aca - Diario AS

Comentarios

Transcripción

aca - Diario AS
2ª ÉPOCA • NÚMERO 139 • 20 DE ENERO DE 2015
INCLUYE
ÍNTEGRO EL AS
COLOR NÚMERO
139 DEL 15 DE
ENERO DE 1974
LA VIDA LOCA DE
MARADONA
3
2
4-19
LA OTRA CARA DE MARADONA
Un ángel para unos; un demonio para otros. La vida de
Diego Armando Maradona no deja indiferente a nadie.
Por Agustín Martín
20-27
PETER LIM YA TIENE EQUIPO
El magnate asiático —el hijo del pescadero— se
convirtió en diciembre en el nuevo dueño del Valencia.
Por Conrado Valle
28-41
EL ADIÓS DE THIERRY HENRY
El ‘futbolista solitario’ se despidió entre los elogios de
jugadores, entrenadores y prensa de todo el mundo.
Por Javier Sillés
42-51
62-110
ÍNTEGRO, EL
NÚMERO 139 DE
AS COLOR DEL
15 DE ENERO DE
1974
SORTEO PARA EL MUNDIAL. Pérez
Payá: “Tengo confianza en la
Selección, pero será muy difícil el
tercer partido con los yugoslavos”.
GARRINCHA: “Nunca acepté
órdenes de nadie; sólo jugaba
cuando tenía ganas de hacerlo”.
JOSÉ URTAIN CUENTA SU VIDA: “A
nadie le gusta ganarse la vida a
bofetadas; yo peleo por dinero”.
ARSENIO: “Al jugador, que es listo,
hay que trazarle un camino”, “Lo
ideal es ser un entrenador amigo”.
FERNANDO GARCÍA, ‘EL CATEDRÁTICO
DE ASTILLERO’: “Pelé es el mejor
futbolista que he conocido”, “No
hubo un mediocentro en España
como René Petit”.
¡SI ÉSTE ES EL CAMPEÓN...! La
decepcionante victoria del Gitano.
Avenamar y Perico, inadvertidos.
MIL VICTORIAS DE ROGER FEDERER
El tenista suizo, considerado ya por casi todo el planeta
como el mejor de la historia, alcanzó una cifra mágica.
Por Marta Rodríguez Peleteiro
52-59
KEY HOLE, LA CATARATA IMPOSIBLE
Aniol Serrasolses se convirtió en el primer kayakista en
descender con éxito el mítico salto de aguas bravas.
Por Luis Lara
60-61
‘EL SENTIMIENTO DE LA MONTAÑA’
En la nueva edición de este libro se recogen los cambios
que ha sufrido el alpinismo en los últimos años.
Por Sebastián Álvaro
Editado por Diario AS
Sociedad Limitada
�������������������������������������������
Presidente: José Luis Sainz
Consejero delegado: Julio Alonso Peña
EL AS COLOR CLÁSICO SOLO ESTÁ
DISPONIBLE EN KIOSKO Y MÁS
CONSÍGUELO GRATIS:
• Si eres suscriptor de AS, El País o
Cinco Días lo tendrás gratis en Kiosko
y Más.
• Si compras en Kiosko y Más un
ejemplar de AS, El País o Cinco Días.
COMPRA UN EJEMPLAR:
• Cada semana a través de la
plataforma Kiosko y Más por 0,79.
Director: Alfredo Relaño
Director adjunto: Alejandro Elortegui
Director de AS.com: Luis Nieto
��������
��������������
�������������
��������������
�������������
����������������
��������
Han realizado este número:
Coordinación y edición:
Miguel Ángel Vasco e Iñaki Gómez Amores
Diseño:
Mariano Tovar y Laura Sánchez
Infografía:
Fernando Robato, Miguel Ángel Fernández y
Sonia Mochón
Fotografía: Archivo AS.
Para cualquier duda, sugerencia o propuesta
puedes escribir a
[email protected]
4
5
Ángel para unos.
Demonio para otros.
La vida de Diego
Armando Maradona
no deja a nadie
indiferente. Futbolista
excepcional, fuera
del campo mostró
a veces su lado más
oscuro...
LA OTRA CARA DE
MARADONA
6
AGUSTÍN MARTÍN /
L
a pelota, un amasijo ya
medio deforme, casi deshecha debido a la cantidad de
golpes que había recibido, se la
había regalado su tío Cirilo. Y con
esa bola deshilachada, un niño
llamado Diego Maradona, había
aprendido a regatear pedruscos
y guijarros, a controlar mágicos
planetas, a abandonar por unas
horas su mísera vida en Villa Fiorito… para ser el dueño de su mundo. Un universo redondo, como
una pelota, un mundo que él pensaba dominar. La noche le atrapó
una tarde en la que volvía a dominar en los potreros bonaerenses.
Perdido, fue a caer a un pozo lleno de excrementos. Aterrorizado,
empezó a gritar, hasta que alguien
acudió a casa de su tío Cirilo, que
vivía cerca del lugar. Cuando éste
llegó al lugar, y mientras trazaba
un rápido plan para salvar a aquel
chaval flacucho, le espetó: “¡Dieguito, la cabeza sobre la mierda.
Ahora te sacamos!”. Instantes
después, su tío le sacaba de ese
agujero negro y se lo entregaba a
su madre para que lo lavase y lo
cambiase de ropa. Ese día, Diego
Maradona conoció el que sería su
plan de vida el resto de sus días:
supervivencia en la adversidad...
pero con una pelota en sus pies
todo sería distinto. Tras despuntar
en el Cebollitas, pasó al Argentinos Juniors y de ahí a... Boca Juniors, porque la AFA no le permitió salir hasta dos años después,
en 1982, obra y gracia de César
Luis Menotti, que entregó una lista de jugadores intransferibles al
extranjero hasta que no se hubie-
De niño cayó en un pozo de
excrementos. Lo rescató su tío,
pero supo cómo sería su vida:
supervivencia en la adversidad
7
se disputado el Mundial de España 1982. Argentina era la vigente campeona del torneo y debía
acudir con sus mejores hombres
al Campeonato español. Cuando
llegó el momento, no sabía lo que
le esperaba. Lo que él pensaba
que iban a ser días de gloria y felicidad pronto se tornaron en hostilidades. Tras convertirse en una
sensación mundial, llegó su primer gran salto: fichar por el Barcelona. Palabras mayores. Pisó
el estadio días antes de comenzar el Mundial de España, pero lo
que debía ser una fiesta, pronto
se tornó en conflicto. Un durísimo
marcaje a cargo del italiano Gentile le iba a enseñar la marrullería
en el deporte: Gentile le agarraba, le derribaba, le agredía... todo
con la permisividad del colegiado
rumano Rainea. Hasta 20 faltas
le hizo sin que fuese expulsado.
Diego empezó a cambiar de mentalidad. De idea. Nadie le doblegaría... Nunca más...
Su primer gran choque en el
Barcelona fue con su entrenador,
el alemán Udo Lattek. Se iba a
disputar la segunda jornada de la
Liga 1982-83, y era el primer partido del conjunto azulgrana en su
estadio. Tras haber perdido ante
el Valencia en la jornada inaugural, se esperaba la visita del Valladolid como agua de mayo para
ahogar las primeras penas de la
campaña. La mañana del encuentro, el técnico señaló que toda la
plantilla daría un paseo para relajar músculos. Diego dijo que él
no iba a ninguna parte y se quedo en su habitación. No contento
con esa respuesta, Lattek se presentó en la habitación del Diez y
le instó a prepararse para la pertinente vuelta. “Yo no paseo”, escuchó antes de que le puerta se
cerrase. La brecha entre técnico y
estrella comenzó a abrirse de manera irrefrenable.
El segundo aldabonazo fue en
París. Hasta la Ciudad de la Luz
se trasladó el Barcelona para
El marcaje que sufrió por parte
de Gentile en el Mundial de
1982 hizo que cambiase su
mentalidad: nadie le doblegaría
disputar un encuentro amistoso ante el PSG. Había que sacar
rendimiento al fichaje de un crack
como el argentino. Aquella noche,
los aficionados parisinos vieron
un triunfo espléndido de los azulgrana. Vencieron (4-1) dando toda
una lección de juego. Pero tras el
par tido... Ardió París. Maradona
reunió a un grupo de compañeros
y se dedicó a recorrer las mejores discotecas y tugurios locales.
No faltaron cabarets y locales de
strip-tease. Un nutrido grupo de
paparazzi hizo su agosto vendiendo días después las fotos de la
juerga de los jugadores del Barça.
Captaron todos y cada uno de los
movimientos de aquella noche.
Tras aquello, el Barça se midió al
Celta en el Camp Nou. Un triste
empate hizo que la afición estallase. Diego fue increpado todo el
encuentro y su coche, atacado al
término del encuentro.
Todo pareció volver a la normalidad tras derrotar al Real Madrid
de Di Stéfano en el mismísimo
Santiago Bernabéu. Pero se avecinaba un golpe demoledor: un
médico del Barcelona, al que acudía para ser tratado de un esguince de rodilla, le vio algo raro y le
mando hacerse unos análisis médicos. Los resultados fueron crueles: hepatitis. Diego tendría que
parar tres meses, 12 semanas sin
jugar, aislado. Fue entonces cuando comenzaron los rumores de la
vida dispersa que rodeaba a Maradona y a su séquito en la Ciudad
Condal: fiestas hasta altas horas
de la madrugada en su casa de
Pedralbes, alcohol, drogas, mala
vida para un deportista... La clase alta de la ciudad mediterránea
FELIZ.
Arriba, un
joven Diego
Armando
Maradona
observa la
trayectoria
del esférico.
Abajo, posa
con sus
compañeros
en el
Cebollitas.
Allí fue feliz.
8
no le perdonaba ni una. Es más,
se cebaba con la figura del astro
argentino. Esa clase alta que se
había visto apartada de sus ambientes de esparcimiento por la
llegada de Maradona. Esa burguesía que se había sentido ridiculizada en los mismos sitios donde antes de la llegada del Pelusa eran
tratados como personajes de alta
alcurnia. Ahí tuvo otro punto de
fricción, y esta vez no era con la
afición azulgrana,, sino con una
parte importante de la sociedad
catalana. Ese desprecio que Maradona vivió lo llevó dentro de su
interior...
Cuando Diego regresó se encontró con una grata sorpresa.
Udo Lattek había sido reemplazado por su compatriota César Luis
Menotti que, aunque no pudo ganar la Liga, sí venció al Real Madrid en la final de la Copa del Rey
y en la Copa de la Liga. La temporada siguiente, Maradona partía de cero, pero con la idea de
conquistar su primera Liga en
Europa. Pero apenas tuvo tiempo de participar. En septiembre,
y ante el Athletic de Bilbao, una
escalofriante entrada de Andoni
Goikoetxea fracturó su tobillo. Fue
una acción dura del zaguero rojiblanco, que fue sancionado con
10 encuentros de castigo. Maradona no volvería a los terrenos de
juego hasta enero de 1984... Con
la idea de ganar la Liga. Sería una
derrota ante el Real Madrid donde se desatarían todas las hostilidades con Josep Lluis Núñez, el
presidente azulgrana. Éste acusó
al argentino de ser una de las razones de que el Barcelona no hubiese ganado el torneo liguero.
La final de Copa fue su último
partido en el Barça: empezó
una tángana bajo los ojos del
Rey y de la directiva blaugrana
9
Tan sólo le quedaba un clavo ardiendo: la final de la Copa de España.. ante el Athletic de Bilbao.
Lo cierto es que no hubo partido
y sí una batalla a lo largo de los
90 minutos de encuentro. Un solitario tanto de Endika desniveló la
final... Hasta que Maradona, fuera de sí, arremetió contra Sola al
término del encuentro. Le soltó un
puñetazo desatándose el infierno:
puños por doquier, patadas voladoras, agresiones entre unos y
otros... Y todo bajo la mirada del
Rey de España... Y de la directiva
del conjunto azulgrana. Maradona
sería sancionado con tres meses
de suspensión. Ya había tomado
su propia decisión: se iba.
