise Carvalho y Almério de Brito en el Centro Educacional Semear, en Porto Velho: “El sueño apenas comenzó”
44
π Maurício Mendes: atento a las carencias
de atención y diálogo
no planificaron el embarazo- permitiendo que los
padres dejen a sus hijos en el colegio mientras trabajan. Esta, incluso, es una realidad frecuente para
Almério Rodrigues de Brito, otro idealizador del
Sembrar.
Almério, tercero de cuatro hermanos, fue criado
solo por la madre, en los suburbios de Porto Velho.
Exigida por dos empleos, enseñó a los hijos, desde
muy chicos, el poder de los valores. “Ustedes tienen dos caminos: el del bien y el del mal. El hombre
es agente de su destino”, dice Almério, recordando
las palabras de la madre.
Después de estudiar en una escuela pública, buscó cursos gratuitos de profesionalización,
ofrecidos por asociaciones y ONGs. Con registro
laboral desde los 14 años, trabajó mucho para financiar la facultad de Ciencias Contables: operador de caja, profesor particular, y cadete fueron algunos de los oficios que ejerció hasta llegar a una
oficina contable, de donde pasó a incorporarse a
Odebrecht, donde es integrante desde 2008.
Actualmente, a los 30 años, Almério es Responsable del Programa Fiscal del Consorcio Santo
Antônio Civil (CSAC), liderado por Odebrecht
Infraestrutura, y se considera un ganador. “Mi vida
siempre estuvo pautada por oportunidades, y eso
es lo que intento promover”. Siempre, a fin de año,
cuando egresan los estudiantes, Almério revive un
poco de esa historia. “Es muy gratificante cuando
me veo en la vida de cada uno de ellos. Quiero que
logren transformar la sociedad”.
Canales de solidaridad
Las actividades de voluntariado, afirman Almério
y Daise, representan una sumatoria de fuerzas. “Siete
personas pensaron el proyecto, pero es un trabajo de
la comunidad”, dice. “Obras como el Sembrar son un
punto de convergencia de buena voluntad”, subraya
Daise.
Otra iniciativa organizada por integrantes del
consorcio responsable de las obras civiles de la
Usina Hidroeléctrica Santo Antônio sirvieron para promover la solidaridad. Desde 2009, Maurício
Mendes y Raimundo Nonato Bentes da Silva realizan una campaña anual para recaudar fondos. El
valor obtenido se revierte en alimentos y ropas
que se entregan a entidades filantrópicas de Porto
Velho. “Advertimos que muchas personas querían ayudar y no sabían cómo, no disponían de
tiempo”, explica Maurício, Gerente Administrativo
Financiero de CSAC.
Ya se beneficiaron instituciones como el Lar
Espírita de la Tercera Edad André Luiz, que atiende a 40 adultos mayores, y tres proyectos de la
Obra Social Santa Marcelina (dos escuelas que
benefician a más de 3.300 alumnos y el Hospital
Dr. Marcelo Cândia, referencia en el tratamiento del mal de Hansen, con 100 camas). El trabajo
desarrollado en esos locales es acompañado por
Mauricio y Bentes, a lo largo del año. Como forma
de prestar cuentas a los donadores, después de las
entregas, realizan un informe.
Sin embargo, el aspecto más valioso no se puede
medir. Tampoco puede describirse en el documento. “Advertimos que, principalmente en el asilo y
en el hospital, a los pacientes les faltaba atención y
diálogo. Son personas con problemas de salud, pero son muy lúcidos y necesitan ese contacto”, analiza Mauricio. El intercambio es el combustible de
la solidaridad: “Sabemos que es algo pequeño, que
podría estar más estructurado, pero cada visita nos
motiva a continuar”.
Seguir adelante también está en los planes de
Almério y sus amigos: “Nuestra idea es crecer”,
enfatiza. Debido a la limitación de espacio, la escuela atiende del preescolar al 2º año de primaria.
Paulo, alumno del 2° año, está allí desde el preescolar. Mientras la directora comenta con el grupo que
el próximo año deberán cambiar de colegio, Paulo
exclama: “Yo quiero seguir aquí”. Almério comparte
su deseo: “Pretendemos dejar un legado”.
Luego de la interrupción, sigue la clase de Paulo.
Juntos, retoman la lectura del texto “Reglas Básicas
de Ciudadanía”: ser solidario, respetar, perdonar…
La semilla ha sido lanzada. ]
Odebrecht informa
45
V o l u n t a r i a d o
π A partir de la izquierda, José Renildo Correia, Laysa Costa Ferreira, João Victor Cruz dos Santos, Samuel Melo, Rafael
Alves y Patricia Nascimento: reunidos en el grupo Protagonismo Juvenil, comparten conocimientos con la comunidad
EL GRAN TRIUNFO DE LA COMUNIDAD
Texto Gabriela Vasconcellos | Foto Élcio Carriço
La idea surgió de repente, durante un sueño, y permaneció rondando en la cabeza de José Renildo
Correia, 19 años. Morador de la comunidad São
Benedito, en el municipio de Nilo Peçanha (BA), advirtió que era hora de iniciar un proyecto voluntario que contribuyera con el desarrollo de la región
donde vive. Sin embargo, no podría realizarlo solo.
“Busqué la ayuda de algunos jóvenes para que pudiéramos construir juntos”, cuenta.
Así se creó el proyecto llamado Protagonismo
Juvenil, que integra a ocho jóvenes estudiantes
de la Casa Familiar Agroforestal (Cfaf), unidad de
enseñanza vinculada al Programa de Desarrollo
y Crecimiento Integrado con Sostenibilidad del
Mosaico de Áreas de Protección Ambiental del
Bajo Sur de Bahía (PDCIS), fomentado por la
Fundación Odebrecht en asociación con instituciones públicas y privadas, nacionales e internacionales. Conferencias, seminarios y acciones de
reforestación de áreas degradadas son las principales iniciativas de concientización ambiental realizadas por el grupo.
46
“Uno sabe que nuestro municipio posee una
enorme extensión de bosques. La población, muchas veces, no utiliza bien los recursos naturales,
y allí radica nuestro objetivo: orientarlos para que
puedan realizar un manejo sostenible”, explica João
Victor Moreira, 15 años, que también vive en la región y es voluntario.
Los conocimientos aplicados y compartidos con
el público del proyecto fueron adquiridos en la Cfaf,
según Rafael Alves, de 16 años. “Siempre discutimos
la necesidad de desarrollar trabajos en la comunidad. En la Casa Familiar aprendimos que debemos
ayudar. Antes, ni siquiera lograba hablar en público.
Hoy, participo en conferencias”, conmemora.
Juntos, desde hace un año, ya involucraron a más
de mil personas, plantaron 210 mudas de acacias y
promovieron la limpieza del Río do Peixe, que atraviesa la comunidad São Benedito. Para ello, se necesitó buscar socios. Ya convencieron a siete, entre
ellos una radio y la Alcaldía local, que apoyan la iniciativa, y la propia Cfaf. “Invitamos a personas que
podrían contribuir. Con su ayuda, el proyecto podrá
crecer, desarrollarse y expandirse”, subraya Laysa Ferreira, 15 años.
Ellos ya piensan en esa ampliación. Según
Samuel Melo, 15 años, la finalidad es servir de
ejemplo a otras comunidades. “Pretendemos que se
reconozca el trabajo en todo el Bajo Sur”, comenta.
José Renildo agrega: “Estamos comenzando a trabajar para lograrlo. Ya actuamos en la zona urbana de
Piraí do Norte, un municipio próximo. Es una manera de cuidar del ambiente donde vivimos, difundiendo conocimiento”. La tercera localidad elegida
es São Francisco, comunidad que también está ubicada en Nilo Peçanha y donde reside Juliana Neves,
15 años, única integrante del grupo que no vive en
São Benedito.
“Buscamos incentivar a los jóvenes para que
permanezcan en la zona rural, porque el campo tiene una importancia fundamental, ya que de aquí
retiramos el alimento. Pretendemos contribuir para evitar el éxodo rural”, subraya João Victor dos
Santos, 14 años.
Según Patricia Nascimento, 15 años, lo que motiva al grupo es el beneficio que se proporciona a
la región. “A nosotros no nos preocupa el retorno
financiero, ni pensamos solo en nosotros. Nuestra
prioridad es la comunidad”.
Después de vivir esa experiencia, José Renildo,
a quien el grupo reconoce como uno de los que
mantiene la disciplina del proyecto, no imaginaba, al comenzar, hasta dónde lo llevaría un simple
sueño. Hoy, está seguro de que los sueños existen
para convertirse en realidad. “La comunidad de São
Benedito fue el primer paso. La expectativa es que
todos sigan participando e invirtiendo lo mejor de
sí. Llegaremos lejos”, afirma.
π Luciene de Souza: el conocimiento es lo más importante
π Jamiles Souza: talleres para los niños
Incentivo al voluntariado
A efectos de estimular el desarrollo y acciones voluntarias en el Bajo Sur, el Instituto Derecho
y Ciudadanía, que también integra el PDCIS, promueve el Proyecto Recorriendo Caminos. Los participantes, que deben tener entre 14 y 18 años incompletos, tienen la oportunidad de ampliar el conocimiento sobre sí mismos y otras temáticas sociales y desarrollar habilidades de liderazgo, además
de aprender y dominar herramientas informáticas.
Una de las inspiraciones de la base conceptual de
esa iniciativa fue el libro Juventude, Solidariedade e
Voluntariado, de Vilma de Souza, lanzado en 2004,
con el apoyo de la Fundación Odebrecht.
La formación dura dos años y, desde el comienzo, se estimula el protagonismo juvenil. Los jóvenes
necesitan identificar una carencia en la comunidad donde viven y contribuir para minimizarla. Un
ejemplo: Jamiles Souza, 17 años, y su grupo decidieron realizar talleres lúdicos con niños de una guardería de Presidente Tancredo Neves (BA), donde vive. “Nuestra intención es, mediante juegos y actividades de esparcimiento, instalar discusiones importantes en el ambiente escolar, como la práctica
del bullying. Reunimos a más de 200 niños”, cuenta.
Luciene de Souza, 15 años, decidió alertar a la
comunidad sobre los peligros del dengue. “Al principio, pensamos en movilizar un barrio y, al final,
beneficiamos a tres. Lo hicimos en asociación con
los puestos de salud, explicando los riesgos a los
moradores”, destaca. Luciene, que sueña en tornarse médica y atender a niños de la región, cree que
siempre llevará consigo la experiencia que vivió en
el proyecto Recorriendo Caminos. “En la vida, puedes quitarle todo a una persona, menos el conocimiento que ella acumula”. ]
Odebrecht informa
47
V o l u n t a r i a d o
π A partir de la izquierda, Michel Hudson, Luciana Marques, Michelle Califfe y Silvia Souza:
generosidad y espíritu de servir
EXPERIENCIA CONMOVEDORA
Texto Alice Galeffi | Foto Mário Grisolli
“Inexplicable” parece ser la mejor forma de expresar la sensación de haber sido voluntario social en
la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Río de
Janeiro. La felicidad de los integrantes de la SuperVía
cuando relatan al equipo de Odebrecht Informa las
tareas que desempeñaron dentro y fuera de la empresa a lo largo de la JMJ, contagió a todos en la sala.
