Evaluación nacional sobre las fuentes de contaminación y

Comentarios

Transcripción

Evaluación nacional sobre las fuentes de contaminación y
Evaluación nacional
sobre las fuentes de contaminación
y actividades humanas originadas en tierra
que afectan los ambientes marinos, costeros
y dulceacuícolas asociados
COSTA RICA
Informe final
Para la Oficina de Coordinación del Programa de Acción Mundial
para la Protección del Medio Marino frente a las Actividades
Realizadas en Tierra (PAM)
y la División de Convenios Ambientales
del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
(PNUMA)
Elaborado por:
Eugenia Wo Ching Sancho
Mary Luz Moreno Díaz
Del
Centro de Derecho Ambiental y de los Recursos Naturales
Abril 2001
2
CONTENIDOS
Página
I. RECURSOS COSTEROS Y MARINOS Y DIVERSIDAD
BIOLOGICA
1. Caracterización de las distintas regiones
2. Humedales y manglares
3. Arrecifes
5
5
8
10
II. BENEFICIOS ECONOMICOS Y SOCIALES DEL USO DE LOS
RECURSOS MARINOS Y COSTEROS
1. Actividad pesquera
2. Actividad de procesamiento y empaque de productos pesqueros
3. Actividad portuaria
4. Cultivos agrícolas
5. Turismo
6. Camaronicultura
7. Salinas
8. Canteras
14
17
18
20
20
21
23
23
24
III. PROBLEMATICA RELACIONADA CON EL USO Y
EXPLOTACION DE LOS RECURSOS MARINO-COSTEROS
A. Gravedad de la problemática
i. La seguridad de los alimentos y la mitigación de la pobreza
ii. La salud pública
iii. Los recursos marinos y costeros y la salud de los ecosistemas,
incluida la diversidad biológica
iv. Los beneficios y usos económicos y sociales incluidos los valores
culturales
B. Categorías de fuentes de la problemática
i. Aguas residuales
ii. Contaminación fecal
iii. Desechos sólidos (basura)
iv. Contaminantes orgánicos y nutrientes
v. Movilización de sedimentos
vi. Alteraciones físicas y destrucción de hábitats
vii. Hidrocarburos (petróleo)
viii. Metales pesados y en biota
ix. Contaminación por radiación
x. Microorganismos patógenos y mareas rojas
C. Fuentes de contaminación y otras formas de degradación
i. Fuentes localizadas (costeras y aguas arriba)
a. Instalaciones de tratamiento de aguas residuales
b. Instalaciones industriales
c. Centrales eléctricas
d. Instalaciones militares
e. Instalaciones de recreación y turismo
f. Construcciones
g. Minería costera
3
25
25
25
26
26
27
27
28
30
30
32
34
34
35
37
40
41
41
42
42
42
44
45
45
45
46
h. Centros de investigación
i. Acuicultura
j. Modificación de hábitats
k. Introducción de especies invasivas
ii. Fuentes puntuales o difusas (costeras y aguas arriba)
a. Escorrentía urbana
b. Escorrentía agrícola y hortícola
c. Escorrentía forestal
d. Escorrentías con desechos de minería
e. Escorrentías de actividades de construcción
f. Vertederos y emplazamientos de desechos peligrosos
g. Erosión resultante de la modificación física de accidentes costeros
iii. Deposición atmosférica
a. Transporte
b. Centrales eléctricas e instalaciones industriales
c. Incineradores
d. Actividades agrícolas
D. Zonas afectadas o vulnerables
i. Cuencas hidrográficas
ii. Estuarios y sus cuencas de drenaje
iii. Hábitats críticos
iv. Litorales
v. Zonas marinas y costeras especialmente protegidas
vi. Islas pequeñas
E. Priorización de medidas
i. Por categorías de fuentes
ii. Zonas afectadas
46
47
48
49
49
49
50
52
53
54
54
55
55
55
55
56
56
56
58
59
59
61
61
61
62
62
64
IV. ANALISIS
A. Acuerdos vinculantes y no vinculantes a nivel nacional
B. Acuerdos voluntarios y participación del sector privado
a. Los factores que contribuyen al éxito y dificultades
b. Identificación de barreras
c. Otras iniciativas mixtas
C. Creación de capacidad
D. Utilización de instrumentos económicos y de financiación
innovadores
a. Factores que contribuyen al éxito y dificultades
b. Identificación de las barreras y las posibilidades en lo que se
refiere a la aplicación
c. Las necesidades y posibilidades de adoptar nuevas medidas
E. Intercambio de experiencias
69
69
74
75
76
77
78
V. PROYECTOS
89
Bibliografía
96
85
87
87
87
88
102
Anexos
4
LISTADO DE ANEXOS, FIGURAS Y CUADROS
Página
ANEXO 1. Mapa de Costa Rica
ANEXO 2. Lista oficial de áreas protegidas del SINAC (a 1998)
ANEXO 3. Sitios Ramsar de Costa Rica
ANEXO 4. Listado de Cámaras de Costa Rica
ANEXO 5. Mapa nacional de diagnóstico sobre tierras degradadas
ANEXO 6. Mapa de cobertura boscosa densa en diferentes años
ANEXO 7. Legislación relativa a zonas costero-marinas y
contaminación
FIGURA 1. Delimitación del territorio nacional
FIGURA 2. Areas silvestres protegidas de Costa Rica
FIGURA 3. Humedales de Costa Rica
FIGURA 4. Corales y manglares de Costa Rica
FIGURA 5. Mapa de zonas afectadas o vulnerables a la
contaminación por fuentes terrestres
FIGURA 6. Localización de las estaciones de muestreo
CUADRO 1. Principales actividades económicas del Golfo de Nicoya
CUADRO 2. Descripción de la flota pesquera en los principales
puertos
CUADRO 3. Captura total según regiones pesqueras
CUADRO 4. Valor de las exportaciones de recursos pesqueros 95-99
CUADRO 5. Salinas ubicadas en el Golfo de Nicoya
CUADRO 6. Proyectos mineros en el Golfo de Nicoya
CUADRO 7. Tecnología utilizada en los tajos alrededor del Golfo de
Nicoya
CUADRO 8. Cantidad de basura encontrada en la playa de
Puntarenas, en kg/m de litoral para 1984 y 1988
CUADRO 9. Rangos de concentración de nutrientes en la superficie Golfo de Nicoya y desembocaduras de los ríos Tárcoles, Barranca y
Tempisque
CUADRO 10. Concentraciones promedio (ug/g peso seco) de
metales pesados en sedimentos en el Golfo de Nicoya
CUADRO 11. Rango de las concentraciones (ug/g peso seco) de
metales pesados en Anadara tuberculosa - Golfo de Nicoya
CUADRO 12. Producción acuícola según especies – 1997 a 1999
CUADRO 13. Número de acuicultores según especies - 1999
CUADRO 14. Sistemas acuícolas de cultivo según especies - 2000
CUADRO 15. Espejos de agua según especie cultivada – 1997 a
1999
CUADRO 16. Organoclorados totales contenidos en Anadara
tuberculosa – Golfo de Nicoya
CUADRO 17. Zonas afectadas o vulnerables a la contaminación por
fuentes terrestres
CUADRO 18. Tratados ambientales ratificados por Costa Rica
CUADRO 19. Competencias institucionales en el manejo de recursos
costeros
5
102
103
106
107
108
109
110
6
8
9
13
58
90
15
18
18
19
24
24
24
32
33
38
40
47
47
48
48
52
57
69
78
EVALUACIÓN NACIONAL
SOBRE LAS FUENTES DE CONTAMINACIÓN Y ACTIVIDADES HUMANAS
ORIGINADAS EN TIERRA QUE AFECTAN
LOS AMBIENTES MARINOS, COSTEROS Y DULCEACUÍCOLAS ASOCIADOS1
COSTA RICA
I.
RECURSOS COSTEROS Y MARINOS Y DIVERSIDAD BIOLOGICA
1. Caracterización de las distintas regiones
Costa Rica cuenta con 589 000 kilómetros cuadrados de mar territorial, diez
veces más que el territorio continental que es de aproximadamente 51 100 kilómetros
cuadrados.
El país posee costas en ambos mares, 210 kilómetros en el Mar Caribe Centro
Occidental, formando una línea casi recta y homogénea, y 1106 kilómetros en el
Océano Pacífico Centro Oriental2, mucho más abrupta y que presenta más accidentes
geográficos.3 La costa pacífica presenta además una amplia plataforma continental, lo
cual explica su riqueza pesquera.
En los dos litorales costeros de Costa Rica se localizan áreas especialmente
importantes por su diversidad de ambientes (como por ejemplo, humedales y arrecifes),
su riqueza natural y por el desarrollo de actividades socioeconómicas claves. Entre
estas áreas destacan: la Isla del Coco, el Pacífico Norte, el Golfo de Nicoya, el Pacífico
Sur, el Caribe Norte y el Caribe Sur.
Se han realizado algunos esfuerzos por proteger la vida marina, especialmente
declarando áreas protegidas marino-costeras. Un total de 328.256 hectáreas presentan
distintos grados de protección, según la categoría de manejo de que se trate: parque
nacional, refugio de vida silvestre, reserva forestal o reserva biológica. También existe
una cantidad menor de humedales declarados como tales y protegidos, incluidos los
manglares (éstos últimos representan unas 40 000 hectáreas). Los humedales
representan una categoría de manejo en sí, pero no en todos existe una presencia
institucional para su protección, sólo en aquellos que están declarados.4
En el Litoral Pacífico se han declarado diversas áreas protegidas: Parque
Nacional Santa Rosa, Parque Nacional Marino Las Baulas, Refugio de Vida Silvestre
1
Este estudio fue desarrollado por Eugenia Wo Ching Sancho, abogada, y Mary Luz Moreno Díaz, economista, del Centro de
Derecho Ambiental y de los Recursos Naturales (CEDARENA). Colaboró en la recopilación de información Roberto Cordero
Cordero, abogado de CEDARENA.
2
Según la división establecida por la FAO.
3
Al menos dos golfos de importancia: Golfo de Nicoya y Golfo Dulce, y dos penínsulas de importancia: Nicoya y Osa. El mapa
físico del país puede apreciarse en el anexo 1.
4
Ver anexo 2 para la lista completa de las áreas silvestres protegidas, suministrada por el Sistema Nacional de Areas de
Conservación.
6
Ostional, Reserva Absoluta Cabo Blanco, Parque Nacional Manuel Antonio, Parque
Nacional Marino Ballena, Parque Nacional Corcovado, Reserva Biológica Isla del Caño,
entre otros.
FIGURA 1. Delimitación del territorio nacional5
Sin embargo, estos esfuerzos son todavía menores, en comparación con el
avance en la conservación terrestre (bosque y biodiversidad). Es importante destacar
no obstante, los esfuerzos del Sistema Nacional de Areas de Conservación (SINAC)
del Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE) por concientizar a la población en
general acerca de los beneficios de los humedales y la importancia de su conservación
y adecuado manejo, principalmente a través del Programa de Humedales.
El patrimonio natural de la Región Chorotega (Provincia de Guanacaste y
Península de Nicoya) tiene gran relevancia desde el punto de vista de la biodiversidad,
la producción nacional, el turismo ecológico y a gran escala, y la calidad de vida de las
personas. Sus tres Areas de Conservación - Guanacaste, en el norte, Arenal-Tilarán y
Tempisque- albergan ecosistemas de gran valor, ya sea por su escasez y
representatividad a nivel centroamericano, como el bosque tropical seco, o por su
importancia para la migración y la reproducción de especies, como los Parques
Nacionales Palo Verde (especialmente aves) y Las Baulas (para las tortugas marinas
5
Mapa elaborado por el Instituto Geográfico Nacional.
7
del mismo nombre). La cobertura forestal, que se había perdido en gran medida a
causa de la expansión ganadera y casi inexistente a mediados de los sesentas, ha
venido recuperándose lentamente con el declive de esa actividad debido a la baja en
los precios internacionales, y gracias a la aplicación de incentivos fiscales y pago por
servicios ambientales –particularmente en su modalidad de reforestación-. Esto último
quedó demostrado en la evaluación que realizara el Fondo Nacional de Financiamiento
Forestal (FONAFIFO) para el período 1986-1997. (Estado de la Nación, 1999)
La Península de Osa, por su parte, representa el último reducto importante en
toda la costa pacífica centroamericana, de bosque primario intervenido y no
intervenido. Presenta un alto grado de endemismo. Las principales actividades
desarrolladas en ella son la extracción maderera y la agricultura. Encierra el Golfo
Dulce, que contiene una fosa de más de 200 metros de profundidad.
El Golfo de Nicoya, considerada como área de importancia a nivel
centroamericano, se caracteriza por ser un área productiva, pesquera, portuaria y de
gran riqueza biológica, representando una rica diversidad de ecosistemas, alimentado
entre otras, por dos importantes cuencas: la cuenca del Río Tempisque y la cuenca del
Río Grande de Tárcoles (Virilla-Tárcoles). Entre todas las cuencas que drenan a él,
abarcan el 25% del total del territorio nacional. Tiene una extensión marina de
aproximadamente 2.465 km2 y una línea costera de 618,4 km de longitud.
8
FIGURA 2. Areas silvestres protegidas de Costa Rica6
2. Humedales y manglares
Los humedales representan un total de 350 000 hectáreas y corresponden a un
7% del total del territorio nacional. El 60% de esta área se encuentra comprendida en
algún área silvestre protegida administrada por el Sistema Nacional de Areas de
Conservación (SINAC), del Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE). El 90% del
área se encuentra a menos de 500 metros sobre el nivel del mar, lo cual hace que sea
mucha la presión por cambio de uso del suelo a cultivos agrícolas. De todos los
humedales nacionales, 40 000 hectáreas corresponden a áreas de manglar.7
No es sino hasta la década de los noventas, en que el gobierno de Costa Rica
emite legislación para la protección de los manglares y declara los humedales en
general de interés público.8 Desde 1996, con la promulgación de la nueva Ley
Forestal, su corta ha quedado totalmente prohibida. En el caso de concesiones
otorgadas con anterioridad para proyectos de salinas o acuicultura, en área de
manglar, no se permite su ampliación, pero sí la renovación de proyectos ya
establecidos, a partir de un plan de manejo. En todo caso, en áreas de humedal ha
6
Mapa proporcionado por el Sistema Nacional de Areas de Conservación (SINAC), 1998.
Información facilitada por Marco Solano, director del Programa de Humedales del SINAC, MINAE, abril de 2001.
8
Ley Forestal Nº 7575 de 5 de febrero de 1996 y Decreto Nº 29342-MINAE de 6 de febrero de 2001.
7
9
quedado totalmente prohibido el cambio de uso del suelo y para su aprovechamiento
se requiere necesariamente de un plan de manejo.9
Geográficamente hablando, las llanuras costeras de la costa pacífica son
angostas y las formaciones montañosas toman altura rápidamente desde la costa. En
la cuenca del Río Tempisque, que desemboca en el Golfo de Nicoya, y en la de los ríos
Sierpe Térraba, que desembocan al oeste de la Península de Osa, se ubican las
mayores extensiones de manglares.
Actualmente se han decretado diez humedales como sitios Ramsar10, que
cubren en conjunto 312 811 hectáreas, y el país está realizando los estudios y trámites
correspondientes, para decretar otros cuatro sitios más, que se considera están
cubiertos por el marco de esta Convención.
FIGURA 3. Humedales de Costa Rica11
Tempisque
Sierpe -Térraba
9
Ley de Conservación de la Vida Silvestre de 1992 y en la Ley Orgánica del Ambiente de 1995.
Ver anexo 3, con la lista completa y mapa de ubicación.
11
Mapa elaborado por la Universidad Nacional en conjunto con el SINAC, como parte de un proyecto para inventariar los
humedales del país.
10
10
3. Arrecifes
Los arrecifes coralinos, en el mundo se dividen en dos grandes provincias
biogeográficas: la provincia Caribe-Atlántico y la provincia Indo-Pacífica; esta división la
produce el Istmo Centroamericano.
Costa Rica tiene arrecifes coralinos vivos en ambas costas y arrecifes fósiles de
diferentes edades en varios puntos del país. En el Atlántico-Caribe están los arrecifes
en el sur de la costa, desde Moín hasta Punta Mona, creciendo sobre arrecifes fósiles
de varias edades, sumando unos diez kilómetros cuadrados. La mayoría están en
problemas por la sedimentación terrígena. En el Pacífico con excepción de los esteros,
hay arrecifes y comunidades coralinas a lo largo de toda la costa, pero cuyo desarrollo
es más pobre. Los arrecifes son pequeños, aislados y tienen pocas especies.
En la costa Caribe aumenta el número y el tamaño de los arrecifes fósiles. Por
ejemplo, el pueblo costero de Cahuita está sobre un arrecife fósil que se extiende por
varios kilómetros.
Los arrecifes del Caribe de Costa Rica sufren muchas presiones y
probablemente van a desaparecer en el futuro. Por un lado, los sustratos duros se
extienden solamente unos cuantas decenas de metros mar afuera y eventos como el
terremoto de 1991 que levantó la costa en algunos puntos hasta 1.9 metros, reducen el
área de sustrato duro donde pueden asentarse los corales para formar nuevos
arrecifes. Por otro lado, los ríos bajan con grandes cantidades de sedimentos,
asociados en su mayoría a la problemática de la deforestación de las cuencas altas, los
cuales se distribuyen a lo largo de la costa. Esos sedimentos están afectando los
arrecifes, reduciendo su crecimiento y en algunos casos matándolos. Los arrecifes
quedan enterrados tierra adentro, lo que eventualmente conducirá a una costa Caribe
formada en su totalidad por playas arenosas de alta energía.
Cortés y Murillo (1985), clasifican las comunidades coralinas del Pacífico de
Costa Rica en tres grupos: i) Zona Costera; ii) Golfo Dulce e iii) Islas con arrecifes.
En la zona costera predominan los corales aislados, sin que existan verdaderas
formaciones de arrecifes. Existen corales en toda la costa pacífica con excepción del
Golfo de Nicoya y en áreas en las que hay comunidades de mangle bien desarrolladas,
por ejemplo, Damas, Sierpe y Rincón. En el estudio citado se encontraron 19 especies
de corales. Se identificaron tres zonas importantes por su riqueza en especies: i) Bahía
Culebra, incluyendo Ocotal y las Islas Pelonas, ii) Sámara, iii) Dominical-Punta Mala.
En 1996 se añadió a esta lista los Corales del Parque Nacional Corcovado.
•
Bahía Culebra: En esta zona se encuentra la mayor riqueza de especies de corales
de la Costa Pacífica, algunas de ellas son: Leptoseris papyracea y Pocillopora
meandrina.
11
•
•
•
Sámara: En esta zona se ha identificado el coral Porites rus que no ha sido
encontrado en otra zona del Pacífico Oriental, pero es importante en el Pacífico
central.
Dominical-Punta Mala: Es una zona muy extensa que incluye Dominicalito, Punta
Uvita, Isla Ballena y Piñuelas. Se han identificado ocho especies de coral.
Parque Nacional Corcovado (Península de Osa): En esta zona, se reportan once
especies de coral. Las especies más importantes son: Pocillopora damicornis,
Pocillopora elegans y Poriutes Lobata (Cortés y Jiménez, 1996).
Los arrecifes en Golfo Dulce se encuentran en el lado norte, en la zona de los
Mogos y en el lado sur en la zona de Sándalo; domina el coral masivo Porites lobata.
En Costa Rica existen dos islas con arrecifes muy importantes: Isla del Caño e
Isla del Coco.
En la Reserva Biológica de Isla del Caño, a 15 kilómetros de la costa, frente a la
Península de Osa, se han encontrado 15 especies de corales, de las cuales la
Gadinerososeris planulata sólo se encuentra en esta Isla y en la del Coco. En el Este
de la Isla del Caño domina en las partes someras la especie Pocillopora spp. y en las
partes profundas la Porites lobata, que predomina también en la zona norte. La región
sur de la Isla es pobre en especies de coral.
En el Parque Nacional de Isla del Coco, se han encontrado 17 especies de
corales. Los arrecifes relativamente grandes están bien desarrollados y en buen
estado. Existe gran diversidad de corales, las especies reportadas probablemente
subestiman la cantidad de fauna presente. Sin embargo, en los últimos años, el
Fenómeno del Niño ha incidido en que en ciertas áreas se presenta el blanqueamiento
de corales.
Existen presiones ambientales que causan la desaparición de los corales.
Cortés (1985) diferencia entre presiones ambientales naturales y antropogénicas.
Dentro de las primeras destacan los cambios bruscos en las temperaturas del agua
como sucede en el afloramiento anual en Papagayo, cuando las aguas se tornan muy
frías o durante un Fenómeno del Niño (1982-1983) cuando se tornan muy cálidas.
Dentro de las segundas destacan los sedimentos terrígenos, causados por caminos
mal trazados o deforestación, la extracción ilegal de corales y la contaminación marina.
Si bien la acumulación de sedimentos en la costa y la muerte de los arrecifes es
un proceso natural, actualmente es muy acelerada la velocidad de estos cambios. Esto
se pudo apreciar con estudios del período del Holoceno del arrecife de Punta Islotes en
Golfo Dulce, en el Pacífico. Después de varios miles de años de crecimiento, el
arrecife dejó de crecer y murió en menos de 50 años debido a altas cargas de
sedimentos.
Como una medida contra la presión sobre los corales, el Instituto de los
Recursos Costeros y Marinos (INRECOSMAR) inició en 1998 un proyecto para el
12
establecimiento de arrecifes artificiales en diferentes puntos del Golfo de Nicoya.
Para este fin, INRECOSMAR se ha aliado con asociaciones y empresas para conseguir
los implementos y los recursos humanos necesarios.
La ubicación de un arrecife artificial se inicia con la realización de estudios
biológicos y batimétricos para seleccionar el punto donde se instalará; posteriormente
se consiguen los materiales, se han empleado barcos o llantas, en el caso de las
llantas se debe construir una estructura adecuada; por último se procede a la
instalación de la estructura en el golfo; después de unos meses se revisa el proceso de
colonización de la estructura. Hasta el momento se han instalado arrecifes artificiales
en Punta Leona, Playa Curú, Bahía Huevos (Papagayos) y Playa Camarón.
Los resultados de estas experiencias han sido muy positivos, las estructuras se
han colonizado con flora y se han convertido en hábitats de peces y de otras especies.
A pesar de los buenos resultados que se han obtenido, el proyecto ha tenido problemas
de financiamiento. La materia prima (llantas) es donada por diferentes industrias, pero
no se dispone de los recursos para llevarlas al litoral y después a las aguas del Golfo.
Tampoco se cuenta con la mano de obra suficiente para armar la estructura y
sumergirla. (Vartanián Daniel, com. pers., 2001)
13
FIGURA 4. Corales y manglares de Costa Rica12
12
La línea de la costa y los arrecifes de coral se tomaron de Petroconsultants SA (1990), a escala 1:1,000,000 del mapa mundial
digital. Algunos de los arrecifes fueron tomados de UNEP/IUCN (1988). Los datos sobre manglares se prepararon sobre la base
de mapas a 1:200,000 (IGN, varias fechas). La información está disponible en la página web del World Conservation Monitoring
Center.
14
II.
BENEFICIOS ECONOMICOS Y SOCIALES DEL USO DE LOS RECURSOS
MARINOS Y COSTEROS
El litoral pacífico de Costa Rica no cuenta con grandes asentamientos
poblacionales, y en términos generales, su población representa el 5% del total de
habitantes del país. Dos provincias se ubican en el litoral Pacífico: Guanacaste cuya
cabecera es Liberia, y Puntarenas cuya cabecera es la ciudad del mismo nombre. Un
puerto importante comercial y de exportación, y de arribo de cruceros, se ubica en este
litoral: Caldera. Existen otras marinas o muelles más pequeños como Flamingo y el
estero de Puntarenas, así como Quepos y Golfito, principalmente para pescadores
artesanales y embarcaciones recreativas.
La provincia de Puntarenas cuenta con 12 distritos costeros en el Golfo de
Nicoya (Puntarenas, Pitahaya, Chomes, Lepanto, Paquera, Manzanillo, Barranca,
Cóbano, Espíritu Santo, San Juan Grande, Jacó y Tárcoles) con una población
aproximada de 102.595 habitantes (ICE, 1997).
En el Distrito de Puntarenas se ha concentrado gran parte de la actividad
productiva y administrativa de la Provincia. Se localizan gran cantidad de industrias;
muelles, para embarcaciones pesqueras, ferris, yates y cruceros, entre otros; sedes
regionales de universidades. Esta concentración de actividades sin un control
territorial adecuado, es una de las causas de contaminación y degradación del Estero
de Puntarenas y del ambiente marino costero.
Dentro de las principales actividades económicas de esta región se encuentran
(INRECOSMAR, 1998):
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Actividades propias de una zona urbana, como comercio minorista y mayorista,
supermercados, restaurantes.
Pesca industrial y artesanal.
Procesamiento y empaque de carnes, pescado y mariscos
Transporte marítimo y actividades portuarias
Salinas y camaroneras
Ganadería extensiva tradicional y con pastos mejorados
Agricultura y agroindustrias, principalmente: caña de azúcar, arroz, melón y sandía,
mango, y papaya hawaiana.
Turismo, principalmente: hoteles y algunos pocos restaurantes
Transporte, almacenamiento y distribución de materiales, hidrocarburos y sus
derivados
Grandes industrias como FERTICA, ABOPAC, CEMPASA, ALUNASA, INOLASA,
FORMUQUISA, Industrias Cerdas, CAFESA, EA Euroamericana y FHACASA.
Industrias ubicadas en zonas francas y parques industriales
Minas y canteras
15
Las actividades económicas más importantes desarrolladas específicamente en
el área costero-marina del Golfo de Nicoya se señalan en el Cuadro 1. Los principales
impactos ambientales negativos provocados por estas actividades son: la
sobreexplotación de los recursos pesqueros, la contaminación y el deterioro de hábitats
costero-marinos. El avance de la frontera agrícola y la presencia de desarrollos
costeros, de infraestructura turística y urbana, imponen presión sobre los márgenes de
la zona costera, la calidad del agua y en especial, sobre ecosistemas ecológicamente
muy sensibles y de cuya productividad depende mucho de la economía regional:
humedales costeros, bosques de manglar, islas, formaciones rocosas, fondos lodosos,
fondos arenosos, esteros formados por diversos ríos, aguas turbias y aguas claras,
Parques Nacionales y otras áreas protegidas declaradas. (INRECOSMAR, 1998)
CUADRO 1. Principales actividades económicas del Golfo de Nicoya
Actividad
Puertos
Detalle
Puertos de Puntarenas, Caldera y Punta Morales.
1. Cruceros.
2. Atención de naves de carga.
3. Ferries a Paquera, Playa Naranjo y Tempisque.
Industria
1. Industria fuera de parques industriales: agroindustria,
agroquímicos, cemento, metales, construcción.
2. Industria de Zona Franca.
Pesca y acuacultura 1. Pesca artesanal e industrial: escama y camaron blanco.
2. Procesadoras de mariscos: enlatadoras de atún y sardina
y exportadoras de mariscos.
3. Camaronicultura.
Uso del manglar
Salineras
Agricultura
1. Mango.
2. Melón.
3. Papaya.
4. Sandía.
5. Caña de Azúcar.
6. Arroz.
Turismo
Desarrollos turísticos en Tambor, Montezuma, Puntarenas y
Jacó
Fuente: INRECOSMAR, 1998.
El desarrollo urbano desordenado en la zona costera y el incremento del turismo
producen un impacto importante que aún no ha sido adecuadamente documentado e
investigado. La ciudad de Puntarenas sigue creciendo en forma exponencial,
afectando directamente los recursos disponibles en el Golfo de Nicoya. Es conveniente
mencionar, también, los impactos culturales, sociales, económicos y ambientales del
desarrollo de infraestructura hotelera en las costas (p. ej., Bahía Ballena, Bahía
Herradura). (INRECOSMAR, 1999)
16
Un polo de desarrollo importante en el litoral pacífico es la región guanacasteca,
que a pesar de cubrir el 20% del territorio costarricense (10.140,71 km2), cuenta con
una población de apenas el 8,2% del total nacional, o sea unos 281.312 habitantes
(INEC, 1999). De tener una economía exclusivamente agropecuaria, esta región ha
dado mayor importancia al sector de los servicios, ha atraído cuantiosas inversiones y
ha generado nuevas oportunidades empresariales y laborales. Paralelamente, se ha
extendido la cobertura territorial de las áreas bajo protección ambiental, lo que ha
permitido neutralizar la depredación de ciertas zonas de gran valor ecológico. Sin
embargo, estos nuevos impulsos de desarrollo, no han sido capaces todavía de
mejorar los indicadores de ingresos, los más pobres del país, ni de empleos, pues esta
región posee el indicador más elevado de subutilización de la fuerza de trabajo, con un
17,9% en 1999, en gran medida porque el empleo que generan varias de sus
principales actividades -caña, melón, turismo- es estacional.
Los pequeños
productores son los más pobres, especialmente los de granos básicos. (Estado de la
Nación, 1999)
En los últimos veinte años el Estado ha impulsado megaproyectos en tres áreas
específicas: infraestructura de riego, servicios aeroportuarios (Liberia) e infraestructura
turística. Recientemente se concretó el proyecto para la construcción del puente sobre
el río Tempisque, mediante una donación del gobierno de Taiwán. La construcción ya
ha comenzado y significa un enorme beneficio para las actividades económicas,
agropecuarias y turísticas desarrolladas en la Península de Nicoya, Puntarenas,
Caldera y San José. Aunque la región cuenta con una base de infraestructura
importante, la ausencia de una propuesta integral de desarrollo no permite aprovechar
estas inversiones a favor de un desempeño regional más articulado, equitativo y
concertado, ni generar mayores oportunidades para los guanacastecos o aprovechar
las que se presentan. (Estado de la Nación, 1999)
El litoral atlántico tampoco comprende grandes asentamientos poblaciones, sino
más bien una ciudad capital, Limón, cabecera de la provincia del mismo nombre, y
otras poblaciones dedicadas en su mayoría a las actividades pesqueras de
subsistencia o para el mercado interno, o turísticas: Cahuita, Puerto Viejo, Cocles.
Existe hacia la parte alta de las cuencas un número importante de comunidades
indígenas, cuya cifra es alrededor de las 15 000 personas.
El puerto comercial y de exportación único es Moín, y existe toda una red vial y
un movimiento continuo de transporte terrestre de mercaderías entre éste y Caldera, en
el Pacífico. Asimismo, este lugar es sede de la Refinería Costarricense de Petróleo
(RECOPE).
La parte norte del litoral se caracteriza por un intrincado sistema de canales,
permanentes y estacionales, que forman parte del refugio de vida silvestre Barra del
Colorado y del Parque Nacional Tortuguero. Las tortugas marinas son la gran
atracción turística en esta zona. Otras áreas protegidas se establecieron en este litoral:
Parque Nacional Cahuita y Refugio de Vida Silvestre Gandoca-Manzanillo.
17
1. Actividad pesquera
El Océano Pacífico de Costa Rica se destaca por su alta productividad,
especialmente en el Golfo de Nicoya. Los principales recursos pesqueros son los
pequeños y los grandes pelágicos, los recursos demersales, los crustáceos y los
moluscos.
Se distinguen tres tipos de flotas en las aguas costarricenses: la flota industrial,
la flota semiindustrial y la flota artesanal. En el Cuadro 2 se detallan aspectos de la
flota semiindustrial y de la artesanal.
La actividad pesquera artesanal se desarrolla tanto en el Litoral Pacífico como
en el Atlántico. Se emplean pangas, botes y lanchas. En Puntarenas se concentra la
mayor cantidad de embarcaciones artesanales (62%), le siguen Guanacaste (14%),
Quepos (11%), Golfito (6%) y Limón (6%).
Los pescadores artesanales se encuentran localizados en Puntarenas (53.5%
del total de trabajadores a esta escala), Guanacaste (16.4%), Quepos (13.1%), Golfito
(7.6%) y Limón (9.4%).
La flota semi-industrial trabaja sólo en el litoral pacífico y se dedica únicamente a
la extracción de camarón. En esta flota se registran 78 embarcaciones y 500
pescadores.
La pesca industrial, es definida como pesca de gran altura, con embarcaciones
de grandes dimensiones, tecnología avanzada y autonomía superior a 3 meses. En su
mayoría son embarcaciones extranjeras y se dedican, especialmente, a la pesca de
atún.
En el Cuadro 3 se resume el total de captura acumulado por todas las flotas,
según las distintas regiones de que se trate.
18
CUADRO 2. Descripción de la flota pesquera en los principales puertos
PUNTARENAS
GUANACASTE
QUEPOS
GOLFITO
LIMÓN
TOTAL
Embarcaciones
artesanales de 0
1,596
361
294
175
157
2,583
a 40 millas o más
Embarcaciones
78
78
semi-industriales
Total de
1,674
361
294
175
157
2,661
embarcaciones
Pescadores
involucrados
3,500
1,072
855
500
616
6,543
artesanal
Pescadores
involucrados
500
x
x
x
x
500
semi-industrial
Fuente: Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico 1998. En: INRECOSMAR, 1998.
CUADRO 3. Captura total según regiones pesqueras
REGION
PESQUERA
1992
1993
1994
1995
1996
1997
1998
GUANACASTE 5755477 6118529 7143463 7410263 11456655 10469069 8444720
GOLFO DE
NICOYA
4606877 3718070 3461917 3215420 3516416 4462504 5070449
QUEPOS
2755716 2123928 2061941 2059949 3101055 3952432 2607987
GOLFITO
431041
475462
642902
923211 1638598 2263581 1787641
LIMON
261041
198764
268153
422142
436299
421069
363397
GRAN TOTAL 13810152 12634753 13578376 14030985 20149023 21568655 18274194
Unidad de medida: Kilogramo
Fuente: INCOPESCA, Dpto. Estadísticas Pesqueras13
2. Actividad de procesamiento y empaque de productos pesqueros
En 1998, en el área del Golfo de Nicoya se encontraban ubicadas,
aproximadamente 15 de las 29 empresas que procesan pescado y mariscos a nivel
nacional (CANEPP14, INCOPESCA15, PROCOMER16). Un porcentaje importante de las
capturas realizadas por las diferentes flotas es comprado por estas empresas,
procesado y enviado a los mercados extranjeros.
13
Tomado de la página web del INCOPESCA.
Cámara Nacional de Exportadores de Productos Pesqueros.
15
Instituto Costarricense de Pesca y Acuacultura.
16
Promotora del Comercio Exterior de Costa Rica.
14
19
Son siete las presentaciones de los productos pesqueros costarricenses de
exportación: fresco o refrigerado, congelado, en conserva, en salmuera, filetes, seco y
en harina. Cualquiera que sea la presentación, los insumos pesqueros empleados se
clasifican en tres grandes grupos: i) peces, ii) crustáceos y iii) moluscos.