Verano de 1984. “Hágase a
la idea. Aquí no vuelvo a jugar.
Si me hacen quedarme, un día
me lesionaré, y cuando me vaya
a recuperar, recaeré”. Más o menos es la frase que escuchó Joan
Gaspart en su último intento por
convencer a Maradona para que
continuase enrolado en la disciplina azulgrana. Eran esfuerzos baldíos, puesto que la decisión estaba tomada ya de antemano. Era el
gran golpe de un equipo del sur de
Italia, el Nápoles, ante los todopoderosos equipos del norte: el Milán, el Inter, la Juventus… que se
podía traducir perfectamente también como un acto de rebeldía o
de afirmación. Así, el 5 de julio de
ese mismo año, un abarrotado estadio San Paolo de la ciudad transalpina, esperaba la llegada divina de Maradona. Y sí, fue divina.
Pasado el mediodía, un murmullo
empezó a recorrer las gradas del
estadio: el túnel de vestuarios se
empezó a llenar de gente… hasta que de repente emergió la figura de Diego ante una tremenda
explosión de júbilo de los cerca
de 70.000 tifosi que llenaban el
coliseo napolitano… previo paso
por taquilla. Cada uno había tenido que pagar unas 10.000 liras
(unas 1.000 pesetas al cambio
por aquel entonces), algunos in-
“Hágase a la idea. Aquí no
vuelvo a jugar”, le espetó a
Joan Gaspart. Su futuro le
aguardaba en Italia: Nápoles
cluso triplicaron esa cantidad en
una reventa controlada... por la
Camorra. ¡¡Maradona era Maradona!! Horas antes, en el yate
que el presidente napolitano tenía
atracado en la isla de Capri, Diego había recibido la bienvenida a
la manera italiana de Corrado Ferlaino: sendos besos, uno por mejilla. Acto seguido, se fundieron en
un sentido abrazo para montarse
en un helicóptero y puesto rumbo al estadio napolitano. Comenzaba su aventura en el Nápoles…
a la par que había dado comienzo
su vínculo con la Camorra… aunque ésta ya se había adelantado
y dando rienda suelta a su negocio: merchandising con la imagen
de Diego.
Todo marchaba según lo previsto: alegría, felicidad, todo el mundo estaba contento, pero bastó
un simple detalle para que Diego
y su entorno se diesen cuenta de
dónde habían caído… y todo por
una pregunta. La primera pregunta que recibió en la rueda de prensa. El autor, un periodista francés,
Alain Chaillou, que espetó: “¿Usted sabe que parte de su fichaje
ha sido pagado con dinero procedente de la Camorra?”. Ferlaino,
enfurecido, le respondió bruscamente: “¡Su pregunta nos ofende.
Nápoles es una ciudad honesta y
sus habitantes también. Le exijo
una disculpa por ofender así a un
pueblo entero. Y le pido que se
marche!”. Acto seguido, un sorprendido Chaillou era sacado de
su asiento por dos trabajadores
del club e instado a que abandonase la ciudad ipso facto. Chaillou
cogió un taxi, se marchó al aeropuerto y se embarcó en el primer
HUIDA.
Maradona
abandona
el estadio
Santiago
Bernabéu
escoltado por
la Policía, que
evita que sea
lastimado por
los diversos
objetos
que los
aficionados
tiraban al
campo.
10
avión que salía rumbo a Francia.
Comenzaba así su aventura en
Nápoles… y con el Nápoles. Los
primeros días, de adaptación, se
convirtieron en días de fiesta: trabajo por la mañana y diversión por
la tarde… y noche. Cada día había
un restaurante nuevo al que acudir, un bar o una discoteca por la
noche… Claro, era Maradona, el
nuevo Santo de Nápoles, así que
lo mejor de lo mejor estaba reservado para él. Lo mejor de lo mejor
incluía cualquier cosa por menor
que pareciera. Eso sí, siempre rodeado de las chicas más bellas
de la ciudad. Jorge Cyszterpiler,
además, le había sacado otro extra más a Ferlaino: los gastos del
mejor hotel, el ‘Royal’, de la ciudad para Maradona y todo su entorno... mientras encontraba una
casa de su gusto. Cuando llegaron las primeras facturas hoteleras, Ferlaino llamó a Cyszterpiler
para que acudiese a las oficinas
del club: “Esto es intolerable. Si
quieren que esto siga adelante,
Diego tiene que estar en condiciones de jueves a domingo. Si no,
se anula el contrato”, le soltó. Y
Diego cumplió su parte.
El primer partido de la temporada 1984-85 emparejó al Verona (que ese año acabaría ganando el Scudetto) con el Nápoles en
su estadio, el Camilo Bentegodi.
El encuentro se disputaría el 16
de septiembre en la ciudad veronesa, la tierra de Romeo y Julieta. Pero lo que encontró Maradona no fue amor precisamente.
Nada más entrar al campo, una
gigantesca pancarta recibía tanto a los jugadores como a los miles de seguidores sureños que
10.000 liras tuvo que pagar
cada tifosi que quiso ver a
Maradona en su presentación.
La Camorra triplicó la reventa
11
se habían desplazado por tierra
y aire hasta el Norte: “LAVATEVI”
(“Lavaos”). De nuevo, el desprecio del Norte al Sur, pero para los
seguidores napolitanos, su orgullo pronto iba a ser restituido por
Maradona. Sin embargo, ese día,
el Verona ganaría 3-1, y Diego conocería de primera mano el odio
visceral que recorría las regiones
del norte frente a sus homólogas
del sur: los defensas veroneses
se turnaban para golpearle una y
otra vez, sin piedad, sin misericordia. Humillado, se adentró en el
vestuario y comenzó a pensar si
no se había equivocado. Llegado
a Nápoles, se duchó y se disponía
a irse a dormir, pero una llamada
le sacó de su estado: “Diego, hay
que bajar al hall. Hay una persona
que quiere conocerte”, escuchó a
través del auricular. “No, no puedo. Hoy no. Discúlpame. Dile que
otro día quedamos para comer o
para cenar. Hoy no puedo bajar”,
respondió.
La temporada futbolística del
Nápoles no discurría placenteramente. Por mucho que se esforzara en derrotar a los rivales,
éstos aprovechaban cualquier
despiste o fallo para sacar algo
de provecho en sus enfrentamientos con la ‘squadra’ partenopea,
algo que enfadaba enormemente
a Maradona. Cuando la cosa estaba a punto de explotar, por el
mes de diciembre, Ferlaino obligó a jugadores y cuerpo técnico,
comandado por Rino Marchesi, a
realizar un ‘ritiro’ (una especie de
minipretemporada) en la localidad
de Vietro. Ferlaino esperaba que
todos analizasen en voz alta los
pros y las contras de todo aquello que rodeaba al equipo. Pero lo
que parecía iba a ser negativo,
fue justamente lo contrario. Con
el ambiente en el equipo a punto
de estallar, Maradona se marchó
a Buenos Aires para pasar las vacaciones navideñas en familia,
lejos de su entorno. Allí y con la
presencia tranquilizadora de su
En su primer partido en Italia,
el Nápoles fue recibido con una
pancarta: ‘¡Lavatevi!’ (‘Lavaos’).
Conoció el odio del Norte al Sur
novia, Claudia Villafañe, apareció
otro Diego. Al regreso de las vacaciones, Maradona, mejor dicho, el
Nápoles de Maradona sólo perderá dos partidos de Liga acabando
en octava posición. Coincide esa
racha con dos detalles particulares: el primero, el cambio de residencia. Dejaba el hotel ‘Royal’
donde se alojaba desde su llegada y su traslado a una villa en el
barrio de Posillipo… y un romance
con Heather Parisi, una bailarina
americana que triunfaba en la televisión italiana… y a la que le faltó tiempo para correr a la revista
‘Oggi’ a contar con pelos y señales sus aventuras amorosas con
el ‘Pelusa’. La primavera napolitana le sentaba bien. La llegada del
calor, las continuas fiestas nocturnas, unidos a los buenos resultados del equipo le elevaron el
espíritu. Los problemas parecían
quedarse atrás y todo parecía encarrilarse de la manera más satisfactoria para Diego. Pero no para
su amigo y representante, Jorge
Cyszterpiler, que veía cómo el dinero iba y venía en cantidades industriales… y el gran, perturbador
y turbio asunto: el dinero que se
movía en torno a su figura… y al
que nunca podría tener acceso. Ni
siquiera acercarse a escasos centímetros. Era dinero de la Camorra, la mafia local. El mismo Cyszterpiler se dio de bruces con dos
ejemplos con apenas días de diferencia. El primer caso se produjo
antes de que Maradona firmase
por el conjunto napolitano. Llegado al aeropuer to par tenopeo,
se fijó que un chico vendía unas
cassettes de música cuya portada lucía la figura de Maradona
REDENTOR.
Más de 70.000
personas
acudieron
a San Paolo
el día de la
presentación
de Maradona.
Más que
presentación,
fue un acto de
coronación
de la gente
del Sur al
Redentor que
les devolvería
su honor
perdido.
12
embutido ya en la camiseta azul
napolitana. Sorprendido, se acercó al chaval y le preguntó: “¿De
dónde has sacado eso? Y si finalmente Diego no viene, ¿qué vas a
hacer?”. El chico respondió: “No
pasa nada. He vendido 2.000 en
apenas tres días”. El segundo
caso llegó en los primeros días
de Maradona en Nápoles. Cyszterpiler acudió a cenar cerca del
puerto junto con el periodista y dirigente napolitano, Paolo Pauletti. Cuando ambos salieron del restaurante, un zagal se les acercó
vendiendo ‘cigarrillos Maradona’.
Cyszterpiler, intrigado, le preguntó que qué tipo de cigarrillos eran
esos, a lo que el chaval le enseñó una cajetilla de una conocidísima marca americana. “¿Cómo
vendes esa marca como ‘cigarrillos Maradona’?”. “¡Porque así se
venden mejor!”, replicó el joven.
Una vez solos, Pauletti le explicó
la realidad: eran los negocios de
la Camorra. El clan Giuliani.
No sería hasta comienzos de
1986, cuando el clan decidió dar
el siguiente paso. Si en septiembre de 1984 Diego, tras su primer
partido en el Calcio, saldado con
derrota ante el Verona, no quiso
bajar al hall del hotel para conocer a una persona, en enero de
ese año mundialista, no tendría
escapatoria: dos miembros, emisarios, del clan se presentaron
en las instalaciones de entrenamiento: llevaban una car ta que
debían entregar en mano al astro argentino. En la misiva se le
invitaba tanto a él como a su entorno a una fiesta que uno de los
jefes del clan, Carmine Giuliani,
iba a dar en su mansión. Comen-
Dos enviados le entregaron
una carta: la familia Giuliani
le invitaba a una fiesta. La
Camorra aparecía en su vida
13
zaba su descenso a los infiernos.
Aquella noche, la fiesta fue todo
un derroche de lujo por parte de
los miembros del clan: no faltaba
de nada, y si faltaba, bastaba un
simple gesto para fuese repuesto de manera inmediata. Y para
dar muestra de su potencial, varios fotógrafos repar tidos por la
mansión, con la misión de sacar
instantáneas de los miembros del
clan con Diego: era la representación más clara del poder. Poco a
poco, Diego fue siendo más asiduo a esas celebraciones. Cualquier motivo era válido para estar
horas y horas de juerga y diversión. El río de gasto no frenaba,
pero Diego no se tenía que preocupar. Si necesitaba dinero, allí
estaban sus nuevos amigos. Con
ellos, nada le faltaría.
