publicación

Comentarios

Transcripción

publicación
REVISIÓN DE PLANES DE ACCIÓN
NACIONAL PARA LA CONSERVACIÓN DE
AVES MARINAS Y CONDRICTIOS
EN LAS PESQUERÍAS URUGUAYAS
Editores: Andrés Domingo, Rodrigo Forselledo, Sebastián Jiménez
DIRECCIÓN NACIONAL DE
RECURSOS ACUÁTICOS
Revisión de Planes de Acción Nacional
para la conservación de Aves Marinas y Condrictios
en las Pesquerías Uruguayas
Editores
Andrés Domingo,
Rodrigo Forselledo,
Sebastián Jiménez
DIRECCIÓN NACIONAL DE
RECURSOS ACUÁTICOS
Dirección Nacional de Recursos Acuáticos
Montevideo
2015
Se autoriza la reproducción total o parcial de este documento por cualquier medio, siempre que se cite la fuente.
Acceso Libre a texto completo en la Web institucional:
www.dinara.gub.uy – Publicaciones
Repositorio OceanDocs: http://www.oceandocs.org/handle/1834/
Domingo, Andrés; Forselledo, Rodrigo; Jiménez, Sebastián (Eds.).
Revisión de planes de acción nacional para la conservación de aves
marinas y condrictios en las pesquerías uruguayas / Andrés Domingo,
Rodrigo Forselledo y Sebastián Jiménez (Eds.). – Montevideo :
MGAP-DINARA, 2015.
196 p.
ISBN (vers. impr.): 978-9974-594-28-9
ISSN (vers. electr.): 978-9974-594-29-6
/CAPTURA INCIDENTAL/ /AVES MARINAS/ /CONDRICTIOS/
/PESQUERÍAS/ /URUGUAY/
AGRIS M42
CDD 639
Catalogación en la publicación: Lic. Aída Sogaray – Centro de Documentación y Biblioteca de la Dirección
Nacional de Recursos Acuáticos.
ISBN (vers. impr.): 978-9974-594-28-9
ISSN (vers. electr.): 978-9974-594-29-6
Depósito Legal: 364323
Agosto de 2015
Imprenta Matutina S.A.
Referencia
Domingo A, Forselledo R, Jiménez S (2015) Revisión de Planes de Acción Nacional para la Conservación de Aves Marinas y
Condrictios en las Pesquerías Uruguayas. Dirección Nacional de Recursos Acuáticos, Montevideo. 196 pp.
MINISTERIO DE GANADERÍA AGRICULTURA Y PESCA
MINISTRO
Tabaré Aguerre
SUBSECRETARIO
Enzo Benech
DIRECTOR GENERAL
Alberto Castelar
DIRECCIÓN NACIONAL DE RECURSOS ACUÁTICOS
DIRECTOR GENERAL
Daniel Gilardoni
EDITORES
Andrés Domingo, Rodrigo Forselledo y Sebastián Jiménez
Laboratorio de Recursos Pelágicos
Dirección Nacional de Recursos Acuáticos
Constituyente 1497, CP 11200, Montevideo, Uruguay
Tel.: (598) 2400 46 89; Fax: (598) 2401 32 16
www.dinara.gub.uy
PRÓLOGOS
En 1997 el Comité de Pesca de FAO (COFI) entendió necesario construir instrumentos que
permitieran avanzar en la aplicación del Código de Conducta para la Pesca Responsable (CCPR). Es
así que, con dicha finalidad, surgen el Plan de Acción Internacional (PAI) para la Reducción de las
Capturas Incidentales de Aves Marinas en la Pesca con Palangre y el Plan de Acción Internacional
para la Conservación y Gestión de las Poblaciones de Tiburones. Estos PAI, de carácter voluntario, publicados por FAO en 1999, constituyen hoy una importante referencia para todos sus Estados miembros.
En 2007 y 2008 la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos de Uruguay publicó los correspondientes planes de acción nacionales (PAN), el Plan de Acción Nacional para Reducir la Captura
Incidental de Aves Marinas en las Pesquerías Uruguayas y el Plan de Acción Nacional para la Conservación de Condrictios en las Pesquerías Uruguayas. Diversos actores comprometidos con la conservación de aves y condrictios, colaboraron en el desarrollo de estos PANs, lo cual permitió obtener un
resultado con amplios consensos.
En el mismo marco del CCPR y con los principales actores comprometidos con la conservación y con la pesca responsable participando del trabajo se realizó la revisión de estos planes en 2014.
En este volumen, que incluye la revisión y actualización de ambos PANs se pone a disposición una amplia información, valiosa para la conservación de estas especies en un escenario donde
las actividades en el Río de la Plata y los espacios marítimos nacionales trascienden a las tradicionales
actividades de pesca y navegación,
Asimismo este trabajo reafirma el compromiso que Uruguay tiene, no solo, con los diferentes
acuerdos internacionales de los que forma parte y con sus recomendaciones sino también con quienes
consumen productos de la pesca uruguayos, quienes pueden tener la seguridad de que existen y aplican medidas de manejo que demuestran la responsabilidad de los organismos públicos y los privados
en las operaciones pesqueras. .
Por último, destacamos nuestro agradecimiento a todos los que participaron en esta revisión
por sus aportes y los invitamos a continuar trabajando en la implementación de los PANs en pos de la
conservación y sustentabilidad de nuestros recursos y pesquerías.
Dr. Daniel Gilardoni
Director General
Dirección Nacional del Recursos Acuáticos
5
PRÓLOGOS
No existe actividad humana en la tierra o en el mar que no afecte en mayor o menor grado a
las poblaciones naturales. No obstante es responsabilidad de quienes hacemos investigación pesquera
realizar propuestas para minimizar y mitigar los efectos lo máximo posible. Esto se logra con acciones
claras y firmes que intervengan a diferentes niveles en la actividad pesquera.
El Océano Atlántico sudoccidental es reconocido como una de las regiones más importantes en términos de riqueza y abundancia de albatros y petreles así como de condrictios. Las aguas de
Uruguay son, por lo tanto, de gran relevancia para muchas de estas especies, las cuales se asocian en
grandes números a las actividades pesqueras.
Respondiendo a las necesidades de reducir la mortalidad de aves marinas y de condrictios la
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) elaboró Planes de
Acción Internacional para Reducir la Captura Incidental de Aves Marinas en las Pesquerías de Palangre y de igual modo elaboró un Plan de Acción Internacional para la Conservación y Ordenación de
los Tiburones.
La DINARA es responsable de promover la utilización sustentable de los recursos pesqueros
en Uruguay. Con el fin de lograr el máximo provecho de los recursos acuáticos disponibles, preservarlos para el largo plazo y mantener así la armonía del medio ambiente. Todas las actividades y cometidos de la DINARA están reguladas jurídicamente.
Fue así que en el 2005 Uruguay, propició la elaboración de Planes de Acción Nacionales, a
través de la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (DINARA). El objetivo era garantizar la conservación y el manejo sustentable de las poblaciones de aves marinas y condrictios que ocurren en
aguas uruguayas o que son capturadas por las pesquerías de Uruguay.
El Departamento de Biología se enorgullece en realizar un prólogo al proceso de actualización de ambos Planes de Acción en Aves Marinas y en Condrictios realizados por excelentes profesionales de este Departamento.
En ese sentido estos Planes, el PLAN DE ACCIÓN NACIONAL PARA REDUCIR LA CAPTURA INCIDENTAL DE AVES MARINAS y el PLAN DE ACCIÓN NACIONAL PARA LA CONSERVACIÓN DE CONDRICTIOS EN LAS PESQUERÍAS URUGUAYAS que se presentan en este
libro son ejemplos claros de estas acciones que conducen a mitigar los efectos negativos de la pesca en
poblaciones de vertebrados vulnerables a esta actividad de captura que nació con el hombre.
MSc. Alfredo N. Pereira
Coordinador del Departamento de Biología Poblacional
Dirección Nacional del Recursos Acuáticos
6
AGRADECIMIENTOS
A todas las instituciones (ANII, CICMAR, CIPU, DINAMA–FREPLATA, DINARA, FAO,
KARUMBÉ, PROYECTO ALBATROS Y PETRELES Uruguay (CICMAR), PROYECTO PINNIPEDOS y RENARE–MGAP) y personas que participaron de los talleres de Aves Marinas y Condrictios: Alejandro Márquez, Alfredo Pereira, Arianna Masello, Cecilia Lezama, Daniel Gilardoni, Diego
Núñez, Diego Pagano, Elbio Olivera, Eugenia Errico, Fabrizio Scarabino, Federico Mas, Federico Riet,
Gastón Manta, Graciela Fabiano, Juana Fernández, Laura Paesch, Liliana Rendón, Luis Rubio, Ma.
Ángeles Pérez Lazo, Marcel Calvar, Marcelo Lozano, Mariana Prandi, Mateo Frugoni, Mónica Guchin,
Philip Miller, Silvana Giordano, Sofía López y Yamilia Olivera.
Agradecemos por la información, comentarios y revisiones de textos brindadas a Federico
Mas, Martin Abreu, Florencia Doño, Philip Miller, Santiago Silveira, Laura Paesch, Luis Rubio y Rodolfo Vögler. También agradecemos las apreciaciones y sugerencias recibidas de César García, Mariana Ríos y Guillermo Scarlato (SNAP-DINAMA).
Agradecemos también a todos aquellos que aportaron fotografías para la realización de este
documento: Martin Abreu, Cecilia Barrios, Claudio Berriolo, Graciela Fabiano, Rodrigo Forselledo,
Sebastián Jiménez, Karumbé, Martín Laporta, Agustín Loureiro, Federico Mas, Philip Miller, Inés
Pereyra, Micaela Pereyra, Programa Nacional de Observadores a Bordo, Fabrizio Scarabino, Santiago
Silveira, Garbiela Vélez.
La revisión de los Planes de Acción Nacional se elaboró en el marco del acuerdo entre la
Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (DINARA) y la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), Programa de Innovación en la Gestión Pesquera y Acuícola, Acuerdo de Cooperación
“Programa de Gestión Pesquera”.
7
CONTENIDO
Capítulo 1. Plan de Acción Nacional para reducir la captura incidental de Aves Marinas en las
Pesquerías Uruguayas, 2015 .................................................................................................................... 11
Objetivo del PAN-Aves Marinas Uruguay .......................................................................................................14
Ámbito de Aplicación del PAN-Aves Marinas Uruguay ................................................................................14
1. Medidas de mitigación ...................................................................................................................................15
1.1. Palangre Pelágico ....................................................................................................................................15
1.2. Palangre Demersal ..................................................................................................................................18
1.3. Otras Pesquerías de Palangre ................................................................................................................19
1.4. Arrastre de altura ....................................................................................................................................19
2. Necesidades de investigación.........................................................................................................................21
3. Medidas de monitoreo y control ...................................................................................................................24
4. Capacitación y difusión ..................................................................................................................................25
5. Grupo de trabajo .............................................................................................................................................25
6. Financiamiento ................................................................................................................................................25
Anexo 1. Proceso de revisión .............................................................................................................................27
Anexo 2. Resultados del proceso de revisión del PAN-Aves Marinas Uruguay..........................................29
Anexo 3. Análisis y propuesta de medidas de mitigación para la captura incidental
de Aves Marinas...................................................................................................................................................37
Anexo 4. Especies de Aves Marinas prioritarias para la conservación en Pesquerías ................................55
Capítulo 2. Plan de Acción Nacional para la conservación de Condrictios en las Pesquerías
Uruguayas, 2015 ...................................................................................................................................... 81
Objetivo del PAN-Condrictios Uruguay ..........................................................................................................84
Ámbito de aplicación del PAN-Condrictios Uruguay....................................................................................84
1. Acciones de investigación ..............................................................................................................................85
2. Administración y manejo...............................................................................................................................86
3. Mitigación ........................................................................................................................................................88
4. Capacitación, educación y difusión ..............................................................................................................89
Anexo 1. Proceso de revisión ...........................................................................................................................101
Anexo 2. Resultados del proceso de revisión del PAN-Condrictios Uruguay ..........................................103
Anexo 3. Especies de Condrictios citadas para Uruguay y status en las Listas Rojas de la UICN .........113
Anexo 4. Ocurrencia de Condrictios en las Pesquerías Uruguayas............................................................117
Anexo 5. Especies prioritarias para la conservación ....................................................................................123
Anexo 6. Reseña biológica de las especies consideradas de prioridad alta para la conservación ..........127
8
CONTENIDO
Capítulo 3. Descripción de las Pesquerías Uruguayas y evolución de las capturas de Condrictios.... 155
A. Descripción de las Pesquerías Uruguayas .................................................................................................157
1. Flota pesquera artesanal ...............................................................................................................................157
2. Flota pesquera industrial ..............................................................................................................................159
B. Evolución de las capturas y desembarques de Condrictios .....................................................................167
Capítulo 4. Marco Jurídico para la implementación de los Planes de Acción Nacional de Aves Marinas
y Condrictios en Uruguay ..................................................................................................................... 175
1. Legislación Nacional vigente .......................................................................................................................177
2. Convenciones Internacionales.....................................................................................................................179
3. Aves Marinas ..................................................................................................................................................187
4. Condrictios ....................................................................................................................................................191
9
CAPÍTULO 1
Plan de Acción Nacional para
Reducir la Captura Incidental
de Aves Marinas en las
Pesquerías Uruguayas, 2015
Sebastián Jiménez, Oscar Pin & Andrés Domingo
Referencia
Jiménez S, Pin O, Domingo A (2015) Plan de Acción Nacional para Reducir la Captura Incidental de Aves Marinas en las Pesquerías Uruguayas, 2015. En: Domingo A, Forselledo R, Jiménez
S (Eds.) Revisión de Planes de Acción Nacional para la Conservación de Aves Marinas y Condrictios en las Pesquerías Uruguayas. Dirección Nacional de Recursos Acuáticos, Montevideo.
p 11 – 79.
CAPÍTULO 1
PLAN DE ACCIÓN NACIONAL PARA REDUCIR LA CAPTURA
INCIDENTAL DE AVES MARINAS EN LAS PESQUERÍAS URUGUAYAS, 2015
Las aves marinas son el grupo de aves
más amenazado y su estado de conservación
se ha deteriorado durante las últimas décadas
(Croxall et al., 2012). Las amenazas actuales que
enfrentan estas especies en el mar incluyen las
pesquerías y la contaminación (Croxall et al.,
2012). La captura incidental en pesquerías afecta
a varios grupos a nivel global, siendo los Procellariiformes los más afectados, particularmente
los albatros (Diomedeidae) y varias especies de
petreles (Procellariidae). Actualmente, 15 de las
22 especies de albatros se encuentran en alguna categoría de amenaza según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza
(UICN) y las restantes 7 se encuentran casi amenazadas. A su vez, de las 82 especies de petreles,
2 están extintas, 37 amenazadas y 9 casi amenazadas (BirdLife International, 2015).
Históricamente, las pesquerías de palangre son las que han recibido mayor atención
(Brothers, 1991; Gales et al., 1998), ya que han
sido vinculadas como causa del declive de algunas poblaciones de albatros. Sin embargo, varias
investigaciones han caracterizado la mortalidad
de aves marinas en las pesquerías de arrastre en
las últimas décadas (Weimerskirch et al., 2000;
González-Zevallos & Yorio, 2006; Sullivan et al.,
2006; Watkins et al., 2008; Favero et al., 2011),
permitiendo reconocer a estas pesquerías como
una importante fuerte de mortalidad a nivel global. Otras pesquerías, como las redes de enmalle,
están siendo cada vez más estudiadas (Melvin et
al., 1999; Cardoso et al., 2011; Løkkeborg, 2011;
Žydelis et al., 2013), encontrándose que la mortalidad de aves marinas durante las operaciones
de pesca es común en muchas de ellas.
El Océano Atlántico sudoccidental es
reconocido como una de las regiones más importantes en términos de riqueza y abundancia
de Procellariiformes (albatros y petreles). Las
aguas de Uruguay son, por lo tanto, de gran relevancia para muchas de estas especies, las cuales
se asocian en grandes números a las actividades
pesqueras (Jiménez et al., 2009a, 2011) y a menu-
do resultan capturadas incidentalmente (Jiménez
et al., 2009b). Alrededor de 15 especies han sido
capturadas en la pesca con palangre en Uruguay
y aguas adyacentes (Jiménez et al., 2010, 2012),
algunas de ellas presentan poblaciones muy pequeñas y vulnerables (Jiménez et al., 2012, 2014).
La pesca con arrastre ha sido poco estudiada,
sin embarco estudios en curso muestran que la
problemática encontrada en otros lados, también
ocurre en Uruguay (DINARA, sin publicar).
Respondiendo a las necesidades de reducir la mortalidad de aves marinas la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y
la Alimentación (FAO) elaboró el Plan de Acción
Internacional para Reducir la Captura Incidental
de Aves Marinas en las Pesquerías de Palangre
(PAI- Aves Marinas), el cual propicia la elaboración de los Planes de Acción Nacionales en cada
uno de sus países miembros.
Tomando en cuenta esta recomendación y debido a la problemática existente,
Uruguay a través de la Dirección Nacional de
Recursos Acuáticos (DINARA) del Ministerio
de Ganadería Agricultura y Pesca (MGAP) en
el marco del Código de Conducta para la Pesca Responsable, elaboró en 2007 el Plan de Acción Nacional para Reducir la Captura Incidental de Aves Marinas en las Pesquerías Uruguayas
(PAN – Aves Marinas Uruguay) (Domingo et al.,
2007). El objetivo del mencionado documento
fue presentar un marco general que permitiera
instrumentar medidas para la reducción de la
captura incidental de aves marinas en todas las
pesquerías efectuadas por buques de bandera
uruguaya en el territorio marítimo nacional y
aguas internacionales. De acuerdo con las directrices de FAO, los Estados deberán evaluar
periódicamente sus Planes de Acción con el fin
de determinar estrategias para incrementar su
eficacia. Por este motivo la DINARA, a través del
acuerdo de cooperación “Programa de Gestión
Pesquera” con la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), inició en el año 2013
un proceso de revisión (ANEXO 1 Y 2) de los
13
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015
progresos alcanzados en las propuestas del PAN
– Aves Marinas Uruguay y de la nueva información existente sobre el estado de conservación
de las especies de aves marinas, sobre el impacto
de las distintas pesquerías y el uso de medidas
de mitigación. Como resultado de este proceso,
se generó el PAN – Aves Marinas Uruguay 2015,
cuyas medidas y propuestas se ajustan a las necesidades actuales.
OBJETIVO DEL PAN-AVES MARINAS URUGUAY
El objetivo del PAN – Aves Marinas de
Uruguay es presentar un marco general que permita instrumentar medidas para la reducción de
la captura incidental de aves marinas en todas las
pesquerías de Uruguay.
ÁMBITO DE APLICACIÓN DEL PAN-AVES
MARINAS URUGUAY
El PAN- Aves Marinas Uruguay se aplicará a todas las pesquerías efectuadas por buques
de bandera uruguaya en el territorio marítimo
nacional y aguas internacionales. También se
aplicará a aquellos buques de pesca de tercera
bandera que obtengan permiso para operar en
territorio marítimo nacional.
14
PAN Aves Marinas 2015
PAN-AVES MARINAS URUGUAY
Este documento presenta las medidas de mitigación que deben implementarse en
aquellas pesquerías donde se conoce el impacto
de la captura incidental sobre las aves marinas,
las necesidades de investigación, los planes de
monitoreo y control, capacitación y difusión que
se entienden necesarios para la implementación
del PAN- Aves Marinas Uruguay. Todas las actividades que se proponen a continuación, deben realizarse de forma conjunta e integrada, de
modo que los esfuerzos realizados sean complementarios y se logre disminuir de forma rápida
y efectiva la captura incidental de aves marinas.
1. MEDIDAS DE MITIGACIÓN
A continuación se enumeran las medidas de
mitigación, sus especificaciones y mínimos estándar que deben emplearse en cada una de las
pesquerías que se ha detectado la problemática
de captura incidental. Para el caso del palangre
pelágico, las medidas de mitigación establecidas
son basadas en evidencia de estudios realizados en Uruguay. Para las restantes pesquerías se
complementó con evidencia de estudios en otros
países, en base a las mejores prácticas reconocidas internacionalmente sustentadas en evidencia
científica. Se reconoce que las medidas de mitigación aquí establecidas constituyen actualmente
las mejores prácticas para disminuir las capturas
incidentales de aves marinas. Las investigaciones
enumeradas en la sección Necesidades de Investigación del PAN-AVES MARINAS URUGUAY
podrían mejorar el desempeño de algunas medidas y por lo tanto modificar sus especificaciones. La DINARA actualizará las especificaciones
cuando esto sea necesario. El análisis de las medidas de mitigación de la captura incidental de
aves marinas en cada uno de las pesquerías es
abordado en detalle en el ANEXO 3.
1.1. PALANGRE PELÁGICO
• Las embarcaciones que operen con palangre
pelágico deberán emplear de forma obligatoria el I) calado nocturno en combinación
con al menos una de las siguientes dos medidas: II) línea espantapájaros y/o III) peso
≥ 60g en las brazoladas a una distancia no
CAPÍTULO 1
mayor a 1 m del anzuelo. Las medidas deben
cumplir con las especificaciones mínimas y
directrices detalladas en la sección 1.1.1.
• Se alienta el uso de las tres medidas de forma simultánea como práctica más efectiva.
1.1.1. Definiciones y especificaciones
Las medidas de mitigación deben cumplir
con las especificaciones y directrices detalladas en esta sección. Cabe destacar que nuevos estudios científicos o investigaciones en
curso pueden generar nueva información
que cause modificaciones en las especificaciones y directrices. En estos casos, la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos deberá
informar, de forma detallada, las nuevas especificaciones y directrices.
I. Calado nocturno. El calado del palangre
debe realizarse en el periodo comprendido entre el crepúsculo náutico del atardecer
y del amanecer. Esta medida es de carácter
obligatoria. El crepúsculo náutico comienza
o finaliza cuando el centro del Sol se encuentra 12° por debajo del horizonte. En ese instante comienza a discernirse (de mañana) o a
desaparecer (de tarde) el horizonte del mar.
II. Línea espantapájaros. Durante el calado del
palangre, las embarcaciones deberán arrastrar una línea espantapájaros, la cual debe
seguir las siguientes especificaciones y directrices de uso:
Especificaciones de armado de la línea espantapájaros
• La línea espantapájaros estará compuesta de
tres secciones: aérea, de conexión y el dispositivo de lastre (Fig. 1).
Sección aérea
• Consistirá de 100m de línea principal (monofilamento de poliamida de 2.5mm o material similar) de la cual se colgaran dos tipos de cintas (o chicotes), unas largas y otras
cortas, a partir de los primeros 10m desde la
embarcación.
• Las cintas reunirán las siguientes especificaciones de longitud, color y espaciamiento:
o Serán 9 cintas largas, de material resistente y flexible, de color rojo (o similar) y co15
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015
locadas dobles, con un espaciamiento de
10m entre las primeras dos y de 5 m entre
las restantes (Fig. 1). La longitud de cada
par de cintas disminuirá conforme se aleja de la embarcación de la siguiente manera: (1) 5.80m, (2) 5.00m, (3) 4.20m, (4)
3.70m, (5) 3.20m, (6) 2.80m, (7) 2.50m,
(8) 2.00m y (9) 1,70m.
o Las cintas cortas serán tres, de nylon/
plástico o material similar, de 1m de longitud, colocadas de forma doble en la línea espantapájaros. Cada una de un color
diferente: rojo, amarillo y verde. Entre los
15 y 55m de la línea principal, las cintas
cortas deberán ser colocadas cada un metro e intercaladas con las cintas largas de
la siguiente forma: cuatro juegos de cintas cortas entre cada par de cintas largas.
Entre los 55m y 75m de la línea principal,
se colocarán únicamente juegos de cintas
cortas cada un metro y de ahí en adelante,
cada 2 m.
• No hay restricciones sobre el número de destorcedores usados en la línea principal de la
sección aérea de la línea espantapájaros, sin
embargo, los mismos no deberán tener peso
adicional (e.g. no deberán tener peso de plomo) de modo de mejorar la cobertura aérea
de la línea espantapájaros (ver abajo).
Sección de conexión
• La sección de conexión tendrá una longitud
de 20m y consistirá de una línea de monofilamento de poliamida de 2,0 mm o similar.
Esta sección deberá ser de menor diámetro
que la línea principal de la sección aérea y
está ideada para romper en caso de cualquier
enredo entre el palangre y el dispositivo de
lastre, de forma de evitar la rotura o pérdida
de la sección aérea.
Dispositivo de lastre
• El dispositivo de lastre consistirá de un cabo
multifilamento de polietileno de 4,0 a 6,0 mm
de diámetro y un mínimo de 15m de longitud, con cintas plásticas de embalaje de aproximadamente 0.80m de longitud y colocadas
aproximadamente cada 0,50 m mediante un
nudo central. En el extremo libre del cabo se
colocará un ramillete de 10 de estas cintas
16
aproximadamente de 2m de longitud dobladas al medio, formando una “cola de caballo”.
Directrices de uso de la línea espantapájaros
• La línea espantapájaros deberá arrastrarse
desde una altura mínima, medida en la popa
de la embarcación, de 6 m con respecto al nivel de mar, para lo que se deberá utilizar un
poste o lugar de fijación para tal función.
• La línea espantapájaros debe alcanzar una cobertura aérea entre 75 y 100m desde la popa
de la embarcación. Debido a que la cobertura
área puede variar ampliamente por acción de
las olas, velocidad de calado, intensidad del
viento y dirección del viento, la cobertura
aérea podrá alcanzar un mínimo de 50 m,
siempre y cuando se sigan las especificaciones
detalladas arriba.
• En grandes embarcaciones (> 35m de eslora) donde los enredos son menos frecuentes,
la línea espantapájaros debe ser arrastrada
desde la banda que se calan los anzuelos, de
modo que el dispositivo operé sobre el área
que se hunden los mismos.
•
•
•
•
Recomendaciones para el uso de la línea espantapájaros
Se recomienda colocar las cintas largas en la
línea principal de la sección aérea mediante
el uso de destorcedores sin peso adicional.
De este modo se evita que las cintas se enreden sobre la línea principal.
En embarcaciones pequeñas y medianas
(hasta 35m de eslora), con el fin de prevenir
enredos entre la línea espantapájaros y el arte
de pesca, se recomienda arrastrar la línea
espantapájaros a sotavento, de modo que el
dispositivo no caiga sobre el palangre.
Considerando el punto anterior, y debido
a que las embarcaciones suelen cambiar el
rumbo de calado, se sugiere el uso de dos
postes o lugares de fijación (uno en cada banda) y de un sistema de cabos y pastecas que
permitan el cambio de la línea espantapájaros
de una banda a la otra conforme sea requerido durante la maniobra de calado.
En embarcaciones pequeñas y medianas
(hasta 35m de eslora), con el fin de prevenir enredos entre la línea espantapájaros y
el arte de pesca, se recomienda confeccionar
PAN Aves Marinas 2015
CAPÍTULO 1
los postes o lugares de fijación de forma que
la línea espantapájaros pueda ser arrastrada
desde una distancia entre 5 y 6m de la línea
de crujía.
• Cuando la línea espantapájaros es calada por
la misma banda que son caladas las boyas del
palangre, se recomienda, para evitar enredos,
calar las boyas próximas al centro de la turbulencia o, preferentemente, hacia la banda
opuesta de la línea espantapájaros.
• En embarcaciones grandes (mayores a 35m)
se recomienda que la línea espantapájaros sea
calada de una altura mínima en popa de 7m,
desde el nivel del mar, de modo de obtener
mayor cobertura aérea.
• En el caso de ser posible, se alienta a las embarcaciones a usar dos líneas espantapájaros.
Directrices para el uso de peso en las brazoladas
• El régimen de peso en la brazolada considerado como medida de mitigación debe usarse
en combinación con el calado nocturno. La
embarcación que no empleé el régimen de
peso establecido en la brazolada durante el
calado, deberá utilizar de forma obligatoria
el uso combinado de calado nocturno y línea
espantapájaros (véase punto I y II).
• Cuando no se use esta medida de mitigación,
las embarcaciones que operen con palangre
pelágico tipo americano o español, además
del calado nocturno y el uso de línea espantapájaros, deberán usar peso ≥ 60g en las
brazoladas a una distancia no mayor a 4.5 m
del anzuelo.
III. Peso en las brazoladas. Durante el calado del
palangre, las embarcaciones deberán utilizar
un régimen de peso en las brazoladas, el cual
debe seguir las siguientes especificaciones y
directrices de uso:
Recomendaciones para el uso de peso en las
brazoladas
• Los pesos ≥ 60g en las brazoladas pueden
ser destorcedores de plomo, plomos de seguridad, u otros pesos que alcancen el peso
requerido. Para aquellos pesos que no están
incluidos en el destorcedor, se recomienda el
uso de un destorcedores sin peso agregado,
entre el peso y el snap de la brazolada.
• Se recomienda el uso de peso de seguridad,
para lo cual se debe evitar colocar destorcedores entre el anzuelo y el peso, a efectos de
permitir que este último deslice en el caso de
reventar la brazolada.
Especificaciones del peso en las brazoladas
• El régimen de peso es considerado medida
de mitigación cuando las embarcaciones utilizan brazoladas con un peso ≥ 60g a una distancia no mayor a 1 m del anzuelo.
• Los demás regímenes de peso que no estén
dentro de esta definición no deberán ser considerados medidas de mitigación, en tanto no
exista información científica que lo demuestre.
Figura 1. Esquema de la línea espantapájaros. Se indica el espaciamiento entre las cintas.
17
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015
1.1.2. Niveles de mortalidad esperados en
palangre pelágico
• Se reconoce que las medidas actuales no son
suficientes para llevar la mortalidad a cero.
Luego que se implemente las medidas de
mitigación se espera alcanzar como objetivo,
tasas de captura incidental mínimas: ≤ 0.05
aves/1000 anzuelos.
• Se espera eliminar o disminuir al mínimo la
captura incidental de grandes albatros (Diomedea spp): ≤5 individuos al año, considerando todas las especies.
1.2. PALANGRE DEMERSAL
• Las embarcaciones que operen con palangre demersal dirigidas a la pesca de Merluza
Negra (Dissostichus eleginoides) y especies
asociadas deberán emplear alguna de las siguientes medidas o conjuntos de medidas: I)
Dispositivo de Exclusión de Mamíferos y
Aves (DEMA) o II) peso mínimo en la línea
que asegure una tasa de hundimiento igual
o superior a 0.3 metros por segundo a 10 m
de profundidad, en combinación con una
de las dos siguientes medidas: A) línea espantapájaros o B) calado nocturno. Las medidas deben cumplir con las especificaciones
mínimas y detalladas en la sección 1.2.1.
• Se alienta como práctica más afectiva el uso
simultáneo de un número mayor de medidas de las requeridas.
1.2.1. Definiciones y especificaciones
Las medidas de mitigación deben cumplir
con las especificaciones y directrices detalladas en esta sección. Cabe destacar que nuevos estudios científicos o investigaciones en
curso pueden generar información que cause
modificaciones en las especificaciones y directrices.
I. Dispositivo de Exclusión de Mamíferos
y Aves (DEMA). Durante el calado del palangre, las embarcaciones podrán utilizar
DEMAs, los cuales debe seguir las siguientes
especificaciones y directrices de uso:
Especificaciones de los Dispositivos de Exclusión de Mamíferos y Aves
• En cada línea secundaria o “barandillo” se
18
debe utilizar un DEMA, el cual consiste de
una estructura cónica, compuesta por dos
aros metálicos en sus extremos unidos por
malla de red (Fig. 2). Sobre el aro superior
hay un nudo corredizo que le permite desplazarse de forma libre por el barandillo.
• El aro superior del DEMA deberá tener ~ 0.2
m de diámetro y el aro inferior de ~ 1 m de
diámetro, con una distancia entre ambos de
1 – 2 m.
• Cada línea secundaria o barandillo tendrá
en su extremo final un peso mínimo de 5 kg
cuando sea de metal (hierro o acero), 6kg
cuando sea de hormigón y 8.5 kg cuando sea
de piedras.
Directrices de los Dispositivos de Exclusión de Mamíferos y Aves
• Los DEMA pueden usarse como medida de
mitigación única.
Figura 2. Esquema del Dispositivo de Exclusión de Mamíferos y
Aves extraído y modificado de (Pin & Rojas, 2008).
II. Pesos mínimos en la línea. Durante el calado del palangre, en el caso de que no se usen
las medidas detalladas en la subdivisión I, las
embarcaciones deberán utilizar un peso mínimo, el cual debe seguir las especificaciones y
directrices de uso detalladas abajo.
Especificaciones de pesos mínimos en la
línea
• Las embarcaciones utilizaran un peso mínimo de 5 kg cuando sea de metal (hierro o
acero), 6kg cuando sea de hormigón y 8.5 kg
PAN Aves Marinas 2015
cuando sea de piedras y a intervalos no mayores a 40m.
• Los demás regímenes de peso serán considerados medidas de mitigación, siempre y
cuando logren tasas de hundimiento mayores a 0.3 metros por segundo a 10 m de profundidad.
Directrices de pesos mínimos en la línea
• El peso mínimo en las línea se debe usar en
combinación con una de las siguientes medidas A) Calado nocturno o B) Línea espantapájaros.
A. Calado nocturno. El calado del palangre
debe realizarse en el periodo comprendido
entre el crepúsculo náutico del atardecer y del
amanecer. El crepúsculo náutico comienza o
finaliza cuando el centro del Sol se encuentra
12° por debajo del horizonte. En ese instante
comienza a discernirse (de mañana) o a desaparecer (de tarde) el horizonte del mar.
El calado nocturno deberá usarse en combinación con el peso mínimo en la línea. La
embarcación que no empleé calado nocturno, deberá utilizar de forma obligatoria el uso
combinado de línea espantapájaros y peso
mínimo en la línea.
B. Línea espantapájaros. Durante el calado del
palangre, las embarcaciones deberán arrastrar una línea espantapájaros, la cual debe
seguir las especificaciones detalladas para el
palangre pelágico (véase sección 1.1. subdivisión II) y las siguientes directrices de uso:
Directrices de uso de la línea espantapájaros
• La línea espantapájaros deberá arrastrarse
desde una altura mínima, medida en la popa
de la embarcación, de 6 m con respecto al nivel de mar, para lo que se deberá constar de
un poste para tal función.
• La misma debe alcanzar una cobertura aérea
entre 75 y 100m desde la popa de la embarcación. Debido a que la cobertura área puede
variar ampliamente por acción de las olas,
velocidad de calado, intensidad del viento y
dirección del viento con respecto a la línea
espantapájaros, la cobertura aérea podrá alcanzar un mínimo de 50 m, siempre y cuan-
CAPÍTULO 1
do se sigan las especificaciones detalladas
arriba.
• En grandes embarcaciones (> 35m de eslora) donde los enredos son menos frecuentes,
la línea espantapájaros debe ser arrastrada
desde la banda que se calan los anzuelos, de
modo que el dispositivo operé sobre el área
que se hunden los mismos.
Recomendaciones para el uso de la línea
espantapájaros
• En el caso de ser posible, se recomienda el
uso de dos línea espantapájaros.
• En embarcaciones grandes (mayores a 35m)
se recomienda que la línea espantapájaros sea
calada de una altura mínima en popa de 7m,
desde el nivel del mar, de modo de maximizar la cobertura aérea.
1.2.2. Niveles de mortalidad esperados en
palangre de fondo o demersal
• La captura incidental de aves marinas con
palangre de fondo es prácticamente nula.
Se espera eliminar totalmente la captura
incidental de aves marinas.
1.3. OTRAS PESQUERÍAS DE PALANGRE
En el caso de que otras pesquerías de palangre
demersal o semi-pelágico comiencen a operar en
los próximos años, las embarcaciones deberán
usar como medidas de mitigación: peso mínimo
en la línea en combinación con una de las dos
siguientes medidas: A) línea espantapájaros o
B) calado nocturno. Las medidas deben cumplir
con las especificaciones mínimas y detalladas en
la sección 1.2., subdivisión II. En el caso que se
determine mejores prácticas que sean específicas
para la pesquería en cuestión, la DINARA establecerá la/las medida/s adecuada/s junto con sus
especificaciones.
1.4. ARRASTRE DE ALTURA
El impacto de la pesca de arrastre de altura dirigida a Merluza común (Merluccius hubbsi) se encuentra actualmente en investigación. La DINARA establecerá la/las medida/s adecuada/s junto
con sus especificaciones al finalizar las investigaciones. Debido a que se ha detectado la problemática en esta pesquería, y considerando las
recomendaciones actuales del grupo de capturas
19
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015
incidentales del Acuerdo Sobre la Conservación
de Albatros y Petreles (ACAP), del cual Uruguay
es miembro, se recomienda bajo principio precautorio el uso de las siguientes medidas para eliminar la mortalidad de aves con los cables de la
red: I) Línea espantapájaros y II) Disminución
del descarte. Para disminuir la captura de aves
en la red se recomienda el uso de las siguientes
medidas: I) Limpieza de la red antes del calado
y II) Disminuir el tiempo de exposición de la
red en la superficie del mar.
•
•
•
•
20
Recomendaciones sobre el uso de medidas
para arrastre de fondo
No existen especificaciones actuales para el
diseño de la línea espantapájaros. Se recomienda que las mismas usen cintas largas y
cortas similares a las descriptas en la sección
1.1, subdivisión 2, con intervalos no mayores
a 1m.
Cuando el descarte se libere únicamente de
una banda se recomienda el uso de una línea
espantapájaros sobre el cable próximo a la
banda.
En todos los casos, se alienta al uso de dos
líneas espantapájaros, una sobre cada cable
de la red.
Se desalienta el uso de cable de sonda. En el
caso de su uso, el mismo debería hundirse
próximo a la popa de la embarcación mediante el uso de peso, de forma de reducir al
mínimo su cobertura aérea.
PAN Aves Marinas 2015
2. NECESIDADES DE INVESTIGACIÓN
A continuación se detallan las necesidades de
investigación para mejorar las medidas de mitigación de la captura incidental de aves marinas
en las pesquerías que se ha podido identificar
un problema, así como en aquellas donde existe poca información. Las mismas se entienden
como prioritarias para desarrollar a corto plazo y
mediano plazo (≤ 5 años). Sin embargo, se reconoce que estas necesidades de investigación son
actuales, y otras pueden surgir en los próximos
años en base a resultados de estudios futuros o
en curso. A su vez, la prioridad de éstas puede
cambiar de la misma manera.
2.1. MEDIDAS DE MITIGACIÓN
La Tabla 1 resume las principales necesidades
de investigación con respecto a las medidas de
mitigación en palangre (pelágico y demersal) y
arrastre de altura.
CAPÍTULO 1
2.1.1. Experimentación
Se reconoce como mejores prácticas en la
mitigación de la captura incidental, a la o las
tecnologías o técnicas que cumplen, entre
otros, el siguiente criterio: “haber sido seleccionada a partir de aquellas que han mostrado a través de investigación experimental
una reducción significativa de las tasas de
captura incidental de aves marinas a los mínimos niveles alcanzables” (ACAP 2013). Las
investigaciones experimentales que comparan el desempeño de una medida de mitigación potencial contra un control sin ninguna medida, son las que, en la mayoría de los
casos, han brindado resultados concluyentes.
Sin embargo, varias de estas investigaciones
requieren de la captura de aves marinas como
variable respuesta, lo cual plantea un posible
cuestionamiento ético, especialmente si se
considera que lo que se pretende es mejorar
el estado de las poblaciones de aves marinas,
y que varias de estas especies están amenazadas. Este tema requiere ser abordado con
la máxima responsabilidad. A continuación
se presentan algunos aspectos relevantes a
ser considerados en las investigaciones y un
marco de cómo debería procederse.
Tabla 1. Necesidades de Investigación en Medidas de Mitigación para el periodo 2015-2020/2021.
Medida de Mitigación
Línea espantapájaros
Objetivo de las necesidades de investigación
Disminuir los enredos de la línea espantapájaros en el palangre pelágico.
Mejorar la cobertura aérea de la línea espantapájaros en el palangre.
Desarrollar una línea espantapájaros para la pesca de arrastre de fondo.
Pesos en las brazoladas
Continuar estudiando el efecto de los pesos en las brazoladas a 1m del anzuelo
en la captura objetivo e incidental en el palangre pelágico.
Evaluar el desempeño de distintos tipos de pesos en las brazoladas en captura
incidental, captura de especies objetivo y tasas de hundimiento en el palangre
pelágico.
Combinación
Evaluar el efecto combinado de medidas de mitigación en la captura incidental.
Aplicable a palangre y arrastre.
Nuevas
Evaluar el desempeño de nuevas medidas de mitigación en el palangre pelágico
(e.g. calado submarino, vainas para anzuelos, etc.) y el arrastre de fondo. Para
este últimos las medidas deben abordar tanto la mortalidad en los cables como
en la red.
21
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015
La Comisión de Ética en el Uso de Animales
(CEUA) de la DINARA fue creada el 5 de setiembre de 2011 por Resolución Nº 950/2011,
con el fin de dar cumplimiento a la Ley Nº
18.611, en relación a los procedimientos para
la utilización de animales en actividades de
investigación, docencia e investigación científica. Tiene entre otros cometidos evaluar los
procedimientos que se aplican en aquellos estudios y proyectos de investigación ejecutados por DINARA.
Consideraciones sobre la captura de aves y
aproximaciones no letales
• En pesquerías donde existen medidas de mitigación implementadas, la comparación de
una medida de mitigación contra un “control” (tratamiento sin medidas de mitigación) plantea una situación en la cual para
este último se puede generar tasas de mortalidad mayores al Statu quo de la pesquería. Cuando no hay medidas de mitigación
implementadas en una pesquería, el control
representa al Statu quo de la pesquería. En el
presente documento se considera como experimentación letal al primer caso.
• La captura incidental es un evento raro, y la
mayoría de los lances no presentan captura
de aves. Los ataques a las carnadas en palangre o las colisiones con los cables de red en
arrastre pueden ser usados como aproximaciones de la captura incidental o mortalidad,
respectivamente, ya que son más frecuentes
y están correlacionados con estas últimas.
La utilización de estas aproximaciones puede disminuir el número de aves capturadas
necesarias para determinar la eficiencia de
una medida de mitigación, pero no asegura
que no ocurra captura incidental o mortalidad. Estas aproximaciones también pueden
reducir el tiempo necesario y el costo del experimento. Sin embargo, la relación entre la
captura y sus aproximaciones no siempre son
muy claras y esto puede variar entre especies.
Para obtener resultados robustos sobre el
desempeño de una medida de mitigación lo
deseable, siempre que sea posible, es utilizar
tanto las capturas, como sus aproximaciones
(ACAP, 2013).
22
•
•
•
•
•
•
Recomendaciones sobre la experimentación en medidas de mitigación
Los proyectos que realizan investigación experimental para determinar la efectividad de
una medida de mitigación deberán ser evaluados previamente por la CEUA de DINARA.
Se recomienda que las medidas de mitigación
a experimentar tengan grandes posibilidades
(ya sea por antecedentes en otros lugares, recomendaciones de comisiones o grupos de
expertos o porque abordan rigurosamente
detalles del comportamiento de las especies,
modificaciones en el arte de pesca y/o nuevas
tecnologías) de disminuir significativamente
la captura incidental de aves marinas.
Se recomienda que, siempre que sea posible,
se evite la experimentación letal, por ejemplo
utilizando aproximaciones como los ataques
a las carnadas en palangre.
Cuando el punto anterior no sea posible, o
cuando los experimentos lo justifiquen, los
mismos deberán establecer previamente límites de captura en número de individuos,
considerando las tendencias y tamaños poblacionales. En estos casos se deberá establecer cuáles serán las especies potencialmente
afectadas, y los números de aves que podrían
capturarse por especie, considerando rigurosamente la información existente.
Para aquellas especies con poblaciones seriamente comprometidas, los experimentos no
justificarán su captura incidental, y deberá
tomarse todas las precauciones, para disminuir al mínimo la probabilidad de que ocurra
captura incidental de las mismas.
Los experimentos deberán establecer restricciones teniendo en consideración las tendencias y tamaños poblacionales de las especies
afectadas.
Recomendaciones al respecto en palangre
pelágico:
o Cuando sea necesario realizar experimentos en horas diurnas, el número de
anzuelos calados debe ser restringido al
mínimo necesario.
o Se recomienda no efectuar experimentos en horas diurnas que requiera de un
control, si se encuentra presente al inicio
del mismo algún individuo de albatros
PAN Aves Marinas 2015
errante (Diomedea exulans), una especies
altamente susceptible a la captura, cuya
población es pequeña y se encuentra disminuyendo dramáticamente, siendo la
especie más afectada por la pesca en la
región.
o Se recomienda no efectuar experimentos
en horas diurnas que requiera de un control, si se encuentra presente al inicio del
mismo más de dos ejemplares de albatros
reales del sur y del norte cerca del área
próxima al barco, cuyas poblaciones son
relativamente pequeñas.
o La captura de algún individuo de las tres
últimas especies, requerirá el cambio de
zona de pesca o fin del experimento en el
viaje de pesca en curso.
CAPÍTULO 1
guay. Los mismos pueden incluir:
• Estudios con dispositivos de rastreo.
• Muestreos en el mar no dependientes de
las pesquerías (e.g. a bordo del buque de
investigación de DINARA).
2.2. EVALUACIÓN DE LA CAPTURA INCIDENTAL
Arrastre de altura
Las necesidades de investigación en la pesca
de arrastre de altura incluyen:
• Determinar las tasas de mortalidad incidental en los cables y red, patrones espaciales y
temporales, principales factores relacionados
y especies afectadas.
• Estimaciones del número de aves muertas al
año y potencial impacto de la pesquería en
las distintas especies.
• Impacto del descarte en la ecología de estas
especies.
Otras pesquerías
• Evaluar la ocurrencia de captura incidental y
en el caso de detectar el problema:
• Determinar las tasas de mortalidad incidental, patrones espaciales y temporales,
principales factores relacionados y especies afectadas.
• Estimaciones del número de aves muertas
al año y potencial impacto de la pesquería
en las distintas especies.
2.3. DISTRIBUCIÓN Y ABUNDANCIA
• Continuar y profundizar los estudios independientes de las pesquerías para determinar
los patrones de distribución y abundancia de
las aves marinas en todas las aguas de Uru-
23
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015
3. MEDIDAS DE MONITOREO Y CONTROL
Se deberá realizar un monitoreo continuo de los
niveles de captura incidental de aves marinas en
cada pesquería y evaluar el desempeño de la aplicación de medidas de mitigación. Este monitoreo será básico para reorientar, modificar o buscar nuevas medidas de mitigación para lograr los
objetivos de disminuir la captura incidental. A su
vez, se requiere un control del cumplimiento en
el uso de las medidas de mitigación establecidas
en el presente documento. Todas las tareas arribas mencionadas pueden lograse mediante los
Programas de Observadores y mediante la inspección en puerto. A continuación se detallan las
tareas de monitoreo que se deben llevar a cabo a
través de los Programas de Observadores y de
control mediante las inspecciones en puerto.
Programas de Observadores
• Monitoreo de la abundancia de aves asociadas a los barcos y números de aves capturadas incidentalmente a nivel de especies.
• Registro de información biológica de las aves
capturadas incidentalmente.
• Descripción de medidas de mitigación en
práctica y registro de sus especificaciones
para todas las pesquerías y registro de tasas
de hundimientos del palangre.
Control en Puerto
Registro antes del zarpe en las embarcaciones
de:
Palangre pelágico
• Presencia de línea espantapájaros que cumpla con las especificaciones.
• Presencia de poste o lugar de fijación para
la línea espantapájaros, que cumpla la altura
mínima.
• Registro de los pesos usados en las brazoladas y distancia al anzuelo.
Palangre demersal
• Presencia de Dispositivo de Exclusión de
Mamíferos y Aves (DEMA).
• Registro de los pesos usados en la línea.
• Presencia de línea espantapájaros que cumpla con las especificaciones.
24
• Presencia de poste o lugar de fijación para
la línea espantapájaros, que cumpla la altura
mínima.
Embarcaciones de arrastre de altura
• La DINARA deberá establecer los controles
luego de que se establezcan la o las medidas
adecuadas junto con sus especificaciones.
PAN Aves Marinas 2015
CAPÍTULO 1
4. CAPACITACIÓN Y DIFUSIÓN
5. GRUPO DE TRABAJO
Realizar cursos o talleres de capacitación y elaborar material de difusión sobre la problemática
y como reducir la mortalidad de aves. También
es necesario realizar instructivos con especificaciones de las medidas de mitigación. A continuación se detalla cuáles deberían ser los objetivos
y/o el contenido de los mismos.
El PAN Aves Marinas de Uruguay, 2015, reúne varios aspectos en común con el PAN Condrictios de Uruguay, y posiblemente lo hará con
otros que se puedan desarrollar en el futuro. Por
lo tanto, se considera importante la formación
de un Grupo de Trabajo sobre Planes de Acción
Nacional. El mismo puede organizar reuniones
a fines de discutir los niveles de cumplimientos,
evaluar los resultados de las medidas de investigación, control y monitoreo e incluso establecer
nuevas estrategias de acción. A su vez, puede generar talleres para intercambiar o asesorar a los
distintos involucrados en diversos aspectos relevantes para la implementación de los Planes de
Acción Nacional.
Talleres dirigidos a los actores involucrados en las pesquerías
• Informar sobre la problemática a nivel mundial de la disminución de las poblaciones de
aves marinas, la importancia de Uruguay
para las aves marinas, los impactos de la captura incidental en Uruguay y el uso de medidas de mitigación para disminuir la captura
incidental.
• Especificar las medidas a usar en pesquería y
sus especificaciones y directrices de uso.
• Promover el intercambio sobre las medidas
actuales de mitigación, propuestas para mejorar las mismas o nuevas medidas de mitigación.
•
•
•
•
Cursos para observadores a bordo sobre
aves marinas
Tendrán como objetivo brindar las herramientas necesarias para el trabajo con aves
marinas a bordo de buques pesqueros.
Abordar aspectos como identificación de especies, obtención de datos biológicos, registro de la captura incidental y uso de medidas
de mitigación.
Discutir protocolos y realizar actividades
prácticas de registro de información biológica en el laboratorio.
Material de Difusión
Informar sobre la problemática de la captura
incidental de aves marinas, y el uso de medidas de mitigación para revertir el problema
Instructivos con especificaciones de las medidas de mitigación
• Brindar material con las especificaciones de
construcción de las medidas de mitigación
y sus directrices de uso, incluyendo los mínimos estándares que deben emplearse, para
las pesquerías de palangre pelágico, palangre
demersal y arrastre de altura.
6. FINANCIAMIENTO
Los PANes requieren una actualización periódica (~ 5 años) de acuerdo con los lineamientos
establecidos por FAO. El presente documento
establece, por tanto, acciones tendientes a conservar las aves marinas con logros que deben ser
evaluados constantemente hasta 2020-2021. El
desarrollo de investigación (e.g. determinar la
efectividad de las medidas de mitigación, mejorar sus desempeños, o investigar nuevas posibilidades; véase Sección 2), la implementación de
medidas de monitoreo y control (véase Sección
3) y la capacitación y difusión (véase Sección 4)
establecidas en el presente PAN Aves Marinas
de Uruguay, así como un seguimiento del cumplimiento y desempeño del mismo requerirá de
fondos específicos. Es importante debido a la escala temporal de los objetivos de este documento
que las actividades previstas puedan efectuarse
con continuidad. Se sugiere promover el desarrollo de un proyecto de mediano plazo (5 años),
dirigido a la implementación del PAN-Aves Marinas 2015 (incluyendo tareas de planificación,
monitoreo, seguimiento, capacitación y difusión) y de proyectos específicos de corto plazo
(1-3 años) de investigación para evaluar la captura incidental y las medidas de mitigación. Algunas de estas actividades podrían desarrollarse de
forma conjunta con actividades planificadas para
el PAN Condrictios de Uruguay.
25
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015
Referencias
Agreement on the Conservation of Albatrosses and
Petrels. 2013. Report of Seabird Bycatch Working Group.
In: Seventh Meeting of the Advisory Committee, 6–10
May 2013. AC7 Doc 14 Rev 1, La Rochelle, France, p. 112.
<http://www.acap.aq/index.php/en/advisory-committee/
doc_download/2135-ac7-doc-14-rev-1-sbwg-report>
BirdLife International. 2015. IUCN Red List for birds.
<http://www.birdlife.org> (último acceso, 1 Mayo 2015)
Brothers, N. 1991. Albatross mortality and associated
bait loss in the Japanese longline fishery in the southern
ocean. Biological Conservation 55: 255-258.
Cardoso, L.G., Bugoni, L., Mancini, P.L. & Haimovici, M.
2011. Gillnet fisheries as a major mortality factor of Magellanic penguins in wintering areas. Marine Pollution Bulletin
62:, 840-844.
Croxall, J.P., Butchart, S.H.M., Lascelles, b., Stattersfield,
A.J., Sullivan, B., Symes, A. & Taylor, P. 2012. Seabird conservation status, threats and priority actions: a global assessment. Bird Conservation International 22: 1-34.
Domingo, A., Jiménez, S. & Passadore, C. 2007. Plan de
Acción Nacional para Reducir la Captura Incidental de Aves
Marinas en las Pesquerías Uruguayas. Dirección Nacional de
Recursos Acuáticos.
Favero, M., Blanco, G., García, G., Copello, S., Seco Pon,
J.P., Frere, E., Quintana, F., Yorio, P., Rabuffetti, F., Cañete,
G. & Gandini, P. 2011. Seabird mortality associated with ice
trawlers in the Patagonian shelf: effect of discards on the occurrence of interactions with fishing gear. Animal Conservation 14: 131-139.
Gales, R., Brothers, N. & Reid, T. 1998. Seabird mortality
in the Japanese tuna longline fishery around Australia, 19881995. Biological Conservation 86: 37-56.
González-Zevallos, D. & Yorio, P. 2006. Seabird use of
discards and incidental captures at the Argentine hake trawl
fishery in the Golfo San Jorge, Argentina. Marine Ecology
Progress Series 316: 175-183.
Jiménez, S., Domingo, A., Marquez , A., Abreu , M.,
D’Anatro, A. & Pereira, A. 2009a. Interactions of long-line fishing with seabirds in the southwestern Atlantic Ocean, with
a focus on White-capped Albatrosses (Thalassarche steadi).
Emu 109: 321-326.
Jiménez, S., Domingo, A. & Brazeiro, A. 2009b. Seabird
bycatch in the Southwest Atlantic: interaction with the Uruguayan pelagic longline fishery. Polar Biology 32: 187-196.
Jiménez, S., Abreu, M., Pons, M., Ortiz, M. & Domingo,
A. 2010. Assessing the impact of the pelagic longline fishery
on albatrosses and petrels in the southwest Atlantic. Aquatic
Living Resources 23: 49-64.
Jiménez, S., Domingo, A., Abreu, M. & Brazeiro, A. 2011.
Structure of the seabird assemblage associated with pelagic
longline vessels in the southwestern Atlantic: implications for
bycatch. Endangered Species Research 15: 241-254.
Jiménez, S., Domingo, A., Abreu, M. & Brazeiro, A.
2012. Risk assessment and relative impact of Uruguayan
pelagic longliners on seabirds. Aquatic Living Resources 25:
281–295.
Jiménez, S., Phillips, R.A., Brazeiro, A., Defeo, O. & Domingo, A. 2014. Bycatch of great albatrosses in pelagic lon-
26
gline fisheries in the southwest Atlantic: Contributing factors
and implications for management. Biological Conservation
171: 9-20.
Løkkeborg, S. 2011. Best practices to mitigate seabird
bycatch in longline, trawl and gillnet fisheries - efficiency and
practical applicability. Marine Ecology Progress Series 435:
285-303.
Melvin, E.F., Parrish, J.K. & Conquest, L.L. 1999. Novel
Tools to Reduce Seabird Bycatch in Coastal Gillnet Fisheries.
Conservation Biology 13: 1386-1397.
Pin, O.D. & Rojas, E. 2008. Application of the Mammals
and Birds Excluding Device (MBED) in the patagonian toothfish (Dissostichus eleginoides) longline fishery of the Southwestern Atlantic, pp. 1-18. Dirección Nacional de Recursos
Acuáticos.
Sullivan, B.J., Reid, T.A. & Bugoni, L. 2006. Seabird mortality on factory trawlers in the Falkland Islands and beyond.
Biological Conservation 131: 495-504.
Watkins, B.P., Petersen, S.L. & Ryan, P.G. 2008. Interactions between seabirds and deep-water hake trawl gear: an
assessment of impacts in South African waters. Animal Conservation 11: 247-254.
Weimerskirch, H., Capdeville, D. & Duhamel, G. 2000.
Factors affecting the number and mortality of seabirds attending trawlers and long-liners in the Kerguelen area. Polar
Biology 23: 236-249.
Žydelis, R., Small, C. & French, G. 2013. The incidental
catch of seabirds in gillnet fisheries: A global review. Biological Conservation 162: 76-88.
CAPÍTULO 1
ANEXO 1. PROCESO DE REVISIÓN
La revisión del PAN Aves Marinas de Uruguay
fue iniciada mediante una consultoría con la
Agencia Nacional de Investigación e Innovación
(ANII). Se reunió toda la información publicada y no publicada disponible en DINARA sobre
pesquerías, captura incidental de aves marinas,
medidas de mitigación para aves marinas y especies de aves marinas. El proceso comprendió los
siguientes pasos:
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Evaluar los avances en el cumplimiento de
los Objetivos del PAN – Aves Marinas Uruguay desde su elaboración
Aspectos generales
Cumplimiento en las Medidas de mitigación
Avances en el cumplimiento de las Necesidades de investigación
Avances en el cumplimiento del Marco Legal
Análisis y propuesta de medidas de mitigación de la captura incidental de aves marinas
Revisión de las medidas de mitigación actuales a nivel global por pesquería
Mejores prácticas por pesquería
Revisión de las medidas de mitigación en
Uruguay por pesquería
Medidas de mitigación que deben aplicarse
por pesquería
Actualización del listado de especies prioritarias para la investigación y el manejo
Determinación de las especies de aves marinas asociadas a cada pesquería
Identificación de las especies capturadas
incidentalmente por pesquería
Evaluación de impacto potencial de cada
pesquería en las especies afectadas cuando la
información esté disponible
Lista de especies prioritaria para la investigación y manejo en general y por pesquería
Adecuación de las medidas de investigación, manejo y difusión propuestas en el
PAN – Aves Marinas Uruguay
• Actualización de las prioridades de investigación por pesquería
• Actualización de las medidas de manejo
• Medidas de difusión
Taller Revisión Planes de Acción Nacional Aves y Tiburones
El 18 de Octubre de 2013 se desarrolló el Taller:
Revisión Planes de Acción Nacional - Aves y Tiburones. El objetivo general del taller fue presentar los progresos realizados sobre las propuestas
establecidas en los mencionados planes. Participaron integrantes de varias instituciones (ANII
– DINARA, CICMAR, CIPU, DINAMA – FREPLATA, DINARA, FAO, KARUMBÉ, PROYECTO ALBATROS Y PETRELES Uruguay (CICMAR), PROYECTO PINNIPEDOS y RENARE
– MGAP) y las siguientes personas: Alejandro
Marquez, Alfredo Pereira, Andrés Domingo,
Arianna Masello, Cecilia Lezama, Daniel Gilardoni, Diego Nuñez, Diego Pagano, Elbio Olivera, Eugenia Errico, Fabrizio Scarabino, Federico
Mas, Federico Riet, Gastón Manta, Graciela Fabiano, Juana Fernández, Laura Paesch, Liliana
Rendon, Luis Rubio, Ma. Angeles Pérez Lazo,
Marcel Calvar, Marcelo Lozano, Mariana Prandi,
Mateo Frugoni, Mónica Guchin, Philip Miller,
Rodrigo Forselledo, Sebastián Jiménez, Silvana
Giordano, Sofía López y Yamilia Olivera.
Revisión de los Avances Para lograr la mayor
participación de todos los involucrados y enriquecer el proceso de revisión, se preparó posteriormente al taller un material para distribuir
entre sus participantes y también aquellos que
no pudieron asistir, donde se enumeraron todas
la propuestas descriptas en cada plan y sus evaluaciones de cumplimiento respectivas (ANEXO
2). Este material fue distribuido mediante correo
electrónico y durante un plazo de 2 meses se recibieron comentarios.
27
CAPÍTULO 1
ANEXO 2. RESULTADOS DEL PROCESO DE REVISIÓN DEL
PAN-AVES MARINAS URUGUAY
ASPECTOS GENERALES
MEDIDA PROPUESTA
Establecer un Programa de Observadores de Aves Marinas (POAM) para evaluar
la captura incidental de estas especies en las pesquerías, el cual tenga observadores con gran experiencia en la identificación de aves marinas. Esto requería
cursos específicos sobre aves marinas.
AVANCE PRESENTADOS
EN EL TALLER
Hasta la actualidad no existe un programa específico de Observadores de Aves
Marinas. Sin embargo, se han capacitado varios observadores para trabajar en
el registro de la captura incidental de aves marinas. Los mismos han trabajos en
las pesquerías más relevantes con respecto a la captura incidental (palangreros
pelágico uruguayos, palangreros pelágicos con permiso de pesca experimental o
arrendamiento, arrastre de fondo). En 2013 se realizó, por primera vez, un curso
específico sobre aves marinas para que los observadores a bordo identifiquen
especies y registren la información biológica relevante en las pesquerías de palangre y arrastre. El curso titulado “Entrenamiento para observadores a bordo sobre
el estudio de la captura incidental de aves marinas en pesquerías”, fue dictado en
DINARA y consistió de clases teóricas y prácticas en el laboratorio. Fue aprobado
por 20 estudiantes, 10 de ellos observadores a bordo con experiencia de embarques. Durante el taller, se mencionó que el establecimiento de un programa
específico para aves marinas puede no ser viable, y en su lugar, podría ser beneficioso incorporar la toma de datos de aves marinas en los programas ya existentes.
MEDIDA PROPUESTA
Establecer un Sistema de Monitoreo y Control (SMC) sobre el uso de las medidas de mitigación en las diferentes flotas (para aquellas establecidas en el PANAves Marinas Uruguay) sobre la captura incidental de aves marinas, realizado a
través del POAM.
AVANCE PRESENTADOS
EN EL TALLER
Al no existir un POAM, el control del uso de las medidas de mitigación es realizado por los observadores a bordo de DINARA (véase abajo, en Cumplimiento
de Medidas de Mitigación). En la pesca con palangre pelágico, la cual requería
el uso de medidas de mitigación según el PAN-Aves Marinas Uruguay, los observadores del Programa Nacional de Observadores a bordo de la Flota Atunera
uruguaya (PNOFA) han registrado el uso de medidas de mitigación y hora de calado, lo que ha permitido llevar adelante el monitoreo del uso de línea espantapájaros y calado nocturno. Su implementación ha sido progresiva desde 2008. Debe
resolverse la pesca no cubierta por observadores. En los buques que han operado
con palangre pelágico bajo permiso de pesca experimental o arrendamiento, el
uso de medidas ha sido registrado por observadores, pero también se ha visitado
las embarcaciones antes de salir de puerto, para registrar la disponibilidad de
líneas espantapájaros y de los postes necesarios para calar estos dispositivos. La
DINARA a través de observadores y en colaboración con el Proyecto Albatros
y Petreles, ha provisto de instructivos y/o asesorado en el armado de las línea
espantapájaros.
29
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 2
MEDIDA PROPUESTA
Cursos de Capacitación y de Material de Difusión
La carencia de recursos humanos, proyectos y fondos específicos para estas
tareas desde la elaboración del PAN-Aves Marinas Uruguay han limitado su
cumplimiento. A pesar de esto, algunos eventos puntuales se han desarrollado
y aportado tanto en capacitación y difusión. En Mayo de 2010 se desarrolló en
DINARA el taller titulado “La captura incidental en las pesquerías: Acciones de
Uruguay en el contexto internacional” donde se expuso el problema de la captura
incidental y la medidas que se estaban tomando. A su vez, la cooperación entre
DINARA y el Proyecto Albatros y Petreles (PAP) de la ONG CICMAR ha permitido llegar a un gran número de actores involucrados en pesquerías información
de difusión sobre la problemática de la captura incidental y medidas de mitigación, a través del Boletín Atlántico Sur (http://cicmar.org/proyectos/pap/bas).
AVANCE PRESENTADOS
EN EL TALLER
MEDIDA PROPUESTA
Certificación de Productos Pesqueros obtenidos mediante una pesca responsible
AVANCE PRESENTADOS
EN EL TALLER
Esta medida incentivaba la Certificación de Productos Pesqueros obtenidos mediante una pesca responsable (i.e. que sean capturados en embarcaciones que
cumplan con las medidas logrando evitar la captura incidental de aves marinas).
Hasta el momento no hay avances al respecto. Se discutió que el incentivo a
través de la certificación es relevante ya que esto compromete a todos los actores involucrados. Sin embargo, la disminución de la captura incidental debe ser
considerada de forma complementaria a otros aspectos relevantes vinculados a la
extracción sostenible y en forma gestionada del recurso.
30
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 2
CAPÍTULO 1
CUMPLIMIENTO EN LAS MEDIDAS DE MITIGACIÓN
DESCRIPCIÓN
El PAN-Aves Marinas Uruguay estableció medidas concretas para la mitigación de
la captura incidental de aves marinas en las pesquerías de palangre. Las mismas
incluían el calado nocturno, el uso de línea espantapájaros, uso únicamente las
luces necesarias para la seguridad de la embarcación durante el calado, utilización
de carnada descongelada y vertido de descartes por la banda opuesta a donde se
realiza el virado del palangre. Adicionalmente, la pesquería de palangre pelágico
debía usar un peso de 80 g en las brazoladas o líneas secundarias del arte.
MEDIDA PROPUESTA
Uso de línea espantapájaros. Palangre pelágico
AVANCE PRESENTADOS
EN EL TALLER
El uso de línea espantapájaros ha sido implementado de forma progresiva y exitosa desde 2008. En la pesca con palangre pelágico el PNOFA se lleva un registro
del uso de medidas de mitigación desde 2008 para los embarques que tienen
observadores a abordo, tanto en barcos de bandera uruguaya como en barcos
que han operado en Uruguay bajo permiso de pesca experimental-arrendamiento desde 2009. Para el caso de los barcos de bandera uruguaya, la cobertura del
PNOFA en número de anzuelos observados fue del 35%, 48%, 75% y 36% del total realizado por la flota para los años 2008, 2009, 2010 y 2011, respectivamente.
En los barcos con permiso de pesca experimental-arrendamiento, la cobertura
de observación fue del 100% de los lances realizados. El cumplimiento del uso
de línea espantapájaros en estos barcos fue mayor al 99%. En los barcos uruguayos, se observó que el uso de la línea espantapájaros aumentó considerablemente
desde el 2008 al 2011, donde el mismo fue casi de 100%. Debe destacarse, que
todos los lances sin línea espantapájaros observados durante 2010 y 2011 correspondieron a lances utilizados como control en un experimento para determinar
la efectividad del dispositivo de mitigación. Para los lances sin observadores a
bordo no es posible estimar que proporción de ellos se usó línea espantapájaros, por lo tanto los números aquí presentados para los barcos uruguayos deben
tomarse como un mínimo.
MEDIDA PROPUESTA
AVANCE PRESENTADOS
EN EL TALLER
Calado Nocturno. Palangre pelágico
Considerando los mismos embarques cubiertos por el Programa de Observadores PNOFA en los barcos de palangre pelágicos (Véase detalles en AVANCE PRESENTADOS EN EL TALLER sobre la medida Línea espantapájaros. Palangre
pelágico), se observó que en los barcos uruguayos, el uso del calado nocturno
tuvo menos cumplimiento que el uso de línea espantapájaros. Su cumplimiento
varió entre el 30 y 43% de los lances con observador. Sin embargo, cuando los
lances son analizados mensualmente, se observa una mayor proporción de lances
nocturnos durante el periodo mayo-agosto. Es importante destacar que existe
una clara estacionalidad de la captura incidental de aves marinas, la cual ocurre
en mayor intensidad entre mayo y noviembre. Esto resalta un bajo cumplimiento
del calado nocturno desde septiembre a noviembre, donde también se esperan
altas tasas de captura incidental de aves marinas. La duración del día incide en el
porcentaje de lances nocturnos. Para el caso de los barcos con permiso de pesca
experimental-arrendamiento, el calado nocturno tuvo un gran cumplimiento,
siendo cercano al 100% en 2010 y 2011. En 2009, se observó una mayor proporción de lances diurnos, con respecto a los años posteriores, los cuales ocurrieron
principalmente desde marzo a mediados de mayo, aunque esto fue corregido a
partir de esta fecha y el cumplimiento fue posteriormente elevado.
31
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 2
MEDIDA PROPUESTA
Uso de peso de destorcedores de 80 g en brazolada de palangre pelágico
AVANCE PRESENTADOS
EN EL TALLER
La medida referente al peso de 80g en la brazolada ha sido implementada, aunque
en mayor medida se ha usado un destorcedor de 75g en los últimos años debido
a su disponibilidad en el mercado. Sin embargo se destaca, que el peso en la brazolada no es por si solo considerado actualmente como una medida eficaz, sino
la combinación de peso y distancia del mismo al anzuelo se encuentra entre las
mejores prácticas para mitigar la captura incidental en palangre pelágico.
MEDIDA PROPUESTA
Otras medidas propuestas: uso únicamente de las luces necesarias para la
seguridad de la embarcación durante el calado, utilización de carnada descongelada y vertido de descartes por la banda opuesta a donde se realiza el virado del
palangre
AVANCE PRESENTADOS
EN EL TALLER
El uso únicamente de luces necesarias para la seguridad de la embarcación durante el calado, utilización de carnada descongelada y vertido de descartes por la
banda opuesta a donde se realiza el virado del palangre, tienen menor incidencia
en la captura incidental en esta pesquería o actualmente no son consideradas
medidas de mitigación (e.g. carnada descongelada se hunde a una tasa similar
que parcialmente congeladas).
32
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 2
CAPÍTULO 1
NECESIDADES DE INVESTIGACIÓN
DESCRIPCIÓN
El PAN- Aves Marinas Uruguay estableció algunas necesidades de investigación
para avanzar en la mitigación de la captura incidental y en la evaluación del problema en pesquerías con escasa información. Las prioridades de investigación sobre
mitigación incluían (1) adaptar la línea espantapájaros a la flota de palangre uruguaya, (2) realizar investigaciones sobre la efectividad de las medidas de mitigación
establecidas en el PAN- Aves Marinas Uruguay, individualmente y en conjunto, (3)
promover la investigación y el desarrollo de nuevas medidas de mitigación y (4)
identificar la medida, o los grupos de medidas de mitigación, más efectivas para
cada pesquería de palangre. A su vez, para las pesquerías de cerco, arrastre costero
y de altura, redes de enmalle y poteras donde existía poca información se planteó
estudios para caracterizar la captura incidental de modo de obtener una evaluación
del problema.
MEDIDA PROPUESTA
Adaptar la línea espantapájaros a la flota de palangre uruguaya
AVANCE PRESENTADOS
EN EL TALLER
Se realizó un experimento para determinar la efectividad de la línea espantapájaros en reducir la captura incidental de aves marinas. Dicho experimento, permitió determinar que este dispositivo era eficiente en disminuir la captura de
aves. La línea espantapájaros se enredó con el arte de pesca con alta frecuencia, lo
que llevó a una segunda etapa experimental para disminuir los enredos. Se modificó el diseño y la operativa. Los datos preliminares muestran una disminución
importante en los enredos. Por lo tanto, actualmente se posee un diseño de línea
espantapájaros apropiado para el uso en Uruguay en palangreros pelágicos.
MEDIDA PROPUESTA
Investigaciones sobre la efectividad de las medidas de mitigación establecidas en
el PAN- Aves Marinas Uruguay, individualmente y en conjunto
AVANCE PRESENTADOS
EN EL TALLER
Se ha realizado investigación en palangre pelágico sobre las principales medidas
de investigación establecidas en el PAN-Aves Marinas Uruguay (línea espantapájaros y calado nocturno). Para ambas medidas, las investigaciones realizadas
permitieron demostrar su eficiencia en disminuir la captura incidental de aves
marinas (Véase ANEXO 3). A su vez, existen datos suficientes que permitirán
analizar la efectividad de ambas medidas usadas en conjunto.
MEDIDA PROPUESTA
Investigación y desarrollo de nuevas medidas de mitigación
AVANCE PRESENTADOS
EN EL TALLER
Se ha experimentado con 5 nuevas medidas de mitigación no establecidas en el
PAN-Aves Marinas Uruguay. Las mismas incluyen distintos tipos de pesos en
las brazoladas (con variaciones en su ubicación con respecto a la distancia al
anzuelo), calado submarino, uso de anzuelos circulares y vainas que protegen
los anzuelos durante su fase de hundimiento. Para varias de ellas, los resultados
obtenidos son positivos (Véase ANEXO 3).
33
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 2
MEDIDA PROPUESTA
Identificar la medida, o el grupo de medidas de mitigación, más efectivas para
cada pesquería de palangre
AVANCE PRESENTADOS
EN EL TALLER
Los estudios han permitido identificar las mejores prácticas para la pesca con
palangre pelágico. Estas incluyen el uso de forma simultanea de calado nocturno,
línea espantapájaros (con un diseño específico y ciertos requerimientos mínimos
en la operativa) y brazoladas con pesos 1 m del anzuelo. Debe destacarse, que estas medidas son las actualmente recomendadas como mejores prácticas para las
pesquerías de palangre pelágico por la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (CICAA o ICCAT por sus siglas en inglés) y el Acuerdo
para la Conservación de Albatros y petreles (ACAP).