Las tecnologías aplicadas a los productos pesqueros, se dividen en tres grupos:
•
•
•
Tecnología para mantener la materia prima en su estado natural (fresco o
congelado),
Tecnología para transformar (enlatado, seco, salado, ahumado) la materia original
para garantizar su mayor permanencia; y
Tecnología para utilizar el material sobrante para elaborar harina y "pellets".
En 1997, el pescado representó aproximadamente el 72% del valor de las
exportaciones de pescado y mariscos costarricenses. Los principales importadores de
este producto, en sus diferentes presentaciones son Estados Unidos, Italia y España.
En el mismo año, los crustáceos representaron aproximadamente el 23% del
valor de las exportaciones de pescado y mariscos. El importador más importante fue
España. El Cuadro 4 resume algunos datos recabados por el INCOPESCA, que no
incluyen el camarón de arrastre, moluscos ni crustáceos:
CUADRO 4. Valor de las exportaciones de recursos pesqueros 95-99
CONCEPTO
95
96
98
99
554532
459502
408238,35
372810
629524
Fresco o refrigerado
17394123
30415408
50640075
42564165
23363707
Congelado
33300777
73349535
94776683
69079966
52642585
Filetes o picados
12969571
19305128
25057155
52969701
30154031
Seco, salado, salmuera
23976681
46629254
63977437
61224631
7363866
1274234
1477367
56536
Peces vivos
97
Camarones cultivados
Pescado entero o en trozo
0
10389501
0
0
0
33849105
45581785
31874910
35460831
26194290
Grasas y aceites
3518
17155
0
5879
1354
Extractos y jugos
0
4540986
767168,28
0
386595
30486
109525
60828
62879
97283
227250
0
0
172506
0
0
0
0
0
0
Preparaciones o conservas
No aptos para alimentación
Harina de pescado
Otros
GRAN TOTAL NACIONAL
122306042 230797779 268836728 263390734 140889771
Fuente: INCOPESCA, Dpto. Mercadeo17
Unidad de medida: Dólar estadounidense
17
Tomado y adaptado de la página web del INCOPESCA.
20
3. Actividad portuaria
En el Litoral Pacífico se ubican los puertos de Golfito, Quepos, Caldera, Punta
Morales, Cuajiniquil, donde opera una terminal pesquera, y el muelle ubicado en el
barrio El Carmen de Puntarenas, que pertenece a INCOPESCA desde 1995. En el
Litoral Caribe se desarrolla la actividad portuaria en los puertos de Moín y Limón.
Puerto Caldera, en el pacífico, cuenta con dos puestos de atraque. El primero,
con una capacidad de 13,600 m², se utiliza para el movimiento y almacenamiento de
contenedores. El segundo, cuya capacidad es de 9, 600 m², se utiliza para mover y
guardar mercadería a granel.
Actualmente se encuentran en proyecto inversiones para los puertos del pacífico
por un valor aproximado de ¢4,598,815,367,00 (INRECOSMAR, 1998).
Desde 1998, se está desarrollando en Puntarenas un proyecto turístico llamado
"Puntarenas por Siempre", con el fin de mejorar la capacidad de atención de la
afluencia de turismo de cruceros y del turismo en general. Este proyecto está apoyado
financieramente por el Gobierno de Taiwan. Los cruceros llegan a Caldera y
Puntarenas, en el pacífico y a Moín en el Caribe.
4. Cultivos agrícolas
En las áreas cercanas a la costa pacífica se cultiva mango, papaya, melón,
sandía, caña de azúcar y arroz, especialmente en la cuenca media del Río Tempisque
y en los ríos que desembocan en el Golfo de Nicoya. A lo largo del litoral atlántico
centro y sur, se cultiva banano, plátano, piña, palma africana y palmito, entre otros.
Los cultivos de banano y de melón son muy importantes en la generación de
divisas a nivel nacional, por tratarse de cultivos de exportación, pero han suscitado
polémica en cuanto a la necesidad de reducir su impacto en el ambiente,
especialmente debido al tipo y cantidad de agroquímicos que utilizan.
El cultivo de melón es una actividad que cuenta con condiciones agroclimáticas
y de infraestructura favorables para su producción y expansión en el área cercana al
Golfo de Nicoya.
Existen en el área del Golfo, aproximadamente 265 hectáreas que se emplean
en la siembra del melón. Estas tierras están ubicadas en Esparza, Jicaral, Tivives,
Chomes y Abangares (CNP, 1998). La principal empresa productora en la zona es
Melones del Pacífico y la principal comercializadora es Del Monte.
La cosecha es llevada a la planta donde se realiza una selección estricta para
escoger aquel melón que va a los mercados internacionales y se empaca en
contenedores. Los que no son seleccionados se emplean para alimentar ganado o
para ser enviados a CENADA.
21
Los contenedores son exportados por los puertos de Caldera y Limón, por el
aeropuerto Juan Santamaría o por Peñas Blancas. El puerto de Limón es la principal
vía de salida; en 1998 se exportaron por este puerto el 88% del total exportado y por el
puerto de Caldera el 1.7% del total exportado.
Costa Rica exporta melón en sus diferentes variedades (Cantaloupe, Heney
Dew, Dorado, Golden, Piel de Sapo y Bins Honey Dew) a Estados Unidos, Reino
Unido, Alemania, Holanda y Bélgica, entre otros. Los países con mayor porcentaje de
participación en el valor de las exportaciones de melón costarricense son E.E.U.U.
(61.4%) y Reino Unido (14%) (CNP, 1997-1998).
La variedad Cantaloupe es la de mayor demanda con aproximadamente el
62.33% del volumen de exportaciones, le sigue el Heney Dew con aproximadamente el
15.65%.
En la costa atlántica se concentra el 94.45% (45.319 has.) del área en
producción de banano a nivel nacional. De este porcentaje, el cantón de Pococí
abarca el 22.95%, el de Matina el 20.08%, y el restante 56.97% se distribuye entre
Siquirres, Sarapiquí, Guácimo, Limón y Talamanca. Al finalizar el año 2000, existían
168 fincas dedicadas a la producción de banano.
La comercialización de la producción nacional bananera la realizan
principalmente tres empresas: Banana Development Company (BANDECO) (28.69%
del total comercializado), Standard Fruit Company (28.34%), y Compañía Bananera
Atlántica Limitada (COBAL) (18.62%). El restante 24.35% lo comercializan pequeñas
empresas, en su mayoría de capital costarricense.
Durante el año 2000, las exportaciones de banano sumaron 103.822.716 cajas
de 18.14 kilogramos netos, presentando una disminución de 12.671.776 (10.88%) cajas
con respecto al año anterior. El valor F.O.B. de las exportaciones ascendió, en el año
2000 a US$105.962.451,00 (CORBANA, 2001).
Por otro lado, existen diversos ingenios o plantas procesadoras de la caña de
azúcar ubicadas en la zona del Golfo de Nicoya y el Estero de Puntarenas, que
tradicionalmente no cuentan con plantas de tratamiento18.
5. Turismo
A partir de la investigación científica desarrollada y del proceso histórico de
conservación de las áreas protegidas desarrollado en el país, ha venido surgiendo y
promocionándose fuertemente la actividad turística. El turismo es la segunda fuente de
ingresos del país, en términos generales; el sector tiende a crecer y el nivel de
visitantes anualmente es constante. Estos ingresos representan alrededor de $450
18
El gobierno planea llevar a cabo un programa similar al de reducción de contaminación y tratamiento de aguas provenientes de
los beneficios del café, con los ingenios de azúcar, a nivel nacional, aunque no se ha anunciado la fecha de inicio.
22
millones de dólares para el país, y más del 50% del turismo se desarrolla en las zonas
costeras.
La campaña de mercadeo de la última administración se puede resumir en su
slogan publicitario, que es “Costa Rica: no artificial ingredients”19. Se trata de combinar
nuestras riquezas naturales y nuestras costas, con la idiosincrasia del costarricense y
nuestra paz y democracia.
Los estudios estadísticos anuales que lleva a cabo el Instituto Costarricense de
Turismo (ICT) desde hace casi veinticinco años, demuestran la tendencia de los
turistas extranjeros en querer visitar al menos una o más áreas protegidas en sus
estadías en nuestro país. Es importante resaltar el hecho de que el parque nacional
más visitado es Manuel Antonio (40% de visitas a áreas costero-marinas), el cual se
ubica en el Pacífico Central. Aunado a esto, existen datos interesantes de una
creciente demanda de actividades recreativas que incluyen el buceo, la pesca deportiva
y tours en las áreas protegidas costero-marinas, tanto para la observación del desove
de tortugas marinas, como de los movimientos migratorios de mamíferos marinos y
aves. Por parte del Sistema Nacional de Areas de Conservación del Ministerio de
Ambiente y Energía, son también reveladoras los ingresos que por actividades
turísticas (buceo) percibe el Parque Nacional Isla del Coco, el cual mantiene un flujo
constante durante todo el año de alrededor de 60 turistas cuya estadía es de diez días
en promedio.20
La pesca deportiva se centra en especies como el marlin rayado, el marlin azul,
el pez espada, el pez vela y el sábalo en el pacífico; y este último, el jurel y el róbalo
en el atlántico.
En cuanto a infraestructura hotelera, es mucho mayor en la provincia de
Guanacaste (estación seca marcada) y menor en Limón, en el atlántico. Predomina un
tamaño mediano para estos hoteles, pero en los últimos diez años, se han establecido
grandes desarrollos turísticos de cadenas internacionales, la mayoría de los cuales ha
generado un debate nacional en cuanto al impacto ambiental y destrucción de hábitat
que ocasionan.
Varias comunidades dependen exclusivamente de actividades turísticas,
mientras que la mayor parte de las poblaciones ubicadas en los litorales o cerca de
áreas protegidas costero-marinas, dependen sólo en alguna medida de las actividades
turísticas. La mano de obra local se capacita en la interpretación de los procesos
ecológicos que ocurren cerca de su comunidad, y se organiza para ofrecer servicios
básicos y tours. En algunos casos, estas comunidades han participado en un
comanejo de las áreas protegidas y han proyectado el desarrollo turístico, como en el
caso del Corredor Biológico Talamanca Caribe y el plan de manejo del Refugio de Vida
Silvestre Gandoca-Manzanillo.
19
Costa Rica: sin ingredientes artificiales.
Sin embargo, todavía no existe un mecanismo adecuado para destinar parte de los ingresos obtenidos por concepto de turismo a
actividades de conservación y protección de las áreas más visitadas. El Ministerio de Ambiente y Energía sólo percibe ingresos por
las entradas a estos lugares.
20
23
6. Camaronicultura
A nivel nacional, la piscicultura es mucho más grande en área y en producción
en comparación con la camaronicultura (que cubre unas 1200 hectáreas solamente, el
20% del potencial del área para esta actividad, según estimaciones del INCOPESCA).
Esto contrasta con la realidad del resto de los países centroamericanos, en donde la
camaronicultura representa un índice de producción importante.
En Costa Rica, 22 empresas exportan camarón a Estados Unidos, Europa y
otros destinos, lo cual representa entre el 1 y 2% de las exportaciones nacionales (2535% del total de la exportación pesquera). El sistema de producción es semi-intensivo
y una escala mínima, es artesanal, utilizado para el mercado interno. Estas granjas
crean unos 220 empleos directos. (Wo Ching, 1998)
En la década de 1975 a 1985 principalmente, unas 350 hectáreas de manglar
(menos del 1% del área de manglar de todo el país) se convirtieron en lagunas de
cultivo de camarón, la mayor parte en Chomes y un porcentaje importante en la zona
del Térraba. (Wo Ching, 1998)
No se han dado conflictos sociales alrededor de las granjas, por cuanto no ha
habido en mucho tiempo cambio de uso del suelo, y porque no interfieren con las
actividades normales de las poblaciones relacionadas con los humedales y la
agricultura.
7. Salinas
La producción de sal se ha desarrollado tradicionalmente cerca de los ambientes
de manglar del Golfo de Nicoya. Sin embargo, en la actualidad ha declinado al no
poder competir con los precios internacionales y la entrada de este producto
proveniente de México. Ante esta tendencia, algunas salinas están siendo sustituidas
por acuicultura de camarón a lo largo de toda la costa interior del golfo, dentro o en las
cercanías de los manglares, causando problemas por corta de manglar o secado y
drenaje de humedales. En algunas ocasiones, cuando no se cultiva camarón se
produce sal en las mismas piscinas.
En 1998 se reportaron 32 piscinas salineras en la zona costanera del Golfo de
Nicoya. El 100% se encontraban ubicadas en la Provincia de Puntarenas. De ellas el
70% se concentra en Chomes (Cuadro 5)
24
CUADRO 5. Salinas ubicadas en el Golfo de Nicoya
UBICACION
NUMERO
PORCENTAJE
Chomes
23
71.90%
Puntarenas
3
9.37%
Abangares
3
9.37%
No existe referencia
3
9.37%
Total
32
100%
Fuente: INRECOSMAR, 1998.
8. Canteras
En los alrededores del Golfo de Nicoya, 48.3% de los proyectos mineros
corresponden a trabajos de extracción de piedra para la obtención de materiales como
arena para construcción, “piedra cuartilla”, “piedra quinta”, balastre y 51.7%
corresponde a tajos de extracción de piedra pómez, caliza, oro y otros materiales
(Cuadro 6) (Proambi, 1996).
CUADRO 6. Proyectos mineros en el Golfo de Nicoya
PROYECTO
NUMERO
Proyectos de extracción de piedra
28
Tajos
30
Total
58
Fuente: ProAmbi - 1996.
PORCENTAJE
48.3%
51.7%
100%
La extracción a cielo abierto es la más empleada en la explotación de los tajos
(70%). Se emplea maquinaria liviana o pesada, con o sin explosivos y por perforación.
Otra opción es trabajar con maquinaria pesada (tractor, retroescavador y vagonetas),
utilizada en el 6.7% de las explotaciones. El sistema artesanal (3.3%) se dedica a
explotación por medio del sistema de concentración y lixiviación en montones y
escalonamiento por realce de chimeneas (Cuadro 7) (Proambi, 1996)
CUADRO 7. Tecnología utilizada en los tajos alrededor del Golfo de Nicoya
TECNOLOGIA
NUMERO PORCENTAJE
Cielo abierto
21
70.0%
Cianuración y carbón activado
1
3.3%
Sistema artesanal
2
6.7%
Maquinaria pesada
2
6.7%
Sistema de concentración y lixiviación en montones
1
3.3%
Escalonamiento por realce de chimeneas
1
3.3%
No existe referencia
2
6.7%
Total
30
100%
Fuente: ProAmbi - 1996
25
IV.
PROBLEMATICA RELACIONADA CON EL USO Y EXPLOTACION DE LOS
RECURSOS MARINO-COSTEROS
A. Gravedad de la problemática
(i)
La seguridad de los alimentos y la mitigación de la pobreza
Las provincias costeras del país, Guanacaste, Puntarenas y Limón, han sido
tradicionalmente las regiones más pobres del país, y con mayores índices de
desempleo. Ha sido difícil cambiar esta situación y la solución todavía se ve en el largo
plazo.
Gran parte de la población que reside en las zonas costeras de Costa Rica
depende directa o indirectamente de los recursos naturales existentes en ellas.
Muchos de los pescadores artesanales dependen de sus faenas diarias para su
subsistencia y el sustento de muchas familias depende de la actividad turística, que a
su vez se desarrolla con base en los recursos naturales existentes.
Desafortunadamente algunos recursos naturales, especialmente los pesqueros,
están siendo contaminados por los desechos (líquidos y sólidos) que llegan a las zonas
costeras provenientes de una vasta zona de influencia (más de 25% de territorio del
país y más de 60% de la población nacional).
La contaminación no es el único problema grave, sino que la producción en el
Golfo de Nicoya ha venido disminuyendo debido al aumento de la explotación –que
utiliza métodos extractivos cada vez más agresivos como rastras- y a la pérdida de
hábitats, que implica una disminución en los sitios de reproducción y cría larval y juvenil
de las especies que serán luego capturadas.
(ii)
La salud pública
Las aguas residuales –domésticas, negras, industriales y otras-, especialmente
provenientes de zonas dedicadas a la agricultura, así como la industria, y las
urbanizaciones o grandes desarrollos turísticos, representan uno de los problemas más
serios de contaminación, afectando directamente la salud pública. Esto se agrava con
el hecho de que no existen plantas de tratamiento adecuadas para aguas negras en
ninguna parte del país, y las plantas de tratamiento industriales no siempre se utilizan
adecuadamente. En las zonas costeras, es mucho todavía el trabajo necesario en esta
área.
Tan grave como el problema de las aguas residuales, es el problema de la
contaminación por los desechos sólidos. Nuestras poblaciones costeras no cuentan
con adecuados rellenos sanitarios, las municipalidades no pueden afrontar el costo de
programas adecuados de reciclaje y separación de los sólidos en la fuente, y la
26
estructura tarifaria para el cobro del servicio de recolección de basuras está formulada
de tal forma, que no llega a cubrir en ningún caso el verdadero costo de este servicio.
No sólo se debe contemplar los desechos generados propiamente en las zonas
costeras, sino que además, a las playas llegan y se depositan gran cantidad de
desechos provenientes de las cuencas altas, especialmente Virilla-Grande de Tárcoles.
Esto requiere de un esfuerzo nacional, que abarque a la población ubicada en el Gran
Area Metropolitana.
Desafortunamente, aún siendo la actividad turística muy importante en las zonas
costeras, los niveles de contaminación de muchas playas pueden llegar a afectar la
salud de los turistas, nacionales o extranjeros.
Otro problema aunado a la contaminación, es el de la escasez del agua. Al igual
que sucede a escala nacional, el recurso más amenazado en la actualidad es el agua,
debido principalmente a la sobreexplotación de acuíferos para consumo humano. Si
bien nuevas investigaciones podrían revelar la existencia de reservas desconocidas de
agua subterránea -lo cual es posible, dado que la investigación a la fecha ha sido
escasa-, el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) prevé una
crisis en el suministro de agua potable para el año 2015. Tanto el desordenado
desarrollo de la zona costera, los problemas de sequía y escasez de agua, así como la
vulnerabilidad a inundaciones en otras áreas, ponen de relieve la necesidad de
políticas de ordenamiento territorial que hasta hoy han estado ausentes. (Estado de la
Nación, 1999)
Este problema se agrava en zonas de gran desarrollo turístico como el Golfo de
Papagayo, pues existe el gran riesgo de que una vez se completen los proyectos en
desarrollo y en la eventualidad de que la capacidad de ocupación en los hoteles sea de
su máximo, la escasez de agua sea inminente-lo que adquiere características aún más
graves en las zonas turísticas, por la amenaza de salinización de los pozos-, siendo
esto una verdadera amenaza para la salud de las poblaciones aledañas.
Para mitigar esta crisis, al menos en el área costera de Guanacaste, el AyA ha
emprendido un diagnóstico de la situación actual de los recursos hídricos en esta
provincia, de la problemática ambiental y de la situación de las áreas de drenaje. Otro
diagnóstico similar ha sido llevado a cabo en la cuenca del Río Barranca, la cual
también presenta serios problemas de contaminación.
(iii)
Los recursos marinos y costeros y la salud de los ecosistemas,
incluida la diversidad biológica
La contaminación que afecta a las zonas costeras disminuye la productividad
primaria en los diferentes ecosistemas que las conforman. Un ejemplo claro de ello es
la muerte de áreas de manglar cercanas a los centros poblados o industriales, como es
el caso del Estero de Puntarenas. Luego de varios años de arduo trabajo realizado por
la Comisión Interinstitucional de Salvemos el Estero de Puntarenas (CISE), el mismo
27
ha vuelto a tener vida, después de tener niveles de oxígeno de cero. Hoy día, si bien
no se ha superado del todo el problema de la contaminación, se da también un
problema distinto, el de la pesca ilegal en él. Los manglares y la vegetación costera en
general, son importantes en la regulación de la temperatura de las aguas y en proveer
hábitats adecuados a esa productividad primaria. Las islas, en particular las ubicadas
en el Golfo de Nicoya, que son importantes en este sentido, se encuentran también
desprotegidas.
Si bien, el impacto mayor se ha sentido en la disminución de recursos pesqueros
del Golfo de Nicoya, lo cierto es que también empieza a repercutir en el Golfo Dulce.
Dada la geografía de nuestro país, es necesario emprender acciones para
detener la deforestación de las cuencas altas y regular las actividades desarrolladas en
las cuencas medias, para evitar la gran contaminación del Golfo de Nicoya y la
sedimentación de los cauces.
Por su parte, el desarrollo turístico debe prever el impacto ambiental que dichas
actividades puedan tener no sólo sobre los ecosistemas existentes, sino directamente
en las actividades agrícolas y urbanas pre-existentes. La escasez del agua es un
riesgo y una amenaza directa para el desarrollo de la vida en la zona costera.
(iv)
Los beneficios y usos económicos y sociales incluidos los
valores culturales
Al disminuir la productividad en las zonas costeras debido a la contaminación,
disminuye también la disponibilidad de recursos hidrobiológicos o paisajísticos para el
desarrollo de actividades económicas. Con lo anterior las posibilidades de obtener
beneficios para dichas actividades económicas se ven mermadas.
Muchas
comunidades que subsisten del uso o explotación de los recursos naturales costeros se
ven desplazadas y obligadas a realizar otro tipo de labores para las cuales no están
capacitadas, o llevar a cabo faenas estacionales.
Si bien en las zonas costeras, tradicionalmente la pesca y la agricultura y más
recientemente, el turismo, generan los mayores beneficios económicos, otras
actividades pueden llevarse a cabo y ser exitosas, siempre y cuando se mitiguen y
compensen los impactos ambientales adversos.
B. Categorías de fuentes de la problemática
Los contaminantes que afectan los ambientes marinos y costeros son variados y
pueden provenir de diferentes fuentes, pueden ser: compuestos orgánicos provenientes
de sistemas de alcantarillado; material en suspensión; erosión de suelos;
contaminantes químicos provenientes de insecticidas agrícolas, o de las industrias; y
compuestos clorados de los sistemas relacionados con la purificación de agua dulce
28
del petróleo y de sus derivados. La capacidad de las áreas costeras de disipar los
contaminantes va a depender de sus características intrínsecas.
En nuestro país, los investigadores y los funcionarios de gobierno coinciden en
señalar que las principales categorías de fuentes son las aguas residuales,
incluidas las domésticas, negras e industriales, y los desechos sólidos o
basuras. El problema se agrava debido a la falta de control por parte de las
instituciones encargadas.
(i) Aguas residuales
En términos generales, gran parte de las aguas vertidas y de los desechos
sólidos en los ríos de las ciudades llegan hasta el océano sin tratamiento alguno o con
grandes residuos de material fecal y detergentes, provenientes de las zonas urbanas,
esto sin considerar los desechos industriales que además acarrean.
La contaminación de las aguas resulta un problema de grandes proporciones y
difícil solución, sobre todo en los ríos que drenan las grandes ciudades del centro del
país. Se han detectado niveles moderadamente altos de Cd y otros metales
especialmente asociados con la actividad de tenerías.
En efecto, se ha señalado como el problema ambiental más serio que tiene hoy
el país, la contaminación del río Grande de Tárcoles y el golfo de Nicoya. Se calcula
que la cuenca del Tárcoles recibe 96 Tm3 por día, o 4.000 litros por segundo, de aguas
negras. La contaminación aportada por los ríos Tárcoles, Barranca y Tempisque afecta
severamente al Golfo de Nicoya, importante núcleo de pesca -del cual dependen unas
1200 familias- y reproducción de especies marinas, y amenaza el desarrollo turístico de
sus costas.
Más de la mitad de la población nacional, un 60% aproximadamente, se ubica en
la cuenca del Virilla-Grande de Tárcoles, y esta concentración desmedida de la
población causa una serie de problemas de contaminación de la cuenca, desde la parte
alta hasta su desembocadura, con aguas residuales, aguas negras y desechos.
Actualmente existen varias comisiones, proyectos e iniciativas interinstitucionales,
gubernamentales y no gubernamentales, que intentan detener el deterioro de la cuenca
y recuperar varios sectores críticos de la misma.
Uno de los principales generadores de presiones sobre el ambiente en el país es
el acelerado y desordenado crecimiento de la ciudad capital, cuya extensión aumentó
en un 80% en los últimos once años. Se ha construido en terrenos no aptos: cerca de
ríos, en terrenos inestables y en suelos que deberían preservarse para la recarga de
acuíferos. En sólo un 6% del territorio nacional, se encuentran concentrados el 85% de
las industrias y el 88% del parque automotor. La concentración demográfica en el Valle
Central, y su urbanización desordenada, amenazan con hacer colapsar el centro
neurálgico del país. Pese a haberse aprobado en 1999 una nueva Ley de
Emergencias, la capacidad de respuesta institucional ante los desastres sigue siendo
29
excesivamente centralizada y rígida. Todo lo anterior indica un desempeño deficiente
en la gestión del cambio social. (Estado de la Nación, 1999) Este es precisamente el
problema que con mayor urgencia el país debe resolver, si se desea disminuir
considerablemente la contaminación de las zonas costeras, y del Golfo de Nicoya.
Es importante mencionar que en ninguna parte en el país, el Estado cuenta con
plantas de tratamiento adecuadas para las aguas negras. En el caso de Puntarenas, el
alcantarillado sanitario recoge los lixiviados finales de los tanques sépticos de la ciudad
y los evacúa al Estero con un tratamiento parcial del 30% de eficiencia en remoción del
DBO. Es prioritaria la construcción de una nueva planta de tratamiento, que abarque
las casi 30 alcantarillas que desembocan al Estero, y que pueda dar un tratamiento
adecuado a esta agua. Recordemos que el sistema de corrientes transporta las aguas
del Estero hacia el interior del Golfo de Nicoya. En el vecino poblado de El Roble, la
planta de tratamiento recoge además las aguas de Barranca, otros barrios, el Hospital
Monseñor Sanabria, el Hotel Fiesta –de gran escala- y del Centro de Rehabilitación,
con un 80% de eficiencia en remoción del DBO. (CISE, 2000)
Si bien la industria está obligada a tratar sus aguas, lo cierto es que ha sido un
proceso de casi diez años el llevar esta obligación a la práctica, y el abarcar a todo el
creciente sector industrial llevará otros tantos años. Se han llevado a cabo proyectos
de tipo más bien voluntario, como el caso de los beneficios del café, con bastante éxito,
pero que a largo plazo, dependerá del seguimiento que puedan dar las instituciones.
En cuanto a las actividades que se desarrollan en el litoral costero, se han
determinado diferentes grados de impacto sobre la calidad de las aguas.
El impacto sobre la calidad de las aguas costeras de la actividad hotelera va a
estar determinado en gran medida, por la concentración y por el tamaño de los hoteles.
La actividad hotelera se ha desarrollado de dos formas en estas zonas. En forma
concentrada en lugares estratégicos como Puntarenas y Jacó, y en forma aislada,
como en algunas áreas de la Península de Nicoya. Algunos hoteles cuentan con
plantas de tratamiento de aguas negras, aunque no se conoce con certeza la cantidad
de ellos que cuentan también con plantas especiales para el tratamiento de aguas
jabonosas. Se presume que la gran mayoría de estas aguas se evacúan sin
tratamiento alguno.
En cuanto a las urbanizaciones costeras, en su gran mayoría, no cuentan con
sistemas de tratamiento adecuado de aguas residuales, descargando en muchos casos
de manera directa.
La región del Atlántico, además de contaminación por aguas residuales y
sedimentación, actualmente registra un grado importante de excedente de
agroquímicos, especialmente entre las zonas de Matina a Moín, según un estudio
realizado por los personeros del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y
Limnología (CIMAR), de la Universidad de Costa Rica, proyecto que lleva dos años de
desarrollo y le faltan dos años más para concluir.
30
(ii) Contaminación fecal
Entre las fuentes de contaminación bacteriana fecal en el Golfo de Nicoya se
pueden mencionar: la influencia de las aguas del Estero; el aporte de la contaminación
del Río Barranca; la descarga de desechos de barcos de gran tonelaje; la basura
orgánica presente en la playa; las filtraciones de aguas negras del sector urbano por la
permeabilidad del suelo arenoso, y las fuentes directas de deposición de desechos a la
playa por establecimientos comerciales en la zona supralitoral (INRECOSMAR, 1998).
En 1984, Araya y Rodríguez, realizaron un estudio en el Estero de Puntarenas
basados en el análisis de bivalvos, entre ellos la piangua, y encontraron valores de
coliformes mayores a 8.800 por 100 gramos. Estos niveles sobrepasaban en mucho
las normas sanitarias establecidas. Al igual que en los bivalvos, los análisis del agua
arrojaron valores de contaminación fecal muy altos.
Mora et al, (1989) obtuvo en su estudio, una disminución en la contaminación
fecal en las playas de Puntarenas. Las playas con más contaminación de este tipo
eran la Playa de Quepos Centro, Playa Tortuga (Golfito), Portete, Balneario Municipal,
Cienaguita, algunas playas de Puntarenas, Playa Azul, Playa Tárcoles y Playa Jacó.
Sin embargo, el Estero de Puntarenas sigue siendo muy contaminado, con valores de 2
hasta 1.6 x 107 NMP/100 ml para Coliformes Totales y menos de 2 a 9.2 x 106
NMPP/100 ml para Coliformes Fecales (Acuña, et al. 1998).
La disminución por contaminación fecal se puede explicar por la disminución
paulatina de la actividad portuaria, el mejoramiento del alcantarillado sanitario y la baja
en el turismo de la región. Sin embargo, los niveles altos persisten.
(iii) Desechos sólidos (basura)
El problema de la recolección, tratamiento y disposición final de los desechos
sólidos es crítico en todo el país. Solamente en el cantón central de San José se
recolectaron en 1998 y 1999 un total de 150 000 toneladas métricas, de las cuales se
estima que un 60% es materia biodegradable, un 34% es papel, aluminio, plástico y
metales, y el resto es materia inerte. A pesar de que el sistema de recolección es en la
fuente, siendo bastante costoso para las municipalidades, son constantes las
denuncias por el depósito de los desechos en lotes vacíos, el lanzamiento de los
desechos a las calles y a los márgenes de los ríos. (CGR, 2000)
En 1998 se estimó que aproximadamente el 44% de la población residencial de
la ciudad de Puntarenas no contaba con servicio de recolección de desechos sólidos,
los cuales probablemente tienen como destino el Estero o lugares aledaños a este
(INRECOSMAR, 1998). A la orilla del Estero se han formado algunos basureros
clandestinos, y es frecuente ver que si no ha pasado el camión recolector en la fecha
prevista, los lugareños arrojen la basura directamente al Estero. (CISE, 2000)
31
Los desechos que se producen en el cantón central de Puntarenas se depositan
en un botadero municipal ubicado en Zagala de Miramar, a 27 kilómetros del centro de
la ciudad. A este botadero llega, además, la basura de los cantones de Esparza y de
Montes de Oro. Se calcula que diariamente se depositan 100 toneladas de basura. Es
decir, 2000 toneladas al mes. Actualmente una empresa europea se encuentra
realizando los trámites legales con la municipalidad de Montes de Oro para construir y
manejar un relleno sanitario que reemplace este botadero (Zumbado, com.pers. 2001).
El problema de este botadero es que se encuentra junto a una quebrada intermitente,
frecuentemente llena de basura, y que desemboca y arrastra esa basura al Estero. Se
producen muy malos olores, la basura a veces se deja sin compactar, no cuenta con un
colector de lixiviados, entre otros problemas. Es necesario mejorar el servicio de
recolección, lograr que todos los beneficiarios y lugareños paguen por este servicio e
impulsar programas de reciclaje. (CISE, 2000) La Defensoría de los Habitantes, en
sus pronunciamientos, ha recomendado el cierre de este botadero y la instauración de
un verdadero relleno sanitario.
Algunas actividades productivas que se desarrollan en las inmediaciones de las
zonas costeras producen gran cantidad de basura, que no pueden procesar en su
totalidad por el deficiente servicio de tratamiento local de la misma (no existen rellenos
sanitarios, sino botaderos).
En el caso del banano por ejemplo, se producen desechos como: bolsas
plásticas, bananos de rechazo, vástagos, flor, corona, hojas, tallo central del racimo,
recipientes de plaguicidas y material para el apuntalamiento (piola o bambú). Se
calcula que la cantidad de desechos sólidos en la actividad bananera es de dos veces
la cantidad de banano producido. (Abarca, 1992)
En el caso del melón, se genera gran cantidad de plásticos, que se emplean
parar cubrir el suelo, y de mangueras, empleadas en el riego, que tampoco sufren un
adecuado proceso de disposición final o tratamiento.
Se presume que gran cantidad de la basura que llega a las zonas costeras
proviene de las diferentes cuencas que las influencian. En el valle central, existen dos
rellenos sanitarios: el de Río Azul y el que tiene la empresa WPP. Cerca del 90% de la
basura que se genera, se procesa en ellos. El restante 10% (aproximadamente 80
toneladas diarias) probablemente llega a los ríos como el Tárcoles, que desembocan
en las zonas costeras (Zumbado, com.pers. 2001)
Muestreos de basura realizados en la playa de Puntarenas entre octubre de
1984 y 1988 (Cuadro 8) establecen una acumulación de 30 kilogramos de desechos
por metro lineal de litoral, lo que implica unas 180 toneladas de basura desde la Punta
hasta la Angostura. Cerca del Roble, los desechos se acercaron a 300 toneladas, con
un 90% de material orgánico (pipas, palos, cartones). Desde La Punta hasta el Río
Barranca se acumularon unas 400 toneladas de desechos (INRECOSMAR 1998).
32
CUADRO 8. Cantidad de basura encontrada en la playa de Puntarenas,
en kg/m de litoral para 1984 y 1988
Calidad
Año de muestreo
1984
1988
Esférulas plásticas
0.4
0.1
Plásticos, vidrio y metal
0.4
0.5
Ladrillos y concreto
0.8
0.9
Madera y Cartón
28
29
Total
29.6
30.5
Fuente: Blanco, O et al., 1992. Calidad sanitaria de la playa de Puntarenas. 1981-1988.
Es interesante mencionar que durante la campaña de limpieza organizadas por
la CISE en junio de 1997 en la playa de Puntarenas, se llegó a recolectar 25000
objetos de plástico y sólo 16 de aluminio, representando los objetos plásticos el 80%
del peso total de la basura recolectada. Ante este hallazgo, se logró que la Compañía
Coca Cola iniciara un programa de reciclaje de plásticos. (CISE, 2000)
(iv) Contaminantes orgánicos y nutrientes
En la zona del Atlántico, especialmente en Limón y las zonas comprendidas de
Matina a Moín, se han encontrado gran cantidad de residuos orgánico-clorados, siendo
de gran relevancia la medición para la contaminación de los arrecifes coralinos
existentes, así como por el efecto que estos tienen en la fauna marina silvestre.