Uno de sus primeros negocios
con la Camorra fue la compra de
una flotilla de coches... debido a
su carácter caprichoso, Maradona
se encaprichó de un ‘Ferrari Testarossa’ de color negro, similar al
que lucía su actor favorito, Sylvester Stallone. Era un modelo único,
perteneciente a una serie limitada. Su carácter caprichoso le llevó
a exigir que se lo comprasen. El
problema vino cuando supo que
tardarían casi cinco meses en conseguirle uno. Montó en cólera, organizando una bronca descomunal. Cyszterpiler tuvo entonces
una ocurrencia genial. Habló con
el mismísimo Agnelli, proponiéndole un trato publicitario: ¡Qué mejor
que el mejor jugador del momento
con el mejor coche del momento!
No había mejor anuncio para todo
el mundo. Dicho y hecho. Maradona tuvo su coche en apenas tres
semanas… Pero ahora los enojados eran los miembros del clan
Giuliani. ¡Cómo era posible que el
símbolo del sur que luchaba contra los oligarcas del norte le hubiera comprado un vehículo de superlujo a uno de sus más
encarnizados rivales! Así que Diego se vio abocado a comprarse
Conoció a Cristina Sinagra,
una joven napolitana que
representaba todo lo contrario
a él: tímida, guapa, humilde...
una flotilla de coches… e incluso
un yate. Si en Barcelona, se consideraba un apestado, en Nápoles
se sentía como en casa... hasta
que conoció a Cristina Sinagra,
una joven y guapa napolitana que
representaba todo lo contrario a
él. Tímida, guapa, humilde... Su
personalidad encandiló a Maradona hasta tal punto que entró como
un obús en su vida. Pero los problemas rápidamente aparecieron.
Doña Tota, la madre del astro argentino, no quería que su hijo se
‘distrajese’ e hizo todo lo posible
por sabotear dicha relación. El problema se radicalizó cuando Cristina se quedó embarazada y ante
las presiones del entorno, tanto
empresarial como familiar, de Diego, decidió tener a su hijo. El clan
maradonil la apartó de su lado y la
dejó sola, abandonada, y en una
ciudad en donde uno de sus dichos más populares es ‘I figli so i
figli’ (‘Los hijos son los hijos’), esa
decisión fue como clavar un cuchillo a tus seres queridos. Algo comenzó a romperse entre los napolitanos y Diego. Cristina no se
arredró e inició una demanda para
que Maradona reconociera la paternidad de su hijo, también Diego. Tras años de lucha, el 6 de
mayo de 1992, después de que
Maradona se negara en tres oportunidades a realizarse la prueba
de ADN, la jueza María Lidia de
Luca confirmó la paternidad, autorizando a Sinagra a utilizar el apellido y ordenando al jugador argentino a pasarle una mensualidad de
unos 3.000 euros de la época. La
época de amor y fraternalidad entre el argentino y los napolitanos
comenzaba a separarse, aunque
ADMIRADO
EN EL MUNDO.
La figura
de Diego
Maradona
es admirada
en todo el
mundo.
Cuenta con
millones y
millones de
seguidores
que siguen
valorando
al crack
argentino.
14
aún habría un último intento de reconciliación. Durante el Mundial
de 1990, celebrado en Italia, se
las apañaba para salir a escondidas de la concentración argentina
en Trigoria. En esas salidas, a veces con permisividad de Bilardo,
Maradona se dedicaba a... cenar
por segunda vez y divertirse en bares y discotecas. Maradona llevaría al Nápoles a ganar dos ‘scudetti’ (1986-87 y 1989-90), una
Coppa (1986-87), una SuperCoppa (1990) y una Copa de la UEFA
(1988-89). Todo marchaba bien.
Maradona estaba contento. La afición más todavía... Pero Ferlaino
no. Ferlaino se veía superado por
todo lo que rodeaba a Maradona.
Estando ya rota la relación, y cansado de los continuos gestos del
argentino, Ferlaino ansiaba hallar
un punto por dónde romper la
cuerda. Apretando a Guiilermo Coppola, nueva mano derecha del
Diego, tras haber roto con Cyszterpiler (éste viendo lo que se aproximaba, decidió poner pies en polvorosa, dejando a Maradona solo
ante el peligro). Y el peligro llegó
de manera sucinta. En marzo de
1991, en un encuentro que el
Nápoles tenía que jugar ante el
Bari, Diego fue seleccionado para
pasar un control antidopaje. Todo
el mundo sabía que Maradona no
hacía ni menos de 48 horas que
había estado de fiesta, bebiendo y
esnifando cocaína. Para él eso no
suponía ningún peligro: desde que
había llegado a la ciudad partenopea, un nutrido grupo de amigos le
ayudaban a superar esos controles. ¿Cómo? Cambiando los tubos
de la orina por otros que estaban
completamente sanos, otros ami-
En marzo de 1991, y tras
un partido ante el Bari, llegó el
escándalo: Diego dio positivo
en un control antidopaje
15
gos napolitanos que trabajaban en
la Federación italiana modificaban
los nombres de los jugadores que
debían someterse al per tinente
análisis para que no apareciera el
de Diego... Pero algo había cambiado. Aquel reconocimiento hizo
saltar todo por los aires: su orina
mostraba trazas de cocaína. Las
autoridades italianas se le lanzaron a la yugular. Diego se marchó
a hurtadillas de una ciudad que se
colapsó a su llegada en 1984. De
repente, las ventanas se abrieron
para escupir todas y cada una de
sus fechorías. De pronto, prostitutas napolitanas explicaban con pelos y señales sus fiestas con el argentino. Apenas tres semanas
después, un operativo policial allanó el departamento que Maradona
tenía en el barrio de Caballito, en
Buenos Aires. El jugador se encontraba con dos amigos y fueron halladas drogas en su poder, por lo
que fue detenido por la policía. Un
día después, tras el pago de una
fianza de 20.000 euros al cambio,
fue liberado. Si bien no se le inició
un proceso penal, le ordenaron someterse a un tratamiento de rehabilitación. La justicia italiana lo
condenó, en septiembre de 1991,
a 14 meses de prisión en suspenso por tenencia de estupefacientes. Su idilio con Italia estaba roto.
Habría que inventarse otro edén.
Y ese edén apareció en la figura
de un club español, el Sevilla, que
de la mano de Luis Cuervas quería
ser el centro del mundo. Transcurría el año 1992, Barcelona celebraba los Juegos Olímpicos y la
ciudad andaluza ostentaba la Exposición Universal. Su entrenador,
un viejo conocido, Carlos Salvador
Bilardo, le roneó la propuesta al
presidente: “¿Y si intentamos fichar a Maradona? Él me conoce,
soy su padre futbolístico. Conmigo
ganó el Mundial de México y jugamos la final del Campeonato de
1990?”. La idea sedujo a Cuervas, que se lanzó a por el astro argentino. Cerrado el acuerdo entre
Tres semanas después de
su positivo en Italia, fue
sorprendido con drogas en un
apartamento en Buenos Aires
club y jugador, quedaba otra papeleta: romper su vínculo con el
Nápoles, pero Ferlaino no estaba
por la labor. Tras idas, venidas, reuniones y más reuniones, FIFA mediante, se llegó a un acuerdo. Maradona jugaría en el Sevilla. El
comienzo fue prometedor... a la
par que tranquilo por parte de Maradona. Incluso se cor tó el pelo
para ofrecer una imagen de seriedad. No sería hasta la segunda
par te del campeonato cuando
todo se volvió a torcer: rumores de
fiestas con compañeros hasta altas horas de la madrugada, visitas
a un burdel (La Casita) día sí y día
también, carreras de un Porsche
Jaguar por las avenidas sevillanas:
un día fue parado por saltarse varios semáforos en color rojo. Cuando lograron detenerle, Maradona
se explicó: llevaba tan alta la música que no había oído las sirenas
de los coches policiales, peleas
con porteros de discoteca a la vez
que espetaba una frase demoledora “¡Tú no sabes quién soy yo!”. El
asunto acabó con la salida del jugador en verano de 1993... tras
ser atentamente vigilado por una
empresa de detectives privados
contratados por el club sevillano
para que controlasen sus escapadas nocturnas. Su último acto
aconteció en el estadio Sánchez
Pizjuán, ante el Burgos. Tras el
descanso, y con un Maradona con
la rodilla reventada de dolores, Bilardo decidió sustituir al Diez. Maradona, encorajinado, se dirigió al
banquillo, le espetó un “hijo de
p...” ante la mirada de todo el
mundo, le tiró el brazalete de capitán a la cara y enfiló el pasillo de
los vestuarios dando patadas y pu-
HUIDA A
SEVILLA.
Fichó por el
Sevilla como
medio de
huida de una
ciudad que
se le volvió
hostil. En
la capital
andaluza,
como en
sus otras
aventuras,
empezó bien
para acabar...
mal.
16
ñetazos a todo lo que se le interponía en su camino. Esa noche,
Bilardo acudió a la casa del Diego
para pedirle explicaciones: Acabó
con un puñetazo y la nariz y la
amistad rotas para siempre. Tres
días después, el club sevillano
rompía cualquier tipo de relación
con el argentino, que decidió regresar a su país. Tras lograr la clasificación para acudir al Mundial
de Estados Unidos, en 1994, los
jaleos volvieron a su vida. El 2 de
febrero de 1994, Maradona disparó con un rifle de aire comprimido
a un grupo de periodistas y fotógrafos que hacían guardia en la
puer ta de su finca en las cercanías de Buenos Aires. Por este
hecho fue condenado a dos años
de prisión en suspenso y a indemnizar a los periodistas agredidos.
Meses después sufriría un durísimo varapalo: tras el segundo partido del torneo, ante Nigeria, Maradona fue requerido para realizar
el control antidopaje. Durante los
días previos del partido frente a
Bulgaria, su representante le comunicó que el control había dado
positivo, lo que seguramente lo
dejaría fuera del Mundial. En los
análisis se le detectaron cinco
sustancias prohibidas: efedrina,
norefedrina, seudoefedrina, norseudoefedrina y metaefedrina. Fue
suspendido por quince meses, por
lo que tuvo que abandonar la concentración argentina con una frase
cruel: “¡Me cortaron las piernas!”.
Pero seguía manteniendo su carisma. En 1995, en una conferencia
en la Universidad de Oxford, se autoproclamó “El mejor jugador de
fútbol”. Ese viaje a Inglaterra concluyó con todo un vagón de Metro
Un viaje en el Metro de
Londres acabó con todos los
viajeros del vagón pidiéndole
autógrafos. La gente le quería
17
solicitándole autógrafos… El motivo fue que Diego tenía que coger
un avión en el aeropuerto de Heathrow, y un estudiante argentino le
recomendó que era mejor ir en metro que coger un taxi debido al colapsante tráfico existente. Diego
aceptó, con una salvedad: debería
ir disfrazado para que nadie le pudiese reconocer. El plan marchaba
según lo previsto… hasta que a
falta de tres paradas para el final,
otro viajero le reconoció y empezó
a gritar su nombre. Diego, asustado, se quedó sin reacción, hasta
que la gente le envolvió con abrazos y gestos de cariño a la vez que
le pedían decenas de autógrafos.
¡¡¡Ingleses pidiendo autógrafos a
Maradona!!! Una de las innumerables pruebas irrefutables de que
siempre tuvo, tiene y tendrá eternamente el fervor de una grandísima parte del público mundial.