MEDIDA PROPUESTA
En pesquerías de cerco, arrastre costero y de altura, redes de enmalle y poteras:
caracterizar la captura incidental
AVANCE PRESENTADOS
EN EL TALLER
La pesquería de arrastre de altura dirigida a merluza común (Merluccius hubbsi)
es la que tiene mayor posibilidades de causar mortalidad de aves marinas. La
evaluación del impacto de la pesca con arrastre de altura fue iniciada. Hay información preliminar que permite detectar el problema, sin embargo se necesita
más investigación para evaluar la magnitud.
MARCO JURÍDICO
MEDIDA PROPUESTA
El PAN-Aves Marinas Uruguay estableció la necesidad de enmarcar el Plan de
Acción con normativas que permitieran su implementación. Esto refiere a normas que especifiquen las obligaciones de los usuarios de las pesquerías, así como
las posibilidades de contralor y ordenación por parte de la DINARA.
AVANCE PRESENTADOS
EN EL TALLER
La existencia de un decreto de ley (Decreto 248/997) previo al PAN-Aves Marinas Uruguay, que ha sido importante para la implementación de las medidas
de mitigación que se desarrollaron para las pesquerías de palangre, particularmente aquellas descriptas en el artículo tercero y quinto de dicho decreto. Algunas medidas presentes en el Decreto deben ser modificadas. Los compromisos
con CICAA y ACAP, fueron fundamentales para la aplicación de las medidas de
mitigación.
34
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 2
CAPÍTULO 1
Cumplimiento en las Medidas de mitigación
El siguiente texto se preparó para acompañar los
resultados presentados en la tabla del ANEXO
2 sobre el cumplimiento de medidas de mitigación. El objetivo fue que los participantes del taller tuvieran a su disposición material adicional
para evaluar los cumplimientos, así como para
brindar comentarios y sugerencias vinculadas
con las medidas de mitigación. Luego del taller,
el presente texto fue distribuido a los participantes como material suplementario de los resultados del proceso de evaluación.
El PAN-Aves Marinas Uruguay estableció medidas concretas para la mitigación de la captura
incidental de aves marinas en las pesquerías de
palangre. Las mismas incluían el calado nocturno, el uso de línea espantapájaros, de las luces
necesarias para la seguridad de la embarcación
durante el calado, utilización de carnada descongelada y vertido de descartes por la banda
opuesta a donde se realiza el virado del palangre.
Adicionalmente, la pesquería de palangre pelágico debía usar un peso de 80g en las brazoladas o
líneas secundarias del arte.
El uso de línea espantapájaros y el uso de calado nocturno, han sido implementados de forma progresiva desde 2008. La medida referente
al peso de 80g en la brazolada ha sido implemen-
tada, aunque en los últimos años, debido a su
disponibilidad en el mercado, se ha usado mayoritariamente un destorcedor con peso de 75g.
Sin embargo, actualmente el peso en la brazolada
no es por si solo considerado como una medida
eficaz. Se acepta que la combinación de peso y
su distancia al anzuelo son una de las medidas
más eficaces para mitigar la captura incidental
en palangre pelágico. El uso únicamente de luces
necesarias para la seguridad de la embarcación
durante el calado, utilización de carnada descongelada y vertido de descartes por la banda
opuesta a donde se realiza el virado del palangre,
tienen menor incidencia en la captura incidental
en esta pesquería o actualmente no son consideradas medidas de mitigación (e.g. carnada descongelada se hunde a una tasa similar que parcialmente congeladas).
A continuación se resumen los datos obtenidos
por el Programa Nacional de Observadores de
la flota Atunera Uruguay (PNOFA) de DINARA sobre el cumplimiento del uso de línea espantapájaros y el calado nocturno. En los barcos
uruguayos, se observó que el uso de la línea espantapájaros aumentó considerablemente desde
el 2008 al 2011, donde el mismo fue casi de 100%
(Fig. 1). Debe destacarse, que todos los lances sin
línea espantapájaros observados durante 2010 y
Figura 1. Porcentaje de lances con medidas de mitigación en los viajes de pesca de palangreros pelágicos uruguayos con
observadores a bordo (2008-2011). Izquierda: Lances sin línea espantapájaros (Sin LEP), con línea espantapájaros (Con LEP)
y sin datos (ND); Derecha: Lances calados de noche (Nocturno) e iniciado en horas diurnas (Diurno). Para cada tipo se da
el número de lances.
35
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 2
2011 correspondieron a lances utilizados como
control en un experimento para determinar la
efectividad del dispositivo de mitigación. Para
los lances sin observadores a bordo no es posible
estimar que proporción de ellos se usó la línea
espantapájaros, por lo tanto los número aquí
presentados deben tomarse como un mínimo.
El uso del calado nocturno tuvo menos cumplimiento, variando entre el 30 y 43% de los lances
con observador (Fig. 1). Es importante destacar, que el calado nocturno incluye lances que
son realizados completamente durante la noche,
mientras que los calados diurnos, corresponde
en su mayoría a lances iniciados antes del atardecer pero finalizados en la noche. Los lances
realizados completamente en horas diurnas son
muy raros.
Cuando los lances son analizados mensualmente, se observa una mayor proporción de lances
nocturnos durante el periodo mayo-agosto (Fig.
2). Es importante destacar la estacionalidad de
la captura incidental de aves marinas, la cual se
Figura 2. Porcentaje de lances en los viajes de pesca de
palangreros pelágicos uruguayos con observadores a bordo calados de noche (Nocturno) e iniciado en horas diurnas (Diurno) por mes durante el periodo 2008-2011. Para
cada tipo se da el número de lances.
36
da en mayor intensidad entre mayo y noviembre. Esto resalta un bajo cumplimiento del calado nocturno desde septiembre a noviembre,
donde también se esperan altas tasas de captura
incidental de aves marinas. La duración del día
incide en el porcentaje de lances nocturnos, por
lo tanto, el cumplimiento del calado nocturno
parece estar más sujeto a la estacionalidad combinado con la estrategia operativa de pesca, que
al uso del mismo como medida de mitigación.
Para el caso de los que operaron en Uruguay con
permiso de pesca experimental/ arrendamiento, el cumplimiento fue mayor al 99%, en sólo
3 de 1114 lances no se registró el uso de línea
espantapájaros. El calado nocturno tuvo un gran
cumplimiento, siendo cercano al 100% en 2010
y 2011 (Fig. 3). En 2009, se observó una mayor
proporción de lances diurnos, con respecto a los
años posteriores, los cuales ocurrieron principalmente desde marzo a mediados de mayo. La mayoría de los lances diurnos (64%) fueron iniciados en la noche y finalizados luego del amanecer.
Figura 3. Porcentaje de lances calados de noche (Nocturno) e iniciado en horas diurnas (Diurno) en palangreros
pelágicos que operaron en Uruguay con permiso de pesca
experimental/ arrendamiento (2009-2011). El 100% de
los lances realizado por los barcos fueron cubiertos por
observadores del PNOFA. Se indica el número de lances
nocturnos y diurnos.
CAPÍTULO 1
ANEXO 3. ANÁLISIS Y PROPUESTA DE MEDIDAS DE MITIGACIÓN PARA
LA CAPTURA INCIDENTAL DE AVES MARINAS
Captura incidental
La captura incidental en las pesquerías de palangre ocurre debido a que las aves marinas intentan alimentarse de las carnadas, principalmente
durante el calado del palangre, lo que a menudo
lleva a que algunas aves puedan quedar enganchadas en los anzuelos o enredadas en las líneas.
También resultan capturadas durante el virado
del palangre, pudiendo ser liberadas vivas (Fig.
3.1). Durante el calado, las aves pueden acceder
a las carnadas al tomarlas desde la superficie o
pueden bucear en busca de las mismas mientras
se están hundiendo, dependiendo de la habilidad de buceo. Las especies con alta capacidad de
buceo que suelen atacar las carnadas, son petreles del género Procellaria (e.g. P. aequinoctialis,
P. cinerea, P. conspicillata) y pardelas del género
Puffinus (e.g. Puffinus gravis, Puffinus griseus).
Algunas especies de albatros, también suelen bucear detrás de las carnadas, por ejemplo, los del
género Thalassarche (e.g. T. melanophrys, T. chlororhynchos, T. steadi, entre otros). Sin embargo,
su buceo es más limitado en profundidad (escasos metros) con respecto a los petreles y pardelas
(10 m o más) (Huin, 1994; Prince et al., 1994;
Weimerskirch & Sagar, 1996; Ronconi et al.,
2010). En la pesca con palangre pelágico, donde
las tasas de hundimiento del arte son muy lentas
con respecto a la pesca con palangre de fondo,
las aves marinas tienen mayor tiempo para interactuar con las carnadas. Las aves pueden acceder a las carnadas desplazando a otras aves que
accedieron previamente a las carnadas (Jiménez
et al. 2012). Las especies que acostumbran atacar
las carnadas de manera secundaria son los albatros. Los grandes albatros del género Diomedea
(e.g. D. exulans, D. sanfordi, D. epomophora, D.
dabbenena) acceden las carnadas casi exclusivamente de forma secundaria.
En las actividades de la pesca con arrastre de
fondo, las aves marinas suelen agruparse en
grandes números (Fig. 3.2) debido a que la misma constituye una fuente de alimento abundante, a través de los descartes y restos de los peces
procesados. Las aves se concentran a alimentarse
directamente desde la red, principalmente cuando es virada a bordo con la captura o cuando se
está calando para realizar un nuevo lance de pesca y quedan algunos peces o calamares todavía
enmallados en la red. Durante estos momentos
las aves pueden engancharse y quedar atrapadas
(Fig. 3.3). Tanto albatros como petreles pueden
enredarse, siendo muy común que ocurra en
aquellas especies más buceadoras como varios
petreles y pardelas (e.g. Puffinus spp., Procellaria
aequinoctialis).
Luego de que el pescado es subido a bordo la
red es calada nuevamente y comienza el descarte y, en algunas embarcaciones, el procesado
de la captura. Mientras se está calando la red y
cuando se está arrastrando, generalmente se está
realizando el descarte del lance previo. Este des-
Figura 3.1. Arriba. Albatros Ceja Negra atacando una
carnada. Abajo, Albatros Real del Norte capturado durante la virada del palangre.
37
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 3
Figura 3.2. Izquierda. Alta abundancia de aves marinas en la pesca de arrastre de altura. Derecha. Albatros de Ceja Negra
alimentándose de los peces que se liberan de la red.
Figura 3.3. Captura incidental de Petrel de Barba Blanca
en la red de arrastre de altura.
carte va derivando hacia la popa del buque y las
aves se concentran a alimentarse. En esta zona
dos cables de acero van arrastrando la red de
pesca. Las aves mientras se alimentan en el agua,
o cuando llegan volando al área, colisionan con
alta frecuencia contra los cables. Al contactar
con el cable, las aves pueden enredar sus alas con
el mismo y ser sumergidas (Fig. 3.4). Las principales especies que pueden quedar atrapadas en
los cables de la red son los albatros. En ocasiones
estos contactos con los cables pueden ser fatales.
Si bien muchos de los contactos con los cables no
producen lesiones en las aves, en otras ocasiones
las aves pueden morir debido a que son arrastradas y hundidas por el cable, sin tener la posibilidad de escaparse. Las aves que son registradas
38
Figura 3.4. Interacción de Albatros de Ceja Negra con los
cables de la red de arrastre.
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 3
muertas a bordo generalmente se encuentran enganchadas en la unión entre dos segmentos del
cable, donde las puntas de los alambres quedan
expuestas. Sin embargo, la mortalidad de aves
marinas debido a la colisión con los cables de la
red es muy difícil de registrar debido a que sólo
una fracción desconocida es subida a bordo. Se
estima que una proporción bastante importante
de estas aves se desprenden muertas del cable antes de ser subidas a bordo.
CAPÍTULO 1
Medidas de mitigación
Las medidas de mitigación para aves marinas en
pesquerías pueden clasificarse en cuatro categorías: (1) Evitar áreas y periodos de alta interacción con las aves marinas; (2) Limitar el acceso
de las aves marinas a los anzuelos encarnados;
(3) Ahuyentar a las aves marinas para que no accedan a los anzuelos; (4) Disminuir el atractivo
o visibilidad de los anzuelos encarnados (Løkkeborg, 2011).
De forma similar a la interacción con los cables
de la red, las aves marinas pueden quedar atrapadas en los cables de la sonda de la red.
39
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 3
3.1. PALANGRE PELÁGICO
cuyas conclusiones son preliminares.
Medidas de mitigación recomendadas en palangre pelágico
Área y épocas de mayor captura incidental
El grupo de trabajo sobre captura incidentales de
aves marinas (“Seabird Bycatch Working Group”,
SBWG) del Acuerdo sobre la Conservación de
Albatros y Petreles (ACAP) realizó una revisión
de la literatura científica y determinó las mejores prácticas para disminuir la captura incidental
de aves marinas en las pesquerías de palangre
pelágico. Esta revisión es actualizada periódicamente en las reuniones del SBWG. La mejores
prácticas para disminuir la captura incidental
de aves marinas en palangre pelágico son el uso
simultáneo de las siguientes tres medidas: peso
en la brazoladas, línea espantapájaros y calado
nocturno (ACAP, 2013). De la misma manera,
la Comisión Internacional para la Conservación
del Atún Atlántico (CICAA) estableció recientemente mediante la recomendación 11/09 que al
Sur de 25 grados de latitud sur, las partes contratantes de la comisión se deben asegurar de que
todos los buques de palangre utilicen al menos
dos de las tres medidas de mitigación detalladas en la recomendación. Las tres medidas propuestas coinciden con las recomendadas por el
ACAP. La recomendación de la CICAA también
establece que estas medidas también deben ser
consideradas para su aplicación en otras áreas,
según corresponda, de conformidad con el asesoramiento científico. Debe de considerarse que
ninguna de estas medidas tiene la potencialidad
de eliminar la captura incidental de aves marinas
y presentan un gran rango de efectividad según
las distintas especies de albatros y petreles. Por lo
tanto, el uso de estas medidas de forma complementaria debería ser considerado como la mejor
práctica para reducir la mortalidad de albatros y
petreles.
Revisión de las medidas de mitigación en palangre pelágico en Uruguay
A continuación se resumen los resultados obtenidos sobre medidas de mitigación en palangre
pelágico. La presente revisión actualiza la realizada en Jiménez (2012), incluyendo un gran
cúmulo de información nueva, gran parte sin
publicar. En algunos casos son estudios en curso,
40
En la región del Océano Atlántico sudoccidental
donde ha operado la flota Uruguaya de palangre
pelágico se han determinado zonas y épocas del
año de mayor captura incidental (Jiménez et al.,
2009). En términos generales, la mayor captura
ocurre entre mayo y noviembre y sobre la región
del talud de Uruguay y aguas adyacentes (34º30–
37ºS y 51º30–53ºW). Esta información también
se encuentra disponible a nivel de especies, para
las tres especies más capturadas en la pesquería
(Jiménez et al., 2010) y para las cuatro especies
de grandes albatros (Jiménez et al., 2014). El
área de mayor captura del Albatros Ceja Negra
(Thalassarche melanophris) y el Petrel de Barba
Blanca (Procellaria aequinoctialis) corresponde
a la del talud de Uruguay y aguas adyacentes al
oeste de los 51ºW. Las mayores capturas de ambas especies ocurren entre mayo y noviembre. El
pico de mayor captura ocurre en julio y agosto,
para las dos especies, respectivamente. El Albatros Pico Amarillo (Thalassarche chlororhynchos)
ha sido capturado con mayores tasas entre julio
y septiembre, en aguas internacionales al norte
de los 29 ºS. Las dos especies de albatros reales
(Diomedea epomophora y Diomedea sanfordi)
son capturadas con mayores tasas entre mayo
y agosto sobre el talud de Uruguay. El Albatros
Errante (D. exulans) y el de Tristán son capturados principalmente entre agosto y noviembre
con un pico de mayor captura entre septiembre y
noviembre. Las áreas de mayor captura en estas
especies son menos restringidas. Para el caso del
albatros errante las capturas ocurren en el talud
y aguas profundas de Uruguay y aguas internacionales adyacentes al sur de Brasil, Uruguay y
norte de Argentina. El albatros de Tristán es capturado principalmente en aguas internacionales
adyacentes a Uruguay y Brasil.
Esta información puede ser utilizada para tomar
las siguientes medidas de manejo: 1) uso de medidas de mitigación y monitoreo de su cumplimiento. 2) áreas y épocas de limitación de pesca.
Sin embargo, se desconoce la efectividad, debido
a que pescar en áreas adyacentes podría generar
un impacto considerable en estas especies altamente móviles.
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 3
Calado nocturno
El efecto del calado nocturno en la captura incidental de aves marinas en la flota uruguaya de
palangre pelágico fue estudiado en Jiménez et al.
(2009). El mencionado trabajo demuestra que la
captura disminuye significativamente cuando el
lance es nocturno, con respecto a aquellos lances
que inician en horas diurnas antes del atardecer.
Sin embargo, se observó que en las fases más
luminosas de la luna (creciente y llena), el calado nocturno es menos efectivo y tanto albatros
como petreles son capturados. Estas fases fueron
definidas de la siguiente manera: creciente = periodo entre el final de la fase nueva e inicio de la
fase llena; llena = periodo entre el final de la fase
creciente e inicio de la fase menguante.
El calado nocturno, por tanto, puede ser implementado como medida de mitigación eficiente
en disminuir la captura de aves marinas en palangre pelágico, sin embargo, debe ser complementado con otras medidas adicionales, debido
a que disminuye importantemente su eficiencia
durante parte del ciclo lunar. Estos resultados
han sido confirmados recientemente (Jiménez
et al., 2014) para los grandes albatros (Diomedea spp.) tanto barcos de palangre pelágico uruguayos como en barcos japoneses operando en
Uruguay con permiso de pesca experimental. La
eficiencia del calado nocturno disminuyó de forma importante en estas especies durante la luna
llena.
Línea espantapájaros
Desde el año de 2009 se comenzó a investigar
la efectividad de una línea espantapájaros en la
flota uruguaya de palangre pelágico. Dicha investigación se está realizando en el marco del
Albatross Task Force (BirdLife Internacional),
llevado a cabo en Uruguay por el Proyecto Albatros y Petreles – Uruguay (PAP) en conjunto
con el Laboratorio de Recursos Pelágicos de la
DINARA. Los resultados fueron presentados en
Domingo et al. (2011) y actualizados posteriormente en Domingo et al. (2013). A continuación
se resumen los principales resultados y conclusiones preliminares obtenidas de los mencionados documentos y de datos sin publicar obtenidos a bordo del B/I Aldebarán en 2013-2014.
CAPÍTULO 1
Etapa 1: Efectividad en disminuir la captura incidental
Se utilizó una línea espantapájaros mixta con características combinadas de la línea espantapájaros utilizada en Brasil con serpentinas cortas y la
línea espantapájaros recomendada en la CCRVMA, con cintas largas. Esta línea espantapájaros
fue creada por el Projeto Albatroz y luego modificada por la PAP (Fig. 3.5). La línea espantapájaros consiste en una línea de 100 metros de
monofilamento de poliamida (sección aérea) en
la cual se colocan 3 cintas cortas de colores cada
1 metro y 9 cintas plásticas largas (cuyo largo
disminuye al alejarse del barco) cada 5 metros
en los primeros 65m. En el extremo posterior,
la línea lleva un objeto de arrastre con el fin de
dar tensión a la línea. Entre la sección aérea y el
objeto de arrastre hay una sección de conexión
que consiste de una línea de poliamida de 20 m
de longitud.
En los 13 viajes donde se llevó a cabo el experimento, se realizaron 100 lances de pesca, 51
de ellos con línea espantapájaros y 49 sin usar
la misma (Tabla 3.1). El esfuerzo de pesca de
los 13 viajes fue de 102.984 anzuelos, los cuales
fueron muestreados en un 100% para registrar
la captura de aves marinas. Para cada uno de
los tratamientos experimentales, es decir, con
y sin línea espantapájaros, el esfuerzo de pesca
fue 52.371 anzuelos y 50.613, respectivamente.
Durante todo el experimento, se registró la captura de 50 aves marinas (Tabla 3.2). Un total de
43 aves fueron capturadas en los lances sin línea
espantapájaros (BCPUE = 0.85 aves / 1000 anzuelos), mientras que 7 aves fueron capturadas
en lances con línea espantapájaros (BCPUE =
0,13 aves / 1000 anzuelos). Tres de estas aves
fueron capturadas en lances que la línea espantapájaros se enredó y redujo su cobertura aérea.
Dos aves adicionales fueron capturadas después
de perderse una parte o la totalidad de la línea
espantapájaros después de una ruptura causada
por la tensión, ya sea por la acción del viento o
las olas. La tasa de captura de aves en lances sin
rupturas de líneas espantapájaros fue 0,07 aves/1
000 anzuelos y en los que hubo enredos o rupturas fue de 0,21 aves / 1 000 anzuelos. Mediante
la aplicación de un modelo lineal generalizado
(GLM) se determinó que la línea espantapájaros
41
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 3
fue el único factor que explicó la captura de aves,
encontrándose una disminución significativa en
la captura con el uso de esta medida.
El desempeño de la línea espantapájaros se midió durante el experimento con otras variables:
cobertura aérea y la tasa de enredo. El promedio
de cobertura aérea de la línea espantapájaros fue
72.4m ± 12.6m (media ± DE), aunque durante
todos los lances de esta cobertura tuvo una amplia variación, debido a la acción de las olas y
viento. Después de enredos de la línea espantapájaros (véase abajo), la línea se rompió rápidamente y en la mayoría de los casos cerca de su
final (o en el objeto de arrastre), resultando en
un mínimo de cobertura aérea de 35-65m (media = 46.8 m SD = ± 9.4).
De los 51 lances con línea espantapájaros, 27 de
ellos no produjeron enredo o rupturas (53%), sin
embargo, durante 20 lances la línea espantapájaros se enredó con el arte de pesca, lo que produjo
que esta reventara. Se registraron cuatro rupturas adicionales atribuidas a la tensión causada
por el viento o la acción de las olas.
En conclusión, en esta primera etapa de la investigación los resultados demostraron que el uso
de la línea espantapájaros reduce la captura incidental de aves marinas en la pesquería de palangre pelágico. Una reducción de 88% en la captura
de aves marinas se observó en los lances con línea espantapájaros, en relación con aquellos sin
su uso. La cobertura aérea de la línea espantapájaros es suficiente para proteger la zona con las
mayores tasas de ataque identificada en esta pesquería (Jiménez et al. 2012). La tasa de enredo
observada indica que la línea espantapájaros requiere ajustes para lograr un mejor rendimiento.
Figura 3.5. Esquema del diseño de la línea espantapájaros. Se indican las distintas secciones que la componen: A, B y C
constituyen la sección aérea; D es la sección de conexión o ruptura y E la sección de arrastre o lastre. Extraído de Domingo
et al. (2013).
42
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 3
CAPÍTULO 1
Tabla 3.1. Detalles de los 13 viajes de pesca llevadas a cabo en los palangreros pelágicos (2009-2011) en el talud de Uruguay
y aguas adyacentes. Se muestra el esfuerzo por mes (en número de lances y anzuelos calados) y el número de aves marinas
capturadas (extraído de Domingo et al., 2013). El número de asteriscos (*) indica que el número de aves capturadas en lances
con línea espantapájaros después de enredos o rupturas que causaron disminución de la cobertura aérea o la pérdida de la
totalidad de la línea espantapájaros.
Año
Viaje
2009
Esfuerzo Observado
Con L. espantapájaros
Sin L. espantapájaros
Nº de
lances
Nº de
anzuelos
Nº de
lances
Nº de
anzuelos
Nº de
aves
Nº de
lances
Nº de
anzuelos
Nº de
aves
1
Agosto
10
12834
5
6510
0
5
6324
4
2
Agosto
6
2430
3
1170
0
3
1260
1
3
Noviembre
7
8345
4
4930
0
3
3415
0
4
Agosto
4
4170
2
1990
0
2
2180
0
5
Agosto
9
8910
5
4950
0
4
3960
0
6
Octubre
8
3200
4
1600
0
4
1600
11
7
Octubre
5
5660
3
3640
0
2
2020
1
8
Noviembre
2
2100
1
850
0
1
1250
8
9
Mayo
14
19716
7
9756
1
7
9960
5
10
Julio
13
5769
6
2665
3**
7
3104
9
11
Julio
7
9800
3
4000
1*
4
5800
4
12
Octubre
7
8850
4
4760
1*
3
4090
0
13
Noviembre
8
11200
4
5550
1*
4
5650
0
100
102984
51
52371
7
49
50613
43
2010
2011
Totales
Mes
13
Tabla 3.2. Especies de aves marinas capturadas con y sin línea espantapájaros en 13 de viajes de pesca llevados a cabo en los
palangreros pelágicos (2009-2011) en el talud de Uruguay y aguas adyacentes (extraído de Domingo et al., 2013).
Especies
Con L. espantapájaros
Sin L. espantapájaros
Total
Diomedea epomophora
0
4
4
Diomedea sanfordi
2
1
3
Thalassarche steadi
0
2
2
Thalassarche melanophrys
3
26
29
Macronectes giganteus
0
1
1
Procellaria aequinoctialis
2
8
10
Puffinus gravis
0
1
1
7
43
50
43
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 3
Etapa 2: Mejora del desempeño
Durante 2012-2014 se realizaron siete viajes y 56
lances de pesca, todos ellos con línea espantapájaros. La línea espantapájaros fue modificada
según las observaciones registradas durante los
enredos arriba mencionados. Además, se implementó un sistema simple para cambiar la línea
espantapájaros entre las bandas del buque según
la dirección del viento.
Con respecto a las modificaciones en el diseño
de la línea espantapájaros, se utilizó una línea
principal de 2.5mm de diámetro en lugar de
2.0mm, de modo de disminuir las rupturas por
tensión. También se cambiaron los destorcedores 4/0 sin peso por destorcedores N2 de mayor
tamaño. El número de destorcedores en la línea
principal fue mantenido inicialmente en 4, sin
embargo, debido a que los últimos 50 m de la línea venía retorcida durante su virada, se colocó
un destorcedor cada 5 m en esta última sección.
Esto solucionó el problema. El objeto de arrastre original de la línea espantapájaros consistía
en una línea de multifilamento de polietileno de
4mm de diámetro y de 30 metros de largo, con
cintas plásticas de fleje de 0.8 m unidas mediante
un nudo central cada 0.2m. La longitud de mismo fue disminuida a 15m y las cintas plásticas
fueron colocadas preliminarmente a 1 m y luego a 0.5m. A su vez, al final del cabo 10 cintas
plásticas de 2 m fueron colocadas dobladas en el
centro, formando una cola de caballo. El diámetro de la sección de conexión se mantuvo en 2.0
mm. Este es el fusible de la línea espantapájaros,
para que en caso de un enredo en el objeto de
arrastre, no se pierda la parte aérea (sección más
costosa de la línea).
Cuando la línea espantapájaros está a barlovento
debido a cambios en el rumbo del buque o de
la dirección del viento, la misma se cruza con
el arte de pesca y esto puede causar enredos. Se
implementó un sistema simple para cambiar la
línea espantapájaros entre las bandas del buque
considerando las particularidades de cada embarcación. En el B/I Aldebarán la línea espantapájaros fue atada a un poste ubicado en la línea
central de la embarcación. La línea espantapájaros se mueve entonces hacia los postes de estribor o babor por medio de dos cuerdas atadas a
44
la línea espantapájaros (Fig. 3.6). En el buque de
pesca donde fue experimentada, la línea espantapájaros fue atada directamente a un cabo y esta
se cambió entre postes de babor y estribor tirando de los extremos de la cuerda.
Durante los 56 lances observados se registraron
5 enredos únicamente en los cuales la línea espantapájaros reventó inmediatamente. La tasa de
enredo y rupturas disminuyó de 47.1% a 8.9%.
Durante los 56 lances se registró la captura de 14
aves en total. Aunque la tasa de captura en lances
con línea espantapájaros (0.35 aves/100 anzuelos) fue mayor a la observada durante el experimento de 2009-2011 (0,13 aves / 1000 anzuelos),
es bastante menor a la observada durante 20092013, sin línea espantapájaros (0.85 aves / 1000
anzuelos).
Figura 3.6. Sistema para cambiar la línea espantapájaros
de banda durante la maniobra de calado del palangre. La
línea espantapájaros es sostenida desde un punto A ubicado en la línea de crujía del barco a 6 m del altura del nivel
del mar, mediante un cabo de sostén. La longitud de dicho
cabo le permite llegar exactamente hacia las dos bandas
donde se encuentran los postes (posiciones B). La línea
espantapájaros es llevada de una banda a la otra mediante
un cabo de cambio de banda, el cual es arreado por un marinero desde la banda en que se encuentra la línea espantapájaros y es recogido por otro marinero desde la banda
a donde se desea mover. El cabo de sostén no permite que
el toriline se aleje del barco durante el cambio de banda, lo
cual disminuye la fuerza necesaria para el marinero que lo
mueve. Al finalizar la maniobra de calado, el cabo de sostén es izado a bordo para alcanzar el extremo de la línea
espantapájaros y recogerla.
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 3
Disminución de la distancia peso-anzuelo en la
brazolada: plomo de seguridad de 65g a 1m de
anzuelo vs destorcedor de plomo de 75g a 4.5m
del anzuelos
Desde 2009 se comenzó a desarrollar una investigación conjunta del Laboratorio de Recursos
Pelágicos de la DINARA (en el marco de la implementación del PAN-Aves Marinas- Uruguay)
y el Proyecto Albatros y Petreles – Uruguay
(PAP) en el marco de dos proyectos: “Conservation of Wandering Albatross inw Western Atlantic” Ocean (IAATO, Birds Australia, y Birdlife
International’s “Save the Albatross” campaign)
y del Albatross Task Force-Uruguay (Birdlife
International, RSBP). Esta investigación viene
siendo realizada en el buque de investigación B/I
Aldebarán. El objetivo del experimento es determinar el efecto de disminuir la distancia del peso
al anzuelo en la brazolada en la tasa de ataques
de captura de marinas y en la captura de especies
objetivo. Los resultados y sus conclusiones preliminares presentados en Jiménez et al. (2013),
junto con nueva información obtenida en 2013,
son resumidos a continuación.
Para el experimento se construyeron dos tipos de
brazoladas, las cuales consistían en dos secciones, una de aprox. 8,4m y otra de aprox. 4.5 m.
La primer sección va desde el snap o mosquetón
(145 x 3.75 mm con destorcedor 8/0) a un destorcedor (ver abajo) y la segunda desde destorcedor al anzuelo J (Nº 9). Las diferencias entre ambas brazoladas fueron el destorcedor utilizado, el
tipo de peso y la distancia del mismo al anzuelo.
Se utilizó una brazolada con características similares a la que usa la flota comercial, denominada
brazolada “estándar”, con un destorcedor con
plomo con un peso de 75 g ubicado a 4,5 m del
anzuelo. Además, se construyó una brazolada
denominada “alternativa”, con un destorcedor
sin plomo (2/0) ubicado a 4,5 m del anzuelo y un
plomo de seguridad (Safe Lead) de 65 grs a una
distancia de 1 m del anzuelo.
Para determinar el efecto de las dos configuraciones de brazoladas en los ataques de las aves
a las carnadas, se desarrolló un experimento en
horas diurnas (iniciado entre 13:00 – 14:30 hs).
Se realizaron lances, los cuales fueron virados
inmediatamente, luego de regresar al extremo
CAPÍTULO 1
del palangre donde se comenzó a calar. Hasta la fecha se han realizado 17 lances diurnos,
con la mitad de brazoladas experimentales y la
mitad de brazoladas control (50 a 75 con cada
tratamiento). El orden de cada tratamiento fue
alternado entre lances. Durante la calada, se controló que las brazoladas fueran colocadas en sus
lugares correspondientes. Para facilitar el trabajo, los dos tipos de brazoladas fueron adujadas
en cajones distintos, los cuales eran cambiados
rápidamente entre bloques.
Para evaluar los ataques de las aves a las carnadas en cada tratamiento se siguió la metodología
descripta en Jiménez et al. (2012). Esto incluye
el registro de ataques primarios a las carnadas
(cuando un ave desciende sobre un anzuelo encarnado o se sumerge detrás del mismo luego de
que el anzuelo se hunde) y ataques múltiples (i.e.
más de un ave atacando la misma carnada). Al
inicio de cada tratamiento se realizó un conteo
de aves a nivel de especies. Durante la virada del
palangre, las aves capturadas incidentalmente
fueron registradas e identificadas al nivel de especie. Se registró si fueron capturadas en el anzuelo (anotándose la ubicación del enganche) o
si se enredaron en las brazoladas.
Con el fin de determinar el efecto sobre la captura de las especies objetivo, se llevó a cabo un
experimento de secciones pareadas durante 43
lances de pesca llevados a cabo en condiciones
operativas estándares de pesca de la flota de palangre comercial (i.e. lances iniciados próximo a
la puesta del sol o durante la noche y virados en
la mañana siguiente). Cada miembro de la pareja
tenía 75 brazoladas, uno con brazoladas estándar
(control) y el otro con brazoladas alternativas.
Durante la virada se registró la captura de peces
de cada anzuelo. De aquí en más los promedios
son expresados ± 1 desvío estándar.
Al menos 21 especies fueron registradas durante
las observaciones, incluyendo todas las especies
que interactúan con los anzuelos encarnados y
los descartes en la pesquería (según Jiménez et
al. 2011). La abundancia promedio de aves fue
de 35 ± 7 aves, siendo muy similar entre el tratamiento con brazoladas estándar (38± 13 aves)
y las alternativas (31 ± 7 aves). Durante los 17
lances diurnos, un total de 249 ataques a las car45
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 3
nadas (11.6 ataques/100 anzuelos) fueron registrados, comprendiendo 56 ataques múltiples.
Para el tratamiento con brazoladas estándar el
número de ataques fue de 176 (16.4 ataques/100
anzuelos), con 42 de ellos resultando en un ataque múltiple. En contraste, el número de ataques
para las brazoladas alternativas fue de 73 (6.8
ataques /100 anzuelos), incluyendo 14 ataques
múltiples. Por lo tanto, la tasa de ataque fue 59%
menor en la brazolada con un destorcedor 65 g a
1 m del anzuelo que la brazolada estándar que se
utiliza en la pesquería uruguaya. La misma tendencia se observó en los ataques múltiples, siendo un 67% menor en la brazolada alternativa.
Considerando solamente los ataques primarios,
se observó que la especie que realizó la mayor
cantidad de ataques a las carnadas fue el Albatros
Ceja Negra (146 ataques, 6.8 ataques/100 anzuelos), seguida por el Petrel Barba Blanca (62 ataques, 2.9 ataques/100 anzuelos). Estas son las dos
especies más capturadas por la flota en el área de
estudio (Jiménez et al. 2009a, 2010). Para el Albatros Ceja Negra se observó durante el experimento un mayor número de ataques primarios
en los tratamientos con brazoladas estándares
(104 ataques, 9.7 ataques/100 anzuelos) con respectos a las brazoladas alternativas (42 ataques,
3.9 ataques/100 anzuelos). Un tendencia similar
fue observada para el petrel barba blanca la tasa
de ataques entre tratamientos (brazolada estándar = 42 ataques., 3.9 ataques/100 anzuelos; brazolada alternativa = 20 ataques, 1.9 ataques/100
anzuelos). La principal especie que inicio ata-
ques múltiples fue el Albatros Ceja Negra (n=19
ataques). Sin embargo, los petreles combinados
iniciaron la mayor cantidad de ataques múltiples
(n=34 ataques) con respecto a los iniciados por
albatros (n=22 ataques). Para el caso de los albatros la mayoría de estos ataques fueron en brazoladas estándar (77%), siendo similar que para
los petreles (64%).
Durante estos lances de pesca, un total de 20 aves
marinas fueron capturadas. Una de estas capturas (un Albatros Ceja Negra) ocurrió cuando la
embarcación se detuvo por unos pocos minutos
debido a que la línea principal de palangre quedó atascada dejando los anzuelos expuestos en la
superficie, por lo tanto fue excluida del análisis.
La captura de aves marinas fue 42% menor en
la brazolada con un destorcedor de 65 g a 1 m
del anzuelo (7 aves) que la brazolada estándar
(12 aves). Las captura incidental de aves marinas
en la brazoladas estándar incluyó diez Albatros
Ceja Negra, un Albatros Real del Sur (Diomedea
epomophora) y un Petrel Gigante del Norte (Macronectes halli). Para las brazoladas alternativas
las aves marinas capturadas fueron seis Albatros
Ceja Negra y un Albatros Real del Norte (Diomedea sanfordi).
Con respecto a la captura de especies objetivo,
los resultados aquí presentados no consideran
los datos recientemente obtenidos en 2013. En
total fueron 47 pares con un esfuerzo de 7.210
anzuelos. No se registraron diferencias estadísticamente significativas entre los dos tipos de
brazoladas para ninguna de las cuatro especies
objetivo analizadas (Tabla 3.3).
Tabla 3.3. Número de individuos de las principales especies objetivo capturadas en las brazoladas estándar (BE; destorcedor
de plomo de 75 g a 4.5 m del anzuelos) y brazoladas alternativas (BA; plomo de seguridad de 65 g a 1 m del anzuelo). P corresponde al valor de probabilidad del test “randomization” (extraído de Jiménez et al., 2013).
Especies
BE
BA
total
P
Pez espada (Xiphias gladius)
45
34
79
0.38
Albacora (Thunnus alalunga)
108
95
203
0.76
Atún Aleta Amarilla (Thunnus albacares)
26
29
55
0.92
Tiburón Azul (Prionce glauca)
185
175
360
0.85
46
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 3
En conclusión, la utilización del plomo ubicado a
un metro del anzuelo, redujo en gran proporción
los ataques realizados por las aves a las carnadas.
A su vez, esto se vio reflejado en la menor captura incidental de aves marinas. Este resultado
indica una posible medida de mitigación para
reducir la mortalidad de aves marinas que deberá ser complementada demostrando que este
cambio no afecta negativamente la captura de especies objetivos. Los resultados actuales, si bien
no son lo suficientemente robustos indican que
la brazolada alternativa no afecta la captura de
especies objetivo.
Tasa de hundimientos
En el 2011 se inició un experimento con el objetivo de determinar las tasas de hundimientos de
las brazoladas estándar usadas en las pesquería
(con un destorcedor de plomo de 75gr a 4.5 m
del anzuelo) y las brazoladas alternativas mencionadas arriba con un plomo de seguridad a 1
m del anzuelo. Dicha investigación se realizó en
el marco del Albatross Task Force (BirdLife Internacional), llevado a cabo en Uruguay por el
Proyecto Albatros y Petreles – Uruguay (PAP),
en conjunto con el Laboratorio de Recursos Pelágicos de la Dirección Nacional de Recursos
Acuáticos. A continuación se resumen los principales resultados y conclusiones preliminares
obtenidas.
Durante 5 viajes realizados en 2011-2012 se efectuó un experimento para determinar las tasas de
hundimiento de los anzuelos con ambos tipos de
brazoladas. Los viajes fueron realizados a bordo
del barco de investigación B/I Aldebarán (julio
2011 y 2012) y del barco de pesca B/P Qian Lian
2 (octubre y noviembre 2011 y marzo 2012). Durante 33 lances se colocaron sensores Cefas G5
time-depth recorders (TDRs) ubicados a 30 cm
del anzuelo en cada uno de los dos tratamientos.
Las dimensiones del dispositivos son las siguientes: diámetro = 11.5 mm, longitud = 35.5 mm,
peso en el aire = 5.7 g y peso en el agua =2.25 g.
El tiempo y profundidad fue registrado a intervalos de 1 s.
Por lance de pesca, el diseño de muestreo consideró dos réplicas de 3 TRDs para cada tratamiento (i.e. tratamiento con brazolada alternati-
CAPÍTULO 1
va y tratamiento control). Sin embargo, debido a
la pérdida y/o mal funcionamiento de TDRs a lo
largo de la investigación se modificó el muestreo
con un juego de cada tratamiento por lance. Los
3 TDRs de cada tratamiento fueron calados consecutivamente luego de un balín, y las posiciones
fueron denominadas 1, 2 y 3 respectivamente
(Fig. 3.7.). Debido a que se calan 5 anzuelos entre boya, la posición 1 (más próxima a una boya)
y la posición 3 (más lejana a las dos boyas), son
las que teóricamente alcanzan la menor y mayor profundidad, respectivamente, mientras el
arte se encuentra en la profundidad de pesca o
reposo. Se registró una menor cantidad de mediciones en la posición 2 debido principalmente
a que se optó por eliminar esta posición cuando faltaron TDRs por causa de su pérdida y mal
funcionamiento.
Figura 3.7. Diseño experimental para determinar las tasas
de hundimiento. Se indican las posiciones de los anzuelos
(1-3) en el arte de pesca. Se representa de forma esquemática del lado izquierdo cinco brazoladas estándar (con destorcedores de 75gr a 4.5m del anzuelo; círculo negro) y del
lado derecho cinco brazoladas alternativas (con plomos de
seguridad de 65 g a 1m del anzuelo; círculo gris). Los TDR
(círculos rojos) fueron ubicados en las posiciones 1, 2 y 3
en cada tratamiento.
Los perfiles de hundimiento para los cinco viajes
combinados se muestran en la Fig. 3.8. A continuación los valores promedio se dan ± 1 desvío
estándar. En las brazoladas estándar, los anzuelos presentaron una tasa de hundimiento promedio 0.15±0.07 m/s, 0.27±0.13m/s y 0.27±0.3m/s,
de 0 a 2m, de 2 a 4 y de 4 a 6 m de profundidad, respectivamente. Las tasa de hundimiento
promedio para los mismos intervalos de profundidad en las brazoladas alternativas fueron
de 0.27±0.15 m/s, 0.39 ±0.17 m/s, 0.37±0.16
m/s, respectivamente. Considerando el tiempo
promedio de hundimiento para los intervalos
47
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 3
de profundidad de 0-2 (15.76 s), 0-4 (25.40 s) y
0-6m (34.99 s), los anzuelos de brazoladas estándar calados a 8.5 nudos estarían a una distancia
promedio del barco de 69m, 111m y 153 m, respectivamente. En contraste, los anzuelos de brazoladas alternativas calados a la misma velocidad
estarían a una distancia promedio del barco de
39m (9.04 s), 67m (15.31 s) y 98 m (22.31 s), respectivamente.
Considerando la cobertura promedio actual de
línea espantapájaros de ~ 65-70m, el uso de la
brazolada alternativa podría asegurar que los anzuelos estén a una profundidad promedio de al
menos 4 m luego de la extensión protegida por
la línea. En cambio, con el uso de brazoladas estándares, los resultados sugieren que los anzuelos se encuentran a 2m de profundidad fuera de
la protección de la línea. Los resultados sugieren
que el uso de peso a 1m del anzuelo, combinado
con la línea espantapájaros podría disminuir los
ataques a las carnadas y por lo tanto la captura
incidental.
Disminución de la distancia peso-anzuelo en la
brazolada (plomo de seguridad luminiscente de
60g a 1m de anzuelo) y del uso de la vaina para
anzuelos
Durante 2013 se comenzó a experimentar otras
brazoladas alternativas en la pesca con palangre
Figura 3.8. Perfiles de hundimiento de los anzuelos en
brazoladas con destorcedores de 75gr a 4.5m del anzuelo
(color negro) y en brazoladas con safe lead de 65gr a 1m
del anzuelo (color gris) obtenidos durante cinco viajes de
pesca. Para cada tratamiento se muestra el promedio (línea
continua) e intervalo de confianza 95% (líneas punteada).
48
pelágico a bordo del barco de investigación B/I
Aldebarán. Esta investigación se viene llevando a
cabo entre el Laboratorio de Recursos Pelágicos
de la DINARA (en el marco de la implementación del PAN-Aves Marinas- Uruguay) y el Proyecto Albatros y Petreles – Uruguay (PAP) en
el marco del Albatross Task Force-Uruguay. En
adición a la brazolada alternativa con un plomo
de seguridad de 65 g a 1m del anzuelo, se utilizó
una brazolada con un plomo luminiscente de 60
g y otra con una vaina para anzuelos (Fig. 3.9).
En este dispositivo se introduce la punta del anzuelo eliminando la posibilidad de que el ave se
enganche. Al alcanzar una profundidad de 10m,
la vaina se abre y el anzuelo encarnado queda libre para pescar.
La investigación tiene los siguientes objetivos: 1)
Determinar la eficiencia para reducir la captura
de aves marinas en palangre pelágico al disminuir la distancia peso-anzuelo de 4.5 m a 1 m; 2)
Evaluar el efecto del uso de vainas para anzuelos
en la captura incidental de aves marinas; 3) Evaluar el efecto de las modificaciones en las brazoladas usadas para los objetivo 1 y 2 en la captura
de las especies objetivo y no objetivo.
Se realizaron lances diurnos y nocturnos para estudiar el efecto de las diferentes configuraciones
de las brazoladas y su interacción con las aves
Figura 3.9. Distintos tipos de pesos utilizados en las brazoladas. De izquierda a derecha, destorcedor de plomo
de 75g comúnmente usado en la pesquería (Tratamiento
control), plomo de seguridad de 65 g, plomo de seguridad luminiscente de 60 g y vainas para anzuelos con luz
eléctrica de 60 g.
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 3
marinas y con la captura de especies objetivo. Se
realizaron lances diurnos, con el objetivo de determinar el efecto de dos brazoladas alternativas
(una con plomo de seguridad de 65 g a 1m del
anzuelo y otra con vaina para anzuelo) en las tasas de ataques a las carnadas por parte de las aves
marinas. En estos lances se calaron 150 anzuelos
con tres secciones de 50 anzuelos (50 con con
cada tratamiento alternativo y 50 con el control),
los cuales fueron virados inmediatamente al finalizarse la calada. La sección del centro presentaba el tratamiento control y la primera y tercera
sección fue alternada entre las dos brazoladas
alternativas a lo largo de los lances. Los datos de
la brazolada con plomo de seguridad de 65 g a 1
m del anzuelo y el control fueron incluidos en la
sección anterior.
La metodología para evaluar los ataques de las
aves a las carnadas en cada tratamiento fue la
misma utilizada en el experimento descrito en la
sección anterior. Al inicio de cada tratamiento se
realizó un conteo de aves a nivel de especies. Durante la virada del palangre, las aves capturadas
incidentalmente fueron registradas e identificadas al nivel de especie. Se registró si fueron capturadas en el anzuelo (anotándose la ubicación
del enganche) o si se enredaron en las brazoladas. Durante el virado del palangre se registró la
captura en cada anzuelo, considerándose a que
tratamiento pertenecía.
CAPÍTULO 1
los siguientes:
Plomo luminiscente de 60 g a 1m del anzuelo
Para determinar el efecto disminuir la distancia
peso anzuelos de la brazolada en la captura de las
especies objetivo en 9 lances se calaron 13 tramos
con medio tramo control y medio con brazolada
alternativas (plomo de seguridad luminiscente
de 60g a 1m del anzuelo). Se requiere un mayor
tamaño de la muestra para obtener conclusiones.
Vaina para anzuelos
Para determinar el efecto de la vaina para anzuelos en los ataques y en la captura incidental de
aves marinas se realizaron 7 lances diurnos con
medio tramo control (brazoladas con destorcedor de 75g a 4.5m del anzuelo) y medio con brazolada con vaina para anzuelos. Para determinar
su efecto en la captura de las especies objetivo en
5 lances nocturnos se caló medio tramo control
y medio con brazolada con vaina para anzuelos.
Para ambos objetivos se requiere un mayor tamaño de la muestra para obtener conclusiones.
Tasa de hundimiento
Para determinar el efecto de las brazoladas alternativas en la captura de peces se realizaron lances de pesca en condiciones operativas normales, iniciándose siempre de noche. Los mismos
fueron virados a partir del amanecer siguiente.
En cada lance se calaron 450 anzuelos en tres tramos de 150 anzuelos. Cada tramo consistió de
un experimento independiente, cuyo orden fue
alternado aleatoriamente. Cada tramo se configuró con uno de las tres brazoladas alternativas
y con el tratamiento control (brazolada con un
destorcedor de plomo de 75 g ubicado a 4.5m de
del anzuelo).
Durante los lances de pesca, se colocaron sensores Cefas G5 time-depth recorders (TDRs) en las
brazoladas a una distancia de 30cm del anzuelo
para determinar la tasa de hundimiento de los 4
tipos de brazoladas (las tres alternativas y el control). El tiempo y profundidad fue registrado a
intervalos de 1 s. Debido al número limitado de
TDRs, se colocaron en 1 o 2 brazoladas para 2 o
3 tratamientos por lance. Se alternaron los tratamientos que tenían TDR entre lances, de modo
de obtener información balanceada de todas las
brazoladas al completar la marea. Al finalizar la
marea se obtuvieron 69 registros válidos, 23 en
el tratamiento con vainas para anzuelos, 14 en
los tratamientos con plomos de seguridad y con
plomos lumo a 1m del anzuelo y 18 en el tratamiento control con un destorcedor de plomo de
75gr. a 4.5m del anzuelo.
Hasta el momento los datos no son suficientes
para analizar y obtener conclusiones. Con respecto a las brazoladas alternativas con plomo
luminiscente de 60 g a 1m del anzuelo y aquellas
con vaina para anzuelos los datos obtenidos son
Los resultados aquí presentados (Fig. 3.10) son
preliminares y debido a la gran variación existente es necesario obtener más información para
obtener conclusiones. La mayor tasa de hundimiento de los anzuelos entre los rangos de pro49
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 3
fundidad de 0-2 m y de 2-4 m fue registrada para
las brazoladas con plomos de seguridad de 65g a
1m del anzuelo, seguidas por las brazoladas con
plomos lumo de 60g a 1m del anzuelo. Las brazoladas con vainas para anzuelos a un metro y las
brazoladas control con un destorcedor de plomo
de 75g a 4.5m del anzuelo presentaron las mismas tasas de hundimiento en estos dos rangos y
fueron bastantes menores a las tasas registradas
para los anzuelos de las otras dos brazoladas alternativas
Figura 3.10. Perfiles de hundimiento de los anzuelos en
las tres brazoladas alternativas y la control.
Cápsula de calado submarino
La cápsula de calado submarino (o calador submarino de carnadas) es un dispositivo montado
en la popa del buque, accionado hidráulicamente
que envía los anzuelos bajo el agua para evitar
que las aves marinas los detecten. Este dispositivo es el producto de varios años de investigación
desarrollada entre Amerro Engineering y Graham Robertson del Australian Antarctic Division (Robertson et al., 2015).
La descripción y funcionamiento del calador
submarino de carnadas se detalla en Robertson
et al. (2015). Básicamente, el dispositivo comprende de componentes que están fijos a la embarcación y una cápsula que contiene el anzuelo
encarnado que baja libremente en la columna de
agua cada vez que se cala un anzuelo. Este calador submarino de carnadas cuenta con un track
vertical en la popa, la cápsula, una caja con un
sistema hidráulico, rieles y poleas, y una caja de
control que cuenta con un controlador lógico
50
programable (PLC). El PLC ejecuta el sistema
y registra los datos. La cápsula está montada en
una estación de acoplamiento y fijada al track
por un cabo unido a través de poleas a los motores hidráulicos. Para hacer funcionar el dispositivo el marinero simplemente coloca un anzuelo
encarnado en la cámara de carnada de la cápsula
y presiona un botón de liberación. El motor impulsa la cápsula por el track a alta velocidad. Al
finalizar el track (el cual se extiende aproximadamente 1 m bajo el agua, pero puede variar para
adaptarse a diversos estados de la mar) la cápsula
sigue libre hasta una profundidad preestablecida. La profundidad alcanzada es una función de
la velocidad de descenso de la cápsula, peso de la
cápsula y el tiempo del ciclo. Al final de la fase de
descenso se activa el motor de recuperación y la
cápsula retorna a la posición inicial. El anzuelo
encarnado se libera de la cápsula durante la fase
de ascenso a través de una puerta con resorte
ubicada en la parte inferior de la cápsula. El ciclo
puede repetirse cada un intervalo pre-establecido de pocos segundos. La profundidad objetivo
de calado puede variar dependiendo de las capacidades de buceo de las especies de aves marinas
que interactúan con el arte de pesca (Robertson
et al., 2015).
Luego de varios años de investigación y desarrollo del calador submarino de carnadas se probó
en la pesquería de pez espada del Uruguay, en
septiembre/octubre de 2010 y en julio de 2012.
Este proyecto fue una colaboración entre Amerro Engineering, the Australian Antarctic Division, la Direccion Nacional de Recursos Acuaticos (DINARA) y Golden Star Fisheries S.A
(Uruguay). Esta pesquería fue elegida debido a
que las aguas de Uruguay son frecuentados por
un gran número de aves marinas (desde Islas
Georgia del Sur, Islas Malvinas y Tristán da Cuhna), incluidos los Petreles Barba Blanca y los Albatros Ceja Negra. Las experiencias han incluido
comparaciones pareadas entre tramos calados
manualmente y con la cápsula de calado submarino en las capturas de aves marinas y las tasas de
captura de especies objetivo y no objetivo.
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 3
2.1.4. Medidas de mitigación recomendadas en
palangre pelágico
Las mejores prácticas en Uruguay para disminuir
al mínimo la captura incidental de aves marinas
en palangre pelágico incluyen el uso simultáneo
del calado nocturno, de la línea espantapájaros y de brazoladas con pesos de 65g a 1 m del
anzuelo.
Para el caso que de usarse dos medida simultáneamente de las tres mencionadas, como recomienda actualmente la CICAA para el Sur de los
25°S, el calado nocturno debería ser obligatorio
optándose como segunda medida simultánea
entre la línea espantapájaros o brazoladas con
pesos de 65g a 1 m del anzuelo. A su vez, debería
alentarse a las embarcaciones a usar las tres medidas, cuando fuese posible.
3.2. PALANGRE DEMERSAL
El grupo de trabajo sobre captura incidentales de
aves marinas (“Seabird Bycatch Working Group”,
SBWG) del Acuerdo sobre la Conservación de
Albatros y Petreles (ACAP), determinó las mejores prácticas para disminuir la captura incidental
de aves marinas en las pesquerías de palangre
demersal. Esto es el resultado de un proceso de
revisión continuo que es actualizado periódicamente en las reuniones del SBWG. Actualmente,
el uso de un dispositivo, conocido en Uruguay
como Dispositivo de Exclusión de Mamíferos y
Aves (DEMA, Pin & Rojas 2008), en conjunto
con un peso apropiado es considerado la mejor
modificación del arte y la práctica más adecuada
para eliminar la captura de aves en el sistema tradicional de palangre demersal tipo español. Para
otros métodos de pesca con palangre demersal,
las mejores prácticas para disminuir la captura
incidental de aves marinas en palangre demersal son el uso simultáneo de un peso apropiado
en las línea secundarias de modo de maximizar
las tasas de hundimiento de los anzuelos, el uso
de línea espantapájaros y el calado nocturno
(ACAP, 2013). De la misma manera, la Convención sobre la Conservación de los Recursos
Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA) establece
diversas medidas de mitigación para las diferentes Áreas y/o Subáreas Estadísticas de la Convención. Las mismas incluyen la utilización de peso
CAPÍTULO 1
apropiado para lograr tasas de hundimiento de
la línea del palangre igual o mayor a 3 m/s; calado nocturno; utilización de línea espantapájaros;
en buques con sistema de calado automático deberán agregar pesos a la línea madre, o utilizar
palangres con lastre integrado. También se incluye el abandono del caladero en caso de captura
incidental u accidental de un determinado número de aves marinas durante las operaciones de
pesca; pesca estacional respetando las etapas de
desarrollo de las diferentes especies en esa área o
subárea de pesca.
Las Medidas de Conservación (MC) para la minimización de la mortalidad incidental de aves
y mamíferos, aplicadas a toda unidad pesquera
de bandera nacional de Uruguay, que opere dentro del área de jurisdicción de la CCRVMA, son
principalmente las siguientes:
• MC 24-02 (2008) Lastrado del palangre para
la protección de aves marinas.
• MC 25-02 (2012) Reducción de la mortalidad incidental de aves marinas durante la
pesquería de palangre o en la pesquería de
investigación con palangres en el Área de la
Convención.
• MC 25-03 (2011) Reducción de la mortalidad incidental de aves y mamíferos marinos
durante la pesca de arrastre en el Área de la
Convención.
• Resolución 22/XXV (2006) Actuaciones internacionales para reducir la mortalidad incidental de aves marinas ocasionada por la
pesca.
Medidas de mitigación en palangre demersal en
Uruguay
A continuación se resumen los resultados obtenidos sobre medidas de mitigación en palangre
demersal.
Dispositivo de Exclusión de Mamíferos y Aves
(DEMA)
Entre marzo y mayo de 2007 se realizó un estudio a bordo de un buque de pesca comercial en
el cual se empleó un Dispositivo de Exclusión de
Mamíferos y Aves (DEMA). Los resultados de
dicho estudio se detallan en Pin & Rojas (2008).
51
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 3
El estudio describe la utilización del Dispositivo de Exclusión de Mamíferos y Aves (DEMA)
y la interacción del Cachalote (Physeter macrocephalus) sobre los ejemplares de Merluza Negra
(Dissostichus eleginoides) capturados en un barco palangrero operando con sistema español en
dos zonas de pesca entre las latitudes 40º y 50º
del Atlántico Sudoccidental. A continuación se
resumen los principales resultados referentes a
las tasas de hundimiento y a la captura incidental de aves marinas. Un descripción detallada del
DEMA puede leerse en Pin & Rojas (2008). Un
esquema se muestra en la Fig. 3.11.
Figura 3.11. Esquema del Dispositivo de Exclusión de
Mamíferos y Aves extraído y modificado de (Pin & Rojas,
2008).
El buque de pesca realizó un esfuerzo de pesca
de aproximadamente 350000 anzuelos en 103
lances (62 en un área y 41 en la otra), durante 55
días efectivos de pesca. El palangre fue encarnado manualmente usando 66% de sardina (Sardina pilchardus) y 33% de calamar (Nototodarus
sloanii). En ambas zonas se realizaron lances sin
el DEMA (sistema tradicional de palangre demersal) y con éste dispositivo modificado.
Las líneas secundarias o barandillos con DEMAs presentaban un peso de 5 a 10 kg, mientras
que en los palangres sin DEMA el peso promedio fue de 8kg. Se midieron las tasas de hundimiento utilizando botellas de 0.75l atadas a un
cabo de 10m, siguiendo las recomendaciones de
CCAMLR. Los resultados mostraron una mayor
tasa de hundimiento en los palangres con DEMA
52
(1.14 m/s, rango 0.66 – 2.13 m/s, n=42 lances)
con respecto al sistema tradicional (0.47 m/s,
rango 0.45 – 0.51 m/s, n=18 lances). En ambos
tipos de líneas, las tasas de hundimiento excedieron las requeridas por la CCRVMA dentro de su
jurisdicción (0.3 m/s).
No se registró la captura de ningún ave marina
durante el estudio.
Estos datos son respaldados con los datos recabados por observadores científicos dispuestos
por el Área de Recursos Antárticos (DINARA) a bordo de los barcos pesqueros nacionales dedicados a la pesca de Merluza Negra en
la Zona Común de Pesca Argentino-Uruguaya
(ZCPAU): la totalidad de los barcos pesqueros
que han operado durante los últimos 3 años
(período 2011-2013) han utilizado el dispositivo DEMA, no registrándose ninguna captura
incidental observada directamente en el calado
o virado del arte de pesca (Tabla 3.4.). La carnada permanece cubierta por la red de protección
(sombrilla o “umbrella”) durante el calado, y el
pez capturado permanece cubierto por la red de
protección durante el virado del arte. El DEMA
cumple una doble función protegiendo a la carnada de las aves marinas y a los peces capturados
por el palangre de los depredadores sumergidos
(principalmente mamíferos marinos).
Medidas de mitigación recomendadas
La mejor prácticas en Uruguay para evitar la
captura incidental de aves marinas en palangre
demersal dirigida a la pesca de Merluza Negra y
especies asociadas es el uso de un Dispositivo de
Exclusión de Mamíferos y Aves (DEMA) en las
línea secundarias con un peso mínimo de 5 kg
cuando sea de acero, 6kg cuando sea de hormigón y 8.5 kg cuando sea de piedras. Mediante el
uso de estas medidas no se han registro captura
de aves marinas en los últimos años.
Para el caso de que esta medida no se use o no
sea posible (e.g. líneas de calado y encarnado
automático) se recomienda el uso del régimen
de peso mínimos arriba mencionado con un espaciamiento no mayor a 40m en simultaneo con
una de las siguientes dos medidas: línea espantapájaros o calado nocturno.
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 3
CAPÍTULO 1
Tabla 3. 4. Datos de captura incidental de aves marinas obtenidos por observadores científicos dispuestos por el Área de Recursos Antárticos (DINARA) a bordo de los barcos pesqueros uruguayos dedicados a la pesca de Merluza Negra, en la Zona
Común de Pesca Argentino-Uruguaya (ZCPAU).
Año
2012
2013
Totales
Viaje
Área de pesca
Mes
Esfuerzo Observado DEMA
1
ZCPAU
Marzo
No. de
lances
7
2
ZCPAU sector Sur
Octubre
8
27184
1*
3
ZCPAU
Noviembre
10
33980
0
4
ZCPAU sector Sur
Diciembre
6
19850
0
1
ZCPAU sector Sur
Octubre
11
37378
0
2
ZCPAU sector Sur
Noviembre
12
38400
0
3
ZCPAU sector Sur
Noviembre
8
23608
0
62
204274
1*
7
No. de
anzuelos
23874
Nº de
aves
0
(*) Captura accidental por choque del ave marina contra el barco.
3.3. ARRASTRE DE FONDO DE ALTURA
Medidas de mitigación en arrastre de fondo
El grupo de trabajo sobre captura incidentales de aves marinas (“Seabird Bycatch Working
Group”, SBWG) del Acuerdo sobre la Conservación de Albatros y Petreles (ACAP) ha revisado
las mejores prácticas para disminuir la captura
incidental de aves marinas en las pesquerías de
arrastre. Actualmente, la mejores prácticas para
disminuir la mortalidad incidental de aves marinas en arrastre de fondo (ACAP, 2013) incluyen:
utilizar línea espantapájaros para ahuyentar a las
aves de los cable de la red y de los cables de la
sonda de la red; instalar una pasteca en la popa
del barco para acercar el cable de la sonda de red
al agua y así reducir su cobertura aérea; limpiar
la red antes del calado y mantenerla el menor
tiempo posible en la superficie del mar durante
la virada para evitar la captura de aves en la red.
La presencia de descartes y resto de procesado de
la captura atrae a las aves hacia la popa. Considerando que el manejo de descarte y resto del procesado reduce la abundancia de aves, ACAP recomienda 1) evitar la descarga al mar de descarte
y restos del procesado durante el calado, arrastre
y virado, 2) siempre que sea posible y apropiado,
convertir los restos del procesado en harina de pes-
cado y conservar todo el material de desecho, con
descargas restringidas a agua / líquido de sumidero para reducir al mínimo el número de aves,
y 3) cuando la producción de harina de pescado
a partir de los despojos y su retención completa
no sea factible, se recomienda el vertido por lotes
(almacenar y controlar la liberación de desechos
durante las operaciones pesqueras, preferiblemente durante dos o más horas). Mediante el vertido
por lotes se demostró una reducción significativa en la presencia de aves marinas en las embarcaciones. Se ha demostrado que el triturado de
desechos también disminuye la presencia de las
especies de grandes albatros (ACAP, 2013).
Medidas de mitigación recomendadas
No se han realizado investigaciones en Uruguay
sobre medidas de mitigación en arrastre. Actualmente, la investigación se enfoca en cuantificar
si existe un impacto considerable. Se recomienda
de forma precautoria el uso de las siguientes medidas para disminuir la mortalidad de aves con
los cables de la red: 1) Línea espantapájaros y
2) Disminución del descarte. Para disminuir la
captura de aves en la red se recomienda la limpieza de la red antes del calado y disminuir el
tiempo de exposición de la red en la superficie
del mar.
53
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 3
Referencias
ACAP. 2013. Report of Seabird Bycatch Working Group.
In: Seventh Meeting of the Advisory Committee, 6–10
May 2013. AC7 Doc 14 Rev 1, La Rochelle, France, p. 112.
<http://www.acap.aq/index.php/en/advisory-committee/
doc_download/2135-ac7-doc-14-rev-1-sbwg-report>
Domingo, A., Jiménez, S., Abreu, M., Forselledo, R. &
Pons, M. 2011. Effectiveness of tori-line use to reduce seabird bycatch in the Uruguayan pelagic longline fleet. Fourth
Meeting of the Seabird Bycatch Working Group, Agreement
on the Conservation of Albatrosses and Petrels, Guayaquil,
Ecuador, 22 – 24 August 2011. SBWG-4 Doc 45
Domingo, A., Jiménez, S., Abreu, M. & Forselledo, R.
2013. Effectiveness of tori line use to reduce seabird bycatch
in the Uruguayan pelagic longline fleet and modifications to
improve its performance. Fifth Meeting of the Seabird Bycatch Working Group, Agreement on the Conservation of
Albatrosses and Petrels, La Rochelle, France, 1-3 May 2013.
SBWG-5 Doc 46
Huin, N. 1994. Diving depths of white-chinned petrels.
The Condor 96:1111–1113.
Jiménez, S. 2012. Actividades desarrolladas por Uruguay
sobre medidas de mitigación de la captura incidental en palangre pelágico. Informe final, Proyecto DINARA-FAO UTF/
URU/025/URU.
Jiménez, S., Domingo, A., & Brazeiro, A. 2009. Seabird
bycatch in the Southwest Atlantic: interaction with the Uruguayan pelagic longline fishery. Polar Biology 32: 187-196.
Jiménez, S., Abreu, M., Pons, M., Ortiz, M., Domingo,
A. 2010. Assessing the impact of the pelagic longline fishery
on Albatrosses and Petrels in the Southwest Atlantic. Aquatic
Living Resources 23: 49–64.
Jiménez, S., Domingo, A., Abreu, M. & Brazeiro, A. 2011.
Structure of the seabird assemblage associated with pelagic
longline vessels in the Southwestern Atlantic: implications on
bycatch. Endangered Species Research 15: 241-254.
Jiménez, S., Domingo, A., Abreu, M. & Brazeiro, A.
2012. Bycatch susceptibility in pelagic longline fisheries: Are
albatrosses affected by the diving behavior of medium-sized
petrels? Aquatic Conservation: Marine & Freshwater Ecosystems 22: 436-445.
Jiménez, S., Domingo, A., Abreu, M., Forselledo R. &
Pons M. 2013. Effect of reduced distance between the hook
and weight in pelagic longline branchlines on seabird attack
and bycatch rates and on the catch of target species SBWG5
Doc 49. Fifth Meeting of the Seabird Bycatch Working Group
La Rochelle, France, 1-3 May 2013.
Jiménez, S., Phillips, R.A., Brazeiro, A., Defeo, O. & Domingo, A. 2014. Bycatch of great albatrosses in pelagic longline fisheries in the southwest Atlantic: Contributing factors
and implications for management. Biological Conservation
171: 9–20.
Løkkeborg, S. 2011. Best practices to mitigate seabird
bycatch in longline, trawl and gillnet fisheries efficiency and
practical applicability. Marine Ecology Progress Series 435:
285–303.
Pin, O. D. & Rojas, E. 2008. Application of the Mammals and Birds Excluding Device (MBED) in the patagonian toothfish (Dissostichus eleginoides) longline fishery of
54
the Southwestern Atlantic, Dirección Nacional de Recursos
Acuáticos.
Prince, P.A., Huin, N. & Weimerskirch, H. 1994. Diving
depths of albatrosses. Antarctic Science 6: 353–354.
Robertson, G., Ashworth, P., Ashworth, P., Carlyle, I. &
Candy, S.G. 2015. The development and operational testing
of an underwater bait setting system to prevent the mortality
of albatrosses and petrels in pelagic longline fisheries. Open
Journal of Marine Science 5: 1-12.
Ronconi, R.A., Ryan, P.G. & Ropert-Coudert, Y. 2010.
Diving of Great Shearwaters (Puffinus gravis) in Cold and
Warm Water Regions of the South Atlantic Ocean. PLoS
ONE 5(11): e15508. doi:10.1371/journal.pone.0015508.
Weimerskirch, H. & Sagar, P.M. 1996. Diving depths of
Sooty Shearwaters Puffinus griseus. Ibis 138: 786–788.
CAPÍTULO 1
ANEXO 4. ESPECIES DE AVES MARINAS PRIORITARIAS PARA LA
CONSERVACIÓN EN PESQUERÍAS
Riqueza de especies
Uruguay presenta una alta diversidad de aves
marinas. Hasta la fecha se han registrado al menos 70 especies, representantes de cuatro órdenes de aves (Tabla 1). El orden Procellariiformes
domina en el ambiente pelágico, representado
principalmente por especies de albatros (Diomedeidae) y petreles (Procellariidae). Estas dos
familias se encuentran ampliamente distribuidas
en aguas profundas, talud y plataforma continental. Esta última es usada también por pingüinos
(Sphenisciformes), especialmente por el Pingüino de Magallanes (Spheniscus magellanicus), que
es muy abundante durante el otoño-invierno.
Dentro de los Charadriiformes, algunas especies
de escúas y salteadores (Stercorarius spp.) son
características del ambiente pelágico, aunque
también es visitado por algunos gaviotines (Sterninae). El ambiente costero, es dominado por los
Charadriiformes, con especies de gaviotas y varios gaviotines (Aldabe et al., 2006). Tres de estas
especies reproducen en islas costeras, la Gaviota
Cocinera (Larus dominicanus), el Gaviotín Real
(Thalasseus maximus) y el Gaviotín Pico Amarillo (Thalasseus acuflavidus) (Lenzi et al., 2010).
Tabla 1. Especies de aves marinas registradas en Uruguay. Basado en última lista referenciada (Azpiroz et al., 2012), nueva
información publicada (Abente et al., 2010; Abreu, 2015; Jiménez, 2013; Jiménez et al., 2014; Kopp et al., 2011; Rabau, en
prensa; Rocchi, 2011) y registros inéditos: *(PAP, sin publicar).
SPHENISCIFORMES
Spheniscidae
Pingüino Rey
King Penguin
Aptenodytes patagonicus
Pingüino Penacho Amarillo
Rockhopper Penguin
Eudyptes chrysocome
Pingüino de Magallanes
Magellanic Penguin
Spheniscus magellanicus
Diomedeidae
Albatros Real del Sur
Southern Royal Albatross
Diomedea epomophora
Albatros Real del Norte
Northern Royal Albatross
Diomedea sanfordi
Albatros Errante
Wandering Albatross
Diomedea exulans
PROCELLARIIFORMES
Albatros de Tristan
Tristan Albatross
Diomedea dabbenena
Albatros Oscuro
Sooty Albatross
Phoebetria fusca
Albatros Pico Amarillo
Yellow-nosed Albatross
Thalassarche chlororhynchos
Albatros Cabeza Gris
Grey-headed Albatross
Thalassarche chrysostoma
Albatros Frente Blanca ●
White-capped Albatross
Thalassarche steadi
Albatros de Salvin
Salvin’s Albatross
Thalassarche salvini
Albatros Ceja Negra
Black-browed Albatross
Thalassarche melanophris
Procellariidae
Petrel Gigante del Sur
Southern Giant Petrel
Macronectes giganteus
Petrel Gigante del Norte
Northern Giant Petrel
Macronectes halli
Petrel Plateado
Southern Fulmar
Fulmarus glacialoides
Petrel Damero
Cape Petrel
Daption capense
55
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 4
Petrel Plomizo
Kerguelen Petrel
Lugensa brevirostris
Petrel Atlántico
Atlantic Petrel
Pterodroma incerta
Petrel de Trindade
Trindade Petrel
Pterodroma arminjoniana
Petrel Apizarrado
Great-winged Petrel
Pterodroma macroptera
Petrel Collar Gris
Soft-plumaged Petrel
Pterodroma mollis
Petrel Azulado
Blue Petrel
Halobaena caerulea
Prión Pico Fino
Thin-billed Prion
Pachyptila belcheri
Prión Pico Ancho
Antarctic Prion
Pachyptila desolata
Petrel Barba Blanca
White-chinned Petrel
Procellaria aequinoctialis
Petrel de Antifaz
Spectacled Petrel
Procellaria conspicillata
Petrel Ceniciento
Grey Petrel
Procellaria cinerea
Pardela Grande
Cory´s Shearwater
Calonectris diomedea
Pardela de Cabo Verde
Cape Verde Shearwater
Calonectris edwardsii
Pardela Parda
Greater Shearwater
Puffinus gravis
Pardela Oscura
Sooty Shearwater
Puffinus griseus
Pardela Boreal
Manx Shearwater
Puffinus puffinus
Hydrobatidae
Paíño Pardo
Wilson´s Storm-Petrel
Oceanites oceanicus
Paíño Cara Blanca
White-faced Storm-Petrel
Pelagodroma marina
Paíno Vientre Negro
Black-bellied Storm-Petrel
Fregetta tropica
Paíno Vientre Blanco*
White-bellied Storm Petrel
Fregetta grallaria
Paíño de Leach
Leach´s Storm-Petrel
Oceanodroma leucorhoa
Pelecanoididae
Petrel Zambullidor
Common Diving-Petrel
Pelecanoides urinatrix
Sulidae
Piquero del Cabo
Cape Gannet
Morus capensis
Piquero Pardo
Brown Booby
Sula leucogaster
Piquero Blanco
Masked Booby
Sula dactylatra
Phalacrocoracidae
Biguá Vientre Blanco
King Cormorant
Phalacrocorax albiventer
Biguá Común
Neotropic Cormorant
Phalacrocorax brasilianus
Fregatidae
Fragata
Magnificent Frigatebird
Fragata magnificens
Stercorariidae
Escúa Chileno
Chilean Skua
Stercorarius chilensis
Escúa Antártico
Brown Skua
Stercorarius antarcticus
Escúa Polar
South Polar Skua
Stercorarius maccormicki
PELECANIFORMES
CHARADRIIFORMES
Salteador Coludo
Long-tailed Jaeger
Stercorarius longicaudus
Salteador Chico
Parasitic Jaeger
Stercorarius parasiticus
Salteador Grande
Pomarine Jaeger
Stercorarius pomarinus
56
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 4
Laridae
CAPÍTULO 1
Gaviota Cangrejera
Olrog’s Gull Larus atlanticus
Gaviota Cocinera
Kelp Gull
Larus dominicanus
Gaviota Capucho Café
Brown-hooded Gull
Chroicocephalus maculipennis
Gaviota Capucho Gris
Grey-hooded Gull
Chroicocephalus cirrocephalus
Gaviota de Franklin
Franklin’s Gull
Leucophaeus pipixcan
Gaviotín Negro
Black Tern
Chlidonias niger
Atí
Large-billed Tern
Phaetusa simplex
Gaviotín Pico Grueso
Gull-billed Tern
Gelochelidon nilotica
Gaviotín Cola Larga
South American Tern
Sterna hirundinacea
Gaviotín Golondrina
Common Tern
Sterna hirundo
Gaviotín Ártico
Arctic Tern
Sterna paradisaea
Gaviotín Chico
Yellow-billed Tern
Sternula superciliaris
Gaviotín Chico Boreal
Least Tern
Sternula antillarum
Gaviotín de Antifaz
Snowy-crowned Tern
Sterna trudeaui
Gaviotín Antártico
Antarctic Tern
Sterna vittata
Gaviotín Real
Royal Tern
Thalasseus maximus
Gaviotín Pico Amarillo
Cabot’s Tern
Thalasseus acuflavidus
Noddy
Anous spp.