(Entrevista con Jenaro Acuña, 2000).
La contaminación de tipo orgánico, es bastante elevada y puede ser de origen
doméstico o agroindustrial. La contaminación por plaguicidas puede ser alta también
dependiendo del tipo de cultivo de la cuenca de drenaje.
La presencia excesiva de materia orgánica conlleva procesos de eutroficación,
asociados a reducciones drásticas en la concertación de oxígeno y concentraciones de
fósforo (P) y nitrógeno (N). Los principales contribuyentes de materia orgánica en las
zonas costeras son aguas domésticas residuales, aguas residuales industriales y
agroquímicos.
En el Golfo de Nicoya (Litoral Pacífico central) existen serios problemas por la
gran descarga de aguas negras en el Estero y alrededores de la zona costera, como lo
mencionamos anteriormente. Los dos focos de concentración son Puntarenas y
Tárcoles. El 30% de las descargas de N es debido a aguas negras. En el Golfo Dulce
(Litoral Pacífico sur), aunque el problema no es tan drástico, se vierten aguas negras
directamente al Golfo, provenientes de la ciudad de Golfito y pueblos aledaños.
Existen algunas cajas registradoras construidas por la Compañía Bananera, cuyo
mecanismo consiste en separar los sólidos grandes de los líquidos y el resto cae
directamente al mar (Silva, com. pers., 2001)
33
En el estudio de Kress, et al. 1998, realizado en el Golfo de Nicoya se obtuvo los
siguientes datos de concentración de nutrientes en sedimentos:
CUADRO 9. Rangos de concentración de nutrientes en la superficie
Golfo de Nicoya y desembocaduras de los ríos Tárcoles, Barranca y Tempisque
Ubicación/
Estación
Parte Alta Golfo
Lluviosa
Seca
Parte Baja Golfo
Lluviosa
Seca
Efluentes
Tárcoles *
Barranca *
Tempisque *
O2 mg/l
3.9 -7.2
5.3 - 8.6
Si (OH)4
uM
PO4
uM NO3 + NO2
uM
Secchi m
44.5 - 584
5.7 - 143
0.73 - 2.34
0.15 - 2.64
0.32 - 52.39
0.2 - 25.7
0.5 – 2.0
0.2 - 1.6
4.6 - 6.8 2.8 - 367.7
7.5 - 8.7 1.7 - 35.9
0.12 - 1.12
0.04 - 0.81
0.07 - 19.48
0 - 12.6
0.5 - 9.3
1.9 - 17.6
17.3
3.20
128
0.71
13.3
0.71
Fuente Kress et al. 1998
16.80
12.0
14.6
5.8
6.7
5.4
Con base a estos datos, Krees et al, obtuvieron las siguientes conclusiones:
•
En la estación lluviosa, los valores de concentración de oxígeno en las aguas del
Golfo se encuentran por debajo del valor de saturación con respecto al oxígeno
disuelto. Se observan altas concentraciones de N (valor máximo 29.0 µm) en las
aguas profundas de la parte baja del Golfo, con valores altos también en el Estuario
de Puntarenas cerca a la desembocadura del Río Barranca. Se encontraron
también concentraciones altas de silicio (Si) en las aguas superficiales de la parte
alta del Golfo (valor máximo 584 µm, en la desembocadura del Río Tempisque).
Las concentraciones de P fueron altas en las profundidades de la parte baja del
Golfo y en las aguas superficiales de la parte alta con valores máximos de 1.88µm y
2.34 µm respectivamente.
•
En la estación seca, solo en las aguas profundas se presentan concentraciones de
oxígeno superiores a las de saturación alcanzando 134% en la parte baja del Golfo.
Se encontraron altas concentraciones de N y P en las profundidades de la parte
baja del Golfo y en la desembocadura del Río Tempisque en la parte alta, con
valores menores a los obtenidos en la estación lluviosa. Se observa además, altas
concentraciones de Si en las aguas superficiales de la parte alta del Golfo (Max.
413 µm). Según los expertos que realizaron el muestreo y la tabulación de datos,
las concentraciones de Si fueron más altas en la época seca en las aguas
superficiales de la parte baja del Golfo debido a las descargas del Río Tempisque.
•
En la época lluviosa las descargas de los ríos Tárcoles, Barranca y Tempisque en el
Golfo de Nicoya aumentan considerablemente. Es precisamente en esta época
34
que aumentan las concentraciones de nutrientes en el Golfo. Estos ríos corren a
través de diferentes áreas cargando con todos los desechos que diferentes
actividades van depositando en ellos.
(v) Movilización de sedimentos
La geología nacional, -caracterizada por procesos tectónicos y volcánicos, y
fuertes pendientes-, la deforestación, el pastoreo extensivo y el régimen de lluvias,
determinan dos fenómenos de importancia: la erosión hídrica –que lleva a la
sedimentación- y la pérdida de fertilidad del suelo. (CADETI, 2000)
En 1989, se estimó que un 20% del territorio nacional presenta niveles de
erosión severa. Esta depreciación del recurso suelo equivalía en 1995 a un 7,7% del
PIB. De ese porcentaje, uno de los lugares más críticos en cuanto a degradación, es la
Península de Nicoya, afectando consecuentemente el Golfo de Nicoya.21
Los arrecifes están siendo severamente afectados, al reducir su crecimiento y en
algunos casos morir; esto por cuanto están quedando enterrados tierra adentro y si
bien podría hablarse de un proceso natural, no es normal a la velocidad que está
ocurriendo. Este problema es más crítico en el Atlántico, pero también se da y se ha
dado en el litoral pacífico.
Paradójicamente, esta sedimentación también genera pérdidas adicionales por
las obras que es necesario realizar –de dragado- en los principales puertos del país,
Caldera y Moín.
(vi) Alteraciones físicas y destrucción de hábitats
Si bien la Ley Forestal de 1996 prohibió la corta del manglar, y la situación se
mantuvo estable por unos años, se ha venido incrementando la comisión de este delito.
La mayor parte de los infractores corta el manglar para utilizar la madera en
carboneras, postes y leña para panaderías. La Comisión Interinstitucional Salvemos el
Estero de Puntarenas (CISE) ha interpuesto una serie de denuncias y nos advierte que
el principal cambio que han notado es que la corta pasó de ser artesanal a ser
realizada con motosierras, lo que agrava el impacto. Sólo en el Estero de Puntarenas
se clausuraron 14 carboneras, y hoy día, subsiste un grupo realizando esta actividad.
(CISE, 2000)
Por otra parte, si bien tampoco pueden autorizarse rellenos en áreas de
manglar, la CISE presentó denuncias en contra de varios de ellos realizados por el
Costa Rica Yacht Club, Industrial La Concha, Josma S.A., Finca Cabezas, Corococas
y otros individuos. Esto ha logrado que la municipalidad del cantón finalmente coordine
con el Ministerio de Ambiente y Energía, para la autorización de rellenos –que en
ciertos casos se permiten en áreas de humedal, que no constituya un manglar-.
21
Ver mapa del anexo 5, sobre diagnóstico de degradación de tierras.
35
Actualmente y con el propósito de convertir salineras en granjas camaroneras,
se han comenzado a denunciar estas mismas infracciones a la ley. Por otra parte, es
bastante frecuente el ver la corta y quema de manglar en la cuenca del Río Tempisque,
con el propósito de aumentar las áreas dedicadas a la agricultura.
En el litoral caribeño, el aumento en los volúmenes de sedimentación por vía de
las cuencas, es provocado por el aumento en la deforestación en zonas aledañas a los
principales ríos afluentes a la zona marino costera. La principal consecuencia es la
destrucción que esto produce a los arrecifes coralinos.
La extracción de arrecifes es otra de las principales razones de su amenaza,
pues se dan extracciones de grandes colonias, lo que produce que se pierdan las
generaciones siguientes. El fenómeno del Niño en su momento, también causó graves
consecuencias.
Vale la pena señalar que una de las actividades que ha generado la modificación
de hábitats costero-marinos, es la turística, especialmente con la instalación en el país
de grandes cadenas hoteleras que construyen a gran escala. Esto ha generado una
serie de denuncias y dudas acerca de los estudios de impacto ambiental aprobados,
así como del acatamiento de estos estudios. La corta de manglar, los rellenos de
humedales, la desviación de cursos, contaminación de aguas, invasión de la zona
pública de las playas, construcciones no autorizadas, son sólo algunos de los hechos
que se denuncian.
(vii) Hidrocarburos (petróleo)
Los estudios realizados en el quinquenio 1981-1985 indican que la
contaminación por petróleo en la costa caribeña central del sureste de Costa Rica es
relativamente baja, aunque se presentan eventos esporádicos, especialmente en 1985
en los que se alcanzan niveles altos. El orden de magnitud de las concentraciones de
HDD (Hidrocarburos disueltos-dispersos) se mantuvo por lo general en 10-1 ug/L
durante el quinquenio y fue en el área de la ciudad de Puerto Limón en donde se
obtuvieron los valores más altos, comparados con los del área de Cahuita, debido
probablemente a la mayor actividad portuaria que se presenta ahí y a la cercanía de la
refinería nacional (Mata, et al, 1987).
Los expertos de CIMAR de la Universidad de Costa Rica, iniciaron en 1983 y
hasta 1993 una clasificación de los litorales del Caribe y el Pacífico para determinar la
“sensibilidad ambiental” de los diversos ambientes costeros, ante una eventual
contaminación por hidrocarburos de petróleo. Se le asignó mayor sensibilidad
ambiental a aquellas zonas con presencia de áreas arenosas de baja energía, gravas,
manglares, parques nacionales y zonas protegidas. La mayor sensibilidad ambiental
se le asignó en el Caribe a las zonas de Tortuguero-Moín (Caribe Norte); MoínCiénaga (Caribe Central); Cahuita-Puerto Vargas, Puerto Vargas-Puerto Viejo y Punta
Cocles-Río Sixaola (Caribe Sur) (Acuña, et al; 1997).
36
En el Litoral Pacífico, se desarrolla una gran actividad en torno al transporte
marítimo. En Caldera por ejemplo, atracan y zarpan gran cantidad de barcos
comerciales. En Puntarenas existen atracaderos para embarcaciones medianas y
pequeñas, privadas, comerciales, de pesca, turismo e incluso para las de Vigilancia
Marítima –ahora Servicio de Guardacostas- del Ministerio de Seguridad Pública,
(Acuña et al, 1998).
Una fuente de contaminación por petróleo es el aceite quemado del cambio de
aceite que vierten las embarcaciones22. Se estiman en cerca de 3514 galones cada
mes para 375 naves pesqueras que tienen su base en El Estero de Puntarenas. A ello
hay que sumarle el correspondiente a 150 embarcaciones permanentes del Yatch Club
y otros barcos dedicados al turismo, como también el proveniente de embarcaciones de
las islas y otras comunidades del Golfo. Era común ver hasta 20 derrames al día. Se
ha empleado también el aceite quemado para regarlo sobre las calles de la ciudad con
el fin de controlar el polvo durante la época seca, con el agravante que el agua de
escorrentía lo devuelve al Estero (INRECOSMAR, 1998). Desde hace seis años, la
Comisión Interinstitucional Salvemos El Estero de Puntarenas, ha realizado programas
para disminuir el vertido de aceites y combustibles al Estero y al Golfo de Nicoya con
bastante éxito. La Comisión planteó un programa de recolección de aceite quemado,
mediante la instalación de estañones en puestos de recibo, un tanque y una bomba de
succión, que recoge actualmente todo el aceite de Puntarenas y Caldera. Se recogen
entre 50 y 100 estañones de 55 galones por mes, y el dinero obtenido se ha utilizado
hasta el momento en 25 campañas de limpieza de humedales en las cuales intervienen
al menos unas 100 personas cada vez, pertenecientes a la comunidad y estudiantes de
la Universidad de Costa Rica en su sede regional. (Entrevista con Berny Marín, 2001)
La CISE realizó en 1997 un diagnóstico del funcionamiento de las estaciones
expendedoras de combustibles que se ubican a lo largo del Estero de Puntarenas, con
la colaboración de la Refinería Costarricense de Petróleo (RECOPE), encontrando
deficiencias en todas ellas, en el sentido de que cualquier derrame accidental vertía
directamente al mar. Posteriormente, en 1998, la Dirección General de Hidrocarburos
del MINAE, realizó un programa de monitoreo de las estaciones, pero no le dio el
seguimiento adecuado, con lo cual varias de ellas acataron las recomendaciones, pero
otras no. Este año, se emprendió un proceso similar para verificar el cumplimiento del
reglamento para la regulación del sistema de comercialización de combustible, al cual
se espera que se le dé el seguimiento respectivo. (CISE, 2000)
Spongberger, et al., 1998, realizó un estudio en el Golfo Dulce (Litoral Pacífico
Sur) para analizar las concentraciones de pesticidas en sedimentos. Como resultado
de su investigación obtuvo grandes concentraciones de hidrocarbonos diesel.
22
La forma tradicional de “cambiar” el aceite quemado era dejar caer el mismo dentro del casco de la embarcación, y luego lanzarlo
al Estero utilizando la bomba de achique. (CISE, 2000)
37
(viii) Metales pesados y en biota
Las principales fuentes de los metales pesados son la minería, las fundiciones,
las refinerías, emisiones de los automóviles, lodos de las alcantarillas, materiales
removidos por los dragados, las cenizas, las pinturas, las baterías y hasta la basura
doméstica. Los metales actúan como inhibidores enzimáticos sobre los organismos,
alteran su genética y tienen la particularidad de ser altamente tóxicos, persistentes y se
bioacumulan a través de la cadena trófica (INRECOSMAR, 1998).
Guzmán y Jiménez, 1992, realizaron una investigación para detectar la
contaminación por metales pesados en arrecifes coralinos a lo largo de la costa caribe
de Costa Rica. Los niveles de metales pesados (Cu, Zn y Fe) encontrados fueron
mayores a los observados de arrecifes coralinos en Thailandia y Hong Kong. Se
concluyó, además, que existe una amplia gama de orígenes de contaminación (natural
y antropogénica) y mecanismos naturales eficientes para distribuir los metales pesados
a lo largo de la costa.
En el Golfo de Nicoya los metales pesados son arrastrados especialmente por el
Río Tárcoles, fijándose en sedimentos finos del fondo y en la biota, a través de las
cadenas alimenticias. Estos metales son tóxicos en ciertas concentraciones. En los
estudios realizados en el Golfo de Nicoya se han encontrado concentraciones de cobre
(Cu), níquel (Ni) y plomo (Pb) frente al Tárcoles, mayores que en el resto de la zona.
Se ha encontrado también concentraciones altas de Hg en la piangua (Anadara
tuberculosa) cerca de Colorado y Punta Morales y de cadmio (Cd) cerca de
Puntarenas. Las concentraciones de Cr, Zn y Pb se incrementan hacia Punta Morales.
En el estudio llevado a cabo por el proyecto “Evaluación Ecológica del Golfo de
Nicoya”, en la Universidad Nacional, se realizaron muestreos de sedimentos en el
Golfo, en 25 estaciones (1995-1996). Se analizó la presencia de Cd, Cu, Hg, Zn, Pb,
Mn, Ni, Fe y carbono orgánico para determinar el ingreso antropogénico de
contaminantes, tanto en época seca como lluviosa. Es importante tener en cuenta que
el Golfo de Nicoya está dividido marítimamente en tres partes: Alta, media y baja. En
cada una de estas se pueden encontrar aguas profundas y aguas superficiales (Kress
et al. 1998). A continuación se presentan algunos de los resultados obtenidos en este
estudio:
•
No se encontró dependencia estacional del contenido de metales en los
sedimentos.
•
Los sedimentos en el Golfo de Nicoya son principalmente sedimentos finos,
excluyendo los sedimentos en el área de Puntarenas y en la parte oeste del bajo
Golfo, que son principalmente arenas. Las concentraciones de hierro, cobre, níquel,
zinc, manganeso y plomo (Fe, Cu, Ni, Zn, Mn, Pb) corresponden a niveles
considerados naturales a nivel mundial, con un incremento en el Cu, Ni, y Pb en la
parte opuesta a la desembocadura del Tárcoles. El cadmio (Cd) es muy bajo en
todo el Golfo excepto en el estuario del Tárcoles y la parte media alta del golfo,
38
donde se encontraron valores más altos que los naturales. El mercurio (Hg) se
encuentra en todo el Golfo en niveles bajos; puede ser de origen natural, industrial,
provenir de agua de alcantarillas o un remanente de las actividades mineras en las
montañas de Tilarán y zonas aledañas.
•
La distribución espacial de los metales en el alto Golfo, excepto el Cd, fue similar:
bajas concentraciones en el área opuesta a Puntarenas y en el estuario del
Tempisque, y altas concentraciones en el área central.
•
En la parte alta del Golfo, todos los metales presentaron correlación significativa con
el hierro, excepto Mn, mientras que Hg, Cu, Pb y el porcentaje de limo-arcilla
presentaron correlación significativa con el carbono orgánico. Lo anterior significa
que los metales introducidos en la parte alta del Golfo y principalmente asociados
con el Fe tienen un origen natural debido al desgaste de las rocas. Hg, Cu, Pb son
introducidos junto con el carbono orgánico y pueden ser de origen antropogénico,
aunque valores extremos no hayan sido detectados durante el estudio.
•
Las concentraciones de Fe y Ni se incrementan desde la parte media del Golfo
hacia el océano abierto. Valores ligeramente altos de Fe fueron obtenidos en las
estaciones cerca del Tárcoles.
•
En la parte baja del Golfo, la distribución espacial de Cu, Zn, Pb y carbono orgánico
fue similar: altos valores frente al estuario del Tárcoles y decrecen hacia la costa
oeste del Golfo. Hg y manganeso (Mn) exhiben distribuciones altas frente al
estuario del Tárcoles y decrecen hacia la parte externa del Golfo.
•
Niveles elevados de Cd fueron encontrados frente a los estuarios del Tárcoles y del
Tempisque, y en un transecto de Punta Morales a la costa oeste. Valores
ligeramente altos de Cu, Zn y Pb fueron encontrados frente al estuario del Tárcoles
y hacia el norte de este río. Mn fue elevado en las estaciones cercanas a la isla de
Chira –que es una isla poblada-.
En el Cuadro 10 se presentan los resultados del estudio de Kress et al, 1998,
con los de otros estudios relacionados.
CUADRO 10. Concentraciones promedio (ug/g peso seco) de metales pesados
en sedimentos en el Golfo de Nicoya
Fe
KRESS et al,1998
NOV. 95, FEB. 96
FULLER et al.,1990*
FEB. 85, ABRIL 86
DEAN et al.,1986
AG.81, ABRIL82
4.75
Hg
4.7
0.02
Cd
0.066
0.13
Cu
0.08
Ni
63.3
12.5
Zn
22.2
Pb
83.6
209
30
Cr
862.
5
108
94.7
5.4
6.6
*Tomados en la zona intermareal del Estuario de Tárcoles.
Fuente: INRECOSMAR, 1998.
39
Mn
16.8
Según lo reporta INRECOSMAR, 1998, De la Cruz (1994) y Maurer y Vargas
(1983) han realizado investigaciones sobre las concentraciones de metales pesados en
diferentes tipos de biota en el Golfo de Nicoya.
De la Cruz (1994) realizó una estimación temporal y regional de los metales
pesados en Anadara Tuberculosa –piangua- en varias localidades del Golfo en el
período comprendido entre 1998 y 1991. En este estudio se obtuvieron las siguientes
conclusiones:
•
Existen mayores concentraciones de Hg total y Me-Hg en Colorado, Punta Morales
y Puntarenas. Estas concentraciones probablemente provienen de la actividad
antropogénica desarrollada en estas regiones. Las menores concentraciones de
estos metales se encontraron en Jicaral, al costado oeste del Golfo,
presumiblemente de origen natural, ya que no existe ninguna fuente antropogénica
de mercurio cercana.
•
Se observaron dos tendencias temporales en el contenido de metales pesados (Cd,
Zn, Cu, Fe, Ti, Pb, Cr) en tejido de A. tuberculosa. Las concentraciones de Zn, Cu
y Fe permanecieron relativamente constantes durante todo el año, excepto en
Punta Morales. El Cr, Cd y Ti mostraron la tendencia de aumentar durante la época
seca para las estaciones de la parte este del Golfo (Colorado, Punta Morales y
Puntarenas.) Esto se asocia con el incremento de la salinidad debida a la reducida
influencia de los ríos en esta época. Las concentraciones de Cu y Cd no mostraron
diferencias espaciales; los niveles de Cr y Zn se incrementan hacia Puntarenas. El
plomo tiende a incrementarse hacia Colorado, sobre todo en época seca.
Concentraciones de Fe y Ti se mantuvieron constantes en todas las regiones
excepto en Punta Morales, donde las concentraciones en verano fueron mayores
que en otras regiones.
•
Las concentraciones de Cd encontradas en el tejido, son altas comparadas con
otros bivalvos de regiones no contaminadas. Esto es atribuido a la influencia de
aguas profundas del Océano Pacífico ricas en Cd, Cu y nutrientes; la producción de
la planta de fertilizantes en Puntarenas y la alta tasa de acumulación del género
Anadara hacia este metal.
•
Los patrones regionales de Ti, Fe, Pb y Hg se relacionan con la constitución de las
rocas y actividad volcánica de la región; el de Cu con el empleo extensivo de
pesticidas en la zona.
Maurer y Vargas (1983) entre 1980 y 1982, llevaron a cabo investigaciones con
organismos bentónicos del Golfo de Nicoya. Dichos estudios describen la estructura y
función de la comunidad de los invertebrados que habitan en el fango, enfatizando la
relación que existe entre los metales traza, la columna de agua, el sedimento y los
organismos bentónicos. De acuerdo con los índices de diversidad (número de
especies, diversidad, riqueza y equitatividad de especies) se concluyó que la
comunidad bentónica del Golfo de Nicoya no es tan rica como en otros estuarios
40
tropicales. Los metales considerados en los análisis fueron Cu, Pb, Cd, Fe, Zn, As, Cr
y Hg. La concentración de los metales traza en sedimento e invertebrados fue muy
baja, además no se observó ningún sitio en donde fuese importante la concentración
de estos metales.
En el estudio realizado por Kress et al (1998) se seleccionaron tres tipos de
especies para analizar las concentraciones de Cd, Cu, Zn, Ni, Fe y Mn. Los valores
obtenidos en el estudio fueron similares a los niveles naturales reaportados en otros
estudios (Eislar, 1981; Thomson, 1990 y Gutiérrez, 1989). Las diferencias de las
concentraciones encontradas en las diferentes especies de biota se deben
probablemente a tasas de absorción específicas de la especie y a la regulación
corporal de cada especie. Por otro lado, las concentraciones de metales encontrados
en los sedimentos no se relacionan con las encontradas en la biota. En el Cuadro 11
se presentan los rangos de concentraciones de metales pesados que han sido
reportados:
CUADRO 11. Rango de las concentraciones (ug/g peso seco) de metales
pesados en Anadara tuberculosa - Golfo de Nicoya
Kress et al
(98) 95-96
De la Cruz
(94) 88-91
Zn
46.979.0
28 115
Pb
---
Cd
2.134.31
1.4 - 8
Fe
Cr Cu
372.9 --4.9-08
13.61
nD 222 - nD - 2.63.7
800
7.8 10.9
Fuente: INRECOSMAR, 1998.
Ti
---
Mn
7.4497.56
0.3- --33
Ni
3.6 21.8
---
(ix) Contaminación por radiación
Loría et al.(1992) realizaron un estudio con 13 especies de corales muertos y
vivos provenientes de 7 sitios de las cuencas pacífica y caribe de Costa Rica. En este
estudio se evaluó la radiación gamma, específicamente de 137Cesio (Cs, Orígen
antropogénico) y de los isótopos naturales descendientes del Uranio, Torio y Potasio40, utilizando la técnica de Espectrometría Gamma.
Se encontró una débil y mediana presencia de isótopos naturales con dominancia
en la vertiente del Caribe, en comparación con los niveles encontrados en los suelos y en
algunos productos de consumo antropogénico. En algunas especies del Caribe, se
encontró una leve actividad específica de 137Cs y 40K, que sobresale del promedio.
Además se encontraron indicios de que la concentración de núclido en el Mar Caribe es
levemente mayor que en el Océano Pacífico, y de una importante presencia de 226Ra que
es independiente de la vertiente.
Banichevich et al. (2001) desarrollaron una investigación para determinar la
presencia de emisores gamma, específicamente de Cesio 137Cs (de origen
41
antropogénico) y de los descendientes de 238U (Uranio) y 232Th (Torio) en sedimentos
marino costeros a lo largo de las cuencas del Pacífico de Costa Rica.
Los resultados mostraron que el Río Grande de Tárcoles es fuente de
cantidades significativas de isótopos radioactivos naturales Torio (232Th), Bismuto,
Radio (226 Ra), Plomo (214Pb) y Potasio (40K). Estos isótopos actúan como trazadores
de contaminación antropogénica. Esto podría indicar que este Río es la mayor fuente
de descarga de estos elementos. Sin embargo, las actividades medidas a excepción
del caso del 40K, no exceden los valores promedios mundiales reportados en la
literatura especializada. El origen del 40K probablemente sea los detergentes.
(x) Microorganismos patógenos y mareas rojas
La aparición de organismos patógenos (causantes de epidemias) y
dinoflagelados (causantes de las mareas rojas) en las especies marinas (peces y
mariscos) varían de acuerdo a las condiciones ambientales y de manejo de estos
productos.
Se han realizado varios estudios en el Golfo de Nicoya (Antillón y Rodríguez,
1992; Víquez, R. et al., 1995) en donde se determinó que en general, la presencia de
mareas rojas es mayor durante la época lluviosa. Esto podría asociarse a la baja
penetración de la luz solar causada por el aumento de sólidos en suspensión, de la
escorrentía y al alto ingreso de nutrientes provenientes de los ríos.
Por otro lado, Murillo (1983) indica que la presencia de algunos organismos
patógenos se da frecuentemente en mariscos y peces. La intoxicación humana por
consumo de especies marinas puede ser evitada manipulando adecuadamente el
producto.
C. Fuentes de contaminación y otras formas de degradación
Es importante aclarar en este aparte, que existe una cantidad respetable de
estudios realizados sobre las categorías de las fuentes de contaminación, que se han
citado a lo largo de esta evaluación, pero lo cierto es que es muy poco lo que se ha
investigado en relación con las fuentes localizadas de contaminación, y aquello que
existe de ninguna manera está integrado, haciendo difícil el solucionar problemas
específicos de contaminación.
El único estudio que identifica fuentes localizadas es el informe emitido por la
Comisión Interinstitucional Salvemos el Estero de Puntarenas (CISE), que recoge la
labor de este ente desde 1995, y el cual también propone acciones de seguimiento y
recomendaciones específicas para cada caso en concreto, lo cual hace de éste un
informe único en su categoría.
42
(i) Fuentes localizadas (costeras y aguas arriba)
a.
Instalaciones de tratamiento de aguas residuales
Se mencionó en el aparte anterior los problemas que presenta la planta de
tratamiento de Puntarenas, cuyo funcionamiento es bastante deficiente, y que descarga
las aguas al Estero.
En cuanto a la planta de tratamiento de El Roble, la misma fue construida para
tratamiento orgánico y no químico, por lo que podría presentarse un problema con las
aguas que llegan del Hospital Monseñor Sanabria ubicado en Puntarenas, ya que
contienen desechos químicos de los rayos x, formalina, xilol, e hipoclorito, tanto porque
vierten al Estero como porque podrían estar reduciendo la eficiencia de la planta. La
CISE hizo recomendaciones al Hospital para tratar los desechos químicos, pero no ha
dado el seguimiento adecuado. Los tejidos residuales de las operaciones que en un
inicio también iban a dar a la planta, hoy día son enterrados en el Cementerio
Municipal.
Las plantas de tratamiento de Cañas, Liberia y Santa Cruz no funcionan
adecuadamente, y el resto de ciudades de Guanacaste ni siquiera cuenta con plantas
de tratamiento. (CADETI, 1999)
b.
Instalaciones industriales
•
Ingenio azucarero El Palmar: Es uno de los más grandes (447 hectáreas en
1997) y el poder controlar la contaminación que emanaba de él –aguas azucaradas
y materia orgánica-, era importante para eliminar la condición anóxica de los
Esteros de Puntarenas, Lagartero, Naranjo, Ciruelas, La Flor, Santa Cecilia y Los
Negros. El ingenio ha realizado una serie de mejoras desde 1995: filtros para
sólidos mayores, sistema de recolección de aceites, separadores de cachaza, uso
de cachaza y cenizas como abono orgánico, cambios en el sistema de irrigación y
de corta, instalación de un enfriador de aguas de retorno al Río Ciruelas, ahorro en
el consumo de agua de un 20%. Actualmente, la CISE realiza visitas de monitoreo
para verificar el cumplimiento de estas medidas.
•
Ingenio TABOGA: Todos los años contamina los ríos Bebedero, Cañas y
Tempisque, con aguas azucaradas y vinaza. En 1999 se presentó un derrame de
búnker. Además se fumiga por avión, y los cañales alcanzan la orilla misma de los
ríos. No se ha comenzado todavía un monitoreo serio de este Ingenio y de otros
ubicados en el área de influencia del Golfo, para detener la contaminación
•
Fertilizantes de Centroamérica (FERTICA): Esta industria abrió un canal artificial
para descargar las aguas residuales al Estero de Puntarenas. En principio, estas
aguas tenían un alto contenido de amoníaco. De las 2 lagunas de tratamiento con
que contaban en 1995, hoy cuentan con un sedimentador y 5 lagunas. Actualmente
se observan peces, cangrejos y árboles de mangle alrededor del canal. Es
43
necesario sin embargo, asegurarse de la calidad de las aguas residuales para
conocer la efectividad del tratamiento.
•
Industrias Cerdas: procesa residuos de frijol de soya, palma africana y otras
grasas, los cuales depositaba en la Laguna Bella Vista, cercana al Estero de
Puntarenas. Actualmente, cuenta con planta de tratamiento y los residuos
depositados fueron reprocesados en concentrados.
La contaminación que
provocaba está controlada.
•
INOLASA: Dedicada a la producción de aceites de soya, y ubicada en Barranca,
aunque cuenta con una planta de tratamiento, sus reportes operacionales no se
ajustan al Reglamento de Vertidos desde 1997.
•
Fábrica casera de plomo del sr. Sandí: Tiene contaminada la Laguna de
Chacarita con baterías usadas y la población ha comenzado a presentar altas
concentraciones de plomo (30 ug/dl). En el 2000 se trasladó al Estero. Se tienen
planteadas varias denuncias en su contra, y se le han realizado varios decomisos,
pero sigue operando. Se desconoce si otros se dedican a la misma actividad.
•
Matadero El Coyol: Ubicada en Santa Rosa de Miramar, descarga todas sus
aguas sin tratar a la Quebrada El Coyol y a la Quebrada El Tigre. De 1992 a 1999,
se presentaron varias denuncias ante varios entes. En 1999, se comprometió a
realizar un plan de mejoras, que a la fecha no ha cumplido.
•
Tenería GA 2001: entró a funcionar en el 2000, sin contar con planta de
tratamiento no haber obtenido aprobación de un Estudio de Impacto Ambiental. Se
presentó la denuncia correspondiente.
•
Plantas de procesamiento de cartílago de tiburón: tres de las cuatro plantas
existentes fueron cerradas por contaminar el Estero con aguas residuales y
desechos sólidos, mientras que la planta existente contrató un lugar para depositar
sus desechos y trata sus aguas en la planta de tratamiento de El Roble.
•
Plantas atuneras y sardineras: antes de 1997, ninguna de las 11 plantas más
grandes de Puntarenas contaba con planta de tratamiento ni entregaba reportes
operacionales de las mismas. SARDIMAR está construyendo una nueva planta en
El Roble que cuenta con sistema de tratamiento. La Compañía Enlatadora Nacional
tampoco cuenta con sistema de tratamiento al día de hoy. BORDASA entró en
funcionamiento en 1999 sin planta de tratamiento. AZORES no contaba con planta
de tratamiento para las aguas residuales, pero se trasladó al interior del país. En
términos generales, estas plantas producen una contaminación con aguas
residuales y desechos importante, que no se ha podido solucionar por falta de
acción del Ministerio de Salud.
•
Plantas procesadoras de pescado y camarón: TALMANA procesa camarón y a
la fecha no cuenta con ningún sistema de tratamiento. Luna de Oro, procesadora
44
de pescado, ha tenido planes de contruir una planta de tratamiento desde 1998,
pero todavía no se ha concretado la obra. Mariscos MOMBI tenía un tanque séptico
que colapsó en 1998, y al no presentar planes de contrucción de una planta de
tratamiento, fue cerrada en el 2000.
•
Desechos pesqueros de pescaderías y embarcaciones: 26 pescaderías
pequeñas y medianas de Puntarenas y El Cocal procesan unas 20 toneladas
semanales de desechos de pescado en la planta de SARDIMAR, quien los emplea
en la fabricación de harina de pescado. Esta iniciativa debe replicarse aún en El
Carmen y en Chacarita, y se estima que podrían estarse procesando otras 20
toneladas adicionales por semana. Anteriormente, todos estos desechos iban a dar
al Estero. (Entrevista con Berny Marín, 2001)
•
Fábricas de harina de pescado: HARIMAR, ubicada en Chomes, fue cerrada por
contaminar un afluente del Río Lagarto. AZORES también fue clausurada, y se
trasladó a Heredia. SARDIMAR cuenta con un sistema para controlar los malos
olores y procesan sólo producto fresco. LA RIOJA está ubicada en Barranca y
genera malos olores hacia el poblado; desde 1999 manifestó su deseo de
trasladarse, pero a la fecha no se movido.
•
FORMUQUISA: Es una industria formuladora de químicos, ubicada en San
Gerardo de Chomes. Sufrió una emergencia en 1995 a raíz del desbordamiento de
la Quebrada La Palma. Desde entonces alzó los muros de las pilas de tratamiento,
reubicó las bodegas y los estañones con químicos y residuos. En 1997, el derrame
de un estañón provocó la contaminación del Río Lagarto, muriendo gran cantidad
de peces y camarones. Se presentó la denuncia correspondiente ante los
tribunales. La empresa en todo caso, eliminó los 700 estañones con químicos que
estaban en sus patios, techó las lagunas, para evitar fugas y desbordamientos, y se
protegieron los desechos de plásticos con residuos químicos.
•
LAICA: Posee una planta de deshidratación de alcohol, que vierte sus aguas a
altas temperaturas y sin tratamiento al Estero de Puntarenas. Las bodegas que
contienen azúcar son lavadas y esta agua se descargan directamente al Estero. El
tanque de búnker no posee un dique de contención.
