Avda. de la Concordia, 1

Comentarios

Transcripción

Avda. de la Concordia, 1
Avda. de la Concordia, 1 - 13620 Pedro Muñoz (Ciudad Real) – Tel. : 926 568 620 – Fax: 926 568 621 – [email protected]
Técnicas Básicas de Confección.
1. CONSEJOS PARA TOMAR MEDIDAS.
Podemos utilizar una cinta de medir de hule no extensible con los extremos metálicos o bien de fleje
enrollable para superficies mayores.
I. Ancho de las cortinas.
El ancho de las cortinas o estores coincide con la longitud del riel o de la barra de la cortina y no en el ancho
del marco de la ventana. Si desea permitir una mayor entrada de luz se puede extender el riel o barra más
allá del marco de la ventana permitiendo abrir las cortinas sin que tapen los cristales. Una vez determinada la
longitud del riel debe añadir un poco más si las cortinas se superponen en el centro de la ventana.
Dependiendo del frunce de la cinta que vaya a utilizar tendrá que multiplicar esta medida por 2, 21/2, ó 3. La
cifra que obtenga es el ancho total que requiere.
Aspectos a tener en cuenta:
- Los tejidos con dibujo grande y repetitivo se deben cortar y unir cuidadosamente. Procure centrar el dibujo
en cada paño.
- Si no puede evitar un corte a través de un motivo horizontal, coloque la repetición parcial en el bajo de la
cortina, donde apenas se apreciará.
- Puede aprovechar los restos provocados al casar los dibujos para confeccionar alzapaños, un bandó o
cojines.
II. Cálculo del lardo total.
1° Decidir si las cortinas arrastrarán en el suelo o si por el contrario estarán sobre el suelo.
2° Tiene que tener en cuenta un margen para que la cabecilla sobresalga ligeramente por encima del riel de
la cortina.
3° Si va a colgar las cortinas de una barra, éstas deben colgar justo al ras de la barra.
4° Mida desde donde calcula que estará el borde superior de la cortina hasta donde desee que llegue.
5° Añada un margen para la doblez de la cabecilla y otro margen para el dobladillo inferior (entre 15 y 20 cm)
en caso de que el tejido no tenga el bajo terminado o plomado.
En el caso de que necesite calcular el número de anchos para cada cortina porque la tela no de la altura
suficiente necesaria. Deberá dividir el ancho total de ambas cortinas por el ancho de la tela. Redondee esa
cifra al número entero siguiente, así tendrá un margen para las costuras y bastillas laterales. Divida por dos la
cifra y obtendrá el número de anchos necesarios. El número de anchos multiplicado por la altura calculada
nos dará la cantidad de tela total que necesitamos comprar.
2. CORTINAS FORRADAS.
Una vez medida y cortada la cortina y el forro:
I. Remate de las esquinas y dobladillo.
1. Pliegue y planche un dobladillo de 5 cm en los bordes laterales de cada cortina. Si no tuviera el bajo
terminado realice lo mismo en el borde inferior de la tela dando entre 15 y 20 cm.
2. Coloque un alfiler en cada pliegue de dobladillo, justo en el punto donde se encuentran todos los bordes
cortados de tejido.
3. Despliegue los dobladillos.
4. Pliegue la esquina del tejido entre el par de alfileres y plánchelo.
5. Vuelva a plegar los dobladillos sobre las esquinas plegadas para finalizar el remate. Si es necesario cosa a
mano un lastre para cortinas en cada esquina de los dobladillos.
6. Cosa con puntadas de cruz los dobladillos alrededor de la cortina, y con puntada ciega las diagonal es de
las esquinas rematadas en ángulo.
II. Sujetar el forro.
1. Sobre el revés del tejido de la cortina coloque el revés del forro,
centrándolo sobre el tejido principal y sujételos con alfileres.
2. Pliegue un lado del forro. Una los dos tejidos cosiéndolos con doble
pespunte, terminado justo encima del dobladillo.
