MANUAL DE TRABAJO Normas Técnicas para el

Comentarios

Transcripción

MANUAL DE TRABAJO Normas Técnicas para el
MANUAL DE TRABAJO
Normas Técnicas para el trabajo editorial
en las organizaciones científicas
Ciudad de La Habana, 2000
Edición al cuidado de:
Diseño cubierta:
© Sobre la presente edición:
Ediciones Finlay, 2000
ISBN: 959-7076-05-5
Ediciones Finlay (Instituto Finlay)
Ave. 212 No. 3112 e/31 y 37
La Coronela – La Lisa
Ciudad de La Habana, Cuba
Lourdes Teagle Rodríguez
Virginia Betancourt López
Oscar Castellón Prieto
Presentación
La edición de Normas técnicas para el trabajo editorial en las organizaciones científicas es
el resultado de una laboriosa colaboración investigativa entre especialistas de la Editorial
Lenguas Extranjeras “José Martí” y Ediciones Finlay.
Este libro concebido en sus inicios sólo como un instrumento de trabajo del personal dedicado
preferiblemente a la actividad editorial, deviene también herramienta imprescindible para los
especialistas del Polo Científico empeñados en contribuir a la visibilidad de la ciencia cubana a
través de sus publicaciones.
Normas técnicas para el trabajo editorial en las organizaciones científicas se inserta en la
colección TEORÍA Y PRÁCTICA creada por Ediciones Finlay hace tres años, con el objetivo de
que sea considerado como un Manual de trabajo de consulta obligada.
Los compiladores y editores de este nuevo esfuerzo editorial le quedarán muy agradecidos si
contribuye con sus observaciones al enriquecimiento de esta obra.
Gracias.
1
INDICE GENERAL
I. Generalidades/1
A.
B.
C.
D.
E.
F.
G.
Concepto de libro/1
Tipos de libros/1
Formas de los libros/2
Principios del libro y partes principales/2
Foliación/5
Clases de folios/6
Papel que desempeñan el editor y el diseñador/6
II. Normas técnicas/8
A. Pasos que deben cumplirse para la evaluación y aceptación de los títulos propuestos/8
B.
Pasos que debe cumplir el editor en los diferentes procesos/8
C.
Pasos que debe cumplir el diseñador/14
D.
Pasos que debe cumplir el corrector/15
III. Reglas gramaticales más frecuentes/16
A.
Acentuación/16
B.
Signos de puntuación/18
C.
El gerundio/19
D.
Las preposiciones: uso correcto e incorrecto/20
E.
Deber de y deber: suposición y obligación/23
F.
El relativo cuyo y su valor posesivo/23
G.
Sino y si no/23
H.
Sinfín y sin fin/24
I.
Conque, con que, con qué/24
J.
Uso de las comillas/24
K.
Uso de la versalita/24
L.
El adverbio/25
M.
Concordancia/25
N.
Algunos errores de concordancia/29
Ñ. Resumen de los casos especiales de concordancia/29
O.
Apócope de los numerales/30
P.
El adjetivo mismo/30
Q.
Enclíticos/31
R.
El artículo/31
S.
Algunas reglas importantes de ortografía/33
T.
Reglas de género/36
U.
Complementos directo e indirecto/39
V.
Leísmo, Loísmo, Laísmo/39
W.
Relación de los modos y los tiempos entre sí/40
X.
Afijos (prefijos y sufijos)/42
Y.
Uso de la preposición ex como prefijo/42
IV. Figuras de construcción, dicción, galicismos, neologismos/43
V. Voces honomatopéyicas/44
VI. Números, cantidades y normas técnicas/45
2
A. Números cardinales/45
B. Números ordinales/45
C. Números enteros/46
D. Normas técnicas/46
E. Títulos de libros, revistas, etcétera/47
F. Fechas/47
G. Llamadas y notas/48
H. Citas/49
I. Paréntesis/50
J. Tipos de párrafos/50
K. Raya o guión largo/51
L. Coma innecesaria en la raya o guión largo/52
M. Comillas/52
N. Vírgula/53
Ñ. Bibliografía/53
O. Glosario/57
P. Cronología/57
Q. Siglas/58
R. Indices/58
VII. Breve vocabulario editorial/60
VIII. Signos de corrección tipográficos/66
IX. Símbolos del Sistema Internacional de Unidades (SI)/68
A.
B.
C.
D.
E.
F.
Unidades fundamentales del SI/68
Unidades suplementarias del SI/68
Unidades derivadas del SI con nombres especiales/69
Formación de múltiplos y submúltiplos de las unidades del SI/69
Unidades de medidas cuyo uso es permitido junto a las unidades del SI/69
Reglas para el uso de unidades del SI/70
X. Principales abreviaturas y locuciones de carácter general usadas en las publicaciones,
sobre todo en las notas al pie y en la bibliografía/71
A. Abreviaturas y símbolos admitidos/72
B. Formas de abreviar algunas palabras que aparecen en los títulos de revistas y otras
publicaciones/74
C. Abreviaturas que pueden usarse en los cuadros sin definirlas/77
XI. Errores ortográficos y de estilo más comunes en libros científicos y técnicos
fundamentalmente/78
XII. Palabras y expresiones que deben evitarse/82
XIII. Bibliografía básica del editor/86
XIV. Flujo de producción de las publicaciones/87
XV. Algunos aspectos propios del diseño/89
A.
B.
C.
D.
E.
Reglas de diseño que hay que respetar/89
Ejemplo de las indicaciones que debe ofrecer el diseñador/90
Método para la ampliación y reducción de grabados/91
Formatos de libros/93
Lomos de libros/93
3
F. Cálculo de cantidad de páginas/94
G. Tabla de cantidades de pliegos según las páginas/95
H. Factores que influyen en la legibilidad de un tipo/96
XVI. Orden de presentación de los elementos del original para su composición/102
XVII. Algunos aspectos que se deben tener en cuenta durante la composición/103
XVIII. Normas de trabajo para los procesos de redacción, consultas técnicas y filtraje/104
A.
B.
C.
Coeficientes para las normas según los procesos/104
Normas de redacción en días (con el coeficiente 0,7)/104
Tabla experimental para la revisión del proceso ilustrativo por el editor/105
XIX. Bibliografía empleada/106
4
I. GENERALIDADES
A. CONCEPTO DE LIBRO
Publicación unitaria que posee más de cincuenta páginas como mínimo y cuyas partes están
diseñadas en función de una concepción estética única. Menos de 50 páginas constituye un
folleto.
B. TIPOS DE LIBROS
Existen diferentes tipos de libros, entre ellos, técnicos, científicos, de divulgación científica,
de consulta, anónimos, apócrifos, clásicos, de bolsillo, curiosos, de actas, de texto, de surtido,
de fondo, en cartoné, en rústica, para ciegos, en cuarto, en folio, y otros.
Técnicos
Sirven como vehículo para la divulgación de experiencias científicas. Deben diseñarse de
acuerdo con su cometido y el nivel cultural de los lectores.
Científicos
Transmiten un conjunto de conocimientos relativos a una ciencia determinada. En este tipo
de libro hay relativamente poco espacio para la expresión artística individual, y las innovaciones
están fuera de lugar cuando no contribuyen a mejorar su capacidad de uso, no transmiten el
contenido general del libro ni la idea y objetivo del autor.
De divulgación científica
La función principal de este tipo de libro es poner los conocimientos científicos al alcance de
las más amplias capas de lectores posibles, además de despertar el interés por el estudio y la
ciencia. Exige un diseño vivo e imaginativo que estimule al lector.
De consulta
Son aquellos que se destinan a la consulta, como los diccionarios, enciclopedias, etcétera.
También se le llama libro de referencia.
Anónimo
Es aquel libro que no ostenta el nombre del autor.
Apócrifos
Libros sagrados no incluidos en el canon por ser segura su inspiración divina.
Clásicos
Son aquellos que tienen valor y méritos consagrados por el tiempo, la opinión y la crítica.
De bolsillo
Es de dimensiones reducidas, se le suele llamar también bolsilibro, aunque esta última
definición no es aceptada por todos los bibliófilos.
Curiosos
Libros que por el corto número de ejemplares impresos y por alguna característica especial
--papel, ilustraciones, encuadernación, etc.--, merece tal distinción.
5
De actas
Relata, por escrito, lo sucedido, tratado o acordado en una junta.
De texto
El libro fundamental y oficial para el estudio de una asignatura.
De surtido
Cada uno de los libros que reciben los libreros para la venta.
De fondo
Cada uno de los que el librero ha impreso por su cuenta, o cuya propiedad ha adquirido en
gran cantidad, a diferencia de los de surtido.
En cartoné
El que está resguardado por tapas de cartón recubierta de papel, tela, cuero, etcétera. Su
verdadero nombre es encartonado.
En rústica
Libro cosido o encolado que carece de tapas y sólo lleva como cubierta una hoja de papel,
generalmente cuché o cartulina.
Para ciegos
Los impresos en relieve por el sistema de escritura Braille.
C. FORMAS DE LOS LIBROS
Los libros pueden ser prolongados y apaisados.
Prolongados
Es el que resulta más alto que ancho. También se le denomina alargado, oblongo o vertical.
Apaisado
Resulta ser más ancho que alto. En ambos casos se tiene en cuenta que el título se lee
normalmente.
En cuarto
Libro cuya altura mide 23 centímetros.
En folio
Libro que mide 33 cm; si mide de 34 a 45 cm se llama en folio marquilla.
Reciben el nombre de principios del libro aquellas partes del libro que preceden al primer
capítulo de la obra. Estas son: página de cortesía, portadilla, portada, página de créditos,
dedicatoria, lema o tema, índice de capítulos, prólogo, introducción, etcétera.
D. PRINCIPIOS DEL LIBRO Y PARTES PRINCIPALES
Reciben el nombre de principios del libro aquellas partes que preceden al primer capítulo de
la obra. Estas son: página de cortesía, portadilla, portada, página de créditos, dedicatoria, lema
o tema, índice, prólogo, introducción, etcétera.
6
Sobrecubierta
También llamada capa, es una faja de papel que se coloca sobre la cubierta en obras
normales o en las de lujo. En la cara anterior lleva el título de la obra, nombre del autor y pie
editorial. La posterior se aprovecha para propaganda, semblanza del autor, juicios de prensa,
resumen de la obra, etcétera.
Solapa
Parte de la sobrecubierta que se dobla hacia adentro abrazando la cubierta por el perfil de
corte en las obras encuadernadas. Puede dejarse en blanco o aprovecharse para los mismos
fines que la parte posterior de la sobrecubierta.
Cubierta
En ella se coloca el título del libro, nombre del autor y pie editorial. Puede incluso no llevar
impreso alguno o solamente el símbolo alusivo a la colección o al tema desarrollado en el
cuerpo de la obra, o el título de ésta.
Si el libro lleva sobrecubierta, no deben faltar el título y el nombre del autor, como mínimo.
Contracubierta
Parte interna de la cubierta a la que se pegan las guardas.
Lomo
Parte del libro opuesta al corte delantero, por donde se cosen o pegan los pliegos con la
cubierta.
Suele contener sólo el título del libro, el nombre del autor y la firma editorial o logotipo. Lo
común en la disposición de los textos es hacerlos en posición horizontal, pero a veces aparecen
en posición vertical por ser el libro muy estrecho o el título muy largo. Si es así, éste puede
abreviarse o ponerse incompleto.
Guardas
Hojas de papel que, dobladas por la mitad, sirven para unir el libro y la tapa.
Anteportada o portadilla
Lleva sólo el título del libro, cuya tipografía empleada debe corresponder a la mitad del
puntaje de la utilizada para la composición de la portada. La regla general es componerlo al
centro de la plana, con aproximadamente la octava parte más de blanco abajo que arriba; sin
embargo, se admiten otras formas de colocación, las que dependerán de la extensión y el
carácter de la obra. Se coloca antes de la portada.
Contraportada o reverso de portadilla
Parte posterior de la portadilla. En ella se hace constar, cuando se trata de obras de varios
tomos, el título general de la obra, el nombre del autor (nunca el del traductor), el sumario de los
títulos particulares de cada tomo, sin fecha de publicación, pero sí con pie editorial, la
bibliografía de obras del propio autor, el retrato del autor o un grabado que haga referencia a la
obra; si no es para los casos citados, suele quedar en blanco.
Portada
Es la página más importante del libro, por cuanto contiene el título completo de la obra, el
nombre del autor y el pie editorial. Es facultativo colocar el número y fecha de la edición.
El título puede ir centrado o marginado. Si lleva artículo, preposiciones o conjunciones
justificadas al centro, serán de cuerpo mucho menor, pero lo preferible es que cuando sea
posible vayan en línea con el resto del título. Si éste resulta largo, debe partirse en dos o más
7
líneas cuidando no romper el sentido ni dividir partes que pudieran crear confusiones o
considerarse entidades.
Aún permitiéndose adoptar cualquier forma en una portada, se debe tener en cuenta que dos
líneas no deben tener la misma medida, siendo lo correcto buscar la irregularidad. Por ejemplo,
en este orden: mayor, menor, mayor o viceversa. La tipografía debe ser la misma que la
empleada en el texto de la obra.
Reverso de portada
Suele contener los créditos del editor, diseñador, etcétera; copyright, depósito legal, ISBN,
machón de la Editorial, título en otro idioma si la obra fue traducida, número de ediciones,
licencias, etcétera.
E X T E R N A S
PARTES PRINCIPALES DEL LIBRO
sobrecubierta
anterior y posterior
solapa
anterior y posterior
cubierta
plano
tapa de apertura
pasta de cierre o posterior
de delante y de detrás
contracubierta
anterior y posterior
Adornos, tejuelos, nervios, entrenervios
lomo
corte
guardas
de cabeza, delantero, de pie
anterior y posterior
cajo, cabezada, ceja o cejilla, ángulo, punta, ángulo, bullón, cantonera, digital,
etcétera.
I N T E R N A S
hoja
Página par e impar
principios
cuerpo
obra
de
cabeza (superior)
pie (inferior)
falda (externo)
medianil (lomo)
cortesía, anteportada o portadilla,
contraportada o reverso de portadilla,
portada, página de derechos o reverso
de portada, dedicatoria, exergo, lema o
tema, prólogo, índice de capítulos
la parte
sección y libro
capítulo
finales
sección o epígrafe
subsección o subepígrafe
artículos, párrafos, partado
subapartado
apéndice, anexo, índices
(alfabético, de materias,
onomástico, bibliográfico,
temáticos, de capítulos o general,
etcétera.)
8
Partes del libro: 1, adorno o gracia; 2, cabezada; 3, corte de cabeza; 4, punta (matada); 5, folio; 6, portada;
7, portadilla; 8, guarda; 9, corte delantero; 10, corte de pie; 11, lomera; 12, lomo; 13, entrenervio; 14, florón;
15, tejuelo; 16, nervio; 17, ceja; 18, ángulo; 19, plano anterior; 20, bisagra; 21, cartón; 22, tela de la tapa;
23, marcas de la signatura; 24, pliegos; 25, gasa; 26, tira de cartulina; 27, título; 28, faja; 29, epígrafe o pie
del grabado; 30, grabado; 31, márgenes de lomo; 32, corondel; 33, margen de cabeza; 34, columna de texto;
35, blanco de separación del texto; 36, margen de corte; 37, sobrecubierta; 38, boca; 39, margen de pie.
E. FOLIACIÓN
Sin folio
Página de cortesía (primera y segunda páginas)
x
Portadilla
Reverso de portadilla
Portada
Página de créditos
Dedicatoria
Reverso de dedicatoria
Exergo
Reverso de exergo
Prefacio
Reverso (si el texto ocupa sólo la página impar)
Capítulo primero
Segunda página del capítulo primero
Páginas ocupadas enteramente por un grabado sin pie
Páginas con grabados colocados precisamente en el lugar
correspondiente al folio
Folio a la cabeza: páginas de arranque de capítulos, partes,
secciones, índices, apéndices, fe de erratas, etcétera,
comiencen en página par o impar
Folio al pie: páginas de birlí (salvo si llevan nota al pie de
página)
Páginas ocupadas enteramente por cuadros o tablas
x
x
x
x
x
x
x
x
x
x
2
x
En blanco
x
x
x
x
x
x
x
x
x
Nota: Modernamente se estila numerar la segunda página del primer capítulo con el número
que le corresponde teniendo en cuenta el número 1 desde la página de cortesía.
9
F. CLASES DE FOLIOS
Los folios pueden ser de dos clases: numéricos y explicativos.
1. Numéricos: Son los que sólo indican el número de la página. Se suelen componer dos
puntos menor que el cuerpo del texto. Sin embargo, en algunas obras se pueden hacer
excepciones, como en las compuestas a dos columnas, en folio o en cuarto, en los que se
pueden componer de un cuerpo algo mayor que el del texto. Puede ir a la cabeza o al pie, y
lo mismo al centro de la línea que a un costado; si se colocan de esta última forma deben
alinearse con el lado exterior de la página, sea par o impar; si va centrado debe colocarse
exactamente al centro de la línea.
2. Explicativos: Son los que además del número correspondiente llevan una leyenda o titulillo,
que puede ser:
Página par
Página impar
a)
b)
c)
d)
e)
Título de la obra
Título de la obra
de la obra
Título del capítulo
Parte - capítulo
Nombre del autor
Título de la obra
Título
Título de la obra
Título de la obra
También puede componerse en cada una de las líneas del folio explicativo el nombre del
autor (abreviado si resulta largo), el título de la obra e incluso el número del tomo. Así:
26 F. ZANKO.- ANATOMÍA MODERNA.- TOMO III
F. ZANKO.- ANATOMÍA MODERNA.- TOMO III
27
En el apartado C, el título de la obra va repartido entre los dos folios. En este caso es
conveniente que artículos, preposiciones y conjunciones vayan a la derecha, es decir, con el
folio impar. Ejemplo:
26
HISTORIA
DE LA LITERATURA 27
G. PAPEL QUE DESEMPEÑAN EL EDITOR Y EL DISEÑADOR
El editor es el especialista principal, y como máximo responsable de la obra asegura la
calidad en lo referido a la forma interna, uso correcto de la sintaxis española, signos de
puntuación y otras normas gramaticales, así como el empleo adecuado de las normas de
redacción y edición de libros, corrección y composición establecidos (arte final).
Con la aplicación de sus conocimientos culturales, científicos, técnicos y su experiencia
redaccional, contribuye a la solución de los problemas más complejos en la actividad editorial,
en estrecha coordinación con el diseñador, persona que se encargará de llevar a vías de hecho,
artísticamente, las ideas del autor y del editor, con un criterio funcional y económico.
Algunos editores prescinden de la revisión del original creyendo erróneamente que tal paso
resulta, si no inútil, sí antieconómico, dado que muchos autores entregan su original en
disquete. Consideran que una revisión en pantalla es más que suficiente y con ello ahorran
10
tiempo y papel. Esto no puede ser más erróneo y causa de que muchas obras lleguen a manos
del lector con bastantes incorrecciones, inexactitudes, y sobre todo, carentes de belleza,
estética y unificación.
La experiencia demuestra que cuando un original ha pasado directamente del autor al
compositor, al final la obra terminada está sobrecargada de errores, erratas, incongruencias,
faltas de concordancia, errores ortográficos, etc. Todo esto se evita con la debida revisión del
original y un buen trabajo de edición, no en pantalla, sino en una prueba impresa, en la que
puedan hacerse todos los señalamientos necesarios, darle al material la estructura adecuada y
obtener un producto terminado con la debida calidad, pues si bien es cierto que los avances
tecnológicos nos permiten obtener el libro en el menor plazo posible, el uso de una nueva
tecnología no nos puede llevar a la pérdida de prestigio y profesionalidad, sino todo lo contrario,
nos deben servir para disminuir el tiempo de cada uno de los procesos y obtener un libro con la
calidad óptima. Por tal razón, el editor debe cumplir todos los pasos propios del proceso de
edición y el flujo de producción, no solamente en pro de la honradez profesional y en su propio
beneficio y prestigio como editor, sino también está obligado a mantener el prestigio de la
entidad que representa. El esfuerzo de años del autor debe ser respetado y valorado, y tanto él
como el lector tienen derecho a obras limpias de inexactitudes y errores, y con la calidad
apropiada; le corresponde al editor, en primera instancia, y al corrector y al diseñador en
segunda, proporcionárselas.
11
II. NORMAS TÉCNICAS
A. PASOS QUE DEBEN CUMPLIRSE PARA LA EVALUACIÓN Y ACEPTACIÓN DE LOS
TÍTULOS PROPUESTOS
1. Registrar el ingreso de todo original que llegue para su posible publicación.
2. Determinar el especialista del Consejo Asesor que evaluará el original.
3. Garantizar que el dictamen emitido por el especialista sea por escrito.
4. Mantener en secreto los nombres de los especialistas que han evaluado el original.
B. PASOS QUE DEBE CUMPLIR EL EDITOR EN LOS DIFERENTES PROCESOS
Evaluación de los títulos aprobados
Si el original es entregado en disquete, deberá obtenerse una prueba impresa.
Durante el proceso de evaluación se deben tener en cuenta los aspectos siguientes:
1. Si contiene prólogo, índice, bibliografía, nota a la edición (si la lleva), relación de notas al pie
(comprobar que aparezcan señaladas), relación de pies de figuras, relación de leyendas
interiores.
2. Que las figuras estén referidas y ubicadas en el original.
3. Foliación correcta (en orden consecutivo), es decir, que no haya saltos.
4. Revisar el original de forma general, a fin de detectar las irregularidades que puedan existir
en cuanto a estructura: partes, capítulos, epígrafes, etc., bibliografías incompletas, y otros
problemas.
Lectura inicial
1. Comprobar que existe el dictamen de aprobación de la obra emitido por el Consejo Asesor.
2. Verificar si el estilo y la redacción son comprensibles.
3. Se elaborará en esta etapa el índice de trabajo, el cual no es más que la relación de
valoraciones, de forma escalonada.
Trabajo de redacción
Con el original
1. En el proceso de trabajo con el original el editor tendrá en cuenta cuatro aspectos
fundamentales: gramática, redacción, técnica editorial y perfiles editoriales y de la colección
de que se trate.
2. Durante la revisión, que deberá ser a lápiz, el editor irá señalando todas las dudas,
sugerencias o modificaciones para su consulta con el autor, cuidando anotar
independientemente sus dudas como editor.
3. Verificará si se corresponden los datos explicativos del texto con la ilustración, leyendas
interiores, pies de figuras, etcétera.
4. Comprobará la ubicación correcta de las ilustraciones.
5. Durante todo el trabajo velará por la no omisión o eliminación de capítulos, palabras, etc., y
la unificación de capítulos, epígrafes, subepígrafes, párrafos e ilustraciones, siempre que
sea necesario, para su propuesta al autor, tratando de lograr el máximo de racionalidad en
el original.
12
6. Garantizará la uniformidad en cuanto a palabras, símbolos o estructuras que se repitan
(altas y bajas), palabras aceptadas en dos formas, tratamiento de los pronombres
demostrativos, subdivisiones dentro de texto, estructura de epígrafes, etc., a fin de mantener
un solo criterio.
7. El editor valorará el original, lo que significa asignarle un número a cada título, subtítulo,
etcétera, de acuerdo con el grado de subordinación de cada uno, lo que le permitirá al
diseñador la determinación de la tipografía y el diseño interior del libro. Garantizará su
uniformidad.
8. Correcta presentación de la bibliografía de acuerdo con las normas establecidas para la
literatura científica.
9. Uniformidad y correspondencia de los títulos y subtítulos con el índice general, el cual
deberá ser funcional, es decir, brindarle al lector la información adecuada del contenido del
libro. Se compone en la misma tipografía que el cuerpo de la obra.
10. Cotejará las citas y todos los textos necesarios de acuerdo con las fuentes utilizadas y
garantizará su coincidencia en todos los aspectos.
11. Confeccionará la portadilla, portada, página de derechos, textos de la cubierta,
contracubierta, solapas, etc., atendiendo a los perfiles editoriales.
12. Señalará los cambios, sustituciones, adiciones o modificaciones empleando los signos
convencionales para la revisión de originales.
13. Informará al diseñador del contenido específico del libro, las complejidades, así como todos
aquellos aspectos que faciliten una mejor comprensión por parte del diseñador, de la
estructura de la obra.
14. Confeccionará la página de cubierta, texto de las guardas, si lleva sobrecubierta; nota de
contracubierta, portadilla, portada y reverso con los datos correspondientes a cada uno,
como por ejemplo: nombre y apellidos del editor, diseñador, composición electrónica, diseño
y cubierta, autor de las fotos, si las tiene; copyright del autor y la editorial con el año,
Depósito Legal, ISBN, machón de la editorial, etc., de acuerdo con los perfiles para la
colección de que se trate.
15. Uniformidad en las notas al pie y bibliografía, de acuerdo con las normas establecidas.
16. El editor deberá señalar en el original, lo más legible posible, los cambios, modificaciones,
etc., mediante el uso del tachado y sustitución, nunca empleando los signos de corrección
de pruebas, pues esto crea confusión y obliga a desviar la vista de la palabra que se está
mecanografiando. Las señales que se hagan sobre el original deben ser claras, a fin de
evitar pérdidas de tiempo al tratar de descifrarlas, y que se cometan errores durante la
mecanografía.
Con las ilustraciones
1. Chequeará que las figuras se correspondan con los pies.
2. Unificará la estructura de los pies de figuras.
3. Verificará que las leyendas interiores se correspondan con la ilustración y unificará su
presentación.
4. Verificará que esté señalizada en la ilustración la cabeza y el número correspondiente.
Con las tablas o cuadros
1. El editor deberá garantizar que las tablas estén completas, es decir, aparezca la
presentación, el cuerpo y el pie.
La presentación comprende el número de orden, título y subtítulo (estos dos últimos
elementos pueden estar omitidos).
13
El cuerpo de la tabla incluye los cabezales y el contenido.
El pie abarca las fuentes y notas.
2. Deberán estar todas referidas en el texto.
3. Deberán aparecer enumeradas según el sistema arábigo, en forma consecutiva, tanto en el
texto como en los apéndices. (En los libros científicos y técnicos se permite utilizar la
notación decimal por capítulos).
4. Los títulos de las tablas no llevan punto final.
5. Los cabezales de las casillas o columnas se componen en una familia y tipo uniformes.
Van centrados sobre su columna correspondiente. La familia y tipos se seleccionan según
el diseño interior del libro.
a) Cuando el cabezal no quepa horizontalmente en el espacio de la columna, se pone en
forma vertical de manera que todas las columnas tengan encabezamiento.
b) Si se aplica este método, cuando las palabras no quepan en una línea, las siguientes
se componen en párrafo francés.
6. El cuerpo de la tabla se compone en un puntaje menor que el de la presentación; y las
fuentes y notas, en un puntaje menor que el cuerpo.
a) Cuando se quiera indicar que no exista el dato de la columna correspondiente se ponen
tres puntos; pero si el dato existe y no se conoce, se ponen tres guiones en el lugar que
ocuparía el dato. No se permiten casillas en blanco.
b) Siempre que sea necesario hacer una aclaración en una tabla, se utiliza una llamada y
se registra la aclaración al pie de la tabla, antes de consignar la fuente.
7. En el pie de la tabla se identifica la entidad que ha producido los datos o la publicación de
donde fueron tomados.
8. Para hacer llamadas sobre palabras se utilizan números volados; pero si son sobre
números, se usan letras minúsculas voladas o asteriscos.
9. Siempre que sea necesario utilizar subtítulos en la columna matriz, para una o más líneas
de la tabla, éstas se deben destacar.
10. En la partición de una tabla se debe tener en cuenta la numeración de las páginas.
a) De página par a impar no es necesario repetir la presentación, excepto en libros de
texto.
b) De página impar a par se repite la palabra tabla seguida de su número de orden,
después la palabra continuación entre paréntesis en baja y en redonda. Se repite la
presentación.
11. Cuando el cuerpo de la tabla se parte para que continúe en la página par, la continuación
del cuerpo no puede ser menor en altura de la caja tipográfica que el espacio que ocupa la
presentación.
Consulta técnica
1. Realizará la consulta técnica con el autor y evacuará todas las dudas, tanto las señaladas
en las cuartillas como en las ilustraciones.
2. Realizará las sugerencias y arreglos necesarios con la aprobación expresa del autor.
3. El redactor no podrá alterar el original sin la aprobación expresa del autor, incluido lo
relacionado con signos de puntuación, a fin de evitar que surjan problemas de contenido.
4. Durante la consulta técnica y en presencia del autor, el editor irá borrando los cambios no
aprobados o resueltos y dejará solamente los aprobados por el autor.
5. Es éste el momento en que el editor propondrá al autor cualquier modificación,
independiente de lo señalado en el original, como puede ser, cambio de estructura del libro,
movimiento de párrafos, capítulos, y otros.
14
6. Si el original posee índice de materias, verificará que todas las palabras que aparecen en
éste se encuentran en el texto; además, propondrá incluir aquellas palabras que aparezcan
en el texto y puedan ser desconocidas para el lector.
Filtraje del original
1. Le hará una lectura corrida a todo el material, según las normas establecidas para cada
complejidad, a fin de detectar cualquier aspecto que pudiera haberse escapado.
2. Comprobará nuevamente la unidad general del texto, sangrías, valoraciones, tipos de
párrafos, unificación de los diferentes elementos del texto, es decir, fundamentalmente los
aspectos formales del libro.
Revisión de los arreglos realizados en pantalla
1. Si el autor entregó su original en disquete, se procederá a realizar en máquina las
modificaciones que aparecen en el material impreso y aprobado por el autor.
2. Si el material fue recibido en papel pautado, deberá introducirse el texto en máquina tal y
como fue aprobado por el autor. Asimismo, sacar una prueba impresa y cotejarla con el
original aprobado por el autor, la cual deberá ser copia fiel de éste.
Revisión de la marcación tipográfica, aprobación de los bocetos de cubierta y de la
cubierta realizada
Revisión de la marcación tipográfica
1. El editor, en coordinación con el diseñador, analizará la tipografía propuesta por este último,
así como el puntaje y las alineaciones en las distintas valoraciones, cuidando que las negras
no estén subordinadas a las cursivas o a las blancas redondas, las altas y bajas a las altas
todas, etcétera.
2. Velará porque los blancos en la cabeza, pie, falda y medianil de la caja tipográfica sean los
adecuados.
3. Cuidará que el puntaje empleado en las tablas no dificulte la lectura por ser tan pequeño.
4. Verificará que esté señalado el tipo de párrafo, ubicación del folio explicativo, si lo lleva,
notas al pie, pies de figuras, páginas en blanco, páginas de comienzo de capítulos, diseño
de la página de créditos de acuerdo con los perfiles.
