La labor religiosa y social de la Iglesia Metodista

Comentarios

Transcripción

La labor religiosa y social de la Iglesia Metodista
La labor religiosa y social de la Iglesia Metodista Pentecostal
en la Provincia de Osorno
1959-2009
Seminario para optar al título profesional del profesor en Enseñanza media con
mención en Historia y Geografía.
Autor
Nadia Vanessa González Vegas
Profesor Tutor
Luis Alberto Carreño Palma
Osorno, marzo de 2012
Agradecimientos
Quisiera agradecer a todas las personas que hicieron posible el desarrollo de esta
investigación. Al profesor Marcelo Neira quien fue el primero en creer que este tema podía
ser objeto de estudio, al profesor Luis Carreño, quien guió mi trabajo y colaboró para que
pudiera desarrollarlo de la mejor manera. De forma especial a los pastores y hermanos de la
Iglesia Metodista Pentecostal del Sector XX, quienes contribuyeron a través de sus relatos:
a los pastores Marcos Cárdenas, José Ortega y Alex Bernier, a la pastora Raquel Castro, a
los hermanos Juan Cárcamo, Heriberto Cárdenas y Luis Núñez.
Finalmente, quisiera agradecer a Dios por haberme permitido cumplir un sueño, Él
se ha convertido en el protagonista de mi vida, y creo que lo seguirá siendo. Además
quisiera dedicar este trabajo, y con ello reconocer el esfuerzo de mis padres y hermanos, el
apoyo incondicional de mis abuelos maternos y de todos aquellos que hicieron posible el
logro de esta meta, entre ellas mis amigas Teresita Barría, Carolina Vidal, Fabiola Nasser,
Natalya Maldonado, Camila Oñate, y por supuesto a Juan Chávez quien fue y sigue siendo
la persona que me ha apoyado en todo este proceso.
2
Índice
Agradecimientos………………………………………………………………………...
Índice Temático…………………………………………………………………………… 3
Índice de Anexos………………………………………………………….…………….... 5
Introducción………………………………………………………………………………. 6
Capítulo I. Presentación de la Investigación……………………………………….……. 10
1.1.
Problema de Investigación…………………………………………….…………. 10
1.2.
Delimitación del Problema……………………………………………….………. 11
1.3.
Objetivos…………………………………………………………………….……. 13
1.3.1. Objetivo General……………………………………………………………….…. 13
1.3.2. Objetivo Específicos……………………………………………………………… 13
1.4.
Aspectos Metodológicos………………………….………………………………. 14
1.5.
Aspectos Teóricos de la Investigación………………………………………….… 17
1.5.1. Discusión Bibliográfica……………………………….……………………….….. 17
1.5.2. Marco Conceptual………………….…………………………………………...… 19
Capítulo II: La obra Metodista Pentecostal en Chile: Su origen……………...………….. 27
2.1.
El protestantismo en América Latina………………………………………..…… 27
2.2.
El origen del movimiento pentecostal en América Latina…….………………….. 31
2.3.
Origen del Movimiento Pentecostal en Chile…………………………………….. 33
2.3.1. Llegada del protestantismo a Chile…………………………..………….………... 33
2.3.2. La Iglesia Metodista………………………………………………………………. 37
2.3.3 Los albores del Pentecostalismo……………………………………………………39
2.3.4. El cisma………………………………...……………………………...…………...45
2.4.
La Iglesia Metodista Pentecostal de Chile…………………...…………………….49
2.4.1. Organización Inicial de la Iglesia………………….……………………………….49
2.4.2. Prácticas Cultuales………………………………………...……………………….56
3
Capítulo III: La Obra Metodista Pentecostal en la Provincia de Osorno: Sus inicios….…64
3.1.
Contexto histórico de Osorno…………………………………………….……….64
3.2.
Llegada de la Iglesia Metodista Pentecostal a Osorno………………….…………66
3.3.
Expansión de la Iglesia…………………………………………………………….69
3.3.1. En Chile……………………………………………………………………………69
3.3.2. En Argentina……………………………………………………………………….70
3.4.
Organización de Iglesia Local…………...…………………………………………72
3.5.
Labor social y religiosa en la Provincia de Osorno…………...……………………75
3.5.1. Labor social como estrategia evangelizadora………...…………………………….75
3.5.2. Labor religiosa…………………………………………………………..………….78
3.5.2.1 Formas de Evangelización………………………………………………………….78
3.6.
En los últimos años…………………………………………………………………83
Capítulo IV: Participación social y religiosa……………………..……………………….84
4.1.
La ubicación de los templos……………………………………………………….84
4.2.
El trabajo pastoral………………………………………………………………….87
4.3.
El deber de la Dorca al interior de la Iglesia……………………………………….89
4.4.
Trabajo interdenominacional……………………………………………………….91
4.5
La evolución de la influencia pentecostal………………………………………….94
Conclusión………………………………………………………………………………….98
Bibliografía……………………………………………………………………………….102
Anexos…………………………………………………………………………………….107
4
Índice de Anexos
1. Mr. Hoover……………………………………………………………………… foto nº1
2. Acusaciones y cargos en contra del pastor Hoover……………………….…... foto nº2-3
3. Primera Iglesia Metodista Pentecostal en Valparaíso……………………...……. foto nº4
4. Primera Iglesia Metodista Pentecostal en Santiago…………………………….... foto nº5
5. Declaración de Personalidad Jurídica…………………………………….……….foto nº6
6. Orden Administrativo de la Iglesia Metodista Pentecostal………………………..foto nº7
7. Coro de reos ex penitenciaría………………………………………………...……foto nº8
8. Elementos de evangelismo………………………………...………………………foto nº9
9. Coro de la Iglesia Metodista Pentecostal en Purranque………………….………foto nº10
10. Primeros pastores en la ciudad de Osorno……………………….……………..foto nº 11
11. Consejo de pastores en la Provincia de Osorno…………………………………foto nº12
12. Pastores nombrados por el pastor Marcelino Vera
hasta 1994……………………………………………………….…………………..foto nº13
13. Predicaciones al aire libre…………………………………………………...…..foto nº14
14. Antiguos equipos de amplificación………………………………...…………...foto nº15
15. Iglesia de Bahía Mansa en la actualidad………………………………….……..foto nº16
16. Iglesia de Rahue Alto: colocación de la primera piedra…………………...……foto nº17
5
Introducción
La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta:
Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones
y guardarse sin mancha del mundo.
Santiago 1:27.
La historia de la Iglesia y la religión cristiana se remonta al año cero, momento en
que nace para los occidentales el “Salvador del Mundo”. Desde ese momento la historia del
mundo cambió, no tan sólo, para los que se dicen ser cristianos, sino también porque marca
un antes y un después de Cristo para gran parte del mundo.
Durante un largo tiempo los hombres se esmeraron por saber cuál era la verdadera
religión –si esta existía-, cuál de ellas podía llevarlos al cielo, también ofrecer una respuesta
de quiénes eran, de dónde venían y a dónde se dirigían, respuesta que hasta los días de hoy
no se ha podido responder, menos en un período de la historia donde –al parecer- mientras
más se avanza (cronológica, tecnológica y científicamente), más visiones religiosas
aparecen. Por otra parte, paralelamente a ello se han sucedido diversas crisis al interior de
la Iglesia, que la han desacreditado como verdad absoluta. Entiéndase el concepto de
Iglesia –desde el punto de vista secular- como la institución que acoge a una serie de
individuos que se llaman cristianos.
Dentro de los grandes cismas que se han producido al interior de la Iglesia, consta la
Reforma Protestante de Martin Lutero, la que separa a los cristianos entre los que se
denominan católicos apostólicos y romanos, y los protestantes. Posteriormente a ella, al
interior de estos últimos, que en un comienzo eran uno, comenzaron a emanar distintas
visiones de una misma religión. No siendo éstas las únicas rupturas, a nivel nacional
también se ha producido unos cuantos cismas que han dado como resultado la gran cantidad
de denominaciones evangélicas dentro del mapa religioso chileno.
Uno de los primeros grupos misionales protestantes que llegan a Chile lo
constituyen la Iglesia Anglicana (1836), la Iglesia Luterana (1846) y la Iglesia Metodista
(1878). Es con respecto a esta última institución y el resultado de su posterior división a lo
6
que me referiré a lo largo de este trabajo investigativo, específicamente al nacimiento de la
Iglesia Metodista Pentecostal de Chile en 1909, bajo al alero de Mr. Willis Hoover, con una
mirada a lo local respecto de lo sucedido a nivel nacional.
Para Juan Wehrli existe en Chile un sentimiento pentecostal desde 1885, que se
manifestó en las Iglesias Presbiterianas de Concepción, en la Alianza Cristiana
Misionera de Valdivia, y también entre los evangélicos alemanes de Victoria.
En 1902 llega a Chile como pastor de la Iglesia Metodista en Valparaíso, el Rev.
Willis Collins Hoover Kurt, rápidamente comienza a estudiar y enseñar el libro de Hechos
de los Apóstoles, que intrínsecamente conlleva a la membrecía a prepararse para el más
grande avivamiento1 Pentecostal conocido en la historia de Sudamérica. Prontamente los
hermanos comienzan a cuestionarse qué era lo que impedía para que ellos fueran llenados
del mismo Espíritu con que los primeros cristianos fueron bautizados (Hechos cáp.2). De
este modo comienzan a orar de forma incesante, a la vez que realizaban vigilias, jornadas
de ayuno, aprendizaje de la Palabra y posteriormente la publicación del Evangelio en las
calles, mediante un gran desfile que se realizaba con anterioridad al servicio dominical.
Rápidamente el mensaje llega a las clases populares del país, lo que influirá directamente,
en el tipo de miembros que se adherirán a la congregación, pero también en el tipo de
mensaje, en la forma de vida, en el modo de vestir, de valorar la religión, entre otras cosas.
En consecuencia la Iglesia Metodista Pentecostal se establece como la primera
institución religiosa protestante de origen nacional, tanto en su financiamiento como por
sus dirigentes, es por ello que la única excepción la constituye el pastor Willis Hoover. Es
ese carácter nacional que lo hace tan cercano a las clases más populares, ya que el mensaje
va directamente a aquellos que no tienen educación, que están enfermos, desahuciados de
los médicos, pobres, lo que otorga como única esperanza la salvación que se encuentra en
el hijo de Dios. Todo ello no nace como discurso personal, sino más bien citando al Profeta
Isaías:
1
Consiste en un despertar del fervor religioso y que involucra los sentimientos más profundos de la persona,
de modo tal que abundan manifestaciones que suelen ser calificadas de excéntricas o desequilibradas por el
observador externo.
7
“El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha
enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados
de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la
cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de
venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados; a ordenar que a
los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar
de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados
árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya2”.
De este modo el mensaje poco a poco llega al sur de Chile, primeramente en Puerto
Montt y posteriormente en Osorno, quien será el objeto de estudio de esta investigación.
Bajo este contexto, es que el presente trabajo de investigación tiene como objetivo Conocer
la labor religiosa y social de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile en la provincia de
Osorno, durante la segunda mitad del siglo XX. Caracterizando primeramente el
movimiento a nivel nacional, desde sus inicios en Valparaíso y posteriormente en Santiago,
para más adelante analizar la llegada de la Iglesia Metodista Pentecostal a Osorno en 1959.
El año de término del estudio, 2009, tiene relación con el cumplimiento de los cien años de
la Iglesia Metodista Pentecostal a nivel nacional, pero también de cincuenta años de labor
social y religiosa a nivel local, por lo que es pertinente establecer un análisis del cómo se
desarrolla esta labor, las críticas al movimiento y la proyecciones a futuro por parte de
quienes se congregan en los templos de esta denominación.
La necesidad de reconstruir la historia de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile
en la provincia de Osorno, nace producto del gran crecimiento que ha tenido esta
institución desde su instauración hasta nuestros días, no tan sólo a nivel de infraestructura,
sino también a nivel de adeptos que confiesan esta fe, ya que, la Iglesia Metodista
Pentecostal cuenta en esta zona con seis iglesias matriz en la ciudad de Osorno, dos en
Purranque, Rio Negro, Bahía Mansa y Entre Lagos, sin mencionar cada uno de los locales
que administran estas iglesias. Además cabe destacar que como institución en Chile, lleva
ya 102 años de trayectoria, por lo que, durante este período se han experimentado diferentes
2
Is 6. 1-3.
8
formas de evangelismo y por lo tanto, distintas maneras de influenciar en la sociedad
chilena, que se ha visto reflejado en que los diferentes estudios y estadísticas que dan
cuenta que la población religiosa más grande en el país, después de la católica, vienen a ser
la pentecostal, por lo que, sin lugar a dudas, la instauración de l movimiento pentecostal ha
modificado sustancialmente el mapa de religiones en Chile del siglo XX y XXI, generando
el interés de estudiosos de la religión por conocer en detalle su desarrollo, considerado éste
como el más antiguo del continente.
9
Capítulo I: Presentación de la Investigación
1.1.
Problema de investigación
El surgimiento de la nueva historia ha facilitado el estudio de distintas áreas de la
sociedad que con anterioridad no eran consideradas como parte de la investigación. Ello ha
permitido que las nuevas generaciones sean capaces de estudiar su contexto y por ende su
realidad local, con el objetivo no sólo de conocerla, sino también de entenderla y analizarla.
Bajo esta premisa, es que el tema que a continuación se presenta –en algún momento- era
casi imposible de trabajar, por lo que generalmente era ignorado por los historiadores al
momento de referirse a la religión que profesa un país o una ciudad en particular.
Por ende, lo que busca esta investigación es dar una mirada local al movimiento
pentecostal, el cual tiene sus inicios el año 1909 en la ciudad de Valparaíso, y a la vez
conocer la labor social y religiosa que ha ejercido en la población de la Provincia de Osorno
en la segunda mitad del siglo XX. El tema del pentecostalismo, ha cobrado importancia
desde la mitad del siglo XX, por el gran aumento que ha experimentado en términos de
población de creyentes que se consideran seguidores de este movimiento
En cuanto a lo local, en la Provincia de Osorno el tema ha sido poco estudiado, sin
embargo el aumento que ha experimentado el pentecostalismo junto a su labor social y
religiosa desarrollada por más de 50 años hace de éste, un tema posible de estudio. En
consecuencia, el problema al que se pretende responder es el siguiente:
¿Cuál es la labor social y religiosa que ejerce la llegada de la Iglesia Metodista
Pentecostal de Chile en la provincia de Osorno durante la segunda mitad del siglo XX?
El estudio de esta problemática se explica debido a la poca información existente en
la provincia de Osorno sobre el movimiento Pentecostal; al igual que la historia tradicional,
la mayoría de los eventos transcurridos de los que se tiene conocimiento, tiene como
contexto espacial ciudades como Santiago y Valparaíso, entre otras ciudades centrales. De
10
esta manera se hace necesario un estudio regional de movimientos religiosos que durante el
censo de 1992 y 2002 mostraron un gran incremento en cuanto a fieles se refiere.
Ya es conocido los estudios de Luis Orellana, Maximiliano Salinas, entre otros
historiadores, así también sociólogos que encantados por el incremento de la población
Pentecostal, han elaborado estudios concernientes a lo mismo ; y por supuesto, desde el
mismo movimiento, el pastor Hoover, quien relata desde las experiencias la forma en que
vivió los inicios de este movimiento.
Por otra parte, con motivo de la celebración de los 100 años del movimiento
pentecostal en Chile, se han hecho una serie de publicaciones y nuevas ediciones de
antiguos documentos, con la finalidad de hacer pública la historia de este movimiento que
sin duda marca un antes y un después en el mapa religioso de Chile, no tan sólo por las
siguientes ramas que salen del mismo, sino también porque otorga la oportunidad de elegir
-a la población chilena- con qué religión se identifica de mejor manera y cuál responde a
sus necesidades.
1.2.
Delimitación del Problema
En base a los diversos elementos expuestos anteriormente, esta investigación se
centra en el estudio y análisis de la Iglesia Metodista Pentecostal en la Provincia de Osorno
desde el año 1959, periodo que en se inscribe la llegada del primer pastor Metodista
Pentecostal que es enviado desde Puerto Montt, y que se extiende hasta el año 2009, año en
el que se cumplen 100 años de labor social y religiosa a nivel nacional y 50 años de
trayectoria al interior de la Provincia. Sin embargo, cabe destacar que su labor y desempeño
se deja aun en la actualidad, estableciéndose como la rama protestante más numerosa del
país.
Es durante el siglo XX donde el pentecostalismo chileno nace y rápidamente
comienza a expandirse logrando llegar a la zona sur del país, donde se establece
primeramente en la ciudad de Puerto Montt en el año 1929. Su trabajo es respaldado por el
11
gran aumento de “almas” que se adherían al movimiento, prontamente se vieron en la
necesidad de instaurar nuevas iglesias en las ciudades contiguas. En 1959 es el turno de la
ciudad de Osorno, por primera vez era enviado una familia con la misión de evangelizar la
ciudad y los lugares aledaños.
La Iglesia Metodista Pentecostal de Chile en la Provincia de Osorno, se convierte
rápidamente en la institución religiosa que abarca gran parte de los habitantes de la zona,
logrando insertarse en las poblaciones marginales de las distintas comunas y en las
localidades rurales, atrayendo a la población más vulnerable de la provincia, situación que
caracteriza a la institución hasta los días de hoy.
Su labor social y religiosa –aunque anónima- ha sido tal, que en la actualidad, las
autoridades en las distintas esferas dan cuenta de ello, no tan sólo por la ayuda social que se
ha establecido en sus 50 años de trayectoria, sino también por la experiencia en el cambio
de vidas de las personas que se adhieren al movimiento religioso, para muchos solamente
ese hecho habla por si solo, sin embargo es necesario conocer las motivaciones que tiene la
Iglesia Metodista Pentecostal para desarrollar esta labor, si verdaderamente es el fin o sólo
constituye el medio para llegar a las personas y hacerlas participes de tal experiencia de
vida.
12
1.3.
Objetivos
1.3.1 Objetivo General
Conocer la labor religiosa y social de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile en la
provincia de Osorno, durante la segunda mitad del siglo XX.
1.3.2. Objetivos Específicos
Determinar el contexto en que nace la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile,
enfatizando la forma de administración y prácticas cúlticas que se establecen desde su
origen en 1909.
Reconocer las formas de evangelización utilizadas por la Iglesia Metodista
Pentecostal de Chile que la llevaron al establecimiento, desarrollo y consolidación en la
Provincia de Osorno durante los años 1959 hasta el 2009.
Analizar las formas de participación social y religiosa que ejerció la Iglesia
Metodista Pentecostal de Chile en la Comuna de Osorno durante el período de 1959 a 2009.
13
1.4.
Aspectos Metodológicos
Este trabajo investigativo ha sido posible mediante la utilización de diversas
fuentes, tanto primarias, secundarias y terciarias, que se distribuirán según el desarrollo de
cada objetivo y por ende, de la cada capítulo.
Para el primer objetivo relacionado con “Determinar el contexto en que nace la
Iglesia Metodista Pentecostal de Chile, enfatizando la forma de administración y prácticas
cúlticas que se establecen desde su origen en 1909”, se utilizaron fuentes escritas
relacionadas con la historia del protestantismo y pentecostalismo en América Latina y
Chile, así como también la Revista la Voz Pentecostal (Organismo oficial de la I.M.P 3),
además de documentos procedentes de plataformas digitales como Revista cultura y
religión de la Universidad Arturo Prat, Memoria Chilena, Corporación Sendas4, entre otros.
Así también, para la realización de este capítulo, se utilizó un archivo fílmico, el
cual corresponde a un documental titulado ¿Y que impide?, único archivo visual que
grafica el movimiento pentecostal en su origen.
Con respecto al segundo objetivo relativo a “Reconocer las formas de
evangelización utilizadas por la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile que la llevaron al
establecimiento, desarrollo y consolidación en la Provincia de Osorno durante los años
1959 hasta el 2009”, fue necesario el uso de la revista “La Voz Pentecostal”, índices de
terrenos inscritos en el Conservador de Bienes Raíces y entrevistas, las cuales se realizarán
a pastores y miembros activos de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile, tanto a aquéllos
que comenzaron la obra en las distintas comunas de la Provincia de Osorno, como también
a aquéllos que se han ido integrando en la medida que la Iglesia se ha ido desarrollando. Lo
3
Iglesia Metodista Pentecostal
Es una entidad cultural de carácter privado, sin fines de lucro, autónoma, creada el 26 de septiembre de
2007, por Decreto Exento Nº 2877 del Ministerio de Justicia. La motivación principal de sus socios es tender
puentes entre expresiones culturales y artísticas del mundo cristiano evangélico con la sociedad chilena, a
través de proyectos y actividades vanguardistas que enriquezcan el conocimiento y difusión del patrimonio e
identidad histórica nacional. Disponible en: http://www.corporacionsendas.cl/quienessomos.php
4
14
que se busca es caracterizar los conceptos de continuidad y cambio con respecto a las
prácticas al interior y fuera de la misma institución, para lo cual también se requiere la
percepción de personas ajenas al movimiento, que den a conocer cómo se proyecta la
Iglesia hacia fuera.
Para la realización del tercer y último objetivo “analizar las formas de participación
social y cultural que ejerció la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile en la Comuna de
Osorno durante el período de 1959 a 2009”, fue necesario la revisión de periódicos locales,
específicamente orientado a dos líneas editoriales: la primera que tiene relación con el
Diario La Prensa, que específicamente habla sobre el tema a partir de las exigencias de la
sociedad chilena por diferenciar las clases de religión al interior de los establecimientos.
Mientras que la segunda, tiene relación con el Diario Austral de Osorno, un poco más
contemporáneo, que señala las distintas formas evangelizadoras que ha realizado la
institución. Sin dejar de mencionar diarios de publicación nacional, que proporcionan
información con respecto al trabajo en general, como lo es el Diario El Mercurio. Ésta si
bien constituye un punto a favor para el estudio y posterior comprensión de la obra,
también tiene el carácter negativo al sólo evidenciar aquellas prácticas públicas y
multitudinarias, entendiendo que la mayoría de las veces, la labor ejercida por la Iglesia es
de carácter anónimo.
A la revisión de prensa y suplementos hay que agregar nuevamente la utilización de
entrevistas y obras de autores como Cristian Parker. Claramente es en esta etapa donde se
cruzan las distintas fuentes y la información que proporcionan cada una de ellas,
otorgándole a la investigación un carácter más objetivo que otorgue la validez necesaria
para la consulta de posteriores investigaciones.
Finalmente cada una de las etapas realizadas da lugar a una última, aquella que tiene
relación con las conclusiones, aunque es el producto del riguroso trabajo realizado en
etapas anteriores, se debe prestar mucha atención al momento de poder realizarla, ya que es
aquí donde se ven reflejados el cumplimiento de cada uno de los objetivos planteados, y de
este modo demostrar que la información recopilada fue suficiente para una evidencia
15
concreta, no sólo de la labor que ejerce la Iglesia Metodista Pentecostal en la Provincia de
Osorno, sino también de cómo esto afecta a la población en general, ya sea para bien o para
mal. De igual modo para entender los conceptos de continuidad y cambio con respecto a las
distintas formas evangelizadoras y por qué no decirlo, para entender el aumento de fieles
que en cada censo se circunscribe como miembros activos de este movimiento.
16
1.5.
Aspectos Teóricos de la investigación
1.5.1. Discusión Bibliográfica
Una de las áreas que ha marcado la historia de las sociedades en general es la
Religión, ésta constituye una especie de pilar en cada una de ellas, pues ¿qué cultura –como
parte de la sociedad-, no ha desarrollado la capacidad de creer en algo? Este “algo” solía ser
en algunos casos la naturaleza, como las partes de ella: el sol, el viento, la lluvia. En otros
casos lo eran las plantas, los animales, un ser humano, integrante de una cultura que por
ciertas características era adorado y hasta una divinidad superior que recibe el nombre de
Dios.
Claramente la cultura chilena no ha sido la excepción, durante el periodo de
Conquista y posteriormente, durante la Colonia, la Iglesia Católica tomó el monopolio
religioso del Reino de Chile. Maximiliano Salinas explica que “una iglesia estrechamente
ligada al Estado e íntimamente identificada con el antiguo régimen colonial: La
evangelización del Chile colonial, como lo fue en toda América Latina, se realizó al calor
del contrarreformismo el espíritu de cruzada, por lo que la disidencia religiosa no tenía el
menor espacio de expresión. Un símbolo de esta situación lo constituye el hecho de que los
disidentes extranjeros no tuvieran siquiera acceso a los cementerios, siendo sepultados
clandestinamente en las faldas del Cerro Santa Lucía5”. De este modo, se deja ver la forma
avasalladora que utilizó España, puesto que esta situación no tan sólo se da a nivel
nacional, sino también con las distintas colonias americanas. España no sólo tenía el
dominio político, económico, cultural, sino también el religioso.
Durante los días de emancipación, los líderes independentistas “motivados más por
su reacción contra el apego al régimen colonial de la Iglesia Católica que por sentimientos
religiosos, vieron con simpatía el ingreso del protestantismo al escenario nacional. Desde
5
SALINAS, Maximiliano. Historia del pueblo de Dios en Chile. La evolución del Cristianismo desde la
Perspectiva de los Pobres [en línea]. Santiago: Ediciones Rehue, 1987 [fecha de consulta: 15 de septiembre
de 2010]. Capítulo 4. El Nacimiento y Desarrollo de las Iglesias Evangélicas. Disponible en
http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0040213.pdf
17
la independencia nacional, una serie de hechos fueron preparando el camino para la
implantación del protestantismo en Chile6”. De manera tal, que el mismo Bernardo
O’Higgins en 1819 autoriza la instalación de un Cementerio para disidentes religiosos en
Valparaíso; posteriormente llega a Chile –contratado por el gobierno de B. O’HigginsDiego Thompson, agente de la Sociedad Bíblica Británica con el propósito de instaurar en
Chile el sistema de lancasteriano7 de educación; en diciembre de 1845 llega a Chile David
Trumbull, reconocido por su continua lucha a favor de la libertad de culto; en 1865, bajo la
presidencia de J. Joaquín Pérez, se dicta la “Ley interpretativa” de la Constitución de 1833
que autoriza a los no católicos a celebrar sus cultos en recintos privados y a fundar escuelas
privadas; más adelante, bajo la presidencia de D. Santa María se aprobó la ley de
Inhumación de cadáveres que seculariza los cementerios estatales y municipales. Esta serie
de acciones y leyes promulgadas por los distintos gobiernos desde Bernardo O’Higgins
hasta la actualidad han otorgado cierto reconocimiento a las iglesias protestantes, lo que
también ha facilitado la publicación del evangelio de una manera distinta a lo
tradicionalmente conocido.