3. Alise el forro sobre la cortina, haciendo un segundo pliegue, paralelo
al primero y con una separación de 40 cm.
4. Una el tejido principal y el forro con doble pespunte a lo largo de ese
segundo pliegue.
5. En cualquiera de los dos lados de la línea central y hacia los bordes
externos de la cortina, una los dos tejidos con hileras verticales de
puntadas a intervalos de 40 cm aprox.
III. Rematar los bordes.
1. Recorte el forro para Que case con los bordes laterales de la cortina.
2. Pliegue 2 cm de tela de los bordes laterales y 5 cm en el bajo del forro y plánchelo.
3. Cosa el forro con puntada ciega de arriba abajo ya lo largo del bajo con puntadas pequeñas.
IV. Colocar la cabecilla.
4. Corte una cinta fruncidora tan larga como el ancho de la cortina y un poco más, para el remate.
5. Hilvane la cinta a la parte superior de la tela dejando 6 mm del borde superior de la cortina. Pliegue hacia
dentro los extremos laterales de la cinta.
6. Anude los cordones de la cinta fruncidora.
7. Cosa la cinta por los 4 lados.
8. Coloque los ganchos de cortina en la cinta fruncidora.
9. Tire de la cinta desde el borde exterior de la cortina quedando a medida del riel.
10. Reparta bien el tejido para que el frunce quede uniforme.
3. CORTINAS SIN FORRAR CON TABLILLAS.
Después de medir y cortar la tela teniendo en cuenta que debe dejar un margen de 9 cm en la parte superior
de la cortina para darle la vuelta.
I. Confección de las tablillas.
1. Corte un rectángulo de tejido de 30 x 20 cm. Si el tejido es de cuadros, córtelo en diagonal.
2. Doble el tejido por la mitad a lo largo, derecho sobre derecho, y cosa el borde más largo.
3. Vuelva a doblar la tela por la mitad a lo largo y haga un corte en diagonal sólo en un extremo a 3 cm de la
esquina del lado plegado y hasta la esquina del lado cosido.
4. Desdoble la trabilla y planche la trabilla para que quede la costura abierta en el centro y el extremo cortado
forme un pico.
5. Cosa el borde del extremo del pico y ponga el tejido por el derecho.
6. Si desea adornar las trabillas forre unos botones en tejido a juego y cósalos en el extremo del pico de la
trabilla.
II. Confeccionar las cortinas.
1. Haga unos estrechos dobladillos en los laterales de la cortina. Si no
estuviese el bajo de tela terminado, realice un dobladillo de 15 ó 20 cm.
2. Sujete con alfileres, derecho sobre derecho, la vuelta de la parte
superior de la cortina- Insertando los extremos cortados de las trabillas
en intervalos iguales.
3. Cosa toda la parte superior.
4. Doble los extremos en pico de las trabillas sobre el derecho del tejido
de la cortina y sujételos con una puntada ciega en su sitio.
4. ESTORES.
Generalmente los estores son regulables para ajustar la cantidad de luz que pasa a través de la ventana. En
ventanas pequeñas es suficiente con un solo estor. En el caso de grandes ventanales pueden colocarse
varios. Se adaptan al marco de la ventana o se cuelgan delante de ella. Para confeccionar un estor se
requiere menor cantidad de tejido que para el caso de una cortina. Se pueden instalar solos o junto con
cortinas, galería o bandó. Es preferible no utilizar tejidos gruesos que sean difíciles de plisar o enrollar.
Tampoco son aconsejables tejidos excesivamente ligeros y con poca caída.
Los estores bajan y suben con un sistema de cordones y anillas. Por la parte de atrás están colocados varios
cordones que pasan a través de anillas pequeñas. Los cordones se colocan a intervalos regulares desde el
centro hacia los extremos para que el estor se recoja perfectamente horizontalmente. Se pueden poner los
últimos cordones a unos cuantos centímetros de los extremos, para que al recogerse el estor queden unas
faldillas decorativas.
