ÁVILA | ALBA DE TORMES GUÍA PROFESORADO

Comentarios

Transcripción

ÁVILA | ALBA DE TORMES GUÍA PROFESORADO
MAESTRA DE ORACIÓN
ÁV I L A | A LBA D E TO R M ES
23 de marzo- 10 de noviembre | 2015
G U Í A P R O F E S O R A D O - C AT E Q U I S TA
ÍNDICE
PRESENTACIÓN
.....................................................................................................................................................
3
Capítulo 1. Convento de Nuestra Señora de Gracia. Ávila.
OS CONDUJE A LA TIERRA DEL CARMELO
........................................................................
5
........................................................................
10
.....................................................................................
16
Capítulo 2. Capilla de Mosén Rubí. Ávila.
EN LA ESPAÑA DE LA CONTRARREFORMA
Capítulo 3. Capilla de Mosén Rubí. Ávila.
LAS POBRES DESCALZAS DE TERESA
Capítulo 4. Iglesia de San Juan Bautista. Ávila.
MAESTRA DE ORACIÓN
La Humanidad de Cristo
.............................................................................................................................
22
...........................................................................................................................
22
La Orden de la Virgen. Parecía ampararnos a todas
......................................................
35
................................................................................................................
39
......................................................................................................................................
42
Mi Padre Glorioso, San José
La Transverberación
Capítulo 5. Basílica de Santa Teresa. Alba de Tormes. Salamanca.
HIJA DE LA IGLESIA
.........................................................................................................................................
46
...........................................................................................................................................
46
....................................................................................................................................................................
48
Andariega de Dios
Escritora
Glorificación de Teresa: Madre de los espirituales
...........................................................
49
.....................................................................................................................
52
...........................................................................................................................
55
La necesidad de la imagen
Herederos de su Espíritu
2
Teresa de Jesús, Maestra de Oración,
es una nueva exposición organizada por la fundación de la iglesia
castellano-leonesa, Las Edades del Hombre. Este año un poquito más especial
por celebrar el V Centenario de su nacimiento de esta Santa abulense.
Como siempre, la exposición nos invita a adentrarnos en una bella historia que
forma parte de nuestra cultura y de nuestra fe. Una historia que merece la pena
conocer. Una historia que nos muestra el amor de Dios al mundo entero,
contada por un grupo de artistas y sus obras expuestas. La historia de
Teresa, su vida, la que ella quisiera contarnos al oído, tratando de presentarnos
de manera sencilla su persona, su doctrina, los conventos que fue fundando
por toda España, los mil y un avatares que le ocurrieron en sus muchos viajes.
En el fondo su camino de fe y de seguimiento a Dios.
Esta guía contiene el material necesario para comprender las claves a través de
las cuales hemos estructurado la exposición: Teresa de Jesús, Maestra de
Oración. Un guión que nos permita ver y comprender todo lo que podemos
visitar a lo largo de las cuatro sedes en las que desarrollamos esta muestra
(tres en Ávila capital: Convento de Gracia, Capilla de Mosén Rubí e iglesia de
san Juan Bautista; y una en Alba de Tormes: la Basílica dedicada a ella). Una
guía que nos ofrece los recursos necesarios para construir una catequesis, una
unidad didáctica o, sencillamente, acompañar a vuestros alumnos en una visita
guiada a la exposición.
VOLVER A LA PORTADA
3
4
VOLVER A LA PORTADA
Capítulo 1
OS CONDUJE A LA TIERRA DEL CARMELO
Teresa de Cepeda y Ahumada nace el día 28 de marzo de 1515 en la ciudad
de Ávila. Comenzamos este recorrido por la vida de Teresa con el privilegio de
poder hacerlo en los mismos muros donde empezó a ser la santa que hoy
admiramos.
La llamada que el Señor despierta en su corazón, tiene lugar en este
Monasterio de Santa María de Gracia, la primera de las sedes de la exposición
de las Edades.
Los primeros ocho días sentí mucho, y más la sospecha que tuve se había
entendido la vanidad mía, que no de estar allí. Porque ya yo andaba cansada y
no dejaba de tener gran temor de Dios cuando le ofendía, y procuraba
confesarme con brevedad. Traía un desasosiego, que en ocho días y aun creo
menos estaba muy más contenta que en casa de mi padre. (Vida 2, 8)
Providencialmente conoció a María de Briceño, una hermana que sembró en
ella el deseo de Dios e inició en su alma el proceso de su búsqueda. Pues
comenzando a gustar de la buena y santa conversación de esta monja,
holgávame de oírla cuán bien hablaba de Dios, porque era muy discreta y santa
[…].. Estuve año y medio en este monasterio harto mejorada. Comencé a rezar
muchas oraciones vocales y a procurar con todas me encomendasen a Dios,
que me diese el estado en que le había de servir.
VOLVER A LA PORTADA
5
Cuando decide entrar en el Carmelo, ante sus ojos se abre como horizonte
una orden que tiene en María el modelo para llegar a la santidad.
La orden del Carmen tiene sus orígenes en la Tierra Santa, en el Monte
Carmelo. La tradición oficial de los ermitaños latinos del Monte Carmelo vincula
sus orígenes al profeta Elías.
Burchard del Monte Sión, en 1281,dice: En el Monte Carmelo están la Cueva de
Elías y la Habitación de Eliseo, donde vivieron los Hijos de los Profetas y habitan
ahora los religiosos Carmelitas.
DECOR CARMELI (ALEGORÍA DEL CARMELO)
Anónimo
Segunda mitad del siglo XVII
Óleo sobre lienzo. 240 x 367 cm.
Convento de Santa Teresa. PP. Carmelitas. Ávila
VOLVER A LA PORTADA
6
Esta es la orden en la que entra Teresa de Cepeda y Ahumada en 1535, una
familia religiosa, hermanos de la Virgen, definida con una forma de vida peculiar,
un hábito, un escudo y unas constituciones: Por amor de nuestro Señor les
pido se acuerden […] la gran pena que tendrá quien comenzare alguna relajación.
Si no pongan siempre los ojos en la casta de donde venimos, de aquellos
santos Profetas. ¡Qué de santos
tenemos en el cielo que trajeron este
hábito! Tomemos una santa presunción,
con el favor de Dios, de ser nosotros
como ellos. (Fundaciones 29, 33)
La Visión del Escapulario, que según
la tradición de la orden tiene lugar
el 16 de Julio de 1251, se convierte
en uno de los temas esenciales en la
iconografía carmelitana. Así lo vemos
en el impresionante relieve salido del
taller de Gregorio Fernández hacia 1630
para el Carmen de Valladolid.
ENTREGA DEL ESCAPULARIO
A SAN SIMÓN STOCK
Taller de Gregorio Fernández (Andrés Solanes)
Hacia 1635
Madera policromada. 380 x 245 cm.
Museo Nacional de Escultura. Valladolid
VOLVER A LA PORTADA
7
Como un recurso más para acercarnos a la figura
de santa Teresa, para hacerla más cercana y
actual, hemos editado un video que tiene como
hilo conductor su “Libro de la Vida”.
Un video que hemos dividido en dos partes; la
primera se proyecta al final del recorrido en este
Convento de Gracia y la segunda, en la Capilla de
Mosén Rubí, espacio donde desarrollamos
los capítulos II y III de esta exposición.
Para observar
Teresa comenzará a escribir su vida, y podemos comenzar a pensar en varias cosas: Hay
dos escenas en las que Teresa siente la unión que tiene con Cristo. En otro momento
Teresa se pregunta qué podría hacer ella por Dios, y llega a la conclusión que dos cosas.
Recordemos algunos de los comentarios que sus hermanas de la Encarnación decían
cuando quería fundar otro convento. Nos fijamos también en los cambios de vestuario de
Teresa, Hermana Teresa y Madre Teresa.
En este capítulo encontramos obras expuestas que nos hablan de esa especial protección
y de cómo está definido el escudo carmelitano, por ejemplo “Alegoría del Monte Carmelo”
y “Entrega del escapulario a san Simón Stock”.
Para reflexionar
“Por amor de nuestro Señor les pido se acuerden […] la gran pena que tendrá quien
comenzare alguna relajación. Sino pongan siempre los ojos en la casta de dónde venimos,
de aquellos santos Profetas. ¡Qué de santos tenemos en el cielo que trajeron este hábito!