A partir de las acciones recientemente expuestas, es que distintas comunidades
protestantes comienzan a llegar a Chile durante la segunda mitad del siglo XIX, si bien ya
existía población protestante en la primera mitad del mismo siglo, tales como la Iglesia
Anglicana y Luterana, estas sólo reducían sus actividades a un culto celebrado en el idioma
del país de origen (inglés y alemán respectivamente) y a la asistencia pastoral de sus
respectivas comunidades étnicas, con la excepción notable del trabajo misionero de la
iglesia Anglicana entre los mapuches, a través de su "Misión Araucana"8. Durante la
segunda mitad la presencia de protestantes es aun mayor, todo ello provocado por la
creciente oleada de inmigrantes venidos –en mayor cantidad- de Estados Unidos, Inglaterra
y Alemania, en esta ocasión el propósito último era la evangelización de la Nación, para
ello fue necesaria la fundación de centros educacionales como un primer acercamiento a la
6
SALINAS, Maximiliano. Historia del pueblo de Dios en Chile. La evolución del Cristianismo desde la
Perspectiva de los Pobres [en línea]. Santiago: Ediciones Rehue, 1987 [fecha de consulta: 15 de septiembre
de 2010]. Capítulo 4. El Nacimiento y Desarrollo de las Iglesias Evangélicas. Disponible en
http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0040213.pdf
7
Según este sistema, los alumnos más avanzados están encargados de enseñar a los más jóvenes, lo cual
desarrolla su sentido de responsabilidad y permite una notable economía de profesores. (Lalive, pp40).
8
Ibídem. Pp250
18
población, y con ello a la obra evangelista. De este modo nacen en Chile “la Iglesia
Presbiteriana (1872) y la Iglesia Metodista (1878) y también las Iglesias Alianza Cristiana
y Misionera (1897) y Bautista (1908)9”.
Una vez instauradas cada una de estas congregaciones, comienzan a utilizar distintas
estrategias para la entrega del evangelio, en un primer momento a través del sistema de
colportores10, creación de centros educativos y posteriormente a través de avanzadas en las
calles. Específicamente esta última práctica, constituye una de las más características y
exclusivas de las Iglesias pentecostales, pero ¿Quiénes son ellas? ¿Cuál es su origen?
¿Cómo se constituyen? Es a través de esta investigación que se quiere conocer el grado de
influencia que provocó la llegada e instauración de la Iglesia Metodista Pentecostal de
Chile desde una perspectiva local, por tanto, el estudio se sitúa en un territorio específico
como la Comuna de Osorno, desde los años 1959 hasta el 2006.
1.5.2. Marco Conceptual
El concepto pentecostalismo, es intrínsecamente nacional, pues tanto sus fundadores
como su forma de financiamiento se desarrollan al interior del país, por lo que, dentro de la
perspectiva religiosa protestante, esta constituye un ejemplo para un gran número de
Estados americanos. La expresión “pentecostal” tiene relación con el fenómeno de
Pentecostés, del cual hablan los Hechos de los Apóstoles:
“Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de
repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual
llenó toda la casa donde estaban sentados;
y se les aparecieron lenguas
repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos
llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el
9
SALINAS, Maximiliano. Historia del pueblo de Dios en Chile. La evolución del Cristianismo desde la
Perspectiva de los Pobres [en línea]. Santiago: Ediciones Rehue, 1987 [fecha de consulta: 15 de septiembre
de 2010]. Capítulo 4. El Nacimiento y Desarrollo de las Iglesias Evangélicas. Disponible en
http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0040213.pdf pp250
10
Este sistema funcionaba a través de personas encargadas de recorrer pueblos y campos ofreciendo
personalmente la Biblia, aun en los rincones más apartados, hoy definidos como misioneros. (Vergara, pp10)
19
Espíritu les daba que hablasen11”
Ignacio Vergara en su libro “El Protestantismo en Chile” narra que el movimiento
“pentecostal” es un fenómeno mundial que nace a principios del siglo XX. Existen
pentecostales en casi todos los países y en todos presentan un carácter específico: su
espíritu. Éste fue un movimiento mundial, una especie de renovación espiritual dentro de
las iglesias pentecostales; de algunas, al menos; esa renovación se efectuó mediante los
llamados “avivamientos” (revival12). Por eso, los pentecostales no tienen propiamente un
fundador, por ser sólo una fermentación en el seno de algunas iglesias protestantes. Fue una
especie de “reforma”, en el interior de algunas iglesias tradicionales que habían perdido en
parte su vitalidad interior13. Para Vergara el pentecostalismo como tal, carece de fundador,
sin embargo posteriormente añade que para contextualizar temporalmente este movimiento
en el país, hay que extrapolarse hasta 1902 cuando llega a Chile el Rev. Willis Hoover,
quien motiva a la Iglesia a una búsqueda de santidad y del estudio del libro de Hechos de
los apóstoles. Por lo que, para muchos el pentecostalismo –al menos- en el escenario
nacional tiene un fundador clave como lo es W. Hoover Kurt.
El historiador y teólogo Luis Orellana en su libro “El Fuego y la Nieve: Historia del
Movimiento Pentecostal en Chile 1909-1932”, elabora un concepto mucho más enfocado a
lo nacional, de manera que, define pentecostalismo de la siguiente manera:
“movimiento religioso de tipo carismático con un rostro eminentemente
marginal y local, que nació en el seno del protestantismo racional extranjero
en 1909 y 1910. El pentecostalismo se abrió paso en una sociedad tradicional
en crisis, donde tomó ciertos elementos y prácticas de la religiosidad popular
imperante, como a su vez, conservó la fe reformada y sus elementos esenciales,
pero los adaptó a la cultura del bajo pueblo14”.
11
Hch. 2, 1-4.
Utilizado como sinónimo de la palabra Avivamiento, que surge en Los Ángeles, calle Azuza, uno de los
más grandes focos del pentecostalismo.
13
VERGARA, Ignacio. El protestantismo en Chile. Santiago: Editorial del Pacífico, 1962, pp109.
14
ORELLANA, Luis. El Fuego y la Nieve: Historia del Movimiento Pentecostal en Chile 1909-1932 [en
línea]. Concepción: Ediciones CEEP, 2006 [fecha de consulta: 5 de mayo de 2010]. Disponible en:
12
20
Por su parte, dentro del prólogo del libro el Refugio de las Masas, Orellana y
Parker, hacen alusión a la intensa labor socio –religiosa que ha desarrolla la iglesia
pentecostal en Chile, la cual ya lleva más de un siglo de vida:
“(…) Se trata de un vigoroso movimiento evangélico que ha tenido una trayectoria
relevante y una fuerte inserción en los sectores populares del país; su presencia ha
significado un aporte a la diversidad de credos y la modificación sustancial del mapa
religioso, en un país que cuenta con una mayor proporción relativa de presencia
evangélica en el continente latinoamericano (…) La grandeza del pentecostalismo es que
fue un fenómeno religioso que no tuvo mentores e iniciadores como Calvino, Lutero o
Wesley para que recibieran sus nombres; no nació en seminarios, aulas magnas o
escritorios: nació en la calle15”.
Por otra parte, Lalive en su libro16 postula la tesis de que “El pentecostalismo se
presenta como una respuesta religiosa comunitaria al abandono de grandes capas de la
población; abandono provocado por el carácter anómico de una sociedad en transición”.
De este modo es posible establecer que el pentecostalismo nace a partir del estudio
de los libro de Hechos de los Apóstoles, que trae como consecuencia la búsqueda de
santidad por parte de los estudiosos con el fin de recibir aquello que había experimentado la
iglesia primitiva. En el caso chileno, este movimiento tendrá como fundador al pastor
Willis Hoover, el único integrante venido del extranjero que será el gestor y además
gobernador de la iglesia durante los primeros años. Lalive señala que es durante estos años
que el pentecostalismo tuvo que aprender a financiarse de manera autónoma, para de este
modo asegurarse la supervivencia, de crearse un ministerio, renunciando al mismo tiempo a
las obras sociales, tan queridas por el metodismo, por falta de medios económicos, hecho
que a través de los años ha evolucionado y por lo tanto, como señala Orellana en estos cien
años de trayectoria a tenido una intensa labor social, sin contar la enorme influencia que ha
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/001-libro_el_fuego_y_la_nieve.pdf
ISBN:
9789563192520,
pp15.
15
LALIVE, d´Epinay Christian. El Refugio de las Masas. Concepción: Ediciones CEEP, 2009. ISBN:
9789568052065
16
Ibídem
21
alcanzado sobre la población a través de las predicaciones a calle. Como tal, tiene una
fuerte influencia sobre las clases populares, logrando posicionarse como la segunda religión
más importante del país, después del catolicismo17.
En cuanto a la “Historia del Avivamiento Pentecostal en Chile”, al cumplir 100 años
de existencia de tal suceso, se ha vuelto a publicar para que los miembros de estas iglesias
conozcan su origen y se empapen de lo que es su propia identidad. Este libro narra el
origen de la iglesia desde el punto del reverendo pastor Willis Hoover, gestor del
movimiento, quien expresa el surgimiento de las predicaciones a la calle, y las glorias a
Dios (prácticas exclusivas de las iglesias pentecostales).
“Cuando recientemente había caído el Espíritu Santo con poder, las personas
bautizadas, fueran niños, o niñas, hombres o mujeres, se sentían impulsadas a
salir a las calles y pregonar a toda voz, a ir a sus amigos y vecinos, a hacer
viajes a otras partes, con el solo fin de llamar al arrepentimiento a los hombres
y hacerles saber por su testimonio que tan sublime experiencia era un privilegio
que estaba en el alcance de toda persona hoy, tal como en los días de los
apóstoles18”
De este modo se da comienzo a una de las más grandes manifestaciones
pentecostales -de carácter público-, que prevalece hasta los días de hoy. Con respecto a este
tema Lalive señala que la “predicación al aire libre” constituye el principal instrumento de
divulgación del Pentecostalismo. Añade “si un obrero es enviado a una región apartada
del país, donde su denominación todavía no está implantada; o si un jubilado deja la gran
ciudad para regresar a su aldea natal, y comprueba la ausencia de iglesias en ella, podrá
servir a Dios en esos casos orando y saliendo a la calle para anunciar el Evangelio19”. Tal
influencia tiene esta forma de divulgar el evangelio, que la mayoría de los adeptos a esta
religión dan testimonio de haber llegado al Pentecostalismo después de haberlos escuchado
17
PARKER, Cristián. Las iglesias y su acción social en Chile. Santiago: Ediciones Academia, 1996.
HOOVER, Willis. “Historia del avivamiento Pentecostal de Chile”, Concepción: Ediciones CEEP, 2008,
pp53.
19
LALIVE, d´Epinay Christian. El Refugio de las Masas. Concepción: Ediciones CEEP, 2009. ISBN:
9789568052065, pp87.
18
22
predicar en las calles de la ciudad. Bajo este contexto se explica la llegada del
Pentecostalismo al sur de Chile, abarcando específicamente las periferias de la ciudad y las
zonas rurales, y junto con ello atrayendo a las clases populares de sociedad chilena. En
consecuencia, el movimiento pentecostal absorbe a los grupos sociales más bajos para
otorgarle una identidad, un valor propio como persona, donde al parecer no es del todo bien
mirado20.
El Pentecostalismo como tal, no sólo ha despertado la curiosidad y búsqueda de la
sociedad chilena, sino también de los distintos Estados Americanos, tanto que, para muchos
la experiencia vivida en Valparaíso entre 1902-1909 viene a ser un ejemplo para las
comunidades protestantes al interior del continente. Es por ello, que países como México,
Estados Unidos, Brasil, Colombia han venido estudiando tal fenómeno -que al igual que en
el caso chileno-, abarca a las clases populares, marginales. A partir de ello, se entiende los
distintos estudios con respecto al tema, pero de lo que poco se ha hablado es sobre el nivel
de influencia que ha ejercido el movimiento tanto a nivel social como cultural, y hoy en día
–por qué no decirlo- a nivel político y hasta económico. Por otra parte, los distintos
estudios se han enfocado en un movimiento de carácter nacional, no así enfocado a lo local,
por lo que se intenta reconocer la labor social y religiosa que ha ejercido sobre la provincia
de Osorno, enfatizando en aquellos elementos que se han dejado en el pasado, así como
también en aquellos que se han incorporado con el paso del tiempo.
En párrafos anteriores se daba a conocer que la Iglesia Metodista Pentecostal no
tuvo como prioridad la labor social, puesto que todos los recursos para su consolidación en
el país (adquisición de terrenos, construcción de templos, viajes evangelísticos, entre otros)
debieron ser provistos por ellos mismos. Una vez superado este período, la preocupación
por los demás no sólo era abordada a través de la oración, sino también de la obra social,
esta preocupación es una consecuencia del evangelio de Jesucristo que se observa en la
primera parte del nuevo testamento, pero también a lo largo de todo su desarrollo,
20
GUERRA, Cristian. La música en el movimiento Pentecostal de Chile (1909-1936): El aporte de Willis
Collins Hoover y de Genaro Ríos Campos [en línea]. Corporación SENDAS, 2008[fecha de consulta: 6 de
mayo del 2011]. Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/007_la_musica_en_el_movimiento_oentecostal.pdf
20
http://centenarioiepsanfernando.blogspot.com/2009/04/el-pentecostalismo-en-chile_03.html
23
evidenciando especial preocupación por las viudas y huérfanos, enfermos, en fin por cada
una de las personas que eran dejadas de lado por la sociedad21.
Según Max Weber, son los sectores populares los que son alcanzados en un primer
momento por el cristianismo, y curiosamente esta situación se repite en el caso del
pentecostalismo. Con respecto a ello, alude “El cristianismo, finalmente, comenzó como
una doctrina de jornaleros artesanos ambulantes. En sus períodos más expansivos, interna
y externamente, fue una religión característicamente bastante urbana”, a lo que
posteriormente añade “Desde luego que ha sido la masa de los necesitados de salvación la
destinataria de la anunciación y de la promesa de la religión. Esta masa y sus intereses
devinieron el centro de la organización profesional para la "cura del espíritu", la cual, en
la práctica, sólo surgió con ello. El servicio específico prestado por brujos y sacerdotes se
convirtió en la determinación de los factores a que debe atribuirse el sufrimiento, esto es,
la confesión de "pecados"22, su perspectiva de mira es muy lógica si establecemos que son
precisamente estas personas (necesitadas), las que, escapando del sufrimiento de la
mundanalidad se refugian en congregaciones cristianas, buscando una respuesta, la que
además es dada a través del estudio de la Palabra de Dios, la Biblia.
De esta manera se bosqueja como el evangelio llega a ciertos sectores de la
sociedad, generalmente a los sectores populares, como una socióloga brasileña diría, a
aquellos quienes migran desde el campo a la ciudad, a aquellos quienes buscan una
identidad, son a estos sectores donde el pentecostalismo irrumpe con mayor fuerza, pues lo
que en un momento no le otorga la sociedad, si se lo proporciona la Iglesia, el movimiento
pentecostal23. Todo ello propinado específicamente porque como señala Cristian Lalive:
21
LALIVE, d´Epinay Christian. El Refugio de las Masas. Concepción: Ediciones CEEP, 2009. ISBN:
9789568052065, pp87.
22
WEBER, Max. Sociología de la Religión [en línea]. [fecha de consulta: 6 de mayo del 2011] Disponible en:
http://www.cholonautas.edu.pe/modulo/upload/Weber%20-%20Sociologia%20de%20la%20Religion.Pdf
23
REVISTA Cultura y Religión [en línea]: Movimiento pentecostal en América Latina: Teorías sociológicas
y debates teológicos. Universidad Arturo Prat, 2009. [Fecha de consulta: 07 de mayo de 2011]. Disponible en:
http://www.revistaculturayreligion.cl/articulos/vol_3_n1/vol3_n1_2009_2_michael_bergunder.pdf
ISBN:
07184727
24
“El pentecostalismo propone a las masas populares la fe en un Dios
de amor, la certidumbre de la salvación, la seguridad de la comunidad y la
participación en las responsabilidades de una obra común a cumplir. Con
eso, les ofrece una humanidad que la sociedad les niega. Por eso, para
comprender el "alejamiento del mundo" que se produce en los pentecostales,
es una actitud claramente sectaria, hay que tener en cuenta, como dice el
autor, "Que para los pentecostales, como para la mayoría de la población
chilena, el "mundo" es, ante texto y de manera sensible, el mundo de la
miseria24."
Este estudio recobra mucha más fuerza si tomamos en cuenta que este movimiento a
pesar de sus años de instauración en el país y de las profundas crisis que ha sufrido, no ha
muerto, sino que se ha fortalecido en el proceso de las mismas dificultades. Es por ello que
el movimiento pentecostal conmemoró un siglo de existencia el 12 de septiembre del 2009.
Además cabe destacar que la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile es la entidad
eclesiástica pentecostal más antigua del país, pues su organización esta íntimamente
enraizada en el avivamiento de 1909, ocurrido en la ciudad de Valparaíso y en el seno de la
Iglesia Metodista Episcopal. Su fundación ocurrió en mayo de 1910, solo una vez que fue
imposible superar las divergencias doctrinarias entre los nacionales y los misioneros
norteamericanos. Por tanto, la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile ha desempeñado un
rol altamente significativo en la configuración del actual movimiento pentecostal chileno.
En cuanto a las investigaciones producidas sobre el tema, Orellana narra lo
siguiente:
“(…) corresponden más bien al ámbito de la sociología de la religión y a
la eclesiología, que a la historia; obras que han sido realizadas de preferencia
por extranjeros y/o católicos. Además, de la existencia de variados estudios al
respecto en el ámbito académico, también, en algunos casos se encuentran
publicaciones sobre la historia de iglesias pentecostales específicas y de
24
SONEIRA, Jorge. Los estudios sociológicos sobre el pentecostalismo en América Latina [En línea].
Disponible en: http://www.ceil-piette.gov.ar/docpub/revistas/sociedadyreligion/sr08/sr08soneira.pdf
25
limitada circulación. Sin embargo, las obras clásicas continúan siendo:
“Historia del Avivamiento Pentecostal en Chile” del Rev. W. C. Hoover,
publicado por primera vez entre los años 1926 y 1930; “El refugio de las
masas” de Cristian Lalive d’Epinay en 1968 y “El Protestantismo en Chile” de
Ignacio Vergara en 1962”.
En cuanto a los estudios en la región, particularmente en la provincia de Osorno,
esta temática aun no ha sido abordada, ni siquiera el movimiento protestante en general.
Aquellos libros de Historia de Osorno25, que pretenden ser un verdadero compendio de la
historia local no han valorado esta temática como parte importante para la comprensión de
las conductas y pensamientos de la población que está circunscrita en esta división
administrativa. Por lo que, la información disponible se encuentra en un par de seminarios
de títulos que han abordado el tema de manera general y la prensa que cubierto
periodísticamente gran parte de la participación publica de la iglesia metodista pentecostal
en esta zona.
25
PERALTA, Gabriel y HIPP, Roswitta. Historia de Osorno. Desde los inicios del poblamiento hasta la
transformación urbana del siglo XX. Osorno, 2004.
26
CAPÍTULO II: La obra Metodista Pentecostal en Chile: Su origen
2.1.
El protestantismo en América Latina
Durante el último siglo América Latina ha sido testigo de un gran fenómeno
religioso. Mientras unos dicen que la población se ha secularizado producto de los avances
tecnológicos, cambios de pensamiento e interiorización del sistema económico neoliberal,
otros en cambio, opinan que más que una secularización lo que se observa es un cambio de
estructuras religiosas, de pensamientos al interior del mismo credo, de posibilidades ante la
“salvación”, todo lo cual conduce a un avance radical y sin precedentes del protestantismo
en América Latina26. Evidencia de ello, es el gran número de ejemplares religiosos
protestantes publicados en la segunda mitad del siglo XX, gran parte de disidentes
comenzaron a escribir su propia historia, aquélla que por algún tiempo fue relegada a un
segundo plano, pero que ahora se ha transformado en objeto de estudio, incluso para
innumerables sociólogos, antropólogos, historiadores, entre otros que no comparten la
misma fe.
Resulta difícil hablar del protestantismo en América Latina, sin antes hablar del
monopolio absoluto que ejerció la Iglesia Católica27 antes, durante y después del período
colonial, de aquella dominación solamente se exceptuaron algunas comunidades de
inmigrantes luteranos o anglicanos.28 Para cada uno de los Estados coloniales, el
establecimiento del protestantismo no fue tarea fácil, ya se sabe del caso nacional, en que
los disidentes al morir debían ser sepultados clandestinamente a las faldas del Cerro Santa
Lucia29, dado que tanto cementerios, establecimientos, hospitales eran completamente
26
REVISTA Cultura y Religión [en línea]: Movimiento pentecostal en América Latina: Teorías sociológicas
y debates teológicos. Universidad Arturo Prat, 2009. [Fecha de consulta: 07 de mayo de 2011]. Disponible en:
http://www.revistaculturayreligion.cl/articulos/vol_3_n1/vol3_n1_2009_2_michael_bergunder.pdf pp11
27
POLLAK-ELTZ, Angélica y SALAS, Yolanda. Pentecostalismo en América Latina: entre tradición y
globalización [en línea]. Quito: Ediciones Abya-Yala, 1998. [Fecha de consulta: 16 de diciembre de 2011].
Disponible en: http://books.google.cl/books?id=ZC7A_kd9Hf8C&printsec=frontcover&dq=pentecostalismo
&hl=es&sa=X&ei=W4brTtDKLsHj0QGA4ijCQ&ved=0CDMQ6AEwAQ#v=onepage&q=pentecostalismo&f=false ISBN: 9978044140. pp7
28
Ibídem
29
SALINAS, Maximiliano. Historia del pueblo de Dios en Chile. La evolución del Cristianismo desde la
Perspectiva de los Pobres [en línea]. Santiago: Ediciones Rehue, 1987 [fecha de consulta: 15 de septiembre
27
administrados por la Iglesia Católica.
Muchos piensan que el protestantismo se estableció primeramente en Norteamérica,
sin embargo, los primeros hijos de la Reforma llegaron al Brasil en 1555, allí una “colonia
de hugonote fue establecida en una isla de la Bahía de Río de Janeiro. Esta colonia fue
patrocinada por el Almirante Coligny y apoyada por Juan Calvino30”. Esta empresa no
tuvo gran éxito, y llegó a su fin en 156731. Paralelamente al proceso desarrollado por
España en gran parte de América Latina, Portugal hacía lo suyo en el Brasil –de acuerdo al
Tratado de Intercaetera32-, al igual que la empresa española, su establecimiento en el
continente fue un ensayo de aciertos y desaciertos, es por ello, que en 1624 los holandeses
se adueñaron del Brasil, de una región que se llamaba Bahía, donde fundaron una colonia y
establecieron la Iglesia Reformada, la que prontamente inició su obra misionera entre los
nativos, pero después de 30 años, en 1654 los portugueses reconquistaron la región y, en
consecuencia feneció la segunda colonia protestante de América del Sur 33. De esta manera
se entiende la llegada de protestantes desde la segunda mitad del siglo XVI en adelante.
Por otra parte, están aquellos protestantes que clandestinamente trataron de
embarcarse en empresas españolas y establecerse en trabajos y negocios. Aunque éstos no
tenían un objetivo misionero, por el sólo hecho de ser protestantes, tan pronto eran
descubiertos, eran aprendidos y enjuiciados por la Inquisición. El rey Felipe II, para evitar
cualquier proyecto colonial y/o misionero, por parte de disidentes, estableció en 1569 la
Inquisición Española en el Nuevo Mundo, de esta manera las puertas quedaron casi
de 2010]. Capítulo 4. El Nacimiento y Desarrollo de las Iglesias Evangélicas. Disponible en
http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0040213.pdf pp247.
30
VOS, Howard. Breve historia de la Iglesia Cristiana [en línea]. USA: Editorial Portavoz, 2007. [Fecha de
consulta: 16 de diciembre de 2011]. Disponible en:
http://books.google.cl/books?id=n_OcLqnjcEsC&pg=PA136&dq=el+protestantismo+en+america+latina&hl=
es&sa=X&ei=NYPrTozYE-m80AHAwKyyCQ&ved=0CEkQ6AEwBg#v=onepage&q=el%20protestantismo
%20en%20america%20latina&f=false ISBN: 9780825418242 pp136
31
Ibídem
32
EYZAGUIRRE, Jaime. Breve historia de las fronteras de Chile. Chile: Editorial Universitaria, 1967.
ISBN: 8483401223, pp13-14.
33
VOS, Howard. Breve historia de la Iglesia Cristiana [en línea]. USA: Editorial Portavoz, 2007. [Fecha de
consulta: 16 de diciembre de 2011]. Disponible en:
http://books.google.cl/books?id=n_OcLqnjcEsC&pg=PA136&dq=el+protestantismo+en+america+latina&hl=
es&sa=X&ei=NYPrTozYE-m80AHAwKyyCQ&ved=0CEkQ6AEwBg#v=onepage&q=el%20protestantismo
%20en%20america%20latina&f=false ISBN: 9780825418242 pp136.
28
completamente cerradas para el establecimiento del protestantismo en las colonias
americanas34.
En aquellos días en que comienzan a sentirse los pasos de la Revolución Francesa,
los conceptos de derecho a la libertad, a la propiedad, a la seguridad y de resistencia a la
opresión35, no tan sólo hacían ruido en los oídos de los patriotas, sino también en aquellos
que tuvieron que soportar por mucho tiempo el yugo opresor de la Iglesia Católica, que a
través de diversos medios eliminaba la posibilidad de elegir entre una religión y otra.