I. Tomar medidas para estores.
1. Marque donde va a montar la barra y tome la medida del estor desde
ese punto.
2. Si el estor va a cubrir toda la ventana. Incluido el marco, mida desde
los límites exteriores del mismo. Añada márgenes para dobladillos y
cabecillas.
3. Sí el estor va a ajustarse a la ventana, mida desde el interior del
marco. Añada márgenes para dobladillos y cabecillas.
4. Sí se trata de una ventana embutida puede colgarse pegado a ella o
desde la pared.
5. En el caso de ventanas con la parte superior redondeada, es mejor
empezar el estor por debajo del arco.
6. Para un estor veneciano: necesitará un ancho del.5 x medida de la
ventana.
II. Confeccionar un estor de globo.
1. Mida el marco de la ventana.
2. Corte la tela teniendo en cuenta que debe añadir 20 cm a cada lado, 12 cm en el bajo y 8 cm en la parte
superior. Si la tela tiene algún dibujo procure que quede centrado.
3. Doble los márgenes laterales e inferior. Plánchelos.
4. Abra los dobleces y pliegue la punta de la esquina hasta que la punta del doblez planchada se encuentre
con el doblez de la esquina. Recorte el exceso de tejido de la esquina rematada en triángulo.
5. Coja con alfileres los bajos, laterales y las esquinas y cósalas a mano.
6. Para el forro mida un trozo de tela que cubra el ancho del dobladillo desde el borde izquierdo hasta el
derecho y el largo desde la parte superior del tejido hasta la línea del dobladillo del bajo. Añada 8 cm de
ancho y 4 cm a lo largo.
7. Realice dobleces de 4 cm a lo largo de los lados y el bajo del tejido para el forro.
8. Coloque el forro sobre el estor, uniendo los dobleces con los bordes hilvanados. Cósalos a mano y
plánchelos.
9. Haga un doblez de 8 cm a lo largo de la parte superior del estor, doblando el borde cortado hacia dentro
para que quede oculto.
10. Plánchelo, prenda con alfileres e hilvane.
11. Hilvane una tira de velcro y cósalo a máquina.
12. Marque una línea vertical en el centro del forro, una a cada lado a 213 de la distancia, desde el centro
hasta el borde del estor.
13. Señale con alfileres puntos a intervalos de 30cm de separación de cada línea desde el borde inferior
hasta el superior.
14. Cosa anillas de latón o plástico en los puntos señalados.
15. Cubra un listón de madera con género del estor mediante pegamento y sujete el veludillo del velcro sobre
el frente.
16. Alinee el listón con la parte superior del estor, marque 3 puntos por el lado de abajo, en línea con las
anillas de latón y atornille armellas en la madera.
17. Sujete el listón al marco de la ventana con abrazaderas y sujete el estor a1listón, uniendo las dos tiras de
velcro.
18. Corte tres largos de cordón, anude un largo de cordón a cada una de las anillas inferiores del estor. Pase
los cordones por las anillas restantes siguiendo una línea recta ascendente y luego pase los cordones por las
anillas, de forma que todos cuelguen a la derecha. Sujételos con un abalorio de madera.
III. Confeccionar estores con varillas.
Se hacen cosiendo varillas finas a intervalos verticales regulares por el revés del estor.
Si el estor se forra, las varillas se pueden cubrir con el tejido del forro. Si no se forran. Éstas deben cubrirse
con un tejido claro. A lo largo de cada varilla se cosen pequeñas anillas metálicas o de plástico quedando el
cordón sujeto a la parte baja de los estores.
Este tipo de estores no deben hacerse demasiado anchos para evitar que las varillas puedan doblarse.