Tomemos una santa presunción, con el favor de Dios, de ser nosotros como ellos”.
(Fundaciones 29, 33)
VOLVER A LA PORTADA
8
9
VOLVER A LA PORTADA
Capítulo 2
EN LA ESPAÑA DE LA CONTRARREFORMA
Ahora pisamos el suelo de una capilla que tiene su nombre por Mosén Rubí de
Bracamonte, señor de Fuente el Sol.
Fue fundada por Doña María de Herrera en el siglo XVI con la intención de
realizar un hospital y una capilla funeraria, para su marido difunto, Andrés
Vázquez Dávila.
Esta familia tenía la obligación de custodiar la puerta de la muralla llamada la
del Almirante.
Comenzamos el recorrido precisamente con lo que cerrábamos la visita al
Convento de Gracia, con el video. Comprenderemos mejor con esta segunda
parte del video, las fundaciones y de las dificultades que Teresa hubo de pasar.
En la parte de la “noche sin llegar al Alba”
se intercalan fragmentos de la vida de
santa Teresa con poemas de san Juan
de la Cruz.
Es una buena oportunidad para
relacionarlos.
¿Adónde te escondiste?
Mil gracias derramado...
VOLVER A LA PORTADA
10
Para entender bien a una persona es necesario conocer su época.
España es una gran nación frutó de la unidad conseguida en el reinado de los
Reyes Católicos. Su grandeza traspasa los límites de la geografía nacional al
contar con amplios dominios en las Indias recién descubiertas en 1492.
El emperador Carlos V reinará en España desde 1516 hasta 1556, unirá en su
persona todos los reinos hispanos, no sólo Castilla y Aragón, sino también
Navarra. Le sucede en el trono del imperio Felipe II, que gobierna desde 1556
hasta su muerte en 1598. La soberanía española llega a su máximo apogeo en
todo el mundo.
La Santa Sede concede el título de católicos a los reyes hispanos por su
defensa y propagación de la fe católica a lo largo de todo el mundo.
Pero la defensa de la fe católica universal requerirá la ayuda de la corona
española, será en la creación de la Santa Liga, reinando Felipe II, para frenar la
conquista del imperio turco en el Mediterráneo. En la histórica batalla de Lepanto.
Es un momento de esplendor en todos los campos del saber, las letras
hispanas de Nebrija, Garcilaso o Rojas comienzan a florecer gracias al papel
de las grandes universidades bajo el amparo eclesial.
El mismo año del descubrimiento de América, en 1492, Antonio de Nebrija
publicaba su famosa Gramática, obras maestras de la literatura española, de
VOLVER A LA PORTADA
11
sus fondos proceden las ediciones del Amadís de Gaula y de La Celestina.
No podían faltar las mejores ediciones del Lazarillo y de Garcilaso de la Vega,
El arte de la música alcanza en Tomás Luis de Victoria uno de los mejores
intérpretes del Renacimiento. En la catedral de Ávila recibe los primeros
conocimientos musicales, durante esos años santa Teresa es conventual
en La Encarnación. Su Libro de misas y otros se publicará en el año 1600.
Pero no será sólo el acoso desde Oriente lo que preocupe a la Cristiandad,
sino que en el mismo seno de la Iglesia se produce una ruptura sin solución.
Se trata de la reforma protestante propiciada por Lutero.
SANTO CONCILIO
DE TRENTO
Juan Zabalo Navarro
(Atribuido)
Circa 1700
Óleo sobre lienzo
124 x 296 cm.
Museo de la Colegiata
de Borja. Zaragoza
Los escritos de Teresa ponen de manifiesto el sufrimiento ante los sucesos de
la reforma protestante: ¡Oh válgame Dios! Cuando yo vi a su Majestad puesto
en la calle, en tiempo tan peligroso como ahora estamos por estos luteranos,
¡qué fue la congoja que vino a mi corazón! (Fundaciones 3, 10)
VOLVER A LA PORTADA
12
En el siglo XVI dos teologías se enfrentan, la de luteranos
por un lado y la de los místicos católicos por otro.
Lutero y Calvino radicalizaban el “Dios solo” para
salvar la soberanía divina. En cambio, la mística
española, a la luz del misterio de la Encarnación,
no teme partir del hombre y descubrir la
búsqueda ansiosa e incesante de Dios en las
criaturas y dentro de sí mismo, y finalmente la
unión entre ambos.
De entre todos los aspectos de la reforma
protestante, como son el rechazo a las imágenes,
a la invocación de los santos, a la Virgen, el
apartado que más conmocionó a Teresa es el
trato que se concedió a la Eucaristía: Criador
mío, ¿cómo pueden sufrir unas entrañas tan
amorosas como las vuestras que lo que se hizo
con tan ardiente amor de vuestro Hijo y por más
contentaros a Vos, que mandaste nos amase,
sea tenido en tan poco como hoy día tienen esos
herejes el Santísimo Sacramento, que le quitan
sus posadas y le deshacen las iglesias?
(Camino de perfección 3, 8)
VOLVER A LA PORTADA
SAN FRANCISCO DE BORJA
Juan Martínez Montañes (Escultura)
Francisco Pacheco (Policromía)
Circa 1624
Madera policromada y tela encolada
173,5 x 70 x 55 cm.
Iglesia de la Anunciación
Universidad de Sevilla
13
La iglesia inicia un movimiento denominado la Contrarreforma con la
celebración del Concilio de Trento. Participan algunos obispos amigos
de santa Teresa, como Gaspar de Quiroga o Álvaro de Mendoza.
Teresa ya ha comenzado su reforma, le afectarán algunas normas, como las
de clausura, que ella había decidido ya de “mucho encerramiento”. En Teresa
encuentran una fiel defensora: Sabía bien de mí que en cosa de la fe contra la
menor ceremonia de la Iglesia que alguien viese yo iba, por ella o por cualquier
verdad de la Sagrada Escritura me pondría yo a morir mil muertes. (Vida 33, 5)
En España, el concilio tendrá un eco notable de la mano de figuras como san
Juan de Ribera. Es el momento de san Ignacio y san Francisco Javier, de san
Francisco de Borja, san Juan de Dios, san Pedro de Alcántara y san Juan de
Ávila.
La España del Siglo de Oro vive una religiosidad que está presente en cada
faceta de la vida personal y de toda la sociedad. La redención de la humanidad
por la sangre de Cristo, gracias a su sacrificio voluntario y generoso, es la
columna vertebral de la fe cristiana. Así lo vemos en algunas obras como la
Prensa o el Lagar místico.
Numerosas obras espirituales hacen el bien entre los fieles, los ejercicios
ignacianos, las obras de Osuna, san Juan de Ávila o fray Luis de Granada
VOLVER A LA PORTADA
14
servirán a la propia Teresa en su camino interior. Los maestros más importantes
que influyeron en Teresa son Francisco de Osuna con sus Abecedarios,
Bernabé de Palma y su Via Spiritus y Bernardino de Laredo con la célebre
Subida del Monte Sión. En ellos hay una primacía del espíritu, admitían la
meditación de la vida de Cristo y sus misterios. No quedaba bien resuelto si
esto implicaba prescindir de la humanidad de Cristo.
Se expone un ejemplar del Tercer Abecedario
de Osuna, editado en 1537, procedente de
las concepcionistas de Villafranca del Bierzo,
similar a éste es el que pudo tener entre sus
manos la propia santa Teresa.
Para observar
Grabado de “Erasmo de Rotterdam”.
ERASMO DE ROTTERDAM
Alberto Durero. 1526
Grabado a buril
260 x 210 mm.
Patrimonio Histórico Universidad Complutense de Madrid
Para reflexionar
“En cosas de fe me hallo, á mi parecer, con muy mayor fortaleza. Paréceme á mí, que
contra todos los luteranos me pondría yo á hacerles entender su yerro. Siento mucho la
perdición de tantas almas. Veo muchas aprovechadas, que conozco claro ha querido Dios,
que sea por mis medios; y conozco, que por su bondad va en crecimiento mi alma en
amarle cada día mas”. (Cartas XII)
VOLVER A LA PORTADA
15
Capítulo 3
LAS POBRES DESCALZAS DE TERESA
En España nace un nutrido grupo de santos de primer orden. Cada uno de ellos
va a contribuir en su espacio a cambiar la vida religiosa.