•
ABOPAC: Es una fábrica ubicada en la carretera a Orotina, que se dedica a la
importación de materia prima para formular fertilizantes. No se ha monitoreado
exhaustivamente ni se ha encontrado que produzca contaminación alguna.
c.
Centrales eléctricas
No se tiene noticia en el litoral pacífico de contaminación producida por alguna
central eléctrica. Sin embargo, la planta eléctrica ubicada en Limón, Sandoval, debido
a la fecha en que fue construida, posee materiales que actualmente han probado ser
bastante tóxicos (búnker). El caso no se ha estudiado con detenimiento, y no se han
tomado acciones respecto a él.
45
d.
Instalaciones militares
En Costa Rica, por haberse abolido el ejército desde 1949, no existen
instalaciones militares, ni en el interior ni en la zona costera o ninguna otra.
e.
Instalaciones de recreación y turismo
Existen concentraciones importantes hoteleras y de otras actividades turísticas
en Puntarenas, Jacó, Manuel Antonio (Quepos), Flamingo, Tamarindo y Golfo de
Papagayo (Proyecto de Desarrollo Integral de Bahía Culebra).
Aún cuando algunos hoteles cuenten con sistemas de tratamiento de aguas
negras -como los hoteles Barceló y otras cadenas-, prácticamente ninguno cuenta con
sistemas de tratamiento para aguas residuales y jabonosas. Además del problema de
aguas residuales que se descargan a los ríos y al mar directamente sin tratamiento, ha
habido fuertes denuncias y monitoreo de los Estudios de Impacto Ambiental en los
casos de construcción de hoteles de cadenas internacionales, por destrucción de
manglar u otros hábitats, desviación de cauces de ríos, movilización de arena, relleno y
drenaje de humedales, como con el Hotel Los Delfines Barceló y Proyecto Papagayo
en Guanacaste, y Las Palmas en Cocles, Limón.
Existen actualmente más de 235 playas declaradas de interés turístico por el
Instituto Costarricense de Turismo (ICT), ubicadas en los cantones de La Cruz, Liberia,
Carrillo, Santa Cruz, Nicoya, Hojancha, Nandayure – en Guanacaste-, Puntarenas,
Garabito, Parrita, Aguirre, Osa, Golfito – en Puntarenas -, Pococí, Siquirres, Matina,
Limón y Talamanca –en Limón-. (CEDARENA, 1996)
f.
Construcciones
En términos generales, existe una pobre planificación urbana, no solo en el
desarrollo residencial, turístico o industrial; sino que además los caminos de
penetración en las zonas costeras carecen de seguimiento o desarrollo estratégico.
Con bastante frecuencia se suelen dar violaciones a la Ley de la Zona Marítimo
Terrestre, por destrucción de manglar o por violación de la zona pública.
Las municipalidades juegan un papel fundamental, tanto si se trata de autorizar
concesiones para la construcción en la zona marítimo terrestre23 –zona restringida-,
como si se trata de ciudades costeras, en las cuales se aplica la Ley de Planificación
Urbana.
Las ciudades costeras más importantes y que en este momento tienen los
mayores problemas de expansión urbana, son: Puntarenas, Jacó, Quepos y Golfito, en
el litoral pacífico, y Limón, en el litoral atlántico. En ellas, los requisitos de construcción
son menores que en los casos en que aplica la Ley de la Zona Marítimo Terrestre.
23
Franja costera de dominio público de doscientos metros medida desde la pleamar ordinaria, cuya zona pública son los primeros
cincuenta metros, y los restantes ciento cincuenta metros son zona restringida y en ella se pueden otorgar concesiones de uso.
46
Además han pululado los asentamientos de barrios marginales en sitios totalmente
inadecuados, como Camboya y Vietnam en Puntarenas, y Cieneguita en Limón.
En cuanto a puertos, aquellos que están habilitados oficialmente para el arribo
de buques extranjeros son: Golfito, Quepos, Caldera, Puntarenas, Limón, Moín, Playas
del Coco y Punta Morales.24 Los que presentan mayores problemas de contaminación
son Caldera y Moín, especialmente por derivados del petróleo y desechos de pescado.
g.
Minería costera
En Costa Rica, para extraer arena o realizar cualquier explotación minera en la
zona marítimo terrestre, se requiere de un permiso de la municipalidad correspondiente
y de la concesión de explotación por parte de la Dirección de Geología y Minas del
Ministerio de Ambiente y Energía. Por otro lado, los únicos lugares en los que esto es
posible es en las zonas declaradas como de Aptitud No Turística. A 1996, eran
aproximadamente cuarenta las playas que ostentaban esta declaratoria.
(CEDARENA, 1996)
Sin embargo, esta actividad minera es poco desarrollada. El mayor problema
son los permisos que se otorgan para la extracción de material de río, que muchas
veces son sobrepasados. No existe un verdadero control de la cantidad de material
extraído y del impacto acumulado. Las explotaciones llevadas a cabo en tajos y
canteras, no siempre se efectúan en la forma adecuada, acumulándose material de
desecho o residuo en los cursos de agua aledaños.
En el cantón de Miramar y Chomes, se ha querido dar un resurgimiento de la
minería de oro a cielo abierto por parte de compañías estadounidenses y canadienses.
Como efecto de esto, se ha conformado el Frente Regional contra la Minería a Cielo
Abierto, dado que se estima que cualquier beneficio es poco frente al riesgo de
contaminar el Golfo de Nicoya, del cual dependen unos 4000 pescadores. (CISE,
2000)
h.
Centros de investigación
Algunos de los centros de investigación localizados en las zonas costeras
pertenecen a las universidades (Universidad de Costa Rica y Universidad Nacional
principalmente). En el área ambiental, se realizan diferentes tipos de estudios sobre
las características y grados de explotación de diferentes recursos marinos y sobre los
problemas ambientales de estas zonas (ej: contaminación). También se realizan
proyectos piloto para la restauración ecológica de especies en peligro. En general, no
se producen grandes descargas de desechos sólidos ni líquidos provenientes de estos
centros.
24
Decreto Nº 29388-MOPT de 8 de diciembre de 2000, publicado en La Gaceta Nº 61 de 27 de marzo de 2001.
47
i.
Acuicultura
En la camaronicultura, la utilización de químicos (fertilizantes y cal) producto de
esta actividad, no incide mayormente en la calidad del agua y en los ecosistemas
aledaños. Sin embargo, esta actividad tiene algunos peligros potenciales sobre los
ecosistemas de manglar, si no se planifica adecuadamente su expansión, que en este
momento está teniendo auge ante la importación masiva de sal, por lo que las salineras
están siendo convertidas en su totalidad a granjas camaroneras. Entre estos peligros
cabe mencionar: presión sobre el manglar por la instalación de tuberías, construcción
de canales, contaminación por la calidad de agua de recambio –que contiene nutrientes
y antibióticos- e inadecuada disposición de desechos sólidos (sacos de alimento, cajas
donde vienen las larvas, etc). (Entrevista con Berny Marín, 2001)
El desarrollo de la piscicultura es mucho más extenso y se concentra
principalmente en la producción de tilapia en Guanacaste. El índice de crecimiento de
esta industria en los dos últimos años ha sido de 25%. En los Cuadros 12 y 13 se
muestra información sobre la producción acuícola y el número de trabajadores
involucrados en las distintas actividades.
CUADRO 12. Producción acuícola según especies – 1997 a 1999
ESPECIE
1997
1998
1999
TILAPIA
4817
5346
6588
TRUCHA
152
104
181
CAMARON
2404
2348
2465
LANGOSTINO
78.5
86.6
90
GRAN TOTAL
7373
7798
9324
Unidad de medida: Toneladas métricas
Fuente: Departamento de Acuacultura, INCOPESCA
CUADRO 13. Número de acuicultores según especie - 1999
ESPECIE
ABSOLUTO
PORCENTUAL
TILAPIA
583
75,52
TRUCHA
150
19,43
CAMARON
36
4,66
OTROS
3
0,39
GRAN TOTAL
772
100,00
Fuente: Departamento de Acuacultura, INCOPESCA
48
Si bien, la actividad de siembra de tilapia es mayor, la extensión de cultivos en
las granjas camaroneras es mayor, debido al sistema de producción utilizado, según
puede apreciarse de los Cuadros 14 y 15.
CUADRO 14. Sistemas acuícolas de cultivo según especies – 2000
SISTEMA USADO
TILAPIA TRUCHA CAMARON OTROS
TOTAL
INTENSIVO
131
21
0
3
155
SUPER INTENSIVO
14
12
0
0
26
SEMI-INTENSIVO
210
116
36
0
362
EXTENSIVO
228
1
0
0
229
GRAN TOTAL
583
150
36
3
772
Fuente: Departamento de Acuacultura, INCOPESCA
CUADRO 15. Espejos de agua según especie cultivada – 1997 a 1999
ESPECIES
1997
1998
1999
TILAPIA
60
67,8
80
TRUCHA
3,5
4,2
5
CAMARON
875
1034
1430
LANGOSTINO
5,5
6
7
GRAN TOTAL
2941
3110
3521
Unidad de medida: Hectáreas
Fuente: Departamento de Acuacultura, INCOPESCA
El caso más conocido de contaminación es el de la empresa Aquacorporación,
ubicada en Cañas, Guanacaste. Esta empresa procesa alrededor de 20 toneladas
diarias de tilapia. Las aguas sin tratamiento, con alto contenido de grasas y sangre, se
vertían al Río Cañas. Desde 1997, se instaló un separador de grasas y estableciendo
un proceso de precipitado a base de cal, acido sulfúrico y sulfato de hierro, para
separar la sangre del agua. Los desechos de la tilapia son procesados en la propia
fábrica de harina de pescado. Sin embargo, es necesario un buen monitoreo para
determinar si estas medidas implementadas son suficientes para detener la
contaminación.
j.
Modificación de hábitats
Son pocos los datos sistematizados que se han elaborado en este tema. Sin
embargo, existen lugares con problemática de quema y corta de manglares, como el
Estero de Puntarenas (para la fabricación de carbón) y la cuenca del Río Tempisque
49
(para extender el área de cultivos). Esta cuenca, en su parte media y alta, sufre
problemas de relleno y drenaje de humedales, también para extender el área cultivable.
Otro aspecto importante es la sedimentación y el cambio en el paisaje y hábitats
naturales que produce. En la cuenca del Río Reventazón de la vertiente atlántica, se
ha estimado la sedimentación en 60 toneladas métricas por hectárea. Un problema
igualmente grave enfrenta la cuenca del Río Grande de Tárcoles. La sedimentación
afecta no solamente a los manglares, sino que también es causante de la muerte de
arrecifes, tanto en el atlántico como en el pacífico.
La modificación de hábitats es también producida por la industria turística –
mediana y grande principalmente- y por el desarrollo de granjas camaroneras.
Un caso particular fue el rescate de la Laguna Chacarita, cercana al Estero de
Puntarenas. La municipalidad aprobó un proyecto de relleno con el fin de ampliar el
Cementerio Municipal. Sin embargo, se logró convencer a los funcionarios de la
municipalidad de la importancia de proteger esta laguna, donde se han identificado 20
aves, varios peces y camarones. La CISE realizó 8 campañas de limpieza de la
misma, se reabrió el canal que va al Estero, se eliminó parte del relleno existente, se
dragó un sector y se instalaron alcantarillas. (CISE, 2000)
k.
Introducción de especies invasivas
No existe en el país un estudio sobre el tema de especies invasivas. Sin
embargo, se han registrado problemas en el caso de la tilapia, de origen africano,
liberada directamente a ríos y lagunas, eliminando totalmente otras especies nativas.
Otra especie invasiva es el lirio acuático, el cual ha dado problemas en ciertos cauces.
(ii) Fuentes puntuales o difusas (costeras y aguas arriba)
a.
Escorrentía urbana
El crecimiento en el desarrollo urbano no ha ido acompañado por la instalación
de plantas de tratamientos de aguas, y en la mayoría de los casos, se depositan las
aguas residuales directamente en los ríos. Solo en algunas grandes construcciones
turísticas cercanas a la costa se desarrollan sistemas de tratamientos de aguas, pero
de uso independiente del hotel y no de tipo comunitario.
Aunado es esto, existe una grave problemática de desechos sólidos, que van a
dar a las playas. Y por supuesto, hemos mencionado el grave problema de la cuenca
del Río Grande de Tárcoles, en la cual habita el 60% de toda la población del país, ya
que atraviesa la Gran Area Metropolitana.
50
b.
Escorrentía agrícola y hortícola
Las actividades agrícolas cerca de cuerpos de agua de las regiones costeras,
influencian los ecosistemas de agua dulce y marinos con residuos de plaguicidas, ya
que grandes extensiones de terreno son dedicadas a cultivos, y los plaguicidas son
aplicados en grandes cantidades cerca o sobre los ecosistemas acuáticos.
Los plaguicidas usados son tóxicos para los organismos acuáticos. La
aplicación utilizada puede favorecer la dispersión: si es aérea, las corrientes de viento
los pueden transportar hacia los cuerpos de agua y, si es manual, los procesos de
escorrentía y erosión los transportan a través de los sistemas de canales y drenajes de
las plantaciones a los sistemas fluviales de la zona, los estuarios y al mar. Este
proceso se agrava si tomamos en cuenta los fuertes períodos de lluvia y su respectivo
efecto.
Se ha medido el impacto ambiental, con base en datos de residuos de
plaguicidas obtenidos en muestras de aguas superficiales, en zonas arroceras de
Guanacaste, Río Tempisque y sus tributarios en la costa Pacífica, así como en zonas
bananeras y los canales del Tortuguero en el Mar Caribe.
Otra actividad agrícola que ha tomado auge, y que emplea gran cantidad de
agroquímicos, es el cultivo de melón. Los principales melonares se ubican en Tivives –
a orillas del Río Jesús María -, Abangaritos – a orillas del río del mismo nombre -, y
cuenca del Río Tempisque. Por otra parte, la mayoría de estos melonares no cuenta
con pilas de concreto para lavar los equipos de fumigación. (CISE, 2000)
La Cuenca del Río Tempisque es la que en el Pacífico al menos, presenta la
mayor contaminación por agroquímicos, causando graves problemas en su cuenca
baja, y yendo a dar al Golfo de Nicoya.
Plaguicidas y agroquímicos en sedimentos
Los plaguicidas son la principal herramienta para el control de plagas y
enfermedades, aunque también se recurre a prácticas complementarias como
deshierba manual, monitoreo de plagas, especies resistentes, incorporación de
desechos orgánicos, chapeadores mecánicos, control biológico y rotación de cultivos
(Chaverri et al. 2000, en: MINAE, EARTH, 2000).
En Costa Rica, la importación, manejo y aplicación de plaguicidas es controlado
por instituciones como el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), el Ministerio de
Salud, el Colegio de Ingenieros Agrónomos, y el Ministerio de Ambiente y Energía
(MINAE) entre otros.
Parte del plaguicida se incorpora directamente al ambiente: en la superficie de
las hojas de las plantas, en el suelo (alcanzando aguas subterráneas y superficiales); y
en el viento (García 1997, IRET 1999 en: MINAE, EARTH, 2000).
51
Algunos de los compuestos de estos contaminantes son llevados a las zonas
costeras por efecto de la escorrentía superficial o por la influencia de las cuencas
hidrográficas que drenan sus aguas hacia ellas (por intermedio del sistema fluvial).
Una vez en el ambiente marino estos contaminantes ingresan a áreas ambientalmente
sensibles como zonas protegidas, humedales costeros y arrecifes de coral (Cortés y
Guzmán 1985), así como sitios de anidación de poblaciones de especies de tortugas
marinas (Cháves 1989 y Cháves et al. 1994, en: MINAE, EARTH, 2000).
El componente activo más empleado a nivel nacional corresponde a sustancias
de acción fungicida y luego, en orden de importancia se utilizan los herbicidas e
insecticidas. Los fungicidas son muy importantes para enfermedades propias del
cultivo de banano y del café (MINAE, EARTH, 2000).
Las concentraciones más altas de agroquímicos ocurren en la época lluviosa por
arrastre de pesticidas de zonas agrícolas. En Punta Morales (Golfo de Nicoya-Litoral
Pacífico), se presentan las concentraciones más altas de esta área con valores
máximos de 4+2 u/g de lípido (INRECOSMAR, 2000).
Spongberger et al. 1998, realizaron una investigación para determinar la
presencia de pesticidas en 45 sedimentos en el Golfo Dulce (Litoral Pacífico). Se
encontraron acumulaciones mínimas de pesticidas. Sin embargo, la evidencia de
pesticidas y de hidrocarburos en el Golfo puede indicar mayores concentraciones de
estos contaminantes en regiones cercanas a él. En los sedimentos del Río Esquinas
(uno de sus afluentes) se encontraron numerosas concentraciones de pesticidas;
probablemente durante el trayecto estas concentraciones van disminuyendo hasta
llegar al Golfo.
El impacto en la salud humana de los plaguicidas se ha evidenciado
especialmente en los trabajadores de fincas bananeras en la zona caribe, en
problemas menores como picazón, alergias y hongos entre otros, y en problemas
mayores como la esterilización y la mayor probabilidad a padecer cáncer (MINAE,
EARTH, 2000).
Plaguicidas organoclorados en biota
Según reporta INRECOSMAR, 1998, De la Cruz (1994) efectuó muestreos en
Punta Morales, Jicaral y Puntarenas, entre setiembre de 1988 y abril de 1991. Lo
anterior con el fin de realizar comparaciones temporales y regionales de la
concentración de plaguicidas en la Biota del Golfo de Nicoya. De setiembre de 1990 en
adelante, se incluyeron los manglares de Colorado, Morales y Cocoroca. Se obtuvo las
siguientes conclusiones:
Las regiones con máximas concentraciones de organoclorados totales fueron:
Puntarenas (0,76 ug/g lípido) y Punta Morales (0,67). Jicaral y Colorado presentaron
las concentraciones menores, 0,26 y 0,34, respectivamente. Con la excepción de
aldrin, las concentraciones de los otros organoclorados tienden a ser mayores en Punta
52
Morales. Mientras que las concentraciones de lindano, aldrin y suma de DDTs, tienden
a ser mayores en Puntarenas para la época seca de abril 1991.
Kress et al., 1998, también detectaron en su análisis de Biota en el Golfo de
Nicoya la presencia de Lindano (con concentraciones entre 0.9-6.7 ng/g), un insecticida
altamente tóxico utilizado en salud pública y para uso en ornamentales, cuyo uso fue
prohibido en 1996.
Sericano, J. y Readman, J.(1995) reportan concentraciones totales de pesticidas
(Golfo de Nicoya: Isla Paloma y los Esteros Jicaral y Cocoroca) en distintos moluscos,
colectados en las raíces de los manglares, en enero de 1992. Algunos resultados se
muestran en el Cuadro 16 (INRECOSMAR, 1998).
CUADRO 16. Organoclorados totales contenidos en Anadara tuberculosa
Golfo de Nicoya
SITIO
*
**
DE LA CRUZ *
ug/g (LÍPIDO)
0.26
0.34
0.76
SERICANO **
ng/g PESO SECO
9.5
Jicaral
Colorado
Punta Morales
Cocoroca
6.7
Puntarenas
0.67
Incluye Lindano, Heptadoro, Epoxiheptadoro, Aldrín, Clordano Is Y Trans, Mirex y åDDT
1990-1991.
Incluye BHCs, Clordanos, åDDT. Enero 1992.
Otro aspecto que apenas comienza a investigarse es la escorrentía derivada de
granjas porcinas y avícolas. La CISE realizó un recorrido por varias granjas ubicadas
en el área de influencia del Golfo de Nicoya, en el año 1999, encontrando que la
mayoría de ellas no posee sistemas de tratamiento, contaminando ríos y quebradas
con cerdasa, excrementos y gusanos, que algunas no poseen ni siquiera los permisos
correspondientes, y que algunas sobrepasaban los permisos. Se plantearon diversas
denuncias ante el Tribunal Ambiental Administrativo y las Agencias Fiscales
respectivas. De 13 porquerizas visitadas, solamente dos de ellas contaban con un
buen sistema de tratamiento. En el caso de las granjas avícolas, de 5 granjas visitadas
todas ubicadas en las cercanías de algún río, no se encontró contaminación alguna.
c.
Escorrentía forestal
Aunque existen diferencias entre autores, se puede decir que la tasa de
deforestación en los años 70 era de 50 000 hectáreas anuales, mientras que en los 80
desciende a 22 000 hectáreas al año, en 1994 se ubica en 4 000 hectáreas anuales, y
en 1997, el promedio era de 3 737 hectáreas. (FONAFIFO, 1997) Se calcula que de
1986 a 1997 se perdieron unas 160 000 hectáreas de cobertura forestal (3,2%),
53
mientras que la tasa de recuperación –mayormente bosque- es de un 2,5%. (CADETI,
2000) Si bien en la actualidad se ha recuperado casi 58 000 hectáreas de cobertura
forestal, lo cierto es que continúa la corta de bosque primario y secundario, en áreas
que deberían estar mejor protegidas, causando graves problemas de sedimentación.
En el anexo 6 se puede apreciar el proceso.
Las causas de la deforestación se asocian mayormente a la obtención de tierras
baratas para destinarlas a usos agrícolas o ganaderos, lo cual fue incluso promovido
por varios gobiernos. En la actualidad grandes empresas madereras han concentrado
sus acciones en la zona norte del país, el atlántico, y la zona sur pacífica (Península de
Osa y Conte Burica). Pequeños parceleros siguen estableciéndose en terrenos de
ladera, deforestando para establecer cultivos agrícolas.
La Ley Forestal prohíbe el cambio de uso del suelo en lugares con presencia de
bosque, pero se siguen presentando denuncias en este sentido. Por otro lado, no
existe un control adecuado del otorgamiento de planes de manejo ni de la ejecución de
los mismos.
La gran deforestación es una de las fuentes principales de contaminación
actualmente, por la producción de sedimentación en los ríos, junto con los residuos de
los bosques destruídos en las cercanías de los ríos, que producen gran cantidad de
material de arrastre que consecuentemente llega hacia el mar y la zona costera; este
es uno de los principales resultados que el Centro de Investigación en Ciencias del
Mar y Limnología (CIMAR) de la Universidad de Costa Rica, ha visto como fuente de
contaminación, tanto en la zona pacífico como atlántico, y especialmente en la
Península de Osa.
d.
Escorrentías con desechos de minería
Winemiller y Morales (1989) realizaron un estudio en 1986 sobre el impacto
producido en el Río Claro (Península de Osa) por la actividad minera del oro
desarrollada en julio de 1982 y 1983. Como resultado obtuvieron que los ecosistemas
acuáticos perturbados presentaron cambios biológicos, físicos y químicos. Debido a su
capacidad de regeneración, el río ha ido recuperando sus características químicas
existentes antes de la explotación.
Kress, et al. (1998), encontraron que los niveles de concentración de mercurio
(Hg) en el Golfo de Nicoya eran bajos comparados con los hallados en otros
sedimentos costeros. Se cree que el Hg fue introducido por la actividad minera
desarrollada en las montañas de Tilarán, desde finales del siglo 19 hasta mediados del
presente. El mercurio fue descargado a los ríos Cañas, Guacimal y Abangares, que
desembocan en la parte alta del Golfo y al Barranca que descarga en la parte baja del
Golfo. Otros metales como cobre (Cu), plomo (Pb), zinc (Zn) y hierro (Fe), fueron
también incorporados a los cursos fluviales, lo anterior, debido al tipo de proceso
realizado para la extracción del oro. Se calcula que el tiempo promedio de residencia
54
del Hg en el ambiente es de 6-33 años (Herut et al., 1996), por lo tanto, es posible que
el Hg encontrado en los sedimentos sean remanentes de la actividad minera.
Actualmente la SETENA, ejerce estrictos controles con respecto a los proyectos
de extracción minera, debido precisamente a los antecedentes en el mal uso de los
químicos para la extracción del oro. Sin embargo, una vez que la explotación está en
marcha, el control disminuye bastante, no teniéndose una garantía real de la ausencia
de la contaminación.
e.
Escorrentías de actividades de construcción
No se logró encontrar información específica sobre este tema, lo que nos hace
suponer que se ha investigado poco o nada en la materia. Recomendamos que se
explore esta área en un futuro cercano.
f.
Vertederos y emplazamientos de desechos peligrosos
En un estudio realizado por el SENARA (Pérez, 1995), se indica que el diseño y
manejo del botadero de Zagala en Miramar provoca que las aguas de escorrentía que
se mezclan con los lixiviados del botadero, lleguen a la Quebrada Barbudal - junto con
desechos sólidos también - que a su vez desemboca en el Golfo de Nicoya. Esto ha
provocado la contaminación por lixiviados de cuerpos de agua subterráneos como el
acuitardo en Brechas y el acuífero aluvional. Debido a la ausencia de compactación
del suelo del botadero, los tiempos de infiltración de contaminantes son muy cortos.
Como consecuencia, todo tipo de contaminante es infiltrado a través del suelo. Este
sistema no reúne las condiciones requeridas para que funcione como relleno sanitario.
En noviembre de 1996, la Comisión Nacional de Emergencia lo declaró en condiciones
deplorables e insalubres (INRECOSMAR 1998).
Es importante destacar que se han hecho esfuerzos por construir rellenos
sanitarios para algunas localidades costeras. Sin embargo, problemas de coordinación
y de mala administración por parte de los encargados, ha hecho que se conviertan en
botaderos sin ningún control. Ejemplo de lo anterior es el botadero de Corredores.
Debido a que en general, no se lleva ningún tipo de control sobre los botaderos,
probablemente muchos de los existentes en la zona costera como el de Limón,
presenten los mismos problemas que el de Zagala. (CGR, 2000)
No existen procedimientos adecuados para la separación de desechos
ordinarios y peligrosos, a pesar de que sí existen regulaciones. Un caso que
ejemplifica esta situación es el Hospital de Puntarenas, que podría estar desechando
químicos a través de la planta de tratamiento de El Roble, que es capaz de tratar
solamente desechos orgánicos.
55
Finalmente, en aquellos lugares en que no se cuenta con servicio de recolección
de basura, se tiende a la mala práctica de arrojar la basura directamente a los ríos o de
crear botaderos ilegales.
g.
Erosión resultante de la modificación física de accidentes costeros
Este es otro tema específico en que no se ha hecho mayor investigación ni
sistematización. En otros países, se han presentado problemas en las playas, debido a
las salidas de las aguas de recambio de las granjas camaroneras, y esto se ha
corregido con la contrucción de pequeños diques. Sin embargo en nuestro país, no se
han tomado medidas para evaluar el impacto y corregir los efectos negativos de estas y
otras actividades productivas.
Más visible es quizás en el caso de las actividades hoteleras. Se han
presentado denuncias por modificación de la costa, corta de manglares y relleno de
humedales.
(iii)
Deposición atmosférica
a. Transporte
En la primera comunicación nacional de Costa Rica enviada a la Secretaría de la
Convención Marco de Cambio Climático, se estimó que las emisiones totales de gases
de efecto invernadero en el año 1996 tuvieron un valor neto equivalente a 4.048,5 Gg
(4.048.500 toneladas). De este total el sector energía aportó 4.288.300 toneladas, los
procesos industriales 431.000 toneladas, la agricultura 152.400 toneladas, el cambio de
uso de la tierra por su parte, tiene una fijación neta de -971.200 toneladas y desechos
41.400 toneladas.
Sin embargo, en términos generales, las emisiones producidas por el parque
automotor no generan un nivel alto de contaminación en las zonas costeras de nuestro
país. Estas son mayores en la Gran Area Metropolitana que al interior del país, pues
es ahí en donde se concentra el mayor número de vehículos.
b. Centrales eléctricas e instalaciones industriales
Al ubicarse el 85% de las industrias en la Gran Area Metropolitana, no se genera
en las zonas costeras y marinas un alto grado de emisiones o contaminación
atmosférica por este concepto tampoco.
En cuanto a centrales eléctricas, si bien un porcentaje de la electricidad es
producida mediante el uso de combustibles, la gran mayoría es generación
hidroeléctrica.
56
Los casos han sido bastante aislados, y en la mayoría, se ha corregido el
problema, como para la empresa de Fertilizantes FERTICA ubicada en Puntarenas.
Otras industrias que generan contaminación atmosférica son las plantas procesadoras
de aceite de palma, ubicadas en el litoral pacífico central del país.
c. Incineradores
Algunas de las industrias localizadas en las zonas costeras, emanan al aire por
sus chimeneas, gases producto de sus procesos. En muchos casos no se conoce el
contenido tóxico de dichos gases. Los hospitales asimismo, queman ropa y otros
elementos y esto produce gran cantidad de humo y gases que son evacuados por las
chimeneas. Los filtros no siempre se utilizan o se reemplazan en el momento oportuno.
d.
Actividades agrícolas
Algunos desechos generados por actividades agrícolas son quemados a cielo
abierto. Esta práctica es penada por el Ministerio de Salud. Desechos como los
cañales, son degradables, pero debido a la gran cantidad que se produce, se procede a
eliminarlos. Otros como los plásticos utilizandos en la actividad bananera y melonera,
que también se generan en grandes cantidades, son quemados en algunas ocasiones.
No sólo los desechos son quemados. Esta práctica también se utiliza de previo
a cortar la caña de azúcar, y también en la limpieza o preparación de terrenos para la
agricultura.
En estas prácticas, además de la contaminación, se corre el riesgo de dañar
infraestructura pública o de crear grandes incendios, que en el pasado han causado
estragos incluso en las áreas protegidas (Lomas de Barbudal, Palo Verde, Chirripó,...).
La problemática de incendios forestales es especialmente grave de diciembre a abril
(época seca) en Guanacaste y en el Pacífico Central. En la Cuenca del Río
Tempisque, está identificado como uno de los cinco problemas ambientales más
graves.
Por otra parte, la aplicación de plaguicidas por vía aérea es una de las
principales fuentes de contaminación de las aguas, tanto de los ríos como del agua
utilizada en el proceso de cultivo agrícola, y que eventualmente terminan en el mar.
D.
Zonas afectadas o vulnerables
A raíz de toda la problemática enunciada y habiendo identificado las mayores
fuentes de contaminación, podemos resumir cuáles son las áreas más vulnerables y en
que se requiere tomar medidas prioritarias, en el siguiente cuadro y en el mapa que le
acompaña en donde se ubican estas áreas25:
25
Tanto el cuadro como el mapa son de elaboración propia, a partir de la información recabada para este estudio.
57
CUADRO 17. Zonas afectadas o vulnerables a la contaminación
por fuentes terrestres
Zonas afectadas o
vulnerables
1- Cuenca del Río Grande
de Tárcoles
Escala de la
problemática de
contaminación
Más grave
2- Golfo de Nicoya
Grave
3- Estero de Puntarenas
Grave
4- Cuenca del Río
Tempisque
Grave
5- Río Barranca
Moderada
6- Golfito
Baja
7- Quepos
Baja
8- Golfo Dulce
Baja
9- Moín-Limón (ubicada en
el litoral atlántico)
Moderada
58
Categorías de fuentes principales de
contaminación
Aguas residuales
Desechos sólidos
Sedimentación
Aguas residuales
Desechos sólidos
Sedimentación
Sobreexplotación de recursos
pesqueros
Destrucción de hábitats y arrecifes
Aguas residuales
Desechos sólidos
Sedimentación
Destrucción de hábitats
Aguas residuales (agroquímicos)
Desechos sólidos
Sedimentación
Deforestación
Incendios forestales
Destrucción de humedales
Aguas residuales
Desechos sólidos
Actividades mineras
Aguas residuales
Desechos sólidos
Aguas residuales
Desechos sólidos
Aguas residuales
Desechos sólidos
Sedimentación
Destrucción de arrecifes y corales
Aguas residuales (agroquímicos)
Desechos sólidos
Sedimentación
Hidrocarburos
FIGURA 5. Mapa de zonas afectadas o vulnerables a la contaminación
por fuentes terrestres
4
2
5
9
3
1
6
Muy grave
Grave
Moderada
Baja
(i)
7
8
Cuencas hidrográficas
Las condiciones particulares de las cuencas son muy diversas, tanto en su
dinámica ecológica como en las actividades socioeconómicas que se llevan a cabo en
cada una de ellas. Hay cuencas tan pequeñas que aún no alcanzan un estado de
desarrollo maduro26 (microcuencas de la Península), mientras que hay otras tan
grandes como la cuenca del Río Tempisque que ha desarrollado una amplia llanura de
inundación, actualmente dedicada a monocultivos, situación similar a la del Tárcoles,
26
El estado de madurez de una cuenca está definido por su perfil y no por su edad. Es decir las cuencas cuyo perfil es plano se
consideran maduras, mientras que aquellas que presentan un perfil empinado se consideran cuencas jóvenes.
59
que drena el Valle Central, el área más poblada e industrializada del país
(INRECOSMAR, 1998).
En la actualidad a muchos de los ríos localizados en diferentes cuencas llegan
todo tipo de contaminantes líquidos y sólidos, provenientes tanto de las actividades
económicas que se desarrollan en ellas, como de los asentamientos humanos y
comunidades marginales. Por lo anterior se presenta contaminación no sólo en los
cursos de agua, sino en la cuenca misma.
El Golfo de Nicoya, por ejemplo, recibe las aguas fluviales de un área que cubre
casi el 25% del territorio nacional; en su totalidad las cuencas que drenan hacia el
Golfo suman 12,585 km². Esta área produce un aporte considerable de aguas
continentales, que sumadas a las condiciones naturales del Golfo, hacen de este
cuerpo de agua el más rico del país y uno de los más productivos de la región
centroamericana. Por otro lado, en los últimos años, dicho aporte ha acarreado
contaminantes tales como sedimentos, sustancias químicas, así como desechos
sólidos y líquidos, produciendo un deterioro ambiental de este ecosistema
(INRECOSMAR, 1998).
Por otra parte, algunas de estas cuencas sufren además problemas de
inundaciones por sedimentación, en época lluviosa sobre todo, y problemas de sequía,
lo cual puede apreciarse en el mapa del Anexo 5.
(ii)
Estuarios y sus cuencas de drenaje
Los estuarios suelen sufrir problemas de contaminación debido al juego de
corrientes presente en ellos. Tal es el caso del Estero de Puntarenas que arrastra la
contaminación de otras fuentes y no solamente las que descargan en el Estero mismo.
Por lo general, además de la contaminación, son lugares susceptibles al drenaje,
construcción de diques y canales, rellenos, corta de manglares, para ganar terreno, por
lo general para dedicarlo a actividades agrícolas.
(iii)
Hábitats críticos
Los manglares son los ecosistemas más productivos del mundo y representan
un alto valor en la economía. El ingreso por turismo ha representado alrededor de
$450 millones de dólares para Costa Rica, de los cuales más del 50% se desarrolla en
zonas costeras. Los manglares representan 410 kilómetros cuadrados (km2), y una
plataforma continental de 15.800 kilómetros cuadrados (km2).