Rhynchopidae
Rayador
Black Skimmer
Rhynchops niger
● Un estudio reciente basado en análisis genético sugiere que Thalassarche cauta, especie fenotípicamente similar a T. steadi,
también ocurre en Uruguay (Jiménez et al., 2015).
Aves marinas asociadas a pesquerías
ciden con las capturadas incidentalmente en esta
pesquería (Jiménez et al., 2010, 2012b, 2014).
Muchas especies de aves marinas interactúan
con las pesquerías industriales de Uruguay (Jiménez et al., 2009a, 2011). Las pesquerías que
representan una amenaza para las aves marinas
a través de la captura incidental (palangre pelágico, palangre de fondo y arrastre de altura) se
distribuyen desde la parte media de la plataforma continental hacia aguas profundas (Véase
Capítulo 3). Por tanto, los albatros y petreles son
los grupos que mayormente interactúan con las
mismas. Estas especies se asocian a los barcos
pesqueros para hacer uso de los descartes, lo que
causa frecuentemente la mortalidad incidental
de algunas especies (Véase Anexo 3). De las cerca de 40 especies de aves marinas que han sido
registradas en palangreros pelágicos, alrededor
de 15 son las que hacen un uso substancial de
los descartes (Tabla 2), todos albatros y petreles
(Jiménez et al., 2011, 2012a). Estas especies coin-
La información respecto a las principales especies que se alimentan de descartes y aquellas que
resultan capturadas, en la pesca con palangre de
fondo y de arrastre de altura es escasa. En la pesca de altura con arrastre de fondo datos preliminares ya han registrado la presencia de al menos
22 especies de aves marinas, incluyendo la confirmación de 14 de las especies que hacen uso de
descartes en la pesca de palangre pelágico. Datos
obtenidos en tres viajes de pesca (2013-2015) en
la Zona Común de Pesca Argentino Uruguaya,
mostraron la presencia de al menos 24 especies
de aves marinas asociadas a la pesca de Merluza
Negra con palangre de fondo, incluyendo también todas las principales especies que se alimentan en los palangreros pelágicos y arrastreros de
altura.
57
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 4
Tabla 2. Especies de albatros y petreles con alta asociación (i.e. se alimentan de descartes y carnadas) a los barcos de palangre
pelágico uruguayos (Jiménez et al., 2011, 2012a). Se indica también cuales co-ocurren en la vecindad de barcos de palangre
de fondo dirigidos a Merluza Negra y en arrastre de altura a Merluza Común. El símbolo + indica que la especie ha sido registrada en asociación con la pesquería. Se indica con ? cuando requiere confirmación. Fuente: (Jiménez et al., 2011, DINARA
sin publicar).
Especies
Palangre Pelágico
Palangre de Fondo
Arrastre de Altura
Diomedea exulans/D. dabbenena ●
+
+
+
Diomedea epomophora
+
+
+
Diomedea sanfordi
+
+
+
Thalassarche steadi
+
+
+
Thalassarche melanophrys
+
+
+
Thalassarche chlororhynchos
+
+
+
Phoebetria fusca ●●
+
?
Macronectes halli
+
+
+
Macronectes giganteus
+
+
+
Procellaria aequinoctialis
+
+
+
Procellaria conspicillata
+
+
+
Daption capensis
+
+
+
Fulmarus glacialoides
+
+
+
Puffinus gravis
+
+
+
Puffinus griseus
+
+
+
● No es posible separar las especies en el mar y son agrupadas en los conteos.
●● Aunque presenta frecuencia de observación relativamente baja en comparación con las demás especies asociadas a los barcos, fue incluida en
la lista porque hay registros de captura incidental.
Impacto de la mortalidad incidental en la aves
marinas
De las tres pesquerías aquí abordadas, sólo existe
información detallada sobre todas las especies
afectadas para la de palangre pelágico. Las especies más capturadas incidentalmente en número
individuos al año, en orden decreciente, son el
Albatros Ceja Negra (Thalassarche melanophrys),
el Albatros Pico Amarillo (T. chlororhynchos) y el
Petrel Barba Blanca (Procellaria aequinoctialis);
Jiménez et al. 2010). Otras especies son capturadas en números bajos, incluyendo las cuatro
de grandes albatros que ocurren en el Atlántico sudoccidental (Diomedea exulans, D. dabbenena, D. epomophora y D. sanfordi, Jiménez et
al. 2008, 2014), el Albatros de Capucha Blanca
58
(T. steadi; Jiménez et al., 2009a, 2015), el Petrel
de Antifaz (Procellaria conspicillata), la Pardela Parda (Puffinus gravis) y las dos especies de
petreles gigante existentes (Macronectes halli y
M. giganteus). A su vez, otras especies han sido
capturadas con muy baja frecuencia (Phoebetria
fusca, Daption capense y Puffinus griseus). Para
la última especie, solo existen registros de aves
capturadas vivas. El número promedio de aves
capturadas anualmente durante 2004-2007 en
esta flota fue estimado en 403-798 aves (Jiménez
et al., 2010). Es importante considerar que esta
estimación consideró únicamente las tres principales especies capturadas (Fig. 4.1). Debido al
muy bajo porcentaje que representan las restantes especies en la captura, es altamente probable
que el número total de aves, considerando todas
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 4
las especies, se haya mantenido en el orden de
los cientos.
Figura 4.1. Estimaciones del número total de capturas
para las tres principales especies de aves marinas capturadas incidentalmente por la flota de palangre pelágico
de Uruguay (2004-2007). A) Albatros Ceja Negra. B) Albatros Pico Amarillo. C) Petrel Barba Blanca. Para cada
especie se muestra la captura observada en viajes con
observadores y la estimación para toda la flota mediante
tres modelos (Delta Poisson, Zero Inflated Poisson (ZIP) y
Delta Log-normal (Delta LgN)) y el intervalo de confianza
95%. (fuente: Jiménez et al. 2010).
En la pesca con palangre de fondo dirigida a
Merluza Negra, se estima que actualmente la
captura es prácticamente nula debido básicamente a la incorporación del Dispositivo Excluidor de Mamíferos y Aves (Pin & Rojas, 2008)
y a las altas tasas de hundimiento del arte de
pesca (Véase Anexo 3). El impacto de la pesca
de arrastre de altura dirigida a Merluza Común
(Merluccius hubbsi) se encuentra actualmente en
CAPÍTULO 1
investigación. Las fuentes de mortalidad en esta
pesca son la interacción con los cables de la red
y de la sonda y la captura en la red. En base a
la información recabada por la DINARA hasta
el momento, el Albatros de Ceja Negra sería la
especie que resulta con mayor mortalidad en las
interacciones con los cables. Esta es la especie
más abundante asociadas a esta pesquería, con
un promedio mayor a 80 aves observadas durante las maniobras de pesca y un máximo de 1000
individuos. También se ha registrado la mortalidad del Albatros de Pico Amarillo. Las especies
buceadoras que han sido registradas capturadas
incidentalmente en la red son el Petrel de Barba
Blanca y el Pingüino de Magallanes. Sin embargo, es altamente probable que otras especies sean
capturadas. No existen estimaciones sobre el número total de aves capturadas anualmente en la
pesca de arrastre de fondo.
No es posible inferir el impacto de una pesquería en las poblaciones de aves marinas a partir
de sus tasas de capturas (usualmente medidas
como el número de aves capturadas cada 1000
anzuelos) o de la proporción que representan
las distintas especies en la captura total. Esto se
debe primariamente a las diferencias existentes
en los tamaños poblacionales, en sus tasas de
crecimiento poblacionales y en la susceptibilidad a ser capturadas en un arte de pesca. Para
evaluar el impacto relativo de las pesquerías es
posible utilizar aproximaciones como los Análisis de Riego Ecológicos (Hobday et al., 2011).
De acuerdo a la información disponible, es posible abordar análisis cualitativos (cuando existe
muy poco información), semi-cuantitativos o
cuantitativos para evaluar el efecto de la pesca en
distintas poblaciones. Los análisis cuantitativos
demandan mucha información y raramente son
aplicados. Dentro de todas estas aproximaciones, se puede realizar un Análisis de Productividad-Susceptibilidad (Hobday et al., 2011), el cuál
considera estimar en base a distintos factores
tanto la productividad de una población, como
su susceptibilidad a la captura en una pesquería
dada. Se grafica la productividad en función de
la susceptibilidad para todas las poblaciones y
luego puede estimarse el riesgo o vulnerabilidad
59
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 4
de cada una de ellas como su distancia al punto
de productividad = 1 y susceptibilidad = 0. Un
enfoque adicional para evaluar el impacto de la
captura incidental es estimar el Nivel Potencial
de Remoción Biológica (PBR: Potential Biological Removal Level en inglés) (Wade, 1998) y relacionarlo con las estimaciones de captura. El PBR
es un umbral del número de muertes adicionales
que una población puede sostener anualmente y
ha sido ampliamente aplicado en Procellariiformes (Dillingham & Fletcher, 2011).
Ambas aproximaciones fueron aplicadas en Uruguay para la pesca con palangre pelágico y permitieron estimar que los grandes albatros (Diomedea spp; principalmente el Albatros Errante),
y el Albatros Pico Amarillo serían las especies
más afectadas, a pesar de que las especies del primer grupo son capturadas anualmente en números relativamente bajos (Jiménez et al., 2012b).
Sin embargo, estas especies presentan tamaños
poblacionales muy pequeños (Tabla 3) y son
altamente susceptibles a la captura en palangre
(Jiménez et al., 2012a). La tabla 3 muestra los
valores de PBR estimados para las principales
especies capturadas en Uruguay. En base a estos
resultados, la aplicación de medidas de mitigación debe ser considerada de alta prioridad para
(1) la población de Islas Georgia del Sur (South
Georgia) del Albatros Errante, (2) la población
del Albatros de Tristán y las poblaciones (3) del
Albatros Real del Norte y (4) del Albatros Real
del Sur (ambas endémicas de Nueva Zelanda).
La población mencionada del Albatros Errante
es pequeña y se encuentra disminuyendo dramáticamente, mientras que el Albatros de Tristán
presenta una población pequeña endémica de
Gough y catalogada en Peligro Crítico (Tabla 2).
Un estudio reciente en palangreros uruguayos y
también extranjeros operando en Uruguay bajo
permiso de pesca experimental refuerza estos resultados (Jiménez et al., 2014). A su vez, los altos
niveles de mortalidad reportados para las dos especies de albatros reales confirman que las mismas también requieren especial atención. Otras
poblaciones que requieren prioridades de conservación son, en orden de importancia, la del
(5) Albatros Pico Amarillo (endémica del archi-
60
piélago de Tristán da Cunha y Gough), (6) la del
Petrel de Antifaz (endémica de un isla de Tristán
da Cunha), (7) la del Albatros Ceja Negra de Islas Malvinas (Falklands), (8) la del Albatros Ceja
Negra de Islas Georgia del Sur (South Georgia)
y (9) la del Petrel de Barba Blanca de Islas Georgia del Sur (South Georgia). En la sección 4.1.
se brinda información detallada del estado de
conservación y de su interacción con pesquerías
para todas las poblaciones aquí mencionadas.
Este orden de prioridad no considera el impacto adicional del arrastre de altura. Por lo tanto,
es posible que el mismo requiera ser modificado
una vez se obtengan estimaciones de las aves capturadas para esta pesquería. Sin embargo, para el
caso del Albatros Ceja Negra y del Petrel Barba
Blanca, aun sufriendo altos niveles de mortalidad en esta pesquería (en el orden de cientos a
1000 aves al año), debido a sus altos tamaños
poblacionales y valores de PBR, es posible que
sus poblaciones no suban en el ranking de prioridad. Sin embargo, la situación puede ser distinta
para el Albatros Pico Amarillo, cuya población
es relativamente pequeña. Esta especie ya ha sido
observada en alta abundancia y registrada interactuar con los cables de la red en esta pesquería
(DINARA datos sin publicar). De forma similar,
la mortalidad de pocos individuos de Albatros
Reales del Sur y del Norte podría ubicar a estas
poblaciones en situaciones más comprometidas.
Ambas especies tienen poblaciones muy pequeñas y se distribuyen ampliamente sobre el área de
operación de la pesquería.
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 4
CAPÍTULO 1
Tabla 3. Principales poblaciones de aves marinas asociadas a pesquerías industriales en Uruguay, tamaños poblacionales y
Nivel Potencial de Remoción Biológica (PBR; umbral del número de muertes adicionales que una población puede sostener
anualmente). Valores extraídos de Jiménez et al. (2012b). El estatus de conservación global y nacional según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) fue obtenido de BirdLife International (2014) y Azpiroz et al., (2012),
respectivamente.
UICN
Global
UICN
Nacional
Poblaciones (Islas o
Archipielagos)
Número de parejas anuales
PBR
Diomedea exulans
VU
EN
South Georgia
1420
20
Diomedea dabbenena
CR
-
Gough
1514
22
Diomedea epomophora
VU
NT
Campbell
7800
112
Diomedea sanfordi
EN
EN
Chatham
5800
83
Thalassarche steadi
NT
NT
Auckland Group
97089
2803
Thalassarche melanophrys
NT
LC
Islas Malvinas
399416
3844
South Georgia
74296
715
Thalassarche chlororhynchos
EN
EN
Tristan da Cunha
21700-35800
277
Gough
5300
51
Especies
Phoebetria fusca
EN
-
Tristan da Cunha,
Gough
7625-8750
-
Macronectes halli
LC
LC
South Georgia, otras
islas subantarticas
4310
-
Macronectes giganteus
LC
LC
Argentina (Gran Robredo, Observatorio,
Arce, de los Estados)
2831
-
South Georgia
5500
Procellaria aequinoctialis
VU
VU
South Georgia
889122
9385
Procellaria conspicillata
VU
LC
Tristan da Cunha
14400
152
Daption capensis
LC
LC
Antártida, varias islas
subantarticas
2000000
-
Fulmarus glacialoides
LC
LC
Antártida, varias islas
subantarticas
4000000
-
Puffinus gravis
LC
LC
Tristan da Cunha,
Gough
6000000
-
61
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 4
CAPÍTULO 1
4.1. ESPECIES DE ALTA PRIORIDAD PARA MITIGAR SU CAPTURA INCIDENTAL
Albatros Errante (Diomedea exulans)
Estado de conservación
El Albatros Errante (Diomedea exulans) reproduce en varias islas sub-antárticas, incluyendo
cuatro archipiélagos en el Océano Indico (Prince
Edward, Marion, Kerguelen y Crozet) y uno ubicado en el Atlántico sudoccidental (South Georgia). Sólo las aves pertenecientes a South Georgia
realizan un uso sustancial del Atlántico sudoccidental (Prince et al., 1998; Xavier et al., 2004). Las
poblaciones del Océano Indico han sufridos declives en el pasado, asociado principalmente a la
pesca con palangre, sin embargo, actualmente se
encuentran aumentado, estables o con tendencia
incierta (ACAP, 2009a). Sin embargo, la población de Islas Georgias del Sur (South Georgia),
ha estado disminuyendo continuamente por varias décadas debido, principalmente, a la pesca
con palangre. La situación se ha deteriorado, y la
tasa de disminución ha aumentado de forma importante desde fines de los 1990s (Poncet et al.,
2006). Su tamaño poblacional anual es de aproximadamente 1500 parejas (Poncet et al., 2006).
Como el resto de los grandes albatros, reproduce
cada dos años (bienal), criando un único pichón.
Reproducen por primera vez a una edad modal
de 12 años y son extremadamente longevos (viven varias décadas). Esta especie se encuentra
listada como Vulnerable según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza
(UICN). En Uruguay, la especie es considerada
en Peligro (Azpiroz et al., 2012). También se encuentra listada entre las aves prioritarias para la
conservación (Aldabe et al., 2013)
Distribución e interacción con pesquerías
Es una especie oceánica. La población de Islas
Georgias del Sur (South Georgia) se distribuye
desde el quiebre del talud hacia aguas profundas,
alcanzando una distribución norte hasta los 25°
S (Prince et al., 1998; Xavier et al., 2004). Durante la reproducción las aves de esta población
se distribuyen casi exclusivamente en el Atlántico sudoccidental, usando en menor medida la
península antártica y Pacífico sureste. Las aves
no reproductivas se distribuyen en el sur de los
océanos Atlántico, Indico y Pacífico (Prince et
al., 1998; Mackley et al., 2010). Esta especie interactúa con pesquerías de palangre pelágico
Albatros Errante (Diomedea exulans)
en regiones subtropicales y templadas del todos
los océanos del hemisferio Sur. En el Atlántico
sudoccidental, la interacción con la pesca de palangre afecta a la población de Islas Georgias del
Sur (South Georgia) de forma considerable, incluyendo aves reproductivas y parte de las no reproductivas. Posiblemente sea la población más
afectada en esta región por la pesca con palangre pelágico (Croxall and Prince, 1990; Jiménez
et al., 2012b, 2014). En Uruguay, este albatros es
afectado por la pesca con palangre pelágico, no
existiendo información sobre su interacción con
otras pesquerías. Si bien en el palangre pelágico
se encuentra asociada durante todo el año, la mayor abundancia e interacción ocurre entre mayo
y noviembre (Jiménez et al., 2008, 2011, 2014). El
pico de captura incidental ocurre entre setiembre y noviembre, principalmente hacia el final
del periodo de cría de pichones en South Georgia (Jiménez et al., 2008, 2014). Las aves capturadas son principalmente hembras adultas (Jiménez et al., 2008). Aunque los datos obtenidos aún
son preliminares, esta especie ha sido observada
con muy baja frecuencia asociada a la pesca de
arrastre de altura. También se ha registrado asociado a la pesca de palangre del fondo dirigido a
Merluza Negra, sobre el talud. No es posible diferenciar en el mar con precisión a esta especie del
Albatros de Tristán (Diomedea dabbenena), por
lo tanto durante los conteos desde los barcos de
pesca ambas especies deben ser agrupadas. Sin
embargo, los individuos capturados pueden ser
diferenciados a partir de un conjunto de medidas morfométricas (Cuthbert et al., 2003a).
63
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 4
Albatros de Tristán (Diomedea dabbenena)
Estado de conservación
El Albatros de Tristán (Diomedea dabbenena) es
una especie endémica de Isla Gough, Atlántico
Sur central. Su tamaño poblacional anual es de
1600 – 1800 parejas (Wanless et al., 2009; Cuthbert et al., 2014). Similar al resto de los grandes
albatros, presenta reproducción bienal, madurez
tardía y alta longevidad (Véase Albatros Errante). Esta población se encuentra disminuyendo.
Las principales causas de su declive son la interacción con pesquerías de palangre y la predación por parte de roedores en Gough (Wanless
et al., 2009; Cuthbert et al., 2014). La captura
incidental en palangre ha disminuido de forma
considerable la supervivencia de las aves adultas,
mientras que la predación sobre los pichones
afecta directamente sobre el éxito reproductivo,
con niveles actuales muy bajos de producción de
volantones (Wanless et al., 2009). Esta especie es
considerada Críticamente Amenazada según la
Unión Internacional para la Conservación de la
Naturaleza (UICN). En Uruguay, esta especie no
fue evaluada debido a que no existían registros
publicados para el país (Azpiroz et al., 2012). Sin
embargo, datos recientes sobre dos aves capturadas incidentalmente en barcos de palangre,
confirman su presencia dentro de aguas de Uruguay (Jiménez et al., 2014), como era esperado
de acuerdo a su distribución (véase abajo). Tampoco está en la lista de aves prioritarias para la
conservación en Uruguay (Aldabe et al., 2013).
Distribución e interacción con pesquerías
Durante la reproducción esta especie se distribuye en el Atlántico Sur, en aguas subtropicales
o próximas a la convergencia subtropical (Cuthbert et al., 2005). Las aves no reproductivas
también se distribuyen en la región subtropical
y aguas adyacentes, principalmente del Atlántico
sur, aunque también del Océano Indico (Reid et
al., 2013). Es una de las especies más pelágicas
que ocurren en el Atlántico sudoccidental, utilizando mayoritariamente aguas oceánicas internacionales, donde interactúa exclusivamente
con las pesquerías de palangre pelágico (Jiménez
et al., 2008, 2014). Debido a su pequeño tamaño
64
Albatros de Tristán (Diomedea dabbenena). Martin Abreu.
poblacional, la captura incidental de muy pocos
individuos al año puede generar un impacto negativo en su población. Se estima que es una de
las especies más afectadas por la captura incidental en palangre pelágico en la región (Jiménez
et al., 2012b). En Uruguay sólo interactúa con
la pesca de palangre pelágico, principalmente
cuando los barcos operan en aguas internacionales adyacentes al sur de Brasil, Uruguay o Norte de Argentina. En menor medida sobre aguas
uruguayas. La captura incidental ocurre entre julio y noviembre, acentuándose entre setiembre y
noviembre (Jiménez et al., 2014). Es posible que
eventualmente pueda aproximarse a otras pesquerías que operan próximo al talud (palangre
de fondo, y en menor medida arrastre de altura),
aunque no existe evidencia. La dificultad para
ser diferenciado en el mar del Albatros Errante
(véase Albatros Errante) ha limitado la información obtenida sobre la especie en pesquerías.
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 4
CAPÍTULO 1
Albatros Real del Norte (Diomedea sanfordi)
Estado de conservación
El Albatros Real del Norte (Diomedea sanfordi) reproduce únicamente en Nueva Zelanda.
La mayor parte de la población global (más del
99%) reproduce en el grupo de islas Chatham,
con aproximadamente 5.800 parejas anuales. En
Taiaroa Head reproducen aproximadamente 30
parejas al año (ACAP, 2009b). Similar al resto
de los grande albatros, presenta reproducción
bienal, madurez tardía y alta longevidad (Véase
Albatros Errante). La tendencia poblacional en
islas Chatham es desconocida, mientras que la
pequeña población de Taiaroa Head está aumentando (ACAP, 2009b). Esta especie sufre amenazas tanto en tierra como en el mar. Si bien las
colonias de las islas Chatham están libres de mamíferos predadores introducidos, la población
ha sufrido una gran disminución en la productividad desde 1985 debido a la degradación del
hábitat de reproducción causado por tormentas
severas. La pérdida de suelo y de materiales para
los nidos ha llevado a un empobrecimiento de
la calidad de los nidos y consecuentemente a la
perdida de huevos. Los sitios de reproducción
también han experimentado un aumento en la
temperatura, causando la muerte de adultos y
pichones y la perdida de huevos. Estas modificaciones del hábitat son, en gran medida, responsables del estatus amenazado de esta especie. En
base a la alta sobrevivencia de adultos y juveniles,
se estima que la mortalidad en pesquerías no es
una gran amenaza (ACAP, 2013b). Sin embargo,
recientemente fueron reportados altos niveles de
mortalidad en palangre pelágico en el Atlántico
sudoccidental (Jiménez et al., 2014). El Albatros
Real del Norte se encuentra globalmente listado
como en Peligro según la Unión Internacional
para la Conservación de la Naturaleza (UICN).
En Uruguay, también está listado en Peligro
(Azpiroz et al., 2012).
Distribución e interacción con pesquerías
El Albatros Real del Norte durante la reproducción se distribuye en Nueva Zelanda, sobre el
talud (Nicholls et al., 2002). Durante el periodo
no reproductivo las aves migran por el Océano
Pacífico hasta Sudamérica. Tanto aves jóvenes,
inmaduras como adultos no reproductores se
distribuyen ampliamente en la plataforma continental y talud, principalmente de Argentina,
Uruguay y Chile (Nicholls et al., 2002, 2005; Ro-
Albatros Real de Norte (Diomedea sanfordi)
bertson et al., 2003; Jiménez et al., 2009a, 2011,
2012a, 2014). A lo largo de su distribución, esta
especie ha sido registrada capturada incidentalmente en la pesca con palangre pelágico (Gales
et al., 1998; Jiménez et al., 2008, 2009a, 2014;
Brothers et al., 2010; Abraham and Thompson,
2011;) y de arrastre (Waugh et al., 2008). En Uruguay, los Albatros Reales del Norte se distribuyen
ampliamente sobre el talud y plataforma externa
donde interactúa con la pesca de palangre pelágico. La captura incidental ocurre entre abril y
noviembre, con un periodo de mayores capturas durante junio-agosto (Jiménez et al., 2014),
cuando alcanza la abundancia máxima en la
zona (Jiménez et al., 2011). Durante 2009 se registraron altos niveles de captura incidental en el
talud de Uruguay, disminuyendo de forma considerable en 2010 y 2011 (Jiménez et al., 2014).
Se ha estimado que la remoción de un número
mayor a 80 individuos al año podría causar un
declive poblacional (Dillingham and Fletcher,
2011; Jiménez et al., 2012b). Es importante considerar que este número, aunque conservativo,
considera todas las muertes por distintas causas a lo largo de la distribución de la población.
Es altamente probable que en algunos años este
umbral sea superado a causa de la mortalidad incidental acumulada en varias pesquerías del hemisferio Sur. Esta población, se encontraría entre
las más afectadas por la pesca de palangre pelágico en Uruguay. Debido a su pequeña población
global, baja productividad, alta susceptibilidad a
la captura incidental en palangre y a los antecedentes de altos niveles de mortalidad en palangre
pelágico en el país, esta especie requiere especial
atención. En Uruguay, el Albatros Real del Norte
también se asocia a la pesca con arrastre de fondo. Hasta el momento existe poca información
y no hay registro de mortalidad asociada a esta
pesquería. También fue registrado en asociación
con la pesca de palangre de fondo dirigida a
Merluza Negra, sobre el talud.
65
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 4
Albatros Real del Sur (Diomedea epomophora)
Estado de conservación
El Albatros Real del Sur (Diomedea epomophora) reproduce únicamente en Nueva Zelanda. El
99% de la población (7800 parejas anuales) reproduce en Islas Campbell, mientras que pocas
decenas de parejas reproducen en las Islas Auckland, la mayoría de ellas en Enderby (ACAP,
2009c). También hay registros de parejas híbridas formadas por Albatros Reales del Sur y del
Norte en Taiaroa Head (ACAP, 2009c). Similar
al resto de los grande albatros, presenta reproducción bienal, madurez tardía y alta longevidad
(Véase Albatros Errante). Se estima que la población de Campbell se ha recuperado tras una
reducción importante debida a asentamientos
humanos y mamíferos introducidos (gatos y ratas). Actualmente no hay actividades agrícolas,
ganado ni mamíferos introducidos. La población
se encontraría estable. A pesar de existir registros de captura incidental en varias pesquerías
(veáse sección Distribución e interacción con pesquerías), la información existente sugiere capturas de muy pocos individuos (ACAP, 2009c). Sin
embargo, se reportaron recientemente altos niveles de captura incidental en palangre pelágico
para aguas de Uruguay (Jiménez et al., 2014). La
especie se encuentra globalmente listada como
Vulnerable según UICN. En Uruguay es considerada Casi Amenazada (Azpiroz et al., 2012)
y se encuentra listada entre las aves prioritarias
para la conservación (Aldabe et al., 2013).
Distribución e interacción con pesquerías
El Albatros Real del Sur se distribuye en aguas
sub-antárticas y en regiones subtropicales, principalmente asociado a aguas frías (6-20°C), siendo poco frecuente en aguas antárticas (Brooke,
2004). Durante la reproducción, se distribuye en
Nueva Zelanda, usando en mayor proporción el
quiebre del talud y talud (200 a 1500 m de profundidad), y menor medida la plataforma (14%)
y las aguas oceánicas (5%) (Waugh et al., 2002).
Fuera de la reproducción, presenta una distribución circumpolar, utilizando las aguas del sur de
los océanos Pacífico, Atlántico e índico (Brooke,
2004; Moore and Bettany, 2005; Robertson et al.,
66
Albatros Real del Sur (Diomedea epomophora)
2003). La principal zona de invernada de la especie se encuentra en la región Sur de Sudamérica,
tanto en la costa del Océano Pacífico, como la del
Océano Atlántico. Debido a la gran extensión de
la plataforma continental del Atlántico sudoccidental, es posible que la mayoría de las aves se
encuentren en Argentina y Uruguay. Se ha reportado mortalidad incidental en pesquerías de
palangre y arrastre a lo largo de su distribución
(Bartle, 1991; Waugh et al., 2008; Petersen et al.,
2009; Abraham and Thompson, 2011; Favero et
al., 2003, 2011; Jiménez et al., 2014). La mayoría
de los trabajos reportan la captura de muy pocos
individuos, aunque se reconoce la incertidumbre
debida al porcentaje de esfuerzo pesquero observado (ACAP 2003c). En Nueva Zelanda, para
las pesquerías de palangre y arrastre se reportó
un total de 14 aves capturadas entre 1998 y 2004
(Waugh et al., 2008). En Chile, 3 Albatros Reales
del Sur fueron registrados capturados en palangre pelágico durante 2005-2010 (Azócar et al.,
2011). En el Atlántico sudoccidental, esta especie
se asocia a barcos que operan en el talud y aguas
adyacentes, principalmente a la pesca con palangre pelágico (Jiménez et al., 2009a, 2011, 2012a),
palangre de fondo (Favero et al., 2003) y arrastre
de fondo (Favero et al., 2011). En el talud y plataforma externa de Uruguay, la abundancia del
Albatros Real del Sur asociada a barcos palangreros (Jiménez et al., 2011, 2014) y arrastreros
(S. Jiménez obs. pers.) presenta un pico máximo
entre junio y agosto. Existe información de captura incidental de albatros reales en palangre de
fondo en Argentina. Estos albatros representaron el 1.4% (13 albatros) de las 901 aves marinas
capturadas registradas por observadores a bordo
durante 1999-2001 (Favero et al., 2003). Poste-
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 4
rior, al mencionado estudio no se registró la captura de ningún Albatros Real del Sur, a pesar de
que fueron analizados 159 millones de anzuelos
en esta pesca (Favero et al., 2013). Recientemente, fue reportado por primera vez altos niveles de
mortalidad incidental de ambas especies de albatros reales en palangre pelágico, principalmente
sobre el talud de Uruguay. De 193 grandes albatros Diomedea spp. capturados en 5.9 millones
de anzuelos observados durante 2004-2011, 68
fueron reales del Norte y 46 reales del Sur. A su
vez, de 33 albatros que no fueron identificados a
nivel de especies, al menos 23 de ellos era albatros reales (Jiménez et al., 2014). El esfuerzo observado incluye una baja proporción del esfuerzo total que es desplegado por una cantidad de
CAPÍTULO 1
flotas en la región (Jiménez et al., 2012b, 2014),
aunque la mayoría del mismo ocurre en aguas
internacionales adyacentes, donde la abundancia
de la especie es mucho menor a la observada en
la plataforma externa y talud. A pesar de la gran
relevancia de la pesca de arrastre de altura en
Argentina y Uruguay, se conoce muy poco sobre su efecto en esta especie. Sin embargo, se ha
reportado su mortalidad (Favero et al., 2011). Se
ha estimado que cualquier fuente de mortalidad
que se aproxime a ca. 120 individuos podría resultar en un declive poblacional (Dillingham and
Fletcher, 2011; Jiménez et al., 2012b). Este nivel
de mortalidad es plausible de alcanzar en algunos años, considerando la contribución de todas
las pesquerías a lo largo de su distribución.
Albatros Pico Amarillo (Thalassarche chlororhynchos)
Estado de conservación
El Albatros Pico Amarillo (Thalassarche chlororhynchos) es una especie endémica de los archipiélagos de Tristán da Cunha y de Gough, Atlántico Sur central. En el primer archipiélago, la
mayoría de los albatros reproducen en la isla de
Tristán da Cunha, aunque existen grandes incertidumbres con respecto al tamaño poblacional.
Aunque fue estimado en 16000 – 30000 parejas
en 1974, se cree que ha disminuido considerablemente (BirdLife Internation, 2015). A su vez,
unas 4000 y 1100 parejas reproducen en las islas Nightingale e Inaccessible, respectivamente.
También reproducen en las islas de Middle (40
parejas) y Stoltenhoff (210 parejas) (Ryan et al.,
2011). En Gough la población fue estimada en
5300 parejas (Cuthbert et al., 2014). Estos albatros reproducen anualmente, arribando a las colonias a fines de Agosto – inicio de Septiembre,
los huevos son puestos en Setiembre, eclosionan
entre fines de Noviembre y Diciembre y los pichones se emancipan en Abril (ACAP, 2009d).
Las tendencias poblacionales en Tristán da Cunha y Gough han sido estimadas a partir de dos
pequeñas colonias monitoreadas desde inicio de
1980´s (Cuthbert et al., 2003b). Los dos sitios
disminuyeron a una tasa de 1.2 y 1.1 % al año,
respectivamente, aunque estas disminuciones no
fueron estadísticamente significativas (Cuthbert
Albatros Pico Amarillo (Thalassarche chlororhynchos)
et al., 2003b). A su vez, los resultados de modelos poblacionales predijeron una disminución
de 1.5-2.6% y de 5.5-6.7% en Gough y Tristán da
Cunha, respectivamente. Datos de censos subsecuentes en Gough sugieren una disminución,
aunque la misma tampoco es estadísticamente
significativa (Cuthbert et al., 2014).
En 30 años, la pequeña colonia monitoreada
indica un periodo de disminución entre 1982
y 1994, seguido por un periodo de incremento
hasta 2007 y luego una disminución pronunciada hasta 2011 (Cuthbert et al., 2014). La especie
se encuentra globalmente amenazada en la categoría en Peligro según UICN en base a que se
considera que está disminuyendo su población
global. Si bien no existe evidencia definitiva de
que esta especie se encuentra disminuyendo en
Gough, esta población representa una pequeña
proporción del tamaño poblacional global. Por
67
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 4
lo tanto, es necesaria mayor información de Tristán da Cunha para alterar su estatus de conservación global. En Uruguay también es considerada
en Peligro (Azpiroz et al., 2012) y se encuentra
listada entre las aves prioritarias para la conservación (Aldabe et al., 2013).
Distribución e interacción con pesquerías
Los Albatros de Pico Amarillo se distribuyen
ampliamente en el Océano Atlántico, esencialmente en aguas tropicales y subtropicales (desde
los 25 a los 50° S), ocurriendo tanto en la costa de
Sudamérica como en la del sur de África. En el
Atlántico sudoccidental, la especie se mantiene
primariamente al margen Norte de la Convergencia subtropical y es posible observarla durante todo el año (Olmos, 2002; Jiménez et al.,
2011). Es muy abundante en aguas de Brasil, de
Uruguay y aguas internacionales adyacentes. La
mayor abundancia y frecuencia de ocurrencia
asociada a barcos palangreros pelágicos en Brasil y aguas adyacentes ocurren en el periodo junio-noviembre (Bugoni et al., 2008a), mientras
que en Uruguay se da desde octubre hasta junio
(Jiménez et al., 2011) (Véase Fig. A). Esta variación espacio-temporal responde en gran medida
a la dinámica de la Confluencia Brazil-Malvinas
(Jiménez et al., 2011). En palangre de fondo, datos preliminares muestran que la especie se asocia a esta pesquería (Fig. B). La captura incidental de aves marinas en general en esta pesca es
prácticamente nula en Uruguay, y tampoco hay
registros de captura de Albatros de Pico Amarillo en la última década en Argentina (Favero et
al., 2013).
Existe poca información sobre su asociación con
la pesca de arrastre de fondo dirigido a Merluza
común, la cual se desarrolla sobre la plataforma
continental de Uruguay y Argentina. En Argentina la mayor parte de la plataforma de Argentina la abundancia es baja (Favero et al., 2011) y
presumiblemente la mayor asociación ocurra en
aguas al norte (Véase Fig. C).
En Uruguay, información reciente muestra que
esta especie se asocia en grandes números a la
pesca de arrastre de fondo (Fig. C) y también se
registró la mortalidad asociada a los cables de
la red (DINARA sin publicar). A pesar de esto,
68
Distribución del Albatros de Pico Amarillo asociada a barcos pesqueros uruguayos en la Zona Económica Exclusiva
(ZEE) de Uruguay y en la Zona Común de Pesca Argentino-Uruguaya (ZCPAU): A. Palangre pelágico, 20 viajes de
pesca (2005-2008). B. Palangre de fondo, 3 viaje de pesca
(2013-2015). C. Arrastre de fondo, 5 viajes de pesca (20072014).
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 4
poco se conoce sobre el impacto de esta pesca
en la especie. La mayor información de captura
incidental en la región proviene de la pesca con
palangre pelágico. El Albatros de Pico Amarillo es una de las especies más capturadas, luego
del Albatros de Ceja Negra (Bugoni et al., 2008a;
Jiménez et al., 2010). Las mayores capturas de la
especie han sido reportadas en aguas al Norte
de Uruguay, tanto en Brasil como en aguas internacionales. En éstas últimas, la especie podría
sufrir altos niveles de mortalidad en varias flotas que capturan pez espada, atunes y tiburones.
Para la flota uruguaya entre 2004 y 2007 se estimó la captura de cerca de 240 de estos albatros.
La mayoría de las capturas observadas ocurrieron en aguas internacionales al norte de los
29° S y a fines de invierno (Jiménez et al., 2010).
Debido a su pequeño tamaño poblacional, su
baja productividad y a su alta susceptibilidad a
la captura incidental (Jiménez et al., 2012a, b), es
posible que sea una de las especies más afectada
CAPÍTULO 1
por la pesca con palangre pelágico en el Atlántico sudoccidental, junto con los grandes albatros (Jiménez et al., 2012b). Cualquier fuente de
mortalidad que se aproxime a ca. 330 individuos
anuales podría resultar en un declive poblacional
(Jiménez et al., 2012b). Este nivel de mortalidad
es plausible de alcanzarse si se considera la contribución de todas las pesquerías a lo largo de su
distribución. En 2006, sólo para barcos uruguayos se estimó la captura incidental de 110 Albatros Pico Amarillo (Jiménez et al., 2010). Para la
flota brasilera, una extrapolación realizada para
1998, sugirió una captura media de 690 de estos
albatros (Olmos et al., 2001). Por lo menos unas
12 flotas adicionales han operado al Sur de los
25°S en el Atlántico sudoccidental en las últimas
décadas, incluyendo China-Taipei, España, Japón y Portugal (Jiménez et al. sin publicar). Sin
embargo, para la gran mayoría no existe información sobre captura incidental de aves marinas
en general.
Aves marinas (en su mayoría Albatros Pico Amarillo) asociadas a la pesca de arrastre de fondo dirigida a Merluza Común en Uruguay.
69
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 4
Petrel de Antifaz (Procellaria conspicillata)
Estado de conservación
El Petrel de Antifaz (Procellaria conspicillata)
reproduce únicamente en la Isla Inaccessible del
archipiélago de Tristán da Cunha, ubicada en el
Océano Atlántico Sur central. La colonia fue descubierta en los 1920’s, aunque es probable que
existiera desde mucho antes (Rowan et al., 1951)
y se estima que sufrió una reducción a causa de
la predación por el Jabalí (Sus scrofa) que la llevó
casi hasta la extinción (Ryan, 1998). Reproduce
en cuevas subterráneas o madrigueras (de aquí
en más referidas como nidos). Existe evidencia
que la población ha aumentado desde los 1930’s.
Escasos nidos fueron observados en 1938 y posiblemente más de una centena en 1949-1950
(Rowan et al., 1951; Ryan, 1998). Entre 1982 y
1983 la población fue estimada en aproximadamente 1000 parejas (Fraser et al., 1988). En
1999 fueron estimados 5900 nidos y entre 3800
y 4600 nidos ocupados (Ryan, 2000). Incluyendo
factores de corrección para la potencial subestimación en los conteos, el número total de nidos
sería de 6960-7650, y los ocupados 5900-6970
nidos (Ryan et al., 2006). En 2004, estos valores
se incrementaron a 10560-11090 y 8540-10090,
respectivamente (Ryan et al., 2006). Esto significó un aumento mayor al 44% en el número de
nidos ocupados y de 45-51% del número total
de nidos en un periodo de 5 años. La población
ha continuado aumentando y en 2009 fueron
contados 13765 nidos, estimándose un total de
15050-15800 nidos totales y 12800-14400 nidos
ocupados (Ryan and Ronconi, 2011). Por lo tanto, desde que existe información la población se
ha estado recuperando a una tasa de aumento de
7% al año.
Actualmente, la principal amenaza es la captura incidental en palangre pelágico, sin embargo,
esta especie es capturada en bajos números en el
Atlántico sudoccidental (Bugoni et al., 2008a; Jiménez et al., 2012b). Previamente considerada a
nivel global como en Peligro Crítico, la especie
fue cambiada a una categoría menor de amenaza: Vulnerable. En ausencia de amenazas importantes en Uruguay, la especie no es considerada amenazada a nivel nacional (Azpiroz et al.,
2012). Se encuentra dentro de las especies prioritarias para la conservación (Aldabe et al., 2013).
70
Petrel de Antifaz (Procellaria conspicillata)
Distribución e interacción con pesquerías
El Petrel de Antifaz se distribuye en el Océano
Atlántico, principalmente al norte de la convergencia subtropical. El rango de distribución
principal se encuentra entre los 25° y 40°S, aunque los límites Norte y Sur son un poco más
amplios (Bugoni et al., 2009; Reid et al., 2014).
La especie utiliza las aguas tropicales y subtropicales del Atlántico sudoccidental al Sur de los
24°, siendo muy abundante en Brasil y Uruguay
(Bugoni et al., 2009; Jiménez et al., 2009a, 2011;
Reid et al., 2014). En términos generales, en esta
región el Petrel de Antifaz se mantiene al Norte
del Confluencia Brazil-Malvinas, sobre agua cálidas y oligotróficas (Bugoni et al., 2009; Reid et
al., 2014), por lo que durante los meses de octubre a mayo es más abundante en aguas de Uruguay y Norte de Argentina (Jiménez et al., 2009a,
2011; Reid et al., 2014). Algunos individuos aislados pueden alcanzar aguas más al Sur durante
el verano (Savigny, 2002; White et al., 2002). La
especie se asocia a varias pesquerías en esta región. Es una de las especies más abundantes asociada a la pesca con palangre pelágico en Brasil
y Uruguay (Bugoni et al., 2008a; Jiménez et al.,
2011). En Brasil su abundancia en la proximidad
de los palangreros pelágicos es mayor durante
Junio-Noviembre (Bugoni et al., 2008a), mientras que en Uruguay es más abundante entre
Octubre– Junio, aunque la mayor cantidad de
individuos asociados a esta pesca se observan en
Diciembre-Abril (Jiménez et al., 2011). En estos
meses, este petrel domina en el ensamble de aves
asociado a los palangreros pelágicos. Esta asociación ocurre sobre todo el talud y aguas profundas de Uruguay (Fig. A.).
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 4
CAPÍTULO 1
Las tasas de captura incidental del Petrel de Antifaz en barcos palangreros pelágicos de Uruguay y
Brasil son bajas (Bugoni et al., 2008a; Jiménez et
al., 2010, 2012b). Es una de las principales especies que ataca los anzuelos encarnados durante el
calado del palangre, sin embargo, pocos individuos resultan capturados (Jiménez et al., 2012a).
A pesar de esto, las bajas capturas en estas flotas
no deberían despreciarse, ya que pueden contribuir a una problema mayor considerando el
potencial efecto combinado de todas las flotas
de palangre pelágico que operan en la región
(incluyendo aguas internacionales adyacentes a
Uruguay y el Sur de Brasil), junto con otras pesquerías (véase abajo).
También se ha reportado interacción con la pesca con palangre de fondo en Brasil, donde fue la
principal especie asociada a los barcos y se reportó captura incidental (Olmos, 1997; Olmos et
al., 2001). Resultados preliminares muestran que
este petrel que se asocia con barcos de palangre
de fondo en Uruguay, principalmente sobre el talud, en la Zona Común de Pesca Argentino-Uruguaya (ZCPAU) (Fig. B). En esta pesca la captura incidental de aves es nula (Véase ANEXO 3,
sección 3.2.).
En Brasil el Petrel de Antifaz también es capturado incidentalmente en la pesca de atunes
con línea de mano y de “trolling” (Bugoni et
al., 2008b). Existe poca información sobre la
interacción del Petrel de Antifaz y la pesca de
arrastre de fondo en la región, sin embargo resultados preliminares muestran que esta especie
se asocia a los arrastreros de altura en la Zona
Económica Exclusiva de Uruguay y en la ZCPAU
(Fig. C), por lo menos durante el verano-otoño
(DINARA, sin publicar). Hasta el momento no
se ha observado interacción de la especie con los
cables de la red ni captura incidental en la red
(DINARA, sin publicar).
Distribución de Petreles de Antifaz asociada a barcos pesqueros uruguayos en la Zona Económica Exclusiva (ZEE)
de Uruguay y en la Zona Común de Pesca Argentino-Uruguaya (ZCPAU): A. Palangre pelágico, 20 viajes de pesca
(2005-2008). B. Palangre de fondo, 3 viaje de pesca (20132015). C. Arrastre de fondo, 5 viajes de pesca (2007-2014).
Petreles de Antifaz alimentándose en asociación a un barco palangrero pelágico sobre el talud de Uruguay.
71
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 4
Albatros Ceja Negra(Thalassarche melanophris)
Estado de conservación
El Albatros Ceja Negra (Thalassarche melanophris) reproduce en varias islas sub-antárticas,
en el Océano Atlántico: Islas Malvinas (Falkland
Islands) e Islas Georgias del Sur (South Georgia);
en el Índico: Crozet, Kerguelen, Heard y McDonald; y en el Pacífico: Macquarie, Antipodes,
Campbell, Diego Ramirez, Evangelistas, Diego
de Almagro e Ildefonso (ACAP, 2010). Las poblaciones de Islas Malvinas (Falkland Islands) e
Islas Georgias del Sur (South Georgia), usan el
Atlántico sudoccidental, por lo que son abordadas aquí. Reproduce anualmente; retornan a
las colonias a fines de Setiembre, los huevos son
puestos en fines de Octubre – inicios de Noviembre. Los pichones eclosionan en fines de Diciembre – inicios de Enero y vuelan en Abril – Mayo
(ACAP, 2010). La población de Islas Malvinas
(Falkland Islands) es la más grande del mundo
(70% de la población global), con unas 475500535000 parejas anuales (Wolfaardt, 2012). Durante 1995-2005, esta población disminuyó a
una tasa estimada de 1% al año (Huin and Reid,
2007). Sin embargo, actualmente se encuentra
aumentando a una tasa anual de 4% (Catry et
al., 2011; Wolfaardt, 2012). En Georgias del Sur
(South Georgia) reproducen 74296 parejas al
año (12.4% de la población global; ACAP 2010).
Bird Island, la colonia mejor estudiada del archipiélago (representa el 11% de esta población)
está disminuyendo de forma importante. Entre
1989-1990 y 2003-2004, disminuyó de 14695 a
8264 parejas, es decir, 4% al año (Poncet et al.,
2006). Esta especie se encontraba globalmente en
Peligro, debido a los rápidos declives que estaba
experimentando. Sin embargo, con el continuo e
importante aumento en la principal población,
y en otras colonias, la especie fue recientemente
reclasificada como Casi Amenazada. Aunque se
reconoce que debería reclasificarse como Preocupación Menor, debido a la incertidumbre
en la tendencia de algunas de sus poblaciones,
junto con los altos niveles de mortalidad incidental existentes en las pesquerías de palangre y
arrastre en el hemisferio Sur, se requiere tomar
cierta precaución hasta que exista más información disponible (BirdLife International, 2015).
En Uruguay está catalogada como Preocupación Menor (Azpiroz et al., 2012). También se
72
Albatros Ceja Negra (Thalassarche melanophris)
encuentra entre las especies prioritarias para la
Conservación (Aldabe et al., 2013).
Distribución e interacción con pesquerías
El Albatros Ceja Negra, la especie de albatros
más abundante del mundo, presenta una distribución circumpolar, desde aguas subtropicales a
polares del hemisferio Sur (ACAP, 2010). Habita principalmente las plataformas continentales,
sin embargo también se distribuye en aguas profundas (Phillips et al., 2005; Copello et al., 2013,
2014; Robertson et al., 2014). Gran parte de los
albatros de esta especie que se distribuyen en el
Atlántico sudoccidental son de Islas Malvinas
(Falkland Islands) y en menor proporción de
Islas Georgias del Sur (South Georgia) (Tickell,
1967; Phillips et al., 2005; Prince et al., 1998; Catry et al., 2013). Fuera del periodo reproductivo
las aves de la primera población permanecen en
esta región (Grémillet et al., 2000), mientras que
las aves de Islas Georgias del Sur (South Georgia)
migran principalmente a la plataforma continental de Sudáfrica y la Corriente de Benguela, aunque una pequeña proporciones de las mismas
usan la plataforma del Atlántico sudoccidental
(Phillips et al., 2005). Esta especie interactúa con
una gran cantidad de pesquerías a lo largo de su
distribución. Históricamente ha sido la especie
de albatros más capturada en las pesquerías de
palangre y arrastre, particularmente en el Atlántico sudoccidental (González-Zevallos et al.,
2007; Bugoni et al., 2008a; Jiménez et al., 2009b,
2010; Favero et al., 2011, 2013). En esta región es
la especie de albatros más abundante asociada a
todas las pesquerías, incluyendo palangre pelágico (Bugoni et al., 2008a; Jiménez et al., 2011),
palangre de fondo (Gandini & Seco Pon, 2007,
DINARA, sin publicar) y arrastre (Favero et al.,
2011; González-Zevallos and Yorio, 2011).
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 4
CAPÍTULO 1
En Uruguay se asocia a palangreros pelágicos en
toda la región del talud y aguas profundas (Jiménez et al., 2011) (Fig. A). Sobre el talud, su abundancia en esta pesquería aumenta a partir de
Mayo, siendo muy abundante durante todo el invierno. Para el periodo 2004-2007, se estimó que
1683 Albatros de Ceja Negra fueron capturados
incidentalmente en esta pesquería, aunque esto
incluye una amplia región del Atlántico sudoccidental, incluyendo el talud y aguas profundas
de Uruguay y aguas internacionales adyacentes
al Sur de Brasil, Uruguay y Norte de Argentina
(Jiménez et al., 2010). Es una de las especies más
abundantes en la pesca de palangre de fondo dirigida a Merluza Negra (Fig. B) y en arrastre de
altura (Fig. C). En esta última pesquería, puede
alcanzar abundancia de varios cientos hasta más
de 1500 aves (Véase Anexo 3; DINARA sin publicar). La captura de aves marinas es prácticamente nula en palangre de fondo (Véase Anexo
3, sección 3.2.); sin embargo, datos preliminares
muestran que es la principal especie que resulta
muerta en los cables de la red en arrastre de fondo (DINARA, sin publicar).
Distribución de Albatros Ceja Negra asociada a barcos
pesqueros uruguayos en la Zona Económica Exclusiva
(ZEE) de Uruguay y en la Zona Común de Pesca Argentino-Uruguaya (ZCPAU): A. Palangre pelágico, 20 viajes de
pesca (2005-2008). B. Palangre de fondo, 3 viaje de pesca
(2013-2015). C. Arrastre de fondo, 5 viajes de pesca (20072014).
Albatros Ceja Negra junto con Petreles Damero (Daption capense)
alimentándose en la pesca con palangre pelágico en Uruguay.
73
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 4
Petrel de Barba Blanca (Procellaria aequinoctialis)
Estado de conservación
El Petrel de Barba Blanca (Procellaria aequinoctialis) reproduce en varias islas sub-antárticas,
las cuáles se encuentran en el Océano Pacífico en
Nueva Zelanda (Antipodes, Auckland y Campbell), en el Océano Indico (Crozet, Kerguelen y
Prince Edward) y en el Atlántico sudoccidental
(Georgias del Sur/South Georgia y Malvinas/
Falkland) (ACAP, 2009e).
La población más grande de la especie, con aproximadamente 900000 parejas estimadas, reproduce en Islas Georgias del Sur (South Georgia)
(Martin et al., 2009). Esta población se distribuye
ampliamente en el Atlántico sudoccidental (Phillips et al., 2006), incluyendo aguas de Uruguay.
La población de Islas Malvinas (Falkland Island)
es de apenas pocas decenas de parejas (Reid et al.,
2007), por lo que se estima que las pocas aves de
esta población que llegarían a Uruguay constituirían un número despreciable. De este modo, todas
las aves que llegan a Uruguay provienen virtualmente de Islas Georgias del Sur (South Georgia).
Esta especie reproduce en cuevas subterráneas
o madrigueras. Basado en una comparación de
la distribución y densidad nidos ocupados entre 1981 y 1999, se estimó que éstos disminuyeron en un 28% (Berrow et al., 2000a). Se estima
que la población se encuentra disminuyendo.
La principal causa sería la captura incidental
en pesquerías, principalmente las de palangre
y posiblemente en menor medida las de arrastre (ACAP, 2009e). Se sugiere que la mortalidad
anual en esta población a causa de pesquerías
podría ser de decenas de miles a pocas centenas
de miles de aves (Martin et al., 2009).
La especie se encuentra globalmente amenazada en
la categoría Vulnerable según UICN en base a que
se considera que su población global está disminuyendo. Si bien, debe advertirse que existe escasa información histórica que permita estimaciones precisas del número de parejas. En Uruguay también
es considerada Vulnerable (Azpiroz et al., 2012) y
se encuentra listada entre las aves prioritarias para
la conservación (Aldabe et al., 2013).
Distribución e interacción con pesquerías
La especie se distribuye ampliamente por los
océanos del hemisferio Sur. La población de Islas
Georgias del Sur (South Georgia) se distribuye en
74
Petrel Barba Blanca (Procellaria aequinoctialis)
el Atlántico sudoccidental. Las aves arriban a las
colonias a mediados de Septiembre. Las aves reproductoras establecidas regresan en promedio a
mediados de octubre y dos semanas aproximadamente más tarde emprenden un viaje denominado “éxodo de pre-postura” que dura 2-3 semanas
(Phillips et al., 2006). Los huevos son puestos entre mediados de octubre y mediados de noviembre. Cada pareja incuba un único huevo por aproximadamente 60 días y el pichón es alimentado
hasta su emancipación, lo que lleva aproximadamente 3 meses (ACAP 2009e). Sus principales
zonas de alimentación cambian durante las etapas
de la reproducción (Berrow et al., 2000b; Phillips
et al., 2006). En el éxodo de pre-postura, 8 aves
que fueron monitoreadas con geo-localizadores
se distribuyeron en la plataforma argentina, en su
mayoría en la plataforma externa y talud (al Sur
de los 40°S de latitud aproximadamente), alcanzando alguna de ellas regiones costeras (Phillips
et al., 2006). Durante la incubación, la mayoría
de las aves monitoreadas con geo-localizadores
(9 viajes de 4 aves) y transmisores satelitales (4
aves) se distribuyeron sobre la plataforma argentina, principalmente al Sur de Península Valdéz,
a menudo alcanzando regiones costeras. Dos aves
se distribuyeron más hacia el norte, una de ellas
alcanzado aguas de Uruguay (Río de la Plata y
plataforma continental) (Phillips et al., 2006). En
cambio, 17 aves reproductoras monitoreadas con
transmisores satelitales durante la cría de pichones se distribuyeron predominantemente sobre la
plataforma y talud de Islas Georgias del Sur (South Georgia) y al sur de las islas South Orkney, con
sólo dos aves viajando a la plataforma Argentina
(Phillips et al., 2006). Las aves no reproductivas
se distribuyen en la plataforma del Atlántico sudoccidental, desde el Sur de Brasil hasta Tierra de
Fuego. La principal zona de invernada (área de
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 4
CAPÍTULO 1
mayor densidad de aves monitoreadas con geo-localizadores) se ubicó al este del Río de la Plata, incluyendo Norte de Argentina, Uruguay y Sur de
Brasil (Phillips et al., 2006). Esto coincide con la
abundancia observada de la especie en aguas de
Uruguay. Este petrel ha sido registrado asociado
a barcos palangreros durante todo el año, sin embargo, su mayor abundancia se da entre Mayo y
Septiembre (Información suplementaria en Jiménez et al., 2011).
Algunos estudios sugieren que es la especie de
ave marina más capturada en pesquerías en el
hemisferio Sur, principalmente en las de palangre
(Martin et al., 2009; Robertson et al., 2006). Esto
se debe a que es un petrel muy ágil, activo tanto durante el día como la noche (Weimerskirch
et al., 1999), y con una gran capacidad de buceo
(Huin, 1994; Rollinson et al., 2014). Esto último
le permite acceder fácilmente a las carnadas en
palangre. Las principales pesquerías que capturan
incidentalmente esta especie son las que operan
con palangre pelágico, palangre de fondo y arrastre (Bugoni et al., 2008a; Petersen et al., 2009;
Delord et al., 2010; Jiménez et al., 2010; Maree et
al., 2014;). En el Atlántico sudoccidental, el Petrel
de Barba Blanca ha sido capturado en todas estas pesquerías (Vaske, 1991; Favero et al., 2003,
2013; Gandini and Frere, 2006; Gómez Laich and
Favero, 2007; Bugoni et al., 2008a; Jiménez et al.,
2009b, 2010). En arrastre, la información es más
insipiente. Si bien esta especie alcanza un abundancia considerable en las proximidades de los
barcos arrastreros e interactúa con el arte de pesca en Argentina (González-Zevallos and Yorio,
2006; Favero et al., 2011) y Uruguay (DINARA
sin publicar), existe muy poca información sobre
su mortalidad. En Uruguay la especie se asocia a
palangreros pelágico en todo el talud y en aguas
profundas (Jiménez et al., 2011) (Fig. A). Para el
periodo 2004-2007, se estimó que 239 Petreles
Barba Blanca fueron capturados incidentalmente
en esta pesquería, aunque esto incluye una amplia
región del Atlántico sudoccidental, incluyendo el
talud y aguas profundas de Uruguay y aguas internacionales adyacentes al Sur de Brasil, Uruguay y
Norte de Argentina (Jiménez et al., 2010). Es una
de las especies más abundantes en la pesca de palangre de fondo dirigida a Merluza Negra (Fig.
B) y en arrastre de altura (Fig. C) (DINARA sin
publicar). La captura de aves marinas es prácticamente nula en palangre de fondo (Véase Anexo
3, sección 3.2.). En arrastre de fondo se registró la
captura de esta especie en la red de pesca (DINARA sin publicar).
Distribución de Petreles de Barba Blanca asociada a barcos pesqueros uruguayos en la Zona Económica Exclusiva
(ZEE) de Uruguay y en la Zona Común de Pesca Argentino-Uruguaya (ZCPAU): A. Palangre pelágico, 20 viajes de
pesca (2005-2008). B. Palangre de fondo, 3 viaje de pesca
(2013-2015). C. Arrastre de fondo, 5 viajes de pesca (20072014).
75
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 4
Referencias
Agreement on the Conservation of Albatrosses and Petrels. 2009a. ACAP Species assessment: Wandering Albatross
Diomedea exulans. <http://www.acap.aq> (último acceso, 14
Octubre 2014).
Agreement on the Conservation of Albatrosses and
Petrels. 2009b. ACAP Species assessment: Northern Royal
Albatross Diomedea sanfordi. <http://www.acap.aq> (último
acceso, 14 Octubre 2014).
Agreement on the Conservation of Albatrosses and Petrels. 2009c. ACAP Species assessment: Southern Royal Albatross Diomedea epomophora. <http://www.acap.aq> (último
acceso, 14 Octubre 2014).
Agreement on the Conservation of Albatrosses and Petrels. 2009d. ACAP Species assessment: Atlantic Yellow-nosed Albatross Thalassarche chlororhynchos. <http://www.
acap.aq> (último acceso, 14 Octubre 2014).
Agreement on the Conservation of Albatrosses and Petrels. 2009e. ACAP Species assessment: White-chinned Petrel
Procellaria aequinoctialis. <http://www.acap.aq> (último acceso, 14 Octubre 2014).
Agreement on the Conservation of Albatrosses and Petrels. 2010. ACAP Species assessment: Black-browed Albatross Thalassarche melanophris. <http://www.acap.aq> (último acceso, 14 Octubre 2014).
Abente, J., Stagi, A. & Vazquez, R. 2010. Primer registro
en Uruguay del género Anous. Achará Digital 1: 7.
Abraham, E.R. & Thompson, F.N., 2011. Summary of
the capture of seabirds, marine mammals, and turtles in New
Zealand commercial fisheries, 1998–99 to 2008–09, In New
Zealand Aquatic Environment and Biodiversity Report No.
80. Ministry of Fisheries, Wellington.
Abreu , M. 2015. Primer registro de la gaviota de
Franklin Leucophaeus pipixcan (Wagler, 1831) (Aves: Laridae) en Uruguay. Boletin de la Sociedad Zoologica del Uruguay 24: 22-27.
Aldabe, J., Arballo, E., Caballero-Sadi, D., Claramunt, S.,
Cravino, J. & Rocca, P. 2013. Aves. En: Especies prioritarias
para la conservación en Uruguay. Vertebrados, moluscos
continentales y plantas vasculares. eds A. Soutullo, C. Clavijo, J. Martínez-Lanfranco, pp. 149-173. SNAP/DINAMA/
MOVTMA y DICYT/MEC, Montevideo.
Aldabe, J., Jiménez, S., Lenzi, J., 2006. Aves de la costa
sur y este uruguaya: composición de especies en los distintos
ambientes y su estado de conservación, En: Bases para la conservación y el manejo de la costa uruguaya. eds. R. Menafra,
L. Rodríguez-Gallego, F. Scarabino, D. Conde. Vida Silvestre
Uruguay.
Azócar, R.J., Saavedra, N.J.C., Wiff, R. & Barría, M.P.
2011. Interacciones entre aves marinas y la flota palangrera
industrial orientada a pez espada en Chile, In Fourth Meeting of the Seabird Bycatch Working Group. Agreement for
the Conservation of Albatrosses and Petrels, Guayaquil.
Azpiroz, A.B., Alfaro, M. & Jiménez, S. 2012. Lista Roja
de las Aves del Uruguay. Una evaluación del estado de conservación de la avifauna nacional con base en los criterios de
la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Dirección Nacional de Medio Ambiente, Montevideo.
Bartle, J. 1991. Incidental capture of seabirds in the New
76
Zealand subantarctic squid trawl fishery, 1990. Bird Conservation International 1: 351-359.
Berrow, S.D., Croxall, J.P. & Grant, S.D. 2000a. Status
of white-chinned petrels Procellaria aequinoctialis Linnaeus
1758, at Bird Island, South Georgia. Antarctic Science 12,
399-405.
Berrow, S.D., Wood, A.G., Prince, P.A., 2000b. Foraging location and range of White-chinned Petrels Procellaria aequinoctialis breeding in the South Atlantic. Journal of
Avian Biology 31: 303-311.
BirdLife International. 2015. IUCN Red List for birds.
<http://www.birdlife.org> (último acceso, 1 Mayo 2015)
Brooke, M. 2004. Albatrosses and petrels across the
world. Oxford University Press, Oxford.
Brothers, N. 1991. Albatross mortality and associated
bait loss in the Japanese longline fishery in the southern
ocean. Biological Conservation 55: 255-258.
Brothers, N., Duckworth, A.R., Safina, C. & Gilman, E.L.
2010. Seabird bycatch in pelagic longline fisheries is grossly underestimated when using only haul data. PLoS ONE 5:
e12491.
Bugoni, L., D’Alba, L. & Furness, R. 2009. Marine habitat
use of wintering spectacled petrels Procellaria conspicillata,
and overlap with longline fishery. Marine Ecology Progress
Series 374: 273-285.
Bugoni, L., Mancini, P.L., Monteiro, D.S., Nascimento, L. & Neves, T.S. 2008a. Seabird bycatch in the Brazilian
pelagic longline fishery and a review of capture rates in the
southwestern Atlantic Ocean. Endangered Species Research
5: 137-147.
Bugoni, L., Neves, T.S., Leite Jr, N.O., Carvalho, D., Sales, G., Furness, R.W., Stein, C.E., Peppes, F.V., Giffoni, B.B.
& Monteiro, D.S. 2008b. Potential bycatch of seabirds and
turtles in hook-and-line fisheries of the Itaipava Fleet, Brazil.
Fisheries Research 90: 217-224.
Cardoso, L.G., Bugoni, L., Mancini, P.L. & Haimovici, M.
2011. Gillnet fisheries as a major mortality factor of Magellanic penguins in wintering areas. Marine Pollution Bulletin
62: 840-844.
Catry, P., Forcada, J. & Almeida, A. 2011. Demographic
parameters of black-browed albatrosses Thalassarche melanophris from the Falkland Islands. Polar Biology 34: 12211229.
Catry, P., Lemos, R., Brickle, P., Phillips, R.A., Matias,
R. & Granadeiro, J.P. 2013. Predicting the distribution of a
threatened albatross: the importance of competition, fisheries and annual variability. Progress in Oceanography 110:
1-10.
Copello, S., Seco Pon, J.P. & Favero, M. 2013. Use of marine space by Black-browed albatrosses during the non-breeding season in the Southwest Atlantic Ocean. Estuarine,
Coastal and Shelf Science 123: 34-38.
Copello, S., Seco Pon, J.P. & Favero, M. 2014. Spatial
overlap of Black-browed albatrosses with longline and trawl
fisheries in the Patagonian Shelf during the non-breeding
season. Journal of Sea Research 89: 44-51.
Croxall, J.P., Butchart, S.H.M., Lascelles, b., Stattersfield,
A.J., Sullivan, B., Symes, A. & Taylor, P. 2012. Seabird conservation status, threats and priority actions: a global assessment. Bird Conservation International 22: 1-34.
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 4
Croxall, J.P. & Prince, P.A. 1990. Recoveries of wandering albatrosses Diomedea exulans ringed at South Georgia
1958–1986. Ringing & Migration 11: 43-51.
Cuthbert, R.J., Phillips, R.A. & Ryan, P.G. 2003a. Separating the Tristan Albatross and the Wandering Albatross using
morphometric measurements. Waterbirds 26: 338-344.
Cuthbert, R., Ryan, P.G., Cooper, J. & Hilton, G. 2003b.
Demography and population trends of the Atlantic Yellow-nosed Albatross. Condor 105: 439-452.
Cuthbert, R., Hilton, G., Ryan, P. & Tuck, G.N. 2005.
At-sea distribution of breeding Tristan albatrosses Diomedea
dabbenena and potential interactions with pelagic longline
fishing in the South Atlantic Ocean. Biological Conservation
121: 345-355.
Cuthbert, R.J., Cooper, J. & Ryan, P.G. 2014. Population
trends and breeding success of albatrosses and giant petrels
at Gough Island in the face of at-sea and on-land threats. Antarctic Science 26: 163-171.
Delord, K., Gasco, N., Barbraud, C. & Weimerskirch, H.
2010. Multivariate effects on seabird bycatch in the legal Patagonian toothfish longline fishery around Crozet and Kerguelen Islands. Polar Biology 33: 367-378.
Dillingham, P.W. & Fletcher, D. 2011. Potential biological removal of albatrosses and petrels with minimal demographic information. Biological Conservation 144: 18851894.
Domingo, A., Jiménez, S. & Passadore, C. 2007. Plan de
Acción Nacional para Reducir la Captura Incidental de Aves
Marinas en las Pesquerías Uruguayas. Dirección Nacional de
Recursos Acuáticos.
Favero, M., Blanco, G., Copello, S., Seco Pon, J., Patterlini, C., Mariano-Jelicich, R., García, G. & Berón, M.P. 2013.
Seabird bycatch in the Argentinean demersal longline fishery, 2001–2010. Endangered Species Research 19: 187-199.
Favero, M., Blanco, G., García, G., Copello, S., Seco Pon,
J.P., Frere, E., Quintana, F., Yorio, P., Rabuffetti, F., Cañete,
G. & Gandini, P. 2011. Seabird mortality associated with ice
trawlers in the Patagonian shelf: effect of discards on the occurrence of interactions with fishing gear. Animal Conservation 14: 131-139.
Favero, M., Khatchikian, C.E., Arias, A., Silva Rodriguez, M.P., Cañete, G. & Mariano-Jelicich, R. 2003. Estimates
of seabird by-catch along the Patagonian Shelf by Argentine
longline fishing vessels, 1999-2001. Bird Conservation International 13: 273-281.
Fraser, M., Ryan, P. & Watkins, B. 1988. The seabirds of
Inaccessible Island, South Atlantic Ocean. Cormorant 16:
7-33.
Gales, R., Brothers, N. & Reid, T. 1998. Seabird mortality
in the Japanese tuna longline fishery around Australia, 19881995. Biological Conservation 86: 37-56.
Gandini, P. & Frere, E. 2006. Spatial and temporal patterns in the bycatch of seabirds in the Argentinian longline
fishery. Fishery Bulletin 104: 482 - 485.
Gandini, P.A. & Seco Pon, J.P. 2007. Seabird assemblages
attending longline vessels in the Argentinean Economic Exclusive Zone. Ornitologia Neotropical 18: 553 - 561.
Gómez Laich, A. & Favero, M. 2007. Spatio-temporal variation in mortality rates of White-chinned Petrels Procellaria
aequinoctialis interacting with longliners in the south-west
CAPÍTULO 1
Atlantic. Bird Conservation International 17: 359-366.
González-Zevallos, D. & Yorio, P. 2006. Seabird use of
discards and incidental captures at the Argentine hake trawl
fishery in the Golfo San Jorge, Argentina. Marine Ecology
Progress Series 316: 175-183.
González-Zevallos, D. & Yorio, P. 2011. Consumption of
discards and interactions between Black-browed Albatrosses
(Thalassarche melanophrys) and Kelp Gulls (Larus dominicanus) at trawl fisheries in Golfo San Jorge, Argentina. Journal of Ornithology 152: 827-838.
González-Zevallos, D., Yorio, P. & Caille, G. 2007. Seabird mortality at trawler warp cables and a proposed mitigation measure: A case of study in Golfo San Jorge, Patagonia,
Argentina. Biological Conservation 136: 108-116.
Grémillet, D., Wilson, R.P., Wanless, S. & Chater, T. 2000.
Black-browed albatrosses, international fisheries and the Patagonian Shelf. Marine Ecology Progress Series 195: 269-280.
Hobday, A., Smith, A., Stobutzki, I., Bulman, C., Daley,
R., Dambacher, J., Deng, R., Dowdney, J., Fuller, M. & Furlani, D. 2011. Ecological risk assessment for the effects of fishing. Fisheries Research 108: 372-384.
Huin, N. 1994. Diving depths of white-chinned petrels.
The Condor 96: 1111-1113.
Huin, N. & Reid, T. 2007. Census of the Black-browed
Albatross Population of the Falkland Islands 2000 and 2005.
Falklands Conservation, Stanley, Falkland Islands.
Jiménez, S. 2013. First record of Salvin’s albatross (Thalassarche salvini) in Uruguayan waters. Notornis 60: 313-314.
Jiménez, S., Abreu, M. & Domingo, A. 2008. La captura
incidental de los grandes albatross (Diomedea spp.) por la
flota uruguaya de palangre pelágico en el Atlántico sudoccidental. Collective Volume of Scientific Papers, ICCAT 62:
1838-1850.
Jiménez, S., Domingo, A., Marquez , A., Abreu , M.,
D’Anatro, A. & Pereira, A. 2009a. Interactions of long-line fishing with seabirds in the southwestern Atlantic Ocean, with
a focus on White-capped Albatrosses (Thalassarche steadi).
Emu 109: 321-326.
Jiménez, S., Domingo, A. & Brazeiro, A. 2009b. Seabird
bycatch in the Southwest Atlantic: interaction with the Uruguayan pelagic longline fishery. Polar Biology 32: 187-196.
Jiménez, S., Abreu, M., Pons, M., Ortiz, M. & Domingo,
A. 2010. Assessing the impact of the pelagic longline fishery
on albatrosses and petrels in the southwest Atlantic. Aquatic
Living Resources 23: 49-64.
Jiménez, S., Domingo, A., Abreu, M. & Brazeiro, A. 2011.
Structure of the seabird assemblage associated with pelagic
longline vessels in the southwestern Atlantic: implications for
bycatch. Endangered Species Research 15: 241-254.
Jiménez, S., Domingo, A., Abreu, M. & Brazeiro, A.
2012a. Bycatch susceptibility in pelagic longline fisheries: are
albatrosses affected by the diving behaviour of medium-sized petrels? Aquatic Conservation: Marine and Freshwater
Ecosystems 22: 436-445.
Jiménez, S., Domingo, A., Abreu, M. & Brazeiro, A.
2012b. Risk assessment and relative impact of Uruguayan
pelagic longliners on seabirds. Aquatic Living Resources. 25:
281–295.
Jiménez, S., Phillips, R.A., Brazeiro, A., Defeo, O. & Domingo, A. 2014. Bycatch of great albatrosses in pelagic lon-
77
CAPÍTULO 1
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 4
gline fisheries in the southwest Atlantic: Contributing factors
and implications for management. Biological Conservation
171: 9-20.