Una vez lograda la independencia de la corona española, se comienzan a hacer
intercambios comerciales con otros Estados, curiosamente aquellos países más comerciales
eran protestantes36.
“Al entrar en contacto con el resto del mundo, los líderes de las nuevas
naciones latinoamericanas se dieron cuenta de dos cosas: el terrible atraso de
sus tierras y el hecho de que los países protestantes eran los más adelantados.
Por lo tanto, muchos pensaron que sería bueno para sus países fomentar la
inmigración de protestantes. Pero para esto tuvieron que eliminar de sus
constituciones las restricciones religiosas o incluir clausulas que permitieran
cultos no romanos37”.
De este modo, comienzan a llegar a América un gran número de protestantes de
origen alemán e inglés principalmente, gran parte de ellos se establecieron en Estados
Unidos -producto del modelo que desarrollaron38-, y desde ahí a los demás Estados
latinoamericanos. Personajes importantes para el establecimiento del protestantismo en
34
VOS, Howard. Breve historia de la Iglesia Cristiana [en línea]. USA: Editorial Portavoz, 2007. [Fecha de
consulta: 16 de diciembre de 2011]. Disponible en:
http://books.google.cl/books?id=n_OcLqnjcEsC&pg=PA136&dq=el+protestantismo+en+america+latina&hl=
es&sa=X&ei=NYPrTozYE-m80AHAwKyyCQ&ved=0CEkQ6AEwBg#v=onepage&q=el%20protestantismo
%20en%20america%20latina&f=false ISBN: 978-0-8254-1824-2 pp136.
35
Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano [en línea]. [Fecha de consulta: 11 de octubre de
2011]. Disponible en: http://www.uc.cl/historia/vinculos/2006/rolle_revolucion1.pdf
36
Ibídem, pp137.
37
Ibídem
38
PUIGMAL, Patrick. Clase 31.05.2011
29
América Latina comienzan a llegar desde países como Inglaterra, Escocia, entre otros,
quienes a través de la Sociedad Bíblica Americana y Extranjera comienzan a levantar
colegios y a enviar colportores por las distintas ciudades39. A estos hay que agregar un gran
número de protestantes estadounidenses que se distribuyeron para establecer iglesias y
centros educativos, ambos con el objetivo de dar a conocer los preceptos de la Biblia40.
39
40
VERGARA, Ignacio. El protestantismo en Chile. Santiago: Editorial del Pacífico, 1962, pp12.
Ibídem, pp50-51
30
2.2.
Origen del movimiento pentecostal en América Latina
Una vez instaurado el protestantismo en la mayoría de los Estados americanos,
comienzan a establecerse distintas denominaciones41, con el objetivo claro de poder
desarrollarse en el punto geográfico que se habían establecido. A partir de la primera
década del siglo XX empiezan a sucederse en distintos puntos del globo avivamientos
pentecostales que llamaron la atención de los diferentes medios de comunicación existentes
hasta ese entonces. Ejemplo de ello, son los registros de avivamientos en Gales (19041905), India (1905-1907), Los Ángeles, Corea (1907-1908)42, Alemania (1907), Suecia
(1913), Noruega (1916)43, por mencionar algunos. En consecuencia, se entiende que para
los protestantes de la época existía una profunda necesidad de volver a los inicios del
cristianismo, particularmente basado en el libro de Hechos de los Apóstoles y también en
las experiencias de Juan Wesley, hecho que no tan sólo se experimentó en América Latina,
sino en otros continentes, para ello se levantaron grandes misioneros que se dedicaron a
evangelizar y que posteriormente dieron testimonio de ello: en África, David Livingtone;
en China, Hudson Taylor; en Oriente, Guillermo Carey44, entre otros.
Todo los testimonios que hablan de estos avivamientos tienen como vínculo común
“la presencia pentecostal y el poder del Espíritu Santo, las reuniones duraban horas y eran
espontáneas, aparentemente caóticas y emocionales, con “cánticos en el Espíritu”
(utilizando los antiguos cantos galeses), oración simultanea y en voz alta, visones de
revelación y profecía, todo haciendo énfasis en la inmediatez de Dios en los cultos y en la
experiencia personal45”
41
Concepto para designar al gran número de iglesias existentes, con distintas formas organizativas, dogmas y
estructuras, pero que adoran a un mismo Dios.
42
ANDERSON, Allan. El pentecostalismo: El cristianismo carismático mundial [en línea]. Madrid: Ediciones
Akal, S.A, 2007. [Fecha de consulta: 16 de diciembre de 2011]. Disponible en:
http://books.google.cl/books?id=A4ceTdqvP2gC&printsec=frontcover&dq=pentecostalismo&hl=es&sa=X&e
i=W4brTtDKLsHj0QGA4-ijCQ&ved=0CC4Q6AEwAA#v=onepage&q=pentecostalismo&f=false
ISBN:
9788446023425 pp50-52
43
DÍAZ, Manuel. Las sorpresas del movimiento pentecostal chileno [en línea] [Fecha de consulta: 15 de julio
de 2011] Disponible en: http://www.corporacionsendas.cl/descargas/006_las_sorpresas_del_avivamiento_
pentecostal%20_manuel%20diaz.pdf , pp4.
44
Ibídem, pp3.
45
Ibídem
31
Todas estas características serán también reproducías en el avivamiento
experimentado en Chile a comienzos del siglo XX, y generalmente en cada uno de las
manifestaciones producidas a nivel mundial.
Como legado, el pentecostalismo influenciará la sociedad latinoamericana a través
de la inclusión de las capas marginales46, acción que trascenderá y se verá expuesto en el
gran aumento de fieles que se ha producido a nivel de continente.
46
COLOMBO, Claudio. La Cruz y La Esperanza. La cultura del pentecostalismo chileno en la primera mitad
del siglo XX. Revista Cultura y Religión [en línea] [Fecha de consulta: 16 de noviembre de 2010] Disponible
en: ISSN 07184727
32
2.3.
Origen del Movimiento Pentecostal en Chile
2.3.1. Llegada del Protestantismo a Chile
Tal como lo vivieron los distintos Estados americanos, la instauración del
protestantismo en la sociedad chilena fue muy difícil. En cuanto al tema, Salinas señala que
son dos los factores fundamentales que obstaculizaron la penetración del tal movimiento se
hallan en:
1. El monopolio religioso ejercido por la Iglesia Católica Colonial, institución
completamente ligada al Estado y íntimamente identificada al antiguo régimen colonial;
este hecho provocó la discriminación a los disidentes durante gran parte del siglo XIX y
XX, no tan sólo por parte del Estado, sino también por la mayoría de la población que hasta
ese entonces se declaraba católica, apostólica y romana.
2. El no reconocimiento de América Latina como un campo prioritario para la
evangelización, por parte de las misiones protestantes europeas. América era considerada
por las misiones protestantes como un continente ya evangelizado por la Iglesia Católica.
Esta decisión fue tomada de forma expresa en la Conferencia Misionera Mundial realizada
en Edimburgo en el año 1910, que posteriormente fue reconsiderada en el Congreso de
Panamá, realizado en 1916, donde misioneros norteamericanos, descontentos con el
anterior acuerdo, deciden romper este pacto y abrir las puertas al trabajo sistemático de los
misioneros protestantes en América Latina47.
Este hecho no menor -desconocido para muchos-, es importante de analizar por dos
razones: primero, para entender cómo funcionan y se organizan las sociedades misioneras a
nivel mundial a comienzos del siglo XX, y segundo, para detallar cómo se ve el mundo con
respecto a las religiones durante este mismo periodo. En consecuencia, las iglesias
protestantes que se instauran antes de este acuerdo, son establecidas con el objetivo de
47
SALINAS, Maximiliano. Historia del pueblo de Dios en Chile. La evolución del Cristianismo desde la
Perspectiva de los Pobres [en línea]. Santiago: Ediciones Rehue, 1987 [fecha de consulta: 15 de septiembre
de 2010]. Capítulo 4. El Nacimiento y Desarrollo de las Iglesias Evangélicas. Disponible en
http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0040213.pdf pp248.
33
responder a las necesidades espirituales de los inmigrantes llegados a Latinoamérica, hecho
que precisamente se reproducirá en Chile. Por ello, pese que América Latina no era
considerado como un campo fructífero para misioneros, a comienzos del siglo XIX ya se
registran protestantes en Chile. Uno de los primeros misioneros que ingresa al país de
forma oficial es Diego Thompson, escocés bautista, que llega en 1821. Contratado por
Bernardo O’Higgins para aportar al sistema educativo con su método lancasteriano, vía por
la cual también difunde la Biblia a gran parte de la población nacional48.
El método lancasteriano consistía en:
“(…) en el empleo de monitores, es decir, hacer que los alumnos más
adelantados enseñasen a sus compañeros, lo que permitía a un solo maestro
atender a cientos de alumnos49”.
Si bien este sistema educativo, pronto dio a conocer que no rendiría los frutos que se
esperaban50, Thompson junto a otros protestantes venidos a Chile comenzaron a crear
colegios y hogares de menores donde implantarían el evangelio, por lo que, la labor social
ejercida en las primeras décadas de la Iglesia protestante en Chile era totalmente
significativa, no sólo por un compromiso con el Estado, sino más bien por un compromiso
evangelizador, intrínseco en ellos.
“Después de Thompson, primer agente de la Sociedad Bíblica Británica,
y de sus seguidores inmediatos, la acción del protestantismo se ejerció en Chile
a través de la Iglesia Anglicana como tal, mediante sus capellanes venidos al
país para la atención espiritual de los extranjeros residentes, o por establecer
la obra en estos confines del mundo51”.
48
COLOMBO, Claudio. Pentecostalismo en Chile, Pasado, Presente y Futuro. Aproximaciones al Origen y
Naturaleza del Pentecostalismo en Chile. [en línea]. Chile [Fecha de consulta: 25 de diciembre de 2010].
Disponible en: http://www.prolades.com/cra/regions/sam/chi/Colombo_pentecostalismo.pdf
49
FRIAZ V, Francisco. Manual de Historia de Chile desde la prehistoria hasta 1973. Chile: Editorial Zig-Zag,
1998. Pp236
50
Ibídem.
51
VERGARA, Ignacio. El protestantismo en Chile. Santiago: Editorial del Pacífico, 1962, pp13-14
34
La llegada de los protestantes a Chile se dio a través de cuatro etapas 52, a partir de la
época de la Colonia.
1. La privatista: llegaron a Chile desde Europa y Estados Unidos, buscando oportunidades
comerciales y laborales53. Claramente no existía un objetivo evangelizador, pero la
necesidad de congregarse, provoca el establecimiento de iglesias específicamente en el
puerto de Valparaíso. Bajo esta necesidad, es que posteriormente se siguen estableciendo
iglesias a lo largo y ancho del territorio nacional, a la vez, que constituye una de las formas
evangelizadoras de los protestantes en general.
2. La inmigracionista: “proviene de los trabajadores luteranos alemanes y anglicanos
ingleses que llegaban a Chile como resultado de decisiones gubernamentales. Bernardo
Philippi fue el precursor de la colonización Alemana al sur de Chile. Los colonos ingleses
de la Iglesia Anglicana tuvieron presencia mayoritariamente en Valparaíso, Coquimbo y
Copiapó54. Estos estaban encargados de la atención espiritual de la colonia inglesa
establecida en el territorio nacional55, por lo que su objetivo último tampoco fue la
conversión de la población chilena de la época, sino mantener al grupo de inmigrantes,
sustentarlos, para que no se aparataran de la fe. Para el caso de los alemanes, sabido es que
en primera instancia se necesitaban inmigrantes católicos, sin embargo quienes llegan al sur
de Chile son protestantes en busca de nuevas oportunidades que junto con establecerse
económica, política, territorialmente, también lo hacen religiosamente.
3. La misionera: “son iniciativas de organizaciones misioneras internacionales que
enviaban a sus representantes para conquistar terreno religioso, social, geográfico y legal
en Chile56. En este caso están todos aquellos que luego de la Conferencia de 1916 en
Edimburgo, optaron por reconocer la evangelización necesaria de América Latina y por lo
tanto, muchos fueron los que vinieron a Chile con intenciones de recorrer el basto territorio
52
Y qué impide [documental] dirigido por Corporación Sendas. Santiago, Chile: Corporación Sendas, 2009. 1
DVD (37 min.): son., col
53
Ibídem
54
Ibídem
55
VERGARA, Ignacio. El protestantismo en Chile. Santiago: Editorial del Pacífico, 1962, pp17.
56
Y qué impide [documental] dirigido por Corporación Sendas.
35
y difundir el evangelio. Grupos evangelizadores como los de Taylor, Juan Canut de Bon,
Ira LaFetra, J.W. Collier, Lelia Waterhouse57, entre otros, son lo que a partir de un
autofinanciamiento comienzan a fundar iglesias y colegios con el fin de educar desde una
óptica protestante.
“el protestantismo en esta primera época tuvo un impacto significativo en
la sociedad chilena, a través de su aporte a la educación y el aporte de sus
hombres notables a la lucha por los derechos civiles, pero no logro arraigarse
corno un movimiento religioso nacional58”.
4. La nacional o criolla: “movimiento pentecostal que nace producto de la división al
interior de la Iglesia Metodista Episcopal59. La cual cumple un papel protagonista en esta
investigación. Este grupo nace en 1909 cuando se establece la Iglesia Metodista Nacional,
posteriormente denominada la Iglesia Metodista Pentecostal, por ende también comprende
a los distintos grupos que se han originado de esta Iglesia a partir de 1932, fecha que data la
primera división de este movimiento. Tiene la característica de ser nacional o criolla, por
diversas razones, entre ellas porque su precursores –con solamente una excepción- son de
origen nacional, además porque gran parte se sus prácticas cúlticas o rituales se originaron
y se siguen manifestando sólo en esta zona del mundo. Esta etapa del protestantismo
chileno ha sido tan importante, que merece ser estudiada de forma acabada y por lo tanto,
comprende el meollo de este trabajo.
57
VALENZUELA, Raimundo. Historia de la Iglesia Metodista de Chile 1978-1903 [en línea]. Chile: LOM
Ediciones, 2000.
[Fecha de consulta: 18 de octubre de 2010]. Disponible en:
http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0040227.pdf ISBN: 9562885070 pp38-39
58
SALINAS, Maximiliano. Historia del pueblo de Dios en Chile. La evolución del Cristianismo desde la
Perspectiva de los Pobres [en línea]. Santiago: Ediciones Rehue, 1987 [fecha de consulta: 15 de septiembre
de 2010]. Capítulo 4. El Nacimiento y Desarrollo de las Iglesias Evangélicas. Disponible en
http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0040213.pdf. pp252.
59
Y qué impide [documental] dirigido por Corporación Sendas.
36
2.3.2. La Iglesia Metodista
Los precursores del movimiento metodista a nivel mundial, fueron los hermanos
Juan y Carlos Wesley, nacidos en Inglaterra, a principio del siglo XVIII. 60 Rápidamente
estos hermanos comenzaron a impartir el mensaje por toda Inglaterra, teniendo incluso la
necesidad de viajar a otros países con el único propósito de evangelizar. Al poco tiempo, su
Obispo en Bristol, trató de disciplinarle toda vez que, su forma de evangelizar perturbaba el
orden de la parroquia, a lo cual, Juan Wesley respondió la conocida frase “para mi, todo el
mundo es mi parroquia”, palabra que posteriormente se convertiría en lema del metodismo,
no sólo por las estructuras eclesiales, sino también como bandera de lucha para la
expansión misionera61.
La Iglesia Metodista se instaura en Chile en el año 1877, producto de una gira que
realiza por Sudamérica el obispo metodista norteamericano William Taylor62. Aún así, no
es Taylor quien registra como fundador, sino más bien Ira LaFetra, pues es el primero en
crear las bases para el establecimiento de Misión Taylor de sostén propio en Sudamérica63.
Este ideal da cuenta de la importancia que tenía para Taylor el autofinanciamiento de las
misiones, de manera que, con ello rompía el esquema de las grandes sociedades misioneras
internacionales que generalmente dependían de las ofrendas privadas enviadas por las
distintas iglesias a nivel mundial; a la vez que reconocía la autonomía respecto de la Junta
Misionera64.
La misión Taylor de sostén propio, trajo consigo la instauración de un sin número
de iglesias y establecimientos a lo largo y ancho de Sudamérica. “Su sistema consistía en
60
VERGARA, Ignacio. El protestantismo en Chile. Santiago: Editorial del Pacífico, 1962, pp49
GONZÁLEZ, Justo. Historia del Cristianismo Tomo II: Desde la era de la Reforma hasta la era inconclusa
[en línea] U.S.A: Editorial Unilit, 1994 [Fecha de consulta: 12 de diciembre de 2011] Disponible en:
http://cristianohoy.files.wordpress.com/2009/04/justo-l-gonzalez-historia-del-cristianismo-tomo-2.pdf ISBN
1560634774, pp348.
62
VERGARA, Ignacio. El protestantismo en Chile. Santiago: Editorial del Pacífico, 1962, pp50.
63
VALENZUELA, Raimundo. Historia de la Iglesia Metodista de Chile 1978-1903 [en línea]. Chile: LOM
Ediciones, 2000.
[Fecha de consulta: 18 de octubre de 2010]. Disponible en:
http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0040227.pdf ISBN: 9562885070, pp12.
64
SEPULVEDA, Juan. El principio pentecostal. Reflexiones a partir de los orígenes del pentecostalismo en
Chile [en línea]. [Fecha de consulta: 25 de diciembre de 2010]. Disponible en:
http://www.aetorre.com/hairesis/almacen/24PRINCIPIO.pdf
61
37
fundar escuelas para la enseñanza del inglés y otros ramos, con el fin de empezar por ahí
la obra misionera, de tal modo que esas mismas escuelas y colegios fueran después
capaces de mantener a sus misioneros con sus obras. Así nacieron, En Chile, el Santiago
College, el Iquique English College, y el colegio inglés de Concepción 65”. Es en el primero
de ellos, donde por el éxito alcanzado por el matrimonio Gilliland, se establece como
profesor el Dr. Hoover y esposa en 1889. Hoover tenía el título de médico, pero no existe
registro de haber ejercido su profesión en Chile. Su gran pasión lo constituía la obra
evangelística, por lo que, pronto dio los pasos necesarios para constituirse en pastor
metodista66.
En 1891 los metodistas dan inicio a su obra evangelística en idioma español, puesto
que hasta ese momento toda su acción se había hecho con misioneros norteamericanos y
entre personas de habla inglesa, en cultos y colegios. Los primeros centros para personas de
habla español los estableció la Iglesia Metodista en La Serena, Coquimbo, Valparaíso y
Concepción. Esa fue precisamente la fecha en que Juan Canut se unía a los metodistas,
siendo un elemento de primer orden pues su lengua era el castellano67.
Prontamente la Iglesia Metodista se fue extendiendo a través del territorio nacional,
colegios e iglesias se levantaban de norte a sur. Ejemplo de ello son la apertura de obras en
Copiapó, Coquimbo, la Serena, Valparaíso, Santiago, Iquique, Tacna, Antofagasta,
Concepción, Talcahuano, Angol, Temuco, Nueva Imperial68 entre otras. “Para facilitar el
sostén propio, promovió la construcción de templos mucho más económicos, adaptados al
estilo y tecnologías locales, renunciando a la infraestructura más sofisticada y compleja
65
VALENZUELA, Raimundo. Historia de la Iglesia Metodista de Chile 1978-1903 [en línea]. Chile: LOM
Ediciones, 2000.
[Fecha de consulta: 18 de octubre de 2010]. Disponible en:
http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0040227.pdf ISBN: 9562885070, pp50.
66
Ibídem, pp67.
67
VERGARA, Ignacio. El protestantismo en Chile. Santiago: Editorial del Pacífico, 1962, pp52.
68
VALENZUELA, Raimundo. Historia de la Iglesia Metodista de Chile 1978-1903 [en línea]. Chile: LOM
Ediciones, 2000.
[Fecha de consulta: 18 de octubre de 2010]. Disponible en:
http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0040227.pdf ISBN: 9562885070, pp50.
38
que era tradicional en el trabajo de la Junta Misionera69”. De este modo, se facilitaba el
establecimiento de templos, abarcando un radio de influencia mucho mayor.
Años más tarde (1893), después de haber podido establecer colegios y templos con
misioneros de lengua castellana, el matrimonio Gilliland debió regresar por motivos de
salud a Estados Unidos, en su remplazo quedó el Pastor Hoover a cargo tanto de la iglesia
como del colegio, obteniendo exitosos resultados70. Tal éxito, estuvo dado por el carisma
que poseía Willis Hoover, sus enseñanzas enfocadas al estudio de Hechos de los Apóstoles
fueron preparando el camino para el establecimiento del más grande avivamiento que ha
vivido la Iglesia Protestante en el territorio nacional.
El más grande aporte que ha dejado la Iglesia Metodista –a diferencia de otras
congregaciones protestantes-, lo constituye la educación y la acción social.
“En Chile, la Iglesia Metodista ha tenido una influencia enorme dentro
del movimiento protestante. Entre otras cosas porque dio origen a los
pentecostales que, en sus innumerables ramificaciones actuales, forman la
colectividad numérica más importante del protestantismo chileno71”.
2.3.3. Los albores del Pentecostalismo
El pentecostalismo como es conocido, se puede explicar mediante dos vías: la
primera, a través de la vía bíblica, relacionada con el libro de Hechos, donde por primera
vez en el Nuevo Testamento se habla de un cumplimiento profético72 relacionado con la
práctica de situaciones relacionadas con el espíritu, tales como: profecías, lenguas
(glosolalia73), imposición de manos y diversos dones espirituales; la segunda, a través de la
69
SEPULVEDA, Juan. El principio pentecostal. Reflexiones a partir de los orígenes del pentecostalismo en
Chile [en línea]. [Fecha de consulta: 25 de diciembre de 2010]. Disponible en:
http://www.aetorre.com/hairesis/almacen/24PRINCIPIO.pdf, pp4
70
Ibídem
71
VERGARA, Ignacio. El protestantismo en Chile. Santiago: Editorial del Pacífico, 1962, pp51.
72
Jl 2.28.
73
La glosolalia es una forma de vocalización que muestra varios rasgos distintivos. En primer lugar, no es
estrictamente una lengua. Quien posee el don de lenguas no entiende lo que dice. Lo que él o ella emite no
39
vía histórica, que señala que este pentecostalismo moderno está basado en el movimientos
de santidad del siglo XIX, que tiene como precursores a Juan Wesley. El movimiento
pietista que se produjo dentro del luteranismo en los siglos XVII y XVIII acentuó la
importancia de tener una experiencia personal con Dios o “nuevo nacimiento” a través del
Espíritu Santo. Además este movimiento insistía en la importancia de la emoción dentro de
la experiencia carismática y estimulaba a sus miembros, al interior de sus congregaciones, a
tener una relación personal con Dios74.
Generalmente se ha creído que la expresión máxima del pentecostalismo tuvo su
cuna en la Iglesia Metodista Episcopal en Valparaíso, en la primera década del siglo XX,
pero originalmente este movimiento se hizo sentir cerca de veinte años antes en la Iglesia
Presbiteriana de Concepción, Alianza Cristiana y Misionera de Valdivia y entre los
evangélicos alemanes de Victoria75. Al parecer la expresión como tal, no perduró en el
tiempo y no tuvo las prácticas distintivas que lo caracterizaran de otros movimientos
protestantes.
El pentecostalismo como religión protestante criolla, se manifiesta a partir de la
inclusión en 1902 del Pastor Willis Hoover a la Iglesia Metodista de Valparaíso, solamente
este hecho marca el inicio del estudio de Hechos de los Apóstoles76, y con ello el anhelo de
los miembros de la Iglesia de poder experimentar en sus vidas lo estudiado en la Biblia.
(Ver anexo, foto nº1)
son palabras con un significado específico. Para el sujeto estos sonidos parecen una lengua extraña, ya que
carecen de significado; pero, el hecho de que el emisor no comprenda lo que dice no significa que los oyentes
no lo entiendan. Existe una diferencia entre quienes vocalizan lo que ellos consideran el lenguaje de la gente
ordinaria y aquellos que vocalizan en “lengua celestial”. (GARMA, Carlos. La socialización del don de
lenguas y la sanación en el pentecostalismo mexicano [en línea]. México: Alteridades, 2000. [Fecha de
consulta: 6 de junio de 2011]. Disponible en: http://uam-antropologia.info/web/articulos/garma_001.pdf,
pp86.
74
ANDERSON, Allan. El pentecostalismo: El cristianismo carismático mundial [en línea]. Madrid:
Ediciones Akal, S.A, 2007. [Fecha de consulta: 16 de diciembre de 2011]. Disponible en:
http://books.google.cl/books?id=A4ceTdqvP2gC&printsec=frontcover&dq=pentecostalismo&hl=es&sa=X&e
i=W4brTtDKLsHj0QGA4-ijCQ&ved=0CC4Q6AEwAA#v=onepage&q=pentecostalismo&f=false, pp38
75
WEHRLI, Juan. Historia breve del movimiento pentecostal chileno [en línea] Santiago, 1999 [Fecha de
consulta: 25 de diciembre de 2010] Disponible en: http://www.corporacionsendas.cl/descargas/002historia_breve_movimiento_pentecostal_wherli.pdf, pp1
76
Ibídem
40
“Con el cambio de pastor vino un avivamiento espiritual. Mr. Hoover
dijo que la iglesia fue movida a buscar el vivir en santidad como resultado del
estudio del libro de los hechos de los Apóstoles en la escuela dominical. Uno
de los hermanos le preguntó al Pastor, “¿Qué impide que nosotros seamos
como esta iglesia primitiva? El pastor respondió, “no hay impedimento
alguno, sino el que esta en nosotros77”.
En la medida que el grupo iba estudiando el libro de Hechos, aumentaba con ello el
deseo de ser semejantes a la iglesia primitiva. Hoover relata oraciones a las cinco de la
tarde en su casa, servicios que duraban desde cuatro a seis horas, vigilias, oraciones
masivas78 (antes nunca vistas); todas ellas acciones que facilitaron la unión entre los
miembros de la Iglesia, pero aun más su relación con las prácticas de este movimiento
(pentecostal) que se comenzaba a gestar en el centro del país.