Sin embargo, su carrera sin frenos continuaba. Al año siguiente,
en 1996, protagoniza un escándalo mayúsculo en un hotel de Alicante. ‘Diegol’ había aterrizado en
la capital mediterránea para estar
únicamente 48 horas… e intentar
pasar desapercibido. El motivo de
la visita era médica, pero resaltaba el motivo. Para gente de su entorno, había llegado para reunirse
con el doctor José Jacobo Zubcoff,
especialista en Psiquiatría y Máster en Salud Mental, con el que estudiar y analizar una posible consulta. Para otros, dicha cita era
con otro médico, Guillermo Laich,
especializado en medicina deportiva y residente en la ciudad alicantina. Para terceros, venía a revisar
las instalaciones de una clínica de
desintoxicación de drogas… Al término del primer día, y tras ofrecer
una entrevista en una emisora local, Maradona llegó a su hotel, subió a su habitación, se duchó, se
cambió y salió a disfrutar de la noche, pese a las negativas de Coppola. Pero es Diego. Maradona.
Esa noche, el Pelusa comenzará
en un burdel (pagará al dueño para
Disparó a periodistas, arrasó
hoteles... su nombre se
asociaba más con ‘escándalo’
que como mito del fútbol
que expulse a unos hombres del
local y le dejen campar a sus anchas) y acabará… bien entrada la
mañana accediendo al hall del hotel rodeado de dos mujeres. Será
el recepcionista el que describa
el estado de Maradona: “Muy extraño, entre exaltado y eufórico”.
Lo peor vino después. Mientras el
trío sube por el ascensor hasta la
habitación del astro argentino, se
produjo un corte de electricidad,
quedándose encerrados en el cubículo durante un buen rato, hasta
que la intervención del Cuerpo de
Bomberos acabó con dicho encierro. Recuperada la normalidad, el
ascensor regresó al hall… donde
se desencadenó el infierno: Maradona, fuera de sí, arremetió contra todo y todos los que se interponían en su camino: sillas y mesas
volaban, un cenicero de mármol
atravesó la entrada del hotel, un
par de puertas, el techo y la puerta del ascensor y unas rejillas de
madera saltaron por los aires…
Todo a base de patadas y puñetazos mientras que sus pies y puños
sangraban a la vez que chorreaba
sudor y lágrimas, producto de su
rabia e ira. No era el primer altercado que Maradona producía en la
ciudad alicantina. En 1982, y con
motivo de la celebración del Mundial, la selección argentina puso
su lugar de concentración en la
misma ciudad. Una tarde, a la
hora de la siesta, un aburrido Maradona, que compartía habitación
con Ossie Ardiles, le propuso a
éste salir a dar una vuelta por los
alrededores. Su fama ya era imparable. Dicho y hecho, los dos jugadores se evadieron. Cuando Menotti citó a los componentes para
CUESTA
ABAJO. En
1991, y tras
un encuentro
entre el
Nápoles y
el Bari, dio
positivo. De
esa manera
comenzaba
su ‘via crucis’
particular en
el Calcio... y
en su propia
vida personal.
18
realizar la sesión, se encontraron
con que faltaban los dos jugadores. Algunos pensaban que había
sido un secuestro. Otros, una broma. Tras una intensa búsqueda, la
pareja apareció: habían estado en
una iglesia viendo a unos niños recibir su primera Comunión.
En agosto de 1997 volvió a dar
positivo en otro control antidopaje. Fue su adiós al mundo del fútbol. Su cuesta abajo proseguía:
en 2000 tiene que ser sometido
a una cura de desintoxicación en
Cuba, tras una bacanal en Uruguay, con prostitutas, coca y alcohol en abundancia. Allí se someterá a una dura recuperación:
perderá 25 kilos, olvidará las drogas y adoptará hábitos de vida sanos, pero un terrible choque entre
el coche que conducía y una furgoneta casi acaba con su vida. En
2002, su hijo Diego le asaltó en
un torneo de golf que se celebraba
en Roma. Cuando le vio, entró en
pánico y salió huyendo. Más tranquilo, solicitó su presencia: estuvieron hablando un par de horas.
En 2004, y viendo en estado
de trance a Boca Juniors, cayó de
rodillas en el palco donde estaba.
Rápidamente, fue llevado en ambulancia hasta la clínica Suizo Argentina, donde estuvo diez días
ingresado antes de recibir el alta,
pero los problemas continuaban
salpicándole. Un diario mexicano,
‘Récord’, aseguraba que había jugado un encuentro homenaje a
Carlos Hermosillo “bajo el efecto de las drogas”, un partido que
se había celebrado en 2002… y
en el que, de un elenco de figuras
(Klinsmann, Zamorano, Palencia,
‘Conejo’ Pérez…), sólo él había
Un periódico mexicano le
acusó de jugar un encuentro
homenaje estando bajo los
efectos de las drogas
19
cobrado por actuar (25.000 dólares, unos 28.250 euros de la época)… además de pedir en una de
las cláusulas del contrato lucir el
dorsal número 10, mientras que
el resto de jugadores usó el número 27, el habitual con el que jugó
Hermosillo toda su vida futbolística. Según dicho rotativo, 15 días
antes del encuentro, Maradona se
había recluido en un balneario turístico en la ciudad de Ixtapan de
la Sal, a unos 150 kilómetros del
Distrito Federal, para perder peso
y jugar dicho encuentro. Se puso
manos a la obra, pero la fiesta y
su afición por el tequila estuvieron
a punto de provocar su expulsión
del centro. El día del encuentro,
el exfutbolista argentino Daniel
Brailowski, nexo de unión entre
el ‘Pelusa’ y los organizadores
del partido, y otra persona, llamaron a Maradona para viajar con él
hasta la sede del encuentro. Al no
recibir respuesta a sus llamadas,
irrumpieron en la habitación, donde el panorama que encontraron
fue dantesco: Maradona estaba
acostado semidesnudo, en una
recámara llena de toallas empapadas en sangre, producto de
hemorragias nasales provocadas
por la inhalación de cocaína. Aún
así, Maradona jugó dicho partido.
Llegó al estadio en un helicóptero
privado… 20 minutos después de
haber comenzado dicho encuentro. Entró al terreno de juego en
medio de una sonora pitada, y
apenas pudo participar. Jugó 38
minutos antes de ser sustituido.
En el vestuario, tuvo un golpe de
hambre y se comió una pizza.
Pero su vida llena de escándalos no paraba. En enero de 2006,
mientras estaba de vacaciones en
la Polinesia, fue acusado de romperle un vaso en la cabeza a una
mujer después de que ésta hubiese tenido un altercado con su hija
Gianina. Fue solucionado extrajudicialmente. Como seleccionador
argentino tiempo después el sonoro “Que la chupen. Que la sigan
Su último escándalo es un
vídeo grabado con un móvil en
el que agredía a su novia. Ésta
anunció su boda con el astro...
chupando. Esta clasificación va
para todos los argentinos, menos
para los periodistas” dedicado a la
prensa al lograr clasificar a Argentina para el Mundial de Sudáfrica
de 2010 fue recibido por vítores
de los aficionados albicelestes.
El penúltimo escándalo fue un
vídeo emitido en el programa ‘Nosotros al Mediodía’, del canal de
televisión argentino ‘El Trece’, en
el que se ve a Maradona agrediendo físicamente a su última pareja,
Rocío Oliva. En las imágenes se
ve a Diego, visiblemente afectado
por el alcohol, critica a la chica, de
24 años, por utilizar el móvil: “Seguí mirando el teléfono vos”, dice
el exfutbolista mientras se acerca
cada vez más a Oliva hasta que la
golpea en varias ocasiones. Mientras, Rocío (detenida el pasado
mes de julio al ser acusada por el
propio Diego de robarle dinero en
Dubai), que está grabando la escena con su teléfono móvil, le pide
que deje de pegarle. Sin embargo,
lo que parecería una nueva desfachatez del ‘Pelusa’ se convirtió en
una sorpresa: su novia anunciaba
su boda. Otro capítulo en la vida
del Diego, que hace apenas unas
semanas era cazado cenando con
su novia y... una hija que tuvo hace
18 años, cuando militaba en Boca
Juniors a su regreso del fútbol europeo. La joven, llamada Jana, es
la cuarta hija y segunda no reconocida (la Justicia argentina determinó hace seis años que era hija
suya) del ‘Pelusa’, y a la que Diego
se está acercando para tener más
contacto. Y es que así es Diego.
Un carácter que nunca deja a nadie indiferente. Porque Maradona
es Maradona. Y punto.
EN CUBA.
Diego
Maradona
se baña
en aguas
cubanas,
adonde llegó
en el año
2000 para
recuperarse de
su exceso de
peso... y de su
relación con
las drogas.
20
21
PETER LIM
EL HIJO DEL
PESCADERO YA
TIENE EQUIPO
El magnate asiático
se convirtió en
diciembre en el
nuevo dueño del
Valencia. AS Color
hace un repaso
a su vida y a sus
vinculaciones con el
mundo del deporte.
22
SU PRIMERA
VISITA. Peter
Lim visitó
por primera
vez Mestalla
en loor de
multitudes el
pasado 25 de
octubre, dos
días después
de que su
sociedad
Meriton
y Bankia
alcanzaran
un acuerdo de
refinanción.
23
CONRADO VALLE /
P
eter Lim (Singapur, 1950)
ya tiene lo que quería. Lo
que ansiaba. Lo que buscaba. Un
equipo de fútbol. En Europa. En
España. Concretamente en Valencia. El club fundado en 1919 tiene desde diciembre nuevo dueño.
De Singapur. El primero extranjero
de su historia. Peter Lim, el hijo
de un pescador, hace su desembarco en la Liga española, en un
país que, a diferencia por ejemplo
de Inglaterra, no ha tenido hasta
la fecha suerte con los inversores
que han llamado a su puerta.
Posiblemente Peter Lim tenga
poco que ver con Roman Abramovich o Nasser Al-Khelaifi. Ni tiene
la fortuna del dueño del Chelsea
o del PSG ni tampoco sus conceptos de proyectos de club de fútbol
son similares, aunque de primeras con su llegada el Valencia se
ha reforzado por valor de cien millones de euros en cuatro refuerzos en los que de manera directa
o indirecta ha participado, como
son los de Negredo, Rodrigo, André Gomes y el último de Enzo Pé-
Peter Lim se convierte en el
primer dueño extranjero del
Valencia en los casi 96 años
de historia de la entidad
rez. Por ellos y por otros gestos
el nuevo dueño del Valencia nada
tiene que ver con Alí Syed o Dimitry Piterman, ni tan siquiera con
la fugaz apuesta de Al-Thani por
el Málaga. Como dijo Lay Hoon,
mano derecha de Peter Lim en
la sociedad Meriton Holdings y
nueva y primera presidenta del
Valencia CF SAD, “venimos para
estar mucho tiempo” y “el Valencia es nuestra inversión más importante”.
El día después de ver en directo el Valencia-Elche y darse su primer baño de masas en Mestalla,
Peter Lim se marchó en su jet-privado a Manchester. En la ciudad
inglesa, además de un hotel temático de fútbol en los alrededores de Old Trafford, tiene un palco privado desde el que presenció
el United-Chelsea. Porque ese, el
fútbol (y los coches de alta gama),
es el hobby de este multimillonario que ocupa el puesto 736 en
RECIBIMIENTO
CARIÑOSO.
Peter Lim
sintió desde
el primer día
el respaldo
de la afición
blanquinegra
a su proyecto,
una imagen
a la que ha
contribuido
Amadeo Salvo.
la lista Forbes (su for tuna está
estimada en 2.500 millones de
dólares, noveno más rico de Singapur).
En Manchester, tras el partido,
compartió mesa y mantel con algunos de sus socios en otro club
del que también es accionista
(50 por cien del capital social), el
modesto Salford City. Fueron sus
amigos Paul Scholes, Ryan Giggs,
los hermanos Neville y Nicky Butt
los que le convencieron para que
invir tiera con ellos dos millones
de euros en un equipo que milita en la Octava División inglesa,
sin otro fin en su proyecto que el
El magnate de Singapur ocupa
el puesto 736 en la lista Forbes
y se estima que su fortuna
asciende a 2500 millones
24
UN NUEVO
ORDEN EN EL
VALENCIA.