Es el momento de san Ignacio de Loyola y
san Francisco Javier, de san Francisco de
Borja, de san Juan de Dios, de san Pedro de
Alcántara, de san Juan de Ávila...
Muchos de ellos coincidieron con santa
Teresa y le animaron en el camino que iba a
emprender. Ella misma escogería a san Juan
de la Cruz como compañero en la reforma de
los frailes.
El hábito de estameña y la capa de la
Santa, anuncian a la Iglesia el nacimiento de
una nueva forma de entender la vida religiosa.
Este es el motivo por el que hemos elegido
el dibujo del artista Eduardo Palacios como
imagen de la exposición.
Además, se presenta como una invitación al
seguimiento de Jesús.
VOLVER A LA PORTADA
LEGADO
Eduardo Palacios. 2014
Dibujo
Colección del artista
16
Todo lo experimentado por santa Teresa en
sus años de La Encarnación, le llevará a
emprender una de las tareas más difíciles para
una mujer de su tiempo, la de ser fundadora.
En la celda de Teresa, en el monasterio de La
Encarnación, un grupo de religiosas y seglares
evocan ese estilo de pobreza de los inicios.
Una especie de cenáculo formado por Teresa,
doña Guiomar, Juana Juárez, María de
Ocampo, las Tapia, las Cepeda, etc.
Teresa escribe: Pensaba qué podía hacer por
Dios, y pensé que lo primero era seguir el
llamamiento que Su Majestad me había hecho
a religión, guardando mi Regla con la mayor
perfección que pudiere. (Vida 32, 9)
Pero es el Señor quien no le deja.
La confirmación del proyecto le viene de lo
alto: Habiendo un día comulgado, mandóme
CAPA DE SANTA TERESADE JESÚS
Anónimo
Hacia 1550
Jerga de la época
120 x 160 cm. (abierta)
Monasterio de San José.
MM. Carmelitas Descalzas Cabrerizos
(Salamanca)
mucho Su Majestad lo procurase con todas
mis fuerzas, haciéndome grandes promesas de
VOLVER A LA PORTADA
17
que no se dejaría de hacer el monasterio, y que se serviría mucho en él, y que
se llamase San José, […] y que Cristo andaría entre nosotras, y que sería una
estrella que diese de sí gran resplandor. (Vida 32, 11-12)
No deja de compartir esta inquietud con algunos santos, que el Señor puso en
su camino, como san Pedro de Alcántara y san Francisco de Borja. Pero será
san Pedro de Alcántara el que le anime a seguir adelante en su proyecto, el
santo reformador franciscano participará activamente en la obra de Teresa. Este
santo hombre me dio luz en todo y me lo declaró, y dijo que no tuviese pena,
sino que alabase a Dios y estuviese tan cierta que era espíritu suyo, que si no
era la fe, cosa más verdadera no podía haber ni que tanto pudiese creer […]. Y
como me veía con los deseos que él ya poseía por obra, que éstos dávamelos el
Señor muy determinados, y me veía con tanto ánimo, holgávase de tratar
conmigo. (Vida 30, 5)
El breve definitivo emitido por la Penitenciaría, con fecha de 7 de febrero de
1562, admite la obediencia al obispo don Álvaro de Mendoza y sus sucesores.
Según el breve la comunidad gozaba de autonomía legal para iniciar una nueva
vida carmelitana según la Regla primitiva. El breve llegó a la ciudad en junio de
1582: Os concedemos y hacemos gracia que podáis fundar y edificar un
monasterio de la orden y regla de Santa María del Monte Carmelo. Después
llegará otro breve, con fecha del 5 de diciembre, para observar la pobreza,
poder vivir en absoluta pobreza. Nace una nueva forma de vida religiosa.
VOLVER A LA PORTADA
18
En sus Carmelos, desde el primer
convento, san José de Ávila en 1562,
hasta el último, Burgos, en 1582,
diecisiete conventos y veinte años, le
darán el título de fundadora.
El hábito de estameña, la capa o las
alpargatas de la santa, así como el
breve de fundación del convento de san
José, anuncian a la Iglesia el nacimiento
de una nueva forma de entender la vida
religiosa.
Teresa tiene un gran sentimiento de
Iglesia: Toda mi ansia era, y aún es, que
pues tiene tantos enemigos y tan pocos
amigos, que éstos fuesen buenos […],
y que todas ocupadas en oración por
los que son defensores de la Iglesia
y predicadores y letrados que la
defienden, ayudásemos en lo que
pudiésemos.
(Camino de perfección 1, 2)
VOLVER A LA PORTADA
SAN PEDRO DE ALCÁNTARA,
INSPIRÁNDOSE COMO ESCRITOR
Pedro de Mena
Circa 1669
Madera policromada
170 x 90 x 80 cm.
Convento de San Antón
HH. Clarisas Capuchinas. Granada
19
Para observar
Talla de “San Pedro de Alcántara” de Pedro de Mena.
Hábito y Capa de Santa Teresa.
Para reflexionar
“Toda mi ansia era, y aún es, que pues tiene tantos enemigos y tan pocos amigos, que
éstos fuesen buenos […], y que todas ocupadas en oración por los que son defensores de
la Iglesia y predicadores y letrados que la defienden, ayudásemos en lo que pudiésemos”
(Camino 1, 2)
“Todo concertado, fue el Señor servido que, día de San Bartolomé, tomaron hábito algunas
y se puso el Santísimo Sacramento, y con toda autoridad y fuerza quedó hecho nuestro
monasterio del gloriosísimo padre nuestro San José, año de mil y quinientos y sesenta y
dos. Estuve yo a darles el hábito, y otras dos monjas de nuestra casa misma, que acertaron
a estar fuera. Como en ésta que se hizo el monasterio era la que estaba mi cuñado (que,
como he dicho, la había él comprado por disimular mejor el negocio), con licencia estaba
yo en ella, y no hacía cosa que no fuese con parecer de letrados, para no ir un punto contra
obediencia. Y como veían ser muy provechoso para toda la Orden por muchas causas, que
aunque iba con secreto y guardándome no lo supiesen mis prelados, me decían lo podía
hacer.
(V 36, 5)
Descubrir en los textos anteriores las preocupaciones y alegrías de Teresa a la
hora de su primera fundación: el convento de San José.
20
VOLVER A LA PORTADA
21
VOLVER A LA PORTADA
Capítulo 4
MAESTRA DE ORACIÓN
La Humanidad de Cristo
Comenzamos este capítulo acercándonos a la
pila donde Teresa recibió la gracia del bautismo
un día 4 de abril de 1515, un miércoles santo.
En estas aguas comienza su misión de anunciar
al mundo la riqueza de la oración.
¿Cómo definir la oración en Teresa?
Ella nos dice que orar es: Tratar de amistad,
estando muchas veces tratando a solas con
quien sabemos nos ama. (Vida 8, 5)
Una amistad que abre a Teresa a la
contemplación de la Humanidad de Cristo:
Puede representarse delante de Cristo y
PILA BAUTISMAL DE SANTA
TERESA DE JESÚS
Anónimo
Mediados del siglo XIII
Caliza
115 x 165 cm. (exterior)
Iglesia parroquial
de San Juan Bautista. Ávila
acostumbrarse a enamorarse mucho de su Sagrada Humanidad y traerle
siempre consigo y hablar con Él, pedirle para sus necesidades y quejársele de
sus trabajos […]. Es excelente manera de aprovechar y muy en breve; y quien
trabajare a traer consigo esta preciosa compañía y se aprovechase mucho de
ella y de veras cobrare amor a este Señor a quien tanto debemos, yo le doy
por aprovechado (Vida 12, 2)1
1
ÁLVAREZ, T., “Jesucristo en la experiencia de Santa Teresa”, en Estudios Teresianos III, Burgos, 1996, pp. 11, 43.
VOLVER A LA PORTADA
22
La santa afirma la necesidad de meditar constantemente en los misterios de la
humanidad de Cristo, sentirlo cerca, traer su compañía, gozar de su presencia.
La debilidad del hombre necesita encontrar siempre en Cristo un eco a sus
sentimientos, un amparo en sus miserias, porque es muy buen amigo Cristo,
porque le miramos hombre y vémosle con flaquezas y trabajos, y es compañía.