5. Comprobará que se cumplan los perfiles editoriales para el diseño interior y de cada
colección.
6. El editor deberá revisar detalladamente la carta tecnológica elaborada por el diseñador y
aprobarla teniendo en cuenta todos los aspectos anteriores.
7. Verificará que se mantienen todos los elementos correspondientes a la colección.
Aprobación de los bocetos de cubierta
1. Recibirá dos bocetos de cubierta, en los que comprobará si se refleja el contenido general
del libro y si realmente transmite el mensaje del cliente.
2. Verificará que la tipografía empleada sea objetiva, clara y altamente legible.
3. Cuidará que la tipografía no esté superpuesta sobre colores o tonos que dificulten la lectura.
4. Someterá el boceto de cubierta a la aprobación del Jefe de Redacción, Redactor Jefe y del
autor, mediante firma.
15
5. Comprobará si en la cubierta se mantiene la estética y la uniformidad en relación con el
diseño interior del libro, y que se cumplen los aspectos correspondientes a los perfiles o la
colección.
6. Verificará que aparece el logotipo de la editorial y/o el de la colección correspondiente.
7. Velará por la belleza y estética de la nota de contracubierta evitando la desalineación a la
derecha, lo cual da idea de desorden y poco gusto.
Aprobación de la cubierta realizada
1. Comprobará que todos los señalamientos efectuados en el boceto aprobado están
solucionados.
2. Verificará la similitud entre el texto de la cubierta y el de la portadilla y la portada, así como
la diferencia de puntaje de las dos últimas entre sí y en relación con la cubierta.
3. Garantizará que todos los elementos de la cubierta estén presentes y en el lugar adecuado,
de acuerdo con el perfil de la colección.
4. Someterá la cubierta realizada a la aprobación del Jefe de Redacción, el Redactor Jefe y el
autor, mediante firma.
5. Tendrá en cuenta que no falte el ISBN y el código de barras.
Revisión de la primera prueba de composición
1. Revisará que la foliación aparezca en orden consecutivo y el material esté completo.
2. Hará el cotejo con el material original aprobado por el autor.
3. Velará porque no existan capítulos que terminen en una ilustración o tabla, línea viuda,
página de birlí, títulos ni líneas colgantes.
4. Chequeará la correspondencia del índice con los titulares y la foliación, así como que el
folio está separado del texto por un espacio, coma o chelín (/) y no por un punto.
5. Comprobará la unificación en:
a) Espacio entre titulares y texto, así como alineación de titulares con igual tipografía
(valoración).
- Texto y subtítulos.
- Texto y citas.
- Texto y notas al pie.
- Texto y folio.
- Justificación del folio.
b) Espaciado en párrafo americano, no así en el español.
c) Unificación de blancos en las sangrías.
d) Inicio de capítulos, sin folio y en página impar.
e) Blancos entre figura y pie, pie de figura y texto, titulares de tablas y el cuerpo de la tabla,
índice explicativo y folio o viceversa, folio y texto, justificación de textos, etcétera.
6. Orden consecutivo de las notas al pie.
7. Partición de palabras o elementos:
a) Que al inicio de línea no queden palabras obscenas.
b) Más de dos guiones consecutivos (puede admitirse hasta tres).
c) Igual palabra, preposición, conjunción, etc., una debajo de la otra (más de tres).
d) Que los títulos, subtítulos, pie de firma en prólogos, etc., no partan por preposiciones,
conjunciones o artículos.
e) Que no haya cifras o números romanos separados de la palabra que los acompaña.
f) Cantidades partidas al final de línea.
16
g) Fechas separadas por alguno de sus complementos.
h) Cantidades escritas con cifras al comienzo de párrafo o después de punto.
8. Que el capítulo no termine en una figura.
9. Que las figuras estén ubicadas lo más cerca posible de las referencias.
10. En las tablas que continúan en la página par debe repetirse el título y la palabra
continuación entre paréntesis, la cual puede aparecer completa o abreviada).
11. En los cabezales de tablas las palabras que abarcan una sola línea van alineadas a la
última línea de aquellas que abarcan más de una. Por ejemplo:
Carga
(UFC)
N
Vía
Mortalidad
(%)
A la inglesa
Mortalidad
(%)
A la alemana
Ratas tratadas
Ratas no tratadas
N
Carga
(UFC)
Vía
Ratas tratadas
Ratas no tratadas
N
Carga
(UFC)
Vía
Mortalidad
(%)
A la española
Ratas tratadas
Ratas no tratadas
Si se componen a la inglesa, mayor blanco en la primera línea; con mayor blanco en la
última línea, si es a la alemana, y textos centrados si es a la española.
12. Verificará que los títulos no terminen en punto.
13. Comprobará que en la página impar la última línea no termina en dos puntos. (Se pueden
admitir en la página par).
14. Verificará que en la relación con números , éstos se encuentran alineados por la derecha.
Por ejemplo:
8.
9.
10.
15. Garantizará que los títulos no tengan punto final.
Revisión del arte final
1. Comprobará que la foliación está en orden consecutivo.
2. Hará una lectura comprobatoria de inicio y final de párrafo con el original (si no se ha
producido algún recorrido del texto), a fin de detectar omisiones.
17
3. Realizará el cotejo completo del material con el original (si se ha variado el formato,
interlineado), a fin de detectar si se produjo algún recorrido, etc. que hubiera podido
provocar saltos u omisiones.
4. Verificará que están realizados todos los arreglos marcados en la primera prueba de
composición.
5. Chequeará nuevamente la correcta ubicación de las ilustraciones, la paginación del índice
de materia y del índice general.
6. Verificará la correcta ubicación del ISBN en el reverso de portada, así como de todos los
datos correspondientes a la hoja de créditos.
7. Garantizará que todo lo señalado en la primera prueba haya sido cumplido satisfactoriamente.
C. PASOS QUE DEBE CUMPLIR EL DISEÑADOR
Bocetos de cubierta
1. Realizará dos bocetos de cubierta teniendo en cuenta los perfiles editoriales y por colección,
así como cuidando aplicar las normas establecidas internacionalmente en cuanto a puntaje
de la tipografía, etcétera.
2. Velará porque los bocetos presentados mantengan la estética, originalidad, belleza, y
reflejen las ideas del cliente y se adecuen al contenido del libro.
Marcación tipográfica
1. Hará la marcación seleccionando la tipografía y el puntaje adecuados para los libros
científicos.
2. Deberá tener en cuenta los blancos de la caja tipográfica, la separación entre títulos y texto,
figuras, texto y pie, etc., y mantener la uniformidad en todo el libro.
3. Deberá seleccionar una tipografía uniforme en los cabezales de las tablas.
Revisión de la primera prueba de composición
1. Chequeará que los capítulos comienzan en la página indicada.
2. Garantizará la adecuada correspondencia del dummny con el texto de la primera prueba de
composición así como de la carta tecnológica aprobada por el editor.
3. Garantizará que las ilustraciones estén bien colocadas, fundamentalmente las apaisadas.
4. Los blancos que delimitan la caja tipográfica son los indicados.
5. Que los blancos entre títulos, subtítulos, epígrafes, subepígrafes, párrafos, notas al pie, pie
de ilustraciones se corresponden con lo marcado en la carta tecnológica.
6. Garantizará que las orientaciones dadas para facilitar la composición han sido cumplidas.
Revisión del arte final
1. Garantizará que todo lo señalado en la primera prueba ha sido cumplido satisfactoriamente.
2. Garantizará la correcta dimensión de las ilustraciones.
18
D. PASOS QUE DEBE CUMPLIR EL CORRECTOR
1. Garantizará la correspondencia del original con la primera prueba de composición, pero no
de manera absoluta y ciega, pues el original, por muy repasado que esté, puede tener
errores de bulto o menos visibles que el corrector debe enmendar.
2. Una de sus responsabilidades es el no permitir errores gramaticales, oscuridad en la
redacción, barbarismos, extranjerismos y otras incorrecciones, si las detecta. Su misión
consiste en enmendar todo aquello que así lo requiera. En caso de duda, debe consultar
con la persona que corresponda, pero nunca inhibirse y "dejar pasar".
3. El corrector hará las indicaciones en los márgenes de la página utilizando los signos de
corrección y la fraseología establecidos.
Las señales que se hagan deben ser claras para evitar pérdida de tiempo en descifrarlas
como muchas veces sucede.
19
III. REGLAS GRAMATICALES MÁS FRECUENTES
A. ACENTUACIÓN
Acentuar: Dar mayor intensidad en la pronunciación de determinada sílaba de una palabra.
El acento es el signo que se pone sobre la vocal; puede ser prosódico: mano, u ortográfico:
vigésimo.
Diptongo, hiato y triptongo
Diptongo es la unión, dentro de una sílaba, de una vocal fuerte (a e o) y una vocal débil (i u)
o viceversa, y también la unión de las dos vocales débiles. En las dos vocales del diptongo y en
las tres vocales del triptongo, una tiene mayor peso, es decir, por su mayor fuerza de
pronunciación predomina sobre la otra. En los ejemplos que siguen, esta vocal predominante
aparece en mayúscula.
En el diptongo de vocales fuerte y débil o viceversa, predomina siempre la vocal fuerte: Ej.
cAu-sa (Au); con-tiE-en (iE); car-diO-gra-ma (iO); es-ta-tua (uA); con-suE-lo (uE); fuE (uE).
En el diptongo de las dos vocales débiles predomina siempre la segunda vocal: Ej.cuI-da-do
(uI); triUn-fo (iU); be-duI-no (uI); diUr-no (iU); fuI (uI).
Hiato es la pronunciación ininterrumpida de dos o más vocablos seguidos que pertenecen a
sílabas distintas. Ej. Leer, idea, traer, estropear, fehaciente, de este a oeste.
La unión de vocal fuerte y vocal débil (o viceversa), como es conocido, forman diptongo, y
tratándose de una sílaba, se pronuncia en una sola emisión de voz.
Ahora, cuando las dos vocales (débil y fuerte o viceversa) están contiguas pero pertenecen
a sílabas distintas, es decir, que no se trata de diptongo, sino de hiato --que se pronuncian
separadas-- hay que deshacer la unión con una tilde sobre la vocal débil o sobre la vocal fuerte,
y ya en este caso las dos vocales tienen igual valor y por tanto tiene sonido independiente. Ej.
tra-í-do, gui-ón, tru-hán, o-í-do, ma-yo-rí-a, pro-hí-be.
Igualmente, cuando una vocal fuerte entre dos débiles no forman triptongo, hay que
deshacer el conjunto con la tilde. Ej. ve-rí-ais, a-ma-rí-ais, a-hí-to.
Triptongo es el conjunto de vocales que forman una sola sílaba: UIA, UEI. Cuando concurren
las tres vocales seguidas, la tilde deshace el diptongo ia y forma hiato. Ej. a-tri-buí-a; sus-ti-tuían.
En el triptongo (una vocal fuerte entre dos débiles) predomina siempre la vocal fuerte (la del
centro). Ej. liAis (iAi); guAu (uAu); ac-tuÉis (uE).
Monosílabos
Aparentemente los monosílabos no necesitan tilde, pero algunos sí la requieren para
diferenciarlos en su significado. Ej. mesa de madera // cuando yo dé la clase; el abanico // él
vendrá; te admiro // té caliente.
Los monosílabos verbales FUE, FUI, VIO, DIO, no llevan tilde.
Pronombres demostrativos (éste, ése, aquél)
Los pronombres demostrativos en principio llevan tilde. Cuando hacen función de adjetivos
no la llevan. Ej. Ésta me saludó; Esta casa es mía. Actualmente se permite suprimir la tilde si no
hay riesgo de anfibología. En algunos casos un signo de puntuación puede eliminar una posible
20
anfibología. Ej. Niños y jóvenes comieron a su gusto estos dulces y aquellos caramelos. Niños
y jóvenes comieron a su gusto: estos, dulces y aquellos, caramelos.
Pronombres neutros (esto, eso, aquello)
Los neutros esto, eso, aquello nunca llevan tilde, pues no hacen otra función que la
demostrativa. Ej. No me gusta esto ni tampoco aquello.
El acento en palabras compuestas fusionadas
Si la sílaba tónica del primer vocablo era por acento ortográfico, pierde la tilde. Ej.
decimonoveno, sabelotodo. Las formas verbales: pidióme, marchóse no pierden la tilde. Ahora,
el último vocablo de la palabra fusionada conserva su sílaba tónica y por tanto mantiene la tilde.
Ej.: decimoséptimo, antisísmico, radiografía.
Si el último vocablo es un monosílabo, llevará tilde o no en dependencia de la palabra que se
forme, es decir, si es aguda o llana, en cuyo caso se aplicará la regla de acentuación que
corresponda.
El acento en palabras compuestas unidas con guión
En las palabras compuestas unidas por guión intermedio cada vocablo conserva su sílaba
tónica, sea por acento prosódico u ortográfico. Ej. teórico-práctico, médico-quirúrgico.
Adverbios que terminan en mente
El adverbio que termina en mente (tranquilamente) es una palabra con dos sílabas tónicas.
Se pronuncia como si fueran dos vocablos separados: alta mente, cordial mente, feliz mente,
lenta mente: so-li-da-ria-men-te; rá-pi-da-men-te; tranquila-mente; cortés-mente; fácil-mente.
El sufijo mente no pierde su sílaba tónica ni desaparece la tilde del acento ortográfico del
adjetivo.
Acentuación de mayúsculas
Las versales o mayúsculas deberán ser acentuadas en todos los casos, ya que están sujetas
a las mismas reglas de acentuación que las letras minúsculas. Obsérvese que en todos los
diccionarios y enciclopedias se acentúan las versales. Muchas personas desconocen la
verdadera prosodia de algunos nombres por falta adecuada de acentuación. ÉUFRATES;
ÉVORA; ÉCIJA.
A veces la falta de acentuación ocasiona anfibologías que es necesario evitar:
El CALLO MOLESTÓ; LA GUERRA CONTINÚA; CENÓ, BAILÓ Y LO MATÓ
EL CALLO MOLESTO; LA GUERRA CONTINUA; CENO, BAILO Y LO MATO.
Algunas palabras cambiarán de significación de acuerdo con la colocación del acento:
CANTARA, CANTARÁ; DOMINE, DOMINÉ, etcétera.
Acentuación de enclíticos
Al formarse una nueva palabra esta conservará su acentuación: déle, díjolo, déme,
acercáronse.
21
Vocablos que pueden acentuarse de dos maneras
Según las nuevas normas ortográficas se admiten dos formas de acentuación de ciertas
palabras: período o periodo; omóplato u omoplato; alvéolo o alveolo; quiromancía o
quiromancia; cardíaco o cardiaco; raíl o rail.
Una falta de analogía hace acentuar ortográficamente ciertas palabras que no deben llevar
acento ortográfico; visteis, dijisteis, corristeis, se ven a veces acentuadas cuando es lo cierto
que se trata de palabras llanas que terminan en s. Otra cosa es, por ejemplo, oísteis, que lleva
acento diacrítico para indicar que la o y la i no forman diptongo.
Llevan acento ortográfico las palabras como: corréis, habláis, despreciéis, dieciséis, pues
son palabras agudas de más de una sílaba que terminan en s.
No llevan acento ortográfico palabras como veis, dais, vais, que son monosílabas.
B. SIGNOS DE PUNTUACIÓN
Uso de la coma
La coma es el signo de puntuación más frecuente en nuestro idioma, por lo que hay que
tener cuidado: fácilmente podemos caer en el vicio de usarla en demasía.
El uso correcto de este signo es de gran importancia, pues en algunos casos puede alterar el
sentido de la oración. Ejemplo:
Hablaron del ejército, de Cuba, y de Nicaragua.
(Se habló de tres asuntos: ejército, Cuba, y Nicaragua)
Hablaron del ejército de Cuba, y de Nicaragua
(Se habló de dos asuntos: el ejército de Cuba y el de Nicaragua)
Hablaron del ejército de Cuba y de Nicaragua
(Se habló de un solo asunto: ejército de dos países: Cuba y Nicaragua.
Utilizando o no la coma podemos expresar cuándo un elemento determina y cuándo explica.
Un ejemplo de Martín Vivaldi: El piloto mareado no pudo dominar el avión; el piloto, mareado,
no pudo dominar el avión.
La coma se usa para:
1. Separar elementos de una serie, sean frases, palabras u oraciones: un caballo blanco, una
cebra, tres fuertes mulos, varios pollinos. Verde, azul, blanco, amarillo. Juan suspendió el
examen, Carlos aprobó, Ernesto no quiso examinarse.
2. Delante de conjunción cuando su ausencia puede crear alguna confusión: Trabajó en los
departamentos de personal, capacitación, tecnología, trabajo y salarios, y organización.
3. Separar frases que tienen carácter incidental dentro de la oración: Juana, nuestra vecina, es
una buena repostera. Yo sé, sin embargo, que tú tienes el dinero. Estoy obligado, como ya
habrás supuesto, a denunciarte a las autoridades.
4. Separando el vocativo. El vocativo es el nombre, pronombre o frase con que se llama la
atención de la persona, animal o cosa personificada al cual nos dirigimos. Se determina con
la coma. Tal como explica Martín Vivaldi en su libro Curso de Redacción, no es lo mismo
Juan entra en seguida que Juan, entra en seguida.
5. Puede aparecer al inicio, en el medio o al final de la oración, y puede ser una palabra o una
frase. Cuente con nosotros, amigo. Comandante en Jefe, ¡ordene!. Espero que harán
justicia, señores del jurado. Proletarios de todos los países, uníos.
6. Cuando el sustantivo aclara, precisa o confirma el concepto de otros sustantivos, es decir,
está en aposición o yuxtaposición: Murió Charles Chaplin, el genial creador cinematográfico.
22
7. Antes de la conjunción en las oraciones coordinadas: Yo vine, y tú no viniste. El timbre
sonó y todos se levantaron. No vengas esta noche, pues no estaré en casa. Me devuelves
la lupa, o te acuso de ladrón.
8. Cuando el sujeto es el mismo, la coma antes de la conjunción es opcional: ¡Te haré
comprender mis razones, aunque tenga que matarte!. Ni voy al médico ni compro
medicinas. El robusto andaluz llegó y se sentó.
9. Cuando se altera el orden regular de la oración: En sus cooperativas, los campesinos
cubanos siembran tabaco para el Estado.
10. Separar sujetos demasiado extensos o de moderada extensión para separarlos del verbo:
Hechos que los periodistas no conocieron ni los investigadores denunciaron, iban surgiendo
escandalosamente a la superficie a medida que los testigos declaraban en aquel resonado y
enmarañado proceso. El blanco que se aísla, aísla al negro; el negro que se aísla provoca
aislarse al blanco.
11. Cuando la frase que antecede al sujeto es de dos o tres palabras, la coma es opcional: Sin
duda alguna la muchacha lo comprendió todo. No por esto, el hombre decidió marcharse .
12. Separación de una pregunta o de una exclamación: aunque sea por una vez, ¿por qué no te
embullas? Pero, ¡si ella siempre te ha querido!
13. Otros usos de la coma: separación de:
a)
b)
c)
d)
Cita textual: "Dadme un punto de apoyo y moveré toda la tierra", dijo Arquímedes.
Monosílabos: Sí, iré hoy al cine.
Interjecciones: ¡Oh, qué estupidez!
Palabras o frases cortas que inician la oración o el párrafo: En fin, que no era tan
honrado como parecía.
e) Ciudad o provincia. San Luis, Pinar del Río.
f) Etcétera: Eran exclamaciones, denuncias, etcétera (o etc. si no está al final de la línea).
g) Cuando omitimos el verbo: Pedro es revolucionario; Esteban es desafecto.
Pedro es revolucionario; Esteban, desafecto.
La coma innecesaria
Hay que tener cuidado al intercalar una coma después de una frase entre plecas o rayas:
Teresa dijo que vendría temprano, pero yo lo dudo. Teresa dijo que vendría temprano --siempre
ha sido una demorona--, pero yo lo dudo. Mi gran aspiración en la vida siempre fue --lo declaro
ahora que soy un anciano-- dirigir una orquesta sinfónica.
Uso del punto y coma
El signo llamado punto y coma representa una separación o división de mayor grado que la
coma. Se usa para:
1. Enlazar oraciones: El era modesto, sencillo, tratable; su mujer mostraba mal genio,
tosquedad, amargura; la amiga reunía, dentro de una presencia agradable, todo lo que él
anhelaba.
2. Oraciones coordinadas, enlazadas con coma, que contienen palabras o frases incidentales:
La muchacha se engalanó, con toda intención, con su más lindo vestido; pero el joven no se
percató, inexplicablemente, de su nuevo vestuario.
C. EL GERUNDIO
El gerundio se usa en oraciones inmediatamente anteriores o posteriores, o simultáneas a la
acción principal. El gerundio puede ser:
23
1. Modal: Llegó silvando.
2. Temporal: Vi a Juan paseando. Teniendo yo 12 años aprendí a montar bicicleta. Salió de
puntillas, cerrando la puerta. Levantando la mano, quedó con la pluma en suspenso.
3. Acción durativa o matiz de continuidad: Sigo pensando.
4. Acción anterior a la del verbo principal: Alzando la mano, la dejó caer sobre la mesa.
5. Condicional: Habiéndolo ordenado el mando, hay que obedecer.
6. Causal: Conociendo su manera de ser no puedo creerlo.
7. Concesivo (poco corriente): Lloviendo a cántaros, iría a tu casa.
8. Explicativo: El piloto, viendo que el altímetro no funcionaba... Los alumnos, viviendo lejos,
llegaban tarde a la escuela.
9. Se usa mucho en los verbos arder y hervir. Agua hirviendo por hirviente.
Gerundio incorrecto
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
Llegó sentándose..., porque la acción de llegar y de sentarse no pueden ser simultáneas.
El señor Fulano de Tal nació en La Habana en 1949, siendo hijo de Luis y de María.
Una caja conteniendo..., Orden disponiendo.
Vi un árbol floreciendo por floreciente.
El avión se estrelló, siendo encontrado... El agresor huyó, siendo detenido...
Discutieron comiendo por mientras comían.
Los alumnos viviendo lejos llegaban tarde a la escuela. (Los alumnos que vivían lejos...
Especificativa).
D. LAS PREPOSICIONES: USO CORRECTO E INCORRECTO
Las preposiciones son palabras que enlazan otras dos expresando la relación ideológica que
existe entre los conceptos que ambas representan. Las preposiciones españolas son: a, ante,
bajo, cabe (punto a), con, contra, de, desde, durante, en, entre, hacia, hasta, mediante, para,
por, según, sin, sobre, tras, y otras menos usadas.
Preposición A
La preposición a expresa fundamentalmente:
1.
2.
3.
4.
5.
Movimiento, material o figurado: Voy a Madrid.
Proximidad: Se sentaron a la lumbre.
Lugar y tiempo: A la derecha; a fin de mes; cayó muerto a la puerta de la casa.
Modo o manera: A petición del público; hazlo a tu gusto; a la inglesa; a mano.
Condicional: Cuando en ciertas frases precede a un infinitivo sin artículo: A no ser por ti, me
hubiera caído.
6. Acusativo personal, así llamado porque el complemento directo cuando es persona o cosa
personificada va precedido de la preposición a: Veo a Pedro; Quiero a mi perro, que no es
lo mismo que quiero mi perro.
7. Con sentido de movimiento: Voy a Cuba.
Uso incorrecto:
Desprecio a las leyes (de); Aviones a reacción (de); Cocinas a gas (de); Olla a presión (de);
Buque a vapor (de); Timbre a metal (en); Dolor a oídos (de); A la mayor brevedad (con); a
breve plazo (en); a nivel de la aorta (en); de acuerdo a (con); distinto a (de); en relación a (con);
ejecutar al piano (en); heredó a su tío (de); escapó al peligro (del); a nombre de Juan (en);
medidas a adoptar (que se adoptarán); invitación a visitar Guinea (para); a condición de que me
lo devuelvas (con la); de arriba a bajo (de arriba abajo).
24
La preposición a detrás de un sustantivo y delante de un infinitivo es un galicismo sintáctico,
tan difundido, que puede decirse que ha adquirido ya carta de naturaleza: Tareas a realizar:
Cuestiones a discutir.
Al verbo, la preposición a puede subordinarle el complemento directo si es de persona: Veo
a Juan, Veo al que me habla. Pero en frases como: Llamen un médico, Busco sirvientes, se
suprime la preposición, aunque el complemento sea de persona, porque no se refiere a una
previamente conocida. Sin embargo, hay usos de la preposición a ante complemento directo
que no es de persona: Llamar a la muerte, porque el complemento directo está personificado.
El le teme como al fuego, no hay propiamente personificación del fuego, pero por lo menos se le
ve como un animal. Los animales familiares o bien conocidos se individualizan como personas,
pero si no se les individualiza se dice: Veo la vaca, traigo el caballo.
Los nombres propios geográficos solían antes ir precedidos de la preposición a cuando
servían de complemento directo: Veo a París; Conozco a Francia, pero modernamente se
tiende a suprimir la preposición: Visito París; Conozco Inglaterra; Conozca Cuba. Para el
nombre con artículo nunca se usó la preposición: Conozco la Argentina; Visité El Cairo.
En el complemento indirecto se emplean las preposiciones a y para: Le escribo a mi amigo;
escribo para él.
En el complemento circunstancial pueden usarse todas las preposiciones (o ninguna),
inclusive a y para: Va a toda carrera, Voy para la ciudad, Va con él. Aquí hay que recordar
que unos verbos piden, para encabezar su complemento circunstancial, una preposición y otros
otra. Se dice afligirse por algo y avergonzarse de algo; absolver de culpa y condenar a prisión.
Las preposiciones subordinan su término a un sustantivo: Terreno sin dueño; Paz en la
guerra; Hora de partir; Es hora de que nos vayamos. La preposición y su término forman
entonces un complemento de sustantivo del tipo llamado complemento con preposición. Este
complemento puede a su vez llevar otro: El instrumento con cuerdas de metal. Los
complementos podrían seguirse indefinidamente (por ejemplo, de metal de las minas de
América); pero en general, por razones de claridad, se evitan las series largas.
Las preposiciones pueden subordinar su término a un adjetivo y entonces forman un
complementos de adjetivo: Contento con su suerte; Vacío de conceptos; Difícil de decir;
Satisfecho de que lo llamaran. Igualmente cuando subordinan un término a un adverbio, forman
complemento de adverbio: Cerca de la ciudad, Lejos de pensar en eso.
Preposición De
La preposición de expresa:
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
Posesión o pertenencia: El libro de Juan.
Materia: Puente de piedra.
Asunto: Libro de Botánica.
Cualidad: Hombre de genio.
Número (anticuado): Dar de palo.
Origen o procedencia: Vengo de casa; Procede de ilustre familia.
Modo: Caer de espaldas.
Tiempo: Es de noche.
Aposición: La calle de Alcalá.
Realce de una cualidad: El idiota de Pedro.
Condición ante un infinitivo: De haber estado allí lo hubiera visto.
Uso incorrecto:
Se ocupa de visitar (en); regalos de señora (para); paso de peatones (para); de consiguiente
(por); Diputado de las Cortes (de); Se ve de lejos (desde); probar de decir (probar decir);
25
explicó de que (explicó que); hagamos de cuenta (hagamos cuenta); vino de casualidad (por);
respecto esto (respecto de esto); antes que vinieras (de que); después que vengas (de que);
dar en balde (de); dar consejo al que lo ha de menester (...al que lo ha menester); esos
nombres queridos de padre y de madre (... de padre y madre); negociantes de carbones (en);
no me pesa la burla (de la); de las raíces brotan reptiles (de entre...); de parte mía (de mi parte);
prendas de todas clases (prendas de toda clase); de vida o muerte (a vida o muerte).
Omisión incorrecta: Se olvidó que tenía que ir por: Se olvidó de que tenía que ir.
Preposición En
La preposición en expresa:
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
Idea de reposo estática: Vivo en Madrid.
Tiempo: Estamos en invierno.
Modo: En mangas de camisa; en zapatillas.
Medio: Viajar en tren; Hablar en francés.
Precio: Vendido en 100 pesetas.
Causa: Se le notaba en la manera de moverse.
Término de un movimiento con ciertos verbos: Entró en el despacho.
Uso incorrecto:
Voy en casa de mis padres (a); Salí en dirección a Prado (con); Sentarse en la mesa (a);
Hablar en catedrático (como); Estatua en bronce (de); cumplo en decírtelo (con); en base a esto
(...de esto); viajamos en la noche (durante); quedó que así lo diría (...en que así lo diría); nos lo
tomamos en una sentada (...de una sentada); en el lugar en que fue fundada (donde); al tiempo
en que salía (...que salía); en favor tuyo (a); en lo absoluto (en absoluto).
Preposición Para
La preposición para expresa:
1.
2.
3.
4.
Dirección: Voy para Camagüey.
Tiempo: Déjalo para mañana.
Inminencia de un suceso: Está para llover.
Objeto o fin: Papel para pintar.
Uso incorrecto:
Pastillas para el mareo (contra); Veneno para las ratas (contra); se guarda el regalo para él
(...para sí); leer para ti (para sí).
Preposición Por
La preposición por indica:
1.
2.
3.
4.
5.
6.
Tiempo: Por aquellos días.
Lugar: Pasó por la calle.
Medio: Transmitido por radio.
Modo: Lo hago por obediencia.
Sustitución, equivalencia: Lo haré por ti; lo compré por 10 pesetas.
Causa: Por amor del prójimo.
26
7. Concesión (seguida de adjetivo o adverbio de cantidad y la conjunción que): Por mucho que
lo repitas no te creo.
8. Perspectiva futura (con infinitivo): Está por ver si hay alguien que me supere.
Uso incorrecto:
Tiene afición por las ciencias (a); Por orden del Presidente (de); Un traje para estar por casa
(en); Me voy por siempre (para); me voy para estar por casa (en); ¿Es usted por casualidad, el
redactor? (¿Es usted, acaso [quizás, quizá], el redactor?); por lo consiguiente (por
consiguiente); por lo que entiendo, no es así (a lo que...); tiene afición por los niños (a); por
todas partes hay niños (por todas las partes hay niños).
Preposición Con
La preposición con expresa:
1. Compañía: Ismael con Braulio
2. Instrumento: Con el martillo
Uso incorrecto:
Me lo dio con la condición de devolvérselo (a); Iba acompañada con sus amigos (de); Esa
gente habla con voces altas (en voz alta); Estamos a una hora con coche (...de coche); Se
conformó con opiniones ajenas (a); Siempre llevaba con él el libro (...consigo el libro); Se vende
un reloj con o sin cadena (...con cadena o sin ella).
E. DEBER DE Y DEBER: SUPOSICIÓN Y OBLIGACIÓN
El profesor debe venir a las doce porque a esa hora comienza su clase. El profesor debe de
venir a las doce porque salió de su casa hace ya media hora.