De pronto, la ciudad se tornó menos caótica y el futuro, más esperanzador.
Ellos cumplieron un importante rol para el éxito
del evento que reunió a más 1,5 millones de personas en Río de Janeiro con el propósito de fortalecer
y difundir la fe católica entre los jóvenes. La JMJ fue,
hasta hoy, el mayor acontecimiento registrado en
48
Río de Janeiro. Ese récord no solo se relaciona a la
cantidad de personas y a la cantidad de días (fueron
7), sino también a una compleja logística de traslado
de los peregrinos, que vinieron de todas partes del
mundo. Además, la programación de la JMJ cambió
varias veces, hasta el último instante y la planificación de meses del equipo de la SuperVía necesitó rehacerse para acompañar estas alteraciones. “Después
de la JMJ, el Mundial de Fútbol y las Olimpiadas
van a ser más fáciles”, dice Amanda Braga da Silva,
Coordinadora del Área Comercial de la SuperVía.
No hubo problemas en los trenes ni en las estaciones durante la Jornada. La basura tirada al piso, por ejemplo, fue solo una cuarta parte de lo
estimado. El ambiente era de responsabilidad, cooperación y, por encima de todo, de alegría. “No había posibilidad de estar de mal humor. La energía
de ellos era tan buena que hastas nuestros clientes
habituales, que al principio parecían molestos con la
‘invasión peregrina’, cedieron ante el espíritu festivo
de los fieles”, recuerda Julia das Neves Dias, del equipo de Planeamiento Operacional de la SuperVía.
El rol de los voluntarios
El espíritu de la JMJ contribuyó para irradiar el
clima de paz y armonía dentro y fuera de los trenes, sin embargo, sin los voluntarios, nada hubiera
sido igual. El acto de peregrinar, característico de la
Jornada, está implícitamente vinculado al sacrificio
de Jesucristo, y el acto de recibir a los peregrinos en
casa y darles de comer (sin recibir nada a cambio)
forma parte de las enseñanzas cristianas de amar
al prójimo como a sí mismo, y darles abrigo y comida. “Nuestro corazón es nuestra casa, y nosotros
la abrimos”, comenta Silvia Souza, Coordinadora de
Comunicación y voluntaria del evento.
Julio César Diniz Costa, Supervisor del Sistema
de Energía, “donó” una semana de sus vacaciones
para recibir y cuidar a las venezolanas Sky, 18 años,
y Roxangel, 17. “Las llevaba a los eventos y las iba a
buscar. Eran muy cariñosas y corrían a abrazarme
cuando me veían. Mi hija se puso celosa”.
Michael Hudson, Responsable Financiero de la
SuperVía, que participó de la Jornada anterior, en
Madrid, quedó tan encantado por la forma con que
lo recibieron en la capital española, que quiso retribuir. Michael formó parte del grupo de visita y fiscalización de las casas que recibieron a los fieles, acogió a dos argentinas y fue el encargado de guiar a un
grupo de 45 peregrinos.
Luciana Marques, abogada, confiesa que estaba
temerosa de recibir gente en su casa, pero, ante la insistencia de su hermana, que es misionera, terminó
responsabilizándose de un grupo de seis personas, y
se sorprendió: “Fue muy interesante ver que esos jóvenes son educados y están unidos por un mismo
objetivo: ayudar a mejorar el mundo. Mejor aún es
saber que mi hermana no está sola en esa tarea”.
Todos son unánimes al afirmar que el trabajo voluntario en la JMJ fue una experiencia única, histórica y transformadora. Sobre el trabajo del equipo de
la SuperVía durante la Jornada, dentro y fuera de la
empresa, Michelle Teixeira Califfe, Líder de Ramal,
afirma: “No hay mejor recompensa que comprobar
los resultados positivos del evento. Y, sinceramente,
nos lucimos”.
“Eres linda, y no estás sola”
La actuación social voluntaria de los integrantes
de la SuperVía no se circunscribe a la participación
π Lúcio Corrêa: “Represento a la empresa y estoy aquí para sumar”
Odebrecht informa
49
V o l u n t a r i a d o
π Carmen Dutra: de repente, 80 niños para cuidar
en la JMJ. Lucio Corrêa, Supervisor de Seguridad, estaba de vacaciones cuando lo entrevistaron para hablar de su proyecto social. “Amo lo que hago. Por mí,
jamás me tomaba vacaciones”, cuenta. Lucio consigue 10 canastas básicas por mes con la SuperVía, y
otras cinco por su cuenta. Las distribuye a las familias necesitadas de las comunidades en el área del
entorno de la red ferroviaria de la SuperVía.
“Como ando mucho en los trenes, convivo con las
familias de los alrededores y conozco sus necesidades”, comenta. Además de distribuir canastas, Lucio
invita a las familias a desayunar una vez por mes,
ocasión en que explica, entre otros temas, la importancia de no arrojar basura en los rieles o arrojar piedras a los trenes. “Yo soy la empresa y estoy allí para
sumar”, dice.
La asistente administrativa Carmen Aparecida
Dutra siempre se preguntaba por qué Dios no le había dado hijos. Hace ocho años, al ingresar a la Casa
50
de Apoyo al Niño São Vicente de Paola – institución de apoyo privado que cuida a niños con cáncercomprendió el porqué: “En aquel momento, Dios me
había dado 80 niños”.
Desde entonces, Carmen pasó a apoyar a la institución y a cuidar de los niños como si fueran sus
hijos. Comenzó donando alimentos y realizando visitas, y, luego, creó el Equipo de Super Amiguitos de
la SuperVia, que cuenta con el apoyo de más de 100
integrantes, que contribuyen donando alimentos,
ropas, juguetes y dinero. Pero Carmen no solo aporta
recursos materiales. “Cuando las madres no tienen
estructura psicológica para soportar la situación, yo
me ocupo de los niños”. Cuando una de las niñas de
la Casa de Apoyo necesitó raparse el pelo, Carmen,
en solidaridad, también se rapó y le dijo a la pequeña: “El pelo es la cosa menos importante en la vida.
Vuelve a crecer. Lo importante es que sepas que eres
linda y que no estás sola”. ]
EEUU
EL MAPA DEL
VOLUNTARIADO
> Formación de grupos de ayuda para reformar
casas de veteranos de guerra, adultos
mayores, víctimas de desastres naturales,
personas con capacidades diferentes
y familias de bajos ingresos
REPÚBLICA
DOMINICANA
> Donación de
computadoras,
libros y otros
productos para
obras sociales,
escuelas y
hospitales
ANGOLA
PANAMÁ
> Apoyo a jóvenes
víctimas de violencia
doméstica (muchas
de ellas, son madres
adolescentes)
y niños sin hogar
MÉXICO
> Apoyo a niños
y adolescentes en
situación de riesgo
Observa dónde actúan los
voluntarios y el tipo de
acciones que realizan.
Además del trabajo de los
grupos, se añade la
contribución de integrantes
que se dedican a actividades
individuales voluntarias.
> Realización de servicios para la población humilde
de Luanda y región metropolitana y promoción
de cursos de capacitación profesional e inserción
de sus moradores en el mercado de trabajo formal
> Visitas a niños en hospitales públicos de Luanda
> Alfabetización de trabajadores
> Fortalecimiento de la ciudadanía a través
de los boy scouts
BRASIL
> Apoyo a jóvenes madres
de comunidades humildes
VENEZUELA
> Apoyo a instituciones
de asistencia social que colaboran
con poblaciones humildes
> Promoción de
actividades físicas
para el bienestar
físico y mental
> Donaciones de
alimentos y
productos de higiene
personal para
víctimas
de catástrofes
naturales o para
familias de bajos
ingresos
> Acciones de
reforestación
> Donación de libros
> Donación de
cabellos para
pacientes en
tratamiento contra
el cáncer
> Promoción de acciones educacionales
para niños humildes
> Apoyo a niños y adolescentes
con cáncer y sus familiares
> Asistencia y actividades educativas
a niños socialmente vulnerables
> Comida de calidad
para gente en situación de calle
PERÚ
> Acciones de mejora
de la ciudadanía
y generación de
ingreso para
mujeres víctimas
de violencia
doméstica
> Construcción de
escuela y apoyo
a orfelinatos,
guarderías
y hospitales
> Charlas, seminarios
y acciones de reforestación
> Estímulo al desarrollo de
liderazgos entre jóvenes de 14 a 18
años mediante enseñanza religiosa
> Apoyo a familiares de integrantes
recién llegados a la ciudad de
Mineiros (GO), incluyendo la
elaboración de una publicación
> Apoyo a proyectos sociales
MOZAMBIQUE
> Apoyo a niños
sin hogar
> Recuperación
de bibliotecas y
áreas de
esparcimiento
públicos
> Acciones
educativas y de
asistencia social
y espiritual
Odebrecht informa
51
ENERGÍA LIMPIA
PARA EL FUTURO
Transformamos el presente
para construir un futuro mejor.
Odebrecht Agroindustrial invertirá más de mil millones
de reales en la safra 2013/2014 para la producción de
energía limpia y renovable en Brasil.
Ya somos 17 mil Integrantes transformando, todos los
días, caña de azúcar en etanol, azúcar y energía eléctrica,
producidos de forma sostenible e innovadora.
En apenas 6 años, construimos 9 Unidades
Agroindustriales en 4 estados brasileños y fomentamos
cambios positivos en las comunidades donde nos
instalamos, con una inversión de 5 millones de reales por
año en capacitación de habitantes y más de 10 mil
personas beneficiadas en nuestros proyectos sociales.
R$ 9.000 millones invertidos hasta 2015;
6 Polos de producción en los estados de Goiás, Mato Grosso
do Sul, Mato Grosso y São Paulo;
Plantación de más de 100 mil hectáreas por año, de forma
100% mecanizada;
Capacidad instalada para producción de 3.000 millones
de litros de etanol;
Cogeneración de 3.100 GWh de energía eléctrica, suficiente
para ab astecer 4 ,5 millones de familias;
700 mil toneladas de azúcar VHP.
Creemos en un Brasil más renovable.