El pasado 1
de diciembre
se celebró
la Junta de
Accionistas
en la que se
aprobó la
composición
de un nuevo
Consejo en el
que solo hay
dos españoles
entre nueve
consejeros,
Amadeo Salvo
y Manuel
Perís.
de formar a jóvenes talentos en
esta pedanía próxima a la ciudad
de Manchester, donde las leyendas mencionadas del United entrenaban en sus inicios cuando la
Ciudad Deportiva de los ‘Reds’ se
ubicaba allí.
A Peter Lim se le asocia en el
mundo del fútbol como el amigo
de Jorge Mendes. Y lo es. De hecho son socios en el fondo Quality Sports Investment. De hecho
en el último partido que presenció Peter Lim en Mestalla, el duelo
que ganó su Valencia al Real Madrid, el ‘agente de los agentes’ le
acompañó durante y después del
partido. Pero sus íntimos vinculados a este deporte no se limitan
a Jorge Mendes. Lo es también
Cristiano Ronaldo, al que acompañó a la última gala de entrega
del Balón de Oro y un futbolista
que el pasado verano par ticipó
en un campus en Singapur organizado por la Fundación Olímpica
de la cual Lim es su principal mecenas.
Son también íntimos de Lim
los ex del United mencionados, en
especial Phil Neville y Paul Scho-
Neville y Scholes son íntimos
del nuevo dueño del Valencia,
como también Cristiano y en
especial Jorge Mendes
25
les. Peter Lim no quiso perderse
la final de la Champions de Lisboa
entre el Real Madrid y el Atlético
de Madrid, día en el que almorzó,
con entre otros, el dueño del PSG,
el del Mónaco, el del Manchester
City… y con Nuno Espírito Santo,
que ya entonces era su elegido
para entrenar a su Valencia.
Al magnate asiático le ha costado un largo año hacerse con la
propiedad del 70,06 por cien del
Valencia. Doce meses intensos
y, por momentos, tensos (prác-
ticamente cada día lo eran). En
verdad no era un proceso sencillo. No era como ir a una tienda y
comprarse un futbolín. Más allá
de los intereses de cada una de
las partes implicadas, el Valencia
era una entidad a la que Juan Soler dejó colgada de un hilo. Turbulencias sociales y económicas a
los que gestores posteriores no
pudieron, supieron o dejaron encontrarle una solución.
Una deuda de 550 millones,
un estadio a medio construir, otro
UN AÑO
NEGOCIANDO.
Lim llega
al Valencia
de la mano
de Amadeo
Salvo, que
desde el
primer
instante
apostó por
la oferta del
magnate
asiático.
con una orden judicial de derribo,
una PAI para una futura ciudad
depor tiva en Por xinos decretado por el Tribunal Supremo como
nulo, permutas no pagadas… y,
principalmente, una Fundación
(máxima accionista del club) con
un préstamo vencido de 81 millones de euros —y avalado por instituciones públicas— incapaz de
devolver. De ahí que la sociedad
se viera abocada a la venta. Y así
lo entendió y decidió su principal
acreedor: Bankia. Por todo ello,
en diciembre de 2013, se colgó en Mestalla el car tel de ‘Se
vende’.
A la tercera llegó la vencida
para Peter Lim. Porque antes de
conver tirse en el propietario del
Valencia CF SAD, el magnate asiático lo había intentado, primero (y
de manera más insistente), para
serlo del Liverpool, por el que presentó oferta en 2010 aunque en
aquella ocasión el Royal Bank Of
Scotland rechazó su propuesta;
después, aunque más tanteando
que pujando, Peter Lim sondeó a
Miguel Ángel Gil y Enrique Cerezo por la situación accionarial del
Atlético de Madrid. En ambas sin
éxito.
En su día, en concreto en febrero de 2013, gente de su sociedad se reunió en París con
Manuel Llorente para preguntarle precisamente por el Valencia,
aunque su verdadera carrera por
la entidad valencianista comenzó
en octubre de 2013, cuando a través de Jorge Mendes le llegó la
posibilidad de poder invertir en el
Valencia, siendo desde el primer
día su oferta por la que realmen-
KIM LIM, LA
EMBAJADORA
CHÉ. La hija
pequeña de
Peter Lim,
Kim Lim, se
ha convertido
en una de
las mejores
embajadoras
del Valencia
en las redes
sociales.
Meriton Holdings había
intentado antes sin éxito
hacerse con la propiedad del
Liverpool y Atlético de Madrid
26
EN EL
PALCO, LA
EXCEPCIÓN.
Lim presidió
junto a José
Sepulcre y
Amadeo Salvo
el duelo entre
el Valencia y el
Elche, si bien,
su intención
es ver los
partidos
desde su palco
privado y sin
corbata.
te apostó Amadeo Salvo, con el
que se reunió por primera vez en
octubre en Singapur, en una cita
fijada para en teoría hablar solo
de financiación para reanudar las
obras del nuevo estadio y que, finalmente, ha desembocado en
que Peter Lim sea el accionista
mayoritario del Valencia.
El Valencia se convierte así en
la sociedad número 19 que controla en mayor o menor proporción
Meriton Holdings, sociedad con
sede en Hong Kong y desde la que
gestiona todos sus negocios Peter Lim. Sus tentáculos empresariales abarcan desde clínicas privadas (Thompson Medical Centre
o Healthway Medical Corporation)
hasta restaurantes temáticos
(Cafe Footbal o Café Iguana). Desde negocios inmobiliarios (Vantage Bay o Thomson Iskandar) hasta
producción de cerveza artesanal
(Brewekz). Desde el mundo de la
moda (FJ Benjamin) hasta el automovilístico (McLaren o Fastrack
Autosports). Desde imprentas de
seguridad (UPP) hasta fondos de
inversión y consultoras (Rowsley
o Soverus Security Solutions). En
Meriton Holdings, sociedad
de Lim, controla 19
multinacionales de diferentes
ramas empresariales
27
sus negocios, el mundo del deporte de élite está siempre presente.
Peter Lim tiene presencia desde
el 2011 del Consejo de Administración de McLaren Automotive y
es un asiduo a los Padocks de los
Grandes Premios del Mundial de
Fórmula 1 (principalmente los que
se celebran en Asia). Además, tiene los derechos de franquicia del
Manchester United para explotar
su imagen a través de una red de
restaurantes temáticos en Asia.
Pero, además de su vertiente empresarial, Peter Lim pasa por ser
uno de los principales mecenas
de depor tistas de Singapur. De
hecho, según también la revista
Forbes, ocupa el puesto 48 entre
los principales filántropos de Asia.
El nuevo dueño del Valencia, en
los últimos diez años, ha contribuido con más de ocho millones
de euros para que el Comité Olímpico de su país conceda becas a
sus jóvenes promesas.
A sus 61 años de edad, el hijo
del vendedor de pescado del barrio Bukit Ho Sweet; aquel niño
que compartía piso con sus dos
EN MESTALLA,
EN TRES
PARTIDOS.
Peter Lim
tiene un
palco privado
justo detrás
del palco de
autoridades.
Hasta la fecha
ha asistido a
los partidos
ante el Elche,
Barcelona y
Real Madrid.
hermanos y cuatro hermanas; el
joven que trabajó como taxista,
como cocinero y como repartidor
de comida a domicilio; el estudiante que se licenció en Contabilidad por la Universidad Occidental de Perth de Australia gracias
a la beca que le fue otorgada por
las autoridades de Singapur por
sus excelentes notas en Secundaria; el intrépido corredor de
bolsa que siendo un treintañero
se ganó el apodo de ‘Rey de las
Comisiones’, el hombre que comenzó a construir su imperio en
1990 invirtiendo en una empresa
de aceite de palma (Wilmar International)… hoy, Peter Lim, casado y con dos hijos, ha cumplido
un sueño. Valencia Club de Fútbol
SAD se llama.
Peter Lim comenzó a construir
su imperio en 1990 cuando
invirtió en una empresa de
aceite de palma en Singapur
28
29
EL ADIÓS DEL FUTBOLISTA SOLITARIO
THIERRY
HENRY
Cuando un jugador decide
poner fin a su carrera
se conoce el veredicto
definitivo sobre el alcance
de su figura. Los más
grandes son elogiados por
toda la platea futbolística.
El adiós de Henry amasó
el halago de jugadores,
entrenadores y prensa.
30
31
MAGIA. Los periódicos más importantes del mundo
destacaron en sus páginas deportivas la retirada de
Henry y todos coincidieron en describirle como un
auténtico mago con el balón.
JAVIER SILLES /
L
a envergadura de la trayectoria de un futbolista se legitima en el momento del anuncio de su retirada. En un deporte
de memoria frágil, de convulsión
casi diaria, con juicios poco duraderos e inclinados por la afiliación
a unos colores, cuando un jugador
decide poner el broche a su carrera se conoce el veredicto definitivo
sobre el alcance de su figura. Los
más grandes, los únicos, recibirán
el elogio unánime y espontáneo
de toda la platea futbolística. El
adiós de Henry es todo eso. Amasa el halago encendido de jugadores, entrenadores y prensa.
“Se va el Rey”, tituló en su portada L’Equipe. “Una leyenda”, dijeron de él La Gazzetta y The Sun.
Hasta el New York Times privilegió su estampa. “Un icono, más
que un futbolista”. El torrente de
alabanzas fue aún mayor entre
los que fueron sus compañeros,
entrenadores y rivales. “Tuve la
suer te de jugar con vos”, publicó Messi en las redes sociales.
“Era excepcional”, recordó Blanc.
“Está entre Zidane y Platini”, le situó Wiltord cuando le preguntaron
por su lugar en el fútbol francés.
“Nos hechizó a todos”, resumió
Cesc. El mundo a sus pies.
Seguro que Henry no se sintió
del todo cómodo con tanta loa hacia su persona. Quienes le conocen bien, saben que se trata de
Su padre le inculcó su pasión
desmedida por el fútbol. “Veía
que cuando jugaba, él era
todavía más feliz que yo”
una persona reservada y prudente. Nunca le gustó la etiqueta que
le colocaron de “futbolista glamuroso y orgulloso”. “Esa visión no
se corresponde con la realidad.
‘Titi’ es tímido y sencillo”, rememoró hace pocos días Raymond
Domenech, ex seleccionador galo
entre 2004 y 2010, en una entrevista con Le Monde. Henry siempre se quiso despojar de ese traje que le habían impuesto y se
definía como alguien solitario y
retraído.
Su infancia marcó decididamente su personalidad. Hijo de
Antoine y Mar yse, originarios de
Guadalupe y Mar tinica respectivamente, nació en el hospital maternal de Les Ulis, población de
26.000 habitantes situada a 20
kilómetros de París. Casi la mitad
de sus residentes eran inmigrantes. No creció en un ambiente propicio. Sólo la rectitud de sus padres le evitó problemas. Muchos
de los que eran sus amigos están
o pasaron por instituciones penitenciarias. “Aprendí un montón de
cosas en la calle. Si pudiera escoger repetiría todo lo vivido allí. Vi
cosas duras pero por suerte tuve
unos padres atentos. A veces no
entendía por qué mis amigos podían salir de noche y yo no. Eso
me frustraba. Le preguntaba a
mi madre si me dejaba salir y la
respuesta siempre era ‘no’. Hay
montones de jóvenes que no escuchan a sus padres y eso es un
problema. Los míos fueron duros
y así pude salir adelante”, confesó Titi tiempo después.
El balón fue su refugio particular. Su padre le inculcó su pasión
desmedida por el fútbol. “Veía que
cuando jugaba él era más feliz
que yo”, aseveró el propio Henry
en una entrevista con Sport. Era,
DESPEGUE.