IV. Confeccionar estores enrollables.
En la mayoría de las grandes superficies y tiendas especializadas venden los mecanismos necesarios para
realizar estos montajes. Para estos estores es necesario tejidos con cuerpo. La parte superior del estor no
puede estar decorada pues el tejido se enrolla alrededor de la barra del mecanismo. Sí puede colocar una
galería o drapeado por delante del estor. A la parte baja del estor se pueden añadir bordes festoneados o
triangulares y almenados. Para confeccionarlos puede utilizar el mismo género que el del estor o un tejido de
un color que contraste o que se complemente.
V. Confeccionar estores para plegar a mano.
Se trata de paneles de tejido que cuelgan rectos delante de la ventana. Si no hace falta que el estor tape la
ventana se pueden recoger anudando dos tiras largas de tela a cada lado de éste. Una de las tiras está
cosida por la parte delantera del estor y la otra por detrás. De esta forma se suben a la altura deseada.
5. GALERIAS.
Constan de tres capas: el tejido exterior, material para atiesar el conjunto, y forro. Las capas se pegan o se
cosen y se fijan por encima de la ventana sobre un tablero o bastidor para galería de contra chapado o de
fibra de densidad media.
6. BANDÓ.
Es una pequeña cortina que cuelga sobre la parte alta de la ventana para servir de marco al remate superior
de la cortina. Puede ser flojo y drapeado, fruncido, rígido o con formas. Siempre debe guardar las
proporciones respecto a la cortina, la ventana y el tamaño de la habitación. Debe ser aproximadamente una
sexta parte de la longitud de la cortina terminada. Tiene que colgarse de un riel especial para bandós que se
puede añadir a un riel normal para cortinas, o se puede comprar un riel doble pudiendo colgar la cortina y el
bandó.
7. DRAPEADOS SENCILLOS.
I. Cortinas falsas.
Se pueden utilizar en aquellas ocasiones donde las vistas a través de la ventana son bonitas o desde el
exterior no se puede ver la habitación. También cuando se desea una ropa instantánea y temporal. No se
requiere más confección que la de los dobladillos y bordes. Estos drapeados se realizan con un género largo
y estrecho colgado alrededor de una barra o entre dos enganches a cada esquina superior del marco de la
ventana.
El material se puede manejar a lo largo de una barra de cortina, para crear
una galería, y luego se deja que cuelgue a cada lado para simular unas
cortinas. Si el género es más corto, puede usarlo para una galería drapeada
con dos colas cortadas colgando a cada costado o que cuelgue únicamente
por un lado.
También se puede doblar el género por la mitad y sujetar el punto central en
el medio del marco de la ventana con alfileres o grapas y colocar el resto del
tejido para que forme drapeados simétricos a ambos lados de la ventana. Se
pueden usar puntas, de las que se utilizan para colgar cuadros, y clavarlas en
el marco de madera de la ventana.
8. CORTINAS DE DUCHA.
I. Medidas y preparación de la cortina para ducha.
1. Mida desde debajo de la barra de la ducha hasta la mitad de la bañera o hasta el suelo del plato de ducha.
Añada 8 cm para el dobladillo superior y 4 cm para el inferior.
2. Mida la longitud de la barra de la cortina y multiplique la longitud por lf2 ,o por el doble, dependiendo de la
amplitud según el frunce que se le quiera dar.
III. Coser y colgar la cortina.
1. Realice un dobladillo doble de 1.5 cm en cada borde lateral de la cortina.
2. Pliegue un dobladillo doble de 4 cm hacia el revés del tejido a lo largo del borde superior y cósalo cerca del
doblez.
3. Pliegue y cosa un dobladillo de 1 cm y 3 cm hacia el revés en la parte baja de la cortina.
4. Marque la posición de los ganchos a intervalos regulares a lo largo de la parte superior de la cortina e
inserte unos ojetes utilizando un taladro manual apto para ello.
5. Coloque en los ojetes ganchos para las cortinas y ponga la cortina en la barra.
9. FUNDAS DE COJINES.
Los cojines se pueden hacer con toda clase de tejidos. Puede hacer una selección de cojines en colores
coordinados a juego con las cortinas y otros elementos decorativos.