Entre los bienes que se obtiene del manglar podemos citar los siguientes: la
pesca, tanto de moluscos, como de mariscos; la extracción de productos forestales,
como madera, leña, carbón; plantas ornamentales; y la producción de miel y sal.
60
Como servicios se reconocen: el mantenimiento del nivel freático, la calidad de
aguas; protección contra tormentas e inundaciones; retención de nutrientes y
sedimentos; transporte acuático; oportunidades de recreación e investigación; soporte
a economías externas; contención de la erosión; estabilidad del micro clima; captura de
carbón; y refugio y criadero de especies de valor comercial y ecológico.
Sin embargo, los manglares son afectados por la agricultura, la ganadería, la
producción de sal, y recientemente se han visto transformados por la acuicultura, así
como el desarrollo de infraestructuras turísticas.
Como vemos los sistemas de aprovechamiento del manglar son mixtos y
complejos, ya que no limitan a los recursos en el bosque del manglar, sino que en los
hábitat que integran el ecosistema, por lo que son su heterogeneidad y variabilidad, las
que determinan su riqueza.
Actualmente todos los sistemas de arrecifes y de coral se ven sujetos a
presiones provocadas tanto por la contaminación, como por la sedimentación, y en
algunos casos por la visita de turistas, como los que se encuentran en la Isla del Coco.
Las lagunas costeras, particularmente las presentes en Puntarenas, han sufrido
por varios años la contaminación de actividades agrícolas e industriales, pero algunas
de ellas se han podido recuperar. A este respecto es crítica la situación que se
presenta en el sistema de lagunas conectadas al Estero de Puntarenas. Recordemos
que estos son los lugares propicios para la reproducción y cría de especies, que más
adelante constituirán la presa de los pescadores del Golfo de Nicoya.
Los humedales son otros ecosistemas que se encuentran en estado crítico,
pues aumenta cada vez más la demanda de terreno adicional para dedicarlo a
actividades agrícolas. Otros humedales que se encuentran dentro de áreas protegidas,
como Palo Verde, sirven de estación para gran cantidad de aves migratorias.
Los principales problemas a que pueden verse sujetos los humedales son:
cambios en el movimiento, afluencia o desviación de aguas, contaminación, corta ilegal
del manglar u otras especies vegetales y forestales, relleno y drenaje para expander la
frontera agrícola, tránsito desmedido de barcos, y problemas en el desove de las
tortugas por la contaminación lumínica en los litorales.
El Parque Nacional Las Baulas, situado junto a Playa Tamarindo, se encuentra
bajo presión de la gran cantidad de turistas que año a año vienen a presenciar el
fenómeno de desove de las tortugas. De Tamarindo, además, proviene una importante
contaminación lumínica que afecta este fenómeno en forma directa.
Otros lugares que podrían empezar a sufrir las consecuencias del crecimiento
turístico son playa Ballena y otras playas que dan al Golfo Dulce. En ambos lugares se
61
han establecido áreas protegidas marino-terrestres para salvaguardar una gran
cantidad de especies presentes.
(iv)
Litorales
Como se mencionó anteriormente, las playas sufren principalmente de
problemas por la falta de disposición adecuada de los desechos sólidos y líquidos. En
algunas de ellas, el volumen de basura que se encuentra es bastante elevado. El
problema se agrava tratándose de ciudades ubicadas en los litorales, como
Puntarenas, Jacó, Golfito y Quepos.
(v)
Zonas marinas y costeras especialmente protegidas
La parte terrestre de las áreas protegidas marino-costeras posee mejor vigilancia
y control por parte del SINAC, mientras que la parte marina todavía no cuenta con
acciones de control suficientes o adecuadas. En algunos casos, como en Tortuguero,
se ha llegado a coordinar con el Servicio Nacional de Guardacostas, pero las acciones
no son constantes ni permanentes. Los recursos para ello son muy limitados y el
personal escaso. En consecuencia se presentan problemas de pesca y extracción
ilegales de recursos marinos. En el litoral atlántico se da una problemática alrededor
de la caza ilegal de tortugas, que originó el que se derogara hace dos años el único
decreto que permitía la caza de tortugas, quedando totalmente prohibida en la
actualidad. En el litoral pacífico, se da un problema de pesca ilegal sobre todo, y en el
Parque Nacional Isla del Coco, ubicado a 500 kilómetros al sur del país, donde está
totalmente prohibida la pesca, existe un índice nada menospreciable de pesca ilegal,
de pescadores provenientes en su mayoría de Puntarenas, y en menor número de
Golfito y otros puertos. La problemática es compartida por las Islas Galápagos, en
donde con cierta frecuencia, se detiene a pescadores costarricenses.
(vi)
Islas pequeñas
Existen diversas islas protegidas, tanto en el Golfo de Nicoya (Pájaros, Negritos,
Guayabo), como frente a la Península de Osa (Isla del Caño). Pero su vigilancia es
bastante débil, por lo que se presentan problemas de pesca ilegal. Menor es el número
de islas que poseen poblaciones permanentes (Chira, Caballo). En ellas no se ha
controlado eficientemente las fuentes de contaminación. Otro problema asociado es el
de las embarcaciones turísticas que llegan a las islas del Golfo de Nicoya
principalmente (vg: Islas Tortugas), y que podrían estar produciendo contaminación por
desechos sólidos y líquidos.
62
E. Priorización de medidas
(i)
Por categorías de fuentes
Los evidentes problemas de contaminación de zonas como el Golfo de Nicoya y
la presión que han ejercido entidades como el Ministerio de Salud, CISE y otros, ha
propiciado que en algunas actividades productivas ya se estén tomando medidas para
mitigar dichos problemas. A continuación se presentan algunas iniciativas, que
merecen desarrollarse plenamente:
Procesadores y empacadores de productos pesqueros
Debido a los problemas ambientales, que por falta de tratamiento de los
desechos sólidos y líquidos estaban afrontando algunas de estas empresas, el
Ministerio de Salud inició un control en 1998. Algunas de estas empresas se
encuentran aún solucionando sus problemas para quedarse en la misma zona, otras
han tenido que trasladarse a lugares más espaciosos para instalar sus plantas de
tratamiento y otras han desaparecido por la falta de recursos.
Actualmente la Cámara de Exportadores de Productos Pesqueros (CANEPP), en
convenio con el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), el Ministerio de Salud y el
Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (INCOPESCA), se encuentra a la espera
de la aprobación de un decreto para la creación del Programa Nacional de Certificación
de productos de origen pesquero (Arce, P. com.pers. 2001).
Este programa permitirá mejorar la calidad y sanidad en el proceso y
comercialización de los productos pesqueros. Lo anterior no sólo mejorará la
competitividad del sector pesquero sino que elevará el grado de bienestar general.
Como consecuencia colateral se podría esperar que el control y fiscalización que se
implemente permita mejorar la relación del sector pesquero con el ambiente.
Productos agrícolas
Banano
Algunas de las empresas comercializadoras como BANDECO, han obtenido del
Instituto Internacional para la Normalización (ISO) con sede en Suiza y por intermedio
del Instituto de Normas Técnicas de Costa Rica, la certificación ISO 14.001 de Gestión
Ambiental.
Esta certificación es una ventaja comparativa en los mercados
internacionales y conlleva dos consecuencias ambientales positivas:
•
•
Se deben respetar las normas nacionales de emisiones y de tratamiento de
desechos sólidos y líquidos.
En el mediano y largo plazo los proveedores de estas empresas deben respetar la
normativa nacional ambiental y establecer sistemas de gestión ambiental.
63
El Laboratorio de Materiales (LANAME) de la Universidad de Costa Rica se
encuentra realizando un estudio sobre la factibilidad para emplear las bolsas de
desecho de las bananeras como insumo en el asfalto empleado en las carreteras
nacionales. Los resultados han sido muy satisfactorios y han demostrado que estas
bolsas mejoran la calidad del asfalto (Laname, com.pers, 2001)
Melón
Actualmente, las empresas productoras más grandes del Golfo de Nicoya, se
encuentran en la adecuación de sus procesos para obtener la certificación ambiental
ISO 14.001. Los principales problemas que enfrentan son como reutilizar o desechar el
plástico y las mangueras empleados en los cultivos y como reemplazar algunos de los
agroquímicos y el Bromuro de Metilo. El uso de este último fue prohibido a partir del
2010 por su excesiva toxicidad.
Rellenos sanitarios
El tema de la adecuada disposición de los desechos sólidos, es uno de los
temas prioritarios en la toma de acciones, no sólo a nivel de los litorales, sino a nivel
nacional.
En el año 2000 se concretaron varias iniciativas para la construcción de rellenos
sanitarios. En Garabito (Puntarenas), la municipalidad con ayuda del Instituto de
Fomento y Asesoría Municipal (IFAM) construyó un relleno sanitario que en poco
tiempo entrará en funcionamiento. En Limón, la Municipalidad está realizando
gestiones para contratar a una empresa que se encargue de la construcción de un
relleno sanitario. La Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la
Vertiente Atlántica (JAPDEVA), se encargará del financiamiento para el cierre del
actual botadero (Zumbado, com. pers. 2001).
En el IFAM, se encuentra en estudio un proyecto para la creación en las
Municipalidades de una unidad especializada para el manejo de los rellenos y el
establecimiento de tarifas adecuadas por la recolección de basura (Zumbado, com.
pers, 2001).
Turismo
En el área del turismo asociado a ecosistemas marinos y costeros, se menciona
las siguientes prioridades:
•
Es necesaria la planificación de las zonas con mayor potencial de desarrollo
turístico sobre la base de los asentamientos existentes y los recursos naturales de
la región de que se trate. Los planes reguladores costeros actuales todavía son
deficientes en su elaboración y en su implementación, en la mayoría de los casos.
64
•
Es recomendable el mejoramiento de la infraestructura existente para los
ecoturistas, dentro de las áreas silvestres protegidas marino-costeras. Pero en
términos generales, debe lograrse que se reinvierta parte de los recursos generados
en las mismas áreas protegidas, no sólo en infraestructura, sino en la protección
misma de la biodiversidad y los ecosistemas.
•
Es indispensable un mayor involucramiento en el desarrollo turístico, de las
comunidades aledañas y la sociedad civil en general.
•
Debe mejorarse la evaluación de impacto ambiental, especialmente para aquellos
proyectos de gran escala.
•
Debe promoverse programas de certificación de las empresas turísticas que
satisfagan requisitos ambientales, contenidos en la legislación y las normas que se
emitan para ello.
•
Concientizar al público en general y a las empresas sobre la necesidad de reutilizar
y reciclar, y establecer los mecanismos necesarios para llevarlo a la práctica.
Costos, beneficios y viabilidad de las diferentes actividades posibles
Estas medidas permitirán en el corto plazo, no aumentar los niveles de
contaminación en las zonas críticas y en el mediano y largo plazo disminuirlos. Debido
a la sectorización que se presenta en la toma de iniciativas, la viabilidad de cada una
de ellas estará dada por el empeño y los recursos que inviertan quienes las proponen.
Aunque estas son apenas algunas aproximaciones de diferentes actores para
comenzar a mitigar la contaminación, si no se hace nada en el mediano y largo plazo
no sólo se verán mayores disminuciones en la calidad y cantidad de los recursos
naturales en las zonas costeras, sino que además las actividades económicas que
subsisten de ellos (ej: pesca) tenderán a ser cada vez menos rentables, como ya se
está palpando en el Golfo de Nicoya.
(ii)
Zonas afectadas
De la información recopilada y las entrevistas a expertos, se concluye que
actualmente, en Costa Rica, existen zonas costeras con problemas de contaminación
críticos. Lo anterior debido a que allí convergen contaminantes provenientes de
diferentes fuentes y localizaciones. Por lo anterior, se debe realizar la priorización de
medidas, tendientes a la solución de estos problemas ambientales, teniendo como
base estas áreas críticas. Es importante identificar en primera instancia el área de
influencia de dichas zonas.
Del diagnóstico de problemas ambientales presentado en las secciones
anteriores, se desprende que las dos zonas costeras que presentan mayores niveles
65
de actividad humana y de contaminación son el Golfo de Nicoya y el Estero de
Puntarenas.
Los estudios realizados en la zona del Golfo de Nicoya (INRECOSMAR, 1998;
Kress, 1998, entre otros) permiten concluir que gran parte de las dinámicas que se
desarrollan en él (incluida la contaminación), provienen de las cuencas y microcuencas
hidrográficas que lo influencian (cuenca del río Tempisque, microcuencas de los ríos
Naranjo, Guacimal y Lagarto, cuenca del río Barranca, cuenca del río Grande de
Tárcoles, cuenca del río Jesus María y microcuenca del Pacífico Central).
Al hacer una definición del área de influencia del Golfo de Nicoya, se deben
considerar los desplazamientos de masas de agua desde y hacia el golfo y la
configuración de la plataforma continental, es decir, la definición se extiende para incluir
todas las cuencas que desaguan en el Golfo, a lo largo de cerca de 663 km de costa
-que incluye 123 kilómetros de las islas - entre la reserva de Cabo Blanco en Cóbano,
siguiendo por la costa, hasta isla Toro en la desembocadura del río Tempisque, y de
ahí hasta Punta Judas en Parrita, lo cual comprende alrededor de 12.585 km² de
superficie terrestre (que representa cerca de la cuarta parte del territorio nacional), y
2.465 km² de superficie marítima. Con la inclusión de la cuenca del río Grande de
Tárcoles se contempla la mayor parte de la población y de las actividades industriales
del país; y con la cuenca del río Tempisque, se toma en cuenta la mayor parte del
territorio agrícola de la provincia de Guanacaste. (INRECOSMAR, 1998). En el mapa
de zonas vulnerables, Figura 5, se puede apreciar claramente esta área de influencia y
su problemática, abarcando los lugares indicados del 1 al 5.
Por lo anterior, cualquier tipo de medidas que se establezca para disminuir la
contaminación en esta zona costera debe procurar incluir toda su área de influencia.
Sobre todo, las medidas deben tomar en cuenta la contaminación producida en las
partes alta, media y baja de las cuencas, y no sólo lo que se aprecia a nivel de la costa.
A continuación se presentan algunos lineamientos para el establecimiento de
medidas:
A nivel de cuencas hidrográficas
De los estudios científicos se desprende que los principales problemas de
contaminación provenientes de las cuencas se centran en la calidad de agua y en los
desechos sólidos (Figura 17). Estos desechos provienen de los asentamientos
humanos o de las actividades productivas.
En el caso de los asentamientos humanos las medidas de solución deben
plantearse en torno a la construcción y mejoramiento de rellenos sanitarios y plantas de
tratamiento de aguas negras y domésticas o sistemas de alcantarillados sanitarios.
Debido entre otras cosas, a la forma desordenada en que se ha dado la
construcción urbana (algunos distritos no tienen espacio físico para la construcción de
66
rellenos), a la falta de fondos y a la falta de coordinación interinstitucional, la ejecución
de este tipo de proyectos se encuentran con muchas barreras al momento de su
implementación.
Sin embargo, se han ido concretando esfuerzos, como el realizado por el
Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (IFAM) y las municipalidades, que ha
permitido la construcción del relleno sanitario de Garabito (cantón costero) y la
posibilidad de crearlos en otros cantones. Otra iniciativa es la de la Municipalidad de
San José, que ha realizado estudios para la creación de minirellenos sanitarios y de un
alcantarillado sanitario, en coordinación con el Instituto Costarricense de Acueductos y
Alcantarillados.
En el caso de las actividades productivas que se desarrollan en las cuencas
hidrográficas, se ha demostrado que con una adecuada fiscalización, asesoría y
seguimiento por parte del Estado es posible la disminución de la contaminación que
estos agentes pueden generar. Un caso importante de mencionar es el de los
productores de café. Desafortunadamente, este tipo de programas requieren de un
gran esfuerzo de las instituciones del Estado, como el Ministerio de Salud, ya que se
basan en el control y la fiscalización directa. Actualmente a nivel estatal, existe falta de
recursos económicos y humanos para implementar este tipo de programas con todas
las actividades productivas, o al menos, las más importantes. Además, la prevención
podría evitar grandes costos como los sufridos por los cafetaleros. Existe muy poco en
nuestra legislación o implementado acerca de aspectos preventivos o de producción
más limpia en términos generales.
La producción de café en Costa Rica era en 1992 una de las actividades que
más contaminaba los cursos de los ríos. Por lo anterior, se estableció un convenio
interinstitucional entre el Instituto del Café de Costa Rica, el Ministerio de Salud y
Acueductos y Alcantarillados entre otros, para tratar este problema. Se inició un
programa de disminución de la contaminación por etapas, en las que se evaluaba cada
uno de los procesos realizados por los caficultores y se estipulaban medidas para el
tratamiento adecuado de los desechos sólidos y líquidos.
Como parte del proceso, las autoridades identificaban los principales problemas
de cada beneficio y se le daba un tiempo determinado para que solucionara dichos
problemas. El propietario debía encontrar la mejor solución e implementarla. Se
realizó un proceso de fiscalización y seguimiento muy estricto.
Este proceso fue difícil para los caficultores debido a que requirió de grandes
inversiones, de adecuarse a los programas exigidos por las autoridades, de afrontar
grandes pérdidas económicas y en algunos casos del cierre de beneficios. Sin
embargo, el resultado de este programa fue muy exitoso. Actualmente los 118
beneficios existentes cuentan con sistemas adecuados de tratamiento de desechos y la
efectividad en la disminución de la contaminación ha llegado casi al 98%. Además se
adecuará este programa a los ingenios azucareros de las zonas costeras (Retana,
67
com. pers. 2001). También se explora la posibilidad de hacerlo con los desechos de
procesamiento pesquero.
En definitiva, la organización legal e institucional estatal es un aspecto muy
importante que permitiría agilizar procesos y concretar acciones tanto a nivel de
asentamientos urbanos como de actividades productivas para emprender acciones
exitosas en el control de la contaminación en las cuencas hidrográficas.
Es importante mencionar también que debe existir coordinación estatal con el
sector privado a través por ejemplo de las cámaras de productores y de las ONG´s.
Además actualmente existe la tendencia, especialmente en las empresas más grandes
o gremialmente más organizadas, de tomar la vanguardia en cambios ambientales,
esto abre un espacio para negociar con el Estado sus programas ambientales,
proponiendo la gradualidad o moderación de la regulación estatal a cambio de la
autoregulación.
A nivel de las zonas costeras
El Instituto de los Recursos Costeros y Marinos (INRECOSMAR), presentó una
serie de propuestas de manejo para el Golfo de Nicoya, de las cuales se presenta un
resumen de las concernientes a contaminación. Estas propuestas se enmarcan en el
concepto del Manejo Integrado de la Zona Costera (INRECOSMAR, 2000) y sugiere
que:
•
Se debe iniciar con la vigilancia y el control de las fuentes de contaminación,
teniendo en cuenta aspectos como: monitoreo de la calidad del agua, sedimentos y
recursos vivos y manejo de desechos sólidos. En la labor de vigilancia y control se
deben establecer prioridades de acuerdo con la magnitud e importancia del impacto
en el Golfo. Otro factor importante es la cercanía y ubicación de las fuentes a los
ambientes sensibles.
•
La información acerca de los indicadores de contaminación debe distribuirse
periódicamente a las comunidades, especialmente a las que se ubican en la costa.
•
Se deben dar plazos razonables para que aquellas industrias o empresas que no
tienen sistemas adecuados de tratamiento de desechos los implementen. El Estado
debe además, realizar acercamientos con las empresas o industrias para visualizar
un proceso de cambio hacia el cumplimiento de las regulaciones con una visión de
competitividad ambiental.
•
Se debe iniciar un proceso de educación ambiental dirigido a la población en
general sobre los problemas de contaminación.
68
Costos, beneficios y viabilidad de las diferentes actividades posibles
Los costos de tomar medidas de manejo a nivel de cuencas y de zonas costeras
son muy altos, ya que se requiere cambiar desde la forma de pensar de los usuarios de
los recursos naturales hasta las tecnologías existentes actualmente. Además, se
requiere de claridad legal e institucional para el control de la contaminación.
Si se implementan medidas de manejo tendientes a disminuir la contaminación
en zonas costeras, se permitirá el restablecimiento de ecosistemas deteriorados y de
biodiversidad que se ha ido perdiendo. Además las actividades productivas,
debidamente reguladas, podrán seguir desarrollándose en estas zonas.
Un manejo integrado tanto de las zonas de influencia (cuencas hidrográficas)
como de las mismas zonas costeras sólo podrá tener viabilidad si hay consenso entre
los diferentes actores usuarios de los recursos naturales, las entidades del estado y el
sector privado.
Si no se inicia un proceso de manejo y gestión ambiental que permita la
recuperación de cuencas y de zonas costeras degradadas, se pondrá en peligro no
sólo la subsistencia de los recursos naturales, sino las actividades productivas y la
salud humana.
69
IV. ANALISIS
A.
Acuerdos vinculantes y no vinculantes a nivel nacional
En nuestro país, los tratados internacionales, aprobados por la Asamblea
Legislativa y ratificados mediante decreto ejecutivo, poseen una jerarquía mayor que
las leyes nacionales, pero menor que la Constitución Política. El artículo 50 de la
Constitución garantiza a todos los habitantes el derecho a un medio ambiente sano y
ecológicamente equilibrado, además de que da la legitimidad a cualquier persona para
reclamar ese derecho por la vía administrativa o judicial correspondiente.
A continuación se presenta un cuadro que resume los principales tratados en
materia ambiental suscritos por nuestro país, relevantes para el presente estudio en lo
particular.27 Se incluyen tanto los tratados internacionales, como los regionales
(centroamericanos mayormente).
CUADRO 18. Tratados ambientales ratificados por Costa Rica
Convenio y
Número
Convención
sobre el
comercio
internacional de
especies
amenazadas de
flora y fauna
silvestres.
(CITES)
Nº 5605
Convenio sobre
la diversidad
biológica y sus
anexos 1 y 2
Nº 7416
27
Fecha
Obligaciones
Publicado el
03-10-74
Ratificado el
22-10-74
-Adoptar las medidas apropiadas
para velar el cumplimiento de sus
disposiciones y prohibir el comercio
de especímenes en violación de las
mismas.
-Designar una autoridad nacional
encargada de otorgar los permisos
requeridos, así como una o varias
autoridades científicas.
-Sancionar el comercio o la posesión
de tales especímenes, o ambos.
-Prever la confiscación o devolución
al Estado de exportación de dichos
especímenes.
Promulgado -Elaborar estrategias nacionales de
el 30-06-94 diversidad biológica, e integrar la
Publicado el conservación y la utilización sostenible
de los recursos.
28-07-94
Ratificado el -Identificar los componentes de su
biodiversidad para su conservación y
24-08-94
utilización.
-Establecer un sistema de áreas
protegidas para tomar medidas
especiales para conservación.
-Reglamentar el uso de los recursos
biológicos dentro y fuera de las áreas
protegidas.
-Respetar los conocimientos y
Legislación y medidas de
implementación
Existe la Ley de Conservación
de Vida Silvestre Ley No.7317,
del 21 de octubre de 1992;
donde se incluyen las medidas
pertinentes al tráfico de flora y
fauna, tanto en la importación
como en la exportación. Dicha
ley contiene un capítulo
exclusivo en atención al
Convenio CITES. Un nuevo
reglamento a esta ley de
diciembre de 1997 contiene
las listas de los Apéndices
respectivos al convenio.
Ley de Conservación de Vida
Silvestre.
La Ley de Biodiversidad 7788
del 27 de mayo de 1998
desarrolla todos los mandatos
y compromisos adquiridos en
la Convención de
Biodiversidad , en cuanto al
uso y conservación de la
diversidad biológica, así como
sus registros intelectuales, la
participación ciudadana, la
distribución en forma justa de
los beneficios y costos
El país ha ratificado más de 50 convenios y tratados en materia ambiental en general, internacionales y regionales.
70
Convenio y
Número
Fecha
Obligaciones
prácticas de las comunidades
indígenas y locales.
-Adoptar medidas para la
conservación in-situ, y ex-situ.
Convenio para la
conservación de
la biodiversidad y
protección de
áreas silvestres
prioritarias en
América Central.
Nº 7433
Convenio
regional para el
manejo y
conservación de
los ecosistemas
naturales
forestales y el
desarrollo de
plantaciones
forestales.
Nº 7572
-Conservar y usar sosteniblemente
en función social, sus recursos
biológicos.
-Asegurar que las actividades
dentro de sus jurisdicciones o
control, no causen daños a la
diversidad biológica de sus Estados
o áreas que limitan su jurisdicción
nacional.
-Adoptar una estrategia nacional
para la conservación de la
biodiversidad, así como la creación
y manejo de áreas protegidas,
especialmente para la ejecución de
los Planes de Sistemas de Areas
Silvestres Protegidas.
-Hacer esfuerzos para mejorar la
conservación in-situ, especialmente
mediante el control de la
recolección de los recursos
biológicos y la regulación del
comercio de dichos recursos.
Promulgado -Mantener opciones abiertas para el
desarrollo sostenible de los países
el 01-2-96
Publicado el centroamericanos, mediante la
consolidación de un Sistema
06-03-96
Ratificado el Nacional y Regional de Áreas
Silvestres Protegidas, que
26-03-96
aseguren la conservación de la
biodiversidad.
-Orientar programas nacionales y
regionales de manejo forestal, de
reforestación y realizar esfuerzos
para mantener un inventario
regional de cobertura boscosa.
-Propiciar la creación de fondos
nacionales para el financiamiento
del manejo y conservación forestal.
Legislación y medidas de
implementación
derivados y regula lo relativo a
recursos genéticos.
Finalmente se conformó como
figura jurídica al Sistema
Nacional de Areas de
Conservación con sus distintas
categorías de manejo.
Ley de Protección
Fitosanitaria, Ley No.7664 del
8 de abril de 1995, establece
todo lo relativo a la
propagación de plagas y su
eliminación así como toda una
sección de agricultura
orgánica.
Promulgado
el 14-09-94
Publicado el
11-10-94
Ratificado el
07-12-94
71
Ley Forestal Ley 7575 del 5 de
febrero de 1996, contempla las
categorías de propiedad
forestal privada y el manejo de
bosques, así como incentivos
para la conservación,
plantaciones forestales y el
patrimonio natural del Estado,
e igualmente establece la
modalidad de áreas de
protección forestal.
Convenio y
Número
Fecha
Convenio para la
protección y
desarrollo del
medio marino y
su protocolo para
combatir
derrames de
hidrocarburos en
la región del
Gran Caribe, y su
Protocolo.
Nº 7227
Promulgado
el 22-04-91
Publicado el
15-05-91
Convenio
Internacional
sobre
responsabilidad
civil nacida de
daños debidos a
contaminación
por hidrocarburos
y sus protocolos
de 1976 y 1984.
Nº 7627
Promulgado
el 26-09-96
Publicado el
23-10-96
Ratificado el
11-11-97
Convenio de
protección de
contaminación
del mar por
vertidos de
desechos y otras
materias. Nº
5566
Publicado el
26-08-74
Aún sin
ratificar
Convención de
las Naciones
Unidas sobre el
derecho del mar.
Nº 7291
Obligaciones
-Requerir estudios de impacto
ambiental previo al otorgamiento de
concesiones forestales a gran
escala.
-Adoptar todas las medidas
adecuadas de conformidad con el
derecho internacional para prevenir,
reducir y controlar la contaminación
de la zona de este convenio.
-Cooperar en casos de emergencia
en materia de contaminación y
reducir controlar o eliminar la
contaminación o amenaza.
-Notificar los incidentes a las partes
contratantes cuyos intereses le
sean afectados.
-Prestar asistencia a las demás
partes en caso de un incidente.
-Establecer medidas preventivas,
para evitar o reducir al mínimo tales
daños.
-Adoptar en el ámbito internacional
reglas de procedimiento uniformes
para resolver las cuestiones de
responsabilidad y proveer una
indemnización adecuada en tales
casos.
-Garantizar que todos los buques
que entren o salgan del territorio
nacional transportando más de
2000 toneladas de hidrocarburos
tengan un seguro.
-Promover el control efectivo de todas
las fuentes de contaminación del
medio marino, y adoptar medidas para
impedir la contaminación del mar por
el vertimiento de desechos y otras
materias que constituyan peligro a la
salud humana, recursos biológicos y
vida marina.
Legislación y medidas de
implementación
Ley de Hidrocarburos Ley
No.7399 del 3 de mayo de
1994.
Ley General de Salud, ley
5395 del 30 de octubre de
1973, y Ley de Aguas, ley 276
del 27 de agosto de 1942 y
sus reformas. Ambas leyes
establecen dentro de sus
objetivos la vigilancia y el
control de las fuentes de
contaminación del medio
marino.
Promulgado Desarrollar los principios de la
La Ley de Creación del
el 23-03-92 conferencia de Naciones Unidas
Instituto Costarricense de
Publicado el sobre derechos del mar, en especial la Pesca y Acuacultura
zona de los fondos marinos y
15-7-92
(INCOPESCA) le atribuye a
Ratificado el oceánicos y su subsuelo fuera de los
dicho ente estas funciones.
límites de la jurisdicción nacional, así
03-08-92
como sus recursos son patrimonio
común la humanidad.
-Adoptar medidas para la protección
de ecosistemas marinos raros,
críticos, amenazados o que alberguen
72
Convenio y
Número
Fecha
Convenio
constitutivo de la
Organización
Latinoamericana
de Desarrollo
PesqueroOLDEPESCA Nº
7614
Promulgado
el 24-07-96
Publicado el
27-08-96
Ratificado el
23-09-96
Convención
sobre humedales
internacionales
como hábitat de
aves acuáticas.
(Convención de
Ramsar) Nº 7224
Promulgado
el 09-04-91
Publicado el
08-05-91
Ratificado el
20-06-91
Convención
Marco de la
O.N.U. sobre
cambio climático.
Nº 7414
Promulgado
el 13-06-94
Publicado el
04-07-94
Ratificado el
10-08-94
Convenio
Centroamericano
regional sobre
cambios
climáticos.
Nº 7513
Promulgado
el 09-06-95
Publicado el
06-07-95
Ratificado el
21-07-95
Obligaciones
especies amenazadas.
-Apoyar las decisiones y
resoluciones que emanen de los
órganos competentes de
OLDEPESCA, elaborar y
suministrar los datos estadísticos y
la información necesaria para
lograr su cometido y designar el
Organismo Nacional competente
para coordinar sus actividades.
-Designar los humedales
adecuados del territorio que se
incluirán en la Lista.
-Elaborar y aplicar sus planes de
gestión de forma que favorezcan la
conservación de las zonas
húmedas inscritas en la Lista. Y la
explotación racional de sus
humedales.
-Favorecer la conservación de los
humedales por la creación de
reservas naturales.
-Elaborar inventarios nacionales de
emisiones antropógenas por las
fuentes y la emisión.
-Formular programas nacionales
que contengan medidas orientadas
a mitigar el cambio climático,
tomando las emisiones
antropógenas por la fuente y la
absorción por los sumideros de
todos los gases de efecto
invernadero no controlados por el
Protocolo de Montreal y medidas
para facilitar la adaptación
adecuada al cambio climático.
-Tomar las medidas posibles para
asegurar la conservación del clima,
así como del desarrollo de sus
componentes dentro de su
jurisdicción nacional, y a cooperar
en la medida de sus posibilidades
en las acciones fronterizas y
regionales.
-Implementar medidas económicas
y legales e incentivos para
favorecer la investigación de los
cambios climáticos y la
conservación del clima.
-Elaborar una ley nacional sobre la
conservación del clima.
-Fomentar el intercambio de
información entre instituciones
73
Legislación y medidas de
implementación
Ley de Conservación de Vida
Silvestre.
Ley de la Zona Marítimo
Terrestre
Actualmente en la Asamblea
Legislativa se encuentra en
discusión un Proyecto de Ley
de Valoración y Retribución
por Pago de Servicios
Ambientales.
Convenio y
Número
Fecha
Convención de
O.N.U. lucha
contra la
desertificación y
la sequía
especialmente en
África.
Nº 7699
Promulgado
el 03-10-97
Publicado el
03-11-97
Ratificado el
02-12-97
Convenio 81 de
la OIT,
Inspección en la
Industria y el
comercio. Nº
2561
Publicado el
11-05-60
Aún sin
ratificar.
Convenio 129
OIT, sobre
inspección de
trabajo agrícola.
Nº 4737
Publicado el
29-03-71
Aún sin
ratificar.
Convenio 148
OIT, de
Protección a los
trabajadores por
aire, ruidos y
vibración.
Nº 6550
Convenio del
Comité
coordinador
regional de
instituciones de
agua potable y
saneamiento de
Obligaciones
naciones, con los Estados
centroamericanos, así como las
organizaciones internacionales.
-Adoptar un enfoque integrado en el
que se tengan en cuenta los aspectos
físicos, biológicos y socioeconómicos
de los procesos de desertificación y
sequía.
-Integrar estrategias encaminadas a
erradicar la pobreza en sus esfuerzos
de lucha contra la desertificación y
mitigación de los efectos de la sequía.
-Obliga a los Estados partes de
establecer sistemas de inspección
en la industria y el comercio, en
donde destaca la supervisión de las
condiciones ambientales de los
centros de trabajo.
-Adoptar sanciones por violación de
las disposiciones legales relativas a
la protección del trabajador.
-Velar por el cumplimiento de las
disposiciones relativas a las
condiciones de trabajo y a la
protección de los trabajadores.
-Proporcionar información técnica y
asesorar a empleadores y
trabajadores en materia legal.
-Preveer sanciones por violación de
las normas en materia de
protección del trabajador.
Publicado el -Obligación de adoptar en la
legislación nacional, medidas
18-03-81
respecto de la contaminación del
Aún sin
aire, el ruido y las vibraciones en
ratificar
los lugares de trabajo.
-Eliminar o reducir la contaminación
del aire, el ruido y las vibraciones
mediante medidas técnicas
aplicadas en nuevas instalaciones y
la introducción de nuevos
procedimientos en instalaciones
vigentes.
Promulgado El Comité Coordinador Regional de
el 20-08-90 Instituciones de agua potable y
Publicado el saneamiento de Centroamérica,
Panamá y República Dominicana
30-08-90
(CAPRE) será quien coordine a
nivel regional programas de acción
coordinada de sus instituciones
74
Legislación y medidas de
implementación
Decreto de creación de CADETI.
Ley de Uso, Manejo y
Conservación de Suelos Ley
No 7779 del 21 de mayo de
1998.
Código de Trabajo y reformas.
Reglamento General de
Seguridad e Higiene de
Trabajo, Decreto Ejecutivo
No.1 del 2 de enero de 1967.
Reglamento de Riesgos del
Trabajo. Decreto No.13466TSS del 24 de marzo de 1982.
Ley sobre Riesgos del
Trabajo. Ley 6727 del 9 de
marzo de 1982. (reforma al
Código de Trabajo)
Reglamento General de
Seguridad e Higiene de
Trabajo, Decreto Ejecutivo
No.1 del 2 de enero de 1967.