Arnold
Caldeno,
ojeador del
Mónaco,
quedó
prendado
de las
condiciones
de Henry. El
club acometió
su fichaje con
16 años.
a la vez, su mayor admirador y su
mayor crítico. “Un día marqué seis
goles. Entré en el coche y vi a mi
padre muy serio. Le pregunté qué
pasaba y me recriminó que había
fallado un centro en el minuto 10,
un gol en el 14’… Nunca me hablaba de las cosas buenas y crecí pensando en cómo mejorar mis
fallos”, evoca.
Antoine quería que su hijo llegase a ser profesional y estaba
convencido de ello. Tanto empeño
puso que fue despedido en su trabajo de guardia de seguridad por
llegar dos horas tarde como con-
secuencia de llevar a Titi a jugar
un partido.
Ni la separación de sus padres
cuando él tenía ocho años cambió
de modo alguno el guión. Henr y
quedó bajo la custodia de su madre y se trasladaron a vivir a Orsay. También su hermano mayor
Willy se fue con ellos. Antoine acudía cada fin de semana a presenciar en directo los encuentros de
su hijo por todos los equipos que
pasó: Les Ulis, Palaiseau y Vir yChâtillon. En este último club, con
13 años, su nombre emergió con
fuerza en los radares de los con-
32
33
‘PADRE ESPIRITUAL’. Es imposible disociar el éxito de Henry
de la confianza y aliento que siempre le brindó Wenger. Su
relación siempre fue más allá de la de futbolista-entrenador.
DOBLETE. Thierry Henry se marchó de Inglaterra con la
satisfacción de haberse fotografiado en dos ocasiones con el
trofeo de campeón de la Premier, en 2002 y en 2004.
CATAPULTA. Francia ganó su Mundial en 1998 y Henry,
máximo goleador bleu, dio el salto definitivo al estrellato.
juntos más importantes de Francia. Arnold Caldeno, ojeador del
Mónaco, quedó prendado de sus
condiciones físicas y técnicas: “Yo
le conocí cuando era benjamín en
el Palaiseau. Era muy rápido y con
grandes cualidades de velocidad
innata y sobre todo una gran facilidad en el juego. Sus seis goles
con el Vir y-Châtillon sin apenas
despeinarse en un partido ante el
Sucy fueron determinantes para
nosotros”.
Caldeno le recomendó seguir
con su formación en la Academia de Clairefontaine. Ingresó en
marzo de 1990 a pesar de que
el director del centro era reacio a
aprobar la admisión por sus pobres notas. Por aquella residencia han pasado jugadores de la
talla de Trezeguet, Anelka o Gallas y otros más recientes como
Ben Arfa y Matuidi. Henry destacó desde un primer momento. Con
su padre con la mirada fija sobre
él. “¿Ven a ese chico? Recuerden
su nombre. Será profesional y jugará en la Selección de Francia”,
gritó un día Antoine desde la grada. Pasó al Versalles y el Mónaco, con la bendición de Arsène
Wenger, acometió finalmente su
fichaje a la edad de 16 años. “Si
tú no vienes a Mónaco, no sabrás
nunca lo que podrías haber llegado a ser. La materia prima tú la
tienes”, le espetó Caldeno. Con
esa frase Titi y su familia quedaron convencidos. Comenzaba así
su fulgurante carrera en el fútbol
profesional.
Es imposible disociar el éxito
de Henry de la confianza y aliento
que siempre le brindó Wenger. Su
relación iba más allá de la de futbolista-entrenador. Wenger le aleccionó humanamente, le mostró
conceptos tácticos y le hizo pensar en el colectivo. “Es mi padre
espiritual”, reconoce Titi. Con 17
años le hizo debutar en la Ligue
1 ante el Niza. Ocho meses más
TENSA RELACIÓN. La etapa de Rymond Domenech al
frente de la selección francesa supuso un constante
tira y afloja entre el técnico y Thierry Henry.
tarde marcaba sus primeros goles
en un partido frente al Lens.
Henr y siempre se había desenvuelto como nueve en las categorías inferiores. Sin embargo,
Wenger le reubicó en el extremo
izquierdo, una posición determinante en su trayectoria aunque él
siempre prefirió ser la referencia
ofensiva central. Sonny Anderson
le cerraba el paso. El que luego
sería jugador del Barcelona entre
1997 y 1999 fue uno de los principales apoyos de Titi en el vestuario del Mónaco. Le llevaba en
coche a los entrenamientos y concentraciones y le transmitía todas
sus experiencias y su respaldo.
Henry le respetaba. Como homenaje a él, empezó a ponerse las
medias más altas de lo normal,
lo mismo que hacía Sonny.
Se ganó sobre el terreno de
juego y fuera de él la consideración de compañeros y rivales. Fue
nombrado mejor Futbolista Joven
de Francia en 1996 y conquistó la
Ligue 1 y la Supercopa en 1997.
La llamada de la selección gala no
se hizo esperar. El seleccionador
Aimé Jacquet anunció su convocatoria para un amistoso ante Sudáfrica ese mismo año. Henry entraba en sus planes para el Mundial
de Francia de 1998. Eligió el dorsal 12 por Van Basten, su ídolo de
pequeño, que lució también este
mismo número con Holanda. La
cita más importante de la historia de los bleus tuvo en Titi a uno
de los grandes tutores de la gloria gala.
Henr y comenzó como un tiro
el Mundial. Titular para sorpresa
de muchos al tratarse de un jugador todavía poco conocido en
el panorama internacional y de
cor ta edad (21 años), hizo tres
goles en los dos primeros par tidos: uno a Sudáfrica y otros dos
a Arabia Saudí. Su gesto retrataba la ilusión reinante en Francia
por ser campeón del mundo. Con
34
todo, poco a poco perdió fuelle
en aquel equipo en detrimento
de Guivarch. Salió del once en los
cuartos de final ante Italia, aunque luego sustituyó a Karembeu
y transformó su penalti en una
tanda agónica con final feliz para
el combinado galo. En la goleada
en la final a Brasil, no jugó ni un
minuto. Aun así, acabó el torneo
como máximo realizador bleu tras
los tres tantos que anotó en la
fase de grupos. El Mundial era la
confirmación absoluta del futbolista que prometía ser. La Juventus
se lanzó a por su fichaje y desembolsó 17 millones de euros para
hacerse con sus servicios.
Siempre dijo haber meditado
mucho aquella decisión, todos
los pormenores y consecuencias
que entrañaban su fichaje por un
equipo italiano. El Calcio no parecía el tapete idóneo para continuar con su imparable progresión. Llegó a una Juve campeona,
con Zidane como máxima estrella y con Del Piero e Inzaghi como
acreditados delanteros de primer
nivel. Nunca se encontró en el viejo Delle Alpi. Ancelotti, por entonces entrenador bianconeri, le
situaba casi de interior zurdo.
Llegó a jugar hasta de lateral
algún partido. “Nunca supe
que podía usarlo de delantero, después de verlo en
Arsenal supe que había cometido un gran error”, se
lamentó con el paso del
tiempo el hoy entrenador
del Real Madrid. La aventura de Henry en Italia sólo
duró seis meses, los peores de su carrera. Marcó
tres goles en 16 par tidos.
Estaba como loco por salir
35
A LA JUVE... Tras el Mundial de Francia, casi todos
los equipos grandes de Europa se fijaron en Henry.
La Juventus cerró su fichaje por 17 millones de
euros, aunque su ciclo en Italia sólo duró seis meses.
de allí y Wenger golpeó otra vez
a su puerta.
El Arsenal pagó 13 millones de
euros por él. Wenger le dio la alternativa en la delantera, abandonando su idea inicial de acostarle a la banda izquierda. A su lado
jugaba Dennis Bergkamp. “Aprendí mucho de él. Era un tipo increíble. Le llamaban Ice Man porque
no sonreía nunca pero en el vestuario era la bomba. Tenía una actitud intachable”, recapitula Titi.
Pronto surgieron las dudas. Henry estuvo los dos primeros meses
sin marcar. La crítica se cebaba
con él y con su valedor. Los goles
terminarían llegando. La fe que le
profesaba Wenger fue su principal
alimento. El técnico alsaciano sabía el talento que tenía entre manos y lo explotó al máximo.
Henr y se erigió en el jugador
más importante de la historia del
Arsenal, reconocido como tal por
los propios seguidores del conjunto londinense. En su primera
temporada como futbolista gunner
acabó marcando 26 goles. A partir de ahí sus cifras se dispararon.
En ocho campañas, hizo 228 tantos, siendo cinco veces máximo
goleador de la Premier League y
dos Bota de Oro. El hechicero de
¡MENUDA PAREJA! Wenger aprovechó la mala
adaptación de Henry al fútbol italiano para
llevárselo al Arsenal por 13 millones (una ganga).
Compartió delantera con Dennis Bergkamp.
Highbury levantó un mito alrededor de su figura. Echando la mirada atrás, resulta inconcebible que
no ganase el Balón de Oro. Su
nombre aparece en todas las nóminas de grandes jugadores que
no se hicieron injustamente con el
mayor premio individual a un futbolista. Él se lo tomaba con cierto
humor. Cuando estaba en la cúspide y se le relacionó con el Real
Madrid, utilizó la ironía a modo de
descarga: “Aún no puedo jugar allí
porque no tengo el Balón de Oro”,
aludiendo a la política de fichajes
galácticos de Florentino Pérez.
“Es esa clase de jugador que
puede arrancar con el balón en
el centro del campo y anotar el
gol que nadie en el mundo puede
marcar”, decía de él Wenger. Era
la elegancia en un campo de fútbol. Era diferente. Levitaba sobre
el césped. “No se puede regatear
sin saber bailar”, repetía incesantemente. Todavía se recuerda su
‘hat-trick’ ante el Wigan en el último partido del extinto Highbury.
Los éxitos colectivos,
la esencia del fútbol,
también llegaron. El Arsenal de Wenger se distinguió en todo el mundo por ser un equipo
de propuesta alegre
y talante ofensivo. Le
sir vió para ganar dos
Premier (2002 y 2003)
y tres FA Cup (2002,
2003 y 2005). En Europa la historia fue diferente. Sólo en la temporada 2005-06 estuvo a
un paso de conquistar la
Champions League. Su exhibición en el Bernabéu en
36
octavos de final, con gol incluido,
introdujo al Arsenal en el grupo de
favoritos. Luego eliminó a Juventus y Villarreal. El Barcelona esperaba en la final. Henry sigue maldiciendo todavía aquel par tido.
Valdés le desesperó. Le hizo tres
paradas que hubiesen cambiado
el devenir del encuentro. El conjunto gunner se adelantó con un
gol de Campbell, pero Eto’o y Belletti dieron la vuelta al marcador.
Titi acabó desolado. Nunca antes
lo había tenido tan cerca.
Henry era un estandarte en Inglaterra y había ganado todo con
Francia. Tras el Mundial del 98,
fue también la seña de identidad
de la selección gala campeona
de la Eurocopa 2000 y de la Copa
Confederaciones 2003. Sin embargo, el sueño de la Champions
le acosaba. El mismo Barça quiso ficharle aquel verano de 2006,
pero la operación no fructificó. Intuía que en el conjunto del norte
de Londres sería hasta difícil repetir
la condición de
finalista. Un año
más tarde, tras
un curso complicado marcado por
molestias físicas,
recaló por fin en
el Camp Nou. No
fue una contratación sencilla. “Las
negociaciones con
el Arsenal se rompieron al menos 15
veces”, desveló Ferrán Soriano, vicepresidente del club azulgrana. El acuerdo se
cerró en 24 millones.