Jiménez, S., Marquez, A., Abreu, M., Forselledo, R., Pereira, A. & Domingo, A. 2015. Molecular analysis suggests
the occurrence of Shy Albatross in the south-western Atlantic Ocean and its by-catch in longline fishing. Emu 115:
58–62.
Kopp, M., Peter, H.-U., Mustafa, O., Lisovski, S., Ritz,
M.S., Phillips, R.A. & Hahn, S. 2011. South polar skuas from
a single breeding population overwinter in different oceans
though show similar migration patterns. Marine Ecology
Progress Series 435: 263-267.
Lenzi, J., Jiménez, S., Caballero-Sadi, D., Alfaro, M. &
Laporta, P. 2010. Some aspects of the breeding biology of royal (Thalasseus maximus) and cayenne terns (T. sandvicensis
eurygnathus) on Isla Verde, Uruguay. Ornitologia Neotropical 21: 361-370.
Løkkeborg, S. 2011. Best practices to mitigate seabird
bycatch in longline, trawl and gillnet fisheries - efficiency and
practical applicability. Marine Ecology Progress Series 435:
285-303.
Mackley, E.K., Phillips, R.A., Silk, J.R.D., Wakefield,
E.D., Afanasyev, V., Fox, J.W. & Furness, R.W. 2010. Free as a
bird? Activity patterns of albatrosses during the nonbreeding
period. Marine Ecology Progress Series 406: 291-303.
Maree, B., Wanless, R., Fairweather, T., Sullivan, B. & Yates, O. 2014. Significant reductions in mortality of threatened
seabirds in a South African trawl fishery. Animal Conservation 17: 520–529.
Martin, A., Poncet, S., Barbraud, C., Foster, E., Fretwell,
P. & Rothery, P. 2009. The white-chinned petrel (Procellaria
aequinoctialis) on South Georgia: population size, distribution and global significance. Polar Biology 32: 655-661.
Melvin, E.F., Parrish, J.K. & Conquest, L.L. 1999. Novel
Tools to Reduce Seabird Bycatch in Coastal Gillnet Fisheries.
Conservation Biology 13: 1386-1397.
Moore, P.J. & Bettany, S.M. 2005. Band recoveries of southern royal albatrosses (Diomedea epomophora) from Campbell Island, 1943-2003. Notornis 52: 195-205.
Nicholls, D.G., Robertson, C.J.R., Prince, P.A., Murray,
M.D., Walker, K.J. & Elliott, G.P. 2002. Foraging niches of
three Diomedea albatrosses. Marine Ecology Progress Series
231: 269-277.
Nicholls, D.G., Robertson, C.J.R. & Naef-Daenzer, B.
2005. Evaluating distribution modelling using kernel functions for northern royal albatrosses (Diomedea sanfordi) at
sea off South America. Notornis 52: 223-235.
Olmos, F. 1997. Seabirds attending bottom long-line fishing off southeastern Brazil. Ibis 139: 685-691.
Olmos, F. 2002. Non-breeding seabirds in Brazil: a review of band recoveries. Ararajuba 10: 31-42.
Olmos, F., Bastos, G. & Neves, T.S. 2001. Pesca no céu: a
morte de aves em espinhéis no Brasil. Ciência Hoje 29: 24-32.
Petersen, S.L., Honig, M.B., Ryan, P.G. & Underhill, L.G.
2009. Seabird bycatch in the pelagic longline fishery off southern Africa. African Journal of Marine Science 31: 191-204.
Phillips, R.A., Silk, J.R.D., Croxall, J.P. & Afanasyev, V.
2006. Year-round distribution of white-chinned petrels from
South Georgia: Relationships with oceanography and fishe-
78
ries. Biological Conservation 129: 336-347.
Phillips, R.A., Silk, J.R.D., Croxall, J.P., afanasyev, V. &
Bennett, V.J. 2005. Summer distribution and migration of
nonbreeding albatrosses: individual consistencies and implications for conservation. Ecology 86: 2386-2396.
Pin, O.D. & Rojas, E. 2008. Application of the Mammals
and Birds Excluding Device (MBED) in the patagonian toothfish (Dissostichus eleginoides) longline fishery of the Southwestern Atlantic, pp. 1-18. Dirección Nacional de Recursos
Acuáticos.
Poncet, S., Robertson, G., Phillips, R., Lawton, K., Phalan, B., Trathan, P. & Croxall, J. 2006. Status and distribution
of wandering, black-browed and grey-headed albatrosses
breeding at South Georgia. Polar Biology 29: 772-781.
Prince, P.A., Croxall, J.P., Tratham, P.N. & Wood, A.G.
1998. The pelagic distribution of South Georgia albatrosses
and their relationships with fisheries, En: Albatross Biology
and Conservation. eds G. Robertson, R. Gales, pp. 137-167.
Surrey Beatty & Sons, Chipping Norton.
Rabau, T. en prensa. Primer registro del Escúa Polar del
Sur (Stercorarius maccormicki Saunders 1893) para Uruguay.
Achará.
Reid, T.A., Lecoq, M. & Catry, P. 2007. The White-Chinned Petrel Procellaria aequinoctialis population of the
Falkland Islands. Marine Ornithology 35: 57-60.
Reid, T.A., Ronconi, R.A., Cuthbert, R.J. & Ryan, P.G.
2014. The summer foraging ranges of adult spectacled petrels
Procellaria conspicillata. Antarctic Science 26: 23-32.
Reid, T.A., Wanless, R.M., Hilton, G.M., Phillips, R.A. &
Ryan, P.G. 2013. Foraging range and habitat associations of
non-breeding Tristan albatrosses: overlap with fisheries and
implications for conservation. Endangered Species Research
22: 39-49.
Robertson, C.J.R., Bell, E.A., Sinclair, N. & Bell, B.D.
2003. Distribution of seabirds from New Zealand that overlap with fisheries worldwide. DOC Science for Conservation
233. Department of Conservation, Wellington.
Robertson, G., McNeill, M., Smith, N., Wienecke, B.,
Candy, S. & Olivier, F. 2006. Fast sinking (integrated weight)
longlines reduce mortality of white-chinned petrels (Procellaria aequinoctialis) and sooty shearwaters (Puffinus griseus)
in demersal longline fisheries. Biological Conservation 132:
458-471.
Robertson, G., Moreno, C., Arata, J.A., Candy, S.G.,
Lawton, K., Valencia, J., Wienecke, B., Kirkwood, R., Taylor,
P. & Suazo, C.G. 2014. Black-browed albatross numbers in
Chile increase in response to reduced mortality in fisheries.
Biological Conservation 169: 319-333.
Rocchi, A. 2011. Primer registro de gaviotín chico boreal
Sternula antillarum Lesson, 1847 (Aves, Charadriiformes)
para Uruguay. Achará 2: 2 - 4.
Rollinson, D., Dilley, B. & Ryan, P. 2014. Diving behaviour of white-chinned petrels and its relevance for mitigating longline bycatch. Polar Biology 37: 1301-1308.
Rowan, A., Elliott, H. & Rowan, M. 1951. The “Spectacled” form of the shoemaker Procellaria aequinoctialis in the
Tristan da Cunha Group. Ibis 93: 169-174.
Ryan, P.G. 1998. The taxonomic and conservation status
of the Spectacled Petrel Procellaria conspicillata. Bird Conservation International 8: 223-235.
PAN Aves Marinas 2015 - Anexo 4
Ryan, P. & Moloney, C.L. 2000. The status of Spectacled
Petrels Procellaria conspicillata and other seabirds at Inaccessible Island. Marine Ornithology 28: 93-100.
Ryan, P.G., Dorse, C. & Hilton, G.M. 2006. The conservation status of the spectacled petrel Procellaria conspicillata.
Biological Conservation 131: 575-583.
Ryan, P.G. & Ronconi, R.A. 2011. Continued increase in
numbers of spectacled petrels Procellaria conspicillata. Antarctic Science 23: 332-336.
Ryan, P.G., Glass, N. & Ronconi, R.A. 2011. The plants
and birds of Stoltenhoff and Middle Islands, Tristan da Cunha. Polar Record 47: 86-89.
Savigny, C. 2002. Observaciones sobre aves marinas en
aguas argentinas, sudeste Bonaerense y Patagonia. Cotinga
18: 81-84.
Sullivan, B.J., Reid, T.A. & Bugoni, L. 2006. Seabird mortality on factory trawlers in the Falkland Islands and beyond.
Biological Conservation 131: 495-504.
Tickell, W. 1967. Movements of Black-browed and
Grey-headed Albatrosses in the South Atlantic. Emu 66: 357367.
Vaske, T. 1991. Seabirds mortality on longline fishing for
tuna in southern Brazil. Ciencia e cultura 43: 388-390.
Wade, P.R. 1998. Calculating limits to the allowable human-caused mortality of cetaceans and pinnipeds. Marine
Mammal Science 14: 1-37.
Wanless, R.M., Ryan, P.G., Altwegg, R., Angel, A., Cooper, J., Cuthbert, R. & Hilton, G.M. 2009. From both sides:
Dire demographic consequences of carnivorous mice and
longlining for the Critically Endangered Tristan albatrosses
on Gough Island. Biological Conservation 142: 1710-1718.
Watkins, B.P., Petersen, S.L. & Ryan, P.G. 2008. Interactions between seabirds and deep-water hake trawl gear: an
assessment of impacts in South African waters. Animal Conservation 11: 247-254.
Waugh, S., MacKenzie, D. & Fletcher, D. 2008. Seabird
bycatch in New Zealand trawl and longline fisheries, 19982004. Papers and Proceedings of the Royal Society of Tasmania. pp. 45-66.
Waugh, S., Troup, C., Filippi, D. & Weimerskirch, H.
2002. Foraging zones of Southern Royal albatrosses. The
Condor 104: 662-667.
Weimerskirch, H., Capdeville, D. & Duhamel, G. 2000.
Factors affecting the number and mortality of seabirds attending trawlers and long-liners in the Kerguelen area. Polar
Biology 23: 236-249.
Weimerskirch, H., Catard, A., Prince, P.A., Cherel, Y. &
Croxall, J.P. 1999. Foraging white-chinned petrels Procellaria
aequinoctialis at risk: from the tropics to Antarctica. Biological Conservation 87: 273-275.
White, R.W., Gillon, K.W., Black, A.D. & Reid, J.B.
2002. The distribution of seabirds and marine mammals in
Falkland Islands waters. Joint Nature Conservation Committee, Peterborough.
Wolfaardt, A. 2012. An assessment of the population
trends and conservation status of Black-browed Albatrosses
in the Falkland Islands. Joint Nature Conservation Committee, Stanley, Falkland Islands.
Xavier, J.C., Trathan, P.N., Croxall, J.P., Wood, A.G., Podestá, G. & Rodhouse, P.G. 2004. Foraging ecology and inte-
CAPÍTULO 1
ractions with fisheries of wandering albatrosses (Diomedea
exulans) breeding at South Georgia. Fisheries Oceanography
13: 324-344.
Žydelis, R., Small, C. & French, G. 2013. The incidental
catch of seabirds in gillnet fisheries: A global review. Biological Conservation 162: 76-88.
79
CAPÍTULO 2
Plan de Acción Nacional
para la Conservación de
Condrictios en las Pesquerías
Uruguayas, 2015
Rodrigo Forselledo & Andrés Domingo
Referencia
Forselledo R, Domingo A (2015) Plan de Acción Nacional para la Conservación de Condrictios
en las Pesquerías Uruguayas, 2015. En: Domingo A, Forselledo R, Jiménez S (Eds.) Revisión de
Planes de Acción Nacional para la Conservación de Aves Marinas y Condrictios en las Pesquerías Uruguayas. Dirección Nacional de Recursos Acuáticos, Montevideo. p 81 – 152 .
CAPÍTULO 2
PLAN DE ACCIÓN NACIONAL PARA LA CONSERVACIÓN DE
CONDRICTIOS EN LAS PESQUERÍAS URUGUAYAS, 2015
La preocupación sobre la sustentabilidad de las pesquerías de condrictios surge como
consecuencia del incremento de las capturas de
estas especies en las pesquerías industriales y artesanales. Este incremento se debió en parte a la
demanda de los mercados de aletas así como al
crecimiento de las pesquerías no reguladas (Stevens et al., 2000; Clarke et al., 2006). Esta situación, sumada a la degradación y contaminación
de las áreas de alimentación, reproducción y cría,
el bajo potencial reproductivo y la estrategia de
vida de la mayoría de estas especies, ha provocado una disminución en muchas poblaciones
(Bonfil, 1994; Camhi et al., 1998; Musick, 1999;
Fowler et al., 2005; Cortés, 2008).
Debido a las disminuciones observadas
en las poblaciones de tiburones es que en 1998
la Organización de las Naciones Unidas para la
Agricultura y la Alimentación (FAO) elaboró el
Plan de Acción Internacional para la Conservación y Ordenación de los Tiburones (PAI-Tiburones) (FAO, 1999). Este Plan fue adoptado en
1999 y tiene como objetivo asegurar la conservación, el manejo y el uso sustentable a largo plazo
de los tiburones. Es un instrumento de adopción voluntaria para todos los estados. En él se
establece que las naciones que contribuyan a la
mortalidad de tiburones deben participar en su
conservación y manejo, que los recursos de tiburones deben ser utilizados de manera sostenible,
y que el desperdicio y los descartes deben ser minimizados.
Algunos de sus objetivos específicos
son: asegurar que las capturas de tiburones, directas o indirectas, sean sustentables; definir las
posibles amenazas para las poblaciones de tiburones, así como determinar y proteger los hábitats que se encuentran amenazados e implementar estrategias de explotación consistentes con
los principios de sustentabilidad biológica y uso
económico racional a largo plazo; identificar y
priorizar la conservación de las poblaciones más
vulnerables o amenazadas; desarrollar instancias
de discusión e intercambio de información entre
las partes involucradas en los ámbitos de la investigación, el manejo y la educación; minimizar las
capturas incidentales de tiburones no utilizados;
contribuir a la protección de la biodiversidad y
a la estructura y funcionamiento del ecosistema;
minimizar el desperdicio y el descarte de las capturas de tiburones; mejorar la información de
captura y desembarque a nivel específico y el seguimiento de las capturas de tiburones, así como
los datos comerciales y biológicos de cada especie; perfeccionar la identificación y el reporte de
datos biológicos y de comercio a nivel de especie.
De acuerdo con las recomendaciones
de FAO, las naciones que pescan tiburones deberían implementar un Plan de Acción Nacional
(PAN-Tiburones). A pesar de las recomendaciones, hasta el momento son pocos los países que
han elaborado estos planes y algunos de ellos no
han considerado las sugerencias del PAI-Tiburones, ni han propuesto acciones suficientes ni
adecuadas para comenzar un manejo precautorio y sustentable de las pesquerías de tiburones
(UICN, 2002). En América del Sur, los países
que han elaborado y aprobado sus Planes de Acción son: Chile (2006), Ecuador (2006), Uruguay
(2008), Argentina (2009) y Colombia (2010).
En Uruguay, en el año 2005, la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (DINARA)
decidió comenzar el proceso de elaboración del
“Plan de Acción Nacional para la Conservación
de Condrictios en las Pesquerías Uruguayas”.
Este proceso de elaboración culminó con la
aprobación del PAN-Condrictios Uruguay en el
año 2008 (Domingo et al., 2008). El objetivo era
garantizar la conservación y el manejo sustentable de las poblaciones de condrictios que ocurren
en aguas uruguayas o que son capturadas por las
pesquerías de Uruguay. Para esto se proponían
una serie de medidas de investigación, administración, manejo, educación y difusión.
Según la FAO, cada estado es responsable de la ejecución y el seguimiento de su Plan
y debería realizar una evaluación (cada cuatro
83
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015
años) con el fin de determinar nuevas acciones
y estrategias que conduzcan a una mejor implementación y por lo tanto una mayor eficacia del
mismo. Es siguiendo esta recomendación que en
marzo de 2013 la DINARA inicio un proceso de
revisión (ANEXOS 1 y 2) de los progresos alcanzados en las propuestas del PAN-Condrictios
Uruguay. Como resultado de este proceso, se generó un nuevo PAN-Condrictios Uruguay, cuyas
medidas y propuestas se ajustan a las necesidades actuales.
OBJETIVO DEL PAN-CONDRICTIOS URUGUAY
Presentar un marco general que permita instrumentar medidas de investigación, administración, manejo, educación y difusión con
el fin de garantizar la conservación y el manejo
sustentable de las poblaciones de condrictios que
ocurren en aguas uruguayas o que son capturadas por las pesquerías de Uruguay.
ÁMBITO DE APLICACIÓN DEL PAN-CONDRICTIOS URUGUAY
Se aplicará a todas las pesquerías efectuadas por buques de bandera uruguaya en el territorio marítimo Nacional y Aguas Internacionales. También se aplicará a aquellos buques de
pesca de tercera bandera que obtengan permiso
para operar en el territorio marítimo uruguayo.
84
PAN Condrictios 2015
PAN-CONDRICTIOS URUGUAY
En esta sección se presentan las acciones de Investigación, Administración, Manejo,
Mitigación, Capacitación, Educación y Difusión
recomendadas para el cumplimiento de los objetivos y la implementación del PAN-Condrictios
Uruguay.
1. ACCIONES DE INVESTIGACIÓN
A continuación se detallan las necesidades de investigación tendientes a la conservación de condrictios en las pesquerías uruguayas.
• Con el fin de evaluar la vulnerabilidad de las
poblaciones de condrictios a las pesquerías,
se propone realizar una Evaluación de Riesgo
Ecológico (ERA por sus siglas en inglés). Esta
es una herramienta que ayuda a identificar
las especies más vulnerables y de esta manera
dar una respuesta rápida con medidas de gestión para la conservación.
Para esto, DINARA deberá organizar un grupo de trabajo al cual se invite a participar a
todas aquellas personas involucradas en temas de investigación en condrictios.
El resultado del ERA será un insumo útil
para la revisión y actualización del la lista de
Especies Prioritarias para la Conservación
(ANEXO 5), la cual ayudará a priorizar los
esfuerzos de investigación, administración y
manejo.
• Desarrollar estudios sobre la biología de
los condrictios, particularmente en lo
relacionado con su ciclo reproductivo, edad
y crecimiento, alimentación y genética
poblacional, priorizando aquellas especies
que son afectadas por las pesquerías
uruguayas.
• Desarrollar un plan de campañas de investigación dirigidas específicamente a condrictios.
• Definir un protocolo de trabajo con el fin de
estandarizar la obtención de información en
los diferentes tipos de muestreos.
• Obtener información sobre condrictios en
los Programas de Observadores a bordo de
todas las pesquerías uruguayas.
• Desarrollar un Programa de Marcado
Convencional de condrictios, comenzando
CAPÍTULO 2
con aquellas especies de mayor ocurrencia.
• Desarrollar estudios de movimientos y uso
de hábitat mediante el uso de telemetría
satelital.
• Realizar evaluaciones de abundancia de
los condrictios que son afectados por las
pesquerías uruguayas. Continuar aportando
información y participando en la realización
de evaluaciones regionales e internacionales.
• Evaluar y cuantificar la captura incidental de
condrictios. Priorizando las pesquerías de
arrastre (de altura y costera) debido a la gran
diversidad de especies capturadas.
• Desarrollar un plan de monitoreo para evaluar el impacto de la pesca artesanal sobre las
poblaciones de los condrictios.
• Identificar y evaluar los hábitats críticos
como por ejemplo: las áreas de reproducción
y cría, en especial para las especies de Prioridad Alta.
• Desarrollar estudios que permitan definir,
de ser necesario, posibles áreas y épocas de
veda, así como tallas mínimas o máximas de
captura.
• Fomentar la investigación de especies poco
conocidas, principalmente de aquellas que
son capturadas de forma incidental en las
distintas pesquerías.
• Evaluar la efectividad y selectividad de los
diferentes artes de pesca empleados por las
flotas uruguayas que capturan condrictios.
• Desarrollar estudios sobre la efectividad
de las diferentes medidas de mitigación
existentes.
• Desarrollar
nuevos
dispositivos
o
modificaciones de las artes de pesca de
modo de reducir la captura incidental de
condrictios.
• Desarrollar estudios sobre la viabilidad
económica del aprovechamiento integral de
los condrictios, las ventajas de aprovechar
partes tradicionalmente descartadas, y la
búsqueda de nuevos mercados.
• Diagnosticar el estado actual de otras potenciales amenazas a los condrictios, tales como
la contaminación, las prospecciones sísmicas, la construcción de grandes proyectos y la
destrucción de hábitats críticos. Desarrollar
estudios para determinar el impacto de las
actividades antropogénicas sobre la biología
y el comportamiento de los condrictios.
85
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015
2. ADMINISTRACIÓN Y MANEJO
A continuación se enumeran las acciones de administración y manejo que se entienden nececesarias para asegurar la conservación
de condrictios en las pesquerías uruguayas.
• Crear un grupo de seguimiento del Plan de
Acción, en donde se discuta y evalúe el avance del mismo y las necesidades a corto plazo.
Este grupo deberá discutir la metodología de
trabajo y deberá fijar la periodicidad de las
reuniones.
• De acuerdo a disposiciones tanto nacionales como internacionales, algunas especies
de condrictios tienen prohibida su captura,
retención a bordo, transbordo, almacenaje y
comercialización. Estas son:
o Especies prohibidas por normativas uruguayas. Aplican a todos los buques de
bandera uruguaya, y a buques de tercera bandera con permiso para operar en
aguas de Uruguay:
ƒ Lamna nasus (pinocho). Decreto del
Poder Ejecutivo Nº 67/013 de 22 de
febrero de 2013. La prohibición se
debe a los antecedentes de la especie,
y a su estado de conservación.
o Especies prohibidas por la Comisión
Internacional para la Conservación del
Atún Atlántico (CICAA). Aplican a todos
los buques pesqueros que participen en
pesquerías gestionadas por la CICAA.
ƒ Alopias superciliosus (azotador). Rec.
09-07.
ƒ Carcharhinus longimanus (tiburón
loco u oceánico). Rec. 10-07.
ƒ Sphyrna sp. (tiburón martillo). Rec.
10-08.
ƒ Carcharinus falciformis (tiburón marrón o jaquetón). Rec. 11.08.
• Por su similitud con Alopias superciliosus,
evaluar la posibilidad de prohibición por
parte de Uruguay de captura, retención a
bordo, transbordo, almacenaje y comercialización de Alopias vulpinus (azotador) en
todos los buques de bandera uruguaya y buques de tercera bandera con permiso para
operar en aguas de Uruguay.
86
• Evaluar la posibilidad de extender la prohibición de las especies recomendadas por la
CICAA al resto de las pesquerías uruguayas.
Para esto se debe primero evaluar el efecto de
esta medida sobre las poblaciones de estas especies, así como el efecto que causaría sobre
las pesquerías.
• En las pesquerías deportivas, fomentar la
pesca con liberación, principalmente de
aquellas especies consideradas como de Prioridad Alta.
• Fomentar el desarrollo de las acciones de
investigación a través de:
o inclusión de las mismas en los temas
prioritarios de la DINARA para la
ejecución de proyectos;
o llamados a pasantías;
o desarrollo de campañas de investigación;
o coordinación entre distintos grupos de
investigación con el fin de optimizar la
utilización de los recursos humanos y
económicos.
• Disminuir el impacto de las pesquerías sobre
las poblaciones de condrictios que son más
vulnerables a las mismas, a través de:
o limitación del esfuerzo de pesca;
o establecer posibles áreas y épocas de veda;
o establecer
cuotas
de
captura,
principalmente para aquellas especies
cuyas evaluaciones indiquen que se
encuentran en riesgo;
o promover la utilización de medidas de
mitigación;
o fomentar las buenas prácticas en el
manejo de los condrictios a bordo.
• Optimizar la utilización de los condrictios
capturados a través de:
o eliminar el “aleteo” (al hablar de aleteo se
hace referencia a la acción de cortar las
aletas del tiburón y descartar el cuerpo
del mismo);
o establecer un protocolo para el control y
monitoreo del desembarque de aletas de
tiburón y su posterior comercialización;
o promover el aprovechamiento integral de
los condrictios capturados, minimizando
así los desperdicios.
PAN Condrictios 2015
• Mejorar la obtención de datos científicos a
través de:
o implementación de un protocolo de
muestreo;
o incorporación de un especialista en
condrictios en todas las campaña de
investigación de DINARA;
o desarrollo de campañas de investigación
dirigidas
específicamente
para
condrictios;
o priorizar en los programas de
observadores a bordo de la flota pesquera
uruguaya la toma de información
referente a condrictios.
• Mejorar la obtención de datos y el seguimiento de las pesquerías de condrictios a
través de:
o mejorar los controles de desembarque de
todas aquellas pesquerías industriales que
capturan condrictios;
o implementar controles de desembarque
de las pesquerías artesanales que capturan
condrictios;
o reforzar la necesidad de que las
declaraciones de desembarque y los
partes de pesca se realicen con el mayor
grado de especificación (menor nivel
taxonómico) posible;
o mantener un esfuerzo de control
sostenido sobre los artes de pesca, áreas
y épocas de captura para cada una de las
pesquerías que capturan condrictios;
o “recordar” a los patrones de pesca, que
el parte de pesca es una declaración
jurada que debe ser efectuada de la mejor
manera posible, y que de acuerdo al Art.
78 de la nueva Ley de Pesca Responsable y
Fomento de la Acuicultura (Ley No 19.175
del 20 de diciembre de 2013) se considera
infracción grave el suministrar a las
autoridades competentes información
falsa, incorrecta o incompleta con
relación a la pesca y a la acuicultura. En
el Art. 80 de la misma Ley se detallan las
clases de sanciones a aplicar.
o “recordar” a los empresarios pesqueros,
que las declaraciones de desembarque
son declaraciones juradas que deben ser
efectuadas con detalle a nivel específico,
CAPÍTULO 2
y que de acuerdo al Art. 78 de la nueva
Ley de Pesca Responsable y Fomento
de la Acuicultura (Ley No 19.175 del
20 de diciembre de 2013) se considera
infracción grave el suministrar las
autoridades competentes información
falsa, incorrecta o incompleta con
relación a la pesca y a la acuicultura. En
el Art. 80 de la misma Ley se detallan las
clases de sanciones a aplicar.
o promover la declaración de los descartes
de condrictios en los partes de pesca con
el mayor grado de especificación (menor
nivel taxonómico) posible;
o obtener datos sobre la utilización,
elaboración y comercialización de
productos de tiburón.
• Promover la participación de especialistas en
condrictios en el desarrollo de propuestas de
áreas protegidas, evaluaciones de las mismas,
así como en la elaboración de sus planes de
manejo.
• Promover la inclusión, a través de la participación de especialistas en condrictios, en las
evaluaciones y diagnósticos de impacto ambiental de diferentes emprendimientos (e.g.:
prospecciones sísmicas, puertos).
87
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015
3. MITIGACIÓN
En el caso de los condrictios, no existen
actualmente medidas de mitigación de probada
eficacia que eviten o reduzcan exclusivamente la
captura de estas especies. No existe una única solución al respecto, ya que para mitigar el impacto
de las pesquerías, deberían desarrollarse medidas específicas para cada pesquería.
Entre las medidas más comunes que
han sido probadas tanto para reducir la captura
de condrictios como la de tortugas y aves marinas se encuentran: el uso de anzuelos circulares
(con demostrada reducción en la captura de la
Raya Negra Pteroplatytrygon violácea, especie 100% capturada incidentalmente y liberada
(Domingo et al. 2012)); el no uso de luces en las
brazoladas; el no uso de reinales de acero en los
anzuelos. Otras medidas en desarrollo que están siendo probadas en diferentes pesquerías a
nivel mundial son: la reducción del tiempo de
reposo del arte que puede llevar a un aumento
en la supervivencia de las especies capturadas incidentalmente; el uso de carnadas artificiales; y
el manejo del descarte durante las maniobras de
calado y virado.
A pesar de no haber hasta el momento medidas
de mitigación aplicables para condrictios, se sugieren una serie de medidas o “buenas prácticas
de manejo” tendientes a minimizar las capturas
incidentales de condrictios no utilizados o a reducir el daño que puede generar la captura a estas especies.
o En el caso de las pesquerías de palangre,
evitar el uso de brazoladas con reinales
metálicos o de nylon trenzado en el anzuelo en aquellos buques que no tengan
como especie objetivo o secundaria a los
condrictios.
o En especies de condrictios que no vayan
a ser retenidas, no utilizar bicheros o ganchos para subir la captura o para el manejo de la misma a bordo.
o Liberar al mar lo más pronto posible
aquellas especies de condrictios que no
vayan a ser retenidas.
o Promover la utilización de “cortadores de
88
línea” y de “removedores de anzuelo” para
el manejo de la captura a ser liberada, a
efectos de causar el menor daño posible.
o Promover la utilización de otros dispositivos o modificaciones en las artes y/u
operativas destinados a disminuir la captura incidental de condrictios, en las diferentes pesquerías.
o Promover la comunicación entre buques
pesqueros alertando de áreas de gran
abundancia de captura incidental con el
fin de evitarlas.
PAN Condrictios 2015
4. CAPACITACIÓN, EDUCACIÓN Y DIFUSIÓN
Las medidas aquí propuestas abarcan
a los diferentes sectores de la sociedad, desde
las personas involucradas con las pesquerías de
condrictios, hasta el público en general. El propósito de las mismas es brindar herramientas de
trabajo, informar sobre la situación de los condrictios en Uruguay, así como concientizar sobre
la problemática que enfrentan a nivel mundial
estas especies a raíz de la disminución de sus poblaciones. Algunas de las actividades para lograr
estos objetivos son: realizar cursos de capacitación, talleres de diferentes niveles para diferentes
tipos de público, elaborar material de difusión
tanto en formato impreso como digital. A continuación se detallan los objetivos y contenidos de
las diferentes actividades.
• Cursos para investigadores, observadores
científicos a bordo, personal de muestreo e
inspectores:
o Tendrán como objetivo brindar las
herramientas necesarias para el trabajo
con condrictios ya sea en laboratorio, en
campo, a bordo de buques pesqueros, en
puerto o planta.
o Abordaran
aspectos
tales
como
identificación de especies, evaluación
de la captura incidental, determinación
de estadios reproductivos, obtención de
datos y muestras biológicas.
o Identificación de especies prohibidas por
Uruguay y la CICAA, y especies CITES.
o Se discutirán los diferentes protocolos de
trabajo, se estudiarán las diferentes claves
de identificación de especies existentes
y se realizaran actividades prácticas en
laboratorio.
• Capacitación para personas del sector
pesquero:
o Informar sobre la problemática a nivel
mundial de la disminución de las
poblaciones de condrictios, la situación
actual en Uruguay, el efecto de la pesca y
el impacto de la captura incidental.
o Presentación
del
PAN–Condrictios
Uruguay, abordando los siguientes
CAPÍTULO 2
puntos: antecedentes de la iniciativa,
objetivos,
medidas
propuestas
e
importancia de las mismas.
o Identificación de especies mediante el uso
de guías con el fin de mejorar la calidad
de la información reportada en los partes
de pesca.
o Explicar la importancia de reportar las
recapturas de individuos marcados y
cuáles son los datos a registrar.
o Promoción de las ventajas del uso integral
de los condrictios, específicamente de
aprovechar partes tradicionalmente
descartadas, y la importancia de eliminar
la práctica del “aleteo”.
• Talleres para el público en general:
o Realizar talleres con el objetivo de
presentar a los diferentes sectores de
la sociedad la temática condrictios. Se
deberán abordar temas tales como la
situación de los mismos en Uruguay,
los problemas de la captura incidental,
la problemática a nivel mundial de la
disminución de las poblaciones, los
impactos que ocasiona a nivel económico,
biológico y social, así como los avances
en la investigación en Uruguay y el PANCondrictios Uruguay.
o Promover la realización de acciones
conjuntas con el Ministerio de Educación
y Cultura (MEC) y la Administración
Nacional de Educación Pública (ANEP)
con el fin de llegar a educación primaria
y secundaria con la temática biología
y conservación de los condrictios en el
Uruguay, de forma de mejorar el grado
de conocimiento y valoración de estas
especies por parte de los uruguayos.
• Material y campañas de difusión:
o El objetivo es elaborar materiales
enfocados a diferentes públicos, que
aborden los temas ya mencionados. Los
mismos pueden ser en formato impreso
para distribuir en los cursos y talleres, o
en formato digital de fácil acceso en los
sitios web relacionados a estos temas.
o Elaborar guías de identificación de
condrictios para ser distribuidas entre
89
CAPÍTULO 2
o
o
o
o
o
o
90
PAN Condrictios 2015
los observadores abordo. Es de prioridad
comenzar con los tiburones demersales,
debido a que ya se han elaborado cartillas
de identificación para tiburones pelágicos
y de las principales rayas demersales.
Elaborar instructivos y una planilla de fácil
llenado para repartir entre los pescadores
(industriales, artesanales, deportivos), en
la cual puedan documentar y reportar
eventos de captura de condrictios que
consideren raros, ya sea porque es la
primera vez que los ven o por la inusual
cantidad.
Elaborar instructivos y una planilla
para repartir entre los pescadores
(industriales, artesanales, deportivos),
en la que puedan reportar las recapturas
de individuos marcados. La planilla debe
contener toda la información necesaria
a ser registrada, así como información
sobre la importancia de reportar estos
datos.
Desarrollar campañas de difusión
demostrando las ventajas de hacer
un uso integral de los condrictios,
específicamente de aprovechar partes
tradicionalmente descartadas, y la
importancia de eliminar la práctica del
“aleteo”.
Elaborar material dirigido a pescadores
deportivos explicando la situación actual
de algunas especies y la importancia de la
liberación de las mismas, principalmente
de aquellas catalogadas como Prioridad
Alta.
Realizar campañas de divulgación y
elaborar material de promoción del
PAN-Condrictios Uruguay, sus objetivos,
el proceso de elaboración, las medidas
propuestas y la importancia del mismo.
Crear un enlace en el sitio web de
DINARA con toda esta información.
Elaborar material de difusión en forma
de folletos, manuales, pósters y/o videos
informativos, sobre la problemática a
nivel mundial de la disminución de las
poblaciones de condrictios y el efecto de la
pesca sobre las mismas; la situación de los
condrictios en Uruguay; la identificación
de especies; y la investigación en Uruguay.
PAN Condrictios 2015
Referencias
Esta lista contiene las citas a las que se hace referencia en el
texto, así como la bibliografía consultada para la revisión del
PAN-Condrictios Uruguay y para la elaboración y actualización de las tablas.
Aalbers, S. A., Bernal, D. & Sepulveda, C. A. 2010. The
functional role of the caudal fin in the feeding ecology of the
Common thresher shark Alopias vulpinus. Journal of Fish
Biology 76: 1863–1868.
Abascal, F. J., Quintans, M., Ramos-Cartelle, A. & Mejuto, J. 2011. Movements and environmental preferences of the
Shortfin mako, Isurus oxyrinchus, in the Southeastern Pacific
Ocean. Marine Biology 158: 1175–1184.
Abilhoa, V., Bornatowski, H. & Oliveira Freitas, M. 2007.
Some information on reproduction and embryonic development of the Lesser guitarfish Zapteryx brevirostris in Southern Brazil. Acta Adriatica 48: 185–190.
Arena, G., García, C. & Silvera, C. 1974. La pesquería del
tiburón con palangre desde el puerto de La Paloma. CARPAS
6: 11-16.
Arkhipkin, A. I., Baumgartner, N., Brickle, P., Laptikhovsky, V. V., Pompert, J. H. W. & Shcherbich, Z. N. 2008. Biology of the skates Bathyraja brachyurops and B. griseocauda in
waters around the Falkland Islands, Southwest Atlantic. ICES
Journal of Marine Science 65: 560–570.
Arkhipkin, A., Brickle, P., Laptikhovsky, V., Pompert,
J. & Winter, A. 2012. Skate assemblage on the eastern Patagonian Shelf and Slope: structure, diversity and abundance.
Journal of Fish Biology 80: 1704–1726.
Avsar, D. 2001. Age, growth, reproduction and feeding
of the Spurdog (Squalus acanthias Linnaeus, 1758) in the
South-eastern Black Sea. Estuarine, Coastal and Shelf Science 52: 269–278.
Awruch, C. A., Lo Nostro, F. L., Somoza, G. M. & Di
Giácomo E. 2008. Reproductive biology of the Angular angel
shark Squatina guggenheim (Chondrichthyes: Squatinidae)
off Patagonia (Argentina, southwestern Atlantic). Ciencias
Marinas 34: 17–28.
Bansemer, C. S. & Bennett, M. B. 2009. Reproductive
periodicity, localised movements and behavioural segregation of pregnant Carcharias taurus at Wolf Rock, southeast
Queensland, Australia. Marine Ecology Progress Series 374:
215–227.
Barbini, S. A. & Lucifora, L. O. 2011. Feeding habits of
the Rio skate, Rioraja agassizi (Chondrichthyes: Rajidae),
from off Uruguay and north Argentina. Journal of the Marine Biological Association of the United Kingdom 91: 1175–
1184.
Barbini, S. A., Lucifora, L. O. & Hozbor, N. M. 2011. Feeding habits and habitat selectivity of the Shortnose guitarfish,
Zapteryx brevirostris (Chondrichthyes, Rhinobatidae), off
north Argentina and Uruguay. Marine Biology Research 7:
365–377.
Barbini, S. A. & Luis O. Lucifora, L. O. 2012a. Feeding
habits of a large endangered skate from the south-west Atlantic: the Spotback skate, Atlantoraja castelnaui. Marine and
Freshwater Research 63: 180–188.
Barbini, S. A. & Luis O. Lucifora, L. O. 2012b. Ontogene-
CAPÍTULO 2
tic diet shifts and food partitioning between two small sympatric skates (Chondrichthyes, Rajidae) in the Southwestern
Atlantic. Marine and Freshwater Research 63: 905–913.
Berrondo, L., Pons, M., Forselledo, R., Miller, P. & Domingo, A. 2007. Distribución espacio-temporal y composición de tallas de Alopias superciliosus y A. vulpinus observados en la flota palangrera uruguaya en el Océano Atlántico
(2001-2005). Collective Volume of Scientific Papers ICCAT
60: 566–576.
Belleggia, M., Figueroa, D. E., Sánchez, F. & Bremec, C.
2011. Long-term changes in the Spiny dogfish (Squalus acanthias) trophic role in the southwestern Atlantic. Hydrobiologia 684: 57–67.
Belleggia, M., Figueroa, D. E., Sánchez, F. & Bremec, C.
2012. The feeding ecology of Mustelus schmitti in the southwestern Atlantic: geographic variations and dietary shifts.
Environmental Biology of Fishes 95: 99–114.
Bigelow, H. B. & Schroeder, W. C. 1953. Sharks, sawfishes, guitarfishes, skates and rays. Chimaeroids. In: Tee-Van,
J., Breder, C. M., Hildebrand, S. F., Parr, A. E. & Schroeder,
W. E. (Eds.). Fishes of the Western North Atlantic. Part 2.
Sears Foundation for Marine Research, Yale University, New
Haven.
Bonfil, R. 1994. Overview of world elasmobranch fisheries. FAO Fisheries Technical Paper Nº 341. FAO, Rome.
Bornatowski, H., Wosnick, N., do Carmo, W. P. D., Maia
Corrêa, M. F. & Abilhoa, V. 2014. Feeding comparisons of
four batoids (Elasmobranchii) in coastal waters of southern
Brazil. Journal of the Marine Biological Association of the
United Kingdom 94: 1491–1499.
Bovcon, N. D., Cochia, P. D., Góngora, M. E. & Gosztonyi, A. E. 2011. New records of warm-temperate water fishes
in central Patagonian coastal waters (southwestern South Atlantic Ocean). Journal of Applied Ichthyology 27: 832–839.
Brickle, P., Laptikhovsky, V., Pompert, J. & Bishop, A.
2003. Ontogenetic changes in the feeding habits and dietary overlap between three abundant Rajid species on the
Falkland Islands´ shelf. Journal of the Marine Biological Association of the of the United Kingdom 83: 1119–1125.
Bustamante, C., Vargas-Caro, C., Oddone, M. C., Concha, F., Flores, H., Lamilla, J. & Bennett, M. B. 2012. Reproductive biology of Zearaja chilensis (Chondrichthyes: Rajidae) in the south-east Pacific Ocean. Journal of Fish Biology
80: 1213–1226.
Camhi, M., Fowler, S. L., Musick, J. A., Bräutigam, A.
& Fordham, S. V. 1998. Sharks and their Relatives – Ecology and Conservation. IUCN/SSC Shark Specialist Group.
IUCN, Gland Switzerland and Cambridge UK. Occasional
Paper of the IUCN Species Survival Commission No. 20.
Campana, S. E. & Joyce, W. 2004. Temperature and depth associations of Porbeagle shark (Lamna nasus) in the Northwest Atlantic. Fisheries Oceanography 13: 52–64.
Campana, S. E., Joyce, W. & Fowler, M. 2010. Subtropical
pupping ground for a cold-water shark. Canadian Journal of
Fisheries and Aquatic Sciences 67: 769–773.
Capapé, C., Ben Souissi, J. Méjri, H., Guélorget, O. & Hemida, F. 2005. The reproductive biology of the School shark,
Galeorhinus galeus Linnaeus 1758 (Chondrichthyes: Triakidae), from the Maghreb shore (southern Mediterranean).
Acta Adriática 46: 109–124.
91
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015
Capapé, C., Zaouali, J., Tomasini, J.A. & Bouchereau, J.L.
1992. Reproductive biology of the Spiny butterfly ray, Gymnura altavela (Linnaeus, 1758) (Pisces: Gymnuridae) from
off the Tunisian coasts. Scientia Marina 56 (4): 347–355.
Capitoli, R. R., Ruffino, M. L. & Vooren C. M. 1995.
Alimentação do tubarão Mustelus schmitti (Springer) na
plataforma costeira do estado do Rio Grande do Sul, Brasil.
Atlântica 17: 109–122.
Carrera, R. 1991. Los Tiburones del Uruguay (Reconocimiento y aspectos biológicos). Servicio de Imprenta de la
Intendencia Municipal de Montevideo. Montevideo.
Cartamil, D., Wegner, N. C., Aalbers, S. A., Sepulveda,
C. A., Baquero, A. & Graham, J. B. 2010. Diel movement patterns and habitat preferences of the Common thresher shark
(Alopias vulpinus) in the Southern California Bight. Marine
and Freshwater Research 61: 596–604.
Casey, J. G. & Kohler, N. E. 1992. Tagging studies on
the Shortfin mako shark (Isurus oxyrinchus) in the Western
North Atlantic. Australian Journal of Marine and Freshwater
Research 43: 45–60.
Chen, C. T., Leu, T. C. & Joung, S. J. 1988. Notes on reproduction in the Scalloped hammerhead, Sphyrna lewini, in
northeastern Taiwan waters. Fishery Bulletin 86: 389–393.
Chen C., Liu, K. M. & Chang, Y. 1997. Reproductive
biology of the Bigeye thresher shark, Alopias superciliosus
(Lowe, 1839) (Chondrichthyes: Alopiidae), in the northwestern Pacific. Ichthyological Research 44: 227–235.
Chiaramonte, G. E. & Pettovello, A. D. 2000. The biology
of Mustelus schmitti in southern Patagonia, Argentina. Journal of Fish Biology 57: 930–942.
Chiaramonte, G. & Vooren, C. M. 2007. Squatina guggenheim. The IUCN Red List of Threatened Species. Version
2014.3. <www.iucnredlist.org>.
Clarke, S. C., McAllister, M. K., Milner-Gulland, E. J.,
Kirkwood, G. P., Michielsens, C. G., Agnew, D. J., Pikitch, E.
K., Nakano, H. & Shivji, M. S. 2006. Global estimates of shark
catches using trade records from commercial markets. Ecology Letters 9: 1115–1126.
Clarke, T. A. 1971. The ecology of the Scalloped hammerhead shark, Sphyrna lewini, in Hawaii. Pacific Science 25:
133–144.
Cliff, G., Dudley, S. F. J. & Davis, B. 1988. Sharks caught
in the protective gill nets off Natal, South Africa. 1. The Sandbar shark Carcharhinus plumbeus (Nardo). South African
Journal of Marine Science 7: 255–265.
Cliff, G., Dudley, S. F. J. & Davis, B. 1990. Sharks caught in the protective gillnets of Natal, South Africa. 3. The
Shortfin mako shark Isurus oxyrinchus (Rafinesque). South
African Journal of Marine Science 9: 115–126.
Cliff, G. & Dudley, S. F. J. 1992. Sharks caught in the protective gillnets of Natal, South Africa. 6. The Cooper shark
Carcharhinus brachyurus (Günter). South African Journal of
Marine Science 12: 663–674.
Colautti, D., Baigun C., Lopez Cazorla, A., Llompart, F.,
Molina, J. M., Suquele, P. & Calvo, S. 2010. Population biology and fishery characteristics of the Smooth-hound Mustelus
schmitti in Anegada Bay, Argentina. Fisheries Research 106:
351–357.
Colonello, J. H. 2005. Ecología reproductiva y hábitos
alimentarios del Pez ángel, Squatina guggenheim (Chondri-
92
chthyes: Squatinidae), en el Distrito Biogeográfico Bonaerense, entre 34° y 42° S. Tesis de Licenciatura en Ciencias Biológicas. Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, Universidad
Nacional de Mar del Plata.
Colonello, J., García, M. L. & Lasta, C. A. 2007a. Reproductive biology of Rioraja agassizi from the coastal southwestern Atlantic ecosystem between northern Uruguay (34S)
and northern Argentina (42S). Environmental Biology of
Fishes 80: 277–284.
Colonello, J. H., Lucifora, L. O. & Massa, A. M. 2007b.
Reproduction of the Angular angel shark (Squatina guggenheim): geographic differences, reproductive cycle, and sexual
dimorphism. ICES Journal of Marine Science 64: 131–140.
Colonello, J. C., García, M. L. & Menni, R. C. 2011a. Reproductive biology of the Lesser guitarfish Zapteryx brevirostris from the south-western Atlantic Ocean. Journal of Fish
Biology 78: 287–302.
Colonello, J. H., Figueroa, D. E. & Cousseau, M. B.
2011b. Análisis de la información producida en Argentina
sobre la biología de peces cartilaginosos. En: Wöhler, O. C.,
Cedrola, P. & Cousseau, M. B. (Eds.). 2011. Contribuciones
sobre biología, pesca y comercialización de tiburones en la
Argentina. Aportes para la elaboración del Plan de Acción
Nacional. Consejo Federal Pesquero, Buenos Aires.
Colonello, J. C., García, M. L., Lasta, C. A. & Menni, R.
C. 2012. Reproductive biology of the Spotback skate Atlantoraja castelnaui in the south-west Atlantic Ocean. Journal of
Fish Biology 80: 2405–2419.
Comisión Internacional para la Conservación del Atún
Atlántico. Recomendación BYC 09-07. Recomendación de
ICCAT sobre la conservación de los tiburones zorro capturados en asociación con las pesquerías en la zona del convenio
de ICCAT.
Comisión Internacional para la Conservación del Atún
Atlántico. Recomendación BYC 10-07. Recomendación de
ICCAT sobre la conservación de los tiburones oceánicos
capturados en asociación con las pesquerías en la zona del
convenio de ICCAT.
Comisión Internacional para la Conservación del Atún
Atlántico. Recomendación BYC 10-08. Recomendación de
ICCAT sobre peces martillo (Familia Sphyrnidae) capturados en asociación con las pesquerías gestionadas por ICCAT.
Comisión Internacional para la Conservación del Atún
Atlántico. Recomendación BYC 11-08. Recomendación de
ICCAT sobre la conservación del tiburón jaquetón capturado
en asociación con las pesquerías de ICCAT.
Compagno, L. J. V. 1984. FAO species catalogue. Sharks
of the world: an annotated and illustrated catalogue of shark
species known to date. Part 2. Carcharhiniformes. FAO Fishery Synopsis 4: 251–655.
Compagno, L. J. V. 2001. Sharks of the world. An annotated and illustrated catalogue of shark species known to date.
Volume 2. Bullhead, mackerel and carpet sharks (Heterodontiformes, Lamniformes and Orectolobiformes). FAO Species
Catalogue for Fishery Purposes. No. 1, Vol. 2. FAO, Rome.
Cortés, E. 1999. Standardized diet compositions and
trophic levels of sharks. ICES Journal of Marine Science. 56:
707–717.
Cortés E. 2008. Comparative life history and demography of pelagic sharks. En: Camhi M. D., Pikitch E. K. & Bab-
PAN Condrictios 2015
cock E. A. (Eds.). 2008. Sharks of the open ocean: biology,
fisheries and conservation. Blackwell Publishing, Oxford.
Cortés, E., Arocha, F., Beerkircher, L., Carvalho, F., Domingo, A., Heupel, M., Holtzhausen, H., Santos, M. N., Ribera, M. & Simpfendorfer, C. 2010. Ecological risk assessment
of pelagic sharks caught in Atlantic pelagic longline fisheries.
Aquatic Living Resources 23: 25–34.
Cortés, F. 2007. Sustentabilidad de la explotación del Gatuzo, Mustelus schmitti, en el ecosistema costero bonaerense
(34 – 42° S). Tesis de Licenciatura en Ciencias Biológicas. Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, Universidad Nacional
de Mar del Plata.
Cortés, F., Jaureguizar, A. J., Menni, R. C. & Guerrero R.
A. 2011a. Ontogenetic habitat preferences of the Narrownose
smooth-hound shark, Mustelus schmitti, in two Southwestern Atlantic coastal areas. Hydrobiologia 661: 445–456.
Cortés, F., Jaureguizar, A. J., Guerrero, A. R. & Dogliotti,
A. 2011b. Influence of estuarine and continental shelf water
advection on the coastal movements of Apron ray Discopyge
tschudii in the Southwestern Atlantic. Journal of Applied Ichthyology 27: 1278–1285.
Cortés, F. 2012. Hábitats esenciales de condrictios
(Chondrichthyes) costeros, y su relación con los procesos
oceanográficos. Tesis doctoral. Facultad de Ciencias Exactas
y Naturales, Universidad Nacional de Mar del Plata.
Cousseau, M. B. & Perrotta, R. G. 2000. Peces Marinos
de Argentina: Biología, distribución, pesca. Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP), Mar
del Plata.
Cousseau, M. B., Figueroa, D. E. & Díaz de Astarloa, J.
M. 2000. Clave de identificación de las rayas del litoral marítimo de Argentina y Uruguay (Chondrichthyes, Familia
Rajidae). Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo
Pesquero (INIDEP), Mar del Plata.
Cousseau, M. B.; Figueroa, D. E.; Díaz de Astarloa, J. M.;
Mabragaña, E. & Lucifora, L. O. 2007. Rayas, chuchos y otros
batoideos del Atlántico Sudoccidental (34º S – 55º S). Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP), Mar del Plata.
Daiber, F. C. & Booth, R. A. 1960. Notes on the Biology
of the Butterfly Rays, Gymnura altavela and Gymnura micrura. Copeia 1960: 137–139.
da Silva, C., Kerwath, S. E., Wilke, C. G., Meyër, M. &
Lamberth, S. J. 2010. First documented southern transatlantic migration of a Blue shark Prionace glauca tagged off South
Africa. African Journal of Marine Science 32: 639–642.
da Silva, K. G. 1996. Estudo comparativo dos parametros
populacionais da reproducao dos Cacoes-anjo Squatina argentina (Marini, 1930), Squatina guggenheim (Marini, 1936)
e Squatina occulta (Vooren & Silva, 1991), no sul do Brasil.
Tesis de Mestre. Pós-Graduacao em Oceanografia Biologica.
Fundacao Universidade do Rio Grande, Rio Grande.
De Bruyn, P., Dudley, S. F. J., Cliff, G. & Smale, M. J. 2005.
Sharks caught in the protective gill nets off KwaZulu-Natal,
South Africa. 11. The Bcalloped hammerhead shark Sphyrna
lewini (Griffith and Smith). African Journal of Marine Science 27: 517–528.
Díaz, A., Sauco S., Rodríguez M. & A. Domingo. 2004.
La pesca de tiburones pelágicos con palangre de superficie en
aguas Uruguayas. En: Lessa, R., Marcante Santana F., Souza
CAPÍTULO 2
dos Santos J. y G. Cordeiro de Lima. (Eds.). IV Reunião da
Sociedade Brasileira para o Estudo dos Elasmobrânquios.
SBEEL. Recife.
DINARA. 2000. Informe sectorial pesquero 1999. Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca), Montevideo.
Domingo, A. 2003a. “Captura Fortuita”, un recurso olvidado en la pesquería de longline? (Tiburones y otros peces).
En: Rey, M. (Ed.). Consideraciones sobre la Pesca Incidental
Producida por la Actividad de la Flota Atunera Dirigida a
Grandes Pelágicos. INAPE/PNUD URU 92/003, Montevideo.
Domingo, A. 2003b. Los elasmobranquios pelágicos capturados por la flota de longline uruguaya. En: Rey M. (Ed.).
Consideraciones sobre la Pesca Incidental Producida por la
Actividad de la Flota Atunera Dirigida a Grandes Pelágicos.
INAPE/PNUD URU 92/003, Montevideo
Domingo, A., Forselledo, R., Miller, P. & Passadore,
C. 2008. Plan de Acción Nacional para la conservación de
condrictios en las pesquerías uruguayas. (PAN-Condrictios
Uruguay). DINARA, Montevideo.
Domingo, A., Pons, M., Jiménez, S., Miller, P., Barceló,
C. & Swimmer, Y. 2012. Circle hook performance in the Uruguayan pelagic longline fishery. Bulletin of Marine Science
88: 499 – 511.
Doño, F. 2008. Identificación y caracterización de áreas
de cría del Tiburón martillo (Sphyrna spp) en las costas de
Uruguay. Tesis de Licenciatura en Ciencias Biológicas, Facultad de Ciencias, Universidad de la República, Montevideo.
Dudley, S. F. J., Cliff, G., Zungu, M. P. & Smale, M. J.
2005. Sharks caught in the protective gill nets off KwaZulu-Natal, South Africa. 10. The Dusky shark Carcharhinus
obscurus (Lesueur 1818). African Journal of Marine Science
27: 107–127.
Dulvy, N. K., Baum, J. K., Clarke, S., Compagno, L. J. V.,
Cortés, E., Domingo, A., Fordham, S., Fowler, S., Francis, M.
P., Gibson, C., Martinez, J., Musick, J. A., Soldo, A., Stevens,
J. D. & Valenti S. 2008. You can swim but you can’t hide: the
global status and conservation of oceanic pelagic sharks and
rays. Aquatic Conservation: Marine and Freshwater Ecosystems 18: 459–482.
Dulvy, N. K., Fowler, S. L., Musick, J. A., Cavanagh, R.
D., Kyne, P. M., Harrison, L. R., Carlson, J. K., Davidson, L.
N. K., Fordham, S. V., Francis, M. P., Pollock, C. M., Simpfendorfer, C. A., Burgess, G. H., Carpenter, K. E., Compagno, L.
J. V., Ebert, D. A., Gibson, C., Heupel, M. R., Livingstone, S.
R., Sanciangco, J. C., Stevens, J. D., Valenti, S. & White, W. T.
2014. Extinction risk and conservation of the world´s sharks
and rays. eLIFE: DOI: 10.7554/eLife.00590.
Ebert, D. A., Fowler, S. & Compagno L. J. V. 2013. Sharks of the Wolrd: a fully illustrated guide. Wild Nature Press,
Plymouth.
Estalles, M., Perez Comesaña, J. E., Tamini, L. L. & Chiaramonte, G. E. 2009. Reproductive biology of the skate, Rioraja agassizii (Müller & Henle, 1841), off Puerto Quequén,
Argentina. Journal of Applied Ichthyology 25: 60–65.
Estalles, M., Coller, N. M., Di Giácomo, E. E. & Perier,
M. R. 2011a. Distribution and reproductive biology of the
Electric ray Discopyge tschudii Heckel, 1846 in San Matias
Gulf, Northern Patagonia, Argentina. Neotropical Ichthyo-
93
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015
logy 9: 831–838.
Estalles, M., Coller, N. M., Perier, M. R. & Di Giácomo,
E. E. 2011b. Skates in the demersal trawl fishery of San Matias
Gulf, Patagonia: species composition, relative abundance and
maturity stages. Aquatic Living Resources 24: 193–199.
Estalles, M. L. 2012. Características de historia de vida y
explotación comercial de la raya Sympterygia bonapartii en
el Golfo de San Matías. Tesis doctoral. Facultad de Ciencias
Exactas y Naturales, Universidad de Buenos Aires.
FAO. 1999. International Plan of Action for reducing
incidental catch of seabirds in longline fisheries. International Plan of Action for the conservation and management of
sharks. International Plan of Action for the management of
fishing capacity. FAO, Roma.
FAO. 2006. Informe del Taller Sobre Evaluación y Manejo de Elasmobranquios en América del Sur y Bases Regionales para los Planes de Acción (DINARA/FAO). Domingo,
A., Acuña, E., Arfelli, C. A., Chiaramonte, G. E., Shotton, R.
& Zapata, L. (Eds.). Informe de Pesca 798: 1-55. FAO, Roma.
Forselledo, R., Pons, M., Miller, P. & Domingo, A. 2008.
Distribution and population structure of the Pelagic stingray,
Pteroplatytrygon violacea (Dasyatidae), in the south-western
Atlantic. Aquatic Living Resources 21: 357–363.
Forselledo, R., Miller, P. & Domingo, A. 2008. Los grandes elasmobranquios en aguas oceánicas uruguayas. IX Jornadas de Zoología del Uruguay. 10 – 13 de diciembre del
2008. Facultad de Ciencias, Universidad de la República.
Montevideo, Uruguay.
Forselledo, R., Miller, P., Pons, M. & Domingo, A. 2010.
Análisis de la información de Lamna nasus obtenida por el
programa de observadores de Uruguay en el Atlántico Sudoccidental. Primer Congreso Uruguayo de Zoología. 5 – 10
de diciembre del 2010. Facultad de Ciencias, Montevideo,
Uruguay.
Forselledo, R. 2012. Distribución, estructura poblacional
y aspectos reproductivos del tiburón Pinocho Lamna nasus
(Bonnaterre, 1788) en el Atlántico Sudoccidental. Tesis de
Licenciatura en Ciencias Biológicas, Facultad de Ciencias,
Universidad de la República, Montevideo.
Fowler, S. L., Cavanagh, R. D., Camhi, M., Burguess, G.
H., Cailliet, G. M., Fordham, S. V., Simpfendorfer, C. A. &
Musick, J. A. 2005. Sharks, Rays and Chimaeras: The Status of
the Chondrichthyan Fishes. IUCN, Gland, Switzerland and
Cambridge.
Francis, M. P. & Stevens, J. D. 2000. Reproduction, embryonic development, and growth of the Porbeagle shark, Lamna nasus, in the Southwest Pacific Ocean. Fishery Bulletin
98: 41–63.
Francis M. P. & Duffy, E. C. 2002. Distribution, seasonal
abundance and bycatch of Basking sharks (Cetorhinus maximus) in New Zealand, with observations on their winter habitat. Marine Biology 140: 831-842.
Francis, M. P. & Duffy, C. 2005. Length at maturity in
three pelagic sharks (Lamna nasus, Isurus oxyrinchus and
Prionace glauca) from New Zealand. Fishery Bulletin 103:
489–500.
Francis, M. P., Natanson, L. J. & Campana, S. E. 2008.
The biology and ecology of the porbeagle shark, Lamna nasus. En: Camhi M. D., Pikitch E. K. & Babcock E. A. (Eds.).
2008. Sharks of the open ocean: biology, fisheries and conser-
94
vation. Blackwell Publishing, Oxford.
Gadig, O. B. F. 2001. Tubarões da costa Brasileira. Tese
de Doutorado em Ciências Biológicas, Universidade Estadual Paulista. Setembro de 2001. Rio Claro, São Paulo.
Gadig, O. B. F., Motta, F. S. & Namora, R. C. 2002. Projeto Cacão: a study on small coastal sharks in São Paulo Southeast Brazil. En: P. Duarte (Ed.). Proceedings of the International Conference on Sustainable Management of Coastal
Ecosystem. Porto, Portugal.
Garcia, M. L. 1984. Sobre la biología de Discopyge tschudii (Chondricthyes, Narcinidae). Physis (A) 42 (103): 101-1
12.
Garcia de la Rosa, S. B. 1998. Estudio de las interrelaciones tróficas de dos elasmobranquios del Mar Argentino, en
relación con las variaciones espacio-temporales y ambientales Squalus acanthias (Squalidae) y Raja flavirostris (Rajidae).
Tesis doctoral. Facultad de Ciencias Exactas y Naturales,
Universidad Nacional de Mar del Plata.
Gilmore, R. G. 1983. Observations on the embryos of the
Longfin mako, Isurus paucus, and the Bigeye thresher, Alopias superciliosus. Copeia 1983: 375–382.
Gilmore, R. G., Dodrill, J. W. & Linley, P. A. 1983. Reproduction and embryonic development of the Sand tiger
shark, Odontaspis taurus (Rafinesque). Fishery Bulletin 81:
201–225.
Gilmore, R. G. 1993. Reproductive biology of lamnoid
sharks. Environmental Biology of Fishes 38: 95–114.
Gilmore, R. G., Putz, Jr. O. & Dodrill, J. W. 2005. Oophagy, intrauterine cannibalism and reproductive strategy in
Lamnoid sharks. En: Hamlett W. C. (Ed.). Reproductive Biology and Phylogeny of Chondrichthyes: Sharks, Batoids and
Chimaeras. Science Publishers, Inc., Enfield, New Hampshire.
Gomes, U. L., Signori, C. N., Gadig, O. B. F. & Santos,
H. R. S. 2010. Guia para Identificação de Tubarões e Raias
do Rio de Janeiro. Technical Books Editora, Rio de Janeiro.
Grubbs, R. D., Musick, J. A., Conrath, C. L. & Romine,
J. G. 2005. Long-Term movements, migration, and temporal
delineation of a summer nursery for juvenile Sandbar sharks
in the Chesapeake Bay region. American Fisheries Society
Symposium. LCS05/06-DW-40
Gruber, S. H. & Compagno, L. J. V. 1981. Taxonomic status and biology of the bigeye thresher Alopias superciliosus.
Fishery Bulletin 79: 617–40.
Hanchet, S. 1988. Reproductive biology of Squalus acanthias from the east coast, South Island, New Zealand, New
Zealand Journal of Marine and Freshwater Research 22:
537–549.
Hazin, F. H. V., Lucena, F. M., Souza, T. A., Boeckman,
C. E., Broadhurst, M. K. & Menni, R. C. 2000. Maturation
of the Night shark, Carcharhinus signatus, in the Southwestern Equatorial Atlantic Ocean. Bulletin of Marine Science
66: 173–185.
Hazin, F. H. V., Fischer, A. & Broadhurst, M. 2001. Aspects of reproductive biology of the Scalloped hammerhead
shark, Sphyrna lewini, off northeastern Brazil. Environmental Biology of Fishes 61: 151–159.
Henderson, A. C., Flannery, K. & Dunne, J. 2002. Growth and reproduction in Spiny dogfish Squalus acanthias L.
(Elasmobranchii: Squalidae), from the West Coast of Ireland.
PAN Condrictios 2015
Sarsia 87: 350–361.
Henderson, A. C., Arkhipkin, A. I., & Chtcherbich, J.
N. 2005. Distribution, growth and reproduction of the White-spotted Skate Bathyraja albomaculata (Norman, 1937)
around the Falkland Islands. Journal of Northwest Atlantic
Fishery Science 35: 79–87.
Henningsen, A. D. 1996. Captive husbandry and bioenergetics of the Spiny butterfly ray, Gymnura altavela (Linnaeus). Zoo Biology 15: 135–142.
Holtzhausen, J. A. & Camarada, T. G. 2007. Migratory
behaviour and assessment of the Bronze whaler (Carcharhinus brachyurus). Final Report, LMR/CF/03/16. 61p.
Hozbor, N. M., Colonello, J. H. & Massa, A. M. 2011.
Composición específica y distribución de los peces cartilaginosos en el sector del Atlántico Sudoccidental comprendido
entre 34º - 55º S. Período 2003 – 2005. En: Wöhler, O. C.,
Cedrola, P. & Cousseau, M. B. (Eds.). 2011. Contribuciones
sobre biología, pesca y comercialización de tiburones en la
Argentina. Aportes para la elaboración del Plan de Acción
Nacional. Consejo Federal Pesquero, Buenos Aires.
ICCAT 2012. 2011 Sharks data preparatory meeting
to apply Ecological Risk Assessment. Collective Volume of
Scientific Papers ICCAT 68: 1818–1884.
Jañez, J.A. & Sueiro, M.C. 2007. Size at hatching and incubation period of Sympterygia bonapartii (Muller & Henle,
1841) (Chondrichthyes, Rajidae) bred in captivity at the Temaiken Aquarium. Journal of Fish Biology 70: 648–650.
Jañez, J. A. & Sueiro, M. C. 2009. Oviposition rate of
the Fanskate Sympterygia bonapartii (Elasmobranchii, Rajidae) (Müller & Henle, 1841) held in captivity. Pan-American
Journal of Aquatic Sciences 4: 580–582.
Jensen, C. F., Natanson, L. J., Pratt, H. L., Kohler, N. E.
& Campana, S. E. 2002. The reproductive biology of the Porbeagle shark (Lamna nasus) in the Western North Atlantic
Ocean. Fishery Bulletin 100: 727–738.
Jorgensen, S. J., Klimley, A. P. & Muhlia-Melo, A. F.
2009. Scalloped hammerhead shark Sphyrna lewini, utilizes
deep-water, hypoxic zone in the Gulf of California. Journal
of Fish Biology 74: 1682–1687.
Joung, S. & Hsu, H. 2005. Reproduction and embryonic
development of the Shortfin mako, Isurus oxyrinchus Rafinesque, 1810, in the Northwestern Pacific. Zoological Studies
44: 487–496.
Joyce, W. N., Campana, S. E., Natanson, L. J., Kohler, N.
E., Pratt Jr, H. L. & Jensen, C. F. 2002. Analysis of stomach
contents of the Porbeagle shark (Lamna nasus Bonnaterre)
in the northwest Atlantic. ICES Journal of Marine Science
59: 1263–1269.
Klimley, A. P. 1987. The determinants of sexual segregation in the Scalloped hammerhead shark, Sphyrna lewini.
Environmental Biology of Fishes 18: 27–40.
Koen Alonso, M., Crespo, E. A., García, N. A., Pedraza,
S. N., Mariotti, P. A., Berón Vera, B. & Mora, N. J. 2001. Food
habits of Dipturus chilensis (Pisces: Rajidae) off Patagonia,
Argentina. ICES Journal of Marine Science 58: 288-297.
Kohler, N. E., Casey, J. G. & Turner, P. A. 1998. NMFS
cooperative shark tagging program, 1962-93: an atlas of shark tag and recapture data. Marine Fisheries Review 60: 1–87.
Kotas, J. E. 2009. Avaliação do impacto da pesca industrial de emalhe e de espinhel-de-superfície sobre o Tu-
CAPÍTULO 2
barão-martelo-entalhado (Sphyrna lewini) no Sudeste e Sul
do Brasil. Elasmovisor, Junio 2009: 12–14.
Kyne, P. M., Lamilla, J., Licandeo, R. R., San Martín, J.
M., Stehmann, M. F. W. & McCormack, C. 2007. Zearaja
chilensis. The IUCN Red List of Threatened Species. Version
2014.3. <www.iucnredlist.org>.
Lessa, R., Vooren, C. M. & Lahaye, J. 1986. Desenvolvimento e ciclo sexual das fêmeas, migrações e fecundidade da
viola Rhinobatos horkelii (Muller & Henle, 1841). Atlântica
8: 5–34.
Licandeo, R. R., Lamilla, J. G., Rubilar, P. G. & Vega, R.
M. 2006. Age, growth, and sexual maturity of the Yellownose
skate Dipturus chilensis in the south-eastern Pacific. Journal
of Fish Biology 68: 488–506.
Lucifora, L. O., Valero, J. L., Bremec, C. S. & Lasta, M. L.
2000. Feeding habits and prey selection by the skate Dipturus
chilensis (Elasmobranchii: Rajidae) from the south-western
Atlantic. Journal of the Marine Biological Association of the
United Kingdom 80: 953-954.
Lucifora, L. O., Menni, R. C. & Escalante, A. H. 2002.
Reproductive ecology and abundance of the Sand tiger shark,
Carcharias taurus, from southwestern Atlantic. ICES Journal
of Marine Science 59: 553–561.
Lucifora, L. O., Menni, R. C. & Esclante, A. H. 2004. Reproductive biology of the School shark, Galeorhinus galeus,
off Argentina: support for a single south western Atlantic
population with synchronized migratory movements. Environmental Biology of Fishes 71: 199–209.
Lucifora, L. O., Menni, R. C. & Escalante, A. H. 2005.
Reproduction and seasonal occurrence of the Copper shark, Carcharhinus brachyrus, from the Patagonia, Argentina.
ICES Journal of Marine Science 62: 107–115.
Lucifora, L. O., García, V. B., Menni, R. C. & Escalante,
A. H. 2006. Food habits, selectivity, and foraging modes of
the School shark Galeorhinus galeus. Marine Ecology Progress Series 315: 259–270.
Lucifora, L. O., García, V. B. & Escalante, A. H. 2008.
How can the feeding habits of the Sand tiger shark influence
the success of conservation programs? Animal Conservation
12: 291–301.
Lucifora, L. O., García, V. B., Menni, R. C., Escalante, A.
H. & Hozbor, N. M. 2009. Effects of body size, age and maturity stage on diet in a large shark: ecological and applied
implications. Ecological Research 24: 109–118.
Mabragaña, E., Lucifora, L.O. & Massa, A.M. 2002. The
reproductive ecology and abundance of Sympterygia bonapartii endemic to the southwest Atlantic. Journal of Fish Biology 60: 951–967.
Mabragaña, E., Lucifora, L. O., Corbo, M. L. & Díaz de
Astarloa, J. M. 2014. Seasonal Reproductive Biology of the
Bignose fanskate Sympterygia acuta (Chondrichthyes, Rajidae). Estuaries and Coasts. doi 10.1007/s12237-014-9888-0
Maia, A., Queiroz, N., Correia, J. P. & Cabral, H. 2006.
Food habits of the Shortfin mako, Isurus oxyrinchus, off the
southwest coast of Portugal. Environmental Biology of Fishes
77: 157–167.
Marín, Y. & Puig, P. 1987. La pesquería de tiburones con
palangre desde el puerto de La Paloma (1975 - 1985). Publicaciones de la Comisión Técnica Mixta del Frente Marítimo
3: 117-123.
95
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015
Marion, C., Vaske-Junior, T., Gadig, O. B. F. & Martins,
I. A. 2011. Feeding habits of the Shortnose guitarfish, Zapteryx brevirostris (Müller and Henle, 1841) (Elasmobranchii,
Rhinobatidae) in southeastern Brazil. Brazilian Journal of
Biology 71: 83–89.
Mariotti, P.A. 2006. Algunos aspectos de la biología y
ecología de la raya picuda (Raja flavirostris, Philipi, 1892)
en el litoral patagónico. Tesis de Licenciatura. Facultad de
Ciencias Naturales, Universidad Nacional de la Patagonia
San Juan Bosco.
Mas, F. 2012. Biodiversidad, abundancia relativa y estructura poblacional de los tiburones capturados por la flota
de palangre pelágico en aguas uruguayas durante 1998-2009.
Tesis de Licenciatura en Ciencias Biológicas, Facultad de
Ciencias, Universidad de la República, Montevideo.
Mas, F., Domingo, A. & Defeo, O. 2012. Diversidad de
tiburones pelágicos capturados por las flota palangrera en la
ZEE de Uruguay. Segundo Congreso Uruguayo de Zoología.
9 – 14 de diciembre del 2012. Facultad de Ciencias, Montevideo, Uruguay.
Mas, F., Forselledo, R. & Domingo, A. 2013. Captura de
mantarayas (Mobulidae) en las pesquerías de palangre pelágico: diversidad y distribución en el Atlántico Sudoccidental.
COLACMAR, 27 – 31 de octubre de 2013, Punta del Este,
Uruguay.
Mas, F., Forselledo R. & Domingo, A. 2014. Length-length relationships for six pelagic shark species commonly caught in the Southwestern Atlantic Ocean. Collective Volume
of Scientific Papers ICCAT 70 (5): 2441–2445.
Mas, F., Forselledo, R. & Domingo, A. 2015. Mobulid
ray by-catch in longline fisheries in the south-western Atlantic Ocean. Marine and Freshwater Research http://dx.doi.
org/10.1071/MF14180.
Massa, A. & Lamilla, J. 2004. Sympterygia bonapartii.
The IUCN Red List of Threatened Species. Version 2014.3.
<www.iucnredlist.org>.
Massa, A.; Hozbor, N. & Lamilla, J. 2004. Discopyge tschudii. The IUCN Red List of Threatened Species. Version
2014.3. <www.iucnredlist.org>.
McCormack, C., Lamilla, J., San Martín, M. J. & Stehmann, M. F. W. 2007a. Rhinoraja albomaculata. The IUCN
Red List of Threatened Species. Version 2014.3. <www.iucnredlist.org>.
McCormack, C., Lamilla, J., San Martín, M.J. & Stehmann, M.F.W. 2007b. Bathyraja griseocauda. The IUCN Red
List of Threatened Species. Version 2014.3. <www.iucnredlist.org>.
McElroy, W. D., Wetherbee, B. M., Mostello, C. S., Lowe,
C. G., Crow, G. L. & Wass, R. C. 2006. Food habits and ontogenetic changes in the diet of the Sandbar shark, Carcharhinus plumbeus, in Hawaii. Environmental Biology of Fishes
76: 81–92.