I. Fundas para cojines cuadrados.
1. Mida la almohadilla del cojín y haga un patrón para la pieza de arriba.
2. Para la pieza de abajo corte dos rectángulos, dividiendo en dos, la superficie del cojín y añada 1,5 cm para
margen de la costura de la pieza.
3. Sujete los patrones al tejido con alfileres asegurándose de que el dibujo del tejido queda centrado.
4. corte las tres piezas.
5. Coloque los dos rectángulos de la pieza de abajo uno junto a otro, derecho sobre derecho.
6. Hilvane y cosa cada extremo de la costura larga dejando una abertura central para la cremallera.
7. Abra con ayuda de la plancha los márgenes para costura y sujete con alfileres la cremallera" dentro de la
abertura. Así quedan cubiertos los dientes dela cremallera.
8. Cosa la cremallera tan cerca de los dientes como pueda.
9. Planche los márgenes para costura y abra la cremallera.
10. Junte la pieza de abajo con la de arriba, derecho sobre derecho.
11. Sujete con alfileres, hilvane y cosa alrededor del borde y luego corte las esquinas para minimizar el bulto.
12. Vuelva la funda del derecho e inserte el cojín.
II Fundas para cojines redondos.
Se pueden hacer planos usando el mismo método que para los cojines cuadrados pero el añadirle un refuerzo
hace que sea más resistente.
1. Mida la almohadilla y corte las dos piezas principales de tela y el refuerzo.
2. Corte el refuerzo en dos trozos, uno de los cuales ha de ser 3 cm más largo que la cremallera. Corte estas
piezas en dos, a lo largo.
3. Junte las dos mitades, derecho sobre derecho, y cosa una costura corta en cada extremo de un lado largo
para crear una abertura central para la cremallera.
4. Abra las costuras con la plancha y cosa la cremallera.
5. Corte 3 cm del lado largo de la pieza restante del refuerzo y cosa los extremos cortos de las piezas del
refuerzo para formar un aro, dejando 1,5 cm sin coser al final de cada costura. Abra las costuras con la
plancha.
6. Poniendo el tejido derecho sobre derecho, sujete con alfileres, hilvane y cosa un círculo en uno de los
bordes cortados.
7. Abra la cremallera y luego cosa el segundo círculo de la misma manera, haciendo que coincida el sentido
longitudinal de la tela en ambos círculos.
8. Planche las costuras hacia el refuerzo y corte muescas en los márgenes de la costura, para que queden
planos.
9. Vuelva del derecho la funda e inserte la almohadilla.
III. Fundas para rulos.
1. Mida y corte un rectángulo de tela para el cuerpo del rulo.
2. Pliéguelo derecho sobre derecho y cosa el extremo de cada
costura para hacer una abertura para la cremallera.
3. Cosa la cremallera y ábrala.
4. Adose un círculo de tela en cada extremo del tubo y corte
muescas en tomo a las costuras circulares para asegurarse que
quedan planas.
5. Vuelva del derecho la funda del rulo e inserte el relleno.
IV. Adornos en cojines.
Los vivos, las trencillas y los flecos pueden usarse para adornar las costuras. Los botones, las cuentas o
paneles de tejidos decorativos se pueden añadir como adorno superficial a la cara principal del tejido.
Coordine el color de los adornos con la tela principal o combine los colores complementarios con telas lisas.
1. Cojín con vivo y borlas: El vivo se añade a las costuras principales de la funda cuando se unen las piezas
superiores e inferiores del cojín. Las borlas se cosen a mano en cada esquina del cojín una vez se le ha dado
la vuelta.
2. Cojín con cordoncillo. El cordoncillo lleva una pestaña de tejido que se cose en1re las dos piezas del cojín
cuando se están uniendo éstas.
3. Cojín con flecos: Se puede coser una tira de flecos en la costura del contorno de un cojín o se puede añadir
a la funda del cojín cuando está completa. Mida el largo necesario de la tira de flecos para cubrir todo el
perímetro del cojín y añada un poco más para rematar los extremos.