Desde el momento en que Hoover asume como pastor de la Iglesia Metodista de
Valparaíso, el trabajo fue continuo, no tan sólo por la incesante búsqueda de santidad, sino
también en lo referente a la organización y administración de la misma, en 1903 se hace
efectiva la compra de terrenos para la construcción de templos, edificación de los mismos79,
a ello hay que agregar la formación entregada a futuros pastores para el ejercicio del
ministerio80. Desde este período a 1909 tuvieron que tolerar el terremoto de 1906, desastre
que destruyó el templo inicial, por lo que, la congregación fue repartida en pequeños
locales, hasta que en 1907 comienzan a realizar sus servicios en una gran carpa,
reagrupándose de nuevo toda la congregación81.
77
COLOMBO, Claudio. Pentecostalismo en Chile, Pasado, Presente y Futuro. Aproximaciones al Origen y
Naturaleza del Pentecostalismo en Chile [en línea]. Chile [Fecha de consulta: 25 de diciembre de 2010].
Disponible en: http://www.prolades.com/cra/regions/sam/chi/Colombo_pentecostalismo.pdfpp3
78
LALIVE, d´Epinay Christian. El Refugio de las Masas. Concepción: Ediciones CEEP, 2009. ISBN:
9789568052065, pp44-45.
79
HOOVER, Willis. “Historia del avivamiento Pentecostal de Chile”, Concepción: Ediciones CEEP, 2008.
ISBN: 9789568052010, pp13.
80
DÍAZ, Manuel. Las sorpresas del movimiento pentecostal chileno [en línea]. En: simposio Centenario,
(2009: Valparaíso, Chile). [Fecha de consulta: 15 de julio de 2011] Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/006_las_sorpresas_del_avivamiento_pentecostal%20_manuel%2
0diaz.pdfpp8.
81
ORELLANA, Luis. El Fuego y la Nieve: Historia del Movimiento Pentecostal en Chile 1909-1932 [en
línea]. Concepción: Ediciones CEEP, 2006 [fecha de consulta: 5 de mayo de 2010]. Disponible en:
41
En este período comienza un intercambio de correspondencia con los líderes
mundiales del movimiento pentecostal82. Una de ellas y quizás la más recordada, a través
del relato que hace el pastor Hoover en su bitácora, es la relación que establece con Miss
Minnie Abrams, amiga y discípula de la familia Hoover, ella envía un folleto con la
información correspondiente a un gran avivamiento experimentado en la India, en un asilo
para viudas de la Pandita Ramabai83, el cual hablaba “de un bautismo claro y definitivo del
Espíritu, como complemento a la justificación y a la santificación, cosas que hasta
entonces creíamos que encerraban la totalidad de la experiencia cristiana84”. A partir de
ese momento, el pastor Hoover comenzó una correspondencia continua con dirigentes
pentecostales de Noruega, de Estados Unidos, la India y de Venezuela, de esta manera
conoce y comprende lo que significaba una doctrina pentecostal85.
Entre 1907 y 1909, se multiplican las reuniones de oración, las vigilias (noches
enteras en las que participaba el núcleo de la comunidad), los testimonios y los cultos. A
esta lista hay que agregar los sueños, premoniciones, las revelaciones especiales; conjunto
de fenómenos interpretados como obra del poder divino, como prueba de su presencia al
interior de la comunidad, presencia que culmina en el invierno de 1909, con un gran
número de bautismo del espíritu86.
Claramente a partir de todas estas acciones se dio a conocer el aumento considerable
de miembros al interior de las iglesias, Hoover señala “Cada vez que hay culto se llena la
iglesia que no queda asiento, muchos quedan de pie y se ocupan también las galerías como
la mitad en cada lado. Yo calculé una noche como 80087”, en otra oportunidad menciona
“Nuestra escuela dominical ha tenido su parte en las bendiciones. El término medio de
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/001-libro_el_fuego_y_la_nieve.pdf
ISBN: 9789563192520,
pp28-29.
82
Ibídem
83
HOOVER, Willis. “Historia del avivamiento Pentecostal de Chile”, Concepción: Ediciones CEEP, 2008.
ISBN: 9789568052010, pp15-16.
84
Ibídem
85
LALIVE, d´Epinay Christian. El Refugio de las Masas. Concepción: Ediciones CEEP, 2009. ISBN:
9789568052065, pp44
86
Ibídem pp45
87
HOOVER, Willis. “Historia del avivamiento Pentecostal de Chile”, Concepción: Ediciones CEEP, 2008.
ISBN: 9789568052010, pp37.
42
asistencia, 363 en julio, aumentó a 425 en agosto y a 527 en septiembre. La sola clase de
jóvenes dirigida por el pastor, ha tenido en su lista en el trimestre 186 hombres, y la
asistencia, como 60 en el principio del trimestre, ha alcanzado a 105 (…) Hemos recibido
en el trimestre 75 probandos y 25 en plena comunión (…) El día jueves, 30 de septiembre
celebramos la fiesta de amor. La asistencia pasó de 60088”. Todo ello, en gran parte fue el
fruto de la obra evangelística más conocida del movimiento pentecostal, la predicación a la
calle89, práctica consistente en salir a las calles y con voz en cuello predicar las buenas
nuevas de salvación90 a las personas. Tal forma evangelística surgió de la siguiente manera:
“Ese espíritu que echó a la calle al joven con ‘Dios es amor’, impulsaba
a los bautizados a pregonar a toda boca en las calles las misericordias de Dios
con un fervor y valentía notable. Era generalmente un impulso completamente
ajeno a su propósito o sus pensamientos, y las exhortaciones y los mensajes
venían con un fervor y arrojo que eran manifiestamente fuera de lo natural de
la persona - niños y niñas y mujeres tímidas hablaban con un poder que
dominaba
a
los
oyentes,
muchas
veces
haciéndoles
temblar
o
llorar…comenzaron los hermanos a salir en grupos a predicar en las calles. No
esperaban ya un impulso sobrenatural o irresistible, sino reconocieron el que
el mandato del Señor, ‘Id y predicar el evangelio a toda criatura’ pesaba sobre
ellos ahora más que nunca, ya que habían esperado y recibido ‘el poder de lo
alto’; de manera que desde entonces esta obra llegó a ser una parte íntegra de
las actividades de la iglesia, y muchas almas en la iglesia atribuyen su
salvación al mensaje oído en la calle. [De esta forma nació la predicación al
aire libre] Una cosa tan fuera de lo ordinario no podía sino llamar la atención
de la gente y de las autoridades”91.
88
HOOVER, Willis. “Historia del avivamiento Pentecostal de Chile”, Concepción: Ediciones CEEP, 2008.
ISBN: 9789568052010, pp50.
89
Actividad que se analizará en profundidad en el apartado de formas de evangelización.
90
ORELLANA, Luis. El Fuego y la Nieve: Historia del Movimiento Pentecostal en Chile 1909-1932 [en
línea]. Concepción: Ediciones CEEP, 2006 [fecha de consulta: 5 de mayo de 2010]. Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/001-libro_el_fuego_y_la_nieve.pdf ISBN: 9789563192520
91
HOOVER, Willis. “Historia del avivamiento Pentecostal de Chile”, Concepción: Ediciones CEEP, 2008.
ISBN: 9789568052010, pp52.
43
Todo lo expuesto con anterioridad, da a conocer que el movimiento pentecostal
como tal, es un proceso que comienza a gestarse en 1902 con la llegada de Hoover a la
Iglesia Metodista de Valparaíso, y que presenta su mayor auge en 1909, ello dado no sólo
por el recibimiento de lo que se conoce como bautismo del espíritu, sino también por la
separación de la Iglesia Metodista Episcopal.
“En Chile, expresiones de este avivamiento se dieron durante varios años
pero no fue sino hasta 1909 cuando estos “testimonios del Espíritu Santo”
sacudieron a la Iglesia Metodista Episcopal en Valparaíso, Santiago, Quillota,
Temuco, Limache, Coquimbo, y La Serena”92.
En este contexto es que las distintas ciudades mencionadas, específicamente
Valparaíso, comienzan a ser sacudidas por un despertar religioso, que se dejó ver en las
manifestaciones extraordinarias. El numeroso público que se agolpaba en la entrada de la
Iglesia, fue testigo de los hechos ocurridos a partir de julio de 1909 en adelante, como por
ejemplo, la confesión pública de pecados por parte de los hermanos, la conversión de
endurecidos bandoleros y la reconciliación de personas cuyas relaciones interpersonales
estaban rotas, por lo que, el impacto generado en la sociedad chilena fue totalmente
impresionante93.
Prontamente esta serie de hechos y situaciones experimentados al interior de la
Iglesia de Valparaíso atrajo la mirada de los medios de comunicación, no tan sólo de
carácter nacional, sino también aquella de limitada circulación, como lo es “El Cristiano”,
periódico oficial de la Iglesia Metodista Episcopal94, quien se rehusaba a publicar el avance
de la Iglesia, pero dejaba las páginas de su periódico abiertas para difamaciones y mal
interpretaciones de las manifestaciones espirituales que se sucedían al interior del templo95.
92
PARKER, Cristián. Las iglesias y su acción social en Chile. Santiago: Ediciones Academia, 1996, pp103.
ORELLANA, Luis. El Fuego y la Nieve: Historia del Movimiento Pentecostal en Chile 1909-1932 [en
línea]. Concepción: Ediciones CEEP, 2006 [fecha de consulta: 5 de mayo de 2010]. Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/001-libro_el_fuego_y_la_nieve.pdf ISBN: 9789563192520,pp31.
94
HOOVER, Willis. “Historia del avivamiento Pentecostal de Chile”, Concepción: Ediciones CEEP, 2008.
ISBN: 9789568052010, pp48.
95
Ibídem, pp49.
93
44
Las próximas situaciones provocaron desencuentros aun mayores, que condujo a la
junta de hermanos oficiales a tomar una postura clara frente al tema96, medida que
prontamente influyó en las decisiones del pastor Hoover y que fue en beneficio directo del
surgimiento de una de las iglesias protestantes más grandes a nivel nacional, la Iglesia
Metodista Pentecostal97.
2.3.4. El cisma
En la medida que transcurría el tiempo, las situaciones espirituales que se
experimentaban en Valparaíso se iban fortaleciendo, ya no sólo era algo que ocurría bajo
cuatro paredes, sino que los miembros comenzaron a viajar, a hacer obra de evangelista, a
resolver antiguas situaciones que por motivos de conciencia debían solucionarse. Cierto
día, la hermana Elena viaja a la ciudad de Santiago, donde asiste a la segunda Iglesia ahí
establecida, pide poder hablar a la congregación, pero no es autorizada a hacerlo, por lo
que, en el patio de la institución comienza a hablar a la hermandad y a compartir las
experiencias acontecidas en Valparaíso98. Esta situación no fue bien vista por los líderes, y
comienza una persecución para todos aquellos que creían en una experiencia pentecostal.
En una segunda oportunidad la hermana Elena se reúne con los miembros de la
primera Iglesia Metodista Episcopal en Santiago, nuevamente pide permiso para hablar a la
congregación, pero éste es denegado por el pastor. Al intentar hacerlo a las afueras de la
Iglesia, es arrestada por la fuerza policial. A partir de ese momento los hermanos
comienzan a ofrecer sus casas para reunirse fuera de la Iglesia99 y compartir así lo que
creían una experiencia especial.
96
HOOVER, Willis. “Historia del avivamiento Pentecostal de Chile”, Concepción: Ediciones CEEP, 2008.
ISBN: 9789568052010, pp75.
97
CONFLICTO: El Poder y el Dinero Separan a Evangélicos [en línea] El Mercurio; Santiago, Chile, Viernes
10 de Agosto de 2001. Disponible en: http://diario.elmercurio.com/detalle/index.asp?id={c5fce1d8-2b784eb8-afba-b5955ac17159}
98
HOOVER, Willis. “Historia del avivamiento Pentecostal de Chile”, Concepción: Ediciones CEEP, 2008.
ISBN: 9789568052010, pp44.
99
Ibídem, pp45.
45
Estos hechos van a desencadenar que dos congregaciones se desligaran de sus
pastores y de sus iglesia, por lo cual, el día 12 de septiembre de 1909 corresponde a una
fecha clave para los pentecostales, “pues los hechos acontecidos ese domingo dieron lugar
a que la mayor parte de la congregación de la 1ª y 2ª Iglesia Metodista de Santiago
resolvieran abandonar a sus pastores para continuar el avivamiento pentecostal al margen
del metodismo100”. Los disidentes de la primera Iglesia Metodista de Santiago, se
constituyeron en Iglesia Metodista Nacional, a lo que prontamente se sumó el segundo
grupo, ambos acordaron pedir a Hoover su apoyo para la dirección espiritual101. Esta
separación tiene su origen en que muchos líderes metodistas no entendían este nuevo mover
pentecostal, diciendo que no estaba dentro de los márgenes de una congregación cristiana y
por lo tanto, no correspondía hacer continuas vigilias ni mucho menos practicar las danzas
y el hablar en lenguas, experiencias que comenzaron a vivir la congregación –en ese
entonces- Metodista Episcopal.
Internamente, la Iglesia en Valparaíso estaba construyendo la base para la
implantación del pentecostalismo criollo (Salinas). Todas las acciones establecidas desde
un principio no hicieron más que llamar la atención de la población chilena, sobre todo, de
los sectores populares de las distintas ciudades del país.
“Ni la Iglesia Católica, por su estrecha ligazón con la oligarquía, ni las
Iglesias del "protestantismo histórico", lograron llegar e interpretar a los
sectores más pobres, más sufrientes y marginados de Chile. Estos sectores,
especialmente campesinos sin tierra, pobladores de los barrios más pobres de
las nacientes ciudades, trabajadores eventuales que viven una miseria
económica. Participan de una cultura fuertemente religiosa, que da mucho
énfasis a la expresión de los sentimientos y al sentido de lo divino, lo
sobrenatural. Por lo tanto, de ninguna manera se sentían atraídos por Iglesia
100
ORELLANA, Luis. El Fuego y la Nieve: Historia del Movimiento Pentecostal en Chile 1909-1932 [en
línea]. Concepción: Ediciones CEEP, 2006 [fecha de consulta: 5 de mayo de 2010]. Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/001-libro_el_fuego_y_la_nieve.pdf
ISBN: 9789563192520,
pp31-32
101
LALIVE, d´Epinay Christian. El Refugio de las Masas. Concepción: Ediciones CEEP, 2009. ISBN:
9789568052065, pp50.
46
sacramentalistas o racionalistas en las que, por lo demás, se reunía gente de
otra clase social. Había entonces, una necesidad religiosa insatisfecha, frente a
la cual surge una nueva y atrayente respuesta: el pentecostalismo102”.
Desde afuera, la situación era muy distinta, poco a poco los medios de
comunicación iban introduciéndose en el tema, no con serias intenciones de estudio, sino
más bien con la disposición de ridiculizar las experiencias vividas al interior de los templos.
De forma anónima se introducían en los cultos para luego publicar en la prensa situaciones
-que vistas desde los parámetros de la normalidad- no eran del todo aceptables. En muchas
ocasiones llevaron a médicos especialistas a los cultos, para comprobar si quien presidía
estos servicios propinaba ciertos brebajes que los dejara en un estado de letargo103, por lo
que muchas veces, el pastor Hoover fue citado a la fiscalía para declarar y defenderse frente
a estas acusaciones.
Por otra parte, la congregación en Valparaíso no sólo debía soportar las acusaciones
por parte de la prensa, sino también desde la misma esfera protestante, por lo que, Hoover
debe enfrentar falsas acusaciones y disposiciones de la Iglesia de volver a Estados Unidos,
como primera medida para evitar futuros hechos de desórdenes al interior de los templos.
En la Conferencia del 4 de febrero de 1910, los pastores constituyentes de la Asamblea
encaran al pastor Hoover, acusándole de impartir doctrinas falsas, antimetodistas,
conductas graves, imprudente e indignas como dejar que una mujer imponer manos104,
entre otras cosas. (Ver anexo, foto n°2 y 3)
En abril del mismo año, para la Conferencia trimestral, el Superintendente de
Santiago da a conocer su postura contraria a los hechos acontecidos en Valparaíso, frente a
lo cual, parte de la junta de hermanos oficiales se comunica con Hoover y resuelven
102
SALINAS, Maximiliano. Historia del pueblo de Dios en Chile. La evolución del Cristianismo desde la
Perspectiva de los Pobres [en línea]. Santiago: Ediciones Rehue, 1987 [fecha de consulta: 15 de septiembre
de 2010]. Capítulo 4. El Nacimiento y Desarrollo de las Iglesias Evangélicas. Disponible en
http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0040213.pdf pp253.
103
HOOVER, Willis. “Historia del avivamiento Pentecostal de Chile”, Concepción: Ediciones CEEP, 2008.
ISBN: 9789568052010, pp47
104
Ibídem, pp68.
47
renunciar a la Iglesia Metodista Episcopal105. Sólo unos días después el pastor Hoover da a
conocer su renuncia a la misión106. Las tres comunidades cismáticas se unieron en el cuadro
de un sistema congregacionista y fundaron el 25 de mayo de 1910 la Iglesia Metodista
Pentecostal107. (Ver Anexo, foto 4 y 5)
“La Iglesia Metodista Pentecostal, sería la primera denominación
protestante verdaderamente nacional, por sus finanzas y por sus dirigentes
(con la sola excepción del Dr. Hoover). Ahí reside la principal razón interna de
éxito futuro108.
Tal cual surge la Iglesia Metodista Pentecostal, producto de un cisma, en el
desarrollo de sus 100 años de existencia ha tenido que enfrentar numerosas divisiones,
desde la esfera institucional y al interior de iglesias locales, provocando gran efervescencia
al interior y fuera de ella. Una de las más importantes se gesta en 1932 donde surge la
Iglesia Evangélica Pentecostal (segunda congregación protestante más importante del país)
y la última de ellas tuvo lugar el 2006, donde nace la Corporación Metodista Pentecostal de
Derecho Privado.
105
HOOVER, Willis. “Historia del avivamiento Pentecostal de Chile”, Concepción: Ediciones CEEP, 2008.
ISBN: 9789568052010, pp80.
106
Ibídem, pp91.
107
ORELLANA, Luis. El Fuego y la Nieve: Historia del Movimiento Pentecostal en Chile 1909-1932 [en
línea]. Concepción: Ediciones CEEP, 2006 [fecha de consulta: 5 de mayo de 2010]. Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/001-libro_el_fuego_y_la_nieve.pdf ISBN: 9789563192520, pp36
108
LALIVE, d´Epinay Christian. El Refugio de las Masas. Concepción: Ediciones CEEP, 2009. ISBN:
9789568052065, pp53.
48
2.4. La Iglesia Metodista Pentecostal de Chile
2.4.1. Organización inicial de la Iglesia
La naciente Iglesia heredó las formas de gobierno y las doctrinas básicas de la
Iglesia Metodista Episcopal, a las que se les agregó el nombre de la experiencia
pentecostal109, es por ello que, dos de sus más grandes convicciones son: Cree que los
acontecimientos del día de Pentecostés fueron la inauguración por el Espíritu Santo de la
Iglesia; Cree que el Libro de los Hechos de los Apóstoles no relata la culminación de la
Virtud del Espíritu Santo en la Iglesia, sino que más bien establece la norma propuesta por
Cristo, por la cual la Iglesia debe guiarse en el cumplimiento de su grande misión en la
tierra110:
“Id por todo el mundo;
Predicad el evangelio a toda criatura111(…)
He aquí, yo estoy con vosotros todos los días.
Hasta el fin del mundo112”
De este modo, se entiende lo significativo de las prácticas cúlticas relacionadas con
la obra del Espíritu Santo y la evangelización, específicamente relacionado con la
avanzadas o predicaciones al aire libre, ambas permanecen en la actualidad, y han sido
clave para la consolidación como una de las iglesias protestantes más importantes en el
territorio nacional113. Por otra parte, cabe señalar que tanto la organización como las
prácticas cultuales y las formas de evangelización son parte no sólo de esta denominación,
sino también de las distintas ramas que han derivado de diversos cismas producidos al
interior de la Iglesia Metodista Pentecostal, todos ellos parte del movimiento pentecostal114.
109
ORELLANA, Luis. El Fuego y la Nieve: Historia del Movimiento Pentecostal en Chile 1909-1932 [en
línea]. Concepción: Ediciones CEEP, 2006 [fecha de consulta: 5 de mayo de 2010]. Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/001-libro_el_fuego_y_la_nieve.pdf ISBN: 9789563192520, pp36.
110
HOOVER, Willis. “Historia del avivamiento Pentecostal de Chile”, Concepción: Ediciones CEEP, 2008.
ISBN: 9789568052010, pp105
111
Mr 16.14
112
Mt 28.20b
113
PARKER, Cristián. Las iglesias y su acción social en Chile. Santiago: Ediciones Academia, 1996, pp103.
114
Se establece la aclaración, para que ante los ojos del lector no sea confuso la combinación de estos tres
elementos, en caso de haber participado en algún servicio religioso ligado al pentecostalismo.
49
Cada una de los pasos que se seguirán más adelante para la organización de la
institución, contribuirán a que el 30 de septiembre de 1929, el gobierno conceda la
Personalidad Jurídica por decreto 2148 a la Iglesia, marcando un hito en la historia del
movimiento pentecostal, puesto que esta acta otorga legalidad a la Iglesia que mucho
tiempo estuvo al margen de la sociedad y el Estado, confirmando una vez más la obra que
se dio inicio hace veinte años atrás en 1909. (Ver anexo, foto n°6)
Como se señaló al comienzo de este acápite la Iglesia Metodista Pentecostal heredó
de del metodismo gran parte de su organización. Para una mayor compresión del
funcionamiento de la Iglesia se establecerán las siguientes categorías:
a) Administrativa:
Desde un principio la Iglesia se organizó de forma jerárquica, por lo que, sus
autoridades de forma descendente son las siguientes115: a) la Conferencia Anual; b) la
Conferencia Extraordinaria; c) el Obispo presidente; d) El honorable presbiterio mayor; d)
el Vicepresidente; f) el Tribunal Eclesiástico; g) los Jefes de Sectores y h) los
Superintendentes de Distritos; i) Los Pastores gobernantes de cada Iglesia local. (Ver
anexo, foto n°7)
-La Conferencia Anual Internacional: sesiona una vez al año en el lugar y fecha que el
directorio determine. Integrada por todos los pastores de misión, es la única autoridad para
ordenar nuevos pastores y se reúne para tratar temas de la fe, doctrina y adoptar los
acuerdos necesarios para la superior administración de la corporación116.
-La Conferencia extraordinaria: se realiza por citación del Obispo Presidente o por petición
de la mayoría de los miembros del directorio, con el objetivo de tratar asuntos de carácter
espiritual y jurídico de la Iglesia. Además se convoca para la elección de Obispo y
Vicepresidente, según corresponda117.
-Obispo Presidente: elegido por mayoría absoluta de votos por los miembros de la
115
Estatutos de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile. Vigentes desde el año 2001.
Revista la voz pentecostal. Nº22 pp53
117
Ibídem
116
50
Conferencia extraordinaria118. En general su responsabilidad es ser el representante de la
Iglesia Metodista Pentecostal de Chile en todas sus relaciones internas y externas. Cada vez
que el Obispo haga uso del mandato otorgado por la Conferencia Anual, necesitará la
aprobación del presbiterio mayor. A través de estos 100 años, destacan los nombres de
Willis Hoover Kurt, Manuel Umaña Salinas, Mamerto Mancilla Tapia, Javier Vásquez
Valencia y actualmente Bernardo Cartes Venegas.
- El Honorable Presbiterio Mayor: lo componen actualmente once pastores a nivel
nacional119, entre sus atribuciones están: colaborar al Obispo en la dirección superior de la
Iglesia, velando por su afianzamiento, desarrollo y perfeccionamiento; representar judicial
y extrajudicialmente a la I.M.P; organizar todo lo relacionado con la situación económica y
financiera de la Iglesia a nivel nacional; aceptar donaciones de entidades públicas y
privadas nacionales o extranjeras; otorgar ayuda económica a los pastores ancianos, cuya
iglesia local no pueda sustentar y a las viudas necesitadas económicamente120.
-El Vicepresidente: al igual que el Obispo Presidente es elegido democráticamente en una
conferencia extraordinaria y su cargo dura seis años. Colabora y representa en todo al
obispo Presidente, por lo que, en caso de fallecimiento o enfermedad debe remplazarle121.
-Tribunal Eclesiástico122: Deben ejecutar todas las gestiones que le encomiende el obispo
Presidente; recibir de éste los antecedentes sobre denuncias que afecten a algún miembros
de la conferencia anual; informar al Presbiterio Mayor la idoneidad o falta de ésta de
algunos de los postulantes a pastores. Entre sus atribuciones contempla el acceso a la
información de la iglesia para dictaminar fallos por alguna falta de pastores de iglesias
118
Hasta el año 2003 tenía la característica de ser un cargo vitalicio, hoy en día son elegidos cada 6 años de
forma democrática, por dos distintos pastores que componen la Iglesia. Todo ello de acuerdo a la
modificación del articulo 31º que establece: “El obispo Presidente durará 6 años en el cargo, pudiendo
continuar con la administración de su Iglesia Local”. Estatutos de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile.
Vigentes desde el año 2001.
119
Propuestos por la asamblea y elegidos democráticamente, en los que se añade el Obispo presidente de la
denominación.
120
Estatutos de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile. Vigentes desde el año 2001.
121
Ibídem
122
Está integrado por nueves presbíteros, dos de ellos serán designados por el obispo presidente, y los siete
restantes saldrán elegidos de una votación secreta de catorce postulantes.
51
locales; citar a declarar a pastores cuya conducta haya sido cuestionada123, entre otros.
-Jefe de Sectores: colaboradores directos del Obispo y designados por el. Será responsable
por las iglesias de su jurisdicción ante las autoridades de la Iglesia en materia de orden
espiritual, administrativo y financiero, para lo cual deberá trabajar de forma conjunta con
los respectivos Superintendentes de Distritos124. Actualmente la Iglesia Metodista
Pentecostal se conforma de 24 sectores a nivel nacional y 4 filiales en países vecinos125.