En el primer ejemplo se expresa una idea de obligación; en el segundo, de suposición.
F. EL RELATIVO CUYO Y SU VALOR POSESIVO
Cuyo conserva su valor de relativo y posesivo (de quien, del cual, de quienes, etc.). Por
ejemplo, es incorrecto decir: Vimos una casa, cuya casa tenía un tejado rojo. Debe decirse:
Vimos una casa que tenía un tejado rojo. El avión, cuyas alas...
La Academia permite el uso de cuyo cuando concierta con los vocablos causa, ocasión,
razón, fin, motivo y otros semejantes. Ejemplo: Decidió apoderarse del trono, a cuyo efecto
comenzó las operaciones. A veces los labradores trabajan a varios kilómetros de su hogar, en
cuyo caso tienen que comer en pleno campo.
G. SINO Y SI NO
Para saber cuando debemos escribir sino y si no, inténtese colocar inmediatamente
después de estas partículas la conjunción que. Si la frase lo admite, escriba sino; en caso
contrario, dígase si no. Este libro no es mío sino de mi hermano. (sino que es de mi hermano).
Tumbado en la mata, intentaba, si no dormir, al menos descansar.
27
H. SINFÍN Y SIN FIN
Es muy común cometer el error de escribir sinfín separado cuando se refiere a infinidad,
abundancia, innumerable, con sin fin, preposición y sustantivo. Un sinfín de protestas. He visto
un sinfín de peatones. La madera fue cortada con la sierra sin fin. Males sin fin.
I. CONQUE, CON QUE, CON QUÉ
Conque es una dicción cuando significa así que, de manera que: ¿Conque fumas? Con que
equivale a con el cual o con la cual: Esta es la pluma con que escribió la carta. Con qué se usa
para instrumentos: ¿Con qué escribes, Félix?
J. USO DE LAS COMILLAS
Las comillas se usan para:
1. Reproducir textualmente una frase, un refrán o una cita de menos de cinco líneas. Llegó y le
dijo: "Hoy mismo serás mi esposa". "No hay mal que por bien no venga". "Eres el ser más
compulsivo que he conocido", le dijo la decepcionada esposa.
2. Destacar excepcionalmente, una palabra o frase: Es sorprendente la cantidad de personas
que dicen: "Cumplimentar" por "Cumplir".
3. Expresar el nombre de una persona asignado a escuela, cooperativa, empresa, fábrica,
avenida, teatro... Biblioteca Nacional "José Martí", teatro "Amadeo Roldán", Avenida
"Salvador Allende", Escuela Secundaria Básica "Antonio Guiteras".
4. Dar un sentido irónico o un doble sentido a una palabra o frase: El mismo Juan dice que él
es un "revolucionario" a toda prueba. Bastaron dos meses para comprobar lo "abnegado y
trabajador" que es Gumersindo. Según el viejo Pancho, su novia luce "joven y lozana":
70 años.
K. USO DE LA VERSALITA
1. Uso de obras que se mencionan a sí mismas: Este TRATADO DE HISTORIA NATURAL no
pretende...
2. En la leyenda de los folios explicativos.
3. La palabra ARTÍCULO en decretos, estatutos, leyes, ordenanzas, reglamentos, etc. (Los
restantes artículos se abrevian en ART.).
4. Firmas de epígrafes, prólogos, versos, artículos, etcétera.
5. Nombres de los personajes en las obras teatrales.
6. Nombre de autores cuando se citan acompañados del título de sus obras o de una
referencia (literal o numérica) en notas y citas.
7. Cuando en los diálogos se usa el nombre del interlocutor en el lugar del menor, aquél se
pone en versalitas.
8. Nombre de personas en los índices de materias.
9. Numeración romana de ciertas voces.
28
L. EL ADVERBIO
Nombre aplicado a las palabras que desempeñan respecto del verbo, del adjetivo o de otro
adverbio, papel de semejante al que el adjetivo desempeña con respecto al nombre:
Regresaremos pronto.
Un adverbio aplicado a un verbo en general le sigue inmediatamente; pero, a veces, con
cierto énfasis le precede: Pronto, si no recuerdo mal, es tu cumpleaños; Mal se ha portado
contigo.
Pero hay que tener cuidado de evitar anfibologías colocando el adverbio, cuando pueden
ocurrir, más cerca del verbo a que se refiere que de otro cualquiera. No es lo mismo: Querrá
venir en seguida que enseguida querrá venir.
Mitad es normalmente sustantivo: la mitad, a la mitad, por la mitad. Es adverbio en frases
como: la sirena es mitad mujer y mitad pez.
Medio es sustantivo en: Hemos elegido el mejor medio; es adjetivo modificando a
sustantivos: medio día, medio mundo; es adverbio modificando a verbos o adjetivos: medio se
cayó, medio se enojó; estoy medio dormida, estoy medio dormido, están medio muertas de
miedo. Como adverbio no varía.
El adverbio es siempre palabra invariable, es decir, sin accidentes gramaticales. Se debe
decir: "los que mejor cantan", "los que peor hablan", y no "los que mejores cantan" o "los
mejores que cantan", ni "los peores que hablan" o "los que peores hablan".
M. CONCORDANCIA
1. Cuando el verbo se refiere a un solo sujeto, concuerda con él en número y persona; y
cuando el adjetivo se refiere a un solo sustantivo, concuerda con él en género y número. El
niño durmió largo rato; Los niños durmieron largo rato. El caballo blanco ha pasado por
aquí; Los caballos blancos están atados en esta cuadra.
Casos esporádicos. Pueden clasificarse en tres grupos:
a) Cuando hay discrepancia entre el sexo de las personas y el género gramatical de los
tratamientos o del sustantivo con que se las designa.
b) Concordancia de los colectivos.
c) Discordancia deliberada con fines estilísticos.
a) Sexo y género gramatical.
•
Los títulos y tratamientos como usted, señoría, excelencia, eminencia, alteza, majestad,
etc., van concertados con adjetivo masculino o femenino según el sexo de la persona a que
se aplican: Usted es muy bondadoso o bondadosa. Su Ilustrísima está muy satisfecho; Su
Majestad Católica está informado del caso y resuelto a hacer justicia; Su Santidad se
muestra deseoso de recibiros. Ha habido históricamente algunas vacilaciones a este
respecto; pero la concordancia según el sexo es casi general.
• Cuando una persona aparece ocasionalmente designada con un sustantivo de género
distinto al de su sexo, los adjetivos pueden concordar con éste. Bien sea venido la flor y la
nata de los caballeros andantes (Quijote, II, 31). ¿Veis esa repugnante criatura: chato,
pelón, sin dientes, estevado? (L. F. Moratín).
La aposición y la denominación familiares, cariñosas e irónicas, del tipo vida mía, corazón,
luz de mis ojos, etc., no impiden la concordancia con el sexo de la persona a quien se aplican.
29
b) Colectivos.
Los colectivos como gente, muchedumbre, número, multitud, infinidad, pueblo, vecindario,
etc., la causa de la idea de pluralidad que encierran, cuando están en singular pueden concertar
con un adjetivo o verbo en plural. La gente, a una señal convenida de sus jefes, se amotinaron.
•
•
•
•
•
•
•
•
La indeterminación o heterogeneidad de los individuos que entran en la denominación
colectiva favorece la idea de pluralidad, y por tanto la concordancia de sentido (gente,
multitud, pueblo): Acudieron a la ciudad multitud de gente.
Por el contrario, la homogeneidad o determinación de los componentes fortalece el carácter
unitario del colectivo y la concordancia gramatical. Así resultaría chocante decir: El enjambre
con la humareda se dispersan o Habiendo llegado el regimiento a deshora no se les pudo
proporcionar alojamiento, porque los colectivos enjambre y regimiento se componen de
individuos muy determinados y homogéneos. Por la misma razón sería muy extraña la
concordancia: El rebaño, con la sequía y la falta de pastos, perecían.
Cuando el colectivo va modificado por la preposición de seguida por las personas o cosas
de que consta el conjunto, designadas en plural, cabe la concordancia en plural o en
singular: Guardaban (guardaba) el paso a una multitud de hombres armados; Un tropel de
visitantes se ha reunido (o se han reunido) a la puerta del despacho.
Los sustantivos mitad, tercio, parte, resto y otros semejantes, aplicados a un conjunto de
individuos pueden concertar en singular o en plural: La mitad de los náufragos se salvaron
(o salvó); Agolpóse el populacho: parte venían (o venía) sin armas; parte armados (o
armado) de panales. En estos casos la pluralidad viene sugerida por el plural que sigue a la
preposición de, o por el significado de fracción de un colectivo que traen consigo las
palabras parte, mitad, resto, etc., y por ello la posibilidad de la concordancia en plural resulta
aumentada.
Si por el contrario, acompañan al colectivo adjetivos o frases complementarias que
refuercen su singularidad gramatical, la concordancia en plural es difícil o imposible: El
vecindario, conmovido por sus elocuentes palabras, aplaudió con entusiasmo.
Favorece la concordancia en plural de los colectivos singulares, la distancia a que se
encuentran del verbo o adjetivo con que deben concordar: El público, después de tan
ruidosa propaganda en periódicos y carteles, se agolpaban en las taquillas del teatro. Por
esto, no sería permitido decir El pueblo amotinados; La gente huyeron; y por el contrario se
diría bien: Amotinóse la gente, pero a la primera descarga de la tropa huyeron despavoridos.
Las oraciones atributivas en que figuran un sujeto o un atributo colectivo pueden llevar, cn
alguna frecuencia, el verbo en plural, si el otro elemento (atributo o sujeto) es plural: Esta
gente parecen generales. La demás chusma del bergantín son moros y turcos (Quijote, II,
63).
Los pronombres neutros, en su significación colectiva, pueden ofrecer las mismas
concordancias: Esto son habladurías; Aquello eran tortas y pan pintado; Lo demás son
cuentos. La soledad inmensa que aflige al alma son setecientas leguas de arena y cielo,
silencio y calma. (Zorrilla, Album de un loco); Trabajos y miseria es la herencia del hombre
(o son); comidas y paseo son (o es) su aspiración. Mi único trabajo es (o son) cuatro horas
diarias de oficina.
c) Discordancia deliberada con fines estilísticos.
•
A veces nos dirigimos a un sujeto singular con el verbo en plural para obtener un efecto
estilístico deliberado, bien sea para participar amablemente en la actividad o citado de
30
•
•
•
2.
•
nuestro interlocutor, bien con intención irónica. Preguntamos a un enfermo: ¿Cómo
estamos? ¿Esas tenemos?
En ciertas ocasiones se intenta con ello disminuir la responsabilidad diluyéndola en una
pluralidad ficticia: Lo hemos estropeado, no habiendo más culpable que uno mismo.
La misma discordancia tiene lugar con el llamado plural de modestia, que hace hablar a un
autor u orador de sí mismo en primera persona del plural (creemos, pensamos); o con el
plural mayestático, ya anticuado: Nos, el Rey, decretamos...
Los demostrativos neutros aplicados a personas de ambos sexos en singular o en plural,
para significar menosprecio (¡mira eso!), ofrecen un contraste deliberado entre lo expresado
y su expresión. Eso puede referirse, en nuestro ejemplo, a un hombre, a una mujer o a un
conjunto de personas.
Cuando el verbo se refiere a varios sujetos debe ir en plural. Si concurren personas
diferentes, la segunda es preferida a la tercera, y la primera a todas.
Cuando el adjetivo se refiere a varios sustantivos, va en plural. Si los sustantivos son de
diferente género, predomina el masculino: Iván, tú y yo viajaremos juntos; Ella y él venían
muy cansados.
Casos esporádicos. Establecemos las agrupaciones siguientes:
a) Pluralidad gramatical y sentido unitario.
b) Posición del verbo respecto a los sujetos.
c) Posición del adjetivo respecto a los sustantivos.
a) Pluralidad gramatical y sentido unitario.
•
•
•
•
•
De igual manera que un colectivo puede ser analizado en sus elementos componentes,
varios sustantivos asociados pueden considerarse como un todo y concertar en singular: La
entrada y salida de vapores ha sido aplazada; El alza y baja de la Bolsa demuestra gran
inquietud.
Los infinitivos, en su calidad de sustantivos, pueden reunirse como sujetos de un verbo en
singular, sobre todo si van sin artículo o si un solo artículo se antepone al primero de ellos:
Comer, beber, pasear y no hacer nada, le arruinó en poco tiempo (o le arruinaron).
Si se antepone el artículo a cada infinitivo, se rompe la unidad del conjunto y la
concordancia en plural predomina: El comer, el beber, el pasear y el no hacer nada, le
arruinaron en poco tiempo.
Dos o más demostrativos neutros son equivalentes, para la concordancia, a uno solo en
singular: Todo esto y algo más motivó mi zozobra; Esto y lo que se temía de la tropa
precipitó la revolución del gobierno.
Si con el neutro se junta un masculino o femenino, es admisible la concordancia en plural:
Lo escaso de la población y la general desidia produce (o producen) la miseria del pueblo.
b) Posición del verbo respecto a los sujetos.
•
Si el verbo va detrás de los sujetos, la pluralidad es tan visible que es muy raro que se
ponga en singular: La abuela y el nieto caminaban despacio.
• Cuando el verbo precede a varios sujetos aumentan las posibilidades de que concierte, no
con todos sino sólo con el primero: Le vendrá el señorío y la gracia como de molde
(Cervantes). Causaron (o causó) a todos admiración la hora, la soledad, la voz y la destreza
del que cantaba.
31
•
•
•
•
Cuando el verbo va entre varios sujetos, concierta con el sujeto más próximo: La causa de
Dios nos lleva, y la de nuestro rey, a conquistar regiones no conocidas (Solís).
La concordancia del verbo con varios sujetos enlazados por la conjunción ni concierta con
ellos en plural: Ni la amistad, ni las dádivas, ni las promesas pudieron vencerle.
Si el verbo precede, puede concertar con todos en plural, o sólo con el más próximo: No me
agradaba (o agradaban) ni el lugar, ni la hora, ni los concurrentes.
Con la disyuntiva o, la concordancia puede expresar un matiz de estilo que depende de
cómo se siente la disyunción: Le atraía la hermosura de la moza, o la amenidad del lugar,
recalca la diferencia entre los dos atractivos, se hace visible la exclusión de uno de los dos
términos disyuntivos. Le atraían la hermosura de la moza o la amenidad del lugar, debilita,
en cambio, la fuerza disyuntiva de la conjunción, hace indiferente que sea uno u otro el
motivo de la atracción.
c) Posición del adjetivo respecto de los sustantivos.
•
•
•
•
•
•
Cuando el adjetivo va detrás de dos o más sustantivos, concierta con ellos en plural:
Claridad y condición admirables. Sin embargo, aparecen esporádicamente casos con el
adjetivo en singular. Audacia y valor indomable, frente a indomables (Se califica con el
adjetivo al sustantivo más cercano).
Depende del grado con que se piensen los sustantivos. Supone los dos sustantivos en su
aislamiento: Lengua y literatura española, los piensa en su conjunto unitario, que permite
calificarlo en singular. Lengua y Literatura españolas, supone los dos sustantivos en su
aislamiento.
Si el adjetivo precede a los sustantivos, concierta generalmente con el más próximo: El
público lo recibió con entusiasta admiración y aplauso.
El adjetivo pospuesto, objetivamente descriptivo, ha de tender, por lo general, a señalar su
extensión múltiple por medio de la concordancia en plural: Admiro su asombroso talento y
saber; Admiro su talento y saber asombrosos.
La ley general de las oraciones subordinadas adjetivas consiste en que el relativo concierte
con su antecedente: Ayer fue detenido un individuo cuyo nombre es Fulano de Tal.
Cuando la oración es atributiva, el verbo subordinado puede concertar con los relativos el
que y quien, o con el sujeto de la principal: Yo soy el que habló primero o yo soy el que
hablé primero; Tú eres el que ha dicho esto o Tú eres el que has dicho esto; Vosotros sois
quienes se aprovecharán de la ocasión o Vosotros sois quienes os aprovecharéis de la
ocasión (Bello recomienda como más lógica la concordancia en tercera persona (Yo soy el
que habló).
32
N. ALGUNOS ERRORES DE CONCORDANCIA
Correcto
Estimó necesaria una mayor participación
La muchacha
caramelos.
les
dio
(a
los
Incorrecto
Estimó necesario una mayor participación.
niños) La muchacha le dio (a los niños) caramelos.
Se los dio.
Se lo dio.
Medio desnudos.
Medios desnudos.
Medio loca (adverbio).
Media loca.
De todos es conocida la influencia...
De todos es conocido la influencia...
Yo soy de los que creen...
Yo soy de los que creo...
Seguimos alerta.
Seguimos alertas.
La primera parte.
La primer parte.
El primer día de clases.
El primero día de clases.
El regimiento veintitrés
El veintitrés regimiento.
Los soldados bebieron sendos vasos de vino El soldado bebió sendo vaso de vino
(uno cada uno).
(grande).
Ñ. RESUMEN DE LOS CASOS ESPECIALES DE CONCORDANCIA
Entre sustantivo y adjetivo
Para concordar el adjetivo con dos o más sustantivos a la vez, hay que tener en cuenta si el
adjetivo precede o sigue a los sustantivos.
1. Cuando el sustantivo precede, concuerda con el primero: "en sosegada paz y reposo"
(Cervantes); “...por estas soledades y despoblados buscando las aventuras" (Cervantes).
2. Concuerda con toda la serie, en plural, cuando los sustantivos son nombres propios o
nombres comunes de personas: los valerosos Cid y Roldán, las hermosas tía y sobrina.
3. Cuando el adjetivo sigue, la concordancia depende de si todos los sustantivos son del
mismo género y número o no.
a) Con varios sustantivos singulares del mismo género, el adjetivo se pone en plural: La
paciencia y habilidad grandiosísimas.
b) Con varios sustantivos singulares de diferente género, el adjetivo se pone en plural
masculino: La caridad y amor fervorosos.
c) Con varios sustantivos plurales de diferente género, se puede concordar el adjetivo en
género con el último: Las manos y los pies destrozados; los pies y las manos
destrozadas. Es preferible el masculino para evitar confusión.
d) Con sustantivos de diferente género y número, generalmente el adjetivo se pone en
plural masculino: Las habitaciones y el zaguán llenos de gente.
4. Los numerales cardinales funcionan en la oración como un adjetivo que se refiere a un
sustantivo, pero no tienen formas especiales para concordar con el sustantivo: dos árboles,
cuarenta árboles; dos casas, cuarenta casas.
5. El cardinal es sustantivo cuando se refiere a sí mismo o a su guarismo: El tres es número
primo; este tres está mal hecho.
33
6. Los ordinales son todos adjetivos y concuerdan con su sustantivo en género y número: Los
primeros días; Nunca segundas partes fueron buenas.
7. Con los nombres de reyes y papas se usan los ordinales generalmente hasta el noveno, y
en adelante los cardinales: Fernando primero (I), Federico tercero (III), Enrique octavo (VIII),
Pío nono (IX), Luis noveno (IX), Alfonso diez, El Sabio (X). También se dice Alfonso décimo y
Alfonso el onceno. (Nono es una forma latinizante de noveno).
8. Los adjetivos ordinales se sustantivan al hacerse partitivos: un cuarto, un vigésimo. No se
sustantivan con este oficio ni segundo ni tercero, y se dice respectivamente medio (adjetivo)
jornal, media paga, o la mitad del jornal.
9. Sendos significa uno o una para cada cual de dos o más personas o cosas. Por eso se
llama distributivo: “Mirando Sancho a los del jardín tiernamente y con lágrimas, les dijo que le
ayudasen en aquel trance con sendos paternostres y sendas avemarías”. (Cervantes).
O. APÓCOPE DE LOS NUMERALES
Se llama apócope a la pérdida de la vocal final. Sufren apócope: uno, ciento, primero, tercero
y postrero cuando preceden a un sustantivo: un hombre, cien hombres, el primer hombre, el
postrer lamento. Tercero y postrero a veces no se apocopan. Ante femeninos no se usa el
apócope.
P. EL ADJETIVO MISMO
Por oposición a sustantivos se aplica a las cosas que existen sólo en o por otras y no
independientes; son, pues adjetivos las cualidades, las acciones, los estados, los fenómenos,
etcétera.
Mismo. Adjetivo que se aplica a un nombre para expresar que la cosa designada por este es
una sola en distintos casos: Los dos primos llevan el mismo apellido.
• Con el artículo neutro, o sea, equivaliendo a la misma cosa, es aplicable a acciones,
sucesos, etc.: Me ha dicho lo mismo que siempre. El mismo que viste y calza; Viste siempre
del mismo color.
• Se emplea como expresión enfática para subrayar que se trata precisamente de la cosa que
se nombra y no de otra, o que lo que se dice es exacta y no aproximadamente así: Se lo
entregué a él mismo; El autobús para en su misma calle. Delante mismo de la casa. Vi los
sucesos desde mi casa misma. Se debe tener cuidado al emplearlo detrás del nombre. No
es lo mismo; Todos los corredores saldrán de la plaza misma, que Todos los corredores
saldrán de la misma plaza.
• Se usa igualmente con nombres o adverbios para expresar que la cosa designada por ellos
se toma como podría haberse tomado otra cualquiera del mismo género, sin razón para la
preferencia; equivale a, por ejemplo: Puede venir uno cualquiera: Juan mismo; Podemos
sentarnos aquí mismo. Podemos reunirnos en mi casa mismo (carácter adverbial).
• Pospuesto a uno de los pronombres mí, ti, sí, nosotros, o vosotros, se usa
pleonásticamente como complemento en la forma reflexiva de los verbos: Perjudicarse a sí
mismo [s]; Te contradices a ti mismo.
• Usado en forma de pronombre, o sea, precedido de artículo, significa a veces, "igual que
antes": Tu madre no es la misma conmigo.
• El adjetivo mismo no es correcto usarlo como pronombre, pues en este caso se le atribuye
una función que no posee: Mañana haré una ensalada de frutas; para la misma emplearé
frutas frescas. También debe evitarse porque denota pobreza del lenguaje.
34
Q. ENCLÍTICOS
Se aplica a la palabra que se pronuncia sin acento propio o se pronuncia y escribe unida a
otra que le precede. En español son enclíticos los pronombres personales en dativo (comp.
directo) y acusativo (comp. indirecto), complementos del verbo. Su uso era antes mucho más
extenso, pero ha ido reduciéndose y ahora sólo es corriente cuando el verbo está en imperativo,
infinitivo o gerundio, casos en que la enclisis es obligada y los pronombres-complemento no
pueden ir de otra manera: Díselo tú; Tráemela como sea; Quiero cogerlo.
El uso de los pronombres enclíticos obedece a las reglas siguientes:
1. Es teóricamente posible, pero desusada en la práctica, la acumulación de más de dos
pronombres enclíticos: Quieres apropiársemelo.
2. El pronombre en dativo precede siempre, si hay dos, al que hace de complemento directo:
Házmelo saber; Apropiáoslo tranquilamente.
3. En las formas verbales compuestas con haber, los pronombres enclíticos se aplican al
auxiliar: Habiéndolo previsto. Hay que hacérselo creer.
4. Cuando el auxiliar es distinto de haber, puede anticiparse el pronombre y aplicarlo al auxiliar
deshaciendo la enclisis: en vez de quiero advertíroslo, os lo quiero advertir. Puede incluso,
unirse al auxiliar enclíticamente, pero la construcción ya no es actual: Quedósela mirando.
5. En la forma pronominal del verbo se suprime la S delante de nos Marchémonos pronto.
Igualmente, se suprime la D del imperativo delante de os: sentaos (antiguamente, y todavía
en algunas regiones Sentadvos. Pero conserva la "d" "id": idos en buena hora.
Las reglas siguientes, que no se han mencionado antes por no tener aplicación al uso actual
restringido de esos pronombres, sí la tienen a este uso más amplio.
1. Así como con el imperativo, infinitivo y gerundio el uso enclítico de los pronombres es
obligado, no pasa lo mismo con otras formas verbales: Se me atravesó en el camino o
atravesóseme en el camino. Pero no se puede poner un pronombre en una forma y otro en
otra: no se puede decir se atravesome en el camino.
2. Si la oración empieza por un complemento directo o indirecto, no permite el oído el uso
enclítico del pronombre, del pronombre que representa al otro complemento: ¿Le puse el
traje nuevo o púsele el traje nuevo; se lo dijo a su hermano o díjoselo a su hermano; pero
no, el traje nuevo púsele o a su hermano díjoselo.
R. EL ARTÍCULO
El artículo es la partícula que precede al sustantivo y que predice su género, número y oficio
oracional.
El artículo con nombres de personas. Los nombres de personas no llevan artículo, en
general: Juan, César, Julia. Tampoco los de algunos animales famosos como Rocinante o
Micifut. Los nombres de los animales domésticos lo llevan en unos países y en otros no. Un
caballo se llama Lucero o El lucero; un perro se llama Tigre o El tigre.
Los nombres de personas suelen llevar artículo en los casos siguientes:
a) Cuando los empleamos en plural: en Andalucía abundan las Cármenes y en Galicia los
Santiagos. Siguen esta misma regla los apellidos: Han llegado los González.
b) Cuando empleamos en plural metafóricamente, y por vía de ejemplo, algunos nombres
famosos: no abundan cada siglo los Cervantes.
c) Cuando se nombra a las mujeres por el apellido se pone el artículo como indicador del
género: la Hernández, la Rivero. Así llamamos a las escritoras: la Pardo Bazán, la
Mistral.
35
d) En algunos países, como Chile, es corriente anteponer el artículo al nombre de pila de
todas las mujeres: la María, la Elena. Pero, en la mayor parte de nuestros países, este
uso, o no existe o es sólo popular.
e) Cuando delante del apellido de un autor ponemos el artículo, como el Rey Pastor, el
Homero, es que nos referimos al libro de ese autor: Estoy estudiando el Testut, Te he
traído el Homero que te prometí.
f) Siguiendo la costumbre italiana, anteponemos el artículo a los apellidos de algunos
famosos poetas y artistas italianos antiguos, como el Petrarca, el Tasso, el Vinci, el
Bernini. Pero es equivocado anteponer el artículo a los nombres de pila --o
sobrenombres equivalentes-- de italianos famosos, cosa que en Italia nunca se hace; no
se debe decir, pues, el Dante, sino Dante, ni el Ticiano, sino Ticiano, ni el Giotto, sino
Giotto.
g) En el lenguaje especial de los juzgados se pone el artículo delante del nombre de los
procesados y, en general, de los que intervienen en la querella, o de los que intervienen
en autos: pero esto sólo cuando ya han sido nombrados antes: y el Juan Pérez dijo..., es
como si dijera el susodicho Juan Pérez.
El artículo con nombres propios geográficos
•
Los de países han vacilado en el uso del artículo, pero hoy podemos ya señalar con
seguridad aquellos que lo aceptan: la Argentina, el Uruguay, el Paraguay, el Perú, el
Ecuador, El Salvador, el Brasil y los Estados Unidos son los únicos nombres de países
americanos que pueden llevar artículo. De los europeos, en el siglo pasado se solía decir "la
Francia", "la Rusia", "la Italia", pero hoy ya no se usa. En Asia: el Asia (o Asia), el Japón , la
China (o China), la India, el Afganistán (o Afganistán), el Beluchistán, el Turquestán, la
Siberia (más raro). En Africa: el Africa (o Africa), el Egipto (o Egipto), el Congo, la Somalia,
la Libia, el Camerún, y muchos otros. También muchas regiones dentro de los países: la
Mancha en España, la Pampa, la Patagonia, el Neuquén y el Chaco en la Argentina; la
Toscana (o Toscana) en Italia, la Provenza (o Provenza) en Francia, etcétera.
Es más inseguro el uso del artículo con nombres de naciones que con los de regiones.
• Los nombres de ríos, de mares y de montañas llevan hoy artículo: el Aconcagua, el Pacífico,
el Nilo. Antes no llevaban artículo los nombres de ríos.
Algunas pocas ciudades se nombran con artículo: La Habana, La Haya, El Havre, El Cairo.
En Argentina algunos dicen el Rosario y más el Azul, el Tandil, además de La Plata.
• Los nombres propios de barcos llevan también artículo: el Asturias, el Massilia, la
Sarmiento, sobrentendiéndose barco o vapor, o fragata, etc. Los edificios o locales también,
aunque a veces se omite: el Cervantes (teatro), el Colón (o meramente Colón, como en
Buenos Aires, al igual que "Lara" en Madrid o "Tacón" en La Habana, "el Inglés" (café: pero
también "Pombo"), "la París" (confitería).
El ante femeninos. Con los sustantivos femeninos que comienzan con a acentuada la forma
del artículo es el: el agua, el alma, el águila. Antiguamente esta forma el del artículo se
anteponía también cuando la a no era acentuada: el acémila, y hasta cuando el sustantivo
comenzaba por otras vocales: el espada.
La forma antigua del artículo femenino era ela: ela casa, ela tierra, ela alma. Esta forma se
abrevió perdiendo una vocal: el artículo perdía la última; el arena, el alma, el espada. Cuando el
sustantivo comenzaba por consonante, el artículo perdía la primera vocal: la casa, la tierra.
Por consiguiente, el artículo el en el agua, el alma, suena como el masculino de el cielo, pero
no es el masculino como se suele decir, sino una forma especial del femenino.
36
S. ALGUNAS REGLAS IMPORTANTES DE ORTOGRAFÍA
1. Las únicas vocales que pueden ofrecer alguna dificultad ortográfica son la i y la u.
La vocal i puede representarse gráficamente por las letras I o Y. La primera es la usada
normalmente. La segunda sólo se utiliza en los siguientes casos:
a) En la conjunción copulativa. Ej.: luz y gas.
b) Cuando el sonido i es semivocal y final absoluto de palabras: doy, voy, estoy, rey
Varaduey, ley.
El fonema u tiene la particularidad de escribirse en la ü cuando sigue a un fonema g y
precede a e o i: cigüeña, pingüino, agüero. Si en estos casos se omite el signo (¨) llamado
diéresis, no se pronuncia la u y se diría aguero, como se dice reguero. Fuera de estas
circunstancias no se usa la diéresis.
2. Ortografía del fonema b
El fonema b se representa gráficamente por las letras b y v.