Reglamento de Riesgos del
Trabajo. Decreto No.13466TSS del 24 de marzo de 1982.
Ley sobre Riesgos del
Trabajo. Ley 6727 del 9 de
marzo de 1982. (reforma al
Código de Trabajo)
Para la aplicación de esto
existe el Reglamento de
vertido y reuso de aguas
residuales, del 4 de abril de
1997. Basado en la Ley
General de Salud, Nº 5395 del
30 de octubre de 1973 y en la
Convenio y
Número
Centroamérica.
Decreto 19862RE-S
Fecha
Obligaciones
afiliadas, el cual estará integrado
por las autoridades máximas de las
Instituciones Nacionales de agua
potable y saneamiento como
representantes de cada país.
Acuerdo regional
de investigación
y manejo de
tortugas marinas
en el Océano
Pacífico.
Firmado 0312-86
Convención
interamericana
para la
protección y
conservación de
las tortugas
marinas.
Firmado 0101-97.
Legislación y medidas de
implementación
Ley de Conservación de vida
silvestre Nº 7317 del 21 de
octubre de 1992 y su
reglamento.
Se derogó el único decreto
vigente que permitía la caza
de tortugas.
Fuente: Cajiao, 1999.
B.
Acuerdos voluntarios y participación del sector privado
La actividad realizada por el sector privado en los litorales costeros de Costa
Rica y en las cuencas que influencian dichas áreas, es de diversa índole y se relaciona
de diversa manera con el ambiente en el cual se desarrollan.
Como actores de este sector se deben mencionar entre otros:
•
•
•
Las cámaras de productores, asociaciones, cooperativas, colopes (sector
pesquero), dueños de embarcaciones;
Multinacionales con actividades productivas dentro del país.
Organizaciones no Gubernamentales (ONG´s).
Dentro del sector empresarial, las Cámaras son los entes que quizá permiten su
mayor representatividad a nivel nacional y regional. Entre los objetivos de estos
organismos privados se encuentran:
•
•
•
•
•
Asesorar a los asociados en todo negocio relacionados con la actividad,
proteger los intereses de los asociados, cuidando por el precio y el producto,
propiciar la coordinación y el apoyo de instituciones del estado, cooperativas y
asociaciones;
búsqueda y canalización de recursos financieros y;
facilitar materiales y técnicos para mejorar la calidad de las empresas asociadas
(Cámara de Exportadores de Productos Pesqueros, 2001).
75
Las ONG´s (asociaciones, fundaciones, etc.), atienden múltiples temas y
problemáticas, incluidos las ambientales. Canalizan recursos, procedentes
principalmente de la cooperación internacional, orientados a diferentes campos dentro
del ambiental.
Existen en Costa Rica 82 organizaciones no gubernamentales, privadas,
nacionales y locales (Fundación Acceso, 1997), que brindan diferentes tipos de
servicios en la zona costera. Muchas de estas organizaciones contribuyen con la
generación de información de base, seguimiento, identificación de problemas,
conservación y protección de recursos naturales, brindan asistencia técnica, y
desarrollan programas de educación, entre otros.
(a)
Los factores que contribuyen al éxito y dificultades
Las relaciones ambiente-empresa en los últimos años han tenido que ser
manejadas, en muchas ocasiones, de forma coercitiva, debido al avanzado deterioro de
algunos recursos naturales y ambientales costeros. Lo anterior como consecuencia,
entre otras cosas de:
•
•
•
•
•
Falta de planificación, por las autoridades respectivas, del crecimiento de las
actividades productivas en zonas costeras,
falta de conocimiento y control de los impactos generados en forma individual y de
manera colectiva, a las zonas costeras por las actividades desarrolladas en las
cuencas y otros sectores de influencia,
falta de capacitación y concientización de los empresarios,
falta de capacitación y apoyo en innovación tecnológica (especialmente para la
pequeña y mediana empresa),
ausencia de un cuerpo legal e institucional unificado que permita a los empresarios
mayor conocimiento y agilidad en sus trámites ambientales.
Algunas entidades del gobierno como el Ministerio de Salud, además de
fiscalizar, se han dado a la tarea de capacitar a empresarios cuyos problemas
relacionados con contaminación de recursos naturales y ambientales, han puesto en
peligro el desarrollo mismo de su actividad productiva.
Algunas instituciones públicas como el Ministerio de Salud han tenido éxito en
los esfuerzos de regulación y capacitación realizados, para solucionar los problemas
ambientales inmediatos de algunos sectores productivos como el sector cafetalero,
lechero y pesquero. Según los mismos encargados en el ministerio (Lobos, 1999.
Conv. pers.) es más factible y eficiente realizar programas con el apoyo de las
diferentes cámaras que con cada uno de los empresarios, en forma individual.
Existen además iniciativas promovidas por el gobierno para que aquellos
empresarios que cumplan con los estándares nacionales de manejo ambiental (incluido
el control de la contaminación) obtengan reconocimiento. Actualmente existen tres
tipos de programas, todos voluntarios:
76
•
El programa de banderas ecológicas y sellos verdes impulsado por el MINAE, está
dirigida a aquellas empresas que en sus políticas, directrices, acuerdos y gestión,
incorporen voluntariamente el concepto de desarrollo sostenible en sus objetivos y
procesos institucionales y estimulen el equilibrio entre la sociedad y la naturaleza
(Jiménez, K. 1999).
•
En el sector turístico el Instituto Costarricense de Turismo, otorga los Certificados
de Sostenibilidad Turística (CST). Este programa tiene como objetivo promover y
evaluar la sostenibilidad en el largo plazo de la actividad turística en los ámbitos
ambiental, de eficiencia y ahorro en el consumo de insumos, en la interacción con
los clientes y grado de identificación con las comunidades locales (ICT, 2000).
•
Otro programa respaldado por el ICT es el de Bandera Azul Ecológica, en el que se
evalúa la calidad sanitario-ambiental de las playas y sus aguas. La relación
estrecha entre la empresa privada, las comunidades costeras y los entes estatales
está presente en este programa. Entienden las partes que playas óptimas para el
baño se constituyen en un producto turístico competitivo con la oferta mundial.
(b) Identificación de barreras
Algunos aspectos que se deben tener en cuenta a la hora de plantear cualquier
tipo de solución a los problemas de contaminación de las zonas costeras son:
•
Debido a que la contaminación en las zonas costeras no sólo es provocada en los
litorales, la detección de las "fuentes contaminantes" es muy difícil y el tratamiento
del problema abarca gran cantidad de actores heterogéneos y diversos.
•
Existe gran atomización en la localización de las actividades económicas realizadas
en las zonas costeras. Por ejemplo, la actividad hotelera en el Golfo de Nicoya se
encuentra muy concentrada en áreas como Jacó y Puntarenas y muy
desconcentrada en áreas de la Península de Nicoya como en Montezuma. Otro
ejemplo claro es la actividad pesquera, ya que la mayor cantidad de pescadores y
de infraestructura para esta actividad se encuentra localizada en Puntarenas, y en
menor grado, en Quepos y Golfito.
•
Aunque actualmente existen organizaciones como las Cámaras y las asociaciones,
prevalece la falta de comunicación y coordinación intersectorial e incluso
intrasectorial. Se conoce poco de las gestiones y resultados que obtiene cada una,
por cuanto no hay intercambio de aprendizajes y experiencias entre organizaciones
que enfrentan situaciones similares. Por tanto, existe un conjunto de asociaciones
de representación gremial o regional, pero no existe una organización integradora
propia del sector privado que coordine procesos de manejo ambiental y ejerza la
representación del sector ante las instancias comunales y estatales.
•
Con respecto a las iniciativas empresariales en el manejo ambiental, las empresas
se encuentran individualmente en diferentes niveles. Por ejemplo, las empresas
77
multinacionales que venden sus productos en el mercado internacional cumplen en
su mayoría con los requerimientos ambientales referentes a contaminación,
nacionales, internacionales y además, con los instituidos por sus casas matrices en
el exterior. Las empresas nacionales que venden sus productos al mercado
internacional, hacen esfuerzos por cumplir tanto con los requisitos ambientales
nacionales como con los internacionales. Las empresas, especialmente medianas y
pequeñas, que destinan su producción al mercado nacional hacen grandes
esfuerzos por cumplir con la normativa ambiental nacional y en algunas ocasiones
no lo hacen en su totalidad.
•
Uno de los principales problemas de las Cámaras es que faltan canales más ágiles
de información. Muchos de los miembros tienen dificultades para llegar a todas las
convocatorias debido a las ocupaciones propias de sus actividades.
(c) Otras iniciativas mixtas
Existen ejemplos en los cuales, en beneficio de la comunidad nacional o alguna
comunidad local, y en cumplimiento de mandatos de ley, el Estado une esfuerzos con
otros sectores para producir acuerdos y políticas.
Estrategia Nacional de Conservación y Uso Sostenible de la Biodiversidad
Es el marco integral orientador de las políticas para la conservación y uso
sostenible de los recursos biológicos. Responde a compromisos establecidos en el
artículo 6 del Convenio de Diversidad Biológica. Fue formulada en 1998 y 1999 con la
participación de aproximadamente mil costarricenses provenientes de todos los
sectores, con apoyo de fondos GEF. El proceso fue llevado a cabo por el Sistema
Nacional de Areas de Conservación (SINAC), y el Instituto Nacional de Biodiversidad
(INBIO). Puede ser accesada en http://www.minae.go.cr/estrategia
Estrategia y Política nacional de Conservación y Desarrollo Sostenible de
los Humedales
Como un esfuerzo conjunto entre SINAC (Programa de Humedales) y la UICN,
se formuló la Estrategia entre 1994 y 1996 mediante un proceso participativo, para
cumplir con los compromisos de la Convención Ramsar. Como parte del proyecto, se
generó un inventario nacional de humedales y mapas de los mismos. La política está
pronta a ser oficializada.
Refugio de Vida Silvestre Ostional
Consiste en un proyecto de manejo de vida silvestre en un ecosistema costeromarino, llevado a cabo con las familias de la comunidad de Ostional, para permitir el
aprovechamiento sostenible de huevos de tortuga, en la temporada de deshove. El
proyecto cuenta con un decreto que lo regula. Es el único en su estilo, y ha generado
78
roces y conflictos en su implementación. Sin embargo, la iniciativa como tal, es digna
de replicarse, tomando en cuenta las lecciones aprendidas.
C.
Creación de capacidad
Sector público involucrado en el manejo de recursos costeros y su
capacidad de negociación y coordinación
La política ambiental en Costa Rica se ha distinguido por impulsar la
conservación, mediante la creación de Parques Nacionales y otras zonas protegidas
con la intención de preservar la biodiversidad.
La promulgación de la Ley Orgánica del Ambiente (LOA), en 1995, transformó al
anterior Ministerio de Recursos Naturales, Energía y Minas (MIRENEM) en el actual
Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE) con mayor cantidad de competencias. Esta
ley también creó la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (SETENA), institución
encargada de evaluar los estudios de impacto ambiental y cuyo reglamento fue
publicado a mediados de 1997, además de la Contraloría Ambiental y el Tribunal
Administrativo Ambiental. Esta ley, junto con la Ley General de Salud (1973), son los
instrumentos regulatorios ambientales básicos de Costa Rica (Cegesti, 1999).
La Ley Orgánica del Ambiente ha sido cuestionada por su inefectividad y por la
falta de sanciones penales contra aquellos que la infringen. Además, la LOA no
resuelve los problemas de duplicidad y falta de coordinación interinstitucional, y
persiste la ausencia de un único ente rector de la política ambiental nacional (Cegesti,
1999). Hasta el día de hoy, aspectos importantes de la ley son difíciles de aplicar, pues
no se ha promulgado el reglamento respectivo.
Aunque el MINAE es la entidad rectora, existen otras instituciones públicas con
ingerencia en el manejo de los recursos naturales y ambientales de las zonas costeras.
En el siguiente cuadro se enumeran algunas de ellas:
CUADRO 19. Competencias institucionales en el manejo de recursos costeros
Competecias
•
•
•
•
•
Institución
Suministro de energía eléctrica
Asesoría técnica a los agricultores.
Recopilación de información sobre productos
agrícolas.
Recepción, tramitación y solución de
denuncias a problemas ambientales.
Planificación del uso de la tierra (planes
reguladores y reguladores costeros)
79
Compañía Nacional de Fuerza y Luz
Consejo Nacional de Producción (CNP)
Fiscalía y Tribunal Ambiental
Instituto Nacional de Vivienda y
Urbanismo (INVU)
Competecias
•
Institución
•
•
Extensión de permisos de establecimiento
hotelero.
Inspección y evaluación a hoteles y
restaurantes.
Otorgamiento de reconomientos ambientales:
Bandera Azul Ecológica y Certificados de
Sostenibilidad Turística.
Contribución en el ordenamiento territorial.
Concesiones en la zona marítimo terrestre.
Educación ambiental.
Fiscalización y control de las actividades
pesqueras en las zonas costeras.
Establecimiento de medidas (vedas) sobre los
recursos pesqueros.
Creación de leyes para el sector pesquero.
Control de la calidad de aguas.
Educación ambiental.
Restauración ecológica.
Manejo y control de predios agrícolas
Asentamientos rurales
Manejo Administrativo del Puerto de Caldera
(Litoral Pacífico)
Apoyo técnico y financiero a las
Municipalidades
Salud ocupacional
Suministro de electricidad o cogeneración
•
•
Suministro de agua potable
Canalización de aguas residuales
•
Administración y operación del puerto de
Limón y otros de la zona.
Contribución al desarrollo de programas de
diversificación agrícola y otros de carácter
comunal.
Apoyo a la comunidad en problemas
ambientales (ej: gestión para el cierre del
botadero actual).
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
80
Instituto Costarricense de Turismo
(ICT)
Instituto Costarrricense de Pesca y
Acuacultura (INCOPESCA)
Instituto de Desarrollo Agropecuario
(IDA)
Instituto Costarricense de Puertos del
Pacífico (INCOP)
Instituto de Fomento Municipal (IFAM)
Instituto Nacional de Seguros
Instituto Costarricense de Electricidad
(ICE)
Instituto Costarricense de Acueductos y
Alcantarillados (AyA)
Junta de Administración Portuaria y de
Desarrollo Económico de la Vertiente
Atlántica (JAPDEVA)
Competecias
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Institución
Permisos sanitarios de operación.
Monitoreo de la contaminación del agua, aire,
suelos y ruido.
Control del manejo de desechos sólidos.
Control del manejo de aguas residuales.
Salud ocupacional.
Regulación de sustancias tóxicas y
peligrosas.
Registro de productos alimenticios,
farmacéuticos y otros.
Emergencias tecnológicas.
Fiscalización, control, y supervisión de delitos
ambientales.
Fiscalización, control y supervisión para el
manejo de agroquímicos.
Apoyo técnico a los agricultores.
Mejores prácticas para la conservación,
manejo y recuperación del suelo.
Atención de quejas de vecinos u otras partes
interesadas.
Reconocimiento ambiental (Bandera
Ecológica).
Protección de la capa de ozono (Comisión
Gubernamental del OZONO).
Evaluación y aprobación de Estudios de
Impacto Ambiental (Secretaría Técnica
Nacional Ambiental, SETENA).
Planificación de la política ambiental
nacional.
Manejo y supervisión del Sistema Nacional de
Areas de Conservación (SINAC).
Supervisión y control de emisiones de
vehículos.
Manejo de zonas de manglar y humedales.
Supervisión de la calidad de las aguas
costeras.
Educación ambiental.
Restauración ecológica.
Supervisión a embarcaciones pesqueras.
Supervisión y control de emisiones de
vehículos.
Planes reguladores y planes reguladores
costeros.
Extensión de patentes y permisos de
funcionamiento.
Concesiones en la zona marítimo terrestre.
Manejo de desechos sólidos.
81
Ministerio de Salud
Ministerio de Agricultura y Ganadería
(MAG)
Ministerio del Ambiente y Energía
(MINAE)
Ministerio de Obras Públicas y
Transportes
Municipalidades
Competecias
•
•
•
•
•
Institución
Ministerio de Seguridad Pública
Supervisión y vigilancia de las aguas
costeras y marinas.
Vigilancia y control de las actividades
pesqueras.
Supervisión de sistemas de riego.
Investigación de diversas variables
ambientales para el conocimiento del stock
natural, la detección de problemas
ambientales y la restauración ecológica.
Educación ambiental.
Servicio Nacional de Aguas de Riego y
Avenamiento (SENARA)
Universidades públicas (Universidad de
Costa Rica, Universidad Nacional).
Debido a restricciones presupuestarias y de personal, y a la gran fragmentación
de funciones y responsabilidades, el seguimiento, control y evaluación de la
contaminación y otros problemas ambientales en las zonas costeras, por parte de las
instituciones del Estado son deficientes. Muchas de estas instituciones actúan sólo
frente a denuncias y no responden a programas estructurados de prevención y control
de la contaminación.
En cuando al problema de la contaminación específicamente, no existe una
adecuada coordinación institucional para el control, prevención y fiscalización de
contaminantes de origen industrial y agrícola. Una misma empresa podría recibir
inspectores de 13 instituciones, lo que genera duplicidad y poca eficiencia estatal
(INRECOSMAR, 2000).
La infraestructura para saneamiento ambiental resulta insuficiente, tanto en la
zona costera misma como área de influencia directa. Los dos problemas más
importantes actualmente son el adecuado tratamiento de aguas residuales y la
construcción y adecuado manejo de rellenos sanitarios (INRECOSMAR, 2000)
El análisis de la información científica y social producida por las Universidades y
las ONG´s, contribuyen a una mejor toma de decisiones para el manejo de los recursos
naturales y ambientales de las zonas costeras. Desafortunadamente se evidencia el
deterioro de los recuros costeros, lo que podría significar que las instituciones
responsables no han podido emitir sus programas y políticas ambientales a la luz de
esta valiosa información.
Fuentes de Financiamiento
En 1999, el Centro de Gestión Tecnológica e Informática Industrial (CEGESTI),
identificó las principales instituciones financieras y los programas de financiamiento
nacionales, regionales y multinacionales que otorgan fondos a las medianas, pequeñas
y micro empresas en Centroamérica para inversiones con un impacto favorable sobre el
medio ambiente.
82
Se destaca la escasez de programas dedicados a las necesitadas de las microempresas o para inversiones de pequeño tamaño. El Fondo de Apoyo a la Pequeña y
Micro Industria Centroamericana, del Banco Centroamericano de Integración
Económica (BCIE), constituye una excepción. A continuación se presentan algunos de
los resultados de la investigación de CEGESTI:
Empresas Ambientales de Centroamérica
Fondo:
Corporación Financiera Ambiental
Tipo de inversión: préstamos corrientes, convertibles, capital de riesgo
Origen de fondos: BID-FOMIN, Gobierno Suizo, Swedfund, Environmental Enterprises
Assistance Fund, Gobierno Finlandés, otros
Grupo meta:
pequeñas y medianas empresas,
Capitalización:
US$ 10 millones
Monto de inversión: entre US$ 100.000 y 750.000, hasta 66% del costo del proyecto
Requisitos:
empresas privadas con alto impacto ambiental, relación con
inversionistas privados, con estudio de pre-factibilidad o
justificación técnico económica del proyecto y que pertenecen a los
sectores de: energía renovable, eficiencia energética, reciclaje,
agricultura, reforestación y acuacultura sostenibles, reducción de
contaminantes, o eco-turismo. CFA hace sus propios evaluaciones
financieros, ambientales y legales.
Plazo:
periodo de amortización máximo de 7 años
Tasa de interés:
según tipo de inversión
Garantía:
solamente para prestamos
Banco Centroamericano de Integración Económica
Fondo:
Fondo Especial de Apoyo a la Pequeña y Micro Industria
Centroamericana
Tipo de inversión: préstamos
Origen de fondos: BCIE, Unión Europea
Grupo meta:
micro empresas con capital fijo hasta US$ 10.000- excluyendo
terreno, construcciones, vehículos, e incluyendo maquinaria y
equipo con un nivel máximo de 5 empleados; pequeñas empresas
con capital fijo de hasta US$ 50.000, o que tengan hasta 40
empleados; empresas medianas con capital fijo hasta US$
60.000,00 o cuyo numero de empleados sea hasta 50
Sectores:
manufactureras, agro-industria, servicios industriales
Monto inversión:
hasta US$ 10.000 para micro-industria, US$ 75,000 para pequeña
industria y US$ 150.000 con estudio de reconversión industrial
Plazo:
2 años para capital de trabajo hasta 5 años para inversión fija
Tasa de interés:
relacionada con la tasa de interés del mercado vigente en el país
Garantía:
criterio de la intermediaria financiera
83
Banco Centroamericano de Integración Económica
Fondo:
International Cooperation Development Fund
Origen de fondos: International Commercial Bank of China
Tipo de fondos:
líneas de crédito
Grupo meta:
medianas y pequeñas empresas, privadas manufactureras, agroindustriales y comercios comercializadoras
Monto inversión:
hasta US$ 200.000, hasta 100% para capital de trabajo y para
capital fijo para al compra de maquinaria y equipo, 70 % para
construcción o modernización del área productiva
Requisitos:
empresa con menos de 60 empleados
Plazo:
mediano o largo, hasta 5 años
Tasa de interés:
se revisa trimestralmente
Garantía:
a satisfacción de la institución financiera intermediaria
Central America Investment Managers Limited
Fondo:
Central American Investment Fund
Tipo de inversión: capital de riesgo
Origen de fondos: Commonwealth Development Corporation, Swedfund, Corporacion
Interamericana de Inversiones, BCIE, bancos privados, otros
Grupo meta:
empresas medianas y grandes
Capitalización:
US$ 26 millones
Monto de inversión: desde US$ 750.000 hasta US$ 5 millones
Requisitos:
tener gran potencial de crecimiento, una clara ventaja competitiva
en el mercado, estar bien administrada, y tener planes de
expansión claros, permitir que CAIM ocupe un puesto en sus juntas
directivas, utilizar sistemas y políticas de contabilidad
transparentes y no operar en armamento, casinos, tabaco y licor
Plazo:
desde 2 hasta 7 años
Banco Mundial
Fondo:
International Finance Corporation
Origen de fondos: países miembros del Banco Mundial
Tipo de fondos:
prestamos convertibles, acciones comunes o preferentes y otros
instrumentos. IFC moviliza también recursos adicionales de bancos
comerciales extranjeros y otros inversionistas
Capitalización:
US$ 4.000 millones
Grupo meta:
medianas, pequeñas y micro-empresas
Requisitos:
cooperación con agencias gubernamentales,
Plazo:
8 a 12 años para prestamos; 8 a 15 años para acciones;
Garantía:
no requiere garantías gubernamentales
Banco Interamericano de Desarrollo
Fondo:
Fondo Multilateral de Inversiones
Tipo de inversión: donaciones para asistencia técnica e inversiones con instrumentos
de capital y semi-capital en instituciones intermediarias de apoyo a
la pequeña empresa, fondos de capital de riesgo
84
Origen de fondos: 23 de los 46 países miembros
Grupo meta:
pequeñas empresas del sector publico y privado
Capitalización:
unos US$ 100 millones por año
Monto de inversión: inferior a US$ 1 millón hasta US$ 5 millones
Requisitos:
proyectos innovadores, reproducibles y auto-sostenibles a largo
plazo, que promuevan la participación del sector privado en la
economía. Fondos concesionales son para iniciar, promover y
acelerar la ejecución de una actividad, con fondos de contrapartida
significativos.
Garantía:
no requiere garantías gubernamentales
Banco Interamericano de Desarrollo
Fondo:
Corporación Interamericana de Inversiones
Tipo de inversión: inversiones de capital, prestamos a plazo, operaciones de cofinanciamiento
Origen de los fondos: 24 de los 34 países miembros de la Corporación Interamericana
de Inversiones
Grupo meta:
pequeñas y medianas empresas,
Capitalización:
US$ 10 millones
Monto de inversión: hasta el 33% del capital de la empresa para inversiones de capital
Requisitos:
proyectos pequeños y medianos en todos los sectores de la
economía, viables desde el punto de vista comercial, y
preferentemente contando con una participación mayoritaria de
inversionistas de América Latina o el Caribe
Plazo:
período de amortización máximo de 12 años
Tasa de interés:
variable
Garantía:
no procura ni exige garantías gubernamentales
Banco Interamericano de Desarrollo
Tipo de inversión: préstamos globales a bancos de segundo piso, incluyendo
préstamos específicos para micro-empresas, donaciones para
asistencia técnica
Origen de fondos: 26 de los 46 países miembros
Grupo meta:
medianas, pequeñas y micro empresas
Capitalización:
desde USS 6.000 millones hasta US$ 7.000 millones
Monto de inversión: desde de US$ 500
Requisitos:
inversiones para activos fijos, capital de trabajo permanente y
financiamiento de exportaciones (rara vez en infraestructura)
Plazo:
corto o largo
Garantía:
garantía parcial de riesgo y de crédito
Pro-Fund
Tipo de inversión: capital de riesgo (canalizados a través de instituciones. financieras)
Origen de los fondos: ONGs de los Estados Unidos, Canadá, Suiza, Francia
Grupo meta:
IFIs dedicadas a las pequeñas y medianas empresas
Capitalización:
US$ 21 millones
85
Iniciativa Canadiense para la Competitividad Industrial, ICCI.
Tipo de inversión: préstamos a plazo
Origen de los fondos: Canadá
Grupo meta:
mediana empresa costarricense (entre 20 y 150 empleados)
Monto de inversión: US$20.000 a US$ 250.000
Plazo:
hasta 7 años
Requisitos:
inversiones deben tener un alto contenido en tecnología
canadiense
Otros servicios:
asistencia técnica, capacitación en la aplicación de tecnologías
canadienses.
Dirección:
200 m Oeste de la Rotonda de La Bandera, Oficentro Holland
House, Local #1. Tel (506) 280 9128
Otras fuentes potenciales de fondos o de información sobre fondos
* Gobiernos de países inversionistas
Los gobiernos de países inversionistas tienen su propio programa de
financiamiento específico a cada país, y otorgan fondos, principalmente soft-money o
donaciones, a través de sus embajadas (i.e. FUNDECOOPERACION), el Gobierno
Sueco (Nicaragua), la Agencia Suiza para el Desarrollo (COSUDE) y la Cooperación
(Nicaragua y Honduras)
* Acción Internacional, ONG inglesa, que a través de sus afiliados en 14 países
latinoamericanos y en los EE.UU., provee pequeños préstamos y entrenamiento básico
en administración a pequeños y micro empresarios ayudándoles a crecer y progresar.
* Société d´Investissement et de Développement International, fundada por un
consorcio de ONGs francesas, busca facilitarle a las PMEs el acceso a los fondos que
necesitan para crecer.
Adicionalmente, la Secretaría Técnica Nacional Ambiental, SETENA, tiene a
disposición del público un registro de consultores individuales, principalmente en el
tema de Estudios de Impacto Ambiental.
El rango de costos diarios de consultoría ambiental industrial varía entre $40 a
$100 por hora consultor, siempre y cuando la consultoría no forme parte de un
programa financiado por algún organismo internacional como BID FOMIN, el Gobierno
de Canadá, Holanda, etc.
D.
Utilización de
innovadores
instrumentos
económicos
y
de
financiación
Actualmente se brindan incentivos económicos al sector privado por manejo
ambiental, mediante el programa de pago de servicios ambientales (PPSA), dentro del
86
marco que da la Ley Forestal. Los fondos de este programa se canalizan a través del
Fondo Nacional de Financiamiento Forestal (FONAFIFO), y provienen del cobro del
impuesto selectivo de consumo a los combustibles. En esos casos, el gobierno es
intermediario en la venta de servicios ambientales forestales a compradores nacionales
e internacionales de fijación de CO2. De esa manera, el propietario del bosque recibe
pagos a lo largo de cinco años por el traspaso de los servicios ambientales a
FONAFIFO por ese mismo plazo (Thomas, 1998).
Otros instrumentos económicos para el control de la contaminación podrían ser:
i)
El establecimiento de restricciones tecnológicas y de financiamiento para
incorporar tecnología de punta.
Actualmente existen muchas unidades
productivas con tecnología obsoleta que propicia la contaminación y el deterioro
de los recursos naturales y ambientales. Se podrían establecer canales de
financiamiento que permitan la renovación tecnológica.
ii)
La extensión del sistema de vedas para otros recursos. Actualmente sólo se
emplea el sistema de vedas para recursos hidrobiológicos. Se podría extender
este sistema a otros recursos, como el agua, que requieren períodos de
regeneración.
iii)
Permisos transables para el uso de la zona costera. El establecimiento del uso
específico de una zona costera, la normativa pertinente y la vigilancia y control
de instituciones estatales, permitirían emitir permisos transables.
iv)
Tratamiento preferencial de crédito en Bancos Estatales, a aquellos proyectos
que contribuyan al mejoramiento ambiental.
v)
Impuestos a la contaminación de los recursos costeros. Para los delitos
ambientales como derrames de petróleo, vertido de efluentes y el uso de las
zonas costeras como botaderos, se deberían establecer sanciones específicas y
además sitios de cobro expedito.
vi)
Cobros adecuados por el uso de los recursos naturales y ambientales. El uso
del agua y de otros recursos naturales debe ser calculado de conformidad con
sus precios de escasez y se debe estructurar sistemas de cobro accesibles.
Asimismo debe incluir todos los costos ambientales de la protección del recurso
y de su adecuado tratamiento.
vii)
Derechos territoriales en el uso de los recursos naturales. Los gobiernos locales
pueden tener mayores potestades en el manejo de los recursos naturales y una
mejor coordinación con los entes a cargo. También tendrían la obligación de
velar por su gestión y protección. Deberían presentar informes a las entidades
rectoras en la cuestión ambiental. Todo esto con la debida capacitación y
asignación de recursos necesarias.
87
viii)
Establecimiento de un sistema de pago de peaje en carreteras con acceso a la
costa
(a) Factores que contribuyen al éxito y dificultades
Para el futuro, ante las normas de la apertura comercial y de promoción de la
competencia que restringen el otorgamiento de incentivos económicos a empresas, con
el afán de prevenir la "competencia desleal", hacen pensar que son menos los espacios
disponibles para implementar nuevos incentivos económicos a empresas que
favorezcan el manejo ambiental. Si lo anterior se vincula con una difícil situación de
manejo del déficit fiscal, se ve aún más lejana, aunque no inaccesible, la posibilidad de
negociar con el Estado la creación de novedosos incentivos económicos para el
manejo ambiental.
(b) Identificación de las barreras y las posibilidades en lo que se refiere a la
aplicación
En el establecimiento de nuevos instrumentos económicos para el control de la
contaminación, las instituciones del Estado deben tener presencia coordinada y
constante en la Zona Costera, con el fin de fiscalizarlos y evaluarlos. En las
condiciones actuales de control bajo o pobre, esto no podría darse.
Si el Estado consolida y unifica su poder fiscalizador, evaluador y protector de
las zonas costeras, se podría pensar en alianzas con el sector empresarial, las ONG´s
y las empresas de apoyo a la gestión ambiental, para la aplicación de nuevos
instrumentos económicos que permitan una Gestión Ambiental Integrada de la Zona
Costera.
c) Las necesidades y posibilidades de adoptar nuevas medidas
La gestión realizada durante el año 2000, por la SETENA y por el SINAC, en lo
concerniente a la sanción de delitos ambientales, fiscalización y seguimiento de
proyectos aprobados fue criticada por la Contraloría General de la República. La falta
de presencia institucional ha creado un desequilibrio entre los procesos productivos y el
medio ambiente, deteriorando los recursos naturales y ambientales (Rivera, 2000).
La potestad sobre el Patrimonio Natural la debe ejercer el Estado, si éste falla,
esta riqueza se ve disminuida y deteriorada. Se han realizado esfuerzos por parte de
empresas, instituciones del Estado, ONG´s y otros para establecer lineamientos hacia
una adecuada gestión de los recursos naturales, sin embargo, son iniciativas aisladas.
Es imperante que se establezcan mecanismos de organización legal e institucional por
parte del Estado, que permitan aunar estos esfuerzos, crear nuevos y consolidar un
Manejo Integrado de los recursos naturales y ambientales.
88
E.
Intercambio de experiencias
En términos generales, recomendamos el intercambio de experiencias entre
insituciones y organizaciones que hayan logrado éxitos en las siguientes áreas:
•
•
•
•
Reducción de la tala indiscriminada en el área de pendiente aledaña a los ríos.
Cambiar las malas prácticas agrícolas para que la pérdida de tierra superficial rica
en nutrientes ideal para cultivar sea mínima.
Planificación de los caminos y proyectos de desarrollo para que su impacto sea
menos dañino y explorar rutas alternas menos dañinas.
Denuncia y sanción contra la extracción de corales y otros organismos marinos,
destrucción de hábitats, corta y quema de manglares, y pesca ilegal.
Específicamente, recomendamos ampliar y rediseñar el proyecto para la
reducción de la contaminación por aguas residuales y desechos provenientes del
procesado del café, en otras áreas, no solamente para la industria pesquera y cañera,
sino también melonares, bananeros y arroceros, en forma prioritaria.
Finalmente, deseamos que se dé mayor divulgación a los proyectos que se citan
en el capítulo a continuación y que han logrado éxitos en su implementación o han
compilado y elaborado valiosa información para la toma de decisiones.
89
V. PROYECTOS
Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (CIMAR)28
Actualmente el CIMAR de la Universidad de Costa Rica, está desarrollando dos
proyectos de gran importancia en las costas nacionales, con el fin de identificar las
fuentes de contaminación marina por actividades terrestres.
Uno de estos es financiado por la Fundación Costa Rica-Estados Unidos de
Norteamérica (CRUSA), el cual lleva un primer año de trabajo de muestreo y estudio de
campo, y espera desarrollar en el segundo año una actividad de divulgación de los
resultados obtenidos; trabajan en las zonas de Bahía Culebra, Golfo de Nicoya, Golfo
Dulce, y Puerto Moín, según se muestra en la Figura 6. Los parámetros que se
midieron abarcan: temperatura, salinidad, oxígeno disuelto, productividad primaria,
turbidez, materiales en suspensión, nutrimentos, clorofila, hidrocarburos de petróleo,
sedimentos (plaguicidas organoclorados y bifenilos policlorados), metales traza,
demanda bioquímica de oxígeno (DBO), coliformes totales y fecales, y basura sólida en
las playas.
Los objetivos de este estudio son:
•
Evaluar el estado de la contaminación en cuatro ecosistemas costeros con alta
prioridad de desarrollo en Costa Rica: una zona de afloramiento, un estuario, una
fosa anóxica y una plataforma coralina. (primer año)
•
Elaborar un plan para fortalecer los programas, actividades o instituciones cuyas
labores estén relacionadas con la contaminación marina. (segundo año)
Entre los objetivos específicos, se establecieron:
•
•
•
Desarrollar capacidad técnica en campos de investigación específicos y más
avanzados, necesarios para detectar problemas asociados a prácticas industriales y
agrícolas.