(Vida 22,10)
Todos los misterios de la vida de Cristo pueden ser motivo de meditación:
Pues si todas veces la condición o enfermedad, por ser penoso pensar en la
pasión no se sufre, ¿quién nos quita estar con él después de resucitado, pues
tan cerca le tenemos en el sacramento donde ya está glorificado, y no le
miraremos tan fatigado y hecho pedazos, corriendo sangre, cansado por los
caminos, perseguido de los que hacía tanto bien, no creído de los Apóstoles?
(Vida 22, 6)
NUESTRA SEÑORA DEL CORO
Damián Forment
Circa 1515-1520
Alabastro policromado y dorado
36 x 40 x 14 cm.
Monasterio de Santa Teresa
MM. Carmelitas Descalzas.
Zaragoza
VOLVER A LA PORTADA
23
Veo yo claro y he visto después que, para contentar a Dios y que nos haga
grandes mercedes, quiere sea por manos de esta humanidad sacratísima…
este Señor nuestro es por quien nos vienen todos los bienes. (Vida 6, 7)
Porque si pierden la guía que es el buen Jesús, no
acertarán el camino; porque el mismo Señor dice que
es camino; también dice el Señor que es luz y que no
puede ninguno ir al Padre sino por Él y quien me ve a
mí ve a mi Padre.
(6 Moradas 7, 6)
La vida cotidiana de Teresa está marcada por las
imágenes de Cristo mostrando su humanidad
Esta humanidad de Cristo parte desde el misterio de
la Encarnación, la Natividad. Por ello es costumbre la
presencia de tantas imágenes del Niño Jesús en las
clausuras carmelitanas y tiene en Teresa parte de
culpa, como El Peregrinito que la santa dejó en el
Carmelo de Valladolid.
En este proceso hay que señalar la importancia que
tiene en la obra de Teresa la Humanidad de Cristo.
VOLVER A LA PORTADA
NIÑO JESÚS
“EL PEREGRINITO”
Anónimo. Hacia 1600
Madera policromada
e imagen vestidera
Convento de Santa Teresa
MM. Carmelitas Descalzas
Valladolid
24
Teresa experimenta en su propia vida que la salvación nos viene de la entrega
generosa de Cristo en la cruz.
Ella misma adquiere algunas pinturas para sus fundaciones, como El Fundador
de Toledo, presente en “Las Edades”: Yo me fui muy contenta, que me parecía
ya lo tenía todo, sin tener nada; porque debían ser hasta tres o cuatro ducados
lo que tenía, con que compré dos lienzos (porque ninguna cosa tenía de imagen
para poner en el altar) y dos jergones y una manta.
(Fundaciones, 15, 6)
Otra obra relevante que ella misma adquiere
es El Cristo esperando la crucifixión de Toledo.
CRISTO ESPERANDO
LA CRUCIFIXIÓN
Anónimo
Siglo XVI
Óleo sobre lienzo
110,5 x 83 x 5 cm
Convento de San José
MM. Carmelitas Descalzas
Toledo
VOLVER A LA PORTADA
CRUCIFICADO
DE LOS DESAMPARADOS
Martínez Montañés
Siglo XVII
335 x 190 x 46 cm.
Convento del Santo Ángel
PP. Carmelitas Descalzos
Sevilla
25
Pero si hay un tema de la Pasión que llega al corazón de Teresa es el de Cristo
llagado atado a la columna.
La experiencia con Cristo atado a la columna resulta esencial en la conversión
personal de Teresa: Pues tornando a lo que decía, de pensar a Cristo a la
columna, es bueno discurrir un rato, y pensar las penas que allí tuvo, y por qué
las tuvo, y quién es el que las
tuvo, y el amor con que las
pasó […]. Si pudiere, ocuparle
en que mire que le mira, y le
acompañe, y pida; humíllese,
y regálase con él, y acuérdese
que no merecía estar allí.
(Vida 13, 22)
APARICIÓN DE CRISTO ATADO
A LA COLUMNA A SANTA TERESA
DE JESÚS
Seguidor de Gregorio Martínez
Hacia 1618-1619
Óleo sobre lienzo
211 x 165 cm. (bastidor)
232 x 187 x 7cm. (marco)
Iglesia parroquial
de Santa María la Mayor
Cubillas de Cerrato. Palencia
VOLVER A LA PORTADA
26
En este punto no olvidamos un hecho trascendental: que su conversión
personal tiene lugar ante una imagen de Cristo muy llagado.
Es una cuaresma del año 1554, el Señor la sorprendió, ella estaba preparada:
Pues ya andaba ya mi alma cansada y, aunque quería, no le dejaban descansar
las ruines costumbres que tenía. Acaecióme que, entrando un día en el oratorio,
vi una imagen que habían traído allí a guardar, que se había buscado para cierta
fiesta que se hacía en casa. Era de Cristo muy llagado y tan devota que, en
mirándola, toda me turbó de verle tal, porque representaba bien lo que pasó
por nosotros. (Vida 9,1)
Aunque más ligado a san Juan de la Cruz en su iconografía, el tema de Cristo
con la cruz a cuestas aparece en los textos de la santa con frecuencia: Miradle
cargado con la cruz, que aún no le dejaban hartar de huelgo. Miraros ha Él con
unos ojos tan hermosos y piadosos, llenos de lágrimas, y olvidará sus dolores
por consolar los vuestros, sólo porque os vayáis vos con Él a consolar
y volváis la cabeza a mirarle.
(Camino de perfección 26, 5)
JESÚS NAZARENO CAÍDO Y SANTA TERESA OFRECIÉNDOLE SU CORAZÓN
Anónimo. Primer tercio del siglo XVIII
Óleo sobre lienzo
Museo de la ciudad de Antequera
Antequera. (Málaga)
VOLVER A LA PORTADA
27
En la clave del seguimiento, la invitación a ir detrás de Jesús, especialmente
cuando va camino del Calvario, se convierte en una estampa ejemplar: Si
quiere ganar libertad de espíritu y no andar siempre atribulado, comience a no
se espantar de la cruz, y verá cómo se la ayuda también a llevar el Señor y con
el contento que anda y el provecho que saca de todo. (Vida 11, 17)
Los tránsitos, las celdas, los claustros, el refectorio, todo estará presidido por la
cruz, la bandera de la humildad: Pues tornando a lo que decía, gran fundamento
es el comenzar con determinación de llevar camino de cruz desde el principio y
no los desear, pues el mismo Señor mostró este camino de perfección diciendo:
Toma tu cruz y sígueme (…) Los contemplativos han de llevar levantada la
bandera de la humildad y sufrir cuantos golpes les dieren sin dar ninguno;
porque su oficio es padecer como Cristo, llevar en alto la cruz, no la dejar de las
manos por peligros en que se vean, ni que vean en él la flaqueza en padecer.
(Vida 15,13)
Habrá muchos que lo ha que comenzaron y nunca acaban de acabar. Y creo
es gran parte este no abrazar la cruz desde el principio, que andarán afligidos
pareciéndoles no hacen nada. (Vida 11,15)
La fe de Teresa en la Humanidad de Cristo adquiere su plenitud en la experiencia
crucial de Cristo vivo y resucitado. Dejemos que la santa nos lo recuerde: Si
estáis alegre, miradle resucitado; que sólo imaginar cómo salió del sepulcro os
VOLVER A LA PORTADA
28
alegrará. Mas ¡con qué claridad y con qué hermosura! ¡Con qué majestad, qué
victorioso, qué alegre! (Camino de perfección 26, 4)
Es Cristo Vivo el centro de su vida: Casi siempre se me representaba el Señor
así resucitado si estaba en tribulación, que me mostraba las llagas. (Vida 29, 4)
CRISTO RESUCITADO
Anónimo
31 x 26,5 x 4,5 cm.
Monasterio de San José
MM. Carmelitas Descalzas
Ávila
La Eucaristía se revela como la síntesis de los misterios salvadores de Cristo:
presencia real y verdadera de Cristo glorioso, sacrificio de Cristo y de la Iglesia,
comunión de vida gloriosa: Viene a veces con tan grande majestad que no hay
quien pueda dudar sino que es el mismo Señor, en especial en acabando de
comulgar, que lo sabemos que está allí, que nos lo dice la fe. Representase tan
Señor de aquella posada, que parece, toda deshecha el alma, se ve consumir
en Cristo. (Vida 28,8)
VOLVER A LA PORTADA
29
.