Nuestra energía renueva el futuro.
www.odebrechtagroindustrial.com
52
Odebrecht informa
53
A R G U M E N T O
EL PRIVILEGIO DE SERVIR
gen é s io
“Tenemos resultados comprobados
de los trabajos voluntarios que
nos emocionan y nos transforman
en mejores seres humanos”
El deseo de apoyar a una causa social sin importar la retribución financiera es el principio del trabajo voluntario. Para
nosotros, integrantes de Odebrecht, ese impulso está implícito en nuestra capacidad de servir, enmarcada por la humildad y la simplicidad, características esenciales para integrarnos culturalmente en la Organización.
En las familias que acompañan a cada integrante en sus
desafíos profesionales, en Brasil o en el exterior, crecientes
legiones de voluntarios dejan importantes legados a personas y comunidades. A lo largo de mi trayectoria, soy testigo de cómo el trabajo voluntario ha hecho que las personas
crezcan por el acto de servir.
En los años 1990, en Ecuador, me llamaba la atención
que esposas de colegas se dedicaban, como voluntarias, en
la Escuela Americana de Guayaquil, a apoyar la integración
de nuestros hijos en un ambiente de diversidad cultural. Un
c outo
desafío que se superaba con aporte emocional, en una época
en que no existían las facilidades de comunicación digital y
la añoranza y la distancia de la familia hacían doler aun más
el alma y el corazón.
Nuestra vocación empresarial parece haber contagiado
a los familiares que nos acompañan en los desafíos diarios.
Hoy, tenemos resultados comprobados de los trabajos voluntarios que nos emocionan y nos transforman en mejores seres humanos. En mis 25 años de Organización, se amplió esta constatación. Lo que era un acto humanitario aislado ganó
otra dimensión. El voluntariado de las familias se perfeccionó
y la causa social se convirtió en una bandera. De esta forma,
vamos construyendo un legado de acciones humanitarias, estructuradas a fin de materializar resultados sostenibles.
Nuestros voluntarios conquistan sonrisas, dan contención al
dolor, mantienen la esperanza de aquellos que necesitan ayuda. Realizan acciones destinadas al bienestar del prójimo motivados e inspirados por la creencia en las causas sociales y por
creer que la vida mejorará con la suma de las fuerzas de quienes
tienen el privilegio de querer servir y no de que lo sirvan.
Nosotros somos Odebrecht, en los cuatro rincones del
mundo. Estamos unidos por la Tecnología Empresarial
Odebrecht (TEO), que nos indica: “Quien, en este mundo,
desee realizar algo, encuentra un camino; el que no desea
realizar nada, siempre encuentra una disculpa”. ]
Genésio Couto es Responsable por Personas, Sostenibilidad y Comunicación en Odebrecht Agroindustrial
54
urbani z a c i ó n
π Barra de Tijuca: lugar de nuevas tendencias residenciales en Río de Janeiro
LA NATURALEZA
EN EL COTIDIANO
Parque proyectado por el estudio de Burle
Marx se destaca en el barrio Ilha Pura
Texto Júlio César Soares | Fotos Carlos Júnior
Autor del Plan Piloto de Brasilia y uno de los pioneros de la arquitectura modernista de Brasil, Lucio
Costa decía que Barra de Tijuca era el “centro geográfico de la ciudad de Río de Janeiro”. Una rápida mirada al mapa de la ciudad revela que la afirmación del
arquitecto puede convertirse en realidad. Cuando el
gran urbanista pensó, en los años de 1960, en Barra de
Tijuca como una nueva opción para los habitantes de
Río, comenzaron a construirse vías de acceso a la región saliendo del Centro y de la Zona Sur, además de
importantes avenidas del barrio, como la Avenida de
las Américas. Cincuenta años después, la Barra creció
y sigue progresando, preparándose para un hito en su
historia: es uno de los principales polos de los Juegos
Olímpicos de 2016.
“En algunas ocasiones, los Juegos se sirven en las
ciudades. En otras, las ciudades se sirven de los Juegos”.
La frase, atribuida a Pasqual Maragall, exalcalde de
Barcelona, sede de los Juegos Olímpicos de 1992, es recordada por Antonio Pessoa, Director Superintendente
de Odebrecht Realizações Imobiliárias. Él cree que la
nueva interconexión de la ciudad a través de proyectos como el BRT (Bus Rapid Transport, corredor exclusivo para ómnibus, construido por Odebrecht
Infraestrutura), junto a proyectos de alta gama, como el
barrio planificado Ilha Pura, que albergará, en un tercio
de su extensión, a la Villa de los Atletas durante los
Juegos Olímpicos, darán continuidad al crecimiento de
la Barra. “Con la población transportada con calidad y
una significativa inversión en infraestructura que estamos acompañando, la Barra ya es el mejor destino para
vivir en Río de Janeiro”, dice
Nace un nuevo barrio
De un lado, la laguna. Del otro, la montaña. Es en
este escenario que Odebrecht Realizações Imobiliárias
Odebrecht informa
55
C A P A C I T A C I Ó N
π Construcción del barrio Ilha Pura: innovaciones metodológicas y gerenciales
y Carvalho Hosken, edifican el proyecto Ilha Pura.
“Estamos al lado del Parque Estadual Pedra Branca,
estamos frente a una laguna y a cinco minutos
de la playa”, señala Carlos Fernando de Carvalho,
Presidente de Carvalho Hosken, empresa que construyó gran parte de los condominios de la Barra y que,
por lo tanto, tiene años de experiencia en la región.
“La Barra ya cuenta con el concepto de condominio-club consolidado, pero nuestro emprendimiento
es el primero que va más allá”, destaca Maurílio Cruz
Lopes, Director General de Ilha Pura. Con 31 edificios
residenciales y uno comercial, el barrio contará con la
infraestructura de servicios para los habitantes, como ya es habitual en la zona. “Tendremos escuelas
de idiomas, restaurantes y otros establecimientos de
servicios dentro del condominio”, dice Maurício.
El “ir más allá”, mencionado por Maurício es un
parque de 72 mil metros cuadrados, cuyo proyecto
56
de paisajismo lleva la firma del estudio Burle Marx.
”Nuestra idea es traer la infancia de antes, hacer que
los niños jueguen en contacto con la naturaleza”, comenta Maurício. Con equipamientos de esparcimiento y deportes, además de pista de atletismo y caminatas, ciclovía con 5 km que conecta todas las torres
del condominio, el parque contará con un lago artificial de 3 mil metros cuadrados (que, a su vez, integrará todos los condominios al barrio, pasando también
por bosques y áreas de comercio y servicios).
Construcción sostenible
Para reducir el flujo de camiones en el entorno de
la obra, el equipo del proyecto construyó dos centrales de hormigón dentro del sitio de obras, que
producirá aproximadamente 350 mil m3 de material. “Dejamos de rodar lo equivalente a 1,5 millón de
km con camiones al implementar las centrales en la
obra”, destaca Maurício Cruz. Y agrega: “Además de
no interferir en el tránsito de la región, dejaremos
de emitir 700 t de dióxido de carbono”.
La reutilización del agua es prioridad durante las
obras y también lo será cuando el barrio esté concluido. El sistema aplicado para la reutilización del agua
gris (proveniente de canillas y duchas, por ejemplo,
estará presente en el condominio cuando se finalice.
Los resultados de esas acciones comenzaron a
dar frutos, como la certificación Aqua Barrios (Alta
Calidad Ambiental), concedida por la Fundación
Vanzolini al barrio Ilha Pura. Se trata de la primera
certificación que toma en cuenta las reglamentaciones brasileñas sobre gestión ambiental en edificios,
y evalúa 17 objetivos divididos en tres temas: integración y coherencia con el barrio; recursos naturales, calidad ambiental y sanitaria del barrio; y vida
social y dinámicas económicas.
Actualmente, 2.500 integrantes actúan en la
construcción de siete de las 31 torres que formarán
parte de la primera etapa del barrio Ilha Pura. Con
la entrega a los futuros moradores prevista para
2017, las obras se están ejecutando de forma descentralizada. “Se resolvió que hubiera un empresario, con su equipo, responsable de la construcción de cada condominio, debido al gran desafío
de ingeniería y de plazo que aquí tenemos”, cuenta
Antonio Pessoa. Según él, eso solo fue posible gracias a la Tecnología Empresarial Odebrecht (TEO).
“Estamos preparados para ejecutar un proyecto de
este porte gracias a la delegación planificada de
nuestro equipo”, dice. Y complementa: “Estamos
superando desafíos a la altura de los equipos de
Odebrecht Realizações Imobiliárias y de Carvalho
Hosken y vamos a entregar un producto sostenible y de alta calidad”. ]
Odebrecht informa
57
H I D R O E L ÉC T R I C A
TRABAJANDO
EN LA INMENSIDAD
CONOZCA CUÁLES FUERON LOS MUCHOS (Y, EN ALGUNOS
CASOS, IMPRESIONANTES) DESAFÍOS SUPERADOS EN LA
CONSTRUCCIÓN DEL COMPLEJO DE SIMPLÍCIO
π Hermoso y complejo horizonte: la planificación de la logística fue esencial para que Simplício se convirtiera en realidad
58
Texto Edilson Silva | Fotos Américo Vermelho
Quien hoy visita el Complejo Hidroeléctrico de
Simplício, en la frontera de los Estados de Minas
Gerais y Río de Janeiro, y observa la tranquilidad
de las aguas que recorren el circuito de más de 30
km entre las centrales de Anta y Simplício, no se
imagina el tipo de desafío que debieron superar los
4.500 integrantes que trabajaron allí a lo largo de
seis años. Desde la ingeniería, en las excavaciones
de túneles y apertura de canales, hasta la logística de equipamientos y suministros, pasando por
alimentación, seguridad y alineamiento de los 35
frentes de trabajo simultáneos, todo, para los equipos, resultó complejo y gratificante.
Los intentos de implantar una hidroeléctrica en la región comenzaron en los años 1970, pero
fue recién en junio de 2007 que Furnas Centrales
Eléctricas y las empresas contratadas iniciaron
el proyecto. Odebrecht Infraestrutura y Andrade
Gutierrez formaron el Consorcio Constructor
Simplício, responsable de las obras civiles.
La Hidroeléctrica de Anta, con dos turbinas
Kaplan (14 MW cada una), está localizada en el municipio del mismo nombre. Desde allí, parte de las
aguas del Río Paraíba do Sul se desvía hacia el circuito hidráulico formado por 10 diques, 15 canales
y siete túneles, por donde corren hasta llegar a la
Usina de Simplício. Luego, una caída de agua de 115
metros que se aprovecha con la utilización de tres
tuberías, permite mover las tres turbinas Francis
con capacidad total de 305,7 MW. Después de pasar
por Simplício, las aguas retornan al Río Paraíba do
Sul. De una usina a otra, el desnivel alcanza a 115
metros, lo que permite generar energía durante todo el año y convierte a Simplício en la hidroeléctrica brasileña con menor relación entre el área inundada y potencia: 0,05 km2/MW.