Con Titi fue más simple. Txiki Begiristain,
entonces secretario técnico culé,
no paró hasta persuadirle. Henry
firmó cuatro temporadas por el
Barcelona. “Cuando salí del Arsenal, parte de mí murió. Lloré, y yo
no suelo llorar, ni siquiera cuando
era un niño”, reveló tiempo después en L’Equipe. Su silueta quedó inmortalizada en una estatua
37
senal (ocho
etapa en el Ar
a
er
im
ier en
pr
su
or de la Prem
GOLES. En
áximo golead
GOLES Y MÁS
m
el
e
fu
ry
en
Thierry H
oro.
temporadas),
ces la bota de
s y ganó dos ve
ne
cinco ocasio
RECUE
RDO
IMBOR
RABLE
.
La silu
eta
de Hen
ry
perma
nece
inmort
alizada
en una
estatua
de bron
ce a
las pue
rtas
del flam
ante
Emirat
es
Stadiu
m, el
nuevo
hogar
del Ars
enal.
38
39
AÑO PERFECTO. El Barça ganó la Liga, la Copa, la
Champions... y logró una victoria histórica por 2-6 en el
Santiago Bernabéu, con doblete de Henry.
de bronce a las puer tas del flamante Emirates Stadium, nuevo
hogar gunner.
En el Barça nunca adquirió la
preeminencia que tuvo en el Arsenal. Aquello parecía inalcanzable
desde el principio. Su primer año,
con Rijkaard en el banquillo y un
equipo cuesta abajo, no fue el deseado a pesar de marcar 19 goles. Guardiola cambió, al curso siguiente, el rumbo de una plantilla
bajo una dinámica perdedora y ensambló un conjunto sobresaliente
y que rompió todos los moldes.
Henry fue uno de los principales
culpable de la fama de aquel grupo victorioso. Formó una tripleta
atacante de lujo con Eto’o y Messi. No le gustaba en demasía,
pero volvió al extremo izquierdo.
ESCORADO. Henry formó una tripleta atacante de lujo en
el Barcelona con Messi y Eto’o, aunque tuvo que ocupar el
extremo izquierdo, un puesto que no le atraía demasiado.
Todo por aquella Champions soñada. Le faltaba ese título en su
vitrina y lo logró.
La temporada fue inmejorable.
El Barça ganó Liga, Copa y Champions (luego completó aquel sextete histórico tras vencer en la Supercopa de España, la Supercopa
de Europa y el Mundial de Clubes). Y una victoria por encima de
todas: el 2-6 del Bernabéu. Henry,
con su doblete, se bautizó desde
ese día como leyenda culé. Aguantó una campaña más en Can Barça, logrando otra Liga. Acuciado
por las lesiones, dispuso marcharse a una liga menor y a un país
que le enamoraba desde niño. El
New York Red Bulls de la MLS sería su próximo destino. Quizá una
polémica de dimensión mundial
SUEÑO HECHO REALIDAD. Con la camiseta del Barcelona,
Henry por fin pudo conquistar la Champions con la que
tanto soñaba, el título que le faltaba.
también pudo tener que ver con
aquella temprana decisión…
La ‘Main de Dieu’. Seguro que
recuerdan aquel gol con la mano
de Henry vistiendo la camiseta de
Francia en una repesca mundialista ante Irlanda que significó la clasificación bleu. La acción, voluntaria a todas luces, traspasó las
fronteras del depor te. ¿Héroe o
villano? Irlanda demandó a la FIFA
la repetición del partido, algo que
el máximo organismo del fútbol
mundial desestimó. En la propia
Francia discutían sobre la idoneidad de la jugada. El presidente
galo, Nicolas Sarkozy, se disculpó con el primer ministro irlandés,
Brian Cowen, durante una cumbre
de la Unión Europea en Bruselas.
Henry estaba en el ojo del hura-
cán. Él siempre defendió que fue
una reacción instintiva e, incluso,
abogó por la repetición del partido. Le tildaron de “tramposo” y
le dedicaron calificativos como
“enemigo del fútbol”. Los que le
conocían salieron a su amparo.
“No fue algo premeditado”, atestiguó Guardiola. “El fútbol y el deporte están llenos de héroes que
han hecho diez veces más trampas que Thierr y. Los que compran a los árbitros, los que se
dopan, esos son los verdaderos
tramposos. Henr y tiene muchos
años de comportamiento honesto a sus espaldas. La forma en
que está siendo atacado no es correcta. Es el
gran perdedor de esta
historia”, incidió Wenger.
Francia y Henr y jugaron
el Mundial de Sudáfrica.
Al término del mismo, comunicó su adiós de la selección gala. Se iba como
el máximo goleador de la
historia bleu (51 tantos),
segundo jugador con
más partidos disputados
(123) y el único que había
participado en cuatro Mundiales
(1998, 2002, 2006 y 2010).
“Yo como fútbol, sueño fútbol,
respiro fútbol. No estoy loco, sólo
soy un apasionado”. Una
de sus frases más reseñables sirve para definir
su última etapa como
profesional. El retiro dorado en el New York Red
Bulls duró cuatro años,
sin contar el regreso de
cuento de hadas al Arsenal en enero y febrero de
2012. Henry supuso un
influjo de aire fresco que
realzó social y futbolísticamente la MLS.
Disfrutó del anonimato fingido
con el que se movía en la gran
manzana, de la tranquilidad relativa que percibía alejado de los caladeros de popularidad y fascinación continua. Un espacio que le
retrotraía a su infancia. “Cuando
mis padres se separaron, mi hermano y yo nos fuimos con mi ma-
‘MAIN DE DIEU’. El gol con la mano que
marcó Henry ante Irlanda en la repesca
mundialista y que supuso la clasificación
de Francia le situó en el punto de mira de
todas las críticas del planeta.
DULCE RETIRO. Su retiro en el New York Red Bulls, sin contar el regreso al
Arsenal en enero y febrero de 2012, duró cuatro años. En Estados Unidos
pudo disfrutar del anonimato y de la tranquilidad que buscaba.
dre. Willy, mayor que yo, hizo el
ser vicio militar y me quedé solo
en casa con ella. Tenía 11 años.
Me sentía como si fuera hijo único. No me dejaba salir y pasaba
muchas horas solo. La gente no
lo entiende, pero me gusta estar
solo. Me recuerda a mis años de
juventud”.
42
FEDERER
CON NÚMEROS,
SOBRAN LAS PALABRAS
(Los datos hasta
las 1000 victorias)
MARTA RODRÍGUEZ PELETEIRO /
43
44
1
Copa Davis ganada este pasado
noviembre a Francia, la primera
en las vitrinas de Suiza, tras un
espectacular partido de dobles
con Stan Wawrinka ante Richard
Gasquet y Julien Benneteau, que
puso 2-1 la eliminatoria para los
helvéticos después de su tropiezo
frente a Gael Monfils. También
fue el encargado de sellarla
apuntándose el 3-1 en el definitivo
partido ante Gasquet. Y es además
la cifra que tiene de trofeos de
Roland Garros (2009). En 2003 se
llevó el premio de Suizo del Año.
7
45
2
trofeos de Wimbledon están en sus
vitrinas (2003, 2004, 2005, 2006,
2007, 2009 y 2012). Empata con
Pete Sampras en la Era Open.
medallas olímpicas ha conquistado
a lo largo de su carrera: el oro de
Pekín en dobles con Wawrinka y
la plata en Londres. Asimismo,
durante dos años consecutivos
(2006 y 2007) llegó a las finales de
todos los Grand Slams. Y en dos
ocasiones se ha llevado el Arthur
Ashe Humanitarian of the Year
(2006 y 2006), así como el premio
al Equipo Suizo del año (en 2008
con Wawrinka y el 2014 junto con
sus compañeros en la Davis).
8
3
títulos tiene como jugador de
dobles, donde su mejor resultado
en un Grand Slam fue llegar a
cuartos de Wimbledon 2000.
Además, junto con Björn Borg, Pete
Sampras y Rafael Nadal es uno
de los cuatro únicos jugadores en
la historia en ganar al menos un
torneo de Grand Slam durante ocho
años consecutivos (en el periodo
de 2003 a 2010). Y con ocho años
cogió su primera raqueta.
veces ha sido escogido como
Campeón de Campeones para
L’Équipe (2005-2007). Y tres años
llegó a todas las finales de los
majors (2006, 2007 y 2009).
9
son los Masters Series, donde
ha conseguido alcanzar las
finales. Sólo le quedan por ganar
Montecarlo y Roma.
4
hijos tiene junto con Mirka Vavrinec
(las mellizas Charlene Riva y Myla
Rose y los mellizos Leo y Lenny).
También son cuatro los Abiertos
de Australia con los que cuenta
en su haber (2004, 2006, 2007 y
2010). Y en 2004, cuatro fueron
los únicos partidos que perdió en
toda la temporada. También son
cuatros los premios Laureus como
deportista mundial del año (desde
2005 hasta 2008).
5
son sus títulos del Open de Estados
Unidos (2004, 2005, 2006, 2007
y 2008). Y cinco son también
los torneos que ha ganado este
pasado 2014 (Shanghai, Dubai,
Cinncinati, Halle y Basilea). Cinco
veces ha sido elegido el Jugador
del Año para la ITF (2004-2007
y 2009). Es, asimismo, junto con
Emerson, el tenista que más años
ha ganado al menos dos títulos de
Grand Slam (2004-2007 y 2009).
6
veces se ha coronado como
maestro en las finales ATP (2003,
2004, 2006, 2007, 2010 y
2011). En 2014 llegó también a
la final, pero no pudo disputarla
por problemas físicos. Además, ha
sido coronado como Atleta Suizo
del Año en seis ocasiones (2003,
2004, 2006, 2007, 2012 y 2014).
10 12 13
veces se ha hecho con el Stefan
Edberg Sportsmanship Award
(2004-2009, 2011-2014).
años seguidos lleva siendo
el favorito de los fans
ATPWorldTour.com, presentado
por Moët & Chandon (2003-2013).
Doce títulos en una temporada
(2006) es un récord que comparte
con Thomas Muster.
victorias acumula en los Juegos
Olímpicos, el récord entre los
tenistas.
46
47
14
17
25
31
A esta edad se decantó finalmente
por el tenis e ingresó en la
Federación Suiza tras coquetear con
el fútbol y el hockey sobre hielo.
triunfos en Grand Slam. En segundo
y tercer lugar empatan Pete
Sampras y Rafael Nadal con 14.
finales de Grand Slam ha jugado
durante su carrera, de las que diez
fueron de manera consecutiva
(desde el Wimbledon de 2005
hasta el Abierto de Estados Unidos
de 2007, ganando ocho de ellas).
partidos llevaba ganados
consecutivamente Pete Sampras
cuando Federer rompió la racha
de su ídolo en la cuarta ronda del
Wimbledon de 2001.
15
18
27
33
tenistas solamente le superan en
edad en el actual Emirates ATP
Ranking de individuales.
veces consecutivas ha sido cabeza
de serie en un Grand Slam (Roland
Garros 2004-Wimbledon 2008).
Con 17 años debutó también como
profesional absoluto.
son los partidos de Grand Slam
que ganó de manera consecutiva.
Lo hizo en dos ocasiones, desde
Wimbledon 2005 hasta la final de
Roland Garros de 2006, y desde
Wimbledon 2006 hasta la final de
Roland Garros de 2007.
años, que parece que no pesan
sobre sus piernas. Nació el 8 de
agosto de 1981.
16
23
30
34
años como profesional, desde
1998. Y 16 fueron las finales a las
que llegó en los 17 torneos que
disputó en la temporada 2006. Con
esta edad dejó los estudios para
centrarse en su carrera deportiva.
títulos de Masters 1.000. En 23
ocasiones consecutivas ha llegado
también a semifinales de Grand
Slam.
Grand Slams consecutivos fue
primer o segundo cabeza de serie
(entre el US Open de 2003 y el
Abierto de Australia de 2011).
torneos fue capaz de ganar en
solamente tres temporadas (20042006).