Para ella, que revive cada escena evangélica, Jesús actúa a través de la
Eucaristía como lo hacía en los tiempos en los que andaba por los caminos de
Galilea: Pues, si cuando andaba en el mundo, de sólo tocar sus ropas sanaba
los enfermos, ¿qué hay que dudar que hará milagros estando tan dentro de mí,
si tenemos fe, y nos dará lo que le pidiéremos, pues está en nuestra casa?
Y no suele su Majestad pagar mal la posada, si le hacen buen hospedaje.
(Camino de perfección 34, 8)
Es Cristo el protagonista en este apartado, y también en las Edades, porque
fue el protagonista en la vida de santa Teresa: Parecíame andar siempre a mi
lado Jesucristo […]; estar siempre a mi lado derecho sentíalo muy claro y que
era testigo de todo lo que yo hacía. (Vida 27, 2)
ENTRE LOS PUCHEROS ANDA EL SEÑOR
Francisco Rizi
Hacia 1674
Óleo sobre lienzo
127 x 170 cm.
Monasterio de San José
MM. Carmelitas Descalzas. Ávila
Lo mismo que lo fue para Teresa, así quedó en el Carmelo: De ver a Cristo, me
quedó imprimida su grandísima hermosura y la tengo hoy día, porque para esto
bastaba sola una vez ¡cuánto más tantas como el Señor me hace esta merced!
(Vida 37, 4)
VOLVER A LA PORTADA
30
La meditación constante en la Humanidad de Cristo desemboca en la
contemplación de las imágenes de Jesús, como camino y método para una
presencia continua de Cristo.
La vida cotidiana de Teresa está marcada por las imágenes de Cristo en todos
los momentos de su vida, cualquier momento narrado en los evangelios,
especialmente Jesús y la samaritana, serán un manantial de oración para ella.
La selección de obras de la infancia de Cristo enfatiza el pensamiento teresiano
y tiene una profunda huella en la plástica carmelitana. Por ello es costumbre
la presencia de tantas imágenes del Niño Jesús en las clausuras carmelitanas,
como el Peregrinito que la Santa dejó en el Carmelo de Valladolid.
Para observar
Pila Bautismal de Santa Teresa.
Niño Jesús “el peregrinito”.
“Virgen del coro” de Damián Forment.
Teresa experimenta en su propia vida que la salvación nos viene de la entrega
generosa de Cristo en la cruz.
Las imágenes de la Pasión de Cristo forman parte esencial del universo
teresiano veneradas por el Carmelo. Teresa bebe de la pasión de Cristo
en su propia experiencia.
VOLVER A LA PORTADA
31
Como hito central, el Crucificado, como el famoso
de la Procesión de los Piojos. Esta devoción ha
propiciado que el Carmelo haya creado algunas de
las joyas de la imaginería española.
Para reflexionar
Pues tornando a lo que decía, de pensar a Cristo a la
columna, es bueno discurrir un rato, y pensar las penas
que allí tuvo, y por qué las tuvo, y quién es el que las tuvo,
y el amor con que las pasó […]. Si pudiere, ocuparle en
que mire que le mira, y le acompañe, y pida; humíllese, y
regálase con él, y acuérdese que no merecía estar allí.
(Vida 13, 22)
Yo me fui muy contenta, que me parecía ya lo tenía todo,
sin tener nada; porque debían ser hasta tres o cuatro
ducados lo que tenía, con que compré dos lienzos (porque
ninguna cosa tenía de imagen para poner en el altar) y dos
jergones y una manta.
(Fundaciones, 15, 6)
Pues ya andaba ya mi alma cansada y, aunque quería, no le
dejaban descansar las ruines costumbres que tenía.
Acaecióme que, entrando un día en el oratorio, vi una
imagen que habían traído allí a guardar, que se había
buscado para cierta fiesta que se hacía en casa. Era de
Cristo muy llagado y tan devota que, en mirándola, toda
me turbó de verle tal, porque representaba bien lo que
pasó por nosotros.
(Vida 9, 1)
VOLVER A LA PORTADA
CRISTO DE LOS PIOJOS
Anónimo
Segunda mitad del siglo XVI
Madera policromada
37 x 30,5 x 7,5 cm. (Cristo)
73 x 38 x 19 cm. (cruz)
Convento de San José
MM. Carmelitas Descalzas
Ávila
32
CURACIONES
DE SANTA TERESA
Anónimo sevillano. Siglo XVIII
Óleo sobre lienzo. 124 x 363 x 4 cm.
Convento de san José de las Teresas
MM. Carmelitas Descalzas
Écija. Sevilla
La identificación de Teresa con Cristo es incontestable, como en este cuadro
de la curación de su enfermedad y este conjunto que representa las visiones
de Cristo a lo largo de su vida.
LOS DESPOSORIOS MÍSTICOS DE SANTA TERESA
VISIÓN DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD
APARICIÓN DE CRISTO RESUCITADO A SANTA TERESA
LA MUERTE DE SANTA TERESA
Anónimo. 1718-1721
Óleo sobre lienzo
239 x 298 cm., 220 x 284 cm., 219 x 284,5 cm., 218 x 294 cm.
Iglesia conventual de San José (San Cayetano)
PP. Carmelitas Descalzos. Córdoba
VOLVER A LA PORTADA
33
Para observar
“Cristo esperando la crucifixión”, siglo XVI.
Especialmente, su piel llagada y los instrumentos de la Pasión.
“Aparición de Cristo atado a la columna a Santa Teresa de Jesús”.
“Jesús Nazareno caído y Santa Teresa ofreciéndole su corazón”.
“Curaciones de Santa Teresa”.
(Fijémonos en la identificación de Santa Teresa con la Pasión de Cristo).
Cuadro “Cristo resucitado”.
“Entre los pucheros anda el Señor” de Francisco Rizzi.
Conjunto de las Visiones de Cristo en la vida de Santa Teresa, s. XVIII.
(Especialmente “Desposorios místicos de Santa Teresa” y “Visión de la Santísima Trinidad”).
Para reflexionar
Mira este clavo, que es señal que será mi esposa desde hoy. Hasta ahora no lo habías
merecido; de aquí adelante, no sólo como Criador y como Rey y tu Dios mirarás mi honra,
sino como verdadera esposa mías: mi honra es ya tuya y la tuya mía.
(Relaciones 35)
Casi siempre se me representaba el Señor así resucitado si estaba en tribulación, que me
mostraba las llagas.
(Vida 29, 4)
34
VOLVER A LA PORTADA
La Orden de la Virgen
(Parecía ampararnos a todas)
La Virgen acompañará a Teresa a lo largo
de su vida carmelitana.
Teresa es una mujer piadosa, fiel a las
costumbres que su madre le enseñó y que en el
Carmelo ella desarrolló, como el rezo del rosario.
Santa Teresa escoge para entregarse al Señor
una orden profundamente mariana, pues en
su corazón de niña una Madre sustituye a otra:
Acuerdome que cuando murió mi madre quedé
yo de edad de doce años, poco menos. Como
yo comencé a entender lo que había perdido,
afligida fuime a una imagen de nuestra Señora y
supliquéla fuese mi madre, con muchas lágrimas.
Paréceme que, aunque se hizo con simpleza, que
me ha valido; porque conocidamente he hallado
a esta Virgen Soberana en cuanto me he
VIRGEN DE LA CARIDAD
Anónimo
Siglo XVI
Madera policromada
Imagen de vestir
140 x 110 x 75 cm.
(vestida y con corona)
S. A. I. Catedral. Ávila
encomendado a ella.
(Vida 1, 7)
35
VOLVER A LA PORTADA
Cuando la hagan priora, del monasterio abulense
de La Encarnación, ella pondrá los destinos de
su priorato en las manos de la auténtica Priora
de la casa, que es la Virgen de la Clemencia:
Otra vez, estando todas en oración después de
Completas, vi a nuestra Señora con grandísima
gloria, con manto blanco, y debajo de él parecía
ampararnos a todas; entendí cuán alto grado de
gloria daría el Señor a las de esta casa.