Reinaldo Lins de Freitas, Director de Contrato
de Odebrecht, describe: “Montamos seis grandes
sitios de obras a lo largo de 30 km, cada uno con
oficinas, talleres, gabinetes higiénicos, comedor,
policlínico y otras instalaciones, a efectos de asegurar todo el apoyo a los grupos y el suministro de
materiales y equipamientos”.
Durante las obras, se utilizaron cerca de 600 equipamientos pesados, como jumbos computadorizados, camiones basculantes, excavadoras con capacidad para 35 y 40 toneladas de carga, entre otros.
Los equipos encontraron los más variados tipos
de suelo, desde tramos más arenosos hasta una gran
variedad de rocas. Del total de 30 km de extensión,
Odebrecht informa
59
π Andréia Borges: confianza y estímulo de los líderes
12 km correspondían a los siete túneles; el Túnel 3
es el más grande de Brasil en proyectos hidroeléctricos: 6.040 metros. El material excavado se reutilizó en la construcción de los diques y canales.
Flávio Martins, actualmente Director de Ingeniería, Medioambiente, Proyectos e Implantación
de Emprendimientos de Furnas, acompañó las
obras de cerca, entre 2011 y 2012, como Jefe del
Departamento de Construcción de Simplício: “Mi
trabajo más intenso fue, a través de muchas charlas,
integrar a los equipos de las empresas contratadas
para lograr una única vía de comunicación”, recuerda Flávio.
Según él, el Complejo de Simplício es un refuerzo estratégico para el país. “Cuando entró en operación, en junio de este año, Simplício aportó una
gran contribución al Sistema Eléctrico Brasileño. La
usina es un refuerzo importante en un momento en
que el país utiliza las termoeléctricas para garantizar el suministro de energía, lo que implica costos
más altos”, dice. Según Flávio, Furnas destinará R$
1.500 millones por año en los siguientes 10 años,
en asociación con inversores, para aumentar la
confiabilidad y la eficacia del suministro de energía.
Desarrollo de personas
Antes de comenzar a operar, algunas condiciones
socioambientales fueron atendidas por Furnas, como
60
la instalación de 40 km de redes de saneamiento en las ciudades de Sapucaia y Anta, la construcción de tres Estaciones de Tratamiento de Líquidos
Residuales, un relleno sanitario y el Barrio 21, cuyo
nombre se debe a que hubo que realojar a 21 familias
del área de influencia del complejo hidroeléctrico.
Debido a la complejidad del proyecto, lo que
no faltó fueron oportunidades para el crecimiento profesional. Marlano Ribeiro, 29 años, de Goiás,
llegó a las obras en 2008, como Joven Socio en el
Programa Financiero. De 2008 a 2011, fue promovido a Responsable de Finanzas y, después, a Gerente
Administrativo-Financiero del proyecto. “Muchos
aprovecharon las oportunidades, principalmente
personas de la región, que eran un 70% de nuestra
fuerza de trabajo”, señala.
Andréia Borges, 43 años, es un buen ejemplo.
Moradora de la ciudad de Além Paraíba (MG), ubicada a orillas del Río Paraíba do Sul, y a cerca de
15 km de la Usina de Simplício, ingresó en el consorcio al comienzo de las obras como Asistente
Administrativa. Se concentró en la tarea y asumió desafíos cada vez mayores. Actualmente es
técnica responsable del Programa Comercial y
está cursando el segundo año de la facultad de
Administración de Empresas. “La confianza y el
estímulo de mis líderes fueron fundamentales para mi crecimiento”, afirma. ]
MARCAS DE UN DESAFÍO
LOS NÚMEROS QUE AYUDAN A EXPLICAR
EL ÉXITO DE UN PROYECTO SINGULAR
INFRAESTRUCTURA
2 Turbinas Kaplan
(14 MW cada una)
10 represas
15 canales
7 túneles
USINA
DE ANTA
CONSTRUCCIÓN
600 equipamientos
pesados, como jumbos
computadorizados y
camiones volcadores
35 y 40 toneladas es
la capacidad de carga de
las excavadoras
SOCIOAMBIENTAL
40 km de redes de saneamiento
3 estaciones de tratamiento
de líquidos residuales
1 relleno sanitario
1 barrio
EQUIPO
4.500 personas
actuaron en la obra
6 años de construcción
Minas Gerais
COMPOSICIÓN
30 km entre las usinas
7 túneles que corresponden a 12 km
6.040 m es la dimensión del Túnel 3,
Río de Janeiro
USINA DE
SIMPLÍCIO
el mayor de Brasil en proyectos hidroeléctricos
INFRAESTRUCTURA
3 turbinas Francis con
capacidad total de 305,7 MW
115 m de caída libre
Odebrecht informa
61
E N T R E V I S T A
LA VICTORIA
DE LA FIDELIDAD
Antonio GAvioli, de la arena corinthians
Texto Cláudio Lovato Filho | Foto Wanezza Soares
Cuando aún era un joven ingeniero, Antonio
Gavioli enfrentó lo que hasta hoy considera que
fue uno de sus mayores desafíos como líder. Antes
de ingresar a Odebrecht, en 1985, se desempeñó
como gerente de operaciones en una plataforma
marítima utilizada para ejecutar las cimentaciones
del muelle de Pontas da Madeira, en Maranhão. El
encargado general de la plataforma, un profesional
capacitado y con mucha experiencia, no aceptaba
el liderazgo de Gavioli. La relación entre los
dos no era de las mejores, hasta que ocurrió un
problema en la vida personal del encargado, y
Gavioli lo ayudó. Y mucho. Para tener una idea de
62
hasta qué punto lo ayudó, Gavioli se convirtió en
padrino de uno de los hijos de su encargado. “El
líder no puede dirigirse al liderado nada más que
para darle órdenes, quejarse de su desempeño y
luego desaparecer. Saber que alguien se preocupa
por nosotros es muy gratificante”, dice Antonio
Roberto Gavioli, 59 años, Director de Contrato
de la Arena Corinthians, que, en esta entrevista,
explica por qué el espíritu de equipo y la
permanente búsqueda de sinergia se encuentran
entre las características más evidentes en el día
a día del sitio de obras que él, como hincha del
Corinthians, dirige con alegría y pasión.
ππLa integración de las personas es una de las claves de
la obra de la Arena Corinthians. El sentimiento de esas
personas es lo que realmente forma un solo equipo. Eso
se observa en todos los ámbitos, desde el más operacional
hasta el más estratégico. ¿Cómo se logra eso en un proyecto de tan grandes dimensiones, con tantas personas en
el sitio de obras?
Antes de comentar, me gustaría decir que todo lo que hicimos
aquí en el Corinthians es trabajo de un equipo del cual me
enorgullezco de formar parte. Respondiendo a la pregunta,
el número de personas no es lo que importa. Pueden haber
equipos muy pequeños, de cuatro o cinco personas, y no
haber sinergia entre ellas. A partir de ahí pensamos en nuestro
personal efectivo en el Corinthians, que llegó a 2.500 integrantes. El secreto, estoy seguro, es que no se puede mirar a un
integrante, sea cual sea el nivel en que esté, y ver un número
de registro de trabajo o de cédula de identidad. Aquella persona que está allí, adelante tuyo, posee sus peculiaridades, sus
características, sus deseos, sus problemas, sus inseguridades.
Es un ser igual a ti. Entonces, es importante que durante una
charla con tu liderado, estés “completo”, totalmente disponible para escuchar. Y escuchar de verdad. ¿Eso lo hicimos
con los 2.500 integrantes? No. Pero el que es escuchado con
calidad será un elemento multiplicador. Seguramente, le contará a otros cuatro, cinco o seis compañeros que el liderazgo
lo atendió bien. Ese efecto multiplicador podrá alcanzar a las
2.500 personas.
me da la oportunidad de desayunar con él, no al revés. Es el
momento de conocer de dónde vienen las personas, un poco
de la vida, de la familia, de los deseos de cada uno. Ellos también preguntan mucho. Quieren saber de mi vida profesional
y personal.
ππ¿Qué papel cumplió y cumple la comunicación en este
contexto? ¿Qué se necesita para concebir y poner en práctica un sistema eficaz de comunicación entre las personas
en una obra de esta magnitud? ¿Qué instrumentos destacaría?
La comunicación es la principal herramienta. Pensemos al
revés. ¿Cómo hacen los integrantes cuando quieren organizar
una huelga? Organizar una huelga no es fácil, lleva tiempo y se
necesita de comunicación, un convencimiento rápido y eficaz.
Entonces, ¿por qué no tener una comunicación eficaz y rápida
para movilizar a los integrantes a nuestro favor? Siempre
les digo a los gerentes: “me sentiré muy mal si un auto del
sindicato estaciona frente a la obra y, en 10 minutos, logran
“conquistar” la confianza de los trabajadores con quienes
pasamos 10, 12 horas todos los días”. Diariamente, desde
el primer día de obra realizamos el DDS (Diálogo Diario de
Seguridad), a las 7h20 de la mañana. En todas las obras se hace
lo mismo, pero aquí lo que hace la diferencia es la presencia
de todos los gerentes. Esta reunión diaria difunde el concepto
“estamos juntos”, “comenzamos el día juntos”. El DDS sirve
para abrir un canal de comunicación. Si algún integrante tiene
algo para decir, puede utilizar esa instancia, como muchos ya
lo hicieron y hacen hasta hoy. Otras actividades que tenemos
aquí, en esa línea, es el Desayuno con Integrantes. En otros
lugares se denomina Café con el Director. Es el trabajador que
“Abrir el canal de comunicación
entre el líder y el liderado y
tener calidad a la hora
de escuchar es lo que ‘crea’
los programas”
ππ¿En qué medida la correcta comprensión sobre la relevancia de la relación líder-liderado es importante para que
exista este nivel de integración y sinergia?
El líder no puede dirigirse al liderado apenas para dar órdenes,
quejarse de su desempeño y luego retirarse. El impacto positivo de que te preocupes con la vida personal de tu liderado
directo o indirecto es muy fuerte. Implica desde la reducción
de accidentes y la mejoría de la calidad del trabajo hasta el
aumento de la productividad. El hecho de que uno sepa que
uno de tus liderados tiene el hijo enfermo en un determinado
día y, al día siguiente, al verlo, preguntarle “¿su hijo mejoró?”,
es muy positivo para todos. Confieso que a veces hasta uso
mi agenda diaria como ayuda memoria. Saber que alguien se
preocupa por nosotros es muy grato. Cuando concluimos las
estructuras de hormigón, tendríamos que despedir a muchas
personas. Se elaboró un programa en la obra a efectos de capacitar a esos potenciales despedidos para que realicen trabajos
de terminación.
ππEl casamiento colectivo realizado en el sitio de obras, el
Brasileirinho (campeonato de fútbol interno en los modelos
del Campeonato Brasileño), la presencia de hijos de integrantes estudiando y trabajando en el sitio de obras y las
visitas de familiares a las obras son ejemplos de actividades
que fortalecen la relación del trabajador con el proyecto y
con la empresa. ¿Cómo se concibieron estas iniciativas?