48
49
36
41
45
50
torneos de Grand
Slam ha disputado
a lo largo de su
carrera.
finales perdidas
a lo largo de su
carrera profesional.
encuentros
ha perdido en
torneos de Grand
Slam.
aces se apuntó en
una final de Grand
Slam (Wimbledon,
2009, frente a Andy
Roddick).
40
43
48
69,4
partidos ganó
consecutivamente Federer
en el US Open (20042009), el récord masculino
en la Era Open. En 2004
estuvo presente en sólo
seis partidos, pese a ganar
el torneo, por la lesión de
Andrei Pavel en cuarta ronda.
millares de niños
se benefician
aproximadamente
de los esfuerzos de
su fundación por
mejorar la calidad de la
educación básica y el
aprendiza temprano.
partidos ha
ganado en
la Copa de
Maestros.
es el mayor ratio
de triunfos en
torneos en tres
años (20042006).
73 77 83
85 88
90
92
partidos ganó en
la temporada que
acabamos de cerrar, con
33 años. El número uno,
Novak Djokovic, ganó
61.
juegos tuvo su final
de Wimbledon 2009
ante Andy Roddick,
el mayor número
en una final de un
major.
títulos en sus vitrinas.
Solamente le superan
Jimmy Connors, con
109, e Ivan Lendl, con
94.
kilos pesa el
maestro del
revés a una
mano.
Ha superado ya está
cantidad de millones
de dólares ganados,
convirtiéndose en el
tenista más rico de la
historia.
partidos ha perdido
en Masters 1.000
a lo largo de su
carrera.
victorias en su
récord de triunfos
en una temporada
(2006).
50
51
94,3 125
185 198
227 237
279 302
es el mayor
porcentaje
de victorias
en tres años
(2004-2006).
finales ha jugado
a lo largo de su
carrera. Es también
su ranking actual
como jugador de
dobles.
centímetros
mide el genio
de Basilea.
tiebreaks
perdidos
hasta la
fecha.
son los
partidos que ha
perdido durante
su etapa como
profesional.
semanas
consecutivas como
número uno de la
clasificación de la ATP.
Jimmy Connors es el
segundo con 160.
partidos ha ganado
en torneos de Grand
Slam. Con esta cifra
supera el récord
de 233 de Jimmy
Connors.
semanas como
número 1. Nadie
le supera.
311
325
369 695
son los
partidos que
ha ganado en
Masters 1.000
durante su
carrera.
torneos ha
jugado como
profesional.
tiebreaks
ganados
hasta la
fecha.
es su récord de
saques directos en
una temporada. Esta
cifra la consiguió en
la campaña 2008.
1000
victorias. Es el
tercer tenista en
la clasificación de
triunfos durante su
carrera. Por encima
sólo se encuentran
Ivan Lendl, con 1.071,
y Jimmy Connors, con
1.253.
52
53
ANIOL SERRASOLSES:
EL PALISTA QUE
VENCIÓ A LA
KEY
HOLE
El gerundense Aniol
Serrasolses, con sólo 23
años, se ha convertido
en el primer kayakista en
descender a bordo de su
embarcación la Key Hole,
la catarata imposible, un
salto de aguas bravas de
35 metros de altura en
el curso del río Lillooet,
en la Columbia Británica
(Canadá). Una hazaña
que hasta el momento
nadie había logrado.
54
LUIS LARA /
E
n su constante afán por
superar los propios límites, el ser humano es capaz de
afrontar los retos más difíciles y
alcanzar las metas más inimaginables. Escalar la montaña más
alta, explorar la cueva más profunda, navegar por el mar más
angosto o descender una de las
cataratas más impresionantes e
inaccesibles de la Tierra a bordo
de un kayak. Esa es la hazaña lograda por Aniol Serrasolses durante su última gran aventura: el descenso de la cascada Key Hole, en
Canadá. Un reto que nadie hasta
el momento se había atrevido a
afrontar.
A pesar de su corta edad (23
años), Aniol Serrasolses es un experto kayakista de aguas bravas y
está considerado uno de los mejores a nivel mundial en las modalidades de creek, freestyle y
slalom. Tiene una dilatada experiencia y ha descendido los ríos
más peligrosos del mundo. Principalmente, en Argentina, Chile,
México, Noruega o Estados Unidos.
El palista catalán comenzó
en el mundo del kayak gracias a
su hermano Gerd, un jugador de
waterpolo que cambió el balón por
el remo para proclamarse campeón de la Copa del Mundo de kayak extremo en 2013. Ambos comenzaron a remar en el club de su
pueblo, el Salt-Ter. Aniol se compró su primer kayak cuando tenía
15 años y con 16 dejó su pueblo
para ir a Sort (Lleida), donde ha
trabajado como guía de río los últimos cuatro años. Estuvo en la
selección española y tomo parte
en Campeonatos de Europa y en
diversas pruebas de la Copa del
Mundo, pero la competición no
Serrasolses es un experto
kayakista de aguas bravas y
está considerado uno de los
mejores a nivel mundial
55
56
terminaba de llenarle y se acabó decantando por las grandes
aventuras.
Canadá.
En la Columbia Británica se encuentra el río Lillooet, que durante buena par te de su recorrido
transcurre por un profundo e inhóspito cañón en el que se halla
la catarata Key Hole, un salto de
agua torrencial de 35 metros de
altura. Se trata de uno de los parajes más inaccesibles de la Tierra. Este salto de agua recibe ese
nombre por su forma de cerradura
o embudo.
Hasta el pasado mes de octubre, momento en el que Aniol
Serrasolses concluyó con éxito
su aventura, nadie había conseguido descender la Key Hole con
una embarcación. Tal vez por eso
era conocida entre los kayakistas
como la catarata imposible. Aunque a partir de ahora habrá que
buscarle otro calificativo, ya que
un joven gerundense ha sido capaz de doblegar a la cascada indomable: “Esa es mi motivación,
meterme en sitios donde nadie ha
estado. Creo que nunca he sido
tan feliz debajo de una cascada”,
señaló Aniol Serrasolses nada
más concluir su reto.
La magnitud del proyecto Red
Bull Key Hole, nombre con el que
se conoce a la última aventura de
Serrasolses, a nadie se le escapa. El río Lillooet mueve un caudal
de 50 metros cúbicos por segundo de enfurecidas aguas, una cantidad cuyos efectos se multiplican
por la estrechez de su cauce. Además, el río va tan encajonado por
esa zona que para llegar hasta el
agua Aniol tuvo que descender en
rappel con todo su equipo, incluido el kayak. Otro de los peligros
a los que tuvo que enfrentarse
La Key Hole recibe su nombre
por su forma de cerradura. Es
un salto de aguas torrenciales
de 35 metros de altura
57
58
el kayakista catalán durante su
aventura fue el constante desprendimiento de rocas volcánicas
en la mayor parte del descenso.
Aparte de no saber la profundidad
de la poza en la que descarga la
cascada. Y al final: tres interminables segundos en caída libre. Es
el tiempo que se tarda en recorrer
los 35 metros de desnivel tras el
salto al abismo.
Larga preparación.
Para que su aventura llegara a
buen puerto, Serrasolses ha empleado dos largos años de dura
preparación y muchos entrenamientos. En la primera fase el kayakista estuvo remando por los
ríos de la British Columbia, saltando cascadas de menor altura. Uno
de esos ríos es el Stikine, considerado el Everest del Kayak, donde se encuentran cascadas como
Sutherland o Cheakmus.
La dificultad de esta aventura
ha sido tal que a punto estuvo de
fracasar, según cuenta el propio
Aniol: “Tuvimos que abor tar el
primer intento porque el nivel del
agua era demasiado alto. Regresamos a España y esperamos a
que la siguiente previsión fuera
mejor. Cuando semanas después
volvimos a Key Hole, las condiciones eran mejores y decidimos ir
a por todas a pesar de que tuvimos algunos problemas de última hora, pero habíamos llegado
muy lejos y no podíamos echarnos atrás”.
Casi sin tiempo para asimilar
la magnitud y repercusión de su
hazaña, el gerundense ya piensa en nuevos retos para 2015:
“Aunque aún es sólo un proyecto, tenemos prevista una expedición por Rusia y otra por Pakistán.
Me gusta sentir que vivo al límite,
aunque ahora mismo no sé dónde
está ese límite”.
El palista catalán ya piensa en
nuevos retos para este 2015:
una expedición por tierras
rusas y otra por Pakistán
59
60
61
EL SENTIMIENTO DE LA
MONTAÑA
H
ace unos minutos que
acabamos de hacer, con
mi buen amigo y maestro Eduardo Martínez de Pisón, la presentación de la nueva edición del libro
‘El sentimiento de la montaña’,
editado por Desnivel y que en su
corta vida ya se ha convertido en
un clásico sobre las montañas, la
actividad realizada por los alpinistas desde hace poco más de 200
años y el poso cultural que ha
provocado en forma de literatura,
música, pintura, fotografía, cine,
poesía y otras manifestaciones
artísticas.
Hemos querido recoger y reflexionar sobre las principales novedades aparecidas desde su primera edición ya hace doce años,
así como los cambios que han
traído a nuestro depor te actividades como el atletismo, con su
irrupción en las carreras de montaña y también determinados aspectos negativos, como los engaños y falsificaciones producidos
en ámbitos como las ascensiones
a montañas de ocho mil metros,
por personas más preocupadas
en el marketing y la carrera de
los catorce ochomiles, que
en el verdadero alpinismo.
SEBASTIÁN ÁLVARO
En la nueva edición
de ‘El sentimiento
de la montaña’
recogemos las
novedades desde
su nacimiento, hace
ya doce años, y los
cambios producidos
en nuestro deporte.
Hay cier ta preocupación por
la masificación en determinadas
montañas, desde el Aconcagua
al Everest, que se han convertido
en algo más cercano a un parque
temático que a lo que fueron hasta no hace mucho: las montañas
más altas de América y Asia. Y
también porque, con la ambición
desmedida que siempre se genera en estos eventos, el dinero ha
llegado para cambiar la esencia
de las actividades montañeras,
también con sus prohibiciones
y controles, con sus normativas
exageradas, sus policías y sus
mafias que se mueven no en el
entorno ético montañero tradicional sino en el de la
codicia.
Quizás mis buenos amigos
Maurice Herzog, el primer vencedor del Annapurna, y Walter Bonatti, una de las referencias éticas
del alpinismo clásico, no hubieran
seguido los pasos de la montaña
de haber vivido en estos tiempos
convulsos donde ni siquiera las
montañas son aquel territorio de
libertad donde fueron a huir tras
la desgarradora Segunda Guerra
Mundial.
Hoy estamos convencidos de
que necesitamos más que nunca las montañas, esos espacios
donde aún resiste la grandeza de
nuestro planeta. Lejos de la ambición, la codicia, la contaminación,
el ruido y las prisas que nos dominan. Ellas son nuestro último refugio y no necesitamos cambiarlas
para nada; lo que tenemos es demasiado hermoso y grande para
que nos sigan aguardando como
reinos de silencio y de belleza. Y
las necesitamos como fuente de
conocimiento y de emoción, esas
mismas montañas que inspiraron
a escritores, músicos, pintores,
documentalistas y poetas.
No son ellas las que se encuentran en peligro, sino nosotros
mismos, porque más allá de todas estas agresiones y modas pasajeras ellas seguirán ahí. Nuestra planeta seguirá girando sobre
su eje cuando nuestra especie ya
se haya extinguido y las montañas
seguirán erosionándose y, al mismo tiempo, levantándose hasta el
cielo. Necesitamos conservarlas.
Para ir a buscarnos en ellas, como
dijo Senancour, “en su alma, en
el alma vasta y eterna
de la montaña”.

Documentos relacionados