Mejuto, J. & García-Cortés, B. 2005. Reproductive and
distribution parameters of the Blue shark Prionace glauca, on
the basis of on-board observations at sea in the Atlantic, Indian and Pacific oceans. ICCAT Collective Volume of Scientific Papers ICCAT 58: 951–973.
Meneses, P. & Paesch, L. 1999. Características de las especies obtenidas como captura incidental en las campañas de
evaluación dirigidas a merluza, corvina y pescadilla. INAPE
96
- PNUD URU/92/003. Estudios realizados sobre los elasmobranquios dentro del río de la plata y la zona común de pesca
argentino - uruguaya en el marco del “Plan de Investigación
Pesquera”.
Menni, R. C., Ringuelet, R. A. & Aramburu, R. H. 1984.
Peces Marinos de Argentina y Uruguay. Editorial Hemisferio
Sur, Buenos Aires.
Menni, R. C. & López, H. L. 1984. Distributional patterns of Argentine marine fishes. Physis Sección A 42: 71–85.
Menni, R. C. 1985. Distribución y biología de Squalus
acanthias, Mustelus schmitti y Galeorhinus vitaminicus, en el
Mar Argentino en Agosto-Setiembre de 1978 (Chondrichthyes). Revista del Museo de La Plata (nueva serie) 13: 151–182.
Menni, R. C., Da Silva, K. G. & Gosztonyi, A. R. 1986.
Sobre la biología de los tiburones costeros de la Provincia
de Buenos Aires. Anales de la Sociedad Científica Argentina
(CCXIII): 3–26.
Menni, R. C. & Stehmann, M. F. W. 2000. Distribution,
environment and biology of batoid fishes off Argentina, Uruguay and Brazil. A review. Revista del Museo Argentino de
Ciencias Naturales n.s. 2: 69–109.
Menni, R.C. & Lucifora, L.O. 2007. Tiburones de la
Argentina y Uruguay. Lista de Trabajo. ProBiota, FCNyM,
UNLP. Serie Técnica y Didáctica No 11.
Menni, R. C., Jaureguizar, A. J., Stehmann, M. F. W.,
Lucifora, L. O. 2010: Marine biodiversity at the community
level: zoogeography of sharks, skates, rays and chimaeras in
the southwestern Atlantic. Biodiversity and Conservation 19:
775–796.
Milessi, A. C., Vogler R. & G. Bazzino. 2001. Identificación de tres especies del género Squatina (Chondrichthyes,
Squatinidae) en la Zona Común de Pesca Argentino-Uruguaya (ZCPAU). Gayana (Concepc.) 65: 167–172.
Miller, P., Cortés, E., Carlson, J., Forselledo, R. & Domingo, A. 2010. Movimientos y uso de hábitat del tiburón azul
(Prionace glauca) en el océano Atlántico suroccidental: resultados obtenidos mediante telemetría satelital. Primer Congreso Uruguayo de Zoología. 5 – 10 de diciembre del 2010.
Facultad de Ciencias, Montevideo, Uruguay.
Molina, J. M., & López Cazorla, A. 2011. Trophic ecology of Mustelus schmitti (Springer, 1939) in a nursery area
of northern Patagonia. Journal of Sea Research 65: 381–389.
Mollet, H. F., Cliff, G., Pratt, Jr. H. L. & Stevens, J. D.
2000. Reproductive biology of the female Shortfin mako,
Isurus oxyrinchus Rafinesque, 1810, with comments on the
embryonic development of lamnoids. Fishery Bulletin 98:
299–318
Moreno, J. A., Parajúa, J. I. & Morón, J. 1989. Biología
reproductiva y fenología de Alopias vulpinus (Bonnaterre,
1788) (Squaliformes: Alopiidae) en el Atlántico nor-oriental
y Mediterráneo occidental. Scientia Marina 53: 37–46.
Moreno, J. A. & Morón, J. 1992. Reproductive biology of
the Bigeye thresher shark, Alopias superciliosus (Lowe, 1839).
Australian Journal of Marine and Freshwater Research 43:
77–86.
Musick, J. A. 1999. Ecology and conservation of long-lived marine animals. In: Musick, J. A. (ed) American Fisheries Society Symposium 23. Bethesda.
Musick, J. A. & Ellis, J. K. 2005. Reproductive Evolution
of Chondrichthyans. En: Hamlett, W. C. (ed) Reproductive
PAN Condrictios 2015
Biology and Phylogeny of Chondrichthyes: Sharks, Batoids
and Chimaeras. Science Publishers, Inc., Plymouth.
Musyl, M. K., Brill, R. W., Curran, D. S., Fragoso, N. M.,
McNaughton, L. M., Nielsen, A., Kikkawa, B. S. & Moyes, C.
D. 2011. Postrelease survival, vertical and horizontal movements, and thermal habitats of five species of pelagic sharks
in the central Pacific Ocean. Fishery Bulletin 109: 341–368.
Muto, E. Y., Soares, L. S. H. & Goitein, R. 2001. Food resource utilization of the skates Rioraja agassizii (MÜLLER &
HENLE, 1841) and Psammobatis extenta (GARMAN, 1913)
on the continental shelf off Ubatuba, South-eastern Brazil.
Revista Brasileira de Biologia 61: 217–238.
Nakano, H., Matsunaga, H., Okamoto, H. & Okazaki,
M. 2003. Acoustic tracking of Bigeye thresher shark Alopias
superciliosus in the eastern Pacific Ocean. Marine Ecology
Progress Series 265: 255–261.
Nakano, H. & Stevens, J. D. 2008. The biology and ecology of the Blue shark, Prionace glauca. En: Camhi M. D.,
Pikitch E. K. & Babcock E. A. (Eds.). 2008. Sharks of the open
ocean: biology, fisheries and conservation. Blackwell Publishing, Oxford.
Nion, H. 1999. La pesquería de tiburones en el Uruguay,
con especial referencia al cazón (Galeorhinus galeus Linnnaeus, 1758). En: Shotton, R. (Ed.). Case studies of the management of elasmobranch fisheries.
Nion, H., Ríos, C. & Meneses, P. 2002. Peces del Uruguay. Lista Sistemática y Nombres Comunes. DINARA-INFOPESCA, Montevideo.
Norbis, W., Paesch L. & O. Galli. 2006. Los recursos pesqueros de la costa de Uruguay: ambiente, biología y gestión.
En: Menafra R., Rodríguez-Gallego L., Scarabino F. & D.
Conde (Eds.). Bases para la conservación y el manejo de la
costa uruguaya. Vida Silvestre Uruguay, Montevideo.
Oddone, M. C. & Vooren, C. M. 2002. Egg-cases and size
at hatching of Sympterygia acuta in the south-western Atlantic. Journal of Fish Biology 61: 858–861.
Oddone, M. C. & Vooren, C. M. 2004. Distribution,
abundance and morphometry of Atlantoraja cyclophora
(Regan, 1903) (Elasmobranchii: Rajidae) in southern Brazil,
Southwestern Atlantic. Neotropical Ichtyology 2: 137–144.
Oddone, M. C.; Paesch, L. & Norbis, W. 2005a. Reproductive biology and seasonal distribution of Mustelus schmitti (Elasmobranchii: Triakidae) in the Rio de la Plata oceanic
front, south-western Atlantic. Journal of the Marine Biological Association of the United Kingdom 85: 1193–1198.
Oddone, M. C.; Paesch, L. & Norbis, W. 2005b. Size at
first sexual maturity of two species of rajoid skates, genera
Atlantoraja and Dipturus (Pisces, Elasmobranchii, Rajidae),
from the south-western Atlantic Ocean. Journal of Applied
Ichthyology 21: 70–72.
Oddone, M. C. & Vooren, C. M. 2005. Reproductive biology of Atlantoraja cyclophora (Regan 1903) (Elasmobranchii: Rajidae) off southern Brazil. ICES Journal of Marine
Science 62: 1095–1103.
Oddone, M. C., Amorim, A. F., Mancini, P. L., Norbis,
W. & Velasco, G. 2007. The reproductive biology and cycle of
Rioraja agassizi (Müller and Henle, 1841) (Chondrichthyes:
Rajidae) in southeastern Brazil, SW Atlantic Ocean. Scientia
Marina 71: 593–604.
Oddone, M. C., Amorim, A. F. & Mancini, P. L. 2008a.
CAPÍTULO 2
Reproductive biology of the Spotback skate, Atlantoraja
castelnaui (Ribeiro, 1907) (Chondrichthyes, Rajidae), in
southeastern Brazilian waters Revista de Biología Marina y
Oceanografía 43: 327-334.
Oddone, M. C., Norbis, W., Mancini, P. L. & Amorim, A.
F. 2008b. Sexual development and reproductive cycle of the
Eyespot skate Atlantoraja cyclophora (Regan, 1903) (Chondrichthyes: Rajidae: Arhynchobatinae), in southeastern Brazil. Acta Adriatica 49: 73–87.
Oddone, M. C., Amorim, A. F., Mancini, P. L., Norbis, W.
& Velasco, G. 2008c. The reproductive biology and cycle of
Rioraja agassizi (Müller and Henle, 1841) (Chondrichthyes:
Rajidae) in southeastern Brazil, SW Atlantic Ocean. Scientia
Marina 71: 593–604.
Oddone, M. C., Velasco, G. & Rincon, G. 2008d. Occurrence of freshwater stingrays (Chondrichthyes: Potamotrygonidae) in the Uruguay River and its tributaries, Uruguay,
South America. Aqua International Journal of Ichthyology
14: 69–76.
Oddone, M. C., Paesch, L. & Norbis, W. 2010. Size
Structure, abundance and preliminary information on the
reproductive parameters of the Shortspine Spurdog (Squalus
mitsukurii) in the Argentinean-Uruguayan Common Fishing
Zone from the mid-1990s. Journal of Northwest Atlantic Fishery Science 43: 13–26.
Oddone, M. C. & Capapé, C. 2011. Annual fecundity
assessment for the rio skate Rioraja agassizi (Chondrichthyes: Arhynchobatidae) endemic to a Neotropical area (southeastern Brazil). Brazilian Journal of Oceanogrphy 59(3):
277–279.
Oddone, M. C., Velasco, G. & Charvet, P. 2012. Record of
the freshwater stingrays Potamotrygon brachyura and P. motoro (Chondrichthyes, Potamotrygonidae) in the lower, Uruguay River, South America. Acta Amazonica 42: 299–304.
Oddone, M. C., Paesch, L. & Norbis, W. 2015. Population structure of the Piked dogfish Squalus acanthias (Elasmobranchii: Squalidae), with preliminary reproductive
observations. Ichthyological Research. doi10.1007/s10228015-0461-z
Oliver, S. P., Turner, J. R., Gann, K., Silvosa, M. & D’Urban Jackson, T. 2013. Thresher sharks use tail-slaps as a
hunting strategy. PLoS ONE 8: e67380. doi:10.1371/journal.
pone.0067380
Orlando, L., Pereyra, I., Paesch, L. & Norbis, W. 2011.
Size and sex composition of two species of the genus Atlantoraja (Elasmobranchii, Rajidae) caught by the bottom trawl
fisheries operating on the Uruguayan continental shelf (Southwestern Atlantic Ocean). Brazilian Journal of Oceanography 59: 357–364.
Orlando, L., Pereyra, I., Silveira, S., Paesch, L., Oddone,
C. & Norbis, W. 2013. Evolución temporal del peso embrionario como evidencia de histotrofía limitada para el Gatuzo
Mustelus schmitti (Chondrichthyes: Triakidae). COLACMAR, 27 – 31 de octubre de 2013, Punta del Este, Uruguay.
Pade, N. G., Queiroz, N., Humphries, N. E., Witt, M. J.,
Jones, C. S., Noble, L. R. & Sims, D. W. 2009. First results
from satellite-linked archival tagging of Porbeagle shark,
Lamna nasus: area fidelity, wider-scale movements and plasticity in diel depth changes. Journal of Experimental Marine
Biology and Ecology 370: 64–74.
97
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015
Paesch, L. 1998. Contribución al conocimiento sobre la
alimentación en algunos elasmobranquios. XIII Simposio
Científico, Comisión Técnica Mixta del Frente Marítimo.
Mar del Plata, Argentina.
Paesch, L. & P. D. Meneses. 1999. Medidas de protección y manejo. En: Arena G. y M. Rey. (Eds) Estudios realizados sobre los elasmobranquios dentro del Río de la Plata y la Zona Común de Pesca Argentino-Uruguaya en el
marco del “Plan de Investigación Pesquera” INAPE-PNUD
URU/92/003 (3): 1–3.
Paesch, L. & A. Domingo. 2003. La pesca de condrictios
en el Uruguay. Frente Marítimo 19: 207–216.
Paesch, L. & Oddone, M.C. 2008. Size at maturity and
egg capsules of the Softnose skates Bathyraja brachyurops
(Fowler, 1910) and Bathyraja macloviana (Norman, 1937)
(Elasmobranchii: Rajidae) in the SW Atlantic (37o00’–39 o30’
S). Journal of Applied Ichthyology 25: 66–71.
Paesch, L. & Oddone, M.C. 2008. Change in size-at-maturity of the Yellownose skate Dipturus chilensis (Guichenot,
1848) (Elasmobranchii: Rajidae) in the SW Atlantic. Neotropical Ichthyology 6: 223–230.
Paesch, L. 2011. Condrictios demersales: prospección de
dos áreas escasamente exploradas dentro de la Zona Común
de Pesca Argentino Uruguaya. Frente Marítimo 22: 213–235.
Paesch, L., Norbis, W. & Inchausti, P. 2014. Effects of fishing and climate variability on spatio-temporal dynamics of
demersal chondrichthyans in the Río de la Plata, SW Atlantic. Marine Ecology Progress Series 508: 187–200.
Pasquino, A. F., Vaske-Júnior, T., Gadig, O. B. F. & João P.
Barreiros, J. P. 2011. Notes on the feeding habits of the skate
Rioraja agassizi (Chondrichthyes, Rajidae) off southeastern
Brazil. Cybium 35: 105–109.
Patterson, C. J., Sepulveda, C. A. & Bernal, D. 2011.
The vascular morphology and in vivo muscle temperatures
of Thresher sharks (Alopiidae). Journal of Morphology 272:
1353–1364.
Peres, M. B. & Vooren, C. M. 1991. Sexual development, reproductive cycle, and fecundity of the School shark
Galeorhinus galeus off Southern Brazil. Fishery Bulletin 89:
655–667.
Pereyra, I., Orlando, L., Norbis, W. & Paesch, L. 2008.
Variación especial y temporal de la composición por tallas
y sexos del Gatuso Mustelus schmitti Springer, 1939 capturado por la pesca de arrastre en la costa oceánica uruguaya
durante 2004. Revista de Biología Marina y Oceanografía 43:
159–166.
Pereyra, I. 2011. Variación espacio-temporal de la estructura de la población del Gatuzo Mustelus schmitti Springer, 1939 (Chondrichthyes, Elasmobranchii, Triakidae) capturada por la pesca artesanal e industrial en el sector norte
de la plataforma continental uruguaya. Tesis de Licenciatura
en Ciencias Biológicas, Profundización Ecología. Facultad de
Ciencias, Universidad de la República, Montevideo.
Pereyra, M. I., Segura, A., Trinchin, R., Rabellino, J.,
Scarabino, F., Carranza, A. & Oddone, M. C. 2012. Estructura poblacional y variación estacional de rayas del género
Sympterygia (Chondrichthyes, Elasmobranchii, Rajoidei) en
el Área Marina Protegida de Cerro Verde e Islas de La Coronilla, Rocha, Uruguay. Segundo Congreso Uruguayo de
Zoología. 9 – 14 de diciembre del 2012. Facultad de Ciencias,
98
Montevideo, Uruguay.
Pereyra, S., Garcia, G., Miller, P., Oviedo, S. & Domingo, A. 2010. Low genetic diversity and population structure
of the Narrownose shark (Mustelus schmitti). Fisheries Research 106: 468–473.
Pérez Comesaña, J. E., Tamini, L. L. & Chiaramonte, G.
E. 2011. El desembarque de batoideos de interés comercial en
Puerto Quequén, Provincia de Buenos Aires. En: Wöhler, O.
C., Cedrola, P. & Cousseau, M. B. (Eds.). 2011. Contribuciones sobre biología, pesca y comercialización de tiburones en
la Argentina. Aportes para la elaboración del Plan de Acción
Nacional. Consejo Federal Pesquero, Buenos Aires.
Pires, A.M.S. 1987. The contribution of isopods in the feeding of Sympterygia spp (Pisces: Rajidae) with a description
of Ancinus gaucho sp. n. (Isopoda: Sphaeromatidae). Boletim
do Instituto Oceanográfico da Universidade de Sao Paulo 35:
115–122.
Pons, M. & Domingo, A. 2009. Actualización de la estandarización de la CPUE del tiburón Azul (Prionace glauca) capturado por la flota de palangre pelágico de Uruguay
(1992-2007). Collective Volume of Scientific Papers ICCAT
64: 1623–1631.
Pons, M. & Domingo, A. 2009. Actualización de la estandarización de la CPUE del tiburón Moro (Isurus oxyrinchus) capturado por la flota de palangre pelágico de Uruguay
(1982-2007). Collective Volume of Scientific Papers ICCAT
64: 1623–1631.
Pons, M. & Domingo, A. 2010. Standardized CPUE of
Porbeagle shark (Lamna nasus) caught by the Uruguayan pelagic longline fleet (1982-2008). Collective Volume of Scientific Papers ICCAT 65: 2098–2108.
Pons, M. & Domingo, A. 2013. Update of standardized
catch rates of shortfin mako, Isurus oxyrinchus, caught by the
Uruguayan longline fleet (1982-2010). Collective Volume of
Scientific Papers ICCAT 69: 1630–1638.
Portnoy, D. S., Piercy, A. N., Musick, J. A., Burgess, G. H.
& Graves, J. E. 2007. Genetic polyandry and sexual conflict
in the sandbar shark, Carcharhinus plumbeus, in the western
North Atlantic and Gulf of Mexico. Molecular Ecology 16:
187–197.
Preti, A., Smith, S. E. & Ramon, D. A. 2001. Feeding
habits of the Common thresher (Alopias vulpinus) sampled
from the California-based drift gill net fishery, 1998–99. California Cooperative Oceanic Fisheries Investigations Report
42: 145–152.
Preti, A., Smith, S. E. & Ramon, D. A. 2004. Diet differences in the Thresher shark (Alopias vulpinus) during transition from a warm-water regime to a cool-water regime off
California-Oregon, 1998–2000. California Cooperative Oceanic Fisheries Investigations Report 45: 118–125.
Preti, A., Kohin, S., Dewar, H. & Ramon, D. 2008. Feeding habits of the Bigeye thresher (Alopias superciliosus)
sampled from the California-based drift gillnet fishery. California Cooperative Oceanic Fisheries Investigations Report
49: 202–211.
Queiroz, N., Lima, F. P., Maia, A., Ribeiro, P. A., Correia,
J. P. & Santos, A. M. 2005. Movement of blue shark, Prionace
glauca, in the north-east Atlantic based on mark-recapture
data. Journal of the Marine Biological Association of the United Kingdom 85: 1107–1112.
PAN Condrictios 2015
Queiroz, N., Humphries, N. E., Noble, L. R., Santos, A.
M. & Sims, D. W. 2012. Spatial Dynamics and Expanded
Vertical Niche of Blue Sharks in Oceanographic Fronts Reveal Habitat Targets for Conservation. PLoS ONE 7: e32374.
doi:10.1371/journal.pone.0032374
Quiroz, J. C., Wiff, R. & Céspedes, R. 2009. Reproduction and population aspects of the Yellownose skate, Dipturus
chilensis (Pisces, Elasmobranchii: Rajidae), from southern
Chile. Journal of Applied Ichthyology 25: 72–77.
Refi, S. M. 1973. Rhinobatos horkelii Muller & Henle
1841, en aguas de la plataforma continental Argentina (Rajiformes, Rhinobatidae). Neotropica 19 (58): 27–30.
Rico, M. R. 2000. La salinidad y la distribución de la
ictiofauna en el estuario del Río de la Plata. Tesis de Licenciatura en Ciencias Biológicas. Facultad de Ciencias Exactas y
Naturales, Universidad Nacional de Mar del Plata.
Rosa, R. S. & Menezes, N. A. 1996. Relacao preliminar
das especies de peixes (Pisces, Elasmobranchii, Actinopterygii) ameacadas no Brasil. Revista Brasilera de Zoologia 13:
647–667.
Ruocco, N. L., Lucifora, L. O., Díaz de Astarloa, J. M. &
Wohler, O. 2006. Reproductive biology and abundance of
the White-dotted skate, Bathyraja albomaculata, in the Southwest Atlantic. ICES Journal of Marine Science 63: 105–116.
Ruocco, N. L., Lucifora, L. O., Díaz de Astarloa, J. M. &
Bremec, C. 2009. Diet of the white-dotted skate, Bathyraja
albomaculata, in waters of Argentina. Journal of Applied Ichthyology 25: 94–97.
Sánchez, M. F. & Mabragaña, E. 2002. Características
biológicas de algunas rayas de la región Sudpatagónica. INIDEP Informe Técnico 48. Mar del Plata.
Santana, F. M. & Lessa, R. P. 2004. Age determination
and growth of the night shark (Carcharhinus signatus) off the
Northeastern Brasilian coast. Fishery Bulletin 102: 156–167.
Segura, A. M. & Milessi, A. C. 2009. Biological and reproductive characteristics of the Patagonian smoothhound
Mustelus schmitti (Chondrichthyes, Triakidae) as documented from an artisanal fishery in Uruguay. Journal of Applied
Ichthyology 25: 78–82.
Segura, A. M., Delgado, E. A. & Carranza, A. 2008. La
pesquería de langostino en Punta Del Diablo (Uruguay):
un primer acercamiento. Pan-American Journal of Aquatic
Sciences 3: 232–236.
Segura, A. M., Milessi, A. C., Vögler, R., Galván-Magaña,
F. & Muggeo, V. 2013. The determination of maturity stages
in male elasmobranchs (Chondrichthyes) using a segmented
regression of clasper length on total length. Canadian Journal
of Fisheries and Aquatic Sciences 70: 830–833.
Semba, Y., Aoki, I. & Yokawa, K. 2011. Size at maturity
and reproductive traits of Shortfin mako, Isurus oxyrinchus,
in the Western and central North Pacific. Marine and Freshwater Research 62: 20–29.
Silveira, S. 2009. Estructura de la población de la raya
Dipturus chilensis capturada por la flota comercial dirigida a
la pesca de Merluza (Merluccius hubbsi). Tesis de Licenciatura en Ciencias Biológicas, Profundización Oceanografía. Facultad de Ciencias, Universidad de la República, Montevideo.
Sims, D. W., Fox, A. M. & Merrett, D. A. 1997. Basking
shark occurrence off south-west England in relation to zooplankton abundance. Journal of Fish Biology 51: 436-440.
CAPÍTULO 2
Sims, D. W. & Quayle, V. A. 1998. Selective foraging behaviour of Basking sharks on zooplankton in a small-scale
front. Nature 393: 460–464.
Sims, D. W. 2008. Sieving a Living: A Review of the Biology, Ecology and Conservation Status of the PlanktonFeeding Basking Shark Cetorhinus Maximus. Advances in Marine Biology 54: 1–276.
Smale, M. J. 1991. Occurrence and feeding of three shark
species, Carcharhinus brachyurus, C. obscurus and Sphyrna
zygaena, on the Eastern Cape cost of South Africa. South
African Journal of Marine Science 11: 31–42.
Smale, M. J. 2005. The diet of the Ragged-tooth shark
Carcharias taurus Rafinesque 1810 in the Eastern Cape, South Africa. African Journal of Marine Science 27: 331–335.
Smith, S. E. R. & Aseltine-Neilson, D. 2001. Thresher
shark. En: Leet, W. S., Dewees, C. M., Klingbeil, R. & Larson,
L. J. (Eds.). California’s Living Marine Resources: A Status
Report. Sea Grant Publication SG01-11. California Department of Fish and Game/University of California Agriculture
and Natural Resources, Sacramento, CA.
Smith, S. E., Rasmussen, R. C., Ramon, D. A. & Cailliet,
G. M. 2008. The biology and ecology of Thresher sharks
(Alopiidae). En: Camhi M. D., Pikitch E. K. & Babcock E. A.
(Eds.). 2008. Sharks of the open ocean: biology, fisheries and
conservation. Blackwell Publishing, Oxford.
Soto, J. M. R. 2000. Sobre a presença do tubarao-peregrino, Cetorhinus maximus (Gunnerus, 1765) (Lamniformes,
Cetorhinidae), em águas brasileiras. Biotemas 13: 73–88.
Soto, J. M. R. 2001a. Annotated systematic checklist and
bibliography of the coastal and oceanic fauna of Brazil. I.
Sharks. Mare Magnum 1: 51–120.
Soto, J. M. R. 2001b. Distribution and reproductive biology of the Striped smooth-hound Mustelus fasciatus (Garman, 1913) (Carcharhiniformes, Triakidae). Mare Magnum
1: 129–134.
Spath, M. C., Barbini, S. A. & Figueroa, D. E. 2013. Feeding habits of the apron ray, Discopyge tschudii (Elasmobranchii: Narcinidae), from off Uruguay and northern Argentina.
Journal of the Marine Biological Association of the United
Kingdom 93: 291–297.
Springer, S. 1960. Natural history of theS shark, Eulamia
milberti. Fishery Bulletin 61: 1–38.
Stevens, J. D. 1983. Observations on reproduction in the
Shortfin mako Isurus oxyrinchus. Copeia 1983: 126–130.
Stevens, J. D. 1984. Biological observations on sharks
caught by sport fishermen off New South Wales. Australian
Journal of Marine and Freshwater Research 35: 573–590.
Stevens, J. D., Bonfil, R., Dulvy, N. K. & Walker, P. A.
2000. The effects of fishing on sharks, rays, and chimaeras
(chondrichthyans), and the implications for marine ecosystems. ICES Journal of Marine Science 57: 476–494.
Stevens, J. D. 2008. The biology and ecology of the Shortfin mako shark, Isurus oxyrinchus. En: Camhi M. D., Pikitch
E. K. & Babcock E. A. (Eds.). 2008. Sharks of the open ocean:
biology, fisheries and conservation. Blackwell Publishing,
Oxford.
Stevens, J. D., Bradford, R. W. & West, G. J. 2010. Satellite
tagging of Blue sharks (Prionace glauca) and other pelagic
sharks off eastern Australia: depth behaviour, temperature
experience and movements. Marine Biology 157: 575–591.
99
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015
Sunye, P. S. & Vooren, C. M. 1997. On cloacal gestation
in angel sharks from southern Brazil. Journal of Fish Biology
50: 86–94.
UICN SSC Shark Specialist Group and TRAFFIC. 2002.
The Role of CITES in the Conservation and Management of
Sharks.
Van der Molen, S., Caille, G. & González, R. 1998. Bycatch of sharks in Patagonian coastal trawl fisheries. Marine
and Freshwater Research 49: 641–644.
Vaske Júnior, T., Vooren, C. M. & Lessa, R. P. 2009a.
Feeding strategy of the Night shark (Carcharhinus signatus)
and Scalloped hammerhead shark (Sphyrna lewini) near seamounts off Northern Brazil. Brazilian Journal of Oceanography 57: 97–104.
Vaske Júnior, T., Lessa, R. P. & Gadig, O. B. F. 2009b. Feeding habits of the Blue shark (Prionace glauca) off the coast
of Brazil. Biota Neotropica 9: 55–60.
Vetter, R., Kohin, S., Preti, A., McClatchie, S. & Dewar,
H. 2008. Predatory interactions and niche overlap between
Mako shark, Isurus oxyrinchus, and Jumbo squid, Dosidicus
gigas, in the California Current. California Cooperative Oceanic Fisheries Investigations 49: 142–156.
Viana, A. F. & Vianna, M. 2014. The feeding habits of the
Eyespot skate Atlantoraja cyclophora (Elasmobranchii: Rajiformes) in southeastern Brazil. Zoologia 31: 119–125.
Vilwock de Miranda, L. & Vooren, C. M. 2003. Captura
e esforço da pesca de elasmobranquios demersais no sul do
Brasil nos anos de 1975 a 1997. Frente Marítimo 19: 217–231.
Vögler, R., Milessi, A. C. & Quiñones, R. A. 2003. Trophic ecology of Squatina guggenheim on the continental shelf
off Uruguay and northern Argentina. Journal of Fish Biology
62: 1254–1267.
Vögler R., Milessi, A. C. & Quiñones, R. A. 2008. Influence of environmental variables on the distribution of
Squatina guggenheim (Chondrichthyes, Squatinidae) in the
Argentine-Uruguayan Common Fishing Zone (AUCFZ). Fisheries Research 91: 212–221.
Vögler R., Milessi, A. C. & Duarte, L. 2009. Changes in
trophic level of Squatina guggenheim with increasing body
length: relationships with type, size and trophic level of its
prey. Environmental Biology of Fishes 84: 41–52.
Vooren, C. M. & Da Silva, K. G. 1991. On the taxonomy
of the Angels sharks from southern Brazil, with the description of Squatina occulta sp.n. Revista Brasileira de Biologia
51: 589–602.
Vooren, C. M. 1992. Stratégies reproductives comparées
de huit especies de sélaciens vivipares du Sud du Brésil. Bulletin de la Société Zoologique de France 117: 303–312.
Vooren, C. M. & Klippel, S. 2005. Ações para a conservação de tubarões e raias no Sul do Brasil. Igaré. Porto Alegre.
Vooren, C. M., Klippel, S. & Galina, A. B. 2005. Biologia
e status conservação dos Tubarão-martelo Sphyrna lewini e
S. zygaena. Pp. 97–112. En: Vooren C. M. & Klippel S. (Eds.).
Ações para a conservação de tubarões e raias no sul do Brasil.
Igaré, Porto Alegre.
Vooren, C. M. & Chiaramonte, G. E. 2006. Squatina argentina. The IUCN Red List of Threatened Species. Version
2014.3. <www.iucnredlist.org>.
Vooren, C. M., Lamónaca, A. F., Massa, A. & Hozbor, N.
2006. Zapteryx brevirostris. The IUCN Red List of Threatened
100
Species. Version 2014.3. <www.iucnredlist.org>.
Vooren, C. M., Piercy, A. N., Snelson Jr., F. S., Grubbs,
R. D., Notarbartolo di Sciara, G. & Serena, S. 2007. Gymnura
altavela. The IUCN Red List of Threatened Species. Version
2014.3. <www.iucnredlist.org>.
Walker, T. I. 2005. Reproduction in Fisheries Science.
Pp. 81–127.En: Hamlett W. C. (Ed.). Reproductive Biology
and Phylogeny of Chondrichthyes: Sharks, Batoids and Chimaeras. Science Publishers, Inc., Enfield, New Hampshire.
Weng, K. C. & Block, B. A. 2004. Diel vertical migration
of the Bigeye thresher shark (Alopias superciliosus), a species possessing orbital retia mirabilia. Fishery Bulletin 102:
221–229.
Wöhler, O. C., Cedrola, P. & Cousseau, M. B. 2011.
Contribuciones sobre biología, pesca y comercialización de
tiburones en la Argentina. Aportes para la elaboración del
Plan de Acción Nacional. Consejo Federal Pesquero, Buenos
Aires.
CAPÍTULO 2
ANEXO 1. PROCESO DE REVISIÓN
Etapa de consultoría
La revisión y actualización del PAN-Condrictios
Uruguay se realizó en el marco del acuerdo DINARA – ANII, Programa de Innovación en la
Gestión Pesquera y Acuícola. La misma fue llevada adelante mediante una consultoría en Implementación de los Planes de Acción Nacional.
Para esto, se realizó una amplia busqueda de información publicada y no publicada disponible
sobre pesquerías, interacción y captura de condrictios en pesquerías, medidas de mitigación y
buenas prácticas de manejo, resoluciones y recomendaciones de manejo. El proceso comprendió
los siguientes puntos:
• Actualización de las Medidas de Administración y Manejo.
• Definición de Medidas de Mitigación.
• Actualización de las Medidas de Capacitación, Educación y Difusión.
Evaluación de los avances en el cumplimiento de los Objetivos del PAN-Condrictios Uruguay desde su elaboración.
Aspectos generales.
Avances en el cumplimiento de las Medidas
de Investigación.
Avances en el cumplimiento de las Medidas
de Administración y Manejo.
Avances en el cumplimiento de las Medidas
de Educación y Difusión.
Avances en el cumplimiento del Marco Jurídico.
Participaron integrantes de varias instituciones
(ANII, CICMAR, CIPU, DINAMA – FREPLATA, DINARA, FAO, KARUMBÉ, PROYECTO ALBATROS Y PETRELES Uruguay (CICMAR), PROYECTO PINNIPEDOS y RENARE
– MGAP) y las siguientes personas: Alejandro
Márquez, Alfredo Pereira, Andrés Domingo,
Arianna Masello, Cecilia Lezama, Daniel Gilardoni, Diego Núñez, Diego Pagano, Elbio Olivera, Eugenia Errico, Fabrizio Scarabino, Federico
Mas, Federico Riet, Gastón Manta, Graciela Fabiano, Juana Fernández, Laura Paesch, Liliana
Rendón, Luis Rubio, Ma. Ángeles Pérez Lazo,
Marcel Calvar, Marcelo Lozano, Mariana Prandi,
Mateo Frugoni, Mónica Guchin, Philip Miller,
Rodrigo Forselledo, Sebastián Jiménez, Silvana
Giordano, Sofía López y Yamilia Olivera.
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Actualización del diagnóstico general sobre los condrictios, las pesquerías y el marco jurídico.
Aspectos generales.
Actualización de la tabla de Ocurrencia en
pesquerías.
Actualización del listado de Especies Prioritarias.
Actualización de la Reseña biológica de las
especies prioritarias.
Adecuación de las medidas propuestas en
el PAN-Condrictios Uruguay y definición
de nuevas acciones considerando los avances que pudieran haberse realizado desde
su elaboración.
• Actualización de las Acciones de Investigación.
Taller Revisión Planes de Acción Nacional Aves y Condrictios
El 18 de Octubre de 2013 se desarrolló el Taller:
“Revisión Planes de Acción Nacional - Aves y
Condrictios”. El objetivo general del taller fue
presentar los progresos realizados sobre las propuestas establecidas en los mencionados Planes
de Acción.
Revisión de los Avances
De modo de lograr la mayor participación de todos los involucrados y enriquecer el proceso de
revisión, se preparó posteriormente al taller un
material para distribuir entre sus participantes y
también aquellos que no pudieron asistir, donde
se enumeraron todas la propuestas descriptas en
cada plan y sus evaluaciones de cumplimiento
respectivas (ANEXO 2). Este material fue distribuido mediante correo electrónico y durante un
plazo de 2 meses se recibieron comentarios.
101
CAPÍTULO 2
ANEXO 2. RESULTADOS DEL PROCESO DE REVISIÓN DEL
PAN-CONDRICTIOS URUGUAY
MEDIDAS DE INVESTIGACIÓN
MEDIDA PROPUESTA
Desarrollar estudios sobre la biología de los condrictios, particularmente en lo
relacionado con su reproducción, edad, crecimiento, alimentación y genética
poblacional, con énfasis en las especies que son capturadas por las pesquerías
uruguayas.
En los últimos años se han realizado algunos estudios que abordan temas
recomendados como prioritarios en el marco de la implementación del PAN–
Condrictios Uruguay. Los mismos han sido elaborados tanto por investigadores
AVANCES PRESENTADOS de DINARA como de otras instituciones, contribuyendo en gran medida a los obEN EL TALLER
jetivos del Plan de Acción. La bibliografía de este documento se encuentra actualizada con todos estos trabajos, los cuales han sido relevados para la elaboración
del mismo, utilizando para esto las publicaciones en revistas científicas, informes
y presentaciones en congresos entre otros.
MEDIDA PROPUESTA
Realizar evaluaciones de abundancia de los condrictios que son afectados por las
pesquerías uruguayas.
Uruguay ha participado activamente en los procesos de evaluación de stocks realizados en las Organizaciones Regionales de Pesca que integra. Las evaluaciones
han estado enfocadas en algunas de las principales especies capturadas. Particularmente, en el marco de la Comisión Internacional para la Conservación del
Atún Atlántico (CICAA o ICCAT por sus siglas en inglés), se han realizado evaAVANCES PRESENTADOS luaciones para tiburón azul (Prionace glauca), tiburón moro (Isurus oxyrinchus)
EN EL TALLER
y tiburón pinocho (Lamna nasus). Para estas evaluaciones, Uruguay ha aportado
series históricas estandarizadas con datos de partes de pesca y del programa de
observadores de la flota atunera uruguaya. En la Comisión Técnica Mixta del
Frente Marítimo (CTMFM) se viene trabajando a efectos de desarrollar, en un
futuro cercano, evaluaciones conjuntas en algunas especies (Mustelus schmitti,
Squatina guggenheim y rayas).
MEDIDA PROPUESTA
Definir posibles áreas y épocas de veda.
En el ámbito de la CTMFM se han definido áreas y épocas de veda en base a
los trabajos de investigación desarrollados y a la información de capturas disAVANCES PRESENTADOS
ponibles. Estas áreas y épocas pueden por ejemplo determinarse para un tipo
EN EL TALLER
específico de arte de pesca, como puede ser el arrastre de fondo (Resolución
CTMFM Nº 15/13 .
103
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015 - Anexo 2
MEDIDA PROPUESTA
Cuantificar la captura de las especies no objetivo de las pesquerías.
Se evaluó la biodiversidad y abundancia de los tiburones capturados en aguas
de Uruguay por la flota de palangre pelágico. Para esto, se utilizó información
proveniente del Programa Nacional de Observadores a bordo de la Flota Atunera
AVANCES PRESENTADOS
uruguaya (PNOFA). De la misma manera, se están desarrollando estudios sobre
EN EL TALLER
la diversidad, abundancia y composición de tamaños de condrictios demersales.
En este caso, la información proviene principalmente de las campañas de investigación de DINARA.
MEDIDA PROPUESTA
Fomentar la investigación biológica de especies poco conocidas, principalmente
de aquellas que son capturadas de forma incidental en las distintas pesquerías.
Hasta el momento se han desarrollado pocos trabajos de investigación relacionados con especies poco conocidas de condrictios. Entre estos se encuentran por
ejemplo estudios sobre diversidad de Mobulidae (mantarrayas) capturados en el
palangre pelágico; distribución, estructura poblacional y aspectos reproductivos
AVANCES PRESENTADOS
de la Raya Negra Pteroplatytrygon violacea; registro de la presencia de rayas de
EN EL TALLER
agua dulce (Potamotrygonidae) en el Río Uruguay; estructura de tallas, abundancia e información de parámetros reproductivos de Squalus mitsukurii; talla de
madurez de especies del genero Bathyraja, entre otros. Las citas de estos trabajos
pueden ser consultadas en la bibliografía de este documento.
MEDIDA PROPUESTA
Evaluar la efectividad y selectividad de los diferentes artes de pesca empleados
por las flotas uruguayas que capturan condrictios.
Se han desarrollado estudios en la pesquería de palangre pelágico. Por ejemplo,
se compararon dos tipos de palangre pelágico, el tipo americano que opera más
AVANCES PRESENTADOS en superficie con el tipo japonés que opera a mayor profundidad. Estos trabajos
EN EL TALLER
son más generales, no específicos para condrictios, y evalúan la efectividad en
todas las especies capturadas, no solo las objetivo, por lo que los condrictios están
considerados.
MEDIDA PROPUESTA
Desarrollar dispositivos o modificar artes de pesca de modo de reducir la captura
incidental de condrictios.
En la pesquería de palangre pelágico se desarrolló un experimento para evaluar
el efecto de otro modelo de anzuelos en la captura incidental, así como en las
capturas objetivo. Estos anzuelos fueron diseñados con el fin de reducir la captura incidental de tortugas marinas, pero se ha estudiado el efecto en varias de las
especies capturadas, entre las cuales se encuentran varias especies de condrictios.
AVANCES PRESENTADOS
Los resultados de este trabajo mostraron una importante reducción en las captuEN EL TALLER
ra de P. violacea, una raya pelágica capturada incidentalmente. En la pesquería
artesanal de camarón de Punta del Diablo, se está desarrollando un proyecto que
evalúa la efectividad de un dispositivo excluidor de peces juveniles. En esta pesquería aproximadamente el 48% de la captura corresponde a captura incidental,
en la cual se observan al menos 6 especies de condrictios.
104
PAN Condrictios 2015 - Anexo 2
MEDIDA PROPUESTA
CAPÍTULO 2
Evaluar la viabilidad económica del aprovechamiento integral de los condrictios
capturados y las ventajas de aprovechar partes tradicionalmente descartadas.
Si bien no se han realizado evaluaciones sobre la viabilidad económica, se ha
AVANCES PRESENTADOS
observado un aumento en el aprovechamiento integral de los condrictios capturEN EL TALLER
ados, y por lo tanto una reducción en el descarte de estas especies.
MEDIDA PROPUESTA
Evaluar las consecuencias socio-económicas que puedan generar cada una de las
medidas de administración y manejo recomendadas en el presente PAN-Condrictios Uruguay.
Hasta el momento no se han desarrollado evaluaciones referentes a las conseAVANCES PRESENTADOS cuencias socio-económicas de las medidas del PAN-Condrictios Uruguay. Se disEN EL TALLER
cutió durante el taller que esta medida excede la posibilidad de cumplimiento en
esta primera etapa.
MEDIDA PROPUESTA
Diagnosticar el estado actual de otras potenciales amenazas a los condrictios,
tales como la contaminación y la destrucción de hábitats críticos.
La DINARA ha participado en conjunto con otras instituciones y grupos de investigadores en la evaluación y diagnóstico de posibles amenazas para los recurAVANCES PRESENTADOS sos, entre estos los condrictios, en zonas donde se planifican grandes proyectos
EN EL TALLER
tales como el puerto de aguas profundas. De la misma manera se ha participado
en trabajos de revisión sobre condrictios y otros recursos acuáticos para la evaluación de áreas protegidas marinas – costeras.
MEDIDAS DE ADMINISTRACIÓN Y MANEJO
MEDIDA PROPUESTA
Fomentar el desarrollo de las actividades de investigación que se plantean en el
punto 2.1 (Investigación) a través de diferentes actores relacionados con la investigación, conservación y comercio de tiburones, promoviendo: ejecución de
proyectos.
En 2012 la DINARA firmó un Acuerdo de Cooperación con la Agencia Nacional
de Investigación e Innovación (ANII) para llevar adelante el Programa de Gestión
Pesquera. Como parte del Programa, se realizó el lanzamiento del Fondo Sectorial para Pesca y Acuicultura I+D+i. El objetivo del fondo es apoyar proyectos de
AVANCES PRESENTADOS
investigación aplicada e innovación en las áreas mencionadas. También, la DIEN EL TALLER
NARA en convenio con la NOAA, han desarrollado proyectos de investigación
en tiburones como el seguimiento satelital de tiburón azul, así como en experimentación con medidas de mitigación como el uso de anzuelos circulares. Parte
de los resultados obtenidos en estos proyectos ya han sido publicados.
105
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015 - Anexo 2
MEDIDA PROPUESTA
Fomentar el desarrollo de las actividades de investigación que se plantean en
el punto 2.1 (Investigación) a través de diferentes actores relacionados con la
investigación, conservación y comercio de tiburones, promoviendo: llamados a
pasantías.
Desde la elaboración del Plan de Acción se han desarrollado, con el apoyo de investigadores de DINARA, al menos siete tesis de grado, maestría y doctorado en
AVANCES PRESENTADOS
el área de condrictios demersales y pelágicos. Estos trabajos de investigación se
EN EL TALLER
realizan en base a datos pesqueros de importancia para DINARA, y algunos de
estos temas se encuentran entre los prioritarios para el PAN–Condrictios Uruguay.
MEDIDA PROPUESTA
Fomentar el desarrollo de las actividades de investigación que se plantean en
el punto 2.1 (Investigación) a través de diferentes actores relacionados con la
investigación, conservación y comercio de tiburones, promoviendo: desarrollo
de campañas de investigación.
En los años 2008 y 2009 se realizaron las primeras campañas de investigación del
B/I Aldebarán dirigidas específicamente a condrictios, principalmente demersales costeros y de altura. A pesar de que no se han realizado otras campañas
AVANCES PRESENTADOS dirigidas a condrictios, este es un tema que se está teniendo en cuenta cada vez
más, no sólo a nivel de DINARA sino que también a nivel del Grupo de Trabajo
EN EL TALLER
de Condrictios de la CTMFM. En los últimos años, los condrictios han cobrado
mayor relevancia en todas las campañas y son una parte importante del trabajo
que se realiza a bordo.
MEDIDA PROPUESTA
Disminuir el impacto de las pesquerías sobre las poblaciones de tiburones que son más
vulnerables a las mismas, a través de: limitación del esfuerzo de pesca y/o captura.
Esta medida ha sido implementada principalmente en conjunto con Argentina a
través de la CTMFM. La Comisión es la encargada de establecer las limitaciones
del esfuerzo de pesca para algunas zonas y épocas, basados en las recomendaciones del Grupo de trabajo de Condrictios. Estas limitaciones pueden ser de
AVANCES PRESENTADOS artes de pesca o por las dimensiones de las embarcaciones. La Comisión también
EN EL TALLER
fija anualmente desde el 2011 capturas totales permisibles dentro del área de tratado para algunas de las principales especies de condrictios (Mustelus schmitti,
Squatina spp., rayas de altura y costeras). De la misma manera fija un máximo de
desembarque de peces cartilaginosos por marea. Estas Resoluciones pueden ser
consultadas en la página web de la CTMFM y en la de DINARA.
MEDIDA PROPUESTA
Disminuir el impacto de las pesquerías sobre las poblaciones de tiburones que son
más vulnerables a las mismas, a través de: establecer posibles áreas y épocas de veda.
La CTMFM anualmente fija áreas y épocas de veda con el fin de asegurar la sustentabilidad de los recursos pesqueros, pero la delimitación espacial y temporal
de estas áreas no en todos los casos tiene como objetivo los condrictios. De todas
AVANCES PRESENTADOS maneras, en algunas ocasiones la CTMFM, en base a las recomendaciones del
EN EL TALLER
Grupo de trabajo de Condrictios, ha delimitado áreas y épocas de prohibición de
pesca específicas para condrictios con el fin de proteger por ejemplo juveniles de
angelito y rayas, juveniles y neonatos de gatuzo y adultos reproductores de varias
especies.
106
PAN Condrictios 2015 - Anexo 2
MEDIDA PROPUESTA
CAPÍTULO 2
Disminuir el impacto de las pesquerías sobre las poblaciones de tiburones que
son más vulnerables a las mismas, a través de: prohibir la captura de aquellas
especies cuyas evaluaciones indiquen que se encuentran sobreexplotadas.
Uruguay ha adoptado las recomendaciones de la CICAA de prohibición de retención de algunas especies de tiburones pelágicos que son capturadas en las pesquerías gestionadas por esta Comisión. Esta medida se basa en los resultados
obtenidos mediante la realización de un Análisis de Riesgo Ecológico, en el cual
AVANCES PRESENTADOS estas especies resultaron en un estado de vulnerabilidad más comprometido. En
EN EL TALLER
Uruguay, mediante el Decreto del Poder Ejecutivo Nº 67/013 de 22 de febrero de
2013 se prohíbe retener a bordo, transbordar, desembarcar, almacenar, vender u
ofrecer para su venta cualquier parte o la carcasa entera de tiburón pinocho (Lamna nasus) que puedan ser capturados. Esta medida se basa en algunas recomendaciones internacionales y antecedentes de la especie en el Atlántico Norte.
MEDIDA PROPUESTA
Minimizar las capturas incidentales de tiburones no utilizados a través de: utilización de dispositivos o modificaciones en las artes y/u operativas destinados a
disminuir la captura incidental de condrictios, en las diferentes pesquerías.
Hasta el momento no se han implementado dispositivos o modificaciones en las
artes de pesca para disminuir la captura incidental de condrictios, pero si se están
AVANCES PRESENTADOS desarrollando investigaciones con este fin. Como ya se mencionó en las medidas
EN EL TALLER
de investigación, se está trabajando con anzuelos circulares en la pesquería de
palangre pelágico y en el desarrollo de un dispositivo excluidor de peces juveniles
en la pesquería de camarón de Punta del Diablo.
MEDIDA PROPUESTA
Minimizar las capturas incidentales de tiburones no utilizados a través de: en el
caso de las pesquerías de palangre, evitar el uso de brazoladas metálicas en aquellos buques que no tengan como especie objetivo a los tiburones.
AVANCES PRESENTADOS Si bien aún no se ha implementado esta medidas, no ha habido barcos uruguayos
EN EL TALLER
que operen con brazoladas metálicas salvo los dirigidos a la pesca de tiburones.
MEDIDA PROPUESTA
Mejorar la utilización de los tiburones capturados a través de: establecer la obligatoriedad de que el desembarque de aletas de tiburón esté acompañado de sus
respectivos cuerpos.
A pesar de que esta es una medida propuesta en los Planes de Acción de varios
países, aún se encuentra en discusión su viabilidad y efectividad. En Uruguay se
ha comenzado a implementar esta medida de manera voluntaria, principalmente
en los buques de la flota palangrera que trabajan la captura fresca, ya que es más
AVANCES PRESENTADOS difícil en aquellos que la congelan. Para esto, se realizó una jornada de discusión
EN EL TALLER
sobre el tema en DINARA en la cual se invitó a las empresas pesqueras, patrones
y marineros. Previo a esto, en las Campañas de investigación de grandes recursos
pelágicos realizadas a bordo del B/I Aldebarán de la DINARA, se realizaron pruebas para demostrar que la estiva en hielo de los tiburones con las aletas adheridas
al cuerpo es posible.
107
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015 - Anexo 2
MEDIDA PROPUESTA
Mejorar la utilización de los tiburones capturados a través de: promover el
aprovechamiento integral de los tiburones capturados.
A pesar de que no se han realizado campañas enfocadas en este punto, actualAVANCES PRESENTADOS
mente se observa un gran aumento en el aprovechamiento integral de los tibuEN EL TALLER
rones capturados, utilizándose tanto la carne como las aletas.
MEDIDA PROPUESTA
Mejorar la obtención de datos y el seguimiento de las pesquerías de tiburones a
través de: reforzar los controles de desembarque de todas aquellas pesquerías que
capturan condrictios, e identificar a nivel específico aquellas especies consideradas de alta prioridad.
En las pesquerías industriales el control de desembarque es realizado por DINARA y abarca el 100% de los mismos, no así en pesquerías artesanales. Pero, la
AVANCES PRESENTADOS
medida propuesta excede las posibilidades de cumplimiento ya que algunas de
EN EL TALLER
las especies consideradas como prioritarias no son en todos los casos retenidas y
desembarcadas, varias de estas son descartadas.
MEDIDA PROPUESTA
Mejorar la obtención de datos y el seguimiento de las pesquerías de tiburones a
través de: promover que las declaraciones de desembarque y los partes de pesca se
realicen con el mayor grado de especificación (menor nivel taxonómico) posible.
Se han realizado actualizaciones de los partes de pesca industriales en los cuales
se incluyeron especies de condrictios. Luego de la actualización de los partes de
AVANCES PRESENTADOS
pesca, DINARA organizó algunos talleres enfocados a empresarios, patrones y
EN EL TALLER
marineros con el fin de remarcar la importancia de la declaración a nivel específico, así como para dar herramientas para la correcta identificación de las especies.
MEDIDA PROPUESTA
Mejorar la obtención de datos y el seguimiento de las pesquerías de tiburones a
través de: establecer la obligatoriedad de declarar a nivel específico la información
relacionada con las especies de alta prioridad, tanto en las declaraciones de desembarque como en los partes de pesca, estos últimos incluyendo los descartes.
Esta medida excede la posibilidad de cumplimiento, ya que varias de las especies
AVANCES PRESENTADOS
prioritarias son de difícil identificación y por lo tanto difíciles de declarar en un
EN EL TALLER
parte de pesca.
MEDIDA PROPUESTA
Mejorar la obtención de datos y el seguimiento de las pesquerías de tiburones a
través de: realización de campañas dirigidas a patrones de pesca, “recordando”
que el parte de pesca es una declaración jurada que debe ser efectuada de la mejor manera posible, y que el no cumplimiento de la misma en tiempo y forma es
causal de sanciones, de acuerdo al Art. 28 del Decreto 149/997.
No se han realizado campañas dirigidas a patrones de pesca, si bien DINARA ha
AVANCES PRESENTADOS organizado talleres de discusión donde se ha remarcado que el parte de pesca es
EN EL TALLER
una declaración jurada y la importancia del cumplimiento del mismo en tiempo
y forma.
108
PAN Condrictios 2015 - Anexo 2
MEDIDA PROPUESTA
CAPÍTULO 2
Mejorar la obtención de datos y el seguimiento de las pesquerías de tiburones a
través de: realización de campañas dirigidas a empresarios pesqueros, “recordando” que las declaraciones de desembarque son declaraciones juradas que deben
ser efectuadas con detalle a nivel específico, y que el no cumplimiento de la misma en tiempo y forma es causal de sanciones, de acuerdo al Art. 3 del Decreto
149/997.
AVANCES PRESENTADOS Hasta el momento no se han realizado campañas dirigidas específicamente a emEN EL TALLER
presarios pesqueros.
MEDIDA PROPUESTA
Mejorar la obtención de datos y el seguimiento de las pesquerías de tiburones a
través de: mantener un esfuerzo de control sostenido sobre los artes de pesca, áreas
y épocas de captura para cada una de las pesquerías que capturan condrictios.
Las áreas y épocas de veda son correctamente monitoreadas tanto por DINARA
como por Prefectura Nacional Naval a través del sistema de seguimiento satelital
de la flota VMS (Vessel Monitoring System). En relación a los artes de pesca, DINARA lleva un registro y control de los artes de pesca asociados a los buques. La
AVANCES PRESENTADOS información disponible es muy diversa, ya que por ejemplo algunas pesquerías,
EN EL TALLER
como lo son la pesca de grandes peces pelágicos con palangre de deriva y la pesca
de merluza negra con palangre o nasas, se complementan con la información
recabada por los observadores a bordo. Estas pesquerías presentan un alto nivel
de cobertura por observadores, mientras que otras pesquerías, debido en parte a
las dimensiones de la flota, no cuentan con una cobertura tan alta.
MEDIDAS DE EDUCACIÓN Y DIFUSIÓN
MEDIDA PROPUESTA
Capacitar a los observadores de la DINARA en la identificación y obtención de
datos de condrictios.
En el año 2008, la DINARA realizó un nuevo Curso-Taller para la formación
de nuevos observadores científicos a bordo. En este curso se dio una mayor importancia a la correcta identificación de las especies de condrictios, tanto de las
especies objetivo como de las que componen el descarte. También se comenzó en
el año 2012 una evaluación y actualización del Programa de Observadores de la
AVANCES PRESENTADOS
pesquería de merluza en el cual se enfatizó la importancia del conocimiento de las
EN EL TALLER
especies de condrictios que componen la captura. El programa incluye una evaluación de la composición del descarte de esta pesquería en la cual los condrictios
pueden estar representados por varias especies que no son declaradas. Para esto
se realizó la capacitación de los observadores que participaron de los primeros
viajes de esta nueva etapa.
109
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015 - Anexo 2
MEDIDA PROPUESTA
Elaborar guías de identificación de tiburones para ser distribuidas entre los observadores abordo.
En el año 2008, la DINARA elaboró una cartilla de identificación de las principales especies de rayas capturadas en las pesquerías de arrastre de altura y costero
dirigida a observadores científicos, patrones de pesca y marineros. Se realizó un
taller de lanzamiento de la nueva cartilla en donde se explicó la forma de utilización de la misma y se enfatizó en la importancia de la declaración de las capturas a nivel de especie en los partes de pesca. También, en 2010 y 2011 la DINARA
AVANCES PRESENTADOS
en conjunto con la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA)
EN EL TALLER
de Estados Unidos, elaboraron para la CICAA dos guías de identificación de las
principales especies de tiburones pelágicos capturados por las flotas palangreras
en el océano Atlántico. Estas guías están publicadas en los tres idiomas oficiales
de la CICAA (español, francés e inglés) y son de distribución gratuita entre los
países que operan en el Atlántico. Las mismas se encuentran disponibles en el
sitio web de la CICAA www.iccat.int.
MEDIDA PROPUESTA
Elaborar material de difusión en forma de folletos, manuales, posters y/o videos informativos, sobre la problemática a nivel mundial de la disminución de las
poblaciones de tiburones y el efecto de la pesca sobre las mismas; la situación de
los tiburones en Uruguay; la identificación de especies; el contenido del PAN Condrictios Uruguay y las acciones específicas que se proponen en el mismo. Este
material será distribuido a los administradores pesqueros, capitanes, marineros
y armadores.
El Centro de Investigación y Conservación Marina (CICMAR), en colaboración
con la DINARA, en su Boletín Atlántico Sur publica artículos de difusión enfocados a pescadores y público en general sobre las especies de tiburones que ocurren
AVANCES PRESENTADOS
en Uruguay y los problemas de conservación que estas enfrentan. Este Boletín se
EN EL TALLER
encuentra disponible tanto en versión impresa la cual se reparte principalmente a
bordo de la flota pesquera uruguaya, como en versión digital para ser descargado
(http://cicmar.org/proyectos/pap/bas).
MEDIDA PROPUESTA
Desarrollar campañas de difusión que demuestren las ventajas de hacer un uso
integral de los condrictios y específicamente de aprovechar partes tradicionalmente descartadas.
AVANCES PRESENTADOS Hasta el momento no se han realizado campañas de difusión enfocadas en esta
EN EL TALLER
medida propuesta.
110
PAN Condrictios 2015 - Anexo 2
MEDIDA PROPUESTA
CAPÍTULO 2
Elaborar y distribuir material de difusión en forma de folletos, posters y/ o videos
informativos dirigido al público en general, conteniendo información sobre la
problemática a nivel mundial de la disminución de las poblaciones de tiburones y
el efecto de la pesca sobre las mismas; los impactos que ocasiona a nivel económico, biológico y social así como la situación de los tiburones en Uruguay.
Diferentes grupos han organizado jornadas de difusión en escuelas y liceos, en algunos casos con temas específicos de condrictios. Algunos temas de investigación
con nuevas tecnologías, como el seguimiento de los movimientos del tiburón azul
AVANCES PRESENTADOS
mediante el uso de transmisores satelitales, han sido presentados en DINARA en
EN EL TALLER
el marco de las jornadas de la Semana de la Ciencia y la Tecnología. También,
el Boletín Atlántico Sur, publicado por el CICMAR, está enfocado al público en
general, pero hasta el momento el mismo ha tenido poca difusión.
MEDIDA PROPUESTA
Establecer acciones conjuntas con las autoridades del MEC y de ANEP para incluir la temática biología y conservación de los tiburones en el Uruguay en el
contenido curricular de educación primaria y secundaria, de forma de mejorar el
grado de conocimiento y valoración de estas especies por parte de los uruguayos.
AVANCES PRESENTADOS
Hasta el momento no se han realizado acciones que cumplan con esta medida.
EN EL TALLER
MARCO JURÍDICO
MEDIDA PROPUESTA
Una vez que se ponga en funcionamiento el presente PAN - Condrictios Uruguay,
y sus futuras actualizaciones, las recomendaciones que en éste se plantean deberán ser acompañadas de un Marco Jurídico correspondiente y del control sobre
el cumplimiento de las mismas.
Se establece la necesidad de acompañar el PAN – Condrictios Uruguay con un
Marco Jurídico que mediante normas dé cumplimiento a las recomendaciones
y medidas planteadas. Este punto está muy conectado con los avances de cada
uno de los puntos anteriores, por lo que puede ser necesario un plazo mayor
AVANCES PRESENTADOS para evaluar el cumplimiento de esta medida ya que es necesario enmarcar los
EN EL TALLER
avances del Plan de Acción en un Marco Jurídico. A pesar de esto, algunos puntos
de importancia han sido trabajados por el departamento jurídico de DINARA,
como la resolución que prohíbe la captura de Lamna nasus, especie considerada
de Prioridad Alta, y la reglamentación para desembarcar los tiburones con las
aletas adheridas al cuerpo, proceso que aún no está finalizado.
111
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015 - Anexo 2
MEDIDA PROPUESTA
Como parte de un adecuado Marco Jurídico, se recomienda promover el desarrollo de acuerdos con los países limítrofes donde se establezcan pautas comunes
para dirigir la investigación y el manejo compartido de los recursos.
Esta medida debería haber sido redactada de otra forma, puesto que ya existen
acuerdos con países limítrofes. De todas formas se detallan algunas de las acciones que se han llevado adelante en conjunto con otros países. A nivel internacional, ya sea con Argentina en la CTMFM, o a nivel del Atlántico en la CICAA, o
medidas globales como las de Convención sobre el Comercio Internacional de
Especies Amenzadas (CITES), Uruguay ha tenido mayor actividad, participando,
AVANCES PRESENTADOS avalando, adoptando y cumpliendo las iniciativas y recomendaciones de estas orEN EL TALLER
ganizaciones. Por ejemplo, en la CTMFM, Argentina y Uruguay adoptaron para
ambos países una resolución con “Normas estableciendo buenas prácticas de pesca para las especies de peces cartilaginosos” (Resolución: CTMFM No 05/09).
También ha implementado las Recomendaciones de la CICAA en la prohibición
de retención de algunas especies de tiburones pelágicos. Así como ha comenzado
a evaluar las necesidades de control ante la inclusión de 5 nuevas especies de
tiburones y rayas en el Apéndice II de CITES.
112
CAPÍTULO 2
ANEXO 3. ESPECIES DE CONDRICTIOS CITADAS PARA URUGUAY Y
STATUS EN LAS LISTAS ROJAS DE LA UICN
El listado de especies de condrictios para Uruguay (Tabla 1) se basa en la revisión de listas
elaboradas para Uruguay (Nion et al. 2002; FAO,
2006; Menni & Lucifora 2007; Domingo et al.
2008; CTMFM) así como en otros trabajos que
incluyen la distribución de las especies (Ebert
et al., 2013; UICN, 2014) y en datos reportados
pero aún no publicados.
Las especies de ocurrencia dudosa en aguas de
Uruguay y que por lo tanto están pendientes de
confirmación están resaltadas con un asterisco.
Las especies nuevas agregadas a esta lista en relación a la lista publicada en el PAN-Condrictios
Uruguay son resaltadas con dos asteriscos.
El estatus en las Listas Rojas de la UICN de todas
las especies fue actualizado del sitio web oficial
de la UICN el día 25 de enero de 2014. De acuerdo a esta información, del total de especies citadas para Uruguay (110) el 5,5% se encuentran
catalogadas como En Peligro Crítico, 4,5% como
En Peligro y 23,6% como Vulnerables, según los
criterios de UICN. En la Figura 1 se presenta el
porcentaje de especies para cada una de las categorías.
Figura 1. Porcentaje de especies en cada categoría de amenaza global según UICN para los condrictios de Uruguay.
CR: En Peligro Crítico; EN: En Peligro; VU: Vulnerable;
NT: Casi Amenazada; LC: Preocupación Menor; DD: Datos Insuficientes; NE: No Evaluada.
Tabla 1. Listado de especies de condrictios citadas para Uruguay.
Especie
UICN
UICN Region
Callorhinchus callorynchus
LC
Hydrolagus affinis
LC
Heptranchias perlo
NT
Hexanchus griseus
NT
Notorynchus cepedianus
DD
Echinorhinus brucus
DD
Squalus acanthias
VU
VU: America del Sur
Squalus blainvillei*
DD
Squalus cubensis
DD
Squalus megalops*
DD
113
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015 - Anexo 3
Squalus mitsukurii
DD
Etmopterus bigelowi
LC
Etmopterus gracilispinis
LC
Etmopterus lucifer
LC
Centroscymnus cryptacanthus
LC
Zameus squamulosus**
DD
Somniosus pacificus
DD
Euprotomicroides zantedeschia*
DD
Squaliolus laticaudus
LC
Squatina argentina
EN
Squatina guggenheim
EN
Squatina occulta
EN
Carcharias taurus
VU
CR: Atlántico sudoccidental
Alopias superciliosus
VU
NT: Atlántico sudoccidental
Alopias vulpinus
VU
Cetorhinus maximus
VU
Carcharodon carcharias*
VU
Isurus oxyrinchus
VU
Isurus paucus**
VU
Lamna nasus
VU
Schroederichthys bivius
DD
Scyliorhinus besnardi
DD
Scyliorhinus haeckelii
DD
Galeorhinus galeus
VU
CR: Atlántico sudoccidental
Mustelus canis
NT
Mustelus fasciatus
CR
Mustelus schmitti
EN
CR: Brasil; VU: Uruguay y Argentina
Carcharhinus acronotus*
NT
Carcharhinus brachyurus
NT
Carcharhinus brevipinna
NT
Carcharhinus falciformis
NT
Carcharhinus isodon*
LC
DD: Atlántico sudoccidental
Carcharhinus longimanus
VU
Carcharhinus obscurus
VU
114
PAN Condrictios 2015 - Anexo 3
Carcharhinus plumbeus
VU
Carcharhinus porosus*
DD
VU: Brasil
Carcharhinus signatus
VU
Galeocerdo cuvier
NT
Prionace glauca
NT
Rhizoprionodon lalandii
DD
Rhizoprionodon porosus
LC
Sphyrna lewini
EN
VU: Atlántico sudoccidental
Sphyrna tudes
VU
Sphyrna zygaena
VU
Pristis pectinata*
CR
Rhinobatos horkelii
CR
Rhinobatos percellens
NT
Zapteryx brevirostris
VU
Discopyge castelloi**
NE
Discopyge tschudii
NT
VU: Argentina, Brasil y Uruguay
Narcine brasiliensis
DD
Torpedo puelcha
DD
Atlantoraja castelnaui
EN
Atlantoraja cyclophora
VU
Atlantoraja platana
VU
Bathyraja albomaculata
VU
Bathyraja brachyurops
LC
Bathyraja cousseauae
NT
Bathyraja griseocauda
EN
Bathyraja macloviana
NT
Bathyraja magellanica
DD
Bathyraja multispinis
NT
Bathyraja papilionifera
DD
Bathyraja scaphiops
NT
Bathyraja schroederi
DD
Psammobatis bergi
LC
Psammobatis extenta
LC
Psammobatis lentiginosa
DD
CAPÍTULO 2
115
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015 - Anexo 3
Psammobatis normani
DD
Psammobatis rudis
DD
Psammobatis rutrum
DD
Psammobatis scobina
DD
Rioraja agassizii
VU
Sympterygia acuta
VU
Sympterygia bonapartii
DD
Amblyraja doellojuradoi
LC
Amblyraja frerichsi
DD
Dipturus argentinensis**
NE
Dipturus chilensis
VU
Dipturus leptocaudus
DD
Dipturus trachydermus
VU
Rajella sadowskii
DD
Potamotrygon brachyura
DD
Potamotrygon hystrix
NE
Potamotrygon motoro
DD
Dasyatis centroura
LC
NT: Atlántico Sudoccidental
Dasyatis hypostigma**
DD
Dasyatis pastinaca
DD
Dasyatis sayi
LC
Pteroplatytrygon violacea
LC
Gymnura altavela
VU
CR: Atlántico Sudoccidental
Myliobatis freminvillii
DD
Myliobatis goodei
DD
Myliobatis ridens**
NE
Rhinoptera bonasus
NT
Mobula hypostoma
DD
Mobula japonica**
NT
Mobula thurstoni**
NT
Manta birostris
VU
116
117
Etmopterus gracilispinis
Etmopterus bigelowi
Squalus mitsukurii
Squalus megalops
Squalus cubensis
Squalus blainvillei
Squalus acanthias
Echinorhinus brucus
Notorynchus cepedianus
Hexanchus griseus
Heptranchias perlo
Hydrolagus affinis
Callorhinchus callorynchus
CI
*
CI
Río de la Plata
Brótola
Pesquería
Río Uruguay
ENMALLE
PALANGRE
ARTE DE PESCA
Deportiva
ARTESANAL
TIPO DE FLOTA
CI
CI
CI
*
Atlántico
Atlántico
ARRASTRE
*
CI, B/I
B/I
CI, B/I
CI, B/I
CI
Cat. A
B/I
B/I
CI, B/I
CI, B/I
Cat. B
ARRASTRE DE
FONDO
CI
CI
CI
CI
Cat. C
*
B/I
*
Pelágico
PALANGRE
INDUSTRIAL
CI
CI
*
CI
*
*
Fondo
PALANGRE
Todos
NASAS
Esta Tabla presenta la información recabada durante el proceso de revisión para actualizar la ocurrencia de especies en las diferentes pesquerías de Uruguay.
Se indica para cada pesquería si la especie es o fue recientemente parte de la captura objetivo (O), captura incidental (CI), captura ocasional (*), o si fue
capturada por un buque de investigación (BI).
ANEXO 4. OCURRENCIA DE CONDRICTIOS EN LAS PESQUERÍAS URUGUAYAS
CAPÍTULO 2
118
Mustelus canis
Galeorhinus galeus
Scyliorhinus haeckelii
CI, O
CI, B/I
B/I
CI, B/I
CI
CI
B/I
CI, B/I
Lamna nasus
Scyliorhinus besnardi
*
CI
*
*
B/I
*
CI
O, CI
*
CI, B/I
CI, B/I
CI, B/I
CI, B/I
CI
CI, B/I
O, CI
CI, B/I
CI, B/I
*
O, CI, B/I
CI, B/I
CI, B/I
*
Pelágico
PALANGRE
INDUSTRIAL
Cat. C
B/I
CI
CI, B/I
Cat. B
CI, B/I
CI
*
CI
CI, O
CI, B/I
Cat. A
Schroederichthys bivius
CI
CI
Atlántico
ARRASTRE DE
FONDO
CI
CI
CI
CI
CI, O
Atlántico
ARRASTRE
CI
Isurus paucus
Isurus oxyrinchus
Carcharadon carcharias
Cetorhinus maximus
Alopias vulpinus
Alopias superciliosus
Carcharias taurus
Squatina occulta
Squatina guggenheim
Squatina argentina
Squaliolus laticaudus
Euprotomicroides zantedeschia
Somniosus pacificus
Zameus squamulosus
Río de la Plata
Brótola
Pesquería
Río Uruguay
ENMALLE
PALANGRE
ARTE DE PESCA
Deportiva
ARTESANAL
TIPO DE FLOTA
CI
CI
CI
*
CI
CI
CI
*
Fondo
PALANGRE
Todos
NASAS
119
CI
CI
CI
CI, B/I
Cat. B
CI
Cat. C
CI, B/I
Pelágico
Rhinobatos percellens
Rhinobatos horkelii
Pristis pectinata
Sphyrna zygaena
Sphyrna tudes
Sphyrna lewini
Rhizoprionodon porosus
Rhizoprionodon lalandei
Prionace glauca
Galeocerdo cuvier
Carcharhinus signatus
Carcharhinus porosus
Carcharhinus plumbeus
Carcharhinus obscurus
Carcharhinus longimanus
Carcharhinus isodon
*
CI
CI
CI
CI
*
B/I
CI
CI
CI
CI
CI
CI, B/I
CI, B/I
O, B/I
*
CI, B/I
CI
CI, B/I
*
*
CI
Cat. A
PALANGRE
Carcharhinus falciformis
CI
Atlántico
ARRASTRE DE
FONDO
CI
CI
Atlántico
ARRASTRE
INDUSTRIAL
Carcharhinus brevipinna
Carcharhinus brachyurus
Carcharhinus acronotus
Río de la Plata
Brótola
Pesquería
Río Uruguay
ENMALLE
PALANGRE
ARTE DE PESCA
Deportiva
ARTESANAL
TIPO DE FLOTA
CI
CI
CI
Fondo
PALANGRE
Todos
NASAS
120
B/I
CI, B/I
Bathyraja magellanica
Bathyraja multispinis
B/I
B/I
B/I
B/I
B/I
B/I
B/I
Psammobatis bergi
Psammobatis extenta
Psammobatis lentiginosa
Psammobatis normani
Bathyraja schroederi
Bathyraja scaphiops
CI, B/I
CI
CI, B/I
Bathyraja macloviana
Bathyraja papilionifera
CI
CI, B/I
Bathyraja griseocauda
CI
CI
CI
CI, B/I
Bathyraja cousseauae
B/I
CI
CI, B/I
CI
CI
Bathyraja brachyurops
B/I
CI, B/I
CI, B/I
B/I
CI, B/I
O, CI
CI
CI
Pelágico
PALANGRE
INDUSTRIAL
Cat. C
Bathyraja albomaculata
Atlantoraja platana
Atlantoraja cyclophora
CI, B/I
CI, B/I
B/I
Atlantoraja castelnaui
Cat. B
Cat. A
CI, B/I
CI, B/I
Atlántico
ARRASTRE DE
FONDO
CI, B/I
*
Atlántico
ARRASTRE
Torpedo puelcha
Narcine brasiliensis
Discopyge tschudii
Río de la Plata
Brótola
Pesquería
Río Uruguay
ENMALLE
PALANGRE
ARTE DE PESCA
Deportiva
ARTESANAL
TIPO DE FLOTA
CI
CI
CI
CI
Fondo
PALANGRE
Todos
NASAS
121
CI
CI
CI
*
Gymnura altavela
Pteroplatytrygon violacea
CI, B/I
B/I
B/I
Dasyatis pastinaca
Dasyatis sayi
B/I
B/I
B/I
CI
B/I
CI, B/I
B/I
CI, B/I
Dasyatis hypostigma
Dasyatis centroura
Potamotrygon motoro
Potamotrygon hystrix
Potamotrygon brachyura
Rajella sadowskii
Dipturus trachydermus
Dipturus leptocaudus
Dipturus chilensis
Dipturus argentinensis
Amblyraja frerichsi
Amblyraja doellojuradoi
CI, B/I
CI
CI
Sympterygia bonapartii
B/I
CI, B/I
CI, B/I
CI
*
Sympterygia acuta
B/I
B/I
CI, B/I
Cat. B
Cat. A
B/I
Atlántico
ARRASTRE DE
FONDO
*
Atlántico
ARRASTRE
Rioraja agassizii
Psammobatis scobina
Río de la Plata
Brótola
Pesquería
Río Uruguay
ENMALLE
PALANGRE
ARTE DE PESCA
Deportiva
ARTESANAL
TIPO DE FLOTA
O, CI
CI
O
CI
Cat. C
CI, B/I
Pelágico
PALANGRE
INDUSTRIAL
CI
CI
CI
CI
Fondo
PALANGRE
CI
Todos
NASAS
122
Pelágico
Manta birostris
*
*
Cat. C
Mobula thurstoni
B/I
Cat. B
*
CI
Cat. A
PALANGRE
Mobula japanica
CI
Atlántico
ARRASTRE DE
FONDO
*
CI
Atlántico
ARRASTRE
INDUSTRIAL
Mobula hypostoma
Rhinoptera bonasus
Myliobatis ridens
Río de la Plata
Brótola
Pesquería
Río Uruguay
ENMALLE
PALANGRE
ARTE DE PESCA
Deportiva
ARTESANAL
TIPO DE FLOTA
Fondo
PALANGRE
Todos
NASAS
CAPÍTULO 2
ANEXO 5. ESPECIES PRIORITARIAS PARA LA CONSERVACIÓN
Para la confección de la lista de especies prioritarias (Tabla 1) se siguió la misma metodología
utilizada en el PAN-Condrictios Uruguay. Para
esto, se actualizó la información del estatus de
conservación por especies de la UICN, la inclusión de nuevas especies en los Apéndices CITES,
y la información de ocurrencia en pesquerías.