En una ocasión un amigo, alto ejecutivo de una empresa e
hincha del Corinthians que acompaña todo lo que ocurre en
la obra, me preguntó: “¿Ustedes tiene un equipo o persona que
se pasa todo el día encerrado en una sala pensando, exclusivamente, esos programas de motivación?”. Me hizo gracia la pregunta, pero la realidad es totalmente diferente. Abrir el canal
de comunicación entre el líder y el liderado y tener calidad a
la hora de escuchar es lo que “crea” los programas. Los pro-
Odebrecht informa
63
gramas que desarrollamos fueron resultados de demandas
que vinieron del campo. No puedo dejar de mencionar aquí
a Frederico Barbosa, Maestro Pará, Domingos Savio, Ricardo
Corregio, Valentim .Valeretto, Gilson Guardia, Maria Isabel
Rodrigues, entre tantos otros que, siempre atentos a estas
demandas, escuchaban e implementaban los programas. El
casamiento comunitario, por ejemplo, se originó en un desayuno con Domingos y conmigo. Durante los encuentros con
integrantes, siempre pregunto: “¿Eres casado?”. Y la respuesta
es siempre la misma: “No lo soy, don, pero tengo mujer, hijos
y vivimos juntos desde hace 10, 15 años”. Entonces, pregunto:
“Pero ustedes ¿tienen ganas de casarse, tener un casamiento
de verdad”?. La respuesta: “Sí, tenemos, pero lo que nos falta
son condiciones financieras de pagar anillo, registro civil,
ropas y fiesta, tramitar los documentos necesarios etc.”.
Entonces decidimos realizar una encuesta en el sitio de obras
sobre a quién le gustaría casarse. Se inscribieron 120 parejas.
Destaco aquí el rol fundamental de Maria Isabel, asistente
social, que pidió contribuciones y se ocupó de la documentación de cada pareja. Luego de seis meses de trabajo, logramos
formalizar la unión de 63 parejas, de las cuales 64 eran integrantes porque en uno de los matrimonios, los dos trabajaban
en la obra. Fue una linda fiesta, un domingo. Fueron 53 matrimonios católicos y 10 evangélicos, con diferentes ceremonias. En relación a las demás parejas, que completaban las 120
inscriptas, no logramos la documentación a tiempo.
ππ¿Cuán determinante es el sentimiento de pertenencia
para la calidad de la relación entre el integrante y la
empresa? ¿En qué medida se logró, en esta obra, la fidelización de los integrantes?
Creo que el sentimiento de pertenencia, involucramiento,
compromiso o, como decimos en la obra, “vestir la camiseta”,
está vinculado a la calidad del relacionamiento líder-liderado.
Aquí en la Arena Corinthians no hay comedores separados.
Todos comemos en el mismo lugar. Frederico [Barbosa] lanzó
un banner, en el comienzo de la obra, con una fotografía de
algunos gerentes almorzando con ayudantes, carpinteros,
albañiles, con la siguiente frase: Aquí nos sentamos a la
misma mesa, comemos la misma comida y vestimos la misma
camiseta. Nada es más marcante y significativa para todos
nosotros como esa frase. Pasar junto a un trabajador en campo
y darle un apretón de mano, darle un “Buendía”, hace la diferencia. El integrante se siente valorizado. Aflora el sentimiento
de pertenencia.
ππEn su opinión, ¿qué significarán, para el futuro, todas
estas conquistas relacionadas con la gestión de personas?
¿De qué manera los conceptos y prácticas desarrollados
aquí se podrán compartir, adaptar y replicar?
Es lógico que trabajar en un proyecto tan carismático, apasionante, escenario de la Apertura del Mundial, evento que será
visto por 3.500 millones de personas, la mitad de la población
64
de la Tierra, contribuye con la motivación y la sinergia, pero
tener en el Equipo Dirigente a personas que quieren a la gente
es el primer paso. Sin atender esa condición básica, es difícil la
implementación de los programas.
ππConsiderando la calidad del ambiente de trabajo y de integración de las personas, ¿cuál es el momento o episodio
que más lo emocionó hasta ahora?
El momento que más me emociona es cuando un integrante,
por el hecho de estar concluyendo algunos de los varios
frentes de trabajo de la obra, se tiene que alejar. Normalmente,
el alejamiento es traumático. Aquí, los integrantes vienen a
agradecer, lagrimean, en algunos casos a los llantos, sacan
fotos con los gerentes, se comprometen a volver y vuelven.
Un día, me encontraba en el centro de la obra con Maestro
Pará cuando se acercaron seis trabajadores que habían sido
despedidos. Pensé: “Caramba, ahora nos van a increpar”
[risas]. Pero era al revés, solo querían agradecer, sacarse una
foto y que nos comprometiéramos a convocarlos no bien surgiera una oportunidad. Fue emocionante.
ππEn Brasil, se dice que el fútbol es la perfecta metáfora de
la vida. Si la construcción de la Arena Corinthians fuera un
partido, ¿qué partido sería?
Sería un partido entre la Selección de Brasil, con la mayoría
de los jugadores del Corinthians, y el seleccionado argentino.
El resultado final del partido sería Brasil 6 x Argentina 0. Pura
alegría. ¡Somos grandes, hermano! ]
Arena Corinthians
Localización: barrio de Itaquera, Zona este de São Paulo
Inicio de la obra: 30 de mayo de 2011
Trabajadores en el sitio de obras: 2.500 (en el pico de las obras)
Capacidad: 48 mil lugares (para el Mundial 2014 serán 68 mil,
con la instalación de asientos removibles para 20 mil hinchas)
π Sônia Cruz con alumnos de la Escuela Villa Padre Nuestro, en la República Dominicana
Celso Doni
click
c omunidad
π Saraiva Adolfo: preparándose para ser docente
EL FUTURO ESCRITO
DE MANERA CORRECTA
ALFABETIZACIÓN DE NIÑOS EN LA PROVINCIA DE LUNDA-NORTE
CONTRIBUYE CON LA INTEGRACIÓN Y EL DESARROLLO SOCIAL
Texto Carlos Pereira | Foto Kamene Traça
La carretera Catata-Lovua, que se está construyendo
en la Provincia de Lunda-Norte, en Angola, ya está, incluso antes de concluirse, ayudando a promover el desarrollo social en su entorno. Desde mayo, el
Programa Escuela Itinerante (Xicola Ya Kututuluca,
en el dialecto tchokwe) posibilita la alfabetización, en
portugués, de niños de 7 a 13 años. La planificación
del programa, realizado en alianza con el Gobierno
66
Provincial, buscando la sostenibilidad, contó con la
participación de los Sobas, autoridades tradicionales
de la región.
Javier Chuman Rojas, Director de Contrato, cuenta que la carretera Catata-Lovua, que construye
Odebrecht Infraestructura, tendrá 101 km y forma
parte de un proyecto de más de 500 km de carreteras que conectarán las ciudades de Xá Muteba
y Dundo, sustituyendo un camino rural. El objetivo de la obra es integrar a seis municipios de la
Provincia de Lunda-Norte, en el extremo este del
país, próximo a la frontera con Congo. “El clima y la
topografía de la región son adecuados para la creación de polos agrícolas y agropecuarios. Esta también es una oportunidad para diversificar la economía de Angola, actualmente muy concentrada en el
petróleo”, resalta Rojas.
El Director de Educación de Lunda-Norte, Bartolomeu Sapalo, conmemora la llegada de la nueva carretera. Su trazado atraviesa comunas lejanas,
prácticamente aisladas, que nunca contaron con escuelas ni otros servicios públicos. La alfabetización
es una prioridad del Gobierno angoleño, sin embargo, la falta de viviendas en esas áreas lejanas, tornaba
imposible la permanencia del docente en el lugar.
“Esta preocupación se minimizó a partir de la
sociedad con Odebrecht”, subraya Sapalo. La empresa ofrecerá, provisoriamente, alojamientos, alimentación y transporte para los maestros. Esta
decisión aceleró la permanencia de los docentes.
Posteriormente, el Gobierno de Angola implantará
las instalaciones permanentes. Además, existe un
programa del Gobierno –el 200 Fuegos- que prevé
la instalación de alojamiento para los profesionales.
π Joaquim Carvalho: “La alfabetización
alimenta los sueños”
Cuando se observan las actividades dirigidas por
el profesor Mario Gabriel, 49 años, uno de los 10
maestros que ya integran el proyecto, es difícil distinguir quién se divierte más, si él o los más de 50
niños que aplauden y cantan. Gabriel explica que
su principal objetivo es mantenerlos alejados del
perímetro de la obra, que despierta enorme curiosidad. Siempre, con el auxilio de un traductor, llamado Amigo de la Aldea, el maestro enseña juegos
y cuenta historias y anécdotas. “De este modo, los
niños comienzan a reconocer la sonoridad de la lengua portuguesa y se mantienen alejados de la carretera”, explica.
Gabriel relata que algunos alumnos ya entienden
frases y se comunican. Es el caso de Saraiva Adolfo,
de 10 años, que, en un portugués aún elemental, afirma que, un día, también será profesor. “Le conté una
historia sobre un alumno pobre que se fue a estudiar
a la capital y retornó para ayudar a la comunidad. Él
se entusiasmó con el cuento y su rendimiento está
siendo sorprendente”, dice el profesor.
Joaquim de Carvalho, 34 años, especializado en
Pedagogía, dejó a la familia en Luanda para involucrarse en el proyecto. Utiliza el método cubano “Sí
Yo Puedo” (utilizado por el Gobierno de LundaNorte en las escuelas públicas) a efectos de ayudar
en la alfabetización de sus 112 alumnos. Por ahora,
las clases se realizan en tres turnos, en una de las
casas de la aldea.
Joaquim utiliza ejemplos de la realidad de la comunidad. “Primero, trabajamos la caligrafía, y, en poco tiempo, logran deletrear sílabas. La alfabetización
alimenta los sueños, y la presencia de la carretera les
demostró la necesidad de que se preparen para el futuro”, observa el profesor.
Ejerciendo una función primordial en la organización social de las comunidades tradicionales en
Angola, los Sobas centralizan las decisiones, organizan los eventos, desempeñan el rol de juez y hacen la
conexión entre la comunidad y el Gobierno. También
son responsables de la seguridad física y espiritual.