“La Iglesia Metodista Pentecostal de Chile está presente en todas las
regiones y povincias del país, desde Putre hasta Puerto Williams y también en
países vecinos. Está presente, de acuerdo a la tendencia general del
pentecostalismo, principalmente en medios populares del campo y la ciudad,
aunque el número de miembros de las clases medias e incluso de profesionales
no es despreciable126”.
-Superintendente de Distritos: Dentro de sus responsabilidades está el vigilar la
jurisdicción eclesiástica de la Iglesia, que le haya señalado el Obispo, además debe velar
por el cumplimiento de sus deberes y la conducta ministerial de los Pastores, y de la Junta
de Oficiales127. Al presentarse algún problema en una de las Iglesias locales, el
superintendente de Distrito deberá investigar y luego informar al Jefe de Sector y Obispo.
-Iglesia Locales: La I.M.P de Chile “estará constituida por las distintas Iglesias o
Congregaciones locales establecidas a lo largo y ancho del país, las que serán dirigidas
por su respectivo Pastor Gobernante, quien a su vez estará bajo la supervisión del
superintendente de Distrito correspondiente128”, los cuales estarán bajo la responsabilidad
del Jefe de Sector.
b) Económica:
123
Estatutos de la I. M .P pp9
Estatutos de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile. Vigentes desde el año 2001, pp10.
125
Revista la Voz pentecostal nª47 pp1
126
PARKER, Cristián. Las iglesias y su acción social en Chile. Santiago: Ediciones Academia, 1996, pp103.
127
Estatutos pp10 art45
128
Estatutos de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile. Vigentes desde el año 2001 Art. 48
124
52
En lo que respecta a esta área, desde un principio la Iglesia debió autofinanciarse, ya
que no recibió ayuda extranjera para su establecimiento en el país, por lo que, parte
importante de las arcas de la institución lo constituyen las ofrendas y los diezmos129, ambos
basados en enseñanzas bíblicas.
Resulta increíble observar que si bien este movimiento recluta gran parte de la
población proveniente de los barrios populares, pequeños artesanos, campesinos pobres y
inmigrantes rurales, todos ellos aportan a la Iglesia -en la medida de sus ingresos-, y han
podido levantar grandes infraestructuras donde pueden congregarse130. Claramente los
primeros templos fueron muy sencillos y con material evidentemente más económico de lo
que hoy día se construyen131.
Por otra parte, una segunda entrada importante de dinero a las Iglesias locales lo
constituyen los beneficios mensuales que son organizados por los mismos miembros de las
diferentes iglesias locales, de este modo se han adquirido terrenos, construido iglesias,
organizado eventos, evangelizado, y ayudado a la comunidad circundante.
c) Social:
Durante los primeros años del establecimiento de la Iglesia Metodista Pentecostal,
la labor social no estaba dentro de las prioridades de la misión de la Iglesia, producto de la
falta de medios económicos132, una vez superada esta etapa, la institución ha procurado
establecer redes con la comunidad, apoyando de distintas maneras tanto a personas, como a
organizaciones. La forma cómo se organiza esta ayuda es través de dos canales, uno a nivel
de institución nacional, pero también a través de las iglesias locales, abarcando un radio
mayor de influencia y apoyo.
129
ORELLANA, Luis. El Fuego y la Nieve: Historia del Movimiento Pentecostal en Chile 1909-1932 [en
línea]. Concepción: Ediciones CEEP, 2006 [fecha de consulta: 5 de mayo de 2010]. Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/001-libro_el_fuego_y_la_nieve.pdf
ISBN: 9789563192520,
pp106
130
Ibídem pp64.
131
SEPULVEDA, Juan. El principio pentecostal. Reflexiones a partir de los orígenes del pentecostalismo en
Chile [en línea]. [Fecha de consulta: 25 de diciembre de 2010]. Disponible en:
http://www.aetorre.com/hairesis/almacen/24PRINCIPIO.pdf, pp4.
132
LALIVE, d´Epinay Christian. El Refugio de las Masas. Concepción: Ediciones CEEP, 2009. ISBN:
9789568052065, pp53.
53
Según el art.5º de los Estatutos de la Iglesia Metodista Pentecostal, con respecto a la
acción social, establece lo siguiente:
“(…) realizar labores de educación y enseñanza, ya sea a través de las
escuelas, colegios, institutos, y universidades existentes, como así mismo crear,
construir y sostener sus propia escuelas, colegios, institutos y universidades
que le permitan alcanzar sus fines; realizar actividades de ayuda, asistencia
social y rehabilitación, habilitando Hogares de Ancianos, Hogares de
Menores, Comedores Abiertos y Hospederías, de acuerdo a los planes y
programas que puedan desarrollarse para tal efecto; desarrollar su actividad
evangelizadora en los hospitales, clínicas, cárceles y anexos, y en instituciones
de fuerzas armadas y de orden (…); crear otras corporaciones y fundaciones
de derecho público o privado, y otros organismos, ya sea con fines de carácter
social, cultural, filantrópicos y otros que le permitan a la Iglesia alcanzar sus
fines propuestos133”
En general, la acción social que ejerce la Iglesia no está dado tan sólo por la ayuda
monetaria que pudiera contribuir, sino también a través del trabajo que establece en las
mismas personas, apoyando a aquellos que llegan con problemas de alcoholismo,
drogadicción, cesantía, maltrato intrafamiliar, embarazo adolecentes, dolor ante la
enfermedad o la muerte, en fin los distintos problemas que pudieran aquejar a nuestra
sociedad, para lo cual, la iglesia actúa como una gran familia que brinda apoyo en ese
momento difícil.
Como institución, la Iglesia Metodista Pentecostal ha creado un departamento social
que contribuye en: becas para educación superior, rehabilitación y ayuda social en hogar de
menores, cárceles y hospitales, apoyo jurídico y la colaboración de distintas corporaciones
y asociaciones relacionadas con la salud.
A nivel de Iglesias locales, la contribución que se hace está dado por el desarrollo
de distintas actividades creadas para favorecer la comunidad, tales como escuelas de verano
133
Estatutos de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile. Vigentes desde el año 2001, Art 5º, pp10.
54
y de desarrollo artístico vinculadas a la música, apoyo en situaciones de vulnerabilidad
socio-económica, visita a hospitales, hogar de menores, cárceles, escuelas, apoyo moral en
situaciones de perdidas de un ser querido, etc. Todas ellas han contribuido al desarrollo y
consolidación de la Iglesia a nivel nacional.
d) Religiosa:
Principalmente la organización religiosa está dada por algunos dogmas o
enseñanzas que ha adoptado la Iglesia, y que sin duda la ha caracterizado y diferenciado de
las demás iglesias protestantes. La más importante de ellas, tiene su origen incluso antes de
la formación de la Iglesia Metodista Pentecostal y está relacionada con la llegada del pastor
Hoover, es la Escuela Dominical, su origen también se vincula a una preocupación por
parte de la Iglesia hacia la sociedad específicamente a los más pobres.
“Fue fundada por Roberto Raikes, en Inglaterra (1780), para
la
educación cristiana de más pobres que carecían de escuela pública. Fundada
como rama misionera de la iglesia, ha crecido enormemente (…). Originalmente
se les exigía a los alumnos la asistencia a la Iglesia. Recientemente, y en
proporción alarmante, ha llegado a ser sustituto de la iglesia. Su gran valor se
halla en su fomento de la Biblia y en el desarrollo de dirigentes laicos, lo que a
la larga salvar al protestantismo de los abusos de la autocracia clerical que ha
sido tan grande azote de la Iglesia Romana134.
Para el pentecostalismo, la importancia de la Escuela Dominical radica en que esta
será la única formación “teológica” y doctrinaria que tendrá cada uno de los miembros,
recordando la importancia que tiene el estudio de la Biblia para este grupo del
protestantismo. Es ésta, la misma que fue el punto inicial para el estudio de Hechos de los
Apóstoles y que por la misma razón fue aumentando el número de asistentes
considerablemente.
134
HALLEY, Henry. Historia de la Iglesia [en línea]. [Fecha de consulta: 12 de enero de 2012] Disponible
en: http://www.ntslibrary.com/HISTORIA%20DE%20LA%20IGLESIA.pdf, pp36.
55
“La iglesia estima que debe estar en formación permanente por lo que
los estudios biblicos del pentecostal terminan cuando se acaba su vida. No hay
seminarios especiales para los pastores, sino un proceso de formación en la
misma vida de la iglesia que va pasando por etapas: de profesor de escuela
dominical, a predicador y alcanzando, por último, la categoría de pastor, luego
de 20 o 25 años de servicio135”.
Un punto no menos importante esta relacionado con los servicios que se desarrollan
al interior de los templos, si bien cada iglesia es autónoma en disponer el orden de sus
cultos, éstos siempre siguen un curso protocolar, muy distinto a lo que sucedía en el
principio, donde la espontaneidad dada por el Espíritu Santo era lo que regía los cultos.
Esta orden del servicio casi siempre se reproduce en los diferentes templos a lo largo del
país, cambiando sólo en ciertos aspectos. Cada una de las practicas cultuales se desglosan a
continuación.
2.4.2. Prácticas Cultuales136
Desde un comienzo el Movimiento Pentecostal se ha caracterizado por aceptar ciertas
prácticas al interior de sus servicios religiosos, tales prácticas están íntimamente
relacionadas con su creencia ferviente en el poder del Espíritu Santo137, dones
espirituales138, tales como profecía y la glosolalia139 (hablar en lenguas), todo ello basado
en su constitución, la Biblia. Como parte del movimiento, la iglesia Metodista Pentecostal
se identifica claramente con estas prácticas cúlticas, que forman parte no sólo de un rito,
sino también de la vida cotidiana de las personas que se adscriben a esta religión, a través
de la búsqueda personal de santidad y apartada para Dios.
El propósito de este apartado es identificar y caracterizar ciertas prácticas que se dan
al interior y fuera de los servicios celebrados por la institución, como una necesidad para
135
PARKER, Cristián. Las iglesias y su acción social en Chile. Santiago: Ediciones Academia, 1996, pp104.
Titulo extraído del Libro de Luis Orellana
137
Hch. 2, 1-4.
138
1 Co. 12, 1-31
139
1 Co. 14, 1-40
136
56
entender la adhesión de un porcentaje importante de la población chilena a este grupo
religioso.
En primer lugar se darán a conocer aquellas prácticas que son parte intrínseca del
movimiento, las mismas que provocan el rechazo de la Iglesia Metodista Episcopal y por
las cuales deben separarse el 12 de septiembre de 1909. Cabe destacar que cada una de
estas prácticas es obra del Espíritu Santo en las vidas de las personas.
a) Lenguas extrañas (la glosolalia): Los momentos más culminantes de los primeros cultos
pentecostales, eran cuando uno o varios de los participantes irrumpían en forma libre y
sorpresivamente hablando en nuevas lenguas140 (espirituales). Esta práctica constituye parte
del cumplimiento del libro de Hechos141, para Parham el don de lenguas era la evidencia
bíblica de haber sido bautizado en el Espíritu Santo142, se entiende que en cada uno de los
avivamientos registrados a nivel mundial, se reproducen tanto la glosolalia, como la
profecía. Generalmente, esto ocurría durante los cánticos congregacionales y con mayor
frecuencia en las vigilias143.
“El hablar en lenguas como signo de haber recibido el bautismo del
Espíritu, fue uno de los elementos más distintivos del pentecostalismo chileno y
mundial de principios del siglo XX. Sin embargo, en el caso de Chile esta
“manifestación inicial única del bautismo en el Espíritu, es una más entre otras
posibles de la intensa experiencia del encuentro con Dios”. Esto hizo, que las
expresiones carismáticas en el pentecostalismo chileno fuesen aun más
diversas y no tan sólo hablar en lenguas o profetizar. Por lo tanto, la práctica
140
ORELLANA, Luis. El Fuego y la Nieve: Historia del Movimiento Pentecostal en Chile 1909-1932 [en
línea]. Concepción: Ediciones CEEP, 2006 [fecha de consulta: 5 de mayo de 2010]. Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/001-libro_el_fuego_y_la_nieve.pdf ISBN: 9789563192520, pp58
141
Hch. 2, 3
142
DRIVER, Juan. El Pentecostalismo [en línea] Disponible en:
http://www.menonitas.org/publicaciones/driver_fe_en_periferia/driver_fe_periferia_20.pdf
143
ORELLANA, Luis. El Fuego y la Nieve: Historia del Movimiento Pentecostal en Chile 1909-1932 [en
línea]. Concepción: Ediciones CEEP, 2006 [fecha de consulta: 5 de mayo de 2010]. Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/001-libro_el_fuego_y_la_nieve.pdf ISBN: 9789563192520 pp58.
57
de los dones se ejercía con bastante variabilidad y una buena dosis de
espontaneidad144”.
b) La profecía145: “Se expresó en forma libre e instintiva, mediante sueños, visiones,
inspiración súbita, iluminación, y finalmente en la glosolalia que debía ser interpretada.
La persona portadora de la profecía, podía ser hombre o mujer recién convertido o un
antiguo miembro de la congregación”146, de alguna manera es el resultado de una búsqueda
de santidad, que al momento de ser interpretada sirve para la edificación de la Iglesia147.
Tanto la glosolalia como la profecía, siempre se sucedieron en cultos privados,
especialmente en aquéllos de carácter prolongado tales como, las vigilias o servicios de fin
de semana, pero rara vez cuando se impartían los sacramentos, es decir la santa cena y el
bautismo148. Este don no es exclusivo de hombres, sino que está disponible para todo aquel
que busque la santidad, entendido en el contexto de la cristiandad, específicamente del
movimiento pentecostal. Por lo que, generalmente son mujeres las profetizas de las iglesias,
de esta manera también intrínsecamente se ganan un respeto al interior de la congregación.
c) Los testimonios: “Fueron una de las expresiones cúlticas más genuinas de participación
comunitaria de los y las pentecostales en sus cultos. En cada servicio religioso, se
generaba el espacio para que hombres y mujeres intervinieran y contarán su testimonio,
hecho que se producía casi en forma natural y voluntaria. Eran momentos de mucha
emotividad y libertad para quienes intervenían149”. Estos testimonios estaban presentes al
momento de la evangelización, por lo que, al momento de salir a las calles, era casi
144
ORELLANA, Luis. El Fuego y la Nieve: Historia del Movimiento Pentecostal en Chile 1909-1932 [en
línea]. Concepción: Ediciones CEEP, 2006 [fecha de consulta: 5 de mayo de 2010]. Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/001-libro_el_fuego_y_la_nieve.pdf ISBN: 9789563192520, pp59
145
Es un don del Espíritu Santo que consiste en conocer, por inspiración divina, las cosas distantes o futuras
que pueden ser para toda la Iglesia o para una persona en particular. Revista la Voz Pentecostal. Edición
centenario.
146
ORELLANA, Luis. El Fuego y la Nieve: Historia del Movimiento Pentecostal en Chile 1909-1932 [en
línea]. Concepción: Ediciones CEEP, 2006 [fecha de consulta: 5 de mayo de 2010]. Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/001-libro_el_fuego_y_la_nieve.pdf ISBN: 9789563192520, pp59
147
1 Co. 14, 3-4.
148
ORELLANA, Luis. El Fuego y la Nieve: Historia del Movimiento Pentecostal en Chile 1909-1932 [en
línea]. Concepción: Ediciones CEEP, 2006 [fecha de consulta: 5 de mayo de 2010]. Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/001-libro_el_fuego_y_la_nieve.pdf ISBN: 9789563192520, pp59
149
Ibídem, pp58
58
imposible no contar la experiencia de renuevo de las mismas personas; personas antes
alcohólicas, drogadictas, dedicadas al tráfico sexual, ladrones, incluso asesinos, violadores,
rendían y rinden sus vidas a Cristo, de ello pueden dar testimonio cientos de ex-reos que al
interior de la cárcel decidieron optar por el camino del pentecostalismo. Una vez libres, se
mantienen participando en las iglesias de acuerdo a su circuito. (Ver anexo, foto n°8)
Por otra parte, están aquellos que a través de la fe han sido sanados de enfermedades
incurables y desahuciadas por los médicos, por lo que, cada vez que tienen oportunidad de
contar su testimonio de sanidad lo hacen al interior y fuera de la Iglesia. Este hecho tiene un
doble propósito, primero, dar cuenta de la gratitud que existe hacia a Dios por obrar en
milagros, segundo, colectivizar su testimonio de vida, para que otros en similares condición
de salud, también puedan acudir a una Iglesia y pedir ser sanado por Dios.
d) Las tres glorias a Dios: Son expresiones de alabanza150.Constituye el elemento litúrgico
eminentemente distintivo del pentecostalismo chileno151. Surgieron como una forma de
canalizar el avivamiento de 1909. El siguiente relato narra el episodio en que se origina esta
expresión:
“He allí un joven de veintiséis años tendido de espalda, ojos cerrados, o
inconsciente de donde estaba y de toda cosa exterior; pero muy despierto y vivo
en alguna experiencia muy rara y notable que le pasaba. Golpeaba los talones
contra el suelo con la rapidez de las baquetas de un tambor, por un buen rato,
como si estuviera corriendo con vertiginosa rapidez. Entonces, como cansado,
emitía suspiros y soplos como cobrando hálito. (…) Después, marcando el
tiempo con las dos manos extendidas como un conductor de orquesta, cantó
estas palabras, con música, que él mismo puso, palabras y música dadas en ese
momento:
“¡Aleluya al Cordero de Dios!
150
Revista la voz pentecostal. 100 años
ORELLANA, Luis. El Fuego y la Nieve: Historia del Movimiento Pentecostal en Chile 1909-1932 [en
línea]. Concepción: Ediciones CEEP, 2006 [fecha de consulta: 5 de mayo de 2010]. Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/001-libro_el_fuego_y_la_nieve.pdf ISBN: 9789563192520, pp60
151
59
Aleluya al Cordero de Dios!
Que dio su sangre en la Cruz
Que dio su sangre en la Cruz
Por salvarnos de nuestros pecados152”
Hoover señala que a partir de esta experiencia originó las “Tres glorias a Dios”.
Porque desde ese tiempo en las reuniones movido por el Espíritu se levantaba y poniéndose
delante de la congregación les decía, hermanos, demos tres “Gloria a Dios” y se las daba
como una salva militar. Por lo que, en un primer momento se expresaban de forma
espontánea, pero con el tiempo se incluyeron como parte del protocolo de un servicio
pentecostal. Esta salva también ha llegado a ser un distintivo de la Iglesia Pentecostal por
todo Chile para enviar saludos a otras congregaciones y para recibirlas153.
e) Oración por los enfermos e imposición de manos: Aunque los testimonios o artículos
sobre las sanidades en las fuentes primarias del pentecostalismo, no abundan, las oraciones
por los enfermos con o sin imposición de manos era un momento importante al interior del
culto154. Muchas personas llegaron a una Iglesia a través de sanidades realizadas en su vida,
por otra parte también existían grupos al interior de la Iglesia que visitaban hogares
particulares, como también hospitales y oraban e imponían manos a los enfermos y muchos
de ellos dan testimonio de sanidades experimentadas en sus vidas, posteriormente a ello,
tomaban la decisión de participar en las mismas iglesias. La práctica de imponer las manos
sobre los enfermos, era libre y cualquier miembro lo podía hacer sin impedimento alguno y
cuando las circunstancias lo requerían155.
Dentro de las primeras manifestaciones de este movimiento se hallan las
predicaciones en la vía pública, en largas filas donde se unían diferentes instrumentos
juntos a cientos de voces que se unían para invitar a aquellos transeúntes a unirse a esas
152
HOOVER, Willis. “Historia del avivamiento Pentecostal de Chile”, Concepción: Ediciones CEEP, 2008.
pp59.
153
Ibídem
154
ORELLANA, Luis. El Fuego y la Nieve: Historia del Movimiento Pentecostal en Chile 1909-1932 [en
línea]. Concepción: Ediciones CEEP, 2006 [fecha de consulta: 5 de mayo de 2010]. Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/001-libro_el_fuego_y_la_nieve.pdf ISBN: 9789563192520, pp62
155
Ibídem, pp60.
60
filas y a servir a Cristo tal cual lo expresaban y hacían cada uno de ellos. Constituye una de
las primeras formas de evangelizar y por ende, se desarrollará el tema en ese apartado.
En segundo lugar se desarrollarán aquellas prácticas que se incluyeron con el paso
del tiempo, tales como la danza y la incorporación de coros instrumentales al interior de las
iglesias.
a) La danza: Se incorpora a las prácticas cultuales con posterioridad a 1909 y como fruto de
un nuevo avivamiento que se gestó en forma simultánea en las Iglesias de Valparaíso,
Santiago, Concepción y Temuco, y que se extendió a todo el país. Era una expresión
cúltica, espontánea, individual o colectiva en estado de éxtasis156. La danza se empezó a
manifestar a mediados de los años veinte, y también, fue una señal para quienes la
experimentaban de haber recibido el Espíritu Santo. Como expresión corporal distintiva,
estaba acompañada por gritos, llantos y sollozos, hecho que acontecía generalmente durante
los cánticos congregacionales. Allí, tuvo origen la frase “tomados por el Espíritu”157.
Estos acontecimientos, fueron considerados como la presencia de Dios en medio de
la comunidad, hecho que llenaba de regocijo al asistente a los cultos. Sin embargo, la
aparición de la danza, que se sumaba a la glosolalia, las profecías, imposición de manos,
grito o exclamaciones descontroladas, vino a completar un cuadro cúltico exacerbado que
por lo general para el observador externo a primera vista era incomprensible o irracional158.
b) Los instrumentos musicales: En los orígenes del pentecostalismo hubo algunos
intentos de su incorporación, tanto en los cultos como en la “predicación al aire libre”.
Con posterioridad, en ocasiones especiales y en forma individual, se podían entonar
156
ORELLANA, Luis. El Fuego y la Nieve: Historia del Movimiento Pentecostal en Chile 1909-1932 [en
línea]. Concepción: Ediciones CEEP, 2006 [fecha de consulta: 5 de mayo de 2010]. Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/001-libro_el_fuego_y_la_nieve.pdf
ISBN: 9789563192520,
pp118.
157
DÍAZ, Manuel. Las sorpresas del movimiento pentecostal chileno [en línea]. En: simposio Centenario,
(2009: Valparaíso, Chile). [Fecha de consulta: 15 de julio de 2011] Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/006_las_sorpresas_del_avivamiento_pentecostal%20_manuel%2
0diaz.pdf, pp13.
158
Ibídem
61
cánticos acompañados por una guitarra. No obstante, esta práctica no prosperó, y sólo
fue posible que las Iglesias de Valparaíso, Santiago, Concepción y Punta Arenas
contaran con un armonio permanente. Ésta práctica fue heredada del protestantismo
extranjero, principalmente del metodismo159. El uso masivo de instrumentos musicales sólo
se impuso durante los años 30, bajo el mando de los hnos. Ríos y la autorización del pastor
Manuel Umaña160, hecho que vino a poner una fuerte nota de colorido y atracción popular
por el culto pentecostal161. Las Guitarras, acordeones, mandolinas y otros, embellecieron la
forma de alabar a Dios162. (Ver anexo, foto nº9)
Según Cristian Guerra, la música juega un rol muy importante en la configuración
de la presencia Pentecostal dentro del contexto urbano, porque:
“Primero, mediante sus cantos tanto en el “punto de predicación (el
lugar en la ciudad donde realizan su proclamación)” como en su marcha
procesional hacia el templo, los Pentecostales afirman su presencia e
identidad en la ciudad o en el vecindario. Segundo, esta actividad musical
contribuye a su vez a la configuración de las propias estructuras sonoras
de la ciudad, (…). Y tercero, se abre la interrogante acerca del papel que la
música, más concretamente el estilo musical de ejecución de los cantos, juega
en la “comprensión del mensaje Pentecostal163”.
159
ORELLANA, Luis. El Fuego y la Nieve: Historia del Movimiento Pentecostal en Chile 1909-1932 [en
línea]. Concepción: Ediciones CEEP, 2006 [fecha de consulta: 5 de mayo de 2010]. Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/001-libro_el_fuego_y_la_nieve.pdf
ISBN: 9789563192520,
pp124.
160
GUERRA, Cristian. La música en el movimiento Pentecostal de Chile (1909-1936): El aporte de Willis
Collins Hoover y de Genaro Ríos Campos [en línea]. Corporación SENDAS, 2008 [Fecha de consulta: 6 de
mayo del 2011]. Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/007_la_musica_en_el_movimiento_oentecostal.pdf, pp145.
161
ORELLANA, Luis. El Fuego y la Nieve: Historia del Movimiento Pentecostal en Chile 1909-1932 [en
línea]. Concepción: Ediciones CEEP, 2006 [fecha de consulta: 5 de mayo de 2010]. Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/001-libro_el_fuego_y_la_nieve.pdf
ISBN: 9789563192520,
pp124.
162
DÍAZ, Manuel. Las sorpresas del movimiento pentecostal chileno [en línea]. En: simposio Centenario,
(2009: Valparaíso, Chile). [Fecha de consulta: 15 de julio de 2011] Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/006_las_sorpresas_del_avivamiento_pentecostal%20_manuel%2
0diaz.pdf, pp14.
163
GUERRA, Cristian. La música en el movimiento Pentecostal de Chile (1909-1936): El aporte de Willis
Collins Hoover y de Genaro Ríos Campos [en línea]. Corporación SENDAS, 2008 [Fecha de consulta: 6 de
mayo del 2011]. Disponible en:
62
La música no sólo ha cobrado valor al interior de los cultos, como parte de las
prácticas que ahí se desarrollan, sino que también ha sabido insertarse dentro de la
evangelización, ya que muchas personas llegaron y llegan a los templos por la música que
se expone en las predicaciones a la calle, situación que algunos explican debido a la gran
similitud que existe entre la música del pentecostalismo y el folklore popular.
“El grupo canta, acompañado de instrumentos típicos guitarras,
mandolinas, banjos; y no es la menor sorpresa que tiene el viajero extranjero
cuando, atraído por ritmos vivos y sincopados, se acerca para oír el verdadero
folklore popular164”.