Además se agregó información publicada por
Dulvy et al. (2014). Sólo se incluyen en la tabla
de especies prioritarias aquellas especies que son
afectadas por pesquerías.
La metodología es la siguiente: Utilizando las categorías de la UICN se le asignó 3 puntos a aquellas especies que se encuentran En Peligro Crítico
o En Peligro, 2 puntos a las Vulnerables y 1 punto
a las especies consideradas Casi Amenazadas.
Para aquellas especies que existe una clasificación
regional de UICN se utilizó ese criterio. A las que
se encuentran catalogadas en el Apéndice II de
CITES se les agregó 1 punto extra. De acuerdo a
Dulvy et al. (2014), algunas de las especies catalogadas por la UICN como Datos Insuficientes se
encuentran potencialmente amenazadas. A esas
especies se les sumó 1 punto extra.
Aquellas especies que son objetivo de alguna
pesquería se les asignó 3 puntos, a las que son
capturadas frecuentemente de forma incidental
2 puntos y a aquellas que son capturadas de forma ocasional se les otorgó 1 punto. En el caso
de las especies afectadas por más de una pesquería, se les asignó un punto adicional (i.e. si una
especie es capturada de forma incidental en una
pesquería y como especie objetivo en otras, se
le otorga un total de 4 puntos, 3 por ser especie
objetivo más 1 por ser afectada por más de una
pesquería).
Se establecieron tres grados de prioridad de acción (alta, media y baja), considerando de Alta
prioridad a las especies que suman 5 puntos o
más, prioridad Media a las que suman 4 puntos y
prioridad Baja a las que suman 3 o menos.
En la Tabla se presentan en orden de prioridad
todas las especies que son afectadas por las pesquerías uruguayas. Dentro de cada categoría de
prioridad, las especies están ordenadas taxonómicamente. Con un asterisco se destacan las especies que en la actualización pasaron a la categoría de Prioridad Alta.
Tabla 1. Lista de especies afectadas por pesquerías prioritarias para la conservación en Uruguay.
Especies
Pesquerías
Criterios
Total
Prioridad
Squalus acanthias
3
2
5
Alta
Squatina argentina
4
3
7
Alta
Squatina guggenheim
4
3
7
Alta
Squatina occulta
2
3
5
Alta
Carcharias taurus
3
3
6
Alta
Alopias vulpinus*
3
2
5
Alta
Cetorhinus maximus
2
3
5
Alta
Isurus oxyrinchus*
3
2
5
Alta
Lamna nasus
3
3
6
Alta
Galeorhinus galeus
4
3
7
Alta
123
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015 - Anexo 5
Mustelus fasciatus
3
3
6
Alta
Mustelus schmitti
4
3
7
Alta
Carcharhinus plumbeus
3
2
5
Alta
Carcharhinus signatus*
3
2
5
Alta
Prionace glauca*
4
1
5
Alta
Sphyrna lewini*
3
3
6
Alta
Sphyrna zygaena*
3
3
6
Alta
Rhinobatos horkelii
3
3
6
Alta
Zapteryx brevirostris*
3
2
5
Alta
Discopyge tschudii*
3
2
5
Alta
Atlantoraja castelnaui
3
3
6
Alta
Atlantoraja cyclophora
3
2
5
Alta
Bathyraja albomaculata
3
2
5
Alta
Bathyraja griseocauda
3
3
6
Alta
Rioraja agassizi
3
2
5
Alta
Sympterygia acuta
3
2
5
Alta
Sympterygia bonapartii
4
1
5
Alta
Dipturus chilensis*
4
2
6
Alta
Gymnura altavela*
3
3
6
Alta
Notorynchus cepedianus
3
1
4
Media
Alopias superciliosus
3
1
4
Media
Carcharhinus brachyurus
3
1
4
Media
Carcharhinus longimanus
1
3
4
Media
Carcharhinus obscurus
3
1
4
Media
Atlantoraja platana
2
2
4
Media
Bathyraja macloviana
3
1
4
Media
Bathyraja multispinis
3
1
4
Media
Bathyraja scaphiops
3
1
4
Media
Dipturus trachydermus
2
2
4
Media
Dasyatis pastinaca
3
1
4
Media
Rhinoptera bonasus
3
1
4
Media
Manta birostris
1
3
4
Media
Callorhinchus callorynchus
3
0
3
Baja
Hydrolagus affinis
2
0
2
Baja
124
PAN Condrictios 2015 - Anexo 5
CAPÍTULO 2
Squalus cubensis
3
0
3
Baja
Squalus mitsukurii
3
0
3
Baja
Etmopterus bigelowi
1
0
1
Baja
Etmopterus gracilispinis
2
0
2
Baja
Somniosus pacificus
1
1
2
Baja
Isurus paucus
1
2
3
Baja
Schroederichthys bivius
3
0
3
Baja
Scyliorhinus besnardi
3
0
3
Baja
Scyliorhinus haeckelii
2
0
2
Baja
Mustelus canis
2
1
3
Baja
Carcharhinus brevipinna
2
1
3
Baja
Carcharhinus falciformis
1
1
2
Baja
Galeocerdo cuvier
2
1
3
Baja
Torpedo puelcha
3
0
3
Baja
Bathyraja brachyurops
3
0
3
Baja
Bathyraja cousseauae
3
0
3
Baja
Bathyraja magellanica
2
0
2
Baja
Psammobatis bergi
3
0
3
Baja
Psammobatis extenta
3
0
3
Baja
Psammobatis lentiginosa
3
0
3
Baja
Psammobatis normani
2
0
2
Baja
Psammobatis rudis
3
0
3
Baja
Psammobatis scobina
3
0
3
Baja
Amblyraja doellojuradoi
3
0
3
Baja
Amblyraja frerichsi
3
0
3
Baja
Potamotrygon brachyura
3
0
3
Baja
Potamotrygon motoro
2
0
2
Baja
Dasyatis hypostigma
3
0
3
Baja
Pteroplatytrygon violacea
2
0
2
Baja
Myliobatis freminvillii
3
0
3
Baja
Myliobatis goodei
3
0
3
Baja
Myliobatis ridens
2
0
2
Baja
Mobula hypostoma
1
0
1
Baja
Mobula japanica
1
1
2
Baja
Mobula thurstoni
1
1
2
Baja
125
CAPÍTULO 2
ANEXO 6. RESEÑA BIOLÓGICA DE LAS ESPECIES CONSIDERADAS DE
PRIORIDAD ALTA PARA LA CONSERVACIÓN
Orden Squaliformes
Familia Squalidae
Squalus acanthias– (Galludo)
Identificación: Especie moderadamente grande
(hasta 160 cm largo total, LT). Gris en el dorso
y gris claro a blanco en el vientre, normalmente con pequeñas manchas blancas a lo largo del
cuerpo. Trompa relativamente larga y puntiaguda. Presencia de una espina delante de ambas aletas dorsales. Primera espina corta, segunda espina más larga y casi de la misma altura que la aleta.
Origen de la primera aleta dorsal bien por detrás
de las aletas pectorales. Dientes muy similares en
ambas mandíbulas, cortos, de base ancha, bordes
lisos y con cúspides fuertemente inclinadas hacia
los extremos de la boca.
Distribución: Circumglobal en aguas sub-tropicales y templadas exceptuando el Pacífico Norte
y aguas tropicales. En el Atlántico Sudoccidental
se encuentra presente desde el Sur de Brasil hasta
el Sur de Argentina (Ebert et al., 2013).
Hábitat: Especie muy abundante de hábitos bentónicos, que ocurre principalmente en la parte
exterior de la plataforma continental, entre 50 y
200 m de profundidad, aunque puede alcanzar
los 900 m (Compagno, 1984). Normalmente se
la encuentra en las cercanías del fondo marino.
Se encuentra en zonas costeras y exteriores de la
plataforma continental, en declives insulares y en
la parte superior del talud. Pueden encontrarse
tanto individuos solitarios, como en compañía
de otros condrictios o formando enormes agregaciones; estos cardúmenes presentan segrega-
ción por tamaño y sexo. En general, los machos
ocurren en aguas más someras que las hembras, con excepción de las grávidas (Meneses &
Paesch, 1999). Las hembras por lo general dan
a luz en zonas costeras poco profundas, aunque
algunas poblaciones lo hacen en aguas profundas sobre la plataforma externa y talud (Hanchet,
1988; Ebert et al., 2013). Muestra marcada preferencia por aguas cuyo rango de temperatura oscila entre un mínimo de 7 a 8°C y un máximo de
12 a 15°C, y aparentemente realiza migraciones
latitudinales y en profundidad para mantenerse
en dicho rango (Compagno, 1984), aunque ha
sido reportado en aguas con temperaturas de 3,5
a 4,4°C (Menni et al., 1986).
Reproducción: Modalidad reproductiva vivípara
aplacentaria, con camadas de 1 a 32 embriones
por preñez (Ebert et al., 2013). En el Atlántico
sudoccidental se observó, en base al número de
embriones, una fecundidad uterina de 1 a 14 (Oddone et al., 2015). Existe mucha variación regional en cuanto al número de embriones, pero en
general hembras grandes tienen camadas más numerosas y crías que alcanzan mayor talla al nacer
(Hanchet, 1988; Henderson et al., 2002). El período de gestación también puede diferir según las
áreas, habiéndose reportado entre 18 a 24 meses
(Hanchet, 1988). Las crías miden entre 18 y 33 cm
LT al nacer, observándose para Argentina y Uruguay tallas de entre 22 y 25 cm. (Hanchet, 1988;
Eber et al., 2013; Oddone et al., 2015). Los machos alcanzan la madurez entre los 52 y 100 cm y
las hembras entre los 66 y 120 cm LT, siendo muy
variable entre regiones y diversas poblaciones
(Ebert et al., 2013). En el área costera Argentina
la edad de madurez es menor que en otras áreas
(Menni, 1985). La talla de madurez LT50% en la
región es de 58,3 cm. para machos y 70,4 cm. para
hembras (Oddone et al., 2015). La edad máxima
que alcanza la especie es de al menos 25 a 30 años,
siendo algunas estimaciones mucho mayores,
próximas a los 100 años (Compagno, 1984).
127
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
Alimentación: S. acanthias se alimenta de presas que habitan desde la superficie hasta el fondo,
principalmente de peces óseos, crustáceos, cefalópodos, medusas e invertebrados bentónicos (Menni, 1985; Avsar 2001; Belleggia et al., 2011). Un trabajo realizado entre los 35° a 55° S del Atlántico
sudoccidental observó cambios en la dieta a nivel
de décadas. En la década del 80 Merluccius hubbsi
era el principal componente de la dieta (65,46%
IRI), y el segundo principal componente el calamar Illex argentinus. En la década del 90 y 2000,
el calamar pasó a ser el principal componente
(47,17% y 88,92% IRI respectivamente). El consumo de anchoíta también fue importante en las tres
décadas, pero las variaciones observadas fueron a
nivel estacional o de área. En el período de estudio
el nivel trófico de la especie disminuyó debido al
aumento en el consumo de presas de menor nivel
trófico. El cambio en la dieta puede ser resultado
de la disminución en la disponibilidad de algunas
presas, como la merluza, debido a la explotación
pesquera (Belleggia et al., 2011).
Orden Squatiniformes
Familia Squatinidae
Squatina argentina – (Angelito)
Identificación: La talla máxima registrada es de
138 cm. de LT. Cuerpo achatado, cabeza ancha y
relativamente corta, boca terminal grande. Ojos
pequeños en posición dorsal, los espiráculos se
ubican detrás de los ojos. Cinco aberturas branquiales laterales, parcialmente cubiertas por las
grandes aletas pectorales. Dos aletas dorsales pequeñas que se encuentran sobre la cola. Las aletas pélvicas se funden con el tronco. Aleta anal
ausente. Coloración dorsal marrón violácea, con
128
manchas marrones oscuras arregladas en su gran
mayoría en grupos circulares. Vientre blanco.
Esta especie se diferencia de S. guggenheim por
no poseer espinas en la línea media dorsal que
va desde la cabeza hasta la primera aleta dorsal.
Y se diferencia de S. occulta por poseer aletas
pectorales largas, el borde posterior de la misma
alcanzan el ángulo externo de las aletas pélvicas
(Milessi et al., 2001; Vooren & Klippel, 2005).
Distribución: Endémica del océano Atlántico
Sudoccidental, ocurre desde Rio Grande do Sul,
Brasil (32° S), Uruguay, hasta el Golfo de San Jorge, Argentina (46° S) (Vooren & da Silva, 1991;
Vooren & Klippel, 2005).
Hábitat: Ocurre en aguas templadas y subtropicales, sobre la plataforma continental y el talud,
próxima o sobre el fondo (Compagno, 1984).
Habita en aguas someras hasta profundidades de
320 m., principalmente en profundidades mayores a 120 m., con temperaturas comprendidas
entre los 14 y 16 °C (Vooren & da Silva, 1991).
Se distribuye en salinidades medias de 30, pero
presenta la capacidad de incursionar en aguas
salobres, ampliando su rango de tolerancia a salinidades, hasta encontrarse en zonas con valores
de hasta 5 (Rico, 2000).
Reproducción: Vivípara aplacentaria, con 7 a 11
crías por preñez, siendo 9 a 10 lo más común. Al
momento no se observa relación entre la talla de
la hembra y el número de crías. A diferencia de
las otras dos especies de Squatina que ocurren en
la región, S. argentina posee dos ovarios funcionales, mientras que las otras tan solo el izquierdo
(Vooren & da Silva, 1991). No se observan diferencias en las tallas de primera madurez, LT50% y
LT100% entre machos y hembras, siendo las mismas 120 cm., 125 cm. y 130 cm. respectivamente
(da Silva, 1996). El ciclo reproductivo se estima
tiene una duración de dos o tres años, con un
año de gestación y dos años de maduración de
los ovocitos (da Silva, 1996; Vooren & Klippel,
2005; Vooren & Chiaramonte, 2006).
Alimentación: Se alimenta principalmente de
peces demersales, camarones y calamares (Vooren & da Silva, 1991). Entre las especies encontra-
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
das más importantes en frecuencia de ocurrencia
se encuentran la pescadilla de calada (Cynoscion
guatucupa), la merluza (Merluccius hubbsi), la
brótola (Urophycis brasiliensis) y el calamar Illex
argentinus (da Silva, 1996). Este predador de fondo aguarda tendido inmóvil y semienterrado en
la arena o fango a la espera de las presas que pasan próximas a su boca. Esta técnica de captura,
que explica la posición terminal de la boca, ha
sido confirmada por observaciones en acuario
(Vooren & Klippel, 2005).
Squatina guggenheim – (Angelito)
Identificación: La talla máxima registrada es de
95 cm. de LT. Cuerpo achatado, cabeza ancha y
relativamente corta, boca terminal grande. Ojos
pequeños en posición dorsal, los espiráculos se
ubican detrás de los ojos. Cinco aberturas branquiales laterales, parcialmente cubiertas por las
grandes aletas pectorales. Dos aletas dorsales pequeñas que se encuentran sobre la cola. Las aletas pélvicas se funden con el tronco. Aleta anal
ausente. El extremo posterior de la aleta pectoral
no alcanza el ángulo externo de la aleta pélvica.
Coloración dorsal marrón claro, pudiendo presentar manchas blancas más o menos difusas.
Vientre blanco.
Esta especie se diferencia de S. argentina y S. occulta por poseer espinas en la línea media dorsal
que va desde la cabeza hasta la primera aleta dorsal (Milessi et al., 2001; Vooren & Klippel, 2005).
Distribución: Endémica del Atlántico Sudoccidental, se encuentra desde Espíritu Santo, Brasil
(20° S), Uruguay, hasta el norte de la Patagonia
Argentina (43° S) (Fowler et al., 2005; Chiaramonte & Vooren, 2007).
CAPÍTULO 2
Hábitat: Ocurre en aguas templadas y subtropicales, sobre la plataforma continental y el talud,
próxima o sobre el fondo. El rango principal de
profundidades que habita oscila entre los 10 y al
menos 100 m., con temperaturas comprendidas
entre los 7,4 y 22 °C, y salinidades de entre 6,9
y 34,4 (Cortés, 2012). Los adultos se concentran en zonas con profundidades mayores a los
50 m., mientras que los juveniles permanecen a
menores profundidades. Durante la primavera y
verano se observan migraciones de los adultos
hacia zonas costeras relacionados con el apareamiento, parición y cría (Vooren & da Silva,
1991; Villwock & Vooren, 2003; Colonello et al.,
2007b). La distribución de la especie es afectada
por los cambios en las condiciones ambientales,
encontrándose que la temperatura es la principal
variable, y la salinidad la segunda. Se observan
diferentes rangos de preferencia por sexos y clases de edad tanto para temperatura como para
salinidad, siendo los individuos de mayores tallas afectados principalmente por la temperatura, mientras que los de tallas medias son más
afectados por la salinidad y la profundidad (Vögler et al., 2008).
Reproducción: Vivípara aplacentaria, con 2 a 9
crías por preñez, siendo 5 a 6 lo más común. Las
crías miden aproximadamente 25 cm. al nacer.
Las hembras poseen un sólo ovario funcional
(izquierdo), y la fecundidad se relaciona positivamente con la talla de la hembra (Colonello et
al., 2007b). La talla de madurez sexual LT50% se
estimó para hembras en 71,3 cm. y 77 cm. para el
Río de la Plata y la zona de El Rincón respectivamente, y para machos 72,5 cm. en el Río de la Plata y 75,0 cm. en la zona de El Rincón (Colonello
et al., 2007b). La edad de madurez para machos y
hembras se estima en 4 años, con una edad máxima para la especie de 12 años (Vooren & Klippel,
2005). La gestación dura entre 10 y 12 meses y las
pariciones serían en primavera y principios del
verano (Sunye & Vooren, 1997; Colonello et al.,
2007b). Los embriones completan su desarrollo
dentro de la cámara uterina que está abierta al
ambiente exterior a través de la cloaca (Sunye &
Vooren, 1997). El ciclo reproductivo de las hembras se estima sería bianual o trianual, con uno o
dos años de desarrollo de los ovocitos y un año
de gestación (Vooren & Klippel, 2005; Colonello
et al., 2007b, Awruch et al., 2008). Debido al ex129
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
tenso ciclo reproductivo, se calcula que la especie
podría reproducirse como máximo 4 veces en su
vida, produciendo un máximo de 20 a 30 crías
(Vooren & Klippel, 2005).
Alimentación: Es un predador carnívoro, se
alimenta de al menos 33 especies, de las cuales
las más frecuentes corresponden a peces óseos,
condrictios, crustáceos y moluscos (Colonello,
2005). Vooren & da Silva (1991), al hacer una
descripción cualitativa de la dieta de esta especie en el sur de Brasil, reportaron que peces demersales y camarones ocurren con la misma frecuencia en su dieta. Las especies de peces óseos
más frecuentes varían de acuerdo a los diferentes
estudios, siendo anchoíta (Engraulis anchoita) en
algunos casos y pescadilla de calada (Cynoscion
guatucupa) en otros (Vogler et al., 2003; Colonello, 2005). Una explicación para esto es que
se ha observado un cambio en la composición
de peces en la dieta con la talla, con un mayor
consumo de peces pelágicos como la anchoíta en
individuos de tallas medias, y un mayor consumo de peces bento-pelágicos como la pescadilla
en individuos más grandes (Vögler et al., 2009).
También se ha observado que los juveniles de la
especie en determinadas épocas consumen una
mayor cantidad de moluscos y crustáceos (Colonello, 2005).
Squatina occulta – (Angelito)
Identificación: La talla máxima registrada es de
131 cm. de LT. Cuerpo achatado, cabeza ancha y
relativamente corta, boca terminal grande. Ojos
pequeños en posición dorsal, los espiráculos se
ubican detrás de los ojos. Cinco aberturas branquiales laterales, parcialmente cubiertas por las
grandes aletas pectorales. Dos aletas dorsales
pequeñas que se encuentran sobre la cola. Las
aletas pélvicas se funden con el tronco. Aleta
anal ausente. Coloración dorsal marrón oscura,
vientre blanco.
Esta especie se diferencia de S. guggenheim por
no poseer espinas en la línea media dorsal que
va desde la cabeza hasta la primera aleta dorsal.
Y se diferencia de S. argentina por poseer aletas
pectorales un poco más cortas, las cuales el bor130
de posterior de las mismas no alcanzan el ángulo
externo de las aletas pélvicas (Milessi et al., 2001;
Vooren & Klippel, 2005).
Distribución: Endémica del Atlántico Sudoccidental, se encuentra desde Rio de Janeiro, Brasil
(24° S), Uruguay, hasta el norte de Argentina.
Existen algunos registros al sur, cerca de los 47°
S, pero sin confirmación de que correspondan
a esta especie en particular (Vooren & da Silva,
1991; Milessi et al., 2001; Fowler et al., 2005).
Hábitat: Ocurre en aguas templadas y subtropicales, sobre la plataforma continental y el talud,
próxima o sobre el fondo. Se encuentra en profundidades de entre 35 y 350 m., siendo más común
entre 35 y 100 m., con temperaturas comprendidas entre los 13 y 19 °C (Vooren & da Silva, 1991;
Villwock & Vooren, 2003; Fowler et al., 2005).
Reproducción: Vivípara aplacentaria, con 4 a 10
crías por preñez, siendo 6 a 8 lo más común. Al
momento no se observa relación entre la talla de
la hembra y el número de crías las cuales miden
aproximadamente 33 cm. LT al nacer (Vooren &
Klippel, 2005). No se observan diferencias en las
tallas de primera madurez, LT50% y LT100% entre
machos y hembras, siendo las mismas 110 cm.,
112,5 cm. y 115 cm. respectivamente (da Silva,
1996). La edad de madurez para machos y hembras se estima en 10 años, con una edad máxima
para la especie de 21 años (Vooren & Klippel,
2005). Las hembras poseen sólo un ovario funcional, el izquierdo (Vooren & da Silva, 1991;
Vooren & Klippel, 2005). Los embriones completan su desarrollo dentro de la cámara uterina
que está abierta al ambiente exterior a través de
la cloaca (Sunye & Vooren, 1997). En base a la
baja frecuencia de observación de neonatos y de
hembras preñadas, se estima que el ciclo reproductivo de la especie podría tener una duración
de hasta 4 o 5 años, ya que para cada gestación,
las hembras deben producir cerca de 1000 gramos de vitelo (Vooren & Klippel, 2005). Debido al extenso ciclo reproductivo, se calcula que
la especie podría reproducirse como máximo 4
veces en su vida, produciendo un máximo de 20
a 30 crías (Vooren & Klippel, 2005).
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
Alimentación: Se alimenta principalmente de
peces demersales (da Silva, 1996). Este predador
de fondo aguarda tendido inmóvil y semienterrado en la arena o fango a la espera de las presas
que pasan próximas a su boca. Esta técnica de
captura, que explica la posición terminal de la
boca, ha sido confirmada por observaciones en
acuario (Vooren & Klippel, 2005).
Orden Lamniformes
Familia Odontaspididae
Carcharias taurus – (Sarda)
Identificación: Especie de gran tamaño (al menos hasta 320 cm LT). Marrón o marrón grisáceo
en el dorso y blanco en el vientre, frecuentemente con pequeñas manchas de color oscuro en el
cuerpo. Trompa relativamente corta y puntiaguda. Primera aleta dorsal más próxima a las aletas
pélvicas que a las pectorales. Segunda aleta dorsal similar en tamaño a la aleta anal. Surco precaudal presente sólo en el dorso del pedúnculo
caudal. Dientes similares en ambas mandíbulas,
largos, finos, de borde liso y con dos cúspides secundarias a cada lado de la base (en individuos
muy pequeños las cúspides secundarias aún no
han sido desarrolladas).
Distribución: Aguas tropicales y templadas cálidas de todo los océanos exceptuando el Pacífico oriental. En el Atlántico Sudoccidenatal se
encuentra presente desde el Sur de Brasil hasta
Argentina (Ebert et al., 2013).
CAPÍTULO 2
cios o reproductivos. Machos y hembras adultas,
así como algunos juveniles, ocurren en aguas
argentinas y uruguayas, pero la cópula aparentemente ocurre en aguas de Argentina. Las
hembras grávidas migran hacia el Sur de Brasil
en busca de aguas más cálidas donde dan a luz
(Compagno, 2001; Lucífora et al., 2002) aunque
ocasionalmente pueden parir en aguas uruguayas cerca de la costa en el litoral Este (Lucifora et
al., 2002; A. Domingo Obs. Pers.).
Reproducción: Modalidad reproductiva vivípara aplacentaria con oofagia (embriones se
alimentan de óvulos no fecundados durante la
gestación). Especie muy conocida por presentar
canibalismo intra-uterino, en dónde el embrión
de mayor tamaño en cada útero termina por comerse a sus congéneres más pequeños (Gilmore et al., 1983). El tamaño de camada es siempre de 2 embriones (uno por útero) (Gilmore
et al., 1983; Gilmore, 1993). Las hembras dan a
luz cada dos años o incluso cada tres, luego de
un período de gestación de entre 9 y 12 meses
(Compagno, 2001; Lucifora et al., 2002; Bansemer & Bennet, 2009). La talla de nacimiento se
encuentra en torno a los 95-105 cm LT (Gilmore,
1993). En el Atlántico Sudoccidental, las tallas de
madurez de machos y hembras se encuentran en
torno a los 193 cm LT y entre 218 y 245 cm LT,
respectivamente (Lucifora et al, 2002).
Alimentación: La dieta de C. taurus consiste
principalmente en peces óseos y elasmobranquios, aunque también consume cefalópodos,
crustáceos y mamíferos marinos (Compagno,
2001; Smale, 2005). Ejemplares de mayor tamaño consumen una mayor variedad de presas, de
mayor tamaño y más activas (Smale, 2005; Lucifora et al., 2008).
Hábitat: Costero y litoral. Puede aproximarse a
las playas en profundidades de poco menos de
un metro, aunque suele encontrarse más comúnmente entre 15 y 25 m de profundidad. Por lo general se encuentra asociado al fondo pero puede
frecuentar aguas a media altura y en superficie
(Compagno, 2001). Puede encontrarse en forma
solitaria o en grande grupos con fines alimenti-
131
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
Orden Lamniformes
Familia Alopiidae
Alopias vulpinus – (Tiburón zorro común, azotador)
Identificación: Especie de gran tamaño (hasta
600 cm LT, posiblemente más). Azul-grisáceo a
gris oscuro en el dorso, flancos plateados o cobrizos. Vientre blanco, extendiéndose por encima de las bases de las aletas pectorales formando
un parche conspicuo. Cabeza relativamente cónica, trompa corta y puntiaguda. Lóbulo dorsal
de la aleta caudal casi o tan largo como el resto
del cuerpo. Base de la primera aleta dorsal más
próxima a la base de las aletas pectorales que
de las pélvicas. Dientes pequeños y similares en
ambas mandíbulas, con bordes lisos y cúspides
estrechas ligeramente inclinadas hacia las comisuras.
Distribución: Circumglobal en aguas tropicales, sub-tropicales y templadas. En el Atlántico
Sudoccidenatal se encuentra presente desde el
Norte de Brasil hasta el Sur de Argentina (Ebert
et al., 2013).
Hábitat: Habita en aguas neríticas y oceánicas,
aunque es aparentemente más abundante en
aguas sobre la plataforma continental (Berrondo
et al., 2007; Smith et al., 2008). Presenta marcadas migraciones latitudinales a largo de la costa
y plataforma continental, así como segregaciones
por sexo y tamaño, los cuales se encuentran estrechamente relacionados con el ciclo reproductivo (Smith & Aseltine-Neilson, 2001; Smith et
al, 2008). Especie de hábitos predominantemente epipelágicos, ocupando mayoritariamente los
primeros 100 m de la columna de agua, aunque es
132
capaz de realizar migraciones verticales de hasta
al menos 640 m de profundidad. Es la única especie de su familia capaz de mantener la temperatura corporal por encima del agua circundante
(Patterson et al., 2011), lo cual le permite tolerar
aguas más frías y habitar aguas templadas a altas
latitudes. El rango térmico reportado para la especie de acuerdo con la bibliografía varía entre
9,1 y 27,0°C (Cartamil et al., 2010; Stevens et al.,
2010).
Reproducción: Modalidad reproductiva vivípara aplacentaria con oofagia (embriones se
alimentan de óvulos no fecundados durante la
gestación) (Gilmore et al., 2005). El tamaño de
camada varía entre 2 y 8 embriones, siendo por
lo general de 4 (dos embriones por útero) (Moreno et al., 1989). Presenta una frecuencia reproductiva anual y un período de gestación de aproximadamente 9 meses. La talla de nacimiento de
esta especie es variable, existiendo registros que
oscilan entre los 114 y 160 cm LT (Moreno et al.,
1989; Smith et al., 2008). Las tallas de madurez
se encuentran en torno a los 293-311 y 303 cm
LT para machos y hembras, respectivamente,
aunque son variables entre regiones (Smith et al,
2008).
Alimentación: En general la dieta de A. vulpinus
consiste principalmente en peces óseos (pelágicos y demersales) y cefalópodos, aunque se han
registrado en ocasiones algunos crustáceos, condrictios e incluso aves (Cortés 1999; Preti et al.
2001, 2004). Al igual que el resto de los tiburones
zorro, el largo lóbulo dorsal de su aleta caudal es
utilizado para golpear, desorientar y aturdir a sus
presas (Aalbers et al., 2010; Oliver et al., 2013).
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
Orden Lamniformes
Familia Cetorhinidae
Cetorhinus maximus - (Tiburón Peregrino)
Identificación: Especie inconfundible, es la segunda especie de pez de mayor tamaño, pudiendo alcanzar los 12 m. de largo total. Hocico puntiagudo, boca muy grande con dientes pequeños.
Grandes hendiduras branquiales que rodean la
cabeza. Grandes quillas laterales en el pedúnculo
caudal. Origen de la primera aleta dorsal por detrás de las aletas pectorales. La coloración es variable, de marrón oscuro en la parte dorsal y más
claro en la ventral, pudiendo presentar manchas
claras en todo el cuerpo.
Distribución: Especie de distribución antitropical, se encuentra en aguas frías y templadas de
los océanos Atlántico, Pacífico y Mar Mediterráneo, aparentemente ausente en el océano Índico
(Compagno, 2001; Francis & Duffy, 2002). En el
Atlántico Sudoccidental se encuentra desde Río
de Janeiro, Brasil (23° S), Uruguay, hasta el sur de
Argentina e Islas Falkland/Malvinas (Van Der
Molen et al., 1998; Soto, 2000; Compagno, 2001).
CAPÍTULO 2
cálidas, y preferencias por aguas de entre 15 y
17,5 °C (Sims, 2008). Habita zonas costeras y pelágicas, en ocasiones asociado a frentes oceánicos
o agregaciones de zooplancton en la superficie
(Compagno, 2001; Francis & Duffy, 2002; Sims,
2008; Ebert et al., 2013). En general se encuentra
en la superficie, pero se ha observado que realiza
migraciones a través de los océanos a profundidades de entre 200 y 1000m., con buceos de más
de 1200m. (Sims, 2008; Ebert et al., 2013).
Reproducción: Existe poca información sobre
aspectos reproductivos de esta especie, para la
cual se considera que es similar a la de otras especies de lamnoideos (Fowler et al., 2005). Especie vivípara aplacentaria, probablemente oófaga,
con sólo el ovario derecho funcional (Francis &
Duffy, 2002; Sims, 2008). El ciclo reproductivo
tendría una duración de entre 1, 2,6 y 3,5 años
de acuerdo a los diferentes autores (Compagno,
2001; Sims, 2008). Los machos maduran con una
talla de entre 5 y 7 m. y una edad de entre 12
y 16 años, mientras que las hembras maduran
entre 8,1 y 9,8 m. y una edad de entre 16 y 20
años (Compagno, 2001; Sims, 2008). En base a la
observación de una hembra preñada, las mismas
podrían tener hasta 6 crías con una talla al nacer de alrededor de 1,5 y 2 m. (Compagno, 2001;
Sims, 2008). La escasez de hembras grávidas en
la costa sugiere que estas permanecen en aguas
profundas (Francis & Duffy, 2002).
Alimentación: Especie planctívora, se alimentan por filtración, reteniendo las presas en sus
branquispinas a medida que van ingresando a
su boca abierta mientras nadan. La dieta consta principalmente de pequeños peces, huevos
y zooplancton, siendo los más importantes los
copépodos planctónicos, en especial del género
Calanus (Sims et al., 1997; Sims & Quayle, 1998;
Francis & Duffy, 2002). Se ha observado que la
especie presenta un comportamiento de alimentación por el cual cuando encuentra parches
con altas densidades de zooplancton (mayores a
1 g./m.3), los cuales se mueven en las zonas de
frentes arrastrados por las corrientes, los individuos pueden permanecer siguiendo esos parches
por más de un día (Sims & Quayle, 1998).
Hábitat: Ocurre en aguas de entre 5,8 y 21 °C,
con algunos registros ocasionales en aguas más
133
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
Orden Lamniformes
Familia Lamnidae
Isurus oxyrinchus – (Moro, mako)
general de 12, aunque existe una relación positiva entre el tamaño de camada y el tamaño de la
hembra (Mollet et al., 2000; Semba et al., 2011).
Un estudio global sugiere que el período de gestación se extiende entre 15 y 18 meses (Mollet et
al., 2000), aunque otros estudios más regionales
reportan períodos más cortos (de 9 a 13 meses;
Semba et al., 2011) e incluso más largos (de 23
a 25 meses; Joung & Hsu, 2005). Las hembras
aparentemente dan a luz una vez cada tres años
(Mollet et al., 2000). La talla de nacimiento es de
aproximadamente 70 cm LT (Stevens, 2008), los
machos maduran en torno a los 195-202 cm LT
(Stevens, 1983; Francis & Duffy, 2005) y las hembras alrededor de 273 cm LT (Mollet et al., 2000).
Identificación: Especie de gran tamaño (hasta
400 cm LT). Dorso de color azul oscuro, flancos
más claros o plateados y vientre blanco. Trompa
larga y cónica, ojos grandes y negros. Aleta caudal en forma de medialuna y pedúnculo caudal
con una prominente quilla a cada lado. Dientes
similares en ambas mandíbulas, finos, curvados
y de bordes lisos.
Alimentación: La dieta de I. oxyrinchus consiste principalmente de peces óseos (pelágicos y
demersales) y cefalópodos, pero también crustáceos y elasmobranquios. Ejemplares de gran
tamaño pueden llegar a alimentarse de grandes presas como algunos cetáceos, peces espada, marlines, etc. (Cliff et al., 1990; Compagno,
2001; Maia et al., 2006).
Distribución: Circumglobal en aguas tropicales,
sub-tropicales y templadas. En el Atlántico Sudoccidental ocurre desde el Norte de Brasil hasta
Uruguay (Ebert et al., 2013).
Lamna nasus – (Pinocho)
Hábitat: Costero y oceánico. Común en aguas
oceánicas, talud y plataforma externa, aunque
puede aproximarse más a la costa en regiones donde la plataforma continental es angosta
(Ebert et al., 2013). En algunas regiones se advierten migraciones de esta especie, adentrándose estacionalmente en aguas sobre la plataforma,
o bien desplazándose hacia mayores latitudes a
medida que se elevan las temperaturas del mar
(Casey & Kohler, 1992; Stevens, 2008). Especie
altamente migratoria, realizando extensos desplazamientos horizontales y ocupando una gran
porción de la columna de agua, desde la superficie hasta al menos 600 m de profundidad e
incluso superando los 800 m (Casey & Kohler,
1992; Vetter et al., 2008; Abascal et al., 2011).
Reproducción: Modalidad reproductiva vivípara aplacentaria con oofagia (embriones se
alimentan de óvulos no fecundados durante la
gestación) (Mollet et al., 2000). El tamaño de camada varía entre 4 y 25 embriones, siendo por lo
134
Identificación: Especie de gran tamaño (Hasta
355 cm LT). Gris oscuro en el dorso y gris a blanco en el vientre. Trompa relativamente larga y
cónica, ojos grandes y negros. Primera aleta dorsal con ápice redondeado y una mancha blanca
distintiva en la parte ínfero-posterior. Aleta caudal en forma de medialuna y pedúnculo caudal
con dos prominentes quillas a cada lado (una
considerablemente más larga que la otra). Dientes similares en ambas mandíbulas, finos, de bordes lisos y con una pequeña cúspide secundaria a
cada lado de la base.
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
Distribución: Circumglobal en aguas templadas
de todos los océanos, salvo en el Pacífico Norte.
En el Atlántico Sudoccidental se encuentra presente desde el Sur de Brasil hasta el Sur de Argentina y aguas sub-antárticas (Ebert et al., 2013).
Hábitat: Oceánico y costero. Es una especie epipelágica, que ocasionalmente puede ocurrir tanto en aguas muy alejadas de la plataforma, como
en aguas costeras (Francis et al., 2008; Pade et al.,
2009). Frecuenta aguas frías y templadas, siendo
una de las especies de tiburones más tolerantes a
aguas frías (Campana & Joyce, 2004). Comúnmente es encontrada tanto próxima a la superficie como en el fondo (200 m), aunque ha sido
reportada a profundidades que superan los 1000
m (Campana et al., 2010). Especie que puede
encontrarse de forma solitaria o formando agregaciones con fines alimentarios. Frecuenta aguas
superficiales costeras en el verano, y aguas más
oceánicas y algo más profundas en invierno. Presenta segregación espacial en su población por
tamaño (edad) y sexo (Compagno, 2001).
Reproducción: Modalidad reproductiva vivípara aplacentaria con oofagia (embriones se alimentan de óvulos no fecundados durante la gestación) (Francis & Stevens, 2000). El tamaño de
camada varía entre 2 y 6 embriones, siendo por
lo general de 4 (Francis & Stevens, 2000; Jensen
et al., 2002). Las hembras dan a luz una vez al
año o cada dos años, luego de un período de gestación de entre 8 y 9 meses (Francis et al., 2008).
La talla de nacimiento se encuentra en torno a
los 60-80 cm LT, los machos maduran en torno a
los 165-195 cm LT y las hembras entre 195 y 245
cm LT, siendo estas tallas un poco menores a las
registradas para el Atlántico norte (Francis et al.,
2008; Forselledo, 2012).
Alimentación: La dieta de L. nasus consiste
principalmente de peces óseos (pelágicos y demersales), cefalópodos, elasmobranquios y en
ocasiones algunos crustáceos (Joyce et al., 2002;
Ebert et al., 2013).
CAPÍTULO 2
Orden Carcharhiniformes
Familia Triakidae
Galeorhinus galeus – (Trompa de cristal, cazón)
Identificación: Especie moderadamente grande
(hasta 195 cm LT). Gris a marrón en el dorso y
blanco en el vientre. Trompa larga, relativamente
puntiaguda y translúcida en la parte anterior del
lado ventral. Segunda aleta dorsal considerablemente más pequeña que la primera, y casi del
mismo tamaño que la aleta anal. Dientes similares en ambas mandíbulas, cortos, de base ancha
y fuertemente aserrados en su lado externo, y
cúspides oblicuas con bordes lisos.
Distribución: Circumglobal en aguas templadas. En el Atlántico Sudoccidenatal se encuentra
presente desde el Sur de Brasil hasta el Sur de Argentina (Ebert et al., 2013).
Hábitat: Pelágico-costero, habita aguas templadas de la plataforma continental y talud. La
distribución en la región está ubicada principalmente en la plataforma interior, a profundidades comprendidas entre los 10 y 100 m., encontrándose las mayores abundancias entre los 50 y
80 m (Arena et al., 1974; Marín & Puig, 1987).
También ocurre sobre la plataforma externa y
del talud, en donde es ocasionalmente capturado
por la flota de palangre pelágico (Mas, 2012). En
aguas uruguayas de la plataforma, es frecuente
la predominancia de individuos machos durante
los meses de agosto y setiembre, cuando la temperatura del agua es de 11 a 12 ºC, en tanto que
las hembras son más abundantes en los meses de
octubre y noviembre, cuando la temperatura del
agua se sitúa entre los 13 y 14 °C. La abundancia
disminuye en el transcurso de diciembre, cuando la temperatura del agua aumenta a 15-16 ºC
(Carrera, 1991).
135
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
Reproducción: Modalidad reproductiva vivípara aplacentaria. Los tamaños de camada oscilan
entre 6 y 52 embriones (Ebert et al., 2013). Los
embriones nacen con una talla que varía entre
24 y 40 cm LT luego de un período de gestación
de aproximadamente 12 meses (Lucifora et al.,
2004; Capapé et al., 2005; Walker, 2005). El ciclo
reproductivo de las hembras es trianual (Peres &
Vooren, 1991; Walker, 2005). Los machos maduran entre los 108 y 119 cm LT, mientras que las
hembras alcanzan la madurez alrededor de los
129 cm LT (Lucifora et al., 2004). Al sur de Brasil, hembras preñadas a término (con embriones
de 30 cm LT) ocurren en el mes de noviembre,
pero el parto no ocurre en el área. En la costa de
Argentina (latitud 39°), las hembras preñadas a
término aparecen en los meses de noviembre y
diciembre (Cousseau & Perrota, 2000). Esto justifica la hipótesis de que existe un solo stock de
esta especie en el Atlántico Sudoccidental, cuyos
adultos migran estacionalmente entre Argentina
y Brasil, y los partos ocurren en la costa de Argentina (Villwock & Vooren, 2003; Lucifora et
al., 2004). Las características de historia de vida
de esta especie (e.g. fecundidad, talla de nacimiento, talla de madurez) varían entre diferentes poblaciones alopátricas (Lucifora et al., 2004;
Walker, 2005).
Alimentación: La dieta de G. galeus consiste
principalmente de peces óseos tanto de fondo como cardúmenes de media agua. También
consume cefalópodos, moluscos y crustáceos, y
ocasionalmente elasmobranquios (Compagno,
1984). Presenta variaciones en su dieta tanto a
nivel ontogenético como estacional (Lucifora et
al., 2006).
Mustelus fasciatus – (Recorrecostas)
Identificación: En el Atlántico sudoccidental es
la especie de Mustelus que alcanza mayor tamaño con 156 cm. de largo total. Hocico puntiagudo, cabeza larga con ojos pequeños. Se caracteriza por su coloración la cual presenta manchas en
forma de barras verticales en el dorso y laterales.
Esta coloración es muy marcada en juveniles, y
no tanto en adultos. Aletas pectorales y pélvicas
con margen posterior recto, aletas dorsales chicas, redondeadas, de base grande.
Distribución: Especie endémica del Atlántico
Sudoccidental. Su distribución es muy restringida, se encuentra desde el norte de Rio Grande
do Sul, Brasil (29° S), Uruguay, hasta el sur de
la Provincia de Buenos Aires, Argentina (39° S).
Existen pocos registros por fuera de su distribución, en el estado de Sao Paulo, Brasil, dos individuos adultos fueron capturados (Menni et al.,
1984; Gadig, 2001; Soto, 2001a,b).
Hábitat: Especie demersal que habita aguas costeras templadas de la plataforma continental,
próximo al fondo, entre 1 y 250 m. de profundidad (Compagno, 1984; Soto, 2001b). Presenta
variaciones en la distribución por clases de edad,
los neonatos se encuentran en zonas cercanas
a la playa de entre 1 y 5 m. de profundidad, los
juveniles entre 15 y 50 m., y los adultos principalmente en profundidades mayores a los 50 m.
(Soto, 2001b).
Reproducción: Vivípara placentaria, el número de crías por gestación va de 4 a 14, con una
media de 8, el cual se correlaciona positivamente
con el tamaño de la hembra (Soto, 2001b; Voo-
136
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
ren & Klippel, 2005). La gestación dura entre 10
y 11 meses y el largo total de las crías al nacer es
de entre 35 y 40 cm. (Carrera, 1991; Soto, 2001b;
Vooren & Klippel, 2005). La talla de madurez estimada es de 119 cm. y 111,5 cm. de LT para machos y hembras respectivamente (Soto, 2001b).
El ciclo reproductivo es anual, con el parto ocurriendo entre los meses de octubre y enero y la
gestación comenzando entre octubre y marzo o
enero y mayo dependiendo del estudio (Vooren,
1992; Soto, 2001b). Áreas de nacimiento ocurren
en el sur de Brasil y norte de Uruguay, en aguas
costeras con profundidades de entre 1 y 5 m.,
registrándose como importantes áreas de cría la
costa de Cassino (32°10´ S) hasta el Chuí (33°44´
S) (Soto, 2001b; Vooren & Klippel, 2005).
Alimentación: Se alimenta principalmente de
crustáceos encontrándose en 82,4% de los estómagos analizados, siendo el cangrejo Hepatus pudibundis el más registrado en la dieta de
la especie, con una frecuencia de ocurrencia de
52,9% (Soto, 2001b). También se alimenta en
menor número de pequeños peces, entre ellos
Anchoa marinii, y moluscos (Menni et al., 1986;
Soto, 2001b; Vooren & Klippel, 2005).
Mustelus schmitti – (Gatuzo)
Identificación: Especie pequeña a mediana, alcanza aproximadamente los 109 cm. LT. Hocico
corto y redondeado. Dientes asimétricos en mosaico, con cúspides planas o redondeadas. En la
mandíbula superior 55 a 60 hileras de dientes, y
en la inferior 52 a 55. Margen posterior de las
aletas pectorales y pélvicas ligeramente cóncavo.
Las dorsales se caracterizan por el aspecto raído
o desgastado del margen posterior, el cual posee
en algunos ejemplares forma una banda de color
más oscuro. La coloración es gris plomizo en la
parte dorsal, con pequeños puntos blancos, y gris
CAPÍTULO 2
claro en la parte ventral.
Distribución: Especie endémica del Atlántico
Sudoccidental, se encuentra presente desde el
sur de Brasil (22° S), Uruguay, hasta Puerto Deseado (47° 45´ S), Argentina (Menni, 1985; Chiaramonte & Pettovello, 2000; Cousseau & Perrota,
2000; Ebert et al., 2013).
Hábitat: La especie ha sido capturada en un rango de profundidad entre 8 a 121 m., con temperaturas entre 7 y 20 ºC; y salinidades entre 14,16
y 34,47 (Menni, 1985; Cortés, 2012). La distribución de la especie presenta asociación con las
variables ambientales, observándose cambios estacionales en la abundancia de la misma, siendo
los meses de primavera los de mayores abundancias (Cortés et al., 2011a). En el Río de la Plata, la
abundancia de la especie se relaciona más con la
salinidad que con la temperatura, con un máximo de abundancia en primavera a salinidades de
entre 24 y 28. Se observan también variaciones
en la profundidad por tallas, con una preferencia
por áreas más someras en neonatos y juveniles,
y aguas más profundas en individuos adultos
(Cortés et al., 2011a).
Reproducción: Vivípara aplacentaria con formación de compartimentos intrauterinos. En
base a la observación de embriones, la fecundidad uterina es de 1 a 16 embriones (siendo 4 lo
común) (Sidders et al., 2005; Cortés, 2007; Segura & Milessi, 2009). La fecundidad se encuentra
positivamente correlacionada con el tamaño de
la hembra, hembras más grandes tienen mayor
número de crías (Oddone et al., 2005a; Sidders et
al., 2005; Segura & Milessi, 2009). El ciclo reproductivo es anual, la gestación dura 11 - 12 meses,
y la ovulación sería inmediata, no estando claro
si el apareamiento ocurriría previo o posterior a
la parición. Por lo que las hembras maduras serían preñadas todos los años (Menni et al., 1986;
Chiaramonte & Pettovello, 2000). Los nacimientos se producen entre fines de la primavera y el
verano (Menni, 1985; Oddone et al., 2005a) y
las crías miden aproximadamente 26 – 28 cm. al
nacer (Oddone et al., 2005a; Chiaramonte & Pettovello, 2000; Cortés, 2007). La talla de madurez
LT50% ha sido calculada entre 54,6 y 56,7 cm. para
machos y entre 56,3 y 59,8 cm. para hembras (Sidders et al., 2005; Segura & Milessi, 2009; Colautti
et al., 2010).
137
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
Alimentación: Es un predador oportunista con
fuerte preferencia bentónica-carcinófago que se
relacionaría con el tipo de dentición, pero que se
alimenta también de peces pelágicos. Se alimenta principalmente de crustáceos presentando el
mayor porcentaje de Índice de Importancia Relativa (IRI). En el área del Río de la Plata y del
Rincón se observó que el %IRI indica que peces
y poliquetos también son importantes en la dieta
de la especie, siendo los peces (principalmente
Engraulis anchoita) los más importantes en peso
y poliquetos en número (Belleggia et al., 2012).
En cambio, en el área de Bahía Anegada, el principal ítem alimenticio en todo el rango de tallas
son los crustáceos decápodos (Neohelice granulata) y en segundo lugar los poliquetos, con
una muy baja presencia de peces óseos (Molina
& López, 2011). La alimentación de esta especie muestra variaciones espaciales, en las zonas
costeras se observa preferencia por poliquetos,
mientras que en las profundas consume más peces (Capitoli et al., 1995; Belleggia et al., 2012).
Asimismo, los individuos de mayores tallas tienen preferencia por los peces, mientras que los
más pequeños prefieren más poliquetos (Belleggia
et al., 2012).
Orden Carchrhiniformes
Familia Carcharhinidae
Carcharhinus plumbeus – (Tiburón marrón, brasilero)
Identificación: Especie relativamente grande
(hasta 240 cm LT, posiblemente 300 cm). Marrón grisáceo en el dorso y blanco en el vientre.
Primera aleta dorsal muy alta y situada justo por
encima o ligeramente por delante de la inserción
de las aletas pectorales. Dientes triangulares, aserrados y de gran tamaño en la mandíbula superior, notoriamente más finos y menos aserrados
en la inferior. Presencia de cresta interdorsal.
Distribución: Circumglobal en aguas tropicales
sub-tropicales y templadas cálidas. En el Atlántico
Sudoccidental se encuentra presente a lo largo de
la costa de Brasil y Uruguay (Ebert et al., 2013).
Hábitat: Especie de hábitos neríticos, común
cerca de las costas, bahías e incluso en desem-
138
bocaduras de ríos. También se lo encuentra sobre aguas de la plataforma externa, talud y aguas
adyacentes, así como sobre plataformas insulares
y bancos oceánicos (Springer, 1960; Ebert et al.,
2013). Ocasionalmente se agrupan en cardúmenes. Migraciones estacionales son aparentes
en esta especie, normalmente influenciadas por
cambios en la temperatura del agua, pero también por cambios en salinidad y fotoperiodo
(Grubbs et al., 2005; Ebert et al., 2013). Las hembras se acercan a las costas durante la primavera y verano para dar a luz. Los neonatos suelen
pasar los primeros años de vida en áreas costeras poco profundas y bahías, mientras que los
juveniles de mayor tamaño se alejan de las zonas
de cría durante el invierno y retornan cuando
las temperaturas del agua se elevan nuevamente
(Springer, 1960; Grubbs et al., 2005).
Reproducción: Modalidad reproductiva vivípara placentaria. Los tamaños de camada oscilan
entre 1 y 14 embriones, siendo más comunes
entre 5 y 12 (Portnoy et al., 2007; Ebert et al.,
2013). Los embriones nacen con una talla que
varía entre 56 y 75 cm LT luego de un período de
gestación de entre 8 y 12 meses (Springer, 1960;
Ebert et al., 2013). Las hembras paren cado dos
o tres años. Los machos maduran entre los 130
y 180 cm LT, mientras que las hembras alcanzan
la madurez entre los 145 y 185 cm LT (Ebert et
al., 2013). Las características de historia de vida
de esta especie (e.g. fecundidad, talla de nacimiento, talla de madurez, crecimiento) varían
considerablemente entre diferentes poblaciones
alopátricas (Springer, 1960; Ebert et al., 2013).
Alimentación: La dieta consiste principalmente
de peces óseos (pelágicos y demersales), cefalópodos, crustáceos, moluscos y elasmobranquios
(Compagno, 1984; Cliff et al. 1988). La dieta varía
con la ontogenia, siendo comunes los crustáceos
en individuos juveniles y más frecuentes los cefalópodos y elasmobranquios en ejemplares de mayor tamaño (McElroy et al., 2006).
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
Carcharhinus signatus – (Tiburón marrón)
CAPÍTULO 2
hembras alcanzan la madurez entre los 200 y 205
cm LT (Hazin et al., 2000).
Alimentación: La dieta de C. signatus consiste
principalmente de peces óseos (pelágicos y demersales) y cefalópodos, pero también crustáceos y ocasionalmente aves marinas (Cortés,
1999; Vaske-Junior et al, 2009a). En ocasiones se
los ha observado alimentándose de los descartes
de buques pesqueros de arrastre.
Prionace glauca – (Tiburón azul)
Identificación: Especie relativamente grande
(hasta 280 cm LT). Cuerpo delgado, de color marrón-grisáceo en el dorso y blanco en el vientre.
Trompa larga y puntiaguda. Ojos relativamente
grandes. Dientes de la mandíbula superior fuertemente aserrados en la cara externa de su base y
cúspides marcadamente inclinadas hacia los lados de la boca. Dientes de la mandíbula inferior
no aserrados y de cúspides rectas. Cresta interdorsal presente. Ambas aletas dorsales con largos
extremos posteriores libres.
Distribución: Endémico del Océano Atlántico
en aguas tropicales, sub-tropicales y templadas
cálidas. En el Atlántico Sudoccidental ocurre
desde el Norte de Brasil hasta el Norte de Argentina (Ebert et al., 2013).
Hábitat: Especie semi-oceánica, presente sobre
la plataforma externa, talud continental, aguas
oceánicas adyacentes y montes submarinos
(Compagno, 1984; Ebert et al., 2013). Habita mayoritariamente en los primeros 100 m de la columna de agua, pero puede realizar migraciones
verticales hasta al menos 600 m de profundidad
(Compagno, 1984). Es una especie aparentemente gregaria que se agrupa en cardúmenes, siendo
generalmente poco común la captura aislada de
ejemplares por parte de las pesquerías (Compagno, 1984).
Reproducción: Modalidad reproductiva vivípara placentaria con tamaños de camada que oscilan entre 4 y 15 embriones (Compagno, 1984;
Hazin et al., 2000). La talla de nacimiento de esta
especie varía entre 50 y 67 cm LT (Hazin et al.,
2000; Santana & Lessa, 2004). Los machos maduran entre los 185 y 190 cm LT, mientras que las
Identificación: Especie de gran tamaño (hasta
383 cm LT). Azul oscuro en el dorso, volviéndose
más claro en los flancos. Vientre de color blanco.
Cuerpo delgado, trompa larga y relativamente
puntiaguda. Aletas pectorales de gran tamaño.
Primera aleta dorsal redondeada en su ápice y
situada hacia atrás en el tronco, el punto medio
de su base más próximo a las aletas pélvicas que
a las pectorales. Dientes de la mandíbula superior de base ancha, borde fuertemente aserrado y
cúspide curvada hacia las comisuras de la boca.
Diente de la mandíbula inferior más pequeños,
triangulares y de bordes lisos a levemente aserrados. Sin cresta interdorsal.
Distribución: Es la especie más abundante de
todos los tiburones, estando presente en aguas
tropicales sub-tropicales y templadas frías de todos los océanos. En el Atlántico Sudoccidenatal
se encuentra presente desde el Norte de Brasil
hasta el Sur de Argentina (Ebert et al., 2013).
Hábitat: Especie predominantemente oceánica.
Común y abundante en aguas distantes alejadas
de cualquier costa, pero capaz de adentrarse en
ambientes neríticos, sobre el talud y plataformas
continentales e insulares (Nakano & Stevens,
2008; Ebert et al., 2013). Altamente migratorio,
139
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
realizando extensos desplazamientos horizontales y ocupando un gran porción de la columna
de agua, desde la superficie hasta al menos 1100
m de profundidad (Nakano & Stevens, 2008;
Stevens et al., 2010; Queiroz et al., 2012). En el
Océnao Atlántico existen registros tanto de migraciones transecuatoriales (de hemisferio Norte
a Sur y viceversa) como transatlánticas (de Este
a Oeste y viceversa) (Kohler et al., 1998; Queiroz
et al., 2005; da Silva et al., 2010).
Reproducción: Modalidad reproductiva vivípara placentaria. Probablemente una de las especie más fecundas entre los tiburones, con tamaños de camada oscilan entre 4 y 135 embriones
(Nakano & Stevens, 2008), siendo más comunes
en torno a los 30 en el Atlántico Sur (Mejuto
& García-Cortés, 2005; Montealegre-Quijano,
2007). Los embriones nacen con una talla que
varía entre 35 y 45 cm LT luego de un período
de gestación de entre 9 y 12 meses (Nakano &
Stevens, 2008; Ebert et al., 2013). En el Atlántico
Sudoccidental tanto los machos como las hembras maduran en torno a los 220 cm LT (Montealegre-Quijano, 2007), aunque las tallas de
madurez varían sensiblemente entre regiones
(Compagno, 1984).
Alimentación: La dieta de P. glauca consiste
principalmente en peces pelágicos y cefalópodos, aunque también se han registrado crustáceos, peces bentónicos, elasmobranquios, aves
marinas y restos de mamíferos (Nakano & Stevens, 2008; Vaske-Junior et al., 2009b).
Orden Carchrhiniformes
Familia Sphyrnidae
Sphyrna lewini – (Cornuda común, martillo)
Identificación: Especie de gran tamaño (hasta
420 cm LT). Gris claro a marrón en el dorso y
blanco en el vientre. Cabeza comprimida dorso-ventralmente y expandida lateralmente, dando la forma de martillo característica y única de
esta familia de tiburones (Sphyrnidae). Margen
anterior de la cabeza ligeramente arqueado y con
una conspicua hendidura en el punto medio.
Dientes con bases relativamente anchas y de borde liso o ligeramente aserrado. Dientes superiores finos y triangulares, con cúspides erectas en
los primeros 3 y progresivamente más inclinadas
hacia los costados de la boca. Dientes inferiores
finos y triangulares con cúspides erectas
Distribución: Circumglobal en aguas tropicales,
sub-tropicales y templadas cálidas. En el Atlántico Sudoccidental ocurre desde el Norte de Brasil
hasta Uruguay (Ebert et al., 2013).
Hábitat: Especie semi-oceánica, presente en
aguas costeras y bahías, sobre plataformas continentales e insulares, talud, montes submarinos
y aguas oceánicas (Ebert et al., 2013). Predominantemente epipelágica, ocupando mayoritariamente los primeros 100 m de la columna de
agua, aunque es capaz de realizar migraciones
verticales que superan los 900 m de profundidad
(Jorgensen et al., 2009). Conocida por formar
grandes agregaciones de cientos de individuos
con segregaciones aparentes por sexo (Klimley,
1987). Presenta marcadas segregaciones espaciales en cuanto a clases de edad. Neonatos y
juveniles de pequeño tamaño se concentran
próximos a las costas y bahías, donde pasan sus
primeros años de vida (Clarke 1971; Gadig et al.,
140
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
2002; Doño, 2008). Juveniles de mayor tamaño
y sub-adultos ocurren principalmente sobre la
plataforma externa y el quiebre de plataforma
(Kotas, 2009; Mas, 2012). Los adultos ocupan regiones próximas al talud y aguas oceánicas, aunque pueden adentrarse en aguas de plataforma
y acercarse a las costas durante ciertas fases del
ciclo reproductivo (Vooren et al., 2005).
Reproducción: Modalidad reproductiva vivípara placentaria con tamaños de camada que varían
según la región pero que en promedio oscilan
entre 10 y 30 crías (Chen et al., 1988; Hazin et al.,
2001; White et al., 2008). La talla de nacimiento
de esta especie varía entre 38 y 55 cm LT (Vooren
et al., 2005) y el período de gestación se extiende
entre 8 y 12 meses dependiendo de la región. En
el Atlántico Sudoccidental, los machos maduran
próximo a los 192 cm LT, mientras que las hembras lo hacen en torno a los 204 cm LT (Vooren
et al., 2005), sin embargo, las tallas de madurez
son variables entre distintas poblaciones (e.g.
Hazin et al., 2001).
Alimentación: La dieta de S. lewini consiste
principalmente de cefalópodos y peces óseos, y
en menor medida de crustáceos (Vaske-Junior et
al., 2009a), aunque otros trabajos reportan también la presencia de condrictios (de Bruyn et al.
2005; Ebert et al., 2013) y la ocurrencia ocasional
de aves y gasterópodos (de Bruyn et al. 2005).
Sphyrna zygaena – (Cornuda cruz, martillo)
CAPÍTULO 2
lateralmente, dando la forma de martillo característica y única de esta familia de tiburones
(Sphyrnidae). Margen anterior de la cabeza curvo y sin hendidura en el punto medio. Dientes
muy similares en ambas mandíbulas, de base ancha, bordes lisos o ligeramente aserrados, y cúspides inclinadas hacia las comisuras de la boca.
Distribución: Circumglobal en aguas tropicales
sub- tropicales y templadas frías. En el Atlántico Sudoccidental ocurre desde el Norte de Brasil
hasta el Sur de Argentina (Ebert et al., 2013).
Hábitat: Especie semi-oceánica, presente en
aguas costeras y bahías, sobre plataformas continentales e insulares, talud y aguas oceánicas
(Ebert et al., 2013). Tolerante a aguas frías, es la
especie de tiburón martillo que alcanza más altas
latitudes en su distribución. Presenta marcadas
segregaciones espaciales en cuanto a clases de
edades. Neonatos y juveniles de pequeño tamaño se concentran próximos a las costas y bahías,
donde pasan sus primeros años de vida (Gadig et
al., 2002; Doño, 2008). Juveniles de mayor tamaño y sub-adutlos ocurren principalmente sobre
la plataforma externa y el quiebre de plataforma
(Mas, 2012). Los adultos ocupan regiones próximas al talud y aguas oceánicas, aunque pueden
adentrarse en aguas de plataforma y acercarse a
las costas durante ciertas fases del ciclo reproductivo (Vooren et al., 2005).
Reproducción: Modalidad reproductiva vivípara placentaria con tamaños de camada que
varían entre 20 y 49 embriones (Stevens, 1984;
Ebert et al., 2013). La talla de nacimiento de esta
especie varía entre 50 y 63 cm LT (Smale, 1991)
y el período de gestación se extiende entre 10 y
11 meses (Stevens, 1984). Los machos maduran
próximo a los 210 cm LT, mientras que las hembras lo hacen a los 240 cm LT (Compagno, 1984).
Alimentación: La dieta de S. zygaena consiste
principalmente de peces óseos y cefalópodos, y
en menor medida de condrictios y crustáceos
(Compagno, 1984; Smale 1991; Cortés, 1999).
Identificación: Especie de gran tamaño (hasta
400 cm LT). Olivo oscuro o marrón-grisáceo en
el dorso y blanco a gris claro en el vientre. Cabeza comprimida dorso-ventralmente y expandida
141
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
Orden Rajiformes
Familia Rhinobatidae
Rhinobatos horkelii – (Guitarra)
Identificación: Talla máxima registrada 142
cm LT. Coloración marrón claro uniforme en
el dorso, faz ventral y pliegue caudal blancos.
Cuerpo deprimido, cabeza y tronco fusionados
entre sí y con las aletas pectorales para formar
un disco romboidal que culmina en un hocico
pronunciado, sostenido por un fuerte cartílago.
Espiráculos más grandes que los ojos. El disco se
continúa con un pedúnculo caudal grueso. Dos
aletas dorsales, la primera ubicada por detrás
del extremo posterior de las pélvicas y separada
de la segunda por un espacio aproximadamente
igual al doble del que separa a la segunda de la
caudal. Parche de pequeñas espinas en el extremo del hocico, tanto en la faz dorsal como en la
ventral. En la línea media una hilera de espinas
pequeñas, muy juntas entre sí, desde la región escapular hasta el inicio de la segunda aleta dorsal.
Distribución: Especie endémica del Atlántico
Sudoccidental, a partir de 12ºS en Brasil (con algunos registros hasta los 7° S), Uruguay, y hasta
los 38° S en Mar del Plata, Argentina. Los mayores registros de abundancia corresponden al área
entre los 28° y 34° S (Bigelow & Schroeder, 1953;
Refi, 1973; Rosa & Menezes, 1996; Menni & Stehmann, 2000; Fowler et al., 2005).
Hábitat: Esta especie es de hábitos bentónicos,
habita en la plataforma continental, en fondos de
arena o barro, hasta los 180 m. de profundidad.
Durante el invierno, las mayores abundancias
se registran entre los 50 y 150 m. de profundidad, principalmente en los 100 m. Se encuentra
en aguas de entre 13 a 24 °C (Vooren & Klippel,
2005). Presentan segregación por sexos y edad,
por lo cual neonatos y juveniles habitan en aguas
costeras, mientras que los adultos se encuentran
en profundidades mayores a 40 m. Los adultos
142
migran hacia aguas menos profundas (20 m.) en
las épocas de parición y apareamiento (noviembre a marzo) (Lessa et al., 1986). En un estudio
realizado entre los 34° y 55° S, no se registraron
capturas de esta especie al sur de los 41° ni a profundidades mayores a 70 m., observándose las
mayores abundancias hacia el norte del área de
estudio (Hozbor et al., 2011).
Reproducción: Especie vivípara, ambos ovarios
son funcionales y la gestación es aplacentaria. La
gravidez ocurre desde los 91 cm. de largo total
y todas las hembras mayores de 119 cm. se reproducen anualmente. La edad de madurez es de
7 - 9 años para hembras y 5 - 6 años para machos, con una edad máxima estimada en 15 y 28
años para machos y hembras respectivamente
(Fowler et al., 2005; Vooren & Klippel, 2005). El
ciclo reproductivo de la población es sincronizado. El período entre fecundación y nacimiento es
de casi 12 meses, pero el desarrollo del embrión
dura apenas 4 meses. La fecundidad uterina media aumenta de 4 embriones, para una talla de
91 a 99 cm. de largo total (LT), a 9 embriones,
para una talla de 135 cm. de LT (el mayor valor
individual registrado fue de 12). La talla de nacimientos es entre 22 y 29 cm. LT en base a la
observación del neonato más pequeño y el embrión más grande (Lessa et al., 1986; Vooren &
Klippel, 2005).
Alimentación: Se alimentan de moluscos cefalópodos (Octopus tehuelchus), camarones (Hymenopeneus mulleri), restos de decápodos, isópodos, poliquetos y pequeños peces como anchoita
(Refi, 1973).
Zapteryx brevirostris – (Guitarra chica)
Identificación: Coloración, dorso marrón claro
que puede presentar manchas blancas, vientre
blanco uniforme. Disco romboidal con borde an-
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
terior que termina en un pequeño hocico romo.
Espiráculos más grandes que los ojos. Distancia
hocico-cloaca menor que la de cloaca-cola. Dos
aletas dorsales de tamaño y forma similar, separadas entre sí por un espacio igual a una vez y
media la base de ambas. Cara dorsal rugosa debido a pequeñas espinas, se destacan dos hileras
escapulares a ambos lados de la línea media y en
ésta, a partir de la región nucal, una hilera de 22
espinas anteriores a la primera aleta dorsal y 3
entre primera y segunda aletas dorsales. No hay
espinas entre la segunda dorsal y la caudal.
Distribución: Especie endémica del océano
Atlántico Sudoccidental. Se encuentra desde el
nordeste de Brasil, Uruguay y norte de Argentina, entre los 4o y 41 o S (Vooren et al. 2006; Cousseau et al. 2007).
CAPÍTULO 2
Alimentación: Especie de bajo nivel trófico, ya
que se alimenta principalmente de invertebrados bentónicos (Colonello et al., 2011b). Presenta una dieta muy especializada, alimentándose
principalmente de poliquetos y crustáceos, variando la importancia de estos dependiendo del
área de estudio (Barbini et al., 2011; Bornatowski
et al., 2014). En ocasiones también se alimenta
de anélidos, pequeños peces y cefalópodos. Existe una diferenciación en la preferencia de presas
entre juveniles, subadultos y adultos, así como
cambios en la dieta estacionales, observándose
una mayor preferencia por poliquetos en individuos de mayores tallas y durante la primavera y
verano (Barbini et al., 2011; Marion et al., 2011).
Discopyge tschudii – (Raya eléctrica)
Hábitat: Habita aguas templadas costeras poco
profundas de hasta aproximadamente 40 m.,
principalmente de fondos arenosos (Vooren
et al., 2006; Barbini et al., 2011). En un estudio
realizado entre los 34° y 55° S de la costa oeste
del Atlántico, no se registraron capturas de esta
especie al sur de los 41° S ni a profundidades mayores a 70 m., observándose las mayores abundancias hacia el norte del área de estudio (Hozbor et al., 2011).
Reproducción: Especie vivípara, con una fecundidad uterina de 3 a 9 individuos por evento
reproductivo, no observándose relación entre la
talla de la hembra y el número y tamaño de los
embriones (Abilhoa et al., 2007; Colonello et al.,
2011a). El ciclo reproductivo tiene una duración
estimada de 2 (Vooren et al. 2006) a 3 años, este
último con 2 años de maduración y un año de
gestación (Colonello et al., 2011a). Existen diferentes hipótesis sobre la época de parición; para
el sur de Brasil Abilhoa y colaboradores (2007)
proponen en base a tallas de embriones que sería
hacía fines de primavera y verano, mientras que
en Argentina en base a la observación de hembras preñadas y hembras post-parto se propone que se durante el invierno (Colonello et al.,
2011a). En relación a las tallas de madurez, no
se observan diferencias significativas entre sexos,
siendo el LT50% de 49,9 cm. y 50,6 para machos
y hembras respectivamente (Colonello et al.,
2011a).
Identificación: Coloración, marrón rojizo. Disco de contorno redondeado, levemente más ancho que largo. El borde anterior es convexo. Ojos
dorsales, pequeños, los espiráculos están ubicados inmediatamente detrás y son más grandes
que aquéllos. El disco se continúa en una cola
robusta, más corta que el disco, bordeada por
un pliegue notorio. Dos aletas dorsales aproximadamente iguales, la primera se inicia a nivel
del borde posterior de las pélvicas. La distancia
que hay entre ambas es igual a la que separa a la
segunda de la caudal.
Distribución: Se encuentra en aguas del Atlántico Sudoccidental y del Pacífico sudoriental. En el
Atlántico, desde Rio Grande del Sur, Brasil, hasta
los 47° S en Argentina (Massa et al., 2004; Hozbor et al., 2011).
Hábitat: Habita aguas frías de plataforma, en
143
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
profundidades entre 10 y 160 m., con preferencia
por profundidades menores a 100 m., y temperaturas entre 7,1° y 16,05°C (Menni et al., 2010;
Estalles et al., 2011a). La temperatura del mar y
la salinidad son los factores que más influencian
la distribución de esta especie, restringiéndola a
temperaturas menores a 16°C y salinidades mayores a 31,8. Asimismo, la selección de hábitat
así como los movimientos desde y hacia la costa
y de norte a sur están relacionados con movimientos de masas de agua debido a regímenes
de vientos y patrones climáticos locales (Cortés
et al., 2011b). En un estudio realizado entre los
34° y 55° S de la costa oeste del Atlántico, esta
fue la especie de batoideo que presentó el área
de ocurrencia de mayor amplitud, registrándose
desde el Golfo de San Jorge (47° S) hasta los 34°
S con una mayor presencia al norte de los 41° S
(Hozbor et al., 2011).
Reproducción: Especie ovovivípara. Los machos
son más grandes que las hembras. La talla de madurez LT50% se estimó en 30 cm y 21 cm. LT para
machos y hembras respectivamente (Estalles et
al., 2011a). El número de embriones por hembra
varía entre 1 y 12, siendo lo más común 2 y 5, observándose una correlación positiva entre la talla
de la hembra y el número de embriones (Estalles
et al., 2011a). La talla de parición estimada, en
base a los embriones observados que ya no tenían el saco vitelino, es de 8,2 cm, LT (Estalles et
al., 2011a). El proceso de maduración de los ovocitos en ovario, en relación con la presencia de
embriones en úteros permite suponer que en esta
especie hay periodos alternos de maduración de
óvulos y de gestación (García, 1984; Cousseau et
al. 2007).
Alimentación: Especie de bajo nivel trófico, ya
que se alimenta exclusivamente de invertebrados
bentónicos, principalmente poliquetos (García,
1984; Cousseau et al. 2007; Spath et al., 2013;
Colonello et al., 2011b). En menor importancia
forman parte de su dieta también almejas (principalmente sifones de almeja púrpura Amiantis
purpurata), anfípodos y otros crustáceos. Se observan diferencias en la dieta por tallas y sexos.