El Soba Txitangia Mualucano, de la comunidad
Bumbatempo, tiene 60 años, tres esposas y 27 hijos,
todos viviendo bajo el mismo techo. No habla portugués y nunca vivió fuera de la comunidad. En el
pasado, sufrió el drama de la guerra. Pero el presente
es de optimismo. Recuerda que los niños corrían por
la pradera, con el riesgo de de ser atacados por animales venenosos. “No vamos hacia atrás”, afirma, reiterando el pedido de que la escuela siga enseñando a
los niños. “Con la llegada de la carretera, la comunidad lo necesitará. Y después, que vengan el hospital,
el agua y la luz”, dice el líder. ]
Odebrecht informa
67
C A R R E T E R A
π Carretera Carhuaz –Chacas – San Luis: solución de transporte, atracción turística y referencia de ingeniería
A TRAVÉS DE LAS MONTAÑAS
EN PERÚ, UNA NUEVA CARRETERA TRANSFORMA
LA REALIDAD DE LAS COMUNIDADES ANDINAS
Texto João Marcondes | Foto Celso Doni
¿Quién dice que no existe magia en la ingeniería?
¿O que trabajadores de la construcción civil no podrían tener sensaciones similares a las de grandes
campeones, como el atleta jamaicano Usain Bolt
o la saltadora con pértiga rusa Yelena Isinbayeva?
Construir un túnel a casi 5 mil m de altura, en condiciones climáticas que incluyen temperaturas de
menos 15º C a la noche, la falta de oxígeno y la nieve, abriendo camino en la roca de la Cordillera de
68
los Andes, con deslizamientos constantes, requiere
conocimiento y determinación dignos de quien ve
más allá de lo aparente, utiliza la imaginación y, sobre todo, siente pasión por superar límites.
El esfuerzo terminó por inspirar el nombre del
túnel: Punta Olímpica. Ubicado a exactos 4.738
metros de altura, es la cereza de esa torta de cobertura blanca nevada y forma parte de la Carretera
Carhuaz-Chacas-San Luis, de 100 km, construída
π El túnel Punta Olímpica: construido a casi 5 mil metros por encima del nivel del mar
por Odebrecht en el estado peruano de Ancash. La
inauguración, prevista para septiembre, es esperada
con gran expectativa por el pueblo andino.
Antes que Odebrecht iniciara la obra, en febrero de 2011, había allí un estrecho camino de tierra,
considerado uno de los tramos más peligrosos del
mundo y responsable de muchas muertes en años
recientes. La carretera, donde en algunos tramos era
preciso maniobrar al borde de colosales precipicios,
fue tema del programa “Rutas Mortales”, de History
Channel.
Lo que antes era una ruta peligrosa se convirtió
en una carretera de doble mano y fácil acceso, monumento turístico y una obra maestra de ingeniería. “Debemos elogiar a todos los que trabajaron en
esa carretera. Merecen un gran homenaje”, afirma
Winston Lewis Díaz, ingeniero peruano, Gerente de
Producción de Odebrecht en la obra. Él guarda en
su casa un reportaje de Odebrecht Informa de 1990
que lo llama como “El Hombre de los Andes”.
Para lograr la hazaña denominada olímpica, los
que trabajaron en el túnel usaron ropas térmicas, a
efectos de mantener el cuerpo caliente en el turno
nocturno, así como estufas para la comida, durante
todo el tiempo en que trabajaron en la obra, además
de servicio médico y tanque de oxigeno las 24 horas. La construcción generó más de 3 mil oportunidades de trabajo (directas e indirectas) a los moradores de ciudades como Huaraz, Carhuaz y Chacas.
Y algo más importante, dará gran visibilidad a esa
región donde viven cerca de 200 mil personas y que
tiene gran potencial turístico, poco explotado. Un
tramo que antes requería lo menos siete horas de
viaje, ahora se redujo a menos de dos horas.
La región tiene una gran energía mística. Por allí,
se habla tanto el quechua (lengua ancestral andina)
como el castellano. Existen ruinas de ceremoniales
religiosos que datan de 3 mil años, de la civilización
Chavín, la más antigua que se conoce en Perú, antes
de los famosos Incas.
Odebrecht informa
69
π Más que mil palabras: la imagen permite imaginar los desafíos enfrentados por el equipo de la obra
“Esta carretera cambia todo”
La carretera puede ser considerada como una
de las más bellas del mundo, pues se ubica entre
dos cordilleras (ambas en los Andes), la Negra y la
Blanca, esta última llamada así por estar cubierta de
nieve. Quien toma la carretera desde Carhuaz, serpentea por las montañas, pasa por el Callejón de
Huaylas, por la Quebrada de Ulta, y se encuentra con
el Monte Huascarán, el más alto de todo Perú, con
6.768 m, además de varias lagunas cristalinas enclavadas en la montaña. Imposible no emocionarse.
A la salida del túnel Punta Olímpica, con 1,3 km
de extensión, 7,2 metros de ancho por 6,5 metros
de altura, se encuentra el poblado de Chacas, una
encantadora y pequeña ciudad donde se fabrican
los más bellos santos católicos de madera de Perú,
a través de una cooperativa fundada por italianos,
llamada Don Bosco. Se exportan a Europa, Estados
Unidos y Chile.
“Esa carretera cambia todo. Antes era imposible ir
y venir de aquí en el mismo día. Muchas veces permanecíamos detenidos en la carretera por un deslizamiento. Pasábamos toda la noche varados con frio
y hambre”, recuerda Alejandro Tafur, coordinador de
la cooperativa, que cuenta con 60 personas trabajando en el tallado de madera de imágenes sacras.
70
La carretera también atraviesa el centro del Parque Nacional de Huascarán y exigió delicados esfuerzos ambientales. La seguridad de los trabajadores y el cuidado con el medioambiente exigieron procedimientos especiales. Fernando Cáceres,
Gerente Comercial y de Ingeniería de la obra, comenta: “Fueron más de 8,5 millones de horas trabajadas sin siquiera un accidente grave. Y, pese a retirar apenas 100 árboles, se replantaron más de 13
mil árboles nativoas”.
La exuberancia de la región se manifiesta en la
flora, como en el exótico árbol queñuale, que tiene una especie de “piel” que cubre su tronco y hace
recordar un papiro egipcio, y también en la fauna
andina de colibríes, picaflores, conejos, cóndores,
pumas. Incluso allí se encontró un oso de montaña. Además del patrimonio natural, está también el
arqueológico, con cerámicas Chavín, inca y quéchua
encontradas y catalogadas en la obra.
Después de rodar los 100 km de la Carretera
Carhuaz-Chacas-San Luís, que literalmente quita
el aliento (debido a los casi 5 mil metros de altura)
nunca fue tan verdadero un tradicional dicho quechua que se escucha por allí: “Waray ewakupti ya
pavaman qiran”. Es decir: “Mañana, cuando te vayas,
te acordarás de mí”. ]
100
km
es la extensión de la
carretera construida
por Odebrecht en
el estado peruano
de Ancash
CORDILLERA
DE LOS ANDES
de noche
PERÚ
Estado de
Ancash
Lima
ENTRE DOS CORDILLERAS,
LA NEGRA Y LA BRANCA
(ambas en los Andes)
altitud:
Los integrantes del equipo del proyecto usaron ropas
térmicas para mantener el cuerpo abrigado durante el
trabajo nocturno. También utilizaron calentadores para
mantener la temperatura de la comida durante todo el
tiempo que estuvieron en el sitio de obras y contaron con
atención médica y bombas de oxígeno las 24 horas del día.
4.738 m
7 horas era el tiempo del
recorrido entre Carhuaz
y Chacas, que hoy se hace
en menos de 2,5 horas
TÚNEL
PUNTA OLÍMPICA
1,3 km de extensión
7,2 m de ancho
6,5 m de altura
Allí se encontró
hasta un oso de
montaña
Además del patrimonio
natural, está también
el arqueológico, con
cerámica Chavin, Inca
y Quechua
3 mil oportunidades de trabajo
(directas e indirectas) fue lo que
generó la construcción
Se plantaron
más 13 mil
mudas de árboles
nativos
Odebrecht informa
71
G E N T E
Texto Eliana Simonetti
FAMiLIA
Wanda Dorville Garcia, contadora
con especialización en Gestión
Humana, ingresó en Odebrecht
República Dominicana hace 10 años
y actualmente es Responsable por
Personas. Casada con Francisco Lozano,
que trabaja en el Programa Comercial de
uno de los proyectos de Odebrecht en
el país, Wanda es madre de tres hijos:
Albert, 18 años, Walner, 14, y Almy, 11.
Ella y su esposo practican los principios
de la Tecnología Empresarial Odebrecht
(TEO) en casa, en la educación de
los jóvenes. “No es fácil orientar a
los hijos, y lo que aprendimos con la
TEO nos ayuda. En nuestra familia,
desarrollamos una buena comunicación
y un ambiente de confianza.
Trasmitimos nuestro ejemplo e
influenciamos a nuestros hijos para que
sean buenas personas, con sentido de
responsabilidad”, dice Wanda.
Edu Simões
La práctica de la TEO en familia
π Wanda con el marido, Francisco, y los hijos Albert (a la izquierda),
Walner y Almy: buena comunicación
VIAJE
Arquivo Pessoal
Diversidad ecuatoriana
π Katherine con el marido, Jorge Cifuentes, y el hijo, Raphael:
pasión por la tierra donde vive desde niña
72
Katherine Calle nació en Estados Unidos, aunque desde
pequeña vive en Ecuador. Ingresó en Odebrecht hace 20
años, como Joven Socia. Economista, actuó en el Programa de
Materiales del Proyecto Santa Elena, en Guayaquil, y en otras
obras en el país. Actualmente forma parte del equipo de
Estudios del Metro de Quito. No pierde ninguna oportunidad
de conocer la diversidad de regiones que caracteriza a
Ecuador, tierra natal de sus padres. Las islas Galápagos y su
riqueza natural; Riobamba, ciudad localizada en el llamado
Corredor de los volcanes; el Centro Histórico de Cuenca,
declarado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad,
y la ciudad de Quito, capital del país, que preserva ruinas de
una antigua ciudad Inca, además de la arquitectura española
de los tiempos coloniales, son lugares de un significado muy
especial para Katherine. “Ecuador combina lo moderno con
lo histórico. Visitarlo es una experiencia inolvidable”, dice.
Una invitación a los viajantes.
cultura
Mathias Cramer
DEPORTE
Fútbol en el trabajo y en el tiempo libre
Santista, naturalmente le pasó a
gustar el Corinthians y a hinchar
por el éxito del club. En verdad, es
un entusiasta del fútbol brasileño,
un aficionado en tiempo integral.
Fred fue el responsable de la
construcción de la cancha de gramilla
sintética y de la organización del
Brasileirinho, campeonato de fútbol
interno realizado en el sitio de obras
de la Arena Corinthians con las
pautas del Campeonato Brasileño.
“Fueron 40 equipos, 1.232 goles
y 412 partidos, con árbitros de la
Federación Paulista”, relata Frederico.
“Predominaron el espíritu deportivo y
la confraternización”, agrega.