(Vida 36, 24)
Cuando funde algunos conventos dejará la
imagen de la Virgen, como sucede en Caravaca,
enviando ella personalmente la talla de la Virgen
del Carmen: Ahora he de enviar a Caravaca una
imagen de nuestra Señora que les tengo, harto
buena y grande, no vestida, y un San José me
están haciendo; y no les ha de costar nada.
(Carta 160, 8)
La Orden desarrollará una impresionante
iconografía mariana, desde la infancia de María
hasta su Asunción a los cielos, llegando a crear
el modelo de la Virgen del Carmen de tanto
VOLVER A LA PORTADA
APARICIÓN DE LA VIRGEN
A SANTA TERESA
Francisco de Goya y Lucientes
(atribución tradicional)
Hacia la segunda mitad
del siglo XVIII
Óleo sobre tabla
37 x 24,5 cm. (bastidor)
45,4 x 33,4 cm. (marco)
Depósito:
Museo Ibercaja Camón Aznar.
Zaragoza
Real Sociedad Económica
Aragonesa de Amigos del País
Zaragoza
36
arraigo en la Iglesia universal. La presencia de
María es central en todas las dependencias de
los monasterios, desde las entrañables escenas
de la maternidad, pasando por temas como la
Inmaculada, del cual fue defensora la Orden,
hasta la Dolorosa y llegar a la Asunción.
NUESTRA SEÑORA DE LA MANO
VIRGEN VESTIDA DE CARMELITA
Anónimo madrileño
1740
Madera policromada
140 x 60 x 60 cm. (con corona y peana)
Santuario de Nuestra Señora
del Carmen Extramuros. Valladolid
Para reflexionar
Otra vez, estando todas en oración después de Completas, vi a nuestra Señora con
grandísima gloria, con manto blanco, y debajo de él parecía ampararnos a todas; entendí
cuán alto grado de gloria daría el Señor a las de esta casa.
(Vida 36, 24)
Cuando funde algunos conventos también dejará la imagen de la Virgen: Ahora he de enviar
a Caravaca una imagen de nuestra Señora que les tengo, harto buena y grande, no vestida,
y un San José me están haciendo; y no les ha de costar nada.
(Carta 160, 8)
¿Quién puede decir si es mal, si comenzamos a rezar las Horas o el rosario, que comience a
pensar con quién va a hablar y quién es el que habla, para ver cómo le ha de tratar?
(Camino de perfección 22, 3)
VOLVER A LA PORTADA
37
en la Iglesia universal. La presencia de María
es central en todas las dependencias de los
monasterios, desde las entrañables escenas de
la maternidad, pasando por temas como la
Inmaculada, del cual fue defensora la Orden,
hasta la Dolorosa y llegar a la Asunción.
DOLOROSA
Pedro de Mena
Hacia 1670-1680
Madera policromada
84 x 80 x 52 cm.
Monasterio del Corpus Christi
MM. Carmelitas Descalzas
Alcalá de Henares. (Madrid
VIRGEN DEL POPULO
Fray Juan Sánchez Cotán
Siglo XVI
Óleo sobre lienzo
130 x 95 x 6 cm.
Convento de San José
MM. Carmelitas Descalzas
Granada
Para observar
Las diferentes obras que recogen algunas de las advocaciones de la Virgen, para ahondar
en el por qué de esas advocaciones.
“Virgen de la Caridad”.
“Aparición de la Virgen a Santa Teresa”. Francisco de Goya
“Nuestra Señora de la mano”. Anónimo madrileño.
“Virgen del Pópulo”. Fray Juan Sánchez Cotán.
“Dolorosa”. Pedro de Mena.
VOLVER A LA PORTADA
38
Mi padre glorioso San José
La experiencia josefina en Teresa es fundamental
en la recuperación de la devoción al Santo
Patriarca en la Edad Moderna.
Entre estas vivencias ocupa un lugar destacado
la imagen de San José de Pedro de Mena,
conservada en el monasterio de Santa Teresa de
Madrid.
La vida de Teresa está marcada por el
descubrimiento de la devoción a san José: Tomé
por abogado y señor al glorioso San José, y
encomendéme mucho a él. Vi claro que así de
esta necesidad, como de otras mayores de
honra y pérdida de alma, este padre y señor mío
me sacó con más bien que yo le sabía pedir.
(Vida 6, 6)
Será la curación de su parálisis el hecho decisivo,
cuando tiene entre veintiséis y veintisiete años,
que Teresa atribuye a la intercesión de san José:
Él hizo como quien es en hacer de manera que
VOLVER A LA PORTADA
SAN JOSÉ
Pedro de Mena
Madera policromada
85,5 x 45 x 40 cm.
Monasterio de Santa Teresa
MM. Carmelitas Descalzas
Madrid
39
pudiese levantarme y andar y no estar tullida.
(Vida 6, 8)
La obra de Teresa, el Carmelo, ya no se
entenderá sin él, san José custodiará desde la
portada, la portería, el retablo o las dependencias
conventuales la vida de las comunidades
descalzas. Numerosos Carmelos llevarán su
nombre por toda la geografía española y
universal. Se cumplía así su deseo: También me
dio gran consuelo de haber hecho lo que el
Señor me había mandado y otra iglesia más en
este lugar, de mi padre glorioso San José,
que no la había.
(Vida 36, 6)
Para reflexionar
“De buena gana me alargara en decir muy por menudo
las mercedes que ha hecho este glorioso santo a mí
y a otras personas […]. En fin, como quien en todo lo
bueno tiene poca discreción. Sólo pido, por amor de
Dios, que lo pruebe quien no me creyere; y verá por
experiencia el gran bien que es encomendarse a este
glorioso Patriarca y tenerle devoción”.
(Vida 6, 8)
VOLVER A LA PORTADA
VISIÓN DEL COLLAR
Juan de Peñalosa
Hacia 1622
Óleo sobre lienzo
180 x 140 x 4 cm.
S.A.I. Catedral de Astorga
León
40
SAN JOSE CORONADO
POR CRISTO
Francisco de Zurbarán
Fuente de Cantos, 1598
Madrid,1664
Circa 1640
Óleo sobre lienzo
250 x 166 cm.
Museo de Bellas Artes
Sevilla
Para observar
“San José con el Niño”.
Pedro de Mena.
“Visión del collar”.
Juan de Peñalosa.
“San José coronado
por Cristo”.
Francisco Zurbarán.
41
VOLVER A LA PORTADA
Vulnerasti cor meum:
La Transverberación
Es Teresa maestra de oración que, desde su propia experiencia personal,
escribe y enseña, en primer lugar a sus monjas y, desde la publicación
de sus obras, a todo el pueblo cristiano.
Así llegamos a la plenitud de la experiencia
orante de santa Teresa de Jesús, el momento
de la Transverberación, que tiene lugar en el
monasterio de la Encarnación de Ávila, en 1560,
ella misma nos lo cuenta: Veía un ángel cabe mí
hacia el lado izquierdo en forma corporal, lo que
no suelo ver sino por maravilla […]. No era grande
sino pequeño, hermoso mucho, el rostro tan
encendido que parecía de los ángeles muy
subidos que parecen todos se abrasan […].
Veíale en las manos un dardo de oro largo, y al
fin del hierro me parecía tener un poco de fuego.
Este me parecía meter por el corazón algunas
veces y que me llegaba a las entrañas; al sacarle
me parecía las llevaba consigo, y me dejaba toda
abrasada en amor grande de Dios. (Vida 29, 13).
TRANSVERBERACIÓN
DE SANTA TERESA
Lucas Jordán
Circa 1664
Óleo sobre lienzo
202 x 157 cm
Monasterio de la Encarnación
MM. Carmelitas Descalzas
Peñaranda de Bracamonte
Salamanca
42
VOLVER A LA PORTADA
La transverberación fue una de las escenas citadas durante la Canonización
de la Santa y una de las renombradas en sus biografías.Tal ha sido su
trascendencia que hablar de éxtasis es sinónimo de Santa Teresa.
El suceso de la Transverberación ha creado algunas de las obras de arte más
universales de la Santa, situándose a la cabeza la genial creación de Bernini.
La complejidad de este tema nos ha llevado a localizar originales versiones
sobre el mismo, acompañada la Santa por su compañero de alturas espirituales
San Juan de la Cruz, o curiosidades iconográficas como la Santa raptada cual
nuevo Elías o con ampliación de espectadores como los de la Sagrada Familia.