•
Se escriben con b
a) Los verbos terminados en bir: escribir, recibir, subir. Excepciones: hervir, servir, vivir.
b) Los verbos terminados en aber: caber, saber. Excepción: precaver.
c) Los verbos terminados en buir: atribuir, imbuir.
d) Las terminaciones de pretérito imperfecto de indicativo de los verbos de la primera
conjugación: cantaba, estábamos.
e) El pretérito imperfecto de indicativo del verbo ir: iba, ibas, etc.
f) Las palabras que comienzan por el prefijo bi, bis, biz (dos veces): bifocal, bifurcación.
g) Las palabras compuestas cuyo primer elemento es bien o su forma latina bene:
benefactor, bienaventuranza.
h) Las palabras que empiezan por bibl, o por la sílabas bu, bus, bur: biblioteca, burla,
busto.
i) Los adjetivos terminados en -bundo y los sustantivos terminados en -bilidad:
vagabundo, debilidad. Excepciones: movilidad, civilidad.
j) El fonema b, en final de sílaba o de palabras y antes de otra consonante: absurdo,
ablativo. Hay que poner b y no v, detrás de la m: cambio.
•
Se escriben con v
a) Los pretéritos fuertes en uve y sus derivados: estuve, contuviera, tuvieseis. Excepción:
hube.
b) Las palabras que empiezan por el prefijo vice (= en vez de): vicerrector.
c) Los adjetivos terminados en avo, ava, evo, eva; ivo, iva, y eve siempre que estas
terminaciones sean tónicas: octavo, nuevo, nocivo, leve.
d) Las palabras terminadas en viro, vira e ívoro, ívara: triunviro, herbívoro. Excepción
víbora.
3. Ortografía del fonema g
El sonido g (ga, gue, go...) no ofrece dificultades en su ortografía. Se escribe g cuando le
sigue una vocal a, o, u, o una consonante: gallego, guapa, agrio. Se escribe gu cuando sigue
una vocal e o i: lleguen, Guillermo.
4. Ortografía del fonema y
Por ser el yeísmo un fenómeno tan extendido por España y América, son muy frecuentes las
dudas ortográficas entre y y ll. Hay pocas reglas que puedan contribuir a disiparlas.
37
•
Se escriben con y:
a) Las palabras en que este sonido siga a los prefijos ad, dis, sub. Ej.: adyacente,
disyuntiva, subyacente.
b) Las formas verbales que presentan este sonido en su terminación (siempre que no exista
LL en su infinitivo): concluye (de concluir), oyendo (de oír), huyo (de huir).
c) Las formas del plural cuyo singular termina por el fonema i (escrito Y): reyes (de rey),
bueyes (de buey).
Es posible también la confusión y/hi, en comienzo de palabra ante una vocal e: pero son
limitados los vocablos en que se presenta esta posibilidad, y en algunos se admite la doble
grafía: hierba o yerba, hiedra o yedra. La ortografía es la única diferencia externa que
presenta hierro (metal) y yerro (error), hiendo (de hender) y yendo (de ir). Las formas
verbales como hiendo, que comienzan por el sonido ye y que pertenecen a verbos cuyo
infinitivo comienzan con he (herrar, heder, hervir...), se escriben siempre con hi.
5. Ortografía del fonema z
El fonema z se representa por medio de dos letras: c y z. Se emplea la c cuando sigue una
vocal a, o, u (zanahoria, rezo, azúcar), o una consonante (bizco, Vázquez), o cuando va en
final de palabra (pez, luz). Excepcionalmente se usa z ante e o i en ¡zis!, zas!, zigzag, zendo,
zéjel, y en algunos términos científicos, como zigoto, zigomorfo, enzima (fermento), así como
en los nombres propios Zita, Esequiel, Zenón, Zebeden, Zenaida, Zeus, Zegrí, Zeuxis,
Zenobia. Algunas palabras admiten la doble ortografía con z o c: zinc/cinc, zeugma/ceugma,
ázimo/ácimo, azimut/acimut, zeta o, zeda/ceda. Eczema debe escribirse ahora eccema,
según la edición de 1956 del Diccionario de la Real Academia Española.
6. Ortografía del fonema s
El fonema s se representa generalmente por medio de la letra s; pero cuando va ante otra
consonante a veces está representado por la letra x. Las dudas se presentan, por tanto, en
el caso de que el fonema s vaya precediendo a otro fonema consonante. Así, hay personas
que equivocadamente escriben con x, por ultracorrección, palabras como estrategia,
estratagema, estrangular, estrabismo, esplendor, espontáneo, estricto, estremecer. La mala
pronunciación es causa de que también se produzcan vacilaciones en la posición
intervocálica, escribiendo exófago por esófago, asfisia por asfixia.
7. Ortografía del fonema j
El sonido j puede representarse gráficamente por las letras g o j. Cuando a este sonido
sigue una vocal a, o, u, siempre se escribe j: naranja, joroba, juego. Si está en final de
palabra, se emplea la misma letra: reloj, boj. Solamente puede haber dificultad ortográfica
cuando el sonido j sigue una vocal e o i, ya que entonces es posible utilizar tanto la g como
la j.
•
Se escriben con j:
a) Las formas verbales del pretérito fuerte que tienen en primera persona la terminación -je:
dije, reduje, traje, dijiste, tradujiste, etc. Lo mismo rige para los tiempos derivados:
condujera.
b) Los verbos cuyo infinitivo termina en jear: canjear.
c) Los sustantivos terminados en aje, eje, uje, jería: garaje (debe evitarse la grafía francesa
garage); esqueje, granjería. Excepciones: cónyuge, auge, enálage, ambages,
companage, hipálage.
38
•
Se escriben con g
a) Todas las formas de los verbos que terminan en los sonidos jer, jir, ijerar: coger, rugir,
aligerar. Excepciones tejer, crujir, brujir o grujir, desquijeran.
b) Las palabras que terminan en geo, legi y gest: geografía, legislar, gesticular.
Excepciones: lejía, lejitos, lejísimo.
c) Las palabras terminadas en gio, gia; átonos: logía; geno átono y sus derivados; génico, a, génito -a, genio -a, gero, gera átonos; gésimo -a y su derivado -gesimal. Ejemplos:
regio, oxígeno, sexagesimal, trigésimo, alígero, unigénito, orogénico.
8. Ortografía del fonema rr
El fonema rr se representa unas veces como rr y otras como r. La norma ortográfica es
clara: se escribe con r en comienzo de palabra o después de los fonemas l, n, s: Ulrico,
Enrique, Israel. Se escribe rr en los demás casos, es decir, cuando el fonema se presenta
entre vocales: perro, arrogante, espárrago.
9. Ortografía de los fonemas n y m
• En español no existe como regla la grafía doble mm, excepto en gamma, Emma,
Mariemma. Por tanto no hay confusión al escribir inminente, inmiscuir. En cuanto a la
posición de m o n en final de palabra, ante otra palabra que comience por b o p basta saber
que en español son muy contadas las palabras que terminan en m: Cam, Sem, Abraham,
linóleum, álbum, ultimátum, réquiem, ídem y alguna otra.
• En el interior de palabras, el sonido m que precede a p se escribe con m: imperio, compra,
imponer. La mayor dificultad práctica se presenta cuando el sonido m se encuentra ante un
fonema b. Para este caso existe una forma fija: se escribirá m si el fonema b está
representado por la letra b: cambio, rumbo; se escribirá n si el fonema b está representado
por la letra v: envidia, invierno, inverosímil. Pero ello supone tener resuelto previamente el
problema de la elección b/v, que es precisamente uno de los mayores escollos, para las
personas que tienen ortografía vacilante.
• Ante f el sonido m se escribe siempre n: inflamar, infierno, confuso (pronunciación:[imflamar, infierno, confuso]).
La letra h
Esta letra, como sabemos, no corresponde a ningún sonido: el único servicio que presta a la
fonética del idioma está en unirse a la letra c para representar el sonido ch.
•
Se escriben con h
a) Todas las formas de los verbos haber y hacer.
b) Todas las palabras que empiezan por ia, ie, ue, ui: hiato, hiena, huevo, huir.
c) Todas las palabras que empiezan por idr, iper, ipo: hidrógeno, hipertrofia, hipótesis.
Excepción: iperita.
Ortografía de la sílaba
La única norma ortográfica relativa a la sílaba corresponde al caso en que se hace necesario
dividir en dos partes una palabra porque ésta no cabe entera al final de un renglón. La división,
para ser ortográficamente correcta, tiene que cumplir la condición de ajustarse al silabeo de la
palabra, sometiéndose además a las siguientes condiciones particulares exigidas por la
ortografía.
a) No se considera correcto dividir la palabra de manera que queden separadas vocales,
aunque éstas formen sílabas diferentes; por ejemplo: prove-er, perí-odo.
39
b) No pueden separarse las sílabas de manera que quede sola una vocal; así, a- traer,
tore-o, decí-a.
c) Las palabras que contienen una h precedida de otra consonante se dividen separando
ambas letras. Ejemplos: des-hacer, Al-hambra, in-hibición.
d) En los compuestos constituidos por palabras que pueden tener existencia independiente
(hispanoamericano) o formados por prefijación (preeminente), se hace la separación
ortográfica en el punto de unión de los dos componentes: hispano-americano, preeminente, nos-otros. Sin embargo, también se admite ahora la separación de tipo normal:
no-sotros, pree-minente.
Sin carácter obligatorio, se sigue la norma de separar las sílabas de los nombres extranjeros
con arreglo a la costumbre de la lengua respectiva: Mul-lins, Guare-schi, Mus-set.
T. REGLAS DE GÉNERO
Son masculinas las palabras terminadas en o. Son femeninas las terminadas en a no
aguda. Las de otras terminaciones se reparten entre ambas. Cualquier otra terminación se
llama indiferente. En los tres casos existen excepciones.
Casos inseguros. La mayor parte de los nombres de terminación indiferente han fijado
su género gramatical en la lengua con toda seguridad, y los alumnos los usan bien. En otros,
mucha gente no tiene seguridad y vacila. Otros son vacilantes ellos mismos, aceptando los
dos géneros, pero cambiando de significación: son, en realidad, parejas de una especie de
homónimos.
a) Sustantivos de género gramatical fijo en los cuales algunas personas se suelen
equivocar: la vislumbre (como la lumbre)
el alumbre
la azumbre
la chinche
la índole
la liendre
la mugre
la armazón
la sartén
la crin o clin
la bajamar
la pleamar
la sobrepelliz
el trasluz (al revés que la luz)
el tragaluz
la troje o la troj
la várice
Los grecismos terminados en -sis son, generalmente, femeninos: la tesis, la síntesis, la
antítesis, la sintaxis, la apoteosis, la crisis, la dosis, la esclerosis, etc. Pero son hoy masculinos:
el génesis (en la Biblia)
el apocalipsis
el énfasis
el análisis
b) Se usan, ya como masculinos, ya como femeninos:
el y la hojaldre
el y la herpe (o los y las
herpes)
el y la estambre
el y la lente
el y la pingüe
el y la arte
el y la mimbre
el y la tilde
el y la tizne
el y la mar
el y la linde
el y la margen
el y la dote (caudal que aporta la
novia)
el y la azúcar
Lentes se ha fijado como masculino, los lentes, cuando significa una especie de gafas.
Arte tiende a usarse exclusivamente como femenino; a menudo se usa como masculino en
singular en acepción de maestría o habilidad: "tiene un arte consumado para hacer tal cosa";
40
pero en plural nunca, ni tampoco en singular para referirse a cualquiera de las artes liberales o
las bellas artes.
Hoy decimos el fin, el puente, el calor, el color; pero todavía se oye o se lee a veces, con
cierto dejo arcaico, las formas antiguas, la fin del mundo, la puente, la calor, la color.
c) Los siguientes casos son cosa aparte. No hay en cada pareja un sustantivo que acepte los
dos géneros, sino dos sustantivos homónimos, y de diferente género gramatical.
la clave (de un enigma)
la corte (real, virreinal)
la frente (de la cara)
la parte (porción)
la pendiente (barranca, cuesta)
el y la dote (caudal de la novia)
la canal (la canaleta, la res muerta
y abierta)
la moral (ética)
la delta (letra griega)
la atalaya (puesto elevado de vigilancia)
la pez (de pegar)
la orden (mandato, congregación
religiosa: sacramento)
la doblez (falsía)
el génesis (libro de la Biblia)
el clave (instrumento musical)
el corte (de cortar)
el frente (militar o de un edificio)
el parte (aviso)
el pendiente (aro de la oreja)
los dotes (cualidades personales)
el canal (brazo de mar, cauce artificial)
el moral (árbol de la mora)
el delta (del río)
el atalaya (el vigía)
el pez (de animal)
el orden (serie, disposición)
el doblez (pliegue)
la génesis (origen)
Reglas del género según la significación de los sustantivos
Masculinos
1. Son masculinos los que significan varón, oficio de varón o animales machos: hombre, varón,
monarca, león, toro, jinete.
2. Son también masculinos los nombres de ríos, lagos, mares, montes, volcanes y cordilleras:
el Ebro, el Amazonas, el Titicaca, el Atlántico, los Andes, El Vesubio, el Etna, el Aconcagua.
Antiguamente, y aún hoy en el habla popular de España, podían tratarse como femeninos
los nombres de ríos terminados en -a: "la Esgueva" o "el Esgueva", "la Huerva"... Se
esceptúan la Alpujarra o las Alpujarras (serranía andaluza) y los compuestos de Sierra,
como Sierra Leona, Sierra Morena, Sierra Perra, Sierra Nevada (en España), Sierra Chica
(Argentina), etc., además de los casos en que se sobreentiende montaña o loma ("la
Pelada", "la Rosilla") en vez de monte.
3. Son masculinos los nombres de números: el dos, el cuarenta; los de las notas musicales: el
do, el la; los de los puntos cardinales: el norte, el sur; los de los días de la semana y de
meses: el lunes, "marzo ventoso y abril lluvioso traen a mayo florido y hermoso.
Femeninos
1.
2.
3.
Son femeninos los que significan mujer, seres mitológicos que nos representamos
como mujeres y animales hembras: mujer, hada, diosa, leona, Safo (prestigiosa
griega), Jano (diosa).
Son femeninos los nombres de las letras: la a, la o, la b.
Los nombres propios de ciudades y demás poblados se usaban antes como
femeninos. Hoy son femeninos los terminados en a: "la espléndida Sevilla", "la
41
industriosa Talavera", "la sabia Salamanca". Los otros se usan como masculinos o
como femeninos, pero la tendencia moderna es al masculino: este inmenso Buenos
Aires, el Madrid de los majies, todo París, medio Londres.
Como excepciones se sigue diciendo "la antigua Corinto", "la antigua Sagunto", y lo mismo
con los nombres de otras ciudades antiguas.
El género como accidente de los sustantivos
Caso especial es el de los nombres formados con la terminación en -ante y en -ente: infante,
regente, presidente, estudiante, almirante, teniente, sirviente, gerente, pariente, confidente. El
femenino es en -a: la presidenta de la Sociedad de Beneficiencia, la sirvienta, la tenienta. Hoy
se dice también "la regenta" o "la regente" de una escuela. Pero otros no tienen forma
femenina: el estudiante y la estudiante, el cantante y la cantante.
Palabras comunes de ambos géneros
Algunas palabras que significan personas son, sin cambiar de forma, masculinas cuando se
refieren al hombre, y femeninas cuando se refieren a la mujer: el testigo y la testigo, el joven y la
joven, el mártir y la mártir, el cónyuge y la cónyuge, el espía y la espía, y las terminadas en ista,
como telefonista, maquinista, etcétera.
Sustantivos con sólo plural
Carecen de singular algunos nombres propios de cordilleras y de archipiélagos, como los
Alpes, los Andes, las Baleares, las Canarias, las Azores, las Antillas. Pero en lenguaje poético
se dice "el Pirineo"; "del Alpe a las Pirámides"; “en la cumbre del Ande"; refiriéndose a una de
ellas, "la Antilla preferida de Colón".
Hay también algunos nombres comunes sin singular:
las afueras
pedir albricias
los alrededores
las cosquillas
los anales
las andaderas
las crecederas
los enseres
con creces
a mis expensas
las gafas
tener ínfulas
los lares
los manes
tener buenos modales
celebrar nupcias
tener tragaderas
las andas
por esos andurriales
las angarillas
las arras
dejar para las calendas griegas
las preces (oraciones)
las veras (contrario de burlas)
los víveres
los celos
hacer añicos
los bienes (patrimonio)
los responsales
las exequias
Plurales que significan pareja: En español se designa con el plural del nombre masculino a la
pareja formada por hombre y mujer: mis padres (mi padre y mi madre); los reyes (el rey y la
reina); los duques (el duque y la duquesa), etcétera.
42
También designamos con la forma del plural objetos que se componen de dos partes
simétricas: las tenazas (una sola tenaza), las tijeras, las pinzas, los alicates, las esposas, los
grillos, los pantalones, los calzoncillos, las bombachas, las narices.
U. COMPLEMENTOS DIRECTO E INDIRECTO
En los pronombres de tercera personas hay diferenciación, además, en las formas
inacentuadas, entre las que se emplean para el complemento directo y para el indirecto. Las del
complemento directo son propiamente, en el singular, lo, la; en el plural, las, los. Las del
complemento indirecto son, en el singular, le, en el plural, les. Pero le se usa también como
complemento directo, cuando se refiere a personas del sexo masculino: "yo le vi ayer". Este uso
es fuera de Castilla, puramente literario.
Además, cuando se combinan los dos complementos (directo e indirecto) en una misma
frase, el indirecto, sea singular o plural, se cambia en se, de manera que decimos "se lo doy"
(sea a él o a ellos), en vez de "le lo doy " o "les lo doy". En estos casos, la forma que se emplea
para el complemento directo es normalmente lo y no le
V.
LEÍSMO, LOÍSMO, LAÍSMO
Leísmo. Práctica de usar el pronombre le en casos en que se debe o puede usar las o lo.
Loísmo. Práctica lingüística que consiste en usar el pronombre lo en casos en que podría o
debería usarse le.
Laísmo. Práctica lingüística consistente en el uso del pronombre la y las en casos en que
debería podría emplearse le o les.
La tendencia popular en Castilla es reducir el uso de la forma lo a complementos directos de
carácter neutro: "eso es lo que sucedió; yo lo sé. Pero la Gramática de la Academia Española
recomienda que el uso de le como complemento directo masculino se limite a la referencia a
hombres y no se extienda a cosas.
Otra alteración que ocurre en Castilla es el empleo de la como complemento indirecto
femenino "la dije que viniera".
Reglas para el uso correcto de le, la y lo
Le es aceptado como complemento directo a la par de lo; no así les a la par de los. No se
debe decir pues, "yo les vi" o tú les guías" en vez de "los vi" o "los guías".
1. Hay que evitar el empleo de le con valor de plural, como en "dale recuerdos a mis amigos".
Debe decirse "dales recuerdos a mis amigos".
2. Después de frases como "yo les digo la verdad", se oye a veces confirmarla y reforzarla con
esta otra: "sí, yo se las digo"; o bien: "yo les di el regalo"; sí, yo se los di". Debe decirse: "Yo
se la digo"; "yo se lo di". La causa del error es que se --que está en lugar de les-- no da
impresión de plural y como no es posible agregarle s porque no existe el plural ses, se la
traslada al pronombre siguiente; pero este segundo pronombre no debe recibirla porque se
refiere a objetos singulares: "la verdad", "el regalo".
3. Otro error grave consiste en agregar n a los pronombres que van unidos (enclíticos) a
verbos en imperativos; siéntensen, párensen, demen.
Las formas concretas son: siéntense, párense, denme.
43
4. Existe la tendencia, que debe evitarse, a no usar las formas reflexivas acentuadas de
tercera persona: se dice: "se lo llevó con él", "se lo apropió para él". Debe decirse: "se lo
llevó consigo", "se lo apropió para sí".
W. RELACIÓN DE LOS MODOS Y LOS TIEMPOS ENTRE SÍ
Amado Alonso y Henríquez Ureña clasificaron los modos de la siguiente manera: indicativo,
potencial, imperativo y subjuntivo.
Con el indicativo se presenta el hecho como real: tengo, tenía, tuve, tendré. Con el
potencial se presenta el hecho como posible: tendría, habría tenido. Con el imperativo se
presenta el hecho como un mandato, consejo, ruego o petición de que exista o de que ocurra.
Ten. Con el subjuntivo se presenta el hecho como un deseo: Despiértenme las aves. Además,
el subjuntivo es el modo especial de subordinación.
Hay que tener mucho cuidado al escribir, de no mezclar un modo con el otro.
1. Cuando, cuanto, desde que, tan, luego, como, requieren la presencia de la tercera forma del
pretérito perfecto.
Me calmé cuando hube comprendido sus razones. Lo correcto sería: Me calmé cuando
comprendí sus razones.
2. El pluscuamperfecto es correlativo del pretérito indefinido. Advirtió detrás de sí a sus
enemigos, pero poco le importaba, pues había traído sus balas y su fusil.
3. El futuro imperfecto del indicativo y el pretérito imperfecto del subjuntivo (o futuro del
indicativo) son incompatibles. En caso de que se atacara a la ciudad, ella será defendida. Lo
correcto sería: En caso de que se atacara a la ciudad, ella sería defendida. O si se ataca la
ciudad, se la defenderá (sólo debe usarse si el presente y el futuro imperfecto del indicativo
concuerdan plenamente).
4. Una proposición con un verbo en la primera o en la segunda forma del pretérito imperfecto
del subjuntivo, necesita la tercera forma del mismo tiempo para la subordinada: Lo quisiera
(o querría) que viniese esta tarde.
5. Al presente de indicativo corresponde el presente del subjuntivo. Deseo que termine
pronto.
6. Al pretérito indefinido del indicativo corresponde el pretérito imperfecto del subjuntivo.
Deseaba que hubiera (o hubiese) intentado convencerlo.
7. No son enteramente equivalentes hubiera y hubiese, pues es equivocado decir: Te
hubiese llamado si tu padre no hubiera estado allí. Lo correcto es: Te hubiera llamado, si tu
padre no hubiese estado allí. O también: Te habría llamado si tu padre no hubiese estado
allí.
8. La forma va se usa mucho como equivalente del pluscuamperfecto del indicativo o del
pretérito indefinido. Era Luis aquel que le adiestrara en el manejo del fusil. Es como decir:
...aquel que le había adiestrado...
9. El verbo hacer, seguido de un infinitivo da lugar a anfibologías muy frecuentes, es decir,
a lo que se conoce con el nombre corriente de "doble sentido". He hecho lavar a mi
compañera.
10. El verbo haber, como verbo impersonal y con la significación de existir u ocurrir y ese
carácter sólo se usa con las terceras personas del singular de todos los tiempos, menos del
imperativo: Habrá exámenes. Hubo fiestas. Deben evitarse expresiones como: Hubieron
fiestas. Habíamos allí varias personas.
44
11. Cuando el verbo haber precede al participio habido se usa siempre en singular: Ha habido
trenes. ¿Habrá habido clases?
Errores muy frecuentes
1. Emplear las formas ara y era pertenecientes al subjuntivo como el de pretérito
pluscuamperfecto de indicativo: El adiós que le diera, quiere decir el adiós que le había
dado.
2. Las formas en -ara, -era, que se clasifican como pertenecientes al subjuntivo, se emplean
también como del potencial: ¡Quién pensaría! y ¡quién pensará!; son equivalentes bueno
sería y bueno fuera; habría dicho y hubiera dicho. Modernamente en Madrid se emplean en
el potencial compuesto las formas hubiese, hubieses; ..., y de allí han pasado, por imitación,
a la lengua escrita de todas partes: Yo hubiese dicho por habría dicho o hubiera dicho,
hubiese pensado, hubiese escrito.
3. Emplear las formas del potencial como de subjuntivo: Si yo vería, por Si yo viera; Si yo diría
por Si yo dijera.
4. Emplear las formas ara y era pertenecientes al subjuntivo con valor de simple pretérito de
indicativo: Se ha confirmado la noticia que este diario diera, por Se ha confirmado la noticia
que ete diario dio.
5. Utilizar el pretérito imperfecto en lugar de futuro: Si viniera, háblenle. En este caso debe
decirse: Si viniere, háblenle, o Si viene, háblenle, es decir, utilizar el futuro de subjuntivo o el
presente de indicativo.
X.
AFIJOS (PREFIJOS Y SUFIJOS)
Afijos son los elementos intercambiables que se añaden a la raíz de las palabras. Si le
precede, se denomina prefijo; rehacer, deshacer, analfabeto, ilógico; y sufijo si le sigue:
candidez, amargor, frescura, conocimiento, combinación.
Y.
USO DE LA PREPOSICIÓN EX COMO PREFIJO
Ex. Preposición latina que se antepone en español a nombres de cargo o situación para
designar a los que los ocuparon: ex ministro, ex alumno. Equivale a antiguo. Puede escribirse
con guión o sin él: ex-diputado, ex-presidente, aunque lo moderno es escribirlo sin guión,
pero con el prefijo separado del sustantivo por un espacio de letra.
45
IV. FIGURA DE CONSTRUCCIÓN, DICCIÓN, GALICISMOS, NEOLOGISMOS
Hipérbaton. Figura de construcción que consiste en invertir el orden que en una frase deben
tener las palabras con arreglo a las leyes de la sintaxis llamada regular. No debe abusarse
del hipérbaton para evitar confusiones. Ejemplo: Investigadores del átomo cubanos hablaron
de sus trabajos.
Ejemplo anfibológico: Sombra para los ojos en polvo.
Elipsis. Consiste en emitir en la oración una o más palabras necesarias para la
rectaconstrucción gramatical, pero no para que resulte claro el sentido. Ejemplo: Fulano
canta mejor que baila.
Análage o traslación. Consiste en mudar las partes de la oración o sus accidentes, o dar a
los tiempos verbales una significación metafórica o traslaticia. Ejemplo: Mañana salgo para
Camagüey, en vez de Mañana saldré para Camagüey.
Pleonasmo. Consiste en el uso de palabras innecesarias para dar vigor a la frase. Es
sinónimo de redundancia y puede dar lugar a vicios de dicción. Ejemplo: subir arriba, bajar
abajo, volar por el aire.
Silepsis. Consiste en quebrantar las leyes de la concordancia en el género y el número de
las palabras. Ejemplo: Gran número de niños marchaban en la manifestación.
Sinécdoque. Tropo o figura de sentido que consiste en extender, alterar o restringir la
significación de las palabras, para designar el todo por la parte; el género por la especie; la
materia por la obra, lo abstracto por lo concreto, el singular por el plural, y viceversa.
Ejemplo: Kennedy cayó asesinado en las calles de Dallas, en vez de escribir en una calle de
Dallas.
46
V. VOCES ONOMATOPÉYICAS
Onomatopeya. Palabra que imita el sonido de la cosa que significa.
el asno rebuzna
el becerro berrea
el caballo relincha
el carnero bala
el cerdo gruñe
el ciervo brama
la cigüeña crotora
el cuervo crascita
el elefante barrita
la gallina cacarea
el gallo canta
el gamo ronca
el gato maúlla
la golondrina trisa
el grajo grazna
el grillo chirría
la grulla grue
el jabalí rebudia
el lobo aúlla
la pantera u onza himpla
el pato parpa
el perro ladra
el pollo pía
la rana croa
la serpiente silva
el toro muge
la zorra gañe
47
VI. NÚMEROS, CANTIDADES Y NORMAS TÉCNICAS
El empleo de números (cantidades y cifras) da ocasión a errores de toda índole. Hay quien
cree que es indiferente escribir un número con letras o con cifras, pues a la postre dice lo
mismo; esto no es exacto; ejemplo: no es lo mismo decir de tres a cuatro horas que de 3:00 a
4:00 horas.
En el primer caso se expresa un espacio de tiempo; en el segundo caso se expresa una hora
determinada.
A. NÚMEROS CARDINALES
Se escriben con letras:
1. El espacio de tiempo, la edad, la duración: hacía veinte años, dos meses y un día que no
veía a su madre; tardó dos horas en presentarse; el año tiene trescientos sesenta y cinco
días; han pasado siete segundos.
2. Los números dígitos, o sea, del cero al nueve: se comió una manzana. Excepción: en las
listas y relaciones de una minuta; los objetos de un botiquín, las fórmulas médicas, etcétera,
se emplean cifras, aunque sean dígitos.
3. La denominación de los formatos de libros mencionados en el texto; sin embargo, en citas y
notas suele ponerse con cifras.
4. Todo adjetivo numeral indicativo de orden: es el primero en llegar.
5. Los números que entran en las denominaciones de las calles; calle de los Cuatro Vientos.
6. Los números o cantidades puestas en boca de sus interlocutores.
7. En obras literarias, todas las horas: lo citó para las cuatro en punto. Cuando intervengan
fracciones, éstas no se separan por coma de las unidades: las cuatro treinta y cinco; no las
cuatro y treinta y cinco.
8. Las actas, los notariales y judiciales, así como las fechas en ciertos documentos.
9. Cuando se trata de numerar (o aplicar numeración) a cosas no materiales ni asequibles,
salvo que tengan fracciones: catorce veces.
10. Las cifras enunciativas: los discípulos de Jesucristo fueron sesenta y dos, entre los cuales
eligió doce apóstoles.
Se escriben con cifras:
1. Los horarios (de consulta, de salida y llegada de trenes, autobuses, etc.; de entrada y
salida al trabajo, servicios, etcétera.).
2. Las cantidades concretas superiores a nueve, las fechas, las medidas del Sistema
Internacional.
3. Las expresiones numerales cardinales empleadas en toda clase de obra: científica,
matemática, literaria.
4. Los números que expresan habitantes, ediciones, párrafos, apartados, páginas, artículos,
etcétera.
Nota: En obras científicas (matemática, física, química, geografía, biología y otras), se escriben
con cifras todos los números, incluso los dígitos. Sin embargo debe distinguirse entre los que
son cifras propias de las operaciones de una obra científica y las cantidades circunstanciales
que en ella puedan hallarse; por ejemplo: si decimos que tal cosa es trescientas veces más
rápida que tal otra.
B. NÚMEROS ORDINALES
En los números de orden de los articulados de leyes, decretos, reglamentos, normas, etc., se
pondrán así: 1o o 1ro., hasta el número nueve inclusive, pero se omitirá a partir del 10. En
48
otros casos similares, si bien no es normativo, puede seguirse la misma regla, puesto que toda
cifra de orden superior a nueve lo mismo puede leerse como cardinal que como original. Esto
se hace extensivo a los números romanos. En los apartados incluidos en un párrafo, los
números ordinales llevarán coma detrás: 1º, los subsidios... 2o, el seguro... y 3o, los
emolumentos...
C. NÚMEROS ENTEROS
Los números enteros con más de tres cifras se escriben en períodos de tres, de derecha a
izquierda, dejando un espacio entre período del tamaño aproximado de una cifra.
Ejemplo:
3 456 321
17 452
2 346
El nombre del número 100 (ciento) se apocopa cuando va delante de sustantivo. En los
demás casos hay que leerlo o escribirlo sin apocopar: No debe escribirse uno por cien, sino uno
por ciento; no cien por ciento; sino ciento por ciento.
Los números hasta 30 se escribirán unidos, luego irán escritos separadamente: veinte,
veintiuno, treinta y cinco.