Hoy en día también se han incorporado a la liturgia los coros polifónicos y/o góspel,
como una forma de embellecer los cultos, por lo que, en cada una de los templos grandes
y/o pequeños se hacen los mejores esfuerzos por presentar lo mejor, tanto para la personas
que observan (por una cuestión de gustos), como aquéllos que son parte del mismo
movimiento.
Desde de la organización administrativa de la iglesia comienza a gestarse con los
hermanos de Valparaíso misiones principalmente al sur del país, lo que irá dando curso al
establecimiento de nuevas congregaciones en estos lugares. Es así que junto con el
evangelizar el sur de Chile aparece de forma paralela la necesidad de nombrar a nuevos
pastores que gobernasen las nuevas obras que se iban abriendo, es así que de la iglesia de
Valparaíso nombran los pastores Ceferino Arancibia a Concepción, Carlos Leyton a
Santiago, posteriormente remplazado por el pastor Manual Umaña Salinas (posterior obispo
de la corporación), José Flores a Temuco y Daniel Venegas a Concepción 165, entre muchos
otros. De esta manera la Iglesia avanzaba fundando templos a lo largo y ancho del país.
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/007_la_musica_en_el_movimiento_oentecostal.pdf, pp2-3.
164
LALIVE, d´Epinay Christian. El Refugio de las Masas. Concepción: Ediciones CEEP, 2009. ISBN:
9789568052065, pp87.
165
La Iglesia Metodista Pentecostal en Valparaíso. “La voz Pentecostal”. (Santiago: Diciembre de 1999), 14.
63
Capítulo III: La Obra Metodista Pentecostal en la Provincia de Osorno: Sus inicios
3.1.
Contextualización histórica de la Provincia de Osorno
Durante la primera mitad del siglo XX, Chile vivía un proceso de urbanización de la
sociedad. En el año 1940, la población urbana –por primera vez- sobrepasa la rural166,
situación que se explica por el declive del sistema de hacienda y la instauración de las
grandes industrias en las periferias de las ciudades que prometían progreso para el país y
trabajo para la población adyacente167. La migración campo-ciudad constituye un panorama
permanente a partir de este entonces, y en muchos casos -según sociólogos168-, será el
motor para la implantación del pentecostalismo en la sociedad chilena.
La Provincia de Osorno se creó bajo la Ley nº6.505, el 19 de enero de 1940. Dicha
ley no sólo contempla la ciudad de Osorno como capital provincial, sino también establece
los departamentos de Osorno y Río Negro169, a la vez que valoró lo cambios que se fueron
dando desde principios de siglo en la región, pues desde ese entonces, ya se observaba un
dinamismo urbanizador y un crecimiento económico orientado al sector agroganadero
potencializado por la llegada del transporte ferroviario, que permitió integrar a la economía
nacional a extensas propiedades rurales170.
El contexto en que se encuentra la Provincia de Osorno durante este período, es
clave para entender el enraizamiento de la iglesia evangélica en la Región de los Lagos, que
se posiciona como la tercera región con mayor población protestante en el país171. Este
hecho no menor, está dado por ciertos factores que se reproducen en las distintas ciudades
del país, en los diferentes Estados americanos y en cada uno de los lugares donde se
desarrolló el pentecostalismo. El vínculo común entre ellos está orientado hacia
el
166
MANUAL de Geografía de Chile de Ana María Errázuriz. Chile: Editorial Andrés Bello, 1998. ISBN:
9561315238, pp189.
167
CHILE en el siglo XX por Mariana Aylwin. Chile: editorial Planeta, 1990. ISBN: 9562470570, Pp63.
168
Cristian Lalive, Emilio Willens
169
PERALTA, Gabriel y HIPP, Roswitta. Historia de Osorno. Desde los inicios del poblamiento hasta la
transformación urbana del siglo XX. Osorno, 2004, pp132.
170
Ibídem
171
PARKER, Cristian. Las iglesias y su acción social en Chile. Santiago: Ediciones Academia, 1996. Pp95
(Hace referencia al censo nacional de 1992)
64
mensaje, y por lo tanto la forma de evangelización utilizada es clave para entender el
número de adeptos que encierra el movimiento.
Precisamente la Iglesia Metodista Pentecostal no es la primera institución
protestante que llega al sur de Chile, ya se sabe del establecimiento de la Iglesia Luterana
en 1863172, posteriormente a ellos existen registros de la Iglesia Alianza Cristiana y
Misionera, Asamblea de Dios, entre otras. Cabe destacar que entre la llegada de luteranos y
aliancistas, existió la intención de evangelización por parte de los metodistas (Misión
Taylor de sostén propio en Sudamérica), sin grandes resultados, ya que muchos –en su
mayoría luteranos- se burlaban de la falta de capacitación y ordenación de los pastores
enviados al Sur. Por lo que, los pastores enviados a esta zona, tanto en Valdivia como en
Osorno, al no ver resultados se trasladaron a Puerto Montt donde persisten unos años, y al
repetirse la situación, emigran a Estados Unidos173.
172
PERALTA, Gabriel y HIPP, Roswitta. Historia de Osorno. Desde los inicios del poblamiento hasta la
transformación urbana del siglo XX. Osorno, 2004.
173
VALENZUELA, Raimundo. Historia de la Iglesia Metodista de Chile 1978-1903 [en línea]. Chile: LOM
Ediciones, 2000.
[Fecha de consulta: 18 de octubre de 2010]. Disponible en:
http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0040227.pdf ISBN: 9562885070
65
3.2.
Llegada de la Iglesia Metodista Pentecostal
La Iglesia Metodista Pentecostal en Osorno nace como la extensión de uno de los
locales de la Iglesia de Puerto Montt. Después de un tiempo de recorrer largas distancias
para visitar a los hermanos de Osorno y de anunciar el evangelio en las calles, deciden
nombrar a un pastor que dirigiera la obra en esta ciudad. (Ver anexo, foto n°9)
"El hermano Marcelino Vera era miembro de la Iglesia Metodista
Pentecostal de Puerto Montt, que administraba el Rev. Alejandro Pino
Riquelme. Su actividad era la de comerciante en compra y venta de animales y
frutos del país en la región cordillerana174”.
Durante gran parte de la historia de la iglesia Metodista Pentecostal, quienes eran
ungidos como pastores llegaban a “abrir obra” en la ciudad, en el campo, e incluso en otro
país, sin tener absolutamente nada más que su fe como capital. La familia era el principal
apoyo y fuerza de trabajo para quien decidía obedecer al mandato pastoral, es junto a los
miembros más cercanos que salen a las calles a predicar el evangelio, es también junto a
ellos que trabajan para reunir fondos para posteriormente levantar un templo, que
generalmente era construido por ellos mismos.
Con el tiempo, dicha situación ha cambiado, específicamente porque ya quedan
pocos lugares donde la I.M.P no haya implantado templos y si no lo ha hecho, existen otras
denominaciones protestantes que lo han conquistado, por lo que, el objetivo se cumple de la
misma manera. Además la situación socioeconómica de la sociedad chilena ha cambiado
considerablemente con respecto de mediados del siglo XX, de este modo se hace mucho
más fácil la implantación de la Iglesia en el lugar que lo requiera.
El trabajo de la obra, en manos del pastor Marcelino Vera, comenzó el 11 de febrero
de 1959 en una pieza de 3x3 mts, en su casa particular, ubicada en calle Caupolicán en el
174
La Iglesia Metodista Pentecostal en Osorno. La voz Pentecostal. 1999, 68.
66
sector de Rahue Bajo175. Ésta al poco tiempo se comenzó a hacer pequeña por el aumento
de adeptos que se inscribían al movimiento, por ello, en 1960 se consigue un terreno
ubicado en Argomedo con Chuyaca, lugar donde se construye el primer templo Metodista
Pentecostal.
“Este lugar fue de mucha bendición pues Dios obró poderosamente en la
salvación y sanidad de muchas almas; la obra se expandió a los alrededores de
Osorno, por lo cual se hubo que abrir varios locales por esos lugares176”.
De este modo se comienza a propagar el movimiento pentecostal en la Provincia de
Osorno, estableciendo locales tanto en la ciudad, como en las localidades aledañas. En la
medida que se iban extendiendo, las personas se iban integrando a la Iglesia Metodista
Pentecostal, por lo que, nuevamente el lugar utilizado para congregarse se hace estrecho, y
se ven en la necesidad de adquirir un nuevo terreno con el fin de instaurarse de forma
definitiva.
“Posteriormente, con el esfuerzo de todos y la ayuda del Señor, se
adquirió un terreno en calle Vicente Reyes 970, donde se construyó el templo
Matriz. Éste lugar se convirtió en semillero pues de este templo salieron los
obreros a trabajar en la difusión y extensión del evangelio. Se construyeron
nuevas iglesias en las localidades de San Pablo, Río Negro, Purranque y
Rahue177”
Al hacer referencia a un “semillero”, pretende explicar que la naciente Iglesia de
Osorno, fue un lugar próspero en cuanto a la iniciación de nuevos pastores, que no tan sólo
fueron derivados a comunas dentro de la misma provincia o país, sino también a
Argentina178 (Ver anexo, foto nº13), por lo que, se reconoce la labor del pastor Marcelino
175
La iglesia Metodista Pentecostal en Osorno. 2009,142.
La Iglesia Metodista Pentecostal en Osorno.1999, 68
177
Ibídem
178
Entrevista al pastor Marcos Cárdenas. Pastor Rahue Alto y Jefe del Sector XX de la Iglesia Metodista
Pentecostal de Chile. Lunes 19 de Diciembre de 2011.
176
67
Vera, como un pionero en la expansión de la Iglesia Metodista en el vecino país179, la forma
cómo se inició el pastorado allí, fue de características similares al caso chileno, por ello, el
comienzo de la obra no fue fácil.
179
Entrevista a Juan Cárcamo. Miembro de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile en Río Negro. Jueves 12
de Enero de 2012.
68
3.3.
Expansión de la Iglesia de Osorno
3.3.1. En Chile
Dentro del territorio nacional, en la provincia de Osorno, uno de sus primeros
locales instaurados se sitúa en la localidad de Purranque, donde en 1968 se constituye como
Iglesia, a cargo de pastor Domingo Loaiza del Canto.
“Cumpliendo el mandato divino, el Pastor Vera encomienda al hermano
José Domingo Loaiza, como integrante de la Iglesia de Osorno, quien
comienza su pastorado en 1968. (…) el pastor predica el evangelio de Cristo y
construye un sencillo Templo para congregarse con los hermanos,
permaneciendo frente a la Obra del Señor aproximadamente nueve años180”.
La mayoría de las actuales iglesias instauradas en la provincia, comenzaron siendo
filiales de la Iglesia de Vicente Reyes-Osorno, con la finalidad de evangelizar gran parte de
la región, al mostrar un avance en términos de aumento de miembros, se constituían en
Iglesias, con sus respectivos pastores y los distintos grupos que se desenvuelven al interior
de la institución. (Ver anexo, foto nº12)
Situación similar se da en Río Negro donde, en 1970, se establece un anexo en la
Población 22 de mayo, durante varios años funcionaron bajo la supervisión del pastor Vera,
y el apoyo de distintos hermanos venidos de Osorno para predicar el evangelio. Producto de
la intensa labor y gran crecimiento experimentado, el 1976 es nombrado el pastor Rolando
Chávez quien se traslada a Río Negro para establecer una Iglesia. “El pastor Rolando
Chávez, inició un arduo trabajo junto la Iglesia, la que era de muy escasos recursos
económicos181, situación similar se vive en cada una de las iglesias metodistas
pentecostales, al adjudicarse como un movimiento popular que llega a los sectores más
bajos. Desde esta perspectiva se entiende que la dificultad más grande que debió enfrentar
la iglesia a nivel provincial y nacional, está relacionado con lo económico, por ello, la
180
181
REVISTA la voz pentecostal. 2009, pp157
Ibídem, pp168.
69
construcción de los primeros templos se hacía con material económico, exequible a quienes
se congregaran y generalmente eran los mismos miembros quienes los construían.
Dentro de la misma ciudad de Osorno, la obra evangelizadora fue expandiéndose
hasta los lugares más recónditos, muchos narran que los hermanos no temían tener caminar
grandes distancias para poder llegar a un lugar a predicar, para luego volverse de la misma
manera. De esta manera no sólo la ciudad fue constituyéndose en un centro del
pentecostalismo, sino también las distintas localidades en derredor.
“El pastor Marcelino Vera, observa que las predicaciones en el sector de
Rahue Alto y Rahue Bajo daban fruto, llegando muchas almas al conocimiento
del evangelio pero movido por el Espíritu misionero que había en su corazón,
el amor a las almas, la gran necesidad que había en el sector y la posibilidad
que los hermanos trabajaran más unidos en la Obra y activos en la Iglesia,
tomó la decisión de abrir un anexo en el sector de Rahue Alto, el 1 de octubre
de 1974182”.
En cada una de las iglesias, a pesar de sus escasos recursos económicos, fueron
construyendo templos, casas pastorales, locales en los campos, estableciendo redes de
ayuda social, todo ello con el objetivo claro de la evangelización, por lo que, en muchas
ocasiones estas ayudas sociales constituyeron un verdadero caballo de Troya para el
pentecostalismo. Por otra parte, la casa pastoral como tal, no tan sólo implica un vivienda
para los líderes de la iglesia, sino también un lugar de acogida para viajeros, para enfermos,
para indigentes, a la vez, que es aquí donde llegan personas con problemas, esperando que
el pastor ore por ellos y estos problemas sean resueltos.
3.3.2. En Argentina
Como se ha referido en párrafos anteriores, la Iglesia Metodista Pentecostal en
Osorno ha sido parte importante del origen de la Iglesia en Argentina, si bien es el Obispo
182
REVISTA La Voz Pentecostal. Iglesia Metodista Pentecostal en Osorno. 2009, pp79
70
Manuel Umaña quien ordena en 1959 al hermano Luis Álvarez para “abrir la obra”, la
mayoría de los pastores posteriormente ordenados en dicho país, proceden del sur de Chile,
específicamente de Osorno.
“(…) desde esa Iglesia nacen la I.M.P de Argentina, nacen más de 30
pastorados consolidados, que hoy en día son más de 400-500 hermanos183”
El desafío –en un principio- no era menor, dado que, no sólo implicaba emigrar a
otro país junto a la familia, sino también implantarse ahí y hacer crecer la membresía en el
lugar que eran enviados, en términos de evangelizar y hacer que las personas lleguen a la
iglesia. Considerando a la vez, que la Iglesia Metodista Pentecostal no establece un sueldo
para los pastores, sino sólo el diezmo, que indiscutiblemente al comienzo no existe, de este
modo la fe viene a jugar un papel importante dentro del establecimiento de pastores en
lugares poco habitados y en aquéllos donde a pesar de la multitud, no existe una iglesia
instaurada.
183
Entrevistado Marcos Cárdenas. Pastor de la Iglesia Metodista Pentecostal de Rahue Alto. Lunes 19 de
diciembre de 2011.
71
3.4.
Organización de la Iglesia Local
Así como la Iglesia establece un orden jerárquico a nivel nacional, del mismo modo
se bosqueja la configuración administrativa en un sector y a la vez, en las iglesias locales.
Después del pastor, las personas responsables administrativamente de la iglesia, en
su ausencia, son la Junta de hermanos oficiales, también llamados diáconos,
responsabilidad bíblicamente establecida, elegidos libremente por el pastor gobernante, de
los miembros en plena comunión de la iglesia local. El pastor estará habilitado para
nombrar una Junta de Hermanos Oficiales, sólo si la congregación la cual ministra, se
compone de más de 50 personas debidamente registradas184.
Los acuerdos de ciertas dificultades de la marcha espiritual, administrativa,
financiera y de otros temas en una Junta Oficial de Diáconos, requieren del voto de la
mayoría de los concurrentes a la sesión, debiendo siempre considerar al pastor, a quien se le
reconoce derechos a voto185. De cierta manera, este grupo es quien legisla ciertas
propuestas del pastor, para luego desarrollarlas en la iglesia, además de ellos mismos
proponer ideas para el avance de la misma en diferentes áreas.
En cuanto a los miembros de cada iglesia, estos se encuentran divididos en dos
grupos: 1) Hermanos en plena comunión: son aquellos que ya han cumplido un tiempo
mínimo de un año en la iglesia, a quienes se les ha probado una conducta de cambio186,
estos a su vez pueden acceder a los cargos administrativos de la Iglesia; 2) Hermanos
miembros probando: aquellos que tienen una permanencia mínima de seis meses en la
congregación, que han asistido a los distintos servicios que realiza la iglesia, y que de la
misma manera, han dado cuenta de un cambio de conducta en su vida diaria. Ambos
grupos pueden participar de forma permanente en los distintos departamentos que se
integran al interior de la Iglesia.
184
Estatutos de la Iglesia metodista pentecostal. Vigentes desde el año 2001. Pp12 art58
Estatutos art 62, pp12.
186
Revista la voz Pentecostal 80 años
185
72
Las hermanas dorcas, integrado por las mujeres de la congregación, solteras o
casadas. Son reconocidas por ser mujeres de oración que trabajan en los servicios generales
de la Iglesia187. Su labor principal está orientada a lo social, ya que cooperan activamente
en la atención de enfermos, tanto en los hospitales como en los hogares, se preocupan de
las viudas, además de los hogares con necesidad, que se encuentran en estado de
desempleo.
A nivel de sector, se reúnen una vez al año, en una de las Iglesias locales, a fin de
compartir experiencia y congregarse como uno solo, en ese servicio (sólo de mujeres),
tienen la posibilidad de aconsejar a aquéllas que recién se integran a la Iglesia en el plano
del matrimonio y la familia en general, terminando por la tarde, con un gran desfile que
reúne a un grupo de 300 mujeres que dan testimonio del cambio en sus vidas.
Los hermanos voluntarios: son todos los varones de la Iglesia que están dispuestos
a ejercer el voluntariado tanto en lo material, como en lo espiritual. Por ello, son
actividades que desarrollan: predicar a la calle, visitar enfermos, locales que se encuentran
en el campo, construir templos, etc.
La juventud: grupo que según el número de la congregación se puede componer por
jóvenes y señoritas, matrimonios y solteros. Estos colaboran al pastor en distintas
actividades, específicamente en relacionado a evangelismo, sobre todo en los lugares
donde los demás hermanos no pueden llegar. En el año su participación más importante, la
constituye la convención de jóvenes que se desarrolla todos los años durante semana santa,
por lo que, JUMEP188 es considerada un movimiento en cada sector, por los resultados que
ha proporcionado a la Iglesia Metodista Pentecostal. Esta actividad se desarrolla desde los
años 60’ y tiene su origen en Valdivia, que posteriormente fue difundiéndose a los distintos
sectores que se distribuyen en el país.
187
188
Revista la voz pentecostal 80 años de avivamiento, pp54.
Juventud Metodista Pentecostal
73
Entre las actividades que desarrollan, está la ayuda social, mediante la visita a
cárceles, hogares de menores, hogar de ancianos, hospitales, jóvenes que han intentado
suicidarse, visita a familias en riesgo social, etc. Además, también se preocupan de la
evangelización, basada principalmente en predicaciones al aire libre, y puerta a puerta 189, y
en los últimos años la integración de obras de teatro, mimos, globoflexia, entre otros. Por
lo que, este movimiento integra a un grupo importante de la región, que participan en estas
actividades, durante la último convención realizada en Rahue Alto (2011) se reunieron
cerca de 400 jóvenes que dispusieron sus vidas para salir a las calles y dar cuenta de su
testimonio de vida.
Otro grupo importante dentro de la iglesia, y que está directamente relacionado con
el movimiento pentecostal desde los años 30’, tiene relación con la incorporación de coros
instrumentales, presentes en cada una de las iglesias locales, éste constituye parte
importante del culto, por lo que, aun en los templos más modestos existe un número no
menor de guitarras, un banjo y una acordeón. Este se organiza en la iglesia de la siguiente
manera, según la edad: coro adulto, intermedio (sólo en las grandes congregaciones) y de
niños. No está demás destacar que son un grupo muy importante a la hora de la
evangelización en la calles. (Ver anexo, foto nº9 y 10)
De este modo se organiza cada Iglesia en la Provincia, otorgándole un valor a cada
persona, cada integrante del movimiento tiene una rol que cumplir al momento de la labor
social y religiosa, generalmente cada actividad que se realiza tiene el objetivo de lograr que
“un pecador se arrepienta”, fortaleciendo la Iglesia y otorgándole mayor relevancia desde
el punto de vista religioso.
189
Consiste en repartir “puerta a puerta” tratados que contengan textos bíblicos relacionados con el plan de
salvación. Por lo que, generalmente se dividen en grupos de dos o tres y salen por la ciudad y/o campos, para
difundir el evangelio
74
3.5.
Labor social y religiosa en la Provincia de Osorno
3.5.1 Labor social como estrategia evangelizadora
Luego de la instauración de la Iglesia Metodista Pentecostal en la Provincia de
Osorno, debieron crearse las estrategias necesarias para poder llegar a las personas y
acercarles el evangelio que se anunciaba, claramente las predicaciones al aire libre no eran
la única manera de hacerlo, por ello, los primeros miembros de la comunidad pentecostal
inician una labor social que se mantiene hasta los días de hoy, apoyando en principio a
quienes eran parte del movimiento, permitiendo fortalecer las relaciones con quienes
recientemente se comenzaban a integrar a dicha institución.
Desde sus inicios esta práctica –en su mayoría- ha sido ejercida de forma autónoma
por las iglesias de la provincia. Cada una ha contribuido a la comunidad circundante de
acuerdo a las necesidades que se han planteado en el transcurso de su establecimiento y
consolidación de la misma. Por ello, cada una vela según sus recursos por dar a conocer el
evangelio de la forma que fuere necesario, para algunos la labor social carece de sentido,
pues señalan que no corresponde a ellos esta misión, ya que están solamente enfocados a la
obra evangelista, mientras que para otros, la obra social es un herramienta evangelizadora,
por lo que, cada vez que tienen oportunidad de hacerlo, están dispuestos a ayudar a quien lo
necesite.
En la Provincia, es el pastor Marcelino Vera junto a su Iglesia quien comienza a
desarrollar dicha labor como una herramienta eficaz al momento de impactar vidas y
hacerlas partícipes de dicha congregación.
“el pastor Marcelino ayudó a mucha gente en los campos, llegaba con
cosas con harina, llegaba con abarrotes, y todo eso lo hacía silenciosamente,
consolidando matrimonios, hogares, buscándoles trabajo, metiéndose a
empresas a conversar con los patrones para que reciban su gente y trabajen,
entonces eso es una influencia social tremenda y eso permitió consolidar la
iglesia aquí en Osorno, y tuvo una influencia maravillosa, que por eso hoy día
75
tenemos un buen legado, un buen patrimonio, una buena herencia190.
Cabe destacar que los primeros evangélicos pentecostales llegados a la Provincia,
debían caminar largas distancias para brindar la ayuda social a quien lo necesitase, por otra
parte, la situación de los primeros no se diferenciaba mucho de quienes no eran parte del
movimiento, sin embargo sorprende observar cómo la labor social se transforma en el
medio para concretar una labor de orden religioso y cumplir el objetivo al cual han sido
enviados.
Esta estrategia evangelizadora es muy importante, en la medida que se ha vuelto
efectiva para “alcanzar almas”, es por ello que aun forma parte de las actividades de la
Iglesia Metodista Pentecostal al interior de la Provincia y a nivel nacional. Por otra parte, a
pesar de mantenerse en el tiempo y de ser una de las prioridades de la iglesia, ésta no tiene
reconocimiento público porque generalmente se intenta establecer de forma anónima y en
comunidades pequeñas.
Aun así, cada uno de los testimonios registrados da a conocer que en sus respectivas
iglesias se están realizando actividades vinculadas estrechamente a la comunidad o para el
servicio de ésta, lo cual refleja una preocupación constante por los problemas sociales que
se suscitan fuera de la comunidad protestante.
“…vienen personas oyentes, que no son de la iglesia y nosotros los
acogemos, le brindamos ayuda, le hemos pasado la Iglesia, sin costo ninguno;
vecinos y hermanos han sido velados aquí en la iglesia, ofreciéndole los
comedores y todo aquí en amplia libertad, entonces esa ha sido la facilidad que
ha tenido la iglesia191”.
190
Entrevistado Marcos Cárdenas. Pastor de la Iglesia Metodista pentecostal de Rahue Alto. Lunes 19 de
diciembre de 2011.
191
Entrevistado Heriberto Cárdenas. Miembro de la Iglesia Metodista Pentecostal de Purranque. Domingo 22
de Enero de 2012.
76
Por otra parte, un ex miembro de la Iglesia en Purranque señala:
“La relación que se establece es siempre la iglesia trabajando para la
comunidad, puesto que la iglesia sin recibir nada a cambio, trabaja con los
niños, jóvenes en riesgo social, con las familias, con los matrimonios, etc., y
esto ha hecho que en la sociedad existan personas de bien, jóvenes respetuosos,
familias constituidas y matrimonios felices, que son cosas que muchas veces las
fundaciones u organizaciones no pueden lograr192”.
En cuanto al trabajo como Sector XX de la Iglesia Metodista Pentecostal en la
Provincia de Osorno, ésta ha contribuido en los últimos desastres naturales ocurridos en el
país, como lo es el terremoto del 27 de febrero de 2010, donde se reunieron ayudas en
dinero y alimentos para apoyar a damnificados de concepción y Talcahuano.
“Si bien la ayuda material es necesaria en la desgracia, también el apoyo
espiritual junto a las oraciones resulta fundamental para tranquilizar el alma
frente a la desgracia y tristeza, como se dio en el caso de quienes sufren la
pérdida de sus seres queridos y amigos en el megasismo". Así coincidieron los
pastores Fernando Estuardo y Marco Cárdenas de la Iglesia Metodista
Pentecostal de Chile, ubicada en calle Vicente Reyes y Rahue Alto193”
En cuanto a la erupción del Cordón del Caulle, la Iglesia de Entrelagos a través de
su pastor y esposa, llevaron ayuda a las personas que fueron evacuadas de la zona de
emergencia194. Labor no menor, entendiendo que dicha iglesia constituye una de las más
pequeñas en la provincia de Osorno, pero que da cuenta a la vez, de la abnegada labor que
ejercen ciertas denominaciones protestantes, que a la hora de ayudar no consideran lo que
tienen, sino en cómo eso puede repercutir en la vida de otras personas.