Herida vais del Serafín, Teresa,
corred al agua, cierva blanca y parda,
que la fuente de vida que os aguarda,
también es fuego, y de abrasar no cesa.
Lope de Vega compone en 1622,
con motivo de las fiestas de
canonización, estos versos.
¿Cómo subís por la montaña espesa
del rígido Carmelo tan gallarda,
que con descalzos pies no os acobarda
del alto fin la inaccesible empresa?
Serafín cazador el dardo os tira,
para que os deje estática la punta,
y las plumas se os queden en la palma.
Con razón vuestra ciencia el mundo admira,
si el seráfico fuego a Dios os junta,
y cuanto veis en él, traslada el alma.
VOLVER A LA PORTADA
43
TRANSVERBERACIÓN
DE SANTA TERESA DE
JESÚS Y DIÁLOGO
CON EL NAZARENO
DE SAN JUAN DE LA CRUZ
Andrés Gutiérrez ¿?
Hacia 1727
Óleo sobre lienzo
346 x 490 cm. (bastidor)
410 x 540 cm. (marco)
Convento de Belén
RR. Clarisas
Antequera. Málaga
Para reflexionar
“Veía un ángel cabe mí hacia el lado izquierdo en forma corporal, lo que no suelo ver sino
por maravilla […]. No era grande sino pequeño, hermoso mucho, el rostro tan encendido
que parecía de los ángeles muy subidos que parecen todos se abrasan […]. Veíale en las
manos un dardo de oro largo, y al fin del hierro me parecía tener un poco de fuego. Este me
parecía meter por el corazón algunas veces y que me llegaba a las entrañas; al sacarle me
parecía las llevaba consigo, y me dejaba toda abrasada en amor grande de Dios”.
(Vida 29, 13)
Para observar
“Éxtasis de Santa Teresa”. Lucas Jordán.
“Éxtasis de Santa Teresa y Diálogo del Nazareno con San Juan de la Cruz”.
Debemos fijarnos en la luz que ilumina a los santos, la posición de éstos y las palabras del
diálogo, icono de la fidelidad de ambos a Cristo.
VOLVER A LA PORTADA
44
45
VOLVER A LA PORTADA
Capítulo 5
HIJA DE LA IGLESIA
Pasamos ahora a la villa de Alba de Tormes, en la provincia de Salamanca.
Teresa la conocía muy bien por su hermana Juana y su esposo, el ecónomo del
Duque de Alba.
Fundó allí el convento de la Anunciación en el año 1571. Allí murió el 4 de
octubre de 1582, cuando tenía 67 años. Y allí, por su fidelidad continua al
Señor a pesar de tantas adversidades, Teresa pudo exclamar en su lecho de
muerte: “Al fin muero hija de la Iglesia”. Son unas palabras pronunciadas desde
la alegría de haber cumplido con una tarea, no humana, sino un encargo divino.
Andariega de Dios
Desde las primeras noticias que la misma santa ha legado, nos encontramos a
una niña deseosa de alcanzar la gloria del cielo con prontitud. Se lanza camino
del martirio con la alegría de los santos que leía en el “Flos Sanctorum”. Saldrá
de la comodidad de su clausura cuando el Señor le pide hacer “eso poquito
que está en mi”, para iniciar la reforma de la Orden.
SANTA TERESA Y SU
HERMANO RODRIGO HUYEN
EN BUSCA DEL MARTIRIO
Anónimo sevillano. Siglo XVIII
Óleo sobre lienzo
143,5 x 358,5 x 3,5 cm.
Convento de San José
de Las Teresas
MM. Carmelitas Descalzas
Écija (Sevilla)
VOLVER A LA PORTADA
46
Después de casi media vida recorriendo los caminos de España, como andariega
de Dios, fundando “palomarcitos”, en medio de tantas dificultades, es Santa
Teresa la primera mujer fundadora en la historia de la vida religiosa.
SANTA TERESA
CAMINO DE UNA FUNDACIÓN
180 x 240 cm.
Museo de Santa Teresa
Convento de Santa Teresa
PP. Carmelitas Descalzos
Ávila
Lo que comenzó como un retorno al
espíritu original de la antigua Regla del
Monte Carmelo, se convirtió en una nueva
Orden de monjas y frailes, el Carmelo
Descalzo.
Miles de kilómetros para llevar a cabo la
obra de Dios. Una labor para la que supo
rodearse de los mejores consejeros, entre
ellos la humilde figura de San Juan de la
Cruz, con quien inició en los frailes la
misma tarea que había comenzado entre
las monjas.
VOLVER A LA PORTADA
TRÍPTICO DEL CRISTO
DE LAS FUNDACIONES
Anónimo. Siglo XVI
78 x 79 x 18 cm (vitrina)
Monasterio del Corpus Christi
MM. Carmelitas Descalzas
Alcalá de Henares (Madrid)
47
Para reflexionar
“Habiendo un día comulgado, mandóme mucho Su Majestad lo procurase con todas mis
fuerzas, haciéndome grandes promesas de que no se dejaría de hacer el monasterio, y que
se serviría mucho en él, y que se llamase San José […], y que Cristo andaría con nosotras,
y que sería una estrella que diese de sí gran resplandor”.
(Vida 32, 11-12)
Para observar
“Santa Teresa camino de una fundación”.
“Cristo de las Fundaciones”. La inscripción en su vitrina atestigua que era el que portaba
Teresa en sus Fundaciones.
“Santa Teresa y su hermano Rodrigo huyen en busca del martirio”. Por la curiosa historia
que en él se constata.
Escritora
Su condición de mujer escritora para dar a conocer su rica experiencia
espiritual la sitúa entre las grandes cimas de la mística universal. De su pluma
nacieron grandes joyas de la literatura y de la mística: Vida, Camino de
perfección, Fundaciones y Las Moradas. Comenzó como un mandato espiritual
de sus confesores y tenía como destino el alimento espiritual de sus hijos en el
Carmelo Descalzo, pero hoy son bibliografía obligada para quien discurre por
los difíciles caminos del alma.
Algunas cartas y páginas manuscritas de la Santa en diferentes ediciones de sus
obras en distintos idiomas nos hablan de la universalidad de su pensamiento,
incluso más allá del cristianismo. Nos lo dice fray Luis de León : He visto los
VOLVER A LA PORTADA
48
libros que compuso la madre Teresa de Jesús que se intitulan de su Vida, y las
Moradas, y Camino de perfección, con lo de más que se junta con ellos, que
son de muy sana y cathólica doctrina, y a mi parecer de grandísima utilidad para
todos los que los leyeren, porque enseñan quan posible es tener estrecha
amistad el hombre con Dios, y descubren los pasos por donde se sube a este
bien […] y todo ello con tanta facilidad y dulzura por una parte, y por otra con
palabras tan vivas, que ninguno los leerá que si es espiritual no halle grande provecho.
Para observar
“Cartas manuscritas de la Santa”. En diferentes ediciones, en distintos idiomas.
Nos hablan de la universalidad de su pensamiento.
Glorificación de Teresa: Madre de los espirituales
El 12 de marzo de 1622, presidida por Gregorio XV, con la Bula Omnipotens
sermo Dei, Roma celebró la canonización más española que se recuerda: san
Isidro, san Ignacio de Loyola, san Francisco Javier, san Felipe Neri y santa
Teresa de Jesús.
En la Bula de la Canonización (documento pontificio expedido por la autoridad
del Papa), podía leerse: “En nuestros tiempos y días hizo (Dios) grandes cosas
por manos de una doncella, suscitó y levantó en su Iglesia, como otra nueva
Débora, a una virgen Teresa”.
La fama de Santa Teresa la llevará al patronato de numerosas villas y ciudades,
VOLVER A LA PORTADA
49
incluido el de España. Sus mismos escritos
y sus recuerdos personales se convertirán
en reliquias, custodiados en iglesias,
monasterios y catedrales. Se levantarán
apillas en las catedrales, relicarios de
plata albergarán sus reliquias, será patrona
del clero, todo será para Teresa.