D. NORMAS TÉCNICAS
1.
2.
3.
4.
Cuando se expresa con cifras, el número nunca debe separarse completo: 33/castañas.
Ninguna cantidad debe partirse al final de línea 50/000.
No deben separarse los números romanos de la expresión que le precede o sigue: siglo/XX.
No deben separarse las cifras relacionadas entre sí 1968-/1969. Es incorrecto poner una
cantidad inferior detrás de una mayor: 1968-69.
5. Las fechas no deben separarse de forma que los números no acompañen a su
complemento: 14 /de mayo/ de 1948.
6. Ninguna cantidad debe quedar al final de línea si no la acompaña su complemento.
7. Ninguna cantidad puede escribirse con cifras cuando comienza párrafo o va después de
punto; en estos casos se recurre a escribir con letras las cifras; si se trata de un año se le
antepone esta voz: año 1968.
8. Tanto por ciento y por mil. Las formas correctas de escribir estas expresiones son: 9%,
9 por 100, nueve por ciento; 9 por 1 000, nueve por mil. (Los signos de % y 0/00 se separan
de sus cifras correspondientes por un espacio mediano de caja o fino de linotipia. Como la
computadora no da este espacio, debe escribirse unido.
9. Las formas incorrectas son: 9 por ciento, nueve por 100, 9x100, 9 por 100, 9 por mil, nueve
por 1 000.
10. Las expresiones tanto por ciento y tanto por mil, si no llevan cantidad alguna determinativa,
se escriben con letras. Es incorrecto, tanto por 100, tanto por 1 000.
11. Es incorrecto también usar el signo % o 0/00 sin acompañamiento de cifras: el % fue
elevado.
12. En las tablas sí se admite poner los símbolos % y 0/00 sin que le anteceda cantidad
determinada. Generalmente se sitúan entre paréntesis, o precedido de la preposición en y
de coma: (%) o, en %; pero es frecuente verlo comenzando el cabezal, aunque esta última
forma debe usarse como excepción.
En las gráficas puede usarse el símbolo o las palabras tanto por ciento como leyenda.
49
13. Los números referentes a siglos se escriben en versalitas; los referentes a reyes, papas,
etcétera, se escriben en versales. En una relación, estos números se alinean por la derecha:
I. La última persona...
II. Sistemas de unidades...
III. Los nombres de los alumnos...
14. Los números referentes a años deben escribirse con todas las cifras; a veces se ven
originales en los que dicen, más o menos: En el año 50... No es correcto, por cuanto el año
50 corresponde a la primera centuria de nuestra era. Nadie está obligado a comprender
(aunque se desprenda del sentido o contexto) que el año a que el escrito se refiere es 1950.
Hay casos, sin embargo, en que el uso que casi siempre hace la Ley autoriza esta
simplificación, por ejemplo, cuando decimos que Fulano es de la quinta del 48, o de la
generación del 98 o de la del 25. Sin embargo, considérese que esta es una excepción de la
regla.
15. Es incorrecto escribir “Allá” por el 1880 y pico. Esto es incorrecto, puesto que no se trata
exactamente del año 1880, sino con un pico. Aunque debería escribirse con letras, se
acostumbra hacerlo con cifras, como cuando se dice; “esto sucedió alrededor de 1880”.
También es incorrecto poner: durante los años 20; debe ponerse: durante los años veinte.
16. La o entre cifras no debe acentuarse, pues no puede prestarse a confusión con el cero, ya
que este es más alto y de forma totalmente distinta a la o. Solo en el tipo de letra
Elzeveriano debe hacerse, pues en este los números tienen la misma altura de la caja baja
(excepto el 6 y el 8). (Este tipo de letra no se usa en nuestras imprentas). Tampoco debe
acentuarse la o cuando se encuentra entre símbolos químicos. Ejemplo: 1 o 4; Hg o Mg;
3 200 o 728.
E. TÍTULOS DE LIBROS, REVISTAS, ETCÉTERA
Los títulos de libros mencionados dentro del texto irán siempre en cursiva o en negrita. Se
usarán versales solamente en la primera letra del título y en aquellos nombres que así lo exijan;
las demás palabras del título irán en baja. Ejemplo: En marcha con Fidel, Diana habanera,
Posición uno. El mismo criterio se sigue para los nombres de cuadros, obras musicales, filmes,
etcétera. Ejemplo: El hombre orquesta.
Los títulos de los artículos, cuentos, poemas, discursos y aún las obras que aparezcan
recogidas en un mismo volumen, se pondrán entre comillas y el título de la revista o libro en que
aparezcan incluidos irá en cursiva o negrita. Ejemplo: Del libro Claro de Luna de Maupassant
se puede tomar “Las joyas” como ejemplo de cuento clásico. “La mujer cubana en el 68”, en
revista Romance.
Los nombres de periódicos, revistas y demás publicaciones periódicas, se escribirán en
cursiva o en negrita, pero todas las palabras comenzarán por versal, salvo las preposiciones,
las conjunciones y los artículos. Ejemplo: El Mundo, Juventud Rebelde, Pensamiento Crítico,
Mar y Pesca.
F. FECHAS
La fecha se pondrá en todos los casos en la forma siguiente: día, mes y año unidos por la
preposición de: 24 de agosto de 1962.
El nombre del mes se escribirá siempre con minúscula, excepto cuando se trata de una
fecha que señale un acontecer histórico reconocido: 26 de Julio, 1ro. de Enero.
50
G. LLAMADAS Y NOTAS
1. Las notas podrán ser de tres tipos:
a) Notas al pie de página. Este sistema será en todos los casos el preferible, y la numeración
deberá hacerse corrida por página.
b) Notas al final de las distintas partes del libro (partes del libro total o de una antología).
Este sistema se utilizará fundamentalmente en los casos de notas abundantes y extensas,
y se identificarán mediante la numeración corrida por partes. Se comenzará a principio de
página par o impar.
c) Notas al final del libro. Este sistema debe utilizarse como último recurso, ya que no
viabiliza la comprensión inmediata del texto. Llevará numeración corrida por partes o
numeración corrida del total de notas del libro, y se especificará en todos los casos el
número del capítulo o partes a que pertenecen. La relación de notas al final del libro se
comenzará a principio de página par o impar.
2. En los casos de alocuciones o palabras aisladas en otro idioma, se dará junto a ésta,
destacándose entre paréntesis, la traducción al español. Por supuesto, esto se aplicará en
dependencia del destino de la edición y el criterio del editor.
3. Las llamadas y notas irán en una puntuación menor a la usada en el texto.
4. Las notas no se separarán del texto mediante bigotes, filetes u otros signos gráficos
(excepto cuando la nota aparezca en dos páginas. En este caso aparece el filete u otro
signo en la segunda página, separándola del texto). Simplemente se dejará un blanco
adecuado. La sola disminución de la puntuación establecerá la diferencia.
5. Los números que indican las llamadas deberán ir volados y sin paréntesis (salvo casos
necesarios: libros con fórmulas, etc.) y en una puntuación menor que la del texto. Se
colocará siempre después del signo de puntuación.
6. En dependencia de la cantidad de notas pertenecientes a una u otra persona que haya
intervenido en la confección del libro (autor, editor, traductor, redactor, etc.), se aclarará su
procedencia de la forma siguiente: Salvo señalamiento de lo contrario, todas las notas son...
(del que predomine).
7. En el caso de que predominen las notas del autor, después del texto de la primera nota se
pondrá entre paréntesis esta frase aclaratoria.
(Se refiere a la obra de Alejo Carpentier El siglo de las luces. (Salvo señalamiento de lo
contrario, todas las notas son del autor.)
En el caso de que la primera nota no pertenezca al autor de las que predominen se pone
entre paréntesis el autor de la nota tal y como se acostumbre y después de espacio se
pondrá la frase aclaratoria:
Se refiere a la obra de Alejo Carpentier. El siglo de las luces. (N. del E.)
Salvo señalamiento de lo contrario, todas las notas son del autor.
8. Cuando aparezcan notas en la edición que sirva de base y además se requiera incorporar
notas a la edición que se prepara, se establecerá la debida diferencia entre una y otras.
Ejemplo:
(Nota de la edición príncipe.) (Nota de la edición de 19...), etc., sin utilizar abreviaturas.
9. Cuando una nota no quepa totalmente en la página donde aparece referida se puede
continuar en la página siguiente. A continuación irán las notas que haya en esta página y,
en este caso, separadas de la anterior por bigote. La partición no deberá hacerse con
punto.
10. Cuando una nota aparezca al final de un capítulo y quede blanco en la página, el texto
correspondiente a dicha nota deberá ser situado al pie de la plana, dejando un blanco
intermedio. Nunca se situará a continuación del texto, sin dejar blanco intermedio.
11. Para situar notas (al pie de la página, al final del capítulo o al final del libro), el redactor
tendrá en cuenta el carácter, la extensión, el número de notas y otras características del
original.
51
12. Cuando la llamada sea de una cita bibliográfica (al pie de página) se comenzará con
nombres y apellidos, a continuación el título del libro y la paginación en aquellos casos en
que exista bibliografía general en el libro. Ejemplo: Alejo Carpentier. El reino de este mundo,
p. 45.
En los casos en que no aparezca bibliografía, la nota tendrá todos los elementos de la
misma y con el orden que aparecen en ésta. Ejemplo: Alejo Carpentier. El reino de este
mundo. Ed. Letras Cubanas, Ciudad de La Habana, 1976, pp. 50-54.
13. En el caso de ibid o ibidem, éstos irían siempre en cursiva y sin acento. Se utilizarán cuando
se repita una llamada y no haya notas intermedias. Ejemplo:
26
Fernando Alegría. La poesía chilena, p. 118.
Ibidem, p. 149.
14. En el caso de [sic], éste se empleará cuando la grafía de la cita sea textual del original.
27
H. CITAS
Si dentro de la cita hay una frase entre comillas, estas últimas serán de otro tipo.
Si además existe un tercer entrecomillado, éste irá en comillas simples. Ejemplo:
Fechada en Buenos Aires, comienza así: «A León Tolstoi. Hermano: Hace un lustro que os
amo. Apenas tengo veinte años. Vos me habéis enseñado que “Los pobres tienen ‘hambre’
porque los ricos comen mucho”...»
En el caso de que una cita esté formada por una, dos o más líneas y separadas del resto de
la misma por menos de una línea de texto y la segunda parte sea mayor de cinco líneas, se
sangrará desde el inicio y se pondrá el texto con sangría normal. Ejemplo:
Los cómicos tenían de su parte, para hacerlo algo mejor que en otros, la presencia de los
espectadores en favor de la pieza.
Años más tarde, Bachiller y Morales sentenciaban:
No creemos que El Príncipe jardinero sea una obra que no incurra en todos los vicios de
su época: ella está inspirada en los recuerdos de la Edad Media y la lectura de los grandes
escritores del drama español. En la forma y en la esencia es un bello fruto de la escuela
formada por Lope y Calderón. Como en sus mejores maestros, hay príncipes aventureros,
mujeres fáciles, tesoros y sortijas, muerte y estruendo bélico; como en aquellos hay poesía,
sentimiento, generosidad y, sobre todo, interés y vida en la acción.
En algunas ocasiones, se estima que las citas sangradas, también pueden ir en un tipo más
pequeño que el que se emplea normalmente en el texto, o componerse con un blanco menor
entre líneas, o se considera suficiente el haber sangrado.
Las citas breves de versos pueden ir entre comillas en forma de prosa, separados los versos
por líneas oblicuas (chelines): «Yo pienso, cuando me alegro / como un escolar sencillo»;
también pueden ir separados, como tales versos, en cursiva o redonda y sin comillas:
Yo pienso, cuando me alegro
como un escolar sencillo,
o
Yo pienso, cuando me alegro
como un escolar sencillo,
Si el entrecomillado tiene más de un párrafo o estrofa, al principio de cada nuevo párrafo se
colocan comillas de cierre (comillas de seguir).
52
Si dentro de una cita se prescinde de parte del texto, en lugar de esa parte se escriben tres
puntos suspensivos entre paréntesis. Ejemplo:
«Una especie muy inferior de composiciones escénicas (...) generalmente, el único
personaje es una sola actriz, que sentaba una aventura amorosa.»
Cuando los puntos suspensivos vayan al comienzo de la cita, se pondrán sin paréntesis, e
irán sin espacio junto a la primera letra de la palabra inicial. Si se prescinde del final de una
cita, deben aparecer los tres puntos suspensivos entre paréntesis y punto final. Cuando se
excluyen uno o varios párrafos intermedios, se colocarán tres puntos suspensivos entre
paréntesis y con el punto final fuera de éste. Ejemplo:
...nos enseñó también las leyes que rigen el desarrollo de la sociedad humana y los caminos
que conducen al triunfo definitivo de nuestra especie (...).
(...) En este acto trascendental e histórico (...) cesa el período de provisionalidad del Gobierno
Revolucionario (...).
Se usa corchete en el interior de una cita de más de cinco líneas; hay que introducir palabras
que no forman parte de ésta. Ejemplo:
Debo decir sin vanagloria [expresaba Ferrer] que poseo algunos conocimientos no vulgares
en el arte dramático por haberme dedicado a su estudio con particularidad.
I. PARÉNTESIS
Nunca se pondrá coma, punto y coma ni dos puntos antes de paréntesis. Cuando haya
puntos antes de paréntesis, se debe comenzar con mayúscula dentro de éste, y ponerse punto
final dentro del mismo. Ejemplo:
Sólo la realidad puede engendrar, en su impronta sobre la mente del escritor (que no por
serlo deja de ser hombre), la reacción capaz de emociones espirituales.
En el comercio azucarero, este grupo de hombres claves pudieran, por primera vez en la
historia, negociar en el mercado de Londres (extraordinario centro importador de Europa).
Las esparcidas ruinas de la vieja sociedad todavía no se han transformado en los nuevos
elementos de la época demócrata.
(El destacado autor.); (la cursiva es del autor); etcétera.
Si dentro de paréntesis aparecen nuevos paréntesis, estos últimos deberán ser corchetes.
Ejemplo:
La libertad plena que quería para su isla (Cuba debe ser libre de España [precisaría Martí] y
de los Estados Unidos) la ansiaba para el pedazo del mundo situado entre el Bravo y la
Patagonia.
Con la raya o guión largo se procede igual que con el paréntesis.
J. TIPOS DE PÁRRAFOS
Comúnmente se utilizan tres tipos de párrafos, uso que, en la mayoría de los casos, será
determinado de acuerdo con la concepción del diseñador.
El más usado es el párrafo español, que lleva sangría en la primera línea. En principio, el
párrafo español llevará un cuadratín del tipo hasta la medida de 25 picas. En las medidas
mayores se pondrá cuadratín y medio. No lleva espacio de separación entre párrafos. Ejemplo:
El último en hablar fue el único que se acercó a la verdad,
confirmando la noticia, algo después de las tres de la tarde,
con muchos aspavientos.
El párrafo americano o de bloque no lleva sangría alguna. Lleva espacio de separación entre
párrafos. Ejemplo:
53
El último en hablar fue el único que se acercó a la verdad,
confirmando la noticia, algo después de las tres de la tarde,
con muchos aspavientos.
El párrafo francés lleva la primera línea sin sangría y el resto con sangría, generalmente de
un cuadratín hasta la medida de 25 picas, y en las mayores, de un cuadratín y medio. No lleva
espacio de separación entre párrafos.
El último en hablar fue el único que se acercó a la verdad,
confirmando la noticia, algo después de las tres de la tarde,
con muchos aspavientos.
K. RAYA O GUIÓN LARGO
La raya o guión largo --pleca-- tiene diferentes usos. En general, aísla dentro del texto
expresiones u oraciones de carácter incidental. Los casos más importantes son los siguientes:
1. Para aislar oraciones completas.
No era para burlarse −él también lo creía− aunque deseos no le faltaban.
2. Para aislar grupos sustantivos.
Una pintura de tales perspectivas −reflejo e impulsión de lo nacional− significará un repertorio
inmedible de tratamientos.
3. Para aislar grupos adjetivos.
En aquel mismo instante, Miguel −serio e indignado− se dirigía a la casa.
4. Para identificar citas hasta de cinco líneas.
Hasta que no se haga andar al indio --diría Martí-- no comenzará a andar bien la América.
5. En el diálogo se usa la raya que abre (raya de parlamento), pero no la que cierra.
Las rayas van siempre unidas al elemento que aísla y separada del texto restante con
blanco. Si hay coma, punto y coma o dos puntos en el texto interrumpido, se pondrán estos
signos después de la raya que cierra.
 Pero en el caso −dijo Leonardo− que si alguna de ustedes no me saca de apuros, no
tendrá con qué cubrir el gasto.
6. No es necesario poner la raya que cierra si a la aclaración no le siguen palabras del
interlocutor.
 Nada −contestó lacónicamente.
7. Cuando una incidental (que no va en el parlamento) abre con pleca y cierra con punto y
seguido o aparte, el uso de la pleca de cierre se deja al buen entender del editor.
8. En el caso de que en el texto interrumpido por la pleca haya un signo de puntuación que
pertenezca a la oración anterior, el mismo deberá ir luego de la pleca de cierre.
No esperaba otra cosa del conocido espíritu de sacrificio del señor Ercilla −le arrebató la
palabra Peñalver antes de que Mendoza hablara−, pero desearía aclarar que no recuerdo
haber hablado de las medidas que se deben adoptar en la presente crisis.
9. Cuando en un parlamento la oración entre plecas indique una oración posterior, la primera
cerrará con punto antes de la pleca y la segunda oración comenzará con mayúscula.
 Bueno, me voy. −Sale a la calle−. Adiós.
Luego de establecido y compatibilizado el plan, se rinden los contratos −aunque a veces se
ha hecho esto preliminarmente.
54
10. Cuando en un parlamento la oración entre plecas indique una acción simultánea, la primera
oración no cerrará con ningún signo de puntuación y lo encerrado entre plecas comenzará
con minúscula.
Bueno, me voy −la mujer agregó−, adiós.
L. COMA INNECESARIA EN LA RAYA O GUIÓN LARGO
Hay que tener cuidado. Si una oración no requiere coma alguna, constituye un error
agregarla cuando se le intercala una frase entre rayas.
Mi aspiración en la vida siempre fue –lo declaro ahora que soy un anciano—dirigir una
orquesta sinfónica.
Es evidente que la mujer sencilla posee ciertos atributos –no me digan que es difícil
encontrarla en cualquier lugar—que atraen a la mayoría de los hombres.
M. COMILLAS
1. El uso de las comillas antes de punto será siempre que estas abran después de iniciado el
párrafo u oración y que el entrecomillado empiece con minúscula.
Revueltas murió en la exacta juventud «ni pronto para la rosa, ni tarde para el clavel».
2. Los casos de punto primero y comillas después son todos los que no tengan las
características del caso anterior.
Algunas gentes sencillas dijeron: «Excelente, pero hay que oírlo otra vez».
«Esencia del modernismo»
3. Estos ejemplos nos indican que cuando un párrafo u oración abre y cierra con comillas, se
coloca el punto antes de cerrar dichas comillas. Después de dos puntos, ya sea seguido o
aparte, se pondrá igual, punto y comillas, siempre que lo citado empiece con mayúscula
(altas) después de las comillas.
4. En el caso de que dentro de un entrecomillado con españolas se coloque una palabra,
grupo de palabras o frase también entrecomillado, se pondrá una sola comilla (‘) para abrir y
cerrar. Si ambos entrecomillados coinciden al final del párrafo u oración, se pondrán tres
comillas, una antes del punto y dos después del punto. Ejemplo:
Agregaba “Alegaron que era ‘el modo de vida americano’.”
5. Siempre que el entrecomillado primero se haga con comillas angulares, el entrecomillado
interior se hará con comillas españolas dobles, no simples, ya que la diferencia de comillas
es suficiente, puesto que el uso de una sola comilla es poco claro. Ejemplo:
«Martí se resistía a ser “mendigo” de literaturas extranjeras.»
6. Para destacar nombres u otras palabras se utilizarán, en principio, solo comillas, cursivas o
negritas, pero nunca comillas y cursivas o comillas y negritas a un tiempo, ya que una de las
tres formas basta para destacar o subrayar. Ejemplo: En Cuba llamamos placer a un
pequeño paño de tierra descubierto e inhabitado.
Correcto:
En Cuba llamamos “placer” a un pequeño paño de tierra descubierto e inhabitado.
En Cuba llamamos placer a un pequeño paño de tierra descubierto e inhabitado.
Incorrecto: En Cuba llamamos “placer” a un pequeño paño de tierra descubierto e inhabitado.
Comillas de seguir
a) Si el párrafo empieza con pleca, no cerrarán las comillas. Ejemplo:
55
_
«
«
«
b) Si el párrafo comienza con comillas, cerrará con punto y comillas. Ejemplo:
«
»
» .»
c) Cuando se narra un diálogo y hay que utilizar comillas y plecas, se cerrará con punto y
comillas. Ejemplo:
«
_
»
» .»
N. VÍRGULA
El signo llamado línea oblícua (/) o vírgula (imprenta: chelín) tiene varios usos:
a) Entre dos palabras de una oración indica que se escoge una u otra. Sólo se usa actualmente
en documentos legales o necesariamente concisos.
b) Separa los versos reproducidos en párrafo.
c) Utilizado doble, puede separar mecanográficamente las varias acepciones de una palabra.
d) Números quebrados.
e) Resume una fecha en números.
f) Separar el folio en el índice general.
Ñ. BIBLIOGRAFÍA
Generalidades
1. Siempre aparecerá al final de la obra, después de los apéndices y puede componerse en
una tipografía menor a la utilizada en el cuerpo de la obra.
2. Todas las relaciones bibliográficas se harán siguiendo el orden alfabético por apellidos de
autores, o nombres de instituciones. En relación independiente se aplicará el mismo sistema
de ordenamiento alfabético por el nombre para las publicaciones periódicas (periódicos y
revistas).
Nota: La bibliografía para libros científicos y de divulgación científica se rigen por las normas
Vancouver, ya sea bibliografía general o acotada, aunque deben tenerse en cuenta los
aspectos antes mencionados en cuanto a orden alfabético, si son publicaciones periódicas o no,
etcétera.
Descripción bibliográfica para libros y folletos
1. Apellidos y nombres del autor, en versales y versalitas (versalitas calzadas). En caso de
que fueran dos o tres autores, sólo al primero de ellos se le antepondrán los apellidos al
nombre seguido de coma (,) y con e o y entre el penúltimo y el último. Si los autores son
más de tres, sólo se pondrán los apellidos y el nombre de uno de ellos seguido de: y otros
(en redonda o et al. (en cursiva).
56
2. Si no se conoce el nombre del autor o autores, entrará por el título del libro. Anónimo (en
versalita) se reserva para cuando es un libro universalmente reconocido como tal; es sólo
en ese caso que se le da categoría de anónimo. (Punto.)
3. El título del libro o publicación, en cursiva. La inicial mayúscula y las demás minúsculas,
excepto en nombres propios, que van todos con inicial mayúscula. Si es título de artículo,
entre comillas y en redonda. (Punto.)
4. Edición, si no es la primera o la única. (Punto).
5. Nombre del prologuista (Punto.)
6. Ciudad (y país si pudiera haber confusión). (Coma).
7. Casa Editorial. (Coma).
8. Año de la edición. (Si no aparece en la obra citada, se pondrá s/a. (Coma.)
9. Página o páginas (se pondrá p. o pp. respectivamente). (Coma)
10. Colección, al final y entre paréntesis. (Punto).
Nota: Si es un tomo se pone sólo la paginación. Si son varios se escribirá 2t., 3t. en lugar de la
paginación. Ejemplo:
FLAUBERT, GUSTAVO. La educación sentimental; historia de un joven. Pról. Silvia García Sierra.
Tr. H. Giner de los Ríos. La Habana, Editorial Arte y Literatura, 1978, p. 479. (Biblioteca del
Pueblo.)
PALACIO VALDÉS, Armando. La hermana San Sulpicio. Pról. Francisco Mota. Ciudad de La
Habana, Editorial Arte y Literatura, 1978. 455 pp. (Ediciones Huracán.)
Nota: Si hay varias obras de un mismo autor, solo se pondrá el nombre de este en la primera
obra. En las siguientes se pondrán cuatro o cinco guiones en el lugar del nombre del autor.
Ejemplo:
CARRIÓN, MIGUEL DE. Las Honradas. Las impuras. Pról. Mercedes Pereira Torres. Ciudad de La
Habana, Editorial Arte y Literatura, 1978, 58-67 pp. (Edición Letras Cubanas.)
_________. Las impuras, 3ra. ed., Ciudad de La Habana. Editorial Pueblo y Educación; 1978,
299 pp.
Nota: Si se trata de una antología, el nombre del compilador aparecerá en el lugar del nombre
del autor, pero seguido de la palabra compilador (en redonda), entre paréntesis. Hasta tres se
le da la entrada por el nombre de los antologadores. Si son más de tres se entra la ficha por el
título.
Nota: La relación bibliográfica se hará, siguiendo el orden alfabético, por apellidos de autores.
Si se trata de una antología y se desea aclarar las obras que contiene, éstas se pondrán
inmediatamente relacionadas a continuación de la ficha, a dos espacios de esta y en bloque.
Ejemplo:
CARBALLIDO REY, JOSÉ MARÍA. Cuentos dispersos. Ciudad de La Habana, Editorial Arte y
Literatura, 1978, 263 pp. (Colección Cocuyo. Literatura Cubana).
Contiene: “Humo y carbón”, “Hambre”, “La tierra se está mojando”, “El embó de Venancio
Caibarién”, “El cacique de Las Cien”, Pasos en el sendero desconocido”, “La cañada”,
“Evaristo”, “Despertar”, “El último golpe”.
Cuando el libro es realizado por un colectivo de una Institución determinada, se toma ésta por
autor. (Irá en versalitas calzadas). Pero también se puede decir que es anónimo, porque en
realidad no se conoce el nombre del autor. Ejemplo:
57
INSTITUTO DE LITERATURA Y LINGÜÍSTICA. Diccionario de literatura cubana. Ciudad de La
Habana. Editorial Letras Cubanas, 1980. 850 pp. (Edición especial).
La bibliografía consultada, notas bibliográficas, índices, etc. se colocarán a dos espacios de
la ficha de referencia y siempre en bloque.
BÁEZ HERNÁNDEZ, LUIS. Guerra secreta. Ciudad de La Habana, Editorial Letras Cubanas.
1978,104 p. (colección Radar, Núm. 1 Contraespionaje.)
Cuando es una cita que aparece en un libro, se entra por el autor de la cita en versalitas
calzadas (punto); título del capítulo o sección del libro donde aparece la cita. A continuación una
coma y la palabra en seguida de dos puntos. Después, el nombre del autor del libro de donde
se tomó el título de éste. Luego los mismos elementos de una ficha bibliográfica. Al final el
número de la página donde aparece la cita y se cierra paréntesis. Ejemplo:
RAÚL ROA. “Raúl Roa en la alborada en Cuba” en: Ángel Augier. De la sangre a la letra.
Ciudad de La Habana, Editorial Unión, 1979. 555 pp.
Cuando es un documento, legajo, etc. y tiene un autor particular se usa este. En el caso de
documentos con autores corporativos (Instituciones, Asociaciones, etc.), la entrada bibliográfica
se hará por estos. Cuando no tiene autor particular ni autor corporativo, la entrada será por el
título.
Si el documento no tiene ni autor ni título, entonces el bibliógrafo o el investigador, luego de
leerse dicho documento, tendrá que crear un título que será a modo de resumen del contenido.
La entrada bibliográfica se hará por este título (punto). Luego el lugar del documento (coma).
Fecha (punto). Número de hojas (se utiliza la letra h).
Descripción para la bibliografía acotada
Dentro de texto llevará entre paréntesis el apellido del autor, coma, y el año de la
publicación. Después del paréntesis, e inclusive del signo de puntuación que corresponda, irá
el número volado y en menor puntaje, que le corresponde de acuerdo con el listado en orden
alfabético y numerado que aparece al final del libro.
Actualmente algunos autores prefieren utilizar el número entre paréntesis dentro del texto y
en el mismo puntaje, además de la relación de autores por orden de aparición y no en orden
alfabético.
Descripción bibliográfica para publicaciones periódicas
¾ Descripción bibliográfica para revistas:
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
Apellidos y nombres del autor en versales y versalitas
(versalitas calzadas). (Punto.)
Título del artículo entre comillas. (Punto.)
Nombre completo de la revista en cursiva. (Punto.)
Años que lleva editándose la revista.
Número de la revista entre paréntesis. (Dos puntos.)
Páginas.
Mes y año.
Ejemplo:
LE RIVEREND, JULIO. “Problemas históricos de la conquista de América. Las Casas y su
tiempo.” Casa de las Américas. 15 (85) : 4-15 julio-agosto 1974.
58
¾ Descripción bibliográfica para periódicos
1. Apellidos y nombre del autor en versales y versalitas (versalitas calzadas).
(Punto.)
2. Título del artículo entre comillas. (Coma.)
3. en
4. Nombre del periódico en cursiva. (Punto.)
5. Ciudad. (Punto.)
6. Año de la publicación.
7. Número del periódico (si lo tiene) entre paréntesis.
(Dos puntos.)
8. Número de la página. (Coma.)
9. Día, mes y año en abreviatura.
Ejemplo:
HART, ARMANDO. “La más autóctona y hermosa flor de la Revolución”, en Juventud Rebelde.
Ciudad de La Habana, 6 (15) : 4, 3 ene. 1980.
Descripción bibliográfica para discursos
¾ En revistas:
1. Apellidos y nombre del autor en versalitas calzadas (Punto.)
2. Título del discurso entre comillas. (Punto.)
3. Nombre completo de la revista en cursiva.
4. Años que lleva publicándose la revista.
5. Número de la revista entre paréntesis. (Dos puntos.)
6. Página.
7. Mes, día y año. (Punto.)
8. Fotos si las lleva.
Ejemplo:
CASTRO RUZ. FIDEL. “Título del discurso”. Bohemia 66 (14): 28-35
abril 5, 1974. Fotos.
¾ En periódicos:
1. Apellidos y nombre del autor en versalitas calzadas. (Punto.)
2. Título del discurso entre comillas. (Punto.)
3. Nombre completo del periódico en cursiva.
4. Ciudad. (Punto.)
5. Fecha: día, mes y año. (Dos puntos.)
6. Página. (Punto.)
7. Ilustraciones (si aparecen fotos).
Ejemplo:
CASTRO RUZ, RAÚL. “Título del discurso”. Granma. Ciudad de La Habana. 20 de agosto de
1980: 2 ilust.
59
Como cada periódico puede darle un título distinto al mismo discurso, se debe poner una
nota aclaratoria para especificar lugar, fecha y motivos por los que fue pronunciado.