A mayor talla, se consumen más poliquetos enterrados; los machos consumen una mayor proporción de poliquetos errantes que las hembras,
144
las cuales a su vez consumen una mayor proporción de anfípodos. También se observaron variaciones estacionales, los cuales pueden deberse a
patrones migratorios de los predadores, así como
a picos de abundancia de las diferentes presas
(Spath et al., 2013).
Familia Rajidae
Atlantoraja castelnaui – (Raya a lunares)
Identificación: Coloración, dorso pardo claro y
manchas circulares de color marrón oscuro. La
parte anterior de la cara ventral del disco gris
oscuro. Disco más ancho que largo con borde
anterior ondulado, hocico agudo pero poco pronunciado. Aletas pélvicas con una hendidura que
divide a la aleta en dos lóbulos, uno anterior estrecho y otro posterior más amplio. Dos aletas dorsales próximas al extremo de la cola, separadas entre
sí por dos o tres espinas. Superficie dorsal cubierta
por pequeñas espinas. Una hilera media de 15 a
21 espinas caudales que inicia por detrás de la axila de las pélvicas. Borde anterior de la cara ventral
con espinas. Es la raya costera de mayor tamaño,
alcanzando los 140 cm. LT.
Distribución: Endémica del océano Atlántico
Sudoccidental, se encuentra desde Río de Janeiro
Brasil (22° S), Uruguay, hasta el sur del Golfo de
San Jorge, Argentina (46°39´ S) (Menni & Stehmann, 2000; Bovcon et al., 2011).
Hábitat: Especie marina que habita desde la costa sobre fondos de arena o fango. Se encuentra
en profundidades desde 9,5 hasta 220 m. (preferencia 24 – 120 m.), rangos de salinidad de 22,3 a
34,1, y temperaturas de entre 7,1 a 20,2 °C (Od-
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
done et al., 2008a; Cortés, 2012). En Argentina y
Uruguay, la distribución de la especie se encuentra asociada a las variables ambientales y no presenta diferencias asociadas al sexo o estadio ontogénico (Cortés, 2012). En cambio en Brasil se
observó que juveniles y hembras habitan zonas
más costeras (Oddone et al., 2008a). En el Río de
la Plata, la especie se distribuye principalmente a
salinidades mayores a 30 y temperaturas mayores a 14 °C (Cortés, 2012).
Reproducción: Especie ovípara, con ciclo reproductivo anual. La puesta de huevos ocurre
durante todo el año, con un pico en la actividad
(Colonello et al., 2012), Los huevos se encuentran envueltos en una cápsula proteica de consistencia coriácea los cuales son depositados en el
fondo. La talla de madurez LT50% para machos es
de 91 - 98 cm. y para hembras de 105 – 108,9 cm.
(Oddone et al., 2008a; Colonello et al., 2012). La
talla mínima de madurez observada en Argentina fue de 93 y 107 cm LT (Largo Total) para machos y hembras respectivamente (Estalles et al.,
2011b). En la Zona Común de Pesca de Argentina y Uruguay, el 50% de las hembras capturadas no alcanzan el tamaño de primera madurez
(Oddone et al., 2005b), mientras que en el Golfo
de San Matías, Argentina, las capturas de individuos juveniles corresponden al 88% para machos y 90% para hembras (Estalles et al., 2011b).
Alimentación: Especie ictiófaga, se alimenta
principalmente de peces óseos (Índice de importancia relativa 97,8%), seguido de decápodos,
elasmobranquios, moluscos y cefalocordados.
Las especies de peces óseos más importantes en
la dieta fueron el cocherito (Dules auriga) en número de individuos, y en peso la pescadilla de
calada (Cynoscion guatucupa). Se observan cambios en la composición de especies en la dieta
a nivel de estaciones, debido probablemente a
la distribución de las especies presa (Barbini &
Lucifora, 2012a) Al relacionar el tamaño de la especie con su dieta, se observa que come peces en
todas las etapas de su vida y que los crustáceos se
encuentran en mayor proporción en los individuos de menor talla, mientras que cefalópodos,
elasmobranquios y equinodermos predominan
en las tallas mayores (Cousseau et al., 2007; Barbini & Lucifora, 2012a).
CAPÍTULO 2
Atlantoraja cyclophora – (Raya de círculos)
Identificación: Dorso color marrón claro uniforme. En el centro de cada ala presenta un círculo marrón oscuro que rodea a uno más pequeño central difuso. Cara ventral gris amarronado
con manchas irregulares blancas. Disco más ancho que largo, distancia de la cloaca al hocico
aproximadamente igual que de ésta a la punta
de la cola. Borde anterior ligeramente ondulado
en las hembras, fuertemente cóncavo en machos.
Espiráculos ligeramente menores que los ojos.
Aletas pélvicas con hendiduras que forman dos
lóbulos, uno anterior estrecho y otro posterior.
Aletas dorsales próximas al extremo de la cola,
separadas entre sí por dos espinas. Cara dorsal
el disco sin espinas. En la línea media de la cola,
anteriores a las aletas dorsales, 7 a 10 espinas. Los
machos poseen tres hileras de espinas alares. En
la cara ventral el borde del hocico presenta espinas.
Distribución: Endémica del Océano Atlántico
Sudoccidental, se encuentra desde Cabo Frio,
Rio de Janeiro, Brasil (22° S), Uruguay y hasta
Cabo San Jorge (47° S) en Argentina (Menni &
Stehmann, 2000; Cousseau & Perrotta, 2000;
Oddone & Vooren, 2004).
Hábitat: Su distribución es principalmente costera, encontrándose desde los 26 a los 500 m. de
profundidad, registrándose las mayores abundancias a profundidades menores a 100 m. (Oddone & Vooren, 2004; Gomes et al., 2010; Hozbor
et al., 2011). En el sur de Brasil, se determinó que
en verano la frecuencia de ocurrencia aumenta
145
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
a estratos más profundos (Oddone & Vooren,
2004). Esta especie es común en el sur de Brasil,
ocurre durante todo el año y no presenta variaciones estacionales de abundancia, incluso cumple todo su ciclo vital en esta área. En un estudio
realizado entre los 34° y 55° S de la costa oeste
del Atlántico, la especie fue registrada desde los
34° a los 42° S a profundidades menores a los 70
m., observándose las mayores abundancias entre
los 38° y 42° S (Hozbor et al., 2011).
Reproducción: Especie ovípara, con ciclo reproductivo anual. La puesta de huevos ocurre
durante todo el año, con un pico en la actividad
entre los meses de abril y julio (Oddone et al.,
2008b). De acuerdo al tamaño de las cápsulas
ovígeras, los individuos podrían nacer con una
talla de aproximadamente 10 cm. de largo total
(LT), aunque el individuo más pequeño capturado media 23,5 cm., esto se debe probablemente a
la selectividad del arte con la que se realizaron los
muestreos (Menni & Stehmann, 2000; Oddone &
Vooren, 2004). La talla máxima registrada para
esta especie es de 68,2 cm. y 69,5 cm. LT para
machos y hembras, respectivamente. Las hembras alcanzan la madurez a tallas mayores, LT50%
estimado en 46,3 - 48,5 cm. para machos y 52,8
– 53,2 cm. para hembras (Oddone & Vooren,
2005; Oddone et al., 2008b). La talla mínima de
madurez observada en Argentina fue de 49 y 54
cm LT para machos y hembras respectivamente
(Estalles et al., 2011b). Se observa en el Golfo de
San Matías, Argentina, que las capturas de individuos juveniles corresponden al 73% para machos
y 78% para hembras (Estalles et al., 2011b).
Alimentación: Especie de hábitos alimentarios
bentónico, principalmente crustáceos y peces
óseos (Menni & Stehmann, 2000; Cousseau et
al., 2007; Viana & Vianna, 2014). En un estudio
realizado cerca de Río de Janeiro, Brasil, se observó que los crustáceos representaron el 74,7%
del peso de los contenidos, siendo el cangrejo
Achelous spinicarpus el más importante en la
dieta de la especie (38,9%). En segundo lugar se
encuentran los peces óseos con un 25,1% (Viana
& Vianna, 2014). La dieta de individuos adultos
y juveniles se solapa, pero se observa una mayor
importancia de peces óseos y crustáceos en adultos, y de poliquetos y nematodos en juveniles
(Viana & Vianna, 2014).
146
Bathyraja albomaculata – (Raya de lunares)
Identificación: La talla máxima registrada para
esta especie fue de 0,82 m. y 0,96 m. de largo
total para machos y hembras, respectivamente
(Cosseau et al., 2000). Cara dorsal marrón grisácea oscura con manchas blancas y oscuras. Cara
ventral uniformemente blanca. Disco más ancho
que largo. La distancia del hocico a la cloaca es
mayor que la de la cloaca a la cola. Borde anterior
levemente ondulado en hembras, cóncavo en
machos. Aletas pélvicas con una hendidura que
forma dos lóbulos, uno anterior más pequeño
y uno posterior más ancho. Dos aletas dorsales
próximas al extremo de la cola, separadas entre sí
por una espina. Aleta caudal diminuta. Sobre la
línea media tres espinas nucales, un espacio desnudo y después de 17 a 23 espinas muy fuertes,
con la punta orientada hacia atrás.
Distribución: Océano Atlántico Sudoccidental
desde Uruguay, hasta el Sur de Argentina e Islas
Falkland/Malvinas; se encuentra en el Pacífico
Sudoriental, hasta Chile central (McCormack et
al., 2007a).
Hábitat: Se distribuye en profundidades de entre
55 y 945 m., observándose las mayores abundancias próximas a la isobata de los 100 m. (Menni &
Stehmann, 2000; McCormack et al., 2007a). En
la zona de las Islas Falkland/Malvinas las mayores abundancias de la especie se registraron en
profundidades de entre 200 y 500 m. (Arkhipkin et al., 2012)., Su límite de distribución norte
probablemente esté definido por la temperatura
del agua, ya que comúnmente se la encuentra
siguiendo la corriente de Falkland/Malvinas
(Cosseau et al., 2000; Menni & Stehmann, 2000;).
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
Reproducción: Especie ovípara, depositan huevos encerrados en ovotecas con una fecundidad
máxima estimada de hasta 32. No se observan
diferencias significativas en la talla de madurez
LT50% entre machos y hembras, 62,9 cm y 65,4
cm. respectivamente; y ambos maduran cuando
alcanzan el 86% del largo total máximo (Ruocco
et al., 2006). Se observaron diferencias con las tallas de madurez estimadas por Henderson y colaboradores (2005) para el área de Islas Falkland/
Malvinas, talla 50% para machos 40,0 cm. ancho
de disco (AD) (76,4 cm. LT) y para hembras 41,6
cm. AD (78,5 cm LT) (tallas LT calculadas a partir de ecuación de conversión LT – AD, Ruocco
et al., 2006). En base a la talla de madurez 50%
estimada, las hembras alcanzan la madurez a la
edad de 10 años y los machos a los 11 años (Henderson et al. 2005). En los machos se puede determinar el grado de madurez dependiendo del
número de espinas alares, ya que estas aumentan con la talla. Según Ruocco y colaboradores
(2006), los huevos son depositados en otoño en
la zona norte, y durante invierno y primavera en
el área central. Esto sugiere una época de ovoposición muy larga, o la existencia de diferencias
en las épocas de ovoposición dependiendo de la
zona geográfica. La presencia de hembras con
huevos durante todo el año en el área de Islas
Falkland/Malvinas soporta la primera hipótesis
(Henderson et al., 2005; Ruocco et al., 2006).
Alimentación: Se alimenta de presas bentónicas, presentando una marcada especialización
por poliquetos y crustáceos, registrándose en total 14 taxones como parte de la dieta de la especie (Sánchez & Mabragaña, 2002; Ruocco et al.,
2009). En base al Índice de Importancia Relativa
(IRI) se observó que lo poliquetos representaron el 56.8%, seguidos por anfípodos (26.7%) e
isópodos (15.2%) (Ruocco et al., 2009). No se
observaron diferencias significativas en la dieta
entre sexos, pero si variaciones ontogénicas en el
tipo de alimentación, principalmente en el consumo de anfípodos, siendo estos más importantes en tallas menores, y aumentando el consumo
de calamar (Loligo gahi) en individuos de mayor
tamaño (Brickle et al., 2003; Ruocco et al., 2009).
CAPÍTULO 2
Bathyraja griseocauda – (Raya lija)
Identificación: Disco más ancho que largo.
Borde anterior ondulado. Espiráculos de mayor
tamaño que los ojos. Un pliegue muy estrecho
bordea la cola. Aletas pélvicas con hendiduras
que forman dos lóbulos, uno anterior estrecho
y otro posterior de ángulos redondeados. Aletas
dorsales próximas al extremo de la cola, separadas entre sí por un pequeño espacio sin espina.
Pequeñas espinas de base estrellada cubren toda
la superficie dorsal, con excepción de un área
desnuda formada por la parte posterior del disco
y las aletas pélvicas. Por detrás del origen de las
pélvicas se inicia una hilera de 18 a 20 espinas en
la línea media de la cola.
Distribución: Océano Atlántico Sudoccidental
desde Uruguay, hasta el Sur de Argentina e Islas
Falkland/Malvinas; se encuentra en el Pacífico
Sudoriental, hasta Chile central (41° S) (McCormack et al., 2007b).
Hábitat: Especie bentónica, habita sobre fondos
que oscilan entre los 89 y 1010 m. de profundidad (Menni & López, 1984; Arkhipkin et al.,
2008) y entre 137 y 595 m. en Chile (McCormack
et al., 2007b). En la zona de las Islas Falkland/
Malvinas las mayores abundancias de la especie
se registraron en profundidades de entre 200 y
500 m. (Arkhipkin et al., 2012). La distribución
batimétrica de la especie varía con la talla, los
juveniles habitan en los 400 – 600 m. junto con
los individuos de mayor tamaño, mientras que
las tallas intermedias se encuentran entre los
200 – 400 m. (Arkhipkin et al., 2008). En aguas
patagónicas ha sido encontrada en un rango de
temperaturas comprendido entre 2,5 y 6,5 ºC
(Menni & López, 1984).
147
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
Reproducción: Ovíparas, depositan huevos encerrados en ovotecas cuadriláteras con filamentos
de sujeción en los vértices. Se observan machos
inmaduros de 90cm de longitud total (Cousseau et
al. 2007). Hembras con ovotecas totalmente desarrolladas fueron observadas entre 155 – 416 m. de
profundidad, encontrándose la mayoría (81.5%)
entre 180 – 310 m. Estas hembras se encontraron durante todos los meses del año salvo por
enero, con un leve pico de puestas en primavera
– verano. Las áreas de nacimiento se encuentran
a profundidades de entre 200 – 300 m., neonatos
de 10 – 12 cm. de ancho de disco fueron observados en estas profundidades en los meses de mayo
y agosto – noviembre (Arkhipkin et al., 2008). Se
observó la talla de madurez LT50% en 108.2 y 94.5
cm. para hembras y machos respectivamente. La
edad de madurez se estimó en 17.8 años para las
hembras y 14 años para los machos (Arkhipkin et
al., 2008).
Alimentación: Consume una amplia variedad
de alimentos, dentro de los cuales los anfípodos
e isópodos (por ejemplo Serolis spp.) son una
gran proporción. Los individuos más grandes
de esta especie se caracterizan por consumir
también peces y calamares, siendo estos los predominantes en la dieta (Brickle et al., 2003). A
pesar de esto, un estudio realizado entre los 48° y
55° S no observó presencia de crustáceos en los
individuos analizados, siendo los peces óseos el
principal ítem encontrado (Sanchéz & Mabragaña, 2002). Presentan variaciones ontogénicas en
la dieta. Existe sobreposición en las dietas de los
individuos de menor tamaño con las de otras especies, para evitar esto, presentan variaciones en
la distribución dada por la profundidad (Brickle
et al, 2003).
Rioraja agassizi – (Raya lisa)
Identificación: Cara dorsal marrón claro, con dos
manchas marrones de contorno oval, rodeadas
por una orla blanca. Disco más ancho que largo,
longitud del disco menor que la longitud de la
cola. La forma del borde anterior es semejante en
ambos sexos. Aletas pélvicas con una hendidura
bien marcada que define dos lóbulos, uno estrecho y otro redondeado. Presenta dos aletas dorsales insertadas en el tercio posterior de la cola,
148
separadas entre sí por un espacio algo mayor que
la base de la segunda. Caudal ausente. Posee una
serie de espinas en la línea media, desde la base de
la cola hasta el inicio de la primera dorsal.
Distribución: Endémica del océano Atlántico Sudoccidental, se encuentra desde Espíritu
Santo, Brasil (20° S), Uruguay, hasta el norte de
la Patagonia, Argentina (43° S) (Menni & Stehmann, 2000; Muto et al., 2001).
Hábitat: Especie que habita en profundidades de
entre 6,5 y 100 m., con temperaturas de entre 6,0
y 19,7 °C, y salinidades de 18,5 a 34,3 (Menni &
Stehmann, 2000; Cortés, 2012). La distribución
de la especie se asocia con las variables ambientales, no observándose variaciones estacionales
de abundancia, ni preferencias ambientales relacionadas con el sexo o la talla de los individuos.
En el Río de la Plata, durante el invierno, la especie se asocia a temperaturas mayores a los 12 °C,
y la abundancia aumenta con salinidades mayores a 29 (Cortés, 2012).
Reproducción: Especie ovípara, presenta un período reproductivo anual parcialmente definido,
con deposición de huevos durante todo el año,
con un pico en primavera, más particularmente
en setiembre de acuerdo a lo observado en Brasil,
y otro posible en verano (Colonello et al, 2007a;
Oddone et al, 2007b; Oddone et al., 2008c; Estalles et al., 2009; Oddone & Capapé, 2011). Si
la especie pudiese poner un huevo por día, se
estima en base al promedio de huevos observados por mes, que la especie tendría una fecundidad de 124 huevos al año, y si pusiese un huevo
cada dos días entonces sería de 62 huevos al año
(Oddone & Capapé, 2011). La talla de primera
madurez es de 33 cm. de largo total (LT) (Muto
et al., 2001); aunque en otro estudio se establece
que la talla LT50% de madurez es de 47,5 cm. para
los machos y 52,0 cm. para las hembras (Colonello et al, 2007a). La talla (LT) mínima de madurez observada en Argentina fue de 48,5 cm. para
machos y 53,0 cm. para hembras, mientras que
el LT50% fue estimado en 50,4 cm. y 57,0 cm. para
machos y hembras respectivamente (Estalles et
al., 2011b). La talla máxima registrada para esta
especie fue de 62,9 cm. y 70,8 cm. de largo total
para machos y hembras, respectivamente (Cosseau et al., 2000; Estalles et al., 2009).
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
Alimentación: Estudios sobre la dieta de esta
especie en todo su rango de distribución han
observado que la misma se compone principalmente de crustáceos, seguida por peces, y otros
de menor importancia (Muto et al., 2001; Barbini & Lucifora, 2011; Pasquino et al., 2011). La
alta proporción observada de estómagos llenos
sugeriría que la especie tiene un hábito alimentario diario continuo (Pasquino et al., 2011).
Un estudio realizado por Muto y colaboradores
(2001), en la plataforma continental de Ubatuba
(Brasil), se encontró que el 70% de los estómagos
analizados contenían camarones y éstos constituían el 49% del total de presas. Los peces fueron
el ítem alimenticio más importante en términos
de masa, mientras que otros ítems presentaron
bajos valores en el Índice de Importancia Relativa. Existen diferencias estacionales en la composición de la dieta dependiendo de la disponibilidad del alimento, observándose por ejemplo un
mayor consumo de peces óseos durante el invierno y mayor consumo de cefalocordados durante
el verano (Barbini & Lucifora, 2011). No existen
diferencias alimenticias entre individuos de distinto sexo; en cambio sí existen diferencias según
las tallas, observándose una mayor presencia de
anfípodos en individuos de tallas pequeñas y peces óseos en individuos más grandes (Muto et al.,
2001; Barbini & Lucifora, 2011).
Sympterygia acuta – (Raya hocicuda)
Identificación: De color marrón claro uniforme,
hocico algo más claro, transparente, formando
un triángulo. La cara ventral es blanca. Disco
más ancho que largo, la distancia hocico-cloaca
es aproximadamente igual a la correspondiente
a la de cloaca-cola. Hocico muy pronunciado,
forma similar en ambos sexos. Dos aletas dorsales
CAPÍTULO 2
próximas al extremo de la cola, y muy próximas
entre sí. Aleta caudal muy pequeña, unida por un
pliegue a la segunda dorsal. En la cara dorsal presenta espinas apenas visibles y muy densas en el
borde anterior del disco. En la línea media, una
hilera de 21 espinas notorias, que van desde la
región escapular hasta la primera aleta dorsal. En
machos adultos cinco hileras de espinas alares.
Distribución: Endémica del Océano Atlántico
Sudoccidental, se encuentra desde Río de Janeiro, Brasil (22° S), Uruguay y Argentina, hasta el
Golfo de San Jorge (45° 43´ S) (Menni & Stehmann, 2000; Oddone & Vooren, 2002; Bovcon et
al., 2011).
Hábitat: Especie principalmente costeras, se
encuentra hasta los 188 m. de profundidad, con
preferencias por profundidades cercanas a los 50
m. En la región de Brasil, es una de las especies
más abundantes durante todo el año, mientras
que en Uruguay tiene una alta frecuencia de ocurrencia en la zona norte (Menni & Stehmann,
2000; Paesch et al., 2014). Su abundancia disminuye al sur de su distribución, así como más al
norte, hacia Santos (24ºS), donde se vuelve rara
la ocurrencia de esta especie (Menni & Stehmann, 2000; Pérez Comesaña et al., 2011).
Reproducción: Especie ovípara, con una definida estacionalidad en su ciclo reproductivo, y
una fecundidad estimada en 52 huevos por ciclo.
El período de puesta de huevos ocurriría entre
agosto y diciembre, con una duración de la gestación de aproximadamente 4 meses, y los nacimientos ocurriendo de enero a abril (Mabragaña
et al., 2014). La marcada estacionalidad observada en esta especie se debe a los hábitos costeros
de la misma, los cuales están sujetos a cambios
ambientales estacionales más marcados que en
ambientes profundos (Mabragaña et al., 2014).
Se observó en laboratorio que las tallas de los
individuos al nacer son de 7,7 a 8,4 cm. de largo
total (LT) (Oddone y Vooren, 2002). La talla de
madurez LT50% se calculó en 47,5 cm. y 47,8 cm.
para machos y hembras respectivamente. La talla
máxima registrada para esta especie fue de 57,0
cm. para machos y 58,5 cm. LT para hembras
(Pereyra et al., 2009; Mabragaña et al., 2014).
149
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
Alimentación: Dieta compuesta principalmente
por crustáceos. Los estudios realizados han observado la predominancia de diferentes especies,
en Rio Grande do Sul, Brasil, el 50% de la dieta de
la especie se compone de camarones (Artemesia
longinaris) (Menni & Stehmann, 2000), mientras
que en otro estudio se observó la predominancia de varias especies de anfípodos siendo la más
abundante Synidotea marplatensis (Pires, 1987).
En general el resto de la dieta se compone de poliquetos, moluscos y peces óseos, observándose
un aumento en el consumo de estos últimos hacia el verano (Menni & Stehmann, 2000).
Sympterygia bonapartii – (Raya marmorada)
Identificación: Coloración variable, en general dorso marrón, con manchas más oscuras, y
puede presentar manchas circulares marrones de
diversos tamaños. El disco más ancho que largo,
y la distancia hocico-cloaca es igual a la correspondiente a cloaca-cola. Hocico poco pronunciado. Dos aletas dorsales próximas al extremo
de la cola, separadas por una espina. La aleta
caudal es pequeña, y se encuentra unida por un
pliegue a la segunda dorsal. El borde anterior del
disco presenta espinas. Dos espinas en el borde
interno de cada ojo, 2 a 6 nucales, un promedio
de 14 espinas caudales.
Distribución: Especie endémica del océano
Atlántico Sudoccidental, se encuentra presente
desde Río Grande del Sur, Brasil (23° S), Uruguay, y hasta el estrecho de Magallanes, sur de
Argentina (53° S) (Menni & Stehmann, 2000;
Massa & Lamilla, 2004).
150
Hábitat: Es una especie de las especies más
comunes y abundantes en aguas costeras y de
plataforma intermedia (Menni & Stehmann,
2000; Massa & Lamilla, 2004). Se la encuentra
en profundidades de entre 5,6 m. y 180 m. (con
registros de hasta 500 m.), temperaturas de 7,1
a 21,4 °C, y salinidades de 13,1 a 34,5 (Menni
& Stehmann, 2000; Cortés, 2012). Las mayores
abundancias de esta especie se observan en las
zonas externas de estuarios y marismas. La distribución de la especie está relacionada con las
variables ambientales, observándose en el Río de
la Plata que las mayores abundancias se asocian
a salinidades de 26 (Cortés, 2012). En el sector
externo del Rio de la Plata se encuentra en salinidades de hasta 14,5 (Mabragaña et al. 2002;
Cousseau et al. 2007).
Reproducción: Es una especie ovípara. El ciclo
reproductivo es estacional, siendo el período de
puesta desde fines de primavera a principios de
verano. Las hembras depositan los huevos en
áreas poco profundas, cercanas a estuarios, por
lo que la zona externa del Rio de la Plata constituye una importante área de cría para la especie
(Mabragaña et al. 2002; Vooren & Klippel, 2005).
En otoño se retiran hacia la plataforma interna, mientras que los juveniles permanecen en
las áreas de cría (Cousseau et al. 2007). La tasa
de puestas de huevos se estimó en 0,5 por día,
y el período de gestación se estimó en 135 días
(Jañez & Sueiro, 2007, 2009). La talla media de
primera madurez sexual observada en cautiverio
para machos es de 65 cm de longitud total y para
hembras 63,5 cm. (Jañez & Sueiro, 2007). La talla
LT50% de madurez se calculó en 54,5 cm. y 59,4
cm. para machos y hembras respectivamente; y
la talla mínima de madurez observada fue de 46
y 52 cm. LT para machos y hembras respectivamente (Estalles et al., 2011b; Estalles, 2012).
Alimentación: El régimen alimentario es carnívoro, las presas ingeridas por esta especie corresponden a distintos niveles de la columna de
agua pero la mayoría viven sobre el fondo. El alimento principal está constituido por crustáceos
(langostino, camarón, cangrejos), bivalvos, cefalópodos (pulpo, calamarete), otros invertebrados
(poliquetos, ascidias, etc.) y peces (anchoa, merluza, anchoíta, etc.), variando la importancia de
estos entre áreas de estudio. Existe una relación
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
entre el tamaño de los individuos y sus presas:
los pequeños crustáceos dominan en la dieta de
los juveniles y no aparecen en la de individuos
de tallas mayores. Mientras que peces y moluscos (bivalvos y cefalopodos) aparecen con las
frecuencias más altas en individuos de mayor tamaño (Barrera Oro & Maranta, 1996; Cousseau
et al. 2007; Estalles, 2012).
Dipturus chilensis – (Raya hocicuda)
Identificación: El dorso es de color marrón claro
uniforme, con dos manchas ovales en la base de
las pectorales. El disco es más ancho que largo.
La distancia del hocico a la cloaca es mayor que
la de la cloaca a la cola. Borde anterior oblicuo,
ligeramente ondulado en hembras, fuertemente
cóncavo en machos. Hocico muy pronunciado,
con un fuerte cartílago central, visible a través de
la piel, ésta última en el hocico es transparente.
Dos aletas dorsales cerca del extremo de la cola,
separadas por una espina. La aleta caudal está
unida a la segunda dorsal por un pliegue. En la
cara dorsal presenta una doble hilera de espinas
en la línea media del hocico, a nivel del cartílago
rostral. En la cola una hilera central y dos laterales, la primera formada por 12 a 23 espinas.
Distribución: Endémica de Sudamérica. Se encuentra presente en el océano Atlántico sudoccidental, desde Uruguay (34° S), hasta el sur de
Argentina (55° S), e Islas Falkland/Malvinas.
Se encuentra también en el Pacífico este, hasta por lo menos 30° S en Coquimbo, Chile. Su
presencia en Río Grande del Sur (Brasil) no es
confirmada ya que los registros pueden tratarse
CAPÍTULO 2
de individuos de otra especie de Dipturus (Kyne
et al., 2007).
Hábitat: Especie demersal bentónica, en el Atlántico sudoccidental habita en profundidades desde los 28 hasta los 435 m., temperaturas de entre
3,5 y 18,8° C, y salinidades de 32,1 a 34,3 (Garcia
de la Rosa, 1998; Menni & Stehmann, 2000; Kyne
et al., 2007). Se la observa con mayor frecuencia entre los 50 y 150 m. (Cousseau et al., 2007).
Garcia de la Rosa (1998) registró que las mayores
densidades se encontraron en el área entre 45° y
46° S, a profundidades de 90 m. y temperatura
de 8°.
Reproducción: Es una especie ovípara, la hembra posee los dos ovarios funcionales. La talla
mínima de madurez observada en Argentina fue
de 74 y 75 cm LT (Largo Total) para machos y
hembras respectivamente. La captura de individuos inmaduros corresponde al 88% para machos y 96% para hembras (Estalles et al., 2011b).
La talla de madurez estimada en el Atlántico
Sudoccidental fue de 102-106 cm para hembras
y 83-87 cm para machos (Oddone et al., 2005b).
Paesch & Oddone (2008) observaron una disminución en las tallas de madurez de la especie,
ya que calcularon una LT50% de 78,5 cm y 81,4
cm. para machos y hembras respectivamente.
De acuerdo a las autoras, existen varias posibles
explicaciones para esta disminución, entre las
cuales se encuentra el efecto de mayores niveles
de explotación pesquera. Las tallas de madurez
LT50% estimadas para la región del Pacífico son
mayores a las observadas en el Atlántico, 86-90
cm. y 104-109 cm. para machos y hembras respectivamente (Licandeo et al., 2006; Quiroz et
al., 2009; Bustamante et al., 2012). La edad de
madurez (50%) estimada para el Pacífico es de
14 años para hembras y 11 años para machos
(Licandeo et al., 2006). El pico de actividad de
puesta de huevos se da en verano (enero). Cálculos preliminares estiman una fecundidad de 70
huevos por año por hembra. La talla al nacer observada es de entre 15,5 – 17 cm (Mariotti, 2006).
Alimentación: Especie principalmente ictiófaga,
se alimenta de una gran diversidad de especies
de peces, así como de moluscos, crustáceos, anélidos y equinodermos (Lucifora et al., 2000; Koen
Alonso et al., 2001). La composición específica
151
CAPÍTULO 2
PAN Condrictios 2015 - Anexo 6
de presas y la importancia de estas en la dieta varía con el área. Estudios realizados al sur de los
40° S observaron similares composiciones de especies en la dieta de D. chilensis, con variaciones
en el índice de importancia relativa (IRI) de las
mismas. Lucifora y colaboradores (2000) observaron que la dieta de la especie, en individuos
de entre 45 y 95 cm LT, se compone en un 95%
de notenia (Patagonotothen ramsayi), mientras
que el restante 5 % se compone de merluza (Merluccius hubbsi), congrio (Bassanago albescens) y
abadejo (Genypterus blacodes). Para un rango
de tallas mayor, 26 – 248 cm LT, Koen Alonso
y colaoradores (2001) registraron que la especie
más importante en la dieta fue la merluza (46,6%
IRI), seguida de la nototenia (25,7% IRI) y en
tercer lugar el calamar (Illex argentinus) (15,8%
IRI). También se ha observado que la dieta varía
con la talla, encontrando que individuos menores a 35 cm. LT se alimentan principalmente de
crustáceos, y a tallas mayores la importancia de
estas presas comienza a disminuir (Koen Alonso
et al., 2001).
Gymnura altavela – (Raya mariposa)
grisáceo.
Distribución: Esta especie presenta una distribución un tanto discontinua, en parches en
aguas tropicales y templadas a ambos lados del
océano Atlántico. En el Atlántico oeste se encuentra desde Massachusetts, Estados Unidos
hasta la Provincia de Buenos Aires, Argentina.
En el Atlántico este se encuentra desde Portugal
hasta Angola, incluyendo el Mar Mediterráneo y
el Mar Negro (Vooren et al., 2007).
Hábitat: Es una especie aparentemente poco
abundante, de hábitos costeros, rara vez han sido
hallados varios ejemplares juntos (Cousseau et
al., 2007). Se encuentra en aguas someras salinas
y aguas costeras principalmente sobre fondos de
arena, a profundidades de entre 5 y 100 m. (Vooren et al., 2007).
Reproducción: Es una especie vivípara histotrófica. Los machos pueden alcanzar la madurez sexual entre 1 y 1,30 m de ancho de disco.
Se han observado embriones a término de hasta
44 cm de ancho de disco (Cousseau et al. 2007).
Puede haber segregación por sexos, con las hembras habitando usualmente aguas más profundas
pero moviéndose hacia la costa en la época reproductiva (Capapé et al., 1992).
Alimentación: Esta especie se alimenta de peces,
calamares, crustáceos, gasterópodos e incluso se
han registrado algunos pequeños tiburones. Los
peces parecen volverse más comunes en la dieta
a medida que los individuos crecen. Es un predador activo, atacando las presas con el borde
delantero de las aletas pectorales (Henningsen,
1996; Daiber & Booth, 1960).
Identificación: El disco es casi una vez y media
más ancho que largo. La cola es muy corta, aproximadamente un tercio de la longitud del disco.
En su base se inserta un fuerte aguijón, con frecuencia dos. Dos crestas en la línea media de la
cola, una dorsal, que se inicia después del aguijón y una ventral que comienza a la altura de la
base de las pélvicas. Aletas pélvicas pequeñas,
de bordes lisos, sin escotaduras. No hay aletas
dorsales ni aleta caudal. Dorso marrón oscuro, a
veces con manchas claras, y cara ventral blanco
152
CAPÍTULO 3
Descripción de las Pesquerías
Uruguayas y Evolución de las
Capturas de Condrictios
Maite Pons, María Inés Lorenzo & Andrés Domingo
Referencia
Pons M, Lorenzo, MI, Domingo A (2015) Descripción de las Pesquerías Uruguayas y Evolución
de las Capturas de Condrictios. En: Domingo A, Forselledo R, Jiménez S (Eds.) Revisión de Planes de Acción Nacional para la Conservación de Aves Marinas y Condrictios en las Pesquerías
Uruguayas. Dirección Nacional de Recursos Acuáticos, Montevideo. p 155 – 173 .
CAPÍTULO 3
A. DESCRIPCIÓN DE LAS PESQUERÍAS URUGUAYAS
Se denomina pesquería al conjunto de
actividades pesqueras que tienen ciertas características en común como: una especie objetivo y
su fauna acompañante y/o un tipo de unidad de
pesca y modalidad operativa. Así puede referirse
a las pesquerías de merluza cuando el objetivo
es la merluza, o a la pesca de arrastre cuando se
utiliza este tipo de arte para capturar esta u otras
especies (FAO, 1999). Según la Ley N° 19.175 los
artes de pesca son todos los instrumentos, aparejos, sistemas e implementos empleados para la
captura de recursos hidrobiológicos (e.g. redes
de enmalle, nasas, palangres, etc.).
Las pesquerías en función de las características de las embarcaciones y de las artes de
pesca empleadas se clasifican en pesca artesanal
y pesca industrial (Ley Nº 19.175). En Uruguay,
según la Ley Nº 19.175 se considera:
• Pesca artesanal: es aquella que cumpla con
las características respecto al tamaño de la
embarcación, la que no podrá superar las
diez toneladas de registro bruto y utilice las
artes de pesca que la Dirección Nacional
de Recursos Acuáticos establezca para cada
zona de pesca.
Considerase pesca artesanal desde tierra, a
aquella que se realiza sin ayuda de una embarcación o que utilizándola como auxilio
para la extracción del producto, no verifica
operación ninguna de estiba a bordo.
poca distancia de la costa. Por lo general, usan
artes de pesca pasivos (i.e. enmalle) o pasivos
atractivos (i.e. palangre) y se caracterizan por el
predominio de la actividad manual en sus operaciones.
Estas embarcaciones desarrollan sus actividades
tanto en aguas continentales (e.g. ríos y lagunas) como costeras del Río de la Plata y Océano Atlántico (Fig. 1). Los principales lugares de
desembarque de la pesca artesanal en la región
continental son Nueva Palmira, Paysandú y San
Gregorio de Polanco. En la región costera del Río
de la Plata los principales desembarques ocurren
en Pajas Blancas, Carmelo, San Luis y el puerto
de Piriápolis, mientras que en la región oceánica
ocurren en los puertos de La Paloma y Punta del
Este (Fig. 1). El Río de la Plata medio, exterior y
la costa oceánica son las áreas más importantes
de capturas, así como del número de embarcaciones y mano de obra vinculada a esta actividad.
(Puig et al., 2010).
Durante el año 2013, la flota artesanal estuvo
compuesta por alrededor de 490 embarcaciones
con motor y 127 sin motor (DINARA, 2014). Las
embarcaciones con motor poseen en promedio
alrededor de 2,35 TRB, 28 HP y 6,3 m de eslora.
• Pesca industrial: es la pesca que no reúna las
condiciones y requisitos para ser considerada
pesca a pequeña escala o artesanal.
Tanto la pesca artesanal como la industrial utilizan una gran variedad de artes de pesca, las
cuales se clasifican generalmente utilizando el
criterio de la ISSCFG (International Standard
Statistical Classification of Fishing Gear).
1. FLOTA PESQUERA ARTESANAL
Las embarcaciones artesanales desarrollan sus
actividades en aguas interiores y marítimas, a
Figura 1. Distribución de los principales puertos y playas
de desembarque de pesca artesanal en el Uruguay.
157
CAPÍTULO 3
Pesquerías Uruguayas
En general operan unos 3 tripulantes por embarcación (DINARA, 2014).
Estas embarcaciones artesanales utilizan mayoritariamente dos tipos de arte de pesca: red de
enmalle y palangre de fondo.
1.1. REDES DE ENMALLE
La red de enmalle consiste de un paño de red,
el cual se amarra a un cabo superior que posee
boyas (relinga superior o de boyas) y a uno inferior lastrado (relinga inferior o de plomos); ambos permiten que la red permanezca extendida
perpendicular al fondo. Con este arte los peces
quedan enmallados o enredados en la red. Según
su diseño y flotabilidad pueden pescar en la superficie, a media agua o en el fondo.
en número de anzuelos por lance de pesca, por
horas de pesca y/o por día o viaje, dependiendo
del detalle de la información obtenida.
1.3. CAPTURAS
La evolución de las capturas de especies objetivo
en la pesca artesanal se presentan en las Figuras
2 y 3 para peces óseos y condrictios respectivamente. La especie más abundante en los desembarques artesanales fue la corvina alcanzando
en 2013 las 2.341 toneladas (Fig. 2). Dentro de
los condrictios, el gatuzo es la especie más abundante en los desembarques aumentando su desembarque a partir de 2009 (Fig. 3). La captura
de condrictios disminuyeron entre 2002 y 2013,
excepto el gatuzo que junto a los peces óseos incrementaron su captura partir del año 2008.
Las especies objetivo varían según la configuración del arte, el tamaño de la malla y la región
de pesca. En la costa Atlántica de Rocha, se dirige principalmente a la captura de condrictios
como el gatuzo (Mustelus schimitti) y los angelitos (Squatina spp.). En aguas del Río de la Plata
en general se dirige el esfuerzo a la captura de
corvina (Micropogonias furnieri), pescadilla de
calada (Cynoscion guatucupa), pescadilla de red
(Macrodon ancylodon) y sábalo (Prochilodus lineatus), aunque algunos condrictios pueden ser
capturados incidentalmente.
En esta pesquería el esfuerzo se mide considerando el área del paño de la red (longitud x altura) en relación a las horas en las que los mismos
permanecen en el agua.
1.2. PALANGRE
El palangre es un arte que utiliza anzuelos y consiste básicamente en una línea principal (línea
madre) de hasta 200 m de longitud a la cual se
fijan líneas secundarias (brazoladas) a intervalos
regulares. Cada brazolada lleva en su extremo un
anzuelo con carnada, en general lacha (Brevoortia aurea) o congrio (Congridae). En la pesca artesanal la línea principal es calada sobre el fondo,
y tanto la maniobra de calada como de virada se
realizan de forma manual. Comúnmente se calan más de un palangre en el día. Esta pesquería
está dirigida comúnmente a la captura de brótola
(Urophycis brasiliensis).
En las pesquerías de palangre el esfuerzo se mide
158
Figura 2. Desembarques en toneladas de las principales
especies capturadas por la pesca artesanal en el período
2002-2013 (DINARA 2008, 2009, 2010, 2012, 2013, 2014).
Figura 3. Desembarques en toneladas de las principales
especies de condrictios capturadas en la pesca artesanal en
el período 2002-2013 (DINARA 2008, 2009, 2010, 2012,
2013, 2014).
Pesquerías Uruguayas
2. FLOTA PESQUERA INDUSTRIAL
Las embarcaciones industriales desarrollan sus
actividades en aguas marítimas, desde la zona
costera hasta aguas internacionales. Esta flota se
clasifica en 4 categorías en base a las especies objetivo, modalidad operativa y área de operación.
Las mismas se definen como:
• Categoría A: Buques cuya principal especie
objetivo es la merluza (Merluccius hubbsi)
y su fauna acompañante. Estos buques no
podrán operar en el Río de la Plata, ni desembarcar especies costeras, en particular las
declaradas plenamente explotadas
• Categoría B: Buques cuyas principales especies objetivo sean la corvina (Micropogonias
furnieri), la pescadilla de calada (Cynoscion
guatucupa) y su fauna acompañante. Estos
buques no podrán desembarcar merluza ni
especies que integran la fauna acompañante
habitual de la merluza.
• Categoría C: Buques dedicados a pesquerías “especiales” o “no tradicionales” es decir
aquellas cuyas especies objetivo no sean la
merluza, la corvina y la pescadilla.
• Categoría D: Buques que operan exclusivamente fuera de aguas jurisdiccionales uruguayas y de la Zona Común de Pesca establecida en el Tratado del Río de la Plata y su
Frente Marítimo, incluyendo aquellos que
oportunamente puedan ser habilitados a
operar en aguas antárticas.
El número de embarcaciones de la flota industrial
pesquera uruguaya que posee permisos vigentes
para pescar, hasta el 2013 era de 63 barcos, que
se distribuyen por categoría de la siguiente forma:
• Categoría A: 24
• Categoría B: 33
• Categoría C: 6
• Categoría D: 0
El número de embarcaciones con permiso disminuyó con respecto al 2012, en la categoría C
de especies no tradicionales, pasando de 10 a 6
embarcaciones.
CAPÍTULO 3
Las embarcaciones de la flota industrial utilizan
una gran diversidad de artes de pesca, como las
redes de arrastre, palangres, rastras, nasas, etc.
•
•
•
•
Categoría A: Embarcaciones con promedios
de 45 metros de eslora, 619 TRB y de 1536
HP en potencia de su motor principal (Datos Diciembre 2013; DINARA, 2014). Utilizan redes de arrastre de fondo con portones.
Categoría B: Embarcaciones con promedios de 23 metros de eslora, 129 TRB y de
415 HP en potencia de su motor principal
(Datos Diciembre 2013; DINARA, 2014).
Utilizan redes de arrastre, mayoritariamente
en la modalidad parejas donde participan
dos embarcaciones, o en menor medida con
portones.
Categoría C: Es la más heterogénea, con embarcaciones con promedios de 33 metros de
eslora, 336 TRB y de 794 HP en potencia de
su motor principal (Datos Diciembre 2013;
DINARA 2014). Los buques que han operado en los últimos años en esta categoría lo
han hecho mediante permisos para capturar
una variedad de especies (41 especies aproximadamente) y utilizando una gran multiplicidad de artes de pesca (poteras, redes de
arrastre pelágica, de media agua, de fondo,
de baja apertura vertical, de fondo con portones, tipo beam trawl, en parejas, redes de
cerco, palangres de fondo y pelágico, trampas, rastras y nasas, entre otras).
Categoría D: No hubo permisos en 2013
para esta categoría, sin embargo las embarcaciones que han operado previamente son
de más de 30 metros de eslora (30 - 47 m),
una capacidad de 291 a 1.016 TRB y una
potencia de motor principal de entre 720 y
2.100 HP. Los barcos de esta categoría tienen como principales especies objetivo la
merluza negra (Dyssostichus eleginoides), los
túnidos (Thunnus spp.) y el pez espada (Xiphias gladius). Utilizan palangres de fondo,
de superficie o nasas, según la especie objetivo.
159
CAPÍTULO 3
Pesquerías Uruguayas
2.1. REDES DE ARRASTRE DE FONDO
Las redes de arrastre poseen un cuerpo de paños
de red en forma de cono, cerrado por un copo o
saco la cual puede ser arrastrada por una o dos
embarcaciones (“arrastre a la pareja”). La boca de
la red se abre verticalmente gracias a boyas y lastre; y horizontalmente mediante portones o tangones, en caso que sea arrastrada por una única
embarcación, o mediante la distancia entre las
dos embarcaciones cuando se arrastra a la pareja.
de veda para proteger las concentraciones de
adultos reproductores y de juveniles durante
el invierno, estación durante la que se intensifica la actividad extractiva en la ZCPAU.
Hay varios tipos de redes de arrastre de fondo que
se utilizan dependiendo de la especie objetivo:
2.1.1. Arrastre con portones
Se utiliza mayoritariamente en la pesca de
altura dirigida a la merluza. Esta red mantiene su abertura horizontal por el efecto de
los “portones”. El área de operación de la flota
dirigida a la merluza se ubica fuera de aguas
del Río de la Plata, en la Zona Común de Pesca Argentino-Uruguaya (ZCPAU) principalmente entre los 70 y 500 m de profundidad
(Fig. 4).
La flota de arrastre de altura ha mostrado una
disminución en el número de embarcaciones
que operan sobre el recurso merluza en los
últimos 25 años, pasando de 35 unidades en
1991 (Lorenzo y Saravia, 2012) a 24 en 2013
(DINARA, 2014). Entre 1977 y 1991 el esfuerzo anual de esta flota aumentó lo cual fue
acompañado de un aumento en las capturas
de merluza. Si bien el esfuerzo disminuyó en
los últimos años, desde 2004, las capturas de
merluza han declinado de manera más pronunciada (Fig. 5). Debido a esto y a la alta incidencia de ejemplares juveniles de merluza
en las capturas provenientes de campañas de
evaluación en la ZCPAU, en 2010 se elaboró
un diagnóstico del estado poblacional de esta
especie por parte de investigadores del Grupo
de Trabajo Merluza de la CTMFM. Este documento refleja la necesidad de adoptar medidas de manejo para recuperar este recurso
ya que el mismo fue declarado en estado de
riesgo biológico. En consecuencia, se redujo
su cuota pesquera a 50.000 toneladas para el
2014. Por otra parte, se estableció un área
160
Figura 4. Distribución del esfuerzo pesquero desplegado
por la flota de arrastre de altura dirigida a la merluza (M.
hubbsi) entre 1977 y 2013. El esfuerzo fue agrupado en cuadrículas de 1ºx1º. (Datos suministrados por Departamento
de Biología Poblacional -DINARA)
Figura 5. Desembarques de merluza de la flota industrial
de arrastre de altura entre 1977 y 2013. (Datos suministrados por DINARA y CTMFM).
2.1.2. Arrastre costero a la pareja
La red es remolcada por dos barcos, de modo
que la distancia entre los mismos asegura
la apertura horizontal de la red que puede
alcanzar unos 30 m y una apertura vertical
de hasta 3,5 m. Esta pesquería se desarrolla
principalmente en la plataforma continental
a profundidades entre 5 y 50 m en el Río de la
Pesquerías Uruguayas
CAPÍTULO 3
Plata y Costa Atlántica uruguaya (Fig. 6). Los
buques dirigen su esfuerzo a la corvina y la
pescadilla. El principal puerto de desembarque es Montevideo. Los desembarques entre
2002 y 2009 de estas especies han sido relativamente constantes disminuyendo en los
últimos años (Fig. 7). Corvina y pescadilla
de calada han sido declaradas por la CTMFM como recursos plenamente explotados,
actualmente no se otorgan nuevos permisos
de pesca en esta categoría.
Los principales condrictios demersales capturados incidentalmente por la flota costera
uruguaya son el gatuzo (M. schmitti), los angelitos (Squatina argentina, S. guggenheim y
S. occulta), el trompa de cristal o cazón (G.
galeus), las rayas (S. bonapartii, Atlantoraja castelanui, A. cyclophora y R. agazzisi) y
la guitarra (Rhinobatos horkelii) (Paesch &
Domingo, 2003). También pueden ser capturadas en esta pesquería, aunque menos
frecuentes, algunas especies de condrictios
pelágicos como los martillos (Shyrna spp.) y
la sarda (Carcharias taurus) (Paesch & Domingo, 2003, Norbis et al., 2006). La evolución de los desembarques de estas especies se
presenta en la Sección 2.4. la cual refiere a la
evolución de los desembarques de condrictios en las pesquerías uruguayas.
Figura 7. Desembarques en toneladas de las especies objetivo de la pesca de arrastre costero (corvina y pescadilla
de calada) capturadas entre 2002 y 2013 (DINARA 2008,
2009, 2010, 2012, 2013, 2014).
2.1.3. Arrastre con tangones
Estas redes se arrastran desde una única embarcación, la apertura horizontal de la red se
mantiene mediante el uso de tangones que se
ubican a ambos lados de la embarcación. Su
captura está dirigida principalmente al caracol (Zidona dufresnei) y al lenguado (Parlichthys spp.).
2.1.4. Arrastre de raño de fondo (tipo
“beamtrawl”)
En estas redes se utiliza una vara de madera o
metal para mantener la apertura horizontal.
Los buques que las utilizan dirigen su captura
al lenguado (Parlichthy ssp.), cazón (Galeorhinus galeus), angelito (Squatina sp.), caracol
(Zidona dufresnei), almeja blanca y ostras,
entre otros.
2.2. PALANGRE PELÁGICO DE DERIVA
Figura 6. Distribución del esfuerzo pesquero desplegado
por la flota de arrastre costero dirigida a la corvina y pescadilla de calada entre 2002 y 2013. El esfuerzo fue agrupado
en cuadrículas de 1ºx1º. (Datos suministrados por Departamento de Biología Poblacional-DINARA).
El palangre consiste básicamente en una larga línea (línea madre), a la cual se unen líneas secundarias (brazoladas) que llevan en sus extremos
anzuelos con carnadas. La longitud de la línea
madre, la distancia entre las brazoladas, la carnada, y otras características del arte varía dependiendo del área que se desee abarcar, la especie
objetivo y las tradiciones de cada lugar.
Los palangres se calan desde embarcaciones de
varios tipos según la longitud del palangre y por
161
CAPÍTULO 3
Pesquerías Uruguayas
lo tanto del esfuerzo. A diferencia del palangre
utilizado en la pesca artesanal, en la pesquería
industrial, el mismo se cala por la popa y se vira
por banda de estribor generalmente mediante un
virador mecánico o hidráulico.
2.2.1. Flota de bandera Uruguaya
La pesquería de palangre pelágico en Uruguay comenzó sus actividades de manera
ininterrumpida en 1981. Si bien desde entonces ha operado en una amplia región del
Océano Atlántico, la mayor parte del esfuerzo se concentró en la región del talud continental en aguas uruguayas e internacionales
adyacente (Fig. 8). Esta flota dirige su esfuerzo a la captura de pez espada, atunes (Thunnus albacares, T. obesus y T. alalunga) y en
algunas ocasiones a los tiburones pelágicos
(principalmente Prionace glauca).
Entre los años 1981 y 1991 esta flota estuvo
constituida únicamente por buques congeladores que operaban con palangre de tipo japonés (Rios et al. 1986, Mora 1988), los cuales
dirigían su esfuerzo principalmente a la captura de atún ojo grande. Entre 1984 y 1986 se
incorporaron cinco barcos que dirigieron su
esfuerzo al atún albacora, lo cual produjo un
incremento importante en el esfuerzo pesquero durante este período. A partir de 1992,
la mayoría de los barcos fueron sustituidos
por buques fresqueros que utilizaban palangre de tipo americano, con la excepción de
dos barcos congeladores que usaron palangre
de tipo español (Mora & Domingo, 2006).
La línea madre puede medir hasta 60 millas.
Las brazoladas se ubican a distancias muy variables unas de otras con longitudes de entre
12 y 40 m. A lo largo de la línea madre y en
sus extremos se coloca una serie de boyas de
distinto tamaño, con radio-boyas que permiten su localización. La profundidad del palangre se regula principalmente a través del
largo de los orinques y la distancia entre las
boyas.
162
El palangre americano consta de una línea
madre de monofilamento de poliamida de
3,6 mm de diámetro, donde se calan entre
500 y 1.600 anzuelos. En general se utilizan
5 brazoladas, entre boyas, de polyamida de
2,0 mm de 12 a 14 m de largo a intervalos
de entre 10–14 s. Las brazoladas tienen dos
segmentos, uno que va desde la línea madre
hasta un destorcedor con plomo de 75 g y
otro que va desde el plomo hasta el anzuelo
(J 9/0).
Por otro lado, el palangre español consiste en
una línea madre de multifilamento trenzado
de polietileno de 5-mm de diámetro. Se calan
entre 1.800 y 3.000 anzuelos por lance de pesca. En general se utilizan 8 brazoladas entre
boyas de 8,5–13 m a intervalos regulares de
32 m. Cada brazolada puede tener al final un
segmento de alambre trenzado cerca del anzuelo (J 17/0) principalmente cuando se tiene
como objetivo la captura de tiburón azul.
Figura 8. Distribución del esfuerzo pesquero de la flota de
palangre pelágico de deriva entre 1981 y 2012. El esfuerzo
en número de anzuelos está acumulado en cuadrículas de
1ºx1º. (Datos suministrados por Laboratorio de Recursos
Pelágicos-DINARA).
La evolución de la captura de las especies
objetivo en esta pesquería se muestran en
la Figura 10, junto con el esfuerzo pesquero
medido en número de anzuelos. Las capturas
de estas especies fueron obtenidas de la base
Pesquerías Uruguayas
de datos de la Comisión Internacional para la
Conservación del Atún Atlántico (CICAA),
responsable de la evaluación y manejo de la
pesca de atunes y pez espada en el Océano
Atlántico.
Como fue mencionado anteriormente, hubo
un incremento en el esfuerzo pesquero entre
los años 1984-1986, producto de la incorporación de 5 barcos de origen Chino. El esfuerzo alcanzó su máximo en 1984 con un
total de 5.741.050 anzuelos. A partir de este
período el esfuerzo descendió registrándose
un mínimo en 1992 de 369.599 anzuelos. A
partir de este año comenzó un nuevo período
en la flota, dominado por barcos fresqueros
de pequeño porte que mostraron un esfuerzo
máximo de 1.960.220 anzuelos en 2005. En
los últimos años el esfuerzo pesquero de la
flota de palangre pelágico disminuyó considerablemente (Fig. 9).
CAPÍTULO 3
miento en 2013. Anualmente operaron entre
2 y 5 barcos congeladores de 48 a 59 m de
eslora, dirigiendo su esfuerzo a la captura de
ojo grande (T. obesus).
En general, el arte presenta una configuración similar en todos los barcos: una línea
madre formada por un entramado cilíndrico hueco de ocho monofilamentos de 0,8 – 1
mm de diámetro, radioboyas y boyas esféricas rígidas (coreanas) de entre 25-30 cm de
diámetro, con orinques de entre 15-17 m,
y anzuelos tipo japonés (sun) 4,0 y 3,8. Entre boyas se colocan de 8 a 12 anzuelos, con
aproximadamente 40 m entre anzuelos. Cada
brazolada estuvo compuesta de hasta 5 reinales y miden, desde el anzuelo a la línea madre,
entre 44 m y 48 m (Domingo et al. 2011). Es
un palangre que opera a mayor profundidad
que el uruguayo y calan un mayor número de
anzuelos por lance, pudiendo alcanzar hasta
los 3.360 anzuelos diarios por embarcación.
La evolución de la captura de las especies objetivo de esta flota en aguas de la ZEEU se
muestran en la Figura 11. Si bien la especie
objetivo ha sido el ojo grande la mayor parte
de las capturas estuvieron representadas por
Figura 9. Evolución de la captura de especies objetivo de la
pesca de palangre pelágico de Uruguay entre 1981 y 2013
(ICCAT, 2014; DINARA, 2014).
2.2.2. Flota de bandera extranjera con permiso de pesca en Uruguay
La flota de palangre pelágico de bandera japonesa comenzó a operar en aguas de
la Zona Económica Exclusiva Uruguaya
(ZEEU) en el 2009 (Fig. 10) con permiso de
pesca experimental hasta 2011 y de arrenda-
Figura 10. Distribución del esfuerzo pesquero de la flota de
palangre pelágico bandera extranjera con permiso de pesca
en Uruguay entre 2009 y 2011. El esfuerzo en número de
anzuelos está acumulado en cuadrículas de 1ºx1º. (Datos
suministrados por Laboratorio de Recursos Pelágicos-DINARA).
163
CAPÍTULO 3
Pesquerías Uruguayas
el atún albacora, T. alalunga, el cual se presenta en la región en altas abundancias.
Figura 11. Evolución de la captura de especies objetivo de
los barcos de palangre pelágico de bandera extranjera con
permiso de pesca en Uruguay entre 2009 y 2013 (Datos
suministrados por Laboratorio de Recursos Pelágicos-DINARA). No hubo esfuerzo pesquero desplegado por esta
flota en 2012.
2.3. PALANGRE SEMIPELÁGICO
El palangre semipelágico es calado a media agua.
La pesca con este arte está dirigida a la captura
de cherna (Polyprion americanus), besugo (Pagrus pagrus), salmón de mar (Pseudopercis semifasciata) y abadejo (Genypterus blacodes). Estas
embarcaciones han operado históricamente solo
en la ZEEU. Sin embargo, actualmente no existen embarcaciones que estén utilizando este arte
de pesca en el Uruguay.
arte está dirigida principalmente a la merluza
negra (Dissostichus eleginoides) aunque algunas
rayas también pueden ser capturadas.
Muchas veces el palangre es calado con un dispositivo excluidor de mamíferos y aves “cachalotera” para evitar que estos animales depreden
tanto sobre las carnadas como sobre las merluzas
capturadas. En cada brazolada se desplaza de forma libre una estructura con forma de cono compuesta por dos aros metálicos unidos por una
malla de red. Este dispositivo cubre los anzuelos
durante el calado así como a la captura durante
la virada evitando que estas sean depredadas. El
mismo, tiene menor densidad que el lastre (5 a
10 kg) y en consecuencia se desplaza hacia arriba
al ser calado, dejando descubiertos los anzuelos
en el fondo (Pin y Rojas 2008).
La pesca de merluza negra ocurre tanto en aguas
de la ZCPAU como en aguas internacionales. En
2013 la distribución del esfuerzo estuvo concentrada en aguas al sur de la ZCPAU (Fig. 12) entre
los 200 y 2.000 m de profundidad. Los desembarques de merluza negra por parte de Uruguay
han disminuido considerablemente desde 2002
con una leve recuperación en 2007 para posteriormente disminuir (Fig. 13).
2.4. PALANGRE DE FONDO
Este tipo de palangre lleva pesas unidas a intervalos regulares a la línea madre de modo que el
palangre se mantiene tendido sobre el fondo. En
los extremos de dicha línea posee un ancla que
la sostiene asegurándola contra las corrientes
marinas. Además presenta boyas que permanecen en la superficie para su localización. La línea
madre puede ser de poliamida u otro material y
es de largo y diámetro variable. Las brazoladas
también son de largo variable (70-90 cm) y se
pueden ubicar cada 2,5 m aproximadamente a lo
largo de la línea madre, pudiendo ser de mono o
multifilamento de poliamida. La pesca con este
164
Figura 12. Distribución del esfuerzo pesquero de la flota
de palangre de fondo dirigida a la merluza negra en 2013.
El esfuerzo en número de anzuelos fue acumulado en cuadrículas de 1ºx1º. (Datos suministrados por Laboratorio de
Recursos Antárticos- DINARA, Oscar Pin).
Pesquerías Uruguayas
CAPÍTULO 3
La máquina calamarera (potera) se compone de
un motor con comandos que tiene a los lados un
carrete oval donde se enrolla y desenrolla la línea
de las poteras. El buque opera de noche, usa un
ancla de capa para que el barco derive lentamente y se utilizan lámparas, de 200-220 Volts, y de 2
kW, a lo largo de las bandas del buque para atraer
al calamar.
La flota uruguaya con poteras operó hasta el año
2008.
Figura 13. Desembarques en toneladas de merluza negra
capturada con palangre de fondo en la ZCPAU y aguas
internacionales entre 2002 y 2013 (DINARA 2008, 2009,
2010, 2012, 2013, 2014).
2.5. NASAS
Las nasas son trampas que se utilizan para capturar peces o crustáceos. Son cajas o cestas hechas
con materiales diversos como mimbre, varillas
de madera o de metal, redes metálicas, entre
otros. Tienen una o más entradas o aberturas y
pueden colocarse con o sin cebo. Por lo general,
se colocan en el fondo de a una o en grupos y se
unen a través de un orinque a una boya superficial que indica su posición. Los buques que utilizan trampas han dirigido su captura al cangrejo
rojo (Chaceon notialis) y a la merluza negra. Actualmente no se utiliza este arte para la captura
de merluza negra. En cuanto a la flota que dirige
su esfuerzo al cangrejo rojo dos barcos tienen
permiso desde 1993 para esta pesquería teniendo como objetivo los machos adultos. Esta flota
opera principalmente entre los 500 y 1.000 m de
profundidad en la ZEEU (Masello & Martínez,
2011, Gutiérrez et al., 2011).
2.6. POTERAS
Se utilizan para la pesca de calamar (Illex argentinus). Consiste en una línea de poliamida monofilamento donde se colocan, a una distancia de
0,9 m aproximadamente, señuelos de coloración
variable y en su extremo inferior lleva una corona de ganchos con los que se captura el calamar.
En el extremo de la línea se coloca un peso de 1
kg para mantener la perpendicularidad.
2.7. RASTRAS
Las rastras son aparejos que se utilizan para
arrastrar sobre el fondo. Son rígidas y tienen
forma de prisma, pueden ser de distinto peso y
tamaño y por lo general son de metal y pueden
tener planchas a los lados para facilitar el deslizamiento. Por lo general se usan para capturar
moluscos (i.e. mejillones –Mytilus spp.-, vieiras
-Zygochlamys patagonica- y almejas), los cuales
quedan retenidos en un saco o tamiz que permite la salida del agua, arena o barro.
Las primeras capturas comerciales de Z. patagonica en Uruguay ocurrieron entre 1993 y 1995.
Sin embargo, en 1999 resurge su explotación.
Esta pesquería opera principalmente en la ZEEU
alrededor de la isóbata de los 100 m con un límite norte a los 36º15’ S (Gutiérrez & Defeo, 2005).
2.8. REDES DE CERCO
Las redes de cerco rodean los peces por ambos
lados y por debajo, capturándolos y evitando que
bajen a mayor profundidad y escapen en aguas
profundas. Estas redes se caracterizan por el
empleo de una jareta (cable) en la parte inferior
de la red, con la cual se cierra como una bolsa y
retiene la captura. Estos buques son de la “Categoría C” y su captura está dirigida a la pesca de
anchoita (Engraulis anchoita). Sin embargo no
existen actualmente barcos realizando este tipo
de pesquerías en Uruguay. La última pesquería
específica sobre este recurso operó hasta el 2006
desde el puerto de La Paloma y su captura era
destinada principalmente a harina de pescado.
165
CAPÍTULO 3
B. EVOLUCIÓN DE LAS CAPTURAS Y DESEMBARQUES DE CONDRICTIOS
Existe una gran deficiencia en la información de
volúmenes de condrictios capturados recabados
en las diferentes pesquerías, tanto industriales
como artesanales en el Uruguay. El conocimiento está mayoritariamente acotado a pocas especies de importancia comercial, mientras que
para los restantes condrictios, con bajo o nulo
valor comercial, no se conocen los volúmenes
capturados. La principal problemática es debido
principalmente al agrupamiento de especies y la
ausencia del registro en los partes de pesca de las
especies y volúmenes de los descartes.
Por estos motivos resulta difícil determinar con
exactitud la evolución de los desembarques de
condrictios a nivel específico. En las estadísticas
de desembarque de las especies de demersales,
los condrictios son agrupados como angelitos,
cazones-tiburones, gatuzos, galludos, rayas, chuchos o guitarras.
Gatuzo
Dentro del grupo “gatuzos” se incluyen las 3
especies del género Mustelus citadas para el
Uruguay (M. schmitti, M. fasciatus y M. canis),
aunque en los desembarques la especie predominante es M. schmitti. Los gatuzos son capturados
principalmente con redes de arrastre de fondo
costeras en las pesquerías dirigidas a la corvina
y pescadilla (Norbis et al., 2006).
Entre 1990 y 1999 los desembarques de gatuzos
en el Uruguay fueron siempre inferiores a las 350
toneladas aunque en el año 2000 alcanzaron un
máximo de 1.100 toneladas aproximadamente. A
partir de este año se observó una disminución progresiva de los desembarques de esta especie hasta el
2013 donde alcanzó las 211 toneladas (Fig. 1).
Figura 1. Desembarques en toneladas de gatuzo desembarcadas por Uruguay entre 1990 y 2013. (DINARA 2008,
2009, 2010, 2012, 2013; CTMFM).
Cazón
Al igual que con los gatuzos, las estadísticas que
hacen referencia a los desembarques de “cazón”
no incluyen únicamente a una especie sino que
son varias especies agrupadas. Si bien una gran
proporción de los desembarques de cazón refieren
al tiburón trompa de cristal (Galeorhinus galeus),
en algunos casos pueden incluir datos de desembarques de gatuzos y de otros tiburones costeros.
Entre 1990 y 1994 los desembarques estuvieron en
el entorno de las 700 toneladas. Sin embargo entre 1995 y 1999, se observó un incremento en los
desembarques que superaron las 1.200 toneladas
anuales. Luego de este periodo declinaron notoriamente no superando en ningún momento las
400 toneladas, incluso entre 2007 y 2009 fueron
inferiores a las 50 toneladas (Fig. 2).
Figura 2. Desembarques en toneladas de cazones desembarcadas por Uruguay entre 1990 y 2013. (DINARA, 2000,
2008, 2009, 2010, 2012, 2013, CTMFM).
167
CAPÍTULO 3
Capturas de Condrictios
Rayas
Los desembarques declarados como “rayas” corresponden a un grupo variado compuesto por
muchas especies, entre las cuales se incluye Dipturus chilensis, A. castelnaui, S. bonapartii y S.
acuta. A partir de 1993 se comenzó a capturar
rayas en pesquerías dirigidas a este grupo, con
palangre de fondo y con redes de baja apertura
vertical, siendo las mismas exportadas a Oriente (Paesch & Meneses, 1999). Entre 1991 y 1997
la captura de rayas aumentó significativamente,
disminuyendo en 1998 a valores inferiores de
500 toneladas. A partir de 1999 los desembarques aumentaron para situarse en el entorno de
las 3.000 toneladas entre los años 2003 y 2005.
Año a partir del cual la captura disminuyó constantemente hacia el final del periodo (Fig. 3).
Figura 3. Desembarques en toneladas de rayas desembarcadas por Uruguay entre 1990 y 2013. (DINARA, 2000,
2012, 2014; CTMFM).
Angelito
Diferentes especies de angelitos (S. argentina,
S. guggenheim y S. occulta) son capturadas con
redes de arrastre de fondo y con redes de enmalle. La mayoría de las capturas corresponden
probablemente a S. guggenheim (Milessi et al.,
2001). Las capturas de angelito realizadas entre
1990 y 1996 fueron inferiores a las 100 toneladas,
aumentando en 1997 a valores superiores a las
200 toneladas (Paesch y Domingo, 2003). Entre
1997 y 2010 el desembarque promedio fue de
277 toneladas, disminuyendo en 2011 y 2012 a
50 toneladas. Posteriormente en 2013 la captura
aumentó a 170 toneladas (Fig. 4).
Figura 4. Desembarques en toneladas de angelitos desembarcados por Uruguay entre 1990 y 2013. (DINARA, 2000,
2008, 2009, 2010, 2012, 2013; CTMFM).
Galludos
El grupo de los galludos (Squalus spp) es un género taxonómicamente complejo y de difícil identificación a nivel específico (Gadig, 2001), por lo
que no existe certeza sobre algunas de las especies capturadas y declaradas. Ciertas especies de
galludos son capturadas con redes de arrastre de
fondo y palangres. Las capturas de galludos comenzaron a aumentar en los 90s alcanzando un
máximo de más de 350 toneladas desembarcadas
en 1998. A partir de 1999 se observó un decrecimiento en las capturas, casi despreciable desde
entonces. No existen registros en la CTMFM de
desembarques de galludos entre el 2000 y 2002,
entre 2005 y 2013 los valores de captura fueron
inferiores a las 10 toneladas (Fig. 5).
168
Figura 5. Desembarques en toneladas de galludos desembarcados por Uruguay entre 1990 y 2013. (DINARA 2000,
2008, 2009, 2010, 2012, 2013; CTMFM).
Capturas de Condrictios
CAPÍTULO 3
Sarda
La sarda (Carcharias taurus) se pesca principalmente con artes de anzuelo; y en menor medida también es capturada con redes de enmalle y
redes de arrastre. La pesquería artesanal de las
costas de Rocha ha impactado fuertemente sobre esta especie dado que muchas veces la actividad de la misma se efectuó sobre la población de
hembras en período de gestación (Nion, 1999).
Los datos de desembarque de sarda muestran
que los mismos se han mantenido en general por
debajo de las 15 toneladas anuales. Sin embargo,
se observaron dos picos, uno de 86 toneladas en
1993 y otro de 46 toneladas en el 2006 (Fig. 6).
Probablemente estos valores tan elevados puedan deberse a errores en el reporte de los datos,
habiéndose incluido otras especies dentro de la
categoría de la sarda.
Figura 6. Desembarques en toneladas de sardas desembarcados por Uruguay entre 1990 y 2013. (DINARA, 2000;
CTMFM).
Tiburón Azul
El tiburón azul (Prionace glauca) es comúnmente capturado en la pesca de palangre pelágico.
Los desembarques de tiburón azul comenzaron
en 1991 donde se declararon 8 toneladas. Estos
valores aumentaron progresivamente alcanzando un máximo histórico en 2009 de 1.000 toneladas (Fig. 7). A partir de 2003, aproximadamente,
paso a ser una especie objetivo de las pesquerías
de palangre pelágico en algunos viajes de pesca.
Actualmente, ésta es la especie de condrictios
más capturada en la pesca de palangre pelágico.
En términos de abundancia relativa puede llegar
a constituir entre el 60 y 90% del desembarque
de tiburones realizado por esta flota (Domingo,
2003a). El aumento en la captura de esta especie
en los últimos años está asociado además a un
desplazamiento de la flota palangrera al sur de
los 40ºS, donde la captura por unidad de esfuerzo (CPUE) ha sido mayor (Fig. 8).
Figura 7. Desembarques en toneladas de tiburón azul
desembarcados por Uruguay entre 1991 y 2013. (CICAA,
2014; DINARA, 2014).
Figura 8. Distribución de la captura por unidad de esfuerzo (CPUE) del tiburón azul capturado por la flota
de palangre pelágico de Uruguay en cuadrículas de 1ºx1º
(Datos suministrados por Laboratorio de Recursos Pelágicos-DINARA).
169
CAPÍTULO 3
Capturas de Condrictios
Tiburón Moro
El tiburón moro (Isurus oxyrinchus) es capturado principalmente con palangre pelágico. En
1984 los desembarques de esta especie alcanzaron un máximo de 218 toneladas. A partir de
1986 y hasta 2002, la captura disminuyo manteniéndose en valores promedio de 23 toneladas.
Los volúmenes de captura del tiburón moro en
la pesquería de palangre pelágico han seguido
las oscilaciones del esfuerzo de dicha flota (Fig.
9) a excepción del pico observado en 2004 que
sobrepasó las capturas de 1984 con la mitad del
esfuerzo (Fig. 9). Esto pudo deberse a que entre 2003 y 2005 se incorporaron a la flota de palangre pelágico algunas unidades congeladoras
que aumentaron el esfuerzo pesquero y que se
desplazaron más hacia el norte, alrededor de los
30ºS donde se observaron altas tasas de captura
de esta especie (Fig. 10).
Figura 9. Desembarques en toneladas de tiburón moro
desembarcados por Uruguay entre 1981 y 2012. (CICAA,
2014; DINARA, 2014).
Marrones
Los marrones (Orden Carcharhiniformes) son
capturados de forma incidental en las pesquerías
de arrastre, palangre de superficie y de fondo y
algunas pesquerías artesanales. Este grupo comprende varias especies, como ser Carcharhinus
brachyurus, C. brevipinna, C. falciformis, C. longimanus, C. obscurus, C. plumbeus y C. signatus.
En la pesquería de palangre pelágico, en algunos
casos se ha registrado que existe un direccionamiento del esfuerzo hacia este grupo, debido
principalmente al valor de las aletas (Domingo,
2003b; Díaz et al., 2004). No existe información
detallada de las capturas y desembarques por
especie en ninguna pesquería uruguaya. En la
pesca de palangre pelágico, los desembarques de
marrones comenzaron en 1994, registrándose un
máximo en 2003 de unas 180 toneladas. Hoy en
día el desembarque de estas especies es casi nulo
(Fig. 11).
Según datos del PNOFA la especie predominante en las capturas de marrones registradas en la
pesca con palangre pelágico corresponden a C.
brachyurus.
170
Figura 10. Distribución de la captura por unidad de esfuerzo (CPUE) del tiburón moro capturado por la flota
de palangre pelágico de Uruguay en cuadrículas de 1ºx1º
(Datos suministrados por Laboratorio de Recursos Pelágicos-DINARA).