SANTA TERESA DE JESÚS, FUNDADORA
DE LA ORDEN DE CARMELITAS DESCALZOS
Diseñado por Filippo della Valle
Grabado por Silvestro (Silvio) Pomarede
1740/1760
Grabado, aguafuerte y buril
584 x 326 milímetros
Convento de Santa Teresa
MM. Carmelitas Descalzas
Valladolid
Para observar
“San Isidro Labrador”, de Luis Salvador Carmona; “San Felipe Neri”, de Pedro Duque
Cornejo; “San Ignacio de Loyola”, de Gregorio Fernández; “San Francisco Javier”, de Luis
Salvador Carmona…. Son las representaciones de los santos canonizados el mismo día
que Santa Teresa de Jesús.
“Grabado de la escultura de santa Teresa en el Vaticano”. Por su representación como
Maestra de espirituales.
VOLVER A LA PORTADA
50
SAN ISIDRO LABRADOR
Francisco Salzillo Alcaraz
(1707-1783)
1749
Madera tallada y policromada
122 x 62 x 57 cm.
Iglesia parroquial
de San Juan Bautista. Murcia
SAN IGNACIO DE LOYOLA
Gregorio Fernández
1622
Madera policromada
170 x 120 x 80 cm.
Real Iglesia parroquial
de San Miguel y San Julián
Valladolid
SAN FELIPE NERI
Pedro Duque Cornejo
1711-1716
Madera policromada
178 x 110 x 90 cm.
Convento de Santa Isabel
RR. Filipenses Hijas de María
Dolorosa
Sevilla
SAN FRANCISCO JAVIER
Luis Salvador Carmona
Circa 1750
Madera policromada
164 x 110 x 130 cm.
Iglesia parroquial
de Nuestra Señora del Rosario
San Ildefonso (Segovia)
VOLVER A LA PORTADA
51
La necesidad de la imagen
Antes de elevarla la Iglesia a los altares, sus hijos e hijas guardaron su retrato
físico y espiritual para perpetuar la eterna memoria de aquella mujer enamorada
de Cristo. Como el retrato que fray Juan de la Miseria le pintó en el convento
sevillano, o la descripción que de ella hace
María de San José.
Para la Beatificación en el año 1614
nacieron las primeras imágenes talladas;
la iconografía escogió los dos mejores
asuntos de su rica biografía: escritora y
extática.
Todos los grandes maestros del barroco
hispano nos dejaron una visión hermosa
de Teresa. Las series grabadas editadas
en distintos países hicieron lo mismo para
los encargos en casi todos los conventos
y monasterios de la Orden. Allí quedará
Teresa inmortalizada camino del martirio,
extasiada ante el querubín, fundando por
los caminos o entregando su alma a su
Amado.
VOLVER A LA PORTADA
LA MADRE TERESA DE JESÚS
Los libros
de la Madre Teresa de Jesús
Anónimo
Salamanca, Guillermo Foquel, 1588
Grabado a buril sobre plancha de cobre
Universidad de Salamanca
Biblioteca General Histórica
Salamanca.
52
SANTA TERESA DE JESÚS
Anónimo
Hacia 1614
Óleo sobre lienzo
162 x 112 cm.
Ayuntamiento de Ávila
Ávila
SANTA TERESA
DE JESÚS
ESCRIBIENDO
Luis Salvador Carmona
Madera policromada
175 cm.
Iglesia parroquial
de Santa Marina
de Oxirondo
Vergara (Guipúzcoa)
SANTA TERESA
DE JESÚS
Gregorio Fernández
Circa 1615
Madera policromada
160 x 74 x 75 cm.
Santuario de Nuestra
Señoradel Carmen
Extramuros. Valladolid
SANTA TERESA
José de Ribera
Óleo sobre lienzo
131 x 106 cm.
Museo de Bellas Artes
de Sevilla. Sevilla
VOLVER A LA PORTADA
53
VITA BEATAE VIRGINIS TERESIAE A IESU…
Adriaen Collaert y Cornelis Galle (grabadores). Amberes, 1613
Estampas calcográficas. 62,2 x 95,5 cm. (17,7 x 22 cm. cada estampa)
Monasterio de San José. MM. Carmelitas Descalzas. Medina del Campo. Valladolid.
Para observar
“Primer grabado de la Madre Teresa”, “Retrato de la Madre Teresa” anónimo; “Santa
Teresa” de Gregorio Fernández; de Luis Salvador Carmona y de José de Ribera.
Fijémonos en lo bellas que son las obras y, sobre todo, en cómo representa cada uno a la
Santa: escritora, doctora, mística, inspirada por el Espíritu Santo…
“Vita Beata Virginis Teresiae a Jesu ordinis Carmeliraum” de Collaert y Galle. Es un resumen
de la vida de la Santa Fundadora para los que no sabían leer.
VOLVER A LA PORTADA
54
Herederos de su espíritu
El legado de Teresa permanece vivo en medio de la Iglesia y de la humanidad
gracias a sus hijos e hijas en el Carmelo. Algunos de ellos son parte esencial en
los inicios de la reforma de la Orden, como Ana de Jesús, Ana de san Bartolomé,
María de san José, el padre Gracián y San Juan de la Cruz. Imitando a su
Madre Fundadora, con el mismo impulso de contagiar a la Iglesia, se
lanzaron a fundar conventos en Flandes, Francia, etc. Otras figuras destacaron
por su humildad y calaron rápidamente en la sociedad por su sencillez
evangélica, como el hermano Francisco del Niño Jesús y un sinfín de
venerables venerados en cada convento y que, por la humildad de la Orden,
nunca se quisieron elevar a los altares.
SANTA TERESA DE JESÚS
FUNDADORA
DEL CARMELO DESCALZO
Anónimo. Siglo XVIII
Óleo sobre lienzo
140 x 115 cm.
Convento de San José
MM. Carmelitas Descalzas
Sanlúcar la Mayor. Sevilla
SANTA TERESA
CON SAN JUAN DE LA CRUZ
Y EL PADRE GRACIÁN
Anónimo. Siglo XVII
Óleo sobre lienzo
Museo de San Juan de la Cruz
PP. Carmelitas Descalzos
Úbeda. Jaén
VOLVER A LA PORTADA
55
RETRATO DE LA MADRE
MARÍA DE SAN JOSÉ
Anónimo
Principios del siglo XVII
Óleo sobre madera
82 x 68’5 cm.
Monasterio de San José
MM. Carmelitas Descalzas
(Las Teresas). Sevilla
LA VIRGEN MOSTRANDO
A SU HIJO AL HERMANO
FRANCISCO DEL NIÑO
JESÚS
Francisco Ribalta
1600-1610
Óleo sobre lienzo
156 x 100 cm.
Depósito: Cortes Valencianas
Museo de Bellas Artes
de Valencia
Para observar
“Santa Teresa de Jesús
fundadora del Carmelo
Descalzo”.
“Santa Teresa con san Juan
de la Cruz y el Padre
Gracián”.
“La Virgen mostrando a su
hijo al Hermano Francisco
del Niño Jesús”.
Francisco Ribalta.
“Retrato de María de San
José”.
Muestran la riqueza de hijos
e hijas de Teresa con el
mismo impulso en la Iglesia
que ella.
Llegamos al final de este gran paseo por la vida de
Teresa. En el frondoso árbol de la Vid del Carmelo
todos los personajes que hemos ido encontrando en
el camino, tienen un papel crucial en la herencia y
preservación del espíritu de Teresa de Jesús.
VOLVER A LA PORTADA
56
El Carmelo de Teresa vive un nuevo renacimiento espiritual con numeroso hijos
elevados a la gloria por su santidad: Santa Teresa del Niño Jesús, Beata
Isabel de la Trinidad, Santa Teresa de los Andes, San Rafael de San José
o Edith Stein: la huella de Teresa sigue viva.
LA VID DEL CARMELO
Fray Juan del Santísimo
Sacramento (atrib.)
Siglo XVII
Óleo sobre lienzo
Iglesia conventual de San
José (San Cayetano)
PP. Carmelitas Descalzos
Córdoba
Para observar
“La vid del Carmelo”. Fray Juan del Santísimo Sacramento”
Representa el tronco en el que Teresa funda su vida y su obra, y el fruto de esa siembra.
Intentemos, al menos un momento, averiguar a cuántos de estos frutos conocemos,
después de haber caminado con Teresa, Maestra de oración.
VOLVER A LA PORTADA
57
Materiales elaborados por Ana Isabel Velázquez
y el Equipo Pedagógico de Las Edades del Hombre
58
VOLVER A LA PORTADA

Documentos relacionados