Promover el intercambio científico entre expertos costarricenses y cultivar la
comprensión de las interacciones del ecosistema a larga escala frente a distintas
actividades humanas.
Proporcionar datos sobre la situación ambiental del país.
El otro estudio, financiado por la SIDA, realiza sus estudios en el Parque
Nacional Cahuita, Puerto Moín y el Golfo de Nicoya, y va más enfocado al efecto en los
organismos vivientes de derivados del petróleo y otros contaminantes.
28
Información proporcionada por Jenaro Acuña de CIMAR, investigador del proyecto, 2001.
90
FIGURA 6. Localización de las estaciones de muestreo
Escala en kilómetros.
Fuente: CIMAR (Entrevista con Jenaro Acuña, 2001)
Instituto de los Recursos Costeros y Marinos (INRECOSMAR)
En 1998, INRECOSMAR emprendió conjuntamente con el Ministerio de
Ambiente y Energía (MINAE), la tarea de realizar una propuesta de Plan de Manejo y
Desarrollo para el Golfo de Nicoya. Esta ONG contó con el apoyo financiero de la
Fundación AVINA (ONG).
A continuación se presenta la introducción del documento final, escrita por don
Jorge Campos Montero, director de INRECOSMAR:
"Esta propuesta de Plan de Manejo y Desarrollo para el Golfo de Nicoya
representa un esfuerzo pionero y verdaderamente interdisciplinario, por impulsar
actividades y proyectos que nos acerquen a modelos de desarrollo sostenible, en uno
de los sistemas más productivos y a la vez más sensibles del planeta: la zona costera.
91
El procedimiento se sustentó en una extensa gestión con los distintos usuarios
de los recursos, entendiéndose por usuario todo aquel que de una u otra forma puede
afectar o verse afectado por la evolución en el estado de los recursos del Golfo. Así, se
realizaron talleres de consulta con comunidades costeras, con representantes de
instituciones de gobierno y con los sectores productivos (p. ej. turismo, procesamiento
de productos pesqueros), involucrando a más de 500 participantes en el proceso.
Los profesionales que acompañaron el proceso (biólogos, sociólogos,
psicólogos, oceanógrafos, economistas y periodistas), sumaron más de 25, otorgando
al producto final un nivel propositivo muy a tono con la diversidad de ambientes y
actividades que demanda el manejo de un sistema tan complejo como el Golfo de
Nicoya.
La interacción y las sinergias logradas durante el proceso fueron tan importante
como el producto final que ahora se entrega. Como ejemplos del éxito logrado se
pueden mencionar en dos áreas muy concretas: la coordinación con entidades del
Estado y aquellas con usuarios de los recursos. En el primer caso se tuvo la
oportunidad de ofrecer la base datos, producto de meses de trabajo con las
organizaciones de las comunidades costeras, para que fuera utilizada por el programa
de Gobierno denominado “Triángulo de Solidaridad”, habiendo coordinado con ese
Programa para facilitar e integrar los procesos de consulta comunitaria.
Igualmente, con el Ministerio de Salud se trabajó y se trabaja actualmente,
coordinando para impulsar la educación ambiental en las zonas costeras y el área
metropolitana, con el fin de involucrar a los estudiantes de educación preescolar en la
protección del ambiente en procesos de cambio de actitud que se espera den mayores
frutos en el mediano y largo plazo, cuando esos niños se incorporen a las fuerzas
productivas del país.
Gracias a este esfuerzo se logró la capacitación de 90 maestros del programa
CEN-CINAI de este Ministerio, culminando con una feria de materiales didácticos
realizada en la ciudad de Liberia, claro ejemplo del involucramiento activo, el interés y
compromiso de los participantes, cuyo beneficio final recae sobre los niños que
constituirán y producirán las generaciones del futuro.
Un ejemplo sobresaliente de esta coordinación y logro intermedio del proyecto,
consiste en la preparación de la Guía Didáctica para Educación Marina, I a VI nivel, de
la Educación General Básica. Este proceso condujo a la capacitación de 300 maestros
de educación primaria de 108 escuelas de comunidades costeras aledañas al Golfo de
Nicoya. Adicionalmente y por solicitud de los mismos maestros se ofrecieron 14 cursos
de capacitación donde ellos actualizaron sus conocimientos y elevaron su nivel de
comprensión sobre la dinámica y la problemática de la zona costera y marina. Todo
este trabajo se coordinó con el Ministerio de Educación Pública y, en especial, con las
direcciones regionales, con los docentes de las escuelas de la zona costera del Golfo
de Nicoya. Este proyecto contó con el apoyo especial de la UNESCO.
92
La interacción con los usuarios de los recursos llevó a un aprendizaje invaluable,
que permitió compartir la visión esperada de desarrollo que las comunidades prevén, a
la luz del estado actual de los recursos y de las amenazas que podrían surgir, o
ampliarse, si el manejo activo del Golfo de Nicoya no se convierte en una realidad
inmediata y debidamente coordinada.
Esta visión compartida de un desarrollo sostenible fue el motivo para la
presentación de proyectos de recuperación ecológica marina, como una vía para
mejorar la productividad perdida por motivo de sobreexplotación, falta de manejo
adecuado e impactos diversos al ambiente. Fue así como en forma conjunta con la
Asociación de Buzos de Paquera (ABUZPA), se logró la aprobación de un proyecto
para la ubicación de hábitats artificiales en las cercanías de la Bahía de Paquera,
financiado por el Fondo de Pequeñas Donaciones del PNUD/GEF.
De igual forma, se atendió la solicitud de capacitación de las comunidades
costeras, en materia legal marino costera. Esta fue una labor de cinco talleres
coordinados con la oficina del Fiscal Ecológico y la oficina de Relaciones Públicas del
Poder Judicial. En esta actividad se participó en forma colegiada entre los expertos del
instituto y la Fiscalía Ecológica.
Los resultados antes mencionados, productos parciales y ejemplos de éxito del
proceso que se ha impulsado, es el mejor motivo para seguir adelante y presentar esta
propuesta ante los involucrados: el sector científico, las instituciones del estado, las
comunidades y el sector privado.
Con el fin de lograr la máxima transparencia y apertura en el proceso de
consulta, se elaboraron dos versiones de la Propuesta. Una de ellas se basa en una
presentación electrónica, de fácil uso por cualquier interesado, donde los temas
tratados se ubican siempre en forma muy visible, de modo que el usuario pueda
“navegar” o desplazarse por los distintos apartados, leyendo sólo lo que sea de su
interés y con la capacidad de volver siempre al menú principal. Esta versión es
bastante amigable y se basa en el uso de hipervínculos.
La expectativa consiste en que un interesado pueda empezar desde el último
capítulo o desde el primero y siempre esté en capacidad de entender lo que se
propone. Esta versión de la Propuesta será ubicada en la página de Internet:
http://www.inrecosmar.org para que pueda ser accesada y comentada por todo aquel
que, teniendo un ordenador y acceso a la Internet, tenga interés en hacerlo.
La versión en papel sigue un formato más convencional, capítulo por capítulo, y
será distribuida a las comunidades y usuarios que se prevé tengan limitaciones para
revisar la versión electrónica.
Con este proceder, el propósito consiste en lograr la retroalimentación necesaria
para integrar comentarios y sugerencias en una próxima versión, que consistiría en la
93
presentación final de la Propuesta de Plan de Manejo del Golfo de Nicoya, que será, de
nuevo, enviada a todos los involucrados o actores del proceso.
Con este esfuerzo confiamos en realizar una contribución concreta que nos
acerque a la implementación de un Plan de Manejo Integrado del Golfo de Nicoya.
Conscientes de que se realizan esfuerzos desde distintos grupos gubernamentales y
no gubernamentales, por ordenar el Golfo de Nicoya, es que procedemos con este
nivel de apertura. Nuestro aporte debería ser comparado y analizado conjuntamente
con los otros que estén disponibles, con el fin de concretar una propuesta de acción
que nos lleve a evitar estados de inacción, pues esa es la mejor forma de acabar
“pasivamente” con los recursos del Golfo.
Asimismo, esta propuesta de Plan de Manejo es una contribución sustancial
hacia el establecimiento de un Programa Nacional Marino Costero, como parte de la
Estrategia Nacional de Biodiversidad, oficializada por el Estado en noviembre de 1999.
Los pasos que deberían seguirse son:
1. Integración de las propuestas y acciones presentadas para el manejo del Golfo de
Nicoya, que lleven a definir una propuesta única, viable de ser llevada a la práctica
en el corto plazo, del conocimiento y aceptación de los distintos actores de un
proceso de esta naturaleza.
2. Oficialización del Plan de Manejo para el Golfo de Nicoya.
3. Priorización de acciones, con representantes de los distintos actores, que conduzcan
a la elaboración del un Plan de Acción del Plan de Manejo29.
4. Implementación del Plan de Manejo.
5. Monitoreo del Plan después de ser puesto en marcha.
Este último punto es de la mayor trascendencia, pues garantiza que los
esfuerzos realizados no se pierdan, los ajustes comunes y necesarios en procesos de
esta índole y sobre todo, que los actores estén informados de los avances y su grado
de cumplimiento, de nuevo, para evitar estados de inacción.
Los esfuerzos realizados a la fecha por el INRECOSMAR, representan el aporte
que desde una organización ciudadana podemos ofrecer para colaborar con el mejor
manejo de los recursos naturales costeros y marinos de este país, patrimonio y
responsabilidad de todos.
Confiamos en que las demás entidades, estatales o no, grupos organizados y
personas en general, a quienes cabe responsabilidad directa en este asunto, sepan
integrar esfuerzos y promover intercambios inteligentes, lejos de intereses personales o
puramente políticos, para que el manejo integrado del Golfo de Nicoya sea una
realidad, y así podamos trabajar juntos por salvar esta bella e insustituible joya natural
de nuestro océano Pacífico"
29
Este Plan de Acción permite definir prioridades, cronograma de actividades, responsabilidades y presupuestos para la
implementación.
94
Comisión Interinstitucional Salvemos el Estero de Puntarenas (CISE)
Durante más de 15 años se contaminó el Estero de Puntarenas de tal forma, que
en época seca, todo organismo vivo presente en él moría. Ante esta situación, surge la
inquietud de un grupo de instituciones por atacar las distintas fuentes de contaminación
del Estero, en un esfuerzo continuo, sistemático y unido. El objetivo era recuperar este
paraje totalmente contaminado, y recobrar la vida antiguamente presente en él. Si bien
resta mucho trabajo por delante, este objetivo ya se ha cumplido, y se presenta en el
Estero gran cantidad de peces y camarones hoy día.
La CISE se estableció mediante un decreto en 1995. La componen 12 diferentes
instituciones y la comunidad, y es coordinada por el Instituto Costarricense de Pesca y
Acuacultura. Los miembros conocen ampliamente la problemática del Estero, y en su
mayoría son oriundos de Puntarenas o habitantes de la provincia. La Unidad de
Control y Calidad Ambiental del INCOPESCA es la unidad ejecutora de la Comisión.
Desde sus inicios, la persona que ostenta este cargo es el Biól. Berny Marín. El
INCOPESCA siempre ha dado el apoyo necesario a la coordinación de la CISE y ha
mantenido un respeto total respecto a los acuerdos de la Comisión.
Uno de los primeros pasos de la CISE fue elaborar un diagnóstico de la
problemática, el cual se dio a conocer en varios foros y talleres, para tratar de buscar
soluciones en forma conjunta. Con base en estos talleres se procedió a elaborar la
planificación del trabajo, y es la base de lo ejecutado todavía a la fecha.
Además de la unidad ejecutora, la CISE se dividió en varias subcomisiones:
ingenio el Palmar, educación, aceite quemado, tala de manglares, monitoreo y
desechos pesqueros.
No cuenta con un presupuesto propio, sino que todos los recursos necesarios
han sido obtenidos de los presupuestos de cada institución que integra la comisión.
Entre los logros de la CISE, se cuentan el haber sido de los pocos entes en
elaborar información sobre fuentes específicas de contaminación del Estero, no sólo
directas, sino también derivadas de actividades o industrias establecidas en las
cuencas que drenan al Estero. En los últimos meses, también han recopilado
información sobre fuentes de contaminación del Golfo de Nicoya.
Pero quizás lo más importante, es que una vez que identificaron estas fuentes, se
dedicaron a implementar las medidas correctivas necesarias e incluso a interponer las
denuncias ante los órganos administrativos y judiciales correspondientes, como la
Defensoría de los Habitantes, la Fiscalía Ecológica, el Tribunal Ambiental
Administrativo, las Fiscalías Adjuntas, el Ministerio de Salud y el Ministerio de Ambiente
y Energía, entre otros. En algunos casos, tuvieron la posibilidad de dar seguimiento a
la implementación de las medidas por parte de la empresa en cuestión, y determinar si
seguía produciendo contaminación o no.
95
Por este esfuerzo, se les concedió en 1998 el premio Guaria Ambiental por parte
del Ministerio de Ambiente y Energía.
Hoy día han llegado a tratar de establecer esfuerzos similares en Quepos y en
Limón, con lo cual ya están ellos mismos replicando la experiencia.
96
BIBLIOGRAFÍA
Abarca L., 1992.
Evaluación del impacto ambiental de los desechos sólidos
producidos en la actividad bananera. Tecnología en Marcha. Vol 12, no. 4.
Acuña J., G. Vera, y J., Mondragón, 1998. Comparación de algunos aspectos físicoquímicos y calidad sanitaria del Estero de Puntarenas. Costa Rica. Revista Biología
Tropical 46. Suplemento 6: 1-10.
Acuña, J., J. Córtes, y M. Murillo. 1997. Mapa de sensibilidad ambiental para derrames
de petróleo en las costas de Costa Rica. Rev. Biol. Trop. 44(3)/45(1): 463-471.
Antillón, F., y E. Rodríguez. 1992. Aislamiento de Vibrio cholerae No-01 en el Golfo de
Nicoya, Costa Rica. Rev. Biol. Trop. 40: 231-232.
Araya G. y S. Rodríguez . 1984. Relación entre la contaminación del agua de los
manglares y los bivalvos del Estero de Puntarenas. Tesis de Grado. Universidad de
Costa Rica, San José, p. 79.
Blanco, O., D. Mora, y A. Mata. 1992. Calidad Sanitaria de la Playa de Puntarenas,
Costa Rica. 1981-1988. Rev. Col. Lic. Prof. Letras, Filos., Cien. y Artes. 2:(5): sin
páginas.
Banichevich, A., J. Brenes, O. Lizano, L. Loría. 2001. Radionucleidos naturales y
antropogénicos en las costas del Pacífico Central de Costa Rica. Enviado a Biología
Tropical.
CADETI-MINAE.
1999.
Primera Jornada Nacional de Sensibilización sobre
Degradación y Desertificación de Tierras. San José, Costa Rica. 130 pp.
CADETI-MINAE. 2000. Informe Nacional para la implementación de la UNCCD. San
José, Costa Rica. 96 pp.
Cajiao, Vicky. CEDARENA. 1999. Cumplimiento de los tratados universales y
regionales. Caso Costa Rica. RODA. Inédito. 88 pp.
Castro, Rolando y Wo Ching, Eugenia. CEDARENA. 2001. Estudio del marco legal
aplicable a aspectos ambientales específicos con énfasis en producción más limpia:
desechos industriales, emisiones e inmisiones, aguas subterráneas, potable y
residuales, energía. Centro Nacional de Producción Más Limpia. Inédito. 68 pp.
Castro R., Tattembach, Franz y Arias, Guillermo. 1997. Costa Rica: hacia la sostenibilidad
de sus recursos naturales. MINAE, FONAFIFO. 24 pp.
97
Castillo R., F. Marun, A. Monge, J. Vargas y E. Malavassi. 1983. Reconocimiento
Geoquímico Regional de una Parte de la Cordillera de Tilarán. Informe Semestral,
enero-junio 1983, Instituuto Geográfico Nacional, Ministerio de Obras públicas y
Transportes, San José, Costa Rica.
CNP. 1998. Melón. Consejo Nacional de Producción. Dirección de Mercadeo e
Industria. Boletín 1. Año 3. Ed. Licda. Ana Elizondo. Abril.
CNP. 1997-1998. Exportaciones de melón, clasificadas por país de destino. Consejo
Nacional de Producción. Dirección de mercadeo y agroindustria.
Contraloría General de la República. 2000. Fiscalización sobre el tratamiento de los
desechos líquidos domésticos. División de Fiscalización Operativa y Evaluativa. San
José, Costa Rica.
Contraloría General de la República. 2000. Fiscalización sobre el manejo de los
desechos sólidos. División de Fiscalización Operativa y Evaluativa. San José, Costa
Rica.
CORBANA. 2001. Costa Rica. Informe Anual de Estadísticas de Exportación de
Banano 2000. Realizado por Lic. Omar Sánchez Rojas y Lic. Martín Zúñiga Morales.
Corporación Bananera Nacional S.A. (CORBANA).
Córdoba-Muñoz, R. 1999. Hacia una conservación integral de los humedales de
Centroamérica: Las experiencias del Area Temática de Conservación de Humedales y
Zonas Costeras para Mesoamérica (UICN / MESOAMERICA)
Cortés J. 1990. Situación Actual de los Arrecifes Coralinos en Costa Rica. Sea Wind 4,
10-13.
Cortés J. 1985. Pasado, presente y futuro de los arrecifes coralinos de Costa Rica.
CIMAR, Escuela de Biología, Universidad de Costa Rica.
Cortés, J., y C. Jiménez. 1996. Coastal-marine environments of Parque Nacional
Corcovado, Puntarenas Costa Rica. En: Revista Biología Tropical, 44, supl. 3: 35-40.
Córtes, J., y M. Murillo. 1985. Comunidades coralinas y arrecifes del Pacífico de Costa
Rica. En: Revista Bilogía Tropical, 33 (2): 197-202.
Cortés, J. y H. M. Guzmán. 1985. Arrecifes coralinos de la costa Atlántica de Costa Rica.
Brenesia 23: 275-292.
Cortés, J. 1990. Situación actual de los arrecifes coralinos de Costa Rica. Sea Wind 4
(3): 10-13.
98
Cortés, J. 1995. El arrecife coralino del Parque Nacional Cahuita: un arrecife con
problemas ambientales. Biocenosis, 11(2): 23-24.
Chaverri, F., L. Soto, F. Ramírez y V. Bravo. 2000. Diagnóstico preliminar del uso de
plaguicidas en los cultivos de arroz, banano, caña de azúcar, café, cebolla, melón, naranja,
papa, piña, tomate, flores y plantas ornamentales. IRET, Universidad Nacional. Heredia,
Costa Rica. 47 p.
Chaves A. 1989. Informe de la Temporada de Anidación de la Tortuga Verde Chelonia
mydas en Tortuguero, Costa Rica. Reporte Técnico C.C.C.
Chaves, A., F. Guevara y A. Segura. 1994. Actividad de anidación de la Tortuga Baula
(Dermochelys coriacea) en la Reserva de Mondonguillo, Limón, Costa Rica. Reporte
Técnico C.C.C.
Chaves, R. y R. Saenz. 1974. Geología de la Cordillera de Tilarán. Informes Técnicos y
Notas Geológicas. Año 12, Bol. 53. Ministerio de Economía Industria y Comercio.
De la Cruz, E. 1994. Presencia de agroquímicos en ecosistemas acuáticos de zonas
costeras y análisis preliminar del riesgo ambiental.
De la Cruz E. 1994. Stable pullutans in the bivalve Anadara tuberculosa, from the
Nicoya Gulf. Costa Rica. Tesis de doctorado, Brussel.
Eisler, R. 1981. Trace metal Concentrations in Marine Organisms. Pergamon Press,
N.Y.
García, J. 1997. Introducción a los plaguicidas. EUNED. San José, Costa Rica. 450 p.
Guzmán H. y C. Jiménez. 1992. Contamination of Coral Reefs by Heavy metals along the
Caribbean Coast of Central America (Costa Rica and Panamá). Marine Pollution Bulletin
24(11): 554-561.
Gutiérrez B.1989. Diagnóstico de la contaminación marina en el Pacífico Sudeste por
metales pesados, pesticidas y eutroficación. Informe, CPPS-PNUMA COI.
Herut, B., H. Hornung, N. Kress and Y. Cohen. 1996. Environmental relaxation in
response to reduced contamination input: the case of mercury pollution in Haifa Bay,
Israel. Marine Pollution Bulletin, 32; 366-373.
ICE, 1997. Base de datos estadística. Instituto Costarricense de Electricidad.
IRET. 1999. Manual de Plaguicidas: Guía para América Central. 2da edición. Heredia,
Costa Rica. 395 p.
99
INRECOSMAR. 1998. Documento Base: Estado del Conocimiento Científico del Golfo
de Nicoya (Documento No. 5). Documento preparado para el Taller: “Estado del
Conocimiento Científico del AMUM Golfo de Nicoya”. Diciembre, 1998. San José, Costa
Rica.
INRECOSMAR, 2000. Propuesta de Plan General de Manejo y Desarrollo del Golfo de
Nicoya. Bajo el Concepto de Manejo Integrado de la Zona Costera. Documento técnico.
P.O.Box: 108-2015, San José Costa Rica.
Kress, N. y S. León. 1998. Evaluación Ecológica del Golfo de Nicoya. Informe Final del
Proyecto, Convenio UNA- AID CDR. Heredia, Costa Rica.
Loria, L, R. Jiménez y M. Gallardo. 1992. Cuantificación de la concentración de
elementos naturales y contaminantes radiactivos emisores gamma en suelos de la
Península de Nicoya, Guanacaste, utilizando la técnica de conteo de bajo nivel. Tec. en
Marcha 11(4): 61-72
Mata A., J. Acuña, M. Murillo y J. Cortés. 1987. Estudio de contaminación por petróleo
en el caribe de Costa Rica: 1981-1985. Caribbena Journal of Science, 23: 41-49.
Mora D., J. Rojas, M. Sequeira, A. Mata y M. Coto. 1989. Criterios bacteriológicos y
calidad sanitaria de las aguas de las pplayas de Costa Rica, pepríodo 1986-1987.
Tecnología en Marcha. 9(3): 45-58.
MINAE. 2000.
Estrategia Nacional de Conservación y Uso Sostenible de la
Biodiversidad. 84 pp.
MINAE, EARTH 2000. Reducción del Escurrimiento de Plaguicidas al Mar Caribe.
Versión final en modificación. Informe Nacional: Costa Rica. Presentado al PNUMA.
Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE); Escuela Agrícola de la Región del Trópico
Húmedo (EARTH); Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
(PNUMA)
Murillo, L. 1983. Dispersión de contaminantes por las mareas en el Golfo de Nicoya.
Tecnología en Marcha 5/4: 21-27.
Maurer, D. y J. Vargas. 1983. Benthic studies in the Gulf of Nicoya, Costa Rica.
Progress report of the International Cooperative Assistance Program of Sea Grant.
University of Delaware, College of Marine Studies.
Paniagua, Franklin y Villalobos, Lubín. CEDARENA. 1996. Manual de la ley sobre la
zona marítimo terrestre: guía ilustrada para su comprensión y aplicación. EUCR. 68
pp.
Pérez, J. 1995. Estudio para evaluar las condiciones hidrogeológicas en el actual
botadero de basura del Cantón de Puntarenas. SENARA, San José.
100
Proambi, 1996. Fortalecimiento institucional del sistema nacional de áreas de
conservación, componente marino.
Rivera, E., 2000. Débil control en delitos ambientales. La Nación, 31 de diciembre del
2000.
Sponberger A. & PP. Davis. 1998. Organochlorinated pesticide contaminants in Golfo
Dulce, Costa Rica. Revista Biología Tropical 46. Suplemento 6: 111-124.
Sericano, J, y J. Readman. 1995. International Mussel Watch Project. Initial
Implementation Phase Final Report.US Departament of Commerce.National Oceanic
and Atmospheric Administration.
Thompson, D.R. 1990. Metal levels in marine vertebrates. In Heavy metals in the
Marine Environment, Furness, R.W. and Rainbow, P.S. eds, CRC Prers, Florida. pp
143-182.
Víquez, R. y Y. Hargraves.1995. Annual cycle of potencially harmful dinoflagellates in
the Golfo de Nicoya, Costa Rica. Bull. Mar. Scien. 57(2): 467-475.
Ureña R., 1998. Programa Bandera Azul Ecológica. ICT
UICN / ORMA. 2000. Por los humedales de Costa Rica: experiencias del proyecto
Estrategia Nacional de Conservación y Desarrollo Sostenible de los Humedales de
Costa Rica. 44 pp.
UICN / ORMA. 1998. Humedales y Zonas Costeras, Memorias del Taller regional
conservación sostenible de la biodiversidad marina: Vinculación del Turismo a las
Areas protegisas marino-costeras, Panamá, marzo 23-26, 174 pp.
Umaña G. 1999. Limnología en Costa Rica: Conocimiento actual y retos para el futuro.
CIMAR, Escuela de Biología, Universidad de Costa Rica.
Winemiller y Morales. 1989. Comunidades de peces del Parque Nacional Corcovado,
luego del cese de las actividades mineras. Brenesia 31: 75-91.
Wo Ching, Eugenia y otros. CEDARENA 1999. Camaronicultura en Centroamérica,
México y Venezuela. Inédito. 125 pp.
Entrevistas y Comunicación Personal
Acuña, Jenaro. 2001. Investigador de CIMAR. Universidad de Costa Rica.
101
Arce, P. 2001. Presidenta ejecutiva, Cámara de Exportadores de Productos Pesqueros.
(CANEEP).
Guzmán, M. 2001. Proyecto Cuenca Río Grande de Tárcoles. Area de Conservación
Cordillera Volcánica Central. Ministerio de Ambiente y Energía (Coodinador).
León, Sandra. 2001. Universidad Nacional.
Marín, Berny. 2001. Coordinador General de la Comisión Interinstitucional Salvemos el
Estero de Puntarenas (CISE). Jefe de la Unidad de Control y Calidad Ambiental del
INCOPESCA.
Retana L. 2001. Ministerio de Salud. Coordinador programa de seguimiento a
Caficultores.
Silva, Margarita. 2001. Investigadora Adjunta CIMAR.
Solano, Marco. 2001. Director del Programa de Humedales del SINAC. Ministerio de
Ambiente y Energía.
Zumbado, L. 2001. Instituto de Fomento y Asesoría Municipal. Com., pers.
Internet
www.unep.org
www.minae.go.cr
www.estadonacion.or.cr
www.mag.go.cr/incopesca
www.mideplan.go.cr
www.aya.sa.cr
www.ucr.ac.cr
www.una.ac.cr
www.wcmc.org
102
ANEXO 1. MAPA DE COSTA RICA
103
ANEXO 2. LISTA OFICIAL DE ÁREAS PROTEGIDAS DEL SISTEMA NACIONAL DE
ÁREAS DE CONSERVACIÓN (actualizado a 1998)
Nombre del Área
Alberto Manuel Brenes
Isla del Caño
Isla Guayabo
Isla Pájaros
Islas Negritos
Hitoy Cerere
Lomas de Barbudal
Cerro las Vueltas
Las Delicias
La Virgen
Sin Nombre
Sin Nombre
Sin Nombre
Sin Nombre
Sin Nombre
Sin Nombre
Riberino Zapandí
Pal. Laguna Maquenque
Lacustrino de Tamborcito
Nacional Térraba-Sierpe
Lacustrino Pejeperrito
De San Vito
Palustrino Corral de Piedra
Pal. Laguna del Paraguas
Lacustrino Bonilla Bonillita
Río Cañas
Laguna Madrigal
Marino de Playa Blanca
Nacional Cariari
Manglar
Cabo Blanco
Nicolas Wessberg
Monumento Guayabo
Arenal
Braulio Carrillo
Juan Castro Blanco
Volcán Turrialba
Volcán Poás
Barra Honda
Marino Las Baulas
Guanacaste
Rincón de la Vieja
Santa Rosa
Tortuguero
Corcovado
Piedras Blancas
Marino Ballena
Manuel Antonio
Cahuita
Chirripó
Internacional La Amistad
Barbilla
Isla del Coco
Palo Verde
Volcán Tenorio
Volcán Irazú
Categoría de Manejo
Superficie
(has)
Refugio de Fauna Silvestre
7799
Reserva Biológica
83
Reserva Biológica
6
Reserva Biológica
4
Reserva Biológica
141
Reserva Biológica
9949
Reserva Biológica
2646
Reserva Biológica
801
Finca del Estado
1378
Finca del Estado
1923
Finca del Estado
136
Finca del Estado
1920
Finca del Estado
2847
Finca del Estado
132
Finca del Estado
2
Finca del Estado
Humedal
124
Humedal
451
Humedal
1107
Humedal
26650
Humedal
43
Humedal
45
Humedal
2486
Humedal
50
Humedal
38
Humedal
655
Humedal
12
Humedal
3
Humedal
786
Reserva Natural Absoluta
Reserva Natural Absoluta
Monumento Nacional
Parque Nacional
Parque Nacional
Parque Nacional
Parque Nacional
Parque Nacional
Parque Nacional
Parque Nacional
Parque Nacional
Parque Nacional
Parque Nacional
Parque Nacional
Parque Nacional
Parque Nacional
Parque Nacional
Parque Nacional
Parque Nacional
Parque Nacional
Parque Nacional
Parque Nacional
Parque Nacional
Parque Nacional
Parque Nacional
Parque Nacional
1269
60
236
12123
47312
14451
1256
6619
2297
378
33996
14160
38652
22269
42467
14025
115
637
1106
50919
199146
11944
2309
18650
12871
2000
104
Año
1975
1976
1973
1973
1973
1978
1986
1994
1985
1994
1994
1994
1994
1994
1994
1994
1994
1994
1994
1994
1994
1963
1994
1973
1991
1978
1975
1955
1970
1974
1991
1991
1974
1966
1970
1975
1991
1990
1972
1970
1975
1982
1982
1978
1978
1976
1955
Tapantí
Carara
Río Pacuare
Cordillerra Volcánica Central
Los Santos
Golfo Dulce
Taboga
Grecia
Río Macho
Pacuare Matina
Zona de Emergencia Arenal
La Cureña
Cerro El Jardín
Barra del Colorado
Golfito
Gandoca-Manzanillo
Caño Negro
Curú
Ostional
Peñas Blancas
Tamarindo
Bosque Nacional Diría
Bosque Alegre
Laguna las Camelias
Mata Redonda
Fernando Castro Cervantes
Corredor Fronterizo
Limoncito
Finca Hacienda la Avellana
La Marta
Punta Leona
Finatica
Camaronal
Iguanita
Dr. Archie Carr
Costa Esmeralda
Estica Ltda
Bahía Junquillal
Cacyra
Agua Buena
Werner Sauter
RHR Bancas
Hacienda Copano
La Ceiba
Forestal Golfito S.A.
Rancho La Merced
Finca Barú del Pacífico
Portalón
Aviarios del Caribe
Punta Río Claro
Joseph Steve Friedman
Cataratas de Cerro Redondo
Transilvania
Donald Peters Hayes
Preciosa Platanares
La Familia Ingalis
Curicancha
Cerro Dantas
Jaguarundi
La Ensenada
Surtubal
Playa Hermosa
Parque Nacional
Parque Nacional
Reserva Forestal
Reserva Forestal
Reserva Forestal
Reserva Forestal
Reserva Forestal
Reserva Forestal
Reserva Forestal
Reserva Forestal
Reserva Forestal
Reserva Forestal
Reserva Forestal
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
5155
5242
13177
61155
60329
61583
302
2321
75646
475
231
6312
2602
82213
2877
3790
10171
69
352
2400
385
2951
920
64
372
1404
69060
1128
508
1240
34
38
233
114
44
22
41
443
41
182
139
59
260
272
88
329
331
414
42
365
31
681
63
206
275
157
81
57
125
492
136
40
105
1982
1978
1985
1975
1975
1978
1978
1974
1964
1973
1969
1994
1994
1985
1985
1985
1984
1983
1983
1985
1987
1991
1994
1994
1994
1994
1961
1994
1988
1993
1994
1994
1994
1994
1994
1994
1994
1995
1995
1995
1995
1995
1995
1995
1995
1995
1995
1996
1996
1997
1997
1997
1998
1998
1998
1997
1997
1998
Pejeperro
Carate
Cerros de Escazú
Caraigres
Las Tablas
Cerros de la Carpintera
El Rodeo
Cerro Atenas
La Selva
Río Tiribí
Cerros de Turrubares
Río Navarro y Río Sombrero
Cerro de la Cangreja
Río Grande
Cerro Nara
El Chayote
Cuenca Río Tuis
Tivives
Acuíferos Guácimo y Pococí
Arenal-Monteverde
Tenorio
Miravalles
Tortuguero
Cuenca del Río Banano
Río Toro
Quitirrisi
Península de Nicoya
Nosara
Montes de Oro
Cerro la Cruz
Abangares
Cuenca del Río Siquirres
Quebrada Rosario
Superficie Total
Refugio de Fauna Silvestre
Refugio de Fauna Silvestre
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
Zona Protectora
7175
3200
19926
2257
2257
902
2491
701
2982
6464
1861
1497
2351
783
4113
2102
4253
28264
5129
11676
9818
9247
4374
36
21744
924
1820
234
4409
681
43
1976
1976
1981
1976
1976
1976
1982
1976
1983
1984
1984
1976
1984
1984
1986
1986
1987
1977
1976
1976
1990
1990
1994
1982
1994
1994
1994
1994
1995
1995
1997
1.257.467 hectáreas
106
ANEXO 3. SITIOS RAMSAR DE COSTA RICA30
*
*
*
*
*
*
*
*
*
*
Caño Negro
Cuenca Embalse Arenal
Gandoca-Manzanillo
Humedal Caribe Noreste
Isla del Coco
Laguna Respringue
Manglar de Potrero Grande
MR
Palo Verde
Tamarindo
Térraba-Sierpe
27/12/91
07/03/00
11/12/95
20/03/96
21/04/98
06/05/99
06/05/99
27/12/91
09/06/93
11/12/95
Alajuela
Alajuela, Guanacaste
Limón
Limón y Heredia
Guanacaste
Guanacaste
Guanacaste
Guanacaste
Puntarenas
9,969
67,296
9,445
75,310
99,623
75
139
19,800
500
30,654
ha
ha
ha
ha
ha
ha
ha
ha
ha
ha
10º52’N 084º45’W
10º30’N 084º51’W
09º37’N 082º40’W
10º30’N 083º30’W
5º32’N 086º59’W
10º51’N 085º51’W
10º50’N 086º46’W
10º20’N 085º20’W
10º18’N 085º25’W
08º52’N 083º36’W
30
Tomado de la página web del Programa Nacional de Humedales del Ministerio de Ambiente y Energía y del sitio web de la
Convención Ramsar.