Holanda Cavalcanti
Arquivo Pessoal
Frederico Barbosa, de Pedra Azul en
Minas Gerais, trabaja en Odebrecht
desde hace 32 años. Se apasionó
por el fútbol cuando era niño. En
la adolescencia, alcanzó su estatura
actual: 1,96 m. Profesores y amigos
apostaban a que se dedicaría al
básquetbol. Pero no fue así. “El
fútbol es mi pasión”, confiesa. Su
equipo del alma es el Fluminense,
de Río de Janeiro, pero en su estado
natal es hincha del Club Atlético
Mineiro y, en Río Grande del Sur,
del Gremio. Desde el inicio de las
obras de la Arena Corinthians, en
São Paulo, es el Gerente Operacional.
Hincha del Santos, en la Baixada
π Frederico en dos tiempos: espíritu deportivo
π Freire: carrera íntimamente vinculada al
incentivo al arte
Química cultural
Nacido en Porto Alegre, el ingeniero
químico João Freire ingresó hace 30
años en la Compañía Petroquímica
del Sur (Copesul), que más tarde
se integraría a Braskem. En 2002,
recibió el desafío de cualificar
los programas culturales con
planeamiento de metas, estrategias
y presupuesto. Entre 2003 y 2006,
coordinó el Ciclo Brasil, una serie
de seminarios, exposiciones,
festivales de música y publicación de
libros. A partir de 2007, su equipo
organizó Fronteras del Pensamiento,
ciclo anual de conferencias de
intelectuales, científicos y líderes de
diversas áreas. En 2009, Fronteras
se tornó sostenible, patrocinado por
Braskem y por empresas asociadas,
realizado en Porto Alegre, São Paulo
y Salvador. “Las iniciativas culturales
necesitan evolucionar y crecer
continuamente”, afirma João Freire,
siempre con nuevos proyectos en
mente y feliz con lo que hace.
Odebrecht informa
73
P A S A N T Í A
π Karina Vieira: “Haría todo de nuevo”
TODOS EN LA MISMA SINTONÍA
JÓVENES APROVECHAN OPORTUNIDADES BRINDADAS
POR LAS PASANTÍAS, QUE PASAN A TENER PROCESO UNIFICADO
EN LA ORGANIZACIÓN
Texto Júlio César Soares | Foto Paulo Fridman
Karina Beatriz Vieira integra el equipo de Personas
y Organización de Braskem. Durante dos años, antes de ser contratada, fue pasante en la empresa.
Moradora de Diadema, en la Gran São Paulo, diariamente hacía el recorrido desde la casa hasta la oficina, localizada en la capital de São Paulo, y, desde allí,
hasta la Universidad Metodista, en São Bernardo do
Campo. Recorría, en total, 30 km en siete horas diarias en el tránsito. Pese al esfuerzo, recuerda con cariño los tiempos de pasante.
74
“En los primeros meses me identificaba con valores como confianza y espíritu de servir”, recuerda
Karina, 26 años. En su proceso selectivo para la pasantía, en 2010, compitió con casi 15 mil estudiantes.
“Hoy recibo candidatos en el Polo de Capuava, en
Mauá (SP), para presentar las instalaciones y mostrar
cómo funciona nuestro trabajo. Recuerdo mi tiempo
de pasante y les digo que haría todo otra vez”.
Karina es una de los muchos jóvenes que participan del Programa Joven Socio de Braskem, en el que
este año se inscribieron 17 mil jóvenes. La divulgación se hizo de varias formas. “Además de campañas
en las universidades y redes sociales, contamos con
un sitio web en el proceso de divulgación (www.jovensbraskem.com.br)”, señala Daniela Panagassi, del
equipo de Personas & Organización de Braskem.
A diferencia de Karina, Alexandre Fantato de
Oliveira, alumno de 5º año de Ingeniería Civil, pasó por un proceso selectivo puntual en Odebrecht
Realizações Imobiliarias (OR) en 2011. Integrante del
equipo que actúa en las obras del nuevo edificio de
Odebrecht, que se está construyendo en São Paulo,
logró ingresar en la Organización debido a la elevada demanda de profesionales que en la ocasión tuvo
OR para sus emprendimientos. Poco tiempo después, pasó por una etapa de entrevistas y fue admitido. “Ya conocía a Odebrecht, sabía que era una
de las mayores empresas en el sector de ingeniería y
construcción. Tenía muchas ganas de trabajar aquí”,
recuerda. Su líder en la obra, la ingeniera Polyana
Biondo, es testigo de la fuerza de voluntad del estudiante de 22 años. “Él siempre demuestra voluntad
de aprender, intenta dar lo mejor. Su interés y responsabilidad son constantes”.
Proceso unificado
“A partir de este año, con miras a las contrataciones para el inicio de 2014, los candidatos podrán tener una real dimensión, en un único proceso, sobre la diversidad y el verdadero tamaño de la
Organización Odebrecht”, explica Juliana Uchinaka,
del equipo de Personas y Organización de Odebrecht S.A. La dinámica del proceso, sin embargo,
seguirá siendo la misma. “El Programa Joven Socio
tendrá las siguientes etapas: inscripción, test online, dinámicas de grupo, panel y entrevista”, informa
Juliana.
“En otros tiempos la mayor responsabilidad de
un pasante era sacar fotocopias en una máquina.
Actualmente posee responsabilidades en su área de
actuación, participa en proyectos importantes para
la empresa”, argumenta Karina Vieira. Ella y el estudiante Alexandre Fantato, tienen la sensación de
que una puerta se abrió: ambos son ejemplos de jóvenes que buscaron en la Organización una oportunidad de crecimiento profesional incluso antes de
graduarse.
Los datos más recientes de la Asociación Brasileña de Pasantes (Abres, según su sigla en portugués) muestran que, en 2011, había 1 millón de lugares para pasantías en todo Brasil. En el mismo período, el número de estudiantes de enseñanza terciaria era de 6,7 millones, según datos del Instituto
Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). Pese a
la desproporción entre la cantidad de vacantes y el
número de estudiantes, en la opinión de especialistas los jóvenes tienen condiciones reales de elegir
dónde quieren realizar una pasantía. “Ellos eligen a
las empresas por afinidad”, enfatiza Felícia Duarte,
Gerente de Proyectos de Cia. de Talentos. ]
π Alexandre Fantato: “Las ganas de trabajar aquí eran muy fuertes”
Odebrecht informa
75
teo
“EL VALOR DEL
SER HUMANO ES
LO QUE EXPLICA LA
GRANDEZA DE SUS
REALIZACIONES”
s abere s
LA CURVA EN EL
MOMENTO ADECUADO
EL APRENDIZAJE DEL LIDERAZGO VIENE COn LA FORMACIÓN Y LA EDUCACIÓN,
AFIRMA EL DIRECTOR DEL ESTALEIRO ENSEADA DO PARAGUAÇU
Texto Alice Galeffi | Foto Ricardo Artner
antonio
c i z ino
Antonio Cizino Sanchez concretó el sueño que tenía su padre, de tener un hijo egresado en ingeniería: “Él fue el gran
ingeniero de mi vida”. Oriundo de una familia humilde, donde el trabajo y la educación eran las principales herramientas para el crecimiento, Cizino, cuando era niño, caminaba
18 km por día, descalzo, para ir a la escuela. Al regreso, almorzaba y enseguida se iba al campo, para carpir, cortar caña
y trabajar con equipamientos. Hoy es Director Industrial del
Estaleiro Enseada do Paraguaçu (EEP), empresa formada por
Odebrecht, OAS, UTC y Kawasaki.
Cizino, que trabaja en la Organización desde 1979, cuenta, en una entrevista exclusiva para la serie Saberes, cómo
su conocimiento en equipamientos y su fuerza de voluntad
fueron decisivos en su trayectoria. En 1991, tras haber concluido su programa en Chile, fue trasladado a Inglaterra.
s an c he z
“En cada nuevo lugar, la familia se unía más. Nosotros éramos los amigos de los niños”.
Luego de una serie de dificultades enfrentadas en las escuelas extranjeras, como el bajo rendimiento y las malas notas, se estableció un PA (Programa de Acción) con los niños,
que tuvieron desafíos y metas establecidos. Ellos superaron
el bullying “por ser brasileños”, dominaron el inglés y pasaron a estar entre los mejores alumnos de la escuela.
“Servir, formar y educar a las personas en el trabajo y
por el trabajo” es el mejor aprendizaje que Cizino suele
transmitir a sus liderados. Cree que nadie nace líder. “Hay
una curva de aprendizaje en el momento correcto”.
Los valores fundamentales como simplicidad, humildad, honestidad y dedicación les fueron transmitidos por
el padre. ]
Lo demás son historias de evolución natural como consecuencia de esos principios y que pueden
ser comprobadas en www.odebrechtonline.com.br/videos/category/projeto_saberes/
Odebrecht informa
77
π Integrantes de Odebrecht trabajan en las obras de la Arena Corinthians, en el barrio de Itaquera, en São Paulo
Almir Bindilatti
click
IDEAS
Texto Emanuella Sombra
Por dentro
DEL PVC
¿Ya has entrado en una casa fabricada con material plástico? ¿Una casa
de verdad, durable y confortable, con
dormitorios, living, cocina y cuarto de
baño? Promovido por Braskem en sociedad con el Instituto de Arquitectos
de Brasil (IAB), un concurso propuso
el siguiente desafío: proyectar una casa cuyos elementos constructivos sean
prioritariamente plásticos, principalmente el PVC. El proyecto ganador será
divulgado en octubre.
Milton Pradines, Gerente de Relaciones Institucionales de Braskem en
Alagoas, explica que el PVC es un material durable, reciclable y con propiedades
térmicas ideales para el revestimiento
residencial. “Además, es importante dar
visibilidad a nuevas tecnologías aplicadas
a la Construcción Civil incorporando los
conceptos de habitación sostenible”.
El concurso forma parte de las conmemoraciones por la inauguración, en 1988,
de la primera unidad de PVC en Alagoas,
estado que es actualmente el mayor productor de esa resina termoplástica en
América Latina. Se premiarán a los tres
mejores proyectos. El concurso propiciará
una exposición abierta al público.
Idea orgánica
¿Y si la empresa donde trabajas pasa a servir alimentos orgánicos en el
menú del comedor? ¿Y si, además de
ofrecer mejor calidad de vida a ti y a
tus compañeros, la empresa fortalece
la economía de pequeños productores
rurales? A través del Programa Energía
Social, Odebrecht Agroindustrial tomó esa iniciativa en las unidades
Alcídia y Conquista do Pontal, en el
Polo São Paulo. La acción se realiza
en sociedad con la Cooperativa Porto
Feliz, que produce los alimentos y los
vende a las unidades del polo.