10. FUNDA PARA TABURETES.
Elija un tejido resistente al rozamiento a juego con las cortinas, cojines u otros tapizados.
I. Toma de medidas.
Mida el largo y ancho del cojín del taburete. La parte ajustada de la funda debe extenderse hasta cubrir toda
la altura del cojín. El volante colgará flojo para tapar las patas del taburete.
II. Confección de la funda del cojín del taburete:
1. Corte un trozo de tejido del tamaño necesario, dejando un margen
de 1,5 cm en todos los lados.
2. Coloque el tejido bien centrado sobre el taburete, con el revés a la
vista.
3. Prenda con alfileres el tejido a lo largo de las esquinas del taburete,
alisando el tejido por los lados del taburete para logran un encaje liso.
4. Corte el exceso de tela en cada esquina dejando un margen de 1,5
cm. 5. Retire la funda y cósala.
6. Mida el contorno del taburete y haga un vivo recubierto que de la
vuelta completa a la funda. Cosa el vivo.
III. Colocación del volante.
I. Corte una tira de tejido que mida el doble del contorno del taburete y el doble de la altura deseada para el
volante, añadiendo 1,5 cm de margen para las costuras.
2. Cosa los extremos de la tira, derecho sobre derecho y abra la costura con la plancha.
3. Doble la tira a lo ancho por la mitad, revés sobre revés.
4. Utilizando la puntada más larga de la máquina de coser, cosa las dos capas de tejido a lo largo del margen
de costura. Deje largos los extremos del hilo de coser.
5. Tire de los hilos para fruncir el volante
6. Sujete con alfileres el volante alrededor del borde inferior de la funda, derecho sobre derecho y alineados
los bordes cortados.
7. Distribuya todo el tejido uniformemente alrededor del borde de la funda y cosa el volante en su sitio.
8. Recorte los sobrantes y remate las costuras.
11. FUNDA PARA SILLAS.
A ser posible utilice tejidos resistentes al rozamiento y lavables. En caso de usar tejidos estampados puede
ser necesario hacer una costura en la parte superior del respaldo para que todo el tejido esté en la misma
dirección. También se puede hacer un faldón recto en vez de fruncido como es el caso que vamos a exponer.
Solamente son necesarias dos piezas:
- La pieza principal que cubre el asiento y el respaldo de la silla llegando hasta el suelo.
- Faldón que recubre las patas de la silla.
I. Medida y corte del tejido.
Mida la silla y corte las piezas de tejido. Haga un vivo recubierto para coserlo alrededor del frente de la silla,
desde un montante del respaldo hasta el otro.
II. Ajustar la funda.
1. Coloque el trozo principal de tela sobre el asiento y el respaldo de la silla por el revés y deje que cuelgue
por delante del asiento 1 cm de tela.
2. Fije con alfileres la tela a los lados del respaldo y coja con alfileres el dobladillo en el faldón trasero del
respaldo.
3. Marque el borde del asiento en el tejido con jaboncillo de sastre. 4. Corte el exceso de tejido en las
esquinas.
III. Coser la pieza principal.
1. Retire la funda y recorte el exceso del tejido dejando 1 cm para las costuras a partir de la línea marcada
con jaboncillo.
2. Cosa las costuras laterales desde lo alto del respaldo hasta el asiento y el dobladillo del faldón trasero.
3. Coloque la funda en la silla.
IV. Confección del faldón fruncido.
1. Haga un estrecho dobladillo doble alrededor de los tres lados del faldón.
2. Realice dos hileras paralelas de puntadas dejando hilo sobrante.
3. Tire del hilo para fruncir el faldón.
V. Colocación del vivo.
1. Sujete con alfileres el vivo alrededor del asiento desde un extremo del respaldo hasta el otro.
2. Sujete el faldón al asiento colocando el vivo entre las dos capas de tejido.
3. Retire la funda e hilvane el faldón y cósala.
VI. Confección de las lazadas.
Corte y cosa 4 tiras de 50 cm del mismo tejido cortadas al bies. Cosa a mano cada extremo de la lazada en
cada abertura del respaldo de la silla.