Ejemplo:
CASTRO RUZ, RAÚL. “XV Aniversario del triunfo de la Revolución”. Granma. Ciudad de La
Habana. 3 de enero de 1974: 2 ilus. Discurso pronunciado en la Ciudad de La Habana en
conmemoración de esa fecha.
Descripción bibliográfica para afiches o carteles
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
Título del afiche en cursiva. (Punto.)
Ciudad. (Punto.)
Organismo que lo edita. (Punto.)
Fecha. (Punto.)
Técnica de impresión. (Punto.)
Color. (Punto.)
Medida. (Punto.)
Ejemplo:
Al XI Festival cumpliendo nuestros compromisos en la producción, el estudio y la defensa.
Ciudad de La Habana. Comité Organizador Cuba 78 XI Festival Mundial de la Juventud y los
Estudiantes. 1978. Offset. Color. 77 x 51 cm.
Nota: Si se consigna el autor, entrará bibliográficamente por el nombre de éste (en versalitas
calzadas).
Ejemplo:
AYALA FERRER, ESTEBAN. Aurora Bosch: Ballet Nacional de Cuba. La Habana. Ministerio de
Cultura, 1978. Offset. b.n. 76 x 50 cm.
O. GLOSARIO
1. Se utilizará en las obras con exceso de palabras extranjeras, términos técnicos o poco
comunes y nombres, los cuales por su profusión no puedan explicarse con notas al pie de
página y requieran aclaración para la comprensión de la obra.
2. Se confeccionará en orden alfabético y en menor puntaje que el cuerpo de la obra.
3. Se ubica al final del libro como apéndice.
P. CRONOLOGÍA
1. Se colocará siempre al final del libro, antes de la bibliografía si la llevara.
2. Se compondrá en tipografía menor que el cuerpo de la obra.
3. Deben aparecer, en la forma más completa posible, los datos más importantes de la vida del
autor o autores, tanto desde el punto de vista político como literario o cultural, así como las
obras más representativas de dicho autor, y en la primera y última citas, las fechas exactas
de su nacimiento y muerte. En el caso de varios autores, se consignarán sólo los datos y
obras más importantes de cada autor.
Apéndice. Texto que comprende clasificaciones extensas, métodos de evaluación, tablas,
vocabularios, así como otros textos que el autor agrupa al término de una obra y sirve de
60
continuación o prolongación de ésta. Si la obra lleva índice de nombre o de materias, los del
apéndice se incluyen en el general. Se puede componer en tipografía menor y la disposición
general es preferible que sea a la del resto del libro. Se coloca antes de las notas, si éstas van
al final del libro.
Anexo. El texto del anexo comprende documentos, estadísticas, declaraciones oficiales,
gráficas, ilustraciones u otros textos que tienen estrecha relación con la obra, a la vez que
aumenta la información que ella brinda. Dichos textos no son generalmente del autor, sino de la
editorial, editor, antologador y otros. Se compone y ubica en forma semejante al apéndice, y
después de éste cuando existen ambos.
Acrónimo. Sigla constituida por las iniciales (y a veces otras letras que siguen a la inicial), con
las cuales se forma un nombre: RENFE (Red Nacional de Ferrocarriles Españoles).
La primera vez que aparece un acrónimo, va entre paréntesis precedido por el nombre completo
de las palabras que agrupa. Los acrónimos siempre se componen en mayúsculas.
1. Se forman con la unión de letras iniciales, sílabas iniciales o palabras de los nombres que
agrupan: MINCIN, MINCEX, MINFAR.
2. Se escriben sin punto entre letras, ni al final de ellas.
3. No se permite espaciar las letras que la forman, ni se parten o dividen.
4. Los acrónimos carecen de plural.
Q. SIGLAS
1. Se forman con la inicial de las palabras que agrupa: UNEAC (Unión Nacional de Escritores y
Artistas), ICAP, CDR, FMC.
2. Se componen en mayúsculas.
3. Se escriben sin punto entre letras, ni al final de ellas.
4. No se permite espaciar las letras que la forman, ni se parten o dividen.
5. Las siglas carecen de plural.
R. ÍNDICES
Índice general
1. El índice general se puede colocar al principio o al final del libro, en cuyo caso será su
último componente, aunque en las obras científicas es de mayor utilidad colocarlo al
principio.
2. Se compondrá en la misma familia utilizada en la obra, aunque puede ser en un puntaje
menor que el del texto.
3. El índice general debe incluir las subdivisiones del libro, así como los restantes elementos,
tales como prefacio, apéndice, bibliografía, otros índices, etc.
4. El índice general de las antologías incluirá todas las obras antologadas, incluso en los casos
de antologías de poesías de uno o varios autores.
5. En los casos de poesía se hará el índice preferentemente en forma continua y se indicarán
título y páginas.
61
Índice de nombres
1. El índice de nombres comprenderá todos los nombres propios que aparezcan en el texto del
autor. También se incluirán los nombres propios que se hallen en las notas del propio autor.
2. Se elaborará en orden alfabético y con la página o páginas en que aparezca consignado
cada nombre.
3. Se compondrá en una tipografía menor que la utilizada en la obra.
Índice onomástico
1. Comprenderá todos los nombres de personas que aparezcan en el texto del autor. Se
incluirán también los que se hallen en las notas del propio autor.
2. Se estructurará por orden alfabético. En casos en que por extensión sea necesario, se
separará por letras y en orden alfabético dentro de cada letra.
3. Se compondrá en una tipografía menor que la utilizada en la obra. Se estructurará
preferentemente dos columnas.
4. Se elaborará en la siguiente forma:
Primer y segundo apellidos, nombre o nombre literario, y página o páginas en que aparece
consignado en la obra.
Índice de materias
1. El índice de materias se estructurará por orden alfabético y abarcará todos los términos que
aparezcan en la obra. En los casos en que por su extensión resulte necesario, se separará
por letras, en orden alfabético dentro de cada letra.
2. Se compondrá en una tipografía menor que la utilizada en la obra. Se estructurará
preferentemente a dos columnas.
Índice de ilustraciones
1. Se incorporará casuísticamente, en relación con el peso o importancia que tengan las
ilustraciones o reproducciones dentro de la estructura de la obra.
2. Se confeccionará por orden de aparición, señalándose el número o identificación de la
ilustración y la página en que aparece.
3. Se ubicará después del índice onomástico o de nombre o de materias y antes del
bibliográfico.
Índice bibliográfico
1. Se estructurará por orden alfabético de las obras que aparecen en el texto.
2. Se compondrá en una tipografía menor que la utilizada en la obra.
3. Se elaborará en la siguiente forma: nombre de la obra, artículo (si lo lleva), entre paréntesis
el nombre completo del autor, página o páginas en que aparece citada.
4. En los casos de obras que lleven índice onomástico e índice bibliográfico, se colocarán
ambos después de los apéndices y bibliografías, y siempre el onomástico antes que el
bibliográfico.
62
VII. BREVE VOCABULARIO EDITORIAL
Acápite. Párrafo aparte de un escrito.
Alinear. Poner en línea recta las letras o líneas que bailan, en sentido del eje vertical
u horizontal.
Altas. Denominación que se le da a las letras mayúsculas.
Angulo. Esquina de la tapa o cubierta de los libros.
Apartado. División del texto dentro de un párrafo.
Apostilla. Acotación que interpreta, aclara o completa un texto. Se escribe en los márgenes
derecho e izquierdo.
Arte final. Ejecución final de cualquier material gráfico recogido en un soporte para ser
presentado a la industria.
A
Bajas. Denominación que se da a las letras minúsculas.
Bigote. Línea horizontal cuyo centro es más grueso que los extremos, o contiene
elementos ornamentales; se utiliza para separar títulos, entre notas o como adorno.
Blanca. Letra que se contrapone a la negrita, cuyos trazos son finos y su impresión es menos
intensa.
Blanquear. Aumentar la proporción de blancos entre letras o palabras, para justificar la línea de
texto.
Bloque. Composición en la cual todos los renglones de un párrafo tienen exactamente el mismo
ancho.
Boceto. Croquis o esquema preliminar de un diseño.
Bullón. Pieza de metal (clavo de cabeza abultada) que se emplea en la encuadernación para
guarnecer las cubiertas de los libros grandes.
B
Cabezada. Tira de tela rematada por una cadeneta, que se pega en los bordes del
lomo de la tripa.
Cabezal. Texto que se imprime en la parte superior de cada página y siempre
comprende el folio numérico.
Caja tipográfica. Área comprendida dentro de los límites de la composición, excluidos los
márgenes de la página. El alto de la caja tipográfica es la distancia entre la cabeza y el pie de la
caja, excluido el folio numérico. Cuando lleva cabezal se incluye. El ancho de la caja tipográfica
es la distancia entre el medianil y la falda de la caja. Cuando la página lleva ladillos en la falda,
éstos no se incluyen.
Cajo. Reborde que hacen los encuadernadores en los primeros y últimos pliegos de un libro con
el fin de encajar las pastas junto al lomo y permitir así la mejor apertura de aquél.
Cálculo tipográfico. Conjunto de operaciones matemáticas que se hacen con el original
mecanografiado para determinar la cantidad de caracteres de éste, al que se agregan, con
posterioridad, los tamaños de las áreas de las ilustraciones, blancos y otros elementos a fin de
determinar el número exacto de páginas que tendrá el libro.
Calle. Espacio en blanco que en una página a dos o más columnas se dejan entre éstas.
Callejón. Defecto en la composición consistente en la coincidencia, en sentido vertical o
inclinado, a lo largo de varias líneas en un bloque de texto.
Cantonera. Trazo de pergamino o de papel fuerte o pieza de metal que se pone en las
esquinas de las cubiertas de los libros. Pueden servir sólo de adorno o para dar firmeza a la
tapa.
Ceja. Pequeño excedente de la tapa alrededor del corte. También se le llama pestaña, cejilla o
contracanto.
Coedición. Edición que se acuerda realizar entre dos o más entidades editoriales.
C
63
Colofón. Anotación que se coloca al final de los libros e indica el nombre de la entidad
impresora y otros datos.
Contracubierta. Parte de la cubierta que cubre el reverso de la tripa.
Contraportada. Parte posterior de la portadilla.
Contratapa. Contracubierta en libros encuadernados en cartoné.
Corondel. Raya que se usa para separar o destacar texto, así como para crear las
estructuras de tablas, gráficos, esquemas y otros.
Cosido. Acción y efecto de coser las páginas de un libro con hilo o alambre.
Copyright. Palabra inglesa que significa "propiedad literaria", "derecho de copia" o "propiedad
reservada", y que modernamente se pone en la página de derechos de todos los libros e
impresos cuyos derechos estén reservados o sean propiedad. Se abrevia con el signo © y a
continuación se coloca el nombre del autor, editor o razón social poseedora de los derechos de
autor, seguido del año de la primera edición.
Cuadernillo. Pliego de papel impreso o no y doblado, donde las páginas tienen un
ordenamiento lógico.
Cuatricromía. Impresión de un grabado a cuatro colores superpuestos (cuatro planchas), los de
la tricromía (primarios), más un gris, verde, violeta o negro.
Cuartilla. Cada una de las hojas en que está escrito el original.
Cubierta. Forro; envoltura que cubre los diferentes pliegos del libro ya impreso, ordenados y
cosidos. Si el libro se encuaderna en rústica, la cubierta estará constituida por un forro de papel
resistente. Si la cubierta es de cartón, recibe el nombre de tapa, y si ésta va recubierta de piel o
tela se llama pasta.
Cursiva. Letra inclinada hacia la derecha para evocar la letra manuscrita.
Charnelas. Tiras de tela o piel que se pegan en el juego interior de las tapas a fin de
reforzar el libro.
Chelín. Caracter tipográfico en forma de línea oblicua o vertical que se emplea como
signo divisorio.
Ch
Dedicatoria. Texto corto por lo general, con que el autor dedica la obra. Se coloca, casi
siempre, en la página impar que sigue a la de la portada, un poco más arriba del centro
de la página. Puede constar de una o varias líneas y se compone en cursiva, redondas,
versales o versalitas, según el diseño.
Digital. Ciertos salientes que se hacen con papel o tela y que se adhieren a determinadas hojas
de los libros, como por ejemplo, inicio de cada letra de los diccionarios.
D
Edición. Impresión o estampación de una obra o escrito para su publicación.
Encarte. Hoja que se imprime independientemente del resto del libro, de igual o distinto
tamaño, del formato de éste y que puede ir cosida, encolada o intercalada a mano, en el lugar
que corresponda; suelta dentro del libro o en un bolsillo. No lleva folio.
Encuadernación. Cubierta o forro que se le pone a los libros para protegerlos. Arte de sujetar
entre sí los pliegos de un libro para su mejor preservación.
Entrada de capítulo. Espacio que en diseño empieza en la línea de corte de la cabeza y en
composición en el borde superior de la caja tipográfica; en ambos casos termina en el borde
superior de la primera línea de texto.
Exordio. Mal llamado exergo. Comienzo de una obra literaria cuyo fin es preparar el ánimo del
lector.
E
F
Familia tipográfica. Conjunto de tipos y cuerpo del mismo estilo y diseño básico;
generalmente comprenden: redondas, cursivas, versalitas y otras.
64
Fascículo. Cada uno de los cuadernos impresos en que se suele dividir un libro que se publica
por partes.
Fe de erratas. Relación impresa, según el folio, en la cual se rectifican los errores advertidos en
una publicación.
Folio imaginario. Folio que no se imprime ni en numeración romana ni en arábiga. Se cuenta
a los efectos del total de páginas de un libro para su compaginación.
Folio explicativo. Texto que se coloca en la cabeza de la página, alineado a la derecha o a la
izquierda, según sea página par o impar. Generalmente se coloca el nombre y apellidos del
autor en la página par y el título del libro o capítulos en la impar. Las páginas que comienzan
con ilustración, gráficos o tablas no llevan el folio explicativo. Incluye el número correspondiente
a la página.
Formato. Tamaño de un libro o impreso relacionado con el largo y ancho de la página, o bien
con el número de hojas por pliegos.
Fotocomposición. También llamada composición fotográfica. Procedimiento de composición
mecánica por medio de máquinas especiales que utilizan matrices transparentes y película
fotográfica.
Fotograbado. Procedimiento fotográfico o fotomecánico para grabar un clisé (en relieve o en
hueco) sobre planchas metálicas, por acción química de la luz.
Fotomecánica. Cualquiera de los procedimientos para preparar, por medio de la fotografía, el
agente impresor, ya sea fotograbado, fotolitografía, fototipia, huecograbado, offset y otros.
Guardas. Hojas de papel resistente, en blanco o impresas, que sirven para unir el
cuerpo del libro cosido, con sus tapas. Los libros en rústica carecen de guardas.
Glosario. Relación de palabras extranjeras, términos técnicos o comunes, nombres o voces
desusadas que por su difusión no se pueden explicar con notas al pie de la página y requieren
aclaración para la comprensión de la obra. Se confecciona en orden alfabético y se ubica al final
del libro como apéndice.
Guía de colores. Muestras de diferentes matices que sirven de guía a las impresoras para
reproducir fielmente los colores de los elementos del original durante los procesos de impresión
en colores.
G
I
Índice. Lista o enumeración de los capítulos o de las materias de que consta o que
contiene una obra.
Índice de trabajo. Indice de valoraciones, en forma escalonada, que prepara el editor cuando
hace la lectura inicial para comprobar si hay correcta subordinación entre los títulos del original
y que, a su vez, le sirve para determinar la estructura del libro y confeccionar el índice general.
Ilustración. Imagen reproducida de fotografías o dibujos que sirve para explicar o embellecer el
texto.
J
Justificar. Hacer que las líneas tengan todas la misma longitud.
Ladillo. Título breve que se pone al margen de la plana.
Leyenda. Símbolo, palabra u otros elementos gráficos incluidos en un dibujo, lámina,
plano, esquema, mapa, y otros.
Libro señal. Libro impreso enviado a la Editorial como muestra de ejemplar acabado para que
ésta autorice la terminación industrial del título, una vez comprobado que se han satisfecho
todos requisitos de calidad estipulados en el contrato con la poligráfica.
Logotipo. Símbolo que identifica a una entidad publicitaria. Si en su diseño incluye el nombre
de la entidad que identifica se llama logotipo calzado.
Lomo. Costura. Parte del libro opuesta al corte delantero, por donde se cosen o pegan los
pliegos con la cubierta.
L
65
Ll
Llamada. Signo, cifra, letra o asterisco que en lo impreso se pone volado junto a una
palabra o frase para remitir a una cita, nota o advertencia.
M
Marcación tipográfica. Indicación que se hace en el original, de las medidas y tipos que
se deben emplear en el texto, títulos, subtítulos, modulación de ilustraciones, sumarios y
otros; subrayar adecuadamente las frases que deben ir en cursiva, negrita, versalita y otros; y
además, detalles convenientes para realizar sin dificultad la composición.
Margen. Espacio en blanco que queda en la página alrededor del texto, especialmente el de la
derecha y el de la izquierda.
Negrita. Letra que por tener el trazo del ojo más grueso se imprime con mayor
intensidad total.
Nervios. Cordeles o bramantes transversales del lomo del libro, a los que se anudan los hilos
con los cuales se cosen los pliegos que se encuadernan. Salientes en la piel o tela se
encuadernan. Salientes en la fila o tela del lomo producidas por el cordel o dramante.
Nota de contracubierta. Texto editorial en la contracubierta del libro para proporcionar al
lector información acerca del autor de la obra o de ambos.
N
O
Original de autor. Es el material entregado por el autor, lo cual puede hacer en disquete
o mecanografiado en papel pautado.
Original para composición. Es el texto procesado por la editorial, con las indicaciones
necesarias para efectuar su composición.
Página. Cada una de las dos caras de que consta la hoja de papel de un libro.
Página de birlí. Página en la que el texto no ocupa la cuarta parte de la caja tipográfica
por varios motivos, justificados o no; debe evitarse.
Pastel. Colocación desordenada de renglones, líneas compuestas de un texto o párrafo de
éste. Empastelamiento.
Perfil editorial. Conjunto de rasgos distintivos que da la Editorial a sus publicaciones para
identificarlas.
Pie de imprenta. Expresión del establecimiento, lugar y año de la impresión de una obra,
publicación o impreso.
Pie de lámpara o vaso. Forma de composición en que la primera línea es llena y las restantes
van disminuyendo paulatinamente. La última lleva punto final. Generalmente los colofones
suelen componerse según este sistema; también se le llaman cubo de lámpara o de vaso, pero
esta acepción es menos usada
Pie editorial. Expresión de la firma editorial y su lugar de residencia.
Plegable. Hoja impresa por ambas caras y plegada, generalmente de papel, cartulina u otro
material, con fines publicitarios o de comunicación.
Pliego de impresión. Hojas de papel impresas o no, que de acuerdo con las características de
su tamaño y las del equipo impresor, pueden ser dobladas en 4, 8, 12, 16, 24, 32, 64 y 72
páginas.
Pliego editorial. Unidad de medida utilizada para determinar el volumen de un original.
Equivale a 37 cuartillas de 1 800 caracteres cada una, lo que hace que un pliego editorial tenga
66 600 caracteres; incluye el texto de la obra, índice, pies de figuras, leyendas y otras.
Portada. También llamada frontispicio. Es la página más importante del libro por los elementos
que contiene.
Portadilla. También llamada anteportada, es la página anterior a la portada en un libro impreso.
Portadilla interior. Página destinada a separar las partes, capítulos, antologías de obras de
diferentes autores, así como cualquier otra división del libro que resulte necesaria.
P
66
Pregón del editor. Texto que el editor coloca en la solapa de la sobrecubierta, en el que
informa acerca del contenido, valor de la obra y su utilidad.
Presillado. Operación que consiste en poner presillas al conjunto de pliegos u hojas que
conforman un libro, folleto, etc.
Punta. Parte donde el corte de cabeza y delantero de la cubierta forman ángulo recto.
Puntaje tipográfico. Identificación que se le da a los distintos tamaños por la altura de la letra,
el símbolo o el signo que imprime.
R
Redonda. Tipo de letra derecha y de forma circular que no es cursiva ni negrita.
Reedición. Nueva edición de una obra o cualquier otro trabajo de impresión. Admite
modificaciones.
Reimpresión. Número de ejemplares de una obra que se imprimen con los mismos materiales
de una edición anterior. No admite modificaciones.
Reservación. Delimitación, en el original, del espacio que las figuras ocuparán en la cubierta,
sobrecubierta, guardas y páginas del libro.
Separata. Hojas o pliegos correspondientes a una parte o capítulo de una obra o de una
revista, que se encuadernan separados. Mantienen su foliación original.
Sobrecubierta. Faja de papel que se coloca sobre la cubierta en obras normales, en las de lujo
o que envuelve al libro en obras en rústica.
Solapa. Parte de la sobrecubierta que se dobla hacia adentro abrazando la pasta por el perfil de
corte en las obras encuadernadas.
Soporte. Material rígido que sirve de base, apoyo o sostén para el montaje de las ilustraciones
realizadas sobre papel, cartulina u otro material flexible.
Surtido. Cada uno de los libros que reciben los libreros para su venta.
S
T
Tapa. Cubierta de cartón forrada de papel, tela o piel en los libros encartonados.
Tejuelo. Recuadro de piel, tela, papel, etc. que se pega al lomo de los libros en las diferentes
encuadernaciones. Lleva impreso el título de la obra y otros detalles. Cada libro encartonado
puede llevar uno o varios tejuelos en su lomo.
Texto introductorio. Comprende prólogos e introducciones, notas del editor, de la editorial, del
traductor, antologador, compilador, seleccionador; prefacio, preámbulo, presentación,
advertencias, notas preliminares, y otros.
Tripa. Conjunto ordenado de los pliegos impresos de un libro, cosidos, pegados o presillados,
sin la cubierta. Se le llama también cuerpo del libro.
Unificación. Puede decirse que la unificación o uniformidad es uno de los factores más
Importantes del trabajo de edición, tanto de estilo como tipográfico. Todo debe unificarse
en un trabajo tipográfico o literario, y no se concibe que en una misma obra aparezcan palabras
acentuadas de dos maneras, o escritas con dos grafías (aunque en uno y otro caso ambas
formas sean correctas), ni que la misma palabra aparezca unas veces en redondo, otras en
cursiva y aún otras con comillas, si no hay una razón para ello. Se falta a la debida unificación
componiendo títulos, subtítulos, etc., a distintas medidas, cuerpos, tipos o clases de letras
cuando los casos son idénticos.
En fin, en corrección todo debe ser uniforme y obedecer a un criterio racional e igual en
todos los casos.
La unificación debe empezar en el mismo original. Para ello, en primer lugar, debe
respetarse el criterio del autor, en tanto que sea correcto y acertado.
U
67
V
Valoraciones. Son las indicaciones a los titulares de cada una de las partes del texto,
que permiten diferenciarlas, tipográficamente, de acuerdo con su orden de dependencia.
Versal. Letra mayúscula o de caja alta.
Versalita. Letras mayúsculas de igual tamaño que la minúscula, perteneciente al mismo cuerpo,
tipo y clase que aquellas.
Versalitas calzadas. Composición tipográfica en versalitas, cuya inicial es versal.
Viñeta. Dibujo en forma de orla o adorno que ocasionalmente se pone en portadas, portadillas,
portadillas interiores, principio y fin de los libros, capítulos o contornos de las planas. También
se usan en las tapas y contratapas.
68
VIII. SIGNOS DE CORRECCIÓN TIPOGRÁFICOS
Los signos de corrección son internacionales. Se usan en casi todos los países con muy
ligeras variaciones. Tienen un solo significado correccional, que es perfectamente conocido por
correctores, teclistas, editores, traductores, escritores, etc. Se clasifican en llamadas, signos o
enmiendas y señales.
Llamadas: Se emplean para corregir las pruebas de fotocomposición. Se emplean muchas y de
diferentes formas; cada corrector suele usar casi siempre las mismas.
Signos o enmiendas: Son signos convencionales que indican la operación que se ha de realizar
en el lugar señalado por el corrector, al cual remite la llamada puesta a la izquierda del signo,
ambos situados en el margen de la prueba.
Señales: Se indican en el texto, pero no es preciso sacarlas al margen: sólo se hará en caso
necesario, para que no pasen inadvertidos.
Unir renglón
Aproximar letras o palabras
Separar renglón o dejar blanco
Unir letras o palabras
Separar letras o palabras
Sangría normal de párrafo
Quitar sangría
Poner sangría
Cursiva
Negrita
Negrita-cursiva
Versales
Versalitas
Punto y seguido
Punto y aparte
Transposición de letras
69
Intercalar palabras
Poner en minúscula
Poner en mayúscula
Poner la palabra completa y con inicial minúscula
Poner como exponente
Poner como subíndice
Continúa en la próxima cuartilla
Mover toda la línea hacia el margen izquierdo
Mover varias líneas o párrafos hacia la derecha
Igualar espacio
Suprimir el acento
Eliminar signos de puntuación en el original
Recorrido
Suprimir lo tachado. Marcado
1
2
3
Arreglar empastelamiento
Letra de otro tipo o familia
Nivelar letra
70
IX. SÍMBOLOS DEL SISTEMA INTERNACIONAL DE UNIDADES (SI)
El símbolo es la letra o grupo de ellas que representa una voz correspondiente a la ciencia o
a la técnica. Se escriben sin punto. Ej. m por metro; kg por kilogramo, etc.
El uso de unidades de medida pertenecientes a los sistemas métricos, al sistema
angloamericano, al sistema español, así como a unidades de medida cubanas y a otras
unidades de medida fuera de sistema, obligó a crear en nuestro país los coeficientes de
conversión de uso oficial, con valores fidedignos, reales y de precisiones actualizados. En el
documento que recoge dichos coeficientes (ver Sistema Internacional de Unidades). Factores
y Tablas. Comité Estatal de Normalización, (La Habana, 1983), además de unificarse las
conversiones de las unidades de medida a un solo sistema: el Sistema Internacional de
Unidades (SI), se establecen cuáles son los valores numéricos que se usarán oficialmente en
las actividades de la economía nacional, lo que facilita la implantación del SI y permite contar
con un documento de consulta diaria para otras actividades.
A. UNIDADES FUNDAMENTALES DEL SI
Magnitud
Unidad
Símbolo
Longitud
metro
m
Masa
kilogramo
kg
Tiempo
segundo
s
Intensidad de corriente eléctrica
ampere
A
Temperatura termodinámica
kelvin
K
Intensidad luminosa
candela
cd
Cantidad de sustancias
mole
mol
B. UNIDADES SUPLEMENTARIAS DEL SI
Magnitud
Unidad
Símbolo
Ángulo plano
radian
rad
Ángulo sólido
esterorradián
sr
71
C. UNIDADES DERIVADAS DEL SI CON NOMBRES ESPECIALES
Magnitud
Unidad
Símbolo
Frecuencia
Fuerza
Presión (tensión mecánica)
Energía, trabajo, cantidad de calor
Potencia, flujo de energía eléctrica
Carga eléctrica
Potencial eléctrico
Capacitancia
Resistencia
Conductancia
Flujo magnético
Inducción magnética
Inductancia
Flujo luminoso
Iluminación
Actividad de un radio nuclido
hertz
newton
pascal
joule
wat
coulomb
volt
farad
ohm
siemens
weber
tesla
henry
lumen
lux
becquerel
Hz
N
Pa
J
W
C
V
F
r
S
Wb
Tn
H
lm
lx
Bq
D. FORMACIÓN DE MÚLTIPLOS Y SUBMÚLTIPLOS DE LAS UNIDADES DEL SI
Los múltiplos y submúltiplos de las unidades SI se forman añadiendo un prefijo al nombre de
la unidad, ya sea ésta fundamental, suplementaria o derivada con nombre especial.
Las unidades que no sean del SI no podrán tener los prefijos de éste para formar múltiplos y
submúltiplos. Se exceptúan algunas unidades toleradas que sí podrán tomarlos.
E. UNIDADES DE MEDIDAS CUYO USO ES PERMITIDO JUNTO A LAS
UNIDADES DEL SI
Denominación
Magnitud física
Tiempo
Ángulo plano
Volumen, capacidad,
masa
temperatura, diferencia de
temperatura
(símbolo)
Unidad de medida
minuto
hora
día
grado
minuto
segundo
Litro
tonelada
grado Celsius
Min
h
d
.o
.'
.''
L
t
°C
72
F. REGLAS PARA EL USO DE UNIDADES DEL SI
1. Después de un valor numérico cualquiera, los símbolos se escriben dejando un espacio
entre el valor numérico y la primera letra del símbolo.
Ejemplo: 10 m 15 kg
2. Los nombres de unidades que tienen nombres especiales se escriben con sus grafías
originales, en forma internacional. Ejemplo: watt y no vatio, ampere y no amperio, volt y no
voltio.
3. Cuando las unidades que tienen nombres especiales están acompañadas de valor
numérico, debe escribirse el símbolo correspondiente con preferencia. Si se estima
necesario, puede escribirse el nombre completo, en singular y con minúscula, en todos los
casos. Ejemplo: W o 10 watt; 2,8 A o 2,8 ampere; 35 V o 35 volt; 318 K o 318 kelvin.
73
X. PRINCIPALES ABREVIATURAS Y LOCUCIONES DE CARÁCTER GENERAL USADAS
EN LAS PUBLICACIONES, SOBRE TODO EN LAS NOTAS AL PIE Y EN LA BIBLIOGRAFÍA
ápud: junto a, cerca de, en, ante. (en cursiva):
c.o ca. (circa): alrededor de (cursiva)
cap: capítulo, o caps. capítulos (redonda)
cf. o cfr. (confor): confróntese (cursiva)
e.g. (exempli gratia): por ejemplo (cursiva)
Ed. Editorial (redonda)
ed. edición o editor (redonda)
esp. especialmente (redonda)
et al. (et.ali): y otros (cursiva)
fl. (floruit): floreció (cursiva)
ibid. (ibidem): allí mismo (cursiva)
id. (idem): lo mismo (cursiva)
i.e. (id est): esto es (cursiva)
in extenso: por completo (cursiva)
lib. libro o libs. libros (redonda)
loc. cit. (loco citado): en el lugar citado (cursiva)
ne varietur: para que nada se cambie (cursiva)
N.B. (nota bene): nótese (cursiva)
núm.: número (redonda)
op. cit. (opere citado) obra citada (cursiva)
p. página (redonda), o pp: páginas (redonda)
P.D. post data): posdata cursiva)
p. eje. por ejemplo (redonda)
P.S. (post scriptum): después de lo escrito (cursiva).