Terraplén
DE ESPUMA PLAST
Una técnica que surgió en Noruega está acelerando la construcción de un
viaducto en la Carretera Engenheiro
Constâncio Cintra (SP-360), en Jundiaí
(SP), obra ejecutada por la Concesionaria
Rota das Bandeiras. La metodología se
denomina “Terraplén Ultra Liviano” y
utiliza bloques de poliestireno expandido, los llamados Expanded Polysterene
Blocks (EPS), que sustituye el terraplén
tradicional. Por ser más liviano, el poliestireno expandido puede utilizarse
sobre terreno blando.
Odebrecht informa
79
1973
2013
COMUNICAÇÃO ÉES
ESSENCIAL
LAACOMUNICACIÓN
ESENCIAL
Desde que
quese
foicreó,
criada,
outubro
de 1973,
Odebrecht
Informa
publica
Desde
en em
octubre
de 1973,
Odebrecht
Informa
publica
lo máso que
relevante
que realizan
nuestros
equipos
en lasnas
comunidades
en que
de mais relevante
nossas
equipes
realizam
comunidades
emestán
que estão
presentes,
forma
de actuar,
espíritu
de de
presentes,destacando
destacandosiempre
semprenuestra
o nosso
modo
de ser,nuestro
o nosso
espírito
servir.
Al
completar
40
años,
la
revista
se
sigue
renovando
para
dar
continuidad
servir. Ao completar 40 anos, a revista continua a se renovar para seguir em
afrente
esa misión.
la comunicación,
más quemais
nada,do
esque
esencial.
nessa Pues
missão.
Pois a comunicação,
nunca, é essencial.
www.odebrechtonline.com.br
C A P A C I T A C I Ó N
damas de la construcción
EN PANAMÁ, EL PROGRAMA CONSTRUDAMA INCENTIVA LA INSERCIÓN
DE TRABAJADORAS EN EL MERCADO DE LA CONSTRUCCIÓN CIVIL
Texto Carlos Pereira | Fotos Holanda Cavalcanti
A Cecilia Franco le gustaba la moda cuando era
adolescente. Quería hacer los vestidos de los desfiles transmitidos en televisión. Pero la vida la llevó por otro camino, pautado por adversidades. A
los 38 años, separada y con tres hijos para criar, la
máquina de coser, que debería realizar su sueño,
era apenas una herramienta para asegurar parte de
la manutención de su casa. Fue cuando decidió
inscribirse en el Programa Construdama, destinado a la inserción de trabajadoras en el pujante
mercado de la construcción civil en Panamá. Su
vida cambió, porque ahora tiene condiciones de
solventarse a sí misma y a los hijos, y apoyarlos
en todo lo que necesiten, sobre todo en lo relacionado a la educación y a la salud, en otras palabras,
asumir, de forma plena y gratificante, las responsabilidades propias de una jefa de hogar.
El programa, resultado de una sociedad entre
Odebrecht Panamá y el Instituto de Formación
Profesional y Capacitación para el Desarrollo Humano (INADEH), surgió tras el estudio de impacto socioambiental de las Obras 2 del Proyecto Agua
Potable, que llevará agua y regularizará su suministro a 650 mil personas. Bajo la responsabilidad
de Odebrecht Infraestrutura, dicho estudio reveló
que, en las comunidades vecinas al proyecto, había
un gran número de mujeres jefas de familia con un
perfil muy particular: cerca de 30 años, baja escolaridad, con hijos y sin empleo fijo.
Márcio Accioly, Gerente Administrativo y Financiero de Odebrecht Infraestrutura, cuenta que
esa comprobación impulsó a la empresa a tomar
alguna iniciativa, para promover la igualdad de
género en el país, uno de los ocho Objetivos del
Milenio de la ONU. “Así, nació Construdama.
Panamá es hoy un sitio de obras, y solo un 8% de
los trabajadores de la construcción civil son mujeres. Estamos ayudando a cambiar esta situación”.
Acioly agrega que las mujeres contratadas tienen
82
el mismo desempeño que los hombres en las tareas que les confían en la obra.
Amas de casa se tornan constructoras
Leonardo Betegon, Responsable de Construdama en INADEH, informa que en el primer módulo del curso (albañil y armador) se inscribieron 50 mujeres de las cuales 44 ya se graduaron.
“Realizamos un ranking tomando en consideración el desempeño académico, puntualidad y otros
criterios usados como referencia en las contrataciones”, explica. Y agrega: “Logramos en tres meses transformar amas de casa en constructoras. Es
un gran cambio”.
Cecilia se olvidó de la máquina de coser y completó el curso con muy buen rendimiento. El 26
de junio recibió su diploma con una gran fiesta.
Luego, fue contratada para trabajar en las obras
del proyecto Agua Potable. Actualmente, con una
productividad mayor que la de los hombres de su
equipo, ya está siendo evaluada para una posible
promoción: encargada de grupo. Todo esto en menos de un año. “Tengo un hermano albañil que me
decía que el trabajo era demasiado pesado para mí.
Hoy competimos para ver quién levanta más rápido una pared”, dice.
Ana María Jiménez, 33 años, tres hijos, es otra
de las 28 jefas de hogar seleccionadas para trabajar, después de cursar en el Construdama. Ana
cuenta que los niños se ríen cuando se va de la
casa vestida con el uniforme de la obra. “Dicen
que parezco un hombre, pero no me preocupa. Sé
que esta nueva vida es importante para mí. Tengo
amigas que están casadas sin amor, y así permanecen para mantener a sus hijos. Yo no tengo necesidad de hacer eso”, afirma. “Actualmente, tengo capacidad para invertir y mejorar la calidad de
vida de mi familia, algo que, antes, era un sueño
distante”, añade. ]
π Ana Maria Jiménez (a la izquierda) y Cecília Franco: superación e independencia
Odebrecht informa
83
C H A R L A
f inal
EL BIEN QUE
HACE LA AMISTAD
LUCIANA ARCE, LÍDER DEL GRUPO KAMBAS DEL BIEN
Luciana Arce, que reside en Angola desde hace
cinco años, se está dedicando al voluntariado y
descubriendo, con esta iniciativa, el valor de la
donación. Casada con el Líder Empresarial de
Odebrecht Infraestrutura en África, Portugal y
Emiratos Árabes, Ernesto Baiardi, organizó el grupo
Kambas del Bien (Kambas do Bem), que congrega
a las esposas de expatriados de Odebrecht para
trabajar por el prójimo. En esta entrevista, Luciana
habla sobre el significado de este trabajo.
Texto Ricardo Sangiovanni | Foto Kamene Traça
ππ¿Qué le atrajo del trabajo de
voluntariado?
En una visita oficial a la comunidad
del Mussende, que está conformada por refugiados de guerra, me
sensibilicé con las condiciones de
vida de los niños. En aquel entonces,
fui estimulada por un integrante de
Odebrecht para contribuir a efectos
de revertir aquel escenario. Se trataba
de una realidad que parecía imposible
cambiar, pero también era un gran
reto y una oportunidad que me permitió actuar como un instrumento
de Dios.
ππCómo surgió Kambas del Bien?
Después de aquella visita a Mussende,
invité a las mujeres expatriadas a
una reunión para presentar el posible
proyecto. Era una forma de integrar el
grupo, utilizar sus habilidades y llevar
a la práctica una acción social.
84
ππ¿Qué se hace para mantener la
motivación del grupo?
Como líder del proyecto, creo en la
importancia del ejemplo; la pedagogía de la presencia, como se
denomina en Odebrecht. Nuestra
motivación viene de la conciencia
de que somos capaces de cambiar,
de alguna manera, la vida de jóvenes
y niños, ofreciéndoles nuevas
oportunidades. Es un ciclo, donde
ayudamos a transformar y somos
transformadas.
ππAlgunos critican el voluntariado, señalando que siempre
será un pequeño gesto ante una
realidad social compleja y desafiante. ¿Cómo encara ese tipo de
observación?
Suelo decir que, con pequeños
gestos, realizados con amor, es
posible lograr grandes cambios.
ππ¿Cuál es la mayor enseñanza de
sus cinco años en Agola?
Angola nos permite crecer como
seres humanos, rever nuestros
valores y aprender, con su pueblo,
siempre sonriente y alegre, a creer
en un futuro mejor.
ππ¿Cuál es el futuro de Kambas del
Bien?
Si Dios quiere, ampliaremos este
ejemplo a otros países de África. Me
gratifica saber que el que vivió esta
experiencia de voluntariado aquí,
llevó la semilla del bien, multiplicando el amor al prójimo. ]
Odebrecht informa
Forman parte de la Organización Odebrecht:
Negocios
Odebrecht Engenharia Industrial
Odebrecht Infraestrutura – Brasil
Odebrecht Infraestrutura – África, Emirados Árabes e Portugal
Odebrecht Infraestrutura – América Latina
Odebrecht Realizações Imobiliárias
Odebrecht Ambiental
Odebrecht Latinvest
Odebrecht Óleo e Gás
Odebrecht Properties
Odebrecht TransPort
Braskem
Estaleiro Enseada do Paraguaçu
Odebrecht Agroindustrial
Odebrecht Defesa e Tecnologia
Inversiones
Odebrecht Energias Brasil
Africa Fund
Latin Fund
Empresas Auxiliares
Odebrecht Comercializadora de Energia
Odebrecht Corretora de Seguros
Odebrecht Previdência
Acción Social
Fundación Odebrecht
RESPONSABLE DE COMUNICACIÓN EN
ODEBREChT S.A.
Márcio Polidoro
RESPONSABLE DE PROGRAMAS EDITORIALES EN
ODEBREChT S.A.
Karolina Gutiez
COORDINACIÓN EDITORIAL
Versal Editores
Editor José Enrique Barreiro
Editor Ejecutivo Cláudio Lovato Filho
Editora de Fotografía Holanda Cavalcanti
Arte y Producción Rogério Nunes
Versión Gloria Rodríguez y Maria da Gloria Lampreia
Coordinación y Edición Electrónica en español
Maria Celia Olivieri
Tiraje 2.200 ejemplares • Preimpresión
y Impresión Pancrom
REDACCIÓN: Rio de Janeiro (55) 21 2239-4023
São Paulo (55) 11 3641-4743
e-mail: [email protected]
Editada también en portugués e inglés
85
Américo Vermelho
contribución
Simplício. Obras en territorio fluminense, 30 km de distancia entre las dos usinas que componen el complejo hidroeléctrico. Más de
4.500 trabajadores en el pico de las obras, 35 frentes de trabajo simultáneos, seis sitios de obras y un barrio enteramente nuevo,
creado para alojar familias que vivían en el área de influencia directa del proyecto. Barrio 21, 21 familias, y Brasil cobra más fuerza en
esta segunda década del siglo XXI. Bienvenido, Simplício. Su llegada significa un refuerzo energético fundamental para el país y su
inauguración representa la celebración de un esfuerzo que dejará su huella y se tornó un referente.

Documentos relacionados