Figura 11. Desembarques en toneladas de tiburones marrones desembarcados por Uruguay entre 1994 y 2012 en
la flota de palangre pelágico de deriva (Datos suministrados por Laboratorio de Recursos Pelágicos-DINARA).
Capturas de Condrictios
CAPÍTULO 3
Pinocho
El tiburón pinocho (Lamna nasus) es capturado principalmente con palangre pelágico, pero
también se captura con redes de arrastre. Los
desembarques de pinocho entre 1981 y 1990
fueron relativamente mayores a los del período
posterior, con un máximo de aproximadamente
150 toneladas desembarcadas en 1983. A partir
de 1993 los desembarques no superaron las 10
toneladas hasta el 2003 donde se observó un leve
incremento de las mismas alcanzando, en algunos años, a poco más de 20 toneladas (Fig. 12).
Incluso, los valores de CPUE a partir de 2005
fueron menores que durante el primer periodo
(Pons & Domingo, 2010). Esta es una especie de
aguas frías que es capturada principalmente al
sur de los 40ºS (Fig. 13). Cabe destacar que las
capturas de esta especie estan prohibidas desde
el año 2013 por el Decreto del Poder Ejecutivo N
67/013 de 22 de febrero de 2013.
Figura 12. Desembarques en toneladas de tiburones pinochos desembarcados por Uruguay entre 1981 y 2012.
(Datos suministrados por Laboratorio de Recursos Pelágicos-DINARA; CICAA, 2014).
Figura 13. Distribución de la captura por unidad de esfuerzo (CPUE) del tiburón pinocho capturado por la flota
de palangre pelágico de Uruguay en cuadrículas de 1ºx1º
(Datos suministrados por Laboratorio de Recursos Pelágicos-DINARA).
171
CAPÍTULO 3
Pesquerías Uruguayas - Capturas de Condrictios
Referencias
Arena, G. 1990. Evaluación de la captura máxima sostenible de la corvina blanca (Micropogonias furnieri) presente
en el área operativa de la flota uruguaya, mediante modelos
de producción excedente. Frente Marítimo 7: 25-35.
Cortés, E., Arocha, F., Beerkircher, L., Carvalho, F., Domingo, A., Heupel, M., Holtzhausen, H. N., Santos, M., Ribera, M. & Simpfendorfer C. 2010. Ecological risk assessment
of pelagic sharks caught in Atlantic pelagic longline fisheries.
Aquatic Living Resources 23: 25–34.
Díaz, A., Sauco, S., Rodríguez, M. & Domingo, A. 2004.
La pesca de tiburones pelágicos con palangre de superficie en
aguas Uruguayas. En: Lessa, R., Marcante Santana F., Souza
dos Santos J. y G. Cordeiro de Lima. (Eds.). IV Reunião da
Sociedade Brasileira para o Estudo dos Elasmobrânquios.
SBEEL. Recife, PE, Brasil, pp 60-61.
Domingo, A. 2003a. “Captura Fortuita”, un recurso olvidado en la pesquería de longline? (Tiburones y otros peces).
En: Rey, M. (Ed.). Consideraciones sobre la Pesca Incidental
Producida por la Actividad de la Flota Atunera Dirigida a
Grandes Pelágicos. INAPE/PNUD URU 92/003, Montevideo.
Domingo, A. 2003b. Los elasmobranquios pelágicos capturados por la flota de longline uruguaya. En: Rey M. (Ed.).
Consideraciones sobre la Pesca Incidental Producida por la
Actividad de la Flota Atunera Dirigida a Grandes Pelágicos.
INAPE/PNUD URU 92/003, Montevideo
Domingo, A., Forselledo, R., Miller, P. & Passadore C.
2008. Plan de Acción Nacional para la conservación de condrictios en las pesquerías uruguayas. (PAN – Condrictios
Uruguay). Dirección Nacional de Recursos Acuáticos, DINARA, Montevideo, 88 p.
Domingo, A., Forselledo R., Pons M. & Ortega L. 2011.
Análisis de la información del atún ojo grande (Thunnus obesus) obtenida por el programa nacional de observadores de
Uruguay entre 1998 y 2009. Collective Volume of Scientific
Papers, ICCAT 66: 332-350.
DINARA. 2000. Informe sectorial pesquero 1999. Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca), Montevideo. 69 p.
DINARA. 2008. Boletín Estadístico Pesquero 2002 2007. Dirección Nacional de Recursos Acuáticos - Ministerio
de Ganadería, Agricultura y Pesca. 77 p.
DINARA. 2009. Boletín Estadístico Pesquero 2008. Dirección Nacional de Recursos Acuáticos - Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. 48 p.
DINARA. 2010. Boletín Estadístico Pesquero 2009. Dirección Nacional de Recursos Acuáticos - Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. 50 p.
DINARA. 2012. Boletín Estadístico Pesquero 2010. Dirección Nacional de Recursos Acuáticos - Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. 63 p.
DINARA. 2013. Boletín Estadístico Pesquero 2012. Dirección Nacional de Recursos Acuáticos - Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. 83 p.
DINARA. 2014. Boletín Estadístico Pesquero 2013. Dirección Nacional de Recursos Acuáticos - Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. 73 p.
Fabiano, G., Riestra, G., Santana, O., Delfino, E. & Foti
172
R. 2000. Consideraciones sobre la pesquería del caracol fino
Zidona dufresnei (Mollusca, Gastropoda) en el Uruguay.
Período 1996-1998. En: M. Rey (Ed.). Recursos Pesqueros
No Tradicionales: Moluscos Bentónicos Marinos. Proyecto
INAPE-PNUD URU/92/003. Montevideo, 114-142. ISBN
9974-563-13-5.
FAO. 1999. La ordenación pesquera. Orientaciones Técnicas para la Pesca Responsable. No. 4. Roma, FAO. 81 p.
Gutiérrez, N. & Defeo O. 2005. Spatial patterns in population dynamics of the scallop Psychrochlamys patagonica at
the northern edge of its range. Journal of Shellfish Research
24: 877-882.
Gutiérrez, N.L., Masello, A., Uscudun, G. & Defeo, O.
2011. Spatial distribution patterns in biomass and population structure of the deep sea red crab Chaceon notialis in the
Southwestern Atlantic Ocean. Fisheries Research 110: 59–66.
ICCAT. 2014. Statistical Bulletin. Vol.42(1) ICCAT. Madrid 159 p.
Lorenzo, M. I. & Saravia, M. 2012. Pesca comercial y captura por unidad de esfuerzo de merluza (Merluccius hubbsi)
en la Zona Común de Pesca Argentino-Uruguaya. Periodo
1977-2010. Presentado al Grupo de Trabajo Merluza, Comisión Técnica Mixta del Frente Marítimo Argentino-Uruguayo. Buenos Aires 8 al 10 de agosto de 2012
Masello, A. & Martínez, A. 2011. Evaluación de cangrejo rojo (Chaceon notialis) en aguas uruguayas por medio de
modelos dinámicos de producción excedente. En: Gutiérrez
N.L. y O. Defeo (Eds.) Evaluación de recursos pesqueros de
Uruguay mediante modelos dinámicos. Proyecto Gestión
Pesquera en Uruguay. Montevideo, FAO-MGAP-DINARA,
41-63 pp.
Milessi, A. C., Vogler, R. & Bazzino, G. 2001. Identificación de tres especies del género Squatina (Chondrichthyes,
Squatinidae) en la Zona Común de Pesca Argentino-Uruguaya (ZCPAU). Gayana (Concepc.) 65: 167-172.
Mora, O. 1988. Descripción de pesquería de pez espada.
Collect. Vol. Sci. Pap. ICCAT, 27: 283-286.
Mora, O., Domingo, A. 2006. Informe del Programa de
Observadores a bordo de la Flota Atunera Uruguaya (19982004). Collective Volume of Scientific Papers, ICCAT 59:
608-614.
Nion, H. 1999. La pesquería de tiburones en el Uruguay,
con especial referencia al cazón (Galeorhinus galeus Linnnaeus, 1758). En: Shotton, R. (Ed.). Case studies of the management of elasmobranch fisheries.
Norbis, W., Paesch, L. & Galli, O. 2006. Los recursos pesqueros de la costa de Uruguay: ambiente, biología y gestión.
En: Menafra R., Rodríguez-Gallego L., Scarabino F. y D. Conde (Eds.). Bases para la conservación y el manejo de la costa
uruguaya. Vida Silvestre Uruguay, Montevideo. i-xiv+668p.
Paesch, L. & Meneses, P.D. 1999. Medidas de protección
y manejo. En: Arena G. y M. Rey. (Eds) Estudios realizados
sobre los elasmobranquios dentro del Río de la Plata y la Zona
Común de Pesca Argentino-Uruguaya en el marco del “Plan
de Investigación Pesquera” INAPE-PNUD URU/92/003 (3):
1-3.
Paesch, L. & Domingo, A. 2003. La pesca de condrictios
en el Uruguay. Frente Marítimo 19: 207-216.
Pin, O. & Rojas, E. 2008. Application of the Mammals
and Birds Excluding Device (MBED) in the patagonian too-
Pesquerías Uruguayas - Capturas de Condrictios
CAPÍTULO 3
thfish (Dissostichus eleginoides) longline fishery of the Southwestern Atlantic. Population Biology Department. Antarctic Resources Area. DINARA.
Pons, M. & Domingo, A. 2010. Standardized CPUE of
Porbeagle shark (Lamna nasus) caught by the Uruguayan pelagic longline fleet (1982-2008). Collective Volume of Scientific Papers, ICCAT 65: 2098-2108.
Puig, P., Grunwaldt, P. & González, S. 2010. Pesquería
artesanal de corvina en Uruguay. Frente Marítimo 21: 23 –
35.
Rios, C., Leta R., Mora, O. & Rodríguez, J. 1986. La pesca
de atunes y especies afines por parte de la flota de altura palangrera uruguaya. 1er. Simp. Cient. CTMFM, Mar del Plata,
Argentina 1984. 1(2):483-544.
173
CAPÍTULO 4
Marco Jurídico para la
Implementación de los Planes
de Acción Nacional de Aves
Marinas y Condrictios
en Uruguay
Maite Pons & Cecilia Esponda
Referencia
Pons M, Esponda C (2015) Marco Jurídico para la Implementación de los Planes de Acción de
Aves Marinas y Tiburones en Uruguay. En: Domingo A, Forselledo R, Jiménez S (Eds.) Revisión
de Planes de Acción Nacional para la Conservación de Aves Marinas y Condrictios en las Pesquerías Uruguayas. Dirección Nacional de Recursos Acuáticos, Montevideo. p 175 – 195.
CAPÍTULO 4
MARCO JURÍDICO DE LA ADMINISTRACIÓN
En este documento se presenta la información
más relevante sobre el marco legal existente en
el Uruguay, en relación a la conservación de condrictios y aves marinas; así como aquellos instrumentos internacionales ratificados por el país
relativo a la investigación, explotación, conservación y protección de estas especies.
1. LEGISLACIÓN NACIONAL VIGENTE
El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) es el organismo al cual le
compete contribuir con el desarrollo permanente de los sectores agropecuario, agroindustrial
y pesquero, promoviendo su inserción en los
mercados externos tanto regionales como internacionales, teniendo en cuenta el manejo y uso
sostenible de los recursos naturales. Dentro del
MGAP existen varias Unidades Ejecutoras entre
las cuales se encuentra la Dirección Nacional de
Recursos Acuáticos (DINARA).
La DINARA es responsable de promover la utilización sustentable de los recursos pesqueros. Esta promoción debe de ser acorde con
una pesca responsable y un procesamiento en
tierra que satisfaga las normas higiénico-sanitarias y de calidad. Con el fin de lograr el máximo
provecho de los recursos acuáticos disponibles,
preservarlos para el largo plazo y mantener así la
armonía del medio ambiente. Todas las actividades y cometidos de la DINARA están reguladas
por un marco jurídico que se basa fundamentalmente en 2 normas:
• La Ley Nº 19.175 de 20 de diciembre de 2013,
establece el régimen legal de la pesca y la
acuicultura de los recursos hidrobiológicos
que se realicen en el territorio nacional y en
las aguas continentales y marítimas, sobre las
que el Estado ejerce su soberanía y jurisdicción. Asimismo declara de interés general la
conservación, la investigación, el desarrollo
sostenible y el aprovechamiento responsable
de los recursos hidrobiológicos y los ecosiste-
mas que los contienen.
Esta Ley atribuye a la DINARA amplias
facultades como ser: la orientación, el fomento y
el desarrollo en todos sus aspectos, de las actividades relacionadas con el aprovechamiento responsable de los recursos hidrobiológicos. Estas
actividades se realizan fijando tallas y pesos mínimos de desembarque de las especies susceptibles
de captura, determinando las artes y los métodos
de pesca, estableciendo épocas, especies y zonas
de veda, así como zonas de reservas, refugios o
viveros, entre otras. Para esto también se deben
de considerar entre otros, los criterios ecosistémicos y de hábitat críticos, determinar las cuotas
y el volumen de captura permitidas, establecer
un sistema nacional de información pesquera
y acuícola, promover la investigación científica
para la correcta administración de los recursos
hidrobiológicos, velar por el cumplimento de los
compromisos asumidos con los organismos internacionales en los cuales el Estado participe y
suscriba en materia pesquera y acuícola.
• El Decreto Nº 149/997 de 7 de mayo de 1997
elaborado en base a conocimientos generados
a partir de investigaciones científicas y técnicas, tanto nacionales como internacionales,
continúa, por el momento, siendo el soporte
y norma complementaria de la citada ley.
Respecto a las normas sobre Fauna se
destaca la Ley Nº 9.481 de 4 de julio de 1935, referente a la Fauna Indígena que establece disposiciones sobre su protección. El Estado debe reglamentar la conservación y explotación de todas las
especies zoológicas silvestres (mamíferos, aves,
etc.) que se encuentran en cualquier época en el
territorio de la República. En esta ley se prohíbe
la caza de especies zoológicas indígenas o libres
dentro del territorio Nacional, salvo las excepciones establecidas en el Art. 5º de la citada ley.
Otra ley relacionada a la conservación
de las especies es la Ley Nº 17.283 del 28 de noviembre de 2000, que declara de interés general
177
CAPÍTULO 4
Marco Jurídico
la protección del ambiente, de la calidad del aire,
agua, suelo y paisaje; la conservación de la diversidad biológica y de la configuración y estructura
de la costa; la reducción y el adecuado manejo
de las sustancias tóxicas o peligrosas y de los desechos cualquiera sea su tipo; la prevención, eliminación, mitigación y la compensación de los
impactos ambientales negativos; la protección
de los recursos ambientales compartidos y de
los ubicados fuera de las zonas sometidas a jurisdicciones nacionales; la cooperación ambiental
regional e internacional y la participación en la
solución de los problemas ambientales globales;
la formulación, instrumentación y aplicación de
la política nacional ambiental y de desarrollo
sostenible.
178
Marco Jurídico
Específicamente, en el Capítulo X de este tratado referente a la Pesca, se establece que:
2. CONVENCIONES INTERNACIONALES
Existen diversos instrumentos internacionales que obligan y recomiendan al Gobierno
de la República Oriental del Uruguay a conservar y proteger a la fauna marina. Particularmente
las actividades y cometidos de la DINARA están
reguladas por la normativa de varios Tratados
y Convenciones Internacionales ratificados por
nuestro país. Dentro de estos instrumentos hay
algunos vinculantes, por tanto obligatorios y
otros que sin ser jurídicamente vinculantes proporcionan directrices y principios, alentando e
instando a los Estados a su seguimiento, creando
obligaciones éticas y morales.
•
Cada Parte tiene derecho exclusivo de pesca
en la respectiva franja costera; fuera de las
franjas costeras, pueden pescar libremente en
el Río los buques de sus banderas (Art. 53).
•
Las Partes acordarán las normas que regularán las actividades de pesca en el Río en relación con la conservación y preservación de
los recursos vivos (Art. 54).
•
Cuando la intensidad de la pesca lo haga necesario, las Partes acordarán los volúmenes
máximos de captura por especies como los
ajustes periódicos correspondientes. Dichos
volúmenes de captura serán distribuidos por
igual entre las Partes (Art. 55).
•
Las Partes intercambiarán, regularmente, la
información pertinente sobre esfuerzo de
pesca y captura por especie así como sobre la
nómina de buques habilitados para pescar en
las aguas de uso común (Art. 56).
INSTRUMENTOS VINCULANTES
2.1. TRATADO DEL RÍO DE LA PLATA Y SU
FRENTE MARÍTIMO
El Tratado del Río de la Plata y su Frente Marítimo suscrito el 19 de noviembre de 1973
entre la República Oriental del Uruguay (ROU)
y la República Argentina (RA), fue aprobado por
la Ley Nº 14.145 de 25 de enero de 1974. En la
primera parte de este tratado se establecen los
límites del Río de la Plata y la extensión de sus
franjas costeras de jurisdicción exclusiva (Fig.
1). Se hace referencia, entre varios puntos, a la
navegación, balizamiento y salvataje y en el Artículo 48 se obliga a cada Parte a proteger y preservar el medio acuático.
Figura 1. Extensión de zonas económicas exclusivas, franjas costeras de jurisdicción exclusiva y Zona Común de
Pesca (ZCP) Argentino-Uruguaya (AR-ROU).
CAPÍTULO 4
Respecto a la Investigación, se establece que
cada Parte tiene derecho a realizar estudios
de carácter científico en todo el Río, siempre
que dé aviso previo a la otra Parte, indicando
las características de los mismos, y de hacer
conocer a ésta los resultados obtenidos. Cada
Parte puede participar en todas las fases de
cualquier estudio que emprenda la otra Parte
(Art. 57).
Además, ambas Partes promoverán la realización de estudios conjuntos de carácter
científico de interés común (Art. 58). Más
aún, cada una autorizará a la otra a efectuar
estudios e investigaciones de carácter exclusivamente científico en su respectiva jurisdicción marítima dentro de la zona de interés
común, siempre que haya dado aviso previo
con la adecuada antelación e indicado las
características de los estudios o investigaciones a realizarse, y las áreas y plazos en que se
efectuarán (Art. 79).
La segunda parte de este Tratado hace refe179
CAPÍTULO 4
Marco Jurídico
rencia al límite lateral marítimo y el de la plataforma continental, entre la ROU y la RA,
definiéndolo. Por el Artículo 72, se garantiza
la libertad de navegación y sobrevuelo en los
mares, bajo las respectivas jurisdicciones más
allá de las doce millas náuticas medidas desde las correspondientes líneas de base y en la
desembocadura del Río de la Plata a partir de
su límite exterior, sin otras restricciones que
las derivadas del ejercicio, por cada Parte, de
sus potestades.
De acuerdo al Capítulo XVI, las Partes acuerdan establecer una zona común de pesca,
más allá de las doce millas marinas medidas
desde las correspondientes líneas de base
costeras, para los buques de su bandera. Dicha zona está determinada por dos arcos de
circunferencias de doscientas millas marinas de radio, cuyos centros de trazado están
ubicados respectivamente en Punta del Este
(Uruguay) y en Punta Rasa del Cabo San Antonio (Argentina) (Art. 73) (Fig. 1). Allí los
volúmenes de captura por especies se distribuirán en forma equitativa, proporcional a la
riqueza ictícola que aporta cada una de las
Partes, evaluada en base a criterios científicos y económicos. El volumen de captura que
una de las Partes autorice a buques de terceras banderas se imputará al cupo que corresponda a dicha Parte (Art. 74).
2.1.1. CARP: Comisión Administradora
del Río de la Plata
En dicho tratado las Partes constituyen una
comisión mixta que se denomina Comisión
Administradora del Río de la Plata (CARP).
Entre las funciones de la Comisión se destaca la promoción de la realización conjunta
de investigaciones científicas, especialmente
para evaluar, conservar y preservar los recursos vivos y efectuar una explotación racional;
prevenir y eliminar la contaminación y otros
efectos nocivos que puedan derivar del uso,
exploración y explotación de las aguas del
Río. La Comisión dictará también las normas
reguladoras de la actividad de pesca en el Río
en relación con la conservación y preservación de los recursos vivos.
180
2.1.2 CTMFM: Comisión Técnica Mixta del
Frente Marítimo
Además se constituye entre las Partes una
Comisión Técnica Mixta para la realización
de estudios y la adopción y coordinación de
planes y medidas relativas a la conservación,
preservación y racional explotación de los
recursos vivos y para la protección del medio marino en la zona de interés común (Art.
80), es decir la ZCP RA-ROU (Fig. 1).
2.2. CONVENCIÓN DE LAS NACIONES
UNIDAS SOBRE EL DERECHO DEL MAR
Ley Nº 16.827 de 22 de julio de 1992,
Uruguay aprobó la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CONVEMAR) suscrita el 10 de diciembre de 1982
en Montego Bay (Jamaica). Dicha Convención,
denominada por su importancia, “Constitución
de los océanos” fue creada para solucionar, con
espíritu de comprensión y cooperación, todas las
cuestiones relativas al derecho del mar, contribuyendo de forma importante al mantenimiento de
la paz, la justicia y al progreso de todos los pueblos del mundo. Esta Convención establece un
orden jurídico para los mares y océanos que facilita la comunicación internacional y promueve
el uso de los mares y océanos con fines pacíficos;
la utilización equitativa y eficiente de sus recursos, el estudio, la protección y la preservación del
medio marino y la conservación de sus recursos
vivos, respetando la soberanía de todos los Estados.
La CONVEMAR comprende los siguientes temas de derecho internacional del mar:
Mar territorial definiendo los límites y normas
de paso por el mismo, Zona contigua, Zona Económica Exclusiva (ZEE) así como los derechos
y deberes en ella; Plataforma Continental y Alta
mar; estableciendo la Conservación y Administración de sus Recursos Vivos y específicamente
sobre el Derecho de pesca en alta mar (Art. 116),
el deber de los Estados de adoptar medidas para
la conservación de los recursos vivos en relación
con sus nacionales (Art. 117), cooperación de los
Estados en la conservación y administración de
dichos recursos (Art. 118), entre otros.
Marco Jurídico
Asimismo, en otra de sus secciones refiere a las disposiciones generales, cooperación
internacional, conservación y gestión de los recursos marinos vivos; protección y preservación
del medio marino; investigación científica marina y procedimientos para la solución pacífica de
controversias.
Los Estados Parte de esta Convención
sostienen que el desarrollo progresivo y la codificación del derecho del mar contribuirán al
fortalecimiento de la paz, la seguridad, la cooperación y las relaciones de amistad entre todas las
naciones, de conformidad con los principios de
la justicia y la igualdad de derechos y promoverán el progreso económico y social de todos los
pueblos del mundo, de acuerdo con los propósitos y principios de las Naciones Unidas.
2.3. CONVENCIÓN SOBRE EL COMERCIO
INTERNACIONAL DE ESPECIES AMENAZADAS DE FAUNA Y FLORA SILVESTRES
(CITES)
La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y
Flora Silvestres – “Convention on International
Trade in Endangered Species of Wild Fauna and
Flora” (CITES) fue firmada en 1973 en Washington y enmendada en Bonn en 1979. El Gobierno
de la República adhirió en 1974 y en el mismo
año la aprobó por Decreto de Ley Nº 14.205 de 4
de julio de 1974. En esta Convención se elaboran
listas de especies que ofrecen diferentes niveles y
tipos de protección ante la explotación excesiva.
Estas listas se encuentran en los Apéndices I, II y
III, y de acuerdo a los Principios Fundamentales
de la Convención se establece que:
•
Apéndice I: incluye todas las especies en peligro de extinción que son o pueden ser afectadas por el comercio. El comercio de estas
especies deberá estar sujeto a una reglamentación particularmente estricta a fin de no
poner en peligro aún mayor su supervivencia
y se autorizará solamente bajo circunstancias
excepcionales.
CAPÍTULO 4
•
Apéndice II: incluye a: a) todas las especies
que, si bien en la actualidad no se encuentran necesariamente en peligro de extinción,
podrían llegar a esa situación a menos que su
comercio esté sujeto a una reglamentación
estricta a fin de evitar utilización incompatible con su supervivencia; y b) aquellas otras
especies no afectadas por el comercio, que
también deberán sujetarse a reglamentación
con el fin de permitir un eficaz control del
comercio en las especies a que se refiere en el
punto a) del presente párrafo.
•
Apéndice III: incluye todas las especies que
cualquiera de las Partes manifieste que estén sometidas a reglamentación dentro de
su jurisdicción con el objeto de prevenir o
restringir su explotación y que necesitan la
cooperación de otras Partes en el control de
su comercio.
Las Partes no permitirán el comercio de especímenes de especies incluidas en los Apéndices I, II y III, excepto de acuerdo con las
disposiciones de la presente Convención.
Además, existen reglamentaciones en CITES
del comercio de especímenes de especies incluidas en estos apéndices así como las medidas que deberá tomar cada Parte.
Cada Parte se encargará de preparar y transmitir a la Secretaría informes periódicos
sobre la aplicación de las disposiciones de
la Convención, deberá realizar un informe
anual que contenga un resumen de la información sobre los registros del comercio; y un
informe bienal sobre medidas legislativas,
reglamentarias y administrativas adoptadas
con el fin de cumplir con las disposiciones de
la Convención.
2.4. CONVENCIÓN SOBRE LA CONSERVACIÓN DE LAS ESPECIES MIGRATORIAS
DE ANIMALES SILVESTRES (CMS)
La Convención sobre la Conservación
de las Especies Migratorias de Animales Silvestres (CMS o Convención de Bonn) fue conformada en 1979 en Bonn, República Federativa
de Alemania, con el fin de conservar las espe181
CAPÍTULO 4
Marco Jurídico
cies migratorias terrestres, marinas y aéreas en
todo su rango de distribución. Este tratado intergubernamental se creó con el patrocinio del
Programa Ambiental de las Naciones Unidas,
preocupado por la conservación de la vida silvestre y sus hábitats a escala global. Con fecha 1º
de mayo de 2014 cuenta con 120 Partes, entre las
cuales se encuentra Uruguay desde que aprobó
su adhesión a la misma el 6 de octubre de 1989
a través del Art. 1º de la Ley Nº 16.062 de 18 de
setiembre de 1989, entrando en vigor en CMS el
1º de mayo de 1990.
En esta Convención las Partes reconocen que la fauna silvestre constituye un elemento irremplazable en los sistemas naturales de la
Tierra y debe ser conservada. Particularmente
la conservación de las especies migratorias que
franquean los límites de jurisdicciones nacionales o cuyas migraciones se desarrollan fuera
de esos límites. Se reconoce que los Estados deben proteger las especies migratorias que pasan
alguna parte de su ciclo de vida dentro de sus
jurisdicciones. Se acordaron las medidas para
conservar las especies migratorias (y sus hábitats) por los Estados de las áreas donde éstas se
distribuyen, concediendose particular atención a
las especies migratorias cuyo estado de conservación es desfavorable. Se reconoce la necesidad
de adoptar medidas a fin de evitar que una especie migratoria pase a ser una especie amenazada.
Las especies migratorias amenazadas de
extinción se encuentran listadas en el Apéndice
I de la Convención. Las Partes deben esforzarse
en dar protección estricta e inmediata a las especies migratorias enumeradas en dicho Apéndice,
conservándolas o restaurando las áreas donde viven, mitigando los obstáculos para su migración
y controlando otros factores que las pongan en
riesgo. Además, existe un Apéndice II en donde
se listan las especies migratorias que necesitan o
que se verían significativamente beneficiadas de
la cooperación internacional. Por estos motivos
la CMS promueve la realización de acuerdos
regionales entre los Estados donde se distribuyen las especies para que las Partes promuevan,
apoyen y cooperen con investigaciones sobre las
especies migratorias del Apéndice II.
182
2.5. COMISIÓN INTERNACIONAL PARA
LA CONSERVACIÓN DEL ATÚN ATLÁNTICO (CICAA)
La Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (CICAA o ICCAT
por sus siglas en inglés) fue creada en 1969 dado
el mutuo interés de los Gobiernos en mantener
las poblaciones de atunes y especies afines que se
encuentran en el Océano Atlántico a niveles que
permitan capturas máximas sostenibles para la
alimentación y otros propósitos. Esta organización pesquera inter-gubernamental es responsable de la conservación de los atunes en el Océano
Atlántico y sus Mares adyacentes; así como de
la conservación de aquellas especies afines en la
zona de convenio que no son investigadas por
otra organización. Uruguay es parte contratante
de CICAA desde 16 de marzo de 1983.
Algunas de las funciones de CICAA
son la compilación de estadísticas de las pesquerías de sus países miembros y de todas las entidades pesqueras que capturan dichas especies en
el Océano Atlántico; coordinar investigaciones
a favor de sus miembros incluyendo asesoramiento de stocks; desarrollar recomendaciones
de manejo basado en información científica;
proporcionar un mecanismo para las partes contratantes para convenir en medidas de manejo y
producir conocimiento científico y publicaciones de relevancia.
Dentro de CICAA hay un Comité Permanente de Investigación y Estadísticas (SCRS
por sus siglas en inglés) responsable de desarrollar y recomendar a la Comisión la política y los
procedimientos para la colección, compilación,
análisis y diseminación de las estadísticas pesqueras. El SCRS coordina varias actividades de
investigación, desarrolla planes para programas
de investigación internacional y además hace
recomendaciones a la Comisión sobre necesidades específicas de conservación y medidas de
manejo. A su vez, los Grupos de Especies realizan revisiones de la información de la biología
y pesquerías de las especies que sean de interés
para CICAA, realizan evaluaciones de stocks y
presentan sus resultados y recomendaciones al
SCRS. Hay Grupos de Especies tanto para espe-
Marco Jurídico
cies objetivo de la pesca como para las capturadas incidentalmente (i.e. Grupo de especies de
tiburones, Sub-comité de Ecosistemas).
2.6. CONVENCIÓN PARA LA CONSERVACIÓN DE LOS RECURSOS VIVOS MARINOS ANTÁRTICOS (CCRVMA)
La Convención para la Conservación
de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA) es un acuerdo internacional adoptado
en la Conferencia sobre la Conservación de los
Recursos Vivos Marinos Antárticos celebrada
en Canberra, Australia, en mayo de 1980. Tiene
como objetivo la conservación de los ecosistemas y recursos marinos antárticos, permitiendo
su explotación de manera racional. Actualmente
cuenta con 25 países miembros entre los cuales se
encuentra Uruguay, habiéndola ratificado por Decreto Ley Nº 15.693 de 18 de diciembre de 1984.
CCRVMA cuenta con un comité científico (SC-CAMLR por sus siglas en inglés) del
cual participan todos sus países miembros. El
mismo es encargado de realizar recomendaciones a la Comisión sobre los niveles de explotación de stocks y otros asuntos relacionados
a la ordenación ambiental y pesquera. El SCCAMLR toma en cuenta además los resultados
de los programas de investigación nacional de
los países miembros y establece programas para
recabar los datos necesarios para llevar a cabo
un seguimiento de las pesquerías en el área Antártica. Para esto realiza observación científica a
bordo de los buques pesqueros, seguimiento del
ecosistema y monitoreo de los desechos marinos.
2.7. CONVENIO SOBRE LA DIVERSIDAD
BIOLÓGICA
Este Convenio fue firmado por la República Oriental del Uruguay el 9 de junio de 1992
en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre
el Medio Ambiente y el Desarrollo realizada en
Río de Janeiro, Brasil y aprobado por la Ley Nº
16.408 de 27 de agosto de 1993.
El Convenio sobre la Diversidad Biológica tiene como objetivos la conservación de la
diversidad biológica, la utilización sostenible de
sus componentes y la participación justa y equi-
CAPÍTULO 4
tativa de los beneficios que se deriven de la utilización de recursos genéticos, mediante un acceso adecuado a esos recursos y una transferencia
apropiada de las tecnologías pertinentes.
Todas las Partes de este Convenio elaborarán estrategias, planes o programas nacionales para la conservación y la utilización sostenible de la diversidad biológica o adaptarán para
ese fin los ya existentes, que habrán de reflejar las
medidas establecidas en el Convenio; e integrarán, en la medida de lo posible y según proceda,
la conservación y la utilización sostenible de la
diversidad biológica en los planes, programas y
políticas sectoriales o intersectoriales.
Además, cada Parte deberá identificar
los componentes de la diversidad biológica que
sean importantes para su conservación y utilización sostenible, teniendo en consideración el
Anexo I de dicho convenio; realizará un seguimiento de dichos componentes a través de muestreos, especialmente a los que requieran la adopción de medidas urgentes de conservación y a los
que ofrezcan el mayor potencial para la utilización sostenible; identificará los procesos y categorías de actividades que tengan, o sea probable que
tengan, efectos perjudiciales importantes en la
conservación y utilización sostenible de la diversidad biológica y procederá, mediante muestreo
y otras técnicas, al seguimiento de esos efectos; y
mantendrá y organizará, mediante cualquier mecanismo, los datos derivados de las actividades
de identificación y seguimiento mencionados. A
su vez, cada Parte establecerá un sistema de áreas
protegidas o áreas donde haya que tomar medidas especiales para conservar la diversidad biológica; reglamentará o administrará los recursos
biológicos importantes para la conservación de la
diversidad biológica, ya sea dentro o fuera de las
áreas protegidas, para garantizar su conservación
y utilización sostenible; procurará establecer las
condiciones necesarias para armonizar las utilizaciones actuales con la conservación de la diversidad biológica y la utilización sostenible de sus
componentes; entre otros.
La propuesta de una “Estrategia nacional para la conservación y uso sostenible de la
diversidad biológica de Uruguay” de 1999 fue el
183
CAPÍTULO 4
Marco Jurídico
resultado de un proyecto financiado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM)
implementado por el Programa de las Naciones
Unidas para el Desarrollo (PNUD) e implementado por el Ministerio de Vivienda Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA), a
través de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA). Desarrollar esta estrategia
fue uno de los compromisos asumidos por el país
al ratificar formalmente el Convenio sobre la Diversidad Biológica, en este sentido se designó al
MVOTMA como autoridad competente y punto
de contacto para la instrumentación y aplicación
del Convenio (Decreto Nº 487/993, 4 de noviembre de 1993). La DINAMA, en coordinación con
las unidades especializadas del Ministerio de
Relaciones Exteriores, cuando correspondiera,
adoptará las medidas necesarias.
2.8. ACUERDO SOBRE LA CONSERVACIÓN DE ALBATROS Y PETRELES (ACAP)
El Acuerdo sobre la Conservación de
Albatros y Petreles (ACAP) es un acuerdo intergubernamental que tiene como objetivo la
conservación de albatros y petreles mediante
coordinación de actividades internacionales
para mitigar las amenazas conocidas para las poblaciones de estas especies. ACAP entró en vigor
en febrero de 2004 y actualmente cuenta con 13
países miembros y abarca 30 especies de albatros, petreles y pardelas. Uruguay es miembro de
ACAP desde 2008.
2.9. ACUERDO SOBRE MEDIDAS DEL ESTADO RECTOR DEL PUERTO
El Acuerdo sobre Medidas del Estado
Rector del Puerto Destinadas a Prevenir, Desalentar y Eliminar la Pesca Ilegal, No Declarada
y No Reglamentada (INDNR) se suscribió en
Roma el 22 de noviembre de 2009, en oportunidad del 36º Período de Sesiones de la Conferencia
de la Organización de las Naciones Unidas para
la Agricultura y la Alimentación (FAO); convirtiéndose en el primer instrumento internacional
vinculante en enfrentar este grave problema. En
la actualidad cuenta con 23 signatarios y ha sido
objeto de las primeras ratificaciones y adhesiones, entre las cuales se encuentra Uruguay, quien
184
ha sido el segundo país latinoamericano luego de
Chile, que procedió a su aprobación, mediante la
Ley Nº 19.17 de 27 de noviembre de 2012.
El objetivo de este Acuerdo es prevenir
la pesca ilegal así como desalentar la comercialización de productos pescados ilegalmente, entre
otros, mediante la aplicación de medidas eficaces
por parte del Estado Rector del Puerto, garantizando el uso sostenible y la conservación a largo
plazo de los recursos vivos y los ecosistemas marinos. En este sentido, proporciona un conjunto
de medidas a aplicar por parte de los Estados del
puerto, entre otras: la designación de los puertos a los que pueden solicitar acceso los barcos
extranjeros, la prohibición de entrada en puerto, desembarque y/o transbordo y la denegación
de otros servicios portuarios a buques de pesca
INDNR, así como la realización de inspecciones
en puerto y la adopción de medidas adicionales
de cumplimiento.
2.10. OTROS CONVENIOS DE RELEVANCIA
Por otra parte se destaca el Acuerdo sobre Cooperación en Materia Ambiental entre la
República Oriental del Uruguay y la República
Federativa del Brasil, el cual fue ratificado por la
Ley Nº 16.817 de 11 de abril de 1997. En dicho
Acuerdo las Partes se comprometieron a intensificar la cooperación destinada a proteger y conservar el medio ambiente, como parte de sus esfuerzos nacionales para el desarrollo sostenible.
Entre los objetivos de este acuerdo se destacan:
la protección, la conservación y la recuperación
del medio ambiente; la administración, conservación y uso racional de los recursos naturales
para fines domésticos, urbanos, científicos, agropecuarios, industriales, de transporte, turísticos
y económicos en general; la solución coordinada
en asuntos relacionados a los impactos ambientales derivados de actividades desarrolladas en la
región fronteriza, dentro del espíritu de amistad
prevaleciente entre los dos países.
Marco Jurídico
INSTRUMENTOS NO VINCULANTES
2.11. CÓDIGO DE CONDUCTA PARA LA
PESCA RESPONSABLE DE FAO
La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO)
fue fundada en 1945 y conduce las actividades internacionales encaminadas a erradicar el
hambre. Al brindar sus servicios tanto a países
desarrollados como a países en desarrollo, actúa como un foro neutral donde todos los países se reúnen en pie de igualdad para negociar
acuerdos y debatir políticas. La FAO ayuda a los
países en desarrollo y a los países en transición
a modernizar y mejorar sus actividades agrícolas, forestales y pesqueras, con el fin de asegurar
una buena nutrición para todos. Sus actividades
comprenden cuatro puntos principales: ofrecer
información, compartir conocimientos especializados en materia de políticas, ofrecer un lugar
de encuentro para los países y llevar el conocimiento al campo. Además consta de ocho departamentos entre los cuales se encuentra el de Pesca y Acuicultura. Este Comité de Pesca (COFI)
es el órgano auxiliar del Consejo de la FAO y fue
creado en 1965. Actualmente, el COFI constituye el único foro intergubernamental de ámbito
mundial en el que se examinan los problemas y
cuestiones internacionales más importantes en
relación con la pesca y la acuicultura y se formulan recomendaciones para los gobiernos, los
órganos regionales de pesca, las ONG, los pescadores, la comunidad internacional y la propia
FAO. El COFI también se ha utilizado como foro
para la negociación de acuerdos mundiales e instrumentos no vinculantes.
El Código de Conducta para la Pesca
Responsable (FAO, 1995), adoptado por unanimidad el 31 de octubre de 1995 por la Conferencia de la FAO, es un instrumento que establece
principios y normas internacionales para la aplicación de prácticas responsables para asegurar la
conservación, gestión y desarrollo de los recursos acuáticos vivos, respetando el ecosistema y la
biodiversidad. El Código insta a que “Los Estados
adopten medidas apropiadas para reducir al mínimo los desperdicios, los descartes, las capturas
realizadas por artes de pesca pérdidas o abando-
CAPÍTULO 4
nadas, la captura de especies que no son objeto de
pesca, tanto de peces como de especies distintas de
los peces, y los efectos negativos en las especies asociadas o dependientes, en particular las especies
que están en peligro de extinción. Cuando proceda, estas medidas podrán incluir medidas técnicas
relacionadas con la talla del pescado, la luz de malla o las artes de pesca, los descartes, temporadas
y zonas de veda, y zonas reservadas para determinadas pesquerías; especialmente para la pesca
artesanal. Estas medidas deberían ser aplicadas,
cuando proceda, para proteger a los juveniles y los
reproductores. Los Estados y las organizaciones o
arreglos subregionales o regionales de ordenación
pesquera deberían fomentar, en la medida de lo
posible, el desarrollo y la utilización de artes y
técnicas de pesca selectivas rentables e inofensivas
para el medio ambiente”.
Por su parte el Artículo 8.5 se refiere a
la “selectividad de las artes de pesca” y establece lo siguiente: “Los Estados deberían exigir que
las artes, métodos y prácticas de pesca sean, en la
medida de lo posible, lo suficientemente selectivas
para reducir al mínimo los desperdicios, los descartes, las capturas de especies que son objeto de
pesca, tanto de peces como de otras especies y los
efectos sobre las especies asociadas o dependientes,
y que la finalidad de los reglamentos correspondientes no se desvirtúe recurriendo a estratagemas
técnicas. A este respecto, los pescadores deberían
cooperar en el desarrollo de artes y métodos de
pesca selectivas. Los Estados deberían velar por
que la información sobre los nuevos adelantos y
requisitos se ponga a disposición de todos los pescadores”.
2.12. UNIÓN INTERNACIONAL PARA LA
CONSERVACIÓN DE LA NATURALEZA
(UICN)
La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) fue creada en
1948 y está conformada por diversas organizaciones e individuos, que trabajan para lograr el
uso equitativo y sostenible de los recursos naturales en beneficio de los seres humanos; promoviendo así, el desarrollo sostenible de todos los
pueblos del mundo. Sus operaciones se realizan
de forma descentralizada en una red de oficinas
185
CAPÍTULO 4
Marco Jurídico
regionales y nacionales en todo el mundo. Se
encarga de brindar asesoramiento científico y
político en relación con el medio ambiente, promoviendo acuerdos regionales, legislaciones e
instituciones adecuadas y estrategias para la gestión sostenible de los recursos naturales.
Para lograr los objetivos de la UICN
existen varias Comisiones, las cuales están integradas por grupos de expertos en temas específicos que contribuyen con aportes científicos
y técnicos en sus campos de especialidad. Los
miembros de las Comisiones son especialistas pertenecientes a una amplia gama de organizaciones que pueden ser o no miembros de
la UICN. El aporte de las comisiones se da en
ámbitos tanto local, como nacional, regional o
global, y trabajan en estrecha relación con otros
componentes de la UICN.
Uruguay participa de la UICN a través
de diferentes técnicos y organizaciones teniendo
en el MVOTMA y en particular en la DINAMA
la organización gubernamental de mayor referencia.
186
Marco Jurídico
3. AVES MARINAS
3.1. DECRETO Nº 248/997- PROTECCIÓN DE
PROCELLARIFORMES EN LAS PESQUERÍAS
CAPÍTULO 4
nacionales adoptados por Uruguay, como por
ejemplo la CONVEMAR, se relacionan con los
cometidos de la DINARA.
3.2. FAO-PAI-AVES MARINAS
Por medio de este Decreto se establecen
una serie de medidas de mitigación tendientes
a reducir la captura incidental de aves marinas
integrantes de Orden Procellariiformes en pesquerías que operan con palangre, dirigidas a
atunes, pez espada, así como también recursos
demersales:
•
•
•
•
•
Artículo 1º. En las actividades de pesca deberán utilizarse anzuelos cuyo diseño provoque
el menor número de capturas incidentales de
Procellariiformes, albatros y otras especies,
los que deben quitarse de las aves a efectos de
permitirles que una vez liberadas, las mismas
puedan sobrevivir.
Artículo 2º. Deberá procederse asimismo, de
tal forma que los anzuelos cebados se hundan
inmediatamente en el agua mediante la utilización, para tales operaciones, de carnada
descongelada.
Artículo 3º. Los palangres, destinados a la
captura de atunes, pez espada y fauna acompañante, se calarán solamente durante la
noche no debiéndose encender otras luces
exteriores que las que prescribe la normativa
vigente para la seguridad a la navegación, a
fin de minimizar la atracción de las aves.
Artículo 4º. Si resulta inevitable el vertido de
restos de pescados al mar durante las actividades de calado o virado de los palangres, el
mismo deberá realizarse en el costado opuesto al que practican dichas operaciones.
Artículo 5º. Durante el calado de los palangres y como forma de impedir el acercamiento de las aves a la carnada, deberá procederse
al arrastre de una línea espantapájaros, la que
deberá ser confeccionada de acuerdo con las
especificaciones técnicas que establezca la
DINARA a esos efectos.
CONVENCIONES INTERNACIONALES
Existen diversas Convenciones y Tratados que obligan y recomiendan a Uruguay a conservar y proteger las aves marinas. En ese sentido
varios aspectos regulados en los convenios inter-
En 1997, en el 22º período de sesiones
del Comité de Pesca (COFI), se propuso que la
Organización de las Naciones Unidas para la
Agricultura y la Alimentación (FAO) organizara una consulta de expertos para la elaboración
de pautas que permitieran elaborar un plan de
acción para reducir las capturas incidentales de
aves marinas en las pesquerías de palangre. Luego de la reunión de un Grupo Técnico de Trabajo en Tokio del 25 al 27 de marzo de 1998, se
elaboró el Plan de Acción Internacional para Reducir las Capturas Incidentales de Aves Marinas
en la Pesca con Palangre (PAI-AVES MARINAS)
(FAO, 1999).
El PAI-AVES MARINAS establece que
los estados con pesquerías de palangre deberán
hacer una evaluación de tales pesquerías con el
fin de determinar si existe algún problema referente a captura incidental de aves marinas. Si
tal problema existe, los Estados deberán adoptar
un Plan de Acción Nacional para reducir la captura incidental de aves marinas en la pesca con
palangre (PAN-AVES MARINAS), donde cada
Estado es responsable del diseño, aplicación y
seguimiento de su PAN-AVES MARINAS. En
este sentido en 2007, Uruguay publicó el “Plan
de Acción Nacional para Reducir la Captura Incidental de Aves Marinas en las Pesquerías Uruguayas” (Domingo et al. 2007).
3.3. CONVENCIÓN SOBRE ESPECIES MIGRATORIAS (CMS)
La Convención sobre la Conservación
de las Especies Migratorias de Animales Silvestres, de 1979, fomenta la cooperación internacional para la conservación y gestión de las especies migratorias y alienta a las Partes a celebrar
acuerdos sobre los animales salvajes que cruzan
periódicamente límites de jurisdicción nacional.
En relación a esto surge en 2004 el Acuerdo para
la Conservación de Albatros y Petreles (ACAP,
ver más adelante).
187
CAPÍTULO 4
Marco Jurídico
3.4. ACUERDO SOBRE LA CONSERVACIÓN DE ALBATROS Y PETRELES (ACAP)
A partir del comienzo de la elaboración del PAN Aves Marinas Uruguay (2007), se
impulsó y promovió al país, con la colaboración
del MREE a la firma de dicho acuerdo. Como resultado de ello, el 9 de octubre de 2008 Uruguay
adhiere a ACAP, entrando en vigencia el 1º de
enero de 2009, pasando a ser nuestro país uno de
los 13 miembros de este acuerdo junto con Argentina, Australia, Brasil, Chile, Francia, Ecuador, Nueva Zelanda, Noruega, Perú, Sudáfrica,
España y el Reino Unido.
Los objetivos de ACAP son:
1) alcanzar y mantener un estado de conservación favorable para los albatros y
petreles;
2) adoptar medidas individuales y/o colectivas para lograr el objetivo y
3) aplicar ampliamente el enfoque precautorio.
Entre las obligaciones de las Partes se encuentran:
1) Conservar y restaurar aquellos hábitats
importantes para los albatros y petreles;
2) Desarrollar y aplicar medidas para prevenir, minimizar o mitigar los efectos adversos de actividades que puedan poner
en riesgo el estado de conservación de
dichas especies;
3) Iniciar o apoyar investigación relacionada
a la conservación de albatros y petreles;
4) Desarrollar y mantener programas de
sensibilización y comprensión de los problemas de conservación de albatros y petreles;
5) Apoyar la aplicación de las medidas elaboradas en el Plan de Acción Internacional para reducir las capturas incidentales
188
de aves marinas en la pesca con palangre,
que complementan los objetivos de este
Acuerdo.
Si bien Uruguay participa activamente del Acuerdo, debido a que no presenta sitios
de reproducción, el esfuerzo del país se enfoca
en las amenazas en el mar, principalmente las
pesquerías industriales. La información sobre
la interacción de albatros y petreles con pesquerías es recabada por DINARA y suministrada al
acuerdo. El país participa activamente del Grupo
de Trabajo de Capturas Secundarias (SBWG), el
Comité Asesor (AC) y las reuniones de la Partes
del ACAP.
3.5. COMISIÓN INTERNACIONAL PARA
LA CONSERVACIÓN DEL ATÚN ATLÁNTICO (CICAA)
Dentro de los grupos de trabajo de esta
Comisión, existe un subcomité de bycatch y medio ambiente que tiene entre sus cometidos la
evaluación del impacto de las pesquerías sobre
las especies no objetivo (aves, tortugas, etc.).
CICAA reconoce la necesidad de reforzar los mecanismos para proteger a las aves
marinas en peligro en el océano Atlántico y por
lo tanto ha dictado una Resolución (Res. 11-09)
cuyo objetivo es reducir la captura incidental de
aves marinas en las pesquerías de palangre de CICAA. En la misma resolución se recomienda que
las CPC registren los datos sobre capturas incidentales de aves marinas, por especies, mediante observadores científicos y comuniquen estos
datos a la Comisión en forma anual. Además las
CPC intentarán conseguir reducciones en los
niveles de captura fortuita de aves marinas; en
todas las zonas pesqueras, temporadas de pesca
y pesquerías, mediante la utilización de medidas
de mitigación eficaces, prestando debida consideración a las cuestiones relacionadas con la seguridad de los miembros de la tripulación y con
la viabilidad de dichas medidas. Al Sur de 25º S
las CPC se asegurarán de que todos los palangreros utilicen al menos dos de las medidas de
mitigación que se presentan en dicha resolución;
como ser calado nocturno, línea espantapájaros
o peso en las líneas. En dicha resolución también
Marco Jurídico
se detallan aspectos técnicos de cada una de esas
medidas las cuales deberán ser cumplidas por las
partes. Por otro lado, las CPC deberán recopilar
y proporcionar a la Secretaría, información sobre
el modo en que están implementando estas medidas y sobre el estado de sus Planes de Acción
Nacionales para reducir las capturas incidentales
de aves marinas en las pesquerías de palangre.
Se prevé que en 2015, el SCRS realice
una nueva evaluación del impacto de las pesquerías para evaluar la eficacia de estas medidas de
mitigación y basado en los resultados, el SCRS
formulará nuevas recomendaciones o modificación a las existentes en caso de ser necesario.
La Recomendación de CICAA para
reducir la captura fortuita incidental de aves
marinas en las pesquerías de palangre (Rec. 0707), continuará aplicándose en la zona entre 20º
S y 25º S en la cual, a diferencia de la anterior,
se recomienda llevar y utilizar siempre líneas
espantapájaros a menos que calen sus palangres
durante la noche y utilicen un destorcedor con
un peso mínimo de 60 g a no más de 3 m de distancia del anzuelo.
3.6. CONVENCIÓN PARA LA CONSERVACIÓN DE LOS RECURSOS VIVOS MARINOS ANTÁRTICOS (CCRVMA)
La CCRVMA estableció un Grupo de
Trabajo sobre la Mortalidad Incidental Asociada
a las Pesquerías, encargado de revisar los datos
de captura incidental de aves y del desarrollo de
las medidas relacionadas a las aves. Las medidas
de CCRVMA para reducir la mortalidad de aves
comprenden aquellas relacionadas a la regulación de la pesca, reporte y cumplimiento, guía
para la observación científica y publicación de
materiales de entrenamiento y educación. Estas
medidas se aplican a varios artes de pesca.
En 1991 CCRVMA adoptó la Medida
de Conservación 29/X (actualmente es la Medida 25-02) “Reducción de la Mortalidad Incidental
de Aves Marinas en la de Pesca de Palangre, Comercial o de Investigación, en el Área de la Convención”. Ésta incluye medidas para prevenir o
minimizar la mortalidad incidental de aves. Las
medidas establecidas son revisadas anualmente,
CAPÍTULO 4
y además se analizan todas las nuevas propuestas de pesca exploratoria teniendo en cuenta la
magnitud del riesgo potencial de capturar aves
que estas implicarían. Gracias a estas medidas la
captura incidental de aves ha reducido significativamente en las pesquerías del Área de la Convención, pasando de valores de CPUE de 0.23
y 0.52 (aves/mil anzuelos) en 1997 a valores de
0.0003 (aves/mil anzuelos) en 2003.
Desde los años 70, la principal causa de
la disminución de las poblaciones de albatros y
petreles, que se reproducen en el Área de la Convención, ha sido la captura incidental de aves en
zonas adyacentes a dicha área. Por lo tanto CCRVMA exhorta la colaboración de sus Miembros
y los organismos que manejan pesquerías con
jurisdicción y responsabilidad de las pesquerías
de palangre en esas zonas; principalmente promoviendo el uso obligatorio de medidas de mitigación adecuadas para disminuir por la captura
incidental en todas las embarcaciones de pesca
con palangre.
En este sentido, CCRVMA ha colaborado con la FAO para contribuir con las actividades de esta última organización en la reducción
de la captura incidental de aves en las pesquerías de palangre. La mayoría de las medidas de
la Medida de Conservación 25-02 de CCRVMA
han sido incorporadas en el PAI- Aves Marinas
de la FAO. A su vez, el Comité Científico incentiva a todos los miembros de CCRVMA a apoyar
el PAI- Aves Marinas creando su propio Plan de
Acción Nacional para Reducir la Captura Incidental de Aves Marinas (PAN- Aves Marinas).
Dentro del SC-CAMLR existe un Grupo de Trabajo sobre la Mortalidad Incidental Relacionada con la Pesca (WG-IMAF, en sus siglas
en inglés) que surgió como consecuencia de la
preocupación por la disminución de las poblaciones de albatros y de que la misma fuese empeorada por las interacciones con las pesquerías
de la CCRVMA. El grupo se reunió anualmente
desde 1993 hasta 2009, cuando en respuesta a las
reducciones en la mortalidad incidental de aves
marinas, se tomó la decisión de que se reuniera
cada dos años. En su reunión de 2011 el Comité
Científico decidió que, si bien sigue siendo ne-
189
CAPÍTULO 4
Marco Jurídico
cesario tener en cuenta la mortalidad incidental
en su agenda, el grupo deberá reunirse solamente cuando lo disponga el Comité Científico para
tratar temas específicos que el mismo identifique.
Desde hace varios años la CCRVMA
ha tenido un rol importante en la creación e implementación de medidas diseñadas para reducir la captura incidental de aves asociadas a las
pesquerías. Para esto, en 1984 CCRVMA solicitó
a sus miembros que registraran y reportaran el
número, las especies y siempre que fuera posible
la edad, tamaño, sexo y el estado reproductivo
de las aves capturadas incidentalmente durante
las operaciones de pesca. Actualmente, entre las
medidas que debe cumplir Uruguay se encuentra la Medida 25-02: “Reducción de la Mortalidad
Incidental de Aves Marinas en la de Pesca de Palangre, Comercial o de Investigación, en el Área de
la Convención”, que incluye disposiciones para
prevenir o minimizar la mortalidad incidental
de aves. Además, según las Medidas de Conservación de CCRVMA, debe contarse con un
observador científico internacional en toda embarcación de pesca con palangre o arrastrera que
opere en el Área de la Convención. El Esquema
de Observación Científica Internacional se introdujo en la temporada 1992/1993, la guía para
observación de aves está publicada en el Manual
de Observadores Científicos CCRVMA. A su vez,
todas las embarcaciones de los miembros deben
ser inspeccionadas tanto en la partida como en el
arribo a puerto, de acuerdo al Sistema de Inspección del CCRVMA.
En DINARA, es el Departamento de
Recursos Antárticos el encargado de embarcar
observadores científicos en los buques que operan en la zona de la Convención y analizar la información obtenida en los mismos.
190
Marco Jurídico
4. CONDRICTIOS
4.1. FAO PAI – Tiburones
En 1997, en el 22º período de sesiones
del COFI, se propuso que la FAO organizara una
consulta técnica con el fin de que expertos analizaran la elaboración de pautas que permitieran
elaborar un plan de acción para la conservación
de tiburones. En abril de 1998, se elaboró el “Plan
de Acción Internacional para la Conservación y el
Manejo de los Tiburones” (PAI-Tiburones) en Tokio. El PAI-Tiburones (FAO, 1999) establece que
los Estados son responsables del diseño, aplicación y seguimiento de un “Plan de Acción Nacional para la Conservación de Tiburones” (PAN
- Tiburones). En este sentido en julio 2008, Uruguay publicó el “Plan de Acción Nacional para
la Conservación de Condrictios en las Pesquerías
uruguayas.” (Domingo et al., 2008).
4.2. COMPROMISO DE URUGUAY CON
CITES
Al momento del PAN - Condrictios
Uruguay (Domingo et al. 2008), de todas las especies de condrictios existentes en nuestro país,
se encontraban citadas en el Apéndice II de CITES las especies Carcharodon carcharias y Cetorhinus maximus. El 19 de abril de 2013 se aprobó
la inclusión, en este apéndice, de otras especies
de tiburones que ocurren en nuestras aguas, Carcharhinus longimanus, Lamna nasus, Sphyrna
lewini, Sphyrna zygaena y las mantarrayas del género Manta. Esta inclusión en el Apéndice II ha
entrado en vigencia el 14 de setiembre de 2014.
4.3. COMPROMISO DE URUGUAY CON
CICAA
En el año 2005 en esta Comisión se creó
el Sub comité de Tiburones, dada la importancia
de los mismos en las pesquerías efectuadas en
las áreas del convenio. A partir de este momento
se han establecido por la Comisión algunas recomendaciones respecto a ciertas especies capturadas en las pesquerías de atún en el Océano
Atlántico.
La Rec. 09-07: reemplaza a la Rec. 08-07 y recomienda que todas las Partes contratantes y
CAPÍTULO 4
Partes, Entidades o Entidades pesqueras no contratantes colaboradoras (denominadas CPC)
prohíban retener a bordo, transbordar, desembarcar, almacenar, vender u ofrecer para su venta cualquier parte o carcasa entera del tiburón
azotador (Alopias superciliosus) en cualquier
pesquería a excepción de las pesquerías costeras
mexicanas de pequeña escala con una captura
inferior a 110 ejemplares. Además las CPC requerirán a los buques de su bandera que liberen
rápidamente y, en la medida de lo posible ilesos,
a los ejemplares de tiburón azotador capturados
en asociación con las pesquerías gestionadas por
CICAA y que estén vivos al momento de acercarlos al buque para subirlos a bordo. Además,
cada CPC requerirá también que se registren las
capturas incidentales de esta especie y de otras
Alopias spp. de conformidad con los requisitos
de comunicación de datos de CICAA junto con
el número de descartes y liberaciones de A. superciliosus indicando su estado (muerto o vivo).
Rec. 10-06: Debido a los resultados de la evaluación de stock realizada en 2008 de las poblaciones de tiburón moro (Isurus oxyrinchus)
que indicaron que las mismas están cerca o por
debajo de su máximo rendimiento sostenible,
CICAA recomienda que las CPC incluirán en
sus informes anuales las acciones emprendidas
que han dado para mejorar su recopilación de
datos. Además, a partir de 2013, se prohibirá retener esta especie a las CPC que no comuniquen
datos de Tarea I para el moro del Atlántico, de
conformidad con los requisitos de comunicación
de datos del SCRS, hasta que la Secretaría de la
CICAA reciba dichos datos.
La Rec. 10-07 dispone que las CPC prohibirán
retener a bordo, transbordar, desembarcar, almacenar, vender u ofrecer para su venta cualquier
parte o la carcasa entera del tiburón oceánico
(Carcharhinus longimanus) en cualquier pesquería. Las CPC consignarán, a través de sus programas de observadores, el número de descartes
y liberaciones de tiburón oceánico, con una indicación de su estado (vivo o muerto) y lo comunicarán a CICAA. Esta recomendación surgió principalmente debido a que esta especie ha
sido identificada como una de las cinco especies
con el mayor grado de riesgo en la evaluación del
191
CAPÍTULO 4
Marco Jurídico
riesgo ecológico en 2010 (Cortés et al., 2010).
La Rec. 10-08 establece que: las CPC prohibirán retener a bordo, transbordar, desembarcar, almacenar, vender u ofrecer para su venta
cualquier parte o la carcasa entera de los peces
martillo de la familia Sphyrnidae, (a excepción
del Sphyrna tiburo), capturados en la zona del
Convenio, en asociación con las pesquerías de
la CICAA. Asimismo las CPC requerirán a los
buques de su bandera que liberen con rapidez e
ilesos, en la medida de lo posible, los ejemplares
de peces martillo cuando sean llevados al costado del buque. Están exentos de estas medidas los
capturados por CPC costeras en desarrollo para
consumo local, siempre que las mismas envíen
datos de Tarea I y, si es posible, de Tarea II de
conformidad con los procedimientos de comunicación establecidos por el SCRS. Sin embargo,
estas CPC costeras deberían esforzarse en no incrementar sus capturas de peces martillo y adoptar las medidas necesarias para garantizar que
los peces martillo de la familia Sphyrnidae (a excepción del Sphyrna tiburo) no se comercializan
internacionalmente, y notificarán a la Comisión
dichas medidas. Al igual que con otras especies,
las CPC requerirán que el número de descartes
y liberaciones de peces martillo sea consignado
indicando su estado (muerto o vivo) y que sea
comunicado de conformidad con los requisitos
de comunicación de datos de CICAA.
La Rec. 11-08 es producto de que el tiburón marrón (Carcharhinus falciformis) se ha clasificado
como la especie con el mayor grado de vulnerabilidad en la evaluación de riesgo ecológico para
los tiburones atlánticos de 2010 (Cortés et al.
2010).
Las CPC requerirán a los buques pesqueros de
su bandera que participen en pesquerías gestionadas por CICAA, que liberen a todos los ejemplares de tiburón marrón independientemente
de si están vivos o muertos y prohíban retener
a bordo, transbordar o desembarcar cualquier
parte o la carcasa entera de los ejemplares de tiburón marrón. Además, las CPC requerirán que
liberen con rapidez los tiburones marrón ilesos,
como muy tarde antes de colocar la captura en
las bodegas de pescado, prestando la debida
192
consideración a las cuestiones relacionadas con
la seguridad de los miembros de la tripulación.
Los cerqueros que participan en las pesquerías
de CICAA, se esforzarán en tomar medidas adicionales con el fin de incrementar la tasa de supervivencia de los ejemplares de tiburón marrón
capturados de forma incidental. Por otro lado,
las CPC consignarán, a través de sus programas
de observadores, el número de descartes y liberaciones de tiburón marrón indicando su estado (muerto o vivo) y lo comunicarán a CICAA.
Los ejemplares capturados por CPC costeras en
desarrollo para fines de consumo local, están
exentos de estas medidas siempre que estas CPC
envíen datos de Tarea I y, si es posible, de Tarea
II de conformidad con los procedimientos de comunicación establecidos por el SCRS. Las CPC
costeras en desarrollo exentas de la prohibición
no incrementarán sus capturas de tiburón marrón y adoptarán las medidas necesarias para garantizar que el tiburón marrón no se comercialice internacionalmente notificando a la Comisión
dichas medidas.
Existen algunas consideraciones en esta recomendación respecto a la primera operación expuesta en el párrafo anterior. Esto es, que cualquier CPC que no comunique datos de Tarea I
para el tiburón marrón, de conformidad con los
requisitos de comunicación de datos del SCRS,
estará sujeta a estas disposiciones hasta el momento en que comunique dichos datos. La prohibición de retención no se aplica a las CPC cuyas
leyes internas requieran que se desembarquen
todos los ejemplares muertos, que los pescadores no obtengan ningún beneficio comercial de
dicha pesca y que incluyan una prohibición para
la pesquería de tiburón marrón.
4.4. CTMFM
Dentro de esta Comisión y a pedido de
las delegaciones, debido a la preocupación causada por el incremento de la captura de rayas tanto por Uruguay como por Argentina, en el año
2005, se creó el Grupo de Trabajo de Condictrios. Este grupo, tiene dentro de sus principales objetivos analizar la situación de las especies
de condrictios explotadas en el área del Tratado
y declaradas prioritarias por la Comisión, tales
Marco Jurídico
como las rayas y los tiburones, especialmente el
gatuzo, el pez ángel y otros tiburones costeros.
Además, participar en la diagramación de campañas conjuntas de investigación de condrictios
y su fauna acompañante para su evaluación así
como para la determinación de áreas de restricción de actividades de pesca para protección de
estas especies y realizar estudios tendientes a la
determinación del estado de situación del recurso, a los efectos de recomendar a la Comisión las
medidas de manejo que se consideren adecuadas.
Además, este grupo técnico estableció
pautas sobre los tipos de pesquerías, fijó algunas
Capturas Máximas Permisibles (CMPs) y determinó la deficiencia en la información de los
partes de pesca en cuanto a la especificación de
las capturas de rayas. Por falta de información,
se estableció que las CMPs son de carácter precautorio y no están basadas en datos de modelos de evaluación. Se definieron acciones, con
el objetivo de obtener información para aplicar
modelos de evaluación, establecer un programa
de marcaje para conocer aspectos de migración
y crecimiento y trabajos sobre la sobrevivencia
post-captura y descarte a efectos de poder evaluar el programa de marcaje.
Dentro de las resoluciones de la CTMFM vigentes al año 2015 de la CTMFM podemos
encontrar las siguientes:
Resolución Nº 5/09: por la que se establecen buenas prácticas de pesca para las especies de peces cartilaginosos (tiburones, rayas,
quimeras) con el fin de contribuir a la conservación y explotación racional de estas especies, mediante el establecimiento de medidas de manejo
acordes que las protejan. Esta recomendación
prohíbe el empleo de bicheros o instrumentos similares (ganchos) para el manejo de la captura a
bordo, prohíbe la práctica de “aleteo” y establece
la obligatoriedad de devolver al mar los animales
mayores de los 160 cm, que no sean objeto de
pesca comercial. Además plantea intensificar los
mecanismos de control y vigilancia que permitan dar pleno cumplimiento a estas medidas.
Por otro lado, la CTMFM establece
CAPÍTULO 4
anualmente cuotas de captura para las especies
de condrictios, específicamente para las rayas en
general, para el pez ángel/ angelito (Squatinaspp.) y para el gatuzo. En el año 2015 se estableció que la captura total permisible (CTP) para
las rayas fuera de 6300 toneladas para las rayas
costeras y 3500 para altura (Res. Nº 8/15); para
el grupo pez angel/angelito 2600 toneladas (Res.
Nº 7/15) y para el gatuzo de 3500 toneladas (Res.
Nº 6/15).
A su vez la Res. Nº 9/13 establece un
máximo de desembarque de peces cartilaginosos (rayas, tiburones demersales y pez gallo) en
conjunto equivalente al 50% del total de las especies capturadas por marea. Particularmente
el desembarque de rayas no debe superar el 30%
de las especies capturadas por marea, así como el
de tiburones demersales no debe superar el 30%
de las especies capturadas por marea. Especifica
también que en caso de que en un lance de pesca
se superen dichos límites el buque deberá desplazarse hacia otra zona de operación.
4.5. GRUPO DE ESPECIALISTAS EN TIBURONES UICN-SSC-SSG
Una de las Comisiones de relevancia
para el presente PAN - Condrictios Uruguay es
la Comisión para la Supervivencia de las Especies (SSC), cuyo objetivo es la conservación de
la diversidad biológica a través del desarrollo y
la ejecución de programas para estudiar, salvar,
restaurar y manejar sensatamente las especies y
sus hábitats. Dentro de dicha Comisión, se ha
creado el Grupo de Especialistas de Tiburones
(SSG) encargado de intercambiar información
sobre los estados de los stocks a nivel mundial y
del potencial de riesgo en la cual se encuentran
las diferentes especies de tiburones.
4.6. COMPROMISO DE LA DINARA CON
FAO
Entre el 7 y el 9 de noviembre de 2005 en
la ciudad de Montevideo, Uruguay, la DINARA
organizó, conjuntamente con el Departamento
de Pesca de la FAO, el “Taller sobre Evaluación y
Manejo de Elasmobranquios en América del Sur
y Bases Regionales para los Planes de Acción (DINARA/FAO)” .
193
CAPÍTULO 4
Marco Jurídico
Las conclusiones de este taller se presentan en el documento FAO: Informe de Pesca
Nº 798 (FAO, 2006). En dicho informe se describen brevemente, para cada país de América
del Sur, las pesquerías que interactúan con los
condrictios; la situación sobre la capacidad de
seguimiento, la evaluación y el manejo de las
pesquerías que capturan condrictios. A su vez
se describe la situación en que se encuentran los
países de América del sur en relación a la elaboración e instrumentación de los Planes de Acción para la Conservación de Elasmobranquios.
Finalmente se analizan las debilidades y fortalezas de cada país, las necesidades de investigación
regionales y se hacen recomendaciones generales
para elaboración e instrumentación de los planes.
Entre las debilidades de Uruguay se
destacó que, hasta el año 2005 no se había logrado un avance importante en el conocimiento
de condrictios debido a que no existían muchos
investigadores dedicados a este tema; aunque
últimamente diversas ONG y estudiantes han
iniciado trabajos con los mismos. Por otra parte,
se determinó que son muy escasos los recursos
económicos que se destinan a la investigación de
condrictios y por lo tanto no permiten el desarrollo de grupos de investigación al respecto. En
relación a las estadísticas pesqueras, se observó
que existen dificultades que no permiten obtener
información certera de especies, volúmenes de
captura y áreas (FAO, 2006).
Entre las fortalezas de Uruguay se encontraron algunas actividades desarrolladas por
la DINARA. Por un lado, el Área de Recursos
Pelágicos realiza desde 1998 una colecta sistemática de información biológica de tiburones pelágicos, a través del Programa Nacional de Observadores de la Flota Atunera Uruguaya (PNOFA).
Paralelamente, el Área de Recursos Demersales
ha desarrollado una serie de muestreos de desembarque en puerto/planta que han permitido
identificar las especies desembarcadas, composición de la captura y estructura poblacional de las
principales especies (FAO, 2006).
4.7. SISTEMA NACIONAL DE ÁREAS PROTEGIDAS (SNAP) MVOTMA-DINAMA
El Proyecto Fortalecimiento del Proceso de Implementación del Sistema Nacional
194
de Áreas Protegidas de Uruguay (URU/05/001)
propuso desarrollar las capacidades necesarias
para establecer un Sistema Nacional de Áreas
Protegidas (SNAP) en Uruguay, incorporando
aspectos de sostenibilidad en su diseño. En febrero de 2000 nuestro país aprobó la Ley 17.234,
que declara de interés general la creación del
SNAP. El Artículo 1º de esta ley señala que la
creación del SNAP tiene por objeto armonizar
los criterios de planificación y manejo de las
áreas a proteger, bajo categorías de manejo específicas, y proporcionar un enfoque coordinado
para su manejo. Además, dispone que el SNAP
estará constituido por áreas representativas de
los ecosistemas naturales del país que por sus
valores ameriten ser conservadas como parte del
patrimonio de la nación, aun cuando las mismas
hubieran sido transformadas parcialmente por la
actividad humana. Por lo tanto, el sistema será
representativo de la biodiversidad natural del
país y de sus paisajes culturales. Promoviendo un
progreso sustancial para la conservación in situ
de la diversidad biológica, en base a un enfoque
integrado que permita conciliar la conservación
con otras actividades humanas.
Las áreas protegidas son una herramienta fundamental para la conservación del patrimonio natural y cultural del país permitiendo
reducir las presiones causadas por las actividades
humanas sobre los ambientes. En este sentido,
actúa como un instrumento para el desarrollo
local, ordenamiento del territorio y desarrollo
sostenible (SNAP 2009).
En setiembre de 2008 Uruguay inauguró el SNAP con su primer paisaje protegido:
Quebrada de los Cuervos. Luego se han ido sumando otras áreas entre las cuales se encuentra
el Parque Nacional Estero de Farrapos e Islas del
Río Uruguay y el Parque Nacional Cabo Polonio (SNAP 2009). En 2011, a través del Decreto
Nº285/11, se sumó al SNAP Cerro Verde e Islas
de la Coronilla bajo la categoría de “área de manejo de hábitats y/o especies”. Actualmente son
13 las áreas protegidas en nuestro país, que abarcan tanto sistemas terrestres como marinos-costeros.
Marco Jurídico
CAPÍTULO 4
Referencias
Cortés, E. Arocha, F., Beerkircher L., Carvalho F., Domingo A., Heupel M., Holtzhausen H., N. Santos M., Ribera
M. & Simpfendorfer C. 2010. Ecological risk assessment of
pelagic sharks caught in Atlantic pelagic longline fisheries.
Aquatic Living Resources 23: 25–34.
Domingo, A., Jiménez, S. & Passadore, C. 2007. Plan de
Acción Nacional para Reducir la Captura Incidental de Aves
Marinas en las Pesquerías Uruguayas. Montevideo, Dirección Nacional de Recursos Acuáticos.
Domingo, A., Forselledo, R., Miller, P. & Passadore C.
2008. Plan de Acción Nacional para la conservación de condrictios en las pesquerías uruguayas. (PAN – Condrictios
Uruguay). Dirección Nacional de Recursos Acuáticos, DINARA, Montevideo.
FAO. 1995. Código de Conducta para la Pesca Responsable. Rome. 46 pp.
FAO. 1999. International Plan of Action for reducing
incidental catch of seabirds in longline fisheries. International Plan of Action for the conservation and management of
sharks. International Plan of Action for the management of
fishing capacity. FAO, Roma. 26 pp.
FAO. 2006. Informe del Taller Sobre Evaluación y Manejo de Elasmobranquios en América del Sur y Bases Regionales para los Planes de Acción (DINARA/FAO). Domingo,
A., Acuña, E., Arfelli, C. A., Chiaramonte, G. E., Shotton, R.
y Zapata, L (eds). 798: 1-55. Roma. FAO Informe de Pesca.
195
ISBN (vers. impr.): 978-9974-594-28-9
ISSN (vers. electr.): 978-9974-594-29-6

Documentos relacionados