[sic.] así, textualmente. Se usa entre paréntesis o entre corchetes si va dentro de una
transcripción entrecomillada; en cursiva para indicar que una palabra o frase figura de igual
forma en el original del que se ha tomado, o que así fue pronunciada (cursiva).
t.: tomo .(redonda)
trad. traductor o traducción (redonda)
ut infra: como ( se dice) después (cursiva)
ut supra: como (se dice) anteriormente (cursiva)
v. o vid. véase (cursiva)
v. gr. (verbi gratia): por ejemplo (cursiva)
v.: volumen (redonda)
partim: en parte, parte de (cursiva y sin acento)
passim: aquí y allí. Se usa para expresar que una palabra, idea o frase aparece en distintos
lugares de una obra (cursiva y sin acento).
Nota: Abreviaturas como op. cit. e ibid. sólo se usan cuando los títulos de las obras aludidas
están a la vista del lector, en la misma página o en la página anterior, excepto si se trata de una
obra citada reiteradamente.
Las palabras extranjeras y las locuciones latinas no incorporadas al español se escriben en
cursiva, negrita o subrayadas; pero pueden mantenerse en redondas las de mucho uso en
nuestro idioma, como: amateur, sandwisch. Las incorporadas al español se someten a sus
reglas: gángsteres, máuseres.
74
A. ABREVIATURAS Y SÍMBOLOS ADMITIDOS
Término
absorbancia
acetilo
ácido desoxirribonucleico
ácido murámico
ácido ribonucleico
ácido ribonucleico de
transferencia
ácido ribunocleico
mensajero
ácido
ribunocleico
ribosómico
adenina
adenosina
adenosina 5-difosfato
adenosina 5-monofosfato
adenosina 5-trisfofato
adenosintrifosfatasa
alanina
ampere
anticuerpo
antígeno
arabinosa
basilo de Calmette-Guerin
becquerel
caballo de vapor
candela
citidina
citidina 5-difosfato
citidina 5-monofosfato
diámetro exterior
dietilaminoetilcelulosa
flavinadenindinucleótido
flavinmononucleótido
gauss
glóbulos blancos
(leucocitos)
glóbulos rojos (eritrocitos)
grado Celsius
gramo
Abreviatura
o Símb.
A
Ac
ADN
Mur
ARN
ARNt
Término
citidina 5- trifosfato
citosina
cociente respiratorio
coenzima A
constante de Michaelis
corriente alterna
Abreviatura
o Símb.
CTP
Cit
CR
CoA
Km
ca
ARNm
coulomb
C
ARNr
cuentas por minuto
cpm
Ade
DOB
Ado
ADP
AMP
ATP
ATPasa
Ala
A
Ac
Ag
Ara
BCG
Bq
cv
cd
Cid
CDP
CMP
d.e
DEAEcelulosa
FAD
FMN
G
GB
demanda de oxígeno
biológico
desoxirribonucleasa
desoxiuridinmonofosfato
desviación estándar
dietilaminoetilcelulosa
DNasa
DUMP
DE
DEAE
dosis letal mediana
dosis letal mínima
electrocardiograma
electroencefalograma
energía cinética
error estándar
error estándar de la media
especie
especies
esterorradián
etilendiaminotetracetao
etilo
farad
felino
DL50
DLM
ECG
EEG
EC
EE
EEM
sp.
spp.
sr
EDTA
Et
F
Fn
lumen
lux
metro
meta-
Im
lx
m
m-
GR
ºC
g
metilo
metiolino
miliequivalente
Me
Met
meq
75
A. ABREVIATURAS Y SÍMBOLOS ADMITIDOS (CONT.)
Abreviatura
o Símb.
gr esp
newton
N
Gdn
Gua
NAD
NADH
guanosina
Guo
guanisina 5-disfofato
hemoglobina
Hemoglobina oxigenada
henrry
heptilo
hertz
hexilo
hora
infrarrojo
inosina 5-disfofato
intravenoso
insoleucilo
joule
GDP
Hb
HbO2
H
Hp
Hz
Hx
h
IR
IDP
i.v.
Ile
J
kelvin
kilogramo
leucilo
lisilino
litro
k
kg
Leu
Lis
l
rontgen
segundo (tiempo)
semana
serilo
siemens
sistema nervioso central
sistema reticuloendotelial
subcutáneo
temperatura
y
presión
normales
tesla
tirosinilo
Tonelada (métrica)
R
s
sem
Ser
S
SNC
SRE
s.c.
TPN
nicotinadenindinucleótido
nicotinadenindinucleótido
(reducido)
nitrógeno ureico de la
sangre
normal (concentración)
ohm
ornitilo
ortoortofosfato
probabilidad
pascal
Pharmacopeia
punto de ebullición
punto de fusión
purina
radián
resonancia magnética
nuclear
revoluciones por minuto
ribunocleasa
ribosa
unidad Internacional
unidad
formadoras
de
placas
United states
uracilo
uridina 5-difosfato
virus del mosaico del tabaco
volt
volumen
watt
weber
xantina
T
Tir
t
Término
Abreviatura
o Símb.
Término
gravedad específica
(peso específico relativo,
densidad)
guanidina
guanina
xantosina
76
NUS
N
Orn
oPi
P
Pa
pe
pf
Pur
rad
RMN
rpm
RNsa
Rib
UI
UFP
USP
Ura
UDP
VMT
V
V
W
Wb
Xan
Xao
B. FORMA DE ABREVIAR ALGUNAS PALABRAS QUE APARECEN EN LOS TITULOS
DE REVISTAS Y OTRAS PUBLICACIONES
Palabra
Abreviatura
Abstracts
Academia, Academy
Abstr.
Acad.
Acta
Actualidades
Advances
No se abrevia
Actual.
Adv.
Agrícola, Agricultura
Agric.
Alimentación,
Alimentos
Ambiental
American, Americano
Anales
Analítico, Analytical
Aliment.
Ambient.
Am.
An.
Anal.
Anatomical, Anatómico
Annalen, Annales,
Annual
Anthropological
Antibiotic, Antibiótico
Antimicrobial,
antimicrobiano
Antropológico
Anual, Anuario
Aplicado
Applied
Archiv, Archives,
Archivos
Asociación
Anat.
Annu.
Asoc.
Celular
Central
Chemical, Chemistry
Chemotherapy
Chimie
Ciencia
Científico
Cirugía
Cirujano
Clinical, clínico
Commonwealth
Comptes
Anthropol.
Antibiot.
Antimicrob.
Palabra
Association
Astrnomical,
Astronómico
Atomic, Atómico
Australian
Bacteriological,
Bacteriologico
Bacteriology,
Bacteriología
Bakteriologie
Berichte
Biochemical
Biochimica
Biología,
Biologie,Biology
Biological, Biológico
Bioquímica
Abreviatura
Assoc.
Astron.
At
Arist.
Bacteriol.
Bacteriol.
Bakteriol.
Ber.
Biochem.
Biochim.
Biol.
Biol.
Bioquim.
Boletín
Botánica, Botany
Botanical, botánco,
Botanisches
British
Bulletin
Bureau
Canadian
Cardiología, Cardiology
Br
Bull.
Bur.
Can.
Cardiol.
Cel.
Cent.
Chem.
Chemother.
Chim.
Cell, Célula
Cellular
Estudios
Enthnology
Etnología
European, Europeo
Excerpta
No se abrevian
Cell.
Estud.
Ethnol.
Etnol.
Eur.
No se Abrevia
Cienc.
Cient.
Cir.
Cir.
Clin.
Commw.
C.
Experimental
Farmacología
Fauna
Fderación, Federation
Filosófico
Fish
Fisheries
Exp.
Farmacol
No se abrevia
Fed.
Filos.
No se abrevia
Fish.
Antropol.
Anu.
Apl.
Appl
Arch.
77
Bol.
Bot.
Bot
B. FORMA DE ABREVIAR ALGUNAS PALABRAS QUE APARECEN EN LOS TITULOS
DE REVISTAS Y OTRAS PUBLICACIONES (CONT.)
Palabra
Conference,
Conferencia
Contaminación
Contribuciones,
Contribution
Current
Dairy
Ecology
Economía, Economics
Eddición, Edition
Electric,
Electrical,
Eléctico
Enfermedades
Engineering
Entomología,
Entomology
Environmental
Abreviatura
Palabra
Abreviatura
Conf.
Físico
Fis.
Contam.
Contrib.
Fisiología
Flora
Fisiol.
No se abrevia
Curr.
Nose abrevia
Ecol.
Econ.
Ed.
Electr.
Folia
Food
Forest
Fortschung
Freshwater
Gaceta
No se abrevia
No se abrevia
For.
Forsch.
No se abrevia
Gac.
Enf.
Eng.
Entomol.
Gazette
General
Genética, Genetics
Gaz.
Gen.
Genet.
Environ.
Geográfico,
Gegraphical
Geological, Geológico,
Geologische
Gesellschaft
Ginecología
Gynecology
Helvética
Historia, History
Immunity
Immunology
Geogr.
Ergebnisse
Ergeb.
Especial
Industrial
Ingeniería
Inmunidad
Inmunología
Institute, Instituto
Internacional,
Espec.
Ind.
Ing.
Inmun
Inmunol.
Inst.
Int.
Geol.
Ges.
Ginecol.
Gynecol.
Helv
Hist.
Immun.
Immunol.
International
Internal, Interno
Investigación
Jahresberichte
Jahrbuch
Japan, Japanese
Intern.
Invest.
Jahresber
Jahrb.
Jpn.
Obstet.
Off.
Of.
Org.
Paleontol.
J.
Lab.
Obstetrical, Obstétrico
Official
Oficial
Organic, Orgánico
Paleontología,
Palentology
Pathology
Patología
Journal
Laboratorio,
Laboratory
Magazine
Matemáticas
Material
Mathematics
Mecánico
Mechanical
Medical, Medico
Medicina, medicine
Mensual
Mag.
Mat.
Matr.
Math.
Mec.
Mech.
Med.
Med.
Mens.
Pediatría, Pediátrico
Pharmacology
Philosophical
Physical
Physiology
Pollution
Proceedings
Psicológico
Psychlogical
Pediatr.
Pharmacol.
Philos.
Phys.
Physiol.
Pollut.
Proc.
Psicol.
Psychol.
78
Pathol.
Pat.
B. FORMA DE ABREVIAR ALGUNAS PALABRAS QUE APARECEN EN LOS TITULOS
DE REVISTAS Y OTRAS PUBLICACIONES (CONT.)
Palabra
Microbiología,
Microbiology
Microbiological,
Microbiológico
Monografías
Monthly
Morfología
Morphology
Nacional
National
Natural
Naturaleza, Nature
Neurología, Neurology
Nuclear
Nutrición, Nutrition
Special
Station
Studies
Surgery
Survey
Symposia,Syposium
Systematic
Technical, Technik
Technology
Técnico
Tecnología
Terapéutica
Therapeutics
Trimestral
Tropical
United States
Abreviatura
Microbiol.
Microbiol.
Monogr.
Mon.
Morfol.
Morphol.
Nac.
Natl.
Nat.
Nat.
Neurol.
Nucl.
Nutr.
Spec.
Stn.
Stud.
Surg.
Sur.
Symp.
Syst.
Tech.
Tschnol.
Tec.
Tecnol.
Ter.
Ther.
Trimest.
Trop.
U.S.
Palabra
Abreviatura
Publicaciones,
Publications
Quarterly
Q
Química
Quimioterapia
Real, Royal
Rendus
Report
Research
Review, Revisión
Revista, Revue
Rivista
Salud
Sanitario
Scandinavian
Science
Scientific
Series, Series
Service, Servicio
Simposio
Sistemático
Sociedad, Society
Universidad, University
Untersuchung
Urological, Urológico
Verhandlungen
Veterinaria, Veterinary
Virología, Virology
Vitamin, Vitemina
Wissenschaftliche
Zoología, Zoologie,
Quim.
Quimioter.
R.
R
Rep.
Res.
Rev.
Rev.
Riv.
No se abrevia
Sanit.
Scand.
Sci
Sci
Ser.
Serv.
Simp.
Sist.
Soc.
Univ.
Unters.
Urol.
Verh.
Vet.
Virol.
Vitam.
Wiss.
Zol.
79
Publ.
C. ABREVIATURAS QUE PUEDEN USARSE EN LOS CUADROS SIN DEFINIRLAS*
Término
Abreviatura
Altura
Aproximadamente
Cantidad
Concentración
Densidad óptica
Desviación estándar
Diámetro
Electrocardiograma
Alt.
aprox.
cant.
conc.
DO
DE.
diám.
ECG.
Error estándar
Error estándar de la media
EE
EEM
Frecuencia cardíaca
FC
Frecuencia respiratoria
FR
Término
Abreviatura
Hemeatocrito
Hemoglobina
No disponible
No significado
Número
Presión arterial
Promedio
Revoluciones por
minuto
Semana
Temperatura
Hto.
Hb.
ND
NS
No.
PA
prom.
rpm
Unidades
internacionales
Volumen
UI
sem.
temp.
vol.
*Además de los términos aquí enumerados, las abreviaturas de las unidades de medida pueden
usarse sin definirlas.
80
XI. ERRORES ORTOGRÁFICOS Y DE ESTILO MÁS COMUNES EN LIBROS CIENTÍFICOS Y
TÉCNICOS FUNDAMENTALMENTE
Incorrecto
Correcto
abstracto
ácido hidroclórico
ácido-base, equilibrio
acidoalcoholresistente
actual
aeróbico
alcalinizar
anaeróbico
anticonvulsivante
Antioquía (Colombia)
asesoría
asumir
azoemia, azotemia
azúcar sanguíneo
bacteremia
bañomaría, baño-María
resumen, sumario
ácido clorhídrico
acidobásico, equilibrio
acidorresistente
real, verdadero, efectivo
aerobio
alcalizar
anaerobio
anticonvulsivo
Antioquia (pero Antioquía, Siria)
asesoramiento
suponer, dar por sentado
hiperazoemia
glucosa sanguínea
bacteriemia
baño (de) maría
mil millones, cuando es calco del billion
estanounidense; en español, un billón es
un millón de millones
raro, extraño, extravagante
solución amortiguadora o reguladora
derivación, cortocircuito
miocardiopatía
verificar, comprobar, cotejar
cicatrizal
examen citológico
cloral, fluorar
-cocia (gonococia), -cocemia
(meningococemia), -cócico (estafilocócico)
coloración de Gram
computadorizado
concentraciones diversas (5, 10, 15
mg/mL)
trastorno, estado, situación
congruencia, coherencia, uniformidad,
regularidad
estreñimiento
continuo
convalecencia
cubreobjetos, portaobjetos
cultivo de fase estacionaria
dentífrico
lamentablemente, por desgracia
exanguinotransfusión
trastorno, alteración
billón
bizarro
buffer
bypass
cardiomiopatía
checar, chequear
cicatricial
citología
clorinar, fluorar
-coccia, -coccemia, -cóccico
coloración gram
computarizado
concentraciones variables (5, 10, 15 mg/mL)
condición
consistencia
constipación
contínuo
convalescencia
cubre-objetos, porta-objetos
cultivo estacionario de fase
dentrífico
desafortunadamente
Desangrotransfusión
Desorden
81
XI. ERRORES ORTOGRÁFICOS Y DE ESTILO MÁS COMUNES... (CONT.)
Incorrecto
Correcto
Dialisar, dialisado
Diarréico
disturbio
efusión
Ehrlenmeyer, matraz de
electrolito
electromicrografía
embolismo, tromboembolismo
endócrino
esofáguico
espúreo
etiología
eventualmente
exámen
excisión
fago T2
farmaceuta
fatal
fluoruración
fúnguico
gene, oncogene
germen
glucosa-6-fosfato
Gram-negativo
Gram-positivo
grupo heme
habitat
Hela, células
hematocrito
Hep-2, células
hidrolisar, hidrolisado
hiperkalemia e hipokalemia
Dializar
diarreico
trastorno, alteración
derrame
Erlenmeyer, matraz de
electrólito
micrografía electrónica
embolia, tromboembolia
endocrino
esofágico
espurio
causa
finalmente, con el tiempo
examen (pero exámenes)
escisión
fago T2
farmacéutico
mortal
fluoración
fúngico
gen, oncogén
microbio, microorganismo
6.fosfato glucosa
gramnegativo
grampositivo
grupo hem
hábitat
HeLa, células
hematócrito
HEp-2, células
hidrolizar, hidrolizado
hiper e hipopotasemia, hiper e
hipocaliemia
ser humano (adjetivo)
yatrógeno
infección de vías urinarias
influir
venoclisis, gota a gota
inmunitario
insulina isófana
intervalo
invasor
yodo
ion
láser
libido
lista
humano (sustantivo)
iatrogénico
infección urinaria
influenciar
infusión
inmune (sistema trastorno)
insulina isofánica
intervalo de tiempo
invasivo
iodo (y derivados)
ión
laser
líbido
listado
82
XI. ERRORES ORTOGRÁFICOS Y DE ESTILO MÁS COMUNES... (CONT.)
Incorrecto
Correcto
merthiolate
microfotografía
mórbido
necrotizante
nucléico
organismo (microscópico)
orígen
Papanicolau, prueba de
parasítico
patofisiología
patógeno (sustantivo)
serología
shock
sobrevida, sobrevivencia
stress
sudoración
Merthiolate
fotomicrografía
Morboso
necrosante
nucleico
microorganismo
origen (pero orígenes)
Papanicolaou, prueba de
parasitario
fisiopatología
agente patógeno, microbio patógeno
(adjetivo)
enfermedad, padecimiento, afección
fisiopatología
riego sanguíneo, circulación
perineo
período
tos ferina
Plexiglass
poliomielitis
presión arterial
propranolol
prueba t de Student
Pyrex
aleatorización
intervalo
rayos X
pertinente, apropiado, que viene a
propósito
informar, informe
resina de intercambio iónico
respuesta inmunitaria
sistemático, ordinario
Scopia (laringoscopia, laparoscopia,
endoscopia)
prueba serológica
estado de choque, choque
supervivencia
estrés
sudación
sumarizar
suscinto
técnica fluorescente de anticuerpos
técnicas inmunofluorescentes
teflón
-terapista
test
resumir, condensar, sintetizar
sucinto
técnicas de anticuerpos fluorescente
técnicas de inmunofluorescencia
Teflón
-terapeuta (fisioterapeuta, psicoterapeuta)
prueba, estudio
patología
patología fisiológica
perfusión
periné
período de tiempo
pertussis (enfermedad)
plexiglass
polio
presión sanguínea
propanolol
prueba T de student
pyrex
randomización
rango
rayos-x
relevante
reportar, reporte
resina iónica de intercambio
respuesta inmunológica
rutinario
-scopía
83
XI. ERRORES ORTOGRÁFICOS Y DE ESTILO MÁS COMUNES...(CONT.)
Incorrecto
Correcto
tosferina
tracto
tripticasa
-uír,-uído
eretero
versus
yodatar
tos ferina
aparato, sistema, vías
Tripticasa
-uir,-uido (huir, huido, construir, construido)
uréter
frente a, en comparación con
yodar
Nota: Nombres científicos
Los nombres científicos se escriben siempre en letra cursiva, con inicial mayúscula el primer
nombre (género) y con inicial minúscula el segundo (especie). Los nombres de las
enfermedades se escriben siempre con minúscula, exceptuando aquellas que contengan
nombres o apellidos de personas, países u otro término que lo requiera.
Ej.
Leptospira interrogans (leptospirosis humana)
Vibrio cholerae (cólera humano)
Salmonella typhi (fiebre tifoidea)
Clostridium tetani (tétanos humano)
Corynebacterium diphteriae (difteria)
Bordetella pertussis (tos ferina)
Neisseria meningitidis (Nm) (enfermedad meningocócica)
Incluir el nombre científico de los biomodelos al lado de los nombres comunes, solamente en su
primera aparición, con el objetivo de evitar confusiones.
Ej.
Ratones (Mus musculus)
Rata (Rattus norvegicus)
Hámster sirio o dorado (Mesocricetus auratus)
Conejo (Oryctolagus cuniculus)
curiel (Cavia porcellus)
Monos verdes (Cercopithecus aethiops)
Macacos rhesus (Macaca mulatta)
Chimpancés (Pan troglodytes)
Codornices japonesas (Gallus gallus)
Ovinos (Ovies aries)
Caprinos (Capra hyrcus)
Vacunos (Bos taurus, razas euruopeas; y Bos indicus, razas cebúes)
Caballos (Eqqus caballus)
Burros (Eqqus asinus)
Perros (Canis familiaris)
Gatos (Felis catus)
Cerdos (Sus scrofa)
Gérbil de Mongolia (Meriones unguiculatus)
84
XII. PALABRAS Y EXPRESIONES QUE DEBEN EVITARSE
Jerga
Uso preferible
a juzgar por todos los indicios
a la luz de lo anterior
a pesar del hecho de que
absolutamente esencial
acontecer
aspectos esenciales importantes
bastante singular
cabe traer a colación aquí
cae en el ámbito de lo posible
carecemos de datos suficientes para juzgar
carecían de la capacidad de
como consecuencia de
como ocurre en el caso que nos ocupa
completamente lleno
con carácter cotidiano
con frecuencia ocurre que
con la brevedad posible
con la posible excepción de
concretizar
conocemos insuficientemente
consenso general
¿cual es la explicación de que?
culminar
dar por finalizado
dar principio a
de alguna manera
de color rojo
de forma circular
de gran importancia teórica y práctica
de larga duración
de lo anterior expresado se deduce que
de mayor tamaño
de menor tamaño
de tamaño grande
efecto resultante
de una manera enteramente satisfactoria
debe observarse que
debe prestarse gran atención al hecho de que
debe, no obstante, tomarse nota de que
desde hace tiempo se sabe que
todo indica
por lo tanto
aunque
esencial
suceder
aspectos esenciales
singular
cabe señalar
es posible
no sabemos
no podían
por
como en este caso
lleno
a diario
a menudo
pronto
excepto
concretar
no sabemos
consenso
¿Por qué?
terminar
terminar
comenzar
(suprímase)
rojo
circular
útiles
crónico
de ahí que
mayor
menor
grande
resultado
satisfactoriamente
obsérvese que (o suprímase)
téngase en cuenta que
pero
no me he molestado en mirar la
bibliografía
porque, ya que
probado
muerte
durante el experimento
yo
eliminar
debido al hecho de que
definitivamente probado
desenlace mortal
durante la totalidad del experimento
el autor
eliminar por completo
85
XII. PALABRAS Y EXPRESIONES... (CONT.)
Jerga
Uso preferible
elucidar
en algún momento futuro
en ausencia de
en casi todos los casos
en caso alguno
en el año de 1968
en el momento actual
en el momento en que lo hizo
en el supuesto de que
en el transcurso de
en estos tiempos
en estrecha proximidad
en fecha anterior
en fecha temprana
en la casi totalidad de los casos
en la generalidad de los casos
en la medida de lo posible
en la presente comunicación
en la vecindad de
en las inmediaciones de
en lo que se refiere a nuestra propias
observaciones, muestran
en los tiempos que corren
en término de
en un futuro no muy lejano
en vista del hecho de que
encontrado con mayor frecuencia
era de la opinión de que
es a todas luces claro
es evidente que a fue la causa de b
es mayor en un orden de magnitud
es, entonces, claro que
está en posición de
este resultado parecería indicar
explicitar
endocriados
fallecimiento
fue durante ese período que
grave crisis
ha realizado un estudio de
ha sido comunicado por Smith
habida cuenta del hecho de que
hacer alusión a
hacer hincapié en el hecho que
hacer una descripción de
hay que apuntar la opinión de que
hay que observar, sin embargo, que
explicar
más adelante
sin
casi siempre
nunca
en 1968
ahora, actualmente
cuando lo hizo
si
durante
hoy
muy cerca
antes
pronto
casi siempre
casi siempre
en lo posible
aquí
cerca de
cerca de
hemos observado
hoy
en, como
pronto
porque
comunes
creía que
es claro
a causó b
es diez veces mayor
claramente
puede
este resultado indica
explicar
Isogénico o consanguíneo
muerte
durante ese período
crisis
estudió
Smith informó
dado que
mencionar
subrayar
describir
creo que
pero
86
XII. PALABRAS Y EXPRESIONES... (CONT.)
Jerga
Uso preferible
hay razones para creer que
impactar
influenciar
la cuestión de si
la gran mayoría de las veces
llevamos a cabo la inoculación
lo cual da cuenta que
lo que intentamos es hacer un análisis
lo que se trata de hacer es que
los autores
me inclino a pensar que
mediante la utilización de
medio ambiente
menores en número
no estaban en posibilidad de
no estamos en posición de asegurar
no hace falta decir que
creo que
afectar
influir
si
casi siempre
inoculamos
esto explica
intentamos analizar
se trata de que
nosotros
creo
mediante, por, con
medio o ambiente (usar uno o otro)
menos
no podían
no estamos seguros
(suprímase la frase o incluso lo que
siga)
nada impide
creo que
agradecemos
no sabemos
iniciativas
creo
aparentemente
planes
acerca de
requisito
se parece a
describimos
antes de
a veces
adjunto
voy a hacer una afirmación sin base
alguna
agradecemos
único
requisito
es imprescindible
no lo entiendo
no hay nada que impida que
no resulta injustificado suponer que
nos gustaría agradecer
nuestro dominio del tema es imperfecto
nuevas iniciativas
parece al que esto escribe
parecería ser que
planes para el futuro
por lo que se refiere a
prerrequisito
presenta un cuadro similar a
presentamos una descripción de
previo a
puede ocurrir que
que se acompaña adjunto
quiero que quede una cosa perfectamente clara
quisiéramos agradecer
realmente único
requisito previo
resulta absolutamente imprescindible
resulta claro que harán falta muchos
otros trabajos para
resulta de interés señalar que
resulta evidente que
resultado final
se conoce con el nombre de
se define como
(suprímase)
evidentemente
resultado
se llama
es
87
XII. PALABRAS Y EXPRESIONES... (CONT.)
Jerga
Uso preferible
se han declarado en contra de
se observó en el curso de los experimentos que
se piensa en general
según tengo entendido
según ya lo mencionamos anteriormente
si las condiciones son tales que
si llegara a presentarse el caso
siguiendo la corriente de pensamiento
encabezada por Smith
Sobre la base de que
Son ambas semejantes
son de la misma opinión
soy de la opinión de que
suele conocerse también por el nombre de
téngase en consideración
tiene capacidad para
tiene todo el aspecto de ser
un buen número de
un cierto número de
un ejemplo de ellos es el hecho de que
un número importante
un número suficiente de
un pequeño número de
un reducido número de
una abrumadora mayoría
una cantidad bastante considerable
una considerable proporción de
una vez que dimos fin a
unanimidad total
vale la pena señalar en este contexto que
y un largo etcétera
no están de acuerdo
observamos que
muchos piensan
sé, entiendo
según lo mencionamos
si
si
según Smith
88
porque, ya que
son semejantes
coinciden
creo que
se llama también
considérese
puede
se parece mucho
muchos
algunos
por ejemplo
muchos
bastantes
algunos
pocos
casi todos
mucho
muchos
después de
unanimidad
obsérvese que
etcétera y mucho más
XIII. BIBLIOGRAFÍA BÁSICA DEL EDITOR
Cabrera Díaz, Orestes. Temas de redacción y lenguaje. Ciudad de La Habana, Editorial
Científico Técnica, 1985.
Cardenal, L. Diccionario
Revolucionaria, 1984.
terminológico
de
Ciencias
Médicas.
La
Habana,
Edición
Carrera, Oscar G. El barbarismo en medicina. México, UTEHA, 1960.
Cuba. Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas. La Habana, Instituto Cubano del
Libro.
Diccionario Sopena de dudas y dificultades del idioma. Barcelona, Editorial Ramón Sopena
S.A., 1981.
García Pelayo y Gross, Ramón. Pequeño Larousse Ilustrado en color. Barcelona, España,
Ediciones Larousse, 1989.
___________.- Diccionario enciclopédico ilustrado. México D.F., Ediciones Larousse, 3t. 1989.
Martínez Amador, Emilio. Diccionario gramatical y de dudas del idioma. SA. Madrid, Ed.
Paraninfo 1973.
Martínez de Sousa, José. Diccionario de tipografía del libro. Madrid, Ed. Paraninfo, SA., 1981.
Moliner, María. Diccionario del uso del español. Madrid, Editorial Gredos, S.A., 2t., 1996.
Real Academia Española. Diccionario de la Lengua Española. Madrid, Editorial Esposa-Calpe
S.A.2t., 1992.
Sainz de Robles, Federico Carlos. Diccionario de sinónimos y antónimos. Tomado de la 8va.
Edición española, 7ma reimpresión de 1978. La Habana, Editorial Científico Técnica, 1979.
Santamaría, Andrés y Augusto Cuartas. Diccionario de incorrecciones del lenguaje. Madrid, Ed.
Paraninfo, 1967.
89
XIV. FLUJO DE PRODUCCIÓN DE LAS PUBLICACIONES
1
EVALUACIÓN
1
EDITOR
DISEÑADOR
2
REDACCIÓN
Y REVISIÓN
DE ESTILO
3
2
CONSULTA
TÉCNICAS
MARCAJE
TIPOGRÁFICO
FILTRAJE
BOCETO
DE CUBIERTA
4
CUBIERTA
REALIZADA
PRIMERA PRUEBA
DE COMPOSICIÓN
6
7
ARTE FINAL
POLIGRAFIA
90
3
ILUSTRACIONES
7
COMPOSICIÓN
5
3
5
Diferentes pasos:
1. El original es evaluado por el editor y el diseñador, quienes deberán tener en cuenta si
posee o no ilustraciones, encartes, tablas, gráficos, etc. El editor realizará una primera
lectura de manera tal de poder detectar errores de concordancia, redacción, problemas de
estructura y otros que permitan concluir si es publicable el material o debe ser devuelto al
autor con vistas a que éste solucione los problemas planteados.
2. El editor deberá hacer el trabajo de edición teniendo en cuenta la claridad en el lenguaje,
aplicación correcta de los signos de puntuación, reglas gramaticales y normas de edición.
Someterá a la consideración del autor todos los arreglos, sugerencias y cambios señalados
en el original, así como aclarará con el autor las dudas de todo tipo que posea.
Después de aprobado el material por el autor, deberán hacerse los arreglos en pantalla y
enviar a diseño la prueba final cotejada.
Deberá informar por escrito al diseñador de las características y complejidades del original,
así como la sinopsis con vistas a facilitar no sólo el marcaje, sino también la creación de los
bocetos de cubierta.
3. El diseñador realizará el marcaje tipográfico, el cual deberá analizar con el editor para su
aprobación. También deberá confeccionar el boceto de cubierta y realizar todo el trabajo con
las ilustraciones (dimensionamiento, selección de la tipografía y puntaje de las leyendas,
etcétera).