192
Entrevistado Juan Chávez. Miembro de la Iglesia Metodista Pentecostal de San Fernando. Domingo 4 de
diciembre de 2011.
193
Diario Austral de Osorno. Jueves 11 de marzo de 2010.
194
Testimonio del Pastor Luis Bórquez (pastor gobernante de la Iglesia de Entre Lagos), en un servicio
realizado en la Iglesia de Purranque, Templo La Palmera. Lunes 21 de Junio del 2011.
77
De esta manera la Iglesia ha trabajado durante los cincuenta años de historia en la
provincia, marcando presencia en las calles, a través de la infraestructura, pero también
involucrándose con los problemas de la sociedad y por lo tanto, ayudando de una u otra
manera a la comunidad que está establecida alrededor de la Iglesia, proyectándose como
una de las Iglesias que más ha crecido a nivel nacional, en los últimos años, y que seguirá
creciendo.
Cada actividad realizada al interior de las iglesias protestantes-pentecostales tiene
un propósito, un objetivo específico, que es el cumplimiento de la Palabra de Dios, el
predicar el evangelio. Por ello, cada actividad que se organiza a nivel de iglesias locales y a
nivel de sector se crea con ese objetivo. Entiéndase entonces que, tanto la labor social y
religiosa es una consecuencia de la labor evangelizadora. Los primeros evangélicospentecostales en la provincia de Osorno, no hacían las cosas por sólo establecer una labor
social, probablemente no conocían el concepto, por lo que, su mayor objetivo era alcanzar a
las personas, integrarlas al movimiento pentecostal.
3.5.2 Labor Religiosa
3.5.2.1. Formas de Evangelización
La evangelización tanto para católicos como protestantes siempre ha ocupado un
lugar importante dentro de las actividades de cada una de las iglesias. En el caso del
movimiento pentecostal, específicamente la Iglesia Metodista Pentecostal, ha basado su
evangelización a través de dos canales: el primero, a través de las predicaciones al aire
libre; y la segunda, mediante el establecimiento de pequeños templos al interior de los
hogares de los miembros como una filial al cual pueden llegar de manera más fácil los
vecinos de una comunidad195.
195
LALIVE, d´Epinay Christian. El Refugio de las Masas. Concepción: Ediciones CEEP, 2009. ISBN:
9789568052065, pp87.
78
Las predicaciones al aire libre, se incorporan al conjunto de actividades de la Iglesia
en 1912, en Valparaíso, ya que con anterioridad era considerado un acto ilegal196, su
principal objetivo era predicar la Palabra de Dios públicamente, de manera de compartir el
Evangelio de Salvación197, y es alcanzar almas para Cristo y que de la manera en que ellos
(los pentecostales) han alcanzado salvación, otros también puedan llegar al evangelio.
“(…) Cuando recientemente había caído el Espíritu Santo con poder, las
personas bautizadas, fueran niños, o niñas, hombre o mujeres, se sentían
impulsadas a salir a las calles y pregonar a toda voz, a ir a sus amigos y
vecinos, a hacer viajes a otras partes, con el sólo fin de llamar al
arrepentimiento a los hombres y hacerles saber por su testimonio que tan
sublime experiencia era un privilegio que estaba en el alcance de toda persona
hoy, tal como en los días de los apóstoles198”.
De esta manera nace una de las prácticas más comunes de los pentecostales, que la
caracteriza hasta los días de hoy. Moviendo a grandes grupos de personas por las calles de
su ciudad, con mandolinas, guitarras, acordeones, triángulos en un principio, ahora a estos
instrumentos se le han agregado otros que los hermanos han ido adquiriendo -en la medida
que Dios los ha ido bendiciendo-, estos instrumentos son la trompeta, el saxofón, violines,
el trombón, flauta traversa, entre otros. (Ver anexo, foto nº14)
Estas avanzadas no sólo tenían lugar los días sábados o domingo según corresponda,
sino también durante las festividades de fin de año y celebraciones de los días de la patria,
ambos eran utilizados para dar testimonio público de fe. Esta práctica, se hizo cada vez más
frecuente y fue un elemento distintivo que le dio popularidad al emergente movimiento
196
DÍAZ, Manuel. Las sorpresas del movimiento pentecostal chileno [en línea]. En: simposio Centenario,
(2009: Valparaíso, Chile). [Fecha de consulta: 15 de julio de 2011] Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/006_las_sorpresas_del_avivamiento_pentecostal%20_manuel%2
0diaz.pdf, pp11
197
Revista la voz pentecostal.
198
HOOVER, Willis. “Historia del avivamiento Pentecostal de Chile”, Concepción: Ediciones CEEP, 2008.
ISBN: 9789568052010, pp53
79
pentecostal chileno199. Por lo que, para muchos, esta forma evangelizadora, constituye el
principal instrumento de divulgación del pentecostalismo200.
Según Cristian Lalive, este mensaje era recibido por la comunidad por dos razones:
la primera, tiene relación con el vocabulario que utilizaban quienes daban testimonio de los
cambios experimentados en su vida. “La Palabra de Dios, no es ya monopolio de
especialistas, con gran sorpresa para los burgueses y para los hombres educados, a
quienes choca, no sólo el lenguaje de los pentecostales, sino más aun su pretensión de
querer hablar de Dios201”, lo que provoca el pentecostalismo, es la accesibilidad de la
Biblia y el mensaje divino a la comunidad adyacente, con un lenguaje teñido de dialectos y
jergas que lo hacían mucho más cercano.
Por otra parte, el mensaje tiene la característica de ser esperanzador, en una
sociedad que en un contexto internacional se estaba armando para la guerra, en guerra, en
crisis económicas, y nuevamente armándose para la guerra, por lo que, el mensaje –sobre
todo en este periodo de la historia:
“ofrece una respuesta al abandono humano y social de las masas
populares. A estas multitudes desarraigadas que el sistema social reduce al
estado de marginalidad, destruyendo hasta en su evolución lo que subsistía de
confianza en los antiguos poderosos, el pentecostalismo anuncia un Señor que
perdona y que ama, un Señor más poderoso que los propietarios de la tierra,
que el mayordomo de las minas o que el secretario del sindicato, puesto que es
dios; un Dios que quiere que lo llamen Padre y que trata al más miserable de
los hombre como a su hijo202”.
199
ORELLANA, Luis. El Fuego y la Nieve: Historia del Movimiento Pentecostal en Chile 1909-1932 [en
línea]. Concepción: Ediciones CEEP, 2006 [fecha de consulta: 5 de mayo de 2010]. Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/001-libro_el_fuego_y_la_nieve.pdf
ISBN: 9789563192520,
pp62-63.
200
LALIVE, d´Epinay Christian. El Refugio de las Masas. Concepción: Ediciones CEEP, 2009. ISBN:
9789568052065, pp87.
201
Ibídem pp89
202
Ibídem pp90
80
La segunda forma de evangelización está basada en el establecimiento de reuniones
pentecostales al interior de las casas de los miembros de las diferentes iglesias,
especialmente cuando éstos, por motivos de trabajo, eran trasladados a otras ciudades,
entonces al no tener dónde congregarse, adecuaban su casa y salían a invitar a sus amigos y
vecinos para realizar una reunión generalmente durante la tarde203. De este modo muchas
iglesias se han fundado y establecido en diversos lugares, por lo que, esta estrategia aun
persiste en la actualidad. Existen testimonios que señalan que los hermanos iban por los
campos y desde los cerros comenzaban a publicar el evangelio a los campesinos, una vez
que eran aceptados, aun sin transformarse en pentecostales, ofrecían sus casas para
desarrollar cultos, a veces una vez al mes, en otras una vez por semana, de esta manera se
extiende la Iglesia Metodista Pentecostal en el sur de Chile.
En el ámbito provincial, se reproducen las formas de evangelización, para la
mayoría de los entrevistados la predicación a la calle forma parte de la identidad de las
personas y la herramienta más efectiva para que éstas lleguen a una Iglesia y puedan
congregarse. Aun así existen testimonios que relatan diversas actividades con el objetivo de
predicar el evangelio, que aunque reiterativo, para los metodistas pentecostales de aquel
entonces, solo existía una sola meta: lograr que un pecador se arrepienta. (Ver anexo, foto
nº15)
“…se hicieron campañas, avanzadas evangelísticas, en los campos, en la
hacienda Rupanco en Octay, iban hermanos a predicar la palabra, hacían
vigilias, predicaciones, cultos especiales, predicaciones a la calle, campañas
evangelísticas, escuelas bíblicas, escuelas de verano, tratando de traer a los
niños a la juventud204”.
De esta manera la Iglesia Metodista Pentecostal se transforma en una de las ramas
protestantes más importantes a nivel nacional, regional y provincial, evidenciado por el
203
LALIVE, d´Epinay Christian. El Refugio de las Masas. Concepción: Ediciones CEEP, 2009. ISBN:
9789568052065, 87
204
Entrevistado Marcos Cárdenas. Pastor de la Iglesia Metodista Pentecostal de la Iglesia de Rahue Alto.
Lunes 19 de diciembre e 2011.
81
gran número de adeptos que participa de esta congregación, además de la fuerte influencia
que ejerce día a día sobre la sociedad. De este modo, se puede afirmar que es una de las
iglesias protestantes que mejor se proyecta dentro de los próximos años, puesto que esa
necesidad de ejercer una labor social y religiosa no sólo forma parte de los sectores más
conservadores de la congregación, sino también de las nuevas generaciones que tienen la
necesidad de dar a conocer lo que significa realmente estar inserto en una Iglesia de
carácter pentecostal.
82
3.6.
En los últimos años
Durante el último tiempo, si bien el crecimiento ha sido más lento, en término de
adherentes al movimiento, ha sido posible identificar ciertos lugares que han mostrado un
gran desarrollo a pesar de las circunstancias socioeconómicas de sus miembros. Ejemplo de
ello, es la Iglesia de Bahía Mansa, caleta inserta en una de las comunas más pobres del país,
y por cierto la más pobre de la Provincia Osorno, sin embargo el desarrollo que ha tenido
desde 1994 en adelante ha llamado la atención en la misma localidad, como en la misma
Iglesia metodista pentecostal. (Ver anexo, foto n°16)
Otro caso similar es la Iglesia La Palmera de Purranque, conformada desde el año
2003, cuenta con más de 100 miembros, ha sido clave para el desarrollo de la comunidad, a
través del apoyo a los vecinos en riesgo social, apoyo en situaciones de incendio, a través
de asistencia fúnebre, visita al hospital, apoyo a enfermos terminales, desarrollo de escuelas
de verano para niños que no son alcanzados por los programas municipales, desarrollo de
escuelas de música, entre otros. Por lo que, su labor social ha sido reconocida por todo el
alcalde y consejo municipal.
Otras de las iglesias que ha tenido un gran avance en términos de miembros e
infraestructura, lo constituye la Iglesia Metodista Pentecostal de Rahue Alto, considerando
que fue establecida en uno de los barrios con mayor grado de vulnerabilidad al interior de la
ciudad de Osorno, por lo que, su avance no sólo da cuenta de algo netamente relacionado a
lo económico, sino al cambio de vidas que se produce al interior de la iglesia pentecostal.
De esta manera el trabajo se hace cada vez más constante y rinde así también sus frutos,
que se ven expuestos en la evangelización que incluso llega a lugares como Pucatrihue,
Caleta Cóndor, Entrelagos, Cascadas y otros lugares que hasta hace un tiempo eran de
difícil acceso. Lo que se expresa en las predicaciones en la vía pública, sanidad de
enfermos, en la restauración de familias, pues al momento de llegar al evangelio dejan de
lado vicios como el alcohol, vicio característico de esta zona del país, pero que sin duda al
llegar al evangelio cambian de vida205. (Ver anexo, foto n°17)
205
PARKER, Cristián. Las iglesias y su acción social en Chile. Santiago: Ediciones Academia, 1996, pp105.
83
Capítulo IV: Participación social y religiosa
A partir de las distintas evidencias, es posible afirmar que realmente existe una
labor social y religiosa por parte de la Iglesia Metodista Pentecostal en estos 50 años de
historia al interior de la Provincia de Osorno. En cuanto a la labor social, ésta se ha
desarrollado habitualmente de forma anónima, tanto al interior de la iglesia, como hacia la
comunidad. Por su parte, la labor religiosa ha sido mucho más expuesta a la luz pública,
gracias a las predicaciones al aire libre, las cuales han acercado el movimiento pentecostal a
la comunidad, dándole masividad al movimiento dentro de la Provincia de Osorno.
Dentro de este acápite, se hace necesario el desarrollo de temas que desde un
principio marcaron la vida del movimiento pentecostal en Chile, en consecuencia, también
el de la Iglesia Metodista Pentecostal. Temas como la ubicación de los templos, el trabajo
pastoral, el rol de la mujer en la acción social, el trabajo interdenominacional, entre otros
marcan la pauta para el análisis de este capítulo.
Por otra parte, es de suma relevancia el estudio del objetivo real que persigue la
labor social dentro de la Iglesia Pentecostal, así como también, reconocer la evolución que
ésta ha experimentado a través del tiempo dentro de la Provincia de Osorno, reconociendo
en ello, lo que se esta haciendo en la actualidad, y finalmente cuáles son sus proyecciones a
futuro.
4.1.
La ubicación de los templos
Bastante se ha dicho acerca del carácter nacional que ha tenido la Iglesia Metodista
Pentecostal en Chile, tanto por sus representantes, su financiamiento y prácticas cultuales
que ha desarrollado desde 1909, y que ha tratado de mantener hasta los días de hoy.
Principalmente cuando se caracteriza este movimiento como nacional, se hace referencia a
que quienes componen las iglesias pentecostales coinciden con gran parte de la población
más vulnerable del país. “El pentecostalismo ha nacido en los suburbios de las grandes
ciudades, en el seno de poblaciones marginales de raíz campesina, y luego se ha extendido
84
en la zona rural del sur206”, es por ello, que generalmente los templos Metodistas
Pentecostales se ubican al interior de estas poblaciones marginales, es allí donde el
pentecostalismo ha tenido el éxito suficiente como para posicionarse como una de las
religiones protestantes más grandes del país.
Dentro de la región, específicamente en la Provincia de Osorno, cada uno de estos
templos –a diferencia de otras denominaciones- se ubican en poblaciones y ciudades donde
existe una alta vulnerabilidad socioeconómica, pero que a pesar de ello, los miembros que
ahí participan, son capaces de construir grandes infraestructuras para posteriormente
congregarse. En consecuencia, la imagen postal que se dibuja, da cuenta del contraste de
realidades que se construye en una población o ciudad, probablemente esa dicotomía sea
para muchos la gran pregunta a resolver, pero desde la misma iglesia, la idea es clara, los
templos se construyen por fe.
El Jefe de sector de las Iglesias Metodistas Pentecostales en la Provincia de Osorno
señala:
“Cada iglesia Metodista es una iglesia autónoma, cada iglesia busca el
financiamiento particular de su organización o de su administración, en base a
eso nosotros construimos nuestros templos, edificamos, cabe denotar que más
de todas las veces la iglesia nunca recurre al tema político, al tema municipal a
pedir financiamiento, sino que nuestros templos se levantan por fe, con
nuestros beneficios, con nuestras ofrendas, con nuestros diezmos, con nuestras
colaboraciones y de esta manera la iglesia se levanta, y así hemos logrado
construir sin pedir ayuda, sin pedir ningún compromiso con nadie207”.
Tal cual como señala el Jefe de sector de la Provincia de Osorno, cada Iglesia se
organiza de forma autónoma para poder crear los fondos necesarios para levantar sus
templos y mantenerse a lo largo del tiempo. Un miembro de la Iglesia en Purranque señala:
206
LALIVE, Cristian. El refugio de las masas. Concepción: Ediciones CEEP, 2009. ISBN: 9789568052065,
pp65.
207
Entrevistado Marcos Cárdenas. Pastor de la Iglesia Metodista pentecostal de Rahue Alto. Lunes 19 de
diciembre de 2011.
85
“… se trabajó para comprar primeramente un sitio aquí –más o menos- de 7
mts de ancho 30 de largo, y ahí comenzó a hacerse el templo con los hermanos,
con cooperaciones, algunos hermanos compraban un metro, dos metros como
le daba la fuerza, y así se pudo hacer el año 67’ el primer templito208”.
Es tal la autonomía, que muchos niegan la colaboración de autoridades políticas en la
construcción de los templos, “las autoridades no nos ayudaron en cuanto a lo material,
sino que tuvimos que esforzarnos humanamente con la ayuda del Señor y cooperaciones
que llegaron de algunos ricos en aquel entonces; mientras que otros señalan una ayuda,
quizás no monetaria, pero si un apoyo en cuanto a las facilidades para implantar Iglesias y
poder salir a las calles a predicar el evangelio.
“Recuerdo que mi madre, le dijo mi pastor: deme la autorización, porque
yo voy a ir con el alcalde Osorno, en ese tiempo don René Soriano, y mi mamá
fue con oración, con ayuno a hablar con el alcalde para solicitarle un día de
permiso, para una colecta pública para construir nuestro templo, y el alcalde
le dice no po señora Felisa, ¿cómo va a hacer el día sábado? los días sábados
los bancos están cerrados, yo le voy a dar autorización un día lunes o un día
martes, mi mamá le dijo el lunes, así que un día lunes hicimos una colecta para
la construcción de nuestro templo, construimos el templo con mucho amor,
pero con mucho sacrificio209”.
Cada una de estos templos se ha construido con la colaboración de quienes integran
dichas congregaciones, cada cual de acuerdo al contexto que le ha tocado vivir, con sus
propias dificultades y facilidades para instaurarse en el lugar al cual han sido enviados, sin
embargo,
todos
ellos
coinciden
en
que
son
lugares
de
mucha
necesidad,
socioeconómicamente vulnerables, situación que respalda la teoría de Cristian Lalive que
postula al pentecostalismo como el refugio de las masas.
208
Entrevistado Heriberto Cárdenas. Miembro de la Iglesia Metodista Pentecostal de de Purranque. Domingo
22 de enero de 2012.
209
EntrevistadaRaquel Castro. Pastora de Iglesia Metodista Pentecostal de Purranque: Hace referencia a la
construcción del primer templo en Osorno. Jueves 18 de enero de 2012.
86
4.2.
Trabajo Pastoral
Desde los comienzos del movimiento pentecostal, la presencia de un líder, de un
guía, de un pastor ha sido clave para el nacimiento, establecimiento y desarrollo de gran
parte de las iglesias protestantes. Claramente es un trabajo no fácil, teniendo en
consideración que solamente los primeros pastores –nombrados por Mr. Hoover- recibieron
una enseñanza pastoral210, posteriormente muchos de ellos no tendrán educación, siendo
generalmente campesinos, mineros, dirigentes poblacionales y en cuanto al ministerio
pastoral, no tenían más instrucción que la recibida por sus antecesores y la Biblia, tal es el
caso del Obispo Manuel Umaña Salinas, quien será el primer pastor en asumir que presente
estas características.
En la Provincia de Osorno, los primeros pastores designados no se diferenciaban
mucho de lo que sucedía a nivel nacional, el pastor Marcelino Vera, al momento de ser
nombrado como tal, era comerciante y se dedicaba a la compra y venta de animales, y
frutos del país211, por lo que, no tenía gran instrucción, al igual que cada uno de los pastores
que posteriormente salieron de la Iglesia Metodista Pentecostal de Osorno. Sin embargo,
sorprende la capacidad que desarrollaron para hacer crecer sus iglesias tanto en
infraestructura, como en número de creyentes.
Los testimonios dan cuenta del gran compromiso que existió por parte de los
primeros pastores por salir a las calles, junto a sus congregaciones con el objetivo de invitar
a los vecinos y transeúntes a integrar las “filas del evangelio”.
“Bueno aquí la mayor forma de trabajo fue la predicación al aire libre,
mucho se predicó en aquellos años y salíamos un buen número, por ende, la
gente quedaba muy admirada porque veía un buen número de almas en la filas
y la gente misma lo respetaba, porque veía que el pastor era quien andaba por
210
211
LALIVE, Cristian. El Refugio de las Masas. Concepción: Ediciones CEEP, 2009. ISBN: 9789568052065.
Revista la Voz pentecostal. Diciembre 1999. N°34. Pp68.
87
delante212”.
En consecuencia, gran parte del trabajo realizado por las primeras iglesias
Metodistas Pentecostales en la Provincia de Osorno, se debe a la organización que
estableció cada pastor en sus respectivas iglesias con la colaboración de sus miembros. Su
aporte fue tal, que muchos de los primeros integrantes al movimiento ven con melancolía
aquellos días y aclaran que existe una transformación en la forma de actuar de los líderes,
pero también de la misma iglesia213.
Por otra parte, la consolidación de la Iglesia Metodista Pentecostal en la Provincia
de Osorno, es sin duda el producto del trabajo de los primeros metodistas pentecostales
llegados a la zona del sur de Chile, con el objetivo de evangelizar, lo que ha contribuido al
aumento considerable de este grupo de protestantes, que en gran parte obedece a la ayuda y
colaboración que ha brindado la iglesia desde sus inicios.
212
Entrevistado Heriberto Cárdenas. Miembro de la Iglesia Metodista Pentecostal de Purranque. Domingo 22
de Enero del 2012.
213
Ibídem
88
4.3.
El deber de la Dorca al interior de Iglesia
Aunque generalmente se piensa que el machismo es parte del pentecostalismo, al
interior de las iglesias, el trabajo de la mujer también llamada Dorca, es realmente
protagónico y significativo, desarrollando diversas actividades sociales, donde destaca la
visita a hospitales, cárceles, hogares de ancianos, menores, entre otras, que se constituyen
en un aporte prácticamente anónimo a la comunidad.
El pastor de la Iglesia Metodista Pentecostal de Río Negro Señala:
“…hay un grupo de visitadoras en la iglesia, que se preocupan de visitar
a las hermanas en el hospital y también hay alguien que ve la necesidad,
entonces no solo se lleva una palabra sino también la ayuda económica214”.
Desde sus inicios la mujer ha tenido un rol importantísimo al interior de la Iglesia
Metodista Pentecostal, no tan sólo por congregarse un día a la semana y orar por el país, la
región, y la comuna215, sino también, porque dentro de sus reuniones se establecen ciertos
acuerdos, que en primer lugar van en directo beneficio de los miembros más vulnerables
socioeconómicamente de la congregación, generalmente cesantes y enfermos; y en segundo
lugar beneficiando a aquellos que pertenecen a la población y posteriormente a la ciudad
donde se ubica la Iglesia, personas que se encuentran en similares condiciones que los
primeros216. Son las dorcas, las encargadas de establecer redes de apoyo y organizar la
mejor forma de poder llegar a las personas en necesidad.
Al interior de la Provincia de Osorno, a nivel de Sector, las dorcas se reúnen todos
los años entre los meses de octubre y noviembre en un servicio donde comparten
experiencias, y establecen una ayuda social hacia aquellas pastoras viudas de la Iglesia
Metodista Pentecostal a nivel nacional.
214
Entrevistado Alex Bernier. Pastor Iglesia Metodista Pentecostal de Chile en Río Negro. Jueves 12 de Enero
de 2012.
215
Entrevistada Raquel Castro. Pastora de Iglesia Metodista Pentecostal de Purranque. Jueves 19 de enero de
2012
216
Ibídem
89
En definitiva es posible evidenciar el importante rol que ejerce la mujer dentro del
desarrollo y la evolución que ha experimentado la iglesia pentecostal, no sólo dentro de la
Provincia de Osorno, sino que a lo largo del territorio nacional, constituyéndose en parte
importante de la historia de este movimiento.
90
4.4.
Trabajo interdenominacional
El trabajo de la Iglesia Metodista Pentecostal y de muchas iglesias protestantes se
extiende mucho más allá de sus propias fronteras. En el último tiempo, las distintas
denominaciones protestantes han dejado de lado ciertas diferencias de dogmas y tradiciones
para trabajar de forma colaborativa con el fin de poder adherir más personas al credo
religioso sin importar la denominación a la que se acoja.
La promulgación de la ley que establece el “Día de las Iglesias Evangélicas y
Protestantes” y su declaración como feriado legal217, solo viene a ser el resultado del
trabajo que ha ejercido la unión de iglesias a nivel nacional.
En la provincia de Osorno, existen datos desde los años 70’ que hablan sobre un
trabajo colaborativo entre las iglesias. La visita del pastor internacional Yiye Avila trajo tal
movimiento a la región, que la prensa de la época dedicó páginas y varias ediciones a
dichos eventos218, todo ello propinado por el gran número de personas que asistían a estas
reuniones.
Todas estas actividades han significado un avance positivo en las iglesias
protestantes no sólo pentecostales, viéndose fortalecidas en el tiempo. Si bien este tipo de
actividades le han impreso un sello especial al movimiento pentecostal, este trabajo no ha
estado exento de polémicas y de continuas divisiones que rompen con la unidad que se
pretende, pero aun así se sigue trabajando para lograr resultados significativos.
En los últimos años se han organizado distintos grupos con el objetivo de “difundir
el evangelio”, dentro de ellos se encuentra la Fundación Damas de Blanco, grupo de
mujeres de distintas iglesias protestantes, con vocación de servicio, que se preocupan de
217
BIBLIOTECA del Congreso Nacional. Historia de la Ley Nº20.299 [en línea] 2008. [Fecha de consulta: 18
de octubre de 2011] Disponible en: http://www.bcn.cl/histley/lfs/hdl-20299/HL20299.pdf
218
Diario la Prensa.
91
colaborar con las enfermeras en los centros hospitalarios de 78 comunas del país219. Su
trabajo no solo se orienta hacia el apoyo espiritual de los hospitalizados, sino que también
se constituyen en un apoyo social y económico para el enfermo y sus familiares. Su trabajo
es reconocido en las distintas comunas en las que se han establecido y por las autoridades
que ahí residen.