12. MANTEL RECTANGULAR.
Los manteles para mesas pequeñas cuadradas o rectangulares se pueden hacer con un solo ancho de tejido.
Para mesas mayores pueden ser necesarios dos anchos, procure que la costura no quede en el centro del
mantel y que los motivos del estampado casen perfectamente. Si es necesario unir varios anchos, corte las
piezas de tejido a lo largo y ancho necesarios, dejando un margen extra para casar los motivos. Una pieza
debe ser la zona central mientras que las otras dos deben cortarse por la mitad a lo largo. Coja con alfileres e
hilvane estas piezas complementarias a los bordes de la pieza central y cósalas.
I. Confección de un mantel básico.
1. Mida la mesa añada 1 m más de ancho y de largo para que el mantel tenga caída suficiente por cada uno
de los lados.
2. Corte los anchos necesarios y cósalos.
3. Haga el dobladillo de los cuatro faldones del mantel.
4. Remate en ángulo las esquinas para un mejor acabado.
5. Puede, si quiere, ribetear los bordes del mantel o añadirle flecos o volantes para adornarlo.
II. Confección de un mantel a medida.
1. Corte el tejido con las dimensiones del tablero de la mesa añadiendo un margen para las costuras.
2. Para los cuatro lados, corte los trozos teniendo en cuenta el ancho y largo de la mesa y añada a cada lado
aproximadamente de 50 cm para la caída del mantel. Deje márgenes para las costuras en todas las piezas.
3. Para los pliegues de las esquinas corte un cuadrado de tela con las medidas de la caída del mantel (50 cm
aprox.).
4. Marque una línea curva desde una de las esquinas del cuadro hasta la siguiente. Añada un margen para
costuras y corte el trozo en forma de abanico.
5. Corte tres piezas más, iguales.
6. Cosa un dobladillo doble a lo largo del borde redondeado de cada una de las piezas para pliegues y el
dobladillo de cada pieza lateral.
7. Cosa un vivo recubierto a lo largo de la pieza del tablero.
8. Cosa un vivo recubierto en los dos extremos rectos de cada pieza para pliegues.
9. Una todas los faldones del mantel insertando cada pieza de pliegue en las esquinas.
10. Cosa los faldones a la pieza del tablero de la mesa, insertando el vivo recubierto en la costura.
13. MANTEL REDONDO.
I. Mantel básico.
1. Mida el diámetro del tablero de la mesa y añada 50 cm para la caída. Deje un margen para el dobladillo.
2. Corte una pieza cuadrada de tela con las dimensiones calculadas anteriormente.
3. Doble en cuatro la tela cortada.
4. Para darle forma circular emplea un compás casero hecho con un trozo de cuerda, un alfiler y un jaboncillo
de sastre. El largo de la cuera debe ser igual al radio de la circunferencia que formará el mantel (tablero +
caídas).
5. Sujete las cuatro capas con alfileres por dentro del arco pintado y corte todas las capas al tiempo.
6. Cosa un vivo al extremo de la circunferencia del mantel.
II. Mantel con volante.
1. Cálculo de la tela necesaria: múltiple por 1,5 el perímetro de la circunferencia del mantel. Puede ser que
necesite varios anchos. Calcule el doble de la anchura que desee darle al volante, añadiendo un margen para
las costuras.
2. Doble el volante por la mitad.
3. Haga una hilera de puntadas largas para fruncir a lo largo del margen que había dejado para la costura en
el borde superior del volante.
4. Frunza el volante hasta conseguir la medida del perímetro de la circunferencia.
5. Derecho sobre derecho, una con alfileres el volante al mantel insertando el vivo a la costura.
6. Cosa todas las piezas.
7. Recorte los sobrantes y remate los bordes cortados.

Documentos relacionados