107
ANEXO 4. LISTADO DE CAMARAS DE COSTA RICA
SECTOR
Agroindustria
Pescado y
Mariscos
Azúcar
Banano
Alimentos
Alimentos
Alimentos
Café
Plásticos
Plásticos
Textil
Turismo
Turismo
General
General
General
Comercio
Comercio e
Industria
NOMBRE
Cámara Nacional de
Agricultura y Agroindustria
Cámara Nacional de
Exportadores de Productos
Pesqueros
Cámara Nacional de
Azucareros
Cámara Nacional de
Bananeros
Cámara Nacional de Alimentos
Balanceados (para Animales)
Cámara Costarricense de la
Industria Alimentaria (CACIA)
Cámara Nacional de
Avicultores
ICAFE, Instituto del Café de
Costa Rica
Asociación Costarricense de
Fabricantes de Empaques
Flexibles (ACOFEFLEX)
Asociación Costarricense de la
Industria de Plástico,
ACIPLAST
Cámara textil Costarricense
(CATECO)
Cámara de Turismo de Costa
Rica (CANATUR)
Cámara Costarricense de
Hoteles
Unión Costarricense de
Cámaras y Asociaciones de la
Empresa Privada
Cámara de Exportadores de
Costa Rica, CADEXCO
Cámara de Industrias de Costa
Rica
Cámara de Comercio de Costa
Rica
Cámara Franco Costarricense
de Comercio e Industria
Fuente: Cegesti, 1999.
108
Número de Socios
No proporcionó
datos
11
16
No proporcionó
datos
19
234
No proporcionó
datos
94 beneficios
No proporcionó
datos
50
74
300
130
47
700
-
ANEXO 5. MAPA NACIONAL DE DIAGNOSTICO SOBRE TIERRAS DEGRADADAS
POR DIFERENTES FACTORES31
31
Fuente: Instituto Meteorológico Nacional, Comisión Asesora sobre Degradación de Tierras, Ministerio de Ambiente y Energía,
Jornada Nacional de Sensibilización sobre Degradación y Desertificación de Tierras, 1999
109
ANEXO 6.
MAPA DE COBERTURA BOSCOSA DENSA (80% - 100% DE
COBERTURA DEL SUELO) EN DIFERENTES AÑOS32
32
Mapa obtenido de FONAFIFO, elaborado a partir de estudios de WWF, Hartshorn, Flores, Rodas, Sader, Joyce y CCT.
110
ANEXO 7. LEGISLACION RELATIVA A ZONAS COSTERO-MARINAS Y
CONTAMINACION
Los litorales costarricenses son regulados por una serie de leyes, decretos y
reglamentos, que también proveen una serie de instrumentos para su manejo. En los
aspectos ambientales de conservación e impacto ambiental, la legislación tiende a ser
muy nueva. Lo relacionado a aspectos pesqueros está desactualizado y presenta
muchos vacíos, pues por lo general sólo está regulada la extracción de especies de
importancia comercial. La legislación relativa a la contaminación de aguas y al recurso
hídrico en general, es fragmentada, desactualizada y presenta una gran cantidad de
instituciones con competencias en esta materia.
Humedales
Es importante distinguir aquí el hecho de que diversas leyes pueden aplicarse a los
humedales en Costa Rica, dependiendo de donde éstos se ubiquen.
Si el humedal se encuentra comprendido dentro de la zona marítimo terrestre, es decir,
en una franja de doscientos metros a lo largo de la costa desde la pleamar ordinaria, pudiendo
constituir zona de manglar o no, se aplican las siguientes leyes:
- Ley de la Zona Marítimo Terrestre
- Ley de creación del INCOPESCA
- Ley Orgánica del Ambiente
- Ley de Conservación de la Vida Silvestre
- Ley Forestal
En cambio, si el humedal forma parte de un parque nacional o reserva biológica, es
prohibido realizar cualquier tipo de actividad que modifique el entorno según la Ley de Parques
Nacionales. La protección es absoluta y es válido tanto para parques nacionales como para
reservas biológicas.
Ley de la Zona Marítimo Terrestre, nº 6043 de 2 de marzo de 1977
La zona marítima terrestre es patrimonio del Estado, inalienable e imprescriptible. Su
protección y la de sus recursos naturales, es deber del Estado. (Art. 1)
Además, corresponde a las municipalidades velar por el cumplimiento de esta ley en
cuanto a dominio, desarrollo, conservación, aprovechamiento y uso de la zona marítimo
terrestre. (Art. 3) Velan también por la protección de sus recursos naturales. (Art. 34)
La ley describe la zona marítimo terrestre como “la franja de doscientos metros de
ancho a todo lo largo de los litorales Atlántico y Pacífico de la República, cualquiera que sea su
naturaleza, medidos horizontalmente a partir de la línea de la pleamar ordinaria y los terrenos y
rocas que deje el mar en descubierto en la marea baja”. (Art. 9)
Esta zona marítimo terrestre se divide en dos áreas: los primeros cincuenta metros
conforman la zona pública; y los restantes ciento cincuenta metros conforman la zona
111
restringida. (Art. 10) Los manglares continentales e insulares y los esteros también
forman parte de la zona pública. (Art.11)
Para realizar cualquier tipo de actividad en la zona marítimo terrestre, se debe contar
con los permisos respectivos. “En casos excepcionales, como la construcción de plantas
industriales, instalaciones de pesca deportiva o instalaciones artesanales, de obras portuarias,
programas de maricultura, u otros establecimientos similares, para cuyo funcionamiento sea
indispensable su ubicación en las cercanías del mar, se podrá autorizar el uso de las áreas de
la zona marítimo terrestre que fueren necesarias para facilitar su edificación y operación
siempre que se cuente con la aprobación expresa de la municipalidad respectiva, del Instituto
Costarricense de Turismo, del Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo y demás instituciones
del Estado encargadas de autorizar su funcionamiento, así como el Ministerio de Obras
Públicas y Transporte.(...)“ Para ello, estas autoridades deben garantizar el uso y el tránsito
libre y seguro de la zona pública. (Art.18)
Normalmente el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) hace una declaratoria de
aptitud turística o no turística. Las municipalidades son las encargadas de otorgar las
concesiones con base en esa declaratoria y las concesiones se registran en el ICT. En la
práctica, lo que ha sucedido es que existen pocas de estas declaratorias, con lo que las
municipalidades han venido otorgando concesiones sin ninguna planificación, más que con
base a derechos de posesión u ocupación. Sólo en el caso de desarrollos urbanos y turísticos
se requiere además, aprobación expresa del ICT y del Instituto Nacional de Vivienda y
Urbanismo (INVU). En todo caso, cualquier concesión sólo puede otorgarse dentro de la zona
restringida -exceptuando lo que disponga esta misma ley-, y para el uso y disfrute de áreas
determinadas. (Art. 41)
Las concesiones dentro de la zona restringida se otorgan por un plazo no menor de
cinco ni mayor de veinte años, e indican el canon que debe pagarse a la municipalidad
correspondiente. (Art. 48) Pueden ser prorrogables por períodos iguales, si la municipalidad no
tiene causa para denegar la prórroga. La ley también establece ciertas causales por las cuales
podría cancelarse la concesión. (Art. 53)
Ley Forestal, nº 7575 del 16 de abril de 1996
Esta ley, en términos generales, prohíbe el aprovechamiento o la corta de los bosques
en parques nacionales, reservas biológicas, manglares, zonas protectoras, refugios de vida
silvestre y reservas forestales propiedad del Estado, excepto para labores de investigación,
capacitación y ecoturismo, previa aprobación de una evaluación de impacto ambiental. (Arts. 1
y 18)
Por otro lado, en terrenos cubiertos de bosque, es prohibido el cambio de uso del suelo
y el establecimiento de plantaciones forestales. La ley establece las siguientes excepciones:
construir casas de habitación, oficinas, establos, corrales, viveros, caminos, puentes,
instalaciones para ecoturismo y recreación, proyectos de infraestructura de conveniencia
nacional, razones de seguridad o interés científico, y prevenir incendios forestales o desastres
naturales. En estos casos se exigirá una evaluación de impacto ambiental si se considera
necesaria. (Art. 19)
Cualquier aprovechamiento del bosque debe contar con un plan de manejo aprobado
previamente por la Administración Forestal del Estado (SINAC), elaborado por un profesional
en ciencias forestales y ejecutado por un regente forestal. (Arts. 20-21)
112
En terrenos que no están cubiertos de bosque ni son de aptitud forestal, el trámite para
obtener un permiso de corta es más sencillo, y lo otorga la Administración Forestal del Estado o
los Consejos Regionales Ambientales. (Art. 27)
Por último, el Transitorio Primero de esta ley fue reformado por Ley nº 7761 del 24 de
abril de 1998, publicada en La Gaceta nº 95 del 19 de mayo de 1998, y literalmente establece:
“Los permisos, las concesiones y los contratos amparados a la
legislación derogada seguirán vigentes hasta el vencimiento. No obstante, en la
zona marítimo-terrestre y los manglares, la Administración Forestal del Estado
prorrogará los permisos, las concesiones y los contratos amparados en la
legislación anterior, siempre que en virtud de ellos se hayan realizado
inversiones en infraestructura y cumplan con los requisitos ambientales para tal
efecto.
La Administración Forestal no podrá otorgar nuevos permisos,
concesiones ni contratos; tampoco extenderles el área.”
De acuerdo a lo anterior, aquellos permisos anteriores, pueden eventualmente
prorrogarse, pero no cabe la posibilidad de otorgar permisos nuevos, al menos en áreas que
caen bajo la competencia de la Administración Forestal del Estado (manglares). Lo anterior no
comprende la posibilidad de construir el canal de acceso para proyectos de acuicultura, que
establece el siguiente decreto.
Decreto nº 22550 - MIRENEM del 14 de setiembre de 1993, publicado en La Gaceta
nº 193 del 8 de octubre de 1993, reformado por el Decreto ejecutivo nº 23247 del
20 de abril de 1994
Este decreto regula lo relativo a manglares, que son sólo un componente dentro de los
ecosistemas de humedales insulares o estuarinos, que son zona pública y en donde se
concentra una gran cantidad de postlarvas de especies comerciales que sirven de base a la
pesca artesanal y semi-industrial.
Al declarar a los manglares como una categoría de humedales, traspasa su
administración a la Dirección General de Vida Silvestre (hoy SINAC), y fuera de la competencia
de las municipalidades y el ICT.
El Ministerio de Recursos Naturales, Energía y Minas (hoy Ministerio de Ambiente y
Energía, MINAE), no otorga permisos o concesiones en áreas de humedales estuarinos
ocupadas por manglares, cuando la actividad implique un cambio de uso del suelo, a excepción
de la instalación de salinas “en las cuales se autorizará la eliminación de manglar de acuerdo a
criterios técnicos que afecten el área mínima necesaria para construir canales artificiales. Para
los proyectos de acuacultura solamente se permitirá la alteración de áreas de manglar para la
construcción de los canales de toma de agua, cuyas dimensiones deberán ser técnicamente
justificadas”. (Art.3)
Los propietarios, arrendatarios y administradores de proyectos de acuacultura, deben
pagar un canon anual de cinco mil colones ($20) por cada hectárea dada en concesión. (Art.5)
El decreto también prohíbe “cualquier actividad que vaya orientada a interrumpir el
crecimiento normal del manglar como la construcción de diques que eviten el flujo de las
113
mareas, el desecamiento, relleno o cualquier otra alteración que provoque eventualmente la
eliminación del mismo.” (Art.7)
Ley de Conservación de la Vida Silvestre, nº 7317 del 21 de octubre de 1992
Si bien esta ley regula todo lo relativo a la caza, pesca, recolección, importación,
exportación, y comercialización de la flora y fauna silvestre, nos interesa destacar dos aspectos
adicionales que regula.
Esta ley prohíbe toda actividad que implique drenar, secar o rellenar los
humedales, salvo permiso de la Dirección General de Vida Silvestre (actualmente SINAC),
previo estudio técnico que justifique dicha acción. El que viole esta disposición puede ser
sancionado con multa de ¢50 000 a ¢100 000 ($200-$400) y debe dejar las cosas en el estado
en que se encontraban antes de iniciar los trabajos de drenaje o relleno; esto lo puede hacer el
SINAC a costa del infractor.
Por otro lado, contiene una disposición importante sobre protección contra la
contaminación, que literalmente dice:
“Artículo 132.- Se prohíbe arrojar aguas servidas, aguas negras,
desechos o cualquier sustancia contaminante en manantiales, ríos, quebradas,
arroyos permanantes o no permanentes, lagos, marismas y embalses naturales
o artificiales, esteros, turberas, pantanos, aguas dulces, y salobres o saladas.
Las instalaciones agroindustriales e industriales y las demás
instalaciones, deberán estar provistas de sistemas de tratamientos para impedir
que los desechos sólidos o aguas contaminadas de cualquier tipo destruyan la
vida silvestre. La certificación de la calidad del agua será dada por el Ministerio
de Salud.
Quienes no cumplan con lo estipulado en este artículo, serán multados
con montos que irán de cincuenta mil colones a cien mil colones, convertibles en
pena de prisión de uno a dos años.”
Vale la pena mencionar que la Ley General de Salud contiene disposiciones similares
sobre contaminación, pero no establece sanciones penales, solamente administrativas.
Ley Orgánica del Ambiente, ley nº 7554 de 28 de setiembre de 1995
El artículo 32 establece las distintas categorías de manejo de las áreas silvestres
protegidas, y que están bajo la administración del Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE) con la colaboración de las municipalidades-, que son:
-
reservas forestales
zonas protectoras
parques nacionales
reservas biológicas
refugios nacionales de vida silvestre
humedales
monumentos naturales
Declara de interés público a los humedales y a su conservación. Los humedales son
definidos como “ecosistemas con dependencia de regímenes acuáticos, naturales o artificiales,
114
permanentes o temporales, lénticos o lóticos, dulces, salobres o salados, incluyendo las
extensiones marinas hasta el límite posterior de fanerógamas marinas o arrecifes de coral o, en
su ausencia, hasta seis metros de profundidad en marea baja”. (Art. 40)
La ley establece que obligatoriamente debe realizarse una evaluación de impacto
ambiental para realizar actividades que afecten ecosistemas de humedales, entre otras
razones, porque el agua es de dominio público, y su conservación y uso sostenible son de
interés social. (Arts. 44, 50, 51 y 52)
Por último, la ley prohíbe “las actividades orientadas a interrumpir los ciclos naturales de
los ecosistemas de humedal, como la construcción de diques que eviten el flujo de aguas
marinas o continentales, drenajes, desecamiento, relleno cualquier otra alteración que
provoque el deterioro y la eliminación de tales ecosistemas”. (Art. 45)
El capítulo XV está referido a la contaminación, y entre sus disposiciones refleja el
principio de que el que contamina o puede contaminar las aguas con sus actividades o vertidos,
debe necesariamente darle tratamiento a esas aguas residuales.
Ley de Pesca y Caza Marítimas, Ley nº 190 del 28 de setiembre de 1948
Esta ley regula aspectos de la acuicultura al definir el acto de pesca como “el
aprovechamiento del lecho, fondos, aguas, playas, riberas, costas y puertos para la cría,
reproducción y difusión de las mismas”. (Art. 4) Ello debe realizarse sin entorpecer la
navegación, el curso natural de las aguas o el uso de las mismas. (Art. 10)
Corresponde al Ministerio de Agricultura y Ganadería, por medio del INCOPESCA,
dictar los reglamentos sanitarios y demás normas para regular la acuacultura, el tráfico,
transporte, comercio interno, exportación o importación de productos de la pesca o de la caza
marítimas, sea en lugares o locales de concentración, en establecimientos privados o
embarcaciones de factorías flotantes. (Art. 6 inciso d)
Todos los que se dediquen a actividades de acuicultura, deben inscribirse en los
Registros del INCOPESCA, obtener los permisos correspondientes y cancelar los cánones,
aranceles y derechos que fije esta institución. (Arts. 8 y 20) El INCOPESCA tiene la facultad
de revocar sin indemnización estos permisos, si el beneficiario infringe la ley o incumple el
contrato. (Art. 12)
Código Municipal, Ley nº 7794 del 30 de abril de 1998, publicado en La Gaceta nº
94 del 18 de mayo de 1998
El artículo 5 de este Código señala que “las Municipalidades fomentarán la participación
activa, consciente y democrática del pueblo en las decisiones del gobierno local. Las
instituciones públicas estarán obligadas a colaborar para que estas decisiones se cumplan
debidamente.” Además, el Concejo Municipal debe fijar las prioridades de desarrollo del
cantón, aprobar las tasas y cánones por servicios municipales, proponer proyectos de ley (Art.
13)
Si bien no existe una norma específica relativa a la conservación y uso racional de los
recursos naturales de los municipios, debemos entender que este tema es indispensable dentro
de una política de desarrollo, y que en este caso, debe para llegar a ella, debe hacerse en una
forma bastante participativa con las comunidades y diversos sectores del municipio o cantón. Y
115
a esto debe agregarse, las funciones que en este sentido le asignan otras leyes a las
municipalidades.
Contaminación
Ley de Conservación de la Vida Silvestre:
“ARTICULO 132.- Se prohíbe arrojar aguas servidas, aguas negras, desechos o cualquier
sustancia contaminante en manantiales, ríos, quebradas, arroyos permanentes o no
permanentes, lagos, marismas y embalses naturales o artificiales, esteros, turberas, pantanos,
aguas dulces, salobres o saladas.
Las instalaciones agroindustriales e industriales y las demás instalaciones, deberán estar
provistas de sistemas de tratamientos para impedir que los desechos sólidos o aguas
contaminadas de cualquier tipo destruyan la vida silvestre. La certificación de la calidad del
agua será dada por el Ministerio de Salud.
Quienes no cumplan con lo estipulado en este artículo, serán multados con montos que irán de
cincuenta mil colones (¢50.000) a cien mil colones (¢100.000), convertibles en pena de prisión
de uno a dos años.”
Ley Orgánica del Ambiente:
"Artículo 59.- Contaminación del Ambiente. Se entiende por contaminación toda alteración o
modificación del ambiente que pueda perjudicar la salud humana, atentar contra los recursos
naturales o afectar el ambiente en general de la Nación. La descarga y la emisión de
contaminantes, se ajustará, obligatoriamente, a las regulaciones técnicas que se emitan. El
Estado adoptará las medidas que sean necesarias para prevenir o corregir la contaminación
ambiental.”
"Artículo 64.- Prevención de la contaminación del agua. Para evitar la contaminación del agua,
la autoridad competente regulará y controlará que el manejo y el aprovechamiento no alteren la
calidad y cantidad del recurso, según los límites fijados en las normas correspondientes."
Ley General de Salud:
"Artículo 276.- Sólo con permiso del Ministerio podrán las personas naturales o jurídicas hacer
drenajes o proceder a la descarga de residuos o desechos sólidos o líquidos u otros que
puedan contaminar el agua superficial, subterránea, o marítima, ciñéndose estrictamente a las
normas y condiciones de seguridad reglamentarias y a los procedimientos especiales que el
Ministerio imponga en el caos particular para hacerlos inocuos."
Ley de Manejo Uso y Conservación de Suelos:
"Artículo 28.- El Ministerio de Salud, en coordinación con el Ministerio del Ambiente y Energía y
el Ministerio de Agricultura y Ganadería, dictará las disposiciones técnicas a las que deberán
sujetarse todas las personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, cuyas actividades puedan
causar contaminación de los suelos. Para cumplir con las disposiciones de este capítulo, se
autoriza a los ministerios mencionados, para incluir, en sus presupuestos ordinarios, las
116
partidas necesarias para realizar, por sí mismos o por medio de contratación de servicios, las
acciones que se les encargan en este mismo capítulo.”
"Artículo 29.- El Ministerio del Ambiente y Energía y el Ministerio de Agricultura y Ganadería,
coordinados por el Ministerio de Salud, deberán investigar, divulgar y recomendar prácticas de
manejo de suelos, que eviten en ellos lixiviados y acumulación de agrotóxicos y lixiviados
industriales, pecuarios y urbanos; para esto se autoriza a las instituciones mencionadas para
que incluyan, en sus presupuestos, las partidas necesarias para ejecutar adecuadamente esta
norma."
"Artículo 33.- El Ministerio del Ambiente y Energía y el Ministerio de Agricultura y Ganadería,
coordinados por el Ministerio de Salud, deberán dictar las medidas y los criterios técnicos para
manejar los residuos de los productos de fertilización y agroquímicos, procurando
especialmente que se cumpla con lo siguiente:
a) El depósito de los residuos sólidos en lugares seguros que eviten contaminación.
b) El lavado de herramientas y maquinaria contaminada con residuos químicos, en lugares
seguros que impidan la contaminación.
c) Las disposiciones de residuos de fertilización, acorde con medidas de manejo que no
permitan la lixiviación.
En el reglamento de esta ley, deberán establecerse los indicadores ambientales que permitan
clasificar cualquier suelo en forma específica y con base en los niveles de contaminación;
asimismo, deberán estipularse las medidas correctivas."
Aguas residuales
Como lo mencionamos anteriormente, la contaminación de las aguas se está
convirtiendo en un problema sin precedentes. Sólo la cuenca del Río Grande de Tárcoles
recibe 4000 litros por segundo de aguas negras. Definitivamente, el país no ha tomado
suficientes medidas para el adecuado tratamiento y disposición final de las aguas residuales,
aunque existen normas en este sentido.
Las regulaciones existentes en el área de aguas residuales, no se ocupan de aspectos
preventivos, o de mejorar la eficiencia en la fuente, sino que se limitan a monitorear los vertidos
o reusos y a aplicar medidas correctivas, si es el caso. El Reglamento de vertido y reuso de
aguas residuales33, la Ley General de Salud y el artículo 132 de la Ley de Conservación de la
Vida Silvestre son las normas que principalmente regulan esta materia.
Reportes
Existe una obligación general para todo ente generador de aguas residuales de entregar
reportes operacionales en forma periódica, y correr con los gastos que esta obligación conlleva.
Si se trata de vertidos a cuerpos receptores o reusos, el reporte se entrega a la División de
Saneamiento Ambiental del Ministerio de Salud. Si se trata de vertidos a alcantarillados
sanitarios, el reporte se entrega al Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados. Si
33
Decreto 26042-S-MINAE del 14 de abril de 1997, reformado por los decretos 26367-S-MINAE del 21 de agosto de 1997 y el 28290-S-MINAE del 20 de
octubre de 1999.
117
se trata de vertidos a cualquier otro receptor, no existe la obligación de elaborar reportes en
nuestra legislación.
Los análisis para estos reportes deben provenir de laboratorios acreditados, deben
hacerse sobre muestras complejas, cumplir con los métodos de referencia vigentes y sus
resultados deben ajustarse a los parámetros que indica el Reglamento de vertido y reuso de
aguas residuales.34
Para el caso en que un ente generador llegue a cumplir con 12 reportes operacionales
consecutivos que llenen todos los requisitos señalados, el Ministerio de Salud, a solicitud del
interesado, puede aprobar una reducción de 50% en la periodicidad establecida para la entrega
de estos reportes. Este es un incentivo económico fuerte, dado el costo de los análisis.
Una vez analizado el reporte, la División de Saneamiento Ambiental procede a emitir la
certificación de la calidad del agua.35
Reuso
El reuso de las aguas vertidas es permitido en tanto no deteriore la calidad de las aguas
subterráneas y superficiales, a criterio del Departamento de Saneamiento Ambiental del
Ministerio de Salud y del Ministerio de Ambiente y Energía.
Las categorías existentes son: reuso urbano, riego con acceso restringido, reuso
agrícola en cultivos de alimentos que no se procesan comercialmente, reuso agrícola en
cultivos de alimentos que se procesan comercialmente, reuso agrícola en cultivos no
alimenticios, reuso recreativo, reuso paisajístico y reuso en la construcción; aunque no se cierra
de antemano la posibilidad de otros reusos, tales como el industrial.
En este caso, la dinámica es la misma, el ente generador que reuse aguas está
obligado a presentar reportes operacionales periódicamente.
En este aspecto, la legislación falla en facilitar e incentivar el uso de agua potable para
las actividades aquí descritas, no sólo porque resulta más económico, sino porque no hay que
entregar reportes, y en el caso de las industrias, son pocos los casos en que se tendría que
solicitar una concesión. Esto es contrario a promover el uso racional y el ahorro en el consumo
del agua.
Prohibiciones
La Ley General de Salud establece una prohibición general de contaminar las aguas
superficiales, subterráneas y marítimas, “mediante drenajes o la descarga o almacenamiento,
voluntario o negligente, de residuos o desechos líquidos, sólidos o gaseosos, radiactivos o no
radiactivos, aguas negras o sustancias de cualquier naturaleza que, alterando las
características físicas, químicas y biológicas del agua la hagan peligrosa para la salud de las
personas, de la fauna terrestre y acuática o inservible para usos domésticos, agrícolas,
industriales o de recreación”. 36
34
Artículos 13 a 17 y apéndices.
Ver sección g) relativa a sanciones.
36
Ley General de Salud Nº 5395 de 30 de octubre de 1973 y sus reformas, artículo 275.
35
118
Sin embargo, y a pesar de la prohibición, bajo ciertas normas y condiciones de
seguridad, el Ministerio de Salud puede autorizar la descarga de aguas residuales, si son
inocuas.
Está totalmente prohibido lo siguiente:
•
•
•
•
la dilución de aguas residuales con aguas no contaminadas
el vertido de aguas de refrigeración y de aguas pluviales en el alcantarillado sanitario, debe
descargarse en el sistema pluvial
el vertido de lodos provenientes del sistema de tratamiento de aguas residuales y tanques
sépticos a los cuerpos de agua
en cuerpos de agua o sistemas de tratamiento: la inyección de gases o el vertido de materia
que pudiera obstaculizar en forma significativa el flujo libre del agua, formar vapores o
gases tóxicos, explosivos o de mal olor, o que pudieran deteriorar los materiales y equipos;
el vertido de aguas residuales o desechos provenientes de industrias formuladoras,
reempacadoras y reenvasadoras de plaguicidas, con excepción de sus aguas residuales de
tipo ordinario; y el vertido de aguas residuales o desechos contaminados con sustancias
radioactivas.
En materia de prohibiciones, la disposición más reciente y la única que establece
sanciones penales, es el artículo 132 de la Ley de Conservación de la Vida Silvestre37, el cual
establece:
“Se prohíbe arrojar aguas servidas, aguas negras, desechos o cualquier
sustancia contaminante en manantiales, ríos, quebradas, arroyos permanentes o
no permanentes, lagos, marismas y embalses naturales o artificiales, esteros,
turberas, pantanos, aguas dulces, salobres o saladas.
Las instalaciones agroindustriales e industriales y las demás
instalaciones, deberán estar provistas de sistemas de tratamientos para impedir
que los desechos sólidos o aguas contaminadas de cualquier tipo destruyan la
vida silvestre. La certificación de la calidad del agua será dada por el Ministerio
de Salud.
Quienes no cumplan con lo estipulado en este artículo, serán multados
con montos que irán de cincuenta mil colones (¢50.000) a cien mil colones
(¢100.000), convertibles en pena de prisión de uno a dos años.”
Sanciones
Si de la revisión de los reportes, se determina que se han sobrepasado uno o más
límites permisibles, existen dos posibles alternativas: repetir el análisis en otro laboratorio
acreditado, o bien, presentar en el mes siguiente un cronograma con medidas correctivas. La
División de Saneamiento Ambiental del Ministerio de Salud cuenta con un mes para aprobar
este cronograma, y si durante la ejecución de las medidas no se llega a parámetros permitidos,
puede enviar la certificación de la calidad del agua al Ministerio de Ambiente y Energía para
que proceda según el artículo 132 de la Ley de Conservación de Vida Silvestre.
37
Ley Nº 7317 de 21 de octubre de 1992 y sus reformas.
119
Tratamiento
La Ley Orgánica del Ambiente38 establece que “las aguas residuales de cualquier
origen deberán recibir tratamiento antes de ser descargadas en ríos, lagos, mares y demás
cuerpos de agua; además, deberán alcanzar la calidad establecida para el cuerpo receptor,
según su uso actual y potencial y para su utilización futura en otras actividades.” Es decir,
todas las aguas residuales deben ser tratadas antes de ser descargadas. La obligación de
tratar estas aguas corresponde a quien produzca la contaminación. El sistema de tratamiento
se implementará de acuerdo a los requerimientos técnicos y los plazos fijados por las
autoridades respectivas.
Para el tratamiento de las aguas residuales, la legislación39 prevé varias posibilidades:
la conexión a un sistema de alcantarillado sanitario en funcionamiento; el uso de tanques
sépticos o drenajes individuales, que eventualmente puedan sustituirse por la conexión a un
sistema de alcantarillado; y la utilización de plantas de tratamiento, cuando lo anterior no es
posible. La conexión a un sistema de alcantarillado no garantiza un adecuado manejo de las
aguas residuales o una adecuada disposición sanitaria, lo cual limita el poder llevar a cabo un
proceso de certificación o un sistema de gestión ambiental. Por lo demás, todas estas
soluciones que prevé la legislación son de “fin de tubo”, es decir, no promueven un manejo de
las aguas residuales desde la fuente.
Los efluentes provenientes de la planta de tratamiento, deben descargarse a un cuerpo
receptor de aguas de escorrentía y flujo permanente, que no sean utilizadas en la parte baja
para el consumo humano, salvo que la institución que provea este servicio autorice el vertido.
En el caso de los sistemas de tratamiento de aguas residuales provenientes de
actividades comerciales e industriales, éstos deben analizarse y autorizarse caso por caso, y
existen requisitos adicionales, si se quiere que el vertido sea descargado en el sistema de
alcantarillado sanitario. Además, una vez que la ubicación de la planta esté aprobada, el
interesado debe cumplir con los requisitos para la revisión dados por el Ministerio de Salud y
los requisitos para la presentación de proyectos de tratamiento de aguas del Instituto
Costarricense de Acueductos y Alcantarillados.
Las granjas porcinas requieren también de plantas de tratamiento de aguas residuales,
pudiendo reusar estas aguas para irrigación superficial de cultivos permanentes. Es un intento
porque estas plantas operaran adecuadamente, se emitieron diversos decretos40 que regulaban
el proceso de transición o ajuste a los nuevos requerimientos. En este hecho, tuvo mucha
influencia el interés y colaboración de este sector, que podría ser una experiencia valiosa para
emprender con otros sectores agropecuarios o industriales.
Aguas negras
Las aguas negras deben ser eliminadas adecuada y sanitariamente para evitar la
contaminación del suelo y de las fuentes naturales de agua utilizadas para el uso y consumo
humano. Por esta razón, el Ministerio de Salud puede ordenar la construcción de los drenajes
necesarios con el fin de eliminar focos insalubres o de infección, y puede llegar incluso a
38
Ley Nº 7554 de 4 de octubre de 1995, artículos 65 y 66.
Normas de ubicación de sistemas de tratamiento de aguas residuales, Decreto Nº 21518-S de 20 de agosto de 1992.
40
Las granjas porcinas deben cumplir con lo establecido en los decretos Nos 22815-S de 17 de enero de 1994 y sus reformas, 21518-S de 20 de agosto de
1992, 24158-S-MIRENEM publicado el 21 de abril de 1995 y 25558-MINAE de 30 de setiembre de 1996.
39
120
expropiar las servidumbres necesarias para la construcción de obras de drenaje de interés
público.
Todos los edificios o establecimientos están obligados a contar con un sistema de
disposición de excretas y de aguas negras y servidas en buenas condiciones de
funcionamiento, aprobado por el Ministerio de Salud. Este sistema debe estar conectado al
alcantarillado sanitario, cuando éste exista, y bajo ninguna circunstancia se puede descargar al
alcantarillado pluvial.
Manejo de lodos provenientes de tanques sépticos
La extracción del lodo del tanque séptico, su transporte, descarga, tratamiento sanitario
y disposición final, deberán realizarse de forma adecuada y sanitaria para evitar la
contaminación del agua, el suelo y el aire.
Las empresas que se dediquen a la limpieza de tanques sépticos, deben obtener la
correspondiente autorización de la División de Saneamiento Ambiental del Ministerio de Salud,
para su instalación y para su funcionamiento (esta última se renueva anualmente).
El Reglamento para el manejo de lodos procedentes de tanques sépticos41 establece los
requisitos y deberes a los cuales quedan obligadas estas empresas, en relación con sus
instalaciones, operaciones, camiones recolectores, operarios y en caso de derrames.
Asimismo, este reglamento establece el plazo de un año para que las empresas se
ajusten a sus disposiciones y para que cada región del país cuente con un lugar apropiado para
la disposición final de lodos. Hasta la fecha, esta disposición no se ha cumplido, generando
una situación en que varias empresas se dedican al manejo de lodos de tanques sépticos, pero
que una vez que los recolectan, no cuentan con un lugar para la disposición final de los
mismos; y aún más, ellos cobran por el servicio, que en última instancia, provoca
contaminación de aguas superficiales, subterráneas y playas.
Aguas residuales peligrosas
El Reglamento sobre el procedimiento para llevar a cabo la prueba de extracción para
determinar constituyentes que hacen un residuo peligroso por su toxicidad al ambiente42, es
aplicable a residuos ya sean sólidos o líquidos, que sean considerados peligrosos según el
Reglamento sobre las características y el listado de desechos peligrosos industriales.
Contaminación de suelos
Nuestra legislación en términos generales, habla de los cuerpos receptores de los
vertidos casi exclusivamente de cuerpos de agua. Sin embargo, no toma en cuenta el hecho
de que los suelos pueden ser receptores también y que son susceptibles de contaminación.
Se trata de promover la prevención en la contaminación de los suelos, a través de
varias disposiciones contenidas en la Ley de Uso, Manejo y Conservación de Suelos.43
41
42
43
Decreto 21297-S de 15 de mayo de 1992.
Decreto 27002-MINAE de 29 de abril de 1998.
Ley Nº 7779 de 30 de abril de 1998.
121
De esta forma, todas las concesiones para el aprovechamiento de aguas –sin importar
el uso- deben incluir la obligación de aplicar técnicas de manejo del agua, para evitar la
degradación del suelo, ya sea por erosión, revenimiento, hidromorfismo u otros efectos
perjudiciales. De igual manera, todas las actividades que impliquen riesgo de contaminación
de suelos, deben evitar o minimizar el mismo.
El Ministerio de Ambiente y Energía, el Ministerio de Agricultura y Ganadería y el
Ministerio de Salud, deben dictar las medidas correspondientes para manejar los residuos de
productos de fertilización y agrotóxicos, procurando su adecuada disposición –evitando la
lixiviación-, el lavado de herramientas y maquinaria en lugares seguros y el depósito adecuado
de los residuos sólidos.
122

Documentos relacionados