4. Después de aprobado el marcacaje tipográfico por el editor, el original deberá pasar a
composición. Es recomendable que el editor informe por escrito a composición, de la
complejidad y características del material, o de aquellas cuestiones que deban tenerse en
cuenta.
El diseñador realizará el boceto o bocetos de cubierta y los someterá a la aprobación del
editor, el autor, el jefe de redacción y redactor jefe. Realizará aquella cubierta cuyo boceto
haya sido aprobado por todos.
Esto es válido también para las revistas, plegables, material propagandístico, etcétera.
5. El editor deberá someter la primera prueba de composición a la aprobación del autor,
después de revisada y aprobada por él y el diseñador.
6. Finalmente deberán realizarse las correcciones señaladas en la primera prueba de
composición y obtener la impresión de arte final.
7. El arte final será enviado a poligrafía junto con la cubierta realizada.
91
XV. ALGUNOS ASPECTOS PROPIOS DE DISEÑO
1. Cuando el original ha sido presentado en disquete, después de obtenido el material impreso
y revisado éste por el editor, deben reunirse el editor, el diseñador y la persona que realizará
la composición para conformar el diseño interior y la cubierta.
2. El diseñador determinará el diseño interior del libro de acuerdo con los perfiles editoriales y
las “opiniones” del editor, las cuales estarán reflejadas en el original impreso; además,
creará la cubierta (bocetos) como mínimo dos para seleccionar el que mejor se adecue a las
características del libro que va a ser publicado.
3. El formato debe seleccionarse de acuerdo con el perfil, la cantidad de texto, fotos, tablas,
tipo de libro, etc.; y los márgenes, acordes con la estilística y que faciliten la lectura: que el
texto no esté tan aglomerado que canse la vista del lector.
4. El que compone debe hacer un aproximado del volumen del libro de acuerdo con la
cantidad de páginas que aparecen en la maquina y la cantidad de ilustraciones, tablas, etc.;
si éstas no están ubicadas, pues deberá ir marcando el espacio en que van ubicadas, de
acuerdo con la medida de reducción o ampliación.
5. El diseñador debe velar porque el especialista en la composición respete las reglas de
diseño.
A. REGLAS DE DISEÑO QUE HAY QUE RESPETAR
1. Mantener en página par e impar, en el medianil y la falda, no menos de 1 cm.
2. Sin paginación (folio) las fotos o ilustraciones que ocupen toda la página.
3. Sin folio explicativo las páginas que comiencen capítulos, las que contengan ilustraciones
apaisadas, y las que comiencen con ilustraciones, tablas, gráficos, etcétera.
4. Sin foliación los inicios de capítulos y las portadillas.
5. En la portada y la portadilla mantener el mismo tipo de letras que en la cubierta, al igual que
el estilo de presentación. El puntaje del título en la portadilla debe ser menor que el de la
portada.
6. El puntaje del texto debe ser entre 10 y 11 puntos. Puede que exista alguna tipografía que
asimile 12 puntos.
7. Las notas al pie y los pies de figuras pueden llevar el mismo puntaje, pero siempre será
menor que el del texto.
8. Debe tenerse en cuenta el gramaje del papel que se utilizará para imprimir el libro, pues en
dependencia de eso puede hacer más o menos compleja la impresión.
9. Se debe mantener el equilibrio entre texto e ilustración en cada una de las páginas.
10. Mantener el equilibrio y la belleza en la presentación en cuanto a tipografía, diseño,
leyendas, etcétera.
11. La tipografía empleada debe ser legible.
92
B. EJEMPLO DE LAS INDICACIONES QUE DEBE OFRECER EL DISEÑADOR
Título: Democracia en Cuba
Formato: 10,8 x 17,8 cm
Tipografía: Times Roman
L. Derecho: 1 cm
L. Superior; 1,5 cm
L. Izquierdo: 1 cm
L. Inferior: 1,5 cm
1,5 cm
Notas
a/b
8,5
ptos
Párrafo español
10 ptos. a/b
redondas
(justificado)
2,5
PRIMERA PARTE
1,3 cm
VALORACION ❶
ALGUNAS REFLEXIONES
ACERCA DEL CONCEPTO
VALORACION ❷
0,5 cm
__________________________________
__________________________________
___________________________________
___________________________________
___________________________________
1 cm
exergo a/b curs
9 ptos./just
derecha
1
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
______________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________________________________________
_______________
1,5
FOLIO 9 ptos.
1 cm
VALORACION ❶:
Desde donde comienza la caja
A/T 10,5 ptos con Loose Traquín (centrado)
a partir de (PRIMERA PARTE). Mantener el mismo
para todas.
VALORACION ❷
A/T 10 ptos. Clane centrado. Al comienzo de la
caja cuando no está seguida de la valoración 1.
93
Indice
Página de Créditos
Pág. 7
Pág.9
Pág.11
PORTADILLA
1
Justificado 10 ptos. a/b a partir de la caja y el texto empieza a 1,3.
(Idem)
Dedicatoria a/b redondas 10 ptos a 3,5 de la caja (justificado derecha).
Exergo a/b cursiva a 3,5 de la caja (justificado derecha).
Presentación. Valoración 1.
Texto en cursiva. a/b 10 ptos.
Niurka versalitas calzadas. 10 ptos., redondas.
BLANCO
2
BLANCO
3
DEDICATORIA
6
PORTADA
7
BLANCO
8
CRÉDITOS
4
EXERGO
9
ÍNDICE
5
BLANCO
10
PRESENTACIÓN
11
C. MÉTODO PARA LA AMPLIACIÓN Y REDUCCIÓN DE GRABADOS
Ampliación de grabados
Cuando se desee ampliar un grabado mediremos su altura y su ancho, cuyas medidas
reflejaremos en un papel; a continuación se traza una diagonal indefinida; esto es que
sobresalga de los límites señalados por la medida del rectángulo; seguidamente se mide desde
uno de los lados (según la nueva media que deseamos) hasta cortar la diagonal; se trazan
límites de arriba a abajo y de derecha a izquierda, y sobre el papel tendremos el nuevo tamaño
del grabado.
94
Reducción de grabados
De forma similar se procede para reducir las medidas del grabado, solo que en este caso no
es preciso que la diagonal salga de las medidas del rectángulo formado con las del grabado; se
traza después la línea restante y tendremos reducido el grabado al tamaño necesario.
En realidad ambos procesos se simplifican con una sencilla regla de tres. Si de una fotografía
o dibujo de 9 x 13 cm se desea obtener un grabado de solo 5 cm de base, se plantea así:
9 -------5
13------x
5 X 13 = 9 x
5 x 13
X=
9
X=7
Nota: Cuando una obra lleva la foto del autor del personaje biografiado o cualquier dibujo
alusivo al tema de la obra, se coloca en el reverso de portada. Puede situarse también en la
solapa si el libro tiene sobrecubierta.
52 mm
35 mm
95
Ampliación y reducción de grabados
70 mm
D. FORMATOS DE LIBROS
Pulgs.
5½ x 71/8
71/8 x 10
7¼ x 101/2
10½ x 13
101/8 x 141/8
5¼ x 71/2
6x9
6½ x 91/2
5½ x 8 1/4
8¼ x 11
6 ½ x 91/4
4¼x7
4¾ x 71/2
mm
133 x 186
181 x 284
184 x 268
260 x 330
257 x 359
133 x 186
152 x 228
165 x 235
140 x 210
210 x 280
165 x 235
108 x 178
119 x 186
E. LOMOS DE LIBROS
Pags.
mm
Págs.
mm
64
80
96
112
4
5
6
7
320
336
352
368
20
21
22
23
128
8
384
24
144
9
400
25
160
10
416
26
176
11
432
27
192
12
448
28
208
13
464
29
224
14
480
30
240
15
496
31
256
16
512
32
272
17
528
33
288
18
544
34
304
19
560
35
96
F. CÁLCULO DE CANTIDAD DE PÁGINAS
Libro impreso de formato X
1. Seleccione una página que esté completamente llena.
2. Cuente los caracteres de tres líneas y saque el promedio (Se debe contar también los
espacios en blanco):
68+67++69 = 204 / 3 = 40
3. Cuente la cantidad de líneas de la página: 40
4. Multiplique el promedio de caracteres de la línea por la cantidad de líneas de la página, lo
que dará el total de caracteres de la página: 68 x 40 = 2 720.
Original
1.
2.
3.
4.
Seleccione la cuartilla más llena.
Cuente la cantidad de líneas: 40
Cuente la cantidad de caracteres de una línea, incluyendo el espaciado entre palabras: 81.
Multiplique la cantidad de caracteres de una línea por la cantidad líneas de la cuartilla y
obtendrá el total de caracteres de la misma: 81 X 40 = 3 240.
5. Multiplique la cantidad de caracteres de la cuartilla por el total de cuartillas del trabajo y
obtendrá la cantidad de caracteres del trabajo completo.
3 240 x 120 cuartillas = 3 88 800 caracteres.
Cálculo de páginas
1. Divida el total de caracteres del trabajo por el total de caracteres de una página:
388 800 / 2720 = 143 páginas aproximadamente.
Como es lógico, este análisis no incluye portadilla, portada, colofón, etc., por lo cual habrá
que tener en cuenta la cantidad de páginas para cuadrar el total de pliegos. Para ello, ver
página 105.
97
G. TABLA DE CANTIDADES DE PLIEGOS SEGÚN LAS PÁGINAS
Pág 32
16
16
1
8
20
1
24
1
1
28
1
1
32
1
36
1
40
1
44
1
48
1
1
52
1
1
56
1
1
1
60
1
1
1
64
2
68
2
72
2
76
2
80
2
1
84
2
1
88
2
1
1
92
2
1
1
96
3
100
3
4
Pág
32
104
3
1
1
108
3
1
112
3
1
1
116
3
1
120
3
1
1
1
124
3
1
1
128
4
132
4
136
4
1
1
140
4
1
144
4
1
232
7
1
1
148
4
1
236
7
1
152
4
1
1
1
156
4
1
1
160
5
164
5
168
5
1
1
172
5
1
176
5
1
1
180
5
1
184
5
1
1
1
188
5
1
1
1
1
1
1
1
1
16
8
4
Pág
32
192
6
1
196
6
200
6
1
1
204
6
1
208
6
1
1
212
6
1
216
6
1
1
220
6
1
1
224
7
228
7
1
1
16
8
240
7
1
244
7
1
248
7
1
1
252
7
1
1
256
8
1
260
8
264
8
1
1
268
8
1
272
8
1
1
276
8
1
1
1
4
Pág
32
16
8
280
8
1
1
1
284
8
1
1
288
9
1
292
9
296
9
1
1
300
9
1
304
9
1
308
9
1
312
9
1
1
1
316
9
1
1
320
10
1
324
10
328
10
1
1
332
10
1
336
10
1
340
10
1
344
10
1
1
1
348
10
1
1
352
11
1
356
11
360
11
1
1
364
11
1
1
1
98
4
Pág.
32
16 8
368
11
1
1
372
11
1
376
11
1
1
1
380
11
1
1
384
12
1
388
12
392
12
396
12
400
12
1
1
404
12
1
408
12
1
1
1
412
12
1
1
416
13
1
420
13
424
13
428
13
432
13
1
1
436
13
1
440
13
1
1
1
444
13
1
1
448
14
1
452
14
1
1
4
Pág.
32
456
14
1
1
460
14
1
464
14
1
1
468
14
1
472
14
1
1
1
476
14
1
1
480
15
484
15
488
15
1
1
492
15
1
496
15
1
1
500
15
1
504
15
1
1
1
508
15
1
1
512
16
516
16
520
16
1
1
524
16
1
528
16
1
1
532
16
1
536
16
1
1
1
540
16
1
1
1
1
1
1
1
1
16
8
4
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
H. FACTORES QUE INFLUYEN EN LA LEGIBILIDAD DE UN TIPO
La consideración clave al elegir un tipo de texto es su legibilidad. Por legibilidad entendemos
la facilidad con la que las palabras pueden leerse cómodamente, a una velocidad normal de
lectura; sin embargo, hay muchos factores que la afectan.
•
•
•
•
•
Diseño del tipo. Al buscar tipos de textos potenciales es importante comprobar que las
formas de las letras sean los suficientemente abiertas y claras y que no presenten
características poco usuales o extrañas que pudieran distraer al lector. Observe las fuentes
redondas clásicas como Garamond, Bembo, Plantin, Baskerville y aprecie sus
características definidas, regulares y bien proporcionadas, así como su peso medio. Estas
son las cualidades que las hacen tan legibles. Sin embargo, en otras áreas la legibilidad de
estas fuentes puede verse negativamente afectada por un mal espaciado o interlineado.
Serif frente a Palo Seco. Una gran parte de las investigaciones tipográficas se ha dirigido
hacia la legibilidad comparativa entre tipos con serif y tipos sin serif para la composición de
textos continuos. Aunque la “diferencia de legibilidad entre ambas es poco apreciable, puede
afirmarse con fundamento que las formas más individualizadas de las letras de tipos que
presentan serif conducen a menos confusiones para el lector que las formas monótonas y
ambiguas de las letras de palo seco. También se dice que los serif mejoran el flujo horizontal
de la vista a lo largo de la línea. De hecho, existe una importante preferencia por los tipos
con serif para la composición de textos continuos como novelas, periódicos y revistas. Sin
embargo, en otras áreas en la cual la legibilidad también es vital, aunque se necesitan
menos palabras --por ejemplo los carteles de señalización--se prefieren los tipos de palo
seco.
Caja baja frente a caja alta. La forma de la palabra es un factor importante de legibilidad.
Las formas más individualizadas de las letras de caja baja son considerablemente más
legibles que las de caja alta. La caja alta tiene una alineación horizontal uniforme que es
difícil de leer cómodamente, y por lo tanto, el lector las recuerda menos. Las letras de caja
alta deben utilizarse con moderación y reservarlas para las palabras claves y los títulos.
Espaciado de letras y de palabras. La cantidad de espaciado entre las letras y las
palabras produce un efecto crítico sobre la legibilidad y la comodidad de la lectura. Es
esencial que las letras se ajusten correctamente, aunque no deben sobreponerse. Por el
contrario si el espaciado de las letras y de las palabras es demasiado ancho, estas últimas
se fragmentan y pierden su forma integral única. La composición de textos con legibilidad
óptima se logra separando las palabras y las líneas con un patrón proporcionado y
regularizado.
Tamaño del tipo. Un texto legible y fluido, se logra estableciendo una relación visual
correcta entre el tamaño del tipo, el ancho de la columna y el interlineado. Un campo en la
especificación de cualquiera de estos tres factores requiere normalmente un ajuste entre los
otros dos. Un tipo de texto continuo demasiado grande, o demasiado pequeño, cansa al
lector rápidamente. Si el tipo es demasiado grande, el lector necesita apreciarlo en varias
“pasadas” (llamadas pautas de fijación) en lugar de hacerlo con un solo movimiento del ojo;
y si el tipo es demasiado pequeño, los cuerpos (formas interiores) de las letras parecen
rellenarse. En ambas situaciones se reduce la legibilidad. Los tamaños de tipos entre 8 y 11
puntos permiten una legibilidad óptima, mientras que las fuentes con una altura equis
proporcionalmente elevada, comparada con las ascendentes y las descendentes, comportan
un efecto positivo y significativo sobre la legibilidad. Cuando decida sobre el tamaño del tipo
más aceptable considere con atención al público al que va destinado. Los niños muy
pequeños y la gente mayor con la vista cansada, por ejemplo, pueden necesitar un tamaño
de tipo mayor que el que se especificará normalmente.
99
•
•
•
•
•
Ancho de columna. El ancho de columna depende del tamaño del tipo. No existe una
fórmula absoluta para encontrar la longitud de línea perfecta, pero una regla sencilla
propone elegir un ancho de columna que contenga entre 60 y 65 caracteres --esto equivale
a menudo al doble del tamaño del tipo en cíceros--; por ejemplo: un tipo de 10 puntos
debería componerse a unos 20 cíceros. Si el ancho de la columna es excesivo el lector se
fatiga fácilmente y tiene dificultades para encontrar el comienzo de la línea siguiente. Por el
contrario, si una línea es muy corta, el lector se ve obligado a cambiar de una a otra con
demasiada frecuencia, y por lo tanto, su lectura le cansa. El ancho de columna también se
ve influenciado por el interlineado. Si el tipo se compone en forma compacta o con un
interlineado insuficiente, el ancho de la columna óptimo se reduce efectivamente. Sin
embargo, hay situaciones en las que las especificaciones tipográficas ideales se pasan por
alto. Por ejemplo, los anchos de columna empleados en periódicos y revistas son a menudo
inferiores a los determinados como óptimos, pero al tratarse de cantidades relativamente
limitadas de texto, contener información de naturaleza transitoria y exigir ciertas condiciones
generales de producción, estas medidas, antes insuficientes, se convierten en aceptables.
Esto ilustra claramente que los estándares de legibilidad varían de acuerdo con el propósito
e importancia del original.
Interlineado. El interlineado se inserta para asegurar una separación horizontal clara entre
líneas. Si las líneas están demasiado juntas, el lector se distraerá con la línea inmediata
inferior o superior y consecuentemente la legibilidad queda afectada. La investigación sobre
la legibilidad ha demostrado que los lectores encuentran dificultades en la localización de la
línea siguiente en el texto que es muy denso. Para mantener una legibilidad óptima, los
tamaños de texto para 10 y 11 puntos requieren un interlineado de hasta 4 puntos. Así
mismo las fuentes con una clara moderación vertical, como Bodoni, necesitan un
interlineado generoso para mantener una separación clara entre líneas. Un factor básico
que supone un efecto adverso sobre el interlineado es la altura equis. Las fuentes con una
altura equis considerable, como ITC Garamond requieren comparativamente mayor
interlineado, al igual que las fuentes con ascendentes y descendentes excepcionalmente
prolongadas, que cierran el espacio interlineal. Perpetua es una fuente de esas
características.
Peso. Si el tipo empleado para un texto continuo es demasiado pesado o ligero, su
legibilidad queda gravemente disminuida. Una fuente fina pierde su contraste con el fondo,
mientras que el contorno interior de las letras de una fuente pesada queda reducido por el
efecto de relleno. Para una legibilidad máxima, emplee una fuente de peso medio como
Garamond, o muchas de las fuentes antiguas clásicas. Cada una de ellas posee el grado de
contraste necesario con respecto al fondo. Así como contornos internos claros y abiertos,
utilice las cursivas con moderación. Son un medio muy útil para proporcionar énfasis a las
palabras fundamentales o a textos breves, como los epígrafes, pero sus formas
comprimidas e inclinadas producen cansancio cuando se trata de lectura prolongadas.
Anchura. La legibilidad también disminuye si una fuente está demasiado condensada
(estrecha) o expandida (ancha). La abertura de la letra es fundamental para su legibilidad
como fuente de texto. Sin embargo, el empleo de fuentes condensadas o expandidas por
pequeños bloques de texto, como pie de ilustración o encabezamientos, es perfectamente
aceptable.
Composición justificada frente a no justificada. Según los expertos, una composición no
justificada, alineada a la izquierda y en bandera a la derecha, es la forma más legible. La
longitud variable de las líneas facilita al lector el movimiento del final de una línea al
comienzo de la siguiente (siempre y cuando el interlineado sea correcto); su espaciado
uniforme entre palabras evita los huecos extraños y los ríos. Sin embargo, es importante que
las líneas no justificadas no tengan una excesiva fluctuación de longitud, ya esto
100
•
•
proporciona una silueta desagradable al margen en bandera, que distrae la atención del
lector.
Deterioro de la imagen. La calidad de reproducción repercute directamente sobre la
legibilidad. La impresión débil o los papeles con textura rugosa pueden estropear la
impresión al reducir su peso y disminuir la legibilidad. Sin embargo, un tipo sobreentintado
también sufre otro tipo de deterioro. Una fuente robusta con un buen peso es una buena
elección si prevé un problema de esta clase. Los tipos empleados en televisión también
sufren este fenómeno debido a la “dispersión de la luz” o “difuminado de la luz”, que tiende a
engrosar las letras.
Color. Un contraste acusado entre el color del tipo y el del fondo es esencial para una
buena legibilidad. La mejor combinación de todas es el tipo negro sobre el fondo blanco. El
inverso, tipo blanco sobre el fondo negro, puede deslumbrar al lector y debe, por tanto,
limitarse en otras aplicaciones del texto que no sea la lectura continua, donde el impacto
puede ser un criterio predominante. Todas las combinaciones restantes de colores
disminuyen la legibilidad del tipo hasta cierto punto, pero podría tratarse de un sacrificio
admisible si se desea un contraste sutil por relaciones de atmósfera o tonalidad.
101
102
103
104
XVI. ORDEN DE PRESENTACIÓN DE LOS ELEMENTOS DEL ORIGINAL PARA SU
COMPOSICIÓN
1. Cartas de especificaciones tecnológicas
2. Guía de emplane (dummy)
3. Páginas de cortesía (si las lleva)
4. Texto que lleve puntaje diferente al de la obra
5. Portadilla (si la lleva)
6. Reverso de portadilla
7. Portada
8. Reverso de portada o página de créditos
9. Dedicatoria (si la lleva)
10. Indice general (si va al principio)
11. Prólogo (si no es del autor, va después del índice general)
12. Agradecimiento (si lo lleva)
13. Introducción
14. Texto general
15. Apéndices
16. Bibliografía (también puede ir al final de capítulos, partes o del libro)
17. Indices (en el orden siguiente):
a) De materias
b) Analítico
c) Onomástico
d) Cronológico
e) De ilustraciones
f) De piezas musicales
g) Geográfico
18. Indice general (en los libros científicos debe ir al principio)
19. Tablas
20. Cubierta (excepto en fotocomposición).
Indicación para ubicar el colofón
1. El colofón se ubica, preferiblemente, en página impar, al final del libro. Se suprime si las
circunstancias no permiten situarlo así.
2. El texto del colofón puede ser de dos formas:
a) Para ediciones generales:
Este libro ha sido impreso por el Combinado Poligráfico _________
Se terminó de imprimir en el mes de ________ de 19____, Año del _______
b) Para ediciones especiales:
Este título ha sido compuesto en (familias tipográficas) por (linotipo o fotocomposición) de
(puntaje). Se utilizó papel de (tipo y gramaje) y está encuadernado en (tipo de
encuadernación).
Se terminó de imprimir en el Combinado Poligráfico _________ en el mes de _________ de
19___, Año _______________.
3. En las ediciones especiales es obligatorio que aparezca este colofón.
XVII.
ALGUNOS ASPECTOS QUE SE DEBEN TENER EN CUENTA
105
DURANTE LA COMPOSICION
El arte final o composición es uno de los pasos de suma importancia dentro del proceso de
edición de un libro, por lo cual el especialista deberá tener en cuenta determinados aspectos,
que son:
1. Los inicios de capítulos no llevan folio.
2. Las páginas que inician capítulo y las que comienzan con tabla o ilustraciones, no llevan
folio explicativo.
3. Las páginas no deben finalizar con texto que ocupe menos de 1/3 de la página (página de
birlí).
4. Los capítulos no deben finalizar con ilustraciones o tablas.
5. Las tablas o ilustraciones apaisadas no llevan folio ni folio explicativo.
6. El folio explicativo debe aparecer en la misma tipografía del texto, menor puntaje y en
redondas.
7. Mantener unificado el espaciado entre título y texto; entre textos en el párrafo americano,
texto y título de tablas; texto e ilustraciones; ilustraciones y pies de figuras.
8. El espaciado entre texto y subtítulo debe ser mayor que entre subtítulo y texto.
9. No debe permitirse que más de tres líneas seguidas acaben con guión o signos de
puntuación.
10.Cuatro o más líneas seguidas comiencen o acaben con letras iguales, así como que dos o
más líneas seguidas comiencen o acaben con igual sílaba o palabra. Si la sílaba que se
repite es de dos letras y una de ellas es mayúscula, se puede admitir, pues existe la
distinción.
11.Los callejones o calles deben evitarse.
12.Al principio o final de línea nunca deben quedar restos de palabras cuyo significado sea
obsceno o malsonante, así como frases de sentido distinto de aquel que quieren expresar.
13.Al principio o final de línea no deben quedar abreviaturas o números mal colocados.
14.Una línea no debe terminar con un blanco inferior al de la sangría.
15.Una línea no debe tener menos de cinco letras, sin contar el punto; sin embargo, en medidas
muy cortas esto no es posible, y pueden admitirse líneas con tres letras, llamadas líneas
ladronas.
16.Una página nunca debe empezar con una línea corta de final de párrafo.
17.Un capítulo no debe tener en su última página menos de cinco líneas.
18.En un texto a dos columnas, cuando exista número impar de líneas, la segunda debe llevar
una menos, nunca la primera.
19.Un grabado, si pertenece al texto, nunca debe ir al final de capítulo sin texto a continuación;
si el grabado es alegórico, a modo de final, puede ir perfectamente.
20.Aquellos párrafos cuya última línea termine en una sílaba, ésta no debe ser menor que la
sangría del párrafo que le sigue.
106
XVIII. NORMAS DE TRABAJO PARA LOS PROCESOS DE REDACCIÓN, CONSULTAS
TÉCNICAS Y FILTRAJE
Un pliego editorial = 37 cuartillas. 30 líneas por 60 golpes de máquina
Un pliego editorial = 66 000 caracteres
In pliego de impresión = 70 x 100 cm
La norma para la evaluación no podrá durar más de seis días y
será de acuerdo con el número de pliegos.
La norma de la lectura inicial es de 1,5 pliegos editoriales por día
Pliegos
F. Norma
3
Complejos
3,5
Semicomplejos
4
A. COEFICIENTES PARA LAS NORMAS SEGÚN LOS PROCESOS
1.
2.
3.
4.
5.
Redacción consulta técnica y filtraje
Revisión de la marcación de diseño
Revisión de primera prueba
Revisión de arte final
Revisión de ejemplar de prueba
0,7
0,025
0,15
0,1
0,025
B.- NORMAS DE REDACCIÓN EN DÍAS (CON EL COEFICIENTE 0,7)
Pliegos
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
Total de días
8
16
24
32
40
48
56
64
72
80
Normas
3,5
4,79
9,59
14,39
19,19
23,99
28,79
33,6
38,39
43,19
47,99
3
16
12
17
23
28
34
40
45
51
56
4
4,2
8,4
12,6
16,8
21
25,2
29,4
33,6
37,8
42
Para obtener el tiempo de trabajo se busca el total de pliegos del libro en la tabla B del
epígrafe IV y se busca, en la misma tabla, el total de días que se empleará en todo el proceso.
Esta cantidad se multiplicará por cada uno de los coeficientes para hallar el total empleado en
cada proceso, es decir, redacción, revisión de trabajo de diseño, etcétera.
107
C. TABLA EXPERIMENTAL PARA LA REVISIÓN DEL PROCESO ILUSTRATIVO POR EL
EDITOR
Grupos
temáticos
Ciencias
Médicas
Redacción del
Revisión de la
FN
C
SC
FN
C
SC
Revisión de las
ilustraciones con
leyendas
FN
C
SC
proceso ilust.
base de las ilustraci
20
35
45
40
55
65
40
55
65
Geociencias
Tecnología
y
20
30
40
40
50
60
40
50
60
Ciencias
Biología
y 15
25
35
35
45
55
35
45
55
108
XIX. BIBLIOGRAFÍA EMPLEADA
Amado Alonso y Pedro Henríquez Ureña. Gramática Castellana. La Habana,.Ministerio de
Educación. Manual adaptado a los programas de Secundaria Básica. Primero y segundo
cursos, s/a.
Cabrera Díaz, Orestes. Temas de redacción y lenguaje. La Habana, Editorial Científico Técnica,
segunda reimpresión, 1995.
Colectivo. Manual de Normas para la corrección de libros. La Habana, Instituto Cubano del
Libro, 1973.
Colectivo. Materiales rectores del trabajo editorial . La Habana, Editorial José Martí, s/a.
Impresión ligera.
Colectivo. Normas técnicas para el trabajo de redacción de originales. La Habana, Editorial
Pueblo y Educación, s/a.
Day, Robert A. Comunicación médica.
“Cómo escribir y publicar trabajos científicos".
pp. 417-431.
De la Cueva, Otilia. Manual de Gramática Española. Santiago de Cuba. Establecimiento
Imprenta Unidad de Servicios y Producción ENSPPES, t.2, 1985.
Delgado de la Torre, Livio: Saber puntuar es saber escribir. Manual de puntuación. La Habana,
Edit. Pablo de la Torriente, 1987. pp. 17-30, 44-46.
Diccionario Sopena de dudas y dificultades del idioma. Barcelona, Editorial Ramón Sopena,
S.A., 1981.
García, Pelayo y Gross, Ramón: Pequeño Larousse ilustrado en color. Barcelona, Ediciones
Larousse, 1989.
_____________. Diccionario enciclopédico ilustrado. México D.F., Ediciones Larousse, 3t.,
1989.
Kapr, Albert. 101 Reglas para el Diseño de libros. Empresas Editoriales de Cultura y Ciencia,
Ciudad de La Habana,1985.
Karch, R. Randolph: Manual de las artes gráficas. Selección de lecturas. La Habana, Editorial
Pueblo y Educación, 1972.
Márquez Suárez, Leopoldo: Breve vocabulario de las artes gráficas. La Habana, Editorial
Organismos, Instituto Cubano del Libro, 1974.
Martín Vivaldi, G.: Curso de Redacción. La Habana, Editorial Pueblo y Educación, 1973.
Martínez de Sousa, José. Diccionario de tipografía del libro. Madrid, Editorial Paraninfo, S.A.,
1981.
Merino, Enriqueta. “Una tipografía para un texto”. Facultad de Comunicación. Curso de Diseño
Editorial.
Ministerio de Cultura. Requisitos generales para la edición de libros. Norma Ramal NRCU024:88.
__________. Norma ramal. "Vocabulario Editorial. Términos y definiciones" NRCU-019.
Impresión ligera, 1988.
109
Moliner, María: Diccionario del uso del español. Madrid, Editorial Gredos, S.A., 2t., 1994.
Polo, José: Ortografía y ciencia del lenguaje. Madrid, Editorial Paraninfo S.A., 1974. Pp. 185296.
Real Academia Española. Diccionario de la Real Academia Española. Madrid, Editorial EspasaCalpe S.A., 2t., 1992.
Sainz de Robles, Federico Carlos: Ensayo de un diccionario de sinónimos y antónimos. La
Habana, Edición Revolucionaria, Instituto Cubano del Libro, 1968.
Seco, Rafael. Manual de Gramática española. La Habana, Editorial Pueblo y Educación, 1973.
p. 143.
Tallet, José Z.: Evitemos gazapos y gazapitos. La Habana, Editorial Letras Cubanas, 2t. 1985.
110

Documentos relacionados