Por otra parte, también existen grupos interdenominacionales que se encargan de
visitar las cárceles, recintos de detención preventiva, hogar de menores, de ancianos, de
enfermos mentales, con el objetivo de brindarles apoyo espiritual y socioeconómico. En
todas las anteriores está inserto el trabajo de la Iglesia Metodista Pentecostal, según la
organización de cada iglesia, ya que como se mencionó con anterioridad, cada iglesia es
autónoma en sus finanzas, en su organización, por lo tanto existe la “libertad” para
participar de actividades que brindan servicio a la comunidad, toda vez que, va en beneficio
directo del cumplimiento del objetivo último de la Iglesia.
A nivel nacional, a partir del año 2011 se ha estado desarrollando el proyecto de las
346 comunas del país, que consiste específicamente en la evangelización de éstas a través
de distintos medios, en el que participan la mayoría de los pastores protestantes de todo el
país. Iglesias como la Metodista Pentecostal –además de muchas otras- reparte los tratados
en las calles, como comúnmente lo ha hecho, en las mismas predicaciones al aire libre,
además del pegado de afiches que por estos días forman parte del paisaje a nivel nacional,
por lo que, se estima que el próximo censo evidenciara un aumento en el porcentaje de
personas que se denominan evangélicas-protestantes.
El trabajo inter-iglesias ha contribuido -en gran parte- en el aumento de personas
que se autodenominan protestantes. Organizaciones como “Uno en Él”, Red Cristiana
Universitaria (existente en los distintos centros de educación superior), MOU220, además de
219
MINISTERIO de Hacienda. Registro Central de Colaboradores del Estado y Municipalidades. Ficha de
Institución Privada: Fundación Damas de Blanco [Fecha de consulta: 4 de agosto de 2011] Disponible en:
http://www.registros19862.cl/fichas/ver/rut/71628200/clase/5
220
Misión Operación Urbana. Grupo interdenominacional que se reúnen una semana en el año en las grandes
ciudades de todo el país con el sólo propósito de evangelizar a través de diversas estrategias. Más información
disponible en: http://www.mouchile.cl/
92
las distintas uniones de pastores que se organizan a nivel de comunas en la provincia de
Osorno, han sido capaces de planifican año a año distintas actividades con la finalidad de
llegar a los distintos grupos etarios de la provincia y acercar el evangelio a las personas.
93
4.5.
La evolución de la influencia pentecostal
Como se señala en capítulos anteriores, la preocupación por la labor social -en un
principio- no era prioridad para la Iglesia Metodista Pentecostal, por dos razones: 1) no
existía el capital para poder hacerlo, para los pioneros era prioridad establecerse en el país y
la mejor forma de hacerlo era a través de la construcción de templos; 2) existía un
pensamiento marcado en los pentecostales de los años 60’221 de no responsabilizarse por las
situaciones que se daban en su comunidad, teniendo en cuenta que su “morada no era
terrenal222”, por lo cual no tomaban un compromiso frente a los problemas políticos,
económicos y sociales que se sucedían al interior del país.
Con el paso del tiempo, la Iglesia fue consolidándose y en la medida que lo hizo,
también se responsabilizó -como grupo ciudadano- por los problemas sociales existentes en
el país. Si bien la iglesia no estableció entre sus prioridades el desarrollar un tipo de ayuda
social y económica, finalmente este tipo de actividades surgieron bajo el amparo de las
iglesias locales, debido en gran parte, a las características que presentaba el lugar en que
éstas eran establecidas.
Este hecho se deja notar en el testimonio que relata el pastor Marcos Cárdenas:
“…el pastor Marcelino ayudó a mucha gente en los campos, llegaba con
cosas con harina, llegaba con abarrotes, y todo eso lo hacía silenciosamente,
consolidando matrimonios, hogares, buscándoles trabajo, metiéndose a
empresas a conversar con los patrones para que reciban su gente y trabajen,
entonces eso es una influencia social tremenda y eso permitió consolidar la
iglesia aquí en Osorno223”.
Se entiende entonces que a pesar de existir un discurso de no-compromiso frente a
la sociedad chilena, existen pastores e iglesias locales preocupados por sus miembros, por
221
LALIVE, Christian. El Refugio de las Masas. Concepción: Ediciones CEEP, 2009. ISBN:
9789568052065, pp80.
222
2 Co. 5,1.
223
Entrevistado Marcos Cárdenas. Pastor de la Iglesia Metodista Pentecostal de Rahue Alto. Lunes 19 de
diciembre de 2012.
94
su comunidad, por su ciudad, por su país; un compromiso que va muchos más allá de la
oración por todos ellos, un compromiso que implica acción, y que se ve reflejado en el
trabajo de más de 50 años de historia en la Provincia de Osorno.
En la actualidad este trabajo se ha incrementado, puesto que, por el aumento de
iglesias a nivel provincial, existe una mayor cobertura para extender la ayuda social a los
distintos sectores del circuito. En cada comuna se organizan programas de ayuda a la
comunidad sin importar la autoridad política de turno, además de las visitas que se realizan
reiteradamente en las distintas instituciones gubernamentales y no-gubernamentales que
están para contribuir a la sociedad.
"La Iglesia no tiene obras institucionales sociales propias, aun cuando
realiza enorme labor social. Desde cada pequeña iglesia, cada Zona y cada
Sector se realiza –además de la labor habitual de servicio a la comunidad que
se procura hacer en el anonimato,- una serie de actividades de apoyo a
instituciones de beneficencia224".
En lo que a labor religiosa se refiere, ésta se ha mantenido en el tiempo, las
predicaciones al aire libre siguen siendo el mayor sello de la Iglesia Metodista Pentecostal
de Chile, estas grandes manifestaciones se siguen realizando todos los domingos con
anterioridad al servicio dominical. Cabe destacar que el número de creyentes que en la
actualidad sale a las calles es mucho menor y, por lo tanto, el impacto que genera en los
transeúntes y vecinos es de la misma forma, mucho menor que hace 40 ó 50 años atrás.
Aun así, cada uno de los entrevistados reconoce la predicación al aire libre como la forma
más efectiva para la evangelización, no reconociendo otras como válidas, por lo que, de
algún modo constituye una parte importante de la identidad de las personas que integran la
Iglesia Metodista Pentecostal.
224
PARKER, Christian. Las iglesias y su acción social en Chile. Santiago: Ediciones Academia, 1996.
95
Por otra parte, prácticas como la sanación y milagros, han marcado la diferencia
desde los inicios de la Iglesia Metodista Pentecostal, de hecho muchas de las personas que
llegaron al evangelio, lo hacían enfermas, esperando ser sanadas o buscando respuestas
hacia los problemas que los agobiaban, al encontrar aquella ayuda, comenzaban a participar
de los cultos hasta llegar a establecerse como miembros de la misma.
Un miembro de la Iglesia de Purranque señala:
“(…) años atrás venían los enfermos y se sanaban inmediatamente, las
tradiciones que antes quedaban aquí en el templo, o en otros templos más
anteriores (…) quedaban muletas colgadas, bastones colgadas y ese era el
testimonio de la Iglesia Metodista Pentecostal aquí en Purranque225”.
En los últimos años, se han incorporado otras formas de evangelismo para poder
llegar a las personas, generalmente importadas de Estados Unidos, se han modificado
ciertas estructuras en cuanto a las tradiciones y costumbres, pero la enseñanza basada en la
Biblia se ha mantenido en el tiempo.
“Yo pienso que en estos más de 100 años, yo creo que la iglesia ha
luchado por mantener su identidad, por mantener su forma y por mantener el
movimiento espiritual que nosotros teníamos porque vemos que se mantienen
las raíces (…) Si en ciertas áreas se ha debilitado, pero no perdiendo la
esencia misma,. Yo creo, esperamos que viene algo más grande algo más
glorioso, viene como un nuevo empuje de nuestra iglesia, yo estoy viendo en
este tiempo hay un ambiente fresco en la juventud, que desea ya no vivir de los
recuerdos de 1909, sino que mucho jóvenes quieren hoy día vivir ese tiempo.
Yo le decía anoche a la misma iglesia, que este tiempo, es un tiempo de
valientes, nosotros vivimos otra realidad otro tipo de influencia, otro tipo de
tentaciones, tenemos que luchar contra el mismo sistema donde a los bueno se
le dice malo y a lo malo bueno, creo que en este tiempo se va a levantar una
225
Entrevistado Heriberto Cárdenas. Miembro de la Iglesia Metodista Pentecostal de Purranque. Domingo 22
de Enero del 2012.
96
generación de valientes que van a enfrentar esta situación y vamos a marcar el
pentecostalismo o la vida cristiana en la universidad, en las empresas, en los
colegios, en todos los lugares226”.
Ciertamente en el último tiempo se han diseñado nuevas estrategias, generalmente
por parte de los jóvenes de la Iglesia, para poder establecer ciertos lineamientos y poder
alcanzar vidas. Por otra parte, esta generación ha sido educada, no tan sólo en universidades
recibiendo una educación superior de a cuerdo a lo que puede brindar la sociedad, sino
también instrucción bíblica en institutos teológicos, por lo que existe la necesidad dentro de
la misma iglesia de evangelizar dentro de sus propias comunas a niños, jóvenes, ancianos,
el objetivo es alcanzar a los distintos grupos etarios del país.
La Iglesia Metodista Pentecostal de Osorno impactó a muchas personas, no tan sólo
ayudando a aquellos sectores pobres de la ciudad, sino también impactando vidas,
rescatando a aquellos que tirados en las calles, luego se transformaban en personas
respetables que eran felices junto a sus familias227. Es muy común en las iglesias escuchar
testimonios de personas que viviendo de una manera, al llegar al evangelio, tuvieron un
cambio de vida que se deja ver hasta los días de hoy.
226
Entrevistado Marcos Cárdenas. Pastor de la Iglesia Metodista Pentecostal de Rahue Alto. Lunes 19 de
diciembre de 2012.
227
Entrevistado Alex Bernier. Pastor Iglesia Metodista Pentecostal de Chile en Río Negro. Jueves 12 de Enero
de 2012.
97
Conclusión
La historia de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile se ha construido con el
trabajo de hombres y mujeres humildes, en muchos casos sin educación, sin capital
económico, pero con un carácter que los ha llevado a implantar diversos templos a lo largo
y ancho del territorio nacional.
Si bien el movimiento pentecostal, nació en territorio norteamericano, y en principio
se desarrollo bajo conceptos y parámetros foráneos a la realidad nacional, esta supo
adaptarse al contexto local, imprimiéndole un carácter único al movimiento, hecho que se
ve retratado en su instalación en las capas marginales de la sociedad lo que les ha permitido
no sólo tener un número importante de miembros, sino que atender a las necesidades de los
mismos, obligándolos a desarrollar una estricta labor social, la que generalmente se
desarrolla de manera anónima.
Otro elemento que grafica la adaptación del pentecostalismo a la realidad nacional,
lo constituye la presencia de líderes o pastores que no necesariamente poseen algún tipo de
preparación teológica, así como tampoco una mayor instrucción educacional. Este elemento
que será una premisa a lo largo de Chile, caracterizará el movimiento, ya que será común
ver entre sus filas a pastores, que son obreros o dirigentes vecinales, quienes entregarán su
mensaje con un lenguaje propio, popular, presentando sus propias experiencias de vida
como testimonio, mostrando una religión cercana a la comunidad.
A pesar de lo masivo que se presentaba el movimiento desde su nacimiento, las
diferencias en las interpretaciones de la biblia, además de los cambios que han
experimentado las costumbres y tradiciones, han llevado a sucesivos enfrentamientos y
divisiones, las cuales han marcado la historia del movimiento.
Los diferentes cismas que se han producido al interior de la Iglesia Metodista
Pentecostal, en vez de actuar como agente divisor, han actuado como agente multiplicador.
De este modo se produce un aumento de las población pentecostal, ya que –al dividirse-,
98
sólo se establecen cambios de autoridades, de ciertas costumbres y tradiciones, pero el
origen del movimiento es el mismo, no cambia y perdura en el tiempo. Se sigue
considerando fundamental la presencia del Espíritu Santo y sus manifestaciones en los
cultos, el estudio de la Biblia en la vida diaria, e incluso las predicaciones al aire libre,
como una forma tradicional y efectiva para la evangelización.
Las iglesias emergentes se transforman en verdaderas filiales de la Iglesia de la cual
han emigrado, si bien ya no se rigen bajo la misma autoridad legal y espiritual, si se rigen
por estructuras y doctrinas del movimiento pentecostal, por lo que el fin último de la
Iglesia: “salvar almas” se da por concretado.
Bajo esta premisa, se entiende el aumento de denominaciones en el mapa religioso
chileno; iglesias que no sólo se separan de grandes denominaciones a nivel nacional, sino
también local, provocando en un primer momento, gran efervescencia (al interior de la
iglesia y fuera de ella), que luego serán superados, estableciendo nuevamente las relaciones
entre los disidentes y la “Iglesia madre”, abarcando con ello un mayor radio de influencia,
orientado específicamente a una vida de santidad, que se muestra al mundo a través de las
predicaciones en la vía publica.
En vista de lo anteriormente expuesto, y de acuerdo a lo que se ha podido evidenciar
dentro de esta investigación, éstos diferentes cismas que se han producido a lo largo de la
historia de la iglesia pentecostal dentro de Chile, han estado lejos de producir su decadencia
o debilitamiento, sino que más bien han permitido su fortalecimiento, posicionándola en la
actualidad como una de las iglesias que ha experimentado un mayor crecimiento en el
último tiempo.
Pero esta permanencia en el tiempo no sólo radica en el carácter masivo del
movimiento, sino que también en las diversas formas de evangelización que se han
utilizado, las cuales han permitido su permanencia y nivel de adherencia.
En un contexto general, el pentecostalismo utilizó las mismas herramientas y formas
99
de evangelización a lo largo del territorio nacional, estableciendo parámetros comunes, por
lo que será frecuente observar dentro de la provincia de Osorno predicaciones en la calle, y
puerta a puerta, hombres y mujeres que se extendían por este espacio, entre las capas
marginales de la sociedad, entregando un mensaje nuevo de salvación el que resultaba
cercano y atractivo para esta población.
Otro elemento que permitió la permanencia y el fortalecimiento del movimiento
pentecostal, fue sin duda su adaptación a los cambios y transformaciones que ha
experimentado el mundo, es así, como con el paso del tiempo, se fueron integrando nuevas
formas de evangelización, las que si bien daban resultados positivos, en cuando al aumento
en el número de miembros, por otro lado chocaban con las capas más conservadoras del
mismo, aquellos miembros más ancianos que observaban como se perdían ciertas
estrategias evangelizadoras que constituyeron el medio para que ellos puedan llegar a una
Iglesia pentecostal.
En base a lo entrevistado, se puede postular que dichos cambios han sido necesarios
para poder alcanzar otros grupos etarios, generalmente niños y jóvenes que tienen otra
perspectiva de la sociedad en la que se está inserto y por lo tanto, requiere de otras
estrategias evangelizadoras que brinden similares resultados. Por otra parte, estos cambios
han hecho que se pierdan ciertos principios básicos del pentecostalismo, en consecuencia,
ha desencadenado una falta de identidad dentro de los mismo adherentes al movimiento, de
la misma manera, un desconocimiento de su propia historia y de lo que significa realmente
ser parte de un movimiento pentecostal.
Dentro del desarrollo de esta investigación, fue posible observar además la
importante labor social que ha nacido bajo el alero de las iglesias pentecostales a lo largo de
Chile, hecho que también se grafica dentro de la provincia de Osorno. Estas han ejercido
una labor social desde diferentes ámbitos, la cual ha nacido respondiendo a las necesidades
de la población que rodea a estas iglesias. A través del tiempo, se ha convertido en una
verdadera estrategia evangelizadora, que ha posibilitado la llegada de muchas personas al
movimiento pentecostal.
100
Si bien la ayuda social se presenta como un elemento poco conocido por la
comunidad en general, debido a su carácter generalmente anónimo, esta se centra como
parte importante de la iglesia, aunque en principio no era un elemento fundamental de
atender, ésta debió desarrollarse en vista a las características que presentaba la población, y
a la vez, por ser un medio de evangelización.
Dentro de la Provincia de Osorno, la Iglesia Metodista Pentecostal ejerce una labor
social casi anónima, la cual se grafica en acoger a la población más vulnerable de las
distintas comunas, otorgándole una identidad, un espacio en el cual desarrollarse, pero
también un espacio donde se puede ejercer la acción social a través de distintos canales.
Uno de ellos, es la visita a centros hospitalarios y carcelarios de la provincia, además de la
ayuda brindada a casas particulares con alta vulnerabilidad social. Sorprende evidenciar
cómo esta labor se ha desarrollado desde sus inicios en 1959, sin tener los recursos
suficientes para poder dar cobertura a todas los hogares con necesidad.
Probablemente una de las labores más significativas en esta zona del país, está
relacionado con el analfabetismo, durante los años en que se instaura la Iglesia Metodista
Pentecostal, este problema social era uno de los grandes problemas que acontecían en el
país, sin embargo existen muchos testimonios que narran su experiencia de aprender a leer
a través de la Biblia. Evidentemente quienes poseían este problema era la población más
vulnerable (social y económicamente), las mismas que posteriormente fueron integradas al
pentecostalismo y que a través de la evangelización fue posible su alfabetización,
En la actualidad se siguen desarrollando actividades de acción social en beneficio de
la comunidad, evidentemente existen más recursos y la capacitación suficiente para poder
ejercer dicha acción, pero falta un compromiso real y prioritario al momento de poder
ejecutarla. Se necesitan personas que tengan las disposición de servir, dejando de lado los
intereses personales, haciéndose responsable por lo que acontece a diario en la sociedad, no
buscando culpables, sino más bien disponerse a vivir como colectividad, por lo tanto, lo
que se requiere, es dejar de lado el individualismo del sistema actual, y poder hacer lo que
realmente marca la vida de las personas, la acción.
101
Bibliografía
ANDERSON, Allan. El pentecostalismo: El cristianismo carismático mundial [en línea].
Madrid: Ediciones Akal, S.A, 2007. [Fecha de consulta: 16 de diciembre de 2011].
Disponible en:
http://books.google.cl/books?id=A4ceTdqvP2gC&printsec=frontcover&dq=pentecostalism
o&hl=es&sa=X&ei=W4brTtDKLsHj0QGA4ijCQ&ved=0CC4Q6AEwAA#v=onepage&q=pentecostalismo&f=false
BIBLIOTECA del Congreso Nacional. Historia de la Ley Nº20.299 [en línea] 2008. [Fecha
de consulta: 18 de octubre de 2011] Disponible en: http://www.bcn.cl/histley/lfs/hdl20299/HL20299.pdf
COLOMBO, Claudio.
Pentecostalismo en Chile, Pasado, Presente y Futuro.
Aproximaciones al Origen y Naturaleza del Pentecostalismo en Chile [en línea]. Chile
[Fecha
de
consulta:
25
de
diciembre
de
2010].
Disponible
en:
http://www.prolades.com/cra/regions/sam/chi/Colombo_pentecostalismo.pdf
CHILE en el siglo XX por Mariana Aylwin. Chile: editorial Planeta, 1990. ISBN: 956-247057-0
DÍAZ, Manuel. Las sorpresas del movimiento pentecostal chileno [en línea]. En: simposio
Centenario, (2009: Valparaíso, Chile). [Fecha de consulta: 15 de julio de 2011] Disponible
en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/006_las_sorpresas_del_avivamiento_pentecost
al%20_manuel%20diaz.pdf
DRIVER,
Juan.
El
Pentecostalismo
[en
línea]
Disponible
en:
http://www.menonitas.org/publicaciones/driver_fe_en_periferia/driver_fe_periferia_20.pdf
102
FEDIAKOVA, Evguenia. “Somos parte de esta sociedad”. Evangélicos y política en el
Chile Post autoritario [en línea] Santiago: Universidad de Chile, 2004. Disponible en:
http://redalyc.uaemex.mx/pdf/645/64504310.pdf
FRIAZ V, Francisco. Manual de Historia de Chile desde la prehistoria hasta 1973. Chile:
editorial Zig-Zag, 1998.
GARMA, Carlos. La socialización del don de lenguas y la sanación en el pentecostalismo
mexicano [en línea]. México: Alteridades, 2000. [Fecha de consulta: 6 de junio de 2011].
Disponible en: http://uam-antropologia.info/web/articulos/garma_001.pdf pp86
GONZÁLEZ, Justo. Historia del Cristianismo Tomo II: Desde la era de la Reforma hasta
la era inconclusa [en línea] U.S.A: Editorial Unilit, 1994 [Fecha de consulta: 12 de
diciembre de 2011] Disponible en: http://cristianohoy.files.wordpress.com/2009/04/justo-lgonzalez-historia-del-cristianismo-tomo-2.pdf ISBN 1560634774
GUERRA, Cristian. La música en el movimiento Pentecostal de Chile (1909-1936): El
aporte de Willis Collins Hoover y de Genaro Ríos Campos [en línea]. Corporación
SENDAS, 2008 [Fecha de consulta: 6 de mayo del 2011]. Disponible en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/007_la_musica_en_el_movimiento_oentecostal
.pdf
HALLEY,
Henry.
Historia
de
la
Iglesia
[en
línea]
Disponible
en:
http://www.ntslibrary.com/HISTORIA%20DE%20LA%20IGLESIA.pdf
HOOVER, Willis. Historia del Avivamiento Pentecostal en Chile. Concepción: Ediciones
Ceep, 2008. 6º edición. ISBN: 9789568052010
Y qué impide [documental] dirigido por Corporación Sendas. Santiago, Chile: Corporación
Sendas, 2009. 1 DVD (37 min.): son., col
103
LALIVE, d´Epinay Christian. El Refugio de las Masas. Concepción: Ediciones CEEP,
2009. ISBN: 9789568052065.
MANUAL de Geografía de Chile por Ana María Errázuriz. Chile: Editorial Andrés Bello,
1998. ISBN: 9561315238
MINISTERIO de Hacienda. Registro Central de Colaboradores del Estado y
Municipalidades. Ficha de Institución Privada: Fundación Damas de Blanco [Fecha de
consulta:
4
de
agosto
de
2011]
Disponible
en:
http://www.registros19862.cl/fichas/ver/rut/71628200/clase/5
ORELLANA, Luis. El Fuego y la Nieve: Historia del Movimiento Pentecostal en Chile
1909-1932 [en línea]. Concepción: Ediciones CEEP, 2006, 30 [fecha de consulta: 21 de
mayo
de
2010]
Disponible
en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/001-
libro_el_fuego_y_la_nieve.pdf
PARKER, Cristian. Las iglesias y su acción social en Chile. Santiago: Ediciones Academia,
1996.
PERALTA, Gabriel y HIPP, Roswitta. Historia de Osorno. Desde los inicios del
poblamiento hasta la transformación urbana del siglo XX. Osorno, 2004.
POLLAK-ELTZ, Angélica y SALAS, Yolanda. Pentecostalismo en América Latina: entre
tradición y globalización [en línea]. Quito: Ediciones Abya-Yala, 1998. [Fecha de consulta:
16
de
diciembre
de
2011].
Disponible
en:
http://books.google.cl/books?id=ZC7A_kd9Hf8C&printsec=frontcover&dq=pentecostalis
mo&hl=es&sa=X&ei=W4brTtDKLsHj0QGA4ijCQ&ved=0CDMQ6AEwAQ#v=onepage&q=pentecostalismo&f=false
104
REVISTA Cultura y Religión [en línea]: Distribución, crecimiento y discriminación de los
evangélicos pentecostales. Universidad Arturo Prat, 2009. [Fecha de consulta: 07 de mayo
de 2011]. Disponible en:
http://www.revistaculturayreligion.cl/articulos/vol_3_n2/vol_3_n2_2009_4_Oscar_Corvala
n.pdf ISSN: 07184727
REVISTA Cultura y Religión [en línea]: Movimiento pentecostal en América Latina:
Teorías sociológicas y debates teológicos. Universidad Arturo Prat, 2009. [Fecha de
consulta: 07 de mayo de 2011]. Disponible en:
http://www.revistaculturayreligion.cl/articulos/vol_3_n1/vol3_n1_2009_2_michael_bergun
der.pdf ISBN: 07184727
SALINAS, Maximiliano. Historia del pueblo de Dios en Chile. La evolución del
Cristianismo desde la Perspectiva de los Pobres [en línea]. Santiago: Ediciones Rehue,
1987 [fecha de consulta: 15 de septiembre de 2010]. Capítulo 4. El Nacimiento y
Desarrollo
de
las
Iglesias
Evangélicas.
Disponible
en
http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0040213.pdf
SANCHEZ, Víctor. Historia de Osorno [en línea] [Fecha de consulta: 6 de enero de 2012].
Disponible en: http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/historia-de-osorno--0/html/
SEPULVEDA, Juan. El principio pentecostal. Reflexiones a partir de los orígenes del
pentecostalismo en Chile [en línea]. [Fecha de consulta: 25 de diciembre de 2010].
Disponible en: http://www.aetorre.com/hairesis/almacen/24PRINCIPIO.pdf
VALENZUELA, Raimundo. Historia de la Iglesia Metodista de Chile 1978-1903 [en
línea]. Chile: LOM Ediciones, 2000. [Fecha de consulta: 18 de octubre de 2010].
Disponible
en:
http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0040227.pdf
ISBN:
9562885070
VERGARA, Ignacio. El Protestantismo en Chile. Santiago: Editorial del Pacífico S. A.,
1962).
105
WEHRLI, Juan. Historia breve del movimiento pentecostal chileno [en línea] Santiago,
1999
[Fecha
de
consulta:
25
de
diciembre
de
2010]
Disponible
en:
http://www.corporacionsendas.cl/descargas/002historia_breve_movimiento_pentecostal_wherli.pdf
Entrevistas
1.- Alex Bernier
2.- Heriberto Cárdenas
3.- José Ortega
4.- Juan Cárcamo
5.- Juan Chávez
6.- Luis Núñez
7.- Marcos Cárdenas
8.- Raquel Castro
Documentos
1. Diario la Prensa 1930-1980
2. Revista La Voz Pentecostal 1980-2010
106
Anexos
Foto 1
Foto 2
Foto 3
Foto 4
Foto 5
Foto 6
Foto n°7
Foto n°8
Foto n°9
Foto n°10
Foto n°11
Foto n°12
Foto n°13
Foto n°14
Foto n°15
Foto n°16
Foto n°17

Documentos relacionados